ENTRELOBOS. Obra Coral.

Teníamos mucho interés en ver la nueva película de Gerardo Olivares "Entrelobos",
y reservamos las Navidades para disfrutarla. El visionado de esta cinta ha
coincidido con la llegada a las pantallas de otra película de uno de sus
protagonistas, Juan José Ballesta, "Bruc, el desafío".
El resultado final, la conclusión de esta película, es que ha superado en muchos
sentidos las expectativas que nos habíamos hecho. No se trata sólo de una película
sobre la Naturaleza. Es bastante más que eso. Conocemos otras películas que se
pueden encardinar en las mismas coordinadas que esta "Entrelobos", como "El
Pequeño Salvaje" de Truffaut o la consabida "El libro de la selva", adaptación
cinematográfica de la obra de Ruyard Kipling. En ese sentido, la película está a la
altura de sus predecesoras, convirtiéndose en todos los sentidos en un canto
original a la relación del hombre con la Naturaleza... Para mayor exactitud, a la
narración emocionada de la vida de los cabreros en la serranía de Córdoba, en
condiciones de gran necesidad y pobreza como eran las de la España de los años
5o. En ese sentido, la película va más allá de un canto romántico o de la
consagración del "buen salvaje", alcanza el interés de todos los públicos, pero
especialmente incide en el valor pedagógico y sentimental frente al público infantil
y adolescente; la mayor parte de la película se centra en la vivencia y adaptación de
un niño a las exigencias y limitaciones de la vida en medio del campo, sin más
familia que la compañía de un viejo cabrero, y una vez que este desaparece,
teniendo que aprender a vivir y sobrevivir sólo en el monte, haciéndose amigo de
los lobos y otros animales, aprendiéndo nuevas habilidades en la supervivencian y
convirtiéndose en el verdadero amo y señor de su entorno. Una verdadera lección
de supervivencia, y de amor y respeto hacia todo lo que puebla la Naturaleza.
Pero la película "Entrelobos" no se queda en eso que, ya de por sí, daría un valor
sobresaliente a la obra; la película profundiza en las razones y condicionantes de
esa vida en medio del campo, ofrece un hilo conductor, enseña las relaciones de
poder y dominio que condicionan la vida de los hombre en esa serranía, y explora
la esperanza y espíritu de resistencia del pueblo campesino, sometido a los antojos
del señorito del cortijo, y reprimido por la Guardia Civil rural.
"Entrelobos" es una película coral, donde todos los actores, desde el primero que
aparece hasta el último, tienen su valor, su importancia, su mensaje que lanzar... La
filmación de las escenas de la Naturaleza es magistral, y resultado de la escuela de
naturalistas-documentalistas que dió Felix Rodríguez de la Fuente, pero en la
radiografía de las relaciones de clase y poder del campo, en la reivindicación del
orgullo y valor de las gentes de la Sierra, la película se crece, con mucho, por
encima de una mera representación de las relaciones entre el Hombre y la
Naturaleza, y adquiere las características de alegato político y radiografía de una
época, en término similares a "Los Santos Inocentes" de Mario Camus o a "Curro
Jiménez", la serie televisiva de los años 80.
Una lección de amor a la Naturaleza, respeto a las gentes y memoria histórica,
merece la pena verla, sobre todo para la población con menos de 15 años. Un
verdadero canto emocionado del pueblo serrano. No lo olvidarán.

Benito García Pedraza (2010)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful