Está en la página 1de 48

Capítulo I

Elementos Introductorios

I.1.

Introducción

El

presente

trabajo

realizado

le

hablará

sobre

la

Delincuencia que es una conducta por parte de una o varias personas que no coinciden con las requeridas en una

sociedad determinada, que atentan contra la ley.

La importancia de dar a conocer este proyecto, es que a

través de esto podemos visualizar como ha roto la ley tanto en nuestro país como en los demás países de América Latina. Ya que podemos identificar las posibles causas de la Delincuencia, establecer los factores que influyen a esta y

conocer las consecuencias que contraen la Delincuencia Juvenil en la sociedad.

I.2.

Importancia de la Investigación

La importancia de realizar este trabajo sobre la delincuencia es dar a conocer los delitos que existen tanto en nuestro país como en los demás países de América, en las cueles observarán tanto el conocimiento acerca del tema y también el porcentaje existente de delincuentes.

I.3.

Planteamiento del Problema

La delincuencia existe desde hace mucho tiempo, en nuestro país, esta aumenta cada día más debido a que tantos los jóvenes como los adultos por no ponerse a trabajar prefieren seguir el camino más fácil que es tirarse a la calle a robar, atracar y a matar, en vez de conseguir un trabajo digno y apropiado para llevar una buena vida acorde con lo que la sociedad espera de cada uno de sus ciudadanos. ¿Cómo podemos evitar esto? ¿Cuáles son las consecuencias de la delincuencia?

Tal vez una de las causas más relevantes de la delincuencia sea la desintegración del núcleo familiar. Ya que se supone que la familia es la base más solidad de la sociedad.

Aunque la delincuencia continúa ligada a la miseria, su práctica se ha extendido últimamente a los grupos socioeconómicos medios altos.

I.4.

Objetivos Que Se Persiguen En

La Investigación

Objetivo General

Analizar la Delincuencia Juvenil en la ciudad de Santo Domingo.

Objetivos Específicos

 

Identificar las posibles causas de la Delincuencia.

Establecer los factores que influyen a la Delincuencia.

Conocer las consecuencias que contraen la Delincuencia Juvenil en la sociedad.

Comparar

la

Delincuencia Juvenil Femenina con la

Masculina.

Conocer las normas jurídicas que regulan y sancionan la Delincuencia Juvenil en nuestra legislación.

I.5.

Justificación de la Investigación

Elegimos este tema para investigar la situación que se está dando en la actualidad en el mundo, incluso en nuestro país. Pensamos que este tema es de suma importancia y queremos detallar y presentar las causas que esto ocasiona a nuestro país. Y para hacer reflexionar y crear conciencia que debemos hacer algo ya que los jóvenes son el futuro del país y si los jóvenes siguen como van el futuro del país será devastador.

Capítulo II

Marco Teórico

II.1. Conceptualizaciones:

Del latín delinquentĭa, la delincuencia es la cualidad de delincuenteo la acción de delinquir. El delincuente es quien delinque; es decir, quien comete delito (un quebrantamiento de la ley).

La delincuencia se refiere a un conjunto de actos en contra de la ley, tipificados por la ley y merecedores de castigo por la sociedad, en diferentes grados.

Los delincuentes son personas que cometen delitos, es decir, que realizan acciones contrarias a lo que establece la ley y el derecho, y que por ellas son penados por el sistema de justicia de cada país, lo que implica el cumplimiento de castigos o sanciones dependiendo de la gravedad de la falta.

La delincuencia es una preocupación social en todos los países del mundo, puesto que esta es un síntoma de los problemas de desigualdad y exclusión que se viven en el seno de las sociedades.

II.2. Antecedentes del Problema

Según las estadísticas de las Autoridades dominicanas, la edad promedio de las mayorías de los jóvenes que tienen la desgracia de caer en el mundo delictivo oscila entre los 18 y 35 años, lo que demuestra que la juventud dominicana carece de oportunidades hasta rayar con la desesperanza, siendo víctima de la propaganda en todos los medios de comunicación de que para ser feliz hay que tener una serie de cosas materiales, en cuyos mensajes no se consideran las escalas de valores que deben prevalecer en una sociedad.

Si los teóricos proponen que para reducir la delincuencia hay que exterminar lo que violentan las leyes, están profundamente equivocados, para reducir la delincuencia hay que atacar sus auténticos orígenes. Les explico con un simple ejemplo:

En nuestros hogares queremos que no circulen ratones, cucarachas, etc., y la realidad es que no hacemos nada con fumigarlos si existe el foco que lo produce como sería el caso de la acumulación de basuras y desperdicios que viene representando el origen de las mismas, eso mismo ocurre con la delincuencia, que la principal causa es la falta de oportunidades.

Si nos ponemos a pensar ¿cuántas necesidades se resolvieran si a todos los políticos corruptos se le embargara sus bienes y fueran puesto a la disposición del pueblo a través de sus instituciones?, espero que esta reflexión aporte su granito de arena en el combate contra este flagelo que afecta a toda una nación, incluyendo a los precursores de este mal que son los desfalcadores del erario público, la solución de este problema no está en la Policía y el Ministerio Público sino más bien en las entrañas de la sociedad dominicana, organizándose y exigiendo verdaderos cambios en la administración pública en todas sus manifestaciones.

II.3. Causas Que Originan El Problema

Las causas de la que hacen posible la delincuencia son múltiples, entre ellas tenemos: la separación de los padres de familia, que tienen hijos menores de edad, la pobreza, el desempleo, baja remuneración de salarios, las drogas que se llegan a consumir muchas veces por influencia negativa en la sociedad, también puede deberse a factores que tienen que ver con el estado de salud mental de las personas ya que muchas veces están padeciendo determinadas enfermedades que hacen que un ser humano se enriende en actos delictivos. Pero reflexionemos la delincuencia desde el punto familiar.

Según la opinión de Vega (1994), "Define a la familia como el primer espacio de socialización del niño, que ejerce gran influencia en los patrones conductuales y relacionales con el mundo que lo rodea. Por tanto cuando la familia no desarrolla un vínculo funcional protector, promotor y armónico, puede sobrevenir la inadaptación.". Asimismo opina "que las características familiares más frecuentemente asociadas con la delincuencia son":

La antisocialdad de los padres.

Supervisión y disciplina ineficaz.

Desavenencias y falta de armonía familiar, pobres relaciones entre padres e hijos.

Familias numerosas y marginación social.

En conclusión, Vega, afirma que "Las deficientes condiciones de vida de los habitantes por la existencia de familias numerosas y abandonadas por el padre, impulsan a muchos niños a trabajar".

A) La Pobreza Extrema:

Una situación económica de pobreza extrema obliga a algunas personas a buscar salidas equivocadas, las cuales los conducen a

actuar ilícitamente

o

a

caer

en

los problemas de

drogadicción, alcohol y otros excesos, y a veces a caer en el suicidio. Hasta el 2009, por año se cometían de 20.000 a 30.000 secuestros en el mundo y de estos secuestros nueve de cada diez se cometían en tan solo diez países, las tres cuartas partes de Latinoamérica, convirtiéndose así en la región de más alto riesgo.

  • B) El Desempleo

Otra causas que se detecta es el desempleo, que enfrenta y vive una gran cantidad de personas; las personas que atentan contra

los bienes y

la

integridad física de

los

ciudadanos

lo

hacen,

frecuentemente, por

no

tener

un empleo estable

que

les

garantice ingresos suficientes para mantener a su familia.

  • C) La Falta De Educación

Esta es otra causa, la escasa y muchas veces inexistente educación de los ciudadanos genera delincuencia, agresividad y por supuesto inseguridad en aquellas personas que se mantienen al margen, pero que son los que sufren las consecuencias de esta situación.

  • D) Bajo Grado De Cultura

Asimismo, la cultura tan pobre de nuestra población genera altos índices delictivos y de agresividad contra las personas. Puede afirmarse que, cuanta menos educación y cultura tengan las personas, serán más propensas a la delincuencia y al crimen.

  • E) Entorno Familiar Descuidado

Entre los factores familiares que pueden tener una influencia negativa podemos incluir los siguientes:

La manera de disciplinar a los hijos por parte de los padres.

Un conflicto o una separación parental.

Padres o hermanos criminales.

La calidad de la relación padre-hijo.

Los niños criados por padres separados es más probable que comiencen a delinquir que los que tienen ambos padres naturales, sin embargo, si se tiene en cuenta el lazo que un niño siente hacia sus padres y el nivel de supervisión parental se considera que los niños en familias de madre o padre solteros no es más probable para delinquir. El conflicto entre padres se considera mucho más importante para que empiecen a delinquir que ser criado por un padre separado.

Así como si un niño tiene una supervisión parental baja. Muchos estudios han encontrado una relación fuerte entre una carencia de supervisión y la delincuencia, y esto parece ser la influencia más importante de la familia. Cuando los padres no saben comúnmente donde están sus niños, cuáles son sus actividades, o quiénes son sus amigos, es más probable que se ausenten de la escuela y que tengan amigos delincuentes que les conducen a delinquir. Una falta de supervisión está enlazada con relaciones deficientes entre hijos y padres, ya que hijos que están a menudo en conflicto con sus padres suelen estar menos dispuestos a contarles lo que a diario les sucede, por miedo y porque no confían en ellos.

F) Menores De Edad Delincuentes Por Psicopatías

Aquí el punto de referencia lo constituye la existencia de alguna de las formas de psicopatía, entendida por Hare como la patología integrada, conjuntamente, de la incapacidad de quien la padece de sentir o manifestar simpatía o alguna clase de calor humano para con el prójimo, en virtud de la cual se le utiliza y manipula en beneficio del propio interés, y de la habilidad para manifestarse con falsa sinceridad en orden a hacer creer a sus víctimas que es inocente o que está profundamente arrepentido, y todo ello, para seguir manipulando y mintiendo.

Consecuencia de ello, es que el menor es incapaz de adaptarse a su contexto y actuar como tal, porque el trastorno de la personalidad que sufre, le impide inhibirse respecto de conductas o comportamientos contrarios a las normas. El menor psicópata tiende a perpetrar actos antisociales según la orientación nuclear de la propia psicopatía, siendo de destacar en este sentido los actos que expresan frialdad y crueldad por parte del sujeto.

G) Menores De Edad Delincuentes Por Neurosis

La neurosis consiste en una grave perturbación del psiquismo de carácter sobrevenido y que se manifiesta en desórdenes de la conducta, pudiendo ser su origen muy diverso como fracasos, frustraciones, abandono o pérdida de seres muy queridos, etc. Criminológicamente, el neurótico trata de hacer desaparecer la situación de angustia que sufre cometiendo delitos con el fin de obtener un castigo que le permita liberarse del sentimiento de culpabilidad que sobre él pesa, y esto es también válido para el menor neurótico, aunque sean muchos menos que los adultos.

H) Menores De Edad Delincuentes Por Autoreferencias Subliminadas De La Realidad

Aquí

se

incluyen

los

menores

que,

por la confluencia de

predisposiciones psicobiológicas llegan a mezclar fantasía y juego de una forma tan intensa que empiezan a vivir fuera de la realidad. Es precisamente ese estado anómalo el que puede conducirlos a cometer actos antisociales.

I) Menores De Edad Delincuentes Con Trastorno Antisocial De La Personalidad

Se trata de menores cuyas principales son la hiperactividad, excitabilidad, ausencia de sentimiento de culpa, culpabilidad con los animales y las personas, fracaso escolar, y son poco o nada comunicativos. Una de las principales causas de este trastorno es la ausencia o la figura distorsionada de la madre, aunque tampoco ha de infravalorarse la disfuncionalidad del rol paterno, pues según algunos trabajos, el crecer sin padre acarrea al niño nocivas consecuencias que afectan al campo de la delincuencia.

En muchos casos se trata de

menores que viven en la calle, en

situación de permanente abandono, porque nos encontramos con menores que, a su edad, acumulan graves frustraciones, rencores y cólera contra la sociedad; y que tienen un mismo denominador común: el desamor, la falta de comprensión y de cariño, así como de atención y cuidado de sus padres.

J) Menores De Edad Delincuentes Con Reacción De Huida

En este caso se trata normalmente de menores que han sufrido maltrato en el hogar y por ello abandonan el mismo. Son menores

psicológicamente débiles, y que en lugar de responder a la agresión, eligen la huida sin plazos, y casi siempre sin rumbo. Ese alejamiento les hace propicios al reclutamiento por parte de los responsables de la

delincuencia organizada, que les escogen para

actuaciones simples pero el transporte de drogas en su cuerpo.

de

llevar a cabo gran riesgo como

Pues como hemos analizado, las causas de la delincuencia son múltiples y las influencias también, entonces debido a esta situación en la sociedad, debemos tener cuidado con diversos factores que inducen a este mal flagelo social como es la delincuencia y que a partir de pequeños y grandes errores del hogar causados por el mal entendimiento de los padres que muchas veces no están preparados para serlo, sus hijos caen ante las influencias de "amigos" delincuentes, porque no encuentran la comprensión y el cariño de sus padres y lo buscan en los "amigos" de la calle. Aunque también hay causas que son de origen psicológico.

Ahora pasamos a revisar los puntos más claves de las consecuencias de la delincuencia en la sociedad, nos daremos cuenta que son múltiples, y que dañan a las personas que la padecen y que en ocasiones no pueden recuperarse.

II.4. Consecuencias Que Se Derivan Del Problema

Las consecuencias de la delincuencia y drogadicción son múltiples, a continuación vamos a describir las más comunes de acuerdo a los autores citados:

a) Trastornos Mentales

Los trastornos de conducta normalmente se desarrollan en la niñez y se manifiestan generalmente durante la vida adolescente.

Según

el

autor

Holmes

(2001),

opina

que:

"Un

cierto comportamiento juvenil se atribuye al trastorno diagnosticable conocido como trastorno de conducta".

Según la autora Lisi (2005) opina que: "Una vez que el joven continúa teniendo los mismos patrones de comportamiento y llega a los dieciocho, entonces está en peligro de diagnóstico con un trastorno antisocial de la personalidad y es mucho más propenso a convertirse en un criminal serio. Uno de los elementos principales usado en el diagnóstico de un adulto con Trastorno antisocial de la personalidad consiste en presentar un historial documentado de trastorno de conducta antes de los 15 años. Estos, dos trastornos de personalidad son análogos en su comportamiento errático y agresivo".

Según el autor Wolfang (1972), opina que: "La razón por la cual delincuentes juveniles, habituales diagnosticados con trastorno de conducta, es probable que muestren signos de Trastorno antisocial

de la personalidad en la madurez.

Una vez que

los adolescentes alcanza la madurez, su comportamiento social inaceptable se ha convertido en un estilo de vida y se convierten en criminales de carrera.

b) Trastornos mentales no tratados

Según los autores Álvarez y Bachman, (2006), opinan que: Una vez que el delincuente juvenil alcanza la madurez es probable que

continúe

mostrando

comportamientos

de

desadaptación

y que

aumente

su

riesgo

de

ser procesado a través

del sistema de justicia penal como delincuente adulto. Debido al pequeño porcentaje de delincuentes adultos y juveniles habituales que contribuyen en alto porcentaje a los delitos violentos (es decir, asesinato y asalto con agravantes) el sistema de justicia penal debe supervisar esa pequeña población de criminales profesionales en un esfuerzo para prevenir la proliferación de delincuentes violentos serios.

La mayoría de delincuentes violentos exhibe rasgos del trastorno antisocial de la personalidad y los muestran antes de los 15 años. El trastorno antisocial de la personalidad es un diagnóstico común para un asesino en serie. Encontraron que una similitud entre los asesinos en serie eran sus anteriores convicciones criminales. En este caso el trastorno de conducta se puede convertir en un elemento probable para el asesino en serie si no se diagnostica y se trata antes de que se convierta completamente en la edad adulta en un trastorno antisocial de la personalidad.

c) Delitos contra las personas

La afirma que: "La violencia interpersonal se ha convertido en un mecanismo de resolución de conflictos cotidianos en América Latina. Las tasas de lesiones y homicidios demuestran que esta situación afecta a toda la población, pero en especial a los jóvenes de los sectores más carentes de la sociedad. Las diversas expresiones de esta problemática son: homicidios, violencia familiar, suicidios, delitos contra la propiedad".

d) Homicidios

El homicidio es

considerado

como

uno

de

los

pocos indicadores confiables (ibídem).

para

realizar

estudios

comparados

Esta fiabilidad del dato enfrenta algunos problemas por el desglose

que hacen ciertos países entre doloso y culposo, así como por la falta

de integración de la información de las

diversas fuentes oficiales

(como las policías y los servicios médicos legales) en otros contextos. Además, este delito permite caracterizar la magnitud de la violencia,

ya que involucra la mayor utilización posible de esta contra las personas, (Dammert, L y Arias, P. 2007).

e) Violencia Intrafamiliar

Según la OPS (2003), afirma que: "La violencia intrafamiliar ha dejado de ser un asunto exclusivo de las mujeres, pasando a ser concebido como un problema social del que debe hacerse cargo el Estado en su conjunto. De esta forma, es considerado como parte de la inseguridad ciudadana debido a su influencia en el desarrollo de conductas violentas".

Los niños que sufren abusos ya sea directamente o que presencian abusos en la familia aprenden menos en el colegio, presentan más problemas de conducta y conflictividad, sus probabilidades de éxito en la escuela disminuyen, son candidatos a la deserción, depresión, baja autoestima y presentan mayor tendencia a tener conductas violentas en su edad adulta. Este tipo de violencia surge como un factor de riesgo especialmente poderoso en los casos de agresión masculina en la pareja (ibídem).

f) Suicidios

Si bien no es un problema de violencia interpersonal o delictual, los suicidios son un elemento relevante en este análisis. Principalmente, por- que evidencian la calidad de la salud mental de la población, así como el incremento del uso de la violencia auto infligida.

De acuerdo al Informe Mundial sobre la violencia de la OMS (2003), afirma que: "Cerca de 815.000 personas habrían perdido la vida a causa del suicido en el mundo, lo que representa una tasa mundial de mortalidad anual de 14,5 (un suicidio cada 40 segundos)", por otro lado afirma que las muertes por suicidio dejan secuelas sobre muchas personas en lo emocional y social, y por lo tanto también en lo económico.

g) Delitos Contra La Propiedad

La comparación de los datos disponibles en materia de delitos contra la propiedad presenta enormes complejidades debido a las

diferencias existentes entre los distintos países, tanto en su tipificación penal como en cuanto a la modalidad en que ellos son publicados (agrupados, individualizados, solo se publican los tipos más recurrentes, etc.), a lo que se suman las diferencias en cuanto a las series de información disponibles y su forma de presentación (frecuencias o tasas). (Dammert, L y Arias, P. 2007).

Los delitos contra la propiedad son los que presentan las mayores tasas y tienen una importante incidencia en los índices de victimización; entre ellos destacan los hurtos y robos como los de mayor ocurrencia en los distintos países, aun cuando se observan diferencias importantes entre las distintas regiones de un mismo país. El temor detectado en las encuestas de victimización y otros estudios se produce mayoritariamente en lugares públicos (la calle, el transporte) que es donde se produce la mayoría de los hurtos y robos (a excepción de los robos a casas). (Ibídem)

"Es así como, por ejemplo, en la ciudad de Lima los delitos contra el patrimonio serían el principal problema de seguridad y representan el principal tipo de violencia percibida por la ciudadanía", (Ibídem).

II.5. Tipos De Delincuencia

II.5.1. Delincuencia Menor

Este tipo de delincuencia por lo general la comete una o dos personas. En esta el delincuente no planea el hecho a cometer, por lo tanto no se lleva a cabo en una gran escala y se realiza en un corto tiempo. Esta no genera una falta grave, sin embargo según como la misma se califique puede traer graves consecuencias, como es el encarcelamiento por determinados meses o años. Ejemplo: robo de autos, en vandalismo, grafitis en muros, etc.

II.5.2. Delincuencia Circunstancial

Se trata de los actos delictivos que llevan a cabo personas normales que por razones X o por cierta presión económica o de grupos, recurren a estos hechos ilícitos con el objetivo de obtener ciertos beneficios. Es del tipo de delincuencia que se realiza sin premeditación y sin planificación. Ejemplo: las agresiones de género, violación de leyes de tránsito, accidentes bajo los efectos del alcohol, etc.

II.5.3. Delincuencia Organizada

Se trata de la delincuencia que se realiza entre bandas, o sea, de una forma colectiva, la cual se planea con mucha antelación para mantener un orden que le garantice un excelente beneficio económico o material. Ejemplo de este tipo de delincuencia es el robo a la fuerza, el fraude, el tráfico de personas, etc.

II.5.4. Delincuencia Expresiva

Es el tipo de delincuencia que sucede en personas con problemas psicológicos, por lo general se registra en ellos ciertas disfunciones psicopatológicas, por lo tanto no son crímenes premeditados, ni organizados. Ejemplo: racistas, femicidas, estafadores, violadores seriales, etc. Delincuencia instrumental Es el tipo de delincuencia que se realiza bajo el control y razonamiento de la persona. Se trata

de delincuentes crónicos, que toman las actividades delictivas como un oficio, una carrera o como un medio de diversión. Para los delincuentes es la mejor forma de obtener ciertos beneficios como es el hecho de la obtención de bienes materiales y de dinero.

II.6. Características Básicas De La Delincuencia

Actual

A pesar de las dificultades para conocer la criminalidad real, se puede afirmar, sin temor a equivocarnos, que las características fundamentales de la delincuencia actual son, que es muy elevada; que es violenta y que existe una interrelación delincuencia-drogas.

Según las estadísticas de la Fiscalía General del Estado, la cifra global de la delincuencia conocida en España se sitúa por encima de los dos millones y medio de infracciones penales. Las cifras de delitos son superiores a las de las faltas. Todo ello sin tener en cuenta las infracciones penales que no son denunciadas por las víctimas ni conocidas por los servicios policiales. Las modalidades delictivas más frecuentes son las siguientes:

Robos con fuerza en las cosas, tanto en domicilios, establecimientos e interior de vehículos. Robos con violencia e intimidación. Hurtos y robos de uso de vehículo de motor Tráfico de drogas. Imprudencias y delitos contra la seguridad vial. Lesiones Delitos contra la libertad y la seguridad ...

Los delitos contra el patrimonio causan un perjuicio patrimonial evaluable económicamente. Se pueden clasificar atendiendo a diversos criterios. Así, según el medio empleado se distinguen:

Delitos patrimoniales con violencia e intimidación en las

personas (robo con violencia o con intimidación, extorsión, etc. Delitos patrimoniales con fuerza en las cosas (robos con fuerza)

Delitos patrimoniales sin violencia o intimidación en las personas

ni fuerza en las cosas (hurto, apropiación indebida, etc. Delitos patrimoniales con engaño (estafas).

También se pueden clasificar según el objeto sobre el que recaen:

Delitos patrimoniales sobre inmuebles (usurpación, estafas inmobiliarias, Delitos patrimoniales sobre muebles (hurto, robo) Finalmente se pueden clasificar según exista o no enriquecimiento del autor:

Delitos patrimoniales

de enriquecimiento mediante

apoderamiento, defraudación, explotación o negocio. Delitos patrimoniales sin enriquecimiento (hurto de cosa propia, daños, incendios, etc.) En los últimos años la delincuencia española ha aumentado

cuantitativa y cualitativamente, especialmente en lo que se refiere a la violencia, los homicidios, los asesinatos y las lesiones graves que han

experimentado

un

incremento

considerable.

Cada

vez

son

más

habituales

los

delitos

en los

que

para su ejecución se ha usado

violencia

gratuita

e

innecesaria.

La violencia no es un fenómeno nuevo. El comportamiento agresivo es el mecanismo de defensa del ser humano, está en nuestra estructura genética. No hubiéramos podido sobrevivir sin este elemento. El comportamiento violento es diferente, es hacer daño a las personas o cosas y no todos tenemos comportamientos violentos. La violencia no forma parte de nuestra estructura genética.

La educación genera dos efectos de control, uno sobre el comportamiento violento y otro sobre la conducta sexual. En ninguna cultura hay hábitos permisivos sobre la conducta sexual, ni ha habido nunca permisividad absoluta hacia el comportamiento violento (Las guerras, por ejemplo, siempre han tenido regulación). Los comportamientos violentos, con violencia inusitada, siempre han provocado impactos en la sociedad. Tenemos la apreciación de que vivimos en el momento más violento de la historia, cuando no es cierto. Los comportamientos violentos no están legitimados como lo estaban en la antigüedad. Si es cierto que, probablemente, nunca se ha podido consumir tanta violencia sin implicarnos en ella. Esto es lo realmente nuevo: Violencia real en directo a través de los medios de

comunicación.

El incremento de la violencia grave se aprecia especialmente en las ciudades y en los países industrializados y que se manifiesta

fundamentalmente bajo la forma del terrorismo y el “gran bandolerismo” que origina infracciones extremadamente graves,

como atracos a bancos. Notas comunes a estas dos tipologías delictivas son el carácter extremadamente violento de las acciones y el desprecio absoluto de las consecuencias que puedan provocar en la vida e integridad física de las personas.

En todo caso la criminalidad violenta abarca los delitos dolosos de homicidio y lesiones corporales, el robo con violencia, así como la violación y la coacción sexual.

Otra característica de la delincuencia actual es la existencia de grupos organizados de delincuentes profesionales. En primer lugar lo que se ha venido en denominar “crimen organizado”. Estos delincuentes no tienen una especialidad delictiva, sino que se interesan por numerosos sectores de actividad delictiva y tienen como criterios para intervenir en dicho sector la rentabilidad y la obtención del máximo beneficio económico. Junto a estos grupos fuertemente estructurados y jerarquizados, existen numerosos grupos organizados de delincuentes cuyas estructuras no son tan estrictas ni jerarquizadas y que ejercen su actividad en uno u otro sector de delincuencia: traficantes de drogas, equipos especializados en determinado tipos de robos, en negociación de cheques robados, en el tráfico de moneda falsa en el tráfico de personas (trata de blancas) y en el tráfico de armas. Entre ellos no parece existir relaciones orgánicas, entablan entre ellos relaciones episódicas con ocasión de un asunto determinado que en ocasiones pueden resultar conflictivas (ajustes de cuentas) y estos grupos parecen menos especializados que en el pasado (cambian con relativa facilidad de sector de actividad según las circunstancias).

También se ha observado el incremento de la criminalidad económica y financiera, tales como las negociaciones de cheques falsificados, las estafas, el tráfico de divisas y los delitos contra los

mercados de valores y contra la hacienda pública. Además se están produciendo nuevas topologías delictivas mediante el uso de las

nuevas tecnologías

(fraudes

a

través

de Internet).

Igualmente se está observando una internacionalización de la delincuencia a causa de las facilidades actuales en el campo de los transportes y comunicaciones, el turismo y los intercambios comerciales internacionales, la apertura de fronteras y las flexibilidades para el paso de las fronteras. En los últimos años se ha incrementado el tráfico de drogas, gracias a dichas circunstancias y a la existencia de grandes desigualdades económicas entre distintas zonas del planeta. Además, existen otros tráficos que afectan a todas los países: de armas, de moneda, de obras de arte robadas, de automóviles, de oro, etc ...

También podemos considerar el incremento de delitos contra el medio ambiente; la aparición de nuevos métodos en la comisión de delitos; la más que evidente disminución de edad de los delincuentes y la cada vez mayor participación de la mujer en los actos delictivos.

No se trata de una delincuencia nueva, sino de nuevas formas de

ejecución

del

delito

y

de nuevos medios para cometerlos.

Finalmente, respecto a los delitos cometidos en el ámbito intrafamiliar, para algunos autores la violencia que se ejerce en el seno familiar es la forma de violencia más extendida en nuestra sociedad, a la vez que es la forma de violencia menos controlada, a la que no se le da todavía la debida importancia, aun cuando en los últimos años se ha podido apreciar un débil avance en su persecución y fundamentalmente en la protección de las víctimas. En este ámbito ha existido y existe una elevada cifra negra debido a que para los implicados y para los círculos más cercanos suelen considerarla un asunto privado. Sin embargo, sus consecuencias sociales y psíquicas no son tan inocuas. Por una parte este tipo de violencia puede provocar daños psíquicos considerables y por otra, los menores

aprenden que la violencia representa aparentemente una medida eficaz para solucionar conflictos.

Los delitos de violencia que se producen en el ámbito familiar son descubiertos en raras ocasiones. La cifra negra, como he mencionado, es aun considerablemente alta. Por otro lado la actitud de la opinión pública ante estos problemas de violencia intrafamiliar está dividida, o no se toman en serio los hechos y sus consecuencias o bien, cuando son conocido judicialmente, se exige una drástica punición.

Las víctimas de la violencia domestica son los miembros más débiles de la familia: los niños, las mujeres y las personas mayores y abarcan delitos puramente de agresión y delitos con referencias sexuales. Los niños, en este tipo de delitos, disponen de menos recursos para denunciar los hechos.

Para paliar las consecuencias de este tipo de violencia se vienen creando en los últimos años centros de acogida para mujeres maltratadas y centros de protección de menores, que han probado su eficacia en situaciones de peligro y necesidad urgente.

II.7. Delincuencia Juvenil En República Dominicana

La delincuencia juvenil en la República Dominicana es una manifestación evidente del estado de pobreza a la cual nuestra fallida democracia ha hundido las clases de bajos ingresos. Cabe decir que este no es el único factor coadyuvante a este flagelo social. La política gubernamental de los distintos pasados gobiernos y los que les sigan deberán ser dirigida a cambios hacía de conquistas sociales donde sean implementadas reformas tendentes a la modernización y transformación de los instrumentos y mecanismos que se necesitan para el desarrollo de un plan de gobierno efectivo. Una democracia dirigida con transparencia le daría las bases necesarias para disminuir la actual situación de inseguridad ciudadana por la cual atraviesa nuestra sociedad.

Ese gobierno está en la obligación de parar el patrón de corrupción existente. Nuestro gobierno necesita del uso sistemático y amplio a un sistema de evaluación a los programas sociales existentes, de tal manera que estos programas sean efectivos y lleguen a donde deben llegar. El gobierno debe ser ético y moral. Anteriormente hemos expresado que esa evaluación buscara un modelo de política basado en el derecho a la salud, la educación, la justicia, la transformación laboral con énfasis en la agricultura y las facilidades habitacionales. Pero para lograr estos objetivos se necesita la voluntad para su implementación, y además la determinación de enfrentar los intereses púdicos que son insensibles a las necesidades de las clases sociales sin recursos. De ahí que el presupuestos de la nación debe enfatizar y priorizar estas necesidades. Y hacer lo que nunca se ha hecho.

Es precisamente el factor que arropa el desempleo, lo que influye a que algunos individuos busquen en el narcotráfico una válvula de escape como solución a sus necesidades económicas. El analfabetismo contribuye a que el país sea condenado a que sus ciudadanos no puedan desarrollar el potencial que se requiere para que podamos avanzar hacia un mayor desarrollo. Para eso hace falta

hacer lo que “nunca se ha hecho”. Acabar con la impunidad y llevar a

los corruptos a la justicia y que sean condenados en sus respectivas medidas de justicia.

La pobreza genera la frustración de los afectados lo que se traduce en crisis de familia, con lo cual se da paso a la creación de una subcultura de violencia y delincuencia. Nadie escapa al efecto de esta descomposición socio-política a la que conduce la pobreza. Debemos enfocarnos hacia una participación colectiva multidisciplinaria con todos los sectores representativos de la sociedad. Se hace necesario la participación de los legisladores, economistas, médicos, abogados, ingenieros, psicólogos, educadores, comunicadores, trabajadores sociales y todos los ministerios gubernamentales. Todos con una visión y una determinación en la cual haya una intención y una voluntad de enfrentar seriamente ese mal que impide el desarrollo del país.

La práctica impositiva de una rigorosa política de autoridad, y austeridad, inevitablemente, servirá de instrumento para enfrentar la corrupción de los servidores del erario público.

El debate sobre la pobreza resulta en beneficio para la búsqueda de una solución a este crónico problema que aqueja a nuestro pueblo. Pero reducir la pobreza es una tarea bastante complicada. Por un lado tenemos un déficit en las esferas de la educación y la salud que impiden que las realizaciones de políticas efectivas puedan implementarse a un ritmo acelerado. La reducción de la pobreza se traduce en una garantía de disfrutar de una mayor seguridad ciudadana con una vida disfrutada en mayor sosiego, y lo que permitiría que nuestra democracia pueda ser más efectiva. Es necesario y oportuno usar todos los recursos disponibles para una vez y por todas entender que un fallo en nuestra responsabilidad de hacer los cambios que exige nuestra situación actual podría convertirse en un futuro en una punta de lanza en contra de nuestra incapacidad e indiferencia a la búsqueda de una sociedad más justa y equitativa.

El resultado a los efectos de la pobreza podría sorprendernos si no asumimos la responsabilidad de crear las condiciones para que el precario nivel de vida en que se encuentra nuestro país tome otro horizonte. Nuestra sociedad necesita un equilibrio socioeconómico donde la distribución de la riqueza contribuya a disminuir la brecha entre ricos y pobres.

La estabilidad social dependerá de nuestras capacidades para buscar soluciones efectivas a todos los males que surgen de la pobreza. Las soluciones no deben ser paliativas, para callar temporalmente las voces de protestas. Se debe buscar todas las

alternativas que puedan dar al traste con la miseria de vivir indiferente a nuestras responsabilidades.

Dada la profundidad problemática alcanzada por la situación de pobreza en la República Dominicana, la cual ha creado situaciones insostenibles de inseguridad social, se hace necesario que nos esforcemos por buscar las soluciones necesarias que conlleve a un futuro prometedor de equidad para todos. Se requiere una mejor distribución de ingresos. Es imperativo crear mejores condiciones de gobernabilidad mediante la implementación de políticas económicas efectivas que garanticen una mayor participación de las capas sociales menos favorecidas.

Con la efectividad de una sociedad que garantice la confianza a todos sus ciudadanos, las instituciones se verán fortalecidas y el país puede ser encaminado hacia un mejor desarrollo con un manejo de gobernabilidad más fortalecido.

Muchos son los proyectos de desarrollo que pueden ser implementados y los cuales tendrían oportunidad de participación las diferentes comunidades sociales del país. Un dato importante de su participación es que estas organizaciones son autosuficientes.

Dentro del campo de la salud pública debemos considerar una política de prevención de enfermedades infectas contagiosas. En este renglón debemos citar la necesidad de buscarle solución al problema de contaminación de las aguas de consumo de la población. Es de considerar como una prioridad un programa de mejoramiento de la calidad de los alimentos a través de darle facilidad en el enriquecimiento de la dieta diaria. Aquí cabe el Patronato Nacional de Nutrición con el programa de nutrición escolar.

Hace falta programas de educación nutricional. Esta política de salubridad debe a proporcionar un mejoramiento de los desechos sanitarios que incluya implementación de latinización y fabricación de acueductos a nivel nacional.

A nivel hospitalario debe enfatizarse los programas de vacunación, y eliminación de todos los focos propiciadores de plagas y mosquitos. Para facilitar todas estas políticas en la salud, se debe aumentar el número de centros médicos asistenciales enfatizando la medicina preventiva de atención de primer nivel. La violencia doméstica y

juvenil necesita de la participación de salud pública. La Secretaria de salud pública deberá trabajar en combinación con otras instituciones estatales y privadas especialmente con las áreas que le son comunes unas a otras.

II.8. Violencia Y Delincuencia En República Dominicana

Si bien es cierto tenemos que proteger el rol policial, desde enero hasta la fecha al menos casi 400 personas han muerto de diversas formas de manos criminales, los cuales comenten sus abominaciones por distintos hechos en lo que citamos el robo a manos armada, en riña o disputa de punto de distribución y consumo de drogas y otros por despojo de vehículos.

En cuanto a la actuación policial es lamentable que todo parezca indicar que existen sectores desaprensivos que no quieren que la sociedad dominicana sea defendida de los violadores y liberada de los criminales, asesinos, malhechores y asaltantes que surgen cada día en nuestro país.

Es lamentable que a pesar de las vivencias cotidiana y las actuaciones delictivas que comenten, aun a si nuestro pueblo sigua adoleciendo y dando la razón a los derechos humanos cuando un policía actúa en contra de un criminal que no vacila para quitarle la vida a un ciudadano.

Como es posible que un organismo público, al que debemos aplaudir su actuación para combatir a nuestros transgresores mediante una policía que busca a toda costa la preservación de la vida del individuo así como también de sus bienes, y aun así se muestra inconformidad ante la lucha contra el crimen que libran miles de agentes del orden que muchas veces son abatidos, porque no ver el incremento cotidiano de la criminalidad, inseguridad ciudadana y violencia, de los asaltos, los asesinatos, de civiles y policías y de igual modo olvidamos también a los que no adaptan las medidas, y es que el

delincuente es también un potencial asesino, que no vacila en matar a quien enfrente su actos.

Y yo me pregunto qué debe hacer un policía frente a un asaltante armado, que amenaza su vida. O es que la delincuencia organizada usa palos y cuchillos de gomas en la comisión de sus abominables acciones, porque llevar el desánimo a una institución que trabaja noche y día contra el crimen aun con sus altas y bajas y exceso de poder. La población debe mirar con preocupación la muerte de civiles y policía que cobran los delincuentes a la hora de cometer sus fechorías, es necesario darle un amplio respaldo a la uniformada gris o policía nacional en la lucha contra el crimen organizado ya que la delincuencia es un problema de grandes magnitud superior a la que solo podemos ver.

Es bueno aclarar que en nuestro país o sociedad, ya no contamos con simples ladrones de patio o carterista, no ahora debemos combatir a poderosos delincuentes profesionales, cuya ferocidad genera los peores asesinatos a quema ropa y sangre fría.

Es cierto que aquí no existe la pena de muerte, pero ello involucra también al policía, que combate a quiénes pretenden quitarnos la nuestra, y es que cuando un delincuente acaba de matar a su víctima, perseguirlo es un riesgo implícito que el policía corre ya que el delincuente ve en el a su peor enemigo, pues este procura despojarlo de su botín y hacerlo pagar por su crímenes.

El delincuente es sabio y casi nunca levanta las manos en presencia del policía, y su reacción instintiva es atacarlo si la evasión es imposible, trayendo como consecuencia que el policía mate el delincuente o que él se deje matar en el intento de defender su vida a nuestro modo más importante que la del delincuente.

II.9. Gobierno Define 6 Provincias Con Mayor Índice Violencia; Tomará Medidas Seguridad Ciudadana

El vice-ministro de Interior y Policía licenciado César López, al encabezar un encuentro con las autoridades de la provincia de San Cristóbal, dijo que el Estado tiene señaladas las provincias Santo Domingo, Distrito Nacional, Santiago, Monseñor Noel y San Cristóbal, con el mayor índice de delincuencia y violencia.

Expresó, que Interior y Policía en los primeros tres meses se enfocarán en realizar reuniones de avanzadas, ya que el presidente Danilo Medina emitirá decretos con miras a enfrentar la delincuencia y la violencia en todo el país:

“Entonces los vamos a focalizar en estos tres primeros meses, tales

como en Higüey, en donde está en la región del Este el foco de ilegalidad, de robos el narcotráfico, la violencia intra-familiar, Higüey y la Romana, son las poblaciones donde hay más crimines en el Este,

donde efectuaremos reuniones de avanzadas con la sociedad para

educar la población, orientando para informar”.

Manifestó el vice-ministro de Interior y Policía César López, que no enfrentarán la violencia con más violencia, donde maten tres que maten seis al otro día, no, eso no, hay que crear una conciencia, una cultura de paz, y que esa cultura de paz se construya a la medida, mediante la conciencia del problema.

“En esa cultura de paz que se va a construir y comienza a construirse

vamos a tener la estructura comunitaria, en fuerza de alianza a la fuerza productiva, llámese a la Policía Nacional, los cuerpos investigativos, fuerza del Ejercito y de la marina de Guerra, estamos convocando donde existan puertos marítimos, en Higüey, La Romana, Puerto Plata, Barahona, Pedernales”.

Señaló, que los que se mueven con el narcotráfico utilizaron los puertos y las fronteras para alimentar su práctica, donde también se tomaron medidas especiales para combatir el tráfico de drogas.

“Este proceso que inicia hoy con esta reunión, se comienza a

alimentar el programa del gobierno para combatir la delincuencia, la violencia intrafamiliar y el narcotráfico, micrográfico, para mantener

una cultura de paz y tranquilidad”.

Significó, que se llevará a cabo una segunda asamblea de autoridades de la provincia, porque todos los alcaldes y encargados de Distritos Municipales brillaron por su ausencia en el salón de la gobernación civil, debido a una protesta de profesores en esta población no llegaron a tiempo al encuentro.

Añadió, que los alcaldes y encargados de Distritos Municipales son columna vertebrales del programa del gobierno contra la delincuencia y la violencia, porque en ellos descansará la esencia de los proyectos del estado, donde serán convocados en un segundo encuentro que se hará rápidamente, en esta provincia.

El encuentro organizado por el gobernador civil licenciado Julio César Díaz, estuvieron presentes, una representación del Cuerpo de Bomberos, el coronel Feliz Fernández jefe de la Policía Preventiva, el teniente coronel Oscar Tejeda Báez, inspector de la Policía Metropolitana (AMET), y de otras instituciones.

II.10.

Las

Provincias

República Dominicana

Con

Más

Homicidios

En

La

SANTO DOMINGO. Más del 50 por ciento de los homicidio que ocurrieron en el país durante el primer semestre de este año se producen en el Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo, Santiago, San Cristóbal, La Altagracia y Duarte.

A pesar de que en esas demarcaciones se registraron 70 casos menos que en igual período de 2015, los 469 homicidios cometidos en esas zonas representan el 50.6 por ciento de las 875 muertes de ese tipo ocurridas en todo el territorio nacional en los primeros seis meses de este año.

De acuerdo a los datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana que coordina el Ministerio de Interior y Policía, entre enero y junio de este año, en Santo Domingo hubo 166 homicidios; en el Distrito Nacional 105; en Santiago 96 y en San Cristóbal, La Altagracia y Duarte 34 en cada una.

A esos lugares le siguen con mayor tasa de homicidios San Pedro de Macorís con 31; La Vega con 26 y San Juan con 22 respectivamente.

II.11. Un Plan Para Disminuir La Delincuencia

El tema de la delincuencia tiene en vilo a toda la sociedad, pues no sabemos en qué momento podríamos ser agredidos por alguien desconocido. Ahora, antes de salir de la casa, tengo que pensar a dónde quiero ir; a qué voy; cómo es esa zona y qué debo llevar. Todas esas preguntas, cada quien, se las hace en silencio a causa de la delincuencia que nos arropa.

Ese acto de ser agredido por una persona desconocida,

popularmente le llamamos “Delincuencia”, quizás por el número de

veces que ocurre cada día. Pero delincuente es todo aquel que comete un delito, es decir, un acto contra la ley. Esta conducta es atendida por el Poder Judicial, a través de un Código, que administra el Juez, el

cual deberá evacuar una sentencia en contra del infractor para poder ser considerado como tal.

La delincuencia es una conducta humana, es una actitud, que se produce en todos los estamentos de una sociedad, que afecta a todos los sectores sociales, incluyendo el poder político, religioso y empresarial. Pero donde más efervescencia tiene es en los sectores marginados, por la forma en que ocurre, por la violencia con que se da, por el método que usa.

Esa delincuencia “Popular” la atribuimos a la desigualdad social

causante de la marginalidad, a la falta de preparación para ocupar un puesto de trabajo, a la falta de empleos, al efecto de la publicidad desmedida hacia patrones de consumo, a madres y padres soltero sin preparación para formar familia, a los vicios, al hacinamiento, en fin, diversos son los componente que, a nuestro juicio, la generan.

La búsqueda de una solución a este problema deber ser articulada por los organismos del Gobierno responsables de aplicar la política social. Este es un problema del sistema, por tal razón, no puede quedar fuera ninguno de los actores responsables de actuar a tiempo para evitar que se amplíe el rango de la edad de jóvenes afectados por las desigualdad social, es una cantidad inmensa de niños los que están aprendiendo esa conducta de sus hermanos y vecinos, de adolescentes y jóvenes adultos que han escapado del control de sus padres.

El problema es que nuestro país está fortaleciendo el elemento de control y no de las causas que la originan. En su mayoría, los elementos de control actúan sobre el problema después de cometido el delito. La Policía Nacional busca una nueva ley más severa, una nueva ley para el porte y tenencia de armas, el 911 con vigilancia de cámaras y el servicio de atención ciudadana, la Sociedad responsabiliza al Juez de no aplicar medidas más fuertes al implicado.

Entonces uno se pregunta, ¿Qué está fallando en todo este proceso? Frente al juez falla la investigación de los hechos, el soporte de las pruebas documentadas, sin la cual se hace difícil la calificación del acusado de cometer el delito. Los agentes de la Policía

Nacional, provienen de los mismos sectores sociales de donde vienen los delincuentes, con insuficientes incentivos salariales y otros beneficios sociales, víctimas de la misma situación de vida.

La Policía Nacional registra denuncias que no se investigan, las que pasan a llamarse ficha policial, la cual no tiene vínculo con el Código Procesal Penal, pero, en un determinado momento, se pueden convertir en sentencia de muerte para los que acumulan varias de estas, y la sociedad la valida con otro termino para el infractor, le llama “Fichado”.

Por donde pudiera venir una mejora? Pienso que hay que fortalecer el área de investigación del Ministerio Público o fortalecer el área de investigación policial. La investigación será la única forma para sustentar las evidencias para el sometimiento del implicado en los diferentes hechos atribuidos de manera que, facilitaría al Juez aplicar sanciones precisas y correspondientes.

Toda la sociedad espera de sus autoridades el inicio de un plan efectivo que muestre la capacidad en la solución del problema de la delincuencia “popular” porque la gente está temerosa de salir a convivir socialmente.

Propuesta complementaria para la solución o mejora en el control del flagelo de la delincuencia popular.

Establecer un plan a mediano, largo plazo, similar al plan de Alfabetización, el cual pueda ser monitoreado en sus avances, mediante la creación de mesas provinciales de trabajo para que en cada provincia disponga de su propio plan y estrategias de trabajo. Crear una motivación utilizando a líderes juveniles, artistas urbanos, medallistas destacados del deporte para producir mensajes orientados a mejorar la conducta de jóvenes en riegos de ser atraído por este flagelo.

Ofrecer un programa de formación técnica a los jóvenes en los sectores donde viven para que estos puedan estar en capacidad de buscar un empleo.

Otorgar al joven que acepta la formación una dieta mensual para cubrir sus gastos de merienda y transporte mientras se capacita. Disponer de un capital semilla para iniciar proyectos a emprendedores que le permita ganarse la vida limpiamente ejerciendo un trabajo de manera independiente, donde el beneficiario se comprometa a reembolsar un porcentaje del financiamiento de inicio.

Iniciar el plan con personal especializado para el reclutamiento e incorporación de candidatos a la formación.

Utilizar programas publicitarios dando testimonio del progreso de jóvenes que se acogieron al plan.

Este plan debe estar integrado por: El Ministerio de la Presidencia, Ministerio de Interior y Policía, Ministerio de Trabajo, Ministerio de la Juventud, Por el Infotep, Ministerio Publico, Policía Nacional, El mismo debe estar apadrinado por entidades de la Sociedad Civil, Empresarios y del pueblo en general, para que se entienda que es un problema de todos, y por eso debemos aportar.

No será posible impedir la movilidad de las personas que viven en los sectores marginados, porque los mismos sectores que no son marginados, los necesitan, así que no queda de otra, todos debemos aportan para producir la solución al problema, para que nuestras gentes puedan vivir en paz, con la alegría de disfrutar lo que nuestro Padre Creador nos ha dado, la vida.

II.12.

¿Tiene

delincuencia?

solución

el

problema

de

la

“Los estudios indican que la mayoría de los delincuentes

reincidentes seguirán causando daño aun después de salir de la cárcel y que los costos, incluidos los que no se pueden calcular monetariamente, seguirán siendo astronómicos.” (Inside the Criminal Mind [La mente criminal], del doctor Stanton E. Samenow.)

Sea donde sea que vivamos, parece que cada día se cometen delitos más atroces. Es lógico, pues, que nos preguntemos: ¿Son efectivos los métodos disuasivos aplicados por las autoridades, como sanciones más severas, penas privativas de libertad, etc.? ¿Reforman las cárceles a los malhechores? Y más importante aún, ¿está la sociedad atacando la raíz del problema?

Refiriéndose a las medidas que se adoptan con el fin de contener la

delincuencia, el autor arriba citado escribió: “Tras su paso por la

cárcel, [el delincuente] tal vez sea más astuto y más cauto, pero no deja de aprovecharse de otros ni de cometer fechorías. Los índices de

reincidencia solo reflejan el número de los que no han sido lo bastante

cuidadosos para evitar que los capturen [otra vez]”. En efecto, las cárceles suelen convertirse en “escuelas de etiqueta” donde, sin

proponérselo, se ayuda al malhechor a refinar su comportamiento

antisocial (véase el recuadro de la página 7 “¿Escuelas de delincuencia?”).

Por otra parte, la impunidad de los delitos envía a los delincuentes un mensaje equivocado: que el crimen sí paga; esto lo incentiva a proseguir sus actividades con más osadía. Como escribió un antiguo rey: “Por cuanto la sentencia contra una obra mala no se ha ejecutado velozmente, por eso el corazón de los hijos de los hombres ha quedado plenamente resuelto en ellos a hacer lo malo” (Eclesiastés 8:11).

II.13. ¿Delincuentes Por Necesidad O Por Elección?

¿Es el delito la única opción que tienen algunas personas para

sobrevivir? “Al principio veía el delito casi como una reacción normal,

por no decir justificable, a la miseria absoluta, la inestabilidad y la

desesperación en la que estaban sumidos los delincuentes”, confiesa

Samenow. No obstante, después de estudiar el tema en profundidad,

cambió de opinión. “Los delincuentes son lo que son por elección

propia dice. El delito [

...

]

es ‘causado’ por la forma de pensar del

sujeto y no por el ambiente que lo rodea.” Y añade: “La conducta es principalmente el resultado del pensamiento. Todo acto va precedido, acompañado y seguido del pensamiento”. Su conclusión fue que, más que víctimas, los delincuentes “son victimarios que han elegido libremente su modo de vivir”.

Elegir, esa es la palabra clave. Un titular aparecido hace poco en un periódico británico decía así: “El delito es la carrera más elegida por jóvenes urbanos que aspiran a algo mejor”. Por haber sido dotados de

libre albedrío, los seres humanos tenemos la capacidad de elegir qué camino tomar, aun en circunstancias difíciles. La prueba está en que hay millones de personas que luchan a diario contra la injusticia social

y la pobreza o viven en familias disfuncionales y, sin embargo, no se han convertido en delincuentes. “El delito lo causan los delincuentes —asevera Samenow, no los malos vecindarios ni los malos

padres [

]

ni el desempleo. Su origen reside en la mente de los

... individuos y no en las condiciones sociales.”

II.14. El Delito Nace De Adentro

La Biblia pone el acento en la persona interior más bien que en las circunstancias. Santiago 1:14, 15 explica: “Cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo. Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado”. Los malos pensamientos alimentan los malos deseos; estos, a su vez, pueden traducirse en acciones perjudiciales. Por ejemplo, la simple curiosidad por la pornografía puede tornarse en una obsesión por el

sexo que lleve a una persona a hacer realidad sus fantasías, quizás

traspasando la ley. Otro factor es la importancia que el mundo atribuye al yo, al dinero, a los placeres y a la gratificación instantánea. La Biblia predijo lo

siguiente para nuestros tiempos: “En los últimos días [

]

los hombres

serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, [

]

feroces, sin

amor del bien [

]

[y] amadores de placeres más bien que amadores

... de Dios” (2 Timoteo 3:1-5). Lamentablemente, dichas actitudes se ven fomentadas por el cine, los videojuegos, la literatura y los malos modelos de conducta, lo que favorece el crecimiento del delito.* Con todo y eso, nadie tiene por qué sucumbir a tales influencias. Es más, hay personas que, pese a su pasado delictivo, han cambiado completamente su actitud y forma de vivir.

II.15. Es Posible Regenerarse

Que alguien sea delincuente no significa que esté condenado a serlo

por el resto de su existencia. El libro Inside the Criminal Mind sostiene que así como una persona puede elegir la senda del delito, así también “puede optar por otra vía y aprender a vivir con responsabilidad”.

La

experiencia

ha

demostrado

que,

sean

cuales

sean

sus

antecedentes, la gente puede regenerarse.* Solo se necesita el deseo de cambiar las actitudes, las motivaciones y los patrones de pensamiento para que se ajusten a las normas inmutables del Creador y no a los valores cambiantes del hombre. Al fin y al cabo, ¿quién sino Dios sabe lo que más nos conviene? Además, ¿acaso no tiene él el derecho a determinar lo que es bueno y lo que es malo para los

humanos? Con ese fin inspiró a unos cuarenta hombres devotos para que escribieran lo que hoy conocemos como la Santa Biblia, un libro singular que bien podríamos llamar el manual del hombre para una vida feliz y con sentido (2 Timoteo 3:16, 17).

Es verdad que realizar los cambios necesarios para agradar a Dios no es cosa fácil, ya que debemos combatir el tirón de nuestras tendencias pecaminosas. De hecho, un escritor bíblico calificó de

‘guerra’ al conflicto que libraba en su interior (Romanos 7:21-25). Pero él superó victorioso la prueba porque confiaba, no en sus propias fuerzas, sino en la de Dios, cuya Palabra inspirada “es viva, y ejerce poder” (Hebreos 4:12).

II.16. Cuadro de que ilustre los resultados de algunos estudios realizados

En el siguiente cuadro se muestran los datos comparativos de homicidios por provincias, años 2015-2016.

Provincia

Ene-Mar 2015

Ene-Mar 2016

Diferencia

 

Azua

14

12

-2

 

Monseñor Nouel

17

16

-1

 

Bahoruco

8

12

4

 

Monte Plata

15

15

0

 

Barahona

22

20

-2

 

Montecristi

10

14

4

 

Dajabón

4

6

2

 

Pedernales

3

1

2

 

Distrito Nacional

95

105

10

 

Peravia

15

19

4

 

Duarte

33

34

1

 

Puerto Plata

19

20

1

 

El Seibo

11

8

-3

 

Samaná

14

7

-7

 

Elías Piña

10

1

-9

 

San Cristóbal

59

34

-25

 

Espaillat

24

20

-4

 

San José de Ocoa

7

3

4

 

Hato Mayor

5

5

0

 

San Juan

25

22

-3

 

Hermanas Mirabal

8

5

-3

San Pedro de Macorís

21

31

10

Provincia

Ene-Mar 2015

Ene-Mar 2016

Diferencia

 

Independencia

2

4

2

 

Sánchez Ramírez

9

12

3

 

La Altagracia

39

34

-5

 

Santiago

107

96

-11

 

La Romana

35

14

-21

 

Santiago Rodríguez

2

4

2

 

La Vega

38

26

-12

 

Santo Domingo

184

166

-18

 

María Trinidad Sánchez

7

13

6

 

Valverde

13

17

4

 

Total general

875

796

-79

 

Capítulo

III

Elementos Finales

III.1. Conclusión

Como se ha podido verificar con las informaciones dadas anteriormente la delincuencia juvenil ha aumentado de manera abismal años tras años, ya que cada vez es peor la situación económica, lo que conlleva a que los jóvenes actúen de muy mala forma, es decir, cometan delitos a temprana edad, esto le afecta tanto en la parte psicológica como social.

III.2. Recomendaciones

Recomendamos a los jóvenes a que aprovechen el tiempo preparándose para un futuro mejor, de manera a que así mantenga la mente ocupada para que no piense en eso de romper las leyes. También al gobierno dominicana que dé más oportunidades de trabajo para que así los jóvenes aprendan a ganar dinero con el sudor de su frente, para que así dejen de estar robando y cometiendo cosas indebidas. Implementando programas sociales a favor principalmente de la juventud, implementando fuentes de empleos en grandes proporciones y construyendo escuelas vocacionales en la gran mayoría de los municipios del país con el propósito de que la juventud se forme en las distintas carreras técnicas.

III.3. Glosario De Términos

Un Promotor: Es un empresario que lleva a cabo todo lo necesario para la realización de un concierto, desde la contratación, promoción y venta de entradas hasta la organización y producción técnica del mismo.

Los Armónicos: Son una serie de sonidos de cuya existencia no nos percatamos pues, al ser "inaudibles" la mayoría de ellos, sólo los escuchamos mencionar raras veces como material didáctico.

Hurto:

Consiste

en

una

cosa mueble ajena que, a diferencia del robo, es realizado sin fuerza en las cosas, ni violencia o intimidación en las personas.

III.5. Anexos

III.5. Anexos 54 | P á g i n a
III.5. Anexos 54 | P á g i n a
III.5. Anexos 54 | P á g i n a
III.5. Anexos 54 | P á g i n a
III.5. Anexos 54 | P á g i n a
III.5. Anexos 54 | P á g i n a