Está en la página 1de 6

Magíster en Gestión Cultural

Facultad de Artes de la Universidad de Chile

SUSTENTO EN LAS ECONOMÍAS NO MAXIMIZADORAS:
El caso de las primeras naciones americanas

Andrés Monares

Al comprender que las motivaciones de maximización monetaria y un
sistema de mercado autorregulado son una extraña singularidad dentro de
la historia humana, la reflexión acerca de la relación entre cultura y
economía se desligan de los dogmas económicos modernos. Queda
manifiesta, como señalan Polanyi y Arensberg, la diferencia entre la
limitada mirada del economista científico y la holística de quienes aplican
un análisis institucional o sustantivo; sean antropólogos, economistas o
investigadores de cualquier otra disciplina sociocultural. Para el primero,
los precios libres son la característica de un mercado libre y la producción
para la venta a dichos precios (que varían según la oferta y la demanda)
representan la peculiaridad de una economía de mercado. Mientras, para
los segundos es necesario “poner en relación los detalles específicos y
desarrollados de un rasgo cultural”: establecer los nexos de las
“características exteriores y espectaculares” que le han dado un
reconocimiento general, con “las características interiores, sus
configuraciones sociales, su historia pasada y sus funciones con respecto a
los hombres, la sociedad y el mantenimiento de otras instituciones”
socioculturales (Polanyi, Arensberg y Pearson 1976: 42).

Desde la visión amplia del análisis institucional o sustantivo, se
requiere averiguar cómo se relaciona lo económico con el resto de la
cultura. Desde ahí se deducirá, en primer lugar, si en verdad la
maximización monetaria es o no una meta en una comunidad; y, de serlo,
se deberá conocer en qué lugar de la jerarquía de fines grupales y
personales es situada. Luego, de ser un fin apreciado, habrá que investigar
qué opciones de comportamiento institucionalizado se derivan de cada
forma de vida en particular para alcanzar la maximización monetaria.
Suponer que la búsqueda individual y competitiva del lucro es una
conducta universal, sólo es eso: un supuesto. Y, más todavía, finalmente
una hipótesis falsa.1


El texto corresponde a un apartado del artículo “De la economía moderna a una
comprensión socioeconómica de los sistemas de sustento”
(http://alainet.org/es/active/76509).
1La propia competencia se relaciona al contexto sociocultural de donde surgen las formas
que puede tomar y sus objetivos. La Economía Moderna elude esta cuestión y asume por
principio que se trata de una individualista, egoísta y lucrativa en un contexto de libre
mercado; suponiéndola eficiente y, por tanto, segura vía a la riqueza. Pero la competencia
puede ser colectiva, solidaria, no lucrativa, en un contexto regulado y no asegurar el éxito
1

protegían o evitaban la devastación de esas zonas al tener con ellos una relación. en sistemas socioeconómicos igualitarios es una vía segura al fracaso económico y al rechazo social. diferenciándolas y contraponiéndolas a la “economía del crecimiento” occidental moderna. desarrollaron relaciones con su hábitat que no se limitan al estricto sentido utilitario materialista de las sociedades modernas y/o modernizadas. es en realidad una “antieconomía”. diferentes de la lógica y métodos occidentales modernos. Las herramientas de aprovechamiento que esos pueblos desarrollaron. además de estar adaptadas a las características de los lugares donde residían. Ésta. y no han confundido el aprovechamiento de su medioambiente con explotarlo hasta su devastación. Ciertamente. sustentable: “una económico. Por el contrario. es más. Si bien por miles de años no han ignorado los deseos que van más allá de lo necesario. a fin de satisfacer necesidades y deseos. aquellas prácticas sirven para satisfacer de manera prioritaria sus necesidades básicas y también otras que. Por más que su teoría asuma la escasez en tanto principio básico. en términos actuales. Fernando Mires expone algunas de esas formas. no los han asumido infinitos. Queda en evidencia el autor cuando en su Trabajo asalariado y capital (1849) expone que los individuos se relacionan con la naturaleza no humana sólo para efectos de producción material (Monares 2008). sino todos. no lo ubica fuera de la tradición economicista moderna ni de la propia Modernidad. en la práctica no economizaría: funciona de acuerdo al supuesto de un mundo infinito. 2 La crítica de Karl Marx a la Economía Clásica. Muchos de estos pueblos. de ningún modo pretenden un consumo o acumulación ilimitada. aunque podrían tenerse por deseos suntuarios. Bolivia y el Norte de Chile— se tiene que. los sistemas ideológicos de muchas de las primeras naciones del continente —en específico su concepción de la naturaleza y sus relaciones ecológicas o ética ambiental—. las diversas primeras naciones de la zona elaboraron una tecnología en función de lo que podría entenderse son las bases ecológicas de su ambiente (Lechtman y Soldi 1985).2 En el específico caso de lo que en Sudamérica se denomina Andes Centrales —principalmente el área cordillerana de lo que hoy es Perú. sobre todo en su relación con la naturaleza no humana. Entre ellas se pueden encontrar diversos patrones de aprovechamiento del ambiente. Dichas conductas institucionalizadas e integradas al resto de cada cultura. Magíster en Gestión Cultural Facultad de Artes de la Universidad de Chile En cuanto a lógicas e instituciones económicas diferentes de las occidentales modernas. 2 . influyen para que sus métodos de aprovechamiento del hábitat no se limiten a una mera relación productiva. en general. obviamente. se puede traer a colación el caso de las primeras naciones de América. fueron desarrolladas en base a otro tipo de ideas y nociones morales.

4 Al contrario de las sociedades que se guían por la Economía Moderna. el moderno concepto económico de “recurso”: algo hecho para su explotación. se reconocen dependientes de su ambiente. el agua. Y. el equilibrio y respeto entre todo lo 3 Sin idealizar a las primeras naciones americanas. Aquella es un continente cuyo contenido —humano. animal no humano. habrían mantenido su tecnología y formas de aprovechamiento ad hoc a su ética ambiental. Esa relación.. ha sido y es importante la armonía. se está incluyendo: su tecnología. Tampoco admiten para la naturaleza. Todo ello da sustento y operatividad a la compleja red que comprende el rótulo “herramientas de aprovechamiento”. evitando su depredación o sobreexplotación. La cosmovisión es entonces. no violenta sino de adaptación” (Van Kessel y Condori 1992). en general las primeras naciones americanas asumen que lo aprovechable del ambiente es finito. Magíster en Gestión Cultural Facultad de Artes de la Universidad de Chile tecnología benévola. es la base para evitar la sobreexplotación (Morales 1997). 4 Las cosmovisiones expresan lo que para cualquier pueblo es la esencia “fundamental de la realidad”. el parámetro que brinda los límites y posibilidades respecto de las prácticas y otorga justificación y/o sentido de una determinada estrategia de subsistencia” (Morales 1997: 149).3 Entre los pastores atacameños actuales de la puna del Norte de Chile. Lo central es que establecen un vínculo místico con la naturaleza. Ello no significa que algunos grupos hayan ejercido un tipo de intervención de su hábitat que les costó gravísimos trastornos ecológicos y sociales (Diamond 2007). los cerros y el conjunto de espíritus que existen en el espacio pastoril. al mismo tiempo. vegetal. conllevando un tipo de ética correspondiente. se tiene un ejemplo de un vínculo al mismo tiempo material y mágico- religioso con la naturaleza. animales y del hábitat en sí. Y cuando se habla de herramientas de aprovechamiento. Pero. no es que ese enfoque los lleve a “economizar” en el sentido moderno. Entre las primeras naciones desde el Ártico a Tierra del Fuego. Nunca son sólo metafísica y tampoco cuestiones separadas de los actos cotidianos (Geertz 2000).. mineral y espiritual— conforma un sistema que mantiene la vida. el cual implica su pertenencia a y/o su dependencia de aquella.la gran mayoría de los procedimientos y técnicas de pastoreo. A través de aquel tipo de nexo las personas mediatizan el aprovechamiento de los vegetales. Lo central para sostener esa relación es su “cosmovisión” o sus concepciones fundamentales acerca del universo: “. 3 . las estrategias de uso de ella asociadas a su organización social y aspectos simbólicos o ideales. a la vez comunitaria y personal. respetuosa. es factible especular que sin la intervención española y luego republicana. se solventan en un imaginario ritualístico y religioso respecto del llamo [“Lama glama”].

sino por el contrario ‘todo es parte de. interrelacionado. Esta matriz ideológica común. como lo económico no podría materializarse sin tales aspectos extra económicos. ha sufrido variaciones tras siglos de dominación blanca y de hecho son múltiples las dificultades que se dan para materializar en lo cotidiano el “vivir bien”. Para una exposición y discusión acerca del “vivir bien” como alternativa a la Economía Moderna. en 5 La relevancia actual de ese “vivir bien” se ha traducido en su incorporación en las constituciones políticas de Ecuador y Bolivia. se puede hablar sin problemas de un “ritual de la producción”. donde la naturaleza es considerada “sagrada” (ver texto completo de la ley en: http://www. No es una remembranza romántica del pasado. entre todo lo que es contenido por la naturaleza. En este ceremonial la “tecnología empírica” es “inseparable de los ritos religiosos” o de la “tecnología simbólica de la producción”: “El trabajo es un diálogo continuo y ritualizado con las divinidades y el medio natural. Considérese la desestructuración de las formas de vida tradicionales por imposiciones culturales.org. los compañeros y la comunidad. Justamente. desde una visión crítica y latinoamericana.bo/noticias/2- noticias/704-bolivia-promulga-la-ley-de-derechos-de-la-madre-tierra). En todo caso. modernizaciones planificadas (de derecha o izquierda) y/o las diversas síntesis y dinámicas culturales dadas a través del tiempo. fue aprobada la “Ley de Derechos de la Madre Tierra”. entre los pueblos andinos se habla del “vivir bien”: “todo está conectado. Marisol de la Cadena expone ejemplos de la interrelación de las instituciones cooperativas tradicionales con las de mercado en comunidades campesinas del Perú y 4 . todos comprometidos en este diálogo” (Van Kessel y Condori 1992: 66). En específico. para el tema de la evolución y síntesis de las formas socioeconómicas andinas. Incluso en Bolivia. Es más. la armonía y equilibrio de uno y del todo es importante para la comunidad” (Huanacuni 2010: 15). se encuentra a través de toda América. el “agro es el templo y lugar de encuentro entre las tres comunidades que en él se reciprocan”. la de wak’as (deidades locales y universales) y la de la sallqa (naturaleza silvestre). “saber criar y dejarse criar” en un sistema de reciprocidad y complementariedad entre tres comunidades: la humana. nada está fuera.’.6 Mas. a fines del 2010. sin considerar cuestiones socioculturales como las creencias mágico-religiosas y el sistema de parentesco...5 Se traduce en un tipo de trabajo y de tecnología que forma parte de una ideología y práctica enfocada a “Saber criar la vida”. es una forma cultural vigente desde hace miles de años entre sus primeras naciones. 6 Justamente. obviamente.gobernabilidad. dichas naciones están aun en deuda en cuanto a materializar el “vivir bien” en un proyecto nacional de desarrollo. Es imposible entender el modo de sustento andino. El “vivir bien” es lo que integra lo económico al resto de la cultura para conformar un todo coherente e inseparable. con la papa. Esa forma de concebir lo económico integrado a la naturaleza o cual una parte específica de las relaciones generales entre la humanidad y los demás componentes de la naturaleza. ver el texto compilado por Farah y Vasapollo (2011). Magíster en Gestión Cultural Facultad de Artes de la Universidad de Chile existente.

Esas “representaciones” sintetizan las esferas ideal y material. los mitos o las cosmovisiones no son menos eficaces en la Olivia Harris un caso de Bolivia. es la vida en plenitud. 7 Si bien Toledo se refiere a comunidades campesinas mexicanas. Saber vivir en armonía y equilibrio. Más allá de la mirada negativa o arrogante de las sociedades modernas y/o modernizadas respecto de esa subjetividad. es decir. Todos los pueblos en su cosmovisión contemplan aspectos comunes sobre el vivir bien que podemos sintetizar en: ‘Vivir bien. para los hermanos de la Amazonía será la Madre Selva. Magíster en Gestión Cultural Facultad de Artes de la Universidad de Chile términos generales y evitando posturas idealizadoras o esencialistas.7 No es correcto caricaturizar/rebajar tales concepciones ideológicas y las costumbres derivadas. y en equilibrio con toda forma de existencia en permanente respeto’ ” (Huanacuni 2010: 32). por ejemplo. conformando “sistemas con un enorme valor ecológico”: “…las cosmologías [sic. El cual está conformado en parte importante por un “conjunto de representaciones abstractas y profundamente subjetivizadas encarnadas en los mitos”. en armonía con los ciclos de la Madre Tierra. su exposición puede generalizarse a sociedades tribales campesinas y/o cazadoras-recolectoras de toda América: ellas también necesitan y tienen profundos conocimientos de la naturaleza. Algunos lo llamamos Madre Tierra. para algunos la Pachamama o para otros como los Urus que siempre han vivido sobre las aguas será la Qutamama. por todas las formas de existencia por debajo y por encima del suelo que pisamos. de la vida y de la historia. por ser expresiones de la ignorancia o retraso de los primitivos pueblos no modernos. se puede revisar Van Kessel y Condori (1992). Efectivamente. es posible afirmar que dicha matriz ideológica común se mantiene viva: “Aunque con distintas denominaciones según cada lengua. Respecto al sincretismo religioso andino-cristiano. conlleva un cuerpo de saberes específicos. del cosmos. desde la Antropología y la Etnoecología se ha establecido que el aprovechamiento del ambiente por parte de las primeras naciones americanas. contexto y forma de relación. 5 . los pueblos indígenas originarios denotan un profundo respeto por todo lo que existe. la sobreexplotación de un recurso. que operan como reacciones colectivas de carácter subjetivo” (Toledo 1990: 24). Léase: “cosmovisiones”] constituyen mecanismos de autorregulación social frente a ciertos componentes o fenómenos de la naturaleza que permiten prevenir.

del mundo antiguo y otros no occidentales. como sostenía el economista estadounidense Walt Rostow. dada la ceguera que produce vivir en la cresta de la ola del dominio de la cultura occidental moderna. En Sudamérica.9 Es importante hacer una última aclaración acerca de los aspectos ideológicos de las primeras naciones americanas. Pues. Ésta comprende diversas técnicas e intercambios con la naturaleza y/o en el mercado. Tampoco responden. queda en entredicho cuando se conoce la determinante influencia de la cosmovisión cristiana en la Ilustración y en el desarrollo de la Modernidad (Monares 2012). De hecho.. en el Perú “la costa es un verdadero desierto y los altiplanos son muy altos.8 O sea. La organización económica del estado inca descrita por John Murra. Arensberg y Pearson muestran casos de Mesoamérica. secos y fríos”. 8 Esa soberbia secularizada de la Modernidad. Magíster en Gestión Cultural Facultad de Artes de la Universidad de Chile práctica. de las técnicas y costumbres derivadas de tales aspectos.. desbordando modernidad en sus palabras. Más adelante se expone al respecto. Es más. de sus aplicaciones y del marco intelectual” (Rostow 1967: 17). el “corpus” que desde lo moderno se denomina mítico da lugar a una “praxis” eficiente y productiva. es un contundente desmentido de ese erróneo y concurrido lugar común moderno asumido por Rostow. 9 Tales conocimientos permiten una “estrategia de uso múltiple”: “el manejo campesino [e indígena] de una gran cantidad de especies con muchos usos.10 Al contrario de lo que suele pensarse a la fecha. con mayor razón si se considera la Economía Moderna. a que la “productividad estaba limitada por lo inaccesible de la ciencia moderna [de Newton]. 6 . lo cual finalmente produce una extensa variedad de productos” (Toledo 1990: 28). no correspondería que los civilizados se admiren por la rareza de las costumbres de los primitivos. lo en realidad extravagante en la historia humana son esos patrones occidentales modernos. Sahlins (1983) expone acerca de la “opulencia” a que dan lugar las estrategias de sustento de las sociedades cazadoras- recolectoras contemporáneas alrededor del mundo. 10 Polanyi. en esas agrestes zonas los esfuerzos agronómicos de la moderna tecnología posnewtoniana. Así las cosas. donde se constata el desarrollo de sistemas tecnológicos prenewtonianos altamente productivos. escribe Murra. La tecnología “prenewtoniana” inca —lo mismo que la de muchas otras culturas andinas que les precedieron—. ese aprovechamiento del ambiente se sostiene en un “complejo orden de conocimientos sobre la naturaleza” (Toledo 1990). Ellas no obedecen a la imposibilidad de acumulación o preservación de los recursos (en especial de los comestibles). Por su parte. ni a la incapacidad de movilizar grandes cantidades de trabajadores o a la ineficiencia de la labor de esos trabajadores. Todo indica que debería ser al revés. era capaz de producir abundantes cosechas en territorios que son muy poco propicios para la agricultura. han sido infructuosos o dejan mucho que desear.