Bailarina Geométrica No Cree en el Amor, Encuentra Aspiración y Éxtasis en Espirales

“Mujeres durante demasiado tiempo pervertidas por la moral y los prejuicios, volved a vuestro
sublime instinto.”
Valentine de Saint Point, Manifiesto de la mujer futurista

“El juego infantil se halla completamente saturado de conductas miméticas, y su campo no se
encuentra en modo alguno a lo que un hombre puede imitar en otro. El niño no juega sólo a
hacer el comerciante o el maestro sino también el molino de viento y la locomotora.”
Walter Benjamin, Sobre la facultad mimética

“Nadie sabe lo que puede un cuerpo en el lenguaje”
Herni Meschonnic, Spinoza poema del pensamiento

Mercedes Azpilicueta se apropia del registro sonoro de los cantos de los comerciantes
extranjeros en los mercados públicos de Rotterdam para la producción de su obra.
Usa su cuerpo como campo de experimentación para la comprensión de un texto
hablado en un idioma extranjero, que no entiende pero cuya vitalidad la convoca. Su
material de trabajo es la palabra hablada, el holandés no-oficial reproducido por
inmigrantes de múltiples procedencias, del cual ella se apropia para realizar una
traducción encarnada en un cuerpo despojado de gramática.
En Spinoza poema del pensamiento, Henri Meschonnic plantea que el lenguaje está
cargado de afecto, no sólo al interior de la teoría spinoziana si no también en el modo
en el que el filósofo expone su teoría. Para él, la lectura o traducción de un texto no
debe atenerse exclusivamente a la detección de los marcadores lógicos, si no que
debe ser susceptible también a las marcas afectivas del lenguaje. Ambos tipos de
marcadores –lógicos y afectivos– son igualmente constitutivos del lenguaje. Así como
para Spinoza cuerpo y alma conforman una unidad, los marcadores de sentido y los
del afecto se encuentran en el reconocimiento de aquello a lo que deben su origen, si
consideramos –a la Walter Benjamin– la lengua como forma de mímesis domesticada,
como archivo de semejanzas no sensibles y de correspondencias inmateriales.
La relevancia de la obra de Mercedes aparece en el hecho de que, incluso no
entendiendo los marcadores lógicos del idioma frente al que se encuentra, logra
reproducir en su obra las marcas afectivas del lenguaje vivido. Mercedes usa su propio
cuerpo como espacio de sedimentación de las huellas afectivas del lenguaje de los
otros. Huellas a las que logra reanimar, a las que vuelve a dar vida, en la producción
de su obra. Mercedes trabaja con las marcas afectivas que el lenguaje de los otros
dejaron en su cuerpo. En la selección privilegiada de marcadores afectivos para la
producción de su obra, Mercedes desanda la evolución emprendida por la lengua
hacia la total sistematización de las antiguas fuerzas de producción y recepción
mimética, y tiende a redimir aquellas de la magia.
El nombre de la instalación hace referencia al artículo publicado en The evening world
(Nueva York) en 1916 sobre de la obra Valentine de Saint-Point (Francia,1875-1953),
única artista que formó parte del Movimiento Futurista Italiano. A través de esta cita
directa Mercedes reactualiza el llamado a la virilidad como un modo del instinto
femenino activo, presente en el Manifiesto de la mujer futurista redactado por Saint-
Point.

Esta obra formó parte de la exhibición Motion /Labour /Machinery (Propulsión /Mano
de obra/ Maquinaria), TENT, Rotterdam. Curada por Manuel Segade, Mariette Dölle y
Jesse van Oosten. 19 de Octubre 2015 al 17 de Enero de 2016.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful