Está en la página 1de 24

MUNIDAD 4 143

LA ESCRITURA

Lección 4: Tipología textual II:
Los textos expositivos-explicativos

Objetivo general

$QDOL]DUODGH¿QLFLyQFDUDFWHUtVWLFDVXVRVIRUPDVGHFRQVWUXFFLyQSURFHVRV\¿QHVSUiFWLFRVGHOD
tipología textual expositiva-explicativa, de tal manera que el estudiante enriquezca su bagaje académico
que le permita responder a las diferentes demandas textuales que se dan en la clase con base en los
OLQHDPLHQWRVHLQVWUXFFLRQHVGHOGRFHQWH

Evidencias
Conocimiento (Saber) Desempeño (Hacer) Producto (Resultado)

El estudiante es capaz de seguir
El estudiante, con base
instrucciones académicas; así
en unas instrucciones El estudiante realiza un
mismo, puede diferenciar las
previas, organiza sus escrito expositivo-explicativo
intencionalidades de los textos
intencionalidades y (producto de unos lineamientos
expositivos-informativos (y
la estructura de su formulados a partir de la
los compara con las categorías
escrito, de tal manera comprensión e interpretación
GLVFXUVLYDV\DYLVWDV

$GHPiV
que es capaz de dar de unas lecturas previas), que
LGHQWL¿FDODVFDUDFWHUtVWLFDVODV
cuenta de su proceso de YLVLELOL]DHVSHFt¿FDPHQWHHQ
habilidades, los procesos y las
comprensión y análisis uno de los textos informativos
estructuras diferenciales de textos
comparativo de dos más empleados en la academia:
académicos como el informe de
textos relacionados con HOLQIRUPHGHOHFWXUD
lectura, las relatorías, las reseñas y
ODPLVPDWHPiWLFD
ORVSURWRFRORV

Conocimiento: Iniciación teórica .

.

Ǧ.

.

Como lo advierte Fernando Lázaro Carreter.edu. Al igual que en los textos narrativos y descriptivos. la función lin- güística predominante en los textos expositivos es la representativa. En el plano textual. cifras y demás recursos que le sirven al expositor-escritor para “aterrizar” y ampliar sus ideas.udea.PDF (Lo utilizamos con fines exclusivamente educativos). es decir. – ”†‡ƒ†‘”‡•†‹•…—”•‹˜‘•›…‘‡…–‘”‡•–‡š–—ƒŽ‡•†‡–‹’‘Ž×‰‹…‘›“—‡’‘‡†‡ƒ‹ϐ‹‡•–‘ la organización interna de la información del texto (te recomendamos que retomes los conectores vistos en el módulo de escritura de la primera unidad. los escritos expositivos tienen las siguientes características: – ”‘…‡†‹‹‡–‘•–‹’‘‰”žϐ‹…‘•ǣ—‡”ƒ…‹‘‡•ǡ–À–—Ž‘•ǡ•—„”ƒ›ƒ†‘•ǡ‡–…Ǥ – Ausencia de elementos de carácter deíctico. es muy adecuada para los de las ciencias naturales.co/comunicaciones/bajopalabra/capitulos/Unida- d14LaEscritura3.28 Incluyen todos aquellos escritos en los cuales el propósito central es informar. 28 Las ideas del presente módulo fueron tomadas de la página de internet: http://docencia. Estos escritos están vinculados con la difusión del conocimiento en los campos de la ciencia. la –‡…‘Ž‘‰Àƒ‘‡Žƒ”–‡Ǥ ƒ…‡’ƒ”–‡†‡‡ŽŽ‘•Ž‘•–‡š–‘•…‹‡–Àϐ‹…‘•ǡŽƒ•‘„”ƒ•†‡†‹˜—Ž‰ƒ…‹×ǡŽ‘•ƒ—ƒŽ‡• y muchos artículos periodísticos. el dar cuenta de una rea- lidad. en especial. 29 Para diferenciarla de la literaria. acá. Es un mecanismo insustituible en muchos escritos expositivos. físicas y experimentales y para los de medicina. que remiten a elementos o conceptos mencionados en el texto. los ejemplos y el resumen son procedimientos empleados con frecuencia en la construcción de textos expositivos. – Se relacionan con otros textos mediante citas directas o indirectas. describir o explicar algo de manera lógica. allí…). Cumplen una función referencial porque aluden en forma directa a una realidad o a un tema. notas de clase. Su principal característica es la objetividad. clara y ordenada. 144 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . emplean una serie de técnicas y de operaciones ‹–‡Ž‡…–—ƒŽ‡•ǣ †‡ϐ‹‹…‹×ǡ …Žƒ•‹ϐ‹…ƒ…‹×ǡ ƒžŽ‹•‹•ǡ •À–‡•‹•ǡ …—ƒ–‹ϐ‹…ƒ…‹×ǡ ”‡Žƒ…‹‘‡• †‡ …ƒ—•ƒǦ‡ˆ‡…–‘ǡ etc. los escritos ‡š’‘•‹–‹˜‘••‘†‡˜‹–ƒŽ‹’‘”–ƒ…‹ƒ‡‡Žž„‹–‘ƒ…ƒ†±‹…‘ȄƒŽϐ‹›ƒŽ…ƒ„‘ǡŽƒ‡š’‘•‹…‹×‡•Žƒ‘Ǧ dalidad a la que más se recurre en la educación universitaria: evaluaciones. Recordemos que el rol principal que se cumple en esta tipología textual es el del docente que explica y aclara sus conceptos e ideas. ayer. datos. Para estructurar la información que presentan. informes †‡ Žƒ„‘”ƒ–‘”‹‘ǡ ‘‘‰”ƒϐÀƒ•ǡ –”ƒ„ƒŒ‘• ‡•…”‹–‘•ǡ ‹ˆ‘”‡• †‡ Ž‡…–—”ƒǡ †‹ƒ”‹‘• †‡ …ƒ’‘ǡ ‹ˆ‘”‡• †‡ ’‡ŽÀ…—Žƒ•ȄǤ‘”‡•–ƒ”ƒœ×ǡ‡•‹’‘”–ƒ–‡Šƒ…‡”—±ˆƒ•‹•‡•’‡…‹ƒŽ‡•—ˆ‘”ƒ›‡•—…‘ϐ‹‰—”ƒ…‹×Ǥ La descripción técnica29. – Hay uso de ejemplos. – Abundan las referencias anafóricas. director de la Real Academia Española. que ligan el texto con el contexto comunica- tivo (hoy. La mayoría de los textos expositivos están organizados de acuerdo con las siguientes categorías (superestructura): presentación del tema. desarrollo y conclusión.

veamos en detalle lo que es un informe de lectura: . MUNIDAD 4 145 Uno de los textos característicos de los escritos informativos (explicativo-expositivos) en el ámbi- –‘ƒ…ƒ†±‹…‘‡•‡Ž‹ˆ‘”‡†‡Ž‡…–—”ƒǤ–”‘•ǡ…‘‘Žƒ”‡Žƒ…–‘”ÀƒǡŽƒ”‡•‡Óƒ›‡Ž’”‘–‘…‘Ž‘Ž‘•†‡ϐ‹‹”‡Ǧ ‘•›ƒ’Ž‹ƒ”‡‘•…‘•—•”‡•’‡…–‹˜‘•‡Œ‡’Ž‘•ƒŽϐ‹ƒŽ†‡Ž’”‡•‡–‡‡†‹ƒ†‘”ǡ‡Ž‘•Ǥ‘” lo pronto.

El informe de lectura es una modalidad de trabajo académico que. queja reiterativa sobre todo por parte de los profesores. En los cuatro primeros casos. y dentro de su contexto histórico y sociocultural (intratextualidad). al adjudicar este tipo de trabajos (válido también para los informes que los profesores solicitan de películas o de conferencias) den puntualmente algunos lineamientos básicos. como el resumen. Así pues. practicada con seriedad y apli- cación. analizar.  El informe de lectura es un texto escrito en prosa que tiene como propósito fundamental suminis- trar a un lector o a unos lectores una determinada información sobre otro texto escrito. Estos dos últimos se identifican con el comentario de texto. en los dos últimos. le permite evaluar las capacidades de los estudiantes para dar cuenta de unos compromisos estableci- †‘•›’ƒ”ƒ•‡‰—‹”‹•–”—……‹‘‡•ǡ—‘†‡Ž‘•’”‘„Ž‡ƒ•“—‡ž•ƒˆ‡…–ƒŽƒ•”‡Žƒ…‹‘‡•†‡‡•‡ÓƒœƒǦ aprendizaje hoy. forjarse un criterio propio y. interpretativos y argumentativos. analíticos. interpretar o argumentar30. —“—‡‘‡š‹•–‡—‘•’ƒ”ž‡–”‘•‘„Ž‹‰ƒ–‘”‹‘•‹ϐ‹Œ‘•’ƒ”ƒ‡•–”—…–—”ƒ”—‹ˆ‘”‡†‡Ž‡…–—”ƒ (puesto que ellos dependen también del tipo de informe de lectura). el estudiante perfectamente puede confundir este tipo de trabajo con un resumen llano. Al docente. sí queremos sugerir unas pautas:  ‡ˆ‡”‡…‹ƒ„‹„Ž‹‘‰”žϐ‹…ƒ†‡Ž‡š–‘ƒ•‡ȋȌǤ  Breve semblanza intelectual del autor del TB (en la medida de lo posible). adicionalmente. . porque de lo contrario. De acuerdo con los objetivos que se pretendan alcanzar y el grado de exigencia. Por eso es DE vital importancia que los docentes. prepararse para abordar otras formas de escritura más complejas —como la ‘‘‰”ƒϔÀƒǡel trabajo de grado y el ensayo—. predomina la estructura argumentativa. explicativos. un informe de lec- tura puede exponer. le permite a un estudiante ampliar sus conocimientos. En el medio académico por lo general ese lector es el profesor. este factor es el que diferen- cia explícitamente un informe de lectura de otro tipo de productos académicos. quien es el solicitante del informe. describir. explicar. recoger información. 30 De ahí que se hable de informes de lectura expositivos. predomina en el informe la estructura enunciativa. el contenido de un informe de lectura es la respuesta a unos interrogantes o a unos reque- rimientos previos planteados cuidadosamente por el solicitante: ningún informe de lectura se elabora •‹—ƒ•‡š‹‰‡…‹ƒ•‘—‘•’”‘’ו‹–‘•‡š’”‡•ƒ†‘•†‡ƒ–‡ƒ‘ǤDe hecho.  Ubicación del TB dentro de la producción intelectual de su autor. descriptivos. estructurar su pensamiento.

 Ubicación del asunto del TB en relación con otros autores o con otras obras (extratextua- lidad).  Citas y opiniones que existen sobre el autor y sobre el tema del TB.  Exposición de la tesis o el argumento desarrollado en el TB.  Posición personal del informante ante los planteamientos del TB.  Descripción del plan desarrollado por el TB.  .  ‹„Ž‹‘‰”ƒϐÀƒ…‘•—Ž–ƒ†ƒ›…‘•—Ž–ƒ„Ž‡Ǥ Recomendaciones para su elaboración:  Realizar una lectura comprensiva del TB.

 Narrar en tercera persona. y terminarlo con uno de conclusión.  Desarrollar de manera clara y coherente los argumentos críticos o valorativos sobre el TB.  Redactar borradores (proceso de escritura). ni tampoco sumar frases a partir de los raciocinios que éstos susciten).†‡–‹ϐ‹…ƒ”Žƒƒ…”‘‡•–”—…–—”ƒ•‡ž–‹…ƒ†‡ŽǤ  Ampliar la información sobre el TB.  Comenzar el informe con un párrafo de introducción.  Reconocer los propósitos o las exigencias para la elaboración del informe. esto es. Desempeño: Punto de referencia (a modo de ejemplo) Lectura inicial ǣ. sobre su autor y sobre su contexto histórico y socio- cultural.  Escribir en prosa. dividir la intención por párrafos con sentido (no es responder secamente unos interrogantes.

Se trata de errores fundamentales a la hora de emplear esta habilidad 31 Robertson. Todos pensamos que escuchar es importante. Mucha gente centra su atención en lo que va a decir después de que termine de hablar otra persona.   31 Saber escuchar constituye la habilidad más importante que se requiere en el mundo de la comuni- cación para alcanzar el éxito en la vida profesional y personal. ¿cuántos de nosotros lo hacemos bien? Me permito informar que sería raro encontrar uno entre cien altos ejecutivos que fuese. En: “Temas Gerenciales Escogidos: Saber escuchar”. Pp. De ella se obtienen tanto un mejor nivel †‡ ’”‘†—…–‹˜‹†ƒ†ǡ …‘’”‡•‹× › ‡ϐ‹…ƒ…‹ƒ ‡ ‰‡‡”ƒŽ …‘‘ — ”‡†‹‹‡–‘ •—’‡”‹‘” ‡ ‡Ž –”ƒ„ƒŒ‘Ǥ Además. de verdad. 1990. Ni siquiera intentan comprobar lo que creen haber oído. 146 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . un buen oyente. y mucho menos reconocer el tono o los matices emotivos. Arthur. 10-12. ayuda a reducir la pérdida de tiempo y de materiales. pero.

ser un buen interlocutor requiere un duro esfuerzo. . no seríamos juzgados —San Pablo. Esta clase de resistencia a escuchar se deriva del subconsciente. Normalmente. Somos el blanco de muchos más mensajes de los que cualquier sociedad en la historia de la humanidad haya podido recibir. la tendencia más normal es desconectar lo antes posible. Sí. Pero si analiza- mos el problema desde un ángulo diferente. Con independencia de los estudios que haya cursado o de su experiencia. Esta habilidad tan básica suele fallar inclusive en personas de enorme talento si no son buenos oyentes. Nuestra reacción natural ante ‡•–‡„‘„ƒ”†‡‘‡•‹–‡–ƒ”‡Žƒ‡†‹†ƒ†‡Ž‘’‘•‹„Ž‡’‘‡”ϐ‹Ž–”‘•ȋ•‹‘„ƒ””‡”ƒ•ȌƒŽƒ‹ˆ‘”ƒ…‹×Ǥ Acostumbramos a lamentarnos de la sobrecarga personal a la que estamos sometidos. con todo lo que tengo en la cabeza. ‘ƒ–‘†‘‡Ž—†‘Ž‡”‡•—Ž–ƒˆž…‹ŽŠƒ…‡”ƒϐŽ‘”ƒ”•—…ƒ’ƒ…‹†ƒ†’ƒ”ƒ‡•…—…Šƒ”†‡ˆ‘”ƒƒ–—”ƒŽǤ menudo. MUNIDAD 4 147 básica. Una respuesta lógica y comprensible es crear mecanismos de defensa. incluso a las personas con las que tenemos un trato más personal no les parece necesario escucharnos con atención. descubriremos una luz de esperanza. ¡No quiero oírlo!”. ¿cuánto tiempo ha dedicado usted a entrenarse en el arte de escuchar? ¿Ha asistido a algún curso sobre este tema? ¿En alguna ocasión ha puesto a prueba su capacidad para escuchar? ¿Ha ha- blado con alguien sobre la forma de escuchar mejor para obtener mayor comprensión y ser más res- petuoso hacia sus interlocutores? Probablemente. ǩ‘“—‹‡”‘‘À”Ž‘Ǩ Porque si nos juzgáramos a nosotros mismos. Nuestra actitud es: “Otra cosa en que concentrarse. ahorraremos nuestro precioso tiempo al no atender a cosas que no nos servirán ni ahora ni nunca. Y la verdad es que cuantas más cosas requieren nuestra atención. en los días febriles en los que vivimos. o que pensamos que el valor potencial de la in- formación que podamos recibir no es demasiado elevado o no merece el tiempo que podamos perder en asimilarlo. usted debe aprender a escuchar. no. Las excusas que solemos darnos a nosotros mismos son que estamos muy ocupados. menos capaces somos de concentrarnos en lo que ya tenemos en la cabeza. a la vez que nos aseguraremos de no pasar por alto los mensajes que nos puedan afectar para siempre. Con ello. todos nos esforzamos sólo con aquello que nos parece cru- cial. Pero. Hay que hacer oídos sordos arbitrariamente —sobre todo en nuestro propio provecho— empleando el lenguaje de saber escuchar para crear y desarrollar fácilmente técnicas de discernimiento. Nos llega una cantidad enorme de información. Si se nos presenta la opción de escuchar o no y no nos parece demasiado grande el riesgo de que se nos pase por alto algo importante. Así es como se presenta la cuestión desde una perspectiva puramente personal.

Para adquirir las técnicas. En el Lenguaje para Saber Escuchar. en el trabajo. Debemos a los demás ser buenos oyentes. sin embargo. en cualquier lugar donde exista una interacción verbal. en algunos círculos la idea de ser un buen oyente se considera un estigma negativo. sino como una masa de energía emitiendo rayos “—‡ƒ„•‘”„‡Ž‘•‡•ƒŒ‡•‡‹ϐ‹‹†ƒ††‡ˆ‘”ƒ••—–‹Ž‡•’ƒ”ƒ‡•–‹—Žƒ”ǡ‹ˆ‘”ƒ”ǡ‡•‡Óƒ”ǡ…‘˜‡Ǧ …‡”ǡƒ‹ƒ”›Žƒœƒ”†‡•ƒϐÀ‘•Ǥ‹‡•‡‡—•–‡†…‘‘—‡Ž‡‡–‘ƒˆƒ˜‘”†‡“—‹‡‡•–ž‡—•‘†‡Žƒ palabra para producir un enriquecimiento mutuo. a través del habla. el saber escuchar tiene para la mayoría de nosotros una prioridad secundaria. La falsa premisa de este tipo de actitud es la idea de que la comunicación tiene lugar solamente. utilizará todo el cuerpo. de igual modo. Tal vez “controlen” menos de lo que les parece. Sonreír y asentir no son sino el comienzo de la técnica. El punto de partida para aprender esta técnica es darse cuenta de que existe comunicación mien- tras se escucha. Incluso muchos de nosotros creemos perder el control cuando no hablamos. En realidad. A medida que se exponga la técnica del Lenguaje para Saber Escuchar se le presentarán opciones en las que nunca había reparado y cuya existencia ignoraba. el silencio no es una garantía de que se está asimilando el mensaje del otro. Lo importante no es lo que se dice sino lo que se comunica. nos perdemos sus ventajas. Desgraciadamente. Si es necesario. pero todo se movilizará en usted. —‡•–”ƒ•‘…‹‡†ƒ†Šƒ‹‰‘”ƒ†‘˜‹”–—ƒŽ‡–‡†—”ƒ–‡—…Š‘•ƒÓ‘•Žƒ‡…‡•‹†ƒ††‡ƒ’”‡†‡”ƒ‡•Ǧ cuchar. sólo necesita concentración y perseverancia. Afortunadamente. que no se ajusta a nuestro mundo de frenética actividad. y muchas de nuestras desgracias se pueden atribuir hoy en día a este des- cuido. Como resultado. No se puede hablar y escuchar al mismo tiempo. Ésta es la base de una buena relación de respeto y comprensión mutua. Se piensa que es un rasgo pasivo. repítase este principio mentalmente y en voz alta. Sin embargo. Comenzará con el oído. ƒˆƒ‘•ƒ’‡ŽÀ…—Žƒ†‡Šƒ…‡—‘•ƒÓ‘•”‡…‘‘…Àƒ‡Ž’”‘„Ž‡ƒŽƒœƒ†‘ƒŽƒ‹”‡‡•–ƒ•’ƒŽƒ„”ƒ•ǣDzƒ nadie escucha a nadie”. La explosión de comunicaciones de nuestra era no ha puesto apenas atención en el desarrollo de técnicas para escuchar. Y así se dará cuenta de que el poder inherente al “mero” escuchar es en realidad una auténtica fuerza transformadora. Las personas que hablan mucho no deben presuponer que están siendo escuchadas. Y. Pero. No piense en sí mismo como una esponja indefensa a merced del hablante. conviene no dar por sentado que ser una persona tranquila te convierte en un buen interlocutor de una manera automática. nunca es tarde para empezar a aprender a escuchar de una forma adecuada. Saber escuchar de una forma activa consiste en algo más que mantenerse sereno. Por otra parte. 148 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . Incluso personas inteligentes caricaturizan esta actitud de escuchar al considerarla como un gesto pasivo. hablar demasiado puede confundir. y consideramos que escuchar equivale a no dominar la situación. Un mensaje no recibido es un mensaje desperdiciado. o principalmente. Los resultados pueden su- ponerle una revolución en su comunicación con los demás: en casa. como oyente puede ser capaz de comunicarse mejor que los que están hablando. Acepte seriamente el reto y permitirá que todo su ser se implique en el proceso de la comunicación.

el Lenguaje para Saber Escuchar tiene poco que ver con el sonido real que ŽŽ‡‰ƒƒ—‡•–”‘•‘À†‘•ǤŽƒ’”ž…–‹…ƒǡ‘’‘†‡‘•–ƒ’ƒ”‘•Ž‘•‘À†‘•ϐÀ•‹…ƒ‡–‡ƒ‘•‡”“—‡”‡…—Ǧ ””ƒ‘•ƒƒŽ‰ï‡š–”ƒÓ‘•‹•–‡ƒǤƒŽ˜‘‡š…‡’…‹‘‡•ǡ…‘‘•‘Ž‘•†‡’‘”–‹•–ƒ•“—‡ŽŽ‡˜ƒ–ƒ’‘‡•’ƒ”ƒ no oír los silbidos de la multitud. El quid de la cuestión es que incluso en las entrevistas más hostiles se nos presenta la opción de simplemente hacer ruido o de aprovechar la ocasión y tener la inteligencia de escuchar para aprender algo. para escuchar debemos basarnos en este sentido de la percepción. será muy conveniente apreciar la sor- ’”‡†‡–‡…‘’Ž‡Œ‹†ƒ††‡‡•–‘•ה‰ƒ‘•–ƒ’‡“—‡Ó‘•ǡ—ƒƒ—–±–‹…ƒƒ”ƒ˜‹ŽŽƒ†‡Žƒ‹‹ƒ–—”‹œƒ…‹×Ǥ •–—†‹ƒ”•—ˆ—…‹‘ƒ‹‡–‘…‘•–‹–—›‡—ƒ†‡Žƒ•ƒ˜‡–—”ƒ•…‹‡–Àϐ‹…ƒ•›ƒƒ–׏‹…ƒž•‹–‡”‡•ƒ–‡• que se puedan imaginar. pero a largo plazo es más práctico. MUNIDAD 4 149 No cabe duda de que escuchar se considera a veces como una amenaza. se puede achacar la falta de comprensión al hecho de que el sonido no llegue tal como se pretende a su destino. Este tipo de preocupación adquiere especial importancia en el caso de sociedades enteras que se consideran enemigas. Las distracciones pueden ser o no ser la causa. Por demasiado evidente. descartaremos estas medidas. Sorprendentemente. Si no oye claramente lo que le dicen. junto con el hecho de tener una sola boca. Estamos en nuestro derecho. Suprimir el mensaje en la mente es el mecanismo preferido para hacer caso omiso de los sonidos no deseados. es lo que ha llevado a muchos a observar que deberíamos escuchar el doble de lo que hablamos. Para la mayoría de noso- –”‘•ǡŽƒ–‘Ž‡”ƒ…‹ƒ›ŽƒϐŽ‡š‹„‹Ž‹†ƒ†–‹‡‡•—•ŽÀ‹–‡•Ǣ‘•”‡•‡”˜ƒ‘•ƒ•’‡…–‘•†‡–”ƒ•…‡†‡…‹ƒ˜‹–ƒŽ para nuestra vida que no queremos exponer a ningún tipo de cambio. adopte las medidas necesarias para corregir o compensar la situación. Otro elemento básico que usted debe omitir es que tal vez su disponibilidad para escuchar no sea •—ϐ‹…‹‡–‡…‘‘’ƒ”ƒ…‘˜‡”–‹”Ž‡‡—„—‡‹–‡”Ž‘…—–‘”‡–‘†‘•Ž‘•…ƒ•‘•Ǥ‡„‡”ž‰—ƒ”†ƒ”†‹ϐÀ…‹Ž‡• momentos de silencio si con ello ayuda al que habla. . Ninguna situación es tan negativa como para que no ’‘†ƒ‘•”‡…‘‰‡”†‡‡ŽŽƒƒŽ‰‘†‡˜ƒŽ‘”›‡š–”ƒ‡”—„‡‡ϐ‹…‹‘’‡”•‘ƒŽǤƒŽ˜‡œ‘•‡ƒ–ƒ‰”ƒ–‹ϐ‹…ƒ–‡ en el momento como lanzar un insulto. No importa. ¡Pensar que es uno de los pocos órganos humanos de los que hay más de uno! Esto. Se dará cuenta de que la paciencia es un ingre- diente clave en el Lenguaje para Saber Escuchar. Muchas veces. a veces olvidamos la conexión existente entre oír y escuchar. Puesto que escuchar depende en gran manera de los oídos. Excepto en los casos en los que existe un defecto en el oído.

ǣ.

con sus sentimientos y emociones. El profesor Henry Higgins. es capaz de descubrir el lugar de nacimiento. Eliza Doolittle le explica una y otra vez que quiere ser aceptada como ser humano. Los datos se mencionan únicamente para probar la validez de las ideas. bastan unas pocas. constituyó un éxito artístico y eco- nómico. 32 La información contenida en este artículo se basa en material elaborado por el Dr. de la Universidad de Minnesota. 150 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . sin decir realmente nada. presidente de la División de Comunicación Oral. No caigas en ese defecto al escuchar. Sin embargo. Con otras. Se puede hablar con encanto y estilo. ¿a dónde lleva esa idea?” Escucha ideas. •…—…Šƒƒ–‡–ƒ‡–‡Ž‘“—‡†‹…‡Žƒ‰‡–‡ǢϐÀŒƒ–‡‡•—•’ƒŽƒ„”ƒ•ǡ‘‡•—ˆ‘”ƒ†‡‡š’”‡•ƒ”•‡Ǥ ͵Ǥ‘ƒ‘–ƒ• Ž“—‡•ƒ„‡‡•…—…Šƒ”•ƒ„‡–ƒ„‹±•‡”ϐŽ‡š‹„Ž‡Ǥƒ„‡“—‡‡Ž’”‹…‹’‹‘„ž•‹…‘†‡Žƒ”–‡†‡‡•…—…Šƒ” estriba en el reconocimiento de que cada persona es única y hay que escucharla de un modo particu- lar. a causa de este descuido. Esta historia nos sirve para subrayar una cuestión importante: la esencia de todo mensaje es el contenido. Steil. no datos. agradablemente. “My Fair Lady”. pregúntate a ti mismo: “¿Por qué me da ese dato?” “¿A dónde lleva?” “De ser cierto. nunca oye el contenido de su mensaje. Departamento de Retórica. Al escuchar. Higgins. El estilo de Žƒ•‘–ƒ•†‡„‡”‡ϐŽ‡Œƒ”‡Ž‡•–‹Ž‘†‡Ž“—‡Šƒ„Žƒǡǩ‘‡Ž†‡Ž“—‡‡•…—…ŠƒǨ Intenta captar tan pronto como sea posible la forma en que el que habla organiza sus ideas. Lyman K. el estatus social. Al escuchar debemos acostumbrarnos a buscar y centrarnos en el contenido.  32 ͳǤ•…—…Šƒ‹†‡ƒ•ǡ‘†ƒ–‘• ‘•„—‡‘•Š‹•–‘”‹ƒ†‘”‡•†‡•†‡ÓƒŽ‘•Ž‹„”‘•†‡Š‹•–‘”‹ƒ“—‡•×Ž‘ƒ…——Žƒ†ƒ–‘•Ȅ‘„”‡•†‡ reyes. No seas un mero recolector de datos. sin embargo. y adap- ta tus notas a ese estilo formal. es despreciado para siempre. por lo general se olvida de oír lo que le dicen. pero están ahí. Escucha las ideas. Las ideas son el marco de toda conversación. aunque presta atención a cómo le hablan. Se puede hablar con aire de autoridad y estar totalmente confundido. Las ideas acaso no sean fáciles de encontrar. ʹǤ˜ƒŽïƒ‡Ž…‘–‡‹†‘ǡ‘Žƒˆ‘”ƒ “Pigmalión”. Con ciertas personas es necesario tomar muchas notas. y. fechas de batallas— sin integrarlos en un marco inteligible. ¿qué demuestra?” “Y si de hecho demuestra una idea. la forma es secundaria. la ocupación y muchos otros datos de cualquier persona con sólo oírle pronunciar una frase. de George Bernard Shaw. ¡Supera los prejuicios y escucha! Quizás te alegres de haberte tomado esa molestia. Tanto en su forma original como en la versión musical. Se puede hablar toscamente y decir cosas im- portantes. es una de las grandes obras teatrales del pasado siglo. uno de los personajes principales de la obra.

Con ese falso género de concentración no se puede hacer nada. Otros necesitan mucho tiempo para exponer cada punto. los datos y los detalles son esenciales: constituyen la esencia de la cuestión. Es tener la mente abierta e interesada. ͶǤ‘…±–”ƒ–‡ El que sabe escuchar evita las distracciones. ya suprimiéndolas. su función es ayudar a comprender la idea. Estate atento a ellas. ¿Puedes decir por su actitud que se trata de un …Š‹•–‡ǫǬ“—‡‡•–ž†‹…‹‡†‘ƒŽ‰‘˜‡”†ƒ†‡”ƒ‡–‡‹’‘”–ƒ–‡’ƒ”ƒ±Žǫ•–ƒ•…‘•–‹–—›‡•‡ÓƒŽ‡•’ƒ”ƒ el que escucha. Algunos oradores son muy densos: la mayor parte de lo que dicen es importante. Y. Algunos hacen un exordio largo y lento pero. La concentración es algo que se nota. Toma nota: tomando nota se aprende a escuchar. cuando la encuentres. de ese modo. se pueden resumir largos párrafos en una simple frase. ni aprender a bailar. Escucha igual que quisieras que los demás te escucharan a ti. Es llegar pronto a la reunión (o a la conferencia. ni devolver una pelota en el tenis. ni disfrutar de una conferencia. En ocasiones. las mandíbulas prietas. En ese …ƒ•‘ǡŠƒ„”ž“—‡ƒ‘–ƒ”Ž‘•Ǥ—ƒ†‘‡ŽŒ‡ˆ‡‡•–ž†ƒ†‘‹•–”—……‹‘‡•‘—…Ž‹‡–‡‡•’‡…‹ϐ‹…ƒ…‹‘‡•ƒ…‡”Ǧ ca del trabajo que has de hacer. En verdad. ϐÀŒƒ–‡ǡ–ƒ–‘…‘‘‡•—•’ƒŽƒ„”ƒ•ǡ‡•—ƒ…–‹–—†ǤǬ•–ž†‹…‹‡†‘ƒŽ‰‘…‘‹–‡…‹×†‡Šƒ…‡”‰”ƒǦ cia? Entonces probablemente se trata de un ejemplo. tanto mejor habrás escuchado. y el que habla se dará cuenta enseguida. película. céntrate en él. Pon en él tu mente y tu atención. pero atención distendida. Cuanto mejores sean las notas. Busca la esencia de lo que dice. no dejes de atender: puede haber más. ya resistiéndose al impul- so a dejarse llevar por ellas cuando no es posible suprimirlas del todo. no entre tú y el orador. No esperes a que el que habla capte tu atención. dicen mucho en poco tiempo. los detalles constituyen el mensaje. los nudi- llos blancos de tensión. la mirada febril. el que escucha mal parece a veces que incluso provoca las distracciones. el que habla y tú lo- graréis la máxima comunicación. Fíjate en el estilo propio de cada uno. La verdadera concentración es atención. obra teatral o discurso) para conseguir un asiento desde donde puedas oír bien. Los ejemplos no es necesario recordarlos. MUNIDAD 4 151 En ocasiones. cuando entran en materia. El que escucha mal se distrae con facilidad. Concentrarse tampoco consiste en estar rígido. . para el que toma notas. Lo mismo se puede decir en el caso de las personas que hablan en público. donde los motivos de distracción queden a tus espaldas.

pero fructífera. acaso miles. interpretar la elección de términos. Intentas entonces adivinar qué ha dicho y qué va a decir…. El que sabe escuchar se pregunta si tal cosa constituye realmente un dato importante. Sé consciente de lo que te impide concentrarte. ͹Ǥ•…—…Šƒ…‘‘’–‹‹•‘ Aunque un tema parezca muy aburrido a primera vista. Es pensar en las consecuencias de lo que dice nuestro interlocutor y plantear pre- ‰—–ƒ•“—‡•‡Ž‘Šƒ‰ƒ˜‡”Ǥ•–‘†ƒƒŽ“—‡Šƒ„ŽƒŽƒ‘’‘”–—‹†ƒ††‡”‡…–‹ϐ‹…ƒ”ƒŽ‡–‡†‹†‘•›ŽŽ‡ƒ” huecos. 152 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . te habrá dejado atrás. Todos hemos tenido la experiencia de. ͸Ǥ•…—…Šƒƒ…–‹˜ƒ‡–‡ Sigmund Freud fue una de las personas que más profundamente han escuchado a los demás. todo el psicoanálisis se basa en escuchar a las personas. y lucha contra ello. alerta y vivo mientras escuchaba. oscuro. Es preguntar cuando no hemos comprendido algo y asentir con la cabeza cuando hemos comprendido. Escuchar bien es escuchar activamente. Al principio quizá parezca aburrido. tras haber sentido antipatía por una persona en un primer momento. Es repetir con palabras nuestras lo que ha dicho. Es hacer saber al interlocutor que lo estamos escuchando. em- pleando el tiempo sobrante en reunir las ideas. existen cientos de personas. Escucha activamente. la forma de hablar (y de no hablar). te re- sultará casi imposible hacerlo. si te esfuerzas por interesarte en él. de modo que el mensaje quede claro. los movimien- tos de las manos y las expresiones faciales. Lo mismo sucede con ciertos te- mas: al principio nos resultan aburridos y luego pasan a ser nuestros favoritos. Escuchar es una labor ardua. cayendo así en el fantaseo. cómo casa –ƒŽƒϐ‹”ƒ…‹×…‘–ƒŽ‘–”ƒǡ•‹–ƒŽƒ‹ˆ‡•–ƒ…‹×…‘‹…‹†‡…‘•—’”‘’‹ƒ‡š’‡”‹‡…‹ƒǥ Aprovecha de modo productivo la diferencia de velocidad entre el pensamiento y la palabra hablada. Aun cuando él se exprese con lentitud. lleno de por- menores. pero. quizá quedes sorprendido al ver el provecho que puedes sacar. Freud aprendió por sí mismo a prestar la máxima atención a todos estos detalles: quienes le vieron trabajar recordaban más tarde que se mostraba extraordinariamente atento. verla convertida después en un amigo íntimo y preciado. evaluar la fuerza y la lógica de los argumentos del que habla y responder con gestos de la cara o movimientos corporales. Sabía también que eligiendo las palabras. El que sabe escuchar aprovecha la diferencia de velocidad entre el pensamiento y la palabra. De hecho. revelamos lo más profundo de nuestros pensamientos y sentimientos. de modo que pueda comprobar si le hemos enten- dido bien. cuando trates de volver al hilo del discurso. ͷǤŽ’‡•ƒ‹‡–‘”‘’‡Žƒ„ƒ””‡”ƒ†‡Ž•‘‹†‘ ‡•ƒ‘•…—ƒ–”‘˜‡…‡•ž•”ž’‹†‘†‡Ž‘“—‡Šƒ„Žƒ‘•Ǥ•‘•‹‰‹ϐ‹…ƒ“—‡–—’‡•ƒ‹‡–‘’—‡†‡ adelantarse al que te está hablando y que después. Freud comprendió el valor curativo que tiene el hablar con alguien que nos escuche y nos com- prenda. que han hecho de él el centro de su vida.

contén los sentimientos. en las arenas movedizas de nuestra mente. MUNIDAD 4 153 Ahora bien. Para el que escucha mal. Al suponer que sabemos lo que viene a continuación. que se distrae fácilmente con cualquier …‘•ƒǡŽƒŽ‹•–ƒ†‡’ƒŽƒ„”ƒ•†‡‡•–‡‰±‡”‘‡•’”ž…–‹…ƒ‡–‡‹ϐ‹‹–ƒǤŽ“—‡‡•…—…ŠƒƒŽ’ƒ”‡…‡‡•–ƒ”ƒ la espera de la palabra errónea para perder el hilo de la conversación o distraerse del tema central de la misma. Hay palabras de este estilo que no se pueden ignorar. cuando oigas alguna de ellas en una conversación o en un discurso. empezamos a oír hablar a una persona e inmediatamente nos imaginamos que podemos completar el resto. sin esperanza de salvación.. dice que le hemos entendido mal. y seguro que tiene razón. Recuerda qué palabras provocan en ti sentimientos. aumentar su capacidad y mejorar sus logros. ͳͲǤŒ‡”…‹–ƒŽƒ‡–‡ ‘†‘••ƒ„‡‘•“—‡ǡ‡‡Ž…ƒ•‘†‡Ž–”ƒ„ƒŒ‘ϐÀ•‹…‘ǡ•×Ž‘‡†‹ƒ–‡‡Ž‡•ˆ—‡”œ‘’—‡†‡—‘…”‡…‡”ǡˆ‘”Ǧ talecerse. Lo mismo se puede decir del trabajo mental: •×Ž‘ƒ‡Œƒ†‘–‡ƒ•†‹ϐÀ…‹Ž‡•‰ƒƒ‘•…‘ϐ‹ƒœƒ‡—‡•–”ƒ•ˆƒ…—Ž–ƒ†‡•‡–ƒŽ‡•›Žƒ•†‡•ƒ””‘ŽŽƒǦ mos. . ¿por qué perder el tiempo esperando que una persona o un tema nos atraigan? Existe un medio más adecuado: hacer un esfuerzo consciente para interesarnos desde el principio. Luego. No obstante. sentimientos y recuerdos. podemos perjudicar seriamente la comprensión de lo que realmente no está diciendo nuestro inter- locutor en ese preciso momento. cen- trando la atención en las ideas esenciales. interesante y. que sabemos lo que va a decir a continuación.. Espera. Sigue a la escucha. Limpia tu mente de ideas propias y escucha las del otro. de modo que dejamos de escuchar. ͺǤ‘•ƒŽ–‡•ƒŽƒ•…‘…Ž—•‹‘‡• A veces. El nuevo tema será fácil de asimilar. Saltar a las conclusiones es un fallo común. perdemos el hilo de la conversa- ción y nos hundimos. toma nota simplemente de su presencia y sigue adelante. quién sabe. Luego. Atiende. No saltes a las conclusiones. pero siempre se puede reducir el peligro al mínimo. ͻǤƒ–±Žƒ‡–‡ƒ„‹‡”–ƒǤǤǤ…‘–±Ž‘••‡–‹‹‡–‘• Ten cuidado con las palabras que tienen carga emotiva. quizás llegue- mos a enamorarnos de él y a transmitir nuestro conocimiento a otros Escucha con optimismo. De esta manera podrás contrarrestar el potencial efecto perturbador de esas palabras. todo va de cabeza. podemos encontrarnos con que sucede algo apasionante. Si nos enfrentamos a las materias nuevas con actitud optimista. estamos convencidos de que esa persona ha dicho realmente lo que pensábamos que iba a decir. Y a partir de ahí. palabras que ponen en movimiento pensa- mientos. Mantén la mente abierta.

Pero ±•–‡›ƒ“—±Ž–‹‡‡ƒ…–‹–—†‡•ƒ”…ƒ†ƒ‡–‡†‹ˆ‡”‡–‡•ˆ”‡–‡ƒŽƒ•ƒ–‡”‹ƒ•†‹ϐÀ…‹Ž‡•ǤLa actitud es- forzada del que escucha bien le lleva a ampliar su horizonte intelectual y ampliar su capacidad de concentración. ǣ. No hay diferencia entre el nivel de inteligencia del que escucha bien y el del que escucha mal. Si. Se trata de un sentimiento embria- gador. uno de los goces del aprender. de ampliar tus horizontes. cuando se plantea una cuestión compleja. Sentimiento que sólo se puede vivir sí al escuchar acogemos con ilusión y recibimos no con temor la información compleja que nos llega. Todos hemos tenido la experiencia de cómo. perderás una gran oportunidad de aprender. lo que haces es “desconectar”. nos ha servido para comprender otros campos más complejos. de descubrir. una vez que hemos dominado un campo de conocimientos y nos hemos familiarizado con él.

sobre los sombreros. Por su inmovilidad.com/textos/cuentos/rus/chejov/tristeza. Anton. encor- vado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano. El cochero Yona está todo blanco. 33 Chejov. Es demasiado grande la diferencia entre la apacible vida rústica y la vida agitada. Su caballo está también blanco e inmóvil. por las líneas rígidas de su cuerpo. estira el cuello como un cisne y agita el látigo. sobre los hombros humanos. Han salido a la calle antes de almorzar. y. se pone en marcha. por la tiesura de palos de sus patas. Disponible en: http://www. El cochero arrea al caballo.33 La capital está envuelta en las penumbras vespertinas.ciudadseva. Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima le sacaría de su quietud. ¡Llévame a Viborgskaya! ‘ƒ•‡‡•–”‡‡…‡ǤŽ–”ƒ˜±•†‡Žƒ•’‡•–ƒÓƒ•…—„‹‡”–ƒ•†‡‹‡˜‡˜‡ƒ—‹Ž‹–ƒ”…‘‹’‡”‡ƒ„Ž‡Ǥ —¿Oyes? ¡A Viborgskaya! ¿Estás dormido? Yona le da un latigazo al caballo. sin apresurarse. La nieve cae lentamente en gruesos copos. La luz de los faroles se va haciendo más intensa. levanta las patas. Las sombras se van adensando. La tristeza. de las ciudades relumbrantes de luces. todo ruido y angustia. que se sacude la nieve del lomo. El caballo también estira el cuello. —¡Cochero! —oye de pronto Yona—. Sentado en el pescante de su trineo. pero Yona no ha ganado nada. 1885. parece. como un aparecido. ‰‹”ƒƒŽ”‡†‡†‘”†‡Ž‘•ˆƒ”‘Ž‡•‡…‡†‹†‘•ǡ•‡‡š–‹‡†‡ǡ‡ϐ‹ƒǡ„Žƒ†ƒ…ƒ’ƒǡ•‘„”‡Ž‘•–‡Œƒ†‘•ǡ•‘„”‡Ž‘• lomos de los caballos. más brillante. un caballo de dulce de los que se les …‘’”ƒƒŽ‘•…Š‹“—‹ŽŽ‘•’‘”—…‘’‡…Ǥ žŽŽƒ•‡•—‹†‘‡•—•”‡ϐŽ‡š‹‘‡•ǣ—Š‘„”‡‘—…ƒ„ƒŽŽ‘ǡ ƒ””ƒ…ƒ†‘•†‡Ž–”ƒ„ƒŒ‘…ƒ’‡•–”‡›Žƒœƒ†‘•ƒŽ‹ϐ‹‡”‘†‡—ƒ‰”ƒ…‹—†ƒ†ǡ…‘‘‘ƒ›•—…ƒ„ƒŽŽ‘ǡ están siempre entregados a tristes pensamientos. aun mirado de cerca. El ruido aumenta. Hace mucho tiempo que Yona y su caballo permanecen inmóviles. El militar toma asiento en el trineo. permanece inmóvil.htm 154 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio .

Ve un poco más aprisa.. . alentado por esta pregunta. y de un modo torpe. Se ve que quiere decir algo. —¡A la derecha! —óyese de nuevo gritar furiosamente—.. ¡Nos vas a atropellar. Ha estado tres meses en el hospital y a la postre.. ¡Una verdadera cons- piración! Yona vuelve la cabeza y abre la boca. imbécil! ¡A la derecha! —¡Vaya un cochero! —dice el militar—. deseoso de seguir la conversación. MUNIDAD 4 155 —¡Ten cuidado! —grita otro cochero invisible. De una de tantas enfermedades. Un transeúnte que tropieza con el caballo †‡‘ƒ‰”—Ó‡ƒ‡ƒœƒ†‘”Ǥ‘ƒǡ…‘ˆ—•‘ǡƒ˜‡”‰‘œƒ†‘ǡ†‡•…ƒ”‰ƒƒŽ‰—‘• Žƒ–‹‰ƒœ‘••‘„”‡‡ŽŽ‘‘ †‡Ž…ƒ„ƒŽŽ‘Ǥƒ”‡…‡ƒ–—”†‹†‘ǡƒ–‘–ƒ†‘ǡ›‹”ƒƒŽ”‡†‡†‘”…‘‘•‹ƒ…ƒ„ƒ•‡†‡†‡•’‡”–ƒ”•‡†‡—•—‡Ó‘ profundo. —¡Se diría que todo el mundo ha organizado una conspiración contra ti! —dice con tono irónico el militar—. A este paso no llegaremos nunca. pesado.. pero sus labios están como para- lizados. pero el otro ha cerra- do los ojos y no parece dispuesto a escucharle. se levanta un poco. con cólera—. y no puede pronunciar una palabra. se vuelve aún más hacia el cliente y dice: —No lo sé. ¡A la derecha! Siguen oyéndose los juramentos del cochero invisible. Todos procuran fastidiarte.. meterse entre las patas de tu caballo.. Se vuelve repetidas veces hacia su cliente. ¡Dale algún latigazo al caballo! Yona estira de nuevo el cuello como un cisne. ¡Parece que estás ciego. imbécil! —¡A ver! —dice el militar—. agita el látigo.. ¿Y de qué murió? Yona. El cliente advierte sus esfuerzos y pregunta: —¿Qué hay? Yona hace un nuevo esfuerzo y contesta con voz ahogada: Ȅƒ˜‡—•–‡†ǡ•‡Ó‘”ǤǤǤ ‡’‡”†‹†‘ƒ‹Š‹Œ‘ǤǤǤ—”‹×Žƒ•‡ƒƒ’ƒ•ƒ†ƒǤǤǤ —¿De veras?. Dios que lo ha querido..

. en marcha! —le grita el jorobado a Yona. Una hora. —¡Cochero. Ȅ›‡”ǡ›‘›ƒ•ƒ‘•„‡„‹‘•‡…ƒ•ƒ†‡—ƒ•‘˜…—ƒ–”‘„‘–‡ŽŽƒ•†‡…ƒÓƒǤ —¡Eso no es verdad! —responde el otro— Eres un embustero. pero. Si no andas más aprisa te administraré unos cuantos sopapos. ȄǩŽ•‡Ó‘”‡•–ž†‡„—‡Š—‘”ǨȄ†‹…‡‘ƒ…‘”‹•ƒˆ‘”œƒ†ƒȄǤ‹‰‘””‘ǤǤǤ —¡Bueno. dos. bueno! Arrea un poco a tu caballo. Como sólo hay dos asientos.. discuten Žƒ”‰ƒ‡–‡…—žŽ†‡Ž‘•–”‡•Šƒ†‡‹”†‡’‹‡Ǥ‘”ϐ‹•‡†‡…‹†‡“—‡˜ƒ›ƒ†‡’‹‡‡ŽŒ‘”‘„ƒ†‘Ǥ —¡Bueno. bajo y chepudo. no obstante. A este paso no llegaremos nunca. tu honor! No daría yo por él ni un céntimo.— ¡Palabra de honor! —¡Oh. Dos son altos. encorvado. De nuevo la nieve cubre su cuerpo y envuelve en un blanco cendal caballo y trineo. tropezando y jurando. A pesar de todo. ¡Qué diablo! Yona agita su látigo. se endereza... del- gados. muchacho! Me apuesto cualquier cosa a que en toda la capital no se puede encontrar un gorro más feo. ¡Qué buen humor! Ȅǩƒ‘•ǡ˜‡Œ‡•–‘”‹‘ǨȄ‰”‹–ƒ‡‘Œƒ†‘‡Ž…Š‡’—†‘ȄǤǬ—‹‡”‡•‹”ž•ƒ’”‹•ƒ‘‘ǫƒŽ‡†‡ϐ‹”‡ƒŽ gandul de tu caballo. ‘ƒǡ†‡•‡‘•‘†‡‡–ƒ„Žƒ”…‘˜‡”•ƒ…‹×ǡ˜—‡Ž˜‡Žƒ…ƒ„‡œƒǡ›ǡ‡•‡Óƒ†‘Ž‘•†‹‡–‡•ǡ”À‡ƒ–‹’Žƒ†ƒǦ mente. Los tres jóvenes. ji. colocándose a su espalda—. —¡Ji. ‘”ϐ‹ǡŽŽ‡‰ƒƒ‹„‘”‰•ƒ›ƒǤŽ…‘…Š‡”‘•‡†‡–‹‡‡ƒ–‡Žƒ…ƒ•ƒ‹†‹…ƒ†ƒǢ‡Ž…Ž‹‡–‡•‡ƒ’‡ƒǤ‘ƒ vuelve a quedarse solo con su caballo.. —Me duele la cabeza —dice uno de los jóvenes—. ¡Qué gorro llevas. ¡Nadie! ¡Ni un cliente! Mas he aquí que Yona torna a estremecerse: ve detenerse ante él a tres jóvenes. Yona se vuelve de nuevo hacia los clientes y dice: 156 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . lo que a él le importa es tener clientes. y sabes que nadie te cree. está contento. ji!. amigo. el tercero. Se estaciona ante una taberna y espera. Veinte copecs es demasiado poco. llévanos al puesto de policía! ¡Veinte copecs por los tres! Yona coge las riendas. agita todo el cuerpo. agita las manos. acepta. sentado en el pescan- te. inmóvil. En un momento que se le antoja oportuno. se acercan al trineo.. no está •‘Ž‘Ǥ‡”‹Ó‡ǡŽ‡‹•—Ž–ƒǢ’‡”‘ǡƒŽ‡‘•ǡ‘›‡˜‘…‡•Š—ƒƒ•Ǥ‘•Œ×˜‡‡•‰”‹–ƒǡŒ—”ƒǡŠƒ„Žƒ†‡ mujeres.

exclama: Ȅǩ‘”ϐ‹ǡŠ‡‘•ŽŽ‡‰ƒ†‘Ǩ Yona recibe los veinte copecs convenidos y los clientes se apean. ¿eres casado? —pregunta uno de los clientes. su fatigado corazón. ȄǬ—±Š‘”ƒ‡•ǫȄŽ‡’”‡‰—–ƒǡ‡Ž‹ϐŽ—‘Ǥ —Van a dar las diez —contesta el otro—. Les sigue con los ojos hasta que desaparecen en un portal. pero en este momento el chepu- do. Observa a la multitud que pasa por la calle. ¿Pero quieres ir más aprisa? ¡Esto es in- •‘’‘”–ƒ„Ž‡Ǩ”‡ϐ‹‡”‘‹”ƒ’‹‡Ǥ —Si quieres que vaya más aprisa dale un sopapo —le aconseja uno de sus camaradas. MUNIDAD 4 157 Ȅ›‘ǡ•‡Ó‘”‡•ǡƒ…ƒ„‘†‡’‡”†‡”ƒ‹Š‹Œ‘Ǥ—”‹×Žƒ•‡ƒƒ’ƒ•ƒ†ƒǤǤǤ —¡Todos nos hemos de morir!—contesta el chepudo—. y en lugar de cargar conmigo ha cargado con mi hijo. Te la vas a ganar si esto continúa. más cruel. Yona ve a un portero que se asoma a la puerta con un paquete y trata de entablar con él conversa- ción. Y vuelve de nuevo la cabeza para contar cómo ha muerto su hijo. más dura. viejo estafermo?—grita el chepudo—. Aléjese un poco: no debe usted permanecer delante de la puerta. pero a mí la muerte no me quiere. Torna a quedarse solo con su caballo. Se ha equivocado. La tristeza invade de nuevo. . ǡŠƒ„Žƒ†‘ƒ•ÀǡŽ‡†ƒ—’—Ó‡–ƒœ‘‡Žƒ‡•’ƒŽ†ƒǤ Ȅǩ ‹ǡŒ‹ǡŒ‹ǨȄ”À‡ǡ•‹‰ƒƒ•ǡ‘ƒȄǤǩ‹‘•Ž‡•…‘•‡”˜‡‡Ž„—‡Š—‘”ǡ•‡Ó‘”‡•Ǩ —Cochero. ȄǬ‘ǫǨ ‹ǡŒ‹ǡŒ‹Ǩǩ—±•‡Ó‘”‡•ž•ƒŽ‡‰”‡•Ǩ‘ǡ‘–‡‰‘ƒƒ†‹‡ǤǤǤ׎‘‡‡•’‡”ƒŽƒ•‡’—Ž–—”ƒǤǤǤ‹ hijo ha muerto. —¿Oyes. como buscando entre los miles de transeúntes ƒŽ‰—‹‡“—‡“—‹‡”ƒ‡•…—…Šƒ”Ž‡Ǥ‡”‘Žƒ‰‡–‡’ƒ”‡…‡–‡‡”’”‹•ƒ›’ƒ•ƒ•‹ϐ‹Œƒ”•‡‡±ŽǤ —–”‹•–‡œƒƒ…ƒ†ƒ‘‡–‘‡•ž•‹–‡•ƒǤ‘”‡ǡ‹ϐ‹‹–ƒǡ•‹’—†‹‡”ƒ•ƒŽ‹”†‡•—’‡…Š‘‹—†ƒ”Àƒ el mundo entero. lanzando un suspiro de satisfacción.

no ha ganado casi nada.. Se yergue. ¿Qué se le va a hacer. Quizá por eso — piensa— se siente tan desgraciado. compade- ciéndole! Lo mejor sería contárselo todo a cualquier mujer de su aldea.. ¿Lo sabías?. las palabras que ha pronunciado al morir. agita el látigo. contarla con todos sus detalles.. —Sí. lo que ha sufrido.. La semana pasada. Era un ˜‡”†ƒ†‡”‘ǡ—•‘„‡”„‹‘…‘…Š‡”‘Ǣ…‘‘…Àƒ•—‘ϐ‹…‹‘…‘‘’‘…‘•Ǥ‡•‰”ƒ…‹ƒ†ƒ‡–‡ǡŠƒ—‡”–‘ǤǤǤ 158 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . Yona avanza un poco. Suenan ronquidos. Quisiera hablar de ella largamente. Casi ha transcurrido una semana desde la muerte de su hijo. —¿Comes? —le dice Yona. Se viste y sale a la cuadra. Quisiera también referir cómo ha sido el entierro. irrespirable. y basta decirles dos palabras para que viertan torrentes de lágrimas. Necesita referir cómo enfermó su hijo. Se ha convenci- do de que es inútil dirigirse a la gente. Además. tan pronto. pero no ha tenido aún ocasión de hablar de ella con una persona de corazón. irresistible. El cochero no le ha hecho caso. Yona decide ir a ver a su caballo. He perdido a mi hijo. de hablar de su des- gracia. se ha tapado la cabeza con la colcha y momentos después se le oye roncar. Experimenta una necesidad imperiosa. se encorva de nuevo y se sume en sus tristes pensamientos. Pasa otra hora... se ha vuelto a acostar. En un rincón.. Soy ya demasiado viejo para ganar mucho. en una vasta y sucia habitación. Su difunto hijo ha dejado en la aldea una ‹Óƒ†‡Žƒ“—‡–ƒ„‹±“—‹•‹‡”ƒŠƒ„Žƒ”Ǥǩ‹‡‡–ƒ–ƒ•…‘•ƒ•“—‡…‘–ƒ”Ǩǩ—±‘†ƒ”Àƒ±Ž’‘”‡…‘–”ƒ” alguien que se prestase a escucharle.. —No puedo más —murmura—. El caballo. donde. Yona se arrepiente de haber vuelto. como si hubiera entendido las palabras de su viejo amo. aunque sean tontas. emprende un presuroso trote. inmóvil. La atmósfera es pesada.. a las mujeres. —¿Quieres beber? —le pregunta Yona.. es decir. muchacho? Como no hemos ganado para comprar avena hay que contentarse con heno. suspirando. mi hijo me hubiera reemplazado. Se siente muy mal y decide retirarse. El caballo. les gusta eso. ¡Qué desgracia! Pero sus palabras no han producido efecto alguno. Se rasca el seno y la cabeza y busca algo con la mirada.. A decir verdad. duermen docenas de cocheros. sacudiendo compasivamente la cabeza. yo no debía ya trabajar. acostados en el suelo o en bancos... Hay que irse a acostar. Yona exhala un suspiro. —Aquí tienes agua. come heno. un joven cochero se incorpora. dándole palmaditas en el lomo—. en el hospital.. Una hora después Yona está en su casa.

Naturalmen- te. tercer y cuarto párrafos deben incluir los resúmenes respectivos de los tres textos. que no sobrepase tres páginas –ƒƒÓ‘…ƒ”–ƒǡ…‘„ƒ•‡‡Ž‘••‹‰—‹‡–‡•Ž‹‡ƒ‹‡–‘•Ǥ Ǧ —±ƒ•’‡…–‘•†‡„‡”Àƒ‘•–‡‡”‡…—‡–ƒ’ƒ”ƒ…—ƒŽ‹ϐ‹…ƒ”—‡•–”ƒŠƒ„‹Ž‹†ƒ†…‘—‹…ƒ–‹˜ƒ de la escucha. “Lo importante del lenguaje para saber escuchar” (Arthur Robertson) y “Diez reglas del arte de escuchar” (Lyman K... ͵Ǥ Lea el instructivo “Informe de lectura” que está en este módulo.. creación de códigos propios de lectura.). glosas. . Relaciones temáticas de los textos. ͶǤ Realice un informe de lectura con base en los tres documentos.. en los párrafos de desarrollo.. donde se redondea el escrito). . Ejemplo de producto INSTRUCTIVO ͳǤ Relea de manera comprensiva los dos textos relacionados con la Escucha: “La Tristeza” (Anton Chéjov). desahoga su corazón contándoselo todo.. ʹǤ Aplique las recomendaciones para la lectura comprensiva vistas en las primeras unidades (su- brayado. resumen. se abordan los puntos dados para hacer el informe. El último párrafo debe ser de conclusión (síntesis de lo tratado. Steil). ha muerto. Yona continúa: —Sí. MUNIDAD 4 159 Tras una corta pausa. cuadros sinópticos. Por qué no escuchamos como lo deberíamos hacer. . Yona. Ǧ ’‘”–‡’‡”•‘ƒŽȋ…‘‡–ƒ”‹‘•“—‡…‘’Ž‡‡–‡›ϐ‹Œ‡—ƒ’‘•‹…‹×’‡”•‘ƒŽ…‘„ƒ•‡ en los aspectos tratados por los textos). mapas conceptua- les. sufrirías.. se contex- tualice y se presente el escrito. ¿Comprendes? Es como si tú tuvieras un hijo y se muriera. ͷǤ El primer párrafo del informe debe ser de introducción. Luego. El segundo. amigo. escuchado al cabo por un ser viviente.. donde se plantee el texto. ¿verdad? El caballo sigue comiendo heno. escucha a su viejo amo y exhala un aliento húmedo y cálido.. Ǧ ‡–ƒŒƒ•›„‡‡ϐ‹…‹‘•†‡Ž•ƒ„‡”‡•…—…Šƒ”„‹‡ǡ›’‘”‡Ž…‘–”ƒ”‹‘ǡ…‘•‡…—‡…‹ƒ•‡‰ƒ–‹˜ƒ• que pueden sobrevenir si no sabemos escuchar bien. toma de notas.

8&23URJUDPDGH3VLFRORJtD $/XLV(UQH\0RQWR\D*DOOHJR 7pFQLFDVGHOD&RPXQLFDFLyQ .QIRUPHGHOHFWXUD GHMXQLRGH 3RU'LHJR$UYH\1~xH]0DUtQ .

nos iremos per- feccionando en el arte de escuchar. Cuando sabemos escuchar discernimos fácilmente la información. necesita dedicación y perfeccionamiento. sino lo que se comunica. esto nos ayuda a ser imparciales frente a muchos temas evitando así ser arbitrarios con nosotros mismos o con los demás. Es una idea equivocada creer que el que habla tiene el control y que escuchar equivale a no domi- nar la situación. Hemos hablado de la importancia de saber escuchar y las ventajas que esto nos puede traer. tal como lo hacía Freud. no los datos que nos validan estas ideas. cuando se escucha se puede observar en el que habla sus gestos y movimientos.  El saber escuchar es una habilidad de gran importancia en la comunicación. y se puede llegar a muchas conclusiones de esa persona. un mensaje no recibido es un mensaje desperdiciado. conferencia o cualquier tipo de comunicación la esencia son las ideas. gracias al buen manejo del lenguaje de la escucha. pero realmente no hemos dedicado tiempo ni dinero al hecho de entrenarnos en el arte de escuchar que. charla. Lo importante no es lo que se dice. suprimir el mensaje en la mente es el mecanismo preferido para hacer caso omiso de los sonidos no deseados. y dejando de lado la inservible. paciencia y discerni- miento de la información realmente valiosa. ’‡•ƒ”†‡“—‡‡Ž‘À†‘‡•—ה‰ƒ‘—›’‡“—‡Ó‘ǡ‘•‡•†ƒ†‘‡…ƒ–‹†ƒ††‡†‘•ǡ‹‡–”ƒ•Žƒ „‘…ƒ‡••×Ž‘—ƒǡ†‡Ž‘“—‡•‡’—‡†‡†‡ϐ‹‹”“—‡•‡†‡„‡”Àƒ‡•…—…Šƒ”‡Ž†‘„Ž‡†‡Ž‘“—‡•‡Šƒ„ŽƒǤ Contamos con unas reglas que nos dan valiosos aportes para lograr aprender a escuchar. Existen técnicas o reglas para apren- der a escuchar. pero con esfuerzo. como toda arte. concentración. y hoy día más que nunca es importante saber escuchar debido a la intolerancia y la cantidad de información que manejamos. todo depende de cada uno ponerlas en práctica y entender que no siempre se tiene el control cuando se habla. Žϐ‹†‡ƒ†“—‹”‹”‡•–ƒ•–±…‹…ƒ•›…‘‘…‹‹‡–‘•‡‡Žž„‹–‘—‹˜‡”•‹–ƒ”‹‘‡•ƒ’Ž‹…ƒ”Žƒ•‡Žƒ•†‡Ǧ más materias y en la vida cotidiana para dar mejores rendimientos. Conocer la importancia del lenguaje para saber escuchar y las diez reglas del arte de es- cuchar nos servirán para adquirir técnicas de mejoramiento de la escucha. 160 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . ésta se requiere para alcanzar el éxito en la vida profesional y personal. Muchas veces buscamos excusas para no escuchar que no son más que mecanismos de defensa. entre ellos encontramos que en una conversación. Como estas habi- Ž‹†ƒ†‡•‘•‡Šƒ–”ƒ„ƒŒƒ†‘†‡•†‡Žƒ‹Ó‡œǡƒŽ’”‹…‹’‹‘’—‡†‡•‡”†‹ϐÀ…‹Ž‡‹…Ž—•‘’‘†‡‘• poner barreras inconscientemente. ahorrar tiempo y tener mejores relaciones interpersonales.

sea porque el interlocutor no •‡‡š’”‡•ƒ„‹‡ǡ‘‘•‰—•–ƒ‘‡•†‹ϐÀ…‹Žǡ‘•„Ž‘“—‡ƒ‘•›†‡•…‘…‡–”ƒ‘•Ǥ‹ƒ–‡•†‡…‘‡œƒ” cualquier conversación o de recibir cualquier información dejamos de lado esta predisposición se nos facilita la escucha y el entendimiento. y no nos permitimos escuchar tantas cosas que nos grita la vida. encuentra alivio contán- dole toda su historia a su caballo. ya que esto nos forma otras ideas de lo escuchado. interpretando lógicamente las ideas. MUNIDAD 4 161 Es necesario cuando escuchamos alejar los prejuicios. en ese momento parecía escucharle y darle consuelo con su actitud calmada y sus gestos. incluso escucha- mos antes de nacer. esto además nos ayuda a asimilar la información mejor y nos facilita la toma de notas. no escuchan sus gestos. también nos hablan los gestos. Cuando ponemos barreras ante un tema determinado. sólo que no nos hemos preocupado por perfeccionar este valioso arte que nos puede mejorar un sinnúmero de tareas que tenemos que hacer cotidianamente. Cuando escuchamos se debe tener la mente abierta e interesada. concentrándonos en escuchar el contenido del mensaje y no la forma de hablar. su dolor. Cuando escuchamos no nos debemos dejar llevar de nuestras experiencias. Entonces podemos concluir que escuchamos la mayor parte de nuestras vidas. vivencias o recuerdos. Muchas veces nos adelantamos a sacar conclusiones de lo que nos están diciendo y nos concen- tramos tanto en la idea que tenemos que no logramos comprender la esencia de lo que se nos habla. tal vez por su apariencia y forma de expresarse no les interesa ir más allá. aprovechando productivamente esta diferencia de velocidad del pensamiento y el habla. sólo que nos falta disciplina. así podemos aprovechar las cualidades de nuestro cerebro. pero sí se dejan llevar por prejuicios. No podemos pensar que la persona que tiene un buen nivel de escucha es más inteligente que la que no lo tiene. ya que todos tenemos las mismas capacidades. sólo debemos escuchar atentamente al que habla. que aunque no puede hablar. el cual nos permite pensar cuatro veces más rápido de lo que hablamos. movimientos y las actitudes. en sus pro- blemas. pero no se interesan en lo que le pasa. Nos damos cuenta cómo en el mundo de hoy día cada quien está inmerso en sus vidas. En la lectura “La tristeza”. En el desarrollo de su trabajo encuentra algunas personas que le oyen parte de su historia. este pobre hombre necesita desahogar su corazón y al no encontrar alguien humano con quien hacerlo. esto quiere decir que mientras escuchamos podemos ir mentalmente resumiendo. pero no encuentra quien lo escuche. desde el vientre. y el éxito de una buena escucha depende de escuchar activamente y con mente positiva. su mirada triste. ejercita- ción y actitud positiva para ampliar nuestros horizontes intelectuales. hacién- †‘‘•ž•‡ϐ‹…‹‡–‡•ǡ’”‘†—…–‹˜‘•‡‹…Ž—•‘ž•Š—ƒ‘•Ǥ . se observa cómo Yona en todas sus formas trata de expresar la gran tristeza que le ha causado la muerte de su hijo. que con seguridad no van a ser las que se quieran transmitir en el momento. Ya antes se había mencionado que no sólo se escucha con los oídos. debemos captar la atención del que habla.

‹„Ž‹‘‰”ƒϐÀƒ Chejov. 4. 10-12. Lyman K. Anton. Si somos capaces de discernir la información y concentrar la atención en lo realmente impor- tante estaremos más ubicados y enfocados en nuestras tareas diarias dando un mejor rendimiento. mapas conceptuales. por el afán de dar respuesta y cumplimiento a todo. en: Temas Gerenciales Escogidos: Saber escuchar. Págs. En conclusión. que no sobrepase tres páginas –ƒƒÓ‘…ƒ”–ƒǡƒ’ƒ”–‹”†‡Ž‘••‹‰—‹‡–‡•Ž‹‡ƒ‹‡–‘•Ǥ 162 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . Disponible en: http://www.com/textos/cuentos/ rus/chejov/tristeza. 3. Aplica las recomendaciones para la lectura comprensiva vistas en las primeras unidades (subra- yado. “Lo importante del lenguaje para saber escuchar”. 1990. toma de notas.. creación de códigos propios de lectura. Lee el instructivo “Informe de lectura” que está en este módulo. donde la información que recibimos es tanta que muchas veces no logramos procesarla y por ello incumplimos o hacemos las cosas como no son. glosas. Departamento †‡‡–×”‹…ƒǡ†‡Žƒ‹˜‡”•‹†ƒ††‡‹‡•‘–ƒ›ƒ•‡•‘”‡•’‡…‹ƒŽ†‡’‡””›Ǥ‹ž•†ƒ–‘•„‹„Ž‹‘‰”žϐ‹…‘•Ǥ Producto: Ejercicio práctico Instrucciones básicas INSTRUCTIVO ͳǤ‡Ž‡‡†‡ƒ‡”ƒ…‘’”‡•‹˜ƒŽ‘•†‘•–‡š–‘•”‡Žƒ…‹‘ƒ†‘•…‘Žƒ‡•…”‹–—”ƒǣDz•…”‹„‹”ǡ—‘ϐ‹…‹‘ †‡–‡ƒ…‡•dz†‡—…›‡ŒÀƒȋ“—‡‡…‘–”ƒ”ž•ƒ…‘–‹—ƒ…‹×Ȍǡ›Dz׎‘Ž‘†‹ϐÀ…‹Ž‡•‡•–‹—Žƒ–‡dzǡ†‡ ‡”Ǧ nando Vásquez Rodríguez (que leíste en la anterior unidad y del cual ya debiste realizar un mapa conceptual). Realiza un informe de lectura con base en los dos documentos. Arthur. Steil. “La tristeza”. resumen. la idea es perfeccionar nuestra escucha con estas reglas y este lenguaje de la comu- nicación. etc. Pensemos en la gran importancia que tiene saber escuchar en un mundo que nos exige cada día más. 1885. Consulta: 31 de mayo de 2010 Robertson. para aplicarlas en todas las materias que estamos viendo actualmente y que veremos en el transcurso de nuestra carrera y nuestro diario vivir.). La información contenida en este artículo se basa en material elaborado por el autor. cuadros sinópticos. “Diez reglas del arte de escuchar”. presidente de la División de Comunicación Oral.ciudadseva. 2.

El segundo y tercer párrafos deben incluir los resúmenes respectivos de ambos textos. Este criterio lo da la profundidad con la que se lee el texto y la atención que haya puesto en la lectura. El primer párrafo del informe debe ser de introducción. Debe haber construcción. se abordan los puntos dados para hacer el infor- me. El último párrafo debe ser de conclusión (síntesis de lo tratado. ͺǤ‡…—‡”†‡“—‡–‘†‘‹ˆ‘”‡†‡„‡‡•–ƒ”ƒ…‘’ƒÓƒ†‘†‡Ž‘•”‡•’‡…–‹˜‘•†ƒ–‘•„‹„Ž‹‘‰”žϐ‹…‘•†‡ los textos. debe tener estructura argumentativa (no basta sólo con describir o exponer las temáticas). . . 7. Luego. comenzar con la pauta que cree más indicada y. relacionar los puntos de manera armónica y lógica). ¿En qué consiste. generalización y supresión. Insistimos: los anteriores son sólo los puntos que guían el proceso de elaboración del informe de lectura. ¿Cuál es la conexión que debería existir entre la lectura y el dominio del lenguaje. en los párrafos de desarrollo. No es responder los interrogantes. El tipo de informe de lectura que se pide para este caso es de carácter analítico e interpretativo. No es un resumen. . . Es realizar un texto cohesionado que tiene como base unos puntos establecidos con anterioridad (los puntos anteriores). MUNIDAD 4 163 Ǧ Ǭ‘”“—±†‹…‡ƒ„‘•–‡š–‘•“—‡Žƒ‡•…”‹–—”ƒ‡•—ƒ–ƒ”‡ƒDz†‹ϐÀ…‹Ždz›“—‡’‘”‡•‘•‡…‘Ǧ ˜‹‡”–‡‡—Dz‘ϐ‹…‹‘†‡–‡ƒ…‡•dzǫ .No necesariamente desarrolla los postulados dados para el informe de una manera se cuencial. donde se plantee el texto. . 6. se contextua- lice y se presente el escrito. donde se redondea el escrito). es decir. Por eso se necesita cierta dosis de criterio para su redacción. y para ello. Tampoco es redactar el informe siguiendo linealmente el desarrollo de los interrogantes dados (usted debe ordenar el escri- to. Un informe de lectura no es contestar secamente unas preguntas. 9. es hacer un texto lógico y coherente (dividido por pá- rrafos con sentido completo) en el que dé cuenta de los anteriores puntos. 5. Usted podrá comenzar y terminar con el que desea. pero se vale de él. en últimas. en todo caso. Se debe hacer con nuestras propias palabras. la inspiración (según ambas lecturas)? . Recuerde: . Recomendaciones metodológicas y conceptuales para la escritura de textos (que dan am- bas lecturas). según los dos textos? Ǧ ’‘”–‡’‡”•‘ƒŽȋ…‘‡–ƒ”‹‘•“—‡…‘’Ž‡‡–‡›ϐ‹Œ‡—ƒ’‘•‹…‹×’‡”•‘ƒŽ…‘„ƒ•‡ en los aspectos tratados por los textos). Evitar copiar frases literales.

Texto base para el ejercicio .

.

ǤǤǤ .

.

Cuestión de más o menos sed o de suerte con las mujeres. En: El Colombiano (dominical). Por esta razón eran nueve las musas. tampoco es el resultado de una orden. Las otras dos se dedicaban a la danza —la cual era inspirada por Terpsícore—. palabras y recursos que permitan ufanarse de ser versiones nuevas de Cervantes o posibles candidatos a un premio literario. por atribuírsele el orden.. esa mujer resulta. Redactar puede ser una tortura Si escribir no es el fruto de un soplo. A Clío le correspondía la historia. 164 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio .. que cuidado con las comas. ese al que en el diccionario mencionan como “plagio”.Dzdz34 Escribir en épocas remotas era. puede ser de una página” para quedarse frío. un trabajo facilísimo. Hoy. habitaban ellas en fuentes o ríos consagrados a su culto y adonde poetas y adivinos concu- rrían con la seguridad de recibir con la bebida. que así era como se las llamaba. y que mucho ojo con ese “vil asesinato literario”. para muchos. se le consideraba también inspirador de músicos y poetas. a Talía la comedia. a Polimnia el himno. que la letra sea legible. Son 22 renglones. dirían unos cuantos. La expresión literaria se vio favorecida con la ayuda de siete de estas musas.. Medellín. por Urania. según parece. reconocía que en su caso particular. a Erato la poesía erótica. ah. No es cuestión de quedarse a la espera de que llegue y por arte de magia se resulte con temas. constancia y miramientos. la cuestión no es tan fácil como lo narran las leyendas. 25 de agosto de 1994. el aseo. el escritor se limitaba a ser un escribiente cuyo único ‘ϐ‹…‹‘‡”ƒ…‘’‹ƒ”Ž‘“—‡Dz‘–”ƒ•dzŽ‡†‹…–ƒ„ƒǡ›‡”‡ϐ‹‡”‘ƒ‘–”ƒ•’‘”“—‡‡Ž‹•‘ ‘‡”‘ǡƒ“—‹‡•‡ le atribuyen La Ilíada y La Odisea. el soplo inspirador que les permitía ser consagrados por sus famosas obras. a Melpómene la tragedia. y es por eso que a ˜‡…‡•›‰”ƒ…‹ƒ•ƒƒŽ‰—‘•’”‘ˆ‡•‘”‡•†‡•’ƒÓ‘Žǡ”‡†ƒ…–ƒ”•‡˜—‡Ž˜‡—ƒ–‘”–—”ƒǡ’—‡•„ƒ•–ƒ“—‡‡Ž profesor diga “redacten una composición no muy larga. ¿Y ahora sobre qué escribo? ¿Cómo lo hago? ¿Y cómo dar gusto al “profe” que además nos dice . esquiva y traicionera: exige tiempo. y sin embargo igual podrían ser 1. los puntos y las mayúsculas. a Euterpe la poesía lírica. y la astronomía. 34 Barrera A. y explicaba además que para cada expresión del canto en general había una dama protectora. Lucy. Las nueve eran regidas por el dios Apolo a quien. y aunque se siga atribuyendo a la inspiración un sexo femenino. y a Calíope la poesía épica. que no olviden las márgenes y espacios. tan sólo eso. puesto que el agua y la mujer estaban asociadas al poder creador de la palabra. el orden lógico y el título. Si esto era así. la inspiración tenía cuerpo de mujer. el equilibrio y la belleza de las formas propias de la creación artística. ‹Œƒ•†‡‡—•ǡ’ƒ†”‡†‡–‘†‘•Ž‘•†‹‘•‡•ǡ›†‡‡‘•‹ƒǡ…‘•‹†‡”ƒ†ƒŽƒ’‡”•‘‹ϐ‹…ƒ…‹×†‡Žƒ memoria.000 o 50.

siempre nos aportan ya que en ellos se encuentra ”‡‰‹•–”ƒ†ƒŽƒ’”‡•‡…‹ƒ†‡ŽŠ‘„”‡ƒŽ‘Žƒ”‰‘†‡Ž‘•–‹‡’‘•Ǥ•‹Ž‡‡”‘‡••—ϐ‹…‹‡–‡ǡŽƒ”‡ˆ‡”‡…‹ƒ ‘”ƒŽ•‡’—‡†‡‹‰—ƒŽƒ”‡‹’‘”–ƒ…‹ƒƒ…—ƒŽ“—‹‡”‡Ž‡‡–‘„‹„Ž‹‘‰”žϐ‹…‘Ǥ‡•–ƒ–”ƒ†‹…‹×‡•–žŽƒ‡Ǧ moria del pueblo. El mundo en que vivimos nos proporciona innumerables fuentes de inspiración. y muchos otros que paralizan nuestra mente dejándola tan en blanco como la misma página. Al leer a otros tal vez se encuentre que el tema resulta conocido: “Yo hubiera podido escribir sobre eso” nos decimos. es andar con espíritu de fotógrafo. Sin lugar a dudas las leyendas y los cuentos infantiles han contribuido a que creamos que Ž‘”‡ƒŽ…ƒ”‡…‡†‡‹’‘”–ƒ…‹ƒ›“—‡‡Ž–‡ƒŠƒ›“—‡„—•…ƒ”Ž‘‡‘–”‘—†‘ǡƒ“—‡Ž†‡ϐ‹…Ǧ ción. y es que el tema. entonces hay que hacer un esfuerzo y salir del recurso tan usado de escribir sobre por qué no nos ‰—•–ƒ‡•…”‹„‹”‘’‘”“—±‡•“—‡‡‡ˆ—”‡…‡“—‡’”‡–‡†ƒ“—‡‡…Žƒ•‡†‡•’ƒÓ‘Ž•‡ƒ‘•–‘†‘• ‡•…”‹–‘”‡•Ǥǩ—±†‹ϐÀ…‹Ž”‡•—Ž–ƒ‡•…”‹„‹”ƒŽ‰‘‹’‘”–ƒ–‡ǡŠƒ…‡”Ž‘‡—ƒŠ‘”ƒ›ƒ†‡ž•…—’Ž‹‡†‘ tantas normas! Todos hemos padecido esta angustia de estar ante una hoja en blanco y tener que llenarla. o más modernamente robots. todos sabemos del terror que producen las palabras: son tantas. Pensamos entonces que es en ese mundo fantástico. En una palabra. brujas. que se siente. pues los libros. Sirve el leer cuanto caiga en nuestras manos. “El papel aguanta todo” nos decimos. tan nuestras. las leyendas y todo aquello que conforme su verdadera historia. Y si el mundo exterior no nos inspira por lo …‘ï›…‘–‹†‹ƒ‘ǡ…‘‹”ƒ”Šƒ…‹ƒƒ†‡–”‘‡••—ϐ‹…‹‡–‡Ǣƒ—•…—Ž–ƒ‘•‡ŽƒŽƒǡ”ƒ…‹‘ƒŽ‹œƒ”—‡•–”‘• propios sentimientos y así dejarles ver a otros aquello que se piensa. . tan conocidas y sin embargo ǩ–ƒ†‹ϐÀ…‹Ž‡•†‡‘”‰ƒ‹œƒ”Ǩ‘”‡Ž•—•–‘›Žƒ…‘„ƒ”†Àƒ“—‡‘•’”‘†—…‡ǡ•‡…Žƒ—†‹…ƒ•‹†ƒ””‡•’—‡•–ƒƒ interrogantes como: ¿De dónde brotan la creatividad y la imaginación? ¿Cómo lograr que las palabras ”‡’”‘†—œ…ƒƒ“—‡ŽŽ‘“—‡•‡’‹‡•ƒǫǬ‡”‡•…”‹–‘”•—’‘‡ŽŽ‡˜ƒ”—ƒ˜‹†ƒ„‘Š‡‹ƒǡ†‹ϐÀ…‹Žǡƒ–‘”‡Ǧ tada?.. atento siempre a registrar la realidad con ángulos y técnicas distintas. y por lo tanto puede ser tomado como un testimonio de cuanto somos y sabemos. escrito está. motivo o asunto literario está ahí. basta con agu- zar los sentidos. Es cuestión de atrever- se. de fantasía. sus mitos. en donde la vida se transforma de manera tal que apenas conserva un leve contacto con la realidad. buenos o malos. por tanto no hay afán y cualquier cosa nos sirve. Pero inmediatamente se recuerda que lo que está escrito. analizar los hechos cotidianos. seres extraterrestres y naves espaciales. princesas encantadas. y si además hay nota. observar las criaturas racionales o irracionales. a nuestro alcance. una que otra frase de esas que nos parecen literarias. de mirar con envidia a aquel amigo al que con burla llaman “el poeta” por la facilidad que tiene para hilvanar historias y soltar. así como al descuido. El mundo de los otros es igualmente rico en experiencias y de él también podemos valernos. poblado de duendes. Ǭא†‡‡•–ž‡Ž–‡ƒǫ Hay tanto de qué escribir y sin embargo en el momento preciso no se nos ocurre nada. MUNIDAD 4 165 Es el momento de la angustia. o simplemente detallar el paisaje. pues nadie puede decir tranquilamente que si no escribe es por falta de “algo” en qué inspirarse. donde se encuentra el verdadero motivo literario..

El diario de campo: instrumento en el trabajo educativo.. la forma particular de presentarlo. 2002. 2000. . Medellín ƒ”‰ƒ• ”ƒ…‘ǡŽˆ‘•‘ǡʹͲͲ͹ǡ•…”‹„‹”‡Žƒ—‹˜‡”•‹†ƒ†ǣ”‡ϐŽ‡š‹‘‡•›‡•–”ƒ–‡‰‹ƒ••‘„”‡‡Ž’”‘…‡•‘†‡ composición escrita de textos académicos. Como apoyar la participación activa en la lectura de textos expositivos.. 2001. Vol. 18-25 Perelman. pp. a veces no se escribe. producto de la nada”. Dora Inés. pp. Lectura y vida: Revista Latinoamericana de Lectura. pp. 03.. Cali: Universidad del Valle 166 Mediador de lecto-escritura y técnicas de estudio . dic. 04. Donna M. No. ‡ϐ‹‹–‹˜ƒ‡–‡ ‡• ‘ϐ‹…‹‘ †‡ Dz–‡ƒ…‡•dzǤ ƒ› “—‡ ’‘‡”Ž‡ …‘”ƒœ× › ‡•ˆ—‡”œ‘Ǥ ‘ ‡• ’ƒ”ƒ –‘–‘•ǡ ’‡”‡œ‘•‘•ǡˆƒŽ–‘•†‡‡•‘Óƒ…‹×‘†‡‡–—•‹ƒ•‘Ǣ•‡‡…‡•‹–ƒŽƒ’ƒ•‹×…”‡ƒ†‘”ƒ“—‡Ž‘…‘˜‹‡”–ƒ‡ ‘ϐ‹…‹‘˜‹–ƒŽǡ’”‘Ž‘‰ƒ…‹×†‡Ž›‘›‡Žƒ‡Œ‘”ƒ‡”ƒ†‡‡š’”‡•ƒ”•‡Ǥ Bibliografía complementaria Alzate Yepes. 2001.1. Guía para informes académicos. En Lectura y vida: Revista Latinoamericana de Lectura. 22. No. 06. jun. Flora. En: Enunciación (Bogotá). pues se está en constante búsqueda de aquello que creemos es “creación pura. dic. 35-43 ƒ•–ƒÓ‘ ƒ”…Àƒǡ ‘”‰‡–ǤŽŽǡʹͲͲͺǡ˜ƒŽ—ƒ…‹×‡‡Žƒ—Žƒǣ†‡Ž…‘–”‘ŽƒŽƒ…‘’”‡•‹×ǡ‘‰‘–žǣŽ…ƒŽǦ día de Bogotá —‰‘ ‘œžŽ‡œǡ”ƒ†‘ǡʹͲͲ͹ǡ‘’”‡•‹×›’”‘†—……‹×†‡–‡š–‘•…‹‡–Àϐ‹…‘•ǡǦͳǡ‡†Ǥǡ‘‰‘–žǣ‹Ǧ versidad Distrital Francisco José de Caldas Ogle. En La Gaceta Didáctica (Medellín). 32-45 Pérez Suarez. ed. No. Textos argumentativos: su producción en el aula. 2000. Por eso. (Buenos Aires). 11-13 Calderón. 02.. 2001. Sobre textos académicos.. pero sea cual fuere la fuente de inspiración —y aunque se recu- ””‡ƒŽ–‡ƒž•‡š×–‹…‘›‡š–”ƒÓ‘Ȅǡ‡•’‘•‹„Ž‡“—‡’”‘–‘•‡†‡•…—„”ƒ“—‡‘Šƒ›—–‡ƒ‹±†‹–‘ǡ intocado. Juan Manuel. y que lo realmente importante es el estilo. sept. 2001 pp. Vol. No. (Buenos Aires). 2002. Teresita. 22. 2001.