Está en la página 1de 2

Tapian el cuartel de Farnesio para impedir la entrada de indigentes

Los vecinos de Delicias reclaman un impulso al proyecto para frenar el deterioro del recinto

03.05.10 - 00:58 - J. SANZ | VALLADOLID.

ImCRONOLOGÍA

DE UNA PÉRDIDA.

 

2000. Defensa cierra el Conde Ansúrez, inaugurado en 1902 por Alfonso XIII, el 14 de marzo. 2003. Dos empresas compran los terrenos por 91 millones.

2007.

Urbanismo aprueba el proyecto para levantar 870 pisos.

2009.

El TSJ anula el proyecto. El Ayuntamiento multa después a los dueños por no conservarlo.

2010.

Los obreros vuelven a tapiar el cuartel, abierto en enero.

03.05.10:

Los obreros volvieron a tapiar en los últimos días el boquete de la fachada principal por el que se colaban a diario los indigentes para pernoctar en el interior de los edificios catalogados del ruinoso cuartel Conde Ansúrez, conocido familiarmente como Farnesio, en el paseo del Arco de Ladrillo. El antiguo recinto militar, que cuenta con 21 inmuebles protegidos -seis de ellos derruidos-, continúa su imparable camino hacia la ruina ante la paralización de las obras de urbanización a raíz de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL) que anuló el plan de reforma interior a comienzos del año pasado. Desde entonces no se ha vuelto a mover ni un ladrillo dentro del acuartelamiento, abandonado a su suerte desde el 14 de marzo del 2000, más allá de los agujeros abiertos por sus usuarios habituales en este tiempo a principios de enero. Año y medio antes se tapiaron por vez primera las instalaciones después del expolio al que fueron sometidos sus edificios por los chatarreros, cuya acción provocó el derribo de seis pabellones catalogados. El Ayuntamiento sancionó después a los propietarios de los terrenos con una multa simbólica de 6.010 euros por la comisión de una infracción urbanística grave por incumplir su deber de conservar los inmuebles protegidos. Esta vez tardaron apenas tres meses en tapiar el recinto para impedir, al menos, la entrada de expoliadores, indigentes y vándalos, en su mayoría grafiteros, para evitar nuevos daños. Pero sin obras a la vista y sin un proyecto que sustituya al inicial, que preveía la construcción de 870 viviendas en los cuarteles Conde Ansúrez y General Monasterio, los vecinos tienen claro que «al final se van a caer a cachos los edificios cuando quieran intervenir», explican fuentes de la asociación Barrio Delicias. Los residentes, al igual que llevan haciendo una década, insisten en reclamar «un impulso al proyecto para dotar, al menos, de contenido los inmuebles de uso público y rehabilitarlos de una vez en condiciones». El problema, lamentan, «es que el plan de reforma parece que está parado por completo». Pabellones descapotables La difícil coyuntura económica, y más en el sector de la construcción, parecen jugar en contra de la conservación de las 15 edificaciones catalogadas que se mantienen en pie en el acuartelamiento inaugurado en 1902 por el rey Alfonso XIII. Aquel imponente conjunto arquitectónico amenaza hoy con venirse abajo en cualquier momento desde que los chatarreros dejaron al descubierto sus centenarios tejados para

llevarse las vigas de hierro de las cubiertas. Aquel expolio fue lo único que motivó el tapiado de los puntos de accesos en julio del 2008. Pocos días después, los albañiles hicieron lo propio con su homólogo de Artillería, el cuartel General Monasterio.

Nota Del Editor.

La causa real de todo el problema estriba en el hecho e que la propiedad del conjunto es privada, y si realmente el costo de ese ¡suelo” fue para la sociedad

promotora de 91 millones de Euros, cualquier solución aceptable para los promotores debe

pasar por un proyecto que sea viable económicamente y claro

densidad de viviendas y conservando lo catalogado como es obligado es muy difícil por no decir imposible el darle una solucion económicam,ente viable para los promotores que compraron fiados en la constante alza de un mercado que hoy por hoy no dá muestas de volver a ser lo que fue. Todo lo que no sea la expropiación y la restauración y uso público de ese complejo no es solución viable ni aceptable a nuestro juicio, y los promotores…… deben tener en cuenta que especular es jugar a ganar o….a perder y eso conlleva riesgos; esta vez han perdido sin más y deben con ello aprender a no proyectar sobre edificios catalogados con criterios erróneos. ¿Qué les movió a hacerlo así? …….quizá la extendida creencia de que la Ley

sin construir esa prevista

Intereses relacionados