RESUMEN

¿ÁNGELES, DEMONIOS O
PERSONAS?

Una aproximación al estudio y análisis científico
multifactorial (histórico, jurídico, social, psicológico y
económico) en torno a la “rehabilitación” o la reinserción
social penitenciaria en Bolivia

(Lineamientos transdisciplinarios de la reinserción social
penitenciaria a partir del Trato Psicosocial)

José Manuel Pacheco Flores
De inicio el autor manifiesta sus agradecimientos: a la población privada de libertad, a
la Dirección General y Direcciones departamentales de Régimen Penitenciario, a la
Universidad Mayor de San Andrés, a la Cooperación Suiza en Bolivia y a otras
personalidades y profesionales por el apoyo que han brindado al investigador para que
este estudio sea publicado.

CAPÍTULO PRIMERO:
ALCANCES Y OBJETIVOS DEL ESTUDIO
Dentro de las consideraciones previas de este capítulo, el autor, sostiene que una de
las principales motivaciones para realizar el presente trabajo de investigación fue la de
buscar respuestas a la serie de manifestraciones de preocupación que la sociedad tiene
respecto a la inseguridad ciudadana agravada con la presencia e identificación de ex
privados de libertad reincidentes en hechos delincuenciales. A partir de ello y
entendiendo que la problemática carcelaria y de la justicia es un fenómeno altamente
complejo, se planteó la necesidad de realizar un estudio multifactorial.
En este primer capítulo, además de los objetivos específicos, se explica la metodología
estratificada cualitativa y cuantitativa de la investigación utilizada; el procesamiento de
la información estadística así como la toma de la muestra poblacional de más de 850
personas estratificadas por departamento, género, grupo etáreo y delito, de un
universo de cerca de 14 mil privados de libertad en Bolivia.
El Estudio se llevó acabo en tres (3) momentos 2013, 2014 y 2015. Para explicar el
factor psicológico se empleó una batería de instrumentos psicológicos (Cuestionario
Situacional de Respuesta al Humor-SHRQ; el Test de 8 los Colores de Luscher y
Entrevistas Psicológicas en Profundidad) así como los recursos periodísticos que se
utilizaron (la entrevista, la observación y la sensación periodística). Se confrontó los
datos ofrecidos por los privados de libertad con la mirada evaluativa de algunos
servidores públicos involucrados en la temática, sobre todo directores y personal
profesional de Centros Penitenciarios a nivel nacional y departamental.
Asimismo, en este capítulo, se expone la forma de trabajo grupal y personalizado que
se realizó con varones y mujeres en 16 recintos penitenciarios que se encuentran en
las capitales de los 9 departamentos de Bolivia y donde se concentra el 85 por ciento
de la población privada de libertad. Acá también se identifican los delitos más
relevantes (ley 1008, homicidio, asesinato, violación, robo y defraudaciones) que se
presenta en el escenario penitenciario mismo que fue considerado a tiempo de
desarrollar el Estudio.
CAPÍTULO SEGUNDO:
UNA APROXIMACIÓN A LA HISTORIA DE LA PRISIÓN Y DE LA CÁRCEL
Este es un capítulo se hace una reminiscencia conceptual, con fuentes identificadas, en
torno a la historia de la prisión y de la cárcel. Desde las definiciones etimológicas,
pasando por la mirada de algunas corrientes religiosas así como su vigencia en la
cultura de la humanidad sobre la práctica de los reclusorios en distintos continentes del
mundo hasta las concepciones y prácticas institucionales privativas de libertad en
Bolivia.
Es un segmento interesante que posibilita, brevemente, revisar conceptos, modelos,
formas carcelarias que tuvo la humanidad hasta llegar a los sistemas penitenciarios y
sus repercusiones en Latinoamérica y en especial en Bolivia. La cárcel y la prisión en
los pueblos antiguos, pasando por Roma, Grecia, la Edad Media (la barbarie) desde sus
orígenes hasta los sistemas penitenciarios progresivos incluyendo las teorías y
enfoques “re”.
Asimismo, consigna brevemente, la mirada crítica que desarrollaron en su época
algunos filósofos, pensadores y psicólogos contemporáneos a cerca del castigo, la
sanción penal y sus procedimientos. Preto Kropotkin, Emilio Durkheim, Michel
Foucault, Eugenio Zaffaroni y otros.
Al finalizar el capítulo, el autor del Estudio, hace una reflexión crítica y señala los
primeros indicios y rasgos históricos de la presencia y formación de las subculturas de
poder en el uso discrecional de la cárcel, prisión y cómo pasan a ser, de espacios de
guarda (antes de la sanción judicial) a espacios de castigo.
CAPÍTULO TERCERO:
TESTIMONIOS, PERCEPCIONES Y OBSERVACIONES DE LAS PERSONAS
PRIVADAS DE LIBERTAD RESPECTO A LOS EJES PRINCIPALES (TRABAJO,
EDUCACIÓN Y SALUD FÍSICA Y PSICOLÓGICA) DE LA “REHABILITACIÓN” O
REINSERCIÓN SOCIAL PENITENCIARIA EN BOLIVIA
En este capítulo se publica inextensamente las versiones testimoniales de una muestra
significativa de la población privada de libertad en el marco de tres pilares
fundamentales sobre la “rehabilitación” o reinserción social penitenciaria: el trabajo, la
educación y la salud (física y psicológica) enmarcados en la ley.
Se revelan las coincidentes versiones de la población privada de libertad desde los
diferentes recintos penitenciarios visitados por el autor con lo planteado por la historia
de la presencia de las subculturas de poder aún vigentes. La muestra poblacional se
distingue por el género (varones y mujeres); por fajas etáreas (16 a 21; 22 a 59 y de
60 años de edad para adelante) y por los delitos.
Se recogen argumentos propios tal cual fueron expresados por la población
penitenciaria de 16 recintos penitenciarios en los 9 departamentos de Bolivia, están
incluidos recintos considerados abiertos y de máxima seguridad penitenciaria.
Casi al finalizar el capítulo, el autor hace un análisis de los elementos favorables y
desfavorables a partir de los relatos de la población privada de libertad. Luego,
presenta una serie de conclusiones, lineamientos sistematizados y reflexiones finales,
que se podrían traducir en aportes de la población privada de libertad para la
construcción de una política penitenciaria de reinserción social en el marco de los tres
ejes señalados más arriba.
PROPUESTAS(resumen diagnóstico)
Trabajo - Proponen:
 Trabajar de manera conjunta con las instituciones del Estado (proyectos y
programas).
 Programas ligados a acuerdos interinstitucionales (ley 2298) que garanticen el
consumo mayoritario de los productos.
 Trabajar un acuerdo con las autoridades para facilitar el ingreso de insumos y
materiales de trabajo.
 Lograr un mejor apoyo de las instituciones privadas que les facilitan algunos
insumos (porque lo que hoy logran es suficiente).
 Se podrían comprometer a dedicar su tiempo hacia algo productivo. Se puede
apreciar excelente mano de obra.
 Apoyar la labor de los profesionales del área social de régimen penitenciario.
Educación - Proponen:
 Coadyuvar en la construcción de una nueva infraestructura o mejorar la
existente que posibilite pernoctar dignamente.
 Ayudar y apoyar la formación educacional de internos e internas no sólo básica
escolar sino también técnica superior.
 Colaborar con las gestiones de régimen penitenciario ante las autoridades
pertinentes para contar con técnicos, profesores y profesionales con items.
 Coordinar gestiones para lograr la inserción de programas académicos para la
población privada de libertad.
 Contribuir con la generación de programas de actividad cultural y social que
posibiliten encuentros con la ciudadanía al interior de los penales.
Salud física y psicológica - Proponen:
 El Estado destine mayor cantidad de médicos y profesionales al área psicológica
 Contribuir a la clasificación y la reinserción social
 Construir conjuntamente el área social un programa para que sus familiares no
los abandonen.
 Apoyar a los profesionales de régimen penitenciario ante los juzgados para que
sus informes sean validados y reconocidos.
 Coadyuvar conjuntamente régimen penitenciario para exigir la presencia de los
ministerios de trabajo, salud, educación, desarrollo agropecuario y otros con
fines de redención.
 Apoyar la separación de los jóvenes (varones y mujeres) de los adultos por la
violencia física y psicológica que están experimentando.
 Ayudar a planificar programas deportivos, de arte y cultura que incida en lo
físico y psicológico.
CAPÍTULO CUARTO:
EL TRABAJO, EL ESTUDIO Y LA SALUD (FÍSICA Y PSICOLÓGICA) DE LOS
PRIVADOS DE LIBERTAD COMO EJES DE LA “REHABILITACIÓN” O
REINSERCIÓN SOCIAL PENITENCIARIA EN EL MARCO DE LA NORMATIVA
NACIONAL E INTERNACIONAL
En el marco de esos tres pilares (trabajo, educación y salud) el autor hace un análisis
no especializado del ámbito jurídico observando una serie de artículos del conjunto de
las normas nacionales e internacionales que son incumplidas. Desde la Constitución
Política del Estado, el Código Penal y el de Procedimiento Penal; Ley 1008, Ley de
Modificación al Sistema Penal, Ley de Descongestionamiento del Sistema Procesal
Penal, Ley de Lucha contra la corrupción y el enriquecimiento ilícito e investigación de
fortunas y otros instrumentos a nivel nacional.
En el nivel internacional, el autor revisa la normativa a través de Declaraciones,
Principios, Pactos, Convenciones, Directrices, Reglas Mínimas y Resoluciones de las
Naciones Unidas en torno al trabajo, la educación y la atención en salud (física y
psicológica) para los privados de libertad. Pero, además, inevitablemente se abordan
temas como el hacinamiento, la justicia, la redención, los indultos, los niños habitando
los recintos penitenciarios, la situación de vulnerabilidad de los jóvenes y de las
mujeres, de los ancianos, el abandono familiar que experimenta esta población, etc.
El autor observa que la actual y profusa normativa nacional es complicada para los
litigantes y para quienes se involucraron en la comisión de delitos penales, además
evidencia no solo una fuerte tendencia al incumplimiento u omisión de la norma, sino
lo que es peor, se constituye, en uno de los factores del hacinamiento carcelario.
Asimismo, antes de finalizar, el autor reflexiona sobre los esfuerzos del Estado
(instituciones públicas y de la sociedad civil) para dar cumplimiento a la normativa en
torno a la “rehabilitación“ o reinserción social penitenciaria que se ve violentada por la
sobrepoblación y la ausencia de un mayor y mejor presupuesto penitenciario que se
exprese, entre otras cosas, en un mayor contingente profesional especializado que
profundice proyectos y programas de ocupación laboral, educación, salud y otros como
la clasificación y la redención, etc.
A partir de todo ello, el Capítulo concluye que existe:
1. Discrecionalidad en la administración de justicia sobre todo de algunos
subgrupos de poder que intervienen en este circuito.
2. Profusa producción de leyes y normas que sanciona y endurece las penas y
haber ampliado la detención preventiva de18 a 36 meses (sin que se haya dictado
acusación y sin que se hubiera dictado sentencia) (Art. 239 de la Ley 007 y Art. 133
del Código de Procedimiento Penal).
3. Endurecimiento de penas que no estaría dando lugar a reducir la delincuencia
sino a incrementar la carga procesal, la retardación de justicia y el hacinamiento
carcelario.
4. Excesiva suspensión de audiencias y prolongada resolución judicial (que estaría
dando lugar, además, a la ausencia de justicia para las víctimas).

CAPÍTULO QUINTO:
CONDICIONES Y APTITUDES PSICOLÓGICAS Y SOCIALES DE L@S PRIVAD@S
DE LIBERTAD: EXPLORACIÓN DE LAS LÍNEAS CIENTÍFICAS CRIMINOLÓGICAS
Y PSICOLÓGICAS. MOTIVADORES RESULTADOS DE LA APLICACIÓN DE UNA
BATERÍA DE TEST Y ENTREVISTAS PSICOLÓGICAS QUE PODRÍAN ORIENTAR Y
FORTALECER LA CLASIFICACIÓN DE ESTAS PERSONAS (DIFERENCIADAS POR
EL GÉNERO, LA EDAD CRONOLÓGICA Y EL DELITO)
En el quinto capítulo muestra la forma, el método y los resultados de la aplicación de
un batería de test y técnicas psicológicas (Cuestionario de Buen Humor, Test de
Colores y Entrevistas Psicológicas en Profundidad) para profundizar el estudio mental y
comportamental de las personas privadas de libertad diferenciadas por el género, el
grupo etáreo y los delitos.
Antes de ingresar a la visualización de los resultados, el autor hace una consideración
de las diferentes líneas científicas y corrientes criminológicas como la biológica
(escuela francesa, alemana, italiana y americana) y se muestra a uno de sus
conflictivosy emblemáticos teóricos de esta corriente como fue Cesar Lombroso.
Por otra parte, dentro las teorías sociológicas, expuso, brevemente, la Escuela
Cartográfica; la Escuela Antroposocial; la Escuela Socialista; la Teoría de la Anomia; la
Teoría de la Asociación Diferencial; la Teoría de la Subcultura; y la Teoría de la
Neutralización. Asimismo, una mirada rápida de las Teorías Conflictuales.
En el marco de la Teorías Psicológicas, el autor consideró la Teoría del Psicoanálisis
(Freud); la Teoría del Aprendizaje Social (Bandura); la Teoría del Desarrollo Moral
(Kohlberg); la Teoría del Crimen (Gottfredson y Hirschi, también M. Foucault y otros
criminólogos). Asimismo, una mirada a las Teorías Psicológicas más Contemporáneas
como la psicoterapia individual, grupal, psicodrama, comunidad psicoterapéutica,
hipnoterapia y técnicas socioterapéuticas de trabajo especializado con la población
penitenciaria entre estas el Sistema Apac (centros penitenciarios administrados por los
mismos privados de libertad) que se están desarrollando en algunos países.
Para concluir esta parte, el autor del Estudio sistematiza, comenta y reflexiona la
aplicación de las líneas científicas y teóricas en el contexto carcelario boliviano.
Asimismo, y antes de ingresar a la aplicación de los instrumentos psicológicos, plantea
una hipótesis psicológica de trabajo que pretende encontrar y demostrar en el Estudio:
“La mayoría de la población privada de libertad en Bolivia presenta recursos humanos,
psicológicos y sociales favorables que podría hacer pensar de que se trata de un
conjunto de personas que no son altamente criminales”
De inmediato, se presenta el Marco Teórico Específico del Estudio como es la Psicología
del Buen Humor para entender el Cuestionario Situacional de Respuestas de Humor
(SHRQ) (por sus siglas en inglés). Asimismo, se presenta el Marco Teórico del Test de
Colores Max Luscher (donde se incluye también la Psicología Funcional Regulativa de
Luscher interpretado por Nevio del Longo).
Los dos (2) Test Psicológicos fueron aplicados a una muestra poblacional significativa
de privados de libertad que se encontraban, como requisito, al menos un año en
privación de libertad ya sea en situación preventiva o sentenciado. Se separó, que la
muestra represente, como se dijo anteriormente, género (varones y mujeres), delitos
(narcotráfico, asesinato, homicidio, robo, violación y estafa) que se constituyen en los
de mayor preeminencia y grupo etáreo (tres grupos de edades).
Llama la atención la situación de violencia física y psicológica que viven adolescentes y
jóvenes (21 años) privados de libertad con adultos. La norma nacional e internacional
señala que deberían haberse construido espacios destinados para esta población, sin
embargo, el panorama carcelario para la mayoría de adolescentes y jóvenes
involucrados en delitos penales no ha cambiado, con excepción de Qalauma en
(Viacha) La Paz y Senvicruz en Santa Cruz. En otros departamentos del país la
situación es verdaderamente preocupante para estos jóvenes.
Antes de finalizar el capítulo, se divulga los resultados de la aplicación de los
instrumentos con cuadros, gráficos y estadística. Los resultados son verdaderamente
sorprendentes porque coinciden con la hipótesis psicológica planteada, es decir, que la
mayoría de esta población presenta dificultades de personalidad moderadas que
pueden ser objeto de un trato psicosocial. Asimismo, presentan aspiraciones
personales y sociales favorables que permite pensar que es una población mayoritaria
que podría hacer uso de facultades racionales.
Por otra parte, existe una reducida población (no cuantificada porque no era motivo del
estudio) que requiere de tratamiento psiquiátrico por presentar signos y síntomas
irracionales, es decir, personas con tendencia psicopática y que requieren otra forma
de intervención profesional.
RESULTADOS DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

Cuestionario Situacional del Humor (SHRQ)

• Existe un conjunto mayoritariamente de personas que podrían responder
favorablemente frente a situaciones inesperadas o nada agradables.
• A pesar de la adversidad, existe una mayoría de las personas con predisposición a
generar un estado de ánimo positivo.
• El buen humor es un signo de vitalidad y de mejor pronóstico pese a que se sabe
que a mayor tiempo de privación de libertad mayor probabilidad de manifestar
tendencia a la depresión.
• La mayoría de estas personas en los 3 grupos etáreos han respondido como
racionalmente esperaría el SHRQ a pesar de la adversidad del encierro.
• El cuestionario identifico un grupo minoritario de personas que requiere de una
atención terapéutica especializada porque es, altamente probable, de que se trate
de personas con algún tipo de trastorno de personalidad psicopática por sus
respuestas fuera de la racionalidad.
• Hay otros resultados interesantes por delitos
Test de 8 colores de Lúscher
• Dentro de los resultados NO FAVORABLES se han identificado 12 indicadores
generales de alteraciones, síntomas y rasgos de personalidad. Indicadores
relevantes: trastornos psicosexuales; trastornos de dependencia (predisposición al
alcoholismo); trastornos de conducta; autenticidad e inautenticidad; rasgos de
personalidad; indicadores generales de depresión.

• Dentro de los resultados FAVORABLES, indicadores y rasgos de personalidad. A
partir de las parejas de colores se concluye: la aspiración de estabilidad, de
constancia, de sentirse seguros. La aspiración al cambio. Búsqueda de integración
para satisfacer la necesidad de pertenencia. Aspiración de superioridad (para tener
reconocimiento y superar así “la distancia interior”). Aspiración a identificarse con
otra persona para satisfacer la exigencia de seguridad, protección y alianza. La
aspiración a impresionar para ser reconocidos o para obtener validación. Alegría de
experimentar, de actuar con sensibilidad y creatividad para vencer el vacío y la
paralización. Aspiración a la originalidad para graficar el deseo de sobresalir.

CAPÍTULO SEXTO:
POBLACION PENITENCIARIA EN CIFRAS: COMPORTAMIENTO HISTORICO DE
LAS CIFRAS DE LA POBLACION PENITENCIARIA. CAPACIDAD DE LAS
CARCELES FRENTE AL HACINAMIENTO. COSTO DIARIO POR PRIVADO DE
LIBERTAD PARA EL ESTADO
Este capítulo tiene que ver con las cifras. El autor hace principal énfasis en el
comportamiento de las cifras de la población penitenciaria en los últimos 15 años en
términos de capacidad de los recintos frente al recurrente hacinamiento. Los periodos
altos y bajos que muestran las cifras. Las políticas de Estado que habrían determinado
la sobrepoblación así como los indultos humanitarios.

Fuente: Elaboración propia con datos de la Gestión 2015 obtenidos de la DGRP
Se observa la ausencia de salidas alternativas (a la detención preventiva)a delitos
menores frente al dramático problema que provoca la sobrepoblación penitenciaria.Se
observan y analizan, a partir de cifras y datos oficiales, el hacinamiento mismo que
estaría cerca del 500 por ciento frente a la capacidad inicial y estaría bordeando el 288
por ciento frente a la capacidad actual a nivel nacional.

Población Penitenciaria - Por Situación Jurídica
(2002-2015)
12.000
Población Penitenciaria

10.000
8.000
6.000
4.000
2.000
0
2004 2005 2006 2014
2002 2003 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2015
(*) (*) (*) (*)
Preventivos 4.901 4.455 4.599 4.763 5.425 5.520 5.240 5.965 7.003 9.673 11.98 12.82 10.52 9.430
Sentenciados 1.321 1.648 1.616 1.673 1.906 1.940 2.193 1.989 2.064 1.843 2.284 1.595 3.697 4.242

Fuente: Elaboración propia con datos oficiales de la DGRP

Asimismo, se cruzan datos de población en situación jurídica preventiva frente a la
población de sentenciados. La situación es verdaderamente dramática al extremo que
Bolivia se constituye en uno de los países con mayor tasa de hacinamiento en
Latinoamérica. Por otra parte, se compara, la predominancia de delitos en tres
diferentes gestiones (2005, 2012 y 2015) y donde se identifica cómo se han
comportado estos delitos los mismos que tienden a no moverse pese a las acciones
que realizan las autoridades de justicia.
Se observa y analiza, desde una perspectiva psicojurídica, el daño colateral del
hacinamiento y el peligro latente que atraviesa esta población en los recintos
penitenciarios manifiesta dramática y sangrientamente en los hechos consumados en
Palmasola en Santa Cruz y el Abra en Cochabamba en años recientes donde hubieron
víctimas y victimadores.
Asimismo, se analiza la responsabilidad de los actores que participan del circuito de la
justicia frente a las decisiones discrecionales de las subculturas de poder instaladas
precisamente en este circuito que (en lugar de resolver los problemas) parecen
agudizarlos y profundizarlos en desmedro, no solo de la gente que se encuentra
privada de libertad, sino también en contra del conjunto de la sociedad que ve y siente
la inseguridad ciudadana y la vulneración de sus derechos constitucionales (con la
libertad de avezados criminales reincidentes que nunca han trabajado su problema
humano delincuencial).
Pero, además, el autor, se encarga de mostrar, resultados de sendos estudios críticos
de entidades privadas y del Estado sobre la situación en la que se encuentra la justicia
y los procesos que administra la justicia. Asimismo, hace un análisis de un conjunto de
información periodística coyuntural en torno a la administración de justicia. Confronta
este análisis con los relatos de los privados de libertad.
Hace un análisis de los datos oficiales no solo en Bolivia sino también en Latinoamérica
a través de informes internacionales sobre el costo de privado de libertad por día para
el Estado considerando los gastos por concepto de prediarios (alimentación) para
privados de libertad y custodios; salario del personal profesional y seguridad así como
el pago de servicios básicos (energía eléctrica, agua potable y comunicación telefónica)
a cargo de las gobernaciones. El gasto en Bolivia llega a $us. 3,4 dólares por día por
privado de libertad, comparado con algunos países de Latinoamérica está casi en la
media mientras que comparado con países desarrollados está por debajo de la media
En esa misma línea, el Estudio también establece la cantidad de 8 privados de libertad
por funcionario policial en Bolivia en comparación con otros países de América Latina
como Argentina y México que tienen 2 privados de libertad por funcionario policial o
Panamá o El Salvador que tienen 22 privados de libertad por policía, mientras que en
España son 4 por policía.

PROYECCIÓN PENITENCIARIA DE BOLIVIA
24.935
23.845
22.820
21.854
20.946
Total de Población

17.455

14.27214.41514.220 13.700 15.464 18.545
11.516 16.429
10.100 13.672 14.555
7.9278.422 8.948 9.507 12.869 12.154
7.023 7.462
6.222 6.610 11.40112.112 11.065
9.067 10.039
10.731 9.074
7.331 7.460 7.433 7.954 8.165
6.222 6.215 6.436
6.103

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019 2020

Población Real

Fuente: Elaboración propia con datos oficiales de la DGRP.

Por otra parte, el Estudio publica una proyección estadística de la poblacional
penitenciaria al 2020 la misma que podría agudizar aún más la dramática situación de
hacinamiento que atraviesan las cárceles. Las cifras podrían duplicarse si es que el
Estado no trabaja, a través de sus instituciones (y no solo de Régimen Penitenciario)
para generar políticas públicas institucionales (no solo humanitarias) para reducir el
problema del hacinamiento a un ámbito administrable para todos. Se analiza la tasa
penitenciara por 100 mil habitantes en los últimos 15 años y donde se puede observar
cómo han ido fluctuando e incrementando.
Asimismo, el autor observa con datos, la situación difícil de la salud, la educación y el
trabajo (ocupación laboral) en el que se encuentra la población penitenciaria. Por otra
parte, a partir de entrevistas periodísticas a directores y ex directores de
establecimientos penitenciarios así como profesionales involucrados en la temática, el
autor comprueba, analiza y reflexiona sobre los aciertos y desaciertos de las políticas
penitenciarias y de justicia en Bolivia así como los efectos en la sociedad donde se
desencadena de forma lacerante esta problemática.
Población penitenciaria en espera de juicio en Latinoamérica
POBLACIÓN TASA DE DETENIDOS SIN POBLACIÓN TASA ESTIMADA DE
NIVEL DE
POBLACIÓN PENITENCIARIA TOTAL POBLACION JUICIOS PENITENCIA DETENCIÓN SIN JUICIO
OCUPACIÓN
AMÉRICA DEL SUR TOTAL (EN (INCLUYENDO PENITENCIARIA (PORCENTA JE RIA (POR CADA 100.000 DE
PENITENCIARIA
MILLONES ) DETENIDOS NO POR 100 MIL DE LA POBLACI ESTIMADA LA POBLACIÓN
(PORCENTAJE)
JUZGADOS ) HABITANTES ÓN TOTAL ) SIN JUICIO GENERAL)

40,9 59.227 145 52,60% 31.153 76 101,00%
Argentina
2010 2010 2010 2010
10,7 13.672 127 68.97% 9.430 94 185,10%
Bolivia
2015 2015 2015 2011 2010
198,1 514.582 260 36,90% 189.881 96 167,90%
Brasil
2011 2011 2011 2011
17,4 50.485 290 22,10% 11.157 64 138,30%
Chile
2012 2012 2012 2011
47,7 111.979 235 29,60% 33.146 70 148,00%
Colombia
2012 2012 2012 2012
13,8 11.800 86 46,00% 5.428 39 139,20%
Ecuador
2010 2010 2009 2010
6,4 6.300 98 71,20% 4.486 71 118,90%
Paraguay
2009 2011 2009 2011
30,1 57.221 190 58,60% 33.532 111 199,70%
Perú
2012 2012 2012 2012
3,4 9.450 278 64,60% 6.105 180 119,90%
Uruguay
2012 2012 2012 2012
29,2 43.461 149 66,20% 28.771 99 117,40%
Venezuela
2010 2010 2010 2005
Fuente: Elaboración propia en base a américa squarterly.org (*) La columna Tasa de Población Penitenciaria por 100 mil habitantes fue
calculada a partir de los datos de la fuente original. Los datos de Bolivia han sido elaboradas con cifras de la DGRP 2015 (menos la tasa
estimada de detención sin juicio).

El Estudio recomienda en el ámbito penitenciario: la tasa penitenciaria casi se ha
duplicado en últimos 15 años, de 90 el año 2005 a 142 el año 2012 y baja a 127
personas por 100 mil habitantes el año 2015. Los privados de libertad consideran que
una de las causas para el incremento de la población penitenciaria en este último
tiempo se debe a la profusa cantidad de instrumentos jurídicos que buscan la prisión
antes que las salidas alternativas; asimismo, la actitud discrecional y prebendal de
algunos actores del sistema de justicia que no buscarían la aplicación de la norma sino
el beneficio propio.
Entre el 2002 y el 2015 la población penitenciaria de preventivos fue casi tres veces
más que los sentenciados. Las cifras de los preventivos son mayormente
incrementadas entre los años 2005 y 2013 y tienden a bajar los años 2014 y 2015
mientras que las cifras de los sentenciados tienden a subir los últimos 2 años. En
suma, al 2015 la población preventiva llega al 69 por ciento mientras que los
sentenciados alcanzan solo al 31 por ciento. Esto muestra que se sigue haciendo uso y
abuso de la detención preventiva.
En torno al hacinamiento, los centros penitenciarios en relación a su capacidad inicial,
está cerca al 470 por ciento mientras que en relación a su capacidad actual supera el
289 por ciento a nivel nacional. La capacidad inicial es con la que fue construido el
recinto mientras que la capacidad actual es la de mayor aforo (albergue) de privados
de libertad considerando la ampliación o la reconstrucción de su infraestructura.
El hacinamiento carcelario lo experimentan varones y mujeres y es más dramático en
el eje central del país (La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz) pero sin dejar de
mencionar lo que ocurre en los otros 6 departamentos del país desde Pando hasta
Tarija y donde, además, deben convivir con infantes, niños y familia. A pesar del
despoblamiento, en los 2 últimos años, el hacinamiento sigue siendo abrumador. El
hacinamiento y la insuficiente clasificación (la misma que ha llegado solo a separar a la
población penitenciaria por género y no en todos los recintos penitenciarios) plantea
una convivencia muy cercana, invasiva y asfixiante con permanente rose personal y
grupal lo que provoca una serie de conflictos
La clasificación tendría que ir más allá de lo dice el D.S. del Reglamento de la Ley 2298
Art. 91 sobre la Tabla de Clasificación, debe llegar a la separación por género (varones
y mujeres), por situación jurídica (sentenciados y preventivos), por grupo etáreo
(edades) y debe estudiarse la separación por delito (1008, asesinato, robo, etc).
La población penitenciaria, el año 2014 sumaba 14220 mientras que para el 2015 bajo
a 13672 privados de libertad. En este ámbito se mantienen las fajas etáreas, el grupo
mayoritario lo constituye el grupo de 22 a 59 años de edad seguido de los jóvenes
entre 16 y 21 años de edad y finalmente, los adultos mayores arriba de 60 años de
edad. Pese a la normativa, llama la atención que aún haya jóvenes de 16 a 21 años de
edad en los recintos penitenciarios para adultos. Esta población de jóvenes varones y
mujeres, deberían ser transferidos a predios especiales destinados para este grupo
etáreo donde se priorice su proceso de desarrollo humano. Al estar con población de
adultos su deterioro físico, psicológico y social se agrava notablemente.
El Estudio recomienda en el ámbito de la justicia: en el marco de la
institucionalidad, la responsabilidad del trabajo penitenciario no solo es de Régimen
Penitenciario, es también y sobre todo de enorme responsabilidad de jueces, fiscales,
policías y abogados a quienes, los privados de libertad, indican de ser los más directos
interesados en mantener la población privada de libertad tal como está.
Se puede decir, con mínima frialdad y sin apasionamientos, que el incremento de la
población penitenciara en estos últimos años, también se ha dado, a raíz de dos
fenómenos: el socioeconómico y el jurídico. En torno a lo primero y producto de un
escenario económico favorable que ha vivido el país en los últimos años y que ha sido
reconocido a nivel internacional, Bolivia creció, al igual que países vecinos, a un
promedio del 5 por ciento anual desde el 2006 y redujo la pobreza en 16 puntos
mientras que el desplome de las materias primas podría afectar el desarrollo social de
Bolivia a partir del 2016 donde se registraría un crecimiento menor.
Asimismo, la lacerante presencia delincuencial del narcotráfico y de otros grupos del
crimen organizado que se dedican al contrabando y que mueven ingentes cantidades
de dinero y bienes suntuarios de capital. Todo este conjunto de elementos señalados,
podrían haber producido un escenario o un “caldo de cultivo” propicio para la presencia
y efervescencia de grupos delincuenciales que son y deben ser objeto de represión de
parte de los organismos de seguridad y control del Estado de plazos procesales.
A partir de algunas teorías criminales se puede inferir que los núcleos sociales donde
se genera economía o mayor circulante de dinero es donde también se puede
evidenciar la presencia delincuencial. Esta parece ser una fórmula teórica criminal que
rara vez se equivoca. Dentro de esta explicación, se genera una discrepancia entre las
normas y los fines culturales o de bienestar generando una frustración individual y
colectiva que podría desembocar en la intensificación de la comisión de delitos.
Asimismo, contribuye al escenario, la ausencia de oportunidades laborales en el país
que determina que cerca del 80 por ciento de la población boliviana, involucrada en el
sector informal no goza de salario mensual menos de seguridad ni beneficios sociales
(entre estos un doble aguinaldo) y solo un 20 por ciento de la misma población puede
acceder a estos. El sentimiento de frustración podría ser un “gatillador” para
involucrarse en la comisión de delitos.
En poca cuantía, se enmarca en la teoría del “delincuente nato”, es decir, de aquellos
casos clínicos, psiquiátricos o patológicos que siempre van a existir aunque estas
personas tendrían que ser tratadas en un centro especializado o una sección para
“enfermos mentales” y no mezcladas con la población penitenciaria.
Las reformas legales y la profusa normativa (a veces confusa) habrían determinado el
incremento de la población penitenciaria ampliando, por ejemplo, los plazos previos a
los procesos judiciales. Se produjo una cantidad de normas para sancionar la
recurrencia de los delitos que sin duda ha favorecido a la población afectada aunque no
tuvo su correlato de agilización en los ámbitos jurisdiccionales. Pero, al mismo tiempo
el Estado a través de sus instituciones, generó otros instrumentos jurídicos para
remediar de alguna forma este lastre judicial ya sea, acortando procedimientos para
que los privados de libertad preventivos se acojan a la abreviación de sus procesos y
encuentren una sanción penal rápida (y probable salida rápida del penal) aunque ello,
en algunos casos, signifique declararse culpable.
Asimismo, se impulsaron 4 indultos que propicio la salida de la población de internos.
Habrá que decir que más allá de los esfuerzos de autoridades nacionales por reducir la
población de privados de libertad, será necesario tomar políticas de Estado que estén
dirigidas a la participación de las entidades públicas y privadas.
Por otra parte, en la historia de Bolivia, han pasado muchos Administradores del
Estado boliviano, que en lugar de contribuir al ejercicio de una justicia proba, imparcial
y legítima la han cooptado en todas sus esferas y estratos judiciales, haciéndola cada
vez más sumisa, más clientelar y lo que es peor menos independiente provocando
decisiones arbitrarias y cargadas de intereses de poder que han desvirtuado la esencia
misma de equidad y de justicia.
Pero no solo han sido los Administradores del Estado, sino también una gran parte de
la población que al verse involucrada en conflictos legales, ha construido con un
relacionamiento clientelar basado en la prebenda y provocando decisiones judiciales
discrecionales a favor y en contra de intereses personales y de grupo. Por ello, las
cárceles se veían y aún se ven, invadidas de gente de pueblo, indígenas, campesinos y
últimamente gente pobre mestiza que no tiene amistad menos dinero para alcanzar a
la justicia. La gente menos favorecida por la economía llega más fácilmente a la cárcel
antes que un “delincuente de cuello blanco” que habiendo incluso confesado su crimen
no llega al reducto penitenciario.
Por otra parte, el Estudio recupera recomendaciones del régimen penitenciario de años
pasados que, aparentemente no habrían sido aplicadas, en torno a la sobrepoblación,
prisión preventiva, separación y clasificación de los privados de libertad, personal
penitenciario, actuación de instituciones extrapenitenciarias, la judicialización
penitenciaria y otros.
Asimismo, recupera recomendaciones del ILANUD en torno a fortalecer los programas
de educación, capacitación laboral y trabajo considerando la reducción de la pena y
otros que suscribieron las mismas autoridades penitenciarias de Bolivia conjuntamente
otros países latinoamericanos en un encuentro que se llevó a cabo el año 2008 en San
José de Costa Rica.
Finalmente, recupera las recomendaciones de la CIDH y la OEA en torno a preservar
los principios de necesidad, proporcionalidad, razonabilidad a tiempo de aplicar las
sanciones penales. Asimismo, el uso de otras medidas cautelares a la detención
preventiva que fueron ampliamente analizadas por el autor.
CAPÍTULO SÉPTIMO:
LINEAMIENTOS PARA LA CONSTRUCCION DE UN PROGRAMA DE
INTERVENCION PSICOLOGICA Y DE REINSERCION SOCIAL PENITENCIARIA
En este último capítulo y antes de proponer las líneas de intervención científica, el
autor hace un análisis y reflexión acerca del tratamiento y del trato psicológico y
humano hacia los privados de libertad. Asimismo, sobre la inserción y la reinserción
social de esta población privada de libertad desde la perspectiva psicosocial. Confronta
el análisis penitenciario con la situación de la educación, la informalidad creciente (que
no es empleo) y las políticas destinas a la salud en Bolivia
El autor, se aproxima también a una reflexión de la capacidad de administración de los
sistemas de justicia, control y coerción, que sostienen estas subculturas de poder, que
han denostado los niveles de decisión y administración discrecional de la justicia. Para
la mayoría económicamente desfavorecida la “justicia” es “ejemplarizadora” mientras
que para otros es altamente benevolente y condescendiente. Es decir, duros e
implacables con unos y suaves y permisivos con otros. A los primeros se los envía a la
cárcel, a los segundos a su casa. A todo esto se refieren los célebres criminólogos M.
Foucault, Durkheim y otros.
La propuesta científica está centrada principalmente en un trabajo psicológico
diferenciado y dirigido a la reinserción social de la población penitenciaria. Se trata de
una aproximación a la construcción de un programa encaminado hacia el progreso de
habilidades cognitivas y competencias sociales con fuerte incidencia en el diálogo y la
reflexión personal, el respeto y el trato humano para quienes han vulnerado los
derechos de terceras personas en la sociedad.
Estos lineamentos básicos del programa de habilidades cognitivas y competencias
sociales se podría resumir en lo siguiente:
• Perfil psicológico clasificatorio (diagnóstico de personalidad y diagnóstico de sus
potencialidades educativas). Permitirá incorporarse a los beneficios de la
redención planteados en el sistema progresivo del régimen penitenciario con efecto
vinculante en sus procesos y decisiones judiciales.
Este programa debe intentar no excluir a ningún delito. El desarrollo debe ser
coordinado y de amplio conocimiento de los administradores de justicia en todas sus
instancias.
La propuesta está direccionada a impactar los tres ejes: ocupación laboral (terapia
ocupacional); educación y cultura (enseñanza-aprendizaje) y autovaloración personal
(cognitiva, afectiva y emocional). Asimismo, en materia de salud social, recomienda la
incorporación de la metodología de la Comunidad Terapéutica, dirigida principalmente
a personas privadas de libertad involucradas en problemas de consumo y
comportamientos adictivos. Asimismo, sugiere un tratamiento especializado para una
población minoritaria de privados de libertad con fuerte sintomatología psicopática, es
decir, con tendencia criminal.

José Manuel Pacheco Flores
Investigador

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful