Está en la página 1de 1

El aborto es la interrupción del desarrollo del feto durante el embarazo, cuando éste

todavía no haya llegado a las veinte semanas. Una vez pasado ese tiempo, la terminación del
embarazo antes del parto se denomina parto pretérmino. Por ejemplo: “La cantante
confesó que, cuando era joven, se sometió a un aborto”, “La Iglesia ratificó su firme
condena al aborto”, “La Justicia autorizó el aborto a la niña violada por su padrastro”.
Sobre el aborto provocado a veces se toman posiciones tan radicales que, al final,
algunos prefieren dejar el tema de lado. Conviene, sin embargo, buscar caminos
para una reflexión serena sobre este asunto, porque en cada aborto muere un poco
una madre y deja de nacer un hijo, y la cosa no es sin importancia. Desde luego,
no todos defienden el aborto de la misma manera. Unos querrían permitirlo sólo en
algunos casos especiales (violación, peligro de la vida de la madre). Otros
(seguramente pocos) defienden el aborto totalmente libre y gratuito para cualquier
mujer y en cualquier momento, sin que ningún hombre (esposo, amante, familiar)
pueda oponerse al derecho absoluto de la mujer sobre su cuerpo y lo que pueda
originarse dentro de ella. Hay que reconocer que algunos de los defensores del
aborto del primer grupo se auto declaran antiabortistas, en el sentido de que no
quieren un aborto tan libre como el que defienden los del segundo grupo. De todos
modos, el hecho de que admitan el aborto en algunos casos los sitúa en el grupo de
los que defienden el aborto, si bien de modo restringido.