Está en la página 1de 433

REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

CATÁLOGO DEL GABINETE DE ANTIGÜEDADES

PREHISTORIA

.. .­

ANTIGUEDADES ESPANOLAS 1

por

MARTÍ~ ALN1AGRO-GORBEA,

DAN1EL CASADO, FERNANDO FONTES,

ALFREDO MEDEROS y l\1ARIANO TORRE.-S

MADRID
2004

.r

:'-~~l-': .
REAL ACADEMIA DE LA fUSTORlA

COMISIÓN DE ANTIGÜEDADES
Presidente: Excmo. Sr. D. Fernando Chueca Goitia

Vocales: Excmos. Sres. D. José M.' Blázquez Martínez, D. José M. Pita Anclrade

y D. Martín Almagro-Garbea

CATÁlOGO

DEL

GABINETE DE ANTIGÜEDADES

editado por
Martín Almagro-Garbea

1. ANTIGCEDADES
1.2. ANTIGÜEDADES ESPANOLAS
1.2.1. PREIDSTORIA

Esta obra se ha llevado a cabo gracias a la Acción Especial AJ'C


2002 Estudio de las colecciones del Gabinete de Antigüedades de
la Real Academia de la Historia concedida por el Ministerio de
Ciencia y Tecnología.
A

JUAN CATALINA GARCÍA y LÓPEZ


Aurar del Catálo{!,o del Gabinete de Antigüedades de 1903

RUGO OBERMAIER
Ivl~\cs{ro de prehiswriadores
...
INDICE

PRESENTACIÓN, por José ¡)ira Blázquez Martín . 11

INTRODUCCIÓN, por Martín Almagro-Gorhea . 13

LA REAl. ACADEMIA m: lA HISTORIA y L\ CA1AI.CX,ACf(lN DE I.AS o\NTICÜEDMlES ESPA\JOI.AS PREHISTÓRrCAS .. 13

L.-\ COI.ECCI()~ DE ARQl:EOI.OGÍA PRERRO'"lANA . 15

LA FOIIMACI()\J DE lA COI.ECClÓN IX "ANTIGOEDADFS PREIIROMM\AS'o ., ., .. 22

PROCEDE~C1:\ DE 1..\5 ANTIGÜEDADES PRUIJSlÓRICAS ., . 33

BIBLIOGRAFÍ..-'\. . 39

CATÁLOGO . 55

ADVEllTENCIAS PARA El. USO DEI. C.\'I'o\1.0C;0 .,., ., ., ., . '57

l. PALE01.lTICO o' 0.0 • • • • • • • • 0. o"""'. 0'0' o 0.0, o.•..•... o.•. o........•. 0.0 • • • • • • • • • • • • 0.0 • • • • • • • • 0, o.. """ o.•..•.....•. o .
59

2. Nr:OI.ÍT1CO ., ., .,., ., ., ., ., .,., ., ., .. 67

3. C\l.cor('I'ICO . 71

5. EDAD DEl. BRONCE ., ., ., .,., ., .,., ., ., ., .,. 121

6. BROI\CE FrNo\l ., ., ., 0 ., ., •••••••••• 0 0 .,.


139

7. COI.OI\IZAC1CJi\ FE~lCJO-P(¡N[CA oo .,oo •••• .,oo •• oooo.,., oo ., . 153

8. COI.()\JIZAOÓN GRIFC·\ . 173

9. CLLTURA TAlU'ÉSICA . 179

10. CUl.TURA 1fl~:RlCA . 195

11. ClJl.TIJRAS CÉLTiCAS ., ., ., ., . 299

12.
13.
.
EDAD DEI. HIEIlHO

ISLAS CA~ARIAS
., .,

.,
.,

.,
., ., .,

.,
., .,

.,
., ., .

.
385

397

¡\PÉNDICE 1: ING'l'RTA: OBrnos DE TIPOLOGL\ o PROCEfJEi\ClA INCIERTA . 399

APÉNDICE II: }~11S!FIC¡]c!o.\oE5 .. 405

APÉNDICE 1Il: ANAL!SI.\' /VlH1LOCRAFlCOS, por Salvador RO'vira ., ., .. 419

ÍNDICES 423

1. APARTArJOS CRONOLÓGICOS y T1POIÚGICOS 425

2. ÍNDICE DE MATERIALES.... 429

3. ÍNOICE ONOMÁSTICO
435
4. fNDlCE m. Lur,ARr~<; 439

5. EQlIIV!\.LENCIA DEI. N.o DEI. CATÁLOGO DE 1903 co:--¡ EL N.o' DEL CI7:4LOGO DE PII.EIJJSTORI,1
441
6. COLECCIOI\'ES y DONANTES. 447

7. ÍNDlCE OE FIGURAS y CIJAI)ROS


449
8. ÍNDICE DE L.\MI'iAS, 451

10
PRESENTACIÓN

Como Académico y T/ocal de la Comisión de AntJ~f!,üedades de la Real Academia de la His­


toría es para mí una satisfacción presentar este CATÁLOGO DEL GABr\lETE DE ..-\NTIGtEDADES DE
LA RE.o\L ACADEMIA DE LA HISTORIA dedicado el la colección de ANTIGÜEDADES ESPAÑOLAS 1, PRE­
HISTORIA.

Esta obra constituye el primer volwnen del CtT.ÁJOGO f)H ANnC{~'t.DADES~ Cl~)/a realización se
enmarca en la labor de profunda renovación emprendida en estos afias por la Real Academia
de la Historia, particularmente necesaria en su Gahinete de Antigüedades, dados sus 250 mios
de existencia
Entre las diversas tareas que esta renol'Clción implica, se ha hecho un particular e~fuerzo
para que las colecciones de la Real Academia de la Historia estén inventariadas, clasificadas
y publicadas en su totalidad, tareas qu.e dependen directamente del Anticuario Petpetuo desde
los Estatutos de ] 792. De este modo, se contrihuye tamhién a actualizar el "Jnventario de las
Antigüedades y O~fetos de Arte que posee la Real Academia de la f-liston'a': publicado en 1903
por el entonces Anticuario, Juan Catalina García J' lópez. en el Boletín ele la Real Academia
de la Historia hace ahora precisamente 100 años.
Esa obra pionera estaba muy necesitada de actuali:zación, pues su publicación en un nú­
mero antiguo del Boletín dificultaba su acceso a los estudiosos y a cuantos deseahan conocer
los fondos del Gahinete de Antigüedades. Además, en este último siglo; la Arqueología ha lo­
grado sensibles avances que convenía incorporar en el estudio de las piezas, a lo que se mia­
den el ingreso de nuevos ohjetos de::opués de dicha publicación. Por todo ello, este CATALOGO DE
AN11GÜEDADES ESPAJ\:OLAS I. PHEHISTORIA, que aquí presento, va a cumplír un importante servi­
cío a nuestro Patrimonio Arqueológico, al dar a conocer una de las colecciones más
emblemática::o~ aunque no sea de las más numerosas

Es/a edición del CATALOGO DE A]\"TTGÜEDADES ESPAr\OLAS I, P]\EHISTORIA se ha cuidado en sus


detalles para que sea el catálogo cientffico de la Colección, pero al mismo tiempo pretende
facilitar el conocimiento y disfrute de algunas conocidas piezas del n'co Patrimonio Cultural
de España, actualmente conservadas en la Real Academia de la Historia.
B;ta Presentación es tamhién la oportunidad de reconocer plíhlicamente las numerosas ayu­
das que han permitido llevar a cabo esta obra. En pn'rner lugaJ" a todos nuestros comparleros
de la Real Academia de la J!istoria, en e,\pecial a su Director, Excmo. Sr. Gonzalo Anes y Álvare:z
de Castrilló11, a su Secretario, Excrno. Sr. E/oy Benito Rl!a1'W y a los miembros de la ComiSión

11
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

de Antigüedades por su apoyo en la actual renovación del Gabinete de Antigüedades y la


publicación de sus fondos,
También es obligado reconocer el apoyo recibido del Ministerio de Ciencia y Tecnología, gra­
cias al cual se ha podido contar con una Acción Especial BHA-2001-4690-E sobre Catalogación y
apertura a la investigación del Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la Historia,
que ha permitido llevar a cabo esta nueva publicación del Gabinete de Antigüedades,
Del mismo modo, queremos reconocer públicamente la generosa colaboración en la obra
de diversas personas a las que es obligado mostrar nuestro reconocimiento, El Académico Bi­
bliotecario Perpetuo, Excmo, Sr Quintín Aldea, el Dr, Jorge Maier y Dña, /'v'Iarisa Vilariño Ote­
ro, además del Dr. Jesús Rafael Álvarez Sanchís y la Dra, Helena Gimeno, han contribuido a .
localizar la documentación sobre las antigüedades conservadas en la Real Academia de la
Historia,
De manera especial, queremos agradecer a los diversos especialistas sus ayudas y comenta­
rios, que han facilitado el trabajo de catalogación y contribuido a mejorar la obra, Sin pre­
tender ser exhaustivos ni detallar las numerosas ayudas recibidas, conste el agradecimiento de
la Real Acaderrzia de la Historia a Dña. Eiliana Borissova, por sus dibujos de materiales; a la Pro.¡a
María Concepción Blasco Bosqued y al Dr, Javier Baena Preysler, por el estudio de los materiales
de Ciempozuelos; al Dr Dirk Brandherm, por autorizarnos el uso de su tesis doctoral microfichada
sobre armamento calcolítico y de la Edad del Bronce de la Península Ibérica; al Pral Alfredo
Jimeno, por sus noticias sobre materiales de Numancía; a la Profa Corina Liesau von Lettow-
Vorbeck, por el estudio antropológico de los cráneos de Ciempozuelos: al Pro! Alberto josé Lorrio
Alvarado, por la identificación de materiales celtibéricos; a la Dra, Teresa Moneo, por su contri­
bución al estudio de los objetos ibéricos; a Dña. Teresa Orozco K6hler y a la Dra, María Jesús
Rodríguez de la Esperanza, por el dibujo de materiales líticos y cerámicos; al Dr. 1homas X.
Schuhmacher, por la ident~ficación del armamento calcolítico y de la Edad del Bronce; finalmen­
te, a Dña. Eva Mesas, por su eficaz ayuda en la elaboración de los índices. Un reconocimiento
particular queremos e~Y:jJresar al Dr. Salvador Rovira, que ha realizado los análisis metalográficos
de todas las piezas solicitadas y discutido sus conclusiones, lo que ha supuesto una inestimable
contribución a este Cat.'11ogo.
Por último, no queremos dejar de reconocer de manera especial la paciente y meritoria labor
de sus autores. En primer lugar, del Excmo. Sr. /'v'Iarlín Almagro-Gorhea) como impulsor de la
ejemplar renovación del Gabinete de Antigüedades como Anticuario Perpetuo de la Real Aca­
demia de la Historia y como director de estos trabajos; igualmente, a D. Daniel Casado, a D.
Fernando Fontes Blanco-Loizelíer y a los Drs. D. Alfredo Mederos'y D. Mariano Torres, por el
generoso esfuerzo puesto en la elaboración de esta obra al servicio de la Real Academia de la
Historia. Su desinteresada ayuda se hace merecedora del mayor reconocimiento y estima de la
Institución .Y de cuantos valoramos su ejemplar significado en pro de la Cultura.
A todos, nuestra felicitación unida a nuestro más sincero y obligado agradecimiento.

JOSÉ M:' BlÁZQUEZ MARlÍNEZ


Académico de la
Real Academia de la Historia

12
INTRODUCCIÓN

LA REAL ACADEf'v1!A DE LA HTSTOIUA y LA CATALOGACIÓN DE LAS ANTIGÜEDADES ESPAJ\;OL\S PREHISTÓRICAS

La Real Academia de la Historia ha emprendido en estos últimos años una profunda labor de reno­
vación, que también se ha extendido a su Gabinete de Antigüedades. Esta nueva actividad se ha dirigi­
do de manera prioritaria a facilitar el conocimiento del patrimonio cultural reunido y custodiado por
esta noble institución durante sus más de 250 años de existencia.
Para alcanzar esas metas se consideró una tarea prioritaria la clasificación y estudio sistemático de
todos los fondos de antigüedades conservados en la Real Academia de la Historia, que conforman el
contenido del Gabinete de Antigüedades, organizado por la Academia ya en 1763 para ocuparse de
todos los documentos de cultura material relacionados con la Antigüedad 1
A panir de 1997 se iniciaron las labores de inventario y catalogación de todos los fondos. Para ello
se consideró como una tarea prioritaria catalogar y publicar los documentos relacionados con las anti­
güedades conservadas en la Academia, tanto en el Archivo del Gabinete de Antigüedades' como en el
Archivo de la Comisión de Antigüedades" aunque, como es lógico, el objeti·vo final era documentar lo
mejor posible todas las piezas con vistas a la debida publicación sistemática del Catálogo de Antigüeda­
des de la Real Academia de la Historia.
Todos estos trabajos están dirigidos a catalogar y publicar las propias colecciones del Gabinete, pero
también a facilitar el conocimiento de la Historia de la Arqueología Española, cuyo estudio goza en la
actualidad de un creciente interés entre los especialistas. En este sentido, las colecciones de la Real
Acaclemia de b His(Oria, si no son notables por la importancia de sus fondos, sí que constituyen una
palte muy representativa para conocer el desarrollo de los estudios de las antigüedades en España durante
los últimos 200 años.

* * *

Las Antigüedades Prehistóricas constituyen una pequeña parte de las colecciones de la Real Acade­
mia de la Historia. Aunque engloban algunas piezas muy significativas, en conjunto debe considerarse
una colección modesta, cuyo interés es más historiográfico que arqueológico.
Hace ahora 100 años, en 1903, Juan Catalina García y López publicaba en el Boletín de la Real Aca­
demia de la Historia el "Inventario de las Amigüedades y Objetos de Arte que posee la Real Academia
de la Hisroria '''¡. Dicho inventario, ele 146 páginas, constituía la publicación de todas las antigüedades
conservadas en la Academia, casi en su totalidad ingresadas a lo largo de la segunda mitad del siglo

M. Almagro-Gorbea. 1999. la~ citas abreviadas correspondes ,} b liSla bibliográfica del Catálogo; en caso conrldrio, se ofrece l~ referencia
complet«.
M. Almagro·Gorbea 'i J. Alv,\re>:-Sanchís, Archivo dd Gahinete de Antigüedades de ÚI Real Academia de la Historia. Catálogo e Índices,
M;¡c1riu. 1998. El índice de lodo, eslos documento~ han sido posleriormente recogido en la obra de síntesis, M. Almagro-Gorbe,\ y J.
M:lier (cds.), 250 Años de Arqueología y Patrimonio. Madrid. 200.3; los documentos se han publicado uigitaliz¡¡Jos en DVD, en M. Almagro­
Garbea (ed.), Arch,:uos de Arqueología)' Patrimonio Hislórico, '.>ladrid, 2003.
) Ihidem.
i J. c. García y López., 1903.

13

......... - - --------­
~J::,.:~-
REAL ACADEMl.~ DE LA H15TORl.A

:A'L'C. Aunque hoy parece modesto, pues se publicó sin ilustraciones ni estudio ele las piez<ls, supuso, a
pesar de su sencillez, una significltiva aportación al conocimiento de la Colección. Con dicho trabajo J.
Catalina García y López pretendía d,}r cumplimiento al artículo 6'5 ele los E,lalulOs ele 1792 ele la Real
Academia de la Historia que prescriben que HI o.fleiO de Anticuario serú perpetuo y bu de recaer en
individuo que tenga particular conocimiento de las antigüedades ...'; igualmente, seflalan también como
una de las labores esenciales que corresponden al Anticuario la catalogación y publicación de las colec­
ciones del Gabinete de Antigüedades: Será de su obligación ... formar Índices y catálogos, así de la.,
medallas como de las demás antigüedades que JI/n/e la Academia ('o
En esta línea de actuación, fiel a lo que prescriben los Estatutos, se debe consider<H la presente
publicación. Se ha realiz,}do con mejores medios, reflejo de unas circunstancias históricas muy distintas
y, también, del avance en los conocimientos sobre la Prehistoria a lo largo del siglo XX, aunque preten­
de los mismos objetivos: dar cumplimiento a cuanto prescriben Jos E,lalutos para facilitar a los estudio­
sos y a toda la sociedao el conocimiento y disfrute oe los fonoos custodiados en la Institución.
Par;) ello se ha abordado la public;lCió!1 del Catálogo de la Real Acadernía de la Historia como una
colección monográfica organiz;.¡cJa en series paralelas. La serie !. de la que este volumen es inicio, se
dedica a Autigüedades, la JI, a Monedas.v Medallas: la m, a h\'Cttlturas, Pinturas y Grabados; y la IV, a
la Documentación A su vez, esta serie 1 se h,l dividido en subseries. La 1.1 se ha dedicado a la Fpigrafia:
Ll 1.2, a las Antigüedades Hspe.t11.olas: y una tercera, la 1.3, a las Anligüedades E'(tranjerCls. Por ello, el
presente catálogo, dediGldo a Prehistoria, constituye el volumen 1.2.1 de las Antigüedades Esparlolas.
Esta nueva obra es fruto, una vez m:ís, de la labor emprendida hace ahora siete años, dirigida a
catalogar y publicar los fondos reunidos por la Institución al hacerme cargo, como Anticuario de la
Institución, del Gabinete de Antigüedades en 1997. Con el apoyo de la Comisión de Antigüedades; se
decidió entonces lIna tarea que p<lrecía ambiciosa: publicar todos los fondos para facilitar su consulta y
estudio, potenciando de este modo la creciente apertura de la Real Academia de b Historia a la inves­
tigación.
A lo largo de algo meís de un quinquenio, contando con la eficaz y generOS<l colaboración ele nume­
rosos especialistas, se ha avanzado en esta empresa de manera considerable, por lo que ya es casi realidad
la catalogación exhaustiv;\ de todas las colecciones ele la Academi,¡ de la Historia, empresa que consi­
deramos sin precedentes en ninguna institución simil,lr española.

Al tener finalizado este nuevo C'atá/ogo queremos recorclar su gestación. En 1998, cuando emprendi­
mos la I,Hea de publicar tocios los fondos, se procedió en primer lugar a ordenar y realizar el inventa­
rio y a hacer el recuento general de todas las piezas conservadas en el Gabinete de Antigüedades, no
siempre en condiciones idóneas debido a sucesivos traslados, al paso de! tiempo y ,,1 la carencia de
medios. Para esr.a ;lrdua labor buscamos colaboraciones eficaces, siempre con vistas a su publicación.
Una ayuda inicial, que siempre agradeceremos y recordamos con afecto, nos l;l brindaron D. Antonio
Dávila y D. Eduardo Galán, pues se prestaron gustosos a hacer sus pdcticas como Facultativos del Cuer­
po de Museos en el Gabinete de Antigüed'ldes. A su eficaz entrega Sé:' debe la primera orclenacieín, inven­
tario y limpieza de estas antigüedades. Es para mí una s<Jtisbcción expresar aquí el obligado agradecimiento
de la Real Academia de la Hisloria por su generosa colabor'lCión. Tras estos trabajos. se inició el inventa­
rio de las piezas previo el su catalog,lCión, tarea facilitada por I,} base de datos tic! hoc, sencilla pero efi­
caz, realizada por D. Fernando Fontes Blanco-Loizelier, quien posteriormente ha ingresado también en el
Cuerpo facultativo de !'vluseos. De forma paralela, se iniciaron los trabajos de documentación fotográfica
digital de tod:1S las piezas, documentación que quedaba incluida en la base de datos. Esta tarea, iniciada
también por D. Fernando fontes, ha sido pacientemente llevada a cabo por D Daniel Casado, quien igual­
mente se ha ocupado ~..le la medición y pesado y de la ordenación de la m,lyoría de las piezas.
Sin embargo, el esfuerzo principal estlivo en el complicado proceso de inventariar, siglar y catalogar
tod3 la Colección, pues el Calú/of{O de 1903, publicado por Juan Catalina García y López, aunque valioso
en su época, resultaba en la aClualidad muy incompleto, aclem{ls eje impreciso y necesitado de revisión.

¡\luellOS ¡'''s!atut.os tJf:.l /u Real AUJ(./enua de la HistOria oprobcu:lo-, por 5;. l1, pur Real Ne~""()I/{cüJJ) del 15 de n()J./ü~rnbr~ de 1792 (,J conslt/ta de
la Acac1emlU de 4 d~ oetHlJr~ d~1 rm'mll mlo. c'q"lU[o n: 6~ cr. A. Capm,my. "Bre've l1olioa ll<:l privilegio. y prngr~,o, de la Re,,' Aca­
demi\1 de la Hislüri,,·'. Memonús de 1(1 N~ul ,1Cuc!emia d" la Ih<IOrl{l ¡, 179(,. p. C(V-C....x:X¡. con los ~rríclllDs rererido:; 31 Anticuario en la.>
p. CX)(Vj-CXXVfl; IIn qemplar mJl1l1scríto 't' con,cn:3 en lo, archivos de La SeCft'I"rí;, NII<:l!OS F.slalulos de la Real Academia de la f-!is­

toria. que ckdicm al :\mk',"lrio lo" aniculo, 65 ,; :1; á. M. :\Imawo-Gorhea ... n "G"bint'R' de :\ntigil<::d;ldt"" de b Ikal Academia de la

I!i'IOCi;l·'. en \-1 . .'\Inwgro-Gorbt:a kcl.), 1:/ (;ahinNe d~ Allli,qtiedac!es de la lI~al Acac!emiu de la ¡-llSlona. Madrid. [999, p. ';6-59; A. Rumeu

de '\rlll'" , f,a R~(¡I I1.cud",nia de la Histona . .~1aJnd. 2002. p. 3'> ,

Nuevos ":s/'atu.fos d" /tI Neul Acac!emiil de /.(, ¡-¡/Sto,.i" d~ 1702. ;trríClllo n." 66.

14
I'REHrSTORJA

En él, la Colección de Antigüedades estaba estructurdda en una serie de apartados muy diversos que,
por necesidades lógicas, no se han podido mantener en la catalogación actual ni en esta obra, aunque
por su posible interés conviene recordar:
Civilizaciones primitivas - Arle prerromano. Objetos inde/inidos: n." 1-101.
Pueblos orientales: n." 102-133.
Antigüedades americanas: n." 134-146.
Civilización clásica,- Arte hispano-romano. Imitaciones clásicas: n." L47-585, 635.
[Esculturas y pinturas modernas 7: 586-634, 636]
[Sellos: 637-648]
(Arltigüedades medievales y modernas: 649-709J
; Civilización arábiga: n," 710-749.
Colección del Sr. D. Pascual de Gayangos: Civilizaciones primitivas: n." 750-774; Egipto.-Fenicia.­
lndostárz: nO 775-809; Civilización clásica.- Arte hispano-romano, Imitaciones: n" 8'10-993: Anti­
güedades mahometanas: n," 994-L020: Antigüedades americanas: n° 1021-1028.
Adenda: n." 1029-1041.

Por otra parte. muchos objetos, que casi alcanzaban el 50 % de la Colección, no estaban incluidos
en el Catálop,o de 1903, unas veces por ser piezas posteriores al mismo, otras por ser adquisiciones
recientes y en muchos otros casos por no haberse nunca catalogadoS. Por ello. una buena parte del
paciente trabajo realizado en estos años ha con~istido en reorganizar la Colección de Antigüedades y
rediseñar el Inventario que ha servido de modelo a este Catálogo, Igualmente, ha habido que repasar
las descripciones, revisar todas las clasificaciones y reorganizar los apartados a fin de facilitar la COITl­
prensi6n actual y el manejo eficaz de todos los objetos.
En estas tareas ha sido esencial la colaboración apOltacla por el DI'. Alfredo NIederos, quien se ocu­
pó en especial del estudio de los objetos del Paleolítico a la Ed3d del Bronce, y por el Dr. Mariano
Torres, quien se ocupó del estudio de los de la Cultura Tanésica, Ibérica y Céltica, tareas todas super­
visadas por el Amicuario. También se ha procedido a recoger en apartados especiales aquellas piezas
cuya clasificación resulta incierta (Apéndice 1) así como las falsas o cuya autenticidad ofrece por cual­
quier motivo alguna duda (Apéndice II), lo que. en caso de ser objetos metálicos, ha sido facilit3do por
el centenar aproximado de análisis metalográficos realizados por el DI. Salvador Rovira (Apéndice IIJ),
Resultado de todo este proceso es este Catálogo de Prehistoria, que constituye una de las colecciones
más interesantes de la Academia y que aquí tenemos la satisfacción de presentar.

LA COLECCIÓN DE AHQUOLOGiA PRERRO~V,J\A

Este volumen 1.2.1 del Catálogo de la Real Academia de la Historia, dedic3do a las Antigüedades
Españolas, Prehistoria, documenta llna paree esencial de la interesante colección ele antigüedades que
guarda la Real Academia de la Historia, sólo muy parcialmente conocida por el citado Catálogo de 1903
y por la publicación aislada de alguna de las piezas 9 .
No es ésta la ocasión de extendernos en el interés de esta Colección de Antigüedades ESpañolas.
Prebistoria, de la Real Academia de la Historia, ni todavía menos la de profundizar basándonos en ella
en la Historiografía de la Prehistoria Española, ciertamente necesitada de una visión de conjunto, aun­
que en este campo se ha avanzado en estos últimos años 'o Ni siquiera se pretende hacer una historia
de esta Colección, que ciertamente es una parte significativa de la Real Academia de la Historia, aunque
sí pretencJemos. ;:¡puntar ;:¡lgunos datos e ideas para contribuír al conocimiento de SlIS características, como
es habitual en las presentaciones de Jos anteriores volúmenes del Catálogo de la Real Academia de la
Historia.

los ap"n3elos J::sculturas y pmlurus modernCls (o." ;'86-634, 6:\6). Sellos (n:' 6:'17-6'J8) y AI'ITi¡;úedades medie¡;c¡les y modernas (n." 6.49-709)
no 'lp"r<"cen explicilaUl)S en el Cattílogo de 1.903, pero S<': deducen de Ll ordenaciún d~d~ a 13~ p,,:zas.
, Véase Í.¡c/tce 6.
9 Al margen ele )¡lS piezao sümeramcme pllblicauas (·n el Caldlogo de 1.903 (Carcía y López, 190:\) y d<.: ~lglloa a¡sbd3 que lu lIam~do la
atención por su iJllportanci~. son muy escasas las refer"ncias puhlicadas sobre e,l:t colección de la Real AcadelllÍ8 de la ¡iistoria. Como
ejemplo, pu~de verse, M. Ahmlgro-Gorbea, 1998. op. cit. nota 5. p. 64 s.: .vl. C. I3Jasco, (ed.), 1:'1 Horizonte CamfJ(miji"'me de Ic, regi6n de
Madrid en el CCIlIf'l1ario de Ciempozuefo.l', Madrid, 1994; i\. RUIHeu de Annas, 2001, p. 59 s. y, espccialmenlt:, :VI. Ahnagro-Gorbea (ed.).
J"esoros de la ReClI Awdt?mia de la ¡-lislona, Madrid, 2001, p. 220-230.
ll' M. i\Y'lrzagüena, 1999.

15

'"

~,~",
" ....
. .... '. '
.
~
------------
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

En total, el número de objetos recogidos no es muy elevado, pues se trata de Llna pequeña colec­
ción. En el momenro de publicar este Catálogo, la colección consta de 926 objetos, de los que 51 co­
rresponden al Paleolítico, 11 al Neolítico, 153 al Calcolítíco, 61 a la Edad del Bronce Amiguo y Medio,
10 al Bronce Final, 45 a la Colonización Fenici<l. 4 a la Griega, 9 a la Cultura Tartésíca, 241 a la Cultura
Ibérica, 285 a las Culturas Célticas de Híspania, 51 son objetos de la Edad del Hierro de difícil adscrip­
ción cultural y 5 son de las Islas Canarias (fig. 1). Además, 13 objetos se han considerado de clasifica­
ción incierta y 32 piezas son falsas, por lo que las Antigüedades Prehistón'cas no alcanza las 1000 pie­
zas, aunque ofrecen un indudable interés histórico, más que arqueológico, al margen de algunas piezas
de importancia indiscutible.
Los 51 objetos paleolíticos (n." 1-51) representan sólo un 6 D/:') del total y son de poca relevancia;
algunos, lascas de desecho de mínimo interés, salvo por ser en su mayoría hallazgos del siglo XIX.
Entre ellos destacan los procedentes del "Despoblado de Valdocarros", en Arganda, Madrid, donados a
la Real Academia de la Historia en 1891 por D. Alfonso Benito Alfara y estudiados por Juan Vilanova y
riera". De estas piezas paleolíticas, destaca la hermosa punta ele laurel solutrense (lám. 1) clonada a la
Real Academia de la Historia en 1891 por Bonifacio León (n." 6), vecino de Argancla, quién la halló en
una vii'í.a de su propiedad 12 y que constituye una de los más bellos hallazgos de los ricos yacimientos
paleolíticos de Iv1adrid.
Del Neolítico sólo cabe señalar la pequeña serie de cerámicas y hojas de sílex ele la conocida Cueva
del Higuerón, en Málaga, que forman pat1e de la Colección Mauricio Loizelier (n." 52-61). Con estos
materiales cabe colocar Llna rara cuenta de hueso en forma de cabeza zoomorfa (n." 62), aunque su
atribución cultural sea sumamente incierta. En total, los 11 elementos del '\leülítico apenas suponen un
1 % de la Colección.
Por el contrario, los materiales del Calcolítico forman uno de los conjuntos más interesantes, consti­
tuido por 153 objetos que representan un 17 % del total (n." 63-215\ Entre ellos, destaca la Colección
Campaniforme de Cíempozuelos (Iám. 2). formada por los materiales donados por Antonio Vives y Escu­
dero procedentes de las excavaciones sufragadas en la Cuesta ele la Reina, de Ciempozuelos, JvJadrid,
por el Marqués de Cerralbo en 1894. Esta colección comprende varios cráneos y otros restos

"'::ln:l.ri~:s P:l\eo!iOco
) ~ o. '1 '),(,--'1 5 1 = b:J"éo
i

(:~d(x)l"tJ<.'O
1 s.") "" I:':!·ú

C0JUco
285 ~ ~()%

Hlonc(::.
()I ~ '%

Bronce ~'inal
JO = }(,1.

Fl2niCiO

(~ril,:go

'1 ".... n.·:j ~.'(I

Tartt:'~~(,k.

~ = I(~{.
Ihé':nC() -.' _.---­
2,tl := 2S~/;'1

FIG1JRA J.-Número y % de objetos de cada período de la Colección de Antigüedades Prehistóricas


de la Rea] Academia ele la Historia.

1\ Véase documento CA..\1 9/7961/33. J. vilanova y Píera. 1891, p. 513-5](i: R. Moro 1892<\, p. 62-64; .J. c. García " López, 1903. p. 7, n." 18:
C. Bhlsco el alii, 1998, p. 83-84, fig. 25
" F. Fila. 1891a. p. 254 Y 189Jb, p. 455-456: J. Vil~l1ova y Piera, 1891, p. 5l.i-'516, tlf!. 1: C. Bbsco el alii. 1995. p. fll-83. lám 2l. fjg. 23­
24; F. J. l3"eml ,. 1:'. Carrión 2002, p. &4, fig. 4.8.1.

16
PREHlSTORJA

antropológicos, un selecto grupo de cerámicas decoradas de todas las formas, vasos, cazuelas y cuencos,
incluidas cerámicas ordinarias, tres botones de marfil, un punzón y un puñ31ito, además de industria
lítica y de interes;:Jntes restos de fauna (nO 101-156). Por ello, este conjunto, anterior al ingresado con
posterioridad en el Museo Arqueológico Nacional';, tiene el interés historiográfico de representar el pri­
mer hallazgo documentado del Vaso Campaniforme, en concreto del característico estilo de Ciempozuelos,
que ha recibido dicha denominación de este yacimiento l
;.

Entre los restantes hallazgos cabe señalar los conjuntos de Arganda del Rey (n." 75-100) y de Aldeapozo,
Soria (n." 180-186), más algunas piezas singulares, como el puñaliw campaniforme de bronce arsenical
niquelado procedente del Dolmen de Aitzkomendi, en Alava (n." 63), el hacha de cobre de Cangas de
Narcea (n." 64) y algunas armas de metal, como las puntas de Palmela de la provincia de Soria (n.o 187­
190) o un bello puñal de bronce arsenical (n." 193) sin procedencia (Iám. 3), además de instrumentos
de piedra pulimentada, objetos que tanto atraían la atención de los anticuarios del siglo XIX.
De menor interés son los objetos de la Edad del Bronce (n° 216-275), que sólo suponen 61 piezas
y el 7 % del total. En ellos destacan los conjuntos "argáricos" de la zona de Vélez-Málaga - Zafarraya,
en el límite ele las provincias de .Málaga y Granada: y el ele ivlonteagudo, en Murcia. Estos objetos
documentan el interés por la recién descubierta Cultura de El Argar, seguramente estimulado por los
estudios de los hermanos Luis y Enrique Siret a finales del siglo XIX 15 Desde un punto de vista
historiográfico, entre ellos destaca la alabarda y el puñal-espada de Puebla de Don Fadrique, Granada
(n." 219 y 220, lám. 4), donados por el Conde de Clonard hacia 1830-1835, por lo que representan
uno de los primeros hallngos documentados de la Cultura de El Argar. Entre las piezas individuales,
cabe destacar algunos objetos de bronce, como el lingote de bronce arsenical de la Provincia de León
(n-" 221), el hacha de rebordes de V<lleria, Cuenca (n-" 220) y algunos vasos cerámicos de la Cultura
de El Argar procedentes de la Colección Pascual de Gayangos, por desgracia sin procedencia conocida
(\ám. 5).
Más reducido es el número ele elementos elel Bronce Final, que se limita a 10 piezas y a sólo un 1 %
de la Colección. Sin embargo, la mayoría son hallazgos de interesantes objetos metálicos, como las ha­
chas de la Mina del Castiello, en Cangas de Onís, donadJ.s por el ingeniero Enrique Givaudán (n° 277­
278), y otra del Castro de Vilachá, en el Valle del Navia, Asturias (n." 279), así como algunos otros va­
liosos instrumentos ele bronce, aunque su falta de procedencia deja incierto si se tr<lta de hallazgos ele la
Península Ibérica. De todos modos, cabe destacar especialmente una punta de lanza flamígera caracterís­
tica de las regiones occidentales al inicio del Bronce Final (nO 281), pues un hachita irlandesa de cubo
y una anilla, sebJ"uramente de origen irlandés, es de un tipo hasta hora no documentado en la Península
Ibérica (n." 283), pero, al carecer de procedencia, no se puede asegurar que ésta fuera española.
Las antiglied:¡des fenicio-púnicas representan un 5 % de la colección, con hasta 45 piezas (n.o 287­
339). A pesar ele su número relativamente escJ.so: elestacan algunas piezas sobresalientes. Una de ellas
es la esfinge fenicia de Villaricos Oám. 6) que se publica debidamente reestudiaela en este Catálogo (n."
287), pues constituye la primera escultura hispano-fenicia ele bulto redondo hasta ahora conocida, ya que
se fecha en el siglo VII a.e. Por ello, elebe considerarse como una pieza capital para comprender el
desarrollo ulterior de la plástica ibérica. No menos importante es la estela púnica del citado yacimiento
(n." 288; lám. 7), pieza bien valorad;1 desde los estudios elel P. Fidel Fita como una de las principales
inscripciones púnicas ele la Península Ibérica. Ambas piezas fueron donadas a la Real Academia de la
Historia por D. Luis Siret en 1905 y se conservan actualmente depositadas en el Museo Arqueológico
Nacional. A ellas se ha añadido en fecha reciente el estuche-amuleto zoomorfo con una banela mágica
de oro procedente de Moralecla de Zafarraya, en Granada (n.o 336)]6, cuyo reciente estudio, ha permitido
descubrir 13 inscripción fenicia más larga hasta ahora conociela en la Península Ibérica J7 .
A estos objetos se añaden varios escarabeos (n." 296-298) de estearita O pasta y de jaspe y un amplio

j conjunto cle cuentas de collar (n." 302-331), que deben proceder en su mayor parte ele las excavaciones
del Puig des ['violins realizadas a fines elel siglo XIX en Ibiza (lám. 8), testimoniando el inicio de la Ar­
queología Púniéa por esos años, lo mismo que algunos vasos de pasta de viclrio de la Colección Pascual
de Gayangos (n° 299-300 y algunas joyitas ele oro púnicas sin particular interés (n.o 289-295),
Los hallazgos griegos pueden considerarse como testimoniales, pues se reelucen a 4 objetos, por
lo que sólo representan un 0.4 %. Sin embargo, uno de ellos es llna de las piezas más emblemáticas

'\ C. l3lasco. el al.. 1998.


" Véanst' Jo' documentos CAM!9/796l/039U a <»; CAM/9i796t/043(2 y 3); G,\ 1914/1(J Y" 2.l, GA 1921/2 Y GA 1978/1. f. Riaño el alii.
J894. p. 436-';50; .\1. Antón y ferráncliz. 1897. p. i67-4K3; H. Deselaers, 19"17. p. 18-38; C. Blasco et alii, 1998. p. 34-45, ¡ám. 5, n. 1; M.
U

Ayarzaguen:l, 2000, p. 47-55.


" H. Y l.. SircL 1890

" Depositada por D. JU'1n f'"emlS Arro~'() en memoria de la madre cid <.!omlme, Dha. María Arroyo Pérez.

" M. Almagro-Gorbea, 21)03, p. 83 S., n.'· 1; L. A. Iluiz Cabrero. 2003 y 2.003a.

17

.ti'
- ----=
,~~.~"'.~!,'_'
REAL AC¡\OE',l1A DE LA HJSTORJA

de la Colección, el magnífico casco de tipo corinLio hallado al dragar la Ría de Huelva (n." 341,
lám. 9), donado a la Real Academia de la HisLori,l en 1932 por D. José AlbeJdal~, uno de los testimo­
nios más representativos del comercio griego en el apogeo de Tartessos. Los restantes objetos se re­
duceo ,1 una [);·Ise de esquifos <'¡¡ico procedente de Ampurias con una sencilla inscripción comerci,¡\
(n." 340) y a dos fragmentos de cerámica ,'itica, seguramenre proceclentes de alguna necrópolis de la
Andalucía Oriental, uno de los cuales pudiera pertenecer a un<J crátera de campana del Pintor de Toya
(o." 342-343).
También son escasos pero muy setenos los objetos de la Cu1Lura Tartésicd. Se reducen a dos esplén­
didos "candelabros" de oro pertenecientes al Tesoro de El Coronil" (n." 344-345), recuperado en 2001
gracias al Legado Cad L. Lippmann (IJm. 10). los "Canclebbros" ele El Coronil confirman la r,¡ra tipología
de los Candelahro~ de Lebrija y quedan documentados rol' varios fragmentos cerámicos (n." 346-350),
lo que aumenta su interés, ya que permiten IJl'ecisar su cronología a inicios del siglo vm a.c. Por úl­
timo, se han incluielo en este apartado dos fíbulas anulares de tipología télJtésica, pero que carecen de
procedencia conocida (n." 351-352).
Los objetos ibéricos constituyen un 25 0/0 de la Colección pues alcanzan los 241 piezas (n." 353­
591). Aunque en su 111,lyor parte carecen de impoltancia. algunas incluso casi no tienen interés, cabe
seiblar alguna pia:1 y algunos conjuntos significativos. Entre las piezas ibéricas señeras, hay que resal­
t:l!' los elementos de un carro de parada ibéricos procedentes del Cortijo de Maquiz, en J\:lenjíbar, Jaén
(lám. 12), que representan una obr,) cumbre, aunque tardía, ele Id toréutica ibérica, ya int1ujda por co­
rrientes estilísticas tardocélticas (n." 411-412).
Entre los conjuntos, destacan algunos restos de monumentos arquitectónicos ibéricos del Ll<Jt10 de la
Consolación, en Montealegre del Castillo, Alb:lcete (n° 353-369). Aunque muy fragmentados, correspon­
den a las primeras exc1vaciones en el famoso yacimiento en febrero de 1897, en el lIarn:ldo "Campo de
Bias", realizadas por D. Pascual Serrano, quien remitió estos hallazgos a la Real Acaclemia ele [;.1 Historia
en 1899 a tr<lvés de Antonio Vives y Escuelero. Actualmente se encuentran en depósito en el ~.'luseo
Arqueol6gico Nacional". Otro conjunlo significativo son las armas y objetos hallados en la necrópolis
e1el Cerro de la Cruz, de Almedinilla, C()rc!oha (n." 373-406), que comprende alguna piezas en magni­
fico est,ldo de consc¡vación (!<Ím. 11). Adcm,'ts, hay que señalar una colección de exvotos ibéricos jienenses
de cieno interés. Ofrece piC73S procedentes de Martos (n." 409-410), del Santuario Collado de los Jar­
dines, en S<lnt;t Elena (n." 413-416) y del Santuario de CastelbL en Sanristeban del Puerro (n:' 417­
504). Estos últimos, que fueron donados en 1912 por D. Tomás Rom,ín Pulido Y' D. Diego Jiménez de
Cisneros, Correspondiente de la Real Academia de la Historia!0, forman el conjunto más importante, pues
está formado por 26 exvotos (n." 417-442), objelOs metálicos diversos (n." 443-444), numerosas fíbulas
(n." 445-460), objetos de adorno y tocado (n." 461-464) y un conjunto cer<Ímico (n." 465-504) cuyo
escaso interés tipológico se cornpcnsa por proceder e ilustrar las excavaciones por D. Mariano S<lnjuán
Moreno. Además, existe otro pequeno grupo de exvotos que no se sabe si proceden del Collado de los
jardines o de Castellar de Santisteban (11.': 505-509) y una buena copia del exvoto femenino de )umilla,
\furcia (n." 510A).
En esta colección de ex',otos, hay alguna pie¿a que debe ser resaltada. El estudio de los exvotos ha
permitido identif'ic,.¡r uoa de las raras obras de un taller de estilo jonio-ibérico tardoarcaico, que procede
eJe la Colección Pascual de Gayangos (n.') 413). Otra pieza de indudable calidad es un e;"voto con túnica
corra y c:inrurón ([{[m. 13\ también de tradición ,ucaizante (n:' 414), probablemente procedente, como
el ;1I1terior, del Collado de los Jardines.
De h:i restantes piezas ibéricas, también Clbe señalar el Pk)mo de G;ídor, Adra, Almería, con su
conocida inscripción ibérica de cont::lbilidad (n." 371). Se halló en una mina de plata argentífera y fue
lino de los primeros documentos epigrMicos ibéricos estudiados y publicados 21 . Junto a estas piezas, la
Colección comprende muy variados objetos ibéricos, en su mayoría metálicos, emre los que destacan
fO)ldas (n." 528-544)~ pasadores (n." 545-546), <llfileres de vestir (n° 547-548). pinzas (n." 549-550,
anillos de telTI8 ecuestre (n." 552-555, lám. 17), un r;no colgante cOn inscripción de la Colección Atax
Turiel (n." 556), ponderales (n." 557-559), terracotas (n." 561-562) y diversos restos cerámicos, alguoos
de calidad pero sin procedencia (n." 567, lálll. 14). En su conjunto, aunque no puede considerarse lIna
colección de gran importancia, sí que reCme piezas de indudable interés, al margen ele que se;l muy
significativa desde un punto de vista historiogrMico.

l' V""nSt I()~ c!OClllncntO' CAHU/9.'79;7dH] y 2). J. Alklda y "1. Obt'1'nuicr. 1931, [1. M2-648; ]9138. p. 11-j2: A. Schulten, 1931. p. 76;
Oh"",. J98~: A1tn:L~r()·Corhc" 2001h. r. 22·l·22~; .rjtné't)(,'~ A.\'i\:1 2002, [l. 2>'7 ,.
1'0 \)nClItnel110 (;1\ 19i1'7d2i2'1.

2" V(':lnsc lo~ c1unlll1t:nt'" CAli9/79~8/30(l .1 28) v 1'. Ap:uikra y Gall1bo<l. 1')12.
" ~·1. Alwagro-GorbL'cl. 200,3, p. 12t. n.'· 2R.

18
PREHISTORJA

Otra parte importante ele la C()!ección. la nüs numerosa, son los objetos que se deben adscribir a las
culturas célticas ele la Peninsula JbériGl, correspondientes a los Celtiberos, Vacceos, Vettones, Astures,
Galaicos y otros pueblos ele la Hisjx,znia célrica. A este grupo cabe atribuir 285 piezas, que representan
un 30 % de la Colección. En ellas hay que hacer también algunas precisiones, pues el conjunto más
numeroso ele las piezas catalogadas son fragmentos cerámicos casi sin interés por haber perdido la
procedencia (n." 755-807).
Entre los obje(()s de las culturas célticas destaca rOl' su importanci,} el conjunto ele 27 téseras de
hospitaliclad celtibéricas reunidas por la l{eal Academia de la His[()ria (fig. 2, l~m. 15). La primera tésera
conocida, aparecida en Conlrehia Carbiea en 1868, fue clonada a la Academia por el Académico Corres­
pondiente en Huete, D. Braulio Guijarro, junto a otros objelos (n." 605 y 606). En el siglo XX se incor­
pcnó algunZl otra tésera (n° 686), pero ha sido en estos últimos ~lños cuando ha aumentado sospecho­
samente el número de hallazgos conocidos, lo que todo el mundo atribuye al uso fraudulento de
detectores de metales. La Real Academia de la Historia, ante el riesgo de pérdida de estas pequeñas
piezas, algunas ya salidas al extranjero, ha procurado recuperar todas las téseras posibles para atender
a la necesidad de su conservación. En eSf;1 difícil tarea ha encontr~ldo valiosas colaboraciones, entre las
que hay que resaltar a la Cu!ecci(¡n MCIX TÍ/riel y al Lr!8Cldo Carl L. Lippmann, cuyas donaciones han
incrementado de forma considerable la Colección (;'racias a esta colaboración, la colección de téseras
ele hospitalidad de la Academia es hoy. sin duda, una de las mejores y uno de los elementos más
interesantes del G~lbinete de Antigüedades, valor que se acrecienl~l por el servicio prestado a nuestro
Patrimonio Arqueológico, al haberse evitado su segura pérdida.
La colección de téseras de hospitalidad est[1 formada en la actualidad por piezas de mareriales tan
diversos como bronce, en su gran mayoría, pero también las hay de plata (n." 599, 608, 610, 613) y
probablemente ele cuarzo (n." 592). Las formas son muy variadas (fig. 2). En primer lugar, cabe señalar
la existencia también ele téseras anepígrafas h,lsta ahora prácticamente desconocidas (Iám. 15): son de
forma abstracta (n' 698), bicónica (n·> 695), ele cabez,l humana (n" 685), lobuna (n." 602, 687), de
cubo (n." 697), par~lielepípeda (n." 616), de perro? (n" 594), de pina o capullo (n." 694) y de decora­
ción compleja (n." 613, 613a) o tan simple como pudiera ser un simple bronce fundido (n.o 698) O un
guijarro con esv;1stica (n.'· 592). Entre las téseras epigrMiG1S, hay antropomorfas de cabeza humana (n."
599, 613, 613a, 685), ele figura humana (n.' 683), en forma de hermes (n° 684) o de manos entrela­
zadas (n." 617). Entre las Züomorf~ls las hay en forma de ave (n." 690), de caballo (n." 608) o de
caben (n.o 688) o prótomo equinos (n." 689), de cabeza de carnero (n." 607), en forma de jabalí o
verraco (n." 593, 606), de caba:} de lince í (n." 600) o de lobo (n." 600 í , 602, 687, 688 í ), de perro
mastín (n." 594), de pez (n." 601, 692), de piel de oso (n." 686), ele serpiente enrollada (n° 691) y de
toro (n." 604). También bs hay fitomorfas, estilizadas bicónicas í (n." 695) y en forma de piña o capullo
(n° 694). Por último, cabe senalar las geométricas abslr~lCtas (o." 613), bic6nica (n." 695), de forma
cúbica (n. 697), helicoidal (n.' 696) y par~llek'pípeda (nO 614, 616), aelem5s de una ele forma extraña,
0

quizás vasiforme (n." 693).


Esta colección ele téseras de hospitalidad de la Real AC:Jdemia de la Historia puede considerarse, sin
duda, la rmís importante que hoy exisle sobre estos documentos tan interesanccs para conocer la men­
talidad, las instieuciones, las relaciones person;t1es, los contactos en ocasiones a largas distancias y la
Geografía de la antigua J-lispania. Junto a piezas procedentes ele donaciones ele 1 siglo XJX (n." 605,
698), hay alguna de la primera miud del siglo XX (n." 592, 686, 698), pero la gran mayoría han sido
adquiridas gracias a clonaciones recientes. Alguna de ésus ha sido anónima (n." 617), pero la mayor
parte proceden de la donación a la Academia de la Colección Max Turiel (n.'·' 593, 594, 607, 610, 613­
615, 683, 685, 699) y del Leg,ldo Carl L. Llppmann (n." 599-602, 606, 608, 614, 616, 684, 687-697).
Esta ejemplar generosidad ha permitido rescatar estos documentos tan interesantes y en grave peligro
de su dispersión y pérdid;J por el imerés que despicnan entre los coleccionistas.
Otras pícza~ ele los pueblos célticos de flispania también merecen ser destacadas. En primer lugar,
hay que citar el bello torques galaico ele :\'1elide (n." 603, lám. 16), adquirido por la Real Academia ele
la Historia ya en 1867 con el informe favorahle del entonces Anticuario, D. Aureliano Fernández Gue­
rra, a requerimiento del Secretario, D. Pedro ele Sabau, tras discucir su peso y precio con el propieta­
rio 22 , T<.lmbién son sugestiv::Js algunas raras figuritas de bronce, como la cabrita de Aleas, Guadalajara
(n.'> 609), una de las primeras incorporaciones a la Colección, la pesa en forma de jabalí de la Provin­
cia ele león, adquirida por D. :\:Iodesto Lafuente (n." 612), la figurita humana de Cabrillas, Ciudad Rodrigo,

" ;\. Ferm"tndez-Guerr:o (24 enem tB72,: Vtlb:Il,,:1 v C:¡'lro, UF-l. p. '1"'-'1'1'): .l. c. G;",:ía v .l.óPC;?, J9(lj, p. l'i: F. j\'1<Iciikif<¡ y Pardo de
LIl));l. J923. p. 347-356. p. 3$;-,W.'J; F 1.<'>1'0 Cuc\·jlla,. 1'),1, p. 56: U. P':re~ OUI<'iril1(), '1(91); A. Alvare7 T\Júne;r.. 1996. p. 120: X. L. ladrn
Ft:rn{ll)de~. 1999, p. 23-34. o. C;:or<ia Vudl'a, 200n: ¡VI. :\llll<¡gw-Gorh<:,:l. 2001<1.

19
REAL ACADEMIA DE LA HIS'rORI!\

RAH 1.1.1 TIPO METAL l'ROCEDENCIA TOPÓNIMO ESCRJTURA BIBLIOGRAFíA


1 683 figl.l ra hu moa 1"\4\ Bronce c
., Cl:::p Almagro-Gorbe:. 2003, 1 12
2 6R4 hCl"nla Rron("e ,.., CWi Almagro-G<>rbe" 2003, CP-14
3 599 cabc:'"",,, hUlnana PbH:l Ta,,.nu~.:in.? CWi Almagro-Go'·bc:. 2003: CP-13
4 6J3 cabeu y anim:.J Bronce El Escorial? A Almagro-Corhea 2003, CT-20
4a 613a c .. be":r":'l y anilTl:a1 Bronce El E~corj-al? A I,,¿dir,,: CT-24
5 617 n1a.nos unidas Hrunce Vrlior 7rlria.'i(J Lp Almagro-Corhea 2003: IlO
6 n1;\.OOS l.lnid.:L~ j P...·r,Il(·C Parc.:dL's JI..: ~;lV:l (L~"a"'}'I./1~) AJg/J.{.Jt1 1,p lJnccfJn,ll1n 1997: K.I S,I
7 ('nanos llnid•• s Bronce Co.<';lIo? TE Lp C:.LQdbno:->-Cinícno 1999: 9
8 rnanos unJda::. Brnno..~ ]}o{.olTir;\? C(JI/.l'rt'bill Bl·l./liSf'~1 CEi UIH~r1n:lnn ] 991': K.0_2
9 686 oso cenlr:t! Bronc~ Conl)"ebi,.f. c...· al'bira? Lihi.n CWi AI""'B'0-C<>rbea 2003: 111
la 600 cabeza de Jince? Bronce 1i17n/uio Ta1nusid Lp AIJIlagr<>-(~orbea 2003: CP-16
1I c~lbc..-.I_,:\ de lobo Bronc(,; Jor;,")ddRío ...hw.rbi ... 'SnllNl7uj(l LP Rc..n~s:ll 1991J
12 688 cabc7.a de lobo B."once ¿:­ Okrlfl rOrelis?) C¡ Almagm-Gorhca 2003: CP-7
13 602 cabezo. de lobo Bronce T~L1'llln.i41 A Almagm-Corbe" 2003, CI'-20
14 P(;.:TrO íunlb;H!o Brt')I\CL CFi AI,nai;ro-Co"bca 2003: CT-4
15 594 pen·o tumbado Bronce , A I Alnug1'0-Corhea 2003, CT-21

16 608 cabaniro Phta ,.., Corcotlrr.? CWi Almagro-Corb~a2003, CP-2


17 c.ab:1I1Cl? Bronce Sa.....\ll.lIS11 C:Wi l~nCl..Tln.lnn 1'-)97: K.J1.1

18 689 prÓtOnlo de caballo Hronce ,.., l.llsl10 CEp Alm<1gro-Corbea 2003, CP-')
19 COro lhOIlCt..: c
., ((/\.·l'trl1tT?) Argiu-Ia C\,X/p Alm"gro-l;',rbc<1 2003: CT·181\
20 nH'ü: oso? Brnnc(;' J\.1onre:\1 de: /\ri:L;i .... 'f,'nrllfJrt (~\Xlj Lnlc.T'n~H1!1 1997: K.7.2
21 COlO Groncc Vian.16 ¡\ La b<..::.lba+ U n tct'tIlan n 1994
22 604 roro Bronce Conrrcb¡~ C~u'bi.:..::a Libia CE!, Almagro-Corbea 200.3, 103
23 cabe:.-..l dt.: toro rhol)c{.' (~()ntrd);tl Ctlyóicn: ...\'(:,?obri:.<" CEp Alnngm-Co,hc" 200'>, 104"­
24 cabc.::t..a de toro Bronc.e l.·bi . . . ,·n,¡ Li C~.~["dLlIl0S-C 1nu.'f)O J 999: 4

25 cerdo Bn'llH..c La Custodia] <:Ep l,Jnn:.nn:\DI) t'YJ7: K.18.1


26 e<.:rdo H"<.,lncc <? <. :Fi d(' Farla J 998
27 606 jabaH Bronce Prov. Cu~nca? CEj Almagw-Gorhea ¿OO'>, CP-l 1
28 593 v~rr'3.CO Bronce Prov. AviIa? ¡:::?ei Almagrc>-Corbe" 2003, 107
29 jabalí I1roncc l../>:anul !..}~'('(lYl'}.(.1 C'V<í'¡ Unrenn.1l'ln 1997: 1<'_23.2

30 cerdo BroIlce .,
c c\.'{r¡ de F.\I·i:\ 1998
31 cel'l.io-placl Hro!"''-.T l.k' Pi:.,uerg'l
ll<.:rl'l..'fa l,i (:,,\:i[I.:llil.no.. -(~irn<..:no I ~)<)<): 14.
32 c,1l3drllp<.:Jo Bronce.: Vi,n1a 2­ W:Ci UnrclTll.l.IH) 1997: K.IS.2

33 607 cabeza carnero Bronce Prov. Cuen..::a? CWi ,Almagro-Gorbe" 200), 105
_14 Cabr¡l? RC"OI'H':e C:p T \I1-id I ~J97
35 p;,)lofn:l? (3rl')nt:~~ ví'rOIJU! (Brivir'sr:tl) W?Ci l:ntCI"IT'I,lJlIl 191)7: K.25,l
36 690 Bronce ,.., Li Almagro-Corhea 2003, CP-17
37 691 s(;:rpiel\lC B t"o 11 ce ,.., CWi Al"'agro-Gorb~a200", CI'-5
38 detfrn nroLlcc F\.. rl,.~J(., .... d<:: N .)V;l I.p C:htl,:Jbl1n:.;-(~inH'11i) 1999; 5

.~9 delfín 13ron(;c C;"Í.c.ef~s I..p (:ast'(:"'lbl1('\s-CimeflO 1999: 13


40 dclfí" RI'ont:e FUCllC<...::-. (:1.\1',,1$ 1.p C~H<...'lhl\(),,-Cin1l,-no 1999: 2

41 delfín Bcnnce ¿? (:}-:.i Unt(.'1'I1¡at1/1 J <)97: K.O.9


42 delfín HI'Lll'\Ce MonrL':d d<.: Ariz:l Lp Unr(.,'I'OlanIl 1()97: K.7.J
43 pt:.t:: Bronc:(,; La Me":l, BeLOI';,do CEi Un::'<.:rm:llln 1997: K.24.1
44 692 pez Bronce ,.., CEi Almagro-Corhea 2003, CI'-4
45 pez GrOI1C~ S:'S~1 n1/J n <-'arllO/ IV lhut."rlllallll 1 ~)97: K.14.2
46 601 pe4. , Bronce 7a1')1.u..:,,,',.J LP Almagl'o-Gorhe;¡ 2003: CP-18
47 693 vaso? Bronce ¿? CE" Alma~ro-Gorbea2003: CP-3
48 696 helico;daJ Bronce ,.., Rnd.nf CW¡ Almagro-Gorhea 200." CP-S
49 g<"':OJnélr}'-~l I)rollCL' Ví;ll1a 3 CEj Unr<.:rm.Hll1 1')97; K. 1R.:"
50 gcomérrica Bron<.:c Vi;\n;'l. Lj (~p UIl(<.:fl·fl:1nn J 9'-)7: K.18.4
51 gcon1é lric;) BJon<:.L' Ví~n~l S A l.:d)L':'g;a.¡.l)llrLrm:1Iln 1994
52 616 gt::(')ln¡ffl'ic~ Bronce Vi.;ln~~ A Almap;ro-Gorbea 2003, <:1'-23
53 697 gcofr)étri<.:a BI'OllCC ,.., A Almagro-Corbea 200), CP-24
54 g:con'~t'dca Bron(;L' ,.., Cl::'.i Lnlcl'l1')~lIín } 997: K.O. 10

SS 614 geométrica Bronce P~t:on<:s,


M C~Ei Alrn::¡gTo-C;nrbc;.L 2003: Cf'-l
56 610 Jnonc:cifOl'lne PLata L;edrcs. GU Ci Alm~gro-Gorhca 2003, 102
57 I:ünin,l Bronce J",fu'I',///.ntyt/ C:F.i l~nrcrrnal1J) 1997: [(.9.1
5R U.níin.1 Bronce Las Mc..::rch:1.n:ls C;'lLll':l. 1.p C ..1S(dbno:\-("~irn<:lln 1999: 1
59 l:irnin:l BrClLlCC .sL:fcfi1 J.1 G~ld<:~? CWi 'J\¡ricl L997
60 r.abLll., Hrol1c(; LUI'....'1g:1 ·'l.lIti.1k.a, /\l'L'Cor':H:.lS Cp J\lm,'gm-CClrhc" 200j, 101 A
6) (abula Bronc<:: .,
c lab\lb. J'(:~ CE; Ullu.'nn:Hlfl 1997: K.O.14
62 (:l.blll~" Bronce .Y1eJin:'Kdi COITon,,: CWi LJllcCflT1;Ll1n 1997: K_O,7
63 plac;.1 c.u.ldr"'lcb BI"(") n c<.: ¿? C\,Vi l)1ll<.·fJll:1nll t <)')7; K.O.8
(,4 pbc:l Bl'olu,:,c Pan.:,ks de J".:,lva ]J)[en::.3[iL'\, j):l1:11l1-},1 Ti C,\$(clbllos-C;il''lícno 1999: tI
65 c.a.bul(l BroJl(;('; P.ll·(·dcs de !':;'¡\......L) Inlc:n..:;')(i ••• Tt1rj,l,SO 1,1' C.1.<tdlollos-Címeno 1999, 12
66 (",bl.ll~l Bron<..'K MOl'll.L'~,lL'grc C':llH.;1 A C:.l..'w::lLtnos·Cill)CnO 1999: 16
67 placa BJ'()J)ce Cr.JmpLutu,'m-SCj(mn 4 "T.11·yoJl.Iruln Lr TlII-ic11997
68 592 guijarro CuarJ..o Las Cogocas A lnéJit:::t
F-l cabe7.. . . . hUln:tl1;¡
Bronce ,.., Ci Alonagro-Corbea 2003, <:1'-15
F-2 C~be'L:.t
de CO'Irna;ro Bro[\ce ¿? Cí I Almagro-Corbea 2003: F-156

F-3 pie con bora Bronce ¿? CE; A1magro-c., orbea 2003, CP- 12
F-4 cabeza de águi la Drol\cc ¿? CEp Alo);:}gro-C;orl:a:a 20U3: CP-6
1'-5 concha Bronce.
I ¿r CEi I Almagro-Gorbca 2003, CP-10
FIGURA 2.-Cuadro de las resserae hO~flirales hispánicas ordenadas por lipos (en negriw IfJS con,-eruulas en la Real Academia
de la Historia). Escritura: A: tllw/)ígmja; CEí: Celtibérica Oriental incisa; CEp: Celtihérica Ori('~ü(¡[ con plintos; CWi: Celtihérica
Occidental incisa; C\Xfp: Celtihérica Occidental con puntos. Li: úllina incisa; Lp: Latina con punlos.

20
PREHISTORJA

Salamanca (n." 624), donada a la ]~eal ACJelemia de la Historia en 1841 por D. Pedro Alc{¡mara Jiménez,
Obispo electo de Ciudad Rodrigo con el informe bvol::lhle del Académico Anticuario Juan Bautista Bélfthe 23,
o una figurita ele toro de gr,lCiosos estilo, aunque, por desgracia sin procedenci:l (n° 700).
IIay igualmente algunos conjuntos eJe materia les con procedencia conociela, como las téseras de
Tamusia, Villas Viejas de Tamuja, en Cáceres, adquiridas por el Legado Carf L. Lippmann (n." 599-602),
dos piezas de Contrebia Carhica, Villas Viejas, Montalbo, Cuenca (n° 604-605) y algunos materiales de
la necrópolis de Pal/antia, Palencia (n." 618-620). Pero hay que destacar las cerámicas de Num:mcia,
probablemente procedentes ele las primeras excavaciones en ese famoso yacimiento a mediados del si­
glo XIX (n." 628-662); aunque muchos son pequeños fragmentos de relarivo interés, alguna de ellas
corresponden a las geniales creaciones de los ceramistas numaminos (lám. 17). Otra pieza interesante es
el casco etrusco-romano ele Quint,JJ1a Redonda, Soria (n." 663), hallado jumo a un rico tesoro cle denarios
ibéricos de BoL,kan (I{¡m. 18), pal1e de los cua!cs fueron conservados por Eduardo Saaveelra y donados
a la Academia en 1888. T;lmbién de interés es un vari3do conjunto de objetos supuestamente proceden­
tes de la Vía Romana ele Uxama Argaela a Auguslobriga (fig. 6) que forman pal1e de la Colección Eduardo
Saavedra (n." 664-681) y que se complementa con una rica colección de fíbulas ele tipo céltico, por
desgrJcia su mayoría sin procedencia. También merece ser señalada una bella cajita con decoración
pintacb, estampillada e incisa procedente de b Dehesa de Ahín, en las proximidades de Toledo (n."
682), una de las más característiGL~ creaciones ele la cerámica carpetana (lám. 19). Por último, aunque
carece de rrocedencia, hay que destacar un importlnte conjunto de 8 lingotes cle hierro (n." 743-750),
cuya tipología permite relacionarlos con paralelos de 13 Cultura ele La Tene, por Jo que son de gmn
interés para documentar el reputado trabajo del hierro en la antigua Celtiheria, de donele es lógico suponer
que procedan.
Pero entre las antig'i.'ledades hispano-céltiGls eJe la Colección, una alta proporción carece de proce­
dencia. Entre éstos, hay téseras ele hospitalidad (n." 683-698), broches de diverso tipo (n." 704-705,
734-735), fíbulas (n." 706-727), pasadores (n." 728-730), un brazalete y una cuenta ele collar de vidrio
ele La Tene (n." 753-754) Y algunos objetos más modestos pero igualmente característicos de las cultu­
ras célticas de la I'y!eset;¡, como proyectiles de honda ele barro cocido (n° 808-810), esferas de arcilla
(n.') 811-844) y esferas de piedra (n." 846-863).
Además, la colección también comprende un buen conjunto de pesas ele telar (n." 872-891) y de
fusayolas (n." 892-915), objetos que siempre han llamado la atención ele los coleccionistas del siglo
XlX, pero cuya ~Itribución cultur;:¡] es muy difícil si carecen de procedencia conocida. Por último, cabe
señalar algunos elementos aislados procedentes de las Islas Canarias (n." 922-926).

Como en rodas las colecciones antiguas, en las que muchas piezas carecen de procedencia, hay objetos
de difícil clasificación por lo que su atribución resulta dudosa, así como algunas falsificaciones, cuyo
interés no Se elebe despreciar, tanro por motivos historiográficos como por cuanto, con el paso del tiempo,
alguna de ellas pueden considerarse hoy ya como vercladeras '·antigüedades".
Los objetos ele atribución dudosa se h;-¡n incluido en el Apéndice 1: lncerta. Entre ellos, algunos ofre­
cen induclable interés, a pesar de que no sea posible su clasificación. Un ejemplo es la chapita con
decoración repujada de bollitos y círculos (n." 1-1), cuya atribución a la transición del Bronce Final al
inicio de la Edad elel Hierro parece acertada a juzgar por su tipología, aunque el análisis metalográfico
no la confirma. Su pequeño tamaño y la falta de procedencia han aconsejado incluirla entre las piezas
inciertas. Lo mismo ocurre con otras piezas, como la figura hum;.lOa ele bronce funclido (n° 1-6), cuyas
características tipológicas permitirían pensar que fuera orientalizante, lo que tampoco parece confirmar
su análisis metalográfico, o un posible ponderal con inscripción (n." 1-9), considerado dudoso ' \ hipóte­
sis que el análisis metalográfico parece confirmar. Por el contrario, una tésera zoomorfa (n° 1-7), con­
siderada hasta ahora c1uclosa 25 , no parece ofrecer problemas desde el punto ele vista metalográfico, aun­
que se ha préierido mantener por precaución la reselva señalada. De otras piezas, sólo cabe indicar
que su pequeño tamaño, su estado fragmentario y su falta de procedencia impiden una clasificación
con un mínüno de segurid<lcl.
Los objetos recogidos como "Falsificaciones" (Apéndice JI) se han aglUpado en (res aparrados. El primero
incluye diversas piezas falsas, en especial téseras y objetos me[:llicos con inscripción, cuyos análisis obligan
a rechazar su autenticidad (n." F-I a F-9)' Un segundo grupo, de indudable interés, está constituido por
una buena colección de las famosas "blsificaciones de Totan3"2" cuyo interés historiográfico y artístico

~; V"anse 10$ documentos CA:'A/">.' .'l9'12;5( ] a)'.

l.' M. A1nla¡;ro-Gorbe:,. 200." p. 375. n. V CT-19.

¡; M. Ahll.<,,~ro-Gorbea. 2nO.', p. .'74 S., n.O C'('-18.

".: P. Parb, 1904, JI. p. ';·0: H. S"ncl"f'.1913; F. Cu"clraclo Díal.. 1931; iel.. 19'iS.

21

oh>

A' o ;,. • Q;./~'.


-----
REAL ACA ()EM[.A DE L.~ HISTORLA

hace que sean merecedoras de un buen estudio monogrífico acrllaliz,¡clo. En él. destaca el conjLlOto de
magníficas piezas procedentes de la Colección Mauricio Loizelier (n." F-IO a F-19), al que se añade
otra ingresada en la Real Academia cle la Historia con la Colección Pascual de Cayonp,ús (n.o f-20). El
tercer conjunto son Jos supuestos hallazgos de la llamada "Tumb,¡ de Hércules" en Tarragona (n." F-21
a F-32), sin eluda uno de los episodios más curiosos de la historia de las falsjfjcaciones arqueológicls
en España 2', protagonizado de forma más o menos directa por D. Buenavenrllra Hernánc1ez Sanahuja,
pero en el que la Real Academia de 12 Historia se vio totalmente implic¡da. Por ello, los objews con­
servados de este conjunto, ya con más de 150 años de antigüedad, deben ser hoy considerados como
auténticas "piezas ele museo" por su indudable interés.

LA FORIvL'\C¡ÓN DE L\ COLECCIÓ)i DE "A"iTIGÜED·\Ijl':S PIIFRHOMANAS"

El análisis realizado ele las principales piezas y conjuntos que conforman la Colecció11, cl3do el signi­
ficado historiográfico de ésta, se complementa con el análisis ck su formación, que evidencia estrechas
relaciones con la composición ele la misma. Por este motivo, ofrece indudable interés desde el punto
ele vista historiogrMico conocer cómo y cuándo se form() la Colección de Antigüedades fL,partolas de la
Real Academia de la Historia (Hg..3, 4, 8 Y 1 t).

-'--. - .. -.-~-._-

. ----- ----------~
1
)2,)

I
-.--------. _··_·---1
I
-- .---------.--------1
l+J

I
--~-'i

--_·------1
I
I
-~-l

~~-J r
, r. f ·,
/'"

. ~,,~::.:':':::"'"
. "II~:~I~.,
, ''',()..,¡

]'","1" ( ~¡I, I ,:,. ·~r. l.~,.,.


II{",
'·'·'l.',',.",
ll,"
¡-,/I",,':,,,.)

FICCRA 3.-Diagrama del n." de ohjeros de cuda periodo de fa Colección de An(igCiedades Prehistóricas
de la Real Academia de la Hisloria cfusiJi·c(fd().~ Sé'gIÍJI .1'1/ decenio de in.¡;resu.

" C. :-'-1<1[(,0$ y E. Pnns, ]996: _~1. Almagro-Gürbea. LOO:" p. 32,', s.

22
J'REHISTORIA

Paleolítico Neolítico Ca!colíti.co Bronce Bronce Fin:'\l Fenicio Griego Taetésico IhérJeo Cdl3S Hierro Can~ri:.t.s TOT:\l
]8:~0 O O 1 2 () O O O 1 \ O O ')

1840 O O O j O O '1 O O 1 O O
1850 O I 1 O 1 2 1I (1 () Il O ¡l
l8GO O 1 O 59 'i'i (1 104
"
() ') O (1 O
1870 O O () (1 () O (J 1) 1 1 O IJ
lSSO O (1 4 1 () .1 () O (l 1 () (1 6
1890 8 O 114 ]7 (l 7:1 111 3) Il 3R2
1900 O O 1) O O () /) O () Il {;

1910 O O 1 O O () O ')1 I Ü O 97
1920 () O O O O O O O O O () O O
1930 (J O () O O O 1 11 O O O O 1
J940 () IJ (1 IJ O 1) O () O 1 /) O ]

1950 O () /) O (1 /) O O O O /) (1 O
l%O O () O O O () O (1 /) () O () ()

1970 () () O () () O O O (1 (1 O () (1

1980 (1 (1 () O O (1 (1 O (1 O O
1990 O O O r. () O
2000 O
O
10 ()
(1
O
()

O
(1

I
(1

7 9
O
3:-\
"
(1 1 (¡(¡

/'3 () 25 :\.i O 29 O 20 70 1(, 242


Toul 51 11 15.1 (,1 10 45 4 <) 241 28'> <; 1 916

fIGUH,' 4.-Cuadro con el n." de ohje/IJ.,· de cad(l pi?n:odo de la Colecci,'>n eiL' Anrigüeebdeo Pr~hisr()ricas
de la IkJl Academia cie la Hislüri:1 dasificado.' segJÍ1'/ Sil decenIO de ill;.;resr¡.

La Real !\cademi~l de la Historia, según parece, comenzó cl recoger los primr:>IOs objetos prehistóricos
ele esta Colección de Antigüedades ya avanzado el siglo XIX, pues la documentación existente sobre los
mismos se remonta a inicios del decenio de 1H30. segCm se desprende de la fecha de ingreso de los
primeros objeEOs prerromanos, pues no hay noticias de la adquisición de ningún objeto prehistórico antes
ele 18.30. Sin emb<lrgo, sus inicios no están suficientemente documentados, aunque ciertamente fueron
posteriores a las colecciones ele Epigrafía 2H y de :"Jumismática 2';, cuyo inicio se remonta a mediados del
siglo XVUJ.
Como en las restantes colecciones que conforman los fondos de la [{eal Ac,ldemia de la His[()ria, la
mayor pal1e de las piezas fueron donaciones, en su inmenS3 mayoría lograclas directamente a través de
los Académicos y CorresponcJientes 0, de manera indirecta, gracias a las gestionó personales de Linos y
otros. Las adquisiciones por compra pueden considerarse minoritari;IS, aunque gracias a eJbs ingresaron
objetos tan valiosos como el Disco de Teodosio o, entre los objetos prehistóricos, el Torque<; de oro cle
Melide. Los objetos llegados por entrega del Estado constituyen por ello una mínima parte, ya que cuando
la Administración fue logrando eficacia en la preservación de lo~ restos arqueológicos hacia fines clel
siglo XIX, es lógico que éstos se enviaran a los museos provinciales y, tras ];1 creación y puesta en
activi(!;(d del \'lusco Arqueológico Nacional, en 1867, fueron ya recogidos por est,] institución creada
con ese fin''''.
El primero objeto prerrorn:mo del qUé' h:lY noticia es, probablememe, la cahrita de bronce ele Aleas,
en Guadalajara (n.o 609), hallad:J al hacer una excav3ci6n para colocar una m,iquina hidráulica, pieza
que fue adquirid:l por la Real Academia de la Historia en 1832 por medi<lción de Fr. José de la Canal
y .fu3n Van Erhen 11.
Otro cle éstos ingresos iniciales fue el puñal de lenglieta de hronce arsenicll hall<ldo en 1?332 en las
excavaciones del Dolmen de Aitzkornencli, entre las localidades de Eguilaz y San IVlillán, en /\1:1V;I (n." 63 l.
Según el informe conservado, al abrirse en 183J la carretera de Vitoria a Pamplona se hicieron
varias catas en terrenos cercanos a la obra. En una de ellas, en u.na colina a 5 leguas de t.;'2,uilaz se
encontró una enorme piedra a unos 4 o 5 pies de profundidad r .. ) .v a continuación un sepulcro lleno
de huesos y a¡;ma..'\. El informe indica que Diego de Arn:o/a., diputado de Á/alm, manda reC08er las ar­
mas, y fas remite a ;Hadrid, a la Acadernia, por lo que la pieza puede consider:.lfse envi:lda por la
Comisión de I'vlonumentos de Alava a la Comisión Central de ;-"''lonumcntos Históricos. D. Diego de Arrioia
era sobrino de D. !'vlartín Fernández Navarret<:.', a la sazón Director de b Real Academia de la Historia

" M. Almagro-Gorbca, Ctl/(Ílup,o de !a Nl'al Academia dI! la ¡¡/,:toria. 1.1./. /1J.'cnj)Clo.te' l'rerru/1wl/f.lS. Madncl. 2005: J M. :\1>[o",',,¡ y H .
.limen,), CalúLogo de la I?ea! Acc/(Ic-mia de La NiSloria /.12, tjJ/g,.a(¡a !JispÚ1!i(Cl. :'>-Iadrid. 2{IOO
" M. AJnl<lgro-Gorhea el aL., Ca/ú!ok" de ItI Real A<'tl<./emia de la lfis/ona. 1r.2 l .Hedtd!as IC'!Jm)ola.', i\bdrid, ¿(H)o; <en pren\:I). VC".,c lam­
bi~n F..~brt¡11 ESCll{icro 1'1 u/., ,~rc:biv(J del ¡\-lImar/() de la Real .~c(ldcmía de !a HistOria. Calü!ogu l' ¡",hel':;. M'ld"id, 2(1).'1.
Jo M. POLl:i, 1993, p. ~o \. v 4') ".
" Vt".~t' b do('umcol'Klvn cürre'IX>nciicl1l.t'. CAGU/9!79')6/o.:\; AS IH.)O.12 21 Y Anónimo. HU1. p. 20, E. I-{LI hl1 e:!'. '1 Ró2, p. 119. n: '1'14: C.
Gmcía ~ L6p<:'>.. I')'H, [J. 15-16. n:' 7R'

23

," -~

:_ 1 .' •• _.#~
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

(1825-1844)3Z, por lo que es de suponer que su influencia debió ser determinante para que esta pieza
fuera remitida a la Real Academia de b Historia, donde desde entonces se conserva. Es imeresame señalar
cómo fue valorado el hallazgo dentro de los conocimientos de la época. El Padre ZabaJa, en la memo­
ria de 1833, al recoger las circunstancias del hallazgo entre 1830 y 18.31 Y las posteriores excavaciones
de 1832 33, considera que se trataba de un sepulcro celta, aunque el Catálogo del 1903 habla de un
sepulcro romano·I •.
En esos años ingresaron dos piezas de bronce argáricas clonadas a la Real Academia de la Historia
por el Conde de Clonard emrc 1830 y 1835 (n." 219-220). Según l'vI. Fernández N,lvarrere'\> fueron
halladas dos piezas de cobre, una en forma de hierro de lanza y otra de un puñal, ambas clavadas
en el esqueleto de un joven metido en una tinajilla que se descubrió en el término de la Puebla de
Don Fadrique, provincia de Granada, lo que permite suponer que se trataría de un enterramiento en
pithos de tipo argárico. También por esos años debió ingresar un pequeno colgante de bronce
en forma de bellota (n.o 519), hallado en Tanagom en 1833"6. Aunque su supuesta procedencia de
Tarragona y la forma de glande no excluye que pucliera ser un objeto romano, confirmaría que por
entonces la Real Academia de la Historia había iniciado la recogida de objetos para su Gabinete de
Antigüedades
Estas piezas cuya adquisición corresponde a los años iniciales de 1830 hacen suponer que la colec­
ción de la Real Academia de la Historia debió tener su inicio dentro del movimiento de interés por las
antigüedades prehistóricas surgido entre los anticuarios del Norte de Europa a inicios del siglo XIX 3",
cuya actividad cristalizó en esas fechas en la formación de los museos nacionales en diversos países y
en los primeros catálogos sistemáticos ele sus fondos que dieron inicio a la Prehistoria corno cienCia
histórica"''', entre los que destaca la catalogación de las :mtigüedades del J\Juseo de Copenhague por J
Chr. Thomsen 19
Precisamente en esos años sabemos que la Real Academia de la Historia tuvo un interés evidente
por la creación de un Museo Nacional de A ntip,üedadesíO , idea que sólo llegaría a ser realiclad a fines
del siglo XIX al fundarse el ;\:luseo Arqueológico Naciona1 4 !. Por este motivo, no parece CGlsualidad que
correspondan a esas fechas los primeros objetos ingresados en la Colección. Pero también en esta nue­
va actividad debe verse, verosímilmente, el interés personal del Director de la Real Academia de la Historia,
D. Martín Femández Navarrete, personaje de amplias relaciones internacionales 42 , ya que a inicios del
decenio de 1830 se suceden varios anticuarios, como José Sabau, Antonio Siles y Juan Pablo Pérez
Caballero (fig. 5), que no parecen haber desarrollado particular actividad en este campo<\\.
En los decenios siguientes prosiguió un muy lento incremento de las 3dquisiciones, ya que sólo
alcanzan 4 y 8 piezas respectivamente por decenio y sin especial interés, como las cuentas de collar
donadas por el Barón de I'v1inutoli (n." 62, 212, 286, 324, 325). Pero a esos años corresponde la
llegada a la Academia de la superchería, probablemente debida a Buenaventura Hernández Sanahuja,
de las falsificaciones de la supuesta tumba egipcia "de Hércules" de Tarragona, que denota el desco­
nocimiento por los anticuarios españoles de los avances logrddos en la Egiptología a mediados del
siglo XIXH .

" Vé~se Anuario de la Real Academia de la Historia, .~Ltdrid, 2003. p. 73 s. Es inreresanre Con,r'll'lr la:> rcbdone, con acadcllli", extr;mjt:ras
de esre personaje, y~ que era miembro (kl Imitut de France. de la Royal Asialic Academ)' de Londres (1826), ele la Accademia de San
Luca. de Rom;•. de b Academi", deile Scianca, de Turrn. de la Preussiscbe J(om~~liscbe Akademie der W'lssel'~~chaften, de Herlin. de la
Sodeté Noyale des Antiquaires du Nord. de Copcnhague. de b SocleLé des Antzqllaires de Nonnandie. de C"en, de la American Philosophical
Socie/)' de Filaddfí", etc. Estos contactos le debieron permi¡ir esr<lr ,,1 corrienrc dc j,,, t1Uev~,,> len<knda, en lo, e>¡udios <.le la nJciente
Arqueología Prehistórica (cf. G. Daniel. A Hundred Yea>:r oI Archaeology. iondon, 1950). en especi'll en los pal:>':;, del I\:orte de Europ~.
lo que pudo ser determin~nte par:. que cris¡aliz.aran la idea de (ormar una colección nacional con este tipO de documentos, h¡l;ra enrOQ­
ces no valor~dos (M. Almagro-Gorbe<l y J. Majer. 'TI futuro desde el pasado: b Real Acackmia de la Ilistoria y el odgen y lilncione., del
Museo Arqueológico Nacional", Boletín de la Real Academia de la HisLono CXCV1. 1992.2. p. 183·207).
l.' Sobre ~I dolmen de Aizkomendi y las circuns¡¡¡nci;lS cid h'lllazgO, Vl',,~C P. Zabala. Ul46; c. L. Pére'l .'\rrondo y C. López de Calle, 1986.
p. 69: A. Llanos, 1987, p. 353 y. en p"rticlllar, C. Ortiz de Crbina, 2000 p. 38-46.
.\, J. e GJrcia y López, 190~ p. 78. n." 519.
J; L~$ piezas habí"n perdido S\1 identificación, que se ha podido deducir por eliminación entre las armas de bronce sin proeedenci¡¡ cono­
cida existenres en la ColeaiÓn. Y" qlll';. mmque en el Catálogo de 1903 la "Jabarda figura como punta de Ianz" sin procedencia, su
tipología ugárica h,Ke suponer que se trara elel ajuar elel enterramiento mencionado por M Femández \bvanete, 1835. p. 20; ef. J. c.
Gorcía y López, 1903. p. 10. n.'· 219 y 220.
y, J. C. García y López. 1903. p. 74. n." 489.
,; G. DanieL op. cit. n. 32; id., El Concepto de Prehistoria, Barcelona. 1977, p. 2B s.. 41 s.
"" G. DanieL 0,0. dI, n. anrerior, p. 41 s; H. ¡"'füller-Karpe. !nLroduzione al/a Preh:s/o6a)3ari. 1979. p. 24 s
.Y> LedeLraad til Norclisk Oldkyndighed, Copenhague, 183().
.¡.) J. :Vlaier, 1998. Comisi6,. de Antigüedades. Comunidad de ;Hadrid. Catdlof!,o e índices, Madrid. p. 21; M. Almaf:ro-Gorhea y J. Maier. 0,0.
cit., nota 32.

<1 .J\.. Marcos Pou." (.ed.), De GabineLe a Museo: tres siglos de historio, '"Iadrid, 1993.

" Anttano de la Real Academia de la His/oria. Madrid, 200.~, p. 73-7'i: vid. supra, nota 32

<.\ M. Almagro-Gochea, 1998, p. 132 s.

;; M. Almagro-Gorbea. 2003, p. 323 5. Y 441 s.

24

.-~----
PREHlSTORIA

I M(guel Pérez Pastor y Molleto (1763)


TI Alonso María (o Alfonso) de Acevedo 0769-1774)
111 José de Cuevara Vascr)llcelos (l775~ 1798)
IV Joaquín Traggia de Santo Domingo (1798-1802)
V josé Antonio Conde (l803~182())

VI José Sabau y Blanco 0820-1833)


VI bis Anlonio Si/es y J:ernández 0833-1834)
vn Juan Pablo Pérez Caballem 0834-1836)
VIl[ juan Bautista Bm-the 0836-1848)
IX Antonio Delgado y Hernández 0848-1867)
X Aureliano Femández~Cuerra y Orbe (1867-1894)
XI Juan Facundo Rimio y Montero 0894-(901)
XI oi.'> Juan de Dios de la Rada y Delgado (901)
Xl1 Juan Catalina Carcía y López 0901-1908)
XTIl Pidel Fila y Colomer 0909-1913)
XIV José J?amón Mélida y Afinan 0913-t935)
XV c'v1anuel Cómez Moreno y Martínez 0935-1956)
XV! Joaquín M" Navascués y de Juan (1956-197';)
XV11 Luis Vázquez de Parga e Iglesias 0975-1994)
XV1JT José M,fl Blázquez Martínez 0994-1996)
XtX i\iJar/in Almagro Garbea 0996-)

FICU¡L~ 5.-Anticuarios de la Real Academia de la Historia.

Un papel muy import~Jnte en la formación de esta colección del Gabinete de Antigüedades parece
que debe atribuirse al Amicl.1ario D Antonio Delg:Cldo <1848-1867), probablememe la figura más signifi­
cativa de las antigüedades españolas en el siglo XIX". Desde que esta figura fue nomhrada Anticuario
en 1848, se manifiesta un 3umcnto cualitativo y cuantitativo de las adquisiciones que eviclencia un de­
seo explícito de formar una Colección de Antigüedades en la Real Academia de la Historia, en una de
las fases de mayor actividad de! Gabinete de AntigüedCldes1(', proceso en e! que el papel de De!gado
parece haber sido determiname (figs. 8 y 9).
En 1847 había adquirido la Real Academia de la Historia el gran Disco de Teodosio· 7 A pesar de las
dificultades que para la Academia supuso esta adquisición en aquellos difíciles años'~, su adquisición y
pronta publicación por Antonio Delgado 19 debió contribuir al prestigio de b Academia, que a partir de
1850 ofrece unas cuentas mucho más saneadas, hecho en el que sin duda tdmbién repercutió el nom­
bramiento como Director de D. Luis López 13allesteros, que había sido ,,\:linistro ele Hacienda de 1823
a 1833"J.
En toelo caso, a partir de 1860 se produce un nocable aumento de piezas en la Colección. Entre
otTOS objetos, en ese decenio ingresaron e10s conjuntos de particular interés, con los que cabe suponer
que e! Gabinete de Antigüedades iniciaba realmente sus colecciones de Prehistoria: uno está formado
por las antigüedades enviadas por D. Eduardo Saaveclra para optar al Premio Nacional de Antigüedades
en 1861 y otra fue la colección de armas y objetos procedentes de la famosa necrópolis ibérica del
Cerro de la Cruz, en Almedinilla.
La Colección Eduardo 5aavedra está integrada básicamente por las antigüedades recogidas y expues­
tas en un curioso maletín-expositor organizado por dicho Acaclémico para mostrar los materiales que
adjuntaba en su conocida Descripción de la Vía Romana de Uxama a Aup,ustobriga, con la que obtuvo
el Premio de Antigücdades de la Real Academia de la His[Qria cn 1861';1 (fig. 6). Aunque se trata de un
conjunto muy variado, que incluye desde objelos prehistóricos a otros medievales e incluso modernos y
sin seguridad de que todas [as diversas piezas que lo integran procedan del trazado de la citada vía

tI M. AJmagw-Gorbea, 199R, p. 139 s.

" M. Almagro-Gorbe", 1998, p. ;)0 $.; id., 'u. Real ....Gldemia de la Histori,,", fl¡\[orfugraj'ia de fa Arqumlogía E,pmioln. Madrid, 2002: 47-Rl.

" M. Almagro-Gorbea. J. '\.1:' .. \Ivara Martíncz. .J. :--1.' Blázque', y S. ¡{ovira (ceb.). El DISCO e/e Teoe/asia, "-bdrid, 2000.

" M. Almagro-Garbea, "Hal"llgo y adquisición del Disco de Teociosio·'. en M. Almagro-Garbea "" al. (e(bJ. ay cit. nol~ 'lnre.flor, p. 53-98,

en especial, p. 65 s.
'9 A. Delgado, M",rnoria !:nslórico-crÍlica sobre el Rran disco de I'eoe/osfo enconirado en Almendrat<'jo, <vLldnd, 18"9.
jO j. R. Crquijo Guilla, (;oniemos y ministros españole,. :v1:ldrid, p. 248.

<l V¿,lt1~e los d,)cumclltos CASO 9/7972/06(4. 6 v 81 y M. :\hn"gro-Gorbe3, 2001. Las piezas se han inventmiado actualtnente como un

conjunro con el n." 1260/.

25

'.~

..... .~;:"",...j~':~::: ,,' ."


­ .
REAL ACADEMIA DE lo'\ HISTORIA

Fiel 'it·\ 6.-/:;'xpusitor de los ohielos jJresenlauos (L la Nelt! Academia de Ir,/ ¡'h.'l'Oria por el lú;;cmo. Sr. D. Eduardo Sacwer.lra
acompariando ti la iVlemoria ,ohre "La Vía rol1l,lI)a de [/x;ama a ,-lU,!:.II.itlJ/Jn'p,a-, CON 1(/ que ohllu:o el Premio ;Vad()/la/
de Anligüedade.l' de 1861.

romana de Uxama a AlIp,/./sfohriga: ni siquiera que todas ellas procedan ele tierras sorianas no cabe
duda de que se (rala ele un conjunto de piezas de indudable interés (n" 187-190, 233, 280 Y 664­
681), adem;\s del atractivo historiográfico tan sugestivo que ofrecen. En <Iiíos sucesivos, al menos hast,l
los años finales del siglo XIX, Eduardo Saavedra continuó donando piezas a la Academia (n." 611, 663,
68, 279, 221). Entre ést;]s, desuCl un conjunto ele cerámicas procedentes de las excavaciones re,tlizadas
en esos ;]ños eo Numancia'l (n." 629-658 y 660-662), que, a parte de su indudable interés intrínseco
por ofrecer algunas piezas piotadas de notable calidad (15m. 17), con.stituyen Lino de los primeros do­
cumentos conocidos sobre las excavaciones en ese famoso yacimiento, en el que la ideología de la
gloria parria, renejo del nacionalismo de b época'3, se evidencia en la repetida recogid<t de trozos de
carbón y de cenizas eoví,¡dos a la Real Academia de la I-Iisrori3 (o." 653-662), sin lugar a dudas por
consider:¡ dos restnnonio de la gloriosa destrucción de la ciudad (fig. 7).
El segundo conjunto illlponante ingresado en esos años fue la Colección de la Necrópolis de
AlmedínilLa. Está formada por ,muas y algunos otros objetos ibéricos procedente de la necrópolis
del Cerro de hl Cruz, cn Almedinilla, que fueron dooados a la Real AUldemia ele la Historia en 1867
por la Comisión de i\;lonumentos de C6rdoba por mediación de D. IVranuel Bosch, Dña. Ana M..' Villal­
ba, D. Augusto Estra.d<l, D. l'vIariano Barrasa y D. Luis l'vlaraver y AJfaro o1 . Entre otras pleza.s, destacan
varias arm,IS perfectamente consen'adas (lám. 11), como falcltas (n." 373-375), una lanz<1 nie1:lc13
(n." 382), una espada de fronr6n (n." 377) y dos soliferrea completos (n." 378, 379). por lo que
representa uno de los mejores conjuntos de arnus conscrv<Jc!O de esa famos;l necróroJis (373-389,
390), 391?, 392-406).

.:. ;. s, eje OIÓ/.::q:~~l. A. Delgado y A. Ft.'rn,indei' Gue-rra. ·'ExcavacÍone.~ hechas <:n el <:<:JTO <..1<:' G:lrr:ty, donde st' Cf<:'e que e:--.tuvo :-;it'u:l.da Numancia",
Bul,,!{n ele la Real Acaden¡úJ tU! la !-fl\wriu 1, lRi:. p ~~·~9; el'. .J. :\I""re% SJIlchb. "1,;1 dOClIl:Jc'!1laciún de kL Comi,ic'>" de :\ntigiJed"des
de la /(er,¡.! /·lr..;odenua de la Historia sohre C;¡:-,rill.l y León", en J. A.h<If(·z San<.:hí...¡ {(-'d. >: Conu.\.u;n de A1'1ri;':lIe(ü¡des de /a Rf?(.¡/ 11cauem;(.J de
la JI'-'IOI'l'a. Ca,'lillu v Le')I7. Cú/úlr,i!.() e Í1!di<es. ~·J"drid. 2()lJí) , p. 2." ~.
q 1 d~ b Torre, 1<)98.

<1 ve"l"'" documento, CA '1x6'7/l{ I el 3) Y CAC()"'9/:9~ l/O:i<)( I " 12).

26
PREHlSTORJA

De esos años, que represenran uno de los mo­


mentos álgidos de la formación ele la Colección, son
otras piezas tan singulares como los Bronces de
Maquiz, el Torques de i\:1elide, el ponderal de lJ Pro­
vincia ele León o el descubrimiento y publicación ele
la primera tésera celtibérica de hospitalidad.
Los Bronces de j\:l:Jquiz (Iám. 12; n." 411-412)
constituyen dos piezas magníficas que formaban parte
del yugo de un carro de parada, seguramente regio.
de época lardoibérica o iberorrOll1ana. Fueron halla­
das por D. Manuel de La Chica en su Cortijo de
Maquiz, en el término ele Menjíbar, en :-'¡oviembre <.le
1860. Manuel eJe La Chica el 4 de Abril de 1862 puso
en conocimiento ele la Real Academia de 13 Historia
el hallazgo de cuatro cabezas ele bronce zoomorfas
procedentes del Corrijo de Nlaquiz. Dos de ellas las
clonó a la Academia a través de D. José Amador de
los Ríos, mientras que otras dos siguieron en manos
particulares hasta su adquisición por el ;'¡Juseo Ar­
queológico N,lCion;¡] en 1970;;. ESloS bronces, obra
cumbre ele la toréutica ibérica, fueron presentados a
la Re~¡] AGlclemia de la Hiswria a través del Acadé­
mico D, José Amador ele los Ríos, siendo cedidos
parJ su i\:luseo el 19 ele Abril eJe 186]«'. En el lugar
elel hallazgo, la Academia sufragó una prospección
que llevó a cabo el Correspondiente ror Granada,
D. Manuel eJe Góngora, 8]XHeciendo restos de ,llgu­ F1l;UM 7.-Fra.>co de /'ir/r-io con ceni;:;a, de /VI/mane¡a. do­
nos muros sin mayor interés, pero que eviclencian nwio el /((. Neol Acm/en/lú (k la Hi.\lp,-j(.1 (.'11 el sitjlo XIX por
lJ Arl,~el Símr) y J). L6pez de Mun./ (11" 659 del C¡¡;í]<>g<».
el creciente interés despertado en la Real Acaclemia
de la Historia por la Arqueología y por c10cumemar
los hallazgos y enriquecer la Colección.
Casi cle esas mismas fechas es el ingreso del Plomo de Gjdor (n." 371). H:)ll,lelo en 1862 en una
anrigua mina cle galena argentífera situada en el "Barranco elel Rey", en la Sierra cle Gádor. entre Almerí,1
y Adra, fue clonado a la Real Academi,¡ de la j-lis[ori,l por Antonio González Garhín en 1R62 y es un
interesante documento de contabilidad ibérico, que, clesde <':1 plinto de 'lista historiográfico, representa
uno de los primeros documentos ibéricos auténticos conocido y puesto a disposición de los estudiosos
en el siglo XIX", por lo que contribuyó a renovar la ;ltención hacia el desciframiento de elich,l escritura.
El mismo interés denota la adquisición de otra rieza singul~lr. el Torques gulaico de Melide (n." 603;
lám. 27). Lo halló en noviembre de 1867 un labrador en el llam,ldo CamjJo da ¡J;!atanza. en la parro­
quia de Santiago de Jubial, partido de Arzúa, en Tierras de ".:[elide, La Coruña, '! fue adquirido por D.
Juan Antonio Rodríguez, quien lo ofreció en venta a b {{eal Academia de la Histori,\. É:-;u lo adquirió
en Julio de 1868 a través de D. Félix Alvarez de Vilbamil para su G~lbinere de Antigüedades por 192
escudos, tras el informe favorable elel entonces Anticu,lrio, D. Aureliano Fern:lOclez GUemL ~1 requeri­
miento elel Secretario, D. Pedro de Sabau, tras discutir su peso y precio con el propietario'¡". Aclem5s, la
necesidad de obtener información y de negociar esta adquisición hizo pensar a la }{e¡] Academia de b
Historia la conveniencia de crear un cuerpo auxiliar de la ACldemia en rrovincias especializado en
Arqueología">, que constituye el primer precedence del posterior Cuerpo F~lCult,¡tiv() de Ml!~COS y de los
actuales arqueólogos territoriales/"'.

o., M, Almagro lIa,ch. 1979. 'Los 0ríg<:'nt" de la ["rúnica ¡1lé'nca", 'hahajo.' dI! Prt:bÍS/(lr'¿1 y), l' 17.,-211.

'6 Véanse lo, c!oe'lImento, GA 1062:4 n, 2, 7 Y 8); 'J ~'1. Almagro-Gorlx·" ~. J. Alvan:,/.-Sanehb. 1998. p. 'i9-CJI, tí¡.::. 23..~"brc ("lo, l'ronct"'.

P. Sab,lll y I.;¡rrova, 1R62. p. 12: J. Amador dt.: lo, [{í()~, 18:7. p [:'-_'12: .J. c. G:llcb y 1."'1'0., ~9l):1. p. 5-;-. 11: !7l-l y 179; J ¡¡(lm,..-" ,Je­
Torres. 1915. p. 20: M. Almagro ll"~ch. 1979. p. 181. Hg. 4 Y 5. L-"n. -:' y R; ,\1. :\var/."gu<:l1a. 1')')5. p hl-2"¡2:.1. .rim~nC/. .-\vib v K.
Muñoz. 1997; M. Almagro-Corl)e" 20(ne', r ni>, n." 51 y' 52 .
...7 Para la historiografía de e$L:1 piel;l, Vt'~I~C \0'1. Alrnag,r"O"'Gorhea, 20{f:'; n.' 2H.

'" Vé"n", lo~ c!OClllnéntos G·\ 1>-:(,8/4(1 a 3). CA IR/0/20. 'i y 15) Y G:\ 192Vi-C5 y Ü; el' :VI. '\]lIugrn-(~o""l'" y .1. :\h"rcL-~al1d1Í', 1998,

p. 71>., fig. 30 Y ,33


"~O :VI. :\lmagn.l-Gor1lt.:" y .J. Alvarel-~anchís, 1998. p. 75 S., fíg. 33; d. c!OClIIl)Cll[O C ..\ 1;:;:(¡,21'i) "1. :\!Il)<lgro-Gor[x-;l. 1999, r '1.3.
M G. P~ls~m"lr (' 1. Peiró. ':L()~ orí.Qcnc~ de 1;( p[ofe"ionali:.taoón hí"';Ionogr;íflC.";1 <:''''lp:tt)()!a ~(lbrL' ta Prc:hl:-,.IDl'i;¡ y la '\l1ti.gücdacl (lLHJinDne"
decimonónicas" int1uencias europeas)", <'o 1· :\rce y ll. Olmos, Hlsf(,y¡rJ,Qmjio de !a /p'{!//('{)!oj{ía l' /" !-lis/or;a AnligutJ <'/1 f"/XI1'" (SI~!O-'
XVJfI-XXj, I\iadrid, p_ 73-77; J. Peiró y (;_ Pa":llnar. la f~,c,'/ela Superior de }Jipf(lrnálíca ¡los orchi;ll)s CH II! bislort(I,:.!.rt:!Ii'c¡ e"!Jllrl{)/a CUJ1lern­
PO'Ú"C{<). Madrid, 19'16; .1. N)'ller. 1998, op ul, p. ;11.
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

Respecto al ponderal de bronce en forma de jabalí de la Provincia de León (n:' 612), se carece de
nO[icias sohre su procedencia, pero es interesance que fue adquirido por la Real Academia de la Histo­
ri<l por acuerdo del 15 de Abril de 1864 gmcias a la mediación del Académico Modesto Lafuenté l , lo
que confirma el interés generalizado por las antigüedades.
Por último, también en este decenio, siendo ya Anticuario D. Aureliano Fernández Gucrra 0867-1894),
cabe señalar el hallazgo y donación a la Real Academia de la Historia en 1868 por el correspondiente
en Huéte, D. Braulio Guijarro, de la primera tésera de hospitalidad celtibérica descubierta y dada a
conocer62 . Fue hallada en Villas Viejas, la antigua Contrebia Carbica, Ivlontalbo, Cuenca, con un denario
de Bolskan, dos monedas celtibéricas de bronce de Konterbia Karhika y Sekaisa Ji con el mango de un
kyathos de bronce con terminación zoomorfa (n.o 604 y 605), lo que asegura su cronología anterior a
la Guerra de Sertorio63.
Todos estos hallazgos supusieron un notable incremenco cuantitativo y cualitativo de la Colección,
pues algunas ele las piezas entonces ingresadas constituyen todavía en la actualidad piezas destacadas
de la Arqueología Prerromana ele la Península Ibérica. Pero resulta interesante comprobar cómo el au­
mento de las adquisiciones dentro de estos decenios centrales del siglo XIX coincide con un aumento
señalado hace años en la documentación del Gabinete de Antigüedades, reflejo de su creciente activi­
dad, en el que parece destacar el impulso dado por el Anticuario Antonio Delgado"4 (fig. 9). En efecto,
este auge coincide también con una fase de intensa actividad en la Comisión de Antigüedades, que
evidencia un claro aumento en los ai10S 1830, seguidos de una recesión posterior en el decenio de
1840 y de un incremento todavía más fuerte entre 1850 y la Revolución de 1868(,5 La coincidencia tan
manifiesta entre unas curvas y otras durante un periodo que corresponde a todo el tercio central del
siglo XDC no parece que pueda explicarse ya por circunstancias meramente personales, por lo que este
auge en el interés por las antigüedades más bien debe verse como un reflejo de una política cultural a
escala nacional en el campo de las anligüedades 66
Dicha política puede considerarse reflejada en la propia reforma de [as Academias por Real Decreto
1
de 25 de febrero de 1847 ;7, pero, sobretodo, ele la reorganización a partir del Real Decreto de 15 de
noviembre de 1854 de las Comisiones Provinciales de Monumentos Históricos y Artísticos, creadas por
Real Orclen de l3 de junio de 1844 sin contar con la Academia y que debieron interferir en sus atribu­
ciones y funciones(>R. La conjugación de la reforma administrativa y de la actividad personal del Anticua­
rio D. Antonio Delgado [Uva como resultado una etapa excepcional, que se refleja en la documentación
del Gabine[e de Antigüedades (fig. 9), en el señalado incremento de sus piezas (fig. 8), en la creciente
actividad de la Comisión de Antigüedades y, finalmente, aunque todavía no se llegó a materializar el
Museo Nacional de Antigüedades, se planeó la creación de cuerpos auxiliares de la Real Academia de
la Historia en provincias para controlar los haHazgos69 La AGldemia se preocupó también por contribuir
a la mejora de la formación en antigüedades y a la especialización y profesionalización del personal
encargado de las mismas, para lo que creó la Escuela Superior de Diplomática en 1856 y dos años más
tarde, por Real Decreto de 17 de julio de 1858, el Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios. que
algunos años después seria también de Anticuarios, como precedente direC[o del todavía vigente Cue¡-­
po Facultativo de Archivos, Bibliotecas y Museos,I). Además, una Real Orden de 24 de noviembre de 1865
reglamentó que se depositaran en la Real Academia de la Historia todas las antigüedades que se descu­
brieran en España 7 !, aunque esta disposición no parece haber tenido gran efecto debido a las circuns­
tancias políticas y a la creación poco después, en 1867, del Museo Arqueológico NacionaF2. Pero se
puede concluir, en resumen, que en esos años se pusieron los cimientos y se dio inicio a la organiza­
ción de la Arqueología española que cristaliza una generación después durante la Restauración y que,
en huena medid;;\, ha perdurado a lo largo de todo el siglo XX.

6l P. S~lY"U v Larroya. 1868,. p. 21; .l. c. Gard~ y López. 1903, p. 20, n.'· 97: "~a,,,; el documento CA IR64/1 Y M. Ahn'lgro-Gorb,," y .J.
AJv~rez-S~nchís, 1998, p. 62. fig. 24.
ó, P. Sab"ll y L~rroy". 1868, p. 78: A. I'ernández-Gllerra y Orbe, 1878. p. 129-139; r. rila. 1900. p ..)49: J e G~rcía v LÓpCl. 1903. p. 19,
n." 94: F. fit~ Y Colomér, 19]0. p. 291-301: id.. 1913, p. 350-563; 1949, p. 311, n." 86; M. Almagro Baseh, 1982, p. \97-201; 1983, p. 10­
15; .J. üntermann, 1997. K.0.5, p. 544.545; f. !l-Jarco. 202, fig. L M. A¡rnagro-Gorbe~, 2003. p. 209 s.. n." 103.
,,~ Véase CA ]868il(J a 3) y M. Almagro·Gorbea y l Alvarez Sanchís, 1998, p. 67 S., fig. 2R: \1. Almagro-Gorbea 1999. flg. J 5. p. 37.

';' M. Almagro-Gorbea. ]999. tlg. 5.

1'; M. Almagro-Corbe". 200.), p. 213 S., (ig. 1 Y 2.

G< .l. Maier, 2002. p. 18 s.

." .J. M;lÍer. 1998, p. 24 S.

('H l Majer, 1998, p. 22 5.

"o¡ Vid. supra, nota 60.

7» 1. Peiró y G. Pasam.~r, op. ciJ., n. 60; .J. Maier, 1998. p. 25.

" M. Ahnagro-Gorbca, 1999. p. 30.

n A. !l-1arcos Pous, op. (ir. n. 41.

28
PREHlSTORIA

Sin embargo esta esperanzadora labor se vio truncada por la Revolución de 1868 y el cambio de
Régimen. En el decenio de 1870 sorprende que los ingresos documentados pasan a ser tan sólo 2, ambos
en 1870, frente a los 104 del decenio precedente. Uno es la clonación de un fragmento de fíbula de
torrecilla procedente de la excavaciones de Posadillo, Astorga, remitida por D. Joaquín Cuquerell3 a través
de D. Eduarelo Saaveelra (n° 611) Y otro, una copia ele un exvoto ibérico hallado en Jumilla en 180073 ,
donada por D. Federico . \.tienza en 1870 (nO 510A). Esta caída tan notable de los ingresos denota una
crisis muy acentuada y larga, crisis que también se observa en la documentélción del Archivo del Gabi­
nete de Antigüedades 71 (fig. 9) y, algo más atenuada, en la Comisión de Antigüedades 75 , por lo que no
puede ser achacada sino a las desfavorables circunstancias políticas de la época.
La situación, freme a lo que cabría esperar, apenas mejora en el decenio siguiente, 1870-1880, en el que
se produjo la Restauración. Este hecho contrasta con la actividad que se documenta en la Comisión ele
Antigüedades, que en ese decenio alcanza el mayor auge de su historia. Sin embargo, la crisis prolongada
del Gabinete de Antigüedades coincide con la disminución de ingresos de hallazgos y de noticias epigráficas"!>,
y, en general, con una drástica disminución ele la documentación e1el Archivo del Gabinete de Anligüeela­
des 77 Por ello, esta crisis sí parece lógico relacionarla con la inactividad en esos años del entonces anticua­
rio, Aureliano Fernández Guerra, probablemente a causa ele razones personales. En esa etapa sólo destaca
la donación por D. Eduardo Saavedra en 1888 del casco de tipo Moncefortino procedente ele Quintana
Redonda (n.o 663), en SOfia, con algunos denarios de Bolskan hallados conjuntamente Clám. 18).
El panorama cambia sustancialmente al inicio del decenio de 1890, que constituye el momento ele
mayor acopio de antigüedades en la Colección ele la Acaelemia, t~lJlto ele conjuntos y colecciones de
cierta entidad como de piezas aisladas.
Un;] característica ele este período es el creciente estudio de los yacimientos del entorno de i\:)adrieF",
en el que se evidencia el creciente desarrollo de la Arqueología Prehistórica. Buen ejemplo es el conjun­
to de 12 magníficas láminas de sílex ca1coJíticas procedentes del Pago de Valdocarros 79 , en Arganda del
Rey, en lo que actu31mente es la finca "El Piul", junto al Jarama (n." 75-87), donadas a la Real Academia
de la Historia por D. Bonifacio de León, vecino de Arganda, en 1891, junto a las que ingresó la bella
punta de laurel solutrense que constituye una importante pieza de la Colecciórfl'. Otro conjunto de la
misma procedencia (n.o 93-94 y 100) fue donado a la Real Academia de la Historia por D. Alfonso Be­
nito Alfaro en 1891 R1 . De Tielmes proceden diversas hachas pulimencadas, donadas por esos mismos años
por sus descubridores, como D, Santiago Lescuren (n." 162-164)~2, D, Mariano López~" (n." 167-173) y
D. Millán Rey elel Castillo (n° 165), cuya coincidencia de fechas de donación con las exploraciones lle­
vadas a cabo por D. Romualdo Moro en esa zona de la Provincia de Madrid hace suponer que su entre­
ga a la Academia sería consecuencia de las gestiones de este último. Otras piezas de unas excavaciones
realizadas en Perales de Tajuña en 1892 fueron donadas por D. Pedro Alarcón CañaverasR4 (n." 158-161).
En esos años destaca el ingreso en ]894 de la Colección Campan?forme de Ciempozuelos. Constituye
un impol1ante conjunto ele objetos (n." 101-156), donados por Antonio Vives y Escudero, que proceden
de las excavaciones sufragadas en el famoso yacimiento de la Cuesc(l de la Reina, ele Ciempozuelos, por
el Marqués de CerralboH5, que por sus caracrerísticas puede ser considewdo entre los principales conte­
nidos de la Colección.
Otro conjunto interesante procede de Valdegeña, Soria, formaelo por algunos materiales que pudieran
ser del Paleo\ícico Superior (n.o 184-185), aunque el yacimiento corresponde al Calcolítico Precampa­
niforme Hó , que fue donado en 1891 por D. Francisco Benito Delgado. En 1896 D. Barrolomé Teijeiro
hizo entrega de otras tres piezas de piedra pulimentada supuesramente halladas en el Casfro de Duarria,
distrito ele Castro de Rey, Lugo (n° 71-73). Entre otros objetos ingres3c1os por entonces, se puede des­

" Pua el original, .l. LozallO, 1800; par;¡ esta copia, .... é"ns(; los documentos CAMU/917963111 y CA/1870/1,1 a 4); P. Sab"u, 1870, p 38; J
C. García y Lópe7., 190,~, p. lR n." 90, quien la considera de autenti,:idad dudosa.

7< ,\1. :\hnagro-Gorbea, 1999. p. 35, rig. S y 6.

"~l. Almagro-Gorbea, 2003. en :-'-1. Almagro-Gorbe,' y J. Maier (eds), 20003. p. 214, fig. 1 a 3.

" ",1. Almagro-Gorbe~, 2003. p. 68, fig. 7 a ¡ O

) "' M. Almagro-Gorbea, 1999. p. 35 Y J 4·t rig. 5 y 6.


"., C. Blasco el al.. 1998.
" J. vilanova y Piera, lB91, p. 51:3-516; F. Fita, IS913, p. 254 Y L891b. p. 455-456; R. :-'-10ro, 1892. p. 62-64; .J. C. GBrcía y L6pez, 1903, p.
5-6; C. Glaseo l'I alil. 1998, p. 80-81, l:ll». },,'X. fig. 22, con [;, bibliografía precedente.
" F. fi1'1. 189La, p. 254 Y 1891b. p 455-456;]. vibno....a y Piera, 189J. p. 5J3-516, fig. 1; C. Ub,co el alit, 1998, p. 81-83. ¡árn 21, fig. 23­
24; 1'. .J. Uaen" y f. Carrión 2002. p. S4, fig. 4.8.1.
"' Véase el doculnento CAI\1/9!7961/330).
" Véase el documento CA'I1/9/796l!035.
"3 CAM/9n961/035.
'" "",,,se el documento CAIW9/796l.!035 y R. Moro. 1892h, p. 226-231.
"\ C. Bla,co el al., 199B.
'" Véanse los documenws C.o\SO/9/7973/3](2 y .3) Y Alvarez-Sanchís, 2000, p. Y;2-3"i3. Sobre el y"cimiento y los materiales, F. 13{'lüto. 1892.
p. 615-619. fig. 1; J. Vi12nov:l y Pier;!, 1892a, p. 619-622 Y J892b. p. '18H; J. c. García y Lópe7., 1903, p. '; e Blasco el alii, 1998: l16­
117, fig. 25, n." 2.

29

," ~

_"-'!:-".á.,.~P~'~~"';' ,Cr ~
REAL ACAOE.v'JA DE LA H1STORIA

tacar la magnífica kteha de cobre hallada en febrero de 1888 en .'vloneo, cerca ele Cangas de Tineo,
Asturias. donada a b Re,tl Academia de la Historia por el Académico D. José Górnez de AJ1eche en
1894 (n." 64), el hach,l de rebordes de Valeria, Cuenca (n." 218) 0, por su curiosidad, el hacha puli­
mentad,¡ descubierta rO!' D. Guillermo s. de Guilién Carcía procedente de Llna cueva de la Momana
Pelad:l, término de Horta, Barcelona (n." 65).
En IS86 ingresó la cajila de cedmica carpetan:l decorad;] de la Dehesa cle Ahrn, junto ;'1 Toledo,
regaln de la Duquesa de Abranres (n." 682). Al ano siguienle, 1887, D. Vicente de P3redes y Guillén
donó un conjunro eJe objetos procedenres de la Cueva dd Castañar, en Castañ3r de Ibor, Cicercs57 (n."
596-598) y O Anlünio Vives y Escudero entregó un interesanre conjunto de fragmentos de escultura
ibéricos (n:· 353-369) hailados por o. Pascual Serrano en 1897 en sus excavaciones en el Ilam3c!O "Campo
de BJas'·, en el Llano ue la Consolaci(JIl, Montealegre elel Castillo, Alb3cete. También D. Antonio Vives
y Escudero, siendo Correspoodienre, presentó en junta del 12 ele Febrero de 1897 un "vaciado en yeso
de una cabeza aNima! esculpida en piedm encontrada cerca del Ceno de los Santo::/' (n." 362A).
Antes del camhio de siglo, en los últimos años elel siglo XIX, alcanzó su cénil el incremento de las
colecciones. En 1898 Eduardo Saavedra hace enlrega de los últimos objews que forman parre de su
colccci<ín: un hacha pulimentada del nacimlc'Jlto del Ancares, en León (n.o 68); el hacha de tajón y
anillas del Castro de Vilach:l, V::li[e del ~avia, Aslurias (n." 279) y, probablemente, el lingote ele bronce
:nsenical de la Provincia ue León enlregaclo por O Oámaso Merino (n." 221), pues 3parece regisrrado
en el Calá!op,o de 190'1'".
En ese mismo ai'\o de lH98' los hijos y herederos ele D Pa,~clla! de Gayangos y Arce, Excmos. Sres.
Dña. Fmili;] de Gayangos de Ri:1l10 y D. .losé ele Gayangos. donaron a la Real Academia <1e la Historia
b Colección Pascual de Gaye1np,o}") Esta colección de antigüedades había sido reunida por este conoci­
do eruclito, bibliófilo y colecclonisra :l lo largo ele los años en España y durante sus vi<1jes y estancias
en el extranjero~¡'. En esta c1onacj(>n debió influir sin duda el entonces Amicuario de la Academia, D.
Facundo Riarlo 01->94-1901)91, yerno de Gayangos, pues estaba Glsaclo con Dña. Emilia de Gayangos.
Esla variad,¡ colección es la más imponante ingresada cle una vez en la Academia 92 (fig. 8 Y 9). Aunque
no ofrece ningu na pieza espectacular, supuso 1I n3 muy imeresante aportación de antigüedades prehistó­

':-':1, .

",

1·1(,·. 1-'1" ~l-'I'. . ':.;¡. l. : l. l' l. 1':::1 I 1:X,(:­

", C;7 l .1

FICliR,\ R.-ClladnJ dd ill,!;resu de las colecciones y L!o!Uu:ümes de ohjetos de la Coleccj6n de Antigüedade~ Prehis¡óric;lS
ele Ll lk:d AC'<Il!cmi<l dt' b l·lj~loria 0f;Wmizados pur decenios.

" V""n...e 1", dOClllnell!'" C\CC l'i¡l-.~ v C,\CC/')!7'} IR; J~( L ,1 .,).
"- J. e (¡are j" 'i If,pc¿. 1~05. r 1I n: ',.)
VéilllSL'1,,, dOL'llll1C'IHO CA lfi')H/ I( 1-1;: 1'. !'ir;! y :\. I{odrí¡.l\\(·¿ ViUiI, 189R. p. 93: M. Allll'lgro-Gorbe:o ji J. Alvare¿-Sanchís, "11)98, p. H6.
M. Alnl;¡gri )-Corheil. ·l')')l). p 7) s.
-'1 i\·1 r'\lnlagro-Corhc~l, 1999. p. l'í:i "l
,,, 1'. hl:1 ji A. [(odrígUL:/ Vilb. lfJ%. P 9.~:.1. c. r:au!in" ji L,·,pc%. ]903, p. 1O')-]·H. 11: 750-1021;.

30
PRfH 15TüRIA, _

'0
GABINETE DE ANTIGÜEDADES
EXPED!ENTES y DOCUMENTOS
)5 '

,\,

-L_ A
"
,# ,,';J'
....t ...
,~
,'é

FI{~I !Z \ lJ.-!)t'U,0JIU}]tt de los eXjJ(?¿/}eJlle~~ y dl)e/unen/o, . . r.."uIL'CJ"I'(U/o.'· C)/ el An:hi\'<.l del (~~lhlIH. :h.: ck- An\i~lll·ll.ilk'~
dl'sde el {./I/O J,')1)0 al .!O(jO (COIrJ/NÍ/'ese con el c!1l1,«1'lI1Il({ de ll/ I¡,~, 7),

ricas, e1el C:t1mlílico (n" 201-202, 210) de 1;1 Edad e1el Brol1l'e (n," 225, 226-232, 234-239, 251-252),
ele b C()loniZ~lci()l1 PLlIliu (n' 299, 300), de h Culrurel lbérK;1 In' 413, 525, 532, 535, 537-538, 542­
545, 561-562, 565, 571-573, 575, 579, 586-588, 591), d,-, las Culturas C<':-lcicls (n," 728, 731, 765, 845)
Y de h Edad del ¡¡ierro (n: 879, 892-893, 897, 899-902, 907, 912),
TüdJ,í;j :1 los Lilrilllos año,~ dei siglo XIX cabe ;Ilribllir wmbién el ingreso de: la m;lyorí;1 dc las ;Inti­
gücdades prec'históricls l'onseJY~lebs L'n 1,1 l\t:';t1 ALJlk:l11i:1 de' b Histor:;\ que ¡un perdido su prue<:dcncia
pc:ro <.jl!c..: ;11';1 recen recogida" <:'11 el C{(lá/ogo de / (JO. )-", ,Adem;i:-:, el Acadé'lllicü ele '\J(lT11ero D, Fr:'l nci,~c()
It de llhai-!('!l v Cu:trlLlIllino rq;:i1() en }1)99 un bocho de piedra el/coll/mdo el/ el S% de los Perdices,
Ci!rCL/ de Allh'{jUel'O, c;r({lwdll (n," 174), qut.' con~tiluyt' el LlililllO ingreso doculllt"nudo del ~ig)o XIX"',
A p;lrtir c!l: 1900 lo~ ingreso,; en la C()lecci('j¡l decaen de nue\'ü, scgur;l[nenll' COIIlO C(H1~el'UL'J1Ci;j de
la creciente ;lcrivi<.!;ld del Ivlusl;o Arqut'oklgicC) Nacl()Il:¡], que pasó :1 ocup:lr su IlUt'V;¡ sede en el Palacio
de la Bihlio[l'c:I \' ,~:lu';eos ]\;'lcion;¡!l:s t'l1 189~';" y Cll\'a direcci()1l repetid",; ven's coincide con d clrgo
de AnricuarilJ de \;¡ Red :\Lldc'l11i;¡ de b Hislori;¡"', En ('oso,; ;li10S, \()d:l\'j;l anll's ele la puhlic;lCión dd
({¡Iálo/-!,!) de !()()3. cabe ser'1:1!:l1' el l'twío de nuevas pie7.;¡s. COl1l0 el vaciado ele un pondeLlI de Al11pllrias
por \'1; 1I1lJ el C17.UITO (n: 407AJ, un:l Ufn:\ ciner;llú de h \¡ecrópoli,; ele C¡rl1)on;¡ nh,.;equi:ld;l :11 p, Fidel
Fiu (n." 511), un IX:qut:1'lo clixtllilo cle krracota h;¡ll;¡do l'n Pl:'I');¡ ]Zubia, Jl:ijos de JU;11l ,\¡lui'¡oz, Alb:1Cl:re
(n' 370), rCJ)1iliclo por f) S!;lnuel de 1" Foroncia y :~glliler;¡ en nOll1hrt:' de su uc"clIl)riclor, el Cüronel
lit: Infantería 1), Joaquín Raja!"', y un;l gr;1Il urna ovoiclt' int'ric;¡ pínt:llb (n,'; 5(7). C)lIi;:,;'is enviada desde
Z:lragoza por D, l';lblo Gil y Gil (j;ím, I '-l J. I'ero cnr.rc [OeI;¡S la::. don:lllone,; ele: inicio,; del siglo XX
clestaca n, sin dud:t, por su interés dos tn;¡gníficas piezas regaLida" por l), Luis Sirl'( en 1905 ;¡ la He;] I
Ac;¡uel11i:l ll<: J:¡' f-1i~lori;1 I bm, () v '7): b esfinge knicia (n." 287) y l:l \.',:,.tcla (on inscripción pLJnicl dé
Vilbricos (n: 288 J. evidente rrUí::'IXI cleI prestigio de la Institución,
Tod:l\'Ía el) 191 () t:') 1', f. Fita presentó un curi():->o guijal1'() de CU;lI'/.ll c',~f~rico con un~l U1.I7. ga­
n);Kl;¡"', qllií::ls un amuleto () un:1 téscra de..- hospitalid.ld, I,albelo en 1') I () en 1" necrópolis de Las

f¡'. \'(':1,..,(' . :\n<'lnÍ!l)(}" t.'l1 ,.] indh'l' ·S. Cu!eccil/Jll'\' y /)(l}/(/1I ít:."· ,

t, • .1 c. C:lI\'¡,{ y J,'ll)l.:'z' ll)(¡.~. p -::, n." 2

'''. :\. ¡\l.ln (p., P(JlI". t99.t


11/), (If. ~1()1.•1 ji. P 71 :--.

,"'- ¡\'J /\hlLtgl"n·C~-rI)L'a. 1L)')'). p 11h <.;

". \'0Jn"~ 11)' dq~ 1¡IIJcn!!) ... ( :\/\U. '):';l) JI litll. 1 .1 )1.

.,:.\ 1.1 on.. 'ilh: y Pug.~I. 1~10 p. 1:--:l)·2l.JJ. Flb y (,nlol11l.."'r, lt)l(>, p 291-.";íll

31

~~ --- -- - ._­
REAL ACADEMIA DE l.A HISTORIA

Cogotas. Cardeñosa, Avila (n." 592) y en 1912, el Gabinete de Antigüedades se incrementó con una
noEable aportación de exvotos y otros objetos ibéricos de la Colección Jiménez de Cisneros - Román
Pulido, formada por exvotos y otros materiales procedentes del santuario ibérico de Castellar de
Santisteban, Jaén, donados por D. Tomás Román Pulido y el Correspondiente de 13 Real Academia de
la Historia, D Diego Jiménez de Cisneros, en 1912<)<) (n." 417-420, 422-426, 428-484, 485?-487), 488­
496, 4977-503?, 505)-509 í , 564n. ESEa colección representa la últilm aportación significativa elel siglo
XX, pues a partir de esas fechas el Gabinete de Antigüedades pasó a ser una colección prácticamente
cerrada.
Con posterioridad a esos años, los ingresos se enrarecen y espacian cada vez más. Esta situación
debe considerarse consecuencia de la reforma de la legislación sobre antigüedades con la Ley de
Excavaciones Arqueológicas de 7 de julio de 1911 y el Reglamento publicado por Real Decreto de 1 de
marzo de 1912, que supuso el final de la labor administraliva ele la Real Academia de la Historia en el
campo de la Arqueología, tal como confirma la documentación del Archivo del propio Gabinete de
Antigüedades}") y de la Comisión de Antigüedades llJ1 .
De todos modos, algunas excepciones se dieron a este hecho, que deben explicarse por el prestigio
social de la Real Academia de la Historia. En 1917, D. Antonio Reneses Gallego, regaló un hacha de
piedra hallada en una vifla de Daimiel, Ciudad Real y bastantes aí'íos después, en 1932, D. José Albelda,
entregó el magnífico casco corintio hallado al dragar la Ría de Huelva (n." 341), que representa otra de
las mejores piezas de la Colección (lám. 9), pues constituye una de los objetos más representativos del
comercio griego con Tartessos. A partir de entonces sólo cabe señalar el ingreso de una tésera de hos­
pitalidad celtibérica anles de 1948 (n. u 686) y los materiales, sin una gran importanci<l, que D. Antonio
Blanco Freijeiro tuvo el interés de recoger en el decenio de 1980 (n." 74, 157), entre otros una azuela
pulimentada de la Pedriza entregada por D. José Ramón Sánchez Ramírez. Sí hay que destacar la lámina
de oro con inscripción mágica fenicia de ~Vloraleda de Zafayona (n." 336), depositadél por D. Juan Puer­
tas Arroyo, quien posterionnenre ha tenido el gesto de recuperar y depositar igualmente su estuche
zoomorfo, en memoria de su madre, Dña, !\'laría Arroyo Pérez.
Aunque la Colección del Gabinete de Antip,üedades de la Real Academia de la Historia puede consi­
derarse como una colección histórica cerrada, hay que señalar cómo, a pesar de ello, en estos últimos
años se han producido una serie de ingresos de notable importancia. La razón no ha sido tanto incre­
mentar la Colección, objetivo probablemente nunca buscado con particular interés, sino recuperar aque­
llas piezas significativas del Patrimonio Arqueológico que pudieran correr riesgo de pérdida. Con este
espíritu se han recibido en fechas recientes alguna de las donaciones más importantes de la Colección.
Un ejemplo, es la Colección Max Tu riel, formada por unos 100 epígrafes, alguno de ellos valiosas téseras
ele hospitalidad, a los que se añaelen otras piezas diversas donadas a la Real AC8demia de la Historia a
partir del año 2000 11>2 (n." 552-556, 558, 560, 593, 594, 607, 610, 613-615, 683, 685, 699, 708, 710).
Otro ejemplo significativo es la Colección lvlauricio Loizelier, formada por materiales arqueológicos
neolíticos y púnicos de la Provincia de Málaga (n." 52-61, 337-339), pero qoe incluye una valiosa serie
de "falsificaciones ele Totana" (n." F10-fI9), colección donada en 2001 por D. Fernando Fontes Blanco­
Lo izelier, Marqués de Torre Pacheco, en memoria de su tío-abuelo, el ingeniero belga D. Maurice Loizc!ier
Dubois lO3 Finalmente, también cabe dcstacar las piezas adquiridas gracias al generoso Legado Cad L.
Lippmann, que incluye, entre otros objetos, dos "candelabros" de oro del 'Tesoro de El Coronil" (n."
344-350) y la "Colección Pellicer" de téseras de hospitalidad (n(' 595, 599-602, 606, 608, 614, 616,
684, 687-697), lo que ha permitido salvaguardar ese importante conjunto de epígrafes para su estudio
y disfmte. Si a estas importantes donaciones se añade algona otra tésera tao importante como la de
Velica-Turiaso (n." 617) y alguna otra pequeña aportación panicular (n." 340, 557, 559, 925), como el
fragmento de ánfora- púnica procedente de Cídiz entregado por D. Julian Gómez del Campo (n." 335),
se completa el panorama de las antigüedadcs prehistóricas que forman la Colección de la Real Acade­
mía de la Historia.

'1) 'léanse los documeoros CAf!9;79S8./~0(\ a 2il).

,,)/1 \1. Almagro·Gorbea, 1999. 'fjg. :; y 6; M. Almagro·Gorbe;¡ y J. Alvarez Sanchís. 19913. p. 30. fig. .3 Y 4.

".'. M..\Imagro-Gorbea. 2003, "El Archi\,o ele la Comi.,iót? de Antigüedades: una vi,ján de coo¡unw". en M. Almagro-Gorbe,\ y]. ,v1<lier (eds.),

250 arios de Arqueología y l'airirnon!o. Documentauón sobre Arqueolo,qíu .Y Palrúnonio de la /teul Acm:/emia de la l-lislm~a. f.~,/udio Ge·
nera/ e fndic.es. ;\ladrid, 2003. p. 214 s.
lOl M. Alm"gro-Gorbea, 2003. p. 369.

Ji., Véase el ü,,,umenro GA 200Iilil!1·24.

32
PREHISTORIA

PROCH>E:\ClA DE L\~ ,-\~nc[JF.D,-\D[5 I'REI rISTÓlnC\,-"

La breve explicación elel modo en que se ha formadü la co!ccción ayuda a comprender, a la vez que
se complemenra, el análjsi~ de la rroccdencia que ofrecen sus anligüedaues prehistóricas (fig, 10 v 11),

Alrn<.:dlllill:1
,-).'j = j I.~·

:(~ldL!r c!L- S:lllli,lc1J,ll1


8~ = t()"';rh

(~k'I1lI)C)ZUL'lo~
~ ')6 = ó};-,

Llpprn:lnn
~- 28=:";'"

Turid
18 = 2')1(,
/), )1l:Jnt('~ dl\'él'';O'
'--------­ -­
FII ;¡JR.\ I (J,-Principales cofecdlJ"es y dOi/(ICini!<?S de ftl C()le('~ic.ín Je !\ntigLie(.bdc~ I'reh¡stóric:h
de 1J Rcal Acaclc'mia de la Hi'ioric¡ (JI,' ,1' ",o df' n/)¡c'!o,"¡

AlmecliniJla C"ldbr de Ciemp'lLudo,' Cayango$ Lippm;u'l), Loizc! icr Saavcclra Turiel Olros Anónimo TOTAL
S~nristeban OOllallte"
liBO 1) O O O () O () O 4 I 5
1840 O O (J () O O () O I j 4
1850 () () O O O Ü [) O 8 O 8

1860 34 1) O O O O 57 () 13 () 104

1870 O O () O () (J '(1) (J 2 O 2

1880 () () O () O O I () O 5 6

1890 O O 56 55 O () 2 O ' , 101 .3SI

1900 O O O O O O (\ O (, f) (,

1910 O SS () () O () () () 5 4 07

1920 () () O O O O () O O O O

)930 O O O O O O [) O I () 1

1940 1) O O O O O O O J O
1

1950 O 1) O O O () O O () O O

1%0 O O O () () () () O O O O

1970 O O O O O O fI O O O O

1980 O O () O O (J O () 2 O 2

1990 O O O O O O O O O () O

2000 () O O O 2t' U O IR 6 1 66

1I O () O O O 1 O O 242
243
Toral }4 Ro 56 55 ::s 13 (, I IR 126 447 926

F1CjlR,.\ ll,-Diupmlilú de /(1 dislnimciúlI por dec<:;l1o" df' los ()¡)J<'I()~ IJl(~reStuj():\ en la (oleee!l))) dé ,-\nt¡güe~htde'

Prehistól'lcas ele la He,,, Acadt'mi,¡ de h Historia (compárese COJl el diagrama de la ¡ig, 8)

33
REAL ACADEMlA UF. LA HJSTORlA

En efecto, resulta también sin eluda ele interés analizar de qué provincias y regiones proceden los
objetos (fig. 12). Para ello se ha tenido en cuenta toda 13 documentación disponible, clesde las referen­
cias conservadas con los mismos objetos, a bs indicaciones del Catálogo de 1903 y a la documentación
de los diversos archivos ele la Real AC3demia de la Histori3, más la que se ha podido deducir del es­
tudio de las piezas. Gracias a todos estos datos ha sido posible recuperm más del SO % de 13s proce­
dencias originales que, en su mayoría, se habían perdido con el paso y los avatares del tiempo.
Este análisis ele las procedencias, además de enriquecer el interés arqueológico de los objetos, per­
mite precisar igualmente los Conlactos existentes y las {¡reas más interesadas por esta actividad de la
Academia, datos relevantes para la Historia de la Arqueología y ele la propia Institución.

El primer hecho evidente es que casi la mitad de las piez<ls (439 = 46%) carecen actualmente de
procedencia, a pesar ele la laboriosa tarea de identificación realizada durante años. Otro daw interesante
es que únicamente están representadas 32 de \as 49 provincias españolas, lo que supone, aproximada­
mente, sólo 2/3 del total, una proporción menor que la que sería de esperar para una colección que
pretendiera ser representativa. Este hecho contrasta con la proporción que ofrecen los hallazgos
epigráficosjl}j y la colección de monedas hispánicas")', por Jo que resulta evidente el menor interés puesto
por la Real Academia de la Historia en coleccionar antigüedades prehistóricas.
En líneas generales, puede advertirse que la procedencia de los objetos no parece responder a una
política general ele adquisiciones, ni siquiera a modas temporales, él unas áreas geográficas preferentes o
a temas de estudio particularmente cultivaclos (fíg. 12 a 14). Con la excepción de los hallazgos de la
provincia de Madrid, con 111 objetos, que represenran un 12 %, 10 que puede interpretarse por la proxi­
midad geográfica a la Academia, el resto de Jas provincias representadas por un mayor número de objetos,
lo están, simplemente, por proceder de ellas los conjuntos más numerosos donados a la Academia por
motivos muy diversos, en la mayor parte de los casos regalos personales .

.'\ln~'.:~í:\
.-\Ib.:üc:
18 .'
¡':~~d'-';l]\
j
/ _ C:.ídi7
R

<:.'.d¡d H.·ol
~B
//
:'
6
.' ·(~:·I\)n¡.l

....,:
' ....'­ ­
Cr:tn'8d~
-\
-_ Gu",.j.ll'F'm
1J !,h,'7.¡-- -_. 2

1)~';..('\}r~.Ü(~ ídJ
::t¿.9 = 4()%

!\-kldr:d
111

¡
;\1 u r,-~ 1:1

.'
.... " ... '\;;.lv:¡f'J-:\
1·'
TJíJ'a~<.)n;1
:(.,.;g;";J:' \¡' ..
lO
_\
~l·I..'J11a ;:;:11:.11 11;1 i1C:'
k

FIGL:R,\ 12.-Procedencia pur provincias de los ohje/o.' de la Colección de Antigüeclade" Prehistóricas


de la Real Academia ele la Historia.

,.;< J. :<-1. Ab~scal y H. Gimeno, 2000. p. 1') S.; M. .'\lomgro-Gorb<';J. 2003. p. 72 '., fig. 21.
l;¡~ P. P. Ripollés y J. !vi. Abasc-d, 200(\ p. 27 ~.

34
)'l\EH1STORJA

PROVINCIA PaJeolíúm Neolitico Calcolírico Bronce Bronce Final Fenicio Griego Tartessos Ibérico Célrico Hierro inder. Canarias TOTAL

ÁJava O O i O O O O O O O O O 1
AJbacere O O O O O O O O 18 O O O 18
Almena () O O 2 O 1 O O 2 O O O 6
Asturias O O J O 3 O O O O O O O 4
Ávila O O O O O O O O O 3 O O 3
BaJ=es () O O O O .18 O O O O O O 38
Barcelona O O 1 O O O O O O O O O I
Cáceres O O O O O O O O O 8 O O 8
Cádiz O O O O O 1 O O O O O O 1
Canarias O O O O O O O O O O O 5 5
Ciudad Real O O 1 O O O O O O O O O 1
Córdoba O O 1 O O O O O 34 O O O 35
La Coruña O O O O O O O O O 1 O O J
Cuenca O O O 1 O O O O O 5 O O 6
Gerona O O O O O O 1 O 1 O O O 1
Granada O O O 2 O 1 O O O O O O 3
Guadalajara O O O O O O O O O 2 O O 2
Huelva O O O O O O 1 O O O O O I
Jaén. O O O O O O O O l02 O O O 102
Le611 O O 3 I O IJ O O O 2 O O 6
Lugo O O 3 O O O O () O O O O 3
Madrid 8 O 100 O O O O O O 3 O O 111
Málaga O 10 1 3 O 3 O O O O O O 17
Mwcia O O 5 8 O O O O 1 O O O 14
Navarra O O O O O O O O O I O O 1
Palencia O () O O O O O O O 7 O O 7
Salamanca O O O O O O O O O 1 O O 1
Segovia O () O O O O O O O 3 O O 3
Sevilla O O O O O O O 7 1 O O O 8
Sona O () 1\ \ 1 O O O O 54 O O 67
Tarragona O O O O O O O O 10 O O O 10
Toledo O O O O O O O O O 1 O O I
Desconocida 43 1 25 43 6 O 2 72 194 51 O 439

TOTAL 51 I1 153 61 10 45 4 9 241 285 51 926


FJ(~IJ10\
l"Y-Cl/adro de procedencia por prot'incias y jJeriodos de los ohjetos de la
Colección eJe Antiguedades Prehi~[óricas de l~ Real AcaeJemja de la Historia.

1..3 primera es Jaén. con 102 objetos (11 %), pues ele ella procede la Colección jiménez de Ci.meros ­
Román Pulido. Le sigue Soria, con 67 piezas (7 %), en su gran mayoría de la Colección de Eduardo
Saavedra. QUiZ{lS una excepción sea Ibiza, en Baleares, con 38 piezas (4 %) que en cierta medida parecen
proceder del coleccionismo, pero Córdoba, con otras 35 (3.7 %), se explica igualmente por la donación
de la Colección de la Necrópolis de ALmedinilla. Ya claramente por debajo, con menos del 2 % de ob­
jetos. quedan otras provincias c¡ue oscilan entre 10 y 20 piezas. como Albacete 09 objetos), Málaga (17
objetos) y Murcia (14 objetos). siendo el número de las restantes representadas ya inferior a 10 objetos
«1% del tolal): Álava (l), AJmeJÍa (6), Asturias (4), ÁviJa O), Barcelona O), Cáceres (8), Cádiz (1), Canarias
(5), Ciudad Real (l), La Coruña (1), Cuenca (6). Gerona (2), Granada (3), Guaclalajara (2), Hue\va (1),
León (6), Lugo (3), Navarra (]), Palencia (7), Salamanca (1), Segovia (3), Sevilla (8) y Toledo (1).
También es oe inrerés hacer un somero análisis por regiones. A pesar de su importancia en la His­
tori<J de la Arqueología Española y en !tI del propio Gabinete de Antigüedades JC>6, Andalucía, salvo el
conjunto de Almedinilla, que corresponde a la provincia de Córdoba, y l\'1álaga, gracias a la CoLeCción
Mauricio Loizeher: está representada por bajas cantidades de objetos, aunque teóricamente haya piezas
de todas las provincias y a pesar eJe ser la región ele España con un8 más larga y rica tradición de
estudios anticuarios, como tan bien evidencia la Comisión de Antigüedades ,07
También están representados, aunque con escasez, los hallazgos de Murcia y Albacete. Sin embargo,
sorprende la total ausencia de objetos prehistóricos de la Comuniclad Valenciana, ya que no hay hallaz­

1« M. Almagro··G<lrbe:l 199'), p. 52: J. Maier el ,11. 1000.


lO' J ~bler \" .J. Sabs. 2000.

35

, --.
. - ~ .. - ...~. . . , :,,1: '?,' ..
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

340,407

512-521

@289-334

"'"

FK;IIil,\ H.-f'rocedencia de los hallazgos prehistóricos cOJis;ervados en la Real Academia de /a H¿,torül.


T-IIYI.VA·. :H 1: Ria dt: ¡-¡Ut'va: .'$¿j 1: SEVIl.I.A: :,>·1'i-350. ~11; Cll'l11on:J (dnligu,l Carmo) \kerópolis romana: ~11; Sevilla, Provincia
d~' (El C('>ronil): 344-)'50; COlmOp,,\: 67, 373-406; C~'rro :Vll.1rian0: 67: ,\Inwdinilld ('kcr0polj~ del Ce!To dc la l.uz): 373-406;
c.~I)I/.: 3.'\~: Cldi;!. (Pllt:rro de SanUrnaria): :\3S: J,\(~o.: ,'WH-S09; Linares (CíSI\l!o. anliguJ. Gl$llI/O): 408; ,\'lan()s: 409-410; I\'lenjíh<tr
(Cortijo de M'lqui;t.): 411-';J2; Sant:l Elcna (S:lntuario Culbdo de los Jardine~): 4l:'\-'il6; S,1r11islehan dd Puerto (San(u;¡rio dc
Cast~'llar dc S,llllisrchan): 417-')04: jaL'n. Provincia de (Collado de 10.., jardines () Ca;;lé'llar <\t' Sanlistci),ln): 'í05-')09: Ivf:\L\GA:
'52-61, 174, 337- 3W; Antcqllu" (SOlO dc las P<:rdict',.,): i74; Cue"a del [Iiguenín: '12-61: \Hlaga, Provincia de: 337-339; \'L'I.!\­
c.·\-GI(-\N"j),-\: 222-224: Vdei:-Málaga - Z;¡farraY;1 (Antigua Zaila): 222-224; GHf\\'AD.\: 219-220, 3.36; Puebla dé' Don F,¡drique: 219­
220; Mora tecla de i':afayon;l: 336; AI.\'II'.HI.\: 21()-217. 207-2BB, 371·:)72; Adra (Sien~1 dé' G,ic!or): 371: AlDlerí;l, Provincia de: 372;
Chiri"c1 (Aspilla): .tl7: Vjll:lri('os (anrigtl;' lJaria): 2¡J7-200; ;V¡UI(CIA: 17~-17'). 22')-233. ') lOA; Caravaca: n'í; jumill:.t: 5JOA;
Monte;lgudo: 226-232; LOica (Ramilla de Ik'jm): 175; 1.0rCl - La Fuens;J!1u (Cerm de los lar;,].:',,): J7(,.. 179: AI.D:\CETF: .153-370;
/Sajn, de .Iu;ln MUI10Z: 370: MOnll';¡legl'c del (¡Islillo (Llano de I:l Con,solaci(m): 353-3Ó9: PClla l~ubi;l: 370: T,\H,RACO\',\: 512­
'521, Tan<tgona: (;1I1Iigua hlrmeo): ') l2-~21; fl,\HC[1.0'.,\: 65: HOlta ("v\onun;l "e"'da): 65; GI'.I(O\,\: 340, 407; L:i Esc¡Jla-San il-brtín
clt., Ampuri:l~ (;.lnligu;, J:'mpuricw): 'iO;; \.:1 F",cda-S;¡n 1\1,1l"lín de Ampuei;ls (Neápo]is cle Ampuri¡js, anligua J:.'nlporion): 340;
RJLE-\IH-'S: 2B9-53'1; Thi/.a~ (anligu:I F!mslIs): 2B9-.-l34; NAV;\H1L\): 616; La Cu,lodid, Vian;¡?: (,16; ¡\I.AVA: 63: San 'vJillán - Eguilaz
(Dolmen de ¡\il;!komendil: 6~,; A~TI.HJ:\\: 64, 27 7 -27'1: Cangas de !\;Hcea (Tineo - -''kmeo); (l"i; C;¡ng,¡¡; de Onís (Corona del
Casliello- Mll1a~ de Cl\tilkjo): 27 7-270: r\av;;l, Valle dd (Castro de Vilach:l): 279; l.uco: 71-7,); Ca~tro dé' Rey (Castro de Duarrhl):
7 J-73; COlnJN:\, lA 603; iVlclide (CHnpo dd Mal;lnz;¡): 603; Li'()1\: 68·70, 221, 611 ..('12; c\ncarc, (\lacilnienro del rio Burbia): 68;
A\l0rga (Pos~dillo): (í ~'l; Lt:ón, Clone dc la Provincia de: 22J, 612; Vi\l~sabar¡egü (L:!ncia): 69; P,\I.ENCl;,: 617-623: Ollero~ de
PiSllerg¡¡ ('V1onté Cildfl. <lntigu:l V('l/iea): 6J!; P,ilenc¡¡¡ (Necrópolis V¡lCCt'<l de Pal/antía): (,1?l-619; P<llencia (Necrópolis de
Pallar/fia(): (,20; ;,Pallt!l'Itlú () Nu nwrlliai; 621; :;'\1.:\,\'\,\1\\:1\: 62·í; Ciudad IZodrig<J l Cabrillas): 624: AV1l..'\: 592-'í9'4: Cardei'los,l
(Castro de Las Cogot:ls): ')')2: Provincia de A,,¡h,;: ';93-594; SI':C,OVI-\: 62';-627; Aylk\n (CI,rillo de AyWm): 62~-627: SOIOA: IRO­
1,)0, 2'\3. 230; Aldealpozo (V,ildegdia l: H\O-IS6. 62S-68\; üsm;l - Muro d(' Agreda (Ví~ Rom,ln,l Uxama - AURusloiJriga):
187-190, 233. 230, 664-{)01; Cerro de G;lIT;¡Y (CiJ11J/.;(.1(1 :'V¡¡nwntia): 628-662: Quinul1¡j J{cdund;¡ (L;¡~ Cuevas): 663; TOI.EDO:
6í-S2; Toledo: 6f'>2: Ahín. Dé'hcsa dc: (¡f'>2; Cill)·\i) RFA!.: Daimiel (Viña de El QuinranM): 66; ClIE~CA: 21B, 604-60K: Huele (Fo­
sos ele Bayon;¡ (J Villa,s Viejds, ;¡nligua Omln:biCl Carhica): ClH-6()S; Cuenca, Provincia de: 606-608; Valcra de Arriba (Va/ería):
21f'>; el .\1),\1,,\.1,\1(,\: 609-610; Aleas: 609; (-;'uadal<lj,lt';I, Provincia de: 610; Liedres i : 6JO: MADHJD: 1-7,74-173,61.1-61';; Algc[c: 74;
Arganda (Valdocarrm): 1-7; Arg:IrIda dd Iky (Pago de Valdoca[[os): 7')-100; Ciempoi:ué'!os (Cue.'it<l de la Rein,¡): 10l-156:
Manzanares el Real (La Pedriza): t ')7; Pt:rak, dc Tajuñ;¡: I ~S- \61; Tielmes: 162-J73; El Escorial': 613; PalOne:> de la Sierra)
ICa~tro ele 1" Oli"al): 6l4: Santorcaz (Castron: 61'1; C\C1:.IlF.'i: W5-(,02; C',cercs (Campamcnlo de CaVm Caecilia, C::ÍCeres d
Viejo): 'í9~: C;¡s¡;¡ií;1l' de lhor (CUl'V:1 dd C,srañar): ~')6-')9H; Villasvkj¡¡s de Tamuja (Ca~lro cJ", Villasviej;¡s, anl'igu;¡ Tmllu"iCl):
'í99-Ó02: C.\I\:\IUA.", bl;ls: 922-926: TI'.i\f.IOFF.: 922-<)2S; Lli\/:\HO IV: 926; Tegui,'" (Perias del Letrero, Llano de Zonzamas): 926.

36

-=-----_.

l'REHJST01UA

gos de ninguna de SLlS provincias. Por el contrario, de Cataluña, salvo de Lérida, hay piezas de Tarragona,
Barcelona y Gerona, aunque la rerresenLlción sea muy pobre, s:¡lvo el curioso conjunto de riezas f:ll­
sas de la "Tumbas de Heracles" de Tarragona. También falran por completo cualquier antigüedad pre­
históriGI de Aragón y de la actual Rioja. Resulta igualmente muy pohre la representación de T\avarra (1
solo ohjeto y ele procedencia incierra) y del País Vasco, donde Lmicamenle cabe señalar 1 objcLo de
Aldva y tampoco hay objetos de Cantabria, aunque sí 4 de Asturids y .+ de Gallcia, número muy bajo,
conoborado ror la rotal ausencia de antigüedades de Orense y Pontevedra.
Del interior de la Península Ibérica, exceptuando Aragóll que ya se ha comenl<ldo que no est{¡ re­
presentado por ningún hallazgo, los objetos ofrecen t:lJnbié'n una distribución irn:gular. En la r.·feseta
Norte, destaca Soria con 67 piezas, pero el resto ofrece muy pocos hallazgos: 3 Segovia, 3 Avi\¡¡, 1
Salamanca, 7 Palencia y 6 León, pero ninguno Zamora, Valladolid y Burgos. Algo parecido puede seJla­
larse en la !\-feseta Sur, donde ivlad,id destaca con 111 h:.l1bzgos seguido de Albacete con lB, mientras
que Cuenca ofrece 6, Guelabjara, 2 y Toledo y Clud,¡d Ikal sólo 1. De Exrremadura, luy R piezas ele
Cáceres, pero ninguna de Badajo/.:. De las Islas Baleares, cabe sCllalar 38 piezas que parecen proceder
de Ibiza, pero ninguna de :v1;¡]!orca o .\1enorca y aún es m;ís pobre la represent:¡ción de las bias Cana­
rias: unos pobres restos antropológicos de Tenerife y un solo objeto de l.anzarote.

Como conclusión ele este somero :máIísis, parece que del mismo se deduce el escaso interés en la
Academia por la Arqueología Prerromana y, lo que puede ser m;ís interesante, el escaso papel de la
Institución en la conservación de los hallazgos que se producían. Esta tarea, a juzgar por estos datos,
debía corresponder casi exclusivamente a los eruditos locales y a los museos provinciales, pues tampo­
co parece haber jugado un papel relevante en estos estudios la l-ed de colaboradores y Académicos
Correspondientes repartidas por to(h¡ Esp:ula, que sí funcionaba bastanre mejor para jos hallazgos
epigráficos 1nH .
En resumen, la colección de Antigüedades E\j.)añolas, Prehi5toria que gu::neJa la Real Academia eJe la
Historia constituye, por tanto, un conjunto no mllY numeroso y poco representativo y equilihr:ldo, como
se puede observar (fig. 4 Y 14), a pesar de que incluye algunas piezas singulares. Por otra parte, sus
características confirman que los objetos reunidos fueron considerados como docurnentos históricos, dado
el escaso valor artístico de b mayoría ele las piezas, lo que ayuda a comprender los criterios ele forma­
ción de la Colección. Por ello, no cabe eluda de que resulta bastante represen(Jtiva desde el punto de
vista ele la historiografía de L1 Arqueología Española, circunstancia en J;¡ que seguramente radica su
prinCipal interés.
En consecuencia, tanto por la impolTancia singular de alguna de las piezas que la form~ll1 corno por
su proceso formativo, la Colección de Antigüedades Prebislóricas de !t;l Real Academia de la Historio
constituye un documento histórico en sí misma, lo que acrecienta el interés de esle Calálop,() de Anti­
güedades Epañolas. Prehistoria, por lo que, al margen de su importancia rntt'Ínseca, hoy constituyen un
verdadero tesoro del Patrimonio I-listórico ele Es¡xtlla.

\-lARTíN ALMAGRO-GORHEA
AnlicWlrin Pi?lJ>ellli! d" la
Ni.'üf Academia de fa Historia

,'" J. M. Ab,·"cal y H. Cim<.:no. lOOO, p. li) ,., \1. Alm<>gro-Gorbc:l, 200.'. p. ;(1 ,.

37
~~- --­

~~'j""',..,'
BffiIlOGRAFÍA

A13ASCAL,J. M. Y SANZ GAMO, R., 1993: Bronces Roma­ ALMAGRO BASCJi, ~1., 1958: inventaria Archaeologica.
nos del Museo de Albacete, AlbaceLe. I::.spaña, }:;-1. Depósito de la RÚI de Huelva, Madrid.
ABASCAL, J. M. Y RIPOLI.ÉS, P. P.. 2000: ,'donedas Hüpá­ ALMAGI¡O BA,scf-l, !v1., 1960: 1m/en/aria Archaeologica.
nicas (Catálogo de la Real Academia de la Hist01ia E'ipaña, E-2 a f.'-6, ~'ladrid.
1l.1 1), Madrid. ALMAGRO BASCJ-I. M., 1960<1: "Hallazgos ¡lrqueológicos en
ACQUARO, E., 197R Cartagine: un impero su.1 Mediterra­ Villaverde", !VJemorias de los Museos ArqueoLógicos
neo, L:l Spezia. Prot1incl:ales, 16-18 0955-1957), p. 5-29·
ACOSTA, P.. 1985: Las cerámicas cll:cüracias del Neolítico AL:V1AGRO 13AsCH, M., 1966: El ídoLo de Chillarón y la
y Calcolílico de la Cueva ele Nerja, Habis 16, r. tipología de los ídolos del Bronce J Hl:spánico (Tra­
389-415. . hajos de Prehisto"¡a 25), Madrid.
ADROH.ER, A.. et alii, 2001: "Campaña de prospección AL.\lAGRO BASCH, "'1., 1979: "Los orígenes de la toreútica
arqueológica superficial cn los Llanos c1e Bugejar ibérica", nabajos de Prehistoria 36, p. 173-211.
(Puebla ele c10n fadriqlle, Granacla)", Anuario Ar­ AL"lAGRO GORfiEA, 1\oP. J., ]973: Los ídolos del Bronce 1
queológico de Andalucía 1997. 11. Actividades siste­ Hispano (Biblíotbeca Praehistorica Hispana 12).
máticm;: 86-97. !vbdrid.
ADROHER, A., et alíi, 2003: ··Campana de prospecci(m AL\IAGRO GORBF.,~, ~'F. J, 1980: Corpus de terracotas
arqueológica superficial al norte de Almadies", de [biza (Bibhotbeca PraebislOrica Hispana ]8).
Anuario Arqueológico de Andalucía 2000. 11. Acti­ ¡...ladrid.
vidades sistemáticas y puntuales: 2'1-32. ALMAGRO GORBEA, :'\'f".]. J986: Orfebrería fenicio-púnica
AGUILF.RA y GAMllOA. E .• 1912: Estación arqut:ülógica de del Mll,'eo Arqueológico Nacional. ['.'ladrio.
VíllaGlrrilJo. Boletín de la Real Academia de la flis­ Al.\olAGHO-GOHBEA, M .. ]969: La necrópolis de "Las it¡fa­
totia 61: 129-132. drigueras'~, Carrascosa del Campo, Cuenca (Biblio­
AKURGAL, E. 1968: Urarteische und altiranische KW1S/­ th.,ca Praehistorica Hispana 10) Madrid.
zentren, Ankara. AL'o.1AGRO-GORBH.. M.. 1972: "La espada de Glladalajara
AKURGAL, E. 1969: Otient et oeciden/. La naissance de y sus paralelos peninsu13res", Trabajos de Prehisto­
['art grec, Paris. ria 29 p. 55-82.
ALBELDA, J. y OBEI!MAIER, H., 1931: "El C1SCO grit:go de /l. I.!v1.'\GRO-GOrillF.A, M .. 1973: Los campos de túmulos de
Huelva". Boletín de la Real Academia de la Historia Pajaroncillo (Cuencaj. AportaCión al estudio de los
98,2, p. 642-648. tÚmu!n., de la Península Ibérica (Excavaciones Ar­
ALBELDA, ]. Y OBERMAfEH, H., 1988: Hl casco gri.ego al-' queol6gicas en &-paña 83). Madrid.
HueLva1 (Reedición en Clási<;os de la Arqueología dC' AL.vlAGHO-GORflEA, ;\0{.. 1977: El Bronce Final y el Perio­
Huelva D, Hudva, p. 11-32. do Orien/alizante en F..xtremadura (Bibliotheca Prae­
ALBERTO':>, !vI". Li, 1966: La onomástica personal pri­ bis/orica HG1Jana 14). tvladricl.
mitiva de HiSpctnitl. Tan'aconense y Bética. Sala­ AL\HGRO-GOR13[¡\ i\'1., 1978: ··La iheriz:lción de las zonas
manca. orientales ele la Meseta", Ampurias 38-40, p. 93-156.
ALFARO, c., 1984: Tejido y cestería en la Península Jbéri­ AL\L\GRO-GORLlEi\, ;\.1., 1980: ··Pilares-estela ibéricos",
ca. Historia de su técnica e indus/rias desde la Pre­ Homenaje al Prol Martín Almagro Basch 1lI, Madrid,
historia hasta la Romanización (Bihlio/heca Praehis­ p. 7-20
torica Hispana 21). lvlaclrid. A1..~·l"'GRO-GORLJF.A, !v1.. 1982: ··Tumbas ele cámara y ca­
ALLEN, D. E., 1967: "¡ron Currency Bars in Britain". jas funerarias ibéricas. Interpretación socio-cultural
Proceedings 01 tbe Prehis/oric Socie(v 33, p..?07-3Yi y deJimiL;tción del área cultural de los bastetanos",
ALMAGRO BASC:H, Iv!., 1953-1955: Las Necrópolís de Ampu­ Homenaje lA ConchUa Fel1'lández-Cbicarro, !vladrid­
rías 1-11. Barcelona. Sevilla, p. 249-257.

39
REAL ACADEMIA DE LA HJSTORIA

AL/vlAGRO-GORl3EA, M., 1983: "Pozo Moro. El monumento la [-listoria". en J. Blánquez; L. Roldán (ecls.) La
orientalizance, su comexto socio-cultural y sus pa­ Cultura Ibérica ti través de la fotografía de prin­
ralelos en la arquitectura funeraria ibériul", cipios de siRio. l.as colecciones madrileñas. Madrid,
Madrider Mitteilungen 24, p. 177-392. p. 31-60
AL.W.. GHO-GORGEA. M., 1983a: "Los leones de Puente de AL:V1AGI(O-GOR13F.A, :V1. y ..'..LI/AREl SA2'JCHls, J., 1998: A r­
l"oy. Un monumento torriforme funerario fenicio en c!JÚ'O del Gabinete de Antigüedades. Catálogo e ín­
la Península Ibérica", en F. Malina, AlmuñécCl/; dices, Madrid.
ArqueologÍa e Historia. Granada, p. 1)9-106. AL;VIAGRO-GOlU'F.:\, M. y GRA"I AYMFRlCH, J., 1991: El f;""­
ALMAGHO-GORGFA, ,\1.. 1991: '1 Celti e1ell'Theria". en f tanque :Honumental de Bihracte, Borgoria, Francia
Celti (catálogo de exposición), 1vlilano. p. 2B6-40'i. (Complutum E);lra 1 J, Madrid.
ALMAGRO-GORBEA, M., 1995: "La moneda hispánica con AI.:VHGRO-GORHEA, M., BE.\I/TO. E., y D..\VlLA, A., 1994:
jinete y cabeza varonll ¿Tradición indígena o crea­ "Las secuencias del Ecce Iiomo (Henares) y del
ción romana''', Zephyrns 48, p. 235-266. Valle e1el T,ljuna: un ensayo ele interpretación", IV
_Al.MAGRo-GORBEA. M. 1996: Ideología y Poder en Tartessos EncueHtro de Historiadores del Valle del Henares.
y el mundo ihérico (Discurso de ¡:ngreso en la Real Alcalá de Henares, p. 17-39.
Academia de la Historia), Madrid 1996. ALMAGRo-GemnF.A, NI.; c~"o ÑIARTf2'J, J. J; ORTEGA BLAN­
Al:V1AGRO-GORIlEA, M. '] 996,1: "El depósi10 del Bronce CO. J, 1999: "El anillo argénreo del Cerro ele la Mesa
Final de Osuna, Sevilla". Archiiologisches Korrespon­ (Toledo) y Jos anillos con caballito de la Hispania
denzblatt 26: 269-279. prerromana". Complutllm 10, p. 157-165.
ALMAGRO-GORIlEA, M., 1999: 1iI Rey-Loho ele la Alcudia AL;'vIAGHO-GORBF:.o\, M. y FFR'J.'Í.NDEZ-GAUANO, D., 1980:
de Elche, Alicante. Excauaciones en el cerro Ecce Horno. "Arqueología 2".
ALMAGRo-GaRBEA, M., 1999a: "El Gahinete d~ Amigüe­ Madrid.
dades de la Real Academia de b Hiswri<l Pasado, ALMAGHO-GORIlEA, \1. y FF.R'JÁNDEZ .\IIRANDA, M. (eds.).
presente y futuro", en M. Almagro Gnrbea (ee!.) , El 19í:l3: Los iberos. Catálogo de exposición. Madrid.
Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la ALMAGRO-GOHBfA, M y MAIER. J., 2001: ":'v1ecenas y do­
Historia. Madrid: 15-173 mIO (es" , Tesoros de la Real Academia de la l-Jistoria,
A.LivLA.GRO-GORBEA, 1v1. (eel.), 1999b: El Gabinete de Anti­ p. 191-199
güedades de la Real Academia de la HistOllU. Real A1MAGllO-GOHBEA, 11,1.; ORTEGA BLAt\CO, ].: VILLAH
Academia de la Historia. lvladrid L1ÉI3At\A, F. (1999): Una nueva inscripción lusitana:
ALMAGRo-GaRBEA, .M. (eel.), 200 1: Tesoros de la Real Arroyo de la Lui: 1II. Complutum 10, '] 67-173.
Academia de la Historia (Catálogo de exposición), ALYIAGRo-GonBEA. M. y RA.\IOS, R. 1986: "El monumen­
Madrid. to ibélico de /Vlontfone cleI Cid (Alicante)", Lucentum
ALMAGRo-GaRBEA, M .. 2001: "Memoria sobre 13 Vía Ro­ S, p. 45-63.
mana de Augustóoriga a Uxama" y ";vfalet;l-exposi­ AL:V1AGllO-(;ORBEA, 2\'1.; TORRES ORTIZ, :VI., 1999: Las
tor de Eduardo Saavedr;l". en Tesoros de la Real jibulas de jinete y de caiJallito. Aproximación ti. las
Academia de la Historia, n Q 27 y 28, p. 216-2]7. elites ecuestres y su expansión en la Hispanía céltica.
AL"'fAGRO-GORBEA, M., 2001;1: "Estuche fenicio de oro ?:aragoza.
con inscripción m;ígica", en Tesoros de la Real Aca­ AI.MACRO-GCJRBf.A, M. Y TURlF.L, M., 2003: "Colección
demia de la Historia, nº 40, p. 223. Turiel", en M Almagro-Gorhea, 2003, p. 369-379.
AL\iAGRO-GORllEA, M., 20010: "Casco corintio de la Ría Ál.VAREZ N(:r\EZ, A., 1996: ''Torques de la Real Acade­
de Huelva". en Tesoros de la Real Academia de ltl mia de 1,1 Histori3", en V'I. A_A.., El Oro y la orfe­
Historia, nº 44, p. 224. hrería prehistó1'ÍctI de Ga/icia, Lugo, p. 120.
ALMAGRo-GaRBEA, M.. 2001c: "Bronces de carro del ALVAHEZ SAI'2'JZ DE BUJU.:AGA, J., 1970: ''en exvoto de
Canijo de Maquiz", en Tesoros de la Ret¡l Academia bronce a Ataecina-Proserpina en el Museo de
de la Historia, nº 51-52. p. 228. Méricla". Aetas del Xl Congreso Nacional de Arqueo­
AL\Lo\GRO-GORflEA, M., 2001d: "Torques de oro g;llaico", logía. Zaragoza, p. 827-830.
en Tesoms de la Real Academia de la Historia, n~ AtVAIU'Z. SM\CHh, .f. (ed.), 2000: Comisión de Antigüeda­
'53, p. 229. des de la Real Academia de la Historia. Castilla-León.
AL:V1AGRo-GORBEA, M., 200']e: "Casco ele bronce y Catálogo e índices, \fadrid.
denarios celtibéricos del Tesoro de Quint3na Redon­ ÁI.V,\IlEZ-OSSOHJO, F. ele P., 1940: "La colección de ex­
da", en Tesoros de la Real Academia de la Hi.-;lOria. votos ibéricos <k bronce conselvad,l en el Museo
n Q 54-54, p. 230. j-\rqueológico Nacional", Archivo Bpaúo/ de Arqueo­
ALMAGRo-GaRBEA, !\'~, 2001f: "Esquifas ático con un lo¡.;ía 14, p. 397-406.
epígrafe mercantil". en Tesoros de la Real Acadenúa ALV;~RE2-0SS0IUO, F. de P., 1941: Catálogo de los exvotos
de la Historia, n" 150, p. 276. de bronce ihéricos del /\ifuseo Arqueológico Naciona.l.
AL"'iAGRo-GoRllFA. 1\>1., 2003: Inscripciones Prerromanas ¡\-laclricl.
(Catálogo de la Real Academia de la l-Jistoria, 1.1 j, AMADOR DE r.o~ TUo!'. ]., 1877: "Cabezas de bronce,
Madrid. encontradas en el sitio Ilam,lelo Máquiz, término ele
ALMAGRo-GaRBEA, i\'l., 2003 (e. p.): "Un lJ1teresanre conjunto Menjíb:u", Boletín de la Real Acadernía de la HL,to­
cle lingotes de hierro ,celtibéricos.. en la Real Acade­ tia 1. p. 27-32.
mia de la Historia", Cuadernos de Prehistmlay Arqueo­ A:V1A1\[)f{Y, P.. 1949: "Casques grecs a décor gravé",
logía de la Universidad de NaIJarra 11 (en prcns'l). Bulletin ele Con-esjJondence Hellénique 73, p. 437--446.
ALM.o\GRo-GORBEA, 1\1.; AUASCAL PALAZÓN, J. M., 1999: AMIRA1\, R., '1969: Ancí('rl[ jJotterv of [he HolV lanel.
"La Arqueología Ibérica en },¡ Real .\caclemia ele Jerusalem.
ri<.EHISTORL\

ANÓ"lJ!'>10, 1~32: ResumeJl de Actas de.,de 18.21 hasta r3AI-'\1.~, L. Y BFLTlt"'N. J. ~O()2: [,'scllllul'{!<; romOrlas de la
concluir 1831, p. 20. Prol.;illCÍa de Jaén I CSIR-¡";sparlr,¡ ¡ -2}, Murcia.
ANÓ'-!1.\lO, lH87:'j'\olici:¡", Boletín de la Real Academia BAFNA PHFYSUH, F. J y C-\HIllU!\ S,\NTAFÉ, L, 2002: "Lo.,>
de la Hislori(1 10(6) p. 'íJl-·H8. m:ltl'rJ,t\e:-. S()ltllrL'n~e~". en RH~CO BO~Ql'Ff). ¡\j" C.
ANÓNIMO, 1S8fl,l' Bol!'!í}} de la Reol Acoden! iu de lo (ed) 2002. p. 79-130
J-lislo¡ü¡ 12(6), p. 440. J3N.?L.'FI)AI\'O. l., t99ó: "ElemeIHo:> ele filiacicjn l1ledile­
A.N6Nl\KJ, 11>881->: lJolNín de la Nef,/I Aeadem.ia de Itl lTánea ('11 Avl!,] ciur:llllt: la I y rr Eebd del Hierro",
Hislona 13(-)). p. }¡2-).J.:'>. Bolelíll de la ASfJci{/c:'ó¡¡ l:.·s{Jmlo!<1 de A migos de /tI
Antike He/me. 1998: A;·¡tike Ifefme. Sammlun.c: LiJ)[x!rbeide /mlueolop,ía ':\ó, p. 73-90.
und andpre Beslánd(' des AnlikenrnllselinJs Berlill. B.~RNF'JT. 1\.]). Y 'vl¡::" DlI 'so'J, c.. J 9í-l7: 7bal7'os. Cala­
IvfJ Inl.. lop,l.Ie u/ .l/{/Ierial ¡¡¡ ¡J'JI:' Brilish MU.':(,llill )Í'rJlll
.....NT6N y FERR.,\'iD1Z. '\'1 .. IWF: "Cr;lneu' :lnligLlO~ de Pf¡nell ¡'eiti I'! tmc! (,t/Jer iIJl-nI?:5 CIi '1 !:Jw 7 '()S, Sm'di nia .
Ciempo7.uel()~", Boletín de la Ré'{/I Acaden¡ ia ele 1(/ London.
HistOria 30«)J, p.467-'~o3 13AIUUO. J, 19~)O: "La neuópolb de la Dehesa de :\ yll(m
AI-'Ei.1..\J\iZ, J .11-"1.. 19'75: U)IJms de mtlleritli'es de los cllltll­ <Segovia): <lJ1álisi,\ de sus fíhulas de doble resorte".
ras prehistóric{/s CUIl cerámica de Ir¡ j)()hlClcirJl/ de en F. Uurillo (ed l. :\'ecrój)(Jh, Celtilx;ricas, Zarago­
caz:ernt!~ del País Vasco Aleridional !A-tllllibe. Supl('­ 1.<1. 19<)0. p. D3-DR
menlo !), S;ln Seb~l.~ti:lI1. BAHHtu, .l-, 19<)9: La 11 hdad del HIerro ('11 Segúda (Ei­
AR.-\N1DUI. c., 1»69: Cerámica gris <:ón lo" poblados i¡)l'­ palia) (RAR JilleI'IICI/Íol!{/1 ""ehe., 790). O:-;forcl.
ricos \';llcnci:lnu~", P{/peln' del /.(I/)orat()rio de Ar­ B.\H\{(X:\.. ''vI. J.. ]989: "Sobl't' él e l'Ol1ología do~ :'p:l~saclo­
queologío de Valencia 6. p. 1 U-l.) l. r(:'s C'1I1 r, .'1rqllcolo,gía 19, p. 14 7 -152.
A1V\.Nt'GU1, c.. 198'): "Li~ j:lrrit:ls hll'ónica.\ gri,.;cs u<:: tipo BAl,TO LO,,), P.. 1986: Le sle/e di Sula,·. Rom;l,
ampuritano", Cerámiql.les gr<!gllt'S.i-' helf'¡ú,/üllles ti I{/ BH.-\Tfl. G (J9S'»): Orf{jicerir> antiche. dolle milloiche (!lle
Península I/)($¡icu. lJarn:lon;\. p. !O 1- J 15. btllharie/:le, Rr)D):l.
ARGEI\TE. J. L ] ~94: Las pbuhts de In Hdad del Nierro I3Fm"\(). C. 'vI.. el alii. 1986: "Clin depósito voriv() d;l IJ
en la Mesela Onel1hil. ¡ 'aiomu61l fij>ol(ip,ica, crOIWÜ;­ ld:lde do Furo, no slll de POrlug;i\, e ;¡.~ ~U:1S
l:~lca y cultllral (F.,(aUlciu!Zes Arqueológica., 1'11 t:\­ rel:lc.o<':s CUI1l ;¡~ culrura" d;l ,\-kseu". l/deia 2-3, p.
pmlt1 iOn. i\-bdrid. :!Q7-221
AHGENTE. J-L.; DIAZ. A.: 1II'sc<·)~. A. 20<)'!' Tierm('s V 13Fu.'4r'!\T, J (196()): "C:tlafell". AmjJUrittS 22-23: 361-3(,2,
Cana/termes. Nl'cnífJol¡s ce!li/)(rica. Vall<ldolid. 8 Fl.TttÁ..'-i, \L, '1 97(): ..-lrqlleo/r'J!,ía e Historia de la" ciuda­
ARlEGUJ, .\-1. y 1''>:\l.L,\1'-'U. .\'1.. 199'): "Alguna" cue;,ti(ln<:'~ des allli2/HIS del Ctlhezo de Alcrliá de Azai/a (Teruel),
;lcerCl de bs IL1111:1cb~ pe;,;l:> ele teL¡r: Ir)s "ponde· 2:1 r;lgoz:J.
r:l" ele :'-lul1l;lnci;¡. "Cucsra del :'-'101'0 y "las Quinta­ BE'-JIClI01.J-SAI-':\J<. H.. 1982: 1.es IIJmhes puniqlles de Car­
nas" (LangJ de l)uc'ro). y "Ca;,tilcc'rrereño" (];WI1:I), thtlge: topogrnp/Jw, .ilntClUres, inscnptic)l1S ('/ riles fu­
en f. Burillo kd. l. PoIJ/amiell/o cellihénco (IIJ .'iilll­ Ilfrrlires. P:lrí.,.
posio sohre los Cel/íheTOs), 7al':lgOl.a. p. 141-1 ')). HFNlTO DEl.GM)(), r. 11-)92: "Est:lción prehislórica de
AIUUl'lAS, A .. y \\ítlKJ.'JS. L.. 19(i9: "La necrópoli,< fenici:¡ V;lldegci1;] en 1<1 provincia de :-)ori,,". Boletín de la
del Corl110 de las Somhras CFrigiliana. rvijlaga", Neal Academw de la HI.-.;torü2 20,6, p. 615-619.
Prrenae S. r '1 R')-2-í·1, [3EJ;llOC:\!.. L., 199): los PUf'hlos CNriens del Sil roeS/e de
ARRIBAS. A .. 19¡-P: "V,lria", en A. Arriba,~ el al kcJs.), la Penillsllla llx;rica (COli1jJ!UllIlI1 /:..Y;lrtt 2), ."vICldn'd.
1<)H7. p. 5í-l9-()04 BEHHOCAI. L., 199-í: j;'j altar prerromaJl() de CapuII? f~'n­
ARRJBAS, A.; T'HÍ·\\ .\-1.(;; CER[)A, D.: Or·: Hoz 13HAVO. J, SCI!,O e/llIJ-arqll(!(Jiógico dle' 111/ hlll(ll c{-l/ie(j en el Su­
1987: El barco dé' Jil S!:'c (Costa de Caldá, M{/llor­ roesle peninslllar, ;vbdrid.
Uf). hludio ele los !1lalerüiles. Palm:1 de "'·'aHorca. BERHOCA!.. L.. 20{)3: "El in.,tru1l1enr:ll textil en CancllO
AR1BGA, O. el alii. 2001: "EI pueI1ü ele C;ldir. Investi­ Hoano". en S. Cekstino (t'c\.l. Cancho Roano IX. Los
gación geoarqué'ok>gil'a en el c¡seQ an¡iguo ele ,Halfmúles ArLju('olóp,lCOS 1], \-k:rjcla. p. 2])-297.
Cídiz", R!:'l.'isln ,''1tlúilticc,-MediterrfÍnee de Preb!stonú BFI<1l01.·.'-L L: IVlAFIUITr. 1. 11.: RUL TRl\'J¡\O. c., 1994
y Arqueología Socia!. 4. p. :34';-415 "Fusay()1as". t::n L. Berrocal. 1994. p. 201-229.
ASPFS, A. (eel.). J en B: L'clrle /JI'!:'hl . ,/ÓI'ictl nell Itülio lliS1. lI. 1\'1". J967: Li! slefe jJl/1liche. ROIl1".
selteilln'ol1ule da/le on;:;il1i alla cil'il/a !Jaleo/'elle/{I, 1-\'''1, A. ,\-1". 1(n'l: "Le- (erre~()lC figurate di tipo greco­
Veron,l punico di Ihiz;¡" Ni¡·{'·/a di Stl/dl rf>J1ici 2, p. 201-2'í4.
ASTRCC. M., 19')1: l.a 'lIecnípo!is de \:illuricos (Jllj<.mnes I3L-\f\'Ci:. B. (1971 l: Die A n,(¿¡nfSe di!l' Met(llll¡¡i~ie auf del'
y Memorias de }.a Comisar/o Gel/erol de ¡'~ycul'aciones Ibel'isci>en Holbimel. S/I/dien z¡¡ den Anfiil/p,en del'
25,), Madrid. Mefa¡lurgie IV Ikrlin.
AUR.~. J. E. Y SU;Ul~~, J. [\,1. (ecisl 2000 JIlIseil Arqlle­ BL~.v:O, A. 196U "Oricnt,ilia fI" Archil'O bpm'lol de
ológic lv/unidal Cm'nil Visedo /HoIIIS. Alcol. Alcoy. AI"C¡ueulúgia 33, J 959. p. 3-'13.
AYARlACt.:Ei\¡\ -"'1, 1~93: La arqueología prehis/ól'ica y J3L·\l\cn, A., 1962: "El loro ibérico", Homenaje ({ Caye­
prol.()his/,írica espmt()la en el s~'.!,lú XIX. Madrid Uj'\[l). /{1I1(J de Merfielin{/, ,\-[urcla. ['l. 163-195.

AYARZ'\G1.W'\l.~. 1"1.. 2DOO: "L;¡ cná¡llicl ele Ciempnzul'lo~: UL\.\iCU ..'\.. 191'\7: "Las c'SCUl¡lll';lS de Porcuna 1. Esta­
Su descubrimiento". ArchtJia 1. p, 47-5). lLIas de guerreros". l.JoletÍ;¡ de la Real Academia dé'
AZCÁHATE, A .. j 999: AldaielCl. NecriÍ(Jo/is lard()cJ1l/I~'.!,ua la ¡lis/oní< IRl, .'\, [) . .:j05-~Ü.
de Aldai<,w (NtlJlclures de Ca ¡¡¡Ixw, Alm.'tl). 1. J'/<'lIlO­ Bl:\I\CO, r. J.. 199'7: "Zoomorfos ccJrihérico" en pers­
n'a de la eXC01'lICÚ;iI e il'/l.'{)l'Ilt1riu de los hal/a:::gos, pectiva cenit;i\", COlllplll/llll1 8. p. 183-20,">.
Virorja. BLA\.-Jco. F. J. 200.'\: "JconowafÍ'1 del cab:i\ln entre los
pllebjo~ prerrOll1:l1l0~ del Centro-Nol1e de Hisrani,l ....

41

- - -

. ~ •• " .~~~$. " .


'. ~~¡- . . .- .
REAL ACADEMIA DE: LA HISrORJA

en F. Quesada y M. Zamora (eds.), El caballo en la BRONCAl':O, S. 1989: El depósito volil.'O ibérico de El


antigua Iberia (Biblioteca Arcbaelogica Hispana 19), Amarejo, Bonete (Albacele), (Excavaciones Arqueoló­
¡v¡adrid, p. 75-123. gicas en J:spaña 156), Madrid.
BLAKQCEZ, J, 1984: "La necrópolis ibérica del Camino BRUH" DE HOFFMEYER, A., 1972: Armas and Armour in
ele la Cruz (Hoya Gonzalo)"', Al-basit 15, p. 93-106. Spain. A Short Survey ¡, The Bronze Age lo Ihe End
StAS CORn"'A. M.A., 1980: "El depósito de materiales de q! High Middle Ages, l."ladrid.
la Edad del Bronce ele Gamonedo (Asturias)", BURGESS, C. B. y Cor.QU~OlJN, 1., 1988: 'J'he Stl'Ords q!
Zepb)rLL\ 30-31, p. 268-276. Brilain (Prehistorische Bronzefunde TV5), Mi.inchen.
B1:\$ CORTTN.-\, r-,·f.A.. 1983: La Prehistoria Reciente en BÜSING, H .. 1982: "rvlelrologische Beitr3ge", jahrbucb des
Asturias. Oviedo. Deutschen Archiíologischeen /nstiluL, 97, p. 1-45.
BL"'SCO BosQuED, M.C. (ed.), 1994: EL Horizonle Cam­ Bronces romanos, 1990: Los bronce romanos en Hispania
paniforme de la región de Madrid en el centenario (cat.álogo de exposición), Madrid.
de Ciempozuelos, Madrid.
BL"'SCO BOSQUED, Iv1' C. (eel.), 2002: La Colección Bento CABRÉ AGUILÓ, ]., 1923: "EspoJi fu nerari, amb diadema
del Museu d'Arqueologia de Catalunya, Barcelona. d'or, d'una sepultura de b primera Edal elel Bronze
BLASCO BOSQUEO. c.; BA.1'''IA PREYSLER, J: LlESAC VON de i\o[ontilla (Córdoba)", Anuari del TnstitUl d'Estudis
LEHOW-VORBECK, c., 1998: La Prehistoria madrile­ Catalans 6, p. 539-546.
ria en el Gahinele de Ant(güedades de la Real Acade­ CAURÉ ACULÓ, .l., 1925: "Los bronces ele Azaila", Archi­
mia de la Historia, l\-1adriel. vo Español de Arte y Arqueología 1, p. 297-325.
Bl.Aseo BOSQUEO, M~ C. y LISEAU, C. 2001a: "Conjunto CAORf AGUllÓ, ]., 1930: Excauaciones de las Cogolas
campaniforme de Ciempowelos", "Vaso campanifor­ (Cardeñosa, ÁvílaJ. J. El Caslro (Memoria de la Junta
me", "Clzuela campaniforme", "Cuenco campanifor­ Superior de b;cvaciones y Antigüedades 110). Madrid.
me", "Punzón de cohre", "Pequeño puñal de co­ CABRÉ AGUIlÓ, j., 1937: "Decoraciones hispánicas: Bro­
bre" y "Cráneo trepanado", en Tesoros de la Real ches de cinturón damasquinados con oro y plata",
Academia de la HiSTOria, nº 33-38, p. 220-222. Arcbiuo&pañol de Arte 13, p. 93-126.
BLÁZQUEZ, J 11,'1", 1962: "Bronces prerromanos del Mu­ CABRÉ, E., 1934: 'Dos tipos genéricos ele falcata hispá­
seo Provincial de Cáceres", Archivo Español de Ar­ nica", A1"chivo Esparl01 de Arte y Arqueología 30, p.
queología 35. p. 12H-131. 207-224.
BLÁZQUEZ, JiW, 1967: "Escarabeos de Ibiza (Bale-.ucs)", CABRÉ, E., 1990: "Espadas y puñale,~ de las necrópolis
Omaggio a Fernand Benoil J. Revista di Srudi Liguri celtibéricas", en f. Burillo (ed.). Necrópolis Celti­
33 (1-3), p. 327-344. héricas (// Simposio sobre Los Celtíbero~), Zaragoza,
BL-\ZQUEZ,]. Mª., 1975: Taltessos y los origenes de la colo­ p. 205-224.
nizaciónJenicia en Occidente (2 ed.), Salamanca. CABRÉ, E. Y ~\'fORAN, JA., 1978: "Fíbulas hispánicas con
BL-\zQUZ, j. M'., 1983: Tmagen y mito. Estudios sobre apéndice caudal zoomorfo", Boletín de la Asociación
religiones mediten"únea..' e ihéricas, Madrid. Española de Amigos de la Arqueología 9, p. 8-22.
BLECH, M. y RUANO. E., 1992: "Zwei jberische Skulpturen CABRÉ, E. Y 'vIOR.-\I\, JA., 1979: "Ensayo tipológico de
allS Úbeda la Vieja Qaén)", lvladrider Mitleilungen las fíbulas con esquema de [;1 Tene en la :Vleseta
33, p. 70-101 hispánica", Boletín de la Asociación Esj)ar!ola de Ami­
BlECH, NI .. KOCH, M. y KU';ST, 1vl., 2001: Denkmaler del' gos de la Arqueología 11-12, p. 10-26.
FrülJzeit (Hispania Antiqua), M~linz am Rhein. CABRÉ, E. Y MORAN, J.A., 1982: "Ensayo cronológico de
BOAnDf\.1l\N, ]., 1984: Escarabeos de piedra procedentes de las fíbulas con esquema de La Tene en la Meseta
Ibiza. Madrid. hispánica", Boletín de la Asociación ~'spañola de
BONET, H. y .'V1.o\.TA, c.. 2002: El Puntal dels Llops. Un for­ Amzgos de la Arqueología 15, p. 4-27.
tín edetano (Serie de Trabajos Varios 99), Valencia. CABRERA, P., 1989: "El comercio foceo en Huelv<L: cro­
BORDREUIL, P., 1992: "Mélrologie", Dictionaire de la nolog[a y fisonom[a", Tanesos y Hueb..:a (Huelva
ciuilísation phénicíenne et punique, Paris, p. 291-292. Arqueológica 10-11), Huelva, p. 43-100.
BREN, j., 1991: "L'oppidum de Trísov", 1 Celti, Milano, CALVO, l. Y CABRÉ, J., 191H: Excavaciones en la Cuwa y
p. 544-545. Collado de los jardines (Santa Elena - jaén), ;V!(,Jno­
BREUIl, H., 1921: "Nollvelles cavernes ornées paléoli­ ~ia de los trabajos realizados en la campaña de 191 7
thiques dans la province de MaJaga", L'Anthropolo­ (junta Superior de Excavaciones y Antigüedades 2),
gie 31, p. 240-253. Madrid.
BR.ANDHERM, D., 1995: Beitrage zur Bewa.ffnung del' CAMPUS, A., 1997: "Appunti e spunti per un'analisi clei
Steinkup!er- und alteren B1'Onzezeit auJ del' TherisclJen complessi volÍvi punid in Sardegna", en P. Bernardini
Halbimel (F1-eibúrg Univ. Dissj. Freiburg (edición en et alU, / Fenici in Sa¡'degna, Orisrano, p. 167-175,
microfichas). CAPRlLE, P., 1986: "Estudio de los objelos de adorno del
BRIARD, ]. Y VERRON, G., 1976: Typologie des objects de Bronce Final y Edad del Hierro en la Provincia de
I'Age du Bronze en France. 1Il: Haches (1), Paris. Álava", Estudios de ArqueoLogía Alavesa, 14. p. 7-416.
BRONCo\.KO, S. y BLÁNQUEZ, J, 1985: El Amarejo (Bone­ CARRIAZO, J de M., 1970: El tesoro y la.., primeras excava­
le, Albacete), (Excavaciones Arqueológicas en &pa­ ciones en "El Carambolo" (Camas, Sevilla). (ExcalJa­
ña 139), Madrid. ciones Arqueológicas en España 68), Madrid.
BRON, F. y LEMAIRE, A., 1983: "Poids inscrits phénico­ CASTELO, R., 1995: Monumentos jimerarios del Sureste
araméens clu VIne siec\e av. j.-C.", / Congresso /n­ peninsular: elementos Ji técnicas constructivas. Madrid.
ternazíonale di Studi Fenici e Punici, Roma, CASnnLA, A., 1977: La Edad del Hien"o en Navarra .Y
p. 763-770 Rioja, Pamplona.

42

_ _ _ _ _P~R~E H ISTORI.·\

CASTILLO YL'RR!T\, A. del, 1928: La cullura del ¿¡USO CC/Y/1.­ CO.\RELlI. F.. 19'6: "Un elmo con i."uíziont' ¡alina ar­
paniforme. (Sil origen y extensión ell Europa). Bar­ caica al i\·luseo de Cremon:¡", L l/alfe prémmaine el
cdun;]. la Rome réjmblic{/ine (Mél.allges l Heurgon. Collec­
CASTILLO; ¡W del C. y lüJJZ S-\NZ,.J. R., 1994: "E~lUcli() de !ion de iJ!cole Fral1~'aise de ROlIJe 27), p. 1'57-179.
ma¡eri;lies del Bronce proceclentes cle la finca "La COl'!'Y"I, A.. 1<)85: Le Bmnze Fínal A/lcmlique dans lu
Viña <Zafarraya, Granad:l). 13uelica 16, p. 205- 219. Péninwle ¡b¿.riqlle, P:lri~.
CASTOLDJ. IV!. y FEl'CEHE, M, 19<)1: "Les sim[)ldlllllS", CürFY:.J, A" GOME/., J, v rvl0HrN, J.-l'. 19H1: L'Apogée
Feugerc, J\l., y Rolley, e, 1991, p 61-B8. c/u Brollze Al/aunque. Le dc'po/ de FérwI (L áge di!
C.>\STno CURf'L, Z. 1<)77: "Piez:ls disc:oidales en yacimico­ broJIZe ell France 1), "aris.
lOS del 1\E de C;¡taluña Cypsela 2, p. 17:3-19') COU1SSIl\. P, 1926: Les Armes Romail/es ¡:.ssai SlIr les
CASTRO CUHEL, Z. 1986: "Avances ele estudios CU<l[l(jl,l­ Origines el f'EvoluiioN des Armes indivicluelles du
rivos y localiz;lción de pondera en asem;ll11ienlOS légionaire r01?/.nin, P:uis.
peninsulares" Arqueolop,fa Espacial 9. Zar:igoza, p. CRO~BY, M., 1947: "A silver ladlc and srrainer", Amen'­
169-186 can jOIlrJ/al o/ rlrchaeology ·:j/, p. 209-216.
CASTRO !VIARTíNEZ, P.; CiIAPMA'\, R.\Xí.; GIU SURI:\I,\CH, S; CEljZ, ».1. L., 1990: ;\'eaópo!is ibérica dI' Los ,VieIIJ.'·
Luu, V.; ¡"f¡C() {'ÉREZ, R.: RIHUEll: HERRADA, C: RhClJ, rCarlagena. Murcia), (J~,>;:caz;acionesArqueológiccL' en
R.; S_-\l\AHCJA YLL, ,\-1"- E., 1993-94:'T iempo." sociales Espmia i\Ltdri<J.
1 ')0),
de los contextos funerMios argáricos", Anales de CLADHAI)O, E., 195.1: "M;ilc:riale~ ibéricos: cerámicl roí;l
prehi.storia y Alqueulogl.a 9-10. p. 77-105. de procedencia incieru" HomellaJe a César ;\1orán,
CASTRO Pf:REZ, L. J 992: Los torques de los dioses y de los :)aJam,lI1CI, p. 265-3] n.
hombres. A Coruñ;l Cl:.-\J)R\DO f. .. 19')7: "La fU)ula aDular hisp;ínica v sus
CATUNC, H. W., 1964: Cjpri.ol Brol1zeU)Or/~ ill Ibe ¡'vlvce­ problema,,", Zepbyms k, p. 5-76.
naecm \Forld Oxforcl. CLIJ)R\DO. E. 1960: "Fíhulas anubre.-- lípicas elel '<orte
CELfsnNO, S., J 997'. "Santuarios, ceOlI'O." comerciales y ele 1:1 "'-tesela Caslellana", Archiuo Espmio/ d" Arqueo­
paisajes sacros", f:.\jJacius J' lugares Clllltl(lles en el logía 33 p. 64-97
mundo ibérico (Czltide¡710S de PreIJi,\'loria .l' Arqueo­ C1 !M)!\ADO, E., 196:): Prl!c('dellll!s y pWIOtipos de la fíbu­
logía ClIstellollfmses 18), p. 359-390 la anular hispánica (Trahajos de Prehistoria 7 J.
CELESTINO, S, M.\.RTI?\. A .. Y BL-\.J'\CO, J. 1... 1999: "Ll Ne­ i\bdrid.
crópolis 1T de Paj;lres", en S, Celestino (ed.), El CUAOMf)O, E., 1963a: "Sobre ponderales ib¿ricos", V711
Yacimiento Pretobl~~lóricü de Pajo res. VilIClII/le¿'o de COIIgreso :Vacio/'iCiI de Arc¡ucúlogía, ZarJóoza, p. 339­
la Vera. Cáceres (Memorias de Arqueología Extreme­ 352
ria 3), .\-lérida, p. 3'\-93 ClI:\.DR/I1X), E., 1963b: "Cerámica áliCl de !larniz negro
CEl.ESTINO, s. y JI.~iF,NEí.' ÁVILA, J., 1996: Jil Palacio-stllZ­ en b nec'()poli~ de El Cigarr:i1ejo, en !\'Iula (Murcla)",
tuano de Cancho Roano v- \'7- \,71 Los seclures Oeste, Archil'O de PrhisloriCl Lel}antina 10. p. 97-164.
Sur y Este, ,\1aclrid. CL'.DRADO, E. 1969: Las t¡l)uias Jnlllares de b Ría de
CELESTIl\·O. S. y ZCLU',TA, P. cle, 2003: "Los bronce~ de Hue!va", Archü.x) ¡';spaiJ.()1 de Arqu<'%gh¡ 42, p. 40-45.
Cancho Roano' en S. Cdescino (ed.), C{{Ncho Roa­ Cl.:AJ)Tl\1l0. f. 1969:1:'Ongen y desarrollo de b ced­
no IX. f.os Maten'ales ArtJueolól~icos JI. '\'!ériela, p. '11­ mica ibérica de brni:t. rojo en el mundo lanesio",
123. Tarlessos y sus problemas (1- Simpo"'ium de Prebisio­
CEIlOÁ, D., 1987: "La ceriímica :.ilica cle barni(. negro", n:a Peninsular), jerez de la Fron/err.1 j 968, ea rcelo­
en A Arribas et ({1. (eels.), 19H/. p. 197-.399. na, p. 257-290.
CERDf-:NO, r-J.' L, 1978: "Los broches de cinturón penin­ o JADR·\lX) , E., 197':1: "Cer:ll11icI Ibérica amarilla", Arehi­
slllare~ de tipo cél(ico", Fra/)"jos de Prehistoria 55. 1'0 fl-'jJariol de Arq1leología 45-47. p. 44 \-446
p. 279-.'\06. CliADX,\lK!, E., 1978: "FíbuL1S de La Tene de El Cig;:¡rra­
CERD.E¡\'o, M." 1.. Y CAJ3,\:"ES, E.. 1994: "El simboli~mü e1el leja". Tmbt¡jos de Prebistoria 35. p. 307-:~36.
jabalí en el :\mbj(() celta penin~uI:H", Trabajos de CUAOl{,\I)O, E.. 1975a: "Ur1güenIario~ (er;lmico~ en el
Prehistoria 51,2, p. 103- J 19. mundu ibérico. AP0)T;lCión cronológica" . .1rcbiuo
CIL\PA, T, '1980: f..cl ('scullllm zooll701j'o /lJérica en pie­ Dopa/lO/ de Arqut?oIO/J/o 50-') 1, p. 389-404.
dra, M;¡e1rid. C1¡AI)RAIX). E.. 19H2: "Tipulogía de b cecímica fina de
C!-L-\PA, T,1980:t: "La~ esfinges en la pláslic:l ibéricl" El Cigarralejo ('\Iula. !\h.lrcia)" Tmbajos de Pr('!J1sI0­
Trabajos de Prehistoria 37, p ..-)09-344. ria 29, p. 125-1R7.
CHAPA. T, 1985: La escultura lbél'i.ca Z(}()l?!oljá, Madrid. Cl.;AI)R:\[)O, F., 19i3~: "Dos tip()~ de decoración tL:lInas­
CHAPA" T, 1996: "El nacimieJllo cle la escu!lura funera­ qUlnM!:J en la~ hebilla~ <J~ cinturón ibt'ricas",
ria ibérica". en R. Olmos y P RuiJlard (e<1s.), For­ Omclggio aNillo Lamhogfitl I (RÍ/!ista di Studi Liguri
mes areNques j!t <lrts ibériq/ies, \-fadrid. p. 67 -s!. 43, 1977), l3ul<1ighera. p. 233-2,-i.
Cr-lAPA, T Y MADHJCAL. A., 1997: "Fl sacerdocio en épo­ Ci:-\ORM>0, E, 1987: La necrópolis ibérica de 'El Cl,fiarru­
ca ibérica", Spal 6, p. 187-203. lejo' (JIu/u. J-1w'Clá). (Bl1J!iolecCl Prael.'¡sloriea His­
CHARDENOllX, M.B. y COURT01S, J.C, 1979: Les btlches pana 23). Madrid.
dC/m la Frc¡r¡ce JIérldiorwle (Pr¿ibis/orische Bronze­ CU.\DR·\J)C). f1989: f.¿¡ ponopliü ihéná¡ de Fl Cigclrrale/ó
funde IX,J]). München. (Mula, ¡V!w'Ci-eO, .\'furcia.
Cr'fr.>\S, P.. 1950: Ceramique pllniqlle, París. CLADR_'\OO DIA7. J, 1931 "Un Glo?el espagnol. Les
CJl\TAS, P., 1976: :'vfcmuel d'archéologie puniqu.<'. 2, La ei­ t':lisificarions cl'ob¡elS prc:hisloriques á To(ana (\1ur­
/.'ilisatlon earthaginoise: les ré[(listlliol)s lIIfllérie!les. da)", Bol('lin de la Socleié Prébislorique Franr;aise
París. 28.9, p. 37J-389.

43
REAL ACADEMIA DE LA HISTORJA

CCADHADO DjAZ, J., 1945: "Las Falsificaciones de Obje­ FERKÁ:--¡DEZ AVILÉS, A., 1953: "ExcaV;lCiones en el Ll3no
tos Prehistóricos en Tolana (Murcia)", Boletín Ar­ ele la Consolación", Archivo de PrehL)-toria Levantina
queológico del Sureste ESpCll10l 1, p. 22-42. 4, p. 195-209
CUHCfH:'-l. L. A. 2002: "Celtiberi3n melro]ogy and ils FERNiÍ.I\OEZ DE BF.THf:--¡coun. F. y PÉREZ DE GUZ:V1.AN 'i
romanizalion", Zephyrus 55, p. 247-255. GAllO, .f., 1914: "Noticias", Boletín de la Real Aca­
demia de la Historia 65, 1-2, p. 172.
DElGADO y Hl'H'lANDEZ. A.; GAYM,GOS y ARCE, P. DE; FERN.-\J'lDI.'Z DURO, e, 1906: "Noticias", Boletírl de la Real
Ol.6ZAGA y AL'vIAl\D07., S. DE y FERl'i,~NOF.Z-GlJERRA Academia de la Historia 49, 1-3, p. 178.
y ORBE, A. (1877): Memoria descriptiva y plano del FERNAt'DEZ GÓMf.Z, F, ]986: Excavaciones Arqueológi­
trozo de la vía romana desde "Uxama" a "Augustó­ cas en El Ram de Candeleda (Ávila) ¡-JI, Avila.
brigd'. 1( O: 4H-55. FERNÁNDEZ GóMFZ, J H., 1997: Vidrios del Puig des
DELlBF.5 DE CASTRO. G .. 1977: El uaso campaniforme en Molins (Eívissa). La Colección de D. José Costa
la Meseta Norte española (Studia ArdJaeologica 46). ''Picaro!'', Ibiza.
Valladolid. FERKAJ'd)EZ GÓ:VIEZ, j. H.: PAORÓ PARCfRISA. j.. 1982:
Dr:llBF~<; 01' CASTRO, G. Y ROMERO CA Rl\'KE RO. F., 1988: Escarabeos del Museo Arqueoló~ico de Ihiza. Traha­
"El jarro ele bronce", en A. Ralil y R. Maltín Vallas, jos del ¡l,1useo Arqueológico de Ibiza 7, :'\'laelrid.
Tessera hospilalis de Montealegre de Campos (Valla­ FER\JANDEZ !vL<\.J'lZANO, J, 1986: Bronce Final en la Mese­
dolid). Estudio'y conte.xto arqueológico, Valladolid, p. ta NOTte Española: El utillaje metálico. (Investigacio­
78-90. nes Arqueológicas en Castilla y León Monografías),
DELJI3ES DE CAsmo, G., 2002: "Los torques en la Pe­ Almazán (Soría).
nínsula Ibérica", en Torques. Belleza y poder, ["'fadrid, ~1.. J835: Discurso tnénal de 28
FERNiÍ.r--'OEZ NAVARHETF.,
p. 59-68. de noviemhre de 1834. \hcJrid. p. 20.
DEMISCl-f, H. 1977: Die Sphinx, StUltgart. FERl\Á-"JOEZ-Gl'EJ~R.Ay ORIlE, A., 1872: "El collar ele oro
DESfl.r\EI(S. H., 1917: "Cráneos eneolíticos de Ciempo­ ele !vlellid. Las voces torques y torce. ;I.·filitares pre­
zue!os", Boletín de la Real Academia de la HL<;tona mios ele egipcios. griegos 'i romanos". La IlustraCión
71,1-3, p. 1f\-38. Española y Americana 24-01-1872.
DE5SE~NE, A., 1957: Le spbinx. J::.'tude iconograpbi­ FER'JAl\OEZ-GUERM y ORBE, A. UP8: "Una tésera celtibé­
que l. Des origines ¿¡. la fin du sécond m íllena i re, rica. Datos sobre ciudades celtibérica::. ele Ergávica,
Paris. Ivfunda, Cérrima y Contrebía" Boletín de la Real
DiAZ, A., 1976: "La cerámica de la necrópolis celtibérica Academia de la Historia 1,2. p. 129-U9.
de Luzaga (Guaclalajara) conservacla en el ¡vluseo Ff'RREfRA. O. da Veiga, 1970: "Alguns objectos ineditos,
Arqueológico Nacional", Revista de Archivos, Bihlio­ bastante f'Jros, da cole~áo do professor Manuel Hele­
tecas y Museos 79,2, p ..'397-489. no", O Arqueologu P011ugues, serie 4, nQ 3, p. 165-173.
DUVAl, P.-M., 1977: les Ce/les, Fari..,. FEHRON, J y AIJI:lET. M. E., 1974: Orants de Carthage,
Paris.
ERrCE LACM3f, R., 1995: Las fíbulas del Nordeste de la FERROr.;, J., 1975: MOf1-Dieu de Carthage, ou les steles
Península Ihérica. Zaragoza. funéraires de Carthage. París.
EGUREN, f. ele, 1927: Lus dólmenes clá'iicos alaveses. Núe­ FWGf.RF., \1., 198'): Les fibules de Gaule méndionale de
vos dólmenes en la Sierra de Entzia (EnCÍa), Vitoria. la conquete a la jin du VI s¡¡lic!e ap. j.-e. (RA,\~
ELES MASI. P. v., 1986: Le fibuJe dell'ltaUa settentrionale supplenwnt 12), Narbonne.
(Préihistorische Bronzefunde 74,5) München. FEUGEHF., M., 1989: "Les V;lseS en verre sur noyau
EWFRE, c., y G6MEZ, J., 1990: 1j,pologie des objets de d'argile en Ivléeliteranée nord-occidenrale", en M.
l:rige du Bronze en France, VII. Bracelets, colliers, Feugere (ecl.) , Le verre préromain en Eumpe occiden­
houcles, Pans. tale, Paris, p. 29-62.
EMJUOZZI, A., 1991: "11 ca[ro di Monteleone: dal I'EUGÉRE, /I/f., ]990: "Le simpulum", en F. Perrin, Un
ritrovarnenlO al restauro", en Gens antiquisima DépOt d 'Objectes CaL/lois él Lama. Hieres-sur-A mby ­
ItaUae. Anüquíta dal'Umhria a New York, Perugia, [sere (Documents el A rchéologie en Rhóne-A !pes 4).
p. 103-120. Lyon, p. 16-18.
ENGEL, A., 1892: "Happort sur una l'v{jssion Archéologique FEUGERE, t>.-t y Pr, M., 1989: "Les bracelets en verre de
en Espagne (1891)''' NoulJel1es Archives des Missions :'-lages (Gard)", en [vI. Feugere (ed.), Le verre préro­
Scientifiques et Litteraires, II1, p 111-219. main en Europe occidentale, Paris, p. 153-167.
EOGA.. .J, E., 2000: T!;e Socketed Bronze Axes in Ireland FEUGERE, M., Y ROLLEY, c., 1991: La vaisselle lardo­
(Préihistorische Bronzefunde IX,22), Stuttgart. républicaine en hronze (Actes taMe-ronde de Laltes,
ESTAYILLO VILLo\MBROSA, D., 1975: "Cont.ribución a la Pre­ 1990), Dijon.
his[oria ele 1 País Vasco. Los hallazgos ele la zona PILLOY, 1.Y GIL Zt:BJUAG:\, E. 2000: La romanización
de Araico; un poblado protohistórico en Portilla la de Álava. Catálogo de la exposición permanente so­
Alta y otros elatos de Arqueología trevinesa", Etu­ hre Álaua en época romana del Museo de Arqueolo­
dios de Arqueología Alauesa 8, p. 11-85. gía de Álaua, Vitoria.
FITA y COW:V1ER, F., 1891<1: "Noticias", Boletín de la Real
FA{l.tA, M. L., 1980: "L'area sacra con a]¡are "a tre beli[j" Academia de la Historia 19,1-3, p. 254.
di Solunto", Sicilia Archaeologica 13: 7-42. Frr.~ y COLOMER, F., 1891b: "Noticias", Boletín de la Real
f.uiÍ.s, G. 1967: "La colección de pesas de telar del Academia de la Histon:a 19,5, p. 455-456.
Museo Arqueológico de Zaragoza", Caesaraugusta FITA y COW:-'-lER, F., ]893: "Reseña Epigráfica", Boletín
29-.",0, p. 203-208. de la Real Academia de la Historia 23,6, p. 520.

44

PREHISTORIA

FlTA y COLOMER, F. 1900: "Noticias", Boletín de la Real GARetA BELLIDO, A .. 1940: "La colonización phókaia en
Academia de la Historia 37,4, p. 349. España desde los orígenes hasta la batal1:J ele Alalíe",
FITA y COLO;Vlf.R, F., 1910: "Epigrafí;¡ ibérica y griega de Ampun'as 2, p. 56-84.
CJr<3enosa (AvilaY, Boletín de la Real Academia de GAReÍA BELUDO, A., 1943: La Dama de Elcbe y el con­
la Historia 56,4, p. 291-301. junto de piezas reingresadas en E'iparla en ]941,
flTA y COLOMER, F., 1913a: "Nuevas inscripciones ibéri­ Madrid.
cas descubiertas en la provincia de Ávila"', Boletín GARdA BELLIDO, A., 1945: La arquitectura entre los ibe­
de la [(eal Academia de la Historia 63,3-4: 350-363. ros, lvladrid.
PITA y COLOMEH, F., 1913b: "Noticias", BoleHn de la Real GAReiA BELLIDO. A., 1945a: l::,paña y los españoles hace
Academia de la Historia 62,2, p. 183-184. dos mil artos. según la Geografia de Hstrahón. Madrid.
frTA y COLO:V1ER, F., 19J4: "Noticias", Boletín de la Real GARelA BELUDO, ¡\ .• 1948: Hispania Graeca. Barcelona
Academia de la Historia 64,2, p. 248. GAHCtA BELLIDO, A., 1954: "A11e Ibérico", en R. i\-lenén­
fn'A y COW:V1ER, F. y FERI\'A:'-IDEZ DURO, e., 1899: "1\10­ dez Pidal (ed.), Historia de }.~pa1ia, 1.3, Madrid, p.
[icias". Boletín de la Real ACtldemia de la Historia 371-675.
34,6, p. 556. GARcfA BELUDO, A., (eel.) 1993: Álhum ele dibujos de la
fITA y COLOMHl, F. Y fEHNANDEZ DURO, C.. 1901: colección de bronces antiguos de Antonio Vives y
"Miliarios rom<lnos ele "lavas de San Juan ... , pro­ Escu.dero (Anejos de Archivo l:.Spañol de Arqueología
vincia ele Jaén", Boletin de la Real Academia de la XllV, Madrid
Historia 38,5, p. 422-424. GARClA BELLIDO, :'vI!. P., 1999: "Sistemas metrológicQS,
flTA y COLOMER, F. y PÉREZ DE GlIZlvL-\N y GALLO, J., monedas y desarrollo económico", F. Burillo (ed.),
1915: "Noticias", Boletín de la Real Academia de la Pohlamiento celtibérico (111 Simposio sobre los Celtí­
Historia 66,6, p. 623. bero.,), Zaragoza, p. 363-3flS.
Fn.'\ y COl.O:V1FR, F. y ROmÜGUEZ VILLA, A., 1895: "Noti­ GARCíA BELUDO, Ivla P., 2003: "Los ponderales y sus
cias", Boletín de la Real Academia de la Historia 26,4, funciones económica y religiosa", en S. Celestino
p. 286. (ed.), Cancho Roano Jx. Los Materiales Arqueológi­
FrTA y COLOMFR, f. y RODRíGUEZ VJUA, A., 1896: "Noti­ cos JJ, ivlérida, p. 127-155.
cias", Boletín de la Real AcademiO de la Historia 28,6, GAHCfA CANO, J. M., 1982: Cerámicas griegas de la re­
p. 540. gión de Murcia. Murcia.
FITA y COLOMEn, F. yo RODRíGUEZ VILlA, A., 1898: "Noti­ GARelA C:\NO, J. ~·1., 1997: Las necrópolis Ibéricas de
cias", Boletín de la Real Academia de kl Historia 32,1, Coimbra del Barranco Ancho (¡u m illa, ¡Vfurcia). J,
p. 93. Las excavaciones y estudio analítico de los materia­
FER..NANDE7 MlJ\ANDA, M. Y OLMOS. R., 1986: Las medas les. Murcia.
de Toya y el orip,en del carro en la Península lbéri­ GArteL" DE LA LEÑA, e., 17B9: Conversaciones malague­
ca, Madrid. r1as ó materiales de nohcias seguras para formar la
FLETCHER, D. y r-,.IATA, c., 1981: "ApOl1aciones ;JI cono­ historia civil, natura! y eclesiástica de la M. J. Ciu­
cimiento de los ponderales ibéricos", Saguntum 16. dad de Málaga, lvlálaga.
p. 165-175. GARCÍA y LÓI'EZ, le., 1903: Inventario de las Antigüe­
FONTE::; BLA'Ico, F., 2001a: "Hacha de bronce de talón dades y Objetos de Arte que posee la Real Academia
y elos anillas", en Tesoros de la Real Academia de de la Historia, tirada a parte del Boletín de la Real
la Historia, n~ 29, p. 222. Academia de la Historia 42, p. 311-368.
FO'!TES BLA:'-Ieo. F., 200lb: "ESGlraheo púnico eJe jas­ GAReÍA y LÓPEZ. J.c., 1910: "Nolicias", Boletín de la Real
pe", en Tesoros de la Real Academia de la Historia, Academia de la lJiston'a 57,1-3, p. 68.
p. 265, n(! 123· GARCL"-,'vi.... C1l1NO, J, 1993: "Los cascos de tipo Montefortino
FONTES I3LI\NCO, F., 2001c: "Anforila de IXI sta vír.rea", en Te­ en la Península Ibérica", Complutum 4, p. 95-H6.
soros de la Real Academia de la Historia, p 267, n° 129. GAllefA ~10REKO, 1.. A., 1993: "Organización sociopolílica
FOI\TES BLANCO, F., 2001el: "Alabastrón de pasta vítrea", de los Ccltas en I~l Pen[nsula Ibéric¡", en M.
en Tesoros de la Real Academia de la Historia, p. Almagro-Gorbea y G. Ruiz Zapatero (cdsJ, Los Cel­
267, nº 130. tas: Hi.lpania y Europa, i\1adrid, p. 327-355.
FurnWANGLER, A., 1900: Die antiken Gemmen. Geschichte GARCÍA VUELTA, O., 2000: "La colección ele orfebrería
der Steinschneidekunst im klassichen Altertum, castreña eLel Museo Arqueológico ~acion;ll: estudio
Ldpzig-Berlin. de su evolución", Boletín del Museo Arqueológiw
Nacional 18, p. 69-96.
GALÁN, E., 1990: "Naturaleza y cultura en el mundo GAl:eHER, G. y MOHEl'. J.-P., 1972: Typologie des ohjects
celtibérico", Kalt.thos 9-10, p. 175-204). de l'Age du Bronze en France, I: épées. Paris.
GArtcfA ALfONSO, E. 1999: "Es[ucHo ele materiales GEBlIARD, R.. 1989: Der Grasschmuck aus dem Oppidum
orientalizantes del Museo Arqueológico de Gr:ma­ vom Manching ([)ie Ausgrabungen in Manching 1I),
da", Anuan:o Arqueológico de AndalucÚJ. 1994. Ac­ Stuttgart.
tiuidades de L'r..r:;<""11cia. Sevilla, 179-1B4. GF.l3HARD, R., 1989a: "Pour une nouvelle typologie des
GARCÍA ALfOKSO, E.; l\.1AlfríI\'EZ, V.; MaRGADO, A., 1995: bracelers celtiqucs en verre", en M. Feugerc (ed.), Le
El bajo Guadalteha (¡l1cílaga). Espacio y poblamientu: i!8n-e préromain en Europe occidentale, Paris, p. 73-83.
una aproximación arqueológica a Teba .Y' su entor­ GEBHARD, R.. 1989b: "Le verre ;1 Manching: données
no. Málaga. chronoJogique.~ et apport des analyses", en IvI.
GARCfA BELLIDO, A., 1936: Los hallazgos griegos de Es­ Feugere (ec!.), Le verre préromain en Europe occidRn­
paña, l\-fadricl. tale, Paris, p. 99-120.

45
----~~--~-

~1i;t~~~;';-1 .. ' . . .
....

REAL ACADEM[A DE LA HISTORIA

GEIGER, A., 1991: Treihverzirte Bronzerundschilde del' Prehistoric Research 35. Peabody Museum 01 Archae­
itati.<:chen Endhronzezeil aus [talíen und Griechenland ologr and Elbnolog).', Hamard Urliversi~)!) Cambridge
(Prabistorische Bronzefunde 1fJ, J). Stu[tgart. (!'vlassachusset).
GIL ZCBILL'>'G.'\, E., 1996: Atxa. Poblado indígena y cam­ HENCKEN. H., 1968: Tarquina, FilIanovans and Early
pamento militm' 1'omano (Memorias de J!ucimientos Etruscans, Cambridge, "'la ss.
alaveses, J). Vitoria. HER.\L.\NDF.Z SAl'\AHL]A, n., 1855: Resumen Históríco-Oi­
GrMÉNEz REYNA, S., 1946: Memon:a arqueológica de la lico de la ciudad de 7'cn,agona desde su. fundación
prnvincia de :V1álaga hasta 1946 (Informes.y Memo­ hasta la época romana con una explicación de los
rias 12), Madrid. fragmentos del sepulcro egipcio descuhierto en 9 de
GJERSTAO, F.., 1948: The (ypro-Geometric, Cypro-Archaic .-\>farzo de 1850, Tarragona.
and Cypm-Classical Periad (Tbe Swedish Cyprus f-IERKANDO, A., 1983: "La orfebrería durame el Calcolírico
Expedition, lF-2), S[ockholm. y el Bronce AnUguo en la Península Ibérica", Tra­
c., COSTA, B., G<}MF.Z BELM.RD. F.. GRAL,
GÓ:V1EZ 13F.lL-'.RO, bajos de Prehistoria 40, p. 85-138.
F.. Y MART1NEZ , R., 1990: La colonización fenicia de HEIU(ERO, G., 1969: "Las fibulas con cabeza de caballo
la isla de lbizu (l:.xccwaciones Arqueológicas en J:.S­ del Museo Arqueológico Provincial de Palencia",
paria 157). Madrid. Boletín, p. 321-322
M .. 1949: Misceláneas. Historia-Arte­
GÓ:V!F.Z-MORF.:'-IO, HJGGIl'\S, R. A., 1954-1959: Catalogue o/ Terracottas in
Arqueología. Madrid. tbe Department of Greek and Roman Antiquities.
GONZÁLE? ALCALDE, J. y CHAPA BRlJ:"l'T, T, 199:3: "'V1e­ British Museum, J y 11, LonJon.
terse en la boc<¡ dcl lobo", Complutum 4, p. Hoz, J de, J984: "Los grafitos de El Cigarralejo y los
169-174. signos mercantiles gricgos en Hispania", Boletín de
GONZ"\U:Z N AVARREn:, J" 1987: Hscultura ibérica de Ce­ la Asociación E5pmlola de Amigos de la Arqueología
n.¡tLo Blanco. Porcuna, Jaén. Jaén. 19, p. 11-14.
GOKzALfZ PRATS, A., 1983: Estudio arqueológico del Hoz, J. de, ] 986: "ta epigrafía del Sec y los gr-J.fitos
poblamiento antiguo en la Sierra de Crevillente (Ane­ mercantiles en Occidente", en A. Arribas PaJau el
jos de Lucentum), Alicante. alii (eds.), El Barco de El Sec (Costa de Calviá,
GMN An1ElUCI-I, j., 1981: "Excavaciones arqueológicas Mallorca), MallorGI, p. 605-650.
en ];¡ región de Vélez-Málaga", Noticiario Arqueoló­ Hoz, J. de, 2002: Graficos cerámicos griegos y púnicos
gico Hispano 12. p. 299-274. en la Hispania prerromana" , en A. Arribas FaJau et
GRAUf, j., 1974: Die Grabe/:felder van Ornauasso (Ham­ ahi Ceds.), Archivo Español de Arqueología 75, p.
burger Beitrage del' Arcbdologie, BeiheJi 1), Hamburg. 7'5-91.
GREEN, M. J, 1992: Dietiona1}.' q/ (;eltic -,vfvth and Legend. H0J3NF1(, E., 1862: Die anliken BildU'erke in Madrid. Berlin.
London,
GRIÑo, B. de, y OLl\fOS, R. 1982: La ptílera de Santisleban IZQU1EROO, 1., 2000: Monumentos fun.erarios ibéricos: los
del Puerto Uaén), Madrid. pilares-estela (Sehe de Trabajos Varios del SIP 98),
GROSE, D, F.. 1989: The Toledo Museum of Art, Core­ Valencia.
formed, rod-j01-nu?d, and cast uessels and objecls from IZQUEROO, l. 2003: --La ofrenda sagrada del vaso en
the Late Bronze Age to the t:ar~y Roman Empire. 1600 la cultura ibéríc1", Zepbvrus, 56, p. 117-135.
Be. 10 AD. 50. New York.
GUIL-'.I:"f, J, 1972: LAge du Bmnze en Languedoc Oc­ JACOBI, G., 1974: rflerkzeug und Cerat aus dem Oppidum
cidental, RoussiUon, A riege, Paris. l)om Manching (Die rtusgrabungen in Manching 5),
GULLF.N GARCíA, G. J de, 1905: "Barcelona prehistóri­ Wiesb3den. '
C;¡", Roletín de la Real Academia de la Historia 46,6, ].-\C013STl-IAl, P., 1944: Early Celtic Art, Oxford.
p. 449-4'50. JAC013STHAL, P., 1956: Geek Pins an.d tbeir Conne.>..ions
Gusr, F., 1974·: "Excavaciones elel recinto fonificado clel with t'urojJe and Asia, Oxford
Tordló--, Cuadernos de Prehistoria y Arqueología JANTZF.\!, c., ]972: Ag}ptische und orientalische Bronzen
Castellonenses 1, p. ] 9-62. aus dem Heraíon van Samos (Samos VIll), Bonn.
GunfJ<REZ SOLFH, 1. \1'., 2002: Rl oppidum de Giribaile, JI.\ll:NEZ, J. 2001: "Hoja ele laurel solutrense", en Te­
Jaén. soros de la Real Academia de la Historia, n Q .32,
p 220.
HAEVfR:-JICK, T. H., 1960: Die GlcL'iannringe und Ring­ JJ\Il~:'-IEZ Avru>., l. 2002: La loreúlica orientalizante en la
perlen der MíIlel- und Spdtlatenezeit auf dem eurojJa­ Península ibérica (Bihlioteca Praehtstorica Hispana
L<:chen Fesrlan'd, Bonn. 16). Madrid.
HM;:VERKrcK, T. R, 1977: "Gesichtsperlen", Madrider Mit­ JNf:NEl A\1L'I., 2003-. "Los ObjClos de pasta vítrea de Can­
leilungen, 18, p. 152-231 (= H,H::vemick, 1981. p. 304-356). cho Roano", en S. Celestino (ecO, Cancho Roano
HAEvERNrCK, T. I-L 1981: Baitrage zur Glassforschung, VIlI. Los Matehales Arqueológicos 1, Mérída, p. 263­
Mainz. 291­
D., 1962: The Phoenicíans, Bristol.
HAHDE:'-I, JI.\-1ÉNEZ AVlLA, J. y I'vluÑoz, 1997: "Pasarrienelas de bron­
HARDF.N, D. B., 1981: Catalogue of Greek and Roman ce en la Protohistoria Peninsular", Cuadernos de
Glass in the Bdtisb Museum, 1. Core- cmei rod-jormed Prehiston'a y Arqueología de la UniverSidad Autóno­
vessels and pendants and mycenaean casI objets. ma 24: 119-158.
LoncJon. JIMÉf>.;EZ GÓMEZ, Jvr~. c., 1995: '·Zambujal. Los amuletos
1977: The BeU Baker cultures q( Spain
H-\RRISON, R.J.. ele las campanas 1964 hasta 1973", Zambujal 5,3
and Portugal (Bullelin of the American School of (Madrider Beitrage 53), i'vlainz am Rhein.

46
--~~~-------~~ ~ - -
PREHISTORIA

.p?vlÉN~:ZREI'JA, S. y LAZA, M., 1964: "Informe de las LABE....GA, .J. c., 1985: "Copas de pie alto en Ll Custo­
excavaciones en la Cueva del Higuerón", Noticia­ dia, Viana (Navarra)", XV11 Congreso Naci011a1 de
rio Arqueológico Hispano 6 (962), p. 60-67. Arqueología, Logroño, 1983, Zaragoza, p. 573-584.
jIMEi\O, A., ]984: Los Tolmos de Camcena (Soria). (Cam­ LABEAGA, J. c., 1987: "Amuletos mágicos y (éseras de
paña de 1977, 1978 Y 1979). Nuevas hases para el hospitalidad en los yacimientos arqueológicos ele
estudio de la Edad del Bronce en la zona del Alto Viana", J Congreso de Historia de Navarra. Pam­
Duero (R'((:auaciones Arqueológicas en España 134), plona, p. 453-463.
Madrid. L.... BEAGA, ]. c., y UNTF.RMA:--lN, J., 1994: "Las téseras del
.JI:VrE'.fO, A., 1986: "La cueva de "El Peña!" de Valdegeña despoblado berón ele La Custodia, Viana (Navarra).
(Soria) nuevas bases ele esruelio", J:-:studios en Ho­ Comentario sobre su cronología", Berceo 118. p.
menaje al DI" A n/anio Beltrán ¡'vlartínez, Zaragoza, 131-147.
p. 347-.357. LADRA FE1N.\NDEZ, X.L 1999a: "O Torques clo Agro da
JOHl\STOl", \V., 1979: Trademarks on Greek V'CL.~es. War­ Matanza", Boletín do Centro de Estudios Melidenses
minster. 12, p. 23-34.
]ONF.s, M. y RI'F.D, J, 1999: "Agricultura! evidence from LADRA FERl"Á'JDEZ, X.L., J999b: "Análisis ponderal de los
charred sedes and fruits", en B. Cunliffe y Femández torques castreños", Complutum 10, p. 143-156.
Castro, M". c., The Guadajoz Projeet. Andalucía in LAFUEI\'TE VIDAl, J., 1913: "La cerámica celribérica ele
(he Firsl Mi!lenium Be Torreparedones and ilS Hin­ Aillón (Segovia)", Boletín de la Real Academia de la
terland, Oxford, p. 403-407. Historia 63, 3-4, p. 254-261.
]ORD.\, F. (ed.), 1986: La Prehistoria de la Cuella de LA.'vlllRECHT, P., 1954: L 'exaitalion de la tete d.a.ns la p(ms¿e
Neryú, Málaga. et dans ['art des Celtes (Dissertationes A rcbaeologicae
JORDÁ PAROO, .J. F., 1986: "Ll f¡¡una malacológica de la Gandenses 2), Gante.
Cueva de Nerja CIY, Zephyrus 22, p. 87-99. L....M130GUA, l\'., 1952: Pe,' una classificaziolle preliminare
JORDA PARDO, J. F., 1986: "la fauna malacológica de la della ceramica campallÜ, Bordighera.
Cueva de Nerja", en F. ]orelá (ecU, p 147-]72. L.... NGLOTZ, E., 1966: Die kultureile und künstlerische
]DAt", J, 1988: "El conjunt de terracotes vorives del Hellerisienmg der Küsten des Mittelmeers durch die
s:lIltuari iberic de la SerreT3 (Aleoi, Cocentaina, Sladt Phokaia, Kó!n.
Penaguila)", Saguntum 21: 295-329. LA0ITlER, R., 1917: El santuan'o ibérico de Castellar de
JUNKEL~lE\NN, M .. 2000: Romische Helme (Sammlung Axel Santiestehan (Comisión de Irwestigaciones Paleontoló­
Gutlrnann VlJf), Mainz. gicas y Prehistón'cas Memoria n" 15). Madrid.
LÁZARO, A., et alii, ]981: ,'Hateriales de la necrópolis de
KAISER, ]. JW., 2003: "Puntas ele flecha de la Eelad del Orleyl (VaU d'Uxó, Castel/ón) (Trahajos Van'os del Ser­
Bronce en la Península Ibérica. Producción, circu­ vicio de Jrlvest~r,;aciones Prehistóricas 70), Valencia.
lación y cronología", Complutum 14, p. 73-106. LAZA PAL'\.cro, ."-1., 1973: El tesoro de los Cinco Reyes (2'
K~R~GEORGHlS, V. y Dt::v1AS, M., 1984: p'vla-Kokkino­ eel.), Málaga.
m-emos A Late 13th-Century B.e jortiJied settlement LElSI\'ER, G. y V. 1943: Die Megalithgréiber der Iberischen
in C)prus. Nicosia. Halhinsel, 1. Del" Süden (Roml~~ch-CermanicheFor­
KJLL-\N-DJRl."-1F.IER, 1., 1979: Die Anhartger in Griechenland schungen 17), Berlin.
von der mikeniseben bis zur spalgeometri.'·chen Zef.t LEISNF.R, G. y V., ]956: Die Megalithgréiher der lhenschen
(P,-dhistorisc/)e Bronzejunde IX, 2), Mlinchen. Halhinsel. Del" Westen Z (/vfadrider Fo!'schungen 1,1),
](¡"iOBALCH, P., 1937: Studien ZUI' arcbaisch-griechischert Berlín.
TOl1hildnel'ei in Kreta, Rhodos, Athen UI?d Eeotien, LfJSI\'F.R, G. y V. ]959: Die Megalithgraher der lherischen
Halle. Halbinsel. Der Westen 2 (;'1-1adrider Forschungen 1,2),
KUKAJ-lN, E., 1936: Del' griechischer Helm. Marburg-Lahn. Berlin.
KCKAHI'i, E., 1966: "Una caja funeraria ibérica con re­ LEl"ERZ-DE WILDE, M., 1977: Zirkelornamenlik in del"
presentaciones en relieve", IX Congreso Nacional de Kunsl der Lat?mezeit (Münchner Beilrage zur Vor­
Arqueología, Zaragoza, p. 293-295. und Frühgeschichte 25). München.
KUKWN, E.. 1967: "Zur Frühfase c1er iberischen Bron­ LENEllZ-DE WILDE, '\-1., 1991: Iberia Ce/lica. Arebaologi­
zen", Madnder Mitteilungen, p. 159-171, lám. 20-35. sehe Zeugnisse keltischer Kultur au/ der Pyrendenhal­
KLlCAHI'\, E., ] 974: "Unas relaciones especiales entre el binsel. Stuttgarl.
arte oriental griego y el Occidente". en Simposio de LF.NERZ-DE \VILm:, 2002: "Bronzezeitliche Zahlungsmittel",
ColoJlizaciones, Barcelona, p. 109-124. Mitteilungen del" Anthropologischen CeschelL\'Chajt in
KUl\ZE, E.. 1961: "Korintische Helme". VII. Bericht ¡¡her Wien 132, p. 1-23.
die AusgrabungeA in Olympia, p. 56-128 LrESAU Val" LEITOW-VOR13F.CK, C. y PASTOR ABASe\], 1.,
Kt:¡-';ZE, E. y SCHLEIF, H. 1941: "JI!. I3ericht liber clie 2003: ",[he Ciempowelos Necrópolis Skull: A Case
Ausgrabungen in Olympia, Winter 1938.. . 39", jahr­ of Double Trepanatíon í ", Intenltl/ional journal o/
bueh des Deutschen Archaologischen Jnstiluts 56, p. Osteoarchaeology 13, p. 213-221.
1-154. LLA'JOS, A. (ed.), 1987: Carta arqueológica de Alava. l.
KeNsT, M.. 2001: "Kaninchenanlúnger". en M. Blech et Hasta 1984. Vitoria - Gasteiz.
al., Denkmaler der Fl'ühzeü (Hispania Antiqua), p. LLOBREGAT, E., 1974: "El toro ibérico eJe Vill¡¡joyosa",
531-532. 7ephYnls 25, p. 335-342.
KURTZ, \'CS., 1987: "Los arreos de caballo en la necrÓ­ LLOREl\TF y POGGI, F., 1910: "Nuev;ls inscripciones de
polis ele Las COg0r.35 (Carcleñosa, Avila)', Zephyru.s la provincia de }Í,vila", Boletín de la Real Academia
36-37, p. 459-472. de la Histon'a 56,4, p. 289-291

47
REAL ACADH,llA DE LA HISTORIA

LO SCHTAVO, F.. 19B7: "¡\'lodeliino di elmo in bronzo cLJl I\'L\HCO SIMÓ!':, F., 2002a: '·FiguLltivism and abscrac([on
nur:lghc I'iccíu di Lacono (Nuoro)", Sludi Et11.lsci 5:\ in the hospitality lesserae of Celric Hispania u, Acta
p. 95-10;1. Arusei Natíonalís p¡-agae 66,1-4, p. 59-44.
LÓPEZ, P. y CACHO, c:., 1979: uL:l Cueva del Higuerón ~...1ARCOS, c., y PONS, E., 1996: "Sobre fabificaciones egipcias
(!vlálaga): estudio de los materiales", Tr(lhajos de de Tarragona a mediados del siglo XIX", Boletín del
Prehisloria 36, p 11-81. ,l/usro Arqueolóp,ico Nacional 14, 1996, p. 157-177.
LÓPEZ CL1EVILL-\S, F., 1951: Las joyas castreñas, M<ldrid. MAlUNf:, :'...1 ', 2001: Fíbulas romanas en Hispania: La
Lc)PEZ PALO.vIO, L. A., 1980: La Cultura lhérica del Valle Meseta (Anejos Ae-,pA 24), Madrid.
del Medio Cenit, Córdoba. \1:WSI'fAU, ¡'"f. A., 1911. Catalof!,ue o/ tlJe jewellery Greek,
LOHRIO, A. j., 1997: Los celtíberos (ComjJlu/1.ln7 Jo:x:tm 7), Etn.lscan and Roman. Depm1ament o/ Antiquities.
Al icame-Madrid. Brilish Museum. Londres.
LORRIO, A. ].. 1989: "Cer;ímica gris oriemalizante de la i\'lARTí ]es.\lFT, F., 1969-70: "Las hachas de bronce en
necrópolis de ,\1eelellín (BadajozY, Zephyrus 41-42, Cacaluña". Ampurias 31-32: lOS-1St.
p. 283-314. \1ARTiN MOf'..-n'~s, ,\oLA., 19HiÍa: "L;, fíbula anular hisp;:i­
LORRIO, :\. J.. 1997a: "La evolución de la panoplia niGl en 1<1 meseta peninsul;H. 1. Origen y cronolo­
celtibérica·', Madricler ;'v!itteitungen 35, p. 212-257. gía, su estructura y clasificación tipülógica", Boletín
LORRIO, A. J., et ahi, 1999: "Cna f<llcaté! damasquinada de la Asociaci6n f::sj)a!lola de Amigos eh, la Arqueo­
procedenle de la Pbna de lJtiel (Valencia)", Lucen­ IO[sít! 19, r :)6-46.
rum 17-18, p. 149-161. .'vI,\HTíN II,:Iot\TFS, M.A., J98''Íh: "La fíbula :ll1ular hispá­
LORIlIO, J. A., et ahi, 1999: "Minería y metalurgia nica en la meseta peninsular. 11. Su distrihución
celtibéricas", f. Burillo (ed.), IV Simposio sohrr los tipológica-geográfic:1. Algunas piezas ele imerés'·,
Celtíheros. Economía. Zaragoza, p. 161-180 Boletín de la Asociación Elpmiola de Amif{o.' de la
L02A1\0, .L 1800 (teed. J 976): Historia antiuua y mo­ Arqu('ología 20, p. 3'i-43
derna de jumilla. Murcia. 'vhHTÍN VALL\ R., 1966: "La circulación monetaria ihé­
LUL SA"JTJ..\GO, V., 1983: La 'cultura' de El AI-gar (Un rica", Boletin del Seminario de E,lUdios dE:' Arle y Ar­
modelo para el estudio de las formaciones económi­ queología 32, p. 207-5(¡6.
co-sociales fJrehislr5ricaS) ¡vladrid. ¡"lARii"l VAUS, R., 1990: "Los ··~¡mpLJla" celtibéricos", Bo­
LlIZÓ01, ). [vra., J973: Exca1J(iciones en Itálica. F.srratign¡fía letín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología
en el Pajar de Arlillo (Excavaciones Arqueológicas en 56, p. 14'~-169.
R'Pana 78), :-v1<Jdrid. MAR'r1", VAU.s, R. y DnmEs, G., J974: El !Jaso campani­
.!cmne en las campifu:¡s meridionales del Duero. J<.l ente­
i\fAASS-LJl\DH'L<\J\'l\, G; MAASS, M., 1994: "i\gyptjsierende rramienlü de Fuenlr Olmedo (Valladolid) Valladolid.
t\mulett-U1echhander <JlIS Andalusien", Madrider \1AR'ríNFZ PERfUÓ, ,\-1'. l., 200b: ··ConjunlO de dos zar­
Mitteilungen 35. p. 140-1'56. cillos de oro" y "Pendientes amorcillaclos de oro",
MAASS-LI:'JJ)E~IAN:'¡, C,; ;-Vf!I.ASS, J\L, 1997: "Cincas-amuleto en Tesoros de la Real Academitl de la Hisloria, p.
de láminas egipliz<Jntes, procedentes de andalucla", 224, n" 41-43.
Bolelín de la Real Academia de la Historia 194,2, p. i'vlARTÍf'..EZ PERELLÓ, M'. l., 2001b: "Espad,l d.e hierro de
269-290. frontón", ·'fak:ara de hierro", "Soliferreum", "Pun«l
1\1AASS-L¡"IDF~1A"IN) G., 1982: Toscanos 1971. Die wes(­ eJe bnza de hierro decor;lda ", en 7é;;oros de la Real
ph6nikiscbe Niederlassung an del' Mündung des Río Academia de la HL<;toria, p. 226-227, nO 47-50.
de Vélez (Madrider Forsc!nmgen 6), Berlin. H-\RDI':FZ PrRONA, J v., 1992: "El sanruario ibérico de
MADAU, M., 1997: "Popolazioni rurali tra Corcagine e la Cueva de Marine] (Bugarr;I). En 101'110 él la fun­
Roma: ~Jonre Ruju a Thicsi", en P. Bernarelini el alil, ci6n del vaso caliciforme··, Homenaje a E. Pla
1 ¡:enici in Sardegna. Oristano, p. 1'i8-163. 13allesler (Serie de Trahc(jos ['(m·os del SlP 89/ Va­
fl.JAJA, A. Y I\'L\JA, j., 1986: Arqueologia da ária mineira lencia, p. 261-281.
de Neves Corvo. Travalhos realizados no ¡riénio MARliI\E7. RODRiC;t:fL F, 1990: "El poblado metalúrgi­
1982-84. Casiro Verde. co prchlstórico elel Cerro del Ahorcado. Estudio de
MAIFR, J, 1998: Comisir5n de Antigüedades ele la !?eal las hachas, puiiales y puntas de cobre", Boletín de
Academia de la Historia. Comunidad de Madrid. la Asociación española de A migos de la Arqueología
Madrid. 29, p 26-36.
MAC/:\JFIHA y PAIIDO nI' LAtvIA, E, 1923: "Un nuevo \il,\TA, e y BONFT, H., 1982: "La cerámica ibérico: en­
u
torques gallego de oro , Boletín de la Real Acade­ sayo de tipología", 1 Tomenajr a l:,'nrique P/~ Ballester
mia Gdllega 154, p. 347-356 Y 385-393. (STP 89), Valencia, p. 117-173.
MALUQUEH, J, 1960: "Nuevos hallazgos de la cultura del TvL'\YA., J. L Y CUESTA TORIlIIO, F. (eds.), 2003: El Castro
vaso campaniforme en la ~leseta'·, Zephyms 11, p. de la Camj)a Torres. Período prerromano, Gijón.
119-130. MWT::T, F, ]975: Les céramJques (l parois fines dcms la
MALUQllf'R, J 196B: "El Santuario Protohistórico de Pénin,ule lhérique, Paris.
Zalame<J de la Serena, Badajoz, TI", Andalucía y MEDLJNA, J, ] 991: "La brocca di Brno-Malomerice", 1
Extremadura, Barcelona, p. 3-152. ce/ti, 'v1ilano, p. 376-377.
i\fAl,.t;QCFR, J 1987: "La necrópolis paleoihérica ele "Mas MFGA\X', R. y r-..'!F(.¡\\\;', v., ]990: Celtic Ar!, /1'Om its
de !V1ussols", Tortosa (TarragonaY', Cu/alunya: Baix beginnings to Ihe Book o/ Kells, London.
Ehre, Barcelona, p. 31-110. \1f.IJJDF: CAM¡:;;F.LLf., G., 19H9: "Un importanfe conjunto
MARCO SIMÓN, F., 2002: ··El torques como simbolo", en del Bronce Inicial en Codicia: El depósito de Leiro
Torques. Belleza y poder, Madrid, p. 69-79. (Hianxo, A Corui'la)". Calluecía 11, p. 151-164.

48
PREHISTORIA

MÉLlüA, ]. R. 190'): "Las esculturas eJel CelTo de los MO!'.TrRO. 1. Y ROVlR·\, S., 1991: "El oro y sus ale2cio­
S'lncos. Cueslión de autenticidad", Reuista de Archi­ nes en la orfebrería prenom<lna", Archivo Español
L'OS Bihh:otecas y i'v1.useos VJIl, p. 8'5 s. y 470 s.: rx, de Arqueología 64, p. 7-21.
p. l"íO s, 247 s. y 365 s.: x. p. 43 S.; X], p. 144 s. MONTERO, l.. GÓ:-..1f.Z RAMOS, P., Y ROVIRA. S.. 2003: "As­
y 276 S.; XI!. p. 37 S.; XlII. p. 19 S. pectos de la metalurgia oriemalizante en Cancho
MWDA, J. R., 191.3: "Antigüedades de Aillón (Seg(wia)", Rmno". en S. Celesrino (ec!J. Cancho Roano IX. Los
Bolelin de la Real Academia de la Historia 63.3-·4. /vJaleriales Arqueológicos 11, \1érida. p. 195-210
p. 261-262. MOR.~·, c., 1924: F.xcavaciones arqueológicas en el Ce­
MENA, P., 1985: Catalogo de cerámicas de necrópolis de 170 del BelTueco (Memorias de la junta Superior de
la Edad del Hierro del :vhtseo de Cuenca. Cuenca. Excavaciones y Anligiiedades, 65), Madrid.
ME¡\ÉNDEZ, M. 1988: la cerámica ibén'w de estilo EI­ J\'10REl, J.-P., 1981: Céramique campanienne: les formes.
che-IIrchena (Tesis Docloral de la Universidad Com­ Paris.
plutellSe 332/1988), M:Hlrid. R., 1892a: "ExGl\'aciones arqueológicas en Valdo­
,",lORO,
.~1fRf-L-I.RT, G von, 1%9: HollstCllt une! Italien, Ivlarburg. carros, desroblado de Arganda del Rey", Boletín de
MITC:HELL T c., 1990: "Thc Bronl.e Weighls from Nimrud", la Real Academia de la Historia 20, p. 62-64.
Prix, salarit?\, polds el mellSures (Res Orientales 2), MORO, R., 189.2b: "Exploraciones arqueológicas en Pe­
París, p. 129-138. rales de Tajuna", Boletín de la Real Academia de la
MOfH'I\·. J.-P., 1977· L'Age dI! Bronze dans la région de Historia 20(3), p. 226-231
Pam. Catalogue synlhélique des col/ecUons consen}ées MOSOT1, S., 1968: Fenici e Cartaglnesi in SardeRna.
au ;vfl/sée des Ailliquités Natio!t(lles. Paris. Milano.
MOHf.N, J.-P.. 1987: "Les cuirasses de 1vL.irmesse·', MOSOTI, S.. 1989: Lefigurine fi!lili di Neapolts (AUi delta
Trésors des pn'nces ceftes (carálogo ele exposición), AccadL-'1nia Nazionale dei Lincei, Memorie sen'e VIl!.
Paris, p. 4'-49 11" 32.1 j, Roma.
,\'lOLIl\A FAJ·vmo. F., 19B2: "Un~üentari()s", \-1. Alrmlgro­ MOSCA11, S. y UBERl1 , !vP.L.. 1970: Le slele puniche di
Gorbea (c(J.), El Santuano de jllno en Gabii, Madricl, ,'Vora nel A1useo Naziol1ale di Cagliari. Roma.
p. 4 Lll-450. i\10SCA11, S. y 1..JBF.RTI. M".L.. 1985: Scavi ul tophel di
1I10ll.'iA FAJARDO, F.. l~llZ. FFRi\i . \\JDI'Z. A. y HCERTAS 77.WI70S. J mOllumenti lapidei. Roma.
]lMÉ'iEZ. c., 19B5: AlmuFu?car en la Anligüedad. La MonES, E. 2001: "Bell Beakers and beyond: flinl dag­
necrópolis fenicio-púnica de Puente de No.V, Mam­ gers of nonhern Ha]y bet\veen lechnology and ry­
ceno. (Granada), Granada. poiogy", en F ~icols (ed.), Be!! Beakers Today. POI­
MOLlI\ERO, A .. 19')4: "De la Segovia ArqueológicJ··. telY, people. culture. syrnhols in prehislon:c l:::urope,
Segovia 10, p. ')-8. Trento, p. 519-545
'vlOLlNEHO, :1., 1971: Aportaciones de las excavaciones y MlJ1\UO lBf'mco 2000: El J¡fundo ibérico: una nueva ima­
hallazgos CClSllales 0941-1959) al . '.1115eo Arqueoló­ gen en los albores del año 2000 (catálogo de expo­
gico de Segouia (R"CC(Wtlóones ArqueológicCls en E,­ sición). Albacere, 2000.
pa,-:w 72) Madrid. ~1LJ-:\IOz, A. [vJ3. 1965: La Culturo Neolítica Calalana de
HOlleJOS. \1. el alii, 1998: F.I salltuaJ'io berolco de "El los Sep1llc1'Os de Fosa, Barcelona.
Pajari!!o" (Huelma. jaén), Jaén. ¡\luÑoz, A. M" 1971: "Lt "C¡laita" en el Pais Vasco".
l"lOl.LARD-BFSQUl'S. S., 1954: Catalogue raisonné des Munibe 23, 2-3, p. 347-354.
relieF el.figillilles ell lerre Clllle. J·'fusée NC/tiol1al du
[o/./L're 1. Paris. NAV.-I.RJU-:n. :-'-1. S., 1976: "Tipología de las 2sas pitorro
MONEO. T, 2001: "Exvoro ibérico masculino", "Exvoro anc!<Jluzas", Xl Congreso /Vacional de Arqueología,
Ibérico femenino" y "Reproducción ele exvoto ibé­ Mérida 1968, Zaragoza, p. 271-283.
rico". en Tesoros dI' la Real Academia de la Histo­ [\L.\\':-\RRETF, M. S., 1976: La Cultura de las Cuems con Ce­
ria, nO 4')-4() y 304, p. 225-226 Y 353-354. rámica Decorada en AndalUCÍa Oriental, Granacla.
MO\JEO, T, 2001: Nelip,io lherica. Santuarios, ritos y N.W.-\RRfTE, M. S.. 1:.7' AL1J, 1983: "La Cueva "CV-3" de
dwinidades (siglos 171-/ a.c.) (Blhhoteca Archaeo­ Cogollos-Vega (Granada)", Cuadernos de PrehL~lOria
logiw Hispana 20), tvladrid. de la Uniuersidad de Granada 8. p. 9-70.
MONEO, T., PtRF2, J y V(.:i.EZ, J: 2002: "Un santuario NAVAAAFTE. M. S., ET AV!, 1988: --La Cueva "CV-3" de
de enrrada ibérico en el Cerro de I;¡s Cabezas", Cogollos-Vega (Granada). 11. Nuevos materiales",
Complumm 12. p. 123-1.36. CI/adernos de Prehl~toria de la Universidad de Gra­
MONTFAGLJüO. L.. 1977: Die Beile auf lherischen Halb­ nada 12-13, p. 9-34.
Insel. (Prdhi~lorischl! Bronzefunde 1.'5(, 6j, [v!ünchen. i\EGUERUF.L-\, 1. 1990: Los monumentos escultóricos ibén'­
'v!O'iTBCUDO, L. ChRCiA Arf'i, A. y LOTS, J. \981: "El cos del Cerrillo de Porcu na (Jaén). Madrid.
hach;. de Salro (Rotieiro') y las primeras hachas de NICOU:"IL G., ]967: P,-ahistorische StaatssamJung Mün­
rope de dos asas en Europa", El J1useo de Ponteve­ cben, Die iben'scben Votiue. KallmÜnzlOpf. (= "Les
dra 3'5, p. 117-162. bronzes "orives ibériques de la Prahiswrische
;\~OYrF,,\GLJD(), L 1983: "Koiné del Bronce Arlánrico"', Staarssamlung ~hinchen", Madrider Milteilungen 7
1 CO/(Jquio Calaico-Minhoto. Ponte da Lima 11, Pon­ (966), p. 116-l55)
Te daLima, p. 365-394. ~ICOLJN¡, G., 1968: "Gestes el anirudes culluels des fi­
¡V!O\JTf.RO. 1. y RODRjGL:r.Z DE LA ESPERX\ZA, M'. L: gurines de bronze ibéríques", Mélanges de la Casa
"Asociaciones nalur,lles de cobre y níquel en el Alto de Velázquez 4, p. 27-44.
V,)lIe del Ehro", II Congreso de Arqueologia Penin­ N1COUNI, G., 1969: Les bronzes Jigurés des sancluaires
Silla¡: ZCllnora-J966, !l. Zarnor,¡; 517-'526. ibén'ques. Paris.

49
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

N1COLINI, G., 1977: Bronces ibéricos, Barcelona. PELLlCf.R, M., ESGACENA, J L., BE1\DALA, M., 1983: El Ce­
NICOLlNl, G., 1978: "Quelques aspects du problcme eles rro 111acareno (Excauaciones Arqueológicas en l::spa­
origines de la toremique ibérique", Ampu1'ias 38-40, ña 124J, Iv1adrid.
p. 463-483. PHLICER, 1'\'1. y A COSTA , P., 1997: El Neolítico y Galcolí­
NICOUN1, G., 1990: Techniques des ors antiques. La lico de la Cueva de Nelja en el contexto andaluz.
bijouterie ibérique du VII au VI siecle. Paris. Mál¡¡ga.
NrCOLlNl, G., 1997: "Les bronzes figures ibériques: images PELLlCEH, M. y MORALES. A. (eds.), 1995: Fauna de La
de la classe des prctres", Los Iberos, príncIpes de Cueva de Nel]'a I. Salas de la Mina y de la Torca.
Occidente, Barcelona, p. 245-254. Campañas 1980-82, ívlálaga
NlCOLlNJ, G., 1983: "La campagne de fouilles 1981 a PENA, A. de la, 1986: "Neue bronzezeitliche Funde im
Castellar Oaén) ", Mélanges de la Casa de Velázquez Museo Provincial von Ponrevedra", Madrider Míttei­
19, p. 443-486. lungen 26, p. 22-28.
NIETO, G.; SÁNCHEZ MESEGUER, J. (1980): El cerro de la PENNI:'-IGER, E.. 1972: Del' Dürrrberg bei Helein 1. Katalog
Encantada: Granátula de Calatrava (Excavaciones der Grabfu.nde aus der Hal!statt- und Latenezeit J.
Arqueológicas en España 113), Madrid. München.
NrvEAu DE VJUEDARY, A. M.'!., 2004: Las cerámicas PERAlTA L-\BRADOR, E., 1993: "La lésera cánrabra de ¡""lon­
gaditanas de "tIPO Kuass" (Bibliotheca Archaeologica te Cildá (Olleros de Pisuerga, Palencia)", Complutum
Hispana 21), Madrid. 4, p. 223-226.
PERLA, A., 1991: Orfebrería pren-omana. Arqueologta del
OLMOS, R., 1988: "El casco griego de Huelva", en J oro. Madrid.
Albelda y H. Obermaier, El casco de la Ría de Huelva PEREA, A .. AR . . Il3RUSTER, B., DEMORTIER, G. y MO)1TIRO,
(reed.), Clásicos de la Arqueología de Huelm 1, l., 2003: "Tecnología atlánüca para dioses medite­
Huelva, p. 39-79. rráneos. Los <'Candelabros" de oro de tipo Lebrija",
OLMOS, R. 1998a: "Casco griego de la Ría de Huelva", Trabajos de Prehistoria 60-1. p. 99-114.
en Los Griegos en España. Tras las huellas de Hera­ PEREIR"o., J, 1979: "La cerámica ibérica procedente ele
eles. Madrid, p. 294. Toya en el Museo Arqueológico Nacional", Traba­
OLMOS, R., 1998b: "Tras los pasos de Heracles: en los jos de PrebL,toria 36, p. 289-347.
umbrales de la historia griega en Occidente", en P. PfREZ AMüNDO, e.L. y LórEZ DE CAlLE CA..\tA.RA, e., 1986:
Cabrera y M.e. Sánchez Femández (eds.), Catálogo Aportaciones aL estudio de las cu.lturas eneolíticas <.,>¡1
de exposición Los griegos en España. Tras las hue­ el valle del Ebro 11. Los orígenes de la metaLurgia.
llas de Hemetes, Madrid - Atenas, p. 26-43. (Historia 4). Logroño.
Ol.lvIOS, R. (ed.), 1992: Catálogo de exposición La socie­ PFREZ DE GUZ~·V\.1\ y GALLO, J., 1914: Memoria Históri­
dad ibérica a través de la imagen, Madrid. ca desde J!l de enero de 1913 hasta final de junio
OLM'OS, R. y PICAZO, M., 1979: "Zum Handel mit grie­ de 1974, Madrid, p. 20-21
chischen Vasen und Bronzen auf der iberischen PÉREZ DE Gun·t.\.1'< y GALLO, J, 1917: "Noticias", Boletín
Halbinsel", Madrider Mitteilungen 20, p. 184-201. de la Real Academia de la Histon'a 70(2), p. 197­
OLlvlSTED, G., 2001: Celtic Art during tbe First Century PÉREZ OUTEIRlNO, B., ]982: De ourivesaria castrexa (Bo­
BC, Innsbruck. letín Auriense n. Ourense.
ORTI-GO, T. (1962): ~Soria", Caesaraugusta 17-18, p. 157-166. PÉREZ OUTEIRIÑO, B., 1986: "Torques", Gran Enciclope­
ORTHMANN, W., 1971: Untersuchungen zur sp¿ithetbiti­ dia Gallega 29, p. 107-110.
schen Kunst, nono. PÉREZ OUTEIRINO. B., 1990: "Achega tipolóxica para o
ORnz DE UR[JINA MONTOYA, c. (2000): "El Dolmen de estuclio clos torques áureos do f\:"\\;'''. Gallaecia 12,
Aizkomendi (Eguílaz, Álava) y los prolegómenos de p. 139-151.
la arqueología prehistórica en España", Archaia 1, P}'RF.Z PASTOR, .r...1., 1760: DL,ertación sobre el dios Endo­
p. 38-46. vélico. Mad riel.
OSUNA Ru¡z, M. y RF.MESAL RODRIGL;EZ, J., 1981: "La PFLUG, R, 1988: "Korinrische Helme", en Anlike Helme,
necrópolis de Boliche (Villaricos, Almería)". Archi­ Mainz, p. 65-106.
vo de Prehistoria Levantina 16, p. 373-416. PJNGEL, V., 1992: Die vorgeschichllichen Goldjimde der
iberischen Halbinsel (Madrider Forschungen 17), Berlin.
PÁSZTHORY, K., 1985: Der hronzezeítliche Arm- und Bein­ PI"lTA, J de la, 1985: "Un ponderal roma de bronze ¡¡
schmuck in der Schweitz (Prdbistonscbe Bronzefunde "La ¡\!liranda" (Badalona)", 1nformació Arqueologica
X,3), München. 35, p. 44-45.
PALOL, P. de, 1956: "Pasadores en T, iberorromanos, en
Phoinikes, 1997: Phoinikes b sbrdn. J jenici in Sardegna,
la Península Ibérica" Ampurias 17-18, p. 97-110.
Oristano.
PARIS, P., 1903-4: Essay sur rart et !'industrie de l'Espagne
POPUN, F., 1995: "La ch¡¡sse clu sanglier ee la verLu
primitíve, [-l!, París. virile", Homme et animal dans l'antiquité romaine
PARIS, P., 1907: "Promenades archéologiques en Espagne, (Actes du Colloque de Nantes. 1991. Caesarodunum),
11. Elche", Bulletin Hispanique IX,4, p. 320-325. Tours, p. 445..467.
PELLlCER, M., 1963: Estratigrafía prehistórica de la Cue­ PR"o.OOS, L., 1988: "ElI.."-'otQs ibéricos ele bronce: aspec­
va de Nery'a (Excavaciones Arqueológicas en España tos ripológicos '{ tecnológicos", Trabajos de Prebis­
16), Madrid. toria 45, p. 175-199
PEUICER, M., 1964: El Neolítico y el Bronce de la Cueva PRADOS, L, 1991: "Los exvotos ¡¡natómicos elel santua­
de la Carigüela en Piñar (Granada) (Trabajos de rio de Collado de los Jardines (Sta. Elena, Jaén)".
Prehistoria 15), Madrid. Trabajos de Prehistoria 48, p. 313-332.

50
PREHlsro RlA

PRADOS, L., 1992: EX'm/os ibéricos de bronce del :\{useo s.. 1986: El Solut¡'ense en Cueva de Amhrosio:
R¡POLL,
Arqueológico Nacional. Madrid. Vélez Blanco. Almeria. Campm'ia de 1963 (Excava­
PRADOS TORRE1RA, L.,1996: 'Los rilOS de P;¡SO y su re­ cIones Arqueológicos en España 148). .IVladricl.
fJeío en la toréutica ibérica", en Olmos. R. y San­ RO.IIERO C\Rt\ICERO. F., 1976: Las cerámicas polícromas
tos, JA. (eds.), Congreso lrllt'I1wcional Icollografía de .-Vumcmcia, Valladolid.
íbén'ca, iconografía itálica. propuestas de interpreta­ ROMF.RO C~R!\'ICERO, F.. y SA..'-IZ Mi'-lGlJEZ, e, 1992: "Re­
ción y lr=ctura (Romo, 1993) (UA;\!1. Sr>rie I-'(,(l-ia j). presentaciones zooffiorf<ls prerrol1\anas en perspec­
Madrid. [iva cenital", !l Symposium de Arqueología Son'ana,
PRf.5EDO, F., 1973: La Dama d(! Baza (TirJda a patte Saria, p. 453-471.
de Trabajos de Prehistoria 30), M'ldrid. RO"'IF.RO DE TORJ~I'S. E.. 1915: "\Iuev;t:;; lápidas romanas
PRESEDO, F., 1973: La Necr6polis de Baza (fxcal'aciolles de Jimena y Menjíhar, en la provincia ele J:l¿n", Bo­
Arqueológicas en Esparia 119), Madrid. letín de la Real Awderrzu¡ de la Historio 660), p. 20.
PRIETO, S., 1996: "Los torques castreños del i'\oroeste RovrRA, S.; MO~TERO, J.; CO'.iSUI'GRA, S., )997: Las pri­
de J<l Península Ibérica Complutu ni 7, p.19S-22:~. meras {'fClpas metalúrgicas de la Penínsulu Ibérica
PRÜSSING, G.. 1991: Die Hmnzegefasse in Osterrpich \laelrid.
(Prdhistorische Bronzefunde 11.5). Stuttgart. RUA:'>JO, E., 1990: "Algunos fragmentos escultóricos poco
PUJOL y CAMPS, c., 1890: "Un anillo ibérico", Boletín de conocidos procedentes del Llano de la Consolación
la Real Academia de la Historia XVI, 1-2. p. 165-169 (Montealegre elel Castillo)", Verdolay 2, p. 173-178.
!ÜiANO. E., 1990a: "Materiales escultóriCos ibéricos pro­
QuxrrnoccHI PIS.-V'?O, G., 1974: J gioielli fenici di Tharros cedente.~ del Llano de la Consolación (Montea legre
nel Museo Naz¡:onale di Caglian, Roma. del Castillo): Estado de la cuestión", Boletín de la
QUESADA, F., 1992: Arma y sím/mlo, la lalalta Ibérica. Sociedad E'1JCIII0Ia de Amigos de la Arqueología 29,
AliC<lote. p. 57-48
QLTSA,D.-\, F., 1997: AnnamenlO i/xSnco, estudio tipológico, Rl;A'.iO, E., 1992: El mueble ihén·co. ¡vIadrid.
geográfico. funcional, social y simhólico de las ar­ Rt:ANO, E., 1996: fas cuentas de vidrio prerromanas del
mas (siglos .7-1 a.C) (;l-fonographies Jllstmmentum MI/seo Arqueológico de Ibiza y Forme/llera (Trehal/s
3). Montagnac del Museu Arqueológic de Ihiza v Formentera 36).
QlESAI)A. F.. 1991 a: ··1..IOIllefortino-lvpe :lnel reLHecl Ibi2.a
helmets in the Iberian Peninsula", en "vI Feugere, RU'\.l\O. E .. 2000: Las cuentas de ¿,'idrio hailadas en B­
L'éqwpement militalrt' el l'armemel7t de la Répilbhqlle parla desde la Edad del Bronce hasta el mundo ro­
O\le-fer s. avant l-C) ({oumal o/ Romar¡ MiliJary mano. l..ladrid.
Equipment Studies !:J), p. 149-166. I\LA'IO. L, MOHl'KO, R., PI'LLéS, P., 1996: "Los coliares
QUIllARD, B.. 1973: "Les étui" porte-amuletles Glrth;lgi­ de La Algaida: Ofrendas a un Santuario Gaditano".
nois", KarlfJago 16, p. 5-32. Boletín de la Asociación Española de AmIgos de la
Arqueologia 56, p. 107-133
RADA y DELGADO. J de D. de 1:1, 1893: 'Arqueología RLL'\t\O, E., el alii, 2000: Joyas prerromanas de vidrio
Nerwbrigense y Bilbilltana. Catálogo ele los (Jbjeto~ (catálogo ele exposición). l.a Granja de San rlele­
traídos de Calatorao y e1el Cerro de S<Ímbola por fonso.
D. Romualdo _~'loro y regalados por el Exmo. Sr. Rt:mo, F., 1986: La necrópolis ihérica de la Albufereta
Marqués de Comillas al MUSé:O de la Real Acade­ de Alicunte (Valencia, E.spaña), Valencia.
mia de la Historia'. Boletln de la Real Academia de Rnz BRE\I()'-I, M., 1989: Los eXl'útos del santuario ibén'­
la Historia 23(6), p. 532-534 co del Cerro de los Santos. Albacere.
R-\DDATZ, K., 1969: Die Schutzfunde der ihe-n'schell HaIIJ­ Rt I1Z BRH'¡()N, \'1., 1989a: "Las falsificaciones e1el Cerro
irlSel vom J:::nde des dritten his zur Mille des erstenJabr­ de los Santos: cuestión de actualización", Homena­
hunderts UDr ehr. Geh. (i'dodn'der FO¡'sclJUJI¡¿en 5;, Je al Pn<{esor AntonIO Blanco Preijeiro, \L,dnd, p.
Berlín. 131-161
RA¡.,16:-<, J., 1983: "Punt;ls de flecha de bronce fenicio­ Ruz CA13RHO, L. A., 2003: "Inscripción fenicia del re­
púnicas halladas en Ibiz;l: algunos materiales inédi­ verso", en M. Almagro-Gorbea, 2()()3, p. 84-86.
105·, Homenaje al Pral Martln Almagro Basch, JI, Ruz CABRERO, L. A.. 200.3a: "El estuche con banda
Madrid, p. 309-323 mágica de \1oraleda de Zafayona (Granad,L): una
RA.'16N, J, 1995: fAs ánforas fenicio-púnicas del Medite­ nueva inscripción fenicia", Byrsa 1, p. 85-106,
rráneo central y occidental. Barcelona. Rl!rz-GAlvfZ. M., 1984: La Pením'ul(l Ihérica y sus rela­
R.'I.MO$, R. y RAM05, A., 1990: El ¡l1-onumento y eltemPllo, ciones con el círculo CI//tural atlánllco (Tesis Docto­
ibericos del ParQue de Elche, Elche. rales de la Uniuersidad Complutense). 1I;);¡c1ricl.
RJAÑo y MONTERO, .J. F.; RADA ," DELGADO, .J. de D. de Ruz-G,üVl'Z, 1\1. (eeL) 1995: Ritos de paso y puntos de
la; GARCÍ.\ y LóPF.Z, ]. e, 1894: "Hallazgo prchi"tó­ paso La Nla de Huelua en el mllr/do del Bronce Fi­
rico de Ciempozuelos", Halelin de la Rt'ul Academia nal Europeo (Complutum Exfra 5), Madrid
de la Hislon'a 25Uí). p. 436-1')0 RUIZ MATA, D .. 1995: "Las cerámicas del Bronce Final.
RJSCH, R., 2002: Recursos naturales. medios de pmduc­
Un sopone tipológico para delimitar el tiempo y el
ción y explotación social. Un anúlisis económico de
eSíJacio tartéslCO", en Tm1essos 25 años despl~és, Jerez
la indusMa lítica de Fuente Alamo (Alrneria). 2250­
de 1;) Frontera, p. 265-313.
1400 antes de nuestra era. i'vlaínz.
RllZ MATA, D. Y PÉRF.Z, eJ.. 199'): El poblado fenicio del
RrCHTER, G.M.A .. 1961: The Archaic GravestOrles 0./ Castillo de J)()}'ia Blanca (El Puerto de Santa Maria.
Atlicu, London. Cúdiz) El Puel10 de S<lnta María.

51

- -

• • t ~' ' ..~~~ ')i~t)~~.: .


REAL ,~C'\DEMIA DE LA HIS'IORJA

RI,¿; ZAPATT'I:O, e., 1979: "EI HOCluizal del Hullo: arroxi­ B.. 1996: Die Arm-und Beinscbmuck del'
St:HJr-..T)-SIKIM1t,
mación ~l la :,ceuenci:l culUlral y cronológica de los HalLI'lat!zeil in del' SchlJ'eitz (Prühistoriscbe B1'Onzl?­
Campos de Urnas en el 13:ljO Aragún", "j}'ahajos de júnde X, 5) ~tuflgan.
J'rehiSlorio 36, p. 247-2f)7. SU-IUIIART, H, 1973: "Las aiaba rel:1s tipo .\lonrejíeac",
Rlnz 7.'\I'ATFliO, e" 19H3: f.os (umjJs de [!nltls de! :VI:'. dI? /~,llldios dedicados al pl'q( J)r. Luis Pe¡'ÍC()!: 247-269,
la Peninsula Ihética (íes(\ Doctoral de I [:niuer:;idod Barcelona.
Complutense 83/~)'5j, Madrid. Scr¡UllAR1, H .. 197-4: "Zm Glieclerllng del' El Argar-Kul­
I~UIZ ZAI'/lTFR(), G.: LOHJ<lO, A. 201JO: La "bellen del guc­ tllr", en G. KOSS~lCk y G. Ubert (cds,) , Feslscbriftfür
!Ten,," los equipos de asco personal y el cuerpo )oachim U;'('rIzer zlIm 6'5 CehurlslClg. 1. A/lp,emeines,
en el l11undo ccilibC'rico, Soria r1rque()I<Í,~ica 2. A Vmgescbichle, J(ól1/erzeil (:llüncbtU1,- Beitr¿(~e Zur
JOS!! Luis Ar,gel/te O/iuer 279-)09. Soria. Vor- ¡./.rld Frú!Jgeschichle - Sliulüm zur Vor- und h'Üh­
geschichllicben Arc/)üologieJ, ¡v!üncht'n, p. 35-'18.
S'\/\VFI)RA y .\10HAC'\.\ F., lf)6J: "Descripción de la Vía SCl-¡UI.lAHT, H., 19 7 6: "Weslphüni7.ische Teller", Nivista di
rom:ma entre Lxama y Augll~I()hriga", ¡Hemorias de SIl/di Fenici:j,2, p. l!9-196.
la Real Academia de la Hisloria IX, Madrid. SUIUj,\HT, 1-1., 1982: "Phóni%iche Niededassllngt'n an oec
Si\BAL y L.~IWOYA, 1'.. 18')7: Noticia de las Aclas de 26 Ibcriscl1en Südküsre", G. l\iemeycr (ed.), Phemízier
de ahril de 1857. ;-'·fadrid. im U/esten (A1(le/rider Reitrúge 8), J'klinz, p, 207-234.
SAI3-\[ I y LAlmOY,~, P., ls6o: ,\Dticía de fas Adas dI!! J SUIlJBAHT, 1-1. y '1IEMEYEH, H. G., 1976: Trayamar (Afá­
de j1lli(l ¡ 860. rvladrid laga). Los hlp(lgeos fenicio"~ y el a,,'enlamiento en la
S."HAlI y L.AHIlOYA, 1'., 1862: Noticia de las Actas de 29 desl:'m!Jocadu rtJ del ¡io A~~arroh(J (E:xctll!Clciones Ar­
de .IÚIÚO de 1862. ¡\:ladrid. queológicas en ¡':''ipm¡a 90). \-fadrid.
S~Il.'\l" y 1.i\l<HOYA, P., 1S6B: N()/icia de las Aelas de 7 de SUII)JAln, H. y UU{!'lCH, B., 1991: Die Funde del'
jUllio de 1868. tv1<ldrid. Siidostspa1ll\chell Bronzezeil a].Js del' Sammlung Sire!
SAB,\U y L>..RROY>\, P., liPO: N(l1iCl0 de lüs Aclas de 26 (Madn'der Beilnl.r;e 17). 1\'f;¡il1/, ;lm Rhein.
di! junio de 1870. i\hldrid. SCHI.IU', \x... , [969: J)ie Mese/(J-J(ulturen der lberischen
SA'ICI·r¡.:z lvll:~¡':Cl.lr:I{, .J; :\'1TÓ,,", J.; '\LMFI\DRO~, M.A. lhtlhinse/. Medilerrane 1ll1d eurasische l:'/eme1lte in
19ii3: U :\'t!o!üico v /ti Hdad dd Bronce en !ti rep,i6n /riihi!isenzeil/ichen f(11IUir!'n SÜdll)I?SleurrJ{!({S (Madri­
de ¡'vladrid Madrid, del' Forsdumgen 3 J. l3erlin - 1\Jew York.
S>..N[)AR~, H., 1913: ihe "impon.' q/ Ihe iherians, Oxford. SUlll.'Il''<, A., 1931: "Un casco griego de Esp,ula", /n­
SA'II):\I:S, H., 1913: "Fabe Iherian \X!eapons and ()(l1er resfigaciúll y l'roRreso v, p, 76.
rorgl'd antiquities fro!11 Spain", Proceedings Id' Ibe Su rUDEl\, A., 1963: Geografía y r:tnograjla antiguas de
Sodi!ly 01 AntiquC/I'1?1m Ft'h 27, 19'13, p. '1-10. fa Península Ibcirica Il. \bdrid.
S'\N]lJ..\N MOI<F'<O, _\'1.. 1910: "AmigOedades de Santis¡('­ Scrru\I,\CJ !EIL T.X" 2002: "'sonle rem,lrks on the origin
han dd Puel1()", /Jolelin de la Real Acad!:'mia de !tI and cl1rono]ogy of halberds in Europe", o.x(ord
I-lL<;lol1:a ')6(6), p. 46'5-46S. /ourrwl of Archae()log)i, 21(3), r 263-2HH.
SAI\.Il l,oÍ,i'! i\:[UHFI\O, '\-1.: J¡M~NL;¿ DE CJSNFl{O~: HFHVJÍ.S, D., SEHI:A'IO, F. el ahi. 199'): "jvfalJcofaun:J, en yacimlenros
1916: "[)escuhrimit'nlos arqueológicos realizado" en prehistóricos de Ll Cueva d<:: '1er¡a', en ;'\'1. Pellicer
las cuevas exi,"'entt's en las pt'(.ximiebdcs de Casfe­ y A. \1or,iles kds. l, J 99'5, p, 297-373.
llar de Santisk'l)an (ja('n)", 130leHn de la Real Aca.. SI'.HR.~I\U GÓMI'Z, P., IS99: "La Plaine de la Consolatían
demia de la J-lisI01'h/ (1)(2), p. 170-209. el [;¡ ville jberiqut' de'Ello", Reune d},'ludes Anciel'l­
SAl\Z GAMO, H.. e/' {Jlii. 1992: f.as /ih1llas de la Pml'il1­ /les, p, 63-71 (= Butletin Hí.'ijXlnique l. p. 11-19).
cla de AI/)uce1e, Alhacf:'tt.:. SirA\\-', J. \Y,/., 19H9: "Phoenicians in SOllthern Crete".

SAI\;¿'vfl'ltjl'¡:z, c.. 1991: "13roches dt' tiro l3url'ha. Americall jOUIT¡ul liAychaeologv, 93,2, p. 165-183.

Tipolugía, cronologí~1 y dísper,ión", Bo/etíll del S'e­ SI 101', L. -r, 1936: Projlles o/GreC'~! Mouldings, Cambridge,

minar'irJ de Arle y Anjueulo,'J,ia ')7, p, 93-1.30, tI/la 's.


S:\N;¿ MÍI\GLF.i.::, c., 1997: 1.0.1' \'l:lcceos: cnltllro y rilOS SI-K)]', L. T., 1952 ProjilC's 01' tve.\lerl ¡ Greek? ;H()1f,lding'i, Rome.
jimerarios de /ti! j)uehlos prernmumo del ¡'al/e medio SlFVE1:S, S., er 01., 1')91: "L'anigianaro', S, ,"'1o~cafi el (,/1.
del 1)u.ero. La necrópolis de l.as Ruedas, Padilla de (ed.'i. J, I Ce/ti, Milano, p. "f36-4S0
I)ilero (Va!fudolldj, Valladolid. SlLVA, A. C. F. da. 1986: A cultura Casll'eia r10 ¡Vomesle
St:HAAf'1', l;" 19ss: ·'Kel1i,.,cl1e I-Ielme", en AI¡/iki'! /-felme, de P()rlllp,al, Pa~'os de Ferreir,1.
Mainz, p. 293-326 SJIwr, H, y Snu·:·J, 1.., lR90: Las primera" edades del me­
SnlAllt:!L P., 197 J: 'lbe SChiJ!erler 117 Súdde1llscblalld, I.al en el sudeste de r..:,p(J}ia. Resultados (lblenidos en
(jslerrerich 1./'IId ¡jer Schu'l:'itz 1 (PrehiSl.orische /JroJ'l,­ [as e.ycm;aci01'les heclJas por los al/!ures desde l88l
zejúndi! 1I<2j, Münc!wn, a 1887. Barcelona.
SCJL~l'Fl{, P.. 1971: "Die urnenfelderzeitlichen Brome­ SOLF.H, J, 2f)02: CU(:I;as de inhumación Múlliple en la
panzer vo" FilJinge,,,. 1Xr. Haule-~avoit', Franee", COI1!1l./lhiad Val!:'J'l.Cia na (Bihlioteca A rchaeologiea
./abl'bl.lch des NiJ¡nisch-Cfmrumiscb('11 ZenlrahnJlselUJIS H~llxma l¡j, lvladrid-Alicanre .
¡Wai¡¡z 2'5, p. 92-130. SOJ'F!'\A G., 199'): f.líca y ritual ApnJxinwción al I?sludio
5CHICK-NoITE, B., 2002a: "Cllalogue oi' Aneienl (,rass de la religiosidad de lOSPI.t!!bli),,- celtihéricos, Zar;¡goza.
Vcssds", H. S¡evcn Bianchi kd), Re/leC/iol/s on Anuóu SPAEH, M., 200'1: Andent Glass in the Israel Museum.
G'rasslrOJ1l Ibe BorOLl'ski ColleUüm, Mailll., p. 47-109. Beads al1d Other Srnall O/~ieet5, Jcrus;ll~n\.
SUIICK-NoLTF, B., 2002b: "VII. Pl10enician ano Punie SPAI<¡;:F,~, B 1\. Y T.<\LCtYIT, L 1970: Elack and Plain
Glass", H. Srcv<::n 13ianchi (cd), Ri::flr?C!ilms on Anciell! Pouel}' oII!?(! 6th. 5lh and 41h Cenluries B.e. (The
Class from Ibe Borou:sbi Collwlion, \-b ir17, r. J 7')-214. Albeniall Agortl XID, f'rinceton, NJ,

52
I'RlH1S íORI/\'---- _

SPINDU'H, K" \91ft· COC{{ da ¡llnllm nie Hes!ed!u n,'.!, des criliul de III/d '!1ecnJpn!is iI)('rictl del Sures/e de lo
A/ümtischcll Kiistell,¡;e/)fete:, J-Jilfe!porlllg{//s 1.'(>111 :Veo/I­ Mese/(/, ,.\Ih.\((:[<",
tN/mm bis CIJI das ¡:lIde del' 13roll2:e2cit r.I{m!rider \ ,\111' '''¡l' \-1,\11 ,\, S, 2(l() 1: La IJi/I/O del LO/l/o /1/ Cngl!­
Br>i/r¿i.!.i<" 7) ¡"'!dinz :11l1 I\h('in, /li/do I CIIW/ü!Oillr<l J, (; u:td:li:¡j:1 r:l.
SPI\lf)I.FR. ¡.;:, ! FEIWFlHA, 0, d.] \", 19'75: "])(:,1' Sp~i[h{'()l1­ \- \~ r\1lI.I,r, [)., \091: Die Bl'uilze/i/liCle C.fI(S ([cm O/)jll­
zezej¡]íl'11C Kuppell),IU \'Of] ROl,:t do (:;1.':]\ do .\Ieio dillJi !'UII .1/üIlC/lill'.!, ! /)1(' ,-Ju-,/.:.r'lhllll,'.!,ell ni ,lfcll7chillg
in POlluga\", Madnder :\liflei!WI,t;C}I [ij, p, (¡O-IOB, I !), Sluttg:llL
STORCII DE GH,\(].\, J.I" l')~'): Lo ji"1)Ii!a 1'11 la Ili~j)(/lliil V;\QI'j'I\I!.11 (;11 .. 1)" 1C)¡';'J , "'\rIl):I~ l1<- [Iil'rrll procl"
A¡Z/(~!f(I: LtlS j/lm/as jJrnln/lls/(J;-ica.\ del .'>I/I'(I('"le pe­ ,-klllt" Lk 1:1 nC'l[('lPoli" ihéric:.1 (Ic: 'Lo,' Co­
ninsular (Tesis f)uc/or{.// de la Cnil'enir/Cld ('()lI/ji/lI­ lLtdos' (Almulintll:1. Córdoh;\ )", So,'.!, U II 111111 22.
lense de ,\'!¿¡c)rid ,;eX'S9!. i\Lldlld, p, 22"-2()(1,
TRA1S. LG (l')~,,\) I;"! sofulrell.\e l'c'sLo'('(lI!lcíhrico 11i/{/ V\QI "1',[<1<-:' ) (;11, 1), J ')':J(): t) I'llcllnielllo i/),;rlCI) del ((¿­
nuevo per\j)(.'C/II'(1 (MuNogmjiCls ¡Hlls('o de ,A/lalllim l'I'n de la (j1lZ, A flll ee!1I 11/10, Oire!u/){(, C<'Jrli"b:1.
J()), ¡.. .¡ adlld, V"\,)I';]\IL" e[:, D" 1')')9. [(( cllllllm ¡(I('riul eJi OJl'dll­
S1ll1 E\VE , K., 199(;: SllIdiell ,2:111' :\'all/wiJller ¡:¡he/ Ulle! 1m, C"lrdo! 1:1.
i:ihnlid1e¡1 Formen del' ,\j)ÚtlrltC'IIP.2t'/t (1I!Ienwtil)l/a!e \i,\QITlnl.() GIl., 1)" Q1T~"I)" L; ,\-11 11m 1.0.> 1{1'1)():-.if)(), J.F.;
Arc!J¿wlO,'.!.ic -!9i. r:~p('!k:lmp (\<;]\11.10 I)lv·JlI\I-""rR.: (",11..\1(1\:\, S" 199 ci: ,-ll'{¡ueo
SlIl\n\VA.J.I" J, ¡9~5: /)ie Úflere)] ila/i>'c/w Fihefl!, Ikr/ill, /ogio ("ordll!Jeso, !l/lII(>dim!la, C6rdoh:l
\- Al,C) I '1/
V ..\I<I" [,.>. , .r.
'\'1., l'T'i: "CuI'nl:l'; (1("(':lbíu" (·n
T ARRA1lELL. !'.L 1()()o: .. 111(' /báico, B~lr<. elo\1:]' 1:1 l'l'ilín,u':l Ihcério (;1I1!(((,c !II l p. T·.'(),
TÉLLI'Z, R, v CiFF,l(l{1, F !9'i4: Trigos or{/II('ol'¡!j.!uIS de VI-<;,\ '!"c}',(.:;\,'1(}, (;" CFlmF~O, :-V\", L" C< I\(\)< lilA, IL IC)H~:
Dpm1a, Ivbdrid, 'LI O! ige/l dL' Jo,' 1l1:1"lln<:~ ihL-I'il'o<, COllljJ/illlI/1I ':J,
Tesoros de lo Neuf ,-luu/e¡-¡¡io de fu !!isiOl'ill (,\1. :\!1l1:l!-w­ i' 1]7-1;1'5.
Gorbe,I, (eLl,) lOO'! l, Cat:ílogo dc e:-;po~ici()ll, 'vbdrid, VU,UJITII'X, L, ]()'¡'i: Les of>jcC/s c;,r.;yplieils el é','.!,)jJIiS/lJI./,\
THOU\:T.!\OT, R 192,: e(l/u/o,qllc de,\ /I,(;lIl'ill"-' et uNel" de cfu IJ/(,h¡f/('r jill!<;/üil"(' cIIrlhogiIlOi,\, 1'~lr¡s,
l¡ronze dll ,I1/1,\'¡5e ,'ll'chc;<!lcig!r¡l/e de :I!adril!. P:lr'i,,,, \:ICI'''I, :\, :\1" ',l\'lt \(IZ, A, \\"" 19"">,: Lo C1le!'c! de In.\
Torques, l3el/eza .1' pocit:r. CIl:'¡JO!,O (ic' ~':\ posicic\11 (;\,'1. '--VIlIl"od(l,'.!,ns, SI/e/'ll,\ (C()rdoha), 19(19, (1,\'C!,I/.'(.{clOl7('s
B~rril y ,\, 1{()(I~ro, t'<.k), ;\bdrid. ,1rq/.wo!,J'!),1UI., eJI F-'IH/i/o -;-:-1, 1\\'ldricl.
TOo.'l, E" 1891: l (l/IIic r¿g11)le kdit;ldo pur T i'd"I1lt:I'(¡ VIf)'\1 ., L,WI':J:, 1\1. 19'i2: "., ipolngí;1 dc i,l' fll~:liol(1~
c:n Orienlnlia lJarcilloJleslt! /) J. S;iI }~Idcll d",! pohbdo dl\;IKO d",1 "Cerro ck San '\'iiguc:¡" dL'
TORHE, de ];J, 1 . 199K: "'\unUI1CI:I: 1 ,'0' \' :lllLl.~U' ,-!l' '-l, p 1-1"7-1')4
l.11·':I", ,J,l'c/Ji/'o ,le /'re/'ls/unLi Lel'unlillo
la [r:tdici,'J/1 histtlriogrMic¡". COl?7jJ!llIllIn 'J. p, VIL'\'\()\'~ y 1'11:1::\, I. lfl91: "()I)iclo~ pm{ol\islúricos de
19.3-211. f\l"gand;¡ dd Iky Bu!ef¡"1I c!e la Neal ,-lc{/d<:'IIlÍ{1 de
TORRES, M. 21)02: j{(J'iCS.'(IS (J]f!JIIlJln:(/ .'lrc!){!e!IJ/.!,ful Ih\· lo /-fis{()nú 19,<). p, ')1)-')](1,
pana 14), Madrid V1I.~'\')\':\ y PII'RA, J., lW.rh: "1l:t11it;lCio/ll:', p;l[lblrc'~ de
TRfAS. G" 19~7: "La Ccr:il1l1GI ;ltic:1 LI<.' figur;],<; lnj;t~", en Lt pr"\'lr1c'j:] dL' "¡ )1'\a", R()letíll de fa Neai illee!CI!I/{/
A, ..\lTJb;¡~ el a!. ll'lb,l, lC)~"7, p, ..¡ C'-l 1)(; c/c I({ Hist()/"io 20,(" p. () 1~)-622
TRlU..\-lICH, \'(l., 197':;: "Fin \(opfYr;¡g1l1enl :IUS V\érd¡ }bv IX'I VIlA"()V~ y Pi}],,,, J. 1!)l.J2h: "c,Xplicll'l()n de 1:.1 J:'lrnin:1
1I'111rci;¡", MadndeJ' ;l!itletllll/,qel/ 1(" p, 201'-2'1'). rlgllr;111\"~1 de 1".; (1)jete l.' (ie<;cul licrl<" <'J) l.l E,t,'ci(in
TURJn ¡1\.~i\U:, ,\1, (2000): 'J.:¡ I('.'l'r:·] Lk nUr:lrin () I,rUlll)¡ht(íricl dt' Va I cic'g\:' n,l ! pro\'inci:1 (k SI ll'i:l)'
Dural¡s", C(!mp!l/!lf.1n 11, p .."O'i-3()(), Ij(!le!¡"il c/c la l?(!(t! ;J,u.({lemia de la Hist()rio 2Jl1-),
Tt.'SA, V,, 197]: '~L'linun{c punic\", Ni(iSllI di a!'Chcu!()giil p. lR¡';,
e hiS!(lriCl def!úrle 1ti, p, ·1:-6: V!l..~,';¡:c.-\, ~ .. Jlp2: "A prop\']"iJ(l dI.' 1<1 C<1J;¡il:1 " V;lri,'cit,l"
TUSA, v., 1971: "Sicili:.", <:n S, l\i!"SC<lli (el!.), t J+I/ic.i, /lmpllrias }3-;)'i, p. 2S7-2¡';R.
,\-[ilano, p, 1¡.;(1-2()~, V¡U\-A\IIL y C·\~·J[{(l. ,1, (I~-:-'Il. "Ado1"[10S de 01(l
cnl'C'l1rr;J<!os ('\1 C:dlCi;l" MII,''('I) hflm/(i/ e/e A/JI/~q¡'ie­
UI3EI<1'L M", L I~SH: .,[ \Tu'i" S \íoscul ced,l, lj¡'lIiC!, d(ldes :l,
,\'JiI8no, p, ·i7·i-491, \!\ F~, :\., ¡C) 17 : F,/lI!/ll' de' ((/"'/lIculo,'.!,/-({ u//"fU,'.!,filcsa, /./1

URERTj, 1"1" 19 7 5: I.e .fi.l!,I/rII1C' Jil/i/e di !Jili{f, H')/ll~i. Ilc(l'njJo/i de l[¡iz({, !vl:turi<!.
ULBF.RT 'L, ! ')8-1: CtiWI'('.\ el \-"le!/) filll ,<j>ülrepllhlik(l­ VOLl.l",lJ, 'j', 199': "J\"}I1li.,clll' ¡\Jil,larl;1 in Ci~'d1l'nIJnd:
nisehes Lé','.!.iOIl.\!éI,!!.l'1' ill ,\j)(lilisch-};xll'eilitldlllü (;\[(/(1· l'in filJ<;,rhliek", en [\1. r:éllgl'r~, /. 'é{jllfpeiJICIII Inf/i/lIire
rieler Beilrá,!!,e I f), ,\Ltinz, el lárnWlJ1etll de /a N,';jJllh/i(/lIe (H'e-le/, s, {(Cl/nt l-e J
UNTEJ(~L\N'\i, J" l 990: ¡lfo/lll.meilla Ungllctn/lII l/ispuilica .. (jOIlI'}/{¡¡' 11/ Ro 11I a 11 ,\I/lilun' Jo',Jllipli/i?1I' SUldies 8), p,
/'l/m 111. I)ie iI¡erischeil l/lsc/Jl'ljiell m" \j)lIJliC:lI, 1 y <) 1-10.\
2. \Vicslxldé'J1. vv. AA." ! C)s,: I-.:\·u/llllru lheric(I ! NI'l'islu de Arqueolo­
lNTEHMA'IN, J, J9')7: ,Holl1lmeJl/a /.Ill.~II(lI'I()1) /liSjx/llicu· ,!.iJÍ.¡, :l/(Jlln,gmjiá,\'), \Ltdr:d,
!'11m J\'. J)IC: IClrtes/"ch('I/, hellihen's( /.1e1l 1i17d fll.\iIOIl­
schell Insc!lrijic//', W:it.'..;haden, \V ;"nr,lh, ji, j).. I h')C): C{I/(I!o,~/.Ie (JI' Ihe lirl}lI <es ill III<!
USCAI1:5CL, ,A., [9')2: l,,)s /¡()/OIl6 jo' p<'lji)}'(icirJ'¡ C'II .\ .. /.-Inli\·J¡ ,1I/1S('IIII/, l.ond<)n
en fa Penil7SlllCl J/)(iriCLI l' !m 130leares dur{/l!le f({ W'>"l.ll'I", Ti. 11 .. 191(;: Cálll/o,'.!,,Ile r{ liJe l:'llgml'ee/ (,'OIlS
t.dad de fos :l1elal,',\', i'\'Iadrid. !lile! CWII('()S (,'I'ed!, 1:.'1I'I/.';CO)) tllld Nnnwll in //le
I!rilisl' ;\/i/S("IIIJI, l,,,nc.\on,
'\.1. del e., 2000: F/ IJal/(' de /0 (('"S0/0­
VAI.F.'JClA.'IO, \\-'\'1'11':"\.11-'1((;, F.. 19'i'): ¡ti rCi;iiJIl I'{/CCN/ IIJi/)/il)lL'IXI
(Ión (¡HUI/lealugre del Casli!lu, ,'l/btlcc'I(!). f(e/isilJ/l /'r{./c'/Ji,(lonCII H'-'JJ(J/¡¡'¡ Jj, \b,lrid.

S3
- - -
~ -,
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

WATrENBfRG, F. 1961: "Cajitas excisas de la Meseta Cen­ ZAr"IORA, A., 1993: "El Castillo de Ayllón (Segovia). Es­
tral", Ampurias 22-23, p. 288-294. tuclio arqueológico e histórico", Estudios Segovianos
WATIfNBERG, F., 1963: Las cerámicas indígenas de Numan­ 34, nº 90, p. 1-527.
cia (Bíhlioteca Praehistorica Hispana 4), Madrid ZAzor, P., 1968: Etruskische E.skarabaen. Mainz.
WERNER, J., 1954: "Die Bronzebnne von Kelheim", ZAzor, P., 1983: Die antiken Gemmen (Handhuch der
Bayerische Vorgeschichtichblatter 20, p. 43-73. Archdologie). München.
WERNER, J.. 1955: "Die Nauheimer fibeln", jahrbuch del" ZEISS, H., 1934: Die Grahfunde aus dem spanischen
R6misch-Germanischer Zentralmuseums Mainz 2, p. Westgotenreich (Germanische Denkmaler der V6lker­
170-195. wanderungszeit 2). Berlin-Leipzig.
WODTKO, D. S. 2000: Monumenta Linguarum Hispaní­ ZEPEZAUFR, M. A., 1989: "Perles a décor spiralé de La
carum V.I. W6rtebuch der keltiherischen lnschriften. Tene moyenne et finale", en M. Feugere (ed.), Le
Wiesbaden. verre préromain en Eumpe occidentale, Paris, p. 107­
120.
ZABALA, P., 1846: Informe a la academia de S. Fernan­ ZEPEZAUER, M. A., 1993: Gla...\perlen der vorr6mischen
do de Madrid, 1833, no localizado, recogido parcial­ Eisenzeü 111. Mine!· und Spdtlatenezeitliche Perlen
mente en nota anónima 'sepulcro céltico de Eguilaz. (}vlarburger Studien zur Vor- und Frühgeschíchte 15)
Vitoria. Ivlarburg.

54
...
CATAlOGO

- - - ~

'--¡"~r~~.;~:.~~~"'<~: . ,"
ADVERTENCIAS PARA EL USO DEL CATÁLOGO

A fin de facilitar al lector el uso del 111,lterial que comprende el Catálogo que se ofrece a continuaClon,
se ha procurado seguir las normas habituales e1el Catálogo de Antigüedades de la Real Academia de la
Hi.storia.

CLASIFICACIÓN y ORDE,,-ACI6'\ DE LOS Mi,rERlr\LES

El Gabinete de Antigüedades Ctmt;lba hasta ahora con el Catálop,o realizado por Juan Catalina Carcía y
López en 1903 '09 , con descripciones muy someras y una numeración correlativa. pero sin documentación
fotográfica ni eSTudio crítico ni información relevante sobre la procedencia de los objetos, ya que en muchos
de ellos no se indie.!. El Catálogo de 1903 se ha tomado como pumo de partida para la confección de
este Catálo80 de Antigüedades. Prehistoria, pero se ha procedido a una nueva ordenación de los variados
materiales con [;l correspondiente numeración correlativa.
En esta nueva ordenación se ha tenido en cuenta, en primer lugar, 13s características cronológico-cultu­
rales ele los objetos, por lo que éstos se ofrecen agrupados en los siguientes periodos cronológicos:
Paleolítico

Neolítico

Calcolítíco Ji Bronce inicial

Bronce Ant(¡;;uo y Bronce Medio

Bronce Final

Colonización Fenicia

Colonización Griega

Cultura Tartésica

Cultura Ibérica

Culturas CélticCL'i

Edad del Hierro (objetos culturalmente no diferenci~1blcs)

Islas Canarias

Por su interés, para que el Calálogo sea exbaustivo, pero dadas sus cJ.r~lcrerísticas especiales, se ha
formaclo un último grupo con aquellos objetos cuya clasificación presenta rroblemé1s, por lo que ha pare­
cido aconsejable recogerlos y analizarlos en sendos Apéndices:
Apéndice 1: Incerta (objetos cuya clasificación no pueele considerarse segura).
Apéndice J1: Folsificaciones (objetos fabos, que se publican por motivos historiográficos, ya que forman
parre de la colección y enriquecen su historia).

Para la organizaClon de la fichas, se ha seguido el mismo criterio ya adoptado en los anteriores Catá­
logo de Inscripciones Hispánicas))() y ele Inscripciones Prerromanas))), por lo que, dent.ro de cada periodo,
los objetos se han ordenado según su procedencia de acuerdo con la tradición generalizada de atenerse

lW9 J.C. Carcía Lópe:>-, "lnvencario de anligüedades '! objetos de ;lrte que posee 1'1 He;ll '<\cademi:l ele' b Hi".oria •. ERAN 42. 191)3, p.
3JJ -3Uí. 321-368, 48 Lí-S05 y lJNAH 43. 1903, p. 257-.~22

110 J.M. AbJsca] '! H. Gimeno 20m, p. 53-')5.

lit M. Almagro-Gorbea. 2003. p. 79 s.

57

~ --- --­

~ • -" .. r: •• ~. •
a criterios administrativos actuales. En consecuencia, en cada uno de tos grupos cronológicos citados, las
piezas aparecen cawlogadas por provincias dispuestas por simple orden alfabético, pues ha parecido más
lógico que hacerlo en sentido geográfico. Dentro de cada provincia. los yacimientos aparecen ordenados
por términos municipales también en disposición alfabética. Por último, sólo en caso necesario si ele un
mismo yacimienro proceden objetos muy numerosos, se ha procedido a agruparlos por materiales, metal
(oro, plata, bronce, hierro), vidrio, cerámica, piedra y hueso, y. dentro de éstos, por tipos.

fJCJ-L<\S DEL CATALOGO

Cada fich<J del Catálogo, para su debida descripción, consta siempre de los mismos campos ordenados
según el siguiente esquema:
N." de Catálogo: correlativo y al que se hace referencia en toda cita posterior.
Título de la pieza: en negrita.
!lMAGENI La c10cumenración gráfica de cada objeto se reproduce fotográficamente, a ser posible de
forma ineliddual. En los casos necesarios, se ofrecen también fotografías ele detalle y/o dihujos.
N." de ¡nI/en/ario: referido al de Carcía y López (1903) '! a Jos añadidos posteriores ll ".
Dimensiones: en centímetros (cm). En caso ele ser piezas de metal y en las que el peso puede ser
significativo, se ofrece el peso en gramos (gr).
Análisis /vfetalográjlcd 13 : siempre que ha sido posible. En otro caso, la identificación de los metales
debe considerarse aproximada hasta que pueda llevarse a cabo el previsto análisis metalográfico.
Procedencia: lo más precisa posible en el caso de que se conozca.
Descripción. breve y basada en las características tipológicas de la pieza.
Cronolog(a: hasada, por lo general, en criterios tipológicos.
Bibliografía: del objeto ele la Real Academia de la Historia.
Comentario' de los aspectos que lo requieran, en especial sobre la procedencia y las circunstancias de
llegada a la Academia y sobre la clasificación tipológica y la atribución e interpretación cultural de
l<.l pieza.

'" Véase in dice 6­


11.' Vé:lse Apéndice 111. Análisi, Meta!ográ/ico. por SaJv:ldor Rovira, a quien agradecemos su generosa y siempre eficaz co1<lbora­
cióo.

58
PALEOÚTICO

MADRID

Arganda pátina ele hielo. Presenta retoques abrupros directos


en el lado jzquierdo y alternos en el elerecho.
(Despoblado de Valdocarros)
Cronología: Por su tipología, puede tratarse de lIna
pieza del Paleolítico Medio.
l. Raedera de sílex
Bibliografía: Vilanova y Piera, 1891, p. 513-516; ¡vloro
1892a, p. 62-64; García y López, 1903, p. 7, n.o 18;
Blasco el alii, 1998, p. 83-84, fig. 25.
Comen/ario: Fue donacla a la Real Academia de la
Historia en 1891 por D. Alfonso Benito _;lJfaro (vé<lse
documento CAM 9/7961/33). García y López 0903,
p. 7, n." 18) atribuyó esta pieza y rodos los mate­
riales que incluyó en su n." 18 al ~'acimiento de
V<lldocarros en Arganda, <JI que sólo pertenecen
palte ele ellos (Catálogo, n.O 1, 2, 4, 5, 7 Y 8). pues
otras piezas incluidas en ese número proceden en
realidad de Valdegeña, en la provincia de Soria
(Véase Catálogo n 2 181 s.).

2. Raedera de sílex sobre lasca levalloise

"

N° lnv.: 18/3.
Dimensiones: Longitud: 6.2 cm; anchura: 5.3 cm; gro­
sor: 1. 6 cm.
N.O lnv.: 18/1. Procedencia: Hallada en el despoblado de Valdocarros,
Dimensiones: Longitud: 5.2 cm; anchura: 3.4 cm; gro­ Arganda del Rey, Madrid.
sor: 1.3 cm. Descripción: Lasca Jevalioise de sílex gris. Sin retocar,
Procedencia: Hallada en el despoblado de Valdocarros, pero ofrece el (alón facetado y huellas de uso en
Arganda del Rey, Madrid. su borcle dista) derecho que permiten considerarla
Descripción: Raedera convergente y desviada en sílex de una raedera lateral simple.
color blanco sobre lasca levallois que muestra una fuclte Cronología: Su ripología corresponde al Paleolírico Medio.

59
REAL ACADEMIA DE LA Hl5TORJA

13ibliograftu: Benito, 1892, p. 61~-6l9. fig 1: Vilanov~1 IV" fl'lv.: 18/5.

y Piera, IH92a. p ()19-622 Y 1892b, p. lBS; García y Dimensiones: Longitud: 6.8 cm; anchura: 3 cm; grosor:

López. 1903. p. 7; Bbsco ('1 alii, 1998. p. 116-117. 1.3 cm.


fig 25/2 Descripción: Lasca alargada de sílex blanco con restos
Comentario: Para la rrocedencia de est;1 pie~a, véase de cónex. Ofrece huellas de uso en su lado iz­
el n." anlerior. quierdo.
Cronología, Pmcedenciu, BihliograFa y Comenta ríO:
Véase lo dicho a prorósiro en el n." 1 e1el Calá­
3. Punta de sílex Ievalloise IOJ?o.

5. Lasca de sllex
N." hw.: 18/6.

Dimensiones: Longitud: 4 cm; anchura: 4.4 cm; grosor:

1.5 cm.

-~- Descripción: Pequeña lasca de r.iro levalloise de sílex


blanco alterado y con fuerte pátina en su superfi­
cie. Su borcle izquierdo muestra rest.os ele retoque
abrupto, pero está muy erosionado.
Cronología, Procedencia, Bihliogn!fía y Com('ntal'io: Véa­
se 10 dicho ;l propósito en el n." 1 del Calálogo.

,V." Jrw.: 1626/3.


Dimensiones: Longitud: 3.6 cm; anchura: 1.1 cm; gro­ 6. Punta de sílex de 'hoja de laurel'
sor: OA cm. N.o hw.: 1416.
ProC('dencia: Se halló en el Pago de Valdocarros. Dimensiones: Longitud: 13.1 cm; anchura: 3.6 cm; gro­
Argamb del Rey. sor: 0.8 cm.
Descnpci6n: Puma lev;llloise en sílex, de color blanco. Procedencia: Procede del término de Argancla del Rey
con sección triangular y el extremo distal de.sviado. (Madrid) y se halló en una vií'i,¡ situada clentro del
No presenra reLoques. Despohlado de VaJdocarros.
CronoüJ¡.;íct: Por su ürología poc!ri:l pertenecer al Pa­ Descrípción: Hoja de laurel, en sílex de color blanco,
leolítico Medio. con retoques simples y cubriemes, tanto en la cara
Bihliograjia: Vibnova y Piera, 1891, p. 513-516; Moro, dorsal como en 1,1 venr.r;lJ. los reroques en el cen­
1892a. p. 62-64. tro ele la pieza se han realizado por percusión di­
Comen/ariD: Fue donada a la He;¡l Academia de la recta con percutor b1:Jndo, mientras qu<': en lo.s
Historia por D. Alfonso Benito Alfaro en 1891; véa­ extremos presenta retoques por presión. Ofrece una
se documento CAM/9í7961/5Yl). OtG.lS piezas de fwcrura en su extremo distal, debido a una rotura
este conjunLO parecen st:r de cronología calcolítica por tlexión.
(véase Catú!o,i.!,O n.'· 75 s.). Cronología: Por su tipología se puede adscrihir al
SoJutrense Medio, ca. 18.000-16.000 a.e.
Bih!iograjla: Fita, 1891a, p. 254 Y 1891h, p. 455-456;
4. Lasca de sílex V¡lanova y Piera, 1891, p. 5l3-5J 6, fig 1; 13];¡sco el
alii, 1998, p. 81-R3, lám 21, fig. 23-24. con la hi­
bliografía precedente. En fecha má.s reciente, Baena
y Carrión 2002, p. 84, fig. 4.8.1.
Comentario: Fue donada a la Real Academia de la
Historia en 1891 por Bonifacio León, vecino de
Arganda. quién 1,1 halló en una viña de su propie­
dad. Antes de ser exhibida en el Museo de la Real
Academia de la Historia, la pieza se conservó den­
tro de un sobre con sello de Fomento de las Artes.
dirigido a D. Juan Vilanova y Piera
Esta pieza destaca por su calidad entre los pa­
ralelos solutrenses aelucibles par.:! ella, tamo en la
fachada cantábrica (Strauss, 1983. p. 123, fig. 6-19)
como en el área medirerráne,), por ejemplo en
Cueva Ambrosio, AJmería (Ripoll, 1986, p. 105-107,
fig. 63-65, 131-13-4, fig. 83-86)
Sin embargo, a pesar de su mayor finura, los
paralelos más próximos de est.a hoja de sauce de­
ben considerarse los hallados en las terrazas del
Manzanares, en yacimiemos como los areneros ele
El Sotillo (Baena y Carrión, 2002, fig. 4.8.4), El Cojo

60
PREHISTORIA

(id. fig. -4.14, 1-2, 5 Y 8: 4.15, 2 Y 4), Manínez (id., De tocios modos, también se ha sCllalado quc pie­
fig. 4.17, 3 Y 6), Nicasio Poyatos (id., fig. 4.21, 1, 3. zas relativamente "imilares se documentan en el
4 y 6: 4.22,3; 424,1) Y Vaklivia (id., fig. 428,l- l [; Calcolílico, lo que explica la sugerenci.l de su posible
4.30:1 y 5; 4.31,1), a los que cabe añadir algunas atribución .1 dicho periodo eBbsco ef afii, 199R, p. 8'1),
puntas bifaciales de menor tamarlo hallauas en Peña Junque la asignación al Solutrense parece hoy día
Capón, Guadalajara (id., fig. 4.8.2). generalmenee aceptada (Baen,1 y Carriúo, 2002, p. 84).

7, Punta de sílex de muesca 8, Buril? de sílex

~
-~-

l -- _
u ­ I _ __..3
;yo Irzv.: 19/7.
Dimensiones: Longitud: 4.3 cm; anchuf"J: 2,] cm; gro­
sor: 0.8 cm. ¡
Procedencia: Hallado en el Despoblado de Valdocarros,
término de Arganda del Rey.
Descripción Punta de muesca, en sílex blanco. con
rewque::; inversos, continuos y abruplos. N° frlL'.: 19í1.
Cronología: Por su tipología, podrb trararse ele un (ltH Dimensiones: Longitud: 5.2 cm: anchura: 13 cm; gro­
e1el Paleolítico Superior. sor: 0.6 cm.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 7, n." 19. Dr!scripcióll: Posible huril sobre rruncadura lateral de re­
eh;l, en sílex de color blanco. ]\'0 presenta reroques.
Cronología, Procedencia y BihUugra{ía: Véase el n."
anterior (n." 7 del Catáfof-{o).

61

. - ----
­ - ---

_~'P" t~.~ '~?(.~.


REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

PROCEDENCIA DESCONOCIDA

9. Raedera de sílex Descripción: Hoja de sílex de color marrón, con reto­


N.O Inu.: 1417/3. ques pl,lnoS y cubrientes en su card. dorsal.
Dimensiones. Longitud: 6.1 cm; anchurd: 4.3 cm; gro­ Cronología: Por su tipología se puecle atribuir al
sor: 0.6 cm. Solulrense.
Descripción: Raeder<l desviada lateral, con el filo con­ Bihliografía: García y López, 1903, p. S.
vexo, en sílex blanco. Prescnta retoques directos, Comentario: Posibles paralelos para este tipo de pun­
continuos y muy marginales, junto a una escotadu­ tas de S3uce de pequeño tamaño aparecen entre los
ra en la zona meso-distal izquierd:t. Conserva res­ materiales solutrenses del centro ele la Península
tos de córtex en la zona distal. Ibérica, como en Peña Capón, Guadalajara (Baena
Cronología: Por su tipología podri;¡ tratarse ele una pieza y Canión, 2002. fig. 4.8,20) Y en las terrazas del
del Paleolítico jI,·1eclio. Manzanares (id., fig. 4.14,8 Y 4.1S,6), de clonde se­
Comentario: Esta pieza y las restantes que formaban el ria lógico considerarla procedente.
n." ]417 del antiguo Inventario (n.o 10, 11, 13-26 Y
28-S1 e1el Catálogo), parecen formar un conjunto ele 13. BUJ'il de sílex
escaso interés tipológico y, por desgracia, sin pro­ N." Inv.: 1417/10.
cedencia. A pesar de ello se catalogan y describen Dimensiones: Longitud: 4.2 cm; anchura: 2.7 cm; gro­
brevemente para ciar a conocer de forma exhausti­ sor: 0.8 cm.
va las colecciones del Gabinete de Antigüedades Descripción: Buril diedro de ángulo sobre rotura. Pre­
senló restos de córtex en su cara dorsal.
10. Raedera de sílex Cronología: Por su tipología podría perrenecer al Pa­
N:' lnv.: 1417/5.
leolitico Superior.
Dimensiones: Longitud: 5 cm; anchura: 1.5 cm; grosor: 1 cm.
Comentario: Véase el n.O 9 del Catálogo.
Descripción: Raedera t.ransversal y desviad;), en sílex blanco,

con retoques altern,mtes, abruptos y marginales. 14. Lámina de sJ1ex


Cronología: Véase pieza anterior. N° 1nv.: 1417/6.
Comentcl1/:O: Véase el n." 9 del Catálogo. Dimensiones: Longitud: 3,9 cm; anchura: 2.2 cm; gro­
sor: 1.3 cm.
11. Raedera de sílex Descripción: Lámina en sílex murón, con forma
,"V." 1n/).: 1417/1.
semicircular. No presenta retoques.
Dimensiones: Longitud: 10.4 cm; anchura: 5 cm; grosor:
Comentario: Véase el n.O 9 del Catálogo.
2.8 cm.
Descripción: Raedera lateral, con retoques simples y 15. Lámina de SJ1ex
directos en el lateral derecho. I'v'." Inv.: 1417/4
Cronología: Por su ripología podría pertenecer al Pa­ Dimensiones: Longitud: 4.9 cm; ;¡nchura: 3 cm; grosor:
leoHtico Medio 1.3 cm.
Comentario: Véase el n." 9 e1el Catálogo. Descripción: Lámina en sílex de color blanco, sin reto­
CH.
12, Punta de sílex de "hoja de sauce" Cronología: Por su tipo logia podrí;l pertenecer al Pa­
leolítico.
Comentario: Véase el n.o 9 del Catálogo.

16. Lámina de sílex


N') Infl.: 1417/31.
Dimensiones: Longitud: 7.6 cm; anchura: 2.8 cm; gro­
sor: 0.9 cm
Descripción: Lámina en sílex blanco, sin retocar. Tiene
restos de córtex en el extremo dist,lI.
Comentario: Véase el Comentario del n." 9 del Catá­
logo.

17. Lámina de sílex.

N° lnlJ.: J417/32.

Dimensiones: Longitud: 4.'5 cm; anchurJ,: 1.9 cm; gro­

sor: 0.6 cm.


Descripción: Láminó de sílex blanco, con sección
triangular y sin retocar.
N.O lnv.: 9. Comentario: Véase el Comentario del n.O 9 del Catá­
Dimensiones: Longitud: 5.8 cm: anchura: 1.2 cm: gro­ logo.
sor: 0.4 cm.

62

----~ --- - -- -- .
~¡-"".,
PREHISTORIA

18. Lámina de sílex


N." 1nv.: 1417/33.
Dimensiones: Longitud: 4 cm; anchura: 2.5 cm; grosor:
0.8 cm.
Descripción: Lámina, en sílex de color gris, sin retocar.
Comentario: Véase el Comentario del nO 9 del Catálogo.

19. Lámina de sílex


N." 1nv.: 1417/54.
Dimensiones: Longitud: 3.4 cm: anchura: 1.7 cm; gro­
sor: 1.4 cm.
Descripción: Lámina de sílex. de color blanco, sin remcae
Comentario: Véase el Comentario del n.O 9 del Catálogo.

20. Lámina de sílex

N" 1nu.: 1417/17.

Dimensiones: Longitud: 5.3 cm; anchura: 3.2 cm; gro­

sor: 0.8 cm.


Descripción: Lámina de sílex blanco, sin retocar. Posee 26. Fragmento de lámina de sílex
restos de córtex. N" lnv.: 1417/37.
Comentario: Véase el Come/ltar-io e1el nO 9 del Catálogo. Dimensiones: Longjtud: 1.9 cm; :Inchura: 1.9 cm; gro­
sor: 0.3 cm.
21. Lámina de sílex Descripción: Fragmenco mesial de una lámina de sílex
IV.O 1nu.: 1417/28. blanco, sin retocar.
Dimensio~~ LongiulCl: <'\ cm; anchura: 2.7 cm; grosor: 0.9 cm. Comentario: Véase el Comentario del n." 9 del Catálogo.
Descripción: Lámina de sílex gris, sin retocar.
Comentario: Véase el Comentario e1el n." 9 del Catálogo. 27_ Lasca levalloise de sílex
N." lnlJ.: 1661.
22. Fragmento de lámina de sílex Dimensiones Longitud: 3.6 cm; anchur<t: 2.7 cm; gro­
N." lnv.: 1417/7. sor: 1.2 cm.
Dimensiones: Longitud: 3.3 cm; anchura: 1.5 cm; gro­ Descnjxión: Lasca levalloise en sllex ele color gris.
sor: 1.4 cm. Cronologül: POI su tipología podría perl.enecer al Pa­
Descripción: Fragmento mesial de Llna lámina de sílex. leolítico :Vfedio, pero no hay más referencias sobre
de color blanco y sección triangular. Tiene retoques su procedencia y contexto.
simples, continuos y marginales en el lateral dere­ Comentario: Véase el n. 0 9 del Catálogo.
cho. Conserva restos ele córtex en el lateral izquierdo.
Comentario: Véase el n. 9 del Catálogo.
U

23. Fragmento de lámina de sílex


N° lnv.: 1417/14.
Dimensiones: Longitud: 1.9 cm; anchura: 1.5 cm; gro­
sor: 0.5 cm.
Descripción: Fragmento proximal de Llna lámina de sí­
lex blanco, con retoques alternantes en el lateral
izquierdo.
Comentario: Véase el Comentario del n." 9 del Catálogo.

24. Fragmento de lámina en sílex


N° 1nv.: 1417/35.

Dimensiones: Longitud: 1.9 cm; anchura: 3 cm; grosor:

0.7 cm.
Descripción: Fragmento mesial de una 1<'ímina de sílex
m"rrón translut:ido, con retoques directos y muy
marginales en ~I lateral derecho.
Comentario: Véase el Comentario del n.n 9 ele! Catálogo.

25. Fragmento de lámina de sílex


,"lO lnv.: 1417/36.
Dimensiones: Longitud: 1.4 cm; anchura: 2.8 cm; gro­
sor: 0.5 cm.
Descripción: Fragmento mesial de una lámina en sílex,
de color gris, sin retocar.
Comentario: Véase el Comentario elel n." 9 del Catálogo.

63
REAl, ACADEMIA DE LA HISTORIA

DeSCripción: Lasca, en sílex gris, sin retocar.


Comentan'o: Véase el Comentario del n." 9 del Catá·
logo.

34. Lasca de sílex


N" Inv.: ] 417/] 5
Dimensiones: Longitud: 5.2 cm; anchura: 4.8 cm; gro­
sor: 1.3 cm.
Descripcí-ón: Lasca en sílex de color blanco, sin retocar.
Comentario: Véase el Comentario elel n." 9 del ccltá­
logo

35. Lasca de sJ1ex


N" ¡nu.: 1417/16.
Dimensiones: Longitud: 5.7; anchura: 3.4 cm; grosor:
1 cm.
Descripción: L3.sca en sílex gris. sin retocar.
28, Lasca de sílex Comentario: \léase el Comentario del n." 9 del Catá­
N." frw.: 14 L7/13 logo.
f)imensümes: Lon~itl1d: 2..3 CI11; anchura: 2 cm; grosor:
0.5 cm. 36. Lasca de sílex
Descripción: Lasca en sílex hlanco, con r<"roques direc­ IV'" /;w.: 1417/18.
ros 'r' ,"imples en el extremo distal. Dimensiones: Longitud: 2.H cm; anchura: 3.6 cm; gro­
Comentario: Vé;¡se el Comentario e1el n.." 9 del Catá­ sor: 0.9 cm.
logo. DeSCripción: Lasca en sílex. ele color blanco, sin retoCilr.
ComentaTio: Véase el Comentario del n." 9 del Catá­
29. Lasca de sílex logo.
N." Inv.: 14'17/2­
[)imensiOJu's: Longitud: 6.3 cm; anchura: !i cm; grosor: 37. Lasca de sílex
1.3 cm. IV." inu.: 1417/19.
Descripción: Lasca de sílex gris, sin rewcar. Conserva Dimensiones: Longitud: 3 cm: anchura: 4.4 cm; grosor:
resras de córtex en el extremo disral y evidencias 0.9 cm.
de exr.racciones de lascas en su cara dorsal. Descripción: Lasca en sílex blanco. sin rerocar.
Crvnología: Paleolírico Medio. Comentario: Véase el Comentario del nO 9 del Catá­
Comentaric,r. Véase el n." 9 del Catálogo. logo.

30. Lasca de sílex 38. Lasca de sílex

N° Inv.: 1417/8. iV." ¡ni!: 1417./20.

Dimensiones: Longitud: 5.4 cm; anchura: 1.1 cm; gro­ Dimensiones: Longitud: 5 CI1L anchura: 3.7 cm; grosor:

sor: 2 C111. 1.3 cm.


Descripci6n: Lasca de clecortic;lc!o en sílex blanco. sin Descrzpciórl: Lasca sobreelevad:L en sílex blanco, sin
relocar. reLOGlr.
Comen/ano: Vé;¡se el n.' 9 dél Calálofl,o. Comentario: Vé;lse el Comentan'o del n.O 9 del Catá­
logo.
31. Lasca de sílex
:v''' inv.: 1417/9. 39. Lasca de sílex
Dimensiunes: Longitud: 10.4 cm; anchura: 5 cm: grosor: N" inu.: 1417/21.
2.1) cm. Dimensiones Longitud: 2.6 cm; anchura: 4.2 cm: gro­
Descripci6n.: Lasca cle sílex blanco, sin retocar. sor: 1 cm.
Comentario: Véase el n." 9 del Catálúf!.o, Descripción: Lasca en sílex. eJe color blanco, sin retocar.
Comentario: Véase el Comentario del n," 9 del Catá­
32. Lámina de sílex logo.

N" lrLU: 14L7ij·l.

Dimensiones: LongilucJ· 4.7 cm: anchura: 2.9 cm; gro­ 40. Lasca de sílex

sor: 1.3 cm. N° hw.: 1417/22.


Descnpci6n: L{¡mina en sílex. ele color hl<lnco, sin re­ [)imensione.\~
Longitud: 3 cm; anchura: 3.4 cm; grosor:
tocar. 0.6 cm.
Cornerltarili: Véase el n. 9 del CattíloRo.
U
Descripción Lasca ele s.ílex gris, sin retocar. PreSt:nta un
color negruzco en sus superficies, debido probable­
33. Lasca de sílex mentt: a una t:xposición al fuego.

N." ¡n/l.: 1417./12. Comentario: Véase el Comentario elel n.o 9 del Catá­
Dimensiones: Longitud: 2.3 cm; anchura: 2.7 cm; gro­ logo

sor: 0.7 cm.

64
PREHISTORIA

41. Lasca de sílex


N° Inv.: 1417/23.
Dimensioney Longitud: 2.2 cm; anchura: 2.2 cm; gro­
sor: 0.4 cm.
Descripción: LaSC<.l de silex blanco, sin rerocar.
Com~ntan'o: Véase el Comentario e1el n.O 9 del Catá­
logo.

42. Lasca de sJ1ex


Nº Inv.: 1417/24.
Dimensiones: Longitud: 3.9 cm; anchura: 3.2 cm; gro­
sor: 0.7 cm.
DescrijJción: L<.lsca en silex gris. sin retocar. Presenta
restos de córtex, de segundo orelen.
Comentario: Vólse el Comentario ele] n.O 9 del Catá­
logo.

43. lasca de SJ1ex Descripción: Lasca de sílex, de color gris. sin reLocar.
:V" Inv: 1417/25. Comentario: Véase el Comentario del n." 9 e1el Catá­
Dimensiones: Longitud: 3 cm: anchura: 4. cm; grosor: logo.
1 cm.
Descripción: Lasca de sílex, de color blanco, sin reco­ 48. lasca de sr1ex
CH. Presenra restos ele cónex, cle segundo orden. N° Inv.: 1417./38.
Comentario: Véase el Comentarlo del n.O 9 del Catá­ Dimensiones: Longitud: 2,4 cm: anchura: 3 cm; grosor:
logo. 0.7 cm.
Descripción: Lasca de sílex, de color blanco, sin reLO·
44, Lasca de sílex car.
N.O Inv.: 1417/26. Comentario: Véase el Comentario del n.O 9 e1el Catá­
Dimensiones: Longitud: 3.5 cm; anchura: 2 cm; grosor: logo.
1 cm.
Descripción: Lasca de sílex, de color gris, sin retocar. 49. Lasca de cuarzo

Comentario-. Véase el Comentario elel n.O 9 del Catá­ N" Inv: 1417/30.

logo Dimensiones: Longirl.ld: 3.6 cm; anchura: 3 cm: grosor:

0.5 cm.
45. Lasca de sílex Descripción: Lasca ele cuarzo claro. sin relocar.
NO Inv.: 1417/27. Comentario: Véase el Comentario del n." 9 del Catá­
Dimensiones: Longitud: 3.5 cm: anchura: 3.1 cm; gro­ logo.
sor: 0.4 cm.
Descnpción: Lase,¡ de sílex claro, sin retocar. Presenta 50. Núcleo de sílex
restos ele córtex, de primer orden. N." bw.: 1417/39.

Comentario: \/bse el Comentario del n." 9 del Catá­ Dimensiones: Longitud: 10.5 cm; ancllur;l: 6.2 cm: gro­

logo. sor: 3.1 cm.


Descripción: Núcleo de s[Jex, de color gris. Presenta
46. lasca de s11ex restos de córtex, de segundo orden.
!Vr. Ino.: 1417/29. Come'1tario: Véase el Comentario e1el n." 9 del Catá­
Dimensiones LongilLJci: 2.3 cm: anchura: 2.3 cm; gro­ logo.
sor: 1.1 cm.
Descripción: Lasca cle sílex gris, sin retocar. SI. Núcleo de sílex.
Comentario: Véase el Comentario del n." 9 del Catá­ N." In/).: 1417/40.
logo. Dimensiones: Longitud: 6.6 un: anchura: 4.2 cm; gro­
sor: 3 cm.
47. Lasca de sílex Descripción: \hkleo de sílex, de color gris. Presenta
N.o Inu.: 1417/41. restos de cónex, de segundo orden.
Dimensiones: Long~lLlel: 4.9 cm; anchura: 3.8 cm; gro­ Comen/ario: Véase el Comentario del n.O 9 del Catá­
sor: 2.7 cm. logo
NEOÚTICO

MÁLAGA

Cueva del Higuerón Cronología: Neolítico ¡'vledio-Final, 5300-4300 a.e.


Bihliografía: In00ito. Para el yacimiemo, García de la
52. Fragmento de vaso decorado con incisiones Lena, 1789, p. 117 S.; Navarro 1884, p. 43 S.; Breuil,
192]; Jiménez Reina y Laza, 1964; Laza, 1973.
Comentario: Este vaso procede de la Colección Loize­
lier. donada el 27.11.2001 a la Real Academia de I¡¡
Historia por D. Fernando Fontes Blanco-Loizelier,
Ivlarqués de Torre Pacheco, en memoria de su tío
abuelo, el Ingeniero Mauricio Loizelier Dubois, au­
tor del plano de la Cueva del Higuerón publicado
por ]iménez Reina y Laza (Laza, 1973, p. 98, fig.).
Este fragmento ji los que le acompañan deben pro­
ceder de dichos trabajos, relacionados con las
excavaciones de IvIanuel Laza Palacio en este fa­
moso yacimiento de la costa malacitana', que, al
menos en parte, debe considerarse usado como cue­
va funeraria durante el Neolítico Medio y Final.
Este fragmento corresponde a un vaso de for­
ma oval de fondo segur,unente redondeado con una
decoración característica ya documentada en esta
cueva (López y Cacho 1979, p. 29 s., fig. 13,14) Y
NQ lnv.: 2001/18/4 habitual en otros yacimientos andaluces del Neolí­
Dimensiones: Alrur¡¡ conservada: 8 cm; longicud máxima: tico Medio-Final (Vicent y Muñoz, 1973, p. 90, fig.
10 cm; grosor: 0.8 cm: diámetro de ia boca: 25 cm. 23-24, 26, 28-29; I\avarrete et alií. 1988, fig. 19. n.O
Procedencia: Cueva del Higuerón (también denomina­ 61; Acosta, 1985, fig. 5,8 Y 10,10; ete.), lo que per­
da Cueva eleI Suizo o de La Cala), Málaga. Colec­ mite atribuirle una fecha hacia el V milenio o pri­
ción Loizelier. mer mitad del IV a.e.
Descripción: Fragmento de un gran vaso a mano de
cuerpo esférico con un borele casi vertiGl1 ;}unque
ligeramente entrante que termina en un labio de 53. Fr:agmento de vaso neolítico con asa-pitorro
sección triangular indinado hacia el interior. La pasta ¡ve lnv.: 200]/18/3.
es pardo-grisácea bastante consistente, con Dimensiones. Altur3: 7 cm; anchura máxima: 5.5 cm;
desgrasaores no muy finos y la superficie externa grosor: 0.5 cm; diámetro exterior del pitorro: 3/1.5
está alisada. cm; diámetro interior: 0.6 cm.
Sobre la superficie externa se han inciso una Procedencia: Cueva del Higuerón, Málaga. Colección
serie de motivos. Paralelo al borde corre una ban­ Loiz.elier; para más det311es, véase el n.O 52 del
da formada pÓr 4 fuertes incisiones horizontales Catálogo.
enmarcadas por sendas bandas de trazos verticales Descripción: Fragmento de un vaso a mano con el
cortos, una hasta el borde y otra, en la parte infe­ cuerpo de forma casi cilíndrico, aunque liger3men­
rior, hasta un cordón O engrosamiento de sección te cerrado hacia la parte superior, si bien la boca
triangular decoraelo a su vez por trazos aún más no se conserva. Del extremo superior de la parte
profundos. La superficie interior del borde muestra actualmente conservada saje un puente triangular
también largos trazos incisos. horizontal con un agujero circular de 0.7 cm en el

I los materiales de estas exc~v"ciones fueron entregados a D. Julio Martínez Sanla-Ohlla, Comisario General ele Excavaciones Arqueo­
16gios, el 26 de diciembre de 1959 ([.¡w'. 1959. p. 105-108), pero fueron" par..lf ~ la Colección S~nt~-Olalb, adquirida posteriormen­
te por el Museo Arqueológico "l'Kion;¡1. donde ;¡etualmcnle se conserv;¡n.

67

- - --

~ ) ~..... "'. '.,".

REAl. ACArJl:,,\1JA DE I.A lil~TORJ!\

centro, en cuyo extremo en!;¡Z;1 con la hllel circu­ grano~ hl:lnquccin(h de CI.l'lr/O () calcita, Esl:í par­
lar de un pitorro ulíndril'o que ~IIT~mC<1 por el inte­ ci:llmCl1le cuhiL'ltu de concrel'Íoncs círsticl~,
rior 4 cm llljS ahajo y <¡ue, por el exterior, rOrJn:l (.'rO!lo!(),I!/u: l'\colftico ivJcdio- ;",(,01 i¡ ico Final.
un~1 espl'de UC apéndice triangular cuya hOCI re­ 8i!7!ioi!,mjiú: ln0dil(l.
IXLS~l ligcr~llnentt: \;1 ;¡Ilur:l del asa horizllnLl!. La ComeN/orio: Vas",> SL'tlll:j:llllcs, con l:1 mi,.,mo (ipo de
pasta es pardo-rojiza fina con i"rucsos gr;lI1os de maml'lc'm Y:l se COllo('Í:ln en b Cuev;\ dd Higuerón
desgrasantt's micáccos, pero I~l superficie nacrnJ (LiZ:I, 197,), Lílll. 2,'1 Y :-L'Í: LÓ[Jn y Cacho, '[lp') ,
esLí CUld:ldo-;ameme alisada. p ·~4 s. y M, I'ig 1 ')A-') V 2') Tanto b forma como
CnmoLo/!,ía: Ncolíticv Medio-Final. el tipo de mall1<:kín hori/.onl:l! dc esl<: vaso es C:l­
BihLiop,rc(/ht: Inédito, racll'1'Í,slico del ',Jcolítico ~'lcdit) (I\;¡V~lITele e/ alif,
CumelL/ari{): Este :lsJ-pitorrü e.s ,senK'¡:mll' a 011':.1." ha­ 19¡.;3, rig. H, n.4 j y fig. 9, n." ,\~-.q9) y Fin:rI (PelJicer
lLluas en b eUL'Va del Higucrón (Liza, I <)7.~, l:tlll. y AWS1:l, 1997, ng ?<íJl)
3,1: Lópt'i: y ClL'ho, 1979, p. ¿j.'+, ng. 16,2, lám. VII)
y, seglll1 la tipo)ogíJ de "Jav~lrrelc (l <)76, p. 272-27ó 1,
corres['londe :1 su tipo B. E,.,las aS:lS ,.,e documcn­
tan, Jdcm:ís de en la Cueva del Higuerón. en las
de t\erj:] (Acosla,19H5, fig. ,),,): l'dlic<:r y Acosta
1997, [¡g, .35>~-9) y la \/i('«)l'i:l, (:'n i\1;íI"ga y l'n I:l~
de AlhUl)o!. LJ Clrigüc);¡ 'i la Sim<l l{icl de Alh:IIl1:l,
en la provinci:l de (~ranJda (Navarrctc, I97<í)
LI.S "~IS~IS de piwlTo" . ,on un elemento carane­

rí~tico del :\feolitico de And:tillcí~l Oriental frel'lIt'nLe


en I;l~ (1It'\';1~ de la Costa del Sol (Pellil'er. l')(i5, p.
37, Fig. 14). :lLIl1que \~IIl1\)ién ~lparL'Cen en el intcrior
en las provincias de (;ranada y C('¡rdo\);l (Vicen[ y
;'.'lur'1oz, '\')73, p, W). [-i:lbitu:tim<:rHl' ~e fechan en
el Neolítico :\kclio y Final, C0l110 en estl' caso dd
Higlll'1'ón, p<:l'O cn Ne:'j;¡ se conocen desde el
Neolítico Inicial (Pellicer y !\costa, 19')7, t'ig. 77[) 1.

55, Fragmento de pequefio vaso de forma aquillada,

54, Vaso ovoide con mamelón horizontal


N" fnl'.: 200l/1~:,i.
])imensiolllc's: Altur:l: 11 Cl11: anchura ll1:í.xim:l: 9 Clll:
grüsor: 0.')/ll.9 cm; diámetro nüxitllo: el. 10/'12 Clll.
Procede/lcia: Cueva del Higuerón, !.\'I:ílaga, Co!ccci(m
Loizelier. ParJ 1l1:í.~ dl'\:tllc,." Vt':lse el n." ')2 d<:J
Calúl()~(J.
f)e,,'cripcióll: Vaso :1 Ill:1l10 de cuerpo uvoide con 1;1 ;V" Im.'.: 200j,"IH/'i.
hase redonde;ld:1. FI I)ordc' es vertical y :t 2 ('1n. dc"1 Dimeilsio/les: Allur~1 conscr"':ld~l: ') cm; dj~l11l'l.ro l1l:lxi­
misl110 ofrL'ce 1I n mamc!(ín horiz( ,nra l, de seccic'm lllO: 4 ,'111: p;ru~()r: n, 'i cm.
apbnada, a modo lit' soporte. L1 pasra es m:lrrón Procedencia: l.ut'va del I liguer{JIl, ~tllaga. Co!t'cción
rojiza, tosca y con a)guno~ gnll'sos desgr:hal1l1'S de Loizeljer.

68
I'RI·.Hls·rOK1A

Descripción Fragmenro de un pequeño vaso ;¡ m:loo 57. Lámina de sílex gris

de cuerpo ovoide y de forma Ylllil);¡c!;l. pucs ofrc­ :v,' hll'.: 2IJOI/IH!'

ce secci()n ovoide qUé: ....é: afina ha<:i:¡ la hase, que /)imerrsíniles: Longirud: 4.9 on: anchura: 1.l un; gro­

presenu un cngrosamienlO aquilbdo. SOl': 0.3 cm.


La pasta lOS P;\ rcio-roji/,a fin;! <:on cle\~!~lsantcs Inuy Procedencia: euev;1 dd Higuer<'in, Ivl::íbg;L Colección
linos y la superficie: externa csr:'¡ cllicbclos<l111cntL' ;t1is:lda, Loizelier
aunque ofrece un pequello aguJe:ru que pudiera ..,er /.Jescnj)ciriJl: Lltninilla de sílex gris de sección Irilpe­
debido a 1:1 huella de un gr:lno de n.:real. zoid;¡) sin Iludl:ls de ll."O.
Cronología:"! eo]¡rico .\1eci io- Fi n:l\.
CroJl%gía Ncolí(ico.
Bibliografía: Inédito.
mbliognt/íu: '1núli\o.
Comentario: La forma dl' este va."o re.. . ult:1 original y.
ComeJ//ario: Para su procl'dellcia y contexro, que in­
aunque su recluciclo l:IJll;li'l.O impide prccis;Lr MI." clin:! a suponer una fecha neolíciC:l, v(ast' lo dicho
paralelos, quiLás pudiera imcrpret:lrse C()i1)O parle de a ¡!mpe\sito del n. ';2 y 5(Í dcl Cútú/o,!!,o.
\In posible vaso geminacio (U)rX'1 y Cacho, 1979, fig.
20,1), relaciünabk con los Illarcri:iles I1COj¡tilos que
Jo aCümpanan (n." 'í2-(J'l). P;lra su procedenci;l. véa­ 58. Lámina de sílex gris
se lo dicho a propÓ."'ilO dd n." -)2 del Catá lo,!!, o. :V' / JI/'.: 2001/ 1f;1).
Dimensiones: LongitLId: ,~ cm: anchura: 1 cm; grosor: 0.2
cm.
56. Lámina de sílex Procede/lelo: eUeV;l dl'l Higuercin. M;í]aga. Coieccl(\n
Loizdier.
ne.'crijJcirj'll: Pequl'¡la bl11inilb dL' sílL'x gris de secci(m
56 triangubr sin huella." de uso. Ac!uall11ClUe cst::í rota
57 58 en dos frilgmenl()s.
60 59 CrU/1%¡.;it!: Ne, ,lítico.
Hihliowajio: lnc'di\o.
Come/l/(wio: 1';lri} su procc(ienciil y conrexto, qut' in­
clina :1 suponcr una fech:, ncolític;L vé;\St' lo dichü
a prop()siIO dcl n." ')2 y 'i6 del Catálogo.

59. Lasca de sílex negruzco


N." 1111'.: 2001/18/9
!)imensio/les: Longitud: 3.2 Clll; anchura: l.) cm; gro­
. . or: O.i cm.
Proac/é'JlciCl: eUeV;¡ del Higuclún, :\·1;íbga. Colección
N° /nu.: 200l/18/6.
Loi/clier.
Dimensiones: Longitud: 6 CI11: ancilllr:l: 2..-\ Cl\l: gwsor:
f)escripci<)n Pe<¡ucr'1a lasca de sílex negro origini¡ria de
0.6 cm. dcsbasGldo pues ofrece huell:ts dt;: levillJ[;lmientos
Procedencia: Cueva dd Higuer(m. !v1:'tlaga. Colé'lTi(m previos.
Loizelier. Cn)}/(J/ogía: Net¡lílju»)
Descripción: Lámina de sílex g"is;íu,:o dé' .Sl'CCil)n trian­ Bihlio,l"rujfo: fnC::dilo.
gubr. Presem;\ rt'toc]ué's ;lbruplos en el bdo iLquicr­ CumeJlluJ'io: Para su procedencia y ConlcXlo, que ln­
do y rehajes a presión en. d c1m.,-\). l'lina ;1 suponer una fecha neolítica. \/é~)se lo dicho
Cronología: l'\eülí(ico. a proró.. . ir() dd 11." 'í2 Y ')6 del Cú!ú/o,f!,o.
Bibliogrqfía: rnl'dilo.
Comentario: Par:\ su proccdl'ncia y corHexlo. que in­
clina a suponcr un;\ fl'cha neüliliu, véase lo dIcho 60. Laminilla de sílex rojizo
3 propósito del 11." 'í2 lil'1 Ca/ú/o,!!,(J. !\ul1ljue en 1;1 :V' 1m'.: 201ll/ 11)../ I O.
Cueva del Iliguer<Ín se lun 11:11 lado import;ll1Ces Dinu:l/si()nes: Longilud: :\.'í un: :Inchura: 1.9 cm: gro­
restos del Paleo\í(ico Superior (I~rl'lljl. ¡en]: Lt/;l. sor: O.S cm.
1973, p. 106; F. Jordá (ed.) 19:-)6l. l'sla indUS(I'la b­ PrrJcet!ellcio: Cueva del Hi~ucr<'ln. ivtíl:lg:1. Colecciún
min;Jf puede ptr[eClanH:nte ser del Neolítico. Loizc1in.
Esta I;unilla de ~ílex y I;\s sigulen(es (n." 'í7 ;1 f)escripci¡;n: Pequula \;lI11inil1a de deshascaclo de secciún
(\0 del Ca/úlogo),i rod:ls ella .., sin rcroquL's, plll'liL'n tri:¡ngular con IlucJI:t... de kV~Hlcalllient()s previo.....
;lLribuirse al Neolítico. pues eSll' tipo de indusrri;1 Cmll%ght: ,;f\"c(,1 ítico'
"parece asociada a tod<l la secuenci;1 dd \I('.oií(ico Bihfiogra(ia: ln0dilo.
en las CUc~vas and:üu:t.:l..., (Pl'lIict'r, ISl63, p. 31'), fig. :; COl1wJ//ario: P:lra ~u procL,de[lua y cOnleXv), que in­
a 32: id., 19M, p. 64, ng. 'i-:2-I, ];¡m. XI-XIII: Vicent clina a sllr>oner una fecha nt'oJí(ica, vé,lse lo dicho
y i\:!Un.OZ, 1973. p. 1->4; [/)pez y C:lcho, 1')79, p. H .".l. a prope')"ilo dd n.· ')2 Y 'i6 dd Catú/ogo.

69

REAL ACADEMIA DE LA HJSTORIA

61. Conjunto de conchas marinas leolítico (lordá 1981, p. 95, lám. 2,4; id., 1986, p.
[y0 Inv.: 2001/18/11. 15R; Serrano el aUi, 1995, p. 330).
Dimensiones: Miden entre 4.5 x 4.5 cm 'l 3 x 3 cm.
Procedencia: Cueva del Higuerón, Málaga. Colección
Loizelier.
Descripción: Conjunto de 7 conchas marinas bibalbas
semi fosilizadas de Pecten maximus (Linneo).
Cronología: Neolítico, a juzgar por el resco de los mate­
riales que formaban la colección, aunque por sus ca­
racterísticas pudieran ser de! Paleolítico.
Bibliografía: Inédito.
Comentan:o: Para su procedencia 'l contexto, que in­
clina a suponer una fecha neolítica, véase lo dicho
a propósico del n." 52 del Catálogo. Este tipo de
conchas se ha documenrado en yacimientos neolí­
ticos de la Península Ibérica, pero en la Cueva de
Nerja son más frecuentes en el Paleolítico y Epipa­

PROCEDENCIA DESCONOCIDA

62. Cuenta de hueso womorfa Bibliografía: García y López, 1903, p. 51, n." 298.
Comentaría: Esta curiosa cuenta fue donada por el
Barón de .Minutoli, pues según el inventario de 1903
(García y López 1903, p. 51, n." 298) formaba par­
te de u n conjunto ele objetos que .. casi todos proce­
den de Tarragona, y fueron regalados por el señor
Mínutoli, alguno procede de Ampurias'·. Sin embar­
go, resulta difícil clasificar esta pieza, pues el con­
junto con el que se conservaba no puede conside­
rarse uniforme (véase el n." 213 y 286 del Catálogo).
Desde el punto de vista estilístico e iconográfico,
también resulta muy difícil su clasificación; el único
elemento quizás comparable podrían ser los adornos
200mortos de hueso en forma de conejo del NeoJi­
N° Inú~ 298/7.
tico Recienre del Centro de Portugal (Veiga Ferreira,
Dimensiones. Longitud: 1.8 cm; anchura: 1 cm: grosor:
1970, p. 168 S., fíg. 1: Spindler 1981, p. 52 s, 'l 226 s.,
0.4 cm. fig. 23, lám. 25, n." 480-4R2 y 6ib, m<lpa 43a; Kunst,
Descripción: Cuenca de hueso tallado representando la 2001. p. 531 s.. ltim. 490), pero la iconografía, forma
cabeza de un animal, en el que se c!iferenci:m el y estilo de cs(;J cuenta es diferente, lo que hace muy
hocico, los ojos y la zona inferior de la qui.jada. incicrra cualquier atribución cultural.
Cronología: 1V-IlI milenio?
CALCOLÍTICO - BRONCE INICIAL

ÁLAVA

San Millán - Eguilaz Descripción: Pequeno puñal de cobre arsenicado con


lengüeta sencilla, ancha y corta. La hoja está
(Dolmen de Aitzkomendi)
adelgazada hacia los filos, que son simétricos y
convergentes en la punta. Muestra una pátina ver­
63. Puñal de lengüeta de bronce arsenical de intensa en casi toda su superficie.
Cronología: Calcolíüco Campaniforme.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 78; Cabré, 1923,
p. 544; Eguren, 1927, p. 7-10; Apellániz, 1973, p.
208; Bradhem, 1995, n.O 194, p. 107.
Comentario: Según el infonne de la Comisión de Mo­
numentos de Álava a la Comisión Central de Mo­
numencos Históricos, al abrirse en 1831 la carreter.a
de Vitoria a Pamplona se hicieron varias catas en
los terrenos cercanos a la obrd y en una de ellas
situada en una colina a 5 leguas de Eguilaz se encon­
tró una enorme piedra a unos 4 o 5 pies de profundi­
dad ( ..) ya continuación un sepulcro lleno de huesos
y armas. Según el mismo informe Diego de Arriola,
diputado de Álava, manda recoger las armas, y las
remite a Madrid. a la Academia. Dado que el tío
de D. Diego de Arriola era D. Martín Fernández
Navarrete de Antrete, a la sazón Director de la Real
Academia de la Histori<l, es de suponer que esta
circunstancia explique la llegada de esta pieza al
Gabinere de la Real Academia de la Historia.
El Padre Zabala, en la memoria de 1833 recoge
las circunstancias del hallazgo entre 1830 y 1831 Y
las posteriores excavaciones de 1832 (Zabala 1846).
Según es(e informe se trataba de un sepulcro celta,
aunque el inventario del 1903 habla de un sepul­
cro romano. Sobre el dolmen de Aizkomendi (Eguílaz,
Álava) y las circunsrancias del hallazgo véase Zabala
(846), Pérez Arrondo y López de Calle (1986, p.
69); Llanos Ortiz de Andaluce (1987, p. 353) y, en
particular, Ortiz de Urbina (2000, p. 38-46).
Paralelos de este punal pueden verse en Bradhem
(1995, lám. VI n-" 186-193) y Spindler 0981, p. 102,
N° lnv.: 519. fig. 41), Y en contexros campaniformes, como el
Dimensiones: Longicud: 11.3 cm; anchura máxim;¡: 2.4 Arenero de Miguel Ruiz (Harrison 1977, fig. 77).
cm; grosor: 0.3 cm. Peso: 29 g. El análisis metalográfico ofrece el interés de evi­
Procedencia: Hallaelo en 1832 en las excavaciones del denciar en este puñal una alta proporción de ní­
Dolmen de Aitzkomendi (Eguilaz), cerca ele las loca­ quel (4.34 %), aleación que confirma su proceden­
lidades de Eguilaz y San Millán, provincia de Álava. cia del Alto Valle del Ebro o del País Vasco, de
Análisis metalográfico (PA 10803): Cu: 89.8 %; Sn: nd; donde es característica dicha aleación (S. Rovira, co­
Pb: nd; Zn: nd; Fe: 0.96 OJo; Ni: 4.34 OJo; As: 2.14 %; municación personal, 12.2003). Montero y Rodríguez
Sb: 0.37 %; Ag: 0.057 OJo; Au: -; BL nd; Cr: 0.3 %. de la Esperanza 1997.

71

------
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

ASTURIAS

Cangas de Narcea
(Tineo - Moneo)

64. Hacha de cobre

N° Inv~ 39.
Dimensiones: Longilud: 17.3 cm; anchura: 9.5 cm; gro­
sor: 1.3 cm. Peso: 951.5 g.
Análisis metalográ:fico (PA 10 125): Cu: 98.0 %; Sn: nd;
PD: nel; Zn: nel; Fe: 0.06 'Yo; Ni: nel; As: 0.26 %; Sb:
0.87 %; Ag: 0.76 %; Au: -; Bi: -.
Descl'ipcíón: Hacha plana de bronce de forma trape­
zoidal con el talón de base muy estrecha y de
sección rectangular. El filo es abierto, convexo y
tenso, mientrJ.s 105 Flancos son rectilíneos y conver­
gentes hacia el talón. La pieza ha sido confeccio­
nada en un molde univalvo, presentando notables
desigualdades en ambas caras. Las rugosidades han
sido iguaJadas tras el enfri<lmiento de la pieza me­
diante frolación intensa.
Cronología: Calcolítico Final o Bronce Antiguo.
Procedencia: Según el inventario de 1903. fue hallad,t
en febrero ele 1888 en l\iloneo, cerca de Cangas de
Tineo (Asturias).
Bibliografía: Inédita, aunque citaela por García y López,
1903, p. 10.
Comentan'o: Donada a la Real Academia de la Historia
por el Académico D. José G6mez de Arteche en
junta del 9 de Marzo de 1fl94.
Este ejemplar, prácticamente de cobre sin <lpe­

nas <Jrsénico, parece corresponder al tipo 2C de

Monteagudo 0977, p. 47 S., lám 11, n." 200-208,

en especial n.O 204-205 y 207), cuya distribución es

característica de la Región C<.tntábrica, desde Asturias

y Norte ele León hasta Vizcaya, aunque un ejem­

plar también procede ele Aguil~lr, CÓrdob<l. A pesar

ele que este tipo ele hacha se ha fechado hasta el

inicio de la Edad del Bronce. la prácrica ausencia

de arsénico (0.26 %). proporción que puede consi­

derarse como impurezas, hace pensar más en una

cronoJogíd del Cakolítico que del Bronce Antiguo

(ibidem, p_ 47)

72
PREHISTORI,\

BARCELONA

Horta
(Montaña Pelada)

65. Hacha de piedra pulimentada


/V:·' ¡/,/V: l407.
[)únensione.s: Longicud: 9.R enl; ~HH.:hura: 4.7 ('tl1; gro­
,<,()r: 3.2 cm.
Procedéncia: Hallada en una cueva de b MonLar\a
[>eLlda. "iluada dentro del (t'l'lllino mUllicipal de
l·rOrLa (Bal'celon~¡).
Descripción: [-{,Klta ebhor;tda sobre roca meca l1lórfica ,
prohahlclllCllH:; cornea na. Ll superficie se prcsenl¿l
piqllcle~lda. En el extremo distal o Cilo prescnta di­
versos lev:lrltal1lienws que están destinados al
rt'aviv,¡do de la superficie ele corte.
Crunolo.!!, ío: Neol ítico-CalcüJ í(ico.
Bihhogra/Ta: Guillén (',arda, 1905. p. ,t49-4')(L
Comentario: ()cscubien;l por D. Guillermo S. de Guilkn
Gareía. Adjunt:l una e(iqlleta escrila a mano dondl'

sc lee Hucha de piedra !mlimenttlda procedente de

¡¡na cueIJa di? lo ¡HoYllaFw Pelada, lérmino de [-]orla

(Barcelona). desL:umérta por D. Guillermo S. de


j
Guiflén CarGÍa. e Amgón. 2H8, /.., Barcelona. Traó.

la eTiquel,] se lee Basalto t'scri(o a lápiz.

CIUDAD REAL

Daimiel

(Viña de El Quintanar)

66. Hacha de piedra

N." IrllJ.: 140íi.

Dimen.\'Km('s: Longitud: 20.9 C\11; anchura: 6.09 cm; gro­

sor: 4.89 un.


Procedencia: ]-lallada en ];1 Vi¡\a dc= 'El Quintanar'.
den (ro del término munJeip;.t1 de Daimiel (Ciudad
RealL
Descripción: Hacha el~lbor:1da sobre diorita. J'rl~senl,l b
superficie pulida en el extremo disral mientras que
b 7.0na proximal presenta un piquereado regular
muy fino. El t;¡lón es apuntado y el filo esr:í con­
formado por un bisel doble simétrico.
Cronología: Neolítico-Calcolítico.
Bibliografí'~: rnt'dilil.
Comenlado: l<.egal~da ~I b Real AClclemia ele la Histo­
ria por el propietario ele la viña en 1:1 que fue ha­
lIad;l, D. Antonio Reneses Gallego, el 5 de OClubre
ele \917: véase el documento CAC1U9i79S0/0ó( 1 y
2). El hach:l ofrece <ldllt'rida lIlla etiqueta escrita a
mano donde se lee: Hacha de piedra, encontrada
en una "i¡la del término dé Daimiel (Ciudad-Real)
y regalada u fu Academia por el propietario D. An­
[onio Reneses (;ullep,o. V ACIU 5 Oetuhre 1917

73
REAL ACADEM1A DE LA HISTORIA

CÓRDOBA

Cerro Muriano ,

I\
67. Lámina de sílex

N° lnv.: 4.

Dimensiones: Longitud: 18 cm; anchura; 1.7 cm; grosor:

0.5 cm.
Procedencia: Minas de Cerro Muriano (Córdoba).
Descripción: Lámina de sílex marrón, curvada, con sec­
ción rrapezoidal y talón retocado. Presenta retoques

directos, marginales y continuos en ambos latera­

les.

Cronología: Calcolftico.

Bibliografía: Sabau, 1868, p. 77; Carcía y López, 1903,

p.5
Comentario: La pieza fue donacla a la Real Academia
de la Hisroria por D. José Amador de los Rfos y
Padilla, quien la presentó públicamente clurante la
lectura de un discurso. fechado el 9 de septiembre
de 1867, en el que, aparte de describir la pieza y
I
las circunstancias del hallazgo, se reflexionaba so­ I
I
bre la importancia de incrementar los estudios y I
I

conocimiemos acerca de la nueva Ciencia Prehistó­ l.I


! \
rica (véase el documento GA 1867/3). Para este tipo
de piezas, véase G. y V Leisner 1943, lám. 2 s.

LEÓN

Ancares

(Nacimiento del río Burbia)

68. Posible hacha en proceso de fabricaci6n

N° lnv.: 3.

Dimensiones; Longitud: 11.8 cm; anchurJ: 9.7 cm; gro­

sor: 4.3 cm.


Procedencia: Procede del nacimiento del río Burbi<l
(Anea res, León).
Descripción: Pieza en proceso de fabricación sobre roca
porfídica. Presenta morfología tendente a triangular
y la superficie pulida con numerosos lev:mtamien­
tos de talla. No presenta filo cortante.
Cronología: J'\eolítico - Bronce Antiguo.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 5.
Comentario~ La pieza fue donada por el Académico
Eduardo Saavedra Moragas a 1<1 Real Academia de
la Historia el 11 d~ febrero de 1898. Aunque el
Catálogo de García y López (903), considere el
nacimiento elel río Burhia como dentro de la región
de Galicia, pertenece al Noroeste de la provincia ele
León, en la Sierra de Ancares.
Aunque las noticias sobre este hallazgo no son

precisas, es ele interés la referencia a que se halló

en el nacimiento del río Burbia, lo que hace supo­

ner que pudiera tratarse de un depósito votivo,

quizás comparable por esta circunstancia al del Ído­

lo de Chillaron (Almagro, 1966, p. 5, fig. 1)

74
PREH ISTORIA

Villasabariego 70. Cincel de piedra pulimentada


(Lancia)

69. Retocador

N~ lrw.: lS.
Dimensiones: Longitud: 5.85 cm; anchura: 1.92 cm; gro­
N°. Im!. 14.
sor: 0.8 C111.
Dimensiones: Longitud: 6.72 cm anchura: 3.R3 cm. gro­
Procedencia: Según el invemario de 1903 procede de
sor: 0.86 cm.
Lancia, ViIJas<lbariego, provincia de León.
Procedencia: Según el inventario de 1903 procede de
Descripción: Cincel de siJljm:Jnita con la superficie total­
Lancia, en la localidad de Vi1lasabariego, provincia
mente pulimentada. 'v]ucstra sección oval y el extre­
de León.
mo proximal o talón apuntado. El extremo distal pre­
Descripción: Canto de morfología irregular que conser­
.senla un hisel ligerameme :Jsimétrico y huellas de uso.
va las superficies naturales. En un borde presenta
Cronología: ]',colítko-Calcolítico
unos levantamientos resultado de un proceso de
Bibliografía: García y L()pe/, 1903, p. 7.
talla, lo que permite suponer su utilización como
retocador. El soporte lítico corresponde a una roca
seclimentarla de grano muy fino.
Cronología: Neolítico-Calcolítico.
Bibliografía: García y López, 1903, p. :.

LUGO

Castro de Rey ventario de 1950 se conserva adjunta a la ficha de est:J


pieza llml etlquéw manu~rita con el texto: Piedras célticCJ$
(Castro de Duarria) procederlles de un caslro del Distrito de Castro de Re)'
llamado 'Castro de Ducm'iu' Provincia di> Lugo.
71. Azuela de piedra pulimentada

N° lnv.: 1392/l.

Dimensiones. Longitud: 3.9 cm; anchura: 2.62 cm; gro­

sor: 0.84 cm.


Procedencia: Proceclente de un castro del clistrito ele
Castro de Rey i1enomlnado Castro de Duarría, pro­
vincia de Lugo.
Descripción: Azuela de sillimanjta de seCClon plano­
convexa y filo con bisel doble. Esrá fracturada en
la zona del talón.
Cronología: Calcolítico.

Bibliografía: Fita y Rodríguez Villa, 1896, p. 540.

Comentario: La pieza fue donada a la Real Academia de


la Historia por D. Bartolomé Teijeiro en lR96 junto a
las dos siguientes (n." 72 y 73 del Catálogo). En el in-

75
REAL ACAOE.M1A DE l.A HISTORIA

72. Hacha de piedra pulimentada Comentario: En el inventario de 1950 se conserva ad­


junta a la fiC!J,l de esta pieza una etiqueta m~lnus­
crit;¡ con el texto: Piedras célticas procedentes de un
castro del Distrito de Castro de Rey !tamado 'Castro
de [)¡wma·. Pr(}uincia de Lup,o.

73. Cincel de piedra pulimentada

N." Inu.: 1392,/2.


Dimensiones: Longi(LJc1: 6.21 cm; anchura: 3.36 cm; gro­ ¡V" inv.: J 392/3,
sor: 1.7 cm. Dimensiones: Longitud: 4.&S cm; anchura: 1.6 cm; gro­
})escripción: Hacha de silJimaniw de sección 0\';11 y sor: 0.89 cm.
superficie completamente pulida. Muestra un filo ele Descripción: Cincel de sillimanita de sección oval, filo
dohle bisel y un desgaste imenso. con bisel doble, simétrico. Presenta Ulla pequena
Cronúlogia) ProC!!dencia:v Bibliogra(ta: Véase piez;:¡ n." muesca en el exlremo rroximal.
7 1 del Catálogo. Cronología, Procedencia, Bib!fo!!.raj!a y Comen/ario:
Véase pieza nO 71 del Catálogo.

MADRID

Algete Procedencia: Procede de Algete, rrovincia de Madricl.


Descripción: Vaso ele cerámicl " mano de p;,sta negra
74. Vaso campaniforme sin decorar de cuerpo glohular con perfil en S ligeramente cam­
paniforme. Presenta el borde divergente, labio re­
dondeado y base plana.
Cronología: Calcolítico Fin;ll-Rronce Inicial.
Comen/ario: Fue donJdo a ]a Real Acaclemia ele la
Histori;¡ por e I Excmo. Sr. D. Antonio Blanco
freijeiro. Adjunta etiquera m;¡lluscrita con el texto:
AIgete (Aladridr Del Rycmo Sr Pro! Dr D Antonio
Blanco Freijeiro. Fue restaurado en el ICRJ3C, acrual­
menre Instituto Espanol de Patrimonio Histórico, 1'\.
J~eg. 20467 A-4953.
Un. V,IS0 de similar tipología, junto a UIl vaso
campaniforme inciso de tipo Ciempozuelos de este
mismo yacimiento, ha sido publicado recientemen­
te (G<lrrido, 2000, r 239, I;ím. 20/1-2), hallado en
1978 durante las obras de una urbanización a la
N" Trié'.: 1888. entrada de Algete (Sánchez \kseguer e/ alii, 1983,
Dimensiones~ Longitud: 14.5 cm; anchura: 13.8 cm: gro­ p. 40, n. 40: Garrido, 1999, p. 149), lo que confir­
sor: 0.6 cm. ma la cronología propuesw.

76
PREHISTORIA

Arganda del Rey 50,1-3, de La Zareita. Huelva, y lim. 54,2, de


Garrovillas, Cáceres).
(Pago de Valdocarros)
76. Lámina de silex

Industria lítica l'l." In!).: 8/2.

Dimensiones: LongiTud: 9.4 cm; anclluw: 1.5 cm: gro­

75. Lámina de sílex sor: 0.4 cm.


Descnpción: Lámina de sílex claro, de sección trape­
zoidal Presenta pscudoretoques en sus filos.
Cronología, Procedencia, Bibliografía y Comentario:
Véase la pieza n." 75 del Catálogo.

77. Lámina de sílex


N" Inu.: 8./3.
Dimensiones: Longitud: 9.5 cm; anchura: 1.5 cm; gro­
sor: 0.3 cm.
Descripción: Lámina de sílex claro, con sección trape­
zoida] y escotadura en su extremidad distal. No está
retocada, aunque presenta un¡¡s pequeñas señales de
USO, en forma de desconchados, en los filos.
Cronología, PTOcedencia, Bihhogrufía y Comentan:o:
Véase la pieza n." 75 del Catálogo.

N° /nll.: 8/l. 78. Lámina de sílex

Dimensiones: Longitud: 9.2 cm; anchura: 1.') cm; gro­ NQ lnu.: R/4.

sor: 0.1 cm. Dimensiones: Longitud: 9.1 cm; anchura: 1.2 cm; gro­

Procedencia: Este conjunlo cle láminas de sílex proce­ sor: 0.3 cm.
de del Pago cle Valdoca1T0s, aetualmen(e la finca Descripción, Cronología, Procedencia. Bihliogra/fa y
"El Piul", en el margen derecbo e1el río Jarama y Comentario: Véase la piez;) n." 75 elel Catálogo.
en el término de Arganda del Hey C'vÍ<Jdriel).
Descripción: Umina de sílex claro, sin retocar. ele sec­ 79. Lámina de st1ex
ción trapezoidal y aristas p¡¡ralelas. l'resenr,l unas N" lnv.: 8/5.
pé'queúas sef't,i1es de uso, en forma de descon­ Dimen.,fones: Longitud: 8.2 cm; ,tnchura: 1.4 cm; gro­
chados, en sus filos. sor: OA cm.
CrO/'l.olop/a: CalcolíTico. Descn'pción. Cronología, Procedencia, Bibliografía y
Bibliografía: Vilanov,l y Piera, 189 J, p. 515-516; Fila, Comentario: Véase la pieza n." 75 e1el Catálogo.
1891a, p. 2'>4 Y J 89) h, p. 455-456; Moro, 1892. p.
62-601: García y López, J 903, p. '5-6; masco et alii,
<;;:>
J99H. p. BO-Sl; lám. XX. fig 22. con la bibliografía
precedente.
Comentario: SegCm el invenl;l!'io de 1903. esta pieza for­
ma parte ele un conjunto de '12 láminas de sílex. con
cll',1Ctc'rísticJs muy similares (n." 75 a 86 del Catálo­ (m =
!
JI_~

I
11
go). procedentes de Argancla. CjUé fueron clonaclas ,l
la Real Academia de ];¡ Historia por D. BO[1ifJcio de
León. vecino ele Arganda, en la sesión del 25 ele Sep­
, 80 85 \)jJ
" ¡
\ .,' 81
<=:::..
tiembre de [891. La pieza está 111<lrcaela mecliante un
número escrito él l:.ípiz que se conesponde con b t\f¡
j~IJi- ~

clasificación de Vilanov,¡ (1891. p. 51 'í). Todas las ¡m


\ , \

la piezas presentan un tratamiento térmico y. por sus _ 1- <C::>


I

similares caracteríSTicas, son producto de una misma


:0:
. io
11­
opér:lción de tIlla, incluso se puede afirmar la pro­
cedencia del conjunto de un mismo núcleo (Hbsco
(;'/ alii. ¡ 99R, p. RO).
, . ( 84 \ ,\t~\~.1
78
N. De ;\rganua se conoce tJmbi¿:n un vaso Ciempo­

-ur 1r~-
?ue]os actualmente des¡¡parecido del tvluseo Antro­
50 pológico '.,!acional (Garrido. '1999. p. ] 54) Y Llna
;te pum,] de Palmela de cobre ilrscnical conservad" en
0­ el Museo Arqueológil'<) Naciona 1. ana Iizada por
;0 Rovira el alft (1997. p. 26D. 1,
I . I
la E.stc tipo de l~lminas obtenidas en serie suele aso­
3, ciarse a alabardas de sílex en Jjuares megalíticos del
\ ji
., ' .. I
82
lr- CalcoliTico (G. y V. Leisner 1943. HU]1. 14'): id., 1959.

. •
lám. 4, 11, 22, 28 y, por su m;¡yor proximidad, lám.

-,.
77

,..,.
,~,:~~
'.~~'~ . .. ~,_.
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

80. Lámina de sílex dos en la zona proximal. Presenta una fractura en


N." b1ll.: 8/6. el extremo distal.
Dimensiones: Longitud: 8.1 cm; anchura: 1.') cm; gro­ Cronología, Procedencia y Bibliografía: Véase la pieza
sor: 0.4 cm. n." 75 del Catálogo.
Descripción: Umina ele sílex cl:lro. de secci(ín trape­ Comentario: Presenta el extremo distal fracturado. Para
zoidal y punta desviad:l. Se observan unas peque­ el conjunto de piezas del que formaba parte, véa­
ñas señales cle uso, en forma de desconchados, en se la pieza nO' 75 del Catálogo.
sus filos.
Cronología, Procedencia, Bibliografía y Comen/ario: 8 5. Lámina de sJ1ex
\léase la pieza n." 75 del CatáloJ!,o. N° 1nu.: 8/11.
Dimensiones: Longirud: 7.2 cm; anchura: 1.4 cm: gro·
81. Lámina de sílex sor: 0.3 cm.
Descripción: Lámina de sílex claro, con seCClOn
trapezoidal y punta desviada. Presenta recoques di­
rectos y marginales en el lateral derecho, convirtién­
dose en profundos en su parte más proximal.
Cronología, Procedencia, Bibliografía y Comentario:
Véase la pieza n.O 75 del Catálogo.

86. Lámina de sílex

N° Inu.: 8/12.

Dimensiones: Longitud: 5.4 cm; anchura: 1.2 cm; gro­

sor: 0.3 cm.l


Descripción: Fragmento distal de una lámina de sílex
claro, de sección triangular, con el extremo apunta­
do y sin retocar.
Cl"Onología, Procedencia, Bibliografía y Comentario:
Véase la pieza n.O 75 del Catálogo
/\7.° Irm.: 8/7.
Dimensiones: Longilud: 8.1 cm; anchura: 1.3 cm; gro­ 87. Fragmento de una lámina de sílex
sor: 0.4 cm.
Descripción: Lámina de sílex cl:lro, de sección trape­
zoiel;J1. sin retocar. Presenta unas pequeñas señales
de uso, en forma de desconchados, en los filos.
Cronología, Procedencía, Biblíograjia y Comenta río:
Véase la pieza n." 75 del Ca/álo,'So.

82. Lámina de sílex

N° 1m}.. R/8.

Dimerlsione.\~ Longitud: 7.5 cm; anchura: 1.6 cm: gro­

sor: 0.4 cm.


DescrijJción: Lámina de sílex claro, de sección trape­
zoidal. con retoques directos, continuos y profun­
dos en la parte proximal del later¡¡1 izquierdo.
Cronología, Procedencia. B7:hliografía y Comentario: N° [nv.: 19/2.
Véase la pieza n." 75 del Catálogo. Dimensiones: Longitud: 56 cm; anchura: 1.6 cm; gro­
sor: 0.6 cm.
83. Lámina de sílex Procedencia: Según Carda y López (903), este con­
N° [nv.: 8/9· juma de piezas procede del Pago de Valdocarros.
Dimensiones: longitud: 7.2 cm; anchura: 1.6 cm; gro· en la localidad de Arganda del Rey (Madrid).
sor: 0.4 cm. Descnpción: Fragmento proximal de una lámina de sí­
Descripción: Lámina de sílex claro, de sección trape­ lex blanco. de sección trapezoidal. Muestra una
zoidal. sin retocar. P;esent<l unas pequei'las señales escot;,dur;l en la zona mesial, probablemente una
de uso, en forma de desconchados, en los filos. melladura debida al uso.
Cronología, Procedencia, Bibliografía y C(¡mentario: Cmnología: Calcolítico.
Véase la pieza n." 7'5 del Catálogo Bibliografía: García y López, 1903, p. 7. Blasco et alii,
1998, p. 83-84, 116, fíg. 25
84. Lámina de sJ1ex
Comentario: Esta pieza y las siguÍ(;otes (n.o 88-91 y 95­
:V.o fnv.: 8/10.
98 del Catálogo) parecen fonnar parte de un mis­
Dimensione.\~ Longitud: 7.5 cm: anchura: ].5 cm; gro­
mo conjunto de procedencia desconocida. Presen­
sor: 0.4 cm. ta el extremo distal fr:lcturaclo. La pieza se sitúa
Descripción: Lámina de sílex claro, de sección trape­ dentro ele un proceso ele preparación de talla lami­
zoidal y retoques alternos. denticulados y profun­ nar y muestra huellas ele :l!teración térmica.

78
PREHISTORIA

88. Fragmento de una lámina de sílex uso, en forma de pequeños desconchados, en el


filo izquierdo.
Cronología, Procedencia JI Bihliografía: Véase pieza n.o
87 del Catálogo.

89 90 91. Buril de sílex

87 88 N° bw.: 19/';

Dimensiones: longitud: 3.9 cm; anchura: 1.7 cm; gro­

sor: 0.5 cm.


Descripción: Buril simple sobre una lámina de sílex
marrón transluciclo. ~·tuestf3 un;.¡ pequeña truncadura
lateral asociada.
Cronología, Procedencia y Bibliografía: Véase pieza n.O
92 93 87 del Catálogo.
91 94
95
N." 1m/: 19/3.
92. Raspador de sílex
Dimensiones: Longitud: 4.8 cm; anchura: 2 cm; grosor:

0.9 cm.
Descripción: Fragmento mesial de una lámina de sílex
claro de sección trapezoidal '! sin retocar.
Cronologi'-cl, Procedencia y BihliogmJia: Véase la pieza
n.o R7.
Comentario: Presenta alleraciones de tipo térmico. Para
su contexto, véase la pieza n." 87 del Catálogo.

89. Fragmento de una lámina de sílex

lV.O 1nv.: 317/24.


Dimensiones: Longitud: 4 cm; anchura: 3.3 cm; grosor:
1 cm.
Procedencia: Según el inventario de 1903, el conjunto
~ ._.~_J
se halló en el Pago de Valdocarros CA.rganda de!
Rey).
N° lnv.: 19/4.
Descripción: Raspador simple sobre una lasca en sílex,
Dimensiones: Longitud: 3 cm; ¡Inchur;.¡: 2,3 cm; grosor:
de color blanco. Presenta retoques continuos y di­
0.5 cm. rectos, simples y abruptos <:n el extremo distal y
Descripción: Fragmento mesial de una lámina cle sílex mesial derecho.
blanco, con sección triangular. Tiene retoques di­ Cronología: Muy imprecisa, pues aunque pudiera ser del
rectos, marginales, abruptos ji continuos en ambos Paleolítico, parece más probable atribuirla a un ta­
laterales, convil1iéndose en esc3lerifonnes en el };¡­ ller del Calcolítico.
ter21 derecho. Bibliogrají:a: Moro, 1892, p. 62-64; García y López, 1903,
Cronología: Calcolítico.
p.7.
Procedencia y Bibliogrají:a: Véase pieza n." 87 del Catálogo.
Comentan'o: Este conjunto, integrado por los n.O 92-93
Comentario: Conse/va restos de pátina en ambos filos,
y 99 del Catálogo, fue donado a la Real Academia
por lo que podría tratarse de un diente de hoz con de la Historia por D. Alfonso Benito Alfara; véase
huellas de lustre de cere¡¡l. documento CAM/9/7961/33(1).

90. Fragmento de lámina de sílex


93. Lámina de sílex
N° lnv.: 19/10.
N.O lnv.: 317/25.
Dimensiones: Longitud: 2.1 cm; anchura: 2.5 cm; gro­
Dim.ensiones. longitud: 2.6 cm: anchura: 1.8 cm; gro­
sor: 0.5 cm. sor: 0.5 cm.
Descrlpción: Fragmento mesial de um lámina ele sílex Descripción: lámina en sílex blanco, sin retocar. Pre­
ffi3rrón tr-Jnslucido, sin retocar. Presenta señales de senta talón liso.

79
. . --­

~~"c.•• _~ ...\ . . .
RfAL ACADEMIA DI:: L~ H1S"fORI.A

97. Lasca de sílex

N" Tnu.: 19/9.

fJinzensiolU!.\': Longitud: )./Í cm: anchura:')') cm; gro­

sor: 0.6 cm.


DescnjJcüín: Lu,ca de sílex. ele color ;Imbarino trans­
lúcido. sin relocar.
Cml7()lo.~ía, ?mceilencia y Biblíogrer/iá: Véase rieGa n:'
R7 del Cülálo¡!,o.

-~-
98. Lasca de sílex

Procedencia. Cmnolo¡.;ío y BílJliografía: Vé;lse el con­ N" IJIIJ.: 19/J 1.

junto n." 92 del Catúlogo. Dimensiolles: Longitud: 1.8 cm; ;lIlchura: 2.') cm; gro­

sor: 0.8 cm.


DescrijJci¡)n: L;ISGl ele ckeorliclé!o, en sílex <k color
94. Lasca de sílex retocada h1<lnco.
Ch))l%gía. Procede~}Clú y Bih/¡oj!,raJia: Véase pieza n."
87 del Calálopo.

99. Lascas de sílex

-~
N° 1m:.: 1626/2
DíJ'nensio1}.es: Longitud: 2.') CIll; anchura: 2.2 cm: gro­
se))": 0.7 cm.
Procedencia: Se halló en el Pago de V;¡ldocarros
(Arganda del Rey, Madrid)
DescnfJCü5n: Lasca de sílex, de color gris, con retoques
);llerales, directos y evolucionados. .\!uesrra fractura
por flexión en ambos extremos.
Cronología: ¿CaJcolítico".
Bíbliol!,rajla: Vilanova y Fiera, 1H91, p. ')13-) 16; i'vf0rO,
1892, p. 62-M. :V' bu'.: 317/23.
Comentario: La pieza fue donada ;1 ]a l:kaJ Academia DescnjJCión Conjunto formado por 14 lascas de des­
ele la Historia por D. Alfonso Benito Albro en 1R91; corte7.auu, d<:' síicx.
véase documenlo CA..l\"l!9!7961/3.)( 1). Procede/leia. CJmwlogía y I5ihliogrc1iu: Véase el con­
junto n." 92 uel C{/tú/op,o.

95. Lasca de sílex

N° Inv.: '19/6.
Fauna
Dimensiones: Longitud: 1.4 cm; anchura: 3.1 cm; gro­

sor: 0.7 cm. 100. Molar de équido.


DescnjJcir5n: Lasca de sílex, de color blanco, con reto­
ques directos, marginales, continuos y simples.
Cronología, PmcedenC1:a y Jjih/io.~rqria: Véase pie7.a
n" 87 e1el Catá/op.o·

96. Lasca de sílex


N° lnu.: 19/8.
Dimensiones: Longitud: .3.4 cm; anchura: 2.7 cm; gro­
sor: 0.7 cm.
Descripción: Lasca ele sílex. de color blanco, sin reto­
car.
Cronología. Procedencia y Bihliografía: Véase pieza
n." 87 del Calálogo.

80
PRF.HrSTORJA

N° lnv.: 1626/4,
Académico Amonio Vives y Escudero, COl11i!>iona­
Dinumsiones: Longitud: 6.8 cm; anchura: 2 cm: grosor:
uo al efecen por la Real Academia de la Historia
2.2 cm. (BJ3SCO et alii, 1998, p. 6 s.).
Procedencia: Hallado en lB9.l en el despobl3do de Bibliografía: Rj~liio el alii, 1894, p. 436-450; Antón,
Valdocarros, término cle Arganda elel Hey (Madrid). 1897, p. 467-,j83; Deselaers, 1917, p. 1H-38; Blasco
Forma parte ele un conjunro que se completa con er alfi, 1998, p. 34-45, lám. 5, n.O 1; A~·arzagi.iena,
varias pieza!> de inelustria lític3. 2000, p, 47-55. Ambos con la bibliografía prece­
Descripción: Molar CiVI2) de équido. Presenta fractura en dente.
la zona ele la raíz y concreciones calcáreas en el Comentario: DOJ),¡do a la Real Academia de la ]-[jsto­
exredor. Posiblemente pertenece a un caballo do­ ria con los reSG¡nces elementos de este yacimiento
méstico. en 1R95 por su comisionado, D. Antonio Vives y
Cronología: Ca1colítico, Escudero, quien excavó la necrópolis con fondos
Bibliografía: Vilanova y Piera, 189], p. 513-516: Moro. aportados por el Marqués de Cerralbo (véase los
1892, p. 62-64 documentos CAivU9/796v039(l a 9); CAM/9/7961/
Comentario: El elocumento con la signatura CA'\'1/9/ 043(2 y 3); GA 1914/10 Y 2), GA 1921/2 Y GA
7961/})("0 corresponcle a una lámina ele ilusrración 1978/1).
Que muestra todo el conjunto lítico '! óseo. El cráneo fue entregado en 1897 al antropólogo
D. ~lanuel Amón y Ferrándiz para su esTudio. En
1917 los restos fueron estudiados de nuevo por H.
Deselaers, Doeror en i'\'ledicina. Por último, en 1998
Ciempozue1os los cráneos fueron revisados por la Dra. Corina
(Cuesta de la Reina) Liesau y Dña. Cristina Sampedro, ele la Universidad
Autónoma ele IVladrid (Blasco et alii. 1998, p. 34­
Restos antropológicos 45), al mismo tiempo que fueron sometidos a un
proceso eJe resTauración hajo la dirección de! De
101. Cráneo número 1 Jü<lquín Barrio.

102. Molde endocraneal del cráneo 1

N" lnv.: 1641/1


Dimensiones: Diámerro antero-posterior: 18.5 cm.: diá­
metro transversal máximo: 15 cm.
Descripción: Gran fragmento de cráneo con ausencía
ele base y gr~ln parte ele la región frontal derecha.
Presenta una depresión post-mortem en el parietal N," ¡flV.: 1641/2
derecho q~e no alcanza la sutura sagital y no afec­ Dimensiones: Longitud: 19.2 cm: anchura: 14.3 cm.
ta a la configuración general del cdneo. Según una Descnpción: Molde endocraneal compuesto por una
revisión actual hasacla en la morfología ele la lon,l rn~ltri7. cerrosa con concreciones calcáreas y restos
frontal y las suturas craneales debnteras, podría tra­ de hueso. ConserV~l toda la bóved,l craneal y pane
Larse de una mujer joven. del frontal en el que se aprecian restos del toro
Cronología: Calcolítico Campaniforme. supraorbital. \o1ucsrra eviuencias de lesiones en el
Procedencia: Necrópolis campaniforme descubiena al parietal derecho.
construir la antigua calTetera ck la Cuesta de la Rein,¡ CronoLog[ü. procedencia, bihliop,m/ia y comentario: Véa­
a San Martín de la Vega, en e! km. R, a unos 500 se el n." 10J del Catálogo.
m. de la estación de Ciempozuelos, cnrre m3Yo y
octubre de 1894. La supervisión corrió a cargo <..lel

81

,. ',. -- - - - - - - --­

~"" ..~,
• ~
~ . ,
·~,~=tt-,.
REAL ACADEMIA DE 1..\ HISTOR1A

103. Cráneo número 2

;vo lnv.: 1642/1


Dimensiones: Diámetro antera-posterior: 18 cm; Jüíme­ 105. Cráneo número 3
tro transversal máximo: 15 cm.
Descripción: Gran fragmento de cráneo con ausencia
de base y región frontal. Presenta un,] doble
trepanación intravitam y/o traumatismo en <::1
parietal izquierdo, que no afectaría a la configura­
ción crdneal. El tipo ele trep,m;lción que presenta
el cráneo es el de técnica incisa poligonal, <::n la
que se extrae, mediante aserrado en huso. un;l placa
cuadrangular o rectangular del cráneo. Su extensión
y forma biselada indica una regeneración ósea y,
por tanto, una supervivencia prolongada en la pri­
mera trep,mación, aunque no así en la segunda.
Tanto los estudios antiguos como la revisión actual
concluyen que estamos ante un varón adulto, so­
bre todo dado el grado de obliteración de las sutllras
craneales. El cráneo muestra abundantes huellas de
inteIVención de origen antrópico en fechas poste­
riores.
Cronología y Procedencia: Véase la pieza n." 101 del
Catálogo.
Bibliografía: Sobre este hallazgo en general, véase la
pieza n." 101. Para este cráneo, Blasco el alii, ]998,
p. 34-49, lám. 5, n.O 2 y láms. 8-9, con la bibliogra­
fía precedente. Posteriormente, LieS;\LJ y Pastor
Abascal, 2003.
Comentan"o: Véase la pieza n." 101 del Catálogo.

104. Molde endocraneal del cráneo 2


N" ln~': 1642/2
Dimensiones: Longitud: Jl.2 cm; anchura: n.5 cm.
Descripción: Molde endocraneal compuesto por una
matriz terrosa con concreciones calcáreas y re~tos
de hueso. Conserva pane del occipital y temrora­
les. ¡v!uestra cvidenci¡¡s de lesiones en el parier,il
izquierdo.
Cmnología, procedencia, bibliografía y comentario: Véa­ N. lnc.: 164.')./1
se el n." 101 del Catálogo. ])imensiones: Diámetro anlero-posterior: 17.') cm.; diá­
melro lransvers,¡) n1Úxímo: 15 un.
Descrij)c/óll: Gmn fragmento de calot;) cran<::al hUI11:l­
na. Conserva gran p;u1e del p;lríetal izquierdo. El

82
PREH[STORIA

- ejemplar, muy deterioracio. Inuestr.l evidencias de N° Inv.: 1644/1


lesiones posl-mortem y cierto aplastamknto dl' b Dimensiones: Altura: 22 cm; di:ímdro ante ro-posterior:
región occipital. L1S suturas sagital. coronal y 17 Cnl.; diámetro uansversal máximo: 14 cm.
lambdoidea est:ín obliterJdas cOmple(;lmentc. A. juz­ Descripción: Fragmento inferior de un cr:íneo que con­
gar por sus suturas craneales. se h;) considerado serva tod3 la parle izquierda del occipital 3sí como
probablemente perteneciente a un individuo madu­ parte del Temporal y parietal del mismo lado. Las
ro o senil. vértebras cervicales están conservadas en conexión,
Cronología y procedencia: Véase el n." 1Ol dd Catálogo. mientras que la mandíbula aparece en posición
Bihliografía: En general sobre este h¡¡ Ilazgo. véase el :matómica. ,vluesU'a un desgaste leve de las 3 pie­
n:'I01. P,lra este crJneo, 13bsco et alii. J998, p. 34­ zas denules (molares) que afectan Sülamente a las
49-51, [;lm. 6, n." '1, con la bibliografía precedente. clIspides. El occipital presenta una cresta nucal muy
Comentario: 'Véase el n: 101 del Catálogo. suave por lü que se ha interpret;¡do como un crá­
neo femenino
Cronología y procedem.:ia: Véase el n." 'lO1 del Catálogo.
106. Molde endocraneal del cráneo 3 Bibfiogrclj{a: Blasco et alii, 1998. p. 51-54, lám. 6, n.O
2, con la bibliografía precedente.
Comentario: Véase el n." 101 del Catdlogo.

108. Molde endocraneal del cráneo 4

N" frw.: 164312


Dim('7/.siones: Longitud: 13.5 cm: anchuLl: 8.4 cm.
Desc11jJción: .\'1olde endocraneal compuesto por una
matriz terrosa con concreciones calcáreas y reslos
de hueso. Conserva parte dd parietal izquierdo y
muestra cvidenci~lS de lesiones. El ejemplar, muy
deteriorado, muestra Jbundantes concrecione;;
calcáreas ¡¡ lo largo de !J superficie. /I/." /nl).: 1644/2.
Cr01wlvgía, procedencia. biblioRrafía y comentario: Véa­ Dimensiones: Longitud: 17.4 cm; anchura: 12 cm.
se el n." 101 del Calálogo Descripción: ivlolde endocrane;1! compuesto por una
matriz terrosa con concreciones calcáreas y restos
de hueso. Pertenece a la zona inferior, conservan­
107. Cráneo nÍlmero 4 do restos del mastoides y del foramen magnum.
MueSlra evidencüs de lesiones en el parietal izquier­
do. El ejemplar, muy deteriorado, muestra abuncl<ln­
tes concreciones calcáreas a lo largo de la super­
ficie.
Cronología, procedencia, hibliogrc4ía y comentano: Véa­
se el n." 101 del Catálogo.

109. Fragmentos de cráneo humano


N" Inli.: 1640/1.
Procedencia: Hallados bajo la supelvlslon del Sr. D.
Antonio Vives y Escudero en la necrópolis de Cues­
ta de la Reina, antigua carreTera de b Cuest,l de la
Reina a San \lartín ele [;,¡ Vega, yacimiento ele Ciem­
pozuelos (Maelrid) en octubre de 1894.
DeSCripción: Conjunto formado por 80 fragmentos óseos
pertenecientes a un cráneo de individuo adulto. Un
fragmento corresponde al orificio auricular izquier­

83

.. '. -­

~'t,;,:"
R~Al ACAUEMIA OE LA HISTORIA

llJ. Fragmento de mandíbula inferior

do, uno a la zona m;lswide y fres a la mandihula


inferior. Sc con~er\'an Fi pie7.'ls dentarias con evi­ IV." hu:: 1('¡O 1.

demes mueslr,lS UC ;¡hr;¡sioncs dehid;IS a rLOn:.sos Dif'nensZ:01lcs: Lüngiruc..i: (-, cm; anchura: (j.! cm: grosor:

postdeposicionalcs. 0.2 cm.


Cronología: C;dcolítico Campanifonnc. Descripcirí!l: Fragmento de lll;\Ildíh¡¡Ja inferior que inc!u­
Bihliogrct/ía: Ri,lf'io ('t ulii. 1H94, P 4.36-'l'50; Antl'lO, Y'e rarre del menc(m. el agujero I1wntoniano derecho
1897, p. 467-4H3; Deselaers, 1917, p IH-3H; Bbsco y el primer mol;.¡r derecho. {vll1estra una fraüura a la
el ahí, 1998. p. 34-:;:;, con la hihliogr;¡fí;1 prece­ al fll 1':1 de la hip(lfisis y primer llloLir. El molar llHWS­
dente. (ra evideJKias de ;lclIsado desgaste dental.
Comellturio: Véase lo dicho par;¡ el n.'· IOl del Cú/ú­ Crunología. pmceciencia, hihlíognijfa y c())1wntttrio: Para
logo. Este fragmento de cr:lllCU c,'itah;¡ junto a una e~to.', halb;,gos en general. véase lo dicho del n."
hoja del reri<íuico ¡.;¡ lmjJarci¿¡f en 1;1 qUl~ no M: 1() I del Catálogo: para esre rrJglllL'nfO en concreto,
lee fecha algun,l, pero que por una de las noticias, vé;lse lo dicho a propó,~ilO del n.'· 1J 3.
acerc¡ de un p,¡rte de la Guerra dl' ¡vlan ila , han.:
suponer que el periódico fuese ele IH9H o ligera­
meme anterior a esta fecha. 112. Fragmento de mandíbula inferior

110. Fragmento de cráneo

N" Tm'.: 1602.


D!rnensiol1es: Longitud: S5 cm; ;l11chura: 1.3 CI11; gro­
sor: 0.2 cm.
JI/" lrw.: 1603. f)escnjJCú)1l: rragmenro de mandíhllla inferior derecha
Dinzensiones: Longitud: '5.0 cm: ,lnchur;¡: H.2 UD; gro­ que incluye p;.lrte del mentón y el alveolo clerecho
sor: 0.1 cm. dcl segundo molar. Muesl ra fractura ;1 la :1Irur;¡ de
Descripción: Fr;.¡grnemo de t.cmpor,¡J izquierdo que in­ ];¡ hip<)risis y mobre.';. COllserv;1 el segundo molar,
cluye el proceso mastoide. Conser",1 orificio auri­ con evidé'ncias de ;lcusado de.'igaste denudo
cuJar completo así como parte de I~I hipóCisi.s Crono/(Ji.;ía. procedencia. h1'hho,~ra/{a y comentario: Para
mastokka. est.os halLII:gos en general, véase lo dicho del n.'·
Cronología, prucedencia, h'¡hlio,~mlía v comen/ario: Véa­ 101 del ('utrUo,Q,o; para este fragmento en concreto,
se el n." 101 del COI/¡{ogo. \éase lo dicho ~j propósico del n° 113.

84
113. Pémur humano IJinwr¡si(JII(',Y l.ongirud: K2 cm: :ll1l'l!ur:l: 2.H cm: gro­
.~(): n,7 (111.

/)I!'",rfl)( reí" Fr:lgIllL'nlIJ d", di:ifi,'ls de fC'mu!' iz<.¡uil.'rdo.


C;'(J!lof(~~i{j. pJ'()t'/!c!eY!()(/. hih//ognlji'lI.J' comi!'r¡!{/rio: P:ir,¡
l'~!()~ h:i1I:t;--gos en i-!enl.'r;d. véa'>(' lo dicho del n.'
101 dt' 1 C(//(¡k,,~{): p:lr:1 c',~[L' rr~gl11enl(¡ en concrero,
1" l:lcho dd 11.' 11),

;V" 111I': ¡"'i:;().


j)iml'IZ.'¡(¡lh',', I"mgitud: 4().) cm: :Inlhur.l: 2.7 cm: gro­ Il5, Fragmeu[() de Fémur humano
~(,r: 0.7 cm.
l'rncedcllci(l' !)roh:lh!emente .~e \1';1(:1 lk Jo~ r'l'.'lo~ no
n:¡ll(':lit'., qUl' llK'I1l'ion:1 "\11[('>11 r IS')7, p . .(7 l J, h:\­
1l:¡dO~ h:ljo J:¡ .'upel' i~ión del Sr. 1). \nr, 1I1io Vi, e.'
v I-:'>l'uduo en 1:1 nt'cr(')p()li~ dl' euc'su de I:t Rl'in:l.
:lI1tigu:l CarfL;tera dc Lt CUt'sl.l ci,' 1:1 Ikin:1 :1 S:111
¡vLlrtín de 1:1 Vq.(:I, Y:ILÍll¡ienl<.l cle (~il'mp(lLU('¡()~
1;\l;¡c!ri<.!J en \K·tuhrl· d\.' Ji,~)-'l
I)escn/)(.f¡íl/ Fé'mur il.quicrdo corn.:~p(l[\chcntc· :1 un :V," 11/1' .. l ')\)X.

individUe. :\dult(, ro!)u'!o, po'ihk'nll'l1tt' n1;I.'culino. ))iiJil'!lSIOIl<',,: l.ongitud· 211.) l'ln; ;¡nchur:J: '},7 enl: gro­
d:¡do el di;Ílllt'tIO ,'Cnictl de b clhe;>;:1 I'rL',','n[;l ,'o!': j nll.
fr;ICllIra 111t'.'I:t! \. :dgul1a., l'xtoli:IUC)n<:'i e:, lo, ex­ {)C'St nlx ¡(jl/: h:tglll"11t() dl' c1i:ifi"l~ me.sial dc ft:l11ur ¡z­
tremo;;. :un! ).¡~ !)()S!-I}!l)rICI/}. C¡ulcrdo.
Crol/(,Io,!!.ia: Cako1ítil'o C;tl))panif"rme. (,'j'{!IIu/n.!!,ía. pmt'/?d(/I'/Ci(/. hi/J/¡()8m/írl V comentario: P:1r~
Bih//()grtljf(./: R¡:¡il0 el u/u, IS9·i. p. tiIJ-'I')(¡: :\11I()n, ('SI u'. h~tll:I;--,go"
en gL·n<::ral. \'l:;I~(:' lo dicho del n.O
jH97, p. -+(l7_-IS:\: DC'cl:lO'r,. 1')1;, p. 1~·.:;1'3: !~J:¡,~(() 1;) 1 dd Co/rí/IJ,lIo: j1;n:¡ c·.'lc' f¡'~'f;;l1('1Ho en concreto,
ei afii, 199R, p. :-\.')-'), 1:\111. 7 c"J11 1:1 hibliogr;¡f¡:1 1(> dich(> lkl 1,' .) 1;>'.
prl'l'l'del lL'.
y lI'onolc'>gic<l .1<:
()¡mell/llrJl): 1.:1 :lvdJuci<'lI'I ,onIL'xtU:tl
e '1<.' conjunlo e!c- rl'~to" r'h('O.' e" dirk il y,l '1Ul' l'l1 116, Tibia hum;¡¡¡a
!J., kl'h:¡~ del h:t1I~I!gl), no er:l C()l'J'~\'Il(e el e~!udi()
ciL- lo~ rl::;W~ [lO n~ll1e;¡[l'~. Sin embargo <,:,'1;1 pieza
p()ciri:¡ ¡'orlll,ll' [);Irte dc' un l'oniunto (jUL' incluir';:1
I:\'" pit'l.::~ n.' 110 a 1)1' ekl C(l/ú!(JJ:!.IJ, va quc' r()d:l~
<.:lIas pr<.:senl;ln t'n ~u ~upl.'rfici(' exterior rl'~I()' ciL­
h:lbl'1' e'l:ldo c<Hllenid:l.s <.:n \;\ lilisll1:t lil:l\ri7. :Ir('i­
11, ":1 re'Ji ¿',l. L:I c're )nlllogí:l pn'h i.'[I')I'I(;1 L'.'[.II';:I t'n
con,'oon:Lllci;1 con el fUl'r!C ;.:r:lde> ele <ic',~(':t1cirie;K:(J1)
eic' lo" rc.'<lo'<. Li p()~ihiJjdad cle' \jLJcSC Ir:lte el\' hllL·.~C's
proccdenr,'.' de lo" ellterr:1 nI ín1()s "rigin:IIc" <.1<.:
U"I11PO!.UL'lC¡s (, l·;t.~l: d, ¡eu nlc'llto~ C;,,\f. ()i'7'.J61. Ujl)( I
:1 \)) \ <.) ~%I.O':¡."(2 y 5») GA 1<.)1 Í,'\(] ; 2). j92l
1. Y 197 H; 1) 'c :Irova <.:n h;¡i)c'{'sl' l'Ui1~(:'r\'acl() jun!o
;1 lo~ r<'slos (')~eo.~ de \;'St- Y:lCillllcnlo \' (:lInl>;('n por N:' 1111',: l(¡OK
e~l:lr j:,pi<:'!.:1 n." Il6 l'l1VuL'lr:l en UI1 papc! cic' ¡lC­ f)il1/{,il-'·/()I/l'.I. I.IHlgilUd: "()j un: :tnlhur:¡: 2.9 un; gra­
ri()die/) ckl 1. dt: ocwlxc' de Ji'()!. fcch:l Im',xill1:¡ a .'o!': 2.9 (m.
la de i:t" l'XCIV~Jl'IOm:s dd Y:lciJl1Í<,:lJ(o (vé:lse n." 1O1 I >escripci6 1/: Tihia ckrl'clt~1 cOIT<:"pondknle a un indi­
cid (,lIlál"p,ol. r:n lexl() LISO, 1:1 l()n~l[ud de l'S(l' k;¡llUr, vidu(. ;Idllh" y rol 'lIS[(), rrob~hlcll1en(e ma,'culino.
+'1 L·lll. illdiel qUL' jJLTI<':lll'CV a 1111 indi\ iJUll (it: lIn\.l,~ (.')'()}/()/rJ,!!,Í(/, f.Ji'f.xe{/eilCln. IJi hli"gm¡/a )' CUl7li!'l/laJl(): Para
l.(,() CI11 dI;' :l!tur:1 (1~la,'c(I el !l/h. IlJ')H, p ..~Sl. csto., h:db/go,' en genc.-r:t1. n~;],<;1;' lo dicho del 1].~
lO"! del ('oIÚ/o.!!.(): p:lra este fr:lglllCnlO en concreto.
lo clicho dd n," 1 1.'>,
114. Epíhsis d~ fémur humano

117. Fragmen(o de tibia humana

IV: 11/1'.: I(¡Oli.

85
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _--...:..:fi:::.EccA=-L...:..:.ACADEMIA DE LA HISTORIA

Na Ir/v.: 1597.

Dimensiones: Longirud: 29 cm; anchura: 3 cm; grosor:

0.3 cm.
Descripción: Fragmento proximal eJe ribia izquierda
corresponeJienre a un individuo adulto, alto y ro­
busto, probablemenre del género masculino. Presen­
ta fractura mesial y algunas exfoliaciones que de­
jan ;¡ la visra el rejido esponjoso en los extremos.
ambas post-mor/em.
Cronología, procedencia, biblio/2,rt!/la y comentario: P~ll<l
estos hallazgos en general. véase lo dicho del n."
JO! del Cattílogo; par¡¡ este fragmento en concreto,
lo dicho del n." 113.

118. Fragmento de húmem humano

N° 1m'.: 1599.
Dimensiones: Longitud: 13.13 cm; ,tnchura: 2.2 cm; gro­
sor: 0.5 cm.
Descripción: Fragmento de diáfisis eJe húmero iz­
quierdo.
Cmnología, pmcedencia, bihliofl,m/ía y comen/anó: Para
estos hallazgos en general, véase lo dicho del n.O
101 del Catálogo-. para esre fragmento en concreto,
lo dicho del n.O 113.

Tanto amhos filos como el extremo activo no pre­


Metal sentan huellas de uso, lo que indicaría que se (rata
de una pieza expresamente fabricada para deposi­
119. Puñalito de lengüeta de bronce arsenical
tarla como ofrenda funeraria (ihidem).
N° 1m:.: 1039/ l.
Cron%gia: Cako(ítico C:1mpaniforme.
Dimensione~~ Longitud: 5.4 cm; anchura: 3.7 cm; gro­
Bibliografía: Riar10 el alif, '1894, p. 436-4'50; Fita y
sor: 03 cm. Peso: 14 g. Rodríguez Vilb, 1895, p. 286; Garó,¡ y López, 1903.
Análisis metalo,rsráfico: Cu: 96.46 %; As: 3.30 %; Sb: O 16 p. 146; Harrisoo, '1977, p. 184; Bhlsco (eeJ.), 1994;
%; Fe: 0.11 %; Ni: 0.09 %; Ag: 0.12 %. Bbsco e/ alii. J 998, p. 62-65, 106, (flm. 19/1. fig. 20/
Procedencía: Hallado bajo la supervisión d~ D. Anro­ 1; Garrido, 1999, p. 162 Y 2000, p. 247, lám. 28/3.
nio Vives y Escudero en la necrópolis de Cuesra Comen/ario: Remitida a )¡l Real Academia de la Historia
de la Reina, a unos 500 01. de la estación de por el Sr. D Antonio Vives y Escudero en 1894
Ciempozuelos (,\fadrid) cmre m~lYO y octubre de 1894. (Vé:mse los documenros CAM/9/7961/0390 ;1 9) y
Descripción: Pequeño punal de bronce arsenical con 9/796l/ü43(2 y 3) Y GA 1914/1\1 Y 2, 1921/2 Y 1978/
pedúnculo y aletas incipientes. !\1uestra hoja trian­ D. 1':0 se conoce el contexto de esta pieza, que debió
gular muy corta y lengüeta robusta ligeramente en­ perrenecer a alguno de los ¡¡juares de ¡¡IS rumbas.
sanchada en la b'lse. Esrá realizado en un cobre
casi puro (96.46 %), con pequei'las impurezas de ar­
sénico (0'3.3 %) Y trazas de otros metales que, se­ 120. Punzón biapuntado de cobre arsenjcal
gún el análisis metalográfico, quizás podrían indi­ N" Inl!: 1039/2.
Glr que el mineral utilizado en su fundición procede Dim('nsü!n('s: Longitud: 11.8 cm: anchura: 0.3 C!TI; gro­
de alguna de las vetas próximas del Sistema Ccn­ sor: 0.2 cm. Peso: 5 g.
tral. Como el resto tle la metalurgia GJrnpaniforme, Análisis melct{ognifico: Cll: 96,44 %; As: 3.30 OJo; Fe: 0.17
es una pieza de fundición trabajada posteriormente %; Ni: 0.25 %; Ag: 1.07 'Yo.
a mal1i1lo, en frío; en especial los cantos ele la !en­ Descripción: Punzón hiapl.lnt'lclo ele bronce arsenical de
güera han sido martilleados abruptamente para dar­ sección cu;¡<.!rada, a excepción del extremo activo
les un perfil sinuoso con el objetivo de mejorar su doncle es circular, extremo que finali7..a en una afi­
trabazón al enmangar la hoja, bien fuerd en una lada punta. El extremo disral rresenra huellas de
empuñ,ldura de cuchillo o en un astil de lanza haber eswdo embutido en un enmangue orgánico.
(Blasco y Rovira en Blasco et ahi, 1998, p. 62-(5). ITa sido realizado en un cobre casi puro (96'44 %)

86

PREHISTORIA

-.

r:~_

Procedencia: Esta punta se conservaba asociada a otros

materiales de la necrópolis de Cuesta de la Reina,


CiempozueJos, lo que permite suponer que es de
la misma procedencia.
- Descripción: Puma de muesca de sílex de color ma­
rrón sobre hoja de sección tr;lpezoid;ll, con reto­
ques directos, continuos y simples, en el I:Heral
derecho.
Cmnología: Aunque pudiera pertenecer al Paleolítico
Superior, en [al caso al Solutrense, resul a más lógi­
co que pertenezca al Ca1colí[ico a juzgar por su
Jugar de hallazgo.
Bibliografía: Riaño et alii, 1894, p. 436-450; fita y
Rodríguez Villa, 1895, p. 286. Véanse también
con muy pL:queña<, impure7.;I~ de ar~énico (0'30 c/c) los documentos CAM/9/7961/039(l y 9) y 9/7961/
y alguna m;'IS de p[;lla (1'07 IVO) , composición que 043(2 Y 3> y GA 1914íl(J Y 2), GA 1921/2 Y GA
indica una pron:denci,¡ del mineral .~illlilar a la del ]978/1.
puñal y ;\ lltroS ohjetos de [;¡ rnetalurgi;1 11 ás 'lnr.i­ Comentario: Esta pieza pertenece a un conjunto de 7
gua ele la :l.on;\ dc Maelrid (lllasco y R.ovir;l, en piezas (n." 121-128 del Catálogo) que se encomra­
fil<ISCO el a/U, 19')1), p. 62-()5). A~¡mis1llo, su ehlbo­ ban envueltas en un periódico de fines del siglo
r;J('ión dehiú de lener un proceso siLnibr :J b dd XIX, pero en el que no aparece fecha alguna.
puñal y COIllO él no pr<:'senla é'vide\Kias de haber
sido usado. Estos punlonc~ aparecen tanTo en ajua­
res funer;lrios como en contextos domésticos. don­ 122, Fragmento de lámina de sílex retocada
de SOI1 los útiles ll1;.Ís hahiluales a lo brgo <,k todo
el segundo milenio, período en el que su morfolo­
gí,¡ se mamiene pdcriC:llnenre inv;¡riahle.
lJibliograj{u: Blaseo el alii,I99H, p. 63, 65, 106. fig. 20!
2, lám. 19/2; Carrido. 1999. p. 162 Y 2000. p. 2·17, .'
l<Ím. 2B/.).
Cron()ü~!{¡a, Proc!dellcia v Comentario: Véase lo dicho
de la pieza n." 119.

Industria lítica N° ]nv.: 1640/4.


Dimensiones: Longitud: 4.7 cm; anchura: 2.3 cm; gro­
~or: 0.7 cm.
12 L Punta de m uesca de sílex. Descripción: Fragmento mesi,t! de una lámina de sílex,
N." ]rw: 1640/6. de color blanco, con sección trapezoidal y con
Dimensione'\~ Longitud: ).:5 cm; anchura: 1.9 cm: gro­ reroque invasor plano en uno de los lados. Su
~or: 0.7 cm. superficie está ;Impliamente meteorizada.

87

. '

_t"IF'~-r.~.F&- ~,~¡~-Io<-~.,.
REAL ACADEM1A DE LA H(STORIA

Cronolol5Fa: Aunque su fuerte meteOrIzanon haría su­ ,v.o


lnü.: 1G40/5.
poner una fecha del Paleolítico :'vledio. el retoque Dimensiones. Longitud: 1.3 cm; anchura: 1.7 cm; gro­
plano y su lugar de hallngo indican que corres­ sor: 0.3 cm.
ponde al CalcolrUco. Descripci()n: Fragmfnto mesial de una lámina de sílex,
Comen/ario: La datación de esta pieza se ha basado en de color blanco y sección rriangular. Presenta reto­
criterios formales. ;)sí como en la pro[í.mC!a meteorización ques directos, simples y profundos en el lateral
que sufre su superficie exterior. Para la procedencia derecho y abruptos y marginales en el izquierdo.
de eSI3 pieza, vé<lse el n." 121 del Catálof!,o. Cronología, Procedencia, BibliofJ,rafía y Comentario:
Véase la pieza n." 121 del Catálogo.

123. Fragmento de una lámina de sílex retocada 125. Lámina de sílex ¿retocada?
N." frw.: 1640/7
Dimensiones: Longilllcl: 4.5 cm: anchura: 2.4 cm; gro­
sor: 0.6 cm.
Descripción: Límina en sílex sin retocar, de color rosá­
ceo, y sección triangular. Mueslra alteraciones lér­
mícas y pseudorretoques c1irecws en el l,,[eral iz­
-~- quierdo.
Cronología, Procedencia. Bibliografía y Comen/ario:
Véase la pieza n." 121 del Catálogo.

126, Lasca de sílex


N" [no.: 1640/8.
Dimensione,,~ Longitud: 2.6 cm: anchura: 1.7 cm; gro­
sor: 0.6 cm.
Descripción: Lasc;l de sílex, de color gris, sin retocar.
Muestra alteraciones térmiG1S.
N.o lnv.: 1640/3.
Cronología, Procedencia, Bibliograjla y Comentario:
Dimensiones: LongiruC!: 4 cm; anchura: 1.8 cm; grosor:
Véase la pieza n." 121 del Catálogo.
0.4 cm.
Procedencia: P:lrece que esta pieza forma parte del 127. Lasca de sílex
conjunto de materiales hallados en mayo de 1894 N.o [nv.: 1640/9.
por Antonio Vives y Escudero en la necrópolis DimenSiones: Longitud: 2.8 cm; anchura: .:3.3 cm; gro­
campaniforme de Ciempozuelos, situada en la Cues­ sor' 1.3 cm.
ca de la Reina en la antigua carretera a San lvtmín Descripción: Lasca de sllex blanco de sección triangu­
de b Vega, Madnd. br y sin retOC:lr.
Descnpción: Extremo distal de una iámiml de sílex blan­ Cronología, Procedencia, Bibliografía y Comentario:
co, con sección rrapezoid<11 y punta desviada. Pre­ Véase la pieza n." 121 elel Catálogo.
senta retoques directos, continuos, abrupros y mar­
ginales Muestra una pequeña fractur<l en la zona 128. Lasca de sílex
proximal. N" lnv.: 1640/10.

Cronología: Período Campaniforme. J)imen",iones: Longitud: 5.2 cm; anchura: 2 cm; grosor:

Bibliografía y Comentario-: Véase la pieza n." 121 del 1.4 cm.


Catálogo. Descripción: Fragmento ele lasca cle sílex gris oscuro de
secCJón triangular sin retocar.
Cronología, ProcedenCia, Bibliografía y Comentario:
124. Fragmento de una lámina de sílex retocada Vé3se la pieza n-" 121 ele! Catálogo.

129. Lasca de sílex

<P
o 1 2 3 4 5
botaJ ! ! !
!

¡yo. 1m).: 1038/1.


Dimensiones: Longitud: 1.9 cm: anchura: 1.S cm; gro­
sor: 0.7 cm.
Procedencia: Segl.in el inventario de 1903 procede del
yacimiento de Cicmpozuelos (lv1,adricl), donde fue hallado

88
PREHISTORIA

bajo la supervisión <..le D. Amonio Vives y Escudero Descripción: Lasca de sílex gris, sin retonlf.
en la necrópolis de Cuest;¡ ele la Hcina, yacimiento Cronología. Procedencia, Biblio!¿,rc(jia y Corrumlario:
de Ciempozuelos (lv!adricD en 111,1)'0 de 1894. Véase la pieza n.o 129 del Calá/oliO­
Descripción: Lasca de decorticado, en sílex ue color gris
sin retocar. Presenta cierta alteracúín L.:'rmica. 132. Lasca de sílex
Cronología: Ca!colíLico Campaniforme.
Bihliogrt~ría: Riaño el alii, 1894. p. 436-450; Fila y
Rodríguez Villa, 189'::;, p, 286; G,1rcía y López, 1903, 134 133
p. 146; 13\asco, (ed.) 1994; Blasco ('/ alii, 1998, p.
67, fig. 21/2. Véanse también los documentos CAi\·1/
917961/0390 a 9); C!\.!\;1/9/7961/043(;~ y 3); GA 1914/
1(1 Y 2); GA 1921/2 Y CA 1975/1.
Comenfm<io: El conjunto al que pertenece eSl,1 JaSC;)
eSlaba formado por materiales cerámicos y de sílex
pero fueron mezclados en fecha incierta para su
exhibición; por ello, se ha mantenido para el male­
fial lítico el n." inv. 1038/1 a 6 y ¡Xll'3 el cer;:lmico
el n° inv. 1037/1 a 36.

130. Lasca de sílex


132
131 129

No> lnv.: 103814.

Dimensiones: LongiLUd: 2.4 cm; anchur:l: 1.4 cm; gro­

sor: 0.5 cm.


Descripción: Lasca sin retocar en sílex marrón.
Cronología, Procedencia. Bibliop,rafía Ji Comerllario:
Vbse la pieza n." 129 del Catálogo.

O
~
133. Lasca de sílex

iV." lnv.: l(),)8/5.

Dimensiones: longill.lcl: 5.4 cm; anchura: 2.9 cm; grosor:

1 2 3 4- 5 .~.2 cm.
HeJ ! ! ! !
Descripción: LaSGl eJe sílex gris, sin retocar. Probable­
mente se trata ele un produno de limpieza eJe la
N° 1m;: 1038/2. superncie ele Lrabajo eJe un n('¡c!eo.
Dimensiones: Longitud: 3.5 cm; ,lllChura: 1.8 cm; gro­ C1'Onología, Procedcncia, Bihhogr¡;¡jla'y Con/entario:
SOf: 1.2 cm. Vbse la pieza n." 129 del Calálogo.
Descripci6n: Use.. ele sílex gris, sin retocar, probable­
mente producto ele un acondicionamiento laminar. 134. Núcleo de sílex

Cronología, Procedencia, Bihliogra/ía y Comenfarlo: :v: o lrw.: 1038/6.

Véase la pieza n.n 129 del Catálogo. Dimensiones: Longírl.lcl: 5.4 cm: anchura: 3.3 cm; gro­

sor: 2.1 cm.


131. Lasca de sílex. Descrlpción: Núcleo de eXLracción <..le sílex gris. Proba­
blemente se trata de un proclucw de limpieza cle
I:J superficie de Lrabajo de un núcleo ya que pre­
senta evidencias de eXlracciones de l:.lsc<\s.
Cyonolo~ía, Procedencia, Bibliografía y Comentario:
Véase la pieza n." 129 del Catálogo_

Cerámica
135. Vaso campaniforme
N.O 1m:.: 26.
Dimensiones: Alrura: 14 cm; eliámelro de la boc3: 17.4
o 1 2 cm; diámetro de la estrangulación cid cuello: 12.6
3 4- 5
HoJ ! ! !
! cm: diámetro máximo de la panza: "] 5.l cm: e1iá­
mer.ra ele I fondo: 2.-í cm; grosor: 0.7 cm.
N° Inu.: 10.~8/3. Descripción: Vaso campaniforme elaborado a mano.
Dimensiones: Longiwd: 3·5 cm; anchura: 1.8 cm; gro­ Ofrece la c;,¡racterísüca forma aCam¡Xlnael,1, con la
sor: 1.2 cm. hoca abierta en embudo, el cuello marcaclo y el

89
....... - ­

",~~""''''''''J'
RE.>.L ACADEMIA DE L>. Hl5TORJA

geométrica incisa ele surcos finos y profundos que


denotan la utilizacic'm de un mstrul1lcnln agudo.
Esw decoración se distrihuye en tres 7.onas uhi­
CIclas, respectivamente. sobre la superficie eJe la boca.
el cuerpo y la base: las dos prÍJ11l'l'~IS ofrecen moti­
vos idénticos y están consliwidas [1or líneas horizon­
tales que enmarcan sendos a¡edrezados que, él su vez,
lil11il,ln UOGl doble línea quebrad;l: el friso inferior St'
reduce a t:uatro líneas horizontales incisas. Los sur­
cos ornamentales se destacan por el embutido de una
sustanci3 O pasta blancl (BLlsco el a/il, ) 99H, p. 88).
Cronología: ClIcolítico Campaniforme.
Pmcedeneia: Hallada bajo la supervisión del Académi­
co Antonio Vive,.; y Escudero en la necrópoli.~ de
Cuest.a de la Reina (Km. B de la antigua carretera de
la Cuesta de la Heina a S;;n l'vl:JITín eJe la Vegl), a unos
'í00 m. de la csración ele Ciempozuelos (\ladrld) enrre
mayo y octubre de 1894. Las eXGlVaciones fueron
o S cm. financiadas por el i\'1arqu(~s de Cerralbo.
BibUograJia: En gener~ll sobre esre hallngo, Riaño el
u/ii, lR9'i; fita y Rodrígm'z ViiI;], JR9'), p. 28ó;
Carcía y López, 1903. [1. i): Castillo, 1928; Blasco
(ec1.) 1994: BI,lSCO el a/U, 199B: Garrido, 1999;
Ayarzagüena, 2000, p. 47-)'). Para este vaso, Riaño
el alií, 1894, bm. 7; Castillo, 1928. lánl 14/2;
Harrison, 1977, fig. 78, n." 1459; BI,lSCO el alii, ]998,
p. 56-62, RR lám. 10 y 13. fig 11 Y 1.3; Garrido,
] 999, p. 160: id. 1000, p. 242, lám. 23/1.
Comentario: Donado a la Real Academia de b HisLOria
en 1894 por su comisionado D. Antonio Vives y
Escudero (CAlvl/9/796J/0:39Cl a 9); C/lI\-1/9/7961/043(2
y 3): GA 1914/l() Y 2): GA 1921/2 Y CA 197H/1). En
1896 se envió un ejemplar de Jos "onselv~ld()s en hl
Hea! Academia de la Histori;J ;JI tvluseo Re;;l de Etno­
logía de Berlín p~l1-a un estudio ~l cargo del J>rof. Fedor
J;lgor (Vé,lse el n." ]39: e/ .Ayamlgüena. 2000, p. 50).
En 19'14, aJguna.~ de estas piezas se enviaron al
Museo Rolllano-Cermánico de \"laguoci;l (Alemania)
para la elahoración ele reproducciones, lo que de­
nota el interés por eSI"'lS pieza,.;, que constituyen el
primer hallazgo dd V<lSO Campaniforme y que han
C[¡HJO nomhre al estilo cerámico de "Cit'mpozuelos".

136, Cazuela campaniforme


N" Inv.: 2).
Dimensiones: Altura: 7 cm: diámetro de la boca: 24 cm:
c1i:ímetro deJ estrangulamiento del C11e!lo: 22.1 cm:
diámerro nüximo de I~l panza: 24.5 cm; diámetro
del fondo: 5.3 cm: groo,or: O.H cm.
DeSCl7jxióiI: Cazuela GlIllpaniforll1e elaborada a mano
de pasta negra bruñida, con boca I)~lj;l en embu­
do, cuello divergente marcado y cuerpo de galbo
acusado mediante una líne,l de carena que se asien­
ta sobre un pequeño umbo u ónfalo La pasl3 es
negra y la superficie está cuidado";:I.Ill<..:nte brui'iida
con decOl'<lción geométrica impre~a e incisa de
surcos muy finos y profundos que denolan la uri­
li7.aci(m de un instrumento agucio. Est,l decoración
cubre casi toda la ora externa y ,se clislribuye en
cuatro frisos realizados. respectivamente. sobre la
cuerpo globubr que se a~ienr.a en una base con­ superficie externa de l;¡ boca, el cuerpo y la base
vexa sobre un pequeño umbo u ónfalo. b¡en indi­ y en una estrecha franja sobre la superficie interna
cldo al interior y al exrerior. La pasr.a es negra. la en torno a la boca. Este Iriso interior está consti­
superficie t'st;í bruñida y ofret:e una decoración tuido por una cll;Íelruple línea quehracla remat,lda

90

Pl\EHISTOI\JA

por pequeño~ hoyitos impresos. Ll fr,mja superior


externa presenta un enrr~1I11~ldo diagonal jalonado
por sendas líneé}s de impresiones cuadrangulares. El
cuerpo y parte de la basé' del recipiente se cubren
con una ~ucesic)n de bandas con entramacios
diagonales Jirnit,lclas pur lín<:~LlS cle similar morfolo­
gí;1 a las anteriores, simples () dobles, en este CJlri­
1110 caso, creando una Jíne~1 quebrad;¡ en reserva.
De la parte inferior ele este friso arranca un dj~eño
cruciforme que contluye en 1;1 base umbilicada y
su~ CU;ltro br<lZOS est;ín creados por dos series de
líne,lS ¡xlralelas jalonadas por tres líneas de hoyitos
impresos, ele la" que la interior es ciohle. Tocla la
decoración esr~i res,¡ltada por la incrustación ele un3
susranci~1 blanCl (Blasco (lf afif, 199í-l, [l. 56-62, 91).
Cronologíu y pmcedem:iu: V¿'ase el n." L;)'l.
Bihlio[!,raji'a: Sobre l:~te hallazgo en general, véase lo
dicho del n.·· lO\. Par;¡ este V3c-O, HÍ<1I1o ef u/it, '1894,
p. "f.36-450, l:ím. 2; Fit~l Y Rodríguez Villa, 1895, p.
2B6; G<lrcí:t y L()pez, ]903, p. s; Castillo. 1928, 15m.
]9/2; Blasco (ed.) 1994: Ulasco el alii, 1998, p. 56­
62, 91-93, [,íl)) 13, fig 14; G;lrrido, 1999, p 160; id .
2000, p. 244. l:"im 25: AY~Irzagüen~l, 20DO, p. 47-55
Comen/ario: Véase lo dicho ,1 propi\sito del n." 135 del
Catú¡()~u.

137. Cazuela campaniforme


N'· lrw.: 22.
TJirnensio1'les: Alrur:J: 9 cm.: el i:í mt't ro de la boca: 23.6
un; diámetro de la es[r,lngubcióll del cuello: 20.6
cm; diámetro m~'lximo de la p,lnza: 22.2 cm: diá­
metro del fondo: .'[ cm; grosor: 0.6 cm.
DescnjJdón: Cazuela campaniforme a mano. ele color
l1<:'grü, y de pasta gri.'> l'r) el iruerior y panjo-gris:kco

'<m

91
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

14')7; B1a~co el ?llii, 1998. p. ')ó-62, 94 \;ím. 14, Hg.


15; Garrido, 1999, p. 161; id.. 2000, p. 2'f6, lám. 27.
ComeJllario: Vé¿lse la piez<l n." 135 del Caláloí!.o.

138. Cazuela campaniforme

en el exterior. La superficie:: esrá brui\ida aunque ha


podido perder p~lfte del esparulacio inicial por 3lre­
raciones posrdeposicionalcs. Ofrece una boca diver­
gente en embudo, cuello marcado, cuerpo con ca­
rena acusacla y b<lse convexa con un pequeño limbo
u Ónf:.l1o destacado en el inrerior y el exterior.
Morfológicamenre. c1estaul del r<:.<,1o de };IS clzuelas
camp:lOifonncs por el amplio desarrollo de 1<1 boca.
L] clecoración, que afecta a l:J cara externa,
combina la incisión y la irnpresi()n y se distribuye
en rres zonas: la boca, el cuerpo y 1<1 base. El friso
superior está constituido por una secuencia alternante
de dos enrramados veniutes y dos líneas quebra­
das y está separado del resto de la decor:lción por
una estrecha bancla de reserva que coincide con
el estrangulamiento e1el cuello. La parte superior dd
cuerpo prescma una banet:1 de igual anchura a la
de la boca y con los mismos tem<I:;, aunque varía
ligeramente el número y combinación de los ele­
mentos decorativos. De la zonJ inferior del friso
mencion:ldo anreriormente <lrranca un diseño cruci­
forme de seis brazos que confluye en el umbo u
ónfato central. Todos los trazos aparecen rellenos
de una sustancia o pasta bl<lnquccina, en este vaso
peor conservada (13Iasco el alií, 199R, p. 56-62, 94).
Procedencia y Cronología: Véase la piez.a n." 155 del
Catálogo.
Bihliografía: En general, véa:;e la pieza n.O 135 del Ca­
tálo/-W [',Ira este vaso, véase Riaño el alii, 1894, lám.
3: Castillo, 1928, 1ám 18/2: Harrison 1977, fig 78, n."

92
PREHISTORIA

N." hw.: 23.


Dimensiones: Altura: 8.6 cm; diámetro ele la boca: 22-7
cm; diámetro de la estrangui;]ción del cuello: 20.7
cm; di:ímctro m¡íxitno de la panza: 22 cm; Jiáme­
tro del fonclo: 3.9 cm; grosor: 0.8 cm.
Descripción: Cazuel,l eJ.mpaniforme ele boca divergen­
te ligeramente en embudo. cuello flocO m,lrcado,
cuerpo con galbo redondeado y bast' convexa con
pequeno umbo u ónfJlo muy destacado, wnto al
interior como ¡] 1 exterior. De todas las cazuelas
campaniformes, ésta es la que muestra el labio de
la boca m{ls verTical. La P¡¡sta es de tonalidad gris
con algun¡¡s manchas de color pardo dehido [¡ irre­
gularielades en la cocci6n, mientras que la superfi­
cie es gris negruzca bruñida.
La decoración. quizás re¡¡][zael¡¡ con un instru­
mento met;:ilico, afecta únicamente a la cara ex­
tern~l y combina la incisión con l;¡ impresión, pre­
sentando una distribución en tres :wn;IS que afectan
a I.¡ boca, el cuerpo y la hase. El friso superior forma ,'u:Jvemente ,1C,¡mp¡¡nad;¡ con Ix>e,l y cuello
está Cünsrituido por una . ,écuencia :¡lternante de apenas marcados. Mue~tT8 Llna pasla de tonalidad
elos entram<ldos verticales y una doble línea de gris y 1<1 sUflerficie está cl1iel<.ldosamente bruñida,
puntos, e~l;]ndc> Se¡nr:lc!o del resto de la decora­ apreci{mcio,<e restos ele las huella~ del instrumento
ción flor una estrecha handa de reserva que co­ con el quc se ha reJliz:lclo hl operación,
incide con el estrangubmiento ele! cuello. Ll par­ Ll decoración est~'¡ realizada con trazos horizon­
te superior e1el cuerpo presenta una banda más Glles ohtenidos por la impresión de peines de pe­
ancha que l::J de la hOLa, pero con los mismos quenas púas, L;] ornament:lción afeer;l a la cara
temas, aunque varían notahlemente e! número y imerna y la externa y se distribuye sobre tres zo­
combinación ele los motivos. De la zona inferior nas que se des:lrrollan sohre las dos caras de la
del friso menciorlJc!o antcriormente 3rranCa un boca y la superlkie externa del cuerpo. La decora­
disello cruciforme de cuatro braz.os (creados por ción interna consiste en una únic<l línea en zig-zag,
dos franjas de enrramadüs verticiles separadas flor mientras que los dos frisos decorativos externos pre­
l.ln<l doble Hne:l ele puntos) que confluye en el sentan una rriflle línea en zig-zag delimiracla por lí­
\.lJnho u ónfa!o central. ToJos los rrazos ap;Jrecen neas incisas y eslán separados por una banda de
rellenos de una sustanci:] o p:lsta blanquecina reserva. Se apreci<ln pequel10s tramos de rrazos re­
W[;¡sco el ali( ] 998, p. 98) llenos por una sustancia o pasta blanca, aunque la
Cronolo¡.:,ía .v Procedencia: Véase la pieza n." 13S del mayor par1e de la decoraci()Jl ha perdido esta in­
Cutál0i!,o. c11.lstación (Blasco el alii, 1998, p. 100). La decora­
Bíhliuf{ycljta: En general sobre eSte h;] lIazgo, vé;lse la ción de ruedeciJla () impres'L de gradina podría evi­
pic:w n." 13'). Para esle vaso, Ri;1I10 el allí, 1894, denciar un tipo campaniforme marílimo.
l;:im. (¡; Castillo, \<)28, l:ím U;/2; Harrison, 1977, fig. CmnolopJa: Cakolítico Camp<lniforme.
7k, n.' 14.::;6; Ulasco el ¡;jIU, 1998, p. 56-62, 98-99, Pmcedenciu: Hallad,¡ bajo la supervisión de Amonio
l:Jm, 1), fig. 16; Garrido, 1999, p. 160-16 \; id., 2000, Vives y Escudero en I:J necrópolis de CiemfJozuelos,
p. 245, 1:1111. 26. en 1;1 amigu<l carretera ele la Cuest:l de la Reina a
Comenlan'o: Véase la pieza n." [.35 del Gtllálogo, En San :'vlarlín de la Vega, Madriel, en mayo de 1894.
LIS fotografías antiguas, un~1 susl;lncia blanca cubría Bibliügra)ta: Ri<Ji'lO el uhi, 1894, p, 436-450, lám. S; Fita
casi !Otalmente la pieza, aunque en la <lctualiebd, y Rodríguez Villa, 189'5, p. 286; C,lstillo, 1928, lám.
debido a los trabajos Je restauración y limpicza, .'ie l5/1: I3lasco (ed.l 1994; I3I<1sco el ahi, 1998. p, 56­
encuentra limil;\cla a los trazos decorativos. 62, 100-101, l:Jm. 16/17; G<lrrklo, 2000, p, 247, I:\m.
En el momento del hallazgo. esta cazuela tenía 28/1, Par¡¡ este hallazgo, véanse tamhién los cloc\.l­
adherencias de hues<)~ de la mano de un inhumado memos CAN) 9/7961/0390-9) y 9/7961/043(2-3) y CA
y parece que formaha p:Jrre del mismo ajuar un 1914/10-2), GA J921/2 Y GA 1978/1.
cuenco con decoración similar, posiblemente la pie­ 'Comen/ario: La pieza est:J fragmentada y muestra una
za n." 155 del Calúlogo. restaur,¡ción antigua. Fue donada ;1 la l~eal Acade­
mia de 1,1 Historia en 1894 por el Sr. D. Antonio
139, Fragmento de borde de cazuela Vives y Escudero. Según Riaño el alií (1894) y Cas­
N." 1m;.: 1057/37. tillo (1928), esté fragmento formaría parte de otra
Dimen\-iones: Altura del [mgmenro: 5.H cm; anchunl del piela que St' conserva en el V6lkerkuncle /vruseum
fragmento: 6.5 cm; grosor: ü.6 cm. Altura total: 1] ,) de Berlín, a donde llegó por don;lción para que
cm: dHmer.ro de la boca: 28.:; cm: diámetro nüxi­ fuera estudiado flor el I'rof. .lagor (Ayarzagüen,l,
[)la de la pal1<'<1: 2H.3 cm. 2000, p' 50).
Descripción: Fragmento dc una cazuela campaniforme,
con decoraciún impre,~a pUl1rill;lda geomér.rica, de

93
REAL ACADEM lA DE LA HISTORIA

140. Cuenco campaniforme


N" lnv.. 24.
Dimen:;;íorIRS: Altura: 6.4 cm; diámetro de l<.l hoca: H.9
cm; ciJámetro del fondo: 2 un; grosor: 0.4 cm.
Descripción: Cuenco ;\ mano de p'l .,t<.l negra brLJI'ticb en
forma uc c1"qucte e~férico de pasu y superficie ne­
gr:l con la superficie hnJllida. En la ha:'e. bastanrl'
desconchada en la actualidad, ,.,e apreciél un marcado
umbo que es visible tamo interior como exteriormenle.
La decoración, realizada I1H::cli,lIlte incisión e il1l­
pre~ióll de peine, aft'eL] al cuerpo y la \);lse. El cuer­
po muestra un único friso desarrollado en torno a la
CHa externa de la hoca y est;í eonsti[Uido por un
retieulado y lIm\ sccuencíJ de seis líneas quebradas.
La decoraci(m de la hase consiste en cuatro brazo,.,
radiales que convergen en el umbo y que están for­
mados por ocho línea;; convergente,., ejecutadas
mecli;lnre impre"ión a peine ° ruedecilla. La pieza
presenta una capa de sustancia o pasta hlanca so­
ore la zona de('oraeb que llega ,\ rebasar los surcos
incisos (Dlasco é'1 ahí, 199~, p. 1041.
Procedé'rlcla y Cronolnp,ú:t: Véase la pieza 1'1," 13') del Ca­
¡álogo.
BlNiogrujla: En general petra este hal[;¡zgo, véase la
pieza 1'1." 13'). Par,t este V'.l.~o, Riaño et afil, Hl94,
l;ím. 10; Ca;;tillo, 1928, Iám. 17/1 y 3; Blaseo el' alii,
1998, p. 56-62, 104-10). I:ím. lB, fig. 19; Carrillo,
J999. p. 1')9: id.. 2000. 240, l;Ím. 21/2
Comentario: Véa~e la pit'7.'1 n.· '135, Al pare<.:er, puclo
pellenecer al mismo contexto funerario de la pieza
1'1." t:~5 (Véase el Comentario correspondiente).

141. Cuenco campaniforme


:V' 1!1i',: 2'í.
Dímensl(mes: Alluf;1: .., .... cm. diámetro de la boca: 14
cm: gro~or: 0.4 cm.
Descrij)C1¡)I/: Cuenco en [orl1l:1 de c,l,"qut'le esférico de
P;I.'iU n<:'gr:1 ,ll interior y (il' color rM1'do ;ü exterior,
con 1,1 "uperficie brui'lida.
U decoraciC·)j). realizad;1 llll'diante incisión, 5e
s en>. reduce el un único friso de.';lrrollado en torno a la
cara externa dc' la hoca y estj consliwida por la
;l!lCrnanci;t de cinco ljnC,IS l1ori7ont:des y cuatro
líneas quebradas. b piez,¡ prcs<:'nt:l una (;IP;I de
S U."l'lI1ci;) () p,lSr,t hl;mcl sobre 1;1 ZO(la dceoraeb
que llega ;1 rebasar los surcu" inciv)s (Blaseo et (I/j¡.
19')1{, p. 102)
Procedencia y CiVrl%{;ía: Vé,ise \;1 piCZ:l n." 155 del
Calá/ogo

5 cm.

94
PREHISTORIA

Cronol()~ía.: Cakolítico-Campaniforme.
Bihliogru/ía: Hi,lño 1:'/ u/U, lH94, p. 436-150; Fita y
Rodríguez Villa. 1H95, p. 2H6; G:lrcía y J.(¡pez, 1903,
p. 145- H6: Harri~on. '] 977. p. 1H4; Hlasco el alif,
19%. p. 66. IO:i-111<), fig. 2111. Véanse también los
UOCllrllentos CA~'l ')/7961/0390-9); CAlvf 9096 ./
043(2·3); Gi\1914/ltl-2); G:\ 1921/2 y GA1978/L
Comen/ario: E.~le fnlgIllt'nto y los resrantes que se eles­
criben a continuOIción ,;~ con:-ervah;rn expuestos en
la misma vitrina j 1I1to ,1 los rt'sunres materiales ele
L1 necr('poli,', camraniforme de Ciernpo2ue!oS, por
lo que forman p:llTl' de los 11l:ltcriales que serían
recogidos por Antonio Vives y Escudero en la ne­
crópülb de Ciemp07.uelos () de la Cuesla de la Reina
(anLigwl Clrrt~rer:J ele L1 ClleSl:l de la Reina ~l San
\-brrín de la Vega, tvlmiridL en mayo de ]894.

143. Borde de cuenco

IJihhogrufía: En general sobre esté.' hallazgo, vé:J.,c la


pieza n." US. Para este V,ISO, Riaño el alil, 1894,
1:\1n. 1'1; Cas¡illo. 1928, lám. 17/2,/4; Blasco el alií,
1991), p. 56-62, 102, lám. 17, fig. 1L Y 18; Garrido, N° 11'1/1.: l057/1.
]999, p. 160: id.. 2000, p. 241, I:lln. 22/1. Dlmensic)1/e.\~Longitud: 6.1 cm; ;mchura: 9.2 cm; gro­
Comer/lclr'io: V t:'ase la pie?"1 11" 135 del CC/lálo,go. Ll sor: 1 cm.
pie'la est;í fragmenlada y mue..,lra una restauracic'm De.,'cnjxi6n: Borde divergente de un vaso de cer;llnicl
antigua. común reali/.:lda ;] m~lI1(). Ofrece ¡X1S!<l gris con granos
gruesos como dcsgr:l.s;lrHc'S, aunque hl superficie h:l
.sido alisad:!. El color indicJ una cocción irregular
142. Fragmento de borde de cuenco común en ;Imhicnlt' reducfDr. El ,:spe:-or de b paree! es I1lL1Yor
que el de los ejcmpLm:'s decorados.
Cmnolo,qía, Procedencia, Blhliografía y Comentario:
Véa"e el 12." j 42 dd Ca/úlui!,{}.

144. Borde de cuenco

N° lnl'.: 1037/5.

Dimensiones: Longirud: 3 cm; ;¡nChllr~l: 2.9 cm; grosor:

1 cm.
Procedencia: Véase el comentario.
DescrlpciólI: Fragmento de horde de cuenco de cen!­
nliGl común ,1 m'1110. Est[¡ decor¿luo con pequcúas
incisiones en el LIbio rellenas de una pasta ü sus­
t:Jl1cia blanca, como e.s habitual en estas cer:ímicas
ele Ciempozuelos.

95

... " -----


~~~ ..
"
REAL ACA DEMIA DE---.=L::.:A-"'H"I"-ST-'--O=R"'tA"-- _

:V.O ¡no.: 1037/2.


147. Fragmenro de borde de vaso
Dimensiones: Longitud: 5.1 cm; ;lnchur,l: 'i.9 cm; gro­

sor: 1 cm.
Descripción: Borde de cuenco de cerámica COmLln a
mano con p:ueL!es entr,mtes y pasta (Osea gris<Ícc3.
Cronología. Procedenciu, Bihliografía y Comentario:
Vé,lse el n." 142 del Calálogo. La pieza está frag­
mentada y restaurada posteriormente.

145. Fragmento de borde y pared de vaso

;V'" inu.: 1037/6.

Dimensiones: Longitud: 2 cm: anchura: 4.2 cm: grosor:

0.6 C]11.
Descripción: Fragmento de horde exvasado de un vaso
de cerámica a mano hecho con pasT;llosca de color gris.
Cronologra.. Procedencia, BihhORra/ía), Comentario:
Véase el n." 142 del Catálogo.

148. Fragmento de borde de cuenco

N° hll'.: 1037/3.
Dimensiones: longitud: 10.2 CI11: anchura: 8.2 cm; gro­
sor: 0.6 cm.
Descripción: Fragmento del borde y la pared de un vaso
de cerámiGl común a mano de paredes rectas, cle
pasta tosca de color marrón.
Cronolof1,ía. Procedencia, FJih!iof2,rafía y Comentario:
Véase el n.O 142 del Catálogo.

/'v~"
[no.: 1037/7.
146. Fragmento de borde y pared de vaso Dimension,'s: Longitud: 2.~ C\11: anchura: 3.3 cm; gro­
sor: 1.2 cm.
Descripción: Fragmento del borde de un cuenco de
cerámica común hecho con pasta cosca de color
rnarrÓn.
Cronologia, Procedencia. Bih!iogrq({a y Comentario:
Véase el n." 142 del Catálogo.

149. Fragmento de pared de un vaso


N° lnv.: IÜ:37/B.

N° 1m;: 1037/1.

Dimensiones: Longitlld: 7 cm; anchura: 3.6 cm; grosor:

1.1 cm.
Descripción: Fragmemo del borde y la pared ele un vaso
de cerámica a mano de alm:Kenamiento con perfil
en '5' y pasta tOSCa de color gris.
Cronología. Procedencia, Bihliografía y Comentario:
Véase el n" 142 del Catálogo.

96
PREHISTORIA

Dimensiones: Longitud; 8 cm; anchura: 7.8 cm; grosor: Descripción: Botón de hueso o marfil, en forma de
0.9 cm. casquete esférico con una perforación en 'V' muy
Deso-¡pción: Fr3gmento de );¡ pared ele un recipienre ahierta siru,lda en la base.
cerilmico ~¡ mano de perfil en 'S' ele pasca tosca de Cronología: Calcolítico Campaniforme.
color gris. Bibliografía: Riaño et alii, 1894, p. 436-450; Fita y
Cronología, Procedencia, Bihhograjia y Comen/ario: Rodríguez Villa. 1895. p. 286; Garrido, 1999, p. 162;
Véase el n." 142 del Catálogo. id, 2000, p. 247, lám. 28, n.° 4 y documentos: CAI\1/
9/7961/0390-9) y 9/7961/043(2-3) Y GA 1914/1(1-2),
GA 1921/2 Y GA 1978/l.
150. Conjunto de galbos de cerámica común Comentario: Este bmón de hueso y Jos dos siguientes
fueron donados a la Real Academia de la Historia
en 1895 por D. Antonio Vives y Escudero. Esta
pieza vení~l acompañada de una hoja del periódi­
co El Imparcial que no COnselva la fecha, pero que
trae una noticia de la Guerra de Manila, lo que hace
suponer que es anterior a 1898.
EstOS bownes con perforación en V son muy
caraererísticos de los ajuares campaniformes. Entre
los más de 50 paralelos aducibles, cabe incluirlo
como un tipo IV-El (Uscatescu, 1992, fig. 3 a 6, n.O
1 a S3 y 33), concemrados en el País Vasco, como
los procedentes de San Martín de la Guardia, Álava
(H~lffison, 1977, p. 172), Y en la Estremadura portu­
guesa, pero Uscatescu (1992, fig, 33), no señala
ninguno en la Mese(a, ya que no incluye estos de
Ciempozuelos, que confirman la extensión genera­
lizada del tipo por todo el cenrro de la Península
Ibérica.
N" InlJ.: [037/9 - 1037/36.
DescnjJci6n: 28 fragmentos informes ele pared de cerá­
152. Botón con perforación en V

mica común a mano ele pasta gris-marrón.


N') Inv.: 1640/2b.

Cronologitt, Procedencia, BiblioRrafía y Comen/ario:


Véase el n 142 el e J Catálogo.(>
Dimensiones: Diáme(ro: 1.9 cm; altura: 0.7 cm.

Descripción: BO(ón de marfil o de hueso de forma

cónica con una perforación en 'V' situada en la


lndustría ósea base.
Procedencia, cronología y comentario: Véase el n.O 151
151. Botón con perforación en V elel Catálogo.

153. Botón con perforación en V


:\ N° lnu.: I 640/2c.

\,......' _ " - . •• / ,1 Dimensiones; Diámetro: 2 cm; altura: 0.6 cm.

Descripción: Botón de marfil, más probablemente que

de hueso, de forma cónica con una perforación en


'V' situada en la base. Se encuentra muy fragmen­
(;:Jdo y no conserva la cara posterior, aunque pare­
.".
'~' . ce ofrecer la misma forma y sección que los ante­
~
-)}
.--­ riores.
Pr"ocedencia, cronología y comentanó: Véase el n." 151
elel Catálogo.
o 5 cm

N." JJlV .. [<'AOl2a.


Fauna
Dimensiones: Dijmelro: l.8 cm; alLura: 0.6 cm.

Procedencia: Hallado por Antonio Vives y Escudero en 154. Colmillo de jabalí


la necrópolis de la Cuesta de I,i Reina (Km. 8 de la N.O InlJ.: 1609.
antigua carretera ele la Cuesta de la Rein;¡ a San Dimensiones Longitud: 12.2 cm; anchura: 2.2 cm; gro­
Martín de la Vega, Madrid), a llnos 500 m. ele la sor: 0.9 cm.
eSGlción de Ciempozuelos. entre mayo y octubre de Procedencia: Hallado por Antonio Vives y Escudero en
1894 la necrópolis de la Cuesta de la Reina (Km. 8 de la

97

-. .
'. ~>_."""""" ... '.'
REAL ACADEMIA DE LA [HSTORJA

/1/." lrw.: 1610.


Dimensiones: Longitud: 5.'1 cm: anchura: 2.6 cm,
Descnj)ció1l: ~'folar superior izquierdo (\fl/M2( ++)) de
una vaca (nos taU1K~) ;¡dulta.
Procedencia, cronología, hihliograj'ia y comen/ario: Véase
el n." 154 del Catálogo.

156. Fragmento de cornamenta de cérvido

amigua carrerera de la Cuesta de la Reina a San


Martín ele la Vega, Nladricl), a unos 500 111. de la
estación de Ciempozuelos, entre m3YO y octubre
de 1894 N." /nv.: 16'[ J.
Descripción: Canino inferior izquierdo de un macho Dimensiones'. Longitud: 22 cm; anchura: 3.4 cm; grosor:
3dulro de suido (Sus serofa). Presenta fracturas en 08 cm.
ambos extremos, así como a lo largo del cuerpo. Descripción: fragmento de asra principal de ciervo
Cronología: Calcolltieo Campaniforme. (Cerv'US elaphus) con fracturas en los exlremos disral
Bibliografíct: Riaño el ahi, ] 894, p. ·t36-450; Fita y }' proximal, Jsí como con varias huella" ele percu­
Rodríguez Villa, 1895. p. 286; Blasco el ahi, 1998, sión en el fuste. En la superficie exterior del extre­
p.68. mo proximal aparecen un;¡ serie de bandas que de­
Comentario: Esta pieza ha sido analizada por la Dra. notan una posible inrenciomllidad de rebajar la zona,
Corina Liesau van Lettow-Vorbeek, de la Universi­ pero la h<lctura hnpide ver las huellas con claridad.
dad Autónoma de !Vlaclriel y, a juzgar por su con­ El asta se encuentra desprovista del tejido medular
texto, cabe considerar que, probablemente, forma­ interior, lo que pudo realiz,lrse de un modo inten­
ba pane eleI ajuar depositado en 3Igun,¡ de las cionado par¡¡ la elaboración de un posible en­
sepulwras campaniforme:'>. Aunque la función de es­ lnangue.
tos colmillos ele jabalí en contextos funerarios mln­ Procedencia. CTOl1olo;;ía, hihliografla y comentario: Véase
ca ha sido analizaela. es interesante que la caza ek el n: 154 del Catálogo.
este animal ofrece frecuememente relaciones con
ancestrales ritos y mitos de caza (Poplin 1995:
Almagro-Garbea y Torres, 1999, p. 7] s.), a Jos qUE:
parecen aludir las representaciones de este animal Manzanares el Real
entre Celtas e Iberos (ihidem; véase los n." 525, 593, (La Pedriza)
605, 610 v 667 del Catálogo), tradición que PUclieI<l
explic2r l~ aparición ele este objeto como elemento 157. Azuela de piedra
simbólico en un ajuar funerario. ;'/" hn.: 1621.
Dim.ensiones: l.ongitud: 14.3 cm; anchura: 6.5 cm; gro­
sor: 2.32 cm.
155. Molar de b6vido Procedencia: La pieza lúe hallada en La PedriZ;,¡ del
Manzana re~ (;'-'fanzanares el lkal), provincia de
Madrid, el 31 de mayo de 1985,
Descl'ijJCi6n: Azuela de forma trapezoichl1 y de sección
rectangular. con el mo conformado por un bisel
asimétrico, en el que se aprecian huellas de liSO,
lo que confirma que se trata de una azuela (Soler.
2002, p. 48, fig. 2). La superficie presenta un ligero
pulido en ambas caras. lDlemr3S que los bordes
muestran un pulido muy parcial El 50pOl1e lítico
corresponde il un esquisto de grano muy fino. La
pit'za esc) fragmentada en la zona proximal.
Cronología: i\eolítico-Edad del Bronce.
Comentario: Enuegaela por mediación del Excmo. Sr. D.
Antonio Blanco Freijeiro el 31 de mayo de 1985
como procedente de una donación efecTU<Jda por
el Sr. D. José Ramón Sánchez Ramírez.. La pieza
muestra, pegada. una etiqueta manuscrita con el
texto: La Pedn'za. 31 de mayo de J985.

98

PREH1STORJA

Descripción: Demicul,¡c1o sobre un fragmento proximal


de una lámina de sílex blanco de sección triangu­
lar. Tiene retoques inversos, continuos y profundos
en el lateral izquierdo y denticulados en el dere­
cho. Muestra lustre o pátina de cereal.
Cmnología: Calcolítico.
Bibliografía: Moro, 1892b, p. 226-231.
Comentario: Donado a la Real Academia de la Historia
por D. Pedro Alarcón Cañaveras a finales del siglo
XIX (Véase el documento CAM/9179611035). La
coincidencia entre [a fecha ele [a donación y las
exploraciones descritas por D. 1~omualelo Moro hace
pensar que proceden de la misma campaña.
Para el contexto cultural de estos hallazgos del
V311e del Tajuña, véase Almagro-Garbea, Benito y
Dávila, L994.

[59. Lámina

11/" 1n1).: 1394/2.


Perales de Tajuña Dimensiones. Longirud: 4 cm; anchura: 2 cm; grosor: 0.5
cm.
ISS. Denticulado sob(e lámina Descripción: Lámina ele sílex blanco de sección trian­
gular. No presenta rewques.
Procedencia, Cronología. BihliograJi"a y Comentario:
Véase el n." 158 del Catálogo

160. Lasca de sílex


N° 1nv.: 1394/3.

Dimensiones: Longitud: 3 cm; anchura: 2.5 cm; grosor:

0.4 cm.
Descripción: Lasca en sdex blanco, sin retocar.
Procedencia, Cronología, Bibliograjia y Comentario:
Véase el n.O 158 del Cará/ogo.

161. Azuela

N° lnv.: 1402.

Dimensiones. Longitud: 7.37 cm; anchura: 3.5 cm; gro­

sor: "1.56 cm.


Descripción Azuela de sillimanita de fonna trapezoidal
N.O lnv.: 1394/1. redoncleada y de sección plano-convexa, con el filo
Dimensiones: Longitud: 5 cm; anchura: 3.1 cm; grosor: con bisel asimétrico, lo que parece confirmar que
1 cm. se trata de una azuela (Soler, 2002, p. 4R).
Procedencia: Procedente de unas excavaciones realizadas Procedencia, Cronología, Bibliografía .Y Comentan'o:
en Perales de Tajuña, provincia de Madrid, en 1892. Véase el n." 1SS del Catálogo.

99
REAL ACADEMIA DE lA L-1ISTORlA

sección oV;ll y la superfí(ie pulida con aristas SU3­


ves. Está fractur:lda en el extremo dj~l;li.
Cronología: Neolítico-Ca!co!íril'o.
Bibf¡ografta: \loro,lx92b. p. 226-251.
Crnnenlari(): Don;IL!<¡ ;1 la Heal Academia de la Historia
por su de:icubridor, D, Sanl iago Lescuren, a fin;¡les
del siglo xrx (vease el documenro CAM/9/7961/035)
El ailo de la don;lción parece coincidir con b [echa
de la,,> exploraciom:s llevadas a cabo por D. Homualdo
Moro en el :II'ea de referenei;l. No es fácil diferen­
ci;lr si se [Tala de un hach:1 o de una azucla sin
examjn;lr las huellas de u."o (e! Soler, 2002. p. 48).
Para el contexto cultural de estos hallazgos del
Valle del T;¡juila, véase Almagro-GorbeJ. Benito y
f),ívila. 199'~.

163. Azuela o hacha de piedra pulida

Tielmes
162. Azuela o hacha de piedra pulimentada

/\~<> In!).: 1:'\93/2.


f)jm.enSi01'les: l.ongitud: 4.oj un; anchura: 5.) cm; gro­
sor: O.') cm.
J)escnjJC ió 11: Azuela dt, sjJlimanila de forma casi trian­
gular redonde:lda y de sección de tendencia rec­
tangular. :Vluestra ."u sUJX'rficje WLalmente pulimen­
t'ld,1. Presenta de~gasudo el filo y pequenos
levant;l1nienlos en el extremo proximal.
Cronolop,ía, pmcedeJlciCl, bihliografía y comentcwiex Véase
el n." 1()2 del Calálogo.

164. Hachita de piedra pulida

¡V." 1IW.: l39:l/l.


Dimi>t/simws: Longitud: 'i.9'í 011; ;lT1c!Jura: 2.09 cm; gro­
sor: 1.2 un.
Procedencia: Hallada <.:n Ticlnlt"s, provincia de Ma­
drid.
f)l?scn/xi(j1l: Azucla () hacha de sillill1:lniw. Ofrece una

100
PREHISTORIA

;V"Inv.: 1393/3.
Dimensiones: Longilud: 3.3 cm: anchura: 1.66 cm; gro­
sor: 0.77 cm.
Descripción: Hachita de sillim,lnica de forn1;l trape:wiebl
alargada con la secci6n rectangul,¡L ;\'!ueSlr" el f"ilo
con bisel doble simétrico. Jo que inclina a consi­
derarla como una hacha (Soler, 2002. r. 48).
Cronología, procedencia, bibliografía y C0111eniariú: Vé:l~C
el n.'; 162 del Catálogo.

165. Azuela de piedra pulida

Crl )l'lO!ori,fa: Neol i[ ice )-Cl!colitico.


ProCetlr!IICÍU: S<:gún el invcnwrio lllanu..;nil0 de 19'::;0.
esta pieza rroccdc de Tielmc.'. provinci:l de ¡"'ladrid.
Comen/ario: La pieza vcnLi acompaflada por una ,'ti­
que!a manus(,Til:t con la palahr:l 1'ie{IIU!\ rero se
desconoce (:1 nombre del don:lDtc y la fel ha dc la
donación.

167. Cincelo hacha de piedra pulida


:\" in!'.: J404/ l.
Diln ensioJl es: Longillld: 9.14 cm; :lnchur:l: .').()2 cm: gro­
sor: 1.')0 cm.

''". \,; .
~:> :~~:. .~:~:'~:~'''' '".
N.O Inv.: 139').
Dimensiones: Longitud: .::;.4 cOl: anclwra: .').() cm: gro­
,~.,;::;:><:~

sor: 1.2 cm. :<::::::::::::,:,:~<

~~l~~l~

Descripción: Azueb de sillimanita d\:' forma ovoide irre­


gular y ~ección oval, con el filo con bheJ a.. ,imétrico
que permite identificarla corno una azuda (Soler,
2002, p. 48). El corre muestra un clesga";¡t· inrenso
..... '"'" ".. '
y melladuras.
Cronología: )Ieolítico-Calcolíl ico.

Procedencia: Hallada en Tielll1es. provincia dt' Yladrid.

BibliograFa: :'--101'0. 1R92h, p. 226-2:l l.

Corru?nfario: Donada a la Re:J1 ACldemia de la l-listoria

por su descubridor, D. Mill;\n l\ey elel Ca . ,tillo. ~l


finales del siglo XIX (el el documento CA.¡\f/9/79()1/ ".

035). La fecha de la don,lci6n p,IJece coincidir con


la fecha de 1;10; exrloraciones llevadas a cabo por . :::::::::~:~:~:>::
.....
.... '".
D. ROll1ualdo Moro en el áre:J ele referencia.

166, Azuela de pi~dra pulida


N° 11m.: 1403/1.
Dimensiones: Longitud: 4.32 cm; anchura: :'.77 cm; gro­
sor: 1,45 cm.
Descripción: Azuela ele sillimaniuJ de forma tl'jangular
muy redondeada con la secci6n lt'ndé'¡)[(; a rectan­
gular y el filo de bisel asimétrico, lo que inclina a
considerarhl como un;¡ ;lzueb (Soler 2002, p. "ítD.

101
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

Descripción: InstrumelHo ele sillimanit3 pulida, de for­


ma muy alargada y de sección ovoielal, por lo que 169 171

pudiera considerarse tanto un hacha como un


cincel. Presenta filo con bisel simétrico y desgaste
intenso y está fragmentado en su extremo
proximal.
Cronología: Neolítico-Calcolítico.
Procedencia: Hallada en Tiehnes, provincia de Madrid.
Bibliograjla: Moro, 1892b, p. 226-231
Comentario: Donada a la Real Academia de 13 Histo­
ria por su descubridor, D. ¡'v1ariano López, a fina­
les del siglo XIX (véase el documento CAM/9/
7961/035), Es probabk que la fecha de su dona­
ción coincida con la fecha de las exploraciones
llevadas a cabo por D. Romualdo Moro en el área
de referencia.

170. Nódulo de sil1imanira


168. Nódulo de sillimanil:a

N° fnv.: 1403/2. 1'v~O


1m:.: 1404/4.
Dímensiones: Longitud: 5.14 cm; anchura: 3.56 cm; gro­ Dimensiones: Longitud: '5.76 cm; anchura: 2.85 cm; gro­
sor: 1.4 cm. sor: 1.88 cm.
Descripción: Nódulo de sillimaníta sin transformar. La Descripción: Nódulo de sillirn;,¡nim sin huellas de trans­
superficie presenta un pulido natural. formación.
Cronología.. procedencia y biblíografía: Véase el n. 167
Q
Cronología, procedencia, bibliografía y comentario: Para
clel Catálogo. su procedencia e interpretación cultural, véase el n.o
Comentario: Sobre su procedencia, véase el n." 167 del 167 clel Catálogo.
Catálogo. El interés de esta pieza y de las siguien­
tes es que documentan la importación de estos
nódulos en la zona sedimentaría de yesos y margas 17 I. Pieza de sillimanita en proceso de fabricación
del Tajui'la como materia prima para ser elabora­ i'v~O
1m:.: 1404/3.
elos localmente. Para el contexto cultural de estos Dimensiones: Longitud: 3.78 cm; anchura: 3.63 cm; gro­
hallazgos elel Valle del Tajui'la, véase Almagro­ sor: 1.08 cm.
Gorbea, Benito y Dávila, 1994. Descripción: Nódulo de sillimanita que presenta en su
superficie pequeñ:.Js estrías y algunas aristas suaves.
:--Jo presenta filo.
169. Nódulo de síllimanira Cronología, procedencia, bibliografía y comentario: Para
N° fnv.: 1404/2. su procedencia e interpretaCión cultural, véase el n.O
Dimensiones. Longitud: 3.49 cm; anchura: 2.43 cmi gro­ 167 del Catálogo.
sor: 1.16 cm.
Descripción: Nódulo ele sillünanita de morfología irre­
gular y sin huellas de transformación. 172. Cuenco

Cronología, procedencia, bibliografía y comentario: Para N" Jrw: 30/l.

su procedencia e interpretaCión cultural, véase el n.O Dimensiones: Altuf"J: 7.5 cm; diá';Detro: 10.4 cm; grosor:

167 del Catálogo. 0.5 cm.


PREHISTORIA

I_-._-_--_-~

Procedencia: Según una now manuscrita que acompa­ Cronología, procedenciCl y bibliografía: Véase la pieza
ñ.a a la pieza, procede de Tielmes, provincia de n." 172 elel Cazálogo,
Madriel. Comentan'o: El invenwrio de 1903 señala que no debe
Descripción: Cuenco globular de parcele:'> convergentes pertenecer a la pieza anterior (n° 172 del Catálo­
con parte c.kl (uerpo frdcturado. Presenra pasra tosca go), pero cabe señalar que se trata de una cerámi­
de color marrón y un orificio circular en la paree ca de pa$(;\ simihlr y que presenta en el exterior
superior e1el cuerpo. restos de un;¡ marriz arenosa ap:uentemenre del todo
Cronología: Calcolítico-Uronce. similar a la que presenta el citaelo cuenco o." 172,
Bibliograjfa: 1I,,1oro. 1H92b, p. 226-231; Garcia y López, lo que confirmaría en LOdo ca.so que procede del
1903, p. 9. mismo yacimiento, el cual ofrece una clara perelu­
Comentario: La pieza, que fue donada a la lkal Aca­ T"J.ción hasta el Bronce Anriguo.
demia de la Historia por D. Mariano López (cJ Este pie de copa es una forma característica de
documento CAM/9/79úl/35; :"1aier 1998, p. 93), apa­ la Cultura de El Argar (véase Catálogo, n." 229 s.)
rece acompañada de una criquera m;¡lluscrita en la y tiene el interés de documentar la penetración ele
que se índiGl en su anverso, :1 tinta: Tie/mes. D. este tipo ele hallazgos h:1sta Tielmes durante la Edad
;1I1ariano López y en su reverso, a lápiz: 'B', como del Uronce, añadiéndose a los escasos elementos
Jos que ofreet:n algunos maleriales de Ciempozuelos, de tradición 3gárica seguros conocidos en la zona
lo que confirma que las donaciones de Tielmes de ~¡¡adrid, como un;¡ tumba de pilhos del arenero
tuvieron lugar a finales del siglo XIX, quizá:'> tam­ del Tejar del Sastre (Pérez de Barradas, 1935, p. 48)
bién en torno a 1892. I':lra el contexto culCllral de Y algunas cerámicas lisas carenadas (l3lasco (ed.),
eSlOS hallazgos elel Valle del Tajuí'la, véase Almagro­ 2002, p. 167 s., fig. 7.2a). La pieza más próxima es
Gorbea, Uenito y D:lvila, 1994. el pie de copaargárica" procedente del eSlrdto m
del "fondo de cabai)a" 1 del arenero de la Fábrk<J
Eskalcluna, en Villaverde, lvlaclrid (Almagro, 1960a,
173, Pie de copa p. 13, n'¡ 6) y olra copa ele la Eelad del Bronce de
¡yoftw.: 30/2. la ¡vlesel:1 Sur se halló en el recinto del corre 9 del
DlmensíOl'w$: Alrur:l: 3.4 cm; diúmetro: 7.7 cm; grosor: Cerro de la Encantada, en Granátula de Calatrava,
lA cm. Ciudad RC'JI (Niero y Sánchez lvleseguer, 1980, p. 128,
Descripción: Pie cle cara de cerámica a mano. Mues­ 134, fig. 59a), lo que confirma la penetración de
[r~1 p,l$ta tOSC:1 de color m;l!'rún y una fracrura en influencias argáricas en la ,vfeseta (Almagro, 1960a,
el asidero ü v:ístago. p. 28-29).

103
REAL ACADEMIA DE l.A H'-'[-:...S''-'ro-:...Rc::lc::A'---- ~ _

MÁLAGA
Antequera

(Soto de las Perdices)

174. Hacha de piedra pulimentada


N~<>Inv,: 2,
Dimensiones: Longitud: 8,82 cm; anchura: 7.4 cm; gro­
sor: 2.3 cm.
Procedencia: Procede de un lugar denominado Soto de
las Perdices, cerca de la localidad de Anrequera,
provincia de Málaga.
Descripción: Hacha fragmentada elaborada sobre anfi­
bolita de grano fino. El pulido de la superficie no
enmascara totalmente las huellas de fabricación, La
fractura afecta el extremo proximal de la pieza. El
filo muestra bisel doble ligeramente asimétrico.
Cronología: Neolítico-Edad del Bronce.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 5, nO 2.
Comentan'o: Donada a la Academia de la Historia en
1899 por el Académico D. Francisco R. ele Uhagón
y Guardamino. La pieza tiene pegada una etiqueta
manuscrita donde se lee Hacba de piedra encon­
trada en el Soto de las Perdices cerca de A ntequera
(Granada) regalada por el académico de Número,
Excmo. Sr. D. Francisco R. de Uhagón. junta de J 5
de Diciembre de 1899

MURCIA
Lorca Procedencia: Hallada en LOrGl C.\-1urcia). en el disrrito
(Rambla de Béjar) rural de Béjar.
Bibliograjia: García y López, 1903. p. 7.
175. Puñal-alabarda de sílex Comen/ario: En el inventario de 1903, ].e. GaT<:Ía y
N° Inv.: 16. López explicita que: Se halló ( .. ) en la cantera de
Dimensiones: Longitud: 10.1 cm; anchura: 5.1 cm; gro­ donde se sacó piedra para el puente de Lorca. Este
sor: 0.6 cm. tipo de piezas son propias del Calcolítico, [;11110 en
Descripción: Punal o alabarda en sílex de color claro ele él mundo meg¡¡líricu occidental (Leisner, 1959, l<Ím.
forma triangular y sección muy aplanada. Muestra re­ '50,1-3, y '54,2) cumo, en especial, en el Sureste, en
toques bifaciales, marginales y continuos en ambos la Cultura de los ¡"lillares, donde son característjcas
laterales, aunque en la parte central conserva el córtex. estas piezas que conserv;ln el cónex (Leisner, 1943,
Cronología: Calcolítico. 13m. 145, n" 2 y 4).

104
PREHJSTORrA

Lorca - La Fuensanta

(Cerro de los Jarales)

176. Mano de molino

Procedencia y Bibliografía: Véase el n." 176 del Catá­


!ogo.
Comentan'o: Véase el O.' 176 del Catálogo. La pieza
conserVJ adherida una diqueta manuscrita con el
tex[(): Otíl de piedm. procedente del Cerro de los
jarales, frente a la Fuensonta, de Lona.

178. Percutor

N" 1m:.: 20/6


Dim!!nsi()ne~~Longitud: 7.52 cm.: :lnchura: ,4.9') cm. y
S,42 cm.
Descnpcú51'1: 'Vb no de molino rea liz;¡da sohre un;,¡
diabasa de grano IllUY fino. La pieza est,í fragmen­
rada y presenta ~uperfkie~ apl:ln;ldas Jigeramc:'nle ,V." 1¡w.: 20/8
cóncavas. En el bOI'de muestra un piqueteado rnuy Dimensiones: Longirud: 8.:3 cm: ~lnchura: 5.4 cm: gro­
regular. sor: :3 cm.
Cronología: Ca!colílico. Descripción: Ctnl.O roelado, posihlemente cle anciesiu,
Procedencia: Hallado en el CCITO dc los Jarales, térmi­ con huellas de piquete;ldo hien marcadas en am­
110 de Lorca (Murcia). bos bordes.
Bibliografía: C:lI'CÍa y Lópe7., 1903. p. 7. Cron%[',ía: Calcolílico.
Comentario: L:l pieza fue halbd:l en junio de 1HB9. Procedencia y Bibliografía V Comentario: Véase el n."
Consen',1 :lclherida una eliquet::J 11l::JJ1u...,crit:l con el 176 del Calálo[',o. Conserva <ldherid::J una ctiquet:l
lexro: [Íti/ de (Jiedm. prot.:edenle del Cl!rJ'Q de los manuscrit"l con el lexlO: (¡lil de piedra, procedente
jarales, lérmino.de Lurca. frente ti fa Fuenstmta. del ('erro de los jarales, /(>nnino de Lorca. pml'. de
¡V/ureía. 1889.

177, Percutor
iV" /nv.: 20./7 179. Fragmento de urna cerrada

Dimen<;iones: Longitud: 6.4 cm; anchura: 5.k cm; gro­ N" In/.'.: 20/1 J.

sor: IjA cm. Dimensiones: Longitud: 6.1 cm: anchura: 9.6 cm; gro­

Descripción: Canto de c:Jiíza e:;rx1rl[[ea con superficies sor: 0.7 cm.


puliJ,ls y hllella~ de pncusj(m marcadas en un f)escripción: Fragmento de borde y pilI'te del cuerpo de
borde. una urna de cer:ímic:J ,1 m;¡no. Es de pasta negra
Cronolo~ra: Caicolí(ico. ~ll interior y exterior y ];1 decowción consiste en una

105
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

acanaladura junco al labio y un mamelón subcírcular


ele prensión.
Cronología: Ca\colítico.
Procedencia: Ha Hado en junio de 1889 en el Cerro de
los Jarales, cerca d~ la Fuensama, término del Lorca
(Provincia de lvlurcia)
Bihliogm(ía: García y López, 1903, p. 7.
Comentario: La pieza tiene adherida una etiqueta ma­
nuscrita con el texto: Fragmento de marmita de
han·o negro con 4 asas y 4 relieues intercalados como
el que se ue al dorso. procedente del Cerro de los
jarales, frente a la Fuel1santa de Lorca.

SORIA

Aldealpozo (Valdegeña) sílex, hachas de piedra, cerámica y un punzón de


hueso, próximo a la Cueva de El Peña], también
Restos antropológicos Valdegeña, Soría, q uc present,l u n depósito con
materiales campaniformes de tipo Silos (Denita, 1892;
180. Fragmento de cráneo y mandíbula Jimeno, 19R6, p. 347; Garrido, 1999, p. 437).

181. Fragmento de hueso largo

i\i.~ lrUl.: 73. N. Inv.: 1626/6.


Dimensiones: Longitud: 7.6 cm; anchura: 3.8 cm. Dimens¡:ones: tongirud: 5.4 cm: ,lOchura: 2.3 cm; gra·
Descripción: fragmenro de cráneo humano correspon­ sor: 0,7 cm.
diente a restos de la cuenca orbital derecha y de Descripción: Fragmento fosilizado de hueso largo hu­
la mandíbula superior, incluyendo 4 molares que mano.
evidencian un amplio desgaste dental. Conserva Bibliografía: Parece ser el hueso reproducido por
restos de inclusiones de tierra y arcilla. Vilanova y Piera, 1892a, lám. n.n 2.
Cronología: NeoHLico Final-Calcolítico Inicial. Procedencia, Cronología y Comentario: Véase el n." 180
Procedencia: Procedente de la estación prehistórica de del Catálogo.
Valdegeña, en Sorja, situ,lCla entre la Sierra de El /I.'ladero
y la localidad de los VíIlares de Torre-Romana.
Bibliografía: Benito, 1892, p. 615-6l9, fig. 1; VilaDova Industria lítica
y Piera, 18923, p. 619-622, lám. n.~ 1, y 1892b, p.
188; García y L'ópez, 1903, p. 15. Sobre el yacimien­ 182, Lámina de sílex
to, Jimeno, 1986. lV" ln~'.: 18/2.
Comentario: Pieza donacla a la Real Academia· de la Dimensiones: Longitud: 6.2 cm; anchura: 1.5 cm; gro­
Historia en 1891 por D. Francisco Denito Delgado sor: 0.5 cm.
(e! documento CASO/9/7973/31C2 y 3) y Alvarez­ Procedenóa: Procedente de la est:Kión prehistórica de
Sanchis (ed.) 2000, p. 342) Valdegeña en Soria.
Estos restos proceden de un enterramiento colec­ Descnpción: Lámina de sílex melado, con sección
tivo en fosa tumular excavado en 1892, donde se des­ trapezoidal y punta desviada. Presenta retoques di­
cubrieron un número mínimo de 15 individuos, rectos, abruptos, rrofundos y denriculados en la
acompañados por un ajuar de puntas de flecha de parte proximal elel lateral derecho.

106

- ~
¡ ­
PREH1STORtA

o 1 4
b-t.J
2
!
3
! la5
Cronología: Esta pieza y las dos siguientes (n." 183 y
184) pudieran lHribuirse al Paleolítico Superior, aun­
que el contexto conocido de este yacimiento co­ Descnpción: Uímina de sílex eJe color grisáceo de sec­
rresponde al Calcolític ü Precampanifonne. ción trapezoidal. j\"o ofrece retoques, pero sí fuer­
Bibliografi:a: Benito, 1892, p. 615-619, fig. 1; Vilanova les alteraciones de tipo térmico.
y Piera, 1892a, p. 619-622 y lB92b, p. 188; García y Cronología: Aunque UpoJógicamenLe pudiera atribuirse
López, 1903, p. 7; Blasco et afil, 1998: 116-117. fig. al Paieolílico SuperioL el contexto de este yacimien­
25, n." 2. to indica que su cronología corresponde al Calco­
Comentario: Donada en 1891 por D. Francisco Benito Jírico Precampanifonne.
Delgado (véanse documentos CASO/9/7973/31(2 y Procedencia y bibliogrc-!lla: Véase lo dicho a propósito
3) Y ÁJvarez-Sanchís. 20ClO, p. 342-343). Esta pieza de la pieza n.O 182 del Catálogo.
fue atribuida a Arganda del Rey por Blasco et alii Comentario: tn (;1 publicación ele Carcía y López
(1998: 116-117, fig. 25/2), pero la poslerior revisión (903) se presenta como parre de un conjunto ha­
de los materiales ha permitido iclentificar su correc­ llado en Valdocarros CArgancia clel Rey). Sin embar­
ta procedencia, confirmada por el dibujo publica­ go, la revisian de la documenlaci<'in ha permitido
do por Vilanova y Piera (1892a, lám., n.O 4). La revelar este error en la asignación de procedencia,
razón es que algunos objetos del n.O 18 de G3rcía confirmada por el dibujo publicado por Vilanova y
y López 0903, p. 7, n." 18; Catálogo. n.O 1, 2, 4 Y Piera 0892a, Um. n.O 3).
5) fueron atribuidos al yacimiento de Valdocarros
en Arganda, lo que explica que correspondan al Pa­ 184. Lasca de sílex
leolítico Medio, mientras que otra parte ele las pie­
zas recogidas con dicho número proceden en rea­
lidad de Valdegeña, en la Provincia ele Soria (véase
Catálogo n." 182-184).
Esta es la razón por la que la atribución crono­
lógica de la industria lítica supuestamente proceden­
te de este yacimiento presenta dificultades, ya que
algunos ofrecen caraneríslicas tipolágicas que obli­
gan a atribuirlos al Musteriense (véase el comentario
al n.o 1 del Catálogo), mientras que otras piezas,
como ésta y las .~iguientes (n.o 183 y 184), parecen
más bien del Paleolítico Superior que del Calcolítico,
por lo que se deqieron mezclar materiales de distin­
tas procedencias, 'aunque no de la Cueva de El Peñal
de Valclegeña, ya que su estratigrafía se Iimil;l al Cam­
paniforme de tipo Silos (véase Jimeno, 1986 y ama­
ble comunicación personal, 2003 y el comentario al
n." 180 del Catálogo).

183. Lámina de sílex


N.O lnv.: 18/4.
Dimensiones: Longilud: 9.2 cm; anchura: 2.4 cm; gro­ o 1 2 3 4
sor: 0.6 cm. --J !
l
keJ
107

..
,:4'-._
' ..\
_.
REAL ACADEMIA DE LA HJSTOR[A

N° lnv.: lR/7. goría de azuela. El soporte lítico puede correspon­


Dimensiones. Longitud: 4.2 cm; anchur3: 3.2 cm; gro· der a llna diorita.
sor: O.S cm. Cronología: Neolítico Final-Calcolítico Inicial.
Descripción: Pequeña \ascJ de sílex pardo blancuzco Proceden.cia: Procedente de la estación prehistórica de
con una pequeÍ'la zona de córtex en su parte Valdegeña, en Sori3, silmlcla entre la Sierra de El
superior. Es de forma ovoide y no ofrece reto­ Madero y la localidad de los 'lillares de Torre-Ro­
ques, pero sí huellas de uso a modo de raspador ill3na.
circular. Bihliogn{fía: Benito, 1892, p. 615-619. fig. 1; Vilanova
Procedencia y cronología: Vé.lse el n." 182 del Catá­ y Piera, 1892a, p. 619-622 y 1892b. p. 188; G,lrcía y
logo. López, 1903, p. 7. La pieza aparece reproducida por
Bihliograjla y comentario: Esta pieza aparece dibujada Vilanova y Piera, 1892a, lám.. n. c, 10.
por :lmbas caras por Vilanova y Piera (1892a, lám., Comentario: Pieza donacla a la Real Acaclemia de la
n." 8). Aunque pudiera ser un pequeña lasca Historia en 1891 por D. Francisco Benito Delgado
Ievalloise, su finura hace suponer que se debe re­ (d. documentos CASO/917973!31(2 y 3) Y Alvarez
lacionar con estos materiales de fecha más avanza­ Sanchís 2000, p. 342-343).
da: parJ más detalles, véase Jo dicho a propósito
del n." 1 y 182 del Catálogo.
Industria ósea
185. Azuela de piedra
186. Aguja de hueso

~ ¡;

O 1 2
!
3
:
4, 5
I
6d

N° lnv.: lR/8.
Dimensiones: Longitud: 4.3 cm; anchur<l: 0.5 cm; gro­
sor: 0.4 cm.
Procedencia: Procedente de la estación prehistórica de
Valdegeña, en Soria, situada enrre la Sierra de El
l\'ladero y la localidad de los Villares de Torre-Ro­
mana.
Descripción: Aguja de hueso pulimenr3do con perfora­
ción circular bidireccional sobre base adelgazada.
Cronología: Calcolítico.
BihliogmJía: i\'loro, 1892, p 62-64; García y López. 1903,
p. 7; 131asco et ala, 1998, p. 84, 117, fig. 25/5.
Comentario: Donada en 1891 por D. FrJ-Jlcisco Beni­
to Delgado (véase los documentos C/\SO/9/7973/
31(2 y 3) Y Alvarez Sanchís, 2000, p. 342), esta
aguja ha sido atribuida a Arganda del Rey por
Blasco el alii 0998: p. 84, 117, fig. 25/5), pero la
posterior revisión de estos materiales ha permitido
N.O !nlJ.: 17.
identificar su correcta procedenci;l, confirmada por
Dimensiones: Longitud: 10.4 cm; anchura: 3.42 cm; gro­
el dibujo publicado por Vilanova y Piera 0892a,
sor: 1.95 cm. lám. n" 12).
Descripción: Pieza de morfología triangular con la su­
perficie totalmente pulida y bordes redondeados. En
el extremo distal se observa el bisel asimétrico con­
formando el filo por lo que se clasifica en la cate­

108
PREHISTORIA

Osma - Muro de Ágreda

(Vía Romana de Uxama a Augustobriga)

187. Punta de tipo Palmela

Descripción: Punta de cobre lipo Palmela, con el arran­


que del pedicelo, de enmangue largo, marcado.
N." Inu.: 1260/15. Procedencia, cronología, bibliograj{a y comentario: Véase
Dimensiones: Longitud: 8.6 cm; anchurJ: 2,9 cm; gro­ la pieza n. 187 del Catálogo. Corresponde al tipo
Q

sor: 0.3 cm. Peso: 17.5 g. El de Delibes (1977, p. 110, fig. 34/B1).
Descripción: Puma de cobre de tipo Palmela, con la
base de la hoja engrosada y pedicelo de tamaño 189. Punta de tipo Palmela
medio.
Cronología: Campaniforme.
Procedencia: bl pieza podría proceder de alguna parte
del trazado de la vía romana XX\iIJ, de Uxam3 a
Augustóbriga.
Bibliugrajta: Inédita, pero el CASO/9/7972/6, Saavedra,
1869, Delgado et alii, 1877, p. 48-55 y Almagro­
Gorbea 2001a.
Comentario: Este Lipa de punta cuenta con abundan­
tes paralelos en toda la .Meseta NOlte, correspondiente
al tipo A2 de Delibes 0977, r ] 10, fig. 34/A2),
como, por ejemplo, la punta procedente de 'Los
Pasos', en la localidad ele Convento de Santa Clara,
Zamor¡¡ (Harrison, 1977, p. 159, fig. 68/1238).
La pieza percenece a la colección del Excmo.
Sr. D. Eduardo SaavedrJ y l'vloragas y originalmente
se encontraba en el expositor diseñado por él para
su exhibiciün pretentado al Premio Nacional de An­
tigüedades en 1861. En fecha posterior, la pieza fue
~,Icada del expositor para su ubicación en una vi­
trina, pero recientememe se ha reintegrado a su
ubicación original (Alrnagro-Gorbea, 2001a, p. 2] n

188. Punta de tipo Palmela

N° ¡¡¡v.: 1260/17.

Dimensione.\~ Longitud: 11.4 cm; anchura: 3.2 cm; gro­

sor: 0.3 cm. Peso: 26 g.

109

.. ' ------- .

." ~c..;::'
REAL ACADEMJA DE LA HISTORIA

,V." lnv.: 1260/68. Procedencia, cronología. bihliogru.jia'y comentario: Véase


Dime-nsiones: Longirud: L1.1 cm; anchura: 2.7 cm; gro­ la pieza n.O 187 del Catálogo. Corresponde al tipo
sor: 0.2 cm. Peso: 20.5 g. Al ele Delibes 0977, p. 110, fjg. 34, n." Al)
Descripo:órz: Punta de cobre de ripo Palmela con la
hoja en forma ele elipse y la punta ligeramente re­
dondeada. :Vluestra pedicelo de enmangue largo li­
geramente dohlado en su extremo.
Procedencia, cronología y hihliogra.fía: Véase la pieza
n." 187 del Catálogo.
Cronología: Aunque esta pieza puede considerarse iné­
dita, cuenta con abundantes paralelos en toda la
i'vleseta Norte. Corresponde al tipo A2 de Delibes
0977, p. 110, fig. 34/:\2). como la punta de flecha
tipo PaJl11ela procedente de L'Esquerda des Hoques
de 'El Pany' (Harrison, 1977, p. 227, fig. 103) o la
proceden le ele la Gruta de Porta Cava (Harrison,
1977, p. 104, hg 41il0.3)

190. Punta de tipo Palmela


N" fnv.: 1260/69.

Dimensiones: l.ongituu: 9 cm; anchura: .3.1 cm; grosor:

0.3 cm. Peso: 24 g.


Descripción: Punla de cobre de tipo Palmela de pedi­
celo corro y apuntado en su extremo.

PROCEDENCIA DESCONOCIDA

Restos antropológicos Procedencia: Anualmente carece de procedencia cono­


cida, pero pudiera proceder del yacimiento de
191. Hueso occipital 'v'-aldegeña, en Soria.
Bihliografia: Inédito.
Comentario: Este occipital carece de procedencia, pero
su n." de inventario coincide con diversos restos del
yacimienro prehistórica de V,¡tdegeña. en Soria (véa­
se n.O 181 s. del Catálogo), un enren-amiento colec­
tivo en fosa tu mular excavado en 1892 donde apa­
reció un mínimo de 15 individuos, acompañados de
ajuar. Sin (;;'mbugo, no ,¡parece publicado por
Vil,mova y Piera 0982a y 1982b), lo que aumenta
la incertidumbre, tanto ffij$ porque en este conjun­
to también había materi¡¡les de Arganda (véase n."
3, 96 Y 101 del Catálogo)

Metal
N.O lnv.: 1626/5 192. Puñal de lengüeta de cobre

Dimensiones: Longitud: 9.4 cm; anchura: 8.6 cm; gro­ ¡\'" Tn¡,~ 48.

sor: máximo: 0.6 ¿en; id., mínimo: 0.3 cm. Dimensiones: Longitud: 6.5 cm; anchura: 2.2 cm; gro­

Descripción: Hueso occipi¡al humano de un individuo sor: 0.3 cm. Peso: 14.') g.
adulto probablemenre masculino de mm<lÍlo medio. Análisú metalográfico (PA 10468): eL!: 99.8 'Yo: Sn: nd;
Conserva touo su contorno aunque las suturas es­ Pb: nd; Zn: nd: Fe: 0.18 0!L); Ni: nel; As: tr; Sb: 0.017
tÍn algo obliteradas en la parte inferior. Por la cara %; l\g: 0.015 %: Au: -; Bi: mI.
interna IUuesrra fuertes molduraciones, así como Descripción: Hoja ue puñal eJe cobre de forma trian­
alguna proruberancia en la cara exterior. El hueso gular y de sección lenricul¡¡r con una lengüeta pard
aparece fuertemente fosilizado y conserva algunos el enmangue form3da por dos amplias escotaduras
restos ele inclusiones de tierra y arcilla, en especial !a¡erales y el extremo recto.
en las sutur'IS. Cnmologta: Cakolítico.

Cronologia: Neolí¡ico Final-Calcolítico IniciaP Bibliografía: García y López, 1903, p. 12.

110
PREHISTORIA

l/_:~~
. ,
..
-.. ~.

.-:;':'
·... r


,.
.~ , u

': ';:' : '; .­


.,.-..
.. ~
~
.
~ :;..­ - .
"·~I

r
o 5
Comentario: Se carece de noticias sobre la proceden­
cia ele esta pieza, cuya composición eviclencia que
se trata de cobre casi puro, que carece incluso de
arsénico.
Su forma, bastante excepcional. parece tratarse
ele la imiración de una alabarda calcolitica de sílex,
como las de la Loma de I-!uéchar 2, Granada (G, y
V. Leisner, 1943. 15m. 145, n.O 4) o La Zarcita,
Huelva (G. y V. Leisner, 1959, lám. 50, n.~ 2). D.
Braelhenn (]995, n.O 326, lám. 8) indica olros para­
lelos, como elos ejemplares ele El Castillo, Zambrana,
Avila, y La Oruí'ía, Vera del Moncayo, Zaragoza,
aunque piezas semejantes se conocen en toelo el
Occidente de Europa, como I<ls procedentes e1el
Narre de lt91i3 (',,'¡oues, 2002, fig, 9 y 10).

193. Puñal de lengüeta de bronce arsenical


N° ln¡;.: 66.
Dimensiones: Longitud: 18.2 cm; anchura: 3.7 cm; gro­ o 5
sor: 0.2 cm. Peso: 53 g.
Anúlisis metalográfico a'A 10806): Cu: 96.8 %: Sn: nel: la Heal Acaelemia de la Historia en 1B33 por ges­
Pb: nd: Zn: ncl; Fe: Ü.09 %: Ni: nel; As: 3.05 %; Sb: tión de D. Diego de Arriola (véase el n." 70 del
0.015 %; Ag: tr: Au: -; Bi: nd. Catálogo).
Descripción: Puñal ele cobre arsenicaelo 0.05 %) con Los paralelos de 13 pieza, ti po JI o III de
lengüeta ancha y gruesa pero muy deteriorada. Delibes 0977, p. 64, 105-107, fig. 33), los encon­
Muestra la hoja adelgazada al aproximarse a los tramos en los tipos Ollteiro das j\'los y :\-1onte
filos, que son simétricos, paralelos y convergentes. Lioira, que ofrecen una amplb distnbución en el
Ha sido re s t;l u f:l da. área elel Centro y Norte ele Portugal y en el Sur

Cronología: Calcolítico Campaniforme o Bronce Inicial. de Galicia (Bradhem, 1995, lám. 4-5,/160-1(1). Tam­
Procedencia: Podría tratarse de una de las armas halla­ bién podrían citarse los puñales e1el Pago cle la
das en 1832 en la excavación e1el dolmen de Eguilaz Peñ.a, Vilbnueva del Puente, Zamora (Harrison,
(Alava) y dadas por c1esaparecicl;¡s posteriormente 1977, p. 160-161, fig. (9), el elolmen ele Entre­
(véase el n." 63 del Catálogo, aunque no ofrece la términos, Villalba, !vladricl (lJarrison. 1977. p. 176­
caranerística aleación con níquel que ha permitido 178, fig. 76) Y el elel Dolmen de San ;'\'1<lftín de la
identificar esta última pieza). Guardia, }Java (Harrison, 1977, p. 172-174, fig. 74),
BibliogmJla: García y López, 1903. p. 14; Cabré. 1923, denominado puí'íal-Ianza por Pérez Arrondo 0986,
p. 544, n. 16; Bradhcm, 1995, p. J02, núm. 163. p. 185, 189, fig. 33).
Comentario: Si se tratara de una ele las armas h;llladas
en la excav;lCión de Eguibz, habría sido enviada a
REAL ACADEMlA DE LA HISTORIA

194. Fragmento de puñal de bronce arsenical N' fniJ.: [637.

TJimensiones: Longitud: '5.9 cm; anchura: 1 cm; gf()sor:

0.5 cm.
Descripción: Pieza de arenisca pulimé'mada de M:cción
clIadranf!ular. cn,grosad,¡ en la zona rnesial y con
decoración en el extremo dist¡¡1 consi.sll:nte en una
acan;dadura longitudinal y un inicio de perforación
en el :.írea cemraJ que afect;] sólo a una de Ia~ caras
tnayores.
Cronología: Clicolíric()-Bronce.
Comen/ario: Esta pie7,:l qU;I.;Ís ,'ie pllt'd::l considerar
como una represent;lCión ele C'·lr:ÍCler antropolllor­
fo. En 1:1 l'enínsub Ihte'rica, los paralelos rn;Ís próxi­
N° Inv: 47.
mos aparecen en Portug;t1 (lv1.'· J. Almagro Gorhea
Dimensiones: Longitud: 1.1 cm; anchura: 2 Clll; gr-osor:
19 7 3. p. 121, fig. 20, n." 12-19). donde pueden en­
0.3 cm. Peso: 10 g contrar.'ie ;r\,l;unos eiCml'lltos semejante.., <SpindleL
Análisis metalogrúfico (PA 10457): eu: 94.0 91>; Sn: nd; 1981, I:.ím. 11, fig. 111). Sin embargo, piezas l'onnal­
Pb: 0.03 %; Zn: nel; Fe: O.Ol 'Yo; l\i: nd; As: '5.90 ()lo; mente no IllUY alejadas se conocen en yacimientos
Sh: nel: Ag: 0.009 'Yo; l\U: -; Sí: nel. de l:l Edad del l3ronce, como Fuente Al:tmo (Hisch,
Descn:pción: Fragmento ele hOj~1 J!: puñal ele bronce 2002, p. 92. s., fig. 'fA.3 y 4 J. La f';dw de contexto y
arsenical (5.90 %). PresenL3 sección lo,<,[¡ngica muy de proceJenci;] impiden llna mayor concreción al
fiml, con sus dos filos cbramenre señalados por lIn da,;iliclr eS[;J pieza.
biselado. Corresponele a una lona muy próxima a
la punta, aunque t~sta fait:!, como todo el resto elel 196. Azuela de piedra pulimentada
arma. por lo que el fragll1enro, al estar roro por los
elos extremos, presenta una forma trapezoidal y no
permite precisar su tirología.
Cronología: Calcolítico o Bronce Anliguo.

Bibliografía: Garda y López, 1905, p. JI

Comentario: Esu pieza carece de toda referencia so­

bre su proccdenci;l. La finura de 1,1 punta y los filos


aplamH.los en bisel permilen pensar que pudiera
pertenecer a la punta de una espad.::J de "lengua de
Glrpa" elel Bronce Final (Almagro, 1960), pero 13s
canlCteristicas m.eralogrúficas del bronce ar~enical sin
trazas ele esrai\o obligan a interpretarlo como un pui\,ll
elel Calcolírico Fin:l! o del Bronce Antiguo, kchable
a fines del lIJ milenio o muy inicios del 11 :l.e.

Industria lítica
195, Idolillo o colgante de piedra pulimentada

-(:3:2)­ o


-~

-~­

112
PREH1STORlA

N.~ lnu.: l.

Dimensiones: Longirud: 25 cm; anchura: 7.9 cm; grosor:

3.3 cm.
Descl1pción: Azuela elaborada sobre anfibolita, Presenta
una forma alargada con sección rectangular y la
superficie pulida en amhas caras, pero se aprecia
el piqueteado y levant;¡mientos de fabricación El
extremo proxirn?1l muesrra un adelgazamiento pro­
nunciado que puede relacionarse con su enmangue.
El ftlo, con huellas de uso, muestra un bisel doble.
ligeramente :Isimarico, característico de estos instru­
mentos (Soler, 2002, p. 48).
Cronología: Calcolíti((}-Bronce Antiguo.
Bihliografía: Garda y López, 1903, p. 5, n." 1.

197. Hacha de piedra pulimentada

Descripción: Hacha elaborada sobre diabasa. Es de


forma triangular redondeada, con un;,! sección oval.
Se aprecia el piqueteaclo de fabricación bajo las
caras pulidas. El extremo disral presenta un pulido
intenso y el filo, que está conformado por un bisel
doble simétrico, muestra algunas huellas de uso.
Cmnologia: Neolítico-Bronce Antiguo.
Bibliografía: Carcía y López, 1903, p. 6, n." 6.

199. Maza de piedra pulimentada

l..

N° /YllJ .. 5.
Dimensiones: Longitud: 10,95 cm; anchura: 5.2 cm; gro­
sor: 3.72.
Descripción: Hacha confeccionada sobre diabasa Es de
form3 trapezoidal reclondeada, con unel sección oval
gruesa. Presenta un piqueteado regular en la super­
ficie y un puJim¿'nto intenso en el extremo distal o
filo, el cual muestra un bisel doble simétrico. Se
aprecia una pequeña fracrura en el extremo
proxirn:¡l o t¡¡lón.
Cronología: Neolítico-Calcolítico.

Bihliograjla: Carcía y López, 1903, p. 6, n." 5.

198. Hacha de piedra pulimentada

N.'" 1m'.: 6. /V.O lrw.: 10.

Dimensiones: Longltlld: 7.95 cm; anchura: 5.2 cm; gro­ Dimensiones. Longitud: 9.82 cm; anchura: 6.95 cm; gro­

sor: 3.18 cm. sor: 4.1 cm.

113
REAL ACADF.MIA DE LA HJSTORIA

Descr-ipción: :Ylna de anfibolit:l pulida qu~ no pr~senta JRWVl( 1-4) Y Alnugro-Gorhea Y' Alvarl'/. Sanchís.
filo cortante. Es de forma rectangular y de secci(m 1998, p. B(Í)
oval gruesa. Su extremo anivo ~s aplanado y per­
fectam~nte pulido, sin restos de piqueteac!ü. En los
bordes muestra elos rebajes con la superficie piquett';l(!a
c!esLinados a facilit.ar ~I enmangue ele b pieza.
Cronología: Calcolírico-Edad e1el Bronce.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 6, n," 10.

200, Piedra pulimentada en proceso de fabricación

202. Hacha de piedra pulimentada

N.O ¡nIJ.: 11.


Dimensiones Longitud: 5·5 cm; anchul'J: 5.45 cm; gro­
sor: 1.65 cm.
Descrijxión: Pieza de sillimanil'a de form,1 trapezoidal
y sección OV3] alarg:lda y fina. :-.Jo presenta fijo
cortante, aunque uno de sus extr~m()s apar~ce Ii­
ger;lmente biselado. En una de sus GIras muestra
una acanalad u ra.
Cronología: Cakolítico-Brünce Antiguo.
Bibliografía: Garda y López, 1903, p. 6, n." 11.

20 l. Hacha de piedra pulimentada


,V." Inv.: 766.
Dimensiones: Longitud: 11,07 cm; anchura: 4.72 cm;
grosor: 3.6.
Descripción: Hacha ;'ealizada sobre anfibolita. Es de
forma casi recr<lngular con los lados curvos y la sec­
ción ovalad~l muy grue~a, casi circular. La superficie
está pulida pero en div<o~rsas zonas se apreci<ln res­
tos ele piquereado. No presenta aristas en Jos bordes
y el extremo distal o filo muestra UD bisel doble.
Cronología: NeolíticoBronce.
Bibliografíu: Fita y Rodríguez Villa, 1R98, p. 93: García
y López, 1903, p. 111, n." 767
Comentario: Procede, sin más referencias, de la Colec­
ción P;lSCU<l¡ de Gayangos (el documentos GA

114
PREHISTORIA

N° lnv.: 767.
Dimensiones-. Longitud: 12.22 cm; anchura: 5.6 cm; gro­

sor: 3.16.

Descripción: Hacha de piedra pulimentada de forma

triangular y de sección oval. Su superficie muestra

un intenso piqueteado, el cual podría ponerse en

relación con el enmangue de la pieza, pues el ex­

tremo distal está conformado por un bisel doble

simétrico que presenra un cuidadoso pulido, que

prosigue en los laterales, más acusado en uno que

en otro. El talón ofrece señales de haber sido uli­

lizado para golpear como martillo.

Cronología, Bibliografía.Y' Comentario: Véa."e el n° 201

elel Catálogo.

203. Azuela de piedra. pulimentada

Descripción: Pieza de forma muy alargada fragmenta­


da longitudinalmente. Presenta la superficie pulida
aunque en algunas zonas se aprecia el piqueteado.
En el extremo distal muestra un amplio bisel
asimétrico, por lo que puede incluirse dentro de la
calegoría de azuela (Soler, 2002, p. 48). El soporte
lítico corresponde a una anfibolita.
Cronología: Calcolítico-Bronce Antiguo.

205. Azuela de piedra pulimentada


L 5

N" lnv.: 1396.

Dimensiones: Longitud: 9.01 cm; anchura: 5.2 cm; gro­

sor: 1.94 cm.

Descnpción: Azuela de forma triangular y de sección

oval aplamJda con la superficie pulida, aunque en

una de sus caras se aprecian restos de piqlleteado.

En. el extremo distal o filo ofrece 3lgllnas melladu­

ras. El material lítico empleado en su fabricación

puede corresponder ;1 una diabasa. Su bisel asimé­

ll'ico permite interpretarla como una azuela (Soler,

2002, p. 48).

Cronología: Calcolitico-Edad del Bronce.

204. Fragmento de azuela pulimentada


N." lnv.: 1397.
Dimensione::'~ Longilud: 11.3 cm; anchura: 2.94 cm; gro­

sor: 3 cm.

t. '.
li5
.
.JO-·
­

• '1"
. •¡ . '
~Ir
,.'
REAl. ACADEMIA DE I.A 1-I15TOIUA

N' 1m!.: U9R. 207. Hacha de piedra pulimentada


nimensiones: I.üngitud: 6.6\ cm; :mchur:.l: 4.k2 cm; gro­
,sor: 2 cm.
l)cscripcirJJl: Azuchi de sillimanit;1 con b supcrficit>
(ot:l!menl(c" pulid:!. Es de forma lrapL'zoicJal Clsi rec­
(angular. el)l1 1;\ ;-,ecci(m rt>ctangular y un;! fractura
en el extre!l1o proxim;ll. Presenta Un de"gasll' 11):IS
accllru:ldo (;n el área izquierd:¡ dei extremo distal y
un;.l tí',lctur:¡ en el cxrrelllO proxim:t!. El hi,;cJ del filo
es ligeramente asim('Idco, lo qUl' indin:t a considc'­
urJa un;¡ a/ucia (:-)oiL'r, 2()02. p. ¿lB).
Dú¡¡%g¡'r!: Calcc)iíliu>-Uronce il.ntiguü.

206. Cincel de piedra pulimentada

I-=.---=_
~_.-J

¡V" f1w.: 1405.


Dil1lelh'ioJles: Longitud: 9A5 Clll: anchura: 3.78 cm; gro­
sor: 2.4 5 cm.
/)escnj;ción: Hacha elaborada sobre c1iabDS:l. Ofrece
un:! fornl,,1 rrap<::7.oidal. cl,¡i ov,liad;l. por los bor­
des mu\,' C'U[\'OS, con hJ sección oV;Jl;¡da. 'El pulido
de 1<1 superficie no enmasclra el piqut'teado reali­
z:ldo dumnre L1 fahricación, si bien el pulido e.~ más
intenso en el extremo distal o rilo El bisel del filo
es dohle ,'>imélrico.
Crono!op/a: "ieolttico-Eclad del nronce.

~m. E.. _1

208, Hacha de piedra pulimentada


!V" frw.: 1409.
Dimen<:io.'7(:'.': Longitud: 2B cm: anchura: 6.8 cm; grosor:
¡V." flll.·) :'99 6.1 nI'..
IJil71ensiol7es·. Longitud: 11.22 Clil: anchl.lr;l: 2.61 cm: J)escnjJción: J-lach,1 de piedra con la surerficie 1'01.31­
grosor. 2, 'l() cm. mente pulida, aunque en algun;¡" zonas se aprecian
nescripcúJ}/: Cincel con la superficie (olalmerHe pulicl:i, rt'SIOS ele piqueteado. Es ele fmm;1 muy <Ilargada y
eb \)or<ldo "obre roca meta mcírfic;\. posihlemente de sl.xci<ín circular. con ,,>U extremo di~laj ..:n bisel
;mfiholila. Pn.'sl'nla una I'onn,¡ rect;mgular muy abr­ dohle Coi1 algunas señ;Jles de uso.
gada con b sección ca"i circubr y el talc'm bisela­ Cron%p' íCl: ]\e()lftico-Calcolí¡ico.
do. En el l:xlremo c1ist;t! Illuestr;¡ pl'qudias mella­ Comentado: "sta pieza y la siguiente, a juzg;lr por su
duras. forma y características. p;¡recen ser de 1:1 misma
Cnmofo,qlú: \it'olírico-Ed:lci del Uroou.:. procedencia.

116

.:1

'~~,~~:.' ¡'-:-':;¡"\,<;,,~~';':i
j'Rf.HISTOJUA

209. Hacha de piedra pulimentada


N" lnv.: 1410.
Dimensiones: LonginH.!: 27.2 cm; anchura: ::;.7 cm: gro­
sor: 5.3 un. 210. Lámina de sílex
Descripcián Hacha de piedr,l de forma muy zilargad~l N." 1ne.: '6H.
con la secci&n cin:ul:lr. Pn;sent;l b :;uperficie puli­ J)il1'/('/lsiones: Longitud: J 1.7 cm; ;lncl1Ur;J: 9 CI11; grosor:
da en un<\ de sus cara~, mientra-; que la Orr:l :Ir:)­ 5 CIll.
rece piqut'reada. Til::ne el extremo di~tal o filo en J)~~scríIJCi<Jn: Limin;l dc sílex o'curo. curvad", de sec­
oisel dühle 3simér.rico, ligeT;.lmenle emhotado. El cic)1l trapezoidal y rajón plll1titúnnc rClCJcado. Mues­
süpone lítico CO)H'sponde a una diahas:l. Ira retoCJu<:s directos, coJ1lilll.los. abruplOs y m:\rgi­
Cronología: Nl::olíLico-Uronce. n;lJes en :.\Inh('),-; 1atcl':lles y en su extren10 disr:d.
Comenlm'io: Esta pjeza y la anterior, a juzgar por su C"ron%gía: Ca1coiitico.
forma y car:¡crerísticas, parecen ser de b misma Bihlio,u,rajía: Fita y l{oddgut'/. Vilb, lf;98, p. 93: G;lrl'Í:1
proceJencia. y Lópe/.. 1905, p. 111.
Comen/tirio: Procede de l:l c()k,,,,i(m dd Sr. D. P:lscual
C:lyangos y Arce, donad:l a 1:\ Re:d ;\cldcl11i:1 de

117

.....

. ;'..;.:f?, " . ~..~ .'


REAL ACADEMIA DE LA HlSTOR1A

-~-

212. Cuenta de collar de piedra verdosa


\

IV." In/): 298/5.


Dimensiones: Altuf'd: 0.5 cm; diiímetro: 1 cm.
Descripción: Cuenta ele collar de piedra gris verdosa
oscura (clorit;¡"i), de forma esférica algo irregular con
una perforación cemrdl.
Cronología: Neolítico Final-CaJcolítico.
Bibliografía: Prácticamente inédita. García y López,
1903, p. 51, n." 298.
Comentario: Según el inventario de 1903 (Garcia y López,
1903, p. 51, n." 298). este objero y los que lo acom­
pañaban "casi rodos proceden de Tarragona, y fue­
la Historia en 1898 por los Excmos. Sres Diia. Emitia ron regalados por el senor r...l inutoli; alguno procede
de Gayangos de Riaño y D. José ele Gayangos Ce! de Ampurias>. Esta referencia podría hacer pensar que
documento GA 1898/1(1-4) Y Almagro-Gorbea y fuera incluso una cuenta de collar romana, pero en
Álvarez-Sanchís, 1998, p. 86). dicho conjunto había piezas de cronología muy di­
En el fichero manuscrito elel Gabinete de AnLi­ ferente (véase el 0.° 62 y 286 del CaláloljO). Por ello,
güeelades se adjunta una etiqueta escrita a liípiz en cabe suponer que esta cuema de piedra verdosa ele
la que se lee Cerro MUt-iano?, pero la procedencia foona ba.<;tante irregular pudiera tratarse de una cuenta
de esta hoja resulta incierta, por lo que es preferi­ de clorita O de alguna piedra similar del tipo de la
ble considerarla desconocida. variscita, como las documentadas por <llDplias áreas
de la Península Ibérica a partir del Neolítico Recien­
te y, en especial, en el Calcolírico (Muiioz, 1965; id.,
211. Límina de sílex 1971; Vilaseca, 1972; Vá7.quez Va re la , 1975; Spindler
N° 1nv.: 1400. 1980; Jiménez Gómez 1995, p. 197 s.).
Dimensiones: Longitud: 5.2 cm; anchura: 2.1 cm; gro­
sor: 1 cm.
Desc-ripción: Fragmento rnesial de una lámina de sílex Cerámica
gris de sección trapezoidal. Ivluestra unos pequeiios
retoques en ambos laterales a modo de huellas de 213. Urna
uso. N.o ImJ.: 1594-1595.
Cronología: Calcolítico. Dimensiones: J\lrura máxima: 11 cm; longitud: 16.5 cm;
grosor: 1 cm.

118
PREHISTORIA

Descripcit5l1: Conjunto de 26 fragmentos de cer;imica a 214. Cuenco de cerámica a mano


mano peltenecicntes a un recipiente dé.' alm:lcena­
mienlo muy fr;lgmentado y fr;lcturado. (al vez un;1
orza de unos 20 cm de dbmdro. ])().~ fr:lglnentos
corrtsponc.!l:n al borde liger;lInente vuclto (n." 1554)
Y el resto (n." j 555) a un cut'rpo glohular con 1;1
]1.),sta de color marrón.
Cronología: Bmnce lnici:ll
Comentario: E~[{>s fragmentos ~é' hallaron en el interior
de UDa caja de madera que conservaba en su inte­
rior dos hojas ele pare! en las q\li,> aparece manu,s­
cri(o: Crupo I y Grupo 1J respecrivamente, Estas re­
ferenci:l.s parecl'n aludir a \;1 existencia de dos
conjunto~ diferentes, un() de cerámica a mano y
otro a torno. Estos h~)gllll'nr()s. t()do~ de UD.] única
piez;l, han siel ü ,siglad{),~ con los n. e j '59,) a 1')9'>.

----_._._------...
)

\
1m.'.: 1629,/1.

]1,iC'
Dimensiones: Alrura: 7.4 cm; anchura: 10.7 cm: grosor:

0.7 cm.
f)escripción: Cuenco ck cerámica a mano de pasta
\\
marrón. Present.l la superficie exterior alisacla tosca
\ y el interior alisad,l fina. ~jues[ra un borde entran­
\
I
I
te. ligeramente vuelto hacia el interior. La pieza se
encuentra fragmentada.
I I Cronología: l\eolítico-Edad del Bronce.
Comentario: Se conservaba asociada a una serie de
huesos que se clescriben a continuación (n.o 215 e1el
, , Calcí!o/!,o).

Fauna
215. Restos de fauna

,v,.IUIi.: 1629/2.
DescrijJción: Conjunto formado por 16 restos óseos cle
fauna pcrteneciemes a diferentes esredes. Es posi­
ble distinguir 6 fragmentos de cráneo, 5 véltebras y
la pequei'l<l mandíbula inferior de un roedor.
Cronulogía: NeolíTico-Edad del Bronce. a juzgar por la
cronología ;ltrihuida al vaso cerúmico con el que,
al parecer, formaban conjunto (n-" 214 del Catálogo).

119

.. - *. ­

f"";¡~_.

BRONCE ANTIGUO Y BRONCE MEDIO

ALMERÍA

Antas (El Argar) Chirivel (Aspilla)


216. Fragmentos de huesos humanos 217. Fragmento de urna con mamelón

N" 1111;: 1622/6.


Dimensiones: Longitud: 1.6 cm; anchura: 1 CI11; gro,'or:
0.5 cm. y longitud: 2,1 C)11, anchura: 0.7 (In, gro­
sor: 0.7 cm.
DeSL1"ipción: Dos fragmentos d<:: huesos humanos que
pre.'entan fuertes altcr~l(i()n<:'s. ,'V" [n¿:: 161 'j.

Cronología: Bronce Inicial-Medio <Irg;írico. Dirnensiones: Longirud: 11 cm; anchur,): 9 cm; grosor:

Proced¡>J'lCül: Hallados en el yacimienlo de El Argar 2.4 cm.


(A11llería ). lJescripción: Fragmento de cerámiGl a m<Jno perlene­
c,"'omenttm'o: H.emitidos ;¡ la Real :\cad<::mia d<:: la Histo·­ cíe! te a la pared de In;) urna de gran tamaño.
ria [XII'<J ."ll eSllIclio por D. Eduardo S<lIlIO.~ t-:lo);¡, MU<::~lr;) pasra negr,) lOSe;), un recubrimiento o con­
presidenle de la Asüciaciún Culrural Anclalu.'<í 'For­ creción c.dc.ír(~;l en toda ~u superficie y un mame­
l;¡leza de Almeria·. Los fClgl))enros se acompañan lón en su tercio é'U perior.
de una eriqueta manuscri\;1 con <:'1 texto: Hueso;; Cron%gia: Bronce Inicial-Bronc<c \kdio.
procedentes de IwnhCis de l:'/ A¡:!.;ar (A 1m elia J. Procedencia: Hallado en junio de 1889 en Aspilla, tér­
mino del Chirivel (Ahnería)
Come1l1ario: Tit:ne pegada una eriqueta manuscrita con
el lexro: F¡-agmento de ¡Jaso pmcedenle Aspilla.. Il?r-­
mino del Chil''ivel, Pmu. de A/men~a. Junio de 1889,
sin que ex.isran OI:r;lS referencias sohrc su proce­
dencia.

121

... -. - ­
REAL ACADEMIA DE U. HISTORIA

CUENCA

Valera de Arriba (Valeria) Descripción: Hacha plana de bronce de forma rrapezoid<11


casi [riangular, pues ofrece una base o ralón muy es­
u'ecba, acenwacla por a fuerte curvatura de los la­

218. Hacha de bronce de rebordes


dos. La sección es rect;¡ngular con los bordes engro­
sados, pero sin llegar a ser de reborde. El filo es abie¡to
y convexo mientras que los flancos se incurvan Iige­
ramenle para abrirse U" nuevo al llegar al [alón.
La pieza ha sido confeccionada en un molde
univalvo, present<lndo notables desigualdades en ambas
caras. mienU'.ls que el ¡Írea cercana al talón en su
cara ventral muestra grietas que podrían ser conse­
cuencia del proceso de enfriamienlo. Su conserva­
ción es muy buena. con una pMina verde muy estable.
Cronología; Bronce [nicial-Bronce lvJedio.
Procedencia: Hallada en lliH4 en las ruinas de Valería
(antigua Valera de Arriba). provincia de Cuenca.
Bibliogrcl(ía: Inédita. aunque citada por García y lópez,
1903. p. 10.
Comen/ario: Donada a la Real Academia de la Historia
por el Académico D. José G6mez de Atteche en
juma del 9 de marzo ele 1894.
Este tipo de hacha. caraC'terizaclo por lados cur­
vos relazados y un e~trecho talón, se corresponde­
ría con un tipo 13 de \1ontegudo 0977, lám. 47­
48, n." 778-786), con una amplia dislrihución por
10d.1 la Meseta Norte al final del Bronce Antiguo.
aunque la variante '13C ofrece una diMribución por
el Sureste Cid., n." 787-790) y podría ,¡kanzar los
¡rucios del Bronce .\ledio. Dos moldes de hachas
ele este lipo proceden ele la Loma del Lomo, Cogo­
Iludo. Guadalajar<l (Valiente. 2001, p 262 s.. rig. 203),
lo que confirma la difusión de este tipo por el \lor­
deste de la ",feseta Sur.
En esl;l lona. estas hachas parecen ir asociadas
~l una temprana obtención cle estailo explotando
o 5 vetas ele casiterita del Sistema Central, ya a panir del
Bronce Antiguo (Valiente, 2001, p. 265 s.). proceso
N." 11l1.~ 38.
datado por sendas fecha:- de C-]4 de 1670±100 y
Dimensíones: Longirud: 'l7 cm; anchura; 9.5 cm; grosor:
1390±100 a.e., ca. 19:;0-1650 a.e. calihrada~. El aná­
10.2 cm. Peso; 685.5 g. lisis metalográfico de este ejemplar. que ofrece un
Análisis metalográfico (PA 108(4); Cu: 92.9 %; Sn: 6.76 6,76 % de estano, vendría a confirmar estas hipóte­
%; Pb: 0.15 %; ¿n: nd; Fe: 0.07 %; Ni: ncl; ,0-..5: 0.08; sis y la dispersión ele dicha metalurgi;¡ h<15\,1 las alr~ls
Sb: ncl; Ag: 0.0'52 %; Au; -; ni: nel. tierras dd Sistema Ibérico.

GRANADA

Puebla de Don Fadrique Remache (PA 70S01/r): (u: 98.8 %; Sn: nel: Pb: 0.05
%; Zn: nd; fe: 0.06 %; \;i: 0.03 ~{,; As: 0.93 %; Sh:
219. Alabarda argárica 0.032 %; Ag: 0.061 'X.; Au: -; Bi: nd.
N.O ln~~ 35. Procedencia: Según Fermínclez )\;avarrete ("1835) Júeron
Dimensiones: Longilud: 18.3 cm; anchura; 3.8 cm; gro­ halktclas dos piezas de colm!. una en/OIma de hierro de
sor: 1 cm. Peso: 239 g. lanza.y olra de un jJurlal, amhas dm'ada$ en el e.'quele­
Análisis me/alográfico: lo de unf01/en me/iefo e1l l/na tinajilla que ,W~ descubrió
Hoja (FA 108(7): eu: 94.9 %: Sn: nd; Pb: nel; Zn: nd; en el término ele la Puehla de Don Fadríque, proi/incía
Fe: 0.07 %; Ni: nd; As: 4.97; Sh: 0.012 %; Ag: 0.017 de Granada. lo que pennile suponer que se trataría
%; Au: -; 13i: ncL de un entew¡¡niento en pithos de [ipo <lfgárico.

122
PREHISTORIA

o 5

220. Espada corta o puñal argárico

.. ': "

,"
Descripción: Alabarda de bronce con nervio cent.ral muy
marcado. La palle superior se ensancha presentan­
do cuatro perforaciones. dos ele ellas conservan los
remaches utilizados para fijar la pieza al astjl.
Cronología: Oronce Antiguo (2000-1800 a.C).
Bibliografía: Fernández Navarrete, 1835, p. 20; García y
López, 1903. p. 10: Bradherm, 1995, p. 369 n." 1439.
Comentario: La pieza hahría sido donada a la Real
Academia de la Histori;¡ por el Conde de Clonare!
entre 1830 y lB35, por lo que sería el primer ha­
llazgo de la Cultura del Argar. Al haber p<:;rclido la
identificación, esta procedencia se ha deducido por
eliminación entre las armas de bronce sin proce­
dencia conociela existentes en la colección. Aunque
en e] Catálogo de 1903 esta pieza figura como
punta de lanza sin procedencia. ]a tipologb argárica
hace suponer que se trata del ajuar del enterramien­
to mencionado por Fernández 1\'avarrete.
Según E. y L. Siret (1890, p. 313), ya se conocía

en su tiempo maleróles arg::iricos de Puebla de Don

Fadrique. Lull 0983. p. 397) menciona 9 copas

enteras y 6 fragmentadas <.lcrualmente depositadas en

el 1\-fuseo Arqueológico Nacional. En prospecciones

reciemes en Puebla de Don Fadrique (Adroher el

alii, 2001, p. 89: iel., 2003), se han documenuclo

varios poblados argáricos fortificados, corno Ll

Zarza, junto al límite provincial con Alrnería, El

Cerro ele1 Cap~do, el Aguilón Grande y el Cerro de

]a Muela, que eviclenci;m Llna intensa ocupación.

Esta illabarda es de tipo Argar (Schubart. 1973, p.

247), arma que actualmente se fecha entre e] 2000­

1800 a.e. (Castro Martínez et alii, 1993-94, p. 91) o

2100-1900 (Schumacher, 2002, p. 281, fjg. 9). Este

ejemplar tiene buenos paralelos en la alabarda de cua­

tro remaches de Callosa del Segura, Orihuela, Alicante

(Schubart, 1974, 91, Cig. 6p), otro de Fuente A.lamo

(Schubart y Ulreich. 1991, lám. 112/1eJ y dos ejem­

plares más de El Oficio (id, lárn. 90/9c y 93/62e\

o ­
123

..... - -­

~.;. ~ . ~'~~
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

N" lrw: 671. Este arma, puede considerarse una espada corta
DimensiorU'.s: Longitud: 26.5 cm; anchura: 3.1 cm; gro­ pues supera el teórico límite inferior de 24 cm. ele
sor: 0.4 cm. Peso: 108.5 g. Lull 0983, p. 168). Se tr;:¡ra de un;l pieza que no
Anáfisis metalográfico: (PA 11117): Cu: 91.5 %; Sn: nd; es frecuente, pues las espadas argáricas oscilan entre
Ph: nd; Zo: nd; Fe: nd; Ni: nd; As: 8.50 %; Sb: 0.010 50 y 65 cms, con 5 O 6 remaches (LuIL 198.:" p.
'Yo; Ag: 0.016 %; Au: -; Bl: nel. 172), como las esp3<.hlS de El Argar 429 (Schubart
Procedencia: Véase la pieza anrerior. y Ulreich, 1991, lám. 29, nO 42ge), El Argar 824
Descripción: Hoja de espac!3 corta o puñal ele bron­ Cid., lám. 55, n.O 824b) o Fueme Alamo 9 Cid., lám.
ce. Presenta los bordes rectos con los filos reba­ )14, n." 9x). Un ejemplar parecido sin proceden­
jaelos, salvo en la empuñadura, donde ofrece cia recoge el Álbum Vives (Garda Bellido (ed.),
escor.acluras periféricas para insertar los remaches. 1993. lám. 53, nO 3) y Br;:¡dhenn (995) ha seña­
Cronología: Bronce Antiguo (2000-1800 a.c.). lado pamlelos para esta piez:¡ en el grupo de Herdade
Bibliografía: Fernández ~avarrete, 1835, p. 20; Garda y de Carrao, en el área pOfCllgueS,¡ ele Sao Vicente,
López, 1903, p. 96; Braelherm, 1995, p. 296, n.O 1127. Elvas, en el Alto Alentejo, con las que se relacio­
Comen/ario: Sobre el contexto de esta pieza, véase lo narían las armas semejantes representadas en las
dicho a propósiLo de la pieza anterior. estelas ;:¡Ientejanas (Almagro Garhea, 1972, p. 68,
El [nvcnrario de 1903 conside¡Vd esta pieza como fjg. 6), pero su cronología queda bien establecida
medieval, 10 que explica el número tan elevado de por su asociación a la alabarda anterior (vt::;:¡se el
n." de inventario adjudicado originalmente. n.O 219 del Catálogo)

LEÓN
Norte de la Provincia de León ele grosor. El que presenta mayores similitudes es
el lingote n." 3, el que ofrece mayores dimensio­
22l. Lingote de bronce arsenical nes: 14 cm ele longitud, 9.5 cm de ancho y 2 cm
i\¡~O lnv: 44. de grosor (BIas Cortina, 1980, p. 272, fig. 4/3). Est2
Dimensiones: Longitud: 15,2 cm; anchura: 6.1 cm: gro­ pieza e1el None de l.eón tiene el interés de confir­
sor: 1.4 cm. Peso: 289 g, mar la extensión de esa región metalúrgica astur al
,1nális'Ís melulográfico (PA 10127): Cu: 92.2 OJo; Sn: nel; Sur de la Cordillera Cantábrica.
Pb: 0.03 %; Zn: nd; Fe: 2.07 %; ]\-i: oel; As: 5.62 OJo;
5b: 0.10 %; Ag: 0.012 %: Au: -; Bi: -.
Procedencia: Según la etiqueta adjunta, se halló en el
Norte de la Provincia de León.
Descripción: Torta fusiforme de bronce, de sección
trapezoidal irregular, muy eleterior;:¡da en uno ele sus
flancos, aunque conserva parte del borde en la
punta, con abundame corrosión. La presencia de
huellas de fundición a lo largo de toda la pieza
confirma que se trata de un lingote de fundición
de hronce arsenical. como evidencia el análisis
metaJográfico.
Cronología: Bronce Antiguo-Bronce Medio.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 11.
Comentario: Donad,l a la Real Academia de la Historia
por el Académico EdU3rdo Saavedra y Moragas,
quien la recibió de D. Dám¡¡so Merino. En la pieza
figura pegada un;:¡ etiqueta manuscrita con el texto:
Tejo prehistórico de bronce, hallado al Ivó,te de la
provincia de León. Regalado á la Academia por el
Excmo. Sr. D. Eduardo Saavedra (Al que se lo dió D.
Dámaso ¡\!ferino.
En el depósito de Gamonedo, Onís, Principado
de ASturias. simado cerca del límite con la provin­
cia de León, han aparecido 10 lingotes de cobre
arsenicado con form,l fusiforme, que oscilan entre
7-14 cm de largo, 3.2-9.5 cm de ancho y 1.1-2 cm o 5

124

PREHISTORIA

MÁLAGA - GRANADA

Vélez-Málaga - Zafar raya carenado con asa ele cinta, un cuenco semiesférico
(Antigua ZaiÚl) y un brazalete de arquero (Castillo y Ruiz S¡¡nz,
1994, p. 208-209 Y 219, fig. ]a-d).
222. Puñal de remaches de bronce arsenical
223. Puñal de remaches de bronce arsenical

N° Inl): tíO.
Dimensiones: Longitud: 5.3 cm; anchura: 2.4 cm; gro­
sor: 0.2 cm. Peso: 9.5 g.
Análisis metalográfico (PA 11023): Cu: 96.5 Ojo; Sn: nel;
Pb: nel; Zn: ncl; Fe: 0.05 %; Ni: nd; As: 3.35 %; Sb:
0.012 0/0; Ag: 0.041 %; Au: -; Bi: nd.
Procedencia: Según el inventario ele 1903, la pieza fue
hallada en 1840 en las ruinas de la antigua Zaila.
entre Vélez-Málaga (Málaga) y Zafarraya (Granada).
Descripción: Pequeño puñal de cobre de forma trian­ jl.¡~C Inu 520.
gular y borde curvado con una pequeña lengüeta Dimensiones: Longitud: lOA cm; anchura: 2.2 cm; gro­
con tres escotaelur'.J.s pard los remaches del enman­ Sor: 0.3 cm. Peso: 18 g.
gue: 2 fuertes en los laterales y una cenrral en la Análisi.\' metalográJteo (PA 10802): Cu: 96.8 %; Sn: nel;
lengüeta. La piez;l muest,J una pátina verde irregu­ Pb: 0.03 %; 7:n: ncl; Fe: 0.12 %; Ni: nel; As: 3.00 %;
lar y un alto grado de corrosión en la punta. Sb: 0.029 %; Ag: 0.008 %; Au: -; Bi: nd.
Cronología: Bronce Inicial-Bronce Medio. Descripción: Puñal de cobre ele forma triangular con
Bibliografía: G2rcía y López, 1903, p. 13; Branclherm, tres escotaduras en su extremo para el enmangue.
1995, p. 297 nO 1 J 29 Y 113.3, lám. XVII. dos laterales y una en el extremo ele la hoja. El
Comentan:o: Se trata ele un puñal argárico, cuya cro­ estado de conservación de la pieza es malo, con
nologí;¡ ha sido recientemente confirmada (Castro abundante corrosión en toda la superficie.
Man:ínez et alii, 1993-94, p. 97-99, fig. 1-1) a lo lar­ Cronología y Procedencia: Vé3se el n. 222 del Catá­
U

go del Bronce Inicial y Medio, ca. 2100-1650 a.e. logo.


En la zona circundante del paso de Zafarraya Bibliografía: García ji López, 1903, p 78: Br--Jndherm,
han aparecido varias necrópolis de tradición argárica 1995, p. 297. n." 1128, con los corre~ponclientes
expoliadas desde antiguo. De la parte tle Málaga, paralelos.
]iméncz Reyna 0946. lám. 30. n." 2) publicó un vaso
de carena baja, un hacha tle cobre o bronce y un 224. Puñal de remaches de bronce arsenical
hacha de piedra como procedentes genéricamente
de Vemas de Z~farraya, que debieron pertenecer a
algún enterrJmiento en cism. En fechas posteriores,
Gr;lI1 Aymerich 0981, p. 367) menciona una necró­
polis ··argarizame" en las l\-lesas ele Salia, probable­
mente Mesas de Zalía (AlcauCÍn), en la Axarquía
malagueña, sin aportar más información que la que
debió recibir or31menre. :Vlás recientemente se ha
descubierto otra necrópolis en cistas al aterrazar la
finca "La Viña" de Zafarraya (Granada), donde se
recuperaron restos ele tres cadáveres y algunas pie­
zas de ajuar, como un vaso de carena baja, otro

125

.. -. ­

-'~i!,""~ ~~_"' .......

REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

N° lnv: 6l. Descnj;ción: Fr;¡gmento de un pequeño puñal ele co­


Dimensiones: Longitud: 4 cm; anchura: 32 cm; grosor: bre con doble perfor;¡ción para pa.<;ar Jos remaches
0.3 cm. Peso: 16.5 g. elel enmangue. La pieza muestra abumbmes sef'w­
Análisis metalográji:co (PA 10825j ell: 90.2 %; Sn: 0.009 les de corrosión y un alto contenido de arsénico.
%; Pb: nd; Zn: ne!; Fe: 0.13 %: Ni: nd; As: 9.35 OJo; CronofoRía: Bronce Medio, dada su tipología.
Sb: 0.015 %; Ag: 0.021 %; Au: -; Bi: 0.28 %. BibliogTajfa: Véase el n." 227. Para sus paralelos,
Procedencia: Véase 1"1 n." 222 elel Ccaálogo. Brandherm, 1995. p. 303 n.O 1164, lám. X'lIlI.

MURCIA
Caravaca Monteagudo
225. Vaso carenado argáríco 226. Vaso con asa argárico

N.O lnv: 756.


N" ¡rll!. 750.

Dimensiones: Altura: 8.9 cm; anchura: 12.8 cm; grosor:


Dimensiones: Altura: 10.2 cm; anchura: 8.2 cm; grosor:

0.7 cm. 0.6 cm.


Procedencia: Según el inventario de 1903 se halló en Procedencia: Según el inventario de 1903 procede de
Caravac:1 (Murcia). i'v[onreagudo, provincia de :V1mcia.
Descripción: Vaso ele cerámica a mano, ele carena baja Descripción: V.1SO de cuerpo globular con un asa en
que se apoY<J sobre una base convexa. Prescnta cinta vertical que arranca horizontal del labio, que
borde exvasado, labio biselado al exterior y cuello es liso. ESt;1 realizado a mano y la pasta es de color
cóncavo-convexo. La pasta es gris, pero b colora­ gris. La coloración anaranjada de la superficie de
ción rojiza eJe la superficie tic b pieza sugiere un;.l la pieza sugiere un enlomo de cocción oxidante.
atmósfera de cocción oxidante. Cmnología: Bronce Inicial - Bronce Medio.
Cronología: Bronce ¡nidal - Bronce Medio. Bibliografía: Anónimo, 1887, p. 417-418; Fita y Rodrí­
Bibliografía: Fita y Rodríguez Vilb, 1898. p. 93; García guez Villa, lR98, p. 93; García y López, 1903, p. 109.
y López, 1903, p. 110. Comenta n'o: La pieza pertenece ;1 la Colección Pascual
Comentario: Esta pieza penenece a la colección de D. de Gayangos y Arce, oonada a la Re;¡! Academia
P<lscual Gayangos y Arce. donada a b Real Acade­ de la Histoda en 1898 por los Excmos. Sres. Dfta.
mia de la Historia en 1898 por los Sres. Dñ<l. Emilia Emilia de GaY,lI1gos de Riai'1o y D José de Gayan­
de Gayangos dc Riano y D. José ele GaY:1ngos (vé<l­ gas «..f documento GA 1921/2; Almagro-Garbea y
se el documento GA 1898/1(1-4». }\lvarez-Sanchís, 1998, p. 1Ol).
En su interio~ conserva un;) et.iquera con el tex­ El :'v1useo Provincial de Iv1urcia conserv'a depo­
to: Cara/Jaca. Su fOlma corresponde a la 5 o copa sitados algunos materiales de 1:1 necrópolis de este
de Siret y Siret (890) y Lul! 0983. p. 139), aunque pobbdo caicolítico y arg~lrico. como una alabarda
representa I.In subtipo excepcional de esta forma, a de metal con 3 remaches y otm posible alaban.b o
juzgar por lo saliente de su carena. Los paralelos puñal con 8 remaches, un puñal ele metal de 4
más evidentes se encuenw.Jn en El Argar 989 remaches, 4 copas carenadas ele esta forma 5 y una
(Schuban '! Ulreich, 1991, Jám. 61. n." 989a), Fuen­ forma 6 bicónica CLul!, 1983). También Blance 0971,
te ÁI'lmo (icl., lám. 117, nO 35) y Fuente Vermeja p. 2.3-25) recoge un hacha plan.a de metal de esa
(id., lám. 119. n.o 4 y 7). procedencia.
La existencia dc vasos con asas en las necró­
polis argáricas es algo rebtivamente excepcionaL

126

- .1"1'

.~~~" ...
PREHISTORIA

aunque pueden citarse varios ejemplos en sepulru­ N" bw: 752.


I<IS, como El ArgJl" 14k (Schubart y Ulre¡ch, ]991, Dimensiones: Altura: 17 cm; anchura: 12.4 cm; grosor:
lám. 12, n" 14Se), El Argar 428 (id" lám, 73, n," 428), 0,6 cm.
El Argar 769 (icl" lám, 51, n," 769b), El Argar 780 Descripción: Urna de cerámica a mano de cuerpo glo­
(id" 15m, 52, n" 780), El Argar 797 (id" lánl, 53, n." bul"r, con el borcle divergente, labio biselado y
797b), El Argar 823 (icl" l{m), 55, n.o 823a) y El Ofkio cuello apuntado-convexo, Su pasta es negra. con la
248 (id, 15m, 99, n,O 248s). Incluso se conocen al­ superficie bien hruñida.
gunas copas con as;l, como la de Fuente Alamo 8 Procedencía, Cronología y Bibliografía: Véase el n," 226
(Schubart y lIlreich, 1991, lám 112, n,U 8:1), del Catálogo,
Comentario: Para el contexto arqueológico de esta pie­
227. Vaso trípode argárico <.3, véase el n." 226, Esta forma tiene paralelos abun­
dante:; en la Cultura de El Argar. Como ejemplos,
cabe citar Siret y Siret 0890, hím. 18. fig, 4), El Argar
320 (Schuhart y Ulreich. 1991, lám, 21, n," 320h),
El Argar 484 (iel" lAm. 33, n," 484a) o El Argar 617
Cid" lám. 42, n," 617a). La cronología actualmente
aceptada para esta forllla se sirúa entre el 1800-1500
a.C. (Castro Martínez el alU, 1993-94, p, 102-103,
fig, 16)

229. Urna argárica carenada

N° In1i: 7')1.
Dimensiones: Alcuw: 135 cm; anchura: 14 cm; grosor:
0,6 cm.
Descripción: Vaso trípode ele cerámica a mano, Es ele
form;l troncocónica globular cerrada, pues ofrece el
borde bacia adenlro y el lahio oblicuo o biselado
al interior. Su pasta es de color gris y conserva las
improntas de rres pies de barro adheridos, lo que
ocasionó su desprendimienro.
Procedencia, Cronología y Bibliografía: Véase el n," 226
del Catálogo,
Comentario: P;1ra el contexto arqueológico de esta pie­
za, véase d n," 226. Esta forma es relativamente
habitual en el registro argárico, con paralelos próximos N," ¡nv: 753,
en las sepulruras El Argar 134 (Schulx111 y lJreich, Dimensiones: Altuf<t: 19,) cm: anchura: 12.6 UD: grosor:
1991, lám, 11, n," 13'ía), El Argar 69'5 O<.l" lám 67. 0,5 cm,
o:' 695) y El Argar 752 (id" l<ím. 49, O," 752d), Descripción: Vaso de cerámica hecho a m,lOO ele for­
m,¡ bítroncocónica con carena baja, la pared supe­
228. Urna rior rectas y la inferior convexa, el borde divergen­
te y el labio biselado al interior. Presenta un cuello
angul;¡r cón<;,lvo y se apoya sobre una base con­
vexa, Su pasta es de color marrón y está bl1.lñida
eo la superficie,
Cronología Pmcedencia y Bibliograjla: Véase el n," 226
del Catálogo,
Comentario: V¿,¡se pieza n." 226. Se corresponde con
I<l forma 5 eJe Siret y Siret (1890), Schub,1I1 (J 974,
p. 47, fig, m) y Lull (1983. p. 139). Entre los múlli­
pies paralelos argáricos c¡¡be citar El Argar 490
(Schubart y Ulreich, 1991, ¡úm, 33í490e), El Argar
618 Uhidem, lám, 42/618a), El Argar 696 (iel" 1{lm,
46/696b) o El Argar 702 (ihidem, lám. 46/102e). Esra
forma cer:<Ímica se sitúa ;l lo largo de toda la se­
cuencia argárica, 2110-1510 a,e. (CaSTro Martínez el
a/ii, 1993-94, p. 102-103. fig. 16).

127
REAL ACADEMIA DE LA HlSTORJA

230. Urna argárica carenada sellalar los v;¡sos de la., sepulturas El ArgarH6
(SchulxJr[ y Urcich, 1991. I,\m. 30, n:' -"i'i6;) y El
Argar R¿'{ (id.. ]¡ím SS, n." i)2¿}¡().

N° Jnv: 754.
232. Vaso de pie de copa argárica
Dimensiones: Altura: 16 cm: anchura: 10.4 cm; grosor:

0.6 cm.
DescnjJción: Vaso de cerámiUl hecho él mano de for­

ma bitrol1cocónica, con Llna fuerte carena, b pa­


red superior recta y la base convexa y el borde
divergente con el labio biselado al interior. Su pas­
t3 es de color marrón con la superficie bruñida.
Cronologia Procedencia y Bihliogrc!(ía: Vt"ase pieza n."
226 c1~1 Catálogo.
Comentario: Para el cünrexro arqueológico ele esta pie­
za. véase el n." 226. Corresponde con la forma S
de Siret y Siret 0890, lám. 18) y Lull (l9H3. p. 139).
Entre los numerosos paralelos se ruede citar [as
sepulrur,1s de El Argar <;2 (Schubarr y lJreidL 199 L
13m. 5, n," ')2a), El Argar 208 (id., lilm. lCi, n." 208;1)
o El Argar 3.33 (id., Jám. 25. n" 3.33b)
IV." 1111': 7')9.

231. Urna argárica


J)imellsi()/les: Altura: 6.2 un; anchura: [2.3 cm: grosor:

!V" 112 u: 755.


0.6 cm.
Dimensiones: Altura: 12.1 cm; anchur;l: 10.6 cm; grosor:
J)escripción: Va~o de Cl'rJmiCI a nLll10 de forma
0.5 cm. lroncocónica invertida. P:lst;1 negra y pie perfora­
Descnpci6n: Vaso de cer:ímica hecho ;1 mano de for­ do. Presenla él cuello apunl;ldo y cúnclvo y ];¡[)io
ma birroncocóniC:1 Glsi ovoide, pero con una lige­ biselado.
ra carena baja. ;]unque la pared superior e inferior ProcedeNcia, Crolloio,f!.ía y BihlilJ/:i.m/ía: Vé,¡se el n." 226
son convexas, e1 horde divergenre y el labio bi..,e­ del Catálogo.
laJo al int.erior. Su p;Jst.<\ es negra y hrurlida. Comf'nlm'io: Corresponde a una forma ka de Sir<~t y Siret
Cronología ProCC'clencia y Bihliogm!ía: Véase el n' 226 <lfS90) y Lul! (l <)k3. p. 139), forlllada a 1);1rtir de la
del Calálogo. reuliliz;.¡ción de un pie ele COI);) invetTiJo. Entre sus
Cornenlcl1'io: Para el conrexto :lrqueológico de ('Sti) pie­ r;.¡ralelos se r()drí~l citar i:ls serulruras de El Algar
Z<l, véase el n." 226. La pieza tiene una restaura­ 562 (Schubart y l.1lrcich. 1991, I;'lm. 31), n." 562;)) o
ción ant.igua. Enlre los abullebnles paralelos. cabe Ei Algar 9H4 (iJ., l:1m. 60, n." 9H4b).

128

, ..

'~~1f' ,·,i,:.~_
PREHISTORIA

SORIA

Osma-Muro de Ágreda
Descripci6n: Pequeña hacha de bronce arsenícal de
(Vía romana de Uxama a Augustobriga)
rehordes, de forma tr:lpezoidal con el filo claramen­
te ensanchado, convexo y 3fin<ldo y el tope () ex­
233. Hacha de rebordes tremo proximal muy estrecho. Ofrece la característi­
ca sección en H, aunque los bordes son ligeramente
convexos. Presenta fractura en el exrremo proximal.
Cronología: Bronce :Vledio Inicial, ca. 1900-17S0 a.e.
Bibliografía: S3avedra, 1861; Delgado et ali!, 1877, p.
48-55.
Compntario: L;J pieza perteneció a la colección del
Académico D. Eduardo S<J<lvedra y Moragas, for­
111ando parte de una maleta-expositor presentada al
Premio Nacional de Antigüedades de 1861 (Almagro­
Gorbea, 2001a, p. 216-217). En fecha no precisada
fue sacada dd expositor para su ubicación en una
vitrina, aunque en la actualidad se ha restituido a
su ubicación originaria.
Este tipo de hacha, que cabe relacionar con el
tipo 15A1 de ¡Vfonte3gudo 0977, p. 128, n.o 796A),
ofrece un<J distfibución concentracla especialmente
en el )Joreste de la Península Ihérica y procedente
de tipos del Mediodía de Francia de la fase Lang­
quaid del Bronce A2 (Chardenoux y Courcois, 1979,
n." 178-182. mejor que n.O 254 s., fechables ca. 1900­
17')0 en años calibrados). Como p:Halelos cabe ci­
tar el ejemplar de Olopte, Gerona (Monteagudo, 1977,
n." 796A; ;'vfartí Jusmet, 1969-70, p. 122-123, fig. 7,
n.~ 1), asociado ,1 as:¡s de apéndice del Bronce
Medio. Sin embargo, su forma tan trapezoidal, que
recuerda algunos ejemplares anteriores de la Mese­
ta con reborde incipieme fech<Jdos en el Bronce
-'\miguo (c1'. n." 218 del Catálogo), permit.iría plan­
o 5 tear l(l hipótesis de que represente una evolución
de clichas piezas, al menos en esas áreas de la
N" hn~ 1260/7l. Meseta Oriental, pues tipos semejantes de alet,IS
9·7 cm; anchura: 6.2 cm: gro­
Dirnensi071i"S: Lon¡;:itud: incipienres también clebieron de a1canz;u la !\teseta
sor: 1.1 COl. Peso: 274 g. )Jorte. ya que aparecen representados en el País
Análisis meta/ográjico (PA J 1 J J8): Cu: 98.7 (¡lO; Sn: 0.032 Vasco (!'.:lonteagudo, 1977. n." 794). En este senti­
'Yo; Ph: nd; Zn: nd; Fe: O.U 'vi,; 1\i: nd; As: 1.10 %; do, su composición de cobre casi puro, con sólo
Sb: 0035 (0): Ag: O.!j23 0/,.'; Au: -; Bi: ncl. un l.] % de a rs¿nico , parece indicar que represen­
Procedencia: El lugar" del hallazgo se supone que co­ ta un producto arcaizante desde el punto de \'ista
rrcsponderíJ a algún punto del rrazado de la vía tecnológico.
rom3na )O.'VIl, elc U.xmna a Allgustobriga.

PROCEDENCIA DESCONOCIDA

MetaL bien seilal"dos y casi paralelos que se extienden


desde el talón hasta casi la zona del filo. Es de
234. Hacha de rehordes
forma casi rectangular con el filo ensanchado y li­
N° 11/1/: 976/ l.
geramente convexo y afinado y el rope o extremo
Dimensiones: Longitud: 11.4 cm; anchura: 3.3 cm; gro­
proximal. rambién afinado, es de forma curvada
sor: 1 cm. Peso: 224 g. semicircular con lIna escotadura semicircular para
Análisis meralog1"t:tji:co (PA 70808J Cu: 95.3 %; Sn: 4.10 facilitM la suspensión y enmangue de la pieza,
%; Pb: 039 %: 2n: nd; Fe: 0.08 %; )Ji: nd: As: 0.12 quiz,\s pasando una anilla. Ofrece la característica
%; Sh: 0.0] '5 0;(,; Ag: rr; Au: -; Bi: nd. sección transversal en H, mientras que su perfil
Procedencia; Desconocida, pero procede de la Colec­ longitudinal es lenticular. Buena conservación y
ción p<J o'inla I de Gayangos. pátina verde con concreciones de cuprit".
Descripción: Pequeña hacha de bronce cle reborcles Cronología: 8ronce i\-lec!io Inicial, ca. 1900-17'50 a.e.

129

.-.

o \.~~:~ ~
1°". :.. •
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _--:.R"'E:::.;A.:::L--:A=CADEMIA DE LA H.~("'S_'_T.:::O_'_'R_'_'JA_'___ _

Análisis metalográjlco (PA 10807): eu: 98.9 tVo; Sn: nel:


Pb: nel; Zn: nel; Fe: 0.04 %; )\i: nd; As: 1.01; Sh:
0.013 (Yt.>; Ag: 0.018; Au: -: lii: nd
Descripción.: Punta de flecha foldce:1 de bronce
arsenical. con pedúnculo largo, poco marcado en
la unión con la hoja.
Cronología: Bronce Inicial. ca. 2000- J750 a.e.
Procedencia: Procede de la colección Pascual
Gayangos.
Bibliografía: García y López, 1903, p. 137, n." 976. Bíhlio<~r¿!¡ra: Fita y Rodríguez Villa, 1B98, p. 93; García
Comentario: Este hach,l formaba pane de la Colección y López, 1903, p. 137, Ll describe corno espátula.
Pascu<JI de Gayangos y estaba insertada en un car­ Comentario: fonnaha parte de la Colección Pascual de
tón con muy variad<Js antig(kdades, prehistóricas y Gayangos (ef. GA 189H/l( l-·n. don'lda a la Real
romanas, sin procedencia conocida, entre ellas el Academia ele la Historia en 1898 por los Excmos.
sello de bronce de Pescennini (Abascal y Gimeno, Sres Dña. Emilia de Gayangos de Riaño y D. José
2000, p. 266, n.O 498). de Gayangos. Este tipo de punu ele flecha folifor­
Corresponde a un tipo de hacha de bordes casi mes con pedúnculo largo liene una distribución
paralelos y talón curvo semicircular no representa­ mediterránea (Kayser, 2003. p. 28-3D Y se c!ocumen­
do en la Península Ibérica, aunque alguna pieza tLln en algunos poblados bien conocidos de la Edad
próxima a ésta recoge Monteagudo en Sus tipos 14 del TIronce, como el Cerro del Ahorcado, en Sevi­
y 15 0977. p. 126 s., lám. 48-49, n.O 793 y 798; Coffyn lla (~"l<lr[ínez Rodriguez, 1990), El Argar y El Oficio,
1985, fig. 3, n.O 2 y 4, n° 2, lám. J, n." 4), en su en Almcría (Siret, 1890), Tabai:i, en Alicante (Nava­
mayoría procedentes del Nordeste (id.. mapa 136A: rro, 1982), Tonell{), en Castell{lI1 (Gusi. 1974) y la
Coffyn 1985, fig. 2). Esta pieza, por desgracia sin Cova de b Covetera. Tarragona (Belltnullt, 196m.
procedencia y tal vez del mercado de antigüeda­
des del siglo XIX, pudiera no ser originaria ele la
Península Ibérica, pero en todo caso clebería con­ Cerámica
siderarse originaria del Mediodía de Francia (Briarel
y Ve rro n , 1976, p. 49 s., tipo 4122), incluida la 236. Urna argárica
Aquitania y <Íreas atlánticls (id.. p. 4'). tipo 4J21) y
las mediterráneas de inicios del Bronce Medio o Bron­
ce A2b (Chardenoux y Courtois, 1979, p. 54, lám.
14, n." 262 s.), aunque el tipo es originario del fi­
nal de Bronce Antiguo e inicio del Bronce I\'ledio
del Centro y Norte de Europa (PBF IX,20, p. 59, n."
232-237, ele la fase Lochham; PBF IX,10, n.'· 278­
279 Y PBF JX,16, n.~ 344 S., del Periodo !lb). La ranura
en el talón aparece todavía en las hachas de aletas
del Bronce Fin<ll J Atlántico del depósito de Arroyo
Molinos, Jaén (Monteagudo, 1977, n. U ]777-1778), para
las que est~l pieza, si fuera peninsular, pudiera con­
siderarse un precedenre del Bronce Medio.

235. Punta de flecha foliácea


/v: O lnv.: 975.
Dimensiones: Longituel: 9.6 cm; anchura: 1.9 cm; gro­
sor: 0.1 cm. Peso: 7.5 g.

130

1>"­

~....,~~,~~~~:, "~"'":"~ .....,,... ~-:-l~':,~.'\'~· ~ •


PREHISTORIA

N.O ¡nu. 760.


238. Cuenco argárico
Dimensiones: Altura: 13.2 cm; anchura: 6.9 cm; grosor:

0.4 cm.
Descripción: Vaso de cerámica a mano de forma
bitroncocónica con carena baja, borde exvasado y
base apuntada, con la pareeles muy convexas. Pre­
senta un cuello cóncavo-recto y labio redondeado.
Pasta gris con la superficie muy bruiiic!a.
Cronología: Bronce Antiguo - Bronce Medio.
Bibliografía: Fim y Rodríguez Villa, 1898, p. 93; García
y López, ]903, p. ] 10.
Comentario: Ll pieZél procede de la Colección Pascual
Gayangos, clonada a la Real Acaelemia de la [-listo­
ria en 1898 por los Sres. Düa. Emilia de Gayangos
de Riaño y D. José de Gayangos (véase el docu­
mento GA 1898110-4); Almagro-Garbea y Alvarez­ l'I'~O In/): 762.

Sanchís, 1998, p 102) Dimensiones: Altura: 6.3 cm; anchura: 12.9 cm; grosor:

En su interior conserva dos etiquetas manuscri­ 0.4 cm.


(aS con el número 9 y el texto desconocido respec­ Descripción: Cuenco hemisférico de cerámica a mano
tivamente, aunque es posible que formar3 pal1e e1el de pasta negra de superficie bruñida, con el borde
mismo conjunto perreneciente ;¡ la necrópolis y labio pbno. Está fracturado y recompuesto.
argárica de .'\1onte;¡guelo (!\1urci;¡). Cronología: Bronce Inicial - Bronce Medio.
Corresponde a la forma 5 de Siret JI Siret (1890, Bibliografía: Véase lo dicho a propósito elel n.O 236 del
p. lám. 18. n." 5), Schubal1 0974, p. 47, fig 1) Y Catálogo.
Lull (1983, p. 139). P3ralelos exacros se conocen en Comentario: Véase lo dicho a propósito clel n." 236.
El Argar (Schubart y Ulreich, 1991, lám. 31, n!' 469 Corresponde con la forma 1 de Siret y Siret (Jám.
y 74, n." 48), Fuente Álamo (id., lám. 118, n." 21), lB/Ibis) y Lull 0983, p. 137), que Liene numerosos
La Bastida (id., I~l[n. 122, n.o 'l3b) y Zapata Cid., lám. paralelos en sepulturas argáricas, como El Argar 143
12S, nO 17 c). (Schubart y lJJreich, 1991, lám. 12, n.O 143g) o El
Oficio 97 (id, lám 93, n.O 97b).
237. Cuenco carenado argárico
239. Cuenco argárico

N° lnv: 763.

N.O lnv~ 761.


Dimensiones: Almra: 5.2 cm; anchura: 12.3 cm; grosor:

Dimensiones. AllUr<l: 4.5 cm; <mchura: 6.4 cm; grosor:


0.7 cm.
0.4 cm. Descripción: Cuenco hemisférico de cerámica a mano,
Descripción: Pequeño vaso de cerámica a mano con de pasta gris, borue plano y labio biselado. Mues­
carena baja, borde divergente, cuello cónca vo-con­ tra fracturas en el borde y una incisión antigua en
vexo y labio rlldondeauo. Pasw gris con la superfi­ la base.
cie bruñida. Cronología: Bronce Inicial - Bronce Medio.
Cronología: Bronce Inicial - Bronce 'Vledio. Bihliogra/ía: Véase lo dicho a propósito elel n." 236 del
Bibliografía: Véase lo dicho a propósito elel n." 236 del Catálogo.
Catálogo. Comentario: Véase lo dicho a propósito del n." 236.
Comentan'o: Véase lo dicho a propósiro del n." 236. En Corresponde con la forma 1 de Siret y Sirer (1890,
su interior conserva una etiqueta manuscrita con el lám. 18/1 bis) y Lul] 0983, p. 137) Y también ofrece
número 12. Pertenece, como el vaso anterior, a lél p3ralelos abundantes en El Argar (Schuhart y
forma 5 de Sirer y Siret (1890, lám. 18/S), Schubart l.llreich, 1991, lám. 10, n." 12Sb) o Fuente Álamo Cid.,
0974, p. 46, fig. 1) 'l tull 0983, (1 139), aunque sus lam. 106, n° 2/a).
proporciones resultan sensiblemente menos esbeltas.

131
rn,AL AC\f)E"lL~ DE LA HISTORIA

240, Bor.de de urna 242, Borde de cerámica

:V" ¡m,~ 1')'13/2,


Dimensiones: Longitud: 62 cm; anchura: 5,9 cm; gro­
sor: J enL
j )escripcüi)l: Fragtnenro de borde plano de cel<Ítnica a
mano de pa~ta 111:11Tón,
C;,o)'/o!og/a: Edad del Bronce,

243, Borde de cerámica

:V" hw 1090,
/JimeNsiom:,\: Lllngirud: 16 cm: anchura: lH 0'\1: grosor:
(l,!) cm,
()cscrij¡cilin: Cr:ll1 l'r;lgll1ento de cuerpu y horde de urn;l
de ccdnllC~1 ;) mano ciL· pa~ra ll);H¡'('m, \1uesrr;¡ el
cuerpo g\ohuLlr y un cucllo :1Gllllpan;¡do haslanll'
ven:ical.
Crou()/ogítt: Bronce Inic'i:ll - Bronce Medio,
Comcn/mio: Li pie?;) ~';,l;í re:;t;¡urad:L

24 L Borde de cerámica -_-o


N' JII/': J55,;)('1,
fJimensiones: Longitud: fl,l Clll; anchura: 7,4 un; gro­
sor: 1 cm,
Oescripcir5n: Fragmel1to de borde plano de cer~lIni('a a
nlano de r;t:>la gris;k'e;¡,
Cmlw/ogí«: Edad del Bronce,

244, Fragmento de cerámica


N' 1111/ 155,,)/5,
243 Dimensiones: Longirucl: 74 Ctll; anchura; 12,4 cm; gro­
,'01': O,f) cm,
])escl'ljJCi6n: Fragmento de pared de cer:'Ímica a mano
de p;lsta negra,
Crnnología: Edad del [3roo(e,

245. Cuenco de carena baja

N" /ItI.':
/
J 5'1:'/1,
--­
245
]JimensüJl/cs: Longilud: (lfi cm; ;lnchul'a: :;,,1 cm; gro­
sor: 1 un,
lJescrtpcirín: !'ragmcnlo de horde his<:l:ido de cel;'unica
ele cocina de ¡Xlc-t;¡ Illa lT()n , PO,s¡hkmente se trara
de una Ulna,
Crr!1lologío: Fdad del Broncl',
249

132
I'REHlST0Rl.\

(
1
\
/ ---
lJl!scripciríll: Fr:lgmento de cl'r:'ll11ica a ilIano Ix·rten<:­
-~- cienle a un j'ondo pl;u o ~ el que se aprecia el
a T;II que dd cunpo dd va~o.
:V." !lw 1S'56/1. Cron{)Ir~!!,iu: Edad del
Ilronce
Dimensiones: Altura: 5.6 UD; anchura: S.6 C111; gro,sor:
?_.;­ cm. 249. Fragmento de cuenco carenado

DescJ7pción: Fr<1gmemo d~ una Glzuela de Ct'r;lInica a V" 1m.': 1')')6/').

mano con el horde ligeramenr.e exvasado y Clrcna f)ime1'lsiorl(',,': Longitud: ').1 cm; anchul';l: (1.2 cm; gro­

baja. L.a piez:,. ele pasta m<lrrún. present:1 un.a per­ ~or: l.Ó U11.
foración hajo el hord~ en un;l d\.' las fwctu ras. J)esoijiciiJY!: Fragm,'nto de CUl'nco o cl/.ue[;1 de c<:d­
Cronología: Edad del Bronce. l1lica :1 111:ln() de pa.-;t:l gris <:n d que: ~t' en lSerV;)
IXlrte de la Clrl·n;l.
246. Borde de urna globular Crm/()ü~v,¡(./: Edad d<::i 11'( H1Cl·.

? 250. Urna con mamelón

\...

\
\
\
\

--~
N" Ir/[}: '1556/2.

Dimensiones: Altura: ).6 C11; anchura: 7 nl1: g 'osor:

0.9 cm.
Descripción: fragmento de borde <k urna ligerame:ntc --..­
vuelLo, de ceriímica a mano de p~lS(:l gris.
Cronolop,ía: Ed,ld de I Bronce. /11" 11lI.~ I "i'j()·"6.
Dimenslo!les: LOl1giLUcI: 7.') CI11; :Inchur:l: f'.9 cm; gl'o­
247. Borde de urna M)r: 1 un.
IJescrijldiJ17: Fragll1,'nlo c.k CCI':íl1liC:l :1 11l:lnn de P:lS[;1
l11al'r(')11 pe ·tcnl'ci('I1\C a un;\ ¡Xlrl'd de ur ;1 que
orr~'cc un 1l1;111\elú circuLi·.
C!V!lo{o,!{I{./: Edad dd Brol1t'l· .
. I

251, Borde de urna

N.' [nt-~ "1 S56i.).


--- 251 252 253

Dimensiones: LongÍluu: 4.4 cm; ,1nchur;l: HA Cl1; gro­


sor: 1.1 cm. ,
Descripcirín: Fragmento de borde, ligeramente vuelto,
perteneciente a lIna urna o vaso con t>ncdor dc
cerámica a mano. ;\'lucstra pasta tosca de color 256

negro.
Cronología: Edad del Bronce.

248. Fondo cerámico


N.o lnlJ: 1556/4.
255
Dimensiones: l.ongitud: .2 cm: :lnchura: ').2 t'!11; gro­
254
sor: 0.6 cm.

133

.. ~.

"';;':~-
REAL ACADEMIA D__E'--..::LA'-'--.:Hc:..:..::ISC-'T..::O:..:R.:..:I:..:.~ _

N° Inv: 1646/1.
Dimensiones: Longituel: 7.6 cm; anchura: 7.8 cm; gro­
sor: 1.1 cm.
Descripción: Fragmento de borde ele urna o vaso con­
tenedor ligeramente vuelto de pasta tosca negra con
abundantes concreciones calcáreas en la card inter­
na, El borele, ligeramente divergente, presenta de­
coración consistente en un motivo dígito-ondulado
o de cordón en p3falelo.
Cronología: Edad del Bronce.

252. Borde de cazuela

N'O Inv. 1646/2.

Dimensiones Longitud: 6.3 cm: anchura: 5.8 cm; gro­

sor: 0.9 cm.


Descripción: Fragmento de borde de cazuela ligeramente Descnpción: Fragmento de fondo plano correspondiente
vuelto ele pasca tosca rojiza. Presenta decoraciones a un gran lima ele cerámica a mano de pasta tos­
en el borde consistentes en motivos incisos o ele ca de color negro. ¡v¡uestra concreciones calcáreas
corclón en paralelo. en amhas caras,
Cronología: Edad del Bronce. Cronología: Edad del Bronce.

253. Borde de urna


258. Fragmento de fondo plano
N° Inv: 1646/3.

Dimensiones. Longitud: 4 cm; anchura: 3.6 cm; grosor:


260
0.8 cm.
Descripción: Fragmento de borde ligeramente vuelto
correspondiente a un vaso de perfil en 's' de pasta
de color griS.
Cronología: Edad del Bronce.

254. Borde de cuenco carenado

¡V" Inv. 1646/4.

Dimensiones: Longitud: 4.9 cm; anchur'J: 4.2 cm; gro­

sor: 0.6 cm.


Descripción: Fragmento de borde plano, ligeramente
vuelto, de cerámica a mano correspondiente a un 262
pequeño cuenco carenado de pasta de color ne­
gro. La superficie externa ha sido espatulacla.
Cronología: Edad eleI Bronce. /\(" lm~ 1646/8.
Dimensiones: Longi(Ud: 6.9 cm: anchura: 3.5 cm: gro­
255. Borde de cuenco
sor: 1 cm.
N° Jnú~ 1646/5.
De.<;cnpción: Fragmento de fondo plano de cerámica de
Dimensiones: Longitud: 3.3 cm; anchura: 6.1 cm; gro­
pasta fina ele color negro. Presenta en su interior
sor: 0.7 cm. una prolUberancia, posiblemente un limbo II ónfalo,
Descripción: fragmento de borde plano, ligeramen­ y en el exterior algunas líneas incisas paralelas a
re exvasado, correspondiente a una cuenco de modo de decoración.
pasta tosca marrón. La superficie extern:1 ha sido Cronulo8ía: Edad del Bronce.
espatulacla.
Cronología: Edad del Bronce. 259. Pared de cerámica a mano

256. Borde de cuenco


N.O Inv. 1646/6. ;
Dimensiones: Longitud: 6.6 cm; anchura: 6.7 cm; gro­
sor: 1 cm.
Descripción: Fragmento de borele plano perteneCiente
a un vaso o cuenco profundo de pasta tOSGI de
color negro.
Cronología: Edad del Bronce.

257. Fragmento de fondo plano


N° Inu. 1646/7.
Dimensíones: Longimd: 17.8 cm; anchura: 11.8 cm; gro­
sor: 1.6 cm.

134
¡'¡U.HISTORIA

;V" !rw 1646/9. N° [nu: 1646/15.

Dimensiones: Longitud: 9.4 cm; ,1nchur<l: 10.5 cm; gro­ Dimensiones Longitud: 6.6 cm; anchura: 9 cm; grosor:

sor: 3.1 cm. 1.1 cm.


Descnpcir'm: Pared de cerámica a mano de pasta tosca rojiza Descnpción: Parecl de cerámica a mano ele pasta ne­
con re.<;Lüs de un mamelón de grandes dimensiones. gra rosca. ¡..-Iues!ra una carena baja muy marcada y
Muestr;l concreciones calcáreas en la cara ¡mema. concreciones en toda sus superficie.
Cronología: Edad del Bronce. Cronología: Edad del Bronc<:.

260. Pared de cerámica a mano 266. Pared de cerámica a mano


N.O Inu: 1646/10. N° lnz,~ 1646/16.
Dimensiones: Longitud: 5.9 cm; anchura: /1.9 cm; gro­ Dúnensiones: Longitud: 3.4 cm; anchura: 2.5 cm; gro­
sor: 1.3 cm. sor: 1.6 cm.
Descripción: Galbo ele cedmica a mano de pasta tos­ Descripción: Pared de cerámica a mano de pasta ne­
ca grisácea. gra tosca.
Cronología: Edad dd Bronce. Cronologla: Edad elel Bronce.

261. Pared de cerámica a mano


267. Fragmento informe de cerámica a mano
N° lnu: 1646i11.

Dimensiones: Longirud: 4.5 cm: anchura: 4.3 cm; gro­


267
sor: 0.9 cm. 269
Descripción: Parecl de cer:'imica a mano ele pasta (Osca
grisácea. Presenta restos de una perforación circu­
lar posiblemente ue una laña.
Cronología: Edacl del Bronce.
268
262. Pared de cerámica a mano
N° [nv: 1646/12.
Dimensiones: Longitud: 2.1 cm; anchura: 1.9 cm; gro­
sor: 0.5 cm.
Descripción: Parecl de cerámica a mano ele pasta ne­
gra tosca.
CronoLogía: Ed;¡d del Bronct'.

263. Pared de cerámica a mano N° lm,~ 1653/1.


N° In¿~ '1646/13 Dimem;iones: Longitud: 2.1 cm; anchura: 3.8 cm; gro­
Dimen3iones: Longitud: 3.2 cm; anchul~1: 3.1 cm; gro­ sor: 0.9 cm.
sor: 1.2 un. Descripción: Fragmento infonne de cerámica a mano
DescripCión: Parecl de cer<imica a rl1<!110 de p;lst<l negra ele pasta tosca.
tosca. Una de las caras muestra un;l tOl1;¡Jidad naranja. CronoLogía: Edad del Bronce.
CronoloJ{ía: Edad del Bronce. Comentario: Con mucha probabilidad. esta pieza for­
ma parte del conjunto inventariado con el n.O 1646
264. Pared de cerámica a mano (véase el n." 251 s. del Catálogo).
N.O frw J 646/14.
Dimensiones: Longitud: 3.9 cm; anchura: 3.4 cm: gro­ 268. Fragmenro informe de cerámica a mano

sor: 1.4 cm. fll n Inr: 1653/2.

DeSCripción: Pared dt: cerámica a mano de pasta ne­ Dimensiones: Longirucl: 2.2 cm; anchura: 2.1 cm: gro­

gra tose\. Muestra indicios de cocción oxidante. sor: 0.8 cm.


Crv17oLogü¡: hbd del Bronce. Descripción, Cronología'y Comentario: Véase el n.O 267.

265. Pared de cerámica a mano 269. Fragmento informe de cerámica a mano


N~ lrw: 16'53./3.
Dimensiones Longitud: 1.3 cm; anchura: 1.3 cm; gro­
sor: 0.5 cm.
Descripción, Cronología y Comentario: Véase el n.O 267.

Cueva de la Loma? o la Zorra?


(ubicación desconocida)
270. Fragmenro de urna de cerámica a mano
N" [m'~ 1662/1.
Dimensiones: Longitud: 11.1 cm; anchura: 7.7 cm; gro­
sor: 1 cm.

135
REAL ACADEMIA DE LA HISTOJUA

Descripción: Gran fragmento de cuerpo y borde perte­


neciente a una urna globular de cerámica ;1 mano
de pasta marrón. La pieza, bastante dcteriol<lcla y mica de pasLa negra realizada a l11ano. La piez;¡
fragmentad,], present;l un mamelón en la zona ofrece un borde divergeme y perfil en ·S'.
mestaL Cronología: Edac! del Bronce.
Cronología: Edad del Bronce.
273. Fragmento de cerámica
271. Pared de cerámica a mano

,'\1" [nu 1706/29.


Dimensiones: Longirud: 4.') Clll; anchura: 5 crn: grosor:
N° ¡nu: 1662/2. 1.2 cm.
Dimensiones: Longitud: 14 cm; ;lDchura: 10.5 cm; gro­ Descripción: Pared de cer:ímic;¡ a l11:3no de pasta rosca
sor: 1.1 cm. de color marrón.
Descripción: 5 fragmentos de ccrámi(;l a mano y pasta Cronología: Edad del Bronce.
IlliIITón pertenecientes al mismo vaso, probablemente Comentan:o: La pieza se enconrr;llxl envuelta en un
una urna. papel del ¡)eriódico La COrlYhjJondencia de E\lJC/lia
Cronología: Edad del Bronce. fechado el 13 de Diciembre de 1912, lo que hace
Comen/ario: La pieza está reconstruid:t. En tres ele Jos suponer que su entrada en la Re,11 Acaelemia de la
fragmentos aparece pegada lIna etiqueta manuscri­ Historia se produjo por estas fcch:IS. que coinciden
ta con el texto: 1972.8 de Noviemhre. Cueva de la con la fecha del 8 elé' Noviembre de 1912 inelicada
¿/Lloma? o Zorra. -Esta procedencia no ha podido por la niqueta elel fragmento procedente de la Cueva
ser precisada, pero debe considerarse aplicable al de la Loma o Zorra, lo que h:lce suponer la mis­
resto ele las piezas que forman el conjunto inven­ ma procedencia.
tariado con el n.n 1662.

272. Fragmento de urna de cerámica a mano


lndustría Lítíca
:V.O hw 1662/.'\.

Dimensiones: Altura: 19 cm; ;H\chura: 16.5 cm: grosor:


274. Maza de minero

0.8 cm. N° ¡nv.: 1411.

Descripción: Conjunto formado por 3 fragmentos ele Dimensione.)~ Longitud: 17.4 cm: anChl.lr;l: 10.22 cm;

cuerpo y borde pertenecientes a una urna de cerá­ grosor: 6 cm.


PREHISTORIA

,íí\.
N." JJliJ.: 1657.
Dimensiones: Longitud nüxima (diámeríO): 10.6 cm; gro­
sor: S cm.
I .. Descl'ljJCilÍn: ;\·Iano de molino de forma clsi circular de
I
¡
\\ piedra gr<jnítica de grano muy fino. Presenta am­
bas GI)';JS muy alisadas por la abrJsic'in, pero t'st,i

I
I
\ I
rota aproximadamenre por su mitad y parcialmente
cubierta de líquenes ennegrecidos.
Cmnolo}!.íü fdau dd Broncei (1\eolírico ,1 Edad del Hierro).

)! \ ,
lJihliogrc4ia: 1néd i ta.
Comen/ario: Este tipo de piezas son caractcnstlcas a
partir del "leo]í¡ico, aumentando su número hasta
b Edad del Bronce (Riscll. 2002), :wnque dada su
II I
,
sirnrlicidad debi¡:ron <.le rerdur,ir en \;1 Edad del
I I Hierro hasta después de la gem:raJización de los
\ ¡
• ¡
\ ! molinos circulares. Por ello, es difícil precisar su
\ I
cronología y carácTer cultur;ll cuando estos ripos tan
\, / sencillos carecen eJe conteXTo arqueológico.
\~~'

---
276. Denticulado de sílex

N° 1m!.: 1.3.

Dimemiune:i: Longitud: 2.H cm; anchura: 3 cm; grosor:

1.2 cm.
[)escripci(}ll: !",la;!.a O manillo de minero posiblemente DescnjJCión: Diente de hoz sohre fragmento de lámina
realizado sobre andesita. Estú <lIgo fragmentado en hitfuncada de sílex blanco de sección trapezoidaL
una ele SlIS aristas. E,., de ronn;] lXlstanre alarg~lda Ofrece (::toques simples directos e inversos conrínuos
con una sección de tendencia cireu[;¡r y ofrece UI1<l formando peque - as muescas marginales muy profun­
sol;¡ a('an~d,ldura central ele IR mm destinada al das a modo de c1enriculado en el lateral izquierdo.
enmangue. I'rcs<:n(;l la "uperficie ligeramenre puli­ Cmllologia: Elbcl del Brunce.
da y, en amhos extremos, huellas prol'uoJas de Jos Bihlíogm/ía: Gareía y L6pez. 190.3, p. 7.
golpes recibidos. <l modo de piquc::teado y algunos Cumen/an'o: Ikmirid,l a la Real AGldemia de la HislO­
levantamientos. ria por D. Francisco Benito Delgado en el año 1892,
Cronología: 13ronct' Anriguo-Bronce !vlcdio. [o «Ul' haría suponer que puede proceder de
C()mentario: Este tipo de rlezas sun relativ;J,mcme I're­ Valdegeña, l'n Soria.
cuen¡es en yacimienro,~ mineros de 1:.1 Edad elel Esre tipo de piezas son características de los ya­
Bronce, aunque su cronología sea muy difícil <k cimienlos de la Edad del Bronce (Rísch, 2002, Iflm.
t'slablecer, si bien en l'l Sureste se h<l ,.,eflJbdo que 46,LS-147 a 1-;0: 48.L'i-6, etc.), donde algunas pie­
es1t' tipo de piezas no se conOCt',n antes de lél Edad zas ofrecen esre tipo de dent.iculado tan profundo
dd Bronce (Hisch 201)2, p. 1(3). !\lIazas de este tipo (id., l~lJn. 57,LS-139, 144 y 145, ere.), gener,dmenre
aparecen en yacimientos de la Cultur;l de FI Argar, interpreradas como elementus de hOl.
por ejemplo en Fuente .'\Iamo (Sirel lW)O. lám. 65,
n.' SBl. donde se ha e;-;cudiado su proceso produc­
tivo (Risc)) 2002, p. lOO s,, fig. 4.6.1 Y 2). aunque
en este yacimief1[() !<).~ ejemplare;-; son de tamaño
claramente menor (id., fig. iR. [¡bn. 14, L-608 Y 36,
.-rí07), ya que esta ma;w se aproxima a los ejem­
plares mayores del Sureste (id., fig. 4.9).

275. Moledera de mano

137
BRONCE FINAL

ASTURIAS

Cangas de Qnís
Cronología: Bronce Final II.

(Corona del Castiello - Minas de Castillejo)


Bibliografía: Sabau, 1862, p. 8; García y López, 1903,

p. 10; Blas Cortina, 1983, p. 166, 171, fig. 52. n.O 2;


277. Hacha de ta16n y una anilla Coffyn 1985, fig. 52,2.
Comentario: Según indica el inventario de 1903, esta
pieza, junto a la n." 278, "Fueron halladas en las
minas de Castillejo, junto a Cangas de Onís, por el
ingeniero D. Enrique Givaudán, quien las ofreció a
la Real Academia de la Historia en 1861", referen­
cia confirmada en la documentación conservada en
el Gabinete de Antigüedades "Dos hachas de cobre,
halladas en el sitio llamado Corona del Castiello, al
Sur del puehlo de Villa, parroquia de Margolles, Con­
cejo de Ca11.gas de Onís" (el los documentos GA
1860/1(1 Y 2); Almagro-Garbea y Alvarez-Sanchís,
1998, p. 50).
Este hacha de calón, si no se riene en cuenta
, la anilla, recuerda por su forma, maciZ3 y con un
talón muy largo, tipos atlánticos antiguos todavía
del Bronce Medio, como el 24A de Monteaguclo

0 1

I
0977, p. 149-150), cuya distribución está centrada
en Asturias y Santander. La presencj;¡ de un asa
o anilla hace que se eleb;] relacion,lr con tipos más
I bien ya de inicioS del Bronce Final, como el 25A
de Ivlomeagudo (id., p. 151-152, n-" 904-908\ tam­
bién de distribución astur-cantábrica. Sin emb:ugo,
la nerv3dura cemral que ofrece el cOlte obliga a
incluirlo en el tipo 30 de Ivlomeagudo, con pie­
zas muy diversas del BI'once Final, entre las que
o 5 se aproxima a algunos ejemplares de las variantes
30A (id., p. 182, n." 1134), procedente del depósi­
N" lnv. 37. to de Arroyo Molinos, Jaén, y, en especi31. a juz­
Dimensiones: Longitud: 13.8 cm; anchura del filo: 3.7 gar por la sección del corre, al tipo 31 A "Galicia
cm; grosor máximo: 2.8 cm. Peso: 273.5 g. Meridional" (id., p. 185-186, n. e 1144-1147), entre
Análisis metalográfico (PA 10466); Cu: 82.6 %; Sn; 13.2 las que se incluyen los ejemplares de la Ría de
%; Pb: 2.44 %; Zn; nd; Fe: 0.19 %; Ni: 0.07 %; As: Hío. Pero este hacha de Cangas de Onís parece,
1.22 'Yo; Sb: 0.17 o/(\ Ag; 0.10 'Yo; Alt; -: Bi: -. tipológicamente, anterior 3 las del depósito de Hío,
Procedencia: Hallada en las min<ls de Castillejo, junto [echado en el final del Bronce Final 11 ó IlIA, y
a la localidad de Cmgas de Onís (Asturias). la forma rectangular de su hoja con llna nerva­
Deso-ipción: Hacha de hronce de G¡Jón y una anilla. dura central larga lo aparra también de otras va­
Ofrece un cuerpo corto de lados casi paralelos y riantes próximas del Bronce Final IT, como la 31C,
sección cuadrangular con una nenladur-J. central y "Sahugosa", Beira Alta, cuyos ejemplares se extien­
con el filo expandido y convexo. El tope es recto, den por la Beira Baja y Minho (Monre<tgudo, 1977,
ancho y muy largo, ligeramente ensanchado en su p. 188-189), aunque su tipología no queda muy
parte centml. Una marcada nervadura que recorre aparrada de estos ejemplares.
sus lacios indica la utilización de un molde bivalvo.
Ha perdido la anilla.

139
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

278. Hacha de talón y dos anillas a las anteriores. La estructura del tope y de las
anillas parece indicar que se trata de un modelo
relativamente antiguo. fechable hacia el Bronce Fi­
nal r o TI.
Bias Cortina (983) denomtna ¡I este tipo de
hacha "Pruneda" y recoge dos ejemplares en ];:¡
Colección Soto COl1és de Cangas ele Onís (Asturias)

o
(id., 1983, p. 158-1'59. 163. fig. 44, n.O 3-4) y orros
dos de Pruneda, Nava, Asturias, conservados en el
Museo Arqueológico Nacion:l! y en el Museo de
Oviedo (id .. p. 158-"[59. ]63, fig. 44, n." ]-2). Otro
claro paralelo también se ha hallado en Vill;,¡sa­
bariegü. León (Fernándt:z Manzano, 1986, p 74, fig.
17, n." 4), igualmente amot1izac!o y con el ralón
cortado, aunque éste último ejemplar de hacha es
de mayor tamaño y muestra su tope recto.

Valle del N avía


(Castro de Vilachá)

o - 5 279. Hacha de talón y dos anillas

N." lrw: :>,6.


Dimensiones: Longitud: 10.2 cm; anchura del filo: 3.8
cm; anchura del talón: 1.7 cm: grosor máximo: 2.2
cm. Peso: 167.5 g.
Análisis metalogréifico (PA 10465): Cu: 83.4 %; Sn: 14.5
%; Pb: 1.65 %; Zn: nel; Fe: 0.26 %; :--'¡i: 0.12 Ojo; As:
nd; Sb: 0.061 o/él; Ag: 0.029 %; Au: -: ni: -.
Procedencia: Hallada en las Minas ele Castillejo, junto
a b localidad ele Cangas ele Onís (Asturias).
Descripción: Fragmento correspondiente a la mitad de
un hacha de bronce de talón y dos anillas. Ofrece
el filo convexo fracturado en uno ele sus ángulos
y eJ cuerpo trapezoidal alargado de sección cua­
drangular. con restos de un nervio central apenas
percepr.ible. El tope es redondeado y casi de su
extremo parten dos anillas ovaladas. El área corres­
pondiente ¡ti tal6n h;:¡ sido corrada de modo inten­
cionado, quizás con vistas a su fundición y poste­
rior ;,¡morrización ° para utilizar esta pieza como
lingote. La pieza muestra una pátina intensa de color
marrón oscuro.
Cronología: Bronce Final n.
J3ibliografía: Sabau, 1862, p. 8; García y López, 1903,
p. 10; BIas Conin¡,¡, 1983, p. 166, 171, fig. 52, n.O 3;
Coffyn 1985, fig. 52..3.
o - - 5

Comentario: Para la procedenci;,¡ de esta pieza, véase N" Tnz,~ 41.


<.:1 n.O anrerior (Catálogo n.O 277). Esta hacha corres­ Dimensiones. Longitud: 20.3 cm; anchura: 5.7 cm: gro­
ponde al tipo 2613 "Oviedo C' de Nlonteagudo 0977. sor: 2.5 cm. Peso: 773 g.
p. 154-156), extendido por Asturias con prolonga­ Análisis rnetalográfico (PA 10126) Cu: Hl.4 %: Sn: 12.8
ciones en León y Lugo, y un ejemplar aisbdo en %; Pb: 5.54 %; Zo: nel; Fe: 0.11 Ojo; Ni: oel: As: nel;
Granacla. En pa~cu hu, el tope curvado característi­ Sb: 0.10 %; Ag: 0.095 %; Au: -; Bi: -.
co de esta pieza recuerda un ejemplar ele Villasaba­ Procedencia: Según el inventario de 1903, esta pieza fue
riego (id., n.O 922) y el de Galera (id., n." 925), así hallada en el castro denominado Vilachá, en la
como una pieza del subtipo 2GBl, 'Cueña", proce­ cuenca del río :--'¡avia.
dente de Oviedo, igualmente con nervadura central Descripcir5n: Hacha de bronce de ralón con dos anillas.
(id., lám. 57, n.O 92.6). cuya distribución geográfica Su forma es al3rgacla, pero ofrece un grueso perfil
también coincide con Asturias y León. Pero también macizo, casi pentagonal, Jo que es indicio de anti­
se debe relacionar con otra pieza procedente de güedad. El talón es rectangular y ofrece 1.1n grueso
Castendo, Viseu, Beira A!w., incluiela en el tipo 2(ÍD perfil casi triangular debido al reborde que lo se­
(id., p. 159, n° 943), pero que parece más próxima para de la parle del corte, zona en la que se unen

140
PREHISTORIA

las dos anillas latel:l!es. relativamerue finas, que servían y 88, n.O 1264). fechado en el Bronce Final n y cuya
para asegurJr el enmangue ele la pieza. La paree del dispersión se extiende desde el centro y occidente
cone es sensiblemente más larga que el l;:\lón y ofrece de Asmrias hasta Galicia. Demro de este tipo cabe
dos ranul'<ls longitudin¡lles y el filo muy abierto, casi incluir una pieza procedente de Asturias conserva­
en form<l de espátula. Su conservación es buen;¡, da en la Colección SOlO CorLés de Cangas de Onís
con un;¡ p¡ítina verele oscura estable. (TIlas Conina, 1983, p. 160. fig. 45/4) Y otra proce­
Cronología: Bronce Final II o m. dente de Camposillas en León (Fernández Manza­
Bibliografía: Inédita, aunque citada por García y López, no. 1986, p. 68, fig. 25,1). L1 presencia de un 554
1903, p. 11. % de plomo en la composición de bronce eviden­
Comentario: Esta hJcha fue presentadJ a la Real Acade­ cia que se trata de una aleación ternaria, lo que
mia de la Historia por el Académico Eduardo Saaveelra en la Península Ibérica pudiera suponer una fecha
y Moragas en la sesión del 11 de febrero de 1898. avanzad;¡ dentro del Bronce FinaL que quizás co­
Corresponde con el r.ipo 32G "Ovieelo Oeste A" rresponda ya al Bronce Final III CAlm<lgro-Gorbea
de ivionteagudo 0977, p. 198-200, lám. 87, n." 1258 1996a, p. 275).

SORIA

Osma-Muro de Ágreda
:V" hne 1260/'70.
(Vía romana de Uxama a Augustobriga)
Dimensiones: Longitud: 23.8 cm; anchur¡): 5.7 cm; gro­
sor: 2.8 cm. Peso: 1227.5 g.
280. Hacha de talón y dos anillas Procedencia: El lugar del hallazgo se atribuye a algún
punto del trazado de la vía romana XXVII, de
Uxama a Augustobriga.
Descripción: Hacha de hronce de talón y dos anillas.
Ofrece un amplio cuerpo t¡¡1pewida) con una mar­
cada nerv¡ldura central en la hoja, tope recto, del
que arrancan dos pequeñas anillas. y talón corro.
Sus bordes están biselados y el filo es ligeramente
convexo. L;t pieza tiene una p:ltina estable de co­
lor vercle claro.
Cronología: J3ronce Final II.
Bibliografía Ji COl'nentario: Sobre la bibliografía, proce­
dencia y vicisitudes de esta piez;) de la Colección
Eduardo Saavedra y rvloragas, véase el n." 233.
Esta h3cha corresponde ;11 tipo 32D "Ovieelo E"
de Monleagudo 0977. p. 195-196, Jám. 84, n." 1225­
! 234a), que se distribuye desde Asturias hasta
Badajoz, por León y Tf;lS-OS-¡'viontes. En particular,
este tipo, denominado 81 por Femández Manzano
(1986, p. 56. 65, fig. 6/2), es el que aparece clocu­
ment¡¡do en el depósito de ¡-IueLta ele Arriba, Burgos
(Almagro 1960, E-2; Coffyn, 1985, lcím. 65, n." 4),
lo que permite fecharlo hacia el Bronce Final Il, a
fines elel Il milenio o muy inicios del I a.e.

PROCEDENCIA DESCONOCIDA

Metal el interior para introducir el astil, y dos marcadas


aletas ¡¡¡terales muy ensanchadas en la base, que,
281. Punta de lanza de hoja flamígera
tras un ángulo, se curvan hacia la pUDta, donde se
N." lnv: 51.
reducen ¡) una form3 estrecha. El enmangue tubular
Dimensiones: Longitud: 17.2 cm; anchu[';l: 5 cm: grosor:
está roto en su extremo y toda la pieza aparece muy
0.3 cm. Peso: 153.5 g. corroída por la oxidación.
Análisis metalográfico (PA 7(123): CU: 91.8 %; Sn: 7.96 Cronología: Bronce Fin;ll I. Heládico Final IIIB-lIle
%; Pb: nd; Zn: nd; Fe: 0.21 'Yo; Ni: nel; As: nd; Sb: 0300-1100 a.C).
0.012 %; Ag: nel; Au: -; Bi: -. Comentario: Esta lanza, muy corroída, ha sido restau­
Descnpción: Punta de lanza ele bronce foliácea de hoja racla en el Instituto de Patrimonio Histórico Espa­
flamígera. Ofrece un gran nervio central, hueco por fio!. Se trata de una lanza foliácea ele forma

141
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

Huelva (Almagro, 1958; Ruiz Gálvez, 1995). hecho


que queda avalado por la composición melalográfica
de este ejemplar, que ofrece un bronce binario sin
nada de plomo, lo que confirmaría una cronología
antigua, en principio del Bronce Final I. Esta fech<l
permite relacionarla con las I¡¡nzas flamíger3s ele tipo
R6snoen (Briard, 1965, p. 171, fig. 51, lám. 51/1;
]ockenhóveL 197 5, p. 141, fig. 18A-22; Gómez, 1980,
lám. 11), que se h;m considerado derivadas de
ejemplares del Centro de Europa (Childe, 1951, p.
7, fig. 3; Sprockhoff, ]954, 30-32, fig. 1/2, 2./2 Y 6;
Holste, 1951, lám. 4/6-7, 6/1, 10/14-16 etc.: Monte­
agudo. 1981, 140 s.; Monteagudo etal., 1983, p. 395
S., fig. 44 s.) y del Círculo Nórdico (Jacob-Friessen,
1967, mapa 21, 30-31; Briard, 1965, p. 171). Sin
embargo, dicho origen resulta discutible, pues las
puntas de lanza atlánticas ofrecen una forma
flamigera mucho más desarrollada que los parale­
los citados. Además, este tipo de lanza flamígera
aparece en el ámbito micénico en el período de la
destrucción de los palacios, habiéndose relaciona­
do con la llegada de gentes procedentes del No­
roeste de Grecia y la actual Albania (Milojcic, 1949,
p. 15; Snodgrass, 1967, p. 134, 208, 247; Avil<l, 1983,
p. 66 s. lám. 59b; Buchholz y Karageorghis, 1971,
p. 54. lám. 598; Harding, 1984, p. 167 s., fig. 45/3 Y
5). Los ejemplares egeos se datan en el HeláJico
Final mB-lIle (Snodgrass, 1964, p. 119), ca. 1300­
1100 a.c., aunque pudieron perdurar hasta el Pe­
ríodo Protogeométrico (Hóckmann, 1980, E 306). En
esas fechas estas lanzas también llegaron hasta Cre­
ta, donde se fechan en el Minoico Final ITIB2B
(Xantoudides, 1904, p. 48, fig. 11), e incluso a Ita­
lia (Müller-Karpe, 1969, lám. 39-41), por lo que ta­
les hallazgos, siempre raros, parecen indicar una
ampli3 dispersión por el j\'1editerráneo, Jo que per­
o 5 mite plantear que sea ésta la rut3 de llegada hasta
la Península Ibérica.
flamígera (Coffyn, 1985, p. 30, fig. 7/1-2), denomi­ La fuerte sinuosidad de las puntas ele lanza de
nada en Francia lance a al/erons inJléehis. Penha y Penda, a las que se añade este ejemplar
Este lipa de lanza de hoja flamígera es una pieza de la Real Academia de 1<1 Historia, por desgracia
de interés, pues no es frecuente en la Península Ibé­ de procedencia desconocida pero seguramente de
ricl ni en el ámbito del Bronce Atlántico. Todos los la Península Ibérica, hace pensar que estas lanzas
ejemplares conocidos proceden del Occidenre, como deriven directamente del ámbito egeo, más que de
las de Santa Catarina, Penha y la de Venclas ele paralelos ele lipa Rosn6en de la zon3 atlántica
Culeira, Penela (Ruiz-Gálvez, 1984, p. 242-3; Coffyn, bretona, ya que en este grupo los ejemplares
1985, p. 386 S., n.') 38-39 y 76-77, fig. 7, n." 1 y 2 conocidos ofrecen 13 sinuosidad mucho más
Y 72, n." 2, lám 52, n." 2, mapa 7, tipo 2) o las del suavizada. por lo que podrían considerarse deri­
río Ulla (Pena, 1986, p. 24 s., fig. 2, nO 3), Zamora vados de las piezas peninsulares. En consecuen­
(Monteagudo et al, 1981, p. 381, fig. 29) Y tvlérida cia. estas puntas de lanza flamígeras pueden con­
(id., fig. 30). Con ellas se podrían relacionilr otros siderarse como un elemento llegado en época
ejemplares ya cliferentes pero que parecen proce­ "precoloniaJ" desde el :'>.fediterráneo Oriental a 1<'1
der de esta tratlición, como una de Aguilar de Península Ibérica, lo que explicaría su temprana
Cilmpoo Cid., fjg. 31), la elel depósito de Alarcón, difusión desde aquí por las tierras ribereñas del
Cuenca (Alm;.¡gro, 1954, p. 27) Y orra de la Provin­ mundo atlántico.
cia de Baeliljoz conservada en el Hritish Museum
(Almagro-Gorbea, 1977, p. 74, fig. 20, n." 3; Coffyn, 282. Hacha de talón y una anilla
1985, p. 388, lám 26, n.O 9 y 1 n N" Inu~ 40.
El interés de este tipo de lanza es que se con­ Dimensiones. Longitud: 19.6 C11\; anchura: 5.2 cm; gro­
sideran productos atlánticos de inicios del Bronce sor: 2.4 cm. Peso; 721.8 g.
Final (Huiz-Gálvez, 1984, p. 242-243; Coffyn, 1985, Análisis metalográJíeo (PA 10461): Cu; 83.6 %; Sn: 15.8
lám. 52,2, mapa 7), pero no aparecen elocumen(;l­ %; Pb; tr; Zn: nd; Fe: 0.01 %; Ni; 0.04 %; As; 0.45
das entre los numerosos ejemplares de la Ría de %; Sb: 0.043 %; Ag; 0.029 'Yo; Au: -; Bi; nd.

142

sr
. ." ...,;¡.;, .... \:.. :- ~!!~l'. ~. ~' ..... -:¡ ...( . '
PREHISTORIA

.
·1
o

o 5
c::: Bibliografía; Inédira, únicamente citada por García y
5
° López, 1903, p. 11, n.O 46
Comentario: Este hachita carece, por desgracia, de pro­
Descripción: Hacha maciza de bronce de talón curva­ cedenda. Entre las hachas de la Península Ibérica,
do y una anilla lateral para facilitar el enmangue. se aproxim:l al tipo 418 de Monteagudo 0977, p. 244­
Muestr~l el filo convexo ensanchado, tope recto y 245, lám. 117, n.O ]691 a 1696), característico de la
una nelvadur,l que recone longitudinalmente la pieza región de Tras os Montes, en especial a la variante
comenzando a la alrura de la anilla y acabando 41B1 "Coruña C" (id .• p. 245, n.O 1(96), representada
antes ele la superficie de corte del filo. Los bordes por un ejemplar procedente de la Provincia de La
externos ele la pieza están biselados y uno de ellos Coruña. Sin embargo, los paralelos más próximos son
sobresale ligeramente del talón. ejemplares franceses CCharclenoux y Courtois, 1979,
Cronología: Bronce Fin;ll L lám. 62-63) y, en especial, irlandeses del tipo 8E ele
Bibliografía: García y L6pez, 1903, p. 11, n.O 40. Eogan (2000, p. 59 s" lám. 21 y 22, n.o 374-392), mejor
Comen/ario: Inédita. Se corresponde con el tipo 32A que 9F, lOA o 11A a los que también se aproxima.
"Oviedo-León" de !Ylonteagud ü 0977, p. 190-192, Es un tipo originario del NE de Irlanda fechado en
lám. 81, n.O 1189), bien contextu;:l1izado en el de­ !;l Fase Dowris, contemporánea de la Ría de HlIelva.
pósito de Huerta de Arriba, Burgos. Su dispersión Así parece confirmarlo su bronce, rico en est2ño y
se extiende por Pontevedra, Lugo, León, Palencia, con menos de 1°/(, de plomo, que permite considerJ.f
Valladolid, Santander, Segovia y Soda, pues de San esta pieza todavía dentro del Bronce Final lIlA, no
Estehan de Gonnaz procede un ejemplar próximo alejado elel horizonte ele la Ría ele Hueh'a (Rui.z Gálvez,
a éste (Fernández Manzano 1986, p. 65-66, fig. 11/ 1995, p. 60), aunque sea ele lamentar que su falta de
S), pero alcanza incluso Gerona y Barcelona. Sin procedencia no permita saber si ésTa es de la Penín­
emb3rgo, el bronce muy rico en estaño y sin nada sula Ibérica
de plomo hace suponer una cronología todavía muy
de inicios del Bronce FinaL 284, Punta de flecha de bronce
[,'.0 In/): 566/21­
283. Hachita de cubo y una anilla
Dimensiones: Longitud: 2.7 cm; anchura: 1 cm; grosor:
N° 1m': 46.
02 cm. Peso: 146 g.
Dimensiones: Longitud: 4.9 cm; anchura: 3.4 cm; gro­
Análisis me/alográfico (PA 11031): Cu: 86.7 %; Sn: 10.1
sor: 0.3 cm. Peso: 35 g. %; Pb: 2.25 %; Zn: nd; Fe: 0.17 %; Ni: nd; As: 0.36
Análisis meialobll''áfico (PA 10459): Cu: 84.7 %; Sn: 12.8 %; Sb: 0.28 %; Ag: 0.17 %; Au: -; Bi: neL
%; Pb: 0.95 %; Zn: nd; Fe: 0.02 %; Ni: 0.15 %; As: Descripción: Pequeña punta de flecha ele bronce de
...~0.31 %; Sb: 1.00 %; Ag: 0.075 %; Au: -; Bi: nd. forma subtriangular casi romboielal con una sección
Descripción: Pequeña hacha de bronce dc cubo con una losángica muy fina. Ofrece las alelas poco marca­
anilla lateraL Ofrece cuerpo tubular de sección cua­ das y un pedicelo alargado y ancho y de sección
drangllbr en el tubo y el filo convexo, ligeramente re ctim gu lar, cuyo extremo está roto. Su superficie
ensanchado. No presenta nerv3dura, por lo que co­ aparece cubierta por una pátina verde oliva de muy
rresponde a un lipo muy poco corriente en la Penín­ buena calidad, aunque la pieza aparece corroícla por
sula Ibérico y propio de Irlanda. El reborde del extre­ todos sus boreles.
mo proximal p,lrece cortado de modo intencional. Cronología: Bronce Final o inicio de la Edad del Hierro.
Cronologic<: Bronce Final TITA. Bibliografía: García y López, 1903, p. 83, nO 566.

143
R~AL ACAIJEMI,\ DE LA H ISTORJA

"

Comen/ario: Esta pequel);! punm de tlecha, a juzgar por


su forl11:\, rXHece una !lecha de la Península Ibéri­
ca ele 1 Bronce 'V1edio por su punta romhoidal con decoración inci~a y los extremos abiertos y ahulra­
alet,ls en fOrl1l:1 de ángulo ohtuso, característica del dos (Elucre y G(itnt'7., 1990, p. 39 Y 4.1); su sección
tipo mA2 de Kaiser (2003, tabla 2). Pero su pedicelo !:Jl11inar lo aproxima al tipo suizo ck Corr.aillod,
muy ancho es peculiar del tipo JrJA PA, denrro del característico de los Campos de Urnas (Pászthory
cual podría incluirse, tipo característico del "\'ordes­ 1985, p. 152 s., n." H40 s.), ;lunque ofrece una de­
re, Sureste y And,Ji Ucí:l Oriental durante d Bronce coración difel't'nre. Su (ipohlgíJ plantea que (al vez
Antiguo y Medio (jd., tablas 5 y 6). Sin embargo, la no proceda de la Península Ibérica, aunque ejem­
proporción eJe un 2.25 % de plomo que ofrece plares parecidos Ileg.l]) desd<:: la rranci;¡ :-ieptenrrio­
demuestra que está hecha con un bronce ternario, nal (Mohen, 1977, p. 9R, n." 29X\ y .\kridio 1al
lo que obliga a rebajar su cronología hasta el Bron­ (Guilaine, 1972, fjg. H4,H) hasta t'¡ Atl;í tico (Coffyn,
ce Fina o el inicio cle la Edad del Hierro CS. Hovira, Crome? y 'v1o/wn, 19R 1, 1:'lID. 3D, n." 12. 27, etc.).
comunicación persa al. 12.2003). En consecuencia. Su ~J1e;lci(¡n, con menos de un 1 % de plomo,
más bien se relacionar[;1 'on algunas runt:ls cle fle­ como 1;1 h;lehiu n.'· 2H:~ de! Calúlo,!{o, confirma un"
cha conocidas en el ámbiro mediterráneo de los feclt:1 relativamente anLigu;¡ dentro del Bronce FilM!.
Camros de Croas Recientes cito i\'E deriv;ld::ts del t.ipo aunque su falta de procedenci:l obliga a ser pru­
"Le Bourget"' (Ruiz Zaparero 1980, p. 930 S., fig. 264, dente en .su clasificlción.
n." 14-16), aunque, segl'1n Kaiser (2003, tabb 4. ripo
¡VBl), ,m'ancan Y;\ dd Bronce Medio, de las que
pudiera represenrar una v;Jrianre. Tambien pudier;J Industria ósea
pertenecer al tiro VA "rectangulares" (ibidem), ca­
r~lCterí,qico del I'\E de la Penínsub Ibérica durante 286. Cuenta de hueso
el Bronce Medio, aunque. ¡¡ jUi'.gar por la aleación
de este ejemplar, dicho tipo se debió ~eguir bhri­
cando hasta el final de 1~1 Edad del Bronce.

285. Brazalere de bronce


Nn [nI,~ 466/5.
Dimensiones: Longitud: 6.1 cm; anchur,l: 4.4 cm; gro­ N." Irw: 29SiH.
sor: 0.2 cm. Peso: 33.') g. Di rrwnsiones: Longitud: 0.7 Cl11: :lnchur:l: 1.2 cm; gro­
Análisis metalográfico (PA /04'58): CU: H'5.4 %; Sn: "1:3.3 sor: n.3 cm.
%; Pb: 0.6') %: Zn: nel; Fe: 0.08 %; "\'i: 0.12; As: 0.28 Pmu!dencia: Desco ocid;l.
%; Sb: 0.012 %; Ag: 0.49 %; Au: -; Bi: nd. Df'scripción: Cuenta de hue,'o de forma hitroncoc6níca
Descripción: Pulsera o bra7.alete de bronce abierto con y :mcha perforación cenw¡( (7 mm).
los extremo,~ engrosados, de los que se conserva CI'()J"/ologi.a: Edad del I3ronce)
uno de ellos, pues otro se ha perdido por rotur;l. Bihliogrq/iá: (~ard,; y L<Ípt"z. 190.3, P 5J, n." 29R
Presenta una decoración geométrica realizada ¡\ base Comen/ario: Sobre I¡I inciena pnxcdencia de esla Cllen­
de gnlpos de rr:Jzos incisos muy finos a¡;rupndos a {;1, véase lo indicado p~lra los n." 62 y 212 del
modo de meropas cncre clos íneas longitudinaJ<::s Catálogo.
p:lralelas :1 los bordes. Este tiro de cuent:¡ de hueso tan sencillo pue­
Cmnologia: Bronc~ Final lIL"" de rener or[genes muy diversos, pero su forma
Bibliogmfia: Carcía y [Jlpez, 1903, p. 70. n." 466. bitroncocónic:'l, aunque doclllienuda desde el
Com",nta1"'Ío: Esta pieza no figura de forma explícita en Calcolítico (limé lez G()Ií1CZ, 199'), p. 182. fig. ·)Lii.
el n" 466 del inventario de 1903 (García y Lórez. 1905, es una forma sencilla bien representada en d Bron­
p. 70. n." 4(6), pero ,;í está recogida en el c;ltálogo ce fin;¡l (Alm¡lgl"O, I9GO, ];ítll. E. 4, 3 (2). n" 23;
fotográfico corrt:sponcliente al mismo (neg. n" 27). Coffyn I9R'S, p. 221:k Coffyn el al. 1981. p. 130, lám.
Este brazaleTe puede interpretarse como un tipo 2B), techa a b qUl' Glhr[¡l ;(rril1uir hipotélicamente
centrocuropeo del Bronce Final ;1 juzgar por su este ejemplar dt' hueso.

144

"-1"
:"'~ '.rg~,'
PREHISTORIA

LAMINA l.-Hoja de l<lurel solurrense procedente de Arganda elel Rey. rvfadrid (n." 6 del Catálop,o).
Donad<1 por D. Bonifacio León, vecino de Argand;¡, en 1891.

145

.--1­
~ . .~~.
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

,..1

LAMINA 2.-Conjunto de maceriales campaniformes de la Cuesra de la l~eína, Ciemp07.lleJos, :'vladrid (n.'·' 101, 119,

120, 135, 136, 140 y 150 a 153 clel CatáLogo). Excavaciones sufragadas por el \1arqués de Cenalbo en ]898.

146

f>RHIlSTORI.~

Li..\ IJI\i\ ..) .-Pui);¡1 clmpanit"orl11e de bronce arsenical (n" "193 del Catálogo).

147

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _---eRc::E;..:A=l-:..:ACAIJEM lA DE =lA'-'---CH-.:..:..::1S"'T"'O:.;;R.:..:J.:..:A _

L..\.\IJNA 4.-Espacla y alaharda de la Cultura de El Argar (n.' 219 y 220 del Ca tú (o,!io).
Donadas por el Conde ele Clona rd hacia J S.50.

148

.1'

" ),... ~""!:lolt1!~.";"~~t;' :'·_~.1?~'~r ~., ~_.


PRHl1STORIA

LiMINA 5.-V~lSO arg5rico de b Colección Pascual de G;ly';¡ngos, ingres;ldo en 1898 (11." 2.36 del Catáfo;;o)

149

REAL ACADEMIA DE LA HJSTORIA

L.\."'1J:-JA 6.-Dep6sito de hachas del Bronce Final halJado en las j\·finas de Castillejo, Corona de Castiello,

Cangas de Onís (n.o 277 y 278 del Catálogo).

ISO
PREHISTORIA

U\>1J:'IA 7.-Esfínge fenicia y estela púnica de Villaricos donadas por D. Luis Sirct en 1905 (n." 287 del Catálogo)
REAL ACADEMI.... DE LA HISTORIA

U;,\·lIK,\ H.-Ungüentario, mnphoriskos. y collar pllnico procedentes prob<Jblemenre ele Ibiza


(n.o 299, 300 y 302 s. del Catálogo). Colección Paseu;¡! ele Gayangos.

152
COLONIZACIÓN FENICIO-púNIcA

ALMERÍA

Villaricos Lugar de consemación: Depositado por la Real Acade­


(Ruinas de la antigua Baria) mia de la IIisloria en 1907 en el Museo Arqueoló­
gico Nacional, Inv. K" 32620.
287. Esfinge fenicia de Villaricos Descripóón: Esfinge de piedra arenisca caliza de color
claro, que conserva las alas y parte del tronco. La
pieza está trahajada en bulto redondo por medio
de un moclelado suave, de indudable calidad.
Le fal(;l la cabeza, de la que sólo se conservan
.3 tirabuzones estriados a cada lado que caen ver­
ticales a lo largo del ancho cuello hasta el inicio
del cuerpo. I~ste parece ser de ave, aunque la par­
te delantef"'J. conserva la zona superior de unas fuer­
tes palas que pudieran parecer de felino. El pecho
es convexo. liso y promineme y enlaza con las patas
y con el cuerpo. alargado y ligeramente redondea­
do en su parte superior.
Las alas, dispuestas en horizontal a lo largo del
cuerpo. son de forma ligeramente curva, con el
extremo hacia arriba. Están formadas por un listel
o reborde en su parte superior del que salen 19
plumas a cada lado en forma de listones imbricados
ligeramente sinuosos, inclinándose en forma de
ab,mico ele adel<lnte hacia atrás, donde casi son
horizontales.
Cronología: Siglo VII o inicios del V1 a.e.
Bibliografía: Siret, 1907, p. 27, fig. 17: París, 1911, p.
lB, fig. 20; Astrue, 1951, p. 81, lám. 53,3 y 63:
Carcía Bellido, 1947, fig. 290, donde se considera
de Villacarrillo: id. 1954, fig. 500 (donde se consi­
dera del Llano de la Consolación); Fernández Avilés,
1953, p. 201, nota 1; Chapa, 1980, p. 384-387, fig.
4.65; id, 1980a, p. 313 s.; id., 1985. p. 58; id. 1996,
Hg. 1: Izquierdo, 2000. p. 94.
Cornentari(): Esta esfinge fue donada a la Real Acade­
mia ele la jiistoria por Luis Siret en 1905 (véase do­
N.O inu.: 1907/32/8. cumemo GA 1909/1/1; ef Almagro-Garbea y Álvarez­
Dimensiones: Altura: 33.5 cm; longitud: 83 cm; grosor Sanchís, 199fl, p. 92-93 y 130 Y fig. 36a y 42).
1TI:.í x.imo: 33 cm. La esfinge de Villarjcos es una ele 13s esculturas
Procedencia: Necrópolis púnica de Baria. Villaricos. La prerromanas de la Península Ibérica de mayor ¡me­
escultura ,apareció en la necrópolis siwad<l en la rés, aunque hastil ahora no ha sido debidamente
colina S y en las pendientes Oeste, Sur y Este de valorada.
la colina U. donde aparecí'lI1 urnas cinerarias aisb­ Representa aCtualmente el ejemplo más antiguo
das o en grupos, a veces en recintos fo[m<¡dos por conocido de esc1.l1wra zoomorfa asociada a monu­
piedf"'Js del grupo 1 de Astruc (195l, p, 5"5), fecha­ mentos funerarios en b Península Ibérica, ya que,
dos de fines del siglo vn al IV a.e. En alguno de por sus características estilísticas, se trala de una
ellos había fragmentos escultóricos como éste, escultura fenicia arcaica. aunque este hecho ha
a¡Xlrecido con resros de cal "como si hubier<¡ ser­ pasado en la práctica desapercibido (Almagro­
vido de sillar de una oora" (SireL, 1907, p. 27). Gorbea, 1980, r 15-17; Chapa. 1996)

153
REAL ACAoF.M lA DE LA HISTORIA

F:~t" esfinge todaví,¡ ofrece resabios de la tradi­ (Almagro-Gorbea, 1980). Por la misma ra7.ón, esta
ción neo-hilita caracterísliC;I del arte sirio-fenicio que esfinge, junto con el león de Almuñécar (Almagro­
se supone desarrollado en las ciLl(Jades septentrio­ Garbea, 1983), son las dos únicas esculturas zoomorfas
nales de fenicia situadas en la cosla siria, en el en­ hispano-fenicias conocidas, que representan el esJa~
Torno de Aru:au, Arados, (renle a Lawquía, zona de bón que permite documentar el origen de la plástica
la que También parece proceder el estilo neobitira del ;lnimalística ibérica y su desarrollo a partir de estos
monumento de Pozo 1Vloro (Almagro-Gorbea ] 91)5). protor.ipos fenicios elel siglo VII a.c., traclición que
En efeCTO, tanto la forma de esta esfinge corno alcan7.<'i gran <lrraigo, pues prosigui(j a partir del si­
su estilo se apana no sólo de los paralelos conoci­ glo VI a.e "'Ista época romana. Esta esfinge de
dos ibéricos (Chapa, 19RO, p, 927 s.) y de los grie­ VilJ;¡ricos es anterior a los inflUJOS griegos, presente;;
gos (Richter, L961, P 1-26), sino también de los en el Sureste a partir dd siglo Vl ;,.c., por lo que su
fenicios egíptizantes arcaicos (Dessenne, 195', p. )94 fecha se puede situar hacia la primera mitad ele ese
s.), como lJs esfinges hispano-fenicias de ];¡ rap,¡ ,'iglü O. incluso, a fines e1el siglo \11 a.c. (LÓpez. Castro,
de tbymialerion de Cástula Cl3lázquez, 197'5, tim. 2003), lo que confirma su interés como uno de los
97A) o de la pLlquita de terracota de l\)i7.'1 (id., l:ím. muy escasos y más antiguos testimonios de plástica
5'5A), ya quC:' la de VilLlricos procede sin lugar a fenicia en la Península Ibérica y como precedente
dudas de la tradición ele esfinges neohititas (Orth­ inmediato de 1<1.5 esfinges ibéricas que, a partir de fines
lllann, 1971, p. 342 s.), que acabó influenciando a elel siglo vr, "doptan paulatinamente formas jonias
la esfinge fenicia de form,ls m{lS egiptil.antes (Chap<l, 19RO)
(Dessenne, 1957. p. 194s, Orthmann, 1971, p. 346 :-'·Iás complejo es penerrar en su significado. las
s.). Las esfinges neohititas ofrecen formas más pe­ esfinges del área siria de estilo neohitit<l normalmente
sadas y rechonchas que las fenici;ls y c1:ísicas. L,[ se asocian a arquitectura palaci,¡l (Akurgal, 1969, p.
de Villa ricos, que se adorna con múlriples rizos 65 y 85; Orrbmann, 1971, p. 339 s,), lo que supone
verticales rara]elos, se debe comparar ,¡ los que una función regia y apotropaica. Una función se­
aclorn,ll1 algunas esfinges de Zinzirli (Onhmann, mejante debieron rener las esfinges que flanquean
1971, láDl. 64b) y S,lkc;lgÓZÜ (id., Um. ')lb), en la los tronos de divinidades y de los reyes fenicios,
zon;¡ ce n t.ra I del l\Iortt' de Siri,1, Estas obras .s~' fe­ desde el s<ircófago de Ahjram (Barden, 1962, lám.
chan a fines del siglo VIII a.e (id. r 14R), pues 15 y 41) hasrél la "Dama de Galera" (Blázqucz, 1975,
su peinado representa una moda <lramea del últi­ p. 187 s., lám. 75), sin olvidar los textos 31usivos
mo tercio de ese siglo (Akurgal 1968, limo 2 y 3, de la Biblia a estos seres alados (Ex. 24,18-22: 1
fig IR; id., 1969, p. 48 Y 52, 1:\01. 15a-h y 30, fig, Sam, 4.4; 1 Re. 6,23 s,; Is. 6,2; etc.).
11), que se gener;¡lizó por el ~011e de Siria (id .. Iám. Sin embargo, el seguro contexto funerario del
43, fig. 111), Adelll<Ís, las alas de la esfinge de ejemplar de Víllaricos. bien arestiguado posreriormen­
Villaricos son una cLlra estilización de las que ofre­ te en la Península Ibérica (Chapa, 1980: 939 S.;
cen [as esfinges sirio-fenicias del rrono de b Diosa Alm<lgro-Gorbea, 1980), debe proceder de represen­
de Galera 03l:1zquez, 1975, p. 187 s., bm. 75), obra taciones de este animal en el arte fenicio funerario,
fechahle ,lmes del 700 a.c., ya que un;¡ y otras como en la estela de Arados (Harden, 1967. fig. 57),
muesrran b misrn;¡ estructura de alas casi renas, que clonde a la función apotropaica originaria de la
salen detrás de las paras, y que quedan cubiertas esfinge se h<l añadido la funeraria y, quizás tam­
con plumas ahit'l'Ws en ;¡hanico que arrancan de hién, la psicopornpa, como evidencia la esfinge del
un reborde superior, lo que las diferencia de los Parque de Elche (Chapa, 1980a, p. 329; Ramos y
ejemplares fenicios y griegos y las ;¡proxirna a al­ Ramos, 1990, lám. 12; Olmos (ed.), 1992, p. 148),
gunas representaciones de la toreútica oricnta\izante probablemente siguiendo modelos tom;lc!OS del
hispana, como el bocaelo denominado "Bronce mundo egipcio, de donde es originaria esta figura
Carriazo" eBlázquez, 1975, lá11l. 27; .Iiménez Avila, mitológica (Dessenne, 19'57; Demisch, 1977; Chapa,
2002, p. 411, n." 125, lám. 'i5), claramente inspira­ 1980, p. 927 s.) Esra función mítica es )3 que pa­
das en figuréIS de estilo arameo elé'! áre;l sirio-feni­ rece haber prevalecido en la cultura ibérica, aun­
cia, como algun;l de K;wltepe (011hmann, 1971, lám. que seguramente subyaciendo su significado origi­
15d). En consecuencia, la esfinge de Villaricos si­ nario ele anim,lI asociado a la divinidad y a la
gue Ull modelo originario del área sirio-fenicia sep­ proteCción de la reaJeLa.
tentrional, por lo que aporu uno de lo~ documen­
tos más explícitos conocidos en la ;lctu;¡!idad para 288, Estela púnica de Vil1aricos
comprender la riqL.Jeza y heterogeneiebd cultural ele N" inlJ,: 1909/117.
b Awiné qlle fornlal'Ía el mundo hispano-fenicio, Dimerl"l:one~~ Altura: 95 cm: anChll!~l: 27 cm; grosor: 21 cm,
probablemenre tan compleja o incluso m:ís que la Procedencia: Necrópolis de Baria (Villaricos, Almería),
koiné helena de la 1Vl;¡gm Grecia. f.ugar de conservación: Depósiro de la Real Academia
Por otra parte, esta esculrum de Villaricos. al ser cle la Historia en el ,vluseo Arqueológicu \racional.
exent:\ y proceder ele una necrópolis, debe interpretarse Descripción: Estela de piedra arenisca calcárea tercia­
como el remate de un monumento funerario, posi­ ria. Su cuerpo es un paralepípedo de sección cua­
blemente un pilar-estela fenido como el representa­ drangular acabado en su p:lrtC superior en un re­
do en la e:;tel;¡ de Arados (Barden, 1967, fig. /il), En mate en forma piramiclal. F.n una de sus caras
consecuencia, esta escul!ura e1ebe considerarse el más verticales ofrece 4. líneas de texto, con 17 signos
directo precedente conOCido de Jos piJan.:s-esteia ibéricos fenicios gr<lb,lclos de buena calidad.

154
PREHISTORIA

Cronología: A juzgar por sus caracceristicas ("pigráficas, Por su lipologí:l y ;,;u inscripción consLiruye uno
se fecha hacia el siglo IV a,C., aunque Solá Solé de los monumentos funerarios más representativos
(955) y otros 3ULQres como GU7.ZO Amaelasi (,1967) ele la cultura pünic<l en la Península Ibérica. Está
indican que también pudiera fecharse a finaks e1el I;lbrad ü en una molasa arenisca calcárea, piedra muy
siglo V a.e. (véase Bibliogra}la), fecha más acorde urilizada por los escultores y arquirectos fenicios,
con las caracteríscicas tipológicas e1el soporte. púnicos y griegos <l1'C,licos por todo el 'VleJiterrá­
Trascripción (según F. Fita): neo, dada su facilidad de labra. que se solía com­
pletar con el estucado y pinTura de hl superficie.
Este lipo de monumento se ubicaba en él exte­
'Vo 11 rior del pozo funerario O de la rumba, con función
ele msht CBenichou-Safar, 1982, p. 72, 204-205), para
1~ ri!" conmemorar el recuerdo del difunto y marcar el
1"~'i /.09 lug~lr de su sepu hur;], Esre ripo de sopone es en
muchos casos denominado cipo. ma.s que estela, en
Lectura. qbr ! gr's i trt bn i b'lpls las publicaciones especializadas (Banoloni, 19B6, p.
Interpretación: Tumba ele i ger'a~/ torel (Gar-Astharoth) "15) Y suele conscituir el tipo m3s antiguo documen­
hijo eJe ;' ha -alpilles (Eaal Pales) tado de estas piezas (~\'1oscati y Cherri, 1985, p. 26),
BiblíograjEa: Berger, 1904; Delattre, 1904; Fica, 1905, p. en su mayoría fechado en los siglos VJT-\' a.c., lo
427 S.; Sirer, 1907, p. 471, 1. XX; Lidzbarski, 1907, que ¡lpunta hacia la fecha más alta ele las acrual­
n.O 65; Id., 1908, p. 186; RES n, n." 600; Slouschz, menee propuestas para su inscripción basándose en
1942, n." 136; Astl1Jc, 1951, lám. 51; Sol:.í Solé, 195\ sus características pa Ieográficas. De hecho, el para­
p. 44 S., n." 3; GuZla Arnadasi, 1967, n." 3; fuences lelo forma] ll1~lS pareciclo :1 es!.a inscripción proce­
Estañol, 19R6, p. 9, n." 02.01; Almagro-Gorbea,I999, ele de Sukis y se h:¡ fechado en el siglo \-1 a.e.
p. 83, f. 66; id., 2001a; id, 2003, p. 87, n.O 2. (Guno All1adasi 1967: p. 97-99, I{¡m. 33), aunque
Comentario: Esta famosa esrela fue donada a la Heal se trata de una il'1scri[Kióll conmeJnorariva que no
Academia ele la Hisroria por Luis Siret en 1905, tien(" ClráCll'J' funer;\rio.
según consta en una carta suya conservada (RAH, Aunque los paralelos de este tipo de monumen­
9-7944-69), fechada el 19 de marzo de 1905, hahien­ lO funerario son bien conocidos en el munclo púni­
do sido publicada la encrega por F. fit;¡ 0905, p. co, en muchos casos proceclen de topbets, elesde
428). Posteriormente, en 1907, P,lSÓ en depósito al Cartago (FerrOJ1. 1975: Cintas. 1976, l;írn. LXXII) a
Museo Arqueológico )lacional en un conjunto de Cerdeña (lvloscati y Uherti. "1985, [avs. 1-\'; Bartoloni,
113 objetos, según indica la documencación Ix:ni­ 19H6, tim. I-m, por lo que puede imerpretarse como
nente (GA 1909/1/1/7; cf Almagro-Garbea y Alvarez, uno de los m;ís evidentes testimonios elel inl1ujo púnico
1998, p. 92, f. 36), donde actualmente se conserv:!. en la Península Ibérica a partir del siglo V a.e.

BALEARES
Ibiza?
(Antigua Ebusus)
joyas
289. Pendiente amorcillado de oro
N,n In v: 1225112.
Dimensiones: Longitud: 1.7 cm; anchura: 'j A cm: gro­
sor: 0.1 cm. Peso: 1.5 g.
Análisis metalográfi'co (PA 10887): Au: 94.1 %: Ag: 4.30
%; Cu: 1.50 %; Sn: 0.023 %; Pb: -: Zn: -; Fe: -; ~i: -;
As: -; Sb: nel; Bi: -.
Descripción: Pcnelienre de oro abierto, ele forma
amorcillada y 3puntada en ambos exrremos. Los
extremos del vást;,¡go esrán muy afilados y apare­
cen en a'Hos sendos arrollamientos en espiral eje­
cutados con un finísimo hilo de oro cubrienelo los
vástagos del cierre de la arracada. Probablemente
es[<í relleno de mro mer:ll.
Cronolof!,ía: Siglos \' - IV a. e.
Bibliografía: Manínez Perell<5, 2001a, n." 42.
Comentario: Esa pieza y la~ recogidas a continuación
como procedentes ele Ibiza carecían ele referencias:
sin embargo, const..ituyen un conjunto relativamente

155
REAL ACADEML~ DE LA H1STORL-\

uniforme y cardeterístico de las antigüedades de di­ muy' amplia. Encontramos paralelos en Jugares como
cha isla, lo que apunta a dicha atribución, aunque, Kerkuan (Túnez), con llna cronologí;l entre Jos si­
dacia su falta de documentación, rampoco G1be ex­ glos V y IV a. c., y en l1\arros (Cerdeña), en un
cluir que alguna ele l;lS piezas proceda d.e Cereleña contexto funer<lrio (Illmb;ls 1, 7, 10, 12, 13, 18 Y 21)
o ele la misma Canago. Estas circunstancias explican fechable en los siglos v-m a.e. En la P~nínsllla
la dificultad de su datación, ya que ésta depende del Ibérica se hallan ejemplares muy similares con
contexto que ofrece el ajuar ele la tumba del que dataciones parecidas en C{¡di/:, Villaricos (M."].
formarían pane, por lo que su desconocimiento no Almagro-Garbea, 1986, láms. XXlI:94.1O'5, XXIV: 106,
permite una kcha precisa. Es probable que esta joya XXIX:10S) e Ibiza UIJidem. híms. LXIV-LXV). Al
se sitúe entre finales del siglo V y principios del si­ desconocer el contexto arqueológico y la proceden­
glo IV a.e. La forma apuntaela es una vari;mte del cia de esta pieza no es posible ofrecer una datación
típico pendiente amorcillado muy abundanre en la más precisa de la misma, 3unque existen numero­
Península Ibérica, pues se conocen paralelos en Ibi­ SOs paralelos en el mundo púnico hispano (M.'.J.
za, Castellones de Ceal (Hinojares, Jaén), Llano ele la Alm;¡gro-Gorhea. 1986, [{un:; XXJJ,94,105, XXJv'106,
Consolación (La Torrecica, ~v10ntealegre, Albacete) y XXJX,108, XXXI,135-135. LXIV-LXV; j\'icolioi, 1990. p.
en La Guardia, Jaén (lvIartínez Perelló en Almagro 274, lám. 33, c-e) y cxrrapeninsular (Barnett y
Garbea (ed.) 2001, p. 224). Otros paralelos figuran en I"'1endleson, 1987, lám. 74,1/22, 1123; lám. 87,7/19 y
Becatti (1955), M." ]. Almagro-Gorbea (1986, n.O 34 y 7/20; lám. 93,10/14 y 10/15; pI. 97,12/10 Y 12/11;
194) Y Nicolini (1990, p. 261, lám. 203,a; p. 274, látl1. 1ám. 99,13/9; lám. 109, 18/12. IB/l3: hím. 115, 21./
33,b; 287-288, Jám. 40,c y el). Respecto al oro utiliza­ 11, 21/12; :vlarshall, 1911, p. 154, 15m. XXTll, 1'514:
do, puede compararse con otros similares del mun­ :Vfanínez Perdió, 2001a. n." 41).
do colonial fenicio (Momero y Rovir<l. 1991, p. ]6 s.;
Pingel, 1992, p. 125 s.) 29 L Pendiente de oro

290. Pendiente amorcillado de oro

/'1: 0 IJ1l..~ 517.

Dimensiones: Longitud: 22 cm; ;mdlur;l: 2 cm: grosor:

N.o Inv: 122.3/13. 0.2 cm. Peso: 3.,10 g.


Dimensiones: Longitud: 1.5 cm; anchura: 1.4 cm; gro­ Análisis metalográJico (PA 10800): Au: 57.0 (Vi" Ag: 38.6
sor: 0.1 cm. Peso: 3,30 g. %: CU: 4.40 %; So: 0.049 ')lo; Pb: -; Zn: -; Fe: -; Ni: -;
Análisis metalográJieo (PA 10799): Au: 92.6 %; Ag: 4.82 As: -: Sb: ncL Bi: -.
%; Cu: 2.50 %; Sn: 0.028 %; Pb: -; Zn: -; Fe: -; Ni: -; Descripción: I'endient~ de oro macizo de forma y sec­
As: -; Sb: 0.014 %; Bi: -. cicín circular. Ofrece semisoldados cuatro cordones
Descripción: Pendieme ele oro abierto, compuesto por o alamhres de oro rerorcidos unidos por medio de
un vástago de sección circular, amorcillado en el soldaduras. aunque tres de ellos están fracturados.
centro y con los extremos más finos. El pendienle Cronología: Siglo ]V ;1.e.
está terminado en pumas aguzadas para insenar la Bihliografía: García y López, 1903, p. 77 S., n." 517.
joya en el pal:feJlón auditivo mientras que los late­ Comentario: Sobre la procedencia y el tipo de oro de
rales están cubiertos y sujetos por un finísimo hijo esta pieza, vé:Jse el n." 289 del Catálogo, aunque
de oro arrollado en espiral sobre la pieza. de¡;taca su ll1uy alta proporción de plata, Glsi un
BibliograJía: Martínez PerdIó, 2001a, n. e 43.
40 %. Esra joya está rota e incompleta, lo que difi­
Cronología. Siglos v-m a. C.
culta w clasificación. Perece tratarse de un pendien­
Comentan:o: Sobre la procedencia y el tipo de oro de
te decorado con un hilo torcido y soldado, siguien­
esta pieza, véase el n." 289 del Catálogo. Esta joya do un;l tradición orienralizante (:'<'icolini, 1990) bien
corresponde a una tipología muy común en todo documentada en Cádi7.. a partir del siglo V a.e. (id..
el Mediterráneo. tanto Odemal (Gjestad, 1948, fig. lám. 47e, 50, 79-82, ere.) Esta técnica P;ISÓ igual­
34, n.O 5-23) como Occidental, con una cronología mente a la orfebrerí;l post-orienlalizante cle! área

156
PREHISTORIA

céltica, por ejemplo en Serradilla, Cáeeres (id., lám. fechas ejemplares de alma ele bronce (id., n.O 2, lám.
75 y 109) Y en todo el Occidente Ud., lám. 61, 62,c­ 25,b-c), pero esta fonml más estilizada parece poste­
el), llegando a la orfebrería gallega, como eviden­ rior, pues aparece en yacimiemos como Cádiz,
cian algunos torques que ofrecen es¡;¡ técnica de­ Villaricos, Ibiza, Évora, o El Cigarraleja en comextos
corativa con una estllJetura muy semejanre (Tm-ques, que cabe fechar haci3 los siglos V-IV a.c. (id., p, 259
2000, p. 167, n." 5; García Vuelta, 2000, p. 73, fig. s., lám, 24 a 27; M" J. Almagro Gorbea, 1986, lám.
3). También esta técnica se documenta en la orfe­ IV, XXVIIT, XXJo.-.1U,75, LV III,173, LXVm, LXX, LXXI).
brería ibérica, tal como ;](estiguan las joyas ele La
Bobadilla, Jaén (iel., lám. 92), El Cig,.¡n,tlejo (id., lám. 293. Pequeño pendiente de oro
71,a-c, 74,a-c, 190) y La Albuferet;l (id., L:írn. 71,d­
O, Toelos los paralelos citados result:m próximos a
esta pieza, que podría considerarse un,l joya célti­
ca O ibérica. Sin embargo, los hilos enrollados en
tomo al anillo que fonml el soporre de la pieza es
una técnica muy característica de los t,Jlleres de
Cádiz, por lo que poelda considerarse como un
producto ele la orfebrería gaditana o, en todo caso,
inspirado en ella, fech3blc a partir de los siglos V­
IV a.e.

292. Pendiente chapado de oro N° lnv: 1900/3.


Dimensiones: Diámetro máximo: 1.85 cm; grosor máxi­
mo: 1.4 cm. Peso: 0.39 g.
Análisis metalográfico (PA 11116): AL!: S8.2 %: Ag: 8.19
%; Cu: :3.65 %; Sn: ncl: Ph: -; Zn: -; Fe: -: Ni: -; As:
-; Sb: nd; Bi: -.
Descripción: Pequeño pendiente de oro en forma de
alambre muy ligeramente engrosado en el centro y
cerrado por un cloble nudo enlazado en cada uno
ele sus dos extremos.
Cronología: Siglos IV-IlT a.C.
Bibliografía: Inédito.
Comentario: Sobre la procedencia y el [ipo ele oro de
esta pieza, véase el n. 289 del LCilálogo. Este ejem­
Q

plar de nazm o pendiente carece ele toda noticia


sobre su procedencia y circunstancias de ingreso.
Estilíslicamenre, se puede relacionar con algunos
N.O lnv: 1223/14. ejemrlares que ofrecen un sistema ele cierre similar
Dimensiones: Longituel: 2.6 cm; anchura: 3.7 cm: gro­ reducido a UD solo nuelo, pues lo habitu'li es que
sor: 0.4 cm. Peso: 6.5 g. no ofrezcan ninguno o, en tocio caso, que éste sea
Análisis metalográfico: doble, uno en cada extremo del alambre. Piezas
FU~TU (PA 10798A): Au: 83.0 %; Ag: 9.12 %; Cu: 7.S0 semejantes, inspiradas en la orfebrería clásica, se
%; Sn: 0.087 %; Pb: -: In: -; Fe: -; Ni: -; As: -; Sb: conocen en Villaricos (M.' J Almagro Gorbea, 1986,
tr: Bi: ­ ¡{lln. XXI, n." 91-92 y XXIX, n." 1 lO; Nicolini, 1990,
Núcleo (PA 10798B): Au: -; Ag: 0.0'56 %; eu: 96.6 %; p. 278, lám. 36.a y e) e Ibiza CM." J. Almagro
Sn: 1.90 %; Pb: 1.22 %; Zn: nd; Fe: 0.20 O;fl; l\"i: nd: Gorbea, 1986, lám. LXXTT, n." 218-219), así como en
As: nd; Sb: 0.024 %: Ri: nd Tharros (Barnett y \1endleson, 1987, p. 82, lám. 39
Descripción: Pendiente ele ~ección circuJar con rema­ y 44, n.') 23/7; Quattrocchi Pisano, 1974, lám. \-1,
[es abiertos y aguzados en sus exlremos. Es[;¡ for­ n." 90-91), lo que permite d,Har esta pieza en el siglo
nudo por un alma de hronce recubierta de una fina IV o nr <l.e.
lámina de oro, por lo que, al someterse a procesos
de oxidación, la cubierta de oro de la pieza apare­ 294, Pendiente o nazm de plata
ce fracturada en varios pumos.
Cronología: Siglo V-IV a.e.

Bibliografía: Inétiito.

Comenta1'io: Sobre la procedencia y el ripo ele oro de

esta pieza, véase el n." 289 del Calálogo. Este tipo


de joya es caracteríslico ele b orfebrería púnica cle
la Península Ibérica, siendo la forma más simple del
nazm o pendienle característico del mundo púnico.
Las formas ;¡morcilladas se documentan desde la
primera mitad del siglo \'11 a.e. en Trayamar (Nico­
Uni 1990, n." 1. l;:jm. 24,a-h), existiendo elesde esas

157
REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

N° 1m:. 1223/9. docum<:ntado en la Hispani;¡ Célticl (Schi.ile, 1969,


Dimensiones: Longitud: 1.1 cm; anchura: 1.1 cm; gro­ p. 159 s.. m,lpa 17), donde pau[atinamenre .se fue­
sor: 0.3 un. Peso: 1 g. ron aparrando de los prototipos simples elel Bron­
Análisis melulográJico (?A J0467): Ag: 94.4 %; Au' nc!; ce Final al evolucionar hacia formas cada vez más
Cu: 5.00 %; Sn: nc!; Pb: 0.57 %; Zn: nd; Fe: nel; )\-i: gruesas y barrocas (id., lám. ]56, n." 2; 171, n." 2 a
nd; As: nd; Sb: nd; Bi: nd 4; Sanz Mínguc:z. 1997. n.O 836-837 y 4H2-483, p. 407
Descripción: Pendiente de plata macizo con 1,1 zona s.), que perduraron junto a lo,; tipos más simples
mesial ligeramente engrosada y los extremos adelga­ hasta los últimos siglos antes de la Era.
zados. aunque uno de ellos está fragmemado.
Cronología: SigJos VII-IV a.e.
295. Pendiente o na;:,m de plata
BibliograJía: Inédito.

Comenturio: Sobre la procedencia de esta pieza. véase

el n." 289 del Catálogo. Este aclamo de plata pare­


ce formar pareja con la pieza siguiente (véase el
n." 295 del Catálogo), pudiéndose considerar un
nazm o pendiente característico del mundo pemico
(Vives, 1917, p. 43 $.; N!.' J. Alm;jgro Garbea 1986.
p. 163 $., lám. LXIII s. y especialnlentre XXXIII,75;
Nicolini, 1990, p. 257 $., l:len. 24 S.; Perea 1991, tipo
813). La mayor parte de los ejemplares conocielos
suelen ser de oro o ele bronce chapado de oro
(véase Catálogo n." 289 a 292). pero también exis­ N° 1nv: 1223/B.
ten ejemplares de plaw, como éste y el siguiente, Dimensiones: Longitud: 1.3 cm; anchura: 1.1 cm; gro­
actualmente relativamenre r'J.rOS, pero que debieron sor: 0.3 cm. Peso: 1 g,
ser bastanre más frecuentes en la Antigüedad. Análisis metalográJico (PA 71033): Ag: 97.4 %; Au: tr;
Este tipo de joya es de origen oriental y ,;e CU: 1.90 %; Sn: -; Pb: 0.72 %; Zn: -: Fe: -; Ni: -; As:
documenta en la Península Ibérica ya desde el -; Sb: -; Ei: nd.
Bronce Final, aunque se generalizó a partir e1el si­ Descnpción: Pendiente o nazm de plata con su zona
glo VI al IV a.e. por todo el ámbito púnico y el mesial engrosada y los extremos adelga:wclos.
ibérico meridional. La estructura maciza y la forma Bihliografía, Cronología y Comentorio: Véase Id pieza
alargada de estas piezas podría relacionarse con anterior.
algunos raros ejemplares conocidos de] Bronce Fi­
nal, como el hallado