Está en la página 1de 4

Un electrólito o electrolito es cualquier sustancia que contiene iones libres, los que se

comportan como un medio conductor eléctrico. Debido a que generalmente consisten de


iones en solución, los electrólitos también son conocidos como soluciones iónicas, pero
también son posibles electrólitos fundidos y electrólitos sólidos.

Contenido
[ocultar]

• 1 Principios
• 2 Importancia fisiológica
o 2.1 Medición
o 2.2 Bebidas deportivas
• 3 Electroquímica
• 4 Electrólito seco
• 5 Véase también

• 6 Referencias

Principios [editar]
Comúnmente, los electrólitos existen como soluciones de ácidos, bases o sales. Más
aún, algunos gases pueden comportarse como electrólitos bajo condiciones de alta
temperatura o baja presión. Las soluciones de electrólitos pueden resultar de la
disolución de algunos polímeros biológicos (por ejemplo, ADN, polipéptidos) o
sintéticos (por ejemplo, poliestirensulfonato, en cuyo caso se denominan polielectrólito)
y contienen múltiples centros cargados.

Las soluciones de electrólitos se forman normalmente cuando una sal se coloca en un


solvente tal como el agua, y los componentes individuales se disocian debido a las
interacciones entre las moléculas del solvente y el soluto, en un proceso denominado
solvatación. Por ejemplo, cuando la sal común, NaCl se coloca en agua, sucede la
siguiente reacción:

NaCl(s) → Na+ + Cl−

También es posible que las sustancias reaccionen con el agua cuando se les agrega a
ella, produciendo iones. Por ejemplo, el dióxido de carbono reacciona con agua para
producir una solución que contiene iones hidronio, bicarbonato y carbonato.

En términos simples, el electrólito es un material que se disuelve en agua para producir


una solución que conduce una corriente eléctrica.

Observe que las sales fundidas también pueden ser electrólitos. Por ejemplo, cuando el
cloruro de sodio se funde, el líquido conduce la electricidad.

Si en un electrólito en solución una alta proporción del soluto se disocia para formar
iones libres, se dice que el electrólito es fuerte; si la mayoría del soluto no se disocia, el
electrólito es débil. Las propiedades de los electrólitos pueden ser explotadas usando la
electrólisis para extraer los elementos químicos constituyentes.

Importancia fisiológica [editar]


En fisiología, los iones primarios de los electrólitos son sodio (Na+), potasio (K+), calcio
(Ca2+), magnesio (Mg2+), cloruro (Cl−), hidrógeno fosfato (HPO42−) y bicarbonato
(HCO3−).

Todas las formas de vida superiores requieren un sutil y complejo balance de


electrólitos entre el medio intracelular y el extracelular. En particular, el mantenimiento
de un gradiente osmótico preciso de electrólitos es importante. Tales gradientes afectan
y regulan la hidratación del cuerpo, pH de la sangre y son críticos para las funciones de
los nervios y los músculos. Existen varios mecanismos en las especies vivientes para
mantener las concentraciones de los diferentes electrólitos bajo un control riguroso.

Tanto el tejido muscular y las neuronas son considerados tejidos eléctricos del cuerpo.
Los músculos y las neuronas son activadas por la actividad de electrólitos entre el fluido
extracelular o fluido intersticial y el fluido intracelular. Los electrólitos pueden entrar o
salir a través de la membrana celular por medio de estructuras proteicas especializadas,
incorporadas en la membrana, denominadas canales iónicos. Por ejemplo, las
contracciones musculares dependen de la presencia de calcio (Ca2+), sodio (Na+), y
potasio (K+). Sin suficientes niveles de estos electrólitos clave, puede suceder debilidad
muscular o severas contracciones musculares.

El balance de electrólitos se mantiene por vía oral o, en emergencias, por administración


vía intravenosa (IV) de sustancias conteniendo electrólitos, y se regula mediante
hormona, generalmente con los riñones eliminando los niveles excesivos. En humanos,
la homeostasis de electrólitos está regulada por hormonas como la hormona
antidiurética, aldosterona y la paratohormona. Los desequilibrios electrolíticos serios,
como la deshidratación y la sobrehidratación pueden conducir a complicaciones
cardíacas y neurológicas y, a menos que sean resueltas rápidamente, pueden resultar en
una emergencia médica.

Medición [editar]

La medición de los electrólitos es un procedimiento diagnóstico realizado comúnmente,


ejecutado vía examen de sangre con electrodos selectivos o urinálisis por tecnólogos
médicos. La interpretación de estos valores es algo carente de significado sin la historia
clínica y frecuentemente es imposible sin una medición paralela de la función renal. Los
electrólitos medidos más frecuentemente son el sodio y el potasio. Los niveles de
cloruro se miden rara vez, excepto para la interpretación de gas sanguíneo arterial dado
que están vinculados inherentemente a los niveles de sodio. Un test importante llevado a
cabo con la orina es el examen de gravedad específica para determinar la existencia de
desbalance electrolítico.

Bebidas deportivas [editar]


Los electrólitos suelen encontrarse en bebidas deportivas. En terapia de rehidratación
oral, las bebidas con electrólitos contienen sales de sodio y potasio restablecen el agua
del cuerpo y los niveles de electrólitos después de la deshidratación causada por el
ejercicio, diaforesis, diarrea, vómito, intoxicación o hambre.

No es necesario reemplazar las pérdidas de sodio, potasio y otros electrólitos durante el


ejercicio, dado que no suele suceder una disminución significativa de las reservas corporales de
estos minerales durante el entrenamiento normal. Sin embargo, en condiciones de ejercitación
extrema por 5 o más horas (por ejemplo: ironman o ultramaratón), se recomienda el consumo de
una bebida deportiva compleja con electrólitos.(-Elizabeth Quinn, entrenador y profesional de la
salud) [1]

Los atletas que no consumen electrólitos bajo estas condiciones corren el riesgo de
sobrehidratación (o hiponatremia).

Debido a que las bebidas deportivas típicamente contienen niveles muy altos de azúcar,
no son recomendados para su uso regular por niños. El agua es considerado la única
bebida esencial para los niños durante el ejercicio. Hay disponibles sobres medicinales
de rehidratación y bebidas para reemplazar a los electrólitos claves perdidos durante
diarrea y otros problemas gastrointestinales. Los dentistas recomiendan que los
consumidores regulares de bebidas deportivas tomen precauciones contra la caries
dental.

Las bebidas deportivas y electrólicas pueden ser hechas en casa, usando las
proporciones correctas de azúcar, sal y agua.[2]

Electroquímica [editar]
Artículo principal: electrólisis

Cuando se colocan electrodo en un electrólito y se aplica un voltaje, el electrólito


conducirá electricidad. Los electrones solos normalmente no pueden pasar a través del
electrólito; en vez de ello, una reacción química sucede en el cátodo, consumiendo los
electrones del cátodo, y otra reacción ocurre en el ánodo, produciendo electrones para
ser capturados por el ánodo. Como resultado, una nube de carga negativa se desarrolla
en el electrólito alrededor del cátodo, y una carga positiva se desarrolla alrededor del
ánodo. Los iones en el electrólito se mueven para neutralizar estas cargas para que las
reacciones puedan continuar y los electrones puedan seguir fluyendo.

Por ejemplo, en una solución de sal ordinaria (cloruro de sodio, NaCl) en agua, la
reacción en el cátodo será

2H2O + 2e− → 2OH− + H2

con lo que burbujeará gas hidrógeno; la reacción en el ánodo es

2H2O → O2 + 4H+ + 4e−

con lo que se liberará gas oxígeno. Los iones sodio Na+ positivamente cargados
reaccionarán hacia el cátodo, neutralizando la carga negativa del OH− ahí presente, y los
iones cloruro Cl− reaccionarán hacia el ánodo neutralizando la carga positiva del H+ de
ahí. Sin los iones provenientes del electrólito, las cargas alrededor de los electrodos
harían más lento el flujo continuo de electrones; la difusión de H+ y OH− a través del
agua hacia el otro electrodo tomaría más tiempo que el movimiento de los iones de
sodio más prevalentes.

En otros sistemas, las reacciones de los electrodos pueden involucrar a los metales de
los electrodos, así como a los iones del electrólito.

Los conductores electrolíticos pueden ser utilizados en dispositivos electrónicos donde


la reacción química en la interface metal/electrólito produce efectos útiles.

Los electrolitos cumplen funciones muy importantes que tienen que ver
con el funcionamiento adecuado del organismo

En el agua corporal se hallan disueltos diverso elementos químicos denominados electrólitos, que
intervienen directamente con el comportamiento celular, estos son: sales de potasio, magnesio,
sodio, calcio, proteínas, fosfatos, sulfatos y en menor proporción ácidos grasos, bicarbonato y
cloro, así que como se podrá ver, el agua, no es solamente agua sino los componentes que son
vitales para el organismo.

Pero, para qué sirve cada uno de los electrolitos?:


- Potasio, ayuda en la función muscular, en la conducción de los impulsos nerviosos, la acción
enzimática, el funcionamiento de la membrana celular, la conducción del ritmo cardiaco, el
funcionamiento del riñón, el almacenamiento de glucógeno y el equilibrio de hidatación.
- Sodio, ayuda a la regulación de la hidratación, disminuye la pérdida de fluidos por la orina y
participa en la transmisión de impulsos electroquímicos a través de los nervios y músculos. La
transpiración excesiva provoca pérdida de sodio.

- Calcio, participa en la activación de nervios y músculos y en la contracción muscular. Es el


principal componente de huesos y dientes. Actúa como un ión esencial para muchas enzimas y es
un elemento de proteínas y sangre, que fortalece las funciones nerviosas.
- Magnesio, participa en la activación enzimática, en el metabolismo de proteínas en la función
muscular. Las principales fuentes dietéticas incluyen cereales, nueces, productos lácteos y
vegetales de hoja verde.
El magnesio ejerce sus efectos fisiológicos en el sistema nervioso, en forma semejante al calcio.
Una elevación en su concentración sanguínea produce sedación y depresión del sistema nerviosos
central y periférico, una concentración baja determina desorientación y convulsiones.
La pérdida de cualquiera de los electrolitos ocasiona cambios en la función metabólica, que se
pueden ver reflejados de diversas maneras: mareos, desmayos, pérdida de peso, inconciencia y
otros síntomas.

La pérdida de electrolitos sucede por varias razones: - Deshidratación por vómitos y diarrea
constante.
- Insolación. - Fiebre intensa.
- Enfermedades como la bulimia y anorexia.
- Enfermedades infecciosas diversas.

Es muy importante evitar la pérdida reestablecerlos de inmediato para evitar


complicaciones, por ello se deben tomar diariamente de litro y medio a dos litros de
agua y en caso de deshidratación, acudir a un centro de salud para la aplicación de
suero, ya sea vía oral o intravenosa.