Está en la página 1de 3

Nos convoca un aniversario más de la Revolución de Mayo.

Un suceso que
estudiamos en nuestra historia como la primera expresión del pueblo argentino
que, en l8l0, ha manifestado su deseo de libertad.
En aquellos tiempos ocurrían movimientos de toda índole, tanto revolucionarios
como artísticos, científicos y literarios. Coincidentemente con la Argentina, toda
América estaba tensa… y también Europa estaba convulsionada.

En este continente, los Estados Unidos fortalecían sus ideas y estructuras
independentistas. En Canadá, estaban a punto de declarar la Independencia de
Gran Bretaña. En las incipientes naciones de la América Latina también
comenzaban los primeros movimientos revolucionarios, tanto en Venezuela,
Colombia, Chile, Paraguay… y en nuestro país, también se compartía ese mismo
clamor de libertad.

“Puntualmente, en nuestra provincia de Misiones, cuando el Coronel Tomás de
Rocamora, en nombre de Misiones y en su condición de Gobernador Interino y
Teniente Gobernador del departamento de Yapeyú, expresó su adhesión a la
causa de mayo, lo hizo en forma clara e inequívoca. Frente a la población, en
nombre y en presencia de caciques hijos de esta tierra, de regidores y cabildantes,
expresó en su proclama, que fue leída en guaraní y en castellano, que para
adherir a la causa de mayo todos juntos y cada uno por sí la reconocían y, desde
luego, unían sus sentimientos llenos del más tierno afecto a la Excelentísima
Junta”. (Mirta Liliana Rojas, Historia de Misiones)

Hoy, repetimos la misma inquietud y compromiso.

Aquella expresión de anhelo de libertad, que los hombres de mayo hicieron
realidad, se expresaba en un ardiente deseo desde antes de 1810, como un
vínculo indestructible que uniría para siempre al pueblo argentino, más allá de
sustanciales diferencias. Ese pueblo ya se había manifestado heroicamente ante
los ingleses unos años antes, 1806 y 1807. Era la mayoría, era el pueblo que
aguardaba las deliberaciones de los cabildantes en las vísperas del nacimiento de
la Patria, aquel mayo de 1810.

. leyendo a sus pensadores y poetas. como muchos pretendieron que fuese”. es bueno volver a señalar que “despojar a los pueblos de las claves de su historia es condenarlo a un futuro trivial y decadente. de verdad se anunciaba la presencia de los hombres del pueblo para dar vida a la naciente revolución. los indios de nuestras Misiones los que integraron aquellos ejércitos en cuyo valor y coraje. Etorena de Rodríguez. nuestra memoria colectiva. Un camino irrefutable para ello es estudiando nuestra historia. Ese es el ideal que rescatamos hoy para seguir construyendo entre todos nuestra historia nacional. El Mayo que reivindicamos para nuestra historia) Mayo fue algo mucho más profundo. nombre con el que pasa a la historia esta auténtica expresión de hombres que reclamaban intensamente su protagonismo. Nuestra Patria nacía con calor popular y con aquella expresión. cantando la música de esta tierra. así como lo proponemos cada día desde nuestras aulas. nuestro destino. A partir de saber quiénes somos. “era la voz de la patria la que se hacía escuchar para desmentir ante el mundo que las jornadas de mayo eran un mero producto de las fuerzas librecambistas. Aunque ya lo sepamos. (Rosa M. iba implícita la esencia de Mayo.Después de presionar sobre el Cabildo. unido al de los países hermanos de Latinoamérica. pero es aquel que se nos enseñó desde Mayo de 1810 y que no podemos olvidar y menos ignorar. Aquí está la figura de nuestro Andrés Guacurarí. América profunda) Queridos jóvenes. bailando sus danzas. está llamado a recuperar el pleno ejercicio de la identidad latinoamericana. cuál es nuestro legado cultural. podremos marchar como unidad histórica significativa en la búsqueda de nuestro destino como pueblo”. Y en esa causa fueron nuestros aborígenes. (Rodolfo Kusch. que al frente de sus hombres y al lado del gran Artigas supieron dar vida a las páginas de más intenso heroísmo de nuestra historia nacional. sin duda alguna. ese pueblo se manifestó en una auténtica “gritería”. Ese ideal libertario es el camino más difícil.

Carmen Herheluk de Monzón Licenciada en Letra . Prof.Sentimos que así debe ser. con pasión argentina. afirmar la soberanía de nuestro pueblo y mantener encendido como una llama. el deseo de libertad. una necesidad permanente frente a nuevas formas de neocolonialismo que nos amenazan.