Está en la página 1de 14

¿Qué es el apego y cómo podemos fomentarlo con nuestros hijos/as?

¿Qué es el apego y cómo podemos fomentarlo con nuestros hijos/as?

¿Qué es el apego y cómo podemos fomentarlo con nuestros hijos/as? ¿Qué es el apego y

Ps.Felipe Lecannelier Acevedo. Director del Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el Niño (CEEIN). Universidad del Desarrollo

El apego es la relación afectiva más íntima, profunda e importante que establecemos los seres humanos. Este apego afectivo se caracteriza por ser una relación que es duradera en el tiempo, suele ser estable, relativamente consistente, y es permanente durante la mayor parte de la vida de una persona. Ejemplos de relaciones de apego son las que se desarrollan entre las parejas y entre los hijos e hijas y sus madres/padres (y a veces entre profesionales y sus pacientes y/o alumnos). Aquí nos centraremos en el apego entre los hijos/as hacia sus madres/padres.

En la actualidad se considera que el apego es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de los niños, debido a las siguientes razones:

  • Primero, el apego es una necesidad biológica que todos los seres humanos tenemos (de igual importancia que comer o respirar), esto quiere decir que los niños (y los adultos) necesitan vivir vinculados a otras personas que los cuiden y los quieran.

  • En segundo lugar, el apego es importante porque es el “espacio vital de crecimiento del niño”, es decir, que la calidad del apego que reciba el niño/a va a influir en cómo se comportará y desarrollará en el futuro.

  • Finalmente, el apego es lo que da al niño un sentido de seguridad, autoestima, confianza, autonomía y efectividad para enfrentar el mundo, de acuerdo a la calidad afectiva que reciba de sus padres.

Teniendo en cuenta todas estas razones, es muy importante aclarar que el apego no incluye todas las instancias de crianza y relación que se establecen con el niño/a. El apego se forma específicamente en aquellos

momentos donde ellos sienten o expresan algún malestar (sea porque se sienten solos, están enfermos, se hicieron daño, etc.) y el modo cómo los padres calman ese malestar.

De una forma más clara y directa es posible afirmar entonces que la calidad del apego que los hijos establecen con uno está determinada por el modo como se suele calmar los diversos malestares que pueden sentir o vivir. Si por ejemplo, un niño se cae, llora, y los padres lo retan, o si a un bebé se lo deja llorar por mucho tiempo, o si se deja solo a un niño o niña por largos periodos, entonces todos esos son modos que no calman al niño, sino que lo dejan con más malestar (y por ende, son modos inadecuados de establecer apego). Por lo tanto, el apego es una relación afectiva estable, duradera, íntima que determina en gran parte el desarrollo presente y futuro del niño/a, y que se forma en los miles de momentos en donde un infante expresa su necesidad de ayuda y lo que los padres hacen con ese malestar.Desde este punto de vista, inevitablemente surgen muchas preguntas e interrogantes sobre el modo más adecuado de cuidar y calmar a los niños.

Históricamente, los padres y madres hemos recibido muchos consejos y guías que se contraponen con lo que las investigaciones en apego han demostrado. Algunos de estos mitos de la crianza son:

  • el apego sólo se forma con contacto piel a piel en el momento del parto: si bien este momento es muy importante para el desarrollo del niño y el desarrollo del vinculo con la madre, ha sido un error pensar que aquellas madres que lo hacen tendrán buen apego y las que no lo hacen no lo tendrán. El apego no se forma en un solo instante de minutos u horas, sino en el día a día de la relación con el niño, desde el nacimiento hasta la adultez.

  • las instancias de juego son las principales para formar un apego sano: el juego es una instancia vital para el desarrollo del niño, pero no tiene sentido jugar si por otra parte, no se los suele calmar y apoyar cuando lo necesitan. Algunos padres y madres sólo interactúan de modo positivo con los niños en el juego, pero no los calman adecuadamente cuando les pasa algo negativo.

  • la lactancia es otra de las principales instancias para formar un apego sano: aunque nadie duda de los impresionantes beneficios de la leche materna, es un error pensar que solo se hace apego en este momento ya que tal como se ha mencionado el desarrollo del apego es una actividad diaria y continua referida a calmar el stress de los niños.

  • a los bebés y niños/as no se les debe tomar siempre en brazos, de lo contrario se mal acostumbrarán (y mal criarán): los estudios han mostrado lo contrario. Aquellas madres o padres (o

cuidadores importantes para el niño) que suelen siempre calmar al niño, darle contacto afectivo y físico continuo, suelen tener niños “mejor comportados”, mas calmados (y menos descontrolados). El contacto físico constante da seguridad al niño, y lo protege de futuros problemas afectivos y conductuales.

  • si a un niño se lo consiente en todo, se “mal criará”: los niños que se tildan de “mal criados” no es porque se les da todo, sino porque los padres en algunas ocasiones les dan todo, pero en otras cambian su conducta de modo inconsistente, es decir el niño/a se confunde y se siente inseguro del cariños de su padre y madre. Si a un bebé o niño se le da todo en términos de cariño, se le está enseñando a confiar, querer y comunicarse con los otros (y a calmarse a sí mismo).

  • los bebés tienen que aprender a ser independientes desde temprana edad (dormir solos, jugar solos, aprender a estar solos, etc.): los bebés no están biológicamente preparados para aprender a estar solos (¡ningún ser humano lo está!). Entonces, cuando se busca que los niños sean independientes a temprana edad, en el fondo lo que se está haciendo es fomentar su soledad, y su falta de confianza en el cariño de los padres. De a poco hay que ayudarlos a desarrollar su autonomía, pero estando siempre atentos a apoyarlos.

  • cuando un bebé o niño hace una pataleta se la debe ignorar: los estudios son claros en mostrar que cuando se hace eso, el niño aumenta mas su rabia, frustración, y por ende, no solo hace mas pataletas, sino que siente rencor hacia sus padres (si esto se hace de un modo relativamente continuo).

En conclusión, la importancia del apego en la crianza nos dice que tenemos que entregar todo el cariño, afectividad, contacto físico, que podamos a los niños. Es de ese modo como ellos aprenderán a enfrentar el mundo de un modo adecuado.

Es importante tener en cuenta ciertas habilidades fundamentales que pueden ayudar a fomentar un apego sano con los hijos. Más de 30 años de estudios han mostrado que son 4 las habilidades fundamentales que se deben tratar de aplicar de un modo secuencial:

  • Atención: aquí se refiere a la habilidad básica de atender, contactarse afectivamente y comprometerse con el desarrollo del niño.

  • Mentalización: esto se refiere a la habilidad de saber empatizar y comprender lo que le está ocurriendo a un niño (especialmente en momentos de stress. Esto implica no criticar ni inferir

intenciones negativas en el niño “el es un manipulador”; “ella es agresiva y le gusta pelear”), sino más bien hacer el esfuerzo por comprender qué está tratando de expresar un niño con su malestar (“se enojó porque quiere que lo tomen en brazos”).

  • Automentalización: aquí se refiere al proceso de entender qué le pasa a uno como padre y madre cuando los niños/as expresan cosas negativas. Es decir, entender que muchas veces solemos culparlos de cosas que nos molestan a nosotros.

  • Regulación: por último, lo anterior no tiene sentido si es que uno no se tranquiliza y enfrenta al niño/a de modo que se calme y disminuya su malestar (no que lo aumento). Son muchas las cosas que los padres hacemos que dejan al niño más estresado y molesto. Debemos estar atentos para esforzarnos y mejorar en esto.

Es muy recomendable ensayar estas habilidades como una actitud frente a la crianza de los niños y niñas (especialmente cuando ellos se sienten mal, independiente de la razón).

Por último, si se hace una siglas con el nombre de cada una de estas 4 habilidades, tiene que en el fondo desarrollar el apego es A.M.A.R a los hijos e hijas.

Cómo apoyar al desarrollo del lenguaje

Cómo apoyar al desarrollo del lenguaje (1 a 2 años)

intenciones negativas en el niño “el es un manipulador”; “ella es agresiva y le gusta pelear”),

El desarrollo del lenguaje se construye a partir de las interacciones del niño/a con las personas que lo cuidan y es promovido por un ambiente rico que responde a través de la conversación.

Al año comienzan las primeras palabras y desde los 18 meses se logran avances importantes en el desarrollo del lenguaje.

En esta etapa los niños y niñas logran un mayor conocimiento de ellos mismos ya que son capaces de nombrarse a sí mismos, identificar partes de su cuerpo y reconocer su imagen en las fotos familiares o en el espejo.

Respecto del lenguaje, a esta edad adquieren la capacidad de:

• Reconocer y nombrar objetos familiares.

• Identificar algunas imágenes en un libro.

• Entender instrucciones simples.

• Comprender el significado de palabras que no son capaces de reproducir.

• Cantar canciones “a su manera”.

• Expresar algunos deseos con palabras.

• Imitar palabras nuevas.

Algunos consejos para estimular el lenguaje:

• Es muy bueno señalar objetos y nombrarlos, alentando a que el niño/arepita, evitando el uso sólo de gestos.

• Es también muy bueno hablar claro, para favorecer la comprensión y aprendizaje. Por ejemplo, se le puede hacer participar activamente en las rutinas cotidianas del hogar y comentarle, al mismo tiempo, lo que se está haciendo y por qué. De esta forma el niño o niña aprenderá palabras que corresponden a lo que ve que hacen los demás.

• Mientras los niños/as están aprendiendo a hablar no es muy recomendable corregirlos demasiado, aunque sí es importante hablarle correctamente y no imitando a una guagua, pues más los confunde que ayuda.

Mitos comunes sobre el desarrollo del lenguaje:

Existen algunos mitos que llevan a no reconocer un retraso en el desarrollo del lenguaje y por tanto, impiden su oportuno tratamiento.

Algunos de estos mitos son:

“Le dan todo lo que quiere y así no tiene necesidad de hablar ni pedir”.Es importante que la familia ayude al niño/a, pero también deben fomentarle que hable para apoyarlo en su desarrollo. Aunque los niños/as pueden mostrar un pequeño retraso del lenguaje expresivo, no debe haber ningún retraso en el lenguaje receptivo.

“Él es hombre, ¿qué esperabas? Los niños hablan menos que las niñas”.La diferencia de sexo en el desarrollo del lenguaje es pequeña a favor de las niñas sobre los niños, tanto en cantidad como en complejidad a partir del primer año de vida, pero los atrasos significativos no pueden ser explicados por diferencias de sexo. Tanto a los niños como a las niñas se les debe estimular para que logren un buen desarrollo de su lenguaje.

“Es flojo, por eso no habla”. Un niño/a nunca es flojo para aprender cosas nuevas; tienen un deseo interno de dominar el lenguaje y siempre ejercitan las nuevas destrezas que van desarrollando ¡Anímalo! Quizás es más tímido/a, no se siente tan seguro/a o le ha faltado la oportunidad.

“Crecerá y lo superará.” Es común que la gente crea que las dificultades en el lenguaje se superan solas y muy certeramente la mayoría de los niños/as aprende a hablar; sin embargo, es importante recordar que trabajar un retraso tempranamente puede evitar problemas posteriores, además de problemas de comportamiento y dificultades emocionales.

Si tienes sospechas de que tu hijo/a tiene dificultades en el desarrollo del lenguaje, consulta con el pediatra para buscar la mejor alternativa para darle el apoyo profesional que necesita.

Algunos consejos para leer en voz alta a tu niño o niña:

Haz de la lectura un hábito diario. Léele antes de dormir.

Diviértete y diviértelo. Los niños/as a los que les gustan los libros aprenden a leer más rápido. Los libros pueden ser parte de un momento especial para ellos.

Háblale acerca de las imágenes. No tienes que leer el libro para contar una historia.

Permite que el niño/a pase las páginas. Las guaguas requerirán libros de cartón y ayuda para pasar las páginas, pero luego del año pueden hacerlo solas.

Muéstrale las palabras. Sigue las palabras con tu dedo en la medida que las lees.

¡Haz que la historia cobre vida! inventa voces diferentes, usa tu cuerpo para contar la historia.

Pregúntale acerca de la historia ¿Qué pasará luego? ¿Qué es eso?

Permítele al niño/a hacer preguntas acerca de la historia. Los niños/as mayores de un año ya pueden memorizar partes de una historia.

Contagiar la lectura desde la primera infancia.

Contagiar la lectura desde la primera infancia.

La lectura no se enseña, sino que se contagia. Ese es el lema con el cual se ha fomentado el hábito por la lectura en la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, en el contexto del Plan de Fomento Lector y como estrategia de la Central Pedagógica de la Junta Nacional de Jardines Infantiles. En las familias esta tarea se puede llevar a cabo a través de diferentes modalidades y sumando aliados, teniendo en cuenta que para favorecer hábitos lectores debemos ser los adultos los primeros modelos a seguir por niños y niñas desde la más temprana edad. ¿Por qué leer?. Leer con y para los niños y niñas involucra toda una galaxia de significantes y logros para nuestros futuros adultos. A través de la lectura un niño y niña:

• Desarrolla el lenguaje tanto a nivel comprensivo como expresivo. • Estimula la imaginación. • Amplía el conocimiento. • Mejora la comprensión del mundo y de nuestro mundo interno. • Cuando contamos un cuento o una historia, guardamos y recreamos nuestra propia historia, nuestro pasado, presente y futuro. • Permite el disfrutar de las aventuras que escuchamos a través de esa historia. • El niño y niña logra involucrarse en las historias consiguiendo la resolución de conflictos con los cuales se identifica a través de los personajes. • Brinda la oportunidad de compartir y reconocernos, el conocer nuestros gustos y el de nuestros hijos • La lectura nos brinda la posibilidad de ser familia, de construir una comunidad y crecer juntos. Qué se recomienda. La lectura no es un acto que deba ser impuesto. Elegir un libro puede ser como elegir un amigo, un juguete o una comida simplemente por el hecho de que nos gusta.Los libros que utilicemos con nuestros hijos e hijas deben ser de colores atractivos, con poca lectura ésta va aumentándose de acuerdo a la edad de cada uno de ellos. Las imágenes deben ser claras y que hablen por sí solas. No debemos olvidar que el niño y niña hace una lectura de lo que entra por sus sentidos, por lo tanto dará sentido a lo que sus ojos vean a través de las ilustraciones. Debemos implementar en el hogar un rincón donde los libros estén al alcance y, donde nuestros niños y niñas, puedan manipularlos libremente, pero no debemos olvidar la mediación que debemos tener con ellos. Para que un niño o niña se interese por la lectura debemos ser lectores los adultos primero, vale decir que la lectura debe ser una acto de acompañamiento, debemos leer juntos y comentar en conjunto las ilustraciones, los hechos, las palabras, etc. Es por esta razón que para la lectura debemos buscar momentos en los cuales nos concentremos únicamente en esta tarea y que dejemos de lado las otras. Debe ser un momento de disfrute en que se amplíe el lazo afectivo y se vuelque a través de ese libro que vamos a compartir.

La lectura debe ser en voz alta, debemos seguir la lectura con el dedo para que nuestros niños y niñas vayan enterándose paulatinamente de que lo que dice mamá o papá, tiene una forma a través de las letras, que se lee de izquierda a derecha y que tiene un inicio y un final. Debemos además compartir la lectura haciendo preguntas o comentando lo escuchado y visto en el libro y permitir que el niño o niña sea capaz de relatar la historia por sí mismo/a. ¿Cómo fomentamos la lectura? Con estas iniciativas no se pretende alfabetizar a los niños sino que se despierte, a través del lazo creado con el adulto en este momento de entrega, el gusto por la palabra escrita, que rememore el cuento como un momento de placer, tranquilidad, amor y entrega, lo cual traerá en el futuro el nacimiento de un lector espontáneo que aprenderá rápida y fácilmente la palabra escrita pero con amor hacia ellas. Leer desde el vientre es una de las modalidades utilizadas desde el año 2009, se llevan a cabo dos talleres mensuales en dos centros de salud de la comuna de Punta Arenas. Se ha atendido a 240 madres gestantes y acompañantes en un taller donde se les incentiva a comenzar el hábito y actividad lectora desde el vientre. La lectura conlleva un acto de amor donde la voz de la madre viaja a un mundo de rimas, historias y palabras que acunan al bebé que está por nacer. Dada la importancia de la etapa pre natal en relación a la formación y conexión cada vez mayor de terminaciones neuronales y considerando que la voz de la madre viene impresa en la siquis del bebé, es que se da tanta importancia a esta estrategia donde se involucra a la familia. El primer libro de la naturaleza es el rostro de la madre, padre u otro familiar significativo. La primera lectura del mundo es aquella que se realiza a través de la información que el niño o niña recibe a través de sus sentidos. Lectores comunitarios es otra de las estrategias que se llevan a cabo, fundamentada en que la lectura no debe ser trabajada sólo en el seno familiar sino que se debe sumar a esta labor la comunidad. Es por ello en que la comuna de Punta Arenas se preparan como animadores lectores a grupos de niños/as de escuelas municipalizadas, adolescentes de liceos técnicos, alumnas de educación superior que estudian la carrera de educación parvularia, conscriptos de tres regimientos pertenecientes a la V división de ejército, adultos mayores de agrupaciones literarias y mujeres voluntarias escritoras de la zona. Estos grupos se preparan en temas relacionados con la importancia del hábito de la lectura y el vínculo que debe generar el animador lector a través de los cuentos, libros e historias que van a relatar una vez al mes a todos los niños/as de los establecimientos institucionales de la comuna. Esta acción, en el marco de una estrategia significativa para niños y niñas, se realiza con pequeños grupos de no más de dos por cada animador, lector de modo de dar la posibilidad de que todos participen y sean protagonistas de las historias mirando, escuchando, relatando las historias y contando sus experiencias. Acciones importantísimas si consideramos que para aprender las bases de la lectura y escritura, primero debemos aprender a hablar y escuchar.

Claudia Wuth Olave. Educadora de Párvulos. Encargada de la Central Pedagógica JUNJI, Región de Magallanes y Antártica Chilena.

La lectura no se enseña, sino que se contagia. Ese es el lema con el cual se ha fomentado el hábito por la lectura en la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, en el contexto del Plan de Fomento Lector y como estrategia de la Central Pedagógica de la Junta Nacional de Jardines Infantiles.

En las familias esta tarea se puede llevar a cabo a través de diferentes modalidades y sumando aliados, teniendo en cuenta que para favorecer hábitos lectores debemos ser los adultos los primeros modelos a seguir por niños y niñas desde la más temprana edad.

¿Por qué leer?. Leer con y para los niños y niñas involucra toda una galaxia de significantes y logros para nuestros futuros adultos. A través de la lectura un niño y niña:

  • Desarrolla el lenguaje tanto a nivel comprensivo como expresivo.

  • Estimula la imaginación.

  • Amplía el conocimiento.

  • Mejora la comprensión del mundo y de nuestro mundo interno.

  • Cuando contamos un cuento o una historia, guardamos y recreamos nuestra propia historia, nuestro pasado, presente y futuro.

  • Permite el disfrutar de las aventuras que escuchamos a través de esa historia.

  • El niño y niña logra involucrarse en las historias consiguiendo la resolución de conflictos con los cuales se identifica a través de los personajes.

  • Brinda la oportunidad de compartir y reconocernos, el conocer nuestros gustos y el de nuestros hijos

  • La lectura nos brinda la posibilidad de ser familia, de construir una comunidad y crecer juntos.

Qué se recomienda. La lectura no es un acto que deba ser impuesto. Elegir un libro puede ser como elegir un amigo, un juguete o una comida simplemente por el hecho de que nos gusta.Los libros que utilicemos con nuestros hijos e hijas deben ser de colores atractivos, con poca lectura ésta va aumentándose de acuerdo a la edad de cada uno de ellos.

Las imágenes deben ser claras y que hablen por sí solas. No debemos olvidar que el niño y niña hace una lectura de lo que entra por sus sentidos, por lo tanto dará sentido a lo que sus ojos vean a través de las ilustraciones.

Debemos implementar en el hogar un rincón donde los libros estén al alcance y, donde nuestros niños y niñas, puedan manipularlos libremente, pero no debemos olvidar la mediación que debemos tener con ellos.

Para que un niño o niña se interese por la lectura debemos ser lectores los adultos primero, vale decir que la lectura debe ser una acto de acompañamiento, debemos leer juntos y comentar en conjunto las ilustraciones, los hechos, las palabras, etc.

Es por esta razón que para la lectura debemos buscar momentos en los cuales nos concentremos únicamente en esta tarea y que dejemos de lado las otras. Debe ser un momento de disfrute en que se amplíe el lazo afectivo y se vuelque a través de ese libro que vamos a compartir.

La lectura debe ser en voz alta, debemos seguir la lectura con el dedo para que nuestros niños y niñas vayan enterándose paulatinamente de

que lo que dice mamá o papá, tiene una forma a través de las letras, que se lee de izquierda a derecha y que tiene un inicio y un final.

Debemos además compartir la lectura haciendo preguntas o comentando lo escuchado y visto en el libro y permitir que el niño o niña sea capaz de relatar la historia por sí mismo/a.

¿Cómo fomentamos la lectura?

Con estas iniciativas no se pretende alfabetizar a los niños sino que se despierte, a través del lazo creado con el adulto en este momento de entrega, el gusto por la palabra escrita, que rememore el cuento como un momento de placer, tranquilidad, amor y entrega, lo cual traerá en el futuro el nacimiento de un lector espontáneo que aprenderá rápida y fácilmente la palabra escrita pero con amor hacia ellas.

Leer desde el vientre es una de las modalidades utilizadas desde el año 2009, se llevan a cabo dos talleres mensuales en dos centros de salud de la comuna de Punta Arenas. Se ha atendido a 240 madres gestantes y acompañantes en un taller donde se les incentiva a comenzar el hábito y actividad lectora desde el vientre.

La lectura conlleva un acto de amor donde la voz de la madre viaja a un mundo de rimas, historias y palabras que acunan al bebé que está por nacer. Dada la importancia de la etapa pre natal en relación a la formación y conexión cada vez mayor de terminaciones neuronales y considerando que la voz de la madre viene impresa en la siquis del bebé, es que se da tanta importancia a esta estrategia donde se involucra a la familia. El primer libro de la naturaleza es el rostro de la madre, padre u otro familiar significativo. La primera lectura del mundo es aquella que se realiza a través de la información que el niño o niña recibe a través de sus sentidos.

Lectores comunitarios es otra de las estrategias que se llevan a cabo, fundamentada en que la lectura no debe ser trabajada sólo en el seno familiar sino que se debe sumar a esta labor la comunidad. Es por ello en que la comuna de Punta Arenas se preparan como animadores lectores a grupos de niños/as de escuelas municipalizadas, adolescentes de liceos técnicos, alumnas de educación superior que estudian la carrera de educación parvularia, conscriptos de tres regimientos pertenecientes a la V división de ejército, adultos mayores de agrupaciones literarias y mujeres voluntarias escritoras de la zona.

Estos grupos se preparan en temas relacionados con la importancia del hábito de la lectura y el vínculo que debe generar el animador lector a través de los cuentos, libros e historias que van a relatar una vez al mes a todos los niños/as de los establecimientos institucionales de la comuna. Esta acción, en el marco de una estrategia significativa para niños y niñas,

se realiza con pequeños grupos de no más de dos por cada animador, lector de modo de dar la posibilidad de que todos participen y sean protagonistas de las historias mirando, escuchando, relatando las historias y contando sus experiencias. Acciones importantísimas si consideramos que para aprender las bases de la lectura y escritura, primero debemos aprender a hablar y escuchar.

Los niños de 8 a 12 años

Los niños de 8 a 12 años

se realiza con pequeños grupos de no más de dos por cada animador, lector de modo

En esta etapa los niños alcanzan un mayor desarrollo de sus capacidades motoras finas, lo que les permite realizar actividades que requieren de mayor precisión.

Desarrollo del pensamiento

En esta etapa, el progreso intelectual en aspectos tales como el manejo del lenguaje y la comprensión de ideas, es notorio.

Los niños a esta edad son capaces de memorizar gran cantidad de datos y debuscar explicaciones lógicas al mundo que los rodea. Sienten una gran curiosidad por saber acerca de sitios, situaciones o personas ajenas a ellos.

La escritura y la lectura son habilidades fundamentales para contribuir a aumentar sus conocimientos y por lo tanto se recomienda estimularlas. En este sentido, responder asertivamente a sus preguntas fomentará su curiosidad y por ende, las ganas de aprender.

Esta etapa está fuertemente marcada por la experiencia escolar, la que alimenta sus ganas de aprender. Esta actitud es fundamental para el desarrollo académico posterior de los niños y por lo tanto debe ser estimulada.

Se aconseja que la familia apoye a los niños en la creación de hábitos de estudio, generando espacios y tiempos propicios para ello.

Relación con pares y adultos

Asistir al colegio no sólo aumenta los niveles de conocimiento de los niños, sino que además los ayuda a desarrollar importantes habilidades sociales y a aprender cómo relacionarse con personas distintas a su familia.

Los niños y niñas comienzan a formar parte de grupos de amigos de su edad, donde existe confianza y apoyo mutuo.

El niño/a se valora a sí mismo y es capaz de comunicar sus sentimientos en distintas situaciones. Comprende de mejor manera los sentimientos yemociones de otras personas, entendiendo que uno puede experimentar más de una emoción al mismo tiempo.

El desarrollo del lenguaje permite que el niño o niña exprese de mejor manera lo que está sintiendo, lo que se ve estimulado por la mayor cercanía con otras personas, especialmente las de su misma edad. Otro aspecto característico de esta edad es que la actitud de años anteriores del niño o niña centrada en sí mismo/a, va cediendo a una mayor conciencia de los otros.

La forma en que se relaciona con las demás personas y el trato que recibe de ellos, especialmente padres, hermanos y amigos, influirá de manera significativa en la definición que los niños y niñas hacen de sí mismos.

Es en esta etapa donde se consolidan los patrones de conducta y las normas sociales impuestas por sus figuras de autoridad. Por esto resulta fundamental el trato con respeto a los niños/as y la adopción de las conductas que queremos transmitirles. Enseñar “con el ejemplo” es lejos lo más efectivo.

La autonomía

Fomentar la autonomía de los niños y niñas en esta etapa resulta beneficioso para su desarrollo. Dejarlos tomar decisiones con respecto a situaciones que los afectan directamente (por ejemplo, con qué ropa vestirse) les permite irdesarrollando su independencia.

Esta edad resulta propicia también para enseñarles sobre el uso del dinero: por ejemplo, darles una pequeña cantidad de dinero semanal los puede ayudar a planificar sus gastos y a hacerse responsables de ese monto.

Enseñarles a responsabilizarse de su aseo e higiene personal también resulta recomendable en esta etapa. Es importante para su autonomía que los niños y niñas colaboren progresivamente en las responsabilidades domésticas, lo que contribuirá a su maduración y aprendizaje.

Las tareas deben ser adecuadas a sus posibilidades para que logren estimular su iniciativa. Es importante que no se den discriminaciones en cuanto al sexo, por ejemplo, entre hermanos y hermanas.

En esta etapa es esencial que los ayudemos a canalizar adecuadamente su espíritu crítico y hacerlos capaces, a su vez, de soportar de buena manera las críticas, ya que tendrán que enfrentarse a ellas en todas las siguientes etapas de su vida.

3 a 4 años

Hitos del desarrollo

Hitos del desarrollo (3 a 4 años)

El desarrollo del lenguaje permite que el niño o niña exprese de mejor manera lo que

A partir de los 3 años, los niños y niñas adquieren habilidades para realizar las siguientes actividades:

  • Trepar bien.

  • Subir y bajar escaleras alternando los pies.

  • Patear una pelota.

  • Agacharse con facilidad, sin caerse.

  • Correr con facilidad.

  • Realizar trazos verticales, horizontales y circulares con un lápiz o crayón.

  • Pasar las páginas de un libro de a una a la vez.

  • Construir torres de más de seis bloques.

  • Sostener un lápiz en posición de escritura.

  • Enroscar y desenroscar tapas de tarros.

  • Usar oraciones de dos o tres palabras.

  • Hacer funcionar juguetes mecánicos.

  • Relacionar objetos de su hogar con fotos de revistas.

  • Jugar simbólicamente con muñecas, animales o personas.

  • Escoger por formas y color.

  • Completar rompecabezas de tres o cuatro piezas.

  • Imitar a las personas adultas y compañeros/as de juego.

  • Mostrar afecto espontáneamente a familiares y compañeros/as de juego.

  • Tomar turnos para jugar.

  • Entender el concepto de “mío” y “tuyo”.

  • Expresar afecto abiertamente.

  • Expresar una amplia gama de emociones.

  • Separarse con facilidad de los padres.

    • 3 a 4 años

    • Cada vez más autónomo

    • Cada vez más autónomo (3 a 4 años)

 Correr con facilidad.  Realizar trazos verticales, horizontales y circulares con un lápiz o crayón.
  • A partir de los 2 años el niño/a va adquiriendo gradual y progresivamente la capacidad de valerse por sí mismo. Van adquiriendo nuevas habilidades, como: jugar con amigos, aprender avestirse, ayudar a bañarse, manejar los cubiertos, comienza a dibujar, dialogar y hasta puede andar en triciclo.

  • En este proceso de adquisición de mayor autonomía se requiere apoyo, estímulo y comprensión por parte de los adultos.

  • La mayor confianza que el/ella experimenta respecto a sus propias habilidades también lo/a pueden llevar a conductas más “complicadas” en términos, por ejemplo, de su seguridad personal o de su relación con los demás. El niño/niña prueba constantemente su autonomía y con ello descubre el control que también puede tener con su entorno. Por este motivo, necesita de la comprensión y apoyo de sus pad

3 a 4 años

El juego es necesario para su desarrollo

El juego es necesario para su desarrollo

 En este proceso de adquisición de mayor autonomía se requiere apoyo, estímulo y comprensión porLeer Columna: La música en el desarrollo de niños/as  Leer Columna: La importancia de la actividad y contacto con la naturaleza en niños/as " id="pdf-obj-12-20" src="pdf-obj-12-20.jpg">

Para los niños/as no hay distinción entre jugar y aprender. Al jugar, desarrollan las habilidades para moverse, recordar y aprender a relacionarse con otros.

Cuando aprenden a jugar, prueban diferentes técnicas para averiguar cuál les resulta mejor. Cuando no pueden lograr lo que les interesa, se frustran.

El juego es el modo más significativo a través del cual los niños y niñas aprenden las tareas más importantes a esta edad, tales como jugar con otros niños/as, interactuar con otros adultos y reconocerse así mismos como seres sociales.

El juego imaginativo ocupa un papel central en el desarrollo del lenguaje y los abre al mundo de la fantasía y del juego pretendido; como por ejemplo, tratar una muñeca como a una guagua. De esta manera las ideas, el comportamiento y las relaciones pueden ser exploradas y jugadas simbólicamente.

A través del juego también se imita el mundo que los rodea y se desarrolla elpensamiento abstracto. Es muy bueno entregarle al niño/a elementos que le permitan simular sus imaginaciones y jugar a tener roles (por ejemplo, jugar a la oficina). Asimismo, es importante motivar a los niños/as para que jueguen con otros niños/as de su misma edad.

Un niño/a pequeño/a (menor de 2 años) va a jugar en paralelo con su par, aparentemente sin siquiera mirarse; pero es a partir de los 2 años cuando comienza a disfrutar jugando con el otro y aprendiendo de él.

Es probable que el juego termine en una pelea o problema (especialmente de parte de quién es el dueño del juguete) y/o que el niño /a niña demore un poco en aprender a compartir, pero es justamente a través de esta experiencia de juego conjunto que le podemos enseñar a compartir.

Otros links asociados al tema: