MARCO LÓGICO: CONCEPCIÓN Y PRÁCTICA

Ramón González Palencia

INTRODUCCIÓN
Este documento ha sido elaborado a partir del “Manual gestión del ciclo de un proyecto” de la Comisión de las Comunidades Europeas, “El marco lógico” del Banco Interamericano de Desarrollo y “La gestión por resultados, una herramienta de trabajo, una herramienta de diálogo” de Desarrollo y Paz de Canadá. Incorpora también los aprendizajes realizados en la práctica institucional de CANTERA en el Curso de Gerencia del Desarrollo Local apoyado por Desarrollo y Paz de Canadá. Es pues, un documento compuesto con aportes teóricos y de la práctica. Nuestra propuesta parte de incorporar en el diagnóstico la utopía del grupo o comunidad como referencia de planeación estratégica y articular el marco lógico como instrumento para los planes operativos.

ORIGEN, OBJETIVO Y CULTURA DEL MARCO LÓGICO1
Este instrumento nació en el marco de la "nueva gestión" puesta de moda por el sector privado a mediados de los años 1950 y posteriormente fue adoptado -más bien a ciegas- por el sector público, camino a su conversión hacia la "nueva gestión" ("un Estado bien gobernado y administrado como una empresa privada"). 2 En ese contexto, lo orientan a la gestión por resultados haciendo énfasis en la productividad, la excelencia, el desempeño, la eficacia, la delegación de los poderes y las responsabilidades, la imputabilidad (rendición de cuentas), etc. En los años 70 el marco lógico pasó a ser utilizado por diferentes organismos de cooperación3. No todos estos conceptos deben ser rechazados. Pero, en su intención inicial, se les había puesto al servicio de una cultura empresarial y neoliberal. El Estado es visto como una empresa privada, como un proveedor de servicios que subcontrata sus deberes, y a la vez sus obligaciones en cuanto a rendición de cuentas; los ciudadanos son vistos como clientes y los más ricos tienen fácilmente acceso a mejores servicios, los programas de servicios deben "ser rentables", etc. En este contexto, se habla frecuentemente de la "reingeniería del Estado", de "people’s choice" (la alternativa del pueblo), de asociaciones del sector público y el sector privado (APP), de subcontratación, de contratos de imputabilidad, etc. Esta visión, esta cultura, este enfoque, no se corresponden con las nuestras. Utilizado con flexibilidad y dentro del espíritu de participación comunitaria, el marco lógico constituye una herramienta de trabajo poderosa y eficaz. Por el contrario, si no lo manejamos al interior de la misión propia de nuestros organismos, el marco lógico puede llegar a
Distintos organismos utilizan distintos nombres: Resumen Operativo de Gerencia ROG; Planificación de proyectos ZOPP; Metodología en base a insumos; Metodología en base a objetivos; Gestión Orientada a Resultados GOR; Gestión/Administración por Resultados GAR; Gestión por Resultados GPR, etc. Aquí utilizaremos el de “marco lógico” por ser el común más conocido en nuestro país. 2 Los fines y objetivos de la empresa privada y los del Estado deben ser diferentes: Mientras la empresa privada tiene como objetivo maximizar las ganancias “privadas”, el Estado debe tener como objetivo maximizar la vida de la población en general. 3 Aunque utilicen diferentes nombres como apuntamos en la primera nota de este documento.
1

1

constituirse en fuente de una trágica desviación de nuestro trabajo. Nuestro enfoque consiste en apropiarnos del marco lógico al interior de nuestra propia visión y servirnos de ella para mejorar la calidad de nuestro trabajo de acompañamiento y nuestro diálogo con las comunidades. El marco lógico presenta dos grandes beneficios:

Orienta la planificación hacia los "resultados", es decir, en nuestro caso, el "desarrollo", entendido como los cambios sociales en un sentido amplio (es decir, cambios económicos, sociales, políticos, culturales) que deseamos instaurar en la sociedad. El marco lógico nos obliga entonces a nombrar explícitamente como “resultados esperados” a aquellos cambios que buscamos producir por medio de esta acción y a elaborar toda la planificación en función de su alcance y realización. Nos facilita la precisión necesaria, evitando la incorporación de múltiples objetivos que no estaban directamente relacionados con los objetivos de los proyectos. Nos facilita tener una idea clara respecto de cómo determinar si un proyecto ha sido exitoso, y los evaluadores tendrán una base objetiva para comparar lo planeado con lo ejecutado, dejando claro cuál es el alcance de la responsabilidad de quien gerencia o administra el proyecto (o de la agencia ejecutora) y la de cada uno de los actores involucrados (mujeres u hombres).

• El “marco lógico” ofrece además el beneficio de toda metodología sistemática: el rigor, la profundidad, la eficacia. Sin embargo, el logro de este beneficio se obtiene mediante el pago del precio de los esfuerzos que estamos dispuestos a aceptar: esfuerzo para conocerlo, esfuerzo para desarrollarlo, esfuerzo para darle el seguimiento adecuado. El Marco Lógico podemos utilizarlo como guía para preparar los documentos del proyecto, como instrumento para evaluar la calidad del diseño del proyecto y como medio para comunicar el diseño del proyecto a los grupos interesados. Estos beneficios justifican que trabajemos el “marco lógico”. Sin embargo, se hacen necesarias tres advertencias: • Si no adaptamos esta metodología a nuestro propio trabajo y si no integramos nuestra propia visión en su vocabulario, el “marco lógico” nos invadirá con su cultura y nos conducirá a la deriva, lejos de nuestra meta y nuestros propios objetivos. Si no logramos “domesticarla”, esta herramienta nos subyugará. Por ejemplo, corremos el peligro de que nos lleve a considerar a la comunidad y a las personas como “recursos humanos”. En lo posible tratamos de no referirnos a las personas con ese término. Consideramos que la gente (mujeres y hombres) no somos recursos para lograr el éxito de un proyecto, como pueden ser las máquinas y equipos o puede ser el dinero necesario para hacer algo. Esos serían los recursos materiales y los recursos financieros. Entendemos que las personas no somos insumos. Ni siquiera nos gusta el término de “capital humano” con que nos designan últimamente tratando de conseguir apoyo para “la formación del capital humano”. Pensamos que toda persona independientemente de su formación académica, de su cultura, creencias, capacidades o discapacidades físicas y mentales, está por encima de cualquier capital y de cualquier recurso. El proyecto no es el sujeto. El proyecto debe ser un recurso en manos de la gente para gestionar, impulsar, ejecutar, monitorear, evaluar nuestro desarrollo. A veces damos la
2

impresión de que lo importante son los proyectos: una comunidad es pobre porque nadie les lleva “proyectos”, la solución al desempleo está en proyectos de micro empresa o en proyectos de maquila; y cuando tenemos un proyecto lo más importante es ejecutarlo de acuerdo al plan para que nos financien un nuevo proyecto, y las organizaciones nos convertimos en gerentes de proyectos mientras desarrollamos un concepto de las personas como “objeto beneficiario del proyecto”, como objeto del desarrollo. Los equipos, las máquinas son recursos, el financiamiento es un recurso, las personas no somos recursos. Las personas somos responsables de utilizar eficazmente los recursos para garantizar un desarrollo equilibrado de la sociedad y de la naturaleza en su conjunto de la que somos parte integrante. Las personas y las comunidades seguimos siendo más importantes que los proyectos. Es decir, evitemos poner a las personas y a la comunidad al servicio del proyecto. Los proyectos tienen sentido cuando están al servicio de la gente. • El “marco lógico” no es la nueva “biblia técnica” del desarrollo. Por una parte, antes de existir este instrumento, nosotros trabajábamos ¡y lo hacíamos bien! Esta herramienta es fecunda como prolongación y perfeccionamiento de nuestras experiencias y de nuestra identidad. Pero, hay que recordar que sólo es una herramienta, y estas tres palabras son importantes: es una herramienta entre otras; no es más que eso, una herramienta, un instrumento al servicio de los grupos humanos para fortalecer el Diseño, la Ejecución y la Evaluación de Proyectos. • El “marco lógico” es un método de planificación, de monitoreo y de gerencia, y no es una estrategia de acción. Esta herramienta recibe su sentido de la estrategia que decidamos implementar. Es en la estrategia donde deben estar explícitamente señalados los valores que suscribimos en nuestra vida, en nuestra organización social, en nuestras relaciones humanas y, por tanto, en nuestras concepciones y prácticas de desarrollo. Nunca será igual una estrategia diseñada y articulada con valores como la solidaridad que nos lleva a plantearnos el deber de desarrollarnos colectivamente y que no es desarrollo humano el que se construye sobre la exclusión de un grupo, que la estrategia diseñada y articulada con “valores” como la competencia que nos lleva a ver al otro o a la otra como la competencia a quien debo derrotar para poder avanzar en mi “desarrollo”. Estrategia y utopía Nuestra propuesta estratégica de desarrollo tiene un punto de partida constituido por tres elementos: la historia y la práctica organizativa del grupo; el diagnóstico del entorno actual; y las concepciones que la comunidad tiene sobre sí misma y sobre su entorno. Tiene también un punto de llegada: el futuro diseñado y deseado por la decisión de la comunidad; es la utopía que todavía no existe pero que se quiere que exista. Estos cuatro elementos están condicionados y relativamente determinados por el entorno más global. El entorno nacional o regional que incidió en la historia y en la práctica del grupo, el entorno que incide en su actual realidad y que incidirá en la construcción del futuro deseado. Esto nos remite a las tendencias de la realidad. Tendencias que aparecen al recuperar la historia y la situación actual. Tendencias que constituirán el futuro previsible si no cambiamos el curso de la realidad en transformación. Cambio que sólo es posible si existen compromisos personales y comunitarios con la construcción de la utopía.

3

Es decir, incorpora como elementos articulados4: 1.- La historia y la práctica organizativa del grupo en su entorno pasado; 2.- El entorno y la realidad actual; 3.- Las concepciones que de sí misma y de su realidad tiene el grupo o la comunidad; 4.- Las tendencias de la realidad o futuro previsible condicionadas por el entorno en que vivimos; 5.- La utopía comunitaria o el futuro deseado; y 6.- Los compromisos concretos personales y colectivos para la construcción de ese futuro deseado. Si para impulsar la transformación de una realidad tomamos como punto de partida el diagnóstico y análisis de los problemas y necesidades que sufre una comunidad o un colectivo, dada la situación que estamos viviendo de desarticulación de la producción y el mercado, el abandono por parte de nuestros gobiernos de sus responsabilidades hacia los distintos servicios públicos, la situación de pobreza y marginación en que están cayendo la mayoría de las comunidades (urbanas y rurales) a nivel nacional, es muy posible que el arranque sea una sensación de impotencia y de frustración que dificulte el desarrollo e incluso la visualización de las fortalezas del grupo para emprender, planificar y ejecutar las transformaciones que necesita. Una posición muy común es que la comunidad se “enconche” pensando y diciendo “no tenemos fuerzas, no tenemos recursos, no podemos hacer nada”, y pasivamente espere a que algún día alguien con fuerzas, recursos y buena voluntad llegue a transformar esa realidad, ya sea el gobierno, los partidos, las agencias de cooperación o las ongs, ... Proponemos que el punto de partida y el motor sea, no los problemas, sino el futuro deseado por la comunidad. Es decir, después de recuperar su historia y visualizar su realidad actual, no entrar al análisis de la problemática, sino diseñar, visualizar colectivamente su futuro deseado y plantear sus compromisos con esa transformación soñada. Este diagnóstico que incorpora su pasado, su presente y su futuro deseado funciona como planeación estratégica que habrá que desmenuzar en los planes operativos de corto y mediano plazo. En realidad es una síntesis concreta de la visión que la comunidad tiene de sí misma y de su realidad; al mismo tiempo es la concreción de su “misión”: esa utopía que quiere realizar y conseguir. Los pasos para ir de la situación en que vive a la situación en que quiere vivir, esos pasos son los que ordenaremos con el “marco lógico”. Sin entrar a la discusión del concepto de desarrollo trabajaremos en este documento partiendo de la definición de Rolando Bunch: “Desarrollo es el proceso a través del cual la gente aprende a hacerse cargo de sus propias vidas y a resolver sus propios problemas”.

4

Para más detalle ver el documento “Propuesta de estrategia de desarrollo local”. 4

Articulación del marco lógico con la planeación estratégica participativa
Entorno Entorno Entorno

Pasado

Presente

Futuro
(5) Futuro deseado (utopía)

(1) Práctica histórica y organizativa (2) Práctica actual y entorno Marco lógico n° 1

Marco lógico n° 2

(6) Compromiso personal y colectivo

(3) Concepción de sí misma y de su realidad Valores que suscriben Entorno

(4) Tendencias de la realidad (4) Futuro previsible

Entorno
Elementos a tener en cuenta: Identidad de los/as referentes: ¿Quiénes planifican? Qué diferencias aportan? Valores o Credo básico: ¿Qué valores comparten? Visión de futuro: ¿Para cuánto tiempo planifican? Análisis del Contexto: ¿En qué territorio vamos a incidir? Recursos propios: ¿Qué recursos y medios tenemos? Objetivos estratégicos: ¿Qué queremos lograr? Líneas de acción: ¿Qué componentes vamos a trabajar? Ejes temáticos: ¿Qué aspectos priorizamos? Organización: ¿Cómo nos organizaremos? Sujetos: ¿Con quiénes trabajaremos?
5

Aquí entra el marco lógico como una herramienta para ordenar el camino y los pasos necesarios para desarrollar las estrategias que decidan las comunidades como protagonistas de su vida y de su historia. Así, cada componente de su sueño de futuro puede convertirse en un objetivo general de un proyecto trabajado y ordenado con el marco lógico. Las dificultades y problemas que impiden llegar a ese objetivo, analizadas dentro del marco lógico, se integran en los objetivos del proyecto. De este modo la comunidad no queda varada dando vueltas y sufriendo por sus carencias, sino que se orienta con sus aspiraciones positivas hacia una vida diferente y mejor, rescatando las potencialidades que ya hizo realidad a través de su historia y que ha revivido en la recuperación histórica del autodiagnóstico. Dentro de este entorno conceptual presentamos a continuación “el marco lógico” con las variantes que consideramos necesarias para articularlo con el diagnóstico comunitario de su futuro deseado, y que sea coherente con nuestra concepción de que las personas, las organizaciones y las comunidades deben ser protagonistas de su vida, de su historia y de su desarrollo. El marco lógico Se trata de un ejercicio y de un método de análisis, además de ser una estructuración de los resultados de dicho ejercicio, que permite presentar de forma sistemática y lógica los objetivos de un proyecto o de un programa y sus relaciones de causalidad. Asimismo, sirve para indicar si se han alcanzado los objetivos y definir las situaciones y causas exteriores al proyecto o programa que pueden influir en su desarrollo. El marco lógico es una herramienta tanto para la preparación de un proyecto o programa como para apoyar su ejecución y evaluación. El marco lógico se utiliza en todas las fases del ciclo: durante la fase de preparación (o identificación del proyecto) deberá desarrollarse sin pretender completarlo totalmente. Será a medida que se concrete el proyecto que se completará progresivamente para que sirva de base de cada fase del ciclo del proyecto. En resumidas cuentas, el marco lógico es un punto de partida, “un instrumento generador” a partir del cual se elaboran otros instrumentos (por ejemplo el presupuesto detallado, el reparto de responsabilidades, el calendario de ejecución y el plan de seguimiento). Límites del método Por muy bueno y eficaz que sea un instrumento, no puede garantizar por sí solo el éxito. El instrumento depende de la seriedad y competencia con que se aplique. Como decía un campesino: “no es el machete el que corta, es el brazo”. Este método puede ayudarnos a planificar, a dar seguimiento y a evaluar un proyecto; pero el método no planifica, no da seguimiento y no evalúa. Sin las personas cualquier método es inútil. Si las políticas y los criterios están mal establecidos, el marco lógico descubrirá las contradicciones pero no las cambia ni las reemplaza. No hay que olvidar tampoco que el “marco lógico” no es una simple técnica, una receta de programación (cómo hacer). Ésta “informa” a nuestro trabajo y, en ese sentido, resulta

6

“estructurante”. Por esta razón, las preguntas determinantes no son de orden técnico sino estratégico:  ¿Cuál es nuestra meta u objetivo?  ¿Qué análisis hacemos de la realidad actual y cuál es nuestra comprensión de ella? ¿Desde dónde analizamos la realidad, o dicho de otro modo, con qué grupo nos identificamos para hacer el análisis?5  ¿Qué valores suscribimos nosotros y el grupo con el que estamos trabajando, valores que deben orientar la estrategia y la metodología?6  ¿Qué cambios o resultados deseamos producir?  ¿Quién define los resultados o los cambios que deben ser alcanzados?  ¿Cuáles son las estrategias básicas para alcanzar dichos resultados?  ¿Quién define dichas estrategias?  ¿Cómo sabremos que estamos trabajando en la dirección correcta?  ¿Cómo sabremos que hemos alcanzado los resultados esperados? Cuando hacemos frente a las ideas y a las nociones claves del “marco lógico” y, más aún, cuando lo ponemos en práctica, siempre debemos tener presentes estos cuestionamientos. El “marco lógico” exige energía, tiempo y dinero. Es necesario consagrar esfuerzos razonables a su planificación y evitar que acapare los esfuerzos que deben ser consagrados para la realización de los programas. Puede conducirnos hacia la burocracia. Puede llevarnos a reemplazar la acción estratégica eficaz por documentos y papel. Puede darnos una visión simplista del desarrollo y de la acción. Puede conducirnos al irrespeto de los grupos y comunidades y exigir de ellas cosas no razonables. El marco lógico ayuda a las personas encargadas de la preparación de un proyecto a estructurar y formular mejor sus pensamientos y a expresarlos de forma clara. El marco lógico no pretende más que eso. No es más que un instrumento para mejorar la planificación y ejecución de un proyecto o programa. Las posibilidades de éxito de un proyecto no dependen exclusivamente del método de planificación que utilicemos. El hecho de utilizar o no una determinada herramienta de planificación, por ejemplo, el “marco lógico”, no nos garantiza el éxito del proyecto. El éxito de un proyecto depende de muchos otros factores, como la capacidad organizativa del grupo y del equipo ejecutor, depende de cómo enfrentemos las tendencias negativas impulsadas por las personas y grupos que sueñan una sociedad de competencia y no de solidaridad, y por supuesto depende también de una adecuada planificación entre otros factores. Cuadro 1 ADECUADA PLANIFICACION
5

familias dueñas de pequeñas parcelas o desde quienes no tienen tierra y deben vender su fuerza de trabajo. 6 No es lo mismo plantear una estrategia desde la competencia que desde la solidaridad, por ejemplo. 7

EQUIPO COMPETENTE Y CON BUENA VOLUNTAD No resulta el mismo análisis de la realidad desde las familias dueñas de grandes fincas que desde las

PROBLEMAS REALES ABORDADOS POR EL PROYECTO RESPETO DE LOS COMPROMISOS DE LAS DIFERENTES PARTES

EXITO DE UN PROYECTO

SUFICIENTE CAPACIDAD ORGANIZATIVA

OTROS FACTORES Uno de los errores que hay que evitar es considerar la elaboración del formato de base como un ejercicio formal y burocrático. No hay que olvidar nunca que cada “marco lógico” debe ser el resultado de un análisis participativo realizado en un momento dado de la realidad del grupo y de la situación que vive. Para poder elaborar un marco lógico es necesario disponer de suficientes datos fiables y proceder a la fase de análisis de la situación. Los objetivos de la futura intervención sólo podrán ser formulados si antes se ha analizado la realidad. Esta fase de análisis es una parte fundamental del instrumento. El “marco lógico” lo planteamos como una herramienta que articula la utopía comunitaria con la realidad de la acción organizada, eficaz y "mensurable", es decir, realmente evaluable y evaluada. Tratamos de evitar que el futuro deseado se quede en el mundo de los sueños y de los votos o deseos piadosos para aterrizarlo en la práctica planificada del grupo. Análisis de la situación Un proyecto que responda a la voluntad de transformación de la realidad que vive un grupo, debe articularse necesariamente con un análisis correcto y completo de la situación. Esta situación deberá interpretarse (analizarse) de acuerdo al interés y a las actividades de las distintas partes involucradas que normalmente tendrán visiones diferentes de esa misma realidad. Existen diversas formas de analizar una realidad: los estudios realizados por personas expertas aportarán respuestas a las preguntas planteadas tal como ellas las han concebido. Las personas, grupos y organizaciones implicadas tendrán sus propias percepciones. Una reunión (o una serie de reuniones) donde participen las personas de los grupos o comunidades y el grupo de personas expertas, permitirá poner en común las diferentes visiones de la realidad y sus análisis para llegar a una concepción compartida y aceptada por todas. Estas formas de proceder son complementarias y juntas darán una “imagen de la realidad” que permitirá formular proyectos con unos objetivos aceptables y apoyados por todas las partes implicadas. En la propuesta de CANTERA planteamos partir de un diagnóstico participativo realizado con y por la comunidad o grupo participante. Una vez que la comunidad o el grupo ha realizado su autodiagnóstico con la definición de su sueño y su compromiso de transformar
8

la realidad, cada componente de la utopía colectiva se concreta como un objetivo general y, partiendo de éste, se desarrolla el marco lógico correspondiente. Es decir, el marco lógico lo articulamos como herramienta para las planificaciones operativas que nos deben llevar paso a paso, proyecto a proyecto hacia la consecución del sueño comunitario. Implica trabajar conjuntamente en:  Definir el componente del sueño sobre el que vamos a trabajar.  El análisis de la realidad actual (diagnóstico participativo de la realidad que viven en relación a ese componente y las dificultades o problemas que impiden alcanzar ese componente soñado)  El análisis de los objetivos (imagen de futuro y de una realidad mejor)  El análisis de las estrategias (diferentes caminos para llegar de la situación actual a la deseada) El componente del sueño A veces nos dicen que los proyectos son para resolver las necesidades y problemas de la comunidad. Nosotros enfatizamos que los proyectos son para construir el sueño. ¿Cuál es la diferencia si los problemas es lo que nos impide llegar al sueño? La diferencia está en que si llegamos a la comunidad comenzando por hacer un listado de los problemas y necesidades, fácilmente inducimos una situación de desesperanza y de frustración, porque la comunidad se ve a sí misma llena de problemas y sin capacidades para resolverlas. Si partimos del sueño la comunidad tiene una visión optimista de sí misma que la prepara para enfrentar los obstáculos que le impiden llegar al sueño. Partir del sueño no significa obviar la realidad. El sueño está anclado en la realidad. Soñamos con ser lo que todavía no somos, pero queremos ser. Soñamos con vivir como todavía no vivimos pero queremos vivir. Partir del sueño significa aclarar hacia dónde queremos ir desde la realidad en la que estamos y que queremos transformar. Partir del sueño no es caer en un idealismo alejado de la realidad, sino comprometernos con transformar la realidad en la que vivimos. El primer camino también nos presenta a los organismos como los salvadores y los nuevos mesías del desarrollo que vamos a solucionar los problemas de la gente. La segunda alternativa nos permite presentarnos como organismos que podemos poner algunos recursos al servicio de las decisiones y los compromisos que adquiera la comunidad. Esta es una relación más horizontal entre el organismo y la comunidad. Utilicemos un ejemplo En uno de los talleres un grupo definió su sueño municipal con los siguientes componentes7:
Soñamos con tener carreteras de todo tiempo. También soñamos con un puente para poder cruzar el río y comunicar a las distintas poblaciones. Un centro de investigaciones y estudios con
7

Una universidad de carácter permanente que tenga un año lectivo normal y que sirva para la juventud que se bachillera sin recursos para ir a una universidad fuera del municipio Que el servicio de salud no sea sólo en Bocadades y podamos disminuir la incidencia de las muertes maternas. 9 Un hospital que tenga equipamiento, medicinas. Una casa materna en Bocana; Un botiquín comunitario en cada comunidad.

Señalo en letra cursiva los elementos del sueño que después utilizaremos para desarrollar el las comuniuna biblioteca. na y Ubo Norte, sino también en ejemplo.

Lograr que nadie sea analfabeta Educación gratuita para todas las personas en todos los niveles

Personas líderes y promotoras de salud capacitadas que sepan cómo y cuándo administrar la medicina. Soñamos que los organismos que inciden en el municipio se articulen para potenciar su propio trabajo y organicemos mejor el apoyo y el acompañamiento que ahora brindan cada uno por su lado Fondo revolvente para proyectos productivos. Organizaciones, asociaciones, cooperativas para producir, acopiar y comercializar; Proyecto reforestación y conservación de la flora y la fauna. Una ruta turística del río. Programas integrales para jóvenes Centro socio cultural municipal Cancha multiuso. Centro de protección para ancianos y ancianas. Un vertedero de basura adecuado y lograr un municipio limpio. Las calles bien adoquinadas. Vivienda digna para cada una de las familias.

Juventud que sea saludable en toda la amplitud del concepto. Que todos los niños y niñas sean bien nutridos. Que el municipio lo desarrollemos económicamente y tengamos programas financieros comunitarios y asistencia técnica agropecuaria a las familias productoras. Familias capacitadas que garanticen la conciencia y la transparencia de su funcionamiento para seguir adelante. Complejo deportivo familiar donde pueda reunirse la juventud pueda reunirse por lo menos los fines de semana y las familias puedan pasar un rato alegre sanamente. Un municipio donde las poblaciones tengan los servicios básicos y haya trabajo digno para todas las personas y con una remuneración justa. Un municipio con participación comunitaria y solidaridad.

Es un gran sueño de infraestructura, carreteras y puente; un sueño de educación formal y biblioteca; un sueño con servicios de salud descentralizados y con acceso para todas las personas; una utopía que toma en cuenta a la juventud y las necesidades de recreación de todas las personas; una utopía organizativa para la población y para quienes incidimos en ella; de desarrollo económico, que toma en cuenta el medio ambiente, con servicios básicos; es el sueño de un municipio limpio, participativo y solidario. Este sueño será nuestro punto de partida y vamos a escoger un pedacito del sueño por donde queremos comenzar a transformar nuestra realidad. Partimos de que el grupo ha definido cuál es el sueño comunitario en su proceso de diagnóstico y planeación estratégica. Para construir ese futuro deseado inicia planteándose por cuál de los elementos de la utopía colectiva comenzará a transformar su realidad para
10

que deje de ser como es y acercarla a como quiere que sea. Escogeremos el elemento tomando en cuenta la prioridad que le de el grupo, ya sea porque hay más personas que se comprometen con esa parte del sueño o porque tienen más recursos para ese elemento o porque les parece que es el más urgente. Si hay un organismo acompañando el proceso comunitario, normalmente la comunidad también tomará en cuenta los recursos que ese organismo pueda poner a su disposición. El punto es que sea una decisión tomada colectivamente. No significa que sólo pueden trabajar sobre un tema, simplemente comenzaremos con uno y puede ser que otro grupo de la comuniad trabaje después sobre otro elemento del sueño común. Definiendo el punto de entrada Una persona del grupo planteó el componente: “Un municipio donde las poblaciones tengan los servicios básicos y haya trabajo digno para todas las personas y con una remuneración justa.” Otra dijo: Yo empezaría porque fuera “Un municipio con participación comunitaria y solidaridad” porque si en un municipio la gente participa y se organiza, complementamos lo que producimos, unas y otros, demandamos donde sea los servicios básicos, vamos a reforestar, … es básico participar y ser solidaria. Una tercera propone comenzar por “Que el municipio lo desarrollemos económicamente y tengamos programas financieros comunitarios y asistencia técnica agropecuaria a las familias productora” porque la producción es la base de la vida y del desarrollo. Distintas personas apoyaron las diversas propuestas explicando por qué apoyaban una u otra. Por la importancia de los valores, por la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria, por la importancia que cada quien le daba a un determinado elemento. Finalmente alguien planteó la posibilidad de trabajar desde una propuesta de valores unida con un programa de desarrollo material concreto: “Programa financiero y asistencia técnica agropecuaria desde la participación y la solidaridad comunitaria”. Esta fue la propuesta que tuvo mayor apoyo por articular los valores con dos componentes de fomento a la producción. A partir de esa decisión comunitaria de iniciar la construcción del sueño desde esa entrada, avanzamos en la elaboración de la propuesta como Objetivo General: “Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios y de asistencia técnica agropecuaria”. Dentro de la lógica de este método, el Objetivo General siempre tiene un verbo como contribuir, aportar, … conceptos que recuerdan que la realidad es multicausal, que una situación tiene diversas causas y necesitará los aportes desde distintas direcciones para transformarse totalmente. En cierto modo es también una lección de humildad plantearnos realmente cuál será nuestra contribución y reconocer que otras personas, otros grupos desde otras distintas plataformas y proyectos también contribuirán a ese sueño colectivo. Todo el grupo participó en la definición del objetivo general, puliendo, cambiando una palabra, eliminando la otra que consideraba repetitiva, … hasta dejar una fórmula que satisfacía a la mayoría. Después de una discusión amplia y participativa, se tomó la
11

decisión de dejar esa fórmula como Objetivo General de un programa compuesto de dos proyectos. Proyecto nº 1 “Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios”; y el Proyecto nº 2 “Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas de asistencia técnica agropecuaria”. Puesto así, un programa compuesto de dos proyectos, nos ayuda a centrarnos en cada uno y nos evita la elaboración de un marco lógico tan enorme y complicado que se hace difícil manejarlo. De ese modo la participación y la solidaridad comunitarias quedan a nivel de programa y los aspectos financieros y la asistencia técnica quedan a nivel de proyectos. El sentido lo tendrían los valores; y los proyectos de asistencia y finanzas se ponen al servicio del desarrollo participativo y solidario de la comunidad, además del desarrollo productivo y económico que lógicamente pretenden también. Análisis de la realidad actual (problemas) El punto de partida para analizar la realidad alrededor del objetivo definido es partir precisamente del objetivo definido colectivamente, del sueño comunitario. Ante el componente del sueño que hemos definido como marco de acción, nos preguntamos qué nos impide vivir esa situación soñada. O dicho de otro modo, cuáles son las causas de que no estemos viviendo como queremos vivir? La situación se analiza desde la perspectiva en que la viven las personas involucradas. El futuro deseado por el grupo o por la comunidad es el punto de llegada estratégico que orienta la planificación operativa del proyecto y es el punto de partida para elaborar el proyecto comunitario. Ese es el siguiente paso. Para ello nos preguntamos: “Si esto es lo que queremos vivir, ¿por qué no estamos viviendo así? ¿Por qué no tenemos programas financieros comunitarios que se fundamenten en la solidaridad y en la participación de la comunidad?” Las respuestas surgen rápidamente: porque quienes dan crédito piden garantías muy altas, de este modo las políticas crediticias excluyen a las familias pequeño productoras; tenemos una cultura de no pago que aleja y encarece los créditos; la mayor parte de las fincas de las familias campesinas, no están debidamente legalizadas; dado los altos intereses y la exigencia de garantías muchas familias prefieren no endeudarse por lo riesgoso de la producción agropecuaria en nuestro país; hay modalidades de préstamo a grupos “solidarios” pero nos da miedo que por una familia quedemos embarcadas todas; etc. El procedimiento metodológico propuesto permite:  Definir con precisión el marco y alcances del análisis  Analizar los grupos interesados en el proyecto de transformación de la realidad  Analizar la situación que viven  Identificar y clasificar las áreas de intervención por orden de importancia  Visualizar las relaciones causa-efecto en un diagrama. El análisis de una situación existente consiste en el establecimiento de las relaciones causaefecto entre los factores que se quieren transformar (negativos para el grupo y que impiden o dificultad la transformación de la realidad actual para que sea la deseada por el grupo). Se trata también de descubrir las causas que influyen en varias situaciones al mismo tiempo convirtiéndose en “nudos causales”. Con este análisis se pretende identificar los obstáculos
12

reales, importantes y prioritarios para los grupos implicados. Es decir, aunque tenemos un diagnóstico participativo general de la comunidad, para transformar la realidad que vivimos y que queremos que sea de otro modo, haremos un diagnóstico (un análisis) de esa situación concreta, específica, por donde hemos decidido que iniciaremos la construcción del sueño. Las situaciones seleccionadas en esta parte son constatadas por los equipos de personas expertas, por las instituciones y por las organizaciones implicadas. Es recomendable utilizar un conjunto de técnicas, por ejemplo “el árbol de problemas” 8 que nos ayuda a separar los síntomas de los problemas y comenzar a plantear las causas, y después “la red causal” que nos facilita la visualización de la cadena o la red que articula la serie de causas y efectos, las causas que más influyen, los efectos que son al mismo tiempo causa de otros efectos, etc. Hay que distinguir entre problema y ausencia de solución, por ejemplo no es un problema el hecho de que no tengamos letrinas, la letrina es una posible solución parcial a un problema que puede ser “incidencia de enfermedades diarreicas”. Este ejercicio de análisis nos ayudará también a encontrar los posibles caminos de solución. El análisis se presenta en forma de diagrama, con los efectos de una determinada situación en la parte superior y sus causas en la inferior. El árbol de problemas Una vez que el grupo comunitario ha “sacado” todo lo que siente como obstáculos, los aspectos de su vida que siente que le impiden vivir la realidad a como la sueñan, ayudamos a clasificarlos identificando cuáles son “síntomas”, cuáles son los problemas verdaderos y cuáles son las causas de esos problemas. Es un primer nivel de análisis que permite profundizar en el análisis de la realidad. En este caso, por ejemplo, el problema no está en que no haya financiamiento para las familias pequeño productoras, esto es un síntoma de las políticas crediticias, que tienen su causa en la articulación del gobierno con los sectores de la gran producción y los grupos de importadores-exportadores. El síntoma (lo aparente, lo que se ve) es que no hay crédito, porque las políticas crediticias restringen sus posibilidades de acceso (el problema), y esas políticas responden a la conveniencia de los grandes productores, los importadores y exportadores (la causa del problema). Para ordenar la información nos apoyamos en la técnica “el árbol de problemas” que nos permite ordenar visual y gráficamente los síntomas (lo más visible y aparente) a la altura del follaje de un árbol dibujado, los problemas (a los que responden los síntomas) a la altura del tronco de ese árbol, y las causas (a veces no tan visibles) a nivel de las raíces. Fundamentalmente para transformar la realidad deberemos ir a las causas o crear otra línea de “causalidad” que produzca otros efectos. ¿Cómo podemos hacerlo participativamente? En realidad es muy sencillo. Sólo hay que confiar en la capacidad de análisis y en el sentido común de la gente y preguntarnos colectivamente: por qué ocurre esto? Y por qué? … Causas y efectos. Problemas y síntomas
8

En los anexos de este documento hay una síntesis de esta técnica y de la red causal. 13

¿Cómo ayudar al grupo a diferenciar entre problemas y síntomas de esos problemas, entre causas y efectos? La forma más simple es preguntarnos colectivamente por qué ocurre esa situación. Vemos que nuestras familias no tienen capacidad económica para pagar el costo de los trámites de la legalización de su parcela heredada de sus antepasados, ¿por qué no tenemos esa capacidad económica? Las respuestas nos llevarán a descubrir las causas que producen ese efecto de la pobreza de mi familia. La no legalización es un síntoma de un problema, la pobreza, que tienen unas determinadas causas. Debemos tener presente que una primera causa puede tener otra causa anterior de la que es efecto. Por tanto, es aconsejable llevar el análisis hacia las causas profundas preguntándonos por qué, y por qué, y por qué, hasta donde el grupo pueda llegar, porque si podemos transformar algunas de las causas más profundas (no siempre tendremos esa capacidad) las acciones del grupo serán más eficaces porque al transformarlas generaremos un mayor impacto en la realidad que queremos transformar. Ordenemos lo que hemos hecho, y pongamos en este árbol los síntomas, los problemas y las causas:
Se necesita tener garantía
Los programas de crédito excluyen a las mujeres Ignorancia de manejo empresarial

Ignorancia de las Exclusión de familias condiciones de crédito pequeño productoras Desconocimiento de Deslizamiento e técni-cas intereses desaniman para producir mejor o en condiciones de ladera Temor a ser fiadores de otro u otra de las Ubicación tierras y del clima Cultura de no pago hace fracasar los proyectos Plagas No hay asistencia Tipos de suelo Políticas crediticias 70% de las fincas no están legalizadas

Prestar para agricultura es riesgoso

Paternalismos y experiencias anteriores

Políticas y presiones internacionales Sociedad

Analfabetismo dificulta el conocimiento y análisis de las condiciones

14

Esta etapa puede parecernos tediosa, pero es importante porque ayuda al grupo comunitario a reconocer la realidad que vive y sus articulaciones. Es también una parte metodológica de aprendizaje en técnicas de análisis. Es importante porque el grupo descubre la lógica, la coherencia de la realidad, que no significa que estemos de acuerdo con la forma en que está articulada. En principio, debemos ser muy respetuosos con el análisis que hacen. Podemos tener diferentes puntos de vista, posiblemente tengamos distintas informaciones que nos influyen a la hora de analizar. Pongamos en común las informaciones y no despreciemos la forma en que la comunidad analiza su entorno. Ayudemos a profundizar el análisis con preguntas sencillas, y preguntémonos también por qué nosotros lo analizamos de otro modo. Si en el análisis de la realidad nos salen elementos que tienen que ver con el otro proyecto de asistencia técnica, no importa. A continuación clasificamos los elementos que nos han salido para centrarnos en los que tienen relación con el proyecto que hemos decidido relacionado con los programas de crédito. Esta técnica ya nos dio algunos insumos y productos: nos ayudó a ordenar el análisis de la realidad y entenderla mejor en su complejidad. En el siguiente paso, nos concentramos ya en el tema concreto planteado en el objetivo general. De los elementos que aportó la comunidad en su análisis, seleccionamos los problemas que se relacionan directamente con él. En este caso tenemos: “Desconocimiento del manejo empresarial y sus herramientas”, “No legalización de la tierra”, “Políticas crediticias”, y “Experiencias anteriores de condonación de deudas” “La red causal” Vamos a buscar cuáles son las causas del desconocimiento, de la no legalización, etc., para buscar organizadamente cómo solucionarlas. Para ello utilizamos la técnica llamada “red causal”, que consiste en articular gráficamente los efectos y las causas. Recomendamos hacerlo mediante tarjetas porque nos permite moverlas con más facilidad en el caso de que en la discusión descubramos la necesidad de reubicarlas en un orden diferente a como fueron surgiendo. Veamos el ejemplo. Revisamos los problemas que surgieron en el análisis anterior y seleccionamos cuatro: “Desconocimiento del manejo empresarial y sus herramientas”, “70% de las fincas no están legalizadas”, “Experiencias anteriores de condonación de deudas” y “Políticas crediticias”. El grupo comunitario decidió que no está en condiciones de enfrentar el problema de las políticas crediticias del gobierno y de los bancos, y que el problema de las experiencias anteriores lo enfrentará desarrollando nuevas experiencias solidarias. Mientras que el desconocimiento del manejo empresarial y de sus herramientas aplicadas a la finca, tiene una gran cantidad de efectos y relaciones como el desconocimiento del crédito, de su uso y de las mismas condiciones; igualmente la situación de la no legalización se relaciona con la cultura, con los costos, la ignorancia de los procedimientos, etc. Por esas razones el grupo profundizó en su reflexión alrededor de los dos primeros problemas descubriendo unos componentes que tienen que ver con las viejas formas de educación y capacitación que terminan bajando la autoestima de la población de escasos
15

recursos, que avalan la fragmentación entre la producción, la investigación la capacitación y el mercado; nuevamente los problemas de capacitación la pobreza económica y el desinterés y desorden legal provocado por los gobiernos que no tienen conciencia de nación sino sólo de grupo económico. Diagramas de problemas Así vimos la realidad de esos problemas:
EFECTO
Desconocimiento del manejo empresarial y sus herramientas Baja Desconocimiento

C A U S A S

Falta de

Falta de asis-

No hay

Fragmentación

División entre pro-

Metodologías

EFECTO C A U S A S
Inseguridad

70% de las fincas no están legalizadas Costo de la Desinterés de Concepciones

Evitar pago

Desorden

Desconocimiento

Este procedimiento de análisis de problemas y causas, en el que se diferencian los síntomas, los problemas y las causas, y que puede llevarse a seguir buscando las causas de esas primeras, es valioso cuando se realiza de manera que participen las partes implicadas (que conocen la problemática) animadas por una persona (animadora o facilitadora) que domina el método y la dinámica de grupos. Este análisis proporciona elementos para la toma de decisiones posterior. Este procedimiento puede combinarse con otros, con estudios o investigaciones puntuales que den información precisa a los grupos participantes. La idea es combinar los aportes de personas más técnicas con personas que viven la problemática, sin que un protagonismo avasalle al otro. Planteado el análisis de los problemas avanzamos al paso siguiente definiendo cuáles son los objetivos que necesitamos y podemos alcanzar para transformar la realidad y acercarnos al sueño del grupo comunitario.

16

Recapitulemos Recordamos el proceso hasta este momento. Estamos participando en un proceso comunitario9 de desarrollo local. Ayudamos al grupo comunitario a reconstruir o diagnosticar su historia con sus capacidades y habilidades históricas, con los valores que orientaron su quehacer, los nombres de las personas que influyeron en esa historia, las causas, influencias y presiones que sufrieron y condicionaron el devenir de esa comunidad. Apoyamos también el diagnóstico y el análisis de su situación actual, sus relaciones entre las personas y familias, sus relaciones con el medio ambiente; los valores, principios y concepciones en los que creen y que orientan sus acciones y sus relaciones, qué piensa el grupo de sí mismo. Analizamos colectivamente las tendencias de futuro de la comunidad, del medio en el que viven, de sus recursos, las presiones que el entorno social más amplio ejerce para llevar la realidad en determinada dirección. El grupo comunitario discutió también si ese futuro que anuncian las tendencias y las fuerzas del entorno es el futuro que quieren o quisieran que la realidad se enrumbara en otra dirección. Dada la grave situación en que están viviendo la mayoría de las comunidades y familias con las que trabajamos, normalmente optan por desear un futuro diferente. Partiendo de esta opción, facilitamos que la comunidad diseñe su futuro deseado, su utopía comunitaria. Ante esa utopía es imprescindible que la comunidad asuma los compromisos necesarios y posibles para enfrentar las fuerzas que tratan de llevar la realidad en la dirección no deseada por el grupo comunitario. La realidad no cambia solamente porque queremos que cambie. La voluntad debe expresarse en compromisos y hechos concretos. Es en esta parte donde se engarza el “marco lógico” como una herramienta para, a partir del plan estratégico diseñado por el grupo, planificar los pasos que nos deben llevar en dirección a la utopía o al futuro deseado. Para eso la comunidad ha definido un componente de su realidad que quiere transformar para avanzar hacia ese sueño, hemos analizado colectivamente los obstáculos que nos impide o nos dificultan vivir esa realidad soñada mediante el árbol de problemas y el análisis de los problemas que podemos enfrentar. En ese punto estamos. Diagrama de objetivos Una vez realizado el diagnóstico y el análisis de los problemas que impiden que la vida sea como definieron en el futuro deseado, la siguiente etapa es la formulación de los objetivos específicos que se pretenden conseguir.
Nuevamente recordamos que aunque el ejemplo lo estamos desarrollando desde el punto de vista de una comunidad, el mismo proceso podemos seguir acompañando a una cooperativa, a un grupo o colectivo de mujeres, de jóvenes, incluso a un sindicato, etc., por supuesto haciendo las adaptaciones que sean necesarias.
9

17

El análisis de objetivos es un procedimiento metodológico que permite:  Describir la situación futura una vez resueltos los problemas;  Identificar y clasificar los objetivos por orden de importancia;  Visualizar en un diagrama las relaciones “medios-fines” Las “situaciones negativas” del diagrama de los problemas se convierten en situaciones positivas alcanzadas. Todas estas situaciones positivas alcanzadas se presentan en un diagrama de los objetivos en el que se observa una clasificación por orden de importancia “fin-medios”: Retomamos el análisis realizado de los problemas en el que hemos identificado problemas y síntomas (efectos visibles) de esos problemas. Hemos buscado y discutido las causas de esos problemas. Ahora seleccionamos aquellas sobre las que podemos incidir para transformarlas y las ubicamos como objetivos a conseguir traduciéndolas a su contrario positivo. Por ejemplo, si entendemos que un problema y causa de otros problemas es la baja autoestima comunitaria (ver diagramas anteriores) de manera que obstaculiza la organización y la disposición de la comunidad para transformar su realidad en otra más humana, nos planteamos como un objetivo a conseguir: “elevar la autoestima comunitaria”. Nos vamos acercando de esta manera a la definición del proyecto que necesitamos desarrollar para construir el futuro deseado. En el ejemplo, así quedó el “diagrama de objetivos”:
Diagramas de objetivos FIN Capacitar en el manejo M E D I O S Desarrollar el manejo empresarial y sus herramientas Elevar la Articular la producción

Desarrollar la

Articular la producción

Desarrollar metodo-

18

FIN Demandar a los gobiernos la

Legalizar las fincas que no están legales Disminuir los Conocer los

M E D I O S

Negociar el pago

Sensibilizar sobre la

Estos diagramas permiten tener una visión global y clara de la situación positiva que se desea. A menudo, en el diagrama aparecen algunos objetivos que no pueden ser realizados por medio de la intervención prevista. En ese caso, es necesario hacer una selección y centrarnos en los que sean realizables para pasar a las estrategias. Por otro lado tal vez sea necesario añadir alguno que sea relevante para alcanzar el objetivo inmediato superior. Por ejemplo, tal vez el grupo decide que para conseguir una alimentación equilibrada no sólo hay que aumentar la producción sino además capacitar en nutrición a las familias involucradas. Por otro lado, algunos objetivos podrían resultar poco realistas, por lo que sería necesario encontrar otras soluciones al problema planteado o bien renunciar a esa línea de acción. Si, por ejemplo, en una situación de salud el problema “demasiados zancudos” se transforma en “reducción del número de zancudos”, es necesario analizar su factibilidad. Si no fuera factible, se podrían buscar soluciones alternativas como: “distribución y toma regular de cloroquina y primaquina” o “distribución y colocación de cedazos en las viviendas” o abandonar este problema asumiendo que en esa etapa no puede ser resuelto. Y no hay que olvidar que el desarrollo no procede de un determinismo mecanicista. La secuencia "resultados→efectos→impactos" no es automática. El hecho de que aumente la producción e incluso la diversidad de alimentos no garantiza automáticamente una “alimentación equilibrada para mejorar la vida de la comunidad”. Para lograr ese objetivo posiblemente habrá que tener en cuenta la cultura alimenticia de las familias, incluso las costumbres de apropiación de los ingresos monetarios por parte del hombre y su uso en detrimento de la resolución de las necesidades familiares. El desarrollo nunca es una cuestión meramente técnica, es también una cuestión cultural. Por eso, para nosotros, la escala del tiempo sigue la profundidad de los cambios que buscamos acompañar: algunas veces, éstos se calculan en decenios más bien que en años.

Estrategias que utilizaremos
Esta etapa permite:  Identificar las diferentes estrategias posibles para alcanzar un objetivo específico;  Seleccionar la estrategia que deberá adoptarse para efectuar la intervención, esta selección está íntimamente relacionada con la utopía, con la identidad del grupo transformador y sus recursos y capacidades reales.

19

En el diagrama de los objetivos, los diferentes “conjuntos” de objetivos de la misma naturaleza se denominan estrategias. Hay que escoger la estrategia o estrategias de la futura intervención. Algunos criterios para la selección de alternativas y estrategias: La identidad, los sueños y los intereses del colectivo involucrado; los recursos propios y los recursos externos que puedan articular; las probabilidades de alcanzar los objetivos; la factibilidad política; la relación costo/efectividad/beneficio; criterios de medio ambiente; criterios de género; sustentabilidad de las estrategias. Todavía estamos en la etapa de preparación del proyecto. A partir de estos productos el grupo se orienta ya hacia la elaboración del proyecto concreto, para ello y mirando los diagramas de objetivos, el grupo define las estrategias que orientarán el proyecto en este caso el grupo define como sus estrategias: Capacitación Negociación

Con la estrategia de capacitación afectamos prácticamente a los objetivos del primer diagrama y los objetivos de “conocer y sensibilizar” del segundo diagrama; con la estrategia de la negociación afectamos a los otros objetivos del segundo diagrama. Debemos tener presente que para que esa estrategia de capacitación sea efectiva deberá ser “popular, horizontal y participativa” para que pueda incidir en la elevación de la autoestima, y ser efectiva en los temas en los que debe ser aplicada. Las estrategias orientan el proyecto nos señalan cuáles son los énfasis del proyecto. En este ejemplo, los énfasis estarán en la capacitación para conocer cómo legalizar, cómo manejar las unidades productivas con visión empresarial, etc., y en la negociación para conseguir bajar la carga impositiva y los costos por legalización, … Las estrategias no son objetivos ni resultados esperados, señalan los caminos gruesos por donde transitaremos hacia el objetivo del proyecto, las estrategias escogidas orientarán la elaboración del Objetivo Específico y los Resultados y por tanto las Actividades del marco lógico. El banco de materiales Todavía estos no son los objetivos de la matriz del marco lógico. Estamos preparando, a partir del sueño y del análisis de la realidad, ambos producto de la reflexión participativa comunitaria, el banco de materiales para elaborar el proyecto. Estos objetivos nos señalan qué transformaciones debemos buscar con el proyecto para avanzar hacia el sueño, hacia el pequeño componente del sueño que hemos definido como nuestro objetivo. El análisis de la realidad y la construcción del “banco de materiales” (el componente del sueño, el análisis de la realidad con el árbol de problemas, los diagramas de problemas, los diagramas de objetivos y las estrategias) requiere tiempo, reflexión y discusión del grupo buscando que participen todas las personas para que todas estemos conscientes de por qué vivimos como no queremos vivir y, por tanto, qué tenemos que lograr para acercarnos a vivir como deseamos vivir. Algunos de estos objetivos engloban varios de los problemas, por ejemplo, “Desorden legal de la propiedad”, “Inseguridad por la toma de tierras”, “Desinterés de los gobiernos”, e incluso el problema del “costo de los trámites de legalización” quedan unificados y transformados en el objetivo “Demandar a los gobiernos (municipal y nacional) la defensa del derecho de las familias pobres a la propiedad”. Es
20

decir, la conversión no es mecánica de problema a objetivo. Es una conversión reflexionada colectivamente y discutida de manera que todo el grupo estemos de acuerdo en los objetivos que vamos a pretender posteriormente. Planificación según el marco lógico. El marco lógico es un conjunto de conceptos interdependientes que describen de modo operativo y en forma de matriz los aspectos más importantes de una intervención. Esta descripción permite verificar si la intervención ha sido planificada correctamente. Asimismo, facilita el seguimiento y proporciona una evaluación más satisfactoria. Se trata de una estructuración del contenido de una intervención, presentando de forma ordenada y lógica los objetivos, resultados y actividades de una intervención y sus relaciones causales (lógica vertical). Esta estructuración sólo será posible una vez efectuada un análisis de los datos disponibles (problemas, objetivos y posibilidades). Lógica vertical El siguiente diagrama ilustra la forma de revisar la lógica del proyecto. De abajo hacia arriba, nos preguntamos: si se realizan las actividades planificadas, se consiguen los resultados propuestos? En caso de que la respuesta sea negativa, hay que ver qué actividades hacen falta o si son otras las actividades que se articulan con esos resultados. En caso de que sea positiva la respuesta, nos seguimos preguntando: si se consiguen los resultados esperados, se consiguen los objetivos? Y así analizamos la propuesta de intervención en la realidad que nos debe llevar a acercarnos a la realidad como la sueña la comunidad. Se consigue el objetivo general entonces Se consigue el objetivo específico entonces Se consiguen los resultados entonces Si se realizan en forma adecuada las actividades

Es decir, de abajo hacia arriba: con el apoyo de los medios se realizan las actividades; desarrollado el conjunto de actividades, se alcanzan los resultados; por medio de los resultados, se logra el objetivo específico; a través de los objetivos específicos se contribuye al general. Los objetivos y resultados se precisarán describiendo los indicadores y las fuentes de verificación que sean necesarias para obtener la información sobre estos mismos objetivos y resultados. Los medios y los costos se indican en la última fila (la de las actividades). Además de esta lógica entre actividades y objetivos, también se indicarán en el marco lógico los factores externos que influyen en la realización satisfactoria de la intervención o que pueden impedir el logro de los resultados y objetivos y no dependen de posibles
21

acciones del proyecto o de la gente involucrada en el proyecto. Por ejemplo, un proyecto de comercialización de arroz de pequeños y medianos productores puede caerse si el gobierno autoriza en época de cosecha la importación de arroz subsidiado (y por tanto a precio bajo) de otros países. Este podría ser un ejemplo de un elemento externo al proyecto pero con una alta incidencia en el logro de sus objetivos.

22

La matriz del “marco lógico”
Los principales resultados de este proceso se resumen en una matriz que describe dentro de una lógica los aspectos más importantes de un proyecto. Cuadro2 Objetivos generales11 Lógica de intervención: Resumen narrativo Cuál es el beneficio final que se quiere conseguir? Es una definición de cómo el proyecto o programa contri-buirá a la construcción del sueño del grupo o de la comunidad. Para qué se emplearán los resultados? Son la definición del impacto directo a ser alcanzado por la utilización de los resultados producidos por el proyecto. Es una hipótesis sobre el impacto que se desea lograr. Indicadores objetivamente verificables Medidas para verificar el logro de los objetivos generales. Miden el impacto general que tendrá el proyecto. Son específicos en términos de cantidad, calidad y tiempo. Fuentes o medios de verificación Fuentes de datos para verificar el cumplimiento de indicadores a nivel del objetivo general. Pueden incluir material publicado, inspección visual, encuestas por muestreo, etc. Medidas para verificar el Fuentes de datos para verifilogro de los objetivos car el cumplimiento de indiespecíficos. Describen el cadores a nivel de objetivos impacto logrado al final del específicos. Son las fuentes proyecto. Deben incluir metas que ejecutores y evaluadores que reflejen la situación al pueden consultar para ver si finalizar el proyecto. Cada los objetivos se están logranindicador especifica cantidad, do. Pueden indicar que existe calidad y tiempo de los un problema y la necesidad resultados por alcanzar. de cambios en los resultados del proyecto Fuentes de datos para Supuestos10 Factores externos que pueden influir en la sustentabilidad. Indican eventos, condiciones o decisiones importantes necesarias para la sustentabilidad de los objetivos generales. Factores externos necesarios para el largo plazo. Indican los acontecimientos, las condiciones o las decisiones que están fuera del control de la gerencia del proyecto (riesgos) y que deben ocurrir para que el proyecto logre el objetivo general. Factores externos para el

Objetivos específicos12

Resultados13 Qué debe ser producido por Medidas para verificar el
10 11

En otros modelos les llaman Hipótesis, Condiciones externas, Riesgos... Aquí utilizaremos el término Supuestos En unos modelos los llaman Objetivo de Impacto, en otros le llaman Fin. Aquí utilizaremos el término de objetivo general como más común. 12 En algunos modelos les llaman Objetivo de Efecto, en otros Propósito. Aquí utilizaremos el término de objetivos específicos como más común. 13 En algunos modelos les llaman Productos, en otros Componentes ya que normalmente incluyen una serie de actividades articuladas. Aquí utilizaremos el término de resultados.

23

verificar el cumplimiento al nivel de los resultados. Indican dónde, quienes evalúan, pueden encontrar las fuentes de información para verificar que los resultados han sido logrados. Pueden incluir inspección de sitio, informes de auditoría, etc. Actividades Cómo se producirán los Resumen del presupuesto del Fuentes de datos para ejecuresultados? Son las tareas o proyecto. Contiene los medios tar. Indican a quienes evaactividades que realizarán que deben ser entregados para lúan, dónde pueden obtener quienes ejecutan para com- apoyar la consecución de cada información para verificar si pletar cada uno de los Resultado el presupuesto se gastó como resul-tados del proyecto. Se estaba planificado. Normalhace una lista de mente es el registro contable actividades en orden de la unidad ejecutora. cronológico para cada resultado.

el proyecto? Son las obras, servicios y capacitación que se requiere que complete quienes ejecutan el proyecto. Deben expresarse en trabajo terminado (sistemas instalados, personas capacitadas, etc.)

logro de los resultados. Son descripciones breves pero claras de cada uno de los resultados que tiene que producirse durante la ejecución. Cada uno debe especificar cantidad, calidad y oportunidad de las obras, servicios, etc., que deberán realizarse.

logro de los objetivos específicos. Son acontecimientos, condiciones o decisiones (fuera del control de la gerencia del proyecto) que tienen que ocurrir para que los resultados del proyecto alcancen el objetivo para el que se llevaron a cabo. Factores externos que pueden influir en el logro de los resultados. Son acontecimientos, condiciones o decisiones (fuera del control de la gerencia del proyecto) que tienen que suceder para completar los resultados del proyecto.

24

Descripción y revisión del formato del marco lógico
Primera columna: la lógica del proyecto Objetivos Generales: Describen la perspectiva con que se efectúa la intervención con ese proyecto. Son los objetivos a un nivel superior al del proyecto. Indica cómo el proyecto contribuirá a solucionar el problema. El proyecto se plantea contribuir a ese objetivo. Por ejemplo, un proyecto de agua puede tener como objetivo general algo así como: “contribuir a mejorar de forma sostenible las condiciones de salud y calidad de vida de las familias y comunidades participantes afectadas por la crisis ambiental en el municipio de XXX”. Existen otros proyectos que también contribuyen a la realización de este objetivo general y cada uno se ubica como una contribución, no se ubica como la única alternativa. Objetivos Específicos: El objetivo específico tiene que lograrse al término del proyecto y debe aportar sustancialmente al objetivo general. Los componentes del proyecto que se consiguen a lo largo del mismo serán los resultados y lo que hacemos para poder conseguir los resultados son las actividades del proyecto. Por ejemplo, desarrollar un programa de capacitación será parte de las actividades, para conseguir el resultado de que las familias manejen sus unidades productivas usando la contabilidad de costos. Ese resultado (junto con otros) abona para que el programa de crédito sea utilizado correctamente y las familias no se “embarquen” con un préstamo más grande del que pueden manejar. El objetivo específico es más amplio que cada uno de los resultados. El objetivo específico se logra con el conjunto de los resultados pero no equivale a uno de ellos. Los objetivos son Logros; Éxitos; Metas cumplidas, no son trabajos a realizar, ni tareas a cumplir. Son objetivos cuya fase inicial debe alcanzarse durante el período de intervención y con la probabilidad real de que subsista después de terminado el proyecto. Siempre se pretende conseguir que los beneficios sean duraderos para el grupo participante y que no desaparezcan al terminar la presencia del “proyecto”. Indica el impacto directo o el resultado obtenido de la utilización de los resultados. El objetivo específico es el punto de referencia central, el verdadero “centro de gravedad” que permite dirigir el proyecto y calibrar su éxito o su fracaso en términos de beneficios duraderos para el grupo participante. Cuando se logra el objetivo específico, con la seguridad de que esta situación tendrá continuidad, el proyecto ha alcanzado el “punto sin retorno” y puede finalizar el proyecto. Muchos organismos formulan un solo objetivo específico por proyecto para evitar que se compliquen y que no puedan ser correctamente dirigidos. Prefieren efectuar dos proyectos precisos (paralelos e interrelacionados) y no un proyecto con dos objetivos específicos.

Recomendaciones en la formulación de objetivos:

25

1. Proponga pocos objetivos, que sean aquellos que afecten a las causas más importantes que generan el problema 2. No pretenda cambiar todo con su proyecto; si lo intenta, probablemente no cambiará nada 3. Procure que el objetivo resulte simple y que no implique dentro de sí otros objetivos. 4. En la formulación de objetivos inmediatos, indique los logros que se espera obtener del proyecto mismo, una vez concluido. 5. Utilice en la redacción de objetivos fórmulas como las siguientes: Al finalizar el proyecto se habrán formulado propuestas… Después de 3 años de ejecución del proyecto se tendrán en ejecución programas de capacitación… Al término del proyecto se habrán puesto en marcha acciones… Al concluir el proyecto estarán funcionando 2 centros de producción de materiales… Relación entre ambos objetivos Objetivo General Describe el propósito superior del proyecto: “Contribuir a…”

Objetivo Específico Enuncia los cambios que se espera que el proyecto genere: “Lograr…”

Resultados: Serán el fruto de las actividades realizadas y, a su vez, el conjunto de los resultados suponen e implican la consecución del objetivo específico. Los resultados son los productos del proyecto que dan sentido a las actividades planificadas. Un resultado es un cambio producido en nuestras condiciones de vida o de la sociedad. Son nuevas realidades por medio de las cuales deseamos mejorar nuestra condición y la de nuestros hermanos y hermanas del grupo o comunidad. Son los bienes y servicios que debe producir el grupo de acuerdo con el proyecto. Se deducen del “diagrama de objetivos” (ver diagrama en páginas anteriores) y son el fruto de estudios técnicos específicos y del análisis colectivo. Identificación de resultados Del “diagrama de objetivos” seleccionamos los que aparecen como medios y que conducen a la realización del objetivo específico y los ubicamos como resultados. En este caso serán: “reparación de la red de riego por gravedad” y “abastecimiento regular de insumos”. Además, es muy posible que tengamos que pensar otros resultados que contribuyan igualmente a la realización del objetivo específico y que se hayan detectado en el análisis y discusión de la lógica vertical. Por ejemplo en este caso podríamos plantear como tercer resultado: “aplicación por parte de las familias productoras de nuevos conocimientos de producción agrícola”. Veamos el ejemplo

26

El grupo comunitario está ya preparado para iniciar el trabajo con la matriz del “marco lógico”14. Tomando en cuenta los pasos anteriores vamos a definir el objetivo específico y los resultados esperados del proyecto. Recordamos que el Objetivo General ya lo tenemos definido a partir del sueño colectivo, en este caso se definió como “contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios”. Insistimos en que el objetivo general lo genera el sueño del grupo, es una parte de la utopía comunitaria, y siempre contribuye al mejoramiento de la calidad de vida. El proyecto puede ser, como en este caso, una cooperativa de crédito, pero lo importante está más allá de la cooperativa de crédito: es el desarrollo de la participación y la solidaridad del grupo que tiene que ver con su calidad de vida, aunque la cooperativa lógicamente tiene que ver también con la producción, la economía, etc. Los primeros aportes ubicaban como objetivo específico “finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el municipio de Paiwas” y como resultados: “organizada la cooperativa de crédito”; “productores/as capacitados/as en el manejo empresarial”; “legalizada la tierra de los/as pequeños/ productores/as”. Otros aportes planteaban como objetivos específicos: “después de seis meses de iniciada la ejecución del proyecto se tendrá en ejecución un programa de capacitación empresarial”; otro objetivo específico presentado fue: “contando con un fondo revolvente para PYME y cooperativas”. Como resultados se planteaban: “Conocimiento del manejo empresarial y sus herramientas”; “articulada la producción y la comercialización”; “un nivel de autoestima elevado”; “conocer los procedimientos legales”; sensibilizada la necesidad de heredar según el sistema legal”; y “productores administrando y manejando un fondo revolvente”. Un tercer aporte planteaba como objetivo específico: “Al finalizar el programa, los productores y productoras serán capaces de manejar su unidad productiva utilizando herramientas empresariales”. Como resultados “productores/as aumentan su rendimiento productivo”, y “aumentan sus ingresos a través de la comercialización de sus productos”. La discusión se organiza revisando si al conseguir los resultados se consigue el objetivo específico y si conseguido el objetivo específico aportamos, contribuimos, al objetivo general que es parte del sueño comunitario y a donde queremos llegar. Esa es la manera, el método para avanzar en el diseño del proyecto. Por un lado tenemos el objetivo general que es el punto hacia el que queremos avanzar, y por otro lado tenemos el banco de materiales donde aparece el análisis de la realidad actual que hay que superar para poder transformar la realidad. Poco a poco fuimos descubriendo algunos resultados que podían ser actividades necesarias para lograr un determinado resultado como el conocimiento del manejo empresarial y sus herramientas, otros los trasladamos al proyecto que se relaciona con la asistencia técnica

No vamos a desarrollar toda la matriz como haríamos en un caso real y con una comunidad, grupo o cooperativa. En este taller lo que buscamos es aprender a manejar esta herramienta, no pretendemos diseñar un proyecto verdaderamente. Por eso a partir de las actividades señalamos algunas de las actividades de uno de los resultados, después algunos recursos necesarios para algunas de esas actividades, una parte del presupuesto necesario, algunos de los indicadores, etc. Esto por falta de espacio y porque, repetimos, el esfuerzo y la discusión es sobre el marco lógico como herramienta.
14

27

como el aumento del rendimiento productivo, … Finalmente, el grupo comunitario resolvió dejar los objetivos y resultados siguientes: Resumen narrativo
Objetivo General
Indicadores Medios de verificación Supuestos

Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios.
Objetivo Específico15

Finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el Municipio de Paiwas.
Resultados

1. Cooperativas de crédito organizadas y ejecutando un fondo solidario como capital semilla al tercer año. 2. Productores y productoras manejan de forma empresarial sus unidades productivas. 3. Legalizada la tierra de los/as pequeños/as productores/as. Revisando nuestro producto Si las familias legalizan sus tierras será más fácil conseguir un fondo de crédito solidario; el manejo de sus unidades productivas facilitará el uso adecuado e inteligente del crédito: Estos dos elementos, acompañados del esfuerzo organizativo para que al tercer año del proyecto esté trabajando una cooperativa de crédito que maneje ese fondo solidario garantiza que finalizado el proyecto de tres años esté funcionando un programa financiero comunitario (representada la comunidad en la cooperativa) y solidario (la cooperativa se sostiene con el esfuerzo articulado de sus socios y socias). Conseguido el objetivo específico logramos contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad (expresadas en la organización cooperativa) a través del programa financiero comunitario que maneja la misma cooperativa. Los resultados habrá que ubicarlos en el tiempo; es decir, plantearnos un determinado plazo para la legalización de las fincas, un plazo para el desarrollo de las capacidades empresariales y su puesta en práctica, y un tiempo para la capacitación y organización de quienes van a participar como socios y socias de la cooperativa de crédito que serán la expresión de la participación y solidaridad comunitaria manejando con transparencia y honestidad el fondo de crédito. Y la cooperativa de dónde surgió?

Algunos organismos en su formato aceptan solamente un Objetivo Específico, otros aceptan dos y algunos hasta tres. Hay que conocer la modalidad utilizada por quienes recibirán la propuesta para adecuarla correctamente.
15

28

En el cuadro anterior aparece una cooperativa de crédito que no aparece ni en los problemas, ni en los objetivos, ni en las estrategias que veníamos trabajando. ¿De dónde sale esa cooperativa? Esa cooperativa de crédito está articulada directamente con el sueño del grupo comunitario. El proyecto no se construye solamente a partir de las necesidades y problemas que tiene el grupo. El proyecto apunta al sueño, ese es su horizonte estratégico. Por eso, cuando nos planteamos qué resultados debe producir el proyecto miramos no sólo el análisis de la situación sino que miramos también el sueño del grupo comunitario que, en este caso concreto, nos habla de “programas financieros comunitarios” y deciden concretarlo en una cooperativa de crédito que ponga en práctica la posibilidad de acceder a financiamiento expresando al mismo tiempo la participación y la solidaridad.

Las actividades
Los resultados son parte de lo que el proyecto pretende y son necesarios para alcanzar el objetivo específico. Responde a la pregunta qué debe ser producido por el proyecto? mientras que las actividades responden a la pregunta cómo se producirán esos resultados? Un resultado que queremos es la legalización de la tenencia de la tierra en manos de las familias pequeño productoras, ¿cómo podemos lograr esa legalización? Haciendo un diagnóstico inicial de la situación de tenencia, dando a conocer los procedimientos para legalizar, articulando a las familias con una abogada honesta, etc., son actividades que implican recursos (salón de capacitaciones, papelería, etc.). Actividades que habrá que hacerlas pero que no nos interesa tener indicadores de si se consiguieron o no porque no son lo importante del proyecto. Lo importante es que las familias tengan una tenencia legal de su finca. Lo que necesito con las actividades es controlar que las hagamos a tiempo y articuladas en la forma necesaria para que ocurra el proceso de producción que necesitan los resultados esperados. No quiere decir que las actividades no son importantes. Son importantes para conseguir los resultados que debe producir el proyecto, pero su importancia es relativa como en el ejemplo de las piedras y el paso al otro lado de la quebrada. Lo importante es cruzar al otro lado de la quebrada. Lo relativo es si cruzamos brincando sobre unas piedras, por un puente, o por un tronco caído sobre la quebrada. Lo que necesitamos verificar es ver si cruzamos al otro lado. Se colocan en orden cronológico requerido para producir los resultados. Las actividades se deducen del diagrama, son el resultado de estudios técnicos específicos y son determinadas por los grupos participantes mediante consulta. Actividades y resultados Una vez que tenemos definidos los resultados nos enfocamos en cada uno ellos para planificar todas las actividades que sean necesarias para conseguir ese resultado esperado. Las ordenamos según el orden de ejecución y lo más detalladas posible. Es decir, si necesitamos hacer un taller de capacitación sobre el procedimiento para legalizar una finca heredada ubicaremos cada una de las actividades necesarias: convocatoria, diseño del taller, elaboración y/o búsqueda de materiales, tal vez contratación de un abogado o abogada, y la ejecución del taller. ¿Por qué enfatizamos la desagregación de las actividades en lugar de
29

dejar solamente “taller de capacitación”? Porque cada distinta actividad requiere diferentes recursos, puede requerir diversas personas para ejecutarlas, requiere planificar cuándo se podrá realizar cada una,… Este esfuerzo nos ayuda a planificar con las personas responsables de la ejecución, de manera que sepamos qué recursos necesitamos y con cuáles contamos, qué presupuesto será necesario, cuál es la secuencia lógica y la importancia de que me haga responsable de realizar la convocatoria con tiempo para que las personas interesadas puedan llegar al taller, etc. Las actividades deben ser suficientemente elaboradas para, con exactitud, poder: elaborar un plan de trabajo y calcular la duración del proyecto, y para poder determinar los medios materiales y no materiales necesarios; calcular el presupuesto, etc. A partir del ejemplo con el que estamos trabajando nos planteamos algunas de las posibles actividades para el primer resultado:

30

Resumen narrativo
Objetivo General Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios. Objetivo Específico Finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el Municipio de Paiwas. Resultados 1. Cooperativas de crédito organizadas y ejecutando un fondo solidario como capital semilla al tercer año. 2. Productores y productoras manejan de forma empresarial sus unidades productivas. 3. Legalizada la tierra de los/as pequeños/as productores/as.

Indicadores Medios deSupuestos verificación

Actividades 1.1. Elaboración de agenda para primera Asamblea. 1.2. Convocatoria a la primera Asamblea. 1.3. Primera Asamblea para plantear la propuesta de formar una cooperativa de crédito. 1.4. Contratación de persona experta en cooperativas de crédito. 1.5. Diseño de la Segunda Asamblea 1.6. Convocatoria a la Segunda Asamblea 1.7. Segunda Asamblea y elección del Comité Promotor de la Cooperativa 1.8. Diseño del plan de capacitación (Persona experta y Comité Promotor) 1.9. Talleres de formación en cooperativismo general y cooperativas de crédito en lo particular. (cinco talleres) 1.10. Afiliación de socios y socias fundadoras. (período desde la elección del comité promotor hasta la aprobación de los estatutos) 1.11. Talleres de elaboración de estatutos y reglamento. 1.12. Asamblea de constitución de la cooperativa con los socios y socias fundadoras. Elección de directiva y comité de vigilancia. Aprobación de estatutos y reglamento. 1.13. ….

Todavía faltarían las actividades para buscar organizaciones aliadas que nos faciliten el fondo solidario que complemente los aportes accionarios de socios y socias de manera que pueda iniciar operaciones después de su constitución como cooperativa, el proceso de legalización ante el Ministerio de Trabajo y el de Gobernación, etc., etc. Dado que esto es sólo un ejercicio para aprender a manejar el “marco lógico” como una herramienta lo dejamos en este punto. Proceso y actividades Iniciamos poniendo las actividades que íbamos descubriendo que se necesitaban para lograr el resultado esperado y a medida que avanzamos nos dimos cuenta que hay que ordenarlas de manera que den cuenta del proceso que representan esas actividades. Por tanto debemos
31

tomar en cuenta la situación en la que están las personas, la situación en que está el grupo al que estamos acompañando. Por ejemplo, hay que estar pendientes de si el grupo tiene o no tiene facilidad para leer y escribir de manera que podamos adaptar la metodología a la situación concreta; estar atentas a las ideas que el grupo da en las discusiones para que no se pierdan esas ideas y se discutan colectivamente. Las actividades no se ponen como receta, las actividades se planifican de manera que el grupo pueda desarrollar su propio proceso desde la situación real en la que está (desde sus concepciones, desde sus prácticas y sus valores) hacia donde quieren ir, hacia la situación en la que desean estar. Las actividades no tienen sentido en sí mismas, el sentido lo reciben a partir del proceso de las personas y su grupo. Hay que desmenuzar las actividades para que expresen claramente cómo se piensa el proceso. Por ejemplo, los talleres de formación en cooperativismo hay que especificarlos: el primero sobre cooperativismo, el segundo sobre la ley de cooperativas, el tercero sobre políticas de crédito, otro sobre economía con enfoque de género, funciones y procedimientos para la conformación de cooperativas de crédito, etc. Es decir, no se trata de formar una cooperativa respondiendo a una decisión voluntarista, sino ayudar a que quienes se integren puedan hacerlo conociendo y decidiendo sobre cómo va a ser su organización y por qué va a ser de esa manera para que sea realmente del grupo y puedan salir adelante. También hay que tomar en cuenta a quiénes irá dirigida la formación. Es muy diferente si sólo convocamos a los varones que si convocamos a hombres y mujeres insistiendo en que vengan la pareja de cada casa. Esto tendría repercusiones en el presupuesto (si se va a dar un café se necesitará más café y más azúcar) y tendrá repercusiones en el proceso del grupo porque en la casa podrán seguir discutiendo y analizando los contenidos de la capacitación y hacer nuevos aportes en la próxima sesión sobre todo si les damos una guía de preguntas para que las discutan en su casa con su familia. De este modo favorecemos la integración de la mujer e incluso de los miembros más jóvenes de la familia que podrán tener algunos espacios de conversación con sus padres y madres sobre temas de interés económico familiar. Actividades y metodología Al enfocarnos en el proceso más allá de la actividad puntual caemos directamente a plantearnos la necesidad de decidir también la metodología. No es lo mismo decidirnos por una metodología participativa en la que optamos por una participación consciente que decidirnos por una metodología vertical en la que derramamos una cantidad de datos y conocimientos enlatados y cada quien que agarre lo que pueda. Si nos decidimos por la participación, tal vez necesitaremos varias sesiones para conocer y analizar el tema del cooperativismo para dar chance, por ejemplo, a que las personas saquen a la superficie sus experiencias anteriores buenas y malas sobre cooperativas, lo que han vivido y lo que han oído, para analizar colectivamente esas experiencias (las malas y las buenas) y recuperar qué aprendizajes hay en esas experiencias que nos puedan servir para organizar la nuestra superando lo que no nos gusta y aprovechando lo que nos gusta, qué candados vamos a poner para que no fructifiquen los posibles vicios y qué puertas vamos a abrir para que germinen las virtudes que pueda tener el cooperativismo16. Si nos decidimos por una
Hablamos de cooperativismo porque es el ejemplo sobre el que estamos trabajando. Cada equipo lo adaptará al tipo de organización con el que va a trabajar.
16

32

metodología vertical tal vez optamos por unas charlas en las que la persona “experta” simplemente resume sus conocimientos sobre el tema y los “vierte” sobre las cabezas del grupo sin mayor preocupación acerca de la apropiación que las personas pueden tener del tema ni sobre cómo están entendiendo lo que está planteando. Por eso nos planteamos no sólo actividades de capacitación sino también actividades para diseñar ese plan de capacitación. Porque lo importante no es “hacer capacitación” lo importante es que los eventos de capacitación sean coherentes con las características de las personas que conforman el grupo, con las características del tema y con los objetivos definidos para ese plan. Apoyos Hay pequeños trucos que nos pueden ayudar a “ver” el proceso. Mientras vamos llenando la matriz, si tenemos en una pizarra o en una cartulina un gran calendario donde pongamos las distintas actividades eso nos ayudará a puntualizar si hay tiempo para la preparación, cuántos días hay para las convocatorias, si los días propuestos para diseñar el taller o el plan de capacitación choca con otras actividades, ya sean fiestas patronales, actividades productivas como siembra, cosecha, etc. Tratemos de no planificar al “bolsazo” sino hacerlo lo más preciso posible para evitar después los cambios de última hora. Es una herramienta simple pero práctica. Revisando el producto: control de calidad Una vez que hemos planificado las actividades que consideramos necesarias para un resultado nos preguntamos colectivamente, ¿si realizamos estas actividades en este orden y con estas personas conseguiremos el resultado esperado? Si la respuesta es positiva pasamos a planificar las actividades para el siguiente resultado y revisamos nuevamente la articulación entre las actividades y el resultado correspondiente. Si la respuesta es negativa significa que faltan algunas actividades necesarias o bien el resultado es demasiado amplio y conviene ajustarlo. Una vez que hemos adecuado todos los resultados con sus respectivas actividades, seguimos revisando hacia “arriba”: ¿si logramos producir estos resultados conseguiremos el objetivo específico? Igualmente si la respuesta es negativa debemos ver si necesitamos otro producto, otro resultado con sus correspondientes actividades para poder llegar al objetivo específico. Una vez que analizamos que los resultados propuestos garantizan la consecución del objetivo específico, o tal vez descubrimos que hay que reducir el objetivo específico, de todos modos, una vez que son coherentes resultados y objetivo específico, nos planteamos si ese objetivo específico realmente contribuye, como esperamos, al objetivo general.

Recursos para las actividades
Después de definir las actividades hay que analizar qué recursos necesitamos para llevarlas a cabo. Lógicamente si hay actividades que demandan unos recursos con los que no contamos, deberemos revisar nuevamente esas actividades para ver qué hacemos: ¿las eliminamos? ¿solicitamos recursos externos condicionando la ejecución al logro de esos
33

recursos? ¿diseñamos la actividad adaptándola a los recursos disponibles? Por ejemplo, si pensamos que necesitamos contratar a una persona experta en cooperativas de crédito y no tenemos en la comunidad a nadie con esas características ¿la buscamos fuera de la comunidad? ¿Pedimos a algún miembro de una cooperativa vecina que venga a compartir su experiencia y diseñamos una actividad como un foro de discusión y análisis partiendo de esa experiencia? ¿Reproducimos un folleto sobre cooperativismo para leerlo y discutirlo colectivamente? Los recursos pueden hacer que tengamos que revisar las actividades, el proceso planificado, los resultados posibles e incluso el objetivo definido. Los pasos que vamos dando en la construcción del “marco lógico” debemos concebirlo y transitar por ellos no como “pasos” lineales, sino como “pasos” de baile. Es decir, si ya definimos el objetivo específico, los resultados y las actividades y estamos trabajando alrededor de los recursos necesarios no significa que no puedo regresar a analizar nuevamente las actividades, los resultados e incluso el objetivo: La construcción del marco lógico debe ser un proceso en busca de la coherencia entre todos sus elementos, y para ello podemos cambiar lo que tengamos que cambiar en el momento en que lo descubramos. Lo más importante no es llenar el formato, lo más importante es garantizar el protagonismo y la participación del colectivo, sus opiniones y sus decisiones. Por tanto, en el espacio contiguo a las actividades no ponemos “indicadores de cumplimiento”, nos planteamos y ubicamos en el formato los medios necesarios para desarrollar las actividades. Por qué no llevan indicadores? Las actividades no llevan indicadores por que cada una de ellas por sí sola no tienen mayor importancia ni sentido. El sentido lo recibe el conjunto de actividades del resultado esperado. Es una relación parecida, por poner un ejemplo a la relación en geometría entre la línea y el punto. La línea tiene una sola dimensión: longitud; pero la línea está compuesta de una sucesión de puntos que, cada uno de ellos, no tienen dimensiones. La sucesión de actividades deben dar como producto el resultado esperado, pero el sentido lo reciben de ese resultado. Lo que pretendemos no es realizar las actividades, lo que pretendemos es conseguir el resultado, por eso ponemos indicadores para verificar si se produjo el resultado esperado y a las actividades las incorporaremos al sistema de verificación institucional para dar seguimiento y garantizar que se realicen con los medios y el presupuesto planificado.

34

Resumen narrativo
Objetivo General
Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios.

Indicadores

Medios de Supuestos verificación

Objetivo Específico
Finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el Municipio de Paiwas.

Resultados
1. Cooperativas de crédito organizadas y ejecutando un fondo solidario como capital semilla al tercer año. 2. Productores y productoras manejan de forma empresarial sus unidades productivas. 3. Legalizada la tierra de los/as pequeños/as productores/as.

Actividades
1.1. Elaboración de agenda para primera Asamblea. 1.2. Convocatoria a la primera Asamblea. 1.3. Primera Asamblea para plantear la propuesta de formar una cooperativa de crédito. 1.4. Contratación de persona experta en cooperativas de crédito. 1.5. Diseño de la Segunda Asamblea 1.6. Convocatoria a la Segunda Asamblea 1.7. Segunda Asamblea y elección del Comité Promotor de la Cooperativa 1.8. Diseño del plan de capacitación (Persona experta y Comité Promotor) 1.9. Talleres de formación en cooperativismo general y cooperativas de crédito en lo particular. (cinco talleres) 1.10. Afiliación de socios y socias fundadoras. (período desde la elección del comité promotor hasta la aprobación de los estatutos) 1.11. Talleres de elaboración de estatutos y reglamento. 1.12. Asamblea de constitución de la cooperativa con los socios y socias fundadoras. Elección de directiva y comité de vigilancia. Aprobación de estatutos y reglamento. 1.13. ….

Recursos 1.1. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) Material didáctico Transporte y Alimentación (20 personas) Local 1.2. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 1.3. Material didáctico Alimentación (60 personas) Local 1.4. Persona experta y comprometida con cooperativismo 1.5. Material didáctico Transporte y Alimentación (20 personas) 1.6. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 1.7. Material didáctico Alimentación (60 personas) Persona experta 1.8. Persona experta en cooperativismo Facilitadora experta en metodologías participativas Comité promotor de la Cooperativa 1.9. …

35

Presupuesto y actividades
Definidas las actividades hay que valorar los costos. Por un lado los costos que implican desembolsos monetarios (como la contratación de una persona experta en cooperativas de crédito) y los costos que no significarán gastos monetarios pero que tiene un valor y son aportes del grupo comunitario o de otros, como por ejemplo cuando otra organización nos presta su salón para tener las asambleas o una persona nos presta su sala o su patio; en ese caso pondremos el valor económico de ese aporte para que se reflejen los aportes de la comunidad. Este hecho de reflejar los aportes de la comunidad es importante sobre todo para favorecer la autoestima del grupo. Si valoramos el costo de “alquiler” de un salón que nos prestan, si valoramos el fresco que ofrece una familia, las sillas que facilitan las vecinas, finalmente el grupo comunitario puede ver reflejado en valor monetario los aportes que hacen y se descubre no como una comunidad que sólo tiene necesidades, sino como una comunidad que hace aportes importantes para desarrollar una nueva situación. Ya no se visualiza la comunidad como simple “beneficiaria” de la acción y los recursos externos, sino que es también protagonista con sus capacidades, sus experiencias y sus propios recursos. Además, en el caso de que tengamos que buscar apoyo financiero externo para un determinado proyecto la comunidad pone también ese valor monetario de sus aportes como contraparte financiera. Es posible que necesitemos hacer algunas consultas para poder definir el presupuesto. Por ejemplo, vamos a consultar con la persona experta en cooperativas en cuánto tiempo considera que se puede realizar el proceso de formación, cuántas sesiones demanda, qué recursos en papelería exige, cuánto es el costo de su contratación, etc. Después de la consulta seguimos puntualizando el presupuesto, de manera que sea lo más aproximado posible a la realidad. Por supuesto que si nos encontramos en una situación en la que no es posible conseguir el presupuesto necesario para ejecutar una actividad debemos revisar la actividad y el proceso planteado para buscar alternativas que sean factibles. Puede ser que implique crear una nueva coherencia con algunas propuestas diferentes o tal vez sea suficiente con reducir esa determinada actividad. Lo importante es que vayamos diseñando un proceso con sus actividades de manera que sea eficaz y factible. En la casilla correspondiente a la fila de las actividades, pero en la tercera columna, no ubicamos “medios de verificación de indicadores, sino que traducimos los medios, los insumos o los salarios necesarios para realizar las actividades, los traducimos a costos financieros y sus distintas fuentes (aporte de la comunidad, organismo de cooperación, alcaldía, etc.). Responde esta casilla a cuál es el costo y quién financiará estas actividades. El hecho de haber concretado cada una de las actividades nos permite reconocer con más facilidad los distintos recursos que necesitaremos para realizarlas y a partir de estos dos insumos se facilita el cálculo del presupuesto que será necesario para desarrollar el proyecto. Ponerle un valor monetario a los aportes de la comunidad nos permite elevar la autoestima de la comunidad porque le queda más claro que no todo lo recibe de afuera; por otra parte, al especificar no sólo el presupuesto sino también las diversas fuentes del financiamiento se
36

facilita el monitoreo financiero y el deslindamiento de responsabilidades por cada actor involucrado en el proyecto (comunidad, alcaldía, ong nacional, agencia de cooperación externa, etc.).

37

En el ejemplo, la lógica del proyecto quedaría así: Resumen narrativo
Objetivo General
Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios.

Indicadores

Medios de verificación

Supuestos

Objetivo Específico
Finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el Municipio de Paiwas.

Resultados
1. Cooperativas de crédito organizadas y ejecutando un fondo solidario como capital semilla al tercer año. 2. Productores y productoras manejan de forma empresarial sus unidades productivas. 3. Legalizada la tierra de los/as pequeños/as productores/as.

Actividades
1.1. Elaboración de agenda para primera Asamblea. 1.2. Convocatoria a la primera Asamblea. 1.3. Primera Asamblea para plantear la propuesta de formar una cooperativa de crédito. 1.4. Contratación de persona experta en cooperativas de crédito. 1.5. Diseño de la Segunda Asamblea 1.6. Convocatoria a la Segunda Asamblea 1.7. Segunda Asamblea y elección del Comité Promotor de la Cooperativa 1.8. Diseño del plan de capacitación (Persona experta y Comité Promotor) 1.9. Talleres de formación en cooperativismo general y cooperativas de crédito en lo particular. (cinco talleres) 1.10. Afiliación de socios y socias fundadoras. (período desde la elección del comité promotor hasta la aprobación de los estatutos) 1.11. Talleres de elaboración de estatutos y reglamento. 1.12. Asamblea de constitución de la cooperativa con los socios y socias fundadoras. Elección de directiva y comité de vigilancia. Aprobación de estatutos y reglamento. 1.13. ….

Recursos

Presupuesto

1.1. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) C$ 450.00 Material didáctico 200.00 Transporte y Alimentación (20 personas) 1800.00 Local 200.00 1.2. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 450.00 1.3. Material didáctico 600.00 Alimentación (60 personas) 4500.00 Local 200.00 1.4. Persona experta y comprometida con US$ 1000.00 cooperativismo C$ 100.00 1.5. Material didáctico 1800.00 Transporte y Alimentación (20 personas) Persona experta 450.00 1.6. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 600.00 1.7. Material didáctico 4500.00 Alimentación (60 personas) Persona experta 1.8. Persona experta en cooperativismo Facilitadora experta en metodologías participativas Comité promotor de la Cooperativa 1.9. …

38

Segunda columna: Indicadores (objetivamente) verificables
Los indicadores son una descripción operativa y precisa de cada objetivo y cada resultado en términos de cantidad y calidad de un producto, con indicación de tiempo y lugar. Establecen las metas que el grupo se propone y proporcionan la base para el monitoreo y la evaluación y muestran cómo puede ser medido el éxito de un proyecto, por tanto deben ser prácticos e independientes. Si podemos medirlo, podemos administrarlo. Precisan el enunciado de los objetivos y proporcionan elementos de prueba para medir el avance del proyecto hacia el logro de los objetivos y resultados. Un buen indicador debe ser objetivo en cantidad, calidad y tiempo, debe ser verificable objetivamente, práctico e independiente de la subjetividad de los ejecutores (es decir debe ser verificable por personas externas al proyecto. Con frecuencia será necesario formular más de un indicador para especificar diferentes aspectos de un objetivo. Debe proporcionarse indicadores (metas) para diferentes etapas (por ejemplo, por años) para permitir el monitoreo periódico del avance hacia los objetivos y resultados. El proceso de definir los indicadores nos obliga a asegurar que los objetivos sean claros y precisos. Si hay problemas para conseguir la información, debe buscarse otros indicadores o agregar una actividad para obtener la información (por ejemplo, un diagnóstico inicial o línea de base). Esto nos permite dar el seguimiento necesario al proyecto, por una parte para saber si estoy avanzando correctamente en la ejecución del proyecto, y por otra parte, para hacer las correcciones que sean necesarias si nos estamos desviando del objetivo que tiene la comunidad. Si los indicadores van a concretarse en porcentajes, los resultados y objetivos deberán expresar la cantidad total de población con la que vamos a alcanzar ese resultado o ese objetivo. Por ejemplo, si nos planteamos como indicador o como meta, “legalizar el 80% de las fincas”, el resultado debe expresar con cuántas familias productoras (que tengan ese problema) vamos a trabajar; porque si no lo especificamos, el indicador no nos serviría de nada. Es decir, podemos poner como resultado esperado: “legalizadas las fincas de 90 familias pequeño productoras”, y como indicador “85% de las familias han legalizado sus fincas”; eso significa que vamos a apoyar y a capacitar a 90 familias, pero está previsto que un 15% de ellas no puedan o no quieran hacerlo por diferentes situaciones; y la meta se logra una vez que 77 familias (85%) han ordenado su situación con respecto a la propiedad de su finca. Esta variación hay que tenerla en cuenta siempre. Podemos capacitar a 100 familias en uso de filtros de agua, pero ¿cuántas de estas familias lo pondrán en práctica? Debemos tener claro con cuántas familias vamos a trabajar en el proyecto y calcular cuántas son las que, al ponerlo en práctica, transforman la realidad. Recordemos que la gente con la que trabajamos no son “empleadas” del organismo. Son personas y familias libres que toman sus propias decisiones y la tarea principal es construir protagonismos, que lo podemos hacer apoyándonos en un proyecto de filtros de agua potable, es decir, el proyecto es un medio para construir un proceso más allá de ese proyecto, pero la gente no somos medios. Indicadores y transformación de la realidad
39

Los indicadores son instrumentos para dar seguimiento al proceso de transformación de esa realidad que estamos viviendo. No son indicadores para saber cuántas personas conocen cómo cambiar la realidad (cómo organizar la cooperativa), sino cuántas la están cambiando (cuántas son socias de la cooperativa, cuándo queda formal y legalmente constituida la cooperativa). Puedo tener como actividades capacitar en contabilidad a cien personas, pero lo que me interesa saber es cuántas de esas cien personas lo ponen en práctica como instrumento para manejar la unidad productiva familiar. El indicador que necesito es para saber si hemos logrado transformar la forma de manejar y planificar la economía familiar. No hay que buscar demasiados indicadores, debemos plantear los indicadores que nos den la información necesaria para verificar si el cambio de la realidad se dio o no. Deberá ser una información adecuada, concreta, verificable, es decir, deben ser indicadores eficaces. Si ponemos demasiados indicadores podemos estar obligando a quienes acompañan el proceso a que hagan un trabajo burocrático excesivo en detrimento del trabajo social. Podríamos estar poniendo al proyecto por encima del proceso grupal. Hay que seleccionar los indicadores que nos den la información que responde al producto buscado, ya sea el resultado o el objetivo. Indicadores “cualitativos” Otra situación son los famosos indicadores “cualitativos”. Normalmente el objetivo General deberá tener por lo menos un indicador de “calidad”, porque este objetivo hace referencia a un cambio cualitativo en la vida del grupo. En el ejemplo que nos ocupa debemos buscar un indicador que nos diga cómo ese programa financiero contribuye a la participación y a la solidaridad de la comunidad. Este elemento no está en el objetivo específico. El objetivo específico nos habla de que vamos a organizar un programa financiero comunitario. El objetivo general nos dice que ese programa financiero comunitario no es solamente para resolver problemas económicos, sino para que, además de incidir en la situación económica, la comunidad desarrolle su participación y su solidaridad a través de ese programa. Es un objetivo que busca la transformación cualitativa de la vida de la comunidad. Con frecuencia hablamos de la dificultad para expresar los cambios cualitativos, ¿cómo expresarlo en indicadores si ese tipo de cambios “no se miran”? Honestamente, el cambio que “no se mira” es simplemente porque no ha ocurrido. Estamos trabajando en la comunidad de “Salsipuedes”, y nos planteamos un proyecto de tres años sobre relaciones de género con el objetivo de transformar el machismo en relaciones genéricas igualitarias. Al terminar el proyecto “descubrimos” que no tenemos forma de medir el cambio en las relaciones de género porque, decimos, que son cambios cualitativos y esos cambios “no se miran”, pero que está claro que el cambio ha ocurrido. Todos los llamados elementos “cualitativos” de la vida tienen sus expresiones cuantitativas. Quizá lo que nos falta es, antes de iniciar el proyecto, diagnosticar cómo se expresa el machismo en esa comunidad para poder medir al finalizar el proyecto qué tanto han cambiado esas expresiones. Si al inicio del proyecto los hombres no participaban en las tareas de la casa y al terminar el 50% de los hombres participan, aunque sólo sea lavando el plato en el que comen, hay una expresión cuantitativa de que está ocurriendo un cambio cualitativo.
40

Pero para poder definir esos indicadores necesitamos conocer la realidad concreta. Pongamos un ejemplo. En una determinada comunidad las mujeres llevan los productos agrícolas al mercado para su venta; cuando regresan a la casa entregan el dinero al hombre porque reconocen que él es el dueño. En otra comunidad quienes van al mercado son los hombres y al regresar entregan el dinero a la mujer porque reconocen que son mejores administradoras. Las dos comunidades pueden estar manejando concepciones machistas que se expresan de diferente manera: en la primera el hombre ejerce el control a través de la economía familiar, en la segunda enfatiza el control de las salidas de la mujer. Los indicadores no serán los mismos porque la misma realidad (control y dominio del hombre sobre la mujer) se expresa de distinta forma. Los indicadores los podremos formular si conocemos la realidad concreta y nos planteamos las transformaciones también concretas de cada realidad específica. El simple hecho de conocer no implica hacer. En un país, de cuyo nombre no puedo acordarme, todos los personajes políticos conocen que los cargos públicos implican una responsabilidad social, pero todos ellos (y ellas) utilizan los puestos políticos para su ventaja personal. El indicador de transformación de la realidad no será cuántos personajes políticos se han “capacitado” en una concepción de servicio público, sino cuántos están en sus cargos sirviendo a la población y no sirviéndose a sí mismos y a sus amigos o amigas. Todo indicador de calidad tiene que ser medible. Tampoco “se mira” la sal en la sopa y cualquier persona puede saber si tiene poca o tiene demasiada. Indicadores objetivos Una de las características de los indicadores es que deben ser objetivos, otra es que deben ser independientes, de manera que el proyecto pueda ser evaluado por personas independientes del organismo y del proyecto. Para que eso ocurra los indicadores deben ser medibles y comprobables. No me sirve cuántas personas capacitamos en curvas a nivel, lo que me sirve como indicador de que la realidad productiva está cambiando es cuántas están haciendo curvas a nivel en su finca. Ese dato sí es independiente, objetivo y comprobable finca por finca por una persona externa al proyecto. Claro que para hacer las curvas necesito saber cómo hacerlo, necesito capacitarme, pero la realidad cambia mediante la práctica. Indicadores y nuevas actividades Una vez que hemos determinado los indicadores para conocer las transformaciones que han ocurrido en la realidad debemos revisar nuevamente las actividades. Los indicadores no responden a las actividades, responden a los resultados y a los objetivos. Pero es posible que para poder tener esa información necesitemos realizar un diagnóstico inicial o una línea de base antes de iniciar el proyecto, y un diagnóstico final o línea de salida al terminar el proyecto; o bien proponemos una evaluación externa posterior al proyecto alrededor de los ejes que el proyecto pretendía transformar. En esos casos hay que ubicar esas actividades como parte del proyecto para definir los recursos que se necesitarán, el financiamiento necesario y quién aportará ese financiamiento y esos recursos. Si no lo hacemos es posible que después no podamos utilizar los indicadores por no poder recoger la información.

41

Indicadores del objetivo general Cuando ya tenemos la lógica del proyecto analizada y consensuada entre las organizaciones participantes, trabajamos los indicadores que nos ayuden a visualizar los avances en el desarrollo del proyecto. Siguiendo el ejemplo, podríamos poner dos indicadores para el objetivo general: A partir del tercer año del proyecto hay un aumento del 15% del consumo familiar de arroz en el 80% de las familias participantes; Aumento de un 20% del arroz comercializado por el 80% de las familias participantes. Estos indicadores (podrían ser otros en un caso real) nos verifican que las familias han mejorado, en cantidad, su dieta y que han aumentado su comercialización de manera que les permite tener una mayor seguridad económica y, posiblemente, también seguridad alimentaria. Recordemos que cada proyecto contribuye a un objetivo estratégico. Hay otros proyectos, sean de la misma organización o de otras, que también contribuyen a él. Por ejemplo puede haber otro proyecto de formación con rescate de recetas y ampliación de la dieta con productos tradicionales y otros nuevos; o el proyecto alrededor de la estrategia del aumento de la producción en los cerros (ver diagrama de las estrategias). Indicadores del objetivo específico Los indicadores del objetivo específico miden el impacto al terminar el proyecto. En el ejemplo que estamos utilizando (“aumento de la producción de los arrozales”) podríamos poner como indicador: “Aumento de un 20% en la producción de arroz por manzana en el segundo año del proyecto en el 90% de las fincas”; y “Aumento de un 15% más en la producción de arroz por manzana en el tercer año del proyecto en el 90% de las fincas”. Estos indicadores nos remiten a la necesidad de tener investigaciones sobre la producción actual por manzana y sus potencialidades, de manera que los indicadores (como metas que son) sean factibles. Si los componentes y actividades que propone el proyecto no tienen capacidad para incidir en esos cambios quiere decir que: o el proyecto está mal formulado o los indicadores están mal diseñados. Indicadores de resultados A continuación hay que plantear los indicadores de los resultados. Indicadores que darán cuenta de los resultados y que a la vez serán las condiciones necesarias para el logro del objetivo específico. En el ejemplo podríamos pensar algunos como: Para el resultado 1 “Reparación de la red de riego por gravedad”, “En el segundo año del proyecto todas las fincas tienen el riego suficiente”; para el resultado 2 “Abastecimiento regular de insumos”, “Un mes antes de la siembra se han acopiado los insumos necesarios para el desarrollo del rubro”; para el resultado 3 “Aplicación por parte de las familias productoras de nuevos conocimientos de producción agrícola”, “A partir del segundo año el 80% de las familias participantes utilizan dos nuevas técnicas cada año en el manejo del rubro o de su finca”. Puede haber más indicadores, ponemos estos a modo de ejemplo. Son indicadores que nos recuerdan que los resultados están orientados a la consecución del objetivo específico, por eso no es solamente verificar que se reparó el sistema de riego, el interés es que las fincas tengan el riego suficiente para poder aumentar la producción. No hay que olvidar la articulación lógica de cada nivel del proyecto.
42

Los indicadores se articulan en el proyecto sin perder de vista que (desde las actividades) los resultados y el objetivo específico tienen sentido en tanto garantizan el aporte hacia el objetivo general, se orientan paso a paso hacia la consecución del sueño comunitario representado en ese objetivo general. Indicadores y actividades Las actividades no llevan aparejados indicadores. Por qué? Porque los indicadores son para “indicarnos” si hemos transformado esa realidad o no, o en qué medida la hemos transformado. Mientras que las actividades son los pasos que damos para lograr transformar la realidad. Internamente, el organismo y la comunidad necesitaremos nuestros propios controles y nuestra supervisión para garantizar que las actividades planificadas se ejecuten, necesitamos controlar que quienes iban a convocar a las familias para la capacitación en cooperativismo lo hagan, pero el hecho de haber sido convocadas a una capacitación no significa que la realidad ya cambió. Los indicadores se articulan con los resultados y los objetivos que expresan las transformaciones que pretendemos en esa realidad. Para las actividades lo que debemos tener claro son los recursos que necesitaremos para realizarlas. Junto con los indicadores trabajamos los medios o fuentes de verificación. Estas son las fuentes, los lugares donde podemos encontrar la información de los indicadores en forma objetiva, independiente, verificable y práctica. Podrán ser evaluaciones externas, podrá ser el registro oficial de cooperativas o el libro de actas, etc., etc. Estos son los aportes sintetizados de las reflexiones que surgieron en el grupo.

Tercera Columna: Medios de verificación
Indican dónde y en qué forma se obtienen las informaciones sobre la realización de los objetivos y resultados (presentados ya en términos operativos en los indicadores objetivamente verificables). Por ejemplo, un resultado podría ser: “el grupo se constituye en organización con personería jurídica”; un posible indicador podría ser: “la resolución de la Asamblea Nacional otorgando la personería jurídica”; en ese caso la fuente o el medio de verificación sería: “La Gaceta”. Los indicadores y los medios de verificación deben ser prácticos y económicos que provean la base para supervisar y evaluar el proyecto sin ser tan costosos que no haya equilibrio con el proyecto. No significa que los informes elaborados a lo largo del proceso por el equipo de acompañamiento no son utilizables. También los utilizaremos. Pero serán refrendados por las fuentes independientes, como sería el caso de la investigación final que planteamos. Es decir, habrá fuentes normales de información (pueden ser los mismos informes y evaluaciones del organismo y habrá también recolección de datos o de información especial según sea necesario. Los medios de verificación en algunos casos podrán ser entrevistas a los actores (mujeres y hombres) que participan en el proceso, pueden ser grupos focales y evaluaciones externas y posteriores para verificar que el proceso se mantiene más allá del proyecto. En el caso del

43

ejemplo (una cooperativa de crédito) un medio de verificar que está operando podrían ser los certificados de crédito que emiten, los recibos... Los medios de verificación, en lo posible, deben ser fuentes independientes del proyecto para que se pueda garantizar la objetividad de los indicadores. Son fuentes de información que no están sujetas a interpretaciones subjetivas como “yo creo que quiere decir…”. Son fuentes que dicen. Por ejemplo: un acta de constitución de una cooperativa da una información verificable, objetiva, independiente y práctica. O bien una evaluación externa y posterior a la ejecución del proyecto nos puede decir si la cooperativa está funcionando o no, cuántas familias están accediendo al crédito, si se expresa la solidaridad en la recuperación del crédito, … O bien las actas de las asambleas de socios y socias nos dirán qué tanta participación tienen. Por supuesto que esta información se podrá corroborar con otras informaciones sobre cómo se sienten con la cooperativa y su sistema de otorgar créditos, etc. Es decir, los indicadores y las fuentes de verificación en el “marco lógico” deben ser lo más medibles posibles y se podrán combinar con informaciones que nos hablen de las emociones también de las personas. Los medios de verificación responden a la pregunta ¿cómo obtener la evidencia? Es preferible tener fuentes normales de información para la mayor parte de los indicadores, aunque puede haber algunas para recolección de información especial. Siempre hay que tener en cuenta cuál es el costo y quién financiará y realizará estas actividades en caso de que haya que hacer algunas especiales (por ejemplo una evaluación externa y posterior al proyecto); también nos preguntaremos cuánta información se requiere razonablemente, considerando el costo y la utilidad. Si es un proyecto pequeño de unos veinte mil dólares, tal vez no vale la pena gastar otros diez mil o cinco mil en una evaluación posterior y externa. Recordamos que en esta columna a la altura de las actividades, ubicamos el presupuesto necesario (los costos) correspondientes a los medios necesarios para realizar las actividades y la fuente que aporta los fondos.

Cuarta columna: Supuestos
Los supuestos son las condiciones externas que pueden afectar al proyecto y que no dependen de la acción de quienes participan en el proyecto. Por ejemplo, no depende de la acción de la población de Bocana evitar un huracán. Podrán incidir en que sus efectos sean menos desastrosos en la agricultura terraceando, sembrando árboles y bosques, etc. No dependen de su acción las políticas de crédito; pueden incidir denunciando, reclamando, haciendo propuestas, pero sin que eso garantice resultados esperados. Se trata de los factores externos que escapan a la influencia directa del proyecto, pero que inciden en la posibilidad o no de alcanzar los resultados, el objetivo específico y el objetivo general, y deben tener una alta probabilidad de materializarse. Se detectan al preguntarnos: ¿Cuáles son los factores externos que el proyecto no controla y que dificultan que lo realizado tenga efectos duraderos? Los supuestos no son condiciones que existen o que son seguras que ocurran. No podemos poner como supuesto que para que un proyecto funcione no debe llover en octubre. Normalmente lloverá en octubre. Son situaciones que podrían ocurrir, que son un riesgo (en algunos formatos del marco lógico así se les llama) pero hay muchas probabilidades de que
44

no ocurran. Debemos, pues, analizar la importancia y probabilidad de los mismos, en caso de que sea seguro que van a ocurrir habría que elaborar el proyecto tomando en cuenta esas condiciones. Los supuestos y los riesgos son las dos caras de la misma moneda. Los supuestos son situaciones que se supone que ocurran (que el invierno sea normal) y los riesgos o amenazas son las situaciones que se espera que no ocurran (una sequía extraordinaria que afectaría, en el ejemplo, la esperada recuperación de los fondos de crédito). Por ejemplo, en Bocana de Paiwas la presa de Copalar es un riesgo mientras no hay una decisión concreta de realizarla17, pero una vez que ya hay una decisión política de construirla y están aprobados los fondos para hacerlo deja de ser un riesgo y se convierte en parte de la realidad. Es decir, en ese caso deberemos diseñar el proyecto teniendo en cuenta la nueva realidad. Y puede surgir un riesgo diferente, por ejemplo, sería un riesgo “que el gobierno al desplazar a la población afectada disperse a las familias socias de la cooperativa”. Visto como supuesto diríamos “que el gobierno al desplazar a las familias mantenga la posibilidad de la convivencia, el trabajo colectivo y la organización cooperativa”. Los supuestos o riesgos son posibilidades que no es seguro que ocurra pero existen posibilidades y éstas no dependen del grupo. Si el formato los da como supuestos tendrán una presentación positiva, si el formato los ubica como riesgos o amenazas tendrán una formulación negativa Para ubicarlos en la matriz debemos aclarar aquellos que son demasiado generales, analizar su probabilidad de que ocurran y darles seguimiento durante el diseño y la ejecución de los proyectos, ya que podrían pasar de ser riesgos a ser obstáculos reales demandando cambios en la ejecución. Los supuestos se determinan según los resultados, el objetivo específico y la consideración y respeto de las condiciones previas y de las medidas complementarias por parte del gobierno. Por ejemplo: En un proyecto de constitución de empresa comunitaria de transporte colectivo, su rentabilidad puede depender del “supuesto” que “el gobierno ejecuta en tiempo y forma el plan de rehabilitación de la carretera”; en caso contrario los costos de mantenimiento de las unidades serían más altos de lo planificado. Siempre hay que aclarar en la discusión, qué supuestos y riesgos son realmente externos al proyecto y cuáles dependen de nuestro trabajo, porque podemos caer en la trampa de ubicar como riesgos situaciones que dependen del grupo, por ejemplo, no ubicaremos como un riesgo la posibilidad de que la gente no quiera organizarse en cooperativa; esa situación debe ser conocida y discutida antes (partimos del supuesto de que estamos acompañando un proceso participativo). La participación de los supuestos en la lógica vertical del proyecto se refleja en que: Las actividades se inician una vez que se reúnan las condiciones previas necesarias; Las actividades realizadas más los supuestos a este nivel conducen a la consecución de los resultados; Los resultados obtenidos más los supuestos a ese nivel conducen al objetivo específico; El objetivo específico más los supuestos a ese nivel conducen a la realización de los objetivos generales.
17

Esta presa tiene aproximadamente 30 años de haber sido proyectada. 45

Objetivo General Objetivo Específico Resultados Actividades

Supuestos

+
Supuestos

+
Supuestos

+

Condiciones previas

46

Si regresamos al ejemplo nos aparece así:
Resumen narrativo Objetivo General Contribuir al desarrollo de la participación y la solidaridad comunitaria a través de programas financieros comunitarios.

Indicadores

Medios de verificación

Supuestos

 Un año después de terminado el proyecto hay un Actas de Asamblea Reubicación de las famicrecimiento del 20% en socios de la cooperativa lias por la 
represa no dispersa la comunidad

Objetivo Específico Finalizado el proyecto está funcionando el programa financiero comunitario y solidario en el Municipio de Paiwas. Resultados 1. Cooperativas de crédito organizadas y ejecutando un fondo solidario como capital semilla al tercer año. 2. Productores y productoras manejan de forma empresarial sus unidades productivas. 3. Legalizada la tierra de los/as pequeños/as productores/as.

 Al finalizar el proyecto el 100% de personas Registros contables socias tienen acceso al crédito R.1. Cooperativa inscrita con personería jurídica R.2. En el tercer año del proyecto, 80% de las familias socias manejan sus unidades productivas con contabilidad de costos. R.3. Al finalizar el segundo año del proyecto el 85% de las familias han legalizado su propiedad.  La Gaceta  Inform e de supervisión  Diagnó sticos  Registr o de la propiedad
Presupuesto C$ 450.00 200.00 1800.00 200.00 450.00 600.00 4500.00 200.00 US$ 1000.00 C$ 100.00 1800.00 450.00 600.00 4500.00

Actividades 1.1. Elaboración de agenda para primera Asamblea. 1.2. Convocatoria a la primera Asamblea. 1.3. Primera Asamblea para plantear la propuesta de formar una cooperativa de crédito. 1.4. Contratación de persona experta en cooperativas de crédito. 1.5. Diseño de la Segunda Asamblea 1.6. Convocatoria a la Segunda Asamblea 1.7. Segunda Asamblea y elección del Comité Promotor de la Cooperativa 1.8. Diseño del plan de capacitación (Persona experta y Comité Promotor) 1.9. Talleres de formación en cooperativismo general y cooperativas de crédito en lo particular. (cinco talleres) 1.10. Afiliación de socios y socias fundadoras. (período desde la elección del comité promotor hasta la aprobación de los estatutos) 1.11. Talleres de elaboración de estatutos y reglamento. 1.12. Asamblea de constitución de la cooperativa con los socios y socias fundadoras. Elección de directiva y comité de vigilancia. Aprobación de estatutos y reglamento. 1.13. ….

Recursos 1.1. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) Material didáctico Transporte y Alimentación (20 personas) Local 1.2. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 1.3. Material didáctico Alimentación (60 personas) Local 1.4. Persona experta y comprometida con cooperativismo 1.5. Material didáctico Transporte y Alimentación (20 personas) Persona experta 1.6. Mensajes radiales (3 avisos por 15 días) 1.7. Material didáctico Alimentación (60 personas) Persona experta 1.8. Persona experta en cooperativismo Facilitadora experta en metodologías participativas

47

Comité promotor de la Cooperativa 1.9. …

48

¿Y ahora qué?
La matriz del Marco Lógico está completa, presentamos aquí una lista de controles que nos garantizan la coherencia y la calidad del trabajo realizado: ∗ El Objetivo General está claramente expresado? ∗ Los indicadores del Objetivo General son verificables en términos de cantidad, calidad y tiempo? ∗ Los Objetivos Específicos están claramente expresados? ∗ Los indicadores de los Objetivos Específicos no son un resumen de los Resultados, sino una forma independiente de medir el logro de cada Objetivo Específico y tienen medidas de cantidad, calidad y tiempo? ∗ Los indicadores de los Objetivos Específicos miden los resultados esperados al final de la ejecución del proyecto? ∗ Los Resultados propuestos son necesarios para cumplir con los Objetivos Específicos? ∗ Los Resultados incluyen todos los rubros de los que son responsables la gerencia del proyecto? ∗ Los indicadores de los Resultados son verificables en términos de calidad, cantidad y tiempo? ∗ Las Actividades incluyen todas las acciones necesarias para producir cada resultado? ∗ Las Actividades identifican todas las acciones necesarias para recoger información sobre los indicadores? ∗ La relación entre las Actividades y el presupuesto es realista? ∗ La relación si/entonces (revisión vertical de abajo hacia arriba) entre los Objetivos Específicos y el General es lógica y no omite pasos importantes? ∗ La relación entre los Resultados y los Objetivos Específicos es realista? ∗ La lógica vertical entre las Actividades, los Resultados, los Objetivos Específicos y el general es realista en su totalidad? ∗ Los Objetivos Específicos, junto con los supuestos a ese nivel, describen las condiciones necesarias, aún cuando no sean suficientes, para lograr el Objetivo General? ∗ Los Resultados, junto con los supuestos a ese nivel, describen las condiciones necesarias y suficientes para lograr los objetivos Específicos? ∗ Los Supuestos al nivel de Actividades no incluyen ninguna acción que tengan que llevarse a cabo antes de que puedan comenzar las Actividades? (Los condiciones previas se detallan en forma separada) ∗ La columna de medios de verificación identifica dónde puede hallarse la información para verificar cada indicador? ∗ El Marco Lógico define la información necesaria para la evaluación ex-post del proyecto? A medida que avanzamos en la definición del proyecto hay que analizar si es viable técnica, económica, social, política e institucionalemente. Si social o institucionalmente no es viable Viabilidad Viabilidad Viabilidad posiblemente haya que pensar en otras estrategias; si no es viable técnica, económica o Económica Social Política políticamente quizá hay que pensar en buscar unos resultados diferentes y replantearnos las actividades antes de elaborar el proyecto definitivo. Viabilidad Técnica PERFIL DE PROYECTO Viabilidad Institucional
49

PROYECTO DEFINITIVO

Recapitulemos
Partimos del diagnóstico participativo recuperando y socializando la realidad del grupo o de la comunidad en sus tres dimensiones temporales de pasado, presente y futuro y las dimensiones externa e interna del colectivo (objetiva y subjetiva). Todo ello sin olvidar las relaciones sistémicas que tiene con el entorno nacional e internacional incluso. Resaltamos en este diagnóstico la definición del futuro deseado y los compromisos asumidos para construirlo. Todo este conjunto conforma la planeación estratégica de ese colectivo. Una vez definidos el futuro deseado y los recursos comprometidos por el grupo para realizarlo, priorizamos los componentes sobre los que vamos a trabajar articulando dentro del marco lógico las planificaciones operativas que la comunidad considere que puede llevar adelante. No olvidemos la posibilidad de que la comunidad se organice en diferentes grupos de interés para desarrollar distintos componentes del futuro deseado con sus diferentes “marcos lógicos” cada uno. A partir de cada componente priorizado analizamos qué dificultades o problemas nos impiden alcanzar ese aspecto del futuro deseado. Del diagrama que elaboremos en el análisis de los problemas construimos el diagrama de objetivos y ubicamos el objetivo específico (recordemos que el objetivo general será una formulación del componente elegido del sueño comunitario). Del diagrama de objetivos definimos el diagrama de estrategias y seleccionamos una para iniciar el marco lógico correspondiente. A medida que vamos articulando el marco lógico vamos revisando la lógica vertical del proyecto y su articulación horizontal con los indicadores y las medidas de verificación. Igualmente, la revisión de los supuestos riesgos nos debe mostrar si es factible el proyecto o si la probabilidad de los riesgos es tan grande que la misma comunidad decida realizar ese proyecto concreto en otra coyuntura más favorable.

Enfoque de sistema
A medida que vamos avanzando en la matriz del “marco lógico” nos vamos dando cuenta de las interrelaciones que tiene el proyecto. Hemos venido revisando la lógica entre los objetivos, los resultados y las actividades. Hemos visto la influencia entre una metodología participativa y una vertical. Vimos también cómo la cuestión de los recursos con los que
50

podemos o no contar influye en la posibilidad de ejecutar las actividades o si tendremos que adaptarnos a lo posible. Cómo la capacidad de respaldar financieramente las actividades también tiene su influencia en el proceso. Igualmente al plantearnos los indicadores descubrimos que necesitábamos incorporar algunas actividades nuevas para que los indicadores fueran operativos y esas actividades demandaron otros recursos y otro financiamiento. Esto nos descubre el enfoque de sistema de esta herramienta. Cada elemento influye en los otros buscando una nueva coherencia y buscando el equilibrio entre todos los componentes del proyecto, y entre el proyecto, el grupo comunitario y la organización de acompañamiento. Para eso tendremos que ejecutar un movimiento de vaivén como la lanzadera en los telares. Cada vez que avanzamos un paso nos regresamos a los anteriores para verificar la lógica, la coherencia, sin olvidar el grupo con el que estamos trabajando, sin olvidar el sueño al que queremos llegar. Por tanto el proyecto que elaboramos para ejecutarlo en Bocana de Paiwas, no podemos copiarlo exactamente para repetirlo en Somotillo. La población es otra, su entorno es distinto, sus experiencias son diferentes, lógicamente tendremos que planificar un nuevo proyecto, a partir del sueño de ese grupo, con un análisis de su situación concreta, con unos resultados tal vez diferentes, con actividades quizá distintas,… Sí tendremos aprendizajes realizados en el proceso de Bocana que nos ayudarán para acompañar el de Somotillo. Aprovechemos los aprendizajes y recordemos que lo más importante no es desarrollar un determinado proyecto, sino acompañar el desarrollo de las personas concretas y de los grupos y comunidades que cada una es diferente. Este enfoque de sistema demanda que nos demos tiempo para planificar, tiempo para que todas las personas que participamos en el proceso estemos claras de lo que queremos y de cómo queremos llegar a ese objetivo. Si no nos damos tiempo para planificar participativamente es posible que varias personas nos quedemos sin entender por qué se tomaron determinadas decisiones y nos sentiremos excluidas. Darnos tiempo es una forma de expresar el respeto a los ritmos y a los proceso personales, es una forma de expresar el respeto que toda persona nos merecemos. Sistema y proyecto Si logramos entender el proyecto como parte de un proceso comunitario será más fácil planificarlo. Si logramos visualizar y diseñar el conjunto de las actividades como un proceso que nos facilita conseguir los resultados; si logramos visualizar y articular los resultados como parte de un proceso que nos facilita producir colectivamente el resultado específico; si podemos visualizar el conjunto del proyecto como un proceso que contribuye a desarrollar el objetivo general, será más fácil articular todos los elementos que lo componen, articular los indicadores adecuados, los medios, plantear los supuestos o los riesgos correctos, los recursos necesarios,… Si nos ubicamos frente al proceso mirando el conjunto y no solamente las partes, mirando el sistema y no solamente los elementos que lo componen, estaremos desarrollando nuestra capacidad analítica y nuestra capacidad de síntesis y podremos ver el proyecto y el proceso comunitario en una sola unidad, al mismo tiempo unidos y diferenciados.

51

Los hilos que sostienen la tela de araña Una tela de araña es un pequeño sistema autosostenido por la tensión y la coherencia que mantienen los distintos hilos entre sí. Unos hilos radiales que sostienen el peso y los hilos circulares que unen y fortalecen a los otros. En el caso del marco lógico hay también dos “hilos” que sostienen el entramado. Hay una lógica “vertical” que va del objetivo general al específico, del específico a los resultados y de cada resultado a las actividades. Ese es el resumen del proyecto. Utilizaremos nuevamente esta lógica pero ahora de abajo hacia arriba para revisar el proyecto: las actividades son las necesarias y las suficientes para producir los resultados? Y los resultados son los suficientes y los necesarios para lograr el objetivo específico? Y con el objetivo específico estamos contribuyendo al objetivo general con el que soñamos? Y la lógica “horizontal” que une al objetivo general con sus indicadores, a éstos con sus fuentes de verificación y, finalmente, los supuestos que deben ocurrir para que sea posible la sustentabilidad del proyecto; igualmente el objetivo específico y los resultados se articulan con sus indicadores, con sus medios de verificación y los supuestos. Y las actividades se articulan también horizontalmente con los recursos necesarios y con el financiamiento que se requiere especificando la fuente. Ambas lógicas hay que revisarlas individualmente y contrastarlas para que ningún componente quede aislado del sistema. Y en el centro, el grupo comunitario y el organismo que le apoya y acompaña utilizando el proyecto como su tela de araña para transformar la realidad que vive en la realidad con la que sueña. Ya llenamos la matriz del marco lógico! Desarrollamos un proceso desde el sueño comunitario, definiéndolo, concretándolo. Analizamos la realidad que vivimos desde la perspectiva de nuestro sueño para descubrir qué obstáculos tenemos para vivir ese sueño. Analizamos esos obstáculos y problemas y visualizamos los objetivos que necesitamos. Planteamos nuestras estrategias para transformar la realidad. Articulamos nuestro objetivo general con el específico con los resultados, con sus actividades, recursos, presupuesto, indicadores, fuentes de verificación, contemplamos los posibles supuestos y riesgos. Ahora estamos preparadas para elaborar el proyecto como narración a partir de todo este trabajo colectivo realizado. Escribir el proyecto es lo último. Es un producto del esfuerzo colectivo, participativo, comprometido, del grupo. Y no al revés. El marco lógico no es para encasillar un proyecto. Es para generar colectivamente un proyecto que presentaremos en una matriz y en una narración coherente porque el trabajo colectivo fue coherente también. Y cuando solicitemos apoyo mandaremos el proyecto narrativo, la matriz del proyecto, el árbol de problemas, los diagramas de problemas y los diagramas de objetivos, mandaremos los soportes del trabajo realizado colectivamente. Y si no hay tiempo? No siempre tenemos el tiempo necesario para desarrollar todo el proceso con la población. ¿Qué hacemos entonces? Como en todo sistema los elementos se adaptan entre sí. Si no
52

tenemos tiempo para desarrollar colectivamente todo el proceso escogemos lo más importante y buscamos otras alternativas para el resto. Por ejemplo, una posibilidad es partir del sueño colectivo, hacer el análisis de la realidad llegando hasta la definición del diagrama de objetivos y las estrategias; con esos materiales un pequeño equipo desarrolla una propuesta de proyecto y posteriormente se le presenta al grupo comunitario para sus aportes y críticas. Con esos aportes el pequeño equipo termina el trabajo. Eso es el mínimo para mantener el protagonismo y la participación. Si tenemos un poco más de tiempo, además de realizar las etapas de análisis de la realidad, los diagramas y las estrategias, trabajamos colectivamente hasta definir el objetivo general, el objetivo específico y los resultados, y dejamos para un equipo de trabajo la tarea de articular las actividades, los recursos y el presupuesto. Posteriormente se presenta esto al grupo comunitario para su aprobación y críticas. Lo que no podemos quitarle al grupo es la definición de su sueño y el análisis de la realidad en la que tiene que construir ese sueño. El resto es menos importante, la definición de lo que llamamos el “banco de materiales” es crucial para que el grupo decida qué quiere hacer. Cada proceso de elaboración de un proyecto será diferente si tomamos en cuenta al grupo, si tomamos en cuenta su realidad como grupo, no sólo la realidad de su entorno, sino también su realidad interna. No sólo la comunidad es protagonista A lo largo de todo el proceso hemos insistido en el protagonismo del grupo comunitario. Desde la definición de la utopía hasta la concertación de las actividades, pasando por el análisis de la realidad que viven. La tarea principal de los organismos de acompañamiento es apoyar el desarrollo del protagonismo de las personas, de las familias, de las organizaciones, de las comunidades. Lo que nos hace humanos y humanas es nuestra capacidad de tomar decisiones por encima de los condicionamientos de nuestro entorno, por encima de los movimientos instintivos. Pero por lo mismo si en una comunidad está incidiendo un determinado organismo, también este organismo es protagonista y también tenemos derecho a participar en la toma de decisiones. El arte está en coordinarnos, en respetarnos, en reconocernos unos y otros, para que mi protagonismo no aplaste el protagonismo de la otra. El organismo tiene derecho y deber de participar como sujeto, de aportar informaciones, opiniones, y sus compromisos propios sin aplastar la participación de la gente. El proyecto, los sueños y los obstáculos son de la comunidad, las decisiones últimas deberán ser de la comunidad. Participemos ambos sujetos con respeto mutuo, comprometidos ambos, y recordemos que no es cuando se nos acaba el financiamiento externo del proyecto que hay que correr para que la comunidad “se apropie” del proyecto; el proyecto y el proceso debe ser del grupo comunitario desde sus inicios. El proceso viene desde mucho más atrás que el proyecto actual y seguirá mucho más allá. Acompañemos con honestidad y sin manipular para evitar que el grupo decida lo que previamente queremos que decida. Apoyar y facilitar un proceso que sea una escuela de solidaridad, una escuela (para ambos) de relaciones horizontales será nuestro orgullo y nuestro compromiso.

53

Finalmente Finalmente, aprender a manejar el marco lógico como una herramienta participativa se aprende haciéndolo. Cuidando que seamos objetivos en el análisis, cuidando que seamos apasionadamente subjetivos en nuestros compromisos personales y colectivos. Es en la práctica real que encontraremos soluciones a las dudas que todavía tenemos o que nos pueden surgir. Ojalá que nuestra primera práctica real sea con un proyecto chiquito. No tratemos de solucionar todo de un solo salto. Todas las largas caminatas se componen de una gran sucesión de pequeños pasos. Vayamos al paso con la gente, “porque no es lo que importa llegar primero y solo, sino con todos y a tiempo”.

54

SEGUNDA PARTE Las técnicas participativas
Marco lógico y participación Un problema muy común con el marco lógico es que lo asumimos como una herramienta compleja que “la gente no puede manejar”, y entonces decidimos “llenar el formato” en la oficina como una tarea administrativa. Caer en esa tentación tiene la ventaja de que podemos llenar un formato con relativa rapidez; tiene la gran desventaja de que seguramente perderemos información importante de la realidad, perderemos el sentido que esa realidad tiene para el grupo que desarrollará el proyecto, y difícilmente lograremos después que “se apropien” de algo que no saben cómo ni por qué se hizo y con lo que no se sienten comprometidos ni los hombres ni las mujeres. Seguramente participarán mientras el proyecto les aporte recursos que necesitan. Una vez termine el proyecto y sus recursos, la comunidad regresará mayoritariamente a sus prácticas anteriores. En la parte del diagnóstico participativo, durante el cual la comunidad construye su planeación estratégica, ya aportamos algunas técnicas que nos ayudan a generar la participación (Mapas de ayer y hoy, El sueño dorado, Para construir el sueño, etc.). Y el marco lógico, ¿cómo podemos hacer para que su elaboración sea participativa y no se nos convierta en una camisa de hierro que imponemos a la comunidad pero forrada con el terciopelo del financiamiento y los recursos aportados? Las técnicas Antes de presentar posibles modos de hacerlo participativamente, recordemos algunos elementos que debemos tener en cuenta.  Las técnicas sólo son instrumentos. Quienes hacen que los procesos sean participativos o no, somos las personas. Hay técnicas que pueden facilitar la participación pero requieren de una actitud y voluntad de escucha y respeto.  Las técnicas en Educación Popular no son para convencer con más facilidad a las personas, no son para hacer más digerible el mensaje que “yo les traigo”. Las técnicas, en el caso del marco lógico no son para que entiendan el análisis que les hago de su situación y sus problemas; son para facilitar el análisis personal y colectivo, de la situación que viven a partir de las concepciones y de la práctica que cada persona y el grupo tiene.  Las técnicas, en los procesos de educación popular ayudan de modo especial para que personas, grupos y comunidades: • entren en contacto más objetivo con la realidad de las personas y de su entorno. • cuestionen dichas realidades, ya sea tal como se presentan, o en su desarrollo. • desencadenen un auténtico proceso de aprendizaje, existencial y colectivo.  Cuando elegimos una técnica debemos tener claro qué objetivo queremos lograr con ella.  Toda técnica debemos: conocerla bien, saberla utilizar en el momento oportuno y saberla conducir correctamente.  Es importante saber ubicar las características particulares de cada técnica: sus posibilidades y límites.  Una sola técnica por lo general, no es suficiente para trabajar un tema. Siempre debe estar acompañada de otras que permitan un proceso de profundización ordenado y sistemático.
55

 Las técnicas deben ponerse al alcance de todas las personas para que puedan utilizarlas creativamente. Es decir, hay que exponer cómo se maneja la misma técnica. Cómo desarrollar la participación? Así pues, partiendo del supuesto de que el grupo está desarrollando un proceso en el que han recuperado su historia y su práctica organizativa; han reconocido su práctica actual y sus concepciones de la realidad en la que viven y de sí mismo como grupo concreto; han visualizado las tendencias de futuro de su realidad y del grupo; han diseñado el futuro que desean; y han expresado sus compromisos concretos para construir ese futuro. Realizado todo esto colectiva y participativamente estamos en condiciones de plantearnos las estrategias y pasos concretos para transformar la realidad existente en la realidad soñada. Aquí entra con coherencia el marco lógico como una herramienta que podemos poner al servicio de la participación y el protagonismo de las personas y los colectivos con todas sus posibilidades de apoyo para que el grupo controle el plan elaborado y pueda dar seguimiento al avance hacia los resultados y objetivos decididos y definidos conjuntamente. En las páginas siguientes presentamos algunas técnicas ya probadas y validadas en distintos ambientes que nos pueden ayudar a concretar en la práctica la construcción participativa del marco lógico. Atención a las diferencias En varias de las técnicas recordamos que se pueden utilizar tarjetas de distinto color para mujeres y hombres de manera que se facilite el reconocimiento de los distintos aportes y análisis a partir de sus diferencias genéricas. No se trata de rescatar las diferencias para después hacer un resumen donde desaparezcan. Se trata de destacarlas para que cada grupo genérico (o los distintos grupos de edad) puedan reconocer las diferentes concepciones, los distintos aportes al análisis, y los diversos compromisos con la transformación de la realidad. Aplastar las diferencias no genera unidad, produce homogeneidad. La unidad implica respeto y articulación de las diferencias. La unidad del agua es posible cuando hay dos tipos de átomos diferentes: hidrógeno y oxígeno. La silla en la que estoy sentada es una silla porque las distintas piezas están articuladas sin que dejen de ser patas, travesaños, respaldo, asiento, etc. Trabajar con las diferencias exige mayor atención y mayor esfuerzo. Estas técnicas no pretenden facilitarnos el trabajo, pretenden hacer posible el proceso respetando las diversas identidades de cada uno de los protagonistas.

56

El muñeco dice / La muñeca piensa
Objetivo: Realizar un diagnóstico o una evaluación alrededor de un tema en el que pueden jugar intereses personales Programación 1 h. 50´ Preparación Desarrollo Plenario 10´ 30´ 30´ Materiales necesarios Hojas de papel o tarjetas Lapiceros, crayones... Papelones grandes

PREPARACIÓN 10´ Esta técnica (que puede usarse para un diagnóstico o para una evaluación) permite que las personas se proyecten en un objeto y puedan, con más libertad, expresar lo que realmente piensan alrededor de determinada situación (la directiva toma decisiones sin consultar, no está clara la contabilidad de un proyecto comunitario, etc.). No se trata de manipular para que expresen lo que yo quiero; se trata de preparar condiciones para que pueda salir lo que piensan las personas del grupo en una especie de “anonimato comprometido”. La coordinación organiza los grupos favoreciendo que las personas puedan sentirse en confianza. Grupos de sólo hombres y sólo mujeres, grupos de socios y, por otro lado, la directiva en un solo grupo, articulando los grupos familiares o desarticulando esos grupos... Organizar implica conocimiento del grupo por parte de la coordinación para que las personas se sientan en confianza para hablar del tema y puedan expresarse libremente. Una vez organizados los grupos, la coordinación plantea la situación a evaluar (en este caso sería el componente del futuro deseado que escogieron), orienta el procedimiento y entrega los materiales. (Es conveniente que los grupos estén apartados para que no se oiga lo que cada persona dice y se favorezca así la libre expresión.) DESARROLLO 30´ Cada grupo recibe un dibujo de un muñeco o de una muñeca. El dibujo debe ser grande, si es posible con algunos colores, y que tenga espacio alrededor para que escriban. Pongamos un ejemplo: Hay varios componentes del futuro deseado: “Aumentar y diversificar la producción, y aumentar la productividad de granos básicos”; “Reconstruir la escuela que se está cayendo”; “Hacer un parque infantil con chinos y cajón de arena”... El componente escogido Primero hacen una ronda en la que cada persona dirá: “El muñeco dice ...” A medida que van señalando qué dice “el muñeco” sobre el tema, alguien del grupo escribe a la altura de la boca de la figura los distintos aportes. Después hacen otra ronda diciendo: “El muñeco piensa ...” Nuevamente van escribiendo los pensamientos que sobre el tema tiene el muñeco; estos aportes los ubican encima de la cabeza del muñeco y separados claramente de los primeros. Harán una tercera ronda con: “El muñeco siente ...” Escribiendo alrededor del corazón los sentimientos que el tema despierta en “el muñeco”. Finalmente: “El muñeco hace ...” Y escriben qué hace realmente “el muñeco” ante esa situación planteada; también pueden definir que en este momento van a escribir las

57

decisiones que “el muñeco” considera que se deben tomar. En cualquiera de los dos casos los aportes los escriben alrededor de las manos de la figura. La idea es que, además de lo que comentan públicamente, puedan expresar los pensamientos que no comparten normalmente, los sentimientos que les genera esa situación determinada y las decisiones que les gustaría que se tomaran en ese caso. Todo eso queda proyectado en lo que dice, piensa, siente y hace el muñeco, recubriendo a cada persona con una especie de anonimato que puede facilitar la expresión de sus verdaderas ideas y sentimientos. Si fuera posible, es mejor escribir los distintos tipos de aportes (qué piensa, qué dice, que siente y qué hace) con colores diferentes. Esto permitiría en el plenario, una vez presentados los distintos muñecos y muñecas, articular las tarjetas de los diferentes grupos para visualizar las coincidencias y las contradicciones. PLENARIO 30´ Se exponen los muñecos y muñecas en la pared y se van leyendo los distintos aportes. La coordinación sintetiza lo que dice, lo que piensa, lo que siente y lo que hace el muñeco, y devuelve la síntesis al plenario para validar si entendió correctamente al grupo. Hay que cuidar de no herir a las personas. Y, en caso que sea posible, se articula con la planificación de las acciones que decida el grupo.

58

El árbol de problemas
Objetivo:  Ordenar la información recogida acerca de la problemática en tres categorías: síntomas, problemas y causas.  Iniciar el análisis de la información. Programación para 1.45 h. Preparación de materiales 5´ Trabajo grupal 90´ Evaluación 10´ Materiales necesarios Papelógrafos Marcadores Maskin tape Tarjetas

PREPARACIÓN 5´ Dibujan en un gran papelógrafo un gran árbol con distintos colores: una copa frondosa, un tronco ancho y varias raíces “subterráneas”. La idea es facilitar espacio para poder ubicar cómodamente las tarjetas. Mientras una persona hace el dibujo la coordinación explica el procedimiento con que se va a trabajar colectivamente. Partiendo del componente del futuro deseado que hemos escogido colectivamente, los problemas que hemos recogido en el diagnóstico del barrio vamos a ordenarlos. Vamos a definir cuáles son síntomas, cuáles son los problemas reales y cuáles son las causas de esos problemas. Y colocaremos los síntomas en la copa del árbol porque son las hojas visibles de la problemática; los problemas los colocaremos en el tronco y las causas, que a veces no se ven a primera vista, las pondremos en las raíces del árbol. Puede utilizar el ejemplo de una calentura que es un síntoma; el problema puede ser el dengue; y puede haber una o varias causas como: la niña tiene las defensas bajas y hay muchos zancudos en el patio. DESARROLLO 90´ Entregan a cada persona tarjetas en blanco para que cada una pueda poner el problema que más le interesa (un solo problema por tarjeta y sólo los problemas existentes, no los posibles ni los potenciales). Si en otro trabajo anterior ya hicieron la lista de problemas que siente y tiene el grupo, esa lista debe estar visible ahora. Hay que diferenciar entre la ausencia de una solución y el problema, por ejemplo, la falta de crédito no es un problema; el crédito puede ser una posible solución al problema de bajo precio de la cosecha, pero en sí mismo no es un problema: hay gente que mejora sus condiciones sin utilizar nunca un crédito. Inicia una persona escribiendo con letra grande para que se pueda ver con facilidad, un problema, lo lee al plenario y lo coloca en su lugar en el árbol, si considera que es un síntoma lo coloca en la copa, si es un problema lo coloca en el tronco y en las raíces si considera que es una causa. El grupo decide si está de acuerdo con la ubicación. Seguidamente, si colocaron un síntoma, alguien más propone la tarjeta del problema correspondiente a ese símbolo, y otra persona más propone la causa o las causas.

A continuación siguen con otro problema. La coordinación anima a que el grupo discuta libremente y con respeto el ordenamiento de causas, problemas y síntomas. Si es posible se van ordenando de manera que sea fácil ver la relación que van estableciendo entre las tres categorías de cada problema. Es frecuente que un mismo problema tenga varias causas y varios síntomas y también que una causa genere varios problemas. EVALUACIÓN Finalmente la coordinación orienta la evaluación del ejercicio y plantea la continuidad del proceso hacia la solución de los problemas. Insiste, también, en que la transformación de una realidad no es una cuestión mecánica como una receta de cocina, es la voluntad del grupo la que principalmente hace que la realidad pueda cambiar: la pobreza no se soluciona simplemente con que el país produzca más riqueza; si no hay una voluntad efectiva de que haya un reparto más equitativo de esa riqueza producida, puede ser que el aumento de la riqueza sólo sirva para que aumente la desigualdad.

Área de los síntomas

Área de los problemas

Área de las causas

60

La red causal
Objetivo:  Analizar las causas de la problemática desde una perspectiva sistémica. Programación para 2 horas Preparación 5´ Desarrollo 2 horas Materiales necesarios Papelógrafos Marcadores Maskin tape

PREPARACIÓN Alternativa 1.- Preparan un papelógrafo grande y largo. Dibujan un cuadro con varias columnas algo como esto: en la primera columna en la parte superior se escribe un problema (en el ejemplo está en negrilla. Niñez enferma Desnutrición Desempleo Basuras Abandono Somos Municipal excluidos No hay organización Desempleo

Delincuencia Necesidades no cubiertas

O bien, alternativa 2.:

Niñez enferma Desnutrición Desempleo Somos excluidos DESARROLLO Abandono municipal No hay organización Basuras

2 HORA Advertencia: este ejercicio es realmente educativo porque nos descubre la multicausalidad de la realidad. Efectos que son causas de otros efectos. Nos descubre la necesidad de profundizar en las causas para entender las últimas raíces de nuestra situación. Pero puede resultar cansado porque se puede alargar. Es conveniente que el grupo priorice la problemática para concentrarse en una cantidad manejable de problemas y que la coordinación esté atenta para cortar cuando el grupo se sienta cansado. Ante el primer problema escogido nos preguntamos por qué? cuál es la causa? Una primera respuesta es por la desnutrición. La ponemos en la siguiente columna y nos volvemos a preguntar, ¿por qué? ¿cuál es la causa? Por el desempleo no tenemos con qué alimentar a nuestra niñez. Anotamos la respuesta en la siguiente columna.

61

Podríamos seguir profundizando en las causas, pero para el ejemplo lo dejamos ahí. Otra causa que aporta el grupo son las basuras en las calles. La escribimos en la segunda columna, segunda fila. Y volvemos a preguntarnos ¿por qué? cuál es la causa? El abandono municipal por parte de la alcaldía. Lo ponemos en la siguiente columna, y nuevamente nos preguntamos ¿por qué? Porque somos personas y un barrio excluido. ¿Por qué? Porque no tenemos recursos, la mayoría somos desempleados. Y en este punto nos encontramos con una causa que aparece en dos líneas causales. Después analizamos las causas de otro problema (Delincuencia), y nos encontramos nuevamente con el desempleo. Encontramos así los nudos causales explicativos. Son las causas que más influyen y las más importantes. Si el grupo logra transformas esos nudos causales su influencia en el cambio de la realidad será mucho más integral. Al final, como en todas las técnicas de análisis de los problemas, hay que articular el trabajo con la planificación de acciones de transformación. No tiene que hacerse necesariamente en esa misma jornada, pero no es conveniente dejar al grupo con la sensación de impotencia ante tantas causas que muchas veces sienten fuera de su alcance. Recomendamos que, en caso de que aporten durante la discusión pistas de solución las anoten aparte para que no se pierdan y que el grupo se centre nuevamente en el análisis de la problemática. Si la realizamos siguiendo el modelo de la alternativa 2 es más práctica cuando la realizamos con tarjetas que las personas pueden ir escribiendo y colocando en su lugar correspondiente, y en caso de que haya que realizar cambios porque descubrimos que hay otras causas o vemos en la discusión que un determinado elemento que habíamos puesto como causa no es en realidad una causa, sino que es un síntoma, podemos cambiar de ubicación la tarjeta. También nos permite entregar tarjetas de distinto colora hombres y a mujeres, de manera que al final podamos tener un acercamiento a cuáles son las concepciones de mujeres y hombres alrededor de una determinada problemática o las causas que priorizan unas y otros.

62

Para construir el sueño 1 Objetivo: - Reconocer los recursos que tiene la comunidad. - Comprometer a las personas participantes en la tarea de construir los sueños colectivos. Programación para 1 h. 45´ Orientaciones 15´ Desarrollo 75´ Evaluación 15´ Materiales necesarios Papelógrafos Hojas o tarjetas de colores Maskin tape Lapiceros o marcadores finos

ORIENTACIONES 15´ La coordinación prepara una silueta humana o mejor solicita a una persona de las que participan que dibuje una silueta humana. Puede hacerse en el pizarrón, pueden ponerse dos o tres papelones en la pared, o puede dibujarse en la tierra. Todo depende de la situación en que estén. Una vez que está lista la silueta, la coordinación da las orientaciones. Este trabajo se hará en tres momentos distintos y es continuidad de la construcción del sueño colectivo. DESARROLLO Primer momento: Los recursos de la comunidad. 25´ La coordinación entrega a cada participante una, dos o tres tarjetas (pueden ser hojas cortadas a la mitad), si tienen de color sería excelente para usar distintos colores en los distintos momentos. En cada tarjeta escriben un recurso que tiene la comunidad (rural o urbana) para construir su sueño comunitario. Si alguien tiene dificultad para escribir le pide a otra persona que le haga el favor de escribir el recurso que quiere poner. También pueden dibujar el recurso en lugar de escribirlo. Una vez listas las tarjetas cada persona lee sus tarjetas (escritas o dibujadas), y las van colocando alrededor de la cabeza y los brazos (por la parte de afuera) de la silueta que dibujaron. Terminadas las tarjetas la coordinación ayuda a reconocer los recursos planteados y resalta cómo el colectivo o la comunidad no es una población que sólo reconoce sus carencias, sino que reconocen también sus recursos, su fuerza y sus potencialidades. Segundo momento: Los recursos que comparto. 25´ Con nuevas tarjetas, si es posible de distinto color, cada participante escribe qué recursos propios, suyos, pone al servicio de la comunidad. Pueden ser días de trabajo, un vehículo que presta, herramientas, semillas o plantas, etc., etc., cada quien desde sus posibilidades y sus disponibilidades. No son recursos en general que tiene la comunidad o el barrio, sino recursos propios de cada persona que los ofrece al grupo para construir juntos una parte del sueño (reparar una calle o un camino, construir una escuela, reforestar un predio, etc.). Es un recurso que quiero aportar en calidad de regalo o de préstamo, y ante el grupo me estoy comprometiendo a entregarlo.

63

Este grupo de tarjetas, a medida que las leen, las colocan dentro de la silueta humana a la altura del corazón, simbolizando que estos recursos salen del corazón de las personas. La coordinación resalta la importancia del compromiso personal ante la comunidad con los recursos propios que cada persona dispone para la construcción colectiva del futuro. Tercer momento: Primeras acciones. 25´ Finalmente, con nuevas tarjetas (¿será posible usar otro color?), cada participante señala la primera acción que, en su opinión, ya pueden hacer para avanzar en la realización del sueño colectivo. Tendrán en cuenta para ello, el sueño construido anteriormente en conjunto, los recursos del grupo y los recursos que cada quien ha dispuesto aportar. Este momento tiene que ver ya con un primer esbozo de planificación. Este grupo de tarjetas también las leen en público, y las ubican alrededor de los pies de la figura humana, simbolizando los primeros pasos que ya pueden y deben dar hacia el futuro soñado. La coordinación señala las coherencias con las tarjetas anteriores o las incongruencias con los recursos de que disponen. Hace una síntesis del trabajo realizado y resalta la imagen que proyecta la comunidad como un colectivo con visión de futuro, con recursos y voluntad de construir ese futuro y la necesidad de organizarse para llevarlo a cabo. EVALUACION 15´ La coordinación orienta la reflexión preguntando ¿Cómo se sintieron durante el ejercicio? ¿Es posible llevar a cabo las acciones propuestas? Finalmente programan una reunión para seguir organizando los primeros pasos que darán.

64

Para construir el sueño 2 Objetivo: - Reconocer los recursos que tiene la comunidad. - Comprometer a las personas y grupos participantes en la tarea de construir los sueños colectivos. Programación para 1 h. 45´ Orientaciones 15´ Desarrollo 75´ Compromiso del organismo 10´ Evaluación 15´ Materiales necesarios Papelógrafos Hojas o tarjetas de colores Maskin tape Lapiceros o marcadores finos

ORIENTACIONES 15´ (Este ejercicio está diseñado para los casos en que participa también, junto a la comunidad, una representación de algún organismo que quiere apoyar la construcción del sueño de la comunidad.) Igual que en el ejercicio anterior DESARROLLO 75´ Los tres momentos de igual modo que en el ejercicio anterior) COMPROMISO DEL ORGANISMO 10´ A continuación la persona que representa al organismo ofrece a la comunidad los recursos que pueden poner al servicio del grupo para complementar los que ya tienen. No se trata de sustituir los recursos de la comunidad, sino de complementarlos. Expone los recursos del organismo con los que pueden contar y las condiciones en que los ofrecen, y colocan las tarjetas correspondientes a la altura del corazón de la silueta junto a las de la comunidad. EVALUACION 15´ La coordinación orienta la reflexión preguntando ¿Cómo se sintieron durante el ejercicio? ¿Es posible llevar a cabo las acciones propuestas? Finalmente programan una reunión para seguir organizando los primeros pasos que darán.

65

Jugando con tarjetas
Aquí queremos presentar un método que podemos adaptar para diferentes momentos y situaciones. Bien utilizado nos ayudará a facilitar la participación; mal utilizado nos llevará a manipular al grupo y posiblemente nos dejará la impresión de que la participación fue total. Nos referimos al uso de tarjetas para recuperar las ideas de las personas y construir colectivamente un discurso. Las tarjetas pueden ser hojas de papel bond de distinto tamaño (puede ser media hoja o una hoja entera cada tarjeta) pueden ser pedazos de cartulinas recortadas, o cualquier otro material. Pueden combinarse distintos colores de tarjetas con diferentes colores de marcadores según nos interese señalar una o varias diferencias (por ejemplo, de género, edad, etc.). Pongamos un pequeño ejemplo: Ya tenemos definido colectivamente el componente del futuro deseado sobre el que quiere trabajar la comunidad. Supongamos que es el tema de la salud: “Mejorar la salud de la comunidad”. Para utilizarlo como objetivo general lo adecuamos a “Contribuir a mejorar la salud de la comunidad”. En un determinado momento del proceso queremos rescatar qué recursos tiene la comunidad para acercarse a ese objetivo; para ello les damos tarjetas de color verde18 a los hombres y tarjetas de color amarillo a las mujeres, para que escriban en cada tarjeta un recurso que la comunidad tiene y que se puede utilizar para mejorar la salud del grupo. Esto nos permitirá conocer su grado de conciencia sobre sus recursos y el compromiso colectivo; además nos dará la visión de los recursos que tienen mujeres y hombres, que puede ser diferente. En un siguiente momento les damos tarjetas de otros colores (rojo y celeste, por ejemplo) para que cada persona ponga los recursos propios, personales o familiares, que están dispuestos a compartir con la comunidad: la partera, por ejemplo, puso a la orden sus conocimientos de medicina con plantas; un hombre se puso a la orden para un día a la semana trabajar en “aterrar” los charcos con piocha, pala y una carretilla propias... Así puede haber otros aportes en dependencia de los recursos y la disponibilidad de cada persona. En el caso de estas últimas tarjetas es conveniente que cada quién ponga su nombre como firma de su propio compromiso ante el grupo. O podemos utilizar las tarjetas para descubrir y analizar las causas de un determinado problema o situación que nos impide alcanzar o acercarnos al objetivo deseado. La ventaja de las tarjetas es que son más móviles que cuando escribimos directamente en un papelógrafo. Una causa podemos ponerla como causa segunda y en la discusión posterior el grupo descubre que es causa tercera y con facilidad podemos reubicarla. En caso de que haya personas en el grupo que no sepan escribir, pueden pedir la ayuda de una persona de su confianza (una comadre, un compadre, un hijo o un amigo o amiga...) para que les escriban sus ideas. Lo más importante es crear un ambiente de confianza, la coordinación, por principio no rechazará ningún aporte. A lo largo del proceso puede ir
Por supuesto los colores aquí están solamente a título de ejemplo. Mucho dependerá de las posibilidades reales que tengamos. Dado que normalmente las tarjetas serán desechadas una vez que se elabore la memoria de la reunión, es preferible utilizar hojas de papal bond de colores por ser más barato que la cartulina.
18

66

revisando colectivamente las tarjetas y su ordenamiento para que el grupo vea si cambia alguna de ubicación o mejora el texto de otra, etc. El arte está en descubrir cuándo debemos preguntar, cuándo debemos hacer un aporte específico, cuándo podemos cuestionar un elemento... Para descubrirlo debemos estar atentas al ambiente y a las reacciones de las personas participantes. Reacciones no sólo verbales, sino sobre todo gestos, miradas, que nos orienten acerca de cómo se sienten con lo que está ocurriendo en la reunión. Recordemos que la información verbal a veces es contradictoria con la información de los gestos y expresiones corporales. Tal vez preguntamos que si están de acuerdo y mayoritariamente dicen que sí; sin embargo, se puede captar que hay cierta incomodidad por lo que está planteando un pequeño grupo con el que no está de acuerdo la mayoría. Para facilitar el reconocimiento de los sentimientos e ideas que se mueven “por debajo”, es conveniente que por lo menos dos personas estén en la coordinación de los encuentros o de los talleres, de este modo mientras una persona está recibiendo las tarjetas y ubicándolas o ayudando a ubicarlas, la otra persona está más atenta a percibir las corrientes que se están moviendo en el plenario y que no llegan a expresarse en voz alta. Las técnicas no son para la participación formal, deben ser un instrumento para facilitar la participación real. Y para eso, necesitamos además de las técnicas, entrar en resonancia con el grupo y despreocuparnos de si coinciden con nosotros o no. Debemos facilitar que se expresen primero, después veremos si coincidimos o no, si coincidimos en las cosas más importantes y tenemos desacuerdos en cosas poco importantes, o tal vez es al revés. Pero eso es posterior. Lo primero es crear un clima en el que todas las personas puedan expresarse con libertad y aprender juntas que la diversidad de opiniones no debe significar enfrentamientos personales.

67

Algunos ejemplos de indicadores usados en proyectos
Estos son algunos ejemplos. La intención de ponerlos es para abrir la imaginación. En cada proyecto deberemos crear los que sean necesarios según la especificidad del proyecto. En caso de que alguno de estos ejemplos nos sirvan, vale recordar que hay que concretar en cantidad calidad y tiempo.  Producción anual estimada total o por manzana.  Valor de producción anual total o por manzana.  Tasa de aumento de empleo.  Exportaciones netas por unidad de inversión.  Beneficio neto por unidad de inversión  Empleo de mano de obra calificada  Empleo de mano de obra no calificada  Superficie de riego adicional  Profesores por cantidad de estudiantes  Déficit de profesores  Inversión por estudiante  Población asignada  Tasa de mortalidad materna  Tasa de mortalidad infantil  Nacimientos vivos fuera del hospital  Tasa de desnutrición  Total camas por cada 10,000 habitantes.  Médicos por cada 10,000 habitantes  Enfermeras por cada 10,ooo habitantes  Inversión por vivienda  Población atendida  Número de conexiones (de agua, luz,…) adicionales  Déficit de conexiones  Inversión por conexión  Energía generada  Energía vendida  Inversión por población atendida  Valor de la producción adicional  Aumento en valor de la tierra  Inversión por cama  Inversión por persona tratada.  Inversión por población asignada

Algunos ejemplos de indicadores de desarrollo institucional
Los indicadores de desarrollo institucional pueden incluir los siguientes aspectos: 1. La capacidad de la institución para valorar y prevenir demandas previsibles para sus servicios:  Mecanismos de consulta  Enlaces de comunicación con fuentes de recursos financieros, instituciones similares, grupos de población,…  Planes estratégicos  Correspondencia entre el rendimiento de los productos y la demanda por los beneficiarios.  Métodos de diseminación, mercadeo y distribución. 2. La capacidad de las instituciones para evaluar su desempeño y retroalimentar cambios dentro de la organización.  Mecanismos y prácticas de auto evaluación.  Evidencia de auto mejoramiento como un resultado de las evaluaciones. 3. La suficiencia y confiabilidad de los recursos financieros, humanos y materiales de la institución.  Tamaño y calificación del personal  Políticas para atraer y retener al personal  Recursos presupuestarios y estabilidad de recursos  Infraestructura, equipamiento y materiales didácticos.  Estrategias para incrementar la autosuficiencia financiera. 4. La capacidad de las instituciones para desarrollar materiales didácticos  Relevancia y efectividad de los materiales desarrollados

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful