Está en la página 1de 70

INDICE

PRESENTACION

2

INTRODUCCION

3

I. ECONOMIA MUNDIAL

6

  • 1. Progreso económico en el siglo XX

6

  • 2. La industrialización y la transformación de productos y

12

servicios

  • 3. El crecimiento económico y la crisis del 29

18

  • 4. Siglo del desafío subversor

22

  • 5. El siglo que ha visto sucederse tres diferentes ajustes

25

  • 6. Siglo de Keynes

27

  • 7. Políticas encaminadas a vencer el subdesarrollo

33

  • 8. Sobre la relación Norte Sur

37

  • 9. Sobre el desarrollo económico y la desigualdad social

39

10. ¿Y el futuro?

41

II. ECONOMIA DEL PERÚ ENTRE 1950 - 2001

49

  • 1. Primer período 1950 1964

50

  • 2. La desaceleración del Crecimiento 1965 - 1974

52

  • 3. Período de Declinación y Depresión: 1975 - 2001

54

CONCLUSIONES

56

RECOMENDACIONES

58

ANEXOS

59

Anexo 1: Evolución económica global durante el siglo XX Anexo 2: Evolución del PIB/Habitante. 1981-1989 Anexo 3: PIB/Habitante en los principales países de Asia Anexo 4: Volumen creciente de la deuda Anexo 5: Desigualdades entre los países en desarrollo y los países industriales Anexo 6: Relación entre IDH y PNB/Habitante Anexo 7: Comparación del PIB per cápita nominal de España, Portugal y México, durante el siglo XX Anexo 8: Comparación del PIB per cápita nominal de Argentina, Brasil, Chile y México, en el último siglo, basado en World Population, GDP and Per Capita GDP, 1-2010 AD Anexo 9: Variación del PBI Perú de 1922 al 2011 GLOSARIO

68

FUENTES CONSULTADAS

70

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

PRESENTACION

El

presente

trabajo tiene

la finalidad

de

dar

a conocer

los aspectos

relevantes e históricos de la economía del siglo XX, la estructura en la que se

desarrolló con el fin de ampliar nuestros conocimientos.

Como futuros profesionales de la contabilidad consideramos de gran

importancia e interés los conocimientos económicos, y los del siglo XX en este

caso, para nuestro desarrollo y formación académica. Y para nuestra práctica

profesional.

Para el tema: “La Economía

del siglo

XX”,

en

la primera parte

se

ha

planteado diez cuestiones que resaltan de todas las observaciones que hicieran

los analistas económicos de la época, a finales de siglo, respecto a la economía

mundial. En la segunda parte el trabajo se centra en el análisis de la economía

peruana del año en la última mitad del siglo XX.

A continuación, presentamos una síntesis, de nuestra historia económica.

2

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

INTRODUCCION

La economía solo había existido de forma explicita. Los conceptos básicos fueron, la producción, distribución y el mercado, que son la sede del intercambio de mercancías y se combinaban en la vida cotidiana. Cuando las sociedades solo eran de acto - consumo, no se requería pensar económicamente. Esto cambio a partir que en las sociedades empezó a haber excedente, que permitía el intercambio en el mercado. David Ricardo le llamó "calculo económico" y el centro de gravedad era la obtención del máximo beneficio en las operaciones de intercambio. Pero fue necesario llegar a los siglos XVIII y XIX y a la revolución tecnológica que produjo en gran escala. Las grandes unidades de producción y de distribución, desde la fábrica al estado, debieron abandonar la improvisación, introduciendo el cálculo económico, convirtiéndolo ahora en "política económica" y su centro es la planificación.

La ciencia económica en la actualidad ocupa un lugar destacado tanto como cualquiera de las grandes ciencias físicas, y el "hecho económico" es el eje de la vida de las sociedades modernas tanto a nivel interno como nivel externo. A partir del siglo XIX la economía había surgido como ciencia independiente. El auge del periodo neoclásico se ubica entre la primera guerra mundial y mediados de la década de los treinta al concluir la gran crisis. Se da un desarrollo logrado por la teoría microeconómica debido a los aportes marginalistas en el área del valor de los precios y otros neoclásicos dedicados al análisis monetario, a la distribución de los ingresos y a la búsqueda de las condiciones del equilibrio económico.

Las diferencias entre clásicos y neoclásicos residen en que los primeros parten del análisis del proceso de la producción y de las relaciones sociales propias de una sociedad estratificada, lo cual los convierte en sostenedores del sistema social urgente. La teoría clásica del valor se deriva de la interpretación del "trabajo incorporado" en los bienes. El centro de desarrollo en este caso es la ilusión desde el lado de la oferta: los costos de producción son las variables que

3

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

predominan en la determinación en el precio. Los neoclásicos especialmente (marginalistas), ponen énfasis en la perspectiva de la demanda, o sea, el consumo y el consumidor en general. Pasan a ser los temas centrales de desarrollo y de los estudios de la teoría económica. El énfasis se encuentra ahora en las unidades individuales, en el análisis del mismo proceso de la toma de decisiones y en la utilidad como expresión del valor. La escuela neoclásica enfatizaba el papel activo de las clases sociales y los conflictos de intereses, en momentos en que el clima político europeo estaba exacerbado por el creciente nacionalismo de las potencias europeas y al mismo tiempo se erosionaba la cohesión social por la doctrina marxista, las revueltas de la misma mitad de siglo, y por la Comuna de París en 1871. En estas circunstancias los neoclásicos destacan el papel del individuo en la economía y relegan el tema de las clases sociales procurando presentarse socialmente neutros.

Los neoclásicos se preocuparon por precisar las condiciones básicas (supuestos) en que se analizaban y eran válidas las hipótesis. Se basan en el mercado. Los supuestos o condiciones del mercado perfecto son: homogeneidad del producto; las pequeñas alteraciones de los bienes producidos o los consumidores no afectaron los precios; la información perfecta; posibilidad de entrar y salir en el mercado.

Cabe resaltar la figura de John Maynard Keynes (1883-1946), Sus teorías nacieron en el momento en que EE.UU. y Europa se encontraban bajo el impacto de la crisis de 1929, surge la revolución Keynesiana como solución a esta crisis, ya que los neoclásicos no tenían respuesta o una solución inmediata al problema que se presentó. Keynes en variadas ocasiones advirtió que se presentarían problemas, debido a las severas sanciones que se le impusieron a Alemania después de la Primera Guerra Mundial y entre otras cosas. Un aspecto importante de la crisis, es que el capitalismo tiene periodos de ciclos económicos, en donde se resalta que después de tener auge, viene una contracción, siendo una etapa del ciclo. El propósito central de las teorías keynesianas ha sido crear un modelo macroeconómico que explique la determinación de la renta y el empleo en una

4

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

economía monetaria moderna. Keynes no está de acuerdo en que la reducción de salarios aumente la facilidad de obtener empleo. Esto solo en el corto plazo, pero a largo plazo serian pérdidas en las ventas de la empresa. Keynes dentro de su teoría propone el aumento en el gasto público porque esto se traduce a generación de empleos, además resalta la importancia de la intervención del Estado. Este modelo es llamado el Estado de bienestar que fue utilizado por los países afectados con éxito en un periodo de tiempo.

En los setentas se dio una nueva crisis en la cual el modelo del Estado de Bienestar, ya no era del todo bueno para la solución a este nuevo problema. No hubo propuesta o una nueva teoría que encaminara hacía la solución. Solamente surgió la idea de volver al liberalismo económico y el regreso del dejar hacer, dejar pasar, la no intervención del Estado, en la que el Estado solamente debe de dar protección a su país, y debe de vigilar las reglas del juego del capitalismo. Además se destaca también la eliminación del impuesto de las empresas y que éstas deben de dar donaciones o apoyar económicamente a instituciones de acción social. A este nuevo retorno al liberalismo económico se llama monetarismo Friedmiano, encabezado por Milton Friedman.

Cabe destacar que estas medidas se implementaron con más rigor en el periodo de Ronald Reagan, también en Inglaterra con Margaret Thatcher.

En los años de fin de siglo XX. Proliferaron, y aparecieron, balances y previsiones, además de crónicas del siglo. El antídoto puede ofrecer una lista breve de hechos relevantes filtrados por el análisis: no una historia narrada, imposible en poca líneas, ni muchos menos un improbable saldo de costes y productos, sino diez cuestiones en diez sencillas fichas de síntesis .El punto de vista es el de la economía de mercado capitalista centrada en el beneficio privado y en el trabajo - mercado asalariado. La lógica anárquica del mercado ha representado el elemento fuerte de dinamismo y de atracción - repulsión, la cresta de alta tensión, también en el conflicto ideológico que ha marcado al siglo XX.

5

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

  • I. ECONOMIA MUNDIAL

  • 1. Progreso económico en el siglo XX

Ha sido el siglo en que el progreso económico, en la forma denominada del MODERN ECONOMIC GROWTH, alcanza los ritmos máximos .Es tumultuoso, sorprendente , tanto si se le compara con el siglo XIX de las revoluciones industriales como si se hace , a FORTIORI ,con la edad de oro de 1950-1970 , Aun dentro de los limites conceptuales y estadísticos del producto interior bruto como medida de la riqueza de las naciones , nunca en el mundo ha sido tan sostenido como a lo largo del siglo XX el crecimiento anual de las tres variables socioeconómicas fundamentales :

El producto per cápita (1,5 por 100, respecto a 0,8 por 100 en el siglo XIX)

la población (1,4 por 100 , respecto a 0,5 )

la producción total de bienes y servicios (2,9 por 100, respecto a 1,3).

La renta individual media mundial se ha cuadriplicado (véase el cuadro 1).Los intercambios de mercadería entre los países el comercio mundial ya habían aumentado del 1 al 7 por 100 por productos durante el siglo XIX: Han llegado a superar el 15 a finales de este siglo. Estimaciones, estadísticamente audaces, dan tasas anuales de variación de la renta per cápita muy baja en las diversas áreas del mundo, comprendidas entre el 0,2 y el 0 por 100 anual, de 1500 a 1800. También en la Inglaterra que se encaminaba hacia la primera revolución industrial el aumento de la producción per cápita no supero, en el siglo XVIII, el 0,3 por 100 anual (0, 8 el producto, a.5 la población).

Para las economías con una acumulación de capital elevada, el problema planteado por Ricardo como limite al crecimiento o como estancamiento inevitable a causa de la tendencia decreciente del beneficio se contempla hoy DE MODO DIFERENTE .Se configura como alternativa entre libertad y necesidades , costes beneficios del desarrollo, elección de no creer más , calidad de vida , perspectiva para nuestros nietos , sí , pero también para sus abuelos .La duración media de la

6

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

existencia se ha ampliado en el conjunto de los países industriales de menos de 40 años de 1820 a cerca de 50 en 1990 , a 77 en la última década del siglo XX; en el conjunto de los países atrasados , aunque con una elevada variación , aquella supera los 60 años .Es de 67 años en todo el mundo : El bien mayormente ambicionado y << de lujo >>.

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA existencia se ha ampliado en el conjunto de los

7

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

  • - Una fundada esperanza de larga vida para unapoblación que ha estallado desde los 1600 millones de unidades en 1900 hasta los 5500 millones de
    2000.

  • - La distribución de productos entre beneficios y salarios la proporción de los beneficios sobre la renta nacional y la tasa de beneficios sobre el capital invertido han sido suficientes para motivar y alimentar el crecimiento de las actividades productivas y del STOCK de capital invertido por las empresas en aquella actividades. La distribución del producto entre beneficios y salarios ha tenido a lo largo del siglo a mantenerse constante y ,sobre todo, estable .Se registran oscilaciones de la tasa de beneficios , incluso violentas pero temporales , compensadas a continuación por etapas de recuperación , en las fases de recesión económica de los años veinte , de los setenta y sobre todo de los treinta .En otras fases , en las que igualmente la presión de los salarios fue intensa también a causas de las acciones sindicales , las condiciones favorables de la demanda global permitieron a las empresas salvaguarda los márgenes de beneficio transfiriendo a los precios de venta los mayores costos de trabajo . La tasa de beneficios sobre el capital invertido presenta oscilaciones más fuertes que las de la proporción del beneficio sobre la renta (véase la figura 1). Y , sin embargo , lejos de disminuir , ha sido promedio mucho más alta en la segunda mitad del siglo que en la primera , en Estados Unidos , en casi una tercera parte ( véase la figura 2) . Ha correspondido un ritmo sostenido de acumulación del capital, a través de inversiones fijas brutas efectuadas detrayendo al consumo inmediato aproximadamente el 20 por 100 del producto (véase la figura 3) ,aumentando así las rentas y losconsumos a largo plazo.

8

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA  La tasa de beneficios se calcula como relación

La tasa de beneficios se calcula como relación entre el margen bruto de gestión del sector de los

bienes y servicios destinados y el stock de capital fijo del mismo sector. Principales países industriales, excluidosCanadáy, hasta 1977, también Italia .El grupo de los

principales países industriales (G7) comprende Estados Unidos y Canadá. Total de la economía, e Estados Unidos y en la Unión Europea (UE). FIGURA 1 .Tasa de beneficios y proporciones de los beneficios sobre el PIB (en porcentaje). Fuente: OCDE, económico Outlook, 1997; comisión de la UE, 1997

9

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

 F
F

FIGURA 2 .Tasa de beneficios en Estados Unidos (1900-1989) Fuentes: G.Dumenil y D. Levy, The Economics OF THE Profit Rate, Aldershot, Elgar, 1993, pp. 355-357 .La tas ade beneficios no del todo compatible con la de la figura 1 viene dada por la relación ( en porcentaje ) entre producto descontados los salarios- y el Stock de capital fijo en el sector privado de la economía americana.

 FIGURA 3 .Proporción de la inversión fija bruta el PBI( en constantes). porcentaje sobre los
FIGURA 3 .Proporción de la inversión fija bruta el PBI( en
constantes).
porcentaje sobre los datos a precios
Fuentes :A Heston y R .Suramers<<the Penn Wordd Table ( Mark 5) An Expandad Set OF
International Comparison , 1950 – 1988 >>en Quarterly Jaurnal of Economics , 1955 , pp 327-368 ;
Para
EstadosUnidos , Economic Report of the president, Conejos de AsesoresEconomics ,
Washington, 1997.

10

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

2. La industrialización y la transformación de productos y servicios

Ha sido el siglo de la más rápida y radical transformación de las fuentes y empleo de los recursos económicos, de la producción de mercancías por medio de mercancías. La agricultura ha perdido peso a gran velocidad,

Primero, respecto a la industria, principalmente productora de los artículos

manufacturados, Segundo al denominado sector terciario, productor de servicios privados y públicos.

El autoconsumo , típico de la sociedad rural , se ha convertido en consumo de masa , de mercancías producidas para ser vendidas en el mercado que ha hecho familiares , si es que nolas ha impuesto, la publicidad .La inversión en instalaciones , maquinaria y primeras materias efectuada por la empresas y el gasto estatal han ido siendo cuantitativamente más importantes .La ciencia , en formidable progreso , se ha transformado en tecnología sistemática dirigida y aplicaciones a las actividades económicas .

En los propios países adelantados , según el grado de industrialización de la economía , la proporción de la fuerza de trabajo adscrita a la agricultura era todavía del 40por 100 y más bastante más en 1820 , y del 20-60 por 100 en 1900 A finales del siglo XX , en promedio , no supero el 5 por 100 en estos países , donde en pocas décadas ha desapareció prácticamente la figura del campesino , que contaba con una antigüedad de 10000 años ; y es inferior al 50 por 100 en el mundo .En el conjunto de las economías adelantadas la mayor parte de la fuerza de trabajo (65por 100) se encuentra ocupada en el sector terciario , privado y publico . Los <<cuellos blancos >> -- la mayoría de los autónomos, los empleados, muchos adscritos a los servicios son más numerosos que los que desarrollan actividades preponderantemente manuales, que los obreros en la fabricación industrial, que los <<cuellos azules>>.

11

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

El consumo privado superaba el 80 por 100 del producto en Francia y en el propio Reino Unido 1820 ; había disminuido por debajo de esto niveles , en el promedio de los países industriales , a finales del siglo XIX ; hoy su proporción se sitúa en torno al 60 por 100 en estas economías , y en torno al 70 por 100 en otros lugares .De acuerdo con ellos , ha aumentado el peso relativo del consumo público y la inversión ( hasta el 16 y el 20 por 100 del producto en los países más avanzados ).

En 1820 la mayoría de las personas era analfabeta .De la tres edificaciones de los Principios de Ricardo alta teoría económica se imprimieron en conjunto 2.750 ejemplares: menos que los millones de ejemplares vendidos del Curso de economía moderna un manual universitario de Paul Samuel son. Actualmente en los mismos países de renta baja la mayoría de los que tienen más de 15 años está en condiciones de escribir, leer y comprender una proposición breve relacionada con la vida cotidiana .En los países de renta alta los años de instrucción de las personas con edades comprendidas entre los 15 y los 64 años han pasado de ser no más de 2 en 1820 a 5-8 en 1900 y a 12 18 en la actualidad. También en Italia 57 millones de ciudadanos que ahora son medianamente ricos, pero con una propensión a lalectura que sigue siendo escasa el número de títulos de los libros publicados cada año roza actualmente los 50.000 , con cerca de 300 millones de ejemplares ; no llegaba a los 10,000 a principios del siglo .

Juntamente con la calidad del trabajo (capital humano) y con su organización en la empresas ( del taylorismo a la producción ajustada a tiempo , del fordismo al toyotismo ) , el factor decisivo , tanto del crecimiento como de las transformación del producto , ha sido el progreso técnico .Este ha avanzado en toda la economía mundial , hasta en las áreas más pobres atrasadas .Lo han generado los racimo de la revolución científicas que caracterizan al siglo XX ;sin física de la partículas elementales y los desarrollos de la lógica forma no habría entre otras cosas , ni elaboradores electrónicos ni telecomunicaciones .Y sin embargo sus efectos se han difundido por doquiera en las economías de mercado dotado de las

12

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

capacidades , emprendedoras y de las instituciones más idóneas para promoverlo , valorizarlo y gobernarlo .

Sustituyendo al Reino Unido , en el siglo XX Estados Unidos ha sido el jefe de filas , todavíamásdinámico, del avance tecnológicos .A su vez , Japón ha sido después de la segunda guerra mundial , el imitador creativo de mayor éxito .En el siglo XIX la innovación tecnológica se debía , en su mayor parte , a inventores individuales y a pequeñas empresas .En el siglo XX se ha extendido a las grandes empresas que invierten en la investigación y en el estado .No es casualidad , sino que brota de un compromiso programado de comprensión , control y explotación de la naturaleza por parte del hombre .Se requiere menos de un día para llegar a cualquier parte del mundo desde cualquier otro , un solo segundo para comunicarse entre lugares alejados .La tecnología de las telecomunicaciones y de elaboración de los datos con los calculadoras electrónicas representa la última oleada de innovación ,con las perceptivas más interesantes para los beneficios , las inversiones y la creaciones directas e indirectas de oportunidades de trabajo.

Estos complejos desarrollados pueden condensarse en pocos datos y en una inferencia. Si la obra del hombre permanece como la fuente última de todo avance productivo, el número de horas trabajadas per cápita ha tenido a disminuir: en el conjunto de los países industriales la disminución ha sido del 40 por 100 a lo largo del siglo XX (de 2.700 a 1.600 horas anuales por trabajador), y más rápida aún que durante el siglo XIX (cuando en Estados Unidos, por ejemplo, el descenso fue del 15-20 por 100, respecto al 20-30 por 100 en este siglo). La acumulación de capital físico ha sido el vehículo del progreso técnico; no obstante, el aumento de la cantidad de capital por trabajador sólo ha superado un poco el del producto por obrero y el input por unidad de capital ha contribuido al producto unitario no más de una cuarta parte.

<<La conclusión ineludible es que la aportación directa de las horas trabajadas y del capital acumulado difícilmente explica más de una décima parte del crecimiento del producto per cápita, y probablemente incluso menos.>> Existe, por tanto, un factor adicional en el crecimiento de la productividad, un residuo: <<el

13

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

amplio residuo viene adscrito a la mayor eficiencia de los recursos productivos: un aumento de su producto unitario debido a la mejor calidad de los recursos, o a los efectos de nuevas modalidades organizativas, o al impacto del progreso técnico, o a estos tres elementos a la vez>>.

El papel del llamado residuo

Factor residual

la tríada calidad organización tecnología

Hasupuesto un salto en el siglo XX, hasta convertirse en algo característico, sino incluso preponderante. En el siglo XX, en los dos países más avanzados, el crecimiento del volumen del producto fue <<cuantitativo>>, debido sobre todo al

mayor empleo de trabajo, capital y recursos naturales; la aportación de la productividad total de los factores fue sólo del 20 por 100 en Estados Unidos y del

40

por 100

en

el Reino

Unido. En este siglo el crecimiento del producto, en

cambio, se ha debido principalmente (el 60 por 100 en Estados Unidos y del 70 por 100 en el Reino Unido) al aumento de la productividad de los factores, a su vez casi enteramente debido a los tres elementos que constituyen el

residuo(véase el cuadro 2). No es muy diferente, salvo en los ritmos, el perfil de

los países que

han seguido

a los <<primeros que llegaron>> al crecimiento

económico moderno.

El progreso técnico ha interaccionado con los cambios en el consumo al alimentar un proceso continuo de creación-destrucción de puestos de trabajo. La productividad del trabajo - por obrero, aún más que por hora trabajada - ha aumentado a un ritmo no inferior al 2 por 100 anual en el conjunto de los países industriales (véase el cuadro 3). A medida que la misma cantidad de productos podía obtenerse de manera más eficiente, los puestos de trabajo se destruían en los sectores que producían bienes y servicios cuya demanda, que antes crecía sostenidamente, evidenciaba unadisminución o incluso sólo un estancamiento; se creaban en los sectores en expansión, más dinámicos, hacia los que el aumento de la renta per cápita orientaba el consumo.

14

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA 15
FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA 15

15

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA El saldo neto en términos de ocupación resulto no

El saldo neto en términos de ocupación resulto no raras veces negativo , aun si se prescinde del mayor desempleo friccional que la búsqueda de las nuevas oportunidades de empleo en un mercado de trabajo dinámico inevitablemente impone .El desempleo fue masivo en los años treinta , con puntas del 25 por 100 de la fuerza de trabajo en Estados Unidos en 1933 y del 44 por 100 en Alemania en 1932 , donde el hundimiento del mercado de trabajo contribuyo a la llegada al poder del nazismo , así como Italia la inflación de 1915-1920 había contribuido a empujar a las clases medias hacia el fascismo .El paro fue mínimo a principios de siglo y en los años sesenta , cuando bajo al 2-3 por 100 en diversos países , un nivel prácticamente de pleno empleo .Afines de siglo están desempleados 35 millones de personas en los países industriales , el 8 por 100 dela fuerza de trabajo ( 11 por 100 y más en la Unión Europea).

16

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

El siglo XXI situara la cuestión del trabajo el centro de atención en particular en la Europa Continental: La política laboral debe perseguir dos finalidades conjuntas:

más empleo, pero también un empleo mejor. El paro no es solo un despilfarro colectivo , irremediable , de recursos .Trabajar significa participar en la vida activa de la colectividad , entretejer una red de relaciones .El que queda incluido del mundo laboral padece también una pérdida de estatus social , de identidad .Si el parose concentra en áreas o grupos , el sentido de exclusión puede convertirse en colectivo .En los países industriales el 30 por 100 de parados tiene menos de 25 años : en Europa el número de los jóvenes sobre el total de los que tienen trabajo va del 12 por 100 de Alemania al 37 por 100 de Italia , pero el 35 por 100 se supera también en Estados Unidos , donde el paro es hoy mucho másbajo. La tasa de paro de la fuerza de trabajo juvenil es más elevado en Estado Unidos ( 12 por 100 ) que Alemania (8 por 100)y excede del 30 por 100 en Italia y en España .La perspectiva de no trabajar suscita entre las nuevas generaciones un sentido de inutilidad frente al sistema de enseñanza y puede extinguir la esperanza en el futuro .La falta de progreso profesional , la perdida de contacto con la tecnología de vanguardia , la falta de aplicación de lo que se ha aprendido en la escuela empobrecen el llamado capital humano .Actividades con un bajo salario o en condiciones intolerables , trabajos precarios , tareas simplemente repetitivas con escasos motivos de enriquecimiento de la propia competencia y de la personalidad provocan , no menos que el paro ,disminución del bienestar colectivo , malestar y tensiones .La mediocre calidad de las tareas que se desarrollan deprime la capacidad de los trabajadores y del sistema de asumir la innovación tecnológica ; refuerza las resistencias a la introducción de las mejoras productivas y organizativas ;reduce en toda la economía , la flexibilidad en la relaciones laborales .la falta de flexibilidad es una concausa , pero también un efecto , del paro.

17

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

3. El crecimiento económico y la crisis del 29

Ha

sido

el

siglo

del crecimiento

más sostenido

y

de

másprofunda, pero también de una elevada inestabilidad

la

transformación

.El empeño más

consciente y activo en el gobierno de la economía no ha conseguido evitarla.

Se ha confirmado la naturaleza sistémica de las fluctuaciones cíclicas en la producción y en el empleo , y de las posibilidades de crisis graves , reales y financieras .Las unas y las otras están conectadas con la <<psicología incontrolable y litigiosa del mundo de los negocios en una economía de capitalista individualista >>: En una economía semejante las decisiones de inversión dependen de las expectativas sobre el rendimiento de los bienes de capital en un futuro lejano , expectativas cuyas bases son necesariamente <<muy precarias >> .La alternancia de optimismo y pesimismo en los emprendedores , y por tanto de fases de prosperidad y depresión en los negocios , ya había sido experimentada en el siglo XIX .Entonces , la recesión en los niveles de renta y de empleo podía significar penuria extrema , inanición :En los propios países más avanzados los salarios apenas superaban los niveles de subsistencia , los trabajadores no disponían de reservas y las amortiguadores sociales eran inadecuados .E n el siglo XX el ahorro de los trabajadores , las formas de seguro y de mutualidad , y las políticas sociales han atenuado la repercusión de las fluctuaciones y delas crisis , aunque no las han eliminado.

El siglo ha vivido dos crisis economías entre graves experimentadas por la economía de mercado:

La de los años treinta

La de los años setenta.

En todo Occidente el producto fue el 17 por 100 más bajo en 1932 respecto de 1929 .En los años treinta el paro se extendió , el comercio mundial disminuyo en un cuarto , el proteccionismo sustituyo a la libertad de tráfico , el mercado financiero internacional sufrió un colapso y el patrón oro fue suspendido .La crisis

18

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

de los años setenta - resuelta solo gradualmente en los años ochentaes menos evidente en la disminución del producto y del empleo , pero fue particularmente insidiosa .Sacudió la confianza , recién recuperada, en la estabilidad y en la gobernabilidad de las economías ; puso fin a la fase de excepcional desarrollo de 1950-1970 (5 por 100 anual del producto mundial , 7 por 100 de las exportaciones:

verdaderamente la edad de oro ); unió al estancamiento productivo y al aumento del paro el abandono forzoso del sistema monetario internacional que se había definido en Bretton Woods en 1944 y una elevada inflación.

En el siglo XX el valor de la moneda ha variado como no había sucedido nunca en los siglos precedentes. Valga el caso de Inglaterra, para la cual se dispone de las series estadísticas más largas y homogéneas: El aumento medio anual del costo de la vida ha sido de más del 4 por 100 en este siglo, habiendo sido de menos del 2 por 100 en el siglo XVI, cuando se produjo una inflación unánimemente y largo tiempo considerada la más larga y elevada de la historia, hasta el punto de inducir a definirla, no solo en Inglaterra sino en todo Europa , como <<revolución de los precios>> .En realidad , la verdadera revolución de los precios ha sido en este siglo ( véase el cuadro 4) .Alo largo del siglo XX(véase el cuadro 4) los precios han aumentado :En términos de tendencia ( aunque a veces , como en los años cincuenta y noventa ,a ritmo moderno ); irreversiblemente ( la única fase deflacionaria general es la de los años treinta , mientas que en el siglo XIX los años decaída de los precios compensaban los años de aumento );tal vez con puntas superiores al 50 por 100 mensual (Alemania ,China ,Polonia y Hungría se encuentran entre los países que , en los dos periodos bélicos y posbélicos de fuerza inflación mundial , han experimentado las hiperinflaciones más devastadoras de la historia).

19

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Igualmente, nunca había sucedido que durante más de una

Igualmente, nunca había sucedido que durante más de una década la inflación se asociase al estancamiento de laactividad productiva, como se ha producido, en cambio, entre 1973 y 1983: los costos del trabajo y de la energía, las variaciones de los precios relativos de los productos primarios y de los manufacturados, las estructuras oligopolisticas de los mercados y las expectativas elevaron el nivel medio de los precios incluso cuando la demanda global era insuficiente.

Además de la crisis en 1929, de la inflación y del primer episodio largo de estancamiento junto con inflación, el siglo XX ha vivido dos guerras realmente mundiales, tremendas por las decenas de millones de víctimas, pero con importantes causas y graves consecuencias también de orden económico .Al militarismo imperialista de desemboco en el primer conflicto no fueron extraños los intentos expansionistas de la industria y de las finanzas de las principales economías. En cuanto al segundo conflicto, naciones como Alemania,Japón, la misma Italia <<que perdieron la primera guerra de redistribución o no obtuvieron beneficio de ella, se dedicaron pronto a la preparación de una segunda guerra de redistribución >> del poder económico y político mundial.

20

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA 21
FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA 21

21

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Las consecuencias fueron desastrosas , no solo para la estabilidad de los precios y de la distribución de la renta y de la riqueza, sino también para la actividad económica .En la Europa occidental escenario principal de las grandes guerras el producto fue un 11 por 100 más bajo de 1919 que en 1913 ,y un 17 por 100 en 1946 respecto a 1939 .En ambos periodos la caída del bienestar material de las poblaciones fue dramática .En Europa la recuperación se mostró particularmente difícil en la primera posguerra , a causa de los terribles errores que aunque denunciados por economistas como Keynes y Cabiati fueron cometidos por la falta de coordinación de las políticas y por la imposición de reparaciones económicas imposibles a los países derrotados ; aquellos errores no se repitieron en la segunda posguerra , bajo los auspicios del plan Marshall como pauta de la reconstrucción de la Europa devastada.

Contrariamente a cuanto Francesco Ferrarasoñara -<<es la economía la que destruyo el prejuicio, mantenido hasta Voltaire, de que la felicidad del uno depende de la desventura del otro…>> - el mercado y la economía política no han podido evitar conflictos sangrientos y destructivos, ni asegurar la paz transformando las relaciones económicas internacionales de un juego mercantilista de suma cero a un juego de suma positiva.

4. Siglo del desafío subversor

Ha sido el siglo del desafío subversor, teorizado, declarado, puesto en actoamenaza preocupante, pero también estímulo poderoso--- por parte de un modo de producción diferente de la economía de mercado y contrario a ésta. El desafío ha sido teórico y práctico, externo e interno, pacífico y armado. Ha encontrado alimento en motivaciones ideológicas y morales: << El libre desarrollo de cada uno es la condición para el libre desarrollo de todos>>. Ha encontrado también alimento en la inestabilidad y en la consiguiente inseguridad, en la incompleta utilización de los recursos, en la desigualdad distributiva de la economía de mercado. Ha tenido a someter la economía a la política, a restituir a la sociedad de los hombres la capacidad de auto determinarse, de sustraerse al condicionamiento

22

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

del mercado. En la asignación de los recursos y en la distribución de la renta, en la elección de <<qué, cómo, para quién>> producir, el estado ha sustituido al mercado en sistemas económicos inspirados de diferentes formas en el principio del colectivismo. Frecuentemente ello se ha producido más allá de lo que el propio análisis de Marx formulaba contraponiendo <<colectivo>> a <<privado>> (no a <<individual>>).

El desafío se malogró en la forma del comunismo soviético. Se frustró en la práctica económica concreta, más que en el plano ideal y político. El socialismo real europeo se derrumbó en la transición de la fase de la industria pesada a la fase de la predisposición de los recursos para el consumo, de la producción extensiva a la cualitativa, diversa y con una mayor eficiencia, dirigida a exponer exigencias y gustos diversificados. Fue incapaz de superar este paso decisivo dotándose de instituciones idóneas para seguir con rapidez los cambios de la técnica y del consumo, por medio del plan o mediante la introducción de elementos de mercados en el plan. Variado a partir de valores muy bajos (del orden 1/5 del producto per cápita americano), la producción había aumentado en la Unión Soviética mucho más deprisa que en Estados Unidos. De 1928 a 1939 (86 frente a 9 por 100), y de nuevo en 1950 a 1973 (200 frente a 140 por 100). El desafío parecía lanzado con éxito, espantaba a los desafiados y suscitaba el interés de los economistas. No constituye una paradoja que representara en el campo <<occidental>> un elemento de cohesión, de coordinación de las políticas económicas y también de desarrollo. Muchos, incluso en occidente, esperaron o temieron que la economía planificada tuviese una capacidad de crecimiento aún superior a la de la economía de mercado. Y, sin embargo, en1973-1990 el desarrollo de la Unión Soviética pasaba a ser inferior al americano (30 frente a 55 por 100). En términos de productividadla Unión Soviética había acortado las distancias (del 24 al 28 por 100 del nivel de Estados Unidos) en 1950-1973; sin embargo, la diferencia aumentaba de forma dramática en las dos décadas siguientes (19 por 100 en 1992). Aunque con el concurso de otros factoresla presión del gasto militar americano (los tres <<rearmes>> de 1961, 1965 y 1981);

23

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Los elevados tipos de interés real de los años ochenta; la caída del precio del petróleo en 1986--, ha sido esta ineficiencia dinámica, de previsibles déficit de competencia, la causa determinante de la desintegración institucional y del hundimiento económico de la Unión Soviética y del bloque de la Europa del Este.

Pero ¿y China? China ha doblado la renta per cápita para una población que ha pasado de 550 a 1200 millonesdesde 1950, después de la victoria de los comunistas de Mao Tse-Tung, hasta finales de los años setenta y de nuevo desde 1979 hasta hoy, con las reformas liberalizadoras de Deng Chao-Ping. Entre 152 y 178 el aumento de la producción china (5,8 por 100 anual) se debió en sus dos terceras partes a la acumulación, planificada, de capital. De 1979 a 1994 el crecimiento ha sido aún más sostenido (9, por 100 anual); ha dependido, sobre todo, en un 40 por 100 del aumento de la productividad, mientras que la contribución de la acumulación cuantitativa del capital se ha reducido (del 65 al 46 por 100). En 1979-1994 el aumento de la productividad total, del trabajo y del capital, se ha producido a un ritmo que se halla entre los más altos del mundo de la segunda posguerra (3,9 por 100 anual respecto al 1,1 por 100 de 1953-1978), aun sin perder la vista el bajísimo nivel de partida. Han contribuido de manera decisiva la expulsión de la fuerza de trabajo de la agricultura, la expansión del sector privado, la apertura a las inversiones y a la tecnología del exterior en las <<áreas económicas especiales>>, el extraordinario dinamismo de las exportaciones, que han pasado del 6 al 30 por 100 de la renta nacional. A pesar de su atraso, China era la mayor economía del globo, con el 29 por 100 del producto mundial (5 por 100 el Reino Unido) en 1820. Después había caído hasta un mínimo del 6 por 100 en los años 1950-1960. Hoy ha vuelto a subir al segundo puesto (13 por 100), inmediatamente después de Estados Unidos (20 por 100), cuyo peso ha ido disminuyendo.

Sigue abierta la doble cuestión, si China evolucionará hacia una economía de mercado propiamente dichacomo sucede en otras regiones de Asia, incluida la India, con más de 900 millones, casi tan poblada como Chinao continuará siendo en algún sentido socialista, y si se mostrará hostil o amigable en política

24

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

exterior. Al propio tiempo, la vuelta o el camino hacia la economía de mercado está siendo más difícil de lo previsto en las antiguas economías planificadas de las Europa del Este, a pesar de las ayudas exteriores y de las fuertesterapias de choque o graduales. Con la práctica hasta ahora experimentada, ¿ha caído también la teoría económica del socialismo, según muchos <<el error más fatal del siglo XX>>? Barone y Lange dicen todavía que no, implícitamente el primero, explícitamente el segundo. A un mercado socialista no le está impedida la eficiencia, cuando menos estática, en la asignación de los recursos: teóricamente, en los modelos matemáticos de los economistas. De manera más general, la contribución crítica del marxismo al análisis de la economía y de la sociedad no puede hacerse coincidir con el socialismo real europeo; por lo tanto, no todos están de acuerdo en que necesariamente caerá con este último.

5. El siglo que ha visto sucederse tres diferentes ajustes

En el poder económico mundial:de la paxbritannica decimonónica y de principios del siglo XX al dominio pleno, aunque disputado, de Estados Unidos, y al papeleconómico ni no todavía políticoalcanzando últimamente por Alemania y Japón, los derrotados de 1945 elevados al rango de principales países acreedores. Al margen de la cuestión china, la perspectiva es abierta, incluso a la luz de las actuales dificultades de Japón, unidas a la de los satélites asiáticos y de la buena marcha registrada por la economía americana en los últimos años, a pesar de un endeudamiento neto frente al exterior sin precedentes, que supera el billón de dólares y parece imparable.

Han surgido, sean sucedido y multiplicado, las instituciones supranacionales. El fondo monetario, el Banco Mundial, GATT (ahora OMC), la OCDE, han abierto, y mantenido abiertos, los intercambios internacionales. Tienen un espacio todavía potencialmente creciente, frente a la precariedad de los equilibrios entre los principales países. Siguen todavía mediatizados entre la atención al interés general y el condicionamiento ejercido por los países más influyentes.

25

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

La economía mundial ya no tiene su centro en Londres y ni siquiera en eurocéntrica. Las exportaciones de Europa occidental representaban más de la mitad de las exportaciones mundiales en 1870, e igualmente en 1913; descontadas las intraeuropeas no llegan al 20 por 100. Está en curso, con la intención de eliminar nuevos motivos de división y de conflicto, el ambicioso plan de unir a Europa: como mercado, como área monetaria, como entidad política federada, capaz de evitar las divergencias internas, de influir en los asuntos mundiales y de corresponder a un antiguo ideal. En el plan, la unión monetariase ha situado en una relación de medio de fin respecto a la unión política, más que como consecuencia de esta última. Un método semejante, desacostumbrado, era tal vez el único concretamente disponible. Siempre conlleva, sin embargo, dificultades en el proceso de unificación. Puede tener implicaciones negativas una vez que se haya llevado a cabo la unificación monetaria.

Europa no puede definirse todavía como un área monetaria óptima, al menos en el sentido de Mundell. La movilidad laboral entre los 15 países miembros de la Unión europea es baja(sólo cinco ocupados de cien entrevistados han declarado, en 1994, trabajar o haber trabajado en países miembros distintos del propio); sobre todo, no tiende a crecer, a alcanzar y a superar la movilidad interna en cada país, a pesar de la notables diferencias entre rentas y salarios. Constituye un obstáculo la elevada proporción de autónomos y de empleados en la fuerza de trabajo, unida a la permanencia de las diferencia y de los desniveles lingüísticos, de las singularidades institucionales, de ordenamiento, de ambiente y de cultura laboral. En Europa los cuellos blancos son bastantes más de la mitad de los ocupados, aunque no llegan al 85 por 100 de Estados Unidos. Eran menos de la mitad hace un cuarto de siglo, cuando la unificación monetaria se formuló en el Plan Werner. En Italia los obreros han pasado del 54 al 36 por 100 de los ocupados entre 1977 y 1993. En el mundo laboral de una economía terciaria2/3 de los ocupados en la Unión Europea pertenecen al sector de los servicioses aún más cierto que <<no se vive un país, se vive una lengua>>, y unas instituciones. Si en lugares diversos el obrero tiene carácter intercambiable, ello es mucho menos cierto en el caso del diplomado en economía, del burócrata, del

26

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

abogado o del dependiente. Europa no tiene una lengua, ni una tradición institucional, común o de referencia.

Cambio fijo y trabajo inmóvil, frente a los shocks a los que cada economía está expuesta de diferente forma, significan paro, y no solo obrero. Mientras no se dé la unión política, y por tanto un presupuesto público centralizado, proporcionado y coherente, el paroreal y temido, que ya es elevado en la actualidadserá más difícil de contener, sobre todo, no se podrán mitigar los costes sociales en las áreas más castigadas. El peligro último es la reacción de las clases medias, afectadas por la inseguridad y el empobrecimiento. Piénsese en le trauma que implica la renuncia al marco para los ahorradores, para la pequeña burguesía, de Alemania. Resuelta en política exterior, la inestabilidad agresiva innata en la pequeña burguesía europeaque ha contribuido no poco a las guerras entre los países, a los odios de clase y de raza, a los genocidios del siglo XXpodría replantearse hasta llegar a una unión política alcanzada en el propio seno del viejo continente unificado. A la Unión política fin último de la unión monetariase corre el riesgo de no llegar, o de alcanzarla con la jerarquía de hecho de los países miembros ya estratificada y con la acumulación de motivos intensivos de resentimiento y de frustración, de conflicto.

En el tramo crítico coincidente con el nacimiento del nuevo siglo será decisiva la capacidad de los estadistas europeos para guiar el proceso que ellos, sobre la base de motivaciones de orden principalmente político, han querido; será no menos decisiva la propensión de las poblaciones a participar en la transición de la unión monetaria a una unión política irreversible.

6. Siglo de Keynes

Ha sido el siglo de Keynes, y por tanto el de la política económica.Le he otorgado fundamento la conciencia del análisis de que la economía se tomaba todavía más <<monetaria>>, con un mayor peso de las expectativas y de la especulación en mercados que nunca son perfectos. Pleno empleo, estabilidad de los precios, equilibrio exterior, competencia, funcionalidad transparente de los mercados---en

27

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

un apalabra, aumento de la eficiencia y de las regulaciones---, se han convertido en objetivos del estado o de sus agencias autónomas. Entre estas últimas se han consolidado sobre todo en banco central, al controlar una moneda amenazada por la inflación, también porque ---en esencia desde 1914, formal y definitivamente desde 1971--- ya no está ligada al oro, sino que es puramente fiduciaria y bancaria, y la agencia antimonopolio, al combatir los monopolios en cuanto tales, primero, y los abusos contrarios a la competencia de las empresas que ocupan una posición dominante, después.

El estado suscitado en los ciudadanos la expectativa de un progreso, y sea como fuere de una ayuda de orden económico. De este modo, ha encontrado en la administración de la economía una nueva legitimación mientras perdía relieve, especialmente en los países menores so satélites, su primigenia razón de ser, ideológico-política y de política exterior. Ha surgido una convergencia objetiva en sentido reformista---según modalidades también corporativas y planificadoras--- con los sindicatos, con el movimiento obrero: salarios, más previsión social, arrancado desde abajo, pero también concedido---se creía---, a fin de gestionar el consenso y mantener los equilibrios de gran alimento del sistema económico. En este sentido, a pesar del enfrentamiento interrumpido entre posiciones intervencionistas y librecambistas, se ha consumado el éxito del libre cambio en economía.

Al final del siglo, sin embargo, ha vuelto a surgiry se han propagado las dudas sobre la eficiencia de las políticas económicas, de la acción de los gobiernos y de los sindicatos nacionales. Se han vuelto a plantear las dificultades para superar la estanflación de los años setenta, unidas a la crisis del Keynesianismo entre los académicos y las burocracias. Pero sobre todo le ha provocado y perpetuado el crecimiento del gasto público, los tipos impositivos onerosos, el surgimiento de la cuestión de las pensiones: una verdadera y propia crisis fiscal y del sistema de bienestar del estado moderno.

El gasto público ha llegado a superar el 50 por 100 del producto interior bruto de Europa y tiende a superar el 35 por 100 en Estados Unidos y Japón. La presión

28

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

fiscal supera desde hace años el 45 por 100 del producto en Europa y se acerca al 35 por 100 en Estados Unidos y Japón. El equilibrio de las finanzas estatales, las misma sostenibilidad financiera de los sistemas de pensiones, son puestos en duda por los ya elevados niveles del gasto público y sobre todo por las perspectivas demográficas de los países industriales. Si no cambia la legislación social, el envejecimiento de la población provocaría el estallido del gasto sanitario, asistencial y de pensiones. A desatar el nudo de las pensiones están llamados sobre todo los europeos.

La prolongación de la vida y la escasez de niños imprimen a la población europea una tendencia a la duplicación del número de mayores de sesenta y cinco años--- en la actualidad uno de cada cuatro a cinco trabajadores---en relación con la población activa en el año 2030. Al mismo tiempo, los ciudadanos europeos disfrutan de un nivel de bienestar social sin par: una conquista a la que no se quiere, no se debe, renunciar y que, además, comparten con los países en vías de desarrollo.

Dada la disminución de los nacimientos y la dificultad de impedirla, la solución consiste en aumentar la edad de jubilación, a fin de disminuir la relación pensionistas/trabajadores. En economías que cada vez son más terciarias, al reducirse las ocupaciones manuales penosas, en sociedades en las que las personas mayores disfrutan de una condición psicofísica cada vez mayor, esta solución es tanto más factible, y es adecuada desde el punto de vista de la producción y de la productividad. Pero podría derivarse una posterior privación de trabajo para los jóvenes.

El riesgo de un conflicto jóvenes-mayores es serio. Para eliminarlo en su raíz es preciso ligar estrechamente la cuestión de las pensiones con la del empleo. Una política para el empleo es necesaria y urgente. El aumento de puestos de trabajo mejoraría todavía más la relación numérica entre pensionistas y trabajadores en activo. Sobre todo evitaría que el aplazamiento de la edad de jubilación se vea políticamente impedido por el elevado paro o, por el contrario, que el problema de las pensiones se contemple sólo en términos financieros, de cálculo actuarial.

29

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Juntamente con las políticas económicas e institucionales, nacionales y comunitarias, el mercado único puede contribuir a generar empleo en Europa. Puede hacerlo, no solo por medio de una posterior <<creación>> de comercio entre países ya muy integrados, sino también a través de la competencia, la movilidad de los recursos, los menores costes obtenidos con una escala y una gama de producción más amplias: de este modo se propiciarán el progreso técnico, el crecimiento, la búsqueda del beneficio, no a través de los precios sino también de la expansión de las ventas y de la ampliación de la capacidad productiva.

Si el exceso de fiscalidad y de gasto público ha puesto en cuestión las tradicionales modalidades de intervención en la economía, la consolidación y superioridad de un mercado mundial de bienes, de servicios y finanzas, han puesto en duda la autonomía y la eficacia de las políticas económicas nacionales en cuanto tales, en cualquiera de sus formas. Han impuesto límites estrechos a la soberanía de los pueblos, especialmente estridentes cuanto más democráticos son las formas con las que se expresa aquella soberanía. Han hecho urgente, pero de realización aún más difícil, la coordinación internacional del gobierno en la economía.

La escala en la que se desarrolla el tráfico, se extiende la competencia y se llevan a efecto las estrategias de las empresas, tiene cada vez más una dimensión planetaria. La rapidez de los transportes y de las comunicaciones constituye el presupuesto de esta economía <<global>>, en la que la apertura y la integración después de la crisis y el proteccionismo de los años treinta y la guerra han vuelto a los extremos que habían alcanzado a principios de siglo; y en algunos aspectos lo han superado.

Los derechos aduaneros, desde los niveles máximos alcanzados en los años treinta (al nivel del 20 por 100 del valor de las importaciones), han ido disminuyendo paulatinamente, y en la actualidad se sitúan en los mínimos del siglo (2 por 100). La movilidad internacional del trabajo, los flujos migratorios de los países pobres, son notables.

30

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Los movimientos internacionales de capitales son libres e intensos como nunca lo fueron en el pasado. Descontadas las diferencias debidas al riesgo de cambio y al riesgo <<país>>, los tipos de interés reales a largo plazo tienden a converger hacia niveles históricamente altos del precio del dinero. Las bolsas presentan una correlación positiva también en la marcha de la cotización de la acciones; éstas se dispara en oleadas sincrónicas (con puntas de alza o baja incluso del 20 por 100 e un solo día) en las fases de más agudas inestabilidad especulativa de las plazas con capitalización elevadas: Nueva York (9 billones de dólares), Tokio (3,6 billones), Londres (2 billones) y Hong Kong (400.000 millones). El montante de los medios financieros invertidos en el exterior por empresas e individuos residentes en los principales países industriales asciende a más de 10 billones de dólares, diez veces lo que produce Italia en un año.

Más de la mitad del comercio mundial va a parar a grandes empresas multinacionales, con una fuerte presencia y una masiva inversión del capital en el exterior; la facturación de éstas empresas en sus establecimientos situados fuera del país de origen supera el valor anual de los intercambios internacionales de mercancías y servicios (6 billones de dólares, 1/5 del producto anual del mundo entero).

La propia balanza de pagos de cada paísel vínculo exterior--- se han ido configurando cada vez más como una cuenta del movimiento de capitales, y cada vez menos como una cuenta de las exportaciones e importaciones de mercancías. El crecimiento de las finanzas internacionales, la densidad y la integración del mercado mundial de capitales han sido el reflejo de una expansión extraordinariamente rápida de las actividades bancarias y de los mercados mobiliarios en las mayores economías. Los activos monetarios (billetes de banco, depósitos, créditos, obligaciones y acciones) poseídos por los residentes de los principales países industriales superan los 120 billones de dólares. La relación entre su valor y el valor de la riqueza real nacional (tierra y capital físico reproducible, esto es, las instalaciones, las máquinas y las infraestructuras) ha tenido tendencia a crecer, doblándose aproximadamente a lo largo del siglo XX.

31

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Actualmente tal relación---la mediada que mejor estima el desarrollo cuantitativo de las finanzas--- es del orden de 2,5 en el Reino Unido, de 1,5 en Estados Unidos, y superior a 1 también en Japón, Francia, Alemania e Italia.

Mientras sucedía todo esto, las instituciones supranacionales y la coordinación internacional de las políticas económicas no aumentaban al mismo ritmo. Es probable que incluso hayan retrocedido ante las tenciones entre Estados Unidos, Alemania y Japón, especialmente después de que el final de la guerra fría y el hundimiento de la Unión soviética han relajado la cohesión defensiva. Los vacíos de gobierno de la economía mundial son considerados negativamente por los mercados financieros.

La incertidumbre es elevada, y desagrada a los mercados como raramente ha sucedido en el pasado. Los operadores de las finanzas, que se han convertido en <<globales>>, parecen ser conscientes de haber dejado atrás los reguladores de la economía, sin sentir apenas miedo a ello y de su misma libertad de acción, de manera que se recaben mutuamente una elevada prima por el riesgo. Desde los primeros años ochenta los tipos de interés reales a largo plazo--- la variable decisiva en una economía de mercado monetaria--- se han desviado fuertemente de la tendencia decreciente que habría prevalecido hasta entonces en el siglo XX. Se han situado en valores del doble respecto a los de principio de siglo, y de más del doble respecto a los niveles medios muy bajos de las tres décadas de 1950-1980: lo que frena el crecimiento, las finanzas públicas y el empleo (véase la figura 5).

32

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Queda abierta la cuestión de si las carencias, los

Queda abierta la cuestión de si las carencias, los llamados fallos, del mercado puede resolverlos la política económica, que también puede padecer carencias, fallas.

7. Políticas encaminadas a vencer el subdesarrollo

A pesar de las políticas encaminadas a vencer el subdesarrollo, entre las grandes áreas económicas del globo se han mantenido sustancialmente la inalterabilidad de las posiciones relativas, con Latinoamérica, Asia y África en los últimos puestos (véase la figura 6).

Sobre todo en Asia, pero también en Latinoamérica, se destacan historias recientes de éxito; sin embargo, se limitan a unos pocos países, algunos ya en crisis, no son consolidadas, son reversibles; puedes no anunciar un progreso más extensivo. África no participa. El producto per cápita del continente africano no llega al de la Europa occidental de hace 2 siglos; los seres humanos que viven en los países más pobres de África tienen una renta comprendida entre 1/100 y 1/50 de la de quienes residen en estados Unido. Haber nacido en el norte o en el sur económico de la tierra puedes significar la vida o la muerte: son 800 millones de

33

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

las personas más alimentadas en el mundo. La economía del mercado permite el éxito, extraordinario cuando tiene lugar, pero no lo asegura.

Si se define como rico al país que, teniendo una población superior a 5 millones y un sistema económico que no se basa en el monocultivo, presenta un producto per cápita no inferior en más de 1/3 al de la economía más avanzada - en el Reino Unido en el siglo pasado, estados unido en este---, el club de los ricos comprendía solo a 8 países del siglo XIX(además de reino Unido, Australia, Holanda, suiza, estados unidos, Bélgica, Alemania, a duras penas Francia). A fines del siglo XX el grupo ha pasado a comprender 15 países, menos de 1/7 de la población mundial:

se ha añadido, Canadá, Italia, Finlandia, Suecia, Austria, Dinamarca y Japón. Entre estas economías se ha producido una convergencia, favorecida al principio y en la segunda mitad del siglo por la movilidad de mercancías, trabajo y capital. Italia ---carente de recursos naturales, dividida desde siempre y periférica desde el siglo XVII, económicamente atrasada, primero en términos relativos y desde la mitad del siglo XVIII también en términos de absolutos--- se unió al grupo restringido de los países con rentas elevados.

34

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA En el periodo 1820-1900 el producto per cápita de

En el periodo 1820-1900 el producto per cápita de Italia, aun aumentando el 70

por

100,

disminuyó

del

85

al

57

por

100

respecto del europeo. Casi

decuplicándose en este siglo, hoy está situado al nivel de la media europea, en línea con el Reino Unido, el líder en otro tiempo (véase el cuadro 5).

35

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Más allá de las oposiciones políticas e ideológicas a

Más allá de las oposiciones políticas e ideológicas a la economía de mercado, las sociedades holísticas de cultura sobre todo no europea continúan manifestando una resistencia frente al individualismo.

Este último se ve cada vez más estimulado. Lo ha denunciado con fuera la antropología, polemizando también con un análisis económico que, al paso que era cada vez menos articulado, se proponía como totalizador. La economía política clásica (Smith, Ricardo, Marx), la gran dinámica de Schumpeter, la macroeconomía de Keynes, se centraba en análisis de las relaciones económicas entre individuos y grupos, de su interacción en las sociedades capitalistas avanzadas. La economía que hoy dominafundada sobre el paradigma marginalista neoclásico de walras-pareto---tiende, en cambio, a la praxiología, a los teoremas sobre todo tipo de comportamiento del individuo en cuanto tal, maximizador de la utilidad económica subjetiva. Esta, por una parte, se limita a la problemática autocrítica, y por otra extiende el cálculo marginalista del homo oeconomicus alas manifestaciones no económicas más íntimas de la vida individual: <<una>> racionalidad es propuesta como <<la>> racionalidad. Al

36

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

mismo tiempo, la variedad de experiencias de las diferentes economías confirma que la ciencia económica no ha desarrollado todavía una teoría de crecimiento--- de la riqueza de las nacionestraducible en políticas seguramente eficaces e imitables. La insatisfacción se extiende a las interpretaciones estrictamente económicas del éxito de los países avanzados. Los análisis otorgan un creciente relieve a los factores metaeconómicos al explicar el desarrollo, allí donde se ha producido (neoweberismo, neoinstitucionalismo: ¿el conocimiento, si no la cultura, como segundo residuo?).

8. Sobre la relación Norte Sur

A décadas de distancia del final de imperialismo colonial, al proliferar los estados nacionales (cerca de 200 en la actualidad), la relación Norte Sur se muestra incierta. Se divide entre por lo menos tres concepciones radicalmente distintas.

  • Primera: el norte, productor de manufacturados y de servicios sofisticados, explota, subdesarrolla al sur, fuente de materias primas y de mano de obra a bajo coste. Corolario de esta concepción es la hipótesis de la tendencia a la disminución, aunque con fuertes oscilaciones, de la relación entre los precios de los productos primarios y los de los bienes elaborados, o dicho de modo más general, del empeoramiento progresivo de las relaciones de intercambio de los países pobres. En ambos casos las pruebas empíricas no son resolutivas.

  • Segunda: el norte es ocasión de progreso, que no siempre consigue aprovechar el sur.

  • Tercera: el sur amenaza a la economía del norte con una competitividad de precios fundada en el bajo nivel de vida de sus poblaciones y en normas de seguridad social inadecuadas y, por tanto, de bajo coste.

La preponderancia de una u otra de estas concepciones ha variado en el tiempo y en el espacio: así pues, las actitudes han oscilado entre la animosidad reinvindicativa y la acción en el sur, y entre la impotencia y la preocupación en el norte. A principios de siglo la financiación internacional, de las economías

37

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

industrializadas hacia aquellas que se encontraban en vías de desarrollo, era sobre todo privada. Los principales beneficiarios eran países con rentas relativamente elevadas (América, Australia, Nueva zelanda), en los que el capital exterior se dirigía a la financiación de grandes infraestructuras, como los ferrocarriles. Los préstamos a las economías pobres eran casi nulos. Siguió el hundimiento de los mercados financieros internacionales en los años treinta. Desde la segunda posguerra el flujo de inversiones privadas fue sustituido por la financiación oficial, bilateral y multilateral.

Las instituciones de Bretton Woods representaron un elemento decisivo de activa innovación. El optimismo de entidades como el banco Mundial, justo y apreciable, se basaba en un principio en las transferencias de capital y en la acumulación de ahorro en los países atrasados. En los años cincuenta y sesenta el desarrollo se identificaba con la industrialización y con la acumulación de capital físico. En aquellos años más de la mitad de la financiación del Banco Mundial se orientó a los transportes y a la energía, y menos del 10% a la agricultura; los programas de carácter social eran casi inexistentes. El crecimiento del sector industrial se confió generalmente a políticas de sustitución de importaciones. Las economías que se desarrollaron fueron principalmente las de los países con rentas medianas y altas.

En los años setenta la acción del Banco Mundial se orientó a la reducción de la pobreza (sanidad, alimentación, instrucción) y a los sectores agrícolas y sociales. Al comenzar los años ochenta la recesión en los países industriales, la caída de los precios de las materias primas, el aumento de los tipos de interés y la inflexión de la financiación exterior privada desembocaron en la crisis de la deuda, que desde México se extendió a muchos países. Ésta marcó un nuevo giro en la acción del Banco Mundial. Desde entonces esta acción se articula en cuatro elementos esenciales: equilibrio macroeconómico, apertura a los intercambios, privatización y competencia, inversión en capital humano, con el añadido de una mayor protección a los sectores más débiles de la población. Las economías que se han adaptado a tales orientaciones han atraído capitales privados, sobre todo

38

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

inversiones directas. También en la nueva versión el optimismo se ha visto hasta ahora corroborado sólo en parte por los hechos, por los resultados.

9. Sobre el desarrollo económico y la desigualdad social

La economía de mercado, si erosiona las barreras a la movilidad social, tarda en reducir las desigualdades internas no menos que las internacionales: entre regiones (no sólo Italia tiene su “sur”), grupos y sujetos de la misma economía. La hipótesis de una relación en forma de “U” invertida entre desarrollo económico y desigualdad y la otra hipótesis según la cual el siglo XIX para los países de primera industrialización, y después del siglo XX, abrían experimentado, con el desarrollo, la fase del disminución de la desigualdad se encuentra todavía en discusión.

Los datos más sólidos de los que ahora se disponen muestran que en muchos países industrializados también a consecuencias del compromiso redistributivo del estado a través de la progresividad de las transferencias y de la imposición se produjo en las primeras décadas de la segunda posguerra una reducción de la dispersión de las rentas familiares. En esos datos, sin embargo, denotan en los años 70 un empeoramiento de los índices de desigualdad de las rentas familiares en Suecia, deterioro dramático en los EEUU de Reagan y en el Reino Unido de Thatcher, y ninguna tendencia clara en Alemania, Francia e Italia (véase figura 7).

A pesar del reciente aumento de la desigualdad, Suecia,. Como los países escandinavos en general, siguió siendo una de las economías de mercado más igualitarias; la siguieron Alemania y Benelux, y después Francia y los países mediterráneos, entre ellos Italia. Las economías anglosajonas presentan una desigualdad elevada. En EEUU se ha calculado el coste social de la desigualdad en más de 1/3 de la renta nacional. El crecimiento no ha sido suficiente para eliminar la pobreza (la medida con respecto a una cesta de bienes de subsistencia).

39

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

La pobreza ha regresado mas bien a los niveles de mediados de los años 70, en

EEUU se puso en marcha la “guerra a la miseria”.

Pobreza no es solo escasez de renta: a pesar de las rentas per cápita más elevada, las posibilidades de supervivencia son más bajas para los residentes negros de Harlem que para sus coetáneos residentes en China o en la región India de Kerala.

En las economías con rentas bajas, mediana bajas y medianas altas, la distribución, personal o familiar, es generalmente más desigual que en las economías más avanzadas. El índice de concentración (mínimo 0, máximo 100%) se sitúa en torno a 40, y el 10% más acomodado de la población percibe más de 1/3 de la renta total; tales valores se comparan con los medios de 28 (entre el 21 de Finlandia y el 34 de EEUU) y de 1/4 para las economías desarrolladas.

En los países en vías de desarrollo con distribución extremadamente desigual Brasil, Guatemala, Panamá, Suráfrica, Kenia los dos índices llegan a rozar 60 y 1/2: el decilo más pobre de la población a duras penas percibe, consume, el 1% de la renta total del país.

La cuestión distributiva y la del pauperismo siguen siendo enormemente actuales. Solo queda desdramatizadas por los mayores niveles medios de renta y de ahorro (en los países industriales una amplia parte de la riqueza financiera pertenece actualmente a familias de trabajadores dependientes, en activo o jubilados); por los amortiguadores sociales (estado de bienestar, difundido y persistente a pesar de los elevados costes y las duras criticas); por el hecho de que - como una vez más previó Pantaleoni - <<un grupo social que comprende justamente la mitad del genero humano>>, las mujeres, <<adquieren conciencia de su propio interés>> y consigue protegerlo mejor en la propia dimensión económica de la sociedad.

40

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

10. ¿Y el futuro?

Ninguna previsión, sólo una alusión a la potencialidad y a los límites del sistema económico con el que nos enfrentamos al nuevo siglo.

Es preciso distinguir entre la “máquina” y los problemas. Persiguiendo el beneficio, la máquina no dejará de desarrollar y transformar la economía y la sociedad. Lejos de dejarse abatir por causas intrínsecas o de estancarse o hundirse, el capitalismo se adapta, de manera que sobrevive o sigue creciendo. Los cambios, las diferencias, se producen sobre todo en las formas organizativas e institucionales de la empresa y de la producción (gobierno, y derecho, societario), en las relaciones laborales, en el mismo papel del estado. Naturalmente, la adaptación también puede tener un carácter gradual, no revolucionario, siendo un cambio de naturaleza, por el debilitamiento del espíritu empresarial o por consunción del estado nacional y dificultades para sustituirlo a nivel supranacional, con la consiguiente inadecuación del cuadro institucional del que necesita la economía de mercado.

El mercado no garantiza ni la democracia, ni su plenitud, ni el fin de la economía, la superación del vínculo material. Es compatible con la democracia, tal vez es el único sistema económico que ha confirmado ser compatible con ella. Pero el campo de variación de sus formas políticas ha ido de la socialdemócrata Suecia al nazismo, al fascismo y a regímenes totalitarios en muchos países, también de renta elevada. A finales de los años treinta, se habían instalado dictaduras de derecha habían sido aceptadas por este procedimiento en la mayoría de las economías de mercado de Europa: Alemania, Italia, España, Portugal, Grecia, Yugoslavia, Albania, Turquía, Bulgaria, Rumania, Austria, Hungría, Polonia, Letonia, Estonia, Lituania. La economía de mercado aparece como condición tal vez necesaria, pero desde luego no suficiente, de la democracia. Con el desarrollo del que es capaz, crea los presupuestos en términos de bienestar material de la transición de la necesidad a la libertad, del doinggood al beinggood (Keynes, en la estela de Moore). Sin embargo, contrariamente a lo que pensaba Keynes, por su

41

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

dinámica intrínsecamente imparable, si no ingobernable, es luego ella misma incompatible con esta transición. El mercado único mundial de las finanzas vincula las elecciones nacionales, de los gobiernos y de los parlamentos elegidos en los diferentes países: las impulsa a su homologación, a desarrollar políticas que no se vean penalizadas con disminuciones del tipo de cambio o con tipos de interés más

elevados, unas y otros causa cierta de empobrecimiento. Frente a la hipertrofia del estado del bienestar y a la crisis fiscal del estado gasto social e improductivo, presión tributaria insoportable y sin embargo incapaz de cubrir desembolsos que llegan a superar la mitad de la renta nacional, déficit presupuestario, deuda pública- , la confrontación tiene lugar entre los malos intérpretes de Keynes y la monetización inflacionista de la disensión, por un lado, y, por el otro, los nietecitos de Hayek y la eutanasia de la política (cuando menos de la política entendida como elecciones nacionales realizadas en autonomía del mercado mundial y de sus instituciones). Así planteado, el enfrentamiento conducirá difícilmente a

soluciones útiles. Keynes sigue sugiriendo, a diferencia de los “keynesianos”, solo

el gasto público productivo y equilibrio presupuestario más allá del ciclo. Esta indicación se completa teniendo en cuenta el envejecimiento de las poblaciones y de la distribución de la carga de las pensiones entre las generaciones, del coste social que una existencia larga y más sana también lleva consigo.

Sobre todo, la armonía entre economía y ética, la economía criminal, la transformación en mercancía de las propias dimensiones no económicas de la existencia, la insatisfacción del que disiente o del que se considera perjudicado

por la prevaricación, la violencia del hombre contra el hombre (“simio bípedo”

según Leakey, armado contra su semejante en el neolítico como productor agrícola estable) permanecen: antiguas cuestiones, de difícil solución.

La economía de mercado puede en cambio resolver tres problemas, entre aquellos con los que termina el siglo:

a)

El

de

la superpoblación

migraciones (por medio de la asimilación

controlada y beneficiosa de los inmigrantes y el valor de sus remesas en el país de origen).

42

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

  • b) El de la degradación ambiental (con las leyes, pero también a través de los incentivos y los obstáculos expresados por precios relativos, impuestos, subsidios)

  • c) En fin, los de estabilidad monetaria, de un crecimiento más regular y del trabajo, todos ellos interrelacionados.

Con respecto a precios, crecimiento y ocupación, el elemento del cual hay que partir es que si el siglo XX comenzó con la “ilusión monetaria” denunciada por Irving Fisher, el siglo XXI comienza en cambio con la preponderancia de la “economía monetaria” teorizada por Keynes, respecto a la economía con dinero analizada tanto por los economistas clásicos como por los neoclásicos. Una economía con dinero puede no ser todavía una economía plenamente monetaria, como se la entiende en el prefacio de la Teoría General: “Una economía monetaria es, ante todo, aquella en que los cambios de opinión respecto al futuro son capaces de influir en el volumen de ocupación y no sólo en su dirección”. Las expectativas, no sólo sobre los precios, son lentas y menos relevantes en una economía con dinero que no sea plenamente monetaria. Hace cien años, Irwing Fisher se enfurecía ante el retardo de los salarios nominales y de los mismos tipos monetarios de interés respecto a los precios. Fisher hizo de la superación de la ilusión monetaria un asunto no solo de cultura popular y, como se dice actualmente, de información perfecta y difusa, sino también una cuestión de política económica y una cuestión política. La reacción de los trabajadores con la

indiciación de los salarios a los precios, con la fuerza organizada de sus sindicatos en la contratación colectiva y con la presión por salarios que, lejos de seguirla con retraso, precedieran a la inflación a costa de provocarla- cobró impulso ya con la primera guerra mundial. Se manifestó desde la segunda posguerra en los países industriales, hasta configurar ya en los años cincuenta un verdadero y propio régimen de patrón trabajo, con tendencia inflacionista, que suplantó al antiguo

patrón oro, de tendencia deflacionista: “… en el mundo actual el sistema monetario

se ha vuelto relativamente elástico, de modo que pueda adaptarse a las variaciones de los salarios, más que éstas a aquél. Lejos de ser los salarios corrientes los que han de adaptarse a un nivel de equilibrio, es la política

43

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

monetaria

la

que

ha

de

adaptarse a un nivel de equilibrio de los salarios

nominales, de manera que este último se adapte al nivel corriente de los salarios. No es exagerado decir que no vivimos en un patrón oro, sino en un patrón

trabajo”. Pero en el último periodo del siglo, dado también el alto nivel del tipo de

interés respecto al de beneficio y al de la deuda pública, el desarrollo de las finanzas ha sido considerable. Las actividades financieras han tendido a superar en todas partes el stock de activos reales, el capital físico; los mercados financieros, enormemente desarrollados, se han hecho cada vez más autorreferenciales. Los salarios ya no son indiciados; los trabajadores ahorran; también su riqueza se halla constituida por actividades financieras, además de por bienes inmuebles y muebles. Los trabajadores son, también ellos, rentistas. No solo las decisiones de inversión en condiciones de incertidumbre de los capitalistas - como también sucede, aunque en menor medida, en una economía de mercado con dinero, aunque no monetaria-, sino también las de los trabajadores sobre salarios, consumo, ahorro, composición de la cartera, dependen cada vez más de conjeturas sobre el futuro, de previsiones, de las expectativas de los individuos, de sus cálculos unidos a las convenciones dominantes.

Las expectativas si en su naturaleza se basan en la racionalidad y en las probabilidades de Keynes, con el modelo de referencia de la economía que no es fijo, que puede variar vienen históricamente determinadas, cambian; pueden, por tanto, experimentar la influencia de la política económica. Sobre la política económica, irrenunciable, recae una responsabilidad ineludible. Al mismo tiempo se le abren espacios de acción más amplios, aunque los resultados no sean del todo seguros. En una economía monetaria a la Keynes el laissez faire está verdaderamente acabado. A menudo sucede, en la actualidad, lo que los agentes

económicos esperan: estamos… suspendidos de los cordones de nuestros

zapatos. Influir sobre las expectativas de manera que dependan necesariamente de las circunstancias equivale a guiar la economía. La política económica, si es eficiente, es muy eficaz.

44

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

De esta premisa se derivan implicaciones para el gobierno de los precios, del crecimiento, de la ocupación. El éxito de esta acción representa a base indispensable, mínima, para afrontar con alguna perspectiva la perenne cuestión de las desigualdades distributivas.

A igualdad de demanda agregada respecto a la capacidad productiva, igualdad de tendencia de los costes, la inflación será diferente según las expectativas inflacionistas. Una política monetaria creíble porque es objetivamente safe como decía Keynes, esto es, inscrita en un plan más amplio y articulado, sólido y

convincente, de política económica puede moderar las expectativas de inflación, y por tanto la inflación. Puede hacerlo con menores cargas en términos de las perdidas de producción y del paro que provoca. Los trabajadores que viven de un salario indiciado a veces, como en Italia en los años setenta, indiciado al 100% y más respecto de los precios e invierten todo su ahorro en activos primarios reales, la casa, pueden no temer, o incluso agradecer, la inflación. Al contrario, los trabajadores rentistas de hoy se arriesgan a sufrir a causa de la inflación pérdidas por cuenta de capital superiores a las eventuales ventajas en la renta procedente del trabajo. Por tanto, están mucho mejor preparados que en el pasado frente a

una política monetarias antiinflacionista. Las “curvas de Phillips” se reducen a

regularidades estadísticas de economías no monetarias. Las políticas económicas dirigidas al crecimiento y al pleno empleo ven cómo se relaja el vínculo representado por el riesgo de inflación; pueden actuar con mayor determinación y eficacia.

Sin embargo, el crecimiento estable, sostenible, sostenido, no podrá lograrse si el precio real del dinero continúa superando ampliamente el ritmo de incremento del producto de las economías industriales, al que está ligado a la larga el tipo de beneficio. Los tipos reales se acercan o superan el 4%, y el ritmo de incremento del producto potencial es del 2 3 %. En los años cincuenta u sesenta sucedía lo contrario. El círculo vicioso piénsese también en el peso de la deuda pública, creciente si la desviación entre el tipo de interés y la tasa de desarrollo supera el saldo activo de equilibrio, descontado el gasto por intereses respecto al producto-

45

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

solo puede romperse promoviendo una disminución no inflacionista de los tipos de interés. No es la escasez de ahorro, de por sí, la que eleva los tipos de interés largo plazo. Si acaso los eleva el temor a la escasez de ahorro, convencionalmente arraigado en los mercados financieros. Si acaso, son los elevados tipos de interés los que frenan el crecimiento, y por tanto el ahorro. En un mercado único mundial de las finanzas el tipo de interés real, descontadas las primas de riesgo, tiende a ser único, mundial también él. Para que la política monetaria pueda reducirlo creando liquidez sin inflación, y gobernarlo como fuere, es preciso invertir las convenciones pesimistas, las expectativas a la baja, de las finanzas a escala mundial. La política económica que puede mejorar las expectativas debe ser no solo nacional, sino también supranacional, por los menos a través de una más sólida coordinación de las políticas económicas y monetarias de los principales países. Esta coordinación, correspondiente ala integración de los mercados financieros, tiene dificultades para realizarse. Los mercados perciben la dificultad y le atribuyen relevancia. Es por ello también por lo que los tipos de interés se mantienen, desde hace 15 años, altos como nunca había sucedido, durante un periodo tan largo, en el siglo XX. La coordinación de las políticas, más decisiva hoy que ayer, no es imposible. Para que se produzca es absolutamente necesario superar duras resistencias naciones y sectoriales. Pero no es menos necesario partir de un pleno conocimiento del carácter central de las expectativas, de un correcto análisis de su formación, de una justa interpretación del precio mundial del dinero, de la preocupación por su elevado nivel actual. Los llamados elementos fundamentales de la economía recursos, técnicas,

  • instituciones- siguen siendo importantísimos. Sin embargo, interaccionan

estrechamente con las expectativas. Lo que cuenta es cómo son interpretados por

los operadores y por los mercados financieros, más que su objetividad. No existen, si es que alguna vez han existido, leyes económicas exclusivamente naturales.

Está en nosotros…

El problema del paro ocupa un lugar central, y de nuevo adquiere caracteres de suma gravedad. Para transformar el progreso técnico en empleo especialmente orientado a la producción de servicios- se requiere estabilidad monetaria y

46

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

crecimiento. En un mundo en el que las expectativas son cada vez más importantes, no pierden, antes por el contrario adquieren, relieve los conceptos keynesianos de proceeds y de demanda efectiva, centrados en las expectativas de empresarios y trabajadores: si dichas expectativas no se orientan en sentido positivo, rentable, no se producirá ocupación. Pero la ocupación también requiere mecanismos competitivos y eficientes de asignación. Se requieren instituciones adecuadas y distintas según el país: de la relación laboral, de toda la economía, de la sociedad civil al margen del mercado.

El compromiso a favor del empleo deberá, por tanto, desarrollarse por lo menos a lo largo de tres líneas:

  • Condiciones macroeconómicas favorables

  • Competencia y buenos mecanismos de asignación

  • Instituciones, del mercado de trabajo y de la sociedad

La probabilidad de éxito será más alta si estas orientaciones se siguen de forma conjunta y constante. Prevenir el paro, antes de remediarlo, es obligado, también en razón del tiempo nada breve necesario para plantear y llevar a la practica, post hoc, una política articulada de pleno empleo, y del espacio temporal largo en el que el empleo responde a las mismas variables a las que está ligado por una relación significativa y estable. Esto vale para el propio vínculo entre actividad productiva y empleo sólo del 0,2% después de un año; a la larga, el empleo tiende, ciertamente a aumentar en el mismo porcentaje que el producto, pero el incremento de la demanda de trabajo no supera los dos tercios del aumento del producto todavía después de cuatro años.

Haya o no desempleo, sean las que fueren las causas próximas del paro que existe, se requiere un planteamiento institucional permanente para combatirlo, orientado al objetivo de un paro involuntario que tienda a desaparecer y de un empleo de buena calidad: un planteamiento semejante al que la política monetaria ha adoptado desde hace tiempo para la estabilidad de los precios. De esta constitución del trabajo, complementaria de la constitución monetaria, debe surgir

47

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

un compromiso constante contra el paro: mal gravísimo, económico y social, amenaza funesta para los delicados equilibrios de las democracias modernas.

En cuanto a capacidad de desarrollo, durante el siglo la economía de mercado se ha mostrado superior a los demás modos de producción vistos hasta ahora:

“revolucionaria en cuanto organizadora de la gran industria”, para Marx; “el instrumento más poderoso para mejorar el futuro”, para Keynes. Y sin embargo

ha puesto de manifiesto carencias y defectos, reales o supuestos. El problema de la equidad distributiva no tiene solución en una economía que se estanca en el subdesarrollo. Pero el crecimiento de la renta suaviza las manifestaciones agudas del problema, sin resolverlo; si es rápido y desequilibrado, lo acentúa. A pesar de las transformaciones profundas, a pesar de los factores correctivos y estabilizadores, el siglo se cierra, como había comenzado, con la cuestión decisiva sin resolver: dentro de qué límites es posible expresar la capacidad de eficiencia y desarrollo de la libre iniciativa y del mercado, extendiéndola en el globo y sobre todo conciliándola con a una distribución menos desigual de la renta entre las naciones y en el interior de cada una de ellas. Esto, en un sistema económico que

por su naturaleza tiende a ampliar la diferencia entre el que parte con ventaja y el que lo hace con desventaja en la competencia en el mercado, un sistema que puede ahondar el abismo entre los ricos y los pobres, países o individuos. En el siglo XX ha aumentado el bienestar material como no había sucedido nunca. Pero no en todas partes ni para todos: debiera hacerse mejor. La contradicción, cada vez más manifiesta y estridente, entre el aumento potencial de los recursos y el desequilibrio en la distribución, entre necesidades insatisfechas y despilfarro de los medios disponibles (paro, capacidad productiva ociosa), continuará alimentando el debate entre utopistas, conservadores y reformistas. Mantendrá

vivo el compromiso dialectico, y por tanto absolutamente común, por “seguir buscando”.

48

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

II.

ECONOMIA DEL PERÚ ENTRE 1950 - 2001

El examen de los antecedentes de la Economía Peruana actual, es una condición necesaria,para examinar sus tendencias y, con ese marco, diseñar mejor las medidas de políticaeconómica que se deben aplicar en el corto plazo. En términos agregados, el desenvolvimiento de largo plazo de la economía peruana sepuede observar a través del PBI total y el PBI per cápita: En el reciente pasado medio sigloes posible distinguir tres etapas: Un período de crecimiento o expansión 1950-1964; unperíodo de estancamiento 1965-1974 y un período de declinación de 1975 hasta laactualidad1. La figura 1 muestra este desenvolvimiento.

Cronológicamente las etapas se presentan de la siguiente manera, con sus respectivastasas de crecimiento promedio anual:

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA II. ECONOMIA DEL PERÚ ENTRE 1950 - 2001 El

49

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA 1. Primer período 1950 – 1964 Este período se
  • 1. Primer período 1950 1964

Este período se caracteriza por la predominancia del liberalismo económico, las Exportaciones como motor del crecimiento y el desarrollo industrial por Sustitución deImportaciones.En este período la economía en términos agregado muestra un crecimiento importante: elPBI creció a una tasa promedio anual de

5.7%; ello significó 2.9% en crecimiento per cápita; la de inflación anual promedio fue de 7.7%. Fue importante el alto ritmo decrecimiento de las exportaciones; estas en términos de valor crecieron a un ritmo promediode 8.39% anual; medidas en volumen tuvieron un crecimiento del 13% de 1950 a 1959 y21.3% de 1959 a

1964.

50

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

La tendencia de largo plazo de la economía peruana como exportadora de materias primas, no cambia, solo cambian los productos. En este período los productos con mayordinamismo fueron: El algodón y el azúcar, el cobre, plata, plomo, zinc y el petróleo. Aunque los analistas suelen llamar a esta como el de una estrategia de desarrollo basadaen el sector primario exportador. Ello no refleja el total de la realidad pues existió undinamismo concurrente de la manufactura creciendo a una tasa promedio anual de 7.83%. Esto se debió a los problemas de abastecimiento interno en muchos países derivado de laSegunda Guerra Mundial. Ello motivo un crecimiento de la demanda externa pormanufactura, propiciando un crecimiento de 9% promedio anual entre 1938 a 1942, 3%entre 1942 a 1946 y 6 % entre 1946 a 19502. El período que va de 1948 a 1969 es denominado por Rosemary Thorp como el de “unsistema orientado por las exportaciones, en el cual las dificultades cíclicas de la balanza depagos se controlaban a través de contracciones en la demanda interna y devaluacionescambiarias; un sistema en el que tanto la entrada de capital foráneo como la repatriaciónde utilidades eran prácticamente irrestrictas y en el

que la intervención y participaciónestatales eran mínimas”3.

Sin embargo, Los resultados de esta dinámica de crecimiento, no se reflejaron en

unamejora en la distribución del ingreso, por el contrario ésta empeoró4.Ello, en una épocacuando las estadísticas de la pobreza no estaban disponibles ni desarrollados los métodosde su medición, se distinguen mejor por las demandas sociales que los sectores pobresplanteaban a través de los partidos políticos que los representaban: El APRA y el partidoComunista. Este resultado, pone en evidencia que el crecimiento económico nonecesariamente se refleja automáticamente en una reducción de la pobreza y demanda asu vez, la necesidad de introducir políticas redistributivas destinadas a superar la pobreza.

51

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

  • 2. La desaceleración del Crecimiento 1965 - 1974

En este periodo (1968), motivado por la insatisfacción de las mayorías respecto de lasbondades de redistributivas del modelo y por problemas políticos, se producirá un GolpeMilitar de naturaleza diferente a los anteriores. Nos referimos al Régimen Militar que seinstaura a partir de 1968 bajo la dirección del General Juan Velasco; Su ideologíaimpregnada por los conceptos de subdesarrollo, dominación y dependencia, se reflejará enun intento de transformación nacionalista política y económica. Sin embargo como veremosa continuación, su desconexión con las fuerzas políticas más importantes y errores en lapolítica económica de corto plazo, le impusieron limitaciones que le llevaron a su término. El examen de este período merece un capítulo aparte que no haremos en este artículo.Señalaremos solo algunos de sus aspectos más importantes relativos al impacto de suspolíticas económicas que no pueden desconectarse de sus aspectos políticos. A mediados de la década del 70, el Estado controlaba la mayor parte del sistema bancarioy había nacionalizado todas las refinerías de petróleo, la minería, y las empresas deservicios públicos; las fabricas de harina de pescado, cemento, la siderurgia. La economía creció en este período, a una tasa promedio anual de 4.8%. Esta tasa esinferior a la del período anterior de 5.72%. En este período se produce una disminución de la tasa de crecimiento del sectormanufacturero. En este período estaba vigente la Ley 13270 de Promoción Industrial de1959. Dicha ley contenía incentivos a la inversión industrial, a través de exoneraciones alas tarifas de importación de equipos de capital y bienes intermedios, reinversión libre deimpuesto y sobre protección arancelaria a la producción manufacturera nacional a travésde un instrumento denominado Registro Nacional de Manufacturas que prohibía laimportación de los productos que se fabricaban en el país y que estaban debidamente registrados. En los años que van de 1965 a 1974 el PBI manufacturero creció a una tasaanual de 5.1%, superior a la tasa promedio de crecimiento del PBI total en dicho período(4.8%);

52

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

pero inferior a la del período anterior de 7.8%. Sin embargo, entre 1963 a 1968 elsector manufacturero crece a una tasa de 5.4% anual. El elevado monto que alcanzó la deuda externa en relación a la capacidad de pago,problemas en la política económica y en el campo estrictamente político del Régimen delPresidente Belaunde, se reflejaron y confluyeron en el golpe militar de 1968. En el campo económico se habías presentado problemas en la balanza de pagos; Una fuerte devaluación en setiembre de 1967 y el controvertido convenio con la Internacional Petroleum Company y los problemas por la desaparición de una página del contrato precipitó el golpe militar de 1968. Las exportaciones, en este período, pierden todo dinamismo. Durante este período lasexportaciones solo crecieron a una tasa anual de 1.6%. Las exportaciones mineras y dehidrocarburos tuvieron un crecimiento superior al de las exportaciones agrícolas. La Agricultura enfrenta en esta etapa una menor tasa de crecimiento de 2.6%. Seproducirá en este entorno la Reforma Agraria que transfirió a los campesinos alrededor del40% de la tierra. Este período ha sido insuficientemente estudiado; muchas de lasinvestigaciones publicadas, de uno y otro lado, están impregnadas de contenidosideológicos que le restan racionalidad al análisis. Sin embargo, resulta conveniente anotar,desde nuestro punto de vista, que la Reforma Agraria era una demanda redistributivaineludible pero que falla esencial del proceso

estuvo en erradicar al “empresario” delsector agrícola sin reemplazarlo por una

alternativa eficiente.

Thorp y Bertram señalan para esta etapa que “La redistribución de ingresos y

otrosbeneficios de las reformas beneficiaron principalmente al nivel superior de la población (losmiembros del sector moderno). Las políticas guiadas por la

conveniencia (como el pago defuertes subsidios de importación para los alimentos destinados a la población urbana) y elfracaso en captar una proporción mayor del ingreso nacional mediante los impuestos,causaron una deficiente distribución de

los recursos y una dependencia sin precedentes delos préstamos extranjeros)”.

5Sin embargo, los procesos de transformación suelen darse de esta manera, pues

lasmedidas son aprovechadas cuando no recaen en los sectores sociales con

53

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

mayor capacidady desarrollo social para aprovechar las oportunidades económicas y políticas de un procesode cambios. Para Adolfo Figueroa, “aunque la reforma agraria transfirió alrededor del 40% del total de la tierra cultivable del país, sólo benefició al 14 % de las familias campesinas. Más aún, los más favorecidos fueron los ex asalariados de las grandes haciendas de la costa, que yapertenecían al 25% más rico de la población. Podemos anotar sin embargo, que este suele ser un proceso normal y que las limitacionesdel proceso redistributivo, se debieron principalmente por la erosión del sector privado,tanto en el área rural como en el sector industrial y de servicios de la economía.

  • 3. Período de Declinación y Depresión: 1975 - 2001

Este período cubre, hasta el año en que hacemos el análisis, un horizonte de 26 años, conuna tendencia declinante y depresiva, que en términos de largo plazo, no podemosestablecer bases seguras para su reversión, pese a los éxitos que el corto plazo nos puedemostrar. Entre 1975 a 2001, la economía, medida por el Producto Bruto Interno ha crecido a unatasa de 1.6% promedio anual. La manufactura lo hizo a una tasa de 1.2%, la agricultura a 2.1% y las exportaciones al4.2%. El sector se contrae a largo del período. Pese a ello, los sectores Agropecuario, Minería y Pesca son los que explican la pequeña tasa de crecimiento del producto. Como conclusión, se puede expresar que el período 1975 y 2001 inclusive, ha tenido paranuestra economía una tendencia declinante excepto los cortos períodos entre 1979 1980y 1985 - 1987 en los que el PBI per cápita superó el nivel de 1974.

54

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Cuadro 2: Indicadores Macroeconómicos, 2950-2001 (Tasas de crecimiento en %)

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Cuadro 2: Indicadores Macroeconómicos, 2950-2001 (Tasas de crecimiento en

Fuente: BCRP Cuentas Nacionales del Perú 1950-1967 y Boletín Semanal No. 07, febrero

2002;

INE. PBI por Departamentos 1970-1987; INEI. Compendio Estadístico 1991-1992. 1/ Índice de Precios hasta el 2000.

55

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

CONCLUSIONES

  • 1. La conclusión ineludible es que el progreso económico que se da en el siglo XX alcanza su máximo ritmo ya que su crecimiento se da en tres variables socioeconómicas .La distribución del producto entre beneficio y salario ha sido suficiente para motivar y alimentar el crecimiento económico que a su vez fue el siglo de la más radical transformación de recursos económicos, de la producción de mercaderías , la cual ha llevado a la agricultura a un segundo plano y la industrialización como eje principal de la economía

  • 2. A pesar de los desastres y las inequidades latentes en gran parte del mundo, para muchos el siglo XX sentó las bases de un futuro mejor para toda la humanidad. El vertiginoso aumento en la esperanza de vida y conformación de organizaciones supranacionales como es el caso de la Unión Europea (UE), han servido de manera eficaz y durable a la resolución de conflictos que se pensaban irresolubles.

  • 3. Vivimos una crisis mundial innegable que se manifiesta en importantes sectores como el de la energía, los alimentos, las materias primas, la

contaminación

del

ambiente,

la

desintegración

del sistema monetario

internacional o la inflación con paro, además de la persistencia del

subdesarrollo.

  • 4. Apoyándonos especialmente en las formulaciones teóricas de Marx sobre economía mundial y las categorías económicas principales del capitalismo: producción, ganancias, inversión y en sus aportes teóricos sobre las crisis cíclicas, concluimos que capitalismo muestra su fortaleza y que de crisis en crisis va recreando las condiciones para su funcionamiento.

56

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

5. La fortaleza del capitalismo también genera su debilidad potencial. Pero no caerá por sí sólo. La globalización de la economía mundial y el neoliberalismo han posibilitado un fuerte incremento de las ganancias por disminución de salarios, flexibilidad laboral, apropiación de recursos naturales, etc. Esto genera posibilidades de organización de los trabajadores y de los movimientos sociales en su lucha por sus reivindicaciones específicas y con una gran fuerza potencial en una lucha común por estas reivindicaciones ligadas al trabajo y a los recursos naturales y a la preservación de la naturaleza

57

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

RECOMENDACIONES

  • 1. El reto del desarrollo sostenible para el siglo XXI adopta una perspectiva amplia. Se trata de un concepto que no alude únicamente a la necesidad de fortalecer el comportamiento económico de las sociedades sino que trata de buscar las vías de acceso hacia una mejora de la igualdad intergeneracional e intrageneracional. Por tanto, debemos participar para el logro de una economía sostenible, que implica el logro de acuerdos sociales, económicos y ambientales, tanto desde las instituciones públicas como privadas.

  • 2. La actual época de cambios que las sociedades del capitalismo transitan en lo económico y cultural, va acompañada de un verdadero cambio de época en la ciencia y el conocimiento, hace asimétricas cada vez más a esas sociedades: unas se benefician con la globalización y otras pierden con ella. América Latina y, en particular, Perú, no pueden quedarse de espaldas a este revolucionario cambio de época, sometiéndose tan sólo a discurrir pasivamente la época de cambios que se le impone de forma exógena

  • 3. Sobre el tapete está el debate acerca de lanzar una línea editorial que abra un espacio amplio y enriquecedor acerca de estos temas. Es una invitación a los compañeros y docentes de nuestra universidad y todos los centros de estudio que valoran la complejidad del sistema económico en sus implicaciones trascendentales con referencia a la disciplina económica.

58

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

ANEXOS

Anexo 1: Evolución económica global durante el siglo XX

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA ANEXOS Anexo 1: Evolución económica global durante el siglo

59

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 2: Evolución del PIB/Habitante. 1981-1989

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 2: Evolución del PIB/Habitante. 1981-1989 Fuente: Conferencia de

Fuente: Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

60

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 3: PIB/Habitante en los principales países de Asia

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 3: PIB/Habitante en los principales países de Asia

Fuente:UNCTAD, ESCAP

61

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 4: Volumen creciente de la deuda

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 4: Volumen creciente de la deuda Fuente: Banco

Fuente: Banco Mundial (1990)

62

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 5: Desigualdades entre los países en desarrollo y los países industriales

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 5: Desigualdades entre los países en desarrollo y

Fuente: PNUD

63

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 6: Relación entre IDH y PNB/Habitante

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 6: Relación entre IDH y PNB/Habitante Fuente: PNUD

Fuente: PNUD

64

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 7: Comparación del PIB per cápita nominal de España, Portugal y México, durante el siglo XX

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 7: Comparación del PIB per cápita nominal de

65

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

Anexo 8: Comparación del PIB per cápita nominal de Argentina, Brasil, Chile y México, en el último siglo, basado en World Population, GDP and Per Cápita GDP, 1-2010 AD

FCJE – ESCF – PRIMERO “A” ECONOMIA Anexo 8: Comparación del PIB per cápita nominal de

66

Anexo 9: Variación del PBI Perú de 1922 al 2011

Anexo 9: Variación del PBI Perú de 1922 al 2011

GLOSARIO

ANTÍDOTO -

Multiplicarse abundantemente el número o la cantidad de alguna

cosa
cosa

BRETTON WOODS: Los acuerdos de Bretton Woods son las resoluciones de la conferencia monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, realizada en el complejo hotelero de Bretton Woods, (Nueva Hampshire, Estados Unidos), entre el 1 y el 22 de julio de 1944, donde se establecieron las reglas para las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados del mundo. En él se decidió la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y el uso del dólar como moneda internacional.

CÍCLICAS-periódico, recurrente, gradual, sucesivo, constante

CUALITATIVA: Que denota cualidad. Cada uno de los caracteres, naturales o adquiridos, que distinguen a las personas, a los seres vivos en general o a las cosas.

CUANTITATIVO-

De la cantidad o relativo a ella:

 

DEMOGRÁFICAS: Perteneciente o relativo a la demografía. Estudio estadístico de una colectividad humana, referido a un determinado momento o a su evolución.

DISENSIÓN:

Desacuerdo, oposición entre varias

personas en los

pareceres o en

los

propósitos.

DOQUIERA -

En todas partes, por cualquier sitio:

 

ESTADO DE BIENESTAR: es una categoría práctica para designar ya sea un conjunto de propuestas o una propuesta general acerca de cómo el Estado debe o puede proceder.

FLUCTUACIONES -

Cambio alternativo, oscilación:

 

HIPERTROFIA: es el nombre con que se designa un aumento del tamaño de un órgano cuando se debe al aumento correlativo en el tamaño de las células que lo forman; de esta manera, el órgano hipertrofiado tiene células mayores, y no nuevas

INANICIÓN-

. Estado de extrema debilidad y desnutrición por falta de alimento

 

INDICIACIÓN: En derecho: es la acción por la que a una persona se le sospecha que es el autor de un delito, pero que no ha sido notificado por la autoridad competente, de que es el acusado de un proceso penal

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

 INPUT- Sistema de entrada de información.  LAISSES FAIRE, laisses passer: es una expresión francesa
INPUT- Sistema de entrada de información.
LAISSES FAIRE, laisses passer: es una expresión francesa que significa «dejad hacer,
dejad pasar», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre
manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los
gobiernos.
MANUFACTURADOS- Fabricar o producir con medios mecánico
PARADOJA:
Idea extraña u opuesta a la común opinión
y
al
sentir de
las
personas.
PER CÁPITA: Por cabeza, por cada individuo.
PRECARIOS- inseguro, escaso
PREVARICACIÓN: es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro
funcionario público dicte una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial, a
sabiendas que dicha resolución es injusta
PROLIFERAR - Multiplicarse abundantemente el número o la cantidad de
alguna cosa
PROPENSIÓN- Tendencia o atracción hacia algo:
SUBVERSOR: Trastornar, revolver, destruir, especialmente en lo moral.
TAYLORISMO- Sistema de organización del trabajo basado en las ideas del
economista norteamericano Frederick W. Taylor, que consiste en la
descomposición de los procesos en diversas tareas que se cronometran y se
pagan según rendimiento
TEORIA GENERAL: La Teoría general del empleo, el interés y el dinero es considerada
la obra más destacada del economista británico John Maynard Keynes. En gran medida, creó la
terminología de la moderna macroeconomía. Se publicó en febrero de 1936, en una época
marcada por la Gran Depresión. El libro desencadenó una revolución en el pensamiento
económico, comúnmente denominada la "Revolución Keynesiana", en la forma en la que los
economistas pensaban en el fenómeno económico, y especialmente en la consideración de la
viabilidad y conveniencia de la gestión del sector público del nivel agregado de la demanda en
la economía.
TUMULTUOSO- Que está o se efectúa sin orden ni concierto:

69

FCJE ESCF PRIMERO “A”

ECONOMIA

FUENTES CONSULTADAS

Antonio Estevan

  • 1991 Adiós al tercer mundo. Ondara, España.

Pierluiggi Ciocca

  • 2000 La economía Mundial en el siglo XX, una síntesis y un debate. Crítica,

Barcelona

Luis Alva Castro

  • 2001 La economía peruana en los últimos 50 años. Lima, Perú

Carlos Contreras Carranza

  • 2009 La crisis mundial de 1929 y la economía peruana. Ed. PUCP. Lima, Perú

70