Está en la página 1de 23

Cuadernos del

Qhapaq Ñan
Año 3, número 3, 2015

Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3, N° 3, 2015 / issn 2309-804X 1

Ministra de Cultura del Perú
Diana Alvarez-Calderón Gallo

Viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales
Juan Pablo de la Puente Brunke

Coordinador General del Proyecto Qhapaq Ñan – Sede Nacional
Giancarlo Marcone Flores

Ministerio de Cultura del Perú
Proyecto Qhapaq Ñan
Avenida Javier Prado Este 2465, San Borja, Lima 41
Teléfono: (511) 618 9393 / anexo 2320
Email: qhapaqnan@cultura.gob.pe
www.cultura.gob.pe

Cuadernos del Qhapaq Ñan
Tercera edición: Lima, junio de 2015
Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú N° 2013-15203
ISSN: 2309-804x

Editores

Giancarlo Marcone Flores
Sergio Barraza Lescano

Edición adjunta
Fiorella Rojas Respaldiza

Comité editorial
Elizabeth Arkush / University of Pittsburgh, Estados Unidos
Octavio Fernández Carrasco / Ministerio de Cultura, Proyecto Qhapaq Ñan – Sede Cusco, Perú
Peter Kaulicke Roermann / Pontificia Universidad Católica del Perú, Perú
John R. Topic / Trent University, Canadá 

Diseño y diagramación
Lorena Mujica Rubio

Impresión
Nombre de la imprenta: Burcon Impresores y Derivados SAC.
Dirección: Calle Francisco Lazo 1924 - Lince / Telf.: 470 0123

Fotografía de carátula
Vista del río Cañete y su comarca dominados desde el sitio arqueológico Ungará
(foto: José Luis Matos Muñasqui)

un asentamiento de 150 hectáreas ubicado en la cuenca baja del río Cañete.. Middle Horizon * Stanford University / Pontificia Universidad Católica del Perú. by focusing on the practices that characterized their daily lives. daily practices. arqueología de Cañete. Cañete Valley archaeology. We will present a preliminary analysis on the sequence of occupation of a series of buildings located in the Southeast Plain as well as in the Southeast Ravine. use contexts. En este sentido. Este trabajo prioriza la relación entre el espacio construido. 2015 / issn 2309-804X Cerro de Oro: un análisis preliminar de la secuencia de ocupación Francesca Fernandini Parodi* Resumen Este trabajo pretende delinear la vida del grupo de personas que habitó Cerro de Oro. N° 3. se presentará un análisis preliminar de la secuencia de uso de una serie de edificios ubicados en la Planicie Sureste así como en la Quebrada Sureste. Palabras clave Secuencia de ocupación.Cuadernos del Qhapaq Ñan Año 3. centrándose en las prácticas que caracterizaron su vida diaria.C. Horizonte Medio Cerro de Oro: A preliminary analysis of the sequence of occupation Abstract This study will delineate the life of the group of people who lived at Cerro de Oro. los contextos de uso y los objetos utilizados para así poder establecer comparaciones entre el uso de estos dos sectores a lo largo del tiempo. E-mail: francescafernandini@hotmail.com 26 .D.. use contexts and the things people used in order to establish comparisons between these sectors throughout time. entre los años 500 a 1000 d. between 500-1000 A. a 150 hectares settlement located in the lower Cañete valley. prácticas diarias. This work emphasizes the relation between the built environment. contextos de uso. Keywords Sequence of occupation.

luego una serie de que van cambiando en base a las circunstancias.Fernandini Parodi Cerro de Oro. centrándose en las prácticas que caracteri- palmente en las evidencias asociadas a la ocupación Cerro zaron su vida diaria. el mapeo de las estructuras Cerro de Oro. se presentará un de Oro y en las construcciones intrusivas wari.). reutilizados.) y finalmente una ocupación tardía. se racterizada por tres poblaciones aparentemente distin- debe observar el pasado como un proceso contingente tas (foto 1). los contextos de uso y los objetos que utilizaron. Vista aérea de Cerro de Oro con ubicación de áreas de investigación de los proyectos PACO y PIACO Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. de la sociedad guarco-inca.C. 26-46 Introducción rallas así como de un complejo sistema de canales. 2015 / issn 2309-804X 27 . Este trabajo pretende delinear la vida del grupo de per. Inicialmente se ha registrado la ocupación y heterogéneo que internaliza una serie de disposiciones Cerro de Oro (circa 500-800 d. presentaremos un avance preliminar de los estuvo densamente poblado y rodeado de grandes mu.C. Estas in- análisis preliminar de la secuencia de uso de una serie de vestigaciones estuvieron compuestas por una prospección edificios. priorizando la relación entre el espacio cons- intrasitio orientada a caracterizar la arquitectura presente en truido. Las excavaciones llevadas a cabo en el sitio por el Proyec- Los edificios donde la gente vive y los objetos que usan to Arqueológico Cerro de Oro (PACO 2012 y PACO son adaptados. un gran asentamiento prehispánico que y una serie de excavaciones en el Sector Sureste del asen- sobrepasa las 150 hectáreas. La proveniente de estas investigaciones continúan en proce- evidencia en superficie revela que dicho asentamiento so de estudio. Para en- han revelado una compleja secuencia de ocupación ca- tender estos cambios en el uso de espacios y objetos. decisio- construcciones intrusivas asociadas a la sociedad wari nes y fenómenos del día a día. menos estudiada. resultados del análisis contextual y cerámico. Foto 1. A pesar de que los materiales y la información un promontorio rocoso en el valle bajo de Cañete. los diferentes sectores del sitio. cambiados. se encuentra ubicado sobre tamiento. pp. reemplazados y 2013) y las investigaciones del PIACO (Ruales 2000) desechados conforme va pasando el tiempo. N° 3. en este sentido. (circa 850-950 D.C. sonas que habitó Cerro de Oro entre los años 500 a Las investigaciones del PACO se han focalizado princi- 1000 d.

reflejado en la construcción de múltiples conjuntos ar- Las investigaciones realizadas por el PACO y aquellas quitectónicos que abarcan gran parte del promontorio. efectuadas previamente por Julio César Tello (1925. principalmente en la Zona Sur. El entrelazado de estos en Burger 2009). Cerro de Oro con estructuras visibles en superficie trazadas 28 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3.Las investigaciones experimentó un crecimiento demográfico importante. Louis Stumer conjuntos arquitectónicos. del Horizonte Medio la población del asentamiento Figura 1. 2015 / issn 2309-804X . N° 3. junto con corredores y posi- (1971) y Mario Ruales (2000) han revelado que entre bles accesos enmarcados por grandes murallas. Alfred Kroeber (1937). dibujan fines del período Intermedio Temprano y comienzos un plano semi-urbano para Cerro de Oro (figura 1).

El ne- Colores morado oscuro. forma de maní y patas. 26-46 Asociado a este periodo destaca un particular reperto. Cuenco carneado. asimismo. cabe resaltar que las decoraciones Tabla 1. negro. La mayoría de las pulidas y bruñidas. tal como su nombre indica. cuchara.) (600/650 a 800 cal d. que en algunos casos tiene paredes asume que estas últimas fueron empleadas para colar carenadas (Ángeles 2009). vasijas de forma cónica o redondeada (entre 20 como con algunas reminiscencias Lima Tardío. pp.Fernandini Parodi Cerro de Oro. cántaro. 2015 / issn 2309-804X 29 . coladores. Cuadro que muestra la nomenclatura estilística utilizada por el PACO para describir la cerámica de Cerro de Oro Cerro de Oro Geométrico Cerro de Oro Figurativo (550 a 600/650 cal d. olla. reperesen. el cual fue analizado por Dorothy Men. la presencia describe dicho estilo como “ecléctico” con influencias de cántaros con decoraciones simples y el uso de cola- nasca. el blanco. Dentro y 50 centímetros de altura) provistas de hoyos en todo de las formas destaca un cuenco de paredes bajas con el cuerpo (Menzel 1964). rojo. plato.C. plasman principalmente en este tipo de cuencos (tabla zel (1964) para definir el estilo Cerro de Oro. así dores. El negro se gro se utiliza para delinear. fotos 2a y 2b). En menor utiliza para delinear. cuencia de ocupación. ser de pelo crema verdoso y morado oscuro radiante). crema verdoso y crema verdoso y morado oscuro. chakipampa y nievería e incluso cajamarca. observamos el rojo y el naranja cantidad observamos el rojo La pasta que caracteriza esta cerámica es muy Predomina la pasta compacta con Pasta compacta y con muy pocas inclusiones (10-25%) pocas inclusiones (5-10%) Las superficies son alisadas Las superficies son alisadas y vemos y en algunos casos bruñidas mayor cantidad de superfices Tratamiento de superficie o pulidas.C. N° 3. se o sin base pedestal. (animal con joroba. inseto con Decoración tadas en blanco. Todas las piezas decoradas presentan piezas decoradas presentan engobe engobe en rojo o crema verdoso Ejemplos Foto 2a Foto 2b Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. Formas cántaro olla. El PACO ha denominado a aunque no se tiene información clara sobre qué sustan- estas piezas “cuencos Cerro de Oro” (cuencos CDO) cia podría haber sido colada o si aquella fue su función debido a su continua presencia a lo largo de toda la se. vaso lira Motivos geométricos y Motivos antropomorfos y zoomorfos figuras abstractas. motivos geométricos Para la decoración se utiliza Para la decoración se utiliza el blanco. En menor cantidad. Menzel destaca. Menzel 1. vaso cuchara. plato. real (figura 2).) Cuenco carenado. que reflejan los cambios en el estilo Cerro de Oro se rio cerámico.

Fragmentería cerámica Cerro de Oro Figurativo 30 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. 2015 / issn 2309-804X . Fragmentería cerámica Cerro de Oro Geométrico Foto 2b. N° 3. Foto 2a.

26-46 Figura 2. así como en las excavaciones exploratorias realizadas en la Que- brada Sureste (figura 3b). N° 3. Plano que muestra las unidades de excavación en las estructuras 1 y 2 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. pp. Figura 3a. Distintos modelos de coladores El presente estudio presentará los resultados de las ex- cavaciones realizadas por el PACO concentrándose en la secuencia de ocupación del Sector Sureste del sitio. Para comprender esta secuencia de ocupación se incluirá un análisis de la secuencia constructiva. 2015 / issn 2309-804X 31 . la cual ha sido definida en cinco ocupaciones distintas. correlacionando las características de uso de espacios y los cambios en la cultura material. principalmente en la cerámica.Fernandini Parodi Cerro de Oro. Para dicho fin se presentarán los resultados obtenidos en las unidades de excavación practicadas en las estructuras 1 y 2 (figura 3a) ubicadas en la Planicie Sureste.

Esta ocupación ha sido fe- Foto 3a.C. sin embargo. rectangulares de tamaños variados y una plaza.. 2015 / issn 2309-804X . De La transición entre la Ocupación I y la Ocupación IIa se estos cuartos se excavaron dos parcialmente (A y C) observa por una capa delgada de ceniza que se registra y uno completamente (G). La cerámica revelado una secuencia constructiva bastante com. La distri. tanto en el Cuarto A como en el Cuarto G (foto 4). da- tando su construcción entre los años 690 a 735 cal d. Plano que muestra la ubicación de la Quebrada apreciación de esta estructura.C. La transición entre la Ocupación IIa y IIb se encuentra marcada por un momento de quema registrado en el Cuarto A y en el Cuarto G. dicha estructura se caracteriza por presentar muros de aproximadamente 1 a 1. como cuencos y. Las ocupación. El hecho de haber dejado sin desmontar ciertas estructuras de ocupaciones posteriores limita la Figura 3b. 32 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. Du- El análisis de la superposición de muros y pisos de rante la Ocupación IIa se define el uso del espacio que uso en las tres unidades de excavación (A. directamente La Estructura 1 se caracteriza por una serie de mu. cerámica ha sido designada como “Cerro de Oro Local” nes intrusivas que componen la Ocupación IV (fotos y se caracteriza por la ausencia de diseños foráneos. mientras que el 34% se ve se expondrán los restos materiales asociados a cada integrado por vasijas para almacenar como cántaros. Vista de la Unidad o Cuarto C La secuencia se inicia con la Ocupación I asociada a la roca madre. si bien en el presente estudio tidad. Es sijas para servir y comer. Este primer momento ha sido fechado para los años 525 a 635 cal d.50 metros de alto. en menor can- oportuno recalcar que. claramente asociados a pisos de barro mediante revoques de enlucidos continuos entre la pared y el piso. Los espacios asociados a este primer momento de ocupación dentro de la estructura varían entre pequeños y medianos. que esta no supera los 30 centímetros y que fue clausura- da por un evento de quema que sella la ocupación. Esta (del I al III) fueron disturbadas por las construccio. se observa Sureste con respecto a las estructuras 1 y 2. se sabe que gran parte de las ocupaciones ollas representaron únicamente el 4% de la muestra. N° 3. C y G) ha continuará hasta el fin de la Ocupación III. platos y plato-cucharas. Las evidencias de bución interna de la Estructura 1 presenta 11 cuartos esta ocupación en la Estructura 1 son bastante limitadas. La cerámica registrada ros bien definidos que delinean espacios interiores para esta ocupación está compuesta exclusivamente por articulados en base a accesos y corredores. en base a restos orgánicos mezclados con una Estructura 1 capa de arena registrados en el Cuarto G. ollas y vasijas abiertas de pasta burda. de esta fase se encuentra conformada por un 35% de va- pleja dividida en cinco momentos de ocupación. par- 3a y b). Vista aérea de la Unidad o Cuarto A chada en base a restos orgánicos obtenidos de parte del material constructivo de un muro en el Cuarto C. Foto 3b. ticularmente de los estilos Nasca y Chakipampa. debajo del momento de quema. La construcción de la Es- tructura 1 se realizó luego del sello.

N° 3. pp. la Ocupación I y la Ocupación III transcurrieron entre principalmente nasca. 26-46 Foto 4. Cabe destacar que asociados a transcurrido entre la Ocupación II y III fue bastante este momento se observa la aparición de diseños corto. Finalmente. prin. En el Recinto 3 fueron registradas semillas de maíz. 100 y 150 años. el 24% se vio integrado por de este piso permite datarlo para los años 670 a 775 vasijas para almacenar. Un fechado obtenido de la base cipalmente cuencos. en el Recinto 5 se registraron evi. revelando una clara contemporaneidad con las representado por ollas. En esta ocupación vemos construcciones ubicadas debajo de este mismo piso en la aparición de los coladores que componen el la Unidad C. A manera de clausura. principalmente relaciona- das con el almacenamiento y quema (preparación/ deshecho) de alimentos. presentes posiblemente debido a los alimentos que en algún momento se depositaron ahí. Evento de quema en el Cuarto A La mayor cantidad de los recintos asociados a la Ocupación IIb se registró en el Cuarto G (foto 5). 2015 / issn 2309-804X 33 . nos de la Estructura 1. delación arquitectónica asociada a un piso bien logrado Por otro lado.. mientras que el 3% estuvo cal d. los cinco recintos registrados en este cuarto presen- tan funciones domésticas. La cerámica asociada a este momen- Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. proponemos que el tiempo 24% de la muestra. Asimismo. mientras que en el Recinto 4 se encontró una gran cantidad de restos Foto 5.Fernandini Parodi Cerro de Oro. además de un ave de rapiña debajo de esta. se obtiene como resultado que entre figurativos asociados a representaciones foráneas. vemos una continuidad en la com. dentro del recinto 2 se registró una cesta elaborada en base a fibra orgánica y cabe- llo humano. A partir de ello. La Ocupación IIIa estuvo caracterizada por una remo- dencias de quema de material malacológico. El Recinto 1 exhibió evi- dencias de quema continua mientras que el Recin- to 2 fue posiblemente utilizado como depósito.C. El 46% de la muestra estuvo una serie de muros que ampliaron los espacios inter- compuesta por vasijas para servir y comer. estos recintos exhiben claramente la construcción de formas y función. Vista aérea del Cuarto G óseos de roedores. que ha podido ser correlacionado en los cuartos A y posición del repertorio cerámico en cuanto a C. por lo que se cree que pudo haber sido em- pleado como depósito de granos.

5 CDO” se mantiene. 6b y 6c) fue fueron cortados para la construcción de una serie una estructura con techo a dos aguas e ingreso rectangular. Cuenta con tres nichos un 5% de ollas. C y ne la presencia de diseños geométricos y figurativos G. un 2% de ollas. con influencias nasca así como la introducción de di.5 centímetros de ancho y 15 centí- nasca y chakipampa. de recintos intrusivos durante la Ocupación IV. nichos de tamaños regulares y ampliación de la Ocupación IIIa asociada a un nuevo pisos de barro endurecido. Los nichos laterales tienen en promedio 12. pre- La Ocupación IIIb presenta características similares sentan un acabado constructivo de alto nivel. Foto 6a. entrada. un ingreso hacia el este y la utilización de adobes de gran tamaño para su construcción. Las paredes del recinto funerario estilo Chakipampa. Vista frontal del Recinto Intrusivo A 34 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3.C. ya que se observan huellas de dedos. con un 47% de vasijas para comer/ Su acceso fue clausurado parcialmente con un muro de servir. Estos recintos comparten una serie de características. En base a las excavaciones en los cuartos A. se observa que las deco. 26. con paredes a la Ocupación IIIa ya que se caracteriza por una enlucidas de manera pareja. metros de profundidad. En cuanto a decoraciones. se mantie. Esta ocupación ha sido fe. cada uno ubicado en una de raciones plasmadas principalmente en los “cuencos las paredes. sur y oeste). Esta ocupación se observa claramente en las tres unidades de exca. rectangulares en su interior. La mide 90 centímetros de ancho. El Recinto Intrusivo A (fotos 6a.to confirma el patrón observado para las ocupaciones La ocupación IV corresponde a un evento intrusivo que previas con un 57% de vasijas para servir/comer. usando las manos. N° 3. El enlucido habría sido aplicado habría sido más larga que la Ocupación IIIa. 35% para almacenar. A pesar de las similitudes entre estos recintos intrusivos. dos de ellas ubicadas chada para los años 770 a 900 cal d. así como algunas decoraciones presentan enlucido color blanco y. Ha sido imposible registrar la arquitectura cada uno presenta particularidades propias y será descrito interna asociada a estas ocupaciones ya que sus pisos por separado. como la presencia de nichos en tres de sus paredes (nor- seños chakipampa. el nicho central es de ción registra la presencia de cerámica importada de proporciones menores. un corta las ocupaciones anteriores para construir una serie 31% de vasijas para almacenar. de la cerámica. En base a este en las uniones de la pared central con las paredes laterales fechado. a la cantidad de cerámica registrada y a la y una baja del vértice creado por el techo a dos aguas que secuencia de pisos. sin embargo. además. en la pared opuesta a la asociadas al Lima Tardío. te. un 9% de coladores y de recintos. 2015 / issn 2309-804X . Asimismo. piso de barro bastante bien logrado. C y G se han podido definir los recintos intrusivos A. se observan tres líneas rojas. se asume que la Ocupación IIIb llega hasta el nicho central. Cabe destacar que esta ocupa. alrededor de 140 centíme- cerámica registrada revela una continuidad en el uso tros de alto y tiene una profundidad de 150 centímetros. presentando una clara influencia centímetros de alto. un 9% de coladores y adobes de 80 centímetros de alto. vación.

este contexto funerario simple ha sido interpretado como una ofrenda al individuo enterrado en el Recinto Intru- sivo A. pudo observarse que el recinto co- rrespondía a una estructura funeraria que contenía un fardo y doscientos artefactos asociados. el fardo fue reconstruido y relle- nado con tierra. Vista interna del Recinto Intrusivo A huesos pequeños tienden a desprenderse. en prensa). 2015 / issn 2309-804X 35 . Además. usualmente. se presume que la extracción habría tenido lugar duran- te el periodo prehispánico. carpos. De otro lado. acompañado de todos los otros artefactos registrados en el recinto. es el de ma- yor tamaño (foto 7). este contexto ha sido asociado con la práctica wari de enterrar far- dos funerarios sobre huacas o asentamientos en desuso ubicados en la costa centro y sur (Fernandini y Alexan- drino. Muchos de estos. los Foto 6b. Vista de contexto funerario registrado dentro del por los muros de las ocupaciones IIIa y IIIb. Su ubicación estuvo enmarcada Foto 6c. existen indicios de que al momento del enterramiento este fardo contó con una peluca pro- vista de trenzas de más de 80 centímetros de largo. todos extraídos cuan- do el individuo fue removido del contexto. una práctica poco común en la época colonial y republicana. durante el pro- ceso de descomposición y secamiento de la piel. de 5 por 7 metros. N° 3. Al igual Recinto Intrusivo A Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. El Recinto Intrusivo C. tarsos. Al final de este proceso. el individuo depositado al interior del fardo fue removido. Asimismo. etcétera) fue en- contrado en el contexto. El individuo habría sido extraído poco tiempo des- pués de ocurrido su entierro. incluido un feto de niño. probablemente retirado también antes de re- mover al individuo. falanges. en algún momento cercano al proceso de enterramiento. según pudo de- tectarse durante la reconstrucción llevada a cabo en el laboratorio. 26-46 Tras la excavación. pp. fue registrado un taparrabo con probables evidencias de uso. Tomando en consideración sus características estilísticas. habían sido depositados al interior de pequeñas canasta confeccio- nadas de junco. Al momento de su excavación. una vez extraído el individuo. considerando el extremo cuidado con que se reconstruyó el fardo y el hecho de que los textiles y demás artefactos fueran dejados intactos. un turbante y una “cara falsa”.Fernandini Parodi Cerro de Oro.g. dado que ningún hueso menor (v. formales y su materia prima. el fardo (rellenado úni- camente con tierra) fue encontrado colocado sobre un petate de junco con decoraciones en L. El desenfar- delamiento y el análisis del contexto en el laboratorio revelaron que. Cabe resaltar el hallazgo de un niño de entre 5 y 7 años de edad envuelto en un tejido lla- no que fue colocado frente al ingreso del recinto.

por lo que no se ha podido distin- guir con seguridad. IIa. tapices (Rosa María Varillas. en Cerro de Oro del hallazgo de evidencias correspon- dientes al Horizonte Medio 2. Resulta extraño que un recinto tan elaborado fuera en. A partir de la evidencia registrada. el Recinto Intrusivo G (4. Por otro lado. por lo que se asume que la Ocupación IV habría sido un even- to más que una ocupación. los cuartos A y C fueron remodelados y se cons- Dentro de este recinto se registraron una serie de herra. es posible que al extraerse el cuerpo del fardo del funerarios u otros elementos no registrados. solo se observó tierra suelta y poco ma- La Ocupación IV ha sido fechada para los años 860 terial cultural sin contexto. a manera de ofrenda. posiblemente para depositar fardos vo A. durante la Ocupación IIb. se efectuó además una ampliación del zado a estos materiales revela un alto grado tecnológico área (Ocupación IIIb).que el Recinto Intrusivo A. contemporaneidad entre los recintos intrusivos G y A. facilitando el acceso al recinto. Comunicación personal. se procede a construir la Estructura 1 caracterizan este cuarto. se propone que esta ocupación habría tenido una corta contrado vacío. Vista del Recinto Intrusivo C y algunos hallazgos tura 1 es bastante consistente dentro de cada una de efectuados en su interior las unidades excavadas. N° 3. siguiendo el uso de espacios establecido en esta poniéndose y rompiendo los distintos depósitos que ocupación.70 me. la cerámica registrada en esta ocupación parece estar bastante mezclada con aquella de la Ocupación IV.90 por 3. Al igual que los recintos intru. se procedió a en la Estructura 1 (foto 5). No se tie- Recinto A se hubiera removido todo el contenido del ne registro en ninguna investigación previa efectuada Recinto Intrusivo C. 2015 / issn 2309-804X . Es posible que estas cons- trucciones se hayan utilizado para almacenar alimentos de manera temporal por poblaciones del Intermedio Tardío. en base a un fechado obtenido de res- hilandera. además de un acceso en la pa. la Ocu- pación V. un hacha de cobre macizo y una bolsa textil tos orgánicos ubicados al interior de uno de los nichos con piedras bezoares y granos de maíz halladas frente del Recinto Intrusivo C. Los tapices se encuentran íntimamente ligados a además con dos nichos en cada pared y tres gradas que la tradición Wari costeña. Durante toda la Ocupación 36 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. al frente del acceso se registró la pre- realizadas al interior del recinto permitieron registrar sencia de un camélido joven. por lo que se propone que este pudo duración e involucró exclusivamente la construcción de haber contenido un contexto similar al Recinto Intrusi. super. este presenta paredes y piso en la manufactura.. Cuenta 2014). ción IIIa). destacando la presencia de múltiples enlucido. Se cree que una espada de a 985 cal d. cesar alimentos. la secuencia constructiva de la Estruc- Foto 7. contexto funerario. posiblemente depositado algunos troncos utilizados probablemente para el techo. lo cual es consistente con los al ingreso del recinto podrían haber sido depositadas a objetos wari del Horizonte Medio 2 registrados en el manera de ofrenda. ceso hacia el este sellado por adobes pequeños. lo que refuerza la hipótesis de se proyectan desde la superficie hasta la base del ingre. recintos intrusivos. una construcción en base a adobones y un ac. El análisis textil reali. so. algunos muros de red este y un nicho en cada una de las paredes restantes. En esta época el Cuarto sivos A y C. Las excavaciones Adicionalmente. Este recinto se encuentra utilizar y delimitar el espacio durante la Ocupación ubicado exactamente en el centro del Cuarto G. se propone una última ocupación. Posteriormente. tampoco se ha registrado cerámica asociada a este momento constructivo. Tras colocarse este sello. caracterizada por la presencia de construc- ciones ligeras de una hilera de adobes de ancho por una o dos hileras de alto. fue construido con adobones y presenta G habría sido utilizado como depósito y para pro- paredes y piso enlucidos.C. truyeron una serie de pisos de ocupación (Ocupa- mientas y múltiples restos textiles. Finalmente. aparte de estos. En general. Esta secuencia se inicia con una breve ocupación que tuvo lugar sobre la roca Finalmente. madre (Ocupación I) y fue sellada con un evento tros) fue el más pequeño de este tipo de construcciones de quema.

grosor. En a definir cuatro1 ocupaciones distintas (fotos 9a. pp. pero que no invierten en la construcción dentro de las paredes del complejo. consistentes con las ocupaciones registradas en otra exterior dentro de la misma estructura. nos de hasta 40 centímetros de espesor entre uno La Estructura 2 parece estar dividida en dos gran. IIIa y IIIb se diferencian rededor de 3 metros de altura por 30 a 120 centíme- por tener remodelaciones en las paredes internas de tros de ancho. Luego se construyó un piso de barro cambio tanto en el plano arquitectónico como en compacto de aproximadamente 3 a 5 centímetros de las decoraciones presentes en el material cerámico. Aparentemente. han contribuido siete cuartos. se veía constituido por como el material cultural registrado. 26-46 III el Cuarto G mantuvo su utilidad como área de Dentro de esta estructura se ubicaron tres unidades almacenamiento. contextos y estratigrafía. Dicho uso puede ser observado en los pisos de ocupación y los muros temporales que se super- Esta estructura fue mucho más grande que la Es- ponen cambiando de orientación y distribución. de excavación (B. En este sentido. 2. E). En base a la evidencia registrada. vas. el ros con siete capas estratigráficas (Superficie a F). sin embargo. de arquitectura permanente (Ocupación V). para así poder entender los espacios dentro vir o comer. cabe Oeste Superior) y 25 metros (Este-Oeste Inferior). encontrándose correlacionados con distintos des sectores por un muro de 1. 3 y 4 (foto 8). se propone que Para la Zona Sur o exterior. Intruyendo todas las ocupaciones de arquitectura asociada a estos muros perimetrales.20 metros de ancho momentos de uso. y otro. 20 metros (Este- tura. Estos muros cam- definición de los cambios en la cultura material y en bian ligeramente de orientación y presentan relle- la actividad constructiva. las unidades excavadas se observaron evidencias de actividad humana directamente sobre la roca madre. habría tenido menos divi- definir esta secuencia de uso. estas fueron establecidas C y G) la composición de las formas cerámicas fue tomando en cuenta su relación con las esquinas entre bastante estable. Norte 1. N° 3. a que presenta una clara asociación entre arquitec- 55 metros (Norte-Sur Derecha). anteriores. se utilizará principal- siones internas y espacios ocupados. D. 9b y este sentido. En los tres cuartos excavados (A. han sido designados como Muro con orientación Oeste-Este. recalcar la superposición de muros presentes en el Debido a la ausencia de construcciones intrusivas en perfil norte de dicha unidad. la Estructura 1. IIb. esta se inicia con la pre- las tres ocupaciones iniciales habrían sido sucesi- paración de una capa de material orgánico y barro. particularmente en los recin- tónico. La asociación de estos mu- tegrado por una plaza y un gran espacio abierto. particularmente en la Unidad B. Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. algunos posiblemente techados. Tras las excavaciones. por su parte. El Sector Sur estaría in.Fernandini Parodi Cerro de Oro. La de los cuartos. En este sentido. 1 La Ocupación IV no se ha registrado en la Estructura 2. Sus muros pe- mente la evidencia registrada en la Unidad B. Finalmente se registra la construcción de Unidad E y la ausencia de arquitectura en superficie pequeños recintos que utilizan la arquitectura previa se propone que la Zona Sur fue un espacio abierto como base. la quema entre las ocupacio- la cual fue colocada sobre la roca madre a manera de nes I y II tiene la intención de sellar y marcar un relleno-base. debido rimetrales miden 50 metros (Norte-Sur Izquierda). se pudo defi- presencia de ollas fue mínima (siempre por debajo nir la secuencia de uso de la Estructura 2. predominando las vasijas para ser. donde se registraron esta estructura. seguidas por vasijas para almacenar. 2015 / issn 2309-804X 37 . muros. sobre este piso se dispusieron paredes de al- Las ocupaciones IIa. es posible proponer una zona interior y 9c). lo observado en la ción IV). así Sector Norte. en todas del 5% de la muestra). En el Sector Norte o “interior” se registró una ma- yor actividad constructiva y una serie de contextos Estructura 2 de uso. En la Zona Sur no se registró ningún tipo tos del Cuarto G. esto se ve en el uso sucesivo de los espacios o estructurales que definieron el complejo arquitec- en las tres unidades. se construye una serie de recintos que únicamente algunas superficies de uso que coinci- destruyen gran parte de las superficies de uso y ar- dieron con los pisos de ocupación registrados en la quitectura de las ocupaciones precedentes (Ocupa- Zona Norte. Estas paredes de grandes dimensiones la Estructura y en la creación de nuevos pisos de han sido reconocidas como las paredes perimetrales uso. los cuatro muros superpuestos colocados desde la roca hallazgos aquí realizados se prestan para una mejor madre hasta la superficie actual. Para tructura 1.

Foto 8. 2015 / issn 2309-804X . Tabla que describe las ocupaciones registradas en las estructuras 1 y 2 Ocupación Cronología cerámica Capa estratigráfica Descripción Fechados Fin Horizonte Medio/ V Superficie Arquitectura simple y temporal Intermedio Tardío 860 a 985 IV Horizonte Medio 2 Recintos intrusivos cal AD1.C.03 Pisos con paredes enlucidas/ Cerro de Oro 775 a 815 cal AD IIIb A Recintos. que junto tablecer su naturaleza. ubican entre los 605-615 d. asociadas a muro rosado Cerro de Oro Pisos con paredes enlucidas/ IIIa Figurativo/Chakipampa B/C 670 a 775 cal AD Recintos Importado IIb Cerro de Oro Figurativo D Construcción de estructuras 1 y 2 690 a 735 cal AD IIa Se define el uso del espacio. Tabla 2. El material cultural este sector del asentamiento Cerro de Oro. Uno de estos es el Muro Norte con el fechado 525-635 cal d. el primero de la secuencia de muros superpuestos tructura 1. representan la ocupación más temprana de en el perfil norte de la Unidad B. Remodelaciones de Figurativo/Lima/¿Loro? 770 a 900 cal AD muros. no se ha podido es. Secuencia de ocupación vista en perfil estratigráfico norte La Ocupación I empieza directamente sobre la Capa asociado a esta capa presenta cerámica no diagnóstica F (roca madre) con la construcción de dos muros con de carácter doméstico (ollas con ceniza) así como ma- dirección Este-Oeste que forman una especie de co. Debido a que estos muros superan las dimen. Los fechados obteni- rredor. registrado en la Es- 1. dos de material orgánico asociado a esta ocupación la siones de la unidad de excavación. N° 3.C. difer- Cerro de Oro Geométrico E 580 a 650 cal AD enciación entre interior y exterior 525 a 635 cal AD I ¿Doméstico? F Ocupación inicial sobre roca madre 605 a 615 cal AD 38 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. terial orgánico y malacológico. (cal 2 sigma).

únicamente con tros de relleno. Foto 9a. Ocupaciones IIa y IIb Foto 9c. se separa por aproximadamente unos 15 a 20 centíme- mente aplanada y bastante limpia. podemos ver que en promedio cada piso endurecido y presentaron una superficie intencional. La secuencia de pisos de esta ocupación es bas- formados por una capa de 3 centímetros de barro tante regular. 26-46 Directamente encima de la cabecera de estos muros restos de cerámica. 2015 / issn 2309-804X 39 . Estos pisos estuvieron piso. La mayor parte del material regis- ta por cuatro pisos o superficies de uso asociadas al trado en esta capa proviene de los rellenos entre cada Muro Norte 2 (perfil norte). Ocupaciones III y V Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. N° 3. Ocupación I señalada por recuadros Foto 9b.Fernandini Parodi Cerro de Oro. la cual estuvo compues. malacológicos y orgánicos incrus- se registró la Ocupación IIa. tados en el barro. pp.

en el habría sido utilizado para almacenar y procesar alimentos y. algunos con engobe en crema y otros Recinto 1. cuencia de ocupación que establece la distribución espacial La pasta de estos cuencos fue bastante compacta y con de las estructuras previa a la construcción de estas. banquete o fiesta en la que se utilizaron y descartaron llena con arena y dos circulares. a lo largo de toda la ocupa. el Recinto 2. Dentro del Recinto 1 se registraron dría significar que este sello estuvo relacionado a algún tres improntas de vasija: una de forma rectangular re. de Oro”. Luego de esta primera ocupación. La Zona Este no registró arquitectura. registró principalmente oscuro y. ción IIb. Es posible proponer. estilo híbrido y a la construcción de grandes complejos mente doméstica y grandes cantidades de restos orgáni. en menor grado. Es posible que este cambio estuviera cos. Kroeber 1937. el material cerámico asociado a la Ocupación La Ocupación I revela una ocupación previa a la construc- IIa está compuesto en un 70% por vasijas para servir/ ción de la Estructura 2. po- ción Cerro de Oro. cántaros y algunos “cuencos con menos frecuencia. tra ampliamente difundida a lo largo del sitio (Fernandini tos de “cuencos CDO”. Esta combinación decorativa se encuen- para realizar un análisis comparativo entre los fragmen. Este contexto puede ser tomado como ñada a partir de la reutilización de la cabecera del muro un indicador de la importante transición que marcaría el de la Ocupación I. la Zona Este II y el corre- ción de la pasta de este tipo de vasijas. formaliza el espacio utilizado durante la Ocupación IIa tos. como el Recinto 2. para cocinar. En el lado oeste del corredor se registró una pe- 40 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. Dicha distribución se man. Posteriormente. realizada sobre la roca madre. En general. Durante la Ocupa- tos minerales con un alto contenido de titanio. Análisis preliminares realizados distribución espacial incluye la ambientación de nuevos con SEM registran la presencia de titanio en la composi. Esta muy pocas inclusiones. que abarca el espacio del Recinto do principalmente en la elaboración del color morado 1 aunque un poco más pequeño. arquitectónicos. la cual se encuentra asociada a la Ocupación II. 2015 / issn 2309-804X . Estos abandono de un estilo cerámico local para dar paso a un hallazgos. La Ocupación IIa representa un momento clave en la se- cos presentan variabilidad en el alto de sus paredes. entonces. sumados a la presencia de cerámica principal. al momento de quema que sella la Ocupación IIa. espacios. 2013.La distribución de espacios en la Ocupación IIa incluye la gran cantidad de vasijas para servir estuvieran con- el Recinto 1 y la Zona Este. Asimismo. Dentro de este recinto grandes cantidades de “cuencos CDO” con decoracio- también se registra una pequeña estructura circular dise. maliza la utilización de estos espacios. Sin embargo. Este fechado se esta ocupación. nes geométricas. por lo que proponemos que entre la Ocupa- de todas las capas subsiguientes que presentan cerámica ción I y la construcción de las estructuras 1 y 2 (durante la con decoraciones figurativas y elementos foráneos aso. ción figurativa con claras influencias nasca. el 19% corresponde a vasijas para almacenar y I de la Estructura 1. La Zona Este II (que abar- Resulta interesante que la mayor parte de la cerámica para ca parte de la Zona Este) registró principalmente “cuencos almacenar (70%) y cocinar (100%) fuera encontrada en el CDO” y cántaros. con ligeros cambios. la construcción de la Estructura 2 parece mando parte del relleno entre los pisos. centradas en la Zona Este y asociadas particularmente tiene. En base a fechados obtenidos de este “sello”. N° 3. Estos cuen. se ubica este bios decorativos más diagnósticos. les. se observa que las decoraciones en estos traslapa con el de los restos orgánicos obtenidos sobre la cuencos son exclusivamente geométricas. que el Recinto 1 sin engobe y con decoraciones simples. Adicionalmente. corredor se encontraron ollas. entre otras vasijas. dor.C. ta interesante que aparezca por primera vez asociada a la construcción de esta estructura. para el color negro. Por otro lado. se ha registrado la cons- vasijas para servir/comer fueron encontradas en la Zona trucción de los muros perimetrales que componen la Es- Este. Ruales 2000) por lo cual resul- secuencia de ocupación. Además. utiliza. principalmente estar asociada a un importante cambio en el repertorio en aquel colocado entre el último piso y un evento de cerámico caracterizado por la introducción de decora- quema que divide la Ocupación IIa de la Ocupación IIb. Estas “cuencos CDO” con decoración en morado oscuro sobre características altamente diagnósticas han sido utilizadas crema verdoso. la gran mayoría (80%) de las del evento de quema que la sella. el hecho que CDO”. sugieren que el Recinto 1 pudo haber sido utilizado asociado a la decisión de construir la Estructura 2. ciados a los estilos Nasca y/o Chakipampa. que para el almacenamiento y/o procesamiento de alimen. Dentro de esta categoría destaca el “cuenco Cerro tructura 2. a diferencia roca madre. y el 9% a ollas. que coincidiría con la Ocupación comer. la Ocupación IIb se caracteriza por el estudio de pigmentos realizado a través del análisis de la construcción de la Estructura 2 donde se delimita y for- fluorescencia de rayos X (XRF) revela el uso de elemen. de toda la 2012. sin embargo mediante la construcción de grandes paredes estructura- si presentó una gran cantidad de material cerámico for. Particularmente para momento entre los años 580-650 cal d. Ocupación II) existió un lapso de tiempo reducido. que es el soporte donde se registran los cam.

destaca la con- encontrada en las ocupaciones IIa y IIb son muy simila. compuestos por una capa de Las excavaciones en el Recinto 3 revelaron un área de que- 3 centímetros de barro endurecido. Esta continuidad estaría indicando que. los espacios como en los recintos 1 y 2 y las zonas Este y Este II. Destaca la presencia del uso de engobe cos CDO” decorados con motivos nasca y chakipampa. así como cántaros con diseños tos espacios. un 19% de vasijas para almacenar y un 4% de ollas. La cerámica asociada a la segunda ocupación enlucido blanco cuya cabecera empieza con el primer piso presentó también grandes cantidades de “cuencos CDO”. proveniente de esta ocupación. de esta ocupación y cuya base se asocia al cuarto piso. muy compacta en el relleno constructivo de la pared que divide el Recinto y con pocas inclusiones. en la zona de quema localizada hacia el sur de acumulación de agua en la Zona Este III y la presencia de la Zona Este II se halló una gran cantidad de bases de del área de quema apuntan a una ausencia de techo en es- vasijas para servir/comer. Particular- maíz. en el color de la pasta (naranja). estos estuvieron conformados por tierra apisonada y Ocupación IIb la gran mayoría de estos cuencos se registró presentaron bastantes artefactos sobre su superficie y en en la Zona Este. sino estrictamente chakipampa). aunque de menor vasijas para servir-comer representaron un 64%. aumenta la cantidad de coladores en distintos nación bastante recurrente a lo largo de las excavaciones tamaños. en el acabado de superfi- El comienzo de la Ocupación IIIa es marcado por una re. La cantidad de cerámica recinto con los recintos de las ocupaciones. de estilo Chakipampa. asimismo. mente en la Zona Este II. El Recinto 3 presentó de lis y el pastelillo o pez raya (stingray). La pasta es una serie de fragmentos foráneos. que fueron replicados en la cerámica Cerro de Oro figura- cinto 3) que. semillas. mientras que los coladores También se encontró un 2% de coladores. Asociados a la super. Al comparar este por primera vez en el registro. se superpone a los recintos tiva. Al igual que en la Ocupación IIa este con. que parece formar parte de la de haber estado vacía esta estructura es muy parecida a las arquitectura que define el Cuarto B.Fernandini Parodi Cerro de Oro. La cerámica chakipampa importada tos revela una continuidad en la presencia de titanio en los difiere de la cerámica de estilo Cerro de Oro Figurativo pigmentos oscuros. 30% del corpus cerámico de la ocupación. crema-verdoso con decoraciones moradas. como el animal jorobado (humped-back animal). material orgá- como la introducción de diseños figurativos con una clara nico y malacológico. la flor 1 y 2. similar a la registrada en la Ocupación IIa. a grandes rasgos. fragmentos chakipampa presentan los principales motivos visión del espacio entre Este (Zona Este III) y Oeste (Re. entre otros. Asimismo. se registra la boca de una estructu- geométricos. durante la III. Esta zona de quema estuvo directamente ra rectangular en cuyo interior se registró un mate. para almacenar un 27% y las ollas un 7%. Ruales 2001). se observa también una clara recurrencia en el uso de y almacenamiento de alimentos. 38% de vasijas para almacenar. No se registra- dad en el alto de sus lados (entre 3 y 4 centímetros de alto). consecutivos. estructuras funerarias registradas en distintos sectores de ficie de este muro se registraron cuatro pisos de ocupación Cerro de Oro (Fernandini 2013. registró un 38% de vasijas para servir/comer así como un mer. principalmente en el morado. Finalmente. mientras que la evidencia Por último. estas superficies de ocupación Este recinto registró también el 70% del material cerámico presentaron un evento de quema menor entre piso y piso. y las zonas Este I y Este II. La cerámica en la Zona Este III representó el texto ha sido relacionado con el desecho de restos asocia. el relleno entre piso y ma con una gran cantidad de restos de comida. pp. En este espacio destacan los “cuen- influencia nasca. Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. las vasijas magnitud. pero motivos híbridos. tinuidad en la utilización del espacio para el procesamiento res. Dentro de este corpus se Esta ocupación registró un 74% de vasijas para servir/co. e introduce por abundante material orgánico que podría corresponder a primera vez los vasos lira (foto 10). Esta ocupación estuvo compuesta por cuatro actividades realizadas en el Cuarto B no parecen haber sido pisos de ocupación. Estos reduciéndolos. Esta remodelación se ve en una nueva di. A diferencia de los pisos registrados en las ocupaciones II y Siguiendo lo observado en la Ocupación IIa. estos cuencos presentaron una menor variabili. así como una mano de moler. A pesar asociada al Muro Norte 3. 3 de la Zona Este III. de este 30% las dos a una serie de festines o banquetes. ron coladores. 26-46 queña canaleta que habría sido utilizada para drenar agua. N° 3. muy limpios. las ra blanca. a pesar La Zona Este III estuvo formada por el muro del Recinto del gran cambio en la decoración cerámica así como en la 3 y el Muro Norte 2. este último con enlucido y pintu- construcción de las paredes que forman la Estructura 2. corontas de piso fue de aproximadamente 10 centímetros. directamente asociados al muro con afectadas. que aparecen representaron un 9% y las ollas un 4%. Adicionalmente. cie (muy pulida) y los detalles iconográficos (no presentan modelación menor que reutiliza los mismos espacios. 2015 / issn 2309-804X 41 . los rellenos. esta ocupación registra también y recolecciones de superficie en todo el sitio. el análisis de pigmen. una combi. La mayor cantidad de cerámica se registró La decoración registrada presentó diseños geométricos así en un área de quema con abundante ceniza. los restos de un techo colapsado.

Asimismo. Resulta inte- cia de aproximadamente 150 y 200 años entre la fecha resante. se propone que durante este período la ocupa- realizado a las pastas de estos fragmentos muestra que ción fue continua. Recinto 3 ubica esta ocupación entre 775-815 cal d. pode. fueron ligeramente menos compactas y las inclusiones Al contrastar estos fechados con las evidencias halla. Esta ocupación presenta algunos cambios en la deco- Al comparar este fechado con los presentados para las ración cerámica. y especímenes foráneos probablemente traídos riores. la Ocupación III presenta evidencias físi. el centaje es bastante menor que en las ocupaciones ante. La Ocupación IIIb estuvo asociada al Muro Norte 4 y al muro estructural presente en el perfil oeste. que a pesar de registrar elementos en la que se inició la Ocupación II (con la construcción foráneos esta ocupación presenta la mayor cantidad de de la Estructura 2) y la del fin de la Ocupación III. la das en el material cerámico de esta ocupación. 2015 / issn 2309-804X . colador. sin embargo. servir/comer todavía predominan con un 45%. 42 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. principalmente en la incorporación de ocupaciones I y II. Fragmentos de vasos lira (Chakipampa) Al analizar la cerámica registrada para toda la Ocupa. te.C. composición de los pigmentos oscuros mantiene un mos proponer que mientras que la Ocupación II recibió alto contenido de titanio. lo que demuestra una clara influencias foráneas y presentó una presencia mínima continuidad desde la primera ocupación. y mantiene Un fechado obtenido del posible techo que cubría el el uso de los espacios definidos para la Ocupación IIIa. presenta una serie de elementos interesantes en cuan- ción IIIa se observa que a pesar de que las vasijas para to al círculo de producción e importación de cerámica. su por. almacenar (38%). N° 3.Foto 10. Asi- “cuencos CDO” de todas las ocupaciones. comparado con el 19% registrado en las Ocupaciones I y II. Por otro lado. Adicionalmen- de coladores. los análisis realizados a los fragmentos identificados cas de elementos producidos fuera de Cerro de Oro así como foráneos muestran pigmentos con composicio- como un incremento en la presencia de los coladores. donde destaca principalmente la ausencia Es decir que la transición entre las ocupaciones II y III de titanio en los colores oscuros. El análisis mismo. incrementaron en tamaño y cantidad. nes distintas. se entiende que existió una diferen- algunos fragmentos con influencias Loro. marcado por la introducción de una nueva forma. hay un incremento en las vasijas para desde el sur.

así como los datos obteni- ollas y espacios de quema en las estructuras 1 y 2.50 cia de ocupación registrada en capas más tempranas.C. que difiere ampliamente la Estructura 2. se dispusieron unida. mas sobre las técnicas de construcción y superposición de no chakipampa. Esta capa parece hecho de material orgánico con barro sobre el que se estar asociada a un momento tardío distinto a la secuen.5 a 3 metros por debajo de la superficie actual. N° 3. pp. los contextos antes descritos. en prensa). demos observar que en todos los espacios investigados la sente una manera de organizar el espacio que separa ocupación comienza en la roca madre a aproximadamente los complejos arquitectónicos de las áreas de menor 2. el carácter exploratorio de estas excavaciones mitada. con poca decoración. po- zona de quebrada. El análisis del contenido de este contex- revelaron una serie de plataformas que restringían el to reveló que los restos fueron depositados como parte paso conforme se iba ascendiendo hacia la zona alta del de un mismo evento. los años 525-900 cal d. y 2. La secuencia comienza con un relleno de la cerámica de estilo Cerro de Oro.. registradas en la Estructura 2. Asimismo. Estos hallazgos revelan que los espacios registrados en esta quebrada difieren ampliamente de los observados en las estructuras 1 y 2. 2015 / issn 2309-804X 43 . a 3 metros de altura actualmente mientras que el de- rrumbe asociado a estas revela que tuvieron una altura mayor en el pasado. Las técnicas de construcción adobes de forma irregular dispuestos sin argamasa. presenta una pasta de color rojo claro o metrales sigue los mismos pasos que los observados en naranja. Quebrada Sureste La Unidad 1 presentó un área de cocina donde se re- Durante la Temporada 2012 se excavaron tres unidades gistró una plataforma provista de múltiples hoyos con en una pequeña quebrada ubicada en el Sector Sureste restos de comida y un área de quema claramente deli- del sitio. así como del evento intrusivo formas donde se ubicaron las estructuras 1 y 2 de la fechado para los años 860 a 985 cal d. como las que se registraron en la Quebrada Su. por lo que podrían haberse Unidad 1 como en la Unidad 2. Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3.C. Inicialmente. de estas paredes son recurrentes con las observadas en tas construcciones habrían sido hechas para un uso tem. unidad presentó una cuyera con restos de estos roedo- des de excavación que permitieran demostrar si pudo res. en prensa). construyen grandes paredes de aproximadamente 2. Adicionalmente.Fernandini Parodi Cerro de Oro. Estas excavaciones re- definen una serie de espacios donde se ha registrado velaron diez pisos de ocupación sucesivos tanto en la mucho material orgánico. sí presentó grandes cantidades de ollas y ceniza. la preparación de alimentos y un gran contexto evento de clausura ritual relacionado con el abandono de desecho ceremonial (Fernandini y Ruales. primera ocupación. 26-46 En esta estructura no se registraron recintos intrusivos. en la Unidad 2 se registró un área de constituir el ingreso original al sitio. cuando las excavaciones de desechos. dos en la Quebrada Sureste permiten tener una idea de Al norte de la Quebrada Sureste se registra una gran cómo era la vida de los habitantes de Cerro de Oro entre muralla que delimitaría el espacio que divide las plata. A diferencia de las estructuras 1 y 2 ubicadas en que alcanzan los 30 centímetros por debajo de la superficie una planicie natural del sitio. Este contexto. se registraron los huesos de pisos. las construcciones en la actual y revela un uso continuo del espacio. esta la zona baja del asentamiento. a diferencia de las estructuras 1 motivó que las unidades tuvieran reducidas dimensio. dentro de estos restos destacó la asentamiento. A nes. ubi- cina en la quebrada. Discusión renciación en base a la ubicuidad de actividades de co. estableciendo una posible dife. La secuencia de ocupación de las estructuras 1 y 2. particularmente con las poral debido a su baja calidad en la técnica constructiva. En cuanto pared perimetral. La Ocupación taforma artificial creada mediante la construcción de V estuvo asociada a serie de construcciones simples de murallas de contención. de este espacio (Fernandini y Ruales. un individuo incompleto y más de 20 litros de material textos relacionados con actividades domésticas como la orgánico. una posibilidad aproximadamente dos por dos metros que estuvo llena posteriormente descartada. todos asociados a una utilizado como lugares de almacenamiento. presencia de una gran cantidad de bases de “cuencos Estas exploraciones proveyeron mayor información CDO” así como cerámica con iconografía nasca. lo cual contrasta con la ausencia de cadas en la Planicie Sureste. Considerando que esta quebrada se comunica con diez metros de la Unidad 1 se ubicó la Unidad 3. Este contexto ha sido interpretado como un cocina. las excavaciones registraron con. Finalmente. Tras esta rango. se observa una serie de pisos sucesivos reste. Es posible que esta muralla repre. Quebrada Sureste estuvieron ubicadas sobre una pla- por lo que no existe la Ocupación IV. la construcción de estas paredes peri- a la cerámica. Es.

Posteriormente. Estos los 3 metros de altura según lo sugiere la gran cantidad complejos varían entre sí. plejos fueron escenario de banquetes o festines. siones de las construcciones. se deduce que el es- y 2 con aquellos de la Quebrada Sureste. Así. los dos complejos presentaron tos espacios se habría visto reservado para un número un área exterior que ha sido designada como plaza. te- cantidades de ollas o vasijas para cocinar. Ambos complejos presentaron pare. asimismo. luego estos espacios fueron plejos es bastante restringido. o en los recintos mismo. de adobes colapsados a su alrededor. el hecho de haber registrado plazas dentro de registrados en el Cuarto B (Estructura 2). es factible proponer que el acceso a es- interiores. Adicionalmente. En este sentido. impresionar y/o amenazar. Si a complejo. resalta la ausen. donde se estas estructuras podría estar indicando que durante es- observa un área de procesamiento y almacenamiento tos eventos un número mayor de personas pudo haber de alimentos así como un área de desecho posible- accedido al complejo. Tomando en consideración que los cuartos presentan ras estudiadas. metros. Asi- lizado para almacenar productos. N° 3. inten. este hecho nos lleva a pensar en las posibles ac. podemos observar ciertas características las actividades que se llevaban a cabo dentro de estos. estos cuencos revela una diferenciación en el uso de los cuartos eran desechados en eventos de quema controlados y. en los cuales se utilizaban los ubicuos “cuencos CDO” para La distribución de espacios dentro de los complejos consumir alimentos. 2015 / issn 2309-804X . poblador o visitante por senderos designados hasta los 44 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. en la zona mentos fueron cocinados fuera de estos complejos. Esto nos nemos un asentamiento con arquitectura diseñada para lleva a concluir dos posibles escenarios: a) los ali. Por otro lado. apuntan a una posible tra- es posible que los espacios de la Quebrada Sureste. central del asentamiento se registran dos grandes re- o b) los alimentos fueron cocinados dentro de estos cintos rectangulares de aproximadamente 150 por 200 complejos en espacios no excavados por el PACO. resulta claro que existió una división tura. mente asociado a un festín importante. El alto de las paredes. sin transeúntes o personas externas a cada complejo vieran embargo. en cuyos lados se han construido des de cerámica para servir/comer (y en menor can. ya que se ha registrado un delimitados formalmente mediante la construcción único acceso para cada complejo ubicado en la esquina de complejos arquitectónicos con divisiones internas suroeste. divididos por calles. los sido empleados para actividades domésticas relacionadas espacios construidos controlan los movimientos del con el procesamiento y la preparación de alimentos. particularmente en tama. Hacia el comienzo de esta ocupación se utili. notamos que el ingreso a estos com- construcciones ligeras. hayan de acceso a los diferentes edificios. Cabe recalcar que las grandes cantida. grandes murallas de adobe que se suman a la muralla tidad para almacenar) contrastan con las limitadas perimetral que parece estar rodeando todo el sitio. evitaba que los ño y en la distribución de sus espacios interiores. El hecho de haber registrado áreas de almacenamiento dentro de El espacio fuera de estos complejos estuvo organiza- cada uno de los complejos excavados apunta a un do en base a calles o espacios de tránsito que debieron control independiente de recursos por parte de cada tener una visión y rango de movimiento limitados. reducido y/o específico de personas. que se encuentra dentro de las paredes perimetrales la evidencia revela que en ciertas ocasiones estos com- así como ingresos ubicados en la esquina suroeste.En base a estos hallazgos se propone que la ocupa. así como la variedad en las dimen- tividades que se llevaron a cabo en dichos espacios. la evidencia registrada en las estructuras ción Cerro de Oro duró aproximadamente 250 a 300 revela grandes cantidades de cerámica para servir/co- años. interiores. una quebrada natural. dimensiones medianas (ninguno sobrepasa los 25 me- des perimetrales que enmarcan una serie de cuartos tros cuadrados). tal como se ha visto en el Cuarto G uti- finalmente. lo cual nos lleva a pensar en la manera en estas características exclusivas le sumamos que el posi- que se administraron los recursos y los espacios en ble ingreso al asentamiento se encuentra enmarcado por Cerro de Oro. Al comparar los hallazgos registrados en las estructuras 1 En base a la evidencia presentada. cuyas paredes sobrepasan los 7 metros de al- En todo caso. afines que destacan en los dos complejos o estructu. cubiertos por nuevos pisos de barro. Asimismo. Adicionalmente. Esta configuración de espacios construidos quebrada. que debió sobrepasar que fueron remodelados a lo largo del tiempo. adyacentes a estos recintos se observa una serie en las actividades que se llevaron a cabo al interior de corredores enmarcados en estos muros de más de 7 de estos complejos. pacio en Cerro de Oro estuvo organizado de manera cia de ollas en las primeras y la abundancia de estas en la exclusiva. mer así como pisos consecutivos muy limpios y bien lo- zaron y definieron una serie de espacios a través de grados. metros de alto. za urbana caracterizada por una muy limitada libertad cionalmente separados en base a grandes murallas.

dos tipos de decoraciones se suman los diseños de in- fluencia chakipampa. Posteriormente vemos que a estos utilización de materiales en cada zona. Adicionalmente. la puesto en otro artículo (Fernandini y Alexandrino. lo largo de la ocupación Cerro de Oro las características Siguiendo esta línea. Así. Por otro lado. 2015 / issn 2309-804X 45 . A lo largo de una herramienta para entender cómo las rutinas diarias esta secuencia se observa que las características de pasta de la gente interiorizan las características del espacio se mantienen bastante consistentes y se orientan hacia construido y lo reflejan en una serie de mecanismos una menor compactación y mayor presencia de inclusio. Posteriormente. El hecho prensa) se supone que estas construcciones estuvieron de que los complejos cuenten con su propia área de re. se observa la presencia de la traza arquitectónica en Cerro de Oro y la manera en piezas foráneas Wari temprano (Chakipampa) y la intro. tado de manera continua por un grupo de personas que construyeron un gran asentamiento amurallado. Este estudio propone que el modo en que se configuró mente. que a su vez son más susceptibles a cambios temporales. Es decir. ción se habría visto sucedida. en su estado original. se han logrado Conclusiones integrar los cambios en la arquitectura y el uso de espa- cios con los cambios en las decoraciones presentes en Entre los años 500-900 cal a. durante la Ocupación IIIa. en un escenario donde prima la exclusividad. entre otros. La integración de las características de la arquitectura y mientras que otras investigaciones en Cerro de Oro no sus cambios resulta especialmente relevante cuando es tienen evidencia de este tipo de contextos. ya fuera dentro de los los recintos en la Estructura 1. Cerro de Oro fue habi- los “cuencos CDO”. interesante que este evento intrusivo haya sido regis- trado únicamente en esta estructura del Sector Sureste. Es decir. se chacamac. durante la a complejos arquitectónicos con altas paredes perime- Ocupación II. Tal como se ha pro. en el uso de ciertos tipos de cerámica según su ubica- Posteriormente se registra la construcción intrusiva de ción dentro del asentamiento. este análisis ha revelado nos brinda una mirada a las estructuras de poder que se que a pesar de existir importantes cambios culturales a manejaron dentro del asentamiento. En este sentido. Resulta haber tenido un carácter privado.. por la intro- delaciones propias del paso de los años han mostrado ducción de diseños nasca que acompañan a las decora- una alta recurrencia en el uso de estos espacios y en la ciones geométricas. asociadas a la práctica wari de ubicar contextos funera- unión dentro revela que incluso las reuniones pudieron rios sobre huacas o asentamientos en desuso. esta innova- murallas. Cabe resaltar entendida junto con los cambios y continuidades obser- que estos recintos intrusivos son atípicos no solo por vadas en el repertorio cerámico. Las remo- de los complejos durante la Ocupación IIb. los pigmentos utilizados para obtener el color morado y que el hecho de que la sociedad Cerro de Oro haya es- negro incluyen altos contenidos de titanio durante toda tado estructurada priorizando la exclusividad y el alto la secuencia. con ciertas excepciones como la introducción de este contexto ha revelado que. La evi- Este análisis decorativo ha revelado una ocupación ini- dencia obtenida de las excavaciones en el Sector Sureste cial con un número muy limitado de cerámica. pp. Pa- “cuencos CDO”. ha detectado que es en estos últimos donde se registran las decoraciones más complejas. que se usaron y reutilizaron los espacios. el análisis de ción. N° 3. de manera similar a los fardos los cántaros con decoraciones geométricas así como los registrados en otros sitios de la costa como Ancón. se ha su carácter único. Como se ha explicado previamente. princi- ha revelado que el espacio estuvo configurado en base palmente de uso doméstico. el análisis cerámico anteriormente de producción cerámica permanecen prácticamente sin descrito confirma que existió una clara diferenciación alterar durante aproximadamente 300 años. complejos o en el área de quebrada. los coladores o la importación de piezas foráneas como este fardo pudo haber contado con una cabeza falsa. sino también por el hecho de haber- podido observar que el repertorio de formas se mantie- se confirmado la remoción del individuo enfardelado y ne bastante estándar a lo largo de la secuencia de ocupa- su reemplazo por tierra. vemos la introducción de cerámica con trales así como posibles áreas domésticas separadas por decoraciones exclusivamente geométricas. vemos que comportamientos (Hodder y Cessford 2004). control en cuanto a la movilidad dentro de los espacios lización de fuentes. luego de la construcción la visión limitada y el control en el acceso. en continuidad en las características de producción refle- Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. revelando una clara continuidad en la uti. Por otro lado.C. en la Ocupación IIIb. Dentro de estas formas estándar destacan un turbante y una peluca.Fernandini Parodi Cerro de Oro. que socializan a las personas dentro de ciertas reglas y nes hacia la última ocupación. el vaso lira. Final. nos ofrecen ducción de diseños Lima Tardío y Loro. 26-46 espacios a donde se les está permitido acceder.

77-112. Mario 2000 Informe final del Proyecto de Investigación Arqueológica Cerro de Oro-Cañete. 359-399 Stumer. Cabe producción cerámica parecen haber seguido un patrón recalcar que esta continuidad se mantiene a pesar bastante estandarizado. cerámica fue bastante estandarizado a lo largo de la donde tanto las construcciones arquitectónicas como la ocupación. Ritual Practice in the Andes. Burger. valle de Cañete”. Tello. 2015 / issn 2309-804X . pp. por lo menos en el Sector Sureste. Informe presentado al Ministerio de Cultura. Vol. 2. American Antiquity [Salt Lake City]. 17-40. Fernandini Parodi. reflejando una sociedad con un alto grado de control. 9: nuevas perspectivas en la organización política wari. Temporada 2012. Referencias bibliográficas Ángeles Falcón. N° 4). 2013 Informe Final del Proyecto Arqueológico Cerro de Oro. 20. Ian y Craig Cessford 2004 “Daily practice and social memory at Çatalhöyük”. America’s first indigenous archaeologist. pp. Lima. Andes. Chicago: Field Museum of natural History (Anthropology Memoirs. 69(1). pp. por lo menos en el Sector Sureste. Lima. Rommel 2009 “El estilo Cerro del Oro del Horizonte Medio en el valle de Asia”. las excavaciones en Cerro de Oro nos las pastas y la regularidad en la composición de pig. este estudio preliminar genera una gran can- piezas) foráneas en el repertorio cerámico. 5. Francesca y Mario Ruales Moreno En prensa “From the Domestic to the Formal: A View of Ceremonial Practices from Cerro de Oro during the Early Middle Horizon”. II. Colorado: University of Colorado Press. en Silvana Rosenfeld y Stephanie Bautista (editoras). Francesca y Grace Alexandrino Ocaña En prensa “Cerro de Oro: desarrollo local. 23-35. Revista Chilena de Antropología [Santiago de Chile]. Dorothy 1964 “Style and time in the Middle Horizon”. Informe presentado al Ministerio de Cultura. N° 3. producción cerámica. Boletín de Arqueología PUCP [Lima]. pp. Fernandini Parodi. Arqueología y Sociedad [Lima]. 4. Louis M. Alfred L. Francesca 2012 Informe Final del Proyecto Arqueológico Cerro de Oro. 1-114. Lima. indican que el manejo de la producción de to. 364 p. 2009 The life and writings of Julio C. Hodder. Fernandini Parodi. revelando tidad de interrogantes que esperemos serán resueltas una estabilidad e independencia en el manejo de la por futuras investigaciones. Part IV: Cañete Valley. 46 Cuadernos del Qhapaq Ñan / Año 3. de la presencia de influencias (y en menor rango de Asimismo. 2001 “Investigaciones en Cerro del Oro. han brindado una visión de la vida en el asentamien- mentos. cambio y continuidad durante el Período Intermedio Temprano y el Horizonte Medio”. Informe presentado al Instituto Nacional de Cultura. 1971 “Informe Preliminar sobre el recorrido del valle de Cañete”. Ruales Moreno. Richard L.jadas en la recurrencia de formas. Menzel. pp. Ñawpa Pacha [Berkeley]. 1937 Archaeological explorations in Peru. las similitudes en En conclusión. Iowa: University of Iowa Press. Temporada 2013. Kroeber. Boletín del Centro de Estudios Precolombinos de la Universidad de Varsovia [Varso- via].