Está en la página 1de 2

Del origen y aparición de Nuestro Padre JESÚS DE LA PORTERÍA de San

Juan Del Río, Qro; México (copia del original)

Estando de interino el R.P.P. Agustín Peñaflor, RELIGIOSO DE LA ORDEN DE NUESTRO


PADRE SAN JUAN DE DIOS, en este convento dijo: que el 19 de marzo de 1731, habiendo
entrado en dicho convento Evaristo Olvera, a restaurarse por haber matado a su esposa, María
Gertrudis Real, originarios ambos de Celaya.

A los tres días de estar dicho Olvera en el convento, pinto con un carbón una Imagen De Jesús
Nazareno en la portería del referido convento. Luego que el R.P.P. vio pintada la imagen, llamo
al retraído Evaristo y le dijo que borrara aquella imagen, lo que ejecuto en su presencia dicho
retraído con un trapo mojado hasta no dejar raya alguna, lo cual presenció también el R.P. Fr.
Miguel Mora, religioso también de ese convento.

Por la tarde fue a la portería el R.P.P. y encontró la imagen mas viva aún de lo que estaba antes,
y en vista de esto, mando que se borrase con un tezontle, hasta dejar la pared muy maltratada,
por lo que mando el mismo P. que se blanquease dos veces. Al siguiente día vio el R.P. la imagen
de Jesús en el mismo lugar más clara y mas patente de lo que antes estaba.

En vista de lo que había acontecido hasta allí, tuvo que dar aviso el P. al Señor Cura que lo era
el Señor Presbítero Don Antonio Rincón, para examinar mas el portento y a los vicarios que lo
fueron los Pbros. Estanislao León Y Don Trinidad Espíndola y el Teniente De Partida que lo era
Don Felipe Marda, que reunidos con el Señor Cura y los religiosos del convento determinaron
que en su presencia se picara la pared, a cuyo efecto se trajeron dos albañiles que picaron y
enjarraron la pared; concluida dicha operación se retiraron todos, manda el Señor Cura se
vigilase la portería.

A los días siguientes, con gran maravilla de todos, se hallo al Señor más vivo y hermoso que
antes, así como las rayas más sobresalientes. Se dio parte al Señor Cura y este a los miembros de
la junta que el había convocado, los que reunidos otra vez, vieron aquel portento y no quedando
duda de que era voluntad de Dios que permaneciere en aquel lugar la imagen de su DIVINO
HIJO, mando el Señor Cura Rincón traer un pintor para que sobre lo ya pintado, pintase la
SAGRADA IMAGEN con el mayor cuidado, pero se resistió por no creerse digno de poner sus
manos sobre aquella imagen; pero el Señor Cura dispuso que el pintor hiciese confesión con
el P. Estanislao León y reconciliase todos los días, mientras durase pintando la tan SAGRADA
IMAGEN.

En el inter, el Señor Cura Rincón mando parte al Ilustrísimo Señor Arzobispo De México, quien
mando a un Canónigo, persona ilustrada y de toda confianza para presenciar el portento y con
orden de que se le hiciese Capilla O Templo y de que se celebrara misa, dando aviso a todos
los contornos de este pueblo, y al mismo tiempo a todas las Villas Y Ciudades, para hacer mas
publica tan señalada maravilla, que Dios quiso por su gran bondad hacer a este pueblo, hoy San
Juan Del Río, Qro.

Tres señores obispos concedieron 120 días de indulgencia por rezar cualquier oración en esta
capilla, y el sr. Arzobispo 80, por decir “Venero y Alabo a Jesús, María Y José”.

Diócesis de Querétaro México


http://www.diocesisdequeretaro.org.mx/

También podría gustarte