Está en la página 1de 87
HuGo ROBERTO TRICARICO DIDACTICA DE LAS CIENCIAS NATURALES Gel eMelele Mle Tear Gel OMIA e Os vegetales Dears i Didactica de las Ciencias Naturales HuGo RoBERTO TRICARICO Es Profesor de Matematica, Fisica y Cem eee taie rado de la Escuela Normal de Profe- sores No.2 “Mariano Acosta” y Licen- ECR Re ese eee aC) est he ae aa Ree RT OU una rc Ray y la Matematica en la Universidad de eo C oe cot ie Vee MCC UC Ree Pe UNED. Ha obtenido becas de la OEA, eee emir e ello Cece rue cut te a CSIR See Cee Uren Suecia. Ha dictado clases en todos eS ees eur i CeLoe ee Cure ieee iutetce COTE CU re Rea Tulare Meee orc e iy Roce ee cen (eet ce ha sido Rector del Instituto Nacional del Profesorado Wiel Ce VM encilay | rama CR Le taco Nacional de Educacin Media en el Tecate lm el CeCe lake (ORM Clee Pete ee tae eee eu PER cate Re Maurer ee aC ROL Ree eeu un nt Clee aC Maree Oe ean a) k Pour tier Hugo Roberto Tricarico Didactica de las Ciencias Naturales sCOmo aprender? ;Cémo ensefar? Bonum Tricarico, Hugo Roberto Didactica de las Ciencias Naturales. — 2° ed. — Buenos Aires : Bonum, 2007. 96 p. ; 22x15 cm. ISBN 978-950-507-734-2 1. Ciencias Naturales-Educacié6n. |. Titulo CDD 372.357 Primera edicién: febrero de 2005 Segunda edicién: enero de 2007 Director del Departamento de Educacién: Dr. Julio César Labaké Disefio de tapa: Estudio Doble Click Diagramacién: Beton Correcci6n: Ignacio Lo Russo © 2005, Copyright por Editorial Bonum Av. Corrientes 6687 - C 1427 BPE Buenos Aires - Argentina Telefax: 4554-1414 e-mail: ventas@editorialbonum.com.ar www.editorialbonum.com.ar Queda hecho el depdsito que marca la ley 11.723 Todos los derechos reservados Respete nuestro trabajo editorial, no haga fotocopias Impreso en Argentina Es industria argentina ISBN 978-950-507-734-2 No se permite la reproduccién parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisién o la transformacién de este libro, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrénico 0 mecanico, mediante fotocopias, digitalizacién u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del editor. Su infraccidn esté penada por las leyes 11723 y 25446.- Introduccion La Didactica de las Ciencias de la Naturaleza: guna disciplina consolidada? Para comenzar a reflexionar acerca de algunas cuestiones vincu- ladas con lo que hoy Ilamamos Didactica de las Ciencias, de sus caracteristicas, de la posibilidad o no de considerarla una disciplina cientifica consolidada o en proceso de consolidacién, etc., nos pare- ce necesario hacer algunas referencias histéricas que tienen que ver con la evolucién de las ideas que se han venido desarrollando en diversos lugares el mundo (y en nuestro pais, desde luego) rela- cionadas con la revisién, el andlisis y los intentos de mejoramiento del proceso de ensenanza y aprendizaje de la ciencia. Rafael Porlan en su articulo “Presente, pasado y futuro de la di- dactica de las ciencias” ~ Revista Ensenanza de las Ciencias, 1998, 16(1); Barcelona, Espana~ sefiala que “...el origen de la didactica de la ciencia como Grea de conocimiento disciplinar hay que situarlo en los amos '50, asociado al desarrollo institucional que se da en los paises anglosajones a la investigacién y experimentacién en el cam- po de la educacién cientifica (...) que pretende impulsar en estos pai- ses su crecimiento cientifico y tecnolégico”. Es bueno hacer notar que ello se debié fundamentalmente a una fuerte reaccién provoca- da por el lanzamiento del primer satélite espacial a cargo de lo que era entonces la Union de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1958, lo que puso en alerta a los paises occidentales y los impul- s6 a movilizar sus recursos en aquella verdadera carrera por la do- minacion mundial. En Estados Unidos, por ejemplo, se propusieron entonces nue- vos disefos curriculares concretados en una serie de “proyectos” que eran verdaderos “paquetes instruccionales”, con guias para los alumnos, guias para los docentes, guias de trabajos experimenta- les, peliculas, materiales de laboratorio, guias para evaluaciones, 8 Didactica de las Ciencias de la Naturaleza ete.; todo ello intentando nuevos enfoques didacticos para superar lo que se consideraba una ensehianza tradicional y enciclopédica. Para concretar esto se formaron equipos con cientificos, psicdlogos, pedagogos, expertos en tecnologia educativa, etc. que contaron con un fuerte apoyo econémico. Se conocieron entonces algunos “pro- yectos” en el area de la Fisica como el llamado PSSC (Physical Study Science Comite), en Quimica como el CBA (Chemical Bond Approach), en Biologia como el BSCS (Biological Sciences Curriculum Study) 0 en ciencias elementales como el IPS (Introductory Physical Science). Mientras tanto, en Gran Bretafa aparecia un programa que fue ampliandose a todos los campos y niveles de estas ciencias, el Pro- yecto Nuffield, con caracteristicas similares a los mencionados. De la misma manera, también aparecieron proyectos en el area de Ma- tematicas. Paralelamente, en nuestro pais, ya en la década del ’60 se acre- cent6 la preocupacién por esta tematica. En el CONICET se cre6 el INEC (Instituto Nacional para el Mejoramiento de la Ensehanza de las Ciencias) que luego paso a la érbita del Ministerio de Educacin de la Nacién, y desde alli se lanzaron una serie de acciones tendien- tes a analizar y llevar a cabo innovaciones en la educacién en cien- cias. Algunas universidades nacionales (como la de Cordoba, la de Buenos Aires, la de La Plata) también generaron grupos que estu- diaron la problematica y se unieron en aquellos programas. Creemos que es bueno conocer estas lineas histéricas para no reiniciar cada vez desde “cero” procesos ya desarrollados, pensando que los que ahora se proponen son novedosos, 0 reintentando li- neas de trabajo que ya mostraron su valor relativo. Sin duda, en aquellos afos, se pusieron en marcha diversos programas y proyectos con caracteristicas y metodologias que, de acuerdo con el simil propuesto por Novak (1982), probablemente se parecian al movimiento browniano: una agitaci6n confusa, algo tur- bulenta pero... sin desplazamiento efectivo. Sin embargo, es bastante légico pensar que aquellos programas destinados a mejorar la educacién en ciencias tuvieran perfiles que partian de medidas a veces coyunturales, no demasiado fundamen- tadas, que muchas veces ignoraban otros esfuerzos valiosos reali- zados en la misma linea. Poco a poco, cuando se va encontrando Hugo Roberto Tricdrico 9 que los éxitos no son proporcionales a las tareas realizadas, apare- ce la necesidad de reemplazar esos tratamientos un poco azarosos por otros mas sistematicos, producto de reflexiones y fundamenta- cién tedrica adecuada. Es posible que esta necesidad que comentamos haya dado lugar ala emergencia de un nuevo campo disciplinar, la Didactica de las Ciencias, que nos parece esta hoy en plena construccion (Porlan, 1993; Aliberas et al, 1989). Esta situacién de emergencia hace que se esté hoy en un proceso de clarificacién en torno al estatus de la Didactica de las Ciencias como un dominio cientifico, que presenta dificultades y obstaculos importantes. No podemos olvidar que hay tradiciones docentes (y también so- ciales) muy fuertes que encuentran muy mezclados los campos que corresponden a la ensefianza de las ciencias y al de la didactica especifica. En los trabajos de investigacién acerca del llamado “pensamiento docente de sentido comin” se evidencia como esta fuertemente anclado el creer que ensefiar algo es facil (Pessoa de Carvalho, A. y Gil, D., 1993), que para ello basta con saber media- namente lo que hay que ensefiar —porque siempre sera mas que lo que los alumnos saben (!)-, con tener algtin manejo de los alumnos en el aula y algunas nociones de pedagogia. Desde hace afios se viene trabajando en la investigacién de la problematica de la forma- cién de docentes que separa fuertemente los contenidos cientificos de los pedagégico-didacticos y que muestra serias deficiencias. Es necesario transitar caminos que Ileven a una formaci6n integrada, global, que muestren una visién articulada entre los contenidos dis- ciplinares y los de las didacticas especificas, con toda la fundamen- tacion epistemolégica, histérica, psicolégica, etc. Entonces, la aparicion de un nuevo campo de conocimiento, las didacticas especificas y en nuestro caso la de las ciencias, tiene que ver con la existencia de un conjunto de problematicas nuevas, de importancia tan particular que han suscitado interés como para dedicarles tiempo y esfuerzo. Por otro lado, la especificidad de esas problematicas es tal, que se hace necesario desarrollar un nuevo conjunto de conocimientos dado lo ineficaz del tratamiento desde otros conocimientos ya existentes. En cuanto a que hay problematicas nuevas y relevantes, podria- mos ejemplificarlo reflexionando acerca del cambio que hoy se pre- 10 Didactica de las Ciencias de la Naturaleza senta sobre la necesidad de una mejor educacion cientifica y teeno- légica. Hace algunos anos se la pensaba necesaria para formar cien- tificos y tecndlogos utiles (casi imprescindibles) para llevar a cabo transformaciones vinculadas con el desarrollo en nuestros paises. Actualmente, hay un importante consenso en cuanto a pensar que Ja formaci6n cientifica y tecnologica es imprescindible para ayudar a formar mejores ciudadanos, La alfabetizacion cientifica y tecnol6- gica es un hecho que hoy est fuera de toda discusién, Sélo pensa- mos en cémo Ilevarla mejor a cabo. Sin embargo, se han detectado grandes dificultades a la hora de Poner en marcha los procesos que acabamos de comentar: los fra. casos escolares en todos los niveles, las actitudes negativas hacia la ciencia, un marcado desinterés hacia los estudios cientificos, etc., muestran la necesidad de ahondar los estudios tedricos, las inves! gaciones en didactica, los trabajos con equipos multidisciplinares, gue permitan obtener datos y marcos de referencia para enfocar cada vez mejor este problema. Ambas cuestiones, las nuevas pro- blematicas y la especificidad de las mismas, estan mostrando que la aparicion de un nuevo campo disciplinar esta ampliamente justi- ficada. Asi entonces, siguiendo a Toulmin (1972), podriamos aceptar una primera clasificacién: disciplinas maduras o consolidadas (como las experimentales, por ejemplo) y otras Jévenes y difusas (como las Ciencias Sociales). Es posible, desde nuestro punto de vista, incluir ala Didactica de las Ciencias en este segundo grupo, indicando que se la puede considerar como posible y en proceso de emergencia. Toulmin agrega que estas disciplinas son en realidad “empresas racionales en evolucién” con un conjunto de caracteristicas que les son comunes. Esas caracteristicas son: a) Responden a un conjunto de problemas especificos, conceptua- les 0 practicos. b) Determinan la existencia de una comunidad profesional critic: ¢) Identifican puntos de vista, ideales, metas y objetivos generales compartidos sobre la disciplina. d) Acuerdan estrategias y procedimientos. ©) Determinan poblaciones conceptuales en evolucion vinculadas a los problemas esp Hugo Roberto Tricarico 11 Nos parece que en estos tiempos en la Didactica de las Ciencias aparecen, con distinta fuerza, cada una de estas caracteristicas, lo que nos lleva a pensar que estamos en presencia de una disciplina en plena etapa de consolidacién. Y entonces creemos que se hace necesario contar con instru- mentos para los docentes, que les permitan enfrentar con mayor probabilidad de éxito la tarea de todos los dias. Este texto no es un tratado de Didactica de las Ciencias de la Naturaleza. Lejos de eso, s6lo pretende aportarles un conjunto de reflexiones para analizar, debatir y tener en cuenta, a la hora de planificar y llevar a cabo sus clases. Capitulo 1 ¢Aprender Ciencias, valdra la pena? La curiosidad del hombre lo ha levado a formularse preguntas del siguiente tipo: ¢Cudl es la razén por la que sus descendientes se parecen a los progenitores? ¢Por qué son cuatro las estaciones del aio? ¢Por qué centellean las estrellas? ¢Por qué el fuego quema? Por qué el aceite flota sobre el agua? ¢Por qué hay plantas verdes? ¢Por qué se produce calor al frotar un cuerpo sobre otro? ¢Por qué es necesario, en algunos casos, hervir los alimentos? ¢Por qué el agua con sal se vuelve conductora de la corriente eléctrica? ¢Por qué el oxigeno es indispensable para las células? ¢Por qué los alimentos se conservan al refrigerarlos? El hombre ha tratado de contestar estas preguntas, desde su actividad cientifica. Ha tratado de entender cada vez mejor el com- portamiento de la Naturaleza y: Conociendo cémo lograr energia a partir de los nticleos de los Atomos, pudo disefar reactores nucleares para abastecer de ener- gia a grandes ciudades. Conociendo cémo reducir el nitrégeno del aire, pudo sintetizar amoniaco y producir fertilizantes. Conociendo la accién patégena de los microorganismos, pudo prevenir y curar enfermedades. Conociendo las leyes que describen la transferencia del calor, pudo disenar los refrigeradores. Conociendo las propiedades del petréleo, pudo obtener combusti- bles, fertilizantes, fibras sintéticas, proteinas. Conociendo las propiedades de los semiconductores, pudo desa- rrollar las telecomunicaciones. 14 _Didactica de las Ciencias de la Naturaleza Es decir, el hombre pudo aplicar en beneficio propio los recur- sos de la Naturaleza. Pero hay otras preguntas que pueden formularse: éCémo se originé la vida sobre la Tierra? éCudl es la estructura tiltima de la materia? ¢Cudll es el origen del cancer?