Está en la página 1de 179

Serie General Universitaria - 115

BEATRIZ PÉREZ GALÁN y AURORA MARQUINA ESPINOSA (eds.)

ANTROPOLOGÍA POLÍTICA

Textos teóricos y etnográficos

edicions bellaterra

GALÁN y AURORA MARQUINA ESPINOSA (eds.) ANTROPOLOGÍA POLÍTICA Textos teóricos y etnográficos edicions bellaterra

Fotografía

© d e l a

Di seño de la c ubie rla : Jo aquín Mo nclú s

de la cubierta: <1 Yllr3S de mando de la s autor ida des Imdi c io na les q nec huas ». Beatriz Pérez de Galán, Pi sac, Cuzco, 2007

pr ese llt e ed ic ió u , B ea tri z Pérez Galán y Amora Marquina Es pino~a, 20 11

© Edicions Bellaterra, S.L., 20J I N avas de Tolosa , 289 bis. 08026 Barce loll~ www.ed-bellaterra.com

Quedan prohib Id os. dentro lk.lo~ Ifmil es cs t llb lccidrn. en l a l ey y bajo lo s ape r c ibimi c nlO s l egltlmenl e

previstos. b reprooncción lo[al O p::.rci::.1 de esla obra por cualquier

medio o procedimien to,

ya sea e l ec t rón ico o m ec~nico. e1ua l am i en t o info rmático . el alquiler o ¡;:u a lqni e r otra f o mla d e ces i ó n de la obra sin la 1I11tom.ación previa y por es¡;:rilO de los titulares del COf)y,-jght. DlrlJase a CEDRO

(Ce ntro Español de Derechos Reproglificos. hup:llwww.cedro.org) si neces it o fot ocopia r o escanea r a lglin fragmento d e e&ta obra.

Impreso en España

Prinled in Spain

l SBN, 978~84~7290-545~O

Depósito Legal: B. 26.671-2011

Impreso por Romanya Valls. Capellades (Bareelona)

índice

Agradecimie ntos ,

In troducción , B eatri z Pére z Galán , 13

11

r. S ITU ANDO L A ANTROPOLOGÍA POLíTI CA

l . Si s tema s Políti cos Africanos, Meyer Forres y E. E. Eval1s~Pril­ chord, 37

Objetivos de este libro, 37 • Una muestra re presentativa de las socieda- de s afri ca na s, 38 • Filosofía política y c ie nc ia políti ca co mp ara-

da , 40 •

Los do s tipos de sis temas politicos es tudi ados. 41 • E l pa-

rente sc o

e n la o rga ni zac ión política, 42 • La influ e nc ia de la

demo grafía, 43 • La intluencia del modo de subsistenc ia , 44 • Los sis-

temaS políticos compuestos y la [eoría de

territorial , 47 • E l e quilibrio de fuerzas e n el s is re ma político . 48 • EL

peso y la función de la fue rza o rgani zada. 5 1 • Di s tintos tipo s de res- pues ta a l dominio e uropeo, 52 • Los va lores místicos asociados co n el cargo polítko, 54 • E l problema de los limites del grupo político, 60

la co nqui s ta, 46 • El as pecto

Antropología políti c a . Una introdu cció n, Morc 1. Swa rr z, Victor W Turner y Arlhur Tuden, ·63

Fuerza y coe(ció n. 74 • Apoyo y legiti mid ad , 75 • Estatu s po lítico,

fun

cio narios y decisiones, 78 •

Poder y legitimidad , 80 • El código

dc

apoyo , 87

autoridad , 84 • lntroduccjón y mante nimiento de dife rentes tipos de •

Re-

• Pers uas ió n e intluen cia , 89 • Tipos de apoyo, 91

liTt,: nc i;ls hihlit)g rá fi cas , 94

8 -- -- -

-

A ntJopoJogfa políti ca

3.

Antropología Po lítica. E l análi s is del simbo li s mo e n las re lacio -

nes de poder, Abner Cohen , 97

 

E

l probl e ma teó ri co c entra l en antropolo g ía polílica, 99 • Fo rm a y fun-

c

i ó

n en e

103

Pod er y simboli s m o e n e l t'lnáli s i s <1 nlr o.

l s imboli s m o, •

109

poJ óg ico,

del pen sa miento,

Los teó ri cos d e la acc ió n,

114

1 ti

·

Los es truclurali s tas

i.\Olr opo logí a

• La co ntribuci ó n prin cipal de la

socia l

n

la

c ie ncia

po líli ca ,

 

118

La

lección de

la c ie nc ia

po líli -

ca,

121

Concl usió n, 124 • Referenc i as biblj o gráfi cas,

126

n.

EJEMPLOS DE PODERES, T IPO S DE GOB I E RN O y DE RE SO LUCi ÓN DE CONr- U CTOS

FORM AS

 

4 .

¿Qué es la ley? Problema de te rminol ogía, Max G/uckman,

135

Jui cio y media c ión,

14J

E

l pro bl e ma de Cómo ap lic ar la ley,

154

 

L ey y cos tum bre ,

157

Re fe renc ias bibliog ráfi cas

162

5.

Hombre pobre, ho mbre ri co, gra n ho mbre, jefe. Tipos po lftico s en

M

e lane s ia y P o lin es ia , Ma rshall Sahli ns,

165

 

Referencia s bibli o gráfi c as ,

187

 

6.

Resi s ten c ia. decad enc ia y co loni zac ión en la jsla de Bioko. An á- li s is de la e stru c tura políti ca Bubi , Nuria Fernández More-

l/ O,

191

 

E l p o blami e nt o de la isla d e Bioko y lo s prim e ros COnt actos co n lo::;

e

uropeos,

192

• Jefat ur as bu

bi s e n e l s igl o X IX , 193 • Cen tr alizac ió n

de las j efalUra s , 200

• Sig lo xx: decadencia de la mo narquía y e xpan -

s

ió n co lonia l, 2 09 • Di sc us ión en lom o a l proceso políti co en Bi o ko

duran te

e l período co loniaJ , 2 14

• Ce nrra lizació n de jefaturas. 216 • Re -

ferencias bibliog níficas. 2 19

7.

La co mposic ión soc ial del Tahuantin s uyu , María Rostworo ws-

ki ,

223

 

L a é lite, 225

• La diarqnía y e l pode r de l In ca ,

238

Reflexi o nes fi -

nales,

243

Gl osa ri o , 250 • Referc ncia s bibli og ráficas , 251

 

8.

Estruc tura social , normas y poder. E l plurali s mo jurídico en Amé-

rica Latina, Wolfgan.g Gabberl, 253

h ull

:I::

_

9

Antropo l ogía jur í di ca , g lob.~lizac iÓn y autono mi a , 253 • Fragmenta -

ción políti ca, 256

• He terogene idad cuhural. 258 • Derecho y c::; tmc-

tura soc ial , 259 • L a arti c u lac ió n de lo s derec ho s na cio na l y c o ns uet u-

dinario,

Los orígenes rec ientes de l derecho consuetudinario,

pode r, 266 • Re s ultad o: la rclnci ó n

entre 1l0rlll aS nacionales y derecho

cons ucludinario, 267 • Rdere nc ias

264 • Der ec ho co nsue tudinari o y

26 l

bibl iográficas , 269

111. POLÍTI CAS DE LA ANTlWPOLOGÍA

La antropología y e l encue nu'o colonial , Ta/a/ Asad, 279

¿Qué le ha pasado a la anu'o pología socia l briránica?,

280

'J .

lO.

Antro pología y Política : co mpromi so, res pon sa bilidad y lÍmb iro

acad é mi co , J o/m Gled/¡i/l , 291

 

La po líti ca de la producci ón de! co nocüni e nto antropo lóg ico: a lguno::;

d ilemas in iciales , 294 • Ac luar bmdindo::;ecn

e l conocim ient o, 304 • El

cO l1lpromi ~o e n l a

base,

3 13

¿ D e

l

co

n oc i míenlo a la ::' <lbidu -

ría ?, 325

Re fe rencias bibliográfic~ls 330

 

Contrapunto

 

11.

C uarla ca rta () mi s

am igos , Mar io Lu is Rodríg uez Cobo (Si lo),

335

Arranq ue de nues tras ideas, 337 •

se r human o,

y apertura de l

338

La supe ra ció n de l

Im agen ,

La::; g e ne ra c io nes y los mo mento s

hjs tó ri cos , 34 3 • La viol e nci a, el Estado y la conc e ntr ac i ó n de po -

der,

creenc ia , mir ada y paisaje,

dol or y el sufrimient o co mo proye ctos vit a les básicos, 340

• La acción tr a nsformad o ra del ser human o,

Na turaleza, inlenc ión

337

L a a pe rtura soc ial e hi stó ri c a d e l ser

34 1

339

human o,

344 • El proceso humano, 346

No ta sobre los autore s, 347

Agradecimientos

()ue remos expresar nu estro agr adec imi enlo sincero a los au tores y a

ales, a qu ie nes pe rte nece e l copyr ight de los textos aquí reu-

" ,dos , po r fac il itamos el per m iso para su publi cac ión y reprod uc -

t iÚIl.

I:I~ ed ito ri

Mcyer Forte s y E. E. Evans -P rttc hard. «S iste mas !Jo/ilicos

africanos.

Illtrodu. ccióm>, en Antropología Política, 1. R. Llobera (co mp.) , Anagrama, Barcelona, 1979, pp. 85-105.

M ~lrc J . Swarlz , V ictor W . Tu rn er y A r thur Tu de n, <<Antropología Po -

lítica. Un.a ¡mroducGiór/», Revista Alteridades, n.' 8,1994, pp. 10 1-

126.

Ah" cr Cohe n, «Antropo log ía P o lí ti ca . El análi s is del sim hol is mo e n

las re laciones de poder» , e n An tropoLogia. Polít ica , J. R. L lobera

(comp.), Anagrama , Barcelo na, 1979 , pp. 27 -53 .

Ma, Gluckman, «¿Qué es la ley? Problema de termi nología», en Po- lítica, derecho y ri tu al en la sociedad tribal, Aka l, Madrid , 1978 ,

pp. 214-242. Wo l fgang G abbert. « L'l i nte racción e ntre derecho naciona l y de rec ho consuetudinario e n América Latina» , e n GlobalizaciólI, resistencia

y

negoc iación en América Latina, Pérez Galán, lleaLriz y DieLz,

(

' unthe

(eds.), Ca tarata, M adrid, 2003, pp. 127- 142.

M,"s ha ll Sah lin s, «H ombre pob re, hombre rico, gran hombre, jefe. T i-

pos po líticos en Me lanes ia y Poli nesia », en Antropologfa PoUtica .

.1 I~. U obe r a (co mp .), A n ag rama , Barcelo

n a , 1 979,

pp. 267-295.

N IU ia h: rn ánucl., «Jefat ur as , rein auo y pode r co lo nia l : Evo luc ión de la l' ,"' lnr c turOl po l í li ci.l de Ins Buh ís e n la isla de Bi oko», en El ayer

12

Antropo logía ¡x>lítíc a

y el hoy: Lec turas de antropología Política, vo l. l. Ha cia elfururo, ~.Marquma (co mp.), UNED, Mad rid, 2004, pp . 18 1-2 14. M an a, R OS,lworowski, {(La compos i ció n soc ial de l Tahuantinsuyu » . e n HI stona del Tahuantinsuyu, Instituto de Estudios Peruanos. Lima, 1988 , p p. 201 -213; 2 15-222 ; 309-3 17.

Talal Asad, «A nthropology & the

th e Colonia 9-19 l Enea l/nle r, .

&

gy 1973

,pp.

Co loni al Encountef»,e n Anthrop olo-

T. Asad (ed.) ,. [Ih aca Press , Lo n d res,

J o hn G led hill ,. «Antropología

dad

y ¡'l mblto académico »,

y Polít ica. Co mprom iso , re s po nsa bili-

en El pode r y SUS disfraces. P e rspecti -

vas

al1.lropológica s d e la política , Bellale rr a, Barcelona

2000

pp. 337-370.

'

,

Mario Lu is Rodr íg ue z Cobo (Silo), «C uarta carta a mi s am igos», e n

Obras Completas, vol. 1, Oscar Elegido Gonzá lez-Quevedo (ed .) Mad n d, 1988 .

'

Elegido Gonzá lez-Quevedo (ed .) Mad n d, 1988 . ' Introducción BeOlriz Pérez GaMn Antropología

Introducción

BeOlriz Pérez GaMn

Antropología P olíti ca. Tex tos t eóricos y etnográfi.cos es el primer vo-

lumen de un proyecto ed ilorial más am pli o que aspira a ofrecer al es-

un co nju nto de

dominad o la antropo logía polí- la actualidad.

Este li bro está co mpuesto por una se lecció n de lecturas , de pr o-

de la

antropología polftica e n la que se conso lid a un corpus teóri co y un

discurso propio a

hoy co nsiderados «c lás icos» co mo E. Evans-Pritc hard , Fortes , Leach,

y Asad, e n-

Gluckman , Swartz,

tre otros. Tomando como punto de partida la clasificac ión es tablec ida por Joa o Vincent (2002, p. 2), esta fa se comien za en 1940 con las et -

nografías de los sistemas políticos africanos elaboradas por E. Evans-

la tra nquil a ata la- y finaliza en 1972

con los ca mbios políticos derivados de los procesos de descoloniza- ció n de dos quint as parles del mundo , la incorporac ión de las socieda- de s trib ales e n o rga ni zaciones políticas más amp li as, e l fracaso de la

guerra de Vietnam y la revo lu ció n cub ana. Este «catac lis mo político »

se traduce e n la aparició n 'd e una generación de antropólogos e n los

año s sese nta y comie n zos d e l os se tenta -

Bail ey, M . J . Swartz- que consolida un co njunto de nue vas aproxi -

maciones

,, 1est udi o transc ultu ral de l poder y de la política que s ustitu-

ye n el es lTu ct ura li smo de l a corrjente anterior por el enfoq ue proce -

~ua l. 1, 1 t coría

ele s i s t e ma s . la t e oría de l a acció n y e l s imbolismo

cedencia diversa, re present ativas de la fase cen tral de desa rro llo

tu diante de an tropología un pano rama introd uctorio a

temas y pe rspec tiv as teóri cas que han tica desde su fun dación en 1940 hasta

través de las aportaciones de antropó logos políticos

Turner, Tuden , Co hen , Bailey, Sohlins

Pritchard , Portes y Meyer, Leach , Gluckman, desde ya proporcionada por e l gob ierno colonial británico,

V Turn er, A. Co h e n, F. G.

1 1

14 --- -

----

An tropolog ía políti ca

po líti co. Los nuevos jntere,es incluirá n, entre o tro s, el es tu dio de las estrategias de Jos indi viduos e n su bú squeda po r e l pod er, la situac ió n de confl icto e n las naciones recientemen te descolo nizadas y la rela- ció n e ntre a ntropología y co loni a li smo. Aprox im ada mente dos ter cios

de las lecturas com p iladas e o este

ce ptos y per spectiva s teó ri cas de esta larga y conv ul sa fa se de la an-

tro pología política, in cluye ndo autores «c lásicos», qu e realizan

aportacio nes e ntre 1940 y 1972, y otros que escr iben e n las últimas

década s so bre tema s afine, bajo nu evas pers pec tiv as teóricas.

prime r vo lum en ilu s tran temas, co n-

s us

en el desarro llo de la a ntropolog ía po líti ca co-

mie nza a principios de los años setenta y se conso lida dura nte las dos déca das pos teriores. La teoría de la de pe ndencia y de los s istema , - mundo primero, y la influencia del postmodernismo y de los paradig- mas postes tru c turali stas desp ués, afe ctan profund a men te a toda s las

cienc ias soc iales y humanas. Los movimientos de li beración de las na-

La fa se sigui e nte

al colo ni a li smo y al

capitalis mo, la influe nc ia de la historia y las apo rtac io nes ce ntra les hec has por la teo(Ía fe min ista, pla ntean llu evas inte rroga nles y preci-

sa n de nuevos m arcos de interpretaciÓu . Fina lmente, e n los años no-

ve ni a, la reco nce ptu al i zac ió n del poder y la crítica a la d isci plina sub- sum e n a la antropología en una profunda cri s is de repre sentació n e n la que la a ntrop ología po líti ca prilllero fue desce ntrada y despu és de- co ns trui da (G ledhill , 1999, pp. 12 Y ss.; Vin cont, 2002, pp . 127 Y SS.; Le wellen , 2009, pp. 3 1 Y ss. ).

cio nes desco lonizadas, la críti c a a l imperia li smo,

Los temas

de estudio ca rac terísticos de las últim as tres décadas

en antropología

políti ca tal es como el estud io de las f o rmas co nte m-

porá neas de dominac ió n políti ca y de res is te nc ia, las políticas de la ide ntidad /alteri dad, e l fe mini smo, y los c ru ces entre c ie nc ia, tec nol o- gía y política, son materi a del segundo volu men Al/tropología Políti -

ca, Temas co ntemporáneos,

Marq uina. En es te primero,

c io nes de T. Asa d y de

tre la a nlropo logía y el poder.

En conjunto , ambos lib ros de lec turas surgen para proporc ion ar a nuestros estudi antes de antro polog ía de la Uni versidad Nacional de

editado po r M o ntserrat Cañedo y Aurora

SOn anti cipados a travé s de las

contribu-

las qu e se a bo rd a la re l ac ió n e n-

J. Gledhill en

Educación a Di sta nc ia (U NED ), una selección aseq uibl e de materia les qu e amplíe los conocimi entos y la form ación que ob ti enen a través de

y re c ursos qu e utili-

los lib ros de co nsulta y de los di stintos materiales

tlllroducción

15

l amo s e n la en señanza se mi -presencial para fa cilitar el a pre ndi zaje de

las dis tin tas materi as (c ursos virtuales, clases de apoyo

vid eoconfere nc ias y program as de radio , entre ot ro s). Teniendo e n cuenta la vocac ió n holística de la antropología y la acotación irre me- diableme nte amplia que define el campo de lo «político» hoy e n día (Gl edhill , 1999; Vin ce nt , 2002), el estudiante encontrará que va ri os de

prese nciales,

los te mas re c urrentem e nte tratad os en es tas lec turas

tal es co mo e lli-

derazgo, Jos siste ma, de dominación, las estructuras

de

pode r y

aulo-

ridad y las forma s de res isten c ia, so n comun es a o tros

cam pos

de la

antropolog ía . Por esa ra zó n, esta selección de te xtos co mpl ementa y estim ula el es tu dio de ot ras asignaturas del gra do que, desde á mbitos es pec ífi cos de estudio , se interesan po r la constru cció n c ultura l del pod er y de la po líti ca. Es e l caso de la antropología de l parentesco, antrop ología y colo niali smo e n África Subsaltaria na, a ntr opología de género, movimi e ntos in digenista s y pu eblos indígenas y antropo log ía

del desa rro ll o. Por otro lado, más all á del ámbito académi co, este libro también

pue de res ultar de utilidad a todas aq ue ll as personas inte resa das e n la

perspectiva antropológ ica, en esle caso

aplicada al es tudi o de la polí-

tica, Concre tam e me . nos referimo s a un a forma de «rnü'an>y de co ns -

truir nue stros objetos de estudio que se nutre del relati vismo c ultural ,

derivado de un méto do ---el trabajo de

campo- , de un obj e ti vo - la

co mparac ió n estudi o de las

inte rcu ltura l-, que vien e marcado por el é nfasis e n el prácticas y los discursos de los actores y por un a pe rma-

ne nte imbri cac ió n e ntre e tn ografía y teoría.

La proced e ncia de las lec turas compil adas e n es te libro es he te- rogé nea . En prime r lugar, co ntam os con tres tex tos (Fo rtes y Evans- Pri tchard , Abner Cohen , Marshall Sah lin s) procedentes del libro del profesor, recienteme nte fallecido , J . R, L1obera, editado por Anagra- ma e n 1979 y actualme nte descatalogado, Un seg undo gr upo de lectu-

ras se leccionadas (Gabbert , Ro s tworo s ki , Ferná ndez y Gled hill ), es ta-

ba dis perso e n o tros libros editados más recientemente en Espruia o e n

Am é rica Latina

, E s tas c ontribu cio nes han s ido rev isadas y eve nru at-

mente ampliada s por sus a utores para este libro. Por últi mo, incluimos

la a ntropología po líti ca en cas te llano (A sad, 1973) o

pani cular, nun ca habían sido traducidos al

tres tex tos que, a pesar de su co ntribu ció n a

co ntenían notabl es enores de edición y traducción que difi c ultaban su comprens ió n (G lu c kman, 1965 ; Swartz, Turne r & Tu de n , 19 66). F i-

16 --- -

-- - - - -- - -- _

Anlropolog ía poJ(tica

oalm ente, nueStra pret ensió n al se Jecc i onar es tos tex to s es pon er en mano s de l es tudiant e de antropo logía , y por extell sjón de cua lqui era

otra perso na preocupada por e l estud io del poder y de la políti ca, un

libro que le permita articula r informacione, y traídos del co rpu s canó nico de la anu'o pología

poJírica, y un co njunto

conceptos bá, icos, ex-

de re fl e xiones c rític as sobre alguno s de lo, probl e ma s epistemo lógi -

cos de sde las qu e repe nsa r la

a la comp re ns ión y actuación poráneos.

co ntribu ción de la antropología políti ca

frente a los probl e ma s socia le s co nrem -

Organización de contenidos

Te ni endo en cuenta voJúmen es, en es te

la di stribuci ón ge neral de conte nid os entre ambo s prim ero hemo s agr up ado las lectura s en tr es sec -

c iones temát icas. Es ta di visió n ha s id o guiada Por nn lado , e l di s tinguir aque llos textos cuyas

por un dobl e crite rio. apo rt acione s son más

re levan les para comprender el corpus teórko de la antropología polí-

tj ca, de otro s cuyo énfa sis es de ca rác ter

má s e tn ográfico y co mparati-

vo. Y, por ou'o, ilustrar temas abordados desde y por antropólogos po- lítico s que rea li za n s us aporta c iones e ntre 1940 y J972 , refe rida s al conrexto co lo ni a l y po s colonial anglo saj ó n, a l la do de o tros autore s

má s rec ientes . es peciali na, qu e utili za n marco s

tema s similare s. No ob stant e, la «texto s etnográfico s}), qu e ll eva

una di v i si ón tajan te de con tenid o s. Se trata de

sta s e n el mundo de int erpretación

int1uencia hi spa- el t.ratamiento de

distinción e ntr e ;;<tex tos teó ri cos» y

este libro , no sup one un reCur so ordenador

co lonial de actuale s en

por subtítulo

que e mpleamos de [a rma fle xib le, dado que prácticamente todos las lec tura s selec cionadas para este libro utili za n la etnografía como mé- todo de aproximac ió n a l estud io de lo políti co al tiempo qu e reali za n importantes con tribu ciones teóricas. Así , por ejemplo , la inu'oducción de Meyer Fortes y Evan s-Pritchard al libro Africal! Political Sys fems (1940) con tiene minu ciosas descripciones etnográficas de tipos de sis-

lema s polítko s, pero Su Con tri bución teórica res ulta má s relevan te. D e

mod o aná logo, la lectura de Ma x Glukman sob re la ley ( 1965), o tro clásico de la antropología política , si bien contribuye a co nsolidar las bases teóricas de la antropología jurídica, el interés principal radica en

11111\ ldu cc i6 n

t

1

1:1 co mpara ción tran sc uJtural de sde la que el aulor anali za e l Jun ciona - 1I1ienlO y l a natllra leza de los si ste ma s jurídico s y la s form as re so lu - ~' i ó n de confli c to s e n un conjllnto d e socie dad es nativa s de Áfri ca , e l

I'acífico y Am érica del Norte.

Utilizan do esos criteri os de forma

de es te libr o Situando La anfropologia

combinada , la prim era secdó n Politica conli ene tre s l ec tura s

~e nd a s per spec tivas teórica s cent ral e~ e n e l desarro ll o de

que ilu s tran

la anrropología política: por un lado , el estruc tu]'(1I - l"unciona li slllo, pa-

radigma dominante durante los años cuarenta y cin cuellt'a, represe nta-

do por e l tex to de Forte s y E. Prilchard (1940) , y por OIro, la corrien te procesua l y la del s illlboli , mo político qu e irrumpe n a fine s de la dé-

cada de los sesenta

, y cuyas aportaciones princjpal es se res um e n en

las lec turas de Swartz, Turne r y Tuden ( 1966) y de Coh e n ( 1969), res-

pec ti vame nt e.

E n la segunda sección Ejemplos de poderes, tipos d e gobie rn.o y formas de resoluc ió n de co nfli ctos, hemos reunid o a antropó logos que

ab und an en l a rup tura

de M . G luckmaLl y M . Sahlin s-

con el estructural fun c ionalismo cl ásico -CaSO

Fer-

,

junto a otros conle mporáneos -

nánd ez y Gabbert-

político -

y un a e tn oh is to riad ora d ed ica da a l eSlUdio de lo

R os tworow ski -. Todos e ll os abordan tema s rec urre ntes en

el liderazgo y !tI suces ión po -

líti ca . e l impa cto de la co lonización en las formas de gob ierno au tóc -

la hi storia de la antropologúl políti ca -

tonas, el plurali s mo lega l y la reso lución de confli c lOs-

bajo marco s

analíti cos qu e hacen hin capié en la importan ci a de la hi storia y la s

estrategias de los individuos e n s u luc ha por e l poder.

La terce ra edic ión Políti cas

de la Antropofagia , nos introduce a

travé s de do s aut ores, cruciale s en antwpología políti ca -

A sad y

ideo logía s

y las re lac io ne s de pode r e n e l contexto de las cuales lo s a ntropólogos produci mos nu estros objetos, inte rrogando al lec tor de l por qué , el

para qu é y e l para qu ié n de la investigació n ano·opológ ica.

Gl edhi ll -, y s us re spec tivas lec turas , e n e l a ná lis is de las

libr o se ci erra CO Il un a co ntribución. a modo de contrapunto ,

a j e n a a l a antropo l ogfa polí.tic ~ es tri c to s e n.~o. E s t¡:¡ lect ur a e s t á p e n sa-

da co mo un a llO e n e l caITÚno y pretende cumplir una dobl e De un lado descon ce rtar a l lecto r al encontrase e n un libro de logía políti ca un texto de tintes filosóficos de un humani s ta -

y, por otro, provoca r la reflexlón sobre problemas c o ntempo ráneos

de sde un a perspec tiva alternativa .

fun ción . antropo - S ilo-

El

18

Anll"Opología política

En el resto de este capítulo introductorio nos proponemos situar las lecturas seleccionadas en su contexto respectivo y avanzar algunas de sus aportaciones.

1. Situando el desanollo de la Antropología Política (1940-1972)

Si bien desde mediados del siglo XIX el estudio de los aspectos políti-

cos de las llamadas «sociedades primitivas» había estado presente en los escritos de los primeros antropólogos evolucionistas uniljneales

-·Margan, Maine, Lowie-, existe un consenso generalizado en esta-

blecer en 1940 el inicio de la antropología política como un subcampo tardío de especialización dentro de la antropología social y cultural. Ese año se producen dos hechos fundamentales que dotarán de cohe- rencia propia estc campo: por un lado, la publicación del libro The Nu.er, de E. Evans-Pritchard, sobre la tribu del mismo nombre ubicada al sur de Sudán. Y, por otro, la publicación de African Political Sys- tems, un estudio comparado de ocho sistemas políticos africanos «pri- mitivos», editado por Meyer Fortes y E. Evans-Pritchard, alumnos de Malinowski y de Radcliffe-Brown. En conjunto, ambas obras consti-

tuyen un parteaguas en el desarrollo de UD corpus teórico propio en antropología política. Sus autores representan a una generación de antropólogos aboca-

dos al estudio y clasificación de los sistemas políticos de las socieda- des nativas coloniales: Evans-Pritchard (1902-1973), Meyer Fortes (1906-1983) Max Glnckman (19ll-1975) y Edmund Leach (1910- 1989). Todos eran hombres, jóvenes y ciudadanos del imperio británi- co que desarrollaron su trabajo de campo en los años treinta del si- glo XX, en plena época colonial. Tanto por la permanencia de su legado en el tiempo, como por el valor formativo de sus aportaciones y por su contribución a consolidar las bases de la antropología política, estos

autores son considerados los «clásicos» de la antropología política.

La introducción al libro African Political Systems escrita en 1940 por Meyer Fortes y E. Evans-Pritchard, primera lectura de esta compi- lación, es un claro ejemplo de las aportaciones mencionadas (Fortes y Evans-Prtichard, 1940). En primer lugar, los autores pretenden esta- blecer y delimitar las fronteras de la antropología política como un

1"I,·oducción

19

"ampo propio y separado de otras ciencias como la filosofía política y t" ciencia política comparada, con las que comparte el mismo objeto. I'.ntre las contribuciones distintivas de la antropología al estudio de lo político, Fortes y E. Evans-Pritchard mencionan tres: el trabajo de ""mpo etnográfico, la perspectiva inductiva y el método comparativo. I'.n segundo lugar, este texto es uno de los ejemplos más claros del

1l1(erés por la clasificación y el estudio de las funciones de las institu- ciones políticas de las sociedades coloniales africanas. Este interés,

lIlotivado por la política colonial británica de mantener el gobierno

Illdirecto, se extenderá en una plétora de taxonomías y clasificaciones

dc sistemas políticos coloniales y dominará la antropología política

durante prácticamente las dos décadas posteriores. En tercer lugar, el ,'structural-funcionalismo se instala definitivamente como modelo de .tIlálisis sincrónico de las sociedades, concebidas orgánicamente como \'Iltes aislados y relacionadas funcionalmente para conseguir el mante-

nimiento del equilibro y del orden social. Siguiendo un esquema centrado en el estudio del papel desempe- oado por el parentesco (filiación unilateral) y el territorio en la organi- /ación política, la densidad y distribución de la población, el modo de subsistencia y el papel desempeñado por el uso de la fuerza y la reli-

gióu en el mantenimiento del orden social y político, los autores esta-

illecen una tipología de sistemas políticos africanos. Por un lado,

aquellos con autoridad centralizada e instituciones jurídicas y admi- Ilistrativas (estados primitivos) cuya organización administrativa rige

las relaciones sociales de los grupos y base de la estructura social

-caso de los sulu, ngwato, bemba, banyankole y kede- y, por otro,

los que carecen de autoridad e instituciones (sociedades sin estado o

acéfalas). En estos últimos -los logoli, los nuer y los tallensi-, la

loma de decisiones se organiza en grupos de familias y en grupos cor-

porativos de descendencia unilineal. Dado que el equilibrio social se

presupone como premisa, el principal objetivo para sus autores con- siste en demostrar como los diversos grupos mantienen un equilibrio de fuerzas que tiene como resultado una estructura social estable a

través de la religión, los rituales y los intercambios económicos. La antropología política, iniciada en los años cuarenta con Fortes y Evans-Pritchard y orientada al análisis de los sistemas, pronto abrió el camino a sncesivas generaciones de estudiantes. El final del colo-

nialismo africano supuso un cataclismo político que mudó el interés

20

Antropología política

po r e l es tudio de las ca rac teríst icas fomales, las estruc turas y

la fun-

I,.t fl"-Iucc ión

21

IlIalidad , tales como: el terreno y la arena política, entendidos como

ción de las institn ciones, haci a su dinamismo. En ese tránsito, tres fi-

"iveles de interacción social, el poder. cuya definición sobrepasa el

vlIllencia, la legitimidad y el apoyo.

guras resultan clave: Edmund Leach, Max Gluckman y Victor Turn er. Los dos primeros se centran en e l estudio del proceso y del conflicto y

ti vas de Asia, África y el Pacífico es tudiad as por los antropólogos. Por

'!;,uicional papel ejercido por la fuerza física y el monopolio de la

denuncian lo s excesos de la corriente anterior. Defienden que el con- flicto no es la excepción sino má s bien la norma por lo que, só lo desde un punto de vista idealizado, se puede explicar la unidad social. La

Desde el horizonte procesual , pero centrado en e l estudio de las "ctividades de los individuos en su lu cha por el poder dentro de unos "'"rCOS políticos referenciales más amplios. se in scribe la co ntribu -

llam ada «Escue la de Manchest en), con st.ituida por Max Gluckman y algunos de sus estudiantes - Y. Turner y F. G. Bailey-, recoge el

,·ión de Abner Cohen An.tropología Política. El análisis del simbolis- mo en las relaciones de poder (Cohen, 1969).

interé s por el estudio del conflicto y comenzó a desa rrollar una nueva

En es te texto, su autor discute sobre la re lació n e ntre el campo

interpretación en el estudio de lo político basada en el dinamismo de

:,¡ Illb ólic o y !() arena polílica , concretamente le interesa anaJjzar la in-

las relaciones soc iales y en el análisis situaciona l relativo a personas individuales (Gledhill. 1999, pp. 209-210). Victor Turner, presentó su

Iluencia de los simbo los en las relacio nes de poder. Para Cohen , el hombre es , a la vez, hombre- símbolo y hombre-político, funciones en

estudio sobre brujería y el proceso ritual de la cu raciÓn a través del análisis de distintos dramas socia les protagonizados por indi vid uos a los que acompañaba, lo que le llevó a crear un nuevo e influyente pa-

'nteracción con stante e in se parables. Siguiendo a Leach y Glnckman, defie nd e que la contribución más va liosa de la a ntropo logía socia l al es tudio de lo políti co es la interpre tac ió n política de instituciones for-

radigma en antropología política. En 1966 Y. Turner edi ta junto a

malm e nte

no políticas

entre forma

(religión, parent esco, economía) . A partir de la

Marc Swartz y Arthur Tuden, dos colegas norteamericanos, el libro

distiucióu

y

función simbóli ca, el autor revisa

las aporta-

Politica l Allthropology, cuya introducción constituye la segunda lec-

ciones de dos corrie ntes antropológicas que han puesto de manifies to

tura recopilada en nues tw libro (Swartz, Turner y Tuden, 1966).

la importa nc ia de

los sím bolo s en el análisis de l poder: por un lado ,

Este tex to tiene un reconocido va lor innovador y ex perimental al refleja r los cambios teóricos produ cidos en e l estudio de lo político desde fine s de los años cincuenta y comi e nzos de los sesenta, con el comienzo de los procesos de descoloni zac ió n de las sociedades primi-

los teó ri cos de la acción -Bailey, Barth, Nicholas. Mayer. Boisse- vain-, entre los que el mismo Cohen ocupa un lugar especial, y por otro, los esu·ucturalistas del pensamiento - Needham , Rugby, Douglas, Beidelm an- influidos principalmente por Levi-Strauss. De los pri- meros, critica el énfasis que ponen en el individuo (el hombre políti-

su énfasis teó ri co, es ta

introdu cció n marca e l inicio del

enfoque pro-

co) cua ndo , desde una perspectiva simbólica, la es tru ctura política y

cesual en antropología

política. Entre los

cambi os más

notables res-

su representación es antes que nada de naturaleza colectiva. De los

peCIO al estructural funcionalismo, d estaca la vocación interdisciplinar desde la que sus a utores plantean e l estudi o antropológico del poder y de lo políti co, discutiendo sobre la base de teorías elaboradas por filó- sofos políticos, politólogos y sociólogos. Frente al énfasis en la clasi- ficación de los sis temas políticas de la corriente anterior, desde este enfoque se define el ámbito de estudio de lo político como «el estu dio de los procesos que intervienen en la determinación y realización de objetivos públicos y en la obtención por parte de lo s miembros del grupo implicados en dichos objetivos». A partir de es ta definición, los autores introdu cen nu evos conceptos y nu evas unidades de estudio clave en el estu dio de lo político, cuya influencia persiste hasta la ac-

segundos , su interpretación de las representaciones

si mbólicas colec-

tivas cuando se realiza al margen de las relaciones sociales y de poder,

esto es, la tendencia al estudio de los sistemas simbólicos por sus pro- piedades formales más que por su función social. Por último, el autor anima a extender el análisis de las repre- sentaciones colectivas y Sjl. función Social a las instituciones políti- cas a las sociedades industriales, sacando provecho de los hallazgos teóricos y metodológicos extraídos del estudio de sociedades de pe- queña esca la, a las que la antropología se había abocado en décadas

anteriores.

22

----- - - ----

Ant ropologfa pol ftica

JI.

Ej e mpl os de poderes, tipos de gobierno y formas de resoluc ión de conflictos

Esta secció n proporciona una selecc ión de ci nco t ex LO S qu e destaca n

por su énfasis etIlográfico y co mparati vo. Todos ellos se ocupa n de tema s tradi ciona le s abordados en an trop ología políti ca co mo la clasi-

ficaci ón ele s istemas políticos, e l liderazgo, la sucesió n política, el o ri- gen y la orga ni z8ció n del estado en sociedades pr eindust rial es, las

formas de re solución de co nfli c tos y el impacto político de los proce-

sos de colonización -descolonización. Los dos primeros autores incluidos en esta sección son reconoci-

dos antrop ólogos proceden res del mundo anglófon o - Max Gluck man

y Mars hall Sa hlin s- , que esc riben en los años sesenta sobre los siste- mas jurídi co -lega les y sobre las formas de lidera zgo eu las sociedades

res tantes - Nnría Fernández,

Wolfgan g Ga b bert y María Ro s tworows ki- ha n d esa rro ll ado S ll S in -

co lo ni za da s re s pec ti

va me nt e. Los tre s

vestigac ione s en los aíl os ochenta y nove nta so bre sociedade s nativa s

situadas en la ó rbita del

gobie rno co lonial español

(G uin ea Ec uatorial ,

Perú y Méxi co), ámbito empIrico men os co noc id o e ntre nu e s tros es lu-

di antes de anLropologíél. En sus contribnciones des taca un minucioso

a sus autores inLerpreta r la s lrao s-

formas de organi zación po lítica y

de reso lució n

miento de los nu evos estados .

La sección se abre con un capítulo del libro Polftica, Derecho y Ritual en la sociedad tribal, escrito en 1965 por Max Gluckman, uno de los clás icos e n e l desa rrollo de la antropolo gía política y precur-

interés por (a hi stor ia lo q ue permite

forma ciones e xperime nt adas por las

de co nflictos desde la época prec olon ial hasta el s urgi-

1"li"Odu cción

23

harotse), e l a utor est udia el funcio namiento de las leyes, la cos tumbre y las institucion es jurídicas e n las sociedades tribales colonizadas po r l'i imperio bri tónico. Entre las múltip les co ntribuciones que contiene este texto nos inte resa des tacar cuatro: primero, la ampliación de la noción <d ey» para ap li ca rl a a c ualqui e r sociedad que en la práctica tenga reg las , observada s por los mie mbros de l grupo, para definir una conducra co-

rrec ta (a unqu e c arezc a n de in s tituciones lega les al modo occideula l,

muc has sociedades tribales) ; segund o,

como sucede e n la práctica e n

la «(incrustació n» s ocia l de los co mpo rtamientos polític o s y de

lo qu e

las es -

trategi as utili zadas para reso lver co nfli c tos e impo ner la ley,

supone que lo políti co no se pueda co mprender al marge n del res to de

las relaciones soc ial es; tercero, la relación intrínseca entre ley y cos-

tumbre (derecho

otro s autores que se habían oc upado previamente de este tem a (Nadel,

consuetudin ario) . Para Gluckman, a diferenc ia de

1947; Bohannan, 1957), la ley entendida como un co nju nto de normas obligatorias incluye también a la costumbre; y, cuarto, su propuesta

me tod o lógica de «es tudi os de caso» que utiliza en el estudio de las leyes y de la cos tumbre, pl e itos , disputas y acuerdos . Según la c ual, pro po ne partir de esque mas de derecho que no dependan de un voca- bulario téc nico es pecial o particular de una tribu para se r validados.

e n e l ca rác te r e tn ográfi co y co mp a rativo del est udio

a ntropo lógico de di stintas for mas de go bie rno , situamos la co ntribu- ción de Marshall Sa hlin s «Hom bre pobre, bombre rico, gran hombre ,

jefe. Tipos políticos en Melanesia y Polinesia». Sahlin s, uno de los antropólogos contemporáneos ma s va lo rad os, es conocido por sus investigaciones sobre las sociedades nativas del

Ab und ando

so

r de la a ntropo logía jurídica (G luc kman , 1965). Con c retamente

el

Pacífico Sur en las q ue ha enfatizado el estudio de la relación entre

política. Para

te

xto reproducido recoge varias secc io nes de l c apítulo «¿ Qu.é es la

estructura e hi sto ri a ( 1985), una interpretación de la hi s toricidad nati-

ley' Problema de terminología», e n e l qu e

se reflejan a lgu nas de las

va de los hechos, o la dimensión simbólica e ideática de la cu ltura

aportaciones centrales q ue des marca n a Gluc kman de l e nfoqu e con-

frente al utilitaris mo materia li sta (1976). Este texto, escr ito e n 1963,

vencional estructura l- func io nalis t,,: por ejemplo, s u é nfa sis e n e l co n-

se in scribe e n una e tapa temprana del autor en la que destaca su inte-

flicto y en el camb io co mo dos as pec tos fund ame nta les

de l orden po-

rés por la clasificación y la c9mparación de sistemas políticos prein-

lítico de las sociedades nativas africanas. A partir de un a minu c iosa revisión de la literatura di sponible en

dus triales, un o de los temas tradicionales dentro de la antropología

inglé s hasta los años sesent a so bre luchas políti cas, orden, ley, co ntrol

go «ideales»,

e llo rec urre a un a ná li sis es tru c tura l de tipos de lideraz- q ue le pe rmite clasifi car e interpretar la variabilid ad po-

social y estab ilid ad y camb io en los sistemas políticos de las socieda-

lítica que encue ntra en las sociedade s me lanes ias y polines ias de la

des tribales (entre los que se incluyen sus propios trabajos sobre los

etapa colonial.

ias y polines ias de la des tribales (entre los que se incluyen sus propios trabajos

24

Antropo logín política

El es tudio de las ca rac te rísticas de cada tipo políti co le permitcn afirmar qu e, mient ras qu e e l jefe poli nesio es un cmgo político in s titu -

c i ona li za do a l c lI Gl I se acc e de med i a nt e ( a p e rten e n c i a a l lin aje que de tenta e l pode r, e l g ran bombre me lanesio es , más que un cargo polí-

tico , un stal us,

u na po sici ó n que se co nstruy e soc i a lm ente a pan ir de

las accjo nes so bres alie ntes de un a pe rso na ge newlmenle basadas e n la

pe rso nales se in se rt a n

red is tri bución d c riqu ezas (po ll atch) y e n sus cualidad es (fue rtes g ue rreros, l íderes car is má ti co s ). Estos lid e ra z go s

en es tru c tura s po líti cas fu e rl e me nte dife re nc iadas . Las me lanesias

so n

seg me ntarias , la s po lin esias piramida les: e n aqu e ll as, los bloques

po-

líticos son varÜHJos , co nce ntran pocos miembros, poseen el mismo stalus y se enc uentran significafivam ente separados los unos de los

otros; e n la s po lin esias , los g rupos es tá n inleg rados a un a administ ra -

c ión ce ntral mediante una j e rarquía política y s u s tatu s está de te rmin a- do por e l lugar qu e ocu pan en dic ha j e rarquía . En ese últ.imo caso, la

ca n tidad de pe rso na s que per te ncce n a l grup o es m uc ho IHlI yo r y co n

d e mo v ilización social , parli c ipac ió n políli ca y mo -

e Jla , su capacid ad

vilidad

s ocia l.

 

La

sigui cnte

lectura de este se lección abu nda en e l interés por los

tipos d e

lider"zgo triba les, pero tra s lad ando la re fl ex ión a lo s eSlad os-

n ación s urg id os e n África trll S la independ e nc ia co lo ni a l de la metró -

pol i española .

A pa rti r ele un a in ves ti gación e ln og ráfi ca realizada e n lo s año s

nove nt a en G uin ea Ecuatoria l, Nur ia Fe rn <ind ez More no anali za la s

Llna estruc tura polHi ci:l loc al d e

jefaturas dispersas y relllLÍvament.e acéfa las e n G uinea Ecuatorial, a la

formac ión de in c ip ie nles es tado s, y finalmenl e, a l conlro l po lítico del

gobierno co Jo ni a l es p<:IñoL En e l tex to Res islencia, Decadellcia y co -

lonización en. la isla de Biokv. Análisis de lo eSlruc(ura política bub;

la aul ora ilu s lm el impac to d el pl'Oceso po lítico de colonización-des -

estructura s polít icas trad ic ional e s, co ns ta nt e desd e

mediados del siglo x x en numerosos pueblos "fricanos y co n impor-

tantes re percus iones en la co nfi guración política con te mporánea de

Áfri c".

Entre la s contribu ciones qu e contie ne es ta lectura para e l es tudi o

Iran scu ltu ra l de las forma s

pia e lecc ió n de l esce n ari o empírico de estudio, l a s ociedad bubi co n-

de gobie rn o des ta c a en prime r lu g ar la pro-

c o lo ni zac ión e n la s

tran sformacion es ex perim e nl adas por

temporánea. Fren te a la ab unda ncia de etnografía s reali zadas e n las

1" l t 'lI hH.:c ió n

25

fraocófo n a s de Áfri c Ll , ape - d e ot r as áreas q u e n OS per -

11111 , 111 amp li ar nu es tro conocim ien to so bre lo s mod elo s c o loni<:l les

1 1 : ' -': c on t arno s co n reg i s t ros e tn o gráfi cos

/ , \11 ; 1 '-; de influ encia co l onia l a n g l ófona y

"' IH.':I'imentados Y sus forma s de f un ci onam ie nt? ; fre nle a J<:I

me ra

,

ttll stalació n d e la evo lu ción po lí ti c a

de esta s ocIedad , e n es te

re xto

:l lla e l minucios o trabajo hi s tó ri co r ea li zado por 1<:1 autora a l res ca - 1: 11 , filtr ar y co ntrastar Ja infor mación s ob re la org<lniza:i~nnativa.d~s­

ta ma yo ría pr oced ente de v laJero~ y 1D 1 S 1 0 -

1I

I't'I"

a e ntr e l a bibJi og r afía.

Ill'lnS q ue co nocieron la

\ '\, caracleri zada por su

I ' a . Esta l<lbor sobre las fuen tes permite deshace r

" i" n sobre las forma s de lid e razgo bubi . P or úl ti mo , re lacionado cOn

,''''c énfasi~me lodológico e n e l pas ado , interesa d es ta car el uso de

:\lllropologí a de fue rte co nte ni do históri c o qu e comb!~~a e l a ná li s is de

1", fu e nt es d e l pa s ado y e l trabajo d e campo e tn og roh co

c iedad d el prese nte, desde el que Fern ández suste nta un a

Inis princ ipa les de su inve sti gac ió n: aque ll a qu e v incll.la la .e s truc tur a I",lítica y social de la sociedad bubi del pasado con la s¡t uac¡óu posc~­ lon i a l d e l pre se nt e, un o d e l os d ebat.es tr <:losver sa le s en an~ro po log Ja

s o br e la s o- de las lllp Ó-

is l a e ntre fin es de l s iglo X I X Y COlTI len ZOS d~1

o ri eulación co lon iali s ta,

se sgi:tda y ~tnocéntn­

e rrores de lnle rpreta-

un a

. E l inter és p o r e l análi s i s hi s tórico d e t os slsle~as d e org(11~IZi:t· ('ión po lí ti ca y d el po de r e n las soc iedade s precoloJ11al es y co lolll ales del pa s ado e s a ún má s determinant e s i cab e e n la S IgUient e con~nbu ­

polHica desde co mi enzos d e los años se reota has~a l a act ua li dad.

c ió o. ~1aría R os t worow s ki, nOS tran s porta a l co ntin e nt e s uramencano en lo s si glo s xv y X V I para ana li za r la organi zación so~ialy p o lftic<:l de uno de los es tados prein d us lri ales m ás origi nales, los meas o Tahuau-

lín s u yu , voz que c hua qu e s ignifica e l «impe rio de la s c ua tro reg IO-

nes».

.

.

Lo composición. social del Tahuantins uyu recoge varws seccIO-

nes ext raídas del libr o H istoria del Tahuunrinsu )'u (1988 ) , una de las obras de referencia para e l conocimiento del imperio inca, apenas co-

nocida e n E s paña , razón por la c ual co ns ideramos tl e es pe cial int e rés

in c luirlo en e s ta co mpi l ación d e texlo S. En es te capítu lo la autora in ves tiga la organizació n soc ial y polí-

ti c a de es te grupo

é tni co, a ntes d e l «cataclismo organ iza ti vo»

impu es -

to por e l gobierno

colonial

esp añ o l. E l Tah uantin suy utu vo un

d esa rro-

se remon ta

a comien zos de l s igl o

ll o tardío qu e años ante s de

qu e Piz a rra lle gase e n 1532 a l as

x v, a pe na s no:e nla costas del temto rl o

26

AnLropología políti ca

peruano. En ese corto es pacio de tie mp o los incas se ex pandieron por un área de una exte nsión aprox imada de 5.000 kiló metros - desde el sur de Co lo mbia, todo Ec uad or, Perú y Bolivi a, el nOrte y ce ntro de

Chile y el noroeste argen tin o- habitada por una población es tim ada entre 3 y 15 millones de personas (Pére z, 200 8, p. 248). La originali- dad de este imperio consistió e n ap rov echar y dotar de e nve rg adura esta tal un conjunt o de instituciones económi cas y políticas de los pueb los

previame nte. Entre ellas, la autora destaca el papel desem- e l ayllu, los c uracazg os o se ñoríos, la orga ni zac ión bina-

ri a, la relig ión y la le ngua, y la rec iproci dad y la r edi s tribu c ió n co mo

siste mas de intercambio.

Otro as pec to de cruci al importancia para la organ ización del im- perio in ca, se refi ere a la existencia de un a lóg ic a binaria que rige la co ncepc ió n pre hi spá nica del pode r «hanan-hurín » (,,·,i ba-abajo). Este principi o impreg naba tanto lo orga ni zación de l pa nteó n de divinida- des, los ejércitos, los ay lIu s, los c ura cazgos , la di visió n j e rárqui ca del

territorio y nna forma de gobierno du al qu e se co nve rtía e n un a c ua- tripartición , cama se deriva de la voz qu echua utili zada para denomi-

nar la unidad territor ial del imp erio

tin suyu».

Basándose en la información obtenida a través de una enorme cantidad y var iedad de fuente s (crónicas, tradición ora l, libros de visi- tas, juici os, tasas de tributos y ce nsos), la autora interpreta es te siste- ma dual en el orden político que presidió la expansión y el posterior gobierno inca, uno de lo s debates que más controversia ha n generado e n la hi storiografía andinista moderna (Zuidema , 1964; Pease , 1991 ;

Ro s tworow ski, 1983 y 1988). Al me no s dos e le me ntos

más resu ltan

de las cu atro regiones o «Tah uan -

suby ugados pe ñado por

fundamentale s para comprender la rápida expa ns ió n políti ca de este grupo é tni co: la imposic ió n de un a lengu a (e l qu ec hua o run a-simi) , y

de una religión (basada en el culto al sol o inti) co mún a todos los pueblos sometidos. L os gobernantes incas, los «hijos del So!», fueron de es te modo reconocidos co mo jefes legítimos de un vasto imperio.

de este es tudio des tacamos el así co mo e l reto perm ane nte

que la au tora no s propone para no partir de un a perspec tiva occ ide ntal en l a interpretación social, económica y políti ca del Tahuan tin suy u.

Sólo de ese modo , seña la Ro stworow ski, es po sibl e compre nd e r la diarquía del incanato, la existencia de señores esc lavos (c uracas yana),

Entre las múltiples contribuciones profundo co noc imie nto de las fuente s,

l"II,,,lul.:óón

27

l., I,ruriedad privada co n vivie ndo con la reciprocidad y la redi stribu- ' 1\111 , una forma se lectiva de registrar los sucesos hi stórico s, y los mo- do :-, de co nqui s ta y las pugna s interna s al e leg ir sobera no_ La secció n segunda se cierra con una contribuc ió n que nos de-

\-ul'! ve a la época ac tuaJ reto mando otro de los te mas clá s icos e n an-

,,, 'I'o logía políti ca, el es tudio de la ley y de su ap licació n en socieda-

d, -:-, Il a ti vas , co n e l que Gluckman iniciab a esta

secc ió n_

Si, como hemos visto, hasta los años sesenta del siglo xx un ele-

\":Ido núme ro de antropólogos inspirad os por el

,·, ll uc tur al- func ionali s mo (ve r textos de Fortes

, ¡I"c km a n en es ta co mpilación) encontraron un

." pectos relac ionados co n el estudio de la ley y e l mantenimie nto del

(J' den entre lo s pueblos tribales de Áfri ca, Nort ea méri ca y e l P acífico , ,." los com ienzos del siglo XXI se produce un renovado in terés por la .,nlropología jurídica en el es tudio de situaciones de pluralismo legal ,. " co ntex tos posco lon iales. El aum ento de la co ndi ción multi cultural

dc ladas las sociedades, la creciente norm a ti vid ad a ni ve l intern ac io-

" ,Ji so br e e l r eco nocim ie nto de lo s d erec h os políti cos d e lo s pu e blo s ",dígena s y un aume nto de la descentralizació n que favorece el re spe-

fli c -

tos , so n a lgu na s de las circunstancia s recientes qu e ex pli can ese reno-

fu nciona lismo y el

y Pritch ard, Sahlins y fil ó n de es tudio e n los

'o a lo s mecanismos loca les de admini stració n y reso lu ción de con

v"do interés por la antropología jurídica.

En Es tru c tura. socia l, norma s Y pod e r. El plurali smo jurídico en

América La.tina., Wolfgang Gabbert (2003) de bate so bre la estrecha ,elación entre el derecho positivo nacional y el derecho consuetudina-

,·io de las co munid ades y pueblos indíge na s de

la nda nume rosos ejem plo s procedentes de las comunid ades indígenas me xicanas, es te texto contribuye a de smiti fi car un a ser ie de alegatos

c ulturali s tas

moge neid ad cultural , el origen prehi spánico de sus formas de organi- l.aci6n; como so bre el propio dere cho co ns ue tudinario, a me nudo as u- mido co mo un corpus co herente de normas, ace ptado por todos y

fác il mente traducib le y aplicable en cualquier ámbito como sus tento de la arm o nía soc ia l. A difere ncia de la antropología jurídica de la primera mitad del

leyes (ver Gluckman

siglo

en es te libr o) , Gabbelt se interesa por los indi vi du os en tanto que s u- jetos políticos y en sus estrategias de negociac ión en su lucha por el

Amé ri ca L a tina. Vlili-

tanto sobre las comunidades indígenas: su supuesta ho-

xx, fijada so bremanera en el es tudi o de las

ca L a tina. Vlili- tanto sobre las comunidades indígenas: su supuesta ho- xx, fijada so

28 ---- -

----- -- -- - --

Antropología política

poder. Para ello, resalta la fuerte imbricación del derec ho consuetudi-

nario encajado en las rel aciones sociales, situació n de Ja que deriva su

dinami smo. Como el autor ilu s tra

en esta contribució n, la penetración del derecho nacional y del estado en las co munid ades indígena s, lejos de debi li tar las prácticas Con sue- tudinaria s s ir ve para fortalecerla s y adaptarlas a nuevos co ntenidos e intereses locales.

heterogeneidad , su fl exibilidad y su

III. Políticas de la antropología

Para terminar eSle libro . la tercera secció n Polllicas de la Antropología busca pla ntear la re laciÓn. sie mpre inCÓmoda y siempre prese nte, entre antropología y política. Sin duda, uno de los debates rec urren tes en an-

tropol ogía políti ca de sde com ie nzos que la antigua form a de domi nación

de los años setenta del siglo xx, en

polí~co-administrativaco lo nial ha

,sido reemp l azada p or unas nue vas relaciones neoco loni aIes.

Si, Como nos rec uerda Vincent ( 1990. p. 2), no se puede afirmar que la antropo logía política ha sido simp lemente una fo rm a de ideolo- gía colonial. como demuestran los enfrentamientos a fines de l XtX en- tre los primeros antropó logos evolucionistas con el gobierno federal de Estados Unidos denunciando el régimen colo nia l y las consec ue n- cias de la dominación, o aquellos desarrollados en el Reino Unido sobre comuni dades rurales inglesas e irlandesas tratando de medir las consecuencias sociales y políticas de la industrialización. No fue ron

las co rri entes críti cas del enfoqu e antropológico de la política las qu e asu mir ían la hege monía en el periodo en el que se produce la institu -

cionalización

direclo por la que optaron la mayoría de los gobiernos colon iales fue ,

como hemos

espec ia listas en sistemas de leyes y gobiern os autóctonos que, al ser-

vicio del

líd e res o gobernantes títere en sociedades previamente consideradas «acéfa las» por los antropólogos.

de la anu'opología politica . La política del gobierno in-

visto, un estím ulo para un bue n número de antro pólogos,

encarga ro n

de buscar la mediación de

gobierno colonial , se

Esta le nd e nc ia se rompe e n la década de los sese nta, en pleno proceso de desco lonización del imperio británico e n África, cuando

co mienzan a surgir voces di sonantes sobre e l funcionali smo en antro-

lulI l)(llICción

_

_

29

I",logía soc ial y sobre la respe labilidad de la e mp resa anu·opo lógica.

( '" mo nos recuerda Talal Asad en Anthropology Qnd ,he Colon ial EIl-

•• ",.rt.ler (1973), la teo ría de l a depende ncia , los procesos de de scono- Io ni zación y la e merge ncia de las hi storiografías indíge nas y nacio na- les asociadas a esos procesos, apuntaron abiertame nte a la complici dad

de la antropología para garanti za r la dominació n indirecta de las co-

!onüls.

Ta lal Asad, uno de los a ntropólo gos co ntemporáneos más rele - va ntes y reconocidos , irrump e en 1973 co n esta crítica mo rd az sobre ,.¡ papel polftico desempeñ ado por el paradigma estructu ral-fu nciona- lISIa en el desarro ll o de la antropología soc ial. Era la primera vez que

t di scutía abiertamente en un ámbito académico del ;lIl1ropo logía.

La alllropología y el encuentro coLonia l , traducida para e s ta

co mpilación , es la introducción a un libro del mi smo nombre que re -

~oge doce con tribuciones, pro ceden tes de un semi nario ce lebrado en la Universidad de Hull (Reino U nid o) en 1972. que documentan y analizan las fo rmas en las que teoría y práctica antropológicas se vie- Ion afec tadas por el colonia lis mo brit áni co. En este lexto , pionero de los estudios colonia les en antropología,

Asad nos invita a reflexio nar sobre el por qu é de la obsesió n antropo- lógica en proclamar su neutralidad política, a pesar del consenso ge-

nerali zado qu e ex is te en reconocer s us profundas re la ci ones co n el

co loni a li smo, fund amenta les para exp li car su su rgi mi e nto como disc i-

plina científica, su consolidación profesional y su contri buc ión a la do-

colonialismo e n

:

minación e uropea de soc iedades

loria de domin ació n en la que surge la antropo logía y se produce n sus

de estudio , des tacando el encuentro de poder desig ua l entre

Occ id e nte y el Tercer Mund o que se re monla a la apa ri c ión de la Euro-

objetos

no europeas. El au tor describe la his-

pa burguesa, e n la que el colonial ismo es solo un mom e nto hi stórico

(ibid. , p. 3 1).

las relaciones de poder entre Occiden te y el

Tercer Mundo, Asad propo ne reflexionar sobre el esta tus epistemoló-

que ciencia social burguesa , en las da títu lo a esla secc ión: qué eSludia

la antropolog(a (la elección del obj eto), cómo se define su objeto (bajo que tratamiento teóric o), quién define (quien paga la in vestigación), el para qu é de la investigación , e n qué contexto (las co ndic iones prácti-

gico de la antropología e n ta nt o

políticas de la antropología, que

Para caracle rizar

30 ------- - --

Anlropo logia políti ca

cas políticas y económi cas del sis tema co lonial de ntro del que se ubi- ca), e n qu é le ng ua se exp resa ese co noci miento (l e ng uaj es «c ie ntíficos»

occide nta les de difu sión) y bajo qu é tipo de rac ionalid ad (tec noc rát i- ca -occ id e nt a l). E l hin ca pi é e n e l co ntexto hi s tó ri co co lo ni a l y po sco- lonia l de produ cción de los obj etos de es tudio s se irán forta lec ie nd o

e n año s pos te ri o res co n auto res co mo Ed ward Sa id co n s u noc ión de «o ri e nta li s mo » ( 1968) , y los más rec ie ntes «es tudi os posco lon ia les» que co ns titu ye n una de las más influ ye ntes pe rs pec ti vas de refle x ión e

in ve s ti gac ió n tran s di sc iplin a ri a (B habha , 1984 ; G uh a y S pivak , 1988;

Mignolo, 2007).

Abundand o e n e l de bate sobre la re lac ió n e ntre teo ría y prác tic a

en an tfopol ogia y

e l pape l po líti co qu e dese mpe ña la antropo logía y

Jos antropó logos , como pa rt e de un co njunt o má s a mp li o de int e lec-

tu ales que produ ce n co noc imi e nto, se si túa l a si gui ente co ntribu ció n

de John G ledhill Anlropologia y polílica: compromiso, responsabili- dad y ámbito académico ( 1999).

Desde una ap rox im ac ió u he rme ne úti c o- re flexiva G ledhill resca-

ra en es te capílU lo el viejo debate que anali za l a relac ión entre cienci a

y é ti ca:

¿ pa ra qui é n se prod uce e l co noci mi e nt o a ntropo lóg ico? Para

res po nd er a es ta pr eg Unl a, e l autor propone di stingu ir enu"e

va rio s ni -

ve les de a náli sis: la políti ca de la producc ió n de l co nocimie nto a ntro-

pológico, ana li za nd o la s re lac io ne s de poder e ntre la in s titu c ión que

paga y e l in ves ti ga dor ; ej e mpl os de antropo logía ap lica da qu e pl ante a pro ble mas éti cos; y por último, la s relaciones de pode r qu e se es table - cen e ntre e l in ves tigador y las perso nas es tudiadas durante todo el pro- ces o de in ves ti gación , tra ye nd o a c ola c ió n e l in tere s ante de bate ma n- tenido e ntre Nan cy Sc hepe r-Hug hes y Roger D ' A ndrade e n la rev is ta

C urTe nt Anthropo logy (1995).

Su propu es ta sob re la interven c ió n políti ca de lo s a nt ropó logos , no se cen tr a tanto e n un s i o Un no tajante ya que , co mo bi e n se ñalJ el

autor, en ciert os cont ex tos és ta es in ev it ab le, sin o más bie n en anali-

zar las premi sas y los efectos -d eseados o no-

qui e r ti po de

qu e p lantea c ual -

int e rve nc ió n, ya sea a trav és de la esc ritura o de la re-

pr

ese nt ac ió n y la acc ión política directa e n e l contex to, o c ualquier

ot

ro ca mpo de ac tu ac ión y milit a ncia ex tra-acadé mi co y ex tra -te rrit o-

rial. Coin c idim os p len a me nte c an e l autor (ibid ., p. 19) c uando afir-

ma que e l verdadero pro blema que enca ra la a ntro po logía política hoyes la here ncia histórico de la do minación occidenta l, la co ntinui-

Il lt roducci ón

3 1

<I;¡d de la hege monía mundial de las potencias del No rte y las mani-

soc ial y polític a libro de lecturas

,· o l1tribuya , e n alg un a medida , a la tarea pen diente de desco lon izar la

,,,'tropología .

fes tac io nes del dom in io racial y colonial e n la vid a ".I eroa de los países metropolitano s. Ojal a que es te

Referencias bibliográficas

¡\ Icantud , J. A . ( 1998) , AllIropologia y política. Sobre la formac ión cultura!

del poder , Anthropos, Barcelona.

J\-: ad , T. (e d.) ( 1973), Anllrropology and Ih e coloni al encounler, Acade mi c

Press, Nu eva York .

lSa la ndi e r, G . (1 988) , M ode rni dad y po d er. EL desvío

antropológico, Jú ca r,

M(;Idrid .

( 1999) , El poder en escena. De la representoci611 del p oder al poder de la

re presentación, Paid ós

Studio , Barce l ona.

Bhabha , H . K . (1994) , The Location o/Culture. Routl edge, Lo ndres.

( 'ohen, A. (1969), «Po liti cal anthropology: Th e

power re l aLio ns» M OIl, n .O 4 , pp . 215-244 .

anaLys is of rhe sy mboh sm ot"

l) ' Andrad e, R. (1995) , «Mo ral Models in Anth ropo logy)), Curre nt Anthropo-

logy, 36 (3), pp . 399-408 .

I:e rná nd ez Mo re no.

hariano. Textos

N . (2009) , Antropología y Co lollia./i s mo e n Áfri c a Subsa - etnográf icos, Ramó n Areces , Madrid .

!'ortes , M. y E. E. Eva ns- Pritchard (e d, .) ( 1940) , African Polit¡ c a/ Syslems,

Oxfo rd U ni ve rsil y

h o na c i o n a l y d e r ec h o co n-

s ue tudin a ri o e n Am é rica Lalina », e n G . Pé rez, B . y D . Gu nth e r (ed s. ). Globttlizoción, res is tencia y ne gociaci6n en Am érica Latina , Calara la.

Madrid . pp. 127- 142.

Press, Londres, pp . 1-23

W . (2003), « La interacción e ntr e der ec

(~abb e rl .

e

led hill , ) . (

19 99) , Power and ils disg uises: Amhropolog ica l pe rspeclives 011

palities . LOlldres: Pluto Press ( ha y lrad .cas t.: El pode r y s us disfraces.

P e r s pe c tiva s anlJVpológicas de la políti c a ,

Be ll ate rra, Ba rce lo na , 2000).

U

Lu c k m a n , M . ( 1965), P olitics, Law and RifUal

in Tribal So ci ety, Ba s il Bla c -

kwe ll , Oxforo . Guha , R. y G. Spiva k (ed,.) ( 1988), Se/ecled S uba/terl! SI l/d ies, Ox[ord Uni-

verSily Press: Nue va YorklOxford . Lewelle n, T. (2009), Introducción a la Antropología PO[{lica , 3. B edic ió n ( nu eva e dki 6 n a mpliad a y pue s ta al día ), Be ll ate rra. Barce lo na .

32

A nlropo log ía po lític a

Uo ber:J, J.

R . ( e.d .) ( 1979) , Alliropu /og{a Polít ica, A nag rama, Barcdo n<l .

Marqu in a, A . (c o mp .) (2 00 4 ), El ayer y e l Ho y. L eClUrtI,\ ti c! Al'lfrop%

P olíli c a , vo l. J y 11. U NED , M ad r;d.

r: ia

M i gno lo, W . (2007) , La idea de América Lo/iun. Lu herida deC'olol1ia¡ y la

opción dec%lI;ul, C ed í

a,

Barce lon a .

M Ul'nl , J. ( 1975), Formaciones e(.o nóm;cw y pofiticC/s del mundo andino, Jn ,~ t it 111 0 d e E!.l udí o!-) P e ru : Jrl os , Li m a .

Pcrc% G,d án, B . (2 0 04), Somo,\" ('U /l/ O inca.'. Autoridad",\ Iradic io17alex

en lo s

Amles peruano .\. Ibe roa me rj en nu lVe rvue rl , Madrid ! FrankfUrI.

(20 0 R),

(

Ll

or g ani z, lc ión el e l

imp e ri o ín ca ), e n B.

Pé r ez , A. Cru z,

y J. 1.

B(l.t a lla , A n' u ; ,.ic{I Pr eco lom hi llll. E l de.\'pertC/.r de

mal Libros , Madrid, pp. 262-284. Pe <lse , f.'r a n k lin ( 199 1) Lo:, úl ti m os llH.:as de l C UJ:',co,

lo::; /(~,If¡go .\· mud o . I' , Edi -

M adr id: A li a n za A mé ri-

o l/dilUl5 de p oder, ln s litll lO de

c a . Ros t worow.\ k i, M . ( 19R3) , E.\·lruc t/./rlt.t

Es t udiu s Pe ru ano s, Lim a.

( 1988) , l-li.\"lOria del Talwu l/ tilu'uy u, In s tilU lo d e E.') w d ios Perua nos , L im a .

S a id , E. ( 197))) , O rie nlllli:;n/,

OrieJ1ltlli,rmo , Libe rta ri as , B ~rcelona, 1990). Sa hlin s, M . ( l 963 ). «Ridl Mall , POOl' Ma n , Bi g Ma ll , C hi e f: Po liti cally p es in

Me lJnes ia and Po lync.\ í'N , COlnpora tive Sf udies in Soci~/y olld Hi.wory, ::;

(3), pp . 2~5-303 .

(1976) , Cu lt ur e {/nd p ract ical rea.von, U ni ve r" ity 01' C hi cago Press, Chi - cago (ha y trad . cas l.: Cu ltu ra y razón prácrica. Contra ellltilitari.wllo en la teoría ant ropológ ica , Gedi ¡,a, Barce lo ll<.l. 1997).

( 1985) , 1.\·lau ds ol flj " to ry, Univ c rs il Y o f C hi ca g o P re,,, s, C hi cago (h a y

tr a d . cas l. : I slas

lropolo g ía e histo ria, Ge di

Sc hepe r l-Ju g he.s, N. ( 1995). «Th e P rim acy 01' ("he eth ·lca l. Propos iti o ns fo r a mili [3 m a nrhropo logy» , Curren l A nl h r opolo!!,'y, 36 (3) , pp . 409 - 440 .

SwurtJ:'., M . J., V. W . Tu rner y A. Tude n (eJs.) (1966) , Politicol Anlhropology,

P.¡t nth eon Books , N ueva York ( ha y trad. c a s I. :

de H isto ri a . La muerte de l capitán Cook . M e láfora , a n~

.sa , Darce lo n a, 1997).

A ldill e

P ubli s h ing Co m p:my , C hi cago , pp . J-4 1.

Vince nt , .J. ( 1990), Anrhropo Logy aud polirics. Vi.fions, tradi tiollS and t renOS , The Uni ve rs it y of A ri zona Pre ss, Tueso n .

- (ed .) (2002), The

olllhropology 01 Politics. A reader in elhllography,

Tlteor y {l/td Critiq u e , Dl ac k we lJ , Lo ndres. WOlf, E . (198 2 ), Eu rope aJl.d lhe people with.otJ.I hisLOry, U nive rsit y of Ca li-

f orni a Pr ess, C alifo rni a ( ha y Lr ud. c ast. : Euro p a y la gen.te si ll h islO ria, Fo nd o de C ulrur a E co nó mi ca , Mé x ico, 1987).

( 1998), Envisionin.g POWeJ: Ideo logi es ofdo m inal/ ce a nd cr isis, Uni ve rsi-

ty o f Ca liforni a Press, Be rkeley ( hay t ra d .cas l. : F i gurar e l p oJe l: ide o lo -

g ías d e d o mina ció n. y cr isi s, C I ES AS, M é x.i co , 200 1) .

mina ció n. y cr isi s, C I ES AS, M é x.i co ,
mina ció n. y cr isi s, C I ES AS, M é x.i co ,
mina ció n. y cr isi s, C I ES AS, M é x.i co ,

In ll( ,ducc i 6 n

33

I lI id c

m a , T . (1964 ), The ceque sy:aem o[

Cu zco . Th e ,\'ocial orga n i za / ion of

E th nog wph y, Le id e n , E . C u zco. La organi zación

\ocial d e la cap ita l de 10.\· II1CO:> , POllLi fjcia Uni ve rsida d Ca tólica d e l Perú, Lima, ) 995) .

J. Brill ( h ay tr ad. c as I.

, II e capital ofllle In ca, lnl e rn a t io n a l A rc h i ves 0 1'

: El s i.w.>ma de ceq/les d el

PRIM E RA PARTE

SITUANDO LA ANTROPOLOGÍA POLÍTICA

l . Sistemas polític os africanos* M eyer Forle s y E . E. Evo

l

. Sistemas polític os africanos*

M eyer Forle s y E . E. Evo lI s-Pritchard

Objetivos de este libro

Uno de lo s objetivos que no s planteamos al miciar es te eSlUdi o er a propo rcio nar un libro de consulta que fuera útil para a ntropól ogos , pero esperamos que también sea una contribución a la política compa-

rada . Estamos seguros

c uanto l as sociedad es que hemos incluido son represe ntativ as de los

e n su

co njunto, deben permitir al estudi oso de África apreciar la gran varie- dad de tipo s. Los ocho sistemas descritos e n el prese n!"e trabajo perte-

del continente afr ica no. La mayor parte de

necen a áreas bien di stintas

las formas descr it as son, de hecho, variantes de un a pauta de organiza-

vecina s; de

ahí se deduce, pues, que el libro comprende gran parte de África. So- moS conscientes de que no se hallan represe ntado s todos los sistemas políticos africanos, pero creemos que los ensayos que presentamos saca n a la luz todos los principios básicos de organ ización política

africana.

CIón po lítica que es co mún en las soci edades contiguas o

tipos má s co munes de sistemas políticos

a lcanzado el primer objetivo, por

de que hemos

africa nos; tomadas

el primer objetivo, por de que hemos africa nos; tomadas Varios de los colaboradores han descr

Varios de los colaboradores han descrito los cambios que han

tenido l ugar e n los sistemas políticos que han investigado co mo con-

secuencia

ace ntuado este aspeclo, es porque la mayoría de los colaboradores está

de la conquista y la dominación e uropeas. Si no hemos

>!<

En AlUropolo glo Político. J. R. Llobera (co mp .), Anagrama, Barcelona , 1979,

pp. 85-L05 [e. o. inglés «Tn(foductiom>, Africo/l Polifi col Sysfems , Oxford Univcrs ity

Press. Londres, 1940].

38 -- -- ----- --- - -

S ituando la Antropo logía Polftica

más inte resada en los

probl e mas a ntropoló gicos que en los problemas

esto no queremos dec ir que la

esté interesada e n asuntos prác ti cos. En un momento

admini s trafi vos. Con

antropología no hi stó rico e n qu e

la política de gobi e rno indirecto es genera lmente aceptada, nos atreve- ríamo s a sugerir qu e. a largo plazo , esa polí tica sólo pue de se r ve nta-

jo sa s i Se comp re nd en l os principi os de l os s is temas político s africa - nos de qu e se oc upa este li bro.

Una muestra repr e se nta tiva de la s soc iedades afri can a s

Cada ensayo de este libro represen ta la con de nsación de un estudio

detallado de l s istema políti co de un pueblo concreto. Ese estudio ha

sido realizado en fecha reciente

por inves tigadores cualificados

en

teoría antropológi ca , qu e han utiliz ado los mé todos má s moderno s

de

trabaj o de

campo. La brev edad de cada ensayo no hace justic ia a algu-

nos le mas

impOltanLes ; no o bs tante , cada uno de e llo s proporcion a un

c riterio

útil para clasificar los s iste mas

políti cos de otros pueblos que

habitan e n la mi s ma área. Es te libro no ofrece un inte nto de cJasifka- ci6n de este tip o, s i bi e n reconocemo s que s in esa c la s i fi cac ió n no pu ede e mprender se sat is fa c to riamen te un es tudio com parado de las

in stitu ciones políti cas afri canas. Sería pos ibl e, pues , es tudi ar todo el campo de sociedades adyacentes a la lu z del sistema ngwato, del sis - tema tal e, del sis tema ankol e, de l Sistema bemba , e tc ., y, medi ante análisis , formul ar los rasgo s básicos de una serie de si stemas políticos que se e nc uentran e n grandes áreas. E s mu y probable qu e el a náli sis de los resultados obten idos mediante esos es tudios comparados, en campos don de hay un gran abanico de socied ades que se ca racteriza-

ran p o r po seer

e n común numero sos ra sgos de s us s js te mas político s,

permitiera ll ega r a gen erali zac iones cien tíficas válid as ; este procedi- miento es más adecuad o que el de comparar sociedades co ncretas qu e pe rte nezcan a áreas y tipos políticos diferentes. No queremos Ca n e ll o sugerir qu e los s is temas políti co s d e las

soc ieda de s gue manifi es ta n Un alto ni ve l de

ral so n necesariamente del

se mejanza c ultur al gene-

mismo tipo, si bien por reg la general ti en -

den a serlo . S'in e mbargo, e s Imp o rtante no olvi dar qu e a menudo nos

enc ontramo s c on que e n un área c ul tural

o lingüís ti ca co nc re ta existen

' ,¡ ' .kIil<\S políticos afri canos

39

\'; 11 l O S s is temas pol íticos qu e presentan diferencias '1. In versa mente , soc ie dad es de cultura totalm e nte

\' t TCS e l mismo tipo de estruc turas políticas. Esto puede ve rse inclu so

imp ortantes e ntre diferent e ti e ne n a

, ni" , och o sociedades estudi ada s

e n este libr o. Tambi é n s ucede que

j11'oce sos social es con idéntica s fun c iones pueden m a ni fest ar conteni -

do , c ulturales totalmente diferentes. Esto puede ilustrarse claramente ,'n la fun c ión de la ideolog ía ritual en la organizac ión políti ca afri ca-

y lo s tallen si los va lo res

n.1. Entre los

1I11\ li cos van

una de la s

símbolos e in s titu cione s

~ ' rt que se expre sa n es os valor es s o n muy distint o s en ca da

( lIatro socied ades. U n estud io comparado de los s is te mas po lüicos tie-

los procesos s ocia le s

Il e qu e realizarse e u un plano abstra c to donde

,,,' cden despojados de su idioma cultural y reducidos a sus té rminos

Itln c ionales, Entonces se ponen de manifies to la s se mejanzas eS IJUCtu-

,,,les ocultadas por la disparid ad c ultural, a la vez qu e detrás de la

bemba, los banya nkole , los kede

unidos al cargo po lítico, pero los

"antalla de la uniformidad cul tural

aparecen las diferencias estructura-

Il:S. No hay duda de que existe un a con e xión intrín se ca entre la cultura

de un pu e blo y su organi zación

nexión es uno de lo s

proble ma s

pero la natural eza de esa co-

fundam enta les de la soci ología , y no

social,

pod e mos por menos qu e in s istir en que no deben confundirse esos

co mponentes de la v ida social.

las ocho sociedade s ag uí descritas propo rcionarán

:d es tudiante no só lo L1na perspectiva a vista de pájaro de los princi- pi os bá s icos de organ izac ió n política afri ca na , s ino gue le permitirán

tambi é n extraer un cierto número, eleme ntal si se quiere, de co nclu -

siones de tipo genera l y teórico. Sin embargo, cabe señalar qu e el ob - jeti vo principal de todos los qu e ha n colaborad o en es te libro ha sido

proporcionar un informe

sus espec ulac iones teóricas a ese fin . En la medida en que se han per-

mitido ex traer conc1u s'iones teóricas, éstas vie nen determin adas en

gra n parte por la posi ción que han tomad o con respecto a lo que cons- titu ye la es tructura política. No todos están de acue rdo sobre es te pun -

tod o

tipo de referencias a Jos escritos de los filós ofos políti cos; al actuar de

contar con el apo yo de todos los auto- libro.

res qu e ha n colaborado e n es te

esta

to. Al presentar nu es tr os puntos de vis ta hemos prefe rido evitar

y descriptivo , y gue hrul subo rdinad o

Creemos que

preci so

forma estamo s seg uros de

40 --- -

-

--- - --

SiluancJo la Ant ropo logía Política

Filosofía política y ciencia política comparada

Nue stra op ini ó n es que las teo rías de lo s fi lóso fos político s 110 nos han

ayudado a co mprender

las sociedades que hemos in vestigado, por eso

l es

que las co nclu s iones de esas teorías no acostumbra n a es tar f orm ul a-

da s e n base al co mportamient o observado, o no So n s nsce ptibl es de se r

ocupado

vi vi r los cIHíles son

SllS costumbres e instituciones políticas.

hombres y de qué tip o de gobi erno debería n te ner, y no de

funda me nt a lme nt e de l debe r ser, es dec ir, de cómo deherían

co ntras tadas mediante este criterio. La fil osofía política se ha

las considera mos de escaso va lor c ientífico. La razón principa

C uando los filó sofos políticos han tratado de e nte nder

la s in s titu-

ciones ex istentes, en vez de tratar de justifkarlas o de socavada s,

lo han

hec ho en funció n de la psicología popular o de la his toria. Por lo co-

mún han utilizado hipótesis sobre e tapas primitivas de la sociedad

hu-

mana e n la s que se s uponía que no ex is tían in stituc io nes políticas , o

han de spl egado esas eta pa s de nn modo mu y ru dimentario, tratan do de

reco nstruir el pro ceso mediante el cua l las in stiwcion es

cas de sus propias sociedades han evolucio nado a partir de las form as

e!ementaJes de o rganizació n. Para

lltl cos de nuestros días recurre n a me nudo a los datos que aporta n las

po líti cas típi-

va li dar s us teo rías, los filósofos 1'0-

SOCIedad es primitivas. Si en ocas ion es esos dato s

les inducen a error

no es cu lpa suya, ya que se han hec ho pocas inves tigaciones antropo:

lóg Icas so bre los siste mas políticos p rimiti vos, si la s comparamos co n

las Ifl v es tigaciones

qu e se han realizado co n re s pec to a o tras in sti tu-

cjones , cos tum bres y creencia s primitivas; en el campo co mp arativo,

lo s estudios de l os siste m as po!íücos primitivos So n casi inex i s te nt es. I

Como no c reemos que pueda n

ciones

primi ti vas, su blísq ueda

descubrirse los o ríge nes de las in stitu -

nos parece un eje rcicio inútil. Creemos

hablar por todos los antropólogos sociales cuando decimos qne un es -

política s debe se r indu c ti vo y co m- úni ca me nte a es tabl ece r y explicar

tud IO CIentífico de las in stit uciones parattvo, a la vez que de be aspira r

L ~ibie.n ~i~entim~sde sus métodos y concl usiones, los trabajos de l profeso r R. H .

~~wle PrmllflV(! SOCI~ty.(1920) y Origin ,01 ,he SI.are ( 1927) constit uyen una exce p-

c ~o n , ~r lo q u e s~ refl ele n la .a nt~·opol.og la. Es eV ld e nt e que Jas obras de lo s grande:;

hi s t o ri adores l ega ll stas'y co nstllucJO nallsl~s co mo Main e, V in og r ado ff y E. Meyer pe r -

tene ce n a otra cate~ona.; Lodos lo s es tndl osos de la s in s titu c i o n es políticas es t á n e n deuda Co n l os trabaJO:; pIOneros de estos in ves ti ga dor es.

Sis tema :; po lÍl icos a fricano!>

_

_

_

41

l as uni for midad es que existe n entre esas insti tu ci ones, así como l a in -

te rdependencia con otros rasgos de la organiz.ación social.

Los dos tipos de sisle mas políticos estudiados

Se obse r va rá qu e los siste ma s políticos desc rit os e ll este libro pueden eng lobarse en dos categ orías fundamentales . Un o de Jos grupos, al

qu e ll amar emos (g

ex iste anto ri dad ce ntral izada, maquin ari a adm ini strati va e

nes jurídi cas; en ot ras palabras,

divi s io ncs de riqueza, privilegio

y esl'a tu s co rrespo nd e n a la di s tribu-

soc iedades l as

rup o A», es tá co mpn es to por soc iedades

un gob ierno. En esas

en l as qu e institucio-

c ión de poder y dc a utorid ad. Este grupo comprende a los zu lu, los

ngwa to, los bemba, los ban yan kole y los kede. E l otro g rupo, a l que

denom in ar em os «grupo B ), es tá

cen de auto ridad centralizada, de maqltinaria ad mini slraLiva y de in sti- tuci ones juríd icas co nstitui das , en pocas palabras, qu e carece n de go- bierno ; en esas sociedades no ex isten marcadas di vis iones de rango,

ca re-

compuesto por soc iedades que

es tatus o riqueza . Es te g rup o comp re nd e a lo s logo li , los nner y los tallensi. Aquellos que co ns idera n q ue e l Es tado debie ra de finir se por

la pre senci a

grupo com o

s in Estado.

El tipo de info rmación que man ejan y e l tipo de prob lemas di s-

cada soc iedad varía n e n gran med id a e n

función de la categoría a la qu e pertenezca la sociedad . Lo s a utores

cntidos en la de sc rip c ión de

E.~tados primiti vos y al seg und o gru po como soc ie dad es

de instltucione:=; gubernam ental es conside rará n al prim er

qu e hau estu diado las sociedades de l «g rup o A » se concentran fun -

d a me nt almente e n d esc ri bir la organi zac ió n gube rn a me nta l. En con -

sec ue ncia, dan cuenta del esta tu s de los

reyes

y de las cla ses , de los

ro les

de

los fun cio narios admini strativos

de un

tipo u o tro , de los pri-

vileg ios

asoc iados al rango , de las difere ncias de rique za y d e pod e r,

de la regu lac ió n de los impues tos y de los tribut os, de las div isiones

territoria les

derec hos de los s úbditos y de la s o bli gaciones de los dirigente s, y de

los freno s a la a uto rid ad. Los que han es tudi ado las soc iedades del

de l Estado y s u re lac ión con la au to rid ad cenu·a l, de los

«

G rup o

n o podían discutir estos t e m as

y, por co ns iguiente, se

v

ie ro n forzados a co ns id e ra r qu é es lo qu e

podría co ns titu ir la es -

42 --- - -- --- -- -

S ituando la Antropología Políti ca

tru c tora políti ca de un pu e bl o qu e carec ie ra de form as ex plícitas de

go bierno . E ntr e lo s

marcadas, como es e l caso de los nu e r, es te problema es se nci ll o ,

pero no es así c uand o, co mo sucede e ntre los logoli y los tallen si, no

ex isten unid ades políti cas qu e pu edan definirse una forma clara.

es pac ia lmente de

pu e blos que posee n di visio nes territo ri a les bien

El parentesco en la organización política

Un a de las diferen cias má s destacada s entre los dos grupos es e l papel

sis tema de linajes en la estructura po lí tica . Es im - aq uí e ntre e l sistema de pa re ntesco e nte ndido co mo

el co njunto de re lac io nes qu e unen al individuo co n o tras pe rso nas y

ca n unidades soc ial es co ncretas, todo ello a tra vés de los lazos efime - ros de la famili a bi latera l, y el sistema segme ntario de gr up os perma-

nentes ba sado s en la f ili ació n unilateral, qu e den om in ar emos sistema

de linajes . Ú ni ca me nte

co n funcion es políti cas. E n ambos grupo s de sociedades e l pare ntesco

y los lazo s domést icos de sempeñan un papel importante en la vi da de

que desempeña e l po rtante di s ting uir

es te último es tab lece unid ade s co rpo rati vas

los indi vidu os, pero s u relac ión con el sis tema político es de

orden

sec undari o. E n

las soc iedad es de l «gr upo A» es la organización

adm i-

ni s trati va la qu e reg ul a principalmente las re lacione s po líti cas e ntre

segmentos terri toriales, mientras qu e en la s sociedades del «grupo

de lin ajes segmentarios. más claro lo te nemos e ntre los ngwato , c uyo sistema

político se parece a la pa uta moderna, qu e nos es familiar, de la na-

es esenc ialmen te un grupo territorial de parentesco sirve mera mente para

la reg ión y a nunca la ex-

te nsió n gen era l de l sis te ma de parentesco, sin o qu e e s tá orga ni za do e n

cimeutar los ya es tab lecidos la nac ión . En las sociedad es

c ión-Estado. La unidad po líti ca en el que e l plexo de los lazos

los

B" es el sistema

El eje mplo

por pertenencia al di strit o, a de es te tipo, el Es t"do no es

base a

principi os totalmente diferent es. E n la s socie dade s del «g rupo

B» los

lazos de pare ntesco parecen desempeñar un papel más destaca-

do e n la orga ni zac ió n política , de bido a la estrec ha asoc iac ión exis te n-

te entre

el grup o te rrit o rial y e l grup o de linaj e, bi e n que ese pape l sea

todavía

de seg und o orde n.

e n que ese pape l sea todavía de seg und o orde n. · ·.11II

· ·.11II la.\ po l í l ico s afric anos

_

4 3

Nos parece probab le q ue sea pos ible dis tin g uir tres tipos de sis-

"' 11 11 1:-: políti cos, En

' 1' ". " ,,, (aunque e n

prim er lu ga r, ex i sten aq uell as soc iedade s mu y pe-

este libro no se

h a ll an r e pr ese nt ada s) e l1 la s qu e

1 11\

hl

so la unid ad políti ca má s amp li a engloba a un grupo de perso uas

, p ie \c hallan rel ac ionadas en tTe por laz os de parenLesco; por eso l as

relac i ones de parentesco, y l a

,', llu d ur a polili ca y la orga nización de parenl esco son uu a y la mi sma

, " ,,1. En segundo lu gar. existe n sociedades en las que la es tru c tura del

IIII :IJC co nstitu ye el marco del sistema po1ltico; en es t as soc iedade s

lO Lu

:iones

pol Ctica s co incide n con las

si ste ma s, de forma que

ca da un o de e ll o s sig ue

', H' ndo in confundibl e y autó nomo en su esfera pr o pi a, En terc er Ju ga r, , , ¡\[e n socie dad es en la s que la organización admini strativa es el milI'·

" \I\t~ una coo rdin ació n prec isa entre am bos

,

;" 1,, Ul10 es tá de ac

ue rd o c o n e l otro , si bi e n

1

,1 dc l a es tru ctura po l íti ca,

La ex. tensión num éri ca y terriLOriaJ dc un sistema po líti co var í a

.I r

11 :ll' cce capaz d e unir a

1 1{'ln úni ca para la defensa y para la r esoluc i ón de co nni ctos mediante ,' 1 ;u'bitraje co mo un si sle ma de linaj es , llli entTHs qu e és te no parece

gra n númer o d e per so n as e n una o r gan iz a·

a que pertenec e, Un :-:;i stema de parenl esco no

ac uerdo con el tip o

un

"; qwz de unir un núrnero tan grande de personas co mo un si stema ad- 111111istrati vo,

1,,, influ e n c ia de la d e m og rafía

t" digno de notarse qu e la unidad pol ítica eu las soc iedades con o rga-

111l.3c ión es tatal es num édca mente mayo r qu e la ex i stente en l as sacie·

políticos más g ra nd es

'1" e ex iste n e ntre los ta ll e nsi, los lagoli y los nu e r no pueden co mp e tir

num éricamen te con el cuarto de millón de personas del Es tad o zu lú

ngwato ni co n las 140.000

del Estado be mb a. Es

subyugada , no son tan nume rosos, pero hay q"e recordar que forman part e del vasto Estado nupe . Con est o no queremos suge rir que las lInidades po líti cas de las soci edades sin Estado te ngan que ser necesa - ri ame nte pequ e ñas, ya q ue l as unidad es po líti cas de los nll er ll ega n a al ca nza r has ta 45 .000 pe rso na s, tamp oco qu e un a unid ad políti ca co n

cie rto que los ke de , y la poblac ió n qu e tie ne n

(da tos de 1870), co n las 101.000 del E stad o

dades sin un a orga ni zac ió n es tatal. L os g rupos

44

Situando la Antropología Politica

· "

I~· l lla~ p o lít icos af ri c anos

45

organización estatal tenga por qué se r muy grande numéricamente;

lo que sí es probablemente cierto, es que existe un límite de población

que, una vez superado, requiere la existencia de algún tipo de gobier- no centralizado. La mag nitud de la población no debiera confundirse con la den- s idad de pobl ación. Es posible que hay a alguna relaci6n e ntre el grado de desarrollo po lítico y la magni tud de la poblac ión , pero sería i nco- rrecto suponer que la s in stituciones gube rn ame ntale s aparecen en las sociedades co n mayor den sidad. A ju zga r por nu estra mu es tra, lo

opuesto es igualmente po sible . La densidad de los zuhíes es del 3,5, la de los ngwa tos del 2,5, la de los bemba del 3, 75 (por milla cuadrada), mie utras que la de los nuer es má s elevada, y la de los taUensi y logo-

" :0 11 los va lo res dominantes de lo s pueblo s e influ ye n fu e rt e me nte e n

' , 1\ "; o rganizaciones sociales, con inclu sió n de sus sis temas políti cos.

.~e pone de m a nifi es to en la s di v i s ion es políri cas d e l o s Du e r, e n

1:1 di s lrib uc ió n de los asentamiento s ke de , así como e n la orga ni za -

• ,, 'Jll admini strativa que los engloba , y en el s istema de clases de los

IJ.ttlyankol e.

La mayor parte de las 11\"\\ eco nómico

un or-

muy diferente del nue stro; se trat a fund ame nl aJme nle

dr " una eco nomía de sub s i s tencia, con un a diferenc iac ió n mu y rudi-

11Il:I1Laria de l trabajo productivo y sin ningún meca ni smo para la acu-

IlllJl ació n de rique za e n forma de capital come rc ial O indu suiaL Si

('xiste ac umul ac ión de riqueza , es en form a de bien es de CQ n SUlno o

I :. :-. 10

sociedades afri ca nas pe rte nece n a

Ji todavía más.

Podría s uponerse

que l os de n sos y p ermanentes

asenta-

II

IGI'Cancías , o bien se u sa pala manten er a un núm ero c rec iente de fa-

mi

e ntos de los

ta lle nsi ll evaría n

necesar iamente a una forma centrali-

Iltiliare s o personas dependientes.

Por eso la riqu eza (je nd e a di siparse

zada de gob ie rno , mi en tra s qu e la gran disper si6 n de la s aldea s

11IIlnlo y no da lugar a di v isio nes de cla ses perman e ntes. Las diferen-

itine rantes de los bc mb a sería incompatible con

un gobieruo centrali-

, i.\s de estatus, de rango o de oc up ació n actúan ind e pe ndi e nte me nte

zado . De hec ho, sucede todo lo contrario. Apa rte

de l mate rial recogido

.t

la s diferencias de riqueza.

 

e n es te lib ro , existe documentac i6 n so bre oU'as

soc ie dade s afri c ana s

En los s istemas políticos del «g rupo A» los pri vilegio s

eco n6 mi ·

que podrían citarse como pru e ba de que una poblaci6n grande con una

\

us, tales como

los derechos a

recaudar .iJnpues tos. obte ner

lrjbutos y

unidad política y un grado e levado

de ce ntralizaci6 n po líti ca no van

"'cabar trabajo,

so n a la vez la

recompensa prin cipal de l poder políti-

necesa ri a me nte juntos con un a gra n

den sidad de poblac ión.

nI y un medi o esenc ial para mantenerlo. Pero e xi ste también e l co n- 11:lpe so de obligac io ne s económicas que , como e n e l cas o anterior,

La influencia del modo de subsistencia

La densidad y la di s tribución de la pob lación e n un a soc iedad africa-

na están

tambié n

no de terminan ,

por s í mi sm as, dife renc ias e n las es tru c turas política s. Lo s ta/len s i y

los bemba son pueb los ag ri c ultores; los prime ros tie nen agricultura fija, los seg undos agr icultura itinerant e; sus siste mas políticos son

muy dife rentes. Los nu e r y los logo li , de l «grup o B", y los z ulú es y lo s ngw ato , de l «g rup o A», prac ti ca n un a mezcla de ag ricultu ra y ga- uadería. En un sentido ge ne ral, pued e dec irse que los modos de sub-

ambie nte, que siempre

sis tencia, junto con las

condic iones de l medi o

imponen límites efectivos sobre los modo s de s ub siste nc ia, determi-

dente que diferencias en los modos de subsiste ncia

a fectan a todo e l modo de subsis te nc ia. Sin e mbargo, es evi-

re lacionadas claramente co n las condiciones eco l6g icas, que

viene n f uerte me nte respaldadas por

sanciones in s titu c ionali za das.

I'"mpoco debe olvidarse que aquellos que obtienen un máxim o bene-

ri c io eco n ómico de su cargo político

puusabi lid ad en los campos administrati vo, jurídi co y religioso. Si las comparamos con las del «grupo A», las diferencias de ran- );tl y de es tat us que existen en las asociaciones del «grupo B » son de poca importancia. El cargo político no coulleva privilegios econ6mi- cos , si bien puede suceder que el poseer más riquezas d e lo normal sea

re s -

tien e n tambi é n la máxima

IIn criterio de las cualidades o estatus requeridos para el liderazgo po-

lítico, ya

q ue en estas soc iedades econ ómi camente homog énea s, igua-

li tarias y seg mentaria s, la obtenc ión de rique za dep ende ya sea de las

cualidades excepcionales

es tatu s s uperior en e l sistema de linajes .

de la persona o de S ll S logros, ya sea de su

46

Si tu ando la Antropo logía Política

Los sistemas políticos compuestos y la teoría de la conquista

\

1\ h ;. IO:'I S políti cos afri canos _

4 7

1 " Ulla forma ce ntralizada de gobierno . Diferenc ias c ulturales y eco- Ilnlll icas mu y marcadas son prob abl e me nte incompat ibl es co n un

Pu ede aduc irse

que sociedade s sin gobierno central o s in maquinaria

·, ,, Ie ma político seg me ntario como e l de lo s nu e r o de l o s

ta ll ens i ,

administrativa,

co mo los logoli , los tallen si y

lo s

nuer, ev olucionan

Ill'ro carece mo s de lo s dato s para co nfirm ar di c ha hip ótes is. S in e m-

hac ia ESlados como los ngwato , los zulúes y

lo s

ba nyankole como

hargo , no

cabe duda de

que, si qu eremos ex pli car el Estado primiti vo

res ultado de la co nquista; se sugiere ese tip o de e volución para los zu lú es y los banyankole. Sin emba rgo, la hi stor ia de la mayor parte de lo s pueblos tratados en este libro no es lo sufi cientemente conoci-

da para permitimos afirmar con certeza c uál ha s id o e l curso de su

de sarro ll o político. El problema debe,

tinta. Todas las so ciedades del «grupo A» parece n ser una amalgama de difere ntes pueblos, cada cual co nsciente de su origen e historia úni cos. Con excepc ión de los zu lúes y de los be mb a, so n ho y todavía

pu es , p lantearse de forma dis-

c nltur almente heterogéneos. Pod emo s

pregnn tarn os. por co nsiguien -

te, has la qu é punto puede establecerse una corre lación en tre la hete -

roge ne id ad cu ltural de una sociedad y su

sistema adminis trativo y

autoridad ce ntral. Los datos aportados por este libro sugieren que la

hete roge neidad económica y enltu ral va asociada a una estruc tura po-

lítica de tip o estalal. La autoridad centralizada y la organización ad -

mini st rati va parecen ser nece sa ria s pa ra aco modar a grupos cu ltural-

mente di s tinto s en un s i s tema políti co úni co,

es tos grnp os poseen modos de subs iste nc ia

difere ntes. Si ex isten

e~pecialmente cuando

g rand es diferencias culturales, y es pec ialm e nte s i ex iste n divergen- ci as eco nóm icas muy marcada s, el res ultado pu ede se r un sistema de

clases o de castas. Pero también existen formas centralizadas de go- bierno en pueblos de cultura homogénea y con poca diferenciación

Es pos i ble que sea má s

sistema político unitario

eco nómica , com o es el caso de los zul úes.

fácil so ldar pueblos de cultura di ver sa en un

sin la apa ri ción de clases cuando esas diferencias cu lturales no son

muy marca da s. No se precisa una forma cent ralizada de gobierno

para permitir que grupos diferentes de culturas estrechamente rela-

c ion adas , y qn e tienen e l mi smo modo de subs istencia, se ama lga-

men , ni tampoco es nece s ario qu e

esa cen tJ:alizac i ón su rja como re-

s ultado de la uni ón. Los nuer han absorb ido , mediante conquista, a

gran número de dinka; amb os son pueblo s pastores y ti e nen una cul- tnr a muy similar. El sistema de incorpor ac ión a lo s linaje s nuer ha sido mediante adopció n y otro s medi os; sin e mbargo, es to no ha pro-

dn ci do co mo resultado una estructura de c la ses o de castas, ni tampo-

Ill '-.:d iante un a teorí a de la conq ui s ta, y s uponiendo

dI.; sufic ie ntes datos históricos

, debe mo s te ner e n

qu e di s pon ga mos c uent a no só lo el

e nc ue ntro , s in o también la s

y e n modo de s ubs is tencia , tan-

co nqui s tado s, as í co mo la s in s -

111 ) 0 de co nqui sta y la s condicione s de l

\l' lneja nzas O dive rgencias en cu

l o e n los co nqni s tadores como e n los

(¡lu c ion es políticas que

ltura

aportan a la nu eva co mbin ac i ó n.

1;.1aspecto territorial

1'.1 aspec to territorial de la s forma s primiti vas de orga ni zación política

fil e ya ju stame nte se ñalado por Main e e n su Ane ient Law ; oU'os es tu-

diosos le han concedido tambi én gran alenc ión. En tod as las socieda-

de~ qu e se descr iben en

este libro e l si s te ma políti co tie ne un marco

le rritoria l, pero su función es dife rente e n cada un o de los tipos de "rga ni zac ión política. La diferen c ia se de be a qu e, en un s iste ma , lo

qu e domina es el aparato admini s trativo y judi c ial, mi e ntras que e n el olro no . En las socie dades del «g rupo A» la unidad ad mini strativ a es

ob li gaciones políticas es tá n

delimitad as te rritorialmen te. El jefe es la cabeza ad mini strati va y judi-

l.: ial de una de terminada di visión territorial~sucede a me nudo que ese

cargo lle va implícito, en última

la unid ad terr itori a l; lo s derechos y l as

in stancia, e l co ntro l eco nómico y legal dentro de las front eras de l territorio_

,obre

toda la tierra que ex is te

To das la s perso nas que viv en dentro de esas fronle ra s s on s us Súbdi-

lOS, y e l derecho a v i v ir en e s ta área só lo pu e de s e r adq uirido aceptan - do la s ob ligac iones del súbdito. El ca beza o jefe de Es tado es un diri-

gente o gobe rnante territorial.

En e l otro gru po de sociedades no exis te n unid ades territoriale s

is trativo ; l as unid ades terri-

que pu edan

definirse por un sistema admin

unid ades terri- que pu edan definirse por un sistema admin loriales so n co munidades

loriales so n co munidades locales cuya ex te nsión co rres ponde al alcan - ce de un co njunto particular de unos la zos de linaj e y de unos la zos de coope r ació n directa. El cargo político no con ll e va de rec hos jurídicos

48 -- ------ -

---

Siruando la Anlropología Polftica

y s us ba-

bit an tes. La ca lidad de miembro de un a co mun id ad local y los dere - chos y deberes a ella asociados se adquieren normalmente a través de

lazos ge nea lógicos , bie n se an real es o f ic ti c ios . El prin c ipio de l li naje

s us ti tu ye a la lea ltad po líti ca, y las interre lac iones entre los seg mentos

qu e se refieran a un a franja definida y conCreta de te rrit orio

['er rit o ri al es

SO n co or din ada s dir ec tame nt e CO n l as inte n"el acione s ex i s-

te nt es ent re

los seg me ntos de

linaje .

Las re lac iones políticas no son un s imple re flejo de las relacio-

in corpo ra las sig nifi cació n

nes te nitoriales . El sis tema políti co, po r der ec ho prop io,

re lac ion es te rrilorial es

y les co nfi ere e l tipo parlic ular de

políti ca qu e ti e ne n.

El e qui li b ri o de fu e rz a s e n el sist.e m a po iíti co

U n sistema polHico afri cano que sea relati va mente estab le pre se nta un

equi l ibri o entre te ndencia s con fli cti vas y en tr e intereses div erge ntes.

E n e l «grup o A» exisle un equi libri o e ntre l as difere nt es part es de la

orga ni zació n adm ini strativa . L as fuer zas que ma nti e nen la heg emonía

de l dirige nte s upremo se opo nen a las fu e rza s que actúan co mo freno

a sus pod Eres. In stituciones tales

como la orga nización milita