Está en la página 1de 70

HIPOTESIS:

"La principal razón por la que un pandillero deja su organización, para integrarse a modelos sociales convencionales, se da por el ofrecimiento de programas vinculados a una cultura integral de justicia restaurativa por sobre unos de justicia retributiva"

JUSTIFICACIÓN:

Las pandillas juveniles de Lima se encuentran en su mayoría en distritos urbano marginales. Un informe del Departamento de Informática del Ministerio del Interior revela que para el año 2001

los distritos con mayor números de pandillas registradas por la Policía Nacional fueron: Callao con 32 pandillas, el Agustino con 27 pandillas, San Juan de Lurigancho con 27 pandillas, Villa el Salvador con 24 pandillas, Comas con 24 pandillas, Villa María del Triunfo con 22 pandillas, Santa Anita con 19 pandillas, Ate Vitarte con 18 pandillas, los Olivos con 17 pandillas, la Victoria con 16 pandillas, San Martín de Porres con 16 pandillas y Cercado de Lima con 13 pandillas.

En la actualidad, uno de esos Distritos "El Agustino", según su alcalde, no presenta presencia de organizaciones pandilleras. Lo cierto es que la violencia urbano juvenil, no ha desaparecido en ese distrito, sino que se ha desplazado a otras organizaciones juveniles violentistas vinculadas al foot ball, denominadas "Barras Bravas" y en menor medida a las llamadas "Manchas Escolares".

En este sentido la presente investigación sólo alude a un exponente de la violencia juvenil urbana, denominada "Pandilla Juvenil". En tal sentido, esta investigación se justifica por la necesidad de tomar modelos de recuperación de jóvenes del pandillaje, específicamente un modelo trabajado desarrollado en el distrito de "El Agustino", observando la posibilidad de aplicar alguno de los criterios o estrategias, a fin de ser replicados en el resto de Lima e interior del país.

5.- MARCO TEORICO

El presente marco aspira a presentar en palabras de Kerlinger 66 un conjunto de conceptos,

definiciones o proposiciones relacionadas entre sí, las cuales presentan un punto de vista sistemático de fenómenos, con el objeto de explicar o predecir los fenómenos.

" KERLINGER, F.N. (1975). Investigación del Comportamiento: Técnicas y Metodología. México D.F. Nueva Editorial

I nteramericana.

108

Trataremos de cubrir las elementales funciones de toda teoría, como son la de explicar

porque, como y cuando ocurre el fenómeno,. dar un orden al conocimiento materia de la investigación

y asociada a la explicación, establecer un escenario de predicción. 67

Delimitación del problema.- Semejanzas y diferencias:

La violencia juvenil, adquiere un universo que reporta violencia en diversos escenarios, como

son, la escuela, el barrio y los partidos de fútbol. Nuestra investigación recae específicamente en la

organización juvenil violentista, denominada "Pandillaje", que se origina inicialmente en el barrio. A

continuación presentamos dos cuadros sobre las semejanzas y diferencias de estas organizaciones,

los que nos ayudarán a identificar el segmento de nuestro trabajo:

SEMEJANZAS ENTRE LA VIOLENCIA JUVENIL DE LA ESCUELA, BARRIO Y "FÚTBOL"

Los protagonistas poseen experiencias biográficas similares.

Los protagonistas suelen ser impulsivos.

Se desarrolla un aprendizaje delictivo.

Atentan contra la propiedad privada.

La violencia se asocia con consumo de alcohol y drogas.

Se requieren opositores, surge por antagonismo. Se busca defender la propia identidad constituida mediante el grupo.

DIFERENCIAS ENTRE LA VIOLENCIA JUVENIL DE LA ESCUELA, BARRIO Y

ESCUELA

. Surge principalmente en

la educación secundaria

Los enfrentamientos son

planificados

Los líderes forman parte

de la comunidad educativa

"FÚTBOL"

BARRIO

FÚTBOL

(Barras Bravas)

. Se deriva del "grupo del

barrio"

diversos

Sus

orígenes

son

muy

.

Ejercen

forma reactiva

El

líder

violencia

concentra

canaliza

las

aspiraciones

de

de

y

. Se ejerce el vandalismo

-n mayor intensidad

. Involucran a diversos

los estratos socioeconómicos

FERNÁNDEZ y BAPTISTA. (1997). Metodología de la Investigación. MacGraw - Hill Interamericana de México, S.A. de C.V.

HERNANDEZ;

109

Puede

ampararse

competencias pasadas

Se

asocia

con

en miembros del grupo

Se

suele

constituir

una barrios marginales

 

Se

incrementa por

las

en emociones

originadas

por

la

competencia deportiva

situación anómala de la institución escolar

Homogeniza la cultura

escolar

Los integrantes perciben su estado de exclusión

Factores más comunes que motivan a un pandillero (a) a dejar su organización Existen innumerables factores que pueden motivar o incentivar a un (a) pandillero a dejar su

organización, unos más recurrentes que otros. Los factores dependen del tipo de sociedad, recursos económicos, estructura familiar, marco jurídico persuasivo o represivo, entre otros. A continuación presentaremos una relación básica de factores que especialmente inciden en el Distrito de "El

Agustino".

Límite de edad promedio

El límite de edad promedio, fluctúa entre los 25 y 27 años de edad, en el caso de los hombres y 22 a 23 en las mujeres. Hacienda la salvedad que para ellas, su presencia y participación en el

escenario es reducida comparativamente hablando.

Los pandilleros pueden tomar contacto con personas e instituciones ajenas a su mundo, los cuales son un factor de que influencia en el alejamiento de este. Los casos más comunes son las

que a través de su grupo de jóvenes ayudan al pandillero y pueden involucrarlo en su organización eclesiai 68

Carga familiar y/o vinculación afectiva

Este acápite suele ser uno de los más recurrentes, toda vez que el nacimiento de un hijo cambia estructuralmente el panorama de vida del sujeto sea hombre o mujer. En el proceso de gestación y alumbramiento, el sujeto interactua necesariamente terceros alejados de la organización

pandillera, que le presentan un cuadro de reflexión, a partir de sus vivencias. El ser padres, en la

mayoría de veces, produce un fuerte impacto en la vida de los pandilleros 69 . El Estar próximo a constituir una nueva familia genera temor y a la vez expectativas.

" VILLEGAS ALARCON, FRANCISCO (2004). Protestando por no ser ciudadanos: Los jóvenes pandilleros de Lima a fines de los noventa; Tésis; pág. 61. VILLEGAS ALARCON, FRANCISCO. Ob. Cit. Pág. 62

110

Otro de los factores vinculados, en algunos casos a la paternidad o maternidad, lo constituye

el paradigma afectivo del pandillero (a), lo compromete a una revisión de su vida, más si su contraparte constituye un paradigma proveniente de una persona inserta en la sociedad convencional.

En tal sentido el enamoramiento resulta ser alguna medida un espacio de tiempo en el cual puede

negociar su salida de la organización, sí sólo sí, encuentre mecanismos que faciliten el proceso.

Empleo y estudios

Uno de los factores más persuasivos de alejamiento pandillero, lo constituye la obtención de

un empleo. El mensaje no sólo constituye estar en un marco de formalidad, sino el hecho de estar

siendo aceptado, en la sociedad convencional. Normalmente, este secuencia, el sujeto busca completar su educación primario o secundaria, para poder seguir oficios de mando medio. Esta dinámica la adquiere por la necesidad del mercado de contar como mano de obro calificada y parte de

su proceso natural de recuperación de autoestima.

Ofrecimiento de programas de inclusión a la sociedad convencional

Uno de los temas de vital importancia para alentar y sostener la salida de un pandillero (a) lo constituye la red de ayuda formada desde organizaciones gubernamentales y no gubernamentales,

destinadas a proveer mecanismos inter y multidisciplinarios de soporte al sujeto que se encuentra en transición a la sociedad convencional. Uno de los retos de mayor importancia deberá ser concebir una

maya básica en la cual se inserten las diversas disciplinas, en el marco de un elástico modelo de justicia restaurativn que deje de lado el modelo retributivo, que presenta la actual legislación.

Crimen organizado

Una alternativa no alejada de las probabilidades es la de incorporarse al mundo del crimen organizado. Esta línea de acción sería la más natural a seguir que las cuatro anteriores, toda vez que

se enmarca en su cultura y cosmovisión. Actualmente es poco el esfuerzo que se viene realizado, frente al crecimiento de la delincuencia, por lo que resulta imperativo implementar esfuerzos para

desarrollar mecanismos que desalienten su desarrollo.

6.- Identificación de redes y modelos exitosos

Modelo Nueva Zelanda

El Sistema de Justicia de Menores en Nueva Zelanda ha recibido el reconocimiento

internacional por su proceso de Conferencias de Grupos Familiares (en adelante denominado "FGC" y el modelo de Justicia Restaurativa; sin embargo, en el desarrollo e introducción del proceso FGC en

Nueva Zelanda, no se hizo referencia explícita al término "Justicia Restaurativa". Las FGC tuvieron sus orígenes en la forma en que los indígenas Maorí abordaban la justicia y la resolución de

111

problemas, que implicaba reunir a la víctima y al infractor junto con sus respectivas familias y la comunidad (whanau, hapu, e iwi) para resolver el conflicto y poner las cosas en orden. Este enfoque es característico de los métodos indígenas tradicionales de resolución de conflictos y restauración del

orden social. El concepto teórico de "justicia restaurativa" se desarrolló posteriormente, para

describir una práctica que ya existía. Entonces, cuando se introdujo el proceso FGC, la práctica se

había desarrollado antes que la Filosofía que la respalda. 70

Una de las principales razones para el desarrollo de un modelo de justicia de menores en

Nueva Zelanda fue responder de una manera más apropiada, inclusiva y relevante para hacer frente al

problema de un nivel altamente desproporcionado de infracciones cometidas por los menores Maorí. Al suceder de esta manera, el modelo que se desarrolló en respuesta es también más apropiado,

relevante e inclusivo para todos los menores infractores.

Los procesos FGC y de justicia restaurativa han sido el tema de investigaciones y discusiones

debido a la participación de la policía, el infractor, la víctima y las familias en el proceso de toma de decisiones. Si bien los temas relacionados al proceso de FGC han sido bien documentados, se le ha prestado muy poca atención a otras intervenciones exitosas disponibles y usadas ampliamente para

manejar casos de infracciones cometidas por niños y personas menores.

El proceso de Conferencias de Grupos Familiares es solamente una parte del proceso de

justicia de menores de Nueva Zelanda, no es todo el proceso, y aquellos que han dado sus comentarios al respecto han perdido esto de vista. Para mí, la parte mas significativa del proceso de justicia de

menores de Nueva Zelanda es el número de niños y menores cuyos cosos han sido tratados por la vía de una acción alternativa o lo que más comúnmente se conoce como sustitución procesal.

Modelo Nicaragua El sistema de justicia penal juvenil en Nicaragua se inicia en el año 1998 con la aprobación y

entrada en vigencia del CNA (Código de la Niñez y la Adolescencia, Ley N° 287)*. Esta norma jurídica

contempla en su Libro Tercero, la administración de justicia penal de adolescentes entre las edades de 13 arios cumplidos y menor o igual a 18 años. Para los adolescentes que han infringido la ley se

disponen sanciones alternativas a la privación de libertad o privativas de libertad basadas en un estudio biopsicosocial realizado por un equipo interdisciplinario compuesto por un psicólogo y un trabajador social. Para el seguimiento de las sanciones penales tanto provisionales (durante el proceso) como definitivos (con sentencia), se dispone de una oficina administrativa con personal

INSPECTOR CHIRS GRAVESON, - Jefe de la Oficina de Asistencia Juvenil de la Policía de la Nueva Zelanda - ¿Por

qué se necesita una policía de menores especializada? - Artículo Revista Justicia para Crecer, N° 7 - julio -

septiembre 2007; Lima - Perú, Pag, 14-21

112

especializado. Nicaragua cuenta con 15 juzgados penales distritales de adolescentes (JPDA) de 17

que deberían existir; así como con el 80% de las instancias sociales adscritas a los mismos.

Aspectos relevantes y positivos en el sistema de administración de justicia penal juvenil

de Nicaragua Existen políticas de protección integral de los adolescentes (prevención, protección y

garantías). Existen estructuras judiciales en quince departamentos del país, de las cuales catorce

cuentan con personal especializado acorde a lo estipulado en la Ley N° 287.

Excelentes relaciones interinstitucionales tanto con las organizaciones gubernamentales

corno con las no gubernamentales y de la sociedad civil, que están dispuestas a apoyar la aplicación de

la Ley N° 287.

Existencia de leyes apropiadas. Existencia de personal especializado, tomando en consideración que sólo atienden casos de

adolescentes de los que se alega que han infringido la ley.

Existencia de apoyo de organismos para implementar medidas alternativas en Managua, Masaya, Carazo, Granada, León, Juigalpa, Estelí, Chinandega, Granada por parte de las alcaldías

municipales, la Casa Alianza, Aldeas 505, REMAR etc. En algunos lugares existen convenios de

colaboración y en otros, la voluntad de apoyar la aplicación de medidas alternativas a la privación de

libertad.

El CNA es una norma novedosa, moderna, que contribuyó a lo modernización del Código

Procesal Penal y el Código Penal. El CNA es un paso cualitativo y positivo para los adolescentes en el tratamiento

especializado, tanto para la aplicación de medidas como para el seguimiento de la ejecución de sanciones, permitiendo la reinserción social de los adolescentes a su familia y a lo sociedad.

Es un cambio de mentalidad de los operadores de justicia sensibilizándolos en el tratamiento

de los adolescentes. Conciencia de los operadores de justicia para la aplicación de medidas no privativas de

libertad.

Interés y apoyo de la sociedad en el seguimiento a las medidas alternativas de lo privación de

libertad.

7.- Aspectos deficientes o problemáticos Los principales problemas de nuestra justicia juvenil son:

' ARMENGOL CUADRA LÓPEZ, Magistrado de la Corte Suprema de la Justicia de Nicaragua, Presidente De la Sala de lo Penal, Coordinador de la Justicia Especializada. Inicio de una Opción Restaurativa - Artículo Revista Justicia para Crecer, N°6 - abril -junio 2007; Lima - Perú, Pag, 24-25

113

No existen Centros Especializados a nivel nacional que apoyen la ejecución de medidas

alternas a la privación de libertad para varones y mujeres, como por ejemplo en Jinotega,

Bluefields, Puerto Cabezas, Chontales, Boaco, Chinandega.

Los pocos centros que existen son abiertos, excepto el Centro Especializado de Menores en

Tipitapa. - Falta que el Estado destine el presupuesto necesario para la creación de centros de

protección enmarcados en las políticas públicas. Falta de trabajadores sociales para la realización del estudio socioeconómico del

adolescente y el seguimiento a la ejecución y control de las medidas alternas a la privación de

libertad. Falta de equipamiento técnicos, especialmente computadoras, para agilizar los tramites

judiciales. Falto aplicar medidas o sanciones acordes con la personalidad del adolescente. Falta de especialización de los operadores de justicia penal especializada.

I Seminario Internacional sobre las Medidas Alternativas a la Privación de la Libertad,

organizado conjuntamente por la Corte Suprema, Managua (marzo 2007)

Principales conceptos. Que el modelo de justicia retributiva va en contra de los derechos humanos de los

adolescentes de quienes se alega haber infringido la ley, por lo que aplicar un modelo de justicia

restaurativa es la vía más saludable o, teóricamente, un concepto renovador que atiende a las causas y efectos del fenómeno del delito tanto respecto a la víctima como al responsable penal.

Se puede lograr la reintegración social del adolescente antes de llegar a un proceso judicial

(línea preventiva) o después de administrar justicia; en ambos casos hay que contar con personal

especializado.

Se deben aunar esfuerzos entre todos los operadores de la justicia, con los recursos

materiales, humanos y sociales disponibles, en torno a un cambio de actitud para aplicar con eficacia y efectividad la justicia penal de adolescentes.

La aplicación de medidas alternativas a la privación de libertad, independientemente del tipo

de delito, ayuda al desarrollo de la formación de la personalidad del adolescente sin el más mínimo

menoscabo a la víctima y a la sociedad.

114

8.- Limitaciones y oportunidades para implementar el modelo de justicia juvenil restaurativa

Desde el punto de vista jurídico, Nicaragua cuenta con toda la estructura legal necesaria

para aplicar un modelo de justicia juvenil restaurativa.

Pero se encuentra las siguientes limitaciones:

No se cuenta con todo el personal que debe tener un equipo interdisciplinario (faltan

trabajadoras sociales o sociólogas en todos los juzgados, excepto en Managua).

Faltan defensores públicos que solo atiendan causas de adolescentes (sólo los hay en Estelí,

Matagalpa y Managua). Faltan fiscales especializados con sensibilidad y atención exclusiva a casos de adolescentes

(sólo existen en Managua).

- No contamos con la dirección de asuntos juveniles en todos los departamentos donde

existen juzgados especializados para que apoye tanto la prevención como la ejecución y

vigilancia de las sanciones (existe sólo en Managua; en el resto de departamentos está bajo

la figura de Auxilio Judicial). Carecemos de centros de protección para remitir a los adolescentes con problemas de

adicción, trastornos de conductas, desprotección (carencia de familia), etc., en los

departamentos de Chontales, Bluefi elds, Puerto Cabezas, Boaco, Matagalpa, Jinotega,

Chinandega, Nueva Segovia, Madrid, Rivas.

Se aplica sólo para delitos leves debido a las costumbres sociales. Se debe capacitar de manera integral a todos los operadores de la justicio penal de

adolescentes.

- Las costumbres sociales no aceptan que en los delitos graves se pueda aplicar una medida

alternativa a la privación de libertad.

- Falta de medios técnicos y humanos para el seguimiento de medidas alternativas a la

privación de libertad.

Falta promocionar este nuevo modelo de justicia juvenil restaurativa.

Falta de conciencia de la ciudadanía sobre este nuevo modelo. Flexibilidad por parte de la autoridad judicial al momento de invocar las normas -

internacionales para aplicar medidas alternativas a la privación de libertad.

Al mismo tiempo, se encuentra estas oportunidades:

Voluntad de las autoridades judiciales para aplicar este nuevo modelo.

115

- Interés de los organismos no gubernamentales para apoyar la aplicación de este nuevo

modelo de justicia restaurativa.

Estamos claros que la privación de libertad es el último recurso para aplicar una sanción, lo

que hace factible las bondades de este nuevo modelo de justicia. Existencia de una serie de medidas alternativas a la privación de libertad dispuestas en el

CNA

Redes sociales de trabajo

725upongamos que existiera un juez juvenil en todo el sentido de la palabra,

una persona que

se preocupa por los niños, que trata de cumplir con la misión de volver a insertar en la sociedad al niño

en conflicto con la ley penal, de proteger a un niño en circunstancias difíciles. Este tipo de jueces

existe, créanme. Jueces que atienden casos juveniles a tiempo completo, no jueces que manejan los casos juveniles entre los casos comerciales en la mañana y los procesos civiles en la tarde.

Supongamos, además, que este juez conoce y está informado sobre los más recientes desarrollos internacionales en el campo de la justicia juvenil y la protección de niños y está dispuesto

a implementar soluciones para un problema que vayan en el mejor interés del niño, en lugar de simplemente castigar una conducta delictiva.

¿Cómo podría el juez comenzar a hablar, por ejemplo, de reconciliación y reparación, si el niño que tiene al frente ha recibido una paliza de parte

de la policía?

Supongamos que existiera un oficial de policía especialmente capacitado en temas juveniles,

que conoce sobre desarrollo infantil, que sabe cómo tratar con los niños, que respeto la ley y está dispuesto a ahorrarle al niño el arresto y un posible maltrato en la comisaría. Este tipo de policías

existe, créanme. Oficiales de policía que se dedican únicamente a casos infantiles, que manejan

programas de prevención junto con los maestros, que se dirigen a los padres de familia y al vecindario, que reconfortan a las víctimas.

Supongamos además que este oficial de policía, al descubrir que el niño que tiene al frente no

tiene adónde ir, quisiera dejar al niño en manos seguras.

podría encontrar un lugar seguro y abierto que acepte al niño?

quién tendría que acudir? ¿Qué tan rápido

Dra. Renate Winter, Magistrada Internacional - Redes Sociales de Trabajo. Articulo, Revista Justicia para Crecer, N° 6 - abril -junio 2007; Lima - Perú, Pag, 30-32

116

Supongamos que existiera una organización lista para proporcionar un lugar de estas características para los niños, un lugar donde quedarse por lo menos durante algún tiempo, hasta

encontrar una solución óptima, que respete sus necesidades, que los ayude y que no se dedique a

trabajar únicamente para ganar una buena reputación. Este tipo de organizaciones existe, créanme.

Supongamos, además, que esta organización tiene un centro abierto y personal listo para trabajar las 24 horas, siete días a la semana. ¿Cómo sabrían ellos que nuestro o nuestra oficial de

policía está buscando desesperadamente un lugar para el niño?

Volvamos ahora al juez juvenil. Él no quiere mantener al niño golpeado que tiene al frente en

detención preventiva, pues piensa que una orden que indique una medida alternativa en lugar de un castigo sería suficiente. Considera ordenar una libertad supervisada y un procedimiento de

reconciliación, siendo el problema, en primer lugar, la supervisión. No hay nadie que supervise al niño.

Ningún miembro de su familia directa es capaz de hacerlo, y tampoco cuenta con otros familiares que puedan hacerlo. ¿Cómo encontrar a una persona ese mismo día para que ayude al niño, para que busque

y mantenga contacto con la familia, para que evite una conducta de reincidencia, para ayudar al nido a

cumplir con su orden? ¿Dónde encontrar a un trabajador social bien capacitado para que haga el trabajo inmediatamente?

Incluso si encuentra uno, incluso si el trabajador social en cuestión está preparado y es capaz, ¿cómo hará para encontrar un lugar donde se quede el niño durante el tiempo que sea

necesario para resolver los problemas familiares de este niño? Como puede usted ver, iestamos dando vueltas en círculos!

Y ni siquiera hemos comenzado a discutir los problemas que implica el iniciar un procedimiento de reconciliación. No hemos hablado sobre las necesidades del fiscal de casos

juveniles, que requerirá información sobre el niño, con celeridad, para determinar si es realmente

necesario presentar una acusación o si sería posible aceptar uno medida de sustitución procesal y saber quién sería responsable de iniciar, supervisar y evaluar dicha medida.

Los conceptos internacionales de justicia juvenil (iy no solamente de justicio juvenil!) se orientan hacia una justicia restaurativa. Los conceptos modernos de protección infantil se basan en el

principio del interés superior del niño. Sin embargo, donde quiera que se implementen dichos conceptos, aunque sea parcialmente, es imposible que una sola persona, un solo profesional, pueda

hacer el trabajo solo. Tampoco es posible que muchas representantes de una sola profesión puedan

lidiar con todos los problemas prácticos que deben resolverse al implementar la justicia restaurativa

117

o las medidas de protección en el interés superior del niño. Un enfoque multidisclipinario es la

primera condición a cumplir.

En Rumania, la Fundación Tierra de hombres ha iniciado un proyecto, en el que un abogado

defensor especializado y un trabajador social especializado llaman o visitan, cada mañana, todas las

comisarías de policía ubicadas en un distrito seleccionado para averiguar si allí tienen a niños bajo

custodio policial y por qué.

En este país se acusó a la policía de mantener a los niños en custodia por mucho más tiempo que el permitido por ley, maltratándolos regularmente, y la policía, a su vez, se quejaba porque no

había nadie disponible para ayudar en la preparación de la información que debe presentarse al fiscal

o al tribunal. No había nadie que le dijera al investigador policial cómo tratar con niños. Al principio, la policía objetó las visitas de esta pareja de profesionales, acusándolos de obstaculizar la

investigación. Conforme el tiempo demostró que el abogado siempre encontraba formas legales de agilizar la investigación, permitiendo que el niño fuera liberado de la custodia policial, siempre y cuando estuviera disponible ante cualquier llamado de la justicia, ayudado par el trabajador social que

contactaba rápidamente a las familias, escuelas e instituciones, la policía no solamente dejó de objetar sino que comenzó a llamar al abogado cada vez que tenían que arrestar a un niño. La

colaboración entre la policía, el abogado y el trabajador social creó una situación de beneficio tanto

para los niños como paro la policía.

En el Líbano, donde la situación entre los niños arrestados y la policía era similarmente problemática, la ONUDD (Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito) comenzó a capacitar a oficiales de la policía especializándolos para investigar casos que involucren ct niños,sean

niños infractores o niños víctimas. Al mismo tiempo, se capacitó también a los trabajadores sociales en los mismos temas y el gobierno decidió hacer obligatorio el que un niño deba ser interrogado o entrevistado únicamente en presencia de un trabajador social. La policía comenzó inmediatamente

llamar a servicio social en los casos de arrestos de niños, y los servicios sociales, por su parte, se encargan de proporcionar trabajadores sociales dentro de un plazo de 2 horas, como máximo.

Una vez más, se creó una situación de mutuo beneficio en el interés superior de los niños. En países que presentan grandes diferencias con respecto a sus sistemas legales, como Turquía,

Finlandia, Irán y Nueva Zelanda, por ejemplo, se decidió capacitar especialmente a la policía para trabajar con los niños o para tener unidades de policía juvenil especiales que tuvieran conexiones cercanas con diferentes tipos de instituciones, con profesores, con la administración local, con

comunidades, para encontrar soluciones rápidas para los niños con problemas, evitando que éstos tengan que quedarse en centros cerrados. En varias países también se establecieron contactos entre

118

la policía especializada, lo fiscalía, los tribunales juveniles, los servicios sociales y los especialistas en niños para proponer e implementar órdenes con medidas alternativas al castigo, tales como órdenes

de servicio comunitario, mediación entre la víctima y el agresor, consejería de grupo, etc.

En Colombia, en un pequeño suburbio de Cali, donde la vida ciertamente no es fácil para la gente joven que no tiene un trabajo, donde las armas y amenazas son el pan de cada día, las

habitantes mujeres, hartas de ver a sus hijos asesinados o en la cárcel, comenzaron a establecer un sistema de alternativas con la asistencia del fiscal especializado en lo juvenil y una monja. Esta

experiencia demostró que los niños involucrados en conductas delictivas estaban listos para trabajar

por la comunidad donde todos ellos tenían que vivir juntos, si se les daba la oportunidad de hacerlo.

9.- Hacia Novedosos Programas de Justicia Juvenil

Paradigma de las Naciones Unidas

En cuanto a su actividad principal, el Comité de los berechos del Niño evalúa los progresos realizados por los Estados en la aplicación de la Convención, los obstáculos que persisten y los problemas a los que se enfrentan los principales actores involucrados, es decir los niños, para gozar

plenamente de sus derechos. Este trabajo es realizado examinando los informes periódicos que deben presentarle los 193 Estados signatarios.

En este minucioso examen, el Comité también da una importancia particular a los temas de la Justicia de Menores: el sistema puesto en marcha por los Estados para tratar infracciones cometidas

por los menores de 18 años, la garantías procesales ofrecidas, las sanciones aplicadas, el rol de la privación de libertad ante y después de la sentencia, el tema de las instituciones de tipo educativo o

penitenciario y las cualidades de las personas llamadas a encargar de los jóvenes en conflicto con la

ley.

Lo que se ve de manera clara, sin proceder a ningún análisis científico, es que ningún país sale airoso del examen por el Comité en el tema de la Justicia de Menores, y que todos los Estados participes deben revisar, o al menos mejorar, su sistema. Tomemos el ejemplo de la última sesión del

Comité de los berechos del Niño (44° Sesión, Ginebra, del 15 de enero al 2 de febrero). Para los países que han presentado un informe periódico, el Comité ha hecho las observaciones siguientes

Chile 73 (Administración de la Justicia de Menores): En el punto 71 de las observaciones finales el Comité indicó su preocupación con relación a la nueva legislación penal que permite la

JEAN ZERMATTEN. Los Derechos del Niño, la Justicia de Menores y el Paradigma de Naciones Unidas. Ex Juez de

Menores, Miembro del Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño, Director del Instituto Internacional

119

privación de libertad hasta por 5 años para niños entre 5 años para niños entre 14 y 16 años, y en

relación con la ausencia de medidas socioeducativas y de programas de reintegración.

En el punto 72, ha realizado numerosas recomendaciones al Estado, principalmente

invitándolo a poner en práctica una nueva ley conforme con los estándares internacionales a ofrecer alternativas a la privación de libertad, y a poner a disposición un personal no sólo suficiente en

cantidad sino también, y sobre todo, calificado y formado.

Honduras (Administración de la Justicia de Menores): El Comité dedicó tres punto a este

país. En el numeral 80, subrayó las preocupaciones en relación con las condiciones de detención y con el uso sistemático de la detención preventiva y de las leyes de seguridad (antimaras), que

principalmente impiden el ejercicio del derecho de asociación, etc. En el numeral 81, recomendó sobre

todo abandonar o reformar el art. 332 del Código Penal, para evitar la criminalización del niño por el simple hecho de su apariencia exterior, y la limitación de la detención preventiva. También recomendó toda una serie de medidas para evitar la privación de libertad como única respuesta para los menores

delincuentes y para favorecer su reintegración. Finalmente, en el numeral 82, pidió al Estado participe que ponga su sistema en acuerdo con las grandes líneas de los estándares internacionales.

Kenya y su administración de la Justicia de Menores han tenido la misma suerte, con los

puntos 67 y 68 de las observaciones finales. El punto 67 está principalmente dedicado a la edad de la

responsabilidad penal que permanece fija en 8 años, lo que es muy poco, y al hecho que algunos menores son tratados como adultos. Habló también de la superpoblación de las cárceles y de la suerte que les es reservada a los niños de la calle.

2.3.2. Colaborando con la Justicia en Libertad: Buenas prácticas en el marco del Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa

Uno de los objetivos del Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa es validar un

modelo de atención a los adolescentes en conflicto con la ley adecuado a nuestra realidad, que

contribuya a que esta norma se pueda cumplir con eficacia y eficiencia, en el entendido que, desde la promulgación del Código de los Niños y Adolescentes, no ha sido fácil para el Sistema de

de los Derechos del Niño (IDE) con Sede en Sion, Suiza. Revista Justicia para Crecer, N° 6 - abril -junio 2007; Lima - Perú, Pag, 06-14

120

Administración de Justicia Juvenil aplicarla siempre y con éxito, sobre todo porque, para lograrlo,

requiere de la adecuación efectiva de los modelos de intervención vigentes.

Luego de un año de haber iniciado la aplicación del proyecto en dos zonas piloto del país, constatamos que es posible y viable decidir el internamiento como última medida, o más bien dicho, lograr la colaboración con la justicia en condiciones de libertad haciendo uso de otros recursos

legales y técnicos como son: la posibilidad de confiar la custodia del adolescente a sus padres, aplicar la remisión o una medida alternativa a la privación de la libertad, o incluso incorporando la mediación como herramienta que tiene un importante efecto educativo en la construcción de relaciones sociales

más pacíficas.

Entre el mes de marzo de 2005 y junio de 2006 se ha logrado garantizar el derecho a la

defensa a un total de 183 adolescentes, de los cuales 123 fueron considerados casos que no reunían condiciones jurídicas para decidir el internamiento como medida preventiva. Todos ellos iniciaron su participación en las actividades del proyecto mientras duraba la etapa de investigación fiscal o

judicial, habiéndose logrado luego que a un total de 24 se les aplicara la remisión, sustentada en una valoración más objetiva de la infracción y en una evaluación más profunda de las condiciones

personales del adolescente y de su entorno, sobre todo, familiar. Los demás casos, se encuentran aún en espera de una decisión de la justicia.

Si pudiéramos señalar cuáles son algunas de las prácticas metodológicas que están permitiendo que este modelo vaya logrando buenos resultados, mencionaríamos en principio cinco, sin las cuales tal ve hubiéramos puesto en riesgo probable la efectividad de la norma. 74

Una defensa oportuna y eficaz, basada no sólo en la asistencia legal inmediata sino en la generación de información objetiva y relevante para la toma de decisiones sustentada y coordinada con el operador de justicia, de acuerdo a ley.

La comunicación inmediata a los padres o responsables del adolescente, cuya presencia y

apoyo oportuno es indispensable para confiarles la custodia mientras dure la investigación y una vez establecida la medida.

DRA. OLGA SALAZAR. Colaborando con la Justicia en libertad. Psicóloga y Coordinadora del Proyecto Piloto De Justicia Juvenil Restaurativa de Terre des Hommes y Encuentros Casa de la Juventud. Revista Justicia para Crecer, N° 6 - abril -junio 2007; Lima - Perú.

121

La atención social y educativa del adolescente desde que se inicia la investigación fiscal o judicial, garantizando con ello una valoración más integral de su situación personal y la promoción de

actitudes responsables ante su situación y la justicia.

La coordinación y articulación de servicios y programas comunitarios que apoyen el proceso

de integración del adolescente.

Finalmente, pero tal vez lo más importante: garantizar en todo momento y en la medida de lo

posible, la opinión y elección libre del adolescente con relación a su participación en el proyecto,

manteniéndolo siempre informado sobre el tipo y alcance de la asistencia que se le brinda así como de

las consecuencias de su cumplimiento o no con la justicia. De esta manera se ha logrado, en la mayoría

de casos, que el adolescente desarrolle actitudes más conscientes sobre su situación jurídica, se esfuerce por superar su problema cumpliendo con la justicia y opte por aprovechar las oportunidades

de desarrollo que se promueven a través de su acceso a programas sociales de su localidad de origen.

Mediación, Victima y Derecho a la Reparación

Encontramos un importante aporte teórico en los planteamientos del Dr. Tony Peters, que alude directamente a la mediación, al mismo tiempo que ofrece un modo alternativo de enfocar la responsabilidad del adolescente en conflicto con la ley, pone de relieve el derecho que la víctima tiene

a la reparación del perjuicio sufrido, con lo cual representa un instrumento que permite explorar caminos nuevos en la búsqueda de la justicia.

La mediación es un método de comprensión de un problema (ocasionado por un acto delictivo) en el cual un tercero, es decir el mediador, estimula y apoya a las partes directamente implicados en

dicho problema para contribuir en cuanto sea posible a la elaboración de una solución que obtenga el acuerdo de las dos partes.

Dicha reparación se asocia naturalmente en primer lugar, con la reparación del daño material

y moral que la víctima del delito ha sufrido. Sin embargo, también se debe comprender la reparación

de manera más amplia ya que concierne igualmente a las consecuencias del delito en el contexto de la vida directo de la víctima, al daño engendrado por el autor en su propio contexto de vida y el que se

inflinge a él mismo. Las prácticas de reparación están basadas, principalmente, en el respeto del otro

así como en el respeto de uno mismo.

122

Finalmente, las prácticas de reparación no apuntan exclusivamente hacia las relaciones perjudicadas entre las personas implicadas, también conciernen las relaciones sociales que han sido perturbadas por el delito. Las prácticas de reparación están, por consiguiente, centradas de igual

manera en aportar un poco de pacificación social. 75

La reparación y la pacificación repercuten, entonces, en mucho más que el hecho de reparar las relaciones entre dos personas. En el transcurso de diferentes actividades que se llevan a cabo de

manera procesal, las partes escogen, voluntariamente y sobre todo conscientemente, realizar un compromiso ético: el autor está dispuesto a asumir su responsabilidad y la víctima a aceptarlo,

reconocerlo y apreciarlo.

Este enfoque restaurativo de la delincuencia se inscribe, de manera cada vez más explícita,

en el marco de un nuevo modelo de proceso, que se conoce en la literatura internacional con el

término de justicia restaurativa o derecho a la reparación. Esta orientación se perfila como un tercer camino en la manera de enfocar la delincuencia, junto con el modelo clásico, represivo y retributivo,

centrado en el acto criminal, por un lado, y por otro lado el modelo rehabilitador, centrado exclusivamente en el autor de dicho acto.

En las Recomendaciones del Consejo Europeo, a saber la R(85) 11 y la R(87)21, se ha considerado que la mediación autor-víctima es deseable. La declaración de la ONU sobre los

"Principios Básicos de Justicia para las Víctimas del Delito y el Abuso de Poder", de 1985, demostró

la importancia de la mediación.

Importante a la idea de mediación en una Recomendación reciente del Consejo Europeo, R(99)19, en relación con la mediación en los asuntas penales. Esta recomendación reconoce "la importancia legítima para la víctima de hacer oír su voz en el enfoque de las consecuencias de la

victimización, de entablar una comunicación con el autor y recibir disculpas del mismo modo que una reparación de su parte". Principalmente, la mediación puede tener como ventaja que la víctima se

haga una imagen más realista del autor y de su conducta. La mediación víctima-autor no debe, por

otro lado, limitarse a un enfoque alternativo del delito. Mientras en el sistema actual la víctima queda fuera del sistema penal. La mediación hace entender que las necesidades de la víctima, del autor y de

la colectividad, no son incompatibles. La naturaleza conciliadora de la mediación puede llevar

igualmente a que el proceso penal cumpla con uno de sus objetivos fundamentales, a saber, permitir el

LUIS FRANCIA SÁNCHEZ. Promover Soluciones No Punitivas. Comisionado del Programa de Asunto Penales y Penitenciarios de la Defensoria del Pueblo. Articulo Revista Revista Justicia para Crecer, N° 3 - julio - septiembre 2007; Lima - Perú, Pag, 12-13

123

regreso a una vida en común apacible y sin peligro, restaurando el equilibrio y la paz social después de

cometerse un delito.

La Recomendación R(99)19 plantea que la mediación víctima-autor debería ser un servicio al

cual se puede acceder en cada fase del proceso penal. Esta recomendación define la mediación

víctima-autor, menciona algunos principios generales, discute el interés de una base legal para la

puesta en práctica de la mediación y su relación con la administración de la justicia penal. También pone cierta atención en las calificaciones necesarias, la selección y la formación de los mediadores.

La mediación autor-víctima que reúne a los dos protagonistas implicados directamente en un conflicto para permitirles concertar el modo de enfocar y solucionar su problema, se parece, por el

concepto, al movimiento que la literatura internacional llama restorative justice y que se puede traducir por justicia restaurativa o derecho a la reparación.

Frente a esta explicación, hallamos la definición de la "justicia restaurativa" de Tony Marshall: "La justicia restaurativa es un proceso por el cual las partes implicadas en una infracción específica deciden en común cómo tratar con las consecuencias de la infracción y sus implicancias

para el futuro". O también dicho en otras palabras: "La justicia restaurativa es una aproximación al delito, con un enfoque orientado a la solución de problemas, que involucra a las partes mismas, y a la

comunidad en general, en una relación activa con los antes de justicia. Para seguir desarrollándose, el

derecho a la reparación deberá superar tres grandes retos.

Primero, se debe tener en cuenta el hecho que la integración de los conceptos y métodos de la justicia restaurativa al interior del sistema penal clásico amenaza con llevar a la asfixia sus ideas y su singularidad. ¿El conjunto de las reflexiones relacionadas con el derecho a la reparación puede

acaso sobrevivir y desarrollarse dentro de un modelo de proceso penal donde la represión y la retribución amenazan con triunfar sobre todo lo demás?

Segundo, la justicia restaurativa debe extender la práctica de la mediación víctima-autor no sólo s categorías de delitos y de delincuentes cada vez más graves sino también volverla accesible en

otros momentos de la intervención penal, tal como la ejecución de la pena y la asistencia postpenal.

124

Tercero, la mayoría de los proyectos de justicia restaurativa deben, de manera cada vez más

explícita, para del nivel de experimento o de proyecto piloto al de una práctica general para que ésta, integrada entonces en un marco legal y beneficiándose de las garantías jurídicas necesarias, reciba su

lugar en el seno de los diferentes sistema nacionales de proceso penal.

2.3.4. Mediacion Victima y Derecho a la Reparacion

si bien puede ser discutible que el accionar de las pandillas o las infracciones cometidas por los adolescentes (de 12 a 18 años de edad según el Código de los Niños y Adolescentes peruanos) sea uno de los componentes centrales de criminalidad y afectación a la seguridad ciudadana, lo cierto es

que la percepción de los ciudadanos así lo considera. A ello es necesario agregar que una revisión de la estadística de los Centros Juveniles, en donde se encuentran los adolescentes procesados o sentenciados por la comisión de una infracción penal, muestra que entre 1997 y el 2005, es decir en

poco menos de 10 años, la población adolescente privada de libertad se ha incrementado en casi un

100%, tasa de re cimiento mucho mayor al de la población de internos adultos.

Este incremento puede ser explicado por una especial aptitud represiva de la justicia penal juvenil o por el efectivo aumento de infracciones cometidas por los adolescentes. Sin destacar la

primera explicación, parece claro que existe un incremento de las conductas ilegales de los adolescentes.

Además de ellos, al revisarse la estadística de la población adolescente privada de libertad, se observa en los últimos años que el porcentaje de infracciones contra el patrimonio se ha incrementado constantemente hasta alcanzar alrededor de 50%, lo que podría deberse a que una alta

proporción de adolescentes proviene de hogares con serias carencias económicas. Evidentemente con ello no se pretende establecer una relación mecanicista entre pobreza y criminalidad, pero sí puede

plantearse como hipótesis que un significativo número de infracciones representan un mecanismo del adolescente para obtener recursos básicos.

125

10.- La sociedad civil y su participación en lo seguridad ciudadana:

El Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, conformado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana con sede en Lima y los comités del interior del país a nivel regional, provincial y

distrital, entre otras actividades, coordinar a sus diversos integrantes en acciones de prevención

dirigidas a garantizar la seguridad en las Juntas Vecinales conformadas al efecto.

Siendo las infracciones de los adolescentes un factor de inseguridad, estos Comités han centrado su actuación en este tema y a la vez exigen que la justicia tome las medidas adecuadas para

sancionarlos.

Lamentablemente, en las mayorías de nuestras ciudades no se cuenta con un Centro Juvenil

donde el adolescente pueda ser internando, y en caso que se dispusiera tal medida el adolescente tendría que ser trasladado en un Centro Juvenil alejado, desarraigándolo del entorno familiar para introducirlo en un ambiente con valores socioculturales distintos.

Si bien la legislación permite un conjunto de medidas socioeducativas poro el adolescente infractor, lo cierto es que en la mayoría de lugares de nuestro país el juez sólo tiene como opción la

amonestación o el internamiento, ya que las otras medidas no privativas de libertad, como la prestación de servicios a la comunidad, la libertad asistida y la libertad restringida, requieren para su ejecución de la asistencia de un equipo multidisciplinario que ofrezca el necesario componente de

capacitación y formación del adolescente respecto a valores, educación y actividades laborales. Parn ello se establece la existencia de un Servicio de Orientación al Adolescente (50A), que únicamente

funciona en la ciudad de Lima y que la Gerencia de Operaciones de Centros Juveniles no ha podido reproducir en otras zonas del país.

En este contexto, es evidente que la justicia penal juvenil en el interior del país no cuenta con los mecanismos adecuados para hacer frente al pedido de la población de medidas adecuados contra los infractores, ya que la amonestación con frecuencia es insuficiente y la internación en un

Centro Juvenil alejado resulta una medida desmesurada que afecta los derechos fundamentales del adolescente.

¿Qué se puede hacer para mejorar el tratamiento de los adolescentes infractores? Incluso si se hiciera caso a las propuestas de abrir más Centros Juveniles para privar de

libertad a más adolescentes, lo cierto es que no parece existir los recursos necesarios para ello, y

126

de existir algún fondo que permita invertir en nueva infraestructura, debería evaluarse el costo de dichas construcciones y su mantenimiento frente al costo del funcionamiento de una 50A, el cual

tiene algunas ventajas que deberían ser consideradas:

El SOA tiene un costo menor que un Centro Juvenil. Permite con menos recursos atender a una mayor cantidad de adolescentes. No tiene los efectos nocivos que implica la privación de la libertad.

Permite una atención que incluye a la familia del adolescente.

Con ello no afirmamos que las medidas no privativas de libertad puedan ser aplicadas a todos

los adolescentes, ya que existirán siempre algunos casos en los que el juez deba determinar el internamiento.

Enfrentados a la realidad de que, a corto plazo, no existen recursos para la conformación de

los SOA a nivel nacional, peor al mismo tiempo hay la necesidad

de implementar medias

socioeducativas no privativas de libertad, surge la interrogante sobre si los Comités de Seguridad

Ciudadana, adicionalmente a las labores hasta ahora desarrolladas, podrían intervenir para en coordinación con el 50A establecer los mecanismo y recursos para la ejecución de dichas medidas socioeducativas. Especial atención merecería la medida de Prestación de Servicios a la Comunidad,

que debe comprender tanto la realización de actividades laborales por los adolescentes, como

tombién un tratamiento similar al desarrollo en el 50A, que incluya la participación de las familias.

Con ellos no se propone que los Comités ejecuten directamente estas medidas socioeducativas sino que, mediante ellas y en coordinación y bajo la dirección del 50A, es decir de la

Gerencia Operaciones de Centros Juveniles, en los lugares donde fuera posible, se estudie la posibilidad de desarrollar estas medidas. Obviamente se trata de una propuesta que aún debe ser definida con mayores detalles pero que puede iniciarse con algunas acciones:

Realizar un diagnóstico que determine las ciudades en donde es más apremiante la necesidad

Asimismo establecer las

de implementar medidas socioeducativas no privativas de libertad.

características principales de los adolescentes a quienes se aplicarían dichas medidas.

La evaluación de la Gerencia de Operaciones de Centros Juveniles sobre la posibilidad de

realizar una actividad de coordinación y supervisión de la ejecución de las medidas socioeducativas en dichas ciudades.

127

La evaluación, desde los Comités de Seguridad Ciudadana, de la real posibilidad de colaborar con la ejecución de las medidas considerando: infraestructura, unidades receptoras para la Prestación de Servicios a la Comunidad, profesional que conformen un equipo multidisciplinario (con el

aporte de cada institución integrante del Comité).

Además establece la siguiente clasificación entre justicia retributiva y justicia restaurativa:

JUSTICIA RETRIBUTIVA & JUSTICIA RESTA URATIVA 76

Justicia Retributiva

Un delito es un acto en contra del Estado, une violación de la Ley, una idea abstracta

Justicia Restaurativa

Un delito es un acto en contra otras personas y de la Comunidad. Es una violación de las relaciones.

 

Culpabilidad

Responsabilidad

 

Castigo

Reparación

Orientado hacia el Pasado

Orientado hacia el Futuro

 

El

castigo

se

usa

para

aleccionar

al

infractor,

desalentar

La

reparación

se

usa

para

prevenir

la delincuencia,

- disuadir a la

devolver el vínculo con la

sociedad

sociedad

Se denuncia al agresor Las necesidades de la víctima no son consideradas

Se denuncia el agravio Las necesidades de la víctima son atendidas.

 

El

juicio

busca

unir

a

las

El juicio divide a las partes

partes

(diálogo

-

conciliación

-

mal

causado por el adolescente infractor y

El

balance

es

entre

el

el castigo

negociación)

Se lograr el balance a través

del

de

infractor

un

acto

positivo

por

parte

;'° Fuente: RENATE WINTER. Justicia Retribitiva y Justicia Restaurativa. Magistrada Internacional. Revista

Justicia para Crecer, N° 1 - julio - septiembre 2007; Lima - Perú, Pag, 18

128

El Estado tiene monopolio para

ocuparse del agraviado cometido

El sistema de justicia penal

controla la delincuencia

11.- Diagnostico del Perú

Se reconoce el rol del

infractor, la víctima y la comunidad

La comunidad es la principal

responsable

delincuencia

de

controlar

la

Defensa de Oficio de Menores Estudios realizados sobre el Sistema de Justicia Juvenil en el Perú nos revelan que en el país aún existen prácticas socio jurídicas correspondientes al modelo retribucionista (castigador) y tutelar (proteccionista), lo cual, sumado a la debilidad del sistema de defensa, la excesiva

judicialización de los casos y la escasa aplicación de medidas alternativas socio educativas, contribuyen a la falta de protección adecuada de los derechos de los adolescentes, así como impiden

lograr su integración social. El modelo restaurativo que propone fortalecer el sistema de defensa inmediata desde la etapa policial, así como el desarrollo de programas socios educativos en medio abiertos, orientados a promover la reparación a la víctima y el restablecimiento de los vínculos del

adolescente con su comunidad, resulta una alternativa viable para lograr la reinserción de los menores infractores.

El problema radica en la falta de una defensoría especializada para ver estos casos, por ello resulta de vital importancia que cada delegación policial cuente con un defensor de oficio especializado en el tema. El Ministerio de Justicia, a través del programa Alegra, dispondrá un sistema de asistencia gratuita para estos casos, a fin de proteger derechos y asumir una defensa oportuna y efectiva. En eso esta trabajando el Ministerio, ya que tenemos que considerar que se

requiere de un mayor presupuesto para implementar el cargo de defensor de oficio de menores infractores. Se considera la posibilidad de suscribir convenios con los colegios de abogados y las universidades que cuenten con facultades de derecho, a fin de que nos apoyen.

Considero importante la coordinación en pro de un trabajo más integral por nuestros

adolescentes con el objeto de rehabilitarlos. Por eso es trascendente la decisión del Ministerio de la

Mujer y Desarrollo Social de propiciar, como ente rector, la mesa de trabajo sobre el adolescente en conflicto con la ley penal, en el cual participan otras instituciones involucradas en el tema, y lograr de

129

esta forma un trabajo conjunto que de fuerza a las iniciativas, medidas y modificaciones del Código de los Niños y los Adolescentes que coadyuven a una efectiva rehabilitación.

Lo más urgente, por ahora, en esta valiosa cooperación es poner en marcha un intenso proceso de capacitación de los abogados de oficio en justicia juvenil. Sin bien, en los últimos tres

años, más de 60 abogados de oficio se han beneficiado con cursos de capacitación ofrecidos por estas instituciones en la Academia de la Magistratura, se necesita, de un lado, profundizar el conocimiento y la práctica en materia de justicia juvenil, en particular sobre el modelo restaurativo, y

por otro lado, ampliar la capacitación a nuestros profesionales del interior del país. Asimismo es muy importante que el proyecto piloto de Justicia Juvenil Restaurativa difunda su experiencia entre los

funcionarios, profesionales y magistrados del sistema de justicia juvenil. 77

Resultados Proyecto Piloto Justicia Restaurativa

A continuación la evaluación de la aplicación del Proyecto Piloto Justicia Restaurativa:

Se ha logrado sensibilizar y comprometer a un conjunto de autoridades y operadores de justicia en el fortalecimiento del sistema penal juvenil desde un enfoque restaurativo.

Se ha logrado diseñar un proyecto piloto sobre Justicia Juvenil Restaurativa con la participación de diversos representantes de las instituciones del Sistema Penal Juvenil. Lo cual ha

permitido responder efectivamente a los problemas centrales del Sistema Penal Juvenil y ha posibilitado el compromiso y la participación de diversas personas e instituciones en la implementación del proyecto.

Se ha logrado establecer un conjunto de convenios con casi todas las instituciones que forman parte del Sistema Penal Juvenil: Poder Judicial, Ministerio Público, befensoría del Pueblo,

Ministerio de Justicia, Academia de la Magistratura, Municipalidad de El Agustino, Municipalidad de José Leonardo Ortiz. Quedan convenios pendientes con el Ministerio del Interior y con el Ministerio

de la Mujer y Desarrollo Social. Los diversos convenios firmados han permitido contar con base importante de apoyo en las distintas instituciones del Sistema Penal Juvenil para la implementación del Proyecto piloto.

Desde marzo del 2005, el proyecto piloto ha atendido hacer de 105 adolescentes: 70 en El Agustino y 35 en Chiclayo. La mayoría de los casas atendidos consisten en infracciones con violencia:

María Zavala. Habrá Defensa de Menores. Ministra de Justicia del Perú. Articulo. Revista Justicia para Crecer, Nr 4 - octubre - diciembre 2006; Lima - Perú, Pag, 5

130

robo agravado (34.3%), pandillaje pernicioso (17.1%) y hurto agravado (14.3%). Los adolescentes son, casi en su totalidad, varones. Tienen entre 16 (25.7%) y 17 (51.4%) años de edad. La mayoría de ellos

no estudia (54.3%) y tampoco trabaja (66.7%). Por otro lado, el 62.9% de ellos consume drogas, un 26.9% tiene problemas de adicción.

Se ha revertido la situación de vulneración de derechos de adolescentes detenidos en comisarías de las zonas de intervención del proyecto piloto, sobre todo en El Agustino. Las

detenciones arbitrarias, que ascendían casi al 80%, han disminuido significativamente, se ha asegurado una defensa efectiva y oportuno, así como la presencia de la familia entonos los casos de

los que ha tomado conocimiento el Ministerio Público. Además de lograrse el pleno respeto de los

derechos humanos consagrados en instrumentos nacionales e internacionales, este logro devuelve la legitimidad a la autoridad y hace posible el ingreso de la ley en lo vida de los adolescentes, con

importantes efectos preventivos.

Se está logrando la desjudicialización de los casos de menor gravedad. Tonto el Fiscal como

el Juez cuentan con informes y propuestas técnicas que sustentan la remisión o medidas alternativas al internamiento para caos de menor gravedad. Hasta el momento se han solicitada remisiones, lográndose una remisión fiscal y una judicial. bebe tenerse en cuenta que en nuestro país se han

dado muy pocas remisiones. En El Agustino, en los últimos 5 años, sólo se han dictado 8 remisiones.

be 105 adolescentes atendidos legalmente por el proyecto, 50 viven siguiendo un programa

de acompañamiento sistemático. De ellos, sólo 2 volvieron a cometer una infracción a la ley penal, en tanto que 19 se han insertado en diversas redes y programas comunitarios.

El proyecto, tanto en El Agustino como en Chiclayo, ha iniciado un trabajo con las víctimas, habiéndose llegado a acuerdos satisfactorios en 7 casos.

Se ha logrado institucionalizar un espacio de coordinación y diálogo entre los diversos responsables de las instituciones del Sistema Penal Juvenil en las zonas de trabajo. Ello ha

permitido plantear y resolver problemas y dificultades, conocer los avances del proyecto y el conocimiento e intercambio de opiniones y experiencias sobre la Justicia Juvenil Restaurativa.

Los operadores de justicia que participan en las dos zonas piloto están mostrando cada vez mayor motivación por profundizar, especializarse y aportar en la temática de la Justicia Juvenil

Restaurativa. En perspectiva, se están gestando las condiciones para la formación de cuadros especializados con capacidad de transferir su experiencia a operadores de otras localidades.

131

Se ha identificado y estableció relaciones interinstitucionales con un conjunto de instituciones, servicios y programas en las zonas piloto para responder a 3 problemas centrales que

afectan a los adolescentes atendidos por el proyecto: el consumo de drogas; los problemas para el acceso a la escuela o programas no escolarizados, y la falta de programas de formación para el

trabajo.

5e ha logrado estructurar una propuesta metodológica de intervención interdisciplinaria

sobre la base de la responsabilización del adolescente respecto a su propio acto infractor y frente a las posibilidades de repara el daño ocasionado. Desde un inicio y durante toda la intervención se

sostiene la posibilidad de componer las consecuencias de la infracción en el adolescente y su familia.

11.- Problemas encontrados en el Sistema Penal Juvenil

La intervención de la justicia debe ser adecuada, inmediata y oportuna, de lo contrario trae efectos contraproducentes. La educación significa que la intervención debe ser acorde con la ley, y que debe tener en cuenta las condiciones personales, sociales y culturales del adolescente. Una intervención desproporcionada, excesiva e incluso ilegal impide que el adolescente acepte la

legitimidad de la autoridad y las consecuencias de su decisión, generando incluso la percepción de una intervención injusta. De igual modo, una sanción aplicada a destiempo impide que el adolescente asocie su acto con las consecuencias de la justicia.

Los adolescentes en conflicto con la ley penal que tiene problemas de abuso de sustancia

psicoactivas muestran mayores dificultades para afrontar adecuadamente las consecuencias de sus actos y de la infracción de la ley; haciéndose necesaria una intervención profesional inmediata que atenúe las consecuencias personales y sociales que le genere el consumo de tales sustancias antes de cualquier intervención de índole legal o restrictiva. Por control lado, los servicios públicos y privados existentes no cuentan con programas destinados a la atención de menores, entendiéndose que existe una creciente demanda de casos y la necesidad de ofrecer atención especializada.

A pesar de que el Código del Niño y Adolescente establece la remisión y una serie de medidas

alternativas a la prevención de la libertad, éstas se aplican muy esporádicamente debido a varias

razones: aún subsiste en algunos operadores una mentalidad tutelar; la presión social y de los medios de comunicación; el temor a equivocarse y a ser sancionado por los superiores jerárquicos; la poca

claridad de la ley al definir la gravedad; la ausencia de instituciones con programas especializados en libertad.

132

En la justicia juvenil el papel del equipo técnico es sumamente importante. Lamentablemente los operadores de justicia, tanto jueces como fiscales, no cuenta con el apoyo y la orientación técnica

del equipo multidisciplinario.

La defensa de oficio tiene una carga de trabajo que le impide la protección de derechos de los adolescentes detenidos en la instancia policial. En las demás instancias del proceso, su participación es mínima.

El Código de los Niños y Adolescentes señala para los caos de remisión concedidos por la Fiscalía, que el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social debe diseñar, ejecutar y supervisar

Programas de Orientación o autorizar a instituciones privadas tales programas, de modo que los adolescentes a quienes el Ministerio Público haya dispuesto otorgarles la remisión sean derivados allí. Lamentablemente esto no se cumple porque el MIMDES no ti ene infraestructura ni recursos humanos para la ejecución y supervisión de los Programas de Orientación, tampoco existe un procedimiento reglamentario aprobado para otorgarles a instituciones privadas al autorización para que éstas supervisen esos programas; ello se agrega el MIMDES no tiene dentro de sus líneas de trabajo fomentar la creación de una red de instituciones privadas que se puedan encargar la supervisión de los Programas de Orientación.

12.- Propuestas

Hacer un estudio que analice las dificultades del Código de los Niños y Adolescentes para la aplicación de la remisión y elabore una propuesta de modificación al Congreso de la República.

Realización de visitas inopinadas del Ministerio Público y de la Defensoría del Pueblo a las comisarías durante la noche.

La puesta en marcha de servicios especializados para la atención de adolescentes con problemas de abuso de sustancias estupefacientes se hace prioritaria desde dos puntos de vista: que la atención especializada y diferenciada se haga extensible a todos los Centros Juveniles con la infraestructura y personal disponible; y en segundo lugar, la apertura de los servicios públicos ya existentes para la atención prioritaria de los adolescentes en conflictos con la ley.

El MIMDES debe establecer un procedimiento que permita otorgar a instituciones privadas

autorización para supervisar Programas de Orientación conforme a lo establecido en el artículo 206

133

del Código de los Nidos y Adolescentes, así como regular mecanismos de control de esas instituciones

que podrían acoger a adolescentes derivados por remisión fiscal. 78

Distrito de El Agustino: Proyectos y Testimonios

Experiencia Educativa en del Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa en el distrito de "El Agustino"

El Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa que implementan la Fundación Tierra

de Hombres y la Asociación Encuentros Casa de la Juventud atendió su primer caso: el de un adolescente detenido en una Comisaría de El Agustino, en Lima. Dos artos han pasado desde

entonces, y son más de 300 adolescentes atendidos a nivel policial por los equipos de defensa inmediata de los distritos de El Agustino y de José Leonardo Ortiz, en Chiclayo. Nos parece un momento adecuado para presentar algunas reflexiones del aludido proceso. 79

Se debe romper con el mito de que trabajar sin recurrir a la privación de libertad con el

adolescente que infringió la ley es sinónimo de impunidad y peligro.

Por el contrario, nuestra experiencia nos permite asegurar que, en vez de perjuicio para los

intereses de la justicia y la sociedad, representa una ventaja, pues favorece la construcción de una conducta responsable en el adolescente en su medio de socialización natural, fortalece sus vínculos de soporte familiar y le ayuda a restaurar o construir relaciones más saludables con su comunidad; le

facilita encontrar espacios nuevos de socialización con sus pares, así como descubrir nuevas opciones más favorables para su desarrollo personal. No se trata de impunidad, sino de proveer al adolescente de asistencia y acompañamiento educativo en libertad. Lo que se busca es promover procesos de

identificación con formas nuevas de convivencia grupal y social que respondan de manera más efectiva a sus demandas más personales de desarrollo. De este modo, se reducen significativamente las

probabilidades, que en un futuro cercano o lejano, el adolescente, por opción propia o por invitación de un amigo, decida nuevamente infringir la ley.

El rol de la defensa legal del adolescente se trastoca si se limita a buscar su libertad o a persuadirlo de confesar su responsabilidad para atenuar la severidad de la sentencia.

Oscar Vásquez Bermejo, Director de Encuentros, Casa de la Juventud. Proyecto Piloto Justicia Restaurativa. Revista Justicia para Crecer, N° 1 - diciembre - febrero 2005; Lima - Perú, Pag, 22 - 25

Olga Salazar Vera. Impunidad, No, Sino acompañamiento educativo en Libertad. Psicóloga y Coordinadora del Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa. Articulo, Revista Justicia para Crecer, N° 4 - octubre - diciembre 2006; Lima - Perú, Pag, 18 - 19

134

Por el contrario debe ser una defensa que, tomando en cuenta la capacidad de respuesta del adolescente, lo inste a asumir una actitud responsable frente a la ley y la justicia. Se trata de que

comprenda que, desde el momento en que fue detenido, debe colaborar y someterse al proceso de investigación que la justicia determina para esclarecer los hechos y los responsables de la infracción,

aun cuando sostenga su inocencia.

A la vez que se insta al adolescente a responder con responsabilidad ante la ley y la justicia,

e indispensable sostener la presunción de su inocencia hasta que las investigaciones determinen su nivel de responsabilidad en los hechos.

Solamente sosteniendo la presunción de inocencia podemos abrir la posibilidad de incorporar la opinión, la perspectiva y las posibilidad de respuesta del adolescente en el momento de la

declaración. be este modo se brinda al adolescente la oportunidad de probar y hacerse responsable por su verdad con respecto a la comisión de la infracción. Un adolescente al que se le invita narrar su verdad con la promesa de ser escuchado y tomado en cuanta, es un adolescente que desarrolla un sentido de mayor justicia con relación a su causa y, por lo tanto, una percepción más legitimada de la autoridad. Es un adolescente que se siente reconocido y no condenado como persona. Hay, pues que superar el problema de la estigmatización, pasando de la lógica del interrogatorio a la lógica de la entrevista, o de la lógica de la ficha personal a la lógica del análisis jurídico psicológico y social de la conducta del adolescente.

En el proceso de su integración social, es importante que el adolescente tenga la oportunidad de deconstruir sus imágenes o paradigmas de la autoridad para volver a construirlos en base a una

nueva experiencia.

Es de suma importancia que las respuestas del sistema de administración de justicia sean

oportunas, coherentes y pertinentes. Cuando más demore la justicia en resolver el caso, menor será para el adolescente la posibilidad de percibir la sanción como una consecuencia justa. Cualquier maltrato o abuso de autoridad contribuirá a distanciar al adolescente aun más de la ley y la justicia,

despojándolas de autoridad. Una sanción desproporcionada a la gravedad de la conducta infractora sólo reforzará el sentimiento de exclusión del adolescente, suscitando sentimientos de temor,

desconfianza y resentimiento con relación al sistema de justicia y al sistema de protección social de

la infancia. El adolescente requiere percibir no sólo la presencia de una autoridad formal, sino sobre todo reconocer en ésta, una autoridad moral, técnica y humanizada, cuyas cualidades le permitan

sentirse invitado a seguir formando parte de la sociedad en el marco de la ley, y no a seguir viviendo en ella como un "no deseado".

135

Es indispensable que la defensa integre a la dimensión jurídico-legal de su labor los aportes de la Psicología y el Trabajo Social.

La aplicación de este criterio es importante para generar procesos de integridad exitosos,

enfocados en el desarrollo de las capacidades restaurativas y de desarrollo de los adolescentes. El objetivo debe ser no sólo aportar elementos que ayuden a comprender los factores psicosociales

asociados a la conducta infractora, sino, sobre todo, identificar aquellas capacidades y potencialidades del adolescente para encarnar su problema, superar su situación de vulnerabilidad y desarrollarse de manera más protegida y saludable. Sobre esta base se puede formular un plan de

trabajo socioeducativo con él.

Los equipos técnicos deben aportar elementos de la realidad psicológica y social del

adolescente que ayuden al Fiscal o al Juez a tomar la mejor decisión sobre su caso.

Los informes técnicos deben identificar las posibilidades de cada adolescente para afrontar y superar su problema. Deben ser informes realistas, que no encubran las dificultades y que, basados en el principio del Interés Superior del Niño, disciernan capacidades y potencialidades del

adolescente. beben ser propositivos y especialmente ofrecer recomendaciones sobre las acciones educativas más apropiadas para su proceso de desarrollo. Deben complementar el análisis jurídico del caso ayudando al operador de justicia a decidir la medida pertinente a los fines de integración social del adolescente.

La libre participación del adolescente y la víctima en procesos de encuentro y reparación del daño tiene un profundo valor educativo y restaurativo.

Valor educativo, porque afirma al adolescente en su proceso de compresión del problema y de su propia conducta, y le ayuda a desarrollar una capacidad de empatía probablemente no explorada. Valor restaurativo, porque permite reparar moral o materialmente, en la medida que permitan las

circunstancias, el daño inferido a la víctima, y porque estimula al adolescente a resignificar su vínculo con la víctima, logrando al menos generar pactos de cese de la violencia y de no agresión entre ellos. Se previene así ahondar el sentimiento de amenaza que vive la persona agraviada, brindando la

oportunidad de que incluso ella pueda incidir a través del acuerdo reparatorio en el cambio de conducta y de vida del adolescente que la agravió.

Proyecto Piloto de Justicia Restaurativa en el distrito de "El Agustino"

En el Perú, cuando un adolescente comete una infracción leve contra la ley penal, se

presentan en general dos situaciones. En la primera situación se le deja en libertad, y el adolescente

136

vuelve al ámbito donde se dieron las causas de su conducta antisocial hasta que vuelven a descubrirlo

infringiendo la ley. En la segunda, a través del proceso judicial, se le privada de la libertad por un tiempo no mayor de tres años, según lo estipulado por la ley, a pesar de que el Código de los Niños y Adolescentes contempla un abanico de alternativas a la privación de la libertad, como la remisión y

otras medidas: el trabajo en beneficio de la comunidad, la libertad asistida y la libertad restringida.

Lamentablemente, en la práctica, estas medidas socioeducativas de medio abierto no se aplican en la mayoría de los casos debido, por una lado, a la presencia de una mentalidad retributiva en los operadores de justicia, motivada por la presión ejercida desde los medios de comunicación en

torno a la inseguridad y la violencia pero asimismo por la sociedad civil, temerosa pro su propia

seguridad, y de otro lado porque existen mecanismos que permitan aplicar y realizar adecuadamente un seguimiento de las medidos socioeducativas en medio abierto.

Terre des hommes Lausanne y Encuentros, Casa de la Juventud, en colaboración con

instituciones públicas y privadas claves, iniciaron a principios del 2005 un proyecto piloto que busca demostrar las ventajas jurídicos, sociales y económicas del modelo de Justicia Juvenil Restaurntiva frente a los sistemas retribucioncitas y tutelar. Para lograrlo, el proyecto se ha propuesto

fortalecer el sistema de defensa inmediata desde la etapa policial así como el desarrollo de programas socioeducativas en medio abierto, orientados a promover la reparación a la víctima y el restablecimiento de los vínculos del adolescente con la víctima y/o con su comunidad.

Para garantizar el desarrollo y viabilidad de este proyecto, se contempla la participación conjunta de instituciones claves del Estado (Poder Judicial, Ministerio Público, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia, Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, Defensoría del Pueblo y las municipalidades de los distritos de El Agustino, en Lima, y José Leonardo Ortiz, en Chiclayo) y de

la sociedad civil (escuela, ONG y organizaciones de base), así como el empoderamiento de los operadores de justicia (policías, fiscales y jueces) y los operadores sociales que integran (psicólogos, trabajadores sociales, promotores, educadores).

El proyecto actúa a través de dos equipos de intervención interdisciplinaria: el Equipo de Defensa Inmediata y el Equipo de Acompañamiento Educativo. El primero, compuesto por un abogado,

un psicólogo y un trabajador social, vela por la aplicación y el respeto de los derechos de los adolescentes detenidos y, por otro lado, evalúa ínter disciplinariamente la situación de cada

adolescente (pues cada adolescente es único), estableciendo criterios para su defensa eficaz y

137

promoviendo, cuando el caso amerite, la remisión o lo aplicación de medidas alternativas, socioeducativas, a la privación de la libertad.

Por su parte, el Equipo de Acompañamiento Educativa, compuesto por un educador social, un

trabajador social y un coordinador de redes, está encargado de establecer una relación educativa con

el adolescente que permita el desarrollo de actitudes responsables y de competencia necesarias para que se revincule con su entorno familiar y comunicativo. El mismo equipo busca también crear o

fortalecer los mecanismos de soporte familiar así como promover el acceso del adolescente

oportunidades de integración educativa y laboral, y finalmente busca establecer alianzas con instituciones privadas y públicas de la comunidad, denominadas Unidades Receptoras, con el fin de

facilitar la participación de adolescente en acciones de prestación de servicios a la comunidad, programas de tratamiento especializado en casos de consumo de doras estupefacientes o violencia familiar, y servicios educativos y de esparcimiento.

A través de la Gerencia de los Centros Juveniles, los operadores de justicia (fiscales o jueces) son periódicamente informados por parte del equipo del proyecto sobre la evolución del

adolescente, positiva o no, en el desarrollo de las medidas socioeducativas aprobadas en por del joven y con su participación.

Finalmente, al cabo de tres años, la validación de este proyecto permitirá a través de un proceso de monitoreo, evolución y capitalización de la experiencia producir información y

conocimiento necesario paro lograr una incidencia política y social que posicione el enfoque de Justicia Juvenil Restaurativa en el Perú.

13 - Testimonios

A lo largo del presente trabajo brindaremos algunos testimonios que graficarán mejor el planteamiento del problema, en cuestión, sin embargo mostraremos algunos a continuación:

Arrebato y esperanzo en "El Agustino":

Carlos arrebató a una muchacha su teléfono celular en una calle del barrio; luego, fue detenido. Con la intervención del equipo del Proyecto Piloto de Terres des hommes Lausanne y

Encuentros Cosa de la Juventud en "El Agustino", se estableció una experiencia inicial de

Su JEAN SCHMITZ. La Justicia Juvenil Restaurativa en el Perú. Delegado en el Perú de la Fundación Terre des hommes Lausanne. Casa de la Juventud desarrollan desde el 2005 un Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa

en los distritos de El Agustino (Lima) José Leonardo Ortiz (Chiclayo). Articulo, Revista Justicia para Crecer, N° 1

diciembre - febrero, 2006; Lima - Perú, Pag, 20 - 21

138

acercamiento entre ofensor y víctima, En este caso, ambos adolescentes. Ellos hablan ahora de ln experiencia vivida. Liliana cuenta de qué modo procesó su miedo y su deseo de justicio; Carlos muestra sus avances y limitaciones en el arduo proceso de cambiar de rumbo.

LILIANA: QUE NO SE TERMINE DE MALOGRAR ESE CHICO:

8t Tengo 16 años, me dedico o estudiar, estoy en quinto año de media. Creo en Dios, voy a

misa. Practico Básquet. En mi barrio consumen droga, los chico de la esquina, y la delincuencia está terrible, roban por todas partes, a mi mamá le han robado y a mi papá también. No se puede vivir

tranquila. Dicen que ésta es zona roja, o sea peligrosa. Hay droga en todo sitio y no respetan ni a los

viejos, a los niños también les roban.

Yo estaba caminando hacia mi casa, venía el colegio y estaba en la esquina con el celular en el bolsillo, no pensaba que me iban a robar. Entonces saqué el celular porque entró una llamada y un chico vino de pronto y me lo arrebató de la mano. Me quedé parada, diciéndome "que hago, que hago". El

chico se iba caminando, ni siquiera corría; entonces fui tras él, diciéndole "amigo, devuélveme mi celular pues" y él se alejaba. Entonces echó a correr y lo seguí, corriendo también; el se metió por una calle que sube al cerro y yo le seguí, gritando "Ayúdenme, me ha robado", peor nadie me ayudaba, nadie quería meterse, tenían miedo. El chico se escapó.

Ya me iba a mi casa, peor de casualidad volví a encontrarlo por el trébol. Todo fue muy rápido, me acerqué al chico, me prendí de él diciéndole "dame, dame mi celular", y empecé a gritar pidiendo ayuda; para mi suerte, en ese momento pasaba el carro de Serenazgo. El chico se me soltó y

escapó pero los serenos lo persiguieron y lo agarraron ahí mismo. Luego, todos juntos fuimos a la comisaría de San Cnyetano, donde hicieron trámites y me dijeron que contara lo que había posado. El serenazgo entregó el celular a la policía. Todo esto tomó largo rato; cuando terminaron ya era muy

tarde, las cinco de la tarde; mis padres estaban enojados, me regañaron y yo me puse a llorar, entonces les conté todo y lloré más todavía.

Cuando me robaron sentí mucho miedo, que el mundo se me venía encima, pero también me dio vergüenza quedarme ahí parada, sin reaccionar, como una tonta ante la gente que me miraba. Si me quedo parada, pierdo pues, qué respeto tendría ante mí. Por eso lo seguí, aunque con mucho temor de que me hiciera darlo.

Testimonios obtenidos por Julio César Cruzado, Articulo, Revista Justicia para Crecer, N° 3 julio - septiembre, 2006:

Lima - Perú, Pag, 20 - 21

139

Creo que la justicia actuó bien. Yo pensaba que todo iba a quedar ahí y que al chico que me robó simplemente lo iban a soltar. Pero no fue así, a él lo interrogaron y todo; luego me devolvieron mi

celular. Yo sólo quería que me lo devolvieran, no tenía interés en que al chico lo metan preso para que

se termine de malograr, es menor de edad. El chico se comprometió a enmendarse, a dejar las drogas

y no robar, y me pedía disculpas.

Luego de un tiempo me enteré que de veras estaba participando de un programa de apoyo. Yo

me sentía bien. Creo que hicieron justicia; justicia con él pero también justicia conmigo. Lo de menos

son las cosas materiales. Aunque al principio sólo pensaba en mi celular, mi celular, que esto que el

otro, pero me he dado cuenta que las cosas materiales se pueden volver a conseguir. Está bien la

ayuda que le dan a ese chico porque si las cosas se dejan como están sólo empeoran.

A los que roban, si son chicos, hay que ayudarlos como al que me robó. Pero si no quieren

cambiar, entonces no podría decir qué se puede hacer. Tampoco se puede mandar en ellos; si no tiene

voluntad de ayudarse a si mismos, nadie les puede ayudar. Pero si de algún modo es posible ayudar, hay que hacerlo; si no, nada va a mejorar.

CARLOS; SIENTO QUE ESTOY CAMBIANDO:

Tengo 16 años. Fui a la escuela hasta los 13, hasta tercero de primaria. Desde entonares

empecé a robar, a fumar droga. No soy hincha de ningún equipo; tampoco soy religioso; no hago ningún

deporte. Mi barrio es un sitio donde encuentras de todo pues, droga, bacilón; yo también empecé a chapar droga, un huiro, dos y como no podía comprar empecé a robar, robaba en todo sitio, en mi

barrio, también en San Juan. Aprovechaba un descuido y me levantaba un celular. Necesitaba plato para droga o para comprarme un polo, un pantalón. Fumaba a forro, la marimba me tenia loco.

Finalmente a una chiquilla le robé y casi-casito termino en Marangaza. Me cayó la parca, me llevaron a la policía, me encierran en una oficina, me preguntan de que barrio eres: dije que era de

otro sitio; luego confesé que soy de aquí, de Agucho. Después, a la fiscalía. No me sentí incómodo,

para nada, les solté toda la historia; creía que me iban a soltar rápido no más. Me han detenido antes

muchas veces, me llevaban a la Comisaría, a veces incluso me quedaba callado no más y me soltaban, pero esta vez, no.

Alguien llamó a los del proyecto. Vinieron, me hablaron bonito, que tenía que rehabilitarme,

ser mejor persona, tener futuro, que me iban a ayudar. Me vaciló harto. Pero salí y no les paré bola,

me iban a buscar a mi casa y no me encontraban. Coma me desaparecí, también me empezaron a

140

buscar los tambos, por todos lados me buscaban, pero mi barrio es puro callejones y no me empelotaban, no me empelotaban. Pero poco a poco comprendí y empecé a venir.

5i, he conocido a la agraviada. No pienso nasa sobre ella; si le he robado, le robé pues. No siento nada. Para mi fue fácil llegar a un acuerdo con ella. Dije, voy a internarme, y punto. Me

comprometí a internarme no más, a estar acá y a poner de mi parte. Estoy cumpliendo, aunque se me hace difícil porque a veces me gustaría seguir en droga o conseguir plato fácil. Es lo que hice desde los 13 años. Para mi es difícil salir de eso, pero no imposible.

Siento que estoy cambiando al participar en este programa. Antes para mi la vida era la

pendejada nada más, la cosa fácil, todo era mío, lo que podía coger. Ahora tengo otro pensamiento, trabajar, poner de mi parte. Es difícil, pues nunca he trabajado. Pienso que si quiero trabajar, lo voy a lograr. Tengo 7 meses acá en el programa, me faltan 5 meses. No sé si voy a regresar a mi barrio, me

gustaría cambiar de sitio, tengo tenor a no poder cambiar, a seguir en lo mismo, volver a todo lo que hice antes.

Alcalde del distrito de "El Agustino"

Realizada al Sr. Víctor Salcedo Rías, Alcalde bistrital de El Agustina 82 en que expresa que

El Agustino es un distrito de Lima muy afectado por la pobreza y la violencia donde los pobladores

deben esforzarse mucho para salir adelante en la vida. El Alcalde de este distrito, donde desarrollamos el Proyecto Piloto de Justiica Juvenil Restaurativa, nos habla de los planes de la

comuna y de su gestión recién iniciada para superar esta situación.

¿Cuál es el nivel actual de la violencia en El Agustino?

Si bien es cierto que el índice de delincuencia en el distrito de El Agustino ha bajado notablemente, según los registros estadísticos elaborados por la cinco comisarías policiales del distrito en el año 2006 hubo 188 denuncias por lesiones con arma blanca, 80 denuncias por violencia

sexual en agravio de menores de edad, 186 denuncias por hurto simple y hurto agraviado en domicilios, 270 denuncias por asalto y robo a transeúntes, 18 denuncias por asalto y robo a domicilios

y 180 denuncias por asalto y robo a domicilios y 180 denuncias por microcomercialización de drogas.

- ¿Qué problemas afectan a los niños y adolescentes agustinos?

Víctor Salcedo Ríos, Alcalde del distrito de "El Agustino"; Articula, Revista Justicia para Crecer, N° 6 abril - junio, 2007; Lima - Perú, Pag, 4 - 5

141

En el distrito, sobre todo hasta el año 2002, los principales problemas eran la deserción escolar, el aumento del consumo de alcohol, la drogadicción, las violaciones y el pandillaje. Otros

problemas que afectan a los niños y adolescentes son: el abandono de los padres, el incumplimiento de

la pensión de alimentos, la falta de reconocimiento del derecho al nombre e identidad, la violencia familiar; causas que llevan a niños y adolescentes a vincularse con grupos asociados al consumo de

alcohol y drogas o al pandillaje.

- ¿Qué nos puede decir acerca del problema de las pandillas juveniles?

El pandillaje juvenil tiene causas socioeconómicas: hogares desunidos, desempleo de los padres, bajo nivel educativo, etc. El número de pandillas ha disminuido considerablemente en el

distrito; su accionar no es muy notorio. En el año 1998 existían 36 pandillas organizadas; a la fecha no existen pandillas identificada, lo que existen son barras bravas diferentes zonas, hay un promedio de 14 barras bravas de Alianza y 9 de la "U", siendo las identificadas plenamente las de Agustinorte, en

la zona de Héroes del Pacífico (riel del tren), y la Barra Grone, en la cuadra 11 de la avenida Riva Agüero.

- ¿Cómo piensa el Municipio preservar de la violencia a los niños y adolescentes?

Los niños, adolescentes y jóvenes son nuestra prioridad. El desarrollo no es sólo bienestar material sino humano, por ello venimos trabajando en la Casa del Niño, del Adolescente y del Joven

impulsando la educación (con la Academia PREMUNI, que ofrece educación premilitar y preuniversitaria, educación no escolarizada, educación en valores y para el trabajo), la cultura, el

deporte y las microempresas y pequeñas empresas o MYPES juveniles. Añadimos a ello la creación de un Centro Municipal Agustinario para la prevención, tratamiento, reinserción social y productiva del niño, el adolescente y el joven contra violencia y la drogadicción, y capacitación empresarial de chicos

en situación de riesgo y de aquellos que han cometido faltas ante la ley.

Nuestra DEMUNA (Defensoría Municipal de los Niños y Adolescentes) tienen como finalidad

principal la prevención comunitaria de la violencia en relación con el niño y el adolescente, y la elaboración de proyectos para la atención de la seguridad física y emocional del menor. La DEMUNA

conduce los programas COMUDEMUNA, COMUL, el Programa de Atención al Menor en Abandono y los talleres o escuelas de padres en los colegios.

- ¿Cómo trabaja el Municipio en relación con la autoridad local de Policía en los casos de niños y adolescentes involucrados en hechos de violencia o infracciones a la ley?

La policía viene asumiendo un rol importante en la función de velar por la tranquilidad pública

y actuar ante el delito flagrante identificado al autor, siempre y cuando no cometa abuso de autoridad. En este sentido la Municipalidad, a través de la DEMUNA mantiene coordinación con la

142

Policía cuando tenemos casos de niños, niñas y adolescentes por presunto maltrato físico o psicológico, o por actos y adolescentes por presunto maltrato físico o psicológico, o por actos

contrarios a la ley penal, y así poder determinar una correcta aplicación de la ley.

- ¿Qué opinión tiene del Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa desarrollado

en El Agustino por la asociación Encuentros Casa de la Juventud y la fundación Tierra de hombres? Es muy importante el rol que desempeña el Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa, en primer lugar, por el con junto de profesionales y especialistas que atienden al adolescente en conflicto con la ley, al que se le brinda defensa legal y atención psicológica, considerando que el

adolescente infractor. bebemos entender que los adolescentes tienen múltiples necesidades en el proceso de su desarrollo y maduración, están influenciados por la presión socioeconómica del momento, son sensibles ante la sociedad que los rodea, sus valores, las tensiones políticas y

económicas, la moda, las reglas de conducta, etc. Y dependen en gran medida instituciones cooperantes en su proceso de rehabilitarse, instituciones que apoyan las condiciones para su recuperación.

Queremos difundir el Proyecto Piloto de Justicia Restaurativa a través de nuestras

actividades de todo orden, haciendo conocer a la población que existe un conjunto de instituciones que velan y protegen las derechos del niño y el adolescente, y que tienen la oportunidad de reconocer sus errores, contar con una atención multidisciplinaria y profesional, y buscar que la sociedad y los

estamentos de justicia puedan confiar en su recuperación sin ser castigados severamente. El gobierno local debe mantener unn coordinación permanente con el Proyecto Piloto de Justicia Juvenil Restaurativa, dando oportunidad a los adolescentes y jóvenes en conflicto con la ley para que brinden servicios a la comunidad y no sean recluidos. Además nos proponemos brindar capacitación sobre actividades productivas laborales, culturales, deportivas, danza, música, etc., programas que venimos

desarrollando en el presente año.

- Contribuye y el Municipio a facilitar la aplicación de medidas alternativas a la

detención, tales como la prestación de servicios a la comunidad? La Municipalidad del El Agustino es parte activa del conjunto del sistema judicial a favor del adolescente en conflicto con la ley penal a través de los servicios comunitarios y la atención

psicosocial a los adolescentes que nos derivan los juzgados de familia. Hemos tenido casos de adolescentes que han cumplido servicios a la comunidad por un período de 6 meses, con el apoyo de

una evaluación psicosocial. be esta forma se viene cumpliendo con el Código de los Niños y los Adolescentes, siendo ésta una medida alternativa para el adolescente que estimula su propio compromiso y su reflexión para superar sus errores y no infringir en adelante la ley. Ahora también

143

trabajamos a través del Centro Municipal de Prevención para el Tratamiento, la Reinserción Social y Productiva del niño, del Adolescente y del Joven contra la Violencia y la Drogadicción.

Asociación Martín Luther Kinq

Uno de las más exitosas, sostenidas y auspiciosas organizaciones, la constituye la asociación

Martín Luther King, formada desde la persuasión de un sacerdote jesuita a desarrollar actividades distintas en la música, el deporte y la formación y educación. El resultado fue la reflexión de los muchachos y la decisión no sólo de dejar su organización, sino de fundar otra cuyos fines niegan en su

totalidad ala anterior. Así nace la asociación Martín Luther King. Lo estrategia fue capturar la atención de sus lideres y el resto es efecto cascada.

Picheiros', 'Los

Morteros', 'Los Satánicos de Sucre', 'For Fight' y 'Los Terribles'. "Ahora son 'Martin Luther King'

porque, como él, lucharán por la igualdad", afirma Zuly, líder pandillero desde los 12 años y hoy

presidente de la Asociación de Grupos Juveniles de El Agustino Martín Luther King.

Existen sobre estas experiencias las producidas en El Agustino corno

"He integrado la pandilla más temida del distrito, 'Los Picheiros'", cuenta, retando con la mirada. De su etapa de pandillero solo le quedan las cicatrices de guerra y los tatuajes. "Ahora hay pandillas activas pero muy esparcidas. En Riva Agüero ya no se ven las guerras campales de antes porque en

esta zona la asociación ha logrado intervenir", cuenta.

Según la Policía Nacional, El Agustino es el distrito con mayor número de pandillas. De cada 100 muchachas, 30 son pandilleros.

Mientras que otro miembro de la pandilla dice los motivos por lo cual cualquier integrante se retira de la barra y nos dice te puedes dar cuenta que estas cagandola, tenga patas que cayeron presos y la dejaron ahí, o que le hicieron algo con lo que no moriste pero te hace pensar y te retiras.

Religión con Rock

La historia comenzó algunos años atrás cuando Zuly y 'Los Picheiros' pertenecían al Comando Sur de Alianza Lima "Éramos locazos", recuerda José, de 23 años, ahora secretario de Martin Luther King.

Fue en el estadio donde conocieron al padre Chiqui, un sacerdote jesuita español, amante del rock y la guitarra eléctrica, del Che y de Dios, por supuesto. Eran tiempos en que El Agustino

comenzaba a ser punto de referencia del rock nacional gracias a grupos como Los Mojarras.

144

El que el padre fuera capellán del estadio de Alianza Lima le permitió acercarse a 'Los Picheiros'.

"Decidimos empatarnos con el padre Chiqui y gracias a Dios hemos logrado bastantes cosas",

cuenta Zuly. "Al principio solo estábamos 'Los Picheiros' y los 'For Fight', pero se fue corriendo la

voz y se sumaron otras pandillas. Mucha más gente quiere unirse, pero todavía hay un cierto resentimiento. Poco a poco estamos limando asperezas".

Martin Luther King es un local pequeño con un televisor, una cocina y un par de salas para diversos usos, en las que los 100 muchachos inscritos pueden recibir clases de primaria, capacitación laboral, asesoría sicológica y legal.

El padre Chiqui comenta: "Hay gente que me dice ¿cómo vamos a ser de Martin Luther King si hemos sido enemigos a muerte de los Picheiros". Ya lo ven, el camino se hace al andar.

El pasado de un pandillero Zuly ha sido y es líder nato. Su gran porte, facilidad de palabra y poder de convicción lo

dotan de un carisma que ahora utiliza para rescatar a otros muchachos pandilleros, porque él encarna a la voz de la experiencia. "Lamentablemente, nunca terminé la primaria porque me expulsaron. Nunca he robado ni traficado con drogas, pero he estado siempre en un millón de líos. Yo hacía "trances"

para tener economía. A mí me daban unas zapatillas y las colocaba (buscaba quién las quiera comprar)".

Dice haberse metido de pandillero porque, para empezar, nunca tuvo un padre que le dijera que eso

estaba mal

algo que quiero rescatar del mundo de las pandillas: allí uno encuentra realmente una familia, lo que casi todos nosotros no tenemos"

"Mis hermanos y yo le hemos puesto canas verdes a mi madre", reconoce. "Pero hay

Zuly y Javier, como otros chicos del Martin Luther King, han estado presos en Lur gancho. "Hubo una

bronca, a un pata le cayó una bala y me acusaron a mí", cuenta Zuly

disparado, no si he herido a alguien alguna vez, probablemente sí, pero en el lío del que me

acusaron no tuve nada que ver"

"He tenido armas y he

Le preguntamos cómo se sobrevive en el penal.

"Estar

bien horrible"

16 meses en Lurigancho es bacán", dice provocando las risas de sus amigos. "No, es

rectifica. "No se lo desearía ni a mi peor enemigo. He visto demasiado (pausa)".

145

14.- METODOLOGÍA Método de investigación Consideramos que el método más completo es el método HIPOTÉTICO-DEDUCTIVO ya que

en él se plantea una hipótesis que se puede analizar deductiva o inductivamente y posteriormente comprobar experimentalmente, es decir que se busca que la parte teórica no pierda su sentido, por ello la teoría se relaciona posteriormente con la realidad. Como notamos una de las características de

este método es que incluye otros métodos, el inductivo o el deductivo y el experimental, que también es opcional.

La deducción, tiene a su favor que sigue pasos sencillos, lógicos y obvios que permiten el descubrimiento de algo que hemos pasado por alto.

La experimentación científica, muchos de nuestros conocimientos nos lo proporciona la experiencia y es un método que permite sentirse más seguro de lo que se esta haciendo. A demás

admite la modificación de variables, lo cual da vía libre para la corrección de errores y el mejoramiento de nuestra investigación.

corpus de estudio El corpus de estudio inicialmente estará dado por los (as) jóvenes recuperados de las pandillas del distrito de "El Agustino":

15. -CONCLUSIONES

1. Es preciso trabajar en forma interdisciplinaria y multidisciplinaria, desde el Estado y sociedad civil para crear una cultura de justicia juvenil retributiva.

2.- La implementación del modelo de justicia restaurativa, debe implementarse en el país sobre el modelo de justicia retributiva imperante.

Es preciso contemplar en lineamientos de política general, regional y local temas de violencia juvenil, ya que podría convertirse en un factor que atente contra estándares mínimos de vida democrática y paz social.

Una intervención desproporcionada, excesiva e incluso ilegal impide que el adolescente

acepte la legitimidad de la autoridad y las consecuencias de su decisión, La intervención de la justicia

146

debe ser adecuada, inmediata y oportuna, de lo contrario trae efectos contraproducentes. La generando incluso la percepción de una intervención injusta. De igual modo, una sanción aplicada a destiempo impide que el adolescente asocie su acto con las consecuencias de la justicia.

Los adolescentes en conflicto con la ley penal que tiene problemas de abuso de sustancia psicoactivas muestran mayores dificultades para afrontar adecuadamente las consecuencias de sus actos y de la infracción de la ley; haciéndose necesaria una intervención profesional inmediata que atenúe las consecuencias personales y sociales que le genere el consumo de tales sustancias antes de cualquier intervención de índole legal o restrictiva.

A pesar de que el Código del Niño y Adolescente establece la remisión y una serie de medidas alternativas ala prevención de la libertad, éstas se aplican muy esporádicamente debido a varias razones: aún subsiste en algunos operadores una mentalidad tutelar: la presión social y de los medios de comunicación; el temor a equivocarse y a ser sancionado por los superiores jerárquicos; la poca claridad de la ley al definir la gravedad; la ausencia de instituciones con programas especializados en libertad.

En la justicia juvenil el papel del equipo técnico es sumamente importante. Lamentablemente los operadores de justicia, tanto jueces como fiscales, no cuenta con el apoyo y la orientación técnica del equipo multidisciplinario.

La defensa de oficio tiene una carga de trabajo que le impide la protección de derechos de los adolescentes detenidos en la instancia policial. En las demás instancias del proceso, su participación es mínima.

9. El Código de los Niños y Adolescentes señala para los caos de remisión concedidos por la Fiscalía, que el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social debe diseñar, ejecutar y supervisar Programas de Orientación o autorizar a instituciones privadas tales programas, de modo que los adolescentes a quienes el Ministerio Público haya dispuesto otorgarles la remisión sean derivados allí. Lamentablemente esto no se cumple porque el MIMDES no tiene infraestructura ni recursos humanos para la ejecución y supervisión de los Programas de Orientación, tampoco existe un procedimiento

reglamentario aprobado para otorgarles a instituciones privadas al autorización para que éstas supervisen esos programas; ello se agrega el MIMDES no tiene dentro de sus líneas de trabajo fomentar la creación de una red de instituciones privadas que se puedan encargar la supervisión de los Programas de Orientación.

147

16.- SUGERENCIAS

Hacer un estudio que analice las dificultades del Código de los Niños y Adolescentes para la aplicación de la remisión y elabore una propuesta de modificación al Congreso de la República.

Realización de visitas inopinadas del Ministerio Público y de la befensoría del Pueblo a las comisarías durante la noche.

La puesta en marcha de servicios especializados para la atención de adolescentes con problemas de abuso de sustancias estupefacientes se hace prioritaria desde dos puntos de vista: que la atención especializada y diferenciada se haga extensible a todos los Centros Juveniles con la infraestructura y personal disponible; y en segundo lugar, la apertura de los servicios públicos ya

existentes para la atención prioritaria de los cdolescentes en conflictos con la ley.

El MIMbES debe establecer un procedimiento que permita otorgar a instituciones privadas autorización para supervisar Programas de Orientación conforme a lo establecido en el

artículo 206 del Código de los Niños y Adolescentes, así como regular mecanismos de control de esas

instituciones que podrían acoger a adolescentes derivados por remisión fiscal.

148

CAPITULO SETIMO

"Las Pandillas en el Perú, ¿Una forma de violencia en camino hacia las Maras Salvadoreñas?"

Por: Abog. José Carlos Curotto Osorio

En el Perú, la delincuencia tradicional fue perdiendo presencia hacia nuevas formas de

delincuencia o lo que se denomina "la nueva delincuencia" que fueron apareciendo paulatinamente y cuya característica principal es la de formar organizaciones destinadas a cometer ilícitos penales, organizaciones basadas en la distribución de las funciones, cumpliendo cada uno de sus integrantes un

rol, que sumado en su conjunto, permite el éxito del evento delictivo. Dentro de esta nueva forma de delincuencia, aparecen las pandillas juveniles, conformada por un grupo de jóvenes que se reúnen para generar todo tipo de violencia, que va desde el daño a la propiedad pública o privada, llegando a su

punto más extremo, cuando lesiona el bien jurídico integridad física o la vida humana; son organizaciones lideradas por uno o dos sujetos quienes se constituyen en el referente del grupo y son

los que dirigen a la masa, desatando la violencia en las calles cuando se enfrentan con otras pandillas con el propósito de definir su prevalencia en determinado territorio de los diversos barrios de Lima y Callao.

En el Perú, la aparición de las Pandillas se remontan hacia el año de 1990, siendo diversas las causas de su aparición, que van desde aspectos socio-económicos, pasando por temas de antropología

y psicológicos como la desintegración de la estructura familiar.

En este mundo globalizado en el que vivimos, la violencia también se expande y va asentándose en sociedades diferentes de donde se originó, eso ha sucedido con las Maras, aquellas pandillas que invaden Centroamérica poniendo de manifiesto una nueva forma de composición social,

de percepción de la violencia, evidenciando nuevos modus operandi, además de diversas formas de pensar y sentir la realidad social.

149

Las maras representan un fenómeno social ciertamente complejo. Son pandillas juveniles que tienen corno base principal la reproducción de la violencia social en las calles. Se las conoce como Moras y se encuentran dispersas por El Salvador, Honduras, Guatemala, México y EE.UU., aunque

también es sabido que ya tienen centros en Canadá, Australia y el Líbano.

5u origen se remonta a la década de los ochenta y apareció en la ciudad de Los Ángeles, siendo integrada por centroamericanos que con el fin de defenderse de otros grupos étnicos, específicamente de pandilleros, cuyas acciones posteriormente derivaron en delincuencia; es decir,

las Moras, son las nuevas pandillas juveniles que ocupan los barrios fronterizos de Estados Unidos y México, entre otros países centroamericanos. Constituidas por miles de jóvenes, hijos de la

marginación, arrasan con todo lo que encuentran a su paso.

El fenómeno de los mareros, es sumamente complejo, por lo tanto, estudiar la génesis del mismo, es fundamental para tener una visión más amplia y un entendimiento más acabado sobre uno de

los movimientos más peligrosos de los últimos años. Un movimiento, que si bien se está expandiendo por el mundo, carece de un estudio en profundidad que dé respuestas necesarias e informe a quienes desconocen sobre su existencia. Además, resulta necesario saber sobre su expansión, debido a que la

extensión de mareros a nivel mundial implica un gran peligro para las sociedades enteras en tanto que es necesario conocer sus mecanismos de actuación para salvaguardar a los individuos de los ataques

de estas pandillas.

El presente trabajo de investigación está encaminado a estudiar si las Pandillas en el Perú,

pueden en algún momento adoptar la forma de violencia que profesan las Maras en El Salvador, estudiando las similitudes y las diferencias, tanto en su estructura organizativa, como en la forma de violencia que generan cada una de ellas en las Sociedades en las que se desenvuelven.

1. - PROBLEMA La violencia juvenil en nuestro país ha ido expandiéndose de forma tal, que no sólo en la Capital de la República se han formado diversas agrupaciones denominadas "Pandillas", sino que en el interior también han aparecido jóvenes que han tomado como paradigma de un estilo de vida, la violencia, generando preocupación entre nuestros sociólogos, por la forma vertiginosa en que estas

pandillas van creciendo y derrochando la violencia por donde se encuentran.

Como consecuencia de la expansión de los medios de comunicación y la globalización en la que desarrollan sus actividades, los jóvenes en el Perú, han percibido una forma de violencia que apareció

150

en Centro América, es decir las Moras quienes no solo han desarrollado sus actividades en El

Salvador, sino que la han expandido a otros países de la Región y en algunos países de economía desarrollada, corno Canadá y Australia. Los Estados Unidos ya han advertido sobre los vínculos que

habría entre los mareros y el terrorismo de origen islámico. En este sentido han comenzado a realizar

una operación de cierre y control de fronteras con México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Honduras. La finalidad sería evitar que dentro de las actividades que llevan a cabo los integrantes de las moras, como paso de ilegales, asesinatos y operativos comandos, éstos se

involucren también en acciones terroristas por encargo, como una nueva actividad criminal de las pandillas.

Según el Washington Post, en julio de 2004, uno de los líderes de Al Qaeda (Andan El Shukrijumah) se habría reunido con miembros de las moras en la República de Honduras, después de

ingresar ilegalmente desde Nicaragua. A su vez también habría tenido reuniones en Panamá. El objetivo del líder terrorista sería comprometer a los pandilleros en atentados de embajadas de

países como España, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

A su vez, el fanatismo de éstos jóvenes se asemeja en algunos casos al que ejercen los

fundamentalistas islamitas. Uno de estos hechos se dio cuando en el año 2005 en Honduras, atacaron con armamento un ómnibus público, donde perdieron la vida 24 personas y 16 resultaron heridas. Esta acción fue un acto de venganza ante la acusación que hicieron al gobierno hondureño de asesinar a dos

pandilleros, prendiéndoles fuego, en cárceles estatales.

La red criminal de las moras se extiende en más de doce estados dentro de los Estados Unidos y cinco países de Centroamérica. Este es otro elemento que considera el gobierno estadounidense al señalar a los integrantes de las pandillas como una posible amenaza terrorista, al

tener la capacidad de utilizar sus canales habituales para el tráfico de drogas, como el paso ilegal de terroristas internacionales.

Por lo tanto constituye un problema que no ha sido abordado por los estudiosos de nuestro país, el determinar si los organizaciones denominadas "Pandillas" aparecidas en nuestro país, pueden asumir formas de violencia y matices de las Moras de El Salvador.

2.- OBJETIVOS 2.1.- Objetivo General:

Determinar si los Pandillas en el Perú tienen las mismas características en su estructura y organización que las Moras aparecidas en El Salvador; asimismo establecer si esa forma de violencia

desarrollada por ésta última, pude ser empleada por nuestros pandilleros.

151

2.2.- Objetivos Específicos:

1- Estudiar la estructura y organización de las Moras de El Salvador, específicamente la

"Mara Salvatrucha" (M5 13) y la Mara 18 (MS 18).

Efectuar una comparación sobre las formas de violencia de las organizaciones

denominadas "Pandillas" Juveniles en el Perú" y lo "Mara Salvatrucha" (MS 13) y la Mara 18

(M5 18).

Determinar las formas como se autofinancian estos grupos y sus vinculaciones con otras organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico, terrorismo u otra similar.

HIPOTE5I5.-

"La globalización de la violencia, que tiene como su principal referente a Las Moras de El Salvador, encuentra en la delincuencia tradicional peruana, el principal obstáculo para su desarrollo en

nuestro país".

JUSTIFICACIÓN

El pandillaje en nuestro país es un gran problema con el cual convivimos en la actualidad; día a

día crece el número de pandilleros. Este problema se ha convertido aún en más crítico desde que niños y adolescentes están expuestos a la infinidad de riesgos que existen en las calles, problema que ya está teniendo consecuencias en nuestra sociedad.

La violencia en América Latina va ganando territorio y son los jóvenes, quienes carentes de oportunidades y provenientes de familias desintegradas, encuentran en la violencia una forma de dar

respuesta a las diversas interrogantes que aparecen en la adolescencia y juventud. Dentro de este contexto, hay organizaciones delictivas que han traspasado la frontera del país de donde nacieron,

ello ha ocurrido con las Moras de El Salvador, siendo ya numerosos los países de América del Centro

en donde esta organización ha dejado sentada su forma de violencia, habiendo en la actualidad países como la Argentina que sufren los embates de esta forma de actuar de estos grupos, sin que aun haya

respuesta o la interrogante: ¿por qué organizaciones como éstas, pueden desarrollar sus actividades en sociedades diferentes a la de su origen?.

152

El presente trabajo de investigación se justifica por la necesidad de determinar si las "Pandillas" en el Perú pueden adoptar la forma de violencia que el de las Maras de El Salvador.

MÉTODO DE INVESTIGACIÓN:

El método a utilizar es el HIPOTÉTICO-DEDUCTIVO ya que en él se plantea una hipótesis

que se puede analizar deductiva o inductivamente y posteriormente comprobar experimentalmente,

es decir que se busca que la parte teórica no pierda su sentido, por ello la teoría se relaciona posteriormente con la realidad. Como notamos una de las características de este método es que

incluye otros métodos, el inductivo o el deductivo y el experimental, que también es opcional.

DEFINICIÓN, CAUSAS Y CARACTERÍSTICAS DE LAS PANDILLAS

JUVENILES EN EL PERÚ

Uno de los problemas persistentes y a la vez preocupantes en nuestro país, es el de las

pandillas juveniles, los cuales se forman a partir de un grupo espontáneo de adolescentes y dentro de

una zona urbana, que apuestan por la agresividad y en estados "estimulados" generan inseguridad, incertidumbre, desorden y temor en la población, tomando las calles y enfrentándose a los grupos

rivales con armas punzo cortantes u otro instrumento contundente que pueda ocasionar lesiones a la

integridad física de las pandillas rivales.

Según la policía peruana, solo en el área metropolitana de Lima existen más de 300 pandillas que agrupan a unos 12.000 jóvenes. En los barrios populares del cinturón capitalino, en los llamados cerros, se estima que más del 50% de los jóvenes consumen algún tipo de droga. Cuando se

trata de alcohol y menores, esta cifra supera el 70%.

La mezcla de pobreza, violencia en el hogar, desarraigo, abandono de los estudios y falta de trabajo hace que los jóvenes encuentren en la violencia la única forma de manifestarse y hacerse

presentes en una sociedad que los ignora, que no tiene respuestas para sus problemas, ni soluciones

para sus necesidades.

En el reportaje "Violencia juvenil, la ley de la calle" se analizan las causas por las que los

jóvenes son violentos en el Perú. Causas que son las mismas en cualquiera de los países de América Latina.

153

"En Portada" ha pasado muchas noches recorriendo los barrios más duros para hablar con los

pandilleros, ha visitado los centros de internamiento de menores de Maranga y Santa Margarita; ha entrado en el penal de Lurigancho para hablar con los delincuentes más jóvenes y ha conocido cómo se "rehabilitan" los menores drogadictos en centros clandestinos, donde las familias más pobres ingresan

a sus hijos.

También han compartido jornadas con los menores que participan el programa de Justicia Juvenil Restaurativa, una nueva manera de entender la reinserción de los menores en su comunidad antes que en centros cerrados.

Ahora bien, de otro lado, entre las causas, que originan las Pandillas tenemos:

La desintegración familiar y el abandono moral; es la principal causa para que los adolescentes y jóvenes se integren a las pandillas, encuentran en esta última, el apoyo y la

identificación que les es negado en el seno familiar, optando por pertenecer al grupo y desbordar en él, la violencia originada por la carencia afectiva causada por a la crisis familiar instaurada en un momento determinado.

La violencia social; después de diez años de violencia y convulsión originada por el

Terrorismo, las nuevas generaciones han crecido en una sociedad que ha convivido con la muerte y la

destrucción, perdiéndose de esta manera el respeto por la vida humana, por el principio de autoridad

y las normas. Cabe resaltar que esta tipo de violencia observada desde la perspectiva macro de la

sociedad, se traduce en la familia, en hogares en los que impera la violencia sobre la mujer y los hijos, todo lo cual genera en los adolescentes un caldo de cultivo que desencadena en la violencia grupal de las pandillas.

La pobreza, la marginación y exclusión social; en un país en el que el índice de pobreza genera una marcada diferencia y marginación de los sectores sociales cada vez más grandes, no

justifica, pero si explica el por qué algunos jóvenes optan por pertenecer a una pandilla juvenil; la falta de oportunidades de poder realizar estudios superiores o de carácter técnico ó de ingresar al

mercado laboral, genera en algunos adolescentes un sentimiento de frustración que se traduce en actos de violencia con el que pretende dar una voz de alerto de esa marginación de la cual se siente

una víctima.

154

Nos toca ahora referirnos a las características 83 de las Pandillas Juveniles, encontrando entre estas:

La Pandilla no es una Organización Delictiva. Existe una cohesión y lealtad muy fuerte al interior de la Pandilla. Las Pandillas no permanecen estáticas en su interior, registran muchas situaciones que generan

cambios, cómo cuando forman una familia. Manejan el espacio a su libre albedrío. Usan tatuajes que los identifican, construyen un léxico propio de la pandilla, un lenguaje que no solo

los identifica como grupo. Se forman respondiendo a las adversas condiciones socio-económicas, familiares y de barrio.

Estas características no son estáticas, por el contrario, cada grupo dinamiza su forma de pertenencia a la Pandilla y desarrolla una forma de violencia que los distingue unos de otros, así la

Pandilla del Cerro Candela en Vipol - Callao tiene una estructura diferente que las pandillas del interior del país, por ejemplo las del barrio de Huamanga en Ayacucho y su vez ésta difiera de alguna de las Pandillas del Cono Norte.

7.- LAS MARAS SALVADOREÑAS, SUS INICIOS, SU ORGANIZACION, ¿COMO SE FINANCIAN ESTOS GRUPOS?

La violencia en El Salvador no es un fenómeno de reciente data, desde hace varias décadas dicho país ha ocupado un lugar privilegiado en la escala de países con los índices más elevados de

violencia, la cual se profundizó durante los agos del conflicto armado. A mediados de los años noventa, El Salvador experimentó un alza en muertes intencionales, que alcanzó los 139 homicidios por cada cien mil habitantes, convirtiéndose de esta forma en el país más violento del continente.

Los jóvenes son el grupo que mayor grado de protagonismo han tenido en la violencia

generada en la historia reciente, los mismos que tienen un alta participación en la dinámica de la violencia tanto en la calidad de víctimas como de victimarios, así, una de las expresiones de la violencia juvenil que en la última década ha cobrado cada vez mayor visibilidad pública a partir de su

rápido crecimiento y de la complejidad de sus dinámicas es el de las moras o pandillas juveniles, las cuales surgieron en El Salvador a finales de los años ochenta.

Blossiers Hüme, Juan José. "Pandillerismo: Prevención y Enmienda". Editorial DISARTGRAF. Primera Edición Lima. 2005. Pag. 170.

155

Aunque en la última década, ya se advertía entre las pandillas importantes transformaciones

relacionadas con mayor ejercicio de la violencia, incremento en el consumo de drogas y mayor acceso en el uso de armas, el salto cualitativo más importante en la dinámica pandilleril es el generado en el

último trienio, al cual han coadyuvado de forma importante las medidas de represión y control impulsadas por el Gobierno Salvadoreño a partir del 2003.

En la actualidad ya no se está frente al típico joven de inicios de los noventa que ingresaba a la pandilla debido a problemas familiares, motivado fundamentalmente por el deseo de vacilar, en

busca de solidaridad, respeto y amistad y frente a la pandilla que funcionaba bajo una incipiente

estructura y organización, sino a jóvenes vinculados a un mayor ejercicio de la violencia, que se acercan al perfil delictual al que permanentemente la sociedad y los medios de comunicación los ha

asociado.

El acoso y la persecución policial permanente de las pandillas, así como la desatención hacia las condiciones de exclusión social en que se encuentran esos jóvenes ha contribuido a generar una importante recomposición de la estructura, organización interna, sistema de normas y valores, fines y

objetivos de la organización pandilleril, que lo perfila como una nueva modalidad de estructura

criminal que amenaza la seguridad pública del país.

La génesis de las maras se remonta a 1980 en Los Ángeles, EEUU, cuando los inmigrantes centroamericanos deciden organizarse con el fin de defenderse de pandilleros de otros grupos étnicos.

Los integrantes originales eran principalmente salvadoreños que huían de la guerra civil, eran las víctimas de la represión de los '80 (ex policías y ex militares) o simplemente escapaban de la falta

de oportunidades laborales o de educación.

En forma casi simultánea aparecen las maras 13 y 18, por los nombres de las calles donde se

reunían, ambas crearon su propio lenguaje corporal y simbólico.

La importancia que tomaron estos grupos en la vida de los jóvenes inmigrantes los llevó a tatuarse y vestirse de la misma forma. Siempre portan armas de fuego, y las edades de los integrantes fluctúan entre los 8 y los 30 años.

Para entrar en estos grupos existen diferentes ritos de iniciación. Uno de ellos es matar a

alguien, de preferencia un enemigo o un policía. Otro rito de iniciación consiste en que el candidato

156

debe soportar una brutal golpiza propinada por los miembros más altos en jerarquía de la mora a la

que aspira. Si sobrevive a la golpiza es integrado al grupo.

Una de las pandillas más temida es la Mara Salvatrucha, que nació como agrupación de ayuda

mutua ante el desempleo, la pobreza, la marginación y miseria en que viven, y está integrada por

salvadoreños que volvieron a su país luego de vivir en Estados Unidos.

El riesgo social en el que viven estos retornados los convierte en el blanco perfecto para el

crimen organizado que les encarga de manera directa e indirecta sus acciones delictivas.'Mara' es el

sinónimo salvadoreño de pandilla delictiva juvenil. Se utiliza de manera común como parte de la

transculturación que tiene como punto de partida la migración masiva de personas iniciada en la década de 1970, cuando las condiciones de perenne exclusión del modelo económico y social impulsado

por los distintos gobiernos de la época, se agravan por la inseguridad ciudadana, la cual es motivada

por la represión ejercida desde el ejército, la policía, otros cuerpos militares y paramilitares (escuadrones de la muerte).

El retorno al país de enormes cantidades de emigrantes deportados por delincuencia desde México y Estados Unidos, transfiere las condiciones para recrear en el plano nacional, aquellas

condiciones de marginalidad, violencia, delincuencia y supervivencia, aprendidas y desarrolladas por

los deportados en los distintos lugares en los cuales lograron su estadía. A ello se agregan los jóvenes

de sectores sociales marginados, que son mayoría en El Salvador, conformando uno amenaza social por

la eventual violencia con la que actúan tanto hacia afuera como hacia adentro de estos grupos.

La organización de estos grupos criminales, básicamente se conforman dos grandes pandillas que se conocen como:

La Marn Salvatrucha Trece (M513).

La Mara 18, en alusión a la calle 18 de Los Ángeles (California) donde se asentaron

agrupaciones que desarrollaron gran rivalidad a través de su historia.

Con el aumento de personas que retornaban diariamente, el fenómeno social se hizo no sólo

nacional sino también regional, de forma que hacia los (inicios del siglo XXI), en casi en todo Centroamérica se conoce como "Maras" a las agrupaciones juveniles principalmente, ya sean de tipo delictivo, de crimen organizado o simples reuniones de vecinos jóvenes con algo en común.

157

De manera adicional el fenómeno se agrava a partir de la introducción de drogas de amplio consumo corno el crack, marihuana, pegamento para zapateros o inhalantes, heroína y otras, las que

son comercializadas y consumidas en el país por estos grupos de pandilleros.

Ante ello los gobiernos han explotado políticamente la situación, haciendo ofertas

electorales que establecen planes para luchar contra la Mara, en forma de plan mano dura, con lo que agregan otro tipo de violencia a la que ya existe socialmente en El Salvador, cuyos componentes

principales son de tipo represivo tanto en el ámbito legal, policial y penitenciario.

El tratamiento del tema es muy complejo y no tiene una solución sencilla, pues tiene a la base

la creciente exclusión que sufre una enorme cantidad de personas, sin oportunidades de trabajo, educación, salud y desarrollo.

El crecimiento de las maras tiene como contraparte el aumento de las remesas que envían los centroamericanos que viven en el exterior, que a la fecha se ha convertido en el principal flujo económico que sostiene las economías locales y la delincuencia desplazando los principales productos

de exportación de esa contribución al producto del país.

También son conocidos por emigrar a EEUU y seguir las actividades delictivas en otros

países por inadaptación y falta de educación, además de querer lograr el sueño americano, en varios países se lleva a cabo una ola de programas de readaptación social impulsada entre otros por antiguos

miembros de dichas pandillas y su ingreso a eventos culturales y deportivos para salvarlos de ese

mundo violento en el que viven y lograr la paz social y contribuir con el crecimiento y desarrollo de la sociedad en la que viven.

Su principal fuente de ingreso, además de las remesas de Estados Unidos, son las extorsiones a la población que tiene un nivel de vida aceptable. Dichas extorsiones son de carácter

obligatorias y no hay negociaciones razonables ya que las consecuencias son atroces.

Extorsiones a empresarios y pilotos de transporte colectivo, así corno los asaltos a los usuarios de las unidades, se han convertido en las principales vías de financiamiento de las sanguinarias pandillas MS y 18, que operan en Guatemala y El Salvador.

A cambio de poder seguir operando, los empresarios llegan a pagar a las gavillas en Guatemala hasta 13 dólares diarios por unidad, según Luis Gómez, dirigente de la Asociación de

Empresarios del Transporte Urbano, y hasta 40 en El Salvador, lo que supone mi les de dólares diarios por este "impuesto pandillero".

158

Además, se registran un promedio de 240 asaltos diarios a las unidades, lo que implica, tomando en cuenta que cada una de ellas lleva en promedio 40 pasajeros, que 9 mil 600 ciudadanos

son víctimas de los pandilleros", agrega el empresario guatemalteco.

La presión ejercida por los pandilleros a empresarios y pilotos ha provocado la muerte de al

menos 50 personas vinculadas a este sector económico en ambos países en lo que va del año. Apoyar

a prisioneros "Es preferible pagar antes que exponerse a que lo maten a uno", sostuvo Genaro Ramírez, de la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS).

El dinero de las extorsiones de ambos países, según las autoridades policiales de los mismos, es utilizado por los pandilleros para financiar a sus compañeros que se encuentran prisioneros, así

como para pagar abogados y fianzas, para obtener su liberación. Y, mientras en El Salvador los empresarios lanzaron un llamado a las autoridades para que implementen planes de seguridad que

garanticen el bienestar de pilotos y usuarios, en Guatemala los choferes de las unidades paralizaron

servicios en varias rutas. Creció la desconfianza "No podemos continuar así. Es demasiado el hostigamiento de los pandilleros, pues todos los días salimos a trabajar sin lo certeza de poder

regresar a nuestros hogares", afirmó uno de los pilotos guatemaltecos en paro a medios locales.

Por su parte, el director adjunto de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, Henry

López, explicó que ya implementaron las acciones necesarias para garantizar la seguridad en los autobuses y con ello beneficiar a la población que, al igual que en El Salvador, cada vez desconfía más del transporte colectivo.

Los niveles de inseguridad en los dos países centroamericanos dan cuenta de un promedio de

entre 10 y 16 asesinatos diarios, así como de un aproximado de 300 asaltos diversos, aunque en ambos

casos, esta última cifra podría ser muy superior, tomando en cuenta que buena parte de los afectados no denuncian los casos.

8.- La globalización de la violencia. ¿Las Moras son un Peligro para la Región? Su expansión hacia América del Sur.

Algunos especialistas consideraban, que ante el repunte de la violencia en los países de El

Salvador, Honduras y Nicaragua, esta vorágine podía trascender las fronteras de estos países y

159

llegar a la Región Sur del Continente, lanzando la siguiente interrogante: Moras: el azote de Centroamérica y EE.UU. ¿Llegará a la Argentina?, y en algunos casos, referían que estas pandillas

juveniles que se armaron en Los Ángeles y se ramificaron por América del Norte y Centroamérica, ya

tienen filiales en Ecuador y Perú, Australia y el Líbano.

En nuestro país no existe un estudio sobre el desarrollo de las Maras en esta parte del Continente Americano, tampoco se ha reportado acciones que permitan inferir que estas organizaciones van ganando presencia en alguno de nuestros barrios de la gran Lima o en nuestras

serranías.

Sin embargo, cómo se explica que estos grupos hayan logrado que su forma de actuar y sus relaciones con otros grupos criminales, supere la línea fronteriza del país en donde nacieron y se expanda muy rápidamente hacia otros países a muchos kilómetros distantes a sus orígenes.

La gran explosión de estas pandillas se produjo con la llegada de los refugiados de las guerras civiles centroamericanas en los años 80. En 1992, la policía californiana se enteró de la

existencia de la Mara Salvatrucha, cuyo vocablo significa, "salva" por salvadoreños y "trucha" que en su jerga significa piola, listo, en razón de que sus miembros fueron los principales líderes del levantamiento popular que dejó en llamas buena parte del Centro de Los Ángeles; los otros hispanos

que llegaban en esos años se agruparon en la M-18, una antigua agrupación de mexicanos que contaba con hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses. Posteriormente el FBI comenzó a perseguirlos y

encarcelarlos y una vez que fueron confinados en las cárceles californianas se entremezclaron y se hicieron poderosos, controlando buena parte del negocio de la droga y de la inmigración ilegal, originado que en el año 1996, el Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica aprueba una ley por

la que cualquier extranjero que purgara más de un año de cárcel, debería ser deportado a su país de origen. Resultando que entre el año 2000 y 2004 se lograra expulsar a casi 20,000 jóvenes con amplio prontuario criminal a sus países de Centroamérica, en donde se les permitió actuar con amplia

libertad, encontrando un perfecto campo de cultivo, como la desocupación de más de la mitad de la población activa, una pobreza extrema, alto índice de desnutrición y analfabetismo por encima del

30%; así con ese panorama desalentador, los Maras comenzaron a reproducirse en forma preocupante, así tenemos que en Honduras, con una población de 7 millones, se estima que hay unos 40,000 mareros; en El Salvador, con 6.5 millones de habitantes, se ha reportado la existencia de unos

20,000 mareros; en Guatemala se calculan unos 6,000 mareros; en México se habla de la presencia de unos 40,000 mareros y en los Estados Unidos unos 100,000.

Las Maras fueron ganando cada vez más terreno y comenzaron a ser utilizadas por los grandes carteles del narcotráfico para sus operaciones de traslado y distribución de las drogas, esa

160

es hoy la principal fuente de ingresos, aunque también obtienen ganancias, del cobro de lo que suelen llamar el "impuesto revolucionario" a las empresas de transporte público, a los distribuidores de alimentos, de los comercios y hasta de los propios vecinos.

En lo que respecto a si las Maras han logrado emigrar hacia otras regiones del Continente,

nos remitimos a lo manifestado por los expertos argentinos en delincuencia juvenil, que afirman que

en su país no hay maras, las bandas de "pibes chorros" no alcanzan de ninguna manera al nivel de organización y sofisticación que tienen la Mara Salvatrucha o la M-18. En los barrios bonaerenses no

hay influencia fuerte de la cultura anglosajona de la pandilla; sin embargo, en Argentina, 84 "

dadas todas las condiciones de marginalidad, pobreza, corrupción y exclusión corno para que

"; si se

mantiene estos niveles de exclusión, es decir si se permite que se incremente el número de niños que salen a las calles a mendigar, si se sigue profundizando el hambre entre la población, en diez años en Argentina van a tener a los Maras generando violencia, muerte y destrucción.

proliferen moras y otros males que afectan a los casi 10 millones de chicos pobres que existe

están

9.- ¿Es posible que el tipo de violencia que ejecutan las Maras, sea

adoptada por nuestras Pandillas Juveniles en el Perú?

Las Pandillas Juveniles en el Perú, podríamos decir que acostumbran a comportarse de una

manera ruda, siempre con una disposición defensiva, propensa a atacar; las burlas, los insultos y los golpes son su forma habitual de expresión.

Dentro de su ambiente, este comportamiento es la principal manera de demostrar PODER y obtener el respeto de los demás, primero dentro de la pandilla donde el líder o la persona que toma el

mando es el que demuestra las mejores condiciones para la pelea y luego con las pandillas rivales a las que se enfrentan y buscan imponerse haciéndoles retroceder, huir y agredir verbal y físicamente a sus enemigos.

Los pandilleros oscilan entre dos comportamientos: uno que los identifica como jóvenes de barrio, es decir se divierten en los lugares de su localidad, son inquietos y bromistas. El otro

comportamiento es socialmente inaceptable, ya que roban y agreden no sólo a sus enemigos, sino también a terceros, por ello su accionar está en la frontera de lo permitido y censurado, entre ser considerados rebeldes o infractores de la ley.

" Según Alberto Morchaletti. Sociólogo creador de la Fundación "Pelota de Trapo".

161

Por el contrario, los jóvenes que pertenecen a estas organizaciones denominadas Moras, tienen ciertas características que los singulariza de otros grupos que desarrollan la violencia en

nuestro Continente, así tenernos algunas peculiaridades que expondremos a continuación:

Ritual de Iniciación de un Marero. (Jumping in).

Pelear con uno o más mareros rivales.

Robar un auto.

Robo en grandes proporciones. Matar o herir gravemente a alguna persona.

Robarle algo a su familia. Cometer una violación. Tratar de agredir a un policía.

Para las damas: tener relaciones con uno o varios mareros.

Competencia de un Marero con Otro. Dentro de las moras existe un rango que se adquiere con:

Experiencia o antigüedad. Por su crueldad. Inteligencia y habilidades.

Por su lealtad a la mora a la que pertenecen. Abastecer al grupo de víveres, armas, drogas, etcétera. Pagar un crimen o robo por otro compañero

Consecuencias que Produce lo Actividad de las Maras a la Sociedad.

- Pérdidas económicas debido a los robos que estas cometen a la ciudadanía. Gastos en los familiares de las personas que estos agreden como ser gastos médicos y

emocionales. Luto en los familiares de las personas que agreden.

- Desestabilidod de la seguridad ciudadana.

Cómo vemos el tipo de violencia esgrimida por las Maras de El Salvador, difiere ostensiblemente de las acciones desplegadas por nuestros pandilleros, sin embargo surge la siguiente

162

interrogante ¿nuestros jóvenes pandilleros en el Perú, en algún momento adoptaran este tipo de

violencia callejera?

10.- La legislación vigente en el Tema de la Violencia Juvenil en el

Perú, luna alternativa de solución a este tipo de problemas?

El problema de la violencia juvenil en el Perú, no pasa únicamente por expedir normas

represivas o que endurezcan las medidas socio educativas para los menores que integren una pandilla

perniciosa y realicen actos que atenten contra la vida, la integridad física y el patrimonio de las personas, así como para los que intervienen en calidad de cabecillas de uno pandilla perniciosa, el tema

pasa por una solución integral a los problemas de la pobreza, la marginación y la exclusión de los

jóvenes de un proyecto de vida digno que les permita alcanzar una educación y capacitación adecuada

y posteriormente un trabajo que logre satisfacer las aspiraciones de los jóvenes en nuestro país; el Estado tiene una gran responsabilidad en formular una política criminal que logre combatir este flagelo de la violencia propiciada por las pandillas juveniles, pero esta política criminal debe sustentarse a su vez, en una política económica y social que no excluya a los más pobres de las

posibilidades de realización a la que tiene derecho todo ser humano.

El problema de la violencia en El Salvador, ha sido tratado de diversas formas por los expertos, es por ello que Los centenares de jóvenes pandilleros salvadoreños, protagonistas de riñas callejeras, robos y hasta algunos asesinatos con los que gritan a la sociedad el abandono de su familia

y la marginación, encontrarán al final del camino la represión y la cárcel mediante una drástica ley aprobada ya hace un buen tiempo en este hermano país de Centro América.

Distintos organismos humanitarios han unido sus voces para deplorar las medidas adoptadas contra los jóvenes en el marco de la Ley de Emergencia contra la Delincuencia y el Crimen

Organizada, aprobada por la Asamblea Legislativa para un período de dos años y con carácter de

excepción.

La Universidad Centroamericana de El Salvador, regida por jesuitas, y varias organizaciones de derechos humanos coinciden en que la mayoría de los jóvenes delincuentes sufren el denominador común del abandono familiar, la pobreza extrema y la marginación social, y han advertido que la

"medicina puede ser peor que la enfermedad". En cuanto se aprobó la ley, pandilleros juveniles que

163

operan en el centro de la capital salvadoreña amenazaron en declaraciones al periódico local "El Diario de Hoy", con matar a policías en respuesta a la represión que se avecina contra ellos.

Ricardo QuiRónez 85 , dijo en una entrevista con ACAN-EFE que si bien es necesario controlar

con acciones policiales la ola criminal que ha alcanzado proporciones alarmantes en los últimos cuatro años, no se puede dar trato equivalente a niños y adultos. La Ley de Emergencia contempla aumentos de las sanciones penales en casos de homicidio,

parricidio y asesinato, entre otros delitos graves, suprime los juicios y valida la confesión extrajudicial, además de permitir la detención de personas por parte de la Policía a cualquier hora.

En el caso de los menores, los tribunales especiales aplicarán las disposiciones de la Ley de Emergencia a los delincuentes con edades entre los 14 y 18 años y se establece el internamiento en

centros estatales por períodos de hasta diez años. QuiRonez di jo además, que estas medidas pueden dar resultados a corto plazo en el sentido de "barrer las calles", pero debe pensarse en el futuro de los jóvenes que delinquen, ya que el problema se viene arrastrando desde hace muchos años y el

Gobierno ha hecho pocos esfuerzos por resolverlo con políticas sociales y económicas."La delincuencia y la violencia juvenil se puede atender de distintas formas, entre ellas puede estar

el internamiento provisional, pero con un sentido social, con esfuerzos para lograr su reinserción con rescate de su propia dignidad como personas y un tratamiento sicológico muy fuerte", opinó QuiRónez, dijo adémas que esas acciones "están acordes con el clima que prevalece en el país de que

no hay que tratar con paños tibios a la delincuencia", pero los jóvenes no son los responsables de toda la violencia y la delincuencia existente "y se les quiere pasar toda la factura". Asimismo, apuntó que los pandilleros juveniles "no tienen teléfonos celulares, ni vehículos polarizados y tampoco capacidad poro corromper funcionarios, ellos actúan abiertamente y no son responsables del crimen organizado,

del narcotráfico

todos sabemos cómo se visten, el lenguaje que usan con las manos

Salvador "es un modelo de responder con cárcel a los problemas sociales y ya se olvidó la experiencia de la guerra", que duró doce años y terminó en enero de 1992 con la firma de la paz entre el Gobierno y la antigua guerrilla.

".

Añadió que El

,

Por último, sostuvo que a parte del problema de la delincuencia están las edades y las causas que generan la violencia juvenil e insistió en que ahora "de forma artificiosa se trata de resolver ese

delicado problema capturando a todo el que encuentren para recluirlos en centros que no están preparados para su real rehabilitación". Señaló que en la actualidad existen cuatro centros para la

reclusión de menores en el país, uno de ellos para mujeres, "e imagino que las autoridades deben estar asustadas por la demanda que habrá, cuando funcionan con un presupuesto insuficiente e instalaciones inapropiadas". Fuentes oficiales informaron de que en la actualidad hay un total de 240 adolescentes

" Director de la Fundación para la Protección de la Niñez Olof Palme.

164

internos en esos centros y, según declaró el presidente de la república, Armando Calderón Sol, se

improvisarán otros para dar cabida a los futuros detenidos.

El ministro de Seguridad Pública, Hugo Barrera, anunció que próximamente comenzará a

funcionar una unidad especial de la Policía Civil para combatir la delincuencia juvenil y se manifestó satisfecho con la ley de emergencia, ya que la Ley del Menor Infractor "es una camándula de normas proteccionistas".

Pera no solo los salvadoreños, son los que critican la política de mano dura aplicada por el

gobierno de ese país para combatir la violencia de las Maras, sino también Organismos no

Gubernamentales, como Amnistía Internacional, pidió a la Asamblea Legislativa de El Salvador que anule la legislación actual y abandone todo intento de aprobar nuevas leyes anti moras que

contravengan la Constitución y las normas internacionales de derechos humanos.

Un funcionario de Amnistía Internacional refirió que "resulta especialmente preocupante que

la ley castigue a miembros de las 'moras' o bandas simplemente por su aspecto y su entorno social. El texto hace referencia directa a tatuajes y símbolos de identidad típicamente utilizados por estos

grupos", ha declarado la organización de derechos humanos. "Otro importante motivo de preocupación es el hecho de que, en virtud de esta ley, los menores son tratados como adultos en el proceso judicial."

Asimismo respaldó la resolución de la Corte Suprema que subraya que es innecesario contar con una legislación especial para hacer frente a las actividades de las "maras", puesto que ya existen

en el Código Penal instrumentos judiciales adecuados para que los jueces castiguen el comportamiento

que constituya actividad delictiva. "La Asamblea Legislativa no debe ignorar la decisión de la Corte, y

debe derogar la ley actualmente en vigor", ha manifestado la organización. "Es muy probable que

cualquier nueva propuesta para una ley permanente difiera poco, si es que difiere en absoluto, de las leyes anteriores, y que, incluso aunque la redacción sea diferente, los conceptos y la sustancia de la nueva propuesta permanente sigan siendo los mismos que se han declarado inconstitucionales."

Amnistía Internacional ha declarado: "Pedimos al gobierno que utilice los instrumentos

judiciales ya disponibles contenidos en el Código Penal y en otra legislación para castigar las actividades delictivas, y que considere las propuestas de las organizaciones de la sociedad civil y trabaje con ellas para buscar soluciones a los graves problemas de seguridad pública".

La Ley Anti Maras se aprobó en octubre de 2003 para un periodo de seis meses. El primero

de abril de 2004, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador concluyó

165

que todos los artículos de la Ley Anti Maras infringían la Constitución, ya que violaban principios fundamentales de igualdad ante la ley. La Sala concluyó que la Ley presuponía que los individuos se dedicaban a actividades delictivas basándose en sus circunstancias personales o sociales y no en si

realmente habían cometido un delito. También concluyó que, al dar la posibilidad de que un niño fuera juzgado como adulto, la Ley colocaba a los niños en una situación desfavorable, e infringía la

Convención sobre los Derechos del Niño.

El Comité de los Derechos del Niño, de las Naciones Unidas, consideró recientemente que la

Ley Anti Maras infringía la Convención sobre los Derechos del Niño, y manifestó que las autoridades de El Salvador debían suspender su aplicación.

En abril se rechazó una propuesta presentada a la Asamblea Legislativa de El Salvador para convertir la Ley Anti Maras en permanente, y la ley sólo fue aprobada como medida temporal hasta

julio.

Como vemos, la expedición de leyes represivas, no soluciona en nada el problema de la violencia juvenil, el cual debe de ser tratado con soluciones a mediano y largo plazo, pero siempre

teniendo en cuenta la dignidad de la persona humana, que constituye el fin supremo de toda sociedad que se dice civilizada.

11. - CONCLUSIONES

El fenómeno de las pandillas juveniles es completamente diferente en cada país. Pese a que se trate como un fenómeno global, cada caso presenta peculiaridades tan precisas que imposibilitan un tratamiento conjunto.

Las maras son un fenómeno social, es el resultado de varios factores sociales y no de un único factor en particular. Hay que tener en cuenta que cuestionar a las autoridades, romper las reglas e

involucrarse en actividades delictivas puede llegar a ser considerado como una conducta "normal"

entre los adolescentes.

Las maras son muy variables en su conformación y en el tipo de actividades en las que se involucran, pero los crímenes violentos son lo más visibles y los más difundidos por los medios de comunicación. ¿Desde hace cuánto tiempo no se tiene noticia de integrantes de moras rehabilitados o

que cambiaron su estilo de vida?

166

Hay algunos pandilleros muy violentos que deben ser responsabilizados por sus crímenes, pero también hay muchos que son atraídos por el status que representa formar parte de una de estas

moras y de su supuesta forma de vida. En realidad, no son criminales que deban ser tomados en serio. No son criminales de pura cepa. Se debe de emprender acciones para prevenir esta actitud, realizando intervenciones sociales que

puedan ayudar a los jóvenes a mantenerse al margen de estas maras o a salir de ellas, reinsertándose en actividades productivas para la sociedad.

Desde una perspectiva basada en la defensa de los derechos humanos, el aspecto más preocupante del fenómeno de las maras son las políticas de mano dura que practican ciertos

gobiernos centroamericanos y algunos estados norteamericanos. En los países centroamericanos, las políticas de mano dura no han ayudado a disminuir la violencia asociada a las maras. De hecho, algunas investigaciones han sugerido que ciertas políticas han

contribuido a que las maras se vuelvan más clandestinas y organizadas. Además, existen serias preocupaciones sobre la libertad civil de los jóvenes (más allá de que estén involucrados en las pandillas o no), que pueden convertirse en blanco fácil de estas políticas inflexibles.

Se debe de propulsar el desarrollo de una política de prevención a fin de prevenir que los jóvenes entren a formar parte de diferentes tipos de maras en el futuro. Existen algunos ejemplos de prevención de la violencia juvenil por parte de la comunidad organizada, especialmente en El Salvador,

Guatemala, Honduras y algunas zonas de Estados Unidos en donde las maras operan. En el Perú, resulta sumamente difícil que el fenómeno de las Maras tengan cabida en la forma de

organización y tipo de violencia desarrollado por nuestras pandillas juveniles; las Maras han logrado interrelacionarse con otras agrupaciones criminales como la del narcotráfico, ofreciéndole ayuda en la forma de distribución y comercialización de la drogo en las zonas en las que ejercen sus dominios,

situación ésta que no sucede con las pandillas juveniles en nuestro país.

167

CONCLUSIONES GENERALES

El Pandillaje Juvenil, hasta la fecha no ha recibido un tratamiento integral que abarque todos los aspectos del problema, por cuanto el Estado solo se ha preocupado por dar una solución eminentemente represiva, llevado por la coyuntura social (avance de la violencia juvenil), lo cual se

percibe desde la dación del Decreto Legislativo N° 899 del 28 de mayo de 1998, que incorporó la figura del "pandillaje pernicioso" al Código de los Niñas y Adolescentes, lo cual continuó al

promulgarse un nuevo Código de los Niños y Adolescentes dado por la Ley N° 27337 del 01 de agosto

del 2000, figura jurídica que a la fecha ha sido modificada por Decreto legislativo N° 990 del 22 de julio del año en curso; pero ello no ha solucionado el problema ya que este es de carácter estructural, por lo se necesita una respuesta en este mismo orden, con participación multidisciplinaria y de la comunidad.

Las pandillas barriales (Los Babys y Los Terribles) estudiadas en el capítulo segundo, provienen de zonas pobres y marginadas de nuestra capital. Habiéndose constatado que sus integrantes pertenecen a hogares desintegrados y/o reconstituidos, además tienen un nivel educativo muy bajo, casi todas estudian o han estudiado en Colegios Nacionales (muchos no llegaron a terminar la secundaria), por lo que se encuentran muy limitados de acceder a un buen empleo e incluso son

marginados por pertenecer o haber pertenecido a estas pandillas.

El sistema Escolar debería desarrollar un trabajo preventivo, desde el nivel primario, hasta los

primeros años de la educación secundaria para identificar los comportamientos que hacen que los chicos se vuelvan pandilleros y no limitarse a la sola represión expulsando a los chicos de los colegios, porque al ser expulsados ya no tienen ni siquiera en que ocuparse, con lo que se incrementa el nivel de

los pandillas.

La legislación vigente que opta por la simple represión, no es suficiente para encontrar una solución

integral al problema del pandillaje juvenil, por lo que se debe buscar una solución integral, que comprenda todos las aristas del problema, por lo que se deben crear talleres productivos para

dotarles de algún empleo a lo jóvenes.

5) No todas las pandillas escolares tienen el mismo grado de violencia y peligrosidad, hay algunas que

se podrían definir mas como un grupo de amigos.

168

La legislación actual sobre barras bravas, no está bien orientada a enmarcar este problema, puesto que los textos legales no incluyen el accionar de las Barras Bravas corno tipificada en los delitos

contra el Patrimonio y contra la Vida el Cuerpo y la Salud.

Los lideres de las pandillas barriales han llegado a una posición de mando debido a los

antecedentes o reputación obtenida por méritos de destreza física, es decir, por saber pelear, y por lo tanto generar una imagen proteccionista o paternalista hacia el resto del grupo, que lo empiezan a

vislumbrar como alguien en quien se ven reflejados (infundir respeto por saber defenderse).

En las pandillas de Surquillo estudiadas no hay miembros del sexo femenino, pero si hemos podido

apreciar que las chicas del barrio apoyan a las pandillas del lugar, por un instinto de pertenencia y porque la pandilla o mancha "representa al barrio", pero mayormente la relación de las pandillas con el sexo opuesto se limita a conversar en el barrio o encontrarse en alguno fiesta.

El factor determinante en los pandillas de Surquillo estudiadas, son la falta de autoestima,

ocasionados por la pobreza económica y abandono moral en que se encuentran, lo que hace que entre ellos busquen conformar la familia ideal, que en sus hogares no poseen y en el fondo añoran.

La formación de Pandillas con estas características son el primer paso para la generación de lo

que se conoce como "Pandillaje Pernicioso"

El fenómeno de las pandillas juveniles es completamente diferente en cada país. Pese a que se trate como un fenómeno global, cada caso presenta peculiaridades tan precisas que imposibilitan un

tratamiento conjunto. Así encontramos que "Las moras salvadoreñas" son un fenómeno social, el cual es el resultado de varios factores sociales y no de un único factor en particular.

Las maras centroamericanas son muy variables en su conformación y en el tipo de actividades en las que se involucran, pero los crímenes violentos san lo más visibles y los más difundidos por los medios de comunicación. ¿Desde hace cuánto tiempo no se tiene noticia de integrantes de maras

rehabilitados o que cambiaron su estilo de vida?

Desde una perspectiva basada en la defensa de los derechos humanos, el aspecto más

preocupante del fenómeno de las maras son las políticas de mano dura que practican ciertos gobiernos centroamericanas y algunos estados norteamericanos.

14) En los países centroamericanos, las políticas de mano dura no han ayudado a disminuir la violencia asociada a las maras. De hecho, algunas investigaciones han sugerido que ciertas políticas han

169

contribuido a que las maras se vuelvan más clandestinas y organizadas. Además, existen serias

preocupaciones sobre la libertad civil de los jóvenes (más allá de que estén involucrados en las pandillas o no), que pueden convertirse en blanco fácil de estas políticas inflexibles.

Se debe de propulsar el desarrollo de una política de prevención a fin de prevenir que los jóvenes entren a formar parte de diferentes tipos de maras en el futuro. Existen algunos ejemplos de prevención de la violencia juvenil por parte de la comunidad organizada, especialmente en El Salvador,

Guatemala, Honduras y algunas zonas de Estados Unidos en donde las maras operan.

En el Perú, resulta sumamente difícil que el fenómeno de las Maras tengan cabida en la forma de

organización y tipo de violencia desarrollado por nuestras pandillas juveniles; las Maras han logrado interrelacionarse con otras agrupaciones criminales como la del narcotráfico, ofreciéndole ayuda en

la forma de distribución y comercialización de la droga en las zonas en las que ejercen sus dominios, situación ésta que no sucede con las pandillas juveniles en nuestro país.

Es preciso trabajar en forma interdisciplinaria y multidisciplinaria, desde el Estado y la sociedad civil para crear una cultura de justicia juvenil restaurativa. La implementación del modelo de justicia

restaurativa, debe implementarse en el país sobre el modelo de justicia retributiva imperante.

Es preciso contemplar en lineamientos de política general, regional y local temas de violencia

juvenil, ya que podría convertirse en un factor que atente contra estándares mínimos de vida democrática y paz social.

Una intervención desproporcionada, excesiva e incluso ilegal impide que el adolescente acepte la legitimidad de la autoridad y las consecuencias de su decisión, La intervención de la justicia debe ser adecuada, inmediata y oportuna, de lo contrario trae efectos contraproducentes. La generando

incluso la percepción de una intervención injusta. be igual modo, una sanción aplicada a destiempo impide que el adolescente asocie su acto con las consecuencias de la justicia.

Los adolescentes en conflicto con la ley penal que tiene problemas de abuso de sustancia psicoactivas muestran mayores dificultades para afrontar adecuadamente las consecuencias de sus

actos y de la infracción de la ley; haciéndose necesaria una intervención profesional inmediata que atenúe las consecuencias personales y sociales que le genere el consumo de tales sustancias antes de cualquier intervención de índole legal o restrictiva.

21) A pesar de que el Código del Niño y Adolescente establece la remisión y una serie de medidas alternativas a la prevención de la libertad, éstas se aplican muy esporádicamente debido a varias

170

razones: aún subsiste en algunos operadores una mentalidad tutelar; la presión social y de los medios

de comunicación; el temor a equivocarse y a ser sancionado por los superiores jerárquicos; la poca

claridad de la ley al definir la gravedad; la ausencia de instituciones con programas especializados en libertad.

En la justicio juvenil el papel del equipo técnico es sumamente importante. Lamentablemente los operadores de justicia, tanto jueces corno fiscales, no cuenta con el apoyo y la orientación técnica del

equipo multidisciplinario. La defensa de oficio tiene una carga de trabajo que le impide la protección de derechos de los adolescentes detenidos en la instancia policial. En las demás instancias del

proceso, su participación es mínima.

El Código de los Niños y Adolescentes señala para los caos de remisión concedidos por la Fiscalía,

que el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social debe diseñar, ejecutar y supervisar Programas de Orientación o autorizar a instituciones privadas tales programas, de modo que los adolescentes a quienes el Ministerio Público haya dispuesto otorgarles la remisión sean derivados allí.

Lamentablemente esto no se cumple porque el MIMOES no tiene infraestructura ni recursos humanos para la ejecución y supervisión de los Programas de Orientación, tampoco existe un procedimiento reglamentario aprobado para otorgarles a instituciones privadas al autorización para que éstas

supervisen esos programas; ello se agrega el MIMDE5 no tiene dentro de sus líneas de trabajo fomentar la creación de una red de instituciones privadas que se puedan encargar la supervisión de

los Programas de Orientación.

171

SUGERENCIAS

Minimizar el uso del sistema de justicia tradicional, empleando otros medios para resolver los

conflictos generados por la delincuencia juvenil antes de que intervenga el juez, como por ejemplo a través de la intervención de otros grupos de la vida social en la solución del conflicto, minimizar las medidas de internamiento, una buena medido es lo que se llama justicia restaurativa.

Profesionalizar y especializar a la Policía en materia de menores. Formular o todos los niveles de gobierno planes generales de prevención, en donde participe

activamente la familia y organizaciones privadas. Lograr que los jóvenes participen activamente y eficazmente en el proceso educativo en lugar de

ser meros objetos pasivos de dicho proceso. Los sistemas de educación deberán tratar de trabajar en cooperación con los padres, las organizaciones comunitarias y los organismos que se ocupan de las actividades de los jóvenes.

Adopción de políticas que eviten por parte de los jóvenes el consumo de alcohol, drogas y otras sustancias nocivas. En cooperación con grupos de la comunidad, los sistemas educativos deberán planificar, organizar y

desarrollar actividades extracurriculares que sean de interés para los jóvenes, así mismo los gobiernos locales también deberán ofrecer este tipo de actividades a fin que el joven tenga mayores

opciones par escoger y no se sienta restringido o presionado. Crear centros de esparcimientos, como por ejemplo juegos recreativos, lozas deportivas, piscinas, entre otros, los mismos que deben contar con lo básico como servicios higiénicos, vestuarios,

blockers, etc. Deberá alentarse a los medios de comunicación a que den a conocer la contribución positiva de los jóvenes a la sociedad, así mismo que disminuyan el nivel de programas que tengan contenido

pornográfico, de violencia, consumo de drogas o cualquier otro comportamiento inadecuado. Un registro nacional de adolescente infractores que permita conocer las verdaderas cifras a fin

de poder conocer la magnitud del problema y así dictar políticas eficaces de solución.

El gobierno debe crear organismos encargados de velar por los derechos de los jóvenes y que se

den facilidades para la educación , la cultura el trabajo y el deporte que son los principales encaminadores de jóvenes honestos y dignos de crear un Perú distinto.

Los municipios y los órganos encargados de la defensa del niño y del adolescente deben dar charlas a los jóvenes de cuales son las formas de crear el desarrollo e informar a nuestros

172

legisladores los problemas reales de los niños y jóvenes del Perú. Se debe incentivar a la población con respecto a la no discriminación de las jóvenes que se encuentran vinculados al pandillaje

pernicioso y por el contrario se debe realizar campañas para su readaptación a la sociedad, pero no

criminalizándoles.

Desde el punto de vista legal somos de la opinión que se modifique la legislación respecto a lo que se considera corno "pandillaje pernicioso", ya que no abarca todos los aspectos de la violencia juvenil, asimismo se modifique la norma que reprime a los instigadores o participantes adultos, en las mal

llamadas "pandillas perniciosas" previsto en el artículo 148-A del Código Penal, al establecer penas privativas de libertad sobrecriminalizadas, toda vez que en su forma simple establece penas que van

desde los 10 a los 20 años, asimismo en su formo agravada establece penas que van desde los 20 a los

35 años de pena privativa de libertad, las cuales vulneran los principios de "lesividad", "ultima ratio" y de resocialización del derecho penal, ya que incluso este tipo de conductas "instigación o

participación en pandillas perniciosas" penaliza más que al autor de un delito de homicidio, lo cual nos parece desproporcionado. Máxime que se debe tener en cuenta que no todos los problemas sociales se solucionan por la vía represiva, sino apelando a otras vías, como por ejemplo creando para los

jóvenes mayores oportunidades para desarrollarse como personas y haciendo que en la solución de este problema se involucre la sociedad en su conjunto, ya que "reconduciendo o reformando a un

adolescente o joven, se tendrá en el futuro un delincuente menos".

Se sugiere reglamentar, empadronar y fiscalizar a los miembros de las Barras.

Se sugiere cambiar la denominación "Barras Bravas" por la de "Barras Deportivas", término que se considera más apropiado y no resulta discriminatorio.

Se sugiere implementar capacitación técnica en oficios para que los que conforman las llamadas

barras bravas se puedan desenvolver dentro de la sociedad encontrando oportunidades laborales.

Se sugiere considerar como conducta agravante los hechos delictivos cometidos por los

integrantes de las barras bravas en cuanto a lo que concierne a - Delitos contra la Vida el Cuerpo y la

Salud - y -Delitos contra el Patrimonio -.

Hacer un estudio que analice las dificultades del Código de los Niños y Adolescentes para la aplicación de la remisión y elabore una propuesta de modificación al Congreso de la República.

19) Realización de visitas inopinadas del Ministerio Público y de la Defensoría del Pueblo a las comisarías durante la noche.

173

La puesta en marcha de servicios especializados para la atención de adolescentes con problemas de abuso de sustancias estupefacientes se hace prioritaria desde dos puntos de vista: que la atención especializada y diferenciada se haga extensible a todos los Centros Juveniles con la infraestructura y personal disponible; y en segundo lugar, la apertura de los servicios públicos ya existentes para la atención prioritaria de los adolescentes en conflictos con la ley.

El MIMIDES debe establecer un procedimiento que permita otorgar a instituciones privadas autorización para supervisar Programas de Orientación conforme a lo establecido en el artículo 206 del Código de los Niños y Adolescentes, así como regular mecanismos de control de esas instituciones que podrían acoger a adolescentes derivados por remisión fiscal.

174

BIBLIOGRAFIA

Oficina de Estadísticas: Informe DIRPACI-PNP 2000.

La violencia juvenil en Lima, Analisis sociológico de un problema estructural. Robert Trilles M.Q. 1998 Radda Barmen

Violencia Juvenil y Prensa Escrita Aproximaciones Primera edición CEAPAZ 1998

Informe de la Comisión Especial del Congreso de la Republica Lima - Perú 1998

5. Violencia Cotidiana en Niños y Jóvenes del Perú Causas, consecuencias y recomendaciones.

La Violencia Cotidiana en el Perú Encuesta Nacional de Hogares, INEI Primer Trimestre 1999 Revista Chasqui

"Mi Jato" Centro de Atención a la Violencia Juvenil Fondo Editorial Comas 2000

Encuesta Nacional de Hogares, INEI Primer Trimestre 1999 Revista Chasqui

"Mi Jato" Centro de Atención a la Violencia Juvenil Fondo Editorial Comas 2000

KERLINGER, F.N. (1975). Investigación del Comportamiento: Técnicas y Metodología. México D.F. Nueva Editorial Interamericana

HERNANDEZ; FERNÁNDEZ y BAPTISTA. (1997). Metodología de la Investigación. MacGraw - Hill Interamericana de México, 5.A. de C.V.

VILLEGAS ALARCON, FRANCISCO (2004). Protestando por no ser ciudadanos: Los jóvenes pandilleros de Lima a fines de los noventa.

Revista Justicia para Crecer, Lima - Perú

Almeyda Escobar, Janet Rossena (2004) Investigación Jurídica de Campo, características del pandillaje pernicioso en la ciudad de Lima 2002. Lima, CE PEJAS.

Arenas Iparraguirre, Carlos, Los rostros escondidos y la acción social frente ct lo marginalidad: violencia juvenil a fines de los 90 en http://sisbib.unmsm.edu.pe/Byrevistas/psicologia/1998 nl/rostros.htm. Ávila León de Tambini, Nancy T. (2003) El pandillaje pernicioso y la delincuencia juvenil en el Perú. Lima.

Cajas Bustamante, Willian (2000). Codigo de los Niños y Adolescentes comentado y práctica procesa. Lima, Editorial Rodhas.

175

Carpio Cortez R. y Navarro Ore A. (2004) Estudio Jurídico del Pandillaje. Lima, Ediciones Infojuris.

Gutierrez, Hans, La ruta peligrosa del pandillaje escolar en http://conosec.mininter.gob.pe/articulos_rutapeligrosa.htm.

Lazo Huaylinos, Hector Enrique, Etimología del termino "Pandilla" en wwwww.monografiCIS.COM

Lude la A., Samuel Constantino. (2004) "Pandillaje Pernicioso" en APECC Revista de Derecho. Ario I. Lima, enero.

Torres Castro, Carmen. (2005) "Jóvenes y Violencia" en Revista Iberoamericana de Educación CEI. Nro. 37. Río de Janeiro, abril.

Villena Ganoa, Gabino Alexander, Pandillaje Pernicioso en wwwww.monografias.com

http://www.geocities.com/Eureka/Office/4595/tesis.html?20078

23) Estivill, Assumpció; urbano, Cristóbal. Cómo citar recursos electrónicos en <http://www.ub.es/biblio/citae-e.htm

A BAD ZAPATA, Dante "Pandillas: Algunas de las Causas que Crean las Condiciones paro que Existan las Trágicas Pandillas Juveniles" en

http://www.monografías.com/trabajos13/pandi/pandi.shtml

ENCINAS GARZA, José Lorenzo "Bandas Juveniles: Perspectivas Teóricas" Editorial Trillas, Primera Edición: mayo de 1994, México.

Informe Defensorial N° 123 "La situación de los adolescentes infractores de la ley penal privados de libertad" (supervisión de lo centros juveniles - 2007), Primera Edición: Julio del 2007, Lima Perú.

MUNAR, Lorenzo y otros. "Somos pandilla, somos chamba: Escúchennos. La experiencia social de los jóvenes en Lima" Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Primera Edición, Enero 2004.

PÉREZ GUADALUPE, José Luis "La Construcción Social de la Realidad Carcelaria"

PRADO R., Gabriel "Seguridad Ciudadana: Ayacucho - Pandillas Juveniles" Ayacucho,

2001.

SANTOS ANAYA, Martín Christhian "La Vergüenza de los Pandilleros: Masculinidad, Emociones y Conflictos en Esquineros del Cercado de Lima" CEAPAZ (Centro de Estudios y Acción Por la Paz) Primera Edición. Lima, Julio del 2002.

VILLEGAS ALARCÓN, Francisco "Protestando por no ser Ciudadanos: Los Jóvenes Pandilleros de Lima a fines de los Noventa" Tesis para optar el título de Licenciado en Sociología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima - Perú, 2004.

31) VILLENA GAONA, Gabino Alexander "Trabajo de Investigación sobre Pandillaje Pernicioso" Universidad Nacional "Pedro Ruiz Gallo" Facultad de Derecho y Ciencias Políticas Lambayeque - Perú, 2004.

176

PANFICHI, Aldo "Representación y violencia en el fútbol peruano Barras Bravas" En: contratexto, Lima, 1999 N° 12 BENAVIDES ABANTO , Carlos Martín "La Barras Bravas y la ausencia del Gol: Entre Comandos y Trincheras". En: ¿Nacidos para ser salvajes? Identidad y violencia Juvenil en los 90. Maruja Martínez / Federico Tong. Sur casa de estudios del Socialismo 1998

VARGAS PUCH, Eduardo L. "Sociología de la Violencia: Posmodernidad y conflicto en el Perú" (1980-2000). Gráficos SRL - 2004

GHERSI SILVA, Enrique "¿Como controlar a las Barras Bravas?" En: Ius Et Veritas N° 13. Lima, Noviembre, 1996

LEON - BARANDIARAN HART El Cristianismo, Las Barras Bravas y el Derecho Internacional Privado En: Ius Et Praxis. N° 29. Lima, Diciembre, 1998

LAS BARRAS BRAVAS Andrés Recasens Salvo. Libros electrónicos Facultad de Ciencias Sociales Universidad de Chile

TRINCHERA NORTE En Wikimedia la enciclopedia libre. http://es.wikimedia.org/wiki/Barra Brava

BARRAS BRAVAS COMO CENTRO DE EXPRESION Miguel Angel Puentes Castro. En: Revista de Comunicación y Cultura: Mi Ratón

http://www.utp.edu.co/educacion/raton/antes/rata6/zona.htm

BLOG DE OMAR El Pandillaje en el Perú

http://blog.pucp.edu.pe/index.php?blogidr-412

BARRAS BRAVAS: TEORIA ECONOMICA Y FUTBOL Enrique Ghersi. http://www.citelorg/ensayos/barras.htm

Amaro, Nelson. (1992) Guatemala: Historia Despierta (lera. Edición). Guatemala:

IDESAC, Editorial CHOLSAMAJ.

Bozhovich, L.I. (1981) La personalidad y su formación en la edad infantil (5/E) La Habana, Cuba: Universidad de La Habana, Editorial Pueblo y Educación.

UNICEF. (Dic. 2005) Estado de la Infancia 2006 "Excluidos e Invisibles" (5/E) Nueva York: Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia.

"Pandillerismo Prevención y Enmienda" Juan José Blossiers Hüme. Primera Edición 2005.

46) "Faltes y Atorrantes. Una Etnografía del Penal de Lurigancho". José Luís Pérez Guadalupe. Centro de Investigaciones Teológicas. Marzo de 1994.

177