Está en la página 1de 1

Santa María del Monte Carmelo, referida comúnmente como Virgen del Carmen o Nuestra

Señora del Carmen, es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Su denominación
procede del llamado Monte Carmelo, en Israel

Esta advocación da nombre a todas aquellas personas que se llaman Carmen, Carmela o
Carmelo, y que celebran su onomástica en la festividad de Nuestra Señora del Carmen, el 16
de julio, que la Iglesia católica conmemora con calidad de memoria facultativa.3

Según la tradición carmelita, el 16 de julio de 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le
había aparecido, a San Simón Stock, superior general de la Orden, a quien le entregó sus
hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita. Según esa tradición
moderna, la Virgen prometió liberar del Purgatorio a todas las almas que hayan vestido el
escapulario durante su vida, el sábado siguiente a la muerte de la persona y llevarlos al cielo.

Esta devoción hacia la Virgen del Carmen se extendió a muchos países de Europa, entre ellos a
España y desde éste a numerosos países de América, destacando entre ellos Argentina, Bolivia,
Chile, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, México, Panamá, Perú, Puerto Rico y
Venezuela.

el Sagrado Corazón de Jesús es la devoción referida al corazón de Jesucristo, como un símbolo
de amor divino

La devoción al Corazón de Jesús es de origen medieval es santa Margarita María Alacoque de
la Orden de la Visitación de Santa María, a quien Jesús se le apareció. En dichas apariciones,
Jesús le dijo que quienes oraran con devoción al Sagrado Corazón, recibirían muchas gracias
divinas.

La difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a santa Margarita de Alacoque
a quien Jesús se le apareció con estas palabras:

"Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no
recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el
mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que
estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio."