Está en la página 1de 7

LOS DESASTRES NATURALES

Para debatir:

• ¿Qué significa vivir en una zona altamente sísmica como el Perú?


• ¿Qué es defensa civil?

Los fenómenos naturales son manifestaciones de la naturaleza como resultado de la dinámica interne y externa
de la Tierra. Algunos se presentan de manera permanente, otros estacionalmente y otros de manera súbita. No
necesariamente generan situaciones de desastre.
Un peligro natural es la probabilidad de ocurrencia de fenómenos naturales con la capacidad de causar daños.
Ejemplos de peligros naturales son los huracanes en las costas del Caribe o los sismos en el Círculo de Fuego del
Pacífico.

Riesgos y vulnerabilidad: dos cosas diferentes.


El riesgo es el grado de exposición de los bienes materiales y la vida humana ante los peligros. Se puede calcular
la cantidad de pérdidas humanas y materiales ante la manifestación de un fenómeno natural. Esto se hace
estimando la fuerza del fenómeno que actuaría sobre el lugar y el grado de vulnerabilidad de la población.
Se dice que una población es vulnerable cuando es susceptible de sufrir pérdidas materiales y humanas, y tener
dificultad para recuperarse. La vulnerabilidad puede ser física y social. Por ejemplo, la construcción de viviendas
sobre suelos inestables y materiales precarios son vulnerabilidades físicas. Por otro lado, la pobreza, la falta de
servicios de saneamiento, el bajo nivel educativo y la escasa organización social son vulnerabilidades sociales.

Los desastres resultado de una suma de factores.


Un desastre natural se puede definir como la perturbación generada por un peligro natural que afecta a una
población hasta causarles pérdidas de vidas humanas, así como la destrucción de sus bienes.
Los desastres cobran mayor cantidad de víctimas mortales en los países más pobres, debido a una serie de
factores, como una inadecuada infraestructura y una falta de prevención ante posibles desastres naturales. Estos
impactan duramente contra sus economías, pues no tienen capacidad para recuperarse fácilmente.

Gestión de riesgo.
El riego es parte de la vida cotidiana y no puede ser eliminado. Una buena opción para hacerle frente es encontrar
la manera de manejarlo. La gestión de riesgo se encarga de reducir las amenazas contra la vida, la propiedad de
las personas y el medio ambiente.

La gestión de riesgos depende de la realización de una secuencia de acciones conjuntas como:

• Prevención: esta es la fase inicial que cubre una amplia gama de acciones referidas a todo aquello que debe
prepararse antes del desastre. Esta fase implica la construcción de obras de ingeniería, elaboración de mapas de
peligros y zonificación de áreas de riesgo, que ayuden a la formación y difusión de planes de evacuación.
• Preparación y educación: es la planificación de las acciones a ejecutarse durante la emergencia. Por ejemplo,
se establecen anatemas de alarma y se realizan ejercicios de evacuación para una respuesta adecuada. En los
últimos años, se viene dando mucha importancia a esta fase.
• Respuesta ante la emergencia: es el conjunto de acciones y medidas usadas antes, durante y después de la
emergencia, con el fin de minimizar los efectos. Comprende medidas de evacuación, socorro, primeros auxilios y
atención inmediata a la población afectada.
• Rehabilitación de los servicios: esta fase se puede dar en las siguientes semanas o meses luego de la
emergencia. Comprende el restablecimiento de los servicios como luz, agua y desagüe, comunicaciones y vías
de transporte para que el área afectada se recupere. Durante este periodo se brinda refugio temporal a los
afectados.
• Reconstrucción y recuperación: estas son actividades a largo plazo que ayudan a las zonas afectadas a volver
a la normalidad luego de haber sido severamente perjudicadas por un desastre natural. Comprende la
reconstrucción de instalaciones y la reparación de infraestructuras dañadas.

Actividad de investigación:

 Ayudado de tres entrevistas a personas mayores de 40 años y la consulta de periódicos stc, recoge
información sobre los desastres acurridos en tu comunidad y responde.
• ¿Cuales son los desastres naturales mas frecuentes?
• ¿Cuál es el desastre que mayor impacto ha tenido en tu localidad?
• ¿Las zonas seguras estaban identificades? ¿se realizaron planes de evacuación antes del desastre?¿hubo
algún sistema de alarma?
• ¿qué daños sufrieron las construcciones? ¿Cuáles fueron las más afectadas?
• ¿Se han tomado medidas de prevención de desastres en tu comunidad o escuela? Descríbelas
• ¿Tu familia ha tomado alguna medida de prevención?
• ¿Crees que existe una adecuada gestión de riesgos en el lugar donde vives?

La deforestación es el proceso de desaparición de los bosques o masas forestales, fundamentalmente causada


por la actividad humana.Tala o quema de arboles, Está directamente causada por la acción del hombre sobre la
naturaleza, principalmente debido a las talas realizadas por la industria maderera, así como para la obtención de
suelo para cultivos agrícolas.
En los países más desarrollados se producen otras agresiones, como la lluvia ácida, que comprometen la
supervivencia de los bosques, situación que se pretende controlar mediante la exigencia de requisitos de calidad
para los combustibles, como la limitación del contenido de azufre.
En los países menos desarrollados las masas boscosas se reducen año tras año, mientras que en los países
industrializados se están recuperando debido a las presiones sociales, reconvirtiéndose los bosques en atractivos
turísticos y lugares de esparcimiento.
Mientras que la tala de árboles de la pluviselva tropical ha atraído más atención, los bosques secos tropicales se
están perdiendo en una tasa substancialmente mayor, sobre todo como resultado de las técnicas utilizadas de tala
y quema para ser reemplazadas por cultivos. La pérdida de biodiversidad se correlaciona generalmente con la tala
de árboles.
Por desertificación, aridización o desertización se entiende el proceso por el que un territorio que no posee las
condiciones climáticas de los desiertos, principalmente una zona árida, semiárida o subhúmeda seca, termina
adquiriendo las características de éstos. Esto sucede como resultado de la destrucción de su cubierta vegetal, de
la erosión del suelo y de la falta de agua.
Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 35% de la superficie de
los continentes puede considerarse como áreas desérticas. Dentro de estos territorios sobreviven millones de
personas en condiciones de persistente sequía y escasez de alimentos. La expansión de estos desiertos se debe a
causas humanas. Cuando el proceso es sin intervención humana, es decir, por causas naturales se trata de la
desertización.
Calentamiento global es un término utilizado habitualmente en dos sentidos:
1. Es el fenómeno observado en las medidas de la temperatura que muestra en promedio un aumento en la
temperatura de la atmósfera terrestre y de los océanos en las últimas décadas.
2. Es una teoría que predice, a partir de proyecciones basadas en simulaciones computacionales, un
crecimiento futuro de las temperaturas.
Algunas veces se utilizan las denominaciones cambio climático, que designa a cualquier cambio en el clima, o
cambio climático antropogénico, donde se considera implícitamente la influencia de la actividad humana.
Calentamiento global y efecto invernadero no son sinónimos. El efecto invernadero acrecentado por la
contaminación puede ser, según algunas teorías, la causa del calentamiento global observado.
Contaminación Ambiental.
El aumento continuo de la población, su concentración progresiva en grandes centros urbanos y el desarrollo
industrial ocasionan, día a día, más problemas al medio ambiente conocidos como contaminación ambiental.
Ésta consiste en la presencia de sustancias (basura, pesticidas, aguas sucias) extrañas de origen humano en el
medio ambiente, ocasionando alteraciones en la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas.

1. Efectos de la contaminación. Los efectos se manifiestan por las alteraciones en los ecosistemas; en la
generación y propagación de enfermedades en los seres vivos, muerte masiva y, en casos extremos, la
desaparición de especies animales y vegetales; inhibición de sistemas productivos y, en general, degradación de la
calidad de vida (salud, aire puro, agua limpia, recreación, disfrute de la naturaleza, etc.).

2. Causantes de la contaminación. Los causantes o contaminantes pueden ser químicos, físicos y biológicos.
Los contaminantes químicos se refieren a compuestos provenientes de la industria química. Pueden ser de efectos
perjudiciales muy marcados, como los productos tóxicos minerales (compuestos de fierro, cobre, zinc, mercurio, plomo,
cadmio), ácidos (sulfúrico, nítrico, clorhídrico), los álcalis (potasa, soda cáustica), disolventes orgánicos (acetona), detergentes,
plásticos, los derivados del petróleo (gasolina, aceites, colorantes, diesel), pesticidas (insecticidas, fungicidas, herbicidas),
detergentes y abonos sintéticos (nitratos, fosfatos), entre otros.
· Los contaminantes físicos se refieren a perturbaciones originadas por radioactividad, calor, ruido, efectos mecánicos, etc.
· Los contaminantes biológicos son los desechos orgánicos, que al descomponerse fermentan y causan contaminación. A
este grupo pertenecen los excrementos, la sangre, desechos de fábricas de cerveza, de papel, aserrín de la industria forestal,
desagües, etc.

Con frecuencia se descubren nuevas formas y fuentes de contaminación, que afectan al ambiente y a la salud. En la
era moderna y con el violento desarrollo de nuevas tecnologías y productos surgen nuevas fuentes contaminantes,
que al inicio parecen inofensivos, y luego se demuestra que ocasionan daños a la salud física o mental de las personas
o al ambiente (extinción de especies y degradación de recursos básicos como agua, suelo, bosques, etc).

La naturaleza es fuente de vida

Los seres humanos formamos parte de la naturaleza;


la calidad de nuestra vida depende de todos los seres que
comparten este planeta. Debemos cuidar la naturaleza
porque de ella depende nuestro bienestar.

La naturaleza se encuentra en un proceso permanente


de movimiento y transformación. Se manifiesta de diferentes
maneras, por ejemplo, a través de fenómenos naturales de
cierta regularidad, como la lluvia, los vientos, los temblores
de la tierra o el desgaste natural del suelo que produce la
erosión.

Los terremotos, las inundaciones, los incendios, las erupciones


volcánicas, las tormentas tropicales, los tornados, las
tormentas eléctricas, los deslizamientos, las sequías, las
plagas y los fenómenos llamados “El Niño” y “La Niña”
forman parte de la naturaleza, como el sol y la lluvia.

Estos fenómenos afectan a casi toda la Tierra. En tiempos pasados, la gente tenía leyendas
para explicar estos fenómenos. Decían que el volcán estaba enojado, o que los dioses
demandaban un sacrificio. Hoy día, la ciencia, la tecnología y la historia nos ayudan a
comprender estos eventos en lugar de simplemente temerlos.

Sin embargo, estos fenómenos todavía siguen convirtiéndose en desastres, y afectan a mucha
gente en cada rincón del planeta donde aún no se ha arraigado una cultura de prevención.

¿Qué es una amenaza?

Una amenaza es un fenómeno causado por el ser humano o un proceso natural que puede
poner en peligro a un grupo de personas, sus pertenencias y su ambiente, cuando no son
precavidos.

Existen diferentes tipos de amenazas. Algunas son naturales, otras son provocadas por el ser
humano, como las llamadas industriales o tecnológicas (explosiones, incendios y derrames de
sustancias tóxicas). Las guerras y el terrorismo también son amenazas creadas por el ser
humano.
Terremotos, sismos: fuertes movimientos de la corteza terrestre que se originan desde el
interior de la Tierra y que pueden causar muchos daños.

Erupciones volcánicas: explosiones o emanaciones de lava, ceniza y gases tóxicos desde el


interior de la Tierra, a través de los volcanes.

Deslizamientos: tierra, piedras y vegetación que se deslizan rápida o lentamente cuesta abajo.
Se presentan sobre todo en la época lluviosa o durante una actividad sísmica.

Maremotos o tsunamis: serie de olas marinas gigantes que se abaten sobre las costas,
provocadas por terremotos, erupciones volcánicas o deslizamientos submarinos.

Huracanes: fuertes vientos que se originan en el mar y que giran en grandes círculos a modo
de torbellino; vienen acompañados de lluvias. Se les llama también ciclones tropicales.

Plagas: calamidad grande que aflige a un pueblo o comunidad, por ejemplo gran cantidad de
insectos o animales que pueden destruir los cultivos.

Sequías: período de meses o años durante el cual una zona de la tierra padece por la falta de
lluvia, causando daños graves al suelo, los cultivos, los animales y hasta a las personas,
provocándoles en algunas ocasiones la muerte.

Inundaciones: presencia de grandes cantidades de agua, provocadas en general por fuertes


lluvias que el suelo no puede absorber.

Incendios (forestales): fuegos destructivos en bosques, selvas y otro tipo de zonas con
vegetación. Estos incendios pueden salirse de control y esparcirse muy fácilmente sobre
extensas áreas.

Tornados: ráfagas de viento en rotación, de gran violencia que giran sobre la tierra.

¿Qué es un desastre?

Un desastre se produce cuando se dan estas tres condiciones al mismo tiempo:


Si la gente vive en lugares peligrosos, por ejemplo cerca de un volcán activo, en laderas con
peligro de deslizamientos o cerca de ríos caudalosos que se pueden inundar.

Si se produce un fenómeno extremo, ya sea natural o causado por ciertas actividades


humanas.

Si además, el fenómeno provoca muchos daños, particularmente en aquellos lugares donde no


se ha tomado ninguna medida preventiva.

¿Son los desastres causados por el ser humano o por la naturaleza?

A veces los fenómenos naturales pueden golpear muy fuerte y ocasionar desastres si no se han
tomado medidas preventivas o si ciertas actividades humanas han afectado el medio ambiente
o han alterado la normalidad del ecosistema.

Por ejemplo, demasiada agua que la tierra no puede absorber puede provocar inundaciones,
mientras que poca agua en ciertas regiones puede ocasionar sequías. Pero la gente puede
agravar la situación, por ejemplo cuando se cortan árboles y no se siembran nuevos, esto
provoca que el suelo se vuelva muy seco y polvoriento, lo que causa la erosión. Por lo tanto,
cuando llueve no hay suficientes raíces ni vegetación para sostener la tierra, y puede producirse
un deslizamiento.

La mayoría de los incendios forestales son causados directa o indirectamente por el ser
humano. Por ejemplo, los agricultores a veces queman sus tierras para deshacerse de las
yerbas antes de sembrar, y el fuego se puede salir de control. Otras veces, la gente es
descuidada con los cigarrillos u olvida apagar las fogatas cuando salen de campamento. Una
chispa es a veces suficiente para provocar el incendio.

Si destruimos partes de la naturaleza, como los arrecifes de coral, los bosques o las frágiles
plantas de montaña, estamos destruyendo las barreras naturales que nos protegen de
tsunamis, sequías, deslizamientos, inundaciones u otras amenazas.

¿Qué significa vulnerabilidad?

La vulnerabilidad es la incapacidad de resistencia cuando se presenta un fenómeno


amenazante, o la incapacidad para reponerse después de que ha ocurrido un desastre. Por
ejemplo, las personas que viven en la planicie son más vulnerables ante las inundaciones que
las que viven en lugares más altos.

En realidad, la vulnerabilidad depende de diferentes factores, tales como la edad y la salud de


la persona, las condiciones higiénicas y ambientales, así como la calidad y las condiciones de
las construcciones y su ubicación en relación con las amenazas.

Por ejemplo, las familias de pocos recursos económicos muchas veces ocupan zonas de alto
riesgo, alrededor de las ciudades, porque no tienen suficientes opciones de elegir lugares más
seguros (y más caros). A esto lo llamamos vulnerabilidad económica.
También, una casa de madera, a veces, tiene menor peligro de derrumbarse ante un sismo,
pero puede ser más vulnerable a un incendio o un huracán. A esto lo llamamos vulnerabilidad
física.

¿Cuáles acciones humanas pueden aumentar nuestra vulnerabilidad?

Hay varias situaciones que pueden aumentar nuestra vulnerabilidad frente a las amenazas.

Un ejemplo es cuando la gente corta demasiados árboles y más rápido de lo que la naturaleza
puede reponerlos. Esto es lo que llamamos deforestación, y aumenta la vulnerabilidad de
muchas comunidades frente a las lluvias, que al caer sobre el suelo descubierto provocan
deslizamientos, derrumbes, inundaciones o avalanchas.

Construir casas en lugares de alto riesgo nos hace más vulnerables. Por ejemplo, si vives
demasiado cerca de un río y la gente ha estado botando basura en él, de modo que el agua no
puede pasar, tendrás una mayor vulnerabilidad a las inundaciones.

Una comunidad bien organizada y bien informada, en la cual la gente se reúne para hablar
sobre lo que van a hacer ante las amenazas naturales, es menos vulnerable que una
comunidad que no conoce las amenazas que la rodean o no se organiza para responder a
ellas.

¿Qué es el riesgo?

El riesgo es la probabilidad de que una amenaza se convierta en un desastre. La vulnerabilidad


o las amenazas, por separado, no representan un peligro. Pero si se juntan, se convierten en un
riesgo, o sea, en la probabilidad de que ocurra un desastre.

Sin embargo, los riesgos pueden reducirse o manejarse. Si somos cuidadosos en nuestra
relación con el ambiente, y si estamos conscientes de nuestras debilidades y vulnerabilidades
frente a las amenazas existentes, podemos tomar medidas para asegurarnos de que las
amenazas no se conviertan en desastres.

La gestión del riesgo no sólo nos permite prevenir desastres, también nos ayuda a practicar lo
que se conoce como desarrollo sostenible. El desarrollo es sostenible cuando la gente puede
vivir bien, con salud y felicidad, sin dañar el ambiente o a otras personas a largo plazo. Por
ejemplo, se puede ganar la vida por un tiempo cortando árboles y vendiendo la madera, pero si
no se siembran más árboles de los que se corta, pronto ya no habrá árboles y el sustento se
habrá acabado. Entonces no es sostenible.

¿Qué es la prevención y la mitigación de desastres?

La prevención y la mitigación son todo lo que hacemos para asegurarnos de que no suceda un
desastre o, si sucede, que no nos perjudique tanto como podría. La mayoría de los fenómenos
naturales no pueden impedirse; pero sí podemos reducir los daños que causa por ejemplo un
sismo, si construimos casas más resistentes y en lugares donde el suelo sea sólido.

¿Qué es la prevención? Es la aplicación de medidas para evitar que un evento se convierta en


un desastre. Por ejemplo, sembrar árboles previene la erosión y los deslizamientos; también
puede prevenir las sequías.

¿Qué es la mitigación? Son medidas para reducir la vulnerabilidad frente a ciertas amenazas.
Por ejemplo, hay formas de construcción que aseguran que nuestras casas, escuelas o
hospitales no se caigan con un terremoto o un huracán.

La prevención y la mitigación comienzan por:

Conocer cuáles son las amenazas y los riesgos a los que estamos expuestos en nuestra
comunidad.

Reunirnos con nuestra familia y vecinos para hacer planes de reducción de amenazas y riesgos
o para evitar que nos hagan daño.

Realizar lo que planeamos para reducir nuestra vulnerabilidad. No es suficiente hablar sobre el
asunto, hay que tomar acciones.