Está en la página 1de 3

ADIVINANZAS

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace


fro, estn todos calentitos.

(El guante)

Se trata de un caso extrao, pues siendo siempre el mismo vale mucho o


vale nada, segn el sitio en que va.

(El cero)

Vivo en el mar sin ser pez y soy siempre juguetn; nunca me bao en el Rhin,
pues soy el mismo del fin.

(El delfn)

Suelo ir de mano en mano, hojas tengo y no soy flor, y aun teniendo muchas
letras no soy de nadie deudor.

(Un libro)

Zumba que te zumbars, van y vienen sin descanso, de flor en flor


trajinando y nuestra vida endulzando.

(Las abejas)

En rincones y entre ramas mis redes voy construyendo, para que moscas
incautas, en ellas vayan cayendo.

(La araa)

Tengo de rey la cabeza calzo espuela pavonada, llevo barba colorada, mi


sueo temprano empieza y madrugo a la alborada.

(El gallo)

Tengo corazn sin ser persona, tengo bata sin ser mujer; y el hombre
elegante me lleva delante.

(La corbata)
Tiene ojos y no ve, tiene agua y no la bebe, tiene carne y no la come tiene
barba y no es hombre.

(El coco)

Campanita, campanera, blanca por dentro, verde por fuera, si no lo adivinas,


piensa y espera.

(La pera)

Es un fruto colorado, aunque no es el ms carnoso. Su piel es roja y brillante


y su sabor delicioso.

(La cereza)

Lleva un abrigo amarillo y largo. Si quieres comrtelo tendrs que


quitrselo.

(El pltano)

Somos verdes y amarillas, tambin somos coloradas, es famosa nuestra


tarta y tambin puedes comernos sin que estemos cocinadas.
(Las manzanas)

Carita sonrosada de terciopelo, carne dorada y dentro: un hueso!

(El melocotn/durazno)

Si la dejamos se pasa; si la vendemos se pesa; si se hace vino se pisa; si la


dejamos se posa.
(La uva)

Almacn de historias rotas dicen muchos que yo soy y en colegios y oficinas


por los rincones estoy.

(La papelera)

Treinta y dos sillitas blancas en un viejo comedor, y una vieja parlanchina


que las pisa sin temor.
(La boca)

Cinco hermanos muy unidos que no se pueden mirar, cuando rien aunque
quieras no los puedes separar.
(Los dedos)