Está en la página 1de 10

CUATRO

Batalla y Repercusiones

El aire se precipitó fuera de los pulmones de Khadgar cuando golpeó el suelo. La tierra
era arenosa debajo de sus dedos, y se dio cuenta que debía haber aterrizado en una duna
de arena pequeña con los desechos recogidos a lo largo de un lado de la cresta.

Con inquietud el joven mago se puso de pie. Desde el aire parecía la cresta de un
incendio forestal. Desde el suelo parecía una apertura al mismísimo infierno.

Los vagones estaban casi completamente consumidos por el fuego, su contenido


disperso y ardiente a lo largo de la cresta. Piezas de tela se había desenrollado en el
suelo, evitó barriles y desechos, y comida descompuesta y embarrada en la tierra. A su
alrededor estaban los cuerpos, las formas humanas vestidas de armadura ligera. Hubo
un destello ocasional de un casco o una espada. Esos serían los guardias de caravanas,
que fracasaron en su tarea.

Khadgar encogió un hombro adolorido, pero sintió que no estaba roto. Aun teniendo en
cuenta la arena, creyó que debería haber aterrizado más difícil. Sacudió la cabeza, con
fuerza. Lo que quedó del dolor de hechizo de Medivh fue superado por el mayor dolor
en otra parte.

No hubo movimiento entre los escombros, y Khadgar se agachó. Voces ladraron de un


lado a otro en una lengua desconocida, un idioma que en los oídos de Khadgar eran
sonidos guturales y blasfemias. Ellos lo estaban buscando a él. Lo habían visto caer de
su montura y ahora lo estaban buscando. Mientras observaba, las figuras inclinándose y
arrastrando los pies entre los escombros, formando siluetas encorvadas que pasaban
entre de las llamas.

Algo hacía cosquillas en la parte posterior del encéfalo de Khadgar, pero no pudo
ubicarlo. En su lugar, comenzó a retirarse de la claridad, con la esperanza de que la
oscuridad lo mantuviera oculto de las criaturas.

Tal no pudo haber sido. Detrás de él, rompió una rama o una bota había encontrado un
bache cubierto por las hojas, o la armadura de cuero que estaba enredada brevemente en
unos matorrales. En cualquier caso, Khadgar sabía que no estaba solo, y se volvió luego
a ver...

Una monstruosidad fue su visión. Una burla de la humanidad en verde y negro.

No era tan grande como la criatura de su visión, ni más amplia, pero todavía era una
criatura de pesadilla. Su pesada mandíbula estaba dominada por unos colmillos que
sobresalían hacia arriba, sus otras características eran pequeñas y siniestras. Por primera
vez Khadgar se dio cuenta de que tenia grandes, orejas erectas. Probablemente lo oyó
antes de que lo viera.

Su armadura era oscura, pero era de cuero y no del metal de su sueño. La criatura tenía
una antorcha en una mano que capturaba las características profundas de su cara, por lo
que era aún más monstruoso. En su otro mano la criatura llevaba una lanza decorada
con una serie de pequeños objetos blancos. Con un sobresalto Khadgar se dio cuenta
que los objetos eran oídos humanos, los trofeos de la masacre que sucedió alrededor de
ellos.

Todo esto le vino a Khadgar en un instante, en el momento del encuentro del hombre y
el monstruo. La bestia señaló con la macabra lanza decorada al joven y dejó escapar un
bramido de desafío.

El desafío fue interrumpido cuando el joven mago murmuró una palabra de poder,
levantó una mano, y desató un pequeño rayo de poder a través del abdomen de la
criatura. La bestia se desplomó sobre sí misma, y su bramido se corto.

Una parte de su mente se quedó atónita ante lo que acababa de hacer, la otra había visto
lo que estas criaturas podrían hacer, en la visión que tubo en Karazhan.

La criatura había advertido a los demás miembros de su unidad, y ahora había aullidos
de guerra por todo el campamento. Dos, cuatro, una docena, todos convergiendo a su
ubicación. Peor aún, hubo gritos que provenían del propio pantano.

Khadgar sabía que no tenía el poder para rechazar a todos ellos. La invocación del rayo
místico fue suficiente para debilitarlo. Otro lo pondría en peligro grave de desmayarse.
¿Tal vez debería tratar de huir?

Pero estos monstruos probablemente conocían los pantanos oscuros que los rodeaban
mejor que él. Si se mantenía en la cresta de arena, lo encontrarían. Si huía al pantano,
ni siquiera Medivh sería capaz de localizarlo.

Khadgar levantó la vista hacia el cielo, pero no había señales del Mago o los grifos. ¿Si
Medivh aterrizó en algún lugar, y fue localizado por los monstruos? ¿O había vuelto al
campamento de fuerza humana en el sur, para traerlos aquí?

O bien, Khadgar pensó sombríamente, que el estado de ánimo de Medivh había


cambiado una vez más y se había olvidado de que había alguien con él en ese vuelo?

Khadgar miró rápidamente hacia la oscuridad, luego regreso hacia el lugar de la propia
emboscada. Hubo más sombras que se movían alrededor del fuego, y aullando más.

Khadgar recogió la lanza con el trofeo macabro, y se dirigió deliberadamente hacia el


fuego. Él no podría ser capaz de disparar más de un rayo místico o dos, pero los
monstruos no lo sabían.

Tal vez eran tan tontos como parecían. E inexpertos con los magos como él.

Él les sorprendió entonces, armándose de valor. Lo último que esperaban era ver a su
presa, la víctima que había sido derribada de su montura voladora, de pronto
manifestarse al borde de la luz de la fogata, con la lanza de uno de sus guardias.

Khadgar arrojó la lanza sobre un lado del fuego, y envió una lluvia de chispas al
aterrizar.
El joven mago invoco un poco de fuego, una pequeña bola, y la sostuvo en la mano.
Confiaba en sus rasgos retratados tan serios como la de una antorcha encendida. Se
sintió mejor.

"Dejen este lugar", bramó Khadgar, rezando para que su voz tensa no se quebrara.
"Dejen este lugar o mueran".

Una de las grandes bestias dio dos pasos hacia adelante y Khadgar murmuró una
palabra de poder. Las energías místicas se extendieron alrededor de su mano en llamas y
miro fijamente a su no humana cara verde. El animal tenía el tiempo suficiente para
levantar su mano con garras y arruinarle su plan.

"Huye", gritó Khadgar, tratando de lanzar su voz tan profundamente como pudo, Huye
"o correrán la misma suerte."

Su estómago se sentía como el hielo, y trataba de no mirar a la criatura en llamas.

Una lanza salió de la oscuridad, y con lo último de su energía Khadgar convocó un poco
de aire, lo suficiente para empujarla con claridad a un lado. Mientras lo hacía se sentía
débil. Eso era lo último que podía hacer. Estaba bien y verdaderamente cansado. Sería
un buen momento para dejar el trabajo.

Las criaturas alrededor, casi como una docena visibles, dieron un paso atrás, luego otro.
Una poco más, Khadgar repasaba, y huirían de nuevo hacia el pantano, y le daría tiempo
suficiente a sí mismo para huir. Ya había decidido que huiría hacia el sur, hacia el
campamento del ejército.

Entonces se oyó una alta, y jocosa risa que helaba la sangre de Khadgar. Las filas de
los guerreros verdes se abrieron y otra figura salía arrastrando los pies hacia adelante.
Era delgada y más encorvada que los otros, y vestía una túnica de color sangre oscura.
El color del cielo de la visión de Khadgar. Sus características eran verdes y deformadas
como los otros, pero este tenía un brillo de inteligencia salvaje en sus ojos.

Tendió su mano con la palma hacia arriba, tomó una daga y traspaso su palma con la
punta. Sangre rojiza se agrupaba en la palma con garras.

La bestia vestida habló una palabra que Khadgar nunca había oído, una palabra que
hería los oídos, y la sangre estallaba en llamas.

"¿Humano quiere jugar?", Dijo el monstruo vestido, más o menos conocedor del
lenguaje humano. "¿Quiere jugar con los hechizos? ¡Nothgrin puede jugar! "

"Vete ahora," intento Khadgar. "¡Vete ahora o muere!"

Pero la voz del joven mago vaciló ahora, y el vestido se limitó a reír de forma burlona.
Khadgar escaneaba la zona a su alrededor, buscando el mejor lugar para correr,
preguntándose si podría apoderarse de una de las espadas de los guardias que se
encontraban tiradas en el suelo. Se preguntó si este Nothgrin sabía tanto como se sabía
Khadgar.
Nothgrin dio un paso hacia Khadgar, y dos de los brutos a la derecha del lanzador de
conjuros de repente gritaron y estallaron en llamas. Esto pasó con una rapidez que
sorprendió a todos, incluyendo a Khadgar. Nothgrin volteo hacia las criaturas
inmoladas, para ver como otros dos se reunían con él, estallando en llamas como ramas
secas. Gritaron así, con las rodillas torcidas y cayendo al suelo.

En el lugar donde estaban las criaturas ahora estaba Medivh. Él parecía brillar por su
propia voluntad, disminuyendo el incendio principal, los vagones en llamas, y los
cadáveres ardiendo en el suelo, absorbiendo la luz en sí mismo. Parecía radiante y
relajado. Sonrió a las criaturas reunidas, y era una salvaje, brutal sonrisa.

"Mi aprendiz le dijo que se fuera", dijo Medivh, "Usted debió haber seguido sus
órdenes."

Una de las bestias dejó escapar un grito, y enseguida el mago lo hizo callar con un gesto
de la mano. Algo duro e invisible golpeó a la cuadrada bestia en la cara, y se vio como
grieta hacia desprender su cabeza de su cuerpo y rodaba hacia atrás, golpeando el suelo
sólo momentos antes de cuerpo de la criatura golpeara la arena.

El resto de las criaturas se tambaleó un paso hacia atrás, y luego huyeron por completo
en la noche. Sólo el líder, el vestido Nothgrin, quedo en su sito, y su mandíbula se abrió
ampliamente con sorpresa.

"Nothgrin te conoce, humano," dijo entre dientes. "Tú eres el único...."

Cualquier otra cosa que dijo la criatura desapareció en un grito cuando Medivh agitó
una mano y la criatura fue levanta sobre sus pies por una ráfaga de aire y fuego. Fue
arrastrada hacia arriba, gritando, hasta que por fin sus pulmones colapsaron del estrés y
los restos de su cuerpo quemado descendían hacia abajo como copos de nieve negro.

Khadgar miró a Medivh, y el mago tenía una sonrisa con dientes, satisfecho de sí
mismo. La sonrisa se desvaneció cuando miró el rostro ceniciento de Khadgar.

"¿Estás bien, muchacho", le preguntó.

“Bien” dijo Khadgar, sintiendo el peso del cansancio que se apoderaba de él. Trató de
sentarse, pero terminó viniendo abajo sobre sus rodillas, su mente estaba gastada y
vacía.

Medivh estaba a su lado en un momento, pasando la palma sobre la frente del


muchacho. Khadgar trató de mover la mano, pero consideró que carecía de la energía.

"Descansa", dijo Medivh. "Recupera tu fuerza. Lo peor ya pasó".

Khadgar asintió con la cabeza, parpadeando. Miró a los cuerpos alrededor del fuego.
Medivh pudo haberlo matado con la misma facilidad, en la biblioteca. ¿Lo detuvo su
mano, entonces? ¿Algunos recuerdos de Khadgar? ¿Algunos vestigios de memoria o de
humanidad?
El joven mago gesticulando, "esas cosas". Su voz se oía arrastrando las palabras, "¿Que
eran...?"

"Orcos", dijo el Mago. "Esos eran los orcos. Ahora no más preguntas por el momento. "

Al este, el cielo se iluminaba. Hacia el sur, se oyó el ruido de los brillantes cuernos y
poderosas pezuñas.

"La caballería a llegado", dijo con un suspiro Medivh. "Demasiado fuerte y demasiado
tarde, pero no les digas eso. Puede recoger a los rezagados. Ahora descansa. "

La patrulla se extendió por el campamento, la mitad de ellos desmontados, el resto


patrullando a lo largo de la carretera. Los jinetes comenzaron a comprobar los cuerpos.
Como detalle se comenzaron a enterrar a los miembros de la caravana. Los pocos orcos
muertos a los que Medivh no había prendido fuego fueron recogidos y puestos en el
incendio principal, carbonizando sus cuerpos y su carne quedando reducidas a cenizas.

Khadgar no recordaba cuando Medivh lo dejo, pero él regresó con el comandante de la


patrulla. El comandante era un hombre fornido, más viejo, su rostro curtido por el
combate y las campañas. Su barba era ya más de sal que pimienta y el nacimiento del
pelo había retrocedido hasta la parte posterior de la cabeza. Era un hombre enorme, se
hacia aun mas imponente por la armadura de placas y su gran capa. Por encima del
hombro Khadgar podía ver la empuñadura de una espada enorme y la empuñadura
adornada con piedras preciosas.

"Khadgar, este es el Señor Anduin Lothar", dijo Medivh, "Lothar, esta es mi aprendiz,
Khadgar del Kirin Tor."

La mente de Khadgar dio giros tratando de capturar a la primera el nombre. Lord


Lothar. El Campeón del Rey, compañero de infancia de ambos el Rey Llane y Medivh.
La cuchilla en su espalda tenía que ser la Gran Espada Real, se había comprometido a
defender Azeroth, y...

¿Acababa de decir Medivh que Khadgar era su aprendiz?

Lothar cayó sobre una rodilla para llegar al nivel del joven, y lo miró con una sonrisa.
“Así que finalmente conseguiste un aprendiz. Tuviste que ir a la Ciudadela Violeta para
encontrar uno, ¿eh, Med? "

"Encontrar los méritos adecuados, sí", dijo Medivh.

"¿Y si los magos locales usaran armadura debajo de su ropa, seria mucho mejor, no?
¡Oh, no me mires así, Medivh. ¿Qué tiene que hacer uno para impresionarte?

"Oh, lo de siempre", dijo Medivh, mostrando los dientes en una mueca salvaje en la
respuesta. "Organizar mi biblioteca. Domar a un grifo en el primer intento. Enfrentarse
con estos orcos con una sola mano, incluyendo un brujo. "
Lothar dejó escapar un silbido "¿Él ha organizado tu biblioteca? Estoy impresionado."
Una sonrisa brilló bajo el bigote gris.

“Lord Lothar” logró decir finalmente Khadgar. "Su habilidad es conocida incluso en
Dalaran."

"Descansa, muchacho", dijo Lothar, poniendo un guante pesado en el hombro del joven
mago. "Vamos a atrapar al resto de las criaturas."

Khadgar sacudió la cabeza. "Usted no lo hará. No, si se queda en el camino."

El Campeón del rey parpadeó sorprendido, y Khadgar no estaba seguro si era a causa de
su presunción o sus palabras.

"El muchacho tiene razón, estoy asustado", dijo Medivh. "Los orcos han salido a la
ciénaga. Ellos parecen conocer la Ciénaga Negra mejor que nosotros, y eso es lo que los
hace tan eficaces aquí. Nos quedamos en las carreteras, y ellos pueden hacerr círculos
alrededor de nosotros. "

Lothar frota la parte posterior de su cabeza con su guante. "Tal vez podríamos pedir
prestados algunos de los grifos suyos para explorar."

"Los enanos que entrenó pueden tener sus opiniones sobre el préstamo de sus grifos",
dijo Medivh.

"Pero es posible que hablas con ellos, y los gnomos también. Ellos tienen molinetes y
motores de aire que podrían ser más adecuados para exploración."

Lothar asintió con la cabeza y se frotó la barbilla. "¿Cómo sabías que él estaba aquí?"

"Me encontré con uno de sus exploradores cerca de mi dominio", dijo Medivh, con tanta
calma como si estuviera hablando del clima. "Me las arreglé para expulsar fuera de aqui
el gran grupo que busca atacar a lo largo de la carretera de la Ciénaga. Tenía la
esperanza de llegar a tiempo para avisarles. "Mirando la devastación a su alrededor.

La luz del sol hizo poco para ayudar a la aparición de la zona. Los incendios más
pequeños habían cesado, y el aire olía a carne orca quemada. Una nube pálida se cernía
sobre el lugar de la emboscada.

Un soldado joven, poco más que la edad de Khadgar, corrió hacia ellos. Habían
encontrado un superviviente, que estaba bastante mal herido, pero vivo. ¿Podría el mago
venir de nuevo?

"Quédate con el muchacho", dijo Medivh, "Todavía un poco aturdido por todo." Y con
eso el maestro caminó por la tierra arrasada y sangrienta, su larga túnica ondeaba detrás
como una bandera.

Khadgar trató de levantarse y seguirlo, pero el Campeón del Rey puso su guante pesado
en el hombro y lo sujeto. Khadgar lucho sólo por un momento y luego regresó a la
posición de sentado.
Lothar capturo a Khadgar con una sonrisa. "Así que el viejo excéntrico ha encontrado
un ayudante.”

"Aprendiz", dijo Khadgar débilmente, aunque se sintió que su orgullo aumentaba en su


pecho. El sentimiento trajo una nueva fuerza a su mente y las extremidades. “Ha tenido
muchos asistentes. No duraron mucho. O al menos eso he oído”.

"Uh-huh", dijo Lothar. "Le recomendé a algunos de los asistentes, y volvieron con
cuentos de una torre encantada y un loco, mago exigente. ¿Qué piensas de él?

Khadgar parpadeó por un momento. En las últimas doce horas, Medivh le había
atacado, empujado conocimiento en la cabeza, lo arrastró por todo el país con un grifo
dejándolo atrás, y lo dejó que peleara cara a cara con un puñado de orcos antes de
abatirse por el rescate. Por otra parte, lo había hecho su aprendiz. Su estudiante.

Khadgar tosió y dijo: "Él es más de lo que esperaba."

Lothar sonrió de nuevo y había una genuina calidez en la sonrisa. "Es más lo que nadie
esperaba. Ese es uno de sus puntos buenos". Lothar pensó por un momento y dijo:" Esa
es una respuesta muy política y cortés."

Khadgar esbozó una sonrisa débil. "Lordaeron es una tierra muy política y educada."

"Así que me he dado cuenta en el Consejo del Rey. Los embajadores de Dalaran pueden
decir sí y no al mismo tiempo, y a la vez no decir nada. Con ningún insulto previsto".

"Con ninguna cuenta, mi señor-dijo Khadgar.

Lothar miró al muchacho. "¿Cuántos años tienes, muchacho?

Khadgar miró al hombre mayor. "Diecisiete años. ¿Por qué? "

Lothar sacudió la cabeza y gruñó: "Eso podría tener sentido."

"¿Tiene sentido, ¿cómo?"

"Med, quiero decir el Señor Magus Medivh, era un hombre joven, varios años menor
que tú, cuando cayó enfermo. Como resultado de ello, nunca se junto mucho con
alguien de su edad".

"Enfermo” dijo Khadgar. "¿El Mago estaba enfermo?"

"En serio", dijo Lothar. "Cayó en un sueño profundo, un estado de coma como lo llamó.
Llane y yo lo mantuvimos en la abadía de Villanorte, y los santos hermanos le dieron de
comer caldo para que no se marchitara. Durante años fue así, entonces, de repente, se
despertó, apareció como la lluvia. O casi".

"Casi", preguntó Khadgar.


”Bueno, se perdió un gran trozo de su adolescencia, décadas y añadido algunos años
más. Se quedó dormido como un adolescente y se despertó como un hombre adulto.
Siempre me ha preocupado como lo afectó".

Khadgar pensó sobre el temperamento mercurial del maestro, sus cambios de humor
repentinos, y la alegría infantil que tenia cuando luchaba contra los orcos. ¿Si Medivh
fuera un hombre más joven, que sus acciones tendrían más sentido?

"Su coma", dijo Lothar, y movió la cabeza en la memoria. "No fue natural. Med lo
denomino una "siesta", para el era perfectamente razonable. Pero nunca nos enteramos
de por qué sucedió. El Mago podría habérnoslo aclarado, pero no ha demostrado ningún
interés en el asunto, aun cuando se lo he pedido."

"Soy aprendiz de Medivh," dijo simplemente Khadgar. "¿Por qué me dices esto?"

Lothar suspiró profundamente y miró hacia la cresta de batalla llena de cicatrices.


Khadgar se dio cuenta de que el campeón del rey era una persona básicamente honrada,
que no podría durar ni un día y medio en Dalaran. Sus emociones eran muy claras en su
rostro curtido y abierto.

Lothar se saboreo los dientes, y dijo: "Para ser honesto, me preocupo por él. Él está solo
en su torre..."

"Tiene un castellano. Y esta Cook, " objeto Khadgar.

"...con toda su magia", continuó Lothar. "Simplemente parece solo. Recogido en las
montañas. Me preocupo por él."

Khadgar asintió con la cabeza, y añadió para sí mismo, y es por eso que envían a todos
los aprendices de Azeroth. Para espiar a tu amigo. Te preocupas por él, pero te preocupa
su poder también. En voz alta, Khadgar dijo: "Te preocupas de si está bien."

Lothar se encogió de hombros, revelando tanto lo mucho que se preocupaba y cuánto


estaba dispuesto a fingir lo contrario.

"¿Qué puedo hacer para ayudar?", Preguntó Khadgar. “Me ayudo. Lo ayudare. "

"Mantén un ojo en él", dijo Lothar. "Si eres su aprendiz, debería pasar más tiempo
contigo. Yo no quiero que..."

"¿Caiga en otro estado de coma?", Sugirió Khadgar. En un momento en que estos orcos
de repente están por todo el mundo. Por su parte, Lothar lo premió con otra encogida de
hombros.

Khadgar dio la mejor sonrisa que podía manejar "Sería un honor ayudarles a los dos,
Lord Lothar. Sabe que mi lealtad debe ser para el maestro primero, pero si hay algo que
un amigo necesita saber, voy a darle un tiempo."
Otra palmadita pesada del guante. Khadgar se maravilló de lo mal que Lothar ocultaba
su preocupación. Serán todos los nativos de Azeroth fueran abiertos y cándidos?.
Incluso ahora, Khadgar podía ver que había algo más de lo que Lothar quería hablar.

"Hay algo más", dijo Lothar. Khadgar se limitó a asentir cortésmente.

"¿Ha el Mago hablado sobre el titulo de El Guardián contigo?", Preguntó.

Khadgar pensó en pretender saber más que él, para sacar más de este hombre mayor y
muy honesto. Pero como el pensamiento pasó por su cabeza, lo desecho. Lo mejor es
mantenerse a la verdad.

"He oído el nombre de labios de Medivh", dijo Khadgar. "Pero no sé nada de los
detalles."

“Ah” dijo Lothar. “Entonces, haz como si yo no hubiera dicho nada."

"Estoy seguro que vamos a hablar de ello en su debido momento", agregó Khadgar.

“Sin duda” dijo Lothar. "Me inspiras como una especie de confianza."

"Después de todo, sólo he sido su aprendiz por unos días", dijo Khadgar perezosamente.

Las cejas de Lothar se elevaron, “¿Unos días? Exactamente cuánto tiempo haz sido
aprendiz de Medivh? "

"¿Contando hasta mañana el amanecer?” dijo Khadgar, y se permitió una sonrisa. "Eso
sería uno."

Medivh eligió ese momento para volver, parecía más demacrado que antes. Lothar alzó
las cejas en una pregunta esperanzada, pero el Mago sólo sacudió la cabeza. Lothar
frunció el ceño profundamente, y después de intercambiar algunas bromas, fue a
supervisar el resto de salvamento y limpieza. La mitad de la patrulla que se había
movido en el camino había vuelto, pero no había encontrado nada.

"¿Está listo para viajar?", Preguntó Medivh.

Khadgar se levanto sobre sus pies, y la cresta de arena en medio de la Ciénaga Negra
parecía como un barco inclinado en un mar agitado.

"Bastante bien," dijo. "No sé si puedo manejar un grifo, sin embargo, a pesar de..." dejó
desvanecerse su voz, pero le tocó la frente.

"Estas igual de bien", dijo Medivh. "Tu montura se asusto por las flechas, y se dirigió
hacia las tierras altas. Vamos a tener que montar los dos. "Levantó el silbato tallado con
runas a los labios y dejó escapar una serie de silbidos cortos y definidos. Muy por
encima, se oyó el grito de un grifo, dando vueltas por encima de ellos.

Khadgar lo miró y dijo: "Entonces, soy su aprendiz."


“Sí” dijo Medivh, con una máscara de calma en su rostro.

"Pasé las pruebas", dijo el joven.

“Sí” dijo Medivh.

“Es un honor, señor”, dijo Khadgar.

"Me alegro de que lo sea", dijo Medivh, y la sombra de una sonrisa cruzó su rostro.
“Porque ahora comienza la parte difícil.”

Intereses relacionados