Está en la página 1de 1

Encontrar el mejor momento y el lugar adecuado, para poder dialogar de una manera

tranquila, sin interrupciones.

Mostrar inters y atencin por lo que dicen tus hijos. A veces la mejor manera de fomentar
el dilogo no es hablar, sino saber escuchar. Al sentirse valorados y comprendidos, los nios
ganan autoestima y seguridad en s mismos. Este aumento de confianza hace que tengan
ms ganas de compartir sus ideas y experiencias diarias.

Tener paciencia y ser tolerante. A veces el dilogo no resulta fcil. Sobre todo durante la
adolescencia, cuando tus hijos experimentan una serie de cambios fsicos, psicolgicos y
conductuales que les hacen sentirse inseguros. Muestra respeto por sus gustos, y sus
problemas, e intenta entenderlos.

Resolver los conflictos pacficamente. No alzar la voz o cerrar la puerta al dilogo. Si lo hace
ser ms difcil restablecer la comunicacin.

Crear un ambiente positivo, de confianza y tranquilidad. De este modo resultar ms


sencillo que tus hijos se abran y te expliquen sus experiencias y preocupaciones cotidianas.

Aprovechar los momentos en los que estn todos juntos para conversar. La hora de la
comida o la cena, o las actividades y salidas en familia, son perfectos para conversar y
fomentar un buen dialogo.

Identificar aquellos temas que les interesan, como sus aficiones, los amigos, la msica que
escuchan, las series que prefieren, el futuro.

No tengan tapujos hay que hablar abiertamente con la familia de temas que pueden el sexo,
las drogas, la violencia. De esta manera podr trasmitirle los valores adecuados y asegurar
de que estn bien informados.

3.

Crear el ambiente propicio y buscar el momento adecuado. No cuando los padres quieren,
sino cuando ellos lo necesitan.
Serenidad y confianza. si no les damos confianza, aunque nos resulte difcil e incluso nos
parezca arriesgado, nos quedaremos sin saber lo que les pasa.
Darles razones o consejos Mediante el dilogo se razona. No se trata de entablar batallas
dialcticas, en las que pierde el que menos grita y no gana nadie, sino de razonar y hacer
razonar. Pero eso no se consigue a base de poner sobre la mesa buenas razones desde
nuestro punto de vista.

Tener una motivacin dialogada. Hay que aprovechar el dilogo para dar criterios a los hijos.
No se trata de hacer de cada conversacin una pelea o gritarse entre s, sino ms bien
dialogar pasivamente para as poder ir sembrando valores y criterios en nuestros hijos.