Está en la página 1de 103
niet de la Clecin Di ‘Dies: Siva ena Tenor enor coma) aya fn de ls poral nde, por Ee Laure. {edn stembee de 1999, Clactie Dina 2 edi, ma de 2003, Cleecion Din eaalecimient de estoy hous Si lea Tena, nage de tp: Diet Enchant Fresqe dela vote ‘Antal Cache Derecho tor riLawrent st Isa ‘elmo: Elgrat'.A. Delgado 34, Buenos Aires, Ari. HAY UN FIN DE ANALISIS PARA LOS NINOS ERIC LAURENT PROLOGO ‘Tempranamente se vslumbré que Tos nitos mo pertenecian run fim! bo psigquico sino que su padecimiento también incumbla al psicosnalit sis, problema que se planted entonees fue ofr: el estaruto del sujet fn relacion con las edd de la vide. {EOF Tadb profundaresté inti, En os dntimemona revises cl ema del aio y el de los campos de concentracion 7 Mak Aina Pic Onin». 10. i Fn la nota del “Discurso de causura..” Lacan insist hasta el pun- tode lace del hecho de quero heyan ya grandes personas la seal de la cntrada en un mundo de segregacion ineluso llama a este mundo que se interna en Ia va de la segregacion ef nfo generalizado®. Llegaremos a atrapar las consecuencias de este término demo generalized? 2Qué quiere dece? Esto produce sin doda una separacin entre el nia y el alle ‘No podeios asegurar que en un mundo trasformado por la cien- cia y pore discurso del capitalsmo el padre conserve todavia wn esta tuto tigico. Es un padre que nos resulta concedo: sl estatuto el padre ‘modem ese del padre humilago el padre de familia. coro trabaia fntanto trae su svelda a esa yal que cada vez mis sel pidetinicane te que sea un trabajadoraplicado, a partir de un reparto general de la responsabilidad en forma democratic, definida por la ey, pro sin em ‘argo en forma nada tiga, hasta el punto de que s tiene contatndo un buen seguro, pede desaparecer los nifios serén educads, et. {Qué mis se puede pedir? Aa sents efectivamcnte quehay un estauto que se rorganica yyave para asegura fa dstribcign del goce de manera convene no contarios ya con el padre. Los discursos omganizan el mundo y ol suelo va a inseribitse ali, podriamos decir: ga posar del padre? {Mas alla del padre? jPodemos deci todavia que el padre de un noes un padre et el sentido Freudian? Esta esl interropacin que Lacan plat {ea reexaminando el Edi freudiano a partir de a raged ene Sem nario “La transferencia",y e8 también fo que hard reexaminando cl padre de "Miss y el Monoteaino” en el Seminario “El overs del pi canals Un sujeto rosponsablo de su goce Aquel que seria una persona mayor es un sujeto que podria hacerse respotisable de au gooe, Es un sujcto que podria responder por su goce 6 de manera distinta a Is dol lamento que escucha el confesor, Toda a ‘euestién es: existe un sujeto que eepa lo que ha hecho eon st goce? No se trata del padse ideal como armo del goes, camo amo del deseo, sino de aquel que ha ido hasta el fondo de un deseo y ha encontrado sus restos {A partir de aqui Lacan va a definiral padre no tanto ya en términos de relacdn al fal, sino con relacion al objeto a Decir como Lacan £7 objeto a es fo que todos ustedes son, en tanto std puestos abt cada uno el abarto de lo que fue, para quienes le ‘engerdraron, causa del deseo*-, es brutal pera quiere deci que no se trata del brillo fico, que no estan todos en posicign de sor falo de Ia ‘madre. Lo que quiere decir os: ustedes extn bajo la sibrica del poquoto 4, resto del deseo, estan en la envoltura perdida del deseo que Tos tajo ‘al mundo; hubo tin deseo que los hizo nacer, despues del nacimiento perdicron la placenta y eada uno es mas l placenta que perdi que el {alo quo se le promt El falo que el padre prometia en ef “hijo mio, Heparis a ser un hombre" estd muy bien para Kippling, muy bien para la formactén del hombre imperial. Poro el sujeto modero corresponde mas al sujeto de la descolonizacién que al del Imperioy sabemos que su estatutocs el de testo, aquello que cae como La enveltura perdida, Efectivamente, en este sentido todas somos los abortes de un deseo, lo que queda de un deseo que tos sostuvo. Definimnes asi es definimos no a partir del significante de este deseo, que es el flo, sino a partir dl resto. EI padre deviene entonces aquel que quire, no prometer el falo, sino enfrentarse con la parte perdida de vivinte. Lo que hace que el padre se redefina no es Ia mortficacin falica sino la vertiente "parte perdida”. Es la versin de Eztipo en Colona, el que se motifia en vida, el que entia brutalmente en la muerte, al que el hijo tata de retenct ‘anda se dirge hacia el templo y que desaparece inmediatamente en- ‘rando vivo en la mucete Esta cuestin del nite solidavia ala del fin del andlisis. El artiu- as Seon, Lib > “Bora el pam (968-97) Bea Aes aie 192, 9. ” Jo de Michel Silvestre “La neurosis infantil segiin Freud” de 1983 es fodavia una referencia obligada yl titulo de estas voladas de enscien= 2aen la ECE, “La neurosis infantil frente a los psicoanalistas”, pasa por fste articulo que se popularizé ent nosotros como problemtico, En esto articulo Michel Silvestre senala que fo que sabemos del niflo es que responde al deseo dela madre, Es lo que estéen juego en la etiforapaterna yes fo que eabe esperar del psicoandlisis eon un ni. {ue cl nilo, de una u otra manera haya asumido, haya dado una version al deseo de la madre, La pregunta que ef mito se formula es: ¢Qus clesea mi madre? Para esta pregunta hay una respuesta ainsi eb miho 4a encuentra al precio de una neurosis. Por el contraro, la pregunta ue se formula aquel para quien la castracién es ta condictin de ta sexuatidad, seria mas bier la que formula Freul ;Qué quiere a nnyjer? Aqui, precisamente, no hay respuesta: el significane falio™. Michal Silvestre concluia su anticulo diciendo que el deseo de la mujer es lo que nos conduce a a ausencia de significante en el Otro. Elsigificante falta en el Otro, sta conclusiéa me ha parecido siempre impecable. Solamente ai dita que aunque a esta pregunta le falte el significante, in embargo hay algo que responde. Lo que responds es el fantasia ‘Una cuestién preliminar a todo tratamiento con los niiios Lo que Lacan Hlevaba en el grafo sobre la via de reterno del significant del Oto barrado hacia el fantasma, esque ol ilo va a respon dda esta. cuestin Va. a responder atrapando al meen tanto que madre seyin a expresién que Lacan utiliza en sa Seminario “Aun” Est convier. {en fundamentals tanto la oposicién aparecida a nivel significante la ‘que seialaba Michel Silvestre como e plano de instrament de goce que lito se constuye, Por el fantasma va a situase frente a su madre y esa ser para é la respuesta construida al qué quire la mujer? ay tn dei por i i Por esta razén a partir de 1969 para Lacan hay una evestion preli- minar a todo tratamicato posible de los nflos: la sexualided femenina, Deello teremos un ejemplo: cuando Lacan se oeupaba dela revista Lr psychanalyse pid a Frangoise Dolta que eseribiera un articalo sobre Ta sexualidad femenina para esa revista, Ela era ya una de las mas céle~ ‘bes peicoanalistas de nifios en Francia yen esa época no hai publica- do ningin trabajo, ni siquiera su esis doctoral. $u primer articulo fue el ‘que se publicé en Za psychanalyse y como ella misma dijo fue Lacan quien le pidié explicitamente que escribiera sobre ete tema”, Lacan puso de manifiesto en repetidas ocasiones la charlataneria, 4e las mujeres cuando hablan de sus nis y lo extremadamente enig~ ‘maticas que son en relacin con lo que verdaderamente les intresa en lo concerniente al sexo, yretoms la cuestin de la sexualidad femenina 1 partir de las “Dos notas sobre el nifio”y del Seminario “Aun”. Hay una tensién entre dos extremos dela coneepeién de la mujer que, por un lado, tiene una relacion directa con el Ay, por el otto, una relacion directa con el abjete a, lo eval nos conduce a Jos enigmas de la posicion femenina. Al zqué quiere la mujer? Lacan le encontrd un matema: su ‘objeto, su descubrimicnto. Era tambign el paso que consideraba fran- ‘queado en el saber del psicoanaliss, el paso franqueado que daba cuen- tade a particularidad de ese objeto que tine un pie enol Otro y un pie fucra del Otro, esto objeto que no obedece totalmente al significant, ‘que no es significante, pero que sin embargo tiene en su estatutoIogico su valor manejable en el anaiss [Los términos desarollados en “EI reverso del psicoandlisie™ y en wun justifiean que el hombre apunte al objeto a para atrapar ala mujer, para satisfacerse utlizindola, dando una version perversa: se sinve de su fantasma para atrapar2 la mujer. Pero para la mujer noes lo ‘mismo porque ella apresa al hombre. En un primer tiempo Io que va 8 buscar ene hombre es castrarlo, El amor femenino esencialmente tien dea castrar al hombre que ama el sujeto, como en la pelicula japonesa El imperto de los sends: a meta del asunta era arrancirsdo. 7” un punto sobre el que Lacan tuvo una fia intuieion, lo encon- tuamos bastante pronto en su obra, en relacién con el sueto femenino Por ejemplo, en “Ideas diretivas para un congreso sobre sexualidad femenina”™ puso de relieve hasta qué punto el rol del amante impotente ‘conviene para el sujetofemenino, el amante muerto tampoco fe va mal {yi juntamas los des tenemos A! imperio de los senties. "Es wna via para atrapar enol hombre et significant, cl (A), mien- ‘tas que en cl ni busca realiar su pareia como objet, Es aqui donde Lacan vuelve a dar forma al aforismo ~que estaba presente en su obra desde el Seminario “Las formaciones del incons- ciente", ala indicncin elisien de que t el sexo femenino estan poco sonsible a la perversion es porque las mujeres tienen nits, ‘La perversion femenina es tener nls yla pareja perversa femeni- ‘ates la pareja madve-vers-nio, EI hombre atrapa lo que constitu Ia pareja perversa con sv Fantasma y trata de encontrar aun sujeto femeni- fhe que accplc hacer lo que haga falta para él. La cuestin et que I ‘mujer encuentra surgir en loreal, com el nif, esa parte perdida de ella ‘misma que viene a surgi en la realidad y cuanto mui cerca esté de Io real esta realidad, me dif! seri la intevencién dol psicoanalista, n este sentido, la sensibilidad de la posicidnfemenina es estar en relacidn dizecta con el hecho de que no hay significante de la mujer, el (A), sensibiidad porque ela no tienen el absticulo falico. Pero, por iotta parte, la rolacin al objeto se encarna en ellas y no incluyen al nif on ss fantasina exactamente por el mismo sesgo que los hombres, Por esta razin produce muchos nis esttagos en su caso, En la ensefianza de Lacan el estacuto del niio se desplaza del falo al objeto y esto implica una basculzeion de la teoria que afecta tam= bica al fin del ands con los nites. En un caso, esol niflo quien puede responder desde el punto de vista fio y la respuesta que puede dar determina el fin. Cuando el nfo tiene una versibn del falo no vale Ia pena continuar, ya es suficiente y aunque todavia tenga que ponerla a pprucha, con eso ya basta. Enel segundo caso, lo que har falta esque el nif tenga una versicn del objeto a Loca, ns cs yoru congresses emeninn(1905). iet pt pT 40 Una vorsién del objeto a A través de estas dos Weorias, estas dos formas de conceit los pro= blemas, por un lado, Ja realizacin fica y, por otro lado, la separacién del objeto, Lacan deja abierta una euestién: hay algo que separa al ifio de la persona mayor; seguramente noes la edad, seguramente no es el desarrollo ni tampoco la pubertad. Enel Fondo, lo gue separa al nif de la persona mayor e la ica que cada uno se hace desu goce, La grande personne es aquclta que se hace responsable de su goce. En el nifo, como en el caso del aduto, ce trata de que el sujeto haya construido suficientsment ol fantasina que lo asim, com la ver- sign del objeto de la que disponga segin la edad que tenga En la lista fnita de objetos quo es In nuestra (oral, anal, mirada, vor y nada) estos objetosno tienen todos la misma incidencia segin la ‘edad del nfo. Vemos que hay una especie de desarrollo lacaniano del sujet, desarrollo tomado en a estructura, En fia, se trata de que cl nifio sea suflcientemente cauteloso, que haya hecho el recorrida para sepa~ rate, es decir que al menos, segin una de las posibilidades que da can, hoga que su cuctpo no sea el condensador del goce de su madre, Se trata de sepatar af nfo del goce de la made, oponerse a que sea el ‘cuetpo del niio Io que responds al objeto a Es Ia formula que Lacat da en 1969 en las “Dos notas sobre et nio"a Jenny Aub, cuando dice que el nose inscribe en el fantasina de la madre y que esta captura en cl fantasma materno, por poco que él (eaga un defecto cualquiera, una marca, una enfermedad, ya sea por exceso 0 por defeeto, que tenga una marea especial, puede justifcar Ia existeneia para su madre y dejar al nfo encerrado defintivamente on el, fantasma materno ‘Construirel Fantasma consiste para el nia en asegurase de entra- 4a dquo su euerporno va a responder a objeto o, que no sea el conden sador de goce de la madre, para decirlo rapidamente, quo no sea el ob jjeto de goce la madre, AY esto cémo se hace? Los psicoanalistas no somos comadronas y esto no se separa con fore=ps, se separa por construcciones de fieci, Es neceserio que las fieciones reguladoras permitan opera de algint a ‘modo, La venta de presenta as gue sn anu toi ia presente podomos decir ue Laan no pone su fe lhe eden jugar los pares. Es mucho mas dsconiado, pare pensar soe los pies son esupendos ss aun del nit, er pene qs sel Nontbre-e Padre inion dan alr fio enone odors Este valor fic tpt a ni en lo, da i io un oan sobre el sxo ye oq pert apstar pre ae ero Lacan es mucho mis prea pari de ests fos Pra ascgurtse de quel carp dl no no responia al abet ences tio hace al mis que apostr por el pate. Deel sempo en [967 en flacon com el iberalismo: Lest sen aber poe hecho 4 agora en a cal ex manera ee cuerpo pore set de la Sienci, abr derecho luego, ee nee, haces peck pe iniercambio®. 2 i paras Con esto anunciaa los claus scbeide a ciency bi-dca po de Patis no se preocupaba por las ciencia, simplemente declara- ‘ba que ne podiamos prohibir a Dios en nombre de las necesidades del mundo griego en ese momento considerado como real, crear uno ‘0 muchos munds de estructura diferente, y lo declaraba como ted- ogo en nambre del todo divine, La esis era fa siguiente: en Ia Edad Media todo ol mundo tenia, Jaidea de la astronomia de Ptolomeo que describia perfectamente et rtovimiento de los astros, segiin modelos esféricos muy complejos establecidos por la gran ciencia griega hacia el siglo If en lejancnia, Por una parte, estaban estas esferas perfectas y complejas, que re- sian a los astros (Ia esfera sobre nosatros, las estellas, las inmévi- les) y, por otro lado, existia un gran debate teolégico que podemos formulas ast: ,Puede Dios mover el mundo? ;Podria hacerlo mover? No captames muy bien el aleance del debate porque para nosotros en la actualidad la nocion de espacio es coexistente al universo. Pero la pregunta planteada era: ,Se puede hacer mover al mundo? Para Arist6teles, no habia lugar, punto, por fuera del universo. Ahora bien para que haya movimiento es necesario un lugar por fuera del uni- ‘vorso, es necesario un lugar de partda y un lugar de legada. Enton~ ces, para mover el universo seria necesatio un lugar por fuera del Universo, Como ese lugar no existe era necesario demostrar que Dios ‘no podia mover el universa. A lo cual los tedlogos eristianos se opo~ nian diciendo: Dios pucde hacer lo que quiere. Pucde conmover ab- solutamente el orden del mundo si se le canta. Entonces, no hay ninguna razin para que Dios na eree otros mundos que cl mando ariego tomado como real n este debate, jqué dice el obispo de Paris? Dice: Dios puede crear muchas lenguas de interpretacién, si puedo decir. Puede creat rnichos mandos posibles: un mundo’en el cual hablemos self psychology, un mundo donde se hable lacaniano, ete. Puede crear ‘mundos posibles,e incluso puede operar movimientos sobre un pun- to de referencia, sobre lo que es tomado como real. Y es posible n verificar una adecuacién. Hay lenguas posibles y hay una adecua cidn, todo depende de lo que es considerado como real. La declara~ cidn del obispo Tempier es crucial porque destaca simplemente que lo que se llamaba real era una teoria: Ia tearia griega, la tcoria Ptolomea, ¥ esto hacia en efecto estallar la concepeion de real Gilson, que es cristiano, intenta decir sin embargo, si bien la cioncia moderna no nacié en 1277, es la fecha en que el nacimiento de Ins cosmologias modernas se volvio posible en ef medio crstia: ro; es Ia apertura de todos esos posibles. Koyré demuele toda esta canstruceién, mastrando que no sirvi6 para nada, que nadie inventé nada, y que fue necesario esperar dos siglos para que se pueda pen- sar un poquito mas sobre la cuestién. Koyré destaca entonces una ‘opasicién la teora del eristianismo liberador que presentaba Gilson, Los remito a sus objeciones, son muy graciosas, es un debate int lectual divertido y fundado, Pero el punto importante es verdadera- mente: qué es lo que se considera como fo real? Esta idea de una adecucion con la realidad psiquica, o8 algo u Jo cual Lacan nos liber6 eon esta nocién fundamental que es que « el horizonte de Ta realidad psiquiea no tenemos una estructura de adveuaeién, TTenemos In idea de que hay un significante que falta, y que fo real en juego es que el significante que falta inscribe que no hay relacién sexual, Decimos ciertamente que hay metaforas, pero estas metAforas remiten en ultima instancia 9 bien & un lugar simbolico (6s lo que sostuvo en un principio el Nombre-del-Padre en tanto prin- cipio que garantiza las separaciones, las metiforas poses), o bien ims profundamente (segunda teoria), a un Otro inconsistente por |que se apoya en un punto que no podra jamais inseribirse: Ja no rela cidn sexual, Alli no hay posibilidad de remitir a una denotacién, justamente, eso no se inscribe. No tienen ninguna posibilidad de hacer este uso, ira constatar si no, Es necesario que aparezea una ‘modalidad, que o¢ la de lo imposible, y que responde a esta inexis- toncia, a este “no hay”. Lo que existe “realmente” en la mente es “nada”, consistencia ldgica del objeto a, “isomorfe" a la pulsin. n Poner los rolojes en hara Un ibro admirable se ocup6 de a euestidn de “lo que hay”"o “Io que ‘nohay” en la mente de fos hombres. Es et ibro de Laurence Sterne que se llama Phe ie and opinions of Trstrar Shandy, La vida y las opinio= nes de Tristram Shandy. Es un libro que me encant,y si no lo han leido, Ianto. Es desopilane, y es el mas bello libro que haya hecho el siglo XVIIL-junto a Jacques ef Favalista-. Bs inenarrable. Pata dares el gusto de su lectura, voy a lerles la primera pagina del libro, que se ‘neupé muy precisamente dela euestién de saber lo que verdaderamente se tiene en la mente. Capitulo primera: A mi entender, cand mis pe ddres me engeniraron, uno w otro terra que haber dbo tener cule. «do com lo que hacla, y por qué no los do, ya que era su deber comin (en yo la mente ldgica de este joven). St hubieran en exe instante sope sadodebidamente los pro ylos conta, si se les hubiese ocurrido que de sus humores y disposiciones dominates tban a depender no sélo ta ‘ereacién de un ser razanable sino quiads la felis formacin de su cuer- (Po, 21 temperatura, su genie, el molde de su mente (ven come todo remite al comentario analltico que precede) (.) hasta la fortuna de si ‘casa. Si hubieran examinado en forma madara tala esto, estoy persuar ‘ido que bubtera hecho en el mundo un papel totalmente diferente y ‘ubiera aparecio al lector bajo rasgos sin dude muy: distintos de agué- os que vara ver. Créanme, buena gent, la euestion noes wa tonter, ‘como muchos de enire ustedes lo plenson. Ustedes habran ciertamente ‘ldo hablar de fas mentes vitles, de su trasmisién de padre at hijo, ey muchas otras maravillas (las mentesviales iransnitidos de pas dre hijo, es la reoria de la transmision retnarte en el siglo XVI, en ‘uestros das hay que adaptarla (sn duc, no dejaron de ofr hablar del ‘complejo de Réipo, etc). ¥ bien, les day mi palabra que el Buen seni 0 la locura ce un hombre, sus éxitos y desventuras en el mundo depen den en un noventa por ciento de los movinienios de sus mentes, de sus ‘acaividades, ye las vias com las que lax compromete: una ver dejadas, bien o mal, et asunto esté concluido; helos aqui lanzados en forme confasa a todos los dhablos; pisanda y volviendo a ptsor el mismo ca ‘mino, fo wuelven tan liso y uniforms como wn senslero de un jard ” enando estin acostumbrados a eso ni el demonio mismo sabria ‘distraertos Ferdén, amigo mio, dice su madre, gmo te has olvidado de darle cenercda al velo)? {Dios santo), exclama mi padre, no sin esfuerzo por ahogar su voz. Desde la ereacién del mundo, jams una mujer interrumpid aun hom bre con una pregunta tan toni Perdén. {Que deoia su padre? Nada, Fin del capitulo YY continga asia través de las S80 paginas. Les dejo descubrir el plano de las fortificaciones del Namur por eto Tobie. Bs eapitulo describe muy exactameate la relacién sexual entre Jos padres, y la madre que le dice al padre en el momento crucial en el ‘que Tristram Shamdy va a ser engendrado "Le diste cuorda al rloj?”. sta funci6n de poner todo bajo el signo dela exactitud es formidable, incluso Ia exactitud de la hora del engendramiento (la exactitud es Ix perspectiva con que esté omado el siglo XVID, y esta extravagancia de hacer soportar al hombre maquina, las menes vitales que se trausni- ten, ee, esta determinacién que pest sobre él, es espantosa. EI horror del siglo XVII fue verse asi mismo como una gran maquinaria entera- mente determinada, Entonces, ;cdmo salir de ello? Es lo que atormenta 1 Diderot yes lo que habits la invencidn de la novela en el siglo XVI, a través de estas referencias que intentan salir de estas determinaciones {yal mismo tiempo inventar ef mundo nuevo, con este naturalism que ‘yaa producir una crisis moral fundamental Pero este natualismo, esta determinacién, lo admirable, es que Sterne lo remita a la madre. La madre interrumpe al padre y ecamocio= na el orden del mundo. Ella molesta al padre en su goce falico, y lo molesta en nombre del orden del mundo, Es muy divertdo ver 3 las ‘mujeres en esta funcién de poner los relojesen hora, No To hacen ellas, tino Ie dicen al hombre: 10 has hecho? Y el hombre se encuentra con ‘un imperativo eebre sus hombros, en el momento, si puedo decir, en fue piensa en otra cosa. Tranguilaments ella le pone un imperativo sobre sus hombros, con su “zpusiste los relojes en hora” 6 Y bien, quis es siempre itil toner en mente que cada vez que se plantea Ia preginta de lo que hay realmente en la mente, se encontrar ‘siempre es0, un imperative que hace que ca el momento dela relacién sental, sou las mujeres las que tienen realmente en mente poner los relojes en hora UNA FOBIA MODERNA. D.W.WINNICOTE, Este ibro ser leo, y no s6lo porque Winnicott iene su piblico, nit por tratarse de la historia de un caso, El nimero especial, queen Paris, In revista [Are dedicd a nuestro autor dejé en claro que con ese m9 basta y que sus Fragmentos de wr andishs', por ejemplo, no despert ‘on mayor entusiasmo en los lectores Este libro ser leo primero porque se trata de In vena mis rica de Winnicot, la del analisis de niles, con la que se ha ubicado entre los mejores dentro de la tradicién inglesa y, ademas, pot ser la histori de tuna Fobis. En efeetn, tatese del pequeBio Hans de Freud o del Richardt dde Melanie Klein, las fobias eonsttuyen los mis hermosos relatos de infancia de a literatura psicoanalitica, y, en este caso, la fobia posee-wn “encanta” aim mayor por ser sus rasgos decididamente medernos. Se ‘rata, on efeeto, del caso de una nifia pequeda (no de vn ilo) cuyas angustias precoces (veintiséis meses al iniciarse el anilisis), arcaicas, ‘esenciales, locas, parecenseeyar la angustia de castraeign a un museo de siglo XIX. En cuanto a los paces, tambien son modernos, intligentes y sonsibles, tan winnieottianos como fedianos los de del poqueio Hans. ‘Agteguemes, por iltim, que este libro sera sido porque esta pre sentado de una forma partioularmente viva, como To fue la anscrp= «ign dela autesupervision ala que se entregé Winnicott ane el publico del Precongroso que la sociedad britinia oftece alos congresistas de In IPA cuando las reutiores tienen lugar en Europa, lo que fue el caso en 1969 (Roma). Huila de elo qued en la elicion, en la que comentarios al margen ftcian presente a otra mirada sobreel conjunto dela cura EL relato queda asi felizmente acompasado y las notas clincas,teicas, se cnlrelazan sin pecturbar el rempo general, No cabe duda de que no se Aburreuno,y sin aleanzat la seneilez del matema al margen de Televi= "DLW, Wit Poti de epg, Daly, a, 8 ” sion”, est libro quedarii como un buen ejemplo de claridad en fa ense ‘lanza del psicoanaliss. ‘Winnicott da testimonio de su originalidad desde el prélogo. Se alza contra los nuevos habitos que comienzan a extenderse: el andlisis de niios una vez por semana. Se conviertsen ef abogad de una senci- ia altemativa: 0 bien un nifto necesita un ailisis “a tiempo completa” (una hora diaria, todos los dias), o bien no hay que farse sino de su ‘demanda. Y Winnicott aboga por el anéisis cn demand, siendo enton- ces Ia insistencia con que los padres piden la cita ex la medida en que se puede confiar en elos~ lo que determina el inervalo ene dos sei nes. Fi el caso de la pequefa Piggle este intervalo variara de uno a dos meses al comienzo de a cura, hasta seis hacia el final, formand el total tuna serie de eatoree sesiones distrbuidas lo largo de aproximadamen- tedos altos y medio, se es uno de los asyos earactersticos de Winnicat, que no solo publicé testimonios de una prictica no ortodoa y que 38 la pasé pro- ‘moviendo modalidades originales, desde a consulta terapéutica hasta Ja sesidn que dura una tarde entera, pasando por la sesion en que se Aducrme, aquell en la que se toma elt, ete, Por otra parte, no tenemos lr menor idea de quées lo que llama un anilisis “elisico” y nos pregun- ‘tumos qué interés podbia sentir por esta trénica cateyorla cuidadosa- ‘mente mantenida, Pero la apertura polémica pronto cede lugar a un ambiente acol- chao, Un dibyjito nos offeee el mapa del lngar: las flores dl roafgarten yel confortable recibo se adecuan de maravilla al modo de acercamien~ ‘wal niio que Melanie Klein imagind. Hay algo como in nuevo arte de ser abuelo en la cortesia con que este hombre de sesenta y ocko alos recibe a su pequefiaanalizante, Desi la primera sesia nadamos en el understatement y la feliz evidencia, ef matter of fac. Esa es ademas In verdadera dificoltad paral letra del ibra El autorno subraya nunca, por ejemplo, la novedad que supone adit Ia existeneia de sonsacio~ nes vaginales en una nifa de tos als, o tratar el conjunto de los pro= blemas de la pubertad como si estuviesen ya ahi... esta discreién, esta ‘modestia explica el embarazo de los eriticos anglosajones, que no ha- laron nada que decir sobre Pigg, apare de Que tipo tan increible es ® este Winnicot!". Cosn de la que no dudamos ni un instante, pero ges ‘acaso con el propia ser con lo que acta el psicoanalista? De acuerdo con Piggle, si el psicoandlisis actin, es por ser una experiencia de conunicacién auténtica, Hay que reconocer que la ac- ‘walizacién winnicottiana de la intersubjetividad presenta, en efecto, cierto nimero de indiscutibles ventajas, Pesmite dejar la interpretacicn ‘cargo del analizanto, como se do a cargo de los padres la presenta- cin linica de Gabriele. Es un progroso Tespecto a lo que podriamos Tamar el esquema chalogado de la interpretzcién Kleiniana, ordenada por Ia alternancia material intepretacién. Estos dos términos pueden ‘canfunirse aqui, lo cual no deja de tener sus inconvenientes; por e plo, cuando el autor llega a definir la comunicacion como mas alla principio dl placer... cl inconsciente no repite ya, comunicn... y hens ahi, pues, ante una Tibido communication seeking. Pero yeamos enton- ‘ces oémo se organiza esta experiencia en su relacion con el goce y el ‘deseo, Dicho de otro modo, ebmo se ubican en este anlisis el complejo de Eaipo y la castraciéa, En fa primera sesin, Winnicott eoloca a Paps, Mamé y aquelo ‘que de Paps entra en Mama, con una eficacia enteramente Kleiniana Resultado: a patir de la segunda sesién Gabrielle sale en busca de su Pap ala sala de espera y revive con él un nacimiento, Surge una pre junta: ,odmo dar enenta, dentro del marco winnicotiano, de la necesi- dad de un padre de comunicarse con el analista? Por qué este aviing-n alivia In fabin desencadenada por la angustia de fa madre al nacer la Iermanita? En cuanto a la castraci6n,sabemos ya de qué manera la “vulg ‘einiana Te dio fa vuelta a la “vulgata” freudianae ni sabe lo que no tiene (el pecho bueno), lo rob y, en defnitiva, no le queda otra Salida ‘gue excusarse ante las damas por cluso desu pene. Winnicott presenta de este modo fa mediacién falica a su paciente, pero considera como secundaria la elaboracion de esta significacién en el curso del andlisis, Lo primar le parece ser aquella que califica de argasmo generaliza- do, fenémeno expetimentado por Gabrielle al chupar un objeto particu- Jarmenteajeno a lo sensorial, una copa para baflo de ojos, significant ‘que sive para todo, incluso para el goce. La dalécticafalica, et confic- {0, no se desarrllard sino lugo, via lo que sé entonces se Hemardn fantasia de fellatio, para terminar en la satisfactoriaubicacion de la pacients en ios dos registos del gocefemenino, ef elitorideoy el Otro. En fo que antecede, nuestro autor coincide con otros analistas aulosajones, Stoller por ejemplo, Bastenos con sfalar que, en el put to al que es conducida Ta pacint, la reconclacin s¢logra no sin restos Después dela déima sesién, Gabriele al hablar con su made, Je atribuye un largo pip. De donde viene”, pregunta la madre. ;Del “papi! [Y “el papa de déndo lo saca? De sus studiantes! {Qué mejor manera de decir que lasigniicacion falca no se cone be sin "Nombres-del-Pade", los Varerwertraer de que habla Freud? En vista de lo eusl, mucho después de su analiss, Gabrielle descubira svocacién:prfesora de bilegia. 0 I PSICOSIS SOBRE ALGUNOS PROBLEMAS DE SUPERFICIE EN LA PSICOSIS Y EN EL AUTISMO Me voy a esforzar por uni mi comentario! a Ia orientacién que Jacques-Alain Miller formul6 aqui cuando vino recientemente, No se ppucdeextraer la topologia de Lacan fuera de su ensefianza en el doble sentido: "Toda la ensefianza do Lacan supone, deste el enunciado de su tesis sobre el inconscientsestructurado como un lenguaje, por fo menos una twopologia, la del toro, presente desde el informe de Roma, ‘Al extraer, efectivamente, la topologia del discurso en que se sostic~ rne Lacan se corre el riesgo de caer en un psicoandlisis aplicado a la topologia y ahi encoatraria jastamente su limite blarles de algunos problemas de partir de materiales elinicos, tepologa et : Sinausancia dl inconsiete, por qu qeter dale una sustancia cli- voor steal inlandolo con una sstancia agnaria” TA vez Fangs dts defo, a propos de 2 TOpoagardel-sujeto yd nel corazon de lo que debemes dsigna come rea! de io. dcr, lo que hy de resi inclinnaleen es a siabslicg. Es sorprenene, por ot lado, aueestet no do resid sen el que utes Paget cian do evoca el residuo inutivo sta en el sono de las axiométicas roms mae depuradas ‘Les voy a presentar especialmente propio de la pseose dl SHeSad cx iorplnetos Seminaros en sci com algunos casos clini- Gtr nti en l 16 de May 1 88 os de Melanie Klein. En una primera parte sguirmos el tayeeto que Teva a Lacan del estadio del espe al estado de fs dos espejes, ¥ Juego aquel que lama para esta oeasion “el estado de fa banda de Moobius”. Esta claboraién do anlisis tnt através de los Excrtos ¢s paalelaa fo que Lacan asa al inal de ex libro de To que fe 120" Tectand con el nombre de objeto La elaboracion que recur ala necesad topoogica es tanto insistente en los Hsertos, en donde ¢.dhisto.c te. comvi ‘mis en lee alrededor del cual se organiza la cori de Lacan Este bjcto que no esti presen al cemienzo de os Fsertos sage al final ecina ite fa vii el 8 sin qe se peneten enuf, En esta deinicin uno ve que ela div S61 imeluso-e imponsable sin ol recurso a un minima de topologia simple, del tipo de la botella de Klein. Bvidentement, a partir del “Atolondradicho” (1973) tenemos en un ext esi la tculncin de la topologia do Lacan, de su topologia del sujeto en tanto que se conciaciona eon la del abet “EL Atolondradicho” es el ini gran texto topoégico de Lacan a pani del xl panos le trosevanete os Snare y oe tos habladas, A partir del objeto a.exfere producido en “EL eve acer err solo later goa aa bigness ann sha ie eros Senartos Se tuvo que volver tomar lo que se habia organtzado sin el abjeto 4 Rosine Lefort present al Dr Lacan, duress ur conto, el sso dl “nite lobo”, tomado lego en el Seminar 1. Con toda naturatidad cla 1y Robert Left reincrprctaron este ca80,agregaron todos los desarro- Ios sobre el objeto ay mosraren las modiicacionss que implica, De ahiel acento puesto porlas Lefert on su libroNacimento del Oiro® Sit dda seria mejor dccir naimiento al Ou, porgue el Oto esté ai ya desde sempre. Pero quiseronindicar ene ule que se pede nacer no necesriamente de su madre sino que se nace del Oto ea tanto gue siompre esta al, por lo menos para el ser hunano. Se olga peotennns dl superficie en scons yee ens En este libro pusieron ol acento sobre Ios fenémenos de superficie para tener en cuenta el aporto-esjévieo del “Atolondradicho”; mostra- onal mistno tempo, la fecundiad dela aplieacién yabrieon nuevas perspectivas de investigacionesclinicas. Pero, curosamente, no sota- Imente ls discipulos franceses de Lacan pusieron el acento sobre los fenoinenos de superficie y de produccin de supertvis, Psicoanalistas inglesee, através de vias independientes lizadas alas contradicciones dela dikéctca “contenido-continente” en Melanie Klein, especialmente ‘aquellos agrupados alrededor de Donald Melzer, reconocieron Ia in- ovina era de ents cuestons de supe. ‘ ‘La primera pate de sia exposiion concieme al trayecto que vi cncsnva coca eesti ev pp aa Noss Y mas patcularmente, en relacibn on Ta einca de Ta psiowis de wa Tacp pua pone acral, ena sepuea psc sre labo de “Meltzer y desu emuipo, para que pianos ver perfil las diferencias en sus eonsecenciasprctias al nivel de la direccion de tac realidad, el estado del expejo en Lacan es algo viejo ya porque dia este enunciado en 1936, De esta exposicién solo hemos leo las ppocas lineas que se refiren a él en el articulo de 1938, La Familia, parecido en la Enctelopedia francesa, Cuando lo retoma en 1948, en “Acerca dela causal psiguica’ no aii festa ncolecién de algunas rlacions imaginariasfundamcotales en ‘un-compartamienio ciemplar de cra fase del desarollo, Estas cla- iaginatias esclarecen en. fo T eomcepio de nancisis- i tien “enlonses una espe nt da fas roglas de reparticion entre lo imaginario yun ms all joan a medida en que nos hace seni la nportancia deli cho de que gl vo Fisudiano no esti couslacionado con cvalquiet ssi: ad sino, por ua pate, a ewer propio x, Por otra. Tog tres sudenes de denifcagign ave se dstingstency, “Psicologia delas masass-anali- Sisdel yo". Ademas, el narcisismo, en tanto que es esa telacion radical- Incite agresiva que el horbre martene eon la imagen qu se presenta fon valor de‘antcipacién funcional, permite releer el Famoso maso- ‘quismo primordial freudiano 8s Estos resultados fucton adguiridos a partir de una observacién del comportamicnto, Esta es la ocasién para preguntarnos por qué Lacan ‘no extrjo luego mas provecho de los resultados obtenidos por el exce~ 0 de los estudios comportamentalisas. De hecho, parece que ms bien estos estudios ganan al inscribirse en el buen lugar en los puntos de referencia de la estructura. Basta seiaar com sintoma el poco valor fective que este exceso de estudios comportamentalstas legan a obte- ner en Is teoria psicoanalitica. El contrasto eon lo obtenido de esta pPequefisima experiencia del espejo es en realidad mucho mas ime Presionante. Sin embargo, en 1949 se trata todavia de un incons-