Está en la página 1de 7
Lalor memories dni de-e + Barer ao $f Boietot ie oes a can dd ran, aici wi on wer con a ede de dean Eric eon te ae a es ee carom sa sation su ensiyo Kar Krause «7 WIESENGRUND-ADORNO A BENJAMIN Londres, 18.3.1936 Londres, 18 de marzo de 1936, Querido sefior Benjamin: Si hoy me dispongo a comunicarle algunas notas acerea de su cextraordinario trabajo, no lo hago en absoluto con la intencion de ‘frecerle una erica, ni siquiera una contestacién adecuada, La te nite presion a la que me somete mi trabajo —el gran libro sobre ligica, la finalizacién de mi colaboracién en la monogralia sobre Berg, concluida excepto dos andlisis, y la investigacién sobre el jaza'— hace que cualquier iniciativa de este tipo carezca de expecta s. Sobre todo ante un trabajo en relacién con el cual soy cons- ‘cente de la insuficiencia de la comunicacién escrita —pues en él no hay ni una sola frase que no quisiera discutir detalladamente con ‘wted—. Mantengo firme la esperanza de que esto pueda tener lugar ‘muy pronto, pero por otra parte no quisiera esperar tanto hasta ‘esponderle, aunque sea de forma insuficiente. Permitame, pues, limitarme a una linea principal. Lo que en el "abajo me interesa vivamente y cuenta con mi completa aproba- 6ién,¢s aquello en lo que sus intenciones iniciales —Ia construccién, léctca de Ia relacion entre mito e Historia— parecen imponerse nel dmbito intelectual de la dialéctica materialist: la autodisolu- Gin daléctica del mito, que aqui se apunta como desencantamicnto {sane Used sabe que el tema de la siguidacin del artes ett Atsde hace muchos afi en el trasfondo de mis ensayos estéticos, y (he el énfasis con que defiendo el primado de la tecnologia, sobre , ha de entenderse estrictamente en este sentido y en. sorprende que en- ente formulada; 10 me sor festival heya obra Separacion entre alegotia y simbolo (saurdticon, {erminologia), y después de que Direccién inica desligase la 'earte dela docamentacién magica. Supone una hermosa con- 133 ey nw ADORNS» WALTER BENJANI ado en el proceso hist6rico ~del pry, soni del prover duct burgués—. En cierta me a ge segundo romanicismo, Used hag & trial es de sus tabs, PerO Parece COMO si tena are de os ha trumpido (quien podria temerla con ygej te bare que a std bac parse erigiendo To temido en una espayet ave 3 yet Lain del espectadr de cine —sobye gu aaa ax seguro que se lo habrd dicho— no es ni buengs aa ceuinara sino que est Hena del peor sadism bucpu ic ‘evleramente dela competencia que en materia de det sara ree [bs oveesvendedores de periddicos qu sense, Prefamusiones y a toria de la distracciGn evasiva’, pese au che sa tseducén, no acaba de convencerme. Aunque solo fc py ple razin de que en la sociedad comunista el trabajo seo ari de tal modo que los hombres ya no estaran tan cansados, ‘stupidizados como para necesitar evadirse. Por otra part, me p- rece que determinados conceptos de la praxis capit ejemplo el concepto de test", llegar tan como tabies —mientras que si exi espropio sabre todo. mds cuestionable—. Y el que, s6lo por mencionar una pequefe, reaccionario se convierta en vanguardista por entender objetivaner teun filme de Chaplin, me parece asimismo una completa romant después de Modern Times, puedo re la vanguardia (la raz6n se bart sobre el jazz), ni creo tampoco que se advett m elementos decentes que hay en él. Basa 0 ico en ese filme para saber a qué atenerse. El golpe cee Mae me divirtié mucho; pero si en su lugar considera? key Mouse, las cosas se velvenconsderablemente misc eA Plantea muy seriamente la cuestidn de sila reproductise ho nari Stda persona ese a priori del filme que usted reclam™ts es ds bien a cotresponder a ese «realismo ingenuo St uyocarécter barge edo en Pat, Fee u cstbamos tan fundamentalment€ de 277, fa se transciende a s{ misma y se ida por otra parte, una mayor , pasé un dia 1s me impresioné fue cudn poco prevalecen realmen- y todos los elementos progresistas que usted pone de sien la realidad se construye con un mimetismo ‘entonces sc Ia «fotografiar. Usted menospr enica del arte aut6niomo y sobrevalora el del arte dep en pocas palabras, mi objeciGn princi- jecin solo podtfa ser efectiva como una dialéctica mos que usted escinde. A mi entender, ello no signfi- Ta completa liquidacién de los motivos brechtianos, que Siow yatansformindose profundamente; sobre todo, la ant- inte de culguier posible apelacién a la inmediatez de un nexo taal eectivo, se lo conciba como se lo conciba, y 2 la les, que no tienen ninguna ve ‘ed montaie dpa doa so nos prescribe bastante univocat Tuego no pienso en términos de una concepeién activista de hombres dedieados alas cuestiones del espitieu-—. Sin que, Por fo pueda significar que s6lo mos cabe liberarnos de los ‘para entregarnos a nuevos tabaes —a los ‘La meta de la revoluci6n es la eliminacién ‘ual no hay que tener ningiin miedo de ella, ni tampoco logzar nuestro miedo. No hay nada de idealismo burgués en ater, conociendo y sin prohibiciones sobre el conocimintoy ‘sposin soidaria con el proleariado en lugar de consider Sleamo estamos rentados de hacer una y otra ver [a propia nese ‘ado, que padece la misma neces (ave precisa tanto de nosotros para el conoci ecitamon dl prolcariado para hacer la evo aan sei de queen adelante Ia articlacin del debate esté ae inaugurado tan magnificamente, dependerd esenet ela toma de consciencia de la relaién de los inelectusles sélo podria yue habita mente entrando en detalles, en Jos que Ne een Dine detalles en 08 que al fin yal cabo no es magico —Gnicams 137 ook W ADOANO = WALTER BEN IAM iy aaesa generalidad categorial que he fin de sefialarl Lepudoqveme cat