Está en la página 1de 1

-"

I?- ,,\
?
"

-

león Bloy,
Gran Estiloy Profecía
,

?
-
?;?,?.
,??c:'? .'?
.
""'. ,

.

-,. .:? '\, :? :;'; ,

,

'. ?
:11,
l
;?!'f:!';
-'('-8/"'-
,

L'
'-':? i

\?,"-"- t
..
,,-?

HOy se rcedita poco a León Bloy, ape-
nas se lo lee, no se lo comenta. Las
conmovedora.
sentencia:
No es una simple boutade su
"Mi cólera es la efervescencia de mi
razones son múltiples: murió casi piedad". Podría aòadirse:"Y el reverso de su
ochenta anos atrás; fue un escritor "inespecífi- adoración teologal". De su propio fanatismo
co" (ni novelista ni poeta ni ensaylsta), si bien debe decirse que, en esos pasajes de mayores
su genio aleteó sobre todos esos géneros. cajas destempladas. intransigencias y juicios
Además, este Peregrino de lo Absoluto, esle finales, es donde asoman sus sentimientos más
dogmático glorioso, este tábano socrático de la delicados, por una parle, y por olra, su estilo
modernidad, ha quedado hoy en ]as antípodas más sublime.
de nuestro mundo relativista y consensual. El objeto preçiso de su -vituperio es ]0 "bur-
Pero su estilo nada tiene de pasado, ni sus asno. gués" como categoría del espíritu. Esa catego--
tos tampoco. Tal vez por eso mismo su ausen?
ría, justamente por e.$piritual, es del todo ajena
da posee algo de inquietante, de acusador, de . a lo burgués según Marx o segûn Weber; se
ominoso. parece a lo "filisteo"en el vocabulario de
En Chile, Jaime Eyzagui rre y su vasto Scheler; es difíci] buscar1e analogías. Incluye
círculo lo leyeron como un autor sagrado. y los elementos como-mediocridad, autosatisfac?
fundadores de la Falange?DC se honraron en su ción, riquezas, fariseísmo. ramplonerí? ?
inspiración. Pero ]os descendientes de unos y es macho más que todo eso. "
,

otros apenas saben nada de él. Más allá del En Bloy.la estructura de la novela es casi
ámbito cristiano, Bloy tuvo siempre admirado?
un pretexto para el género memorial y la glosa
res literarios tan grandes como nuestro cercano de ideas. Su don narrativo, así como su creati.
Borges, que representaba su polo opuesto en vidad poética y su inteligencia ensayística,
las cuestiones de fondo. pero que sabía de esti-
andan por toda su obra. pero tienen dos encar?
lo, Quienes seguimos disfrutando de su obra naciones. particulares: el diario de vida y los
nos encontramos con aire de cofrades, como artículos de prensa, Es allí donde se encuen?
iniciados en una escritura arcaica y misteriosa
tran piezas de anto1ogía, pasajes únicos. Allí
a punto de desaparecer bajotQnçladas de nece?
están por excelencia su prosa de maravilla, sus
dad impresa.
imágenesfulgurantes, sus metáforas como lati-
La burguesía bienpensante de su época le gazos, su lenguaje suntuoso.
cerró todas las puertas. Un ser tan bien dotado En su época y en otros momentos, León'
-por temperamento y por pluma- para la crí? Bloy se ganó una fuerte connotación de "'reac.
Ika, el vituperio.]a denuncia, ?quéotra cosa cionarioh. Hoy ese epíteto es una neççdad. Y al
iba a hacer sino vituperar, escupir palabras de revés, adquiere vigencia el de "'profeta", que
fuego vivo sobre la ehatura circundante? León
casi nadie le dio en su tiempo. pero muchos ?

BJoyes el vituperio como fuerza de la naturale?
cada vez más'; a medida que pasab? e) sigJo.
la y como vocación celestial. Hizo del vitupe? Profeta por su denuncia, profeta por lo visiona-
no una de las bellas artes, un género literario
rio. Bloy es doblemente un autor sagrado:
completo, una forma de poesía pura.
como podía serio para un Jaime Eyzaguirre, y
En la invecliva verbal puso Bloy una pasión como lo son para]a modernidad laica un
temblorosa, una exactitud verbal, una prosa Nietzsche, un Dostoiewski, un Kafka,un
exuberante, una imaginacióncreativa, una suti? Rimbaud.
por
las regiones del alma que verba-
leza irónica y, por qué no, también una ternura lizaroll.

199615-
?4_?AGaST_aQE
-------
t'\..
?C??''''

Intereses relacionados