Está en la página 1de 1

Me has robado el corazn

T me has robado el corazn,


de mi existencia eres la razn,
a un dios no necesito adorar,
ahora eres t mi adoracin.

Si yo no te hubiera conocido,
mi vida iluminada no haba sido,
ahora eres el aire que respiro

la brisa que me calma la pasin,


la msica que me alegra el alma,
la poeta que me inspira pensamientos.

Todo lo que comienza termina,


slo Dios no tiene origen ni final
nuestro amor tuvo un comienzo
y esta carta ha de ser su final.

T y yo somos como pjaros,


en la primavera se enamoran,
pero en el otoo se separan

Nuestro amor, una flor,


que naci en la maana
y por la tarde se marchit.

Las estrellas grabaron nuestro pasado,


y luna film las veces que hemos besado,
las flores se aduearon de nuestro amor
ahora nuestro querer perdura en cada flor.

En un cliz, lgrimas sagradas,


el dolor de ambos, en una patena,
las indiferencias, una corona de espina,
cuando suena la campana de la iglesia
nuestra alianza se renueva.