Está en la página 1de 6

Un instrumento

especial.

El clarinete de Clementina
canta y ríe cuando cambia el
clima.
Si escucha las teclas del piano,
sigue el ritmo con su amigo
clavo.
Hay que ponerse serio alguna
vez,
piensa el clarinete,
y participa de la orquesta,
interpretando música clásica.
...Es muy especial.
a veces, se pone a bailar con
Clarita
que es la muñeca de
clementina.

Atlón, el atleta.

Esta es la historia
de un atleta viajero, que
navegaba,
en un transatlántico
alrededor del Atlántico.
Él se llamaba Atlón
y era famoso en el pentatlón.
En las pruebas que ganó
mucha fama alcanzó
y medallas de oro y plata
recibió.

Los Cangrejos.

Cangrejos y cangrejitos
los hay grandes y pequeñitos.
Avanzan despacito y
caminan hacia atrás.
En grietas marinas y
piedras tienen su hogar.
Son animales de río y de mar.
No cantan ni gritan...
pero tú lo harás,
si pisas alguno
un gran grito ¡Ay! darás.
El álbum de fotos de
Andreína.

Te quiero presentar algunos


miembros de mi familia.
Aquí esta el padre de mi madre
que se llama Adrián
Domínguez.
Mi madrina de bautizo, es la tía
Alejandra,
que es hermana de mi padre.
Mi madre se llama Andrea y mi
padre Pedro Andrés.
Y por último, mi hermano
menor que se llama Leandro.

¿Cómo se llama tu familia?


¿Quiénes la forman?

Una melodía Especial.

Siempre al mediodía
se escucha en el pueblo, una
melodía.
Es Samuel, el pequeño
flautista
quien da vida a ese lugar.
Mira... que hay un picaflor
que se adueña de las flores
y que escucha la flauta
junto a los girasoles.
mira... que hasta las nubes
se detienen para escuchar la
melodía
y ver que la bandera
flamea con fuerza y armonía.

El baile del momento.

En la mansión de Blanca luz,


habrá una fiesta genial
donde el baile espacial
será el famoso Bule blaiblai.
Todo el pueblo habla
de este nuevo baile espacial.
Con su ritmo contagioso
a todos hace temblar.
Sólo debes imitar a estos
amigos
y moverte al compás.

El planeta de los
Amplinius.

Platón nunca supo cómo llegó


a ese planeta lejano.
Sólo recuerda que despertó
junto a unos matorrales y lo
rodeaban unos seres curiosos
que parecían plantas.
Eran de color verde, de pies
como raíces y brazos similares
a ramas.
Supo que se llamaban
amplinius.
Los amplinius eran acogedores
e intentaron comunicarse con
Platón.
Mi fruta preferida.

Las frambuesas de mi huerto


parecen una alfombra
enrojecida.
Son fragantes, frescas y
deliciosas.
En el mes de febrero, mi
abuelita Francisca recoge
frambuesas y con ellas
prepara jugos, mermeladas y
exquisitas tortas.
Las frambuesas son mi fruta
preferida.