Está en la página 1de 7
La creatividad La creatividad es fundamental para la cultura y el progreso del hombre; sin
La creatividad La creatividad es fundamental para la cultura y el progreso del hombre; sin

La creatividad

La creatividad es fundamental para la cultura y el progreso del hombre; sin ella todavía estaríamos en los tiempos primitivos. Todo lo que no es natural es artificial, es decir, producto de la acción transformadora del hombre 1 . Según Mauro Rodríguez, "en todas las épocas la creatividad ha sido el motor del desarrollo de los individuos, las organizaciones y las sociedades" 2 . "Los mayores logros de la humanidad son logros de la creatividad. Las personas que iniciaron acciones que aceleraron, cambiaron, transformaron el curso de la historia, son personas que pueden ser consideradas creativas. Estas personas fueron capaces de establecer relaciones de conocimiento, fueron capaces de ver en donde otros no veían, fueron capaces de establecer nuevas preguntas, de dar respuestas originales, las cuales fueron consideradas útiles para el entorno social", dice Julio César Penagos, agregando que "la

1 UNESCO en su segundo plan a mediano plazo (1984-1989) confirma la importancia social de la creatividad con la afirmación de que es la "forma suprema en toda vida cultural". Véase el número especial de lmpact of science on society. No. 134-135, 1983.

2 Mauro Rodríguez. Manual de creatividad: Ed. Trillas, México, 1985, p. 11.

ACERCA DE LA CREATIVIDAD

107

creatividad es una condición necesaria para el crecimiento de un país, para el desarrollo de la humanidad, para la calidad de lo humano" 3 . En la actualidad, por la gran cantidad de cambios acelerados en todos los planos, esta creatividad resulta aún más importante. Lo que funcionó en el pasado no es válido en el presente; cerca de 80% de los productos que hay en el mercado no existían hace diez años, la vida social y laboral requiere modelos, métodos y sistemas más eficientes y atractivos, además de justos.

Pero, ¿qué es creatividad?

Si derivamos el vocablo de su raíz, podemos decir que viene del latín creare, que significa engendrar, producir, crear; pero esto no nos ayuda mucho realmente, ya que el concepto tiene implicaciones científicas y filosóficas, además de las epistemológicas, lo que dificulta su comprensión y definición. Y como dice Joachim Sikora, como ocurre en otros campos científicos, tampoco aquí hay ideas umversalmente válidas; mencionando como consuelo que durante un simposio sobre creatividad, los científicos

presentes asociaron al término "creatividad" más de cuatrocientos significados distintos*.

Para la Academia Española de la Lengua, es la "facultad de crear" 5 , pero también puede ser entendida como "el conjunto de técnicas y métodos que permiten y facilitan la producción de un concepto nuevo" 6 , o "la actitud o técnica de brindar soluciones nuevas a problemas complejos" 7 . Como dice Carlos Churba 8 la paradoja es definir lo que por su propia esencia es difícil de definir, ya que para algunos autores la creatividad es impredecible, imprevisible e indecible, es decir, inefable, lo que provoca una gran cantidad de definiciones válidas sobre el tema. Sabemos que toda

3

4

5

6

7

8

Julio César Penagos. "Creatividad, una aproximación", revista Psicología, edición especial

2000.

Joachim Sikora. Manual de métodos creativos, Ed. Kapelusz, Argentina, 1979.

Diccionario de la Real Academia Espartóla. Es interesante señalar que el término sólo fue aceptado recientemente.

Guy Aznar. La creatividad en la empresa. Ed. Oikos-Tau, España, 1974, p. 32.

Manuel Palao. "Técnicas de creatividad empresarial", en Enciclopedia de la Psicología, Plaza y Janes, tomo 2, cap. V, p. 183.

www.CarlosChurba.com

108

DESARROLLO DE NUEVOS PRODUCTOS

definición tiene ventajas e inconvenientes. Ventaja: tener un código común para entender de qué hablamos. Inconveniente: toda definición, rigidiza, estereotipa, cristaliza un significado. Hecha esa salvedad, entrega el autor algunas definiciones personales de creatividad:

Es la actitud y la aptitud para generar un proceso creador, nuevas ideas, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos productos, nuevos servicios, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social.

La creatividad es percibir, idear y expresar lo nuevo y significativo.

Es el proceso que otorga a la persona que genera un nuevo producto en un ambiente dado, su calidad de creadora.

Es decirle adiós a lo seguro-conocido, iniciar un "viaje-aventura" a la región de lo "aún no existente", coraje-pasión para atreverse a configurar el porvenir, alegre-celebrar de lo hallado-hollado, el difícil renunciar a la obra.

En definitiva, la creatividad se mide por el resultado final -una nueva idea, un nuevo producto, una nueva manera de hacer algo o una aplicación distinta de ideas o recursos ya existentes- algo nuevo y diferente. Por ello Charles G. Morris la considera la "capacidad de generar ideas u objetos novedosos u originales que incluyen desde ideas filosóficas hasta cuadros, obras musicales y trampas para ratones" 9 .

Esto es reafirmado por Landau, quien escribe que "todos los procesos creativos, ya se trate de una composición sinfónica, de un poema, del invento y desarrollo de un nuevo avión, una técnica de venta, medicamento o una receta de sopa, nuevos, todos ellos se basan en una capacidad común: la capacidad de encontrar una relación entre experiencias que antes no tenían ninguna, la cual evidencia en forma de un nuevo esquema de pensamiento con el carácter de nuevas experiencias, ideas o productos" 10 .

9 Charles Morris. Psicología, un nuevo enfoque. Ed. Prentice Hall, México, 1987, p. 304-

10 Citado por Joachim Sikora. Op. cit.

ACERCA DE LA CREATIVIDAD

109

Capacidad para producir algo nuevo pero, ¿para todos, o solamente para su creador? Ello nos lleva a pensar en el concepto expresado por Mauro Rodríguez:

"capacidad de producir cosas nuevas y valiosas" 11 . Cari Gregory incluso agrega también en su definición la variable tiempo: "Creatividad es la producción de unas ideas, un concepto, una creación o descubrimiento que es nuevo, original, útil y que satisface tanto a su creador como a otros durante algún período" 12 . Generalmente la creatividad se asocia con la genialidad, pero esta es sólo una expresión de la misma, y ocurre cuando esa novedad es grande y trascendente, afectando a un gran número de personas (la humanidad entera en su máxima expresión). Pero también la creatividad puede manifestarse en planos más modestos, como escribir un cuento a los hijos o adornar una oficina. Por eso, se puede afirmar que existen tres niveles en el campo de la creatividad:

Elemental o personal, valiosa en lo afectivo para el sujeto creador; se presenta al reparar algo, solucionar un problema, desarrollar un nuevo juego para un niño o inventar un postre. Nivel medio o de resonancia laboral, valiosa para el medio social; la encontramos cuando las ideas pueden contribuir a la organización, comunidad o empresa, ya sea con un producto, sistema, proceso, solución o método. Nivel superior, cuando un individuo realiza o aporta algo distinto, novedoso o alternativo, valioso para muchas personas, la sociedad o la humanidad entera.

Pero, sea cual fuere el nivel, no cabe duda de que la creatividad resulta fundamental para el progreso individual, profesional, organizacional y al nivel social (país y humanidad). Su importancia, en cualquiera de los niveles indicados, es básica 13 :

11 Mauro Rodríguez. Op. cit., p. 22.

12 Carl Gregory. The management of intelligence. Ed. McGraw-Hill, USA, 1967, p. 182.

13 Véase Alejandro Schnarch, "Importancia de la creatividad en todos sus niveles". La República, Colombia, agosto de 1994-

110

DESARROLLO DE NUEVOS PRODUCTOS

En el nivel superior, es apenas evidente; como hemos dicho, todo el progreso de la humanidad se debe a nuevas ideas. Todo lo que nos rodea no ha existido siempre, alguien en algún momento lo pensó y desarrolló. Por otra parte, estamos necesitando de manera imperiosa nuevas ideas, modelos más justos, nuevos productos y sistemas.

Para el nivel medio, también su importancia es muy grande. Las organizaciones no pueden progresar sin estar innovando constante- mente. La calidad total, la reingeniería o los procesos de mejoramiento continuo, tienen como su principal insumo precisamente la creatividad. Pero eso no sólo es válido para las empresas, sino también para las comunidades, localidades, barrios o países.

Y, por supuesto, en el nivel individual, como profesionales, empre- sarios, empleados o individuos, necesitamos creatividad, para avanzar y progresar e incluso para mejorar nuestra calidad de vida.

En nuestro contexto nos interesa la creación con cierto valor social y no sólo la originalidad (un esquizofrénico puede ser muy original, pero sus ideas carecen de adaptación a la realidad), de manera que la persona creativa debe concebir ideas nuevas, únicas, diferentes y valiosas. De acuerdo con Stein: "Creatividad es el proceso que resulta de una obra nueva, que es aceptada por un grupo como valiosa, útil o satisfactoria, en algún punto del tiempo" 14 .

Creatividad es el resultado de un proceso que nos conduce a algo nuevo, diferente, que no existía antes; que puede ser un sistema, producto o solución a un problema. Así entendida, se puede mani- festar en diferentes niveles y es fundamental en cualquiera de ellos.

Dada la gran importancia de la creatividad en cualquiera de sus niveles, ha comenzado a estudiarse de manera más sistemática en este último tiempo. Antes, generalmente el enfoque estaba dirigido al nivel superior, es decir, analizar por qué un gran autor escribía su libro o un gran escultor realizaba su obra.

14 M. I. Stein. "Creativity and Culture". Joumal of Psichology No. 36, 1953, p. 311.

ACERCA DE LA CREATIVIDAD

111

En 1940 se publica el primer libro sobre métodos creativos propiamente dichos, partiendo precisamente de las teorías de Wallas. Se trata de A technique fox producing ideas de James Young, libro de gran utilidad que ha continuado editándose 15 . Con posterioridad numerosos autores han contribuido a desarrollar conceptos similares, haciendo grandes aportes al análisis y comprensión de este fenómeno. Pero tal vez el más importante fue J. P. Guilford, que dio comienzo a la investigación sobre este campo, con su famosa conferencia en septiembre de 1950 ante la American Phsychological Association, haciendo que muchas personas se interesaran en el tema 16 . En esta conferencia Guilford redescubrió el término, dándole una acepción, además de la semántica y la psicológica aceptadas, de "concepto instrumento de trabajo", reuniendo numerosas conceptualizaciones preexistentes. Algunos autores consideran a Guilford el iniciador de estos movi- mientos; pero su gran mérito radica en haber revalorizado el tema de la creatividad, nombrándola por su nombre y en haber hecho pública la denuncia de la poca investigación que existía al respecto en los países, especialmente en Estados Unidos. Atribuía esta ausencia al auge del conduc-tismo que llevó a fijar los estudios exclusivamente en los procesos del aprendizaje, clasificables dentro de la lógica. Guilford fue además de los primeros en hablar de las características personales de los creativos y el primero que las presentó en un modelo. Distinguió entre notas o rasgos y facultades, introdujo el concepto de pensamiento divergente, opuesto al convergente. Esta es la somera historia de los comienzos del estudio de la creatividad en los que hay que recalcar que se puso el énfasis predominante en lo artístico más que en lo cognitivo. Como indica Pedro Vidal, "el interés por la creatividad se suscita con esta conferencia de Guilford, que supone un gran incentivo para numerosos psicólogos e investigadores de las más diversas tendencias; comienzan a proliferar las investigaciones, se elaboran métodos empíricos que fomentan

15 J. W. Young. A technique for producing ideas. Crain Book, USA, 1975.

16 Para demostrar cómo la investigación sobre creatividad había sido descuidada, evaluó el índice de los "Psychological Abstracts" desde su aparición en 1927 y de aproximadamente 121.000 títulos; sólo se encontraron 18 que se referían al tema.

112

DESARROLLO DE NUEVOS PRODUCTOS

la producción creativa" 17 . Un estudio interesante sobre la historia y el futuro de la creatividad apareció en el primer número del Journal of Creative Behavior, escrito precisamente por Guilford en 1967.

Behavior, escrito precisamente por Guilford en 1967. El proceso creativo Uno de los pioneros en tratar

El proceso creativo

Uno de los pioneros en tratar de identificar cuáles eran los pasos mentales involucrados en la producción de ideas fue Graham Wallas, quien publicó en 1926 The art ofthought 18 , libro en el cual el autor identifica cuatro pasos del proceso creativo: preparación, incubación, iluminación y verificación 19 . Por incubación, Wallas entendía cualquier técnica de relajación de la conciencia, como sueños, ensueños, fantasía, hipnosis, meditación, diversión, juego, etc., que permitía operar los procesos subliminales. Entendía la preparación (disciplina académica) como una condición necesaria y la incubación (relajación) como una condición suficiente para que las ideas creativas emergieran (véase la figura 4-1). El proceso creativo ha sido estudiado por numerosos autores con el fin de desentrañar los mecanismos psíquicos de esta actividad y los pasos o etapas más características del proceso, cuyo número va de cuatro a siete 20 .

Figura 4.1 EL MODELO DE WALLAS PARA EL PROCESO DE LA CREATIVIDAD

Preparación (definición de la visión, de la observación y del estudio)

Incubación (que pone la visión a un lado por una época)

Iluminación (el momento en que emerge una nueva idea finalmente)

Verificación (que la comprueba hacia fuera)

17 Pedro Vidal. "Guilford, la creatividad como ciencia", en Publicidad y Mercadeo, Colombia, No. 72, p. 44.

18 Graham Wallas. The art of thought. Ed. Harcourt, Brace & Co., USA, 1926.

19 Extractos de algunas ideas de Wallas se pueden ver en: P. E, Vernon, ed., Creativity. Penguin Education, USA, 1970.

20 Véase Andrew Crosby, Creative thinking as a process. Travistock Publications, London, 1968, pp. 52-63. También James Webb Young, Técnica para producir ideas. Ed. McGraw-Hill, México,

1992.