Está en la página 1de 8

Universidad de Chile

Facultad de Medicina
Escuela de Terapia Ocupacional
Módulo: Ecología

Flores de Bach

Nombre: Macarena Vidal Sierra


Curso: 2º año de T.O.
Fecha: 02/05/2007
Profesora: Sandra Mella
Introducción

El presente trabajo pretende describir, algunos temas relevantes sobre la


terapia complementaria descrita por las Flores de Bach.

Hace un par de años uno de mis hermanos, quien en ese entonces tenía
alrededor de 3 años, se encontraba triste, con miedo y sin animo, mi mamá
sospechaba que, como la gente dice, le habían “echado un mal del ojo”, por lo
que busco alguna persona, que lo sanara, fue así que llego donde una
caballero que fabricaba esencias con las flores de Bach y decidió probar este
remedio alternativo con mi hermanito, de esta manera conocí las Flores de
Bach, y me llamo la atención como un medicamento en base a flores pudo
quitarle la pena y el miedo a mi hermano.

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para
tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación,
estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach,
investigador, además de médico y homeópata, entre los años 1926 y 1934.

El doctor Bach, experimentó con diversas flores silvestres nativas de la


región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar
38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos
problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach.

Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y


que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad
del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio
emocional se resuelve la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló
la Terapia de las emociones.

Después de más de 70 años, las Flores de Bach han sido probadas como
un magnífico sistema para tratar los problemas físicos, mentales y emocionales
de los seres vivos.
Principios o fundamentos que la sustentan

La terapia floral de Bach busca el tratamiento, del origen verdadero de la


enfermedad. Las emociones tienen un efecto profundo en la salud. No solo
afectan al sistema inmunológico, sino que crean predisposiciones a muchas
enfermedades. Prácticamente a cada enfermedad se le ha asociado una
emoción negativa.

Por ejemplo, emociones como el odio, la envidia y el resentimiento están


relacionados con enfermedades como el cáncer y la diabetes. Las
enfermedades de la piel se relacionan con la falta de autoestima. Siempre que
hay cambios en el estilo de vida hay tensión emocional, lo cual debilita el
sistema inmunológico, que a su vez propicia el desarrollo de enfermedades. Es
allí donde las flores de Bach muestran su valor. No solo sirven para resolver el
problema emocional, sino también la causa emocional de la enfermedad.

Mientras algunas terapias pueden simplemente aliviar los síntomas, las


flores de Bach resuelven su verdadero origen. No por esto debe de dejar de
tratarse la enfermedad a nivel físico, pero si no se resuelve el problema
emocional, es muy probable que con el paso del tiempo el problema físico
vuelva a aparecer.

Una vez que se comprende que las enfermedades tienen su origen en las
emociones, se puede analizar a la persona, hasta encontrar cuales fueron las
emociones que provocaron la enfermedad. Por ejemplo, si se tiene gripe, se
puede recorrer las emociones y experiencias del pasado que llevaron a esta
enfermedad. Puede ser una simple tensión emocional pasajera, por aspectos
familiares, escolares, o de trabajo, pero lo suficientemente poderosa como para
debilitar a la persona y dejar que la enfermedad física se presente. Una vez
que se toma conciencia de ello, es más fácil y rápido superar la enfermedad.

De esta forma, se puede entender a las enfermedades no como castigos o


errores, sino como oportunidades para superarse emocionalmente. Lo más
deseable es que continuamente nos analicemos para conocernos a nosotros
mismos, superando así nuestras limitaciones y alzando una mejoría personal.

Ahora, no siempre es fácil identificar esas emociones, y mucho menos


superarlas. Por lo que se utilizan las flores de Bach, ofreciendo al cuerpo un
estímulo adicional para superar por ejemplo; los miedos, resentimientos y
traumas.
Características y técnicas de la intervención

La enfermedad debe su origen a varios factores como la alimentación, el


estado emocional, el estado mental o la exposición a factores declinantes como
radiaciones nocivas, contaminación ambiental, gérmenes, toxinas, etc. O a
otros factores relacionados al estilo de vida, como la calidad de sueño

Desde este punto de vista es que las Flores ayudan al cuerpo a curarse,
resolviendo el aspecto emocional que causa o propicia la enfermedad, y
atacando la raíz del problema. Pero si la enfermedad ya se ha presentado, no
es suficiente con resolver el aspecto emocional. Es importante tratar el origen,
pero el problema emocional quizás tardó semanas, meses o hasta años en
causar un daño físico al cuerpo. Entonces es de esperarse que el cuerpo
necesitara también mucho tiempo para regresar al estado de salud original, y si
ya está dañado por la enfermedad física quizás no tenga la energía suficiente
para ello.

Es por eso que en el caso de enfermedades físicas el tratamiento debe de


apoyarse con una terapia para atacar directamente al problema físico. Algunas
terapias que se recomiendan son: Acupuntura, Auriculoterapia o
Electropuntura, Magnetoterapia, Radiónica, Terapia Neural, Masaje y Reiki.

El método de Bach se basa en el uso de trenita y ocho remedios naturales,


derivados de las flores, que inciden sobre las vibraciones energéticas más
sutiles del hombre.

Estos 38 remedios derivan de los 7 grupos de Flores de Bach, las cuales


fueron clasificadas, dependiendo de las aplicaciones de las flores, lo que
permite entender mejor las aplicaciones de las flores. Los grupos son:

1.- Para tratar los temores


2.- Para tratar la incertidumbre
3.- Para tratar el desinterés en lo actual
4.- Para tratar las manifestaciones de la soledad
5.- Para tratar la susceptibilidad a las influencias y opiniones de los demás
6.- Para tratar la desesperación y el abatimiento
7.- Para tratar a aquellos que sufren por los demás

Normalmente las personas tienen problemas en alguno de estos grupos, y


solo es necesario identificar su problema específico dentro de ese grupo para
saber qué flor debe de tomar.

Con la asimilación de los remedios, que carecen de efectos secundarios y


no interfieren con los medicamentos, se obtiene una mayor resistencia a los
trastornos físicos, así como una mayor serenidad y aceptación de uno mismo.

Bach consideraba que estas flores pertenecen a un “orden superior”, por


cuanto cada una de ellas canaliza una vibración energética que responde
perfectamente a determinadas características del ánimo humano. Las treinta y
ocho flores, por tanto, se relacionan con el paciente en función de un
intercambio energético que podría definirse como “chispa divina”, o también
como “potencial espiritual”, y que se clasifican de acuerdo con este potencial.

Por lo tanto, cuando un obstáculo se interpone entre nuestra personalidad y


nuestro potencial espiritual, nuestro campo energético produce una vibración
distorsionada que, con el tiempo, puede degenerar y activar un malestar de tipo
físico.

El objetivo prioritario de las flores es el de relacionarse con nuestras


características básicas, para devolverlas a su primitivo equilibrio y, por
consiguiente, y a través de su vibración energética beneficiosa, recordándonos
quiénes somos y cuáles son nuestras autenticas potencialidades.

Así, restablecidos, podremos por fin volver a alcanzar aquellas


características primarias que forman nuestro bagaje de recursos, y que nos
permiten reconocer nuestra unidad y nos confieren integridad.

Metodologías utilizadas

Con base en la experiencia de muchos años, hay varias formas de emplear


los remedios florales:

1. Tomando 4 gotas en un gotero: consiste en depositar cuatro gotas sobre la


lengua, empleando el gotero del frasco y teniendo la precaución de que éste no
toque la lengua, para evitar que se contamine el remedio. Esta forma parece
ser más cómoda, para aquellos pacientes que argumentan que debido a sus
ocupaciones les es difícil conseguir vasos con agua durante la jornada. Esta es
la forma más común de tomar los remedios.

2. La forma clásica, en un vaso de agua: consiste en servir una pequeña


cantidad de agua en un vaso, aproximadamente un centímetro de altura, y
agregarle con el gotero 4 gotas del remedio que ha sido preparado. Para
dinamizar esta solución en forma equivalente al tratamiento que se les da a las
soluciones homeopáticas, es recomendable que antes de beberla, se agiten
durante un minuto el vaso y su contenido.

3. Cuando el paciente ha perdido el conocimiento o se encuentra en estado


de shock físico o mental y no puede tomar el remedio (normalmente se usa el
Remedio Rescate - Rescue Remedy):
En un trozo de algodón o gasa humedecido con agua, se aplican diez gotas del
remedio. A continuación se coloca en sus labios y/o se frota con el su piel en
diversas partes del cuerpo.

Otra forma es poner dos gotas del remedio en la zona de atrás de las orejas
o simplemente usar las cremas con flores de Bach.
Beneficios de la intervención

Las flores de Bach nos ayudan a seguir desarrollando nuestra personalidad


y a descubrir poco a poco nuestras capacidades interiores. Los viejos modelos
anímicos negativos, como por ejemplo el convencimiento de tener que aceptar
las propias debilidades anímicas, se reconocen de manera consciente y se
transforman con la ayuda de la energía de las flores, de manera que puede
producirse un proceso de creciente independencia, autonomía y liberación.

Al usar las Flores de Bach, se elimina la propensión del cuerpo a sufrir


enfermedades, y se ayuda al cuerpo a combatir la enfermedad por si mismo.

Aplicaciones de las Flores de Bach

A pesar de que las Flores de Bach están más orientadas a resolver


problemas emocionales y mentales, también tienen muchas otras aplicaciones,
de acuerdo al problema a tratar y de quienes las tomen.

Algunos ejemplos son:

• Aplicaciones mentales y emocionales: estas son las aplicaciones más


conocidas de las flores de Bach, y es en donde mejores resultados se
encuentran. Ejemplos de esto son: depresión, nerviosismo, vivir en el
pasado, adicciones, soledad, miedos, timidez, desesperación,
agotamiento físico o mental, obsesión, celos, stress, problemas de
autoestima.

• Aplicaciones físicas: En esta área son numerosas, sin embargo, el


cambio se ve más rápidamente en enfermedades susceptibles a
aparecer o agravarse debido a problemas emocionales. No por eso
deben de descartarse las Flores de Bach para el tratamiento de
enfermedades crónicas y degenerativas.
Entre ellas se cuentan: alergias, asma, acné, dermatitis, diarrea de tipo
emocional, embarazo, gastritis, mareos, menopausia, problemas en la
menstruación.

• Aplicaciones en mujeres: las mujeres tienen su propia categoría de


problemas físicos y emocionales, como son la pubertad, el embarazo, el
parto, la lactancia, la menopausia, los problemas sexuales, la tensión
premenstrual, la infertilidad y los problemas de menstruación

• Aplicaciones en bebés y niños: desde un recién nacido que se está


adaptando a un nuevo ambiente fuera del vientre materno, a un bebé o
niño en desarrollo, o problemas de aprendizaje, se pueden utilizar las
flores de Bach en niños y bebés. Ya que ellos pueden sufrir de:
problemas para dormir, pesadillas, pueden mojar la cama, tener miedos,
problemas de aprendizaje, hiperactividad, berrinches y rabietas o
timidez.
• Aplicaciones en animales: Los animales también tienen emociones y
experiencias, que determinan su comportamiento y personalidad. Con
las Flores de Bach podemos tratar las experiencias negativas que hayan
sufrido, y las emociones desagradables que estén padeciendo.

• Aplicaciones en plantas: aunque la respuesta emocional de las plantas


es difícil de observar, podemos usar flores de Bach para tratar a las
plantas siempre que se enfrenten a situaciones de estrés, traumas o
cambios. Además podemos tratar plagas, enfermedades, o simplemente
si observamos que aparentan estar “tristes”.

Contraindicaciones

Hasta ahora, no se han descrito efectos secundarios ni interacciones con


otros fármacos. Lo que se tiende a pensar es parte de un malentendido, ya que
los concentrados florales no son como los medicamentos habituales. El efecto
se produce en el plano anímico, los impulsos energéticos de las flores
armonizan estados anímicos negativos bloqueados, hasta que se produce
armonización.

Los remedios de Bach son absolutamente benignos en su acción; no


producen reacciones desagradables en circunstancia alguna. En consecuencia,
pueden prescribirse con seguridad y todos pueden usarlos, ya que la idea es
que el hombre pueda encargarse de su propia curación. Los remedios de Bach
pueden tomarse junto con cualquier otro medicamento con absoluta seguridad;
no hay el menor riesgo de que produzcan efecto nocivo o entren en conflicto
con otro medicamento.

Quizás la única restricción es para alcohólicos, pues las flores de Bach se


preparan en una base de brandy con agua. En este caso, hay que preparar las
gotas en una base de vinagre con agua. Tanto el alcohol como el vinagre
funcionan simplemente como conservadores, por lo que se pueden sustituir el
uno por el otro.

Las personas inconscientes o en estado de coma pueden tomar las Flores


de Bach a través de la piel, utilizando una crema a la que se le haya agregado
tintura de Flores de Bach.

También las personas con enfermedades mentales serias pueden tomar


Flores de Bach, pero en estos casos su terapeuta, ya sea psiquiatra o
psicólogo, debe de valorar si las toman en conjunción con otros medicamentos
o es lo único que toman.

Tomar las flores de Bach durante un tiempo prolongado, no crea habito ni


adicción, ya que tanto por sus características como por su forma de actuar, las
flores de Bach se diferencian básicamente de los medicamentos
convencionales. Los concentrados florales actúan en un plano superior,
contribuyendo a estabilizar una situación anímica que se ha desequilibrado.
Análisis de la experiencia desde la Terapia Ocupacional y la
Ocupación.

Como ya fue mencionado anteriormente las Flores de Bach, plantean que


las enfermedades físicas tienen un origen emocional, por lo que si un conflicto
persiste, por un reiterado tiempo, comienza a tener repercusiones en el
ambiente físico, sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la
enfermedad física. De esta manera se pueden tratar diversas situaciones
emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y
obsesiones.

Estas situaciones emocionales están íntimamente ligadas a los usuarios de


Terapia Ocupacional, ya que muchos de ellos, por Desequilibrio Ocupacional
en sus Actividades de la vida diaria, se pueden observar estas complicaciones,
por lo que se hace de gran utilidad comenzar con una terapia en conjunto con
las Flores de Bach, ya que así podemos descubrir el origen, y atacar desde
este punto las dificultades que esté presentando en ese momento.

Con las flores de Bach se interviene claramente en los dos últimos niveles
de prevención de la Salud, como un apoyo a la Terapia Ocupacional, ya que
nos permiten diagnosticar y actuar cuando ya existe un problema.

Otra forma de verlo es que estas flores pueden realizar una acción
facilitadora del tratamiento en usuarios con historial difícil, para llevarlos a un
estado de calma, de tal manera que su estrés no interfiera en las actividades
terapéuticas.

Links sugeridos.

• www.floresdebach.info/
• http://es.wikipedia.org/wiki/Flores_de_Bach
• www.mundonuevo.cl
• www.formulasherbolarias.com.mx
• www.pastoracampos.cl
• http://www.biocyber.com.mx/flores-de-bach.htm