Está en la página 1de 26

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL COMAHUE – FACE- CARRERA DE PSICOLOGÍA .

Asignatura Evaluación Psicológica I - USO INTERNO

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

Acuña, M.I; Tirachini, A. & Alarcón, E.

¿A qué le llamamos Evaluación Psicológica (EP)?

La Evaluación Psicológica es la disciplina de la Psicología Científica que se ocupa de la exploración y análisis

del comportamiento de un sujeto o grupo de sujetos. Los objetivos básicos o aplicados (descripción, diagnóstico, selección/predicción, explicación, cambio y /o valoración) conducen a un proceso de toma de

decisión, que incluye dispositivos, tests y otras técnicas de de evaluación (Fernández Ballesteros, 2000).

Rocío Fernández Ballesteros es una de las figuras más relevantes en el campo de la EP de las últimas tres

décadas. Muchas de sus publicaciones analizan las dificultades en la formación y práctica de la EP en

contextos españoles y europeos. Junto a sus colegas de la Asociación Europea de Evaluación Psicológica

(European Association Psychology Assessment; EAPA) propuso una serie de guías y pautas con propósito de:

“mejorar la práctica, la formación y el entrenamiento de los evaluadores” (Fernández Ballesteros, De Bruyn,

Godoy, Homke, Teer Laak, Vizcarro, Whestholff, Westemeyer & Zaccagnini, 2001, p.58). Consideramos estas

guías un aporte de gran importancia para la comprensión de la EP como un proceso con garantías

científicas y éticas, es decir como un proceso reglado por los métodos y alcances propios de la ciencia

psicológica.

La preocupación sobre la formación y el entrenamiento de psicólogos en procesos evaluativos también ha

sido destacada por la Sociedad de Evaluación Psicológica (Society for Personality Assessment, SPA) que en el

año 2006 enfatiza la necesidad de continuos e intensivos programas de formación y entrenamiento,

destacando la obligación ética de los profesionales y el efecto posible de las malas prácticas evaluativas.

Otra de las cuestiones que pone de relevancia el documento, es la complejidad y especificidad que supone

la EP como contrapartida a creencias erróneas (por ejemplo que la formación en psicoterapia es suficiente

para la evaluación clínica). Desde esta perspectiva, las practicas evaluativas inapropiadas y no entrenadas

exponen seriamente al daño de los sujetos evaluados. Incluso, consideran que el daño es mayor que en

relación a una psicoterapia por las siguientes razones:

1- En algunos casos, la evaluación psicológica involucra una relación relativamente breve con los sujetos, por lo que la posibilidad de serias malinterpretaciones son magnificadas.

2- Los informes psicológicos usualmente, forman parte de la historia clínica, legajo, etc. de los sujetos y

permanecen durante toda la vida.

3- Las evaluaciones psicológicas dirigen importantes decisiones sobre la vida de los sujetos. 4- La

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

2 !

sociedad en su conjunto es perjudicada por decisiones inapropiadas respecto a la vida de un sujeto, y

del mismo modo se daña la confianza en la disciplina, a partir de juicios profesionales que resultan de

procesos evaluativos erróneos (SAP, 2006).

Ahora bien, ¿qué sabemos de estas prácticas evaluativas en Argentina? ¿cómo evaluamos los psicólogos en

los diferentes ámbitos de actuación? ¿cuáles son las dificultades más frecuentes en nuestro contexto? ¿qué

criterios para la selección de instrumentos priorizamos?.

Los antecedentes al respecto no son abundantes. Sin embargo, aquí presentamos algunos datos

relacionados con esta cuestión. En nuestro país, la mayoría de los planes de formación de grado en

Psicología tienen un marcado énfasis en la evaluación clínica, pero especialmente en el diagnóstico no en

la valoración de las intervenciones. Según Wechsler, Oakland, León, Vivas, de Almeida, Franco, Pérez-Solís y

Contini (2014) ello se debe a que: “En primer lugar, la teoría psicoanalítica, los modelos y métodos han calado

en la practica clínica y la investigación, debido al amplio desarrollo, aceptación y prestigio de las técnicas

proyectivas durante la primera mitad del siglo XX” (p. 234).

En el análisis que proponen Weschler et al. (2014) sobre el uso de tests en Argentina, a partir de la comparación con otros países, destacan que en los últimos 20 años asistimos a una fase de crecimiento y

desarrollo de tests referidos a normas, con el consecuente incremento de aceptación para los estándares

psicométricos. Para estos autores, tal crecimiento fue promovido por la adaptación al español de varias

versiones de tests creados en otros países. Una figura de gran importancia en este desarrollo fue Maria

Martina Cassullo.

Con el incremento del uso de tests, tanto en prácticas profesionales como de investigación, se formaron en

1988 de la Asociación Nacional de Estudios y Investigaciones in Psicodiagnóstico (ADEIP) y en 1995 de la

Asociación Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica (AIDEP)

Si bien es reconocida la importancia de la regulación de las prácticas evaluativas en general y del uso de

tests en particular, no contamos en nuestro país con normas legales que comprometan estas actividades. Aun cuando los aspectos éticos involucrados en el mal uso de los tests es una cuestión preocupante

(Casullo, Figueroa, & Aszkenazi, 1991 citados por Weschler et al., 2014).

Existe la Resolución Nº 12/03, dictada por la Federación de Psicólogos de la República Argentina (FEPRA),

referida a la inhabilitación para el uso de prácticas y técnicas de evaluación psicológica a personas que no

posean título de psicólogo (ni sean estudiantes de psicología en tareas de aprendizaje), pero no realiza

ninguna recomendación especifica sobre el uso de los tests y los procesos de evaluación realizados por los

mismos profesionales de la Psicología Ver ANEXO 1: Resolución 12/03 FEPRA

Lo cierto hasta aquí, es que los profesionales de la Psicología estamos en deuda con las personas que

utilizan nuestros servicios y con la sociedad en general, al respecto. Muchos de los colegios profesionales en

nuestro país discuten sobre esta cuestiones cuando reciben denuncias, sin embargo creemos que la

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

3 !

regulación debe ser el resultado de programas de investigación sobre las prácticas que se integren con la

formación tanto a nivel de grado y posgrado. ¿Cómo sabemos qué procesos y técnicas son válidos para

determinados objetivos sin la investigación en campo?.

Entendemos que la ética y la competencia técnica convergen en el pensamiento crítico, en la necesidad y

capacidad para preguntarse por la propias practicas y esto es posible con la formación en investigación.

La Psicología tienen por objeto el estudio del comportamiento humano, busca conocer los principios que lo

afectan. La EP se dirige al estudio científico del sujeto (u objeto) y en este proceso verifica el alcance de los

principios generales de la Psicología, pero también … identifica la necesidad de revisarlos o formular

nuevos.

Pero… ¿qué es un proceso evaluativo?

Cada vez que damos inicio al dictado de esta asignatura, les consultamos a los alumnos sobre los conceptos

e ideas previas que tienen sobre ella. Frecuentemente, aparece que la evaluación psicológica: “se trata de la

asignatura/materia/estudio donde vamos a ver los tests psicológicos / tests de dibujos y/o psicodiagnóstico ”. En

términos generales, vemos que se utiliza el mismo concepto para definir disciplinas, asignaturas, prácticas especificas e instrumentos, tests y técnicas. A consecuencia de ello, precisaremos a continuación el uso que

hacemos de tales conceptos.

Entendemos a la evaluación psicológica como una disciplina de la Psicología Científica que nos provee de

marcos metodológicos con los cuales abordar aquellos problemas que surgen en todas las áreas de

actuación profesional clásicas o generales: Clínica, Jurídica, Social, Sanitaria, Educacional, etc. y especificas:

Neuropsicología, Psicología del Deporte, Psicología Económica, etc.

De ello se desprende entonces, que las tareas evaluativas se retroalimentan con los distintos enfoques

teóricos -que proponen describir o predecir y explicar el comportamiento humano- desde cualquier área de

la Psicología.

Anteriormente, señalábamos que los objetivos de evaluación depende del problema. Ahora bien, también podemos afirmar que según cuales sean problema y objetivos, nos permiten identificar de qué proceso

evaluativo se trata en particular. Ya volveremos con los tipos de proceso evaluativos, pero antes, ayudados

por la Psicología Cognitiva, precisemos que entenderemos por problema:

“El «problema» podría ser definido genéricamente como cualquier situación prevista o espontánea que

produce, por un lado, un cierto grado de incertidumbre y, por el otro, una conducta tendente a la búsqueda de su

solución. En la vida ordinaria se resuelve un problema para obtener un resultado…”

(Perales Palacios, 1993; p.

170).

Pensemos en estas circunstancias cotidianas desde otras ciencias:

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

4 !

a) Una persona consulta por malestares físicos, atento a los síntomas que explica el medico elabora la

hipótesis de que podría tratarse de un problema de colesterol ¿cómo hace el medico para conocer el

nivel de colesterol en sangre de su paciente?, ¿qué podría suceder luego de obtener los resultados? ¿siempre habrá un tratamiento o depende del resultado? ¿cómo sabrá el medico que el tratamiento fue

el adecuado?

b) Un maestro necesita conocer el rendimiento de sus alumnos en los contenidos dados el ultimo

trimestre. ¿cómo hace el maestro para conocer este rendimiento?, ¿bastará con una prueba escrita?

¿cuales son los resultados posibles? ¿qué hará después de obtenerlos?

Veamos otras que suponen prácticas evaluativas en Psicología:

c) Los padres de un niño de 10 años realizan un pedido de consulta psicológica con un profesional, ya que

éste manifiesta deseos de morir y no muestra interés en ningún tipo de actividad. ¿cómo hace el

psicólogo para saber que le sucede?, ¿qué podría suceder luego de obtener los resultados? ¿será

necesario un tratamiento? ¿ cómo debería planificarse el mismo? ¿cómo sabrá el psicólogo si el

tratamiento resultó adecuado?

d) Un juez solicita al profesional de la psicología que responda a una serie de interrogantes sobre el

estado psicológico actual de una persona que ha sido víctima de un delito violento, ¿qué debe hacer el

profesional para conocer sobre ese estado psicológico actual?, ¿cuáles son las posibles circunstancias

en ese contexto y como las contrastará? ¿qué hará con el resultado de la evaluación?

En las viñetas anteriores- nos enfrentamos con situaciones problemáticas que se conducen a través de un

proceso en tanto, requieren de la elaboración de hipótesis, de constantes tomas de decisión y revisiones para

encontrar una solución al problema.

Entonces, la noción de proceso evaluativo implica: “un concepto amplio referido a la actividad científica y

profesional de recoger, valorar e integrar la información sobre un sujeto o grupo utilizando, en la medida de lo

posible, diferentes fuentes de información y de acuerdo a un plan previamente establecido con el objetivo de responder a las demandas de un cliente” (F. Ballesteros et al., 2001, p. 59).

Volvamos a los aportes de los alumnos… y a la idea de tests psicológicos: ¿Qué son los tests

psicológicos? ¿En todos los procesos de evaluación se utilizan tests psicológicos?

Desandemos los usos del concepto test psicológico mediante dos ejemplos:

#1Ejemplo: cuando algún conocido nos cuenta que realizó una evaluación y le pidieron dibujar un árbol,

una persona bajo la lluvia, o contar una historia a partir de imágenes, etc. que serán interpretadas como

proyecciones de las ideas, sentimientos y creencias, aparece la idea de test.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

5 !

#2Ejemplo: cuando escuchamos hablar de puntuaciones que miden variables como inteligencia, aptitudes,

etc. para lo cual le piden al sujeto que realice una tarea, clasifique o responda a una serie de afirmaciones

que luego se comparan con los valores obtenidos por un grupo de referencia o con puntajes predeterminados, también aparece la idea de test.

La traducción al español de test nos conduce al concepto de prueba como: indicio, señal o muestra que se da

de algo”. Así como: examen que se hace para demostrar o comprobar los conocimientos o aptitudes de

alguien” (3. f. y 8. f. Diccionario de la Real Academia, 2017). La primera definición sirve a los fines del

ejemplo#1, pero la segunda sirve únicamente al ejemplo#2.

Si bien hay organizaciones científico profesionales que defienden la idea de que el concepto de test

psicológico queda reducido al ejemplo#2 también, existen aquellas que integran ambos ejemplos a la idea

de test. Veamos algunos de los fundamentos de cada grupo:

- Un test psicológico se define como: un dispositivo o procedimiento mediante el cual se obtiene una

muestra de conducta del examinado en un determinado dominio, muestra que posteriormente se puntúa

y valora utilizando puntajes de un proceso estandarizado (Estándares para el Testing Educativo y Psicológico, Standards for Educational and Psychological Testing, AERA/APA/NCME, 2014). Urbina (2007)

señala: “Los tests psicológicos son procedimientos sistemáticos, de recogida de muestras de conducta que son

significativas del funcionamiento cognitivo o afectivo. Los resultados son evaluados y puntuados y para los es

necesario disponer de normas estandarizadas basadas en datos empíricos. En sentido estricto el término test

debería aplicarse a aquellos procesos en los que las respuestas de quienes los realizan se evalúen atendiendo

a su grado de corrección o calidad” (p. 3). Esta perspectiva entonces, incluye solamente aquellas técnicas

destinadas a medir variables psicológicas es decir psicométricas sobre las que profundizaremos más

adelante. por lo tanto, quedarían por fuera de esta conceptualización los los citados en el ejemplo#1.

- La perspectiva alternativa afirma que: cualquier intento de elaborar un definición precisa de test o

testing probablemente falla al excluir algunos procedimientos que deberían incluirse, e incluye otros que deberían dejarse afuera. Por lo tanto, se recomienda la interpretación del concepto en sentido amplio,

siempre que se considere para ello los modos de administración, que haya sido desarrollado por un

especialistas e involucre un conjunto de preguntas/ afirmaciones o tareas y operaciones. En esta linea se

incluyen dentro del concepto test los procedimientos que resultan en clasificaciones cualitativas

(International Commission Test, v.2013) como las del ejemplo#1.

Veamos la segunda parte de la pregunta formulada anteriormente: en todos los procesos de evaluación se

utilizan tests psicológicos?. No, no siempre utilizamos tests psicológicos. En realidades depende del

objetivo, del modelo y de la conceptualización de comportamiento con la que trabajemos, como veremos

más adelante.

La EP implica un proceso de toma de decisiones a través del cual se recoge información, se elaboran

hipótesis, se decide que instrumentos se utilizará (puede o no incluir tests psicológicos), para luego integrar

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

6 !

la información de todas las fuentes y elaborar conclusiones que conduzcan a una solución del problema. El

testing en cambio, está referido a la mera aplicación de tests o baterías de test, no se trata de un proceso

evaluativo que incluye tests como instrumentos para la recolección de información sino que es una aplicación de los tests para recoger información limitada a variables especificas.

Si pensamos en algunas experiencias que comparten personas que se presentaron para solicitar un trabajo

y se les practica una serie de pruebas incluso grupal, pero que no fueron entrevistados un psicólogo/a

previa ni posteriormente, estamos -en el mejor de los casos- frente a un testing. Asimismo, cuando nos

encontramos con la aplicación de baterías predeterminadas en función al ámbito o a la accesibilidad del

evaluador y no al problema también podemos identificar que la práctica tiende a ser un testing. Tomando

como base las características señaladas por Fernández Ballesteros et al. (2001) para distinguir el proceso de

EP y el testing, podemos elaborar el cuadro 1.

Cuadro 1. Diferencias entre testing y proceso evaluativo (EP).

Testing

Proceso Evaluativo

Se orienta a la medida de una variable

Se orienta al problema o demanda

Incluye solo dispositivos de medidas estandarizados

Incluye diversos procedimientos e instrumentos de recogida de información, no sólo tests estandarizados

Descripción y estudio de grupos o muestras de personas

Descripción y análisis de personas individuales, vinculadas (p.e familia) o casos únicos.

Requiere el conocimiento sobre la administración de los tests

Requiere conocimientos sobre psicologia básica, aplicada, psicometría, psicología transcultural, etc.

Los datos se recogen con los instrumentos preseleccionados

La recogida de datos es solo un paso del complejo proceso de toma de decisión y depende de la demanda.

¿Todos los procesos evaluativos en Psicología son iguales?

No, no lo son. Hay dos procesos evaluativos diferentes que a menudo suelen confundirse la valoración

psicológica por un lado (appraisal, evaluation) y la evaluación psicológica en términos individuales o

grupales (psychological assessment). En este último caso, nos referimos al estudio psicológico de las

personas (assessment), mientras que la “valoración” (appraisal, evaluation) incluye una serie de actividades

evaluativas sobre objetos como son tratamientos, programas, intervenciones o conjunto de acciones, etc. (F.

Ballesteros, 2010; F. Ballesteros et al., 2001; SAP, 2006).

Además, los procesos evaluativos se distinguen entre sí de acuerdo a los objetivos de la evaluación y a los

ámbitos de la demanda.

algunas de las prácticas más representativas del quehacer profesional.

La presentación que realizamos aquí, no agota las posibilidades aunque incluye

Ámbito de la Psicología Clínica:

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

7 !

Considera básicamente todos los procesos relacionados con el estudio y la intervención con personas,

grupos o comunidades en relación con procesos psicopatológicos o aquellos que producen desadaptación y

malestar psicológico.

Distinguimos la evaluación clínica del psicodiagnóstico en función a:

Objetivo aplicado diagnóstico e intervención y su valoración: Evaluación clínica desde enfoques

explicativos que incorporan la valoración del tratamiento o intervención como una fase del proceso

evaluativo, tal como lo veremos en el tema 2.

Objetivo aplicado diagnóstico de la estructura de personalidad: Psicodiagnóstico. Este enfoque se

encuentra caracterizado por estrategias correlacionas y el uso de baterías preestablecidas para la

evaluación de indicadores que conduzcan a un diagnóstico estructural (neurosis, psicosis y perversión)

para describir el funcionamiento psicológico del individuo.

La orientación medico psiquiátrica y psicodinámica y su influencia en la Psicología argentina(Ardila, 1979;

Klappenbach, 2000), inciden en la propuesta de formación que ubica al psicodiagnóstico como el proceso

más frecuentemente utilizado para realizar diagnósticos psicológicos, en ámbitos clínicos y no clínicos. Dicha consideración queda ilustrada en los textos que proponen el uso de conceptos tales como: psicodiagnóstico

laboral, psicodiagnóstico educativo o psicodiagnóstico jurídico.

Aquí precisamos hacer una importante aclaración: creemos que tal nominación no resulta apropiada, ya que

supone confundir objetivos diagnósticos con objetivos de selección o de asesoramiento. Es decir, estaríamos

pensando que siempre en el comportamiento desde un enfoque clínico. Por ejemplo si pensamos en la

selección de personal, la información sobre las competencias de una persona resulta más útil que un

diagnóstico estructural. Si pensamos en el ámbito jurídico, podemos confundir a los jueces en la toma de

decisión con respecto a la necesidad de tratamiento con lo cual se termine “obligando judicialmente a una

persona a realizar tratamiento psicológico” cuestión que la mayoría de las veces no resultará. Volveremos

más adelante con estas consideraciones.

Objetivo aplicado diagnóstico integral de las funciones cognitivas y valoración de la intervención

(tratamiento y/o rehabilitación cognitiva): Evaluación neuropsicológica. El objetivo queda definido en

términos de Leibovich de Figueroa y Schmidt (2008) como: “la descripción y explicación de la estructura y

el funcionamiento del sistema nervioso central a fin de comprender los procesos cognitivos y determinar el

grado de alteración o deterioro del funcionamiento cerebral” (p. 22).

1

Bauselas Herrera (2006) señala que:

“La evaluación neuropsicológica, es por tanto, un importante elemento en el proceso no sólo de

diagnóstico, sino en el proceso de tratamiento (Mauri, Pascual,Tejero, Iñiguez, Escalza y Morales,

1 Citando a Caplan (1987).

2

0

0

1

)

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

proporcionando datos para predecir y determinar los resultados después de una lesión

1990)” (p. 19).

c e r e b r a l

( L y n c h ,

8 !

Drake y Burín (2007) señalan que en la evaluación neuropsicológica, se trata de evaluar los déficits cognitivos y las alteraciones conductuales producidas tanto por lesiones cerebrales, como por el deterioro

producido por el paso del tiempo.

Ámbito de la Psicología Laboral

Objetivo aplicado descripción, selección y predicción: Psicotécnico. Se trata de los procesos evaluativos

centrados en aptitudes, habilidades y rendimientos dirigidos a solucionar demandas de selección,

transferencia o ascenso de personal. Una de las particularidades de estos procesos evaluativos es que se

desarrollan únicamente a nivel correlacional. El objetivo a diferencia del ámbito clínico es apuntar al

rendimiento y detectar las competencias de un perfil, no una patología (Espinosa, 2009).

Un psicotécnico debe describir las características particulares y singulares de los candidatos en relación a

su perfil laboral, por lo tanto debe respetar la intimidad y la vida privada de éstos.

Ámbito de la Psicología Forense (Jurídica).

Objetivo aplicado asesoramiento/orientación: Pericia psicológica. El ámbito forense (tribunalicio) es el

espacio donde se realizan procesos evaluativos con el objetivo de asesorar u orientar a los demandantes

en procesos de toma de decisión judicial. Debido a que no involucra la intervención ni el tratamiento este

tipo de proceso alcanza niveles exclusivamente correlacionales. Este dato debe ser tenido en cuenta, en

relación a la posibilidad incierta e inapropiada de “explicar causas y consecuencias”a partir de las pericias

psicológicas.

Otra característica importante que posee este tipo de evaluación es que las hipótesis y las variables quedan

definidas por el demandante a través de los puntos de pericia. Es decir, de los interrogantes precisos sobre

los que debe responder el proceso de evaluación. Algunos pueden estar relacionados con el daño

psicológico en relación a un accidente o en ámbitos de familia con respecto a los vínculos, etc. (fuero civil), otros pueden dirigirse al estado psicológico actual de una víctima o de un acusado por delitos violentos

(fueron penal) y otros a cuestiones laborales como accidentes y valoraciones de incapacidad (fuero laboral).

Otro proceso evaluativo frecuente, en este ámbito es la valoración del testimonio de menores víctimas y

testigos de delitos. Es importante destacar que en este caso se trata de la valoración del testimonio, no de

una evaluación psicológica del sujeto (a diferencia de una pericia psicológica).

Ámbito de la Psicologia Educacional

Objetivo aplicado asesoramiento/orientación: Orientación Vocacional. En este grupo se incluyen los

procesos evaluativos que, a partir del estudio de la vertiente de conocimiento personal y de la del mundo

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

9 !

profesional, se asesora al sujeto para que logre identificar ambos conocimientos para que la elección que

reluce no responda a un estereotipo profesional o social, sino a una articulación adaptada de ambas

representaciones (Forns I Santacana, 2010).

Ámbito de la Psicología Social

Objetivo aplicado intervención y cambio: Valoración de programas. Algunos procesos evaluativos

involucran objetivos de explicación, cambio o control del comportamiento social. En tal sentido,

Fernandez Ballesteros (1998) destacó que: “la evaluación psicológica no se reduce al sujeto individual sino

que comprende también la evaluación del cambio comportamental y, por ello la evaluación de programas” (p.

10). Para demostrar la importancia de la formación de los psicólogos en estas tareas, la mencionada

autora identifica tres lineas argumentativas:

1- “La Psicología y los psicólogos son profesionales indispensables cuando los objetivos de los

programas son de naturaleza comportamental”.

2- En muchos… “programas sanitarios, ambientales o jurídicos en los que no se establecen objetivos

conductuales, la importancia del psicólogo es indudable porque las variables que han de ser manipuladas como variables independientes son de naturaleza psicológica”

3- … “las principales teorías que versan sobre la utilización de la evaluación se basan en modelos

psicológicos de aprendizaje o de cambio cognitivo” (p. 11).

En (2004) la misma autora señala que: “El psicólogo evaluador no sólo participa en la evaluación y valoración

de concretas intervenciones individuales sino que actúa también, dentro de un equipo multidisciplinario, cuando

se trata de valorar intervenciones sociales cuyos objetivos sean de cambio comportamental" (p.480).

Como hemos podido observar hasta aquí, los procesos evaluativos se definen en relación a los objetivos-

ámbitos, pero la comprensión de la metodología de trabajo dependerá también del modelo teórico sobre el

que se evalúa. Los evaluadores se apoyan en una o varias teorías psicológicas, al discriminar la información,

formular hipótesis, elegir técnicas de recogida de información y de niveles para el análisis de datos (Fernández Ballesteros, 2004).

Modelos teóricos en evaluación psicológica

¿Por qué modelo teórico?

Los conceptos son utilizados dentro de un sistema, es decir dependen del marco teórico del que forman

parte. Una teoría es un sistema lógico-deductivo, constituido por un conjunto de hipótesis o supuestos con

un campo de aplicación definido y algunas reglas que permitan extraer consecuencias de las hipótesis y

asunciones de la teoría. En general las teorías sirven para confeccionar modelos científicos que interpreten

un conjunto amplio de observaciones, en función de los axiomas, asunciones y postulados de la teoría.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

10

!

Ojo! Los modelos teóricos no producen un protocolo o forma procedimental de evaluación. No pensamos

una evaluación estrictamente a partir de un sólo modelo. Esto es así, porque los procesos evaluativos -tal

como los entendemos- requieren de información respecto de múltiples variables. A continuación presentamos la clasificación de seis modelos teóricos y un enfoque integrador sugeridos por Fernández

Ballesteros (2004, 2010).

1) El Modelo Psicométrico, Correlacional o del Atributo.

El modelo psicométrico tiene su orígen en los trabajos de investigadores como Galton, Cattell y Binet, que

intentaban cuantificar los aspectos psicológicos como la inteligencia, con el fin de resaltar las diferencias

individuales, sus causas y determinar cómo se presentaban estos aspectos en la población. Los aspectos que

les interesaban era variables intrapsíquicas, directamente no observables, que se han dado a llamar rasgos

psicológicos y dan cuenta de variables latentes a las que podríamos aproximarnos mediante las mediciones.

Estos rasgos serian los que permitirían predecir la conducta, ya que suponen variables internas,

intrapsíquicas identificadas como, atributos, rasgos, factores y dimensiones que determinan y predicen la

conducta del sujeto. Por lo tanto, la conducta se considera una manifestación indirecta de tales constructos internos que dan consistencia y estabilidad al comportamiento a lo largo del tiempo y en distintas

situaciones.

Además, las conductas o comportamientos sirven para comparar a los sujetos con el grupo normativo de

referencia al que pertenecen. Cabe destacar que, actualmente este modelo presenta reformulaciones que

otorgan peso a las variables ambientales.

Las técnicas metódicas de trabajo en este modelo responden a las estrategias correlacionales, lo que

equivale a decir que sus objetivos básicos son la descripción, la clasificación -comparativa- y la predicción.

Las técnicas de recogida de información se denominan psicométricas e incluyen tanto a los tests de

comportamiento típico -evalúan personalidad, actitudes etc. y no poseen respuestas correctas/incorrectas-

como a los de ejecución, que requiere de motivación para la realización de la tarea y se identifica una respuesta correcta (Cronbach, 1980).

Los contextos en los que este modelo resulta utilizado es el de la investigación, la educación, la clínica, las

organizaciones. Aclaración: los modelos más actuales que incluyen variables ambientales, también son

utilizados en el contexto de la Psicología Social especialmente en el estudio de actitudes.

Las críticas que recibió este modelo pueden distinguirse entre metodológicas - estructura de la tarea,

importancia para el sujeto, tendencia a dar respuestas deseables, etc- y teóricas -relación escasa entre

predicción – tratamiento, escaso valor explicativo del comportamiento.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

11

!

Muchos autores destacan la existencia de numerosas fuentes de error en los procedimientos psicométricos

relacionados con aspectos de la prueba, como con la administración y las características del propio

individuo. Veremos mas adelante, en relación a ello la importancia del concepto de fiabilidad.

Este modelo también cuenta con aspectos positivos y ventajosos tales como: la disponibilidad de

abundante material psicométrico tipificado con normas de corrección y puntuación para explorar

poblaciones de muy diversas características, la diversidad de dominios de la conducta humana a la que

puede accederse (cognitivo, personalidad, motivacional, etc.). Además, los resultados pueden ser replicados e

implican un fácil entendimiento entre los profesionales evaluadores.

Dentro de las técnicas que se han desarrollado desde este enfoque psicométrico presentamos dos ejemplos:

el primero de ejecución y el segundo de comportamiento típico.

Test de Matrices Progresivas de Raven (Raven, Court & Raven, 1955).

Es un test de inteligencia que demanda al examinado la resolución de tareas -del modo más eficiente

posible- referidas a serie de matrices con figuras geométricas abstractas. De esta forma, se miden

diferencias individuales en el nivel de ejecución, más específicamente: inteligencia general, capacidad intelectual y habilidad mental general.Desarrollado a partir de la teoría factorial de la inteligencia, evalúa el

desempeño en tareas mediante las cuales se completa una serie lógica de dibujos, ordenados según

dificultad creciente. El último dibujo de la serie es el ausente y sobre el se deberá elegir el que corresponde

según una gama de opciones posibles.

El test editado por Paidós, se presenta en varios formatos o formas: Escala General, Escala Coloreada (Forma

Cuadernillo y Forma Tablero), Escalas Avanzadas Series I y II.

Sobre las ventajas que se le ha reconocido a este test, se encuentra la condición de aplicación a personas

de diferentes idiomas, nivel educativo, capacidad verbal o motora, considerándolo como un test cultural

donde no interviene los conocimientos adquiridos). Por otro lado, una de las criticas otorgadas tiene que ver

con las variables de medición, así se dice que este test mide factores cognitivos como la percepción, razonamiento analógico y capacidad espacial, pero deja de lado el razonamiento verbal (Sánchez de

Gallardo & Pirela de Faría, 2009).

Trabajos como el de Rossi-Casé, Neer, Lopetegui, Doná, Biganzoli y Garzanit (2015) presentan baremos

argentinos para el rango 13-18 años. Además se pueden encontrar varias publicaciones de este grupo de

investigación sobre las propiedades del test de Raven en nuestro contexto.

Inventario Millon de estilos de personalidad o MIPS

Según Millon (2014), la personalidad es un patrón altamente complejo de rasgos cognitivos, afectivos y

conductuales que persisten por largos períodos de tiempo. Los rasgos emergen de un interjuego entre la

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

12

!

matriz o base de disposiciones biológicas (factores genéticos heredados) y el aprendizaje de las

experiencias de las primeras etapas del ciclo vital, que contribuyen a modelar esas predisposiciones.

Así, en función de estas interrelaciones, el citado autor propone el surgimiento de formas estables (estilos) de pensar, percibir, sentir y afrontar situaciones y vincularse con otros seres humanos. Esta concepción de

personalidad normal es la que pretende abordar el MIPS.

“Se trata de un inventario dirigido a adultos de 18 a 65 años. La composición del mismo

permite identificar 24 escalas agrupadas en 12 pares y cada par incluye dos escalas yuxtapuestas

distribuidas en tres áreas: metas motivacionales, modos cognitivos y conductas interpersonales” … “además de las

impresión negativa, impresión positiva y

consistencia” (Millon, 2014; p. 13).

escalas de contenido, incluye tres indicadores de validez:

Desde el inicio de los años 90 el equipo conducido por la Dra. María Martina Cassullo se dedicó al estudio y

adaptación a nuestro contexto del MIPS. Actualmente la editorial Paidós presenta la versión on line del

sistema de corrección informatizado del MIPS como una alternativa al clásico formato de administración

lápiz y papel.

2) El Modelo Médico

Los orígenes de este modelo son situados temporalmente en el periodo comprendido entre la Primera y

Segunda Guerra Mundial. Surge por lo tanto como efecto de las consecuencias clínicas a nivel psíquico de

las guerras.

El comportamiento es considerado como un signo observable, y junto a los datos de otras técnicas, resultan

en indicadores de procesos psicopatológicos o trastornos del comportamiento. Los determinantes del

comportamiento anormal o patológico son principalmente los factores biológicos e intrapsíquicos,

diagnosticados a partir de una serie de entidades nosológicas que propiciaran la planificación e

intervención mediante el tratamiento. Las técnicas metódicas en este modelo, incluyen la observación así

como estrategias correlacionases y experimentales. Dentro de las técnicas de recogida de información incluye los examenes médicos, tests de ejecucion, escalas de observación y técnicas objetivas.

Claramente, este modelo esta limitado al ámbito clínico. Las criticas que recibió argumentan la

extrapolación de la concepción de enfermedad a la conducta, así como la desestimación de la importancia

de los factores socioambientales para la explicación de la conducta. Finalmente, otra critica que se le

adjudicó es la referida a los efectos nocivos de las clasificaciones nosológicas.

Veamos dos instrumentos en los cuales converge el modelo clínico con el psicométrico, el primero domina

la conceptualización y el segundo la operacionalización del estudio de la personalidad psicopatológica. El

uso de estos instrumentos queda limitado al objetivo diagnóstico.

Inventario de Evaluación de la Personalidad (PAI) de Morey (1991)

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

13

!

Se ha afirmado recientemente que el PAI actualmente marca el estándar en la evaluación de la

personalidad y la psicopatología mediante autoinforme (Hilsenroth, 2010 citado por Morey, 2011),

convirtiéndose en una técnica de gran utilidad cuando el propósito es la valoración de psicopatología. La adaptación española para población adulta (a partir de los 18 años), permite una evaluación

comprehensiva de la psicopatología en adultos. Está compuesta por 344 ítems que estructuran 22 escalas:

4 de validez, 11 clínicas, 5 de consideraciones para el tratamiento y 2 de relaciones interpersonales (Ortiz-

Tallo, Santamaría, Cardenal & Sánchez, 2011).

En nuestro contexto todavía no contamos con información definitiva sobre la validación con muestras

especificas. Sin embargo, se han presentado trabajos sistematizados sobre el comportamiento de las escalas

en población general y sus particularidades (Acuña, Tirachini, Alarcón, 2013).

Inventario de Personalidad para el DSM-5 versión Adultos (PID-5).

Otro instrumentos que sirve para la evaluación de la personalidad desde un enfoque clínico, es el PID-5. Se trata de una escala de evaluación de rasgos de personalidad en formato de autoinforme para adultos

mayores de 18 años. Consta de 25 ítems, que evalúan 5 dominios de rasgos de personalidad que incluyen el

afecto negativo, el desprendimiento, el antagonismo, la desinhibición y el psicoticismo. El inventario exige al

sujeto que determine en qué medida el ítem lo describe. Se recomienda que los sujetos respondan al

inventario al inicio del proceso psicodiagnostico. Cuenta con una versión para ser completada por personas

de su entorno (PID-5-IRF), que se utiliza en los casos en los que el sujeto evidencie limitaciones en su

capacidad para responderlo. Los puntajes altos en un dominio particular pueden indicar áreas significativas

y problemáticas para el individuo que podrían justificar una evaluación adicional, tratamiento y seguimiento

(Krueger, Derringer, Markon, Watson & Skodol, 2013).

No se dispone de información técnica sobre el PID-5 en nuestro contexto.

3) El Modelo Psicodinámico

Tal como señalaremos anteriormente al citar a Klappenbach (2000), en nuestro país de los modelos médico

y psicodinámico han dominado los enfoques sobre el comportamiento, tanto en la formación como en las

prácticas de los psicólogos.

Este modelo denominado psicodinámico se originó a partir de la integración de trabajos sobre personalidad

y psicopatología desarrollados por Freud, Charcot y Janet, con aquellos desarrollados en el auge de los

descubrimientos sobre las causas orgánicas de las enfermedades mentales. La innovación de este enfoque

freudiano provenía de la defensa respecto de la importancia que tenían las fuentes psíquicas emocionales

provenientes del propio individuo como causales de tales enfermedades mentales. La conducta era considerada entonces como un síntoma, es decir la manifestación externa de un conflicto

intrapsíquico cuyo origen remitía a una lucha entre las instancias psíquicas del Ello el Yo y el Súper YO y sus

efectos en los procesos inconscientes, preconscientes y conscientes. Más aun, esta conducta era el resultado

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

14

!

de las pulsiones internas que moldeaban junto con las vicisitudes del desarrollo psicosexual, la estructura

de la personalidad.

En esta línea, el comportamiento puede explicarse a partir de construcciones teóricas que definen la estructura de personalidad y los dinamismos internos inconscientes que se expresan en él. Por lo tanto, el

comportamiento observable es signo de los procesos inconscientes y a la vez indicador de los recursos

adaptativos que tiene el sujeto. Ambas clases de información son relevantes para la formulación

diagnóstica, que resulta del llamado proceso psicodiagnóstico, cuya finalidad es el análisis de la estructura

intrapsíquica y la eficacia de los mecanismos defensivos, con énfasis en la historia pasada del sujeto, la

trayectoria infantil de satisfacciones y frustraciones, el papel de las figuras parentales y las vivencias

internas como causas determinantes de la conducta actual.

Con respecto a las técnicas metódicas, este modelo dinámico basa sus supuestos en la observación clínica y

en ciertas estrategias correlacionales. Realiza inferencias a nivel inductivo ideografico, haciendo énfasis en

una visión de la personalidad como un todo global. Las técnicas utilizadas son la entrevista libre y las técnicas proyectivas como: “instrumentos especialmente

sensibles para revelar aspectos inconscientes de la persona que provocan una amplia variedad de respuestas

subjetivas” (Fernández Ballesteros, 2010 p. 294).

Una de las clasificaciones propuestas por dicha autora distingue entre:

-Estructurales: Material visual de escasa estructuración que el sujeto debe estructurar diciendo lo que ve, o

a lo que puede parecerse. Ej. Rorschach, Z test, etc.

-Temáticas: Material visual con distintos grados de estructuración formal de contenido humano o

parahumano sobre los cuales el sujeto debe narrar una historia. Ej. Test de Apercepción Temático, Test de

relaciones Objetales.

- Expresivas: Consigna verbal o escrita de dibujar una figura. Ej. HTP, DAP, Dibujo de la Pareja, etc.

- Constructivas: Material concreto que el sujeto debe organizar en base a distintas consignas. Ej: Test del

pueblo, Juego Universal de Lowenfeld.

- Asociativas: Consigna verbal o escrita por la que el sujeto a de manifestar verbalmente sus asociaciones

frente a palabras o frases. Ej. Frases Incompletas de Sacks.

El ámbito o contexto de aplicación de este modelo, debido a que basa en el estudio de la conducta anormal

y su finalidad es la mejorar la adaptación personal mediante la toma de consciencia de sus dificultades, es

claramente clínico. Sin embargo, en nuestro contexto profesional podemos observar muchas veces este

modelo en procesos de orientación y selección como complemento de los tests psicométricos tradicionales,

dando cuenta de una expansión hacia otros ámbitos, como efecto de la ya señalada influencia de modelos

médico y psicodinámico en nuestro país.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

15

!

Dentro de las críticas que se realizaron sobre este modelo probablemente la más destacada y contundente

sea aquella que hace referencia a la a-cientificidad del paradigma, ya que sus presupuesto carecen de la

posibilidad de ser comprobados empíricamente.

Test de Apercepción Temático TAT.

En 1938 Murray publica el test que llamó “Apercepción” por la interpretación subjetiva que realizan los

examinados del material y “Temático por consistir en laminas (de distinto grado de ambigüedad) con

escenas que se refieren a temas importantes en las relaciones interpersonales.

En 1943 se edita el juego de láminas que se utiliza en la actualidad.

El TAT consiste en 31 láminas variables según sexo y edad, que se entregan sucesivamente al que va a ser

examinado requiriéndole que narre la historia de la escena que se representa en cada una.

Murray consideraba que el TAT era un método con el cual aquellos evaluadores experimentados podían

conocer los impulsos dominantes, los sentimientos, complejos y conflictos de una persona en su trama

social. Además, consideraba su utilidad como auxilio para destrabar resistencias en la psicoterapia o para facilitar y abreviar los procesos de esclarecimiento y autoconciencia en terapias breves. Asimismo, afirmaba

que:

Un individuo al que se lo confronta con una situación social ambigua y se le solicita que la

interprete, con gran probabilidad manifestará su personalidad, en esa interpretación el sujeto no se sentirá

directamente investigado, y por eso estará más dispuesto a revelar su vida interior” (p. 22).

más dispuesto a revelar su vida interior” (p. 22). Test de Frases Incompletas de Sacks Lámina

Test de Frases Incompletas de Sacks

Lámina TAT de Murray

Se trata de una técnica proyectiva asociativa en la que se ofrece la consigna verbal o escrita, que requiere del sujeto la manifestación de sus asociaciones frente a frases previstas.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

16

!

Consiste en una serie de 60 frases incompletas que aluden a diversos ámbitos de la vida personal, que

pueden ser agrupadas en cuatro áreas principales: familia, sexo, relaciones interpersonales y concepto de sí

mismo. El instrumento resulta útil más bien en la exploración de núcleos conflictivos que para un análisis más

profundo. Por otra parte, para ser “productivo”, requiere de la buena disposición y colaboración del sujeto, en

el sentido de que responda en forma sincera.

También, se propone su utilización al comienzo de una relación terapéutica: con un objetivo inicial

exploratorio, y luego, pedirle más detalles o explicaciones referentes a aquellas áreas que sean de interés

clínico (Sacks, 2014).

4) El Modelo Conductual

El modelo conductual se situó en una posición opuesta a los modelos psicométrico En sus orígenes se

caracterizó por una concepción radicalizada del supuesto: la conducta es una función del estímulo. Sin embargo con el paso del tiempo, este modelo consideró la conducta desde un enfoque donde las variables

personales y ambientales interactúan recíprocamente (Haynes & Heiby, 2003 citados por Fernández

Ballesteros, 2010).

Teniendo en cuenta el valor que le conceden a las variables ambientales como determinantes de la

conducta, se distinguen tres vertientes conductuales: a) conductual radical; b) conductual mediacional -donde

se estima el impacto de la situación sobre la conducta en función a variables del organismo que lo

mediatizarían-; y c) conductual interactivo -entienden que el impacto del ambiente sobre el organismo no es

directo ni esta mediatizado sino que resulta de la interacción de las variables propias del organismo.

Actualmente se considera que el comportamiento se explica por las transacciones entre la propia conducta

y variables de la persona y del ambiente. En este procedimiento evaluativo se utilizan técnicas de observación, de autoinforme e instrumentos psicofisiológicos. “El estudio científico del sujeto se emprende

teniendo en cuenta sus comportamientos motores, cognitivos y psicofisiológicos, variables ambientales en la

interacción con repertorios básicos de conducta que, se postula han sido instaurados a través de la historia de

aprendizaje”.(Fernández Ballesteros, 2010 p. 42-43).

Desde este enfoque del comportamiento se pretende describir, predecir, explicar y controlar las conductas y ha

sido uno de los modelos con mayor aplicación en todo tipo de ámbitos clínico, educativo, laboratorio,

organizaciones, etc.

Las críticas que y los debates en torno a este enfoque, se dirigen principalmente a los primeros desarrollos

en tanto califican de reduccionista esta visión, ya que elimina los procesos mentales superiores

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

17

!

Por otra parte, y como elemento positivo del enfoque se puede subrayar la importancia que otorgaron a las

condiciones ambientales como determinantes de la conducta, en un momento en el que los paradigmas

tradicionales estudiaban variables de tipo interno.

Entrevista Conductual (EC) de Fernández- Ballesteros y Staats (1992).

Veremos a continuación una entrevista desde el enfoque conductual con el propósito de ilustrar

algunas de las conceptualizaciones anteriores.

Esta EC se diseñó con el propósito de registrar la primera información sobre un sujeto que acude a consulta

y los aspectos potencialmente relevantes de la situación problema -en sentido amplio- . Si bien tiene se

propone como entrevista estructurada, también puede ser utilizada con las indicaciones pertinentes, a modo

de autoinforme. Su valoración se realiza mediante la estrategia denominada Hoja de Valoración de la

Entrevista Conductual. como medio didáctico de apoyo para el evaluador.

como medio didáctico de apoyo para el evaluador. Inventario de Respuestas de Afrontamiento (Copy Response

Inventario de Respuestas de Afrontamiento (Copy Response Inventory -CRI).

Veamos otro tipo de autoinforme para recoger información desde el enfoque conductual

interactivo. El CRI fue desarrollado por Moos (1993) con el propósito de analizar la interacción entre el individuo y su entornos mediante el concepto de afrontamiento, referido a las dimensiones cognitivas y

conductuales cambiantes, que utilizamos para manejar demandas internas y externas que exceden los

recursos de éste (Lazarus & Folkman, 1984).

En nuestro contexto disponemos de una versión adaptada por Mikulic (1998) de la cual presentamos un

formato recortado a modo ilustrativo:

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

18

!

y particularidades de los procesos evaluativos 18 ! 5) Modelo Cognitivo 5 ) El Con respecto

5) Modelo Cognitivo

5) El

Con respecto a este modelo Fernández Ballesteros (2010) señala que:

“…desde este enfoque a la evaluación psicológica, podemos hablar hoy en día, de un modelo en el cual la

conducta es explicada a través de una serie de procesos y estructuras mentales internas, por lo que

sucintamente podemos decir que la conducta es una funcion del mundo cognitivo de la personas, de su

de percibir el mundo, de su mente” (p.41).

f o r m a

El interés por los procesos cognitivos es inherente al desarrollo del modelo, especialmente los procesos

mentales superiores (atención, percepción, memoria, lenguaje, pensamiento, etc). Considera a la persona

como un agente activo, que procesa la información -selecciona, codifica, transforma y recupera la

información proveniente del exterior como la que proviene de su medio interno- (Ibáñez y Belloch, 1983).

El objeto de evaluación de la psicología cognitiva es el conocimiento de los procesos cognitivos que median sobre la conducta. En un sentido estricto hace referencia al conjunto de los procesos cognitivos, y

en un sentido amplio a qué papel juegan éstos en la determinación de la conducta. El objetivo básico es

conocer cómo piensa el ser humano. Se trata de entenderlo como un sujeto que dispone de planes y

esquemas que puede usar en distintos momentos y de distinta forma.

Desde esta perspectiva se plantea como unidad de análisis las estrategias usadas para resolver tareas

cognitivas; analiza las correlaciones entre variables fisiológicas y operaciones cognitivas dando soporte a

las diferencias individuales; se estudia la relación entre los diferentes estilos cognitivos (formas preferentes

de organizar e interpretar la realidad) y diferencias individuales. Para ello, se utiliza preferentemente la

metodología experimental, pero también la observacional y correlacional. Los procedimientos o técnicas

han derivado de la neuropsicología, la observación controlada e incluso la introspección. Las técnicas que

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

19

!

se utilizan son variadas, se emplean autoinformes (por ejemplo, pensamientos en voz alta), tests

situacionales e instrumentos de evaluación psicofisiológica, que permiten apreciar la reacción de los sujetos

ante determinadas tareas y también se incluyen las denominadas baterías neuropsicológicas. Sus

principales ámbitos de aplicación han sido el clínico, educacional y de laboratorio. Veremos a continuación

técnicas que ejemplifican supuestos de este modelo, operacionalizados mediante abordajes psicométricos.

Test de Atención d2 (Brickenkamp & Cubero, 2002).

Es un test de ejecución que permite medir la atención selectiva y la concentración mental, es decir la

capacidad de atender selectivamente a ciertos aspectos relevantes de una tarea mientras se ignoran los

estímulos irrelevantes (v.gr., realizar una búsqueda selectiva) además de hacerlo rápida y precisamente.

Su administración puede ser individual o colectiva con un lapso de duración entre 8 y 10 minutos. Se

configura mediante un total de de 14 líneas con 47 caracteres, es decir, por un total de 658 elementos; estos

estímulos contienen las letras “d” o “p” que pueden estar acompañados de una o dos peque ñas líneas

situadas, individualmente o en pareja, en la parte superior o inferior de cada letra. La tarea del sujeto

consiste en revisar atentamente, de izquierda a derecha, el contenido de cada línea y marcar toda letra “d”

que tenga dos peque ñas rayitas (las dos arriba, las dos debajo o una arriba y otra debajo). En cada línea el

sujeto dispone de 20 segundos.

debajo). En cada línea el sujeto dispone de 20 segundos. Gabinete Psicosensométrico Es utilizado en el

Gabinete Psicosensométrico

Es utilizado en el ámbito laboral en la evaluación de conductores a fin de determinar las aptitudes requeridas para la obtención del carnet de conducir. Se trata de un equipo tecnológico que evalúa aptitudes

psicofísicas y que cuenta con una amplia variedad de aparatología destinada a medir las variables cognitivas involucradas en la conducción de un vehículo. Su objetivo es indagar si el evaluado reúne las

condiciones suficientes para realizar una conducción eficaz.

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

20

!

Dentro de la batería de técnicas que se incluyen en este Gabinete, se encuentra el Test de Reacciones Múltiples. Su objetivo es evaluar la reacción ante diferente estímulos. Para ello toma en cuenta los efectos

de la percepción y la atención voluntaria en las desiciones que toman los sujetos al planificar una acción. La prueba exige a los examinados una respuesta selectiva que implica decidir la acción a realizar según el

estimulo presentado. Las respuestas pueden evaluarse como positivas o negativas según la situación.

evaluarse como positivas o negativas según la situación. Dentro de los centros regionales que utilizan este

Dentro de los centros regionales que utilizan este tipo de apartología se encuentra el CPEC Centro Patagónico de entrenamiento y capacitación en la ciudad de Neuquén. En la imagen se presenta la

utilización tecnológica.

6) Modelo constructivista

Se caracteriza como un enfoque hermenéutico y fenomenológico de la psicología en el cual la construcción

de la realidad, el conocimiento narrativo y las teorías de la acción intencional son el soporte de

evaluaciones, orientaciones y terapia. El supuesto fundamental es que no podemos acceder a la realidad, ya

que ésta es creada activamente por él. Desde esta concepción lo importante es evaluar las construcciones

que las personas utilizan para describir el mundo , cuál es el significado que se asignan a sí mismos, a los

otros y a los objetos de su realidad y su forma de construir el mundo (Fernández Ballesteros, 2010).

Si bien al principio este enfoque rechazo la utilización del método científico y se propuso una aproximación

comprehensiva y fenomenológica en la indagación del concepto de sí mismo y otros conceptos idiográficos

de un alto nivel de inferencia, también en los últimos años se han elaborado métodos cualitativos, con

relativa tipificación, que como la autobiografía, la evaluación de los constructos personales, los diarios y

auto registros para

encuentran dentro de una importante tecnología evaluativa (Freixas, 2003 citado por Fernández Ballesteros,

2010).

la indagación del significado o planes del futuro u otros métodos subjetivos que se

Las técnicas metódicas son las estrategias observaciones y hermeneuticas y su ámbito de aplicación es el

clínico. Desde este modelo:

“…se rompen las operaciones de la psicología científica e incluso de la consideración del concepto

verdad o de realidad puesto que se niega la posibilidad de acceder al mundo objetivo”, … “se pretende

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

21

!

exclusivamente el establecimiento de los constructor del propio sujeto, del significado que el sí mismo,

los otros o el atribuido mundo real tienen para el sujeto. Sin embargo, aunque el modelo constructivista

se mueva a niveles descriptivos, ello no implica que, desde la óptica científica, no se pretenda predecir o clasificar el comportamiento, dado que existe una ayuda terapéutica (y por lo tanto control) de los

comportamientos alterados y también existe consejo psicológico, por lo que necesariamente existe

predicción” (Fernández Ballersteros, 2010; p. 46).

Técnica de rejilla para evaluar constructos personales

En consonancia con su naturaleza idiográfica posee una configuración no estructurada a priori, propia de los

instrumentos subjetivos o fenomenológicos. De esta forma, una rejilla se diseña para cada caso y propósito

particulares. La forma original de este instrumento fue ideada por George Kelly bajo la denominación de Test de Repertorio de Constructos de Roles (REPTEST). Actualmente se ha visto enriquecida por la potencia

de diversos análisis estadísticos complejos como el programa informático Record (Feixas y Cornejo, 1996).

“El procedimiento de evaluación consta de cuatro fases. En la primera de ellas, de diseño, se decide qué

parámetros se van a utilizar para la evaluación concreta. En la segunda, de aplicación, se obtienen los datos

mediante entrevista estructurada. En la tercera, de tratamiento informático , se procesan los datos obtenidos. En

la cuarta, de interpretación, se analiza y da significado a los resultados” (Cano García, 2009; p. 3).

2

Vemos a continuación la ilustración propuesta por Fernández Ballesteros (2004), de la técnica de Rejilla de

Kelly en el capítulo sobre técnicas subjetivas (p. 308):

Kelly en el capítulo sobre técnicas subjetivas (p. 308): 2 Feixas, G., y Cornejo, J. M.

2 Feixas, G., y Cornejo, J. M. (2002). RECORD v. 4.0: Análisis de correspondencias de constructos personales [Aplicación informática]. Barcelona:

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

22

!

Nuevos interrogantes

¿Alguno de estos modelos es mejor que los otros?

Como ya sabemos, para los estudiantes de Psicología esta pregunta es recurrente y no siempre se responde de manera satisfactoria para ellos.

Sin dejar de reconocer la importancia que otorgamos a los modelos que permiten la replicabilidad como

una de las garantías de todo proceso evaluativo que conduce a decisiones sobre la vida de las personas. Lo

cierto es que desde nuestra posición, los modelos poseen un enfoque particular del comportamiento y por

lo tanto poseen diferentes objetivos, evalúan diferentes aspectos y lo hacen en diferentes contextos. No

creemos que uno sea mejor que el otro, creemos que las demandas en el campo profesional suelen requerir

muchas veces, la integración de los enfoques.

Sin embargo, también es cierto que una práctica no recomendable, pero frecuente, es la de trabajar en un

ámbito particular y utilizar técnicas propuestas por enfoques radicalmente opuestos o pensados para

ámbitos disimiles. Por ejemplo evaluar aspectos estrictamente clínicos con una entrevista estructurada del

DSM V, en un psicotécnico. Entendemos estas practicas como eclécticas no integradoras, al igual que el uso de baterías psicodiagnósticas (que tienen propósitos clínicos) en cualquier ámbito.

¿A qué le llamamos entonces un abordaje integrador, modelo biopsicosocial y perspectiva ecol?

Para Fernández Ballesteros (2004) esa pregunta remite al intento de EP que incorpore los tres sistemas:

biológico, conductual y personal así como socio-ambiental. Desde un análisis metodológico, incorporará no

solo objetivos de tipo descriptivos sino también experimental. La referencia a conducta incluye lo que el

sujeto piensa, siente o experimenta: motora, cognitiva y psicofisiológica. Por otro lado, las condiciones

personales, las condiciones ambientales pasadas y actuales y las condiciones biológicas que los psicólogos

debemos estar preparados para identificar, y dar en el caso de ser necesario, intervención a otro especialista

(p.e neuroimagenes).

estas

dimensiones en procesos evaluativos como el diagnóstico. Lo cierto, es que en todos los procesos

evaluativos enfrentamos demandas de situaciones que incorporan todo este tipo de variables, limitarnos

solo a aspectos personales (p. e evaluación de la personalidad) nos puede conducir sesgos de correlación

ilusoria muy peligrosos en el estudio del comportamiento. Un ejemplo de esto último es pensar que solo las

características psicológicas determinan las conductas típicas en el caso de la afirmación: si tiene rasgos de

personalidad de tipo impulsivo entonces su comportamiento será violento con terceros. Muchas personas

presentan rasgos impulsivos y ello se manifiesta en diferentes comportamientos no necesariamente

heteroagresivos.

En

nuestro

contexto, autores

como

Cassullo

(1996)

han

resaltado

la

necesidad

de

integrar

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

23

!

Son tales condiciones las que vuelven difícil el comprender a la EP como una tarea de análisis de productos

y conductas que se encuentren aisladas de variables biológicas y ambientales (Mikulic, sf).

La evaluación ecopsicológica, por su parte es un campo sobre aspectos directamente relacionados con la evaluación ambiental tanto en lo referido a la tecnología como a los recursos, instrumental experimental o

concepciones del ambiente que se evalúa. Como expresa la autora anteriormente citada: “Varios problemas

metodológicos importantes tiene aún por resolver la evaluación desde este campo, uno se centra en la diferente

operacionalización de los mismos conceptos a estudiar, otro procede de los diferentes modos de exposición del

contexto que pueden ser manipulados experimentalmente en la estrategia de evaluación. La exposición del

individuo al ambiente puede basarse en la experiencia directa o puede operacionalizarse a través de recursos de

simulación. Los procedimientos de evaluación deben considerar las pautas de interacción hombre-medio en toda

su complejidad y riqueza; y el evaluador debe ser consciente de los posicionamientos ideológicos que dichas

estrategias implican. Es que es necesario poner en relación, de acuerdo con las exigencias del entorno o las

posibilidades de intervención del problema, los procesos y estrategias de evaluación y los procesos de toma de

decisiones. Ya que es preciso elaborar programas destinados a la educación para la participación y planificación, vemos en la evaluación orientada eco-psicológicamente un camino que se preocupa por los problemas concretos

y actuales a resolver, desde una perspectiva integrativa y progresista” (p. 46-47).

Se trata de analizar y comprender la conducta humana ligada a contextos significativos como por ejemplo

la familia, el trabajo

de técnicas como por ejemplo aquellas que evalúan clima social (Casullo, sf., Kornblit & Mendes Diz),

bienestar psicológico (Mikulic, sf.). etc.

Dentro de estos enfoques se han desarrollado y adaptado a nuestro país una serie

Escalas de Clima social de la Universidad de Stanford adaptadas lingüísticamente por Leibovich y

colegas.

El estudio del clima social surge de la Ecología Social que tiene en cuenta variables ecológicas,

dimensiones estructurales de la organización, características de los sujetos y dimensiones psico-sociales de

Se trata de ocho escalas que evalúan el clima en: ambientes escolares

(Classroom Environment Scale -CES), ambientes familiares (Family Environment Scale -FES), ambiente laboral

(Work Environment Scale -WES), ambiente grupal (Group Enviroment Scale - GEP), ambiente de programas

comunitarios (Community Oriented Programs Environment Scale -COPES), atmósfera de custodia (Ward

Atmosphere Scale - WAS), ambiente de instituciones correccionales (Correctional Institutions Environment

Scale - CIES) y ambientes de residencias universitarias (University Residence Environment Scale - URES).

Veamos las particularidades de la Escala CES, desarrollada por Moos y Tricket en el año 1974 para estudiar

las relaciones alumno-profesor y alumno-alumno, así como tipos de organización del aula. Tanto la versión

original como la adaptada (Cassullo, Alvarez & Pasman, 1998) cuenta con 90 ítems que miden 9 subescalas

que se agrupan en las dimensiones de: relaciones, autorrealización, sistema de mantenimiento y sistema de cambio. Se trata de una técnica de autoinforme con formato dicotómico: verdadero -falso.

grupos/instituciones (Moss, 1976).

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

24

!

y particularidades de los procesos evaluativos 24 ! Como podemos ver hasta aquí el enfoque integrador,

Como podemos ver hasta aquí el enfoque integrador, no es un modelo sino una alternativa de trabajo a partir de la decisión de ampliar los alcances del proceso de evaluación. Se trata de considerar no sólo los procesos psicológicos desde una perspectiva individual y biológica, sino profundamente social y cultural.

!
!
y biológica, sino profundamente social y cultural. ! Ahora es tu turno: ¿Qué interrogantes te planteas

Ahora es tu turno:

¿Qué interrogantes te planteas a partir de la lectura del material correspondiente al tema 1? . Regístralos, te servirán para estudiar el tema.

¿Relacionas alguno de estos interrogantes con otros contenidos del Programa? ¿Con cuáles?

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

25

!

Bibliografía

Acuña, M., Tirachini, A. & Alarcón (2013). Informe sobre el PAI versión adulta en muestras no clínicas. Documento de trabajo. FACE, UNCo.

Ardila, R. (1979). La psicología en Argentina: pasado, presente, futuro. Revista Latinoamericana de Psicología. 71-91.

Bausela Herreras, E. (2006). La evaluación neuropsicológica: procedimiento, instrumentos y variables. Indivisa. Boletín de Estudios e Investigación, 19-26.

Burín, D., Drake, M. & Harris, P. (2007). Evaluación Neuropsicológica en Adultos. Colección Evaluación Psicológica, Buenos Aires: Paidós.

Brickenkamp, R. & Cubero, N. (2002). D2: test de atención. Madrid: Tea Ediciones.

Cano García, F. (2009). Evaluación de adaptaciones características: constructos personales. Cuaderno de actividad practica. Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos. Universidad de Sevilla.

Cassullo, G. (sf.). Algunas consideraciones acerca del concepto de clima social y su evaluación. Ficha de Cátedra de Teoría y técnicas de exploración y diagnóstico. Facultad de Psicología, UBA. Recuperado de: http://23118.psi.uba.ar/

Cassullo, M. (1996). Evaluación Psicológica y Psicodiagnóstico. Buenos Aires: Ed. Catálogos.

Cassullo, G., Alvarez, L. & Pasman, P. 1998). Adaptación de las escalas de clima social escolar y familiar, VI Anuario de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires: 186-198.

CPEC Centro Patagónico de entrenamiento y capacitación. Neuquén Argentina. Web del sitio: http://cpeccsp.com.ar/ gabinete.html

Cronbach, L.

99-108.

(1980). Validity on parole: How can we go straight. New directions for testing and measurement, 5(1),

de Figueroa, N. L., & Schmidt, V. (2008). Reflexiones acerca de la evaluación psicológica y neuropsicológica. Revista Argentina de Neuropsicología, 12, 21-28.

Diccionario de la Real Académica Española (2017). Versión on line: http://www.rae.es

Espinosa, R. (2009). La función del Psicólogo en la Evaluación Psicológica en el Ámbito Laboral. En proceso de publicación.

AERA/APA/NCME. (2014). Estándares para la Educación y Entrenamiento de la Evaluación Psicológica. Disponible en:

www.apa.org.

Federación de Psicólogos de la República Argentina (FEPRA). Regulaciones de las Prácticas. Normativas: Resolución 12/03. Disponible en: http://www.fepra.org.ar/images/otrosdocs/Listado_practicas_psicologicas.pdf

Feixas, G., y Cornejo, J. M. (1996). Manual de la Técnica de Rejilla (mediante el programa RECORD). Barcelona: Paidós.

Fernández Ballesteros, R. (1998). Evaluación Psicológica: algunas claves para el futuro. Rev. Papeles del Psicólogo, 70.

Fernández Ballesteros, R. (2004). Introducción a la Evaluación Psicológica. Tomo I y II, Madrid. España. Editorial Pirámide.

Fernández Ballesteros, R. (2010). Evaluación psicológica. Conceptos, métodos y estudio de casos. Madrid: Ed. Pirámide

Fernández Ballesteros, R., DeBruyn, E.E.J., Godoy, A., Hornke, L., Ter Laak, J. Vizcarro, C., Westhoff, K., Westmeyer H. & Zacagnini, J.L. (2001). Guidelines for the Assessment Process (GAP): A proposal for Discussion. European Journal of Psychological Assessment, 17,187-200.

Fernández Ballesteros, R. y Staats, A. (1992). Paradigmatic behavioral assessment: answering the crisis of behavioral assessment. Advances in Behaviour Research and Therapy, 14, 1-29;

EP: introducción, modelos y particularidades de los procesos evaluativos

26

!

47-68. Ibáñez, E., & Belloch, A. (1983). Interacción y Psicología de la personalidad. Análisis y
47-68.

47-68.

Ibáñez, E., & Belloch, A. (1983). Interacción y Psicología de la personalidad. Análisis y modificación

Ibáñez, E., & Belloch, A. (1983). Interacción y Psicología de la personalidad. Análisis y modificación de conducta, 9(20),

& Belloch, A. (1983). Interacción y Psicología de la personalidad. Análisis y modificación de conducta, 9
International Test Commission (2013). I nternational Guidelines for Test Use. Directrices Internacionales para el Uso
International Test Commission (2013). I nternational Guidelines for Test Use. Directrices Internacionales para el Uso

International Test Commission (2013). International Guidelines for Test Use. Directrices Internacionales para el Uso de

Guidelines for Test Use. Directrices Internacionales para el Uso de los Tests. Disponible en: http://www.intestcom.org/
los Tests. Disponible en: http://www.intestcom.org/

los Tests. Disponible en: http://www.intestcom.org/

Klappenbach, H. (2000). El título profesional de psicólogo en Argentina antecedentes históricos y situación actual. Revista Latinoamericana de Psicología, 32(3), 419-446.

Kelly, G (1971). Inquiring Man: The Theory of Personal Constructs. Disponible en: http://webspace.ship.edu/cgboer/ kelly.html

Krueger RF, Derringer J, Markon KE, Watson D, Skodol AE. (2013). The personality Inventory for DSM-5 (PID -5) – Adults. American Psychiatric Association Disponible en:

Lazarus, R. & Folkman, S. (1984). Coping and adaptation. The handbook of behavioral medicine, 282-325.

Rossi-Casé, L. Neer, R., Lopetegui, S., Doná, S., Biganzoli, B. & Garzanit, R. (2015). Test de Raven, baremos argentinos para el rango 13-18 años y Efecto Flynn. Orientación y sociedad, 15 Recuperado en 21 de enero de 2017, de http://

Mikulic, M. (1998). La evaluación psicológica y el análisis ecoevaluativo. Ficha de Cátedra: Teoría y técnica de exploración y diagnóstico. Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

Moos, R. (1976). A tipology of family social environment , Family Process Journal, 15(4): 357- 371.

Moos, R. & Tricket, E. (1974). Press.

Classroom Environment Scale Manual. Palo Alto, California: Consulting Psychologists

Moos, R. (1993). Coping resources and processes: Current concepts and measures. En Moos, R., Schaefer, J., Goldberg, l. Breznitz & Shlomo (Eds) Handbook of stress: Theoretical and clinical aspects. New York, NY, US: Free Press.

Murray, H. (1938). Explorations in personality. Oxford, England: Oxford Univ. Press.

Murray, H. (1943). Thematic apperception test. Cambridge, MA, US: Harvard University Press.

Ortiz- Tallo, M. Santamaría, P., Cardenal, V. y Sánchez, M. (2011) Inventario de evaluación de personalidad: Manual de aplicación, corrección e interpretación. Adaptación española del Inventario de evaluación de personalidad de Leslie Morey. Madrid: Tea Ediciones.

Perales Palacios, F. (1993). La resolución de problemas. Enseñanza de las Ciencias, 11(2), 170-178.

Sacks, J. (2014). SSCT Test de Frases incompletas. Madrid: Ed. Dwearf.

Society for Personality Assessment (2006). Standards for education and training in psychological assessment:

position of the Society for Personality Assessment. Journal of Personality Assessment, 87(3), 355-357.

Urbina, S. (2007). Claves para la evaluación con tests psicológicos. Madrid: Ediciones TEA.

Wechsler, S. M., Oakland, T., León, C., Vivas, E., de Almeida, L., Franco, A., Pérez Solís, M.

& Contini, N. (2014). Test

development and use in five Iberian Latin American countries. International Journal of Psychology, 49(4), 233-239.

Aclaración con respecto al uso de imágenes en el documento. Si bien las imágenes que se utilizan en la presente ficha son de acceso libre en la Web, se ha solicitado el permiso de los autores para su presentación. La autorización queda limitada al uso exclusivo de actividades de formación sin fines de lucro en el marco de la Cátedra de Evaluación Psicológica I, de la FACE - UNCo.