Está en la página 1de 32

2017

Universidad de Murcia, Facultad de Filosofía

Carlos Lencina Quílez

[SOBRE LA “CIENCIA HISTÓRICA” Y LAS

“PRÁCTICAS ARTÍSTICAS DE HISTORIA”]

1

ÍNDICE

I. Introducción: “prácticas artísticas de historia”………………………………2

II. Gnoseología de la Historia en el Materialismo Filosófico…………………..3

a) Caracterización gnoseológica de la ciencia en general: la Teoría del Cierre
Categorial…………………………………………………………………3

b) Distinción entre ciencias humanas y ciencias no humanas……………….4

c) Caracterización gnoseológica de la Historia científica, en particular de la
Historia fenoménica…………..…………………………………………...8

III. Materializar el pasado………………………………………………………..12

a) Sobre la memoria………………………………………………………….12

b) Sobre las influencias de la Filosofía de la Historia de Walter Benjamin en
las prácticas históricas artísticas…………………………………………..14

1. Análisis de Tesis sobre filosofía de la historia……………………….17

2. De la historia como representación artística………………………….24

3. En cuanto a los protagonistas de las prácticas históricas artísticas….26

IV. Conclusiones…………………………………………………………………29

Bibliografía…………………………………………………………………………30

2

I. Introducción: “prácticas artísticas de historia”.

Hernández-Navarro (2012) teoriza sobre la naturaleza de ciertas prácticas artísticas a
las que llamará “prácticas artísticas históricas”. El rótulo “práctica artística” remite, en
el contexto del materialismo filosófico, a un “sujeto corpóreo (o varios)” que realiza
operaciones manuales “consistentes en separar o aproximar cuerpos”. El sujeto
operatorio “constituye el fundamento de la prioridad gnoseológica (que no ontológica)
de lo corpóreo” en tanto “necesariamente desarrolla su actividad entre otros cuerpos
[…] (y) todo conocimiento tiene su origen […] en las operaciones manuales o del
aparato fonador” (García Sierra, 1999). La práctica artística es, así, al menos, técnica.
Hernández-Navarro (2012) va más allá y defiende que los artistas en cuestión “trabajan
con ready-mades históricos” y así se adentran “en el terreno de la historiografía” como
“artistas historiadores”. Un tal artista, defiende el mismo, “transforma la memoria en
Historia -escritura- y también en historia –en la construcción del tiempo que afecta a los
sujetos”. Afirmará después que tales artistas “traen literalmente el pasado al presente, lo
hacen visible, lo exponen, lo disponen y lo despliegan”. Así, por ejemplo, dice que
Doris Salcedo “materializa la memoria activando el cuerpo, […] (consiguiendo un)
‘desplazamiento del pasado hacia el presente’”. De la misma: “se adentra en la memoria
vivida, que ‘siempre está localizada en los cuerpos individuales’, […] (pero) la memoria
colectiva es penetrada por lo personal, […] (por lo que, así,) se adentra progresivamente
en el terreno de la historiografía” (pp. 18, 22-26 y 33).

Trataré de descubrir, desde las coordenadas de la gnoseología del materialismo
filosófico (cuyo fundador, Gustavo Bueno, decía “pensar es pensar contra alguien”) y
oponiendo mi discurso al de Hernández-Navarro (que ha roturado el terreno), hasta qué
punto es posible para el artista trabajar como historiador científico. Para ello expondré
primero y brevemente la Teoría del Cierre categorial del materialismo filosófico,
gnoseología general de la ciencia que enmarca y hace comprensible la gnoseología de la
Historia en particular, expuesta acto seguido. Desde ésta podré decidir qué es Historia
científica. Después, expuestas y criticadas las tesis de Hernández-Navarro sobre la
Historia y las prácticas históricas artísticas (lo que obliga a leer a Walter Benjamin),
podré exponer mis tesis sobre tales prácticas y decidir hasta qué punto un artista, en
virtud de una obra concreta, puede ser considerado historiador.

contribuyendo incluso a moldear esa misma sociedad. dice. 1 Así. sino que son “construcciones orientadas a componer operatoriamente multiplicidades de términos materiales dados” de clases distintas de suerte que “de la composición resulten nuevos términos que mantienen con los precedentes relaciones definidas en un orden material también dado (de ahí la idea de cierre)”. otro fenomenológico y otro esencial. se incluirán los autologismos. en tanto se encadenan mutuamente. El eje semántico incluye un sector fisicalista. otro de relaciones y otro de operaciones (manuales) entre objetos corpóreos. Las partes vinculadas por el movimiento cerrado de cada torbellino “pueden ser diferenciadas por las posiciones relativas que ocupan respecto de los tres ejes que coordenan un espacio lingüístico”. Los centros de cada torbellino científico. Una disciplina es científica si tras complejos cursos de construcciones operatorias llega a establecer verdades objetivas. Otras veces “permanecen alejados. inserta en el proceso histórico cultural del desenvolvimiento dialéctico de una categoría. Estas composiciones son “transformaciones objetuales”.” (Bueno Martínez. a) Caracterización gnoseológica de la ciencia en general: la Teoría del Cierre Categorial. según esto. Gnoseología de la Historia en el Materialismo Filosófico. 1995). En el eje pragmático. Las ciencias particulares se constituyen a partir de tecnologías categoriales previamente dadas que siguen desarrollándose a través de aquéllas. los dialogismos y las 1 “(La cultura) tiene que ver más con los ritmos y determinaciones procedentes […] de las líneas objetivas de composición de los contenidos supraindividuales y particularmente extrasomáticos […] (en tanto) desbordan los límites de la sociedad en la que se incubaron. Cada ciencia particular se supondrá. Las construcciones científicas (que simultáneamente con el curso de las construcciones objetuales incluyen necesariamente cursos de conexiones proposicionales) determinan la cohesión de un conjunto creciente de materiales que. pueden incorporar a otros o establecer confluencias por modo turbulento. El eje sintáctico comprenderá un sector de términos (constantes o variables). 55-57). . el cierre categorial en virtud del cual se organiza una ciencia positiva sería un episodio del despliegue histórico de la categoría respectiva. sin afectarse”. comienzan a la vez a segregarse del conjunto de materiales que permanecen fuera de la acción del “torbellino”. Según Gustavo Bueno (1980. 3 II. las ciencias no son “descripciones de una realidad material presupuesta” -niega la teoría de la verdad como correspondencia o isomorfismo entre construcciones mentales y estados de cosas-. “que amenazan la organización misma de alguna categoría preestablecida”. pp.

y solo tienen sentido en tanto participan de la misma -se nutren de ella y la interpretan desde dentro. por lo que son sustituibles y por tanto eliminables. Lo subjetivo es nexo entre objetividades y recíprocamente. y los del pragmático incluyen formalmente la subjetividad. Es “sujeto gnoseológico” el sujeto en tanto determinado por los momentos gnoseológicos de componente subjetivo. Hay sectores que pueden figurar en las dos rúbricas según sus contenidos y otros sólo mantienen su significado en el plano de la subjetividad. en un plano subjetivo o uno objetivo. según la oposición epistemológica. primer analogado (metodológico) del sujeto humano. Los saberes por abstracción pueden ser experimentalmente reproducidos por cada sujeto individual o científico como conciencia individual corpórea. En el campo de una ciencia humana figura el sujeto gnoseológico. 4 normas (como las de la lógica formal). en cuanto tiene que ver con el sector de las operaciones se nos determina como “sujeto operatorio” y en cuanto se mantiene en conexión con otros sujetos se nos determina como “sujeto dialógico”. Entre los componentes formales de toda ciencia figuran momentos subjetivos. Así le ocurre al sector fenomenológico o al operatorio. incluidos los sujetos gnoseológicos operatorios que construyen las ciencias. Con Gustavo Bueno (1978a). b) Distinción entre ciencias humanas y ciencias no humanas. Una parte de una ciencia puede participar simultáneamente de varios ejes. Una construcción científica (teorema) puede considerarse inserta en el espacio de los tres ejes. Los saberes por participación -como los históricos. Los componentes de un teorema están. Éstos realizan la reflexión del “sujeto . Con tal distinción entre metodologías α y β se enfrentan ciencias humanas y no humanas (naturales y formales) sin romper la unidad gnoseológica de la Idea de ciencia y la oposición entre ellas se presenta reproducida en el interior de las ciencias humanas.son esencialmente revelados por una tradición -testimonios de otras personas. cada uno de los sectores de un eje está compuesto alternativamente con sectores de otros ejes. han observado afinidad con los sujetos que figuran en sus campos y los elevan a la condición de sujetos gnoseológicos. el concepto de “ciencias etológicas y humanas” tiene como extensión el conjunto de disciplinas científicas efectivas e introduce el concepto de “ciencias apotéticas” y el de “metodologías β-operatorias”. Si son abstraídos los ejes. que remite al de metodologías α-operatorias. En cuanto tiene que ver con los fenómenos se nos determina como “sujeto cognoscente”. a partir de su experiencia. Los científicos de las ciencias humanas.

su presencia en los campos de las ciencias humanas asegura la de la libertad de las operaciones del sujeto gnoseológico. hay metodologías α y β-operatorias. Tanto α1 como β2 son los estados-límite de las ciencias humanas en los cuales o se identifican a la ciencia natural o formal dejando de ser humanas para ser estrictas (estado α1) o se identifican a la tecnología o a la praxis “planificadora” dejando de ser ciencias (estado β2). En los campos antropológicos y etológicos es posible una constructividad apoyada en conexiones de identidad esencial. no contiguos. en tanto esta presencia es establecida por el homo oeconomicus que está haciendo una selección de alternativas -selección en la que figuran. son aquellos procedimientos (y lo implicado) por medio de los cuales un campo gnoseológico intenta ser elaborado científicamente a la “escala” de los componentes formales del sujeto gnoseológico que utiliza tales métodos. en el fisicalista e incluso en el esencial (con la “reconstrucción” de sus operaciones a partir de factores que hayan sido. Las ciencias físicas utilizan metodologías α-operatorias y nexos por contigüidad entre sus términos. bienes in absentia. 5 sobre sí” y si asociamos la libertad humana a la acción (operaciones). a distancia” (Bueno Martínez. p. En los estados α1 y β2. capaces de alcanzar un estado próximo al de la necesidad más allá de las aproximaciones por semejanza. mientras que en α2 y β1 se mantendrían en el ámbito de la identidad esencial. un bien y una cantidad de dinero. β1. los nexos establecidos alcanzan el sentido de una identidad sustancial. operatoriamente construidos)-. de las operaciones que debe ejecutar para organizarlo. . Las metodologías β-operatorias. humanas. a partir de fenómenos β-operatorios. que operan con nexos a distancia -la naturaleza de los objetos distanciados serviría para establecer entre diferentes campos gnoseológicos una línea de demarcación. 1978a. 33). 2 Las metodologías α y β operatorias son cada una un proceso dialéctico en que distinguimos los estados α1. α2. El proceso de 2 “Lo que él (el economista) tiene en cuenta (haciendo abstracción de las fuerzas físicas. precisamente. y β2. exigidas por la materia de los campos gnoseológicos en los cuales figuran formalmente componentes de sujeto gnoseológico -en el plano fenomenológico. Dentro de las metodologías β sólo cabe hablar de isomorfismo (verdadero o falso) entre A y B cuando ambos llevan “acoplados” sistemas operatorios coordinables. por tanto. a un estrato esencial del campo tal que las propias operaciones puedan decirse eliminadas de los mecanismos que sostienen la identidad (o verdad) gnoseológica. mientras que en las ciencias apotéticas. las únicas que dan razón de los desplazamientos) son las presencias distantes entre. Las metodologías α-operatorias regresan. a su vez. por ejemplo.

o progresivamente y logramos una eliminación sólo relativa (α2). llegan en sus desarrollos a envolverlas presentándose incluso como anteriores determinando su propio curso. con lo que obtenemos una eliminación absoluta de las operaciones (estado α1). en virtud de un regressus a componentes o factores que figuran en el conjunto del campo como anteriores a las propias operaciones fenoménicas. diamérico es todo lo que concierne a la comparación. Podría ser alcanzado según dos situaciones.”. confrontación. Cuando el plano β-operatorio no es eliminado del campo de la ciencia hay identidad tarskiana entre las operaciones científicas y las mantenidas en el campo (las que deben ser reconstruidas). En la I las operaciones-β (o sus resultados) instauran con la composición de las unidades fenoménico-operatorias formas genéricas de composición. esquemas ideológicos. Cuando las identidades se mantengan en la perspectiva esencial (con la posibilidad de la eliminación de las operaciones numéricas) las ciencias humanas alcanzarán el estado β1. Pudiera ser forma general de estas metodologías la que conviene a la construcción de clases que pueden acoger a patrones culturales. cuando puedan considerarse sustanciales (las operaciones científicas manifiestan continuidad con las implicadas en la praxis categorial) entramos en el estado β2. La eliminación relativa de las operaciones (estado α2) tiene lugar partiendo de ellas y progresando a situaciones que las desbordan o envuelven. en el cual la ciencia limita con el proceso práctico categorial y puede convertirse en momento del mismo. alcanzamos el estado α1 (ámbito de la ciencia natural). 6 eliminación de las operaciones constitutivo de las metodologías α tiene lugar regresivamente. &c. aun realizadas sólo por la mediación de operaciones. Esta posibilidad se funda en la naturaleza de las estructuras culturales y sociales que. de este término o configuración con otros términos o configuraciones de su mismo nivel holótico. (García Sierra. Las metodologías-β se constituyen a través del objeto dado en el enfrentamiento (diamérico 3) entre sujetos cognoscentes en tanto su 3 “Dado un término o configuración definidos. Las operaciones-β han de figurar como términos formales del campo. En la II el progressus sobre las operaciones presupuestas conduce a estructuras envolventes específicas de los campos etológicos y humanos. desde los cuales los sujetos operatorios y las formas culturales o conductuales tienden a ser resueltos en la condición de fenómenos. 1999). cotejo. Eliminando absolutamente el plano β-operatorio. coordinación. los encuentros se producen al azar. En torno a las estructuras culturales y sociales se constituyen las ciencias humanas y etológicas en su estado α2. . inserción. paradigmas lingüísticos. relación. pero no se componen entre si β-operatoriamente.

(Bueno Martínez. b) En la II.que examinan dependerá de la obra misma. es alcanzado por las ciencias cuyas operaciones se consideran como sustancialmente idénticas a las operaciones de su campo gnoseológico. 110) .que las contienen. por su parte. P. Si damos sentido gnoseológico a la materia de las prolepsis no realizadas habrá que redefinir el concepto gnoseológico de prolepsis fuera del círculo mentalista. y las partes se representan el sistema como un todo. Para que tal identidad esencial -verdad tarskiana. Tal situación tiene como paradigma la teoría de los juegos. El sistema procesual se desenvuelve en virtud de la determinación no fenoménica -proléptica o moral. 1980. 7 conocimiento de una obra -cuyo productor es guiado por su conocimiento en el acto de producir la cosa.sea posible los sujetos cognoscentes figurarán como términos de una clase distributiva en tanto han de estar isomórficamente como los sujetos “directos” ante el objeto y entre sí. las operaciones construidas en el campo se suponen dadas pero determinadas por otras operaciones.de unas operaciones de parte del sistema sobre otras del mismo. Al estado β llegan las ciencias humanas y etológicas a partir de dos situaciones: a) En la I las operaciones del sujeto cognoscente reconstruyendo objetos serían las mismas esencialmente que las operaciones de los sujetos cognoscentes por medio de las cuales se construyeron los objetos del campo. El estado β2. Las operaciones constituidas en el campo son construidas a partir de los objetos aspectuales -reconstruibles por un sujeto cognoscente. La situación I de las metodologías β1 incluye la consideración de las prolepsis (o planes) del agente de la obra de la cual se parte y la presunción de éste escogió lo que fue capaz de conducir a un resultado real y racional.

etc. 8 (Bueno Martínez. vuelve a defenderse por muchos historiadores profesionales la tesis según la cual la Historia tiene mucho de género literario. lo siguiente: “Hoy.” (Bueno Martínez. 6) . Pero es preciso deslindar. en particular de la Historia Fenoménica. 16). Con el neo-positivismo fisicalista. vestigios. Antes de nada. por ejemplo. En el 4 “(Incluso) las Ideas de nuestro presente están encarnadas no tanto en nuestras palabras cuanto. 1991. aquellas que son reliquias y aquéllas que no lo son. En la ciencia histórica ésta estará constituida por las reliquias -anacronismos de los fenómenos como ruinas. nos dice Gustavo Bueno (1978b). toda proposición científica necesita de una base fisicalista sobre la que apoyarse para ser verificable. Desde nuestras coordenadas. “escenográfico”. 44) c) Caracterización gnoseológica de la Historia científica. 1978a. 4 ¿Qué significan las reliquias en el conjunto de la construcción histórica? Éstas son lo único a partir de lo cual la ciencia histórica se construye y lo único en que se apoya. incluso de arte musical. p. lo cual diferencia a la construcción histórica del relato mítico. de arte. en nuestras casas o en nuestros bienes de consumo producidos por la industria. y esto nos interesa en el presente trabajo sobre la relación entre la Historia y las “prácticas históricas artísticas”. en el “continuum” (complejo) de las realidades presentes. nos dice el susodicho. monumentos. documentos. esta tesis es altamente concordante con el concepto de una Historia fenoménico-escenográfica” (p. tras un período de radicalismo positivista-sociológico-económico. en nuestros tipos de automóviles. p. todas estas realidades son las que confieren significados cambiantes a las palabras.

y ésto en un contexto de formas que aunque conocidas operatoriamente sólo han podido ser construidas por procesos mecánicos que constituyen el plano α-operatorio. son reliquias -términos de tales relatos. similares al sujeto gnoseológico actual en cuanto sujeto operatorio. . 1995). Y se nos presentan además como fuera de uso. de suerte que puedan comprender sus propias obras como producidas por ellos. y dotados de un nombre operatorio -pues no todo aquello que sólo puede aparecer en el mundo fabricado por el hombre es recíprocamente β-operatorio (así. por ejemplo. convertidos en sacrum y perfectos -quienes las fabricaron no pueden volver a fabricarlas ni comparecer jamás ante nosotros. Lo hacen por la mediación del presente político-social. Los objetos culturales. y son reliquias de segundo orden los documentos. Es excluida una concepción antropomórfica o teológica del mundo. Así pues. puro presente. y. Lo natural aparece como clase complementaria de lo que ha sido fabricado por los hombres o sus predecesores antropomorfos. sino una entidad heterogénea o “anómala”. pasar del presente al pasado? Las reliquias son objetos corpóreos que se nos presentan como efecto de operaciones de sujetos no actuales. como determinados por estos «subconjuntos». “reliquias de relatos” con que “otros sujetos aparecen relatándose algo desde su propio pretérito. moldeando definitivamente el “abovedado” del “espacio histórico””. relaciones entre objetos culturales construidos uno independientemente del otro). que no es una entidad homogénea a que se anude globalmente una “estela” pretérita. en virtud de los relatos. 5 Las personas ancianas. 9 ámbito del mundo físico se configuran ciertas formas que no pueden explicarse como efecto de causas impersonales sino solamente como fabricadas según operaciones similares a las que el sujeto gnoseológico ha de ejecutar para comprenderlas como tales -conforman el plano β-operatorio-. ¿Cómo podemos pasar a la determinación de los objetos presentes como reliquias. haciendo que algunos objetos culturales asuman la forma de reliquias. de los intereses y determinaciones ligadas a diversos subconjuntos del todo social. con sus experiencias (tecnológicas). no podrían remitirnos a un pretérito. por tanto. en las sociedades humanas. habiendo de aparecer los hombres como los únicos fabricantes de las reliquias. principalmente.los monumentos. en función de las interacciones sincrónicas entre ellos. Las ciencias históricas establecen sus límites a partir de una interna percepción de lo que es fabricado por sujetos similares en todo a y en continuidad física (tradición) con nosotros. La tradición oral supone la dependencia absoluta respecto del 5 “Las estructuras «sociales» se desarrollan según ritmos propios que dependen. relatan (tradición) a las clases más jóvenes. […] Los ritmos sociológicos se definen. a partir de las cuales se constituyen como un «presente social»” (Bueno Martínez.

y no una dimensión globalmente anudada a un presente globalmente considerado. o esencial. Defiende Gustavo Bueno dan “como real precisamente a lo que no existe sino como fantasma”. […] (que) está envuelto por el texto.mediado por las reliquias. ¿Cuál es la naturaleza de las formas pretéritas y su conexión gnoseológica con las reliquias? Según cierta concepción. siendo α-operatoria. surge una nueva forma de conocimiento objetivo. “el relato comienza y acaba con la palabra de quien habla y de quien se depende”. El pasado. El mito es la construcción del presente a partir de sucesos que “in illo tempore ya lo tenían incorporado”. prolongación ideal y recurrente de la estructura del presente anómalo. La Historia teórica. que se respira únicamente desde el presente y es ‘revestimiento imaginario’ de las operaciones del plano β-operatorio en el cual las . pero en la escritura.por medio de las formas pretéritas o “un ‘pasado’ fantasmagórico.dada de antemano. las reliquias son “los testimonios del pasado”. no es “una realidad coexistente con el fenómeno”. y la Historia fenoménica resulta ser menos formal. irrepresentables. más real. sino un rompimiento de los fenómenos en sus factores para reorganizarlos según sistemas abstractos. A veces. En ella son construidas las razones fenoménicas β-operatorias a partir de factores objetivos. Será “reflejo del presente (el reflejo de las reliquias) y no recíprocamente”. de rango más bajo que la teórica en tanto su metodología es β-operatoria. “es posible la liberación respecto del narrador. dice Bueno. Hay Historia meta-fenoménica irrepresentable estéticamente. que serán comprendidos desde el presente –con la deformación de aquél que esto conlleva y que hay que superar. sino una “irrealidad”. 10 narrador. La Historia fenoménica. la Historia teorética organiza fenómenos por analogía (α-operatoria) con otros similares. Así. en ciertas situaciones. que presupone el pasado como entidad real “perfecta” -no “infecta”. la Historia. cuando “el hecho es la reliquia”. es constituida en la construcción de conexiones entre reliquias -su contenido. no es penetración en las esencias trasfenoménicas previas. No toda construcción histórica es β-operatoria o procedimiento auxiliar que haya de resolverse en una Historia fenoménica. esto es. representable sólo simbólicamente. “constructum”. La Historia (no mítica) desborda el presente. de las sociedades e individuos pretéritos. y puede ser sometido a crítica”. límite de la construcción histórica al que llegamos tras la construcción sobre las reliquias. Las reliquias serán “significantes (presentes) de unos significados (pretéritos) que subsisten más allá de ellos”. El pasado histórico es el contenido de ese mito. La Historia científica se basa en la “tecnología” lingüística del relato -del “mito”.

que construye eventos. Se enlazan los sucesos o eventos como fenómenos en el plano β-operatorio con la determinación en un espacio-tiempo representativo o escenografía de motivos. La “Historia social”. desconectada de los fenómenos. con lo que parece que no hay lugar para hablar de unidad gnoseológica entre los hechos presentes y los pretéritos. mientras que la Historia fenoménica. 7 Las reliquias son fenómenos en tanto referidas a sujetos β-operatorios y en tanto son el único acceso a la esencia que ocultan. tiene una lógica interna dada la naturaleza ontológica y gnoseológica del suceso. 7 Para desbordar la oposición entre hechos y teorías. permiten advertir la continuidad (gnoseológica) entre los hechos fisicalistas -reliquias. La Historia fenoménica está construida al margen de teorías abstractas. planes. a la predicción del futuro físicalista? Las reliquias (monumentos y documentos) son los hechos históricos fisicalistas sobre los cuales se edifica toda la ciencia histórica. A esta Lógica de la Historia desarrollada en el plano fenoménico-práctico hay que atribuir. trata sucesos heterogéneos que suelen estar ya integrados en una estructuración. pues es el contenido del material pretérito a un cierto nivel. digamos. dice Bueno que “los hechos intermedios y los hechos pretéritos (construidos. además. eventualmente. reliquias hipotéticas intercaladas entre las reliquias para la ordenación de las mismas. 14). frente a las teorías de orden m (más genéricas)” (Bueno Martínez. una función causal en el proceso mismo de la historia real. no es externa. Sin embargo. hechos pretéritos no fisicalistas. prolepsis. “Historia-teatro”) frente a una “historia interna” (social. 1995. utopías o ideologías según una relación de secuencia lógica o racional también fenoménica (mitemática) y en el plano β-operatorio. por medio de teorías a). sistemáticamente. p. Los “hechos intermedios”. económica. Por ello se le asocia con una “Historia externa” (relato de sucesos superficial.y los hechos pretéritos o eventos. 160). en tanto han de conducirnos de nuevo a reliquias y. 6 ¿Cuáles son los mecanismos gnoseológicos o procedimientos de transición o construcción a partir de las reliquias del presente positivo hasta los fenómenos pretéritos -construidos? ¿Y los procedimientos de enlace de los fenómenos entre sí. se agrupan. en un nivel estético-escenográfico. 11 reliquias han de ser reconstruidas”. torna una monótona reiteración de conceptos abstractos y cuasi vacíos. La 6 “(En) un regressus particular de estructuras fisicalistas dadas a ciertas operaciones en un plano esencial tal que en él la identidad sintética aparezca en la determinación del mismo contexto histórico cultural que engloba tales operaciones reconstruidas (situaciones β1-I) […] (consistiría la) historia fenoménica” (Bueno Martínez. p. 1978b. . Es una tecnología por la cual los sujetos vivientes de una sociedad que se mueve entre reliquias aprenden a reproducir “teatralmente” la vida de sus antepasados. estructural). de sus fantasmas.

De la misma artista dice que “se adentra en la memoria vivida. dice: Teniendo como punto de partida el amplio campo de reflexión de la memoria -una de las cuestiones centrales del arte en los noventa y principios del nuevo siglo- muchos artistas han empezado a interesarse por los procesos de construcción de la historia como disciplina y a realizar con su obra una serie de preguntas antes reservadas a los profesionales de la academia: cómo se escribe la historia. quién la escribe. Materializar el pasado En la obra que comentamos. . según Hernández-Navarro (2012). III. en la historia del arte. así. De Doris Salcedo apunta que “materializa la memoria activando el cuerpo. Como ya dijera en la introducción. a quién pertenece o beneficia. con qué fines. incluso un cuento. Ya la expresión “desplazamiento del pasado hacia el presente” nos parece desde el materialismo filosófico oscura y confusa. los artistas en cuestión. etc. pues el pasado en el sistema del riojano es una construcción a partir de y apoyada en las reliquias. 12 Historia fenoménica sería Historia-teatro en su germen. primeramente hemos de atender al concepto de memoria y a cómo se da el tránsito del mismo al terreno de la Historia. de qué modo.) se adentra progresivamente en el terreno de la historiografía” (pp. “trabajan con ready-mades históricos” y. sus objetivos como artistas. Así. sus intereses. en sociedad. así. 22-26).. Hernández-Navarro (2012) no trata tanto de analizar las obras de arte fabricadas por los artistas que se supone realizan tales prácticas artísticas como de rastrear la autoconcepción de los propios artistas y de su trabajo -esto es. […] (por lo que. “transforma la memoria en Historia -escritura. […] (y con esto consigue un) “desplazamiento del pasado hacia el presente””. a quién olvida… y sobre todo cómo es posible elaborar una historia diferente. a) Sobre la “memoria histórica” Con esto. […] (pero) la memoria colectiva es penetrada por lo personal. que “siempre está localizada en los cuerpos individuales”. 9). un artista tal. el rol que quieren o creen cumplir en las instituciones artísticas. alejada de los modos tradicionales en que ésta se ha escrito y transmitido (p.así como los antecedentes de tal autoconcepción.y también en historia –en la construcción del tiempo que afecta a los sujetos”. El teatro es germen tecnológico de la Historia. de quién es.

Cuando hablamos de “memoria histórica” se trata del recuerdo selectivo de los hechos históricos. . familiar o biológica. […] Entender la memoria como un término general.y memoria personal -tiene como material a los recuerdos de la vida propia en relación con la vida pública (política. artística. legitimadora e incapaz de producir afectos porque se encuentra desconectada del pasado. […] so(m)bra de la Historia (pp. y la biografía es una reliquia a interpretar. La memoria tiene como referencia y soporte al cerebro humano particular y sólo puede conservar lo que cada uno ha experimentado. Pero este sujeto abstracto no existe. no hay “memoria histórica”. 27-29). científica. los “actos de memoria” y lo que él mismo añade: Son actualizaciones del pasado a través de performances –de actos significativos- efectuados en el presente. algo vivo. ocultada por quienes quieren “enterrar el pasado”. pero no encaja aquello que Hernández-Navarro (2012) recoge de Mieke Bal como caracterización del trabajo artístico sobre la memoria. obra del entendimiento. elecciones y abstracciones… que puede ser paliada por la memoria. que está relacionado con el recuerdo no reglado del pasado y la Historia como un campo de conocimientos que produce la escritura de ese pasado. […] Un sentido que suele oponerse al de la historia. Esta concepción es la que parece suponer Hernández-Navarro cuando habla de “desplazamiento del pasado hacia el presente”. 13 Esto sí encaja en el sistema del que nos servimos como coordenadas para tratar el tema. No es una “memoria histórica universal”. Se parte de la base de que la memoria es un lugar de contacto entre pasado y presente. hecha de olvidos. hace referencia a un supuesto sujeto abstracto (la Sociedad. La memoria histórica o personal es parcial y partidista. y por tanto parcial. que es vista como su contrario: una modalidad de recuerdo oficial. “Memoria histórica”. profesional). porque una persona es sólo una parte de la historia. Por ello la Historia no es memoria ni se constituye por la memoria. abarcador. autoritaria. Hay memoria individual -tiene como materiales los recuerdos de la vida privada. Los mortales del presente tendrán que descubrir. nos dice Gustavo Bueno (2003). siendo histórica. Es una interpretación o reconstrucción de las reliquias que permanecen en el presente y su ordenación. no totalmente formalizado. ajena a la historia. […] (una) reconstrucción siempre ideológica. recuperar y custodiar la misma. la Humanidad) capaz de conservar con imparcialidad la totalidad objetiva y organizada del pretérito de los hombres. Nadie tiene memoria de algo que anteceda a su vida. que toma forma y se constituye a través de esos actos.

transformarla en función de los contenidos históricos contrastados. pero como ciencia consiste no tanto en representarla como en destruirla. excepto Dios.” Además. añade que: . Como dice Robredo Zugasti: “El mismo conocimiento histórico no podría ser nunca inmediato: la historia no se hace de memoria. biográfica. 2005. se activa o desactiva por la confrontación mutua (diamérica) entre los diversos grupos sociales. lo disponen y lo despliegan. sino en nombre de la memoria individual o familiar. lo hacen visible. sino que se reconstruye. 2005a). aun cuando estén lejos de mantener este tipo de semejanzas.puede adscribirse a una de estas dos opciones. y el cotejo entre los testimonios o memorias históricas es asunto del entendimiento y de la razón (no hay olvido o memoria de la Historia). la propuesta benjaminiana –trabajada por Hernández-Navarro. Por tanto. Los políticos si se ocupan del pretérito lo harán por el significado que pueda tener en sus planes y programas de futuro. Las razones por las cuales estos enfrentamientos tienen lugar en el presente se inclinan a “mirar hacia el pasado”: a) los grupos enfrentados en el presente creen descubrir analogías de proporcionalidad.18). semejanzas o desemejanzas con grupos del pretérito y por ello tienden a identificarse o a oponerse a ellos o b) las partes. p. definida como interés por un intervalo histórico determinado. o de planes y programas políticos o científicos. familiar o de grupo. aunque sea para reconstruirla. las reivindicaciones de las memorias personales no deben hacerse en nombre de la memoria histórica común. b) Sobre las influencias de la Filosofía de la Historia de Walter Benjamin en las prácticas históricas artísticas Afirmará Hernández-Navarro (2012) que los artistas que tratamos “traen literalmente el pasado al presente. La memoria histórica sólo puede aproximarse a la imparcialidad cuando deje de ser memoria y se convierta en Historia. Algunos historiadores siguen definiendo su disciplina como resultado del ejercicio de la “memoria histórica”. sino memoria subjetiva individual. siempre mediata y hasta partidariamente (nadie. La memoria histórica. podría conocer la “historia de todas las cosas”) a partir de documentos y “reliquias”” (Zugasti. lo exponen. Como veremos. se considerarán herederas de la “sustancia” de las partes o partidos del pasado (Bueno Martínez. 14 común y objetiva.

“se lleva a cabo de modo literal. no a la memoria individual. que vincula historia y política (p. Hernández-Navarro expondrá el sentido de la historia que estos artistas manejan de varias formas. la cual compartimos y por la que rechazamos la anterior. a través de ellas-. qué no se podrá hacer con el futuro (pp. sea un individuo orgánico o un individuo supraindividual). según el mismo. un historiador benjaminiano. El proceso de materialización de la historia. La caracterización siguiente atiende. […] Porque si se puede cambiar el pasado. rompiendo. y 3) el sentido de la historia como algo abierto que puede ser modificado –de ahí el compromiso con el pasado. 13-14). a la memoria personal. 30-31. de traer el pasado al presente. pero también el sentido de rescatar del olvido y de efectuar. puede entenderse en el fondo como una manera de cargar el tiempo de instantes oportunos para cambiar las cosas. por tanto. […] La historia que promueven los artistas historiadores es una historia transformadora. escribirla. una toma de postura desde el presente”. Encuentra.y hacer historia modificar con aspiración de verdad y justicia el presente y el pasado -con “una actuación en el pasado. como en la teoría del materialismo filosófico. Hernández-Navarro afirma que los artistas contemporáneos se adentran en el terreno de la Historia “performando” un tipo particular de historiador. traerlo al presente -lo que hacen los artistas historiadores-. será una materialización del pasado en el presente –“la memoria es el objeto fundamental que la atraviesa y que hace que el pasado afecte al presente” (aquí sólo admitimos como capaz de afectar al presente y como relativa a la Historia. pues. 2) la necesidad de imaginar y visualizar el pasado –la toma de conciencia de que la historia se nos aparece en imágenes y. Añade que hacer Historia. un “acto de memoria”. convertido en una substancia e hipostasiado (incluso dice que puede ser modificado como tal). es posible transmitirla. a una serie de rasgos comunes: 1) la presencia tangible de la historia en el presente -que toma cuerpo a través de la concepción material del tiempo y el uso de objetos e imágenes como lugares preñados de tiempo-. El pasado es. 10). además. escribirla. pues. 15 Abrir la historia. 42 y 99). y no construido a partir de y apoyado en reliquias. en el origen de las prácticas artísticas históricas. la historia. como ya hemos visto. cumplir y actuar en el presente. la arqueología y la política” (pp. la frontera entre el arte. a Walter Benjamin y su texto Tesis sobre filosofía de la historia: “(Hay) . a título de inspirador. materializar el pasado.

en 1940. realiza una crítica a la izquierda imperante y derrotada con una reinterpretación del materialismo a la luz de la teología judía. El texto está cargado de figuras literarias y símbolos teológicos de muy diversa procedencia. evolucionismo socialdemócrata. y. en una carta a Adorno. múltiple y con posibilidad de ser completado y redefinido). decidió suicidarse. esta influencia se concretaría en lo siguiente: (Son) centrales para las prácticas artísticas contemporáneas que reflexionan sobre el pasado: el sentido de la historia (como tiempo abierto. Esto es. poco antes de su intento de huida de la Francia de Vichy. en el siguiente apartado. Consideraré la interpretación de Hernández-Navarro y me apoyaré eminentemente en la de Michael Löwy. limpiarla de implicaciones mentalistas para. ya sea por el esoterismo consciente de la autocensura o un trabajoso cuidado estético. . Intentaré.de estos artistas historiadores” (p. sin la mediación de la teoría) (pp. 2012. 43). determinar el papel de los artistas en cuestión como historiadores. 37-38). y la construcción o la transmisión de historia (es decir. marxismo vulgar (Löwy. que en Benjamin está establecida a través del montaje y constelación de imágenes. finalmente. fundando un pensamiento innovador e inclasificable. a través de la imagen y el montaje. como recoge Löwy. Más concretamente. 48-49). el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Europa por las tropas nazis. 16 un “inconsciente benjaminiano” tanto en la concepción del tiempo como en los modos de hacer historia –de escribir. pp. Benjamin explica el objetivo del texto: “establecer una escisión irremediable entre nuestra manera de ver y las supervivencias del positivismo” que asedian las concepciones históricas de la izquierda: historicismo vulgar. el conocimiento de la historia (la manera en la cual la historia se presenta a través de imágenes fugaces que condensan monadológicamente el tiempo). Benjamin redactó Sobre el concepto de historia. pero me separaré de ambas en ciertos puntos para una interpretación más adecuada al materialismo filosófico. Impulsó a su redacción el pacto germano-soviético. la escritura del tiempo. sin la intención de publicarlo. cuyas autoridades entregaban a los refugiados alemanes judíos o marxistas a la Gestapo -interceptado por la policía franquista en la frontera española. a través de una cierta materialidad que posibilita la escritura de la historia a través de la yuxtaposición de sus imágenes. Por ello da pie a múltiples interpretaciones. de la colección… en definitiva.

a materia de la psicología o la antropología. instituciones y otras objetivaciones en la exterioridad peligrosa para un control de la fuerza vital. interpretada literalmente. Al primero le es necesaria la consciencia de las huellas teológicas ocultas en sí. aparece la imagen de un pasado en que pesa la carencia de lo irrealizado. a lo político y moral. exigen? En las imágenes de la felicidad y del pasado. 46-64). Benjamin anuncia en la Tesis I la asociación entre el materialismo histórico -concepción maquinal de la historia que promete el triunfo del socialismo y que. negatividad construida y representada in mente no sin efecto emocional: una desolación que exige reparación. que pueden ser entendidas como estados mentales en sentido laxo. Mi análisis. En esta tensión violenta de la opresión podría cifrarse la intuición benjaminiana. cuya felicidad concierne a la redención de su pasado como realización de lo que pudo ser y no fue. se ordenan formas para la supervivencia: roles. afirma el berlinés. Como recoge Esposito (2005). según la antropología moderna alemana. activos. de que participó la Escuela de Frankfurt. Introduce además su mesianismo: identifica al Mesías con la humanidad oprimida presente en tanto le es otorgado poder mesiánico para la revolución. ¿Cómo interpretar entonces este pasado desde el que los muertos. de que los muertos sufren. El tránsito benjaminiano será de la estética y una secularización de lo teológico reducido. además de servir de puente para la consideración de las representaciones . Transita después al terreno de lo colectivo y lo histórico: no hay progreso sin atención a las exigencias de los oprimidos del pasado. trata de no despegarse del materialismo concibiendo al pasado y al futuro en la inmanencia de lo material y rechazando la idea. 17 1) Análisis de Tesis sobre filosofía de la historia Como Löwy (2012) señala. dice Benjamin. “vibra” la de la redención. espíritu mesiánico y vivificante. fuente de la fuerza explosiva y revolucionaria en la lucha del oprimido. En relación a la imagen de la felicidad individual. quizá.y “representación” –“Vorstellung”-. Benjamin introduce y remite en la tesis II el concepto teológico de redención a la esfera del individuo. es decir. a quienes será necesario redimir con la rememoración y la reparación de su sufrimiento mediante el cumplimiento de sus objetivos de lucha. 41). con ella. no podrá interpretar correctamente la historia frente a la visión del opresor y entonces vencerlo.y la teología. nuestra nada constitutiva torna potencial y. Löwy realiza la interpretación del texto partiendo del supuesto de una verdadera creencia benjaminiana en lo judaico. la salvación (pp. Benjamin usa “imagen” -“Bild”. piensa a Benjamin como un judío de fe (p. traicione o no al berlinés.

sin la sustantivación de tal pasado y tales sujetos operatorios pretéritos. […] (Es) un cuento a través del cual actúa […] una «visión del Mundo y de la Historia» capaz de ofrecer la posibilidad de un «progreso global» laico. material (dice Hernández-Navarro que es “(es) algo vivo. al proceso glorioso de la conquista de la libertad y de la democracia. del pasado y los sujetos operatorios en él supuestos –los ancestros oprimidos. la recuperación/activación/cumplimiento del pasado en el presente (pp. 8 Sobre los tiempos históricos nos dice Gustavo Bueno (1995): La «historia» abre una perspectiva sui generis ligada a la naturaleza procesual de las sociedades humanas y de las formas calificadas de «culturales». […] El conjunto de grupos o personas susceptibles de influirse recíprocamente (aunque no necesariamente de modo simétrico) las unas en las otras constituye el ámbito de un Presente histórico. la injusticia del olvido que los guerrilleros maquis (han sufrido) […] (e) incorporarlos. en “Maquis” del Canal de Historia: “(El documental pretende) reparar. por ejemplo. 54 y 56). El curso de este proceso manifiesta de un modo peculiar el alcance de esas formas sociales o culturales y dibuja líneas evolutivas o trayectorias de desarrollo que son necesarias para interpretar el significado de las formas sociales o culturales del presente (“en marcha”). que cierra el tiempo y lo sitúa en un ámbito diferente al presente. pues. mediante este ejercicio de memoria histórica. revive a los muertos y repara su sufrimiento. el conjunto de aquellas personas que influyen en un Presente (en sus personas o en sus cosas) sin que éste pueda de ningún modo influir sobre aquellas constituye el Pasado histórico de ese Presente. […] (Hacer Historia es) hacer política. […] (Es) una forma de rememoración […] que trae el pasado al presente y lo activa. no clausurado. y sin necesidad de las metafísicas promesas de quienes enseñan que el Reino de la Humanidad no es de este mundo” (Bueno Martínez. desplegado en la misma Tierra. […] tangible.. 2005b). aquel en el que unas formas sociales o culturales influyen en otras. es ahora. […] El sentido benjaminiano de la historia es. etc.50-52. y el conjunto de aquellas personas (o cosas) sobre las cuales desde un 8 Encontramos una plasmación reciente de esta concepción de la Historia. […] La recordación frena momentáneamente el tiempo. que afecta al presente y opera en nuestro tiempo”). y por ello colectivas. 18 o imágenes objetivadas. un recuerdo que funciona como una redención […] a través del cumplimiento de lo que les fue prometido (a los vencidos). la redención. Y al traer lo olvidado al presente. para Benjamín el pasado está aquí. […] Las secuencias procesuales históricas […] se estructuran en un tiempo causal interno. los vencidos. al activar las promesas. Esta es la sustantivación que hace Hernández-Navarro (2012): Frente al historicismo. . en primera línea.

o el dominio histórico dentro del campo.que afectan a los del presente histórico. por decirlo así «mirando hacia el futuro». aunque sirve también de humus. y parecida influencia realizan los sujetos del presente histórico –que también se influencian entre sí. presenta sus contenidos relacionados de múltiples formas.con respecto a los del futuro histórico. constituyen el Futuro histórico de ese Presente (pp. El pretérito es el resultado de la transformación (no reconstrucción) β-operatoria del campo fenoménico en teoría histórica (Bueno Martínez. la Historia. 9 La imagen del pasado es. el historiador establece para la ordenación de las reliquias los tiempos históricos. Decir que: El campo fenoménico en el que trabaja el historiador. Como ya dejé por escrito. explicados de una u otra manera. como construcción. 3). Las operaciones de los sujetos del pasado forman estructuras culturales supraindividuales –como las instituciones. Por lo pronto. más o menos plausibles y más o menos orientadas a la acción política. que se respira únicamente desde el presente y es ““revestimiento imaginario” de las operaciones del plano β-operatorio en el cual las reliquias han de ser reconstruidas”“. En ellas. apropiada por la historiografía. 19 Presente dado puede influirse determinadamente. […] (En la perspectiva inversa) el «Presente» se nos delimita más bien. pero sus influencias no son del mismo tipo. «mirando hacia el pasado». Constituyen la forma temporal en que se distribuyen los contenidos de las Historias. y esta influencia es la mayor parte de las veces inintencionada. la 9 Incluso los tiempos históricos pueden aparecérsenos de distintas maneras: “(Desde) la perspectiva proléptica: la idea del presente se nos muestra. incluso «incorporando» en el presente zonas más o menos amplias del pretérito cronológico” (Bueno Martínez. unos sujetos afectan a otros y otros no son afectados por los demás. 1991. etc. 2005a. definidos en la cita anterior. Dentro de tal pasado fantasmagórico. 16-17).por medio de las formas pretéritas o “un “pasado” fantasmagórico. sin que sea posible la influencia recíproca. a las artes. sino un campo presente constituido por reliquias y relatos. De igual manera. como dice Löwy. tengan la pretensión de incluirse en el terreno de la historiografía o no. La influencia de un tiempo a otro no es de un sujeto a otro directamente –el primero pretérito para el segundo-. 142). p. no es el «pasado» o el «pretérito» –como creen los que se proponen «reconstruir el pasado tal como realmente fue»–. para Gustavo Bueno la Historia fenoménica es la ciencia histórica constituida en la construcción de conexiones entre reliquias -su contenido. . sino a través de lo objetivo. por ejemplo. p.

los gritos de los ancestros oprimidos que exigen su rememoración y llaman a la reparación del sufrimiento humano mediante la praxis revolucionaria. es el único tiempo realmente existente. mental. mientras que en el de los animales. que no el histórico. que. funciona como exocerebro (pp. el círculo funcional (Umwelt) de los seres humanos contiene sistemas simbólicos artificiales constituidos por el lenguaje. El concepto de Umwelt. Uexküll señala que. 323-341). abogando por un externalismo basado en el papel activo del entorno en la consecución de los procesos cognitivos. 20 representación del pasado no es ya subjetiva. En este artículo se preguntan por la extensión de la mente y dónde empieza el resto del mundo. Para Uexküll cada especie animal tiene su Umwelt propio. El primero (Merkwelt) es el conjunto de signos que el organismo es capaz de percibir -operandos.y el segundo (Wirkwelt) es la parte del mundo que el organismo es capaz de afectar –sobre el que opera. como harán los que lean al alemán como judío de fe. el mito y la religión. está relacionado con la idea de que la conciencia no es únicamente un yo alojado en el cerebro. Clark y Chalmers (2011) defienden que: “el sí mismo excede los límites de la consciencia. desalmada. Han de ser pintadas en lienzo imágenes vivas y vivificantes. hay solamente señales. En este sentido. según Roger Bartra (2014). . El presente “en marcha”. que hacen de ésta una máquina cuya fría imagen. argumentan que el cerebro. dado que el sujeto imprime significados a los objetos. Para Ernst Cassirer. su mundo. nunca entra en relación con los mismos como objetos. sino material y de alcance público y transgeneracional. un ensamblaje de un organismo biológico y de recursos externos” (p. al contrario. La información [en los objetos] es una parte central de su identidad como agente cognitivo. además. […] esos límites pueden también ir más allá de la piel. en nada sirve a la revolución. sino como símbolos. que se compone a su vez de dos mundos conectados uno al sistema receptor y otro al sistema efector del organismo. […] Debe contemplarse como un sistema extendido. Las tesis benjaminianas se dirigen precisamente a las nociones de la historia del opresor y la izquierda derrotada. mientras que pasado y futuro están contenidos en representaciones y en la supervivencia de lo material significado –las reliquias-. no literalmente. 27). que tienen efectos emocionales e impulsan a determinadas conductas. sino que incluye al entorno. Interpretamos el texto benjaminiano como guía para una redacción dramática concreta de la Historia. En este sentido. el concepto de Umwelt concibe al organismo en su unidad con un contorno compuesto de objetos. Así.

habiendo “acciones epistémicas”. además de libros. imaginaria. realiza operaciones que pueden ser y son delegadas a manipulaciones de medios externos. Afirman que si. Tratan desde la misma perspectiva el caso de la cognición socialmente extendida. una parte del mundo funciona como parte del proceso cognitivo. lo cual es compatible con la teoría de la mente extendida. en una interacción bidireccional que crea un sistema ensamblado cognitivo cuyos componentes gobiernan conjuntamente la conducta. 17). sino de las reliquias […] que nos causan (a través de relatos coordinados) nuestras percepciones y pensamientos. sistemas que nos envuelven. Defienden que los estados mentales propios pueden estar en parte constituidos por los de otros. Como nos dice Gustavo Bueno: No partimos del sujeto pretérito dado (aunque presuponemos la idea de los sujetos fallecidos. no estando todos los procesos cognitivos en la cabeza. De esta forma. Así. “si eliminamos el componente externo del sistema de competencia conductual. Son estas operaciones-β aquellas que nos remiten. 1980. en general). . Para Chalmers y Clarck los factores externos contribuyen a la determinación de los estados mentales cuando tienen el papel apropiado en la dirección de los procesos cognitivos. presente y activa. Un estado mental que es una creencia de un organismo puede estar en el exterior de su cuerpo sin que su estatuto se vea esencialmente modificado. a las imágenes de un sujeto pretérito (Bueno Martínez. constituyendo. en cuanto asociadas a las reliquias. Con aún más fuerza. instituciones y demás objetivaciones. un curso heterogéneo de procesos sobre el cual las operaciones-β podrán llevarse a efecto. el entorno funciona como exocerebro. es como si elimináramos una parte del cerebro mismo” (p. La teoría de Roger Bartra abre un campo de estudio más amplio en tanto que defiende que las estructuras simbólicas cristalizan en los sistemas de parentesco. entonces es parte del mismo. como para Roger Bartra. normas. sino también a roles. el vestido y la cocina. 68). por de pronto. cuando abordamos una tarea. Defiende Bartra que éstos definen nuestra individualidad y pertenencia a un conglomerado cultural en tanto que nos preceden. Argumentan que una creencia puede estar en un objeto externo como lo está en la memoria. el hogar. 21 cuestionando el cuerpo como límite cognitivo. p. El organismo se une a una entidad externa. funcionando como objetos externos. afirman que la misma causalidad dinámica los hace idénticos. las cuales alteran o actúan en el mundo para ayudar y aumentar procesos cognitivos. dicen. No sólo remitir el pasado a una representación mental interna. y que ambos casos son análogos.

La mente no sólo reside en el sujeto. fijados en sí acontecimientos redentores y en que cada instante habita una posibilidad única. dada en un presente abierto y sin mediaciones. según Benjamin. que en el contexto de la temporalidad formal produce pasividad y conformismo. en relación con el ser humano. En la XV. cuantitativo. opone la visión cualitativa y discontinua del tiempo. Se pasa de un tiempo de la necesidad a un tiempo de las posibilidades. es un salto . automático. heterogéneo. filmes. Son las reliquias. esculturas. La revolución. frente al segundo -relativo a la industrial-capitalista concepción homogénea y vacía del tiempo. En esta supervivencia del producto humano. al tiempo formal de la repetición eterna de lo mismo. el tiempo histórico lleno frente al formal.expresa un tiempo histórico.. son potencialmente multi-significativos. sino que reside también en la relación entre el ser vivo concreto y lo circunstante. subsisten pedazos de madera y manchas de tinta que. etc. cargado de actualidad y memoria. 22 pinturas. Episodios representados de rebelión pasados producen en la conciencia una interrupción de la continuidad histórica y llaman a la revolución. perpetuando el sufrimiento. en la Tesis XIV Benjamin enfrenta el kairos al chronos. incluidos los relatos. es inseparable de la lucha por la sociedad sin clases y rompe con el determinismo de los historicistas y su visión lineal y evolucionista del “curso de los acontecimientos”. incluidas las artísticas. En este sentido. Así. que a su vez resignifican tales productos en su relación con los mismos. la huella de la barbarie y el sacrificio de los oprimidos para la revolución y la realización plena del comunismo. constelación entre una situación presente y la representación de un acontecimiento del pasado en que “brilla la chispa de la esperanza” por la felicidad y la redención. Así. aleatorio y abierto a la irrupción imprevisible de lo nuevo. el artificio humano material condiciona y es parte de los estados mentales de los seres humanos finitos. En los artificios de nuestros ancestros habrá de hacer ver el materialista histórico. productos de seres humanos concretos y finitos a que sobreviven para preceder a las siguientes generaciones. en su transgeneracionalidad. Como recoge también Löwy (2012). que tienen consecuencias para con la situación presente. La obsesión benjaminiana es la representación por y para la revolución. con su literatura y demás producciones. en el cuerpo en conversación consigo. cargando de “espiritualidad” los objetos. típico del tiempo revolucionario-mesiánico. el tiempo cualitativo. mecánico. el tiempo de la memoria. Benjamin realiza una disertación sobre el calendario y el reloj iluminadora: el primero.

momentos arrancados a la continuidad histórica vacía que vinculen presente y pasado. de una narración sobre reliquias en el presente en marcha. las representaciones del pasado contienen “material explosivo” para el tiempo-ahora.como interrupción del tiempo lineal. según Benjamin. El pasado se aparece como una imagen-dialéctica. constituyen una detención mesiánica de los acontecimientos. dice. en la representación en la mónada. dice. por otro lado. vacío y lineal de la historia en tanto funciona como una brecha temporal que frena con un salto el continuum -una secuencia de una serie (el progreso. La rememoración ha de construir constelaciones. Así. Es el ahora de la cognoscibilidad o detención del pensamiento en que aparece como imagen evanescente un pasado que ha estado oculto e invisible. una referencia política e histórica que sirve de meta al combate de los oprimidos y de criterio para juzgar los sistemas de opresión del pasado y el presente (pp. inspirada en ellas. La imagen del pasado aparece como la recordación de lo posible. Ésta. se revela y puede ser “articulado” en el instante de peligro. esto es. se desvela e insta a actuar. Mónadas. homogéneo. o el tiempo lineal). la representación que funciona como bomba no es otra que la imagen-dialéctica. es Jeztzeit -Tiempo-ahora. 60-62 y 64-66). El materialismo histórico ha de captar las representaciones bomba en su fugacidad para hacer estallar el continuum de la historia. 138-147. volvemos a repetir. 150-154 y 158-163). siendo una alteración del tiempo continuo. pero la del primero hace del pasado una sustancia. “llenos”. Nosotros la remitimos a la construcción. interrumpe el eterno retorno y trae consigo el cambio profundo. que esas posibilidades que reclaman fugazmente su cumplimiento queden de nuevo en el ámbito de lo posible y nada cambie (pp. como una imagen mental que condensa temporalidades diferentes. Por otro lado. posibilidad revolucionaria. Con Hernández-Navarro (2012). 23 dialéctico fuera del continuum del tiempo formal que salva la herencia de los oprimidos en las representaciones y construcciones supervivientes e. También. dice Hernández-Navarro (2012) que la imagen-dialéctica posee un sentido monádico. que a la conciencia se presentan como concentrados de la totalidad histórica.en ella algo que lo toca. La prefiguración de la sociedad sin clases es. La interpretación de Hernández-Navarro y la de Michael Löwy no distan por lo general. El peligro es. pero puede desaparecer si el presente no ve -o siente. Benjamin se refiere con el concepto de imagen-dialéctica a ciertos . como ya dijéramos.y abre un tiempo de la posibilidad de la revolución y de la redención -el pasado toma sentido y las promesas son cumplidas. condensa el tiempo.

dependerían de lo objetivo en general. etc. sino una construcción a partir de reliquias. El pasado no es “un cuerpo material. El pasado se manifiesta constantemente a través de monumentos. El presente es la piedra angular de las tesis y hay un rechazo a la teorización fría de carácter positivista en defensa de la Historia como productora de imágenes vivificantes que despierten las pasiones y sirvan de guía para la lucha. tanto de la revolución como de la barbarie. las explosivas imágenes-dialécticas. Efectivamente. Su carácter subversivo precisa del recuerdo colectivo vivo y concreto de los ancestros martirizados. el pasado no “se manifiesta a través de monumentos”. Ante el progreso . vivo y latente que nos conmueve e inquieta (pp. En la cosa hay algo más que la cosa. y las reliquias nos causan (a través de relatos coordinados) nuestras percepciones y pensamientos constituyendo un curso de procesos sobre el cual las operaciones-β podrán llevarse a efecto y así remitirnos a las imágenes de un sujeto pretérito (Bueno Martínez. así como la ideología del momento presente. vivo y latente”. es a través de las reliquias y apoyándonos en ellas como construimos el discurso histórico. cuya consciencia resulta de la práctica de la lucha. Contra la concepción del materialismo histórico como conocimiento neutral. Por último. símbolos. ideas. moral y espiritual para la lucha. fuente de energía emocional. La fuerza acumulada de las tentativas de liberación pasadas torna materia explosiva para la interrupción de la opresión (pp. Las fuerzas espirituales de la lucha actual se proyectan en el pasado en construcción y éste torna fuerza presente que nutre la conciencia de clase (pp. el marxismo es una forma de conocimiento del proletariado. De la historia como representación artística La interpretación de Löwy (2012) de la tesis XII recoge uno de los ejes centrales de la intención benjaminiana a la que vengo apuntando con la interpretación no literal de su texto: una historiografía al servicio del presente. pero no hay en la cosa “toda la época. 126-135). 67. 24 objetos materiales que condensan significados y temporalidades diferentes. 128-129 y 131). 68). con sus afectos y sus memorias”. El pensamiento detiene e interrumpe el flujo del tiempo en el que el objeta está inserto y lo saca de él revelando las fuerzas contradictorias que lo forman como objeto histórico. siendo éstos “síntomas de un trauma que vuelve para romper el equilibrio del presente”. en ella está condensada toda la época. El pasado es un cuerpo material. sino que lo construimos. promesas y decepciones. 2. con sus afectos y sus memorias.. p. 1980. sueños y catástrofes. 66-71). único tiempo existente -el benjaminiano tiempo-ahora abierto a la posibilidad. decir que los efectos de tales “imágenes salvadoras”.

llena de esperanza al humano presente y lo llama a la lucha por sí y por los que lo intentaron. un grito de hartazgo. Además. a la reparación del daño histórico repetido y el aún perpetrado. 71-75). señalando además al enemigo. ha de ser la fotografía de un instante que recoja en sí el potencial de representar. dejando espacio a una ruptura con el mismo. En éste. Imágenes únicas del pasado. se desvanecen con cada presente que no se da por aludido por ella. Benjamin rescata del olvido la necesidad de la pasión. eje en torno al que gira el marxismo revolucionario. y resulta necesario un enemigo. que supera estas contradicciones entre pasado y presente para la revolución. La imagen del pasado ha de ser un apasionado gesto estético vivificante. que no habría cesado de triunfar. dice Benjamin. el cuadro pictórico del oprimido en lucha épica contra el opresor. Se ha de salvar el pasado en el presente con la percepción de una semejanza que los transforma. a la verdad en materia de historia. un opresor heredero del opresor victorioso del ayer que modifique la visión del continuum de la historia que la clase dominante difunde. He aquí la dialéctica entre presente y pasado representado en que se cifra el “pacto generacional”. el enemigo. pero no cualquier imagen resultará ser la salvadora. La imagen de una situación pasada a los ojos similar y la de la esperanza y la lucha del ancestro oprimido. según Löwy. concediendo el perdón al opresor. Diría que en La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica es posible encontrar la concreción de una táctica para prender la mecha revolucionaria y en Tesis una guía para el contenido de las obras a reproducir. del odio y la venganza por el mundo nuevo. el oprimido. Hay una “dialéctica” entre las representaciones del pasado posibles y el presente cambiante en que descubrir la imagen “salvadora”. La verdad inmóvil no corresponde. Benjamin señala el momento en que echar la fotografía: el momento de peligro. que vendría a justificar en sus pinturas la opresión en virtud de una promesa de futuro supuestamente ineluctable. y surge la imagen salvadora de las . las trabas a la libertad y los objetos causa de nuestra alienación. Esto significa la historización de la verdad histórica (pp. dado el carácter histórico de la verdad histórica. amenaza con la instrumentalización de la historia y del sujeto histórico actual. que como vimos contienen la totalidad de la historia como mónadas. El momento revolucionario es siempre ya. 25 como norma histórica. El materialismo histórico habrá de descubrir la constelación crítica que tal fragmento del pasado forma con el presente para la revolución. en relación con el momento presente. En la Tesis VI. Esta imagen auxilia y determina la batalla por lo material. toda la historia a los ojos del oprimido.

Hoy. es utilizada con objetivos políticos e ideológicos. dice Hernández-Navarro. La imagen-dialéctica se aparece/conoce/transmite como una constelación de tiempos y significados con la yuxtaposición de imágenes y objetos históricos según la técnica del montaje. trata de hacer suya la historia y. 2006) Como ya dijéramos. creyendo en la potencia material de las imágenes. que disuelve la visión progresista. La descontextualización resultante rompe la linealidad del tiempo y hace saltar al objeto del continuum de la historia activando su energía latente. ha usado figuras retóricas y procedimientos narrativos vinculados a la creación estética. En el XVIII recrean hechos de la Antigüedad Clásica para reflexionar sobre su presente. dando sentido a los fragmentos encontrados. con ello. y devolver a la historia su dimensión de subversión del orden establecido y la esperanza de la posibilidad del comunismo. buscando una reconstrucción no ficcional del pasado. Las . instante en que el precipicio es pronto. y aquí ve también una influencia benjaminiana. neutralizada por el progresista. conformista y dócil. (Jay. hacer del oprimido un conformista amnésico. sensibiliza a las derrotas anteriores y llama al combate (pp. En las pinturas históricas del XVII. En tal instante ha de desenfundar su pincel el materialista histórico. dice Hernández-Navarro (2012) los artistas en cuestión “trabajan con ready-mades históricos”. La visión idealizada en la representación de hechos históricos es sustituida en el XIX por una más realista. Cobra importancia la lógica fetichista del revival. se abandonan los grandes relatos de la modernidad. dice Martin Jay. sus capas de significado. importaba más el discurso alegórico que el rigor al recrear el pasado y buscaban la plasmación del “momento más representativo” de un acontecimiento histórico para expresar su significado pleno. nos aplasta y pretende hacernos olvidar. en la fotografía igual hoy que ayer. como la confianza utópica en un progreso lineal de la historia que conduciría a una emancipación definitiva de la humanidad. En cualquier caso. Con estos deshechos Benjamín construirá su historia. Señala que Benjamin propone modelos alternativos de Historia y de su escritura y comunicación. 75-80). 26 derrotas. Doris Salcedo intenta “introducir la historia en el presente” usando reliquias que descontextualizadas adquieren nuevas significaciones. dice Jay. y se exploran nuevas formas de enfocar este uso "estético" de la historia. El artista trabaja también. La imagen salvadora habrá de hacerlo consciente de la derrota de los ancestros por parte del enemigo que la imagen señala y que vincula con los enemigos actuales. En cuanto a los protagonistas de las prácticas históricas artísticas La historia. El enemigo. El enemigo nos aplastó. 3.

” Pone de ejemplo. El pretérito es el resultado de la transformación (no reconstrucción) β-operatoria del campo fenoménico en teoría histórica. […] sucesión de las reliquias -y a su través. resultado de la Historia oficializada por el poder político de la ciudad. Pero el . 71. No se trataría del resultado de una Historia imparcial. Se trata de intentos de desvelar la ideología y la contingencia de esas construcciones. p. Dice que éste hace un texto histórico con materiales de toda índole (imágenes.e imágenes y videos documentales que lo acompañan –también reliquias. 1980. 57. 118. 92. lleva a un relato sobre la reliquia misma -pero que consiste en fragmentos de documentos que son relatos y a su vez reliquias. cada logo. sonidos. de los demiurgos. recortes de prensa. a Rogelio López Cuenca. sino tan parcial como la Historia oficial denunciada y combatida con la construcción del mapa alternativo: El campo fenoménico en el que trabaja el historiador […] (es) un campo presente constituido por reliquias y relatos. 2015) En el mapa. que representa una reliquia.de suerte que cada una de estas reliquias aparezcan después de otras y delante de unas terceras con una sucesividad causal (Bueno Martínez. entre otros. Analicemos su obra (colaborativa) Mapa de Valencia: Polivalencias. 11. 97. 71). En la construcción del mapa hay una selección de reliquias. Consiste en la realización de un mapa de Valencia alternativo al mapa turístico oficial. así como de los relatos que acompañan a las mismas y su ordenación: El cierre de la construcción histórica incluye […] la inserción de los términos individuales enclasados en una anterioridad y una posterioridad de otros términos enclasados. […] El tiempo del historiador es el tiempo interno del propio proceso histórico. 123-127). mostrando sus puntos ciegos y evidenciando su artificialidad. (López Cuenca.) que “forman un dispositivo horizontal en torno al cual el espectador/lector puede moverse con total libertad. 115. Es éste el que construye la historia” (pp. 59-60. 27 prácticas artísticas históricas “caminan hacia una deconstrucción de los modos en los que la historia ha sido construida. 68. 36-37. etc.

79-80). 1991a. sobre todo realizando una crítica a la Historia oficial atendiendo a los poderes que la secundan y a los que en la misma aparecen como antepasados históricos de los mismos. los héroes. tergiversar. . así como de los que sufren los “daños colaterales”. puede el historiador dar cuenta de los vencidos. […] (El criterio de objetividad vendrá) del tejido formado por las propias reliquias […] (en tanto) determinan efectos regulares en los propios historiadores (Bueno Martínez. […] (A las superestructuras) les corresponde todo cuanto les concierne en el momento en que sus objetos son efectivamente objetos o planes de una conciencia […] (y no tienen) autonomía sino que están intercaladas con intereses de un grupo social. Está constituido por la plataforma ideológica y conceptual necesariamente partidista desde la que organiza los materiales (Bueno Martínez. sin embargo. Otro criterio de objetividad: El entendimiento de la reliquia nos está actualizando a nosotros como subjetividades que perciben la reliquia como pasado. reliquia o relato” (Bueno Martínez. 84 y 86). con una forma de conciencia. el materialismo filosófico: Cualquier forma de la conciencia (objetiva) […] está ya puesta en conexión con una situación real (social. por ejemplo. a ciertas condiciones. 1980. pp. 141-142). ni añadir. Habría de someterse. Y “(aunque) “sólo son los victoriosos” quienes significan algo para la Historia (pues sólo entonces sus operaciones pueden compararse con sus resultados)” (Bueno Martínez. 28 presente desde el cual opera el historiador no se agota en el de su subjetividad corpórea operatoria cuando manipula las reliquias y los relatos de su dominio. habría de respetar. p. que “obliga a no ocultar. económica) que la determina […] (y) cualquier situación real del campo histórico al que nos estamos refiriendo ha de ponerse en conexión. 69). para ser considerada Historia y no mito. incluidos los seres humanos de hoy (esto es claro si nos remitimos a los daños ambientales). 1980. interpolar o falsificar ningún documento. Lo que hace López Cuenca concuerda con nuestro sistema de coordenadas. a su vez. 1980. 1991a. Así. Y a los intereses de los grupos sociales atiende el artista. pp. p. pp. 127). a su vez intercalado con otros grupos (Bueno Martínez. la imparcialidad gnoseológica formal.

habiendo de someterse a sus condiciones gremiales-. que lo son en virtud de los relatos. determinar si trabajos artísticos concretos pueden considerarse trabajos historiográficos. . Más bien se construye a partir de las reliquias. no es la más acertada. Conclusiones Hernández-Navarro no analiza obras ni artistas que trata en concreto. su interpretación de la filosofía benjaminiana no es contrastada con otras interpretaciones dadas. ésta no es una gnoseología o una teoría de la ciencia histórica. y antes que nada su selección. pero la ordenación de las reliquias por parte del artista. sobre todo. Por otro lado. a partir de ella. también con reliquias que no sean relatos exclusivamente. sino una filosofía –en mi interpretación. sí a partir de la gnoseología de la Historia del materialismo filosófico –por ejemplo. determinaría las posibilidades de esta transformación. En mi opinión. es presentada sin más. una guía para la narración histórica adecuada a la revolución del proletariado. Añadir que desde ésta no se nos puede aparecer el artista o el historiador como “desenterrando la memoria” o “desplazando el pasado al presente” ni “materializando el pasado”. Estaría llevando a cabo sólo una de las fases del trabajo del historiador y limitándose a la Historia fenoménica. No es posible. El transformar la ordenación de las reliquias en teoría histórica sería cosa del espectador. El artista puede trabajar con todo tipo de reliquias –pudiendo realizar el mismo trabajo que el historiador. Por otro lado. 29 IV. Intenta envolver en su interpretación de la filosofía de la historia benjaminiana a los artistas y sus obras atendiendo sólo a lo que le sirve para su propósito.

número 35. 1978. Poética 1451b.5209/rev_CIYC. enero 2005. 1978.García Sierra. 1991. en CIC Cuadernos de Información y Comunicación.1 . Realidad política y realidad cinematográfica. Recuperado el 10/05/2017 de: http://filosofia. nº 8. El Catoblepas. Recuperado el 10/05/2017 de http://nodulo.Andy.pdf . Reliquias y Relatos: construcción del concepto de “Historia fenoménica”.es/bas/pdf/bas10202. El Catoblepas. El Basilisco.htm . J. Recuperado el 10/05/2017 de: http://www.org/ec/2005/n035p02. Universidad de Oviedo. págs. Recuperado el 10/05/2017de: http://www.Bueno Martínez. Discurso inaugural del curso 1980-81.htm . G. Comentario a un texto de Aristóteles. Recuperado el 10/05/2017 de: http://nodulo.org/filomat/ . El individuo en la historia.Bueno Martínez. C. G. nº2. nº 39.doi. G. Diccionario filosófico. E.v16. Recuperado el 10/05/2017 de: http://dx.Bueno Martínez. 16.htm . Principios de una teoría filosófica-política materialista.org/rev/bas/bas20807.Bueno Martínez.htm . 30 BIBLIOGRAFÍA . 12-46.Robredo Zugasti. 5-16. y Chalmers. P. El Basilisco.pdf .org/10. D. página 2.htm . Una introducción analítica. «Maquis». En torno al concepto de ““ciencias humanas” La distinción entre metodologías α-operatorias y β-operatorias. Oviedo. Recuperado el 10/05/2017 de http://filosofia. Recuperado el 10/05/2017 de: http://www. Sobre la imparcialidad del historiador y otras cuestiones de teoría de la Historia.nodulo. 60-73.org/mon/cub/dt001.Bueno Martínez.fgbueno. págs. nº 1. mayo 2005. La mente extendida. G. Sobre la filosofía del presente en España. Recuperado el 10/05/2017 de: http://filosofia. 1999. El Catoblepas. Oviedo.2011.org/ec/2005/n045p18. G. 2011. páginas 15-28. págs. Recuperado el 10/05/2017 de: http://www.org/rev/bas/bas10101. nº 45.filosofia. G. El Basilisco.Bueno Martínez..org/ec/2005/n039p02. G. vol.htm .Bueno Martínez. 1ª época. 2ª época.fgbueno.es/med/dig/gb80indi. Manual de materialismo filosófico. un ejercicio reciente de «memoria histórica» (y 2). noviembre 2005.

Esposito. Conferencia en UNIA. Fondo De Cultura Económica.lopezcuenca. M. M. 31 .. Á.Jay. Versión ampliada. 1ª ed. M. Pre-textos.unia. 2012 . 2005 . Buenos Aires. Micromegas. Antropología del cerebro: conciencia. Amorrortu. Mapa de Valencia / Polivalencias. Walter Benjamin: Aviso De Incendio.php?option=com_content&task=view&id=104 . Recuperado el 10/05/2017 de: http://ayp.Bartra. El artista como historiador (benjaminiano). Murcia. Recuperado el 10/05/2017 de http://mapadevalencia. R. ed. R.López Cuenca. (2006). (2015).Hernández-Navarro. cultura y libre albedrío.Löwy.com/ . 2012 . Materializar el pasado. Experiencia estética y experiencia histórica: una constelación del siglo XXI. 2014 . R. Immunitas: protección y negación de la vida.es/index.