Está en la página 1de 2

Singer en el mundo

El 12 de agosto de 1851 el creador y gran inventor Isaac Merrit Singer, perfecciona y patenta bajo el Nº
8294, en el Estado de Nueva York (USA), una máquina para coser destinada principalmente para ser
usadas en las grandes fábricas de ropa.

La característica principal de este invento fue lograr que la aguja mantuviera un movimiento vertical,
evitando de esta manera que los hilos se enredaran, problema que nadie había solucionado hasta entonces.
Este prototipo daba hasta 200 puntadas por minuto, siete veces más rápido que las manos de una costurera.

Cuando se vio claramente, que podía ser también uno de los tantos accesorios de uso familiar, se hicieron
para que, conservando sus cualidades características, tuviera la ligereza y elegancia propia para adaptarse
a los usuarios domésticos.

El gran desarrollo de la Compañía SINGER en el mundo, fue su revolucionario “marketing” que ideó en
1856, al facilitar la compra a plazos de sus máquinas para coser, método que se extendió por todo el mundo
con gran éxito.

Singer en Argentina
Corría el año 1905 cuando ingresan a la Argentina las primeras máquinas para coser SINGER importadas
desde Estados Unidos. Desde ese mismo instante comienza a acompañar todos los cambios sociales y la
transformación del rol femenino en la economía de los hogares de nuestro país.

Poblados están los anecdotarios de historias de mujeres que alcanzan su independencia económica sin salir
de su hogar gracias a “LA SINGER”. Se transforma en el indispensable elemento que no falta en ningún
hogar, y gracias a su calidad e indestructible fortaleza se transforma en un bien que se hereda de abuelas
a nietas.

La gran demanda del mercado Argentino hace que la Compañía SINGER instale en el año 1960 su propia
fábrica. Sin embargo, los continuos vaivenes de nuestra economía hacen que decida retirarse en 1983,
eligiendo a MACOSER S.A. para otorgarle la Licencia para fabricar y vender sus productos en todo el
país.

Macoser S.A.
MACOSER es una empresa familiar y nacional, fabricante de máquinas para coser y licenciataria de
Singer en la Argentina desde 1984. Posee una planta en el Parque Industrial de la Ciudad de San Francisco,
Provincia de Córdoba, donde produce varios modelos de máquinas para coser para el mercado Argentino
con la última tecnología y estándares de calidad de “THE SINGER COMPANY”, siendo la única fábrica
de este producto en el país y la primera en fabricar máquinas overlock familiares en la Argentina.
Asimismo, se importan algunos modelos de última generación que completan la amplia variedad de
máquinas para coser de uso doméstico para cubrir las necesidades de todos los consumidores.

A través de los años nuestra fábrica fue perfeccionando su tecnología logrando un enorme grado de
integración en todos los componentes necesarios para la fabricación de la máquina para coser, incluyendo
el motor eléctrico, piezas de inyección de plástico, entre otros, teniendo en la actualidad una casi total
independencia de insumos importados.

Este alto compromiso con la calidad asumido por nuestra Empresa y su personal.000 dólares. Tenemos como objetivo la mejora continua para satisfacer la demanda de un mercado cada día más exigente. un tipo que se mostró muy débil y perdió la batalla. el abogado Clark. Fue una historia con una importante repercusión en la época. fabricación y comercialización de máquinas para coser de uso doméstico”. . Singer evolucionó la máquina de Howe y no le pagó nada por la patente Algún tiempo después y tras el éxito de las máquinas de Isaac. nos exigió perfeccionar las técnicas de producción y comercialización para permitirnos mantener nuestro liderazgo. Con el inicio de esta descompensada lucha. Las máquinas ya tenían una importancia capital y estaban transformando completamente la sociedad mundial. se ve reflejado en la permanente capacitación y en haber logrado la certificación de las Normas ISO 9001:2008. Pero dice la Historia que el fabricante y su socio. los periódicos neoyorquinos comenzaron a hablar de la guerra de las máquinas de coser. tanto en la calidad como en los precios de las máquinas importadas. Howe volvió a entrar en contacto con Singer. atacaron con dureza a Howe.Las exigencias de un mercado cada vez más competitivo. correspondiente a “Diseño. No olvidemos que esto ocurría en plena revolución industrial . en esta ocasión para exigirle 25.