Está en la página 1de 42
Cuentos Correecin de Estilo ‘Alejandro Cisternas Ulloa Direccién Grafica Leonardo Vilches Robert Disetio Grafico Equipo de Disefio Arayén TDustraciones y Portada Alberto Mont Tlustraciones de Alberto Mont sanciones estableidasen a ey. pres en Chile pr Igreat Salesans, EDt -ayveuresozazed ganso ag juorg nb ‘yy! “seymbsoyy ueqeisa seureges se r0qeo Boe “Zn ey Sede X eure By Wo onIOU sg “oyens 2p voard ru pyuey ow anb opusued oméis yeno oj ap sesod y “gzarsog ‘sautyaoyed SO] “sauoyeiued soy ‘esrureo v7 ‘sestd uts ‘equawiomaroed opmeprit -sap an a8 JITY “UoroeTIgeY ns v aI ered onmeady as A omeu90 Jo ued opureyqey gindis ou anbmng) ‘ou [p woo ‘ovod un srn9sip ‘eipod une expen ns wor) ‘azped ns ap zoA By B19 BUTI BIS -onbin— “aonb sq— “any 8 eSede A vureo pf U2 aparzUr ‘soureA {82 Boy anb sages? jpwreu ‘ovens o3te) Ou eLAEpO,— jmunop # ‘anbin\_ J 1— JpuLI0p eLianb ou anb apjagax ovens [y syd soar Joni Sera Fabra —Buenas noches, mama. —Buenas noches, hijo, que descanses. —Buenas noches, papé. —Duerme, pesado. Sabia que lo decia por decir, por hacerse el duro y todo eso. Su padre siempre estaba de broma y les hacfa refr mucho a todos. Quique sonrié en la oscuridad recordando algunas de las payasadas de su padre durante la cena y se puso de lado para esperar la legada del sueiio. Cert6 los ojos. Por lo general, cuando llevaba asf un par de minutos, las ideas ya perdfan fuerza y los pensamientos se debilitaban. Ni siquiera se daba cuenta de cémo ni de cudndo se dormia. Aquella noche, sin embargo, no tenfa suefio. ;Por qué? Nolo sabia. Pero era asi. Nada. Se estuvo quieto, traté de no pensar, cont6 corderos. Todo sin éxito. Estaba verdaderamente desve- lado. Escuché cémo sus padres se retiraban a su habitacién, y con los parpados semipesados, haciéndose el dormido, vio la silueta de su madre en el quicio de la puerta, dandole una Ultima ojeada como siempre solia hacer. Luego, la casa qued6 a oscuras y en silencio, aunque por su ventana habfa algo de claridad debido a la luna y por lo tanto su habitacién estaba en penumbras. Quique continué despierto. —Vamos, suefio, ven —pidio. Nueva espera. Nuevo silencio. El suefio se hacia el sordo. Quique se removie en la cama, inguieto. —jEs que no me oyes? —suplicé—. {Qué te pasa esta noche? Quiero dormirme, vamos, ven. 8 Cues imposes ‘Una mano invisible fuyé a través de él, y en la oscuridad, el mismisimo suefio se concret6 ante sus ojos. Era denso y profundo, enorme, un grandisimo suefio, aunque se advertfa en su aspecto mucho de pereza y calma. El suefio floté junto a la cama. —Menos mal que ya estés aqui —suspiré Quique—. Quiero dormir y no puedo. —Quiero dormir, quiero dormir —sepitié el suetio imitando su voz, pero agregando un burién falsete—. Mira ti quién habla, Quique no comprendid, pero intuyé que algo extrafio sucedia, — Qué te pasa? —pregunt6. —jA mi? —grutié el suefio—. ;Nada! {Qué me va a pasar ami? —;Entonces por qué no haces que me duerma? El suefio se agité inquieto. Parecfa a punto de estallar. —Cada noche lo mismo, cada noche —lamenté domindn- dose. —Hay que dormir, ;no? —Si, ti duermes, pero cy yo, eh? Quique no le entendid, pero por el tono supo que aquella noche las cosas no eran normales. Se sent6 en la cama, preocu- pado. El suefio disimulé haciendo ver que miraba al techo por entre la penumbra. —No sé qué te pasa — wOD ofaurpuion x “pepsea ap sesueasep e sea anb oat> opuend j -ouans 1m fos anb ‘ra v ewopuryseyde ‘stoop so ‘anopupisejde ‘eantgua aro a} as f URZeIgR 2} SOpO], TRUY [op opunSas un v oaIsIOap [08 Ja sanbreur anb vas ou x jawopuproSe! ‘seprred aprep ued ‘nojad bun ap spsiap opuattios odwian Ja sesed ay A vystfoqiny un sara spndsaqy ezuauo9 v vyjang,“soronbea soy sod opmnasied orpar un o sorpur soj sod operpase axonbea un wa sanonatoo 2) ‘qustr ye & “eum9 ef ue uororsod ep serqure ‘saxon ay ‘jsvz! [ELLIE I SO] ap OUN opuENd X ‘seIOATAp so] ‘soq| Sopor uuoo seajad ay, ‘soonaeyeS sonnsuow opuamésiod £ orsedso [P opuroins eyneuoNse Un sare O|UaLOU UN Ug “ono ap seNap Of UN tod soureyse BX ‘sof0 so] sezzaI9 wend ug jsorsns Bred Aoxsa ou and)! joomyo ‘uoroeuSeu m so epnuow J! jalqesneyur sara anb sq! “nur exed orad ‘oumsyjeaiou p1os anb ofuodns Breg {eyGANd ou osy? —ouens Jo oUON— jZeUOs X!— “MMOD OIQS “epeN— sorquioy 9p o230aue as anbing) “099 amapuodsar ‘vpuy souuanp a} opens eyoou rped sect, andy? warg Ana ‘uotg ‘opme;qey oyso a1 anb ap sages examnbis wanb ornBag ‘sapuonua of ou anb oysondns sod ‘ony jeampeseo and)! jsepwane of ou anb seoxp x! ;""spi9g! jugrst Tye! — “TRULOp auzesey se UOISTUI ny “opuanua a} ON— “qeae ag “peprmbuen ap cood un v oygazap oven upiqure oun anb “eg “sea opand ov yx ;sopuanue? ‘op-1-08-t ‘opesueo oxse Of :pup oj a1 sang {08 eftp a1 anb sasomngy? —apjaqar ogans je ounsunger— joyew epeu saoey ound ny!— 1gng rt ay st QIpeouos— sauoloedeA ap SBIP SOP seIpUa} ssouCIUG— ‘ouans Jo opioea— enseq of & ‘aidwats owoo sevons 1s £? “asad 4s osnp— ‘oysnt & ajqeuozey ‘ofuodoid a enb oj alqeuozes sa ou anb spxtp ON “Peprunuiodo vse souout Je eure] ‘opreuayur eUpog— sopuewian © sojmbuen upias Is ‘louel v vA sogons anb oooduren iy ‘ou (© FeYos & BA IS sIploap apand expeyy-afqisodum so osq— (zuuenp aw anb sereq? seuos ou ap wagered rar Kop a1 1¢— cofip sqwoweuy £ ous Anat open 2g ‘OHOUOZPION Ns v Jejade Bo BANEUIAIE BoTUN Ng “Op20UDA od ened oN “wloye sozeig ap oznz as anb Jo any anbing) jorge ‘onu -o80 ouans un sod seuon ayy? “wlouadan ap ouans un swan anb Suey enb ore anopuysueo o eisats w] opuarazinp tas eR — vomdard om of 1 gupuen ou eueueut opesed ‘a9, ‘Sudip ou anb s2 peutsou or ‘oysnt sa ou ‘spur us “ouuanp aur ou anb s.90p { aygou ease se8oq] op ose estar sane ored on Sag {SaUOtgeIeA auTEUOY sazoing)? —anbrng) guuauinSe— jsaqes? “waig paso ou ssaey anb of anb sq— ipeprmbuen ap aqpou vjos eun! ;zed ap “ood un se oreinb anb ootun oT} jos9 earn} {of wozageg?— “opepeyua orserosd— juozaqes saze anb expy!— joletosur ap aygou esoyorp eum 10d ojos (4p anu eqeiuesand as sorumuoyur 2 sexqumnprusout ap aval y un “YQ! se9q opMfep UIs ‘omer span une asmsooe smog senor a 2 vpmeBqo of & “oquaroyns o] eqesueasep ou anb ofanj ep af axpeut ns oad of J “2|qen oruo® Jo £ exeo wyeur‘sezafo wo ‘said so] opuenseure ‘eyeuroMne un owod euaMls vp ye OWUSTU 18 014 9g ouy una8 vy wzed asepp ns op odimbe fe reayiseyo Joe K Jo8 un sovour je reazeU ap ois ns 8 sompe A ‘ejou B sex0fouN ‘ap peprunuiodo ns e sorpy eo9yeJsap onuts es anbing “aqoou Byse Bras A osmeasap ay90u BIS onb oYoIp af [OX sages of ts! ‘pepa my auen as opuend sayueodunt Uos sep soy sopoy,‘serasuow woo sean aur ou “ETP — yuu xed peta exp un se eueupy! jeI0q too aid arep ou ‘outronp ou 16! “sopeuyuzes ap ‘o18aj09 jo wo ounIspeyOduT Joquny op opnred un o8ua] eprey ep iod X “saouoque f ‘Terey Apes v BA aU WaUrexe Jo ‘opefadsap aquamre}2|duioo ose ou 1g “eongUIAeUT op tou el MOLT ered ‘ymeyodary wowexe un often euewew y| sod eueueyy :—oplosar oJ ‘ewoautatos o8fe gasnq anbing)— “soary 3og— ‘089 Sowa OPO} se0et] oj ‘aywauresioaid ‘py osad ‘Tesueosap wxed sa ouans J2 aquatte, -oplag {resteasap ep sejgey]? —ouans Je ou as— “oxalqo— sesueasap oy1sa0ayK— “smuLJop winfasuoo ou 1g ‘asrednooead v ozaduno anbung) sAUOTILILA OWA} apf! jUoLodeoxe wun Jeary e Xoa ‘equrereo grb! “exp un sod ‘anb isy “epia epene ns 9p SayOU se] SYOL OpLULOp By Jowas [J "sauoroeeA BroMbes pad uns ‘opejduum ay axcays ‘opeyfey ay a1 oun “sorpgazap soy ‘sopor Ualsise ay ‘—a{qExeyUT vopodpe ap opap un woo oqunde 2 ‘ouBtp nut ‘oysad Ja aiqos sopezmuo sozeg so] Woo egeIs® RIOYE ugg 12029 yup Jodi Sera i Fabra Quigue—.; Qué me dices? Creo que es un trato justo, un pacto E] suefio se hizo el remolén. Parecia estar cediendo. —No sé, no sé. Ya tenfa mis planes para esta noche. Querfa darme una vuelta por ahi, para ver otros suefios. —jTi eres mi suefio, me perteneces, y Yo te pertenezco a insistié el nifio—. Estamos juntos cada noche, desde el primer dfa, (Llevamos toda la vida juntos! {Me dirds ahora que ‘no podemos legar a un acuerdo? El suefio parecié cansado. La larga serie de explicaciones le habfa mermado las fuerzas, Segufa igual de denso y profundo, ero un poco més transparente aquf y alld. Quique no lloraba, ni exigfa, ni se ponia tonto, Tampoco solicitaba nada irrazonable. La verdad es que se estaba portando como un valiente frente a la adversidad. —Mira qué eres... refunfuié el sueio. —No sofiaré, te lo prometo, Bueno... quiero decir que harélo posible para no hacerlo, Si haces que ciere los ojos al instante y mantenga la mente en blanco... saldré bien. ;Ya lo verds! —Yo... EI suefio estaba acorralado. Acabé cerrando los ojos él mismo, relajéndose, hasta que asintié con la cabeza. Quique respiré aliviado. —Te advierto que... —inicié una tltima protesta el sued. —Lo conseguiremos, ya verés que sf. Quique no le dej6 tiempo a més. Se metié bajo las sdbanas 16 Cents imposes de nuevo, de lado, y cerr6 los ojos con determinacién. El suefio Je mir6 primero molesto, pero después en su cara de algodén se formé una sonrisa de carifio. A fin de cuentas, aunque eso nunca se lo dirfa a dl, cada noche la imaginacién de Quique le hacfa vivir aventuras increfbles. Aburrirse, lo que se dice aburrirse, no. ‘Aunque, desde luego, no confiaba en que el nifio pudiera cumplir su promesa. No sofiar es imposible. También da lo mismo. Comenz6 a penetrar en el cuerpo y los sentidos de Quique. Le aflojé todas las terminaciones nerviosas, los reflejos, inundé su mente... —Suefio... —musité el nifio—, muchas... gracias... No pudo decir més. Se habia dormido. Lo curioso es que, esa noche, Quique sf pudo cumplir su promesa, Fue lo més insélito y divertido, Desde el instante en que cerr6 los ojos y se durmié... su mente se quedé en blanco. Tan plécida fue la noche, tan serena y tranquila, que el mismo suefio se durmié agotado por la discusién. Domir. Lo que jamés hubiera imaginado el suefio es que aquella noche quien sofé fue él, y sofié que era un astronauta persi- guiendo monstruos galécticos, y que era el delantero centro del mejor equipo del mundo disputando la final olimpica, en la que marcaba siete goles, y que era la estrella de un conjunto pop actuando ante cien mil personas, jy que corrfa la maraté 6 Te A joging ap qnig omy anbsog ye emaygia onb X wzapearneyy | ap SeIsaly set ea anb joqiny ap opred Jap eIp [y yp wei [a sy -seapord ueSteo 0 Baan ‘Jos Sey 0 enaIy, sen] Jap sammerigey sopeztios.aque sol ‘soue soumtsyyanu 20uy apsap ‘teapey ou anb e] 8 “eypey epend as ou anb ej v eo | [enue owaxe OMNTYEWI [a nb aueLOduN spUI so epeu enbiod ‘zed Aey ‘expen v esajou ampeu ‘arpeu v wzeo tpeu “ezrered 28 OPO] “eIp aIsy “ay[eA Jap ofeg anbsog Jap soj wos uaunar es “eurruou of ap omy anbsog jep sazoperour soy‘oue fe 294 BU) iupised png)! jugrooute sng! “sezieng sns pau ® upLe4fos KOH] “erp [2 sa AOH ‘anbsoq, Jep opuncs jap souans je ‘ovang,‘opunat Jap ofnaproadsa Joxew je RezuawIOO v ta anbiod ~juorouaye eyonuT! ‘HoLIuA SaJRALL SOULIA}9 SO] a1}UA JoqyTY ap opysed [q sod song “soulojoeaea mpad v olafoa spur vaunyy “2pou pro aseuos uainb anbung) asany anb Jelep £ soy, we asteyau ou sofown tue onb opergnasap wiqey] -enpod ou anb 2.x -tageyed wun 1H offp ou ouans fg “eure F] 900) seuade ormmnp a8 anb ‘opesuea wea eqease ““ayoou e] xe32q pe A ‘emp ued un ny [PUY fap OINUT Un ¥ Js Oued ‘opungas un egeyey opuERD (ow anbune ‘odie ns ap etonua wap spe ap oun ‘sao sop gozew apse vj sod X “sou e| wozargns aj anb ye woo ouang Ant ‘aumexe un o71y "sor BEN oT guaeAg| a8 anbng) ep fanby jouans ap opmmop ouans up! “asreyad -Sop opnd Js seuade aqamntswyp je anb ‘sesoo senmey quog ugg 22 pay Jat Sera Fina Deportivo Bosque Desde las primeras horas de la mafiana, las hormigas han dejado de trabajar y los péjaros de revolotear por entre los Arboles; los lagartos se olvidan del sol y las abejas de libar las flores, las cigarras de cantar y las arafias de tejer sus telas. Ya no s¢ habia de otra cosa. Todos, sin faltar uno, hacen cola con su entrada dispuestos a conseguir un lugar de primera en el -gigantesco estadio del Claro del Arroyo. ;Ah...! El partido de fiitbol es todo un espectaculo, un acontecimiento, un hito. Y eso que, todavia, ningtin equipo ha logrado ganar al otro. Todos los partidos han terminado con un empate a cero. Se pueden argumentar mil motivos para justificar tanta igualdad, mil teorias. Unos dicen que los porteros son tan for- midables, que dificilmente se les colaré un gol. Otros piensan que el juego defensivo es superior al de ataque, por desgr ya que cada equipo coloca a sus jugadores més voluminosos en la defensa. Los mas piensan que, dada la rivalidad, el caso es no perder y asf todos contentos con el cero a cero, aunque la victoria representarfa mucho para el que se la lograse. Da lo mismo. Cada afio los habitantes del bosque acuden a su cita, esperando que éste sea el afio decisivo. Gritos, banderas, animacién sin limit | Qué formidable fiesta! Y pacfica, porque la rivalidad no admite malos modos. A fin de cuentas, todos son animales, viven en el Bosque Alto 0 eel Bosque Bajo. Hay un respeto. vl Cues imposibies ;Sélo faltan cinco minutos para que comience el partido! jEl estadio es una caldera! El dia es magnifico, la tarde apacible, no corre nada de viento y el sol contribuye a la fiesta sin sofo- car tanto. Ademés, el campo de fitbol es comodisimo y tiene «grandes hojas verdes cubriendo su perfmetro para mayor como- didad del piblico. Las apuestas entran en su tramo final. Los partidarios de uno u otro equipo tratan de dominar el ambiente con sus cantos y gritos. Hay que verlo, hay que estar abi, jes demasiado grande para contarlo! Este afi, el Bosque Alto ha fichado a un fendmeno, un jugador fuera de serie procedente de la llanura: un ciempiés. jSu juego de patas es maravilloso! ;Cémo se pasa la pelota de una a otra, mareando al contrario! Es el maximo goleador de la llanura. Pero los del Bosque Bajo no se han quedado atrés. Ellos también han conseguido los servicios de otro astro rutilante, cl niimero uno de los jugadores de los lagos: un saltamontes. ;Cémo regatea! Lo he visto agarrar la pelota y de un salto, jzup!, pasar por encima del contrario. jAlgo tinico! Los dos fichajes han costado una barbaridad. Luego hablo de ello. ;Estos divos...! El caso es que este afio el partido promete ser emocionante al maximo. También los entrenadores son expertos. El del Bosque Alto es un mirlo que vuela cada domingo sobre los estadios de la ciudad, donde juegan los humanos, y all aprende técnicas y técticas profesionales. El entrenador del a ippesed ‘ye ITTV qgyyyanannannny! joSanf un ofgs sq! jequreres ‘wepio ‘uepig! jorperse [ep esindxe soy anigir ja < aquouzepelopeoe opuannosip upyse odoy un 4 ofauoa un :ou anb 1s osa ‘Yo ‘yg! “eprogsap as uoised By “eNUOD U2 0 JOAR] B URIS sono X wapneyde soup ‘Bry ooygnd 1 jwoTeg Jo woo oyoay ey 9s seyed 090 sns ap sax woo f warg Anur opemsa By as eRe id ap auod as oayjgnd [q juorouae ‘uorouaye! ““£ “eer ey ‘oruod Jap ajuezap eiuejd ag jsen sin un ua sepoy X! jseannsasuod seyuy san anb ‘yo! ‘ofeg anbsog Jap eyjanse ey ‘soquoUrE]]es [2 Japod ns Ue OoUayse Jo auan ‘VUE SENUATY janbsog Jap setonou ap unejoq J2 Ue eIUS] BIUIED Ua { aujgou 2] sod pian as 9A! “span ages « epeSafe] ap eozeo spun ‘eqrise [J ‘epee esed ou ‘epen esed ou anb aa1p onigy Jo Is X jered eye and)! ered eine] woo oF un esopugioey O1TTOs [2 oprea ‘ey as anbiod ‘eyueure eyalie) vun preuasue 2] 0 onea esey ou and ‘oqmeagy 9s anb aarp anigyy Jo ‘ekta ““arag jaute [2 10d eyo sepoy woo oprea Bt A ‘seyed sus ap 21918 SOUAML Je Us OpearpeoueZ ops ‘ey spiduzato yg! jfeued ‘qeuad ‘yg! “X eSeupiony yenued einSas Bf osed ye apes 27] “sete mnbrod ‘serio ap oyweTuTAOU anb ‘trouefape anb ‘ameuop and) “sepje ante asroprad eoared miojed v7 ‘sored sns woo oowgysa ye opuarBaroxd wzueny‘spiduraro |GUPHEIOI [2 “ITY anbsog jap ose ye eioyad B[ OpeUIO! EE yuorouary! jofeur ja aus ang)! qs somo) u ~-rezodure v va oprued Jo ‘san ‘sop ‘up, “epiainbzt vy SOMY Soy X eyparap vy v sofeg soy upreSnf oj odwon round [gq ‘aued uamb £ opey a vayos 2s senuaru soursides sop So] 8 equinz onb ‘wopmasour oYaAes ANU [2 $2 OIG [J “eTY vroumtid ua sapepLiome se] Uod “aULNA[OS BILD LOD {aid ap sopoy ‘jurgoe-umaez! ‘anbsoq jap our jo euang “opeiserxe epnejde ‘osa us ‘oomgnd 1 jeyEIESMN BSOULLAY | ‘OUR Op SST v] ‘SeISAy Sey ap eurar eyjaq nuz vy jerorur gidmund Je vq! j* yyyooo9! “sofeg soy ap aued Jod ‘earstout 9 wptder ‘Zojaa eSmmnoy 2] £ ‘sony soy ap aured sod ‘eye vumars nun ‘ayward 136 wsontuls Bf :saurytdeo sns sodinbe soqure ap away [y jseqo! ~“ sezund sns eaaya ‘ueainyo a7] “conspURy Sa Oleg jeyoutd vy ‘toad ey 290) anb za4 epec! ‘ozLe osonge je oxaL0d ‘ap soa ofeg anbsog oammodag je 10g ‘o:oinbsax un sefep Urs OorRU Je Opo} azgn anb ‘eueze e] ‘eouTeprens yeuowtouey 1s epiauiod ey uo voeasep Joqing 2p antD omy anbsog fe 10g -sestaad sonoraeaurye se] Uos “Is 4g “oN eyDe seed so] ‘seuarUE sey ‘seuNTed Se] -soraqoo ueredsip ag “ofanf ap ouari ye wepes socnbe sop S07] ‘OUAILE jap PuNtows Jod ope}eja1 opand seuady ;pisa vA! jeA! xa; ojonp up! Teue8 v wea oue aise onb soANeUMIOTUT sorpaut so e opEIE|oap ueY ONO { oup), ‘Topeuanue fe ao1p anb oj opoy cago upiquies spe & ‘pepnto wutoaa vy ap odmbs fap opemson Te onsantp fou um azon anb eye wun so ‘aud ns sod ‘ofeg anbsog, ugg ua pep Sordi Sera i Fabre iy! Pero transcurre el tiempo y sigue el cero a cero, ;Serd como cada afio? De momento los dos equipos atacan més que otras veces, buscan la victoria con denuedo, pero est visto que no hay forma. Los porteros y sus defensas evitan siempre en tltima instancia peligro. El ciempigs de los Altos el saltamontes de los Bajos estén defraudando un poco. jCon lo que han costado! He pro- metido hablar de ello antes y voy a hacerto, Ahi va: se dice que el ciempiés tiene un s6tano leno de humedad, muy confortable, un carricoche de orugas para que no se canse y comida gratis ademds de libélula para cuando quiera volver a casa a ver a la familia; y el saltamontes, un refugio de lujo en la planta més verde de la zona més noble, junto a las rocas del lago, espacio para sus saltos y un cine privado para ver las aventuras de sus personajes favoritos, Demasiado, gno es cierto? Termina el primer tiempo. Un cambio. Por el Bosque Alto sale el peligroso aunque débil gusano. Nunca aguanta un partido entero, de ahi que sea acertado sacarlo en el segundo tiempo. Por el Bosque Bajo tenemos ya al muy lento pero seguro caracol. Los dos equipos tratan de conseguir el gol que pueda darles la victoria, Comienza el segundo tiempo y... iPared del erizo! jEI lagarto le ha dado un golpe de cola a la pelota, corto y preciso, y casi lo sorprende! ;El esférico ha quedado hecho polvo! Eso no vale: la arafia est te ido una invisible y sutil tela Cues inposbles para impedir que la pelota, en un descuido, entre en su porte- tia. El arbitro moscardén sigue zumbando, aunque mal ayudado en as bandas por sus jueces de linea, que no seitalan ni un fuera de juego. Veamos, veamos... [La serpiente se ha enroscado en Ja cucarachal EI saltamontes ha caido sobre una de las patas del ciempigs lesiondndolo, aunque este sigue jugando con gran pundonor, no quiere ser cambiado después de las esperanzas puestas en él! ;Hay que ver lo que aguantan, qué atletas! jE, eh, el escarabajo pelotero se estd haciendo una pelota para él, eso no vale! Faltan cinco minutos y parece que, un afio més, el marcador no va a moverse. {Otro cero a cero! Pero... atencién, atencién... jatencién! ;La libélula tiene la pelota y ha pillado adelantados a Jos defensas del equipo rival! ;Se la pasa de ala a ala, Jos Altos no pueden atraparla, avanza, regatea, se escapa! ;Y ahora se la ha dado en profundidad al mosquito que la pica —y nunca mejor dicho— sobre el drea contraria donde esta solo....! }000000000000000! ;El caracol ha sacado fulgurante una de sus antenas, ya pesar de que la pelota le venfa un poco alta, ha rematado de primera, boca de jaro, introduciéndola porel tinico hueco posible! jLa Deportivo Bosque Bajo, 1; Bosque Alto Club de Fatbol, 0. Los partidarios del equipo que va ganando enloquecen. Los del que pierde estén sobrecogidos. ;Y s6lo faltan unos miputgs! ap sorouasas so] redZoy @ Ba ory onbsog jo 1s and) “souejuaM0D K sazouimy ap ‘seysonde & souoroeinaadse ap ou un opoy, “on -uanaua aiuomng|s fe reredaxd vxed oue un opor epanb “eoy ‘oun e ayedute Ua Oqude SaTPAL SOWa}= So] Anta euqUIN opned jo onb wo vip je “up fanbe sre woxotanyse sofa anb soyaru sms eIw09 uprpod sojange soy ‘odwen oypnur ep ouaq “saque uere onb of ‘seu Za4 Bun “eas sopoy enbune ‘eum ej & Bayona epla By anbune ‘sayuamsrs exp soy a1uemp anbsog fe uo spun eped ap pxE|gey as ou tA Ipelsa [2 Ue So[O3 OSTA Wey 38 UY Jog! “oun 8 o1ag aredure ue opeuranion vey ‘spat ou un ‘anbuny sodwean sournyn so] ap aiueyfuq spur opazed yo opts ey -aid op iso orpeyse f2 opoy,sosnede so] e wapuodsazioa soya senuant “aqueutenmsiput ‘spor x euotgeAo soy oorygnd yo f seresrue9 Sap ueiguieazatul ag “s2or]9j upiguIM oad ‘sorons ‘sopeiose ‘oBanfap wana jo ue uezeige £ wepnpes as sodinba sop soj 9p sazopeSnf so ‘ozepnumg gpeplan? ‘uotoome pnb ‘equrezes “equrese-) opted Jap jeuy jo ord Je Woo elounue omg ja! ‘SopeLisouoasap URN as soLTenUOD soy & ome ns sod saiduraro ye ueaseyde sopo; senuaru 1, 709! 10000000000000000009)' apand anb of opor asopurnse ‘spidusata rep sored se ap wun orcouresosSeyrus soarede owuond ap ozag! % jsono eed ouons veut gnb X soun wed oyens ang)! jraisod ye opr ey! iopeping! jeamnyg! jos [p wred wpzaysod yy epoy owen anb ‘o7u3 a va TY! [24g] ‘atpeu ap ean ua ‘ojans je avo wojad jp 9] ou ‘opesnse ‘odes 1g! -soyound sns aBooar yeued sooey f odes ye reyaud ou ered “ozue 1g! yzue Ja X odes ja ueyeg! ‘vaye je moped BI OpURIAA ‘k]od ap adjo3 opuautan un BBad X eyUAnd Ep as effamede] 27 jfoqar jo opueam aso omiqae ‘fy! “epaeg vy sod ‘vaagamno onb ‘efruede] ey x eseg jepeSnt and)! “euan ap owed ‘UN. Ua SOLEUOD Sa ‘Sop ‘oun B Raqedar ‘efoo eed eun LoD LAIN ‘spiduuato Jo aqloey ‘olayzag jzez-21Z! aquardzas vy v wag Anu sed 87] "BIJ2 Woo JaLI09 ap IeSny we vTJ2 auqos azo anb ‘eyTUTD ‘ey EIOJAd Bj Duar], “epand outoo vladsap ofeg anbsog rq ‘uorouare Sonmmugap oyonuzeo [2 128 epang “efeiwaa ns epuayap onb eat Rap [2 a1gos oped|oa ‘oyy anbsog Ja wBreo vy B oajonA, sopungas aounb wepand Any ‘Any ‘npg! “ods je epgueae vrafimy voes omigae yo X vyund ap soyourd soy uauod 9] as 0712 oxaniod ty joisns and)! ozue fe enSuaye] e988 af ~-{ sauotorpuos seuang Anu ua e1oJad Bf aqtoaz ‘ozayiod ja eLoeY, ‘auouensanp vzmeae odes 1g “ofon! ap oynumw un epanb seuade cored ‘orqureo ja aanpoad ag “odes ofinbuen je ojjmnbung Jo wo Wat], wed BUI ns eBanl as oyTy anbsog fap Jopeuanue [J agg cys uo jony'— “rejoU esopugiaey, enuueé Josey puny fg ‘sopurry so] anb ows of ‘weqezadsa SOILID SO] DeNNosTp soongRD sopmny soy ap Aoy [2 A epeuyesaq vOISp] BT ‘SPWAP So] ¥ OF |e HO ueNTULed seuade anb saquta souann & soe opuezury ‘seUsULIO, Se[ ap aupeg euuTa[Og [2 ‘expisaid 07 “seuororjoure sean sns eqeloioo open wex8 [x “owseisnjua ns (oisandns od ‘anewresoprna) uequsardya anb sopina ‘souonbad & sopuerd SOPMY “OplOg IPP Jap UdIgUIE] { ROY ZBg ET op OMIOY [ep “soraUaTTS SO] ap aTTeA, JOP X BUNTED w] 9p sted [op sop eae ‘DUpIAA EI ap BOY ey eqarodse ‘sopeurpred sound aNeNd so] ap apedaqy ‘reqnamioadso aaquinpayonur vay “aid ep 10g e uegerrEy 8 SOLAIAU SOT X "Je10} BIO UOISUa} kT “OpUNu! fap sajguital { sap -wed ‘salopedepsosua spur sopmu so] opeSayy uemqey euy) ued vy] Y ‘opeuurue Ant eqeisa sopmu so] ap oyeuoadumes SopIns soj ap oyeucadures [q smgsodus sowzeg 0 ‘reuos eed oduray o8e] un epang) “opwmmos wred somarenjon a, “prea 9s ou oumxoud yo ‘wong juoidioase un! ~-pugypuour emi ean ap afeyoy Jap spnep epue ofeg anbsog 2 IS ang) jouow un! “ozipusmose £ pSp Anum ouaue peumue un aga sig pop Jord Sera Fabra —jZas! —;Bum! La algazara era tremenda. —; Va a comenzar la contienda final! Los ruidos normales y naturales de todos los dias enmu- decieron, aun a su pesar. Les era dificil callar, pero si quer‘an escuchar bien a los ruidos finalistas, no tenfan més remedio que hacerlo asf. — Bienvenidos a la gran final del campeonato de los ruidos! —anuncié el Presidente del Jurado. Los asistentes estallaron de alegria. Blandfan banderas y se preparaban a animar a sus favoritos. El premio para el ruido vencedor era impresionante: molestar a los seres humanos més que ninguna otra cosa, hasta el siguiente campeonato. —; Qué harian esos pobrecillos humanos sin ruidos? —argifa el gemido de una puerta mal engrasada. —Y quelo digas —corroboraba el de una cafetera silbante—. Te imaginas un mundo sin ruidos, en paz y silencio? El ruido de un portazo violento se estremeci6. —Calla, calla—dijo—: ;Un mundo sin ruidos apensarlo! —A los humanos les gusta hacer ruido. —No sabrian vivir sin él. —Son tan... tontos. Callaron. La contienda iba a comenzar. El primer ruido en parecer sobre el escenario fue el de un gigantesco avién super- sOnico. Resulté muy espectacular, y por supuesto aplaudido. meatrevo 32 Cueiosinposiies —jSssssssss...! —comenzé lentamente para ganar intensidad poco a poco—. ;Remrm... BAM! Los ruidos espectadores temblaron ante la intensidad final y aplaudieron a rabiar, aunque no todo consistia en hacer el ruido més grande, sino en hacer el mejor y también el més molest. Esa clase de ruidos que pone a los hombres en tensidn y les hace irritarse y volverse locos, violentos y agresivos. El siguiente en aparecer fue el ruido de un volcén en erup- cin. El pobre no ten‘a mucha suerte, porque solfa ser finalista todos los afios y nunca consegufa ganar. —;Vooa... Trrrvuoa... Burrumburrum... Vuoa! —gruiié con gravedad total. —No est mal —comentaba uno del jurado—. Es bueno, pero le falta algo al pobre —Si, mucha lava, pero es como... ahogado, ;verdad?—con- ‘vino otro. El tercero en salir a escena fue el ruido del tubo de escape de una moto. Tenia muchos admiradores y entusiastas, porque el griterio fue enorme. Obviamente, aquel era uno de los peores y ms pesados ruidos. —jGmnr... Brrr... Frerr...! —estallé el ruido del tubo de escape—. jEeeeeeaaaaaagrrrraaaaaaaaaaaaaa... PRRRREQUE- TEBRRRRRR! —jHay que reconocer que es muy bueno! —grit6 otro miembro del jurado a su compafiero—. ;Y los humos ayudan mucho al resultado final! “oun ejoap— sora so] ezed aqua sa osopiny 2p spurepy “o1oU 2 ap advoso ap oq Jo so zofout fa “ra exeg— “saiopeioadsa $0] Ueqeitautoo— Zan e1se SolepIpued souang Anu Ae— LEVIVIVY 7 20-2)-21-2)-21-01-1-21-1-2y— "resa0 UIs opueredsip eropeyrenoure aun ajueisut janbe uo eqeiaseud ag ipepueqzeg, 4nd)! jseisyoed seuzo] sns too sora ja ante Jod ueypod anb vj e ‘2sopupnaut ‘rejou asioaey & sorsandsyp exduiais sorauaps so7! -setouiandasuoo seul oAm ou amaptoMT fa £ ‘ojopustoapiosta ‘opel -o]esap We uosepre] OU Uaplo jap SeZiany sesopmny sey “souON $n ou soptnd ap odns un anu sod orouaps ap oood un seed ej Uo opparede oreuoedumo ep opisyp spur ound Jo 1 -asetaaad as anb opmu rombpeno ezed spun-eA-ou Jo wa 4 onb “ouetny J0s unfe Ue uozeI09 ye anbewe un se90soud op vase, “soundfe “{ re.oxe “erund ap soyad soy seuod ap sazedeo sopiny “SoUAZaU SO] ap Tequoe weg “sarofnBar sopeazaiul v osueasep uts opuaceo ene ap vio wun ap epiosouour on08 ayueIMHIO} £ osonuioy ja wisey ‘Wan ap souoSea safgeuTumaqut eWwenoulo ‘eqenseLie sequen peproopas epo1 v opuesed wzo1owW0do] BUN ap | apsep ‘sopmu sammeuorsardun spur soy osmotioo Je ses -ramprpurva sns uommuasayg “esopurunur any woronadwioo F, + sozetoadse soisaje,, ‘soumestp “soy ue asrefy anb feu on “Upayon je souauat ef ‘soumny waed { szouoie aabyod “rmgur agap ou ose oreg “oroay2 Ua “sorsaqour nat Was ‘Ig— smqsodun sonar ond Sierra Baba —Pero la ametralladora mata. El ruido de los disparos trae consigo el fantasma de la muerte —opinaba otro, —La gota de agua es mucho més refinada —terciaba uno mas, muy sutil—. Hay que valorar el efecto, no la intensidad. Para intensidad, el de la pizarra por la que se pasaba encima una uffa, |Era total! ;Un “Neeeeeeeec” estremecedor! Con la intervencién de un ruido de televisor a toda potencia alas doce de la noche, terminé el campeonato. El éxtasis de los ruidos era total, y la tensién para saber cudl serfa el vencedor crecfa y crecfa. La pasidn se desbordaba en todas partes E| jurado inicié las deliberaciones, muy ruidosas por cierto. Y ahi comenzé lo peor. O lo mejor, segtin se mire. Organizaron tal cantidad de ruido en las votaciones, que no pudieron oftse ni entenderse los unos con los otros. A cada grito lo superaba otro més fuerte, y'a cada ruido ensordecedor, uno todavia més poderoso. Los ruidos espectadores pronto se dieron cuenta del fortfsimo jaleo organizado por el jurado. Era indtil saber quign podfa ser el vencedor. Y gritaba cada uno su votacién: —jLa mot —jEl voleén! —jLa gota! —jLa ametralladora! q Cueto imposes —jBum! El muido del jurado era tan fuerte, que los mismos ruidos representados en la final se taparon los ofdos, incapaces de soportarlo. El piiblico hacfa lo mismo, extasiado. —jEl jurado! {EI jurado es el que hace més ruido! jurado es el vencedor! —erité un ruido espectador, de pie, arriba de todo. Pero, naturalmente, nadie lo pudo oft. Aquel afio, el campeonato de los ruidos fue un fracaso porque nadie consiguié enterarse de quién habia ganado, pero fue un éxito porque resulté ser el mejor campeonato de toda la historia de los ruidos. Fue el campeonato campedn de los ruidos. -ajgeSture o1zuos { seusnue sey gious ‘oamtap 2s spidurar 13 jopmu spur same ou ‘rye oyetnb ‘oN!— “opiauarep v ounsaide 29 vSrmuoy vf o1od ‘sosed aro ‘ouang ““osed un ep 8 ang “of coun fos ojos 1s ““o1ag— “opednooaxd onsor u09 ‘era oft] weno oatuap ag ‘eMIseILE] Un anb owsrm o eyo eiuayy eyed eunde ap ores spiduzaro up) “oronGtuzz0y fap v909 ¥ s0d geo as tseo wBILIOY eT] jupgereg ‘wpyqereg “uplqereg! “fon BK “Uatg vise “OU ‘ON — “QapnUMELe) ZOA BT isepaysn sod sours 4 apron vj ousidsap o odwen weprald ou ‘eden ‘eSuo,!— “iq tos se] apsap z0A Fj grunfaid— {sonosou “2p ou?— zon epand onb ezed sapaisn ap oun aruejape 2s end)! 20124 oo) Hoo vStax04 e| oftp— jarpeu epue ou jnby!— {ame sod epue upingy?— “epnie zoa tun oko as aypou esBou v] Ug -9s30 Opin 1g “2sIanouL ap ofap wan Py] -eureyprend eSquuiog wy gruS— canta upind)? jorry!— iBpIqereg “Upjaeseg auioue osaq up ~"soBtue soodd ap wea uo9 se1op -epino sns “opuroyyseyso Se jptpuend exourad ns uo ereAou ap msg seer ¥ louapauduar eun sod ayoou euayd uo opeyadsep ozanStunoy un poy! cexsey gab? ‘euuzepe esqey un eqeynses oZenf 18 “010g “puree e| sep anb epspuay, ueaere sou ts K?— sovjont Jos ap uxigep ‘opm fa 10d & naroo nur nx guise opuannse [g !— “uoloestwupe woo seuaque se] o1AoM sarduiarD [5p “aqoou vise viprens: 90} 9A “OLANSTULOY Jo JepIn9 ap vam [oyIP e] oSuay— “vsopnfio odzono jo oyouty wBuuog 7] agnor