Está en la página 1de 42
) EL DEPORTE TERAPEUTICO CHINO BASADO EN LA LUCHA DE LOS CINCO ANIMALES Versién espatiola: CHAO CHANG CHENG Colsceién: YIN-VANG = TAO PROLOGO La sabia naturaleza nos brinda constantemente oportunida- dea a imagenes de facil imitacién, y a través de las cuales el Individuo puede, razonando, logtar los mismos efectos tere Péuticos que facilmente son observables en animales infe- rlores. Ningin campeén del ciclismo, del pedestrismo, boxeo o cualquier otro deporte regido por el misculo puede pre- tender alcanzar la misma o mejor marea que la obtenida en anteriores ocasiones cuando no ha ebservado previamente una ragular conducta de vida, a base de una comida natural, exen- ta de componentes destructores de su propia naturaleza, de una practica ordenada del deporte de cue se trate y, en fin, de una armoniosa conducta equilibradora del conjunto. Sim- plemente un exceso alimentario, etilico o una ejercitacién des- ordenada o fatigosa, cometidas el dia anterior a la prueba, pueden ser suficientes para una descalificacién de ésta. En el terreno mental sucede lo mismo. El individuo no rea- liza gimnasia alguna con su mente. No conserva ésta en per: manente vigilia y la atrofia, lenta y constante, se produce. Al no realizar ejercitacién, en el mejor de Ios casos, la recupera- cién y engrandecimiento camina con lentitud. El ser humano oxplota solamente en ef momento presente un 12 por 100 de su capacidad mental. Se nota, no obstante, un ploceso en el desarrollo de [a colectividad, desarrollo in- ducido indudablemente por Ios nuevos métodos de informa- clén: la prensa, la radio y de una manera especial la televi- 3 . w os sién. Este milagro del despertar tele tines rag vez las nuevas generaciones ti ung mayor agili tal, porque aparte de que esa in@tcién Se trans: mente, en los nuevos seres las vivencias intoloctuales se ducen como un temprano despertar desde la infancia. . Los chinos, ese sabio y milenario pueblo que proporciond ala humanidad desde Jos milenios tantos y tantos inventos (la pélvora, el vestido, fa rueda, la imprenta, la Acupuntura, etcétera), ya conocia las posibilidades del despertar de la mente a través de la concentracién mental y del fortaleci- miento fisico y psiquico a través de la gimnasia y el deporte. Ambas son formuleciones de evidente y aprovechable medi- cina preventiva de la salud. Su observacién los llevé a contemplar el] movimiento que realizaban algunos animales en su lucha y los resultados te- rapéuticos que de ellos podien deducir. Y los plasmaron en una obra interesante, escrita en diagramas, cuya traduccién 6 interpretacion nos presenta hoy el profesor Chao Chang-Cheng y que ofrecemos a nuestros lectores con sumo placer des- pués de su meditado estudio, con la seguridad y la seriedad que el tema requiere para ofrecer un logre positive en esa lucha contra el dolor y en defensa de [a medicina preventiva, por la que estamos constantemente abogando. La obra se completa con graficos originales, a través de los cuales pueden seguirse perfectamente los movimientos de la lucha de estos animales y conseguir asi los mismos efec- tos terapéuticos. Las artes marciales, cuyo origen es igualmente chino, no son més que un aprovechamiento de estas energias, en las que unas aprovechan lo fisico, otras lo psfquico o espiritual y otras amhas con notable éxito, como el Tai-Chi-Chuan, el Yoga, etc. FERMIN CABAL EL DEPORTE TERAPEUTICO CHINO BASADO EN LA LUCHA DE LOS CINCO ANIMALES [escrito por JUA-TO) El] cuerpo humano necesita trabajar, pero no hasta su mé- xlma resistencia. Cuando el cuerpo esté en movimiento, el allmento se digiere bien y la sangre circula a través de las arterlas en todos los sentidos, de modo que ninguna enfer- medad puede afectarlo. De ahi que los «inmortales» de tiem- pos pasados, mientras ejecutaban sus procesos de inhalacién, pesaban sus dias durmiendo como osos, pero a la vez movian y masajeeban sus articulaciones y sus piernas, poniendo en Juego sus articulaciones para evitar el depdsito de moho que ocasiona la vejez. Yo poseo un arte, al cual llamo «el deporte de los cinco animales». A saber: el tigre, el ciervo, el oso, el mono y el péJaro: mediante el cual las enfermedadee pueden eer cura das. Este deporte es excelente para los movimientos de los mismbros inferiores, Cada vez que os sintdis enfermos, mo- veos é imitad los movimientos de algunos de estos animales. Asi os sentiréis blen y experimentaréis gran apetito. 4h PROCEDIMIENTOS FUNDAMENTALES DEL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES @ PERSEVERANCIA Y¥ PROGRESION Algunas personas enfermas practican este deporte duran- te algun tiempo y cesan en el adiestremiento apenas recobran la salud y al transcurrir un periodo de tiempo vuelven a pade- eer la enfermedad, Otras personas, anhelando obtener un éxito acelerado, ig- noran su resistencia fisica y debido a ello obtienen dafios en lugar de beneficios. Este ejemplo abunda por doquier y sirve de muestra. Se debe, pues, dedicar al adiestramiento progresivo y constante, adapténdolo al estado fisico de cada individuo. @) RELAJACION TOTAL Durante el ejercicio se deben relajar los musculos y los nervios. Para practicar el deporte de los cinco animales se requie- re cierta fuerza dentro de la relajacién, o sea, manojar Ja po- tencia con delicadeza. jNunca intente con fuerza rigida! @ MEDITACION EN EL HIPOGASTRIO Después de haberse relajado, se debe eliminar toda clase de pensamientos turbios y meditar en la zona hipogdstrica. 6 jemi cate sca ate a $e entiende aqui la meditacién por la contemplacién ligera en dicha zona. No hay que concentrarse demasiado, pues en caso contrario se provocard la tensién nerviosa y resultard per- judicial. Una vaga contemplacin en el hipegastrio ayuda, en cier- to modo, a producir la respiracién abdominal y a fortalecer los érganos internos. De esta manera puede vaciarse el térax y consolidar e] abdomen, profundizar al maximo la respiracién y renovar la circulacién sanguinea para que el centro de gra- vedad del cuerpo se dirija hacia abajo. Ello contribuiré a su- primir el sintoma de la pesadez de cabeza y le astenia de los pies que suele manifestarse en las personas ancianas o de edad media. Por otra parte, mediante la obtenctén de la firme- za de la parte inferior del cuerpo se podran agilizar los movi- mientos. (@) RESPIRACION ARMONIOSA Antes de comenzar se pueden practicar unas veces las res- plraciones hondas. En e! transcurso del ejercicio, las respira- clones han de ser espontdéneas y armoniosas, efectuadas por la nariz o también por la boca y nariz simulténeamente. No se debe jadear, sino inhalar lentamente y exhalar suavemente el aire para que ni_el mismo practicente pueda escuchar la resplracién. Es preferible realizar este deporte al aire libre. SI se practica en el interior deberd dejarse la ventana abierta para que circule el fresco. Una vez cumplidos estos requi- sitos, la respiracién abdominal se convertira en automatica y hard ampliar mas los movimientos verticales diafragmaticos. y los musculos abdominales se contraerdn con mayor fuerza, los cuales efectuaran una influencia benéfica sobre los érga- nos internos, ( ImiTacion FIEL Para llevar a este arte se recomianda imitar no sdlo la postura, sino también el temperamento de los cinco animales T con el objeto de poder movilizarse esponténea y agilmente. Muchas persones tenian vergienza al principio, pero mas ade- lante pudieron sobrellevar esa timidez cuando lograron el re- sultado Inesperado, Se ha comprobado, en el transcurso de millares de afios, que al realizar los ejercicios imitando a los animales puede, por una parte, curarse de Ja enfermedad y desatrollar la fuerza fisica, y por otra parte, ofrece mayor interés el adiestramlento. Por ejemplo, un dia se practica la lucha del tigre y otro dia la del clervo o ejercitarlas conjun- tamente si se desea, lo cual no es ningtin impedimento. En concreto, cuando se practique la lucha de] tigre debe ponerse mirada enérgica, imitar la ferocidad, bambolear la cabeza y la cola, abalanzarse y atacar, etc. Pera la fuerza debe ser diri- gida por la flexibilidad; asimismo, se debe encontrar la fuerza dentro de la flexibilidad. La lucha del tigre comprende movi- mientos potentes que contribuyen a la fortificacién fisica. Por tanto, la persona débil debe limitarse a ejercitar sdlo los mo- vimientos adecuados, Cuando se practique la lucha del ciervo, debe asimilar su tranquilidad y relajacién, extender su cuerpo, adelantar, alzar la cabeza, contraer el cuello, correr, mirar hacia atras y otras expresiones, etc. La lucha del ciervo ayuda a desarrollar los tendones y huesos. Cuando se practique la lucha del mono debe moverse de un modo semejante a! de los monos y expresar la manera de sal- tar, subir al 4rbol, agarrar la fruta, ete. La lucha del mono ayuda a deserrollar la agilidad. Cuando se practique la lucha del oso, debe imitarse su corpulencia, pesadez y expresar su modo de caminer. sacudir y oscilar, etc. Los oses aparentan ser torpes y caminan blan- demente, pero detrés de esta apariencia hay mucha agilidad, La lucha del oso fortalece las visceras, vacia los pulmones, consolida la parte inferior del cuerpo y suprime el problema de la pesadez de cabeza y debilidad de los pies, etc. Cuando se practica la lucha de la cigiefa debe imitarse su elevacién, esbeltez y serenidad, y expresar su manera de extender las alas, volar, aterrizar y pararse en forma unipeda, 8 S etcétera. La lucha de la cigtiefia fortalece la funcién respira- toria de los pulmones, regulariza la enargia y la sangre y des- obstruye los meridianos energéticos. @ REGIMEN HIGIENICO |. Recomendamos a quienes practiquen este deporte que leven una vida sana y disciplinsda, Por ejemplo, dejar de fumar, beber poco, etc. Il. Se debe practicar este deporte una hora después de las comidas para no molestar la digestién. Es aconsejable ponerse ropa ancha y cémoda. ill. Se puede complementar con otres tipos de ejercicios. Por ojemplo, la natacién, el baiio de agua fria, el bafio de sol, etc. La intensidad del adiestramiento depende de cada circunstancla e individuo. Sera suficiente con que haya transpirado ligeramente. Insistimos: j|Nunca sobrepasar ¢] limite de la resistencia! EL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES SISTEMA PRIMERO (preparado por Chou Yeng-Fong, del Instituto de Educacién Fisica de Sian). Este sistema comprende los movimientos sencillos y poco intensos, apto para principiantes y personas débiles. POSICION DEL 0SO POSIGION PREPARATORIA.—En posicién de firmes, sepa- rar los pies en sentido lateral y a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, dejar las manos caer naturalmen- te (fig. 1), respirar hondamente de 3 a 5 veces, luego practicar los siguientes movimientos: Fig. 2. 10 i. Flexionar la rodilla derecna, echar el hombro derecho hacia adelante y abajo hundiendo el brazo correspondiente; extender el hombro izquierdo hacia atrds y aluera y lovantar el antebrazo Izquierdo (fig. 2). 2. Flexionar la rodilla izquierde, echar el hombro izquier- do hacia adelante y abajo hundiendo el brazo izquierdo; exten- der el hombro derecho hacia atrdés y afuera y levantar el an- tebrazo derecho (fig. 3). Fig. 3. Fig. 4. Se repiten estos movimientos las veces que se qulera. Este ejercicio fortalece el brazo y e| estémago, ayuda a la digestion y lubrica las articulaciones. POSICION DEL TIGRE POSICION PREPARATORIA.—En posicién de firmes, pero sin ningtn esfuerzo, cerrar la boca con la lengua tocando | geramente el palatino superior, relajar todo el cuerpo, mante- herse en esta posicién durante un rato (fig. 4), luego practicar los siguientes movimientos: 1. Posicién lzquierda !. Doblar ‘entamente las dos piernas, apoyar el cuerpo sobre la pierna derecha, levanter el tal6n Izquierdo hasta el sat maléolo interno de] pie derecho y dejar que la planta apenas toque el suelo; al mismo tiempo cerrar las manos formando pufos y levantarlos hasta Ja cintura con la mirada dirigida hacia adelante e izquierda (fig. 5). Fig. §. Fig. 6. ll, Avanzar el pie izquiordo hacia adelante o izquierda a un paso de distancia, en seguida el ple derecho detras de éste a medio paso con los dedos hacia afuera, apoyar el cuerpo. sobre la pierna derecha, de modo que el! paso izquierdo que- de vacio; mientras tanto, se levantan Ins pufios por ambos. lados costales hasta la altura de la boca, dar vuelta a los pufios hacia adelante, corvirtiéndolos en palmas extendidas y empujar hacia adelante a la altura del térex; fijar la mirada en le punta del deda indice de la mano izquierda (fig. 6). 2, Posicién derecha 1, Avanzar medio paso el pie izquierdo, el pie derecho lo sigue con el talén levantado junto al maléolo interno iz- quierde y con la punta do la planta tocando al suelo ligera- mente; doblar las dos piernas, apoyar el cuerpo sobre la pierna izquierda; a la vez cerrar las dos manos en punos y retirarlos hasta la cintura con las eminencias de las palmas dirigidas hacia arriba; mirar adelante hacia la derecha [fi- gura 7). 12 ll. Avanzar el pie derecho oblicuamente un paso hacia adelante y a la derecha, lo sigue el pie izquierdo a medio paso, apoyar el cuerpo sobre éste, quedando vacio el lugar del pie derecho; mientras tanto, se Jevantan los pufios hasta la altura de la boca, dar vuelta a los puiios, convirtiéndolos ‘en palmas extendidas, empujandolas hacia adelante al mis- mo nivel del pecho con la mirada fija en la punta del dedo indice de la mano derecha (fig. 8). Fig. 8. 3. Posicién izquierda 1. Avanzer medio paso el pie derecho, lo sigue el pie Izquierdo con el talén levantado contra el maléolo interno derecho y con la punta de Ja planta izquierda tocando ligera- mente el suelo; doblar ambas piernas, apoyar el cuerpo so- bre la pierna derecha, al mismo tiempo retirar y cerrar las dos manos, formando pufios, a la cintura con [as eminencias palmares hacla arriba, mirar adelante y hacia la izquierda (figura 5). Il. Lo mismo que el movimiento de II de la posicién iz- quierda antedicha (fig. 6). Abalanzarse asi sucesivamente las veces que se quiera. 13 Los movimientos deben ser concordados y répidos, hacién- dose feroz y seguro de si. De este modo se obtendra esen- cialmente la postura de un tigre, POSICION DEL MONO POSICION PREPARATORIA [igual que la del tigre): i. Flexionar lentamente las dos piernas, avanzar ligera- mente e! pie izquierdo, al mismo tiempo levantar la mano izquierda hasta la altura de la boca, cerrar la mano en pufio y extender el brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que la mufieca caiga naturalmente (fig. 9}. Fig. 8. Fig. 10 2. Avanzar ligeramente el pie derecho, avanzar también un poquite ol ple [Izquierdo con el talén levantado y la punta de Ja planta apenas tocando el suelo, mientras tanto levantar la mano derecha hasta la altura de la boca, cerrar la mano en puiio y extender el brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que la mufieca caiga naturalmente; al mismo instante se retira la mano izquierda hasta el lado costal izquierdo (figura 10). 3. Retirar el pie izquierdo apenas hacia atras, asentar e) cuerpo sobre este ple, retirar un poco tamblén el pte derecho 14 con el talén levantado; mientras tanto, levantar la mano [z- qulerda hasta la altura de la boca, cerrar la mano en pufio y extender el brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que la mufizca caiga naturalmente. Al mismo instante se retira la mano derecha hasta e| mismo lado costal (fig. 11) Fig. if. Fig. 12. 4. Avanzar ligeramente e! pie derecho, levantar la mano darecha hasta la altura de la boca, cerrar la mano en pufio y extender el brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que la mufioca caiga naturalmente (fig. 12). & Avanzar ligeramente el pie izquierdo, avanzar un poco fl ple derecho con el talén levantado y la punta de la planta apenas tocando el suelo; mientras tanto, levantar la mano Jequierda hasta Ja altura de la boca, cerrar la mano en pufio ‘@xtonder e! brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que h frufieca caiga naturalmente, al mismo tiempo se retira la Mano dorocha hasta ol mismo lado costal (fig. 13). 6 Retirar el pie derecho, apenas hacia atrds, asentar el er20 sobre este pie, retirar un poco también el pie izquier- oon ol talén levantado; mientras tanto, levantar la mano ratha hasta la altura de la boca, cerrar la mano en pufo y tender ol brazo hacia adelante, abrir la mano y dejar que la mufeca caiga naturalmente: al mismo tiempo se retira la fano Izquierda hasta el mismo lado costal (es como la figu- fra 11 Invertida). 15 POSICION DEL CIERVO 4. Flexionar la piema derecha, avanzar la pierna lzquier- da apenas doblada con el talén levantado, la punta de la plan- ta ligeramente tocando el suelo, asentar el cuerpo hacia atrds, es decir, apoyar el peso del cuerpo sobre la pierna derecha. 9. Extender el brazo izquierdo hacta adelante con el codo aponas doblado, levantar la mano derecha con la palma fren- te a la parte interior del code izquierdo. 3, Girar los dos brazos simultaneamente en sentidu con trario de las maniilas del reloj. La clave de este giro consiste en reallzarlo no por los hombros, sino por la rotacion de la cadera. De manera que los brazos tracen un circulo mayor Fig, 14. Fig. 13. que el de la cadera. Su funcién principal es habilitar la ca- dera y la cintura, fortalecer los rifiones, estimular la circula- cién sanguinea de la pelvis y aumentar Ja fuerza de los miem: bros inferlores (fig. 14). 4. Después de girar varias veces, avanzar la pierna de- recha ligeramente flexionada, apoyar el cuerpo sobre la pier na izquierda, extender e! brazo derecho hacia adelante, re troceder la mano izquierda hasta la frente de la parte interlor 16 » Gal e6¢o dorecho girar las dos br i Aillaa da! roto) vatlas veces. eo ee ie 88 altornan ostas dos posturas las veces que se quiera. POSICION DE LA CIGUENA seat ee PREPARATORIA.—En posicién de firmes, dejar ea repre oes Brae hacia adelente, relajar por un rato be slgulentes movimientos: PeMege: Proceden a efech any q 1, Avanzar un paso el pie izqui 3 i pie izquierdo hacia adelante, je carpalip lo sigue @ medio paso con el talén leer meee eee y ortenelar los dos brazos en sen as palmas hacia arriba; A fe Inapira profundamente (fig. 15). arriba; simulténeamente Fig. 15. Fig. 47. 8, Juntar el pie derecho ci on el otro, a loo brazos hasta que formen una «X» y al a ae Qapira profundamente (fig. 16). pose 4, Avanzar un paso el FE ple derecho hacia adelant: ‘§u8 medio paso el pie Izquierdo con el talén javenitade, fast 17 tar y extender los brazos en sentido lateral; simulténeamen- te se respira profundamente (fig. 17). . 4. duntar el pie izquierdo con el otro, agacherse, bajan- do los brazos hasta que formen une «X» y al mismo tiempo se esplra profundamente (fig. 16). “ Este ejercicio puede fortalecer la funcién pulmonar y cardiaca, también favorece a los rifiones. Mucha gente que practica este cjercicio se ha curado de su lumbago erénico. EL TEXTO DE ESTE LIBRO HA SIDO REVISADO POR: «1AM > Instituto de Acupuntura Médica , 12 + Tels. 448 4557 - 448.47 11 - Madrid Palza de Alonso Marth G./ Bolarque (Colonia Camerines) - Tol. 207 01 82 - Aravaca (Madrid) Rambla de Catalufa, 29, 3° Tele. 102 7569 - 3186922 - Barcel Acupuntores Médicos y Terapeutas Diplomados Espafioles, Argentinos y Chinos a En la divulgacién e investigacién de la Acupuntura en Espanta colaboran estrechamente la «EDITORAL CABAL* y el «IAM- Instituto de Acupuntura Médicas, que, ademés, le ofrecen: Ensefianza de ACUPUNTURA Y DIGITOPUNTURA A tres niveles: A) Cursos especiales para Médicos. B) Cursos especiales para A.T. S., Monitores Deportistas y profesio- nales. C) Cursillos de wulgarizacién para publico en general. 18 EL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES SISTEMA SEGUNDO (preparado por Li Chun-Yang, del Hospital 223 del Ejército Popular de Liberacién de China de la provincla CHILIN), Esto sistema consta da 20 posiciones divididas on cuatro forles, combinando la dinémica con la estatica y resulta algo mde dificil que el sistema primero, Este sistema ha sido difundido en las ciudades de SHEN YANG y CHILIN desde hace unos afos e incluso se han adies- trado en él los médicos descalzos del Institute Médico de SHEN YANG. E! resultado fue formidable. Muchos pacientes praciicando este deporte con perseverancia han logrado cu- rarse de sus enfermedades crdnicas. POSICION PREPARATORIA 1. Circular los brazos levantando el pie En posicién de firmes, separar los pies a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y con las puntas de los pies dirigicas ligeramente hacia adentro, una frente a otra, dejar caer los brazos cémodamente y juntar los dedos. En tal posicién, oscilar las dos brazos extendidos hacia ade- lunte a 60° altura con la palma hacia arriba, a la vez se levanta un pie concordando con el movimiento de los brazos. Al llegar a los 60°, dar vuelta las palmas hacia abajo, bajar los brazos extendidos hacia abajo hasta los 45° por detrds 19 de las nalgas; mientras tanto, bajar el ple levantado; luego oscilar los brazos siempre extendidos para adelante con las palmas hacia arriba y levantar el otro pie. Se inspira al le- vantar los brazos y espira cuando se bajan los brazos (figu- ras 1 a 5). Fig. 1- Fig. 4. Fig. 5. 2. Circular los brazos con las piernas dobladas Partlendo de la posicién anterior, flexionar las dos pler- , quadéndose ligeramente agachado, fevantar él brazo Iz- a0 quierdo hacia arriba hasta la altura de 60° y al mismo tiempo bajar el brazo derecho hacia atrés hasta 45°. Se inspira al subir el brazo izquierdo y se espira al subir el otro (fig. 6). 3. Cireulay los brazos en posiciones parada y agachada Partiendo de la posicién anterior, subir el brazo izquierdo con la palma hacia abajo hasta la altura de 60°; al mismo tiempo, retraceder el brazo derecho con ta palma hacia arri- ba hasta la altura de 45°; subir el brazo derecho y bajar el Otro y agacharse un poco. Se inspira cuando esta parado y espira al agacharse (fi- guras 7 y 8). Puede ejercitarse 30 veces en cada una de las posiciones antedichas y cade vez que termine una posicién debe efec- tuar un ejercicio concluyendo en posicién de firmes; exten- der los dos brazos hacia arriba en sentido lateral y levantar los talones; mientras tanto, se inspira profundamente hasta Juntar ambas palmas en el vértice; luego bajar las palmas por delante del térax para volver a la posicién inicial; mien- tras tanto. se espira (figs. 9 a 11). 21 Fig, 10. PRIMERA SERIE—POSICIONES 1 a 5. 1. EL TIGRE SUBE A LA MONTANA Verso: Feroz el tigre, espléndida su mirada: secuda sus brazos, fortifica sus visceras. Posicién izquierda.—Parado cémodamente, avanzar un paso el pie izquierdo y flexionar la pierna derecha; circular el brazo derecho trazando un circulo de atrés hacia arriba y adelante con los dedos curvados hacia abajo en la forma de la garra de un tigre hasta llegar al nivel de la cabeza; mien- tras tanto, circular el brazo izquierdo hacia atrds con la pal- ma hacia arriba y sacudir fuertemente dos veces, aprove- chando estos sacudimientos, mover el brazo hacia adelante y atrés dos veces con elastacidad (figs. 12 a 14). Posicién derecha.—Invertir la posicién izquiarda. 22 Fig, 12. Fig. 13. Fig. 14. 2. EL CiERVO LEVANTA LA CABEZA Verso: Endereza su cuelio, levanta su braze; pesos de ciervo, firmes y tranquilos, andando y mirando, fortifica rifiones y cura lumbago. Posicién izquierda—Parado comodamente, avanzar un paso al pie izquiardo con la planta ligeramente tocando el suelo, inclinar el cuerpo hacia atrdés, levantar el brazo dere- 23 cho con la palma hacia adentro, tapando la cara a distancia de un pufo, mirar la palma; al mismo tiempo, retroceder el brazo izquierdo con la palma hacia atrds a un puno de distan- cia de la nalga (figs. 15 a 17). Posicién derecha.—Invertir la posicién izquierda. 3. EL MONO MUEVE LOS BRAZOS Verso: Dobla sus codos ef mono, mira 2 un lado y @ otro; huye por aqui y alté, cudn doi! su cabeza y su vista. Posicién izquierda.~—En posicién parada y comoda, cruzar el pie izquierdo por delante de! otro con la punta del pie iz- quierdo dirigida hacia el lado izquierdo, extender los dos bra- zos en sentido lateral, juntar las dos manos cerradas en pu- fios por delante de la cara, girar la cabeza hacia la izquierda y extender las dos palmas, una frente a la otra; al mismo tiempo, agacharse y parpadear tres veces (figs. 18 a 20). Posicién derecha—Invertir la posicién izquierda. a Fig. 19 Fig. 20. 24 4. EL OSO LANZA UNA ZARPA Verso: Contra el tigre y ef laopardo, ef oso Janza su zarpa; cuerpo ligero y paso sdiio, avanza répida y sin miedo. Posicidn izquierda—En posicién parada y cémoda, avan- zar el pie izquierdo, flexionar las dos piernas, la punta deb pie derecho se dirige hacia afuera; adhetir los dos brazos al cuerpo, lanzar e] antebrazo izquierdo hacia adelante con la palma hacia abajo flotando por encima del muslo izquierdo a una distancia de un pufto; pegar Ia mano derecha a la ca- dera con la palma hacia abajo; mirar adelante horizontalmen- te (figs. 21 a 23). Fig. 21, Fig, 22. Fig. 23. Posicién derecha.—t\nvertir la posicién izquierda. 5. LA CIGUENA VUELA INCLINADA Verso: Extiende su ala, inclina su cuerpo, fa cigtiefia vuela en ef cielo; uit vuelo libre y eneantador, arregla su triple calentsdor. Posicién izquierda.—En posicién parada y cémoda avan- zar el pie izquierdo hacia la derecha formando los dos pies 2) una linea vertical: cruzar las dos mufiecas por delante de la frente con las dos palmas hacia afuere; flexionar las piernas, dar vuelta la palma izquierda hacia adelante, quedando en el mismo lugar, pero en la forma horizontal; retroceder el brazo derecho con la palma hacla afuera hasta llegar al lado de la eintura y a una distancia de un pufio; al mismo tiempo, gitar el cuerpo y la mirada hacia la derecha (figs. 24 a 26). Fig. 24. Fig. 25. Fig, 26. Posicién derecha—lInvertir la posicién izquierda. SEGUNDA SERIE—Posiciones 6 a 10. 6. EL TIGRE BUSCA SU ALIMENTO Verso: Culdadosa, paso a pasa, ef tigre busca alimento; torclendo su cuerpo, mirando arriba y abajo. Posicidn izquierda.—En posicién parada y comoda, cruzar fa pierna izquierdz por delante de la otra, levantar el brazo derecho hacia arriba ¢ izquierda, con la palma hacia abajo, llegar hasta la frente y a un pufio de distancia; mientras tan- 26 to se coloca el brazo izquierdo por detris de la espalda con la palma hacia arriba y a un pufio de distancia, torcer el cuer- po hacie [a izquierda, mirando al talén del pie derecho; en seguida se levanta la cabeza mirando fuertemente como un tigre que busca su alimento (figs. 27 a 29). Fg. 27. Fig, 28 Fig. 29. Posicién derecha.—Invertir la posicién izquierda. 7. EL CIERVO ENCOGE SU CUELLO Verso: El clervo encoge su cuello, mirando hacia su costedo; extlende su brezo y dobla su pierna, cuén Iiviana y répida su corrida, tonifice pulmones y més energia. Posicién izquierda.—En posicién parada y cémoda, avan- zar la pierna izquierda ligeramente tocando el suelo, flexio- nar la pierna derecha, levantar el brazo derecho con la pal- ma hacia la izquierda hasta la altura de Ja narlz, mientras se rotrocede el brazo izquierdo hacia atrds con la palma hacia fe derecha; encoger el cuello y mirar hacia un costado (fi- quras 30 a 32). 27 Fig. 30, Fig. 31 Fig, 32. Posicién derecha—lInvertir la posicién izquierda. 8. EL MONO COGE LA FRUTA Verso: E/ mono mira hacia arriba, saca fruta, ssi una tras otra, }qué ligerezal iNo estarés ms paralizadal Posicién izquierda.—En posicion parada y eémoda, avan- zar el pie izquierdo con el talon levantado, flexionar un poco la pierna derecha, pegar el antebrazo izquierdo con los de- Fig, 33. Fig. 34. 28 dos hacia abajo, gitar la mano derecha por encima de la ca- beza, dibujando un circulo horizontal, de izquierda hacia de- recha; mientras tanto, se levanta la cabeza y se mira hacia arriba, parpadeando tres veces (figs. 33 a 35}. Posiclén derecha.—Invertir la posicién izquierda. 9. EL OSO LANZA DOS ZARPAZOS Verso: E/ oso se va despaclo, prosionande of vacio; encogiendo su panza, oscilanda su nalga. Posicidn izquierda—En posicion parada y cémoda, avan- zar el pie izquierdo con la punta del pie dirigida hacia aden- tro, encoger el abdomen, oscilar la nalga hacia la izquierda; doblar la pierna derecha, pegar los brazos al cuerpo, levan- tar y bajar los antebrazos con las palmas hacia abajo hasta llegar a un pufio de distancia de la rodilla izquierda; mirar hacia adelante (figs. 36 a 38). Fig. 37. 3 Fig. 38, Posicién derecha.—Invertir la posicién izquierda. 29 10. EL VUELQO HORIZONTAL DE LA CIGUENA Verso: Vuela, vuele lejos y alto, mueve sus ales como abanico; agillza su pierna y brazo, tonifica sus rifiones y moridianos. Posicién izquierda—En posicién parada y cémoda, avan- zar ligeramente el pie izquierdo, doblar 1a pierna dorecha: levantar los dos razos en sentido lateral, flexionar las mu- fiecas hacia abajo a medida que van subiendo los brazos; al llegar a la altura de los hombros se extienden las manos y bajan los brazos hasta su posicidn inicial; mientras tanto, girar la mirada de un lado para otro (figs. 39 a 41). Fig. 41. Posiclén derecha.—Invertir la posicién izquierda. TERCERA SERIE.—POSICIONES 11 a 15 11. EL TIGRE BAJA DE LA MONTANA Verso: Sale de su selva elavada, con su paso firme se adelante; dendo vuelta baje, qué brava es su garra. Posiciéna izquierda.-En posicién parade y cémoda, cruzar In plerna izquierda por delante de la otra, flexionar las dos plernas, poner la mano izquierda; avanzar la mano derecha oblictiamente hacia la rodilla izquierda, luego dar vuelta a la palma hacia abajo y mantener esta posiciin por un rato; al mismo tiempo, girar la mirada fuerte hacia la derecha (figu- tag 42 a 44). Fig. 42. Fig. 43, PosiciGn derecha.~Invertir la posicién izquierda, {2. LA LARGA CARRERA DEL CIERVO Verso: Corren lejos ciervos contetos, asi despejan sus vasos; hacen movimientos gliteos, siempre estardn senos. Posiciéa izquierda—En posicién parade y cémoda, lanzar la pierna izquierda con el talon levantado, inclinar el cuerpo 31 hacia adelante, flexionar un poco la pierna detecha, levantar el brazo derecho con los dedos caidas y llegar a la altura de fa cabeza, retroceder el brazo Izquierdo hacia atrdés y con la palma hacia arriba; mirar hacia el lado lzquierdo (figu- ras 45 a 47), (a Fig. 45. Fig. 46, Fig. 47. Posicién de:echa.—Invertir la posicién izquierda. 13. EL MONO MIRA LA LUNA Verso: Mirando a Ia Luna qué trenquilo esta; acomoda su coyuntura, tendra buena vista. Posicion izquierda.En Posicicn parada y cémoda, avan- zar el pie Izquierdo con el talén levantado y fa planta hacia afuera; inclinar el cuerpo hacia fa derecha y atras, pegar el brazo |zquierdo a la zona costal con los dedos cafdos, levan- tar el brazo derecho con los dedas Juntos tocando al extremo exterior de la ceja; mirar hacla arriba y a la izquierda (figu- ras 48 a 50}. Posicién derecha—tnvertir la posicion izquierda. 32 Fig. 48. 14. EL OSO CIRCULA SUS GARRAS Verso: Este oso blanducho cémo gira su codo; dostapa su maridiano, cura ef dafio de su hombio. icién jzquierda—tn posicién parada y cémoda, flexio- ‘iar ieee pista, con jos telonas levantados, flexionar los brazos en forma horizontal, avanzar el pie izquierdo y mante- ner los talones Jevantados; al mismo tiempo, girar ef codo izquierdo (figs. 51 a 53). Sak Fig. 51. Fig. 52 Fig. 53. Posicién derecha—Invertir la posicién izquierda. 33 15. LA CIGUENA DESPEGA Verso: Levanta su pic y brazo, Ja cigdefia extiende su pecho, agita todo su cusrpo, tranguila en su vuelo. Posicién izquierda—En posicién parada y cémoda, avan- zar el pie izquierdo, flexionar la pierna derecha, levantar los brazos hacia adelante y juntar las palmas por un rato, luego dar vuelta a las palmas hacla ambos fados contrarios y re- troceder hacia atrés; al mismo tlempo se endereza la pierna derecha y flexionar la pierna izquierda; girar la mirada hacia ambos lados (figs. 54 a 56), Posicién derecha.—Invertir la posicién izquierda. Fig. 54. Fig. 55. CUARTA SERIE—POSICIONES 16 a 20 16. EL TIGRE MIRA HACIA ATRAS Verso: Ef tigre se da la vuelta abriando su boce, qué terrible su mirada! iQué enérgica su garra! Posicién izquierda.—En posicién parada y cémoda, avan- zar la pierna izquierda con la punta del pie dirigida hacia la 34 derecha, curvar los diez dedos en forma de garra, levantar el brazo derecho con los dedos hacia abajo hasta llegar por delante de la frente: mlentras tanto, girar el brazo izquierdo hacia atrés con los dedos hacia afuera; torcer el cuerpo y fa cabeza hacia la izquierda; gesticular como un tigre y mirar enérgicamente hacia la izquierda (figs. 57 a 59). Fig. 57. Fig. 58. Fig. 59. Posicién derecha—lInvertir la posicién izquierda. 17. EL CIERVO EXTIENDE SU PIERNA Verso: Extiende su pierna, se asienta hacia atrds, separa su perineo, tonitica sus rifiones, aumenta su energla, elimina enfermedades y cansancios. Posicién izquierda.—En posicién parada y cémoda, avan- zar la plerna izquierda, flexionar la pierna derecha hacia el lado derecho, se cruzan las dos manos con las palmas hacia arriba, separar las manos con las palmas hacia abajo; colo- car la mano derecha a un pufio de distancia por encima de la rodilla derecha; golpear tres veces el dorso del pie izquierdo con la palma izquierda (figs. 60 a 62). Posicién derecha.—lInvertir la posicién izquierda. Fig. 61. 18. EL MONO OFRECE SUS FRUTAS Verso: Coge Jas frutas con sus manos, avanza con sus movimlentos ligeros, esquiva por un Jado y otro, ef mone ofrece su durazno. Posicidn izquiemda,—En posicién parada y relajada, avan- zar el pie izquierdo hacia adelante y « la izquierda, juntar el pie derecho con el pie izquierdo y flexionar las dos plernas. Levantar los dos brazos y juntar las dos manos como si aga- rrase la fruta [figs, 63 a 65). Fig. 64 Fig, 05, 36 Posicién derecha.—Partiendo de ta posicién anterior, avan- zar el pie derecho hacia adelante y a le derecha, juntar el ple izquierdo con el pie derecho, flexionar las dos piernas. Retroceder los dos brazos hasta la cintura y volver a exten- darlos hacia adelante con las palmas juntas y hacia arriba como si ofreciera la fruta (figs. 66 a 68), Fig. 67. Fig, 68. 19. EL OSO OSGILA SU ESPALDA Versa: E/ oso ands y baila, doblando su plema, endereza su espalda, tonifica rifones y cinture, Posicién izquierda—En posicion parada y relajada, ende- rezar la espalda, adherir los brazos al cuerpo, levantar los antebrazos con ‘las manos caidas, flexionar fas piernas, avan- zar el pie izquierdo y oscilar la espalda, girar la cabeza hacia la izquierda (figs. 69 a 71). Pusicién derecha.—tnvertir la posicidn lzquierda. 37 ” Fig. 69. Fig. 70. 20. LA GIGUENA PLANEA Vreso: Desde Jo alto mirando a la tierra, joh cigiefa noble y solitarial, tan garena se agacka, tan despacie avanza. Posicién izquierda.—En posicién parada y relajada, avan- zar la pierna izquierda, flexionar la pierna derecha y levantar | talén; cruzar los brazos por delente del pecho, agacharse y extender los dos brazos en sentido lateral con las palmas hacia abajo, levantar el pie derecho con la planta hacia arri- 38 ba; girar la cabeza y mantenerse en esta posicién por un rato (figuras 72 a 74). Posicién derecha—Invertir la posicién izquierda. ADVERTENCIA.—Las 20 posiciones expuestas deben ser realizadas en postura baja y sin prisa. Incrementar Ja inten- sidad de los ejercicios poco a poco. EJERGIGIO FINAL.—Sirve para relajar la tension corporal y eliminar el cansan Una vez termine las 20 posiciones anteriores, mire hacia adelante, separe los pies a una distan- cla equivalente a Ja anchura de jos hombros, luego agacharse y pegar una vez al culo el muslo y palmotear sucesivamente. Se colocan, finalmente, las palmas sobre las rodillas y sacu- dir los hombros varias veces (figs. 75 a 78). 39 EL DEPORTE DE LOS CINGO ANIMALES SISTEMA TERGERO (preparado por Ma Fon-Quer, del Ins- tituto Médice de Ia provincia de AN-JUEI). Este sistema esté preparado sobre la base de un sistema de procedencia de AN-JUEI (el pueblo natal de Jua-To), en donde el viejo mécico Tai-Ye aprendié hace unos cincuenta afios. Lo depuraba constantemente y divulgo este arte entre la masa popular. En el afio 1982 el Institute Médico de la pro- vincla An-Juei realizo la prueba y la preparacién de éste, que fue incluido en el libro £/ deporte de fos cinco animales, oublicado en el mismo afio por la «Editorial de la Educacién Fisica de! Pueblo». Los movimientos de aquella edicién son relativamente complicados y dificiles. Posteriormente proseguimos e! es- tudio recurrlendo 2 innumerables datos sobre este tema, efectuamos las pruebas de ensefanza, investigamos el resul- tado en diversos lugares @ incluso hemos consultado Jas opi- niones .de| pueblo para realizar la presente modificacién y simplificacian. A pesar de las sonstantes simplificaciones sigue siendo mas dificil que los dos sistemas anteriores. Por ello, aconse- jamos a quien practique este sistema tenga praviamente cier- ta base conceptual y fisica de este deporte, aunque no sea rigurosamente necesario. Se puede, también, practicarlo parcialmente de acuerdo al estado fisico, en el caso de hacerlo con objeto terapéutico. 40 POSICION PREPARATORIA Todos los ejercicios siguientes partirin de ja posicién pa- rada con los pies separados a la distancia equivalente al an- cho de los hombros y con Jos brazos caidos sin ningtin esfuer- zo (figs. 1A y 1B). ¢ ~ \ ie Fig. 1A. Fig. 18. LA LUCHA DEL TIGRE 1. VIGILIA Verso: éf tigre hambriento sale de su cueve, buscando su alimento: Jos animales se esustan, $é escapan penetrando en la selva; persiguiéndolos ef tlore, Vigilando su costado, $8 mueve répido, piensa en ef hipogastrio. |. VIGILIA DERECHA: A) Avanzar el pie Izquierdo a un paso grande, flexionar ja pierna izquierda, extender la pierna derecha: al mismo tiempo se inclina el cuerpo hacia adelante, flexionar un Poco at fos codos, separar y curvar los diez dedos en forma de garra de tigre; mirar hacia adelante (fig. 2). B) Girar lentamante la cabeza y el cuerpo hacia la dere- cha; dirigir también la mirada a la derecha como si fuera un tigre hambriento anhelando buscar su comida. C) Seguir rotando hacia atrés (fig. 3). D) Volver lontamente a la posicién inicial. Fig. 2. Fig. 3. il. VIGILIA IZQUIERDA: A) Avanzar el pie derecho a un paso grande, flexionar la pierna derecha, enderezar la pierna izqulerda; al mismo tiempo se Inclina e] cuerpo hacia adelante; flexionar un poco los codos, mantener las dos «qgarras» ya formadas; mirar ha- cla adelante (invertir la fig. 2). B) Girar lentamente le mirada, la cabeza y el cuerpo ha- cia fa izquierda (invertir la fig. 3). C) Seguir girando hacia atrés (fig. 4A). D) Volver lentamente a la posicién inicial (fig. 4B). Hagalo dos o varlas veces en cada posicién. 42 Fig. 4A, Fig. 45. OBSERVAGION.—Debe portarse como un tigre; ser ligero al vigilar: tener las piernas formadas como un arco; tener mirada fuerte, amenazadora y respirar naturalmente. 2. RASGUNO Y LANZAMIENTO Verso: Abalanza de lejos y rasguie de cerca. oh tigre poderoso! EI valle tembloreso retumba su ragido. yvigoroso, intrépido e hidalgo, Joh tigre majestuosol, tendrés huesos duros y cuerpo séliao. 1. RASGUNO IZQUIERDO A) Levantar lentamente Jos brazos con una palma frente a la otra; mientras tanto, apoyar el cuerpo paulatinamente sobre la pierna izquierda flexionada; enderezar bien la pler- na derecha (fig. 5). B) Enderezar el cuerpo y pasar e! centro de gravedad de la pierna izquierda a la derecha. levantar y flaxlonar la nlerna izquierda con cl pie levantado contra el maléolo interno del 43 pie derecho; doblar el brazo Izquierdo hacia arriba con la pal- ma dirigida hacia la derecha y colocada por delante de la frente; retroceder el brazo derecho suavemente (fig. 6). ‘ Fig. 6. Fig. 7. C) Golpear fuertemente el suelo con el talén derecho, avanzar un paso grande el pie Izquierdo hacia adelante y a la izquierda, rasguhar enérgicamente con la mano izquierda pa- sando por delente del pecho hacia abajo y a la izquierda; mientras tanto, se levanta la mano derecha y se rasgufa ha- cia adelante y a Ia izquierda; al miemo tiempo se tuerce ol cuerpo hacia la izquierda 45° (fig. 7). ll. RASGUNO DERECHO Invertir el rasguio izquierdo (figs. 8 a 10). IL LANZAMIENTO IZQUIERDO A) Torcer el pie derecho hacta adentro, es decir, ef ta- lén hacia afuera, a 45°; girar el cuerpo hacia la izquierda a 90°, levantar el ialén izquierdo, colocar las dos manos sa- bre la rodilla izquierda (fig. 11). 44 4 Fig. 8 Fig. 9. Fig. 10. Fig. 11. B) Enderezar lentamente el cuerpo, colocar las manos por delante del abdomen (fig. 12}. Fig, 12. Fig. 13. Fig, 14. G) Saltar un paso grande hacia adelante y a la izquierda, mientras tanto abalanzar las dos manos hacia abajo [fig. 13). IV. LANZAMIENTO DERECHO A) Torcer el talén del pie izquierdo hacia afuera a 45°, gi- rar el cuerpo hacia la derecha é 90°, levantar el talon derecho y colocar las dos manos sobre Ja rodilla derecha [fig. 14). 45 B) Enderezar lentamente el cuerpo, colocar fas dos ma- nos por delante de] abdomen (fig. 15). C) Saltar un paso grande hacia adelante y a la derecha: mientras tanto abalanzar las dos manos hacia abajo (fig. 16). os! = Fig, 18. Fig. 16. OBSERVACION.—Se deben efectuar estos lanzamientos con mucha ligereza y rapidez; manejar la fuerza con elegan- cia. En el momento de galtar y abalanzarse puedo rugir fuor- temente con la energia emitida desde 9! hipogastrio, de ma- nera que se asemeje a un tigre poderoso. 3. COMBATE Verso: # tigre combete con une fiera brava, @rquea su cuerpo, alza su garra, flispara! Dispara su garre fortisima. Pespira hondamente, avanza y avanza. ], DISPARO DE FRENTE A) Girar el talén derecho hacia afuera a 45°, retroceder un paso grande el pie izquierdo, apoyar el cuerpo sobre la pierna Izquierda, extender e] brazo derecho hacia adelante, doblar el antebrazo horizontalmente por delante del pecho, ambas palmas se dirigen hacia abajo y con los diez dedos bien onderezados (fig. 17). 46 B) Disparar las dos palmas trazando dos circulos parale- los y verticales hacia arriba, atras y adelante sucesivamente; mover el cuerpo concordando el movimiento de las palmas; al adelaniar las manos se dobla la pierna derecha y endereza la otra. Cuando retroceden las manos se endereza la plerna derecha y flexiona la pierna izquierda (fig. 18). Fig. 17. Fig, 19. C) Siguiendo el movimiento anterior, avanzar un paso & pie izquierdo y clavar muy endérgicamente los diaz dedos ha- cia adelante (flg. 19). Repite estos movimientos de clavar dos 0 mas veces. ll. DISPARO DE ATRAS A) Girar el cuerpo hacia fa izquierda a 180°, apoyar ef cuerpo sobre la pierna derecha doblada, invertir la posicién de las manos arriba mencionada; extender Ios diez dedos tal como en la posici6n anterior (fig. 20). B) Disparar tos dedos, trazar los circulos como se ha dicho para la figura 19 (fig. Zi). 47 f 2 Fig. 20. Fig, 21. Fig. 22. C) Invierta el proceso «C teri te i (figura 22), » anteriormente mencionado __ OBSERVACION.—Debe concentrarse en esta lucha, ima- ginando un combate contra el peligroso enemigo y atacarlo valientemente. Debe mover al cuerpo y las piernas on armo- nia, torcer el tronco enérgicamente, enderezar todos los de- dos como lanzas de acero y clavarlos con mucha potencia. 4. VICTORIA Verso: Vence a su enemigo. Retorna el tigre glorioso; gire sus brazos en descanso, oscila su cola el tigre vigoroso, movimiento grandioso y amplio, alentado pero spreno. 1. GIRO DERECHO A) Apoyar el cuerpo sobre la pierna derecha, gir: i at " , girar el pie izquierdo hacia adentro a 140°, apoyar el cuerpo sebre la per. na izquierda, retirar medio paso el pie derecho con el talén AB levantado, enderezar las dos piernas, torcer él cuerpo hacia la derecha y atras; levantar la mano izquierda hasta por de- lante de la frente; con la palma hacia adelante, colocar la mano derecha por delante del abdomen; mirar el dorso de la mano izquierda (fig. 23). Fig. 23. Fig. 24. Fig. 25. B) Girer lentamente el cuerpo hacia la derecha a 90°, le- vantar la mano derecha y bajar la mano izquierda (fig. 24). Luego se coloca el brazo derecho horizontalmente por de- lante del pecho con la palma hacia abajo. Colocar el brazo Izquierdo de la misma forma por delante del abdomen y con la palma hacia arriba; agacharse, retirar la mano izquierda ha- cla arriba y atrds, al mismo instante extender el brazo dere- cho hacia la dereeha como si extendiese un arco (fig. 25). il. GIRO IZQUIERDO Invertir los movimientos anteriores (figs, 26 a 28). OBSERVACION —Debe moversa armonissamente con los misculos relajados. Mantener bien el] centro de gravedad para girar el cuerpo. Efectuar Ios pasos con ligereza y mantener 49 GOD Fig. 26. Fig. 27 Fig, 28. um gesto sereno y espontaneo expresando la alegria del tigre invicto. Los brazos se giran ritmicamente con una extensidén amplia, teniendo asi el pecho despejado y el dnimo tranquilo, LA LUCHA DEL CIERVO 1. GUARDIA Verso; Qué cverno alto y elzado el de este ciervo, reléia su cintura y desciende su hombro, de 'ejos aparece algo raro, girs su cabeza para verlo, tueice su cuerpo viendo al agresor, arreglando su triple calentador. |. GUARDIA IZQUIERDA A) Siguiendo en fa posicién anterior, levantarse, dar una vuelta hacia atrds, apoyar e! cuerpo sobre la pierna izquier- da, cerrar las dos manos en pufos por delante de! abdomen (figura 29). 50 B) Alzar los dos brazos con las palmas abiertas hacia adelante, apoyar el cuerpo sobre la pierna derecha, levantar el pie izquierdo; ¢] muslo Izquierdo situarlo paralelo al suelo (figura 30). C) Bajar el pie izquierdo pisando sobre el suelo por de- lante del otro pie, torcer el cuerpo hacia la izquierda y atras, dirigir la mirada hacia el mismo sentido indicado (fig. 31}. DB) Volver el cuerpo a la posicién anterior con los pufios solecados por delante del abdomen [fig. 32). Fig. 29. Fig. 30. Fig. 31. Fig, 32. I. GUARDIA DERECHA Invertir los movimientos de la guardia izquierda, o sea, levantar el pie derecho, girar el cuerpo hacia la derecha, mi- rar hacia la derecha, etc. (figs. 33 a 35). Finalmente se bajan los brazos y se juntan los pies, que- dando en posicién de firmes (fig. 36). OBSERVACION.—Deben levantarse bien alto los brazos, abrir los dedos simulando los cuernos de un ciervo. Mante- ner firme el] cuerpo cuando se esté en la posicién unipeda. 1a postura ha de ser desenvualta y alentads. 51 Fig. 32. Fig. 24. Fig. 35. Fig. 36. 2. LID Verso: Como arco su cuerpo, como flecha su plerna. fos cuernos golpeen con tanta fuerza, Joh olopvol ;Qué tuchs mis braval Asi tendrd su cintura fortisima. I. GOLPE IZQUIERBO A) Apoyar el cuerpo sobre la pierna derecha, levantar el talén Izquierdo, cerrar las manos en pufios, levantar y flexio- ner el brazo derecho por encima de la cabeza, unir el brazo izquierdo al costado con el antebrazo jevantado, dirigir la mi- rada hacia la izquierda y adelante (fig. 37). B) Avanzar un paso grande el pie izquierdo, golpear con la cabeza y los dos pufios hacla adelante y a la izquierda {fl- gura 38). 52 Fig. 37. Fig. 33. Gc) Retirar los punos hasta ambos costados, inclinar el cuerpo hacia adelante, saltar con e! pie derecho un paso ha- cia adelante y a la izquierda; levantar el pie izquierdo (fig. 39). Fig. 39. Fig. 40. D) ‘ Avanzar un paso fuerte el pie izquizrdo hacia adelante y a la izquierda, al mismo tiempo golpear los pufios hacia ade- lante y arriba (fig. 40) 53 ll. GOLPE DERECHO Invertir los movimientos de! golpe izquierdo (figs. 41 a 44). Fig. 41. Fig. 42. Fig. 43. Fig. 44, 3. CIRCULAR Verso: Circula sus pasos contorneando, pufios alzados y doblado su codo, circulo izquierdo y circulo derecho, Jograré su cuerpo Syl! y sano. 1, CIRCULO IZQUIERDO A) Siguiendo en la posicién anterior, torcer al cuerpo ha- cia la izquierda, torcer ef talén derecho hacia afuera, apoyar el cuerpo sobre la pierna derecha, avanzar el pie izquierdo hacia adelante y a la izquierda, doblar el brazo izquierdo por el cos- tado de fa cintura, doblar el brazo derecho por e! costado de la cabeza (fig. 45). 54 B) laclinar el cuerpo hacia la izquierda, dar vueltas en forma circular y en sentido contrario a les manillas del reloj, como demuestran los dibujos (figs. 46 a 49). ROAR Fig. 45. Fig. 46 Fig. 47. Fig. 48. GC) Sentarse sobre el pie derecho flexionando por detras de la piema izquierda; dirigir la mirada hecia la punta del pie derecho (fig. 50). D) Levantarse (fig. 54). Fig. 49. Fig, 50. 55 I. GIRCULO DERECHO Invertir los movimientos del circulo izquierdo, partiendo de la posiclén de firmes, girar el cuerpo hacia la derecha, dar unos pasos en circulo y en sentido de las manillas dol reloj (figs. 52 a 57), luego sentarse sobre el pie Izquierdo (figura 58) y levantarse. Fig. 55. Fig. 56. Fig. 57. Fig. 58. OBSERVAGION.—Deben mantenerse las rodillas siempre un poco dobladas con las puntas de los pies hacia adentro, inclinar el cuerpo hacia el centro del circulo, con un puno siempre mas bajo que el hombro y el otro pufo levantado bien alto. Mantener todo el cuerpo relajado y ‘a expresién placida. LA LUCHA DEL OSO 1. BALANCEO Versa: Mueva sus miembros como un oso, acomade sus tendones y merklianos, tendré buena digestion y circulacién, despeia su cabeza y ef fuego se apaga. I. Siguiendo en la posicién anterior, girar el cuerpo ha- cla la izquierda, apoyar el cuerpo sobre la pierna izquierda, levantar el pie derecho, inclinar el cuerpo, tocar e! talén del pie izquierdo con la mano izquierda y la punta del mismo pie con Ia mano derecha (fig. 59). Il. Balancear el cuerpo hacia la derecha, separar el pie derecho un paso hacia la derecha, levantar el pie izquierdo, tocar e! talén y Ja punta del pie derecho con la mano derecha e izquierda, respectivamente (tig. 60). Ill. Repetir el proceso | (fig. 59). IV. Repetir el proceso It (fig. 60). Fig. 59. 57 OBSERVACION.Debe balancearse e! cuerpo lentamente y con seguridad. No esforzar los brazos, dejarlos que cuel- guen cémodamente. 2. EMPUJE Verso: Empuja fa raca, arranca ef drbol, adlestra su fuerza; seuude y einpufa, ne aftofa; pasos fuertes con ligereza, no teme a ninguna fiera. {, EMPUJE IZQUIERDO A) Partiendo de la posicién anterior, se levanta, apoyar el cuerpo sobre la plerna izquicrda, al mismo tiempo se le- vantan las manos con las palmas enfrentadas y a la distancia equivalente a los hombros (figs. 61 y 62). Fig. 62. B) Asentar el cuarpo sobre la pierna derecha, retirar las manos hasta el pecho con las palmas hacia adelante (fig. 63). ©) Empujar enérgicamente hacia adelante y pasar el cen- tro de gravedad del cuerpo de la pierna derecha a le pierna izquierda (fig. 64). DB) Empuje otra vez. 58 Fig. 64. il. EMPUJE DERECHO. Invertlr los movimientos anteriores (figs. 65 a 67). Después de terminar, se para en posicidn de firmes. Fig. 65. Fig. 68, Fig. 67. OBSERVACION.—La flexién de los miembros debe ser ar- moniosa y ritmica. Cambiar el centro de cravedad del cuerpo esponténeamente. Al empujar debe meditar en e| hipogastrio, conduciendo el recorrido dé la energia hacia abajo. 59 3. TREPAR Verso: Trepando sobre ef drbol, tonifica le cintura y fos rifiones, renueva los huesos y los tendones, fartifica ef cuerpo y las visceras, circula fa sangre y la energia, nunca pasard fa vida enferma. |. Cerrar las manos en pufias por delante de! abdomen (figura 68). Fig. 70 Fig. 71. Fig. 72. \l. Empujar las manos hacia arriba con los brazos casi enderezados (fig. 69). _ Ul, Bajar las manos cerréndolas en pufios hasta el pecho (figura 70). IV. Inclinar el cuerpo hacia adelante y abajo, tocar las puntas de las pies con las manog (fig. 71). luego enderezar el cuerpo lentamente. Repetir estos movimientos dos o més veces y finalmente volver a la posicién de firmes (fig. 72). 60 OBSERVACION.—Deben levantarse los brazos como si se estirase el cuerpo hacia arriba y cuando se incline mantener las rodillas enderezadas. Realizarlo con atencién, mantenien- do las respiraciones naturales. LA LUCHA DEL MONO 1. SALTO Verso: Salto y giro répides como el viento, esquive en Ia selva ef mono astuto, ef mono saudo y despabilado, ef mono en peligro, mas sigue slendo intrépido y sensato, 1. SALTO IZQUIERDO A) Flexlonar las mufecas, levantar la mano izquierda hasta el lado de la oreja izquierda y la mano derecha por de- lante de la mano izquierda, flexionar ligeramente las rodillas, apoyar ef cuerpo sobre la pierna izquierda, levantar el talén derecho, mirando hacia la derecha y arriba (fig. 73). — Fig. 73. Fig. 74. Fig. 75. 61 B) Salter con ¢l pie derecho un paso hacia la derecha, colocar la mano derecha por fuera de la oreja derecha y la mano lzquierda por delante de la mano derecha; apoyar el cuerpo sobre la piema derecha, levanter el talén izquierdo y mirar hacia arriba y a la izquierda Gig. 74). C) Saltar un paso con el pie izquiardo hacia la izquier- da y repetir los movimientos del proceso A). D) Levantar el pie derecho y trazar un circulo en sentido de las manillas del reloj (fig. 75). E) Pisar el suelo con la punta del pie derecho. F) Con el pie derecho como eja dar una vuelta répida- mente hacia la derecha (fig. 76}. G) Unir los brazos al cuerpo y sacudir dos veces como un ledn sacude su pelaje (fig. 77). Fig. 76. Il. SALTO DERECHO Invertir los movimientos del salto izquierdo. OBSERVACION.—Debe imitarse la postura de un mono, maoverse con mucha velocidad y esquivar constantemente. Cuando sacuda al cuerpo, hagalo hacia ambos lados como to haria un animal 62 2. RECOGER LA FRUTA Verso: Saca fa fruta 6[ mono marioso, siempre vivo y resbaladizo, rasguis, galpéa y se cuslga. £l mono se defiende y ataca, iqué maesiria maraviliosal I. ATAQUE DERECHO A) Levantar la mano izquierda hasta el lado de la oreja izquierda, poner la mano derecha por delante de la mama izquierda, levantar el pie derecho, apoyar el cuerpo sobre la pierna izquierda y mirar hacia arriba y a la derecha (fig. 78). B) Saltar un paso con el pie derecho hacia la derecha, inclinar 6! cuerpo hacia adelante y a la derecha, lanzar la mano izquierda rapidamente agarrando hacia adelante ya la derecha, dejar fa mano derecha naturalmente por detras del cuerpo, levantar la pierna izquierda (fig. 79). C) Enderezar e! cuerpo, apoyar el cuerpo sobre la pier- na izquierda y levantar la plerna derecha; levantar la mano iz- quierda hasta la altura de Ja oreja y con su palma hacia arri- ba, sostener el codo izquierdo con la mano derecha (fig. 80). D) Bejar el pie derecho, dirigiéndolo hacia afuera [fi- gura 81). Fig. 78 Fig. 79. Fig. 81. _E) Dar una vuelta hacia la derecha y colo i quierdo por delante del pie derecho (fig. 32). shale F) Cruzar el pie derecho con la punta hacia afuera por delante del pie izquierdo {figura 83), q y torcer e! cuerpo hacia la derecha 2 Fig. 82. Fig. 83. G) Colocar el pie Izquierdo por delante del pie derecho. H) Juntar el pie derecho con el pie izquierdo, bajar las manos, quedando en posicién de firmes. Il, ATAQUE iZQUIERDO Invertir log movimientos del ataque derecho (figs. 84 a 90) Fig. 84. Fig. 89. OBSERVACION.—AI levantar una pierna debe mantener- se el cuerpo equilibrado y firme. Los movimlentos deben ser, por supuesto, siempre giles. 3. RESPIRACION Verso: inspira elevando su brazo, esplra arqueando su cuerpo; aspira proaunciando: lo-ju-z-sé-si-chuel> muy lento. Sonidos secreios renuevan su alma y cuerpo. I. Separar los ples, juntar los dorsos de las dos manos por delante del hipogastrio y mirandolas (fig. 91). IL Levantar las manos unidas muy levemente, dirigir la mirada siguiendo al movimiento de las manos; mientras tan- to, sé inspira. Al llegar las manos hasta la garganta ya habrdé ingpirado al maximo (fig. 92). Ill. Dar vuelta a las manos y bajarlas hasta el hipogas- trio e inclinar 6! cuerpo hacia adelante (fig. 93). 65 Fig. 9f. Fig. 92, Fig. 93. Se espira mientras tanto pronunciando muy suavemente estos seis sonidos: JO-JU-Z-SU-SI-CHUEI. OBSERVACION.—EI cuerpo debe permanecer siempre re- lajado, Efectuar respiraciones suaves y hondas. La pronun- siacién de Jos seis sonidos mencionados ayuda a curar las enfermedades viscerales. 4. ARRELLANARSE Verso: Moviendo sus manos inquietas el mono se sienta, mirando @ su alrededor ef mono parpadea, masajeando Jos puntos e/ cuerpo se tonifica, quitando las cniermedades fa salud perdure. |. MASAJEAR LA CINTURA.—Cerrar las manos en semi- pufios, masajear unas 30 veces sobre la zona lumbodorsal y golpearse los dlentes cada vez que se muevan las manos (figuras 94.A y 94 B). 66 Fig. 94 A. Fig. 94 B. Fig. 5A. Fig, 958. Fig. 96. Fig, 97. Fig, 98. U. ARRELLANARSE—Crurar la pierna izquierda por de- lante de la otra pierna; flexionar la pierna derecha y sentarse sobre el pie derecho (figs. 95A y 95 B). Mover la cabeza y las manos simulando ser un mono ([fi- guras 96 y 97). ill. MASAJEAR LOS PUNTOS.—Masajear y pellizcar con los dedos medio e indice sobre los puntos 26VG, 15 VG, 20 VG, YIN-TANG y 24 VC (fig. 98). IV. Levantarse. OBSERVACION.—Debe sentarse y mover las manos como un mono, puede masajearse los puntos las veces que se quiera. 67 LA LUCHA DE LA CIGUENA C) Tocer el lado externo del pie izcuierdo con la mano derecha (fig. 102). 4. EXTENDER LAS ALAS Extender el brazo derecho hacia atras (fig. 103). Verso; Suelia sus alas, edguiere ia destreza, despliega su pecho, todo se armoniza, piensa 6n el hipogastrio, carga energia, tonifica el vacio y no se enferma. 1. EXTENSION IZQUIERDA ‘ ee A) Avanzar un paso el pie Izquierdo, levantar el brazo i Fig. 102. Fig. 103. derecho y dejar que el brazo izquierdo cuelgue comodamente ; (figura 99). D) Torcer el cuerpo hacia la Izquierda, bajar el ple dere- Luego bajar la mano hasta la altura del abdomen y levan- cho y quedar en posicidn de firmes. tar la mano izquierda (fig. 100). B) Inclinar el cuerpo hacia adelante, apoyar e! cuerpo sobre la plerna izquierda, levantar la pierna derecha hacia atr4s para que quede casi perpendicular a la pierna izquierda, al mismo tlempo se retira la mano izquierda hacia airas y se levanta la mano derecha, formandose con los dos brazos una linea recta (fig. 101). . : \ | i \ a] Fig. 99. Fig. 100 Fig. 101. Fig, 104 Fig. 105. Fig. 106. H. EXTENSION DERECHA Invertir los movimientos de Ja extensién izquierda {flgu- ras 104 a 108). 68 69 Fig. 107. Fig. 108. OBSERVACION.—Recuerde siempre que los brazos se de- ben extender al méximo. Mantenga el cuerpo firme cuando se esté en un solo pie, la cabeza levantada, la mirada hacia adatante, hombros relajados, cintura blanda y la respiraclén natural. 2. CONTEMPLACION Verse: Como un pino sempiterno, la cigtiefie hermosa y espléndida contempla ef clelo intinito. Tendrd su vista magnifica, 1. CONTEMPLAGION IZQUIERDA A) Avanzar un paso y cruzar el pie izquierdo por delante del pie derecho, extender los dos brazos en sentido lateral (figura 109). B) Agecharse, levantar la mano derecha hacia la Izquier- da oblicuamente hasta la altura del vértice con la palma ha- cia arriba; girar el brazo izquierdo ya extendido hacia atrés y dirigir la mirada hacia la izquierda y atrds (fig. 110). C) _Levantarse y volver a estar en la posicién inicial (fl- gura 109). Mire hacia adelante. 70 D) Avenzar un paso el pie derecho, bajar los brazos ¥y quedar en posicién de firmes. Fig. 110. Fig. 108. 7 Il. CONTEMPLACION DERECHA Invertir los movimientos de la contemplacién izquierda (figuras 111 a 113). Fig. 114. Fig. 112. Fig. 113. OBSERVACION.—Estando en [a posicién agachada, los brazos deben permanecer en linea recta y oblicua. 71 3, VUELO Verso: Le cigdefia impeluase como éguila y eun como centella, atravesando las nubes se eleva, en ef cielo Inmenso vuela y vuela, jehl, clgdefia sana y gellerda. 1. Partiendo de la posicton anterior, levantar los dos bra- zos cruzdndolos por delante de la cara y levantar la plerna izquierda (fig. 114). I. Bajar fentamente los brazos y la pierna izquierda (fi- gura 115). lil. Levantar jos brazos cruzandolos como el proceso 1, pero esta vez se levanta la pierna derecha (fig. 118). Fig. 114, Fig. 115. Fig. 116. iV. Bajar lentamente los brazes y !a plerna derecha. V. Levantar los brazos en sentido lateral, en el mismo instante pisar una vez el suelo con el pie lzquierdo y a con- tinuacién volver a la posicién de firmes (figs. 117 y 118). 72 Fig. 117. Fig. 118, OBSERVACION.—Deben mover todo el cuerpo en con- cierto. Apoyar el cuerpo sobre un solo pie al elevarse y so- bre ambos pies al precipitarse. Conviértase en un ave gigan: te que se lanza al espacio, sobrevuela la tierra o planea entre las nubes, tan imperiosa, sefiorial, ritmica, ligera y espon- tdnea. Un Gran Centre de Acupuntura Investigadora y Terapéutica: «PAM» Institute de Acupuntura Médica Plaza de Alonso Martinez, 2, 1° - Teléfs. 4484557 - 4484711 - Madrid Calle Bolarque (Colonia Camarines) - Teléfono 207 01 32 - Araveca (Madrid) a Rambla de Cataluha, 29, 3° - Toléfe, 3027669 - 9186922 - Barcelona DIVISIONES ( A) Terapia Clinica DE B) Investigaci6n | C) Docencia ORGANIZACION D) Promocién Acupuntores Médicos y Terapeutas Diplomados Espaiioles y Chinos, 73 EL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES SISTEMA GUARTO (preparado por YEN-JAN. Para ejercitarse en el presente sistema es impreszindible un previo aprendizaje del ejercicio Tai-Chi. Este, como aquél, carece de posiciones obligatorias de los cinco animales. Se efectiia, pues, médiante la imaginacién, transformdndose en un verdadero oso © tigre, etc. Todos los movimientos se des- arrollan en torno de esa imaginacién. Su infinita variacién inventiva y abundante vivacidad permiten moverse con velo- cidad o lentitud, potencia o suavided, como quiera y cuando quiera, sin limite alguno, A fin de enriquecer esa imaginacién, se puede cbservar directamente las posturas de estos animales y, por otra par- te, ofrecemos un resumen de algunas actividades habituales. de ellos. LUGHA DEL TIGRHE—Pasos majestuosos, furor, abalan- zarse, salir de su cueva, mirar a Ja luna, rastreer en el monte, combate violento, etc. LUCHA DEL CIERYO.—-Andar en el prado, alarmarse, ob- servar, huir, mirar hacia atrds, saltar, pararse, etc. LUCHA DEL OSO—QOscilacién en el caminar, empujar, agacharse, andar r4pidamente, trepar, mirar hacia atrés, etc. LUCHA DEL MONO.—Inauietud, curigsear. huir. coger fru- ta, colgarse, arrellanarse, ete. 74 METODOS DE PRACTICAR EL EJERCICIO TAI-CHI 1. Relajacida total—Debe realizerse previamente algin ejercicio adecuado para lograr una relajacién total. No obs- tante, las personas débiles o enfermas pueden prescindir de este procedimiento. 2. Respiracion natural.—Después de haber logrado la re- lajacién total e incluso la relajacién muscular, se respira natu- ralmente. Se puede variar la frecuencia de respiracién sin pres- tar ninguna atencion en ello. 3. Concentracién—Los ojos pueden permanecer abier- tos o emreablertos. Meditar ligeramente en el hipogastrio. 4. Movimientos suaves—Puede empezar a moverse una vez se haya relajado. Moverse como se desee, pero asimi- lando el TAI-CHL-GHUAN. Dejar que las extremidades y el Cuerpo se muévan libremente sin control alguno. Llegaré un memento en que los movimientos serdn flexibles y el cuerpo adquiriré mucha ligereza, convirtléndose an automaticos. No sorprenderse por esa espontaneidad, tampoco intentar per- feccionarla. Todo tiene que ser placentero y natural. 5. Ejercicio final_—Cuando no se tienen ganas de conti- nuar, puede detenerse paulatinamente. Después de finalizar el ejercicio debe dar pasos lentos durante unos minutos, rea- lizar unas resplraciones profundas o masajear la cabeza (se- gtin el método publicado en el libro Masaje educativo). El efecto del ejercicio TAI-CHI es fundamentalmente iqual que ¢] del TAI-CHI-CHUAN, cuyas normas principales sirven de base 2 quienes desean practicar el ejerciclo TAI-CHI. EL EFECTO TERAPEUTICO DEL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES (preparado por MA FONG-QUER) Con objeto de poner en claro el efecto terapéutico del «Deporte de los cinco animales-, aparte da nuestra experien- cia personal, hemos realizado ciertas observaciones e inves- tigaciones entre millares de practicantes de este deporte. Por medio de cuantiosas averiguaciones, hemos podido com- probar el excelente efecto terapéutico de dicho deporte. In- dudablemente todas fas personas que lo practican constante y mesuradamente han obtenido resultados favorables y aun inesperados. Consideramos util exponer algunas experiencias persona- les a continuacion para procurar alentar a los principiantes. 1. LIXX (obrero) Tengo sesenta y cinco afios, hace ocho ahos empecé a sufrir de hipertensién, que fue diagnosticada como una se- cuela de la apoplejfa. Cada vez que se manifesté la enferme- dad, perdia la conciencia, quedaba paralizada la mitad del cuerpo, babeaba, distorsionaba la cara y no podia excremen- tar. Estuve internado por un afio, pero no mejoraba mucho. Empecé finalmente desde hace dos afios a practicar ef «Deporte de los cinco animales» todas las maiianas. Ahora ya puedo caminar sin bastén y atender solo las tareas coti- dianas. Nunca habfa sofiado que este deporte me curara de mi enfermedad. 2. MAXX (obrero retirado) | Antes del afio 1969 yo era un paciente de hemiplejia que siempre estaba en cama y débil. Aparte también sufria mu- 76 cho de la tos, la disnes y sudaba mucho. Me trataban con una gran cantidad de medicamentos e Inyecciones sin Jograr curarme. Un dia mi hijo me Ilevé al parque, en donde vimos algu- nas personas practicando el «Deporte de los cinco animales» y me dijeron que este deporte no s6lo puede educar el fisico, sino también curar las enfermedades. Entonces me entusias- mé y me decid a vencer la enfermedad. Desde aquel dia me levantaba todos Jos dias a las tres de la mafiana para que mi hijo me Ievara en su bicicleta a practicar el «Deporte de los cinco animales» en el mismo parque. Al principio me cansaba muchisimo y temia que él cuerpo no fuese cepaz do resistir, que pudiera agravarse la enfermedad. Sin ombargo, ocurrié todo lo contrario. Poco tiempo tardé en acostumbrar- me y caminar solo. Asi, pues, insisti en practicarlo todos los dias durante tres afios, por mds que Iloviera o hicicra viento. Ya entonces cada dia ten’a m4s 4nimo; podia andar en bici- cleia enérqicamente y subir fa escalera sin toser ni dificultad para respirar. Gracias a este deporte pude recobrar mi salud. 3. SHIXX (empleada, cuarenta anos) Yo era una paciente de hipotension desde hace tres afos. En aquel entonces media mi presién sanguinea entre 80-70/ 60-50 mm. Solfa tener mareos y cefalalgia e insomnio, lo que me produjo inapetencia, cansanclo y astenia de los miem: bros, lo que afecté gravemente a mi trabajo. Mas tarde co- mencé a practicar el «Deporte de los cinco animales» sin interrupcién durante dos anos. Efectivamente, logré curarme con ese método. Ahora tengo buen apetite, duermo bien, no sufro ni mareos ni cefalalgias. Mi presién sanguinea se man- tiene on 110/70 mm. A veces trabajo hasta altas horas de [a noche y al dia siguiente puedo continuar trabajando Itcida- mente, cumpliendo mis deberes, Nunca dejaré de tomar este «remedio» infalible. 7 4, WUXX [obrero, cincuenta y siete aiios) En el afio 1963 padeci de hipertension, arteriosclerosis y Ulcera estomacal. Tenia constantemente taquicardia, palpi- taciones y gastralgla que se acentuaba por el hambre y el frio. Era casi imposible de soportar, En principlo yo era tan supersticioso creyendo en la «omnipotencia» de los medica- mentos que insistia en el tratamiento de ellos durante unos diez afios gin curarme de nada. Finalmente, como consecuen- cia de ello, los medicamentos sélo eran cepaces da calmar mis sfntomas por un corto tiempo. Entonces comprendi que los madicamentos no eran todo y me docidf a adiestrar mi fisico y restablecer las costumbres sanas. Asi, pues, comen- sé a practicar el «Deporte de los cinco animales» y recobré mi salud en sélo dos ajios. 5. CHANG XX (mujer, sesenta y dos afios) Hace tres afios padeci de nefritis aguda, que se convirtié en crénica por no haber sido tratada a tiempo. Tenia mi cuer- po hinchado, sobre todo los pdrpados y las piernas. También siempre ostaba reefriada, aunque cl tralemienty segula, pero la enfermedad se manifestaba cada vez que me cansaba. En cierta ocasién, paseando en compafiia de una amiga por la orilla del Rio-Son Jua, vimos unas personas practican- do el «Deporte de los cinco animales» en ef bosque. En los dias siguientes volvf al mismo lugar para observar los ejer- cicios minuciosamente. Me lo recomendaron. Pasé sdlo un afio de practicarlos y me desaparecié la hinchazén corporal y se me curé la nefritis, Durante todo el invierno pasado no estuve resfriada ni una sola vez. Existen, pues, miles de casos semejantes, pero con dis- tintas enfermedades. Por ejemplo, la cirrosis, la artritis, la bronquitis, ls hepatitis, la neurosis y otras numerosas enfer- medades cronicas. Tocos llegaron a la misma conclusién po- sitiva. 78 OBSERVANDO EL DEPORTE DE LOS CINCO ANIMALES A TRAVES DE LAS FIGURAS DEPORTIVAS HALLADAS EN EL SEPULCRO «MA-WANG-TUEI», NUMERO 3 DE LA DINASTIA HAN (por CHOU SHI-RONG) Las figuras deportivas pintadas en colores sobre seda ha- lladas en el sepulcro «MaWang-Tuei», nimero tres de la di- nastia Han, son actualmente las mds antiguas figuras depor- tivas sohre seda que jamés se hayan descubierto. Estas figu- ras reflejan fielmente el adiestramiento fisico y la lucha contra las enfermedades del pueblo chino de dos mil afios an- tes de J.C. La mencionada seda mide 50 cm. de encho y 140 cm. de largo y consta de dos partes. La parte anterior contiene al «Ejercicio para la inmortalidad» y «Los once Meridianos Yin y Yang para la moxibustién» y la parte posterior, que ocupa casi un metro de largo, lleva «figuras deportivas» compues- tas por alrededor de 40 posiciones diferentes de movimien- tos gimndasticos representadas por persorajes de ambos se- xos y diversas edades con pocas escrituras descriptivas al lado de cada figura. De todas ellas hay sdlo 31 figuras que poseen escrituras legibles dada su situacién ruinosa. Es evi- dente que estas figuras son una recopilacién no sistematica, ya por 6! desconcierto de sua catilos gimndaticos, ya por la mezcla de sus vestimentas u otros Indicios. Las figuras de la tumba antedicha difieren, en cierto modo, de las otras figuras gimndsticas pertenecientes a la poste- ridad de las dinasties de Suei y Tang. Veamnos a continuacién sus contenides y caracteristicas. 1. SOBRE LOS EJERCICIOS DE RESPIRACION Abunden los documentos antiguos sobre los ejercicios de respiracion, incluso las tiras de bambuies halladas en la mis- ma tumba de Han llevan eseritures acerca del tema. Por ejem- plo, en esas tiras se trata por reiteradas veces del arte de bien respirar y se cuenta en cierto trozo que el arte de bien 73 respirar consiste simplemente en expulsar el aire estacio- nado por la noche y concentrar las nuevas sustancias césmi- cas por la mafiana para despejar los nueve orificios y con- solidar las sels visceras, En el «Ejercicio para la inmortali- dad» antedicho, también se describe el método de «alimen- tarse de la atmdsfera». Por mas que haya una gran variedad de los ejercicios de respiracidn. Pero podemos resumirlos en dos métodos principales que son: la respiracién por el ombligo y [a respiracién por la planta (1 R.). Sin embargo, Ics ejercicios de resplracién descritos en las figuras ya citadas no concuerdan con ellos. Pues alguna de ellas se presenta en la posicién vigilante de un tigre (fi- gura 3) y otras representan las posiciones con el pecho ex- tendido (fig. 1}, 0 imitando el grito del mono, las cuales tien- den a un mismo desarrollar la funcién del corazén y los pulmones. Este tipe de respiracién que imita el dinamismo de los animales se diferencia indudablemente de la respira- cién espaciosa y prolongada. 2. SOBRE LOS EJERGIGIOS CORPORALES Se encuentra en las figuras una posicién arrodillada (fi- gura 5) y las restantes en posicién parada, abarcando diver- 80s movimientos bisicos. Por ejemplo, de los ejercicios de brazos se halla la posicién de «la elevacién del dragén» (fi- gura 6) y el «lanzamiento del ave» (fig. 7); el ejercicio del pecho es representado por la posicién de «el grito» (fig. 1); en la figura 8 aparece el ejercicio de piernas; en la figura 4 aparece el ejercicic costal: la figura 10 representa el ejerci- cio de Ja rotacién corporal y la figura 11 es una especie de ejercicio de abdomen y espalda. En cuanto a las imitaciones de los animales, estas figuras son semejantes al «Deporte de los cinco animales». Por ejem- plo, las figuras 7, 15 y 16 imitan al ave; la figura 12 es una posicién del oso y la figura 2 asimila al mono, etc. Todo ello indica el vinculo histérico entre las figuras de Ee 30 ot la tumba y el «Deporte de los cinco animales» creado por Jua-Tuo, 3. SOBRE SUS EFECTOS TERAPEUTICOS Una buena parte de las figuras son acompafadas de las escrituras, refiriéndose directamente a las enfermedades de los miembros, e! sistema digestivo, los érganos de los sen- tidos, incluso estan relacionadas estrechamente con algunas enfermedades contagivsas. Lastima que estas figuras y sus e9- crituras sean tan simples que no las describen con claridad y mayor detalle. No obstante, se puede decucir con cierta exac- titud los efectos terapéuticos de dichos ejerciclos por medio de lag descripciones similares de otras figuras antiguas. Por ejemplo, para curar la plenitud toracica y la obstruccién de los meridianos en general, se incline el cuerpo con las ma- nos y los ples tocando ol suelo y se leventa la cabeza al mé- ximo (fig. 11), y para tratar el dolor de la rodilla se flexionan las rodillas, etc. En resumen, estas indicaciones terapéuticas son iguales o por lo menos guardan una gran semejanza con los textos gimndsticos de las épocas posteriores. EPILOGO Segin la descripcién de la tableta_cronolégica hallada en lz tumha de Han, se sabe que el duefio pertenecia a una tfa- milia noble y era un general. La sepultura fue llevada a cabo hace dos mil cien afios. Se han descubierto dentro de la tum- ba, ademas de abundantes armas, también bastantes obras medicinales. Por ejemplo, Pulsologia, Las 52 recetas, y figuras en seda, tiras de bambi, etc. Estas figuras no sélo son antiguas, sino que también son ricas en su contenido, que nos ofrecen pistas valiosas para investigar el desarrollo y la evolucién de los ejercicias an- tiguos. 81 a RBs Lah heh T] How spp MaC RMA 2.3K te) a INDICE PROLOGO o.oo. eee ce cee ce eee ee nee nee nee ote ee tee ene eee A deporte terapéutico china basado en la lucha de los cinco anl- Procedimientos fundamentales del deporte de Jos cinco animales. E] deporte de Igs cinco animales (sistema primero): Posicion del 080 ... ... . Posicin del tigre a Posicién del mono... «. Posicion del ciervo ... . . Posicién de Ja cigiiefia ... .. El deporte de los cinco animales {sistema segundo): Posicién preparatorta . El tigre sube a la mon’ E| ciervo levanta la cabeza El mono mueve los brazos El ogo lanza una zarpa ... . La cigliofa vuela [nclinada . El tigre busea su alimento Ei ciervo encoge su cuallo El mono coge la fruta ... El oso lanza dos zarpazos - El vuelo horizontal de la cigiefia . El tigre baja de la montafia La larga Garréra del clervo El mono mira [a luna El oso circula sus gar La cigileha despega ... . El tigre mira hacia atras ..0 6. ue ve El ciarvo extiende su plerna El mono ofrece sus frutas ... ... Pags. 3 6

También podría gustarte