Está en la página 1de 474
MANUAL PARA - i EL PROYECTO Y ANALISIS | DE SISTEMAS : DE PUESTA A TIERRA Seguridad de personas y equipos en instalaciones de alto voltaje Uh Hy} th Me a in { Uy o Ai) ah MANUAL PARA EL PROYECTO V ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. PREFACIO Este manual esta escrito para ingenieros y otros profesionales que deben resolver problemas relativos a la seguridad de las personas y equipos en instalaciones de alta tensién, como consecuencia de la circulacién a través del terreno de corrientes de gran magnitud, presentes en condiciones de falla de los sistemas eléctricos, o motivadas por otro tipo de pertur- baciones, ya sean de origen interno 0 extemo a éste. Tiene su origen en variados antecedentes recogidos 0 elaborados por el autor en su desemperio como asesor a diversas empresas, En lugar de dejar esta informacién en el bail de los recuerdos, el autor ha preferido recopilaria, ordenarla y complementarla para su publicacién, de modo que sea de utlidad a quienes deben abordar y resolver este tipo de problemas. Es frecuente observar en el diario vivir de nuestro mundo, cada vez més electrificado, accidentes supuestamente fortuitos, que afectan a vidas humanas o que dafan equipos de alto costo, justficandose como algo inevitable, consecuencia del azar y la "mala suerte”. De haberse analizado con algo de profundidad estos accidentes, se habria concluido que gran parte de ellos se podian haber evitado aplicando las normas y procedimientos correspondientes. Aunque la aplicacién juiciosa de normas y procedimientos no es una panacea que soluciona todo y elimina los accidentes, si conduce a reducirlos en gran medida. Por tanto, estas normas deben existir y respetarse. El propésito principal de este manual es presentar de manera organizada los conceptos y métodos empleados en la solucién de los problemas que pueden producirse en materia de seguridad para las personas y equipos en instalaciones de alta tension o relacionadas con ella. Se pretende dar al usuario una comprensién conceptual del tema, de modo que esté capacitado para resolver cada situacién particular, en lugar de aplicar sélo recetas de caracter general Este manual se refiere principalmente al andlisis y proyecto de puestas a tierra y temas fines a la seguridad de las personas y equipos, en sistemas de alta tensiin (sobre 1 KV) y en instalaciones industriales 0 de otro tipo, relacionadas en alguna forma con estos sistemas de suministro de energia eléctrica. En sistemas de baja tensién, debido a la diversidad de situaciones particulares que pueden producirse, por la cantidad y caracteristicas de las personas que pueden estar compro- ‘metidas, por sus actitudes frente a una situacién 0 fendmeno eléctrico (incapacidad de concluir y realizar acciones preventivas 0 correctivas), deben utiizarse evidentemente criterios y normas que tengan como meta ideal cubrir, en lo posible, toda la gama de situaciones adversas. En este sentido, las normas que se utiizan en baja tension son proporcionalmente mas conser vadoras y restrictivas que las conclusiones que pueden deducirse para una situacién similar en alta tensién. Por otro lado, debe considerarse el aspecto econdmico, el cual puede justificar un estudio particular en alta tension, pero no asi en baja tensién, donde el costo en que se incurre puede sobrepasar el beneficio obtenido al concluirse una recomendacién diferente a la estable- cida en las normas. No obstante lo anterior, gran parte de los conceptos expuestos, y de las técnicas y proce- dimientos descritos son aplicables en el andlisis de sistemas de baja tension; por ejemplo, para estudiar una situacion particular justiicable, 0 para verificar y actualizar las recomendaciones y normas generales de baja tensién. En ambos casos, teniendo siempre presente que se trata de tun campo de accién diferente al de un sistema de alta tension. Este manual tiene un objetivo esencialmente practico. Por un lado, intenta recopilar en un ‘solo texto una parte importante de la informacién relativa al tema, la que se encuentra dispersa €en la literatura técnica, junto con estudios y experiencias propias del autor. Por otro lado, se ha Prefacio pet Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA considerado que a pesar de existir numerosas publicaciones y textos que exponen la teoria general de puestas a tierra, éstos lo hacen independientemente de su relacién y aplicacion a los sistemas eléctricos de potencia. En este escrito se pretende aunar estos temas, En a exposicién de las materias, se ha tratado de evitar, en lo posible, los desarrollos, analiticos, indicéndose en todos los casos, los criterios y premisas de las formulaciones, y sus aproximaciones y limitaciones de aplicacién. Se indican, ademés, los antacedentes bibliograficos ue permiten profundizar en las diversas materias. Se hace uso frecuente de ejemplos de situa- clones tipicas que se presentan en la préctica, Este manual esté dividido en dos volimenes; el primero se refiere a los conceptos y procedimientos generales para el proyecto y andlisis de sistemias de puesta a tierra. E| segundo, ‘a publicarse con posterioridad, se refiere a aplicaciones especificas de los procedimientos gene- rales: puesta a tierra de centrales generadoras; interferencia entre los sistemas de potencia y los sistemas de comunicacién, control e informatica; caracteristica a impulso de puestas a tierra, proteccién de las instalaciones contra el rayo; aspectos constructivos generales y métodos especiales de construccién de puestas a tierra. Se le ha dado a las materias tratadas una estructura modular, de manera que cada cap'- tulo constituya un aspecto particular, que pueda ser leido y aplicado independientemente del resto, pero evidentemente, apoyado por éste. De este modo, serd més facil la ampliacién 0 modificacién de lo expuesto, por nuevos conocimientos y experiencias sobre la materia, Se ha tratado de considerar e incluir lo mas reciente en criterios y procedimientos expuestos en las publicaciones que tratan el tema. Sin embargo, es necesario detenerse en algin momento, por lo tanto, es posible que aspectos de interés, que puedan haber aparecido en escritos recientes, 1no estén considerados. Es el deseo del autor que este manual contribuya a un mayor y mejor conocimiento del tema, de forma que quienes deben proyectar instalaciones de alta tension u otras obras relacio- nadas con éstas, adopten las medidas adecuadas para reducit a un minimo los riesgos de ac dentes en vidas humanas, cuyo valor es humanitariamente incalculable, y también ayude a disminuir dafos en los equipos, con el consecuente ahorro econémico. Algunos de los conceptos y procedimientos expuestos son también aplicables en otras materias femparentadas, como son los temas de corrosién galvanica y electrolitica, y proteccién catédica. Como casi toda obra humana, este manual dista mucho de ser perfecto y lo més probable es que contenga errores tipogréficos, de alcance o de exposicién de algunas materias. Seran bienvenidas todas las sugerencias y criticas constructivas que permitan mejorar su contenido. Pedro Ortuondo F. ‘Santiago de Chile, Noviembre 1997 p-2 Pretacio MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. CONTENIDO 1 INTRODUCCION .. 4.1. Objetivos de una puesta a tierra ... 1.2. Clasificacién de puestas a tierra 1.3 Requisitos de una puesta a tierra 1.3.1 Requisitos de proyecto 1.3.2 Requisitos de disenio 1.4 Definiciones 1 Referencias 1 ....cccnnnn 2 SEGURIDAD DE LAS PERSONAS Y EQUIPOS EN INSTACIONES DE ALTA TENSION ........... 2.1. Introduecién 22 Efectos de la corriente en el ser humano 2.2.1 Umbral de percepcion 2.2.2 Limite de contracién muscular 2.2.3 Limite de fibrilacion ventricular ...... 2.2.4 Circulacién de corrientes elevadas 2.2.5 Influencia de la frecuencia . 4 2.2.6 Solicitacién aceptada de corriente . 23. Voltajes tolerables por el cuerpo humano 2.8.1. Resistencia del cuerpo humano .. 2.3.2. Resistencia de contacto de un pie en el terreno 2.8.3. Voltajes tolerables «sm. 2.4 Solicitaciones de voltaje para las personas en una instalacién de alta tension a ae 2.4.1. Voltaje entre pies ...... 2.4.2 Voltaje entre mano y pies 2.4.3 Voltaje entre manos 25 Riesgos para los equipos en una instalacién de alto voltaje ..... 2-17 2.6 Referencias 2 Contenido i Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 3 FACTORES PRINCIPALES PARA EL PROYECTO DE UNA PUESTA A TIERRA 34. 32 33 34 3.5 36 37 39 Introduccion Corriente residual dispersada .. Tiempo de duracién de la falla residual .. 3.3.1 Tiempo de operacién de las protecciones ... 3.3.2 Tiempo total de despeje de la falla.... 3.3.3 Maxima solicitacién 1,?t 3.3.4 Tiempo de duracion equivalente de una alla 3.3.5 Reconexiones contra falla Resistividad del terreno Resistividad superficial del terreno ... Dimensiones de la puesta a tierra .. Geometria de la puesta a tierra Presentacion de un caso sencillo ..... Referencias 3 ...... APENDICE 3A1 CALCULO DE CORTOCIRCUITOS RESIDUALES PARA EL PROYECTO DE PUESTAS A TIERRA APENDICE 3A2_REPARTICION DE LA CORRIENTE RESIDUAL DE FALLA ENTRE PUESTA A TIERRA Y CABLES DE TIERRA DE UNA SUBESTACION CALCULO DE RESISTENCIAS DE PUESTA A TIERRA EN UN TERRENO HOMOGENEO 44 42 43 Introduccion... a Electrodo elemental general 4-2 4.2.1 Conceptos basicos s 4-2 422 Potencial del electtodo y resistencia de puesta a terra oe AB : 4-6 4-6 4-7 4.2.3 Potencial sobre la superficie del terreno ... 4.2.4 Distribucién de corriente en el electrodo 4.2.5 Resistencia mutua entre dos electrodos Barra vertical .. 43.1 Resistencia propia de la barra . 4.3.2 Potencial sobre la superticie del terreno .... 4.3.3 Distribucién de la coriente dispersada por la bara 4.3.4 Superticies equipotenciales de la barra : Contenido MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 44 45 46 47 48 49 4.10 an Conductor horizontal recto 4.4.1 Resistencia propia del conductor 4.4.2 Potencial sobre la superficie del terreno 4.4.3 Distribucién de la corriente dispersada por un conductor 4.4.4. Superticies equipotenciales de un conductor horizontal ‘Conductor horizontal muy largo Resistencia mutua entre electrodos elementales. Generalizacién de las expresiones de resistencia 4.6.1 Resistencia mutua entre dos electrodos paralelos 4.6.1.1 Resistencia mutua entre dos barras 4.6.1.2 Resistencia mutua entre dos conductores horizontales 4.8.1.3 Combinaciones habituales de conductores horizontales ... 4.8.2. Resistencia mutua entre 2 electrodos ortogonales .... 4.6.2.1 Resistencia mutua entre dos conductores horizontales: ortogonales, enterrados a igual profundidad 4.6.2.2 Resistencia mutua entre un conductor horizontal yuna barra vertical ‘ Método general de solucion de puestas a tierra compuestas .... 4-33 47.1 Casos particulares de sistemas compuestos F 4-36 47.2 Otras formas de solucion de {I} . 4-39 Resistencia de combinaciones de barras . 4.8.1 Combinaciones simples de barras 4.8.1.1 2 barras cualesquiera e 48.12 3 barras iquales en linea, espaciadas regularmente . 4.8.1.3 4 barras iguales en linea, espaciadas regularmente 4.8.1.4 4 barras iguales en los vertices de un recténgulo 4.8.2. Solucién general de un conjunto de n barras .. 4.8.3 Métodos aproximados para el calculo de la resistencia de un conjunto de barras 4.8.3.1 Método de Tagg .. 4.8.3.2 Método de Schwarz Resistencia de combinaciones simples de conductores 4.9.1 Metodo general de célculo de la resistencia de puestas a tierra simples formadas por conductores horizontales .. 4.9.2 Célculo aproximado de la resistencia de combinaciones simples de conductores... Resistencia de combinaciones de conductores y barras .. seein Ao SB 4-58 4-58 4-62 co 4 6B ATI a7 4-73 Resistencia de mallas de tierra 4.11.1 Introducoién 4.11.2 Consideraciones sobre el cdleulo exacto de mallas de tierra . 4.11.3 Equipotencialidad de una malla de tierra x 4.11.4 Galculo aproximado de resistencias de mallas de tierra 4.11.41 Método de Laurent 4.11.4.2 Método de Schwarz .... Contenido il Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 4.12. Interconexién de puestas a tierra we 479 4.12.1. Introduccién 4-79 4.122 Método de célculo aproximado de puestas a tierra interconectadas .. 4-79 4.12.3. Resistencia propia de los electrodos equivalentes nn 4-81 4.12.3.1 Resistencia propia de las puestas a tierra .... 4.12,3.2 Resistencia propia de los conductores de interconexién .... 4-81 4.12.4. Resistencia mutua entre electrodos equivalentes .. 4.12.4.1. Resistencia mutua entre puestas a tierra. 4.12.42 Resistencia mutua puesta a tierra y conductores de interconexion 4.12.4.3. Resistencia mutua entre conductores de interconexién 4.13. Referencias y Bibliografia 4 5 SOLICITACIONES DE VOLTAJE Y DISENO SEGURO DE PUESTAS A TIERRA 5.1 Introduccion ject 5.1.1 Clasificacién de las situaciones de riesgo 5.1.2 Clasificacién de los emplazamientos a proteger . 5.1.2.1 Emplazamientos pequefios 5.1.2.2 Emplazamientos mayores ... 5.1.23 Edcis residenciales e indusriales . 5.1.3. Dimensionamiento éptimo de la puesta a tierra 5.2 Consideraciones generales para el célculo de las solicitaciones 5.2.1 Determinacién de las solicitaciones de voltaje 5.2.2 Determinacién de los potenciales sobre el terreno 5.2.3 Representacién de los elementos de una puesta a tierra 5.3. Seguridad en instalaciones pequefias 5.3.1 Estructuras de lineas de transmision 5.3.2 _Estructuras de lineas de distribucion y similares. 5.4 Seguridad en instalaciones protegi 5.4.1 Consideraciones generales .... 5.4.1.1. Proceso de disefio de una mala de terra Determinacién de la cantidad de médulos ..... 5.4.1.2 Efecto de la profundidad de enterramiento 5.4.1.3 Efecto del diametro del conductor ... 5.4.1.4 Efecto de las barras en una mala de tierra .. 5.4.1.5. Utilizacin de elementos especiales para reducir is con mallas de tierra las solicitaciones .... 5-29 5.4.1.6 Efecto del tamaiio de los médulos 5-3 5.4.2 Métodos exactos de clculo de las solictaciones .. 5-33 5.4.3 Métodos semi-exactos de calculo de las solicitaciones 5-35 5.4.3.1. Mallas de forma rectangular “ 5-35 5.4.3.2 Mallas de forma lévemente irregular 5-36 5.4.3.3 Mallas de forma irregular 5-38 3.434 Planila de célculo de resistencia y solictaciones en una malla irregula 5-44 wi Contenido MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 5.4.4 Métodos de caloulo aproximado de las solicitaciones .. 5.4.4.1 Método general i 5.4.4.2 Método de la ANSVIEEE Std 80 wre ncnnsnn 5.45 Optimizacién de malias de tierra «. a 5.4.5.1. Separacién éptima entre conductores de una mall. 5.4.5.2 Valores de Oty y Oty para una malia rectangular .. 5.4.8 _ Interferencia entre puestas a tierra préximas 5.4.6.1 Consideraciones generales 5.4.6.2 _Determinacién de los potenciales transferidos 5.4.7 Situaciones misceldneas en instalaciones protegidas con mallas de tierra. 55.7.1 Area y equipos abarcados por una malla de tierra 5.4.7.2. Cercos en una instalacién de alta tensi6N sn 5.4.7.3 Tuberias en una instalacién de alta tensién .. 5.4.7.4 Planchas de operacién .. 5.5 Referencias 5 APENDICE 5A1 SOLICITACIONES Veou ENTRE MANO Y PIES EN MALLAS DE TIERRA RECTANGULARES 6 CALCULO DE PUESTAS A TIERRA EN TERRENOS NO-HOMOGENEOS 6.1 Introduccién ... 6.2 Electrodos elementales. Conceptos bisices .. 6.2.1 Barra vertical en un terreno de 2 estratos 6.2.1.1 Resistencia propia de la barra 82.1.2 Polen sobre i spre el terreno en el contorno de una barra 6.2.1.3 Conjunto de barras en un terreno de 2 cepas 6.2.2 Conductor horizontal recto 6.2.2.1 Resistencia propia del conductor 62.2.2 Potencial sobre la superficie del terreno 623° Anillo ener : 6.2.3.1 Potencial en un punto cualquiera del terreno 62.3.2 Resistencia propia del anilo 6.2.3.3 Resistencia mutua entre anillos . 62.3.4 Potencial sobre la superficie del terreno .. 6.3 Puestas a tierra compuestas 6.3.1 Métodos exactos de célculo 6.3.1.1 Resistencia mutua entre 2 conductores paralelos 6.3.1.2 Resistencia mutua entre 2 conductores ortogonales 6.3.2 Céleulo de mallas de tierra... 6.3.2.1 Influencia de los parémetros del terreno en el valor de resistencia de una mala 63.2.2 Influencia de los pardmetros del terreno en las solicitaciones de votale . 6.3.2.3 Solictacién maxima entre mano y pies en una mala de tierra en 2 capas ener a 5-47 5-47 5-55 5-61 . 5-62 5-65 5-68 5-68 5-70 5-75 5-75 5-78 5-81 5-83 5-84 Contenido Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 6.3.3. Calculo aproximado de mallas de tierra en un terreno de 2 capas .... 6 - 35 } 6.3.3.1 Método de Laurent y variantes 6-35 6.3.3.2 Método de Thapar y Gross ... 6333 ; 633.4 633.5 6.4 Puestas a tierra en terrenos de mas de 2 estratos . 6.4.1. Métodos de calculo exacto .... 6.4.2 Resistividad equivalente del terreno 65 Referencias 6 APENDICE 6A1 Campo de potencial producido por una fuente puntual de corriente corriente en una estructura de n capas de diferente resistividad. 7 MEDICION DE LA RESISTIVIDAD DE SUELOS .. 7A Introduccién 3 7.4.1. Definicién de resistividad ..... 7.2 Conduccién eléctrica en suelos 7.2.1 Tipos de suelos 7.2.2 Influencia de la humedad de los suelos 7.2.3 Resistividad de las aguas naturales .. 7.2.4 Influencia de la temperatura de los suelos ... 7.2.5 Granulaci6n de los suelos 7.2.6 Influencia de la compacidad de los suelos 7.2.7 Anisotropla de resistividad 7.2.8 Otras propiedades eléctricas de los terrenos 7.3. Medicién de la resistividad 7.3.1 Teoria general... 7/32 Fuente de alimentacién para la medicién 7.33 Medici de resistvidad en terrenos no-homogéne0s 7.3.4 Configuraciones de electrodos z 7.3.4.1 Configuracién de Wenner .. 7.3.4.2 Configuracién de Schlumberger... 7.3.4.3 Configuracién azimutal 7.3.5. Limitaciones en la medicién con corriente alterna .. 7.3.6 Comparacién entre configuraciones . 7.3.6.1 Caracterstcas de la contiguracion de Wenner 73.62 Garacterisiicas de la configuracién de Schlumberger 7-21 7.4 Formas de medicién de la resistividad we 7221 7.4.1 Perfil eléctrico 0 Calicata ..........0s00 7-21 7.4.2 Sondeo eléctrico ..... sane 7-22 7.5 Forma de los gréficos de resistividad aparente 7-24 7.5.1 Terreno homogéneo .. at 7-24 7.8.2 Terreno formado por 2 estratos -25 7.5.3 Terreno formado por 3 estratos 7-26 7.8.4 Terreno formado por n estratos.. 7-27 ai Contenido MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 7.5.5 Influencia de las variaciones laterales de resistividad. 7-287 7.6 Realizacién de las mediciones de resistividad 2. SLBT + Bt 7.6.1 Planificacién de las mediciones . 7-31 7.6.2. Programacién del trabajo de terreno .. eral 7-32 7.6.2.1 Consideraciones sobre el circuito de corriente sous 7792 7.6.2.2 Consideraciones sobre el circuito de potencial 7-34 7.6.2.8 Eleccién del lugar de medicién 7-35 7.6.2.4 Pendientes del terreno .. < 27-36 7.6255 Estructuras metalicas en la zona de medicién 7-37 7.6.2.6 Mediciones de temperatura, humedad y acidez 7-38 | 7.6.2.7 Ubicacion de los puntos de medicion Perm 108 | 7.6.3 Recomendaciones para la ejecucién de la medicién sone 72D . 7.6.4 Comprobaciones durante las mediciones 7-41 7:7 Interpretacién de las medidas de resistividad .... 7.7.1 Métodos empiricos de interpretacién 7.7.1.1 Método de la resistividad media. 7.7.1.2 Método de los puntos de inflexion 7.7.1.8 Método acumulativo de Moore | 7.7.1.4 Método de Barnes 7.7.2. Métodos cientificos de interpretac Z.T.24 ASPeCtO8 DABICOS. nen 7.7.2.2 Resistividad aparente 7.7.23 Obtencién de las curvas patron de resistividad aparente 7.7.8 Interpretacion mediante curvas patrén . i 7.7.8.1 Clasiticacién de las curvas patron 7.7.82 Consideraciones generales para la interpretacion de las mediciones 7.7.8. Interpretacién de estructuras de 2 capas 7.7.44 Interpretacién de estructuras de 3 capas .. 7.7.35 Interpretacién de estructuras de 4 capas A 7'7.366 Interpretacin de estructuras de 3 y 4 capas mediante curvas patrén para 2 y 3 capas 7.7.4 Métodos cuantitativos de interpretacion AAS n de las mediciones .. 88 BRL KeBeRSREEESS 7.8 Medicién de resistividad con el método de 3 electrodes 7.8.1. Introduccién 7.8.2 Interpretaci6n de las mediciones .. 7.8 Medicién de resistividad en probetas 7.10 Referencias 7 8 MEDICION DE PUESTAS A TIERRA .... 8.1 Introduccién ... | 8.2 Método general de medicién de la resistencia de una puesta a tierra 8.2.1 Procedimiento genoral de medicion : . 8.2.2 Forma cldsica de medicion de la resistencia 8.2.3 Medicion de resistencia en un terreno no-homogenes 8.2.4 Analisis simple del acoplamiento MUU vn Contenido vi Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 8.3 Otras formas de realizar la medicion de resistencia 8.3.1 Medicién en distintos angulos : 8.3.2 Extrapolacién de medicines de resistencia 8.4 —Medicién en instalaciones energizadas 8.4.1 Perturbaciones en la medicion 8.4.2. Precauciones para las personas durante la medicio 85 Referencias 8 .. ™ ‘Contenido MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. SIMBOLOGIA Se indican a continuacidn los simbolos més frecuentemente utilzados en este manuel. En algunos casos, en cada Capitulo 0 seccién se define una simbologia local que puede dar una asignacién diferente @ algunos de los términos aqui indicados. A A B Cres D Dy Dz Quah ‘Separacion entre electrodos en la configuracion de Wenner. Dimensién mayor de una malla de tierra rectangular. Dimensién menor de una mala de tierra rectangular. Designacién de los electrodos de corriente en a medicion de resistividad Separacion entre ejes de dos barras 0 conductores paralelos. Separacion entre los conductores de una malla de tierra regular, en las direcciones del lado mayor y menor, respectivamente. Espesor de un estrato i del terreno. Intensidad del campo eléctrico. Funcién matematica en general. Conductancia propia/mutua entre 2 electrodos. Matriz de conductancias de una puesta a tierra, [G]] = [2] Funcién matematica en general. Corriente eléctrica en general, Corriente base (A), en calculos en por unidad (p.u.). ‘Vector columna de corrientes de los elementos de una puesta a tierra. Corriente residual dispersada por una puesta a tierra. Corriente de fibrilacion ventricular. Corriente a traves del cuerpo humano. Corriente residual de falla (J, = 3/,) Corriente residual por falla monofasica a tierra. Corriente residual por fall bifésica a terra Factor de reflexion entre estratos 1 y 2, en un terreno de 2 estratos Factor de reflexion entre los estratos i e i+1, en un terreno multiestratificado. Longitud total de conductor de una puesta a tierra. Distancia entre el centro de medicién y electrodos de corriente, en la configuracién de Schlumberger. Logaritmo natural (de base e) Logaritmo decimal ‘Simbologia N N Nina Nm Py Po R R Voptot W x Ky XX Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Indice en general Numero de barras de una puesta a tierra Numero de médulos en una malla rectangular, en direcciones A y B. Designacion de los electrodos de potencial en la medicion de resistivided. Resistencia en general Resistencia de una puesta a tierra Matriz de resistencias propias y mutuas. Resistencias a secuencia cero, positiva y negativa. Resistencia de un arco eléctrico. Resistencia de falla en general Resistencia de conexin del neutro a la puesta a tierra Resistencia del cuerpo humano. Resistencia total entre manos, Resistencia total entre mano y ambos pies. Resistencia de contacto de un pie en el terreno. Resistencia total entre pies. Resistencia de pie de torre o poste de linea ‘Superficie abarcada por una puesta a tierra. Potencia base (MVA), en calculos en por unidad (p.u.). Temperatura (°C). Voltaje 0 diferencia de potencial en general. Voltaje maximo posible entre mano y ambos pies. Solicitacion de voltaje entre manos. Voltaje tolerable entre manos. Soliitacién de voltaje entre mano y ambos pies \Voltaje tolerable entre mano y ambos pies. Voltaje maximo posible entre pies. Solicitacién de voltaje entre Voltaje tolerable entre ambos pies. Humedad del terreno en % de peso. Reactancia en general. Reactancias a secuencia cero, positiva y negative, ‘Simbologia MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Xy Reactancia de conexién del neutro a la puesta a tierra impedancia en general impedancia base (0), en céleulos en por unidad (p.u.). Impedancias a secuencia cero, positiva y negativa. Impedancia a impulso de una puesta a tierra. Impedancia mutua en gen Impedancia de conexién del neutro a la puesta a tierra Impedancia expresada en base propia, en general Radio de una barra de puesta a tierra. ‘Separacién entre los electrodos de potencial en la configuracion de Schlumberger. operador angular, e/120° = - 0,500 + j 0,866 ‘Arco seno hiperbolico (sinh), Profundidad maxima de enterrramiento de los electrodes de una puesta a tierra, Diametro de una barra. Diametro de un conductor. Frecuencia Conductancia unitaria en general Espesor del estrato superior de un terreno de 2 estratos (hi = E,). Profundidad de la parte inferior de un estrato i del terreno, Espesor de la capa de material artificial de resitvidad p, Indice en general Densidad lineal de corriente dispersada por un electrodo. Densidad lineal media de corriente dispersada por un electrodo. Indice en general. Indice en general Factores de forma de una malla de tierra rectangular. Factor de reduccién de la corriente residual Longitud de un elemento de una puesta a tierra Longitud de un arco. Vector de longitudes de los elementos una puesta a tierra, Variable auxiliar. ‘Simbologia Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Ny My P pau qxy.2) Indice en general Nimero de conductores paralelos de una malia de tierra rectangular, en las direcciones A y B Variable auxiliar. Por unidad (0/1) Distancia, en el espacio, entre una fuente puntual de corriente y un punto cualquiera del terreno. Distancia radial en general. Radio equivalente de una puesta a tierra. Resistencia unitaria Distancia radial a un punto sobre la superficie del terreno, desde un origen elegido. Resistencia unitaria de un conductor. Distancia en direccion axial en un electrodo elemental general. Distancia entre centros eléctricos de puestas a tierra Profundidad de enterramiento de los conductores de una puesta a tierra y de! extremo superior de una barra, Tiempo en general, de duracion de un sobrevoltaje o una sobrecorriente. Tiempo equivalente de duracion de una solicitacién. Variable auxiliar, Variable auxiliar. w Profundidad (eje Z) de una fuente puntual de corriente x Reactancia unitaria. 2J,2 Coordenadas de un punto de! terreno, desde un origen elegido, z Impedancia unitaria. fn Impedancia mutua uniteria con retorno por tierra % Impedancia propia unitaria con retorno por tierra, é Profundidad del conductor equivalente de retorno por tierra. e Error en general. <5 Constante dieléctrica absoluta del vacio (1/36 x) 10 Fim. é Potencial en general {0} \Vector columna de potenciales de los elementos de una puesta a tierra. $¢> Ry Figura 1.2 ¢ Corriente residual al ocurrir el contacto de una fase a tierra en un sistema aislado de tierra. Normalmente en los sistemas de transmisién y distribucién, proyectados para operar ais- lados de tierra, el contacto a tierra de una de sus fases, no es eliminado con prontitud. Esto significa que el sobrevottaje temporario puede perdurar por varios minutos e incluso horas. Por este motivo, se requiere de un sobreaislamiento para condiciones permanentes en los transfor- madores y otros equipos primarios. Esto implica, por supuesto, un mayor costo de los equlpos. En el caso de un sistema de transmision conectado a tierra a través de una impedancia finita, como se esquematiza en la Figura 1.3, los voltajes que aparecen entre las fases sanas (b) y (©), y tierra, para una falla a tierra en la fase (a), valen : \, way 3 +3Zy + Rp +R i] Zp +2Z_+3(Zy + Re +R) Aah 2 Zy+Z,+Z,+HZy +Rp +R) (1.2) donde se ha supuesto: 1/@C >> 3(Z, +R, +R) Considerando que normalmente ZZ; , la ecuacién (1.2) anterior, se puede expresar también como: 1-6 1.1 Objetivos de una puesta a tierra MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. ay [V5lR + 3Ry + Re +R) (C14) (Xp 42% +3Xy] 2B | sfW5(Xo +3Xy) (+!) [Ro +2R, + (Ry + Rp + R)]) mat Voie) donde: D=Ry+2R) +3(Ry + Re +R)+j(Xy+2X,+3Xy) SIEA Figura 1.3 + Falla monofésica a tierra en un sistema conectado a tierra a través de una impedancia Z, > 0. Un anélisis general de las expresiones (1.2), permite concluir que: a) Mientras mayor es el valor de la impedancia de neutro Zy, mayores son también los voltajes entre las fases sanas (b) y (c). y tierra, independientemente de los valores de los otros parémetros. Para Zy-> 2: | Viggg| > 13 ¥ b) La influencia de los valores de resistencia de falla Ry de resistencia de puesta a tierra R, es poco significativa, Si (Rr +R) 0: |Feye| > V. Sin embargo, esta aparente poca importancia del valor de resistencia de puesta a tierra, es sélo cierta para el caso especifico de la Figura 1.3. Mas adelante, se analiza una situacién tipica que pone de manifesto la importancia del valor de la resistencia de puesta a tierra en los valores de sobrevoltaj En la mayoria de los casos practicos se puede suponer Z, = Z>. Por lo tanto, de acuerdo a la expresion (1.2), para el sistema equivalente esquematizado en la Figura 1.3 , los ‘sobrevolta- jes entre las fases sanas y tierra, dependen en mayor medida de las relaciones siguientes: (Ro + 3Ry VIX; y (Ny + 3Xy WXy. La mayoria de las normas nacionales e intemacionales consideran que un sistema de transmisién puede suponerse como efectivamente puesto @ tierra, cuando el factor de sobrevottaje | V;,,/.)|/V determinado con las expresiones (1.2) no ‘excede el valor 1,4. Esto sucede cuando se cumple RRR greene on yA ant x x Las relaciones anteriores, determinadas con los valores equivalentes de impedancias a secuencia en el punto de interés, permiten una estimacién de los sobrevoltajes empleando grafi- cos coma los indicados en el capitulo 18 de [1] y en [11]. Sin embargo, es preferible utilizar las ‘expresiones (1.2) 0, cuando se justifica, realizar un andlisis particular mas completo. Capitulo 1. Introduccion 17 Pedro Ortuondo F. [MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA En la Figura 1.4 se muestra una situacién que pone de manifiesto lo dicho antes en cuan- toa la importancia del valor de resistencia de puesta a tierra de una subestacién en la magnitud de los sobrevoltajes entre las fases sanas y tierra SIEA SEB Figura 1.4 ¢ Sobrevoltaje temporario en una subestacidn intermedia B de un sistema de transmisi6n. En la subestacion A, que es un punto de conexién a tierra del sistema de transmision, los sobrevoltajes entre las fases sanas y su puesta a tierra, estan determinados casi exclusivamen- te por los valores relativos de las impedancias equivalentes a secuencia, de acuerdo a la expro- sin (1.2). El valor de la resistencia R no influye en forma significativa ‘Sin embargo, para la subestacién B, los sobrevoltajes entre las fases sanas y su respect- va puesta a tierra, considerando Z = 0 y despreciando las impedancias de la linea entre subes- taciones, estan dados por a expresion: dav ¥3[Zo+Re +32 (1) fo +22 +31Re+8)] le) (1.3) ee 2 Zy+Zj+Z+3(Rp +R) Ve 15s = Vora donde Vs. 4 88 determina con la expresion (1.2) Es atl disponer de un pequefio programa para e! calculo de los sobrevoltajes en un siste- ma de transmision, utiizando las expresiones (1.2) y (1.3) 1-8 11 Objetivos de una puesta a tierra MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Ejemplo 1.1 Utilizando las expresiones (1.2) y (1.3), determinar los voltajes que se producen en las distintas fases, para las subestaciones A y B de la Figura 1.4. El sistema es de 23 KV y las impedancias a ‘secuencia equivalentes vistas desde la subestacién A, son: Z,=Z,= 03+) 1,8 pu., Base 100 MVA Z= — j08pu. te ‘Solucién En la tabla siguiente se indican los factores de sobrevoltaje que resultan de aplicar las expresio- nes (1.2) y (1.3), para distintos valores de la resistencia de puesta a tierra de la subestacién A. Se ha supuesto la situacién mas destavorable en que Ry = 0. En la tabla anterior se observa que el factor de sobrevottaje temporario en la subestacién A, alcanza un valor maximo levemente superior a 1, para una resistencia R de puesta a tierra de 20.2. En general, la infiuencia del valor de resistencia de puesta a tierra R en el factor de sobre- voltaje de la subestacién A es poco significativa. Sin embargo, en la subestacién B el factor de la fase (c), crece siempre al aumentar el valor de resistencia de puesta a tierra; y el factor de la fase (b), decrece inicialmente y después aumenta. Ambos factores de sobrevoltaje alcanzan el valor V3 = 1,732 , para valores altos de R, lo que corresponde a un sistema alstado de tierra. Un anélisis més completo de los sobrevoltajes temporarios debidos a fallas a tierra, por ejemplo en sistemas de transmisién y distribucion con diferentes puntos de conexién del neutro a tierra, va mas alld del alcance de este manual. No obstante, su estudio para el andlisis de alguna situacién particular de interés, no reviste mayores dificultades con una aplicacién basica de componentes simétricas (ver Apéndice 3A1 y sus Referencias). Esta breve incursién en el tema de sobrevoltajes temporarios en sistemas de transmisién y distribucién, debidos a fallas residuales, ha pretendido estimular una justificable preocupacién de situaciones que suelen presentarse y que frecuentemente se obvian en la etapa de proyecto de instalaciones eléctricas, y también en el andlisis de sistemas en servicio. Continuando con las razones técnicas de una puesta a tierra, un segundo objetivo es : B) Proporcionar una via de baja resistencia (impedancia) para lograr la operacién correcta de Jos elementos de proteccidn (relés, fusibles, etc.) de las lineas de los sistemas de transmisién. Un alto porcentaje de las fallas residuales que se producen en las lineas y subestaciones, se deben a rotura 0 contaminacién de los aisladores, afectando normalmente a una sola fase. Capitulo 1. introduccién 8 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Esto es mas notorio en los sistemas de transmision de mayor voltaje, ya que aumentan la distancias entre conductores y, por tanto, las fallas debidas a otros agentes (rayos, vegetacion, etc.) comprometen frecuentemente, también, sdlo a una fase. ‘Cuando se produce una falla en una linea de transmisién, la cortiente residual circula hacia tierra a través del camino establecido por el arco producido, cruceta o soporte matalico del aislador, conductor de bajada a tierra (para postaciones de madera u hormigén) y puesta a tierra correspondiente. En la Figura 1.5(a) se esquematiza esta situacién. 100 Be cgay — SMF 90 | i athe a ca 0 0 IR os 1 15 2 25 3 38 4 45 5 55 6 Pueoae Longitud del arco (m) Figura 1.5 a) Circuito de retomo al neutro de una corriente residual de falla, ) Resistencia del arco segin (1.6). La resistencia total de retorno por tierra de la corriente de falla, de acuerdo a la Figura 1.6(a), vale Ry =R+Rp=R+R + Ry, (15) donde R, es la resistencia del arco producido y Res la resistencia de puesta a tierra del poste o estructura de linea fallada. De acuerdo a A.Warrington (10), la resistencia de un arco en aire puede determinarse aproximadamente mediante la expresion: 28.707 € R,(Q)= : (1.6) 7 donde £ es la longitud del arco en (m), € / es la corriente en (Amp). ‘A modo ilustrativo, en el grafico de la Figura 1.5b, construido @ partir de la expresion (1.6), se indica la resistencia del arco R, en funcion de su longitud ¢, para distintos valores de la corriente de fall. Si se utilzan fusibles 0 relés de sobrecorriente, de fases 0 residuales, un valor demasiado alto de la resistencia de puesta a tierra de las estructuras 0 postes de la linea , puede contribuir en forma importante a limitar la corriente hasta un valor que no es capaz de hacer operar estos elementos encargados de despejar 0 detectar la falla Para relés de distancia, puede acontecer que la combinacién de fa impedancia del tramo de linea fallado, mas la resistencia del arco y una resistencia elevada de puesta a tierra de un poste estructura de linea, dé lugar a un punto en el plano R-X, ubicado fuera de la zona esperada de ‘operacién, con la consecuente descoordinacién de las protecciones. Puede suceder incluso, que 4-40 4.1 Objetivos de una puesta a tierra MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. para valores excesivos de resistencia, el punto quede fuera de la zona de deteccién del relé. Esta influencia es notoria en el caso de lineas cortas, para las cuales su impedancia es pequefia ‘en comparacién con las posibles resistencias de falla. En la Figura 1.6 se representa en el plano R-X, la influencia de la resistencia total de retorno por tierra, en la impedancia vista por un rel de distancia tipo admitancia (Mho). Figura 1.6 Infiuencia de la resistencia de retorno por tierra en protecciones de distancia tipo Mho. Si para una falla ubicada geométricamente dentro del alcance de la primera zona del relé, la resistencia excede de un cierto valor (jy 0 Rrz), la impedancia combinada observada por éste, puede estar ubicada dentro del alcance de la segunda o tercera zona. Para un valor excesivo Ry, la falla puede no ser detectada por la proteccién. Sin pretender profundizar en la ‘materia, se puede concluir que en el caso de lineas de transmisién de corta longitud, con valores altos de resistencia de pié de torre (debido, por ejemplo, a una alta resistividad del terreno), 6s recomendable utilizar protecciones de distancia de tipo reactancia. Para mas antecedentes, ver (10). Un tercer objetivo técnico de una puesta a tierra, os ¢) Conducir en forma eficiente hacia tierra las descargas atmosféricas, limitando Jas diferencias de potencial que pudieran presentarse en la instalaci6n. Un ejemplo de este requerimiento es la situacién presentada en la Figura 1.7 , donde una tructura de una linea de transmisién es sometida a una descarga atmosférica. Dependiendo, entre otros, de la magnitud de la corriente de descarga y de las impedancias a impulso de la puesta a tierra y estructura, esta titima puede adquirir un potencial tal que ocasione un arco inverso ("back-fiashover’), hacia uno o mas conductores de fase, los cuales poseen un potencial diferente. Para una linea sin cables de guarda, el potencial de los conductores de fase esté determinado por la puesta tierra del neutro, supuesta alejada del punto de incidencia de la descarga. La situacién més desfavorable es que en el momento de la descarga una de las fases Capitulo 1. Introduccién 1-1 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA alcance el maximo valor instanténeo de 50/60 Hz, con polaridad opuesta a la onda incidente. Si la linea posee cables de guarda, la diferencia de potencial entre estructura y los conductores de fase se reduce, debido a la onda de tensidn inducida por la propagacién en estos cables (11). Por otro lado, el potencial de la estructura depende de la magnitud de la onda de vottaje incidente y de onda de voltae reflejada en la puesta a tierra de la torre. Mientras menor es el valor de la impedancia a impulso de la puesta a tierra, en comparacién con la impedancia de la estructura, mayor es el valor de la onda de polaridad opuesta que se refleja, aminorandose en mayor grado el potencial de la estructura, Figura 1.7 ¢ Arco inverso en una estructura de linea de transmisién. ‘Aceptando que el valor de impedancia a impulso de una puesta a tierra tiene una relacion proporcional con el valor de resistencia a 50/60 Hz, se requieren valores suficientemente bajos {de ésta Ultima, de modo que aseguren un comportamiento adecuado de la linea ante descargas aimostéricas. Esto establece normalmente un compromiso entre uno de los costos de construc~ cién de la linea y su seguridad de operacién. El criterio normalmente adoptado ante esta situa- cién es determinar un valor de resistencia y una topologia de la puesta a tierra, tal que la impe- ancia a impulso conduzca a un valor esperado aceptado de desconexiones producidas por descargas atmosféricas. Este valor es funcién de la magnitud esperada de la corriente de descarga y del nivel cerdunico de la zona recorrida por la linea [11 -14]. Como ejemplo, para lineas de 220 KV, los valores tipicos aceptados de desconexiones esperadas debidas a descar- gas atmosféricas son 0,5 a 1 por afioy por cada 100 Km. tro ejemplo de la necesidad de un adecuado valor de resistencia de puesta a tierra para reducir las solicitaciones sobre el aislamiento de los equipos, se esquematiza en la Figura 1.8. Un transformador de distribucion tiene su neutro de baja tensi6n conectado a una puesta a tierra, independiente y alejada de la puesta a tierra de proteccién de la subestacién. Esto ultimo, con el objeto de no transferir a baja tension las posibles elevaciones de potencial por fallas en alta tensién. ‘Al incidir un rayo en una fase de la linea de 13,2 KV, dependiendo de su magnitud, se enciende 0 conduce el pararrayos del transformador, descargandose la corriente a través de la pedancia a impulso de la puesta a tierra. Esto hace que el estanque del transformador adquie- ra un potencial transitorio elevado, con respecto a un punto alejado. Si este potencial excede el valor resistido entre el enrollado de baja tensién y masa del transformador, se produciré un arco que dafiaré su aislamiento. 1-12 1.1 Objetivos de una puesta a tierra MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS OF PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Figura 1.8 ¢ Solicitacién del aislamiento de un transformador de distribucién, debido a un rayo. Como ejemplo, si en la Figura 1.8, = 2.000 A, Z, = 500.0, a través del pararrayos se ‘establece inicialmente un voltaje de 500 KV, lo que provoca su encendido 0 conduccion. La corriente de descarga, de 500 A, origina los siguientes potenciales en el estanque del transfor- mador, para distintos valores de la resistencia de puesta a tierra de la subestacion : En un transformador de distribucién, el nivel normal de aislamiento a impulso entre el ‘enrollado de baja tensién y masa, es del orden de 5 KV. En el ejemplo anterior, se excede este nivel para valores de R, superiores a 10 ; por tanto, el aislamiento del transformador puede dafarse o destruirse. Una forma de reducir las posibles solicitaciones sobre el enrollado de baja tensién en la situacién indicada, es instalar un pararrayos -adecuadamente elegido- entre su neutro y tierra en. la subestacién. Sin embargo, debe tenerse presente que de esta forma se transfiere transitoria- mente al sistema de baja tensién, el potencial de la puesta a tierra de proteccién de la subesta- Ci6n, el que puede alcanzar varios KV. tra situacién que pone de manifiesto la necesidad de conducir a tierra en forma eficiente las descargas atmostéricas, se presenta en algunas instalaciones relacionadas de alguna mane- ia. con los sistemas de generacién y transmisién de energia. Un ejemplo tipico es el de una antena de comunicaciones ubicada en una zona expuesta a posibles descargas atmosféricas. Si incide un rayo en la antena, se propaga una onda de tension por el cable de antena hacia los equipos de comunicaciones. Un efectivo sistema de puesta a tierra, debe limitar las diferencias de potencial transitorias entre la entrada a los equipos y masa (tierra), a valores que no dafien los equipos 0 que minimicen el dario [15, 28} Una situacién similar se presenta en instalaciones y edificios, en particular metélicos (bodegas, galpones, silos, estanques para combustible, ec.), ubicados en zonas de alto nivel cerdunico. Si incide un rayo en una estructura que no posee una puesta a tierra efectiva, el voltaje transitorio que adquiere ésta, puede producir arcos en diferentes partes, con el conse- Capitulo 1. Introduccion 1-13 ee Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA usnte riesgo de incendio [16 - 19]. Esta situacién es particularmente peligrosa en instalaciones que almacenan productos inflamables. Terminando con este aspecto referente a los objetivos de una puesta a tierra se pueden mencionar brevemente algunas otras aplicaciones 0 campos en que tiene importancia sus caracteristicas. Para abastecer en forma econémica pequefios consumos, generalmente rurales, si ‘emplea, en ciertas circunstancias, la transmision en corriente alterna monofasica, utili- zando la tierra como conductor de retorno. Para estas soluciones, se requiere de ‘adecuadas puestas a tierra que consideren aspactos técnicos de la transmisién y de ‘seguridad para las personas en el contorno de los electrodos. - Para la transmision en corriente continua de alto voltaje, se utiliza la tierra como conduc- tor permanente de retorno (sistema monopolar) 0 como conductor alternativo de retorno de la corriente, en el caso de falla en uno de los conductores normales; o en los equipos convertidores en un sistema bipolar [23]. En estos sistemas, las puestas a tierra tienen gran importancia y su dimensionamiento reviste consideraciones ‘especiales no tratadas en este manual. Los sistemas de proteccién catédica utilizados para combatir la corrosion en estructuras metalicas enterradas 0 sumergidas, requieren de un proyecto adecuado del conjunto de 4nodos [24, 25]. Estos anodos conforman una puesta a tierra para la cual debe determi- narse su resistencia y disposicién geométrica, de manera de garantizar una distribuciéon lo més uniforme posible de la corriente de proteccién. - En el caso de las comunicaciones telefénicas, las puestas a tierra de las plantas tienen tuna funcién importante en la proteccién de los usuarios y equipos, contra las sobreten- siones inducidas por acoplamiento con sistemas de potencia, y contra los rayos. ‘También tiene importancia en la reduccién de la diafonia [26 - 27]. 1-14 1-1 Objetivos de una puesta a tierra MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 1.2 Clasificacién de las puestas a tierra _ Ena seccién 1.1 se han mencionado dos objetivos o funciones particulares de una pues- ta tierra: un objetivo de seguridad para las personas y equipos, y un objetivo de cardcter técni- o que tiene relacién con las propiedades y el comportamiento del sistema de transmisin. A la puesta a tierra que tiene como objetivo principal, reducir al minimo los riesgos a la seguridad de las personas, y también de los equipos, se acostumbra denominarla puesta @ tierra de proteccién ("equipment earthing’, en inglés). De acuerdo a esta definicién, a ella se conectan conductivamente los elementos metélicos expuestos de una instalacién; entendién- dose por éstos, aquellos elementos conductores, normalmente sin tensién (carcasas, cubiculos, tuberias, crucetas de postacién de lineas, etc.), pero que pueden eventualmente adquirir un potencial con respecto a puntos del terreno o con respecto a otros objetos metalicos expuestos, al produeirse una falla en la instalacién. Por otto lado, la puesta a tierra que tiene como objetivo prioritario el ser punto de unién a tierra de partes "activas" de un sistema de transmisién (neutros de transformadores de poder y medicién, divisores capacitivos, etc.), se denomina puesta tierra de operacién o puesta a tierra de servicio (‘system earthing”, en inglés). Las definiciones dadas anteriormente no son absolutas y pueden ser objetadas en nume- rosas circunstancias. Por un lado, todo criterio técnico implica una consideracion de seguridad para las personas y equipos. A la inversa, una decisién con aparente razén de s6lo seguridad, puede obedecer a un objetivo técnico. Asi, por ejemplo, la puesta a tierra de una estructura 0 cruceta de un poste de linea de transmisi6n, puede ser considerada como puesta a tierra de proteccién. Sin embargo, su objetivo principal puede no ser el de seguridad para las personas, sino el poseer un valor bajo de resistencia que garantice el funcionamiento correcto de las pprotecciones. También puede tener como objetivo adicional o alternativo, el conducir a tierra en forma efectiva, las corrientes de descargas atmostéricas. En este sentido, se trata evidente- mente de una puesta a tierra que responde a requisites técnicos. Mas que utilizar en forma rigida las definiciones de puesta a tierra de proteccién o puesta tierra de servicio, es preferible tener claros los objetivos perseguidos con una puesta a tierra, y valorizar las ventajas e inconvenientes de una determinada solucién. De esta manera se evitan los frecuentes dilemas de puestas a tierra de proteccién y servicio separadas, unidas 0 ‘conjuntas. Toda solucién a un proyecto debe obedecer a razones claras y justiicadas técnica y econémicamente. En los Capitulos 2, 3 y 4 se presentan diversas situaciones que permiten definir oriterios sobre esta materia. En las referencias [20 - 22] se analiza en detalle el tera de la felacién entre las puestas a tierra de proteccion y servicio para subestaciones de distribucién en : por ejemplo 13,2 / 0,38 KV. Capitulo 1. Introduccién 1-15 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 4.3 Requisitos de una puesta a tierra ‘Considerando los objetivos de una puesta a tierra, se debe requerir de ésta determinadas caracteristicas 0 requisitos. Estos requerimientos se dividen en dos categorias: = Requisitos de proyecto; que establecen las caracteristicas generales de la puesta @ tierra, para que cumpla con fos objetivos fundamentales perseguidos. = Requisitos de disero; esto es, caracteristicas que deben poseer los constituyentes de la puesta a tierra, para que sea efectiva, duradera, soporte las solicitaciones maximas (mecénicas y eléctricas) a que puede estar sometida, etc. 1.3.1 Requisitos de proyecto Los requisitos normales de proyecto de una puesta a tierra 0 sistema de puesta a tierra, son: «La puesta a tierra o sistema debers tener, como maximo, un determinado valor de resis- tencia establecido. - La puesta a tierra 0 sistema deberd tener, como maximo, un determinado valor de impe- dancia a impulso establecido. «La puesta a tierra deberd abarcar un area tal que integre todos los elementos de la insta. Tacien que puedan adquirr potenciales peligrosos al ocurrir una falla. Ademés, los Giementos de la puesta a tierra deben estar dispuestos de manera que se cumpla con ioe roquerimientos de seguridad para las personas que trabajan o transitan en su inteior o contomo. - Deben tenerse en cuenta los posibles riesgos que pueden presentarse para los equipos instelados en el interior y exterior de la instalacion protegida, y realizar las acciones recesarias para disminuir estos riesgos de dafio a un minimo, considerando aspectos de costo/beneficio. Dependiendo de cada caso particular, se deberd cumplir con parte © la totalidad de los requisitos de proyecto indicados. Una pussta a tierra puede tener diversas objetivos, cada uno de los cuales impane Hf requerimierto distinto, Por ejemplo al establecer un valor méximo de resistencia de le puesla & Feet tes estructuras de una linea de transmisién, una exigencia podria ser que el valor no Sxoada de 50.2, para lograr la correcta operacisn de las protecciones en caso de falas. Por oo lado, ila linea recorre una zona de relativamente alto nivel cerdunico, se puede requerr una impedancia a impuiso que equivale a una resistencia de 25.0 a 50/60 Hz, de manera de seegt- Pen comportamiento dado ante descargas atmostéricas, por ejemplo: 1 flla/(ariox100 Km). Er cate caso, evidentemente, el menor valor maximo determinard el requerimiento defintivo de la puesta a tierra. La condicién de seguridad para las personas y equipos, impone a la puesta a tierra una combinacién apropiada de resistencia y disposicion de los elementos o electrodos que constitu: yen la puesta a tierra, Ambas caracteristicas, junto con el valor de la corriente dispersada por la puesta a tierra, determinan las solictaciones a que pueden quedar sometidas las personas y equipos. En los casos en que no es posible reducir mas el valor de resistencia sin tener qué 1-16 7.3 Requisitos de una puesta a tierra’ MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. recurrir a soluciones especiales y costosas, deberd utiizare una mayor cantidad de electrodos, ubicados convenientemente, para controlar las solicitaciones de voltaje. Si mediante el empleo, por ejemplo, de electrodos auxiliares, es posible reducir en forma importante la resistencia de puesta a tierra, se puede disminuir ia cantidad de electrodos, con el consecuente ahorro en ‘material y excavaciones. Como es natural, para cada situacién existe una solucién técnica que es la més barata. Finalmente, debe mencionarse que las caracteristicas técnicas requeridas de una puesta a tierra (resistencia e impedancia), asi como el requisito de seguridad, deben cumplirse en las condiciones mas desfavorables en cuanto a resistivided del terreno. Esta resistividad puede variar en mayor o menor grado en las diferentes estaciones del afio, dependiendo del tamafio de la puesta a tierra, constitucién del terreno y de las caracteristicas climatoidgicas de la zona sgeogratica. 1.3.2 Requisitos de disefio Los requisitos de disefio de una puesta a tierra dependen de las caracteristicas pariculares de ésta y de las condiciones del medio en que se encuentra. Los requisites normalmente considerados son: - Los diferentes elementos constituyentes de la puesta a tierra deberdn poder conducir las corrientes maximas que eventualmente puedan circular por ellos, durante el posible maximo tiempo, sin exceder la temperatura maxima permisible. Esta temperatura depende del material de la puesta a tierra y del tipo de unién usado entre sus partes. Este requerimiento es aplicable tanto a los elementos (electrodos) que forman la puesta 4 tierra propiamente tal, como a los elementos de unidn entre la puesta a tierra, y los. ‘equipos y estructuras (cables de unién, prensas, conectores, etc. = Los elementos de la puesta a tierra deberan soportar sin deterioro, los estuerzos meca- nicos a que pueden quedar sometidos durante las faenas de construccién de ésta u otras faenas contemporaneas. = El material empleado en la construccién de la puesta a tierra deberd ser resistente a eventuales ataques corrosivos del terreno y atmosfera. = No se usardn en la puesta a tierra, materiales que pudieran producir corrosion galvanica de importancia en otros elementos metalicos enterrados. Ejemplos de elementos que pueden ser afectados son tuberias de diferente uso, bases de estructuras, anciajes de estructuras de linea atirantadas, etc. = Se deberdn sobredimensionar y proteger los conductores de conexin a la puesta a tierra en aquellos casos en que un calentamiento normalmente aceptado en otras circunstancias, pudiera dar lugar a incendios debido a la presencia de materiales de facil combustisn o inflamabl = En zonas con emanaciones gaseosas inflamables, deberd recurrirse a métodos adecua- dos para evitar en su casi totalidad, posibles arcos eléctricos entre partes metalicas © entre partes metalicas y el terreno. Capitulo 7. Introduccién 1-17 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 1.4. Definicion Es conveniente definir algunos términos usados frecuentemente al referirse al proyecto y ‘anélisis de puestas a tierra, y que se utiizan en este manual. Se ha tratado que estas definicio- nes no se aparten de las habitualmente utiizadas en la literatura correspondiente y en las normas més conocidas © importantes. Sin embargo, estas definiciones no son absolutas y puede acontecer que a algunas de ellas, otros autores les asignen un sentido levemente dife- rente. No se pretende cubrir todas las definiciones posibles sobre la materia, sino sdlo las mas generales, Otras definiciones se indican al tratar los temas especificos de este manual. Se ha preferido indicar las definiciones en un orden légico y no alfabético. 14.1 Tierra Es la masa conductiva del terreno como un todo. 41.4.2 Puestaatierra Es un conjunto de uno 0 mas electrodos metélicos desnudos, enterrados en el terreno & interconectados eléctricamente entre si, cuyo objetivo principal es proporcionar un contacto eléc- {rico conductivo entre tierra y otros elementos metélicos que se encuentran en una instalacién sobre el terreno 0 en el terreno mismo. 1.4.3 Ponera tierra Es una accién intencional, mediante la cual elementos activos del sistema de transmi- si6n, por ejemplo: neutros de transformadores de poder, se conectan a una puesta a tierra (puesta a tierra de servicio), de manera de establecer, en forma sélida, la tierra como potencial Conectar a tierra Es una accién fisica intencional, de cardcter particular, realizada mediante conductores y conectores ad hoc, para unir un determinado elemento metalico o punto de un circulto de una instalacién, con la puesta a tierra correspondiente. El objetivo es establecer un potencial similar en todos estos elementos. 1.45 Tierra remota o de referencia Es una zona del terreno, suficientemente distante de una puesta a tierra, tal que su potencial no varie ante variaciones de la corriente dispersada por una puesta a tierra o sistora de puesta a tierra. Detinida de esta forma, la tierra remota se encuentra ubicada a una distancia tedricamente infinita de la puesta a tierra. Sin embargo, para fines practicos, toda zona a partir de una cierta distancia , puede considerarse aproximadamente como la tierra remota. Esta distancia depende, por un lado, de las dimensiones de la puesta a tierra y, por otro lado, de la precisién aceptada en su edicién 0 andlisis, 1.4.6 Corriente de tierra Es la parte de la corriente residual de falla que es dispersada por la puesta a tierra y que retorna al circuito correspondiente a través de la tierra remota. blaad 1.4 Definiciones MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 1 Electrodo de tierra Es el constituyente més simple de una puesta a tierra destinado a proporcionar un contacto con tierra. Consiste generalmente en un tramo recto de conductor, enterrado en forma horizontal o vertical. Una puesta a tierra puede estar constituida por un solo electrodo 0 por una combinacién de electrodos. 1.4.8 Malla de tierra Es una puesta a tierra comuin a todos los elementos metalicos y circuitos de una insta~ lacién o parte claramente definida de la instalacién. Tiene como objetivo el poseer un adecuado valor de resistencia y ademds controlar las solicitaciones de voltaje a que pueden quedar sometidas las personas, en el interior y contoro del area abarcada por ella. Generalmente consiste en un reticulado de conductores interconectados y enterrados a cierta profundidad. La alla de tierra puede estar unida con otras puestas a tierra, mallas de tierra 0 electrodos auxiliares, para mejorar sus caracteristicas y las del conjunto. 1.4.9 Malla equipotencial Es un conjunto de conductores 0 una rejila metalica de material plegado, instalada sobre © bajo el terreno o suelo, conectada a una puesta a tierra principal y que tiene como funcién principal, establecer un potencial uniforme en el rea abarcada, En el caso de una falla residual que compromete a la puesta a tierra principal, Ja malla equipotencial dispersa s6lo una corriente de pequefia magnitud hacia el medio en que se encuentra inmersa o en contacto. 1.4.10. Electrodo auxiliar de puesta a tierra Es un electrodo elemental, generalmente alejado de la puesta a tierra principal, que tiene como funcién esencial mejorar las caracteristicas de esta ultima. 1.4.11 Resistencia a tierra Es la resistencia existente entre un punto cualquiera de una puesta a tierra y la tierra remota. Se define como el cuociente entre el patencial eléctrico que adquiere una puesta a tierra, y la corriente dispersada por ésta. 1.4.12 Sistema de puesta a tierra Es la interconexién intencional de diferentes puestas a tierra ubicadas en un érea determinada, generalmente proximas entre si, con el objeto de mejorar las caracteristicas del conjunto. 1.4.13 Potencial Es el potencial eléctrico que existe entre una puesta a tierra, un elemento metalico de una instalacion, un punto del terreno, etc., y la tierra remota o de referencia, Capitulo 1. Introduccién 1-19 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 1.5 Referencias 1 q 2 13) 4 iS @ m @ @ = Westinghouse Electric Corporation, Electrical Transmission and Distribution Reference Book, 1950 . - R. Rudenberg, Transient Performance of Electric Power Systems (part IV), Mc Graw-Hill, 1950. =D. Beeman, Industrial Power System Handbook, Mc Graw-Hill, 1955. - Siemens S.A., Extra-High-Voltage AC Transmission, order N° 600.12/281-101 - J. Verschoore (Merlin Gerin), Sistema de Puesta a Tierra en Redes de Alta Tensién, MEGAVATIOS, Mayo-Junio 1981. - AIEE, Grounding of Industrial Power Systems, AIEE N° 953, Oct. 1956. -W. C, Bloomauist et al, High-Resistance Grounded Power Systems - Why Not 7, IEEE Trans., vol. !A-12, N® 6, Nov/Dec 1976. -0.Possner, La Influencia de la Conexién a Tierra del Punto Neutro sobre la Configuracién de la Proteccién de la Red, AEG al Dia, N° 2/1959. -F. llar, Detection by Line Protection of the Earth-Fault Resistance, Brown Boveri Review, N°6, 1978. [10] - A. R. Van C. Warrington, Protective Relays. Their Theory and Practice. Chapman & Hall Ltd, 1968. [11] -W. Diesendort, Insulation Coordination in High Voltage Electric Power Systems, Buttreworth and Co.(Publishers) Ltd., 1974. [12] -L. B. Bewley, Traveling Waves on Transmission Systems, Dover Publications Inc., New York, 1963. [18] - E. Guidice, G. B. Lo Piparo. Fulmine e le Linee Elettriche, ERI, 1974. [14] -IEEE Working Group, A Simplified Method for Estimating Lightning Performance of Transmission Lines, |EEE Trans. Vol. PAS-104, No, 4, April 1985. [15] -E. Guidice, G. B. Lo Piparo, | Fulmine e gli Impianti de Telecomunicazione, ERI, 1973. [16] - National Fire Protection Association, Lightning Protection Code 1986. ANSUNFPA 78. [17] - R. Fava, Protezioni Generiche Contro | Fulmine, Studio Tecnico Consulenza Ing. R.Fava, 1966. 1-20 1.5 Referencias 1 MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F.. [18] -C. F. Hedlund, Lightning Protection for Buildings, IEEE Trans., Vol. IGA-3, N? 6, Jan/Feb 1967. 19] -R.H. Lee, Lightning Protection of Buildings, IEEE Trans., Vol. |A-15, N23, May/June 1979. [20] - K. Berger, Considérations Fondamentals a Propos de la Revision des Prescriptions Relatives a la Mise a la Terre d'Installations a Haute Tension, Bull. ASE 52 (1961) 9, 6 mai, [21] - AJ. Pesonen, Separate or Bridged High-Voltage And Low-Voltage Earth Electrodes at Distribution Transformer Stations ?, Sahké - Electricity in Finland 40 (1967), No. 3. [22] - C. Remond, Les Régimes du Neutre et ses Applications aux Grand Ensembles, Revue Generale dElectricite, Tome 87, No. 1, Janvier 1978. [23] - E. W. Kimbark, Direct Current Transmission, Vol. | Wiley Interscience, 1971. [24] - A. W. Peabody, Control of Pipeline Corrosion, National Association of Corrosion Engineers, 1969. [25] - A. Tefankjian, Application of Cathodic Protection, Materials Protection and Performance, Nov. 1972. [26] - C.C.I-T.T., Puesta a tierra de las instalaciones de Telecomunicaciones, Unidn Internacional de Telecomunicaciones, Ginebra, 1976, ISBN 92-61-00303-6. [27] - C.C.I.T-T., Proteccién Contra el Rayo de las Lineas e instalaciones de Telecomunicaciones, Unién Internacional de Telecomunicaciones, 1974 y 1978. [28] - R.Mosh, Proteccién Contra Sobretensiones en los equipos de Conmutacién que Utilizan Componentes Electrénicos, Comunicaciones Eléctricas, No. 49/2, 1974. Capitulo 1. Introduecién 1-21 MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. ESCUELA DE INGENIERIA FLFCTIVG! 2 UC. BIBLIOTECA SEGURIDAD DE LAS PERSONAS Y EQUIPOS EN INSTALACIONES DE ALTA TENSION 2.1 Introduccién En condiciones normales de operacién de una instalacién conectada a tierra, circulan por ‘al terreno solo corrientes de pequefia magnitud. Estas corrientes, esquematizadas en la Figura 2.1, se deben generalmente a las siguientes causas: = desequilibrios de las corrientes de fases y presencia de la 3° arménica en la corriente, en el caso de transformadores con su neutro conectado a tierra. ~ acoplamientos electromagnéticos y electrostaticos desequilibrados entre los cables de ‘quarda o cables aéreos de tierra y los conductores de fase de la misma linea 0 de otras lineas que llegan a la subestacion <«—_cables de tierra 0 guarda Figura 2.1 ¢ Corrientes residuales en condiciones normales de operacién. Estas corrientes que circulan hacia el terreno, dan origen a pequefias elevaciones de! potencial de la puesta a tierra con respecto a la tierra remota, las que pueden alcanzar valores de algunos voltios e incluso sélo fracciones de un voltio. Las elevaciones de potencial asi gene- radas no significan riesgo para las personas que laboran o transitan dentro o en los contomos de la instalacién, o para los equipos instalados en ella. Sin embargo, si ocurre una falla por contacto a tierra de una o dos fases de una instala- ién, 0 en el sistema de transmisién asociado, las corrientes residuales de valores altos que circulan hacia la tierra remota, producen elevaciones importantes del potencial de la puesta a tierra. Este potencial es practicamente constante en todos sus puntos y esta dado por la expre- sién simple: VaLR, (24) Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos, 2-4 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO V ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA donde 1, es la corriente residual dispersada por la puesta a tierra y Res el valor de la resistencia de puesta a tierra. ‘Al circular esta corriente hacia el terreno se inducen'” potenciales en éste, que en todo lugar, son inferiores en valor absoluto, al de la puesta a tierra, Entre éstos, interesa en particular determinar los potenciales O3(x, y) sobre la superficie del terreno, los que varian de un punto a otto, y dan lugar a diferencias de potencial que pueden eventualmente afectar a las personas tubicadas dentro 0 en los contomos de la zona protegida por la puesta a tierra. También se presentan diferencias de’ potencial entre las estructuras y cuerpos metélicos exouestos -que ‘estan normalmente conectados a la puesta a tierra- y puntos sobre la superficie del terreno. En la Figura 2.2 se muestran dos formas tipicas de variacién del potencial sobre la ‘superficie del terreno: a) para un simple electrodo vertical y b) para un conjunto de electrodos horizontales que conforman una malla de tierra. Figura 2.2 + Potenciales sobre la superticie del terreno, para: (a) electrodo vertical, (0) matla de tierra. En una puesta a tierra adecuadamente proyectada desde e! punto de vista de la seguridad de las personas y equipos, es necesario tener presente estas inevitables diferencias de potencial, las que deben limitarse a valores que no sobrepasen los considerados como tolera- bles por ol ser humano. Si se trata de instalaciones rurales ubicadas en lugares poco transitados por personas, el riesgo de exposicién a una diferencia de potencial peligrosa, es bajo. Sin embargo, para instala- ciones urbanas ubicadas en ciudades 0 lugares de alta concentracién de personas, el riesgo puede er alto, En estos titimos casos deben extremarse las precauciones para limitar las solic taciones a que estén expuestas las personas, siendo ‘ademas conveniente considerar valores tolerables inferiores a los aceptados en instalaciones con "personal capacitado", entendiéndose por tal aquel que: 1) Esta consciente de los riesgos a que esta expuesto en una instalacién de alta tensién y de las consecuencias que puede acarrear su accién. 0) En rigor no puede nominarse como un potencial inducido; sin embargo, se acostumbra utilizar esta expresin por analogia con el fenémeno de induccion electrostatica. 2-2 2.1 Introduccién MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. b) Actia coordinadamente con la operacién de la instalacién y bajo normas e instruccio- res precisas. c) Tiene conocimiento de las técnicas de primeros auxilios, de manera que puede prestar tun pronto socorro al personal atectado por una descarga eléctrica. El valor de la elevacién del potencial de una puesta a tierra, y de las consecuentes dife- rencias de potencial proporcionales que se producen al ocurrir una falla residual, esta determi- nado por dos pardmetros: la magnitud de la corriente residual dispersada y el valor de la resis- tencia de puesta a tierra. La primera de ellas es, en la mayoria de los casos, incontrolable y dependiente de la magnitud del sistema de generaciénitransmision. En ciertas ooasiones, princi- palmente para voltajes de distribucién o subtransmisién, se pueden utilizar elementos para limi- tar la corriente de falla, tales como resistencias o reactores de conexién del neutro a tierra. El segundo parémetro -resistencia de puesta a tierra- puede variarse cominmente, dentro de limites establecidos por razones econdmicas y précticas. Por ejemplo, una restriccién frecuente para la construccién de la puesta a tierra, es la disponibilidad de un area de dimensiones defini- das, que no puede ser excedida. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-3 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 2.2 Efectos de la corriente en el ser humano El riesgo mayor de la electricidad en las personas, reside en la accién de la corriente eléc- trica en las funciones vitales del organismo humano: respiracién y circulacién sanguinea. ‘Ademés, pueden presentarse quemaduras por el paso de la corriente a través del cuerpo. Diferentes investigadores han realizado experiencias directas e indirectas sobre los efec- tos de la corriente eléctrica circulando por el cuerpo [1 - 4]. Para los fines particulares que intere- san en el proyecto y andlisis de una puesta a tierra, estos efectos se pueden delimitar por los siguientes parémetros caracteristicos: - umbral de percepcién, = limite de contraccién muscular (‘let go current’, en inglés). = limite de fibrilacién ventricular. 2.2.1 Umbral de percepcin EI umbral o limite inferior de percepcién, es el minimo valor de corriente que es “percibido* por el ser humano. Este limite es un tanto subjetivo y variable de una persona a otra, dependiendo de las caracteristicas de la piel, su humedad, etc. Se ha determinado un valor medio para las corrientes industriales (50/60 Hz) de aproximadamente 1,1 mA para personas de sexo masculino, 2.22 Limite de contraccién muscular El limite de contraccién muscular es el minimo valor de corriente para el cual se hace dificil 0 imposible soltar de las manos el objeto con voltaje que ocasiona la circulacién de corriente por el cuerpo humano. Esto se debe a que la corriente eléctrica puede excitar direc- tamente los nervios y musculos, contrayéndolos en forma permanente, en particular a los mdsculos flexores que son més poderosos que los masculos extensores [4]. Experiencias realizadas en seres humanos han determinado valores medios del limite de contraccién muscular, de 16 mA para el sexo masculino y 10 mA para el sexo femenino. Los valores de corriente tolerables en € 99,5 % de los casos son 9 y 6 mA, respectivamente [2]. Valores de corriente superiores al limite de contracci6n muscular e inferiores a lo definido més adelante come limite de fibrilacién ventricular, producen una paralizacién temporal de la respiracién, la que, por lo general, se normaliza una vez interrumpida la corriente [4, 8). ‘No obstante, si persiste la circulacién de corriente por el cuerpo, se pueden producir paros respiratorio y circulatorios que conducen répidamente a un estado de muerte aparente. Asi, para corrientes del orden de 20 a 30 mA, la contraccién muscular puede extenderse y alcanzar a Jos misculos pectorales, produciendo un paro respiratorio. Esta situacién puede originarse también cuando la cabeza es uno de los puntos de contacto eléctrico. En este caso se afectan los centros de control de la respiracién. Ya sea que el paro respiratorio es de origen central o periérico, éste produce una asfixia con cianosis, que desemboca répidamente en un estado de muerte aparente y en un paro circu- latorio [4, 8} 2-4 2.2 Efectos de la corriente en el ser humano MANUAL PARA EL PROYECTO V ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Sin embargo, un hecho importante es que estos fenémenos son reversibles si el acciden- tado es retirado de la accién de la corriente eléctrica y se le aplica rapidamente una ayuda respi- ratoria antes que se produzca un paro circulatorio. Esto es lo acontecido en la mayoria de los éxitos de reanimacién después de accidentes eléctricos. 2.2.3 Limite de fibrilacién ventricular La situacién es diferente cuando el paro circulatorio se debe a lo que se define como fibrilaci6n ventricular [4, 5). En condiciones normales los dos ventriculos del corazén funcionan coordinadamente para impulsar la sangre por el cuerpo y pulmones. Sin embargo, una cortiente eléctrica de suficiente magnitud pasando a través del corazén, puede afectar las paredes musculosas de los ventricu- los y ocasionar un funcionamiento irregular y descoordinado de ellos. Al acontecer esto, se produce una pétdida de la presién sanguinea, con la consecuente disminuci6n de circulacién de la sangre y anoxemia. Se afecta el cerebro y el corazén mismo, lo que provoca la muerte, Una vez producida esta situacién de fibrilacién ventricular, la restitucién a la condicion normal (desfibrilacién), sélo es posible en un tiempo corto y con medios y técnicas no disponi- bles habitualmente fuera de los hospitales. EI valor limite de corriente que no alcanza a producir fibrilacién ventricular ha sido motivo de numerosas investigaciones indirectas en diferentes especies animales. Estos resultados se han exttapolado al ser humano sobre la base de una proporcionalidad entre peso del cuerpo y cortiente limite de fibrilacién ventricular. Dalziel y Lee [1] han determinado en esta forma, para las corrientes industriales, un limite tolerable con un 99,5 % de probabilidad, funcién del tiempo de exposicién a la corriente, igual a: 116 [5868 ge ene, fe : Ve ls mseg donde la corriente se expresa en Amperios efectivos y el tiempo en segundos. La constante 0,116 de la expresién anterior, ha sido determinada suponiendo una persona de un peso de 50 Kg (condicién pesimista). Para una persona de 70 Kg, esta constante es 0,157. (2.2) Originalmente, la expresién (2.2) fue considerada valida sélo en el rango de tiempo entre 8 mseg y 5 seg. Sin embargo, experiencias posteriores [3] han estimado valida su aplicacién hasta tiempos de exposicion de 60 seg, Investigaciones posteriores a las de Dalziel y Lee, realizadas por el Grupo N° 4 de Trabajo de la Comision Electrotécnica internacional (CEI), recomiendan considerar factores adicionales en la determinacién del limite de fibrilacién ventricular. Uno de los mas modificatorios, es el que propone un factor de correccién del limite calculado mediante la expresién (2.2), dependiendo de los puntos del cuerpo humano entre los cuales se aplica la diferencia de potencial [8]. Este factor, indicado en la Tabla 2.1, se justiicaria considerando que sélo una parte de la corriente total /, que circula por el cuerpo, pasa por el corazén. De acuerdo a esta consideracién, el valor limite de corriente a través del cuerpo que no alcanza a producir fibrlacién ventricular en el 99,5 % de los casos, se determina como: ae (23) ms aoe ¥ Ky donde K;, es el valor indicado en la Tabla 2.1 € J, se determina con la expresién (2.2). Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-5 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Tabla 2.1 + Factor de correccién del limite de fibrilacién ventricular = Mano izquierda a cualquiera 0 ambos pies 10 - Ambas manos a ambos pies 1,0 - Mano izquierda a mano derecha 04 |= Mano derecha a cualquiera 0 amibos pies 08 - Espalda a mano derecha 0,3 - Espaida a mano izquierda 07 = Pecho a mano derecha 13 = Pecho a mano izquierda 15 = Nalgas a cualquiera 0 ambas manos 07 - Pie derecho a pie izquierdo De acuerdo a los factores indicados en la Tabla 2.1, para voltajes aplicados entre ambas ‘manos, entre mano derecha a cualquiera o ambos pies, entre espalda y cualquier mano, y entre nalgas a cualquiera 0 ambas manos, los limites permitidos de corriente por el cuerpo serian ‘Superiores a los determinados con la expresin (2.2). A su vez, para solcitaciones entre pecho y manos, el limite serfa de un valor inferior. O sea, que una parte mayor de la corriente total por el ‘cuerpo, pasa por el corazén en relacién con la situacién considerada por Dalziel y Lee. Por otro lado, la Tabla 2.1 no se pronuncia sobre el factor correspondiente para una solicitacion entre ‘ambos pies, por considerar muy baja la probabilidad de que la corriente alcance la zona del corazén. 2.2.4 Circulacién de corrientes elevadas Seguin algunas investigaciones, para corrientes elevadas (del orden de algunos Ampe- rios), circulando a través del cuerpo humano y zona del corazén, no se produciria paro citculato- ‘io; 6 si se produce, no seria permanente, como sucede en el caso de presentarse por fibrilacion ventricular, La victima podria ser reanimada mediante respiracion artificial [7]. No obstante, a circulacién de una corriente elevada a través del cuerpo, ocasiona inevitablemente quemaduras fen os puntos de mayor resistencia: piel y distintas articulaciones [6] Este menor efecto relativo de las corrientes elevadas, se sustenta en la hipstesis que en ‘este caso los paros circulatorios son de una naturaleza distinta a los provocados por fibrilacion ventricular. Esta teoria dice estar apoyada por ensayos realizados en animales, y por informa- ci6n obtenida de electrocuciones penales y de accidentes industriales. 2.2.5 Influencia de la frecuencia Para corrientes de frecuencias inferiores y superiores a las industriales (50/60 Hz), los valores de umbral de percepcién, limite de contraccién muscular y limite de fibrilacién ventricu- lar, son mayores que los indicados en los titulos 2.2.1, 2.2.2 y 2.2.3 . Asi, por ejemplo, los efec- tos de la corriente continua son menos peligrosos que los de las corrientes alternas industriales de igual valor efectivo, en la razén 5 a 1; incluyendo fibrilacién ventricular. En el rango de frecuencias comprendidas entre 50 y 500 Hz, los valores de umbral de percepcién y limite de contraccién muscular, se mantienen aproximadamente constantes. A partir de 500 Hz, estos valores aumentan hasta alcanzar, por ejemplo, 8 y 55 MA respectiva- mente, para 10 KHz (valores tolerables en el 99,5 %, sexo masculino). 2-6 2.2 Efectos de la corriente en el ser humano MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 2.2.6 Solicitacién aceptada de corriente Para los fines de célculo de una puesta a tierra, se establece normalmente como limite maximo permisible de solicitacién de corriente en una persona, el valor que en el 99,5 % de los ‘casos no produce fibrilacién ventricular [3], de acuerdo a la expresién (2.2). El riesgo efectivo de fibrilacién ventricular para el personal de una instalacién de alta tensién es, en rigor, muy inferior a 0,5 %, ya que para alcanzar el limite permisible deben darse simulténeamente las siguientes condiciones aleatorias adversas: - falla.a tierra del maximo valor posible considerado. - permanencia de la persona dentro de la instalacién riesgosa. = ubicacién de la persona en la zona de mayor solicitacion. - actitud de la persona que implica el mayor riesgo. Por otro lado, los tiempos maximos habituales de duracién de la solicitacién de corriente por el cuerpo de la persona -determinados por los retards de los elementos de proteccién ‘encargados de despejar las fallas- pueden alcanzar s6lo algunos segundos, en la peor situacién. Por lo tanto, si se ha establecido como limite la condicién de evitar fibrilacién ventricular, se puede estimar que también es de baja probabilidad la ocurrencia de un paro respiratorio perma- nente motivado por contraccién muscular, que requiera de respiracion arrificial. ‘A la fecha de publicacién de este manual, la expresidn (2.2) de Dalziel y Lee, continda vigente para determinar la solicitacién maxima aceptada de corriente. Sin embargo, es posible que Investigaciones recientes 0 futuras, introduzcan modificaciones o establezcan consideracio- nes adicionales en la determinacién del limite de fibrilacién ventricular. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-7 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 2.3 Voltaj De acuerdo a la relacién tiempo/corriente detinida en 2.2.6 como aceptable por el ser humano, es necesario determinar las diferencias de potencial que, estando presentes en una instalacién de alta tensién, pueden dar lugar a la circulacién de la corriente limite por el cuerpo. Para este objeto, se considera que las labores que realiza habitualmente una persona en una nee ‘alta tensién, implican normalmente las siguientes formas posibles de exposicién a la corriente: tolerables por el cuerpo humano - circulaci6n de corriente entre pies. ~ circulacion de corriente entre una mano y ambos pies. ~circulacién de corriente entre manos. COtras formas posibles de exposicién a la corriente son de baja probabilidad de ocurrencia, con personal capacitado. Un erterio conservador, vigente hasta el momento, en cuanto a seguridad del personal en una instalacién de alta tension, es considerar que cualesquiera sean los puntos del cuerpo humano entre los cuales se aplica una diferencia de potencial, existe la probabilidad que toda la corriente circule por la zona del corazén. En la Figura 2.3 se esquematizan las situaciones mas frecuentes que pueden dar origen a la circulacién de corriente por el cuerpo, debido a la presen- cia de solicitaciones de voltaje en una instalacién. Figura 2.3 # Solicitaciones de voltaje tipicas en una instalaci6n: (a) entre mano y pies, (b) entre pies, (c) entre manos. Para solicitaciones entre pies, y entre una mano y ambos pies, la magnitud de la corriente que circula por el cuerpo esta limitada principaimente por su propia resistencia R;, y la resister cia de contacto R,, de los pies en el terreno. Para una soliitacién entre ambas manos, la resis- tencia del cuerpo es la que limita en mayor medida la circulacién de la corriente. 2-8 2.3 Voltajes tolerables por el ser humano MANUAL PARA EL PROYECTO V ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 23.1 Resistencia del cuerpo humano R;, La resistencia del cuerpo comprende la resistencia de la piel y la del cuerpo propiamente tal, Lape investigadores han concluido valores dentro del rango de 500 a algunos miles de ohmios (9, 10}. Dalziel [1, 2] ha dirigido experiencias para determinar la resistencia del cuerpo a las frecuencias industriales (50/60 Hz). Minimizando el efecto de las resistencias de la piel y de contacto, obtuvo un valor medio de 500 © para la resistencia interna. Otras experiencias que consideraron en mayor grado la influencia de la piel, dieron como resultado resistencias de 1.180 0 entre mano y ambos pies, y de 2.330 2 entre manos [9 - 11]. Una solucién conservativa seria suponer para la resistencia del cuerpo un valor bajo, det orden de 500. Sin embargo, considerando que en el céiculo de los voltajes tolerables se desprecian varios factores atenuantes y que existe una baja probabilidad de que ocurran simul- ‘téneamente todas las situaciones adversas, se ha convenido definir una resistencia tipica de 1,000 Q. No obstante esto, futuras investigaciones sobre esta materia pueden hacer modificar este valor de resistencia del cuerpo humano. 2.3.2 Resister ia de contacto de un pie con el terreno R,, La resistencia de contacto entre un pie y el terreno, es la del calzado de la persona, mas la resistencia de contacto de éste con el terreno. La primera de ellas, se acostumbra suponerla igual a cero, considerando posibles condiciones de humedad. La resistencia de contacto de un pie en el terreno se puede determinar aproximadamente aceptando su equivalencia con una plancha circular de un radio de 8 cm. Mas adelante, en 3.4, se justifica la conveniencia de utilizar en toda el area abarcada por la puesta a tierra, una capa de material de alta resistividad (grava o roca sana partida). En estas ‘condiciones, la resistencia de contacto de un pie en el terreno esté determinada en gran medida por las caracteristicas del biestrato: resistividad artificial en la superiicie/resistividad natural de la ‘capa superior del terreno. Laurent [7] y Heppe [8] han propuesto para esta situacién, expresiones que permiten determinar aproximadamente la resistencia de un electrodo de pequefia dimensién en compar cién con el espesor del estrato superior. Los valores calculados con estas expresiones son muy similares, siendo mas simple el célculo con la de Laurent: Ball 1, Pete (24) ar 7h" 2p, donde se considera r = 0,08 m. p, es la resistividad de! material artificial que cubre el area de la puesta a tierra y h, , su espesor -normalmente entre 0,10 y 0,15 m. p, es la resistividad superior del primer estrato natural del terreno. En la Figura 2.4 se indican, para h,=0,10 y 0,15, los valores de resistencia R, de contacto de un pie con el terreno, De ella se desprende que el valor de resistencia de un ple en el terreno varia -dependiendo de la resistividad del estrato superior del terreno natural- entre 4,5 y3 veces p, , para h,=0,10m; y entre 2y3 veces hs, para h,=0,15 m. Esto difiere del valor constante 3 p,, tradicionalmente utilizado al no considerar el efecto del terreno bajo la capa de material artifical. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-9 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA R(Ka) a Tiel ge 0tsm 7) oe ao la t— Baa 2000 5 = 4000 10 100 1000 Pi (Q-m) Figura 2.4 » Resistencia R,, de contacto de un pie en el terreno. 2.3.3 Voltajes tolerables Los voltajes tolerables se pueden determinar sobre la base de los circuitos equivalentes de la figura 2.3, para cada una de las solictaciones tipicas. En estos circuitos, R es la resisten- cia de puesta a tierra del equipo o instalacién, R,, es la resistencia mutua entre la puesta a tierra el punto del terreno en contacto con ambos pies juntos (Figura 23a), 0 entre pies apoyados en distintos puntos del terreno (Figura 2.3). Lo normal es que fa resistencia de contacto de un pie en el terreno R,, (Figura 2.4) sea ‘mucho mayor que la resistencia de puesta a tierra R, y también mucho mayor que la resistencia rmutua R,, (R,/2 >> Ry R, [2 >> Ry): Por lo tanto, para una diferencia de potencial Ving ere mano y ambos pies, a resistencia total del cicuito Thevenin equivalente, es igual a la resistencia del cuerpo, mas la resistencia de ambos pies en paralelo: Rp = Ry + Ry /2 (25) En forma similar, para una diferencia de potencial entre pies Vp, la resistencia total es la del cuerpo, mas las resistencias en serie de contacto de cada ple con él terreno: Ryp = R,+2Ry es) En el caso de una diferencia de potencial entre manos Vj», la resistencia que limita la circulacién de corriente, es principalmente la del cuerpo humano, ya que R << R,, Por tanto: Rum = Ry = 1.000 Q (27) Sobre la base de la expresion (2.2) y las resistencias totales anteriores para cada soli- citacion tipica, se obtienen las siguientes expresiones para los voltajes tolerables para una persona con un peso de 50 Kg (situacion conservativa): 2-10 2.3 Voltajes tolerables por el ser humano MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA - Voltaje tolerable entre mano y pies: 0,116 116 + 0,058 R, Trt = pe (1L000 + Ry /2) = - Voltaje tolerable entre pies: 0,116 116 + 0,232, Voy top = (1.000 + 2 Ry) = —— moet = — FC ») ae - Voltaje tolerable entre manos 0,116 116 Vamit =~ F( 1000) = “Fe Pedro Ortuondo F. (2.8) (29) (2.10) Las anteriores expresiones (2.8) a (2.10) establecen los maximos voltajes que puede tole- rar una persona sin que se vea afecta a fibriiacién ventricular, en un 99,5 % de los casos, para ‘cada una de las solicitaciones tipicas. La puesta a tierra debe dimensionarse de modo que estos valores tolerables nd sean excedidos en ninguna circunstancia. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-11 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 2.4. Solicitaciones de voltaje para las personas en una instalacién de alta tensién Una persona que esta ubicada en el interior 0 contornos de una instalacién eléctrica provista o no de una puesta a tierra, puede estar sometida a diferentes tipos de solicitaciones de voltae. Si existe una puesta a tierra, estas solicitaciones se pueden controlar dandole a ésta una dimension y geometria adecuada de sus componentes. Las solictaciones consideradas como tipicas son las siguientes: - solicitacién de voltaje entre ambos pies. - solictaci6n de voltaje entre una mano y ambos pies. - solicitacién de voltaje entre ambas manos. En 2.3.3 se han establecido los maximos valores de voltaje tolerables por el cuerpo humano ante estos tipos de solicitaciones. En una puesta a tierra convenientemente proyectada, las solicitaciones de voltaje maximas posibles, deberdn ser inferiores, 0 a lo sumo iguales a los valores tolerables. ‘A continuacién se muestran las situaciones mas comunes en que se presentan las solic taciones de voltaje mencionadas. En el Capitulo 5 se describen los métodos para su célculo. 2.4.1. Voltaje entre pies V;p Alocurrir un cortocircuito residual en una instalaoién, la corriente dispersada por la puesta ‘a tierra hacia el terreno establece un campo de potencial variable de un punto a otro. En pat lar, es importante conocer la forma como varia el potencial sobre la superficie del terreno, en el interior y contorno de la puesta a tierra. Asi, si una persona tiene apoyado uno de sus pies en un determinado punto del terreno y su otro pie en un punto distante del anterior, queda sometida a rencia de potencial o voltaje entre pies. Mientras mayor es la corriente dispersada por la tierra, mayor es también proporcionalmente esta diferencia del potencial en términos absolutes. La solicitacién de voltaje entre pies es la que se presenta con mayor probabilidad en el interior y contorno de una instalacién. Sin embargo, la mayoria de las veces es la que implica ol menor rlesgo para las personas, considerando que los valores tolerables entre pies son superio~ res alos tolerables para solicitaciones entre mano y pies, y entre ambas manos. Como separacién tipica maxima entre pies se acostumbra considerar la distancia de 1 m, ya la méxima diferencia de potencial que puede aparecer entre los pies de una persona, sepa- rados en esa distancia, se denomina Vjq;,; Para el célculo de una puesta a tierra, esta solicita- cién se considera usualmente como la ‘maxima posible entre pies y la mayoria de las veces $¢ presenta en el contomno exterior inmediato en la esquin de la puesta a tierra, En la Figura 2.5a se muestra el caso de una persona que esté ubicada préxima a una puesta a tierra consistente en una sola barra enterrada verticalmente en el terreno. En situacio- hes como ésta y otras similares, las solicitaciones de voltaje pueden alcanzar valores relativa- 2-12 2.4 Solicitaciones de voltaje MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Figura 2.5 # Solicitaciones de voltaje entre pies Vyas. €n los contomos de tuna puesta a tierra. Si la puesta a tierra consiste en un reticulado de conductores (malla de tierra), como se indica en la Figura 2.5b, la maxima solicitacién entre pies se obtiene cuando una persona tiene tno de sus pies, aproximadamente en la proyeccién vertical del conductor exterior de la malia y el otro pie, 1m mas afuera 2.4.2 Voltaje entre mano y pies Vin ‘Todos los elementos metalicos expuestos en una instalacion, se conectan normalmente a tuna puesta a tierra comin. Por tanto, al acontecer una falla residual, estos elementos adquieren, con gran aproximacién, el mismo potencial y de la puesta a tierra. Si una persona toca con su mano un elemento metalico de la instalacién, y tiene sus pies -supuestamente juntos- al potencial , que existe en un determinado punto de la superficie de! terreno, queda sometida a una solicitacion de voltaje entre mano y pies. A la maxima diferencia de potencial que puede aparecer entre mano y pies en una instalacién, se denomina Vonracto (Feo @n forma abreviada). Para una puesta a tierra consistente en un electrodo elemental Unico (barra vertical, conductor horizontal, placa, etc.), la maxima diferencia de potencial posible entre mano y pies es précticamente igual al potencial dp de la puesta a tierra. Figura 26a Si se trata de una instalacion mas compleja, lo normal es que los equipos y otros elemen- tos de ésta se instalen en el interior del area abarcada por una malla de tierra. En estas condi- cciones, la maxima diferencia de potencial entre mano y pies, es la que aparece entre un cuerpo metlico conectado a la puesta a tierra, y un punto de la superficie det terreno que posee el minimo valor del potencial $,. En la medida que los potenciales sobre el terreno tengan valores lo mas similares posible a los de la puesta a tierra, las solicitaciones de vottaje entre mano y pies, serén menores. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-13 Pedro Ortuondo F. [MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Para mallas con conductores espaciados uniformemente, el potencial minimo sobre la superficie en el interior de la malla, se sitda aproximadamente en el centro de los rectangulos de las esquinas de ésta. En la figura 2.60 se muestra el caso de una persona que esta ubicada sobre una malla de tierra, tiene sus pies en un punto del terreno con potencial minimo, y toca ‘con sus manos una estructura metalica que se encuentra al potencial ) b) Figura 2.6 ¢ Solicitaciones de vottaje entre mano y pies V,,. en el interior de una puesta a tierra. tra forma posible de solicitacion de voltaje entre mano y pies, se produce si una persona que tiene sus pies a un determinado potenciel, toca con su mano un objeto metalico que posee tun potencial transferido desde una zona distante que posee un potencial diferente. Esta situa- cin puede darse tanto en el interior de una instalacion como en un punto alejado de ésta. La Figura 2.7 muestra una persona que tiene sus ples en una zona del terreno con un potencial cercano al de la puesta a tierra, y que toca con una o ambas manos, una tuberia metalica que tiene aproximadamente el potencial cero de la tierra remota. En la Figura 2.8, la situacién es inversa a la anterior. Una persona se encuentra alejada de la puesta a tierra y tiene, por tanto, sus pies a un potencial cercano a cero. Con sus manos toca una tuberia u otro objeto metalico que transfiere un potencial igual o cercano al de la pues~ ta tera, dependiendo si esta unida galvanicamente a ésta o si cruza una zona proxima, Estas situaciones descritas son comunes en el caso de redes de distribucion de aguas o combustibles, que atraviesan o se aproximan a zonas cubiertas por mallas de tierra La maxima solicitacion entre mano y pies que puede presentarse al considerar la posibili- dad de potenciales transferidos, puede alcanzar aproximadamente el valor dy. Este valor es muy superior al que se presenta en el interior de una instalacion, originado por las variaciones locales del potencial, sin considerar potenciales transferidos. Por lo tanto, si se estableciese como requisito de proyecto de una puesta a tierra, el considerar posibles solicitaciones debidas 2 potenciales transferidos, su dimensionamiento resultaria exagerado y antieconémico. En la mayoria de los casos, la solucién seria impracticable debido a las caracteristicas del terreno, limitaci6n en el espacio disponible, etc. 2-14 12.4 Solicitaciones de voltaje MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. % 4s Figura 2.7 ¢ Potencial transferido a una puesta a tierra desde un punto alejado. Sorter aire oe rary os = by, Ca Figura 2.8 ¢ Potencial transferido desde una puesta a tierra a un punto alejado. Por tanto, para evitar tener que adoptar soluciones de puesta a tierra que consideren come solicitacién posible la presencia de potenciales transferidos, es necesario tomar las accio- nes nacesarias para eliminar la posibilidad de transferir potenciales hacia o desde la puesta tierra. Este aspecto es analizado con mayor detalle en 5.4.7.3. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-16 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 2.4.3 Voltaje entre manos Vin, Todos los elementos metdlicos expuestos de una instalacién se conectan normalmente & luna misma puesta a tierra y tienen, por lo tanto, aproximadamente el mismo potencial Qo, Por tal ‘motivo, los riesgos de una solicitacién peligrosa entre manos en el interior de la instalacién son muy reducidos. Sélo la posibilidad de potenciales transferidos, podria dar lugar a eventuales solicitaciones peligrosas entre manos. Ademés, considerando que el valor tolerable de voltaje ‘entre manos, dado por la expresién (2.10), es comparativamente bajo, se acentia lo mencio- nado antes sobre la necesidad de eliminar o reducir suticientemente los potenciales transferidos. Finalmente, es conveniente recalcar que el objetivo fundamental de una puesta a tierra es proporcionar seguridad a las personas que laboran o transitan en una instalacion. Por lo tanto, deben utiizarse todas las medidas necesarias para disminuir riesgos que excedan lo aceptable, independientemente de sus costos, pero adoptando la solucién mas econémica posible. 2-16 2.4 Solicitaciones de voltaje MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 2.5 Riesgos para los equipos en una instalacién de alto voltaje En la seccién 2.4 se describen los riesgos que pueden presentarse para las personas en una instalacién eléctrica o en una instalacion industrial con suministro de energia en alta tensién. ‘También los equipos que forman parte de la instalacién pueden quedar eventualmente sometidos a solicitaciones de voltaje que sobrepasen sus valores de disefo. Es posible que en muchos casos, estas solicitaciones por sobre lo aceptable, no produzcan dafos que se aprecien de inmediato. Sin embargo, su accion tiene un efecto destructive acumulativo del aislamiento de los equipos, lo que finalmente conduce a una falla manifiesta. Es dificil cuantiticar el deterioro parcial en el aisiamiento de un equipo, producido por una solicitaci6n de voltaje por sobre los valores de disefio. Por lo tanto, en algunos casos, la decision de tomar medidas para evitar posibles dafios en los equipos (a un cierto costo econdmico), es Un tanto estimativa. Por un lado, si los equipos comprometidos son de alto costo relativo, 0 importante la seguridad de la instalacién de la cual forman parte, normalmente se extremarén las precauciones para evitar posibles dafios. Por otro lado, si los equipos son de relativamente bajo costo y su reparacién o reemplazo es simple y rapida, es probable que se acepten los. riesgos de falla, para no incurrir en gastos adicionales en la etapa inicial. Esto ultimo, en la ssuposici6n que una falla en el equipo no da lugar a una condicién de riesgo probable para las personas en contacto con éste. De ser asi, deben tomarse las medidas necesarias para evitar el riesgo. Sin pretender cubrir todas las posibilidades de riesgos que pueden presentarse en los ‘equipos, se describen a continuacién algunas situaciones tipicas que ilustran lo anterior. En la Figura 2.9, se esquematiza una situacién de alimentacion mediante un cable subte- rréneo a un transformador de 13,2 KV a 380/220 V, que sirve consumos exteriores a una insta- lacidn. Esta alimentacion se hace desde una subestacién con una puesta a tierra comin para los diferentes niveles de vottaje. Al ocurrir una falla que produce |a circulacion de una corriente residual por la puesta a tierra de la subestacién de 154/13,2 KV, el potencial @, de ésta se ‘superpone al voltaje entre fase y neutro del transformador de alimentacién. En consecuencia, tanto el cable de alimentacién, como el transformador de 13,2/0,8 KV y el pararrayos de este titimo, dependiendo de la magnitud de Qo, pueden quedar sometidos a solicitaciones de voltaje que excedan lo aceptable. Si la puesta a tierra de la subestacién esta construida en una zona de alta resistividad, es posible esperar elevaciones de potencial importantes, al ocurri fallas resi- duales en los niveles de voltaje superiores (sobre 66 KV). Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-17 [MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. ‘Subestacion de : ‘Subestacion de tranaformecién esau dlistribucion E fs _49,2/0,38 KV ARLE Sp Figura 2.9 + Solictacién de voltaje en un transformador, pararrayos y cable que alimenta a un transformador alejado. fe calculo de la situacién desorita en le ‘est alimentada en forma radial, s6lo En la Figura 2.10, se representan los parametros d Figura 2.9. Se supone que la subestacion de distribucion desde la subestacion de transformacion. Figura 2.10 + Esquema de parémetros para ol célculo de potenciales en las fases de llegada a una S/E de distribucion. De acuerdo a la Figura 2.10, los voltajes maximos entre las fases de llegada a la subes- tacién de distribucién y su puesta a terra, valen: Vag = bot Van» Vag =90+¥on» Ven 1) Sise supone Z, = Z; Vi +/-(Zp+3Rp)~ JZ, + Zo +3Re) " v, a th 2g 3 Rp) ROE Seo Veg = IV (2.12 ree 2Z,+Zy+3Rr ‘ i 2-18 2.5 Riesgos para los equipos MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Por ejemplo, si para el caso de la Figura 2.9, las impedancias equivalentes a secuencia del sistema, referidas a la subestacién de 184/13,2KV, son Z,=0,05+j0,10pu. y Zy=0,06 +}0,15p.u., en base 100MVA; y su resistencia de puesta a tierra es de 100; eentonces, los voltejes entre fases y la tierra remota en el lado de 13,2 KV, alcanzan valores de Vag = 30.540 V, Vpg = 25.510 Vy Veg = 19.570 V. Si la subestacién de 13,2/0,38 KV se encuentra relativamente alejada de la subestacién de 184/13,2 KY, el potencial del terreno en su contomo es aproximadamente cero. Por lo tanto, ‘el aislamiento del cable en esa zona estara sometido a una solicitacién maxima de 30.540 V, durante el tiempo de duracién de la falla. Este voltaje u otro mayor, dependiendo del valor de la resistencia de puesta a tierra y de la magnitud de la corriente residual de falla, pueden dafar total o parcialmente el cable. Si la interconexién entre las subestaciones se realiza mediante una linea aérea, también se producira una solicitacién del aislamiento por sobre lo normal. Sin embargo, el dafio sera de ‘menor envergadura y la reparacion mas facil. Para el transformador de 13,2/0,38 KV la situacién es similar a la del cable. Los aislamien- tos entre primatio (13,2 KV) y masa, y entre primario y secundario, pueden quedar sometidos @ solicitaciones por encima de lo admisible. En los pararrayos de 13,2 KV, la situacién puede ser también critica, ya que es probable ‘que se alcance el voltaje de encendido o de conduccién @ 50/60 Hz, con el consecuente alto riesgo de destruccién para éstos elementos. Notmalmente, los antiquos pararrayos tipo valvula tienen un voltaje de encendido a 50/60 Hz de tun valor efectivo de 1,5 a 2 veces su voltaje nominal. Para 13,2 KV, en un sistema puesto a tierra, se utilizan normalmente pararrayos de 12 KV, los que encenderian con 18 a 24 KV. En el ejemplo anterior, el valor de 30.540 V excede en demasia el limite permitido. También los pararrayos modemos, de éxido metdlico, pueden quedar excedidos en el voltaje que toleran, dependiendo del tiempo en que operan las protecciones encargadas de despejar la falla y asi eliminar el sobrevottaje temporatio. En la Figura 2.11, se muestra una situacién similar a la anterior, pero referida a la subestacién de 13,2/0,38 KV de la Figura 2.9. Desde esta subestacién, que tiene una puesta a tierra comin para alta y baja tensién, se alimentan en 380/220 V, diferentes consumos ubicados ten puntos distantes. Al ocurrir una falla en el nivel de 13,2 KV de la subestacién, el potencial de la puesta a tierra comin para alta y baja tensién, que puede alcanzar algunos miles de volts, se transfiere a los consumos de baja tension. Este alto potencial, aplicado por ejemplo al enrollado de un motor, puede provocar la falla de su aislamiento. Adicionalmente, existe riesgo para las personas que trabajan en contacto con el equipo. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos 2-19 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA SIE 13,2/0,38 KV ae d= b+ Me zp Figura 2.11 ¢ Alimentacion de consumos en baja tensién desde una subestacion alejada ‘con puesta a tierra comin para alta y baja tensién. Una forma de eliminar el riesgo mencionado de falla en el equipo, es conectar el noutro remoto de baja tensién a la carcasa del equipo, como se muestra en la Figura 2.12. Sin embargo, esto significa transferir exprofeso el potencial de la puesta a tierra a los elementos metalicos expuestos, cada vez que ocurre una falla residual en 13,2 KV de la subestacién de 13,210.38 KV, Para evitar, a su vez esta situacién peligrosa para las personas, una solucién es por ejemplo, instalar mallas equipotenciales en los contornos de los equipos, para asi eliminar 0 Feducir las diferencias de potencial en los puntos de posible contacto con éstos. Como se indica més adelante, otra posible solucién al problema, es construir puestas a tierra independientes para alta y baja tensién, alejadas suficientemente entre si. Sin embargo, esto puede obligar a un mayor aislamiento entre baja tension y masa del transformador de 13,210,38 KV, 0 a utilizar transformadores de aislamiento, de razon 1/1. = q i fi S/E 13,2/0,38 KV ¥ Figura 2.12 ¢ Conexidn del neutro lejano a las carcasas de los consumos de baja tensién. La diferencia de potencial que aparece durante fallas residuales, entre una puesta a tierra y puntos alejados, o entre diferentes puestas a tierra de una misma instalacién, puede afectar Jambién a los equipos de control y comunicaciones que enlazan puntos distantes entre si. En la Figura 2.19, se representa en forma muy simplficada, un circuito de control que trasmite una ‘orden de operacién a un relé distante, mediante una bateria central. Es préctica habitual que las balerias centrales de control se operen con sus dos polos ‘islados de tierra, con el objeto de reducir la posibilidad de falla en la alimentacién a los circuitos Ge control, Por lo tanto, el potencial que adquiere el cable de control de la Figura 2.12, esta a ee 2-20 2.5 Riesgos para los equipos MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. determinado por su trazado, su capacidad cistribuida a tierra, las capacidades equivalentes en sus extremos, y por los potenciales de las puestas a tierra. Emisor Receptor | oe > - 3 \ | eee el 3 \ ‘a A V Bal, fable de control a Figura 2.136 Riesgo en los circuitos de control que enlazan puntos con diferente potencial Si en el esquema de la Figura 2.13, se desprecia la capacidad distribuida de! cable de control (lo que no siempre es valido), el potencial adquirido por éste, vale aproximadamente: = 4 Om Vabie Ct (2.13) Lo normal es que la capacidad equivalente C, sea varias veces mayor que la capacidad Co, considerando que desde la bateria se deriva una gran cantidad de conductores de control En este caso, el potencial del cable es aproximadamente igual @ oi, y toda la diferencia de potencial entre puestas a tierra, $3 - So, queda aplicada al circuito receptor. Si el aislamiento del equipo receptor no soporta la solictacion y se produce su fella, toda la diferencia de poten- cial queda ahora aplicada al equipo emisor, el cual también puede dafarse. Situaciones similares a la anterior se pueden presentar en los enlaces galvanicos de comunica- Cién entre equipos instalados en el area de una puesta a tierra y equipos ubicados en puntos exteriores a ésta. De no tomarse las medidas adecuadas, ademas del dafio en los equipos, los Usuarios pueden recibir golpes acuisticos, ¢ incluso descargas eléctricas. Capitulo 2. Seguridad de las personas y equipos: 2-24 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 2.6 Referenci: [1] - C.F. Dalziel, W.R. Lee, Reevaluation of Lethal Electric Currents, IEEE Trans., Vol. IGA-4, No, 5, 1968. [2] - C.F. Dalziel, Electric Shock Hazard, IEEE Spectrum, February 1972. [3] - RH. Golde, W.A.Lee, Death by Lightning, Proc. IEE, Vol. 123, NO. 10R, October 1976. [4] -J. Cabanes, W.R. Lee, H. Antoni, Effects Physiologiques de I'Electricité sur !Homme Revue Générale de IElectricité, No. 10, Octobre 1981 [5] - ANSV/IEEE Sid. 80 - 1986, IEEE Guide for Safety in Substations Grounding. [6] -P.G. Laurent, Les Bases Générales de la Technique des Mises a la Terre dans les Installations Electriques, Bulletin de la Societé Frangaise des Electriciens, Juillet 1951 [7] -P.G. Laurent, Guide sur le Calcul, 'Exécution et la Measure des Prises de Terre, Revue Générale dElectricité, Tome 61, N° 9, Novembre 1972. [8] = Ru. Heppe, Step Potentials and Body Current near Grounds in Two-Layer Earth, IEEE Trans., Vol. PAS-98, No 1, 1979. [9] - u.G. Sverak, W.K. Dick, T.H.Dodds, R.H.Heppe, Safe Substation Grounding, IEEE Trans., Vol. PAS-100, No. 9, 1981. [10] -M.s. Hammann, R.S. Baishiki, A Range of Body Impedance Values for Low Voltage, Low Source Impedance Systems of 60 Hz, IEEE Trans., Vol. PAS-102, No. 5, 1983. [11] -G. Biegelmeir, The Electric impedance of the Human Body, Revue Générale dElectricité, 11/85, Novembre 1985. 2-22 26 Referencias 2 MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. FACTORES PRINCIPALES DE PROYECTO DE UNA PUESTA A TIERRA 3.1. Introduccion En el titulo 1.8.1, se establecen los requisitos normales de proyecto de una puesta a tierra, Este proyecto est determinado en gran medida por los siguientes factores, que son propios de cada instalacién particular: a) Corriente residual dispersada por la puesta a tierra, b) Tiempo de duracién de la falla residual C) Resistividad(es) del terreno. d) Resistividad superficial del terreno. @) Dimensiones de la puesta a tierra. f) Geometria de los electrodos de la puesta a tierra, En general, los factores b) y d) determinan los valores de voltajes tolerables por el cuerpo humano, de acuerdo a las expresiones (2.8) a (2.10). Los factores 0) y e), y en menor grado 1), determinan el valor de resistencia de la puesta a tierra, la cual, junto con a), establecen la elevacién de potencial de ésta, de acuerdo a (2.1), Finalmente, el factor 1) influye en mayor medida en la relacién de proporcionalidad entre el potencial de la puesta a tierra y las solicitaciones de voltaje existentes. Estas Ultimas deben ser iguales o inferiores a los voltajes tolerables. ‘A continuacién se analiza en mayor detalle, cada uno de los factores antes citados. 3.2 Corriente residual dispersada En condiciones normales de operacién de un sistema eléctrico, las corrientes que circulan en las fases de la lineas de transmisién son con gran aproximacién equilibradas y desfasadas entre si en 120°. De este modo se anulan casi completamente entre si, y las corrientes que circulan por el terreno y que retoman al circuito a través de los neutros de los transformadores conectados a tierra, tienen valores muy pequefios. Una situacién similar se presenta en el caso de una falla simétrica con o sin contacto con tierra, que compromete a las tres fases ({alla trifé- sica). Aunque las corrientes de fase son de gran magnitud, son simétricas y también se anulan; Por tanto, no dan lugar a corrientes importantes que retomen por el terreno. Sin embargo, si la falla compromete a una o dos fases y tierra, la situacién no es equlibrada y las corrientes de falla en las fases no se anulan entre si; se produce una corriente denominada corriente residual (I,) que retoma a los neutros de los transformadores, en parte por el terreno mismo (tierra remota), y en parte a través de los cables de guarda o cables de tierra, si existen. Para determinar las caracteristicas requeridas de una puesta a tierra, en particular en lo referente a las solicitaciones de voltaje que pueden aparecer en una instalacién, es necesario Capitulo 8. Factores principales de proyecto 3-1 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA ‘conocer la magnitud de la corriente que es efectivamente dispersada por una puesta a tierra hacia el terreno, formando parte del circuito de retomno de la corriente residual de fala. La magnitud de esta corriente dispersada varia dependiendo del tipo de falla y de! punto del sistema eléctrico donde se produce. Es necesario determinar aquella que produce e! maximo valor de 1,? 1. Como se indica en 3.3.3, no siempre a maxima corriente residual de falla, es la que establece el mayor requerimiento para el proyecto de una puesta a tierra. En algunas situaciones, dependiendo de la configuracion del sistema de transmisién, de las conexiones de los transformadores de las subestaciones, de la presencia de cables aéreos de tierra, de quarda 0 contrapesos, la corriente Jy dispersada coincide con la corriente residual total de falla J, . En otros casos, [; €s solo una fraccion de J, Si se define k, como el factor que relaciona la corriente efectivamente dispersada por la puesta a tierra, con la corriente residual total de falla, se tiene: Ig=kgl, (Sky $1) @1) Porlo general, tanto J,.como ky , dependen del punto donde se produce la falla dentro del sistema eléctrico. Por lo tanto, el procedimiento a seguir es calcular primero la corriente total de falla que, en conjunto con el correspondiente factor ky , den lugar a la maxima corriente disper- sada por la puesta a tierra. A continuacion, de acuerdo al procedimiento expuesto mds adelante en 3.3.3, se determina si esta corriente maxima u otra, es la que se considera en el calculo de la puesta a tierra La maxima corriente residual en un determinado punto de un sistema eléctrico, se produce para las fallas que implican el contacto de una o dos fases a tierra, dependiendo de los valores relativos de las impedancias a secuencia positiva y cero en el punto de falla. En el ‘Apéndice 3A1 se describe la metodologia practica de calculo de fallas residuales en un sistema ‘eléctrico, para los fines de dimensionamiento de una puesta a tierra, Un estudio mas completo sobre esta materia, puede obtenerse en las referencias [1 - 5} ‘Al ocurrir una falla a tierra, una fraccién ky de la corriente residual total J, fluye hacia o desde la tierra remota, a través de la resistencia de falla en el punto de contacto. Esta corriente retoma al sistema eléctrico, para cerrar el circuito, por las conexiones a tierra de los neutros de transformadores y eventualmente -aunque muy poco frecuente- de los neutros de generadores. Estos puntos de retorno estan determinados por la configuracion de la malla de secuencia cero del sistema (ver Apendice 3A1). Lo normal, es que los diferentes niveles de voltaje de un sistema eléctrico de potencia, estén enlazados mediante transformadores de conexién delta/estrella conectada a tierra, consi- derando que la practica actual, casi universal, es que las lineas de transmision estén puestas @ tierra en uno © ambos extremos. Como es sabido, la conexi6n delta de un transformador bloquea la circulacién de corriente de secuencia cero en su nivel de tensi6n. Por lo tanto, las corrientes residuales quedan restringidas a circular s6lo en el nivel de voltaje en que ocurre la falla, como se muestra en la Figura 3.1 32 3.2 Corriente residual dispersada MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 13,8 / 220 KV en que ocurre la falta En el caso de transformadores con enrollado primario/secundario de conexién estre- llalestrelia con ambos neutros a tierra, o autotransformadores en estrella con su neutro conec- tado a tierra, no existe bloqueo para la circulacién de corrientes de secuencia cero, como se muestra en la Figura 3.2 En la Figura 3.2 se ha supuesto que todas las corrientes residuales circulan desde la tierra remota hacia los neutros de los transformadores. En ciertos casos, dependiendo de los valores de los parametros del sistema eléctrico, algunas de estas corrientes pueden invertir sus sentidos. Sin embargo, esto no tiene importancia en el proyecto de las puestas a tierra, ya que en la mayoria de las situaciones sdlo interesa el valor absoluto de las corrientes. 13,8 /220KV __y, 220/154 KV 154/66KV lrg Figura 3.2 + Circulacién de corrientes residuales en distintos niveles de voltaje, dependiendo del tipo de transformador. Es importante tener presente que la elevacién del potencial de una puesta a tierra, no se produce sélo por fallas residuales que ocurren en la propia subestacién o en sus lineas de {ransmisién. También se producen elevaciones del potencial, y consecuentes solictaciones de vvoltaje en las personas y equipos, al ocurrir fallas residuales en otros niveles de tensiGn, si éstos estan interconectados con el considerado, a través de transformadores estrella/estrelia 0 auto- transformadores estrella conectados a tierra, tal como ocurre en el caso de la Figura 3.2. Esto significa que para las subestaciones que son centro de distribucion de numerosas lineas a igual © diferentes tensiones, la probabilidad de riesgos por solictaciones de voltaje en las personas y equipos, son mayores que en el caso de subestaciones en derivacion o terminales, Es frecuente la situacién de puestas a tierra que son comunes a patios de diferente voltaje en una misma subestacién. De ser asi, debe determinarse el maximo valor de J, para Capitulo 3. Factores principales de proyecto 3-3 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA fallas on los distintos patios, donde J, es la corriente dispersada por la puesta a tierra y f et tiempo de duracion de la corriente de fala, que depende de la operacién de las protecciones. En el cdleulo de la corriente de fala debe considerarse el valor, o una estimacin, de la resistencia de la puesta a terra, la que tiene mayor influencia para las tensiones menores. La corienle dispersada y el tiempo de duracién asi determinados son los que se utilzan para el proyecto de la puesta a tierra comin. En elcaso de subestaciones o patios de alta tensién contiquos, con puestas a tierra inde pendientes pero interconectadas entre si, la situacién puede requerir de un estudio més core: Pon eh eeecion 3.8 se muestra un ejemplo sencillo de puestas a tierra interconectadas. El procedimiento general de calculo se describe en la seccién 4.12. Una situacién especial y frecuente que debe tenerse presente, @s la de subestaciones de las cuales salen lineas provistas total o parcialmente con cables de tierra, de guarda 0 contrape- ‘sos, Este hecho debe considerarse en la determinacién de la maxima corriente 1, que efectiva- srento dispersa la puesta a tierra. De otro modo, puede resultar un proyecto sobredimensionao, Zon un costo superior al necesario. Como ejemplo sobre este aspecto, en la Figura 3.3 se muss Caine linea de transmisién entre dos subestaciones, conectada a tierra s6lo en el extreme temisor, y que posee un cable aéreo de tierra en toda su longitud. La corriente residual total de falla J, . se divide en dos partes: una. componente J,.que es sispersada por la puesta a terra, y una componente 1, que fluye por elo los cables de Vers ania la o lag subestaciones con neutros de transformadores conectados a tierra. A su vez: 59 rac ura de la linea, una parte de la corriente que fuye por el cable de terra entre dos cae tne, s@ deriva hacia terra, 0 a la inversa, depenciendo de los valores relativos, te > catenin de puesta a tera de las estructuras y de las impedancias de los tramos del cable de tierra. ‘cable de tierra o guarda Figura 3.3 + Distrbucién de corrientes residuales entre tierra y cables de terra ‘en una subestacion. En ol Apéndice 2A2, se resume una metodologie, propuesta por el autor. para el ciclo de ia reparicién de corrientes residuales entre puesta a tierra y cables de Nera, pare, el caso {eneral de Subestaciones alas cuales confluyen lineas desde diferentes puntos de un sistema. Gon el objeto de ayudar a comprender distintas situaciones de repaticin de la corse de fal vo muestran en las Figuras 3.4 a 3.6 algunos casos tipicos, en diferentes condiciones Gr cuanto a conexién del neutro de transformadores y presencia de cables de tier. 3-4 3.2 Corriente residual dispersada MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. La Figura 3.4, muestra el caso de una linea sin cable de tierra o de guarda, conectada a tierra en un solo extremo. En (a), la falla se produce en la subestacién de conexién a tierra. La corriente retorna en forma galvanica @ través de la misma puesta a tierra; no hay, por lo tanto, tuna elevacién del potencial en ningin punto del sistema. En (b) y (c, la fala se produce fuera de la subestacién de conexién a tierra. La corriente residual retoma a través de la tierra remota, participando sélo las puestas a tierra en el punto de falla y la puesta a tierra de la subestacién. La Figura 8.5, corresponde a una linea puesta a tierra en ambos extremos. La corriente residual total se distribuye entre las puestas a tierra de las subestaciones, dependiendo de sus resistencias relativas y de la resistencia de falla; retornando a través de la tierra remota, sin Participacién de las estructuras de Iinea, salvo la que ha fallado. Finalmente, en la Figura 3.6 se muestra la situacion correspondiente a una linea conecta- da a tierra en un extremo y que posee un cable de tierra en toda su longitud. En este caso la cortiente retorna a través de la combinacién cable de tierra/tierra remota/estructuras de linea. Capitulo 3. Factores principales de proyecto 3-5 Figura 2.4 » Distrbucién de corrientes residuales en una tinea sin cables de tierra © guarda y conectada a tierra en un solo extremo. 3.2 Corriente residual dispersada (MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Figura 3.5 ¢ Distribucién de corrientes residuales en una linea sin cables de tierra . co guarda y conectada a tierra en ambos exiremos. . Capitulo 3. Factores principales de proyecto 3-7) Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA cable de tierra o guarda G-hdR, ERS Figura 9.6 + Distribucién de corrientes residuales en una linea con cables de tierra 0 ‘guarda y conectada a tierra en un solo extremo, 3-8 ‘8.2 Corriente residual dispersada (MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 3.3. Tiempo de duracién de la falla residual El tiempo durante el cual una persona puede quedar eventualmente sometida a una solici- tacion eléctrica en una instalacion de alta tension, es el tiempo que perdura la condicion anormal © de falla que provoca la circulacién de corrientes residuales por e! terreno. Este tiempo de duracién de la falla depende en gran medida de la prontitud con que actlian las protecciones de los componentes del sistema de generaciénitransmision, En ciertos casos, debe considerarse adicionalmente el tiempo de retardo de los circuitos de control (situacion poco frecuente) y el tiempo de operacién de los interruptores encargados de despejer la fala, 3.3.1 Tiempo de operacién de las protecciones Los diferentes componentes de un sistema eléctrico de potencia: lineas de transmisién, transformadores, barras, generadores, etc., estén provistos de elementos que detectan una condicion de falla en ellos y que provocan su desconexin con el objeto de aislar el equipo y despejar la falla. Estos elementos de deteccion, pueden ser fusibles, relés de sobrecorriente, relés de distancia, relés diferenciales, etc., dependiendo de la importancia y caracteristicas propias del equipo a proteger [6 - 8] Las falas en lineas de transmision son generalmente las que con mayor frecuencia y en mayor magnitud, dan lugar a corrientes residuales que circulan por el terreno, originando posibles solicitaciones de voltaje. Por lo tanto, para el proyecto de una puesta a tera, {costumbra considerar las solictaciones producidas y los tiempos de despeje consecuentes, ‘ocurrir falas en lineas de transmisién. a) ty te i = TeMyivw| a h ny mn n Z Za Zs Figura 3.7 # Caracteristicas tipicas corriente (impedancia)/tiempo de fas protecciones: a) relé de sobrecorriente, b) relé de distancia. Los elementos que protegen las lineas de transmision, poseen lo que se denomina su caracteristica variable medida/tiempo de operacion. Esta caracteristica determina la forma como varia el tiempo de operacion de la proteccién, en funcién de la magnitud de la variable medida. Para fusibles y relés de sobrecorriente en los que la variable medida es la corriente de fase (0 residual), esta caracteristica es inversa; esto es, a mayor Corriente menor tiempo de operacion, fen mayor 0 menor grado segin sea el tipo particular de elemento de proteccion. Capitulo 3. Factores principales de proyecto 3-9 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Para los relés que miden la distancia a un posible punto de falla, la caracteristica distan- ciatiempo, es definida, esto es, con tiempos de operacién constantes para fallas dentro de las denominadas zonas del relé. Ver Figura 3.7. De este modo, el primer paso para determinar el tiempo de duracién de una solicitacién ‘eléctrica, es conocer el tiempo en que operan las proteociones al ocurrr fallas a tierra. Si se ‘conoce el tipo de proteccién y la caracteristica variable medidartiempo, entonces se puede determinar su tiempo de operacién para una determinada magnitud de la corriente de falla o ubicacién del punto de falla. 3.32 Tiempo total de despeje de la falla En el caso de lineas de distribucion protegidas con fusibles, el tiempo total de despeje de la falla esta dado por el tiempo de fusién del fusible ("total clearing time", en inglés). Para la situacién mas frecuente en que las lineas de transmisién disponen de interrupto- res, ol tiempo total de duracién de Ia falla es la suma del tiempo de operacion de la proteccién, retardo de tiempo del circuito de control de apertura del interruptor (la mayoria de las veces despreciable, aunque no siempre), y el tiempo de apertura total del interruptor. Valores tipicos de tiempos de operacién de interruptores de alta tensién son: 1 a 5 ciclos (20 a 100 mseg a 50 Hz), para interruptores de voltajes iguales y superiores a 44 KV, y 8 ciclos (160 mseg), para interrup- tores de voltajes de distribucion (12 - 13,2 - 15 - 23 KV). ‘Al courrir una falla en una linea u otro componente de un sistema eléctrico de potencia, normaimente deben actuar las protecciones e interuptores correspondientes al primer frente de proteccién. Estos elementos retiran de servicio el minimo de componentes necesario para aislar el punto de falla. Sin embargo, si uno de estos equipos: proteccién o interruptor, no ‘cumple su funcién correctamente, deben actuar lo que se denominan relés e interruptores de respaldo. Estos tltimos, por razones de coordinacién entre los diferentes elementos de proteccién, despejan la falla en un tiempo mayor que los del primer frente. La frecuencia de esta anormalidad en que no opera el primer frente de proteccién, es relativamente baja y su ocurrencia simulténea con las otras condiciones que pueden conducir a situaciones de riesgo en una instalacién, es de muy baja probabilidad. Por lo tanto, salvo situa ciones especiales, lo normal es considerar en el proyecto de una puesta a tierra, el tiempo total de despeje de una falla determinado por el primer frente de proteccién. Este criterio no es compartido por algunos autores o especialistas, quienes recomiendan, como una medida adicio- nal de seguridad, considerar el tiempo de duracion de la falla considerando la operacién de las protecciones e interruptores de respaldo. Un antecedente para decidir entre uno u otro eriterio ‘en cuanto a tiempo probable de duracién de la falla, es la fiablidad estimada en cada caso part- cular de los equipos encargados de detectar y despejar las fallas. Los tiempos de operacién de las protecciones son un factor importante en determinar el tiempo de duracién de una eventual solicitacién en el interior y contomo de una instalacion protegida con una puesta a tierra. Por este motivo es conveniente que estos tiempos sean los ‘menores posible, pero compatibles con la necesaria coordinacion que debe existir entre los ‘equipos de proteccién de las diferentes instalaciones en un sistema de transmisién. 3-10 3.3 Tiempo de duracién de la falla residual MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. 3.3.3 Mdxima solicitacién [,?t La expresién (2.2) establece indirectamente un valor maximo permisible del producto 1j,21, donde Ij, @8 la corriente por el cuerpo humano y t es el tiempo de duracion de la solictacién. Este valor es 0,0135 y 0,0246 A2 seg, para personas de un peso de 50 y 70 Kg, respectivamente [9 - 10]. Para una determinada puesta a tierra, existe una relacién lineal entre la elevacién de potencial de ésta y las solicitaciones de voltaje para las personas. Por tanto, a un valor maximo de [,?t , corresponde también un valor maximo de la solicitacién 1,2. En una instalacién que es parte de un sistema eléctrico de potencia, es normal que se presente una gama amplia de posibles valores de la corriente de fala, funcién, entre otros, de su Ubicacion y resistencia de puesta a tierra. Para cada una de estas magnitudes de falla, existe un valor mas probable de tiempo de duracién de ésta, dependiendo de las caracteristicas varie ble medida/tiempo de operacién de las protecciones del sistema. Entre estas posibles combina- ciones de corriente de falla y tiempo de duracién correspondiente, interesa la que da lugar al maximo valor de 1.7 t . Esto significa que el calculo de la puesta a tierra, debera realizarse de ‘acuerdo a voltajes tolerables calculados con el tiempo asi determinado, y las solictaciones de voltaje deberdn caicularse para la correspondiente corriente, Si se trata de lineas de transmisién protegidas con relés de sobrecorriente, lo normal es que la maxima solicitacién se produzca también para la maxima corriente de falla. Sin embargo, ppara lineas protegidas con relés de distancia, la situacién puede ser diferente, como se ilustra en el ejemplo siguiente. Ejemplo 3.1 Determinar la maxima solicitacion J,? t para el caso simple indicado en la Figura siguiente. Ver ‘Apéndice 3A1 para el calculo de las corrientes de fala. ES eee SIE 2 SIE 1 TOTTI TTTTTTT ITT La subestacién S/E 2 se alimenta radialmente desde una subestacién S/E 1, mediante una linea protegida con relés de distancia. Las impedancias equivalentes a secuencia positiva y cero en barras de S/E 1 (valores en p.u., base 100 MVA), son: Zi s/n) =090+)050p.u. 3 Zosyer= 1030 p.u., y las impedancias a secuencia de la linea de interconexién, valen: Zp =O010+j0t2p.u. ; Zo, =0,15+)0,30 p.u. ) Para una falla en un punto préximo a la S/E 1, las impedancias a secuencia equivalentes, despreciando el tramo corto de linea hasta el punto de falla, valen: Capitulo 8. Factores principales de proyecto om Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO ¥ ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Zi eq=Z sre1 = 080+ 0.50 pt. + Zp eq=Zy 5/61 = 10.90 p.u. De acuerdo @ estas impedancias equivalentes, la maxima corriente residual dispersada por la puesta a tierra de la S/E 1, para una falla monofésica a tierra, es I, = 1.893 A. Si, en estas circunstancias, la proteccién de distancia opera en primera zona con un tiempo total de despeje de la falla de 0,05 seg, la solicitacion I t , es de 168-105 A? seg, b) Para una falla en la S/E 2, las impedancias a secuencia equivalents, valen: Zyeq =) siti * Zz = 040+ 0.62 pou Zoeq = Zosie1* Zor = 015 +10.60 p.u. La corriente residual maxima dispersada resulta I, = 1.268 A. Si el tiempo total de operacién en ‘segunda zona es de 0,4 seg, la solictacién I,? t es de 643-10° A?seg. Esta solictacién es mayor {que la obtenida en a) para una falla préxima a la S/E 1, y que implicaba una mayor corriente dispersada. En consecuencia, para este ejemplo particular, el proyecto de la puesta a tierra de la SIE 1, debe realizarse considerando una corriente dispersada de 1.264 A en el calculo de las solicitaciones de voltaje, y los voltajes tolerables deben ser determinados para un tiempo de duracién de la solicitacién, de 0,4 seg, 3.3.4 Tiempo de duracién equivalente de una falla Frecuentemente se presenta en la préctica la situacién esquematizada en la Figura 3.8, (31.9) Ty = (3A1.10) (GA1.9) o- By ¢ ) Zp= 8s, Si la potencia base se expresa en MVA y el vottaje en KV, la impedancia base calculada con (3A1.9), resulta en ohms y la corriente base, segun (3A1.10), en KA. En la Tabla 31-6 siguiente se indican los valores de impedancia y corriente base en los niveles de tensi6n més frecuentes en Chile, para una potencia base de 100 MVA. Apéndice 31. Calculo de cortocircuitos residuales 3A1-7 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Tabla 3A1-6 # Corrientes e impedancias base para distintos niveles de voltaje, para Sp = 100 MVA vckv) | 12 | 132] 15 | 23 66 | 110 | 154 | 220 | 500 Ig(A) | 4811 | 4.374] 3.849 | 2.510] 1.312) 875 | 525 | 375 | 262 | 116 Zy(a) | 144 | 1,74 | 2,25 | 5,29 | 19.4 | 436 | 121 | 237 | 484 | 2500 Lo habitual es que el valor de la impedancia de una linea de transmisién se conozca en ohms. Para expresaria en por unidad (p.u.), debe dividirse este valor en ohms, por la impedancia base en el nivel de tensién correspondiente. Asi, por ejemplo, la impedancia a secuencia posi va de una linea de 110 KV, de 25 + j60 ohms, equivale a 0,207 + j 0,496 p.u. En particular para los transformadores y generadores, es normal que los fabricantes in. quen sus impedancias en porcentaje 0 en p.u. para su base propia de potencla Sp , como se indica en las tablas anteriores. Estos valores deben ser transformados a la base unica Sp del sistema, utllzando la relacién: Zsa) = Zn) se (A111) p Célculo de cortocircuitos residuales Para el célculo simpliicado de corrientes de falla en un sistema de potencia, como el que ros interesa para el proyecto de una puesta a tierra, las impedancias a secuencia de las lineas de transmisién no consideran los pardmetros transversales, tales como la susceptancia. Tampo- co se considera en este célculo, el efecto de las corrientes de carga del sistema, asumiéndose {que éstas son de pequefia magnitud en comparacién con las corrientes producidas por la falla y ‘que, ademas, estén destasadas en un éngulo cercano a 90°. Sobre la base anterior, al ocurrir el contacto de una o dos fases a tierra, la corriente resi- dual J, que circula hacia tierra es igual a: Ty Slag Fig Flop = SIP (3At.12) de acuerdo a (3A1.2). Por tanto, es suficiente determinar la componente de secuencia cero en el punto de falla, de acuerdo a la conexién particular entre las mallas de secuencia. - Falla monofésica a tierra En el caso de producirse el contacto de una sola fase a tierra, las mallas de secuencia se ‘conectan en setie, como se muestra en la Figura 3A1-3. Z1, Zp y Zo son las impedancias ‘equivalentes a secuencia dal sistema, en el punto de falla. La forma de conexién a tierra de los eutros del sistema -sdlidamente o a través de impedancias- y la resistencia de puesta a tierra de las subestaciones correspondientes, esta incluido en el equivalente Zy 3At-8 ‘Apéndice SAT, Calculo de contocircultes residuales MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. e Go 3Rr Figura 3A1-3 # Conexién de la malas de secuencia para una falla monofésica a tierra. En la Figura 3A1-3, Ry representa la resistencia total de contacto de la fase fallada a la tierra remota; por lo tanto, esta constituida por la resistencia del arco, mas la resistencia de la puesta a tierra; 0 por la del punto de contacto en el terreno y la tierra remota, dependiendo como se produce la falla. De acuerdo al circuito de la Figura 3A1-3 y considerando Z, = Z) , las componentes a secuencia de la cortiente de fala, valen: Vv ee (3A1.13) 2Z,+Z+3Ry Tip = Tae = Toe Por lo tanto, la corriente residual J,,; debida a contacto de una fase a tierra (11), de acuer- do a (3A1.12), vale: av Ty, = 3lor = (3A1.14) MOF 22+ Zy+3Rp oi - Falla bifésica a tierra Para una fala bifésica a tierra entre las fases b -c, las mallas de secuencia se conectan en paralelo, como se indica en la Figura SA1-6, Go 3Rr Figura 3A1-4 + Conexién de las malias de secuencia para una falla bifdsica a tierra. ‘Apéndice SAT. Calculo de cortocircuites residuales SA1-9 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA En la Figura 3A1-4, se supone que el arco producido entre las dos fases falladas, de resistencia 2R; , es simétrico con respecto al contacto a tierra a través de una resistencia Rp. Asi, la corriente residual dispersada hacia la tierra remota, es: 3, (Z,+R,)+2(Z) +R, +3Rp) Lat = 3log = (GA1.15) ‘Comparando las expresiones (31.14) y (3A1.15), se puede concluir que: Sk Zy+H(R, +Rp) > Z ,entonces: [yy > Iya Si Zy+3(Ry+Rp) < Z, ,entonces: Ly < Iyap En los casos en que, dependiendo de las magnitudes relativas de impedancias, la falla bifésica a tierra supera a la monofisica, la diferencia es pequefa; por lo tanto, normalmente s6lo se considera esta Uitima, de mayor probabilidad de ocurrencia. En algunas ocasiones se requiere conocer las corrientes residuales en términos fasoria- les; sin embargo, lo mas frecuente es que baste conocer los valores absolutos | /,| de las cortientes. As{, sobre la base de (3A1.14) y (31.15), la corrientes residuales en el punto de falla, expresadas en Amperes, valen: sé Ty (31.18) VOR +R 13K) + OX, +X)? 3V Meal = sl (@At.17) fi [(R, +2Ry +3R, + 6Re)? +(X,+2Xp) donde V es el voltaje equivalente de los generadores, expresado en p.u. -normalmente entre 1 y 1,1 pu e Ip es la corriente base del nivel de voltaje en que ocurre la falla. Mn 3A1-10 ‘Apéndice 3A1. Célculo de cortocircuitos residuales MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Ejemplo 31.1 Como ejemplo de aplicacién del método de componentes simétricas para el céiculo de corto circuitos residuales, se considera el sistema indicado en la Figura 3A1-2. El sistema de transm sién es de 154 KV; los transformadores de las subestaciones A y B, de conexién delta/estrelia, estan sélidamente conectados a las puestas a tierra de las subestaciones, las que tienen valores de resistencia de R, = 10.0 y Ry =5 Q. La falla se produce a través de una resistencia de 25 0, correspondiente a la resistencia de puesta a tierra de una estructura de linea. - Datos del sistema - Impedancias de los generadores: Gen. A; Seq = 50 MVA 5 Zigy = Zagq = 10,250 p.u. Gen.B: Sep =120 MVA ; Zicp = Zyeq = 10.180 p. - Impedancias de los transformadores de 13,8/154 KV: Tanst. A: Tansf.B: Sq =120MVA ; Zirg Spy = 5OMVA ; Zing = Zyrq = 10.100 p.u. ; Zyry = 0,080 pu. (0,120 p.u. ; Zorn = 30,100 p.u. - Impedancias de la linea de 154 KV: Zi, =18 + 45.0 ; Zy, =30 + /150.2 ion a) Reduccién de las impedancias a una misma base, Todas las impedancias deben expresarse en por unidad de una misma base de potencia, por ejemplo, Sp = 100 MVA. Para simplificar la notacién, se utilzard la misma simbologia para las impedancias reducidas. Asi, de acuerdo a (3A1.6): Zica = Zaca = i0,250:(100/50) = }0,500 p.u. Zica = Zaca = \0.180-(100/120) = j0,120 p.u. Zura = Zora = 10,100-(100/60) = |0,200 p.u. Zing = Zorg = i0.120-(100/150) = {0,080 p.u. Zora = 10,080:(100/50) = j0,160 pu Zorg = 0,096-(100/150) = j0,064 p.u. Las impedancias de las lineas se expresan en por unidad, dividiendo los valores en ohms, por la impedancia base en el nivel de voltaje 154 KV. Asi: ,063 + j0,190 p.u. 126 + j0,632 p.u. 2 = Zu Zou. 15+) 45)/237,16 30 + j150) /237,16 = Los neutros de los transformadores estan conectados sdlidamente a sus respectivas puestas a tierra (Zyy = Zyp = 0) ; por tanto, sus impedancias totales de conexién a la tierra remota son iguales a las resistencias de puesta a tierra de las subestaciones: ‘Apéndice 3A1. Calculo de cortocircuitos residuales 3A1- 11 ‘ Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA 3Zrpq =HZyq+R,)=30Q => 30/237,16=0,126 p.u Zipp =3(Zyp +Rp)=15.2. = 18/297,16= 9,063 .u. Se considera la situacién que da lugar a la maxima corriente de falla: por tanto, en el punto de {alla se desprecian las resistencias de los arcos (Ry= Ry= 0). La resistencia a la tierra remota es igual, entonces, sélo a la resistencia de puesta a tierra R,-de una estructura de line Asi, para una falla monofésica a tierra: 3(R, + Ry) =75 0 => 75/ 297,16 = 0,316 p.u. b) Impedancias a secuencia equivalentes En la Figura siguiente se resumen los valores de impedancias a secuencia para el ‘ejemplo. Estos valores deben reducirse a equivalentes en el punto que interesa calcular las corrientes residuales de falla monofésica y bitésica a tierra, sOMVA B 120MVA Oe Se < z SOMVA- 13.8/154KV 150 MVA- 154/13, KV j1,1_ j0,500 10 0,063 + j0,190 j0,080 0,120 jt.4 oR Af} Vn Yn 0 ey a Ty j0,500 0,200 0,083 + j0,190 | 0,080 _j,120 + es Eger May 0,160 0,126 + j0,632 jo,064 is Mog 0,063 ¢) Reduccién y céloulo de cortocircuitos ‘Sobre la base de las mallas anteriores, se obtienen los siguientes resultados para falas mono- fasicas que ocurren en la proximidad de la subestacién a, en el centro de la linea, y en la subes- tacion B. BAT- 12, ‘Apéndice SA1. Calculo de cortocircuitos residuales MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA Pedro Ortuondo F. Tabla 341-7 # Resumen de resultados del Ejemplo 31-1, extremoa | centro de linea | —extremo 8 Z (pu) 0026+ j0,262 | 0.019+)0,215 | 0,002+)0,163 Z(p.u) 0,089+)0,135 | 0,076+)0,212 | 0,055 + 0,061 TAA) 1.576.235,6° 1.600233,8° 2.292244,1° mon (-) 0.7912 5,0° 0,439.2 1,9" 0,0992-24,4° Moa (-) 0,2332-18,1° 0,5612-1,5° 0.9112 2.6° dny(A) 1.246.240,6" 70235,7° 226219,6° Ing(A) 352217,4° 898.2°32,4 2.089.246,6° Ejemplo 301.2 Una situacién frecuente en la practica, es la alimentacion’ desde un punto de un sistema de potencia hasta una subestacién, mediante una linea radial. Esto es comun en el caso de alimen- tacion de energia eléctrica a una industria, para la cual se debe proyectar una puesta a tierra. Para realizar el calculo de cortocircuitos es necesario conocer como punto de partida, las impe- dancias a secuencia en el punto de arranque de la linea, a las cuales se adicionan las impedan- clas de los otros elementos en serie. En la Figura siguiente se esquematiza la situacion indicada, SIE2 0 $66/13.8KV 10 MVA Sistema SI a linea de 66 KV potencia = Datos del sistema en la S/E 1: Impedancias equivalentes del sistema, en base 100 MVA: Zs = 0,200 + j0,350 pu. Zs = 0,300+ 0,560 p.u. Impedancias de la linea de transmisién: 21, = 453+) 5.052 Zp, = 6.27 +/18.212 Impedancias del trensformador, en base propia: Zip =i8% Zor =j6 % ‘Soluci6n, Los valores de las impedancias a secuencia de los componentes, deben expresarse en un mis- mo tipo de unidad. Si se expresan en p.u., deben estar referidos a una misma potencia base Sy, Reduciendo todo a p.u. de base 100 MVA: ‘Apéndice SAT. Calculo de cortocircultos residuales 3A -13 Pedro Ortuondo F. MANUAL PARA EL PROYECTO Y ANALISIS DE PUESTAS A TIERRA - Las impedancias equivalentes en la S/E 1 ya estén expresadas en p.u. de base 100 MVA. = Las impedancias de la linea se reducen a p.u., dividiendo los valores en ohms, por la impedancia base en 66 KV: 104+ }0,116 pu 144+ j0,418 pu Zi, > (453+) 5,05)/43,56 Zor => (6.27 +}18,21)/ 43,56 - Las impedancias del transformador se reducen a la base 100 MVA, de acuerdo a (3A1.11); Z,y => 0,080 (100 / 10) = j0,800 p.u Zor => |0,060-(100/10) = j0,600 p.u Cor mon 68 KV Las impedancias a secuencia en la barra de 66 KV de la S/E 2, son: Lastly Zy= Las +Zo 304 + j0,466 p.u, 0,444 + j0,978 p.u. Si se estima un valor aproximado de 2.2 para la resistencia de puesta a tierra de la SIE 2, este valor expresado en p.u. de 66 KV, vale: Ry =2/-43,56 = 0,046 pu. Asi, en (341.16): (2.R, + Ry +3.Re)+ j(2.X, + Xo) = 1190+ j1,910 = 2,250.258, 1 piu Por tanto, para V= 1,0 pu: Vea 4 3 : ep i190? +1910 2,2502 Sino se considera en el célculo el valor de la resistencia de puesta a tierra, le corriente residual de falla es de 1.204 (A), lo que significa una diferencia de solo 3 %. 875 = 1167 (A) Cortocircuito bifdsico a tierra en 66 KV En (3A1.17), despreciando el efecto de la resistencia de puesta a tierra’ (R, +2.Ry) + j(X, +2. Xp) = 1192+ j2,422 = 2,608 263,8° pu. Por lo tanto: Mroel = a = 875 = ed Yit92? + 2,422 2.6992 valor inferior al del cortocircuito monofasico a tierra en 66 KV. 875 = 972(A), SAT 14 ‘Apéndice 3A1. Célculo de cortocircuitos residuales

También podría gustarte