PROYECTO FAU 2009 – 2010

N°1201 0601 9102 018

FUERTES ESPAÑOLES Y LUGARES HISTÓRICOS DE
CHILOÉ: EXPLORACIÓN, RECONOCIMIENTO Y PUESTA
EN VALOR DE UN PATRIMONIO HISTÓRICO-
HISTÓRICO-CULTURAL
DE ROTUNDA IDENTIDAD.
Instituto de Restauración Arquitectónica – Facultad de Arquitectura y Urbanismo – Universidad de Chile
PROYECTO FAU 2009 - 2010

FUERTES ESPAÑOLES Y LUGARES HISTÓRICOS DE
CHILOÉ: EXPLORACIÓN, RECONOCIMIENTO Y PUESTA
EN VALOR DE UN PATRIMONIO HISTÓRICO-CULTURAL
DE ROTUNDA IDENTIDAD.
PROYECTO FAU 2009 - 2010

FUERTES ESPAÑOLES Y LUGARES HISTÓRICOS DE
CHILOÉ: EXPLORACIÓN, RECONOCIMIENTO Y PUESTA
EN VALOR DE UN PATRIMONIO HISTÓRICO-CULTURAL
DE ROTUNDA IDENTIDAD.

Investigador Responsable
Gustavo Núñez Escobar

Investigador Alterno
Antonio Sahady Villanueva

Co-investigadores
Carolina Quilodrán Rubio
José Marcelo Bravo Sánchez

Instituto de Restauración Arquitectónica
Facultad de Arquitectura y Urbanismo
Universidad de Chile
MMX
INDICE

Resumen / abstract ............................................................................................... 1
Introducción........................................................................................................... 2
Antecedentes de la investigación ........................................................................ 4
Formulación del problema ................................................................................... 5
Objetivos e Hipótesis .......................................................................................... 8
Metodología y Plan de Trabajo ........................................................................... 9
Capítulo I: Características del Área de Estudio ................................................ 13
1.1.- Sector 1..................................................................................................... 14
1.2.- Sector 2..................................................................................................... 19
Capítulo II: Sistema Defensivo de Chiloé .......................................................... 24
2.1.- Características arquitectónicas presentes en la construcción de fuertes de
Chiloé ................................................................................................................ 25
2.2.- Evolución del Sistema Defensivo de Chiloé (s XVI – s. XIX) .................... 30
2.3.- Descripción de la Estructura del Sistema Defensivo de Chiloé................. 34
2.4.- Limitaciones del Sistema Defensivo Chilote ............................................. 42
Capítulo III: Catálogo de Fortificaciones del Sistema Defensivo de Chiloé ... 43
3.1.- Subsistema Carelmapu ............................................................................. 44
3.1.1.- Fuerte Carelmapu .................................................................................. 44
3.1.2.- Centinela de Astilleros ........................................................................... 48
3.1.3.- Batería de Coronel ................................................................................. 50
3.2.- Subsistema Lacuy ..................................................................................... 54
3.2.1.- Centinela de Guapacho o Huapacho ..................................................... 54
3.2.2.- Batería de Corona o Guapilacuy ............................................................ 57
3.2.3.- Fuerte Agüi ............................................................................................ 59
3.2.4.- Batería de Chaicura ............................................................................... 70
3.2.5.- Batería de Barcacura o Balcacura ......................................................... 72
3.3.- Subsistema San Carlos de Ancud ............................................................ 79
3.3.1.- Fuerte Real de San Carlos de Ancud .................................................... 79
3.3.2.- Batería de Poquillihue o Puquillihue ...................................................... 86
3.3.3.- Batería El Muelle o El Carmen ............................................................... 90
3.3.4.- Batería de Campo Santo o Camposanto ............................................... 92
3.3.5.- Batería de San Antonio .......................................................................... 94
3.3.6.- Batería Tecque o Teque ...................................................................... 103
3.4.- Subsistema San Antonio de Chacao ...................................................... 105
3.4.1.- Batería de Remolinos o Punta Remolinos ........................................... 105
3.4.2.- Batería Pampa de Lobos ..................................................................... 109
3.4.3.- Batería La Poza o del Astillero ............................................................. 111
3.4.5.- Fuerte San Antonio de Chacao ............................................................ 113
3.5.- Subsistema Castro - Tauco..................................................................... 117
3.5.1.- Fuerte Santiago Apóstol de Castro ...................................................... 117
3.5.2.- Batería Marítima de Castro .................................................................. 120
3.5.3.- Batería o Fortín de Tauco .................................................................... 121
3.6.- Otras fortificaciones asociadas a Chiloé ................................................. 125
Capítulo IV: Lugares Históricos de la Campaña Chiloé (1820 – 1826) .......... 128
4.1.- Primera Expedición a Chiloé: Lord Thomas Cochrane (13 al 24 de febrero
de 1820) .......................................................................................................... 129
4.2.- Segunda Expedición a Chiloé del General Ramón Freire (1° de Marzo a 15
de abril 1824) .................................................................................................. 137
4.3.- Tercera Expedición a Chiloé del General Ramón Freire (8 a 30 de enero.
1826) ............................................................................................................... 158
4.4.- Lugares históricos secundarios intervinientes en la Campaña de Chiloé
(1820-1826)..................................................................................................... 180
Capítulo V: Análisis de los factores que permiten determinar el grado de
recuperación de los Fuertes Hispanos y los Lugares de Batalla de la
Campaña de Chiloé (1820 – 1826) en la provincia de Chiloé ......................... 189
5.1.- Estado de Conservación de la Obra ....................................................... 191
5.2.- Percepción Histórica ............................................................................... 192
5.3.- Importancia Histórica .............................................................................. 194
5.4.- Accesibilidad ........................................................................................... 196
5.5.- Señalética ............................................................................................... 197
5.6.- Cantidad de Visitas que reciben los Lugares Históricos de Chiloé ......... 198
5.7.- Secuencia evolutiva de los espacios históricos presentes en el archipiélago
de Chiloé ......................................................................................................... 199
Capítulo VI: Propuesta de una Ruta Histórica de Chiloé ............................... 205
6.1.- Nombre del Proyecto .............................................................................. 207
6.2.- Fundamentación del proyecto ................................................................. 207
6.3.- Respaldo social del proyecto .................................................................. 209
6.4.- Descripción del proyecto ......................................................................... 209
6.5.- Mercado .................................................................................................. 213
6.6.- Referencias geográficas ......................................................................... 216
6.7.- Siete hitos estratégicos para la materialización del proyecto .................. 217
6.8.- Fuentes de Financiamiento ..................................................................... 217
6.9.- Modelos Internacionales y Nacionales en que se puede basar el proyecto
........................................................................................................................ 217
6.10.- Actuaciones estratégicas necesarias para materialización del proyecto
....................................................................................................................... 220
6.11.- Perfil Económico ................................................................................... 221
6.12.- Carta Gantt ........................................................................................... 222
6.13.- Actores .................................................................................................. 223
6.14.- Líderes .................................................................................................. 224
6.15.- Resultados esperados en un mediano y largo plazo ............................ 225
Conclusiones ..................................................................................................... 227
Bibliografía......................................................................................................... 231
Glosario .............................................................................................................. 237
Anexo N°1. Tropa y armamento ....................................................................... 244
Anexo N°2. Productos de la investigación ...................................................... 269
Ponencias a Congresos .................................................................................... 271
Publicación ........................................................................................................ 288
Postulación a Proyecto FONDART 2011 ......................................................... 290
Anexo N°3. Gastos en terreno e inscripción a congre sos ............................. 298
Boletas terreno .................................................................................................. 302
Comprobantes inscripción a Congresos ........................................................ 315
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Resumen

La cultura chilota es admirada por su geografía y por su historia. A
través del tiempo, el reconocimiento de sus valores ha crecido de
manera exponencial. Su capital arquitectónico no sólo son sus iglesias y
viviendas bordemarinas. Existe, también, otro tipo edificatorio que, por
desconocido, no ha concitado la atención que merece: se trata del
variado repertorio de fortificaciones defensivas españolas –y los lugares
históricos asociados ellas-, de las que aún es posible identificar algunos
vestigios.

Abstract

Chiloe culture is admired for its geography and for its history. Through
time, the acknowledgement of its values has grown in an exponential
manner. Its architectural glory is not only its churches and costal
housing, other types of buildings also exist but, through lack of
knowledge, they have not drawn the attention they deserve: the
buildings in question are the varied repertoire of defensive Spanish forts
– and the historic sites associated with them, of which it is still possible
to identify traces.

1
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

INTRODUCCIÓN.

La cultura chilota es admirada por su geografía y por su historia. A través del
tiempo el reconocimiento de sus valores ha crecido de manera exponencial. No
sólo por la notoriedad universal que ha adquirido el archipiélago después de que
16 de sus iglesias han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad, sino por la
profundidad de su patrimonio intangible.

Pero su rico capital arquitectónico incluye, además, viviendas cuyos tipos están
convenientemente inventariados en diversas publicaciones. Entre ellos, los
conjuntos de palafitos que caracterizan el borde marino de algunas localidades.

Hay, sin embargo, algunas expresiones arquitectónicas tan valiosas como las
iglesias y las viviendas que no han concitado la atención que merecen: se trata de
los fuertes españoles y algunos lugares históricos poderosamente
significativos.

Cabe recordar que la Provincia de Chiloé fue el último bastión y enclave español
en Chile. Es el territorio que más tardó en anexarse al suelo nacional durante el
periodo independentista. Y ningún testimonio más palmario que los fuertes
españoles y aquellos sitios que se constituyeron en escenarios de las batallas
libradas en procura de recuperar el finis terrae por parte de los gobernantes
chilenos.

El tiempo se ha encargado de tender un manto de olvido y abandono encima de
su memoria material e inmaterial. El deterioro físico creciente de los fuertes
españoles que aún perviven amenaza con extinguirlos (o, al menos, con
degradarlos al límite de que su recuperación resulte imposible). Los lugares
históricos, por su parte, corren el peligro de ser invadidos por acciones humanas
que finalmente terminen anulándolos y, por consiguiente, borrándolos de la
historia.

El advenimiento del Bicentenario de la Independencia es la oportunidad propicia
para fijar la atención en este patrimonio extraordinario. No sólo las iglesias chilotas
y los palafitos merecen un reconocimiento internacional. Así lo han entendido las
autoridades del Ministerio de Obras Públicas, que han destinado importantes
recursos en favor del rescate y la conservación de estos singulares vestigios de la
profunda historia de Chile.

A partir de un catastro de lo existente –se sistematizará conforme se haya
concluido el inventario inicial-, se pretende que el documento final dé cuenta de la
valiosa herencia cultural contenida en estos espacios históricos y patrimoniales.
Una matriz de evaluación, síntesis de los aportes que ofrecen las disciplinas de la
Historia, la Restauración Arquitectónica, la Geografía Humana y la Geografía
Histórica integradas, permitirá poner en relieve los casos más representativos:

2
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

fuertes españoles y lugares históricos existentes en la zona. En la fase explicativa
de la investigación se perfilarán las características de cada unos de los casos
seleccionados y su verdadera gravitación en el contexto de la cultura chilota.

El paso siguiente es la definición de una ruta con fines turístico-culturales, de
modo que, una vez recuperados los bienes, se conviertan en atractivos destinos
para aproximarse a las raíces de la historia de Chiloé.

El documento final abrirá una puerta hacia un territorio poco escudriñado y, por lo
tanto, escasamente conocido. La experiencia demuestra que detrás del
conocimiento sobreviene el genuino interés por rescatar y preservar aquello que,
de otro modo, está condenado a la desaparición.

Se propone que la investigación se desarrolle en 6 meses, durante los cuales se
alternará la investigación de gabinete con las exploraciones en terreno.

3
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN

4
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

FORMULACIÓN DEL PROBLEMA.

El mundo de la globalización, permanentemente censurado por su tendencia a
borrar las fronteras de la identidad, como contrapartida ofrece beneficios que no es
justo menospreciar: permite que el conocimiento construido en un extremo del
mundo sea conocido, en el otro extremo, casi con la velocidad de la luz. Nunca
hemos dispuesto de mejores condiciones para dar a conocer las bondades de que
dispone un determinado país o territorio. Y pocas cosas lo definen mejor que sus
bienes culturales.

En las últimas décadas han proliferado las cartas internacionales que reconocen,
precisamente, en el patrimonio tangible e intangible de las naciones, la simiente de
la cultura. A la extensa y diversa nómina de monumentos sembrados en el mundo
se agregan, cada día, aquellos que, habiendo existido durante décadas -o siglos, o
milenios-, recién hoy día son apreciados en su verdadera dimensión.

La tarea es ardua: el descubrimiento de los atributos de un determinado bien es
apenas el primer paso. El siguiente, un cuidadoso registro para entonces adoptar
medidas de conservación.

Es un hecho normal que en la actualidad tomen partido en la protección de los
bienes patrimoniales las instituciones representativas de la cultura. Cuando esos
bienes reciben un grado de reconocimiento suficiente, terminan por plegarse las
esferas políticas. Pero es tarea de los especialistas la exploración inicial, la
selección rigurosa y la evaluación de los atributos que justifican la consagración del
bien.

Las lecciones provienen de países de alto desarrollo cultural: el patrimonio no tiene
por qué ser antagónico con el progreso. Antes bien, ambos se potencian si se
consigue poner en valor aquellos bienes que parecen haber cumplido su vida útil.
En efecto, los fuertes españoles parecen dormidos a fuerza de un abandono
pertinaz. El tiempo se encarga de elaborar una progresiva degradación. Es urgente
prestar atención a sus valores. Y con más razón, los lugares históricos precisan
de medidas de emergencia que neutralicen las agresiones siempre latentes.

Sobre los fuertes españoles se ha investigado muy poco. El trabajo más cercano
corresponde a un análisis arquitectónico realizado por el Padre Gabriel Guarda
sobre el Flandes Indiano, en 1990. En la dimensión de la Geografía Humana los
análisis culturales y los estudios acerca del patrimonio chilote no consideraron la
relación entre el espacio tangible y las manifestaciones culturales e históricas.
Como plantea Claval (1999), “el espacio que frecuentan los hombres nunca se
limita a aquel que la observación revela.”

5
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

En el área de la historia destacan, por la precisión con que se describe los lugares
históricos y los fuertes de Chiloé, los estudios de Diego Barros Arana, Pedro J.
Barrientos, Gabriel Guarda, Francisco Antonio Encina y Rodolfo Urbina Burgos;
con un alcance más local, Dante Montiel. Ninguno trata, sin embargo, la relación
entre el patrimonio tangible y los lugareños.

La toma de conciencia de los habitantes se convierte en una de las armas más
eficaces en favor de la custodia de los fuertes y de los lugares históricos. De allí
que, una vez concluido el registro y el procesamiento de la información, sea
necesario dar a conocer esos resultados a la comunidad para involucrarla en una
ininterrumpida cruzada orientada a la defensa del patrimonio.

El reconocer y resguardar el acervo cultural de un pueblo es, a todas luces, la
mejor forma de mantener la historia viva, materializada en obras que siguen
expresándose aún después de los siglos transcurridos.

Desde hace algunas décadas la cultura chilota se ha transformado en una
interesante veta para explorar en materia de patrimonio, tangible e intangible.

Ni las rudas condiciones climáticas, ni la difícil geografía han podido con las
vigorosas huellas hispanas. Cierto es que los muchos lustros transcurridos han
hecho mella en la materialidad de las obras. Pero aún es tiempo de ir en su
rescate, una vez que se haya completado el meticuloso registro inicial. Del período
indiano existe un buen número de construcciones militares y algunos lugares
históricos situados en la boca del Canal de Chacao y en ciertos territorios
septentrionales de la isla. Algunos de ellos ya han sido reconocidos como
Monumentos Históricos.

Tanto las fortificaciones hispánicas como los lugares históricos chilotes rebasan
absolutamente el mero propósito defensivo que representan: hoy día constituyen
un verdadero aporte a los poblados a los cuales pertenecen. En plena coincidencia
con el aforismo clásico “si vis pacem, para bellum”, los fuertes se convirtieron en
efectivos garantes de la paz y, como expresión física, en baluartes encargados de
cautelar los territorios conquistados para la monarquía. Las fortificaciones siempre
fueron importantes focos de expansión territorial, agrícola y comercial de la
colonización.

Es justo llamar la atención sobre el cuidado que se ha prestado a estas
construcciones defensivas, casi siempre emplazadas en lugares escarpados,
dominando un paisaje de silvestre hermosura. Resulta sorprendente el empleo de
materiales nobles, hábilmente exornados con emblemas y motivos heráldicos. Los
manifiestos valores de estos exponentes de la arquitectura defensiva han
concitado el interés de gobiernos, organismos internacionales y fundaciones
culturales.

6
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Por fortuna, los documentos que ha producido, hasta la fecha, la investigación
histórica, estimulan la catalogación, los levantamientos críticos y los proyectos de
intervención, sean éstos de conservación o de restauración. Adicionalmente,
esperan su turno los proyectos de habilitación museológica. El objetivo final es la
puesta en valor de los fuertes indianos -otrora vivos- y los lugares históricos que
relatan capítulos memorables del pasado.

Sin alcanzar la magnitud de fortificaciones emplazadas en otros sitios americanos,
las construcciones defensivas chilotas fueron la resultante de la aplicación de
sofisticadas técnicas, adaptadas estructuralmente al medio local y materializadas
con mano de obra exclusivamente insular. Respondieron eficazmente a las
solicitaciones defensivas y forman parte de la llamada Escuela Hispanoamericana
de Fortificación Amurallada.

Pese a los grandes avances en la materia, los estudios son incipientes. El presente
Proyecto de Investigación procura conseguir, al cabo, la revalorización tanto de los
fuertes españoles como de los lugares históricos de batallas, acaecidas entre 1820
y 1826, durante la Campaña de Chiloé. Se busca, en definitiva, reconocer en su
justa dimensión este patrimonio arquitectónico y urbano enclavado en medio de la
geografía más agreste. Se vislumbran, a partir de su puesta en valor, notables
potencialidades en el campo del Turismo Cultural.

Un trabajo de esta naturaleza bien merece la conjunción de las disciplinas de la
Historia, la Restauración Arquitectónica, la Geografía Cultural y la Geografía
Histórica.

7
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

OBJETIVOS E HIPOTESIS.

Objetivos Generales del proyecto:

 Demostrar que el acervo patrimonial de Chiloé es mucho más que su
arquitectura religiosa y sus viviendas palafíticas, toda vez que existe,
además, un patrimonio apenas explorado: unos cuantos fuertes españoles
y ciertos lugares cargados de historia y de significado, asociados a la lucha
por la Independencia.
 Involucrar a las comunidades en cuyos territorios se asientan los ejemplos
seleccionados, de forma que se transformen en efectivos vigías y
curadores de un patrimonio en peligro.

Objetivos Específicos del proyecto

• Realizar un inventario actualizado y convenientemente sistematizado de los
fuertes españoles que aún perviven en Chiloé, así como de los lugares
históricos que fueron escenario de importantes gestas con propósitos
independentistas.
• Crear un instrumento de evaluación, a fin de precisar el valor patrimonial de
cada uno de los ejemplos seleccionados.
• Proponer medidas tendientes a la salvaguarda y protección de un
patrimonio indefenso y olvidado, con el objeto de impedir no sólo su
degradación, sino, también, la invasión del entorno próximo, que es su
complemento indisociable.
• Diseñar una ruta turístico-patrimonial que permita vincular los ejemplos de
mayor interés, integrando fuertes y sitios con alto valor histórico.
• Divulgar el conocimiento relacionado con el patrimonio local mediante
publicaciones y exposición en encuentros de carácter nacional e
internacional.
• Instruir a la comunidad para que consiga familiarizarse con un patrimonio
que le pertenece. Y, a partir de ese conocimiento, plegarse de manera
efectiva a una campaña de salvaguarda.

Se postulo, como hipótesis central, la siguiente:

Sólo el conocimiento y el consiguiente respeto por un patrimonio de
profunda carga histórica, como son los fuertes españoles y los lugares
donde se forjó la Independencia del pueblo chilote, harán posible la
salvaguarda y rescate de un patrimonio tangible e intangible severamente
amenazado por construcciones que avanzan al ritmo de la globalización.

8
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

METODOLOGIA Y PLAN DE TRABAJO

Planteamiento metodológico.

La confluencia de dos áreas disciplinares –el patrimonio arquitectónico, por una
parte, y la geografía cultural e histórica, por otra- ofrece la posibilidad de observar
un fenómeno desde dos perspectivas simultáneas y complementarias entre sí.
Pero es un hecho que el conocimiento ha de construirse paso a paso, con una
profunda compenetración de las situaciones en terreno.

Para lograr la correcta identificación y caracterización de los lugares históricos de
Chiloé, que se relacionan con el periodo 1820–1826, se comenzará por definir con
exactitud el universo de estudio, lo que sugiere, en una primera etapa, una
investigación exploratoria1. El objeto de análisis ha sido pocas veces abordado
por especialistas nacionales: ni en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo ni en
la carrera de Geografía de la Universidad de Chile –tampoco en otras- han sido
abordados en profundidad las fortificaciones españolas y los lugares históricos
asociados a las luchas por la independencia.

La certeza de que esta investigación vincula el patrimonio tangible con el
intangible estimula a abrigar la esperanza de incorporar a la comunidad en el
cuidado y conservación de un legado que le pertenece. Surgirán, en el proceso del
trabajo, algunas preguntas que reclamen su respuesta propia. ¿Qué se entiende
por Espacio Histórico? ¿Qué referentes precisa ese espacio para que se
constituya en un Espacio Histórico? ¿Cómo conservar un Espacio Histórico sin
desnaturalizarlo? A partir de esas respuestas la historia, la geografía y la
arquitectura establecerán los necesarios enlaces en aras de satisfacer las
inquietudes que plantea la hipótesis. En un segundo momento, la investigación
tenderá a ser correlacional, por cuanto habrá de considerar variables
combinadas, las que se afectarán mutuamente.

En una etapa más avanzada, cuando se haya completado la exploración y el
subsecuente registro, la investigación se tornará explicativa, toda vez que no sólo
se limitará a describir fenómenos, objetos arquitectónicos y lugares históricos
vinculados entre sí, sino a descubrir y explicar la verdadera razón de su
ocurrencia, en el caso de los fenómenos y existencia, en el caso de los objetos y
lugares. Sobre todo, explicar cómo es que la comunidad chilota ha logrado
relacionarse con una realidad que lleva a cuestas un pasado de cinco siglos. Se
explicarán, asimismo, los efectos del modelo de globalización que pugna, desde
hace 20 años, por romper el cerco de resistencia que impone la tradición chilota.

Las labores de gabinete y de terreno se realizarán de manera alternada, al tenor
del avance de la investigación. A modo de ejemplo, los datos del registro

9
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

efectuado en terreno se vaciarán, ya en gabinete, en una cartografía temática que
dé cuenta de las diferentes fases que corresponden a la Campaña de Chiloé.

Al comienzo será indispensable una exhaustiva revisión de la extensa bibliografía
que proponen los campos de la Conservación y Restauración Arquitectónica, la
Geografía Cultural y la Geografía Histórica, en lo que concierne a las edificaciones
militares. No pueden desconocerse, por ejemplo, las publicaciones referidas al
periodo histórico de la Campaña de Chiloé (1820–1826), que corresponde a la
anexión de esta provincia al territorio chileno. Historiografías de Pedro J.
Barrientos, Diego Barros Arana, Francisco Antonio Encina, Francisco Cavada,
Dante Montiel y Rodolfo Urbina Burgos contienen valiosa información. Un
importante complemento es el material audiovisual ya elaborado. Por ejemplo, “La
Ruta de Beaucheff” y “Héroes. Las Batallas de la Independencia”.

La determinación del universo definitivo será producto de la exploración inicial,
apoyada por los resultados obtenidos, en paralelo, por el estudiante Manuel
Órdenes González en su Práctica Profesional, desarrollada bajo el alero del
Instituto de Restauración Arquitectónica de la Facultad.

PLAN DE TRABAJO

La investigación se desarrollará en 6 meses y constará de 4 etapas:

Trabajo en gabinete: Esta etapa permite una primera incursión en el tema y la
definición precisa del universo de estudio. Se centrará en la compilación de
antecedentes generales en torno a los fuertes hispanos y los sitios históricos
asociados a la lucha por la independencia de los territorios chilotes. El acopio de
información histórica y geográfica respecto de acontecimientos y territorios
implicados se materializará en las siguientes actividades:

Definición y caracterización de los fuertes hispanos y los espacios históricos
chilotes seleccionados, incorporando su entorno construido y su paisaje próximo.

Una vez examinada la bibliografía disponible referida al territorio, el material
audiovisual y el cartográfico alusivo, se elaborará un documento preliminar que
sirva de base a un marco teórico, cuyos ejes principales serán la Geografía
Cultural, la Geografía Histórica y la Geografía Militar. Análogamente, se efectuará
la revisión bibliográfica y cartográfica relativa a las fortificaciones hispanas y la
Campaña de Chiloé (1820–1826). Para esta etapa se utilizará las historiografías
de autores como Pedro J. Barrientos, Diego Barros Arana, Francisco Antonio
Encina, Francisco Cavada, Dante Montiel y Rodolfo Urbina Burgos. En cuanto a la
cartografía, se utilizará el material proporcionado por el Museo Histórico Militar y
por el Instituto Geográfico Militar. Por último, esta fase contará con el apoyo de

10
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

material audiovisual relacionado con el tema de estudio: “La Ruta de Beaucheff” y
“Héroes. Las Batallas de la Independencia”.

Como resultado de esta actividad se elaborará un Catastro de fuentes de
información relacionadas con la presente investigación. También se asocia a este
punto la elaboración de una cartografía base de los fuertes españoles y lugares
históricos. Ambas incorporarán la información que se obtenga en gabinete y en
terreno. Adicionalmente, se complementará el catastro citado con el registro
arquitectónico atingente al estudio.

Elaboración del instrumento de recolección de información.

El proceso de la investigación exige una prolija selección de la información
relevante, no sólo respecto del patrimonio tangible sino, también, del intangible.
Para ese efecto se diseñará un instrumento capaz de discernir el grado la
importancia y utilidad de los antecedentes recabados en materia de los fuertes
hispanos y los lugares históricos.

Trabajo en terreno:

El instrumento diseñado en gabinete será empleado, a la hora de recoger
información, en los fuertes hispánicos y en zonas históricas, además del entorno
de cada uno de los casos de estudio. La observación y las notas en terreno serán
complementadas con completos registros fotográficos, croquis explicativos y
levantamientos cartográficos. En esta etapa del proyecto solo se pedirá una ayuda
de terreno y movilización, puesto que, se cuenta con lugar de acogida,
perteneciente a un pariente de los realizadores, esta ayuda familiar se encuentra
localizada en la ciudad de Castro, con lo cual se abaratan los costos de terreno.

Trabajo en gabinete de la información obtenida en terreno:

Análisis de la información obtenida en cada uno de los casos de estudio.

Elaboración de una matriz para evaluar la información, de acuerdo a las variables
consideradas en el modelo propuesto.

Fue el momento del procesamiento y sistematización de la información
convenientemente evaluada mediante la matriz propuesta. El paso siguiente
consistirá en la digitalización definitiva de los registros, conducente a la
elaboración de la base de datos que ordene la información y permita su consulta
de manera expedita y clara sobre los fuertes hispanos y los sitios históricos de
Chiloé con su arquitectura relacionada.

11
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Verificación de datos

Los múltiples y variados datos –muchos de ellos no previstos inicialmente-
deberán ser sometidos a un proceso de verificación. La información,
incrementada, contribuirá al enriquecimiento del proyecto. Dos son los objetivos
que persigue esta necesaria instancia: primero, contar con la seguridad de que la
información que se ha ingresado responde genuinamente a la realidad,
comprobando si el instrumento de recolección de datos ha sido correctamente
aplicado; segundo, confirmar la validez de la información obtenida aplicando los
pasos del método científico.

La totalidad de la información obtenida en terreno será tabulo en programa Excel
para su análisis e interpretación.

Complementariamente, en esta etapa se procedió a la elaboración de la
cartografía temática en programa ArcGis 9.2, al cual se incorporará información
planimétrica (elaborada en Autocad o Archicad y traducida a un formato
compatible con Arc View).

Elaboración del Documento Final

Los principales resultados que se incorporaron en el Documento Final de
Investigación son:

• Un Catastro actualizado de las fortificaciones españolas y los territorios
históricos de Chiloé.
• Un instrumento que permita sistematizar la relación arquitectura -
fortificaciones hispanas - lugares históricos.
• Una cartografía que localice en el territorio los fuertes hispanos y los
espacios históricos de Chiloé.
• Una muestra, jerarquizada, de cada uno de los fuertes y lugares históricos
registrados y analizados.
• Una propuesta de Ruta Turística, que dé cuenta del valor del patrimonio
tangible e intangible estudiado e incorpore la comunidad chilota a las
actividades relacionadas con la preservación del ambiente y la
conservación de los fuertes hispanos, entendidos como factores de fuerte
identidad regional.

12
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

CAPITULO I
AREA DE ESTUDIO

13
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Capítulo I.
Características del Área de Estudio.

El universo de estudio en que se enmarca la investigación comprende dos sectores: la
antigua estructura del Sistema Defensivo Hispano y los Lugares Históricos de las batallas
de la Campaña Emancipadora de Chiloé (1820-1826). Inscrito en la costa septentrional
del Canal de Chacao en su área continental y en el norte y centro de la Isla Grande de
Chiloé, este sector se extiende entre los 41° 44’ a 42° 33’ de Latitud Sur y los 73° 54’ y
73° 39’ de Longitud Oeste. (Ver Mapa de Área de Estudio de Fuertes Hispanos y Lugares
Históricos de la Provincia de Chiloé).

1.1. SECTOR 1.
Corresponde al litoral que baña el Canal de Chacao, tanto en el bordemarino
septentrional -o continental- como en el área meridional -o insular- de la Provincia de
Chiloé. Su vertiente septentrional se relaciona administrativamente con las comunas
de Maullín y Calbuco, en las que destacan los poblados de Carelmapu y Pargua. En el
sector meridional de la Comuna de Ancud, por su parte, resaltan las entidades
pobladas de Ancud, Chacao y Quetalmahue.

A causa del emplazamiento, los Fuertes Hispanos y aquellos Lugares de la Campaña
de Chiloé han debido enfrentar las inclementes condiciones climáticas: lluvias y
vientos intensos en la zona próxima a la desembocadura del Canal de Chacao, en
dirección al Océano Pacífico. Las condiciones mejoran hacia el área oriente. Según la
Dirección Meteorológica de Chile, este sector se caracteriza por presentar un clima
templado lluvioso con influencia mediterránea, cuya temperatura media sólo alcanza
los 11º C.

La escasa varianza térmica se explica por la homogeneidad del relieve. Los cuerpos
de agua, como el mismo canal, los golfos y los ríos, ayudan a mantener temperaturas
constantes; son, al mismo tiempo, fuentes de humedad, que fluctúa entre el 75% y el
80%. Las precipitaciones son producto de frecuentes sistemas frontales que cruzan la
zona, los cuales, a su vez, provocan abundante nubosidad y poca cantidad de días
despejados. Así, los lugares históricos emplazados en las inmediaciones de la
Cordillera de Piuchén y el Océano Pacífico se han visto afectados por precipitaciones
que van desde los 2.000 a 3.000 mm/anuales con clara influencia del relieve. Por otra
parte, la condición de abrigo y las menores altitudes del relieve hacia el mar interior de
Chiloé, implican una disminución de las precipitaciones hasta los 1.200 mm/anuales.

En los paisajes de la Cordillera de Piuchén –escenario de algunos lugares históricos-
predomina un bosque laurifolio, perennemente verde, de gran variedad de especies
vegetales, con árboles de gran tamaño, cubiertos de helechos y musgos. El espinillo
(Ulex europaeus) se ha expandido de forma incontrolada. (Ver Fig. N°1 y Fig. 2)

En el área litoral es posible encontrar mañío macho (Podocarpus nubigenus) y arrayán
macho (Rhaphithamnus spinosus). Abundan, además, las plantas halófitas, sea en
calidad de especies herbáceas o arbustivas; es el caso del chocho o artramuz
(Lupinus arboreus). Se encuentran, asimismo, gramíneas y hierbas psamnófilas,
comunes en los ecosistemas dunarios. No es infrecuente que esta vegetación haya
invadido y dejado bajo su follaje las estructuras de las fortificaciones hispanas chilotas.

14
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

15
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

La población próxima a los sitios históricos de este primer sector está estrechamente
relacionada con su periodo de fundación. No es de extrañar, por consiguiente, que los
principales fuertes y baterías sean el pilar de los principales poblados urbanos de esta
comarca. Es el caso de la aldea de Chacao, el pueblo de Carelmapu y la ciudad de
Ancud. Se exceptúan aquellos localizados en la Península de Lacuy, asociados a
entidades rurales cuyos caseríos adoptan el nombre original de los lugares históricos:
Chaicura, Balcacura y Agüi. Otro sector estratégico es Punta Corona, donde se
emplaza el imponente faro homónimo, que orienta a los navegantes que ingresan al
Canal de Chacao. (Ver Fig. N°3, Fig. N°4 y Fig.N°5).

La red caminera, conformada tanto por el borde septentrional como por el eje central
de la Ruta 5 Sur, en la parte del borde marino meridional del Canal de Chacao permite
una eficiente conectividad en este sector está dada por la red caminera. En el borde
costero septentrional del Canal de Chacao existe un camino que une los poblados de
Pargua con Carelmapu, en una extensión aproximada de 26 km. Dadas sus
características -una calzada de ripio desde Pargua hasta el sector de Astillero y de
tierra más adelante-, el tránsito vehicular es escaso.

En el borde marino meridional de Chacao la red vial está compuesta por tramos
pavimentados y ripiados. Los 27 km que median entre Chacao y Ancud de la Ruta 5
Sur cuentan con una calzada pavimentada. El camino costero entre Pugueñun y
Caulin -25 km de extensión- es de ripio.

Los Lugares Históricos, ya en la ciudad de Ancud, están conectados por un camino
pavimentado, que finaliza en el poblado de Quetalmahue, tras 27 km de recorrido. El
tramo siguiente, serpenteante y ripiado, después de avanzar 7 km, se interna en la
Península de Lacuy, para bifurcarse en dos sendas; el segundo de 8 km, con dirección
al Canal de Chacao, que conecta los lugares históricos de Agüi, Chaicura y Balcacura.

Entre los Lugares Históricos destacados en este primer sector se encuentran:
Carelmapu, Chacao, Ancud y Lacuy.

• Carelmapu: cuenta con sitios históricos tales como Carelmapu, Astilleros y
Coronel.
• Chacao: allí se encuentran Chacao Viejo, La Poza, Pampa de Lobos, Remolinos y
Pugueñun.
• Ancud: dispone del Polvorín (Fuerte Real de San Carlos de Ancud), la batería San
Antonio, Altos de Bellavista, Altos y Río Pudeto, Camino Caicumeo y Playa
Lechagua Además, las antiguas baterías de Poquillihue, El Muelle, Campo Santo y
Punta Tecque.
• Lacuy: tiene el Fuerte Agüi, las baterías de Chaicura y Balcacura, y las otrora de
Corona y Guapacho.

16
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

17
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

18
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

1.2. SECTOR 2.
Corresponde a la zona central de la Isla Grande de Chiloé, compuesta por las
comunas de Castro, Dalcahue y Chonchi y las entidades pobladas de Castro,
Dalcahue, Mocopulli y Putemún. Se trata de un sector influenciado por el clima
templado frío de la costa occidental, de alta pluviometría en pleno invierno; las
temperaturas no alcanzan los 10º C como media anual, en razón de su mayor latitud
y la cercanía a las regiones polares. Las temperaturas, dependientes de la exposición
a los vientos predominantes, son más altas en el área oriental de la Isla de Chiloé que
en la costa Pacífica, donde la intensidad de los vientos y las precipitaciones resienten
notoriamente las posibilidades de poblamiento. Es un hecho que las lluvias,
abundantes en las zonas más expuestas al océano -o al Golfo de Corcovado-,
disminuyen hacia el interior, especialmente en los valles interiores más protegidos.
Claro ejemplo de ello son los casos de Ancud y Castro: Ancud registra más de 2.300
mm/anuales; Castro, en cambio, sólo llega a los 1.900 mm/anuales.

La cobertura vegetal de este segundo sector está representada por la selva de
Chiloé, que se extiende como una cadena costera bastante baja y a veces
interrumpida por extensiones llanas o por islas. En este tipo de bosque se pueden
encontrar coigüe o roble de Chiloé (Nothofagus nítida), los que se desarrollan en
suelos higromórficos, planos y barrosos de poca profundidad. También es posible
encontrar olivillo o tique (Aextoxicon punctatum), especialmente en las planicies
costeras. Tampoco faltan el coigüe (Nothofagus dombeyi), el alerce (Fitzroya
cupressoide), el laurel (Laurus nobilis), el canelo (Drimys winteri), la luma (Amomyrtus
luma),el mañío macho (Podocarpus nubigenus), el notro (Embothrium coccioneum),
el tepú (Tepualia stipularis) y el ciruelillo (Embothrium Coccineum). Hay, también,
otras especies menores, como la quila (Chusquea quila).

En aquellas zonas donde la selva es más húmeda, el sustrato arbustivo resulta ser
muy variado y numeroso, con especies como chaura (Pernettya mucronata), murtilla
(Ugni molinae), pillo-pillo o palo hediondo (Ovidia pillo-pillo), siete camisas (Escallonia
macrantha) y maqui (Aristotelia chilensis). El sustrato edáfico del bosque es pobre en
herbáceas, no así en helechos. Se dan, asimismo, especies tales como la nalca
(Gunnera tinctoria). Y una amplísima variedad de lianas.

Con la llegada de la agricultura -y posteriormente la ganadería-, el sistema de quema
o roza significó el despeje del terreno de vegetación nativa para la realización de
dichas actividades económicas. Como resultado, varios bosques derivaron en tierras
de cultivo y praderas. Muchos de estos terrenos, destinados a la actividad
agropecuaria, se han descuidado; y no es extraño que actualmente estén invadidos
por el espinillo (Ulex europaeus), un arbusto introducido para hacer cercos vivos, pero
completamente fuera de control.

Respecto de los Lugares Históricos de este sector, es poco lo que la población vecina
puede revelar en las ciudades mayores o en los pueblos: los testimonios y vestigios
son casi nulos. En cambio, en las aldeas y caseríos rurales, la situación es distinta. Al
menos existe cierta señalética que da cuenta de la importancia histórica de estos
sitios, a saber: Mocopulli, Putemún y Tauco.

19
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

La conectividad de los lugares históricos de este sector es de mejor calidad que en el
primer caso. La red vial está conformada por la Ruta 5 Sur, de la cual derivan unos
cuantos caminos secundarios que llevan hacia el mar interior de Chiloé. Uno de ellos
es el camino que se extiende entre el Cruce de Mocopulli y el pueblo de Dalcahue:
sinuoso, pavimentado, con una longitud de 8 km. A través de él se puede llegar al
lugar exacto donde ocurrió la batalla de Mocopulli, uno de los hitos importantes de la
historia local de Chiloé.

En términos de importancia histórica, el segundo camino es la vía pavimentada que
une el cruce Llau Llao y Dalcahue. En ella se encuentra el caserío de Putemún, lugar
donde se refugiaron las tropas realistas después de la batalla de Mocopulli. Ambos
caminos rematan en Dalcahue, punto de desembarco de las tropas de Beauchef en el
año 1824. Y también el enclave donde se habría de iniciar la segunda Campaña de
Chiloé, cuyo propósito final era conseguir la emancipación del archipiélago. (Ver Fig.
N°6, Fig. N°7 y Fig. N°8).

Desde este lugar se aprecia, en la costa opuesta, la Isla de Quinchao. Fue allí donde
Beauchef rearmó las tropas chilenas y cuidó a los heridos después del desastre de
Mocopulli. A esta ínsula se llega a través de pequeños ferryboats que cruzan el Canal
Dalcahue. (Ver Fig. N°9 y Fig. N°10).

La última vía que permite el acceso a un Lugar Histórico es el camino de ripio y tierra
que va desde la Ruta 5 Sur hasta las localidades rurales de Rauco, Quinched y
Tauco. De este zigzagueante camino, de 6,5 km de largo, 2/3 de él- hasta el lago
Quinched- son de de ripio. Traspuesto el lago, la ruta es de tierra, hasta el Fortín de
Tauco, en la comuna de Chonchi. (Ver Fig. N°11).

Los Lugares Históricos destacados en este segundo sector son el Fortín de Tauco y
los sitios históricos relacionados con la Campaña de Chiloé: las entidades urbanas de
la ciudad de Castro, el pueblo de Dalcahue y la aldea de Mocopulli. (Ver Fig. N°12 y
Fig. N°13).

Finalmente, cabe señalar que los dos sectores estudiados se encuentran unidos por
la Ruta 5 Sur, la que, en su mayor parte, corresponde al antiguo camino colonial de
Caicumeo. Éste se caracterizaba por estar entablado (o envarado), lo que favorecía
la conectividad entre las ciudades de Castro y Ancud.

A lo largo de esta ruta pavimentada de 88 km es posible encontrar otros sitios
históricos que forman parte de los últimos episodios de la Campaña Chiloé: los
caseríos rurales de Mechaico, San Antonio y Tantauco y el puente San Antonio. Este
último albergó a las huestes realistas de Quintanilla, después de ser derrotadas por
las tropas chilenas en los Altos de Bellavista y Pudeto. Allí mismo se elaboró el
armisticio y el Tratado de Paz que pondría fin al dominio español en este finis terrae,
acto mediante el cual se anexó, como parte del territorio de la República de Chile, al
Archipiélago de Chiloé, en esos tiempos la codiciada clâvis australis. (Ver Fig. N°14).

20
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

21
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

22
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

23
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

CAPITULO II
SISTEMA DEFENSIVO DE CHILOÉ

24
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Capítulo II.
Sistema Defensivo de Chiloé.

2.1.- Características arquitectónicas presentes en la construcción de fuertes
de Chiloé

Una fortificación debía cumplir ciertas funciones primordiales: defender el lugar
donde se emplazaba, proteger las vías de comunicación -terrestres y marítimas-,
salvaguardar a la población próxima y custodiar puntos militar y económicamente
estratégicos (ríos, puertos, pasos cordilleranos, entre otros).

Para la localización territorial de una instalación defensiva -un fuerte o una batería,
por ejemplo-, un ingeniero militar privilegiaba las zonas elevadas. Un cerro o una
colina eran ideales, ya que permitían una vista panorámica del territorio aledaño1.
Se prefería, asimismo, para defender las vías de comunicación del ataque de los
enemigos, las encrucijadas o las embocaduras de ríos; también las planicies
costeras. Pero el establecimiento de una fortificación dependía, asimismo, de la
materia prima que podía entregar el paisaje local, tanto para la construcción como
para la supervivencia de la tropa: el agua, los alimentos, la madera, la piedra.
Tampoco podía faltar el armamento mínimo: cañones y pólvora. Textiles y otras
herramientas eran traídos en embarcaciones desde el Perú2.

El tamaño normal de una fortificación oscilaba entre media y una hectárea3. En
planta, las figuras más empleadas en el diseño de fuertes eran el cuadrado, el
trapecio y el triángulo. A veces los bastiones4 adoptaban formas más o menos
complejas, dependiendo de la capacidad de los constructores.

En el mejor de los casos, una instalación defensiva podía albergar una tropa de
doscientos hombres y hasta veinticinco caballos, cuando se contaba con
destacamento de caballería.

La dimensión del recinto castrense dependía estrechamente de la cantidad de
edificios militares requeridos. Entre ellos solían encontrarse la casa del
comandante, los cuarteles para oficiales, los subalternos y la tropa; la capilla, el
almacén de pólvora y los pertrechos; el arsenal, la casa de guardia, los talleres y
la herrería5.

1
Guarda. Flandes Indiano. Las fortificaciones del Reino de Chile. 1541 – 1826.. Pág. 158.
2
Ibíd. Pág. 272.
3
Vargas Guarategua. El antemural del Pacífico y Chiloé en el periodo indiano. Pág. 103.
4
Nota del Autor: Obra de fortificación que sobresale en el encuentro de dos cortinas o lienzos de
muralla y se compone de dos caras que forman ángulo saliente, dos flancos que las unen al muro y
una gola de entrada.
5
Vargas Guarategua. Op.cit. Pág. 103.

25
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La condición boscosa del territorio explica que en un comienzo se haya utilizado
preferentemente la madera como material básico en la edificación de las
fortalezas: troncos atados con sogas, estacada en terreno y empalizadas. (Ver Fig.
N°15, Fig. 16 y Fig. N°17). Posteriormente, se utilizó la fajina, el adobe, la piedra y el
ladrillo. En el caso de Chiloé, se empleó la piedra cancagua6 en la ejecución de los
muros. (Ver Fig. N°18, Fig. 19 y Fig. N°20) .

Los elementos estructurales básicos de una fortificación son las murallas,
conformadas por tramos rectos (llamados cortinas) y puntas angulares
(denominadas baluartes), que permitían a los defensores efectuar fuego cruzado.
Comúnmente, eran construidas en tierra o fajina7(Ver Fig. N°21, Fig. 22 y Fig. N°23) .
A pesar de no resistir un ataque continuo de artillería, una fortificación estaba en
condiciones de impedir la embestida de la infantería enemiga que deseaba
ingresar a ella por algún medio que no fuese la escalada o el asalto de una
brecha. De igual modo, se incluía muchas veces a la artillería en una plataforma
principal o una banqueta usada por la infantería. En cuanto a sus baluartes,
debían contar con un espacio amplio en sus flancos para la localización de por lo
menos dos cañones aptos para defender este lado del recinto. De lo contrario, un
enemigo podía escalar y tomar el baluarte ante la imposibilidad de recargar un
cañón8.

Otra unidad destacable en la configuración de una fortaleza era el foso, el cual
solía desplegarse entre la base de la muralla y un camino cubierto9. También
podía agregar otros elementos defensivos complementarios tales como el
hornabeque, las lunetas revellín y las tenazas. En su parte externa disponía de
una contra escarpada, esto es, una pared continua que reproducía las formas de
los baluartes.

Como último componente destacable en la constitución defensiva de un fuerte
estaba el glacis, que correspondía a un terreno abierto en relación con el
perímetro de la fortificación y que se extendía entre el camino cubierto y la propia
fortaleza, con una pendiente muy leve10. Su principal función consistía en obligar a
la hueste contraria a desgastarse en un dilatado y trabajoso asalto regular. En este
último caso, se trataba de evitar los disparos y cañonazos provenientes del fuerte,
realizando para ello trincheras destinadas a salvaguardar sus vidas11. Pero había
una dificultad adicional: trasladar y disparar los cañones desde la pendiente del
glacís hacia la fortaleza atacada.

6
Nota del Autor: Roca sedimentaria de tipo arenisca, cuya principal condición es la maleabilidad.
7
Guarda. Op. cit. Pág. 276.
8
Ibíd. Pág. 278.
9
Vargas Guarategua. Op.cit. Pág. 107.
10
Ibíd. Pág. 108.
11
Ibíd. Pág. 109.

26
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

27
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

28
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

29
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Por último, es justo consignar que la calidad de los materiales -su resistencia- y las
óptimas técnicas constructivas utilizadas por los ingenieros militares, hicieron
posible que algunas de esas fortificaciones se conserven hasta nuestros días.
Lograron resistir, en un comienzo, el ataque de indígenas e invasores extranjeros;
y, posteriormente, los temporales sureños, la erosión, la invasión de la vegetación,
las catástrofes naturales, los incendios, el paso del tiempo. Y lo más triste: la
incuria y el abandono.

2.2.- Evolución del Sistema Defensivo de Chiloé (s XVI – s. XIX)

Con la fundación de la ciudad Santiago de Castro, en 1576, surgieron las primeras
manifestaciones del sistema defensivo chilote. Bajo el mandato del Gobernador
Martín Ruiz de Gamboa, la primera fortaleza fue protegida por una empalizada,
dispuesta en el sector interno del fiordo12. Se trataba de contener a los nativos del
territorio.

En este mismo año, Ruiz de Gamboa fundó el pueblo de Chacao con su
respectivo fuerte de San Antonio. Su finalidad era evitar el ingreso de los indios de
la otra orilla del canal, ya que podrían soliviantar a los aborígenes chilotes,
induciendo una sublevación que amenazaba con afectar de forma violenta a los
colonos españoles13.

El último fuerte en fundarse en este periodo fue Ancud, en 1586. De carácter
marítimo y provisional no tuvo gran relevancia, ya que su tropa y artillería fueron
desplazadas al de Chacao, debido al papel comercial, social y militar que ejercía el
puerto de esta localidad en aquella época.

Ya en los albores del siglo XVII la región de Chiloé fue víctima de ataques
extranjeros destinados a hostigar las posesiones hispanas en el Mar del Sur.
Puesto que la posición estratégica del archipiélago era importante para los navíos
comerciales y de guerra que cruzaban el Cabo de Hornos, la Corona Española se
puso en estado de alerta. La primera de estas incursiones extranjeras, a cargo del
inglés Baltasar Cordes, en 1600, demostró el desamparo del territorio chilote. Dos
exploraciones sobrevinieron: la de Hendrick Brouwer y la de Jorge Anson, en 1643
y 174114, respectivamente. Ambas tenían como objetivo la toma de ínsulas, tanto
en un lado y otro del Estrecho de Magallanes, con el propósito de establecer
futuras colonias de sus estados respectivos y así controlar este paso bioceánico
natural, a través del derecho de soberanía.

12
Guarda. Op.cit. Pág. 128.
13
Urbina. La periferia meridional indiana. Chiloé en el Siglo XVIII. Pág. 221.
14
Ibíd. Pág. 213.

30
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Para la Corona Española y sus símiles europeos, Chiloé representaba una joya
terrestre insular, debido a la abundancia de sus recursos. Una vez refaccionadas
las naves que sufrían averías en la travesía del Cabo de Hornos, continuaban con
su periplo por toda la costa occidental de Sudamérica, lo que se convertía en una
gran amenaza para el Virreinato del Perú.

Según Urbina, Chiloé es pródigo en recursos geográficos; las radas y las
montañas boscosas, por ejemplo, permitían un buen abrigo ante las inclemencias
climáticas; podían, además, aportar con una gran cantidad de madera para la
reparación y la construcción de navíos armados15. A lo anterior había que sumar la
riqueza de su fauna terrestre y marina, que permitía abastecer a la tripulación con
la carne y aceite necesarios para un largo viaje.

Berenguer, en 1768, destacaba en sus manuscritos que la pérdida de Chiloé
significaba, también, la privación de los territorios patagónicos a ambos lados del
Estrecho de Magallanes. Esta situación pudo ser un caldo de cultivo para las
incursiones de piratas, corsarios y otros enemigos de La Corona y, por
consiguiente, la disminución del poderío español en el resto de América, ya que no
tuvieron puertos lo suficientemente equipados como para enfrentar una poderosa
flota enemiga16. Por ello es que se consideraba a Chiloé como la llave australis, al
ser la puerta y la barrera sur de los Reinos de Chile y Perú.

Es preciso tener en cuenta, por otra parte, cuán difícil era la comunicación entre
Chiloé y la ciudad de Valdivia: no existía una vía terrestre que las conectara. Y a
pesar de que Valdivia se encontraba bien equipada militarmente, tampoco contaba
con barcos de guerra preparados para socorrer a las tierras chilotas de una
ofensiva extranjera17. En el ámbito defensivo, el Virreinato del Perú destinaba,
durante esos años, más recursos económicos y militares a Valdivia que a Chiloé.

La amenaza de que colonias inglesas, francesas y holandesas se establecieran en
los territorios insulares al sur del Canal de Chacao se constituyó en el necesario
acicate para que la Corona Española ordenara el reconocimiento, fortificación y
poblamiento de estos sectores con gente de Chiloé. Fue el caso del Archipiélago
Guayaneco, con los fuertes Inche y Tenquehuen, a partir de 175018.

No obstante las recomendaciones del Virrey Amat al Rey Carlos III, en 1767, se
decidió fortificar la Isla Grande de Chiloé ante las avanzadas de otros imperios.
Para ese efecto la provincia fue segregada de Chile, dependiendo directamente
del Virreinato del Perú. Al convertirse en el nuevo gobernador insular, en 1768,
Carlos de Berenguer adoptó varias medidas defensivas: edificar el Fuerte Real de

15
Ibíd. Pág. 206.
16
Guarda. Op. cit. Pág. 129.
17
Ibíd. Op.cit. Pág. 130.
18
Urbina. Op. cit. Pág. 228.

31
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

San Carlos y otras fortificaciones chilotas, refaccionar el Fuerte de Chacao y
redoblar la vigilancia del borde costero19. Las múltiples expediciones españolas
realizadas entre 1766 y 1770 entre el Archipiélago de Chiloé y el Estrecho de
Magallanes sofocaron la posibilidad de que se asentara alguna colonia inglesa en
los mares del sur.

Hasta 1768 la estructura defensiva chilota se mantuvo estable: no se incrementó
el número ni la capacidad de los fuertes; tampoco el tamaño de la tropa; en
cambio, las fortificaciones localizadas al norte de Chiloé habían mejorado en su
aspecto estratégico y militar20. El archipiélago seguía dependiendo
defensivamente de cinco fuertes: tres estaban en tierra firme; los otros dos se
emplazaban en la parte norte y central de la Isla Grande, respectivamente.

Entre los fuertes de tierra firme se contaban Calbuco, Maullín y Carelmapu. Su
misión consistía en proteger al archipiélago de los ataques de los indios Juncos y,
al mismo tiempo, cobijar a las malocas emprendidas por los chilotes. Muy
similares a las demás fortificaciones de la Frontera del Reino de Chile: estructura
de madera, gruesas estacas de luma, fosos y baluartes21.

En la Isla Grande había dos fuertes Chacao y Castro, el primero se ocupaba de
custodiar el acceso a la provincia a través del canal. Al segundo correspondía, en
cambio, defender la costa oriental de la incursión extranjera y, al mismo tiempo, de
la sublevación de los indígenas chilotes. Ambos fuertes, construidos en madera,
estaban cercados con estacas de luma. Además, contaban con plataformas de
césped, fosos, baluartes y una buena cantidad de piezas de artillería22.

Sin embargo, Berenguer consideró, en 1768, que ninguno de los dos fuertes
presentaba las condiciones apropiadas para enfrentar un ataque extranjero. Se
explica, entonces, que haya postulado la renovación de la estructura defensiva
chilota. Reconoció las ventajas topográficas y la importancia estratégica de la
Punta de Lapi, en el Canal de Chacao23. Por eso decidió que se localizara allí el
Fuerte Real de San Carlos; consiguió con ello defender del asedio exterior la
entrada del puerto, dominar la mayor parte del canal y también la Ensenada del
Inglés24.

Cuando sobrevino la guerra entre España e Inglaterra, en 1778, la corona hispana
ordenó al gobernador de Chile adoptar medidas que impidieran el posible
desembarco de naves británicas en las islas de Chiloé. Ese mismo año, bajo el

19
Ibíd., Op. cit. Pág. 222.
20
Ibíd. Pág. 217.
21
Ibídem.
22
Ibíd. Pág. 218.
23
Guarda. Pág. 129.
24
Urbina. Pág.219.

32
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

mandato del Virrey Antonio Zini, se proyectó la edificación de un nutrido conjunto
de baterías en ambos lados del Canal de Chacao. Entre 1779 y 1800 los
ingenieros Manuel Zorrilla y Lázaro de Ribera dirigieron la construcción del Fuerte
de Agüi y las baterías de Remolinos, Pampa de Lobos, La Poza, Puquillihue,
Barcacura, El Muelle, Campo Santo y Coronel.

Pero el Gobernador Francisco Hurtado prefirió, en 1784, restaurar el Fuerte de
San Carlos de Ancud, desmantelando las fortificaciones existentes en tierra
firme25. Fue partidario, además, de reforzar las defensas de Chacao y Castro. Por
eso quiso concentrar la población del archipiélago en la Isla Grande y extender un
camino entre San Carlos de Ancud y la Ciudad de Castro, a fin de facilitar la
reunión de fuerzas en caso de un ataque a una de estas localidades. Se trataba
de establecer dos plazas macizas en ambas ciudades chilotas. Pero estas
medidas no llegaron a materializarse por la falta de recursos económicos y, sobre
todo, por la falta de apoyo del Virreinato del Perú.

Pero las decisiones tomadas a distancia en materia defensiva no satisfacían
plenamente a los gobernadores de Chiloé. Sin embargo, el viaje de Thaddaeus
Haenke y el testimonio de sus escritos, a fines del s. XVIII, demostró que Chiloé
estaba bien defendido, incluso mejor que la ciudad de Valdivia26. ¿La razón? El
decisivo rol que cumplía el Fuerte de Agüi, que, en conjunto con sus baterías
volantes, conformaban una barrera impenetrable para cualquier nave que se
dirigiese hacia el Canal de Chacao.

Las baterías volantes -un eficaz complemento defensivo para las fortificaciones
terrestres e insulares- eran lanchas cañoneras que aparecieron a contar de 1797.
A partir de la costa, resguardaban hasta cinco leguas a la redonda, patrullando
desde el estero Pudeto hasta el Canal Remolinos y desde el paso de Carelmapu
hasta el sector de la Batería Coronel27.

En 1805, ante el rebrote de las rivalidades entre la Corona Española y la Corona
Británica, se volvió a plantear la necesidad de fortificar la Bahía de Guapilacuy.
Eso significó reforzar con nuevos cañones el Fuerte de Agüi. Sin embargo, la
distribución de las baterías existentes en la boca del Canal de Chacao,
contrastaba con la ausencia de ellas en la parte meridional de Chiloé,
específicamente en la zona de Isla Guafo, que comunica con el mar Interior y la
capital provincial. El ingeniero Zorrilla reaccionó proponiendo la construcción de
una batería en la Isla Guafo, idea que fue desechada por la posición y por las
características geográficas de esa isla28.

25
Ibíd. Pág. 226.
26
Ibíd. Pág. 227.
27
Ibídem.
28
Ibíd. Pág. 228.

33
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Zorrilla insistió con dos nuevas medidas: la primera consistía en trasladar la
población de las islas del mar Interior, desabasteciendo de víveres y de ganado a
un potencial invasor extranjero; la segunda implicaba cortar el paso a una posible
incursión foránea por el Estero Castro, por medio de la instalación de una nueva
batería en el sector de Tauco, dando, simultáneamente, la voz de alerta a la
dotación y al fuerte de la ciudad de Castro.

Las últimas medidas que contribuyeron a acentuar la defensa de Chiloé fueron las
que impuso el Gobernador Antonio de Quintanilla, entre 1818 y 1820: restaurar y
reforzar con armamentos y tropa a la mayoría de los fuertes y baterías existentes
durante su gobierno; construir una nueva batería bajo el nombre de San Antonio
en la ciudad de Ancud; reutilizar las lanchas cañoneras en el patrullaje por el
borde costero del Canal del Chacao29. De este modo, se consolidaba el sistema
defensivo chilote, basado en un inquebrantable antemural, que pusieron a prueba
las huestes independentistas chilenas entre 1820 y 1826.

2.3.- Descripción de la Estructura del Sistema Defensivo de Chiloé

La construcción de fortificaciones en Chile de mediados del siglo XVI se condecía
con los conocimientos prácticos de la época, provenientes de los primeros
descubridores, conquistadores y colonizadores del nuevo territorio. Eran, por lo
tanto, edificaciones muy “sui generis”, que por lo general, no superaban las
precarias empalizadas. Fue el caso de Martin Ruiz de Gamboa que, junto con
fundar la ciudad de Santiago de Castro, en 1567, decidió, a la par, construir un
fuerte que la defendiera de cualquier adversario.

Las primeras fortificaciones de calidad se diseñaron y erigieron con la llegada a
América de los ingenieros al servicio de la Corona Española, procedentes de Italia.
A finales del siglo XVI y comienzos del XVII esta labor fue asumida por ingenieros
hispanos, expertos en la Guerra de Flandes e Italia30. Así se explica el “Flandes
Indiano”, término acuñado por Diego de Rosales, mediante el que definía las
características ingenieriles y arquitectónicas de la construcción de fortificaciones
en Chile. Y es que las violentas batallas que alguna vez libraron los tercios31
españoles en esas tierras europeas se repetían en esta parte de América, cuando
ahora se enfrentaban a la fiera resistencia araucana.

A mediados del siglo XVII la construcción de fuertes estuvo a cargo del Real
Cuerpo de Ingenieros Militares de España, con sede en la ciudad de Madrid. Estos
profesionales desarrollaron nuevas técnicas defensivas aplicadas a la
construcción de fortalezas32. Se valieron de delegados para cumplir su misión en

29
Guarda. Op. cit. 129.
30
Ibíd. Pág. XVIII.
31
Nota del Autor: Regimiento de infantería española de los siglos XVI y XVII.
32
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 98.

34
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Chile, hasta donde ellos llegaron rara vez. Se logró así el adecuado reforzamiento
de las fortificaciones del territorio comprendido entre Valdivia y el Estrecho de
Magallanes valiéndose del “Antemural del Pacífico”, el que debía proteger a los
Reinos de Chile y Perú de las incursiones e invasiones de aquellas otras potencias
europeas interesadas en apoderarse del paso del Cabo de Hornos y de las tierras
australes.

En el siglo XVIII los ingenieros militares ya introdujeron atisbos de diseño
neoclásico en el diseño de las construcciones defensivas de la época. Se
constituían en verdaderos focos de expansión agrícola y comercial33. Prueba de
ello fue, en el caso de Chiloé, la construcción del camino de Caicumeo, que
vinculó los poblados de San Carlos de Ancud y Santiago de Castro.

En el arco de tiempo que medió entre la mitad del siglo XVII y el primer cuarto del
siglo XIX, las fortificaciones cumplieron un rol disuasivo, cuyo objetivo principal era
intimidar a los adversarios de la Corona Española, que no eran otros que los
demás europeos que habían orientado su mira hacia la parte meridional del
Pacífico. La conservación de los territorios al sur de Valdivia es el resultado de
esta esmerada defensa. En este caso, se cumple la máxima “si vis pacem, para
bellum” (si quieres paz, prepárate para la guerra): los fuertes eran los verdaderos
garantes de la paz y el mantenimiento territorial para el Rey de España en
América34, lo que traía consigo, como beneficio, una cierta homogeneidad cultural
y religiosa en este finis terrae. Guarda afirma que en ese período se erigieron
alrededor de 225 fortificaciones en Chile, de las cuales 27 de ellas estaban en los
dominios territoriales de Chiloé.

Estructuralmente el sistema defensivo de Chiloé estaba conformado por cuatro
zonas. La primera, a cargo de los fuertes de San Carlos de Ancud y de Agüi y sus
correspondientes baterías, dominando la costa meridional de la entrada y centro
del Canal de Chacao; la segunda, constituida por el fuerte de Carelmapu y sus
baterías, que debían custodiar el borde marino septentrional del paso de Chacao
desde la puerta de éste hasta el sector de Pargua; la tercera, a cargo del Fuerte
de Chacao y sus recintos menores, los que debían proteger al canal del mismo
nombre y fondeadero; y, por último, el área del centro de la Isla Grande, que
dependía del puerto interior y del fuerte de Castro.

En términos de composición, el sistema defensivo chilote estaba dividido en tres
niveles interconectados y dependientes entre sí: los centinelas, las baterías y los
fuertes. (Ver Fig. N°24).

En su nivel básico, este sistema se componía de una agrupación de centinelas o
vigías que debían custodiar un territorio en turnos de día y noche: una red de

33
Guarda. Op. cit. Pág. 129.
34
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 100.

35
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

36
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

37
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

posta daba aviso, por medio de disparos o señales de humo, a las dotaciones
distribuidas a ambos lados de la entrada del Canal del Chacao o en la
desembocadura de los lagos Huillinco y Cucao35. (Ver Fig. N°25 y Fig. N°26).

Activada la red de centinelas que había registrado la incursión de un enemigo por
el paso oceánico o ribereño, entraba en función defensiva el segundo nivel de las
baterías.36 Tan pronto eran advertidas, se encendía el fuego de la artillería para
sofocar a los invasores. Por lo general, se trataba de seis cañones cuyos disparos
alcanzaban hasta el punto en que las corrientes marinas ejercían un rol cómplice
con los puestos militares, atrayendo hacia la costa a las naves extranjeras. (Ver
Fig. N°27).

El tercer nivel del sistema defensivo correspondía a los fuertes. Conforme a su
localización y función, un fuerte en Chiloé podía ser marítimo o interior. (Ver Fig.
N°28).

Un fuerte marítimo se emplazaba en el borde costero y su función defensiva era
externa, puesto que protegía a la provincia de las agresiones de piratas, corsarios
y armadas enemigas. Es el caso de los Fuertes de San Carlos, Agüi, Carelmapu y
Chacao.

Un fuerte interior, en cambio, estaba asociado a la defensa del archipiélago
mismo, ya que procuraba evitar las embestidas y sublevaciones de los pueblos
originarios chilotes en contra de los colonos hispanos y mestizos.

Por ser puestos indispensables para contener las enérgicas embestidas de que
son objeto, los fuertes se consideran permanentes (Ver Fig. N°29). Eso explica su
estructura más compleja y la presencia de elementos defensivos, tales como el
foso, la estacada y las construcciones interiores (cuarteles, arsenales y
almacenes)37. Tenían que albergar más cañones de lo necesario y poseer material
suficiente como para construir, en tiempos de guerra, más baterías provisionales
(Ver Fig. N°30). En relación con su artillería, los fuertes solían contar con más de
diez cañones, una importante dotación de oficiales, tropa regular y milicias; todos
ellos dispuestos a entrar en combate ante el desembarco enemigo. (Ver Mapa de
Área del Alcance Visual de los Vigías de los Fortificaciones Españolas de Chiloé).

35
Guarda. Op. cit. Pág. 29.
36
Nota del Autor: Las baterías chilotas tenían el carácter de marítimas -por su condición costera- y
provisionales, toda vez que la espesura de los bosques y el clima lluvioso de Chiloé obligaban a
una ocupación intermitente de la tropa. La actividad de las baterías se producía fundamentalmente
en tiempos de guerra, cuando abundaba el contingente militar y la fusilería que provenía de la
Madre Patria.
37
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 107.

38
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

39
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

40
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

41
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

2.4.- Limitaciones del Sistema Defensivo Chilote

Pero las condiciones climáticas y la pobreza endémica condicionaban
negativamente la manutención del sistema defensivo chilote. El deterioro se
manifestaba en la disolución de los empastes de barro, en la degradación de los
revestimientos de fajina, como también en el desgaste de las explanadas y la
oxidación prematura de las piezas de artillería.

Los rigores del clima, por otra parte, ahuyentaban del territorio a ingenieros y
oficiales, de modo que sus visitas eran breves y esporádicas38. Estas mismas
condiciones adversas influían en la navegación local: los destructivos temporales
hacían inabordables los puertos en la zona del Canal del Chacao. Eran frecuentes
los naufragios de las lanchas cañoneras e incluso de los barcos que apoyaban el
patrullaje y la defensa en las bahías de Chacao, Ancud y Quetalmahue.

La ausencia de recursos económicos se traducía, por otra parte, en el desinterés
por poblar la zona39. La misma pobreza desanimaba a quienes cumplían con los
necesarios requisitos para engrosar la dotación de oficiales que debían hacer
frente a invasiones extranjeras o a sublevaciones indígenas.

Pero todas estas limitaciones defensivas pasaron a segundo plano cuando, a
principios del siglo XIX, el Gobernador Quintanilla tomó la decisión de restaurar
algunas fortificaciones e incrementar el número de plazas de los oficiales40.
Gracias a ello se pudo neutralizar de manera airosa al ejército independentista de
Chile. Agrégase a ello que los realistas habían logrado familiarizarse con las
condiciones geográficas naturales de Chiloé. No es extraño que a poco andar se
hayan registrado, en esos territorios insulares, dos fallidas expediciones chilenas.

38
Guarda. Op. cit. Pág. 131.
39
Ibídem.
40
Torres Marín, Manuel. Quintanilla y Chiloé: La epopeya de la constancia. Pág. 57.

42
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

CAPITULO III
CATÁLOGO DE FORTIFICACIONES
DEL SISTEMA DEFENSIVO DE CHILOÉ

43
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Capítulo III.
Catálogo de Fortificaciones del Sistema Defensivo de Chiloé.

3.1.- Subsistema Carelmapu

Corresponde a los componentes del sistema de defensa de Chiloé, en el sector
septentrional del canal de Chacao. Sus componentes son: el Fuerte Carelmapu, el
centinela de Astillero y la batería de Coronel. La distancia entre sus componentes
extremos es de 21,5 km. (Ver Mapa de Área del Subsistema de Carelampu).

3.1.1. Fuerte Carelmapu

El Fuerte de Carelmapu fue edificado en 1603 bajo el nombre de San Antonio de
la Rivera. Emplazado en el farellón costero, en las coordenadas 41° 45' 04" de
Latitud Sur y 73° 42' 36" de Longitud Oeste, se ele va a 37 metros sobre el nivel
mar, en un lugar denominado Chanqui.

Desde el punto de vista de su construcción, este fuerte, sostenido por gruesas
estacas de luma, contaba con materiales nobles tales como la madera y la fajina
41
. Berenguer en el año 1781, lo describe como una forma ochavada, muy
semejante a las que caracterizan los demás fuertes de la Frontera. No es de
extrañar, por lo tanto, que haya contado con foso y baluartes, cuarteles,
caballerizas, almacenes de pertrechos y pólvora42. Este fuerte mantuvo su
estacada43 hasta 1720, ya que en el año 1719 el gobernador Nicolás Salvo,
determinó construirlo de tepes44 para su mejor defensa.

Desde el punto de vista de su dotación militar, Urbina explica, en primer término,
que el Fuerte de Carelmapu -por su posición geográfica y estratégica para la
Corona Española-, es el más importante hasta fines del siglo XVII. Dicho fuerte
estaba destinado a proteger a la Isla Grande de las ofensivas de indios, corsarios,
piratas y otros imperios europeos que tenían intereses en la misma provincia, así
como, también, hacer uso del paso bioceánico del Estrecho de Magallanes45.

41
Nota del Autor: Haz de ramas delgadas muy apretadas que usaban los ingenieros militares
especialmente para revestimientos. También las había para coronar, incendiar, etc.
42
Beranger, Carlos de. Relación geográfica de la Provincia de Chiloé. Pág. 27.
43
Nota del Autor: Obra hecha de estacas clavadas en la tierra para defensa, o para atajar un paso.
44
Nota del Autor: Pedazo de tierra cubierto de césped y muy trabado con las raíces de esta hierba,
que, cortado generalmente en forma prismática, sirve para hacer paredes y malecones.
45
Urbina. Op. cit. Pág. 217.

44
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

45
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Uno de los principales ataques que soportó el fuerte de Carelmapu fue el que
perpetró el corsario holandés Hendrick Brouwer (1581-1643), que terminó
destruyéndolo, en 1643 (Ver Fig. N°31 y Fig. N°32) . En aquellos tiempos el fuerte,
con una estructura de empalizadas, disponía de un equipamiento precario de
apenas dos cañones y setenta hombres, insuficientes para detener el asedio
holandés. Esta destrucción fue pormenorizadamente narrada por Barros Arana en
algunos de sus párrafos:

“El 20 de mayo, el mayor Blaeuwbeeck, apoyado por la artillería de uno de sus
buques, desembarcó en esa costa y marchó resueltamente al ataque del fuerte.
Como los españoles lo hubieran abandonado, siguió sin detenerse en persecución
de éstos, y habiéndolos alcanzado en el bosque vecino, sostuvo un corto tiroteo, y
los dispersó causándoles la muerte de seis hombres. Uno de ellos era el capitán
Andrés Muñoz Herrera, que mandaba en Chiloé con el título de corregidor, y que
había llegado apresuradamente de Castro para reunir las tropas y rechazar la
invasión extranjera. El fuerte de Carelmapu fue incendiado por los holandeses ese
mismo día”. 46

Posteriormente, en 1664, comprendiendo que la defensa del archipiélago todavía
radicaba en el fuerte, la Corona Española decidió aumentar su dotación de
soldados en 142 plazas. Sin embargo, su rol de fuerte y puerto comenzó, poco
después, a ser reemplazado por Chacao y Carelmapu, en consecuencia, fue
degradado a la condición de fortín. Peor aún: la zona del Canal de Chacao no fue
considerada dentro en la planificación de las nuevas fortificaciones.

En 1781 Berenguer estableció para el fuerte de Carelmapu un número de milicias
de dos compañías, una brigada de artillería de 149 hombres y una caballería de
53 hombres para armar la defensa de esta fortificación. Además un equipamiento
de cuatro cañones, armas y pertrechos suficientes para cumplir el objetivo de su
destino.

En cuanto a la dotación del fuerte, en 1824 se contaba con 200 infantes y 100
jinetes, todos bajo el mando del comandante español don Tadeo Islas. La finalidad
era defenderse del Ejército Chileno, que debía anexar la provincia a territorio
nacional. El oficial chileno encargado de enfrentarlo en batalla y que debía cumplir
su labor en la parte continental fue el mayor Manuel Riquelme, quien el día 28 de
marzo de 1824 logró apoderarse del fuerte Carelmapu con su batallón, compuesto
de 280 hombres. Barros Arana relata así el desarrollo de esta acción:

“En esta ocasión, Islas, aunque muy activo, sea por incapacidad militar o por la
mala calidad de su tropa, no pudo oponer una resistencia regular a la columna

46
Barros Arana, Diego. Historia general de Chile. Tomo cuarto. Pág. 276.

46
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

47
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

agresora. El fuego de cañón de ésta bastó para dispersar las partidas enemigas
que se oponían a su desembarco, y un pequeño combate sostenido el día
siguiente puso a Riquelme, con la sola pérdida de dos hombres, en posesión de la
batería de Carelmapu”. 47

Actualmente, la localidad de Carelmapu es un puerto localizado a 90 km al
suroeste de la capital regional, Puerto Montt, cuyo topónimo significa “La comarca
verde”. Cuenta con una población de 2.903 habitantes, distribuida en una planta
urbana de 1,28 km2 48. Además de ser un pueblo donde prima la pesca artesanal
como actividad económica, también dispone de lugar donde se celebra una de las
principales fiestas religiosas del extremo sur: es la Fiesta de la Virgen de la
Candelaria, celebrada en el santuario homónimo. A esta conmemoración religiosa
asisten más de 30.000 peregrinos provenientes de todo Chile –también de
Argentina- cada día 1 de febrero. (Ver Fig. N°33, Fig. N°34 y Fig. N°35)

El Fuerte de Carelmapu se encuentra emplazado, actualmente, en la vertiente que
mira hacia el Canal de Chacao, en el cerro La Picuta. La ubicación exacta del
fuerte de Carelmapu es difusa, puesto que ha sido cubierto por la vegetación del
bosque nativo de esta zona, especialmente por una cubierta arbustiva de espinillo,
que impide tener acceso al lugar donde estuvo emplazado originalmente. Los
lugareños mayores aseguran que, pese al olvido de la comunidad más joven, es
posible encontrar cañones y algunos muros que testimonian la presencia del
antiguo fuerte de Carelmapu en medio del exuberante follaje.

3.1.2. Centinela de Astilleros

Es considerada como una Batería Marítima de carácter provisional y también
como un puesto de centinelas que servía para dar aviso a los fuertes situados en
la Isla Grande de Chiloé, cada vez que alguna nave enemiga cruzaba el Canal de
Chacao. Guarda expresa que “una óptima organización de centinelas mantenía
sobre aviso a todas las dotaciones; la de Carelmapu, situado en Chanqui en la
ribera Norte del Canal de Chacao, avista fácilmente cualquier embarcación, dando
aviso al lugar llamado astillero por medio de descarga de fusil o señales de
humo”.49

Astilleros se emplaza en la costa norte del Canal de Chacao, entre el Fuerte de
Carelmapu y la punta en la que posteriormente se localizaría la Batería de
Coronel. Sus coordenadas geográficas son 41° 45' 14 " de Latitud Sur y 73° 35' 91"

47
Barros Arana, Diego. Historia general de Chile. Tomo noveno. Pág. 208.
48
INE. Ciudades, pueblos, aldea y caseríos. Pág. 221.
49
Guarda. Op. cit. Pág. 41.

48
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

49
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Longitud Oeste. Esta batería estuvo localizada en una pequeña meseta, cubierta
por una densa capa arbórea de arrayanes, de 21 m.s.n.m, desde la cual se puede
observar una parte de la Isla Lacao: el sector de la Isla Grande comprendido entre
Punta de Quintergum y Punta San Gallán. Según Guarda los materiales de
construcción de esta batería fueron la madera y la fajina. Su periodo de empleo
defensivo, de acuerdo a las cartografías, se establece desde la de Bellin, en 1744,
hasta los mapas de Pusterla, de 1791.50

Hoy en día no existen vestigios que den cuenta de la presencia de esta batería.
En su lugar se emplaza actualmente el poblado de Astillero, un camino que lleva a
una pequeña playa donde desemboca el estero homónimo. Allí se observan
embarcaciones de pequeño y mediano tamaño. (Ver Fig. N°36, Fig. N°37 y Fig.
N°38).

3.1.3. Batería de Coronel

Localizada en la ribera norte del Canal de Chacao, en las coordenadas de 41° 47',
11" de Latitud Sur y 73° 28' 49" de Longitud Oeste, Coronel es la última batería
marina de tierra firme y de carácter provisional. Al igual que la batería anterior,
estuvo situada en una meseta de 16 m.s.n.m, desde la cual se puede vislumbrar el
muelle de Chacao. Mientras estuvieron activas las baterías y el fuerte en el área
de Chacao, la de Coronel poseía una óptima comunicación con ellas: estaba en
condiciones de dar aviso ante la llegada de un naviero enemigo e, incluso, se
plegaba a la defensa de ellas, reforzándolas con una pequeña artillería. (Ver Fig.
N°39 y Fig. N°40).

La batería de Coronel corresponde a las denominadas “Baterías Volantes”
proyectadas por el Gobernador Francisco Hurtado en 1784, las mismas que en
1797 fueron diseñadas por Antonio Álvarez de Jiménez. Pero sólo se
materializaron en 1820, bajo el mandato de Antonio de Quintanilla. Se localizaron,
finalmente, en la punta que da origen a su nombre. Según Guarda, el material en
que se construyó esta batería fue en fajina. Debido a su posición estratégica y
geográfica es el punto más cercano entre tierra firme y el Archipiélago de Chiloé –
una legua-, si se considera su distancia en línea recta hasta la batería de
Remolinos.51

Las funciones de la batería Coronel cesaron el 25 de enero de 1824, el mismo día
en que apuntó sus cañones a la Escuadra Chilena, cuando enfilaba hacia el puerto
y fuerte de Chacao (actual Chacao Viejo). Esta averió seriamente a la fragata
Lautaro en los cabos de su jarcia. Como respuesta, Freire comisionó al teniente

50
Guarda & Moreno. Monumenta Cartographica Chiloensia: misión, territorial y defensa 1596-1826.
Págs. 118 y 175.
51
Guarda. Op. cit. Pág. 262.

50
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

51
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

52
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

53
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Enrique Cobbet con treinta hombres en una lancha de madera para apoderarse de
la batería Coronel52. A una hora próxima a la medianoche, Cobbet atacó a esta
batería en una brillante y rápida acción, lo que sólo trajo como bajas para el
Ejército Chileno a un muerto y un herido.

De la batería de Coronel ya no existen rastros. En su lugar, en la parte alta de la
meseta, no resta más que un inofensivo paisaje rural, armado de una sobria casa
patronal con sus correspondientes campos de cultivo y pastoreo. Mientras tanto,
en su playa de arena, vecina a un acantilado, se ha instalado una rampa
pavimentada que permite el desembarco de los vehículos que descienden de
aquellos ferryboats que realizan la travesía Chacao-Pargua. Esta misma rampa se
conecta con la costa mediante un camino pavimentado que une la localidad de
Punta Coronel con el pueblo de Chacao Nuevo. (Ver Fig. N°41, Fig. N°42 y Fig.
N°43).

3.2.- Subsistema Lacuy

Corresponde a los componentes del sistema de defensa de Chiloé, en el sector
Meridional del canal de Chacao, en la Península de Lacuy, desde Punta
Guapacho hasta Punta Balcacura. De oeste a este, se descompone en: el
centinela de Guapacho o Huapacho, la batería de Corona o Guapilacuy, el Fuerte
Agüi, la batería de Chaicura y la batería de Barcacura o Balcacura (su topónimo
significa “Isla de piedra porosa”). La distancia entre sus partes extremas es de
24 km (de la costa meridional de la entrada del Canal de Chacao). (Ver Mapa de
Área del Subsistema de Lacuy).

3.2.1. Centinela de Guapacho o Huapacho

También en Punta Balcacura, pero en las coordenadas geográficas de 41° 46' 40"
Latitud Sur y 73° 54' 14" de Longitud Oeste, se emp lazaba otro centinela, en un
acantilado de 24 m.s.n.m.

Para Guarda, este puesto militar se encontraba al noroeste de la Batería de Punta
Corona y su misión era vigilar el posible acercamiento de algún buque enemigo
que se aproximase del poniente53. Ante la emergencia, debía activar la alarma
para alertar a las posteriores baterías y fuertes del Canal de Chacao. (Ver Fig.
N°44, Fig. N°45 y Fig. N°46).

52
Fuenzalida Bade, Rodrigo. La Armada de Chile. Desde la alborada la Sesquicentenario. (1813 –
1968). Pág. 270.
53
Guarda. Op. cit. Pág. 141.

54
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

55
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

56
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

El primer indicio de aparición de Guapacho como puesto militar y custodio de la
entrada de la costa meridional del Chacao fue en 1781, si nos valemos de la
cartografía de Alonso de Ribera.54

Casi cuatro décadas después -el 18 de febrero de 1820- Guapacho fue capturado
junto con la batería de Corona por la tropa comandada por el Sargento Mayor
Williams Miller55, en la primera expedición a Chiloé por parte del Gobierno de
Chile.

Barros Arana, en su obra sobre la “Campaña de Chiloé”, sostiene que las
funciones de Guapacho cesan el 8 de enero de 1826. Fue durante la tercera
expedición, cuando la corbeta Independencia, al adelantar en una desafortunada
maniobra a las otras naves que la acompañaban, recibió el impacto de un cañón
del ejército español apostado en la costa.56

Este suceso permitió que el resto de la escuadra nacional avanzara pocas horas
después hasta la Bahía del Inglés, dejando atrás a este buque. Al posterior,
desembarco de las legiones chilenas, Guapacho fue capturado y su armamento
fue requisado por la tropa para continuar su lucha hacia las baterías y fuertes del
Ancud.

En la actualidad no existe rastro alguno de la presencia de este puesto de
vigilancia. En su lugar se halla un acantilado rocoso con escasa vegetación litoral.
Debido a que no hay un camino que permita llegar al lugar donde se emplazaba el
puesto de centinela, se hace dificultoso el acceso. Consecuentemente, no ha
habido poblamiento humano en este sector.

3.2.2. Batería de Corona o Guapilacuy

La designación hispana de La Batería de Corona -conocida, por otros, como
Guapilacuy-, puede estar asociada a la Corona Española o al Golfo de
Coronados.57 Y también al describir su ubicación como la “corona” de la Península
de Lacuy, debido al emplazamiento que poseía este puesto militar en el
promontorio más alto. (Ver Fig. N°47).

En cuanto a su denominación indígena el significado de su topónimo es la “Isla de
Lacuy”. Esta batería estaba ubicada en las coordenadas geográficas de 41° 47'
62" de Latitud Sur y 73° 52' 28" Longitud Oeste a u na altitud de 23 m.s.n.m. Desde
este punto, los vigías españoles poseían una hermosa vista hacia el Canal de
Chacao, Punta Godoy, Carelmapu y el Océano Pacífico, como a lugares
54
Guarda & Moreno. Op. cit. Pág. 147.
55
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 169.
56
Ibíd. Pág. 299.
57
Cárdenas, Renato. Libro de los lugares de Chiloé. Pág. 37.

57
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

estratégicos: la Punta Huechucuicui, la Bahía Guapacho, la Isla Doña Sebastiana,
el Golfo Quetalmahue y la Bahía del Inglés. Esta posición permitía otear la
aparición de algún navío hacia o desde Magallanes. O cualquier otro puerto
importante de América.

Para Guarda, Corona es un fuerte o batería marítima permanente. La punta de
Guapilacuy se convertía en un lugar estratégico, tanto para españoles como para
extranjeros, puesto que desde 1744 el cartógrafo Jacques – Nicolas Bellin lo
registra como lugar cercano al fondeadero58, llamado “Puerto del Inglés”59.
Posteriormente aparecería en los mapas siguientes. Incluso en 1773, Berenguer
en su relato descriptivo de Chiloé, estableció en Guapilacuy un puesto de
centinelas60.

Sin embargo, en 1805, mientras se luchaba contra Inglaterra, Álvarez de Jiménez
consideró que era vital fortificar la boca del Canal de Chacao con una batería que
contara con seis cañones de calibre veinticuatro, con el fin de evitar, por un lado,
el dominio de la península de Lacuy como punto estratégico de la navegación
marítima del Pacífico61; y, por otro, poder asistir al Fuerte Agüi con la intención de
detener un posible ataque marítimo. Se trataba de retardar a través del fuego de
sus cañones, el ingreso enemigo y, al mismo tiempo, preparar mejor a la tropa y la
disposición de la artillería con que contaba la fortificación de Agüi.

Fue así como, en 1820, el Gobernador Antonio de Quintanilla, decidió fundar la
punta de Guapilacuy con el nombre de “Corona”. Dos años antes, García Mansilla
afirmó, en su descripción, que estaba construida en piedra y fajina. Con una
capacidad de seis cañones con barbeta de piedra y una explanada62, sostenía las
construcciones de madera relacionadas con los repuestos y el cuartel. Según este
García Mansilla, todo su equipamiento está en buen servicio ante la incursión
marítima de un enemigo por el canal.

Durante la Campaña de Chiloé, la batería de Guapacho, debido a su posición
geográfica, fue la primera en enfrentar al Ejército Chileno. El 18 de febrero de
1820 el Mayor Miller tomó posesión de ella, sin que existiera una gran resistencia,
puesto que la tropa española al verse disminuida ante el ataque chileno, prefirió
sumarse a la tropa en el fuerte Agüi, dejando su artillería y guarnición a
disposición del destacamento de Miller.63

58
Guarda, Op. cit. Pág. 372.
59
Guarda & Moreno. Op. cit. Pág. 118.
60
Urbina. Op. cit. Pág. 222.
61
Guarda. Op. cit. Pág. 142.
62
Mansilla, Gavino. Carta al Señor D. Manuel Olaguez Feliú, Brigadier y Sub-Inspector de
Ingenieros (1818). Pág. 5.
63
Ulloa, José. Las fortificaciones hispánicas de la Bahía de Ancud y Península de Lacuy. Pág. 14.

58
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

No hay registro de enfrentamiento de la batería Corona con la flota chilena en
1824, puesto que esta última tomó la decisión de esquivarla por el centro del canal
con destino hacia la Isla Lacao. No obstante, en la expedición del 8 de enero 1826
nuevamente la batería de Corona enfrentó con sus fuegos a la expedición chilena,
al impedirle la posibilidad de fondear y desembarcar su tropa en la Bahía Puerto
del Inglés. Eso explica que Freire, el 9 de enero, haya enviado a un destacamento
al mando del capitán Frijolé con un contingente del batallón N°8 y veinte infantes
de marina, para apoderarse de ella. Barros Arana describe que, al verse superado
por el tamaño de la tropa chilena, los españoles tendieron a refugiarse en el
Fuerte de Agüi, con lo cual Frijolé logró apoderarse de la fortificación y de seis
cañones que le permitirían aumentar la artillería chilena64. Con la toma y cese de
la batería de Corona se permitió a las dos de la tarde de ese día que la escuadra
chilena pudiera fondear en la Bahía del Inglés y así seguir con la misión de
continuar con la tercera expedición de Chiloé.

De la batería de Corona en la actualidad no existen rastros. En su lugar se ha
emplazado un faro que lleva su nombre. Inaugurado en 1859, posee una altura de
9,5 metros; comenzó a operar con un sistema de iluminación incandescente a gas
de parafina, con un alcance de 21 millas náuticas. Hoy día consiste en un fanal
giratorio de alta descarga Xenón con 32 millas náuticas de alcance. Desde el
punto de vista de su construcción, el Faro consta de una sala de motores de
emergencia, una sala de transmisores, una sala de radio y tres casas de
habitabilidad para los fareros y sus familias Además, funciona como estación
meteorológica y como estación de control de tráfico marítimo. (Ver Fig. N°48 y Fig.
N°49).

El faro está a unos 40 kms de Ancud, por el camino que tiene destino a
Quetalmahue y el Océano Pacífico. Al cabo de sus últimos 17 km de ripio emerge
el faro con sus instalaciones. Las visitas de turistas nacionales e internacionales
aumentan durante el periodo estival, toda vez que en invierno el camino se hace
muy fangoso.

3.2.3. Fuerte Agüi

El Fuerte de Agüi, bajo el nombre de San Miguel, fue emplazado en la punta que
lleva su propio epígrafe. Situado en las coordenadas geográficas de Latitud de 41°
49' 46. 15" Latitud Sur y 73° 51' 18. 47" Longitud Oeste se encuentra a una altitud
de 13 m.s.n.m. Su topónimo indígena significa algo así como un “Refugio
Desconocido” o “Calentarse al Rescoldo”. Desde esta fortificación, un vigía podía
apreciar al oeste la Punta Corona, Puerto del Inglés y Punta Yuste. Al norte está la
Isla de Cochinos y la Bahía de Ancud; al este la Punta Chaicura, la Punta

64
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 299.

59
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

60
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Balcacura, la Playa Lechagua, la ciudad de San Carlos de Ancud y las baterías y
la Península Hueihuen.

Con una figura rectangular de 221,2 m2 y con una capacidad de 15 cañones este
fuerte cuenta con parapeto, estacada y rastrillo. Su función principal era que las
embarcaciones se acercaran tanto a los fondeaderos del Puerto del Inglés y el
Golfo de Quetalmahue como a la misma ciudad de San Carlos de Ancud. Esta
situación obligaba a los navíos enemigos a enfrentar la corriente propia el canal,
empujándolos a los fuegos de la batería de Remolinos. Se justifica, entonces, que
Guarda lo llame “La llave del Puerto”. (Ver Fig. N°50 y Fig. N°51).

En relación con su estructura y funcionamiento, basado en las especificaciones de
Manuel de Zorrilla en 1777, Guarda afirma que este fuerte es una simple planta
limitada por estacadas de lumas y una batería de barbeta, lo que permitía una
mejor movilidad tanto de la artillería como la fusilería65.

Una prolija inspección de José de Moraleda al sistema de defensa del sector
costero meridional de Canal de Chacao, en 1789, confirmó que estaba en
condiciones de ser sólidamente edificado, ya que su finalidad era que pudiesen
recalar bajo él embarcaciones de mediano y gran tamaño.

El armamento de que disponía el Fuerte Agüi en 1789 era de 14 cañones a
barbeta, cuatro de ellos de bronce y uno de fierro de calibre 24; tres de calibre 12
y dos de calibre 8, montados sobre cureñaje defectuoso. 66

En cuanto a sus explanadas, tinglados, cuerpo de guardia y repuesto, estaban
reducidos a un estado lamentable. También se carecía de la estacada y se
proyectaba reconstruirla, aumentando en 8 cañones de mayor calibre los que
poseía hasta ese momento. En 1796, al constatar la estrategia de que los navíos
serían llevados a la deriva por las corrientes marinas del canal, Tomás O'Higgins
decidió que el número ideal para tener una defensa óptima y dominio total de la
entrada del Chacao debía ser de 30 cañones, de forma que así evitaría los fuegos
de Agüi67. Sin embargo, a pesar de esa modernización en aspectos
armamentísticos, la estructura de la edificación seguía siendo víctima de la rudeza
del clima. El deterioro se expresaba en la degradación de las explanadas, lo que
aceleraba la putrefacción de la madera de sus construcciones; casi siempre debió
ser reemplazada por piedra cancagua, del sector vecino de Punta Arenas.

65
Guarda. Op. cit. Pág. 137.
66
Moraleda, José Manuel de. Manuscrito del estado de las fortificaciones de la Provincia de Chiloé
(1789). Pág. 9.
67
Guarda. Op. cit. Pág. 137.

61
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

62
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Respecto del equipamiento del fuerte, Guarda señala que se contaba con un
cuartel de madera, un tinglado, un pequeño almacén oculto en el follaje nativo
para la pólvora, repuestos y pertrechos. Y para la custodia del recinto militar
existía, durante un periodo ordinario, una tropa compuesta por dos artilleros y
ocho milicianos, los que sólo podían maniobrar un cañón. (Ver Fig. N°52).

En la descripción de 1818, de Gavino Mansilla, el Fuerte de Agüi se presenta en
mejor estado y en posición ventajosa en relación con las demás baterías y otros
fuertes, puesto que tiene una capacidad de 20 cañones, capaces de cubrir todos
los flancos que miran hacia el canal de Chacao68. Desde su entrada hasta el Golfo
de Quetalmahue, su explanada de madera estaba en óptimo estado, al igual que
su barbeta de piedra y repuesto. Contaba con edificaciones de madera, además
de una casa de guardia, un galpón para utensilios y cureñas, un cuartel para la
infantería y la artillería con una cocina para la tropa. A pesar de estar utilizables,
según Mansilla, debieron ser reparados en el verano.

Debido a las excursiones de los independentistas chilenos, el gobernador español
Quintanilla agregó a la fortificación una batería baja, en 1824, un desmalezado y
talado a la vegetación nativa aledaña a la meseta en que se emplaza y una
fachada con forma de castillo con un foso que era cubierto por un puente levadizo.
Además, se agregaron dos cañones de calibre 24 hacia el camino de Punta
Corona, con el objeto de impedir una embestida por la gola69. De ahí que, hasta
nuestros días, los lugareños siguen llamando a este fuerte “El Castillo”.

Durante la Campaña de Chiloé, el Fuerte de Agüi tuvo un lugar destacado en este
periodo de la consolidación de la Independencia. En 1820 Agüi fue la piedra de
tope para los deseos independentistas del gobierno chileno sobre Chiloé. Después
que el Mayor Miller tomó las baterías de Guapacho y Corona, decidió, en pleno
día, con un séquito de sesenta hombres, ir a la carga del castillo de Agüi el día 18
de enero. Cuando Miller se encontró con este fuerte, lo describió como “una
ciudadela con doce piezas montadas y otras que sólo flanqueaban el camino
accesible que había para ganar entrada” 70. A ello se suma la posición en altura en
que estaba emplazada la fortaleza, con un camino angosto, limitado, por un borde,
con un bosque impenetrable y, por el otro, con un acantilado que daba al mar.
Como si no fuera demasiado, las fuerzas realistas superaban en seis veces a la
chilena (tres compañías de línea y dos de milicias).

A pesar de la desventajada en que se encontraba Miller y sus hombres, decidió
abrirse paso hacia la fortaleza española, haciendo frente a la metralla de su
fusilería. Consecuencia nefasta de esta temeraria acción fue la instantánea muerte

68
Mansilla. Op. cit. Pág. 6.
69
Guarda. Op. cit. Pág. 138.
70
Cochrane, Thomas. Memorias de Lord Cochrane. Pág. 61.

63
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

64
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

de veinte hombres. Herido gravemente, Miller debió ser relevado por el capitán
Erézcano, quien ordenó la retirada del infortunado pelotón71. Estimulados por la
retirada de la tropa chilena, los españoles lograron despojarles, en la huida, de
armamento, cañones, cureñas, provisiones y todo cuanto habían obtenido de las
baterías capturadas.

Rescatados por el mozo Rojas que los llevó a las Goletas Moctezuma y Dolores,
tras recogerlos en la playa, los sobrevivientes zarparon raudamente con destino a
Valdivia. Este suceso convenció a Cochrane cuánta fidelidad debían los chilotes al
Rey y la Corona Española, ya que estaban dispuestos a defender este bastión del
finis terrae hispano hasta las últimas consecuencias. (Ver Fig. N°53 y Fig. N°54).

En la expedición que comandó el General Freire en 1824, este fuerte no participó
debido a que el teatro de operaciones estuvo alejado de esta zona. No obstante,
en la incursión de la flota chilena, en 1826, nuevamente el Castillo de Agüi ocupó
un lugar destacado en la historia independentista. Después del fondeadero y
desembarco de la mayoría de la tropa chilena en la Bahía del Inglés, el general
Freire encomendó a los comandantes José Santiago Aldunate y Pedro Godoy a
apoderarse de las fortificaciones que estaban emplazadas al este: el primero, de la
batería de Balcacura; y, el segundo, del Fuerte de Agüi. 72

La estrategia consistía en lograr el aislamiento del Fuerte Agüi, para que el
contingente de Aldunate tomara Balcacura y así la flota chilena pudiera trasladarse
desde la bahía del Inglés al Golfo de Quetalmahue. Godoy logró sitiar al castillo
Agüi, al disparar contra la fortaleza desde los bosques cercanos.

El 11 de enero el fuerte Agüi fue aislado. Desde el interior, las tropas sólo podían
responder con sus fuegos hacia cualquier movimiento que hiciera la escuadra
chilena en el Canal de Chacao, en la travesía hacia el Golfo de Quetalmahue. La
flota chilena salió airosa de los fuegos hispanos: solamente siete heridos y daños
ligeros en sus naves. Se narra que en el momento del zarpe, la mayor parte de las
lanchas cañoneras realistas que partieron de Agüi fueron posteriormente
capturadas. Cabe recordar que la fortaleza de Agüi, como uno de los principales
custodios del Chacao, fue la última en rendirse en este episodio bélico, el 15 de
enero de 1826, cuando cesaron sus funciones.

En una memoria militar de 1865, escrita por el Capitán de Ingenieros Raimundo
Ansieta al Ministro de Defensa José Manuel Pinto, se definía su uso: el documento
castrense indicaba que se trataba de un puesto militar. A lo largo de su relato
afirma que esta fortificación fue construida por el ingeniero español Juan Feliú.,
principalmente con tierra. La barbeta. El terraplén de madera era un extenso

71
Ibíd. Pág. 62.
72
López Urrutia, Carlos. Historia de la Marina de Chile. Pág. 151.

65
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

plano inclinado -cerca de 60 metros de profundidad- que ascendía hasta limitar
con el parapeto, desde cuyas aberturas abocinadas se disparaban los cañones.
En su borde bajo, hacia el acantilado, no superaba los 80 centímetros73. Por ser
de tierra, terminaba desmoronándose paulatinamente. Pero en el encuentro del
terraplén con el fuerte el parapeto alcanzaba una altura que fluctuaba entre los
siete y los nueve metros. Se solía revestir de mampostería de cal y piedra.

La planta del fuerte se describe como un paralelepípedo rectangular en el cual se
emplaza un edificio de madera de 22 metros de largo y poco más de 7 metros de
ancho. Estaba distribuido en dos recintos extremos y una cuadra al centro, sin
pavimento. No contaba con otro recinto adicional para alojamiento de la tropa.

Debido al mal estado de este fuerte, el Capitán Ansieta propuso un proyecto de
remodelación del fuerte Agüi, pues uno de los bordes de su terreno se precipitaba
a la playa. Pretendía crear un puesto de vigilancia próximo al Canal de Chacao, lo
que implicaba una restauración en el terraplén y los parapetos del fuerte74;
precisaba, además, una mejor disposición de las baterías que enfrentan tanto el
canal como la entrada por el Océano Pacífico. También estaba en su plan
desmalezar la vegetación nativa que cubría a los edificios, muros posteriores y
parapetos, para que así estuvieran en condiciones óptimas cuando se entrase en
combate75. Pero nada de eso pudo materializarse, por lo elevado del presupuesto.

Pese a su abandono, en la actualidad el Fuerte -o Castillo- de Agüi, es
considerado un muy importante foco turístico en Ancud. Se reconoce debido a su
valor patrimonial, histórico y arquitectónico. Por eso se siguen haciendo esfuerzos
por mantener en buen estado de conservación sus edificios, muros y artillería.
Después de todo, ya han logrado superar por más de dos siglos los embates del
tiempo y la naturaleza.

Para llegar a Agüi en automóvil, viniendo desde Ancud, se debe tomar el camino
pavimentado de Quetalmahue y luego avanzar por un sinuoso camino costero de
tierra de la Península de Lacuy. Tras una hora y media se llega a la entrada del
fuerte, antecedido por un sendero en forma de túnel cubierto por flora nativa.

Pero la flora nativa, frondosa y exuberante, es, también, sinónimo de humedad y
sombra. El fuerte ha debido convivir con este micromundo que amenaza el buen
estado de conservación de sus materiales.

Su explanada –o terraplén- de madera ya no existe. En su lugar ha nacido una
superficie de césped. Los muros de 30 centímetros de ancho, cuyos arranques no
73
Ansieta, Raimundo. Fuerte Agüi. Memoria que el Ministro de Estado en el Departamento de
Guerra presenta al Congreso Nacional. Pág. 28
74
Ibídem.
75
Ibíd. Pág. 30.

66
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

superan los 50 centímetros de altura, están enteramente recubiertos de una capa
de pasto espeso.

Al igual que el resto de la estructura fortificada, la vegetación ha invadido un foso
próximo, de 2 a 3 metros de profundidad. Queda a la vista una cara de muralla de
cancagua, orientada hacia el Canal de Chacao.

El armamento actual de Agüi está compuesto por 14 cañones montados en
cureñas. Algunos de ellos, en excelente estado; otros, en cambio, tienen sus
cureñas destruidas; y los hay también sin cureñas, con el metal corroído.
Destacan, por último, 2 cañones de épocas posteriores a la dominación hispana.

En su parte costera, de cara al acantilado, se observa un improvisado muelle de
piedra que ha sido paulatinamente degradado por el mar. Este remanente de
muelle servía de embarcadero a naves de tamaño pequeño y mediano, como las
antiguas lanchas cañoneras.

De las construcciones que superviven, dos de ellas pueden corresponder a las
cuarteles de guardia o calabozos: salvo las naturales eflorescencias sobre la
superficie de la piedra cancagua, uno de estos edificios se encuentra en una
buena condición; el otro, en cambio, ha recibido los estragos de la humedad del
pasto que la recubre.

Un arco de medio punto, sobrepuesto sobre dos esbeltas columnas que semejan
huesos de animal, acusa el ingreso a estas construcciones en cuyo interior
desciende una escalera hasta una especie de foso. Las paredes, de piedra
cancagua, tienen unas pequeñas perforaciones cuadradas, practicadas a modo de
respiraderos.

Su polvorín se encuentra inscrito en la parte superior de una muralla, actualmente
desgastada por la vegetación. Dentro de este recinto hay dos cámaras divididas
por un pilar, apenas reconocible por la degradación. El polvorín ha perdido los
elementos ornamentales que aparecen en las acuarelas de Ernesto Courtois de
Bonnencontre, especialmente el frontón superior, sobre el que había esculpidos en
relieve dos cañones cruzados. (Ver Fig. N°55).

En la entrada al fuerte está la portada del castillo, que se mantuvo en pie hasta el
terremoto de 1960. Los restos del polvorín se reducen a la base de un muro –de
un metro y medio de altura, más o menos- y a dos cilindros truncos, que
originalmente constituyeron los torreones (Ver Fig. N°56 y Fig. N°57). También
supervive el puente de madera (1,20 m de ancho y 1,80 m de largo) que permitía
trasponer el antiguo foso.

67
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

68
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

69
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Dos tubos verticales flanquean el fuerte, a modo de soporte de faroles. En una de
las esquinas existe un faro a batería. La actualidad se expresa en una oficina de
turismo y una cafetería para los visitantes. (Ver Fig. N°58, Fig. N°59 y Fig. 60).

3.2.4. Batería de Chaicura

La batería de Chaicura aún conserva su topónimo: se asocia con la roca donde
golpea una ola; sin embargo su nombre original era “Fuerte del Príncipe”. Esta
batería, situada en las coordenadas geográficas 41° 50' 44. 23" Latitud Sur y 73°
52' 15. 76" Longitud Oeste, se encuentra a una altitud de 10 m.s.n.m. Es un
verdadero otero: desde allí se puede observar hacia la Punta Agüi, la Bahía de
Ancud, la Isla Cochinos, la Punta Balcacura, la Playa Lechagua, la Punta Piedra,
la Punta El Morro, la Ciudad de San Carlos de Ancud y la Península Hueihuen.
(Ver Fig. N°61).

Esta batería no parece haber sido construida por los españoles, puesto que no
hay documentos que determinen su fundación. Sin embargo, aparece en el plano
de agosto de 1768, diseñado por el ingeniero español Carlos de Berenguer, cuya
estructura simétrica posee dos cortinas quebradas con ángulos salientes, con tres
y medio baluartes76. Sus fuegos debían cruzar con los del Fuerte Corona y las
baterías de San Carlos de Ancud, con el fin de dominar la Bahía de Ancud y el
fondeadero de Quetalmahue.

Su construcción no fue consolidada por la autoridad española de la época, debido
a lo riesgoso que era socorrerla desde San Carlos y lo costoso que era el
desmonte para su instalación. Peor aún: si caía en manos del enemigo, costaría
muchísimo recuperarlo77. Así se explica que las autoridades hispanas hayan
decidido, con posterioridad, edificar la batería de Balcacura. En su idea original,
los edificios que contemplaba la planta de este fuerte eran: un cuartel de guardia,
una capilla, un pozo y almacenes de pertrechos, repuestos y armamentos. Todos
ellos construidos, como era la costumbre de la época, en madera, tepes y
cancagua.

La razón por la que no aparece citada en las crónicas relativas a la Campaña
Chiloé, durante el periodo 1820-1826, es la siguiente: esta batería no fue
construida bajo el dominio hispano en la región. Sólo Renato Cárdenas refiere su
construcción como una batería en el año 1866, durante la presidencia de Don
José Joaquín Pérez. Esta batería, junto a las restauradas de Balcacura y Agüi, se
transformaba en un elemento más del área militarmente protegida por el Ejército
Chileno. Se trataba de evitar el ingreso de cualquier enemigo. Como cuando la
flota española ingresó a la Bahía de Ancud por esa ribera, durante la Guerra

76
Guarda. Op. cit. Pág. 139.
77
Ibíd. Pág. 140.

70
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

71
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

contra España (1865-1866). No es extraño, por consiguiente, que el diseño de la
batería de Chaicura, de inspiración chilena diste tanto del dibujo de Berenguer. Es
justo destacar que este sistema defensivo fue considerado como uno de los
primeros Monumentos Históricos por parte del Estado Chileno (1926)78.

Lastimosamente, la batería de Chaicura está actualmente abandonada, a
expensas de la vegetación y las condiciones climáticas, tanto en el interior como
en la costa. Chaicura posee una forma difusamente trapezoidal. No quedan allí
vestigios de sus edificios, presumiblemente borrados por el sismo de 1960, con la
excepción de sus descuidados tres cañones oxidados (se suponen que en su
origen fueron seis piezas). Como testimonio visual sólo superviven, a modo de
solevantamientos, los puntos donde estuvieron los parapetos destinados a la
artillería de barbeta. (Ver Fig. N°62 y N°63).

Por ser de tierra, el sinuoso camino no resulta fácil en tiempos de lluvia: se torna
excesivamente fangoso. En condiciones normales, en vehículo se tarda algo así
como media hora desde el Fuerte Agüi.

El Plan Chiloé, organizado por el Ministerio de Obras Públicas, ha permitido que
esta batería sea reconstruida a través de un proyecto turístico79. Este proyecto
considera la reubicación de los cañones en la explanada histórica del fuerte, la
construcción de una terraza a modo de plataforma de atención, diez
estacionamientos públicos, cuatro módulos, un embarcadero y un museo de sitio.
A lo anterior, se añaden senderos peatonales, señalética y ocasionalmente
iluminación específica. Con estas medidas se pretende estimular el desarrollo
turístico del caserío campesino de Chaicura -adyacente al fuerte- y, al mismo
tiempo, el cuidado del patrimonio histórico y cultural que representa esta olvidada
batería. (Ver Fig. N°64 y Fig. N°65).

3.2.5. Batería de Barcacura o Balcacura

Esta batería adoptó el nombre del lugar en la cual se emplazaba: Balcacura
significa “Peñón o roca del trueno”, debido al tronar de los cañones de esta
fortaleza. Se emplazaba en los 41° 51' 17. 33" Lati tud Sur y 73° 52' 46. 52"
Longitud Oeste, en un escarpe de altitud de 12 m.s.n.m. Desde Balcacura, su
centinela podía observar lo que sucedía en la Punta Agüi, la Punta Chaicura, la
Bahía Ancud, la Isla Cochinos, la Playa y el poblado de Lechagua, además de las
baterías y fuertes que custodiaban a la Ciudad de San Carlos de Ancud.

78
Cárdenas. Op. cit. Pág. 16.
79
Benavides, Juan & Benavides, Javiera. Propuesta de criterios de restauración arquitectónica de
los sitios Fuerte Chaicura y Batería Balcacura. Pág. 4.

72
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

73
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La batería de Balcacura, de planta elíptica, fue construida con carácter provisional
por el ingeniero Manuel Zorrilla80. Su objetivo principal era la defensa del Golfo de
Quetalmahue y del tráfico marítimo local de las piraguas de la época, valiéndose
del fuego de la artillería. Su historia se remonta a 1786, cuando José de Moraleda
estimó que la localización de Balcacura como un puesto defensivo en este lugar,
resultaba vital para la defensa de San Carlos y el Golfo de Quetalmahue. Sin
embargo, para 1790 las condiciones de esta batería se hicieron calamitosas: se
desmoronaron sus paredes y la explanada de tablones terminó muy deteriorada81.
Por ello es que, en 1796, el gobernador Garós decidió reconstruirlo, aportando una
mejor dotación y proveyéndole de un cuartel para la guarnición y almacén de
pólvora y utilería. Sumó a los antiguos seis cañones a barbeta unos cuantos
cañones de fierro de calibre 2482. Sólo faltaba un tinglado para la seguridad de su
artillería y montaje, lo que se tradujo en el mal estado de su explanada. (Ver Fig.
N°66 y Fig. N°67).

Para el año 1818 las condiciones de la batería de Balcacura se mantenían. El
capitán Mansilla la describe con una explanada y barbeta de madera, con una
capacidad de 6 cañones. Se refiere, también, a los cuarteles para su infantería,
artillería y repuestos83. El único acceso posible era por vía marítima. Sus funciones
principales siguen siendo las mismas: la protección de la Bahía de Ancud y el
fondeadero de Quetalmahue.

Esta batería en el contexto de la Campaña Chiloé, Balcacura apareció recién en
las expediciones de 1824 y 1826. En 1824, en los sucesos referentes a disparos
de cañón a la Escuadra Chilena que iba con rumbo al sector de Isla Lacao y Punta
Pugueñun; en 1826, esta batería fue el punto estratégico para el General Freire,
cuando desembarcó en San Carlos de Ancud. La toma de Balcacura, el 11 de
enero, se atribuye al Coronel José Santiago Aldunate, quien, con un pelotón de
210 hombres enfrentó, además de la implacable lluvia y el escarpado relieve, al
destacamento realista a cargo de la batería84. Para el teniente Tupper aquella
fortificación no era más que un conjunto de galpones de madera que hacían las
veces de cuartel de la tropa, almacenes de alimentos y armamento y calabozo.
Con este hecho se puso fin a la ocupación hispana en el área de la Península de
Lacuy.85

80
Urbina. Op. cit. Pág. 225.
81
Guarda. Op. cit. Pág. 138.
82
Ibídem.
83
Mansilla. Op. cit. Pág. 6.
84
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 300.
85
Tupper Brock, Ferdinand. Memorias del Coronel Tupper: (1800-1830): Diario de campaña y
documentos. Pág. 121.

74
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

75
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La conquista de Balcacura permitió que la Escuadra Chilena fondeara en la costa
norte del Golfo de Quetalmahue, poniendo en jaque los planes defensivos del
Gobernador Quintanilla. Las primeras naves chilenas en fondear fueron Aquiles e
Independencia y, posteriormente, la Chacabuco y la Galvarino86. Junto con esta
acción Freire hizo llegar a Quintanilla un documento mediante el que le sugería
capitular. Días más tarde, Quintanilla se negó rotundamente a la rendición realista.

A pesar de su importante rol histórico, en el primer listado de 1926 el Consejo de
Monumentos Nacionales no consideró Balcacura como un Monumento Histórico87
(Ver Fig. N°68). No es extraño que haya pasado inadvertido en medio del denso
follaje chilote. Entre sus testimonios aún se puede distinguir su destruida
explanada y los restos de construcciones de madera y de cancagua. Los tres
cañones que restan -los otros fueron objeto de expoliación- han sido afectados por
la oxidación (Ver Fig. N°69 y Fig. N°70). Afortunadamente, el Ministerio de Obras
Públicas ha comenzado una tarea de restauración, con la idea de integrar el
conjunto a un mirador escénico. (Ver Fig. N°71).

Actualmente, un exuberante bosque integra a esta fortificación con un caserío
rural adyacente. El límite opuesto es un acantilado que da al mar, junto a cuya
orilla se extiende una angosta playa.

86
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 301
87
Consejo de Monumentos Nacionales. Decreto N° 744/ 1926. Pág. 1.

76
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

77
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

78
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

3.3.- Subsistema San Carlos de Ancud

Se encuentra en el sector meridional del Canal de Chacao, en la Península de
Hueihuen, entre Punta San Antonio y Punta Piedras. Sus componentes son, de
norte a sur: el Fuerte Real de San Carlos de Ancud, las baterías de Punta Teque y
el Fuerte San Antonio, la batería de Campo Santo o Camposanto, la batería del
Muelle y la batería de Poquillihue o Puquillihue. La distancia entre sus puntos
extremos -la costa meridional y el fondeadero de Ancud- es de 3,4 km. (Ver Mapa
de Área del Subsistema de San Carlos de Ancud).

3.3.1 Fuerte Real de San Carlos de Ancud

Considerado como un fuerte marítimo y permanente, su nombre verdadero es
“Fuerte Real de San Carlos de Borromeo”. Recuérdese que la toponimia de los
conquistadores hace referencia a localidades propias de su península de origen: a
Chiloé se le denominó “Nueva Galicia”, por ejemplo. Inspirados por la
evangelización bautizaron las plazas colonizadas con el nombre de un santo
patrono88. Pero esta denominación cristiana sólo duró el tiempo de la Colonia;

transcurrido ese período, casi siempre se recuperó la toponimia indígena.
Geográficamente, el Fuerte Real San Carlos de Ancud se localiza en los 41° 51'
42. 36" Latitud Sur y en los 73° 49' 38. 96" Longit ud Oeste; a una altitud de 40
m.s.n.m.

La génesis de la construcción de este fuerte es explicada por Urbina: en 1768
Beranger determinó como punto estratégico al Puerto de Lapi (llamado también
como “Puerto del Inglés”), susceptible de ser utilizado por algún enemigo de la
Corona Española89. Se hacía imprescindible la construcción de una fortificación
que resguardase tanto a la Bahía de Ancud como el fondeadero de Quetalmahue.
Por eso Berenguer diseñó y estableció este fuerte en Punta Tecque, desde donde
se podía dominar tanto la entrada del puerto como la mayor parte de Canal de
Chacao y la Ensenada del Inglés. (Ver Fig. N°72 y Fig. N°73).

Para ese efecto se desmalezó y terraplenó el sector escogido. Al año siguiente la
construcción contaba con una plaza principal, provista de terraplenes y baluartes
macizos, aptos para el uso de la artillería90. También existía, en el flanco costero,
ángulos salientes y entrantes, próximos a un foso que dificultaba la aproximación
desde el mar.

88
Cárdenas. Op. cit. Pág. 99.
89
Urbina. Op. cit. Pág. 219.
90
Ibíd. Op. cit. Pág. 221.

79
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

80
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

81
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

El Fuerte Real de San Carlos de Ancud contaba, en esa época, de una batería de
cuatro cañones y un cuartel para el cuerpo de infantería y artillería. En 1771 ya
se finalizaba su construcción. La planta corresponde a un cuadrado perfecto, en
cuyo exterior presenta una cortina entre los dos baluartes que hacían frente al
acceso del puerto. Sus muros y baluartes están rellenos de terraplén y su pared
externa revestida en tepes91. El talud externo de este terraplén era sostenido por
una empalizada que, a su vez, servía de contramuro. Agregábase a lo anterior un
foso con contraescarpa costero, que era sustentado por una estacada y, de la
misma forma, el parapeto de todo el acceso a esta fortificación.

El fuerte de San Carlos de Borromeo estaba compuesto de tres plazas protegidas
por empalizadas y en directa correspondencia con el foso. Poseía once puertas de
rastrillo, siendo dos de ellas recubiertas en cal y piedra blancas. Para unir a los
baluartes con el camino del terraplén existían tres rampas construidas y adheridas
a las paredes de cal y ladrillo.

En cuanto a su armamento, este fuerte contaba con 14 cañones de fierro y 2 de
bronce, con un pedrero y guardafoso92. La artillería se concentraba en los
baluartes y ángulos salientes. También esta fortaleza contaba con una muralla

hacia el interior, construida en estacada de luma, con lo cual el recinto quedaba
cercado en su totalidad.

En relación con el armamento en el Fuerte Real de San Carlos, el informe militar
elaborado en 1768 por Manuel Castelblanco y Pascual Marín precisaba: “estaba
compuesto por dos cañones de bronce de pequeño calibre, montados sobre
pequeñas cureñas de mediano servicio, localizados en el baluarte sur que mira
hacia la población y los siete cañones de fierro dispuestos tanto en los baluartes
como en el ángulo saliente, que mira hacia la entrada del puerto y la bahía. Uno
de ellos posee un calibre de 18, montado sobre un carro que permite un fácil
manejo. También existen cuatro antiguas piezas cañoneras montadas en cureñas
de mediano servicio y los dos restantes de calibre de 18 y 20, colocados en
cureñas nuevas con todo su herraje y betunada. También se suma a ellos, el
armamento de la época que se traduce en 16 fuegos atacadores, 16 porta
cartuchos, 2 cabrías nuevas, 5 botafuegos, 11 almohadas, 11 cuñas de puntería,
47 barriles de pólvora y 197 granadas. Además, existía un armamento menor
como fusiles, pistolas y armas blancas”.93

La importancia del fuerte fue decayendo conforme se sucedían las críticas de los
diversos gobernantes hispanos en Chiloé, a partir de 177694. En particular fue el
91
Ibídem.
92
Guarda. Op. cit. Pág. 136.
93
Ulloa. Op. cit. Pág. 34.
94
Urbina. Op. cit. Pág. 222.

82
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

83
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Gobernador Guirior quien concluyó que el Fuerte Real de San Carlos no era
adecuado para defender al Puerto de Ancud.

Pero fueron los lapidarios informes militares de los ingenieros Manuel Zorrilla y
Lázaro Ribera, en 1779, los que desaprobaron la localización del fuerte, vulnerable
al desembarco de las tropas enemigas; más aún: aseguraron que era ineficaz
como punto estratégico y defensivo del Canal de Chacao, por la ineficacia de sus
cañones. En la medida que surgían nuevas baterías, el Fuerte Real de San
Carlos terminó por ser convertido en un simple resguardo de la tropa y del
armamento y los insumos95.

En la Campaña de Chiloé este fuerte no aparece directamente citado por ningún
historiador.

Las cartografías elaboradas entre 1768 y 1777 dejan constancia que, por estar
emplazado en una meseta, el Fuerte Real de San Carlos ofrecía una vista
panorámica de la Bahía de Ancud96. Un centinela podía avistar lo que sucedía en
la franja costera de la Península Lacuy, desde Punta Agüi hasta Punta Arenas.
Asimismo, podía otear la entrada del Golfo de Quetalmahue y el borde costero de
la Ciudad de Ancud.

Del Fuerte Real de San Carlos sólo resta un edificio conocido como “El Polvorín”,
mandado a construir por el Gobernador Quintanilla, en 1824. Un paralelepípedo
simple, con un techo de dos aguas, íntegramente de piedra cancagua. Su interior
cuenta con un techo en forma de bóveda. Puesto que carece de ventanas, se
ventila a través de pequeños orificios cuadrados. Este edificio, que posee una
entrada única, señalada por un arco, está actualmente en medio de una plaza
cívica, en calle Baquedano. El mobiliario próximo, entre árboles -un monolito en
homenaje al Profesor Normalista, dos cañones de los tiempos de dominación
española, una placa que reseña la historia del lugar-, resta protagonismo al
remanente del fuerte. No extraña que el muro de cancagua se haya mancillado
con graffitis. (Ver Fig. N°74, Fig. N°75, Fig. N°76, Fig. N°77, Fi g. N°78 y Fig. N°79).

95
Idid. 224.
96
Guarda y Moreno. Op. cit. Págs. 135 – 142.

84
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

85
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

3.3.2. Batería de Poquillihue o Puquillihue

Localizada en la punta homónima, esta batería estuvo emplazada en los 41° 52'
49. 51" Latitud Sur y 73° 50' 24. 39" Longitud Oest e, a una altitud aproximada de
8 m.s.n.m. Su topónimo hace referencia al “lugar donde se forman las lagunitas
montañesas”.97

Esta batería fue diseñada por el ingeniero español Manuel Zorrilla. Se construyó
entre 1779 a 1781, como una batería marítima y provisional, cercana a la ciudad
de San Carlos de Ancud. Su propósito defensivo era mantener el dominio costero
hacia ambos lados de Punta Poquillihue, para evitar el desembarco enemigo tanto
en playa Metuntuman como en playa Llauca. Un centinela hispano podía distinguir
desde su puesto de guardia lo que sucedía en el borde costero, donde se
emplazaban el Fuerte de Agüi y la batería de Balcacura, la entrada al
desembarcadero natural de Quetalmahue, la playa de Lechagua y las baterías y
fuertes de la Ciudad de San Carlos. (Ver Fig. N°80).

Moraleda refería, en 1789, que esta batería contaba con una terraza simple y siete
piezas a barbeta, en pésimo estado98. También resalta la pésima decisión del
Gobernador español en 1787, que decidió retirar la artillería y pertrechos al dejar
sólo al cuerpo de guardia y repuesto de pólvora. Mansilla, por su parte (1818), en
su carta al señor Manuel Olaguez Feliu, explica que su cuartel y depósito de
repuesto estaban construidos en piedra y fajina, mientras que su barbeta y
explanada eran de madera y poseía una capacidad de cuatro cañones.99

Finalmente, Guarda agrega a lo anterior que esta batería, de acuerdo a las
instrucciones de Zorrilla, estaba inscrita en un perímetro en forma “U” y que sus
materiales de construcción debían ser de calidad suficiente como para sustentar
un muro grueso, acompañado en su exterior por un foso que dificultase su captura
por parte del enemigo100. (Ver Fig. N°81).

En el contexto de la Campaña Chiloé, la batería de Poquillihue, tuvo un lugar
destacado en la tercera expedición comandada por el General Freire (1826).
Después de la toma de la Batería de Balcacura, el desembarco de las tropas
chilenas en la playa Lechagua y las batallas de Chacra (Lomas), de Cuadros y
Pampa de Yauca, la batería de Poquillihue se ganó un lugar destacado por ser la
última barrera española en la toma de la ciudad de San Carlos.

97
Cárdenas. Op. cit. Pág. 88.
98
Moraleda. Op. cit. Pág. 6.
99
Mansilla. Op. cit. Pág. 7.
100
Guarda. Op. cit. Pág. 138.

86
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

87
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Emplazado en una loma, este recinto militar fue comandado por el propio
Gobernador Quintanilla, quien lo reforzó con una trinchera de infantería y cinco
lanchas cañoneras que servían de complemento a la acción de la artillería de la
fortaleza. Todo eso complicaba a la tropa chilena, atacando por tierra o por mar.
Por eso Beaucheff, Tupper y Barrientos estimaron que Poquillehue era una
verdadera fortaleza o castillo. Según Tupper, Poquillehue contaba, en 1826, con
“una posición extremadamente fuerte y estaba bien amparada por varias piezas de
cañón, aparte de los fosos, empalizadas y otras defensas. Su ejército contaba con
unos quinientos fusileros, unos cuatrocientos hombres de caballería de todas las
armas y como mil doscientos o mil cuatrocientos esgrimiendo picas”. 101

Al amanecer del 14 de enero de 1826, las tropas de Freire comenzaron el ataque.
Esta avanzada patriota fue obstruida por la defensa española, a punta de artillería,
por ambos flancos adyacentes a la batería. Uno de los flancos estaba protegido
por un impenetrable bosque. Para acceder al castillo de Poquillehue, las tropas
chilenas debían enfrentar, además de los fuegos, la irregularidad del relieve,
expresada en quebradas cubiertas de malezas y árboles.102

Ante la imposibilidad de penetrar las líneas enemigas, el Almirante Blanco
Encalada decidió cambiar la estrategia chilena: enviar un convoy naval que debía
enfrentar a las baterías pertenecientes a San Carlos de Ancud, para que
desembarcasen en Pudeto. Se trataba de que tomaran por la retaguardia a los
españoles. En la operación se utilizaron cuatro lanchas cañoneras que en su
travesía hacia el lugar de destino lograron romper el fuego, tanto del flanco
correspondiente a la artillería española como el de la batería Poquillehue.103
Como consecuencia de esta acción, se produjo una gran conmoción en las
huestes españolas: la metralla chilena desde las lanchas fue implacable. El
Comandante Quintanilla ordenó que se abandonaran tanto las trincheras como los
puestos de francotiradores en las quebradas y optó por disponer, sin éxito, una
segunda resistencia en los Altos de Bellavista104. Esta desafortunada acción
española fue aprovechada por el General Borgoño, que envió a Maruri a atacar de
frente a Poquillehue, con cuatro compañías de cazadores y un cañón de campaña
por tierra; entretanto, Bell y los infantes de marina atacaron con sus lanchas
cañoneras al lado costero del castillo. Esta operación combinada se tradujo en la
destrucción total del enemigo al cortar la retirada hacia Bellavista y la posterior
toma de la batería de Poquillehue, que finalmente fue abandonada por la tropa
realista, a las cuatro y media de la tarde del 14 de enero de 1826.105

101
Tupper. Op. cit. Pág. 122.
102
Feliú Cruz, Guillermo. Memorias militares para servir a la historia de la independencia de Chile
del Coronel Jorge Beauchef : 1817-1829. Pág. 400.
103
Ibíd. Pág. 248.
104
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 102.
105
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 401.

88
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

89
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

En 1926 la batería de Poquillihue fue declarada por el gobierno chileno, junto a
otras fortificaciones españolas, como Monumento Histórico106. En 1937, en un
folleto que mostraba las bondades turísticas de la comuna de Ancud, aparecía
esta batería en el listado de atractivos turísticos e históricos107. En el lugar donde
se emplazaba la batería de Poquillihue, ya no hay vestigios de aquel recinto
militar. En su lugar se encuentra un conjunto de viviendas muy heterogéneas entre
sí. (Ver Fig. N°82 y Fig. N°83).

3.3.3. Batería El Muelle o El Carmen

Esta batería se localizaba en la punta sureste de la caleta desembarcadero y
debajo del Fuerte Real de San Carlos de Ancud. Su nombre está asociado con el
muelle de recalado que tenía esta ciudad, el cual se utilizaba para el servicio de
pasajeros, carga y reparación de los navíos que habían cruzado por el Cabo de
Hornos108. Sus coordenadas geográficas eran los 41° 52' 00. 05" Latitud Sur y 73°
49' 52. 56" Longitud oeste, con una altitud aproximada de 4 m.s.n.m., casi al nivel
de pleamar.

Según Guarda, fue diseñada y construida por Manuel Zorrilla entre los años 1779
y 1781, principalmente en fajina y piedra de cancagua109. Se clasifica como una
batería marítima y provisional. Su estructura estaba dada por una línea quebrada
en tres frentes, atronerada con sus explanadas en madera, con un pequeño
cuartel destinado para la tropa. No obstante, la descripción que hace Mansilla
dista en sus características estructurales, ya que expresa que fue construida en
barbeta y explanada de piedra, con un pequeño cuartel para la tropa. Además,
existía un almacén de piedra para los repuestos y otro antiguo almacén de
madera, para las municiones110. Del punto de vista de su capacidad defensiva,
sus fuegos se debían cruzar con los de Poquillihue y Campo Santo.

De acuerdo con el informe que emana de la revista militar de Moraleda, en 1789,
esta batería contaba con ocho cañones111 (tres de bronce, cuatro de fierro de
calibre 24 y uno de fierro de calibre 12). Tomas O'Higgins, seis años más tarde,
precisa que su armamento disponía de dos piezas de calibre 8, tres cañones de
calibre 37 y medio, una de 12, otra de 8 y dos de 4112. En 1818, Mansilla

106
Consejo de Monumentos Nacionales. Op. cit. Pág. 1.
107
Comité Local de Turismo. Guía informativa del veraneante. Pág. 8.
108
Guarda. Op. cit. Pág. 139.
109
Ibídem.
110
Mansilla. Op. cit. Pág. 7.
111
Moraleda. Op. cit. Pág. 7.
112
Guarda. Op. cit. Pág. 139.

90
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

91
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

determinó que su artillería estaba constituida por 15 piezas, con el fin de tener una
defensa óptima del embarcadero de piragua y naves menores.113

Desde esta batería, un vigilante español podía distinguir la entrada hacia la ciudad
de Ancud, la zona costera sur de la Península de Lacuy (desde Punta Agüi hasta
Punta Arenas, incluyendo el fuerte y baterías de este sector). Del mismo modo, se
podía avizorar el ingreso al Golfo de Quetalmahue y los sectores costeros de
Lechagua y de la Ciudad de San Carlos de Ancud.

La batería del Muelle en la Campaña Chiloé aparece de forma implícita: desde allí
disparaban a la Escuadra Chilena cuando se dirigía a la zona del puerto de
Chacao, en 1824114 y en el posterior episodio de la toma de Poquillehue.

En la actualidad no existen rastros de esta batería. Ni siquiera está presente en la
memoria de los ancuditanos, para quienes la costanera es una vía de
permanentes transformaciones. (Ver Fig. N°84, Fig. N°85 y Fig. N°86).

3.3.4. Batería de Campo Santo o Camposanto

La batería de Campo Santo se situaba en la punta más saliente del sector de
Tecque. Según Ulloa, debe su nombre a la cercanía con el cementerio de la
población original115. Su posición geográfica estaba en los 41° 51' 49. 93" Latitud
Sur y 73° 49' 52. 01" 73 longitud oeste, a una alti tud de 12 m.s.n.m.

Esta batería, de defensa marítima, fue diseñada y construida por Carlos
Berenguer entre 1768 y 1771. Su objetivo principal era la custodia de la entrada al
puerto de San Carlos. Sus muros estaban construidos en fajina; las explanadas,
en madera116. Mansilla, describe su estructura, reconstruida en su totalidad en
madera, con barbeta, explanada, cuartel y almacén de repuesto117.

En la batería de Campo Santo, su guardia debía estar alerta ante lo que ocurriese
en la entrada del Canal de Chacao: siempre existía el riesgo de ser sorprendidos
por algún enemigo de la Corona Española. Era indispensable, además, tener una
comunicación continua con el Fuerte de Agüi y la batería de Balcacura de la
Península de Lacuy. Había que estar atento, asimismo, a la entrada del
fondeadero de Quetalmahue y la costa comprendida desde Lechagua hasta la
Ciudad de San Carlos de Ancud: las amenazas enemigas acechaban siempre.

113
Mansilla. Op.cit. Pág. 7.
114
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 272.
115
Ulloa. Op. cit. Pág. 47.
116
Guarda. Op. cit. Pág. 371.
117
Mansilla. Op. cit. Pág. 7.

92
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

93
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La misión de la batería de Campo Santo consistía en impedir el paso al enemigo
de la Corona, tanto al muelle de San Carlos como al fondeadero de
Quetalmahue118. Para lograrlo, era preciso cruzar sus fuegos con el Fuerte Agüi y
la Batería del Muelle. Disponía, según Moraleda, de cinco cañones, tres a barbeta
y dos en troneras, siendo de fierro de calibre 24119. Además, Mansilla narra que
esta batería contaba con cuatro cañones.120

Pero el deterioro de sus instalaciones, el alto costo económico de su conservación
y su dificultad para detener un desembarco en la desembocadura del Río Pudeto,
eran algunas de sus desventajas121. Eso explica que en 1820 se decidiera
construir el Fuerte de San Antonio por parte del gobernador Quintanilla.

Debe reconocerse que la batería de Campo Santo tuvo una gravitación secundaria
en la Campaña de Chiloé: sus fuegos sólo complementaban las baterías y el
fuerte de San Carlos de Ancud.

En la actualidad no existen huellas de su existencia, ni siquiera indicios de muros
que prueben la localización exacta de esta batería. Tampoco permanece en el
recuerdo de los ancuditanos. Las continuas modificaciones del sector de la
costanera han terminado por borrar su presencia. (Ver Fig. N°87 y Fig. N°88).

3.3.5. Batería de San Antonio

Esta batería, marítima y permanente, según Guarda, basado en las crónicas de
Rodríguez Ballesteros, se situaba más adelante que la de Campo Santo e
inmediata a Puguñun122. Sus coordenadas geográficas eran: 41° 51' 44. 04"
Latitud Sur y 73° 49' 52. 24" Longitud oeste y a un a altitud de 8 m.s.n.m. Debía su
nombre al Santo Patrono que protegía este recinto militar. Sin duda, una clara
muestra de la evangelización española en esta zona. Hay quienes asocian el
nombre con el del gobernador español que la mandó a construir: Don Antonio de
Quintanilla y Santiago. (Ver Fig. N°89 y Fig. N°90).

Desde este punto defensivo era posible observar el sureste de la Península de
Lacuy con sus respectivos fuertes y baterías, la entrada al Canal de Chacao, la
Bahía de Ancud, la Isla Cochinos, el área costera de la ciudad de Ancud, la playa
de Lechagua, la puerta al Golfo Quetalmahue y un sector de la desembocadura
del Río Pudeto.

118
Guarda. Op. cit. Pág. 371.
119
Moraleda. Op. cit. Pág. 7.
120
Mansilla. Op. cit. Pág. 7.
121
Urbina. Op. cit. Pág. 225.
122
Guarda. Op. cit. Pág. 139.

94
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

95
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La Batería de San Antonio fue mandada a construir por el último Gobernador de
Chiloé en 1820, como una forma de frenar la ofensiva de la Expedición Libertadora
Chilena, ya que sus baterías vecinas no estaban en condiciones de entrar en
combate, debido al deterioro de su infraestructura y armamento. Fue construida en
piedra y fajina, sobre los vestigios de las baterías de Tecque y Campo Santo. 123

En 1918, Darío Cavada agrega que en su edificación resaltaba un techo plano de
alerce y una baranda de ciprés que la cerraba124. En su epístola a Olaguez Feliú,
Mansilla, describe los inicios del levantamiento de la batería de San Antonio, en la
cual el gobernador español utilizó a algunos prisioneros para esa labor. En su
estructura original contaba con barbeta, una explanada trapezoidal de madera y
una casa de guardia tejida en canutillo, con su correspondiente estacada.125

El objetivo de esta batería era simple: cruzar sus fuegos con los del Fuerte Agüi,
para evitar la entrada de un navío adversario al fondeadero de Ancud y de ese
modo repeler el desembarco enemigo en el sector costero de la desembocadura
del Río Pudeto.

Astutamente Quintanilla había decidido construir este puesto militar en la parte
más saliente de Punta Tecque. Como armamento contaba, al principio, con tres
cañones de largo alcance126. El desarrollo de la Campaña Chiloé obligó a contar,
finalmente, con siete piezas de artillería. Un vigía oteaba lo que ocurría en la costa
adversa de la Península de Lacuy: el Fuerte Agüi y sus baterías correspondientes;
la Bahía y el puerto de Ancud, con su respectiva estructura defensiva a cargo del
Fuerte Real de San Carlos.

El papel de la batería de San Antonio en la Campaña de Chiloé, defendiendo a
San Carlos de Ancud, ha sido en extremo discreto. Pero dos episodios son
suficientes para recordarla: uno, la travesía de la Escuadra Chilena hacia el sector
de Chacao, en 1824; el otro, en 1826, cuando el Capitán Arengren y la infantería
naval consiguieron capturar las demás baterías que componían el sistema
defensivo ancuditano. Pero no es todo: el historiador chilote Pedro Barrientos
destaca a este recinto militar como el lugar histórico donde se dio origen al arreglo
final del Tratado de Tantauco, que fue firmado el día 19 de enero de 1826, entre el
último gobernador español José Antonio Quintanilla y el General Ramón Freire.127

En la obra de Ulloa, se afirma que durante la ocupación chilena en tiempos de la
República, esta batería fue conservada y preparada para la guerra con España

123
Ulloa. Op. cit. Pág. 48.
124
Ibíd. Pág. 47.
125
Mansilla. Op. cit. Pág. 7.
126
Guarda. Op. cit. Pág. 139.
127
Barrientos, Pedro J. Historia de Chiloé. Pág. 148.

96
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

97
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

(1865-1867) junto con el Fuerte de Agüi128. Por algún inexplicable motivo, la
batería de San Antonio no aparece en el listado de los Monumentos Nacionales de
1926. Después que se hicieron afianzamientos estructurales, cerca de 1930, la
batería se destacó como un lugar histórico y patrimonial de dominio local; se
incluyó, incluso, en el folleto turístico de 1937 (Ver Fig. N°91) . Entre 1974 y 1978
se reconstruyeron su planta, las murallas, las troneras y las cureñas.129

Actualmente se encuentra en la calle San Antonio. Un torreón y una reja de fierro
anuncian la entrada.130 (Ver Fig. N°92).

Transpuesto el umbral, un sendero desciende hasta la entrada de la batería, cuya
forma de trapezoidal se fragmenta en cuatro sectores irregulares, cubiertos de
césped y flores. Senderos de grava blanca se abren paso entre la vegetación para
inducir el paseo. (Ver Fig. N°93 y Fig. N°94).

Cuatro monolitos hacen las veces de astas de banderas en fechas importantes de
la vida cívica de Ancud. Complementa el conjunto un obelisco blanco, una de
cuyas caras exhibe, incisos en placas de bronce, los diferentes hitos de la
Campaña Chiloé y el rol que cumplió esta batería en ese trance histórico. Se
agregan dos placas conmemorativas: una de ellas retrata a Antonio Quintanilla, el
último gobernador español; la otra muestra el rostro de Don José Santiago
Aldunate, el primer gobernador chileno de la provincia de Chiloé. (Ver Fig. N°95,
Fig. N°96, Fig. N°97 y Fig. N°98).

Siete cañones, con sus cureñas restauradas, miran hacia la Bahía de Ancud.
Entre ellos hay todavía de algunos puestos de centinelas. Hacia el lado costero,
una plataforma rocosa -desgastada por el mar- que, como en el Fuerte Agüi,
permitió el atraque a las lanchas cañoneras durante la Campaña Chiloé. (Ver Fig.
N°99, Fig. N°100 y Fig. N° 101).

Por la retaguardia, el límite de la batería se reduce a una loma en medio de cuya
espesa vegetación nativa emerge lo que pudo ser un cuartel destinado a la
guardia o a los pertrechos. (Ver Fig. N°102).

128
Ulloa. Op. cit. Pág. 48.
129
Ibídem.
130
Nota del Autor: El horario de visitas a esta fortificación es de lunes a viernes, de 8:00 a 21:00
horas y sábado y domingo entre 9:00 a 20:00 horas. En su interior se prohíbe acampar y el
consumo de bebidas alcohólicas. En la parte superior del pórtico, una imagen representa dos
cabezas de león, separadas por un cañón y una leyenda que contiene el nombre y la fecha de
construcción de la batería. Flanqueando la representación central existen sendos heraldos: uno
correspondiente a la ciudad de Ancud y el otro a la Corona Española.

98
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

99
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

100
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

101
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

102
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

El hecho que este fuerte aún resista el paso del tiempo responde a una política de
restauración local. A contar de 1930 ha sido un atractivo turístico, fomentado por la
autoridad y reconocido por la propia comunidad ancuditana. (Ver Fig. N°103 y Fig.
N°104).

3.3.6. Batería de Tecque o Teque

Muy poco conocida, la batería de Tecque, próxima al Fuerte Real de San Carlos,
tiene un carácter marítimo y provisional. Su nombre tiene relación con el olivillo.
Según Guarda, fue diseñada y construida, en fajina, en el año 1780 por el
ingeniero español Manuel Zorrilla, que la refirió en el Atlas hecho por él mismo.
(Ver Fig. N°105 y Fig. N°106). Formalmente curva, contaba con una tronera y
explanada suficiente para otras cuatro piezas a barbeta. Su actividad cesó en
1826, con la toma de las baterías de San Carlos, por parte de la Escuadra
Chilena.131

Desde su puesto, el centinela podía otear hacia la zona sureste de la Península de
Lacuy, desde Punta Agüi hasta Punta Arenas. También se vislumbraba lo que
sucedía en la puerta del Canal de Chacao, la bahía y el sector costero de Ancud,
la Isla Cochinos, la playa de Lechagua y la entrada al fondeadero del Golfo
Quetalmahue.

Actualmente no hay rastros de su existencia. Encima de ella se erigió la batería de
San Antonio.

131
Guarda. Op. cit. Pág. 141.

103
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

104
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

3.4.- Subsistema San Antonio de Chacao

Este subsistema está conformado por el fuerte y las baterías del sector costero de
Chacao, en la parte norte de la Isla Grande de Chiloé. Su área de influencia va
desde Punta Remolinos hasta el poblado de Chacao Viejo. De norte a sur se
descompone en la batería de Remolinos, la batería de Pampa de Lobos, la batería
de La Poza y el Fuerte San Antonio de Chacao. La distancia entre sus piezas
extremas es de 3,6 kms de la costa meridional del Canal de Chacao. (Ver Mapa
de Área del Subsistema de Chacao).

3.4.1. Batería de Remolinos o Punta de Remolinos

Marítima y provisional, como las anteriores, se alzó en la saliente que da origen a
su nombre: la “Roca Remolinos”132. Cercana al Canal y a la ensenada del puerto
de Chacao, sus coordenadas geográficas son 41° 48' 21. 03" Latitud sur y 73° 31'
32. 78" Longitud oeste; a una altitud de 18 m.s.n.m.

Remolinos fue bosquejada y edificada por Manuel Zorrilla en 1779. Empleó, para
su construcción, madera y fajina133. De acuerdo al viaje de Moraleda de 1789, sus
explanadas estaban malogradas; en tanto, su tinglado, repuesto y cuerpo de
guardia, aún eran útiles134. Posteriormente, Mansilla describió que la batería había
sido reconstruida de acuerdo con las instrucciones de las autoridades españolas,
esto es, con una explanada, un cuartel de guardia y repuestos en madera135. (Ver
Fig. N°107 y Fig. N°108).

La vista panorámica de este lugar permitía observar el sector septentrional de la
costa del Canal de Chacao, desde Punta Astilleros hasta Pargua. Esta batería
tenía comunicación visual con la de Astilleros. La vista del vigía abarcaba desde
Punta Gallán hasta Punta Soledad.

En 1789 se contaba con una capacidad de siete cañones, cinco de ellos en
troneras y los otros en barbeta (tres de ellos tenían calibre 24)136. Por encontrarse
en una costa escarpada, solamente podía abatir a embarcaciones enemigas
próximas a la costa y con más propiedad a aquellas que atravesasen por medio
del canal. Según Mansilla, el número de cañones disponibles en esta batería era
sólo de cuatro. 137

132
Cárdenas. Op. cit. Pág. 93.
133
Guarda. Op. cit. Pág. 143.
134
Moraleda. Op. cit. Pág. 8.
135
Mansilla. Op. cit. Pág. 1.
136
Moraleda. Op. cit. Pág. 8.
137
Mansilla. Op. cit. Pág. 1.

105
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

106
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

107
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

108
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

El 25 de marzo de 1824, en plena Campaña de Chiloé, la escuadra chilena logró
anular el sistema defensivo hispano que dependía de Chacao -en medio estaba la
Batería de remolinos-, desembarcando frente a Isla Lacao138. No hubo resistencia
por parte de la tropa española.

De la Batería de Remolinos ya no hay rastros; ni siquiera alguna prueba que
demuestre su existencia. Una antena de telecomunicaciones emerge en medio de
un extenso terreno baldío. Pero los lugareños de Chacao Nuevo recuerdan que
hace cuatro décadas quedaban restos de cañones en ese lugar. (Ver Fig. N°109,
Fig. N°110 y Fig. N°111).

3.4.2. Batería Pampa de Lobos

Como las anteriores, la batería de Pampa de Lobos era de carácter marítimo y
provisional. Estaba a un cuarto de legua (aproximadamente 1,4 km) al oeste de la
de Remolinos. La toponimia revela las características de su emplazamiento, cerca
del Canal y la ensenada del puerto de Chacao a 41° 49' 15. 86" Latitud sur y 73°
31' 09. 04" Longitud oeste, a una altitud aproximada de 12 m.s.n.m.

De acuerdo con los esquemas de Manuel Zorrilla, esta batería, construida en
1779, consistía en un foso rectangular, interiormente revestido en fajina139.
Moraleda en 1789, asegura que el estado de esta batería era deplorable, dejando
solamente como indicio de su presencia al revestimiento de fajina: la explanada y
el cuartel de guardia, ambos de madera, eran inutilizables140. (Ver Fig. N°112 y
Fig. N°113).

Desde la batería de Pampa de Lobos era posible observar la costa septentrional
del Canal de Chacao; ese tramo comprendía la batería de Coronel y la zona de
Pargua. En el área costera se tenía comunicación visual con la batería de
Remolinos, La Poza y el fuerte de San Carlos de Chacao.

Tenía una capacidad de siete cañones a barbeta, equivalente a cinco de bronce y
dos de fierro de calibre 24141. El éxito de sus cañonazos dependía de la cercanía
que alcanzaba el enemigo a la costa.

Esta batería dejó de funcionar defensivamente en 1824, cuando el Coronel
Beauchef capturó todas las baterías que dependían del Fuerte de Chacao, el 25
de marzo de ese año.142
138
López Urrutia, Op. cit. Pág. 143.
139
Guarda. Op. cit. Pág. 143.
140
Moraleda. Op. cit. Pág. 8.
141
Mansilla. Op.cit. Pág. 1
142
Fuenzalida Bade. Pág. 272.

109
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

110
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Donde antes estuvo esta batería no queda más que el escenario: un despoblado
terreno, escarpado y rocoso, de difícil acceso y que no da pistas de su antigua
presencia. Lo deleznable de los materiales con que se construyó hizo que
desapareciera bajo el rigor del clima y la fragilidad de la memoria de los
habitantes del lugar.

3.4.3. Batería La Poza o del Astillero

Corresponde al tipo de fortificación marítima y provisional. Construida en el siglo
XVII, Moraleda en 1789, la situaba a 1.700 varas (1,68 km) al occidente del Fuerte
San Antonio de Chacao143. Reparada de los vientos, 41° 49' 36. 54" Latitud sur y
los 73° 31' 38. 74" Longitud oeste, a una altitud a proximada de 11 m.s.n.m., era un
buen sitio para el abastecimiento de los navíos que llegaban al sector de Chacao.

Según Moraleda, esta batería estaba revestida de fajina. Contaba con un edificio
de madera destinado al cuerpo de guardia, en muy mal estado144. Pero en 1818 -
describe Mansilla- se hacen importantes reparaciones. (Ver Fig. N°114 y Fig.
N°115).

Lo que importaba era detener al enemigo que llegara al fondeadero. Se trataba,
entonces, de cruzar los fuegos con el Fuerte de San Antonio de Chacao.
Originalmente la batería contaba seis piezas. Pero Moraleda catastró, en 1789,
solamente cuatro: uno de fierro de 12, otro de fierro de 24 y dos de bronce de 20,
todos en regular estado.145

Sin que se diga explícitamente, la batería de La Poza fue tomada por las huestes
de Beauchef en su marcha hacia el Fuerte Chacao, en la Campaña Chiloé; no
hubo oposición alguna por parte de la tropa realista, que abandonó esta
edificación militar el 25 de marzo de 1824.146

Debido a su localización la batería de La Poza tenía una visión limitada: sólo era
posible distinguir el Canal de Chacao y, con menos nitidez, el sector de enfrente.
Sus principales puntos de referencia eran: la Punta Soledad (donde se emplazaba
la Batería de Pampa de Lobos) y Chacao Viejo (donde estaba el Fuerte de San
Antonio).

143
Moraleda. Op. cit. Pág. 8.
144
Ibídem.
145
Moraleda. Op. cit. Pág. 8.
146
Fuenzalida Bade. Pág. 272.

111
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

112
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

La batería estuvo donde mismo hoy desembarcan los ferry-boats que provienen
desde el muelle continental de Pargua hasta el atracadero chilote de Chacao. Los
continuos trabajos de modernización en este sector han borrado todo su rastro.
Sólo los trabajos de Guarda (1990 y 2009) ilustran acerca de su existencia.

3.4.4. Fuerte San Antonio de Chacao

Estaba en la localidad de Chacao Viejo, a 41° 49' 4 3. 29" Latitud sur y 73° 31' 21.
63" Longitud oeste, con una altitud de 7 m.s.n.m.

En la clasificación de Guarda responde al tipo marítimo y permanente. Su principal
finalidad era la defensa externa del archipiélago. Su nombre fundacional está en
estrecha relación con el santo patrono del lugar. El topónimo “Chacao”, según
Cárdenas, posee dos acepciones: la primera, de “Lugar de Almejas”; la segunda
se refiere a “Sitio o Caleta de resguardo”. 147

Desde este fuerte era posible observar lo que acontecía desde el borde costero
septentrional del Canal de Chacao -en donde se emplazaba la batería de Coronel-
hasta la zona de Pargua. Había, además, una comunicación visual con las
baterías de Remolinos y La Poza.

Este fuerte fue edificado por el mismísimo Martín Ruiz de Gamboa, primer
gobernador de Chiloé, en 1567. La fragilidad de sus materiales -fajina, madera y
piedra- obligó a varias reconstrucciones148. En 1742, John Byron lo describía como
un reducido fuerte de tierra con un solo surco y una estacada149. Ese mismo año el
gobernador Gutiérrez de Espejo lo fortaleció con una muralla de 5 varas de ancho,
disponiendo cuatro cañones. Compuso, además, sus cuatro baluartes y repuso los
edificios destinados al cuerpo de guardia y arsenales150. . (Ver Fig. N°116 y Fig.
N°117).

En 1744, este fuerte fue equipado con 14 cañones rescatados del naufragio de la
fragata Wagner en esas aguas; en su esplendor llegaron a ser 28 las piezas de
artillería151. Sin embargo, paulatinamente los cañones se hicieron inservibles.

El trazado definitivo se materializa en1755, bajo el gobierno de Narciso de Santa
María. Para entonces la fortificación sólo contaba con 18 cañones.152

147
Cárdenas. Op. cit. Pág. 14.
148
Guarda. Op.cit. Pág. 142.
149
Urbina. Op. cit. Pág. 218.
150
Ibídem.
151
Ibíd. Pág. 219.
152
Ibídem.

113
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

114
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

A partir de 1767, cuando los ingleses incursionaron en el archipiélago de Chiloé,
el virrey Amat y Juniet mandó a erigir un nuevo fuerte y una nueva serie de
baterías a fin de proteger la entrada al Canal de Chacao ante cualquier amenaza
ajena Corona Española153. Esta medida terminó por disminuir aún más el Fuerte
San Antonio de Chacao, cuyo papel fue en buena medida cubierto por los fuertes
de Agüi y San Carlos de Borromeo.

En su relato de 1789, el explorador español Moraleda describe el fuerte como un
cuadrado de tres baluartes (salvo el del lado noroeste, que sólo corresponde a un
medio baluarte)154. Este fuerte, a juicio de Moraleda, estaba preparado para el
ataque de algún enemigo, apoyado por su artillería y una tropa compuesta por un
destacamento de veteranos avezados.

Para 1818, según Mansilla, este fuerte, con capacidad para ocho cañones,
contaba con barbeta, explanadas, cuarteles para la guardia y repuestos en
madera.155

Durante la Campaña Chiloé, este fuerte fue tomado por el Coronel Beauchef
después de haber capturado aquellas baterías que complementaban su sistema
defensivo. La tropa realista se retiró sin oponer resistencia, renunciando al dominio
español de casi 260 años en el sector de Chacao.

Ya en posesión del fuerte y del puerto, el General Freire trasladó la flota chilena
desde Lacao hasta el fondeadero de Chacao, consolidando el triunfo de la
segunda expedición chilena a esta provincia. Era el atardecer del día 25 de marzo
de 1824.156

Hoy en día el fuerte sólo es recordado por una explanada de pasto, donde
antiguamente estuvo el foso. En la parte norte se alza la iglesia del pueblo de
Chacao Viejo. Unos leves solevantamientos en el césped aluden a los antiguos
muros de la fortificación. Los historiadores chilotes han incorporado este fuerte en
sus registros. Y los lugareños, en la tradición oral. (Ver Fig. N°118, Fig.119 y Fig.
N°120).

153
Ibídem.
154
Moraleda. Op. cit. Pág. 2.
155
Mansilla. Op. cit. Pág. 8.
156
Fuenzalida Bade. Pág. 272.

115
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

116
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

3.5.- Subsistema Castro-Tauco

Conformado por el fuerte y las baterías de la ribera oriental del Estero Castro, en
el centro de la Isla Grande de Chiloé, su área de influencia va desde la misma
ciudad de Castro hasta Punta Tauco. De norte a sur cuenta con el fuerte Santiago
Apóstol de Castro, la batería de Castro y la batería de Tauco. La distancia entre
sus posiciones extremas es de 18 km de la ribera del Estero Castro. (Ver Mapa de
Área del Subsistema de Castro-Tauco).

3.5.1. Fuerte Santiago Apóstol de Castro

Estaba localizado en pleno centro de la ciudad, a 42° 28' 56. 60" Latitud Sur y 73°
45' 51. 84" Longitud Oeste, a una altitud de 43 m.s.n.m. “El Estado General de
Chiloé”, documento colonial de 1755, describe que esta fortificación castreña se
emplaza próxima a la plaza del pueblo, con una sólida edificación en madera, con
pequeños baluartes y flancos en directa correspondencia con su reducido tamaño;
además de contar para su defensa con seis piezas de artillería mediana, un
pasamuro de bronce, veintiséis mosquetes, con su respectiva munición y pólvora y
finalmente se contaba con setecientas veintitrés picas y lanzas armadas con sus
astas.157

En conformidad con la clasificación de Guarda sobre fuertes, el Fuerte Santiago
Apóstol de Castro correspondía al tipo interior y provisional. Su propósito era
preocuparse de la defensa interna del archipiélago. Su nombre se asocia con el
Santo Patrono elegido al momento de la fundación del poblado.

Guarda, sostiene que este fuerte hubo de ser reconstruido más de una vez.
Corsarios europeos, como Baltazar de Cordes en 1599 y Brouwer en 1643,
asolaron sus instalaciones.

A pesar de encontrarse alejado del sistema defensivo de Chacao, este recinto
militar no perdió importancia para los españoles en el finis terrae: debía custodiar
la capital del poder ejecutivo, legislativo y judicial de los representantes de la
Corona Española.

Desde la altura se apreciaba gran parte del Estero Castro y el sector ribereño, lo
que correspondía al área norte Punta Ten-Ten y Punta Pello. Al otro lado de la
Península de Yutuy se distinguían las localidades de Chañihue y Yutuy; hacia el
sur y suroeste, la Punta Nercón, la Punta Guayín y la Punta El Piojo.

157
Guarda. Op. cit. Pág. 145.

117
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

118
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Este fuerte se reconstruyó en 1755, bajo las órdenes del Capitán Mateo Abraham
Eluard158. Además de su estructura con baluartes, destacaba una portada de tres
cuerpos, que debieron corresponder a los edificios de la guardia, a la sala de
armas y al arsenal.

Pero la inspección que Carlos de Beranger realizó sobre el fuerte de Castro en
1773 fue lapidaria: su vulnerabilidad era máxima en esta zona del archipiélago, no
sólo por sus carencias, sino por su lejanía de la orilla del mar y por contar con la
precaria mantención de su estructura de madera y tierra159. Su inservible artillería -
apenas seis cañones sin pertrechos ni municiones-, obligaba a un esfuerzo
extremo a la infantería de milicia y un destacamento de caballería.

Semejante fue la conclusión de José de Moraleda en su catastro sobre las
fortificaciones chilotas. Verificó que esta fortificación contaba con un cuerpo de
guardia, almacén de pertrechos y un repuesto de pólvora, pero que carecía de una
explanada que los sustentase. Respecto del armamento del fuerte consideró que
su capacidad de diez cañones en troneras de estacadas explicaba su mal
revestimiento externo, que detallaba de la siguiente forma: una pieza de calibre 5,
dos de 3 ½, una de 3, todas ellas de bronce y tres de calibre 7, dos de a 6 y una
de 4, de fierro. Sin embargo, la mayor parte de ellas inútiles.160

La pequeña estacada en forma de puercoespín bordeando el foso que rodeaba el
fuerte estaba levantada a una vara y media del suelo. Ese detalle, que podía ser
muy útil en caso de un ataque, resultaba perjudicial para algún despistado
habitante del pueblo.

En 1791 Fray González de Agüero observó el problema que importaba la
localización del fuerte de Castro en el centro de la ciudad: cualquier disparo
proveniente de él podría impactar a algún edificio vecino de importancia pública,
como el Cabildo, la parroquia o el colegio del pueblo. 161

Cinco años después, Tomás O'Higgins intensificó el rol defensivo del fuerte,
incrementando el número de cañones activos. Como medida de seguridad decidió
el traslado del almacén de pólvora a las afueras del poblado.162

No existen fuentes históricas que citen directamente el Fuerte Santiago Apóstol de
Castro en el contexto de la Campaña de Chiloé. Podría explicarse este hecho por
la gran distancia que separaba esta fortificación del teatro de operaciones. Sólo en
Barrientos, se hace mención que desde este lugar debió salir el ejército
158
Ibídem.
159
Beranger, Carlos de. Relación Jeográfica. Provincia de Chiloé. Pág. 20.
160
Moraleda. Op. cit. Pág. 3.
161
González de Agüero. Pedro. Descripción Historial de Chiloé. 1791. Pág. 135.
162
Guarda. Op. cit. Pág. 145.

119
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

compuesto por milicianos y soldados realistas a cargo de Rodríguez Ballesteros
para encontrarse en la ciénaga de Mocopulli con la tropa chilena del Coronel
Beauchef, en 1824.163

En 1826, después de la caída del sistema defensivo de San Carlos de Ancud y
Agüi, el General Freire decidió enviar a un destacamento al mando del Sargento
Mayor Gregorio Amunátegui a capturar la Ciudad de Castro. Se trataba de evitar
un rearme del ejército español164. Pero cuando Quintanilla comprobó que la causa
del rey español en esta parte de América estaba perdida –momentos del armisticio
realista con el gobierno chileno por medio del Tratado de Tantauco-, optó por no
enviarla. Castro fue, finalmente, el punto desde donde se marchó, de regreso, el
último gobernador español y su fiel hueste hacia la Península Ibérica.

Ya no hay indicios del lugar exacto donde estuvo esta fortificación española,
puesto que el centro de la principal urbe chilota ha sido intensamente
transformado a través del tiempo. Sólo resta valerse de los relatos históricos y de
las fuentes cartográficas de la época colonial de Chiloé.

3.5.2. Batería Marítima de Castro

Esta batería se emplazó en la playa de Castro, en el lugar más antiguo donde
pudo desembarcar un navío.

Según Guarda era de carácter de marítimo y provisional. Fue construida por
Manuel Zorrilla alrededor del año 1779, como respuesta a la ubicación impropia
que tenía el fuerte de Castro. 165

La misión de este ingeniero militar español consistía en construir baterías como
piezas de fortificación irregular para flanquear fortalezas de mayor tamaño,
valiéndose de fuegos laterales instalados en el litoral o la costa más cercana.
Guarda reduce sus materiales de construcción a la madera y la fajina. Se
desconoce su forma, diseño estructural y el armamento que poseía.
Geográficamente debió emplazarse en los 42° 28' 54. 70" Latitud Sur y 73° 45' 34.
00" Longitud Oeste, con una altitud de 9 m.s.n.m.

Se presume que esta batería marítima cesó sus actividades en 1826, cuando las
tropas chilenas ocuparon la ciudad de Castro, después de la toma de San Carlos
de Ancud y el Fuerte de Agüi.

163
Barrientos. Op. cit. Pág. 125.
164
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 303.
165
Guarda. Op. cit. Pág. 372.

120
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Tampoco hay rastros de la existencia de esta batería, producto de la vorágine
modernizadora ocurrida en el sector costero de Castro. Sólo es posible encontrar
información en los planos de construcción de Manuel Zorilla de 1779 (citado en el
trabajo del Flandes Indiano de Guarda, de 1990).

3.5.3. Batería o Fortín de Tauco

Este recinto militar, situado a 16 km de la ciudad de Castro -cercano del poblado
de Rauco (agua y greda) en la comuna de Chonchi-, se encuentra a 42° 33' 07.
65" Latitud Sur y 73° 45' 04. 40" Longitud Oeste, a una altitud de 40 m.s.n.m.

De acuerdo con sus características y origen, el padre Gabriel Guarda, lo define
como marítimo y provisional. Su objetivo era evitar y retardar la embestida
enemiga que tuviera como destino la ciudad de Castro. Tauco significa “Junto al
Agua”.166

Diseñada y construida por Manuel Zorrilla en 1779, esta batería se emplazaba en
un lugar denominado “Bellavista”, haciendo honor al panorama que la enmarcaba.
José de Moraleda afirmaba que poseía una planta en culebrina, debido a su forma
de “M”167. Las rigurosas condiciones del clima llevaron al conjunto a un estado
precario: aun cuando la fortificación estaba revestida en fajina, su explanada de
madera estaba completamente destruida. El cuartel de guardia, también de
madera, construido a cierta distancia, requería de una reparación urgente. (Ver
Fig. N°121 y Fig. N°122).

Desde su posición en la actual Punta el Castillo, su vigía podía observar gran
parte del Estero Castro, desde la Ensenada Pangue hasta su desembocadura. En
su ribera opuesta se vislumbran Piedra Lobos, la Ensenada Lingue, la Punta Huillo
y la Punta Tutil. Y por el mismo borde, Punta Tauco y la Isla Linlinao.

En materia de armamento, Moraleda especifica que Tauco contaba con ocho
piezas de artillería a barbeta (tres cañones de 24 están sobre polines y uno de
calibre 7 estaba inutilizable)168. Aconsejaba, asimismo, que para tener éxito en la
detención de un enemigo que entrase por el Estero Castro debía existir otra
batería frente a Tauco.

166
Ibíd. Pág. 145.
167
Ibídem.
168
Moraleda. Op. cit. Pág. 4.

121
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

122
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Bajo el gobierno de Quintanilla esta batería quedó al mando del Coronel
Rodríguez Ballesteros, en 1823. Consiguió reparar el fortín -los lugareños le
llamaban “Castillo”- y prepararlo ante un ataque de la flota chilena, junto a las
lanchas cañoneras y un grupo de milicianos de poblados próximos169. A Tauco
correspondía, además, dar aviso a Castro por medio de dos cañonazos ante
alguna avanzada enemiga.

Pese a los preparativos de las autoridades españolas, desde 1824 el Fortín de
Tauco nunca entró en combate con el ejército chileno, toda vez que la mayor parte
del desarrollo de la Campaña Chiloé aconteció en el Canal de Chacao y la Bahía
de Ancud. Con la rendición del gobierno español, el fortín de Tauco comenzó el
cese de sus actividades militares y el definitivo desmantelamiento a fines de enero
de 1826. La madera y la fajina de la batería sucumbieron, finalmente, bajo el
efecto del clima y la espesa vegetación de espinos y quilas del lugar.

Tauco y otras fortificaciones chilotas fueron declaradas Monumentos Nacionales el
24 de marzo de 1926, según el Decreto N° 744. En 1 930, sus cañones fueron
trasladados a Castro, a un costado de su plaza cívica, frente a la calle San Martín.
Con el cambio de milenio, los cañones fueron devueltos a su lugar original, en la
explanada de madera del restaurado fortín.

El antiguo fortín de Tauco se ha convertido en un parador turístico, al cual se llega
a través de un camino serpenteante y ripioso, desde la Ruta 5 Sur hacia el Estero
Castro.

Con la excepción del cuartel de guardia, la modificación de la construcción original
ha sido completa. Pero el conjunto procura evocar la batería antigua: una
explanada en forma de “M”, un parapeto de madera, tres cañones de fierro de
calibre 24. Un letrero trae al presente este memorable fortín. Y pese a lo reducido
de su tamaño, si se compara con las imponentes fortificaciones de Agüi y Ancud,
sigue en la memoria viva de los chilotes, porque se trata del último bastión español
en el extremo sur de América. (Ver Fig. N°123, Fig.124 y Fig. N°125).

169
Montiel, Dante. Chiloé: 500 años. Pág. 50.

123
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

124
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

3.6.- Otras fortificaciones asociadas a Chiloé.

Guarda, en su libro “Flandes Indiano”, asegura que existieron otras fortificaciones
que complementaron el Sistema Defensivo de Chiloé, a modo de una constelación
dispersa. Las había en la parte continental (Calbuco, Maullín y Maipue) y también
en la Isla Grande, al mando de las autoridades de Castro y San Carlos de Ancud.

Una de esas instalaciones correspondía al fuerte marítimo de San Miguel (o San
Rafael) en las proximidades de Calbuco. Su misión era defenderse del ataque de
los aborígenes juncos que habitaban esa zona; pero, también, acoger las malocas
emprendidas por los chilotes en contra de los nativos de clase provisional. Esta
fortaleza, fundada por Don Francisco Hernández con posterioridad a la rebelión
indígena del año 1599, fue construida en ladrillo y madera.170

Si Moraleda tiene razón, este fuerte poseía una forma cuadrada, con un baluarte
entero al noreste y dos medios en los ángulos sureste y suroeste. Ambos eran
capaces de contener doce cañones, con troneras abiertas, que se manifestaban
en el revestimiento exterior de madera. De esos cañones, dos eran de calibre 8,
cuatro de calibre de 6, dos de calibre 1 y uno de 1 ½ calibre. Pese a que todos
eran de fierro –y uno de bronce- muchas de estas armas se encontraban
deterioradas171. Sólo las ocho mejores estaban montadas en su tronera. Esta
fortaleza, que funcionó hasta 1826, contaba con un cuartel de guardia, un almacén
de repuestos y otro para pertrechos, suficientes para abastecer a una tropa
compuesta por dos compañías de infantería y otra de caballería.

El fuerte interior de San Francisco Javier, en la zona de Maullín, se considera –de
acuerdo a la clasificación de Guarda, a los de clase provisional. Fue construido en
el año 1763, por mandato del gobernador José Antonio Garretón172. Localizado en
un pequeño cerro próximo al río del Peñón y al norte del Canal de Chacao, era
vulnerable al ataque y asalto de indígenas y de corsarios europeos. Básicamente
de tierra y estacas, estaba orillado por un foso y cerrado perimetralmente por una
empalizada. En su interior contaba con un cuartel y un almacén. Disponía de dos
compañías de infantería y una brigada de artillería, con un total de 149 plazas,
además de una tropa de caballería con 53 jinetes, según documentos de 1773.
Cuatro cañones protegían su figura ochavada.173

Cuando lo reconstruyó en 1790, don Francisco de Hurtado decidió que fuera de
forma hexagonal y equilátera. Tenía seis ángulos salientes y otros entrantes,
revestidos en madera rústica y un foso de forma irregular. De los catorce cañones,

170
Guarda. Op. cit. Pág. 371.
171
Moraleda. Op. cit. Pág. 4.
172
Guarda. Op. cit. Pág. 374.
173
Urbina. Op. cit. Pág. 267.

125
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

seis eran de bronce, de calibre 8 y cuatro de fierro. Cesó su operatividad defensiva
en 1826.

El fuerte interior de Maipue, también de clase provisional, estaba emplazado a
orillas del río del mismo nombre (actual Río Negro). De allí su valor defensivo y
estratégico: estaba en el límite jurisdiccional de Osorno y Chiloé. Fundado por el
gobernador Pedro Cañaveral en 1765, funcionó hasta 1826.

El denominador común de los fuertes descritos era su estructura: la estacada de
luma, el foso y los baluartes (similares a las fortificaciones de la región de la
Frontera del Reino de Chile).

Los fuertes asociados al archipiélago de Chiloé, localizados en el mar interior
occidental y meridional, ajenos al sistema defensivo encargado a Castro y el Canal
del Chacao, fueron: Quinchao, Cucao, Tenquehuén, e Inche (Guayaneco).

El fuerte de Quinchao, interior y provisional, fundado por el capitán Silverio Vidal
en su viaje anterior a 1717, tenía como objetivo evitar el ataque indígena al
poblado que custodiaba, velando por su seguridad y defensa.174

Cucao, por su parte, corresponde a un vigía (o centinela) marítimo y provisional,
que se estableció en esta localidad, en 1650. Dependía de Castro. Su papel era
informar y advertir, por medio de un disparo o señales de humo, del avistamiento
de un navío enemigo. A este tipo de advertencia Diego de Rosales le llamaba
“posta”. En este caso, la red geográfica comenzaba en las Tetas de Cucao, seguía
al sur de la Boca de los Guafos, en la Punta de Huenchupigún y terminaba en
Castro. Una vez allí, desde su fuerte se disparaba un cañonazo que alertaba a los
demás poblados de la provincia175. El resultado se traducía en la movilización de
la milicia, que se ponía bajo las órdenes del jefe de plaza u oficial a cargo del lugar
respectivo. Este puesto de vigía se mantuvo hasta 1826.

San Fernando de Tenquehuén, marítimo y provisional, estaba emplazado en la
isla de Caychilu, en el archipiélago de Guayaneco176. La presencia del agua y la
abundancia de madera justificaron su asentamiento y consolidación de la
soberanía de la Corona Española en aquel sector. A Mateo Abraham Eluard no le
importó lo agreste del paisaje para fundar este fuerte, en 1750, persuadiendo a los
nativos para que se convirtieran en fieles súbditos de la realeza española.177

La fundación de este fuerte contó con una tropa de cuarenta y dos hombres y
varios caciques de Calbuco e indios chonos. Construida en seis meses, se
174
Guarda. Op. cit. Pág. 376.
175
Ibíd. Pág. 317.
176
Ibíd. Pág. 373.
177
Urbina. Op. cit. Pág. 230.

126
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

proveyó de la artillería proveniente de la naufragada fragata Wager178.
Posteriormente, esta fortificación dependió de la Gobernación de Chiloé.

Cuando el gobernador chilote Narciso de Santa María dimensionó la hostilidad del
lugar, decidió transformarlo en prisión179. Para administrarla contó con la dotación
mínima posible. Sólo dieciocho meses se mantuvo en pie este fuerte empalizado.
Una orden del Virrey decretó su demolición, en 1751, ya que el rigor del clima
constituía un sacrificio demasiado grande.180

La fortificación de Inche (o Guayaneco) marítima y provisional, se encontraba en
la bahía, al noroeste de la Península de Taitao y al sur de la Isla de Inchemo. De
allí deriva su nombre181. Tal como el de San Fernando de Tenquehuén, este
fuerte fue construido por Mateo Abraham Eluard, en el año 1743.

Al igual que el fuerte San Fernando de Tenquehuén, su artillería fue nutrida con
piezas recuperadas del naufragio de la fragata Wager182. De este fuerte, cuyas
funciones cesaron en 1800, actualmente no existen indicios de su materialidad.

178
Ibídem.
179
Ibídem.
180
Ibídem.
181
Guarda. Op. cit. Pág. 373.
182
Ibíd. Pág. 28.

127
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

CAPITULO IV
LUGARES HISTÓRICOS DE LA CAMPAÑA CHILOÉ
(1820 – 1826)

128
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Capítulo IV
Lugares Históricos de la Campaña Chiloé
(1820 – 1826)

A pesar de que Chile manifestó su independencia en 1818, no logró consolidarla
hasta 1826, con la rendición y anexión del territorio de Chiloé al contexto
geográfico nacional de la época. Este último bastión y reducto hispánico en
Sudamérica logró mantenerse aproximadamente por ocho años, gracias a la
maestría del gobernador y general realista Don Antonio de Quintanilla y Santiago.
Durante su mandato, Quintanilla mantuvo su inquebrantable lealtad al rey español
Fernando VII, extendió su potestad y soberanía y obstaculizó las intenciones
independentistas de las emergentes repúblicas en este finis terrae americano.

El Gobierno Chileno llevó a cabo tres expediciones al archipiélago durante la
Campaña de Chiloé. Su principal finalidad era conectar la isla con el territorio
nacional. Esta empresa militar y estratégica finalizó, a la postre, con la firma del
Tratado de Tantauco en 1826, mediante el cual se puso fin a la dominación
española en la zona.

4.1.- Primera Expedición a Chiloé: Lord Thomas Cochrane (13 al 24 de
febrero de 1820)

La toma de Valdivia, efectuada el 4 de febrero de 1820, a cargo del Almirante
Thomas Cochrane, significó para la Corona Española un golpe a la estrategia
defensiva, que hasta ese momento se veía inquebrantable por el antemural del
Pacífico. Como resultado inmediato de esta captura estratégica Chiloé se convirtió
en el último bastión ibérico en América del Sur. (Ver Mapa de Primera Expedición
de Chiloé).

El éxito conseguido en Valdivia, instó a Cochrane a continuar con la empresa
independentista hacia Chiloé. Su plan era obtener la capitulación decisiva de la
Corona Española en el cono sur. El objetivo último para el almirante inglés era
“arrancar a Chiloé del dominio español, lo cual lo hacía con Valdivia”
133
. Cuando el gobernador Quintanilla se enteró de la captura de Valdivia el día 10
de febrero “resuelve aumentar la guardia y poner en alerta al sistema defensivo
chilote a ambos lados del Canal de Chacao”134. Lo mismo hizo con la tropa y la
milicia, ante cualquier indicio de una excursión chilena por el territorio marítimo y
terrestre que componía la antigua provincia de Chiloé. (Ver Fig. N°126) .

133
Cochrane. Op. cit. Pág. 54.
134
Guarda. Op. cit. Pág. 334.

129
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

130
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

131
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Los oficiales que secundaban a Cochrane en esta primera expedición al
archipiélago eran los ingleses Miller y Carter, el argentino Francisco Erézcano y el
peruano Francisco Vidal y Laos135. Todos ellos habían tenido una actuación
sobresaliente en el asalto y la captura de Valdivia. (Ver Fig. N°127) .

La flota chilena, compuesta por las goletas “Moctezuma” y “Dolores”, zarpó el 13
de febrero desde el puerto de Valdivia.136 Debido a que ninguna de estas naves
contaba con artillería, la única opción estratégica era el desembarco de tropas.
Además existía un desconocimiento total de la realidad militar y política de Chiloé
por parte de los emancipadores chilenos.

Sin embargo, se contaba con información cartográfica de la zona de Chiloé debido
a la captura del bergantín “Potrillo”. Y gracias a que unos cuantos chilotes podían
servir como guías en actividades de terreno de la tropa chilena.137 Por lo tanto, la
estrategia a emplear en la toma del Fuerte de San Miguel de Agüi sería mediante
una táctica terrestre, teniendo en cuenta que, por lo general, las fortificaciones
hispánicas en el sur de Chile eran de tipo marítimo. Por lo mismo, estaban bien
dotadas de cara al mar, pero débiles en su retaguardia. A ello se suma que esta
estrategia había resultado exitosa para las huestes chilenas en la ocupación de
Valdivia. (Ver Fig. N°128 y Fig. N° 129) .

El 17 de febrero, las dos goletas chilenas fondearon en la zona de Guapilacuy,
desde donde una parte de la tropa embarcada al mando del Mayor Guillermo
Miller138 se dirigió a la Playa Chaumán.139 En este sector costero descendió una
facción compuesta por sesenta soldados de artillería, treinta jinetes de caballería y
un cañón de campaña.140 Después del desembarco, la tropa caminó cinco horas
rumbo a Punta Huechucuicui, con el fin de bordear la Bahía de Guapacho. (Ver
Fig. N°130 y Fig. N°131) .

Pero esta marcha fue pospuesta, debido a la caída de la noche y lo denso y
boscoso de la vegetación del área.141 A estos factores naturales que retardaron la
travesía se agregó, según los historiadores y cronistas, que el guía chilote que los
conducía por el territorio perdió la orientación hacia la fortificación de Agüi: pudo
ser por ignorancia o por un acto de traición.142 Al amanecer del día 18 recuperaron
la senda costera y llegaron, en su marcha, hasta el puesto de centinela de
135
Ibídem.
136
Nota del Autor: Esta es la fecha de zarpe citada por Rodrigo Fuenzalida y Javier Vargas. Sin
embargo, Thomas Cochrane, Francisco Antonio Encina y José Ulloa lo datan el día 16 de febrero.
137
López Urrutia. Op. cit. Pág. 97.
138
Nota del Autor: En algunos textos históricos el nombre de Guillermo Miller aparece con su
equivalente denominación inglesa de William Miller.
139
Ulloa. Op. cit. Pág. 7.
140
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 168.
141
Barrientos. Op.cit. Pág. 115.
142
Cochrane. Op. cit. Pág. 55.

132
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

133
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Guapacho y la batería de Punta Corona.143 Miller descubrió que ambos puestos
militares estaban desamparados: la tropa realista que debió estar en ellos se
había desplazado a cubrir la fortificación de Agüi. (Ver Fig. N°132 y Fig. N°133) .

Mientras tanto, en la mañana de ese 18 de febrero, cuando el gobernador
Quintanilla se enteró que el pelotón chileno quería apoderase de Agüi, decidió
enviar desde San Carlos de Ancud a la compañía del Batallón de Veteranos de
Chiloé, al mando del leonés Saturnino García Fernández. Se agregaron otros
oficiales: el valenciano Tomás Plá y el peruano José Hurtado.144 Las huestes
realistas partieron desde el muelle ancuditano y desembarcaron en la costa
cercana a la fortificación. La idea era sorprender y emboscar por la retaguardia a
la tropa chilena de Miller. Una lancha cañonera, equipada con una pieza de calibre
24 en su proa, y otra, de calibre 8 en la popa, complementaron la acción.145

Es claro, en consecuencia, que el escenario de operaciones que debía enfrentar
Miller y sus hombres no era el más apropiado, ya que el Fuerte o Ciudadela de
San Miguel de Agüi se emplazaba en un elevado promontorio de 30 metros sobre
el nivel del mar y contaba con una capacidad de 30 cañones. Se interponía,
además, un impenetrable bosque montañoso con una vía única de acceso,
angosto, zigzagueante y empinado.146 Desde la portada del Castillo, localizado en
la parte alta del camino, algunos cañones ahuyentaban a cualquier invasor. El
escarpe costero, por lo demás, hacía inabordable el fuerte. (Ver Fig. N°134 y Fig.
N°135) .

Transcurría el día 18 cuando un pequeño contingente que provenía de la flota
chilena se sumó a la hueste de Miller; el número de soldados que iba a la captura
de Agüi ascendía ahora a 170. Tras una marcha de tres horas, llegaron a destino.
Ya en la ciudadela, Miller comprobó la superioridad numérica de la tropa realista;
encima, esos hombres recibían el estímulo de dos frailes fanáticos de la causa
española: llevaban en una mano la biblia y en la otra una lanza.147

Sin amilanarse, Miller embistió con 60 hombres. Como respuesta a esta agresión
los realistas abrieron fuego con sus cañones y fusiles. Hubo, al cabo, una baja de
20 soldados por parte de la facción chilena, mientras otros tantos quedaron
gravemente heridos; entre ellos, el Mayor Miller: el fuego de la metralla le atravesó
un muslo.148 El mando hubo de ser traspasado al capitán Francisco Erézcano,
quien decidió la retirada inmediata del lugar.

143
Barrientos. Op.cit. Pág. 115.
144
Guarda, Op. cit. Pág. 334.
145
Vargas Guarategua. Javier. Chiloé: el último reducto español en América del Sur. Pág. 69.
146
Cochrane, Op. cit. Pág. 55.
147
Ibíd. Pág. 56.
148
Ulloa, Op. cit. Pág. 21.

134
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

135
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

136
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Durante el éxodo, los chilenos debieron contener tres nuevas ofensivas realistas
por la victoria de Agüi. Fueron perseguidos por las lanchas cañoneras y las
fuerzas terrestres realistas, que no dejaban de hostigarlos.149 A pesar de ello, una
parte de la tropa logró mantener a los españoles a distancia, mientras que otra
parte del piquete chileno inutilizó los cañones realistas capturados, rompió sus
cureñas y se deshizo de las provisiones de guerra.150

En la Playa Yuste les esperaba un mozo de confianza de Cochrane, de apellido
Rojas, que se ocupó de embarcar en las chalupas a los heridos (entre ellos a
Miller) y los sobrevivientes; les condujo hasta las goletas patriotas,151 y
emprendieron rumbo a Valdivia. (Ver Fig. N°136) .

Desde el fuerte de San Antonio el gobernador Quintanilla, agradecía en tono
irónico la excursión chilena, al ver que las naves abandonaban el archipiélago.
Consideró que esa escaramuza, que había servido como entrenamiento a las
tropas realistas, demostraba que las milicias chilotas no estaban acostumbradas a
entrar en acción. Además, obtuvieron, como botín de guerra, 40 ó 50 fusiles.152
Terminó mofándose del almirante Cochrane, vanagloriándose del dominio de
España y su monarca en estas tierras insulares y australes con la expresión: “Esto
es del Rey, Milord”.153

La expedición fracasada de Cochrane llegó a Valdivia el 24 de febrero, con una
gran cantidad de bajas y heridos. Ante estos magros resultados, Beaucheff debió
repensar la estrategia para poder debilitar y capturar al hasta ese momento
infranqueable sistema defensivo realista que imperaba en el archipiélago de
Chiloé.

4.2.- Segunda Expedición a Chiloé del General Ramón Freire (1° de Marzo a
15 de abril 1824).

La abdicación de O'Higgins en 1823 y el regreso de Cochrane a su natal Inglaterra
trajeron como consecuencia la suspensión de las actividades emancipadoras por
parte de la Escuadra Libertadora a lo largo de las costas sudamericanas. Se
produjo, asimismo, un rebrote del poderío español, en tanto se mantuvo el bastión
chilote como llave austral de los pasos de Cabo de Hornos y el Estrecho de
Magallanes. En este retroceso en la consolidación de la libertad americana hay
también causas económicas, políticas y de liderazgo. (Ver Mapa de Segunda
Expedición de Chiloé).

149
Barrientos, Op. cit. Pág. 116.
150
Cochrane, Op .cit. Pág. 57.
151
Cochrane, Op. cit. Pág. 57.
152
Ulloa, Op.cit. Pág. 22.
153
Vargas. Guarategua. Op.cit. Pág. 70.

137
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

138
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

139
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

140
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

La elección del General Ramón Freire como Director Supremo dio un nuevo
impulso a la conquista de Chiloé. La campaña se reanudó el 1 de marzo de 1824,
con el zarpe desde Talcahuano de una flota compuesta por la fragata Lautaro, al
mando del Capitán Roberto Foster, las corbetas Chacabuco154 e Independencia, la
goleta Mercedes y los transportes Valparaíso, Pacífico, Ceres y Tucapel. Llevaban
a bordo una dotación de 1.700 hombres de infantería, 95 de caballería y 24
artilleros con tres piezas de montaña.155 Dos semanas después, en Corral, se les
unieron la corbeta Voltaire y el bergantín Galvarino, al mando de los oficiales
navales Enrique Cobbett y Roberto Simpson, respectivamente. El incremento fue
de 540 soldados, provenientes de la guarnición de Valdivia.156

El 18 de marzo la flota completa zarpó desde Corral, con rumbo a Chiloé. Cinco
días más tarde llegaron a Punta Huechucuicui, tras haber capeado un fuerte
temporal. En la mañana del día 24 se les agregaron las extraviadas naves
Galvarino y Tucapel. Una vez completa la flota, Freire decidió trasladar la
expedición chilena a la zona de Pugueñun, donde se localiza la Isla Lacao.
Durante la travesía, al frente de la Isla Sebastiana, debieron evitar los fuegos del
Fuerte de Carelmapu. (Ver Fig. N°137 y Fig. N°138) .

Traspuesta la Bahía de Ancud, la flota chilena logró esquivar los cañonazos de los
fuertes y las baterías situadas tanto en la Península de Lacuy como en San
Carlos de Ancud.157 Instalado en Agüi, el gobernante hispano Antonio de
Quintanilla, al ver pasar a la poderosa Escuadra Chilena, habría exclamado:
“Estoy perdido, desde hoy he dejado de ser gobernador de Chiloé”.158 Aun así, la
goleta Quintanilla -bautizada así en honor al mismo gobernador-, comandada por
el corsario Mainieri, intentó atacar al convoy chileno. Pero la goleta Voltaire
contraatacó con tal decisión que le obligó a huir hacia la entrada del Canal de
Chacao.159

Al finalizar el día 24 de marzo, la flota había fondeado en el sector de Pugueñun,
a 16 kilómetros al noreste de Ancud. En este lugar, el general Freire hizo llamar a
sus jefes militares para explicar sus planes estratégicos en la ocupación de los
fuertes y baterías españolas. Primero ordenó al Mayor General De La Cruz enviar
al Teniente Coronel Pedro Godoy160 como emisario para exigir la rendición de
Quintanilla y sus tropas. Al mismo tiempo, enviaba a Beauchef a capturar el fuerte

154
Nota del autor: Nave al mando del Capitán Délano.
155
Fuenzalida, Op. cit. Pág. 272.
156
Ibídem.
157
Ibídem.
158
Barrientos. Op.cit. Pág. 122.
159
López Urrutia. Op. cit. Pág. 142.
160
Barrientos. Op. cit. Pág. 121.

141
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

142
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Chacao para lo cual Freire le asignó el batallón N° 8 y una guardia de honor para
cumplir con su objetivo.

Al llegar a las inmediaciones del Fuerte de Chacao, la tropa de Beauchef debió
enfrentar siete disparos de dos cañones de calibre 24. Para fortuna de los
chilenos, ninguno de ellos dio en el blanco. Daba la coincidencia que en batallón
N° 7, estaba el Capitán Quinteros, que parlamentó c on su hermano realista a
cargo de la tropa española, acantonada en la fortificación. A consecuencia de este
hecho, los realistas huyeron en siete piraguas hacia San Carlos.161 En el
transcurso de la operación, Beauchef se fue apoderando del conjunto de baterías
que complementaban la defensa del Fuerte Chacao, así como Pampa de Lobos,
Remolinos y La Poza. No hubo la menor oposición realista. (Ver Fig. N°139, Fig.
N°140 y Fig. N°141) .

Después de la toma del surgidero de Chacao, los buques chilenos zarparon de
Pugueñun, en la mañana del día 25. En su desplazamiento, uno de los navíos -la
fragata Lautaro- fue alcanzada por el fuego de la batería Coronel. Enterado del
ataque, Freire comisionó al Teniente Cobbett,162 junto con 30 hombres, para que
esa misma noche capturasen esa batería. Tras un breve combate, vencieron las
huestes chilenas, a pesar de que lamentaron un muerto y un herido.163

Freire y sus oficiales habían asegurado para Chile la zona terrestre y marina
comprendida entre Pargua y Chacao. Sin embargo, aún se mantenían en manos
realistas los sectores de San Carlos de Ancud, la Península de Lacuy, Carelmapu
y Castro.

Los días posteriores al encuentro con el emisario chileno, Quintanilla debió tomar
ciertas providencias para evitar sorpresas.164 Fue así como decidió reforzar la
tropa realista en cada puesto militar, aumentar las municiones y las armas,
redoblar la vigilancia de las guardias, poner en alerta a la milicia chilota y enviar un
piquete de cien voluntarios para arreglar el Camino de Caicumeo; la idea era tener
una vía obligada y única de contacto entre San Carlos de Ancud y las fuerzas
acantonadas al interior de la provincia.165

161
Tupper. Op. cit. Pág. 110.
162
Nota del Autor: Pedro J. Barrientos, en su obra Historia de Chiloé, atribuye esta hazaña a un
comandante de apellido Young, quien, junto a una guardia de honor, capturan la batería de
Coronel en la noche del 25 de marzo de 1824.
163
Fuenzalida. Op. cit. Pág. 272.
164
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 228.
165
Barrientos. Op. cit. Pág. 121.

143
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

144
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

El 28 de marzo Freire embarcó al comandante Manuel Riquelme en el bergantín
“Galvarino” junto a 280 soldados y un cañón de campaña. El mandato consistía en
apoderarse de las fortificaciones de Carelmapu, San Javier de Maullín y unirse con
las fuerzas de caballería, a cargo del Mayor Labbé, que provenían de Osorno.166
La operación fue un éxito. Pero esa misma noche, debido a un fuerte temporal en
la zona, la Voltaire rompió amarras y fue arrastrado por las corrientes marinas,
hasta encallar en la costa de Carelmapu; se perdieron todas las municiones que
almacenaba a bordo. En cambio, el Capitán Simpson y su tripulación resultaron
sanos y salvos.167

Un nuevo plan urdió el General Ramón Freire: cortar el camino de Caicumeo que
unía las dos principales urbes chilotas: Si Beauchef atacaba por el sur, él lo haría
por el norte, en la zona de Pudeto. De ese modo pondría en jaque a Quintanilla y
las tropas realistas-chilotas.168

El 29 de marzo Beauchef se embarcó en la corbeta “Chacabuco” y el transporte
“Ceres”, con una división compuesta por los batallones N° 7 y N° 8, además de la
compañía Granaderos del N°1. 169 Los buques, que dejaban el puerto de Chacao,
se dirigieron hacia Dalcahue. (Ver Fig. N°142) .

El encargado de impedir que Freire capturara San Carlos era el Coronel José
Ballesteros.170 Éste se enteró de que el plan de los chilenos era apoderarse del
centro de la Isla Grande de Chiloé, después tomar la zona de Chacao. Dispuso y
alistó a todos los cuerpos cívicos en la ciudad de Castro, al mando del Coronel de
milicias Ramón Vargas; posteriormente se dirigieron a Dalcahue, donde
supuestamente esperarían al convoy chileno. Ballesteros resolvió, además, contar
con dos lanchas cañoneras a cargo del piloto español José Garro y el Coronel
José Hurtado, valiéndose de doscientos fusileros. Garro debía encargarse de los
navíos chilenos; Hurtado, por su parte, tenía que evitar el desembarco de la tropa
en la costa. En caso de que las barreras propuestas para el desembarco fallaran,
el Coronel Ballesteros esperaría en el sector boscoso de Mocopulli para atacar en
emboscada, con fusileros realistas, una compañía de granaderos milicianos y un
cañón de montaña.171

166
Ibídem. Pág. 122.
167
Fuenzalida. Op. cit. Pág. 273.
168
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 75.
169
Barrientos. Op. cit. Pág. 123.
170
Nota del Autor: En otros documentos bibliográficos, José Ballesteros aparece como José
Rodríguez Ballesteros. Esto se debe a que este oficial español, en su firma omitía su primer
apellido. Este acto se transformó en un hábito por parte de las personas que se referían a él o
escribieron sobre él. (En Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 75).
171
Barrientos. Op. cit. Pág. 124.

145
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

146
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

En la mañana del 31 de marzo la tropa desembarcó en el sector de Dalcahue,
precisamente en la ensenada de Huenocoihue172(Ver Fig. N°143) . Durante el
desembarco, Beauchef y sus hombres debieron enfrentar a un pequeño grupo de
realistas que, al verse sobrepasados por el poderío chileno, huyeron del lugar.
Cuando ingresaron a Dalcahue los patriotas chilenos se encontraron con un
caserío abandonado; Beauchef ordenó, entonces, que se respetara las
posesiones de los lugareños y se evitara el saqueo, puesto que los chilotes eran
considerados por este general francés como compatriotas chilenos; y si algún
soldado no acataba esa orden debía ser fusilado en el acto.173 En sus memorias,
Beauchef narra que una mujer que había sido saqueada recibió, de parte suya, a
modo de compensación, una moneda de oro. El marido de ésta, a su vez, en
agradecimiento, se convirtió en el guía de la expedición chilena, camino hacia
Caicumeo.

Después de pasar revista a la tropa, el 1 de abril Beauchef dispuso a su hueste de
la siguiente forma: en la vanguardia, el Capitán William de Vic Tupper a cargo de
la Compañía de Granaderos N°1 ; al centro, el batallón N°8, bajo el mando de
Beauchef; y, en la retaguardia, el batallón N° 7. P recedía al pelotón de Tupper,
una avanzada de ochos hombres,174 atentos a cualquier emboscada.

Beauchef contaba con armamento en buen estado y con una munición de
cincuenta tiros por plaza.

Una vez lista y armada la tropa, comenzó la marcha hacia el camino de Caicumeo,
por la ruta de Mocopulli. La huella se abría paso entre barrancos, quebradas y
densos bosques. Esas características permitían preparar una emboscada fácil por
el lado realista: en ese sendero “no cabían dos hombres de frente; en muchas
partes se estaba obligado a desfilar de uno”175. . (Ver Mapa de Batalla de
Mocopoulli).

Cerca del mediodía llegaron las tropas chilenas a las ciénagas de Mocopulli, un
lugar abierto al noroeste de Dalcahue y, hacia el sur, cerrado en forma de
herradura; al este, con una serie de lomas cubiertas de un intrincado y tupido
bosque. Desde lo alto de unos árboles, la hueste chilena había sido vista por los
vigías de los españoles a eso de las once. Por eso, Ballesteros los esperaba con
una emboscada en Mocopulli176. (Ver Fig. N°144, Fig. N°145 y Fig. N°146) .

172
José Ulloa, Documental La Huella de Beauchef, 2006.
173
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 230.
174
Ibídem.
175
Ibídem.
176
Barrientos. Op. cit. Pág. 125.

147
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

148
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

149
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

150
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Tras un descanso, el destacamento chileno reanudó su marcha a la una y media
de la tarde; la avanzada cercana a la compañía de Tupper, veinte pasos más allá,
advirtió al enemigo apuntando, arrodillado.177 Los fuegos que atacaron a los
chilenos venían desde varias direcciones, lo que produjo una gran confusión en
los independentistas. Por eso es que la primera acción que realizó la compañía
N° 7 fue cerrarse en una columna; mientras tanto, e l batallón N° 8 entró en
combate junto a los granaderos que cargaban con sus bayonetas a los realistas,
apoyados por los disparos de cinco o seis soldados178.(Ver Fig. N°147 y Fig.
N°148).

En un primer momento, la tropa chilena quedó a expensas del ataque de los
españoles. Las milicias se refugiaban dificultosamente en unas cuevas de
elevados peñascos. Pero en un segundo aliento el Mayor Godoy y los oficiales del
Batallón N° 8 consiguieron secundar con eficacia a Beauchef en una nueva carga,
sorprendiendo a los realistas y remontando la situación adversa.179 En el
transcurso de la batalla, Tupper resultó herido por dos bayonetazos, mientras
Beauchef salvó provincialmente.180 El grupo de granaderos chilenos, desde los
montes, escondidos entre los árboles, no dejaba de combatir tenazmente. (Ver
Fig. N°149 y Fig. N°150).

El Capitán Yorsín cayó abatido de un balazo en la frente, al comandar una cuarta
parte del batallón N° 8. El Capitán Francisco Javie r Bascuñán, que relevó a
Yorsín, resultó herido, como otros tantos oficiales, algunos de ellos tenientes.181 La
estrategia realista -causar conmoción en la tropa chilena- resultaba exitosa.

Entre los batallones N° 1 y N° 8, los patriotas, ha sta ese momento tenían ya
doscientas bajas. Encima, el terreno de la batalla estaba convertido en un lodazal,
lleno de raíces. Se hacía difícil la embestida chilena en contra de los defensores
del rey, que disparaban desde lo alto. En el curso de la contienda, Beauchef
pretende que su adversario descienda a la planicie, razón por la cual ordena un
repliegue de las fuerzas chilenas.

Cuando Ballesteros descubrió las intenciones del general francés, decidió que sus
huestes no se movieran de su posición. Se sumó a su tropa una compañía de
soldados veteranos provenientes de San Carlos de Ancud, a cargo del Capitán
Pedro Téllez, que después de un breve tiroteo se retiró del área, lo mismo que la

177
Tupper. Op. cit. Pág. 111.
178
Ibídem.
179
Barrientos. Op. cit. Pág. 126.
180
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 232.
181
Ibídem.

151
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

152
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

153
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

facción al mando del Capitán Cesáreo Ayala182. (Ver Fig. N°151, Fig. N°152 y Fig.
N°153).

La milicia realista se desmoralizaba progresivamente. Entretanto, la tropa chilena
se reagrupaba, en el llano, alentada por Beauchef y Tupper. Ocuparon el
desfiladero sur, con el objeto de impedir que Ballesteros les sorprendiera por la
retaguardia.183 La rápida acción emprendida por Beauchef y su batallón logró
detener el ataque español, derribar a los jinetes y obligarlos a que se fugaran
hacia al bosque para evitar convertirse en prisioneros.184 Un piquete de
granaderos chilenos logró apoderarse de armamento realista, tras ser abandonado
por sus artilleros.185 Tanto el Teniente La Rosa como el Capitán Rodríguez
penetraron la posición rival y persiguieron a los realistas por el camino de
Caicumeo y por las montañas, liberándose de ellos.186

En lugar de ir tras los realistas, el General Beauchef determinó no continuar la
marcha a Caicumeo, para evitar una posible nueva emboscada; también, ordenó
auxiliar a los heridos, apoyar a los soldados afligidos moralmente y dar una digna
sepultura a los abatidos en el campo de batalla. También, dictaminó quemar la
cureña del cañón capturado e internar la pieza en un lugar de la montaña, romper
los fusiles tanto de los chilenos como de los realistas, reunir los caballos de los
españoles y distribuirlos entre los heridos187. (Ver Fig. N°154, Fig. N°155 y Fig.
N°156).

El Coronel Ballesteros se replegó con su desconcertada milicia hasta Putemún. El
resultado fue desastroso: entre muertos y heridos sumó ciento cincuenta
hombres188. (Ver Fig. N°157).

Por su parte, entre las fuerzas chilenas había cuatro oficiales y noventa soldados
muertos, además de doscientos heridos. Respecto de su equipamiento, las
municiones estaban casi agotadas y los fusiles deteriorados: una campaña
catastrófica.189

182
Nota del Autor: De acuerdo con la entrevista al Director del Museo Regional de Castro, Chiloé.
Sr. Felipe Montiel Vera, la milicia chilota contaba con solamente dos tiros. Una vez utilizados, cada
soldado debía defenderse con lo que tuviera en sus manos o, de lo contrario, simplemente huir,
para salvar su vida.
183
Barrientos., Op. cit. Pág. 126.
184
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 234.
185
Ibídem.
186
Ibíd. Pág. 235.
187
Ibídem.
188
Barrientos. Op. cit. Pág. 129.
189
Ibíd. Pág. 127. Sin embargo, Beauchef contó 90 muertos y 144 heridos. (En Feliú. Op. cit. Pág.
236).

154
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

155
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Al amanecer del 2 de abril, Beauchef decidió retirarse del sitio de Mocopulli.190 Se
estableció en una ribera del Canal de Dalcahue, en las costas de la Isla de
Quinchao, donde se curaron a los heridos, que fueron refugiados en casas191.
(Ver Fig. N°158).

Al día siguiente, Beauchef pasó revista al estado de su armamento y preparó un
bote con una comitiva a cargo de un oficial de marina, con diez soldados
armados192. Este séquito debía dar cuenta al General Freire de lo acontecido con
la derrota de Mocopulli. En el trayecto debieron defenderse de una docena de
piraguas mal armadas, matando algunos nativos.193 Para evitar nuevos ataques,
Beauchef envió al Capitán Rodríguez a capturar al jefe de la milicia chilota, pero
ya no estaba en su morada; su botín se redujo a licor y alimentos para la tropa
chilena acantonada.194

Cuatro días más tarde, el General Beauchef se embarcó con su destacamento ya
recuperado, a reunirse con el General Freire en Pugueñún.195

El General Freire, mientras tanto, enviaba una partida de veintidós jinetes con el
objetivo de reconocer el sector costero, entre Chacao y la desembocadura del Río
Pudeto196 (Ver Fig. N°159). Cuando la escuadra se encontraba en Pugueñún,
Freire recibió la noticia del desastre de Mocopulli y la retirada de las fuerzas
chilenas de Dalcahue.

El 8 de abril, los jefes y altos oficiales de la escuadra independentista reconocían
los magros resultados de Mocopulli y la imposibilidad de desplazarse hasta
Pudeto, para capturar a San Carlos de Ancud por el norte. A ello se sumaban la
pérdida de parte importante de la tropa y de un buque de guerra, amén de la
proximidad del invierno, que en esta zona se caracterizaba por fuertes temporales
de viento y lluvias; por último, según confesiones de los prisioneros realistas,
Quintanilla contaría con refuerzos provenientes del Perú en un breve tiempo.

La resolución de embarcar y partir de Chiloé tardó dos días. Desde el sitio de
Picuy, el 10 de abril, Freire prefirió reembarcar la tropa antes de verse acorralado
por una nueva estrategia realista.197 Se dispuso enviar al batallón N° 7 hasta la
costa de Carelmapu para que avanzara por tierra hasta Valdivia. Por su parte, la

190
Feliú Cruz. Op.cit. Pág. 237.
191
Ibíd. Pág. 238.
192
Ibídem.
193
Ibídem.
194
Ibídem.
195
Ibídem.
196
Barrientos. Op. cit. Pág. 128.
197
Nota del Autor: En la obra de Rodrigo Fuenzalida Bade se señala como fecha de embarco de la
tropa chilena el 12 de abril de 1824.

156
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

157
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

fragata “Lautaro”, tras enredarse con el bergantín “Tucapel”, estuvo a punto de
zozobrar. Con mucho tino, el comandante Foster decidió retirar el ejército y
continuar el viaje a Valparaíso, para reparar la nave198. (Ver Fig. N°160).

La “Ceres”, otra de las embarcaciones de la Escuadra Nacional, que había partido
el 13 de abril debió enfrentar un implacable temporal que casi le hace encallar en
la costa.199 El grueso de la tropa partió de Picuy, el 15 de abril; durante su
navegación desde el Canal de Chacao hasta Talcahuano y después a Valparaíso,
la expedición debió evadir las copiosas lluvias y los fuertes vientos 200. (Ver Fig.
N°161).

Concluido el episodio de Mocopulli, el Gobernador Antonio de Quintanilla solicitó al
batallón de veteranos que se devolvieran raudamente desde Putemún hasta San
Carlos de Ancud201. En su marcha recogieron el armamento abandonado e
incineraron los cuerpos descompuestos de la tropa realista, depositando sus
cenizas en una fosa común.

El gobernador precisaba que los nativos chilotes mantuviesen la fidelidad al Rey
de España. Por eso les prodigaba paciencia y los necesarios medios de
subsistencia. Y, desde luego, suficiente apoyo militar traído desde el Perú,
reforzando el sistema de baterías y fuertes españoles en archipiélago.202

4.3.- Tercera Expedición a Chiloé del General Ramón Freire (8 a 30 de enero.
1826)

Después del éxito de las operaciones del Almirante Manuel Blanco Encalada en la
captura de las posiciones realistas en Arica, Quilca y El Callao se agregó la
capitulación de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824, en la cual España concedía
la independencia a la región del Perú. Sin embargo, la Corona Española había
roto este tratado al enviar desde el puerto de El Callao a los transportes “Trinidad”
y “Real Felipe”, con refuerzos a la zona de Chiloé203. (Ver Mapa de Tercera
Expedición de Chiloé).

Hacia 1825 corría el rumor de que Francia e Inglaterra pretendían de que la
Corona Española les vendiera el archipiélago para, de este modo, apoderarse de
la llave austral de América.204 La sagacidad de Simón Bolívar le advirtió que si la
transacción territorial se consumaba con alguno de estos dos estados, la situación

198
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 275.
199
Ibídem.
200
Tupper. Op. cit. Pág. 114.
201
Barrientos. Op. cit. Pág. 129.
202
Ibíd. Pág. 131.
203
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 77.
204
Ibídem.

158
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

159
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

160
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

161
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

162
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

163
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

164
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

se hacía más compleja: las fuerzas independentistas tendrían que enfrentarse a
un adversario de mayor poderío y eso implicaría un retroceso en la independencia
de América ante el dominio europeo. Ante esta presunta situación, Bolívar alentó a
Blanco Encalada a la captura Chiloé, por el bien de Chile y de América. El
almirante decidió volver al país, y ponerse a las órdenes del gobierno de la época,
con el objeto de sugerir y emplear la mejor estrategia sobre Chiloé.205

Ese mismo año, luego de la fracasada expedición del General Freire, el Ministro
del Interior, General Francisco Antonio Pinto, despachó a la corbeta “Chacabuco”,
bajo las órdenes de García del Postigo.206 Su misión era proponer una rendición
honorable al Gobernador Quintanilla y su tropa, en el archipiélago. Pero la
respuesta de Quintanilla fue negativa, esperanzado en el apoyo de aliados
europeos con los que contaba la Corona Española; confiaba, además, en la falta
de madurez republicana de los nacientes estados americanos. Sin embargo, a
pesar de no cumplir su objetivo principal para la que fue destinada, la corbeta
Chacabuco siguió bordeando las costas de Chiloé para fomentar el sentimiento
independentista en los naturales de estas tierras. Todo terminó, sin embargo,
cuando el Teniente Ojeda fue fusilado por ser considerado un espía. Su
embarcación con la tripulación incluidas fueron apresadas;207 igual suerte corrió un
bote que iba en su rescate. Finalmente, la corbeta Chacabuco debió regresar a
Valdivia.

Pero los intentos de avenimiento del gobierno de Chile con las autoridades de la
ínsula no cesaron allí. El nuevo intento estuvo a cargo del Gobernador de Valdivia,
el Coronel Ramón Picarte, quien había sido amigo de juventud de Quintanilla.208 A
modo de solución pacífica, propuso que los habitantes de Chiloé, mediante un
plebiscito a la comunidad, tanto civil como militar, pudiesen elegir libremente su
futuro.

Quintanilla sólo aceptó la idea cuando llegó a San Carlos de Ancud la goleta
“Grecian”. En esa embarcación arribó un comerciante de apellido Adriazola, que
traía noticias de Brasil: el gobierno de Madrid aseguraba tropas de auxilio para la
mantención del dominio español en el archipiélago. Con este espaldarazo desde la
península Ibérica, el gobernador Quintanilla revisó tanto los recursos humanos
como armamentísticos con que contaba en la isla en caso de una posible nueva
expedición chilena por esas tierras.209

El ejército realista era cuantioso: 1.500 infantes, entre el batallón San Carlos de
Ancud y los milicianos de Castro; 300 jinetes, 200 artilleros, distribuidos en fuertes
205
Ibíd. Pág. 78.
206
Ibídem.
207
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 297.
208
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 79.
209
Ibídem.

165
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

y baterías y 250 marineros para las lanchas cañoneras.210 En términos
armamentísticos, además del reforzamiento y la modernización de la artillería de
las fortificaciones de San Antonio, Campo Santo, El Muelle, Poquillihue, Corona,
San Miguel de Agüi y Balcacura, existía una flotilla de lanchas cañoneras
construidas a un bajo costo por manos chilotas y armadas, cada una, con dos
cañones.211 Con toda esta estructura defensiva, Quintanilla se sentía seguro entre
esta malla de artilladas almenas. Contaba, adicionalmente, con la tupida selva
valdiviana de la comarca, que le permitía dominar el avance de aquellos
temerarios soldados que lograban desembarcar.212 El gobernador español se
vanagloriaba de su experiencia cargada de éxitos y porque suponía que el
adversario no había escarmentado luego de sus fracasos.

En esa época gobernaba en Chile el General Freire como Director Supremo. Si
quería integrar una nueva expedición libertadora hacia Chiloé era menester que
dejase el mando de la nación a una junta de gobierno en su ausencia. El Consejo
Directoral estaba compuesto por los ministros José Miguel Infante, Joaquín
Campino, Manuel Gandarillas y José María Novoa.213 Hay que consignar que esta
nueva incursión a tierras chilotas fue financiada con recursos de una compañía
minera de capitales ingleses, a cambio de a una baja en derechos de exportación
de sus metales, por parte del estado chileno.214

La expedición de 1826, tenía como Comandante en Jefe al General Ramón Freire;
la escuadra, por su parte, estaba a cargo del Contra Almirante Manuel Blanco
Encalada y el Jefe del Estado Mayor era José Manuel Borgoño.

Las tropas terrestres estaban integradas por 2.575 hombres, repartidos en los
batallones N° 1, N° 4, N° 6, N° 7 y N° 8, a cargo d e los comandantes Pedro
Godoy, José Francisco Gana, Manuel Riquelme, José Rondizzoni y Jorge
Beauchef, respectivamente. La compañía de artillería contaba con cuatro piezas
de campaña, al mando del Sargento Mayor Gregorio Amunátegui y un escuadrón
de guías, encabezado por el Teniente Coronel Francisco Borkosky. Por su parte,
la flota estaba compuesta por las fragatas O'Higgins e Independencia, bajo las
órdenes de Manuel Blanco Encalada y Enrique Cobbett; los bergantines Aquiles y
Galvarino, al mando de Carlos Wooster y Guillermo Winter; la corbeta Chacabuco,
controlada por Carlos García del Postigo; y los transportes Lautaro, Resolución,
Ceres, Infatigable, Inglés y Golondrina a cargo de los capitanes Bell, García y
Kierulf.215

210
Ibíd. Pág. 80.
211
Fuenzalida. Op. cit. Pág. 297.
212
Vargas Guarategua. Op. cit. Pág. 80.
213
Ibíd. Pág. 81.
214
Encina. Historia de Chile. Tomo XVI. Pág. 137.
215
Barrientos. Op. cit. Pág. 136.

166
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

167
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

La escuadra completa terminó de zarpar el 1 de enero de 1826, desde el puerto de
Corral. Una semana después se reunió la expedición completa en las cercanías de
Huechucuicui, para desplazarse el día 9 hacia Bahía del Inglés (Ver Fig. N°162) .
La Corbeta Independencia, que iba a la cabeza de la expedición, sufrió, en su
trayecto, dos disparos de cañón, provenientes del centinela de Guapacho.216 Al
llegar a las proximidades de la Bahía del Inglés, los cañones de la batería de
Punta Corona obligaron a la escuadra a devolverse nuevamente a Huechucuicui.

Con el fin de eliminar este escollo defensivo, se desembarcó un cuarto del batallón
N° 8 y veinte infantes de marina, al mando del Capi tán Frijolé, con el propósito de
capturar a la Batería de Corona. Bastó este contingente para que los realistas, en
un número aproximado de treinta a cuarenta soldados, abandonaran raudamente
su posición, dejando la fortificación en manos de los patriotas chilenos.217 Tras su
exitosa operación, la escuadra levó anclas y fondeó en Puerto del Inglés.

El 10 de enero, a las cuatro de la madrugada, el ejército desembarcó en playa
Yuste con el fin de evitar los fuegos cercanos de Agüi y alguna acción inesperada
de las lanchas cañoneras. Freire consideró que lo mejor era cambiar la estrategia,
atacando directamente a San Carlos de Ancud. Sin embargo, los oficiales de
mayor rango le hicieron desistir. Prefirió que el General Borgoño enviase una
hueste de 210 hombres, -dos compañías del Batallón N° 6 y cuarenta soldados del
N° 8-, al mando del Coronel José Santiago Aldunate. El objetivo era capturar la
batería de Balcacura, valiéndose de una vía complicada y boscosa. Se sumó al
grupo el batallón N° 1, bajo las órdenes del Comand ante Pedro Godoy: se trataba
de vigilar e impedir una salida sorpresiva del fuerte de Agüi.218

La tropa de Aldunate tuvo que sortear una corta distancia entre Agüi y Balcacura,
por una costa de acantilados, puesto que, la playa de Núñez se encontraba
cubierta por una marea alta. La tropa tuvo que trepar por rocas puntiagudas de
desfiladeros y tajamares peligrosos.219 Había que evitar, por lo demás, ser
detectados por los vigilantes realistas y por los tripulantes de las lanchas
cañoneras que patrullaban la costa. Guiaban la columna de los bravos patriotas el
Mayor Velásquez y el Teniente Felipe La Rosa220. (Ver Fig. N°163).

Al amanecer del 11 de enero, la embestida fue rápida y enérgica. Sorprendidos,
algunos realistas salieron huyendo mientras que otros resultaron prisioneros. Este
hecho significó que la fortificación de Agüi quedaba aislada. El botín de guerra

216
Ibíd. Pág. 137.
217
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 299.
218
Barrientos. Op. cit. Pág. 138.
219
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 409.
220
Barrientos. Op. cit. Pág. 139.

168
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

consistió en ocho grandes cañones de la batería Balcacura, con los que era
posible dominar el fondeadero de Quetalmahue.221

Esa misma mañana, Blanco Encalada ordenó el traslado de una parte de la flota
desde Puerto del Inglés hasta el sector costero donde se emplazaba Balcacura.
Durante la media hora de travesía, el Aquiles y la Independencia debieron
enfrentar los fuegos provenientes de las baterías de Agüi, San Antonio, Campo
Santo, El Carmen y Poquillihue.222 Y también, de las lanchas cañoneras
fondeadas en el pequeño muelle del castillo de Agüi. Los daños en las naves
chilenas se tradujeron en seis impactos en el casco y arboladura, pérdida de
bauprés y mastelero de gavia del Aquiles; en la Independencia resultaron siete
heridos.223 La flota sólo llegó sentirse segura en las inmediaciones de Balcacura.
Análogamente, las lanchas cañoneras realistas se desplazaban a vela desde Agüi
para reforzar la defensa de San Carlos de Ancud. En su recorrido fueron
perseguidas por los botes de la escuadra, pero no fueron alcanzadas224. (Ver Fig.
N°164).

La captura de Balcacura, envalentonó a Freire y resolvió enviar a un emisario con
una capitulación honorable para el Gobernador Quintanilla.225 Como era de
esperar, la respuesta del español fue negativa. Al tiempo que se producía esta
negociación, dos lanchas cañoneras que se trasladaban hacia el muelle de Ancud
fueron avistadas desde tres botes chilenos; en la contienda se logró capturar una
de las lanchas, a costa de la muerte del Teniente Freedman Oxley.226

Durante la jornada del día 12, un fuerte temporal retrasó las operaciones militares
de los chilenos, por lo cual se tomaron medidas precautorias con respecto al
armamento y se preparó la táctica para embarque y traslado de la tropa hacia la
playa contraria de Lechagua. La noche del día 12 se trasladó la flota desde la
Bahía del Inglés hasta Balcacura, donde descansó la tropa.

Al alba del día siguiente, en la ribera del Rio Cupabulebu,227 se produjo el
desembarco definitivo de las huestes chilenas. Tras un descanso, la tropa,
comenzó la marcha por el camino de la Playa de San Carlos. La columna chilena
quedo estructurada de la siguiente forma: en la vanguardia, el Coronel Aldunate
con la compañía de cazadores de los batallones N° 4 y N° 6 al mando del Mayor
Azagra y dos compañías de granaderos del N° 1 y N° 4 a cargo del Mayor Young;
a continuación, estaba los cazadores del N° 1 y N° 7 mandados por el Mayor

221
Ibídem.
222
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 300.
223
Ibídem.
224
Ibídem.
225
Barrientos. Op. cit. Pág. 140.
226
Tupper. Op. cit. Pág. 122.
227
Nota del Autor: En las memorias de Tupper, este río aparece con el topónimo de “Paulden”.

169
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

170
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Maruri y los granaderos del N° 6 y N° 8, ordenados por el Mayor Tupper. A cien
pasos les seguía el Coronel Beauchef con los batallones N° 4 y N° 8; a
continuación, estaba Coronel Rondizzoni con los batallones N° 1 y N° 7; y
finalmente, el Comandante Riquelme conducía a la reserva y los guías. A la
infantería y caballería se complementaba con una artillería distribuida por mitades
entre la vanguardia y la primera división; su composición estaba dada por dos
piezas de calibre 4, a cargo del Capitán Martínez y otras dos piezas bajo la tutela
del Mayor Amunátegui228. (Ver Fig. N°165, Fig. N°166 y Fig. 167).

Tras una detención en el sector de Chacras o Lomas de Cuadros, se comisionó
al comandante Santiago Ballarna para que buscase un sendero a espaldas del
fuerte.229 Pero lo denso del bosque y las profundas quebradas le hicieron
imposible la misión.

La barrera defensiva que imponía la batería de Poquillihue estaba compuesta por
defensas colosales. A su diestra mostraba una trinchera a prueba de cualquier
ataque; tras ella, la infantería, adecuadamente distribuida. Complementaba la
defensa cinco lanchas cañoneras, que podían desplazarse a la orilla de la costa
amagando el flanco izquierdo de los chilenos, libres de los disparos de la
escuadra.230 Su asalto, en consecuencia, era una empresa arriesgada.

Ante la imposibilidad de tomar Poquillihue por la retaguardia, Freire instó a Blanco
Encalada a que idease un plan para asaltar la fortaleza desde el mar y desarmar a
las lanchas cañoneras. A la una de la mañana del día 14 zarpaban desde un
costado de la fragata “Lautaro” catorce botes bien armados y tripulados, formados
en línea de dos, al mando del Capitán Roberto Bell, con la orden de enfrentar a las
lanchas cañoneras que estaban en el muelle de Poquillihue. Una hora después, la
flotilla chilena se encontraba combatiendo con las cañoneras realistas en un
avivado fuego de artillería y fusil. Tras una hora de combate naval, el resultado fue
la captura de tres cañoneras y una lancha por parte de la flotilla chilena, teniendo
como bajas a un muerto y diez heridos.231 Las otras tres cañoneras restantes
escaparon, perdiéndose en la oscuridad de la noche. Al amanecer, cuando se
dirigieron a la desembocadura del Río Pudeto, fueron hundidas por su
comandante, de acuerdo con las explicitas órdenes del Gobernador Quintanilla.232

Freire montó un dispositivo de acuerdo con la percepción de las posiciones
adversarias.233 Hizo desfilar al contingente por un camino estrecho y montañoso,
para evitar los fuegos de Poquillihue; entretanto, la reserva y las piezas de

228
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 400.
229
Barrientos. Op. cit. Pág. 141
230
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 301.
231
López Urrutia. Op.cit. Pág. 151.
232
Ibídem.
233
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 410.

171
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

172
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

artillería se situaron a media falda del campamento, cubriendo la entrada del
desfiladero. La columna de granaderos de las fuerzas chilenas tomaron posición
de la cima de Lomas de Yauca; la primera y segunda división, además de la
reserva, se dirigió por el camino costero; la columna de cazadores ocupó un
pequeño bosque, cubriendo las avenidas del flanco; por último, la artillería estaba
atenta a actuar a primera orden o acción enemiga.234

Desde Lomas de Yauca Freire reconoció perfectamente la posición del enemigo y
la desventajosa situación del ejército chileno en un teatro de operaciones en que
dominaba la fortaleza de Poquillihue. Intuía la imposibilidad de realizar una
embestida frontal, ya que tanto en el centro como en los costados, la tropa chilena
se estrellaba contra una muralla defensiva compuesta por la misma fortificación, la
gruesa capa boscosa y el obstruido camino costero.235 Ante tales circunstancias,
Freire resolvió transportar una parte de la tropa con los botes de la escuadra hacia
el estuario de Pudeto, a fin de tomar por sorpresa la retaguardia del enemigo. No
obstante, Blanco Encalada propuso un nuevo plan de ataque: utilizar las lanchas
cañoneras capturadas por Bell y atacar el flanco derecho de Poquillihue, obligando
al adversario realista a abandonar su posición.236

A media tarde las lanchas cañoneras, comandadas por manos chilenas, acababan
con el sector derecho del enemigo y la batería de Poquillihue. Desde tierra firme,
los cañonazos cruzados de la artillería complementaban el ataque, a cargo del
Mayor Amunátegui.237 Esta embestida conjunta produjo en las fuerzas oponentes
una gran confusión. Desmoralizados, los realistas abandonaron las trincheras y las
quebradas donde estaban los francotiradores. Fue el momento en que Quintanilla
ordenó replegarse al sitio de Bellavista con el fin de reorganizar su tropa y así
tomar un segundo aliento.238

Cuando los realistas huyeron del fuerte, Freire ordenó al General Borgoño que
atacase con todas sus columnas.239 Mientras las fuerzas chilenas capturaban
Poquillihue, el enemigo realista tomaba posesión de los Altos de Bellavistas a
distancia de tiros de cañón. Los españoles sacaban ventaja del bosque
impenetrable, del terreno escarpado, de los troncos y quebradas profundas.240
Defendían la subida con seis piezas de artillería de calibre 8 y de 4, y trescientos
jinetes de caballería se distribuían en las colinas de Pudeto.241 Tupper y dos

234
Barrientos. Op. cit. Pág.142.
235
Ibíd. Pág. 143.
236
Fuenzalida Bade. Op .cit. Pág. 302.
237
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 411.
238
Fuenzalida Bade. Op .cit. Pág. 302.
239
Barrientos. Op. cit. Pág. 143.
240
Ibíd. Pág. 144.
241
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 411.

173
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

compañías de granaderos debían contener la embestida de las líneas
españolas242. (Ver Fig. N°168, Fig. N°169 y Fig. N°170).

Ante el nuevo escenario al que se enfrentaba, el General Freire se vio en la
necesidad de solicitar al General Borgoño que marchase con la columna de
granaderos y la primera división hacia el sector de Altos de Pudeto y atacasen
desde allí al enemigo.243 El avance de los soldados chilenos confundió a los
españoles, que iban dejando sus posiciones, armamento y artillería. Sin embargo,
faltaba capturar la cima de los altos de Bellavista, una localización estratégica,
por dominar las colinas inmediatas y ser la puerta al camino de Caicumeo, que
unía a Ancud con Castro. 244

En la cumbre de Bellavista se reanudó el combate. El empuje continuo y riguroso
de la tropa chilena hizo posible el desalojo de los realistas, desplazándolos hacia
los sectores de Mechaico y San Antonio.245 Finalmente, la columna de
granaderos, cazadores y toda la primera división celebraban el triunfo en los Altos
de Bellavista.246

A fin de evitar una nueva reorganización y embestida realista, Borgoño comisionó
al Mayor Tupper y a un grupo de Cazadores para que ahuyentara a los fugitivos
españoles.247

Mientras ocurrían los combates de Bellavista y Pudeto, las lanchas cañoneras
capturadas habían atacado y hecho desalojar las demás baterías que defendían a
San Carlos. Esta labor fue realizada por el Capitán Arengren y los infantes de
marina, que desembarcaron en el muelle.248 Al mismo tiempo, entraban en la
ciudad las tropas de Freire. Al atardecer del 14 de enero de 1826 el triunfo era
total: flameaba el pabellón nacional en el alto de los mástiles de la plaza, fuertes y
casa de gobierno de la ciudad de San Carlos de Ancud 249. (Ver Fig. N°171 y Fig.
N°172).

Pero el costo de esa victoria fue alto: entre muertos y heridos, 120 hombres.250
Había que reponerse de la fatiga y preparase para las nuevas operaciones en el
archipiélago.251 Freire no estaba tranquilo, sin embargo sabía que mientras el
Gobernador Español Quintanilla contará con alguna parte de sus tropas, no habría
242
Tupper. Op. cit. Pág. 124.
243
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 412.
244
Barrientos. Op. cit. Pág. 145.
245
Ibídem.
246
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 412.
247
Tupper. Op. cit. Pág. 125.
248
López Urrutia. Op. cit. Pág. 152.
249
Encina. Op. cit. Pág. 140
250
Barrientos. Op. cit. Pág.146.
251
Ibídem.

174
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

175
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

concluido la anexión de Chiloé al territorio nacional, como eran los reductos
realistas de Castro, Maullín y Carelmapu.252

Para evitar seguir derramando sangre y mermar aún más sus tropas, Freire
decidió operar de forma diplomática en la rendición de los españoles. Como
primera medida de su nueva estrategia, el 15 de enero envió algunos
parlamentarios al fuerte de Agüi a negociar su rendición con el comandante
español.253 El oficial realista aceptó la propuesta y dispuso reembarcar la tropa
española, enviándola por mar hasta Castro. Un batallón chileno ya ocupaba esa
fortificación.

Mientras tanto, el Gobernador Antonio de Quintanilla, después del desastre de
Bellavista, se había asilado en el sector de Tantauco. Tuvo que enfrentar las
protestas de una tropa defraudada por los resultados y por quienes les
comandaron. Eso explica que muchos soldados del contingente realista se hayan
dirigido a Castro.254 Ante esas muestras de rebeldía y la posibilidad de una
rendición dura e inaceptable por parte de las autoridades chilenas, Quintanilla y su
cuerpo de oficiales prefirió capitular y finalizar la guerra en términos honrosos. Se
redactó un documento mediante el cual se celebraba un armisticio por el periodo
de tres días y se acordaba la retirada de las tropas del Rey de España del
archipiélago. Este escrito fue enviado al General Freire por intermedio de don
Antonio Manuel Garay, comandante de las tropas ligeras del Real de Chiloé.255

Para Freire el armisticio era un primer paso, que auspiciaba la posibilidad de un
tratado mediante el que se consolidara la anexión de Chiloé a la República de
Chile. Envió una carta a Quintanilla con el Coronel José Santiago Aldunate,
dejando constancia que se respetaba la dignidad y el rango del gobernador
español y sus huestes. Para concretar la operación, Quintanilla designó, para
hacerse cargo de las negociaciones, al Comandante Saturnino García y al Alcalde
de Castro, Don Antonio Pérez; Freire, por su parte, propuso al Coronel José
Francisco Gana y al auditor y secretario general de la campaña, Don Pedro
Palazuelos Astaburuaga.256 Todos ellos, reunidos en Tantauco, el día 15 de enero,
redactaron el tratado homónimo, que consta de trece capítulos. El armisticio
preliminar fue firmado por Aldunate y Garay en un lugar denominado San
Antonio.257 El Tratado de Tantauco confirmaba definitivamente la posesión de
Chiloé para la República de Chile. Suscrito por Quintanilla y Freire el 18 de enero
de 1826, este tratado fue ratificado al día siguiente, por Quintanilla en Tantauco y
Freire en San Carlos. Para jura de la independencia de Chiloé y su integración al

252
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 303.
253
Ibídem.
254
Barrientos. Op. cit. Pág. 147.
255
Ibídem.
256
Barrientos. Op. cit. Pág. 148.
257
Ibídem.

176
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

177
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

178
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

179
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

territorio nacional, el día 22 de enero258. (Ver Fig. N°173, Fig. N°174, Fig. N°175,
Fig. N°176 y Fig. N°177).

El General Freire respetó las posesiones de Quintanilla en el archipiélago y dio el
salvoconducto para que se regresaran a España en buques franceses. Se
comisionó al Sargento Mayor Gregorio Amunátegui para que trajese de Castro
todo el armamento y las municiones hasta San Carlos. A cargo del gobierno local
se dejó al Coronel José Santiago Aldunate, responsable de la guarnición
compuesta por los batallones N°1 y N°4, una compañí a de artillería y cuatro
lanchas cañoneras.259 Esta guarnición debía velar por la integridad y la seguridad
de la recién anexada Provincia de Chiloé.

Mientras tanto, San Carlos de Ancud recuperaba el sosiego, gracias al buen
comportamiento y disciplina de los jefes y la tropa chilena. El cambio de régimen
político y administrativo en el archipiélago significó el retorno de la población
ancuditana a sus moradas.260

El 30 de enero de 1826 el ejército expedicionario se reembarcaba de regreso al
norte, una vez cumplida la misión de consolidar en plenitud la emancipación de
Chile.261

4.4.- Lugares históricos secundarios intervinientes en la Campaña de Chiloé
(1820-1826)

Entre los lugares en que se desarrolló la primera expedición de Chiloé es
posible asegurar que uno de ellos fue la Península de Lacuy, cuya extensión
territorial es de 27,03 km (entre Punta Huechucuicui y Punta Agüi).

En términos generales, las naves que transportaban a las fuerzas chilenas
entraban al archipiélago por el sector de Punta Huechucuicui (Guechucuycuy) a
través de una pequeña ensenada.

Pero también lo hacían por el extremo oeste de la gran Bahía de Guapacho (su
topónimo hace referencia a Puente de Palo). Geomorfológicamente corresponde a
un gran acantilado, con altitudes entre los 120 a 200 m.s.n.m. Su superficie
presenta una cobertura densa de bosque nativo, poblado de arrayanes y extensos
pastizales. En este sector, merced a la tranquilidad y profundidad de las aguas, los
buques -goletas o bergantines- podían fondear cómodamente. Desde allí,
observaban al centinela de Guapacho y la batería de Corona y, a su vez, estaban
lejos del alcance de los fuegos de sus cañones.
258
Fuenzalida Bade. Op. cit. Pág. 303.
259
Feliú Cruz. Op. cit. Pág. 412.
260
Barrientos. Op. cit. Pág. 147.
261
Encina. Op. cit. Pág. 141.

180
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Hacia el área norte, se localizaba la Playa Chaumán, cercana al faro Corona de la
península de Lacuy. Delimitada por una vegetación exótica y por el acantilado, su
playa presentaba una condición de cobijo natural, lo que hizo posible el
desembarco en bote de las tropas chilenas. En la actualidad tiene un uso turístico
y de esparcimiento, con actividades de pesca, paseos en caballos y caminatas.

En el extremo más saliente que mira hacia el Océano Pacífico se localiza la Punta
de Guapacho, al noroeste del Faro Corona. Su toponimia hace referencia a una
“Isla de piedra porosa”, que se explica por la textura de sus acantilados, que
alcanzan una altura de 35 metros sobre el nivel del mar.

Su privilegiada posición permitió, en tiempos de guerra, que se constituyera en la
atalaya ideal para otear el horizonte y advertir la presencia de algún invasor. Hoy
en día no es más que un sitio sin gente, entregado a la vegetación silvestre y
expuesto a las extremas condiciones climáticas del océano Pacífico.

En la Península de Guapilacuy (“Isla de la Península”), localizada más hacia el
oeste, se encuentran las Puntas Guapacho y Corona. En la cima de ésta última,
un faro señala la salida al Golfo de los Coronados y la entrada a la Bahía de
Ancud y al Canal de Chacao.

Se cuenta, en este lugar, con vestigios de fortificaciones y de la cultura de
recolección costera. De una de las playas la comunidad local extrae algas, luche y
cochayuyo. Se llega hasta allí a través de un camino ripiado y zigzagueante.

Cabe considerar, por último, el Fuerte o Ciudadela de San Miguel de Agüi, situado
en el sector más saliente del lado oriental de la Península de Lacuy, frente a la
Bahía de Ancud. Su toponimia hace referencia a las aguas rápidas y a las
corrientes predominantes en la zona.

Muy cerca de este lugar se encuentra la Playa Yuste, caracterizada por presentar
un menor tamaño y por estar delimitada por un bosque nativo. En ella, es posible
encontrar las canteras de piedra cancagua en los acantilados que bordean el
Océano Pacífico. Esta piedra se utiliza en la fabricación de las típicas chimeneas
chilotas y las murallas de la mayoría de las fortificaciones hispánicas de Chiloé.

Durante la segunda expedición de Chiloé, realizada en 1824, destacó Punta
Huechucuicui, que fue el sitio elegido por la flota para reunir sus naves y preparar
la entrada al archipiélago de Chiloé.

También fue importante la Península de Lacuy, a pocos kilómetros de Ancud. Su
topónimo hace referencia a un puente de troncos, debido a la gran cantidad de
bosques nativos que unen a la costa del Pacífico con la zona de Quetalmahue. Es

181
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

una zona de vestigios arqueológicos, geológicos y naturales, que se reparten entre
acantilados, playas y selvas. Estos mismos accidentes que tuvieron que sortear la
las huestes chilenas en sus incursiones por tan inhóspito territorio.

Destacan, en la Península de Lacuy, las bahías de las playas de Lechagua, Mar
Brava, Chaumán y Yuste. Hay, también, manifestaciones del trabajo humano: la
caleta pesquera de Quetalmahue, el Fuerte de Agüi, el Faro Corona y el Museo de
sitio del Puente Quilo.

Campea, en esa zona, el modo de vida campesino, proveniente de cazadores y
recolectores de 4.000 años a.C. Se expresa en ciertas costumbres ancestrales.

En la actualidad contribuyen al atractivo turístico los criaderos de ostras y del
pelillo, como también la artesanía en piedra cancagua.

Al frente de Lacuy asoma una ínsula que aparece en la narrativa histórica de esta
campaña: la Isla Sebastiana, con una superficie de 1,56 km2. Se sitúa al oeste de
Carelmapu y al noreste de Faro Corona, en la desembocadura del Canal de
Chacao. Siempre ha sido un paso de navegación y punto de referencia naval. Eso
explica que exista, en la parte sur de la isla, un pequeño faro de batería, que guía
a las embarcaciones en la noche y en condiciones de mal tiempo.

El clima extremo -lluvias y vientos implacables- hizo imposible la colonización de
este lugar. Se imponen con autoridad los arbustos nativos en sus pequeñas
colinas, cuyo límite es el borde marino de cara libre, con alturas que oscilan entre
los 5 y los 40 m.s.n.m.

Los documentos históricos afirman que tras la fracasada incursión de Cochrane,
en 1820, el General Freire eligió, como lugar de desembarco de las tropas, a
Punta Pugueñún, en la costa suroeste del canal de Chacao, demarcando la
entrada marítima hacia Ancud. Actualmente existe, en este sector, una pequeña
localidad que lleva su nombre y se rodea de campos de cultivo que se aterrazan
desde la costa hacia el interior, ascendiendo hasta los 20 m.s.n.m.

Próxima a la costa de Pugueñún, en pleno canal de Chacao, se encuentra la Isla
Lacao, extendida en una superficie cercana a las 100 hectáreas. Marginada por
acantilados en su borde noroeste, esta isla se caracteriza por la generosidad de
campos de cultivo que los colonos mantienen hacia el centro de ella. El único
vestigio de bosque nativo se encuentra en el sector meridional que,
desafortunadamente ha sido víctima del sistema de quema para obtener campos
de cultivo.

Las crónicas históricas revelan que la tropa de Beauchef debió seguir por la costa
hasta llegar al pueblo de Chacao. Debieron bordear las angostas playas del sector

182
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

costero donde se localizaban Pampa de Lobos y Remolinos. En la actualidad el
paisaje está compuesto por un murallón costero de acantilados de cara rocosa,
coronado por arrayanes, espinillos y otras especies exóticas.

La batería de La Poza se situaba en la puerta de entrada del Archipiélago de
Chiloé. En este sitio existe, actualmente, un muelle. En él recalan los ferryboats,
procedentes del continente. Al desembarcar, el visitante continúa por la carretera
que lo lleva al primer poblado chilote: la aldea de Chacao Nuevo (“lugar de
almeja”). Sin embargo, el Fuerte de Chacao corresponde a Chacao Viejo, poblado
fundado en 1567 por el mismo conquistador de Chiloé, Don Martín Ruíz de
Gamboa. En el mismo lugar en que hoy día existe una pequeña capilla se
emplazaba el fuerte, cuya existencia queda demostrada por los vestigios de su
planta en la explanada.

El relato histórico también hace referencia al sitio de Coronel, enclavado en el área
continental, a unos pocos kilómetros de la localidad de Pargua. Un angosto
camino pavimentado que lleva a otro embarcadero une ambos lugares. Contiguo
al embarcadero existe un barranco en cuya superficie pudo haberse localizado la
batería homónima. En la actualidad existe, en ese sitio, un caserío.

Después de la toma de Chacao y su sistema defensivo correspondiente, el teatro
de operaciones se trasladó al centro de la Isla Grande de Chiloé, en la zona
bordemarina de Dalcahue (“lugar de dalcas”). Beauchef relata que al llegar a este
poblado no había más de 20 casas, con terrenos de cultivos en los sectores
aledaños, limitado por un monte de espeso bosque nativo. En la actualidad, el
pueblo, de casi 5.000 personas, cuenta con una planta urbana cien veces mayor a
la descrita por el general francés. Sus calles principales son la avenida Ramón
Freire -que une Dalcahue con Castro-; la costanera Pedro Montt, donde se
encuentra el muelle de los pequeños ferryboats que navegan hacia la Isla
Quinchao; y, la calle Mocopulli, que conduce a la localidad del mismo nombre y a
la Ruta 5 Sur. Su iglesia, construida a fines del siglo XIX y declarada Patrimonio
de la Humanidad, se caracteriza por su estudiado emplazamiento y por sus
interesantes fachadas, revestidas de tejuelas. También son puntos de atracción la
Plaza de Armas y la feria artesanal de Dalcahue.

Otro lugar destacable en el área de Dalcahue es Huenocoihue (“cima de coihue”).
En este sitio desemboca el estero en la costa norte del canal de Quinchao,
cercano al límite meridional del pueblo de Dalcahue. Desde este sitio Beauchef y
su tropa tomaron un sendero (o huella boscosa) que les llevó directo al antiguo
camino de Caicumeo.

El sitio de Mocopulli (“loma redonda”), corresponde al lugar en que se enfrentaron
las tropas chilenas, al mando de Beauchef, con las tropas realistas de Ballesteros.
Esta área, en ese entonces, no era más que un despoblado pantano en forma de

183
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

herradura, delimitado por montañas boscosas y una frondosa vegetación silvestre.
Fue en estas ciénagas donde se libró una de las batallas más cruentas entre
ambas fuerzas, el 1 de abril de 1824. Hoy en día este lugar se encuentra poblado,
especialmente a lo largo de la vía que une Dalcahue con la Ruta 5 Sur.

Hasta la fecha no hay un manifiesto reconocimiento histórico ni patrimonial de este
sector. Por lo demás, sólo se tiene una información básica, traducida en señalética
de madera y un monolito de concreto, localizado donde estaba el antiguo cruce
entre Mocopulli y la Ruta 5 Sur.262

Después del desastre de Mocopulli, Beauchef cruzó al sector costero de la Isla de
Quinchao (“puerto de reguardo de los vientos”), para evitar un posible ataque de
los realistas. En este sector de Quinchao se encuentra la rampa de desembarco
de los ferryboats provenientes de Dalcahue. También está el camino que conecta
con el interior de la Isla Quinchao.

Destaca la localidad de Putemún (“entre temu o palo colorado”263): en ella se
refugiaron Ballesteros y su tropa, después de lo acontecido en Mocopulli. Hoy es
un sector poblado, al término de la ría, al norte de Castro. En el nivel comarcal y
zonal es justo destacar la celebración de la fiesta religiosa realizada cada 6 de
enero.

Es preciso consignar, finalmente, otros dos lugares históricos de la expedición de
1824. Uno de ellos, el Río Pudeto (“entre el quiscal”), próximo a Ancud, se
constituyó en la barrera física que impidió -por lo extenso de su desembocadura-
que Freire tomara a Ancud por el norte. Actualmente es cruzado por un puente de
doble vía que forma parte de la Ruta 5 Sur, con una extensión aproximada de 1
kilómetro, uniendo la localidad de Ancud con Chacao.

El otro es el sitio de Picuy, actualmente una zona de acantilados boscosos y
despoblados.

De la expedición de 1826 hacia Chiloé -la última-, también aparecen lugares que
merecen ser considerados históricos: Huechucuicui, Guapacho, Punta Corona,
Playa Yuste y Agüi. Pero no son los únicos. A continuación se reseñan los más
importantes:

• La Bahía del Inglés, que debe su nombre al corsario inglés Clipperton que
utilizó la bahía como fondeadero en el siglo XVI. Localizada al sur del faro
262
Nota del Autor: Por su emplazamiento, el monolito es difícil de apreciar desde la carretera.
Como contrapartida, cabe considerar la importante labor que han realizado profesores,
historiadores e investigadores que cada año se reúnen en este lugar para conmemorar el triunfo de
un ejército compuesto, en su mayoría, por chilotes.
263
Nota del Autor: Tipo de mirtáceas.

184
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Corona, está limitada por las playas y los acantilados de los sectores
costeros de Punta del Faro, Punta Larga, Punta Capilla y la desembocadura
del Estero Chaular. En el paisaje circundante abundan los pastizales,
delimitados por la intermitencia del bosque nativo. Para la flota chilena era
el lugar ideal para el desembarco de su tropa: sus aguas eran tranquilas y
las condiciones de abrigo las adecuadas, gracias a la proximidad del
Pacífico.

• Uno de los puntos estratégicos que consiguió capturar la expedición chilena
fue la batería de Balcacura, emplazada en la punta homónima, en medio
del sistema defensivo de Lacuy -comprendía al Fuerte de Agüi- y la
posterior batería de Chaicura. Su principal función, durante el siglo XIX, era
controlar el ingreso de las naves, tanto a la ciudad de Ancud como al
fondeadero de Quetalmahue.

Balcacura significa “piedra del trueno”, debido a los cañonazos que
provenían de la fortaleza. En la actualidad, este sector se encuentra
intervenido por la construcción de un mirador turístico, producto del Plan
Chiloé del Ministerio de Obras Públicas. En este mirador se instalarán los
cañones originales de aquella fortificación y se delimitará con vegetación
originaria de la zona. Su localización permitirá al visitante tener una
excelente vista panorámica del Golfo de Quetalmahue. El único
inconveniente es el precario camino de tierra que lleva hasta él.

• El Fondeadero de Quetalmahue (“montaña de fuego”) corresponde a un
golfo situado al extremo norte de la Isla Grande, con desembocadura hacia
el Canal de Chacao. Delimitado por costas opuestas (la de Punta Arenas y
la Playa de Lechagua), este golfo permitió a la flota poder realizar mejor sus
operaciones militares y navales, ya que no les dejaba a merced de los
fuertes vientos y oleajes del Pacífico. Además, quedaban más cerca de su
objetivo primordial: la ciudad de San Carlos de Ancud. Actualmente esta
zona es utilizada por pequeñas embarcaciones de pescadores artesanales.

Un camino asfaltado ofrece una buena accesibilidad, cruzando el sector
costero meridional, hasta la localidad de Quetalmahue. La costa
septentrional, en cambio, no cuenta con camino costero, debido a la gran
cantidad de bosque nativo, interrumpido por quebradas y cursos de esteros
y ríos que vacían sus aguas al golfo. Debido a ello, la vía de conexión
terrestre con la Península de Lacuy se logra por el interior, o bien, por el
sector costero que mira hacia el Pacífico, a través de senderos de tierra,
ripio o huellas.

• San Carlos de Ancud fue fundado en 1769 por Carlos de Berenguer. Por
un tiempo fue capital de la provincia. Hoy es una de las principales urbes

185
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

chilotas, con una superficie urbana aproximada de 56 km2 y una población
de 27.292 habitantes. Dentro de su planta urbana destaca, como patrimonio
histórico, la batería de San Carlos, el polvorín del otrora Fuerte Real de San
Carlos y la Plaza de Armas.

• La Playa Lechagua, emplazada al frente de Punta Arenas tiene una
extensión de 2,6 kilómetros y un ancho máximo de 500 metros. Limita con
campos de cultivo y potreros de un área rural vecina a ella. A pesar de que
su topónimo se desconoce, también está presente no sólo para dar nombre
a la playa, sino también a la localidad vecina. En este lugar se preparó la
hueste chilena que marchó y finalmente tomó San Carlos de Ancud,
distante unos 5 kilómetros del centro de Ancud. Fue necesario superar, en
el trayecto, un gran obstáculo defensivo: la Batería de Poquillihue.

Es oportuno reseñar que en la margen occidental de la Playa Lechagua
desemboca el estero Cupabulebu o Paulden (“ratón del bosque”) tras
haberse internado en el sector de Pauldeo. Según las crónicas de 1826,
este estero fue el lugar escogido para el descenso de la tropa chilena desde
los buques, cuyo destino era la ciudad de San Carlos de Ancud y el sistema
de baterías que lo protegían.

• En el relato histórico de 1826 aparecen dos sectores no suficientemente
reconocidos por la cartografía histórica actual ni por el trabajo de campo
realizado hasta la fecha. Se trata de Chacras o Lomas de Cuadros y
Pampa o Loma de Yauca. Ambos sitios habrían estado emplazados entre
la playa de Lechagua y la Batería de Poquillihue (“lugar de lagunillas”). Esta
última fue una de las barreras defensivas más difíciles para el ejército
independentista, puesto que contaba con una fortificación sobre la colina,
rodeada de bosque nativo, quebradas y una angosta playa. En la actualidad
no existe rastro de esta fortificación. En su lugar asoma, en lo alto del otero,
un conjunto habitacional.

• La misma narración de 1826 deja en claro la importancia del Estuario de
Pudeto (“entre quilcas”264). La sección occidental de este estuario fue la
puerta de entrada norte de las tropas chilenas, comandadas por Beauchef y
Tupper, a la Ciudad de Ancud. En la actualidad, este estuario, cruzado por
el puente Pudeto, sigue siendo la puerta septentrional de esta urbe chilota.

• Dos lugares históricos decisivos en el desenlace de los acontecimientos en
la independencia de Chiloé fueron Los Altos de Bellavista y las Colinas
de Pudeto. Ambos aparecen como sectores montañosos, de bosques
densos, divididos por el antiguo camino de Caicumeo. En las alturas
264
Nota del Autor: Chupones.

186
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

-alcanzan hasta los 120 metros sobre el nivel del mar- se apostaron las
fuerzas realistas. Las huestes chilenas, en cambio, tuvieron que enfrentar lo
dificultoso del relieve y los fuegos enemigos.

Ambos sectores han evolucionado de manera similar: en la base, un patrón
urbano consolidado; conforme se asciende, aparecen los campos de
cultivos y los potreros; en lo alto, un remanente del bosque nativo chilote.

• El Camino de Caicumeo era un trazado caminero entre Ancud y Castro,
propuesto por el cacique Caicumeo. Por ese camino emprendieron la
retirada las tropas del Gobernador español Quintanilla desde las vecinas
alturas de Bellavista y Pudeto hacia las localidades próximas de Mechaico,
San Antonio y Tantauco. En un principio, esta ruta poseía 18 leguas
recubiertas de tronco. Posteriormente se siguió usando, hasta que llegó el
ferrocarril, a comienzos del siglo XX. Sirvió de base, asimismo, a la actual
carretera o Ruta 5 Sur.

• Después de la derrota el ejército español, ya diezmado, se desplazó a
localidades cercanas. Entre ellas a Mechaico, un pequeño caserío próximo
a Ancud, localizado en los terrenos del nacimiento del río homónimo que
desemboca en el extremo suroeste del estuario del Pudeto. También a la
localidad de San Antonio, diminuto caserío contiguo a Mechaico, que no
sólo fue un lugar de asilo español: en su puente se firmó el armisticio y la
tregua entre las autoridades realistas y chilenas.

En el sector de Tantauco (“agua unida en gran cantidad”), situado al norte
de Puntra, en la ruta entre Castro y Ancud, se albergó el gobernador
español Quintanilla y su tropa; allí se elaboró el tratado que lleva su
nombre, el cual determinó la incorporación definitiva de Chiloé a la
República de Chile, el 19 de enero de 1826. Actualmente, Tantauco se
divide en tres localidades: Tantauco, Alto de Tantauco y Colonia Tantauco.
El primero de ellos, donde se encuentra la iglesia y su cementerio, es el
más antiguo.

Los bosques nativos son descritos por las crónicas como áreas densas -laurifolio
siempre verde-, una suerte de selva valdiviana, con gran diversidad de especies
vegetales, árboles exóticos, helechos y musgos. Con la llegada de los pueblos
agricultores y después de los ganaderos se fueron extinguiendo los bosques a
punta de quemas sucesivas, para convertirse en tierras de cultivo y praderas. Y
otros tantos terrenos abandonados han sido progresivamente poblados por el
espinillo (Ulex europaes), un arbusto fuera de control, que originalmente se
introdujo para levantar cercos vivos.

187
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Hoy en día la cobertura vegetal en que se emplazan los lugares históricos chilotes
corresponde a la llamada “Selva de Chiloé”, la cual se extiende como una cadena
costera bastante baja y a veces disectada por planos llanos o por islas. En este
tipo de bosque se puede encontrar el roble de Chiloé (nothofagus nítida), que se
desarrolla en suelos higromórficos, planos y barrosos de poca profundidad.
También es posible encontrar olivillo o tique (aextoxicon punctatum),
especialmente en las planicies costeras. En el estado sub arbóreo se encuentra el
coigüe (nothofagus dombeyi), el alerce (fitzroya cupressoide), el laurel (laurus
nobilis), el canelo (drimys winteri), la luma (amomyrtus luma), el mañío macho
(podocarpus nubigena), el notro (embothrium coccioneum), el tepú (tepualia
stipularis), el ciruelillo (mbothrium coccineum), la quila (chusquea quila) y otras
especies menores.

En los sectores más húmedos de la selva el sustrato arbustivo es muy variado y
numeroso, con especies como la chaura (pernettya mucronata), la murtilla (ugni
molinae), la quila (chusquea quila), el pillo-pillo o palo hediondo (ovidia pillo-pillo),
siete camisas (escallonia macrantha) y el maqui (aristotelia chilensis). El sustrato
edáfico del bosque es pobre en herbáceas; es abundante, en cambio, en
helechos, entre los que destacan la nalca (gunnera chilensis) y el pangue
(gunnera magellanica). Existe, también, una variedad importante de lianas.
Además del mañío macho y del arrayán macho, en el litoral se desarrollan,
asimismo, plantas halófitas. Algunas son especies herbáceas y otras arbustivas,
como el chocho o artramuz (lupinus arboreus), junto a gramíneas y hierbas
psamnófilas. En las áreas de las dunas litorales de la Isla Grande de Chiloé
también suelen desarrollarse el tique y el arrayán macho, con talla arbustiva. Los
sectores litorales sin dunas y sin efectos de acción antrópica de este bosque
pluvial insular muestran comunidades más densas, como el mañío de hojas
punzantes, cuyo óptimo desarrollo fisonómico lo consigue en las alturas.

188
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

CAPITULO V
ANÁLISIS DE LOS FACTORES QUE PERMITEN
DETERMINAR EL GRADO DE RECUPERACIÓN DE LOS
FUERTES HISPANOS Y LOS LUGARES DE BATALLA DE
LA CAMPAÑA CHILOÉ (1820-1826) EN LA PROVINCIA DE
CHILOÉ.

189
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Capítulo V.

Análisis de los factores que permiten determinar el grado de recuperación de
los Fuertes Hispanos y los Lugares de Batalla de la Campaña Chiloé (1820-
1826) en la Provincia de Chiloé

Este capítulo aborda los factores mediante los cuales se puede mensurar la actual
condición de los Fuertes Hispanos y los Lugares de Batallas de la Campaña
Chiloé acaecidos en el territorio insular y, consecuentemente, las posibilidades de
recuperación de esos focos patrimoniales. El propósito final es exhumarlos del
abandono y del olvido, de manera que pasen a formar parte de un circuito de
interés turístico cultural.

Cabe precisar que en una primera etapa -en gabinete- se logró registrar 44
espacios históricos relacionados con el sistema defensivo hispano de Chiloé,
equivalente a un 41% de la totalidad de los casos estudiados. El 59% restante
corresponde a sitios geográficos en los que se llevó a cabo la Campaña de Chiloé.

¿Cuál es el verdadero estado de conservación actual de los Fuertes Hispanos?
¿Quedan vestigios de los Sitios de Batalla? ¿Cuál es la percepción histórica que
se tiene de unos y otros? ¿Tienen suficiente importancia histórica como para que
merezcan una investigación? ¿Como para incorporarles una adecuada señalética?
¿Como para organizar un programa de visitas? ¿O es que el fenómeno de la
globalización ha terminado por reemplazar las banderas de la identidad?

La información de gabinete y los datos recaudados tanto por el Consejo de
Monumentos Nacionales como por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de
Obras Públicas han sido necesariamente complementados por el equipo de
investigadores que ha estado en terreno. Del análisis y evaluación ha derivado la
definitiva evaluación y selección de los casos estudiados. Asimismo, se han
definido seis factores de análisis que permiten comprender la situación actual de
cada uno de los casos. Y, a partir de los resultados, determinar el grado de
recuperación posible, incorporándolos al erario patrimonial del archipiélago.

Los factores de análisis son los siguientes:
• Estado de Conservación
• Percepción Histórica
• Importancia Histórica
• Accesibilidad
• Señalética
• Cantidad de Visitantes

190
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

5.1.- Estado de Conservación de la Obra

Esta condición habla del verdadero estado material del bien investigado, sea este
de naturaleza tangible o inmaterial (los restos de una instalación defensiva o un
lugar histórico). En el caso de los lugares históricos su estado actual se puede
mensurar en el grado de familiaridad que se advierte en la vida cotidiana –o en la
memoria- de los lugareños. ¿Están presentes los hechos del pasado en la vida del
chilote? ¿Cuánto gravitan en su propia historia y en la de sus antepasados?
Aun cuando la mayor parte de los casos son incomparables entre sí, de una
manera algo más perceptual que científica se han definido seis grados del estado
conservación de un lugar histórico, a saber: Satisfactorio / Regular / Ruina
Consolidada / Ruina en Degradación / Paisaje Natural Desprotegido / Lugar
Registrado Sólo en Bibliografía (Gráfico N° 1).

Gráfico N° 1
Lugares Históricos de Chiloé en relación con su Estado de Conservación
5%
23% 11% Satisfactorio

5%
Regular

Ruina Consolidada

Ruina en Degradación
11%
Paisaje Natural
Desprotegido

45% Registrado Sólo en
Bibliografía

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

En contraste con la información obtenida en las fuentes bibliográficas, el examen
en terreno revela que de ese universo estudiado sólo un 5% de los inmuebles y
lugares históricos se encuentran en un satisfactorio estado de conservación. Entre
los primeros destacan los fuertes de San Antonio de Ancud y el Fortín de Tauco
(ambos fuertes se han incorporado a iniciativas turísticas en la zona,
materializadas a contar de 1990, tanto en la comuna de Ancud como en la de
Chonchi. Responsables de su buen estado de conservación son, en buena
medida, la autoridad edilicia y la comunidad.

Los registros en terreno revelan, por otra parte, que un 11% de los inmuebles
históricos analizados bibliográficamente se encuentra en un estado de
conservación aceptable. El desmantelamiento de las fortificaciones se puede
atribuir, en buena medida, a la falta de conocimiento e interés por la historia.

191
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Prueba de ello son los graffitis y el indigno uso que se le da a los recintos que
superviven. Los restos de muros de albañilería expuestos a la intemperie, en sus
llagas y tendeles, han sido colonizados por musgos y gramíneas, que han
colonizado las zonas húmedas.

Un destino que honra su historia es el polvorín de Ancud, que en la actualidad
cumple un rol cívico y social. Pero los casos que se han ganado el respeto, como
el señalado ejemplo, son excepcionales. Lo habitual es que los poblados que
cumplieron un rol importante en la Campaña de Chiloé sólo sea posible
localizarlos a través de documentos escritos, ya que no existen testimonios físicos
que los evoquen ni alusión alguna a los acontecimientos históricos que allí
acaecieron. Tal es el caso de Tantauco, Ancud, Dalcahue y Putemún.

Los lugares históricos en ruinas abundan en la zona. Los hay básicamente de dos
tipos: aquellas ruinas consolidadas y otras en degradación.
• Las ruinas consolidadas, protegidas por medidas legales y municipales, no
superan el 5% de los casos analizados. Las distingue una señalética de
carácter rústico en que se recalca la importancia histórica y patrimonial del
lugar. A modo de ejemplo, Mocopulli y Agüi.
• Las ruinas en degradación constituyen un 11% del universo estudiado. Se
trata de aquellos sitios históricos que, además de ser casi inaccesibles,
están mayoritariamente cubiertos de vegetación. A modo de testimonios
aparecen cañones, fragmentos de muros, solevantamientos u otros restos
de instalaciones defensivas en medio del follaje. Ejemplo de ello son las
fortificaciones de Balcacura, Chaicura, Chacao, Carelmapu y el camino
antiguo de Caicumeo.

Algunos de los lugares históricos analizados –un 45% de ellos- se han tornado
cada vez más silvestres, producto de las intensas lluvias, de los vientos
sostenidos, de la vegetación invasiva. Debe reconocerse que estos lugares ya han
tomado distancia de la memoria de los lugareños. Destacan Bellavista, Pudeto y
Pampa de Cuadra.

Del universo total, un 23% no fue identificable en terreno, a pesar de que sus
coordenadas se descubrieron documentalmente, en especial aquellos registrados
en el Flandes Indiano. No se encontró rastros ni testimonios de su emplazamiento.
Ejemplos: las fortificaciones de Campo Santo, El Muelle y Astillero.

5.2.- Percepción Histórica

¿Cómo perciben los habitantes de Chiloé sus lugares históricos? Aun cuando este
factor conlleva una carga subjetiva, se intenta medir el grado de acercamiento del

192
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

objeto a la memoria colectiva, el respeto que despierta y el interés por conservarlo
en buen estado.

El trabajo de campo reveló que es posible identificar 4 categorías de percepción:
Alta, Mediana, Baja y Nula. (Gráfico N° 2).

Gráfico N° 2
Lugares Históricos de Chiloé de acuerdo con la Percepción Histórica de los
habitantes de Chiloé

14%
54%
7%
Alta
Mediana
Baja
Nula

25%

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

Para los habitantes chilotes, un 14% de los lugares históricos poseen una alta
percepción: se les identifica su localización, sus características y los relatos
asociados a ellos. De ellos se sabe más allá de sus límites locales, trascendiendo
lo próximo. Conforme se ha fomentado la actividad turística han cobrado presencia
creciente las fortificaciones de Agüi, San Antonio y Tauco.

En segundo término están los lugares con una mediana percepción histórica, lo
que corresponde a un 7% de los casos estudiados. Son aquellos recordables por
habitantes que residen en el área cercana al lugar histórico. El conocimiento de
estos lugares se hace más nítido entre los adultos y adultos mayores, que aún
conservan evocaciones pretéritas, derivadas de su propia infancia o del relato oral
de sus ascendientes. Destacan el Polvorín de Ancud, Mocopulli y Bellavista.

Los lugares históricos con baja percepción –un 25% del total de los casos- sólo
logran ser identificados por habitantes mayores de 70 años de edad y por
profesionales como historiadores, antropólogos, sociólogos, arquitectos.
Especialistas que, en definitiva, se han dedicado al estudio de las Ciencias

193
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Sociales. En este segmento se reconocen Carelmapu, Corona, Balcacura y
Chaicura.

Por último, cabe considerar que un 54% de los lugares históricos presenta una
nula percepción histórica y sólo han sido registrados por expertos en la Historia de
Chiloé. El conocimiento de ellos se sustenta en documentos históricos con acceso
restringido: crónicas, cartas, bitácoras, cartografías y otros escritos de la época en
que esos lugares aparecen registrados. No es extraño, en consecuencia, que sean
ignorados por la mayoría de los habitantes de Chiloé. Destacan en este grupo:
Loma de Yauca, la Chacra de Cuadras, el Centinela de Guapacho, la Batería de
Pampa de Lobos y otros que ni siquiera fue posible localizar en el trabajo de
terreno.

5.3.- Importancia Histórica

La cantidad de veces que aparece una fortificación, lugar o sitio histórico en los
documentos relacionados con la Campaña de Chiloé y el Flandes Indiano del
sistema defensivo del archipiélago revela la importancia de cada caso. Para este
propósito se examinó, en gabinete, a diversos autores, todos historiadores (los 3
últimos dedicados a Chiloé).

• Diego Barros Arana.
• Francisco Antonio Encina.
• Rodolfo Urbina.
• Osvaldo Silva.
• Gabriel Guarda OSB.
• Pedro J. Barrientos.
• Dante Montiel.
• José Ulloa.

Adicionalmente se revisaron las memorias militares de Jorge Beauchef, Guillermo
de Vic Tupper, Thomas Cochrane, Antonio de Quintanilla y Williams Miller. A partir
de toda esta documentación se obtuvo un total de 44 lugares históricos en Chiloé.
La información bibliográfica recopilada permitió determinar cuatro rangos de
importancia histórica: Alta, Mediana, Baja y Casi Nula. (Gráfico N° 3)

194
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Gráfico N°3
Lugares y Fuertes Históricos de Chiloé de acuerdo a su Importancia

18%
20%

Alta
Mediana
Baja
Casi Nula

18%

44%

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

De acuerdo con el gráfico N° 3, un 20% de los lugar es históricos chilotes
detectados en la etapa de gabinete –incorporados los fuertes- se han considerado
de Alta Importancia (han sido mencionados entre 8 y 13 veces por los autores
citados) porque consignan información que contiene una descripción, como
mínimo, de las características físicas, la localización, la cronología y las medidas
defensivas, tanto de las fortificaciones hispanas como de los lugares importantes
de la Campaña de Chiloé (1820-1826). Ejemplo de ello son el Fuerte Agüi, la
Batería San Antonio, Tantauco y Mocopulli.

El grupo que está en segundo lugar se ha considerado, en la revisión bibliográfica,
de Mediana Importancia (los casos han sido referidos entre 4 y 7 veces en los
documentos). Corresponde a un 44% del catastro total. La información que
entregan corresponde a una reseña general, datos sobre su emplazamiento y su
rol de sitio histórico en Chiloé. Destacan Caicumeo, Balcacura, Fuerte Real San
Carlos, Huechucuicui y Poquillihue.

Los lugares con baja importancia -que alcanzan a un 18%- sólo aparecen citados
en la bibliografía en 2 o 4 ocasiones y su información se reduce a una mínima
reseña de lo acontecido en ellos. Entre esos sitios históricos se encuentran
Guapacho, El Muelle, Remolinos y Coronel.

Por último, están los lugares históricos con una casi Nula Importancia.
Corresponden a un 18% de los casos. Sólo se les menciona una vez en los
escritos y presentan una reseña imprecisa de los hechos acontecidos. Tal es el
caso de Chaicura, Picuy, Chacra de Cuadros y Lomas de Yauca.

195
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

5.4.- Accesibilidad

¿Qué tan accesibles son los lugares históricos de Chiloé? El clima severo ya es un
factor altamente incidente. Pero también lo es el tipo de camino que conduce
hasta los puntos de destino. Por cierto, el grado de accesibilidad guarda directa
relación con el estado de conservación de los lugares de interés histórico.

Para definir la calidad de los caminos involucrados y, por ende, la expedición para
transitarlos, se consideró, en el análisis, su material de superficie, a saber:
• Pavimento
• Ripio
• Huella o tierra
• Sin acceso

Gráfico N°4
Lugares Históricos de Chiloé de acuerdo al criterio de Accesibilidad

34%
38%
Pavimento
Ripio
Huella / Tierra
Sin Acceso

23% 5%

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

Un 38% de las vías son pavimentadas. Corresponden a un total de 142 km que se
distribuyen en la Ruta 5 Sur (tramo Chacao-Ancud, tramo Ancud-Quetalmahue y
tramo Dalcahue-Mocopulli) En estos tramos se localizan la Batería San Antonio, el
Polvorín de Ancud y los poblados de Tantauco, Putemún, Dalcahue, Ancud y
Castro.

Las vías ripiadas corresponden a un 5%; alcanzan una extensión aproximada de 9
km en Tauco y Altos de Pudeto.

Los caminos de huellas o tierra -un 23% de los casos- alcanzan aproximadamente
a 70 km. La inclemencia del clima, sumada a una geografía irregular e inhóspita y

196
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

la exuberancia de su vegetación nativa, se traducen en un tránsito intermitente,
que hace difícil la conectividad. Es el caso de Corona, Agüi, Chaicura, Balcacura,
Chacao y playa Yuste.

El 34% de los casos restantes que corresponden a los sitios históricos están
desconectados por vía terrestre. Llegar a destino implica cruzar por una densa
foresta y bordear fatigosamente la costa. La vía marítima no ofrece menos
dificultades. Algunos ejemplos: Guapacho, Remolinos, Pampa de Lobos,
Huechucuicui, Isla Sebastiana y Picuy.

5.5.- Señalética

Un recorrido por la zona demuestra que la señalética que anuncia los lugares de
interés histórico no constituye una preocupación importante para las autoridades
locales.
Se detectaron 4 categorías: Buena, Regular, Mala e Inexistente. (Gráfico N°5)

Gráfico N°5
Lugares Históricos de Chiloé de acuerdo al criterio de Señalética
16%

11%
Buena
Regular
Mala
Inexistente

64% 9%

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

Del total de 44 sitios detectados en la bibliografía, un 16% de ellos posee una
señalización Buena: contiene información suficiente acerca de la localización y del
rol histórico que representan. Es el caso de las baterías de San Antonio, Tauco, El
Polvorín, Agüi y Mocopulli.

Un 11% de los lugares históricos detectados presenta una señalética Regular, que
se limita a indicar su ubicación. Tal es el caso de Putemún, Lechagua, Bellavista,
Pudeto y Tantauco.

197
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

Del mismo universo registrado, un 9% presenta una señalética Mala,
especialmente por las deficientes condiciones en que se encuentra: en la mayoría
de esos casos, la lectura de ellos resulta casi imposible. Ejemplos: Corona,
Caicumeo, los ríos San Antonio y Paulden.

Los lugares históricos que no poseen señalética alguna alcanzan un 64% de los
casos. Entre ellos, Chaicura, Guapacho, Balcacura, Remolinos.

5.6.- Cantidad de Visitas que reciben los Lugares Históricos de Chiloé

La información proporcionada por SERNATUR Región de Los Lagos,
complementada con la que recolectaron en terreno los investigadores del InReAr
(2010), permite colegir que los sitios estudiados son escasamente visitados. Se
clasificó la asistencia en: Alta, Media, Baja y Nula. (Gráfico N° 6)

Gráfico N° 6
Asistencia a Lugares Históricos de Chiloé
7%
11%

Asistencia Alta
Asistencia Media
Asiatencia Baja
Asistencia Nula

57%
25%

Fuente: SERNATUR, Región de Los Lagos e InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

Los lugares en los cuales se produce una Alta Asistencia suman un 7% (algo así
como 2.000 personas por año). Los visitantes provienen, en general, del propio
archipiélago de Chiloé. Estos lugares visitados son de fácil accesibilidad durante
buena parte del año, y casi siempre están incorporados a los programas de
turismo que organizan las municipalidades. Es el caso de San Antonio de Ancud y
los poblados de Ancud y Dalcahue.

Un 11% de los lugares registra entre 500 a 1.000 visitantes por año. En el
panorama general, se ha considerado ésta como Asistencia Media. Los
interesados son, en su mayoría, profesionales de las ciencias sociales
(antropólogos, arqueólogos, historiadores, arquitectos, profesores o afines), o

198
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

estudiantes de los distintos niveles de enseñanza. Por estar condicionada por el
clima y, consiguientemente, por las posibilidades de acceso, la asistencia sube en
los meses estivales. Ejemplos: Tauco, Agüi, El Polvorín, Mocopulli y Tantauco.

Cuando las visitas a los lugares históricos no alcanzan las 200 personas al año se
estima una Asistencia Baja. Dentro del total corresponde a un 25% de los casos
estudiados. La concurrencia de visitantes está limitada por la accesibilidad, el
clima y la invasión de vegetación nativa. En ese caso están Corona, Chaicura,
Balcacura y Caicumeo.

Muchos de los lugares históricos se han ido extinguiendo. Algunos se han
deshecho materialmente. Otros han sido sepultados por la vegetación silvestre o
dominados por el bosque nativo chilote. Incide en su condición de abandono,
además, la dificultad para acceder a ellos, la geografía desconocida, el clima
habitualmente inhóspito.

Existen, por último, algunos sitios que no registran visitas. Del universo analizado
alcanzan el 57%. A modo de ejemplo, Guapacho, Remolinos, Huechucuicui, La
Poza y Carelmapu.

5.7.- Secuencia evolutiva de los espacios históricos presentes en el
archipiélago de Chiloé

Para elaborar esta secuencia y determinar las fases que la componen se
combinaron y ponderaron las variables analizadas anteriormente.
Complementariamente, aplicando el método Delphi, se entrevistó a expertos -
historiadores, arquitectos, antropólogos, militares y otros profesionales del área
social- que conocen sobre el tema histórico y defensivo de Chiloé.

El resultado, tras el análisis cualitativo y cuantitativo, fue el siguiente:
• Importancia de la obra: 25%.
• Percepción histórica: 25%.
• Estado de conservación: 25%.
• Accesibilidad: 10%.
• Señalética: 7,5%.
• Asistencia de visitantes: 7,5%.

Estas valorizaciones permiten ordenar, de manera progresiva, los 44 lugares
históricos previamente determinados. La secuencia evolutiva hace referencia a
aquellos lugares con mejores condiciones y que forman parte de los programas de

199
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

turismo. Pero también incorpora a aquellos lugares que sólo aparecen en la
bibliografía histórica, patrimonial y defensiva de Chiloé. (Gráfico N°7)

Gráfico N° 7
Valores Ponderados de los Lugares Históricos de
Chiloé

Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010

Tal como se ha revelado en los gráficos anteriores, cada lugar histórico está
condicionado por un cúmulo de factores que, fundidos, determinan un cierto
resultado. Como es de esperar, en cada uno de los casos esos factores confluyen
con distinto grado de intensidad, atendiendo a su situación particular.

Definidos los factores, se ha elaborado una matriz ordenadora que da cuenta, en
términos ideales, de sus respectivos grados de valoración. Esta matriz contribuye
a precisar el actual estado del sistema defensivo español de Chiloé, así como
aquellos acontecimientos acaecidos en la Campaña de Chiloé (1820-1826). En la
medida que la mayor parte de los factores de análisis de cada uno de esos bienes
patrimoniales se aproximen a la valoración máxima, las posibilidades de
recuperación de ese bien serán mayores. Y, por lo tanto, susceptibles de ser
incorporados a un circuito de turismo cultural.

Es preciso reconocer que ninguno de los ejemplos estudiados se ajusta
exactamente a alguno de los Grados de Recuperación establecidos en la Matriz

200
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

ideal. Aun así, los ejemplos se adscriben a aquel grado que les resulta más
cercano (Cuadro 1).

Cuadro 1
Matriz de Grados de Recuperación de los Lugares Históricos de Chiloé
Estado de Percepción Importancia Accesibilidad Señalética Cantidad
Conservación Histórica Histórica de
Visitantes
1 Satisfactorio Alta Alta Buena Buena Alta
2 Regular Mediana Mediana Regular Regular Media
3 Mala Baja Baja Mala Mala Baja
4 Pésima Nula Nula Inexistente Inexistente Nula
Fuente: InReAr. Gabinete y Terreno 2010.

Grado de Recuperación 1

Alcanzar este nivel implica que el Sitio que forma parte del Sistema Defensivo
Español (bien tangible) o el Acontecimiento que corresponde a la Campaña de
Chiloé (bien intangible) debe cumplir las siguientes condiciones:
• Estado de Conservación: Satisfactorio, tanto en su condición estructural
como en su imagen aparente.
• Percepción Histórica: Alta, lo que significa que el lugar está incorporado al
conocimiento de los habitantes, en el nivel local y en el regional.
• Importancia Histórica: Alta, es decir, el bien ha cumplido un destacado
papel en el decurso de los hechos pasados.
• Accesibilidad: Buena. Expedita, con carreteras pavimentadas.
• Señalética: Buena. Además de expresar el topónimo, incluye información
sobre la estructura y el rol que ejerció el lugar histórico, tanto en el sistema
defensivo hispano como en la Campaña de Chiloé.
• Cantidad de Visitantes: Alta, durante gran parte del año.
A este Grado de Recuperación se aproximan las fortalezas españolas de
Tauco y San Antonio, como también los poblados de Ancud, Dalcahue y
Tantauco.

Grado de Recuperación 2

• Estado de Conservación: Regular (dentro de una estructura relativamente
sana, se advierten daños superficiales y nula manutención de sus
elementos superficiales. La vegetación y la humedad son enemigos
permanentes).
• Percepción Histórica: Mediana (los lugares son reconocidos principalmente
por adultos que viven en localidades aledañas. También son motivo de

201
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

atención de estudiantes y profesionales dedicados al estudio de la historia
de Chiloé.
• Importancia Histórica: Mediana.
• Accesibilidad: Regular. En general se trata de caminos ripiados, algo
incómodos.
• Señalética: Regular. Sólo se indica el topónimo, pero no entrega
información histórica.
• Cantidad de Visitantes: Media (se produce una relación directa con la
calidad de la accesibilidad).

A este Grado de Recuperación se podrían adscribir el Fuerte de Agüi, el polvorín
de Ancud, Mocopulli y Altos de Bellavista.

Grado de Recuperación 3

• Estado de Conservación: Malo. En el caso de estructuras defensivas, se
trata, por lo general, de ruinas con algún nivel de protección. No es extraño
descubrir cañones antiguos o montículos que encubren remanentes de
muros. Si son lugares históricos, permanecen como sitios eriazos o, en su
defecto, se encuentran ocultos por la vegetación.
• Percepción Histórica: Baja. Sólo son apreciados por estudiantes y
profesionales expertos en la historia de Chiloé. De hecho, en los textos
históricos son escasamente mencionados y su información es citada de
manera imprecisa.
• Importancia Histórica: Baja
• Accesibilidad: Mala. Casi siempre son caminos de tierra o huellas que
pierden fácilmente la continuidad a causa del clima severo.
• Señalética: Mala (aparecen datos incompletos y muy poco orientadores).
• Cantidad de Visitantes: Baja (la mala accesibilidad, la señalética pobre y la
mínima difusión redundan en la escasa presencia de visitantes a estos
lugares).
A este grupo se asimilan Chacao, Balcacura, Corona, Caicumeo, Altos de Pudeto
y Putemún.

Grado de Recuperación 4

• Estado de Conservación: Pésimo. En el caso de las edificaciones
defensivas son, por lo general, ruinas en la más completa degradación. Es
común que estén sepultados bajo una densa masa boscosa o vegetal. Y si
es un sitio suele estar enteramente desamparado. Algunos de ellos sólo
superviven en las en archivos documentales)

202
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

• Percepción Histórica: Nula (no siquiera los propios lugareños tienen
conciencia de que existen).
• Importancia Histórica: Nula (el que no se conozcan les hace desaparecer
del ámbito de la cultura).
• Accesibilidad: Inexistente
• Señalética: Inexistente
• Cantidad de Visitantes: Nula.

Se puede asociar a este grupo Guapacho, Chaicura, Carelmapu, Huechucuicui, La
Poza, El Muelle, Campo Santo, entre otros.

Por lo tanto, al aplicar este modelo de recuperación a un espacio histórico como
es el caso de los fuertes y lugares de Chiloé, de acuerdo a la etapa evolutiva en
que se encuentra permitiría tanto a la comunidad como autoridad pertinente el
poder gestionar su mantención o evitar su degradación y perdida irremediable en
el paisaje cultural, en el patrimonio material e inmaterial y en la memoria colectiva
de un pueblo. (Ver Fig. N°178 y Fig. N°179).

203
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_______________

204
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

CAPITULO VI
PROPUESTA DE UNA RUTA HISTÓRICA DE CHILOÉ

205
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

CAPITULO VI
Propuesta de una Ruta Histórica de Chiloé

El estudio de los fuertes y los lugares históricos de Chiloé ha demostrado cuán
vacías están las arcas del conocimiento en torno a este ignoto patrimonio. Existe
alguna información dispersa y datos imprecisos que ofrecen, como resultado final,
conclusiones poco confiables. De allí la necesidad de investigar con rigor los
vestigios en el terreno mismo y procurar acercarse, hasta donde sea posible, a las
fuentes primarias.

Duele confirmar que el estado de las construcciones defensivas en el sur de Chile
-particularmente en el territorio chilote- es de una desoladora incuria y, en la
mayor parte de los casos, de un abandono deprimente.

Para nadie es un misterio que las instituciones de provincia -municipalidades, por
ejemplo, y el propio Ejército de Chile- están sometidos a una permanente
estrechez económica y de su erario habitual poco o nada se puede arañar para
fines distintos a la emergencia cotidiana. No es extraño que bajo la densa fronda
vegetal del silvestre paisaje insular se hayan ido inhumando los restos materiales
de las viejas fortificaciones hispanas y, con ellas, un valioso fragmento de nuestra
historia nacional.

Una vertiente aún inexplorada en la zona es el turismo. Sin duda, se trata de un
derrotero feraz, que merece la mayor atención, por cuanto puede producir
importantes beneficios para la economía local. Pero, para conseguirlo,
ciertamente, el primer paso es conocer el patrimonio de que se dispone: por una
parte, sus exponentes tangibles, en el estado que sea; y, por otra, la retahíla de
acontecimientos que han jalonado la historia y que sostienen nuestra actual vida
independiente.
262

Lo sensato es verificar la autenticidad de los restos físicos que han sobrevivido a
los avatares del tiempo, a las inclemencias del clima y a la inhóspita geografía. Y
verificar, asimismo, la fidelidad de los hechos acaecidos en tiempos en que los
instrumentos de registro se reducían a la memoria y a los escasos escritos
derivados de algunos cronistas de la época.

Proponer una Ruta Turística Histórica y Patrimonial podría ser una poderosa arma
de atracción a este territorio distante y ajeno. La conjunción de una cultura
cargada de mitos, leyendas e historias inverosímiles con las huellas de un hecho
tan real como la guerra entre conquistadores y conquistados otorga un singular

262
Acuña, Cristián. Identificación de elementos arquitectónicos para la creación de una ruta
patrimonial. Pág. 12.

206
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

interés a este pedazo de suelo, cuyo destino -que no su vocación- parece ser la
porfiada indiferencia del tiempo y de los propios lugareños.263

La materia prima está dispuesta. Completar la exhumación del patrimonio
inmaterial es una de las primeras tareas; sacarla a la luz, precisar los inventarios
y contribuir a una adecuada divulgación. Y cuando se trata de patrimonio tangible,
en cada caso que sea necesario, prestar los primeros auxilios a fin de ahuyentar
la amenaza de la degradación.

A las instituciones públicas locales corresponde, desde luego, comprometer
esfuerzos y recursos en la materialización de esta iniciativa. Es una oportunidad
para recuperar un desconocido fragmento de la historia de Chile.

Una Ruta Turística Histórica y Patrimonial permitirá que cada una de las
instituciones involucradas dé lo mejor de sí en favor de esta causa. Se precisa,
para su éxito, la contribución franca del Servicio Nacional de Turismo, de la
Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, del Consejo de la Cultura y las
Artes, del Ministerio de Bienes Nacionales y del Ministerio de Educación. Un actor
fundamental en este proyecto es el Ejército. Y, ¡cómo no!, la comunidad chilota,
sin cuya participación y entrega esta iniciativa carecería de sentido.264

Es común que se produzcan lazos estrechos entre el turismo y el patrimonio, en
sus más diversas manifestaciones. Una ruta que enseñe el pasado mediante los
vestigios materiales (en este caso, de las construcciones defensivas) y, también,
a través de los lugares históricos, es una eficiente manera de hacer extensivo el
amor por los valores que identifican un territorio determinado. Experiencias
similares en otras latitudes demuestran el poder pedagógico de estas
operaciones, al margen de los réditos económicos que pudieran derivar de ellas.
En Chile aparecen nuevos ejemplos: rutas que asocian, fundamentalmente, al
interés arquitectónico de algunos sitios, el atractivo cultural y gastronómico de
otros. Casi todos en función del patrimonio tangible265. ¿Y por qué no incorporar
el patrimonio inmaterial, como parte de una ruta, cuando el aura de la historia
señorea poderosamente en el territorio? En la ínsula chilota se respiran, encima
de la densidad boscosa, las epopeyas del pasado.

6.1.- Nombre del Proyecto:
Ruta Turística Histórica y Patrimonial de Chiloé

6.2.- Fundamentación del proyecto

El crecimiento del turismo, vinculado al patrimonio, se ha convertido, en las
décadas recientes, en un vigoroso fulcro de la economía en los países del primer

263
Ibíd. Pág. 14.
264
Pérez, Amelia. Turismo rural: situación actual, perspectivas y gestión. Pág. 102.
265
Ibídem.

207
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

mundo. Es, por cierto, una señal de cultura que empieza a irradiar sus efectos
positivos a la propia calidad de vida de los ciudadanos.

En nuestro medio, con recursos menguados y un patrimonio en vías de ser
reconocido, abundan los valladares que se interponen cuando se lanzan iniciativas
que no ofrecen dividendos económicos inmediatos. Sin embargo, el esfuerzo de
aquellos organismos encargados de registrar y salvaguardar los bienes culturales
-también naturales- comienza a dar sus frutos266. Una consecuencia evidente es el
despertar de la conciencia de los habitantes: los sentidos se predisponen a la
percepción y el cerebro se torna receptivo al conocimiento nuevo. Los bienes
cobran un valor hasta entonces ignorado y, por lo mismo, merecen cuidado y
aprecio, porque existe la posibilidad de que sen heredados por las generaciones
venideras.

El turismo cultural abre un atractivo horizonte de posibilidades en tanto adopta,
entre sus objetivos, la recuperación de ciertos lugares. Con el mismo entusiasmo
acoge aspectos urbanísticos, arquitectónicos o paisajísticos, fomentando el interés
por aproximarse a los bienes culturales y naturales. Consigue hacer, a menudo, de
causas pérdidas, oportunidades de revitalización, que traen consigo recursos
económicos hasta entonces insospechados.267

Un muy plausible recurso es, por ejemplo, la creación de rutas y circuitos
patrimoniales. Y uno de los efectos más poderosos de este proyecto es la puesta
en valor de los más significativos hitos históricos de un determinado territorio268. El
reconocimiento y el respeto consiguiente serán el punto de partida de un plan de
su salvaguarda y mantenimiento.

La arquitectura, como bien cultural mayor, se convierte en repositorio obligado de
las modificaciones en la ciudad. Y es, finalmente, la ciudad la que se enaltece con
propuestas que la vitalizan y ponen en valor sus mejores atributos269. El
florecimiento del turismo cultural es, en definitiva, una señal de que existen bienes
patrimoniales para compartir, un acicate para quienes, en posesión de algún
talento, son capaces de crear y expender productos con más o menos valor
artístico o artesanal. O para quienes dan vida al comercio que surge a la vera de
estos itinerarios nuevos bordados en territorios antiguos.

Tratándose de Chiloé, es imposible no integrar el paisaje a la concepción de
patrimonio. La exuberancia de la vegetación, el nerviosismo de su geografía y la
gravitación de su clima, no pueden sino conformar un telón de fondo insoslayable
de la obra creada por el hombre.

266
Miró, Manel. La interpretación como método para la planificación de una oferta patrimonial. Una
reflexión sobre el uso social del patrimonio. Pág. 15.
267
Pérez. Op. cit. Pág. 16.
268
Schluter, Regina. Turismo y patrimonio gastronómico: una perspectiva. Pág. 3.
269
Araya. Op. cit. Pág. 15.

208
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

El patrimonio local espera el turno de ser descubierto y admirado. Por una parte,
los fuertes y baterías que componían los sistemas defensivos españoles y, por
otra, los espacios históricos, representados por los lugares donde acaecieron las
batallas de la Campaña de Chiloé (1823-1826), atesoran epopeyas concentradas,
que sólo precisan de un eje turístico articulador para salir a la luz. De ahí surge la
iniciativa de implementar un circuito turístico que procura sumar a la historia local
las tradiciones y su arquitectura vernácula, aún muy poco investigadas. Se trata,
en último término, de enriquecer el conocimiento de los lugareños y también de
quienes emprendan la aventura de conocer un territorio excéntrico y distante.

6.3.- Respaldo social del proyecto

El proyecto de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial de Chiloé, podría recibir el
apoyo de la comunidad chilota, de instituciones como la Gobernación Provincial de
Chiloé, las municipalidades de la zona, la Corporación Municipal de Educación de
Chiloé, el Obispado de Ancud, la Agrupación de Artesanos Chilotes y de los
empresarios turísticos y gastronómicos de Chiloé.

6.4.- Descripción del proyecto

El área que comprende la propuesta de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial es
un paisaje natural, escasamente agredido por el hombre, situado en el área norte
y central de la Isla Grande de Chiloé. La naturaleza impone sus términos,
sirviendo de perfecto marco para que las comunidades genuinas del lugar se
organicen y se desarrollen. El desafío que ahora cabe es infundir a los lugareños
el sentimiento de orgullo que reclama la bendita posibilidad de disfrutar de esos
lugares, de adentrarse en la historia mediante el conocimiento de los restos
materiales que aún jalonan el paisaje y de los hechos heroicos, didácticamente
transmitidos, que acaecieron hace unas cuantas décadas. El patrimonio tangible y
el intangible, nunca mejor hermanados que en esta conjunción cultural.

En medio de un imponente paisaje, descubrir y reconocer in situ los fuertes y
baterías españolas, así como los lugares donde ocurrieron las principales batallas,
las que a su vez permitieron la anexión de este archipiélago a nuestro territorio,
constituye un verdadero privilegio.

Para efectos prácticos, se propone supeditar el trazado de la ruta turística a la
propia red vial existente como eje principal. En ella se incorporarán hitos
patrimoniales, históricos y naturales del sistema de defensa español y los más
importantes lugares de batalla. Para ello, se deberá dividir esta ruta en seis
tramos que son los siguientes: Carelmapu, Chacao, Ancud, Agüi, Tantauco y
Mocopulli-Tauco. (Ver Mapa de Propuesta Turística Histórica y Patrimonial de
Chiloé, Fig. N°180, Fig. N°181, Fig. N°182, Fig. N° 183, Fig. N°184 y Fig. N°185).

209
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

210
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

211
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

212
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

En cada punto se asociará una señal indicativa, que dé cuenta de la importancia
del hito turístico y que, a la vez, forme parte de una señalética integral y
reconocible, como sistema. Además, se fomentarán las visitas académicas y los
tours guiados por personal de instituciones como municipalidades y el Ejército, a
través de sus respectivos departamentos de cultura y educación. (Ver Fig. N°186 y
Fig. N°187).

Por otra parte, se pretende convertir a la biblioteca que hoy alberga el Fuerte de
San Carlos de Ancud, en un Centro de Información e Interpretación, con temáticas
referidas a los periodos de la ocupación hispana y la emancipación de Chiloé.
Adicionalmente, se propone la instalación de una tienda para la venta de
souvenirs. (Ver Fig. N°188).

La incorporación de miradores escénicos se plantea como una iniciativa de fácil
materialización. Sería parte integrante del trazado de la ruta principal,
convenientemente flanqueada de ciclovías, como una clara señal de que el
turismo no está reñido con el deporte ni el solaz, cuando el clima lo permite. (Ver
Fig. N°189).

La planta turística existente que sea absorbida por la ruta se integrará al sistema,
así como los servicios públicos complementarios. Se espera una paulatina
vitalización del mercado local.

Cabe considerar que para concretar este proyecto se definirán algunas Imágenes-
Objetivo, que representen, en cierto modo, los más importantes hitos de la zona
involucrada: los naturales, los históricos, los patrimoniales. Un paso siguiente
consiste en fomentar la creación de la Institucionalidad de la Ruta, ya que por
medio de ella se iniciará un proceso de consolidación de este proyecto.

Es, por último, indispensable no descuidar la labor de difusión de la Ruta Turística
Histórica y Patrimonial. Puede resultar muy eficaz la elaboración de Libros-Guías
ilustrados y la puesta en marcha de un Website, que permita a los futuros
visitantes informarse del gran abanico de atributos que esta zona les ofrece. (Ver
Fig. N°190).

6.5.- Mercado

El área que comprende la Ruta Turística Histórica y Patrimonial de Chiloé posee
una demanda variada, ya que en los meses estivales (diciembre, enero y febrero)
puede ser visitada por turistas nacionales e internacionales. Según datos de
SERNATUR, durante el período estival del año 2008, un número de 63.388 de
turistas visitaron la provincia de Chiloé, de los cuales el 86% eran chilenos.

213
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

214
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

215
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

En las otras épocas del año estos lugares pueden ser aprovechados con fines
educativos y académicos, tanto para alumnos de Educación Básica y Media de la
provincia como para los de toda la región. Estudiantes universitarios e
investigadores interesados en la historia y el patrimonio de Chiloé tienen en esta
ruta una motivación muy particular. Según el Ministerio de Educación (2009),
existen 354 establecimientos educacionales de diferentes niveles (Básica, Media y
Superior), en los cuales se atiende un número total de 33.995 alumnos a nivel
provincial.

Para los alumnos y académicos de las escuelas matrices de las instituciones de
las Fuerzas Armadas y de Orden, que conforman la Defensa Nacional, esta ruta
será un interesante lugar de destino, ya que les permitirá comprender in situ cómo
funcionaba el sistema defensivo español de Chiloé, deduciendo estrategias de las
batallas de la Campaña de Chiloé y los lugares donde ellas sucedieron.

La movilidad turística será, en último término, un vigoroso aliciente para los
lugareños y, compensatoriamente, los visitantes tendrán una más variada oferta
de productos artesanales y comerciales.

6.6.- Referencias geográficas

El sistema defensivo español de Chiloé está compuesto por los fuertes y baterías
que se encuentran en la parte septentrional de la Isla Grande, a saber: a lo largo
del sector costero que une la localidad de Chacao con Punta Remolinos; en el
bordemar que media entre la Punta Corona hasta la batería de Balcacura,
pasando por el imponente Fuerte de Agüi; y, finalmente, en el sector litoral que se
extiende entre la localidad de Lechagua y ciudad de Ancud.

Todos estos sectores turísticos comprenden un trazado aproximado de 72 km, en
los que se combina, de manera equilibrada, el patrimonio cultural y el patrimonio
natural de esta paradisíaca zona chilota.

Por su parte, los lugares correspondientes a las batallas de la Campaña de Chiloé
se localizan entre Ancud y Dalcahue. En una extensión aproximada de 75 km,
teniendo como eje central la Ruta 5, destacan los sitios históricos de Mocopulli,
Tantauco y San Antonio. Agrégase el fortín de Tauco, que custodiaba la entrada
hacia la Ciudad de Castro y que se encuentra en Rauco, en la comuna de
Quemchi.

216
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

6.7.- Siete hitos estratégicos para la materialización del proyecto

1.- Definición y delimitación de un trazado para la elaboración de la Ruta.
2.- Equipamiento de la planta turística, para diversificar las actividades de los
distintos sectores y de las localidades involucradas en el proyecto.
3.- Definición de una Imagen-Objetivo para fomentar la difusión de los hitos
relevados.
4.- Elaboración de un Plan de Capacitación para el personal de organismos
públicos e instituciones de la Defensa Nacional, los empresarios turísticos y la
comunidad.
5.- Creación de la Institucionalidad para los destinos turísticos de la Ruta.
6.- Preparación de Programas con proyectos asociados a los destinos turísticos.
7.- Elaboración de guías ilustradas y Website, como elementos publicitarios y de
difusión.

6.8.- Fuentes de Financiamiento

Para llevar a cabo este proyecto se puede postular a fuentes de financiamientos
públicas y privadas como: el Fondo de Desarrollo Regional, FONDART, Innova-
CORFO, el Fondo Monetario Internacional, la UNESCO, la Comunidad Europea,
SERNATUR, la Fundación de Patrimonio Militar, el Ministerio de Defensa, el
Ejército de Chile, los fondos municipales, entre otros.

6.9.- Modelos Internacionales y Nacionales en que se puede basar el
proyecto

En el caso internacional se puede conectar con la experiencia de rutas
patrimoniales históricas en donde las Fuerzas Armadas de cada país han
participado y han sido exitosas. Tal es el caso del Fuerte el Álamo de San Antonio
(Texas, EE.UU), la Ruta de la Plata (España), los Fuertes y Fortalezas Coloniales
del Caribe (Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico), el lugar histórico de Verdún
(Francia), entre otras. (Ver Fig. N°191, Fig. N°192 y Fig. N°192).

En el ámbito nacional, quienes han desarrollado rutas turísticas en la línea
histórica y patrimonial son: el Museo Histórico del Morro de Arica (XV Región), el
Museo de Sitio del Fuerte Niebla (XIV Región) y el Fuerte Bulnes (XII Región).
(Ver Fig. N°194, Fig. N°195 y Fig. N°196).

217
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

218
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

219
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

6.10.- Actuaciones estratégicas necesarias para la materialización del
proyecto

Estudios de preinversión

-Estudio de prefactibilidad del territorio en contextos físicos, históricos y
patrimoniales; diagnóstico y restauración de la red vial destinada a la Ruta;
mejoramiento de los actuales miradores escénicos y la creación de otros nuevos.
Además del diagnóstico, la delimitación y la ejecución de una red dispuesta para
las ciclovías en el interior de la zona.

Inversiones en obras físicas

-Equipamiento de la planta turística en la cual se debe incluir la restauración de los
principales elementos históricos y patrimoniales, adecuando el alojamiento y los
lugares de alimentación.

-Habilitación de la red vial para el circuito de la Ruta. Es preciso definir la
capacidad de carga de la vía y, en segunda instancia, se debe restaurar aquellos
tramos viales en condiciones deficientes, ya que sólo un 35% de la vía actual que
los une está pavimentada, mientras que el resto corresponde a caminos ripiados y
huellas.

-Adecuación de la señalética, en la que se debe definir un tipo acorde con el
paisaje en que se inserta, de preferencia con materiales nobles y típicos de la
zona.

-Definición del trazado de la ciclovía, la cual se diagramará desde la vía principal
hasta los miradores escénicos, recorriendo los poblados y los diferentes hitos
históricos y patrimoniales existentes.

-Miradores escénicos, que serán puntos de descanso y que contarán con refugios
que posean la línea arquitectónica tradicional de Chiloé. En éstos el usuario se
informará de los hitos presentes en el lugar a través de infografías y paneles
interpretativos en diferentes idiomas.

Acciones de formación y capacitación de recursos humanos

-Elaboración de un Plan de Capacitación. Se formularán planes que tendrán entre
sus objetivos principales los siguientes: la definición de la demanda y el mercado
objetivo, el servicio de atención al visitante, la planta turística del destino, la
certificación de guías, la evaluación de la rentabilidad y la competitividad y la
optimización de los recursos para la información turística.
-Elaboración de Programas, con proyectos asociados a los destinos turísticos con
la finalidad de establecer ejes articuladores secundarios del turismo y así generar
un desarrollo de la economía local.

220
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

Acciones organizacionales

-Definición de una Imagen-Objetivo. A través de esa imagen, otorgar una visión
clara de las potencialidades que posee el sistema de defensa español y los
lugares históricos de Chiloé, de manera que se convierta en un destino turístico de
primer nivel.

-Creación de la Institucionalidad, identificando a los actores sociales relevantes y,
en particular, a los potenciales líderes comunales y regionales que contribuyan a
la implementación y ejecución de la Ruta.

-Cooperación y asesoría técnica con otras fundaciones, corporaciones y
organizaciones privadas, a fin de realizar convenios para ejecutar proyectos de
interés común. Además, se elaborará un plan anual de trabajo con el propósito de
definir el desarrollo y la capacidad operativa de un sistema de información sobre el
patrimonio natural, histórico y cultural.

Acciones promocionales y de marketing

-Definición de un producto turístico, con especial interés en el patrimonio natural,
histórico y cultural. La idea es elaborar un circuito que permita a los visitantes
recorrerlo en un día o en una semana. Entre los principales atractivos para ofrecer
están: los paisajes, las tradiciones, las festividades programadas, la historia, la
herencia cultural del lugar y, desde luego, la arquitectura militar española.

-Elaboración de Libros-Guía ilustrados y Website, como elementos publicitarios y
de difusión de los diversos hitos turísticos. Estos libros-guía contendrán una
reseña histórica del lugar visitado y un mapa de localización de los hitos turísticos,
con sus respectivas características.

6.11.- Perfil Económico
ACCIONES MONTOS US$
Estudio de prefactibilidad del territorio, patrimonio cultural, histórico y arquitectónico 250.000
Diseño del trazado de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial 30.000
Implementación y equipamiento de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial 900.000
Creación de un Sistema de Información Geográfica (SIG) 65.000
Definición de Imagen-Objetivo 30.000
Elaboración de un Plan de Capacitación, destinado a los empresarios turísticos y a la 200.000
comunidad
Creación de la Institucionalidad para los destinos turísticos de la Ruta Turística 120.000
Histórica y Patrimonial
Elaboración de programas, con proyectos asociados a la Ruta Turística Histórica y 90.000
Patrimonial
Elaboración de guías ilustradas 90.000
Remodelación de los miradores escénicos existentes 200.000
Implementación de los miradores escénicos 2.000.000
Tratamiento de los ejes viales 700.000

221
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Definición y puesta en marcha de los itinerarios para los miradores escénicos 70.000
Capacitación de guías turísticos para la operación de los tours a los miradores 95.000
escénicos
Estudio de prefactibilidad del diseño de Ciclovía para la Ruta Turística Histórica y 120.000
Patrimonial
Licitación de la construcción de ciclovías para la Ruta Turística Histórica y Patrimonial 80.000
Construcción de los tramos de la ciclovía para la Ruta Turística Histórica y Patrimonial 200.000
Implementación de barreras de seguridad de la ciclovía para la Ruta Turística Histórica 150.000
y Patrimonial
Construcción de albergues y puntos de estacionamientos para bicicletas de la ciclovía 500.000
Adquisición de vehículos para el tour 950.000
TOTAL 6.520.000
* Valores obtenidos de acuerdo al Proyecto Agenda Innova Corfo. Región Aysén. 2008.

6.12.- Carta Gantt
Etapa / Años 01 02 03 04 05
Estudio de prefactibilidad del territorio, patrimonio cultural, histórico y
arquitectónico
Diseño del trazado de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial
Implementación y equipamiento de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial
Creación de un Sistema de Información Geográfica (SIG)
Definición de Imagen-Objetivo
Elaboración de un plan de capacitación, destinado a los empresarios turísticos y
a la comunidad
Creación de la Institucionalidad para los destinos turísticos de la Ruta Turística
Histórica y Patrimonial
Elaboración de programas, con proyectos asociados a la Ruta Turística
Histórica y Patrimonial
Elaboración de guías ilustradas
Remodelación de los miradores escénicos existentes
Implementación de los miradores escénicos
Tratamiento de los ejes viales
Definición y puesta en marcha de los itinerarios para los miradores escénicos
Capacitación de guías turísticos para la operación de los tours a los miradores
escénicos
Estudio de prefactibilidad del diseño de ciclovía para la Ruta Turística Histórica y
Patrimonial
Licitación de la construcción de ciclovía para la Ruta Turística Histórica y
Patrimonial
Construcción de los tramos de la ciclovía para la Ruta Turística Histórica y
Patrimonial
Implementación de barreras de seguridad de la ciclovía para la Ruta Turística
Histórica y Patrimonial
Construcción de albergues y puntos de estacionamientos para bicicletas de la
ciclovía
Marcha blanca del Proyecto

* Tiempos estimados de acuerdo al Proyecto Agenda Innova Corfo. Región
Aysén. 2008.

222
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

6.13.- Actores

• Municipalidades, para las autorizaciones relativas a construcciones,
convenios con la comunidad, señalética apropiada al proyecto, patentes
comerciales y participación ciudadana.

• Ministerio de Educación, como entidad reguladora y promotora de este
proyecto, por medio de los programas y proyectos en el cual se pueda
insertar la iniciativa.

• Archivo de documentación de Chiloé, como ente encargado de
salvaguardar el material bibliográfico y audiovisual referente al Patrimonio
Cultural y Natural del Archipiélago de Chiloé.

• Obispado de Ancud, como entidad eclesiástica encargada de velar y
gestionar proyectos.

• Ministerio de Obras Públicas (MOP), a través de la Dirección de
Arquitectura y Vialidad.

• Ministerio de Bienes Nacionales, porque una serie de territorios que
constituyen parte del trazado de la Ruta son de su propiedad.

• Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), principalmente para la
incorporación del producto turístico, a través de sus campañas de
promoción y marketing.

• Consejo de Monumentos Nacionales, a través de su Comisión de
Patrimonio, por ser el ente encargado del manejo de todo el patrimonio
nacional y de la aplicación de normativas regulatorias.

• Ejército de Chile, con apoyo de material bibliográfico, estadístico y
museográfico a través de instituciones propias, como son el Museo
Histórico Militar y la Academia de Historia Militar. Además, es la entidad
encargada de llevar a cabo este proyecto, como también su mantención y
promoción, por medio de sus diferentes canales institucionales.

• Corporación de Patrimonio Militar, como entidad patrocinadora
encargada de todo lo referente a la historia y el patrimonio militar, tanto
material como inmaterial.

• Gobierno Regional e Intendencia, incorporando el proyecto en la
estrategia y el desarrollo regional.

223
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

• Ministerio de Defensa, como entidad patrocinadora encargada de
proyectos referidos a Defensa, por medio de fondos, gestión y promoción
de esos proyectos.

• Empresarios Turísticos, como creadores de nuevas actividades
vinculadas al desarrollo turístico.

• Corporación Nacional Forestal (CONAF), porque el proyecto incluye en
su trazado áreas naturales.

• Junta de Vecinos y la Comunidad, en su misión de velar por las
características ambientales, culturales, patrimoniales y socioeconómicas.

• Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS), para promover
proyectos sociales y locales en Chiloé.

• Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, por lo que significa su apoyo
en la participación de proyectos concursables referidos a Artes, Música,
Audiovisual y Fomento del Libro y la Lectura.

• Servicio de Cooperación Tecnológica (SERCOTEC), para apoyar a
microempresarios a través de asesorías técnicas especializadas y en la
captura de oportunidades de negocios: comercio detallista, el turismo, la
artesanía, entre otros.

• Dirección Nacional de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), que
contribuye a la valorización de la cultura e identidad local a través del
rescate, conservación y difusión del patrimonio nacional y regional.

6.14.- Líderes

■ Municipalidades.
■ Empresarios Turísticos.
■ Asociación de Artesanos.
■ SERNATUR.
■ Gobierno Provincial.
■ Gobierno Regional.
■ Ejército de Chile.

224
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

6.15.- Resultados esperados en un mediano y largo plazo

Para dar respuesta a los posibles efectos que pudiera producir la implementación
de la Ruta Turística Histórica y Patrimonial de Chiloé, se empleó el Análisis
Pestle. Esta herramienta metodológica permite dimensionar el crecimiento o
declive de un mercado, y consiguientemente, la posición, el potencial y la
dirección de un negocio. El Análisis Pestle está compuesto por las iniciales de
factores Políticos, Económicos, Sociales, Legales, Medioambientales y
Tecnológicos. Todos ellos, examinados en conjunto, ofrecen la posibilidad de
evaluar el mercado en el que se encuentra un negocio o unidad.

Factor Político: Existen entidades políticas y sociales que pueden llevar a cabo
el respaldo y la gestión de este proyecto, tales como: el Ministerio de Educación,
el Consejo de la Cultura y las Artes, el Ministerio de Defensa, DIBAM, el
Congreso Nacional por medio de la Comisión de Patrimonio y Cultura, el Museo
Histórico Militar, el Ejército de Chile y la Corporación de Patrimonio Militar.

Factor Económico: Debido al presupuesto institucional que poseen las
municipalidades chilotas involucradas, es muy difícil la mantención de los lugares
históricos y su uso como potencial turístico. Sin embargo, esta institución
castrense puede conseguir alianzas estratégicas con sus símiles a nivel nacional
como internacional. Así, se podrían obtener recursos económicos de fuentes
como el BID, la Comunidad Europea, la Fundación Ford y la UNESCO. De igual
modo, existen entidades preocupadas de la gestión y la promoción turística de
proyectos en esta línea, como SERNATUR, la Fundación Cardoen, Nodo-
Codesser e Innova-CORFO, que pudieren hacer un aporte financiero.

Factor Social: Este proyecto permitiría crear conciencia sobre un patrimonio -de
dimensiones materiales e inmateriales- que siempre ha estado en la provincia y
que se perderá irremediablemente si no se adoptan medidas de salvataje.
Adicionalmente, ayudará a afianzar la identidad chilota con su pasado histórico y
patrimonial. Y, de paso, reforzar los diferentes programas educacionales en el
ámbito de la historia y la geografía del archipiélago.

Factor Legal: Actualmente en Chile existen leyes, normas y reglamentos que
apoyan la conservación, promoción y gestión en relación con la temática del
patrimonio cultural de la identidad chilena. Tal es el caso de la Ley N° 17.288 de
Monumentos Nacionales y Normas Relacionadas; la Constitución Política de la
República de Chile; la Ley 18.985 de Donaciones con Fines Culturales, la Ley N°
19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente, la Ley N° 17.236 del Ejercicio,
Práctica y Difusión de las Artes, la Convención sobre la Protección del Patrimonio
Mundial y Natural y la Ley de Turismo.

Factor Tecnología: Este factor será sensible en las etapas de puesta en marcha,
como en la promoción de los fuertes hispanos y lugares de Chiloé. Por ejemplo,
cuando llegue el momento de la instalación de los paradores informativos y el uso

225
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

de guías electrónicas; o la implementación de vehículos óptimamente equipados
para la realización del trayecto turístico; o la conservación del material delicado en
soportes museográficos, cartográficos e históricos referentes a los principales
hitos explicativos del proyecto. Finalmente, en lo referente a la promoción, se
incentivará la puesta en marcha de un Website y un CD Interactivo que informe y
eduque a los interesados sobre el patrimonio histórico y militar de los fuertes
españoles y la Campaña Chiloé (1823-1826).

Factor Medio Ambiente: El proyecto postulado permite la mantención ecológica
de los lugares históricos y las fortificaciones españolas de Chiloé, ya que se
implementará un manejo adecuado del tratamiento de la basura y los agentes
contaminantes. De esta manera, se evitará la deforestación del bosque nativo y
la propagación de sitios eriazos, que a futuro se convierten en vertederos.
También se pretende evitar la desaparición del patrimonio en lugares donde
existían baterías del sistema de defensa. En este sentido, han desaparecido sus
construcciones y el armamento de la época, por intervención humana. En suma,
se pretende evitar el deterioro ambiental y patrimonial de los hitos materiales que
representan los principales acontecimientos ocurridos en la zona y que, en buena
medida, se identifican con ciertos lugares de Chiloé.

226
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

CONCLUSIONES

227
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

A pesar de las particulares condiciones geográficas y climáticas, del aislamiento y
la limitada conectividad, el archipiélago chilote no ha escapado de las
transformaciones que proponen el progreso y la tecnología que viene a remolque.
Aunque no están tan lejanos los tiempos en que el sistema de las diversas
fortificaciones se hallaba en plena actividad, muchas capas de olvido y de
indiferencia han ido cubriendo estas manifestaciones de la arquitectura defensiva
en el finis terrae.

No se puede desconocer que en un territorio tan inhóspito, de vegetación
exuberante –nativa, en gran parte- y escasamente poblado, las dificultades de
conservación de todo cuanto esté expuesto a la intemperie es una verdadera
hazaña.
Pero, además de los problemas que opone la naturaleza, el propio habitante local
contribuye a la degradación de estos bienes, simplemente por la inacción. No se
advierte, en la historia de estas fortificaciones, asomos de intervenciones en favor
de su conservación. Por el contrario, hay señales que dan cuenta de un profundo
desprecio por vestigios cargados de historia y de identidad local.

Es claro que los palafitos y las iglesias no son todo el patrimonio inmueble de
Chiloé. Un importante lugar en el escaparate de los bienes de este territorio
debería ser ocupado por las instalaciones defensivas, en sus variadas
manifestaciones: fuertes, baterías, centinelas. Y es que estas expresiones no
solamente constituyen un testimonio físico de los escenarios bélicos de la Colonia
y la Independencia del archipiélago: también atesoran detalles de diseño
arquitectónico militar, muchos de ellos corporeizados mediante materiales y
técnicas constructivas que han ido desapareciendo de manera paulatina. Y pese a
la multiplicidad de factores adversos, subsisten, hasta nuestros días, en distinto
grado de integridad, algunos asentamientos defensivos de innegable valor.
Permanecen en su lugar de origen, fieles a la consigna “si vis pacem, para
bellum”: construidos en tiempos de paz, alertas ante cualquier provocación
enemiga. Un acucioso trabajo de registro arqueológico y arquitectónico permitiría
restituir la parte meridional de ese sistema defensivo mayor, conocido como el
“Antemural del Pacífico”.

Los documentos históricos, arquitectónicos y militares, la cartografía de la época,
los datos estadísticos, las entrevistas –como indispensable recurso de campo-, el
levantamiento de sitio y los programas computacionales de reciente generación,
constituyen poderosos instrumentos de apoyo al estudio riguroso de estos
enclaves defensivos.

No cabe duda de que la multidisciplina es el único camino posible para emprender
la recuperación rigurosa de un sistema que corre el riesgo de desparecer
definitivamente. A los expertos y profesionales en cada una de las disciplinas
involucradas cabe la autoridad de definir el futuro de las instalaciones sembradas
en medio de una naturaleza hollada muy esporádicamente por el hombre. Allí,
ocultos bajo la umbría floresta sureña, yacen restos materiales, pero también

228
Proyecto FAU 2009 – 2010_______________________________________________________________________________________________________________

aquellos otros, de la dimensión inmaterial, que constituyen su aura protectora. Son
justamente los rasgos intangibles los más inexpugnables, capaces de
sobreponerse a todas las inclemencias climáticas y a los accidentes geográficos; a
los arrestos de vandalismo y al olvido contumaz de los propios baqueanos.

La recuperación material de estos conjuntos permitiría objetivizar la historia, por
cuanto se estarían verificando antecedentes que hasta la fecha son casi privativos
del registro escrito, en circunstancias que están dadas las condiciones como para
ofrecer su correlato material, en tres dimensiones. A ese soporte bidimensional
que ofrecen los libros de historia se agregaría el verdadero. En ciertos casos, sería
la oportunidad para crear museos de sitio, de alto poder pedagógico.

Parece recomendable, si efectivamente se consigue la recuperación –total o
parcial- de algunos sitios, conformar una suerte de ruta turística que hilvane los
enclaves dignos de ser visitados y conocidos. Un circuito que ofrezca la posibilidad
de adentrarse en los pormenores de la Campaña de Chiloé (1820 – 1826),
incluyendo las fortificaciones hispanas y ciertos lugares de batalla. Esta iniciativa
debe incorporar, necesariamente, a la población cercana, de modo que se integre
y participe en las actividades asociadas. En el concierto internacional existen
numerosos ejemplos que demuestran que el éxito de una empresa como ésta se
vincula estrechamente con la gestión eficiente.

El conocimiento y la divulgación del conocimiento son eslabones fundamentales
en la cadena que representa el proceso de puesta en valor de esto bienes
culturales de alcance nacional. No parece un despropósito que los planes de
estudio correspondientes a la enseñanza media contemplen la los acontecimientos
de la historia local del archipiélago y su indisociable relación con los escenarios
que le dieron marco.

Un tímido gesto –pero gesto, al fin- de reconocimiento a los valores propios se
realiza en una localidad chilota: el día correspondiente a la conmemoración de su
independencia, en Mocopulli se celebra, con actos cívico-recordatorios por parte
de los insulares, el triunfo del pueblo chilote ante la amenaza de la dominación
extranjera sobre su apreciado territorio.

De manera natural surge, entonces, la necesidad de crear los respectivos Museos
de Sitio y los Centros de Interpretación. Hace falta, asimismo, reemplazar la
escasa y confusa señalética local, que, en muchos casos, falta a la verdad
histórica.

Es justo reconocer, finalmente, el esfuerzo desplegado por algunas instituciones -
Ministerio de Obras Públicas, museos regionales y municipalidades- en pos de
integrar baterías y sitios históricos a la precaria y desarticulada actividad turística,
a través de miradores escénicos y modestos paseos hacia el interior de la
provincia

229
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

En términos generales, los resultados y conclusiones del presente estudio
terminan por validar el enunciado de la hipótesis: “Sólo el conocimiento y el
consiguiente respeto por un patrimonio de profunda carga histórica, como
son los fuertes españoles y los lugares donde se forjó la Independencia del
pueblo chilote, harán posible la salvaguarda y rescate de un patrimonio
tangible e intangible severamente amenazado por construcciones que
avanzan al ritmo de la globalización.”

El prolijo examen del universo de estudio revela que de los escasos lugares
históricos en Chiloé que corresponden a fortalezas hispanas y lugares de batalla
donde acaecieron los hechos de la Campaña de Chiloé, son contados los que han
subsistido hasta nuestros días. Una parte de ellos son los que menudo se
mencionan y detallan en diversas fuentes bibliográficas; la otra parte es aquella
que está presente en la memoria del pueblo insular, sostenida por medio del relato
oral, la historia y el desarrollo de la localidad.

Es justo reconocer, sin embargo, que el desconocimiento de muchos de estos
sitios históricos chilotes ha producido un deterioro en las estructuras de las
fortalezas, resintiendo, con ello, el valor histórico-patrimonial que entrañan. La
natural consecuencia que trae consigo la nula instrucción sobre estos bienes es la
indiferencia, en el mejor de los casos. Pero no es extraño que el aislamiento y el
abandono sean propicios factores para estimular el instinto de quienes disfrutan
con la destrucción. A los daños que inflige el clima se agregan las acciones
vandálicas que agreden la materia, incluyendo la expoliación, que no es otra cosa
que el hurto de valiosas piezas que forman parte del capital histórico. Las
sucesivas pérdidas se traducen, a la larga, en la extinción de registros, que
terminarán por ser irrecuperables. De allí la necesidad urgente de crear un cuerpo
de medidas en favor de la protección de esta expresión patrimonial y del paisaje,
que es su marco indisociable.

Una segunda acción, estrechamente vinculada con la anterior, es la divulgación
del conocimiento relacionado con la historia local, cuyas irradiaciones alcanzarán
la dimensión nacional. La educción es el paso necesario para estimular el respeto
y el amor por el patrimonio.

230
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFIA

231
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Bibliografía Fuertes de Chiloé.

ACUÑA ABURTO, Cristián. (2006). Ruta del Oro. Identificación de elementos
arquitectónicos para la creación de una ruta patrimonial. Seminario de Título
Arquitecto. Universidad del Bío - Bío. Concepción. Chile.

AMUNATEGUI SOLAR, Domingo (1930). Nacimiento de la República de Chile.
(1808 – 1833). Santiago de Chile: Imprenta Balcells & Co.

ANGULO, Salvador. La artillería y los artilleros en Chile. Valdivia y Chiloé como
antemural del Pacífico. En revista Militaria. Revista de Cultura Militar, N° 10.
Servicios de publicaciones. UCM. Madrid. 1997. Pp 237 – 264.

ANSIETA, Raimundo. (1865). Fuerte Agüi. Memoria que el Ministro de Estado en
el Departamento de Guerra presenta al Congreso Nacional. Santiago de Chile:
Imprenta Nacional.

BARRIENTOS, Pedro, J. (1948). Historia de Chiloé. Ancud, Chile: [s.n].

BARROS ARANA, Diego. (1856). Las campañas de Chiloé :(1820-1826). Santiago
de Chile: Imprenta del Ferrocarril.

BARROS ARANA, Diego. Historia General de Chile. Tomo IV. Capítulo XI.
Gobierno del marqués de Baldes; los holandeses en Valdivia; los españoles
ocupan este puerto (1643-1646). Extraído el 15 de Mayo de 2009. Desde
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/46849452434351052754491/p
0000011.htm

BENAVIDES, Juan & BENAVIDES, Javiera (2007). Propuesta de criterios de
restauración arquitectónica de los sitios Fuerte Chaicura y Batería Balcacura. Plan
Chiloé. MOP. Dirección de Arquitectura. Extraído el 18 de Julio de 2008. Desde
http://www.e-seia.cl/archivos/Formato_Informe_Restaurador_2.pdf

BERANGUER, Carlos de (1893). Relación geográfica de la Provincia de Chiloé.
Introducción y notas explicativas de Nicolás Anrique. Santiago, Chile: Editorial
Cervantes.

BOONEN RIVERA, J (1897). Geografía Militar de Chile. Tomo II. Santiago de
Chile: Imprenta Cervantes.

CÁRDENAS, Renato. (1994). Diccionario de la lengua y de la cultura de Chiloé.
Ancud. Chiloé: [s.n].

232
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

CÁRDENAS, Renato. (1997). El libro de los lugares de Chiloé. Ancud, Chiloé:
[s.n].

COCHRANE, Thomas. (1863). Memorias de Lord Cochrane. Lima, Perú: Imprenta
José Masías.

COMITÉ LOCAL DE TURISMO. (1937). Guía informativa del veraneante. Ancud,
Chiloé: Imprenta Asilo de Huérfanos.

ENCINA, Francisco A (1983). Historia de Chile. Volúmenes N° 15, N°16 y N° 17.
Sociedad Editora Ercilla Ltda. Santiago de Chile: Editorial Lord Cochrane S.A.

FUENZALIDA BADE, Rodrigo. (1978). La armada de Chile: desde la alborada al
sesquicenterario (1813-1968). (2ª edición). 4 volúmenes. Santiago de Chile: [s.n].

FELIÚ CRUZ, Guillermo. (1964). Memorias militares para servir a la historia de la
independencia de Chile del Coronel Jorge Beauchef : 1817-1829 ; y, Epistolario :
(1815-1840) / Guillermo Feliú Cruz ; estudios de José Miguel Infante ... [et al.].
Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello.

GONZÁLEZ DE AGÜERO, Pedro. (1988). Descripción Historial de Chiloé. 1791.
Instituto de Investigaciones del Patrimonio Territorial de Chile. USACH. Colección
Veritas N° 3. Santiago de Chile: Editorial Universi taria.

GUARDA, G. (1973) “Las fortificaciones del Reino de Chile y su arquitectura”. En
Boletín de la Academia Chilena de la Historia, Santiago de Chile, editada por
Academia Chilena de la Historia. N° 87, pp 223 – 2 62.

GUARDA, Gabriel. (1990). Flandes Indiano. Las fortificaciones del Reino de Chile.
1541 – 1826. Santiago, Chile: Ediciones Universidad Católica de Chile.

GUARDA, Gabriel & MORENO JERIA, Rodrigo. (2008). Monumenta Cartographica
Chiloensia: misión, territorial y defensa 1596-1826. Santiago de Chile: Ediciones
Andros.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS (2005). Ciudades, pueblos, aldeas y
caseríos. Santiago de Chile: Imprenta INE.

LONGEVILLE V, Richard (1968). Campañas y cruceros en el Océano Pacifico.
Santiago de Chile: Editorial Francisco de Aguirre.

233
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

LÓPEZ URRUTIA. Carlos. (1969). Historia de la Marina de Chile. Santiago de
Chile: Editorial Andrés Bello.

MANSILLA, Gavino, [Carta] 1818 Abr. 1, San Carlos de Chiloé[manuscrito] :[a]
Señor D. Manuel Olaguez Feliu, Brigadier y Sub-Inspector de Ingenieros, p. 5-9.
Extraído el 22 de Junio de 2009. Desde
http://www.memoriachilena.cl//temas/documento_detalle2.asp?id=MC0007565

MIRÓ I ALAXI, Manel. (2006). La interpretación como método para la planificación
de una oferta patrimonial. Una reflexión sobre el uso social del patrimonio.
Extraído el 15 de mayo 2010. Desde http//:www.terraincognita.org.

MONTIEL VERA, Dante & GOMEZ VERA, Carlos (1992). Chiloé: 500 años.
Castro, Chiloé: [s.n].

MONTIEL VERA, Dante. (2003). Chiloé: Crónicas de un mundo insular. (2ª
Edición). Puerto Montt. Chile: Ediciones DIMAR.

MORALEDA, José Manuel de. (1888). Exploraciones geográficas e
hidrográficas. Santiago, Chile: Imprenta Nacional.

MORALEDA, José Manuel de. (1789). Manuscrito del estado de las fortificaciones
de la Provincia de Chiloé. Extraído el 22 de Junio de 2009.
Desde http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0007566.pdf.

ÓRDENES, Manuel. Estudio preliminar de los Espacios Históricos Chilotes y su
valorización como lugares de Patrimonio Cultural. Campaña de Chiloé (1820-
1826). Práctica Profesional de Geografía. Instituto de Restauración
Arquitectónica. Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Universidad de Chile.
Santiago, Chile, 2008.

PÉREZ, Amelia. (2006). Turismo rural: situación actual, perspectivas y gestión.
Santiago: Universidad de Chile, Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo.

SCHLUTER, Regina. (2003). Turismo y patrimonio gastronómico: una perspectiva.
Buenos Aires. Argentina: CIET.

TÉLLEZ, Indalicio. (1931). Historia Militar de Chile. 1541 – 1883. (2ª Edición).
Tomo I. Santiago de Chile: Imprenta del Ministerio de Guerra.

TORREJÓN, Fernando et al. Efectos ambientales de la colonización española
desde el río Maullín al Archipiélago de Chiloé, sur de chile. En Revista Chilena de
Historia Natural, N° 77, 2004, Pp 661 – 677.

234
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

TORRENTE, Mariano. (1900). Independencia de Chile. Tomo XIII. Historia de la
Revolución de Chile. (1810 – 1828). Santiago de Chile: Editorial Cervantes.

TORRES MARÍN, Manuel. (1985). Quintanilla y Chiloé: La epopeya de la
constancia. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello.

TUPPER BROCK, Ferdinand. (1972). Memorias del Coronel Tupper : (1800-1830)
: Diario de campaña y documentos / Ferdinand B. Tupper ; introducción de Patricio
Tupper León. Santiago de Chile: Editorial Francisco de Aguirre.

ULLOA, José. (1996). Las fortificaciones hispánicas de la Bahía de Ancud y
Península de Lacuy. Ancud, Chile: Imprenta Cóndor.

ULLOA, José. La huella de Beauchef. Serie documental de televisión de seis
capítulos. Una coproducción Valdivia Film – Apata Producciones – Jirafa. Director:
Jorge Garrido Barros. Post-producción de audio: Ing. Jorge Cárdenas Mansilla –
Alejandro Contreras. 2005.

URBINA BURGOS, Rodolfo. (1983). La periferia meridional indiana. Chiloé en el
Siglo XVIII. Valparaíso, Chile: Ediciones Universitarias de Valparaíso.

URBINA CARRASCO, Ma Ximena (2009). La frontera de arriba en Chile Colonial.
Interacción hispano-indígena en el territorio entre Valdivia y Chiloé e imaginario de
sus bordes geográficos, 1600 – 1800. Valparaíso, Chile: Ediciones Pontificia
Universidad Católica de Valparaíso.

VARGAS GUARATEGUA, Javier. “Chiloé: el último reducto español en América
del Sur”, en: revista Diplomacia, N° 106, Santiago de Chile, editada por Ministerio
de Relaciones Exteriores 2006, pp. 56 – 92.

VARGAS GUARATEGUA, Javier. “El antemural del Pacífico y Chiloé en el periodo
indiano”. En revista Diplomacia, N° 110, Santiago de Chile, editada por Ministeri o
de Relaciones Extranjeras, Enero – Marzo 2007, pp. 95 – 121.

235
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Sitios Web Consultados.

http://www.armada15001900.net
http://www.barbotina.es
http://www.corpodalca.cl
http://www.danafandino.es
http://www.elgrancapitan.org
http://www.galeon.com
http://www.historia.uchile.cl
http://www.mhm.cl
http://www.museonaval.cl/
http://todoababor.mforos.com
http://www.todoababor.es
http://www.tvn.cl

236
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

GLOSARIO

237
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Glosario.

Abaluartar: Sistema de fortificación con baluartes, con líneas o frentes
abaluartados.

Antemural: Fortaleza, roca o montaña que sirve de protección o defensa.//
Protección o defensa. Del latín antemurále.

Aspillera: Abertura larga y estrecha en un muro para disparar por ella

Atacador: Herramienta que empujaba los cartuchos, bala y taco de estopa al
interior del ánima de un cañón. Había otra versión flexible para su utilización
cuando por causa del mar o la imposibilidad de abrir la porta por cualquier otra
razón había que dejar el cañón cargado.

Arquitectura Militar: Sinónimo de Arte de Fortificación.

Atenazado: Es el frente o línea de fortificación en figura de tenaza o en ángulo
entrante.

Baluarte: Es una torre cuadrada, cuya cara exterior, se tronza hacia delante,
sustituyéndose por un ángulo. Tiene la ventaja de anular el espacio muerto
existente en las primitivas torres de recinto. Lo más interesante en él es la reunión
de las cinco líneas, constitutivas del llamado sistema abaluartado.

Banqueta: Obra a modo de banco corrido desde el cual pueden disparar dos filas
de soldados protegidos por un parapeto o muro.

Bastión: Galicismo empleado inadecuadamente para significar un sinónimo de
baluarte.

Barbeta: Trozo de parapeto, ordinariamente en los ángulos de un bastión,
destinado a que tire la artillería al descubierto.

Batería: Obra de fortificación destinada a contener algún número de piezas de
artillería reunidas y a cubierto. // Conjunto de piezas de artillería dispuestas para
hacer fuego. // Unidad de tiro de artillería, mandada normalmente por un capitán,
que se compone de un corto número de piezas y de los artilleros que las sirven.

Batallón: Unidad militar compuesta de varias compañías, y mandada
normalmente por un teniente coronel o un comandante.

238
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

Bergantín: Buque de dos palos con velas cuadras en ambos mástiles. Del catalán
bergantín.

Bergantín – Goleta: Buque de dos palos con velas cuadras en el trinquete y
cangreja y escandalosa en palo mayor.

Botafuego: Utensilio que se aplicaba la ignición del cañón mediante este sistema
de mecha encendida sobre un chifle de madera, se usaba antes de la invención de
la llave de artillería. Era menos seguro porque se corría el riesgo de que se
apagara por diferentes causas y hacía más lento el disparo del cañón, con la
imprecisión y problemas que podía acarrear esto en pleno combate.

Caballero: Término que se aplica a la “dominación” o “desde lo alto”, indica una
obra elevada, especie de torre, que a veces se llama Caballero del baluarte, que
era más pequeño que éste, y semejante al mismo, con sus líneas paralelas a las
del baluarte a que servía de reducto interior.

Campamento: Era el estacionamiento provisional de un cuerpo de Ejército en una
exploración o acción de guerra. Contaba con empalizadas primarias, denominada
“Caballos de Frisa”, formada por estacas cruzadas diagonalmente que cerraban el
perímetro. En su interior se agrupaban chozas de quincha (armazón entretejida) y
cubiertas de coirón u otro pasto duro.

Cancagua: Es una roca metamórfica de origen volcánico, de textura no foliada,
porosa, de dureza relativa, y baja compactación. Está compuesta generalmente de
cuarzo y feldespato, aglomerada por calcita, arcilla y sílice.

Cañonera: Espacio en las baterías para colocar la artillería. // Sinónimo de
tronera.

Castillo: Construcción defensiva permanente, en lugares de alto interés
estratégico. Contaba con murallas de mampostería o piedra labrada, foso, puente,
puertas flanqueadas, artillería, troneras, etc. Muchos de ellos fueron diseñados por
ingenieros militares de la Corona.

Caponera: Obra de fortificación que primitivamente consistió en una estacada con
aspilleras y troneras para defender el foso. Galería o casamata colocada en sitios
diversos para el flanqueo de un foso o de varios, del cuerpo de plaza.
Comunicación desde la plaza a las obras exteriores, trazada al través del foso
seco y defendida por ambos lados con parapetos, generalmente provistos de
troneras o de aspilleras.

Centinela: Soldado que vela guardando el puesto que se le encarga.

239
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Cepillo: Artefacto que se utiliza para retirar la suciedad acumulada tras el disparo,
con el fin de el ánima del cañón bien limpia.

Ciudadela: Lugar especial de una plaza, fortificado del lado de la villa y de la
campaña. Nombre italiano, cittadella, que constituye un elemento de la fortificación
permanente. Tuvo su precedente en las “acrópolis”, el “capitolio”, “alcázar”,
“alcazaba”, “castillo”, “el macho”, “torre del homenaje”, etc., en la Edad Media. La
moderna ciudadela ha modificado y ensanchado su forma. Su construcción más
sólida y esmerada pertenece a lo que se llama fortificación regular o permanente.

Contraescarpa: De los taludes o pendientes, o caras que forman el foso, la que
está del lado exterior o de la campaña.

Contraguardia: Es obra de fortificación permanente, llamada también cubrecaras,
porque tapa las caras rectas del baluarte que forman su ángulo saliente o
flanqueado. Flanqueado, que es el ángulo saliente de una obra de fortificación
sobre la cual se cruzan los fuegos del flanco.

Corbeta: Buque de tres palos con velas cuadrada en el trinquete y mayor y vela
cangreja en el de mesana. Del francés corvette.

Cortina: Es la parte recta y extensa de muralla entre baluarte y baluarte. Por
analogía en otros sistemas de fortificación que no son abaluartados, la extensión
recta que separa las obras más importantes, y de las cuales recibe aquella
protección y flanqueo.

Cuartel: Edificio destinado para alojamiento de la tropa.

Cureña: Armazón compuesta de dos gualderas fuertemente unidas por medio de
teleras y pasadores, colocadas sobre ruedas o sobre correderas, y en la cual se
monta el cañón de artillería.

Depósito: Lugar, habitación o edificio donde se deposita el armamento y la
pólvora.

Escarpa: Revestimiento que es la cara del foso correspondiente al lado del
Parapeto, y a la opuesta contraescarpa.

Escuadra: Conjunto de buques de guerra de una misma bandera, y al mando de
un jefe.

240
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

Espeque y pie de cabra : El pie de cabra era una fuerte barra de hierro que se
utilizaba para poder frenar el cañón cuando este retrocedía tras un disparo, para
ponerlo de nuevo en batería y para orientar el cañón cuando se iba a disparar
siguiendo las indicaciones del cabo de cañón. Los utilizaban dos sirvientes, uno a
cada lado del arma. Los espeques eran barras de madera que se utilizaban para
auxiliar en el movimiento.

Esponja: La esponja se mojaba con agua y refrescaba el ánima tras un disparo, lo
cual servía además para apagar los posibles rescoldos de pólvora que eran un
verdadero peligro si no era bien limpiado el arma, ya que de no ser así podía
explotar cuando se metiera un nuevo cartucho de pólvora en el interior

Explanada: Parte más elevada de la muralla, sobre el límite de la cual se levantan
las almenas. Pavimento de fábrica o armazón de fuertes largueros, sobre los
cuales se monta y resbala la cureña de una batería.

Fajina o Fagina: Término militar español que consiste en un haz de ramas
delgadas muy apretadas que usaban los ingenieros militares especialmente para
revestimiento y para coronar.

Flanco: Es la línea que une el extremo de la cara del baluarte con la cortina. Es
dable usar el término flanquear, que es procurar por medio del trazado, fuegos que
se crucen sobre un saliente, sobre un foso, o sobre otro punto importante y
destruido de defensa directa o propia.

Fortaleza: Antiguamente era la torre, alcázar o castillo más elevado de la plaza
(ciudad murada), y de más difícil expugnación. Luego se aplicó a lo inexpugnable
o inaccesible de una posición militar.

Fortificación: Obras de ingeniería militar primaria y de rápida ejecución (8 a 15
días), destinadas a defender una avanzada o para presentar batalla. Era una
construcción semipermanente.

Fortín: Construcción algo más elaborada. Tenía un trazado perimetral regular,
generalmente un cuadrado, cerrado por una fuerte empalizada. Estos fortines
fueron muy usados para defender puntos estratégicos y siempre aislados.
Antiguamente se le llamó Fortezuelo o Fuertecillo.

Foso: Excavación, zanja de dimensiones variables, que precede o circunda
generalmente a las obras de fortificación. Sus partes son: fondo, escarpa y
contraescarpa.

Fragata: Buque de tres palos con velas cuadradas en su mástiles.

241
Fuertes Españoles y Lugares Históricos de Chiloé: Exploración, Reconocimiento y Puesta en Valor de un Patrimonio Histórico-Cultural_____________

Fuerte: Era toda obra pequeña de fortificación, permanente o pasajera, que
defiende un paso o constituye parte de un sistema. Según su traza, objeto,
disposición o capacidad, el fuerte es abaluartado, aislado, abierto, avanzado,
cerrado, de estrella, destacado, independiente, etcétera.

Goleta: Embarcación de dos o más palos con velas cangrejas en todos sus
mástiles. Del francés gélette y del bretón gwelan, que se traduce como “gaviota”.

Glacis: Es una voz francesa, que sustituyó a la española “Espalto”, y que sirve
para designar la tierra dispuesta en larga y suave pendiente o declive, desde la
cresta del camino cubierto, o desde el borde de la contraescarpa hasta
confundirse con el terreno. En este lugar empieza la explanada, que no debe
confundirse con el glacis.

Hornabeque: Es la obra de fortificación que se compone de un frente abaluartado,
es decir, dos medios baluartes unidos por su cortina, y del saliente de aquellos
parten dos alas o líneas rectas de variada longitud.

Lancha Cañonera: embarcación que se construía de propósito para llevar un
mortero, cañón u obús montado, y batir más de cerca las escuadras o las plazas y
fortalezas de tierra.

Llave de fuego o de artillería: Constituida por una llave de chispa de fusil
montada sobre un soporte de madera, que se hacía firme a la pieza por medio de
dos fajas de loneta. Inicialmente se colocaba a la izquierda del oído para no variar
la posición de los sirvientes del cañón cuando se empleaba el chifle y la mecha,
porque el que tapaba el oído estaba siempre a la derecha, y el que daba fuego al
cañón, a la izquierda.

Luneta: Es el baluarte pequeño, y con la precisa condición de no formar sistema,
de estar suelto, aislado, destacado, avanzado.

Milicia: Conjunto de voluntarios armados no pertenecientes al ejército regular.

Navío: Buque de tres o más palos con velas cuadradas en todos los mástiles.
Armado con dos o más baterías. Es el velero más grande. Del Latín “navis” y
catalán “nau”.

Parapeto: Terraplén corto, formado sobre el principal, hacia la parte de la
campaña, que defiende de los golpes enemigos el pecho de los soldados.

242
Proyecto FAU 2009 – 2010_________________________________________________________________________________________________________________

Plaza Fuerte: Eran empalizadas de ocupación permanente y contaban con una
guarnición que residía en ella. El trazado de su planta era geométricamente
regular pero contaba con bastiones salientes para flanquear al enemigo. Cubría
una superficie que iba desde media hasta una hectárea. Sus muros de ronda
formados con mampostería simple o asentada sobre greda, contaban con obras
defensivas adicionales; foso de agua, puentes en los accesos y atalayas.

Poliorcética: Ciencia o arte de atacar y defender las plazas fuertes, supone un
profesionalismo consumado en sus artífices.

Polvorín: Lugar o edificio dispuesto para guardar la pólvora y otros explosivos.

Rascador: Herramienta que sirve para sacar del ánima del cañón el taco, proyectil
y pólvora que por cualquier motivo no han sido disparados.

Recinto: Es la línea continua que indica el cuerpo de la plaza.

Revellín: Es una designación que tuvo su origen en la Media Luna (recibe el
nombre de su forma, y servía para cubrir las puertas de las antiguas
fortificaciones. Luego toma forma de línea recta y se denomina revellín. También,
se le denomina Plataforma a las primeras medias lunas. También a los resaltos de
murallas, que no son baluartes, sino torres cuadradas irregulares) del frente
abaluartado de fortificación.

Tenaza: Es la traza de un ángulo entrante, rompiendo o mejor trozando hacia
adentro los lados del polígono exterior o envolvente. En la fortificación
permanente, y en el viejo sistema abaluartado, es la obra especial que cubre la
cortina o el claro entre los flancos de dos baluartes contiguos.

Transporte: Barco con cubierta que, por su tamaño, solidez y fuerza, es
adecuado para navegaciones o empresas marítimas de importancia.

Tropa Reglada: Conjunto de cuerpos que componen un ejército, una
división, una guarnición, etc.

Zapas: Especies o variedades de trincheras, cuyas clases son la doble, semillena,
semidoble, de frente, etc.

243
.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful