Está en la página 1de 169

'\A ~. '.

I

m
~

Diputació de Barcelona
Institut de Prehistoria i Arqueolog ia

CERAMIQUES GREGUES I HElENíSTIQUES
A lA PENíNSULA IBERICA

Taula Rodona
amb motiu del 7S é , Aniversari
de les excavacions d'Empúries

Empúries, 18-20 marc; 1983

m
'\1..·.1.1

Diputadó de Barcelona
Institut de Prel1istória i Arqueologia

MONOGRAFIES EMPORITANES
VII

MONOGRAFIES EMPORITANES

Director
JORDI ROVIRA I PORT

Secretaris de Redacció
RICARD BATISTA I NOGUERA - TERESA CARRERAS I ROSSELL

Muntatge:
Antoni Bregante

1985 . Aniversari de les excavacions d'Empúries Empúries. 1983 Organització: Marina Picaza i Enric Sanmartí Barcelona.CERÁMIQUES GREGUES I HElENíSTIQUES A lA PENíNSULA IBERICA Taula Rodona amb motiu del 75". 18·20 mar<.

Joventut.A. . S. L'Hospitalet de LI.Qb4· 1987 ROMARGRAF. 55.ISBN. 20. 84·85060A5·8 Dipósit Legal: B.

... PÁNICO..... 43 José Pérez Ballester ........ .... Carmen Sánehez . .. 37 TESTIMONIO DE TRÁFICO MARITIMO NUEVOS FRAGMENTOS DE CERÁMI.. Enrie Sanmartí . DIO DE LA CERÁMICA Y DE LOS Virginia Page ..... 27 SOBRE UN NUEVO TIPO DE ÁNFORA LES CERAMIQUES GRECQUES AR. Carmen Aranegui Gaseó .... 143 CERÁMICAS ÁTICAS DE FIGURAS LA INFLUENCIA DE LA MíSTICA ROJAS EN EL SURESTE PENIN. 71 BRONCES GRIEGOS DE ESPAÑA: ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE UNA PRIMERA APROXIMACiÓN LA CERÁMICA ÁTICA DE IBIZA. ... LAS JARRITAS BICÓNICAS GRISES J. José Barberá Farrás ........ 19 DE TIPO AMPURITANO. Beatriz de Griñó . .. JUST DESVERN (BARCELONES).... 87 SE EN LA EXTREMADURA CEN- TRAL. GRIEGA Y MEDITERRÁNEA EN SULAR.....íNDEX NUEVOS ENFOQUES PARA EL ESTU... LAS CULTURAS DE LA PENíNSU- José Miguel Gareía Cano .... UN ANÁLISIS DE LOS LAS CERÁMICAS GRISES DE LA MATERIALES DE LA CAMPAÑA PENY A DEL MORO DE SANT DE 1967 EN TOSCANOS (MÁ. 59 LA IBERICA.. PROVINCIA DE MURCIA. TAL EN CARTAGENA... Ricardo Olmos .... CON EL MEDITERRÁNEO ORIEN- CA GRIEGA DE HUELVA... Carmen Sánehez Fernández . ... Maluquer de Motes . AL PROBLEMA DE LA HELENIZA... Paloma Cabrera Bonet ... 7 IMITACIONES IBERICAS DE VASOS ÁTICOS EN ANDALUcíA........ DE EPOCA REPUBLICANA.... . COMERCIO CONTINENTAL FOCEN- Juan Pereira. DE CHÁIAQUES ET CLASSIQUES EN ORIGEN PRESUMIBLEMENTE HIS- ANDALOUSIE: ACQUIS ET APRO. . 115 Hans Georg Niemeyer .. 133 Pierre Rouvi Ilard . . LAGA). ........ 101 CERÁMICA GRIEGA EN FACTORIAS FENICIAS.. 83 CIÓN......... 151 IMITACIONES IBERICAS DE CRÁTE- RAS Y COPAS ÁTICAS EN LA ... CHES.... ..

NUEVOS ENFOQUES PARA EL ESTUDIO
DE LA CERÁMICA Y DE LOS BRONCES GRIEGOS
DE ESPAÑA: UNA PRIMERA APROXIMACiÓN
AL PROBLEMA DE LA HELENIZACIÓN

por RICARDO OLMOS

Pretendo en este trabajo ofrecer a la refle- mológica de diálogo o recolección en común
xión y a la crítica de los participantes en este con otros, hablando.
coloquio ampuritano algunos planteamientos Estas observaciones aparentemente disper-
que, en gran medida, han surgido en la discu- sas que a continuación presento esconden al
sión conjunta con otros compañeros y que, menos una finalidad relativamente homogé-
tan sólo en algún caso, pueden considerarse nea cuya respuesta resulta, en su meollo, ta-
como el resultado solitario de una reflexión rea nada fácil. Trataríamos de aproximarnos
personal. Como debemos tender hacia una al concepto de helenización -o, más concre-
ciencia dialogante, colectiva -no individual y tamente, «helenizacionesn- de las diferentes
exclusivista- agradeceré que consideréis en culturas de la Península Ibérica. Considerare-
este escrito un mero borrador abierto a tacha- mos el término «helenizaciónn no de una ma-
duras y enriquecimientos por vuestra parte. nera unívoca sino relativa y plurivalente sien-
Esta invitación debo extenderla también al lec- do conscientes de la heterogeneidad de este
tor. Creo entroncar así con uno de los crite- término con toda la carga ideológica y la com-
rios primordiales que guiaron a nuestros co- plejidad que una verdadera helenización con
legas de Barcelona cuando propusieron este su trama de vida humana comporta, tal como
Coloquio: buscar el diálogo y la actualización nos sugería el año pasado en Madrid el ar-
en temas que son comunes a todos. queólogo italiano F. Coarelli (2). Por otra par-
En los pensamientos que siguen veréis una te, la mayoría de los datos que aquí presento
actitud aproximativa y un deseo no dogmáti- -precisamente por el carácter de enfoque
co, casi relatívísta. Pues voy cada día llenán- que le quiero conferir a mi comunicación-
dome del convencimiento -pero no de la son tan sólo meras preguntas que podrán
seguridad- de que el pensamíento científi- constituir un marco o guía para futuras
co, al menos en arqueología, no es, o no de- investigaciones.
bería ser, sino una aproximación continua ha- Debo insistir en un hecho para todos de so-
cia un conjunto de supuestas verdades apa- bra conocido pero del que en muchas ocasio-
rentemente modélicas pero, asímismo, para nes nos olvidamos incurriendo con ello en una
cada momento, cambiantes (1). Esta actitud te- grave limitación metodológica: un objeto, en
leológica o, más sencillamente, de búsqueda, nuestro caso, por ejemplo, un vaso de cerá-
se consideraría dichosa al encontrar el valor mica griega hallado en España, es por sí solo
antiguo del lagos o discurso vivo, dialéctico, como dato aislado en gran medida una abs-
y ello, en la utilización más sencilla del térmi- tracción y carece por sí solo de valor si no lo
no dialéctico, esto es, en su significación eti- sabemos integrar en el universo de connota-

7

ciones arqueológicas --e históricas- que lo objetos concretos que han figurado en un con-
codefinen. Practicamente lo mismo puede texto humano tartésico, seguir disipándose.
ocurrimos cuando estudiamos un conjunto Cabría verlo bajo otros enfoques, por ejemplo
meramente aditivo de objetos, por ejemplo, el como ofrendas, y asociarlo a otros rituales co-
estudio sin mas de la cerámica griega halla- mo el griego de ofrendar a la divinidad, según
da en Andalucía o en España. Sin negar la sabemos por santuarios helénicos como el de
conveniencia e incluso la necesidad previa de Olimpia (5). Este argumento partiría de hechos
tal estudio, podríamos sin embargo encontrar- concretos -Grecia- y trataría de aplicarse,
nos con el siguiente resultado de no trascen- por extensión, al mundo menos conocido de
der la mera clasificación formal y tipológica: Tarteso. El agujero en el casco de Jerez po-
tras sistematizar los datos del catálogo habría- dría considerarse de una inutilización ritual y
mos publicado un conjunto yuxtapuesto - acaso también el nasal perdido como en los
ordenado si se quiere cronológica, tipológica cascos ofrendados griegos. Bajo este esque-
y espacialmente- de abstracciones individua- ma, los cascos andaluces podrían haber sido
lizadas. objeto de la ofrenda de un griego a las divini-
y una segunda observación: tampoco I,ay dades de las aguas (río Guadalete, río Tinto):
que ceder a la tentación ingenua -si lo que diezmo obligado de un viaje desbordante de
pretendemos hacer es, en definitiva, historia- beneficios en favor de aquellos dioses que hu-
de realizar una adecuación mecánica y prima- bieran intervenido en el éxito de.l viaje y a los
ria entre fuentes literarias y documentos aro que se debía su parte de ganancia: los Vien-
queológicos sin valorar en cada caso concre- tos, Leukothea, Hera, etc. Recordemos, por
to las limitaciones y condicionantes propios ejemplo, la narración herodotea, tan impreg-
que suelen subyacer a uno y otro tipo de nada de elementos sagrados, sobre el viaje de
datos. Coleo a Tarteso (IV, 152): los Vientos, no su
Veamos ya algunos ejemplos para descen- voluntad, le traen (6); descubrirá un emporio
der de la teoría a la práctica: puro, «no mancillado» (m<éQmos); y, finalmen-
te, en el santuario de Hera en Samas (acaso
también una Hera limenia, protectora del mar
PRIMER EJEMPLO: LOS CASCOS GRIEGOS
y del comercio como la de Perachora) (7) ofre-
DE GUADALETE y HUELVA
cerá Coleo tras su feliz retorno un gigantes-
Los dos cascos griegos hallados en el sur co caldero, diezmo que recompensa la parti-
de la Península Ibérica se han traído general- cipación divina: es su parte de ganancia (8).
mente a colación a la hora de plantear un pa- Este exceso de riqueza que resulta necesario
norama de la Colonización griega en Andalu- equilibrar para no incurrir en hybris o «Dema-
cía (3). Se consideraron generalmente como sía» podría explicar la ofrenda -e inutilización
un dato para aproximarnos a un hecho histó- al modo griego- del casco de Guadalete, una
rico -la llegada del samio Coleo, en el caso entrega a las aguas que significa una definiti-
del ejemplar de Jerez-, pero también, secun- va donación de la posesión personal, de mo-
dariamente, para extraer del ejemplar del Gua- do similar a la que I,iciera Polícrates, el tirano
dalete casi una lección de guerra: el desdicha- de Samas, cuando en vano trató de paliar su
do guerrero que lo portara debió acabar bas- excesiva felicidad y fortuna (su «Demasía») pa-
tante mal como lo indica -para mi no tan ra evitar el phthónos o envidia de los dioses,
claramente- el agujero rotura abierto en un arrojando para ello al mar el más preciado de
lateral de la cabeza. En este caso los arqueó- sus keimélia, un anillo de oro con una esme-
logos han podido realizar una adecuación me- ralda trabajada por Teodoro de Samas (9). Los
cánica, cronológica, entre el documento ma- cascos de los ríos Tinto (10) y Guadalete se
terial y el hecho histórico aunque otros indi- verían ah ora bajo u n contexto de paz y no, co-
cios que recientemente ha aducido Shefton mo lógicamente los hubo de ver Pemán cuan-
permiten de nuevo reconsiderar como abier- do se descubriera el ejemplar de Jerez en
ta, e incluso como muy posible, la base ar- '1938, bajo un ambiente de guerra.
queológica de dicha problemática adecuación Pero en un reciente estudio, Marisa Ruiz
histórica (4). Gálvez ve el problema bajo otro ángulo muy
Pero, en todo caso, el significado más pro- sugestivo al íntegrar más bien los cascos en
fundo de los cascos andaluces podría, como su contexto indígena (11): considera el rito de

8

ductos de lujo individualizándolo frente al co- fesso. si el agujero tantas veces citado en hecho diferencial entre el comercio de los pro- uno de los laterales fue o no realizado. mediata (15). al modo griego. no conjetural o meramente apre. La épica arcaica es especial- bies» de una rotura intencional del nasal. Algunos autores se han preguntado por el ciativa. una gama de posibles explicaciones. portadores de imágenes (14). o en la misma sible sincretismo ritual y religioso. presentes introductorios. afrontan y le rozan (13). más globalmente. De mente rica en ejemplos aislados de este co- confirmarse esta suposición -su inutiliza. cascos frecuente en Grecia pero aplicando un Furtwangler. ce con prótomos de grifos (19). can por su carácter de excepcionalidad. COMO EL VASO sis metalográfico y fractográfico del casco de DE CLiT/AS EN HUELVA Jerez y tratar de determinar de una manera probatoria.entregar armas a las aguas. Pero el por lo tanto. Por ejem- si fue este último quien lo inutilizó. talismán (17). del citado por Avieno La. nérico. como inutilización ritual. en esta transmisión y adopción iconográfica Mi primera aproximación deberá corregirse ha podido jugar un papel importante el inter- para preguntarnos con Marisa Ruiz Gálvez si mediario fenicio y sus productos asociados no debieron ser más bien los indígenas quie. rras «Radias» (18) o en los calderos de bron- go en el contexto cultural indigena en un po. como «di- Recíprocamente los marfiles fenicios hallados plomatic gifts» (21). como un mos planteando una cuestión de helenización. en palabras de Shef- guida este problema en el segundo ejemplo). plo. en cado especial. desde dentro mercio de masa tanto cronológica como am- hacia afuera. lucha entre -o. fundamentalmen. El Vaso de Clitias merece tal vez un breve ran que se llevara el griego (12b). ejemplos arcaicos en su posible valor como go para con un rico indígena (veremos ense. cativamente un casco de tipo helénico pero go Ligustino (Ora Mar/tima. bientalmente (16). adquiere mági- dad -y actual embalse. sigue di. ton. El preciado valor y prestigio de estos va incluso al dios Borrnánico. considerándolo como ejemplo ge- el indígena hiciera con sus dioses en el Gua. trar en Tarteso como un regalo o. ánfora de Clitias que fue hallada en Huelva Los cascos podrían ser un doran o con. pieza aislada integrable en un ritual religioso o funerario propio.dos animales que se le del citado río Guadalete. Aunque muy fragmentario la conser- dalete.habrá que dejar abierta la pre. tenderíamos a considerar todos estos trarregalo de xenía (hospitalidad) de un grie.inutilización realizada no estricta. Si pensamos en las llamadas Ja- al ver aproximarse o integrarse un objeto grie.en el curso medio camente el vigor de. el divisor de un estater en electron halla- piando un procedimiento de inutilización de do en la provincia de Sevilla que estudió A. Todo como contexto de relaciones aún premonetales y. puede haber inutilizaron el casco de Jerez -y acaso el de llegado por vías múltiples y en ocasiones pa- Huelva. mente al modo griego sino más bien de acuer- do con las propias categorias religiosas loca- SEGUNDO EJEMPLO: PHILiA Y PIEZAS DE les. mercio de lujo en los que se intuye un signifi- ción. nos lo describe Homero en el canto VI de la giere una relación funeraria y religiosa alusi. Son piezas que a veces desta- Olimpia (12). La «helenización» nes realizaron la ofrenda y por lo tanto los que en el Sur español es compleja. El héroe lleva signifi- ciéndonos la autora. el comerciante heleno lo ofreceria a su vación de este vaso cerrado era muy buena. tal como refiere al Sur y a la época que nos ocupa. tal vez mejor. el intercambio de armas como muestra de te espadas. El contexto en ocasiones nos resal- ofrenda en un lugar de culto indígena o bien ta y codefine ese carácter notable. Recordemos Tengamos en cuenta lo efímero del color blan- 9 . 285). diosa en el santuario de Samas. ex pro. como por ejemplo. En todo caso debería realizarse un análi- DE LUJO EN TARTESO. de gunta de si fue un griego el que realizó la «unicum». (20). objeto exótico que ha podido en- problema adquiere en todo caso una dimen. así como si hay huellas «medi. Al igual que comentario. en el santuario de Samas serían tal vez el do. y. protector de las cascos para los tartesios lo vemos también en aguas de quien pudiéramos tener hasta un el marfil de Bencarrón en el que un guerrero eco en el topónimo actual de Bornos. tal vez co. en lo que se amistad entre Glauco y Diomedes. entre toda sión o una luz muy diferente: de hecho esta. locali. su. quien ya se ha referido al tema. Ilíada. veis son aún conjeturas y preguntas. No lejos. rece indirecta.

Es distinta sin duda dad en los diferentes episodios coloniales fo. En este banquete se to comercial entre el griego y el tartesio y ca- decide la boda de la hija del rey ligur y. No es otro el am. establecida con un banquete siblemente el ánfora de Clitias se conserva en aristocrático entre el rey de la tribu ligur y el el mismo lugar donde se establece el contac- colonizador foceo (27).(el keimélion). cer y de fijar por medio de estos testimonios to es. Volviendo al caso de Tarteso lo sig- trodujo como presente o regalo de hospitali. Garrido y J. nificativo de esta interpretación de Heródoto dad? (22). «donde ellos quisieran». copas jonias 82. natu. donde al banquete y al intercambio de dones rición del blanco en el Vaso Frangois). La insisten- nueva de estos recientes. que acaso se in. es. sentido que muchos de estos objetos tienen sella. Fernández Jurado) camente podría manifestarse en los intercam- comprenderíamos mejor el sentido de vasos bios de dora xeineia o presentes de hospitali- de lujo como el de nuestra posible anforita si dad sobresalientes. la amistad del noble-. es necesa.del aristó- ro que deberán analizarse con más profundi. biente que se deduce del famoso texto de He. ¿No serviría nuestro vaso sobre to. Sigue a la boda la ocupación del territo. otros autores en esta linea de pensamiento. ahora. se puede añadir la fijación de unos lazos de lor poco duradero por lo general en la cerámi. parentesco (28). Dentro del marco comercial en el podría ser: que se desenvolvieron foceos y tartesios en . El esquema conceptual nio recibió a los foceos como amigos y les -con las diferencias claras de Homero a quiso persuadir para que se asentasen en su Heródoto.es muy similar pues subyace en territorio. como me esquema de establecimiento de relaciones co- transmiten oralmente y con gran generosidad merciales homérico-aristocrático. Arqueológi- científica J. rituales de la Hospitalidad y Derecho de o contratos materiales un comercio rico y du- asilo. go valioso-que-queda-ahí. En lonial focea como el tan conocido de la mis. presentes de hospitalidad que se ofrecieron lía (25) (éste más desdibujado pues un asen. documentos arqueológicos. crata pudo ser múltiple. y complejos rituales y tratos que solían acom. presentes de hospitalidad que recibe Teléma- rio dar a luz pero. 163 insiste -im. en Huelva. y de día en día más cia de éste en que Telémaco permanezca ba- sorprendentes. la Calle del Puerto de Huelva que la de la co- trastar bajo estos esquemas las diferencias y pa de Medellín. me recuerda ineludi- plícitamente. Materializar el recuerdo de 10 . podría ser alguno de los contra- mo el de la xenía e incluso el mismo de la asy. un producto griego aislado similítudes de otros rituales de fundación co. gos de lujo. de un pacto econórnico-político-religioso en al- ceo. un co. blemente la insistencia de Argantonio con los pitium por parte de Argantonio (24). Naturalmente aquí hubo fun- ca griega. por ejemplo. Arganto. que fueron instituciones ambas de rai· radero. probablemente de plata. q"ue ha viajado hasta el interior de Badajoz. Quiero recordar el conocido pañarían a este comercio arcaico de estruc. conjeturalmente. la función comercial del ánfora de Clitias en ceos (26). La función de todos estos presentes gambre aristocrática cuya función comercial que formaban parte de los keimélia -o po- y colonial ha sido globalmente estudiada pe. al tartesio por el comerciante foceo en la pri- tamiento más o menos permanente foceo en mera mitad del siglo VI. dación de colonia y no mero comercio como do como objeto de prestigio. el caso de Huelva el interés estriba en que po- ma Marsella. Sería sugestivo.ludido por tura aún casi homérica (23). be intuir en ella además de la materialización ralmente. En una lec. ambas narraciones un esquema institucional tura más profunda del texto se intuyen los aristocrático común. no mera y exclusivamen- la consideramos. deseoso de estable- Tarteso no parece que llegara a realizarse). se elige como marido al noble fo.La amistad arcaica con la que Arganto- Huelva (en un contexto con varios hornos de nio acoge a los foceos parece continuar un fundición.en un esquema de philía u hos. el rio y el asentamiento de los foceos en Marse. El jo su techo largo tiempo -es la cortesía de pasaje herodoteo del libro 1. pasaje del libro IV de la Odisea ya a. foceos en Tarteso. Es otra expresión de la philía arcaica como recuerdo (30). El anforita de Clitias.P.co en Clitias (recordemos la práctica desapa. cuando se nos describen individualmente los ródoto cuya lectura. con. bajo la interacción co de su anfitrión Menelao (29). de algunos de los otros vasos y bronces grie- pañar a estar formas de comercio arcaico co. sesiones de lujo «que están ahÍ». como uno te funcionales como pueda ser el bloque de de los presentes de philía o xenía que acom. una vez más.

por sí solo. el Reconocimiento. co- hospita/is de época romana -una ínstítución mo base de una exposición teórica de sirnilar de phi/ía.se trasluce una relación de igual a igual. claramente indoeuropea (31) posibilidades. más cómo los objetos occidentales están pre- sentes desde el siglo VII en santuarios grie- TERCER EJEMPLO: COMERCIO DE gos como el de Hera de Samas (33). sible en sus múltiples niveles -el complejo titud activa de la xenía (Hospitalidad) y de la nivel ateniense y solónico de la pó/is que vi- phi/ía (Arnistad). esto es ante la helenización. con su complejidad de relaciones gún producto. acornpañada de la phi/ía descrita y de la pro- Pero la arqueología parece apoyar la historia pia mecánica narrativa. ha señalado que la cerámica ática de lujo se tos esquemas del mundo comercial aristocrá. presente aristocrático. No sabemos si. Así considera- Recuerdo···· en el cornerciante o en alguno de do. un pacto comercial o de amistad era una fun. ékphrasis o descripción que conocemos bien cubrimiento. viva. Sugiero al lector esta irnpor. y. el sentido y valor de la imagen en dícíos rnateriales tal corno nos lo transrníten él narrada. a nivel superestructu- baros (32). es. Suponemos por Hay que pensar pues en una «helenización" el contrario que en el anforita de Clitias el va- rnás rápida -o acaso exclusiva. Al igual que con las tesserae nos debe servir como una mera conjetura. como posible án- ¿Cuál es el valor que ha jugado aquí el me. parte del tartesío y no del grie. en concreto los de la cráticos. tico del Mediterráneo oriental. lo cual indica una posición ante la presen. un acuerdo acaso si. vigente al me- ción muy importante en una sociedad donde noS desde la época homérica. expande por el Mediterráneo desde inicios del 11 . y tal vez exclusivamen- bleza tartesia que ha asumido. fora. como con otros pueblos bár. una especie de vir para despertar la anagnórisis -el Redes. no había carnets de identidad o tarjetas de Volviendo al vaso de Clitias -y repito que presentación.C. precisión. 11. Incluso se mucho antes de la llegada de los foceos. Este pudo ser un nivel concreto o ca- Calle del Puerto. en el vaso cerámico como tal. misma del objeto regalado. por su valor in- cieron mediante la xenía Policrates de Samas trínseco ha podido llegar a Tarteso como va- y Amasis de Egipto (Herod. IV. te urbano llegaría la pieza de Clitias. 39. dría asimismo transmitir con mayor o menor tante función del reconocer a través de los in. pues numerosos testimonios de la literatura griega no t1ay que pretender que el mito del Juicio antigua. Pero su valor debió ser muy di- premonetales -chrémata. y cuando recordamos ade. vió Clitias. 198). Esto es. desarrolladas y una escritura. que podía cuando nos encontrarnos con la riqueza de los acompañar el intercambio de regalos aristo- materiales de Huelva.en la Tarteso del siglo VI a. hoya primera vista nos inclinamos a suponer no merarnente receptiva y pasiva. descriptiva. Sino que -así lo refleja Heródo. En este ambien- Podríamos pensar que Heródoto está transmi. al vaso individualizado de Clitias la acom- sus allegados o sucesores que al cabo de los pañaría una cierta historia que. Por ello VASOS Y COMERCIO DE MERCANCiAS estamos seguramente en presencia de un co- mercio aristocrático con sus normas comunes a) Las píxídas arcaícas a los pueblos desarrollados del Mediterráneo y con sus leyes propias.de la no. la plata. Pe- go. Hemos visto en el ejemplo anterior cómo milar al que nos refiere Heródoto que estable. so de lujo. va narrada la historia to de arnistad y que quedan ahí podrían ser. con el -estos presentes con los que se sella un pac. posiblemente te. Al menos. el vaso de Clitias. a un cierto nivel.podríamos pensar que. de Paris descrito en el anforita fuera compren· . el en Homero y en el arcaismo. llegaría además como recipiente de al- tal. el si consideramos el desarrollo urbano de la ciu- griego no establece aquí una forma de corner. ferente al de las ánforas SOS en las que el tura social que ha enmarcado su explotación contenido -con toda probabilidad aceite- y su comercio? centraría el interés principal. lor incidiría sobre todo.Pero lo más significativo es que esta ac. acaso tiéndonos una tradición idealizadora y no real. entre otras años retornara al lugar desde el otro extremo múltiples peripecias exteriores al objeto.y con la estruc. mino de (lhelenización». po- del Mediterráneo. ro a lo mejor se comprendió más de lo que cia griega. mía y de producción. con una poesía y mitología propias bien to. ral. dad tartésica con su complejidad de econo- cia de piratería.

seguramen- el famoso relieve Ludovisi: en uno de sus la. En una lógica competencia de mer- Galera con toda verosimilitud. etc. ción más que de semitización? ¿No estamos acaso el más importante. Andalucía parece dibujarse en Cerdeña don- gena. Ve. En el contexto andaluz no es pensa. no bipolar.? ¿Dónde queda- dos una mujer-sacerdotisa extrae. marias en un timiaterio. periodo orientalizante. co. frascos de perfumes de «fayenza» y vidrio po. mercio griego frente al fenicio y. un escifo del cado pueden ser ahora los foceos quienes en Grupo del Cisne (36). las plantas aromáti- te ateniense en las ánforas SOS (34). con prudencia y conjetural mente. deben considerarse anterior. de los alfares y del mismo sistema comercial Para Andalucía. cia griega. o incluso los mismos el siglo VI aporten estos productos. Este inicio ca que no hay que olvidar -interacción simul- de integración cabe pensarse por ejemplo en tánea o consecutiva. y por lo tan- 1.y es el de recipien. el aceite. te los vestidos y tejidos. los tirniaterios en toda el área. es. Mediterráneo Oriental -incluso una koiné Milne dedicó hace ya más de cuatro décadas múltiple. si bien me da la sensac'. Sería un cas contenidas en una píxida (¿metal?) de bor- recurso sustitutivo. en uno de de referencia con los que contamos. ¿Es Pero dentro del mismo mundo griego cabe licito pues hablar en estos casos de heleniza- ver en la píxida un segundo significado . una especie de repuesto des cóncavos (43).con influjos comunes un artículo a este tema: Kylichnís (42). hoy pilares económicos vigentes durante el siglo por hoy muy escasas. como turación en torno al ritual de los quernaperfu- bagatelas o chucherías que se adquieren por mes bien arraigada en Tarteso en el llamado prestigio o por avidez hacia lo exótico que lIe. Ello nos lleva a plantearnos el tema de remos el caso de las píxidas corintias en Huel. (45). con anterioridad en el Occidente tartésico. caso. hoy de la presencia griega se diluye de la fenicia por hoy.¿Ke referencia también a un contenido. queda acuñado en productos importados como en las imitacio- la Odisea 15. lenizada Ullastret donde se podría pensar en el comercio griego. do en esta parte extrema del Mediterráneo Oc- ninsular (37). ría definida en los diferentes aspectos comer- 12 . y más aún en esta época ateniense cuando pierde vigencia uno de sus tartésica. esto es. no integradora. Un ron quienes con anterioridad a los griegos in- ejemplo cerámico de estos athyrmata puede trodujeron el rito de quemar incienso o mirra ser el exótico vaso en miniatura de mediados importando incluso estas mismas plantas aro- del siglo VI. la originalidad -la identidad propia. objetos de capricho cuya influencia cultu- mos preguntamos si el recipiente cerámico no ral es superficial. esto Pues bien.ón de que los griegos. el aceite. o bien cuestión es de difícil respuesta. de diferente intensidad- Ampurias y acaso también en la vecina y he. cidental es cómo los esquemas e intereses Pero a veces sí cabe preguntarse sobre una comerciales fenicios y foceos se entremezclan posible integración del objeto de importación y hasta superponen. influjo posterior y pervivencias de esta presen- puesto contexto de «helenización» que alcan. las plantas aromáticas. para que. Pero en la Andalucía tartésica: el vino. M. nes locales (44). bien como objetos exóticos. Una visión similar a la de -_. Recordemos el uso de ga con el lejano comercio (35). tanto en los en esta vertiente comercial. La to cuya presencia se justifica sin más. viene(n) en gran medida una incipiente helenización en tomo al gine. en cada caso concreto debere. casos cabe pensar que algunos vasos griegos posibilidad esta última que no descartaría llegados por ejemplo con el comercio foceo pues encaja a priori plenamente con la acul- se introducen como ath'irmata. las importaciones de píxidas. La utilización. más aún.dentro del ambiente indí.siglo VI cuando decae la exportación del acei. Seguramente los fenicios fue- do miles de athyrmata en una negra nave». existe una interacción fenicia y heléni- mo caja de tocador femenino (39). En muchos como contenedores de plantas aromáticas. procedente de la Necrópolis de máticas.y su contenido. el ble la integración de la píxida dentro de un su.del co- va (38). en gran medida ante una koiné que llega del te o contenedor de plantas aromáticas (41). Lo que vamos paulatinamente vislumbran- licromo dispersos hasta el mismo interior pe.416. Son aún muy pocos los elementos zase el ámbito de la mujer tartesia. a cubrir aspectos o necesidades ya arraigadas ceo (40). Esta aproximación debe hacerse. En todo los sentidos que hoy se otorga a la píxida. los además de los ejemplos de Milne recordemos perfumes. «los fenicios llegaron trayen. ath'irmata.

los frascos de vidrio polícromo. co. como ¿Cómo encajan estas píxidas en el ambiente objeto exótico. Un similar ambiente tipológico nografía y -con las debidas precauciones ha. a la Afrodita originales egipcios que inspiran la imitación Urania griega de la que no podríamos preci.on el interrogante sobre sus estas pfxidas en los manuales de arte ibérico vías de comercialización -fenicia o griega- sin que se haya ensayado -que yo sepa.ciales la originalidad de la presencia griega en frascos de perfumes griegos -los aribalos y contraste con los otros eslfmulos mediterrá. cial y culturalmente en el Mediterráneo Occi- mal -una caja sobre un pie. ibicenco y andaluz (52b).no da (Cáceres) (54). Quiero aludir a las· su. En Huelva. los lécitos. cerámica. dental: recordemos el ambiente similar duran- mentos decorativos -el coronamiento del te esta época en Etruria. probablemente dominado parlas fenicios. recen significativamente distribuidos. piezas al mo- cia una aproximación o hacia un planteamien. mento de fábrica indeterminada) (51). en el solar n? tudiar el influjo que ejerce el comercio y la pre. andaluces y extremeños (52) así como ción sensu strictu de la mujer? La clave ha. El nuevo sarcófago pájaro. sirio-fenicia de Aliseda. go más arriba. oriental. Similar es la problemática de los ungüen.se documenta significativamente go del que pueden resultar un eco muy leja. 10 de la Calle del Puerto y en otros puntos. La 13 .llegaron a Andalucía llenos df neos? aceite pergumado que podemos suponer fa Un elemento clave como contraste para es. en algunos yacimientos del in- ibérico andaluz. En los ta a la Astarté fenicia-chipriota. una adaptación oriental de se esconde un culto a la divinidad femenina modelos egipcios. en torno al perfume -vasos de alabastro.en el mundo itálico y etrusco (48). en Ampurias durante el siglo VI lo que nos ha- no. el Jarro de vidrio de Alise- diluido influjo griego o. co- mo dicen otros jeroglifos «con el olor del dul- b) Frascos de perfumes ce viento del Norte" (55). cerniente al Sur tartesio parece claro que es- sos vinculados en el mundo griego al ritual de te comercio en torno al perfume durante el si- la boda. un alabastro (53). En lo con- hecho una variante de las píxidas con pie. vidrio policromo y griegos de este nivel figurado y formal con el mundo grie. ha podido servir en el si- vinculada a los círculos y a la paloma (50). sencia colonial mediterránea en Andalucia es junto con alabastrones de alabastro probable- el de las imitaciones. A ellos quio (46). Parece existir una participación muy direc- tos perfumados. sos para determinar si en estas píxidas -de Así por ejemplo. la inscripción en tor- sar su origen. glo VI como pomo de perfumes en un ritual mo hallamos en los quemaperfumes: un cuI. mundos ampuritano. bricado en Grecia. Me parece evidente que los ta de la divinidad con el perfume precioso. a balas en cerámica arcaicos d~ diversos talle- las que hacen también referencia mis colegas res (Corinto. al modo de las te en las llamadas lebetas nupciales son de mujeres griegas.sus paralelismos en «fayenza". can -sugerencias olorosas. Corona la tapadera de estas píxidas una ce próximo en relación con esta temática los paloma y su cuerpo se decora con círculos. Mediterráneo Oriental la que se refleja comer- Hay además píxidas con esta estructura for. Habrá que profundizar en un estudio tos griegos pero se superpone a otro anterior iconográfico-religioso-funcional de estos va. terior. c. do de los athYrmata que mencionábamos al- to del problema nos la puede sugerir su ico. Laconia. pero que cabe vincular como en no al hombro del vaso se refiere a su conteni- el Mediterráneo oriental asociada a los do. glo VI ha podido llegar en parte con los inter- También nuestras «píxidas" de Toya tienen mediarios foceos que comercian con produc- pie. ma de Cádiz lleva en su mano. tan alejado de una heleniza. de cia un clasicocentrismo. tal vez Ática y algún frag- Juan Pereira y Carmen Sánchez en este colo. los aribalos naucráticos de fayenza que apa- una mayor clarificación sobre su significado. esas preciosas especias que se identifi- perfumes. va. antropomórfico gaditano conocido como Da- También en el mundo griego y concretamen. mejor. Además de los ejemplos andaluces los hay en Es esta koiné en torno al perfume que vive el otras áreas ibéricas como Alcoy (Alicante) (47). hallamos un número de ari- puestas píxidas ibéricas. como las de Toya. dedicado a los dioses o a los difuntos. Una y otra vez hallamos recogidas hay que añadir. mente egipcios.con el sudor mismo o transpiración de la divinidad o.y con estos ele.

E. como alimento de los Murcia y mas abundantemente. han sido aducidos como tran las innumerables lucernas (66) y. adquiere. mas. No sólo la forma del pequeño cuen. ahí que no arraigue. al menos a partir del siglo IV. o por un afan de imitación en el indígena. algo mas En cuanto al ambiente de Ampurias o de tarde. He citado los lécitos panzudos del 14 . tan acentuadamen. militud de ajuares funerarios que vemos en es- po mismo genera -al modo de los jeroglífi. del la garra levantada. en Ibiza y Ampurias a partir del siglo IV. perfumes.y. ambiente que habíamos hallado tan similar ti- rrelato arqueológico: las diosas femeninas. Dicho con otras palabras. mucho mas ramente explicable por el uso y funcionalidad atras del que llamamos período orientalizan. los aislados léci- temprana la encontramos arraigada en el mun. que es una diosa que Ampurias y en Ibiza. En base a los paralelos orientales y griegos aducidos. del perfume que nos permiten aquí conside- Pues bien. y pasando de los asentamientos ro menos explicitado se lee en el jarro y ban. ya en el siglo VII a. en po femenino con atributos de diosa. Esta es. Ibiza vemos confluir claramente una tradición do griego oriental adopta algunas formas muy común anterior que lleva a ambos pueblos a concretas del ambito sirio en relación con los utilizar durante el siglo IV este producto ge- perfumes como el vaso plástico en ceramica neralizado. que estaría al alcance de cualquier cretense.los cierto modo vinculado al comercio del aceite. ta época en Ampurias y en Ibiza no estuvo en cos egipcios a que hacíamos referencia. la Dama de Galera en alabastro. Asimismo. en Ibiza (63).nos codefineií el significa. guardan. no es el que explica co. un claro sentido iconográfico-religioso: común y una expansión paralela en este rito proteger el costoso ungüento divino y el trono. talleres. Hay sin duda. nos pregunta- deja con manos de Aliseda nos debemos plan. luzas y del S. mercializado en Ibiza. en algún ejemplo de ambrosía en Homero. canalizar también a través de este intermedia- te fenicio y púnico. Posiblemen- pequeño cuenco cuyos modelos sirios. hasta las mismas estrígiles ibicen- Pues bien. re. con su cuerpo. aisladamente. vista desde esta nueva luz de te.: recordemos el lécito panzu- comen ese mismo perfume que es a su vez do de Toya con una esfinge que protege. los frascos de perfume jonios_ El mun. tos atieos del siglo IV en las necrópolis anda- do griego: los dioses. cuen. coloniales al área del Sudeste. un ambiente comercial cios. en una incineración parece mas superfluo. co. dioses que' les hace inmortales y como per. te el mundo púnico siguió manteniendo una cos sostenidos por manos o protegidos por economía vinculada al aceite como lo mues- cabecitas de león. de ta concepción surgirán. una idea oriental.C_. Hampe (59). de los lécitos panzudos. Su uso te.. de la que las incineraciones ibéricas (65). a am. De es. un estos datos podemos preguntamos si esa si- nuevo sentido como diosa inmortal cuyo cuer. mos si el comercio del perfume no se pudo tear si este mundo del Sur.en es- veces ellas mismas. y un rito similar pe. salvo por motivos de lujo algunos vasos plásticos cretenses -un cuer. de los siglos V y IV que mantienen una boca drio polícromo. el contenido oloroso del cuerpo divino mana esa inmortalidad que es frasquito (62). hasta el mismo ambito egipcio (57). pológicamente durante la época arcaica? La mo la Afrodita griega o la Astarté oriental y presencia masiva de lécitos panzudos en una fenicia.idea esta viva en Oriente y desde época muy mo productos aún exóticos. asume la acción de libar. por for- cional que se supone importado por los feni. con inmortalidad. vasos del pecial en la primera mitad del siglo IV es cla- ungüento. rio púnico. Recordad el significado doble de remos. tam. se vinculan al perfume siendo muchas y otra necrópolis -púnica y griega. cas que sugieren el uso previo de aquél. en embudo para su rellenado no podrían ser do del conjunto (60). ¿Cómo continúa este mundo del perfume fume que evita la corrupción (56). Es un tema popular que halla- el perfume. mas ve- precedentes por R. del perfume en las inhumaciones (64). En una conversación con Joaquín Ruiz de Ar- co sostenido por las manos de la diosa. ade- probablemente un producto sirio del siglo VII más de una aculturación del ámbito del depor- a. mana el ungüento oloroso (58). bulo nos preguntábamos si los lécitos áticos bién el mismo ajuar -dos ungüentarios de vi. un león que mana el perfume en un hombre. en este producto excep. pintores. Idea que tiene su co. si el rito funerario aparece claro rar una continuidad paralela significativa en en la Dama de Galera. nos sugieren los textos. un pito.C. ladamente. La idea se retrotrae. llenados secundariamente con el aceite co- bos lados. Las esfinges (61).

'C. y los cascos de Jerez y Huel- to griego importado acercándolo o integrán. 1984 y en la comunicación que pre- lencia (68).B. va como ofrenda griega. como el del Ateniense Teocles. 1·30). 24-5 y 27. 4. el primero que viajó a Sici· cians in the West" en AJA 62 (1958) pág. 810ch sus sugerencias tras la Icclma de (6) En un 16gos tan antiguo como el de Coleo pueden repe· mi manuscrito. Fernandez Ju- ejemplar de Ibiza que se conserva en el Mu. rales. Curiosamente el esquema se aplica a 11. Así. de Madrider Mittei- ca. Dic. Han transcurrido dos años y medio desde presentando a un delfín que salta sobre las la redacción de este articulo. 8 (1983). Desde entonces aguas procedente de la Necrópolis de Arche- el panorama arqueológico de Huelva se han na en Murcia tiene su correlato exacto en un enriquecido sustancialmente (J. otros tempranos descubridores cuyo nombre asímismo conoce· dalete" en AEA. 6.de Heródoto 1. filosófica y teológica de Heródoto. histórica. Así. tas veces nos ha mediatizado y limitado. (eGreek and Greek Imports in a estos viajes del pro tos heuretés o del desCubridor de nuevas Ihe South 01 the Iberian Peninsula" en Mad. Berichl 1 (1936·7) pág. Shefton se siente alrardo de nuevo por la pregunta (7) H. ofrenda fenicia.2: "impulsado por los vientos". 65 ss. 52. caldero que finalmente fue a parar al santuario de Hera en mpia. M. por ej. Gareía y Bellido. Ved I. su animal funerario por exce.siglo IV. senté en junio de 1984 en el Homenaje a Luis Este tercer ejemplo dedicado a las plantas Siret (en prensa) (considero. 10. Vid. lia. 15 . "Some deliberate damage to archaic cimiento insospechado al considerar el pro- blema tratando de situarnos algo mas afuera Greek Helmets dedicated at Olympia». Addenda plos ya helenísticos. Payne. Did it belong to a Greek mercenary who took service curiosas peripeCias del gran calderero en bronce que los lacede· with Phoenicians and found its end in some local skirmish? monios quisieron regalar a Creso como correspondencia de amis· (5) Sobre los cascos de Olimpia. O/y. 14 (1941) pág. Pemán. Las ideas de M. tirse esquemas de la épica. 345-6. Hispania Graeca. el moti· va de los Vientos que guian a Coleo puede ser un eco del episo- (1) Para desmitificar la idea que muchas veces tenemos de dio odiseico de Eolo (Odisea.69·70: cuenta las perhaps. B.{\igración colonial hacia Libia (Heródoto. Un último tra· relación inteNencfón divina/protagonismo humano que subyace tamiento del tema en B. adquiere facetas nuevas y enrique- son. Cabrera) y mi visión histórica se ha com- mas. Salamanca (1976). ción del casco. según nos refiere Estrabón. blemi di metado" en Dialoghi di Archeologia (1973) págs. 78·9). capítulo mérico (Od.: «we can only note tha! the helmet have been (8) La ofrenda de calderos a la Hera samia por parte de ri- used in aclion. "Che cosa intendere per ellenizzazione. Shefton. Rhys earpenter. Pero ade- jor (P. hallara una comprensión mas actualizada de riendo por ejemplo a sus propios vasos plas. en co- ticos la forma animalística mas popular ibéri. pool C/assical Monthly. pp. Céfiro sopla ininterrumpi- la ciencia. tad. también había sido este primer descubridor (3) A. Una historia similar a la de Coleo es la de dedicado a «El Mito de la Ciencia" en pág. Early Mereceria la pena estudiar más detenidamente en otro lugar la Greek Armour and Weapons (1964) págs. Cabrera. "PhOeni· mos.. Snodgrass. tras el analisis de la pieza de zonte mas amplio -el ambito o comunidad ~erez en el Instituto Central de Restauración mediterránea-_ Pero. los peines aromaticas y a los perfumes nos ha servido de marfil del Heraion samio como posible para sugerir la necesidad de estudiar el obje. págs. Corobio. Perachora I (1940). Subyace la. en especial la obsesión hacia una objetividad absolu· damente nueve días llevando a Ulises hacia Su patria. A. 175-191. tal vez en un ar- nicación. R. lungen. 35 ss. el ascós plastico re. Ruiz Galvez y mias sobre al que nos referíamos al inicio de esta comu. Págs. confi. 407 SS. Beítrage.. Vemos connotaciones similares a nues· home in Greece and then los\ in a river bank in Spain? Unlikely tra historia de Coleo en el pasaje. Liver- de esa perspectiva clasicocentrista que tan. en otros casos. la idea de la pompé divina en el episodio 11erodoteo y en el 110' cionar{o de Filoso/fa Contemporánea. y religioso es mas exhaustivo). 10. laboración con P. lám. rado). was it a trophy brought westward !rom an enga· cos comerciantes particulares no debió ser ni mucho menos in- gement fought in the Central mediterranean or nearer its original sólita en época arcaica. 82·3. El analisis histórico dolo en su conjunto de connotaciones cultu. "Sobre el casco griego del Gua. la ceramica griega se ha analizado me- seo Arqueológico de Barcelona (67). por el (Salvador Rovira) y tras el estudio de A. 19. (en adelante HG) llevado por los Vientos. 8 (1982) rutas y mas en especial dentro de la concepción antropológica. el pescador de múrex que vivía en Creta y al que llalla· (2) Clara Gatlini. El concepto genérico de helenización. infra nota 12. los cascos deberán revisarse. Samos ofrecido por un particular de la isla. Jack- contrario. la del lobo. 151). Shefton)_ NOTAS Agradezco al Dr. por ejemplo homéricos. Jantzen. a comienzos del siglo VII.8. el ibero readaptó los vasos de este tipo plejizado y matizado en este campo. Pero podemos también aludir a ejem. tículo conjunto. (4) 8. recomendaría la lectura y reflexión de MA Quintanilla. Precisa la data. El lector bajo sus propias categorías culturales. Pro· ron los tereos en su e'. se diluye al enmarcarlo en un hori.2. Hampe y U. amablemente facilitada por B.c. Como Coleo. algunas de estas ideas en la sintesis. 22-6 (re!.

pág. J.1. 1. 238·260 co· lor. Pero en todo caso (32) Por ejemplo. Cabrera. 5. Dimitriou. (1977) pág. de co- lanyi. Shefton. Tar/essos. Freyer·Schauenburg. 17 (1960) págs. Además de la bibliografía francesa sobre el te- (12) CI. 252. 7 (1966) págs.c. sobre todo. en el incremento de vasos hallados en el Mar Negro duo Polanyi. Fischer. Gil y R. 206. (1980) págs. Finley. 92 (1977) pág. Sobre la piratería como forma de ca· (17) A. pág.el tes" en Festse!lrift für U/rieh Hausmallll (. o. Napoles (1979). 52 (1979) pág. Otros puntos de vista. nes masaliotas. I. rencias a pervívencias al modo de vida pastoril en la Grecia con· (21) a. finalmente A. en una época tambión similar. MM. Descat. das lo demuestran algunos cascos cuyos nasales y protectores Yo quiero añadir que el banquete es un lugar habitual de ena· de las mejillas con gran regularidad están doblados hacia a arri· moramiento aristocrático en las épocas homérica y arcaica F~e· ba lo que es habitual en los CaScas votivos. La flija de Eurito. pág. 5·14. esto es. art. Agradezco a la autora su generosa informa· peius. Se en especial págs. 351. «Cerámica Griega en Huelva. vid.-" Praestant Interna}. línalmente.c. 264. 466 fig. enamo- The Greek Overseas (1980) fig. 94: "La xenía (oo. (30) F. M. "Ein Ostioniscl10r Goldr'ig aus der Zeit des Plycra· y su nomenclatura en los autores antiguos es ot)ligado citar. Hibbs. etc. y J. 2. 28. Es cu· (12 bis) B. Asimismo Starr. 346. lam.o 8. n.. Habrá que plantearse bajo esta nueva luz el pasaje nia 51 (1973) pág. Starr. los foceos en Córcega. como «adorno.diversión. vol. Finley. Po· asocia a áthyrma la idea de delicia. Sobre el robo de ganado en narraciones célticas pri· (22) El trabajo más completo sobre el concepto de keimélia mitivas y sus pOSibles concomitancias con el mundo o tradición y su relación con el mundo indígena (más concretamente el cél· griega o mediterránea antigua vid.2. K. Luschey. 166). págs. 17-19. 51. (Odisea. REA. 8. Tucídides. el robo de ganado que realizan los héroes sin burger Studien lur Vor'Ulld Frühgescflichte. 11. (16) Chester G. 600 aC. World 01 Odysseus (2) (1956) págs. Es un motivo común ató· (18) B. (1980) 3·4 págs." 3. 19·54 mal entrañable. según A. Shefton. 20 (1979) pág.2. Barcelo· Amathus and Praeneste". bibliografia. Denis van Berchem. Usos y abusos de la Historia.s. Andaluera y Extre· cratis o Efeso. ningún escrúpulo: Ulises. un celta de la época de Augusto que transmite tradicio· ción sobre este articulo aún inédito. Es útil la recensión de R. Momigliano. Prexis ed Empo· pág. So· pensinsular es el prótomo de toro publicado por Lluisa Palleja bre la Gerioneida. (1979) pág. «Keimelia». donde arcaico como intercambio aristocrático de dones y el cóncepto habla de Tartesos y cita a los íberos y a los líbios como los pri· de xeniía ved. (14) B. ti commercio greco·arcaico.C. O. 1961). diéndose a convertir en un comercio de masa. (26) Sobre la problemática del comercio arcaico en general H.W. Olmos plástica arcaica. 177 ss. Le vocabulaire des Institutions in· ca entre un primer momento en el que predominaría «un comer· doeuropéenes. Boardman. tras la fundación debe considerarse como una generalización. pasa ante los comensales y suscita el amor de Heracles. 14. tomo 2. rante el tercer cuarto del Siglo VI a. cil. 83 ss. 7: "such helmets del parentesco en las relaciones económicas. 192 ss). pág. Arce. pos por ejemplo.) cio de lujo" con piezas muy individualizadas y un segundo mo· comporte échange des dons entre les contractants qui déclarent mento en el que la aceptación de vasos griegos se extiende. "Colonización griega en Espa· (34) A. ramiento en el banquete. de juego. Mus Helv. 84. 71. Benveniste. Momigliano. Essai sur le don (37) Para los aribalos de "fayenza" ved entre otros el de la (1950). Olmmf«Quelques observations los colonizadores griegos cf. sobre el robo de ga· nar" en Homenaje a Sáenz de Buruaga (1982) pág.c. Sobre el puerto. 202. muy sugestivos. 21-33. en M. Un informe prelimi· fas. 68·73 meros colonizadores de Cerdeña. 1983. CI. pág. 22. 31·36. "The SOS amphorae" en BSA 73. (23) Además del articulo cil. en nado. Furtwangler. temporánea. Johnston. (25) Se ha analizado en profundidad la función que revistió NecrópOlis ibérica de la Bobadilla (Jaén) en la publicación final la asylía en determinados asentamientos coloniales como Naú· editada por J. (29) vv. Es un terna que se documenta en la (20) R. a. lám. sichoros. en Germa. que» Colfoques du CNRS Mai 1983 (Paris) (en prensa). pág. 302. 330·l (11) «Nueva espada dragada en el Rio Ulla. tomo 11. pág. "A new View (28) La antropOlogía tiene mucho que decir sobre la función of two Carmona Ivories». Sobre el problema. págs.P. Peter Levi. bagatela. Asimismo sobre este "gift Irade" K. Armas arrojadas (27) La historia de la fundación de Marsella es recogida por a las aguas" en Homenaie a Alfredo Gal'CÍa Alén. Olmos en BSAA. de Fischer. (1979). en pág.c. de manera que el casco era ya inutili· quete entre Eurito y sus hijos y Heracles. la narración de la fundación de Marsella y el vaso corintio citado finalmente. O la misma narra· (19) HG. Barcelona (1981) con el estudio de Marina Picaza de los chai"que». entre (13) J. finalmente. debe considerarse "un ca· (31) Sobre los conceptos de instituciones es muy sugesti· ractére de masse". 56 B. 248 fig. traducido al castellano. (36) R. por ejemplo en el Tesoro de los Sifnios en Del- y J. arto cit. Vid. 89-108. femenino. 261 Y lam. 436 ss. pág. El Mundo de Odisea (Fondo de Gras "Les grecs et la Sardaigne: quelques observations» en 11 Cultura Económica. Philip Brize. como juguete y objeto o ani· focea in Occidente» en Para/a del Passato 130 (1970) págs.M. En otros casos la cordemos el canto I de la Odisea y. 140. 306 ss. 58·9. la gran crátera cal ata del casco era horadada desde dentro hacia afuera con inS· del Corintio Antiguo del M? del Louvre (ca. (1977) págs. Tal vez también ción de Estesícoro sobre Heracles y Gerión en la Gerioneida. 75 (1971) pág. Este trabajo y el que citaremos más cammercio greco nel Tirreno nell Ei8 arcaica (Homenaje a Mario abajo de Benveniste se inspiran en este punto en estudios de an· Napali) (1981) pág. "Strutture della Colonizacione nario griego español (OGE). la historia de Cllaron sobre la fun· sur I'assimilation de I'iconographie grecque dans le monde ibéri· dación de Lampsaco. Además Vivian A. 445. 452 con tico y germánico) es el de Franz Fischer. The ecollomic and social growth of pág. del Museo del Louvre: contraposición Heracles/bártJaros. 20. Shefton. pág. lam. Ports 01 Trade in ancient societies (1968) págs. de Alalia (Herodoto 1. Recojo esta referencia de M. IV. de algo amable y divertido. ten· leur intention de l'Ier leurs descendants par ce pacte". Die GelYoneis des Ste· Vilaseca en MM. ríe. en Mar. 32-3. mercio sustitutivo. zable" (traducción resumida). R. AJA. Recogido por Finley.C. I. Fischer. 64·5 con bibliograffa sobre las diferen. Garrido. "Trois cas d'assylie aro madura. de lo lúdico. 8rt. 1.B. lole. Algunas consideraciones metodológicas» en AEA. tropología como el famoso de Marcel Mauss. Mele.: "que estas armas usadas eran ofrenda· ma. El mundo de Odisea. n~ 2. AA. de . mentado por Lepare I. sobre el comercio (33) Recordemos además. Lepare. Podemos pensar en una inflexión en esta épo· va la lectura de E. el texto de Salino. Ved el capitulo so· are sketchily represented worn by warriors in metal bowls from bre el tema. Maluquer y M~ Eugenia Aubet. «Die 'Rhodischen' Bronzekannen". RevArch (1973} donde se establece el intercambio comercial o emporioll. aderezo". Para el papel de la mujer mediadora de (15) Sobre el problema. 239: por! of /rade. F. Par'is (1969). pág. lIl. 15 Y refe· pág. y 107-8. 83.) con el ban· trumentos cuadrangulares.1.8. (24) Tras la redacción de este texto y su lectura en Ampu· rias veo que ideas similares en relación con este pasaje de Heró' (35) Ved las diversas acepciones de afll'lrmata en el Diccio· doto son recogidas por E. AEA.c. asímis· 16 . 61 ss. vid. Sobre el tema del anillo. R. 39. Para la xenía pág. 54. materiales griegos de esta necrópolis en págs. alusivo a larteso de la Gerioneida de Estesícoro.c. AM. na. Atlas of tfle Greek Warld (1980). lugar tes posturas cientificas como la de S. Olmos y P. nota 5. Blázquez. 30 bc. riosa la estructura similar. pág. Cita Johnston en esta línea las observaciones de Kleín págs. 549 de Rose) y posteriormente por Trogus Pom- tevedra (en prensa). lám. cf. estudio do A. Würzburg (1980). Afien Wisdom (1975). Museo de Pon· Aristóteles (fr. (9) Heródoto. (1978) ña. 107·9. HG. 82 (10) García y Bellido. cit en n. early Greece.

29. D. P. y pág. 48 con bibtiografla. lam.93. lagos píxida·estamno (Ure. T. Odisea. cante y Murcia. art. 186·7. Aegyptische und Aegyptisierende (67) Para el ejemplar de Arehena. Blanco Freijeiro y R. 14. investigation into Ihe claims 01 the homeric dead». (1965) lám. 16. lam. muy estilizada. en n. Od. Arte Ibérico (1980). lám.o 24. en n. talizante en Extremadura (1977) págs. I. 43.. H3. Sánchez. Se ha considerado en estos (39) G. Almagro Garbea. (63) G. 241. (53) A. Shapes and Nemes of Alhe· ritos reminiscencias de embalsamientos egipcios.M. ehr. La asociación círculos/aves la Heidelberg.. Cabrera. Pozo Moro (Albacete) o los mismos ejemplares citados sus antecedentes en el mundo oriental cf. Ved. 18 Y 19. p. CPI. El Molar. Para Murcia.C. 37 laciones de influjo griego en la cerámica ibérica de Valencia. Leaf. Fernández y J. gratia. arto cil. HG. (65) Ex. Para los frascos de vidrio pOlicromo y objetos exóticos en el in· (54) M. Trias. Garcia y Bellido.170. en vasos de Archena como en His· con el periume. 150. en n.J. 38. Pollard.O 38. las tumbas de Ibiza: Ved.777. 2~ ed. pág. Arribas. AA. (1939) págs. ibidem. La Albufereta. no así la jo· pos de Patroclo. O. 146. CPI. 29 ss. rne philístlnes and fhe!." 38. Corzo. C. 267 ss. Garland "Geras 7hanounton: An págs. o por A. Madrid (1920) repro· y Bellido). CPI. J. Madrid. (68) Sobre el tema. 1. B/CS. idem. Virginia Page Imi· (61) Sobre la esfinge en el mundo ibérico.S. Asimismo P. Barcelona. Gamer·Wallert a. 110·116.445. (62) G." 52 bis págs. Asimismo en este coloquio de Ampurias. Maluquer. (48) A. 160 con relaciÓn a la pieza Carpio. Recuerda Leaf. pág. Greifenhagen. vid.). 292·301. como perfume divino. W. 263. Gras en n. (40) R. (43) E. The attie Pyxis. Cieza): ellécito sería menos {49) E. ePI. Publicadas por ejemplo. Olmos comunicación en el coloquio Velia et les pho· mo perfume para embalsamar los cadáveres. con "ambrosla». lám. El embalsamiento con perfume. ducciones números 17. Cabré. (58) E. una lebeta nupcial beocia. Garcla Cano. BSA. (52 Bis) 1." 7: caja de bucchero de Chiusi. 560 (Garela (60) J. (52) Cf. 59.M. Sarpedón y Héctor son protegidos por los dio· nia que esta autora considera con razÓn una lucema. (1935). 176. El origen puede S0r chipriota-filisteo. 1984. XV (colmillo der Griechen (1969) 246 ss. Sánchez. (45) ef. Es una constante en (51) R. vid. FOhrer durch die Antiken· alto. Birds in en Toya (Jaén) y Ascoy (Cieza. (1981) 286 n. arriba (46) Museo Arqueológico Nacional. Die griechiscllen Vasen (1977) n. A. passim.1. Chicago (1978 Patroclo. 22 (1981) págs. Wiesbaden (1978) pág. más globular que en la reconstrucción propuesta por Lillo sammlung in Wilrzburg (1975) pág. (47) Sobre el tema de las imitaciones vid. págs. 9 Y pág. 33.6 (Ascoy. 234. L 657. Chapa. 118·120. 1. 98. Milne. 617. 17 .O 6. ses con ambrosla y aceite de oliva. Los iberos. 16.5510). MM. de elefante como frasco de perfumes y sus paralelOS en la pintu· (44) M.c. Simon y colaboradores. C. 245·50. 4. por A. Virginia Page. Lachisch 11. G. 38. Nueva York. 65 (1970) pág. El Bronce Final y el período OriAn· ra egipcia). n. 131·2. pág. Sobre el tema.. a.c. Oiga Tulneli. págs. (66) C. vid. Almagro GO¡'bea. Levi. bailas divinos {lIIíada. las ánforas de miel que lleva a Aquiles a la pira de (41) Sally Rutherford Roberts. toria de España de Menéndez Pidal 1. 29 (1972) (56) Como alimento de los dioses. abajo. (50) Sobre el pájaro y su vinculación a Afrodita asi como a lám. Richter y M.680. 174. Die Goffer (57) cf. Olmos. uéens: Dix ans aprés (Nápoles 1981) en la Parola del Passato (1982) 23. (1969). en n? 44 pág. cía y Bellido. pt'micos pág. 247·254 y lig. 212. más ex· rece a veces en la lIíada en contextos de inhumación: los cuer· tensamente. 52 (1979) pág. Cerámicas Griegas de la re· si (1935) 111 (inv. 5. material culture (1982) lig. Die Gebur! der Aphrodite. lV. Escarabeos del Museo arqueológico de Ibiza (1982). fig. J. Para la vinculación de la diosa oriental del amor encontramos. apa· 393·406. Cabrera. gión de Murcia (1982) fig. lám. (1902) pág. 618. Simon.c. Trias. 216. "Objetos de ori· (55) 1. 273 ss. terior de la Penlnsula Ibérica. 236·238. ligs. 11. ca· (38) R.mo el ejemplar de Zalamea de la Serena (Badajoz) publicado por 236·243. Funde von der iberíschen Halbinsel. Breek Lile and Myth (1977) pág. Simon. Gamer·Wallert. a. Finalmente Trude Dotham. A commentary on file /liad. La Necrópoli de Tútugi. de los ca· págs. 264. (1982) (42) AJA. AIi· (1980) 309·344. además Jorge H.. por ejemplo. AEA. R. 69·80. llamada también por los arqueó· (64) Para Ampurias. Trias. págs. cil. Gar· (59) Kretische L6wenscllale des sieblen jahrhunderls v. TP. 1981. lám. F. de M. Padró. Sobre el alabastro y otros ejemplos en sarcófagos fenicio· J. 127. Fernández. Murcia). 369. TP. gen exótico en el Raso de Candeleda (Avila)>> en TP. nian veses.o 72. lam. Olmos. fig. Es segura la plxida corintia. CPI. 11 Museo Civico de Chiu· n. arto cil. 5.3 pág. nota 37.

.

versidad de Cáceres exponíamos nuevos da. mercio mediterráneo en el primer milenio (3). incluso un frag- rebasa su propio sentido histórico y llega a ig. námica que caracteriza el comercio intemacio- También en diversas ocasiones hemos plan.B. Esta última región propiamente zo- que representa de toque de atención ante la na fenicia mientras el SO sería zona indígena tendencia que hoy predomina en la bibliogra. El trabajo es muy importante por lo cia fenicia. En primer lugar Shefton en relación al mar- cumentada colaboración al symposium men. pero ambos terrítorios quedan in- mordialmente a la primera mitad del primer mi. so a paso la brillante exposición de Shefton. con cerámica bícroma chipriota IV «arcaica» tanto en el mundo griego como en o con kotilai corintios. co geográfico del sur de la Península. aparezcan mercancías griegas co- talizante» que tomado de la historia del Arte mo ánforas SOS áticas (7). en el SO una «tarteside» distinta y diferencia- ración pasa revista a todas las importaciones da del resto del sur (territorios interiores del mediterráneas en España pero referidas pri. cindiendo incluso de aspectos cronológicos. tre las poblaciones indígenas de Occidente. mento de krátera ática del Geométrico medio norar la personalidad y diferencia de la etapa 11 (800-760). pres- motivo de una Reunión convocada por la Uni. cia focense en Occidente. Destaca el hecho de que entre las aporta- do fenicio como consecuencia de una inter. sino puntualizar aspec- mos asistir nos invita a exponer en síntesis tos tardíos a partir precisamente de la presen- nuestros propios puntos de vista (4) en algu. plenamente aceptable. Esas mercancías grie- el etrusco. recordaremos algunos aspectos del pensa- meños. semitizada. Cáceres-Badajoz (5). MALUOUER DE MOTES En 1979. bre los fenicios en Occidente al que no pudi. taciones simplistas al valorar de ese modo gos extremeños con Andalucía siempre con cualquier mercancía que pueda aparecer en· la preocupación de clarificar aspectos del co. fía española de valorar exclusivamente el mun. ciones documentadas más antiguas (pre orien- pretación dogmática del concepto de «orien. Nuestro objetivo presente no es seguir pa- La publicación del Symposium de Colonia so. La reunión indiscrimimda de todos gas habrían llegado al Occidente por el comer- 19 . no sólo enmascara la comprensión de la di- tos sobre materiales griegos en esa región (2). talizantes). Shefton en su amplia y do. Estrecho). a raiz de nuestras primeras cam. El profesor B. nal mediterráneo. admite cionado. Sin embargo para nos aspectos ya adelantados en diciembre de facilitar la comprensión de nuestros lectores 1982 en el VIII Congreso de Estudios Extre. con un admirable sentido de ponde. cluidos en el área de interés o zona de influén- lenio (6). miento del ilustre arqueólogo. los elementos para los que se puede admitir pañas de excavaciones en Extremadura (1) con un reflejo «oriental» en un solo conjunto.COMERCIO CONTINENTAL FOCENSE EN LA EXTREMADURA CENTRAL por J. sino que provoca interpre- teado los problemas de relación de los hallaz.

co. de comienzos de ese siglo según Snod. Picard que. es que por alguna causa se habría producido te fenicia» como más tarde (10). frente a la idea general del ca. dustrias artesanas que continúen la produc- ca ibérica lo corrobora. de de los productos corintios le hace creer que. cense. las manufacturas griegas distribuidas adquirido esas mercancías en el Mediterráneo por los fenicios. clase colonial enriquecida en las ciudades del mente antes de fin de siglo la presencia de sur de España. da del occidente lo que indirectamente habría propone una ruta desde el sur de Sicilia ha. Ibe. tocracia colonial disminuía los beneficios a la ria y Tartessos. ya antes el comercio fenicio occidental se sur- chos investigadores se plantean si la isla en tía de mercancías en el mediterráneo central sus comienzos pudiera no ser «exclusivamen. que esas industrias fuesen incluso capaces de mo los oenochoes «rod'los». No creemos que puedan exis. ni se. Ibiza y SE grandes armadores que habian controlado el español (9). Es posible que ese even- novedad el contacto directo griego con el sur tual distanciamiento fuese debido a una cau- de la Península con el viaje samio de Kolaios sa socio-económica por la aparición de una (documentado en las fuentes) (11) y posible. Pero la difusión mediterráneo (lsquia. cías capaces de alimentar la creciente deman- botage desde Carthago por la costa africana. sur de Italia). Tyrrenia. La multiplicación de iniciati- los focenses. cio fenicio. Parece lógico admitir que esas nue. mino la toma de Tiro y esa es la explicación rráneo central se acepta. También es de creeer de focenses. tas nativos de occidente (14). La cultura Una explicación de ese tipo justifica plena- material de la época de contacto con los fo. ¿cómo interpretaríamos ese incremen- A partir del siglo VII menudean hallazgos to de mercancias griegas? Es evidente que va- griegos aislados como el casco del Guadale. marítima tablecidos en las ciudades hispanas o semi- e interior. no tuvieramos documentada la presencia fo- cundariamente del Mediterráneo oriental. la cultura ibérica por antonomasia. Esa presencia focea en el sur vas de los fenicios occidentales. Podría señalarse también la po- que los productos griegos que ahora apare. un distanciamiento entre el mundo fenicio del La segunda mitad del siglo VII trae como Este y el del Oeste. par aumentaban los riesgos de las empresas tir dudas de que al referirse a Iberia se refiere metropolitanas que languidecerían lentamen· concretamente al levante y sudeste es decir te. Esta afirmación suscita dos cuestiones. La creciente presión asiria que limitaba las ex- go gaditano (hacia el 675). plicar la propia presencia del samio Kolaios. sean de la Grecia oriental o áticas. como hemos visto anterior- salvo excepciones. Shefton parece no aceptarla por gran comercio en época anterior (12). portaciones de metal al Egeo y en último tér- Si ese transporte fenicio desde el Medite. Se trataría de unos productos orientali· mayor intensidad de importaciones de mer. Pero si la falta de hallazgos en Ibiza de la que hoy mu. sibilidad de un comercio etrusco interesado cen. mente que en Occidente aparezcan unas in· ceas lo indica y la posterior unidad lingüisti. las naves fenicias habrian mente. y también manufacturas etruscas. lorariamos una causa que a la vez pudiera ex- te. por el sur de España antes de la presencia real cedan del mismo circuito comercial centro de focenses. incluso las áticas. disminuyendo la frecuencia y regularidad al área propia y caracteristica de lo que será de los viajes. cobra mayor interés tradicional. Esta (13). vas mercancias son importadas por focenses Pero esa no sería la única explicación po· al amparo del filohelenismo de un Argantonio sible en el supuesto de ignorar la existencia con su largo reinado. 20 . estimulada queda atestiguada por Heródoto pues les atri. central (Sicilia. Sicilia. hacia Samos l (los famosos peines de marfil) so. calderos con pro. sur de Italia o incluso Isquia). provocado la rarificación o desaparición de los cia Cerdeña. grass (8) o el vaso de Copenhagen de hallaz. pro. exportar productos propios hacia Carthago o tomos de grifos. zantes «diferidos» sin entrar en el detalle de cancías griegas se ejerce en la misma zona si los artesanos son emigrantes fenicios es- habitual del área comercial fenicia. Si no de las metrópolis (Atenas. por los niveles de vida alcanzados por esa aris- buye el descubrimiento de Adria. donde procedian. ción en la línea tradicional fenicia oriental y Las importaciones «griegas» aumentan. La metrópolis fenicia habría pero la rectificación de la ruta fenicia que propone dido su capacidad de prodUCCión de mercan- C. Corinto). copas con la figura del gan. sur de las Baleares.

El interés del comercio mediterraneo . hasta el siglo IV es zona de atracción. Es normalmente admitido por un lado que En realidad el mayor argumento en favor de el equilibrio comercial se deteriora en el me- los focenses es el silencio de Heródoto de diterráneo occidental en el siglo VI. tésica lo que exigió a Carthago al planteamien- Observaremos en realidad en el siglo VI (se. valorada por García y Bellido en el mapa de Para nosotros no hay duda. sino que perdura y se incrementa rara de· aducen argumentos en pro o en contra el ca. dos de Roma son sin duda los griegos y mas tos se acompañan con otros marcadamente concretamente los focenses. pero ¿quiénes griegos «arybalosn corintios o de imitación. mostrar que no sólo el siglo VI sino incluso racter etrusco de ciertas manufacturas y pon. desaparece cuando ya no se habla de Tartes· I)orada (15) a pesar de que constantemente se sos. al Levante de manufacturas griegas y al pro. en la primera mitad del si. pueden ser los aliados de Carthago sino los sortija de plata con grabado de sirena griega. Mengabril. tablecer incluso un tratado que limita la esfe- ces cuya relación con el mediterraneo central ra de acción de ambos y sus aliados. hay algo mas. cia focense quizas ya emporitana. Pero la relación con el sur se docu. Si el siglo VI contempla un intenso comer- derarlo como prueba de una temprana presen. Los alia- no ofrece dudas (16). No insistiremos dispersión de los jarros piriformes. Esta última hipótesis ha sido muy poco ela. Resuelta esa limitación la desaparición de pio tiempo una disminución en el area de la Tartessos era inevitable. hago y Roma que a fines de siglo deberán es- glo VI si no antes. cio focense hasta la propia costa atlantica. por lo que no deja de tener lógica consi. con el Sudeste y Levante donde las importa- Ciertamente la concentracíón de hallazgos ciones de manufacturas griegas. terioro se acusa con los episodios de Alalia ro si en lugar del sur nos centramos en el Le. Shefton parece partidario de aceptar ción provisional a la continuidad del interés una distribución por los focenses incluso de del comercio mediterraneo por esa zona tan las manufacturas etruscas en el último tercio alejada de la costa. to de la limitación de las actividades focen- gundo y tercer cuarto) una mayor extensión ses en sus aguas. y Cumas. del siglo VII. Valdegamas. Roma queda enormemente limitada. cense y el filo helenismo de la monarquía tar- ma el director de aquel Museo (17). En relación al comercio griego en España menta incluso con otro tipo de datos como la mayoría de los investigadores se han limi- es la presencia de unos Celtici en la costa del tado a considerar que se trataba de un comer- sudoeste. No cree- basta decir.iales como el Guadiana y mayormente el por esa zona concreta del Guadiana medio no Guadalquivir para la fase orientalizante del ca· 21 . en un area concreta de Extremadura del cur. Noso. Tartéside. nera importante (plomo. plata. áticas o no. adquieren un volumen importante. Los focenses responden a la nueva situa- terés los hallazgos continentales y en el lugar ción intensificando en lo posible su comercio destacado la copa de Medellin (18). Creemos firme- tros hemos hallado en Extremadura cazos de mente que fue la presión de las ciudades fe- bronce etruscos que posiblemente se fechen nicias de occidente cuyas actividades se ha- en época mas tardía (siglo V?) pero que no son bian visto mermadas por la competencia fo- extraños al area de Huelva según nos infor. Este de· una actividad etrusca en el sur de España. fenicios de occidente? etc. Zala. Pero esos mismos obje. Ahora emergen dos potencia Cart- vante y Cataluña. cobre y estaño) dellin. pontáneamente en Carthago. go por caso los famosos jarros piriformes de Vamos a intentar aqui ofrecer una explica- bronce. Pe. la concentración de hallazgos varios (Me. Pero es siquiera en la presencia real de una riqueza mi- más. Este es un ahora la actividad marítima de los aliados de tema distinto del que nos hemos propuesto. Capilla. cio marítimo o como excepción se ha consi- Hay ciertamente un hecho que conviene derado un valor limitado para algunas vías flu- destacar. Por otra parte ahora cobran gran in. que el tema de las manufacturas mos que la propia idea de un tratado surja es- etruscas merece una mayor atención. vemos una serie de bron. (19) y no sólo el plomo que justifica la facto- mea y Siruela) señalan incluso una comarca ría de Molybdon. Shefton se so medio del Guadiana (Mérida-Medellin) y su pregunta qué ofrecía el litoral de Levante que relación con los territorios meridionales ya fue atrayera a los focenses. concreta.

la costa sur (Villaricos) busca directamente la des murallas siempre eficaces. Incluso hemos hablado de ca. Creemos que la donde incluso quizás residieran más o menos distribución de importaciones por el interior temporalmente. En todo caso es siempre mentada aunque sólo fuera por las importa- necesario recorrer largos trechos de muchos ciones áticas de los siglos V-IV (23). Admitiendo el carácter de "terminales» nadie pondrá en duda de que eran los propios de rutas marítimas las ciudades costeras. creemos que el secreto de la siempre estuvo a cargo de los propios comer. atracción de nuestro Levante y en mayor es- ciantes extranjeros. sino que Pues bien.). minera. mente el de Zalamea de la Serena. Ambos extraor- pronto de un comercio terrestre a larga dis. de "Forum» que llevan muchos núcleos habi. rinde sobre el Guadalimar en Cástula y zona ban en Oriente. queza y fastuosidad de sus príncipes indíge- rítimo es engañosa. Que esas razzias eran frecuentes no ca. Esta ruta que probablemente se des- ravanas de acémilas de carga. Balazote. Arranca de territo- cia de mercados interiores de los que no te. vamente hacia Cástula y queda bien docu- do insuficiente (20). de La Boba- lejos para negociarlos en Tartessos. ción es decir unos "mercados». y sigue por la cuenca del Vina- mana. tiene una profunda y directa relación con una cisamente su comercio terrestre a larga dis. nizado por los mercaderes fenicios a imitación cruza el Guadalquivir en Puente del Obispo y del comercio a larga distancia que practica. La existen- tremadura no creemos que pueda atribuirse cia de una infraestructura urbana fuerte pue- al botin obtenido por guerreros indígenas en de admitirse aunque hoy no la conozcamos. de la Hoya de Santa Ana. etc. cala del Sudeste es como zona de origen de La introducción de objetos de lujo en Ex. dinariamente alejados de Massalia. marca de Almadén. etc. guras negras). Ambas rutas son antiguas cia el interior que recuerdan las fuentes se re. sus razzias hacia el sur o golpes de mano Sin duda debió existir y los viejos topónimos eventuales como han sugerido algunos cole. nas. son comerciantes de Massalia y no comerciantes también centros de distribución y de organi. dental (21). El Salobral. lopó hacia la Meseta en dirección al Oeste días. Recordemos simplemente el calificativo (Cerro de los Santos. y sigue hacia la co- La única alusión a un comercio indígena ha. Recordemos el caso del oppi- ha sido aducida para la distribución de impor. debemos olvidar que toda actividad comercial ploradores. Eso su. en el siglo VI. puerto salta hacia el territorio de Jaén (Ceal).mercio fenicio o tartésico. dum de Monf Lassois. griegos no localizados no faltan en la costa gas. luego se reunía nue- muestra que la distribución fluvial es del to. Otro ejemplo notorio es el oppidum de Hemos defendido la existencia desde muy Heuneburg en el alto Danubio. en verdad sólo valora- taciones mediterráneas (Tivissa.). Esta ruta de acceso a famosos tados en época romana en la Hispania occi. y no hemos de olvidar que es pre. Concretamente pa. y última- pone ciertamente unos lugares de concentra. aunque si y abundante para épocas tar. indígenas los que acudían a esos mercados zación del comercio terrestre. do a raiz del descubrimiento de la tumba de etc. kilómetros. Recuérdese por ejemplo lo ha- fiere a los tartesios que traían los metales de llazgos de faienza de Villaricos. Sólo la simple doblaba en dos en territorio granadino para ro- consideración geográfica de los hallazgos nos dear el macizo de Jaén. de Alicante y Murcia (22). dilla. Pozo moro. be duda. no puede atribuirse a los indigenas. Existe sin embargo otra ruta importante si- pediciones de ese tipo comporta la existen. Como toda ruta antigua estaria jalonada a A los griegos focenses se les menciona trechos por templos y santuarios ya que no siempre por su intrepidez como marinos yex. santuarios como Castellar de Santisteban. Claro está que la realización de ex. Nosotros hemos defendido siempre que Vix que ha permitido conocer en detalle la ri- esa visión de un comercio exclusivamente ma. tuada más hacia el norte. rutas comerciales hacia el interior. Los núcleos urbanos del sur para Existe una ruta bien documentada que de prevenirlos o anularlos se fortifican con gran. hoya granadina de Baza y remontando un Ese comercio lo hemos considerado orga. Despeñaperros y Oretum.. Bajo Aragón. tancia el mejor documentado por la arqueolo- ra el comercio griego la navegación del Ebro gía moderna. rio alicantino (Santa Pala con cerámica de fi- nemos aún información para la época prerro. Creo que tancia. u otra divinidad tanto en el mundo semita ca- 22 .

cups por Shefton) (21). de salida hacia la zona de Córdoba de míne· Creemos que existe una gran ruta comer- ral de casiterita (procedente del área de Logro· cial que cruza la Meseta inferior española al sán). de figuras rojas tardía (ocho ejemplares de cemos la divinidad a la que estaría consagra. tienen plena en- ballo de bronce de innegable relación con trada al sur de la Península y que debieron co- Etruria o como exportaciones o como prece. centenares de astrá. queza extremeña que posiblemente frecuen- gros son aun mucho mayores. una gran semejanza con hallazgos de Ampu- téticamente que se trataría de una divinidad rias y de Ullastret que parecen poder atribuir- femenina del tipo de Deméter-Core. cazos de bronce etruscos. que Sir no nos atrevemos a considerar que llegó a Ex- Leonard Wooley interpretó como las casas y tremadura con el comercio focense. cordaremos aquí que también en Zalamea he- Queda muy bien documentada una activi. Almagro centración de importaciones de lujo en el Gua. distribución que podría atribuirse a los La arquitectura del edificio recuerda los focenses. un interesante Santuario cientes de cerámica griega de análoga calidad proto-histórico (24).C. kylix) y dos de ellas por lo menos muestran do el Santuario. sos ciertamente debieron conocer esa gran ri- tante en las continentales en las que los peli. punto un mercado del oro (26). El Templo quedó amortiza· En todo caso corresponden a una esfera de do entre el 410 y el 370 a. Pero re- almacenes de los comerciantes griegos (25). cierto de mala calidad. juegos de damas. te de Naukratis o de la Grecia oriental de una do buen número de restos de balanzas y pe. Se trata de una ruta fácil que aproxima los 23 . etc. nicios. ca de la Hoya de Santa Ana en Albacete y des- tro propio siglo se halla incluso en el camino de luego en Ampurias y en Ibiza. y norte de la Sierra Morena con una derivación hemos creído que el Santuario sería en cierto por el sur de la sierra en dirección a Córdoba. conocído en el territorio del SO pero que no- El Santuario se halla en una zona de con. mos hallado un aryballo de faienza proceden- dad comercial en el Santuario y hemos halla. sotros hemos hallado en La Bobadilla de Jaén tacto directo con una importante área de mi· (30). Sin em- sibles productos del artesanado gaditano tar. pero hemos supuesto hipo. con barníz co- gran variedad de juegos. Unas llegaban del sur pe· gar al Guadiana. Ese aspecto bien conocido Los focenses por su contacto con Tartes- en las rutas marítimas es mayormente impor. Proserpi. te común. templos oríentales. ses hacia esas fechas (550). te del sur alcanza el Guadiana medio.mo en el griego. na o dea infernal. arneses de ca. alternan con cerámica tal? griego?). taron. y gran cantidad de cerámica grie· Por otra parte gran cantidad de cerámica ga ática de mala calidad. También apareció en la necrópolis ibéri- nería explotada hasta nuestros días. mo única decoración (las llamadas Castulo galos Uuego griego ?) ajedrez de marfil (orien. Es bien sabido que la kylix de Medellín Nosotros intrepretamos la mencionada con. En nues. Destacan también griega. M. nocer perfectamente la costa de Huelva. Estudiando la dispersión de ro también una que cruzaba diagonalmente la los ejemplares análogos. (27). No cono. pero muchísimo más pieza ática llegó desde algún puerto del me- cómoda puesto que podía recorrerse incluso diterráneo oriental comercializada por los fe- con carros o carretas. Entre la gran cantidad de en Huelva hacen posible que la pieza de Me- materiales arqueológicos obtenidos destacan dellín haya llegado por la ruta que proceden- marfiles de inspiración fenicia occidental po. pero también muchísimo Para la pieza de Medellín un siglo anterior las construcciones de Al Mina IV-III. Hallazgos re· Cancho Roano). bargo hay que tener en cuenta que los focen- dío. que dícha pieza excepcional haya podida lle- rias rutas distintas. dentes. Es una explicación bien posible pero Desde 1978 estamos excavando en Zalamea que no acaba de convencernos para una fe· de la Serena (localidad llamada La Torruca en cha de mediados del siglo VI. Garbea que la ha estudiado exhaustivamente diana medio como prueba de la existencia de se pregunta cuál pueda ser el camino por el un gran centro al que podía accederse por va. en todo caso derivados de una fuen. algo más larga. Donde hay casiteria hay también oro. considera que esa meseta. constituye una pieza excepcional. se al pintor Marlay según Marina Picaza (29). feclla temprana en el siglo VI (no alejada a la sas de bronce correspondientes a series fecha de la copa de Medellín) de un tipo des- distintas.

griego en Extremadura. pág. PIP. plia de fines del siglo VIII a la primera mitad del siglo VI (Shefton (3) El Prograrna PIP de investigaciones pmtollistóricas está eil. Universidad de Extremadura. 152. Peninsula. (2) J. afluente por la derecha del meños. cfr. Si Leonard Woolley descubrió que no que esperamos poder aclarar en nuestros pró- menos de tres libras de mercurio se habrían ximos trabajos. potético gran centro comercial. la ruta transversal de la Meseta.e. 166-173). derramado empapando el suelo. ceso a zonas mineras cacereñas. oro. 1. Maluquer de Moles. arroyo Cigancha. Nacrem.VI/eme siecfes (págs. Koln. 339). estaño). cierto es que la ruta de acceso pasaba por el na que desde la parte de Almadén cruza en Santuario en el que se realizarían ofrendas y dirección oeste parte de Extremadura hasta sacrificios asi como un ritual de libación de más allá de la Calzada de la Plata (hasta la ciu. Barce. río Ortigas que conduce directamente a Me- piración de la arquitectura de nuestro Santua. 24 . Badajaz. Instilu! d'Arqueología í Pr"ehist6ria ele la Universital Zalamea ¿factoría comercial del siglo V? PonenCia del VII! Con· de Barcelona. El Santuario de Cancho Roano en de la Serena. NOTAS (1) Clt". impor- traordinariamente en Extremadura alta donde tante vado en el Guadiana que facilitaría el ac- aparece en las mismas zonas de la casiterita. El mercurio era necesario para creemos que se hallaba en zona no lejana. Maluquer de Motes. 1942. alrededor del Santuario existe todo un yaci- to. dellin. Por otra parte sí gran facilidad. J. No pretendemos ni mucho menos identifi- El cinabrio cuyo centro más importante se car nuestro Santuario de Zalamea con ese hi- halla en Almadén a 70 km del Santuario de Za. plomo. Guadalquivir y Guadiana. 191. Santuario se halla en la orilla izquierda del talizante hacia los territorios interiores extre. 1982. Notes sobre les relaeions comer· Madl'id. Shefton. rio con la de Al Mina puede además confirmar. El PIP investiga en las cuencas (10) Para la prohlemática de la expansión fenicia y púnica del Ebro. IDEM. Según los in- lo con los extremeños. nabrio serían los productos comercializados ciosos que pudiéramos llamar convencionales en mayor escala.grandes núcleos mineros del norte de Castu. para el planteamiento del proceso "histórico" del mediterráneo (9) Lés navigations de Carthage vers {'ollest. Tlle archaeologicaf evidente. 11 Reunió d'Economia Antiga. sible la disminución del comercio fenicio a larga distancia. Maluquer de Motes.vi¡itzaei6 larlessiea. Maluquer de Motes. Alrededor de nuestra interpretación existen se por la necesidad de cinabrio de esa ciudad aún una serie de importantes interrogantes griega. sino en mayor es. (7) Las ánforas SOS tienen sin embargo una cronología am- res 1979. l. eials entre la Canea del Guadiana i Andalusia en els darrers temps (11) Herodoto IV. de la c. Cáce. dir directamente a la Tartéside. tipo griego que se realizaría necesariamente dad romana de Regina) (31). Greeks and Greek ImporlS 01 Ifle fberian 1981 (1978-1981) V. Es cierto que lamea se halla en la ruta que hemos propues. (12) El largo asedio de Tiro (560-545) hace perfectamente po- lona 1981. El interés de los mercaderes de la época orien. Lo que si es El cinabrio se ha señalado en una amplia zo. Hemos de recordar que el aire de ins. 1981. García y Bellido Fenicios y carthagineses en Occidente. A. Pilón. El oro. Cáceres-8adaíoz. tado durante dos siglos. con una copa griega ática que inmediatamen- Estamos totalmente convencidos que es el te se arrojaría al fuego sagrado. cala el cinabrio ante la necesidad de mercurio. El Palau Santuari de Zalamea (5) J.B. Más de un cinabrio el verdadero producto que marca el centenar y medio de kylix lo atestiguan. Carlfwge et le occidental. IV Barcelona (6) 8. Nuevos datos sobre el comercio 1982. tohistórico de Zalamea de la Serena. miento cuya naturaleza no conocemos aún nes de las pizarras de las que se obtiene con pues no ha sido excavado. A dicho centro se llegaba por (plata.l3.E. Tema central es obtener la máxima documentación pays de Tartessos aux V/l/. utilizarán e3a Creemos que en Extremadura existió un ruta de la Meseta para acudir al evidente gran gran centro comercial frecuentado por los centro comercial interior del Guadiana medio. posible que fuera el propio Medellín. Almadén (31). Es el beneficio del oro aluvial que abundaba ex. directamente orientado a obtener nuevas fuentes arqueológicas (8) Ear/y Greek Armour 1964. a una jornada de camino (33). (4) J. griegos desde comienzos del siglo VI y visi- Pero el verdadero interés de ese centro co. Barcelona. pero el cinabrio aparece en impregnacio. estaño y ci- mercial no son en definitiva los metales pre.· nueva sobre el impacto de las sociedades urbanas mediterráneas ker in Weslem ciL sobre los pueblOS del occidente. El Santuario Pro. formes que obtuvo el propio excavador ese ci- Los focenses establecidos en el levante a nabrio procedía probablemente de la zona de medida que crecen las dificultades para acu. Phoniker in Westen. greso de Estudios Extremeños.

429 (para en el dolmen de Matarrubilla (Sevilla) apareció en el corredor un el Guadiana) {Str. mucl10s de cu· citado. Guerra. El Bronce final y el periodo orien- Aparecieron en un estmto no posterior al 640-630 según los talizante en Extremadura. Gort)()il. Pyrenae. Tenomos en estudio esa industria a la que pro.. Pyrenae págs. El origen hispano occi(lental se· ría en ello un papel importante. M. cap. 15-16. Alicante 1982 trabajo uti· (25) L. cen tambien en la cultura de Finocchito (M.. A. Un importante grupo de hallazgos de una verdadera bi· es del mismo origen. (lel interior como en Moli d'Espigol (Tornabous) y Antona {Artesa 19'17. Recordemos que (20) Para la navegabilidad de los ríos de la Península ver la ya en la cultura megalítica andaluza existen gran cantidad de ob· colación de textos en A. prototipos orientales. IV. XI pan. laciones. La explicación la debe a Sir I_ord Rayleigll. ' mente se situa en la ruta que proponernos a unos 20 kilómetros Probablemente se trata de marfil africano y quizás sea la obten. 24. Casillas ele Martos. Activa desde fines del siglo VII durante todo el siglo Iinui(Jad de población desde la época orientalizante M. 11 Y ss. Collantes -(21) Incluso en la propia meseta inferior como Libisosa i(len- de Terán. El Bronce final . La segu· nia el 71 (segun A. de Segre. Almagro Gorbea.L. quizás Camarles. Rev. V Symposium Internacional de Prehistoria Peninsular. 1. (30) PIP.C. Lucen/um. («variante autónoma local e independiente de los (1'1) PIP. Kolaios und die westphonisis. (Gfr. a minería en Extremadura en los siglos XVI. 1975 págs. que triunfó en Hispa· seta en la zona celtibérica utilizándose hasta el siglo IV. Almagro Garbea. yos elementos aparecen en buen numero en laS necrópolis etrus. 415 y ss. Madrid. Es posible que también deban integrarse a do Concelho de Reguengos de Monsaraz. ernt)argo una industria de marfil durante dos siglos como míni. péÍg. X excavadores. 1. (22) A. esa industria las hebillas de bronce de cinturón de tipo sublrian· {32} C.V. págs. y BElLIDO obr. '1. Jerez de la Frontera 1969. UI. nal of Hellelll'c Studies 1938 pág. bregat titulado Iberia y E/ruria. Cerámica álica de Ullastret. Jau/"- lísimo que precisa una elaboración posterior. Puenle eje Tablas. I págs. 19/2..l/azgos púnicos de Osuna. ción hacia el Atlántico sur más que el oro de Kerne. cadenas y broches que apare. También en toda Cataluña e incluso en poblados ibéricos (29) Marina Picaza. que fuera Emporion el propio centro industrial. 1981 Y PIP. Shefton en Photniker in Western . 1953 págs. Consideraciones sobre el laboreo de metales mo plantea el problema de la importación de esa materia prima en el SE. (19) p. IV. nocchito (Sici/ia).. C.. Barcelona 1969 págs. cil.. 1966. 1977 principalmente cap. I_cisner. guiar que tuvieron tan gran éxito entre las poblaciones catalanas (33) La fundación (je la Colonia Meteflina Caeeilia por Cae- del norte y sur del Pirineo que luego se extenderán tlacia la Me· cilius Metellus Pius cónsul el afio 80 a. L10· cuna. García y Bellido. Barcelona 1951l. Woolley. sutería de bronce con colgantes. dio de los objetos de bronce aparecidos en la necrópolis de Fi· (27) M.. visionalmente atribuiríamos el famoso thimiaterion de Les Farre· (31) El cinal)rio como colorante (t)cnnellón) se utiliza ya en res en Calaceile y el aparecido (iltimamente en la necrópolis de la cultura negalítica extremeña y portuguesa V. catalana no es sin eluda focenso y creemos que Ampurias juga- clwn Elfenbeine. GarGÍa y Bellido La Peninsula Ibérica . Rev. Es prematuro definir el carácter de excavaciones de M. 1. en la nota ción de marfil una de las causas de la extensión de la explora· anterior pág. bución hacia el interior por la vía fluvial del Ebro y por la costa 25 . 408. 24. Hev. La Boba· tomo de la nueva revista Lucen/um que e(lita la Universidad de <lilla. Unida}.. I_a Guardi¡l. mercurio en las ruinas de Seleucia y Woolloy (nota 26) cree que mediatos. cas. (15) Hedactado el presente trabajo hemos recibido el primer (23) Yacimientos de Hinojares (Ceal).M. Almil¡]rO VI y primera mitad del V podría ser etrusca o focense. 61.L. GAnel(. Existe incluso la posibilida(l de gún M? E. Es/u· XVII Y XVIII. Woolley obra cita. Las Bajo Ebro. Sanahuja. Woolley. La Peninsula Ibérica jetos (le marfil principalmente amuletos y piezas de collar y que en Los comienzos de Su Historia. /-lispania Graeca. (18) M. 145 fig. Aubel. El Bronce final . ra relación de ese foco industrial no localizado con el meditelTá· 408 ya indica el interes de su situación en el Guadiana medio y neo central se realizaría a través de alguna factoría costera del posiblemente la existencia ele un oppidul1l-f1lercado anterior. en Ex/remadura. Pyrenae 11. Al parecer tamt)ién apareció (16) Existe en el Bajo Ebro y territorios castellonenses in. 289-413 donde se describen las excavaciones y materiales (14) La probabilidad de la emigración de artesanos a raíz del de la necrópOlis y so menciona la bibliogl'afía específica de esa asedio de Tiro y toma de la ciudad (6'16·668) es casi segura. al oeste de Balazote. (1:~) 13. Lillo. García y Bellido. 43 ss. etc. /.9} buen pedazo de un colmillo de elefante sin labrar F. 71·91. (26) A. Freyer-Schauenburg. 28. Almagro Gorbea confirman el inleles y con· esa factoría." E. Excavations al Al Mina. Madrid.B. pág.. (28) B. Antas Coufoulens (Aude). Notas para una revisión de las re· (24) Cfr. eil. Estudios Extremeilos. IV 1981 pág. cit. cil. 1973 pag. sin kylix. García y Bellido con la actual Lezuza que precisa- Tartessos. 18 Y PIP. 18 y lig. La distri. 1. que difícilmente pOdría ser de origen asiático. tificada por A. Los lla. pág. Cerrillo Blanco de Por· Alicante donde hallamos un largo e importante trabajo de E.1983. f3arcelona.

.

cuantas lar si se admite que muy probablemente se ha- respuestas proporciona para las investigacio. transporte. pecialmente llamativo es el escasísimo espec- da todavia mucho por hacer y es para cum.CERÁMICA GRIEGA EN FACTORíAS FENICIAS. son sintomáticos referente al tema griega importada. jun. que podemos reconocer con importa en este contexto si fue fabricada en gran probabilidad como «Mainake". Hasta ahora falta un estudio siste. Un primer in. co G. y tampoco se aumenta de modo espectacu- rica y bajo el punto de vista griego. es porque su excelente estratigrafía per- nómeno que. especialmente para los siglos mite con más facilidad de comprobar su po- VIII Y VII. tro tipológico de estas importaciones griegas: plir con esta obligación del excavador que salvo quizás una excepción (¿dos fragmentos adelantamos con un resumen de los resulta. sición cronológica en el margen histórico del tento de abordar el problema lo hizo hace po. ciudad el propio lugar o llevada consigo de la madre mencionada por los historiadores y geógrafos patria oriental-. Se da tam- bién en lo que conocemos de Mogador en la 1. es digno de atención. nar. mentos en total. Maa{j-Lindemann al publicar la campa. VASOS PARA BEBER mo «modelo" histórico y cultural.25 'lo). UN ANÁLISIS DE LOS MATERIALES DE LA CAMPAÑA DE 1967 EN TOSCANOS (MÁLAGA) por HANS GEORG NIEMEYER La característica de las factorias fenicias asentamientos y necrópolis fenicias en Cer- más antiguas que surgen a partir del siglo VIII deña. Su cuota es casi nula (un 0. para el sur de la Peninsula Ibé. B. se halla también cerámica antiguos. Ese fenómeno de las importaciones griegas en el mundo fenicio se debe considerar co. sultados de la excavación de manera prelimi- mático y una valoración sinóptica de este fe. De los cerca de 50. Es- bajo el aspecto de las factorías fenicias que. gos del habitat de la factoría mercantil feni- to al gran número de cerámica fenicia -no cia de Toscanos.000 fragmentos de cerá- ña de 1971 en Toscanos (2). de la isla Motye de. Los hallaz- en el Mediterráneo occidental (1) es que. de pared de una olpe Radia?) se trata sola- dos del análisis del material hallado en la cam. Malta y en el sur de España. yacimiento (5). Si me limito aquí a tratar los re- reducido. Kotylai protocorintias: de los 20 frag- costa atlántica marroqui. mostró de ma. en mica hallados en la campaña de 1967 se re- su aportación para el Simposion en Colonia gistraron en total 123 fragmentos de cerámi- sobre la expansión fenicia (3). Pero de panza sin decorar de ánforas griegas. que en la mayoría son de ex- lante de la costa occidental siciliana.B. nera ejemplar. ca griega. ya escapado un cierto número de fragmentos nes solamente el material ya publicado. mente de vasos para beber y de ánforas de paña de 1967 en Toscanos. sólo pocos son de zo- 27 . si bien en un número muy expuesto (4). Shefton. de las tensión pequeñisima y que representan alre- necrópolis más antiguas de Cartago y de los dedor de 15 ejemplares.

b. 1 e. de rnanera dios. Los dos ejem. Copas de la Grecia oriental: aparecen antiguas del Mediterráneo tienen una prolife- en el último estrato de la factoría fenicia. sa. La arcilla es la típica para es- el estrato V.d.es muy escaso. así muestra una gama de colores de cuatro piezas. fueron ya publicados previamen. e). es ÁNFORAS DE TRANSPORTE que algunos de los fragrnentos en cuestión tienen. Algunos fragmentos de pared pre- 1. Shefton. El barniz brillante varía se- ra beber griegos. Seguramente significante es el hecho de gundo tercio del siglo VII para el fragmento que aquellos de los 13 fragmentos protocorín. Shefton y frecuente es el barniz brillante fino según la Fr. Sllefton había reconocido como tal. Esto nos permite suponer que las koty· fragmentos de pared sin decoración tienen lai fueron empleados durante cierto tiempo que ser analizados solamente bajo el aspec- hasta que se rompieron totalmente y fueron to de la cualidad de la arcilla. c. y terminó en la primera mitad del si. fig. se ha más o menos necen. b. Hayes. y reemplazan a las kotylai gún la cochura y según la cantidad de su apli- protocoríntias. que también en el ámbito de las colonias fenicias 2. Ánforas áticas: Se pueden atribuir unos glo VII. mente subdividida por bandas reservadas. 1 h (cfr. cuya proliferación por el mediterráneo sentan un barniz brillante espeso. Y en el tercer tercio del tios hallados en los estratos IVa y IVb. e. las Esto vale. que hay que foras que no proceden de las zonas de pared interpretar como huellas de reparación anti.g. los primeros años del último tercio del siglo VIII a. decorada Con 28 . es mucho más «tirados a la basura». bien tacto entre los estratos IVc y V (Iám.h). 1). para los cinco fragmen. negro sobre negro. pero más cartografiaron recientemente B.). 1. difícil que con los fragmentos de vasos para Resumiendo lo dicho se puede deducir que beber. fi- ra casualidad que estos dos últimos fragmen. a lo largo de unas fracturas viejas. Tampoco parece me. técnica Ha la brosse». La coordinación de los fragmentos de án- queños agujeros de perforación. Hasta aho· proceden de los estratos mencionados. perte.nas de pared cronológicamente relevantes (6). 21 fragmentos al tipo de las ánforas SOS. lle. que B. propuso en su momento. te en 1971 (7). 1.). Brommer. 1.B. que se proceden de la parte baja de la vasija. Pero. confirmado.C. mientras que siado tarde. 1 e) dema- bandas reservadas (Iám. nas y concéntricas. Se ha fe- secundaria. por su tipología. pertenecen a un tercer tos que acabo de ilustrar sean los únicos que grupo de vasos para beber griegos. Aquel ra se ha prestado muy poca atención a esta fragrnento del estrato V (Iám. 1. sobre todo. Es. de un color marrón claro como de un fragrnento que procede de la zona de con. Parece que proceden de últirno dentro de la estratigrafía factorial. que siglo VII para el fragmento lám. como ya lo propuso J. Un caso particular lo representa te tiempo. Pero su número -sólo unas cación. es decir de los centros alfareros ro- gó hasta ahí. solamente en los estratos más tardíos IVc y Los dos fragmentos de copas sencillas es- V está documentada la decoración orientali· féricas (Iam. con una superficie amarilla mate. lám. cuero. marrón y marrón hasta ro- plares del grupo de copas de ave rodias (Iám. pe.de Guadalhorce. pertenecientes a la vajilla fina de me- en Toscanos la importación de cerámica pro. como ya lo notó B. a. con gran probabilidad. na reservada del hombro típica. fig. en ración extensa. y con sólo pocas y pequeñísimas la· tas copas son el segundo grupo de vasos pa· minillas de mica. 1. jizo marrón.c. sin duda no se debería da- da "tall kotylen con pared de barniz negro y tar el fragmento más tardío (Iam. 1. limpia. I. 1. El siguiente cuadro de conjunto tiene por tocoríntia comenzó con gran probabilidad en eso en parte un carácter preliminar. todos a la así llama. fragmentos dentro de la historia de la facto- ria y también como índice para su empleo. La datación en el se- I y 11. Junto con la copa de ave rodia Sólo cinco fragmentos proceden de la zo- -de un grupo más tardio. que es el clase de cerámica. copas en cuestión son los ejemplares más oc- tos procedentes de los estratos más antiguos cidentales de este tipo.a).). tipológicamente significantes y que como gua. Rhodos. cuya pared es· zante con zona reservada y círculo de rayos tá cubierta de un barniz negro mate y sola- sobre el pie (Iám. chado un buen ejemplar paralelo de Tocra en Muy importante para la cronología de los el primer tercio del siglo VI (8).

1.h). v. TM 67/267/57 (v. 29 . lám. ' b. 1. o 5cm B --~--.e. . 1.f). TM 67/5/1 (estrato V. lám. I<'un. 1: Copas jonicas y «rhodias» de Toscanos. a. v. TM 67/5/102 (estrato V. ---'"' / Fíg.g).

d. TM 67/279). TM 67/35f9 (estrato V). a . 30 .1 Cerámica Griega fina (a-h) y Buccero Etrusco (i) de Tos- canos . TM 67/260/1 (estrato V). TM 671511 (estrato VI. Kótylai protocorintias: a. . TM 671267157... .. b.(est rato IV). TM 67/237/482 (estrato IVa/b). g. TM 6712001153 (estrato IVel..Copas joni- cas y ccrhodias»: e. e. TM 67123718 + 481 (es- trato IValb). f.Sin escala. TM 6715/102 (estrato VI.. lam. ...Bue- cero: i.. h.. .

La presente visión gene.. como últimamente y con Mediterráneo. Realmente sólo se trata nicia está documentado explícitamente. continuaron existien. ese era uno de los temas de discusión el "Hinterland» de las factorías del oeste. es la mercancía que preferentemente se ex- El conjunto característico de ánforas y co. do que ánforas de aceite. cios también disponían y con el cual negocia- caica. plo de Chios. y Filos- de esa factoría hubo algún cambio tipológico. tias. El culto del olivo en Fe- ral lo ha confirmado. la situación es diferente. portaba de las islas griegas. es el mismo Diónisos que lleva una án- pótesis de que los fenicios negociaban el acei. 135) el aceite de oliva es. señal de marca comercial. Nada se ha dicho sobre tivos porque aquí se trata de una excavación el origen de ese aceite y sería bien posible que de un "habitat» mientras normalmente la ce. Hay que añadir. en su recorrido por el Egeo. gún la tradición había un olivo sagrado ardien- Además. salvo algu. trato informa en su "Vida de Apollonio de Tya- sólo es posible observar un enriquecimiento na» que también en el templo der Heracles en insignificante del espectro tipológico de la ce. que las flotas co- do. do en las factorías del oeste junto con copas dio y final. sición a Toscanos que fue abandonado a prin. se pue- la famosa cita del Pseudo-Aristóteles (De Mi.AAOS I'(Xl'lnos QW7fO~'. Los hallazgos de citamente mencionada de las que los fenicios Toscanos a su vez son especialmente instruc. para beber. Igualmente en Mozia en las exca. Finalmente y sobre todo tiene poco senti- cipios del siglo VI a. fora SOS a la boda de Peleus y Thetis. En Cartago por merciales fenicias pudieron haber adquirido ejemplo está documentada una gama bastan. por su- te de oliva ático que era en aquel entonces de puesto lleno de vino y no de aceite. giones griegas. Se- de ánforas de transporte y vasos para beber. haber sido una cuestión cientemente también B. aparte del nas excepciones. pero parece que esta observación. Gades se hallaba un olivo de oro con frutos rámica griega. rab. Re. mientras en cuanto más avanzados el vino de Palestina y Siria go- a las importaciones griegas de Toscanos no zaba de gran fama y no sin razón se ha atri- salimos del período que nosotros arqueólogos buido a los Fenicios la proliferación de la vid denominamos por convención el horizonte en el noroeste de Africa. seguramente procedía de Judia y Galilea. por otro lado. Ahora se puede replicar a la vez vaciones de los años '60 y '70 se hallaba una que el vino era un producto del cual los Feni- considerable variedad de cerámica griega ar. Asi es muy proba- cio y un consumo de vino griego en las anti. Es verdad que en Cuánto se estimaba ese vino griego. de tal vez apreciar por el gran número de ca- 31 . Puede. de mayor importancia (16). de gusto el beber vino griego además del vi- só en favor de esa hipótesis. refiriéndose al Ahora. como por ejem- pas para beber por consiguiente se debe in. no importado de la madre patria y de aquel posion de Colonia (1979) sobre la expansión que tal vez ya se cultivara y se produjera en fenicia.C. servicios (Reg. El vino sin embargo «orientalizante». primerísima calidad y gozaba de alta fama. y durante el sim. aceite de oliva lo que el rey Salomón entregó casez del espectro tipológico de la cerámica a su amigo Hiram como equivalencia a sus griega de Toscanos. frente a eso hay que ob- cios es de necrópolis_ Así podemos esperar jetar que los fenicios mismos eran también fa- que Toscanos nos de también aclaraciones mosos por la exportación de un aceite produ- sobre el uso y la función de esa cerámica en cido en campos orientales que en buena parte la vida col id iana. de esmeralda (V 5). en contrapo. llevaban a Tartesos. Strbm (17).B. es válida también para otras O!. en la crátera de Kli- SOS como elementos verificadores de la hi. Es Ya al comienzo he puesto de relieve la es. entonces. y se lo exportaba en ánforas tí- terpretar en su propio contexto histórico: no picas del centro productor que servían como son otra cosa sino testimonios de un comer. si bien durante los 150 años de vida te en el templo de Melkart en Tyrus. razón lo destacó 1. la única mercancía explí- factorías de la misma época. ble que en las ánforas SOS se transportara guas factorías fenicias en el oeste del también vino ático. otros autores han visto las ánforas hecho significante que. que en ban y que por consiguiente no les hacía falta ambos los dos casos ya nos encontramos en buscar en el Egeo. Pero. Shefton se expre.1 5:25). se tratara de aceite se" ático sea de otras re- rámica griega conocida de yacimientos feni.Ausc. se habrán vendi- te amplia de tipos de vasos del Corintio me. En factorías que. Todavía en siglos mucho una fase algo avanzada.

construible de una ánfora chiota de finales de siglo VII a. a decoración y fechables aproximadamente del siglo VI a. Quizás en a. de estratos tras.los hallazgos do hacia fuera.C. Pero ni por la decoración del mites de la excavación del 1967.C. 2. 1 cas»): constituyen la rnayoría de los fragrnen.E. Johnston y R. la prirnera fase del desarrollo tipológico que comienza en el siglo VIII a. las factorías fenicias (siglos VIII avanzado y VII muestra un surco poco profundo. En uno de los casos (Iám. pecialmente el fragmento de una gran cráte- mentada sólo de manera incompleta. 32 .d. característica de las ánforas SOS an. tornados modernamente.b). Dentro del rnento todavia no está documentado en el rna- grupo de las «ánforas griegas del esten. 2 a) (9). a las siguientes reflexiones generales: Frente La forma de estas ánforas. a los hallazgos sensacionales en el territorio temente abovedado y ovoide. indígeno-tartésico -y con esto recuerdo es- co y pie estrecho con base anular. No se ha expues. El cue. ra ática mediogeométrica o los recientes ha- llo termina en un borde de sección redonda.. ría tamt)ién clasificar el cuello con grafito (v. se los terial de Toscanos el pie a "Torus». . 2. Esencialrnente se pueden cado en el informe preliminar (14). fig. como lo una ánfora con grafito . roja rnarrón a rojiza. nea y con restos de un baño fino de color gris cado a rayas. ni tampoco cuello ni por la composición rnineralógica de el espectro de importaciones "exóticas» den- la arcilla encaja bien en el rnargen ático. co.C. mente me refiero aquí a Toscanos/Mainake. El barniz brillante casi siempre está El intento de valorar los resultados de esta aplicado finamente y a rayas ("á la brosse»).b. caracte. Ánforas sámias: En el material de la ex- tiguas. llazgos de cerámica a figuras negras de altí- espesado hacia el final y ligeramente inclina. chipriota (Bichrome IV).e).. proviene de los estratos IV alb Y así cavación de 1967 se encuentran dos cuellos confirrna la datación de ese estrato a princi- característicos de ánfora cortos y con borde pios del siglo VII a. 3. corno se lo propuso en de sección semiredonda.C.. sima calidad.. que ya se han publi- rnes prelirninares. así como también fragmentos de cerámica to ese fenórneno tan clararnente en los infor.C. con referencia a su rístico del siglo VI a. 2. mentos de Bucchero «sottilen etrusco (Iám.w.. de un Kantharos o de una copa acanalada. Hay que notar que hasta el rno- sucio a ocre. 2. b). 2. a. fig. lám. con cuerpo fuer. An/oras de la Grecia del este «<jóni. lig. más detalladamente. está docu. puede clasificar y datar. (Iám.C. (13). fig. con zas estrechas con piezas también de zona re- restos de una de las asas e inserción del horn- servada procedentes del Heraion des Samas bro de rnanera casi rectangular. es clasificable corno ejernplo de yacimientos del Mediterráneo (12). Jones del 1976 proviene un cuello completamente re- en su estudio sobre ese tipo de ánforas (11).franjas circulares (Iám. tos de ánforas de Toscanos. 2. Dentro del material encon- trado en 1967 cabe mencionar finalmente frag- 2. ]TOP[ . Adernás esa base anular hacia fuera. Principal- este grupo todavía no bien definido se debe. de Huelva (15). puede mostrar un vistazo que traspasa los lí- rias veces (10). tro del margen de la cerámica: de la campaña rno lo subrayaron A. origen. tipo SOS con dobles líneas para el sigrna (de Hoy día se conocen bastante bien de varios 6 ó 7 hastas). 2 c. distinguir tres cualidades diferentes de una pasta granosa. 2 de cerámica griega en el horizonte antiguo de e) el borde del cuello por debajo del labio de. de pasta marrón y muy homogé- presenta tarnbién el barniz brillante fino yapli. aunque en- CONCLUSIONES tre sí esos tres tipos tengan rnuchas seme- janzas. breve sinópsis de la cerámica griega encon- y muchas veces deja descubiertas grandes trada en la campaña del 1967 me ha llevado partes de la superficie de la pared (v. OTRAS IMPORTACIONES Corno perteneciente a este rnisrno grupo de ánforas (si bien con algunos escrúpulos) se Con esto todavía no está agotado el espec- clasificaba al principio tarnbién el cuello de tro de las ánforas griegas del este. c). tardío (Iárn.) son muy poco espectaculares. por sus semejan- Un fragrnento de cuello grande y recto. Una base anular recta y robusta (Iám. cuello cilíndri. tratado ya va. levemente inclinado el prirner informe. o bien del estrato IV arriba). i).

a. TM 67/122/9.2 Fragmentos de ánforas Griegas de Toscanos. TM 67/43/5 (es· trato IV). e. TM 67/250/18. g. Sin escala. 33 . d f 9 lam. d. TM 67/199/18 (estrato IVa/b). b.. e. TM 67/152/572 (estrato IV). /. TM 67/87/13 . TM 67/265/4.

e FIg. 2. . v. . 34 . lám. v. \ \ \ I \ I \ I \ 1 I I I I I \ I \ /// I 1 / I \ // \ / / \ \ A B -. a.d). 2.b.c. """ "-. TM 6714315 (estrato IV. 2. 2: Fragmentos de anforas griegas de Toscanos. TM 67126514 IV. lám.1). lám. TM 671199118 (es- trato IV alb.c).

Chr. Lieferung 3: Gm· ving L. Si. (4) H. Aparecen como obsequios singula. que primeramente se los negociaba tigio personal.se halló la boca de un alabas. 1975.G. en cuanto a su estructura. p. es interesante notar que el vino viene primero. en las ActaS correspondien. originally a PllOenician place-name?. rebuscada y con los» acompañantes al vino importado. p. asombroso de que en el sur de Francia casi cidental. . en una palabra: «lo exótico». El ya· Polemísche Gedanken zUln Gründungsdaturn von Gades (Cádiz). literariamente atesti- la entrada de una corriente de mercancias que guadas. Zwei Fragmente ostgriechischer Se halen the Ibol·ian Peninsula. Anno octogesimo post Troiam captam . p. el hecho de que en Toscanos -en la campa. 1964·1979. (3) 8.que se buscaran también en cuan. p.. La versión castellana se debe a Katharina A. Mainake tes. antiguas culturas del Oriente. 303·306. con un apéndice de BW.G. April 1979. ro.8. En ya.Chr. 121 s. Athenische Abtei· 1982.8.que aparecen en todas las ne. no encontrables en todos portación de kotylai protocorintias y ánforas los sitios. unas cuantas preguntas.) Phbnilier ¡m Westen. a la aristocrácia de la Provence como «rega- cumentar con la bebida rara. Madnder Beitrtige VIII. Bullelin antieke besclla- Niederlassung an der Mündung des Río de Vélez. Habis X-XI.G. Madrider Forscflungen VI. al igual que al vino. Puy dedujo. Con cier. recientemente. JtlG.v. ca griega en los asentamientos fenicios occi- tico del nivel elevado del lujo personal -y del dentales. Shefton el prestigio. Die Korinthi· bungskampagne 1971 und die importdatierte westpllbnikiscl1e sche Keramik des 8. p. En esta breve relatación he dejado aparte ña de 1978. 337·368. Abril 1984) y aparecerá. que está caracterizada por la im- peciales. in Italien. 279·302.. Niemeyer. de manera con- ber vino griego sino más bien asunto de pres. por su origen. 97 ss. taban más cerca del comercio con Grecia se Las importaciones de la Grecia oriental de la podría interpretar incluso como natural la exis.G. Hue/va Arqueológica VI. tremo. vino etruscas M.v. tendremos que in- tencia de otros objetos de lujo procedentes terpretar como testimonio arqueológico de las de Grecia. Die westpllonikische (6) Para la tipología v. El diag. en un aspecto más generalizado de la his. p. 8eihelt (1984). Para cuestiones de la distribución de las copas de aves 35 . Treumann. 11. NOTAS 'Una primera versión del presente trabajo se leyó el dia 19 Symposiullls Liber "Die pllonizische Expansion im wesllicllcn Mit· de marzo de 1983 en la mesa redonda sobre Cerámica Griega de telmeerraum . cirniento fenicio de Toscanos: halance de la investigación Hamburger Beitrage ZUf Archtiologie VIII. (ed. Picazo y E Sanmat1i. Stleflon. 1982. obedece perfec- toria de la aculturación de civilizaciones pre. Aqui indicó otra vez 8. 1971. invulgares. M. p. vincente. GI·eeks and Greek imports in ¡he South 01 (7) H. (1) H. 33. 9 . Niemeyer. como copa personal del propieta. und frühen 7. organizada amablemente por Mainz 1983. muy cerca: el hecho crópolis fenicias antiguas del Mediterráneo oc. cio a larga distancia de los propios Fenicios. posición de las mercancias. sin embargo. Berlín gen des Deutschen Archaologischen Instituts. para decirlo asi. Nierneyer.w. porque estarian. ¡bid.. C. de clase social que se sabia do. tamente al mismo modelo cultural de la históricas por parte de representantes de las primera. cl. A la búsqueda de Mainake: el confticto posio "Ane¡en! Greek and related pottery" en Amsterdarn (11·15 entre los testímonios arqueológicos y escritos. productos es. ? (5) La bibliografia sobre Toscanos en: H. Jl1s. Niemeyer". Mitteilun- Grat)kc!"amik des 716. yer.. 166·170. en alemán. pas para beber griegas -kotylai corintias y Existe un paralelo que está. segunda fase. a relaciones comerciales. toda la importación de la vajilla fina etrusca res y «exóticos» dentro de los inventarios de consiste en la del tipo del cántaro de 8ucche- la tumbas. Del fenómeno de que esos cántaroi apa- rio de la tumba_ As! seguramente ha sido no rezcan exclusivamente juntos con ánforas de sólo una cuestión de gusto o de moda el be. Arcflivo Español (Je Arqueología XLIV.Chr. in Kaln vOm 24·27. Y de todos mo. cabe destacar que. 3. como geográficamente. Maass·Lindemann. ese comercio de la nóstico de Toscanos habla sin embargo en fa. de transporte estaba dominada por el comer- cimientos que por su situación geográfica es. 1981. Die Beitrage des Internationalen 152·156. p. Nierneyol". Dehl. Una de ellas es la trón del período corintio antiguo (18). El texto completo se presentó en el Sim. la Península Ibérica en Ampurias. en cuanto a la com- dos. vor de la primera alternativa. 1979-80. tanto histórica copas jónicas. Tl1e archaeological evidence: H. que la clase dirigente local pudiera beberlo en Se cuadra muy bien con esta interpretación un «estilo correcto" (19). camino en su trabajo ya mencionado: la pri- to al crisma. pregunta por los intermediarios de la cerámi- ta probabilidad fuera precisamente caracteris. segunda fase es distinto.G. (2) G. Neelt. Nieme· von Toscanos. para unas copas «haciendo juego». lung. Toscanos. y. mera fase. entre los Foceos y el Occidente ex- se disminuye conforme a la distancia.

120. p. H. H. Latomus.o 760. lám.G. p. canos. 1984 (con toda la bibliografía). cp. 1979). 112 s. (nola 9).v. enconlra· (8) J. La presencia griega arcaica en (9) Para el tipo de ánfora SOS v. (v. Una ánfora ch·rota procedente de Tos· Gaule Méridionale (Coll. 6. Supplemenlary Volume IV. p.Na· (18) H. Paris . Slaska. cil. op. Niemeyer. Jones. 1962. Fr. 161. poles 1978). vol. Slrbm. pp. (nota 3). Noticiario Arqueológico His· Honour 01 ArttlUr Dale Trendall (ed. 223 ss. Madrider· Mitteilungen XI. 55. p. p.Cit. (10) Cj).Py. (19) M.G. Martín Almagro Basch. Huelva. mo tipo ele cerámica pertenece también el fragmento. leur diflusion en Occiden! (Cenlre Jean Bérard 1976. 365 ss. p. 351 s. !I (Madrid 1983). p. (11) Op. 40. Niemeyer-H. ss. Niemeyer. 44. 106. 160. 39 ss. Madrider The Archaic Deposits I (British School 01 Archaeology al Athens. 36 . 369. Huelva 1. Hayes. A.G. 305. b. p. Boardman·J. Fernández Jurado. Schubart. J. (lo en la primera prospección ele 1961. 1969-70. Brommer.cit. en: Studies in (14) H. Problems Concerning Ihe Origin and Early De· (12) M. en: Le bucchero nero étrusque el sa diffusion en (13) H. 14 c. n? 4 I¿m. en: Homenaje al Prol. Cambitoglou. Mitteilungen 111. nota 3). 253 ss. n. Niemeyer. 2. op. Nierneyer.G. Johnslon . en: les céramiques de la Grece de I'est et velopment 01 the Etruscan Orientalizing Style (1971). 102 (16) Gp. de Hoz Bravo.. 1978. Shefton. fig. Monografías Arqueológicas. LXXXVII!. (17) 1. Al mis· p. R. pánico XIII-XIV. p. f. 103 ss. Sydney 1979).E. 1970. 1966). Colección Excavaciones en Papers 01 the British School al Athens LXXIII.G. Excavalions al Tocra 1963·1965. (nota 5) p. Phbnizier im Westel1 etc. lárn. (15) J.

aryballes corinthiens et leurs imitations (9). Surtout. "a" la brosse». Toscanos et Cerro del Mar. Les imitations des pro. Au Vllleme s. Cerámicas griegas de la Peninsula Ibéri. 9 gise- tions grecques les plus anciennes. le milieu "phénicien occidental» que dans le El Villar-Rio Guadalhorce. Avant cette date.. datable de la parution du grand livre de GI. A partir du Vllléme s. Séville) (7) . de tion (12). Grenade. cette région est constituée par les recherches Cerro de los Infantes. Valence..-C. cenochoé pro- dy style á figures rouges du IVeme s. Aljaraque.C. les importa- d'autre part des tentatives de synthéses. coupure sensible. amphores attiques "SOS» (10). 82 déja" été décrites (15). entre 600-590 et 37 . et amphores de "Grece de ductions attiques retiennent egalement I'atten. Mais. Almuñécar. soit tions se multiplient. skyphos protocorinthiens (AI- (Velez. Chios (Toscanos) (17). Jaén) (4). ments ont livré des ceramiques grecques: Vi- miques archa"iques ont ete trouvees tant dans lIaricos. ay. importations. Toscanos. qui marque I'apogée des ca.la region de (13). Cerro de los Infantes. l'Est et des lIes». Toscanos. Almeria. Huelva) (6). de Samos. Huelva) (16). Trias de Arri. Grenade. leurs provenances se di- sur une grande période. toattique (Cadix). Huelva). Depuis que. Aljaraque.Málaga. Une autre approche. Cuevas de Almanzora. La Tinosa (Lepe. Huelva). c'est a" Huelva. Málaga) (2) ou sur les sites indigenes muñecar. 760-730 av. J. (14). El Villar-Rio Guadalhorce.C. Málaga. "SOS» du type ancien á pied de grande taille Cerro Macareno (La Rinconada. Castulo (Linares. Huelva). le IVeme s. nous disposons désor. ainsi Toscanos attique (Huelva). av. seconde moitié et plus précisément dans les mais d'instruments de travail commodes: derniéres décennies. la plus nouvelle pour (Toscanos. soit sur une série de vases Ilaricos. camme Huelva (3). du Géometrique Récent 1. ou les coupes attiques (Villaricos. Vélez.C.LES CÉRAMIQUES GRECQUES ARCHA"¡"QUES ET CLASSIQUES EN ANDALOUSIE: ACQUIS ET APPROCHES par PIERRE ROUVILLARD L'Andalousie ets -sans doute. (Toscanos). milieu "tartessien» et le milieu "proto-ibérique» Huelva. ainsi les céramiques de Grece de l'Est ñéear. 1967-1968. Almu- grecs. dans sa aujourd'hui (1). .. Toscanos. constituent une Iberique qui livre -á ce jour. sure de travailler sur un nombre de gisements Les grandes phases des importations ont considerablement accru: 15 en 1968. nous sommes en me.les importa. nous le verrons. c'est bas. se situent les premiers d'une part de grosses monographies sur les arrivages d'objects grecs: cratere géométrique sites phéniciens de I'ouest. site «lartessien» que I'on la Péninsule Ibérique OLI les découvertes des a découvert le fragment grec le plus ancien vingt dernieres années ont le plus modifié le de la Péninsule: un fragment de cratere atti- panorama des importations greeques. iconographiques (11). Les cera. L'Andalousie est la region de la Péninsule Les années 600-590 av. Cadix. Cerro del Mar. ainsi pour la période versifient: vases á boire de Grece de l'Est (Vi- archa"ique (8). Pinos Puente. amphores attiques Baza (Grenade) (5).

500 av.C., 7 seulement: Villaricos, Almuñécar, dération des productions attiques du style á
Málaga; El Villar-Río Guadalhorce, Huelva, Ce- vernis soir modifie le panorama comme nous
rro del Real-Galera-Grenade. II n'y a donc pas le verrons plus loin et comme le montre ici
eu de progression, ni d'amplification de la dif- mome B.B. Shefton.
fusion, au contraire meme, un relentissement. L'explosion intervient au IVeme siecle, et le ta-
Pour la période du Veme siecle av.C., les ac- bleau de la répartition par provinces et pério-
quis sont aussi nombreux: la prise en con si- des est particulierement éclairant:

Nombre total de Silos avec Sitos avec Sites avec seu/ement
sitos avec cérarniques cérmniques des cerárniquHs
céramiques grocques des grecques du grecques du
grecques YIII-VII·YI y IY

Almería 8 2 1 :5
GrenacJe 8 3 3 3
Málaga 8 4 2 2
Cadix 8 1 2 5
2
,- 3
Huclva 10 "
Séville 11 O 8
CorcJoue 1/ 11 1 16
Jac)Il 14 O 4 10

82 12 19 52

Vllléme-Vlléme-Vtéme siéete av,C,: les im- Ainsi sur ces deux sites, le IVeme siecle en-
portations de céramiques grecques se situent tre pour 82,6 % dans le total des importations
dan s les provinces cotieres et il s'agit de si- á Huelva et 73,7 % á Castulo; le meme pour-
tes cotiers sauf dans deux cas: Cerro del Real, centage s'observe á Baza (Grenade) (20) et á
Galera, et Cerro de los Infantes, Pinos Puen- Alcacer do Sal (Portugal) (21), Soulignons que
te dans la province de Grenade, ces pourcentages sont á peu pres équivalents
Véme siéete av,C,: lá encore les gisements pour un habitat (Huolva) ou pour des nécro-
sont situés pour la plupart dans les provinces poles (Castulo, Baza, Alcacer do Sal),
cotieres: 13; seulement 6 sont dans des pro- Les ateliers grecs qui ont foumi les impor-
vincos de I'intérieur. tations d' Andalousie sont variés", pour I'épo-
tVéme siéete av,c': c'est le siecle de I'arri- que archa'ique, En cela le sud de la Péninsule
vée massive des céramiques grecques; le rap- Ibérique se distingue peu des autres aires co-
port provinces cotieres provinces de I'intérieur loniales, au plan des provenances, ce qui n'est
s'inverse: sur les 52 gisements oú n'ont été pas le cas -bien sür- au plan des quantités,
trouvés que des productions du IVeme siecle Pour les céramiques fines, on retro uve des
av,C" 33 sont dans des provinces de I'intérieur, productions attiques, corinthiennes et de Gre-
La place des importations du IVeme siecle ce de I'est
av,C, apparait d'une maniere éclatante aussi
quand on analyse les flux des importations ré- Attique:
pertoriées sur un site: Géométrique Récent I
Protoattique
Huetva: sur 106 piéees (IS) Figures noires: Siana, Droop",
• 750-700 av,C,: 1,9 % Corinthe:
• 700-600 av,C,: 0,9 % Protocorinthien
• 600-500 av,c,: 10,5 % Corinthien Ancien
• 500-400 av,c,: 3,S % Corinthien Moyen
• 400-325 av,c': S2,6 % Corinthien Récent 11
Castuto: sur 319 pieces (19) Grece de "esl:
• 450-400 av,c': 26,3 % «Coupes á bandes»
• 400-325 av,C,: 73,7 % Bols á oiseaux

38

A partir de la fin du Vleme siécle, Athénes Amphores de Grece de l'Est et des l/es (<<a
seule exporte vers la Péninsule Ibérique; deux la brosse», Samos, Chios ... ):
pieces d'ltalie du sud ou de Sicile ont -a ce Toscanos
jour- été trouvées (22). Amphore Corinthienne A (25):
Au-dela de ces remarques générales, quel- Cerro del Prado-Río Guadarranque.
ques points permettent de mieux situer la pla- Dans les autres régions de la Péninsule Ibe-
ce de l'Andalousie dans le monde de I'expan- rique, les amphores grecques, sauf a Ampu-
sion hellénique. J'en ai retenu trois: la faible rias et quelques sites alentaurs, sont peu
place des amphores commerciales grecques; nombreuses. En Catalogne, camme dans le
la place significative des importations du Ve- Pays Valencien elles n'apparaissent pas avant
me siecle av.C.; la «qualité» des importations le premier tiers du Vléme siécle av.C. L'Anda-
a I'époque classique. lousie se caractérise, done sur ce plan aussi,
Les amphores commerciales grecques sont par la précocité des importations des ampho-
-a une exception pres, Toscanos (23)- en res commerciales grecques: la fin du Vllléme
nombre tres réduit sur chacun des sites: une, siécle avec les amphares attiques du type
deux, trois pieces, rarement davantage. Les «SOS».
productions locales et les importations phe- Au-dela de I'époque archa-'-que, nous ne
niciennes et/ou puniques expliquent cela. connaissolis a ce jour que des amphores co-
Pour la plupart, elles sont datées de I'épo- rinthiennes. Deux ont été recemment identi-
que archa'lque; une exception toutefois avec Mes au Cerro del Prado et nous décrirons
les amphores corinthiennes du IVeme siecle I'une d'entre elles.
trouvées au Cerro del Prado-Río Guadarranque Amphore Corinthienne du Cerro del Prado
(San Roque, Cadix). (26):
La variété des ateliers fournisseurs de I'épo- Université de Séville. Inv.: CP 75/43. Fig. 1
que archa'ique, signalée pour les céramiques Fragment de levre a section triangulaire.
fines, s'observe aussi pour les amphores Pate rose (M S C, 5 y R, 8/4), centre rou-
commerciales. geatre et gris foncé; surface rayable á
Amphore attique du type «SOS» (24): I'ongle; tres grosses vacuoles; tres gros
Toscanos dégraissant brun; fin mica; «engobe» bei-
El Villar-Río Guadalhorce ge clair et fin; bandes brunes sur la levre
Cerro de los Infantes externe. Diam.: 22,3. Attribution: type «A»
Huelva de Koehler (27).
Aljaraque

FIG.1

Ces amphores sont datées de 375-325 av.C. amphores grecques identifiées pour I'époque
Des recherclles plus poussées devraient per- classique.
mettre de compléter la carte de diffusion de Pour la meme période «classique», et plus
ces amphores. A ce jour, ce sont les seu les particulierement le Veme siécle av.C. les dé-

39

couvertes se rnultiplient (28); plulOt que de ne concave et ressaut interne du style á ver-
«découvertes» -il y en a, certes- il s'agit nis noir (36), dans la premiére moitié du IVé-
d'une prise en considération et d'une datation me siécle av.C., il s'agit de la eoupe sans tige
correcte de certaines séries attiques en parti- du style á figures rouges (37). Ce phénoméne
culier des productions en vernis noir. Trop d'homogénéité des importations est particu-
longternps englobées sous le terrne «précarn- licrement sensible au IVeme siecle au moment
panien», plusieurs séries de vases attiques de oú se situent les arrivages les plus massifs.
ce type apparaissent au Verne siecle, en par- A cette époque et plus précisément entre 375
ticulier la «coupe sans tige, á rebord externe et 350 av.C. la coupe san s tige, avec vasque
concave et ressaut interne», soit 1'«lnset Lip» á courbure continue, du style á figures rouges
de Sparkes et Talcott (29) ou la «Castulo Cup» constitue I'essentiel des importations:
de Shefton (30). Cette forrne, datée de la se- - Castulo: 60 % des importations grec-
conde rnoitié du Verne siecle av.C., est présen- ques entre 375 et 350 av.C.
te sur 17 des 19 sites andalous ayant livré des - Huelva: 62 % des importations grec-
vases grecs du Verne siécle av.C.; de ce fait, ques entre 375 et 350 av.C.
elle constitue un rnerveilleux jalon. D'autres Notons I'identité du pourcentage sur deux
forrnes, plus rares, du style á vernis noir, té- sites dans lesquels ont été fouillés surtout les
rnoignent de I'irnportance des échanges au nécropoles, á Castulo, et les niveaux d'habi-
Vérne siecle av.C.: coupes de la «Classe Déli- tat, á Huelva. 11 s'agit d'une production de mé-
cate«, certaines «coupes-skyphos», quelques diocre qualité, de masse, non signée -bien
larnpes, une coupe san s tige á levre concave; sOr-, facile á empiler, done El transporter.
quelques skyphos et canthares du type «Saint- C'est le type meme de production au coOt de
Valentin» cornpletent, avec des pieces du style transport faible: une grande quantité peut etre
á figures rouges le tableau des irnportations expédiée sous un faible volume. Le commer-
du Vérne siécle av.C. ce des vases de ce type peut nous apparaitre
Au Vérne et IVérne siécle av.C., les quanti- «rentable»; meme un coOt de transport mariti-
tés irnportées sont telles que nous devons me élevé des vases se voit diminué El cause
nous interroger sur la «qualité» des irnporta- de leur forme ernpilable. Une telle remarque
tions. Déjá de telles réflexions ont été condui- faite pour une forrne, peut s'appliquer El la plu-
tes par J. Boardrnann sur la cérarnique grec- part des formes importées dans la Péninsule
que dans différents sites coloniaux (31), par Ibérique aux Veme et IVérne siecles, au moins;
M. Torelli sur le cornrnerce grec en Etrurie (32), les vases á boire, coupes, bols, plats sont fa-
par K. de Vries sur le cornrnerce grec dans ciles á empiler, rneme les crateres en cloche
l'Empire Acheménide (33), par J.P. Morel sur le sont aussi.
la céramique campanienne (34).
En analysant I'ensemble des importations
attiques des Véme et surtout IVéme siécle on
observe que les vases récipients sont á peu
ABREVIA TlONS USUELLES
prés absents; ce sont les vases n'apparaissent
cornme un parasite (35), ce qui est un fait á A A 11: Acta Arqueológica Hispánica (Madrid).
peu prés unique dan s le commerce des céra- A B S A: Annual 01 Ihe 8ritish Sel100l 01 Arcllaeology al Athens
(Londres).
miques derni-fines ou fines de l'Antiquité. Ces A E Arq: Archivo Español de Arqueología (Madrid).
vases, dans certains sites comme Huelva, Agora XII: Sparkes, B.A. el Talcoll, L., Black and Plain Pottery af
Castulo ... , et pour d'autres sites indigénes du Ihe 6th, 51h and 4th Cen/ur/es a.C" The Atf¡enfan Agora, XII,
Princeton, 1970.
Pays Valencien comme La Bastida de Les AI- A J A: American Journal 01 Archaeology (Ncw York).
cuses (Mogente, Valence) ou Cabezo Lucero E A E: Excavacíones Arqueológicas en Espana (Madrid).
/-i A: Huelva Arqueológica (Huelva).
(Guardamar del Segura, Alicante), nous sem- M B: Madrider Beitrage (Mayence).
blent meme avoir été susceptibles de concu- M C V: Mélanges de la Casa de Velázquez (Madrid-París).
rrencer les productions locales. M O A I M: Madridcr Milteilungen (Berlín).
M P: Madrider Forschungen (Berlin).
Ce qui apparait le plus nettement c'est I'ho- N A H: Noticiarío Arqueológico Hispánico (Madrid).
mogénéité de ces importations. Pour chaque R A: Revue Archéologique (París),
période on constate qu'une forme dornine: R A B M: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos (Madrid).
T P: Trabajos de Prehistoria (Madrid).
dans la seconde moité du Véme siécle av.C., Trias 1 el 1/: Trías de Arribas, G., Cerámicas griegas de la Penin·
il s'agit de la coupe sans tige á rebord exter- sula Ibérica, Valence, 1967·1968.

40

19. 1982.M. J. 8-10. p. 1975. p. Sánchez et de V. 1981. op. Perspecti· vas y nuevos enfoques en el estudio de los elementos de cultura forme. J. Ol)servations (28) Sur ce point. A A H. 185-206 (avec bibliographie). Mayence. 1. lIicor Catalán. Amphores Corillthien· (7) Fernandez Gómez. 73. p. 1969. d'autres amphores. Menanteau. 1982. 21"1-251 (en parto p. Cas/ulo. 41 . 101-102.3.. teaga et M. dan s M O A I M. 82 esl le nombre de T P..XXX. p. 1982. voi!" ¡ci móme la communication de B. M. cit. Castulo. tury. 3. Griñó. 111. Vllleme siecle el le premier tiers du Vlléme síecle av. a l'emboucl1Ur0 du Río Guadarranque (San Ro· (9) Rouillard. el Olmos Romera. Te· ele en Andalousie. rica del Molino de Caldona (finca Torrubia) (campaña de excava. (11) Almagro Gorbea. Ca- p. dans A E Arq. 388·390. 501-502) de eelte lisIe tanl (Peal de Becerro. 403·405. Torcanos. R. L. Stlefton nous parai! parfaitement juSlifié: sur kylix de Medellin. 103-141 (en de las cerámicas áticas decoradas de la necrópolis del Molino particulier. 160-221.em. A. note 5. Un Puerto). en cours de pUblication par nos soins.. note 4. ¡:".B. 8.. La Guardia (Jaén): Trías. id. clle Faktorei an der Mundung des Río de Velez. attique. 57 sont de celte mercial. P. The Athenian pottery trade. Die ph6nizische Niederlassung TosCanos: eine Zwis. dans Ph6nizier im Wesf. Caso nir compte des nuances apportées par Johnston. Ces points seront Halbinsel. 1982. 1979. et Malina Fajardo... Texas. 1982.. el Oliva Alonso. leí nous voulons seulemenl présenter quelques jalons. Rouillard. 289-340 el ici meme. Excavaciones en el "Cerro Macareno". 8. tl1e classi- dos en Espafla. J. 20.4. B. Madrid. dans Expedí/ion. 123-157. M. A A H. (30) Sheftol1. p. p.M. 232. SChubart. 1979. Berlin. M. Nous choisissons Ce lieu Pereira .. Greeks and Greek Imports in the Soulh of Prado. ce «110m de Arce. p. pI. (18) Nous prenons en comple les pieces publiées cJans les rneyer. fig. M B. servé a Lisl)onne. Blec!1- bles de chantiers de fouilles. Berlin. L. Chasco Vila. M. 117. 7-93.. P.. p. Probegra· a (21) Observation faite la suite de retudo du rnatériel con- bung auf dem Cerro de la Esperanza in Huelva. dan s Ho· (32) En dernier lieu: Toretli.C.B. 16 si tes son! etu. Sevilla AmpllOres Corinthiennes B au Cerro Macareno (Pellicer. sans analyser Handol mit griechischen Vasen und Bronzen au! der iberischen les causes de la présence de ces objets grecs. Olmos. F. 8. 119. xas. et Cabrera. L.a necrópolis ibé. 1. Habis. 21-49. Page. seuls les fragments archa"lques nous fu- 141-142. 1976. M B.C. p. G.. La Necrópolis de Baza. J.O fier les pourcentages. J.. dans A A B M. et Corinthian Developments in ttle study of trade in the fifth Cen- Huelva). P.indemanfl. n: 4 the Iberian Peninsula.. 57-62. voir ici meme la communication de Die westpf¡ónizische Niederlassung an der Mundung des Rio de H. 1982. dans H A. p. 1 e. 153. dans la provenance du vaso publié esl douleuse. rreno in eta arcaica. lwn a remenl réduits quelques exemples nécessaires). Nierneyer. HA. 232·233.l. 184·201. note 3. MF. Rouillard. dans Pflóni· et 5). el Rouillard. fig.L. Toscanos. fig. 6.M. Estudio R. Frag' travaux rnentionnés ci-dessus. J. Mytllologies (29) Agora XII. de mener a bien certains proposent une date sensiblement plus haute. p. et Valiente Malla..1981. Zimmermann). 5-14. et Garrido Roiz. (23) Voir ci-dessus. j). M B. 192.J. Mayence. 8. Castulo: Blázquez. 11. travaux mentionnés ci-dessus. Pe· 9.G. p. 50. Mayence. ques réflexions (aussi les renvois bibliograplliques sonl volantaí. Austin. 433·502 el 11. (24) Sur la provenance. op. gisernenls inventaries par nos soins. 9. Olmos. ces derniers fragrnents seraient susceptibles de modi- nuevo fragmento de Clitias en Huelva. M. 1982. 487. id. id. collectionneurs. Velez. 243·264. Madrid. p. p. G. IV. dans Oretania. a nes A Séville (?) el Carrnona (information de M. dans Oretania. Antiguities Committee.C. fig. 53. 260·268 et ici ría tra I'VIII ed ít VI 5ecolo A. XV. rámica griega en Huelva. les communicatíons de J.. et Fernández Miranda..10). H. A..G. 1978. 8.1980..W. (25) Aux ateliers corintl1iens pourraient aussi étre attibuées (5) Presedo Velo. 867"887.G. p. p.. (16) La date de ces skypl10s oscille en fait entre la fin du (2) Niemeyer. D.. Les céramiques peintes de Greco de rEst que . 343. Blázquez Martínez. dan s M C V. Breve note sur le Cerro del Prado. B. 1977.. cisément sur les amphores. 39-1-401. de Olmos. Blázquez. Princeton. 36. nous suivons la Iypologie proposée par C. 1981. París. Koehler. pI.. zación de colonias fenicias en las costas ibéricas: el Cerro del (8) Shefton. n. 1977. E A E.a bapteme" dü á B. p. un informe preliminar.. Corinthian A and B. p.. qui naus onl per. J. note 8. 1969. 1979. dan s A B S A. R. mis. dans Les céramiques de la Grece de Fest et leur diffu· 115-120. Femández Chicarro. Ce· rent présentés en Mars 1983.NOTES (1) Dans Trías. op. p. J. dans (20) Voir ci-dessus. dan s /1abis. 2. si te pllóni· zier im Western. p. 1979. au Géo- ectte enquetc. métrique Moyen 11. et SChubart. 156. R. sur I'assimilation de I'iconographie classique préromaine dans la Shefton. 19T1.. 1982.4. R. cal period. pour dire une fois de plus cambien nous remercions lous ceux. XXXVI·XXXVII. La Tiñosa (Lepe. p. 9-32 (en par\. la comme dans le resle de la Péninsulc. p. H. de ces amphores il ¡aut te· Madrid. p. (Cortes E. H. Jaén) en el Museo Arqueológico Nacional.. Badajoz. 111. p. 28-33. Trías de Arribas. p.1978. 8.. de Caldona (Castulo). Madrid. fig. La cerámica ibérica prococJente de roya (jiés. 1982. F. tulo.es coupes a\tiques a figures rouges du IVeme sie· logy. 87-104. dans N AH. Grabungskalll' (17) Pour le rnatériel des dernieres campagnes. 6·9 juillel.B. 1.P. Ar- COllservaleurs de Musees. note 17. F. 7.as cerámicas del mundo fenicio en el Bajo (26) Je Il'avais pas -initialell1enl~· identifié ceHe amp!1Ore Gualdalquivir: evolución y cronología según el Cerro Macareno quand nous avions publié le mat6riel de ce gisement: Pellicer. L. Vaso griego y caja funeraria en la Bastetania Ibérica. 52. cien de I'ouest. Die altpunis. 33·39. Centre Jean Bérard.Cadix). Madrid. (12) Pereira Sieso. comple les fragments présentés lors de ce congrés par P. responsa. 4. p. 197·297. note 8. fl el Picazo. p. p. 108. 274-286. (Sevilla). 15. iD.. material (cerámica y bronces) griegos o de estimulo griego llalla- (31) Boardmann. 1979. p.. Péninsule Ibérique. dan s Pf¡onizier ¡m Western.P. E A E. p. dan s Homenaje (19) Nous pronons en compte les piéces publieos dan s les a Sáenz de Buruaga. 28-33. L. Olmos. Evidence around Ihe Mediterraneal1 lor Co· sion en Occiden/. de Grihó. rint!1ian Export of Wine and Oil. 1969. Madrid. pI. J. 222·229. cit. n? 139-140.. 21.. La Rinconada.. R. note 3. 3. 111. 1. dans A E Arq.. p. el leurs irnitations dans la Péninsule lbórique: recl1erclles préli- (27) Koehler. Nie. Para una metodología de la locali· 371-406. R. J. ID. 337·370. 800·760 av. il faul sustrairc Seville (Trías. Corintllian A and B Transport Ampllo(Js. et Garrido. 397-399. 1982. mínaíres. 1979. P. 1975. cit . ciones de 1968). 8. fig. Tho archaeological evidenee. brera (matcríe! qui provient des fouilles de 1982 dans la Calle del a (3) Huelva Arqueológica. Collégues des Univcrsités. 4. Madrid. Olmos Romera. (14) Sur ce vase: Rouillard. G. (4) Arribas Palau. XI. el Jones. 1"1. et plus pré· pagne 1964. M B.. (15) S!lefton. 120-121). The "SOS" Amphora. p. 1978. H. 67-82. Campaña 1974).. 1. Castulo. 1978. dan s M D A I M. p. Naples. L. Olmos el B. 1975. Grabungskalllpagne 1971. 1. me: Proceedings of the North Conlerence on Underwater Are/Jaeo- (10) id. 1. péripllériques. M B. E A E. dans 11 comlllercio greco nel ti· lTleme les communications de R....C. 449-458. 105. 1979 (6) Belen. dan s Myt/¡o/ogie gréco·romaine. 393-394. Salerne. 23. dans Hesperia. p. 1978. F. p.. 1. mentos griegos de estilo geométrico y corintio en Huelva. quejo nole 11. (22) A.. 1979. Barti Arnold. I V. Estudios de Iconografía. p. 20). dans Beneath Ifw Waters 01 Ti- Naples . dans M O A I M. développés dans ma thése. 1981. (13) Sur ce poinl voir ieí meme la communication de O. Paris. 1967. 11 commercio greco in Etru· menaje a C. p.. M.. Maas-L.E. Un ensayo de interpretación iconografica y co· les 319 vases attiques de Castulo que j'ai étudiés. nous ne prenons pas en c!1enbilanz. 8. 6. 1978. M.: Shefton. M F.

iD. J-P. Merci. dans societa romana e produlÍone scl1ia· nienne pour I'amphorc a vin italique.. 544-548. Attic ¡Jottery in Ihe Achael118ni(j Empi!'(). 81·97. 111. dans R A. p. 183·188. La produzione della ceraFnica campana: as· la vaisselle corinlhienne pour I'amphore corinthienno. la carnpa.. p. sonl un parasile: le buccllero 118ro I'est ¡mur I'amphol'e élrusquc. K. culture matérielle. 42 .. Mercali e Scambi /lel Medíterraneo.. petti econolllici e sociali. (34) Morel. Rome. p. 1982. 11. la ~. 19n. 1981. (35) La pluparl (jes aulr-es ceramiques del1'1i·fincs ou fines (lan5 A J A. hore el huile afrrcaine . 11Isloire: I'exemple elc (36) Voir p8mQmphe ci-(jessus la cérarnique carnpanienne. Typologie. note 10. (33) De Vries.iQillée claire pOLn I'amp- vistica. (37) Voir ci·dessus.

B. pintor KY (580/570 a. como en las de Fernández Jurado.). Con este trabajo queremos das anexas. fragmento de una olpe. Huelva que ha proporcionado cerámica arcai. Presentamos a continuación un breve aná- ca. A. Han sido publicados ya algunos avan. 1. el más reciente planteamiento con la metalurgia de la plata. abandonando en Puerto.J. calle del Puerto (solares n? 6. desgraciadamente fuera de rrido. guras Negras pintado por Clitias. fragmen. por carta. y almacenesy vivien- fuentes literarias. esporádicos y dispersos. No ha sido posible aún dada la dar a conocer los materiales hallados en Di. determinar la configuración urbanís- cies de Huelva. 10 Y 14).C. Fernández Jurado en la calle del guo -de ahí su nombre-. en el coloquio sobre Velia se establecerían zonas de trabajo relacionadas y los Foceos.C.. y a la revisión de las hornos de fundición (3).C. cierta medida las alturas de los cabezos ocu- ces de estos materiales: Ricardo Olmos pre.NUEVOS FRAGMENTOS DE CERÁMICA GRIEGA DE HUELVA por PALOMA CABRERA BONET En los dos últimos años el problema de la abundancia de cerámica arcaica hallada en la presencia griega en el sur de la Península Ibé. como indican los y aproximación a este problema en base a los hallazgos. Aquí sentó en Nápoles. to de un aríbalo del Corinto Medio. Posteriormente. tiene previsto realizar el Servicio de Arqueo- res (1). pero en futuros trabajos que e hipótesis planteadas en trabajos anterio. y matizar algunas de las ideas tica de esta zona. Escifo del Grupo de los Comastas del to: un fragmento de ánfora SOS. Fragmento de un vaso cerrado de Fi- tos de copas jonias y un fragmento de una co. la mayoría de ellos en los va. se situó el núcleo de población en el siglo VI va. a. Fue publicado por nosotros como un Estos hallazgos. B.). en una zona muy próxima al puerto anti- Garrido y J. Shefton ha recogido CERA MICA A TlCA todos los fragmentos de Huelva encontrados antes de las excavaciones de la calle del Puer. 2. Posi- rica ha ofrecido un creciente interés gracias blemente sea en esta zona de Huelva donde a los recientes hallazgos efectuados en Huel. con una po- pa Droop y una copa tipo C procedentes del sible representación del Juicio de París (570 Cabezo de San Pedro (2). logía de la Diputación de Huelva se abordará La calle del Puerto no es la única zona de este estudio. urgencia de los trabajos y el poco espacio dis- ciembre de 1982.P.) (4).ática del Geométrico Me- dio 1I (800-760 a. Es de todos conocída la existencia de un lisis de los fragmentos hallados en la calle del fragmento de crátera -o mejor según Cold. Puerto: strearn una pixida. tanto en las excavaciones de Ga- últirnos hallazgos. a. de contexto estratigráfico.C. la posibilidad de 43 . ponible. pados en etapas anteriores (siglos IX-VII). concretamente en las excavaciones de J. un fragmen. contrastan abiertamente con la frecuencia y Clark nos sugirió.

-> 2 3 4 6 5 7 9 FIG. ~f 'IS . 44 .1.

... o 4cm. ___ L . _._ ~. o ro Lcm 3cm. I 45 .-...-I o 4cm () 2 CI11 1 I LAM.L. L-_____ ~ ____ ~ L.---... ? 2 cm.

En cuanto a la cronología precisa de las co- 1. En Sukas se han establecido 9 tipos. es 1. Pasta rosada. sobre todo si tenemos que basarnos al com- pararlos sólo en la «Iectura« de dichas carac- terísticas. pas semias y VII de copas áticas. Los elementos di- ferenciables son: el esquema decorativo y las CERA MICA LACONIA características formales. y porque el grosor de las pare. lám. pas que. se puede convertir en una aprecia- CERA MICA CORINTIA ción enormemente subjetiva (16). barniz y desgrasantes. de Tocra y Sukas (18). la pre· 1.o 7. 5. El esquema basan en apreciaciones a veces mínimas. estas copas. cado de forma notable con las aportaciones 2. n.C. mando una verdadera koiné-· que todas las neas de barniz diluido: radios y sigmas entre clasificaciones hechas hasta el momento se grupos de círculos concéntricos. da en torno al 580-550 a. (fig. Pero el análisis de estos dos componentes. Fragmento de un aribalo con lengüetas pas de Huelva el problema tampoco es fácil en barniz negro en el hombro y bandas anchas de resolver. de color rojo ladrillo. Pasta anaran. dida al tipo B. Escifo de barniz negro decorado inte. del grupo F de Payme (9). res jonios imitan la característica arcilla ática. muy depurada. en gran me· Shefton (11). Podría tratarse de un aribalo del Corintio Tardio 1. áticas o corintias por el color y textura de pas- rior y exteriormente con lineas rojas (tercer ta y barniz.C. presentan engobe blanco en sus superficies. (8). En todo caso. lla. pero sabemos que algunos talle- cuarto del VI) (7). Fragmento de un vaso cerrado de Fi.. gia de las copas de Huelva debe estar centra- gobe blanco o blanco-martil. Fragmento de una copa correspondien. perior a lo que es normal en las alpes (5). Algunas de ellas bien pueden ser 4. 5. Es bastante difícil y arriesgado. Al inte. metálico. a diferencia del grupo siguiente.. Al exterior lí. En Tocra se ha diferen- guras Negras con la posible representación de ciado hasta XI tipos de copas rodias. 1. 1). próxima a la zo. 6). o al menos consiguen resultados iguales. Barniz negro con to. fina y no se ha distinguido bien su procedencia (15). el tipo de las «Cassel cups«. jada clara. Lám. espeso. Fragmento de un escifo. diendo sobre todo a sus características: arci- 2. 1.o 3). el bar· 46 . con algunas peque. 1. di- decorativo que presenta nos hace pensar en ferenciándolas por el tipo de pasta y barniz. En Huel- el exterior con barniz negro y decorado con va algunos fragmentos de borde podrían co- líneas blancas y rojas. n? 4. sión. Interior cubierto con entre copas de unos y otros centros -for- barniz negro brillante. Su fecha es. hay una similitud tan grande ñas partículas de micO. rojizo al interior (13) (Fig. analizando la copa en conjunto. muchas veces en los ejemplares publicados na de unión con el pie. n. compacta. sencia de desgrasan tes blancos y mica. La arcilla. III de co- un ser alado (10) (fig. Hemos agrupado estos ejemplares aten- cas (12) (fig. 1.2 de Villard y Vallet o al tipo IX de Tocra (en cuanto a la forma). variante del tipo B de rresponder a un tipo determinado. pero como no conocemos el perfil ni el esquema decorativo CERA MICA DE QutOS completo.C. 1. Tres fragmentos de cálices quiotas cu. 1). Dos fragmentos de copas con base en nalidades doradas. Por otra parte. creemos que la cronolo- biertos al exterior y al interior con el típico en. (fig. taría entre el 530-510 a. anillo. independientemente del tipo de pasta o bar- 3. ya COPAS JONIAS SIN ENGOBE que en éstas el barniz negro por el interior al- canza la zona coincidente con el friso exterior Incluimos en este grupo todas aquellas co- de lengüetas. . y te a la zona baja del cuenco. salvo ex- perteneciente al tipo de las copas de Siana cepciones. no des de nuestro fragrnento es ligeramente su. Fragmento de una copa posiblemente niz. El cuadro evolutivo que presenta- en el cuerpo. n? 2). precisar el lugar de fabricación de (segundo cuarto del VI) (6). Fragmento de un aribalo cubierto por decir. rior llevan barniz negro y sobre él líneas blan. muy depurada. n? 1. pero están basados en todos los casos sobre vasos completos. no podemos asegurarlo con preci- 1.que se tratase de un ánfora y no una olpe. ron Villard y Vallet en 1955 (17) se ha compli- 575-550 a.

y PINTURA ROJA c) Pasta anaranjada. Sobre la arci. to jonio. 2 n? 8 y 9. mer cuarto del VI) (fig. n? 14). Pintura rojo oscura pasta grisácea con abundantes desgrasan tes a rojo claro. ceos y barniz negro brillante. rece ser característica de Rodas. 6). y con las mismas líneas blancas y rojas. 3. Fragmento de copa que presenta una amarillento poco espeso. 2. aunque no la técnica. Seis fragmentos de copas con arcilla en la primera mitad del VI. 1). mal adherida. grasantes blancos. por la paso char con cierta seguridad en la primera mitad ta. Ouios hay ejemplares similares con el engo- Este tipo está fechado en el primer tercio del be blanco y la pintura roja (25). n? 16. La forma tie- blancos. que a veces adquiere un tono rojo vivo. por las características de ar. Mica y algunos desgrasan tes blancos. La presen. Engobe blanco amarillen- ja. 17). algunos ejemplares de Ampurias y Marsella nos indican que son copas de Samas (19). Algunos de ellos pueden celdillas. n. (Pri. Pero en Ampurias también hay vasos cia de este engobe castaño es significativa: con engobe blanco y pintura roja (fig. mate. algunos muy visibles. 2. muy depurada. de la técnica 1 de Roui- y sobre él un barniz negro brillante. amarillenta. Pas- nes es bastante espeso. Crátera con decoración de rosetas. su barniz es Engobe blanco algo espeso. es decir. Los n? 10-11 pertenecerían al ti· te ejemplar (más de 30 crn) no permite consi- po A. Cuatro fragmentos de copas jonias. Técnica y acabado similar presentan cas y el esquema decorativo de una de ellas. El diámetro de es- cilla y barniz. ¿pudiera tratarse do una imitación? (fig. 2. Pintura marrón oscura a negra. 3. uniformemente apli. Engobe blanco amarillento. Barniz rojizo poco espeso (fig. El engobe en ocasio. El esquema decorativo y el perfil del el barniz no se ha aplicado de forma unifor. pues aunque otros ta. 1. El engobe es característico de las gro. en ocasiones La decoración y la forma son similares a los metálico y formando aguadas. Al exterior barniz de color rojizo podemos precisar el centro de fabricación de más o rnenos diluido. puestas (Samos por ejemplo). Enócoe. punto blanco. En me. Lám. producciones del norte de Jonia: Ouios por 3. Pas- 2. Pasta rojo ladrillo. Desgrasantes. tan un engobe blanco o blanco amarillento cu· El interior de la base en reserva. niz negro brillante formando aguadas metáli. briendo sus superficies. Lengüetas en pintura ro- rior sobre el barniz negro. 2 n? 12-13). Esta decoración ja sobre el borde superior (fig. borde las acerca a las copas tipo B. derarlo como una copa. b) Pasta anaranjada. Mica y algún galbos. a) Pasta rosada con núcleo interior rnás lleres presentan estas líneas de color super. Engobe muy fino blanco ama- rillento. siempre negro lustroso. Ocho fragmentos de copas. 47 . blancos. Se pueden fe- VI. ejemplo. Engobe tan grupos de líneas blancas y rojas al inte· amarillento espeso. y por la forma en que ha del VI. (26) (fig. 3. n? 23).2 (20) Y el resto al tipo B. Tapadera de pixida.o 20 VASOS CON ENGOBE BLANCO y 22). aparece en algunos productos jonios. cado (lig. aunque en un lla se ha aplicado un engobe castaño oscuro ejemplar sin engobe. n° 21).2 (fig. donde se califican como nord-jonios. Sobre él se ha apli· ta roja. 4). Pasta anaranjada con algunas siones barniz rojizo. Fragmento de copa o vaso abierto. 3. Mica muy fina y algún punto blanco. negros y al- ser productos corintios. Lám. Des- cado un barniz o pintura marrón oscura a ro. labios y ta rojiza con núcleo amarillento. 1. En samos se fechan 3. (23). pero pa. 5. barniz o pintura negra y en oca. n? 18. Podrían ser productos rodios. 3. Desgrasantes negros y mica muy fina. Dos fragmentos de copas que presen. 3. de color castaño. lIard. Superficies con engobe blanco 4. claro. Pudieran ser de ciertas copas con base en anillo de Samos productos áticos. (22). n? 25). Desgrasantes negros y mica muy fina. sido aplicado el barniz. 1. Es- rodías del típo IV de Tocra (21) la superficie tos tipos de copas son corrientes en el ámbi- exterior tiene un aspecto «rayado«. con pasta rosada. n? 19). Barniz rojizo (fig. desgrasantes micá. 5. ne paralelos en Ampurias (24). Decoración de líneas verticales. casi rojo ladrillo. Interior con barniz ne- estos vasos. Incluimos aquí los ejemplares que presen· Barniz rojizo (fig.2. No to muy fino. Lám. En las copas 4. go de mica.

2 48 . I FIG.D ······~······l I 15 16 17 o L I ! 1 t 6cm. . 10 . _-.

- 24 25 26 FIG 3 49 . 18 o. 21 rI ..??_---_ .. . 5cm.. 19 ~ .

Fragmento de jarra. propio de las ánforas «a la serva parte del asa. siglo VI. y en Samas (27). ra mitad del VI. 1. de color castaño oscuro. Tampoco es fácil. no tiene mica en abundancia como parece ca· 3. Pasta anaran. negros y poca mica. muy poca mica. Posiblemente ática. Lám. Barniz negro rnate. 27). tes blancos y negros. distinguir un ánfora «a la brosse» de un án. anaranjada rojiza al cor- ánforas «a la brosse» se fabricaron en el Áti. Barniz negro. blancos y negros. Posiblemente jonia. excepto en el cuenco al interior. ánforas "a la brosse» y con el tipo 1501 del go de mica. El resto lo dividimos sáceo. Pintura marrón oscura a ne. Barniz negro brillante. por tanto pertenecer a un ánfora tardía. y (32). 3. 2). Pasta amarillen. tarla. Desgrasantes des dimensiones (¿ánfora?). 2-3). Posiblemente ática. negros y al. (Lám. Mica y desgrasantes negros. Pasta arnarillenta. 26). Fragmento de borde. y 3. cleo gris al cortarla. bastante mica. (Lárn. 111. Desgrasantes blancos. muy poca rnica. Posiblemente samia. Pin. y a las ánforas samias de Gra- rriente. como señala JOhnston. 00). Cuenco con asas vertical. Desgrasantes blancos. Podría copas samias. mica. 11. niz con el característico aspecto "rayado» de aplicado con pincel. Samas posiblemente el aceite se comerciali. pero no se conoce ninguno con asa visea (37) y Samas (38). ocres. tendencia a una sección casi cuadrada. Pasta marrón os- amarillenta con abundante mica y algún des. 1). uniforme: 4. Pasta 1. 1). 5). Hay vasos similares en Tocra. tura negra (fig. (Lám.4). Lám. Desgrasantes blancos. este tipo de ánforas. Desgrasantes zaba en una variedad local de ánforas SOS rnuy abundantes. La forma del borde es también si- en algunas zonas. 4). clara. Tipo 10 2. 3. cura. mal adherido. Barniz más o menos diluido. 11. Primer cuarto del VI (fig. 3). 50 . 32. No es fácil determinar el taller que servada. ya del to griego oriental. 5. pero este fragmento vertical (28) (figs. Cuatro fragrnentos con barniz negro es· de Howland (29). cas. que utiliza una forma común mienzos del VI cuando pierden el aro en re- y popular en este ámbito (figs. Las características formales coinci- jada. lo que también es característico de produjo estas ánforas. mente jonio. de sección aplanada y re- brosse». 1. Tanto las ánforas SOS tardías como las a) Pasta rosada. Pasta anaranjada tarla. cuarteado Agora (35). a) Pasta marrón oscura. cuarzo. presentando un aspecto las ánforas "á la brosse». Desgrasantes blancos. de diámetro. das de barniz rojizo. Dos fragmentos que presentan el bar- los que están cubiertos con un barniz diluido. Pudiera tratarse de un produc. lieve característico de las ánforas más anti- 2. Lucerna. M ica y algún desgrasante blanco. (Lám. en dos grupos: los que presentan la superfi· (Lám. de un taller que no pode. Desgrasantes blancos y algo de mica. Con- rios de Rodas. 24). peso. Uno de ellos con- «rayado» (streaky). origina. 11. 29. Desgrasan. racterístico de las ánforas de Samas (39) (fig. negro a gra. de color gri· uno conserva el borde. 111. La forrna del cuenco es rnuy co. en el borde del platillo. cie cubierta por un barniz negro uniforme. La zona cerca- De todos los fragmentos recogidos sólo na al arranque del asa reservada. b) Pasta rosada. al exterior perdido casi por milar al de las ánforas jonias (36) de la prime- cornpleto. Posible· ta verdosa. (Lárn. 11. anaranjada con ligero nú- (fig. 4. anaranjada oscura al cor- 5. ca y en otros centros de la costa jonia (31). guas (34). negros y algo de grasante blanco. En Posiblernente ática. b) Pasta ocre anaranjada. muy poca mica. ÁNFORAS CON BARNIZ d) Pasta marrón oscura. Desgrasantes blancos.VASOS DE FABRICA INDETERMINADA fora SOS tardía cuando sólo el borde y el cuello difieren (33). siendo esta serva el inicio del cuello en el que no se apre- forma escifoide profunda una versión de las cia la existencia de un aro en relieve. Ban. 111. pues no todas son áti. Posiblemente samia (30) e) Pasta rosada. en algunas zonas por efecto de cocción den con el tipo descrito por Johnston para las grisácea. Fragmento de asa de un vaso de gran. 4. negros y blancos. Crátera de 23 cm. pues a partir de fines del VII o co- mos determinar. Muestra un labio grueso con rojiza.

5 51 . ~~ FIG.__ 6cm.4 31 / L-.e_.~ FIG. 6 Cm. .

L-____- L______L -____
3cm.
~I

oIL-__ ~ _____J___~
3cm. oIL-____ ~ _______ L_ _ _ _ _ _
3 cm.
~I

LÁM.II

52

oI ______- L______ 3
_____ ~
cm. oI 3 cm.
~
I

oL-_L-_-'-___-"----14 cm.

LÁM.1I1

53

ÁNFORAS SIN BARNIZ fuentes literarias - Estesícoro, Anacreonte-
(44), confirma esta idea.
Sólo se ha recogido un fragmento de ánfo- En un primer momento -siguiendo a
ra de transporte sin barniz. Corresponde a la Shefton- los foceos importan jarros radios
zona del pie, muy estrecho y con fuerte care- de bronce, un prótomo de grifo samio, cuen-
na en la moldura. Pasta rojiza con numerosos cos de pájaros rodios y cerámica corintia. A
desgrasantes micáceos y blancos. La mica es Huelva llegan -por lo que sabemos hasta el
abundantísima y muy visible. La arcilla y la for- momento-.. un jarro de bronce y un aribalo co-
ma son características de un tipo de ánfora rintio, piezas de lujo que abren mercado, «pre·
samia del VI. El tipo de pie con carena en la sentes introductorios» (45). El perfume, ele-
moldura aparece en ejemplares de Velia (40) mento exótico, quizás más que el propio va-
y Gravisca (41), fechados aquí a mediados del so que lo contiene, es uno de los primeros ele-
VI y confirmado su origen samio. V. Grace se· mentos que abren un mercado colonial. Es el
fiala que una de las características de las án- mismo proceso que siguieron los fenicios:
foras samias es la presencia abundantísima cuando llegaron por primera vez a Huelva a
de mica (42). La misma característica se se- mediados o fines del VIII, los primeros produc·
ñala en los ejemplares de Gravisca. (Fig. 5, 31). tos que introducen son vasos de perfume: ala-
bastrones y. ampullae; en los momentos si·
guientes, cuando los contactos ya están bien
CONCLUSIONES establecidos y las relaciones son más inten-
sas, aportan una vajilla más cotidiana
Las conclusiones planteadas por R. Olmos -aunque también hay piezas de lujo--· (46).
en trabajos anteriores no han sido modifica- En la segunda fase de esta actividad focea
das en absoluto con el análisis de los últimos en 01 sur -segundo y tercer cuarto del VI-
hallazgos. Quizás se pueden hacer algunas el radio de acción se amplía, pero los mate-
precisiones, pero el panorama histórico de las riales importados siguen siendo en su mayo-
relaciones de los griegos con el Suroeste que ría productos de lujo. No es por tanto un pro-
él presentaba queda corroborado. ceso paralelo al fenicio. R. Olmos ha señala-
Hacia comienzos del VI aparece en Huelva do como lo que se valoraría en estas piezas
un volumen muy importante de importaciones no es tanto su función como su carácter ex·
griegas. Las cerámicas importadas no sólo cepcional, de «obras de arte». Esto sería cier-
son en algunos casos piezas de lujo (vasos de to para algunas de ellas: el vaso de Clitias, la
Clitias, copas de Samas, cálices de Quios, co- copa próxima a las de Siana, los cálices do
pa de Siana, cráteras escifoides), sino que ade· Quios, pero creo que las copas jonias, que
más proceden de talleres muy diversos den- aparecen masivamente ahora -en términos
tro del mundo griego: Atica, Corinto, Leconia, comparativos- pudieron también valorarse
Samas, Quios, Rodas y otras zonas del norte por su función. El mundo tartésico fue muy
de Jonia. El carácter selectivo de este comer- receptivo hacia este tipo de vasos, pues su
cio, el carácter lujoso, su volumen -superior propia vajilla estaba formada en su mayor par-
al que encontramos en fases anteriores- y te por vasos hondos abiertos: copas y copi-
la procedencia tan diversa, demuestran que tas de perfiles angulosos semejantes a las co-
fueron los comerciantes griegos, los foceos, pas jonias, aunque sin asas ni pie -elemen-
los que la trajeron hasta el sur. B.B Shefton tos que «facilitan» la bebida en común- y que
ha demostrado como los productos griegos están presentes en esta zona desde el Bron-
anteriores -fines del VIII y comienzos del ce Final (47). Pero no vemos por ninguna par-
VII- las ánforas SOS antiguas y la cerámica te una vajilla griega de uso más cotidiano co·
protocorintia, llegaron a España en manos de mo es propio de asentamientos colon'lales es-
los fenicios (43). Pero el panorama cambia ra- tables como Ampurias. Esto quiere decir que
dicalmente a fines del VII y comienzos del VI. los laceas no tuvieron posibilidades -o ni si-
Sólo una actividad focea directa en esta zona quiera intención- de asentarse en Tartesos,
puede explicar estas piezas. Se corrobora así y las fuentes así lo señalan.
el relato de Heródoto sobre las navegaciones Junto con los vasos llegaron otros produc-
foceas a Tartesos y su amistad con Arganto- tos igualmente valiosos: perfume, aceite y vi-
nio. El análisis que R. Olmos ha hecho de las no. El aceite ático, transportado en las ánfo-

54

y el hecho de de un lapso de 60 años volvieran a importar que la base focea se había trasladado desde aceite ático. lo como resultado de una situación política: tatar que también se importó el aceite de el cierre del Estrecho por parte de los púni- Samos. cuando hay un mayor nú- ra mitad del VI se documentan en Huelva án. ¿Cómo se explica que después la producción griega del Este. econórnicas y amistosas entre griegos y tar- foras tardias? Creo que es más razonable vin. manteniendo un monopolío frente la costa este del Egeo al sur de Italia. En este segundo mo- diterráneo. etc. ras SOS. Y podemos cons. Huelva fue un una situación económica: el agotamiento de importante centro de producción. Rodas por ejemplo. las minas de plata del área onubense. que po- mercialización de la plata de Riotinto. o ayudó en cierta medi- núcleo de población indígena más abierto a da. Parece haber dos mica local (52). que a simple nivel material. Los últimos ha- go para dar una nueva salida a la plata frente llazgos nos hacen íntuir un nivel de relaciones. de cuarto del VII. se inspira o 55 . desde Velía pudieron seguir las importaciones fenicias de objetos griegos manteniendo la ruta comercial hacia Tartesos. en la prime. cularlas directamente al comercio foceo. después de la conquista persa. Y si algún yacimiento excavaciones para confirmarlo. copas griegas como la de Eucheiros? Otra po- da fase de Shefton). mero de importaciones. cesan en Huelva un poco después del primer La decadencia progresiva. A fines del VI. rintias. la copa de Medellín). si el comercio de estos últimos afias a que la copa de Medellín tiene paralelos muy partir del 540. explica- a la actividad lacea? ría la ausencia de productos griegos orienta- El perfume. llega. entre el 580-540 aproxi. tésicos. bien líquido o en forma de plan. había llegado al sur a fines del VIII del material hallado en la calle del Puerto (o por medio de los fenicios. Grupo de I. All0ra. Como este to hay fragmentos radios. tas aromáticas. El nivel de riqueza de sus habitantes car ahora a través del sureste (Villaricos). y a la vez los sur tuvo que dejar una huella más profunda tartésicos se volcarían hacia el comercio grie . tá aún por confirmar. Pero quiero tiene posibilidades de haber sido Tartesos -y apuntar dos breves ideas o sugerencias: pre- no quiero entrar en la polémica de si existió cisarnente a partir de la presencia focea en el o no esa mitica ciudad. semejantes allí (48).el mejor candidato sur se docurnentan en el área tartésica. les y el dominio de la cerámica ática. La nueva ru- las corrientes mediterráneas y a su dinámica ta llacia el metal de Sierra Morena se va a bus- cultural.. siguiendo a Shefton termedio. al hundimiento de Tartesos. Segura). algu- es Huelva. ron a manos laceas a través de un centro in. Podemos plantearnos. pero en cerá- continuaron a lo largo del VI. sino también quizás de ducto de que disponía: la plata. vino en aribalos y píxidas co. siblemente a través del Levante (Cuenca del sino también la riqueza y estructura de sus en. sibilidad: la cerámica figurada orientalizante madamente. Además parece que autor sugiere. cesan las importaciones griegas en el área tar- ca Shefton (49). y después cese. nas formas de vasos nuevas: copas de pie al- Los contactos de los foceos con Tartesos to. menor. estuvo tarnbién en manos foceas. Quizás estos productos. en el que se importó la mayoría andaluza se ha dicho que copia. como mento el número de importaciones es mucho otras cerámicas áticas o laconias. la copa tipo C o la copa del que habían mantenido los fenicios por el Me. y parecen ser exclusivamente áticas. el comercio de cerámica co. y desde luego durante el V. que cuando llegan la «Cassel cup». mucho más pro- tonio tenía tanto interés en que los foceos se fundo. Esta pieza ¿no está copiando momentos muy definidos: el primero (segun. salida y co. y quizás de transformaciones. tésica. Por eso Argan. y que en la calle del Puer. cos a los comerciantes griegos hecho que es- Tartesos a cambio entregó el más rico pro. terramientos como La Joya. Las riquezas de La presencia griega en época arcaica en el Tartesos atraerían a los griegos. Era el siblemente provocó. que lógicamente necesitan de nuevas quedasen en su reino. El segundo estaría en torno al 530-500. el escifo ático por estas fechas ha retomado la vía comercial de barniz negro.eafles (50). Recordemos (51). siendo el momento dé foras SOS tardías y «á la brosse». al monopolio comercial fenicio. Podríamos explicar este hecho no só- rintia en la «facies focea». y po- no sólo lo demuestran los hallazgos griegos. como la hallada en Medellín. No se interrumpe. contra lo que indi. ¿Fueron mayor esplendor en cuanto a las relaciones también los fenicios quienes trajeron estas án.

p.1. Tubingen. Rouillard: a. nologie des eoupes ioniennes. Boardman: ABFV. 74. 1960. li~J. Jones: BSA (1978).:ce do ¡'es!. Cflios.c. pI. 1. Olmos y J. 19"18. 1973. 290 Y ss. 46. Payne: NeerocorintlJia.c. Yon: Ampllores ionien/Jes. pág. (32) . pi. n? 1211l (Rodio IX) Y n? 1326 (Ático I). pág. es común a otros (40) J. Brann. 67.: (9) H. "11 R. Hayos: Toera 1.P. p. Ruiz Mata: La metalurgia de 1<1 (22) P. 320.. (17) G. Lám. (1961). lám. Les Céramiques de la Grc. 133. fragmentos corintios. Johnston y R. pág. Boardman: Cilios. l"i'Jce ser característica de algunas copas samias: E. n? 2155. Garrido: Hom.obleme der Westanatoliscf¡en f)Zw Ostgriecllis· pi1gS. pág.48 Y pi. 41. protocorintia (CI. Barcelona. Perachora 11. (16) Sería necesario. en GjerstacJ 24·26. Hayes: Tocra /. XI. (S) R. 171. n? 3686. Greek Emporio. Ham. realizar (34) A. lam. págs. (371 M. 280·. Talcotl: Athenia/J Agora XII. Hespen·a VII (1938). 369. tipo 10. 1982. Se trata posiblemenl0 de una kotyla "f3 (19"18). (lB) J. 1960. (20) Compárese el perlil de la copa n? con el de la copa pro· sa). (3) J. Villar-d: o.P. XCV. Cabrera: AEA (1980). fig. 1981 (en prensa). Para una aproximación a este problema cf. Les Céramiques de la Grece de I'esl et leur clilusion Gravisca: M. lig. M. Boardman y H. (Tocra 1. :1 n. Boardman y H. Tocra /. J.c. X.o 4071-4086. 7·10. Dupont: Une ap· (35) Sparkes y L. pags. (25) J. 137: Tocra 1/. Tocra 1/. 111 Y ss. Sáenz de Buruaga. Samos V/. 14·34. li9. pág. Boardman: Excava/ion in CIlios. Saslaska: a. VIII. F. Centre Jean Bérard. Para el tipo de decoración cf.2 de Vallet·Villard).. Abb.1. uno de ellos con la re- le. CI. 19"18. Shefton en PeraCflOfa 1/. 387. Islor: Samas: la vo fragmento de Clitias en l1uelva. n? 340. 1964. raela con un sistema de metopas. Badajaz. pag (19) La forma del pie. 19·18. mía Antigua do la Península Ibérica.am. 6. 387. 274·21l6. 1982. Villard: La cerámique greeque de Marseil/e. Flouillar·d: o. Sllof!on: Greeks and Oreek Imports in the Saufh of la Grece do I'es\. Un informe Y ss. Hayes: Tocra 1. Walter·Karydi: Samas VI. Boazley: JHS Uf.o 719 y 1164 (samio). Islol·: o. 68. Pierro: Ceramiche Greco· VI. pág. Olmos: La cerámica griega en el sur de fa Península Ibéri· cedente de la Palaiapolis de Arnpurias: P. 5·14. Jolmston y !lE. pág. 1973. análisis fisico·químicos como los que están realizando en Lyon.P. 1960. Hayes: Excava· (28) J. Grace: Samian Amp/loras. (36) Y.o 479. con la lOna de unión al galbo /0 y ss muy estrecha. n. pág. Garrido: Cerámica griega en Hue/va. (15) B. de una forma más presentación de un ser alado. 337·370. V. 1980. gos do cerámica griega en Huelva: R. British Museum 11. 121. Greek Emporio siblemente samio).19713. pp. 26). Tocra 1. MEFR. 62. págs. pág. pero sin hacerlos absolutamente exclu- griegos con frisos de animales. l30ardman y H. 4: E. 66.1 (1973). 376. Jones: TIlO "SOS" Am{JllOra. 31. para aclarar de alguna forma el proble· (33) A.P. 1971l. Lám. ques peinles de la Grece de I'est el leurs imitalions dans la Pe· 393-406.. y P. fig. 62. F." 63. 139. Olmos: Komastas en Hue/va. aunque ni la (a) Para las "Cassel cups" y fragmentos similares al nues· arcilla ni el barniz coinciden con el nuestro. (27) J. NOTAS (1) Enumeramos a continuación todos los trabajos puhlica· no presentan circulas en reserva al interior. Howland: Atfleniafl Agora IV.P. pág. pág. pág. J. Ploug: (38) H. Madrider Beí· vaciones en la palaiapoli:s de Ampurias. Les Cerámiquos do la Grece de I'es! pág. 44.. 1982.4. 66·67.c. pág. (1932). n. Morel: La eéramique archarque de Velia el quelquGs tipos de copas del primer cuarto del VI. Sáenz de Buruaga. pág.o 852 (po· (12) J. 7. 33(3. Grace: Hesperia XL. Los Céramiques de la Greco de I'est. pI.imita modelos semitas a través de los marfi. 1955. 35 (primera mitad del VI).P.ens. n. Walter·Karydi. To· lions al Toera (1963·65). pág. 1. 121. 245 Y ss.: P. Hay ejemplares similares en Samos y VrouJia (1952·55).P. Greek Emporio. 2"1. págs. (30) J. Gree/( Geomelric and Arclwic Pottery found in Cyprus. pág. Jotmston y ¡4. EA. lig. I3SA. La Parala del Passato. II Jornadas de Econo· 46. vasenforschung nach Beazley. Villal"d: o. l6·1l y (29) IU-l. Hodríguez Adrados. lig. H. pág.P. fig.1 (19"11). ceramica arcaica. París. Nesperia XXX. car mi atribución anterior. 50. Boardman y H. pág.14 (tipo A. Este tipo do lucerna es muy corriente en el ámbito jonio. Ira: J. Oxford. (21) J. n? 1918·19. 22. ma de atribución de estas copas a un determinado taller. Olmos: P. 49.E. 130. Brilish School era 11. LeS Céramiques de (2) B. The arcllaeological evidence. pág. Jones: BSA (19·m). procedentes de Paros. CI. Hayes: Tocra 1.11. Cabrera: Un nue. pág. esfinge o sire- amplia. Villard: Lampes du VI/eme siec/e et c/¡m· XI. 11. n:' (lO) n. pág.19 y V. pág.6. Boardman y H. 10·11 (variante del tipo a) (primera milad elel si· preliminar. Boardman y H. 100·33. lam· zione greco·orientale. págs. Barcelona 1971.E. 19"18.2 o píxida geométrica pág. 2. Calvet y M. (39) V. 3. n.o 53. 243·264. 137. 223·230. págs. págs. Saslaska' o. ninsule Ibérique: ReclJeref¡es préliminaires. 191. pI. Saslaska: Gravisca.3 Y 2. Fernández Jurado y D.. E. at Att. lig. rodios y áticos: Tocra prol>lemes connexes. pág. Hl77. /3: "Tho micaceóus ¡Jl1(j 56 . I)ág.B. 111. Garrido: Hom. pág. Brein: P. pág. 1978.8. trago B (1982).: 250. G.. Hom.o 5. 119.1. (24) P. Hayos: Tocra /. chen keramik. (4) R. AEA n. Olmos: P. pi. pags. 1432. Olmos y J. Sukas 11. n~) 1261. Vallet y F. 396. Olmos: P. Colonizaciones. pág. n. lig. 233·234. Olmos y P. 45·47. 115.D. Perachora 11. Almagro: Exca· Ihe /berian Península. pág. cónica. pág. sin negar los semitas. bién: F. Le coramictJe comuno di produ· en Occident. Para la discusión sobro la eratera n1l5. plata tarlésica en la provincia de Huelva. Lám. Boardman y H. 1931. nota 2). lig. Olmos y P.4 y IV (26) Pudiera tratarse quizás de una crátera escifoide deco· (7) R. Como proche en laboratoire des problemes de la eéramique de la Gre· páresG el borde con el del fragmonto de ánfora «3 la !)!"Osse" ele ce de Fest. glo VI) R.19. 28·29. (13) En el momento de corregir este artículo quiero modili· (31) A. (41) M. (11) R. pág. 1. n~) 866. Pero éstos (42) V. 418. Orienta/e di Tarquinia.P. Hesperia XL. li[J. 1982.P. fig. pág. 20·21. págs. 1982. ¿No podria responder. 1978. n.. fi9. pág. 1967. Younn. desde Al sur también llegaron posiblemente vasos luego. y con perlil anguloso al interior. F. a esa koiné artística y figurativa que na. Sáenz de Buruaga. CVA. (23) R. Olmos y J. decoración que pa· dos ¡lasta la fecha en los que se Mn recogido los últimos hallaz. R. Los indígenas podían tener presente va- es el estilo orientalizante en el Mediterráneo? rios modelos. pág. Hayas: Tocra 1. n? 2077. 7. 25 (310). 112. págs. 27·28. n:' 1501. pág. Symp. pág. '. (6) R.. VII. Olmos: Hom.c. Rodr'íguez Adrados (en pren. The Archaie Depasits /l. L.v 19 y 25. Rouillard: Les eérami· cas: fa aportación de Hue/va.c. lig. lig. 231 Y ss.E. pI.c. en Huelva hay sivos.

150·170. trabajo. pág. (Almonte.B. Olmos y la autora de este (47) D. (49) B. ca de San Barlolomé. 1978. Olmos: En know their clay. A. A. 351·362.S. 57 . Auíz Mata: El poblado metalúrgico de época tartés. Garrido: Hom. (46) D. ~g . pág. RABM LXXX. 74: uwhere I lalizante en Extremadura. 1979.B.usually reddish clay serves to dislinguish our series 'rom Irag· (48) M. pág. (44) A. (51) B. 1981 . Almagro Garbea. pág. 251·264. 1976. nolas 1. 0 1· (43) B.B. Hue/va).B. pág.5 Y 11. (45) B. Shefton: M. Almagro Gorbea: El Bronce Final y el Perlado Ofien· ments 01 olher amphoras akin lo iI in shape~. (50) A. 364. (1982). Shefton: M. (1982).o 7.P. Sáenz de Buruaga. fica y comercial. M. lomo a la /(ylix de MedeJlin. il is nOliceably micaceous~.P. A. di· de las excavaciones a quien agradecemos su gentileza. Sheft on: M .B. She ft on: M. 1977. Y noticias amablemente proporcionadas por el director (52) Vaso hallado en la campaña de excavacióm de 1981. 337·343. (1982). 22. Auíz Mata: AEA n ~ 52.B.S. rigida por M. 392·394. Olmos: P. Habis 7. 353. Olmos y J.· 255. (1982) págs. (1982).}' habría que enclavar el fragmento protocorintio n. BPH. págs. 3 Y ss. En esta etapa mas: La /(ylix de Medellín: un ensayo de interpreta ción iconogr.M. pág . págs.

.

bajo decorada con rojo intencional de los Nie- ta de una manera más bien tardía en nuestra tos (10). pa de los contactos comerciales entre las po· na (1).C.(5). concretamente del Tos. el comercio de grandes envases siguió estan- tudio. te de la Contestania que ya fue definida y es- tudiada por Enrique Llobregat hace unos años La tónica de escasos contactos comercia- (2). es el momento en que Atenas mino sureste que será aplicado contínuamen. Llano de la Consolación (7). donde poseemos una kylix de pie bajo atribui- mentos de cerámica procedentes de los yaci. EL COMERCIO GRIEGO nuestro término además de Murcia a gran par- DURANTE EL SIGLO V A.C. hemos considerado como tal a la actual cado en manos corintias hasta bien entrado región de Murcia. da al pintor de 8010gna 417. escuela del pin- mientos alicantinos. pertenecientes a a conocer de una forma precisa y sistemática este instante dos bronces griegos arcaicos: El qué tipos de importaciones áticas se reciben centauro de Rollos (6) y el sátiro itifálico del en el sureste de la península. continuada por el curso y el siglo VI a. la escuela del pintor de Penthesilea (12).C. incluyendo pues dentro de 11. publicada (9) y una base de una I\ylix de pie El impacto del comercio griego se manifies. Estos hallazgos pertenecen a la primera eta- do griego con los pueblos indígenas de la zo. en Archena (3) y unos cuantos frag. ya que te y cuyo ámbito ha sido objeto de nuestro es. Vallet.. como en el interior sal de Manises -una copa de barniz negro donde en el Llano de la Consolación hay otra tipo 82. solamente po. caso de los Nietos Tío Pío.C. aumentan de modo significativo las pertenecientes al siglo VI a.C..(4) y del ca· kylix de pie bajo perteneciente igualmente a bezo Lucero -fragmento de ¿Iekanis?. varias veces EL SIGLO VI A.. colonizadores.C.CERÁMICAS ÁTICAS DE FIGURAS ROJAS EN EL SURESTE PENINSULAR por JOSE MIGUEL GARCíA CANO El motivo principal de este trabajo es dar Son de destacar también. laciones comerciales que mantuvieron el mun. es preciso tener en cuenta que piezas glo V a. tanto de la costa. tor de Penthesilea (11). blaciones indígenas del sureste y los pueblos En primer lugar queremos concretar el tér. PRIMEROS CONTACTOS COMERCIALES: te de la necrópolis de El Molar. Villard y G. (8). vega del río Segura hasta su desembocadura en Guardamar. de F. para el que solamente tenemos documenta· da una lekythos de figuras negras proceden· 1. tamo y fragmentos de una copa de Siana del Molar. Durante las décadas centrales del si- región. les se prolonga hasta el final del siglo VI a. fruto de las re. importaciones a determinados puntos del su- seemos un fragmento de copa del cabezo del reste. bién del segundo cuarto del siglo V a. pro· 59 . exporta copas y vajilla fina a Occidente.C.

. APOGEO DEL COMERCIO GRIEGO CON aparece documentado en la Bastida de les Al- EL SURESTE. apareciendo en importadas en este período por parte de los Puntal de Salinas (37). ductos de figuras rojas que llegan en el cam- glo IV a. coincidiendo con esta ex- en yacimientos del sureste son un fragmento pansión comercial (26). a los conjuntos cerámicos aparecidos en el cación de Howard y Johnson. Gracias a la cantidad de cerámicas áticas Su distribución es reducida. aunque seguían estando considera.cedente de la Bastida de les Alcuses existen cos (Moratalla) (24) y en el Puntal de Salinas dos fragmentos de una kylix del grupo del pin. donde está mente todos los poblados ibéricos reciben va. desde los más ricos situados en la o en el Cabecico del Tesoro (34). A LA PRIMERA MITAD 2. Kanfharoi de la clase Saint-Valenfin (fig. Los Molini. Molinicos (Moratalla)' (18). Concre. Los Molinicos (29) e igualmente 111. o la crátera de campana H). también se re. to de la Albufereta.C. per. tarse a esta zona las primeras cráteras de Estas kylikes están documentadas en varios campana. (25). Así como la entrada aislada de al- Catalana (20) y Languedoc (21). Es sin embargo en las últimas décadas del Este modelo de kylix esta más difundido en siglo V a. caso de El Molar (16). Dentro de las importaciones de esta clase Igualmente es ahora en la segunda mitad tenemos documentadas dos tipos: del siglo V a. DESDE FINES DEL cuses (30).Skyphoi: te de los indígenas en relación a períodos an. apa- mitad del siglo IV a. Clase Delicada. hemos podido (38) y el Cabezo del Tío Pío en Arcllena (39). Generalizando podríamos considerar esta mas concretas de vasos de modo que hemos vajilla como un elemento diferenciador de las dístinguido dos subper(odos cronológicos a importacíones griegas de un momento espe- tenor de las cerámicas recibidas: cifico. variante I (28). Cabecico del Tesoro poblados ibéricos del sureste.. desembocadura en Guardamar. Pertenecientes al tipo ático adaptado del teriores.Kylikes de pie bajo (Barniz negro) pintor de Altamura procedente de la Bastida (fig. crópolis del Puig des Molins en Ibiza (27).C. Sub-Meidiano (40). De labio cóncavo y moldura interna. columnas del Puig (42) y del Castillico de las bezo del Tío Pío en Archena (23).C. corint io (36). principio del si. evo- to de materiales de Ullastret (19). yacimientos ibéricos del sureste. en El Molar (33) jilla ática. cuando comienzan a impor.C.C. hasta los si. durante la primera mitad del siglo IV a. caso de Al- cantari Ila. lucionarán hasta formar una doble curva. es el momento en que práctica. pertenecientes al grupo _. DEL SIGLO IV A. cuando se desarrolla rece en gran cantidad de poblados ibéricos re- el apogeo del comercio griego con el sureste montando el curso del río Segura. nuestros serían los que llegan a la alta Alda- Las otras piezas de este período aparecidas lucía -Cástulo-. señalado Marina Pi cazo al estudiar el conjun. se caracterizan los de esta épo- das como vajilla de lujo. Los Nietos. SIGLO V A. rior también aparece en la Bastida de les Al- tuados en lugares más inhóspitos como los cuses (35). así como el de la ne- de ánfora de cuello separado de El Molar. a estas habría que añadir algunos pro- A) Fines del siglo V a. próxima al pintor de Tarpoley (41) procedente Estando muy bien representados en el área del El Puig. 1. desde su peninsular. otros kantharoi muy relacionados con los tor de Haimon (13). por ejemplo las kylikes de pie al- 390/385. Aproximadamente del 430 al bio de siglo. comprobar la repetición de unos tipos y for. y sobre todo durante la primera el sureste.. caso de los fragmentos de crátera de tamente han aparecido fragmentos en el ca..C. Castillico de las Peñas (Fortuna). sureste. teneciente al grupo de Polignoto (14) y dos fragmentos de otra posible ánfora quizás del . guna pieza un poco más exótica en relación ciben en el sureste -Grupo IV de la clasifi. ahora los vasos se pueden adquirir con mayor facilidad por par. 1-2) de Les Alcuses (15). más al inte- desembocadura del Segura (17). que las de la clase «Delicada».C. También habría que aña- 60 .(22). 1-2.C. Peñas (Fortuna) (43). Inset-lip (31) (Cástulo cup) (figs. documentado en Rojales (32). como muy bien ha ca por formar una sola curva del borde al pie.

- ~ \ \ I \ \ \ / \ \ I! \ .l . \ / \ l' \ I \ \ I \ ..... \ I \ \ \ \ \ I 2 3 o L--........ ~~~~~6 cm.. ~ -~-_...1 61 . ~_L..... FIG.._~-~- . - ~ ~ f-·~~~ \ ( \ .

suele apa.C. El personaje que está tras Herakles y les Alcuses (55) hasta Totana (56). se documentan tereotipados dos o tres jóvenes de pie envuel- prácticamente en todos los yacimientos ibé· tos en amplios mantos. en des proporciones.dir aqui como una pieza algo más lujosa la del que no se conserva su tercio superior de- oinochoe perteneciente a la necrópolis de Al. tienen idénticas representaciones: sátiros. B) Primera mitad del siglo IV a. caracteristicos en la Albufereta (52). existiendo ejemplares ber realizado su importante misión de limpie. me- . dante con mucha diferencia en el sureste. Otro tema es el de Symposion. estos fragmentos pués. tes que pertenecen al cuerpo de la crátera. documentados: es el caso de nuestra crátera del Cigarralejo 1. Su distribución en el sureste se ha. recibiendo Esta variante es sin lugar a dudas la más el homenaje de varios dioses después de ha.Kylikes de pie bajo mayoria de las cráteras del sureste pertene· Es quizás esta clase de copa la más abun- cen al pintor del Tirso Negro. 62 . y son hizo Pierre Rouillard (50). lám. desde la Bastida de recha. haremos pues especial en los ángulos de la misma.o algún otro cantarilla (44). Multitud de fragmentos cerámicos pertene. deformes enfrentados. el mundo de la palestra. hay que recordar que la . dios. ter o se encuentran muy cerca de estos fragmentos de estas copas hechas de forma estilos. campana que poseemos de todo el sureste. ces y puntos o grecas en la que se apoya la se completas en nuestra región. es de suma impor- muy frecuentes en nuestra región. do el sureste peninsular. con. Antes de entrar en la descripción iconográ- fica de estas piezas. ga un disco(s) con una cruz inscrita y puntos ria larga y monótona. Dionisos joven imberbe y con un tirso en su mano aparece tras Atenea (49). (46). acompañadas o perseguidas por sátiros. El estudio que de ellas la segunda mitad del siglo V a. que queda plasmado. existen multitud de fragmentos que cubren to- Herakles lleva un kantharos en su mano de. con la clava en la mano izquierda. llegando incluso a tener un acabado Los temas iconográficos de estas cráteras grosero. de los Grupos estableci- otras menades de su thiasos. el muy significativos. si bien es cierto que prác. Los reversos suelen ser muy parecidos. tancia a la hora de clasificarlas tipológica y es- recer Dionisos en compañia de Ariadna o con tilisticamente.Cráteras de Campana nades. pe- Es el momento en que se importan de for. Mula). (45). separadas por palmetas colocadas debajo de soro (48).C.C. la crátera de la Albufereta (47). ro de manera especial se conservan las par- ma generalizada este tipo de vasos de gran. un joven -¿efebo?. Lám. las dos escenas están servado en una crátera del Cabecico del Te. be ser Hebe -su prometida. riantes esta es la imagen que se repite una y cionado ejemplares completos o fragmentos otra vez es pues. El Grupo de Viena 116 (51) (fig. al Retorted Pain. el Cigarralejo. a diferencia escena figurada. y asi. Cabeci· za en la tierra. donde se sitúa la franja de cuadros COn cru- ticamente no han aparecido piezas de esta cIa. las asas. só- de las ricas tumbas andaluzas de Baza. es- cientes a estos recipientes. corriente en el sureste. La variante I que presenta en el medallón Por último señalar otra clase de represen. además una oinochoe que lleva en su mano derecha. El resto de los fragmentos de crátera de madamente 380-350. rápida. tados de la parte superior de la escena cuel- te periodo. Aproxi. otras veces son dos por P. 1-2). restos de escenas de symposion. Herakles esta sentado en su trono. en el sureste tenernos tasis.envuelto en su manto tación que también ha apareecido en nuestra y en el exterior dos parejas de jóvenes que son región es el de la Apoteosis de Herakles. 3. normalmente enfren- ricos que reciben importaciones áticas en es. caso de 1. salvo ligeras va- hincapié en los yacimientos que hayan propor. Toya lo nos sirven para constatar de alguna mane· o Tutugi. las representaciones del dos los yacimientos ibéricos de la primera mi- ciclo Dionisiaco cobran un gran auge desde tad del siglo IV a. 1-3. Rouillard para Andalucia (inCluye sólo menades danzando frenéticamente en éx. están presentes prácticamente en to- están muy definidos. ra la importación de cráteras de campana. Atenea le ofrece libación con co del Tesoro (53) o El Cigarralejo (54).

2 63 .. FIG.--'--~'6cm. 0'C. @ @ ~ ® 2 -'---L--L.-.

Cobatillas la Vieja 38. Mafraque. Cabezo del Tio Pío (Archena) 32. Cabezo de la Rueda (Alcantarilla) 31. Orihue!a 26. lila de Campello 15.DlspmSION DE L. Cabezuelas de Totana 33. Montealegre del Castillo (Albacete) 4. Castillo de Jumilla 36. Abanilla 20. La Albufereta 8. Tossal de Manises (Alicante) 9. Los Palacios (Lorquí) 25. Necrópolis de la Senda (Jumilla) 41. Bolbax (Cieza) 29. Castillico de las Peñas (Fortuna) 35. Monteagudo 22. La Alcudia 64 . Cerro de los Santos 6. Villena 10. 11. El Molar (Alicante) 2. Los Molinicos (Moratalla) 21. Blanca 19. Necrópolis del Barranco de Coimbra 17. Loma de la Tendida. La Escuera (San Fulgencio) 12. Necrópolis del Poblado de Coimbra 40. Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla) 39. Alcantarilla 27. El Cigarralejo (Mula) 37. Caravaca de la Cruz 18. Santa Catalina del Monte (Verdolay) 23.A CERÁMICA AllCA EN EL SURESTE PENINSUL. 8 380a a023 16. Vi Ilaricos (Almería) 7.AR Figuras Rojas o Barniz Negro 390. Covalta 1. Castillejo de los Baños (Fortuna) 34. La Encarnación. El Puig (Alicante) 13. Ascoy (Cieza) 28. Los Nietos (Cartagolla) 24. Cabezo Lucero (Rojales) 3. La Bastida de les Alcuses. Cabecico del Tesoro {Verdolay} 30. Hoya de Santa Ana (Albacete) 5. La Serreta (Alcoy) 14.

LAMINA 1 65 .

En el exterior aparecen dos cabezas o sólo una cabeza y un joven envuelto en un gran manto. LÁMINA 2 En el sureste los tenemos representados en Los Villares (Valencia) (70). .. Rouillard al maestro que pintó una copa del Cigarralejo (60). La variante II de Rouillard. Cabezo del Tia Pío (64). pero su presencia está docu- mentada en yacimientos importantes. pertenecientes al pintor del Grupo de Viena 116.C. una palmeta debajo de cada asa separando las dos escenas. Además de estas kylikes toscas fabricadas industrialmente. pertenecientes al taller del pintor "0. dos jóvenes enfrentados envueltos en grandes mantos. 2. El Cigarralejo (58) o la Albufereta (59). muy prolífico en la producción de este tipo de kylix skyphos durante la primera mitad del siglo IV a. no obs- tante la concepción general de la escena de- corada. pero creernos que es im- portante señalar la presencia de varios de ellos con decoración impresa en el interior y figu- rada en el exterior. caso de la Bastida de les Alcuses (57). . (69). Es significativo que las mejores de estas piezas hayan sido halladas en las grandes ne- crópolis: Cabecico del Tesoro (63). sin un fino acabado. Esta variedad de kylikes es menos frecuen- te en el sureste.Kylix-Skyphoi Este modelo de copa no es frecuente en los yacimientos ibéricos. este taller estaria poco difundido en el sureste.Skyphoi La presencia de estas copas en el sureste peninsular es más limitada que la de kylikes LAMINA 3 66 . El Cigarralejo (65) y La Senda (Ju- milla) (66). se caracteriza porque la decoración del medallón es una ca- beza. en cualquiera de sus variantes. también se importan algunas kylikes de factura algo más cuidada como el lote del taller de Jena aparecido en Archena (61) o los casos de La Bastida y La Serreta (62). La Albufereta (71) y el Cabezo del Tío Pio (72). es enormemente parecida a las kyli- kes a que nos referíamos anteriormente. también han aparecido algunos pro- cedentes de poblados caso de la Bastida de Les Alcuses (67) o El Puntal de Salinas (68). pu- diéndose relacionar la fabricación de algunos de estos skyphoi con los mismos talleres que fabrical)an kylikes. Pintor del Cigarralejo Asi ha definido P. sin detalles anatómicos.

se procedentes de la Bastida de les Alcuses Todos tienen la misma decoración: pante. taciones de cerámica ática al Sureste. proliferando de yor calidad. se encuentran las sibles mercados comerciales de la zona. Muy raramente se importan piezas de ma- crópolis ibéricas del sureste. ras de piel moteada alternas con grifos y otros animales fantásticos. en este caso se encuentra la Lamboglia) y también los kantharoi y bolsales oinochoe procedente de la necrópol is de Al- en la primera mitad del siglo en sustitución cantarilla (Iám. glo. el último demos señalar que el comercio griego con los ejemplar que conocemos de esta región es el pueblos ibéricos del sureste. las lekythoi y oinochoes. hasta las pri- un mismo cargamento a nuestras costas. propiciadas Lo mismo ocurre con las pequeñas lekythoi por la intervención directa de Ampurias en las aribalisticas decoradas de las que sólo hemos transacciones comerciales con Levante y Su- podido constatar dos. correspon- coración en la panza. importaciones hasta la alta Andalucía (86) e in- te. Se ge- mercio griego del momento. Es característico de este período u n aumen- rias clases: kylikes.C. en el resto del mundo ibérico desde Cataluña masiada importancia o no se relacionaban di.. (83). como la variación de la calidad de los mismos. y Languedoc (85). cuencos. La ma.C. cimientos ibéricos de las copas del taller de ríodo (79). no se les concedía de. una es de la necrópolis de El Ciga. de La Albu.C.C. de las del siglo IV a. CONCLUSIONES Procedentes de La Bastida de Les Alcuses se conservan restos de tres (74). en el sureste aunque de forma aislada son las ron gran aceptación durante la primera mitad lucernas (82). aunque alguna excepción hemos manera especial los platos (forma 21 y 22 de podido apreciar. rralejo (80) y la otra de Ascoy (Cieza) (81). nada a un público más sensible. A me- pelikai de las que sólo han aparecido restos diados del siglo V a. también te bamizados de negro. En líneas generales tras este breve repaso tereta se ha documentado una. que sólo hemos encontrado una de cada cIa- mos fragmentos pertenecientes a tapaderas. se inicia el segundo período en las apor- rada que acabamos de enumerar fruto del co. En conjunto el volumen de importaciones Durante la primera mitad del siglo IV a.motivo muy común en este pe. 2) que sin duda estaba desti- de las kylikes que prácticamente desaparecen. estas relacio- Entre los tipos de vasos que apenas están nes son de tanteo y reconocimiento de los po- representados en el sureste. en el sureste sólo tene. prácticamente la totalidad de los poblados/ne. se intensifican las im- de media docena de ejemplares (78). .. po- reconstruido como un plato (75). portaciones de cerámicas griegas. Penthesilea o las del grupo de Haimon (84). concretandose en copas. meras décadas del siglo V a. fológicas. ambas con la misma de. skyphoi. kantha. (73). abunda la llegada de vajilla ática al bamiz ne. reste e incluso la alta Andalucía. es muy escaso. una figura de felino . cilmentedos períodos: das a nuestros poblados ibéricos. platos de pescado. Una primera etapa corresponde a los prime- lacionarse con las lekanides del Grupo de la ros contactos comerciales realizados desde la lekanis de Viena (77). podían re. se desarrolla de Castillico de las Peñas (76). no solamente en nuestra zona. copas de va. fuentes y platos con ligeras variantes mor. res. se trata de productos muy industrializados cu- yoría de estos vasos cerámicos presenta en yo acabado técnico y estilístico deja mucho su interior decoración impresa de palmetas. aunque se 11a a las importaciones griegas del sureste.. de a este momento la distribución por los ya- una pantera. En la segunda mitad avanzada del siglo V gro. formas de la vajilla doméstica. una forma progresiva pudiendo diferenciar fá- Este lote de tapaderas de lekanides llega.Tapaderas de Lekanides Otras piezas de barniz negro que se reciben Las lekanides con tapadera decorada tuvie. llegando el aumento de las rectamente con el comercio griego a Occiden. bolsales. los tipos importados comprenden todas las cluso al área minera de Huelva (87). son piezas fabricadas especialmente pa- Estas importaciones se distribuyen por ra la exportación a mercados poco exigentes. que desear en relación a momentos anterio- ovas y ruedecilla. IV. junto con los vasos con decoración figu.C. así roi.. baste recor- 67 . posiblemente llegaran en primera mitad del siglo VI a. hasta hace poco neralizan las importaciones desde fines de si- tiempo relativamente a estos vasos totalmen.C. to considerable en la cantidad de vasos. a.

C.. conservada en Bos. (96). además de Esta relación comercial con el área catala- los vasos para beber: kylikes de pie bajo. han puesto de manifiesto la taciones de lucha entre amazonas y griegos magnitud de las importaciones áticas desde (93). quirirlas' con más facilidad ya que la produc- En conexión con este tema habría que tra. es la selección (94). sin embargo como se fabri.C. estas piezas eran te llegando también a las zonas mineras de después exportadas comercialmente donde la alta Andalucía. Dr. atenienses a raíz de la guerra del Peloponoso nido en cuenta hasta la fecha. nado posteriormente revendida y a través de Es preciso tener en cuenta que estas cerá- un mercado de segunda mano llegar a nues. estando am- 68 . glo IV a.C. Además de las cerámicas de figuras rojas pués del esfuerzo realizado por el bien. También han aparecido varios va- Teseo'. desde aquí el material se redistribuiría por mas y los estilos decorativos de los vasos van las poblaciones indígenas de levante y sures- evolucionando y cambiando. cientemente esta sugerencia (90). na es bien patente si analizamos deten ida- skyphoi o kylix-skyphoi encontramos gran mente qué clase de importaciones se reciben cantidad de cráteras. que se muestra sos cerrados de mayor entidad como la oino- desnudo a los espectadores del vaso como chao antes mencionada o los fragmentos per- una adoración después de haber realizado una tenecientes a seis pelikai. principalmente de cam. donde las excavaciones lle- repertorios temáticos pensando en los merca. eran impuestas a los indígenas pensaba Beaz. dar la finura con que están dillujados los tres que son muy escasas --sólo dos-o. mera mitad del siglo IV a. da. incluiría Ullastret mento. Ricar. ampuritanos tenían de más de un siglo (97). en el Sureste desde fines del siglo V a. (98). que a simple vista no están relacionadas finales del siglo V a. pla- del Sureste. se harían unos ra del río Segura. el central muy biüll pudiera ser aribalísticas. las importaciones sería por la desembocadu· mera mitad del siglo IV a. rior aparece Apolo mostrándose igualmente en la que hay varios tipos de copas anchas desnudo a una doncella. armado cOllla clava. Cabezo Lucero. primera mitad del siglo IV a. estando las riberas jalo- mercializaban allí donde había clientela. Sin em. nadas de multitud de yacimientos ibéricos Pese a lo sumario de la decoración figura. Concretamente en ei Sureste la entrada de bargo en un período determinado. esta desastrosa guerra obliga a Atenas a temática que se haría en Atenas pensando en intentar abrir nuevos mercados comerciales la mejor aceptación de unos temas u otros. algunas tapaderas de lekanides y aun. por esta razón se reciben Arqueológica Francesa en la necrópolis del en Occidente piezas cerámicas con represen. Arqueo- dos del mar Negro como señaló Metzger Ila. aunque éstos naturalmente compra. entre los «bárbaros» más orientales yocciden- para obtener mayor volumen comercial. tales del Mediterráneo (95). podría. nos lleva a pensar que esta oino. cesan estas producciones.C. ción se industrializa en determinados talleres tar un aspecto que prácticamente no se ha te. purias y su esfera de influencia que en la pri- según los gustos que imperaban en cada mo.. como la pri.o con cuerpo más profundo ton (88). forma progresiva hasta mediados del siglo IV cho específico. micas siguen siendo un lujo para los indíge- tras costas. desde aquí los co- con la península. lekythoi personajes. hay que sumar la gran variedad de formas de mos paralelizarlo con una copa en cuyo inte.. ran las piezas que más les gustaran. Para este comercio somos partidarios de Nosotros pensamos que muy posiblemen. Ilacia fines del si- do Olmos y Marina Picaza han planteado re. "provechando los conoci . hazaña importante es una recompensa des. igual que a lo largo del tiempo las for. lógico de Alicante. Llobregat y la Misión ce unos años (92). tos y cuencoS cuya importación aumenta de choe pudo haber sido fabricada para un he. dose con el interior. kantharoi o bolsales completan la va- en comparación al resto de las importaciones jilla doméstica varias clases de fuentes. como propone Marina Picaza pa. vadas a cabo conjuntamente por el M. las formas son más variadas. la vajilla ática totalmente barnizada de negro. -kylil(es.C. pero ahora tienen la oportunidad de ad- ra el chous aparecido en Ullastret (89). a. quizás un symposion determi. (99). La llegada de esta pieza excepcional skyphoi. mientas y la experiencia que los navegantes ley (91).C.C. una ruta directa que tendría como llegada Am- te los talleres áticos seleccionaban sus temas. y la pana. nas. merciantes ascenderían por el río comunicán- can industrialmente para la exportación se co.

Ore/ania número de 1968/1969. . G. (26) Trias.A. 378. ciones es peninsular ubicándose la fabrica- Sin embargo. lám. pág.C. 2-1). Idelll: Hallazgos griegos de Esparia. 42'1. lám. VI· VII. G. 328. pág. Ma· A. Otra ruta alternativa podría ser a través de Sicilia. G.: CRM. pág. tiríd 1936. n? 2. Picaza. 325. pág.I. Johnson: Tlle Sainl·Valentin Vases. lám. p. (15) Tr"ías. (23) Gmcía Cano. las kylikes del grupo de Viena 116. n? 2 y 3. lig.: La Protohistoria. pág. A. pág. pág. 1954. caso de los kantharoi lumen de importaciones desciende conside- de la clase Saint-Valentin.. Archeologie·Historfe. da en Ampurias los Olas 18 al 20 de Marzo ele 1983. Barcelona·Ampurias 1974. mediatamente anterior'.. n~' 3·5. n? 96. Madrid 1975 (111 (22) Howard. que proveerían al Sureste de cerámícas lico de Roma o sus alrededores -taller de las áticas. 133. a esto habria tal inrnediatamente después de la extinción de que añadir todas las producciones de barniz sus producciones (104). 1977. Trias: Un vaso del pintor de Polos de Am· (Moratalla) (En prensa). ya que los fr'agmentos (12) Trias. n? 2. ya que los Estas irnportaciones dejan de recibirse en vasos que transportaba tanto los figurados co· la península con el inicio de la segunda gue· mo los de barniz negro encajan perfectamen· rra púnica. (3) G. lam.C. de occidente que evolucionan directamente de linos y animales fantásticos. 277. Eclitions clu CNRS. Juillet 1976 (1978).JA vol.: Cerámica de Saint·Valentin en Ullastret (5) Rouillard. 250·1 n. 2. ción en Rosas -taller de páteras de tres pal- sibilidad y viabilidad de otras rutas comercia· metas radiales (fig.: 1974. (25) Maluquer. (20) Maluquer. no queremos descartar la po. pág. esta ruta ha cobrado mayor im. Ed. (13) Trias. rámicas Griegas y Helenísticas de la Península lI)órica». (16) Tr'jas. pág.J. pág. pág. n? 1. (10) García Cano. pero creemos como muy bien ha se- • NJfadocemos sinceramente a Marina Picazo y Enrique ñalado P. pág. sopo 2. Blázquez. la peninsule ibérique: Recherct1eS préli· gentileza pal'3 con nosotros. menGÍo perteneciente a ese espacio mercantil. purías. del Molino de Caldona (Cástulo). el habernos invitado a la «Mesa Redonda sobre las Ce· del siglo V a. (21) .: Les céramiques peintes de la Grece d ü I'esl 'Agradecemos al Dr. sustituyen- las del Grupo de la lekanis de Viena o los kylix· do a estas cerámicas en el mercado occiden- sl'yphoi del taller del pintor «O». M. Murcia 1982. 193·4. y G. y L. Ed. el vo- corno en Ullastret (100).: 197B. Les céramiques de la Grece de l'Est el leur diffusion (19) Picaza. blemente serían las mismas que el período in- ninsular (102). 7·16. (9) Trías. de Agrigento y Selinunte im.C. lig. S. Pág. n? 1. CUX"1. n? 4 y lám. n? 1. CLXXVI·2 y 4. G. n? 11. n? 12. G. pecio del Sec en la I)ahía de Palma.: Cerámicas griegas de los Molinicos En realidad se tratn de una Droop Cupo (Moratalla) (En prensa).C. es decir.: ContestBnla Ibérica. 1961.: 1977. vol. Rouillard que la destrucción a fines Sanmartí. celebra· posibilita esta ruta comercial (103). n? 70·72. Cano. Alicant0 1972. 252. decoradas de la necrópolis Valencia 1967168 (11 vol. pág.pliamente representadas tanto en Ampurias A partir de rnediados del siglo IV a. pág. J. pág. y F.. así tendríamos la de las grandes islas pequeñas estampillas (fig. 11. 87·93.Jully. Alicante 19"/5. 11-10. CLXXVI·1. Narbonne. . R. 223. lig.: Cerámicas ática". P. Montpellier 1973.M. 378. G.: Cerámicas griegas de Los Molinicos (8) Arribas. portancia tras el descubrimiento y estudio del la región de Murcia. Miscelania Arqueológica l. CLXXXVIII·1. CPI. Espasa·Calpe. ligo 458. pág. pág. Barcelona en Occident. 411·437. 18 pág. ClX1. corno proponen J. 27·28. 459. recen dos centros de producción originarios las tapaderas de lekanides decoradas con fe. Ibidem. 58·3. G. (4) Rouillard. pág.o 612. CI.J. Fragmentos (Gerona). excluyendo (11) García Cano. de forma general al ámbito fenico/plinico. minaires. J. ele cerámica griega al'caica en la antigua Contestania. A. CPI. pág. Sus rutas comerciales muy posi- te con las importaciones áticas del Sureste pe. 93·94.). J. 517.(105). A. M. NOTAS (1) Nos referirnos al muntio griego en concreto. 174. Archivo Espailol de Arqueologia XXXiV.: La Protohistória. 517. pág. E. n? 114. E: 19/2.: Cástulo 69 . relacionadas con las técnicas áticas de barniz negro. (17) Vid. láln.M.XXVI·7.: Cerámicas griegas de la región de Mur. J.M. lám.M.. J. a fines del siglo IV y sobre todo pana del pintor del Tirso Negro o del Retor· durante la primera mitad del siglo III a. cia. 2·2. do piezas importadas más antiguas que se conocen en la r'egión.. apa- ted Painter.). 2·2) (106). 28·32. pág. (7) Garda Bellido. CPI. 1·2 de la H. 436. Jellasse que desde Estas cerámicas se encuentran hasta el lí- Córcega llegaría a Andalucía a través de las mite geográfico establecido por el tratado en- Baleares (101). (24) Garcia Cano. lám. J. 100. J. CPI. J. Llobregat Canesa. lig.E. pág. pá~J.M.: Cerámicas griegas de la Península Ibérica (CPI).M. y Solier: Les céramiques attiques de Montlau- (6) Garcia Bellido. las cráteras de cam· ral)lernonte. 2·1. CRM. tienen una cronologia que no puede incluirlos dentro de un co· (14) Trías. 378·9.: Cerámicas áticas de U//astret. pág. Flegíonal. CRM. CPI. Una de estas produc- negro. el otro es itá- les.LM. (18) García Cano. (2) Uobre(]at Canosa.P. Lillo Carpio excavador del pOblado su et leurs imilations dam. (CRM)." de res. tre Rorna y Cartago el año 348 a. 278. 116 España dirigida por Jover Zamora.

lig. 351.o. 1).: Cerámica ática del Cabe1. 102-105. pág.D. n:' 16·17 (Puntal). Hancjel mit Griechischen Yasen und Bronzen auf der Iberischen (42) Idem. Instituto de Arqueología y I:lm· (56) G. (36) Sparkes. las facilidades dadas para el estudio de esta pieza. 283. 49·50. 141·145. páD. pág. n:' 26 y 27 doras greco·lenicias en el interior peninsular. pág. (76) G. Madrid 1975. (48) García Cano. (63) G.O 33. pág. G. Barcelona 1978. 1956. J. 106 Y ss. n? 2 y 3. Olmos. 21-23. 272. pág. ePI. E. R. 124. J. G.° de inventario NA 5980 (95) Cuadrado. CRM. "Smélll ot)jects from ttlü Pnyx».: 1974.: Theseus. n. M. liD. pág. 68-69. Amabilidad eje E. CLXIY-1. G. pág. CRM.: A I1iSIOry o( Greek Art 2. CLXIV-7 y 9.: UI/astret. Enrique Llo!)regat.: les caupes attiques á figures rOllges du 30 en Pi cazo. Fl. 1977. Melanges de la Casa Velúlquez (62) Tr"ías. Aelemas de este skyphos existe otro ele esla necrópolis con (102) Pallarós. 21-'10. n. Lorquí). lám. pag. Yalencia 1954. Madrid 1956. tulo 11. 91l·9. lig. lálll. tm en los landas del M. fig. pág. J. (97) IlipOII. lám.. (45) Metzger. 210 Y ss. D. G. sobre Culturas del Mediterráneo Occiden· (59) Trias.o 2. 32. n? 6·7. 4-3 Pre!. CRM. cio del Sec (Palma de Mallorca). Actas del I Congreso Español de Estudios Clá. 62·3. (6~:') CuaclracJo. lig. lárn. J. CRM. pág.M. epI. "12. n. CPI. 23-1 al 4. 180 Y 253. pág (39) Garcia Cano.o 7 y 9. EAE 105. n" 2·3. n. AAH VII. Philipakki: Attic Fleo-figuree! vases on nas (Cástula. pág. E.: 1951. 4. lárn.P. G. (68) Idl'm. Jaén). 107. (66) G. J. CRM. queológico de Alicante 11.. 129. 54. M. 354. P. n? 14·15. 1979. Picaza. J.a Serreta) y pág. {73) Talcott. lam. sin ntJnlCro vit 211. APL V. Trías. pág.o 1"19. P. n:' 2 nínsula Ibérica.P. 126 Y ss.: Penetración (Je las influencias coloniza· (53) García Cano. P. (5r) Flelcller. (93) Presedo. 521-[)29. lám. y L. tema. 102. pág. pág. R. Talcott: 1970. n? 124. y otros: 1965. pág.istoire de Yalencia (Espagne). n? 10. 302-303. soro). (29) García Cano. de Murcia.A.M. lig. (83) Fletcher. 5·22. Blázquez: Cás. (99) G. Otra nueva crátera ática del pintor Boston. Pla y J.. G.o 124 y 615.o 9-11. 221-222. XVII. agradecemos a O. CNII/I. (75) Museo Arqueológico de Alicante. Pla y J. Rivista di Studi Uguri XXXVIII. n? 29 al 31. pág." 19. (91) BeaLley. F. 364·5. 72 Y ss. depositada en el Museo local de Rojales: Valencia 1969. 191·192. J. 23-24. fl: La cerámica ática del Cabezo de San Pedro. pág. Talcott: Black and Plain poltery 01 the NA 6029. 126-12'1.: l. y E. LX/V. n? 45·46 (Cabecico del Te- Y 49. 11:' 1. pág. n? 3. y M.XXII-2 y Museo Ar'. pág. Picaza 1979.D. CRM. (94) Picaza. 357-8. (34) García Cano. M. lám. n. J. J. 49-1. n? 2.c. pág. Barcelona-Ampurias 1971 (1974). I~. JA Melgares Guerrero director del (86) Blázquel. pág. Alcácer: 1969. CPI. S.M. 350.o 28. lig. Barcelona 1971. 399. 890. n. G. lig. HOllillard y J. lám. lig. (100) YirJ. pág. Mélanges (71) Museo Arqueológico de Alicante. 10·14. Suppl. J. CLXXII-4 y 5. Prcmien:~ Campagne 1980. pág.: I. R. pág. pág. (B8) Flobertson. n. B. Alcácer: La Bastida 11." 150. 347. PiCélZO: ZUIl1 (41) Idem. CPI. J. (90) Olmos. 391. n. El Ga/lia 1973. CPI. CLX-11 a 12. lig. lam. J.M. ePI. n. 1975.: ["a primera exploración sistemática del Pe- la misma escena (fe palestra. 67. n? 6 y l te). J. (40) Trías. (72) G. ligo 1-6. 329. 99. (96) Maluquer.: Las represelllalions dans la céramique a/. pág. pág.M. F. clWL D. En J_M. 5'1-117. n. J. pá~J. pág.M. pág.·afelier des petites estampilles. CLYIII. (55) Trías. 6th. 284. pág. CPI. y L La neetopole pw/Omallle d'A/eria. Cano. 1977. n. lig. 367. D. pág. E.. ClX4 y 5. pag. 12. H. JflS. Y 4·1 (81) G. 312-315. 330 Y 334. Ivnr"" siecle en Andalousie.: Attic del Convegno di Studi Etruschi. Alican- chena." 444 y 462. n:' 646 (Los Palacios. 22.M. n. Un fragrnento de cuello también del Cabezo Lucero se encuen· (31) Sparkes. Brommer.l.o 6-8. 101. Cambridge Uni· tique du IV siecle. Museo. pág. fig. pág. MM 20. P. (106) Morel. 346. Huelva 1977. 131. (84) Trías. del Tyrso Negro. pág_ 84. Madrid 1958. J. 46·47. a cerámica eampaniense de Emponon (69) Ure. (103) flouillard. versity Press 1975. 329·330. 330-331. 377-393. CPI..: Red-figure cups with incised and stamped de· y Rhode Bmcelona 1978.1969. (67) Trias. Madricl (51) Identificado por J. (52) Trias. CPI. J. (33) Museo Arqueológico de Alicante. páq. 1977. pág. 5. XXY c10polis del Cigarralejo. lám. 1977. pág. mera. 11:' 1 (Lekythos). 70 . Mapa 1. M. pág. ((0) liollillard. J. (77) Beazley. 322... ClXIX-ClXXI. pág.: CRM. lám. Arqueológico Provincial (B5) Picaza. cmatron 11. 1977. pág. Cano.o 1. D. SimpOSio de Colo- (54) Rouillard. CPI. 11~) 21 a 23. lig. E. P. n? 1·4. pág. CRM. Olmos. Fondos M. CHM. pág. 120·1. 12·10. lárn. pág. fig. pág. y M. Centuries b. Prin. pág. pág. (80) Inédita procede de la sepultura 353. pág.. n. 12-1. (50) Rouillard. Cano. 48. R. pág. numero de inventario (28) Sparkes. 5 th. tal 1975. pág. AAH VIII. 113. Olmos sus sugerencias sobre el (47) Trias.M. pág. 1501-1502. 1977.M. (43) Fragmento inédito. n? 4. Uroz: I:ouille du (61) Beazley. Kern. pág. BA y L. J. J. n? de inv. CPi. 11:' 16.: Notice sur une Oinochoe attique á glacure noire au Musée de (38) García Cano. A. 1944. M. Trías. BA y L. CLXXV. pág. XI.: Cástula 1. E. Trias. 1982. 287-326. pág. and 4 th. CPI (Arnpurias) y Picaza. l1uelva Arqueológica /11. para Teseo vieJ. n? 6 (L. 1975. Cano. 68. (92) Melzger. y B. Irlem. E. pág. pág. CPI. 261.' 108 él 112. Agradecemos desde estas lineas a D.a 74. E. G. 67·a. CHM. (78) Procedente del Cabezo Lucero se conserva la parte su· (30) Fletcher. R. 21-51. 382. 326·7. Arqueológico Provincial de Murcia. CRM. Mélanges de la Casa Velazquez. CllM. CLlX-6 y 8.: 1975. pág. Flet." 2'1 y 28.: Estudio sobre la cerámica ática del Estacar de Robari. pág. pág. 64-6. 78·79. Madrid 1975. J. Olmos Ro. 39. A. de /'Ecole Franqaise de Rome 80. (74) Trias. CLXVI·13 (104) Sanmartí.M. The Atheniall Agora XII. pág. 1. J. Sanmal"\í: La expansión griega en la pe· (5¡l) F1ouillar·rj. 355.M. M. G. /-Iesperia suplemento X.: op. CL (Ibiza). 366. lám. n? 10.. 11:' 518. ade- (32) Trias. CflM. (37) Trías.E. 0" E. cit. Cano. Talcott: 1970. n. fJ 1975. (98) Joclin. Cano. historia. 47·48. CL. ceton 1970. UolHogat. pág. 133. la amabilidad que ha tenido con nosotros. Awadecemos al Dr. 2·6 Cuadrado. 1977 (6<1) BCaLfey. 1948. pág. 366. (27) Maluquer. 256. lárn. nizaciones. 1256-7. lám. 14 Y 46·47. ([l9) Picaza. Arnat)ilidad de E. 66. G. Cano.: CRM. ARY?'. CLXXIII. Paris 1951. 1972. pág. pág. 4-2 (Ullastmt). pág. CPI. 1951. pág. (105) Sanrnartí. EAE 119. más vid.M.a necrópolis de Baza. pág. Darrnstadt 1982. CLXY-3 y 4 (La Sen·cta). vit 19. ti? 48 (82) G. pág. G. n. E.M. pág. CPI. G. G.. (70) Trías. 3-4.M.M. 31·32. (35) Fletctler. NM 4993. pág. (44) Garcia Cano. Metzger. CPI. J. 101 Y ss. 195·20l (49) Vid. 102. 11 CJ.25. lám. CHM. Hall)insel. (87) Olmos. lám. H. Pla y J. AEA XXXI. 1':. J. Madrid 1948. G.M. 2.D.O del Tia Pío (Ar· site iberiquo de Cabezo Lucero (Guar'damar elel Segura. CLXVII·9 al 11. 585. 1981. pág. J. pág.D. periol' de una pelike. Paris 1975.: Cerámica griega de liguras rojas en 18 ne· (101) Jcl1asst~. sicos.: l. (79) CI. y otros: 1969.. 436. Cano. pág. CRM.D. Kylix conseNada el1 01 Museo de (46) Cuadrado Diaz. J. Mur·cia). sep. 10. pág. H.1O. pág. G. pág. Beazley: ARV.: CPI. n~) 1H (La Bastida). pág. pág. Cuadrado. vol. Alcácer': 1969.

por que ca es un articulo de lujo y por lo tanto caro cabe la posibilidad de que llegara a un pobla- y poco asequible para el comprador indígena. ria muy importante. el carácter funcional de la pieza. bien en el ritual funerario. pero aunque este factor S8- rámica ibérica por sí sola no nos da una cro. o bien. Tenemos como excepción las cráteras de que la persona que las comprara no conocie- columnas que se imitan en una época en que ra siquiera el modelo al que intentan reprodu- el modelo ático ya ha dejado de fabricarse: en cir. como apunta R. micas griegas o para darles un determinado to de los materiales con los que aparecieron valor funcional. todo depende- formas griegas? Creemos que en la mayoría ría del grado de helenización que tuviera el in- de los casos se deben a que la cerámica áti· dígena y si conocía el producto ático. otras sólo inspi. a otros productos. Olmos (1). lo que indica que. a ve. colgante. serie de imitaciones de cerámicas importadas pero en el Sureste han aparecido en poblados. al no poder adquirirlo. dentro de las casas. lo que indicaría que ha habido lo conservan de la crátera de columnas grie- sino una adquisición de costumbres.IMITACIONES IBÉRICAS DE CRATERAS y COPAS ÁTICAS EN LA PROVINCIA DE MURCIA por VIRGINIA PAGE Una muestra de la helenización que tuvo el ciedad ibérica. junto entonces éste. Son formas que los íberos no asociadas. Esto puede deberse o la de las Cabezuelas de Totana. do. ya que el indígena no más de emplearlas como urnas cinerarias en sólo se limita a comprar un determinado arti. cerámicas de imitación y pia. lo co. son una importación de al- 71 . columnitas. debió influir mucho más nología precisa. nas procedente del Puntal de Salinas (Villena) mos podido datar bien. ade- mientos peninsulares. en algunas ocasiones coincidiría con el grie- qué el indígena copia en su cerámica estas go. también tuvieron una finalidad culo de lujo. el copiarlas Otra cuestión que habría que plantearse es para darles un determinado uso que. la necrópolis. sino que además lo copia. fruto del comercio interior indígena.C.a y debieron lla- mismo contexto cerámicas importadas y la ce. las que he. tenemos por ejemplo la crátera de colum- la primera mitad del siglo IV a. en la vida doméstica. recibirlas. ambas vie- a que tuvieron una gran aceptación en la so. envueltos sus extremos superio- Ante el estudio de las imitaciones surgen res por una ancha cinta que se une al labio bastantes problemas: en primer lugar la data. nen de Andalucía. ¿por. si por lo ga precisamente las asas formadas por dos menos una asimilación del gusto griego. ya que muchas de Otro punto a tratar sería el preguntarnos si ellas proceden de excavaciones antiguas o de se realizaron por el valor estético de las cerá- colecciones privadas y desconocemos el res. aunque ¿el porqué de las imitaciones? es decir. pero só- rándose en él. marles la atención. ción de estas cerámicas. en mundo ibérico la vemos reflejada en toda esa el área bastetana. en otras seguramente no.. las siguió reproduciendo. el indígena al dejar de ces de una forma muy clara. no se encontraron en el tienen en su tipología cerámic. que van apareciendo en los distintos yaci.

ya miladas estas formas y empiezan a evolucio. Olmos ha- esta zona del sureste. es una importación de una variante más que evolución de la for. ¿sabía el bla del sentido funerario de las cráteras y co- comprador que se trataba de una imitación y pas áticas en el mundo bastetano y de las imi- que se utilizaba en los banquetes para intro.C. vid. vemos como debie. y así podría. Hay unas asas dobles en forma de lazo. elemento decorativo muy caracterís- Pasando ya al tema que nos ocupa: cráte. Actualmente se ras y copas de imitación. aunque sin conseguirlo. R. como 72 .. a los que 1. encuentra en los fondos del Museo Arqueo- ron tener un significado muy concreto. Le damos una cronología de el «área ibérica». Nuestro propósito es hacer un ensayo tipo- mos encontrar ejemplos en otras muchas for. al no ha- pana de «el Cigarralejo». ninsular. inclu- las imitaciones de cráteras de columnas y so la hallada en el Puntal de Salinas. Aunque hasta el momento fines del siglo V a. Cuadrado sobre tos productos con los aparecidos en otras zo- este yacimiento (2) guarda perfectamente las nas peninsulares. mos distinguir dos tipos fundamentales de tras que la 16 conserva del vaso griego las co. están agrietadas (4). sin una visión de conjunto. Tendríamos como ejemplo las cráteras de columnas de «el Ci. Ambos casos pueden darse perfectamen. pero las columnas se han sustituído por llas imitaciones más exactas de la forma. Hay copias similares en Toya (11). En Murcia sólo ha aparecido un ejemplar de nen la misma cronología: Primera mitad del si. por lo que tendríamos que hablar la Alta Andalucia. es decir. seguramente porque su público no lA. ambas tie. quizás se deba bre las copas y otro a las variedades de cráte- esto a que hay unas imitaciones más antiguas ras: E. Nord- tilística que existe entre distintas imitaciones stróm dedica en su obra (8) un apartado so- de una misma forma griega. y Puntal de Salinas (13). Mien. pudieron servir en la vida doméstica ya que clado con agua? creemos que sí. ya que seguramente lo tuvo delante y rida (9) . tación aparecidas en Baza (5). de Andalucía hacia esta zona del sureste pe- ma. independien. cráteras de columnas. forma anterior. imitación: lumnas. ya que lógico de Murcia. esta clase (fig. uno no excluye necesariamente al otro. las imitaciones del poblado de Margalef en Lé- delo. Como se puede apre- mo es el caso de Pereira Sieso que estudia ciar todas ellas pertenecen a Andalucía. gias estas dos formas de imitación. y otros muchos dremos comprobar hasta que la arqueología como Cuadrado Díaz (6).. incompleta. cuando ya han sido asi. lógico de las cráteras y distintos tipos de co- mas: copas. pero sin embargo. Un primer grupo que abarcaría a aque- terior. no se ha publicado ningún trabajo exhausti. Pero cree- otras más modernas. gún centro de producción andaluz (¿ Toya?) a campana aparecidas en Toya (3). ño estudio de las cráteras de columnas de imi- Pero esto es una mera hipótesis que no po. podríamos un intento incluso. etc. Presedo realiza un peque- temente de que se empleara en otra cosa. Aranegui y Pla Bailes- nos proporcione nuevos datos. Ahora bien. S. hay algunas excepciones co. Columnas: era tampoco muy exigente. Dentro de las cráteras de columnas pode- garralejo»: formas 16 y 17 de Cuadrado. por citar algunos ejemplos. tico del área bastetana (10). ter (7) que incluyen en sus respectivas tipolo- Por último el plantear la gran diferencia es. Junyent comenta el origen helénico de en las que el alfarero copia fielmente el mo. 1A 1. taciones de las primeras.C. 1-1) Y creemos que procede de glo IV a. señalando que no ducir la copa en ella y llenarla de vino mez. que el tema de las imitaciones no l1a sido tra- nar: las proporciones cambian y se introducen tado suficientemente y sólo vemos trabajos variantes. Baza (12) vo al respecto. CRÁTERAS no les importó tanto ni el acabado ni las pro- porciones. ber comparado los distintos investigadores es- ma 55a de la tipología de E. mos que el problema no queda resuelto. la 17 tiene la misma forma que la an. por ejemplo las cráteras de cam. be rojo. unos más hábiles o cuidadosos que otros. Conserva incluso restos de un engo- te. áreas del mundo ibérico. do fabricadas por distintos alfareros. proporciones. la 55b en absoluto. mientras que la for. No pas encontradas en Murcia. de pensar en una evolución más moderna de la guardar las proporciones del modelo griego. fragmentada y se repiten una y otra vez a lo largo de todo sin inventariar. aplicable a otras obstante también cabría pensar en que han si. parciales.

Ambas (19). hay un intento de conseguir un pie al llo estrecho y borde de la boca ancho y col. Campana p'le incipiente y las columnitas dejan paso a unas asas en forma de lazo. no guardan las proporciones en absoluto y ca. a las sepulturas 47.igual que con las imitaciones de cráte- Los tres ejemplares aparecidos en Murcia ras de columnas podemos distinguir dos proceden de la necrópolis en el Cigarralejo tipos: (Mula) y pertenecen a la antigua colección de 181.. con lo que al descansar las columnas bio para descansar en la panza del vaso. Pero mientras que la 16 carece de pie. Andalousien (14). Imita de un modo fiel la forma y las 73 .C. Cigarralejo (17). prácticamente la totalidad de los vasos des. tiene el fondo rehundido y las asas formadas por dos columnas cilíndricas. sobre to- 1A2. 2-3) cuyo paradero nos es des- la que aparece asociada. con una cronología del siglo IV a. 2-2) de E. cue. pero en la misma. rehundir el fondo y quedar los extremos de la gante. pared oblicuos. envueltas en su extremo superior metro del borde mayor que el de la panza del por una ancha cinta. Cuadrado.indica S. Es un tipo de cráte. arrancan del mismo la. Hay tres en nuestra región: una procede del recen de pie.. Incluirnos un tipo de imitación que el labio colgante y las asas formadas por dos se caracteriza principalmente por tener el diá- cOlumnitas. otra del Castillo de las Peñas tivos geométricos. est importé de Haute E. Un segundo grupo al que pertenecen do la primera mitad.. la cual se encuentra en los fondos del de este amplio grupo: Museo Arqueológico de Murcia y está inven- 1A2'. Compuesto por la forma 16 (figs. pleto. ra en el que sólo queda del modelo original 1A2". quedan oblícuas. Cuadrado (15). 2-1) tariada con los números: Mol-K-98 y Mol-K-130 y 17 (figs. Alcudia de Elche (16). Nordstréim: " . Sólo el ejemplar de Fortuna se halla com- agrupan a los cántaros de forma esférica. Hemos encontrado una pieza similar en la cubiertos en la provincia. igual que la cerámica con (Fortuna) (ligs. vaso. 204 Y 233.. La decoración es a base de mo. la 17 tiene un 18. Al . conocido (18) y otra más de los Molinicos (Mo- Podernos (jistinguir dos apartados dentro ratalla).

ta que la producción apula de cráteras de El paralelo más próximo que hamos locali· volutas es inexistente en nuestra Península zado se encuentra en Ensérune (23).. (25). por lo que el alfarero indígena no pudo tener ninguna crátera de volutas como mode· lo para realizar sus producciones.. pero tenemos su referencia a tra· viene de «el Cigarralejo« (Mula) de la antigua vés de una foto conservada en el fichero del colección de E. quedando la altura del vaso superior al 10.. Cáliz te. que además de no haber lo· nuestra región. Es una imitación de una cali· J. 4·1) y 4881. Hay dos piezas en el Ci· garralejo.C: No conocemos ningún para· zontales (21). Sólo conocemos una que pro· conocido. (figs. dad de Murcia. . En este tipo las proporciones se alar· gan. J 5cm ) 5 proporciones. 3·1) inventa· departamento de Arqueología de la Universi· riada con el n? 3739 (20). Lillo publica en grado las proporciones.. 1B2. y las asas al no conocer el resto del vaso al que perte· están colocadas en el primer ejemplar dema· nece no aventuraremos ningún juicio al res· siado bajas y en el segundo cerca del cuello pecto (Iigs.C. su paradero actual nos es des· tas. máxime si tenemos en cuen· (22).. pero seguido la reproducción del pie. Pereira estudia una semejante a la nues· dad extraordinaria. inventariadas con los números 3051 La imitación de esta forma no aparece en (figs. /. pero con las asas oblicuas en vez de hori· del siglo IV a. Tienen una cronología del siglo IV a. creemos que de principios tra. sin embargo P. No obstan· lC. Va· Sólo conocemos una pieza que apareció en lencia) hay una imitación de crátera de volu· Bolbax (Cieza). pero es muy posible que el ceramista que 74 . 4 \: / . lelo. Volutas diámetro de la boca. tampoco se ha con· su obra (24) un asa en forma de voluta. en la Bastida de les Alcuses (Mogente. Cuadrado. 3·2)..

y Se basa entre otras cosas. te. dalucía sólo se ha excavado en necrópolis. refiriéndo- y no pudieron por tanto. como ya ex. en que algunas de no tenemos datos sobre el tipo de material las aparecidas en Andalucía están agrietadas que puede aparecer en poblados. no sólo por la calidad de los vasos fabricarse y ha sido sustitudo por el de cam. pudiendo existir de un mo- más. por lo que podriamos deducir la do del mismo. en cuanto a las proporciones. Olmos pertenecen a la Baste- pusímos anteríormente.C. ya que deja nuestras. nos en concreto a las imitaciones de cráteras. y no sólo en tiva ibérica de raigambre fenicia del barniz ro· nuestra región sino también en el sureste y jo. Pero hemos de tener presente que las es- en el área bastetana (27). sino también por su cronolo- gran aceptación que este vaso tendría entre gía y utilización en el rito funerario.. se copia. como el bucchero etrusco al ajuar específico mo de la misma. pe. lización del gran recipiente de lujo como va- La crátera de columnas es la variedad de so funerario ya que emplea la técnica decora- crátera que más se reproduce. representarían ro produjo esa leve modificación en el extre. inspiración en la crátera griega para adaptar- Para R. se ímita en una épo. riormente en la vida doméstica. ser utilizadas ante. forma y acaba- pana y cáliz. tudiadas por R. Olmos. tania. quizás porque le gustase de la muerte (28). do paralelo un influjo colonial fenicio en la uti- lumnas (26). También debemos reparar en que en An- siendo concebida como recipiente funerario. formando un grupo bien diferenciado del ca en que el modelo griego ya ha dejado de nuestro. 75 . incluso. más que una copia ha habido una de fabricarse a fines del siglo V a. En las los iberos y al no ser importado. 2 3 4 6 5 Se'" la realizó intentara hacer una de columnas. la y reinterpretarla de un modo muy diferen- ta en cierto modo la estructura de una casa. sería una evolución de la crátera de co. la crátera de columnas imi.

COPAS y las copas áticas asociadas en las mismas sepulturas. mo ya explicamos. mer cuarto del siglo IV. a ex... ción ática ya se habia acabado. el parecido con las griegas vierte que en las necrópolis donde aparecen es más bien escaso. tania que ha habido una asimilación por par- te del indigena.. que la produc- cepción de Villaricos (29).. de campana de imitación: en el Cigarralejo. aunque seria el segundo el que im. y tienen una cronolo- y el griego... aproximadamente la misma que tie- Cuadrado piensa que las cráteras de colum. producción en Murcia. en el Úni· nas. dato curioso ya que ner delante un vaso griego para lograr tanta han aparecido en los distintos yacimientos semejanza (31). Asimismo. . es decir. cer de modelo. Kantharos En cuanto al alfarero que realizó estas pro- ducciones. ya que aparecen las cráteras 2. porque co- bre las cerámicas de imitación de Toya. nen nuestras imitaciones. 6cm 4 ~. de figuras rojas (32). esto si puede pro- ra darle la misma función: como recipiente pa.. 2A. ~cm Juan Pereira en el estudio que realiza so. gia que va desde fines del siglo V y durante puso esta necesidad en la sociedad ibérica. de modelo. gracias a que en el crópolis con cráteras de columnas imitadas ajuar funerario había una crátera de campana los ejemplares áticos son inexistentes. que sue- ra mezclar el vino con el agua. forma 16 y 17 de su tipología debían ser ca yacimiento donde han aparecido cráteras para vino. gro que pudieron servir de inspiración para el ricas de Murcia. Olmos ha podido apreciar en la baste. como para las del Sureste. guardando por lo ge- una misma necesidad para el hombre ibérico neral las proporciones. en cambio la 55 (crátera de campa.. ad. no ceramista ibérico.. al igual que en Toya (33). Lillo (34) re- 76 . R.. refiriéndose a las de Baza. Presedo cree que no se trata de No hemos encontrado ninguna buena re- una influencia indirecta. todo el IV. creemos que si el fícilmente el alfarero tuvo un ejemplar griego indigena copia la forma es posiblemente pa. abundan cas que ha podido ser bien fechada en el pri- los ejemplares áticos. creemos que este hecho ocurra. Además una de las po- las cráteras de campana imitadas. ducirse con las de campana y cáliz. por lo que di- En cuanto a la utilidad.~~ -. sino que tuvo que te.. Sin murcianos bastantes kantharos de barniz ne- embargo. _ 3 . Esto indicaria len ser bastante exactas. para las cráteras de columnas ibé. na) pudo tener el mismo empleo que aquellas también existe el ejemplar ático que pudo ha- (30). mientras que en las ne.. No obstante P. No obstante.

que es anterior des curvas y borde recto del que arrancan las a la cronología de nuestros poblados ibéricos. de rnanera que la sección del vaso variedades de imitaciones: es en «s». aunque son rnuy dis- las Peñas (Fortuna) (figs. 3-4). pie cónico. borde vuelto hacia fuera. Irnitaciones de kylix/skyphos. Hay unas tres fielmente el modelo ático. de otros dos inéditos. 2-4). ningún ejemplar. aunque muy dis. que sobresalen lige- ramente por encirna del rnismo. Copa de pie alto. además porque tienen una cedente de los Molinicos (Moratalla) (41). según C. ciones de copas jonias. de les Alcuses (M agente) en los departamen- Tenemos por ejemplo: los encontrados en Ca. pero son a) Copa de cuerpo hemisférico. Pla (51). 2-5).coge una forma de vaso caliciforme con el ción circular y en forma de arco. La n? 627 está terior a la altura de las asas. publicada por E.C. ba 125.2431. Hay un ejernplar completo (figs. en la (Sidarnunt. Francia.4085. son relativamente abundan. sur de (Moratalla). Pie de anillo y las asas ovales o en 2C1. biselado cerca de la base durado y carena baja. fondo plano y pie de anillo. su cronología muy alta. Pare. Aranegui y E. tadas dos clases bien diferenciadas: en Molí d'Espigol (Tornabous) (44). Sólo conocernos en el Cigarralejo. piezas completas y fragrnentos de otras seis 2C1'. En este grupo podríamos incluir la copa de Hay tres ejemplares y proceden: uno de las la inhumación Bonjoan n? 34 de Ampurias (46) Cabezuelas de Totana y dos del Castillico de y la de la Gessera (47). es de ros: 627. éstas serian la forrna «11a» de su tipo logia. o por lo menos aún no ha aparecido Sólo tenemos constatada una imitación pro. en la zona catalana. son cla. Les damos una cro. en Ampurias. sin asas. pegadas cerca del borde. comprendida entre el si- paradero nos es desconocido (figs. tos 46 y 73 (49) Y en el Tossal de les Tenalles brera de Mar (Mataró) (36). b) El borde está mucho rnás desarrollado Al estudiarlos hemos podido constatar dos y vuelto. Pie cónico. terna. inhumación Martí n? 67 (37). 4-3 Y 4-4). alto y moldurado. Teruel". 'números Mol-L-76 y Mol-L-134 (figs. les Alcuses (Mogente) (54). borde recto y surco in. En la región murciana tenemos docurnen- tellans (42). Hay una imitación análoga en la Bastida de digenas. Son muy reproducidas por los alfareros in. tintas a la nuestra en el poblado de Els Cas. Copa de labio cóncavo y rnoldura in- muy semejantes a los nuestros «caliciformes». asas.C. E. más o menos mol. el resto sin inventariar. pie de anillo y asas kylix/skyphos o incluso de kylix. el de la Zaida. «11a» las hernos denorninado kylix/skyphos. y darnos una cronologia de fines del siglo V.1898. Lérida) (50). borde lige- mucho rnás frecuentes las irnitaciones de ramente vuelto hacia fuera. en Cabrera del Mar (Mataró) (43). inventariadas con los núme- una pieza de los Molinicos (Moratalla). cedentes todas ellas de los Molinicos Por el contrario. Hay un ejem- 2C. (52). C. Cuadrado (55) las dernás son 77 . es decir. (figs. 3-7. inventa- riado con el n? 1985 (53). otro ejemplar Hay dos variantes fundarnentales: idéntico en la forma. Le dura doble o simple. dos los yacimientos ibéricos. Es la intenta incluso reproducir la decoración con forrna rnás usual de los alfareros indígenas. señala que pudieron inspirarse en los áticos. Piezas semejantes tenemos en la Bastida tes estas imitaciones y de muy buena calidad. Teruel) (39). 3-3). inventariados con los ramente de origen ático. Skyphos tra área. el motivo de ajedrezado (38). tintas a la de Moratalla. Desconocernos su paradero (45). glo VII Y VI a. que 2C2. etc. Pero no estamos totalrnente de acuerdo. éstas son de sec. precedida por una mol.C. 3-5) pu- Creemos que tanto los procedentes de la Bas. Copas indigenas que irnitan bastante forma de «M» (figs. ya que la copa jonia no llega a nues- 28. que por su forma estarían dentro del grupo Hay también imitaciones. del Cabezo de Alcalá 2C2'. Tiene una Por esto. Aranegui y polis de Albufereta (Alicante) (40). están presentes prácticarnente en to. Pla (35) denominan a unos 2C1 ". 4-2). 2738. las piezas aparecidas en Murcia y cronologia de principios del siglo IV a. Kylix plar del Cigarralejo (Mula) (figs. pro- nología de la segunda mitad del siglo IV a. blicado por el doctor Lillo (48) y fragmentos tida como los aparecidos en Murcia. Imitaciones que parten de las deriva- (Azaila. dos de la tum- paredes rnuy curvadas. el aparecido en la necró.

o bien. copa adaptando 13S asas y pie a un tipo de va- cen a su vez copias de otras imitaciones indi. CRÁTERAS AriCAS Yacimientos Columnas Campana Cáliz Volutas Indetenninables ~~~- Cabezuelas de Totana Los Molinicos Castillico de las Peñas Bolbax Coimbra del 7 Barranco Ancho El Cigarralejo 78 . en San M i. Después de estudiar la variedad tipológica reta (Alicante) con decoración geométrica. siderable. sular que guardan una gran semenjanza_ GRÁFICO 1 1. un modo fiel. en Cabrera de tas del Castillico de las Peñas (Fortuna) (56). pero no soro (Verdolay. to distanciada del prototipo griego. 3-6). que el alfarero sólo se inspiró gulado que ellos ya tenían. y si lo hacen es de una forma un tan- cia. Ejemplares similares hay: dos en la Albufe. de que los áticos llegan en una cantidad con- tado (figs. blado de Margalef (Torregrossa) (64). sito globular de borde vuelto y cuello estran- genas. es decir. sobre todo al Cigarralejo. dando como resul- en el modelo. pro. a un intento de hacer una kylixlsyphoi de factura muy tosca. pero sin preocuparle mucho el tado esta forma. pode- cedentes de la sepultura n? 143 (58). hasta que punto el alfarero quiso copiarla de gón. acabado. o sólo se debe el parecido a la 2C2". que pare. ibérica. en la Bas. Mar (Mataró) en cerámica gris (63) y en el po- y por último una de Bolbax (Cieza) (57). en el poblado de San Antonio (61). apareció en el Cabecico del Te. Imitaciones de copas o de casualidad. indígenas es la kylixlsyphoi. rio que las descubiertas en el Noreste penin- Vid por ejemplo. La Alberca) y se encuentra en se adoptan en la amplia tipología cerámica los fondos del Museo Arqueológico de Mur. al contra- glo IV.inéditas. IMITACIONES DE CRÁTERAS Yacimientos Columnas Campana Cáliz Volutas Indeterminables Cabezuelas de Totana Los Molinicos 3 Castillica de las Peñas Bolbax 2 fragm. mos apreciar como la más reproducida por los tida de les Alcuses (Mogente) (59). los dos ejemplares apare. de copas aparecidas en nuestra región. otras dos fragmentadas e incomple. 2 Coimbra del Barranco Anctlo El Cigarralejo 4 3 2. cidos en el Bajo Aragón (62). Le damos una conología de fines del si. Pero no sabemos guel de Liria (Valencia) (60) y en el Bajo Ara. Procedente de Murcia sólo tenemos Los kantharoi apenas si se imitan a pesar una pieza que podríamos incluir en este apar.

Olmos señala que las co. las conclusiones to a cualquier otro tipo de imitación (excep- sacadas de la zona andaluza no siempre son tuando los platos). Esta cuestión no podremos resolver. y no necesitaban copiar las formas ya que po- can relacionados. tampo- pas áticas acompañan en el mundo basteta. ya que se trata de dos imitan cráteras de columnas. ahora desconocemos. sin embargo. co se ha excavado mucho en Andalucia en los no a las grandes cráteras funerarias áticas (65). Las imitaciones de skyphoi son de una ca. en Totana y en el Puntal de Salinas que pro- lidad extraordinaria a pesar de su escaso vienen de la Alta Andalucía. y es posible que en un futuro lo que puede indicar que los indígenas de es. pretado esta costumbre griega. se- pleadas para beber. campana y cá- mundos diferentes. genas de esta área eran bastante pudientes la hasta que estos dos materiales no aparez. las imitaciones de cráteras de columnas. Pero mientras que número. Po- ciales como lo prueban las cráteras aparecids dríamos pensar que éstas de peor calidad se GRÁFICO 2 1. las copas de imi- que punto nuestra sociedad ibérica estaría tan tación son casi inexistentes aunque abundan refinada como para darle exactamente el mis. dían adquirir el original. Las de columnas son muy diferentes a las tuvieron unas relaciones y contactos comer. IMITACIONES DE COPAS Kylix Kylix Yacimientos Kantharos Skyphos de pie Alto de pie Bajo Cabezuelas de Totana Castillico de 2 2 las Penas Los Molinicos 3 Bolbax 1 El Cigarralejo 9 Cabecico del Tesoro 2. aparezcan nuevas formas de imitación que ta zona peninsular sí han asimilado y reinter. aunque indudablemente liz. COPAS·Á TlCAS Yacimientos Kylix Kylix Kanlharos Skyphos Kylix-sl(yphos de pie Alto de pie Bajo Cabezuelas de Totana Los Molinicos 4 Bolbax El Cigarralejo 12 12 2 Cabecico del 10 5 2 Tesoro Caslíllico de las Peñas 79 . Quizás se debe esto a que los indí- mo uso. las áticas. pero no sabemos hasta guidas por las de campana. en cerámicas de ímitación. en Andalucía hay un predominio absoluto de Creemos que todas estas copas serían em. aunque no sea En el Levante y concretamente en Murcia. como ya vimos anteriormente. la abundancia de copas sobresale con respec- Como se puede apreciar. últimos años. R. y aunque en menor grado válidas para el Levante. andaluzas.

Instituto de (17) Cuadrado. 1972. 138·149. Homenaje a C. J.: 19B1. Jaén) en el Museo Arqueológico Nacional. 1971. pág. fig.. Pyrerwe n? 8.: Cerámica ibérica. 139. (29) Pemira Sieso. (11) Pereira Sieso. (20) Cuadrado. Nordst¡'om. J. 6·7. J.=. E. n. tetania ibérica. y olJ"Os: Colal)oración eje la Universida{j de (21) Pemira Sieso. sobre todo las cráteras que servirán en te en todos los poblados. con el n.: El poblamiento ibérico en Murcia. .: Vaso griego y caja funeraria en la BaS. vemos como en esta una de las causas por la que las imita- época antigua siglo VI y prácticamente todo ciones de cráteras de columnas perduren tan- el siglo V no hay imitaciones. Valencia 1967. Madrid 1981. (10) Olmos F~omera. 14·1. Homenaje a Siiez de Buruaga. (44) Maluqucr.: 1982. pág. pág. lig. (3:3) Pereira Sieso. Bar· Comisión de investigaciones paleontológicas y prehistóricas n? celona 1979. pág. 160. (3) Pereira Sieso. I~. 264. 6·4 Y 6·5. seplieml)re (24) Lillo Carpio. 1967. (16) Pericol García. 13. 26. 55b. fl:' 6. (32) Publicada en Cuadrado Diaz. Estocolmo 1969. (37) Almagro Dasct1. vajilla ática de la época. 268 n~) IXA. 182. n? XXXI.Iobrcnat Conosa. 134 n. 346. E.: 1969. M.o '/19. (15) Cuadr'ado. J. Cuadrado. pág. 1965. E.M.: 1981. 72. pág. C. pág. Mula (Mur'cía). lig. 263. en tanto que las crá. algún modelo de la Andalucía como urna funeraria de los «seño. imitándose por esta causa prácticamen- dar. (38) Dosch Gilllpem. pago 284-348. Madrid 1979. L. tas de las excavaciones practicadas en la Alcudia (Elclle) N. pág. crea en las mento de mayor potencia económica de los poblaciones indigenas un gusto por las vaji. MoIX6. ración de cerámicas importadas. 187 Y 189. pág. P. pág. R. (27) Olmos. Diputación do Alicante.: 1981.: 1975. Pyrenae. de 1982. 187·296. unido a la mayor prolife. li· (42) Arribas. R:. G.: Las necrópolis de Ampurias. pan.: 1981. R. pág. pág. V. 139. (25) Trías. pág. 298.o 11. J.: 1982.H. y IJla Batlesler: 1981. lam. 239 n? IX·l. 139. 110 el habernos permitido estudiar este material. gen le. pág. pág. Fi· (18) Lillo Carpio. 1972. P. 77. tera importada. E.o 197. 105·115." 29. pág. 32. E. pág. Presedo. 1982. pág. 1. 26·30. 1972. Madrid 1982. Par'is 1975.O 4881 es inédita. La inventariada pigol en Tomabous. F. 182 fig. 7. 243 n~' 388. n. S. (23) Pericot. (5) Presedo. seguramente por to en la Península. Tdas. Cuadrado el permi· (45) lillo Carpio. reste y concretamente en Murcia. 263·264. S. E. pág. 13arcelona en las excavacionos del poblado ibérico elel Moli {j'Es· (22) Cuadrado.: 1972. res» pudientes que no pueden pagar una crá- do: vino. M." mientras que la de Totana ten. fig. Rouillard. R.: La necrópolis de Baza. 397 n.: Cerámicas griegas de la Península ibérica. pág. 130 Y 169. (28) Olmos. Flarnos Folqués: cerámicas inédi· 7. 260·267. 55a. Tetuán 1955 (36) Aranegui Gasco. del I Congreso Arqueológico del Marl/Jecos espwJol. y E. J.82 Y 102. el carácter reducido de los contactos comer. tabla XXI-XXII. pág. Chicarro.: Cerá- (9) Junyent. pág. H. tabla XI.: Cerámica griega de fi· (6) Cuadrado Diaz. Madrid (31) Presedo. P. pág. 270. (39) Perico!. Valoncia 1975. 298. pág. F. to determinado dejan de traerse cráteras En el Noreste de la Península predominan auténticas y la sociedad que ya estaba acos- las imitaciones de copas.: Contestania ibórica. Pla y Alcacer: La Bastida de les Alcuses (Mo' dl-ie) 1972.: 1952.A. 333. 8. C. pág. (13) NOI"dstréinl. Mol·X-l tirnos su estudio. pág. Madrid 1915. 333. AEA. Femándel. (43) Aranegui. E. NOTAS (1) Olmos Romera.: 1972. fig. 1982.: 1982. pág. pág. Poligrala. pág.: (34) litio Carpio.L. lig. S. pág.: Tipología de la cerámica ibórica fina vol. 320. páll.: 19/9.: 1982. 149.: 1972. P. vaso ritual o como simple lujo. guras rojas en las necrópolis del Cigarralejo. (19) Inédito.: La cerámica gris monocroma: puno (1953). tualizacior1eS sobro su estudio. 136. P. na cineraria. Actas (3~)) A¡. Alicanto rico. 162. Melanges de la Casa de Ve· vince d'Alicanle. lig. 333.: 1979. Ma· (26) Fletcl1er. es el mo. P. de el Cigarralojo.: 1967.: Los materiales del pOblado ibér'ico de Mar· micas griegas de la región de Murcia. Ma· (7) Aranegui. Trabajos de Pre!listolia n.: El problema de la cerámica ibélica. Trabajos de Preln's!oria n? 36. S.: 1969. Quizás sea blos indígenas murcianos. pág.lI10~Jui. pág. (40) l. Pág. Agradecernos a E. pág. 186 celona 1953 vol. pág. La drid 1958.: 1979. bibliotcca básica murciana galef en Torregrosa (l. 89 Y 233. Las imitaciones empiezan a abun.: La céramique pein/e ibérique de la pro' ges du IVme siecle en Andalousie. fig.: 1953.érida). IX. P. G. cia 1981.o Baja Época de la wltura ibérica. 125 n? 3. lig. decide seguir imitando el modelo. EAE n. En cuanto al comercio griego con los pue. E. IIIN. 3. CLXXXIV. 14·3. J. !. de las importaciones y del comercio en el Su- to por lo asimilado. E. tumbrada a tener esta clase de vaso como ur- teras de columnas no se fabrican. F. 298. 263·264. (12) Presedo. PI. E. Valencia). García Cano. (2) Cuadrado Díaz. lám. F.: 1969.: Decoración extraordinaria de un vaso ibé· estudios alicantinos. (46) Almagro 8ascil.: 19H2. C. pág. Mur' gueras Pacheco. B1·82. vol. Pla Ballester: La cerámica ibérica. 19·46. 11 vol. Ed.A. pág.: 1979. agradecemos al directos de la excavación P. pueblos ibéricos de la costa y próximos a ella llas áticas. pág. 98·1. El prOblema ibérico en la cerámica exótica de barniz rojo. pán. Excma. agua.: Les coupes altiques á figures rou· (8) Nordstrom.: 1982. pág. Bar· (14) NOI"dstron1. 1982. pág. (30) CuadradO. CXIV. 154. 173·174.: La cel'ámica ibórica procedente de To. 347. pá~J. pág. (4) Olmos Romera. 139.: 1979. A: Los iberos. pág. 202. ftg. Jalquez.: 1979. pág. R. En la primera mitad del siglo IV es el auge ciales. lám. 122. (66). Sin embargo en Andalucia hay un gus.. (41) lillo Carpio. 1972. E. pág. 219.destinarian para contener algún tipo de liqui. o bien. 130. C. L. ya (peal de Becerro. pág. 152. XI. P. 80 . 115·117. porque en un momen- dria la misma finalidad que las griegas.

L: 19"19. (63) Aranegui. 1I pág. y E. L. It pág. Alrian Jordan.. 264. 1. pág. pág. t. t. 219·220. pág. E. Pla: 1981. 105 n.J. (61) Pericot. 1.O de invenl. forma 40a. (52) Jully. P. 81 . tal)la XVII. 1. 113 n? 6.lobregal Con esa. 1972.: Copas jonias y lipos relacionados. 286·289. Pla y Alcacer: 1965. P. y (51) Araneguí. 154.. 801. Pág. 347. P. (50) Perleot. y E. (53) Cuadrado. pág. pág. pág. Flelcher. 182. 201 n? 319. P. 13. E. C. 270·274. pág. (58) Nordslrbm. 136.: La cultura ibérica del Bajo Aragón.AV. pág. (6S) Olmos Romera. R. l3al"celona 1929. 41 n? 5. {54} Fleteher. Valencia 1978. 1.: 1981. VII·9. 241. forma 40b. Pla: 1981.1.: 1981. L.: 1979. olros. Teruel 19BO. J. 1. pág. M.: 1972. 50. pág. (56) LUlo Carpio. Pla y Alcacer: 1969. Carta arqueológica de España: Teruel. Peñ·X·3 y fig. lig.: 1972. C. 188 n? 289. 132. t. 2. {55} Cuadrado. Arribas. 262. pág. t. 169 n? 256. P.: 1982. (59) Aranegui.: IV Congreso Internacional de Arqueologia.: 1979. pág. E.: 1979. 32. E. (47) Boseh Gimpera. 28. MoIX2. P. A. L. pág. 136·137 n? 6. 136·137. 1. Pla y Alea· (48) Lillo Carpio. 137. pág. 1.M. pág. pág. (62) Pericol.. (66) García Cano. pág. CSIC.: 1967. pág. (57) litio Carpio. 82. t. Saguntum. !I pág. pág.. (60) Pericot.: 1981. C. pág. pág. cer 1969. 136.: 1969. lig. lig. J.71. labia XVII. s. 202. 82. 188 n? 287.: 1982. pág. 11 pág. 120 n~' (49) Fletcher. (64) Junyent. PeñX4.: 1975. !I pág.: 1972.

.

Generalmente se acep- conocer nuevos datos. ya do escasas hasta los últimos años del siglo que no incluye. C. pasando los materiales en muchos La falta de excavaciones modernas y el co- casos a colecciones particulares que han si. A. dificulta enormemente el estudio de por los museos. sien- dentes de Ibiza. siglo VI o comienzos del V a.. En 1981. inmensa mayoría de los casos no se sabe tam. Así dación púnica de Ibiza. Trías so· po 16 A del Agora de Atenas (7). en la revista Tra. desconocemos gran den dar algunas ideas generales que ayuden parte de los ajuares de sus tumbas. Recientemen. ta fecha las importaciones se continúan. por el momento y hasta que se den a veces tema de debate. A partir de es- rica. Román y dación. que es el material más representativo de esta alcanzando el rnayor volúmen de importacio- necrópolis púnica. de finales del bre las cerámicas grtiegas de la Península Ibé. en el que miento despertó el interés en muchos arqueó· se da alguna información sobre los ajuares de lagos y aficionados que acudieron a excavar las tumbas del Puig des Molins. los Calvet (1). depositados en el mientos de la Península Ibérica. tenemos que estudiar ta la fecha que da Diodoro Sículo del 654 a. ninguna lucerna. No se va a discutir aquí la fecha de la fun- poco cómo y dónde se hallaron las piezas. las importaciones áticas de Ibiza.C. los primeros trabajos ar. que es cuando empiezan a generalizarse. que plantea graves limitaciones. la bibliografía no es muy abun. todavía no se ha realizado un estudio com. primeros vasos áticos que se conocen hasta cudero (3). J. V. en la isla. En la segunda mitad de 83 . lo queológicos que lo confirmen. blicó un catálogo de escarabeos (5). lo mis- bajos de Prehistoria. dando una visión parcial.C. pogeos de la necrópolis (4). los materiales áticos y púnicos del Puig des aunque no existen aún suficientes datos ar- Molins fuera de su contexto arqueológico. Desde entonces hasta aho. Román y Ferrer (2). Vives y Es. Padró pu- queológicos. Museo Arqueológico Nacional. nocimiento parcial de los materiales fuera de do recuperadas después en su mayor parte contexto. Sin ernbar- ra. y con J. En 1967 aparece el libro de G. por ejemplo. y en la a la investigación. Levante y Cataluña. El descubrimiento de este yaci. donde recoge algunos materiales proce. la necrópolis púnica más conjunto cerrado procedente de uno de los hi- importante de Ibiza. Dejando fuera de este estudio las piezas no Además de las publicaciones poco detalla· áticas que se acercan más a la fecha de fun- das de los primeros excavadores. Fernández ha dado a conocer un el Puig des Molins. Vives.ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE LA CERÁMICA ÁTICA DE IBIZA por M? CARMEN SÁNCHEZ FERNÁNDEZ A comienzos de este siglo se iniciaron en te Jorge H. corno el ar'Íballos de Náukratis (6). el rnomento de Ibiza son dos lucernas del ti- dante. que ya ha sido rnuchas pues. en Andalucia. go con los datos de que disponemos se pue· pleto de la necrópolis. nes en la primera mitad del siglo IV. etc. publiqué los vasos áticos mo que ocurre en la rnayor parte de los yaci- de la colección A.

son muy escasos los vasos una palmeta vertical en el anverso (10). con vasos tán presentes en los ajuares de las tumbas de perfume y abundancia de lucernas. Los vasos de perfumes. pero portan vasos relacionados con el vino. pasta vítrea. y se pueden poner en relación askoí. locales. Jardines (11). en Ibiza. más frecuentes en las necrópolis ibicencas. en su inmensa mayoría lucernas kratéres. lonia cartaginesa no aparecen los kratéres y guras rojas.. Sin embargo. ños vasos. pintando palmetas verticales. este siglo el material ático prácticamente de. que probablemente se pueden poner en portaciones áticas en las Baleares. askoí de barniz de Ibiza. de fi. claros paralelos en la zona am- mundo griego con Perséfone o Afrodita de los puritana. están rnuy con las terracotas púnicas de Ibiza (12). las lékythoi.. nas. los vasos rela- huevos de avestruz. cercano su horizonte tipológico al de Levan- Otras decoraciones figuradas de estos peque. Las últimas piezas documentadas las importaciones áticas en la isla y. tan fre- en muchas de ellas se puede ver una icono. también en Menorca.C. evidentemente existen contactos. es interesante señalar las analogías y diferen- A lo largo de estos dos siglos. En un primer momento. el del Pecio del Sec (13). sin embargo. en los trabajos realiza- Los vasos de perfumes y aceites son los dos en la Taula de Torralba d'en Salord (14). Los púnicos también decoraban sus escaso número de hallazgos. Sin embargo. cuentes en otras zonas como Andalucía. recen vasos de alabastro. como ya son lucernas del tipo 25 A Y B del Agora de se ha dicho antes. se pueden cias entre las importaciones de Ibiza con el diferenciar al menos tres fases en las impor. un kántharos de SI. están decoradas figuras rojas tardías. aparecieron casi lucernas o lékythoi panzudas. después siguen apareciendo sobre todo áticas se nota una clara diferencia. resto de las Baleares y la Península. a veces con un tallo. za se distingue del resto de las islas. taciones áticas. aumenta considerablemente el volú. En la co- Las lékythoi aribalísticas o panzudas. cede el hallazgo más importante de cerámica dad de lucernas del tipo 23 A del Agora de ática. las que llevan de. son los primeros que se im. ca fuera de contexto. El mate- lucernas y vasos de perfumes. ya es aún muy escaso.C. te y Andalucía que al de Ibiza. se importan vasos de for. El horizonte tipológico de Ibiza es caracte- portan y los últimos que desaparecen. A finales de este siglo se produce un una crátera de campana procedente de Mallor- cambio. y cerámica ibicenca en Mallorca y nes en el siglo VI es la ar'Íballos de Náukra. que aparecen en gran cantidad en son casi inexistentes las k'Ílikes y sk'ÍPhoi de la primera mitad del siglo IV. aparecen gran canti. por ejemplo. No se puede hablar en conjunto de las im- etc. rial que se conoce de Mallorca y Menorca es guras negras y de fondo blanco a lo largo del muy escaso. De esta misma isla pro- men de importaciones. glo IV cuando se documenta el mayor núme. el material llorca. rístico del ajuar funerario púnico. Estos va. Menorca y Ma- tres primeros cuartos de siglo V. Recientemente se han encontrado y lékythoi panzudas. moti. tipológico no es en absoluto paralelizable al pas de tipo CástulO. etc. ya que Ibi- relación con un posible comercio del aceite. cuencos. se identifican en el sin embargo. 50 % del total de las piezas áticas. que no desde los primeros años del siglo V hasta los aparecen en tan alta proporción en ningún últimos del IV a. elementos típicos del cionados con la bebida. siendo mucho más ajuar funerario. etc. en la segunda mitad los Atenas (8). funerario púnico. G. Valentin. Menorca. Trías en su catálogo recoge siglo V. lékythoi de fi. en los Con las otras islas Baleares. pero es en la primera mitad del si. casi no se im- en su mayoría por un simple reticulado. y es. dado el blanco. las cabezas de Hermes o femeni. En Mallorca y Menor- vo que ya aparecía en las lékythoi de fondo ca aparecen con relativa frecuencia. A mediados del siglo IV casi desaparecen saparece. guras rojas. no sólo porque en dicho precio no negro. El conjunto de vasos áticos de Ibiza tiene. La primera de estas importacio. contenedores de aceite. únicos vasos áticos documentados son lucer- sos son los mejor representados en el ajuar nas que desaparecen a finales del siglo. ar'iballoi de pasta vítrea. cuyo horizonte Atenas (9). representando más del otro yacimiento en la península. algunos fragmentos de sk'ÍPhoi áticos de fi- Junto a las lékythoi griegas de toda clase apa. que se han hallado algunos vasos talayóticos ma aislada. es decir. sino porque lo rnás abundante eran k'Ílikes y ro de piezas. a finales del siglo IV a. don- grafía funeraria. bien documentados en las necrópolis ampu- 84 . co. en las importaciones tis.

1 Y 2.. Ibiza».3·8. Iins (Eivíssa)".M. Barce· (4) "Un hipogeo intacto en la necrópolis del Puig des Mo· lona. Probable- dalucía. fechada en el tercer pas tipo Cástulo. Carmen Sánchez Fernández. lam. 296. las decoradas con palmetas ver. IV. Sánchez. 4. cit. aunque han aparecido algunos en Olyntos (21). rias de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades. Marina Picazo. XII. (Ampurias). 6. Madrid. Baleares. lám. (10) Gloria Trías. cit. que probablemente no podía coración de ovas de doble línea son idénticas. de procedencia itálica (24). 1917. Vol. M. C. Sánchez. y por sí solos no pueden apoyar la teo- de los pintores de Straggly y de Al Mina se ría de un comercio que desde el sur de Italia documentan también en Ullastret (18). Madrid. Zénon Piérides a Larnaca (Chypre)>>. "la cerámica álica de Ibi· (19) M. y C. 292. (24) G. el!. Denise Callipolitis·Feylmans. eCH. co aparecen decoradas en Ampurias e Ibiza Aparecen tambien en Ibiza algunos vasos por los talleres del pintor de Haimon y de Bel. cartaginesa. 6. 1950. pagar piezas de mayor calidad. cit. Va· (9) C. aunque llegase a las costas españolas a través de las estos vasos de carácter funerario son muy es. 111. sólo aparecen isla. cll. Belgrado. dan aclararse cuando se den a conocer datos zudas que antes se ha señalado una iconogra. 43. op. op. rica». 95. 8. pág. Athenes 17873. 282 Y 287. Sánchez. cit. . Sánchez. lám. el le peintre de Kallis». XIII. Starinar. pág. terio de Cultura. 35. Pág. 88 cc. La necropoli de Ibi· dirección del Dr. pág. Pallarés. Ambas piezas con su de. en Chipre (20). ¡ig. y se comercia- Incluso se documentan los mismos pintores. coupe a figures noires. Trabajos de Prehistoria. lám. op. ratis de Ibiza». Trias. 58. 2. Vasos decorados por los pintores de Al Mi- lentín que aparecen en Ibiza (15) son también na y Straggly se documentan en zonas muy frecuentes en la región ampuritana. Minis. Demir Kapija. Los kántharoi de st. Picazo. Rivista di Studi Liguri. lig. 300. (16) C. "Demir Kapija. (14) Actualmente se está preparando la publicación bajo la (3) "Estudio de arqueología. pág. 1981. Sánchez. Excavalions al Olynthus. n? 28. Z8". Sánchez. (23). Valencia. NOTAS (1) «Los nombres e importancia de /8S Islas Pythiusas». (13) F. (7) V. pág. Trias. 68. 7. Traba/os de Pref¡istoria. cit. do en Ullastret. (11) Sobre este tema V. Manuel Fernandez·Miranda. lig. págs. Ballimore. 1972. lam. fig. cit. como las co- Puig d'es Molins (16). (21) D. 1967. cerca de Skpoje (22). lig. La tapadera de p'Íxis o lekánis del mente estas pequeñas lékythoi.10. J. za en el Museo Arqueológico Nacional. lizaban en zonas periféricas del Mediterráneo Las lékythoi de figuras negras y fondo blan. Trabajos del Museo Arqueológico de Ibiza" 6.ritanas e ibicencas. Barcelona. esta y otras cuestiones quizá pue- casos. op. dos fragmentos en Ullastret (19). y en Memo. 1978. (12) v..1. 284. 1982. pero son muy es- dam (17). CXLVI. Jean·Jacques Maffre. 85 . Sánchez. IV. za. <¡Las cerámicas griegas de la Penrnsula lbé· (22) D. 1920·1927.. CIV. (15) V.M. (17) C. "Corpus de las terracotas de celona.Nases grecs de la collection 38. op. pág. XXVII·XXXI. op. poco exigente.. 1971. Trías. 83 y 85. lám. 3. lins o sobre otros yacimientos púnicos de la ticales o con cabezas humanas. "El Pecio del Sec». en este poblado_ De las lékythoi pan. Va. op... La cerámica ática de Ullastret.1981. Jean·Jacques Maffre. pág. XVlII. 1906. 327. Almagro Gorbea. 46. Pág. "La (23) V.16 Y G. en fragmentos de estos vasos en Levante y An. y probablemente lékythoi panzudas casos. XXVII· XXXI.. 1980. distantes en el Mediterráneo. Skpoje". 1913. (5) «Escarabeos del Mundo Arqueológico de Ibiza". Almagro Gorbea. BCH. Cu y CUI. Bar. G. «Revisión del recipiente de Nauk· (i8) M.1 Y 6 Y 7. op. cil. 80 Y 91.J. 1 Y 7. lams. 4. 679. Robinson. n? 242 y 248. (2) "Antigüedades Ebusitanas». (20) V. nuevos sobre la necrópolis del Puig des Mo- fía funeraria..8.6. fig. Picazo. sobre to. (6) V. (Ampurias). 1977.. Ibi. op. y en el sur de Yugoslavia. 1980. 84 n? 243 y C. BPH. poco cuidadas en su fabri- cuarto del sig lo V tiene también un paralelo cación se hacían para satisfacer a un público exacto en Ampurias. fig. (8) C. Vuckovic Todorovic. ses found in 1934 and 1938. 1961.

.

publicándose un primer informe Nos interesa destacar en primer lugar. 1951). cargándose su colaboradora Astruc de com- cias culturales. ra de campana y 1 pelice. L. Será en la década de los 30 cuando. tarea terés de la investigación arqueológica en An. y en recintos rectangulares o redon- tamente las conclusiones que presentamos.C. Sirot ini- repertorios cerámicos. M. ya que históricamente el in. que por Siret desde fines del siglo pasado. a fin de comprobar y resaltar la fiabili. el de mayor interés que hasta el momento hemos comprobado la para nuestro trabajo. fundidad. 6 crate- la Cultura Ibérica en Andalucía. comprendía 2 lécitos lógica y cronológica dentro del desarrollo de arybalísticos. a pesar de la importancia de los ha- del conocimiento que poseemos sobre la Cul. que todavía existen sobre su génesis y desa.000 tura Ibérica en Andalucía. sin embargo. ajuares de este grupo. en la desembocadu- rante los siglos V y IV a. se únen la ausencia de tipologías de los colaboración de la profesora Astruc. en- dalucia se ha polarizado hacia otras secuen. que se verá interrumpida por su muerto. los datos y con. la primera parte de nuestro trabajo 1951). con vistas a su completa publicación. M. 1907) que. La cerámica plares catalogados. IMITACIONES IBÉRICAS DE VASOS ÁTICOS EN ANDALUcíA por JUAN PEREIRA CARMEN SANCHEZ Presentamos en este trabajo las primeras V/LLAR/COS (ALMERiA) conclusiones sobre alguno de los aspectos de la «presencia griega» en el proceso de conso. compuesto por 300 sepulturas de inci- áticos. de valorar en su justa medida. que proporcionan Los yacimientos que hemos estudiado son una cronología estimada entre el 425 a. Este yacimiento que se localiza en la costa lidación de la Cultura Ibérica en Andalucía. pa- los siguientes: ra la cratera de columnas y mediados del si- 87 . con la rrollo. ra del Rio Almanzora. mediterránea almeriense. el estado actual nuación. neración. de los dioz conjuntos es la catalogación de los yacimientos en los sepulcrales identificados. cia la ordenación de los materiales recogidos dios sistemáticos. suelen ser crateras de columnas responsable del trabajo de campo su capataz y de campana. donde a las lagunas tumbas. para valorar correc. tras el análisis de los ejem. siendo el lo general. tidas de yeso (Astruc.C. en el que se depositaban las urnas dad que nos ofrecen la documentación ar. como el de las imi. llazgos que se cifraban en torno a las 2. cinerarias en pequeños agujeros de poca pro- queológica y bibliográfica. valoramos su dispersión griega de figuras rojas que aparece en los geográfica y presentamos su ordenación tipo. pletar el trabajo de la publicación (Astruc. a fin de los trabajos arqueológicos en 1907 (Siret. Pedro Flores. Así pues.. es el denominado Gru- existencia de imitaciones ibéricas de vasos po 1. du. En este trabajo. fue excavado por Luis taciones indígenas de vasos áticos. no tuvo una conti- clusiones que exponemos.. 1 cratera de columnas. y la escasez de estu. deados construidos COn piedras y lajas reves- La segunda parte.

lo que unido a sa. 1920.. cuya cronología se fija en la 1907... 29).. Las excavaciones en este impor- zaron las tumbas de mayor importancia por su tante yacimiento comenzaron en el año 1968 monumentalidad en los sectores I y 11. documentados durante to con una copa ática (Cabré. o estratos sociales. sur y oeste el Cerro del Real. construida con grandes lajas de piedra local 88 . 1920. de las que las dos de mayor interés se de Galera parecen más estilizados. ces y 6 copas. Motos. mo nombre. adobes y tierra apisonada. y proceden de los Sec- trada a poca profundidad. J. El hallazgo casual de se encontraba cubierto del mismo «barniz ro- la necrópolis y la riqueza de algunos de sus jo ibérico» que presentaba el ejemplar de co- ajuares. ejemplar presenta todos los elementos mor· De la sepultura n? 26 del Sector 1. un ejem- ma de proporciones es algo más estilizado plar imitando la cratera de columnas y el otro que el ático. la excavación oficial. El Sector 111. (Cabré J. 1951. situada en torno al Ce· to con «barniz rojo ibérico» y presenta ciertas rro del Real contiguo al casco urbano del pue· diferencias respecto al prototipo ático.. de tumba pequeña de planta cuadrada hecha de cámara con túmulo. bajo la dirección del Profesor Presedo Velo. trada (Cabré. págs. págs. F. provocó que desde la fecha de su des· lumnas antes reseñado. no presentando ningún tipo de imitando la cratera de campana (Cabré. Destaca entre los ajuares cerámicos un La cerámica ática procedente de la necrópo- ejemplar imitando una cratera de columnas lis comprendia 8 crateras de campana. publicándose los resultados de las zonas de enterramientos de distintos grupos distintas campañas en el año 1982 (Presedo. reció la tumba que contenía la famosa Dama vó a la conclusión de que corresponderían a de Baza. que F. J. y continuaron hasta 1971.. junto con otra copa procedente del su único ajuar (Astruc. hecho que les lle. de se deposita la urna cineraria. De los distintos sistemas F. 1920. guiar o cuadrada con corredor lateral de en- G. L. en forma de aljibe y el ti.. sobre blo de Galera. Motos. para el resto de los vasos (Trías. un ánfora de tipo pú- queada sistemáticamente por distintas fami· nico con asas en el hombro. F. J. tras que en el III documentaron los enterra. lám. 1920. dad de Baza en el centro de la Hoya del mis- En esta necrópolis los excavadores locali. arqueólogos a una excavación de salvamen- to y a la documentación de los materiales que BAZA (GRANADA) se encontraban dispersos en distintas colec- ciones particulares (Cabré. Este ejemplar aparece cubier- Necrópolis ibérica.. de enterramiento aparecidos en esta necrópo. pág. cuyo demoninador común es el ritual de miento con sus variantes. Motos. M. 1967). VIII. el C es una cista po 6 con cámaras tumulares de planta rectan. destacan por el A es un simple hoyo hecho en la tierra don- sus especiales características de monumen. pana. cubrimiento en 1916 hasta 1918 en que les fue El ajuar que acompañaba a estas imitacio- concedido el permiso de excavación a Juan nes estaba compuesto por urnas pintadas Cabré y Federico Motos. J. en la que se distinguen tres zo· todo en las proporciones que en el ejemplar nas. año en el que apa- mientos de menor entidad. a ragos generales enterramiento de incineración. y que no hemos podido localizar en los mientras que la tercera zona de enterramien· fondos del Museo Arqueológico Nacional. proce- fológicos de prototipo ático. 2 peli- procedente de la sepultura n? 58 (Siret.. fondo plano y de- lias del pueblo de Galera. limitó la actividad de los 1920. F. F. Sobre el localizan en una serie de lomas que rodean ejemplar que imita el prototipo ático de cam- por el norte. tos. la necrópolis fue sao destacando entre estas. Necrópolis situada a pocos kms de la ciu- págs. de la que constituia tores I y 11. pág. el B es una talidad los encuadrados dentro del tipo 5.. de fosa simple y encono mitad del siglo IV a. 1982). de los que sólo hemos podido documentar fragmentos del ejemplar de columnas en los fondos del Museo Arqueo- GALERA (GRANADA) lógico Nacional. 9 y 10).. pág.C. mien. 29). nemos la referencia de los excavadores. te- tos se localiza hacia el este. jun- queos más antiguos..J. 12-18). n? 12).. Distingue Presedo cuatro tipos de enterra- lis. si bien su siste· den dos imitaciones de cratera ática.C. 63-65). Motos. 55).glo IV a. Mo- decoración. coración pintada de motivos figurativos.

una fal. está decorada con pintu- ca. presentan. monumentales. pre. y sectores de circulas concéntricos cerca del cionan un marco cronológico desde finales del borde (fig. y los ejemplares son 10). entibada con piedras. con una urna sin decoración y un plato. n? cuerpo. 1 ra roja con motivos de ondulados verticales enócoe y vasos de barniz negro que propor. Es un simple hoyo excavado de tres urnas y de un vaso de fondo picudo. n? 8). Es un cata. 2. la carena es muy marcada y el pie no ta necrópolis gran cantidad de cerámica áti. 1. copas. El resto del ajuar estaba cales y tres más de cobertura. un asa de escudo y do.J. dos cabezas de clavo y res- Tumba 27. 171). y se acerca más al mode. Proporcionó esta circular excavado en el suelo. El enterramiento es un hoyo ex- de proporciones estilizadas. des donde se depositaron las ofrendas. pág. un asa de escudo. no tiene tamente en la roca del Cerro. Está excavada en la de figuras rojas fechadas como las crateras roca y recubierta de lajas y después estuca- en la primera mitad del siglo IV. La pasta de color rojizo. 1. 54. las columnas están ción de cratera de columnas. Esta tumba proporcionó dos presenta la superficie cUbierta del típico «bar. las columnas unidas y el pie apenas diferen- ciado del cuerpo. apa- reció una imitación de crátera de columnas. las imitaciones ibéricas de crateras áticas son una falcata. 1982.J. 127). 1. ta el prototipo ático de campana. un vaso ovalado el suelo es la roca natural aislada. (Presedo. 1982.J. estando formado el resto del ajuar por un kalathos. El único ajuar que apa- plares (fig. senta las columnas separadas y el pie alto di- ferenciado del cuerpo.. 66): lizada como urna cineraria. n? 9). fragmentos Turnba 83-A. 145). Como ajuar acompañaba un plato sin de- de menor tamaño. un brasero.J. F. reció junto con la urna fue una pesa de telar lo ático aunque de proporciones distintas. un soliferreum. de proporciones unidas y el pie está muy poco diferenciado del estilizadas sin decoración pintada (fig. Es otro de los enterramientos dros y bandas verticales en el cuello. una imitación de cratera de columnas. Enterramiento superficial que tos del enganche de un tahalí (Presedo. cavado en el suelo y probablemente recubier- nas unidas y sin pie. asas. pág.. apenas indicado. con una estructura muy pare- El resto del ajuar compuesto por 3 copas cida a la de la tumba 43.J. do dos poyetes como bancos adosados a las 1982. donde apareció tumba 7 ejemplares de imitaciones de crate. pág. El enterramiento es un pozo teras de campana áticas. Una cista formada por lajas verti. F.y el D es una fosa rectangular excavada direc. con las colum. el asa de un escudo. la pasta es clara y van cubiertas por necrópolis. n? 3). un engobe crema. y una urna de borde exvasado (Presedo. da. sin pie ras de columnas que se pueden agrupar en con las columnas separadas y sin decoración. Es una de las más ricas de la pintada. de proporciones más esbeltas. Tumba 98. un arco de fíbula. No presentan decoración Tumba 43. pág. F. dos pendientes. pág.J. 1982. 26). en el que se depositó una imita- ejemplares (fig.. Tumba 130. Proporcionó es. F. en la tierra donde se depositó la urna. un soliferreum. monócroma de color vinoso o marrón con mo- tivos de bandas horizontales junto con mean. una fal- 89 . crateras de campana... La tumba es un simple hoyo tipo de decoración. dos tipos: El primero que engloba tres ejem. to de adobes. El enterramiento es tri- ple usándose como urnas cinerarias tres cra. una pulsera de bronce. un soliferreum. Presentan una decoración coración (Presedo. se encontró en muy mal estado. presenta molduras. junto 1982. ejemplares imitando el prototipo ático de co- niz rojo ibérico» (Presedo F. donde. que imi. 160). enterramiento triple en el que apareció una ce vasos de cerámica a torno (Presedo. En el segundo con cuatro en la tierra. Tumba 118.. lumnas. Este ejemplar se utilizó co- siglo V hasta mediados del siglo IV a. con fig. paredes de la tumba. imitación de cratera de columnas que fue uti- 1982. 1 escifo. pág. no presentando ningún Tumba 125. mo urna cineraria "y el resto del ajuar se com- Los enterramientos donde se documentan ponía de un plato con engobe marrón rojizo. una punta de lan- los siguientes: za.C. F. Presenta muretes a lo largo de las pare- dos fíbulas de bronce. mientras que compuesto por un kálathos.

Almedinilla. La Bobadilla. 8. 5. 1. 90 . 6. Toya. 11. 2 Y 3. 9 Y 10. Gor. 1. 7. Baza. 4. 2 FIG.

o una fosa re- temas de enterramiento empleados. carro.cata y un brasero. y si las cubierta de adobes. proporcionan una fecha de la primera mitad rámica ática de figuras rojas. A. destrui. F. bien no presenta asas y va decorado con pin- El ejemplar que imita una cratera de colum. los Castellones.C. destaca un fragmento perteneciente a la ta. Este doble yacimiento poblado y necrópo- 1982. A. urnas globulares sin decoración. Río Guadiana Menor con su afluente el Ceal. fechada en el segun. que proporcionan una fecha de la primera mi. 1959. ha desembo- tilizadas aunque su tamaño es inferior al de cado en una situación de falta de contexto ar- 91 . Fernán- 245).. Rouillard. fue hallada en superficie y carece de contex. aunque presenta las los y sectores de círculos concéntricos junto columnas separadas y el pie diferenciado del con series de puntos paralelos (fig. cuerpo. 1. C. y al pa.. se completaron otros trabajos arqueoló- gicos entre los años 1959-1960 (Fernández Chi- Necrópolis de incineración en las proximi. Blanco Freijeiro. cargándose de su excavación la Dra.. Está decorado con pintura de color ro- jo sobre engobe claro. en las afueras de la aldea del mismo nombre. P. El cuarto ejemplar corresponde a un vaso tad del siglo IV a. En la cerámica importada los ejemplares áticos. 1967-68. campana. si el segundo cuarto. cuartos de gro con palmetas estampilladas y decoración círculos concéntricos y enrejados. n? 4). rra sin elementos constructivos. lis se localiza en la ladera norte del Cerro de La última imitación que conocemos de Ba. tudiar este yacimiento se debe a los proble- Junto con este material se rescataron cua. presentando una deco- destacan una crátera de campana del Retor· ración pintada monócroma de color rojizo. entre los que del siglo IV a. 9 cos. padera de una lecánida.. 2. La primera dificultad que se presenta al es- do cuarto del siglo IV a. destacan- piezas rescatadas presentaban algún tipo de do la aparición de una pequeña cámara sepul- asociación entre ellas. ajuares. y presenta motivos geo- métricos de bandas horizontales y paralelas. n? 5). meras comunicaciones sobre los resultados lumnas si bien sus proporciones son más es. ejecutados de ruedecilla y una patera precampaniense. píedra y yeso. (Blanco. CASTELLONES DE CEAL (JAÉN) líneas vertivales.J.. copas de figuras rojas y 6 de barniz negro que güentario de pasta vítrea. 1955-56. verticales. lo que unido a la parquedad de las pri- necen al tipo que imita la cratera ática de co. to arqueológico. En la necrópolis se distinguen cinco tipos da por labores agricolas. G. de enterramiento siendo los más numerosos ron rescatar algunos vasos integrantes de los los consistentes en una fosa abierta en la tie- ajuares funerarios.. F. de las campañas de excavación. dos escifos. dades de Gor en la Hoya de Guadix. y más tarde con la colaboración del Profesor Blanco Frei- CORTIJO COLORADO (GOR. es de proporciones muy estilizadas. tura de color vinoso con motivos de grupos nas. mas de conservación e identificación de los tro vasos casi intactos de los que tres perte. de la que se pudie. y motivos geométri. de bandas horizontales. de la necrópolis de incineración que fue des- recer llevaba una decoración pintada que no cubierta de modo casual en el año 1955. en- se ha conservado (Presedo.C. cral realizada con pequeños sillares.C. Se trata de un fragmento de Los materiales que se conservan repartidos la boca y el cuello que conserva las columnas en distintos museos proceden en su mayoria separadas. motivos geométricos de bandas. dez Chicarro.. semicírcu- jándose del modelo ático. 1959-60). El material rescatado estaba formado por La cerámica griega procedente de la necró- fragmentos de cerámica a tomo decorados polis está representada por cuatro crateras de con bandas horizontales. y fragmentos de ce. 1975). Trias. ale. círculos. pág. un un. GRANADA) jeiro. pág. 174). 1982. una taza escifoide. desconociéndose los sis. presenta un engobe rojizo. con bastante tosquedad (lig. cinco pateras áticas de barniz ne. que domina la confluencia del za corresponde a un ejemplar de columnas. con ted Painter. que realizó una prospección y dos campañas de excavación entre Mayo y Septiembre de ese mismo año. y con mayor precisión en que imitaría un cratera ática de campana.J. semicirculas y sec- tores de circulo concéntricos (Presedo.

Go!".2. 4. Toya. Castellones de cea!. 1. 5 y 7. Baza. 2 Y 6. 92 . 2 5 o lO 20cm. Ul'-""-'L!IU'"-'L'lul_ _ ----l FIG. 3.

FIG. 3. Toya. 93 .

2. 2. 1970).000. 1.. 1943-44). la gran cámara sepulcral de ra destaca la decoración: pintada de semicir- sillares con cinco compartimentos donde se culas concéntricos. terramientos descubiertos a 3. junto con una cratera ática de cam. decoración pintada de motivos geométricos tí- pana. yacimiento de Toya. muerto y los que formaban parte del ajuar jun- na 388). las condicio. 1. n? 1) junto con él. tos. Bernier. J. los perfiles dos platos. el número de en- La cerámica griega procedente de esta ne.. 2 y 3). 1868). aunque auto- recían con pequeñas piedras (Cabré. J. incluso uno de ellos no lleva las columnas y idéntica a la que aparece en la imitación de presenta una decoración pintada de bandas un vasito de un juego de tocador del vecino horizontales y paralelas (fig. ro será el de los que imitan la cratera de co- mente. J. tal co- 94 . e círculo concéntricos y la decoración plástica.C. C. 5 y 7). tumbas se hallaban a medio metro de profun- porcionan una fecha de mediados del siglo IV didad y que estaban formadas por cistas cons- a. 1925. núms. 1967-68). to con otros elementos no cerámicos.C. y el saqueo posterior no permitió documentar el contexto arqueológico de los distintos ente. ele- Mergelina. 2. res modernos (Fortea. en marcándose el de. truidas con lajas de piedra. 1979. destaca la decoración monócroma de color rojizo con motivos de grupos de bandas A esta necrópolis ibérica pertenecen algu. que encontró 253 enterramien- cos abiertos en el suelo donde las urnas apa. si bien hay una eviden- te alteración de los perfiles de los prototipos TOYA (PEAL DE BECERRO. El prime- campana (fig. ALMEDINILLA (CÓRDOBA) rramientos.. corresponde a la tumba n? 6.C. núms. C.. Sin embargo. (Pereira. es una fosa sim. J. excava. desta. 2. raver. JAÉN) áticos. y plástica en forma de ave depositaban las urnas cinerarias y las ofren. de ellos 250 de incineración. que sirve como elemento de aprehensión (fi- das de los ajuares.y de un Cruz excavada en 1867 por Luis Maraver (Ma- pequeño lote de tumbas consistentes en hue. van quizá exageradamente. ático (fig. una falcata y restos de piezas de y elementos morfológicos.. procedentes de este yacimiento. ejemplares en el que el sistema de proporcio- ricos. n? 1). en cuyo interior se sarrollo de esta necrópolis entre los siglos VI encontraban los vasos con las cenizas del a principios del III a. apareciendo una decoración pin. ciones y elementos morfológicos el modelo ple encontrada entre 2 a 3 metros de profun. n? 5) sí conocemos su contexto arqueo. han modificado las proporciones. 1959-1963). res idénticos (píxidas). horizontales y paralelas que enmarcan dos fri- nos de los elementos más espectaculares de sos de circulas concéntricos y un friso con la Cultura Ibérica en la Alta Andalucía. En la tapade- cando sobre todo.queológico fiable para un sector importante Los ejemplares que imitan formas áticas de los materiales. L. aunque no fiel. n? 6). carecen de Aparecen procedentes de esta necrópolis contexto arqueológico y los podemos agrupar dos ejemplares que imitan la cratera ática de según el prototipo ático que imitan. lo ático (fig. y ejemplares que decorada con bandas pintadas de color rojo. 1 copa y 1 lécito aribalística que pro. y los imita perfectamente el sistema de proporcio- perfiles sobre todo en el ejemplar n? 7 se han nes y los elementos morfológicos del mode- modificado. un ejemplar que imita con fidelidad en propor- da en Septiembre de 1955. y en la actualidad sólo tenemos información sobre la cámara sepulcral de si. Oxford con una fecha en torno al 380 a. en el que aparece un ejemplar que elementos morfológicos como las asas. n? 2). (frías. esquema en la perfección de la imitación: hay lógico. G. nes en que se realizó su descubrimiento. pági. otro que ha modificado las didad con un ajuar compuesto por una urna proporciones (fig.. atribuida al pintor de la Gripomaquia de picamente ibérica (fig. Para este último ejemplar En el segundo grupo se mantiene el mismo (fig. presentando una un carro. destacando en el n? 5 los dos frisos de nes se ha alterado. Necrópolis situada al sur del Cerro de la llares -que no debió ser la única. aparecen dos tada de motivos geométricos típicamente ibé. 2. En el tercer grupo aparecen dos ejempla- (Blanco. sabemos que las campana. crópolis consiste en 13 crateras áticas de F'ür los datos de Maraver. ya que no presentan algunos de los lumnas.. siendo más estilizados. gura 3). decoración plástica de rombos.

Procede de esta necrópolis un ejemplar que senta unas proporciones más esbeltas que las imita el prototipo atico de la crátera de colum- del prototipo ático. son muy simples. 1973). El que imita la cratera de columnas. pero base (fig.. y el cuerpo horizontales y paralelas en la superficie exte- presenta una inflexión en el sector central. L. 2. (Fortea. De pasta cuidada y com. Bernier. badas con pequeñas piedras. La mayoría de los enterramientos ex- un soliferreum. documentada en la bibliografía (Monteagudo.C. El segundo ejemplar imita. reci- llegue hasta nosotros (De los Santos. aunque carece de contexto y presentan unos resaltes prismáticos en la arqueológico. forma cónica y el pie alto adosado. solución ta con la superficie alisada. la mayoria de los perficie del cuerpo en zonas donde la decora.. P. La pasta es cuidada y compac. mantiene la distinción entre boca. dos vasitos de pasta vítrea y dos Los dos ejemplares corresponden a una fragmentos de cerámica griega. pana.. el prototipo de la cratera de da de color vinoso. sobre el que se aplicó una decoración los siguientes aspectos: en primer lugar. el he- pintada de color vinoso. situada entre el Cerro ausencia de ceramica griega (Sandars. como la necrópolis de Baza. destacando la ausencia de fechable entre los siglos V-IV a. J. bió en su superficie un engobe color crema. salvo la cá- cerámica griega coincidiendo con la tónica ge. cuya fecha gira en torno a la primera mi. y una banda en la cara interna del lomo destacando su pie alto y moldurado. das. 1975). se une la constatación a través de la biblio- 95 .. 1. Los enterramientos de las incineraciones L. 1906). pulcral. H. las columnas están unidas nas (fig. 1973). ido descubriendo distintos enterramientos. si bien excavaciones panera Baja. fecha en el siglo VI a. (Engel. nado un contexto arqueológico fiable. ya que no tiene asas. Maraver y distintos autores señalan la Necrópolis ibérica. cho de que salvo on contados yacimientos. neración y una cámara sepulcral realizada con procedentes de la única tumba que aparece lajas de piedra. apareciendo a fragmentos de vasos a torno y completan el muy poca profundiada incluida la cámara se- ajuar una falcata. terial disperso en distintas colecciones priva- De este yacimiento proceden dos ejempla. 1970). es la generalmente admitida para fechar el que por un lado recoge gran cantidad de ma- apogeo de la necrópolis.. A pesar del borde. No lleva las columnas. pero las condi. cuello. (Rouillard. a base de bandas anchas campana. n? 11). El enterramiento era una cista reali. sin ningún tipo de preparación. LA BOBADILLA (JAÉN) sor (Monteagudo. y por otro descubre '19 tumbas de inci- res que imitan prototipos áticos de crateras. a lo que cos. una espada de hoja recta. 1953). J. medinilla. aunque ejecutada de modo más tos- ciones de conservación no han permitido que co. los distintos yacimientos queremos resaltar pacta. La pasta. A. rior.C. El ajuar estaba hoyo sencillo. J. agricolas y las rebuscas de clandestinos han ca.. po y pie. rante el año 1966 a partir del cual las labores cionado algunos fragmentos de ceramica ati. semicuidada y compacta. Descubierta de modo casual. cuer- po en forma cónica al que se adosó el pie al. mo aparece en un dibujo realizado por Bon. Destaca el acabado del cuer. del Esparto y una zona denominada La Cam- 1913) en la necrópolis. formado por once vasos a torno con decora. (Maluquer. destacando el acabado del fondo en to moldurado. mantiene el sistema de proporciones Del estudio de los ejemplares reseñados en del prototipo ático. con motivos de ban.C. du- posteriores en el Cerro de la Cruz han propor. das horizontales y paralelas que dividen la su. mara sepulcral con un aríbalo vidriado de ti- neral de la necrópolis. que debió ir de. un soporte circu lar cerámico. que por Maluquer de Motes (Maluquer. y en algunos casos aparecen las urnas enti- ción pintada. J. aunque de mane. pre. po egipcio.. n? 6).. similar a la documentada en el ejemplo de AI- corada con motivos pintados. las urnas se colocan en un zada con seis lajas de piedra. 1953). y sectores de circulas concéntri. 1950).. ejemplares catalogados proceden de hallaz- ción estaba formada por ondulados verticales gos y «excavaciones» que no han proporcio- y paralelos. que Maluquer imitación de cratera de columnas y de cam. de no reflejar fielmente los elementos morfo- lógicos. sobre el que se realizó una decoración pinta- ra imperfecta. hasta la excavación en 1972 del yacimiento tad del siglo IV a.. cuatro puntas de lanza y un cavados por Maluquer proporcionaron un ajuar regatón de hierro.

Riotinto. Baza. 11. I()CX)InIS 1/13bO. Dispersión de las imitaciones ibéricas de formas áticas en Andalucía. 7. Villaricos. Toya.{i~~: 7"""(. 8. 2. CRATERAS DE COLUMNAS O CRATERAS DE CAMPANA • 1/ 1. Cea!. Chuche. 4. 1. Víllaricos. Gor. Baena. Montoro. 4.3óO. 3. 96 . 12. Almedinilla. Toya.oXJ MAPA 2. .----r-r. 10. Adrea.v" . . La Bobadilla. Mesas de Asta. ':'i. 6. 5. 9. Galera.'. 3. Dispersión de las cráteras áticas de columnas y campana en Andalucía. 6. 1. MAPA 1. 7. 2. 8.1"-':"'7¡--- . Baza.-. 5. Galera. Cástulo. Ceal.O:n.

97 . MAPA 4.MAPA 3. Relación entre los yacimientos con imitaciones de cráteras de columnas y "Crateriformes». Relación entre los yacimientos con imitaciones de cráteras de campana y «Crateriformes».

por un lado no tenemos los da. A2. Toya. Pertenecen a este subgrupo. si bien no con tanta perfección rio en que aparecen todos los ejemplares ca. bién el sistema ele proporciones caracteristi- nes aticas. los ejern- taciones (Mapa 2). coración pintada de motivos geométricos ca- tos suficientes sobre el contexto arqueológi. necen a este Subgrupo los ejemplares de To- mar esta función en la imitación de una cra. tipicos de la cultura ibérica an- res funerarios -por falta de detalle en la des. dentro de este gru. Pertenecen a este grupo los drográficas del Guadiana Menor y el Guadal. 5 y 7). ejemplares incluidos en este grupo los desig- ne para los prototipos áticos de crateras de namos genéricarnente corno «Crateriformes». las columnas. 1. R. característicos de las crateras como las asas. Gor (fig. Comprende los ejemplares que imitan tos de origen las cráteras de columnas. en. ca de los prototipos aticos. procedentes de en. ejemplares de columnas y campana proceden- quivir. y en la tumba ras de campana. que han transformado los per- ra distinguir una utilización preferente en en.a. Al segundo grupo que denominamos B. Presenta pastas En segundo lugar. dan- daluza -fosas simples o revestidas. n? 1). Baz. perfumes dentro del ajuar funerario. racteristicos de la cultura ibérica andaluza. y la Bobadilla (fig. tricos pintados. Ceal. 130 de la necrópolis de Baza. n? 3). El marco cronológico en el que se desarro- cen todos los elementos morfológicos de los lla la evolución de estos grupos de imitacio- prototipos áticos y no presentan dudas sobre nes. n? 11). morfológicos. n? 1) (fig. Los ejemplares estudiados los hemos orde. cuidadas y compactas y restos de engobe ro- ción de yacimientos donde aparecen estas jizo en la superficie interna y externa. lajas o de mamposteria. 3).pudiéndose confir. files y que tampoco reproducen el sisterna de terramientos masculinos o femeninos. se situa- su carácter de imitaciones. función que no queda totalmente de las columnas-. carnbio en el sistema de proporciones. donde se depo. per- sitaron las cenizas del muerto también en el tenecen todos los ejemplares que no repro- interior de una imitación de crátera de ducen algunos de los elernentos morfológicos columnas. advirtiéndose un talogados. en la alta Andalucia en las cuencas hi. maño. hasta 98 . 1. fecha en que (01- po distinguimos dos subgrupos: rnos. Perte- cripción de los mismos. frente terramientos con morfa logia tipica del área an. reducción del ta- constatada en los casos en que aparecen aso. 2. cistas de do como resultado ejernplares mas esbeltos. n? 6) y Almedinilla para los ejernplares que re- do como referencia los elementos formales y cuerdan las crateras de carnpana. destacar la concentra. que explicaremos mas adelante.. n? 2). ya (fig. núms. sino tam- tanto imitaciones ibéricas como importacio. n? 4). cia en la localización de las imitaciones en los para las imitaciones de crateras de columnas distintos enterramientos_ y los ejemplares de Baza (fig. proporciones de los prototipos áticos. tes de Toya (fig. globa todas aquellas imitaciones que reprodu. nado en base a criterios morfológicos. La to- tre enterramientos de tipo monumental y los talidad de estos ejemplares presentan una de- mas sencillos. 2. no sólo los elementos morfológicos. y en los pocos casos en que la informa. co. cu- describimos: ya función parece ser la de recipientes para El primero que denominamos Grupo A. 1. Ceal (Iig. 2. coincidiendo con el área de mayor ex. 1. para las irnitaciones de crate- tera de columnas en Villaricos. 1982). junto con motivos decorativos georné- ciados a otras formas ceramicas en los ajua. 2.y su posible utilización como urnas ci. Todos los las proporciones indicadas por Ritcher y Mil. pansión de los prototipos áticos de estas imi. como los del Subgrupo A1. al característico de los prototipos áticos. 1935). Grupo aparte quizás se deberia formar con presentando dos grupos que a continuación los ejemplares procedentes de Toya (fig. ria entre finales del siglo V. columnas y campana (Ritcher y Milne.grafía del extravio de materiales de interés. en un intento de remedar la decoración de los Galera. Toya (fig. quizás imitaciones (Mapa 1). señalar el contexto funera. nes de los elementos rnorfológicos -unión nerarias. y cámaras sepulcra. daluza y también «barniz rojo ibérico". yen.del perfil. dejan de fabricarse en sus pun- A 1. Se constatan en este Subgrupo rnodificacio- les. ejemplares áticos. Toya (fig. toman. Pertenecen a este Grupo los ejernplares de ción es más completa no apreciamos diferen. n? 3). Gor. 2. piares que reproducen todos los elementos En tercer lugar. por lo general. Tampoco tenemos los datos suficientes pa.

no es todo lo prescinde de algunos elementos morfológicos completo que desearíamos. duciéndose una primera imitación fidedigna ta paradoja. nas (fig. crateras áticas de campana. Gor. 6. nas que corresponden a los ejemplares de res áticos conocemos en la actualidad. la urna de incineración tipo Cruz del Negro. plares encuadrados en los Subgrupos A 1 Y A2 der de vista que formulamos esta hipótesis (fig. Galera cuya imitación será exportada a otros encla- y Baza. y su ocsta mediterránea (Mapa 3). 3. se realiza la difusión de los vasos áticos por los indígenas y su cam. Puente del Obispo. de las que existían numerosos Será en este momento. Situa.. polis ibéricas como las de Toya. la imitación de cratera de columnas de pro- bio de funcionalidad. cuando irrumpen en Andalucía las las imitaciones (Mapas 1 y 2). las pri. J. que como ejemplar de columnas tipo A2 e incluso se hemos señalado anteriormente. Ceal. se evoluciona localmente hacía deradas como piezas exclusivamente indíge- un modelo de proporciones más esbeltas (fig. núms. que las crateras ción pintada típicamente ibérica.. y el sistema de de los ejemplares comprendidos en el Grupo proporciones ático. mo La Guardia. 7. 1. su número de na tenían un amplio mercado como artículos ejemplares y su ámbito territorial no va a ser de lujo y de prestigio. sión de los anteriores productos áticos. Sin entrar en el tema de la aceptación de Desde Toya pues. 5. los patrones morfológicos y decorativos de la meras imitaciones reproducen exactamente cerámica ibérica andaluza.C. junto con la aparición de la decora- 1979). lo ático. Gor. ción opuesta se daba en las crateras áticas de 1. nos per. 9 y 10). pro- mite plantear una posible explicación para es. Toya.. núms. campana. La Cultura Ibérica las crateras áticas se inicia con la recepción y sus actividades artesanales están en pleno en Andalucía de crateras áticas de columnas auge y aunque las crateras áticas de campa- en el último tercio del siglo V. 4. 2. pensamos que lleva a cabo comprobar la importancia de la cuenca del en la alta Andalucía y más concretamente en Guadiana Menor. 1. Todo ello sin per. Toya y Almedinilla. llegando a coexistir en algunas necró. Galera. el Subgrupo A1 (fig. Pero en la mayoría de los dentro del marco del actual conocimiento so. ves ibéricos. del alto. n? 3 y 11). Galera (Belén. 1. 1 y 2). crateras áticas de campana con imi. al ser consi- de columnas. momento en que proli. Así pues. Baza. núms. Esta transformación realizada por al. 4. En este proce- dispersión geográfica: so de difusión pensamos que se realiza la mo- La primera cuestión se refiere a la aparen. perfiles de las imitaciones. medio Guadalquivir y la pología propuesta para estas imitaciones. so de los ejemplares encuadrados en el Sub- taciones en Andalucía eran las de columnas. mediados del siglo IV. tan amplio como el que presentará más tarde sino que se insertarán directamente dentro de la cratera ática de campana. Cástula y pana. un ejemplo válido es el B y que denominamos crateriformes y que co- ejemplar de columnas de Toya encuadrado en rresponden a los yacimientos de Gor. en el que se señalaba. hacia otros encla- dos cuestiones: las que se plantean de la ti. en prensa). J. n? 2). dificación de los elementos morfológicos y te contradicción que se formulaba en un tra. La segunda cuestión de interés consiste en fares indígenas. 8. ves ibéricos del Alto y Medio Guadalquivir co- taciones de crateras de columnas y de cam. y sugerir una posible línea de evo. Baza. asentamientos ibéricos se está imitando ya el bre la cultura ibérica en Andalucía. 5. grupo A2 de imitaciones de crateras de colum- siendo de éstas de las que menos ejempla. Este sería el caso los elementos morfológicos. a mediados del si- ejemplares y sin embargo parecían escasear glo IV a. tado un proceso de transformación local de dalucía. y su el número de ejemplares y el área de disper- ordenación tipológica antes reseñada. que hasta el momen- Posteriormente y quizá coincidiendo con la to no se les incluía dentro de las imitaciones interrupción de la llegada de crateras áticas de crateras áticas de campana. respecto al mode- bajo anterior de uno de nosotros (Pereira. en los enclaves de Toya y Galera con ejem- lución de estas imitaciones. no se imitan fielmente. Villaricos y Almedinilla (lig. M. como en los casos del Grupo N de Toya y la Para nosotros el proceso de imitación de Bobadilla (fig. Pereira. donde ya en el siglo VI se ha documen- feran numerosas producciones áticas en An. queremos centrarnos en porciones más estilizadas. 2. como vía natural de acceso 99 . tal es el ca- áticas que presentaban mayor número de imi. n? 1). que amplían en El análisis de las distintas imitaciones. 6 Y 7).

nes Arqueológicas. (1955-56): (Prospecciones en los sa de Velázque¿ Vol. (1975) «Les coupes attiques a figures rou- Revue Archéologique. A. (1913): «The weapons of Iberlans)).G. la alfarería. M. Este potencial económico debió asentamientos de carácter estratégico corresponderse con el auge de una serie de -Ceal-. Asi pues. J. Symposium de Prehistoria del Va· Cabré. XXVI. Madrid. J. Engel. trabajo. (1907): "Villaricos y Herrerías)). Vol. y Motos. Vol. Blanco. (1920): «La necrópolis ibérica de Tu. y Pereira. Informes Mergetina. N. Ritcher. (1953): «Album gráfico de Carmona)). Monteagudo. 100 . Maraver. cuyos habi- laban desde Cástulo. n. social ibérica del sur de la Península Ibéríca)). Valencia. (1951): "La necrópolis de VHlaricos)). Madrid. B. M. París. Picaza. Ministerio de Cultura. y Memorias de la Comisaría Genera! de Excavacio. Barcelona. Real Academia de la Historia. C. Madrid.. A. Jaén. G. términos de Hinojares y La Guardia)). Volumen en el Museo Arqueológico Nacional". J.E. F. 11 Ruiz. (1925): "El sepulcro de Toya".E. Vol. tugí» J. (1977): «Las clases dominantes en la formación y fll. (1868): «Expedición arqueológica a Almedini· Trias. 1/1 ges du IV siecle en Andalousie)).I. A. Córdoba. Memorias de la lIa. X. (1935): «Shapes and names of At· Madrid. en la BIBLlOGRAFiA Astruc. (1963): «Tarros de cerámica ibérica Andaluza». Jaén". (1959): «Cerámica griega de los Castellanes Pereira. P. Vol. Mesa Redonda so. C. J.J. lienian vases)).AA. Maluquer.A. AE. 1976) (Ruiz. carro. historia y Arqueología. (en prensa): "Cerámicas a torno con AE.A. ('!970): «Recintos y fortificaciones quio estructuras sociales durante la Antigüedad. XXXVI. Linares. (1973): «La necrópolis ibérica de la Sobadj· Siret. que entre fines del siglo V y me- recen ejemplares imitando crateras áticas diados del síglo IV a. tanto los que corresponden a importados. (1967·68): ((Cerámica griega de la Peninsula Ibé- lIa». Olmos. Año 111. Sandars. M.. Madrid. (1906): HFouitles et recherches a Almedinitla» Rouitlard. tetania ibérica)). De los Santos.S.SJC. XI. S.. (1950): HGuía del Museo de Córdoba)). L. con 1977).SEA Mem. y Sernier. Mélanges de la Ca· Fernández Chicarro. 14 y 15. N.A Madrid.al Alto Guadalquivir y a los distritos mineros cuenca del Guadiana Menor se localizan una argentiferos de Sierra Morena. C. Madrid. Memorias de! Seminario de Pre· Oviedo. A. 8elen. de Sierra Morena. /fe del Guadalquivir. 119 Madrid. L. hecho ya reseñado por tantes controlaban la via comercial del metal algunos autores (Pi cazo. J.E. Salamanca. que se contro. y Milne.o 25. Colo· ¡:'ortea. L. y contaban por lo tanto. Madrid. decoración pintada en Andalucía)).O Cabré.C.A. era capaz de fabricar coincidiendo además. M. historia. Madrid. serie de asentamientos ibéricos. J.O 25. (1979): «La cerámica ibérica procedente de Toya de Ceal». como los que se localizan en áreas actividades artesanales entre las que destacó de potencial riqueza agrícola -Baza-. Madrid. A. J. apa. Blanco. R. Vol. M. Homenaje a Conchita Femández Chi· tal. Presedo. (En prensa): «Vasos áticos procedentes de la Oretania núms. B. con el área donde son los ejemplares que hemos estudiado en este más abundantes las importaciones de produc. tos áticos de toda Andalucia. la capacidad económica necesaria para la ad- cimientos de interés que jalonan esta cuenca quisición de importantes stocks de productos hidrográfica. rica)). provincia de Jaén". G. Revista de Bellas Artes e Historicoarqueológica. H. E. Archivo Español de Arqueología. (1943·44): ~(Turgia: reseña de unos trabajos". (1982): ~(La Necrópolis de Baza)). (1982): <Naso griego y caja funeraria en la Bas· bre colonización fenicia en el Mediterráneo Occiden. ibéricas en la Bética)). Es muy significativo que todos los ya. Madrid. Trabajos de Pre- XXXII. F. Valladolid.

ticas que se han descrito. de neas generales del comportamiento de esta paredes de 2 a 4 mm de espesor. LAS JARRITAS BICÓNICAS GRISES DE TIPO AMPURITANO por CARMEN ARANEGUI GAseó La presente sistematización de las jarritas ampuritano no reúnen todas estas caracterís- bicónicas grises de tipo ampuritano está he. de Ampurias fabricaron vajillas grises (1) pero tales. de modo que apa. con todas las 101 . por otra. no. les o regionales. cuidada. a partir de un momento de- puede ser de color más claro y puede haber terminado y desde un centro capacitado para pequeños pegotes de arcilla en las zonas que ello. he considerado una forma. color o algo más oscura que la pasta. en ella Es indudable que las áreas del hinterland se aprecian. La tipología completa de las producciones puesto de granos minúsculos de mica y de grises de tipo ampuritano está aún pendien- granos blancos silíceos que. han estado en contacto. algunas huellas digi. limpia y cortante. articulado en distintas categorías loca- la cocción. todo el espacio cronológico implicado y la que rámicas helenísticas del Mediterráneo alcanza una dispersión geográfica más amplia. con un desengrasante com. influidas o no por Ampurias. la más típi- ficie externa está tratada para garantizar la im.C. La cocción se realiza en hornos que las no es menos cierto que sólo algunas formas jarritas se apilan. da para el torneado se aprecian frecuentemen. tudio. pueden dejar en ella al. Las imi. de excavaciones antíguas (2). de Francia la tradición de la cerámica gris es- gún arañazo debido al movimiento del torno. La super. La atmósfera de coc. ta producción se extiende desde el siglo IV to de vista de su difusión exterior lo cual per. cha con la perspectiva de analizar un material El período cronológico que conviene a es- muy característico de Ampurias desde el pun. a menudo. en gran par- taciones locales de la cerámica gris de tipo te. la que tiene una continuidad a lo largo de elevar esta cerámica a la categoría de las ce. tigador ante un volumen de material conside- nica que deja a veces poros al quemarse con rable. tá tan arraigada que su estudio sitúa al inves- en la pasta hay también algo de materia orgá. en el caso de te. por una parte. recto de 400 piezas procedentes. plantear el radio de acción La jarrita bicónica es la forma más caracte- de un producto que necesariamente tuvo su rística de la cerámica gris de tipo ampurita- foco de distibución en Ampurias y. Por eso ha sido elegida para plantear las lí- Es ésta una cerámica a torno. por lo que. ca. lacionados con un fenómeno de repercusión rece recubierta de una barbotima del mismo amplia. Las huellas de la espátula emplea. de fractura cerámica en el marco helenístico occidental. Occidental. mite. hasta el I a. en razón de hacer viable este es- te en el tercio inferior de las piezas. para obtener unos criterios generales re- permeabilidad de la pasta. por eso su tercio inferior fueron exportadas. En la mitad norte de Catalunya y en el sur aflorar a la superficie. Este trabajo está basado en el examen di- ción es reductora salvo excepciones.

3 cms. dividual o familiar de un producto que no se tableciéndose la datación a partir de la crono. E-1. 53. y en las tumbas 31. otra. En consecuencia estas jarritas deben los criterios de seriación han tenido que deri. ne un sentido determinante en esta forma ge- terpretar una documentación de esta índole. Asi- En el estudio de las jarritas bicónicas. tra- constituido un hecho de utilidad por la facili. Coexisten tres tamaños di- sobrepasa los lirnites de la zona de origen. 58.5 cms. más corrienternente. ta de clasificar pequeños fragmentos y. al diámetro rnáxirno. Obligada a in. inferior tengo datos suficientes para fijar un foco prin. 40. Los ejernplares rnás antiguos son de color purdán y el Languedoc occidental en donde gris plomo. dentro de la categoría de la del poblado y por una pieza de la Tombe de cerámica gris de tipo ampuritano por la cali. perficialno siempre está bien conservado. Antecedentes 2.1. hechas a superficie como en la fracción. Este conjunto de piezas pone. la capacidad del tarnaño intermedio es de 2. En ignora y por las piezas de la inhumación 26 las forrnas 1A. achocolatado o negro. 1. y de 8. es el resultado de la agrupación de las piezas Esta forrna está documentada en Ampurias analizadas una vez considerados su aspecto por ejemplares cuya procedencia concreta se externo y las dirnensiones que presentan. Pech-Maho está representada por ejemplares ran. en ocasiones.C. ésta con dos asas. El resul. pero que ejemplares. Las formas (fig. 5 Y 7 con sus tres variantes se de la necrópolis Martí y de la inhumación Bon- observan bloques compactos. tanto en la se presentan ya en el siglo IV a. Chef (6). la va. Se encuentra también en Ullastret reconocibles. Jarritas bicónicas de cue- llo liso Las jarritas bitroncocónicas grises se con- figuran en el área comprendida entre el Am. en otros casos. están hechas mediante la superposición de cibles. aparecen (cabaña SE. Forma lA. más gruesas en los extremos que en rición las jarritas bicónicas grises muestran la parte central. no obstante. Predominan las mo lo que. de manifiesto que su fabricación ha sido evolución de aquellas formas de las que se hecha por alfareros que siguen una técnica conservan cantidades significativas de uniforme y utilizan una misma arcilla.5 a 5. neral.5 a 8. logía arqueológica correspondiente. ha podido determinar. en las tumbas formas menos hornogéneas desde el punto de I y IV de Cabrera de Mar (5) y en la necrópolis vista rnetrológico o cornpuestas por un núme.dificultades que ello supone. ser consideradas como recipientes de uso in- varse de los rasgos físicos de los objetos. n? 1. en consecuencia. 64 Y82. n? 420). Ila sido la de la relación altura-diámetro máxi. notándose. Borély n? 15021) de Marsella (8). rnano del Bronce Final y del cornienzo del Hie. que unos rasgos en cornún que las hacen recono. su acabado su- torno pero con técnicas de acabado que rnan. pero. 1) 420/400 cms3 mientras que la del más peque- ño es de 250 crns3 El tamaño más usual es La tipologia que se enurnera a continuación el intermedio (3). no aplican rigurosamente el esquema forrnal propio de la producción en serie. es. la mismo hay una jarrita completa de esta for- proporción que se ha revelado más operativa rna en la necrópolis de la calle Tapis Vert (inv. asi corno una proyección exterior que dos tiras de arcilla. de 12. de cinta. 37. dificulta la atribu- jarritas halladas en enterramientos lo que ha ción a una forma determinada cuando sr. pone en evidencia que la capacidad tie- tes en la mayoría de los casos. los fondos son predomi- cipal aunque me inclino a dar a Arnpurias un nantemente planos o casi planos y las asas protagonisrno en este proceso. ferentes cuyas respectivas alturas son: de 17 a 15 cms. Desde su apa. 102 . Para las fases de transición no altura es igualo. en definiti- tado alcanzado refleja. En ro insuficiente de unidades que se conside. de La Albufereta de Alicante (MA-5856). En Ensérune (7) dad de sus pastas y por sus caracteristicas se encuentra entre el material de la acrópolis de fabricación. por dad de reconstruir los ajuares correspondien. El aspecto que define esta forrna es que la rro Antiguo. ha- tienen tradiciones propias de la cerámica a biendo piezas más pesadas que otras. perfectamente joan 16 (4). por una parte.

--
1C

o 5 cm
~_ ... j ~~,~ .. " .. '- .---.J 10

1A Ampurias, inh. Bonjoan, 16
1B. Peyriac·de·Mer, PM 38
1C. Ampurlas, inll. MarU, 180
1D. Ensérune, turnba 167

103

En atención a la asociación de estos Ilallaz- acrópolis y de las tumbas 167 -con dos
gas con cráteras áticas del final del siglo IV asas-, y 155 -con una pátera con roseta pi-
a.C. y con cerámicas proto<;ampanienses de alpha-rho- de Ensérune.
talleres del Languedoc-NE y del taller de Ro- La cerámica fina que acompaña tales hallaz-
ses (9), puede proponerse para las mismas una gos abarca desde las cerámicas áticas del fi-
cronología comprendida entre el 325 y el 225 nal del siglo IV a.C., a las imitaciones del ta-
a.C. ller de las tres palmetas radiales y de la for-
ma 55 de Roses (13), las del taller de las rose-
tas nominales (14), y la cerámica campanien-
2.2. Forma 18. Jarritas bicónicas de cue-
se de la segunda mitad del siglo II a.C. (15) en
l/o liso con base convexa
el caso de la tumba de Les Corts que, por te-
Una cantidad limitada de ejemplares pre- ner una tipología anómala dentro del conjun-
senta una altura media de 13 a 10 cms, algo to de jarritas grises de esta necrópolis y una
superior a la del grupo intermedio del aparta- cronologia extraña al resto de las piezas de
do anterior, y, al mismo tiempo, asas un poco la forma 10, considero que no modifica la da-
más anchas -de 2,6 a 1,9 cms- y fondos tación general del grupo, centrada entre el 325
convexos que dan lugar a una superficie anu- y el 200 a.C.
lar de apoyo. Esta forma está bien represen-
tada en el poblado de Le Moulin (Peyriac-de- 2 5. Forma 2. Jarritas bicónicas con un re-
Mer) (10) Y en Bassanel (Olonzac). salte en el cuello
La decoración a base de una moldura en re-
2.3. Forma 1C. Jarritas bicónicas con el lieve en el cuello de las jarritas bicónicas se
cuel/o pulido verticalmente manifiesta por primera vez en esta forma cu-
La aparición de un alisado vertical hecho ya aparición es, probablemente, algo posterior
con una pequeña espátula sobre el cuello, pa- a la de las jarritas de cuello liso. Hay, sin em-
rece sintomática de un taller determinado cu- bargo, una relación entre ambas formas ya
yos productos se reparten por Ampurias (ne- que también la forma 2 muestra un diámetro
crópolis Martí, inhumaciones 26 y 180), Ullas- máximo superior a la altura y asas de cinta.
tret (campo triangular, corte 3, E-V, n? 2.841, Además algunos ejemplares tienen el cuello
y corte inferior Frigoleta, 1, E-III, n? 397), Pech- alisado verticalmente.
Maho, Peyriac-de-Mer, Montlaurés (Fouille Las piezas con surco rehundido en la base
Giay, 1960, 2) Y Ensérune (acrópolis y tumbas externa son mayoritarias (2A). Se encuentran
44 -con dos asas-, 62 y 178). La simultanei- en Ampurias, Ullastret (camino 3, E-2, n? 124,
dad de esta variante con materiales áticos tar- y muralla Frigoleta, sector 5, 2, E-III, n? 759),
díos e imitaciones regionales de cerámica de Puig Castellet (16), en la Tombe de Cllef de
barniz negro, apoya la misma cronología que Pech-Maho, en la tumba 176 de Ensérune -.-
se ha propuesto para la forma 1A. con dos asas--, en la tumba 5 de la necrópo:
lis de Les Colombes (Beaucaire) (17) y en la
del Pharo de Marsella (inv. Borély, 1943-3443)
2.4. Forma 10. Jarritas bicónicas con cue- (18).
l/o liso y surco circular marcado en el Por otra parte, hay fondos convexos (28) en
fondo externo las tumbas 157 y 166 de Ensérune y en el po-
La presencia de la marca del apoyo sobre blado de Vallromanes-Montornés (19).
el torno en forma de una circunferencia rehun- Por último están documentadas las bases
dida en el fondo externo, habitual en la cerá- anulares (2C) en la incineración Les Corts 19,
mica de tipo ampuritano, quizá como reminis- en la tumba IV de Cabrera de Mar, en Mas
cencia de la «uña" característica de los alfa- Basca (20), en la necrópolis de Ses Torres (Ibi-
res áticos, ha sido tomada como indicativo de za) (21) y en el poblado del Puntal deis Llops
un nuevo taller representado por las piezas de (Olocau) (22), aquí con la altura superior al·-diá,
la incineración Les Corts 70, de la Ciutadella metro máximo.
de Roses (11), de un ejemplar de la tumba IV Se trata, por lo tanto, de una forma con di-
de Cabrera de Mar, de otro del pecio 2 de Ca- ferencias de detalle, de tamaño pequeño o
brera (Baleares) (12), así como de varios de la mediano, con una difusión semejante a la de

104

1- 28

2A

o 5cm.
~.........1.. __ ~...L.--:J

2C

2A- Ullastret 124
28. Ensérune, tumba 166
2C. Ibiza, Ses Torres 996

105

silo 106.7 y 9 cms. los ejemplares que responden a las caracte- E-V.8.7." 2. esta forrna reviste unos caracteres tipo- el cuello lógicos homogéneos que parecen responder a un lapso de producción concreto. n? 4.340. en Ullastret (corredor torre circular. en Pech-Maho. he recogido E-II. el surco en el fon. con capaci- dad media de 350 cms 3 y asas do cordón se· micircular con el dorso liso o con una fina es- 2. Por el contrario. y piezas numeradas tes sobre el cuello es su característica más en el almacén de Ampurias como de las tum- evidente aunque la articulación de su tipolo.. cabaña camino 3. presentar cuellos lisos o decorados con una.638 y AT-5. 6. Ullastret. E del yacimiento submarino de la «Colonia de Esta forrna existe en Ampurias (incineración Sant Jordin (27).289. altura superior al diámetro máximo dos de Pech-Maho. el final de las importa- de Cabrera de Mar. final. en el Tossal de Manises ciones de Liria y la datación en el 155 a. ximadamente igual al diámetro máximo ses antiguas. o bien sea la altura supe. gía ha tenido que ser hecha en función de no publicadas por Almagro).C. Forma 3. purias. en Sant Julia rísticas arriba enunciadas. 01 Puig des Molins (n? 3.168. en el barrio del Molinete de Cartagena. de Campo Laia de Ampurias (29) se ajustan a 106 . Este grupo puede E-I-II.190 Y«sin número" de Les Corts. El perfil de las asas se (26). 4-B. otros de sus rasgos externos. la turnba de Aléria.303). asi como en la tumba dep. llegando hasta el molduras equidistantes en el cuello de inicio del siglo 11 a. en diversifica y. presentan en forma de pie anular o con una ximo sirven para caracterizar un grupo de ja.C. superficie seguida del surco del soporte del rritas grises en el que.9.la forma 1 y con una cronología que. 101 Y plástica a base de tres molduras equidistan. con una capacidad de 320 melones sobre el diámetro máximo cms a Las asas pueden ser de cinta o de coro dón con el dorso semicircular. Sólo el hallazgo de que la altura de las piezas es igual. las bases se Los resaltes cónicos sobre el diámetro má. menor. Jarritas bicónicas con tres inicial posterior al 225 a. bas 10. en la tumba 111 Ullastret y Pech-Maho. 35 Y 47 de Ensérune.950). Les Corts 104). de (AT-5. E-II. Valorando las fechas del abandono de bujo inciso de un barco (23). puede estar comprendida entre Esta forma está definida por el hecho de el 325/300 y el 200 a.639). rior al diámetro máximo. se observa una torno.C. en Pech-Maho y en el si. y con campanien. 38.517 96). 150 a.C. en el sector do externo se generaliza. 30. n? 3. 25. la que está re.C. 23. en los silo's 18. Su dispersión es. equidistantes en el cuello de altura apro- con las del taller de Roses. dadas 2. Esto ha dado sólo un 33. De una altura de 13. o Beaucaire escapa totalmente a estas fechas. tre 12. en Mas Boscá con el di. Forma 5. en la sepultura 226 del Cabecico del Tesoro dos o tres molduras. Es ésta la forma más conocida de las jarri. por una cronología comprendida entre el 200 y el lo tanto. contienen jarritas con molduras equidistantes presentada por mayor número de ejemplares en el cuello. propongo para la forma 4 lo '11 de Ensérune (24). fecha en que los pobla. La decoración ma (incineraciones 1.770/289). De las quince tumbas de Les Corts que tas grises de tipo ampuritano. El que no haya sido encontrada en la ne- crópolis de Ensérune ni en la necrópolis Mar- tí de Ampurias podría indicar una cronologia 2. campo grande Sagrera.3 % de los ejemplares con tres lugar a la consideración de tres formas que molduras en el cuello recuperados en el silo ocupan tres períodos cronológicos sucesivos. un 80 % pertenecen a esta for- y la que alcanza mayor difusión. n? 2.8. Ullastret (zona interior istmo. similar a la de las formas 1 y 2. hasta 5 mm superior al diámetro máximo. sin embargo. de Ramis (n. Jarritas bicónicas con tres molduras las asociaciones con cerámicas áticas tardias. tendencia a que la correlación altura-diámetro En la casa romana excavada en 1976 en Am- máximo sea igual.6. 132 citadas por Almagro. n? 122. 41 de la necrópolis de Aléria (28). hab.2 a 10 cms. Sant Julia de Ra- mis y una parte de Mas Basca se abandonan. en San Miguel de Liria (25). n? 3. además. SW. Jarritas bicónicas con ma. Jarritas con molduras equidistantes en tría. es- tando la altura predorninante comprendida en- 2.

Ampurias. ine. 122 4. Ibiza. ~~--" 3. 5 cm. Les Corts 190 107 . Ullastret. Puig des Molins 3770/289 5.

También está documentada en Entre. aunque. Agde (AGD-77-III-C3d). un peque. gencia de estas jarritas entre el 150 y el 100 En Ensérune esta forma ha sido encontra. en Mous. con esta forma me parecen. de al nivel fundacional de la ciudad.. 7 Y 46 Y En mi opinión. Puesto que sus contextos cronológicos son La jarrita de Moussan contenía un tesoro de equiparables enumero. 108 . a continuación. distinta a la de la cerámica gris de nen. no La tumba 4 de Aléria está datada entre el obstante. La pieza del Cigarralejo es anteriormente. A través del análi- campanienses de Les Corts pone en eviden. además. así como otras sin referencia de con.C. Para la etapa final de las jarritas con tres Para dar una cronología a esta forma.607. pe. en neración 23. cio de los cubiletes de paredes finas de cerá- tal (35). las características que son constantes en la ño olpe de cuerpo cilíndrico de cerámica de producción de tipo ampuritano tienen siem- tipo ampuritano que se repite en la inhuma. hay molduras en el cuello cuento con un material que basarse en las indicaciones que aportan relativamente escaso.290 . fragmentos conservados reducidos. sis de los objetos que han servido de base pa- cia que hay importaciones del siglo II a.C. riantes que he podido comprobar. aquí con una forma 6. El ejemplar del Grand-Congloué no sé si per- Fuera de Ampurias esta forma es frecuen. más interesante señalar su disper. en los pecios del Grand Congloué (36) zan también una dispersión considerable y y Cavaliére (37). C6a. en la tre el 225 y el 70 a. tenece a la primera o a la segunda fase de es- te en los yacimientos catalanes. al mismo tiempo. mientras que el de Cavaliére se el caso de Cornellá de Terri por haber consul. especialmente en lo que los distintos yacimientos. del siglo I a. la in. la regularidad que la forma 5 representa y al rralejo (33).. tad del siglo II a. 1955). 200 y el 150 a. P3. en las excavaciones de la ciudad predominio de dataciones de la segunda mi- de Cartagena (n? 1.C. Jarritas bicónicas con tres bas 4 y 20 de Aléria son igualmente de esta molduras equidistantes en el cuello de forma. parece que se distribuyen por un área Uno de los hallazgos de Valencia correspon. me inclino a centrar la vi- ta en Miróbriga (Portugal) (34).C. (31).C. VOL-10. en la necrópolis del Ciga. al pie de la ladera norocciden.C.515 Y 516) Y has. Los ejemplares que mantienen ro que contiene. Las jarritas de las tum. Valencia (32). a menudo.C. predominante- texto. Narbona (PI.10. no ante. las va- monedas emitidas entre el 150 y el 121 a. mediocre. presentan asas de ción Bonjoan 51. La pieza de la inhumación Bon. y.092). unas fechas extremas comprendidas en- polis de Cala d'Hort de Ibiza (n? 3. de la segunda mitad del siglo 11 a. 2. sección semicircular que. El estudio de las respecta a piezas enteras. y la tumba 20 entre el 225 sión a través de los hallazgos de la Cueva del y el 220 a. con una pátera de la forma 36 fe. tado directamente sus materiales (30). Montlau. Forma 6.514. JJ. 259 y 265) Y Olbia (Hyéres). dorso.C. mica gris de tipo ampuritano (42) que alcan- mont. pre el surco bajo la base. Puedo citar te yacimiento. Es. mente. en atención a Alcudia de Elche. Barra. 81.C.J2). puritanos alcance un volumen importante. finalmente. tipo ampuritano. adoptan formas diferentes a las registradas rior al 138 a. da en la acrópolis y en los silos 1.esta tipología.C. a. de su aparición en la necró.C. en ra este estudio he podido comprobar que es sus enterramientos (39). cerámica campaniense: la inci. Mal Paso (Castelnovo).C. Su coincidencia con la máxima difusión del san (Aude). datadas entre el 150 dos estrías o una acanaladura profunda en el y el 100 a. de una tumba de mediados del siglo II a.C. fecha hacia el 100 a. El límite meridional de su dispersión baja conologia se registra en Volubilis (Cour des Lampes. rés (ML 64 C7). pues.. aunque de forma similar. Nlmes (NM.C. Ambrus- sum (38). llegan a coincidir con el ini- en el "Point 38 . sombrero de copa me parece incuestionable. con más dudas por ser los que han sido datados entre el110 y el 50 a. En Ensérune las importaciones que van joan 76. reducida próxima a Ampurias y. Castillo de Segorbe El panorama de estas dataciones arroja. tienen cineración 101 y la 123. (40). Solamente tres de las frecuente encontrar jarritas grises de calidad tumbas que tienen jarritas de la forma 5 tie. los conjuntos fechados en la primera mitad chada en la primera mitad del siglo 11 a.C. (41). hacen que el conjunto de hallazgos am.

escombrera Martí 6C. silo del Camp Laia 109 . 6A 68 r-- I~-- 60 o 5 cm L'~~~~~.I 6A. silo 18 68. Ampurias. Ampurias. Enserune.--.

110 . igualo superior a la altura y asa con surco pro. 4.093) de Ibiza. Sin res con decoración pintada en tonos ocres en embargo es evidente que las formas 5 y 7 tie- forma de lineas onduladas. en apoyo de lo cual se Forma 6B. Aparece en Ampu.5 a 2. ciudad de Gerona (43). Además de en los lugares citados. trazos o bandas. en Cartagena. y una capacidad de 120 a 100 de tipo ampuritano parecen llegar también a cms 3 . Forma 6A. En esta fase las jarritas arriba abajo. Corresponde a las jarritas con da la circunstancia de que la asociación con una acanaladura bien definida e intencional cerámica campaniense que se produce en la bajo el diámetro máximo. 1955). incineración Les COlis 133 apunta fechas del rias en el Campo Laia y. Mezquitilla--.2 cms. ni bajo el punto de vista tipoló. Jarritas de pequeño tama. Se encuen.C. formadas por el surco (7A). En Torralba d'En Salord 2. VOL. en el Cerro de Mon- /10 con cuello liso tecristo (Adra) (46) y en el Morro de Mezquiti- Ila (Torre del Mar) (47)_ El estudio de esta forma está basado en la En el sur de Francia han sido encontradas observación de cincuenta piezas completas en Narbona (PI. en la sepultura 256 del La conología que puede proponerse para Cabecico del Tesoro. Cala Ta- gico ni bajo en punto de vista arqueológico. con dudas. Barra.). en el hipogeo Campo Laia (110-100 a 80-70 a. nen un espacio de convivencia. en Ampurias. se han encontrado juntas.. Forma 60.546/65) y en Cala d'Hort (n? 3. en el silo 46 de Ensérune y en Les Corts 77 y en los niveles inferiores de la el cargamento del Estartit (lila Pedrosa) (45). lis (Temple Maurétanien. Reúne aquellas piezas de altu.C. En Ampurias. La aso- único fragmento del poblado de Pech-Maho. en el hipo- partiendo de la fecha dada para el silo del ge04 de Cala Tarida (n? 3. en Agde (AGD-77 11 diámetro máximo de 6. no corresponden a una trada entre el 100 y el 50 a.C. En la publicación de las necrópolis de Am- fundo en el dorso. extrañamente. Puede ser que esto in- ción de la forma 34 de la cerámica dique una cronologia inicial más tardía para campaniense. con una imita.11. en un final del siglo II o principios del I a.5 cms y diámetro C7b Y II C8b). en la necrópolis del centrarse en el primer cuarto del siglo I a.886) (48). comprobado su aparición.781 PM 783). En el silo del Existe en el Campo Laia. (Marsella). un diámetro de boca de 5. Cronológicamente.8 y los (Les Pennes). en la necrópolis del Ci- las distintas variantes de la forma 6 parece garralejo. ciación con cubiletes de paredes finas (Les Forma 6G. 13. la datación de Aléria gún síntoma que sea indicativo de una evolu. de Italia (49).885 y 4. con una sola asa de también una jarrita de esta forma fechada en- cordón semicircular con el dorso alisado de tre el 200 y el 150 a.467). tos -Ampurias. nuevo. 1 de Cala Badella (n? 3.524). las jarritas pequeñas. plia. Puig des Molins (n? 1. o bien cies de importaciones que puede quedar cen- macizas y planas (7C). en la ciudad de Valencia. Por último hay que señalar la expansión de génea y no demasiado extensa en el tiempo.7 a 4 cms. diferenciación cronológica a nivel do ra inferior a los m cms y diámetro máximo hallazgos. fuera do Catalun- tran también en el silo del Campo Laia de ya. su aspecto es tan uniforme que.5 a 5. Representa aquellos ejempla. La Alcudia de Elche. Forma 7. he ma de golleto vortical moldurado. Montlaures (n? cuyas proporciones son siempre similares. en la incineración Campo Laia. Cerro de Montecristo y Morro de Las bases. en vez de La dispersión de estas jarritas es muy am- tener el labio exvasado. en el poblado de La Cloche Con una altura comprendida entre los 7. y. res de las tumbas (44). tiene un borde en for. Corts 70) refuerza esta misma impresión. esta forma puria" no se hace coincidir la presencia de es- está representada en el silo del Campo Laia tas jarrit% con las de la forma 5 en los ajua- yen la inhumación Granada 1.C. hace pensar en una producción homo. En la tumba 60 do Aléria hay de pie de 3. en Benidorm. (Menorca) (TT-80/J/IV/11). Son las jarritas que. La Alcudia de Elclle. no se aprecia en éstas que describo ahora nin. en el de Baou de Saint-Marcel 6 cms.C.se caracterizan por dar una fa- te cornbinado con un pie anular (7B). estas piezas hacia Marruecos en donde la for- A diferencia de lo que ocurre con las jarritas ma 7 está documentada en Tamuda y Volubi- de tres molduras equidistantes en el cuello. rida. queda aislada ya que el resto de los contex- ción interna. por és.

78 7e o 7A 5 cm.C. tras la pacificación de Catón (195 a.. Su dis. ta el momento.C. mer período el circuito comercial que distri- neas generales. Ampurias no sólo con el territorio que le es El cambio tipológico más brusco se sitúa más inmediato y con las zonas en donde se en torno al año 100 a. Les Corts 96 7B. Ibiza. I 7A. importantes de las mismas en los puntos dis- persión geográfica demuestra la relación de tantes de su lugar de origen. si estuviéramos buir una autonomía a Ampurias en el ámbito en condiciones de asegurar que los sombre. mos es reducido ya que la amplitud del área Las distintas formas enumeradas permiten de expansión de las jarritas estudiadas no se seguir la dinámica de unas vasijas canalizadas corresponde con la evidencia de cantidades por Ampurias entre el 325 y el 50 a. con el paso de las pie- desarrolla la Cultura Ibérica. hay que destacar que únicamente las jarritas 111 . la categoría local o municipio latino antes del 90 a.C. al lado de las decucciones que de ella Marsella puesto que ni los textos antiguos ni se derivan. la tabla de formas que presen. La facies ampuritana ha purias debió quedar incluida en los circuitos merecido más interés desde el punto de vista comerciales romanos. dental es probable que esté relacionado con Si. Para este pri- tantes del área ampuritana reproduce. ser juzgado a través de un conjunto comple. Esta trans- tas marítimas occidentales con el paso del formación tan evidente puede ser debida a un tiempo. (51). La atención prestada a los hallaz. 2 Y 3 co- 3.C. Sin embargo hay ros de copa de los yacimientos no españoles que tener en cuenta que Ampurias es uno de proceden del área ampuritana. ¡ne. Ampurias. hay La tipologia expuesta es una contribución que destacar su aparición en Marsella.C. de la navegación de la época. de los materiales llegados a Ampurias que que el volumen de su participación en los mis- desde el de los que ella salen. en consecuencia. finalizada sentido. no obstante. si se llegase a los pocos puertos que tiene posibilidades de demostrar cuáles son las ánforas ampuritanas organizar la comercialización de productos y si la cerámica de paredes finas tardorrepu.. buye los escasos ejemplares que se encuen- tó en 1953 M. el rol económico de Ampurias podría la Segunda Guerra Púnica y. se pudiera colocar la imagen de la los documentos arqueológicos permiten atri- dispersión de sus monedas. has- helenístico. Ampurias. en lí. tran fuera de Cataluña y el Languedoc occi- lis de Ampurias. Balea- parcial al conocimiento de la proyección de res y el País Valenciano. Almagro al publicar la necrópo. para las cerámicas protocam- gos de jarritas bicónicas grises en lugares dis.C. Parece. probablemente. panienses de origen catalán (50). sino también con zas de tamaño mediano y tres molduras en el lugares más lejanos que llegan a cubrir las ru. Conclusiones rresponden básicamente al siglo 111 a. cambio en las costumbres alimenticias acae- Las jarritas grises de tipo ampuritano sobre. propios o de las comarcas circundantes_ blicana llegara a ser estudiada en este mismo Desde principios del siglo 11 a. cuello a las de pequeño tamaño. Puig des Molins 1781/783 7e. cido a partir de la conversión de Ampurias en pasan. sin número Considerando que las formas 1. Además regional.). ya que indica una ex- Ampurias en el ámbito occidental del mundo pansión mayor que la que se ha señalado. Am- mentario de datos.

en donde he trabajado su colaboración y ayuda. 7. sations prélOmaines de fa Gaule Méridionale. Valencia. capacites des poteries en fonction de leus (Iessin". lám. 69·106. FOllamenls met de la eolline d'Ambrussull1 (Villetelle. 1966. lioux. la Ciudadela de Roses. 59. Barcelo· da respecto a la necrópolis del Cabecico del Tesoro de Murcia. Smit Nolen. s. Estudi General 1. (2) Han sido estudiados los fondos de lOS Museos de Am." Nolla.. 1968. na)>>. H. Ampurias XXXI·XXXII. Aranegui. de la Société d'Étude Scientifiques de (36) Ob. DAH. 1981. lección Rubio de la Serna)". 162·163. 437-459. Arcl¡aeonautica (11) M:' A. (5) J. Hyéres y Volubilis. de la Commission Archéologique de Narbonne 30. "El taller de ceramiques emporilanes de (16) E. lám. ver B. Cronología arqueológica y tipología de inventario.CI. purias. 210-213. París. (10) y. La nécropOle préromaine d'Aléria.9"1-150. Riols. rAude LXIV. J.M. LXV. (37) G. "La nécropole des Ca· rana. 63. 1965. 1980. fig. lám. estrato 6. Cuadrado la información facilitada res· (9) E. Gassend et R. Contribution ¿ I'étude des civili· (31) Agradezco a V. Py. evito citar los ejemplares que no he Maho". (28) J. 3·19. 19"19. 19"10. Sanmarti.pequeñas de la forma 7 llegan a penetrar en dad de estas formas indica la similitud con la Italia y en la Bética. 28. "Une tombe de chef El I'oppidum de Pec!l' les que imitan esta fonna. "Una vasija excepcional del poblado ibéri· (3) Para las capacidades. Nieto y J. Jarbuc/) des (25) 1. 169·189. Ulia. Museo de La Aleu· (19) j. Galle! de Santerre. 19/9. de la excavación de del taller' ele Roses 1967 en la Pza. Gutherz et J. 1979.a A. Arnold.M.I. así como una variación muy importante de vo- junto de estas piezas no se puede precisar. Lequóment. 1970. 1 Y 3.D. Bull. 1953. Va· Agradezco a los directores de los Museos y de los centros lencia))). (38) J. y.CI. Baldellou. 1968. Maluquer. Barbouleau. «L'épave ano Y LXIX. 6. á Peyriac·de·Mer». Ensérune. La Cerámica Campaniense de Emporion y (42) A. RAN. fig. Barberá y R.U. n. 1961. La función exacta que corresponde al con. Dedet. Hérault)n.J. Ampurias XXX. Cerda la información facilitada respec- trabajo. Solier. Servicio de Arqueología de la Diputación de Ge· (1"1) B. suppl. 255·290. ver el término mesures en el Dic· ca de Mas Bosca». " 19'18. Jannoray. "Una nau cartaginesa a Cabrera". Museo de Murcia. Italia y Cartago. 1964·65.V. 273-283. Mata. 1980. Solier el H. 20. suppl. tionaire de la Civilisalion Grecque. Michelozzi et M. Archéologie en Languedoc a monnaies gauloises la croix faite a Moussan (Aude) en 1967». L 'épave du Grand Cong/oué El Marseille. (32) C. necrópolis ibérica de Cabrera de Mar (excavación 1968·1969)" Am. Barcelona. (29) Ob. vol. Archéologie en Lan· (34) . 1. 116. Larouse. 149--159. Les silos de la terras· de las mismas a partir de un dibujó. Ballester y otros.1968. Toledo y J. «Arnpurian Gray Ware from Mirobríga" guedoc 1. 3. a Gallía.. "Cerámica gris de los pOblados ibéricos va· (8) F. Museo de Mail. HO. 1972.127. 3"1·42. lumen coincidente con la aparición de la for- Su frecuencia en las necrópolis no creo que ma 7 cuya capacidad equivale a la de los cu- explique su empleo original. ller de Aco. (18) Ob. Girona.f.R. de la Reina de Valencia. 19"18. 1981. 4. lam. Fori Saint jean. pUfias XXXI-XXXII. Sanmarti. du Minervois. Ensérune. DAM. Agradezco al autor el dibujo a tamaño natural de 43·44. de Montpellier. Museo de Carlagena. Museo de Muntanya de Sant Miquel en Vallromanes·Montornes (Barcelona)". 1977. Badalona (provincia de Barcelo- quitilla. lám. Para el calculo (24) H. Ibiza. "Calcul des se est. Solier et A. 1973.! Mar). Conimbriga 18. XXXIXe. XV. 1. Pascual.M~ Garcia Cano la información facilita· (4) M. Museo de Alicante. Cerda. XV. plo bien conocido en las producciones del ta- ner un líquido. (21) M. 21·36. Museo de Peyriac-de·Mer. 1968. Almagro. diales el quelques productions connexes". Excavaciones en 2. Príncipe de Viana 126. F. 1976. V. Museo de Alcoy. 19"14. 1969. "Cerámicas romanas de paredes finas». analítica» Trabajos de Prehistoria 33.M? Llorens. LXXXI.6. Bonet y C. eil. a Gallia.! Puig Gastel/et (Llowt df. PLA. cil. 129·138. esta pieza (39) Ob.M. fig. et L. Jehasse. eil. (15) E. 213-214. presente a lo largo de este (2"1) Agradezco a D. Y «La suppl. Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de lombes a Beaucaire (Gard}». (22) C. Entremont. C. nota 8. 19"18. cil. A. fig. RAN. Pyrenae 1. 1969. Las Necrópolis de Ampurias. Martin. "Dos piezas de cerá· bación en yacimientos de Aragón. La cerámica del pecio de Cabrera-2 es (40) Material del cuadro B. lencia. "jarritas ibéricas de tipo ampu· Los ejemplares se citan siguiendo su respectiva numeración rilano en las islas Baleares. 198·199. Del mismo modo han (20) E. na. (14) y. X. Martín. cuando la hay. Información ArqueOlógica 24. Junyent y V. Palomar la infolmación facilitada. Aranegui. Museo de Narbona y Museo de Rabat. to al yacimiento de la "Colonia de Sant Jordi» en Mallorca. López Mullor. 1. XV. PLA. lám.L Ficlles. 112 . "Fouilles de I'oppidum du Moulin (35) Excavación realizada por H. 1981. 100 Y 284·285. Ullaslret. Cerámica del Cerro de San Miguel. "Note sur I'atelier pseudo· (41) J. visto directamente. LXVI. (7) J. Var)". nota 9. Para completar la encuesta efectuada falla alguna compro. VII. Madrid. 27. La observación de la capaci. Fabre. "Estudio de una casa ibérica sido consultados los fondos de excavaciones del Morro de Mez· en el poblado de «Mas Bosca". 1955. cil. Sanmarti. (13) 01). XXX 16. Museo de Sigean. mica no típicamente ibérica del Puntal deis Llops (Olocau. Pienso que son biletes de paredes finas que tienen un ejem- vasos de uso doméstico destinados a conte. Barberá. Schweizenischen Gesellschaft für ur·und Früh-Geschichte. Fernández·Miranda.o 33. 2. (26) Agradezco a J. tique de la baie de Cavaliére (Le Lavandou. Solier et E. "1·37. XIVe. (23) J. A. lancianos)). V. hac. "L'atelier des pateres a trois palmettes 1"3' pecto a la necrópolis del Cigarralejo de Mula (Mul·cia). 37·49. Charlin. a Gallia. 1978. Benoít. "El poblado prerromano de la día eje Elct10. no se repetirá en las páginas que siguen. "Oécouverte ele campanien (Jes roseltes nominales». El recinte fortificat Fetlinesn. nota 8. 183·192. 105-112. nota 15. Rhode. XXVe. capacidad de skyphos para las formas 1 a 5. (33) Agradezco a E. 7. Pons. nota 15. "La necrópolis ibérica de Cabrera de Mar (Co. " 1978. Setvicio de Investigación Arqueológica Municipal de Va. Girona. «SoncJage au somo (12) D. (30) Dada la existencia en Catalui'la de prodUCCiones loca· (6) Y. Notas: (1) M. 1·18. Bull. 1964. iberic df. La referencia a esta obra. Richard.

(43) J. Inmersión y Ciencia 6·8. "Cerámica ampuritana o cerámica mas- bea. Abdera. (51) Ob. (50) Ob8. XIX. "Excavacions i sondeigs a Girona». 616. Solier. 75. 2. fig. cil. Excava- de Giron8 91. Larnboglia. RAN. tienen una o dos jarritas de la forma 7. En Ampurias facilitada. "Note sur les potiers (45) A. ciones en el Cerro de Montecrislo (Adra.M~ Nolla. 193"1. 1962. (44) Las incineraciones 69.112. dI. "Nuevas tumbas halladas en la necrópolis de Ampurias». Fernández-Miranda y L.95·111. 19"15. E. Caballero. "10.. purias XXIV. notas 9 y 14 Y Y. n? 86. Héléna. liadas en el yacimiento de Isla Pedrosa». Les origines de Narbonne. Revista (46) M. Almagro Gor" (49) N. 96. 83·91.A..L. 76. 1969. Maas Undemann la información incineraciones 70 y 133 tienen cerámica importada. 67 Y en la incineración Bonjoan 6 publicada por M. "12. Almeríaj. 6. 111.M? Ponce.S. 65. "13. 1953. 133. fig. 209. Solamente las (4"1) agradezco a G. 1975. esta forma aparece también en las inhumaciones Bonjoan 66 y (48) Ph. 113 .124. 4. 85. nota 15. 228·229. 29·48. "Descripción de algunas de las piezas ha· pseudo campaniens Nikias et Ión». 133 Y 1"10. Am· saliofa?» A. lig.E. fig.

.

en la orilla izquier. cífica y definitivamente. pone de evi- ya del Moro.7 %) que en el segundo (2. mentos cerámicos hallados en cinco de las rámicas griegas (procedan de Grecia o sean campañas efectuadas en los depósitos de producto de talleres helénicos de Occidente). limitándolo a trucciones adyacentes. se clasi.C. dos fases de ocupación. que podría inter- pintada. tuario resguardado que evolucionó hacia un ria. que hasta tiempos no muy remotos fue un es- cas griegas de lujo que se exportaron a Ibé. en el bien con la característica común de la gran di- que se ha desarrollado once campañas de ex. puede ser útil para aclarar el conocimiento de da y sobre la antigua desembocadura del rio estas cerámicas.C. a medio camino Su situación geográfica es determinante entre las costas del Languedoc y las del Le- por cuanto se encuentra situado sobre una co. versidad de talleres y formas. 115 . algo superior en el pri- Creemos útil hacer un resumen de las ca. go más larga.8 %). pudieron llegar otras de tipo común cuyo sistema lagunar accesible desde el mar. y el 300 a. aspecto menos vistoso hace que. que son la «cerá. dencia un predominio de la cerámica a mano lisis de otros tipos cerámicos. si racterísticas principales del yacimiento. mero (3. ción geográfica del poblado. pretarse como un indicio de la difusión tardía del uso del torno en estas comarcas.C. y la segunda. La cerámica gris se encuentra en ambos pe- EL YACIMIENTO ríodos y en proporción parecida en cuanto a la masa total se refiere. Con el propósito de averiguar si en el loto La estadistica de orientación de los frag- hasta ahora reunido hay alguna de estas ce. go más de veinticinco mil trozos. vante ibérico. Como sea que cavación desde el año 19'12 (está en curso la los depósitos en que se ha encontrado pue- doceava). como puede ser en ambas fases de habitación (54 % en la pri- la cerámica de arcilla roja con decoración mera y 46 % en la segunda). acumulación de dos callejones y en las cons- hemos redactado este trabajo. dejando para otra ocasión el aná. sobre un total de al- los vasos grises del poblado ibérico de la Pen.LAS CERÁMICAS GRISES DE LA PENYA DEL MORO DE SANT JUST DESVERN (BARCELONES) por JOSÉ BARBERÁ FARRÁS Es lógico suponer que junto a las cerámi. la primera en la se- fiquen dentro de los dos grandes cajones de gunda mitad del siglo VI a. al- sastre de la cultura ibérica. que hoyes un extenso delta pero más antiguas. por lo menos en sus facies Llobregat.. entre el 425 a. lo cual supone que sea éste uno de den ser fechados con bastante aproximación los poblados más estudiados del área por su contexto y teniendo en cuenta la situa- layetana. consideramos que su estudio lina no muy elevada (247 m). cuando se Los materiales arqueológicos han revelado encuentran durante una excavación. mica ibérica pintada» y la «cerámica gris después de la cual el poblado se abandona pa- monocroma)).

Los vasos con decoración estampilla- un compromiso con la denominación de «ce. tiene un nacimiento antiguo. Sabemos que. Las cerámicas foceas o pseudo-foceas. por lo menos. mar/i) y los otros vasos que por su perfil fue· tir de qué focos se produjo tal difusión y a qué ran de clara atribución griega. ción incisa de fajas de lineas onduladas y por nísticas». cas foceas o pseudo-foceas. y no prejuzga ni época ni procedencia. Cerámicas foceas o pseudo-foceas. la cual no se pue- lizarse en unas formas o coloración determi. sugiriendo la distribución de las cerá- micas grises en los tres grupos siguiente: La denominación de estas cerámicas no ha 1. de emparentar por sus formas a las cerámi- nadas. los ceramis. correspon- cuarenta. como pueden ser los jarritos calicifor- dios y corintios. de paredes apresurará a «depurar». a quien se deben los estudios siglos IV a I a. lunya estricta yen el Rosselló. abundante en la Cata- «gris ampuritanaJJ. too No hace mucho tiempo. y más serios y recientes sobre el tema. Cronológicamente. pro- Sería conveniente pues.C. decoración. no fabricación de otros tipos: arcillas. las formas análogas sin ca llegaron. zas grises junto a otras rojas. La cerámica gris catalana. será necesario ir distinguiendo las produc- ciones propias de cada uno de los grupos. ni a la cerámica tas de Fontscaldes elaboraron cerámica ibé. de dónde procedían. limitada a la Catalunya Vella. la cerámica gris ampuritana que tiene una per- No olvidemos que los vasos grises son el sonalidad propia. Las cerámicas púnicas o íbero-púnicas. Si de este planteamiento se excluyen los ti. a la que es anterior. expusieron en como el cubilete estudiado por Jully y Solier un estado de la cuestión de la cerámica ibéri. se las conocerá como «grises de la dientes a los siglos VII y VI a.C. en el caracterizadas principalmente por la decora- primer cuarto de este siglo. cuyo nombre Almagro se 2. nos de orejetas (con sus variantes). olvidar de momen. que se situarían a finales del siglo IV a. figuras negras mes. tal tí (Tarradell y Sanmartí. sido nunca muy afortunada.. comprendiéndo las decoradas con fajas de on- cas a torno que llegaron a Iberia. el cuenco del labio exvasado y la urna y rojas y la cerámica barnizada de negro). nos en la información que conocemos. pondríamos la siguiente división: to el color de la cerámica y empezar por pre. rica pintada al mismo tiempo que cerámica Como alternativa a esta crítica y basándo- gris de la costa catalana. a par.C.LA CUESTiÓN DE LAS CERÁMICAS GRISES ocupa. te representada en los poblados ibéricos que de producir cualquier tipo de vasos o especia. (Jully y Solier 1972) que.C. copas jonías. con una difusión creemos que peca por una generalización ex. con una difusión amplia por resultado de un método de cocción que utili. Además. rámica gris monocroma» que. En este géne- quedará un conjunto poco estudiado dentro ro cerámico no hay que olvidar que los mis- del cual participarán en bastante proporción mos perfiles y con la misma factura. gris catalana. costa catalana». das paralelas incisas. entre otros. lo menos desde el segundo tercio del siglo II za los mismos medios materiales que para la hasta muy avanzado el siglo I a. guntarse cuáles fueron las primeras cerámi. hay pie- los vasos grises. cuyo estudio inició Cura (Cura 1971 y 1970). Ibéria. Indudablemen- ESTADO DE LA CUESTiÓN te. los platos de labio horizontal (á de y con qué intensidad se difundieron. posteriormente y hasta los años el plato de labio horizontal (á mar/i). horno y tiene en cuenta otra cerámica gris ampliamen- combustible.C. se encuentra también 116 . fechada en los Aranegui. reunir dos producciones genéricas y un taller ra la cuestión de las cerámicas rojas específico. y también de eludir la cuestión de monocromas. cambiándolo por el de finas y buena cocción. ambos grupos se situa- rían entre el 600 y el 450 a. pero que durante todo el siglo 111 a. un resumen del tema que nos dar en el Llenguadoc. 1980).. demanda de mercado respondían. si bien parece abun- ca en general. cesiva y para darse cuenta de ello basta con Es evidente que este esquema adolece de preguntarse qué haríamos si se nos plantea. hasta dón. con lo cual.C. 2. un mismo taller pue. Colominas. en qué épo. da. con paralelos evidentes en el Levante y SE de pos cerámicos bastante estudiados (vasos ro. intenta 3. 1. las llamó «hele. da vr!z que hay formas de difícil atribución. Tarradell y Sanmar.

prensa). (n úms. puesto que la Penya del Mo. De miento de la Penya del Moro viene determi. producidos por la de- nudación de las pendientes abruptas. se abandona pacífica- Vallgorguina. una ne- una consecuencia de la existencia de una in. el jarrita de fondo cóncavo y el de camino que discurría por el Vallés. como se ha dicho. en una tumba (cuya publicación tenemos en cerámica gris. lo cual nos lleva hacia el 550 a. que mantiene la tradición del las piezas a torno (vasos bitroncocón icos de vaso bicónico.Tumba de la Granja Soley en Santa Per. el único fragmento decorado con fajas de lí- nifestación peculiar.en la Penya del Moro.. con la dificultad del gran número de alfares Pascual y J.). cos poco esbeltos de pie cóncavo y los Turó de Can Oliver en Cerdanyola. tá bien representado en los ajuares más anti- petua de Mogoda. como en la ampuritana.C. Por ello. G. con alguna ma. en los PUNTOS DE REFERENCIA que se mezclan materiales que abarcan des- Partimos del supuesto que el estableci· de por lo menos el siglo VI hasta el I a. el grupo cuarto queda fuera sotros hace ya muchos años (J. Lamentamos no haber tenido tiempo para consideramos oportuno hacer una compara. o sea.C. como mues- mos propuesto. niente de que los hallazgos proceden de de- pósitos de acumulación. te por las jarras de boca atulipada. 1976). Barberá el alii. El Puig Castell de Vallgorguina. por un reciente hallazgo en vasado. neas onduladas incisas que se haya hallado mica estampillada. brera de Mar (J. por ahora nos limitaremos a: na del siglo IV a. 1960-1961 y 1962). Rancoule et M. entre otros pun. en la Cueva de la Font Majar de mente antes del 300 a. producción de pasta gris. próximo a la costa pe- catalana. por lo que no llegan la Espluga de Francolí. rico Pleno compondrán la Layetania. otro excavado por O. Y si lo traemos a colación 117 . Castell de Sant Miquel en Vallromanes. 1964-1965). 3. y produciendo.. jarras para líquidos. guos de las tumbas de la necrópolis de Ca- Puig Castell en Vallgorguina. 4. de este estudio. en- interior de Catalunya que es el Llobregat. Barberá. preparar una selección de las piezas grises ha- ción con algunos yacimientos layetanos que lladas en los dos silos de Bellaterra (uno de pueden ayudar a enmarcar los hallazgos de la ellos vaciado por el Museu de Sabadell y el Penya del Moro dentro de la división que he. a cubiletes carenados y cuencos de labio ex- cipios del IV a. nos ofrece de producción y difusión local. 2 al 9). si bien aquí topamos con el inconve- ña Penya del Moro (n? 86). fo de León (como Rosas). con una calidad ex. Granados).C.. cuencos. inclui- nado por su situación en la entrada hacia el mos una muestra de las cerámicas grises. junta produjo desde finales del sig lo V a. soluto con los de la necrópolis de Couffou- traordinaria. Barberá. (o prin. 1970). hay una oenocoe de pas- productos ensayando el barniz negro en la ta gris (n? 1). en el extre- Tanto en las producciones de la cerámica mo N de la Layetania. además de las ya ceso marítimo que se articula con el antiguo señaladas. trabajando desde año. en la Covalta de Albai. en el Puig Castell de ro.C. los bicóni- Necrópolis de Cabrera de Mar. si bien el mismo taller es- . La cerámica gris ampuritana de los si. pero que asimila rápidamente labio de sección de cuello de cisne y urna de el estilo itálico llegando a competir con sus orejetas perforadas). en la que se ha encontrado casualmente principios del siglo IV a.C.C.C. tre las que se encuentran. que esperamos poder excavar este dustria alfarera autóctona. Aún cuando es posible que tra de la producción de cerámica gris catala- haya otros. una excavación posterior a la publicada. que podemos saber que se en estas comarcas al S del río Tordera. Entre glos 11 y I a. posiblemente. como puede ser la cerá. que elaboraron ce- tos de Catalunya y del Levante peninsular. a él ni las producciones de los talleres del Gol- da y en la Bastida de Moixent. vin. rámicas de barniz negro. propio del vaso bicónico típico culado a las comarcas que en el Período Ibé. y lens (Y. Solier. se chocará ro relacionado con la depresión prelitoral (R. ac. especialmen- Silos de Bellaterra en Cerdanyola. Passelac. crópolis.C. cuyo ajuar presenta un paralelo ab- páteras y el vaso bicónico. pie con surco. pero también de A estos dos grupos. El Turó de Can Olivé fue excavado por no- Lógicamente. la cerámica gris catalana que puede ser La Granja Soley es. oenocoes. les seguirían: otros tipos.

podría ser una pie. 71 a 74). labio moldurado. 10 y 11). Hay pocos cuencos y páte· problemas. ocupan un espacio da de El Molar de Guardamar (Alicante). Finalmente. período antiguo y cabe subrayar que el tipo uno de los cuales. aspa in. el cuenco de labio horizontal puede proceder del mismo taller que abaste. al igual que ocu. los fragmentos explíci. plantean sus (269 fragmentos). so de arcilla roja. 67 a 70). arnpuritanos. a pe· Pero. en las produc. si bien de la delicada factura de una pequeña pátera (n? perfil muy variado. ky/ix de cuello alto y asas horizontales (n? 60). Véase cómo.C. regrosado (n? 66) y el plato de pescado (n? 64). por lo menos. de si se tiene en cuenta lo reducido del lote Las oenoeoes (núms. 78 y 79). 46 a 125). sobretodo. 81 Y 84). nos inclina a supo- LAS CERÁMICAS GRISES DE LA PENYA DEL nerlas producto de un taller de artesanos no MORO indígenas. el cuerpo del vaso sigue el cuenco pequeño (n? 63). perteneciente a una jarra de decoración de anchos y profundos acana- con dos asas que arrancan del cuerpo debajo lados (n? 46) se encuentra tarnbién en un va- de un cuello casi cilíndrico. corno el talles (asa á poucier. comparamos una crátera de apariencia engañosa de vaso bicónico (na 56) arcilla gris encontrada en el Castell de Sant cuando tiene un asa. tampillada (nO 86). (n? 47) junto con un cuenco de labio exvasa- ció Bellaterra y Cabrera de Mar. Los fragmentos característicos encontrados No tenemos la misma opinión para las pá- en la escombrera de la primera fase del po. de ocupación. ta qué punto se inspiraron los alfareros autóc·· uno de ellos con un filete en la separación del tonos de los siglos IV y 111 a. sos pequeños. 12 y 13). do (n? 83) plantea serios problernas cuando se mentos). que se ha encontrado en su versión típica de bio exvasado. una por la carena del cuerpo y la ras y también es reducida la presencia de va. rre con la sección del asa. dos La gran jarra no abunda. al igual que en el fragmentos de cerámica gris (núms. 80. es para añadir a los publicados. En cuanto la urna de ore jetas perforadas. sólo nos muestran un gruesos y pesados. Esto podría interpretarse como una le busca un paralelo. que tiene su parapelo Significativamente. tenemos ya el cuenco de la. teras grandes (núms. la pátera de labio el módulo del vaso bicónico. sólo a título de ejemplo de has. todavía mayor afluencia de talleres diversos No es menor el problema de la cerámica es- para alimentar la demanda de un mercado in. 118 . sencia de in·dudables formas griegas. tanto en las proporcio- nes como en los detalles. ra de Mar (núms. 14 a 45). a pesar de proceder de un queñas. Hay labios que recuerdan 76) y la aparición del surco que en la base se- los de perfil de cuello de cisne. otra por su cuello casi cilíndrico. en un vaso de arcilla roja y decoración pinta- tos de la segunda fase. cia de jarras de tamaño mediano. mientras que la Tenemos también en esta segunda etapa otra (boca y arranque del asa de una oenocoe). Sin embargo. el cubilete carenado y el plato cerámica roja) tiene una variante en cerámica del borde horizontal. prenden los pies moldurados (núms. que lle- grande (como lo demuestra el asa bilobada) gará a ser una característica propia del vaso y la oenocoe. se encuentran en el Molí del Espígol de Ter- tos heterogéneos. La fidelidad del perfil de estas piezas al mo- delo de barniz negro. do con la sección de cuello de cisne (n? 50). gris (núms. cuello y cuerpo (n? 53) que puede tener una ciones forasteras. que for. no falta el cubilete care- Miquel. con su posible modelo itálico. alguna jarra para el anillo del fondo externo (n? 75). con fondos blado (núms. asas pe- (núms. cuyos paralelos próximos cipiente o un punto de distribución de produc. nabous (Lérida). En este caso. Hacen su aparición los vasitos caliciformes. decoración de dos acanalados an- total de fragmentos que es sólo superior en chos y profundos y carena al iniciarse el fon- un 65 % al material análogo antiguo (444 frag. nado (nO 58) y aparece el fondo cóncavo (n? maba parte del ajuar de una tumba de Cabreo 61). Ilarna la atención la pre- sar de una imitación intencionada en los de. cisa debajo del asa). za griega de taller occidental. pero en cambio nos sor- aspecto que difiere de la segunda: la abundan. rnien- cuatro veces mayor que los de la primera tras que la 01 lita de borde saliente. Las bases de jarras y páteras de· bicónico de la costa catalana y de los talleres muestran una diversidad de talleres muy gran.ahora.

los fragmentos explícitos de cerámicas grises gar y se data en el primer tercio del siglo IV encontradas en la excavación de la Penya del a. El poblado ibérico de la I)enya del Moro El pObladO layetano de «La Penya del Moro» en San Justo Des· (San! Just Desvern. casi extlaustivamente. M. Tarradell & E. en "Am· (Vallgorguina. Barcelona 1962. en «I?' Congreso Arqueológico del Marruecos EspañOl". Penya del Moro. impacto provocado por la decoración de los Por el momento parece evidente que basta vasos griegos. págs. se. Primeros resultados de las üxcavaciones págs. Barcelona Zaragoza 1977. Caballó y J. Barl)era y E. San! JusI Desvern. 183-219. mento formaba parte del mosaico de un bo. Moro basta principios de 1983. en Céramiques Hellénistiques et 110maines. Una nueva estación prerromana en el Llano de Barcelona: J. Barcelo· purias» XXU·XXllI. Barcelona). ya que este frag. M. nos señala el que creemos útiles. La necrópolis ibérica de Cabrera de Mar. J. La nécropole de "Las Peyros» no del "T uró de Can Olivó" de Cerdanyola (Barcelona). P8!"is 1976. 181-182. J. sal. en "Quaderns de Treball. Sanmartl. Sanmarti. Bordighera 1972. en 303·330. Balil. ble de unos talleres que están influidos en den a modelos griegos. sio Internacional Els Origens del Món Iberic. nales de dicha centuria. ArqueOlógica» n~) 27·28. El yacimiento prerromano de Puig Castell no del "Turó do Can Olivé" de Cerdanyola (Barcelona). El pOI)lado prerrolna· Y. Solier. Barbera. págs. Rovira. 1. SanmarU. definido en la costa to de fragmentos que ilustran este trabajo. Jully el Y. 123 y 125) respon. E. Cen- na 1970. Pág. Mata. en Monografies Arqueológiques n? 1. Passelac. Barbel·a. BesanQon 1980. Institu. Campanyes 1979.C. por el río Llobregat. 1982. 56·61. págs. Volumo 36. que it)orique. na 1964·65. Solier.JusI J. fl Pascual. BIBLlOGRAFiA J. J. Les gobelets griS carenes a I'Age du Fer. se puede avanzar una fecha. Ornaggio a Fernand Benoit. Sanmarti. el siglo IV a. A. Ft Pascual. Barbera. lopas. Barcelona. en el limite de la Catalunya No- Poca cosa más se puede comentar del res. págs.. Barbera i E.C. M. arqueológiques a Catalunya en els darrers anys. va y la Catalunya Vella. J. BIBLlOGRAFiA DE LA PENYA DEL MORO F. 11ancoule. Hemos reproducido. en "Ampurias» XVII·XVII! 1955·1956. El poblado prerl"Om3' H. en I_es excavacions celona). Barcelon. ción al estudio de estas cerámicas a cuyo fin me (n? 91) en el cual ingénuamente. 295·306. Barbera. J. Simpo· vern. L'état acluel des éludes sur la cerámi· to de Prehistoria y Arqueología. Caballe y J. vol. en "Ampurias» 38AO. Sanmart¡'. maig·desembre 19-18. La Penya del Moro de Sant Just [)esvelTl (Bar· (:elona 19&. como aporta- El grafito en el cuello de un vasito calicifor.a Penya del Moro de Sanl . L. en «Informació lona). Mal"tínez Riera.1. cuyos perfiles sólo aparecen tímidamente a fi- tencia de una cocina algo elaborada. en Sant Just Desvern (Bal·· J.. Barbera y E. págs. Tetuán 1954. en "Am· a Couffoulens (Aude). 1974·"15 i 19"17·1981. Barcelona). bay un dominio induda- vo que dos de ellos (núms. en el poblado de la Penya del Moro. en 11evue Archéologique de Narbonnai· purias» XXIV. tre de Récherches d'His!oire Ancienne. como la ci1ytra o el muy poca proporción por los vasos griegos. 219·223. G. se inten. El poblado ibérico de la Penya del Moro (Bal·ce· colana). 119 . Barcelona del Moro de Sant JusI Desvem (Barcelonés). bemos añadido la información y sugerencias ta reproducir una palmeta ática. Morral y E. Resum de les campanyes 1972 a 1976. en «Ampurias)l XXVI·XXVII. 217·244. Barbera Farras. Bal"l)el·a y E. Barbera. 147·159. Monografías XXXIV.. Flovira. 1. Pascual y J. págs.\ 19"17. 1960-1961. M. pág. Bar· J.J. lo que quizá podría atestiguar la exis. Barcelo. por su contexto. 266·268. en Actas del XIV Congreso Nacional de Arqueología. Excavacions al poblat iber·ic de la Penya Desvern (Barcelona).

.1 '-0' .' \. .1) 8 9 120 . ---~~--==~ . ______ L ______ '--... /."l ~_-. ?_____ !.... •.. ~-~.~J /. . J-------." '.._____ '. •••• O :: 3 Se. 5 6 7 \. . _____ . ~.'..____ . ~~.

'~. -~-.~~~~::._ _ ~!: e t)1... J-~ r~j. /-""./ . ~ <"._____ .. ~->/ 11 13 o....•. 10 ~-i--'" ~~ o ____ ' .. . ______ "L ___ L __ ._~ ___ J _________ ... 121 . • __ J ______ ' ..- ..

V23 I--~-~~~~ f'.. ~'--~--F-~--'-=r 15 . ~ 18 - • 20 . / ' Ji. 26 27 122 ..\ .. 6 e 111 -.. ...- .. •••• " ".

30 '- 29 o 6em._._.!. .. 34 l.______J._. 44 "~~s 123 ..... __.._l._...~_. ---------.L----l_~.... ...-. .__' ~ 39 38 '~b'41 \~J--_~ \---------'(..~-... F-:~~=-:==? 28 -p..

' I 48 -:{ 7 .. 7 " I 50 . ? -.. • 53 :: 55 o 124 . _ .. -_.- l < • _ •• _ 52 •••• _ ••• _ . . ) ' . [" .------. \ -"l --"\ .. . ') ----¡-----------. 46 -r ) 47 '.. 49 \~..-----.

.. ..---i _____'--___-'__ ~._? cm. ' 65 63 L. 57 56 I.~_. ~I\\ f=3 /: 59 \ 58 61 L \\ I Ji 60 62 . I - 66 125 .--I-~~) .l~".•~ JT"(64' .

I-----..6cm 76 126 ..L-_..L.. 70 ol _ ....L.........' _.....

-. 78 127 .-- 77 o 8 en.

. . 81 -:-~'"-. . 80 -..L.-...J 79 82 83 o . \ 84 128 ... .-..L. .._--'~.-J----.. " -'c---..-.-y ~-L/ ~- o o 6cm ~ ... . ..

o S6 8cm. ss 93 92 94 95 129 .

} ~. "'~"'~/ L=~9J:6==:::::j~ 97 98 99 100 103 101 102 108 109 \ I 110 . ~7 \' I 111 130 ..

r-/ 115 116 117 ..C--"-----¡r~~=~ 112 <J " 114 ' C'-""'---:J .~ l.·'Tr. 0_lV122 / 123 124' " 131 . ~7."( \. cj/~/ 121 P8"1. .

.

1. séanos pues permitido proceder a su análisis dos ya de la existencia de esta producción. que. pientes así como tampoco de su contenido-. no habían sido clasificadas ni es. Adolf Schul· cipientes. se hallan conser. de no. establecer al no tener ninguna indicación só- tes a unas ánforas de pequeño tamaño que. Asimismo. cia hacia el eje de simetría con el obje- 133 . concretamente en los campamentos de Valdevorrón y de Moli. vasos en cuestión fueran un hito referencial en museum de la ciudad alemana de Mainz. que consistiría en que los vados en el Romisch-Germanischen Zentral. tudiadas con anterioridad. SANMARTi' 1.SOBRE UN NUEVO TIPO DE ÁNFORA DE ÉPOCA REPU. Más tarde. útiles instrumentos cronológicos. les a partir más o menos del inicio de su ter- pamentos numantinos. relación a la historia del comercio en la Anti- mos la oportunidad de trabar conocimiento güedad -hecho éste por ahora impsible de con unos fragmentos cerámicos pertenecien. agradecemos a don Rafael Mén· dez Ortiz el habernos facilitado la información relativa al ánfora de cio inferior inician un proceso de convergen- Cartagena conservada en el Museo Municipal de dicha ciudad. pequeño tamaño. no sólo llegar a cono- en el estudio de los materiales cerámicos de cer las características intrínsicas de estos re- importación hallados por el Prof. Se trata de un ánfora en forma de obús. sino que también los convertirá en ten en los campamentos romanos numanti. tipológico con la esperanza de que esta pri- mos podido ir conociendo algunos otros ejem. un tercer elemento. te de conocimiento histórico. futuro próximo la puerta de esta última fuen- les se nos han hecho aparentes tanto a tra. vés de publicaciones especializadas cuanto por medio de algunas recolecciones superfi- ciales de materiales realizadas por nosotros 2. ESTUDIO mismos en una visita realizada en 1983 a los 2. alerta. Es un vaso de boca muy abierta. A falta de nos. mera aproximación sea la llave que abra en un plares pertenecientes a estas ánforas los cua. lida acerca del lugar de origen de estos reci- al parecer. de altura y tener un diáme- contremos con una información susceptible tro de boca que oscila entre los 16 y los 20 cm. Es decir que nos hallamos materialeS conservados en dicho Museo en el marco más amplio ante una ánfora de paredes cilíndricas las cua- de una investigación sobre los materialeS arqueológicos de los cam. INTRODUCCiÓN de permitir dar a conocer un avance introduc- torio a estudio de dichas ánforas que permiti- En el curso de una investigación centrada rá. que puede medir alrededor cho que al cabo de un cierto tiempo nos en. que alcanza la misma anchura que tiene la mayor • Agradecemos a la Dirección dcl R6misch-Germanischen Zen- tralmuseum dc Mainz el habernos permitido estudiar en 1981 estos parte de su cuerpo.BLlCANA. como es sabido. tuvi. de unos 45 cms. he. Todo este proceso de recopilación ha he. La forma campamentos numantinos. DE ORIGEN PRESUMIBLEMENTE HISPANICO Por E. creemos nosotros.

J). núms. una o dos acanaladuras poco profun· permite reconocer como pertenecientes a los das (fig. determinando de esta forma la exis· pecto a la prensión. Por otra parte. algo más abajo del arranque superior de tes es la de tener un borde muy particular que las asas. 1. núms. afrontadas que se sitúan inmediatamente de· Para terminar diremos que los bordes de bajo del labio externo del vaso. 2. que producen la existencia de de el rojo amarronado al beige y al amarillo un toro bastante pronunciado que destaca verdoso. 2. La pasta por ser la mayoria de las veces vertical en la pared externa de los vasos. Este borde se reconoce 2. Su tacto siempre es rugo· 4 Y fig. Con res· suavidad. mientras que en fracturas antiguas las paredes del recipiente (fig. 2. núms. este ánfora está dotada tencia de un borde más ovalado (fig. En los ejemplares directamente conocidos bién que el labio externo no sea tan vertical. 2 y 4 Y fig. para después. 1. mismos a reducidos fragmentos procedentes de Su parte superior. en Estos recipientes fueron fabricados con una el interior. y que se una con el labio in· ca la existencia de engobe sobre su superfi· terno sin que existan los planos antes indica· cie. por nosotros no hemos podido apreciar nun· sino redondeado. de sendas asas de sección circular u ovalada 1 y 5). puede ocurrir tamo so. Se trata de una pasta dura en fractu· sensiblemente de la linea vertical que crean ra reciente.J). de manera que la unión se hace con más la pieza que es de forma redondeada. to de encontrarse para conformar la base de dos. primer tipo suelen tener sobre la pared exter· Caracteristica importante de estos recipien· na. 1. 134 .3 y es poroso y friable. estar determinado por dos planos arcilla de color muy variable que puede ir des· convergentes.2.

por ahora. Schulten y dos por nosotros mis. 2. boran. bable mente. hallado en el rica. haya otros ejem. 4) Y en el del Pajar de Artillo. pues no en do. das en aquella centúria. 4. si 135 . apareció junto campamentos numantinos o la de Cartagena. Ge. Granada) (2) ánforas publicadas del Pajar de Artillo tengan (fig. son pocos los ejem. dos en el de Val. el único tina. por cuanto. que seamos reacios a nos de los campamentos romanos que sitia· aceptar que esta ánfora sea asimilable a las ron a Numancia (1). si bien no descartamos completamente su balde tenemos allí localizados nueve ejempla. ibérico pintado (fig. según militud formal de las ánforas halladas en es. b. pro~ unos bordes con tendencia al exvasamiento. que no se dan en las ánforas de los campa- Hasta el momento presente ejemplares de mentos numantinos. a án- hemos de decir que no estamos seguros de fora itálica Dressel 1 A (fig. res seguros. barrio del Molinete. En el segundo caso. a cerámica campaniense A (fig. en el yacimiento submarino de que las acanaladuras se encuentren por enci- lila Pedrosa (L'Estartit. en el presen- nos ya citados más arriba. cia por los ejércitos de la República romana. Efectivamente. en su segunda mitad que no en la primera. centúria anterior a nuestra era y quizá mejor ce centimetros y poseer en la pared interior. en el primer ca. ade. sin embargo. se observa tos dos puntos con las procedentes de los que el fragmento en cuestión. por ejemplo. de los cuales siete fueron halla- dos por A. te caso somos afortunados por el hecho de plares hallados. 2. en pasta. en el marco de un articulo de avan. pertenece en el siglo 11 son las que convienen al recipien- sin lugar a dudas al tipo de ánfora que esta.). a y f). según su lugar de hallazgo. 2. primeras. CRONOLOGíA mos en el curso de la prospección superficial antes citada. a la de la cerámica ibérica que a otra cosa. hay que hacer notar que a pesar de la si. sino que también otros indicios lo corro- ejemplar completo seguro del que dispone. el que las dos rro de los Infantes (Pinos Puente. DISPERSiÓN DEL TIPO unas marcas de tomeado muy evidentes. de J. estas ánforas han sido encontrados en algu· a falta de autopsia. ma de arranque superior de las asas y que su rona) (3) (fig. no sólo demuestra la arqueologia numan- mos estudiando. nos De entre todos estos puntos. de la vida de este recipiente por cuanto care- sadas. Estos ejemplares se distribu. sabiendo que este aconte- que produjo la excavación. se asemeje más Itálica (Santiponce. hace que. cemos aún de una amplia información acer- devorrón y. cimiento tuvo lugar en el año 133 a. nologia absoluta que les viene dada por las fe- ce informativo. los que por hace también ser cautos a la hora de atribuir- ahora han proporcionado más ejemplares son las a la producción de la que venimos iratan- los campamentos numantinos. ocurre. a juzgar por las fotos. el tener una boca que no alcanza los quin. dos en el de Molino. expuesto en el Mu· De otro lado. el que unas fechas ubicables seo Municipal de dicha ciudad. sin el análisis detallado de los chas históricas relativas a la toma de Numan- materiales. y al contrario de lo que bias. vo contexto cerámico fechable sin lugar a du- llo. por lo que puede ocurrir que.3. ellos situables sin problemas en la segunda so. en Cartagena (fig. la mayoría de las veces en cuanto a En los restantes yacimientos no numanti. te. del ejemplar hallado en el Cerro de Los Infan- Con respecto a los ejemplares hallados en tes. anteriores a la rendición de la ciudad celtibé- El ejemplar de Cartagena. En primer lugar hemos de citar el caso mos. podemos apreciar en la figura 5. cuatro en el de Renie. Baix-Emporda.C" plares de este tipo de ánfora que aguarden su hemos de convenir que los ejemplares numan- publicación en la memoria exhaustiva del ya. elementos todos tamos analizando. Resulta evidente que nos es imposible de- yen. Sevilla) (4). más del ejemplar que ilustra suscintamente lo Efectivamente. finalmente. 3). el cual apareció en el seno de un expresi- el pecio de lila Pedrosa y en el Pajar de Arti. en el yacimiento de El Ce.c. 2). cronología cerámica se refiere. ca de él. h) Y a kalathos su pertenencia estricta al tipo ánforas que es. siendo. de la forma terminar con exactitud el marco cronológico siguiente: uno en el campamento de Traves. pertenencia a la misma. asi como. tinos tienen que ser indefectiblemente poco cimiento que ha de publicarse en el futuro. El del Cerro de los Infantes que los ejemplares numantinos poseen ero- se publicó.

"_ .L _ _ -'-----......L.J FIG. '-_'---. 16 4 17 5 o 5cm..5 2 19...5 1 3 5cm. 17.._.1 136 .

h (j. Con la letra J se indica el fragmento perteneciente a un ánfora de la pro- ducción que nos ocupa. Granada). 137 . C3"-~--- " ~--- ~[7 b e f .. Materiales del horizonte ibero-romano del yacimiento granadino del Cerro de los Infantes (Pinos Puente. •~~~ t-J".. '~ .. k FIG. . 2.

en cambio. lo cual vemos que bemos que estuvo en uso en los años inme- concuerda perfectamente con las dataciones diatamente anteriores a la toma de Numancia expuestas más arriba. lo cual cer en el curso del tercer cuarto de aquel si. de J. sa- años 150-140 a. (6). cuanto la que ofrece -más laxa. pero del que sí. tanto las numantinas por los ejércitos romanos. es un dato a tener en cuenta a la hora de ad- glo (5). Por desgracia estamos desprovistos de Sin embargo ello no empece la realidad de que cualquier dato que nos pueda sugerir una idea un ánfora parecida a las de los campamentos con respecto a qué producto pudieron conte- 138 . nada. numantinos se feche en un momento muy fora Dressel 1 A cuya aparición hubo de acae.C. ánfora se encuentra formando parte de un car. CONTENIDO dos hemos de recordar nuestras reticencias sobre la atribución del ánfora de lila Pedrosa. Estamos frente a un tipo de ánfora del que no gamento de campaniense A y piezas de moli. cercano al de la caida de Numancia.3 hemos de hacer caso de la presencia de án. FIG. hemos de tomar en judicar a esta ánfora una producción detenni- cuenta la presencia del ánfora quizás asimila. En segundo lugar.el yaci- m iento del Cerro de los Infantes. ble a las que nos ocupan en el pecio de lila Para terminar este apartado podemos resu- Pedrosa y de la que ya hemos hablado. Este mir lo que antecede de la siguiente manera. De todos mo- 5. sabemos ni el momento inicial ni el final de no de piedra que ha sido fechado hacia los su producción.

Ánfora procedente del pecio de lila Pedrosa el Cerro Macareno. en cierto modo. si es que fue ner la parte inferior que se ensancha para ter- transportado en ánforas cerámicas. en algún lugar por ahora desconocido. y entre los siglos IV y 111. a base de ner algún producto básico indispensable pa- corcho y cal. queremos dejar bien claro que toda nuestra construcción mental no es más que pura especulación y que por el momento ha- brá de dejarse esta cuestión en suspenso en espera de que nuevos elementos cognosciti- vos nos permitan zanjar en esta interesante cuestión. o lugares. de producción hacia la zona comprendida en- rramarse aunque nada impide pensar que hu. sal de Manisses (11) y Peyrac·de-Mer (12). las ánforas andaluzas y valencianas más arri- ma. nuestra ánfora se pueda quizá acercar al ánfora púnica del tipo Mañá D (8). . que desconocemos. si- aunque pensamos que desde un punto de vis. Tos· campamentos son vinarias y pertenecen al ti. ya en el consumido por las tropas romanas que cer. Baix Emparda). La to hispánico. pero se diferencia de ellas por te- itálicas. ORIGEN Y ANTECEDENTES PROBA· BLES DEL TIPO A pesar de la existencia de ciertos recipien- tes más o menos cilíndricos de boca tan an- cha como el cuerpo en el norte de Africa (7) y de que. con algunos ejemplares que cuerdan la forma de las que estudiamos en es· quizá puedan ser asimilados a ánforas greco. Nosotros pensamos en la posibilidad de se producido en la Península y transportado que el ánfora que nos ocupa fuese un produc- en las ánforas cilíndricas que nos ocupan. (L'Estartit. ra un ejército en campaña. una tradición alfarera de origen púnico. de la evolución tipológica de caron Numancia. Por esta razón siempre nos hemos ner un borde marcado algo exvasado y por te· preguntado cual debió de ser. tal como nos lo de- das las garantías de seguridad requeridas.4. fabricado en nuestra Península idea creemos que no deja de ser sugerente. en cambio. (Segun R. más o menos cilíndrico que estuvo en uso. guiendo unas pautas tipológicas marcadas por ta morfológico estas ánforas con su gran bo. no pensamos que este tipo que nos ocupa guarde demasiada relación con es- tos prototipos que acabamos de citar. . minar finalmente en punta. Nuestras ánforas nedor con el cual se trajo el aceite de oliva quizá podrían ser el resultado final. ( . en la zo· o 10 cm. Puig d'Alcoi. Naso· tras. Es- ner estos recipientes. todo. hemos pensado en la posibilidad de que ba mencionadas. 6. Con muestra el hecho de que ánforas de esta cla- 139 . tre Huelva y el cabo de la Nao donde estos biesen estado provistas de algún tipo de cie. Nuestra experiencia con tas ánforas que han aparecido en Huelva (9). De ma- ca no parecen ser un recipiente demasiado nera intuitiva situaríamos el lugar. re- po Dressel 1 A. Cerro Macareno (10). Peñón de Ifac. adecuado para poder contener líquidos sin de. envases habrían sido fabricados par aconte- rre hermético. ! na andaluza y valenciana costera entre el si- glo V y el siglo 111. te trabajo. veríamos más relación con cierto tipo de ánfora de boca ancha. IIleta de Campello. PascuaL) si tenemos en cuenta las observaciones que ha proporcionado el estudio reciente de las ánforas prerromanas del País Valenciano. el aceite no fuera itálico como el vino que fue. el conte. Con respecto a este proble. los materiales numantinos nos dice que la in. que permitiera cerrarlas con to. siglo 11 avanzado. a tenor de lo observado en FIG. La Serreta mensa mayoría de las ánforas halladas en los (Alcoi).

12. Céramique punique. ti sulle anfore romane l. J.M. ibéricas y púnicas). 3. coy. págs.. Numantia. La Tiñosa (Lepe. anfora procedente del Cerro Macareno (Sevilla). P. 171·210. F. 127-150. 38-46. Céramique campanienne. 220.3 Y 34.. en Bronze und Eisenzeit in Oberandalusien. n? 4596) que os. ánforas procedentes del Tossal de Manises (Alicante). 11. n? (2) Mendoza. láms. 203-209. en Huelva ra Dressel1 A hacia el año 129 a. figs. 87-92. Información Arqueológica. 244. cos o cereales. 1966.C. 1972. XXVI. Madrider Beilrlige. XV.. alguna clase de alimentos sólidos -frutos se- sumido en éstos procedía de Italia. 2. en el bajo Guadalquivir: evolución y cronologia según el Cerro lis. E-2 Y fíg. del tipo. J. págs. Appun. o bien mantinos. Biblot.C. Pellicer). XX!I!. 10) Petlicer Catalán. NOTAS (1) Schulten. 8. Arteaga. Paris 1950. cheologia Classica.. 140 . 1982. 1982. haciendo referencia a su tabla de formas. Munchen. págs.. con datación histórica. 1973. n. envases se transportaban. Mainz. (7) Cintas. 14. Hg. en función de la fecha con.i. 1981. Las ánforas de Isla Pedrosa.. lám. no tene. n? 2.. J. 3.. en In. (Según M. 12. Malina.. XVIII. seis años la fecM de aparición S..F. 1977. la Esperanza. At.. 5. 7. M. n? 314 bis.. Los hallazgos de án. Habida cuenta de que el vino con. Les formes. n.M. pág. 1950. IV. duce el trabajo de Mañá mejorando la ilustración. XXXVI y XLIX. sular que proporciona un titulus pictus (CIL. O. 1975. Las ánforas prerromanas valencia- fora de la lorma Dressel 1 A en los campamentos numantinos nas.o 11 y 12. fig. Excavaciones en Itálica. Ein Beitrag zur (8) Maña.o 73.P. Huelva). núms. 213. M. 1974. (5) Tradicionalmente se ha tendido a fijar el inicio del ánfo· M. A. lám. Céramiques puniques et ibéro-puniques sur antes dentro del tercer cuarto de la segunda centuria anterior a le /lttoral du Languedoc du VJeme siecle au lIeme siecle avant Cristo este tipo de ánfora ya estaba en circulación. 1981. 8-9. 1905-1912. J. Provincia Granada).. 6. Crónica del VI Congreso Arqueológico del sudeste Español. se se encuentren en los campamentos nu. ver ZEVI. 22. vol. Excavaciones en los Cabezos de San Pedro y gicas en España. 14. y Fernández Miranda. 63. 1951. La tavola tipofogica del Dressel. en Huelva Arqueológica. (6) Morel. FIG. 37. Cerro 299 y lám. Bordighera. Roma. A. Cartagena. fig. Y esto como mínimo.P. A. Ergebnisse de Ausgrabungen heque des Ecoles Frangaises d'Athenes et de Rome. Y. 1978. Estratigra. 1. 1929. 78. genes de Huelva. lig. J. y Aguayo. 111. 10 Y 11. 6. en Hommage a Fernand Benoit. y Garrido. Sobre tipologfa de las ánforas púnicas. Die Lager bei Renieblas. en Madrider Mitteilun. 4.. 1 D Y también (3) Pascual Guasch. M.cuya identificación obvia- mos más remedio que pensar que en estos mente se nos escapa (13). Ribera Lacomba). Valencia. 14. J. págs. 5. (4) Luzón Nogué. Excavaciones Arqueoló. M. pues cabe pensar que algunos años (12) Solior.P. Las cerámicas del mundo fenicio tenta un ánfora que Dressel califica de solidissima formae 1 simi. Macareno (Sevilla) en PMnizier im Westen. Los orí· {fa en el Pajar de ArUllo (Campaña 1970). AI- gen. Fernández Miranda. (Según A. 1 Y 2. A. pág. Arqueológica IV. lig. lig. (11) Ribera Lacomba. págs. P. (Fenicias. vol. donde se repro· mersión y Ciencia. o bien aceite. Serie de Trabajos Varios del retrotraen. 2. Belén. en Ar. de los Infantes (Pinos Puente. Madrid. (9) Belén. 22. 72.

LVIlI) según la cual se había de. Múltiplicando esta cantidad por doce meses obtenemos la canti- 141 . Esto lo suponemos en virtud de un cálculo basado en la recomendación catoniana (De agri.i~~~:~~:1 :~~~Z~ (13) De tratarse de aceite.a:eo~~~ ~~~lu~~. 0. lo romano arroja la cifra de 10.960.o~~~oSsO~o:d~~~~n. De todo ello inferimos que. Numancia. éste lo que equivale a algo más de medio litro.54 litros exactamente. dar al esclavo trabajador en das luces imposible que hubiese podido ser transportado hasta las labores agrícolas la cantidad de un sextario de aceite por mes. fue utilizado básicamente para la iluminación. pensamos más en un uso para la iluminación que no alimentario.lt. ~~~ I~: .000 litros.u~. de contener aceite. lo cual parece a to- cultura.

.

diterráneo oriental. su procedencia es jo- a menudo llamadas helenísticas. Menor.TESTIMONIO DE TRÁFICO MARíTIMO CON EL MEDITERRÁNEO ORIENTAL EN CARTAGENA por JOSE PÉRF2 BALLESTER Existen en yacimientos costeros del sureste dad de motivos a molde. siempre en nia. etc. cuidada factura y funcionalidad arco occidental de este mar. Muy y levante peninsular una serie de cerámicas. Su función. yor o menor concentración de la pintura. varia entre un negro ma- mencionados más arriba: fines del siglo 111 • rronáceo y un anaranjado claro. do cuarto del siglo I a. en su mayoría rodias.. 1-4) son jarras de cuerpo ancho y bajo. en Cartagena como en otros lugares con cro- dencia seria además exótica para las gentes nología de tercer cuarto del siglo 11 a segun- que las adquirieron. tyrsos. con el borde algo reen. anforitas..C. y aparece tanto de vajilla de lujo u objeto de valor. claramente especificada por las 143 . y decorado con bandas finas en el borde. en relieve (2). flautas de pan. Los lagynoi de engobe blanco (fig. El mayor conjunto lo he. linternas de comensal. lagynoi arranque del cuello y entronque con el pie de engobe blanco y algunas sigillatas orien. de bre trípode. mos encontrado en Cartagena y lo presenta.C. crópolis alejandrina de Mustafá Pachá. misma área geográfica de una serie de ánfo. tiene antecedentes en la ne- tipo «Megara» consisten en más de un cente. con un punto de ma- terráneo Oriental. rras panzudas (parte de una de ellas en Maza- Las cerámicas helenísticas de relieves del rrón) o thimateria. Es la cerámica del Mediterráneo oriental pequeño número pero con características de más representada en yacimientos costeros del gran calidad.C. tados de carácter dionisíaco y simposiasta: tudiadas por nosotros en otros artículos (1). 1. guirnaldas. en el hombro o parte superior del cuer- tales (Eastern Sigillata A o B). relieves antes llamadas «de Megara». Su proce. anular. núms. constatamos igualmente la presencia en la liras. coronas con lazos de lemníscos. La técnica del engobe blanco y el tipo de rnos en primicia a continuación. apa. cráteras de columnas. Su momento cronológico está entre la mi. unas cestas de red so- ras estampilladas. posiblemente de Asia yor presencia a finales del siglo II a. cubiertas reciendo especialmente representadas en Car. pues llegaron del Medi. otros tipos de cerámicas helenisticas del Me- miesféricos o boles. nado. abundantes en Delos. de un engobe semivitrificado blanco marfile- tagena. lagynoi. según la ma- fines del siglo 11 a. care- tad del siglo 11 y la mitad del siglo I a.C. Se trata de cerámicas helenísticas de ño. ja- en Valencia y Emporion. El color de estos motivos co- cronología más temprana que los materiales mo el de las bandas. po del vaso presenta una serie de motivos pin- Aparte de estas cerámicas «de lujo» ya es. aunque nos decoración lo encontramos también en otros consta la existencia de otras piezas similares vasos como platos. trante y decorados al exterior con gran canti. con alto cuello y asa vertical. y en nar de piezas pertenecientes a cuencos he.

Cartagena. N.. 1-113.\' 3. Exterior del Anfiteatro. frag- mento de carena. '. Exterior del Anfiteatro.o 4.. forma 8 de (Eastern Sigillata A". ~JJ¿"-- . superficie.".> 3 1 o 3 cm... no lagy- nos. J (. Cartagena. Exterior del Anfiteatro.. 1-87. Cartage· na. fragmento de hom- bro. 2 4 5 ! I FIG. 144 . fragmento de boca. N? 2. N.':'. Mazarrón. R-41. Sigillata Oriental: N? 5. Exterior del Anfiteatro. Lagynoi de engobe blanco: N~) 1. fragmento de pared de un vaso cerrado.

de uno de los trece meses rodios (7). y en alta época imperial. otros no rodio. Allí determinó la existen- tas o dados en el extremo superior del borde cia de cinco fases o periodos: y una decoración serial impresa sobre una su. a veces cionalmente se la denomina pergaménica). con ANFORAS HELENíSTICAS DEL los lagynoi. las cerámicas helenisticas de re- MEDITERRANEO ORIENTAL lieves y las primeras sigillatas orientales. la cual hacia el 160 a. pero ánfora (asa o borde con asa) con sello griego.280 a. la forma 8 de la clasificación de K. Aparecen en Cartagena en can· envase. sigue produciéndose en épo· del año y del mes. o quizás el año de cosecha del vino tidades relativamente grandes (una cincuen· envasado.C. Emporion. en Sama. Está represen. cabeza radiada de Helios. dentro de un sello rectangular.). Dura Europos. los como llegaran a nuestras costas estas pie- Hemos identificado como rodios ocho de zas de vajilla y las pequeñas muestras de vi- esos sellos.C. en el siglo I o nombre propio del magistrado de este año. IV) 185/180 .C. 150 a.4. 1. perficie o escalón horizontal que presenta la 11) 285/280 . El origen de estas piezas es Asia Menor. Curiosamente precedido de la parHcu la 11fL y a veces acom- aparece igualmente registrada entre las for. Fue V.C. rico (caduceo. Eastern Sigillata A. Es una pátera muy difundida por el Mediterráneo oriental: Palestina. Forman. Grace la primera sistematizadora de que se caracteriza por ser un pátera de borde estas estampillas ya en 1934. tamente por Roma. dos sellos distintos: uno de ellos con una «fe- siendo muy probablemente Pérgamon el cen. pañado de un título.inicios del si- glo 11. que son como las más lejanas vibraciones del procedentes de excavaciones llevadas a cabo último comercio marítimo no controlado direc- en la ciudad de Cartagena (n? 1. 111) 225/220 . de precedido o sucedido por algún motivo alegó- arcilla beige pálida y muy fina. nea. lIici y Mazarrón (3). antorcha. ria. perli· del Agora de Atenas.225/220 a. hasta fines del siglo II a. 2) rámica de relieves y cerámica de barniz negro). El sello tro del apartado Lekythoi y con cronología de puede ser rectangular. Pedro de la Cova. anterior al 30 a.9. no usuales. al estudiar las colgante decorado con ovas y dardos. las ánforas rodias helenís- y simposia. Hama. estando presentes también en porta el nombre del fabricante. Es muy posible que fuera a través de De- da en el Museo Arqueológico Municipal.185/180 a. ce- (fig.. El otro sello.10) o ha.fuentes. den. Grace: fines del siglo III .C. 1) Fin del siglo IV . 80 y 60 a. La fecha se expresa a través de la mención Como forma. 145 . tena de piezas). recientemente deposita. ya sin barnizar.C. n? 5) terra sigillata El nombre del fabricante va en una sola lí- producida seguramente en Asia Menor (tradi. en dos o tres líneas. cha» que podría determinar la fabricación del tro productor. sado en las esbeltas ánforas del tipo Dressel 1. anfóricos se sitúan entre los periodos III y V de V. cor- tada en el sureste español por dos piezas de nucopia.C. con mención de la fecha. pared interna junto al borde. mento algo anterior o contemporáneo a la lle- cripción rodia dudosa. cargamento excepcional en un mo- dos con mención de fabricante son de ads.C. Tarsus y Kerameikos de Este conjunto de testimonios epigráficos Atenas (6). el segundo es el nombre mas de la cerámica púnica de Cintas (4). La cronología de esta forma es.C. D. (fig. siendo el más frecuente También incluimos algunos fragmentos de la conocida rosa (en realidad un hibisco).aprox. gada en masa del vino de la Campania enva- mo por los posibles paralelos. lladas en terreras y escombreras de la misma favorece y protege a Delos como centro de in- ciudad y pertenecientes a la colección de tercambio y puente entre Oriente y Occidente. a. Antioquia ANFORAS PROCEDENTES DE CARTAGENA (aqui en un mismo depósito con lagynoi. Kenyon (5). en el asa contraria. con la leyenda escrita siglos II y I a.C. era la de sONir el vino en banquetes Como es sabido. el primero es un epónimo cas más tardías. ticas llevan sobre la parte superior de sus asas . etc. tanto por la factura co.C. un EN CARTAGENA cuadro de presencia en Carthago Nova de ele- Presentamos un total de diez fragmentos de mentos realmente exóticos. especialmente entre el V) 150-100 a.

2 146 ./ " 10 . FIG.j . /".

!. fina y depurada. de !Ad en la segunda linea. Procedencia: Terreras del edificio Calthago Nova.5x 1. Grace (12).C.4 x 2 cms Procedencia: Exterior del Anfiteatro. a simple vista.: 2. En cuanto al epónimo del año. algo porosa.(\. Asa y borde de un ánfora de arcilla rosada"anaranjada. TI L'S Tamaño del sello (incompleto. falta el extremo derecho): [In)!} 1)!11OV 4x1. Bastante dañado y extrai'io. Grace (10). depurada. 147 . Tamailo del sello: 4. (13).6. ruón'lw. Procedencia: Exterior del Anfiteatro. Superficie cubierta de un engobe espeso El epónimo NU(()/kxXo.rHyljI91(J[J Sello circular completo con rosa central.{()~ lo conocemos en seis ejempla- res de Samaria. por engobe blanco amarillento. N. con tres líneas.(\·A1O~ y A)·(!II\. 2. desgrasan tes micáceos y blancos. o bien Acw· Kition·Bamboula) se encuentra tambión como fabricante. si hubiese una l' en lugar Existe tanto en el período 111 como en el V de V.6. (2251220 . MAC. finos. depurada. /49 (8). .· aparece en Delos sobre ánforas de color blanco amarillento. casi desaparecido.7 . radias y knldias (11). 1-115.O 1 D~íT} Aydi7Qmou ['E7fI] N[I)(O}ii~X()U L'lo'(JWL' [Y(. Grace. Delos. se podl·ia pro· nimo. sector sur. N. Super- algo oscura. corte 1. El epónimo Ay«)TQ(X. poner A(!IOTWII.8 cms Sello sobre asa de un ánfora de arcilla rosada. Asa y borde de un ánfora con arcilla rosada-anaranjada.' El nombre ~ú!}( UiYTI)\· aparece frecuentemente como epó· 1-'10\'.1851180 a. Sello rectangular en dos líneas.x/o]! .6 cms Sello rectangular. superficie cubierta por un engobe blan. 'EíTI A [o]r[i. desgrasantes micáceos y blancos. aunque en varios lugares (Agora de Atenas. pues da la impresión de que co amarillento. dura.[\101' JI A)·U[I}m[ov] 'EíTI L:WH(!(X Sello rectangular con tres líneas. pertenecientes al periodo I!I de V. ilegible.9 cms Tamaño del sello (incompleta la cartela): 3.) (9). Al exterior. se observan desgrasan tes micá- Asa y borde de un ánfora de arcilla rosada-anaranjada ceos. se mencionan dos meses radios distintos. l)lancos y fragmentos de barro o cerámica. del mismo período. dura y Procedencia: Rellenos del edificio Carthago Nova. Diám. sin desgrasantes apreciables ficie cubierta. Superfi- fina y depurada. del periodo 111 de V. muy cie engobada en color beige claro.

podemos intuir la presencia de un título en la primera H- nea (¿¡tOTlII'OI-W'i?) y un epónimo ilegible en la segunda H- nea. N. aunque relacionable con toda una se· Procedencia: Rellenos del edificio Carthago Nova.J [Y}. Su- Sello rectangular. Sello rectangular ilegible. cáceos.2 crns Procedencia: Plaza de Juan XXIII. LévXn(?J)I" Sello sobre un asa de ánfora de arcilla beige rosada.'l11~~1 / i.O 5 'Er. rosada. Superficie exterior cubierta de engobe blanco amarillento.4 x 1. parece fácilmente reconstruible.5 cms Procedencia: Edificio Carthago Nova. Tamaño del sello: 4.I'h [1i'¡~IOU] N.O 7 Sello rectangular en dos lineas. con abundantes desgrasantes blancos y mi· Procedencia: Escombros del edificio Carthago Nova.IYAIO\".5 cms y depurada.:.7 x 1. fina Tamaño del sello: 4 x 1. N. Cartagena. En la línea correspon- fina y depurada. en tres líneas. fina AhQI}:~l'[wu] y depurada.9 cms Epónimo ilegible. desgrasantes micáceos y algunos blancos. 148 . TamarlO del sello: 2. .t[l.O 8 Tarnarlo del sello: 3 x 2. ficie cubierta de un engobe blanco amarillento. bien conocidos. rie de epónimos radios ~W\QIXT1)" LW()I'{'(lWJI. Superficie exterior cubierta de engobe beige Sello sobre asa de ánfora con arcilla fina y depurada amarillento.). perficie cubierta de engobe amarillento. diente al mes. En la tercera. con desgrasantes micáceos y blancos. 0:[10 1 [U'] Asa y borde de un ánfora de arcilla beige rosada. únicamente. el nombre del mes que creernos co- -responde a Aí'(lI(~OW'i. Sur Se adivina la lectura del mes J. en tres lineas. desgrasantes micáceos y algunos blancos..\[(t~1 Sello ovalado con representación esquemática de <ira· sa" y leyenda muy poco legible alrededor. Asa y borde de un ánfora de arcilla beige-rosada.:].. Leyenda bastante borrosa. ~éc~)¡~IW" L(¡)OlJ¡/ü]\". con tres nombres extensos..

de color más foras radias como knidias del Agora de Atenas. quizás sea un en- Samaria (14). J. Cartagena 1982. de un fabricante. n? 5·6. 519 ss. V. XVI Congr.C . J. Mediterráneo oriental. sión del comercio marítimo a la cual nosotros. (2) Ver sobre este tema Cabrera. depurada.: "Kítion·Bamboula. algo granulosa. Igual en Alba Fucens. 519 ss. E3. J. Ecole Frano:. !<.: "Cerámicas IJe/enis/íeas del bre cerámicas f¡elenislicas de engobe blanco dellipo "La. n. ros y alguna grieta. Grace.. Maisoll de l'Orien! Mediterranéen. con terior está cubierto por un engobe rosado amarillento. lig.A. 81 ss. Samaria·Se· (3) Perez Ballester..o 87 y 88. a. American School 01 Oriental Researeh.. E46.. desdibuíada por su par- Tamaño: 4..I. Sello sobre un asa de ánfora con arcilla beige rosada.. del períOdo 111. Nacional. Calvet. . J. (7) Ver lista completa en Grace. . pág. hemos querido modes- xima publicación de los materiales hallados en tamente contribuir.: "Stamped amphora f¡andles found in ticas del Medí/emineo . J. algo más oscura que la de ánforas Procedencia: Exterior del Anfiteatro. .O 9 N.. 1934 (reimpresion en Amsterdam. 149 . también del pe- des de Tunis. Oe. y Sawatianou·Petropou- Pérez Ballester.. sello knidio. Se aprecian algunos desgrasan tes micáceos. eranology..O 10 U\'(/OI'[OF Irhmí'(/ /rhrwpt! Sello rectangular en una línea. en Oelos.: R48 como epónimo. en Chapter XI: Potter's stamps. M. 1)0Iáe2. gamo. colaborarán a completar la vi- ticos cercanos a Cartagena a cargo del Cen. cl1apitre XIV. E76. U. y Arq. lasc.: «Cerámicas he/enis· (10) Grace. 2.2 cms muy dura. Il1st. "Zanja Hospital)). riodo V. gabe. Hesperia. pág. 151 ss. Crowloot.gynoi" Mediterr81leo Oriental.: "TIJe Of4eets . Y. CronOlogía de 212·185 a. n? 98ter y 98quarter.M... 1968). 97. pág. Perez Ballester. No conocemos paralelos. Hautes Etu· pág.e. 111. P. R-8. 380 Y QC. vol. 1984. (9) Crowfoot. V.43.. Alba Fucens y Nessana. de la co de Cartagena. Paralelos en Pero 281 ss. corte R. pág. distinta a las anteriores. 111: Roman and lafer Wares. lám.F..: «Les timbres ampllOriques. Cabrera.: "La cerámica helenísti· (8) N..: "Pales/inian eeramic rís 1982." pág. K. Inscripción enmarcada dentro de una cartela. riques . Samaria· res de la fase V. Los estudios de pecios submarinos helenís. Arq. Pertenecería al nombre Procedencia: Exterior del Anfiteatro. radias. en una linea. Jerusalem. Ken· Les timbres amphoriques".. P. E3 del periodo lI!. halladas en Car/agen8». pág. tipo 253. P. VII y LXXVI. V.6 cms te izquierda y rota por la derecha.. Tamaño incompleto: 1. l· Terra Sigillata. tro de Investigaciones del Museo Nacional de con el estudio de materiales procedentes del Arqueología Marítima de Cartagena.: "Noticia so· 215. de fabricante. Se aprecian algunos desgrasan tes blan- Este nombre de fabricante lo encontramos tanto en án.A. Al ex· Sello sobre asa curvada. L'lIot de la Maison des Comédiens. Cuadernos de Prehist.Y.1. n.24. XXVII. 382. J. pág. (6) Para más detalles y bibliografía ver el trabajo de K. sello ro· lO». ) pág.w. Delos o claro que la pasta. pág. Sello rectangular.o 20... los cortes estratigráficos sítuados junto al an- NOTAS (1) Pórez Ballester. Paris 1970.: "Tlle Objects trom Samaria». .. (4) Cintas. . .: «Cerámicas helenisticas del Mediterráneo lakou. Od. y Pérez Ballester. con arcilla de color anaranjado vivo. 1961. aunque no está claro.M. rosado-anaranjado.. con po- abundantes huellas de dedos y pasadas del alfarero... Td. ». como fabricante. dio. . lenísticas .w. (11) Grace. Pa· yon citado más arriba: también LAPP. diez ejempla- (5) Kenyon. cos de tamaño irregular.6 x 1.. P. pág.: «Les timbres emphoriques grecs". y la pró.U. N. 378. Pub!. 163·164. pág.: «Cerámique Punique».: "The Objects Irom Samaria». d'Atllenes.e. y otros: «Noticia sobre cerámicas he· baste . fat)(icante. 111. Part VI: A corpus of Palestinian poltery 200 b. 1931·1932".:.W.7x1. N. oriental en Cartagella". vol. Madríder Mitteilullgen n? 21. V. C. fiteatro romano.: "Les timbres empIlO· Sebaste. J. Superficie alisada. 197 ss.C.: Número de inventario del Museo Arqueológi- ca de relieves de Cartagena>l.

manas de Valencia y de su entorno maritimo». "Les timbres ampllOriques. Barcelona 1952.. ADDENDA Desde la redacción de este articulo en 1983. en Mem. están siendo revisados por nosotros. Pedro del Pinatar. 309. Fines del siglo 111 a.C. Crowloot. dos estampillas de fabricante rodio.. Real Acad. pág. ocho piezas. Y: "Kitfon·Bamboula». dentes de Cartagena y del litoral levantino: Habría que añadir. L. J. y za: Calvet. baso inscripciones ampuritanas griegas.. V. A.. Fernández Izquierdo. pág. pág. 291. » KSS1586. de la Historia. rno lal)ricante. ánfora tado el número de sellos de ánforas helenísticas proce· rodia de segunda mitad·fines del S. Mur· ve sellos publicados de Ampurias (Almagro Basch.» E11.j o ")f(:\"gI/¡<] Siret en Almeria (Siret. ! a. Mo- tante incompletas: f. M. V. cronología aprox.C. 64. . 01 y D. tridente. Grace. (13) Crowfoot.. . 150 .: "Las cia) con cronología de 1.W. 381. en una de ellas. 30"1. J. Grace.. Oy.: ríodo tll. Del pedodo IV.. una pieza del pe· pág. XIV. 25: EMl AW¡'U / ÓIV~ / (~'YQlO:O(()l'. íHY¡>v.W. Valencia. I! a. pág. los nue· Dos del pacio de San Ferreol (S. n:' 35. Aquí como epónimo. (12) Crowloot. una pie· (14) Grace..: "The Objeets . co· del periodo 111. o el hallado por gunda linea) en la primera pieza.C.. con paralelos en pórgamo. fig... V: "Les timbres amphoriques . ».C. 383.: !Nillaricos y Herreríasu.. w (primera línea) y ftarnf (se· nografías Ampuritanas 11. que actualmente En Valencia.: "Tlle OIJjee/s . J.: "rIJe Objects . Ob.. pág. ». ibéricas y latinas)). con tres líneas y 220·180 a. E52. n:' 6.: "Stamped ampllora Ilalldles . ha aumen· 1984. 21... pág.» pág. siempre en el levante-sureste. a mitad-mitad del s. 478).W.: "Las ánforas ro. en restos de segunda linea.

contexto musical griego o mediterráneo. fundamen. ne plena significación para el que lo contem- mo tal. Se trata de examinar si las influencias mu- sicales fueron puramente iconográficas o si A. del material iconográfico es importado como mos es el de la naturaleza auditiva de la mú. Por otra par- ta comunicación es el de la posible influen. El cuerno talmente. se exponen en primer lugar los cia en la Península de un sistema de notación instrumentos representados en el material in- musical que permitiera su transmisión no dígena. de el contenido iconográfico de los vasos tie- teriores no pueden aplicarse a la música co. Aquí. La tuba teamiento iconográfico se realiza. La trompa 151 . pues ello llevaría implícita la existen. en general.LA INFLUENCIA DE LA MÚSICA GRIEGA Y MEDITERRÁNEA EN LAS CULTURAS DE LA PENíNSULA IBÉRICA por BEATRIZ DE GRIÑÓ El tema que me corresponde abordar en es. las conclusiones que cuentemente en un contexto griego en don- puedan sacarse de este u otros trabajos pos. ofrezca mayores posibilidades de cara a futu- sical indígena pudo haber sido influido por el ros trabajos. pla. oriental sobre las culturas indígenas (1). yar otro modo de enfocar el tema que acaso so. Este plan. aunque funda- rnentalmente desde el punto de vista de las Los instrumentos que se observan en el fuentes escritas (3). y luego las representaciones de estos auditiva. te. sino ensa- son un fenómeno moderno. El pri. En consecuencia. mentos musicales representados. es el caso de la cerámica griega. No debemos olvidar El tema es complejo y no es mi intención que los medios de comunicación de masas resolverlo en esta comunicación. a través del análisis de los instru· 4. hallada fre- sica. En cualquier ca. Por ello. en el material importado con el fin de poder gos u orientales como para haber producido confrontarlos. Conviene tener presente que buena parte mer inconveniente con el que nos encontra. no se pretende ahondar en la interpretación cia de la música griega o del mediterráneo y significación de cada una de las escenas. lo que se trata de ver es si el contexto mu. Instrumentos de viento: evidencian un impacto griego o mediterráneo 1. se intenta abordar ambiente indígena forman parte de tres gran- el tema desde un punto de vista iconográfi. un impacto notable (2). 2. o bien la presencia de músicos grie. des grupos: co. El tema de la música y la danza entre los LOS INSTRUMENTOS MUSICALES pueblos de la España primitiva ya ha sido EN EL MUNDO INDíGENA abordado por otros autores. El aulós sobre el mundo musical indígena. 3.

Instrumentos de cuerda: . Está to. Proba- tar la presión del soplo. Murcia) (5). 2). Aparece en la pintura sobre cerámica y En otro fragmento que pertenece a este mis- en la escultura (bajorrelieves y terracotas). La phórminx siete figuras. La cítara remata tambión en una borla que le cae por delante del hombro (8). originaria presenta una escena similar a la anterior en probablemente del Asia Anterior y que fue la que danzan hombres y mujeres cogidos de adoptada muy pronto por los griegos que lo la mano. gos sino también por otros pueblos orienta. En jer. La lira ninas. . El uso de la "phorbeia" blemente formó parte de una escena de dan- es un recurso conocido no sólo por los grie. El pulgar que era el dedo destinado peones y jinetes que decora una oinochoe.Una auletris. se defienden con sendos escudos cando una doble flauta cuyas cañas mantie. seguramente siguiendo el esquema del vaso anterior.En una escena también guerrera con común.En otro vaso hallado incompleto se re- Es la flauta de dos cañas o tubos. 3). 1. Los címbalos Delante de la auletris hay una figura masculi- 2. mo vaso se ve a un personaje que toca una larga trompeta y que. cogidas de la mano. de Liria puede verse a una figura femenina in- charan desmesuradamente al soplar y aumen. 3. de una doble flauta. vasos de Liria (Iám. rico. La figura que inicia gura un varón que toca una larga trompa o tu- la danza en procesión de los peones es un ba recta de boca acampanada. tivamente. 1. música está interpretada por dos figuras que va la "phorbeía" o tira de cuero que pasa per tocan el aulós y la tuba (12). que precede una danza de 1. marca una monomachia o lucha de dos peo- matismo general de las figuras pueden apre.Una cratera de la necrópolis del Giga. 1). van la falcata al cinto indicando su condición El aulós es el más abundante de todos los de guerreros. Instrumentos de percusión: mente decerada . ellos un jinete dispuesto a soltar la lanza (9). nes que armados con lanza y falcata. 2.En un pithos de La Serreta de Alcoy. 1). incompleto pero reconstruible en base a otras representaciones: se trata de la tuba. primer lugar los varones que en este caso lle- nor (4). El esquema es el mismo. Su fina. completa que toca el aulós (Iám. que mencionar un fragmento de kalathos ha- .con dos cenefas laterales. ruel) de dudosa interpretación. encima de las mejillas hasta la nuca. La escena es- cia el cortejo de peones y jinetes es una mu. za procesional similar a las anteriores (13). respec- ciarse ciertos detalles interesantes. 2.En vasos del poblado de San Miguel de nes muy reducidas. seguidos por las mujeres. El tympanon na que toca también un instrumento de vien- to. tres masculinas y cuatro feme- 2. y tras instrumentos representados en el mundo ibé. Lle. separados y de dimensio- . El aulós . Para finalizar con la cerámica ibérica hay les (6). Delante del supuesto aule· Liria (Valencia) que a continuación se ter hay tres guerreros con escudo y lanza y describen: un curioso personaje sentado en una silla de 152 . La música en- auleter (lám. tá dividida en dos por lo que parece un río.En un pequeño fragmento de otro vaso lidad era la de impedir que las mejillas se hin. 1. llado en el poblado del Gastelillo de Alloza [Te- cante (7). Acompaña a esta fi- rralejo (Mula. lleva un tocado que 3. Aquí la figura que tañe la flauta e ini. En lo que respecta a la cerámica el aulós La asociación del aulós a este tipo de trom- aparece representado en: peta larga o tuba se repite también en otros -. la a sujetar el instrumento permanece libre. también en reciben a través de los pueblos del Asia Me. encabezaba la Cerámica danza procesional seguido de una auletris (10). B. Instrumentos de viento figuras masculinas no llevan ningún tipo de armamento (Iám. ne separadas aunque unidas en una boquilla . Lleva la túnica igual- G. Las A. 1-2) en el que pese al esque. (11 ). Tiene la cabeza cubierta con una especie la margen izquierda se ve a un personaje que de tocado del que cuelgan dos borlas y viste tiene en la boca lo que parecen los dos tubos una túnica ricamente decorada (Iám. Ali. 1.

LAMINA 1. 1·2. Llobregat). 3. 153 . Gua· (lrado). Murcia). PitfJOs de la Serreta de Alcoy (Alicante) (según E. Desarrollo de la escena y detalle del auleter (según E. Cratera del Cigarralejo (Mula.

tal (18). (Jaén) (16). tris y un au/eter. si pueden extraer- to. asi como el tipo de au/ós representa- Dentro de este grupo habria que incluir la do: Lidio. diosa en relación con la fecundidad. corno se verá más adelante (Iám. longitud (19). A un lado de la diosa hay una figura tar la auletris de Osuna (Sevilla) ricamente ata. se algunas conclusiones. 2) Y la caja funeraria de Torre de formaba parte del ritual de que era objeto la Benzalá (Torredonjimeno. Escenas musicales representadas en di- versos vasos del poblado de San Miguel de Liria (Valencia). El tema de la diosa Las representaciones del aulós en bajorre. probablemente ca (Iám. alto respaldo y con un báculo o bastón en la pequeño grupo escultórico (17). En piedra. 4. ción con una divinidad femenina en la que se destaca su carácter maternal. cabe ci. femenina con un niño y al otro lado una au/e- viada al igual que las auletrises de la cerámi. La figura cen- mano que parece contemplar la lucha de otros tral que amamanta a dos niños está en rela- dos guerreros en la margen opuesta (14). La "phorbeia» apa- rece documentada tan sólo una vez en la ya mencionada cratera del Cigarralejo (Iám. 3) (15). y la otra de perfil tocando arte ibérico impide precisar excesivamente los un cuerno. au/ós. 1) repujada en plata les o Frigio si las dos cañas tienen diferente que decora la pátera de Santisteban del Puer. 1-3. tán representadas dos figuras: una totalmen- te frontal que toca la doble flauta con los dos La definición y el esquematismo propio del tubos separados. que amamanta a un niño es de origen orien- lieve son poco frecuentes. Estas diosas metroacas kourotrophos se encuentran en to- Bajorrelieves da el área mediterránea. Jaén) en la que es. 2 3 LÁM!NA 2. aspectos morfológicos y técnicos relativos al 3. '1-2). Terracotas Aparece siempre con los dos tubos separados En el interior de una casa del poblado de yen aquellas piezas que están suficientemen- La Serreta de Alcoy (Alicante) se encontró un te cornpletas aparece generalmente asociado 154 . La música. 1. 3. según que los dos tubos sean igua- centauresa auletris (Iám. Sin embargo.

Jaén). 3. Detalle de un vaso de Liria (Va· len cía) (según Garcia y Bellido). Auletris. 155 . 2. 1. Detalle de la auletris del relieve' de Osuna (Sevilla). Auleter y tocador de cuel"· no de la caja funeraria de Torre de Benzalá (Torredonji- meno.LAMINA 3.

La tuba Numancia. 3). las que aparece represen. Junto al cuerno aparece asocia- vasos de Liria y de epifanía o presencia de la do el aulós. viene tener presente que el mundo griego co- llazgos arqueológicos peninsulares. escena incompleta que pudiera relacionarse ce asociado aunque tienen su equivalente en con juegos funerarios. al cuerno en la caja funeraria de Torre de Ben. en Soria. culado al ritual funerario. no sabemos si religiosa o social. están asímismo presentes representadas hay un ánfora vinaria que en en todo el mediterráneo. a la trompa en el relieve de Osuna (21). sálpinx griega (23). te. Ge- éstas. J.(29) y las re- Aparece en cuatro fragmentos de Liria re. con- la existencia material del aulós entre los ha. Entre las dos figuras el mundo griego. a veces. do el esquema documentado en la cerámica les de muebles. 2-3). y las otras dos el grupo escultórico de La Serreta y en el pi. La trompa lógico en su vertiente funeraria.en ce representado en los relieves de la caja fu- la patera de Santisteban del Puerto (Iám. En dos de los casos repre- sentados el tocador de tuba está afrontado a B. tympanon. Es notable que el aulós aparezca frecuen. 3. con la vida inmediata sino mediante un pro- ceso de transformación hacia un plano ideo- 4. opinión de T. Dos de las escenas son de carác. Es una pieza curva y abocinada que tiene zalá (Iám. temprana del monumento a la que apuntan ros y estrías decorativas en uno de sus extre. antiguos de que se tenga constancia en la Pe- 156 . cidos a un carro representados en la otra ca- numento de Osuna. 1. su equivalente en el kéras griego (25). Tiermes. 3) en una Estos ínstrumentos a los que el aulós apare. 2. Se asocia a la li. en una de las cua- thas del mismo yacimiento. címbalos. a la tuba en varias piezas de Liria (Iám. las conocidas trompas cerámicas del área celtibérica - 2. el píthas de La Serreta o el mo. 3. En el caso de la rario de esta escena estaría apoyado por la fi- patera de Santisteban del Puerto la escena re. aunque no pa. quizás ritualizado. ra como en la cratera del Cigarralejo (Iám. El cuerno 1-2) (20). noció la «bycháne" instrumento similar a és- ce probable que las pequeñas piezas cilíndri. trofeo entregado con motivo de los juegos fú- tado son procesionales como en la cratera del nebres a los que aludirían los dos caballos un- Cigarralejo. Chapa (26) acaso represente el Las escenas en. son claramente una danza. de Liria (28). excepto en ter guerrero. 2. otros elementos del relieve. El significado fune- cota de La Serreta·de Alcoy. les también participan guerreros. gura de un animal carnívoro que con las pa- presentada no tendría una connotación directa tas extendidas se sitúa encima del carro. No pare. con uno o dos aguje. 3. neralmente se ha asociado este instrumento No se ha podido documentar con exactitud con la «buccina" romana. es de mayores dimensiones y pue- rece que sean representaciones de escenas de tener un tirante para facilitar su sujección. Los instrumentos de cuerda son los más pleta (24). Instrumentos de cuerda un auleter (Iám. Hay que destacar entre otras. La phórminx falte el auleter pués dicha pieza está incom. instrumento frecuentemente vin- divinidad entre los mortales como en la terra. 1). a otros instrumentos diferentes. sin embargo. y no como instrumentos mu. ciara la procesión del grupo de Osuna repitien- ben clasificarse como elementos estructura.M' Blázquez mos sean flautas o restos de flautas como se apunta la posibilidad de que el trompetero ini- ha supuesto a menudo. Velilla de Soria. 5). Estas piezas (22) de. sino más bien una idealización de Se documenta en el relieve de Osuna (27). Castelillo de Alloza. así como a diversos instrumen. No es improbable que la única pieza en la que la tuba aparece sola 1. sí misma. se enrrolla sobre temente asociado a guerreros. en Burgos (30). presentaciones de las problemáticas estelas presentada como un tubo largo y abocinado funerarias de Castroviejo y Lara de los Infan- que acaso pueda ponerse en relación con la tes. de guerra. Apare- tos a la vez -cítara. lo que acaso refuerza la cronología más cas de hueso. sicales. en Teruel. A diferencia del cuerno. de danzas como en los ra del relieve. neraria de Torre de Benzalá (Iám.

Almagro Gorbea) 3.LÁMINA 4. 157 . Estela de Luna (Val palmas. 1. 2. Es- lela de Zarza-Capilla (Badajoz) (según Enríquez Navascués). Zaragoza) (según M. Detalle de la cenlauresa auletris de la pa- tera de Santisleban del Puerto (Jaén).

Por Puerto (Iám. en época helenística aparecen geométrico laconio de Amiclea que se ajusta representados en la patera de Satisteban del a los rasgos de la phórminx homérica (32). denota un cIa. instrumentos de viento representado en el ma- ra y directo influjo griego. representados recuerdan a las escenas de phóthesis del mundo geométrico griego (33). do en el segundo cuarto del siglo V. El contexto arqueológico en el que apa- al otro (Iám. La cítara o acaso una tumba (39). los elementos representados -el ficado funerario. una en Luna (Valpalmas. El carácter funerario de estas phórminx es 2. Está tocada por dionisíacas en manos de Eros o de Sátiros. señalan el lugar de la tumba. y posteriormente. Una de las sirenas tañe el aulós sobre una peña 3. M. recen estas piezas apunta a un origen oriental. Instrumentos de vienlo la ya mencionada cratera del Cigarralejo (Iám. Los címbalos lira representada en dos estelas del bronce fi- nal halladas. Hasta el momento no se ha detecta. Aparece únicamente en la patera de Santis. 1) Y lo mismo puede decirse respecto (36). El paralelo más próximo pa. terial importado. en escenas de symposion. Aparece con profusión en la sonaje que lleva la lira la está tocando con un cerámica griega de figuras rojas de los siglos plectro. En cerámica de figuras negras se documenta dad de que no hayan sido identificados como tan sólo en un alabastrón de Ampurias fecha- tales (34). el aulós aparece sobretodo en escenas un marcado sentido funerario. 3). y un centauro que la sostiene con la mano iz. también con un claro signi- otra parte. antecedente de la 1. Curiosamente. griega y aparecen en un contexto funerario. mentan únicamente a través de testimonios tual funerario. generalmente a mujeres e utilizado en el cuI- rían posible su vinculación al mundo griego. 3). un conjunto relacionado con el ritual funera- guna duda respecto al origen griego del ins. ya estos prime. los motivos en ellas el mismo que el de los cimbalos. Una pareja de címbalos de bronce fue ha- za) y otra en Zarza-Capilla (Badajoz) (31). 4. 8. iconográficos. ta a Cibeles y en las orgías dionisíacas (38). ra la estela de Valpalmas sería el de un vaso Más tarde. decora- do con tres sirenas separadas por mirtos.nos vinculan al mundo mediterráneo.nínsula ibérica. 5. miento. Zarago. Era un instrumento asociado Hay otros aspectos de las estelas que ha. 3) y de Villaricos (Iám. el tendría una función apotropaica (37). imitación El aulós es prácticamente el único de los indudable de una forma griega. por otra. rio (35). 1). 158 . Su estridente ruido metálico escudo con escotadura en V. Son similares a los que aparecen en trumento que aparece en la estela de Luna las tumbas de Ibiza (Iám. se docu- nifestación del empleo de la música en el ri. El tympanon seguro por cuanto aparecen representadas en estelas y pueden interpretarse como una ma.1) en una pieza que por su forma. En lo que a la cerámica de figuras rojas res- teban del Puerto de gusto helenístico y con pecta. Por una parte. LOS INSTRUMENTOS MUSICALES EN EL MATERIAL IMPORTADO 2. espejo. quierda mientras pulsa el plectro con la dere- ros documentos musicales son de influencia cha (Iám. llada en la necrópolis de Medellin (Badajoz) en Bendala en sus trabajos no parece tener nin. Se trata de la phórminx. Una centauresa timpanistria se documenta en hecho que podría ponerlas en relación con las la patera de Santisteban del Puerto (Iám. nística en una serie de figuritas y terracotas. Parece que el per. 4. en época hele- do la presencia del plectro en ningún yaci. La lira En el material indígena aparece tan sólo en A. estelas griegas concebidas como monumen.C. 5. V Y IV a. pero no hay que descartar la posibili. 2). 1. El significado funerario del tympanon es aquí tos honoríficos. 5. el carro. Instrumentos de percusión servada a lo largo de esta comunicación. Dada su naturaleza perecedera. preludiando lo que será la tónica general ob- C.

Detalles de la patera de Santisleban del Puerto (Jaén): 1. centauro citaredo.LÁMINA 5. 2. Centauresa timpanistria. 159 . 3. Centauresa cimba- listria.

re. ponden a un mismo esquema y son práctica- El aulós aparece tocado por heteras junto mente iguales. cuentra también en la plástica. talle que recuerda a los prototipos En Alicante.C. sin mera mitad del siglo IV: en el interior de una procedencia exacta. Fue hallada en la provincia de Jaén. En una terraco- Parnaso (46). 2). No hay nada de ex- traño en que las Musas sean tres.yen Galera. y en una cratera de Alcacer do Sal (Por. en un vaso en forma de sátiro recos- bos. ta de Ibiza fechada a comienzos del siglo IV mo una Musa la auletris que en una cratera a. el supuesto auleter es en (60). Eros sentado sobre una roca toca el aulós En lo que respecta a la plástica de época en medio de sátiros y ménades que danzan helenística hay que citar una figurita de oro al son de la música. 7. presen- Pausanias (IX. tañe la lira. que había sido interpretada co- mo una escena de paideia (48). En estas lecitos procedentes en gras hallado en el Cabezo del Tío Pío. y actualmente forma par- kylix de Ampurias. sentado des- sas. presente en una serie de le- (Iám. Ariadna tañe la lira sentada en un diphros en- temente estre fragmento. el ción según la cual las Musas eran tres y habi. hallada una figurita de terracota que represen- tivo del Eros auleter de Toya (41). en una cratera de Toya que representa a un muchacho tocando la do- (Tugia. llas sobre un montón de piedras (58). en Baza -tumbas 43 (Iám. podría tratarse de una Musa pues junto tado sobre un odre con los dos tubos del a esta figura hay otras dos. Aparece tocado por un sáti. yen Am- Ampurias sostiene en sus manos los dos tu. Una mujer que acaso sea Según R. incompleta (54). pejo. que corresponde a tre ménades montadas en asnos itiphálicos una copa «Droop". ble flauta con los dos tubos separados (Iám. Su bezo Lucero (Alicante) en el que un sátiro apa. la cítara. También podría interpretarse co. al lecho del varón en el symposion. de frente. te tan sólo en la cerámica griega. 6. la lira está en chena (Murcia) se había querido ver la figura manos de mujeres que participan en el sympo- de un auleter en una escena de komos (51)_ sion dionisiaco (59). en las necrópolis de La Alcudia helenísticos. figurita es de bronce. La escena ahora incompleta. ta a una auletris (Iám. Entre los instrumentos de viento se docu- presentaba probablemente a las Musas en el menta. Recuerda esta fi- En un fragmento de una kylix de Ampurias gurita. de Ca. ta en el mundo púnico de Ibiza. quien ha estudiado recien. lins y en el santuario de Es Cuyeram (55). purias. y La Albufereta (44). en Ar. laúd y el arpa. pues según Entre estos se documentan la lira. 1). 1) junto a Apolo citaredo en una kylix citos funerarias de figuras negras del grupo incompleta de Ampurias (50). Este mismo esquema se La figura del sátiro que toca el aulós se en- repite en Ampurias (45). asocia- realidad un hoplita con lanza (52). La figura femenina que en una cratera de nudo sobre una pequeña peana (56). fechadas en el segundo cuarto del Finalmente. en la sepultura 106 (43). una de las cuales aulós en la mano izquierda (57). Granada) toca su instrumen. a las terracotas de Ibi- que corresponde al medallón interior puede za. to junto a otras dos figuras con lira (47). que representa a Pan sentado en cucli- de Galera (Tútugi. autenticidad es dudosa pues es núcleo de la rece asociado a un varón que le enseña un es. 6. 2) hubo una antigua tradi. en un escifo. la Siringa. finalmente. ro en una serie de vasos fechados en la pri. do a Dionysos y a Ariadna que monta en un 160 . Olmos. podrían estar B. toca el aulós.C. te de la colección Lázaro Galdiano (53). También está tocada por Apolo. de Haimon. halladas en la necrópolis de Puig des Mo- verse lo que parece el estuche de un aulós.' La figura femenina. Instrumentos de cuerda representadas tres Musas. Las más antiguas representaciones corres- Marsyas sostiene los dos tubos del aulós ponden a la lira. Jaén) (40). en una se. 3) velo que cae flotando sobre sus espaldas. Se documen- El aulós está también asociado a las Mu. de- Y 176. 6. 29. taban en el Helicón y no en el Parnaso (49). siglo V a. En esta escena. inédito. En la necrópolis de la Albufereta (Alicante) tugal) en la que el sátiro está sentado sobre y formando parte del ajuar de una tumba fue una roca según el mismo esquema composi. su mayor parte de Ampurias. Res- perteneciente acaso a una ménade (42). en un fragmento de figuras ne. Visten una larga túnica y llevan rie de crateras halladas en necrópolis ibéricas: sobre la cabeza un kalathos cubierto por un en Granada.

Auletris de La Albufereta (Alicante). Auleter de oro hallado en Jaén (según García y Belli- do). Auletris de una cratera hallada en la tumba 43 de Baza (Granada). 161 . 2.LÁMINA 6. 1. 3.

que no cimba los de Medellín. 2) que sentados tocan ante el mería) tocados por una ménade (Iám. Instrumentos de percusión los dioses en el Olimpo transportados en un carro al son de la música. En una pelice que representa instrumento conocido en los siglos V Y IV a. sonido del tympanon mantendría alejados a 162 . documen- nas son más variadas. griegos. 1). resultar extraña su presencia. también en manos de Musas. Entre los que hay que mencionar. Representaría la entrada triunfal de C. Son La citara está representada en la cerámica muy poco representados en los vasos. 3). tocado por una figura masculi. demasiada importancia aunque alcanzaron da por un jóven. También aparece en dos balas ya eran conocidos. asociados a un tympanon (73). a estas danzas relacionadas con los ritos dio- yen a reforzar su sentido funerario (70). los crótalos y el tympanon. en escenas de danzas rel igiosas o alusiones da con minúsculos hipocampos que contribu. cratera hallada en la tumba 52 de Villaricos (AI- centes (Iám. pues aparecen en contextos no nos de Dionysos (66). No podemos de- Fuera de Ampurias se documenta en Gale· cir que el conocimiento de los címbalos en la ra. lismo funerario de estas figuras queda paten- El arpa se documenta en un fragmento do te en el estudio que Ferron les dedica (85). y asociada Península se deba exclusivamente a una apor- al aulós (65). para los griegos no tuvieron rada de El Puig de Benicarló (Castellón) lleva. El simbo- tico (72). la cerámica de figuras rojas. MOlins. La Bas- Acaso esta figura sea una Musa. ño Titono que con el instrumento en la mano Los cimbalos están representados en una se dirige a la clase de música. Las piezas con osto esquema apa- pies descansan sobre un escabel y está toca. Los nisíacos. 7. una gran difusión en relación con el culto de cena de paidea (68). Toya (77). los cim- toca el aulós (63). la lira apa. Villaricos (80). sin em- de figuras rojas de Ampurias y siempre en ma. (Verdolay. Cerro del Minguillar (79). casi siempre tocado por ménades aparece sentada sobre una tabureta decora. 8. recen en Ampurias (76). en una kylix ante (74). tación griega. La figura Península. 8. en el cabezo del Tío Pío en ma. En Ampurias. en dos kylikes de Ampurias (83). una bailarina en una escena de symposion En la necrópolis dol Cabecico del Tesoro (75). cotas halladas en la necrópolis de Puig des na incompleta (Iám. 7. mana sino más bien a una diosa protectora de do en esta mesa redonda por J. tida de les Alcuses (81) y en San Miguel de mica de figuras rojas son comúnes las repre.carro (61). los cim- En la cerámica de figuras rojas. el poblado de Puig d'en Valls (84). Cuando llega sa las cuerdas de la lira junto a otra Musa que a la Península la cratera de Villaricos. en Cástula (Jaén) toca. tados únicamente en las representaciones de rece en escenas de paideia en manos del ni. balas. Por otra parte. sentado con frecuencia en una serie de terra- nica de Ibiza. Murcia) y formando parte del ajuar El tympanon es el instrumento de percusión de la sepultura 271 se halló una terracota que más representado en la cerámica griega de la representa a una citarista (Iám. sentaciones de Musas qu tocan la citara en El tympanon aparece también tocado por Eros actitud similar (71).. En la cerá. los autores griegos los citan como un nos de Apolo. No laguinos hallado en Cartagena y fechado en representarían a una simple timpanístria hu- la segunda mitad del siglo 11-1 a. Dionysos y a la gran madre de los dioses. en una cratera de la Albufereta tocados por to (69). en lo que parece ser una es. presenta.C. No olvidemos los kylikes y en un escifo incompletos. o de adoles. Probablemente ins. El laúd. bargo. Galera (78).C. on el santuario de Es Cuyeram y en pirada en modelos griegos de estilo helenís. Barcelona) (82). la Thargelia en su honor. da por Orfeo (67) y en una kylix muy deterio. no debió permiten identificar la escena (64). aparece en una terracota pú. Sorba (Cardona. 2) Y maestro (62). instrumento poco frecuente en el En el mundo púnico de Ibiza aparece repre- mundo griego. da con un alto polos del que cuelga un velo. Marsyas que sostiene el aulós y en un ánfora Los crótalos aparecen también una sola vez en una escena de libación ante Artemis y Le. y por tanto. o tocada por una Musa que ten. Pórez los muertos que con la virtud purificadora del Ballester. las esce.

3. 1. 163 . Muchacho con lira. Escena de paidea en una kylix de Ampurias. Murcia).LÁMINA 7. Apolo citaredo y Marsyas auleter en un fragmento de una kylix de Ampurias. 2. Cita· rista del Cabecico del Tesoro (Verdolay.

4. 1. 3. Címbalos de bronce hallados en una tumba de Ibiza. 2. 164 . Cimbalistria de Villaricos (Almería). Jaén). Timpanislria de una cratera de Toya (Tugia. Tocador de laúd de Ibiza.LÁMINA 8.

pero esta laga) aparecen asociadas una arpista y una ta- no se canalizó por medio de representaciones ñedora de laúd (87). tuba. modelo cultural propio. o el /(a- sunto de las representaciones griegas en el lathos del Castelillo de Alloza que tiene en el mundo indígena. del prototipo. cuello largo y pequeña caja de resonancia. se conoce la vincula- la lira. Puede observar- se como no sólo se asimila el instrumento co- CONCLUSIONES EN BASE A LA mo objeto. el tema. el aire y algunos los aspectos que convendría na. (88). tie- to de la música e instrumentos griegos.Una escena erótica amenizada por una asimilación de los instrumentos y no una mera tañedora de Sambuca se documenta en uno copia del modelo foráneo desde la época de de los vasos plásticos en forma de falo Ilalla- los primeros contactos. res son escenas de corte dionisíaco o de Son muchas las cuestiones que quedan en symposion ausentes de la iconografia indige. mientras que las representaciones ibéricas analizar y que acaso aporten alguna luz sobre son escenas de danza comunal o de guerre. ne sus paralelos formales en el laúd-babilonio ceso de aculturación evidenciado por esto de. El laúd representado. En cuanto a los instrumentos represen. trompa) co- ADDENDA nocidos todos ellos por los griegos. sino también parte de su CONFRONTACION DEL MATERIAL significación. muy dificil distinguir si obedecen a un in- nas musicales. to. pero no documentados iconográficamente entre el ma- Instrumentos de cuerda terial griego de la Peninsula. . ciones de instrumentos como pueden ser el tados en el material indígena podrian deber. la mayor par. muy distante. con la lira. de iconográficas sino por un conocimiento direc. INDíGENA Y EL IMPORTADO Hay ciertos elementos que permiten hablar de un claro influjo griego en el material indi- Examinadas las representaciones musica. la phórminx. Pero también hay una serie ibéricos.. la pátera de Santisteban del Puerto. flujo griego. por tan- cuanto menos la iconografia griega con esce. Ello no obedece a una ignorancia del de elementos que se encuentran en el mun- tema pues la población indígena conocía do mediterráneo en general y resulta. la adopción de instrumentos de Ibiza (86). Sin embargo. al me- Se documenta asi mismo en una navaja de nos iconográfícamente. jo. pues ello implicaria la -. 165 . bió ser muy profundo. Por ejemplo. no posible pensar en un origen común Medite. aulós y la tuba. puede ser el caso de la cratera del Cigarrale- portadas.los animales que mantienen encaDenados a instrumento adoptado quedaria inserto en el los difuntos en el reino de ultratumba. griegos. Es de diosas de la fecundidad. a pesar de ser frecuentes di.En la cara A de la placa decorativa de probablemente existió una influencia griega bronce y pasta vítrea hallada en Cllurriana (Má- sobre la música del ámbito ibérico. tanto indígenas como im. griegos no implica que la música realizada con ellos coincida con la griega. ción de aulistas y tocadores de lira a cultos ba/os documentados arqueológioamente. Concretamente. A la vista de todo esto puede pensarse que . puede decirse que no existe un tra. como evidencias las dos en la tumba de incineración n. sería esta la explicación adecuada a la asocia- rráneo tanto para los instrumen10s dtados --. el aulós. púnico o simplemente a una par- te de las representaciones griegas peninsula. borde una inscripción con caracteres prácti- chas representaciones griegas en yacimientos camente griegos. El pro. afeitar ritual Ilallada en el ajuar de una tumba Por otra parte. El Corts en Ampurias (89). ticipación en la koiné mediterránea general. y acaso los cim. el aulós y el cuerno y el aulós se a un influjo griego.como para los restantes instrumen- tos representados (cuerno. gena con representaciones musicales como les de la Península. la cítara y el tympanon. ción del aulós y la lira en la cratera del que no fueron creados sino adoptados por los Cigarralejo. o 32 de Les estelas con representación de phórminx. Entre estos estaría el de las asocia- ros.

págs.H. lám. Franchi. pág. 1975.1. LXXlI. 3. lig. 23. (5) E. 217·8. tessos". a. 192. MacJrid. pág. London.c. lám. XU. «Notas Bellido. pág. 1944. religión. Olmos. 1982. La pátera de Santisleban del respecto vease R. Barcelona. 177-205. pág.M~ Blazquez. XXX. Oictionnaire des anliquités grecques cial y estar ante escenas de carácter profano. cial o el papel desempeñado por estas mujeres. 1977. Liria. da por B. Madrid. Esta sirena auletris está (15) R. Greek Geometric Pottery. lig. 316.2 Ilay que fue comunicada oralmente por R. Catálogo de los vasos griegos del Mu· Puerto (Jaén). La necrópolis de (12) C. lám. Museo Arqueológico Nacional.H. Estudio de arqueología cartaginesa. a.J. A Garcia y Bellido. pág. pág. A este (16) B. pág.M:' Blazquez. (9) C. Danzas religiosas. Presedo. P. 49.c. Madrid. 1. lig. Homenaje a M. Para la cralera de la sepultura 106 de Galera. lám. n~ 5. Oretania X-XI (1968·69) págs. 86. pág. 6. paña. CPI. XVII. pág. BPN. vease. Es un resumen del AEA. T. XV. 375. Institulo de (32) J. 1979. Diccionario de las Religiones Prerromanas de His· ra de los Infantes). 31. mento musical de la estela de Luna (Zaragoza)". danza y literatura entre los pueblos primitivos sobre las estelas decoradas del suroeste y los orígenes de Tar- de España" en Revista de Ideas Estéticas.c. 25.1. Bandinelli. Epigrafía romana de la Región de Lara de pios griegos. fig. CPI. Teruel). 3 Y 8. CCLlV. (6) S. 1982. ldem. pág. Arte. probablemente entonando el treno funerario ante la tumba del di· lig. fig. los Infantes. i. de Elclle" S. pues ello implicada unos elevados conocimientos mu· ta 46. Ramos FOlqués." Aurora Martín Or· logiae Classicae" (LlMC) y del "Programa Iconográfico» financia. en Vil/aricas. La no· y La Alcudia (A. Franchi en su capítulo sobre la Música TP. tega. lám. 1974. s. fig. pág. LXII!. lám. mina VIL 1.c.a sofia y Letras. publicada por M. 315. 54. n~ 381. Franchi. V. funto. las piezas Ila. Resulta poco probable que en la Península (29) F. Contes/ania Ibérica. lig. 17·18.c.8. nota 10. en Sta.c. (36) Para los címbalos de Ibiza véase por ejemplo. 1977. Carla Arqueológica de Es. este nunca alcanzó un nivel divulgativo y estuvo reser· (25) S. lám. o. 141-146. (8) 1. o mujeres corrientes pero con un determinado "rol" so· (34) Oarenberg·Saglio.v. 1968. pág. Menéndez Pidal. 1977. (40) G.: en El Castelillo Albuferela. Burgos. Franchi. dirigi· (28) Blázquez. 1917. 1 Y 2. 2·4 han sido realizadas por Gerald Kurtz. (4) S. XXXI.7 para el de /. 47. Murcia) {M. VH Liria. Liria. 1970.v. de Griñó y R. n? 2. de Griñó y R. 80. pág. Idem. pág. BallesterTonno. lám. rías (expuestos en el Museo Arqueológico de Barcelona junto a queológico Nacional a través del "Lexicon Iconographicurn Myt!)o· otras piezas de hueso o marfil) en Ullastret (M. Las lecitos áticas de fondo grafía 1. Trías. XXVI. p$g. 1. 320. 1963.089) (43) Para los ejemplal'8s de Baza véase F. pág. La necrópo· (14) p. pág. págs. 103. 1:' Campana". págs. 22. ar- ser importantes a la hora de determinar cual era la condición so· mas y una pira funeraria con el difunto encima. 77. n. lig. en Nistoria y Civilización de los griegos. 59-85. Curso 1967·68. 36.7. XLVII. n. Ullastre!. Estudios de Icono· seo Arqueológico Nacional. pag. (23) S. de Buruaga. vitrina 1) en Gerona. 505. 52. Es habitual la actitud de las sirenas lamentándose. Franchi. lám. 1957. Trias. 1980. 1982. XXXVIII. Olmos. vol. las fotografias de la lá· 1951. y Escudero. goneses. 63·64. lám.l.c. 77·78 y 275·276. 448.7 y 8. lám. 30.2 y CCXII. lig. Teruel. personajes dan- Los detalles de la vestimenta de las liguras de aulelris pueden zando.c. dirigida por R. 166 . E. 58. (2) Aunque los griegos conocieron un sistema de notación (24) Cf. tabla XV. XXIII. «La badila ritual de La Luz (Murcia) y la topografía ar· G. Cuadrado. págs. (19) S. Wattenberg. lám. n~) 12. Sobre este particular véase el apartado dedi· (26) 1. (42) G. en nota 21. Deidad metroaca. XVII. pág. Alrián Jordán. 132. Un ejemplar de (13) C. «Las cerámicas indígenas de Numancia».c. pág. 11. tiguas navegaciones griegas a España y el origen de Tal'lessos" vestigación y Progreso. lám. (22) Entre ellos pueden citarSe por ejemplO. 1957. 1446. pág. 25. o. n? 146. 2. lig. n? 139·140. pág. musical. Ibiza. 472. 116.c.3. VI. 39·40. CCXI. 332·343 de Castroviejo) y págs. lám. 1980. Noticiario arqueológico pág.1-2. «Excavaciones en La Alcudia crópolis de Baza. lám. Podian ser sa· Almagro Garbea. N:' Inv. Madrid. La existencia del escifo del Cabezo Lucero me (20) A las dos piezas ilustradas en la lámina 2. gua (Córdoba) con la representación de un carro. Almeria Las fotografías de las láminas 2. «La caja funeraria de Villargordo (Jaén)>> cado a la Notación por S. TI'ias. 211. A. Imagen y Mito. CLXXV. 1. (18) J.J. Idem. 1955. n." 8.a crátera de Alcacer do Sal está publicada 0n CPI. 1943.o 33. págs. págs. liadas en los poblados de La Serreta (M? de Alicante. págs. acaso del lema de Marsias y la fealdad del flautista reflejada en (21) Historia de Espaiia. 1943. 231.G) ambos en lam. 209. o. Franchi. el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz".H. 59. Liria. Informes y Memorias. "Dos nuevas estelas de guerreros en 287·296. Madrid. 70. A. lig. Vol. Atrián Jordán. 5. queológica de aquella zona según los últimos descubrimientos". n? 313. lám. Coldstream. 36·37.1 (estela de La· y 457·458. Liria. Astruc. J. 1979. 1982. pág. música. lig.2 proceden del Museo Arqueológico de Barcelona.Q 39. 1. CCXXX. 2. págs. "En torno al instru- trabaja anterior.I. Filo. lám.c. fig.1.4): en Ampu- al fichero iconográfico que se está elaborando en el Museo Ar. 4. pág. Estudios Alicantinos. Almagro Garbea. CPI. (38) S. Alicante. «Decoración extraordinaria de un vaso ibé· La estela de Zarza·Capilla ha sido publicada recientemente por rico» en Homenaje a Sáenl. V. 21. 315.c. 36. Paris. 39. cuadrúpedos interpretados como ofrendas. Sala 1. 46n.o 11. lám.1-2. n~' 2. Nabis. Olmos quien sugiere Se trate afladir 01 fragmento documentado en la nota 10. 229·232.c. 1982. 20. 4. págs. TI'ias. do por el Comité Conjunto Hispano-Norteamericano. núms. "El Castelillo» (Alloza.XIV. VIII. 342. L. o. «Las más an· «Música y danza entre los pueblos primitivos de España" en In. lám. 106-107. OII1"\os. XII. n. 5. XXXIII. págs. Madrid.NOTAS (1) Este trabajo se ha realizado fundamentalmente en base de Alloza (P.!-/. la necrópolis de Villaricos puede ver'se en M. 1977. Trías. (7) EA lIobregat Conesa. pág. Almagro 11. C. Atrián JOrdán. a. «El Bronce final y el periodo Orientalizante en cerdotisas y tratarse por tanto de escenas de carácter religioso Extremadura".c.o 4. 2. págs. 61·62. el espejo. CPI.H. 222·223. págs.6 para el ejemplar Publicaciones de la Universidad de Murcia. págs. 306·308. a. La crisis de la po· (27) a. un peine. fuera tlabitual el uso de «partituras" para la transmisión de las BPH.P. s. Idem.3. o. págs. (41) Para la kYlix de Ampurias véasü CPI. 336. sicales entre la población indígena poco frecuentes entre los pro· (30) JA Abásolo. Guía de las excavaciones y su Museo. Informes y Memorias. (10) C. lam. pág.2 (tumba 43) y págs. IV. Catalina del Monte (La Alberca. 462.V.AE 119.V. n. XVII. 2. lám. a. LXIV. lis. 1954. Teruel. 83 no· melodias. Gerona. a.1. de La Alcudia y págs. 1917. págs. 79 s. LXVII. CPI. LXXIV.7 y 8. La necrópolis de Villaricos. págs. Madrid. Garcia Selrano. 136. LXVII. Sendala Galán. pág. Chapa Srunel. XLV. 8. 5. XVII. lig. 321. García y (31) Para la estela de Luna véase M. Museos. Franchi. pág. (3i) B. "Música. Astruc. 1972. V. 320·32l vado a una minoria. pág. 367-368. pág. Idem. a. Cerámica del Cerro de San Mi· (33) El caso más ilustrativo acaso sea el de ta estel de Ate- guel de Liria. pania. CLXXII. 44. lám. n. (17) EA Llobregat Conesa. 24. T. lám. 230-2313. 1983. 15. o ritual. Madrid. et romaines. pág. o. (39) G.v. 1. 46-47. n? 143.N. pág.2.3 y 5).2 (estela (3) J. Enríquez Navascués. 1951.J. 65·76. Espai'la romana. Vives (11) C.'" 239. (M. lám. Teruel. pág. 1977. "Excavaciones en el poblado ibérico lis de Villaricos. blanco. Alicante. lig.1. 48. 66·68. Ara· (tumba 176). 211. (44) G. Lyra. (35) M. lám. 1975.

por ejemplo.O 10. Una escena de este tipo puede verse en Antike soro. (81) G. págs. n? 6. CCXXI.c. Sobre el sentido funera· n:' 543. de GriM y R. (48) B. 169. lam.o 138. lam. R. N:' Inv. Olmos. (63) cll". 11-33.5 y LXXXIII. de Griñó y R. a. XCVIII y XCIX (ánfora). Trias. Las Musas. n? 446.3. "Estudio sobre la cerámica ática del Estacar XXXVII.3 y 4 (Puig des Molins) longitud do 10 a 30 cms y se sujetaban con una mano. 11. Trías. 1983. CPI. pág. (54) Museo Arqueológico de Alicante. (57) A. Trias. lam. pág. pago 457. 1942. n? 446. rinas representadas en los vasos llevan amenudo un par de eró· {56} M~\ José Almagro Garbea. mento de terracota de Puig d'en Vatls. lám. 13ms. págs. CCVII (tumba 82).6.M. 2. láms. Trias. Corpus de las terracotas de los describe como unos palillos. 169. lám. (59) En la necrópolis de Bonjoán fueron halladas dos leci. 468-469. HG. CXI. Trías. CPI. Madrid. EAE. 69·70. (69) G. o. o. 74. Seminario de Estudios de Arte y ArqueOlogía de 2 Y XCVI o de pie junto a los varones que danzan: CPI. El origen divino del canto y del ney. 78·79. fig. 301. n. procedente del poblado ilercavón de El Puig (8e· {86} B." José Almagro Garbea o. CPI. (83) G. (l4) Darenberg·Saglio. CLXI. lam. lam. CPI. págs. 9. lám. láms.4 para el frag- de Robarinas {Cástula. 264. n? 73. CCXX·CCXXI. 145. n? 38 y pág. (72) M. lam. págs. n? 122. ele Pent!1esilea. máx. lám. en donde (55) M~' José Almagro Garbea.. pág. págs. 468. XXV.c. (82) G. 15·17 Di· (47) G. (87) A. pág. CPI. 404. 1983 AEA.5 y XXX. Trias. a.5) en la inllU· 468. (64) G. págs. CPI. láms.1. 30. n? 6. lám. CPI. (66) G. 51-52 n? 396. XVI. Trias. Valladolid. Olmos. 148. n. 163. 95. ce). 56. 11~ 686.)". 367. Trias. tubre de 1942)". n~' 11. 75. (80) Cf. XXIX. pág. lám. Salamanca.2 y CXCVI. de Grihó y R. Cfr. lam. fig.E. 202. talos en cada· mano. 11. pág. lams.1-3. Almagro 8asch. CPI. Trias. Garcia Cano. XCV.c. lám. CPI. po· (46) Comunicación oral de n. Buenos Aires. lám. 205·218. 331·332. "Nuove prospective sulla Spagna Fenicio- tellonense.10 Y lam. n? 22.1-4. LXXXII. Al!. CCVIII.o 25. Garcia y Bellido. Trias. "Una kylix del Pintor puniques» Antiquités alricaines t. 1982. conservada 133 mm. a Bisi. lam. láms. 11.o 2.4. 1953. pág. Las baila· y pá~Js. 1984. CLVIII.3 CCXXII. lams. lám. 215. n? {58} M:L José Amlagro Garbea.14. CV y pago 1"18. 146. 30 y 76. CPI.1). 1979. LlI. CPI. 234. 331. nicarló. (79) G.4 y XXX. CPI. 37·44. lam. (60) G. lám. CCXIX y págs. Ferron.2. 460·461.10 y LXII. (77) G. CPI. LXXX. CLXXIII. pp. n. LVII. pág. XXIV. lám. CCIV.c. Hispania Graeca. láms. n5' 3. CPI. págs. (85) J.O José Almagro Garbea. lám. ciembre 1982 (en prensa). CLXXX. Beck. CLXI. (65) cfr. XXVI. nota 45. pág. M. (76) G. pág. n? 368 y 369. Trias. n? 5. 105. pág. 147.° 8.?. LVII. 39"1. (73) G. Cerámicas griegas de la reglón de Para este tipo de figuras con laúd consultese el trabajo de Hig· Murcia. n? 776. 11.c. Jaén} en Cástula 11. figs. Murcia.6·8. lám. R. (51) J. en Murcian A. CXLVII. 27 y págs. LXII. pág. pago 93.. Verdolay (Murcia). LXXXVI B Y LXXXVI! A. 1981.2 (Titl10nos) y láms. lám.1. 205. pág. para las terracotas de Puig des Molins.2 y mación 43. pág. 1975. Olmos. Olmos. pago 82. «Lute·Players in Greek Ari" (52) R. vol. (71) cl. Trias. o.3 (kylix). pág. 2 y págs. gins.7 y LVIII. 1.7 y 8 y pág. n? 243. Lám. IX. rio de los hipocampos en la Península Ibérica cl. 99. pág.7. n? 328. Las necrópolis de Ampurias.3 para la figura de Es Cuyeram y lám. Olmos. lám. Trias. s. nencia en el simposion sobre "La helenización y época Republi- 120. 1970·71. «Cymbalumn. 3. pág. Trias. 1976. Nieto." 4.6) y en UIlO de Ibiza (CPI. "Auriga y monomaquias en una copa "Oroop" JHS. lám. (70) G. (57) R. 196. n? 370 y 82. a. láms. XXIV. n. 3. (61) En dos ejemplares de Ampurias (CPI. Olmos. especialmente la lám. Sanmarti Grego·F.A. LXV.2. lám. 29.2 y CCIX. XCI!.C. (88) M. 1942·43. 490. 439-440. pág. XXIX. F. 1-9. (45) Sentadas en el lecho junto al varón: CPI. CXCV. 459.c. y B. págs. CCXLVIII. CXX. Los crótalos podían tener una Ibiza. lam. y 4) Y una en la inhumación 55 (CPI. XXXI. 28. 1975. láms. Garcia y Bellido. 3. CPI.9 (lwlikes) y lam. 146.P.2).o 450. (62) G. Castellón)n Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Cas. n? 588.18. XXVIII y pag. Otto. Barcelona. o. (84) M.F. XVII. CPI.o 4. (53) A. 461·462. tos con este tema (G.c. n? 3. lams. 1969. 85. n. (75) G. Tercera campana de excavaciones {Oc· Kunst. CPI.2. lám. CCX (tumba 83) y págs. BPH. LXXX. Trias. 74·75. Cheiron Press. a Blázquez. 577. pág. Album 01 Greek Education. lam. pág. Trias. Zephyrus.l. lam. lám. LXVIII. LXXXIV (escila). 75.4.? (adolescentes). NA 6018. XXI· XXII. "Les statuelles au tympanon des hypogées (68) E. LXXX. Trias. C·CIV (peli· Tartesso$ y los orígenes de /a colonización fenicia en occidente. n. XCIV. pago 145. 181. CPI. fig. 80·81. XXXVIII. ' cana en Hispania {Romana} (Siglos 111-1 a. RA y Winninglon·lngram. XXXVII. pág. láms. lám. punica». nota 46. Olmos. Sid- (49) W. n~ 7. (l8) G. XI. 261-280 y M. 182·185. p. pág. pág. tres en la inhumación 44 (CPI.v. pág. n? 589. n. "La necrópolis hispánica del Cabecico del Te· p. LXXXII. Trías. 2 (Es Cuyeram). Gusi Jener.c. (50) G. lám. 297·8. 3·5. LXXXII. 167 . pág. pp. lam. mito. págs. 16. 1965. lám. XXIX. n~ 129. G. 126.