Está en la página 1de 3

ANTECEDENTES

Según García, D. (1979)1 “El Hábeas Corpus en el Perú”, manifiesta que, el antecedente
más remoto del Habeas Corpus en América Latina se encuentra en el seno de las Cortez
de Cádiz, en la propuesta realizada por el Diputado Suplente por Guatemala Manuel Del
Llano el 14 de Diciembre de 1810.

El primer texto legal latinoamericano que lo consagra es el Código Penal del Imperio de
Brasil en 1830 – artículos 183º y 184º - y más propiamente en el artículo 340º del Código
de Procedimientos Penales del mismo país sancionado en 1832, desde entonces
emprende un desarrollo lento pero seguro hacia los demás países del área. Hoy en día el
Habeas Corpus se ha extendido incluso a países Europeos y a muchos denominados
como del Tercer Mundo, en especial los independizados en la década del 60 de este
siglo, pero a América Latina pertenece el mérito de haber hecho suya esta institución que
ha tenido desarrollo propio y perfiles definidos.

Así se tiene que en nuestro país:

De 1879 a 1933. Periodo en el cual el Habeas Corpus aparece circunscrito para la
defensa de la libertad individual. Este periodo cubre la entrega de la primera Ley de
Habeas Corpus en 1897, para la sola protección de la libertad individual, y así permanece
hasta 1933. Aspecto importante de este periodo es que la constitución de 1920 la
reconoce por primera vez con el nombre de HABEAS CORPUS, elevándola a rango
constitucional, en su artículo 24° inciso 2 señalaba lo siguiente: “Nadie podrá ser
arrestado sin mandamiento escrito del juez competente o de las autoridades encargadas
de conservar el orden público, excepto in-fraganti delito debiendo en todo caso ser puesto
el arrestado dentro de las 24 horas a disposición del juzgado que corresponda. Los
ejecutores de dicho mandamiento están obligados a dar copia de él siempre que se le
pidiera”. “Las personas aprehendidas o cualquier otra podrán interponer, conforme a ley el
recurso del HABEAS CORPUS por prisión indebida”.

De 1933 a 1979. La Carta Política de 1933 incluyó el Habeas Corpus para la defensa de
todos los derechos individuales y sociales, no obstante, al hablar de los derechos los
llamó “garantías individuales y sociales”. Sin embargo, el Habeas Corpus funcionó para
todo e hizo las veces no sólo del Habeas Corpus stricto sensu, sino también del Amparo.
La parte procesal se complicó y así, en 1968, se distinguió el Habeas Corpus Civil del
Penal.

De 1979 hasta nuestros días. Con la sanción de la Constitución de 1979 y la de 1993
vuelve el Habeas Corpus a su concepción originaria y se establece el Proceso de Amparo
para la protección de los demás derechos fundamentales.

AMBITO DE TUTELA DEL HABEAS CORPUS.

Bajo la esfera de protección del Habeas Corpus se encuentran todos aquellos derechos
que, de modo enunciativo, han sido establecidos en el Art. 25º del Código Procesal
Constitucional. En este aspecto repite en esencia el listado de derechos que previó la Ley
Nº 23506, excluyendo sin embargo, de su ámbito de protección el derecho de las

1
García, D. (1979). “El Hábeas Corpus en el Perú”. UNMSM. Dirección Universitaria de Biblioteca
y Publicaciones. Lima - Perú.

1) que implica que nadie puede ser lesionado o agredido físicamente. y funciona contra quien es objeto de una imputación penal de carácter judicial. Frente a esta aparente reducción del elenco de derechos constitucionales que protege el Habeas Corpus. conforme a la ley de la materia. y el derecho de no ser secuestrado. Por esta garantía normativa de no autoincriminación nadie está obligado a reconocer culpabilidad contra su cónyuge. convirtiéndose en un derecho a la libertad en el domicilio que protege a la persona en dicho ámbito contra cualquier injerencia exterior que impide o dificulte su libertad de movimiento. como el derecho a la integridad personal (Art. por lo tanto.2) que fue reconocida expresamente en la Constitución de 1979. . El de no ser violentado para obtener declaraciones. de conformidad con la Constitución Política del Perú y los Convenios Internacionales de los cuales el Perú es parte. o en una instancia congresal o administrativa. no así en la constitución de 1993. El de no ser obligado a prestar juramento ni exigido a declarar o reconocer su culpabilidad en causa penal contra sí mismo. lo cual resulta razonable atendiendo a la ampliación que ha merecido en la jurisprudencia comparada el concepto de domicilio. cualquier acto por el cual se pretenda incorporar a la persona en edad militar al servicio en el activo. ni sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.personas a guardar reservas sobre las convicciones políticas. filosóficas o de cualquier otra índole. ni ser víctima de daños mentales o morales que le impidan conservar su estabilidad psicológica o emocional. el Código Procesal Constitucional acoge otros nuevos de singular importancia. constituye una forma de detención y. el derecho a la libertad de conciencia y de creencia. ni contra sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad. procedimientos y su relación con la movilización. además. filosóficas o de cualquier otra índole. alcances. religiosas. Ministerio Público.25. su organización. 4. 3. de modo más exacto. modalidades. la misma que señala como objeto “regular el Servicio Militar Voluntario. Constituye también una acertada innovación en la esfera de protección del Habeas Corpus. Resulta necesario destacar además que el derecho a la inviolabilidad de domicilio pasa a formar parte del ámbito de tutela del Habeas Corpus. el derecho a decidir voluntariamente prestar el servicio militar. 25. este derecho está integrado por la prohibición de torturas y otros tratos crueles inhumanos o denigrantes. 2. o bien si la atribución delictiva se produce en sede policial. establece que los derechos protegidos por el Hábeas Corpus. con prescindencia de su expresa y libre manifestación de efectuarlo en esos términos. ni contar su cónyuge. susceptible de ser reparada a través del proceso constitucional del habeas Corpus. el replanteamiento de la forma típica de entender los supuestos en los que se produce una lesión a este derecho. También merece comentario la “cláusula de no autoincriminación” (Art. religiosas. El de libertad de conciencia y de creencia. son: 1. DERECHOS PROTEGIDOS POR EL HÁBEAS CORPUS El artículo 25° del Código Procesal Constitucional. En consecuencia. El de guardar reserva sobre sus convicciones políticas.

dentro de las 24 horas o en el término de la distancia. El de no ser secuestrado. También procede el hábeas corpus en defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad individual. 6. especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del domicilio. El de no ser expatriado ni separado del lugar de su residencia sino por mandato judicial o por la aplicación de la ley de extranjería. absuelto o declarada prescrita la acción penal o la ejecución de la pena. El de los nacionales o de los extranjeros residentes. El de la excarcelación. de ingresar. en el caso de un detenido procesado que haya sido amnistiado. 10. El de no ser privado del pasaporte. sobreseído. 16. El de hacer retirar las guardias puestas a un domicilio o suspender el seguimiento policial cuando ello atente contra la libertad individual. 14. sino en caso indispensable para el esclarecimiento de un delito y en la forma y por el término previstos por la ley. dentro o fuera de la República. (Altos funcionarios de la República por infracción de la Constitución y por todo el delito que cometan en el ejercicio de sus funciones y hasta cinco años después que hayan cesado en estas). 8. El de no ser detenido por deudas. 7. 9. El de no ser exiliado o desterrado o confinado sino por sentencia firme. El del extranjero a quien se le ha concedido asilo político de no ser expulsado al país cuyo gobierno lo persigue. 15.5. o el de no ser puesto el detenido. El de ser asistido por un abogado defensor de su elección desde que es citado o detenido por la autoridad. 13. 17. salvo los casos de obligaciones alimentarias. El de no ser detenido sino por mandato escrito y motivado del juez o por las autoridades policiales en el caso de flagrante delito. transitar o salir del territorio nacional. 12. o en ningún caso si peligrase su libertad o seguridad por el hecho de ser expulsado. salvo mandato judicial o aplicación de la ley de extranjería o de sanidad. indultado. El de no ser incomunicado. La jurisprudencia ha establecido reiteradamente que esta lista enunciativa puede admitir más elementos dentro de lo que puede ser tramitado por el hábeas corpus. a disposición del juzgado que corresponda. . 11. El de que se observe el trámite correspondiente cuando se trate del procesamiento o detención de las personas a que se refiere el artículo 99° de la Constitución.