Está en la página 1de 8
_ Computacién cuantica, del fin de lo inealculable? La informatica basada en mecénica cuantica promete un revolcén enel procesamiento de datos y en. la investigacion cientifica. www.eltiempo.com ~ LUNES 19 DE JU! Una firma canadiense ha vendido procesadores cugnticos como este a Google y Lockheed Martin. o-vee Sst Wilson Vega Editor de Tecnologia Deje de lado todo lo que sabe so- bre los computadores. El concep- to de computacién cuantica esta tan adelantado a lo que conoce- ‘Mos que sus alcances no han ter- minado de ser dimensionados. Enese sentido, decir que esta tec- nologia va a cambiar al mundo podria quedarse corto. Probablemente sea més preci- so decir que va a redefinirlo, tan- to que la probada ley de Moore, segiin la cual cada dos afios se du- plica el ntimero de transistores en un microprocesador, podria quedar relegada a un segundo pla- no. “Las computadoras cuanticas prometen revolucionar la capaci- dad de calculo empleando meca- nica cuéntica para resolver pro- blemas millones de veces mas ra- pido que los dispositivos actua- les. Las mAquinas tradicionales se sirven de bits, que representan valores de 0 y 1 (binarios), y asi van armando progresiones:logi- Jos dos valores al mismo tiempo o cualquier superposicion de ellos, con lo cual almacenan y procesan informacién en forma mucho 4 més rapida, mediante ‘atajos’ que © Sus pares no cuanticos no pueden tomar”, explicé el experto Sebas- tian Campanario en el diario La Nacion. ae En otras palabras, en el reino cuantico dejan de ser absolutas verdades como que algo no puede estar en dos lugares a la vez, o que una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo. A la aplica- cion de ese principio se la llama superposicion cuantica. ?Piénselo asi: como las operacio- nes en Un-sistema cuantico no son secuenciales, sino simulta- neas, no tiene sentido pensar en lacapacidad de procesamiento co- mo una barra de progreso. Las co- losales unidades en que medimos Ja computaci6n actual (gigas, te- ras, petas, ete.) no tendrian lugar en él reino de lo cuéntico, que no es aritmético sino logaritmico. Los primeros pasos en este campo los han dado investigado- res de Estados Unidos, el Reino Unido y China, que han experi mentado con capacidades de cin- co qubits. De hecho, IBM permite que los desarrolladores accedan uno de estos sistemas -en inter- net y de manera gratuita~ para que empiecen a experimentar. “Los computadores cuanticos ofrecerén soluciones a proble- mas donde no sé pueden identifi- car patrones porque no existen Jos datos 0 porque el numero de posibilidades que tendrian que it es tan enorme que un computador clasico no lo procesa- ria jams”, asegura la compaiiia estadounidense. Unas cifras monstruosas Veinte qubits pueden manejar simultaneamente un mill6n de valores. El plan de aquellos en la carrera va més alla: construir un sistema de 50 qubits antes del 2030. “El ntimero 50 no es capri- choso: se lo considera el nivel de ‘supremacia cudntica’, a partir del cual las computadoras tradi- cionales quedarian practicamen- te obsoletas por su lentitud”, es- cribié Campanario. Con esas especificaciones, los computadores cuanticos revolucionar la lucha contra el si- da o el cancer, o encontrar solu- ciones més satisfactorias para ad- ministrar el trafico de las gran- des ciudades. También permiti- rian optimizar la navegacion guiada por satélite y asi hacer realidad el suefio de los vehiculos auténomos (sin conductor o pilo- to), 0 crear modelos de simula- cién subatémica que permitan de- sarrollar nuevos materiales. La inteligencia artificial tam- bién daria un salto... bueno, un salto cuantico, y veriamos siste- mas capaces de conversar con to- tal naturalidad con los seres hu- manos. De ahi en adelante, el cie- Jo es el limite. Un sistema de 100 qubits podria almacenar 1.267.650,600.228.229.401.496.703.20 5.375 naimeros diferentes, lo que equivale a millones de veces la ca- pacidad de todos los computado- res creados hasta la fecha. Todos. Hasta la fecha. éSigue sin ver cual es el escdn- dalo? Bueno, si una cifra que se expresa en quintillones atin no le ha volado la cabeza, piense esto: un sistema de 300 gubits podria manejar de manera simultanea tantas o ms operaciones como 4tomos hay en el universo. Claramente no hablamos aqui de un computador portatil en el que usted pueda consultar su co- rreo o actualizar su ¢uenta de Fa- cebook. Pero para los sistemas que manejan enormes voltime- nes de datos, o paralos que depen- den de formas de aprendizaje au- tomatico, la promesade la compu- tacién cuantica significa poner to- do de cabeza. “Los computadores clAsicos son extraordinariamente poten- tes y continuaran avanzando y sustentando todo lo que hacemos en los negocios y la sociedad. Sin embargo, hay muchos problemas que nunca seran enfrentados por un PC. Para crear conocimiento a partir de grandes complejida- des, necesitamos un computador cudntico”, dijo Tom Rosamilia, vicepresidente de IBM Systems. No obstante todas estas gran- des promesas de la computacion cudntica, numerosas voces se han alzado para advertir sobre sus peligros. En teoria, por ejem- plo, uno solo de estos sistemas po- dria desencriptar en segundos los cédigos mas complejos que protegen hoy aeropuertos, ban- cos y centrales nucleares, 0 que resguardan la informacién de agencias tan poderosas como la CIA. La sola idea tiene babeando a Jos espfas. El afio pasado, Estados Unidos detecté un aumento en el robo de informacion encriptada. Una de las teorias de los servicios de seguridad de ese pais es que los ladrones la estén guardando, a la espera de que emerjan siste+ mas capaces de romper los cédi? gos que la protegen. Pero atin falta mucho para qué vaticinan. Para empezar, no sabe? ‘mos si los investigadores de esta tecnologia lograran sistemas sufi: cientemente estables como para ser confiables. El campo es, por decir lo menos, incipiente. Sin embargo, organizaciones como Lockheed Martin, Google, IBM y: la Nasa siguen apostandole a su desarrollo. principal obstaculo.en.la. aplicacién de las propiedades cuanticas a sistemas informati cos es preservar las superposicio- nes durante el tiempo suficiente para producir calculos utiles. Los) resultados de los sistemas actua+ Jes aplicados a problemas comple’ jos son apenas “probablemente” correctos, pero la esperanza es! que leguen a ser tan rapidos que incluso teniendo que repetirlos cierto namero de veces sean mas eficientes que los métodos tradi~ cionales. “Creo que no es exagerado el’ entusiasmo que hay con respecto’ a’esta agenda ~opin6 en La Na- ci6n el fisico Christian Schmiege- low, quien trabaja en un proyecto para construir un. simulador cuantico-. Hoy la discusion ya no se centra en si lo lograremos, si- no en el timing del despliegue de estas nuevas tecnologias en el ; mercado y en la vida cotidiana. - Creo que veremos el impacto de acd a unos diez afios”. bagabt “Creo que veremos ' el impacto de aca a unos diez afios”. C. Schmiegelow, , » FISICo La apuesta de Bill Gates Microsoft encabeza un esfuerzo internacional por desarrollar tanto el ‘hardware’ como el ‘software’ necesarios para echar a andar la computacién cuantica. La iniciativa se llama Station Q y es liderada por el estadounidense Michael Freedman, célebre por haber resuelto a los 30 afios~ una versién de la Conjetura de Poincaré, uno de los problemas més antiguos de las matematicas. Por ese logro recibié la Medalla Fields, el honor més alto en este campo. La empresa de Bill Gates esté concentrada en los ‘qubits’ topolégicos, que se basan en gran medida en el fermion de Majorana, una particula cuya existencia se predijo en 1937 y {que fue observada por primera vez hace apenas cinco afios en los Pafses Bajos. Las tres formasdela camputaclon tia Eslaformamenos poderosay més restrictiva, pues solo puede realizar tuna funcion especifica. Es, sinembargo, lamés facil de construit.Noofrece ventajas concretas frentea las capacidades actuales dela computacion tradicional. Cepazdesimular ee are cunticas que hoy son inalanzales pro, Método concios Se especula que se moverla entrelos 50 ylos 100 aqubits. Podrfa ser construido en los ptximos 12 ais. Laverdaders¥ porahora, tebrica-promesa dela computacincudntica, tambiénla rs difeilde constr Tiene el potencal deser exponencialt guises tradicionales y evolu compost elfrendleoo Tela acon mee