Está en la página 1de 3

c 


 
El mandatario saliente de Colombia acusó al presidente de Venezuela,
Hugo Chávez, ´de engañar a su pueblo con el argumento de que Bogotá
planea una guerra contra su vecino y reiteró que las supuestas
amenazas son falsasµ. Esas guerras son fruto de las elucubraciones y
deseos interiores de llevar a los venezolanos al sacrificio y la ruina
económica. Las declaraciones de Uribe se produjeron después de que el
mandatario venezolano anunciara el despliegue de unidades de
infantería, fuerza aérea y de operaciones especiales y confesara que,
´revisa con su equipo y planes de guerra para defender la soberanía de
su nación en caso de una agresiónµ. En su desenfrenado afán de
justificar sus sueños ocultos de guerra, dijo que, ´un heli cóptero
colombiano violó el jueves su espacio aéreo por cinco minutosµ. Nunca
ocurrió ."Colombia jamás ha pensado en atacar al hermano Pueblo de la
República Bolivariana de Venezuela, como lo dice el presidente de ese
país, en un claro engaño político a su propia nación", precisó un
comunicado de la presidencia de Colombia. Ningún colombiano quiere
guerra porque entiende que acatar a Venezuela es atacarnos a nosotros
mismos. Menos ir a atacar a traición como solo lo hace las Farc.

Las relaciones entre los dos países se encuentran en uno de sus puntos
más críticos, luego de que el Gobierno del presidente Álvaro Uribe acusó
a Venezuela de tolerar la prese ncia de guerrilleros de las Farc y del Eln
en su territorio. Los periodistas, autoridades regionales y pol íticos de
diferentes corrientes de venezuela, han dicho que la queja de Colombia
es positiva. ´Hay regiones donde la guerrilla va y viene sin problemas
porque hay orden de Chávez de no molestarlosµ. En la respuesta de la
Casa de Nariño, a los hipotéticos p royectos de guerra, desmentidos
categóricamente, se afirma que, "Colombia ha acudido a los canales del
derecho internacional y seguirá insistiendo en esos mecanismos para
que se adopte un instrumento que haga que el Gobierno venezolano
cumpla con la obligación de no albergar a terroristas colombianos".
Cada vez que los colombianos hablan de las guerrillas como fuerzas
violentas y peligrosas contra paz , el mandatario bolivariano estalla en
ataques y embestidas verbales, amenazas de guerra y movilización de
sus tropas a la frontera aterrorizando así a los pacíficos habitantes de
uno como del otro lado.

El vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Elías Jaua, desde que Chávez


rompió relaciones con Uribe, está dedicado a recorrer la frontera. Hace
poco en Puerto Ayacucho, ubicada al sur de ese país y fro nteriza con
Colombia, afirmó la "decidida voluntad del Gobierno de Chávez de
trabajar por la paz de su vecinoµ. De la misma forma atizó el problema
al asegurar ´que hablar de paz con el Gobierno de Uribe es como
"sacarle un Cristo al demonio". Es el mismo estilo que las Farc usan
desde hace 50 años. Una frase en un sentido y la siguiente en el otro.
De esa forma se mantiene al pueblo en ascuas. Jaua aseguró que
Venezuela, ´no aceptará que su territorio sea plataform a de grupos
irregulares, ni de ninguna otra fuerza« Combatiremos cualquier fuerza
irregular para garantizar la paz de la frontera venezolana". Otros
venezolanos afirman todo lo contrario, aún más, aseguran que los
campamentos señalados por Colombia en su q ueja ante los organismos
internacionales, fueron movilizados para otras regiones. Juan Manuel
Santos, nuevo presidente de Colombia quien asumirá el 7 de agosto, a
pesar que prometió mantener su lucha contra la guerrilla, ha expresado
su intención por restablecer los lazos con Venezuela. Ha sostenido que
las armas del ejército y la policía colombiana estarán en su gobierno
listas para defender al país de l terrorismo y del narcotráfico.

þ    
    

 
  

 

       
! þ Sería bueno y saludable que el mandatari o bolivariano
inventara otro cuento diferente. Todo el mundo se ha dado cuento que
se trata de conceptos inmateriales carentes de cualquier ajuste a la
realidad. La guerra entre Colombia y Venezuela jamás se dará . ¿Para
qué insistir en esa quimera? El vicepresidente bolivariano dijo en el
estado fronterizo de Amazonas, que "la oligarquía de la nación
neogranadina no logrará que Venezuela inicie una guerra contra el
pueblo« Esos fusiles que tienen nuestros soldados no serán utilizados
para dispararle a los colombianos; son para defender la soberanía
nacional contra el imperialismo norteamericano y combatir a cualquier
fuerza irregular para garantizar la paz en la fronteraµ. A la hora de la
verdad no se saben si van o vienen« si Chávez quiere guerra o paz.
Solo se ve una bola de confusión que rueda para que el pueblo
abnegado y trabajador venezolano pierda la chaveta y entonces
manejarlo como se les dé la gana. Los colombianos tienen la certeza
que ´jamás habrá guerra con Venezuela y que eso es un cuento irreal µ.YYY

Chaves sostiene yendo con toda evidencia: "Nos hemos fijado un


objetivo supremo: detener la locura guerrerista que se ha apoderado de
la Casa de Nariño, impedir que el Gobierno lacayo de Uribe, ya de
salida, perpetre su último y más nefando crimen: arrastrar a un
conflicto bélico a dos pueblos que se saben y se sienten hermanos en
Bolívar« u   u 
     u 
u uu 
 u
 u 
u
 u
  u
 u u u
   
   

 u   
u
 u
 
  u 
  u  !" u   u "  
  
  
" 
 

 
u #  u
 " u   " 
" $    %&u
  $' YEl secretario de la Conferencia Episcopal de Venezuela,
Monseñor Baltazar Porras, señaló que , ´las amenazas de guerra y
agresiones entre los mandatarios no hacen eco entre la población de la
zona frontera, pues allí no solo se mueven relaciones comerciales sino
afectivas y socia lesµ.