Está en la página 1de 463
CURSO DE MAGIA TARBELL * Escrito e ilustrado por HARLAN TARBELL, Editado por Ralph W. Read Edicion revisada Traducido por aki Caballero San Martin Produccién Editorial por Gabriela Goldadler Revision de la versgn espana por Aitor MarilaSarasola y David Redondo Alvarez Volumen 6 (Leceiones 73 a 84) bd 2014 Paginas ‘ioe AGIA indice a Introduceién Leccién 73: Mas Magia con bolas Una hola atraviesa un pafuelo Bolas cazadaseen el aire Alto - pase. C. James McLemore Los cubiletes de CrandallsSenator» Clark, Crandall, ‘Tiestos y natanjs, Harlan Tarbell Leccidn 74: Cartomagia especial - Lacartasalarina Lacartaen el sobre James Reneau Cartas fantasmas. Stanley Palm {Ande andar? Mariano Pthinha ‘Una oportunidad entre ocho, Franels Haxton Insprado. Francis Haxton Fl esiempre seis» de Maldo, Senor (Sehr) Maldo Bl esiompre seis» de Berland. Sam Berland ‘Sempre seis una sola mano, Clarke Crandall, Lacarta en el globo, Hen Fetsch ‘Lectura mental de catas. Clayton Ravison Lectura mental de cartas. Harlan Tarbell El entrenariento del tah. Rufus Steele Leccidn 75: Novedades magicas Dos cnt cortadas. Al Sharpe 1 nudo peemutado. Sid Miller & Sol Hirsh ET nudo fantasma, U.P. Grant Paftelos misteriosos. George Blake Latina de George Blake... ‘Ao, sila ycuerda. Graham Adams “El sueia del avaro» com billtes. ob Eis Le producidn de tos billets La caja de cerlas misc. Blackstar [Novedosa desaparicn de una moneda La cerveza que desaparece. Charles Weller 7 6t 62 ra o n % 8 0 109 109 12 m4 16 121 12 125 130 13 137 La sda atraviesa el vidro.Tan Hock Chuan La etiquetafantasma, Harlan Tarbell “Tres string con la etiqueta fantasma La etiqueta viaje. Hasan Tarbell Bolsa funcional Fa Manchu. Efecto elésico con un cigarilo,U.F «Gen» Grant Regia desapariicn de un cigarsilo Dios as cia...» George Sands &e MalloryVan Siyker “abil para «gana la banca», Haan Tarbell Gana la banca» con sobres. Harlan Tarbell - La carta magnetic ye sobre. Harlan Tarbell Leccidn 76: Milagros con cuerdas I misterio dela cuerda de Vishnu. Bob Elis. lao en la cverda. Harold Denhart ‘aro y la cverda al modo indio. Harlan Tarbell ‘Aro y cuerda. Peter Warlock ‘roy everda de Zell U.F. Grant (Otro final para el roy cuerda de Zell. ‘Atos y cuerdas de Bombay. U. F.Grant Curd «magnética» EJ. Moore Rutina de aros chinos con cuerdas. Harlan Tarbell Leccidn 77; Lectura mental Dibujos telepaticos. Robert Paresh Demostracin de lectura mental stole. Sterling & Tarbell ‘Anticipacién del pensamiento. Sydney Bergson ‘Lectura de an mensaje real ‘Lectura de un mensaje en el diccionario, Sid Loraine ‘Lectura de un menssjeen una tayeta eempaquetada». Harlan Tatbel ‘Lectura mental de una trade papel ‘Una tarjeta para preicciones. Gerald Kosky ET metalismo de Parish. Robert Pash ‘Mensaje de ls inferos, Jack Avis. Prediccién en sobre. Tarbell & Butler Majestuosa prediccién dels itulares de un periico rediccin de titulares del periico Tarbell Pris [lecciin de celebridades a ‘Cémo ganar tres apuestasen las careras de eabalos lei del espectador ‘Una palabra entre miles. Al Koran. 140 vat ur 150 153 156 160 162 168 169 1m 175 175 181 184 187 191 198 200 206 208 215 216 219 23 229 22 234 238 240 245, 246 252 255, 262 267 on 276 2 Leccidn 78: Rayos X y ojos vendados Magia acegas Venda can un simple paolo El vendaje modemo La condoccin a ciegas La capucha sublime La capucha de terciopelo. Leecién 79: Pafuelos y cuerdas penetrantes Un pafueloatado con un nudo sencillo atravesa na cuerdla El pauel liberado de la cera, L-Nosbuegh Lyon Liberacidn de un nudo sencillo. jimmy Herpick [Nuda soluble om un paielo, Harlan Tarbell & Harold Rice. ET nuco Middleswart, Roger Middleswart Liberacén de res paFuelos. Harlan Tarbell Pafeloa través dela mufteca Leccidn 80: Escapes e intercambios La metamorfosis, EI misteto del bal de intereambio Escape de una eja de ona Intercambio en una caja de ona -Majestuoso escape de un ean de embalaje cape de un cain de embalae. «Gen Grant Escape de una caja de embalae. Tarbell &e Grant seape de un cajn de embalae. Fischer & Bamber. Escape de una bola de papel scape del envoltoro de un caramelo Leccién 81: Ataduras espirttasy chalecos vueltos del revés Ataduraespiitsta, Bab Gye “Maravillos atadura de las muecas, La atadura cle Kellar Hany Kellar El chaleco vuelto del reves Leccién 82: Magia de escena El micron magico, Fa Manchu La cinta china através del cuello. Bandeja servante, Samuel Bean La bandeja con tampa poze del juez Wethered. EH. C. Wethered ET misterio del turbante indi. utina con cigallos encenddos. Don Greenwood = 285 2 2 293, cay 295, 2 299 299 301 303, 305, 310 313 3M 317 318 327 333 oo 338 si 383 9 350 351 351 354 356 360 365 365 369 3m ge Rutina con cigars. Jack Chanin 31 Produccin de cgarlls. George Sand 304 Rutina con cigars. my Ferpick 400 El cigarillofantasma. George Sands 403, La moneda en el villo de lana. David Tobias Bamberg, 405, lanillo ene ola de lana, David Tobias Bamberg, 409 EL brazo atravesado por un cuchillo. Ed Reno 43 Leccidn 83: Producciones para escena — ay Produsionee en una caja do cartén. UF. Grant a7 rodtuecisn «cuadrado y ctculon - 43 ‘Loe paituelos que eambian de color. Harlan Tarbell 29 Ratina con los stubos de rganos.Vineent Malmstrom 42 ‘Lacasa de muricas 450 [La tragaperras. Mbourme Christopher ~ 457 _. 461 Leccién 84: La Magia como teatro [La magia como teato. Fred Keating, - 461 INTRODUCCION escribir el Curso Tarbell original. En todo ese tiempohe visto iry ve- nr a muchos magos. Muchos juegos de magia vieron la Iz, Fue la cera de las sociedades magicas y de los congresos de ilusionismo. Nacieron y florecieron muchos aficionados nuevos, y artistas profesionales protagoniza- ron el gran espectéculo del suefio eterno, Elsupervisor de los otros cinco voliimenes de este Curso,’Ralph Read, gran ‘conocedlor de la magia y amigo mio durante muchos aflos, ue a reunirse con Kellar, Herrmann, Houdini, Thurston y otros grandes maestros dela magia para ‘una gran aventura en un reine nuevo. Mi amigo Bruce Elliot, autor y editor durante doce afios de la pequefia pero gran revista de magia Phoenix Maga- ine, ha tomado el relevo como supervisor. Y le estoy muy agradecido a Louis ‘Tannen, el editor, por haber cooperado conmigo desde el comienzo y ayudar- ‘me a hacer posible este nuevo Curso. Ambos han estado soberbios en sus res- pectivas tareas. Unaspecto atractivo de la magia ela cantidad de amigos quehehecho gra- cias a ella. Existe una bella amistad entre Ia gente interesada por la magia, in- dependiente de su raza o de su nacionalidad. En mis viajes me he visto grata- ‘mente sorprendido por el abundante niimero de personas a las que la magia ha conquistado. Mi Curso de Magia ha llegado a hogares y lugares que jams hubiera sofado, ‘Una de las satisfacciones del profesor es ver los resultados que obtiene en susalumnos, verles crecer y evolucionar, ver la felicidad y estima que les pro- duce su trabajo. Mientras exista Ia ilusion y el interés por admirar maravillas, la magia seguir siendo atractiva, Al igual que la msica, el arte y la ciencia, la ‘magia vive. Vive incluso en la propia musica, en el arte, el teatzo y a ciencia, porque pricticamente todos ellos nacieron de la magia, El estilo de presenta- cidn debe cambiar para satisfacer a un mundo cambiante, porque la magia tie- ne que renovarse y evolucionar al ritmo que evolucionan lasideas. M tuchos aftos han pasado desde que empecé a dar clases de magia y a 1. Econo o componian entoncs 5 tomes pero beg ee ataceron os mV 6) ‘Ademas de escribir y enseRar magia, me he mantenido activo en cuanto al ilusionismo como profesién, actuando en cada uno de los estados de la Uni6n, ante los piiblicos mas selectos,incluidos los recintos de gran capacidad como la Civic Opera House, el Orchestra Hall y el Harris Theatre de Chicago, con las ‘mejores resefias de la critica especializada. Por consiguiente, he tenido opor- tunidad de estudiar con detalle el efecto que los diferentes juegos y estilos de presentacién causan en el pablico, Al estudio de mis propias experiencias he afiadido la observacién atenta de las experiencias de otros magos. La prueba de fuego de cualquier juego de magia es el efecto final que causa en el puibli= ‘oY cada juego que enseviamos en este Curso ha pasado esa prueba ‘Como mi buen amigo Fulton Oursler -editor y escritor~ rre ha recatcaclo tantas veces: «Un buen profesor no solo debe conocer la asignatura que im- parte y ser capaz de ensefiarla; tiene que haber experimentado el &xito con el propio pablico. Tiene que poder hacer las cosas que ensena, y no solo conocer algo, sino ser una demostracin viviente de sus resultados en accin "Elbert Hubbard fue una gran inspiracin en mi vida, porque me ensen6 ese tipo de principios. El difunto Ladson Butler -bien conocido en el mundillomé- ‘gico-y yo tuvimos la fortuna de pertenecer alos Roycrofters, la organizacién, {que eres Elbert Hubbard. Butler era su secretario, Hubbard nas ensef6 a tra- bajar «con eabeza, corazén y manos, y a gozar con nuestro tra2ajon. También, ‘nos decia que «las vallas fueron creadas para aquellos que no sueden volar», ‘6 que «tener el estémago leno y un sueldo fijo no es poca cosa... jpero uno debe tener mayores ambiciones!». Cuando necesito un poco deinspiracidn ex: tra, siempre la encuentro en los escritos de Elbert Hubbard, En 1892 Elbert Hubbard dejé su puesto como presidente de a compaitia de Jabén Larkin, de Buffalo, «para haraganear y estimular el alma, y ademas bus- car una educacién superior». Vendié su participacién por 75.000 délares a la ‘edad de treintay cinco aos, Elabandono voluntario de una exitosa carrera co- mercial que prometia beneficios millonarios, requiere coraje y vision. Su am- bicion era pasar cuatro aos en Harvard y cuatro mas en una escuela europea. Pero como muchos otros autodidactas, calculé mal y su imagiracién magnifi- 6 los beneficios que las escuelas iban a proporcionarle, Prontose cans6 de los, trabajos académicos y estudiantiles. Decidié que el tipo de educacién que él de verdad queria recibir consistia cen sentarse a los pies de grandes hombres y mujeres, estar en contacto con esa gente inmortal cuyas ideas, hechos y logros han sido legados a las generacio- nes actuales, y seguirdn teniendo eco en las futuras. De modo que Hubbard 2. Sehemenconado ya bs Royton eee Ca. a Racor ete) ua mci de areas adores nda cn 1895 por be bar Mey ees cn el Made cup, pte (rn ediral rpreni propia se pus una bena eokcon eos N- dlT) abandoné la escuela, se sent6 a los pies de los inmortales y escribi6 sus ex periencias en «Ciento ochenta pequefios viajes alos hogaresde los Grandes». sas descripciones aparecieron como articulos mensuales durante catorce ios sin interrupcion en su Philistine Magazine (Revista Filistea). Eran obras, de arte que ejercieron gran influencia en otros destacados hombres y muje tes. El propio Hubbard era un gran profesor. Aquellos a cuyos pies se sents, 4 su vez se sentaron a los de él. Ensefié el amor del hombre por su trabajo, {que todo individuo ha nacido para servir y el hombre mejor es el que sirve mejor. Al igual que Arthur Frederick Sheldon, é] creia que la maestria con- siste en hacer el ntimero correcto de cosas correctas, en la linea correcta y en {El tiempo correcto, en el lugar correcto, el nsimero correcto de veces, y siem- pre con el espiritu correcto. Estas Lecciones de magia son en realidad «pequetios viajes a los hogares de Jos Grandes... de Ia magia. Muchos magos famosos -tanto profesionales como aficionadas-han contsibuido con bellosuegos, explicéndolosen detalle para los estudiantes de este Curso, Les estoy muy agradecido por la maravillosa coope- racién que he tenido, y Ia aportacién de materiales cuyo valor no puede calcu- larse en meros délares. Las horas y dias invertidos en perfeccionar muchos de estos juegos representan el resultado de afos de desarrollo prictico, ‘Sedice que algunos de los mejores momentos denuestras vidas transcurren charlando con sun amigo. Algunos de mis momentos mas flices los he pasado {en compania de magos de todo el mundo, Recuerdo las interesante visitas que realicé a mi querica Adelaide Herrmann, la viuda del famosomago Alexander Herrmann, y lo feliz que fui cuando me enseié y me dejé manejar los Atos CChinos que usaba sti marido, el ultimo juego que realiz6 en su vida, el 16 de diciembre de 1896, en Rochester, Nueva York. Cuando Adelaie me regal6 esos aros para mi uso personal, fue un momento de reconocimiento en el que las palabras pareefan ser insuficientes. Recientemente he pasado tuna semana con mi amigo el doctor Sir Alexan- der Cannon en su finea de Douglas, en Ia isla de Man. El sefior Cannon es fa- ‘oso como doctor, terapeuta, psiquiatra y metafisico. Sus libros La influenia invisible y Poderes facticoshan obtenido grandes ventasen América, Hace ais cel doctor Cannon me ay\sd6 a resolver problemas en mi trabajo en el campo de lacuracién, Qué dichoso me sent después, al enterarme de quel doctor Can- ‘non le interesaba la magia! Ya ha camplido los ochenta, pero, lleno de radian- teenergia, sigue haciendo magia desde hace més cincuenta afios, Tene un tea- {to propio en su finca, «La sala encantaday, un lugar misterioso con 120 buta- cas tapizadas, escenario, iluminacién especial, estudio de grabacién y efectos ‘musicales. En ese teatro magico di dos conferencias sobre psiologia ilustrada ‘con demostraciones de magia, lamadas «Se venden sueios».El propio doctor ‘Cannon se encargé del acompaftamiento musical Durante mi visita al doctor Cannon, pasando juntos muchas horas maravi- Llosas, yo pensé que no solo es agradable tener un amigo asi prefesionalmen- te, sino también por el profundo interés que ambos tenemos por lamagia. Mien- tras viajaba por Inglaterra, Escocia e Irlanda, pensé en los muchcs amigos ma- ravillosos que habia hecho a través del interés comiin pore ilusionismo. Una “annora que nos preguntamos si existe en cualquier otra profesidn. «Reyes, Rei nas y recaderos» que olvidan su posicién profesional para ver lo que ocurre ‘magicamente,o para intercambiar ideas. Los magos sobrevuelan océanos para visitarse tnos a otros como «Los brujos volantes». Uno se encuentra con per sonalidacles de las que ha leido cosas, pero a las que numa ha visto personal- mente, Es com entrar en at nny eve. Hemos tenido interesantes momentos volviendo al pasado, induso para ma nejar y compartir los mismos aparatos cuidadosamente construidos de magos inmortales de otros tiempos. Aparatos hechos con el amor del artesano. Men: te,corazén y manos colaboran en la construccién de esos aparates, no muy ba ratos, pero sf muy buenos. Edificamos el futuro apoyaclos en el pasado. Aprovechamos la experiencia Vivimos hoy y el futuro esté ante nosotros. El mago de éxito adzpta su perso- zalidad y su trabajo para satisacer las demandas del momento y de los tiem- ‘pos venideros, Su capacicad para dar servicio se incrementa. Aprende a at Tentar el interés en lo que tiene que dar, no en el mero juego de magia, sino cenel valor dramatico y el ambiente del que se rodea. Para mantener el interés cel poder del diseurso es esencial; palabras bien clegidas, que se ojgan clara- mente, que estimulen ideas y sentimientos agradables. Una voz de entonacién ‘grave, calmada y sincera logra una mayor carga de influencia, llega mas le jos que una vor aguda. Debo mucho a Jack Reidy, de Chicago, por la ayuda {que me presté para mejorar mi forma de hablar en publico. Reidy, veterano ac- tor, productor e instructor de teatro y radio, solia decir; Demasiados locutores hablan «cuesta abajo» y sus palabras pierden fuer- za al final de la frase, de forma que se hace dificil entenderles, fabla «cuesta ‘arriba» y procura que la tiltima palabra de la frase se distinga mejor que la pri- ‘mera. Que cada palabra esté vivw 'Nos expresamos a través de las palabras y cada palabra surge o se crea por tuna razén diferente, Nuevas palabras aparecen conforme crece la capacidad de expresién del hombre, Dar a una palabra auténtico significaco y vida pro- pia es hacerle justiciaa esa palabra. Decir simplemente «En lo alo de la colina habia algunas naranjas, algunas rosas y algunos melones persas: noes tan efi exe come decir un Io alto de la colina se podian ver doradas nacanjas,flame- antes r0sas rojas y deliciosos melones persaslistos para comer». Las palabras ‘de una presentacién magica no son una mera «charlav, como no-malmente se les llama, sino que se nos ofrecen para crear mayor interés y atractivo, rr Elinterés llega de diferentes maneras, La cosa mas simple puede despertar mucho més interés que un escenario leno de parafernalia, dependiendodecémo dafecte a las personas individualmente, Si te diigieras a ver una produccién de tun mill6n de délares en uno de los mejores teatros de la ciudad, y yo te dijera {que al mismo tiempo, en un teatro pequeno, proyectaban peliculas de ti, de tt familia y de tus amigos de la infancia, tomadas muchos afiosa:rés y desconoci- das para, zcual de as dos ofertas elegirias? Todo depende delinterés personal. En un mundo que busca milagros, ala gente le gusta sentir personalmente que el mago realiza e30s «milagros». Nunca he pretendiclo que mi piblico me considere listo, buen malabarista, diestro manipulador o habil operador de apa~ ratos magicos. Siempre he preterido dar la impresion de que los milagros ma- gicos ocurren de manera natural. Milagros de lo trivial Robert Houdin, el famoso mago francés, habla en sus Memorias de sus pro- pias experiencias en ese sentido durante su aprendizaje con el maestro de la magia Conde cle Crisy, a veces co-nocido como Torrini, y con el que viajé en su juventud. Robert-Houdlin escribe: EE mismo di, a levontar la mesa, me entregs sna barajay me ajo gue fe mostra 1m mis habilidades. Aunque amedrentado ante ur espectador de fax clara visién, jez euya destreza me pastmaba, reurt fueraas y comencé por uno de aquellos efectos a Tos que habia dado el nombre de «florituras». Era wn pretudi brillant, destinado me- ‘mente a deslumbrara los espectadores con wna muestra dela extrema agilidad de los ‘dds, Torin me mird con indiferencia y me pareci6 ver una sonrisa juguetenndo en sus labios. Quedé bastante decepcionado, pero él se apresuréa consdlarme. —Realmente admiro fu habilidad ~ me dijo, pero tengo poca feen ess florituras, como ti las lamas, Me parecenbrillante, pro intles, Por otr lado, me gustaria sa- bers las emplens al comienzo oal final de tus juegos de cartas. Encuentro totalmente légico le respondt- situaras al comiezo, pues soo pre- tenden destumibrar a los espectadores, —Bueno, hijo mio ~comtinud él; diferimos en esa opinion. Yo crew que no habria que situarlas nial principio al final de cualquier juego de carta Por esta vazén: ras cexhibicin tan brillante, el espectador solo ver tus juegos como ef resultado dela des- teza, mientras que si oparentas total simplicidad evitaris que el priblico intent ba srl en lahabilidad, De ese modo produces un efecto sobrenatural,y pasas por ser unt auténtico brujo. —Te recomiendo prosigui6 moderar tu vivncidad. En lugar de mostrar tata pe- thlancia en tus movimientos, acti, pore contrari, con calma extrema, y ast evita- ‘is esastorpesgesticulacones con las gue los magos generaliente se figura que dis- traen la atencion de sus espectadores, cuando 10 unico que consiguen es mburriris. ‘Mi profesor, para acompastar con ejemplos el precepto, cogié las zarlas de mis ma ‘nosy me most, con los mismos pases que yo habia reatizado, la sutileza de disinn Io aliada a la hablidad manual. Lo contemplé con sincera adiracién, ——_ Hasta los mayores manipuladores buscan la magia de la naturalidad, incluso para la aparente produccién de interminables abanicos en la punta de los de- dos, La apariciéin de cartas magicamente, como si realmente se materializasen ten el aire, es mas efectiva que Ia produccién de cartas como una exhibicion de hhabilidad. Cardini realzaba su naturalidad manipulativa haciendo que las co~ sas ocutrieran cuando él miraba en otra direccién, inconscients de lo que es- taba teniendo lugar, Incluso se mostraba sorprendlido al volverse y ver lo que habia sucediclo. Cuando hace ais lleg6 a Estados Unidos con un niimero de ‘manipulacién que era una exhibicién de destreza muy dificil de vender, deci- dig cambiar la psicologia del nimero buscando la naturalidad, lo que le lanzé Sl estrellato. Ha sido muy imitado por aquellos que nunca har. comprensdido ‘0 «cazaddom la psicologia del éxito de su trabajo. Carl Sharp era un diestro manipulador que malvivia siempre ala espera de ‘unbuen «bolo» ocasional, hasta que descubri6 la naturalidad magica como base ceémica, y pasé a ser en escena victima de los acontecimientos mdgicos, en 1u- garde unartista con mucha habilidad manual, Ahora, transformado en el triur ante Ballantine, simula estar més asombrado que el publico aate lo que ocu- tre. Cualquier asomo de vanidad es machacado delante del prblico, para de Ieite de todos. Ballantine ha actuado en los mejores teatros y salas de fiesta, n0 solo en América sino también en Europa. “Asi que al seleccionat juegos para este Curso me he basadloen sus valores, tanto magicas como de entretenimiento. A menudo he simplifiado los méto~ dlos para dedicarle més atencin ala presentacién y propiciar la naturalidad. Las maniobrasdificiles de realizar-al margen de los meses o aos que requiere superfeccionamiento-han sido eliminadas en favor de pases missencillos que cconsiguen el mismo efecto, o atin mejor. Un sabio dijo una vex "No importa tanto lo que decimos como lo que el piblico cree que de~ cimos, y no importa tanto To que hacemos como Io que el publico cree que hacemos. l punto de vista del piblico no s el del artista, y su reaccion y disfrute es Jo que marca las bases para tu éxito en paibico. Nerlan arbele Leccién 73 MAS MAGIA CON BOLAS sean de billar, de pimpén o de plistico. En esta Leccidn vamos a estucliar algunos efectos poco conocidos que se han creado a lo largo de los afios. para sacar partido de un modo u otro al hecho de que las belas sean objetos perfectos para hacer magia con ellos. “Mauchos magos han realizado «El suefo del avaro» con monedas. En esta Lec: 6n vasa aprender a producir de la nada cantidades aparentemente intermina- bles de boas, asi como otros muchos ejemplos del arte dela cbolistica», P ‘0c06 objetos son tan aptos para la manipulacién magica como las bolas, UNA BOLA ATRAVIESA UN PANUELO En mis comienzos como manipulador di con un sistema para que una bola atra- vesara el centro de un pafiuelo de seda, método que sigue teniendo aceptacion entre los que hacen magia con bolas hoy en dla, Es suficientemente efectista, ‘como para presentarlo como juego aislado, especialmente si se realiza con una bola de tamano grande, recto Enel centro de un pafiuelo de seda opaco se pone una bola, gue luego se en- vuelve. El mago logra que la bola atraviese Ia seda de forma que la mitad que de visible a un lado, y al volver el paftuelo, la otra mitad se vea al otro lado. ‘Tomandlo una de las esquinas, el ilusionista tira del pariuelo y lo retira jats vesando en apariencia el centro de la bola! Tanto esta como el patiuelo se en- claramente, 1. ali sigites alent boistica. Se ce og balls cand eet my eld. Aline un oa) Il hace un eg de alba sir qe dco pr soins. (del 1) 9 eee ‘CURSO DE MAGIA TARBELL MareRiaL 1, Una bola roja 0 blanca, con su correspondiente cascarilla, como habitual mente se emplea en la manipulacién de bolas, ! Usa la mas grande {que encuentres, entre cinco y ocho centimetros de dimetro, (Ver Nota Lal final del juego). 2. Un patiuelo de seda cle unos cuarenta y ocho centimetros de lado. Su color tiene que contrastar con el de a bol, Siesta es oj el paruelc puede serblan- 0, amarillo, o verde claro. Si la bola es blanca, el paftuelo debe ser oscuro Renucxcon i Fl pafueloy la bola, com la cacarila encjada, estan sobre la mesa, tu dere= | cha, Toma el paulo, despliggalosujetindolo porlas dos esquinas superires, tuna en cada mano. Cubre la palma de Ia mano izquierda con el centro del pa- Fuelo, rs? (Wer Nota 2a Final de juego). CCoge con la mano dereca a bola (con la cascaila puesta) y mustrala ca ramente entre el pulgary el dedo medio, con Ia cascarila dead ha- Gael paleo, Deposita bola y eascaril sobre el centro del paselo; cera los dledos de la mano derecha alrededor dela cascarillayIévatelaendicha mano, ‘provechando la accgn de acomodar la bola en fos edo izquierdos. Empélmala entonces en la base de los dedos derechos, ii 3 de forma que elindiceizquiend te quede libre para saro Dejame que insistaen un detalle que tene gran importania en cualquier maniobra manipulatva, En esa situacion en que Wenes una cascarilla empal- tnadacomose een a» asegurate de dar ala mano aspcto de estar r= Injda,y de que el pulgarasome por encima de la mano, Parae!piblico no hay mejor indicador de que algo sospechoso ests ocurrendo quela epentina de- | SSparicgn el pulgar hacia el interior dela palma, He visto amuchos magos | __k LECGION 73: 45 AGIA CON SOLAS por otro lado muy buenos- que parecen no haberse percatado jams dle que el pulgar doblado hacia dentro es un chivato para el publico, Cualquier pase que obligue al pulgar a doblarse y desaparecer de la vista, ng es un buen pase. Asf que procuraremos ensefiarte el modo de solventar ese auténtico inconveniente. ‘Vuelve hacia la derecha y hacia abajo la mano izquierda, con la bola en ella, ddejando que el pafuelo caiga cubriéndola, 9. Desliza la mano izquierda, girando la muiieca hacia abajo, hasta situarla bajo la bola, estrujando el centro del panuelo alrededor de ella, Fira \ Dirige toda tu atencisn a ese proceso de envolverla bola en el parielo, por: ques tu interés ests enfocado en esa direccién, tambien el del piblico lo esta 15,y tu culpable mano derecha pasaré desapercibida. ‘Acerca la mano derecha con la cascarillaoculta y, bajo la cobertura de dicha ‘mano, encajala sobre la bola con el pafuelo por medio, i$ (vista expues- ta, omitiendo Ia mano derecha). Realiza los movimientos de intentar pasar la bola hacia arriba a través de la tela y luego mustrala aparentemente a medio camino, Sujeta la cascarilla(y la bola) entre los dedos izquierdos en la posicién que muestra la Fi 9 y deja que el puiblico lo vea todo claramente. ‘CURSO DE MAGIA ARBELL Agarra con la mano derecha la esquina del pafiuelo mas cercana ati y l- ala, pasindola sobre la bola y dejando a la vista la otra cara del pa- ‘Auelo yla otra mitad de la bola, girando para ello la mano izquierda palma ha- cia arriba, Observa que la cascarilla queda debajo del panuelo, suje- tacon las puntas delos dedos izquierdos. La bola descansa en la cascarilla, con la tela del paftuelo entre ambas, 17 Casearila, Caserta Bola Casale Bola Mantén hacia tu izquierda la mano izquierda con la bola y la cascarilla, y tira del pafuelo con la mano derecha en direci6n ati!) Elpafiuelo se deslizaré entre la bola y la cascarilla hasta abandonar totalmente ambas, La bola se queda, cont ls Gascarilla encajada entre el pulgar y las puntas de los dedos izquierdos, /)-us0 19, La bola (con Ia cascarilla puesta) se muestra como una sola, manteniendo la palma de la mano izquierda hacia el piblico. Como en toda la buena magia, el ritmo es importante. LECCION 73: AS MAGIA CON BOLAS sta triquifuela casi olvidada hoy en dia es una de las pinceladas més boni- tas que se pueden dar a os juegos de magia en que se empleen una bola y un ;panwelo, El ptblico siempre disfruta con el extrafo efecto que produce la apa- rente habilidad de la bola para fundirse con la tela del paftue’o y atravesarla, olay casita Notas 1. La maniobra resulta més fécil sila cascarila y bola son de madera, metal 0 ‘material plistico, ya que las de goma o silicona se adhierena la tela y com plican la operacién. (N. del R) 2, Labola puede estar expuesta en una pequefia copa de tipo cicte, lo que evi- ta que la cascarlla quede directamente ala vista, y afiade ademas un toque de elegancia a la presentacién. (N. del R.) BOLAS CAZADAS EN EL AIRE ace algunosatios Burling Hull invents una interesante esaparicién ce una bola al dejarla caer en un cucurucho de papel. Este se arrugaba después y la bola ya noestaba, Todo se basaba en haber preparado un orficio de mayor didmetro que cele la bola, en la parte trasera del cucurucho para que la bola saliera por 6 y as{ poder empalmarla, gua: 1.1 Elorificio, por supuesto, siempre se tenia hacia aris, oculto para el publico. Como remate, si el cucurucho era de papel relémpago podia desaparecer en una la ‘marada muy efectista, CURSO DE MAGIA TAREELL A prop6sito del papel relampago-0 papel lasi~y su uso en la magia, veo que ppocos magos de hay en dia sacan buen partido del maravilloso efecto que ese ‘accesorio causa en el publico. Del Ray es uno de los pocos que conozco que se aprovecha totalmente de esa milagrosa herramienta que anima cualquier jue ‘goenel que se emplee. Si bien es verdad que es un poquito caro, el efecto que se obtiene compensa con creces la inversi6n. La idea del cucurucho de papel evolucion6 al aumentar el tamafio del mis- :mo y usarlo como recipiente para las bolas aparecidas al estilo «Suerio del ava- +o»; una a una iban apareciendo en el aire, oen la barbilla, en el codo, teétera, y se dejaban caer al cucurucho, Al final se retiraba la iltima tola, se arrugaba, el cono y se desechaba; las bolas habian desaparecido, Cortini tuvo un gran, 6xito.en Europa con esa caza de bolas. Es un juego que funciona muy bien cuan- do se presenta en pantomima, con acompanamiento musical Mareniat 1, Una bola de goma de 6 cm de dimetro, de color rojo. Las venden en cual ‘quier jugueteria. 2, Uncucurucho de papel o cartulina, de unos 43 em de alto y Hf de diémetroen. la boca, Lleva un orifcio recortado en la parte de atris, a media altura, 1s: Para saber dénde hay que recortar el orificio se deja caer la bola en el cono yel punto en el que quede retenida determinara la ubicacion. Para hacerlo bien, a bola debe caer en el cono,('" /:)yquedar retenida cenel lugar donde esté el orficio. La yuri 20) es una vista lateral, Al colocar la ‘mano derecha sobre el orificio, una leve presién del pulgarizquierdo en el cono ‘empujara la bola hacia arriba y la haré salir por e orificio hacia la palma dela mano derecha, fs) ?/, (Ver Nota 1 al final del juego). Haz pruebas con la forma del cucurucho y su tamafo en relacién alas bo- lias que emplees, Solo asi pods realizar correctamente este esombroso juego de magia, LECCION 73: MAS MAGIA COW BOLAS ReAUZACION Elcucurucho de papel, con la bola en su interior y el orificio oculto hacia atrés, ‘esti sobre la mesa. También podria hallarse de pie si se dispusiera de un pe- jqueio soporte. (Ver Nota 2a final del juego. ‘Toma el cucurucho y sujétalo en la mano izquierda como se ve en la / ¢lorificio hacia atrés, con una ligera inclinacién del mismo hacia delante, para evitar la salida accidental de Ia bola por el orificio Sitia la mano derecha sobreelotificioy Ia bola, gitando para ello el cucurucho hacia le izquierda algo menos de un evarto de vuelta, bajo la cobertura de la llegada de mano dere- cha,! Pasa a sujetar el cucurcho solo con la mano derecha y, tapan- do cl oriticio y a bola, muestra el cucurucho con el dorso de le mano derecha hacia el puiblico, i 2”. Losespectadores creen haber visto econo por todos lados, Vuelve a situarlo en la posicién que ilustra la Pn" 77. con la mano iz~ {quierda en la parte inferior del cucurucho. Una ligera presién de esa mano hace que la bola ascienda y salga por el orificio hacia la palma de la mano de- recha, que enseguiida se desplaza hacia la derecha, al tiempo que la mano iz- Ast se evita que realicen investi- gaciones sobre su contenido, | Ponemos esta bola encima del vaso, Recoge las otras dos. xy estas dos otras las guardaremos en el bolsilo Hazlo y muestra la mano vacia al sacarla del bolsillo derecho. Toma la bola de encima del cubilete con el indice y el pulgar de la mano derecha y muéstral. Quiero que observe muy atentamente y me diga si puede ver dinde pongo esta bola, Levanta el cubilete con la mano izquierda y lanza rodando labola dela mano derecha por debajo del cubilete, como si tuvieras intencisn de cazarla con él Pero se ve cémo la bola rueda, sobrepasa el cubilete y contintia hacta la mano inquiterda, Luego se deja el cubilete suavemente sobre el tapete Para el espectador el efecto es que no has podtide cazar la bela a tiempo por falta de rapidez, Hazlo de nuevo y deja que la bola llegue a la mano izquier- da, Pésala otra vez a la mano derecha, iMire! Al tercer lanzamiento la bolita se retiene en la mano derecha al tiempo que cl cubilete se deja en el tapete con un golpe seco para que la bola grande se de- ‘sencaje, La mano derecha va al bolsillo derecho del pantalén apresuradamen- te y deja la bolita alli. Es un pase «burlesco». El indice izquierdo se apoya en- cima del fondo del cubilete, Figura 7. YY abiora gdonde he puesto la bola? ;Bajoel vaso 0 en mi blsille? El espectador puede responder cualquiera de las dos opciones, “ LEccIW 73: ths MAGIA CON BOLAS Le importa leantarel vaso? El espectador lo hace y la bola grande roja rueda sobre la mesa, Con Ja mano derecha coges el cubilete de manos del espectador, mientras la mano izquierda carga la bola grande del «8» en el bolilloizquierdo y la em- palma. Empuja con el fondo del cubilete la bola roja grande, para que ruede en direccién al espectador. Mientras la bola rueda, devuelve el cubilete a la ‘mano izquierda. Todas las miradas estén puestas en la bola reja, momento que aprovechas para cargar la bola del «8» en el cubilete, empujéndola dentro has- ta que se encaje en el fondo, Fit 75. La mano derecha deja el cubilete -con la bola dentro boca abajo sobre el tapete, mientras la mano izquierda recoge Ia bola grande roja. Lanzala dle una mano a otra {Qué bola mis chulal A ver si adtoina dénde la pongo. Levanta el cubilete con la mano izquierda y bijalo répidamente golpedndolo contra el tapete para desencajar la bola que lleva dentro, Retia ia bola roa con la :mano derecha ~justo antes de que el cubilete toque el tapete- yla mano derecha sea guarda en el bolsllo derecho del pantal6n, de forma chapucera, Un poco torpe zno? jLevante el vaso! Cuando el espectador lo hace, la bola del «8» queda a la vista sobre el tape- te, Figura 77, Cogela y ponla sobre el cubilete, con el nsimero 8 hacia arriba. Estas que es chula; pms chula que wn Ocho! 4 Energia Cand vga con un ceo alesse elon con aol de ilar que eae nero Tobe be te ght a er det deo lo nea setae spre Ae amps ‘eenconrar equa ops pe son erent cher de Fimere& (ol). ‘CURSO DE MAGIA TAREELL TIESTOS Y NARANJAS Hasan Taveeit En mi especticulo tenia muy buena acogida esta versidn para escenario del jue {go de los cubiletes, pues el material es suficientemente grande para que pue~ dla verse en un teatro o en un auditorio. También puede presentarse con éxito ce la mesa de un banguete,o en la intimidad de un hogar. Los pases y la ruti- nha son bastante sencillos, pues el efecto no se basa en las manipullaciones ne- cesarias en las rutinas de cubiletes habituales, sino en su apariencia en eles cenario y en una agradable serie cle sorpresas. Erecro “Tres tiestos verdes de plistico para flores estan apilados boca abajo sobre la ‘mesa, Delante de ellos, a tn lado, hay un plato con tres naranjas, Se cogen los tiestos, se separan, se muestran vacios y se ponen boca abajo en hilera sobre la ‘mesa, Encima de! tiesto de en medio se pone una naranja, ques: cubre con el tiesto de la derecha, Dicho tiesto no encaja del todo en el otro, a causa de la na- ranja, Pero el mago empuja ce repente hacia abajo ese tiesto superior y ahora si que encaja en el otro, La naranja ha desaparecido. Al levantar is dos tiestos juntos, se ve la naranja, que misteriosamente ha pasado debajo del tiesto infe- rior. De nuevo se cubre la naranja con el tiesto que sujeta la mano derecha y se repite la secuencia con tna segunda naranja, que también atraviesa el tiesto in- ferior para reunirse con la primera. Y Jo mismo ocurre con la tercera naranja Para variar un poco la rutina, una vez que se tiene la hilera de tres cubile~ tes dle nuevo y las tres naranjas aparte, se levanta con la mano izquierda el tes tode la izquierda, se muestra vacto de refilon, se vuelve a dejar boca abajo en. Ja mesa y sobre él se pone una de las naranjas. A su vez, esta naranja se cubre con otro tiesto, yal levantar ese tiesto de encima la naranja desaparece de re- pente. Se recoloca el tetirado tiesto encima y se levantan los dos testos ala vez, pero bajo ellos no aparece la naranja como se esperaba. Se separa el tiesto su perior del inferior y se dejan ambos boca abajo sobre la mesa. La naranja ha desaparecido., Pero gdénde esta? EI mago encuentra un mel6n cartalupo” en el tiesto inferior, pero es tan grande que la mitad de él asoma fuera, y no puede entrar del todo en el tiesto, Se rota el mel6n y se deposita sobre la mesa, asi comoel tiesto, que se deja boca abajo, Los tres tiestos estén en hilera en la mesa, aparentemente vactos. Pero al levantarlos, debajo de cada uno de ellos se en- ‘cuentra una naranja; es una sorpresa extra y un buen final para el juego. 5. Conlae: Mel cp (oui mel anal Sle conde ambi como men Fans © trean dice (Md) so f | LECGION 73: MKS AGIA CON BOLAS Maren. 1. Tes tiestos de plistico para flores de los que se venden en almacenes o en tiendas de todo a cien. Cada tiesto mide 14 em de altura y 14 de didmetro de boca. Estos tiestos normalmente son de color verde © jo. Fl color ver- de contrasta muy bien con el color de las naranjas, Uno de ellos esta trucado, pues se le han practicado dos agujeritos en los que pueda encajar el extremo de un alambre. Cada orificio esta diametral- mente opuesto al otro, unos 6 em del borde superior. Hay un alambre, que tiene un extremo curvado, y que va de orificio a orifici sobresaliendo un poco en ambos lados. En la €1 tiesto preparado es el que esté a la (cefalado con el nsimero 1). fzquicrda de la imagen 2, Cinco naranjas de litex 79, Estas naranjas, de una goma bastante fina, se comprimen fécilmente y se pueden plegar. Se venden an comercios de articulos magicos.. j 3. Un melén de létex, que al igual que las naranjas, se puede plegar ocupan- FS doeny pose pel Pi aos pieces eee |S Untmess Prconnacion Retira el alambre del tiesto trucado (niimero 1). Pliega una naranja y también el melon, Fura 87, y mételos en el tiesto, el melén encima de la naranja, y —_—_—_—s___.__ CURSO DE MAGIA TARBELL :mantenlos ahi dentro mediante el alambre, Pon el tiesto niimero 1, asi preparado, boca abajo sobre Ia mesa. Encima de ese tiesto pon otra naran~ ja de goma. Cubrelo con el tiesto riimero 2, y sobre ellos caloca el nsimero 3, ‘Los tiestos encajan ajustados, y la naranja queda comprimida porel > peso de los dos tiestos que tiene encima, La I e8 una vista en seecion. Las tres naranjas restantes se tienen en el plato delante y hacia la derecha de ¢ los tiesto. ; EALIACION EI mago esti de pie detrés de la mesa Ew as calles de Egipt, India y China, uno encuentra magos realzando el juego de los cbiletesy las boas. Bolitas que aparecen y desaparecen misterisamente debajo de los tres cubiletes. Ese mismo juego se ha abierto camino par fgurar en ls mimeras de ma nipulacign de algunos dels mejores magos de Europa y Américe En lugar de emplear objtos pequetos para prsentirselo ustedes, usaré ie Histo y algunas naranjas. ‘Coge los tres tiestos con las dos manos, la izquierda situada en la boca del tiesto rximero 1 (el de abajo), con los decios metidos dentro, y la mano derecha tenel tiesto ntimero 3, el dearriba, El pulgar zquierddo mantione los testo 1 y 2 juntos mientrasla mano derecha saca y muestra claramente el testo 3, i 9. a senteee tes ‘Tres tiestos.jUno! | LECCION 73: MAS MAGIA CON BOLAS Colocael tiesto 3 boca abajo sobre la mesa, a la derecha. Sacael testo 2, «que contiene una naranja, Si el tiesto se inclina un poco y se deposita ‘boca abajo en la mesa a unos centimetros del tiesto 3, la nararja permanecers dentro, sin que el publico se percate. Ese pase se realiza con le aparente iber- tad de movimientos que uno tiene al manejar un tiesto vacio, Practicalo bien, Dos! Coge finalmente el tiesto 1 con la mano derecha y déjalo boca abajo unos ‘centimetros a la izquierda del tiesto 2, F Tres! Con Ja mano izquierda coge una naranja del plato que estaré a tu izquier- day ponla encima del tiesto de en medio, el niimero 2, fii? Coge el ties- to3.con la mano derecha, Sisecoloen una naranja encima del tiesto y se cubre con otro tiesto | Caibrela con el tiesto3, El tamano de la naranja hace que los iestos queden algo separados, Mgnt 89. 1! tamaio de la naranja hace que los testos queden separades, pero si empujamos el Fiesta de arriba. 2 ‘CURSO MAGIA TARBELL Presiona enel tiesto superior, niimero3,con la mano derecha, com: primiendo la naranja y logrando asi que los dos tiestos se junten. No dejes de hacer presién. Levanta los dos tiestos con ambas manos, manteniendo los de dlos de la mano izquierda en la boca del inferior, dejando a la vista la naranja {que habia bajo ellos y que ahora esta sobre la mesa, / 1a maranjaatrviesa la base del tiesto y leg a ta mesa, Levanta el tiesto 3 con la mano derecha, inclinandolo para que la naranja que lleva dentro no se caiga, Ponto boca abajo en la mesa, sobre la naranja que facaba de aparecer asf tendrés dos naranjas debajo del testo 3. Coge otra na- ‘anja del plato y ponla encima del tiesto 3. Cabrela con a tiesto 2, de forma si- ilar ala que ilustra la (0 ‘i probames con la segunda naraja ‘Empuja hacia abajo en el tiesto superior, como se ve en fa) juntan- do los dos tiestos. Levéintalos de nuevo juntos, la mano derecha encima y a i2~ {quierda debajo, como se ve en Ia Fu, ¥ muestra las dos naranjas que hay debajo, Fg | también atraviesa la base del testo y ga abajo. ae LECCION 73: MIS MAGIA CON SOLAS Inclina los dos tiestos hacia la derecha, retira el tiesto 2 (el de arriba) man- teniendo la naranja dentro y ponlo sobre las dos naranjas, Coge la naranja que queda en el plato y ponla encima del tiesto 2. Yeas con la fercera nara Cabrela con el tiesto 3, empuja hacia abajo los tiestos y levanta los dos jun- tos, dejandoa la vista las tres naranjas que hay debajo, (9) Inclina los dos tiestos hacia la derecha, retirando el3 y dejndoloa un lado, con la naranja de- bajo, delante y hacia la derecha de la mesa, ’Pasa el tiesto 2a la mano derecha y coldcalo sobre una de lasnaranjas, mien- tras la mano izquierda recoge el tiesto 1 y Io coloca sobre la naranyja de la iz= guienda, 0-7 > Bsa maniobra tiene por objeto mostrar, sin decirlo, que el tiesto 1 esté vacfo. Levanta los tiestos separdndolos de las naranjas y dgjalos ‘boca abajo en la mesa, detrés de las mismas, Coge con la manoizquierda la na~ ranja que estaba bajo el tiesto 1 y ponla encima del tiesto 1. La mano devecha se acerca a ese cubilete tra en secreto del alambre para sacarlo ylo deja en a mesa, De esa forma el melén y la naranja plegadas quedan libres den- tro del tiesto. Pon el tiesto ntimero 2 sobre la naranja que acabas de poner en- «ima del tiesto 1 (el del alambre), presionando hacia abajo como si quisieras que atravesara la base del tiesto inferior y cayera a la mesa, Recoge los dos tiestos como se ve en Ia! esperando encontrar lana anja debajo, pero allfno ests. Mantén la boca del tiesto 1 en direccién contra Final pablico para queno vean el mel6n, quel ser liberacio asorsara en la boca, Retira con la mano derecha el tiesto 2 levéndote con él la nacanja que tiene dentro y ponlo sobre la mesa a la izquierda del testo 3 Mira a la boca del tiesto 1 y cescubre el mel6n, Qué hace un melén como ti en wn sitio coms este? ss CURSO DE MAGIA TARBELL Saca el melén con cuidado de que Ia abertura que tiene en un extremo para {acilitar la expansién quede hacia atrés en direceién centratia al puiblico. Dé- jalo sobre la mesa ala vista de todos. Pon el tiesto 1 ~con la naranja oculta den- tro de él- boca abajo en la mesa ala izquierda del tiesto 2 Por supuest, algun dird: «Qué ocurre si necsitas mas waraniias?> Es muy senci- 1 Basta con lecartar tos tes tiesto Levanta Ios testos uno a uno comenzando por el dela derecha y aparecers tuna naranja debajo de cada uno de ellos. Los tiestos se van dejanclo sobre la mesa, detris de su correspondiente naranja, (vista del publico). {Es asombroso! Leccién 74 CARTOMAGIA ESPECIAL Jos torpes, no tends que cavilar mucho para darte cuenta de que, todas las variadas ramas del Ilusionismo, la dedicada ala prestidigitacién con clas cartulinas» tiene un atractivo universal para el publico profano. Enesta Leccién he revuelto Roma con Santiago con el fin de reunir para tina serie de juegos de cartas cada uno de los cuales tiene un mérito especial plificar el manejo de un efecto clisico ~como es el caso del «Siempre Seis»-, ela borar tuna nueva forma de presentacion ~como la genial idea de Clark Crandall, para ese mismo clisico de la magia-, o dar con un efecto totalmente nuevo, como la contribucién de Stanley Palm «La carta saltarinay. Estos juegos de cartas son en muchas ocasiones meros apoyos para el en- tretenimiento, En el caso de la adivinacién de cartas de Clayton Rawson, el ‘efecto para el pablico no es el de un juego de magia, sino un ejemplo de lee tura del pensamiento. ‘Tras tantos aftos viendo presentar el juego de «La carta en el globo» meclian- te complejos y brillantes aparatos niquelados, ni por asomo imaginaba que lle~ sgaria un lia en que, gracias a «Hen» Fetsch (Rowland Howard Fetsch), todo el ‘mundo iba a poder realizar ese efecto, pero sin aparatos y sin especial habilidad. Lee estos juegos atentamente y practicalos bien, porque sonta flor y natade la cosecha cartomégica. Algunos de ellos son lo que Will Goldston ~escritor y vendedor de magia~ hubiera llamado los «chollos» de este Curso. No te lan esa leerlos descuidadamente, porque si lo haces quiz dejes en la cuneta al- ‘gunos «chollos» que, con un poco de atencién, podrian convertitse en piezas claves para tu reputacién magica, Lo dicho es especialmente valido en el caso de la rutina con la que ha con- ttibuido Rufus Steele, ttulada «El entrenamiento del jugador». Rufus ha hecho T nto si posees la habilidad de un Dai Vernon como si eres el mayor de L 5 CURSO DE MAGIA TARBELL todo el trabajo por ti: ha organizado la secuencia de modo que solo tengas que seul susinstrucciones para convencer al pablicode que eres un manipulador Taestto,o alguien con el que nadie queria jugar una partica de carta. LA CARTA SALTARINA Cuando Louis Tannen vio por primera vez a Stanley Palm presentar este jue- go dij: «Este es para el Curso Tarbell, y aqui est Es uno de esos misterios facies de hacer, que tienen accién y un buen final. Eco De una baraja mezclada se elige ibremente una carta que se devuelve al maze. La carta se deja asomando hasta la mitad de su largo por et axtremo de la ba raja, mas o menos en el centro. Luego el mago mete la barajaen el estuche tam bién solo hasta la mitad, mantenigndola asi por presién del >ulgar y los otros ‘dedtos en la otra cara del estuche, Se empuja la carta elegida para que quede en- asain con el resto de la baraja encajada a medias en el estuche. Al dejar de} | {Gercer presin sobre las cartas, todas ellas caen al interior del estuche, que se Soatiene vertical, excepto la elegida, que parece saltar fuera de la baraj. Marenia. 1, Una baraja 2. Una carta especial, por ejemplo el Cuatro de Tréboles, ala que se le ha prac- ticado un corte desde la mitad de un extremo hasta el centro de la carta, es eel, de 44 mm de largo, Pin | La esquina superior iaquierda del dorso ‘Se merca con un punto, iit? para que esa carta sea ficilmente recono~ ‘ible al abrir la baraja en abanico, (Ver Nota 1 al final del juego) |e ¥F 3, Unestuche normal, al que se le han arrancado las dos pequehtas solapitas laterales. Incluso puedes quitarle la solapa grande para mayor facilidad de ‘manejo. (Ver Nota 2 al final del juego) aa LECCION 74; CARTOMAGIA ESPECIAL Prermnacion Retira unas seis cartas de la baraja para que entre més holgadamente en el es fuche, La carta que lleva la hendidura estaré en la baraja en segundo lugar des dle debajo, con el corte hacia el frente. Reauzrcion Saca de estche la baraja boca abajo y mezaa las cartas manteriendo en po- siidnla cata tracada. Abrelas en abanico y deja quecojan una libremente,Cor- tal ara y leva la carta trucada al centro. Vuelve a abrir anabanico yloca- liza esa carta mediante el punto de la esquina superior izquienta. Toma dorso arriba a elegia e instal ene corte de ln eartatrcad, 1) (omiticoel abanico), (Ver Nota $l final del juego) Laranuta queda escondlida por las cartas que hay encima, Es un pase ficil si «on la carta elegida empujas hacia abajo la esquina superior izquierda de la car- ta trucada, abriendo asf la ranura para insertar en ella la carta elegida. La hen- dldura hace que dicha carta no pueda entrar en la baraja mas cue hasta la mi tad. Cuadta la baraja dejando asomar la carta clegida, 0» | Vuelve las car- fas para que queden caras hacia el piiblico y mete con la mano izquierda la baraja en el estuche, que previamente habris ensenado vacto, v1 5 La ba- raja Solo la metes hasta la mitad, y la mantienes asomando asi mediante pre- in del pulgar y los dedos de la mano derecha en los lados de la baraja. Con el indice izquierco empuja hacia abajo la elegida ~supongamos que es el Ocho dle Tréboles~ para enrasarla con el resto de las cartas de la baraja, Al hacerlo, Ja carta trucadla resultaré empujada hacia el interior del estuche. Mantén la ba- raja en su sitio presionando con el pulgar derecho en un lado del estuche y con los otros decos de la mano derecha en el otro lado, = ‘CURSO DE MAGIA ARBELL Una carta, ef Ocho de Tréboles, ha sido elegida Wbvemente y urgo se ha devuelio en medio de la baraja “Muestra la baraja por ambos lados, girando la muiteca un poco hacia # Cuando éramos nis todos tenants una caja de sorpresas dela ue llevar la fap saltaba vn payaso. Se puede hacer que cualquier cara se transforme en ese payaso. Por ejemplo: Dentro ta baraja y fuera el Ocho de Tréboles. Al decie: Dentro aflojas la presién de los dedos derechos y dejas caer la ba- :aja al interior del estuche, mientras que el Ocho de Tréboles queda asoman- do fuera, ( a ilusidn lograda es que la carta elegida sala separndose de las demas. Sita la yema del indice izquierdo sobre la carta trucada para tevitar que ascienda por rozamiento y retira el Ocho de Tréboles. Muéstralo y ‘mételo luego en cualquier lugar de la baraja, dentro del estuche. Noms 1. Si para preparar la carta trucada con el corte empleamos un Comodin, ev taremos que la baraja quede incompleta, pudiendo luego deshacernos de di- cha carta tranquilamente. (N. del R.) 2. Enos estuches actuales, la solapa grande a la que se refiere es de menor ta ‘mafio que entonces, lo que constituye una ventaja, pues no resulta necesa~ rio eliminarla, También pociemos plegar hacia el interior del estuche las so- lapitas laterales, sin necesidad de cortarlas. (N. det.) 43, La insercién resulta mas fécil si previamente se levanta un poco el lado de la carta cortada, para que se cree una pequefia separacién entre las dos mi- tades de la carta. (N. del R)) LECCION 74: CARTOMAGIA ESPECIAL LA CARTA EN EL SOBRE rues Renae Esta versi6n del juego en que una carta elegida aparece en el interior de un sobre cerrado es de realizacién sencilla, pida, misteriosae intrigant. James Reneaux Ia presenta de forma muy efectiva recto ‘Una carta libremente elegida, y que puede firmarse, se devuelve ala baraja, de Ja cual desaparece. El mago saca del bolsillo interior de la chaqueta un sobre cerrado, rasga un extremo, el espectaclor busca dentro y extrae del sobre la car- ta que habia desaparecido un momento antes. Maret 1. Un sobre o bolsa de tamato algo mayor que un naipe. 2, Una baraja Prearacion Con un cuchillo afilado © un etter haz una hendidura iregular en el sobre, en clad destinatario, a un centimetro del extremo corto, [i °. (Ver Nota 1 al final del juego). Cierra el sobre pegando la solapa. El sobre, asi preparado, se ‘guanda en el bolsllo interior izquierdo de la chaqueta, o en el exterior de la ca- ‘isa, que cubriré la chaqueta. — Pog Se ate 8 9 ae; 0 ReALZACION Deja que elijan una carta y que silo desean la firmen por la cara, con un lapiz blando o un rotulador permanente. Cuando la devuelvan en medio del mazo, hazel salto y Iévalaa la posicién superior. i tienes el sobre trucado en el bol sillo izquierdo de la camisa, empalma la carta en la mano derecha, mete di- de Ia hen- didura, 1 Empyja la carta hacia abajo hasta que quede a cierta distan- cia de la ranura. Saca el sobre con la mano derecha, cubrien¢o la ranura con cha mano bajo la chaqueta e introduce la carta en el sobre a t-av : Cuno DE MAGIA TARBELL el pulgar derecho, Con dicha ranura hacia el lado contravo al pbtico (aca ti) ragga el extremo corresponciente a lo largo de ese corte. (Ver Nota 2 i. 1 el juego). De ese modo no quedan rastros del racaje. Comprime e) sabre Foros laos para entreabrit y pide a expectador qu eligi Ie cara ve Ws, jo y deja que la carta {gue dentro y la saque, 0 sino, vuelve el sabre hacia a caiga sobre su mano, Be en cambio tienes el sobre en el bolsillo interior derecho de la chaqueta, empalina la arta leg en la mano izquierda y busca en ese nd con dich sine, metiendo la carta en el sobre por la ranua, y sujetando-el resto de car tas con la vira mano. Noms wes conveniente colocar en el interior del sobre un cart6n para evitarcortar también la otta cara. (N. del R.) 2, Puedes interrumpirla operacion de rasgarelsobrealHegara la mitad,y de- Jarque sea el propio espectador quien la termine y saque él misao a cor Wha Te queda el also recuerdo ce que fue él quien rasg6 totalmente el so- bre, (N- del R) CARTAS FANTASMAS ‘Santer Patt Como dice Louis Tannen: «El final es asombroso, y merece la pena el esfuerz0» Erecro De una baraja normal cuentas diez carta. Pescinde del reste de la bara: Fax aaa a una Tas diez cartas de cara al piblico explicando que tienes diez y Guieres que un espectador que vas aclgirpiense en una de ea, soo We Tego pones Ins diez cartasen la mano izquierda bajo un paftuelo, Retires con Ja mano derecha una carta y la muestras. gs extn nrta que pes usted, cbaero?~preguntas te dcen que noes ‘Te guardas dich cata en el bosilo derecho del chaqueta, elves a Pus car bajo el palo y sacas otra carta — gis eta? ~y de nuevo lo niegan, ast que te a guards también en el mismo bolsille. Esti a punto de buscar bajo el paruelo otra earta més cuando cambins de idea y comentas: sceccamamasansnaais sails | LECCION 74: ARTOMAGIR ESPECIAL —¢QQué sentido tiene seguir con las ocho restantes? ~yretiras el pafelo de la mano inquierda. jLas ocho cartas han desaparecido! El paftuelo se muestra con claridad por ambos lados. Ur final realmente asombroso e inesperado. Mania. 1, Una baraja. 2. Un panuelo de bolsillo. Reauzacon Sepata diez cartas de la baraja contindolas una a una. ‘Me gustaria que ese caballero me ayudar. Ha leido usted alguna vez el pensamien- to? Le importa si yo leo el suya? Tengo aqui diez cartas,y mientras las paso de mao ‘amano una por una quiero que piense usted en una de las diez. Cualguiera de ells. Solo piense en wna, ‘Con las caras de las cartas en direccién al espectador pasalas una a una de Ja mano izquierda a la derecha, hasta terminar com las diez. Ha persado una carta, eaballero? St; ya lo ha hecho Devuelve las cartas ala mano izquierda y cuadralas cara a. publico, Muestra la mano derecha con la palma vacia hacia el puibico, cage el pa- Fuelo de bolsllo y cubre las diez carta Silo prefieres puedes tomar pprestado un pafiuelo de caballero. Alora quiero que piense en su carta, Yo voy avetirar una carta, ; ae ‘curso BE Maia ARBELL Busca bajo el pariuelo con la mano derecha y separa as dos tiltimas cartas el paquete, empalma las ocho superiores como una solaen la mano derecha, y luego coge la novena con el pulgar y los dedos derechos, (Ver Nota 2al final del juego). Todo ello es cuestién de un momento, Saca la mano dere. cha de debajo del pafuelo, con el dorso hacia el piblico, mostrando la cara de la carta en la punta de los dedos, Es esta la carta que pensé, caballero? Gudrdate la carta en el bolsillo derecho del pantal6n ¢ de la chaqueta, de- Jando también allies ocho cartas que llevas empalmadas. La retirada dela ear. ta de debajo del pafiuelo y su viaje al bolsillo deben ser movimientos bien me- dlidos y naturales, para que nadie sospeche nada, Bien. Dies menos wna son nucve, y su carta send una de esas nusve. Busca de nuevo bajo el paftuelo con Ja mano derecha, coge la dinica carta ue hay allf entre el pulgar y la punta de los dedos dereches y deja que el een- tro del pafuelo quede entre el pulgar y el indice izquierdes extendidos, " 12. Si se hace correctamente parecer que el paquete de eartas sigue bajo el paiuelo, Piewseintensamente, caballero. Voy a intentarlo de nuevo. Saca la mano con la carta como se ve en la fu) 1d Es esta su carta? No, no toes. Gudrdatela en el bolsllo con las demas, pero al hacerlo procura que des- ccuidadamente se vea la palma de la mano derecha vacia eee LECCION 74: CARTOMAGIA ESPECIAL Diez menos dos son ocho. Pero qué sentido tiene seguir con las coho cartas restates? Agarra la esquina inferior delantera del pafiuelo con la mano derecha y tira de 6 para que abandone la mano izquierda, abriendo dicha mano al hacerlo. Extiende el pariuelo y muéstralo por ambos lados, Si el paruelo es prestado, devuélvelo a su propietario, Noms 1. Siel espectador dijera que la primera carta que muestras essu carta, habris onseguido una asombrosa demastracién de lectus mental. Dices entonces: Voy a enmarcar esta cnrta com un marco de oro. Y sigues adelante Ilevindote al bolsillo esa carta y las ocho empalmadas. Busca bajo el pafuelo y saca la carta restante, dale un papirotazo para que se Vea que es solo una, Di ‘Ya sabia yo que no era esta carta, tela llevas también al bolsillo, En cualquier caso, ya no necesitamas las otras acto. Retira el pafiuelo mostrando vacia la mano izquierda y enseiia el paftuelo por ambos lados. Siresultara que la segunda carta que muestras fuera la pensada por el es- pectador, mejor que mejor. ‘De modo que esta es su carta. Creo que la voy a enmarcar y a guavdar como recuerdo Gudrdatela en el bolsillo con la anterior. Y ahora que ya tenemos ta carta que usted pensd, no necestaremos las olras ocho. Retira el panuelo y muestra vacta la mano izquierda. Muestza también por ambos lados el paftuelo extendido. Al margen de lo que ccurta, tendris siempre un buen final Sial realizar el juego te pareciera que la carta pensada es alguna del centro del paquete, puedes cortar porahi y llevar esa carta arriba, para quesea una de las dos que queden en la mano y utilizar la estrategia indicada, Si la ti nes, estupendo. Y si no, no pasa nada, a (CURSO DE MaGtA TAREELL 2. Para empalmar las ocho cartas bajo el pafuelo puedes dejar escapar con el puilgar derecho las dos eartas del final por el extremo interior del paquete, © previamente dejar en salida interior la séptima en el momento de ense- farlas, obteniendo asf la separacién necesaria para el empalme. (N. del R) EANDE ANDARA?! ‘Masui Pavia Una idea bastante inslita ce Mariano Palhinha para hacer desaparecer una carta. Eneaja muy bien en las rutinas de ries, con una sorpresa ia Es inte fount recelat el nal Ue que los pases tienen hagor mientos el eapectador sostiene las carta en sus manos Ereco. EI mago afirma que va a realizar una demostracién de triles con un As de Ths bboles y dos eartas indiferentes. Las tres cartas se abren en abanico y se ve que el ‘Asesta en el centro. Se cuadran las cartas y se entregan a un espectador para que las tenga, dorsos hacia arriba, en su mano derecha, Se cubren las tres cartas con, un pafuelo de bolsill, Al espectador se le pregunta si quiere cue el As aparez~ ca encima o debajo de las tres cartas. Tanto en un caso como er otro, se retira el pafuclo y se pide al espectador que compruebe las cartas. Entonces comprueba que el As no esta ni arriba ni abajo, yes que no est: ha desaparecido. Como solemos decir, «jno pierdas de vista el Ast» ‘Y el mago saca el As de su bolsillo del pecho de la chaque o del interior de su cartera Marenia. 1, Dos cartas estrechas, en este caso el Tres de Corazones y el Cinco de Picas. Esas carlas estrechas se preparan recortando 1 mm uno de Is lados (largos) de cada carta y redondeando luego las esquinas. 2. Un As de Tréboles de ancho normal, pero que debido a la estrechez de las otras dos cartas se convierte en una «carta ancha», y puede extraerse faci mente de entre las otras dos. Ademés esti especialmente trucado con una muesea recortada a modo de usiero en el extremo interior," 1), Lamues- ca tiene 3 cm de largo y 3 de ancho. 3. Un duplicado normal del As de Tréboles, para sacarlo del bolsill al final 4. Un paiuelo de bolsillo blanco y opaco. 1. Wher ene origin Tenino adil por inexsente. Lo mis parece atlno asi ‘se wyAne andra (ce) _— uccibn CARTON ESPECIAL PrevaRAcion ELAS trucado se sittia.en medio de las otras dos cartas. La tres estin cara arti- bay la muesca hacia el interior (abajo). El duplicado del As de Tréboles esta en 1 bolsllo exterior del pecho de la chaqueta, o dentro de tu blletero. Reauzacion Silo deseas, puedes sacar las tres cartas de una baraja, conténdolas, pero con cuidado de no dejar que se vea el trucaje del As, Abrelas en abanico cara art: ba en la mano izquierda, extendiéndolas bien, | aunque no tanto que pueda llegara verse la muesca, Sujétalas con el pulgar encima y lor dedos por debajo. Los dedos izquierdos cubren la muesca por el dorso, Muestra ambos Iados de las cartas, girando la muiieca izquierda, Amigos, no sé cudntos de ustedes habrén juga a ls triles, pero lide consiste en usar tres cortas, una de ls cuales es wn As, yl truco se basa en no perder de vista di- cho As. EI que yo tengo agui el de Tréholes, que es un tipejo muy jvial. Recuerdo ‘que su abuelo trabajaba en wn circ. EL As esté en medio de dos cartasinalferentes pero amigas, ef Tres de Corazones yel Cinco de Piens; una especie de primas ejanas. Voy a pedir aestecaballero que me aysue. ‘Cuadra las cartas y ponlas dorso arriba. Caballero, quiero qe sostenga estas tres cnrtas en sw mano derccha, entre los dedos pulgar, indice y medio; el pulgar encima y los otros dedos debaj, Enséitaleal espectador cémo debe sujetarlas haciéndola ti comase veen la Fit 1”. y entrégaselas para que las sujete del mismo modo, en su mano de- Fecha, El extremo del As que lleva la muesca quedara hacia él, debajo de sus pulgar, para lo cual deberds girar las cartas en el momento de entregarselas bien cuadradas, Cubre con el paulo las cartas, y también su mano. or CURSO DE MAI TAREELL Recuerden, amigos, que el As esd en medio de las tres cartes, ocultas por esta cnypa de cinco, La ida consisteen que el As de Toles abandone el centr y sesitie o bien arriba ‘bien abajo, Usted cbullero, Hien la palabra: Donde quiere que aya, arriba o abajo? Da igual lo que elija. Vamos a suponer que elige arriba. Arriba, dice el caballero Pon tu mano derecha encima del pafuelo y sobre las eartas, de moelo que {el pulgar se site en el medio del lado derecho de la carta (el de tu izquierda) y los otros dedos en el lado izquierdo (el de tu derecha). Tra del As separén- dolo cémodamente de las otras dos cartas al etirar el pafiuelo,/ 0) 1°. Lara rnura del As facilita que la carta se deslice, pues el pulgar del espectador no, «jerce presién sobre ella. La préctica te capacitara para hacerlo de forma ripi- dla eindetectable, sin ruido alguno. Arruga el pafuelo alrededor de la carta de forma natural y guérdatelo en el bolsillo. Todo listo en un momento. Mire, caballero, ycomprobaré que el As est ahora arriba El espectador mira, pero claro, el As no esti arriba. Que no est arviba? Retira de su mano las dos cartas y muéstralas separadas, ¥ abajo tempoco? jNo hay As! Ya se lo advert, En los tile Ia ideo es no perder de bist el As, gAndeandard el As? Lo encontraré usted en mi bolsilo (0 cartera)! Sicalo, EIAs puede estar en cualquier lugar accesible pero imprevisible, ya {que es un duplicado que pones alli de antemano. El final es limpio, pues las dos cartas que quedan pueden ser examinadas. LECCION 74: CARTOMAGIA ESPECIAL UNA OPORTUNIDAD ENTRE OCHO anc Haron En Londres vi a Francis Haxton realizar este juego de eartas y me encant6 el efecto y su simplicidad. Los pases de Haxton estan cuidadesamente estudia- dos y son muy naturales, Eco Se entrega a un espectador una baraja para que la mezcle, 31 mago extiende Iuego las cartas en cinta boca abajo sobre la mesa y el espectador saca de la cin- tauna cualquiera y la mira. La devuelve al mazo y mezela de nuevo las carlas, Se le pide ahora que retire ocho cartas, una de las cuales ha de ser la elegida, peronodebe revelar cual es. Hecho todo ello, el mago toma e paquete de ocho Cartas, las mezcla y las mete en el bolsillo exterior derecho de la chaqueta, que ‘est vacfo. Luego, con la mano derecha saca del bolsillo una carta, que deja boca abajo en su mano izquierda, A continuacién invita al espectador que le ayuda a hacet lo mismo: coger tuna carta de entre las siete restantes del bolsllo, Y asi van heciendo alternati- vvamente uno y otto; sacan cartas y las van poniendo en sus respectivas manos. izquierdas hasta tener cada uno tres cartas. El mago toma entonces una cuar- ta carta, la pone en su mano izquierda y comenta que tanto él como el espec- tador han ido sacando por turnos eartas cualesquiera del bolsillo hasta dejar solo una. Pide al espectador que nombre su carta, después de lo cual se vuel- vven cata arriba las cartas que tienen ambos y se comprueba que la elegida no est entre ellas. Extrae por fin a carta que ha quedado en el bolsillo y se mues- tra que esa es la carta clegida, Maren. 1, Una baraja, ReaLzacion Es necesario que conozcas cual es la carta elegida. Puede ser forzada, 0 bien elegida libremente y ojeada en secreto cuando ya ha sido devuelta al mazo y se mezcla, Entrega la baraja mezclada al espectador que eligi la carta, Por fcor, busque y saque de la bara ocko cartas, una de las cuales ha de ser Ia que cligié usted. No me diga cual de ella es, Solo asegirese de que es una de las oc. El espectador lo hace. Entrégueme por foor las och cartas 5 (CURSO OE MAGIA TARBELL ‘Mézclalas, localiza ta elegida y lévala a la posicién superior del paquete. ‘Mete las cartas en el bolsillo derecho de la chaqueta, com los dorsos hacia fue- (cho cartas mezcladas ~una della librementeelegida-han sido gusrdadas en mi bol- sill, En primer lugar voy a buscar entre ella y sacar una carta quedejaré dorsoarri- ‘av en fa palma de mi mano fquierda, Leva la mano derecha al bolsillo,saca la carta elegida y ponta dorso arriba en. la palma de tu mano izquierda. Asegirate de que nadie vea la cara de la carta, Y ahora usted, caballero, busque en mi bolsillo y saque wna carta cualquiera y pénga- 1a dorso arriba en la palma de su mano izquierda, El espectadlor lo hace. Se repite la accién alternativamente, y cuando el es pectadorestésacandosu tercera carta (la sexta del total), ti cuadrascon la mano derecha las tes que tienes en la mano izquierda, F/20y alhacerlo empu- jas con los dledos izquierdos la carta inferior Ia elegida~ hacia la mano dere- cha, fir 77-empalméndola enella. La mano derecha, con laca:ta empalmada, se dirige al bolsllo para sacar la cuarta carta. Lo que en realidad haces es de- jar alli la carta elegica, sacar como una sola las dos restantes y dejarla(s) en la ‘mano izquierda. Al haber retirado una carta pero luego haber aitadido dos, el rmimero de cartas en la mano izquierda es ahora el que tiene que ser, cuatro. En mi bolsifo hemos metido primeramente ocho cnrtas, una de ls cuales es la que el ‘abaileroeligié tibremente. Por turnos hemes ido sacanto catas, hasta un foal de sie- fe, dejando una sola carta en el bosilo. Le pido al cabalero que diga cul era la carta ‘que elgis. Supongamos que dicha carta es el Rey de Crrazanes) FI Rey de Co- ‘zones. Por favor, compruebesientre ls cartas que tiene usted en la manose encuentra el Rey de Corazones. Noestd ah. Muestro yo mis carta, una a von, » no hay ningtin Rey de Corazones. :No es extraiio que milagrasamente hayamoseludito al Rey de Co- sazones? Buse por favor emi bosilloy sague altima carta, 70 eee El espectador Io hace y saca la dnica carta que hay en el bolsillo. Cogesela de ia mano y muestra que efectivamente es el Rey de Corazenes. Su carta: ef Rey de Corazones, En lugar de ser el espectador quien saque la ultima carta del bolsillo pue- des hacerlo tii mismo si lo prefieres y crees que mejorar el efecto, INSPIRADO Fans Haxton Siempre disfruto al ver a Francis Haxton hacer este juego, pues es eartomagia de la buena. Enco Unespectador elige una carta y Ia devuelve en cualquier punto de la baraja, que se corta varias veces. Fl mago muestra ahora seis cartas de encima del mazo y ‘pregunta al espectador sila clegica est entre ellas. El mago contintia mostran- do grupos de seis cartas hasta que la elegida figure en alguno. Entonces, ese pa- «quete se deja cara abajo en la mesa. Se cubre con un pafluelo e! resto de la bara ja, que el mago sujeta en su mano izquierda, se pide a otro espectador que cor- tea baraja por cualquier punto y retire el paquete que ha cortado con paftuelo y todo, La carta de corte a superior del paquete que queda enla mano izquier- da del mago, se cleja dorso arriba sobre la mesa, separada del paquete de seis. El ‘mago solicita al primer espectador el nombre de la carta elegida, Al nombrarla, clartista vuelve lentamente cara arriba el paquete de seis cartas y se compruc= ‘aque joloson cinco! La carta elegida no est ali! Entonces se vuelve cara arti- ba la carta del corte que realiz6 el otro espectador y resulta serla elegida, Maren 1. Una baraja, 2. Unpafuelo blanco opaco de bolsillo, de caballero. Presaracion ‘Transforma una carta de la baraja en carta corta, recorténdola un milimetro y medio por uno de los extremos y redondeando luego las esquinas del extremo recortado, Sita boca abajo esa carta corta en noveno lugar desde debajo de la baraja Reauzrcion Abre las cartas en abanico cara abajo entre las manos e invitaa un espectador a elegir una de ellas. Vigila que no sea una de las nueve inferiores, pero silo fuera, bastard con que afadas luego una carta debajo del mazo. Una vez que clespectador haya mirado su carta, comienza tia dar a las cartas una mezcla hindi, Con la baraja en Ia mano izquierda, la mano derecha extrae los dos ter- cios inferiores,B, y los sitia encima, manteniéndolos separadosdel A por de tris y dejando luego caer una pequefia cantidad de cartas de encima de B so- bre el paquete A, que ahora es el inferior, ! El paquete B se retrae de nuevo y una nueva cantidad de cartas se dejan caer encima de las anteriores, Hazlo un parde veces, pide al espectador que devuelva su carta encima del ppaquete inferior A y deja el paquete Bentero encima de la carta elegida, | 11) La earta corta queda asf nueve cartas por encima de la elegica, Cuadra la baraja y dale un par de cortes. Con el pulgar derecho separa las cartas por lacarta corta y haz un corte de forma que dicha carta quede como superior del ‘mazo. La carta elegida habré pasado a ser la décima desde arrba, 1)" 2! ry, Caco 2 = Canta eegida carta conta » [i race Ha elegido usted una carta libremente, laa visto y luego la ha devuelto a la baraja, que hemos cortado nas cuantas veces, perdiendo su carta entre todas las demi. Voy 2 retvar seis cartas una a wna. Compruebe si su carta est entre ellas, No me diga qué late, solos es una de les seis Suijeta las cartas en vertical ala altura del pecho, caras hacia el publico, y cuenta una a una tres cartas, colocando la segunda delante de la primera y la tercera delante de la segunda, ee Una, dos, tres. Deja esas tres cartas dorso arriba en la mesa, Contindia contandlo tres cartas sas de la misma manera Cuatro, cinco, seis. Deja esas tres cartas sobre las tres que ya estan en la mesa Est su carta entre estas ses? Cuando conteste que no, recoge las seis cartas y ponlas debajo de la baraja, Procede ahora a contar otras tres cartas una a tuna, caras haca el public. Une, dos, tres. Déjalas caras hacia abajo en la mesa, Cuenta la siguiente carta, que ya sabes, quees la elegida, y di: Cuatro, luego cuenta la siguiente: Cinco y ponla delan- tede a elegida, [010 25 Pero al ira tomar la sexta carta retraes la cuarta 1a clegida—empujéndola hacia la izquierda con el pulgar derecho y dejindola en- cima de la baraj, / 7 20, donde queda retenida mediante el pulgar izquier- dio: Seis. Deja las dos cartas cara abajo, como si fueran tres, excima de las tres due ya estan en la mesa, Est su carta entre estas seis? ;Si que est! Gracia. (Carta eegida Mezcla la baraja de forma que la carta elegida pase de estar encima a estar ddebajo. No dejes ver la cara de la baraja. Sujétala en la mano iequierda dorsos hacia artiba, Fu”. Coge el paiiuelo y cubre con él la bataja, el centro del pa Fuelo sobre el centro de la baraja. Con la mano derecha por fuera y por encima del centro del panuelo agarra la baraja por los extremos, pulgar en el interior, | a ‘CURSO DE MAGIA TARBELL dedos en el exterior, de modo que el pulgar izquierdo pueda separar el lado iz~ aquierdo de la carta elegida, que esta como inferior, y dejar caer hacia la palma iaquierda, 0": », preparada para realizar el corte Charlier a ana mano. Retira la mano derecha del pafiuelo y pice a otro espectador que corte la ba- raja toméndola por los extremos, con el pafuelo por medio. Cando levante la ‘porcisn superior del mazo, termina ti de realizar el corte Charlier con la mano izquierda situando el dedo indice izquierdo bajo el lado derecho de la carta clegida, yun 29, separindola del paquete. Deja que este caiga a la palma de amano izquierda y coloca la carta elegica encima de él, terminando asf el cor- tea una mano. Todo suede en un instante, Saca ese paquete (11 mitad inferior de la baraja) de debajo del paiiuelo, que todavia sujeta el espectador junto con la mitad superior de la baraja, Separa la carta superior (la elegida) del paque- tede tu mano izquierda y déjala en la mesa a unos treinta centimetros de las, ‘otras cinco. Este forzaje bajo un pafiuelo se conoce como «All Fair Force», de Peter Warlock y se publicé en la revista Pentagram, en el N” 12 del Volumen 5, septiembre 1951 Cuil ra la carta que eligi6 usted, caballero? Supongamos que era el Nueve de Diamantes. ETNueve de Diamntes, Djo usted que era una de las sis de la meso, Sera curioso que Recoge las cinco cartas de la mesa y sostenlas cara hacia el iblic. ue la elegida hubiora desaparecto y quedaran solo cinco carta. (Cuenta las cartas y muéstralas una a una pasindolas de la mano izquierda ala mano derecha, siempre caras hacia el piblic. ” SS LECGOON 74: CARTOMAGHA ESPECIAL | tn ss etry cc! Nace de mates ie Cogela carta qu et parte na mesa y musta scare EINueve de Diamantes, ila carta que el caballero ha encontrado certando ta baraja por Iamitad! EL «SIEMPRE SEIS» DE MALDO ‘Sevion (Seto8) Matoo ‘Senor Maldo (Abel Maldonado, 1896-1959), famaso magn mexicano, suele pre sentar una curiosa versién del «Siempre Seis» con la que ye he disfrutado en cada ocasién en que se la he visto hacer. Maldo actia vestido a la mexicana y emplea una charla en inglés sui generis que le ade més inverés. «Vender» al ppublico un juego de magia depende mucho de la estructura que tenga, y de tuna adecuada presentacidn, Erecro Mientras relata sus experiencias con un cartomago durantela tltima Expos: in Universal, el ilusionista muestra que tiene seis cartas, Lanza tres de elas, luna por una, a un cestillo que hay en la mesa. Al contar las que le quedan en la mano resulta que siguen siendo seis. Se repite de varias formas, terminan- do con la sorpresa de que el mago, tras lanzar tres cartas al cestillo, encuentra solo tres en sus manos. Pero al decir la palabra magica «Abnacadabra» las tres carlas yuelven a ser seis, Maser. 1. Dieciocho cartas de una baraja cualquiera 2. Uncestillo en el que ir dejando caer las carta, i Prennsacion Las dieciocho cartas estén en el bolsillo exterior derecho de lachaqueta, Elces- tllo sobre la mesa, a tu derecha. Reauzecion En Sar Francisco, durante la Exposiién Universal, habia un hombre delante de ue stand reatizando wn juego de magia con cartas,y me detuve para ver lo que estaba ha- ciendo, Sued del bolsillo unas poeas carta. 2 Ligament noe Sena So Saf eo fos anaes mo ene (d=) 3. Seveebiben 1915.0 del) ; ‘CURSO DE MAGIA TARBELL Saca del bolsillo las dieciocho cartas bien cuadradas para queel ptiblico no sospeche que tienes més de seis. _y dijo que iba aensefiar todo ef mundo cudntas tenia Pasa las dieciocho cartas dorsos hacia arriba ala mano izquierda, y tenlas como se ve en laf 1). Con el pulgar derecho apoyado en el extremo inte- rior deja escapar cinco cartas de abajo, una a una y mantén la separacién de las {rece superiores, yin! 1/, Mete el menique izquierdo entre las cinco y la tre- ce cartas para mantenerlas separadas, Si encuentras dificultades para hojear esas cinco cartas con el pulgar derecho, puedes optar por abrirlas un poco en abanico, contar cinco cartas de abajo y separarlas de las otras trece. Ahora vas ‘a contar las dieciocho cartas como seis. Empuja con el pulgar izquierdo hacia laderecha las trece cartas superiores en bloque, bien cuadradas, ir y di Una, Contintéa contando las otras cinco cartas, fyi! 1 una encima de otra, dorsos hacia el piblico,inclinando un poco las cartas hacia delante. Doo, tres, cuatro, cinco y see! Luego retiobe jum, dos y tres! eartasy las dejaba en tun cestilo, (Cuenta con la mano derecha tres cartas de arriba, una a una, y déjalas caer al cestillo. | uccion ATOMAG ESPECIAL Enfonces preguntaba: «,Cudntas cartas me quedan en la mano zquierda?» y todo el ‘mundo respondia:«;Tves!», pero al contalas de nuevo no tena tres jin seis! Mientras tanto las cartas se hojean con el pulgar derecho, como antes, para contar cinco, ! y se separan de las otras diez con el mefiique izquiet- do, todo listo para contar las diez cartas como una sola. Una, ds, tres, cuatro, cinco, seis! Sibien en la primera cuenta las cartas se sujetan con los dorsos hacia el pi- blico, en esta ocasi6n las pasas cum las caras hacia los espectadlores, como mues- tra la 010}, Eso supone una variante en el contaje y le afade algo de inte- 18s, (Ver Nota 1 al final del juego). Saber To ue hizo aguel hombre? Cogié las cartas del cestillo,rpidamente, de forma {que nadie pudieraverle, Después del especticulo me acerqué a él yle pregurté si po- dria ensefarme cdmo hacer el juego. Y me respondié Claro que si. ctenes diez dlares? Y yo le respondi: —Si; tengo diez délaresy se los entregue.:Saben lo que me dijo? Me dijo que cagie- 1 juna, dos, tres, cuatro, cinco, seis! cnrtas. Alcontar las cartas esta vez las cuatro primeras son cartas individuales y se cuentan sin invert su orcen. Haces un bucle en la tiltima carta que vas a con- tar, Fipnn 39 Asi puedes empujar el grupo de cartas como s: se tratara de la quinta, y luego la sexta como carta individual, detalle que puede acentuarse con un papirotazo, _y dejara caer jun, dos, tres! carts en el cesto Deja caer tres cartas al cesto, una a una, ‘CURSO DE MAGIA ARBELL Luego dijo: Abracadabra... y yo ya no tenia tres carts, sino juna, ts, tres, cuatro, Esta cuenta es similar a Ja tiltima, las cuatro primeras cartas son individua- les. Se ace un bucle en la ultima y el paquete se cuenta como quinta. Después se cuenta la tiltima como sexta Yoledije: {Garacoles, qué bueno! Est muy bie. ¥ me ui derecho a yi habitacién porque que- ria probar el juego. Quise asegurarme de gue tenia seis carts, no més, y las conté ast ae Esta cuenta, llamada «Cuenta lanzando», es muy eficaz, Al ir conténdo- las se lanza cada carta de la mano izquierda a la derecha, y quedan en la pal- rma de la mano derecha, Primero comba las cartas como se ve en la ‘empuja la carta superior hacia la dereeha, 0 37 Lanzala hacia el lado dere- cho y cézala con la mano derecha como muestra la Fyn Le mano derecha ssube y se alea de la mano izquierda Hevéndose la carta, que muestra su cara al pilblico. Ural LECCION 74: CARIOMAGIR ESPECIAL Observa que la carta se sujeta en la mano derecha Paguete centre las falanginas de los dedos medio, anular y me- i ‘Rique y a falange del pulgar: Eldedo indice se apoya cenelextremo exterior (arriba) de a carta. Repiteellan- zamiento y ve cazando las otras cartas una a una. Dos, tres, cuatro! Mueve Ia carta inferior de nuevo hacia la iz~ quierda con Ia yema del indice izquierdo y empuja on el pulgar izquierdo hacia la derecha el paquete de cartas que hay encima, Fy 39, Lanza el paquete como una carta y eézala(s) con la mano derecha Cinco! Lanza la carta restante, sexta, a la mano derecha diciendo Seis! Esta «Cuenta lanzando» requiere préctica, pero merece la pena dominarla, porque hace que el contaje de cartas resulte mas atractivo. En manos de Mal do es muy efectiva, Entonces eché una, dos, tre... cnrias al esto Deja caer en el cesto las tres cartas superiores, una a una. Inmediatamente die ;Abracadabral, yaungue no me erean ustedes, cuando cont las ‘artas de nuevo ya no tena tres. Tenia; Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis! Repite la cuenta lanzando el paquete en quinto lugar. Entonces me die: Si ha funcionado la primera vez, funcionard cada vez que diga a p= labra magica. Para asegurarme voy a contar las cartas de nuevo. Separa las cinco cartas inferiores como se ha visto en las "0 y pasa el paquete superior a la mano derecha como una carta. {Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis! Entoncrsecéjuna, dos, res! cartas a cesto Deja caer las tres cartas una a una en el cesto, (CURSO E MAGIA TARBELL ‘Si que la echo. Miren, voy asacnrjuna dos, tres! carts dl cesto. Sin ramps de nin _gtna clase. En serio, Si tengo ses cartas y dejo caer juna, dos, tres! cartas al cesta, Deja caer una a una las tres cartas en el cesto. Cuando Mado saca las tres cartas, se las pone en la boca, y luego las vuelve a echar al ces.0 una a una, de verdad, ceuintas cartas deberian quedaren mi mano izquierda? (Ties! Esoes,Esas son las que fengo: Une, dos, tres! En realidad tienes seis cartas en la mano izquierda, pero las cuentas como tres. Para ello separa la primera y cuéntala como una. Haz un bucle en la car- ta inferior y cuenta el paquete de cuatro cartas como si fuera la segunda. Lue- {go coge la ultima y cuéntala como tercera en el abanico. Ciérrale después. Pero cuando digo Abracadabra la cosa cambia. Entonces tengo jun des, tres, cunt, cinco, ses! cartas ‘Como ahora tienes seis cartas en la mano izquierda puedes centarlas una a una pasindolasa la mano derecha, formando un abanico. ‘Asi gue yo lo ven: funciona siempre! Now 1. Sial realizar Ia cuenta vas depositando las calas de la mano izquierda de- bajo de las de la mano derecha,disimularas mejor el grosor del primer gru- po de cartas contadas,(N. del R) EL SIEMPRE SEIS» DE BERLAND Sa Beano Para método simple, directo, intrigante y fécil de hacer, esta versién de Sam. Berland, Es magia clara y buena. La charla se basa en la vieja formula que ha venido empledndose durante afos, y que todavia tiene éxito, De todas mane +35, lo importante es el método en si, que puede adaptarse a diferentes juegos dle cartomagia. Eco El artista relata que ha visto a un mago colocar seis cartas en hilera sobre un, aril, recogerlas todas, descartarse de tres y, sin embargo, seguir teniendo seis. ‘Asi que va.a una tienda cle magia y pregunta al dependiente si tiene ese juego fen el que el mago cuenta seis cartas, descarta tres pero sigue teniendo seis. Y lo ealiza al explicarlo, El vendedor le dice: 0 | LECCION 74: CRRIOMACI ESPECIAL Oh, se refiere usted a ese juego en el que el mago cuenta ses carts, se desprende de tres pero sigue teniendo seis -y también lo realiza al explicarlo-. No -continia-, si cuento ses cartas y tro tres, solo me quedan tes Y lo demuestra, ya que al tirar tres de las seis cartas, en el atril le quedan f solo tres. El mago las coge y dice: —Qué pena, porque yo queria comprar ese juego enol gue siempre suedon seis carts, Y procede a contar seis cartas dejéndolas en el aril. Un final muy efectivo. Maren 1. Quince cartas. Estén tratadas con pegamento transparente de contacto en los lads largos, de forma que dos o tres cartas pueden quedae uni- das como si fueran una sola. La Fy) mues- ‘ra cémo se mantienen las cartas juntas por me- dlio del pegamento aplicado a cada uno de los » lados (no los extremos), alo largo de 2.0 3 em. Experimentando verds la cantidad de pegamen- to que hay que aplicar para que las cartas que- den juntas, y a la vez puedan ser separadas fé Reauzacion Ten la cuerda con la cera en direccién al piblico, aunque cubierta por los dedos de la mano izquierda. El pulgar izquierdo sujeta la otra «cara» de la cuerda, La ‘mano derecha agarra la cuerda a unos veinticinco o treinta centimettos ala de recha de la mano izquierda. La mano derecha gira la cuerda en dlieccidin al pti> Dlico sentido anti horario y sit el bucle creado delante del punto encerado, donde lo sujeta la mano izquierda, Pui 1° (mano derecha oritida), Es un gesto muy natural, y como tal debe realizarse. Es justo el que harias si fueras a alar un nudo de verdad, asf que trata de no cometer el error en el {que caen muchos magos al realizar Hlorituras que no vienen a cuento. Aprieta fuerte para que los dos tramos de cuerda se adhieran tno al otro. “ete ahora la mano derecha en el bucle, entrando descle tu lado, agarta el ta mo de cuerda de delante y tira de él hacia ti, (mano desecha omitida), CURSO OE MAGIA TARBELL consiguiendo en apariencia un nudo sencillo normal. Ten las manos algo se- paradas de! nudo, Gracias ala cera, el aparente nudo mantiene ese aspecto natural, Atindolo asi, el piblico no sospecha nada. Para que el nudo se deshaga, simplemente separa las manos tirando de ambos exiremos,! EE] nudo fantasma puede repetirse. sta genial idea de Gen bien merece ser aprendida, pues conozco pocos efec- tos con cuerdas que sean tan desconcertantes ineluso para el més agudo de los pilblicos ante el que tengas que actuar Now 1, Hoy en dia, en lugar de cera podemos utilizar masilla adhesiva de color blanco. (N. del R) PANUELOS MISTERIOSOS Geonce Buake Hace aos George Blake ide6 para su nimero un misterioso efecto en el que se ataban cuatro paftuelos de seda a una cinta gruesa, y de forme visible y ma- _gica se desataban por si solos y caian de la cinta mientras esta permanecta ex- tendida entre as manos del ilusionista. Los pafluelos se iban desatando y ca- yendo uno a uno, en el arden que solicitaba el puibico. El efect» fue copiado porelalemén Conradi quien, desconociendo el auténtico secretode Blake, ided ‘ra versidn en la que los pafuelos cafan uno a uno de la cinta pero conser- vando el nudo con el que se los at6 a ella. Los nudos no se deshacfan, y solo podia mostrarse la parte delantera de la cinta con los paftuelos atados a ella. Recientemente George Blake ha puesto a la venta sus «Pafuslos misterio- 05» con el secreto auténtico, incluyendo una bolsa de cambios especial. La primera vez que vi esta rutina fue en manos de Donald Crome. Personal- ‘mente, en mi propio espectéculo presento una versién simplificada que titu- lo «El tendedero japonés», en la que espiritus ancestrales ayucan al ama de casa desatando los nudos de las ropas tendidas en la cuerda, pera que vayan 16 Oe LECCION 75: NOVEDADES ACICAS cayendo una a una en un cesto situado bajo ellas. Fs una variante de mi «Ten- dedero chino», en el que la excusa para atar los pafuelos en la cuerda en Iu gar de usar pinzas para la ropa, es evitar que las telas se arruguen, Primero ve- remos una versin simplificada de los «Paviuelos misteriosos» en la que estos, yaestin atados en la cinta desde el principio, y se desatan ellos solos. Gracias, George, por las interesantes charlas que mantuvimos en la mesa del desayuno cen tu casa de Birmingham, Inglaterra, Eco En una cinta gruesa marr6n (de las que se usan para rematar alfombras) estan, atados, por una de sus esquinas, cuatro pafiuelos de seda rojo, blanco, azul y amarillo respectivamente- a unos centimetros de distancia entre si La cinta la tiene el mago extendida entre sus manos, sujeta por los extremos. Se pide al pilblico que ela uno de esos cuatro colores. Ese paiuelo libremente elegido se desata visible y misteriosamente por si solo y cae sobre la mesa o al suelo, ‘Lo mismo ocurre con los otros tres, cayenclo uno a uno en el orden elegido por el pablico, Maren. 1. Cuatro pafiuelos de seda, rojo, blanco, azul y amarillo respectivamente, de 30 (045 cm de lado. Sugerimos esos colores porque se distinguen bien entre 2, Una cinta marron (de las que se usan para rematar alfombras), de 70.cm de largo y 4 de ancho. George Blake us6 la misma cinta toda su vida. Para su elaboraci6n no te bastaré con la cinta en si; necesitards también cuatro agu- jas de 8 cm de punta roma, o de punta de bola, 2 2/, que son las que se emplean para enhebrar cinta en los dobladillos. En emengercias se puieden usar agujas normales de zurcir, despuntandolas con una lima ‘Tambien te har falta cinta marrén de medio centimetro de ancho, para pre ' parar unas cintitas que luego enhebraras en la aguja, u'r 22 Enemengencias se puede emplear cinta blanca o negra. Corta la cinta en cuatro cintitas de 25, ‘em de largo y enhebra cada cintita en una aguja, > Dobla hacia atrés el | extremo enhebrado y gripalo o céseloa la propia cintita. Coge otra cinta de al- fombras, pero de 60 cm de largo, y cose en ella las aguyas y las cintitas como smuestran las / la -muestra el lado exterior y la fi muestra el lado interior. Fala se ve cémo por ese lado asoma un centimetro y medio de cada + CURSO DE MAGIA TARBELL guia. Entre esas zonas en las que asoman las agujas quedarin ros ocho cen- timetios de tela, Las cinttas se pasan por los agujeros que hay en los extremos, Una cintita por cada agujero. leo 3s = ie = - = 2 SS =— Se ata un nudo en cada extremo y se corta el sobrante de cintta, (Ver Nota 1 al final del juego). Monta esa cinta de sesenta centimetros de lar- go sobre lade setenta centimetros, lejando cinco centimetros de cin- ta sencilla en cada extremo, Empleando hilo martOn, se cosen entre si las dos Cintas por los bordes, ereando una especie de tubo de dos cintas. = eT) os si = = SS a] |= Una vez confeccionada, pore! lado delantero parece una cinta norma y lim- pia, yla preparacion queda en el lado posterior. Se sujeta la cinta entre las ma- ros, y con el pulgar y el indice de alguna de las dos manos se agarra uno de los nuditos y se tira de él, Ea cinta a la que pertenece el nuco arras- trara la aguja correspondiente, Al tirar de nuevo de la aguja y calocatla en st posicién original, en los mismos agujeros,elextremo anudado dela cintita que= dard otra ver en su siti, como se ve en la % Prepneacin Tengo que recalcar que aunque parezca que el juego leva un montéin de pre paraciéin previa, el efecto que causa en el puiblico es tan poderosa que decidi- ris que el esfuerzo se ve recompensado con creces. No dejes que su aparente complejidad te prive de este juego. {Ata los cuatro paftuelos de seca a Ia cinta, pero con una atadure espe tiende la cinta en la mesa con el lado de las agujas hacia artiba, €l pafuelo amarillo en el lagar en que asoma la primera de las agujas, ala iz quierda, La punta del pafuelo se coloca bajo a cinta, asomando por adelante, LECCION 75: NOVEDADES WAGICAS Suelta el extremo izquierdo de la aguja y dobla hacia arriba la parte inferior del pariuelo que queda por abajo de la cinta, t_ he Luego dobla hacia abajo la parte superior del paiuelo, y méela bajo laagu- ja y sobre el pliegue inferior del pafuelo, La punta de la aguja vuel- ve a introducirse de nuevo en la cinta en su agujero original, y de ese modo mantiene el pafuelo en la posicisn adoptada, 1 Elladodelantero dela cinta conel pariuelo wanudado» se ve como muestra la! Parece un nudo de aspecto normal, y es de lo que se trata, pues de otro moclo la bella idea de George Blake quedara desprovista de misterio y de magia Epiblicove tendo ‘Siempre que vayas a presentarjuegos de lo mejor del repertorio magico, ten presente el efecto que causan en el ptiblico. Para los espectadores ~que no co- nocen la preparacién que lleva la cinta~ la misteriosa disolucién de los nudos atadios en panuelos reales de seda, la forma en que se deshacen los nudos que aparentemente los sujetan a la cinta, el modo en que los pafuelos se liberan y ‘caen flotando en el aire, son la quintaesencia de lo imposible, Porlo tanto~como he dicho antes~no cedas a la tentacién de no probar este juego, y no olvides practicar cada movimiento hasta que el manejo pase a ser algo natural para ti, Porque solo de esa forma conseguiras que el puiblico caiga en ese estado de (CURSO DE MNGIATARBELL suspensién de la incredulidad que es el propésito de los mejores artistas de nuestra especialidad, Contintia acomodando los pahuelos azul, blanco y rojo, atando cada uno de ellos del modo explicado, El lado slimpio» dela cinta hacia el puiblieo, por supuesto. Desde su punto de vista no hay nada sos- pechoso. Ven cuatro paftuelos atados a una cinta con nudos de aspecto normal. Ya estas listo para desconcertar a tus espectadores.. REAUZACION ‘Toma la cinta con los cuatro pafuelos anudados y sujétala por los extremos ‘com Tas dos manos. 0). Muestra el conjunto por ambos lados. (Ver Nota 2al final del juego). Este es un tendeslerojaponés. Para akorrar pinzas, las amas de cas jponesas ata ta ropa a la cuerda de tender. Dicen que en Jap los espiritus de lo ancestrossuelen de salar misteriosamente ls pres colgadas en el tendetero para que cagan por sf solas ened cestoquese pone debajo.Seiora chay algtn paiuelo en particular sobre el que qu siena que actuase uno de esos espiritus? Diga un color; roj, blanc, ul 0 amarillo. Supongamos que la sera del publico dice: «Azul». ‘Aaul, Un color muy bueno, Mantenga la vista fijaen ef paruelo azul y;Miret 2 El pulgar y el indice de la mano izquierda agarran el nudo de la cintita in {evior, tiran de él lentamente hacia la izquierda, retrayendo los dedos; ast la aguja se libera y el paiuelo azul se desata misteriosamente por sisolo y se des prende de a cinta, sin ningtin nudo en 1,0» 12. Continda con la rutina has- ta que todos los paftuelos se hayan soltado dela cinta en el orden elegido, / wun 32. El efecto es muy misterioso, Extras son los poderes de los espiitus ancestales. v0 : Noms 1. Como remates de las cintitas puedes usar unas cuentas pequetias. (N. del R) 2. Cuando muestres el lado posterior, hazlo fugazmente para que no se apre cien las agujas pasantes. (N. del R) LA RUTINA DE GEORGE BLAKE Larutina que presenta George Blakees mucho mas elaborada, pues élhace que "un espectador del puiblico suba a ayudarle y le entrega una cinta sin prepara- idn, de setenta centimetros de largo, para que la sujete extendida entre sus ‘manos. Blake dispone de cuatro pafiuelos duplicaclos de los ottos, que ata uno ‘uno en la cinta, en el mismo orden y disposieién que tienen los de la cinta trucada, Esos cuatro parielos y la cinta normal se meten en una bolsa de cam- bios especial, que no tiene mango. Se ordena alos pariuelos que se desanuiden, sacandlolos sueltos de la bolsa, y mostrando tanto los pafuelos como la cinta, Alvvolver a guardarlos en la bolsa, el mago comenta: Allgunes se preguntan si se podria hacer esto sin ocultar los pauls. Claro que sh Pero primero tendremos que hacer que seaten en la cinta de nucvo Ahora se saca de a bolsa la cinta trucada con los patiuelos colgando deeella, cen lugar de la cinta y los pahuelos originales, y luego se muestra la bolsa va cia. Se sujeta la cinta entre las manos como se vefa en lai Les voy a mostrar Io que acurre exactamente cuando los paviuelos se desatan elles 50- Ios dentro dela bola, Y uno a uno los patiuelos van cayendo de la cinta en el orden elegido, ti- rando en secteto de las cintas y liberando las agujas. La idea de la bolsa de cambios es muy conocida en magia. Dispone de dos. secciones que pueden mostrarse alternativamente. Al preparar la rutina, se ‘guarda en una de ellas la cinta trucada y sobre esta se pone lacinta normal y los cuatro pafiuelos sueltos. Para que la bolsa se vea vacia se muestra el otro ‘compartimiento. En él se meten los cuatro paiiuelos atados a lacinta, que Iue- ‘ {30 aparecen sueltos, junto con la cinta normal, al abrir la bolsa por la otra sec- cidn. Se vuelven a guardar encima de la cinta y los paftuelos que se han atado antes ante el publico, y abriendo el otro compartimiento se sacan los que estén anudados a la cinta trucada, Asf a bolsa puede mostrarse vacta de nuevo. Yo a veces vario la rutina simplemente atando los nudos visblemente ante «l ptiblico y metiéndolos luego en la bolsa o en una chistera con solapa inte- rior para cambios, diciendo: a ‘CURSO DE MAGIA TARBELL ’ ‘Aor, los pauls misterisament I cinta i Fino ofr algin comentario del pablico A, onfieren que tado cnr aa itd sede y non scans? Muy ben. YY saco la cinta trucada con los pasiuelos supuestamente atados a ella, de- jando ver vacios la bolsa o el sombrero. Es una simple sustitucion dela cinta {que lleva los pariuelos que se han anudlado ante el puiblico, por la cinta truca- dda con sus pahuelos aparentemente atados a ella, Otro modo de anudar los pafiuelos ‘A.veces empleo un nudo especial que he ideado. Es muy simple, pero muy eff. ‘az, Comienza situando un extremo del pafuelo bajo la cinta, vii “7 Pasa la punta por encima de la cinta, métela por debajo de la aguja que habré sido liberada de su enclave~y luego por debajo dela parte inferior del paruelo, 5 para volver a subir y pasar debajo de la aguja, i oF Enclava de nuevo la aguja en su posicién de retén del nudo. La Fy | ‘muestra el aspecto que tienen la cinta y el nuddo desde el lado del piiblico. AL retirar la aguja el paftuelo se esata solo, ‘ARO, SILLA Y CUERDA Geatans Aons En Inglaterra, Graham Adams me hizo este juego de aro y cuerda, Me gust por st efecto y la seneillez de ejecucisn. Freco Se pide a un miembro del pablico que se siente en una silla cara al los es pectadores. E] mago muestra un aro metélico-o de madera~ através del cual 7 LECCION 75: NOVEDADES MAAS ‘enhebra una cuerda de algod6n. Mientras el ayudante sujeta el aro, el mago pasa los dos extremos de la cuerda alrededor del respaldo de la silly los cru- za luego por delante del cuerpo del ayudante, entregando a cantintacién tn fextremo a un espectador situado a la derecha y el otro extreme a otro especta- dor situado a la izquierda. A una orden del mago, las dos espectadorestiran de la cuerda y esta atraviesa la silla, el cuerpo del ayudante, y también el aro. Marea, 1. Una cuerda de algodén blando de 4 m de largo. Tu experiencia personal y el estilo de tu magia te dirén enseguida qué largo de cuerda te va mejor. 2. Unarode cualquier tamaio, desde los utilizadosen los arneses hasta los de los Aros chinos. 6 ' 3. Unasilla del tipo de las de cocina, que tenga un respaldo parecido al que mues- tra la 10 36. Tene que disponer de dos barrotes montantes que sobresal- gan por arriba, para poder enganchar en uno de ellos un bucle de cuerda, Reauzncion Solicita a un hombre (0 a una mujer) del ptiblico que suba al escenario para ayudarte, Pidele que se siente en la silla cara al piblico. Muestra el aro y pide al ayudante que lo examine. Muestra la cuerda, toma el aro y enhébralo en la cuerda,llevéndolo hasta el centro. Voy a usar un aro y una cuerdo, voy aenhcbrar el aroenellay fo voy + Hevar hasta ef contro. Sittate detras del hombre, que esta sentado en la sila, y pasa delante de él Jas manos con la cuerda y el aro enhebrado, Por favor, caballero;sujte el aro i ‘CURSO OF RGIA TARBELL Haz. que sujete el aro por atrs en posicién vertical, para que se vea clara mente cémo la cuerda Jo atraviesa. Lleva las manos con la cuerda hacia aris, rodeando al ayudante, como si fueras a atar al hombre ala silla cruzando las ccuerdas detras y levando los extremos de nuevo delante. En realidad lo que hhaces es rodear con el tramo izquierdo de la cuerda el saliente de la barra del respaldo, (90) 39” y Iuego el tramo derecho de la cuerda también alrededor del mismo saliente, Leva el tramo izquierdo de la cuerdla hacia delante rodeando el lado iz- quierdo del hombre, y al mismo tiempo el tramo derecho también hacia de- lante rodeandlo su lado derecho. Pasa el extremo derecho de la cuerda a través del ato y entrega dicho extremo al ayudante que esta a tu izquierda. El extre- ‘mo izquiierdo de la cuerda se mantiene fuera del aro y se entrega al ayudante de tu derecha, in 9 La guys ilustra la situacién vista desde delante. Una vez isto todo para la liberacién, levanta los bucles de cuerda enganchados a la punta del poste del respaldo y pide a los ayudantes que tiren de la cuerda para estirarla, La cuerda quedaré libre de la silla, del cuerpo del hombre sentado en ella, y del aro que sostiene en la mano, JA travis dela sill, del hombre y del aro! LCCION 75: NOVEDADES WACICAS Nom Fsta es una sugerencia para el profesional que quiera incluir este escape en sit repertorio, No siempre es facil encontrar una sila con barrotes que sobresal- gan por arriba del respaldo. En su lugar puede emplearse una ventosa de goma provista de un gancho, que se pegara en el centro de la parte superior trasera det respaldo de la silla, para si- tuar en dicho gancho losbucles de cuer- da, Es muy seneillo retrarlos instan rneamente para lograr el escape. CURSO DE MIA TAREELL EL SUENO DEL AVARO” CON BILLETES? Bos Eurs En tiempos pasados, el juego «BI sueio del avaro» ~consis Ji mano monedas de plata en el aire y dejarlas caer en un sombrero hongo~se hhizo muy popular. T Nelson Downs aleanz6 la fama gracias a ese juego y ala rmanipulacién de monedas que implicaba, Posteriormente, diferentes magos, idearon nuevas versiones; algunos preferian usar como recipients una jarra 0 tuna copa de vidrio, una champanera metilica, o un cubo de chapa. En su ela Dorada versin de «El sueno del avaro», Cortini no solo hacia aparecer gran- des cantidades de dares de plata con los que aparentemente Hlenaba varios ‘cubos para champan, sino que luego hacia que las moneda salie:an despedi- «las de los eubos a chorros. Terminaba el ntimero con una cortina de monedas. Como variante, algunos han sustituide las monedas por billetes de délar, Para hacerlo posible se han inventado diferentes ingenios mecénicos. Peto Bob Ellis ha creado Ia mejor produccién de billetes de dolar aplicada a «EI sueno del avaro».Su rutina sirve como precioso final para la version habitual del jue= {50,0 para intercalarla en cualquier otra rutina de maniputlacién de monedas. El sistema de Bob Ellis es en sf mismo un bello juego de numismagia. Te ex plicaré una rutina sencilla, pero puedes ampliarlafacilmente, nte en cazar con Enci0 Fl ilusionista busca en el aire con su mano derecha y encuentra an billete de dolar desplegado, que deja luego en su mano izquierda. Encuentra un segun- do y un tercero, que, abiertos en abanico, va colocindose en la mano izquiier- dda, Busca de nuevo en el aire con la mano derecha y de una tacada encuentra tres billetes abiertos en abanico, Asi acaba con tres billetes en cada mano, Comprobars que un sencillointerludio manipulativo de esta: caracteristi- cas tiene un atractivo tremendo para cualquier piblico. Al fin y al cabo, qué haria aparecer una persona normal en el aire side repente le fuera otorgada la habilidad magica cle obtener lo que quisiese? Dinero, naturalmente; y ahi es- i ti delante de los espectadores haciendo realidad el deseo de todos ellos. Realmente es un tipo de produccién mas atractivo que la aparicién de naipes, putes satisface uno de los suefios basicos de cualquier persona, Maren. 1, Seis billetes de délar que sean nuevos o estén en muy buen esiado, 2. ung en la descinin y en ns ustciones gen bites de dla. esecene que puede ‘rmkasecuiguer eva dena (N- del) LeccION 75: NOVEDADES WicAS 2, Dos horquillas de las que usan las mujeres para recogerse el cabello. Se co- serdn bajo la solapa derecha de la chaqueta para emplearlas como pinzas para billetes, La parte curvada de la horquilla queda hacia arriba y se cose con hilo negro, Presanacion Primero dobla por el centzo un billete de délar a Io largo, con el lado gris ha- cia fuera, 900" 1, Luego desdéblalo y pliégalo por el mismo doblez pero con, ellado verde hacia fuera, Es necesario plegar el billete en ambcs sentidos para 'marcar bien los pliegues y faclitar la manipulacién. Ahora, can el billete t= talmente extendio y el lado verde hacia ti agarra la esquina superior derecha conel pulgar yel indice derechos, el pulgarhacia arriba, El pulgar derecho est situado sobre el cireulo que contiene el Aguila, y el indice derecho esté en la otra cara del billete, haciendo presién contra el pulgar. Apoya ia esquina en el canto vivo de una mesa y frota el billete contra el canto, de dentro hacia fuera, ‘Se crear una curvatura hacia la esquina por el lado gris. Dicha curvatura va {ser necesaria para las maniobras posteriores. Pliega el billete alo largo con cl lado gris hacia el exterior. Enns curved aca arn Acontinuacién pliega el lado izquierdo del billete hacia la derecha, P00 ‘Vuelve ahora el billete sobre la mesa y pliega el otro tercio hacia la derecha. Elbillete habré quedado plegado en zig-zag, |')-) 0 Laesquinacurvada que dara abajo a la derecha, Prepara de ese modo tres billetes y ponlos uno sobre otto en el mismo sen- tido, las esquinas curvadas arviba y en la esquina inferior derecha. Mete los tres billetes en la horquilla inferior de debajo dela solapa, con lasesquinascur- vadas hacia el cuerpo y hacia la esquina inferior derecha, Coloca los tres billetes restantes uno encima de otro, déblalos a lo largo unas cuantas ve- ces en ambos senticios, como se ve en la ¥y déjalos finelmente con et Jado de color gris hacia fuera. La esquina de cada billete se vuelve hacia arri- ba frotando los tres billets juntos en el canto de la mesa, Es decir: Ios tres bi= Iletes reciben juntos el mismo tratamiento que los otros tres recisieron por se- Parado. Dobla los tres billetes como tno solo, (5 terminando on los billetes plegados como muestra la ‘Cuelga los billetes asf ple- ¢gados en la horquilla superior bajo la solapa de la chaystetay 011-4 con las inferior derecha, esquinas curvadas en la esquit 8 = Esquina doblada hacia ara LA PRODUCCION DE LOS BILLETES ‘Comenzaremos con un solo billete para practicar el pase hasta perfeccionar- Jo. Col6cate en la mano derecha un billete plegado de modo que el borde car- to de los pliegues quede entre la falangina del indice y la yema del menique, Las esquinas del billete se apoyan en los dedos y actian como ej¢ sobre el que se desdoblaré el billete. El dorso de la mano ests hacia el paiblico, ¥y asf el bllete queda oculto hasta su aparicin. Sita el pulgar derecho debajo de la esquina alzada del billete y mételo entre los pliegues, Cuando el pulgar asciende, se deja libre el resto del billete, fu 9) que se lespliega desde abajo y hacia fuera, y con un répido balanceo de la mano de 8 Bes LECCION 75: NOVEDADES WaccAs tras hacia delante, se abre por completo, 1° (esta tltima ilustracién muestra lo que ve el puiblico). Practica este pase una y otra vez hasta cogerle cl tranquillo al despliegue del billete en el acto de subir la mano con un ba- lanceo. La caza en el aire de un billete desplegado asi es muy efectista Cuando ya domines la maniobra con un billet, inténtalo con tres billetes sueltos en la mano, uno encima del otro. Mantén empalmadosel segundo y el tercero mientras haces aparecer el primero, el més cercanoa ti. Luego haz apa recer el segundo, tomando previamente el primero con la mano izquierda y fi- znalmente, de igual manera, el tercero. $i logras hacerlo con cuatro 0 cinco, me~ jor que mejor. Bob Ellis logra un bello trabajo manejando un baen neimero de billetes y produciéndolos unoa uno. Puede hacer aparecer cinco en cada mano. Reauzacion Se muestran vacias las manos sin recalcarlo, y mientras la mano izquienda se :mueve, la derecha sube y agarra momenténeamente la solapa derecha, Al ha- cerlo, el pulgar extrae los tres billetes sueltos de la horquilla correspondiente ylos leva al empalme en los dedos de la mano derecha, al tiempo que la mano abandona la solapa. Los illetes tienen que ser limpiamente pellizeados por las esquinas de la izquierda entre los dedlos indice y meftique derechos, ! Hazlos aparecer uno a uno y déjalos por orden en la mano izquierda, 15°, Asf tendras un abanico de tres billetes. Sabelos hacia la mano dere- cha, que estard en la solapa derecha de la chaqueta, y bajo la cobertura del CURSO DE MAGIA TARBELL abanico, roba los otros tres billetes de cebajo de la solapa, 0). Llévatelos ‘al empalme en los dedos de la mano derecha y luego haz. aparecer los tres ala vvez, abriéndolos en abanico. Como resultado, tendras un abanico de tres bi- Ietes en cada mano, Esta produccién es incluso ms bella cuando son cinco los billetes apareciddos en cada mano, ino a uno al comienzo, y en repentino abanico de cinco después, Un final perfecto para una rutina de «El suenio del avaro» con monedas. LA CAJA DE CERILLAS MISTICA Buses Este juego, aunque simple en concepto y realizacién, funcionabs muy bien en el ntimero de Blackstar. Su simplicidad y espontaneidad lo sitfan en el rango de la buena magia. Ero Flilusionista muestra una cajta de cerllas y una cinta roja de un metro de lar- 80, yentrega ambos articulos a un espectador para que los examine. Retiralue- {go el cajén de la cata, enhebra en la funda la cinta y después repone el cajén Dos espectadores mantienen extendida a cinta entre ellos, sujetzndo.cada uno tun extremo, La caja queda en el centro. ET mago hace un pase magico sobre la cajita de cerllas y la exteae visiblemente de la cinta. Todo puede darse a exa- rminar de nuevo, si se desea Mavens. 1, Una cinta roja de 1 m de largo y unos 2cm deancho. Puede emplearse cual- quier otto color, Caseaila 7 5 WE ci 2. Una cajita de cerllas normal, Fr 2 Lina eascarilla, 0 0. consistente en una encimera y dos laterales, que ‘encaja ajustadamente en la funda de la cajita, 0") 97 Esta cascarilla pue~ de fabricarse con chapa metéliea, 0 con cartulina, y ha de tener el mismo ‘aspecto que Ia auténtica funda de la caja, con su mismo dibujo en la enci- ‘mera y los rascadores en los laterales, LEccIOW 75: NOvEDADES mAcicas Prepanacion ‘Ten la cajta, a cascarilla y la cinta en el bolsillo izquierdo de la chaqueta, 050 bre la mesa. Reauzacion Solicita la ayuda de dos personas del publica, Sita a una de elas atu derecha ala otra a tu izquierda. Ambas tendran que estar un poco adelantadas re ecto ti. Entrega la cinta al espectador de tu izquierda para que la examine, ¥¥.con la mano izquierda saca del bolsllo la cajita de cerillas com la cascarila encajada y muéstrala para que se vea que cs una caja de cella, sin mas. Sie {tia la cascarilla contra la palma de la mano izquierda en contacto con la enci- mera de la cascarilla, y empalmala alli, como se ve en la Pasa luego Ja caja -sin la cascarila~a la mano derecha y entrégasela al espectador de In derecha para que le eche una ojeada. (Ver Nota 2al final del juego). > Coscia Una cinta roa y una cjita de cerillas Recoge la caja de cerillascon la mano derecha y pésala a la mano izquierda encajéndola en lacascarilla. Nadie debe sospechar que dicha cascarilla exista, por lo cual hay que mantenerla siempre oculta excepto cuande esté encajada en Ia cata como se ve en la! Sostén la caja de forma cue las palmas de las manos se vean vacias, leva la caja con la eascarilla a la palma de la mano izquierda, igual que antes, Saca el cajoncito que contiene las cerillas y ent, {gaselo al ayudante de tu derecha para que lo sujete un moments, La funda, con la cascarlla eneajada aunque algo acparada, Ja abertura hacia arriba, (0 La mano derecha toma la cintade manos del espectador de ia izquierta y, dejando bajar un extremo, lo enhebra entre la cas- carilla y la funda, Luego se aprieta la cascarilla contra a funda, y se introduce el cajoncito. De ese modo parece que la cinta corre ibremente entre CURSO DE MAGIA TARBELL la funda y la caja de cerillas. Entrega el extremo izquierdo de la cinta al ayu- dante de la izquierda y el derecho al de la derecha. La caja queda en el centro, Estiren la cinta entre ustees, Hemos enhebrado la cinta en la caja de cerita, que aho- raestden el centro Muestra la caja por delante y por detras, manteniendo en su sitio la casea~ rilla mediante el pulgar y los dedos de la mano izquierda, Coloca la _mano detecha sobre la caja y empalma en ella la cascarilla Bajo la cobertura de la mano vuelve la caja para que la cinta pase por detras de ella, sin que lo sepa el ptiblico. La cajita queda por delante, {9 ued cubrir a caja o dejarlaa ta vista Retira la mano derecha con la cascatilla empalmada en los dedos como se ve en la Fut 58 (aplicada esta vez. la mano derecha). Deja caer la mano al ‘costado derecho. El publico ve la caja en la mano izquierda, pero no sabe que la cinta pasa por detrés de ella. Asegsrate de que los ayudantes sostienen la cinta suficientemente tensa para que permanezca en su sitio, Incluso puedes tirar de la caja hacia atrés para que ni los ayudantes puedan ver que la cinta corre por detras de ella iMiren! Retira la caja como sila liberaras de la cinta. Silo realizas bien, pareceré que la caja atraviesa visiblemente la cinta, Entrega la caja de cerllas al ayudante de tu izquierda. Toma a cinta con la ‘mano derecha, arebiijala y déjala en el bolsillo o sobre la mesa con la caseari- a oculta en el bulto. a LECCION 75: NOVEDADES MAGICAS Nons 1 Bate juego es abign muy efits se eliza cube cj conn pattelay exrayéndola debs del mismo. Loego la casa oe esconde ocr dd patuonl sac py epoch ena alone cone fel 2, Paacanullar nj I cacorila es seconendable pinta el nterior de co- Ter carne, recur de eparapo de dicho colo (N del) Segundo Método Eneste sistema se prescinde de la cascarilla, y se emplea solo una cajita de ce rillas. Las de cartulina son las mejores. Con ayuda de un cuchillo o un evter dlespega la funda por el costado en que la cartulina es doble y esta pegada, "Asi Ia parte superior dela funda puede levantarse. Pon pegamento re- pposicionable en ambas solapas para poder volver a pegarlas y despegarlas a ‘voluntad, (Ver Nota 1 al final del juego), Pegumente repesiconable Reauzacion Muestra la caja de cerillas y una cinta de un metro y veinte centimetros de lar- {g0.$aca el cajoncito de la funda y entrégaselo al espectador de la derecha para {que lo tenga. Enhebra la funda en la cinta, Fin 6 y vuelvea meter el cajon- ito para que la cinta corra por la caja como se ve en fa fin 00, Pide an pectador que sujete el extremo izquierdo de Ia cinta y a otro que haga lo pro~ pio con el extremo derecho. La cajita queda en el ceniro. Muéstrala por delan- te por dletras para que se vea que esta de verdad enhebrada en la cinta, ‘Saca el paftuelo de tu bolsillo y cubre con él la caja, Bajo su cobertura, se- para la solapa encolada con pegamento reposicionable, levanta la cubierta y deja libre Ia cinta, Vuelve a pegar la solapa en su sitio, Saca la cajta de debajo del pafuelo, muéstrala y guardate el paruelo en el bolsillo. Now. 1. Para un trucaje més disimulado y permanente, hoy en dia se podsian ‘emplear imanes de neodimio, pegando uno en cada solapa y recubriéndo- los con papel. (N. del R.) 3 —____