Está en la página 1de 2

Cuadro de Herejías Cristológicas

Niegan la divinidad de Jesús. Aceptan solo su humanidad. 2 tipos: 1) Aceptan la virginidad de María, ya que no la interpretaba como una prueba de la filiación divina de
Jesucristo. Éste, simple hombre o última de las siete reencarnaciones de Adán, tiene la misión de llevar a los hombres al conocimiento de la Ley en la cual consiste la
Ebionitas
única salvación. 2) Jesús sería fruto de un matrimonio entre una «joven» con un carpintero. Jesús percibía la inclinación al pecado como todos los hombres, y su elección,
anunciada de antemano por los profetas, debía reducirse a su buena conducta.
1) de Teodoto de Bizancio: Cristo era solamente un hombre, al que Dios adoptó como hijo en el momento de su bautismo y al que confirió una potencia divina para que
Adopcionismo pudiera llevar a cabo su misión en el mundo. 2) Pablo de Samosata, de Antioquía: para conservar la unidad divina, sostenía que Jesús no era Dios sino un hombre como
los demás, pero con la diferencia de que, a él, el Verbo se le había comunicado de una manera especial, inhabitado en él, como si estuviera poseído por Dios.
Herejía que niega la realidad carnal del cuerpo de Cristo. Por su etimología viene de la voz griega dokéo, parecer, dókesis, apariencia. Sirve para designar el error de los
que se niegan a admitir que Jesucristo ha sido hombre verdadero, con cuerpo de carne como el nuestro. Por consiguiente, sería pura ilusión o apariencia todo lo que los
Docetismo
Evangelios cuentan y la Iglesia enseña sobre la concepción humana de Cristo, su nacimiento y su vida, sobre su pasión, muerte y resurrección. Dios se presenta con
apariencia humana. Es un cuerpo aparente. ¿Cuál es el problema soteriológico? No se redime la humanidad.
El Obispo Apolinar, con el objeto de poner de relieve la personalidad divina de Cristo, afirmó que Cristo no tenía un alma propiamente humana, sino que el Verbo
Apolinarismo
encarnado había tomado el lugar de esta alma; por lo mismo, ya no se podía hablar más de dos naturalezas sino de una única naturaleza y de una única persona en Cristo
Arrio afirmaba “el Hijo no siempre ha existido (...), el mismo Logos de Dios ha sido creado de la nada, y hubo un tiempo en que no existía; no existía antes de ser hecho,
y también Él tuvo comienzo. El Logos no es verdadero Dios. Aunque sea llamado Dios, no es verdaderamente tal”. En consecuencia, para Arrio el Hijo era una especie
de Demiurgo, un segundo Dios, en otras palabras, un intermediario entre Dios y las criaturas, no engendrado sino creado, y que tuvo a su cargo la creación. Su enérgico
Arrianismo rechazo a la doctrina de la generación estuvo motivada en impedir, por considerarlo inadmisible, una visión dualista del Dios uno y único. Tampoco llegó al extremo de
negar la Encarnación del Verbo, sin embargo creía que Cristo no era una persona divina, ya que el Logos encarnado no era verdadero Dios. Por otra parte, su
interpretación lo llevó a considerar que el Verbo al encarnarse ocupó el lugar del alma humana, por lo que Cristo carecía de ella. Sus doctrinas relativas al Espíritu Santo
siguieron la misma suerte que las del Verbo, esto es, resaltó su condición de creatura, pero de un rango aún inferior a la de Aquél.
Monofisismo o Sostenía que la naturaleza humana de Cristo había sido absorbida por la divina, produciéndose la unión física de lo humano y divino en una sola naturaleza (fisis), o sea la
eutiquianismo divina. Así, se negaba la realidad de la naturaleza humana de Cristo que, al ser absorbida por la divina, la carne no sería sino mera apariencia.
Nestorio se encontró con la disputa en torno al título de «madre de Dios» (theotokos). Mientras unos querían llamar a María solamente theotokos, otros querían llamarla
solamente ánthropotókos (madre del hombre). Nestorio propuso como título intermedio «madre de Cristo».
Nestorio afirmaba que las propiedades divinas del Logos/Hijo no pueden atribuirse al hombre Jesús ni las humanas al Logos/Hijo; por eso no puede decirse que el Verbo
nació, fue engendrado, murió, ni que Jesús es inmortal.
Nestorianismo Nestorio afirmaba que no se podían atribuir al Hombre Jesús de Nazaret las propiedades del Verbo Hijo ni atribuir las propiedades del Verbo al Hombre/Jesús.
Podemos hablar de un Hº que se crea de la “fusión” de estos sujetos. Y nosotros lo
 Hº de naturaleza humana-mortal conocemos como Jesucristo. Porello no podemos ver a María como Madre de Dios,
 Vº de naturaleza divina-inmortal ya que Él la precedía. María no es Theotokos sino Christotokos

que pudo servir de base para el credo adoptado por el concilio. Concilio de Macedonio. una especie de Constantinopla I (381) superministro de todas las gracias. Nestorio. El Espíritu Santo es verdadero Dios. Alejandro de Alejandría (ca. en cambio. 230). reafirmó la divinidad del Espíritu Santo. Arrio había sido condenado ya por su obispo. el Hijo participaba del ser mismo del Padre. no creado (gennéthenta ou poiéthenta).Escuela de La del Logos-sarx. patriarca de Constantinopla. Concilio de Nicea (325) La cuestión más importante era el arrianismo. Esta última frase era la negación más clara de la postura arriana. Se decía del Hijo que era de la misma esencial-sustancia que el Padre (ek tés ousias tou patros). consustancial con el Padre (homoousion tó patri). de su humanidad. Se añadieron cuatro frases clave con el fin de excluir los principios arrianos. Concilio de Éfeso (431) . Contra los macedonianos. ilustra la plena realidad de la humanidad de Cristo. decía que era una criatura de Dios. afirmó que Jesús era un puro hombre en quien habitaba el Hijo del Eterno Padre. (Símbolo Niceno . puramente humana para hacer el bien sin el concurso del auxilio divino. por su afirmación de que el Hijo era una creatura (ktisma o poiéma). Dios verdadero de Dios verdadero (theon aléthinon ek theou aléthinou).Constantinopolitano). admitía la divinidad del Verbo pero la negaba en el Espíritu Santo. probablemente un credo bautismal de Jerusalén. como el Hijo y el Padre. También fue condenada la doctrina de Pelagio y Celestino que negaban la transmisión del pecado de Adán a su descendencia y defendían la bondad. Eusebio de Cesarea presentó un credo de su Iglesia. Reunido durante el pontificado del Papa San Dámaso y el Emperador Teodosio el Grande. al concentrar su atención en el Verbo como sujeto del hombre Dios. pero muestra algunos titubeos al afirmar el puesto central del Verbo como sujeto de la actividad divina. engendrado. en general. y si Jesús no era Dios tampoco María podía ser Madre de Dios. descuida la importancia del alma humana de Jesús y. patriarca de Constantinopla. Alejandría Escuela Antioquena La del Logos-anthropos. negó la unión del Verbo Divino con la humanidad en unidad de persona.