Está en la página 1de 475

UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE INTEGRACIÓN EN LA COMUNIDAD

Tesis Doctoral

ADAPTACIÓN ESPAÑOLA DE LA

ESCALA DE INTENSIDAD DE APOYOS-SIS:

ADECUACIÓN PSICOMÉTRICA Y ESTRUCTURA FACTORIAL

Presentada por:

ALBA IBÁÑEZ GARCÍA

Dirigida por:

MIGUEL ÁNGEL VERDUGO ALONSO

BENITO ARIAS MARTÍNEZ

Salamanca, 2009

Miguel Ángel Verdugo Alonso, Catedrático de Psicología de la
Discapacidad, del Departamento de Personalidad, Evaluación y
Tratamientos Psicológicos y Director e Investigador del Instituto
Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la
Universidad de Salamanca, y Benito Arias Martínez, Profesor
Titular del Departamento de Psicología, de la Universidad de
Valladolid, e Investigador del Instituto Universitario de
Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de
Salamanca

INFORMAN
Fax:34-923-294685

Que la Tesis Doctoral realizada bajo su dirección por Dña. Alba
Tel.: 34-923-294695

Ibáñez García, con el título “Adaptación española de la Escala de
Intensidad de Apoyos-SIS: Adecuación psicométrica y estructura
http://inico.usal.es

factorial”, reúne los requisitos de calidad, originalidad y
presentación exigibles a una investigación científica, y está en
Avda de la Merced, 109-131. 37005 Salamanca (España).

condiciones de ser sometida a la valoración del Tribunal encargado
de juzgarla.
E-mail:inico@usal.es

Y para que conste a los efectos oportunos, firmamos la presente en
Salamanca, a 19 de Junio de 2009.

Fdo. Miguel Ángel Verdugo Alonso Fdo. Benito Arias Martínez

Dedicatoria

A toda mi familia.

Y, de manera especial, a mi abuela Juana,

de la que tanto aprendí.

Agradecimientos

Quiero regalar estas páginas iniciales a todas las personas que de algún modo me han

acompañado y ayudado para que esta tesis doctoral sea hoy una realidad palpable. Todos ellos

han sabido acomodarse a mis necesidades personales, contrarrestando mis debilidades y

potenciando mis fortalezas, ayudándome a crecer no sólo profesionalmente sino,

especialmente, como persona. En conjunto representan mi propio perfil de apoyos.

Doy las gracias a:

Miguel Ángel Verdugo, por su ejemplar labor como director de mi tesis. Su

experiencia profesional me ha orientado con éxito en muchos momentos importantes de mi

vida. Reconoció en mí posibilidades y me lanzó al proceso de formación como investigadora y

docente universitaria. Gracias por enseñarme el camino y querer recorrerlo conmigo.

Benito Arias, por el esfuerzo dedicado a que lo difícil fuera más fácil. Por sus sabias

orientaciones y aclaraciones a nivel metodológico. Por su amistad.

José Antonio del Barrio, por confiar en mí en tan corto período de tiempo. Por

esperar pacientemente a que este trabajo terminara para poder afrontar juntos nuevos retos.

Toda mi familia, por tantos ánimos llenos de amor. A mis padres, Manolo y Kety,

por todo el esfuerzo que han dedicado a enriquecer mi vida. Sin ellos no habría llegado hasta

aquí y, sin ellos, tampoco sería quien soy ahora. A mis hermanos, Estela y Guillermo, por

tantas cosas. Especialmente, por sentirles siempre tan cerca y por haberme ayudado cuando y

como lo necesitaba durante todo este tiempo. Y en general, a todos mis familiares, por

comprender mis ideales y el tiempo que esta tesis me robó de estar con ellos.

Y a los alumnos del Master en «Integración de Personas con Discapacidad» de la Universidad de Salamanca de la promoción 2005/2006. Roberto Álvarez. María Gómez- Vela y Eliana Sabeh. cuando irremediablemente esto sucedió. los que compensaron que mi vida no se limitara al trabajo y los que. especialmente. Mónica Santamaría. Manoli Crespo. Vanesa Quirico y Jorge Guerra. Cristina Pérez. a las maravillosas compañeras que en algún momento compartieron no sólo el despacho sino. por prestar su inestimable apoyo e interés en que esta investigación fuera adelante. Marisa Miranda. Silvia Montoya. gracias a Verónica Herrero. mis motivaciones e ilusiones: Laura Gómez. mi segunda familia. Mis compañeros del INICO. Gracias a Maribel Campo. Arturo Panero. especialmente a Pedro Jiménez. Gracias a todos por ayudarme a que este momento llegara y por hacerme tan feliz. . La Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS). especialmente a su director Javier Tamarit y a todos los profesionales que participaron en esta investigación. Alba Rodríguez. por entender desde el principio mi trabajo. Nuria López. permanecieron en mi espera. Por soportar mis peores momentos y acompañarme en los mejores. Por su amor. por su constante preocupación por mí. Gracias también a algunas asociaciones provinciales. Alba Alonso. Rubén Simón y Dámaso Velázquez les agradezco su incondicional apoyo a nivel técnico. Mis amigos. respetando y apoyando todas mis decisiones. Ana Castro. olvidándonos así de los anteriores. Gracias a todos por vuestro constante estímulo. Fabián Sainz. por todos los buenos consejos y ayudas tan importantes para mi. A David Aparicio. Amparo Serrano. entrega y disponibilidad siempre que lo que he necesitado. Juan Antonio González y Félix Arregui. Patricia Navas y María Llorente. En especial. Ester Navallas. por entender que “evaluar las necesidades individuales de apoyo” es un aspecto clave para poder lograr su principal objetivo: mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias. de manera especial. Y. Guilén.

Personas con discapacidad intelectual: Resultados positivos de una vida con apoyos 2. ● Universidad de Salamanca .2. La discapacidad intelectual en el siglo XXI 9 1.3.5.3.3.1.2.2.1. autonomía personal e 31 interdependencia 1. Aspectos claves del modelo 21 1. Del modelo de servicios al modelo de apoyos 46 2. El concepto de apoyo en el ámbito de la discapacidad intelectual 1. Los cuatro componentes 13 1.2. PARTE TEÓRICA 1. El paradigma de apoyos 12 1. figuras y anexos v Introducción xiii I.1.1.2. Introducción 5 1. Conclusiones 40 2.3.4. El concepto actual de la discapacidad intelectual 9 1.INICO ●● Índice Índice de tablas. El principio de normalización: catalizador de los avances en 6 discapacidad 1.3.1. Relación entre los conceptos: apoyos.2.2. Introducción 45 2. Implicaciones sociales y políticas 47 i .

La evaluación de necesidades 85 3. SIS: Supports Intensity Scale (Thompson y cols.2.5.4.4.3.3. I-CAN: Instrumento de evaluación para clasificar necesidades de 112 apoyo en personas con discapacidad (Llewellyn. 3.3.●●● ÍNDICE.2. Beneficios de los apoyos en la vida de adultos con discapacidad 60 intelectual 2. Conclusiones 121 ii ..1.1. 1993/1999) 3. Introducción 83 3.2. Justificación de su elección. Revisión de los instrumentos de medida de necesidades de apoyo 103 3. DD-SNAP: Service Need Assessment Profile (Gould. Tesis doctoral 2.3.2. Apoyos y autodeterminación 61 2. 2004) 110 3. Riches y Hindmarsh.3.5.2. Apoyos y calidad de vida 65 2. 1998) 108 3.3.3.4. Conclusiones 78 3. Implicaciones familiares y personales 57 2. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual. Definir y describir las necesidades de apoyo 88 3. Definir. 1990) 107 3.2. DDP: Developmental Disabilities Profile (OMRDD. 116 3. ICAP: Inventario para la planificación de servicios y programación 104 individual(Montero.1. El sistema de evaluación y planificación de apoyos individualizados 90 3.2.2.3.1. La Escala de Intensidad de Apoyos.3. 2005) 3. evaluar y planificar apoyos 84 3.2.6. BVD: Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia de 113 la Ley 39/2006 3.3.3.3.

1. Procedimiento 177 5. Análisis de la estructura factorial de la SIS 5. Resultados 177 5.2. Conclusiones 202 iii . Adaptación y validación de SIS al contexto español 4. Universidad de Salamanca . Método 176 5.1. Método 130 4. Introducción 127 4.1. Participantes 130 4. Objetivos e hipótesis 129 4.3.4.3.3.2.5. Conclusiones 169 5.3.3.2.2.3.INICO ●● ● II. Procedimiento 137 4. Objetivos e hipótesis 175 5.3. Instrumento 135 4. PARTE EMPÍRICA 4.3.3. Resultados 148 4. Instrumento 176 5.3.4. Introducción 173 5.1.5. Participantes 176 5.

4. Instrumento 219 6.1.4.1.2. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual españoles y argentinos 6.3.●●● ÍNDICE. Introducción 207 6.2. Diseño 219 6. Resultados 221 6.3.3.3.5. Procedimiento 220 6. Participantes 211 6.3. Objetivos e hipótesis 209 6. Método 211 6.3. Discusión general y futuras líneas de investigación 265 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 287 iv . Tesis doctoral 6. Conclusiones 258 7.

8. Modelos individuales y sociales: relación entre discapacidad. sujeto e 35 independencia 2.INICO ●●● Índice de tablas. Dimensiones de los instrumentos de evaluación analizados 118 TABLA 3.2. Áreas y actividades de apoyo 90 TABLA 3.2.4. Definición de los grados de dependencia 56 3. figuras y anexos Índice de tablas 1. Fases en el desarrollo de los servicios 52 TABLA 2. Universidad de Salamanca .1.5.5.1.3.3. El concepto de apoyo en el ámbito de la discapacidad intelectual TABLA 1. Proceso de evaluación y planificación de apoyos de la AAIDD 95 TABLA 3. Pasos para la adaptación de la SIS al idioma y contexto español 137 v . Dimensiones de calidad de vida y ejemplos de apoyos individualizados 92 TABLA 3.1.7. Personas con discapacidad intelectual: Resultados positivos de una vida con apoyos TABLA 2. El proceso de tres funciones del Sistema de 2002 93 TABLA 3. Diferencias esenciales entre los modelos: calidad de cuidados y calidad de vida 51 TABLA 2. Parrilla de toma de decisiones sobre la intensidad del apoyo 28 TABLA 1. Definición de los cuatro niveles de intensidad de apoyo 27 TABLA 1.6.2.1 Características demográficas de la muestra española (N=875) 133 TABLA 4. Componentes claves de un proceso de Planificación de Apoyos Individualizados 101 (Arduin) TABLA 3. Breve definición de las cinco dimensiones de Discapacidad Intelectual 12 TABLA 1.2.4. Diferencias entre los instrumentos de medida de conducta adaptativa y la SIS 119 4. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual TABLA 3.3. Definición de las fuentes de apoyo según el Sistema de 2002 26 TABLA 1. Estructura de evaluación de la discapacidad intelectual 94 TABLA 3. Adaptación y validación de SIS al contexto español TABLA 4. Funciones de apoyo y actividades representativas 24 TABLA 1.6.

4. Características demográficas de la muestra española 213 vi . Resultados promedio de la concordancia entre jueces 141 TABLA 4. Figuras y Anexos TABLA 4. Coeficientes de fiabilidad test-retest e interevaluadores 152 TABLA 4.6.6.9. Coeficientes de homogeneidad corregida 160 TABLA 4. Puntuaciones estándar de acuerdo con estimaciones bajas. Condiciones necesarias para realizar un AFC 185 TABLA 5. Comparación de los índices parciales de ajuste de los cuatro modelos 193 TABLA 5. Propiedades psicométricas de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS en sus 162 distintas versiones 5. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual españoles y argentinos TABLA 6. Tablas.7.11. Nuevas evidencias de la validez de la SIS TABLA 5.1. Correlaciones con el nivel de discapacidad intelectual y el nivel de conducta 159 adaptativa TABLA 4. Contraste entre los modelos 1 y 2 202 TABLA 5. Resultados del AFE para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel 188 (N=300) TABLA 5.2. Comunalidades y MSA 179 TABLA 5.7. Contraste entre los modelos 2 y 3 202 TABLA 5.10. medias y altas de las 160 necesidades de apoyo TABLA 4.8.5.3.10. Resultados del AFE para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel 187 (N=875) TABLA 5. Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de los parcels 190 (N=875) TABLA 5. Ítems clasificados en más de una subescala 155 TABLA 4.5.8.●●● ÍNDICE.11. Características demográficas de la muestra argentina 212 TABLA 6.3.9.1. Intercorrelaciones entre las subescalas de la SIS 158 TABLA 4.4. Contraste entre los modelos 2 y 4 202 6.2. Tipos y definición de equivalencias 138 TABLA 4. Autovalores y varianza explicada 180 TABLA 5. Matriz de saturaciones 182 TABLA 5.

13.7. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 242 SIS entre los adultos con DI españoles y argentinos agrupados por edad TABLA 6. Composición de la muestra.6.INICO ●●● TABLA 6. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por 222 subescalas de la muestra argentina TABLA 6.9. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 241 SIS en función de las variables nacionalidad y sexo.4. Universidad de Salamanca . Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel 229 (n=160) TABLA 6.10. Arias e Ibáñez. Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel 230 (n=300) TABLA 6. medias y desviaciones típicas obtenidas por los 237 distintos subgrupos en las subescalas de la sección 1 de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS (Verdugo. Errores de medida para las puntuaciones de las subescalas de la SIS en función 225 de la nacionalidad TABLA 6. Comparación de los índices parciales de ajuste de los modelos español y 231 argentino TABLA 6.18. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones en la escala 225 global en función de la nacionalidad TABLA 6.14. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por 223 subescalas de la muestra española TABLA 6. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la 240 sección 1 de la SIS por adultos con DI agrupados por la nacionalidad y el sexo TABLA 6. Resultados del análisis de la normalidad de la distribución y homogeneidad de 239 las varianzas en las subescalas de la sección 1 de la SIS TABLA 6.17.3.15. Resultados del AFE para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel 228 (n=160) TABLA 6. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 240 SIS en función de la variable nacionalidad TABLA 6.16. 2007) TABLA 6.5.11. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 243 vii . TABLA 6.12. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la 241 sección 1 de la SIS por los adultos con DI españoles y argentinos agrupados por edad TABLA 6.8.

Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias observadas en adultos 245 con DI y agrupados en función del nivel de discapacidad intelectual (muestra española) TABLA 6. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupados en función 254 de la edad TABLA 6.22.26. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 251 SIS en función de la variable sexo TABLA 6.31. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la 257 sección 1 de la SIS en la muestra total y agrupados por tipo de empleo TABLA 6. Figuras y Anexos SIS de los adultos con DI españoles agrupados por edades TABLA 6.23. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 244 SIS de los adultos con DI argentinos agrupados por edades TABLA 6. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 257 SIS en la muestra total y agrupados por el tipo de empleo viii .27.●●● ÍNDICE. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupados en función 246 del nivel de conducta adaptativa (muestra española) TABLA 6. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupadas en función 246 del nivel de conducta adaptativa (muestra argentina) TABLA 6. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la 248 sección 1 de la SIS por adultos españoles y argentinos en función del nº de discapacidades TABLA 6.21. Significación de las diferencias en las subescalas de la sección 1 de la SIS 256 agrupadas en función del tipo de empleo TABLA 6.28. Significación de las diferencias observadas en los ítems de las subescalas de la 252 sección 1 de la SIS en función de la variable sexo TABLA 6.19.25.24.20.32. Significación de las diferencias en las subescalas de la sección 1 de la SIS 256 agrupadas en función del tipo de residencia TABLA 6.30. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias observadas en adultos 244 con DI y agrupados en función del nivel de discapacidad intelectual (muestra argentina) TABLA 6. Tablas. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la 249 SIS de los adultos con DI agrupados por número de discapacidades TABLA 6.29.

Un modelo de procesos. Las cinco influencias más importantes de las necesidades de apoyo 117 4. planificación y supervisión de las necesidades de apoyo 102 de cuatro componentes (Arduin) FIGURA 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual.3. Proceso de evaluación.3. Adaptación y validación de SIS al contexto español FIGURA 4. Universidad de Salamanca .7.4. Distribución por nivel de discapacidad intelectual 134 FIGURA 4.6.1. Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del sexo de los 131 participantes FIGURA 4.3. Versión adaptada del 21 Modelo de Competencia Personal de Greenspan FIGURA 1. planificación y supervisión de las necesidades de apoyo 98 de cuatro componentes FIGURA 3. Proceso de evaluación. Número de discapacidades de los participantes 131 FIGURA 4.4. Residencia de las personas entrevistadas 134 FIGURA 4. El Paradigma Emergente de la Discapacidad 13 FIGURA 1. Distribución por nivel de conducta adaptativa 134 FIGURA 4.1.2. Interacción de los diferentes componentes de la CIF 14 FIGURA 1. resultados y variables mediadoras en la Práctica 77 centrada en la familia de familias con un hijo con discapacidad 3.8. La naturaleza de los sistemas de apoyo 25 FIGURA 1. Esquema de la CIDDM 13 FIGURA 1.5. Personas con discapacidad intelectual: Resultados positivos de una vida con apoyos FIGURA 2. Modelo multidimensional de Competencia Personal.1.INICO ●●● Índice de figuras 1. Situación de empleo 134 ix .2. El concepto de apoyo en el ámbito de la discapacidad intelectual FIGURA 1. Integración de la multidimensionalidad de los constructos de inteligencia y 20 conducta adaptativa FIGURA 1.2. FIGURA 3.6. Estructura general de la definición de Retraso Mental 10 FIGURA 1.1.9 Modelo de apoyos para personas con discapacidad intelectual 30 2.5. Dimensionalidad del concepto de Discapacidad Intelectual 11 FIGURA 1.

4.14. Tipo de residencia (españoles) 216 FIGURA 6.8.1.1. Situación de empleo (españoles) 217 x . Ubicación geográfica de la residencia (españoles) 216 FIGURA 6. Tipo de residencia (argentinos) 216 FIGURA 6.●●● ÍNDICE. Situación de empleo (argentinos) 217 FIGURA 6. Número de discapacidades de los participantes (argentinos) 217 FIGURA 6. Fases de la metodología de adaptación transcultural del instrumento de 142 medida “Supports Intensity Scale” al contexto español. Modelo de siete factores correlacionados 199 FIGURA 5.9. Número de discapacidades de los participantes (españoles) 217 FIGURA 6.3.4. FIGURA 4. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual españoles y argentinos FIGURA 6.9. Histograma de residuos 183 FIGURA 5. Distribución por nivel de discapacidad intelectual (argentinos) 215 FIGURA 6. Tablas.13. Modelo de seis factores correlacionados 197 FIGURA 5. Nuevas evidencias de la validez de la SIS FIGURA 5. Distribución por nivel de conducta adaptativa (españoles) 215 FIGURA 6. Distribución por nivel de discapacidad intelectual (españoles) 215 FIGURA 6. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 3) 200 FIGURA 5. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 4) 201 6. Ubicación geográfica de la residencia (argentinos) 216 FIGURA 6. Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del sexo de los 214 participantes (españoles) FIGURA 6.8.8. Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del sexo de los 214 participantes (argentinos) FIGURA 6.2. Distribución por nivel de conducta adaptativa (argentinos) 215 FIGURA 6.12. Histograma de la matriz de correlaciones 180 FIGURA 5.6.10. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 2) 198 FIGURA 5. Modelo unidimensional 194 FIGURA 5.7. Figuras y Anexos FIGURA 4.2. Acuerdos de los jueces en las seis dimensiones de la escala 154 5.6.7.5.7.5.11.3. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 1) 196 FIGURA 5.

Diferencias en función de la nacionalidad y el sexo 393 ANEXO 11. Puntuaciones de las subescalas en función del número de discapacidades 249 Índice de anexos ANEXO 1. Diferencias en función de la nacionalidad y la edad 397 ANEXO 12. Programa del taller de formación de la SIS 379 ANEXO 8.15. Diferencias en las subescalas e ítems en función del sexo 427 ANEXO 14. Análisis de las diferencias en función del número de discapacidades 421 ANEXO 13. Puntuaciones de las subescalas en función del nivel de discapacidad intelectual 245 FIGURA 6.18. Universidad de Salamanca . Cuadernillo de instrucciones para administrar la SIS 349 ANEXO 6.16. Diferencias en función del tipo de empleo 443 xi .INICO ●●● FIGURA 6. Modelo de seis factores correlacionados (n=160 argentinos) 232 FIGURA 6. Modelo de seis factores correlacionados (n=300 españoles) 233 FIGURA 6. Registro de puntuaciones del ICAP 339 ANEXO 4. Evaluación subjetiva de las necesidades de apoyo de la persona con 335 discapacidad ANEXO 3. Diferencias en función del tipo de residencia 439 ANEXO 16. Versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS) 323 ANEXO 2.17. Directrices para la adaptación-traducción de tests según la ITC 343 ANEXO 5. Análisis de las diferencias en las subescalas e ítems en función de la edad 433 ANEXO 15.19. Preguntas frecuentes de los profesionales españoles acerca de la SIS 375 ANEXO 7. Puntuaciones de las subescalas en función del nivel de conducta adaptativa 247 FIGURA 6. Diferencias en función de la nacionalidad 389 ANEXO 10. Análisis de fiabilidad como consistencia interna de la versión española de la 385 SIS (N=875) ANEXO 9.

xii .

INTRODUCCIÓN .

.

El nuevo paradigma pretende lograr una transición desde “proporcionar un servicio de cuidados totales” hacia “ofrecer los apoyos que precisan y desean las personas” (De Waele. el dinamismo de su concepción. como son: ¿qué apoyos necesita una persona para disfrutar de una vida plena. aún continúan las revisiones y se programan cambios dirigidos a incorporar mejoras. 1994). Bradley. Durante mucho tiempo se han invertido esfuerzos para dar una definición de lo que se entiende por discapacidad intelectual y. tiempo y esfuerzos) para satisfacer todas las demandas y necesidades de los clientes? xiii . probablemente. 2005. Esta última definición viene acompañada por un cambio de paradigma. Desde este enfoque. el paradigma de apoyos.INICO ●● Introducción Si hay algo que caracteriza y atrae a quienes investigamos en el ámbito de la discapacidad intelectual es. derivado de la interacción entre las capacidades y habilidades de la persona y las demandas del ambiente (Luckasson et al.. van Hove y Schalock. 2002/2004. a día de hoy. en la medida que ha surgido una forma distinta de concebir la discapacidad. 1999). y una sociedad transformada. ● Universidad de Salamanca . Actualmente existe un consenso acerca de que la discapacidad intelectual representa un estado de funcionamiento inadecuado. que asume la necesidad de potenciar los vínculos interpersonales para el buen funcionamiento de la sociedad en general. van Loon. En este sentido. clasificación e intervención. Shalock. el ámbito de los servicios sociales se enfrenta a tener que dar respuesta a algunas cuestiones claves. deseada y de calidad? y ¿cómo distribuir mejor los recursos disponibles (dinero. y para alcanzar este objetivo es condición sin equanon evaluar las necesidades individuales de apoyo. ello ha generado modos distintos de afrontar su evaluación.

los apoyos promueven la independencia. qué quiere tener. iniciada por EE.ej.●●● INTRODUCCIÓN. errores congénitos del metabolismo. y se orienta hacia la mejora de la calidad de vida individual y familiar.R. representa la primera aportación en nuestro país para solucionar esta carencia. problemas perinatales. como una importante vía de trabajo hacia la inclusión. la autodeterminación. materializados en apoyos. qué quiere hacer.UU. la calidad de vida y la plena ciudadanía de las personas con discapacidad. Thompson en 2004. alteraciones del desarrollo embrionario. favorecen las relaciones sociales. enfermedades infantiles y otros). En definitiva. debido a que sitúa las necesidades de apoyo –en contraposición a los déficits. La SIS. desarrollada por un grupo norteamericano encabezado por el Dr. Una vida con apoyos pretende lograr que la persona con discapacidad intelectual decida qué quiere ser.. y extendida más tarde al resto del mundo. con independencia y autonomía personal. J. con quién quiere estar y/o a dónde quiere ir. es el primer y mejor instrumento en todo el mundo diseñado exclusivamente para identificar y medir las necesidades de apoyo de las personas con discapacidad intelectual con el fin de ayudarles a llevar una vida normal. Sin menospreciar la importancia de variables intraindividuales en la aparición de la discapacidad intelectual (p. Comienza así la demanda. La adaptación española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. factores genéticos. aborda el funcionamiento individual desde una perspectiva multidimensional y socioecológica. trabajo sobre el que gira esta tesis doctoral. Este novedoso instrumento supone una ruptura con el enfoque de evaluación tradicional. de crear instrumentos dirigidos a este nuevo objetivo de evaluación. garantizan las xiv . esta tesis pretende ensalzar los factores medioambientales. Tesis doctoral El paradigma de apoyos se alza como modelo con mejor fundamentación científica y mayor difusión en los últimos años.de la persona como punto de partida hacia la intervención.

La primera parte. que enfatiza la importancia de conocer las necesidades de apoyo desde un enfoque multimétodo (i. El primer capítulo va dirigido a comprender el significado y el sentido de los apoyos dentro del ámbito de la discapacidad.. cuyos planteamientos están organizados en siete capítulos. S Partiendo de estas premisas se desarrolla esta tesis doctoral. la autonomía personal y la interdependencia. A continuación se expondrá el paradigma de apoyos y la definición de discapacidad intelectual que de él se derivó. ● Universidad de Salamanca . denominada teórica por el trabajo de fundamentación y revisión bibliográfica que representa. consta de tres capítulos. El segundo capítulo está orientado a entender por qué se produce el paso de un “modelo de servicios” a “un modelo de apoyos”.e. La segunda parte de esta tesis está enfocada hacia el trabajo empírico de investigación. utilizando metodología cualitativa y cuantitativa) y su vinculación con indicadores y dimensiones de calidad de vida para alcanzar mejores resultados personales. El cuarto capítulo recoge el xv . Para terminar la parte teórica se incluye un tercer capítulo para exponer el sistema actual de evaluación y planificación de apoyos de la discapacidad intelectual. También se incorpora al capítulo una revisión de instrumentos existentes para tal fin y se justifica la elección de SIS para nuestro estudio. posibilitan la participación y contribuyen al bienestar personal. representado por otros tres capítulos. Finalizará el capítulo planteando el vínculo existente y positivo entre los apoyos. como nociones interrelacionadas y de gran relevancia actual. Para este fin se partirá del principio de normalización como hito que marcó el desarrollo de una concepción positiva e integradora de las personas con discapacidad intelectual.INICO ●● aportaciones personales. así como a conocer los beneficios que las prácticas basadas en apoyos tienen para la vida de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias. articulados a la vez en dos partes: una teórica y otra empírica.

Por último. El quinto capítulo aborda un nuevo estudio sobre la validez de constructo de la adaptación española de la SIS.●●● INTRODUCCIÓN. utilizando las técnicas del Análisis Factorial y los Modelos de Ecuaciones Estructurales. Tesis doctoral proceso de adaptación transcultural de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS) realizado entre 2004 y 2007. un séptimo capítulo reúne las conclusiones y reflexiones derivadas de todo el estudio. el sexto capítulo plantea un estudio comparativo de las necesidades de apoyo entre dos muestras poblacionales: una española y otra argentina. Para terminar. la investigación-acción es lo que permite lograr de manera simultánea avances teóricos y cambios sociales. referencia AP2004-6377. quería destacar que la elección de este trabajo siempre ha sido desde el pensamiento de que mi investigación fuera dirigida hacia la acción. xvi . El desarrollo de esta investigación ha sido realizado con esfuerzo y absoluto rigor metodológico en el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca. así como las limitaciones encontradas y los pasos a seguir en futuras investigaciones. El proceso de realización ha durado aproximadamente cinco años y ha sido posible gracias a la financiación obtenida a través de una beca de investigación del Programa Nacional de Formación del Profesorado Universitario. que comparten el mismo idioma pero distinto contexto cultural. del Ministerio de Educación y Ciencia de este país. Como planteaba Kurt Lewis. Por último. El fin es arrojar luz sobre las propiedades éticas y émicas del constructo necesidades de apoyo. como investigación que precede y alienta los dos nuevos estudios que se incorporan.

I. PARTE TEÓRICA .

.

El concepto de apoyo en el ámbito de la discapacidad intelectual 1 .

.

desde siempre. 2001. Van Loon. que prolongaba vidas sin oportunidades. Con esta popular frase Arquímedes. sin perspectivas de un futuro mejor y sin más desarrollo que aquel que garantizaba una vida con salud. a pesar de la cotidianeidad y del valor que tienen los apoyos para nuestro buen funcionamiento. y desde un enfoque limitado.con el fin último de obtener el máximo rendimiento a las posibilidades de cada cual.1. 2005. ● Universidad de Salamanca . De Waele.). y para ello utilizaba un único tipo de apoyos. dando por hecho que de tener una palanca suficientemente larga podría mover la tierra con sus propias fuerzas. 1997).C. entenderemos mejor el escaso papel de los apoyos hasta entonces. seguridad y control. Shakespeare y Watson. célebre científico griego. como contempla el modelo social (Coles. ilustraba su teoría. el modelo médico empleaba esfuerzos focalizados en la discapacidad. Partiendo de este ejemplo de la Antigua Grecia nos damos cuenta de que los apoyos han formado. 5 . los servicios. Sin embargo. Introducción ‚Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo‛ (Arquímedes. vista como enfermedad. s.II a.INICO ●● 1. Si a esto le sumamos el hecho de que las propias personas con discapacidad intelectual presentan dificultades sobre cómo buscar y obtener los apoyos que necesitan. Hasta entonces. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad intelectual 1. parte en la vida de los hombres -con y sin discapacidad. más que en la propia persona y su entorno. lo cierto es que hasta los años 80 no cobran la relevancia ni adquieren el papel que se merecen dentro del ámbito de la discapacidad. Van Hoove y Schalock.

la no creencia en el potencial de las personas con discapacidad y.2. Imbricados en este objetivo y esta filosofía de trabajo aparecerán nuevos retos políticos y sociales de protección a la ciudadanía. fueron algunas de las razones que 6 . y con él un nuevo modo de entender. La no aceptación de la diversidad –intrínseca a la raza humana-. La discapacidad adquiere una visión socioecológica. exigirá al Estado leyes que regulen y garanticen la promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia. Schalock. proveer los medios que permitan alcanzar resultados mejores y deseados por ellas. 2002. El principio de normalización: catalizador de los desarrollos en discapacidad Durante mucho tiempo. en consecuencia. 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad A partir de los años 60 es cuando se empieza a considerar que las personas con discapacidad son. 1992.●●● CAPÍTULO 1. La situación actual de España. Los apoyos. la falta de tolerancia y solidaridad. evaluar e intervenir a esta población. dinámica y abierta al cambio (Luckasson et al. lograrán aproximar el estudio científico de la discapacidad al contexto social. personas. en consecuencia. la falta de oportunidades. en sus múltiples variantes. desinstitucionalización e integración.. ciudadanos con plenos derechos legales y humanos (McCarthy. así como por una crisis económica. convertidas hoy en derecho subjetivo de ciudadanía. La formulación de principios tales como el de normalización. se revalorizan y se convierten en los medios idóneos para garantizar el acceso y la participación de las personas en los diversos contextos y actividades de la vida diaria. la historia de la discapacidad estuvo marcada por una visión negativa de y hacia las personas con discapacidad intelectual. El rol de todo aquel que trabaje en el ámbito de la discapacidad irá dirigido a identificar las necesidades de apoyo de estas personas y. Luckasson y Shogren. el paradigma de apoyos. ante todo. caracterizada por importantes transformaciones sociales y demográficas. 2007). 2003). Emergerá entonces un nuevo paradigma.

Posteriormente fue B. quien profundizó en él. en general. origen de importantes cambios sucedidos desde entonces en el modo de entender y atender la discapacidad. entonces director ejecutivo de la Asociación Sueca para Niños Retrasados. Para Nirje (1980) todas las personas deberían poder realizar todas las actividades y rutinas propias del ciclo vital: cocinar. momento en el que surge el principio de normalización. haremos un flashback para situarnos a principios de la segunda mitad del siglo XX. Wolfensberger reformularía en última instancia su definición: 7 . Bank-Mikkelsen. Con él se pretende garantizar que todos sus ciudadanos –incluidas las personas con discapacidad.tengan un buen modo de vida. con todas sus variantes. superando las penurias del pasado (Ericsson. ● Universidad de Salamanca . director del Servicio Danés para el Retraso Mental en aquel momento. hacer cualquier actividad propia de su edad cronológica. sí creo conveniente hacer un poco de historia para que podamos entender qué ideas han envuelto y favorecido el que hoy hablemos y promovamos vidas con apoyo. ir a trabajar. 1975). llegando hasta los Estados Unidos y Canadá. Este principio causó tal impacto que traspasó las fronteras europeas. vestirse acorde a la situación y. Evitando retroceder a acontecimientos demasiado remotos para los tiempos en los que vivimos.lleven una existencia tan próxima a lo normal como sea posible (Bank-Mikkelsen. quien formuló este principio como la posibilidad de que las personas con discapacidad intelectual -entonces denominados deficientes mentales. 1985). en aquellos que presentaran algún tipo de discapacidad (Aguado. Su creador fue N. Por lo tanto. ir a comprar. 1995). El principio de normalización alude a un principio de política social desarrollado en los países escandinavos en un momento en el que se está fraguando la creación y naturaleza de un Estado del bienestar.INICO ●● provocaron una vida de marginación. donde W. Nirje.

sino también el de la sociedad de cara a facilitársela. movilizando apoyos y suprimiendo barreras. estatus y reputación (etiquetas.). servicios de salud. aseo. A partir de ahora se iniciarán esfuerzos para que los deseos. y mejorar o apoyar en la mayor medida posible su conducta (habilidades. etc. etc.). actitudes. merecedoras de los mismos derechos y deberes que cualquier ciudadano. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad ‚normalización es la utilización de medios culturalmente normativos (familiares. métodos. se apunta en la dirección correcta: una vida plena. Como cualquier principio. entonces revolucionario. Las implicaciones sociales derivadas del mismo exigieron nuevos conocimientos que hicieran posible este planteamiento. instrumentos.). 28) Por primera vez se reconoce el derecho de las personas con discapacidad a vivir como cualquier miembro de la sociedad. Se hace imprescindible no sólo el esfuerzo de la persona con discapacidad para llevar una vida normal. Y por primera vez. valorados y garantizados. y se tratará de orientar el trabajo profesional hacia ellos. etc. Por otra parte. p.) sean al menos tan buenas como las de un ciudadano medio. etc. (1972. por tanto.●●● CAPÍTULO 1. técnicas valoradas. sentimientos. metas e intereses de las personas con discapacidad sean escuchados. competencias. etc. etc. deseada y dirigida por cada cual. 8 . la formulación de este principio ya apuntaba la necesidad de un compromiso de la sociedad con las personas con discapacidad. apariencia (vestido. para permitir que las condiciones de vida de una persona (ingresos. supone una filosofía de dirección (Wolfensberger. De este modo. aceptándolas y apreciándolas como personas y. A partir del mismo. además del mensaje que nos transmite –igualdad y trato justo para las personas con discapacidad-. experiencias (adaptación.). Por primera vez se pide respeto y dignidad para ellos. podemos afirmar que con el principio de normalización se cultiva y germina lo que hoy constituye el enfoque actual de la discapacidad intelectual.)‛. vivienda. 1972) hacia un nuevo enfoque de la discapacidad. se produce una proliferación de trabajos e investigaciones.

● Universidad de Salamanca . 2004. 2000). El concepto actual de la discapacidad intelectual El largo recorrido conceptual que iniciara en 1921 la Asociación Americana sobre Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD.INICO ●● 1. y plantea lo siguiente: ‚el retraso mental es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y la conducta adaptativa. En este apartado se pretende exponer el marco según el cual debemos comprender y abordar la discapacidad. pero también el de desinstitucionalización y el de integración e inclusión (Holburn. con el fin último de mejorar su calidad de vida. La 10ª y más actual -a la espera de la publicación de la 11ª definición-. destacando el significado y el sentido que cobran los apoyos en él. Para ello presentaremos.3. 2000. la definición de discapacidad intelectual más actual y reconocida a nivel internacional. En el desempeño de este objetivo mediarán principios importantes como el de normalización que acabamos de presentar. así como otros más recientes planteados por la filosofía de la planificación centrada en la persona (O´Brien. y en segundo lugar. su desarrollo y su bienestar personal. De todos ellos hablaremos en el próximo capítulo. ha dado como fruto diez definiciones sobre discapacidad intelectual. antes AAMR). como modelo vigente más extendido en la concepción y aplicación de prácticas de intervención con personas con discapacidad intelectual de nuestra época. 1. en primer lugar. O´Brien y O´Brien. viene derivada del cambio de paradigma adoptado en 1992. tal como se ha manifestado en habilidades 9 . La discapacidad intelectual en el siglo XXI Frente a la visión histórica de la discapacidad. la visión actual enfatiza apoyar a esta población de cara a promover su crecimiento.3. Verdugo.1. 1995). el paradigma de apoyos. grupo pionero y de prestigio internacional en este ámbito. propuesta en 2002.

sociales y conceptuales. p. Esta discapacidad comienza antes de los 18 años‛ (Luckasson et al. 2001) plantea la discapacidad desde un modelo biopsicosocial. Interacciones y Roles Sociales-. 1999. en la medida en que agrupa en dicho concepto las deficiencias en las funciones y estructuras corporales (lo biológico). Estructura general de la definición de Retraso Mental (Schalock. el funcionamiento y los apoyos (véase Figura 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad pr{cticas. p.●●● CAPÍTULO 1. 83) Además. como son las interacciones que mantienen cuatro conceptos fundamentales: las capacidades. Esta definición mantiene los tres criterios diagnósticos (inteligencia.1). Este enfoque global.. las limitaciones en la capacidad de llevar a cabo actividades (lo psicológico e individual) y las restricciones en la participación social del ser humano (lo social).1. 2002/2004. conducta adaptativa y edad de comienzo) y retoma algunos aspectos clave de la anterior. de la Discapacidad y de la Salud (OMS. refuerza la amplitud dimensional del concepto. 25). Habilidades Casa adaptativas Trabajo/ CONTEXTOS CAPACIDADES Escuela Comunidad Inteligencia FUNCIONAMIENTO APOYOS FIGURA 1. La Clasificación Internacional del Funcionamiento. aportando una quinta dimensión –Participación. acorde con las ideas recogidas un año antes en la nueva clasificación propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS). los entornos. generará la 10 .

INTERACCIÓN Y APOYOS FUNCIONAMIENTO ROLES SOCIALES INDIVIDUAL IV. 11 . adaptados al nuevo enfoque y. PARTICIPACIÓN.2 y la Tabla 1. por tanto. CONDUCTA ADAPTATIVA III..INICO ●● necesidad de prestar especial atención tanto a las oportunidades como a las limitaciones que pueda tener la persona de cara a desenvolverse y a cumplir un rol social en su comunidad.1. CAPACIDADES INTELECTUALES II. 2002/2004. 27) De manera breve.. Dimensionalidad del concepto de Discapacidad Intelectual (Luckasson et al. se modifica y reformula el modelo de discapacidad. con y sin discapacidad. En consecuencia. ● Universidad de Salamanca . y (d) desarrollar nuevos sistemas de evaluación y planificación de apoyos. (b) confiar en el potencial de desarrollo que tenemos todas las personas.2. orientados hacia resultados personales deseados (Luckasson et al. este maduro y vigente modo de pensar se caracteriza por: (a) entender la discapacidad como algo dinámico y maleable. resultado del mal ajuste entre las capacidades de la persona y las exigencias del entorno. SALUD V. (c) reconocer la importancia que la propia esencia de los apoyos tiene de cara a conseguir mejorar la calidad de vida de la población a la que se dirigen. CONTEXTO FIGURA 1. I. tal como queda reflejado en la Figura 1. 2002/2004). p.

La salud es entendida como un “estado de completo bienestar físico. 2002. el pensamiento abstracto. ocio. 2002. surgiera con fuerza el paradigma de apoyos individuales comunitarios (Bradley. como medios que equilibran los desajustes entre el funcionamiento de la persona con discapacidad y su entorno. Dimensión IV: Salud (salud física.en los cuales las personas viven diariamente. es decir. la planificación. Participación. Dimensión V: Contexto (ambientes y cultura). La conducta adaptativa es “el conjunto de habilidades conceptuales.. mesosistema y macrosistema. El modelo actual de la discapacidad intelectual adjudica un papel central a los apoyos. y la cultura subyacente a las mismas (Verdugo. sociales y prácticas aprendidas por las personas para funcionar en su vida diaria” (Luckasson et al. 1994). salud mental. educación. Dimensión III. la solución de problemas. (Luckasson et al. p. Llegados a este punto. factores etiológicos).. empleo.3.2. 1. los papeles e interacciones que mantiene en distintas áreas de la vida (hogar. se convirtió en el caldo de cultivo para que. centrando su interés en cuatro 12 . Conducta Adaptativa. Se refiere a las condiciones interrelacionadas. la comprensión de ideas complejas. el cometido de los apoyos en materia de discapacidad resulta evidente.●●● CAPÍTULO 1. desde una perspectiva a tres niveles -microsistema. vida espiritual y actividades culturales) (Schalock. 2009). El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad TABLA 1. 2003a). mental y social” (OMS. p. La inteligencia es una capacidad mental general. Este nuevo paradigma aporta un nuevo modo de entender la discapacidad. a mediados de los 80. 40). Breve definición de las cinco dimensiones de Discapacidad Intelectual Dimensión I: Habilidades Intelectuales. 40). El paradigma de apoyos La puesta en marcha de prácticas guiadas por los principios ya mencionados.1. la rapidez de aprendizaje y el aprender de la experiencia”. 2001). Dimensión II. Incluye el “razonamiento. Se refiere a la medida en que el sujeto está activamente involucrado en su entorno (Verdugo. Interacción y Roles Sociales. 2003a).

3). 2003. Esquema de la CIDDM (OMS. Limitaciones Bienestar Funcionales Personal Paradigma emergente de la Discapacidad Competencia y Apoyos Adaptación Individualizados Personales FIGURA 1. (b) el bienestar personal. comúnmente denominado retraso mental.2. Universidad de Salamanca .4). p.1. perteneciente a un modelo médico de la discapacidad. 1980/1983). (c) los apoyos individualizados y (d) la competencia y adaptación personales (véase Figura 1. la discapacidad se reduce a un defecto en el funcionamiento intelectual de la persona.3. Discapacidad y Minusvalía-CIDDM (OMS.INICO ●●● componentes: (a) las limitaciones funcionales. Enfermedad Deficiencia Discapacidad Minusvalía FIGURA 1. 1980/1983) 13 . Los cuatro componentes a) Limitaciones funcionales Las limitaciones funcionales representan el componente principal de los modelos que explican el origen de la discapacidad. Si retrocedemos a la Clasificación Internacional de Deficiencia. se entiende que es ‚toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad‛ la que marca el paso del nivel de deficiencia al de discapacidad (véase Figura 1. Desde este enfoque.3.4. El Paradigma emergente de la discapacidad (Schalock. 196) 1.

2001). 2008). Luckasson. los estudios realizados sobre la complejidad del funcionamiento humano lograron esclarecer esta concepción.. De este modo. Luckasson et al. Wehmeyer et al. acogerá también las limitaciones funcionales en su modelo pero desde una visión más global (véase Figura 1..●●● CAPÍTULO 1.. 1992/1997. la Clasificación Internacional del Funcionamiento. incluyendo la influencia de factores sociales y contextuales cuando hablamos de discapacidad. Shogren et al.. 2001) 14 . un modelo social se erigirá como modelo de la discapacidad. Interacción de los diferentes componentes de la CIF (OMS. 2002/2004.5.5). Schalock. 2007. de la Discapacidad y de la Salud-CIF. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad Posteriormente. propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS. A partir de entonces. aportando y contemplando en la 9ª definición sobre discapacidad intelectual de la AAIDD una perspectiva multidimensional y ecológica a la misma (Luckasson et al. Condición de salud (trastorno o enfermedad) Funciones y estructuras Actividades Participación corporales (Limitaciones) (Restricciones) (Deficiencia) Li Factores ambientales Factores personales FIGURA 1.

en su artículo sobre los problemas de conceptualización y medida del bienestar. Estos últimos proponen 15 . pudiendo la persona ejercer todas sus funciones con normalidad. b) Bienestar personal El segundo componente. Desde la Psicología. citan a Kahneman. el bienestar equivaldría a la virtud. más madura y reafirmándose en la concepción de la discapacidad intelectual como un estado de funcionamiento de la persona que es consecuencia de las incongruencias entre la persona con limitaciones y un entorno exigente y que no responde a sus necesidades particulares.INICO ●● Un año más tarde y considerando estos precedentes. la consecución de lo que es bueno. numerosas investigaciones actuales han rebatido este reduccionismo. Como vemos. considerando como idóneo un acercamiento biopsicosocial que contemple aspectos tanto objetivos como subjetivos. Diener y Schwarz (1999). sin llegar a un consenso. demostrado la influencia multifactorial que existe sobre el individuo y su conducta. Desde una orientación médica. la AAIDD presenta su 10ª definición de la discapacidad. aportando comprensión al mismo. ● Universidad de Salamanca . es decir. Desde una orientación filosófica clásica. En contraposición. deseable y aceptable para todos. representaría la búsqueda constante de la excelencia personal. como grupo de autores que han trabajado desde un enfoque global. generador de diferentes interpretaciones a lo largo de la historia. el bienestar personal. algunos autores han considerado el bienestar desde la sinergia de dos enfoques. Kanh y Juster (2002). tradicionalmente el bienestar ha sido entendido como la ausencia de enfermedad. Numerosas disciplinas se han interesado por conocer cuáles son sus componentes. cada corriente ha tratado de delimitar este concepto desde un enfoque que no deja de ser parcial. entendido como satisfacción. y otro afectivo. uno cognitivo y valorativo. entendido como felicidad. representa un concepto complejo y polivalente.

Por otra parte. las relaciones interpersonales. de prestigio y reconocimiento internacional.ej. el bienestar subjetivo (p. reconociendo en el hombre las fortalezas y virtudes.ej. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad un modelo de cinco niveles. y las bases neurales o bioquímicas del comportamiento. el bienestar físico.. autoinformes de satisfacción e insatisfacción). Desde el más general al más específico.. 2004). Steen y Seligman. Como vemos. identifican: las condiciones externas (p. no sólo su sufrimiento y sus debilidades (Lee Duckworth. entendemos mejor por qué se ha relacionado estrechamente el bienestar con dos conceptos clave: la Psicología Positiva y el concepto de calidad de vida (Schalock.ej. la inclusión social y los derechos. en detrimento de las negativas. los estados emocionales transitorios. ocho son las dimensiones identificadas para definir la calidad de vida de una persona: el bienestar emocional. la investigación actual e internacional a menudo ha abordado este concepto desde un enfoque más amplio: la calidad de vida. vecindario. el nivel constante de humor (p. hogar). 2000). los rasgos de personalidad positivos y el estudio de las instituciones que favorecen los dos primeros (Seligman y Csikszentmihalyi.. de modo que en 16 . ira). Desde el enfoque positivo. Si tomamos como referencia el modelo de Schalock y Verdugo (2002/2003).. estas ocho dimensiones comparten muchos indicadores de bienestar personal. la autodeterminación. los placeres o penas repentinos (p. Desde esta aproximación.ej. La Psicología Positiva aparece a finales del siglo XX como rama de la psicología dirigida a estudiar fundamentalmente tres aspectos: las experiencias subjetivas positivas. y el desarrollo del potencial humano. ingresos.●●● CAPÍTULO 1. el bienestar personal vendría dado fundamentalmente por la consecución de experiencias personales positivas. alegría. el bienestar material. El propósito de la Psicología Positiva es ampliar el foco de la Psicología Clínica. el desarrollo personal. 2005). optimismo/pesimismo).

En consecuencia. ● Universidad de Salamanca . trasladadas progresivamente de contextos de vida y trabajo institucionalizados y segregados hacia entornos comunitarios e integrados en la sociedad (Braddock. En primer lugar. Su interés y relevancia vienen propiciados por el cambio de vida experimentado en las personas con discapacidad a lo largo del siglo XX. cabe sugerir el hecho de que la complejidad que entraña hoy en día este concepto. es el que provoca la necesidad de comprender. al significado y a las relaciones que son importantes para ellos y que les permite vivir. 17 . que promueve vidas normalizadas y en libertad. con un enfoque más individualizado. 1998). Por último. El objetivo de lograr un bienestar social se alcanza ahora mediante el logro del bienestar personal y de una mejor calidad de vida individual y familiar. que deben dirigirse a cubrir y satisfacer las necesidades individuales de los ciudadanos (Alguacil. 2005). por tanto. tal y como a continuación se expone. se elevará también su bienestar personal. bajo el reconocimiento de aspectos subjetivos y objetivos y. Parish y Westrich. Este cambio.INICO ●● la medida en que se logre mejorar la calidad de vida de una persona. trabajar y participar en la comunidad. Hemp. algunos autores han descrito la esencia de los mismos. Steman y Van Gennep (1996) describieron los apoyos como los medios que facilitan a la persona el acceso al conocimiento. identificar y planificar los apoyos que potencien las capacidades y compensen las deficiencias de esta población con el fin último de funcionar con éxito en todas las esferas de la vida. probablemente sean las razones que están provocando la gran preocupación que actualmente existe acerca de la eficacia y la sostenibilidad de los sistemas sociales de atención. c) Apoyos individualizados Los apoyos individualizados representan la piedra angular del paradigma al que dan nombre.

2009. hoy en día los apoyos se entienden como los medios -recursos y estrategias. mejoran su funcionamiento de un modo más normalizado e inclusivo. y que incrementan su interdependencia o independencia. los intereses y el bienestar personal y que mejoran el funcionamiento individual‚(Luckasson et al. 101).que aportan a la persona en cuestión una mayor accesibilidad a una amplia variedad de recursos. de acuerdo con los 18 . A pesar de que el concepto de apoyos es algo conocido por todos nosotros. p. 1992. un estado de incongruencia debida a un desajuste entre la competencia personal y las demandas del entorno) y lo que puede ser (i.. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad Posteriormente. es decir. En segundo lugar. seguridad y control. que les capacitan para acceder a recursos. información y relaciones personales y. integración en la comunidad y satisfacción‛ (Luckasson et al. p. En otras palabras. como ‚recursos y estrategias cuyo propósito es promover el desarrollo. por tanto.e. en el manual ‚Retraso Mental. las anteriores definiciones esclarecen algunas de las características que permiten diferenciar la provisión actual de los apoyos de los modelos tradicionales.●●● CAPÍTULO 1. la educación. 136).. productividad. los apoyos deben estar ajustados a las necesidades de la persona.. los apoyos se entienden de un modo muy semejante. 2002/2004. Clasificación y Sistemas de Apoyo‛ publicado por la Asociación Americana sobre Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD) se definen los apoyos como: ‚todos aquellos recursos y estrategias que promueven los intereses y las ‘causas’ de individuos con o sin discapacidades.. Para el Sistema de 2002 de la AAIDD. Definición. información y relaciones en entornos de trabajo y de vida integrados. 186).e. diseñados y seleccionados de manera individualizada por los profesionales. frente a la visión popular de los apoyos como ayudas que garantizan unos cuidados básicos.. p. una vida con actividades significativas y resultados personales positivos)‛ (Thompson et al. En primer lugar. los apoyos son el ‚puente entre lo que es (i.

habilidades de vida independiente. comunicativas y académicas. tratando de dar cobertura a todos y garantizando su buena adaptación social. d) Competencia personal y adaptación Hoy entendemos la competencia personal desde un marco global. es decir.INICO ●● deseos y aspiraciones de la propia persona con discapacidad. y desde un planteamiento en el que la conducta adaptativa -entendida como desarrollo motor y físico. sino también el factor entorno en que se desenvuelve y. la visión actual de la discapacidad implica evaluar a la persona. y competencia social. Se ha podido comprobar que la inteligencia práctica correlaciona con las habilidades de vida independiente. En tercer lugar. 1999). ● Universidad de Salamanca . Schalock.. de tal modo que los apoyos se dirijan bien a cambiar aquellos aspectos del ambiente o bien a compensar en la persona aquellas habilidades o capacidades que le impiden adaptarse a un contexto vital particular. conceptual y social-. diseñados desde un proceso de arriba (las necesidades del servicio) a abajo (las necesidades de la persona) (Luckasson et al. 2004b). Se flexibiliza de este modo la prestación de servicios. habilidades cognitivas. 2002/2004. 1999. por tanto. han permitido establecer un paralelismo entre ambos términos. aparecen fusionadas. teniendo en cuenta no sólo las condiciones de la persona. 2003). Como podemos observar en la Figura 1.y la inteligencia –práctica. pero también los factores contextuales que la rodean. Dejan así de ser válidos los servicios o programas de talla única. su adaptación a él. Wehmeyer. los esfuerzos empleados en estudiar las relaciones entre la multidimensionalidad de la inteligencia y la conducta adaptativa (Schalock. En cuarto y último lugar. 2002/2004. la inteligencia conceptual está vinculada a 19 . se reconoce explícitamente que la vida de cualquier persona puede mejorar si proporcionamos apoyos individualizados (Luckasson et al..6. Apoyos y calidad de vida se vinculan estrechamente y se convierten en principio y fin de todo el proceso.

Bruininks y Johnson. El factor desarrollo motor y físico de conducta adaptativa podría estar vinculado con la inteligencia práctica. 210) De este modo. Thompson. 1996). Comunicativas y Académicas Social Competencia Social FIGURA 1. 2005. aunque no se ha demostrado su exclusiva correspondencia. habilidades prácticas y habilidades sociales (Thompson y Ezell. La Figura 1. Por otra parte. habilidades conceptuales. McGrew. y la inteligencia social concierne a la competencia social. en interacción con el entorno.6. Ittenbach. de ahí que se contemple como dimensión independiente dentro del constructo ‚competencia personal‛. McGrew y Bruininks.7 ilustra este modelo multidimensional. Spiegel. articulado en torno a cuatro dimensiones: habilidades físicas. 2002. Integración de la multidimensionalidad de los constructos de inteligencia y conducta adaptativa (Schalock. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad las habilidades cognitivas. p. 2001). en relación al concepto de adaptación. Anastasi (1986) sugiere que ‚la conducta inteligente es esencialmente adaptativa en tanto en cuanto 20 . Competencia Personal y Adaptación Inteligencia Conducta Adaptativa (Desarrollo) Motor y Físico Práctica Habilidades de Vida Independiente Conceptual Habilidades Cognitivas. Schalock. de comunicación y académicas. 2004b. McGrew y Bruininks. 1996. 1992. Estos resultados han sido apoyados por los estudios llevados a cabo por otros investigadores (Greenspan.●●● CAPÍTULO 1. emerge un Modelo de Competencia y Adaptación Personal. Switzky y Granfield.

De esta manera.2.INICO ●● representa diferentes formas de satisfacer las exigencias de un entorno cambiante‛ (pp.7. (b) las fuentes. en cuanto a que concibe la discapacidad como el resultado de las incongruencias en la interacción que mantienen persona y entorno. Competencia Personal Habilidades Habilidades Habilidades Habilidades físicas conceptuales prácticas sociales FIGURA 1. determinar un perfil de áreas e intensidades de las necesidades de apoyo de la persona para. examinaremos algunas cuestiones claves que lo detallan. en primer lugar. Dicho en otras palabras. p. ● Universidad de Salamanca . el Modelo de Competencia y Adaptación Personal representa un modelo aglutinador que nos ayuda a abordar mejor los aspectos relativos a la evaluación y la intervención. después. En consecuencia. Promover ese ajuste requiere. 19-20).9). prestar los apoyos adecuados a las necesidades previamente identificadas. a) Bases ecológicas e igualitarias de los apoyos Parece evidente que el modelo de apoyos se sustente en un enfoque ecológico. Aspectos clave del modelo de apoyos Una vez contemplados los ejes sobre los que pivota el paradigma de apoyos. como son: (a) sus bases ecológicas e igualitarias.2. Modelo multidimensional de Competencia Personal.3. la adaptación de la persona a un contexto 21 . en la medida en que se produzca un equilibrio entre las demandas del entorno y las capacidades y habilidades de la persona. 13) 1. funciones y tipos de apoyos y (c) los resultados deseados que se esperan alcanzar con ellos (véase Figura 1. Versión adaptada del Modelo de Competencia Personal de Greenspan (Thompson y Ezell. la adaptación resultará satisfactoria. 2005.

Todos ellos son fuentes de variabilidad en las necesidades personales. deben tener las mismas opciones que el resto de cara a recibir una educación y una atención sanitaria. por lo que deberemos prestarles especial atención si queremos eficacia con nuestra intervención. este proceso requiere también tener en cuenta una serie de aspectos que pueden influir. 181). vida en el hogar. enseñanza y educación.. La evaluación de las mismas tendrá como objetivo conocer las necesidades de apoyos. como ciudadanos que son. se considerará objeto de otro trabajo indagar sobre las características y el impacto de cada uno de ellos sobre la discapacidad. sociales y culturales. Entre ellos cabe destacar ‚los factores protectores y el riesgo idiosincrásico con respecto a la salud física y psicológica. Por otro lado. el entorno y sus demandas. En la actualidad existe un consenso que establece en nueve el número de áreas de apoyo a tener en cuenta: desarrollo humano. Estas áreas de apoyo han sido el resultado de un amplio trabajo bibliográfico llevado a cabo por el Comité de Evaluación de la Intensidad de Apoyos de la AAIDD. empleo. y otras discapacidades asociadas‛ (Luckasson et al. mediante parámetros de tipo e intensidad del apoyo. Por último. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad social viene dada por medio de las fuentes de apoyo que estén disponibles y estén dispuestas o puedan asumir una determinada función e intensidad como apoyos. 2002/2004. una protección laboral y cualquier otra. social y protección y defensa. vida en la comunidad. de un modo positivo o negativo. Un enfoque centrado en los apoyos. que necesita la persona. en el funcionamiento de una persona. los apoyos deben responder a cada uno de los contextos vitales de la persona. un salario reglamentado. económicos. unas prestaciones sociales ajustadas a sus necesidades. ser ciudadano hoy supone tener garantizados una serie de derechos humanos. por su ‚flexibilidad y replanteamiento de apoyos y servicios‛.●●● CAPÍTULO 1. para salvar estas discrepancias. 22 . No obstante. unos servicios públicos que les atiendan. salud y seguridad. p. conductual. Es por ello que las personas con discapacidad. En segundo lugar.

2 recoge un listado de actividades que representarían el ejercicio de cada una de estas funciones. aspectos que favorecen su alcance y adecuación a todos los miembros de la sociedad. En relación a las funciones. (b) los apoyos pueden ser permanentes o fluctuar en el tiempo. en la no discriminación de la persona por el hecho de tener una discapacidad. la AAIDD sugiere nueve posibles funciones a cumplir por los apoyos: enseñanza. el fortalecimiento o capacitación (empowerment) personal y el énfasis en los resultados centrados en la persona (Wehmeyer et al.. A modo de ilustración. 2002/2004. La defensa de la igualdad entre los hombres. ● Universidad de Salamanca . fuentes e intensidades. en 1992 y posteriormente en 2002. 2002/2004). Todas ellas enfatizan el rol que los apoyos juegan en la mejora del funcionamiento humano y. planificación económica. apoyo conductual. se refleja claramente en prácticas y filosofías tales como: la planificación centrada en la persona.. 2008). 236). ayuda al empleado. la autodefensa. por tanto. tipos e intensidad de los apoyos No cabe duda de que el valor de los apoyos radica en la variabilidad y elasticidad de sus funciones. y (c) los servicios de apoyo podrán únicamente retirarse cuando el proveedor de servicios tenga controladas las necesidades de apoyos actuales y futuras de una persona (Luckasson et al. Como podemos deducir. cada una de ellas se vincula con una de las nueve áreas de apoyo identificadas previamente. amistad. p. sin estereotipos discriminatorios respecto a la discapacidad.. b) Funciones. Además. la Tabla 1. 23 . acceso y uso de la comunidad y atención sanitaria. se asume que todas estas funciones deben tener siempre presente que: (a) la finalidad de los apoyos es mejorar la participación y la inclusión de las personas con discapacidad.INICO ●● permitirá dar cobertura a las necesidades de este colectivo (Luckasson et al. ayuda en el hogar.

crisis. Procedimientos de Conciencia de riesgos. con consecuencias multicomponente. Evaluación. Asistencia al Asesoramiento. Amistad Defensa. Habilidades de protección Habilidades de protección Modificaciones en el personal. p. Terapia física y actividades Citas de asesoramiento. Ofrecimiento de feedback. Formación. con amigos. Oportunidades de tomar interactuar con servicios Entrenamiento en conciencia de la genéricos. vehículo. Equipos de salud en el Cuidado en el vestido y Control de la comida y hogar. comunicación. Intervenciones médicas. aprendizaje. Mejora del rendimiento Adaptaciones del laboral. arquitectónicas. Entrenamiento. 24 . Asistencia sanitaria Citas médicas. planificación. Movilidad (ayudas seguridad. personal. Apoyo conductual. Asistente personal. Instrucción. Funciones de apoyo y actividades representativas (Luckasson et al. empleo/tarea y rediseño del puesto/tareas laborales. comunidad. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad TABLA 1. Instrucción. Apoyo conductual Análisis funcional. 2002/2004. técnicas). 188) a FUNCIÓN DE APOYO ACTIVIDADES REPRESENTATIVAS Enseñanza Supervisión. Toma de medicación. Entrenamiento en Supervisión. aseo. Ofrecimiento de feedback. Énfasis en la manipulación adaptativa. dinero. Hacer amigos y romper Supervisión. Servicio doméstico. alimentación. Ayuda en el hogar Mantenimiento/cuidado Aparatos de Respiro en el cuidado. Manipulación de eventos Construcción de ambientes Instrucción ecológicos y contextuales. la comunidad y de compartidos. Modificaciones Mantenimiento del hogar. Transferencia y movilidad. Evaluación. Organización del entorno de Apoyos en clases Instrucción individualizada. Socialización. Reciprocidad. Intervenciones de asesoramiento. emergencia. de los antecedentes. Supervisión del Ayuda/intervención en empleado Provisión/empleo de ayudas entrenamiento. Recogida de datos. técnicas.●●● CAPÍTULO 1..2. inclusivas. ayuda en los ingresos y beneficios. Planificación Trabajar con la Seguridad Apoyo en el control del Planificación. Aparatos de alerta médica. Transporte compartido. transporte. económica Social o el seguro médico. Consideraciones sobre Defender la obtención de Protección y ayuda legal. Enseñanza de conducta efectivas. Comunicación. Acceso y uso de la Programa de Implicación en Oportunidades de uso de comunidad transporte/viajes ocio/tiempo libre. relacionadas. personal.

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

Con respecto a las fuentes de apoyo, Luckasson y Spitalnik (1994) sugieren que

‚los apoyos aluden a un despliegue, no un continuo, de servicios, personas y

entornos que se ajustan a las necesidades de la persona‛ (p. 88). Los mismos autores

denominan como ‚constelación‛ la magnitud y variedad de apoyos posibles,

situando a la persona en el centro. Como se aprecia en la Figura 1.8 y de acuerdo con

la filosofía de este paradigma, los apoyos se deben prestar, en primera instancia, por

la red natural de la persona: padres, familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo

y voluntarios. Sólo cuando la red natural no está disponible para ofrecer suficiente

apoyo, entrarían en acción los apoyos pagados, basados en el servicio público o

privado de profesionales.

Persona

Familia y amigos

Apoyos informales

Servicios genéricos

Servicios especializados
Servicios especializados

FIGURA 1.8. La naturaleza de los sistemas de apoyo (Luckasson et al., 2002/2004, p. 226).

25

●●● CAPÍTULO 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad

Las razones que justifican este hecho son fundamentalmente tres: (a) los

apoyos naturales se encuentran en los contextos integrados o habituales, (b) las

actividades de apoyo se realizan principalmente por personas que están trabajando,

viviendo o recreándose en ese contexto (Thompson et al., 2009) y (c) al ser gratuitos,

reducen el coste de los servicios (Cimera, 2007).

Una distinción entre apoyos naturales y servicios (genéricos y especializados) se

recoge en la Tabla 1.3.

TABLA 1.3. Definición de las fuentes de apoyo (Luckasson et al., 2002/2004, pp. 186-187).

Los apoyos naturales se definen como recursos y estrategias proporcionados por personas o
equipamiento en determinados entornos que (a) posibilitan el logro de resultados personales y el
rendimiento deseados; (b) están normalmente disponibles y son culturalmente apropiados en el
ambiente respectivo; y (c) están apoyados por recursos dentro del ambiente y facilitados en la
medida necesaria por la coordinación de servicios humanos (Butterworth, Hagner, Kiernan y
Schalock, 1996).

Los servicios constituyen los mismos recursos y estrategias pero proporcionados por personas o
equipamiento que normalmente no son parte del “ambiente natural” de la persona. Tales personas
incluyen a los maestros, a profesionales de habilitación de la salud debidamente entrenados y
certificados académicamente, al personal de atención directa o profesionales, y/o a voluntarios
remunerados.

La investigación ha demostrado que la combinación adecuada y con la

suficiente duración de todos estos apoyos mejora el funcionamiento adaptativo de la

persona de manera más eficaz. No obstante, no debemos olvidar que el principal

objetivo de los apoyos es fomentar una inclusión comunitaria, de ahí que, siempre

que sea posible, se recomiende utilizar apoyos naturales, como así constatan

numerosas investigaciones (Downing y Peckham-Hardin, 2007; Jenaro, Mank,

Bottomley, Doose y Tuckerman, 2002; Jordán de Urríes y Verdugo, 2003; Mank,

Cioffi y Yovanoff, 1997; Storey y Certo, 1996). Merecen especial atención algunos

estudios recientes que defienden como apoyo más natural la propia persona

26

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

(Wehmeyer, Sands, Knowlton y Kozlesky, 2002) y sugieren con ello las posibilidades

que la tecnología basada en la informática puede proporcionarles, al convertirles en

sus propios apoyos (Davies, Stock y Wehmeyer, 2001, 2002).

Por último, se han invertido esfuerzos para establecer una clasificación de los

apoyos a partir de su intensidad. El resultado ha sido el desarrollo de un sistema

clasificatorio, denominado a menudo ILEG y traducido al castellano en 1997 por M.

A. Verdugo y C. Jenaro. Este sistema establece cuatro niveles de intensidad:

intermitente, limitado, extenso y generalizado (véase Tabla 1.4).

TABLA 1.4. Definición de los cuatro niveles de intensidad de apoyo (Luckasson et al., 1992, 1996)

El Apoyo Intermitente se caracteriza por su naturaleza episódica, sólo se provee “cuando es
necesario” siendo, por tanto, imprevisible. Suele necesitarse durante cortos períodos de tiempo,
que coinciden con transiciones del ciclo vital o situaciones puntuales de emergencia (p.ej., pérdida
de empleo o crisis médica) y puede ser de intensidad variable.
El Apoyo Limitado es aquel que se proporciona de forma regular durante un período de tiempo
corto pero definido. Se trata, pues, de un apoyo que puede planificarse de antemano (p.ej., el
entrenamiento necesario para desempeñar una nueva actividad laboral o el apoyo requerido
durante la transición de la escuela a la vida adulta) y que requiere menos costes y personal que
otros tipos de apoyos.
El Apoyo Extenso se caracteriza por su aplicación regular o continua en algunos ámbitos o
entornos concretos y la ausencia de limitación temporal, es decir, no es necesariamente de alta
intensidad pero sí de repercusión diaria y sólo se emplea en algunos de los entornos (p.ej., el
apoyo en el comportamiento con motivo de la presencia de conductas desajustadas mientras se
enseñan conductas adecuadas que reemplacen las anteriores).
El Apoyo Generalizado se caracteriza por su constancia, su alta intensidad y su empleo en un
número muy elevado de entornos (p.ej., el apoyo que requeriría en el área de salud y seguridad
una persona incapaz de detectar peligros y con un comportamiento compulsivo a ingerir
sustancias no comestibles en cualquiera de los entornos en que se desenvuelve). Es el apoyo que
precisa mayores recursos humanos, tecnológicos y de servicios.

A partir de este sistema se desarrolla un modelo de toma de decisiones

(Luckasson et al., 1992/1997; Schalock, 1999) que considera al menos cuatro factores a

27

●●● CAPÍTULO 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad

la hora de determinar el grado de apoyos que se necesita: tiempo, contextos, recursos

y disrupción. De este modo, las necesidades que según la parrilla de decisiones sobre

la intensidad de apoyos plantea (véase Tabla 1.5), determinan la cuantificación de los

apoyos en los cuatro niveles de intensidad anteriormente mencionados (Schalock,

1995; 1999).

TABLA 1.5. Parrilla de toma de decisiones sobre la intensidad del apoyo (Schalock, 1999, p. 10)

INTERMITENTE LIMITADO EXTENSO GENERALIZADO

TIEMPO la que sea necesaria tiempo limitado, habitualmente posiblemente a lo largo
Duración ocasionalmente continuo de toda la vida
continuo

TIEMPO infrecuente, de baja menos frecuente, más frecuente, alta frecuencia,
Frecuencia frecuencia quizás quizás continuo, constante
semanalmente semanalmente

CONTEXTOS pocos contextos, varios contextos, varios contextos, todos o casi todos
Vida diaria, trabajo, generalmente 1-2 quizás 3-4 quizás 4-5,
ocio y tiempo libre, generalmente no a
salud, comunidad, todos
etc.

RECURSOS consultas o contacto ocasional contacto con contacto constante y
profesionales comentarios, o limitado en el profesionales supervisión por
tecnológicos habitualmente tabla tiempo, pero regular, continuo, profesionales
asistencia de compromisos, frecuente por lo general
supervisión ocasional semanalmente
contacto constante
y supervisión por
profesionales

DISRUPCIÓN fundamentalmente apoyos naturales algunos apoyos apoyos
apoyos naturales, alto considerables, basados en el predominantemente
grado de elección y algún grado de servicio, control basados en el servicio,
autonomía elección y considerable por controlado por otros
autonomía otros

Si bien es cierto que establecer una clasificación desde un modelo que aboga

por dar apoyos individualizados resulta en cierta medida incoherente, el hecho es

que no deja de ser necesario establecer estas diferencias. De acuerdo con Thompson y

Ezell (2005), podríamos pensar que lo ideal sería dejar de invertir esfuerzos en

identificar grupos de personas a partir de unas determinadas características y

28


Universidad de Salamanca - INICO ●●

favorecer una sociedad que comprenda y albergue todas las diferencias. Sin

embargo, como anticipábamos, esto no deja de ser un ideal y, como tal, dista de la

realidad. En consecuencia, hoy en día continúan los esfuerzos invertidos en el

desarrollo de clasificaciones lo menos estigmatizadoras posible, que ayuden

principalmente a: (a) proteger legalmente a las personas de la explotación y la

injusticia, (b) adecuar y ajustar a la población con discapacidad a los servicios

públicos, y (c) ayudar a la investigación en el desarrollo de estudios y en la

comunicación de los resultados entre investigadores.

c) Resultados personales

Por último, la puesta en marcha de cualquier plan de apoyos individualizado

debe conocer desde el principio las metas a las que se dirige, ya que en función de

aquellas deberemos dirigir los apoyos.

Hoy en día el sector servicios debe hacer frente principalmente a dos

transiciones: (1) el cambio de un sistema de servicios tradicional a una economía de

mercado, donde los consumidores poseen información sobre los costes, la calidad y

los resultados, y tienen el control sobre su propia financiación; y (2) el cambio de una

evaluación final del proceso basada en indicadores de calidad del servicio a otra

centrada en indicadores identificados a nivel individual y dirigidos hacia metas e

intereses personales (Schalock, 2006).

La propuesta de 1992 de la AAIDD es, obviamente, la primera en plantear a

nivel general los objetivos principales que deben cumplir los apoyos prestados en las

vidas de personas con discapacidad intelectual. Estos se resumen en tres: (1) el

aumento del nivel de las habilidades adaptativas o las capacidades funcionales, (2) la

consecución de las metas relacionadas con el bienestar físico, psicológico o funcional,

y (3) la promoción de los aspectos del ambiente para aumentar la presencia en la

comunidad, elección, grado de implicación, consideración y participación.

29

●●● CAPÍTULO 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad

Capacidades y habilidades Factores de riesgo/ Participación en
adptativas de la persona protectores ambientes vitales
(requisitos y demandas)

Áreas de apoyo

Desarrollo humano
Enseñanza y educación
Intensidad de los
Vida en el hogar
apoyos requeridos
Vida en la comunidad
Empleo
Salud y seguridad
Conductual
Social
Protección y defensa

Funciones de apoyo

Enseñanza
Fuente de apoyo
Amistad
Planificación económica
Apoyo al empleado
Apoyo conductual
Ayuda en el hogar Intensidad de apoyo
Acceso y uso de la comunidad requerido
Conductual
Asistencia sanitaria

Resultados personales

Independencia
Relaciones Evaluación de los apoyos
Contribuciones
Participación escolar y comunitaria
Bienestar personal

FIGURA 1.9. Modelo de apoyos para personas con discapacidad intelectual
(Luckasson et al., 2002/2004, p. 182)

30


Universidad de Salamanca - INICO ●●

En 2002 dicha asociación reformula estos objetivos y los enumera de un modo

más concreto, entendiendo por ellos el logro de: la independencia, las relaciones, las

contribuciones, la participación escolar y comunitaria y el bienestar personal;

aspectos tan ausentes en esta población y tan necesarios para cualquier persona.

En conclusión, el interés principal de este paradigma debe ir dirigido a dar

respuesta a la siguiente pregunta: ¿qué apoyos son necesarios para ayudar a las personas a

participar en su comunidad, asumir roles valorados socialmente, y experimentar una mayor

satisfacción y realización?” (Thompson, McGrew et al., 2002, p. 36).

1.4. Relación entre los conceptos: apoyos, autonomía personal e interdependencia

A pesar de haber arrojado ya bastante luz sobre el papel nuclear de los apoyos

en materia de discapacidad, puede resultar interesante y enriquecedor abordar de

nuevo su rol desde una perspectiva más global. Este nuevo enfoque nos permitirá, en

primer lugar, conocer el verdadero sentido de los apoyos para la vida humana y, en

segundo lugar, enlazar con dos conceptos claves y de gran actualidad: la autonomía

personal y la interdependencia.

Antes de comenzar abordando este objetivo, debemos partir de una

aproximación a la definición de estos dos nuevos términos, con el fin de comprender

mejor el desarrollo posterior de este cuarto epígrafe.

En relación a la autonomía personal, éste representa un concepto que ha sido

debatido principalmente desde dos disciplinas: la Filosofía y la Psicología. La

vertiente filosófica, con Kant como representante, fue pionera en su abordaje,

definiéndola como la capacidad para darse normas a uno mismo sin influencia de

presiones externas o internas. Esta concepción ha estado presente tanto en la filosofía

ética y política como, principalmente, en la filosofía de la educación al considerarla

un objetivo clave (Aviram, 1995). Por otra parte, desde la Psicología del desarrollo,

Piaget y su discípulo Kohlberg profundizaron en él mediante los estudios sobre el

31

●●● CAPÍTULO 1. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad

desarrollo moral de las personas. Piaget propuso que el desarrollo moral puede

describirse como un proceso en el que la persona evoluciona de un estado

heterónomo, dependiente de fuerzas y criterios externos, donde lo bueno está

relacionado con la obediencia a la autoridad y con la ausencia de criterios internos, a

uno autónomo, en el que el propio sujeto es quien controla su comportamiento moral

a partir de principios éticos, lo que lo capacita para orientar su libre comportamiento

hacia la responsabilidad y el respeto por los demás.

Estas visiones de la autonomía personal han trascendido hasta el momento

actual. De este modo, el Art. 2 de la Ley 39/2006 de 14 de diciembre, denominada Ley

de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de

dependencia (B.O.E. nº 299, de 15 de diciembre de 2006), define la autonomía

personal de un modo similar, aludiendo a ‚la capacidad de controlar, afrontar y

tomar, por propia iniciativa, decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo

con las normas y preferencias propias, así como de desarrollar las actividades básicas

de la vida diaria‛. Ser autónomo, por tanto, alude a la habilidad para gobernarse uno

mismo, la capacidad de autoorganizarse, de regular su propia vida,… En definitiva,

ser dueño de uno mismo.

Siguiendo esta línea de argumentación, la autonomía personal es la capacidad

que permite a la persona alcanzar su verdadera independencia. En la medida en que

poseamos esta capacidad para tener el control y tomar decisiones sobre nuestra

propia vida seremos considerados personas independientes. En este punto conviene

matizar que la independencia se logra no cuando uno aprende a hacer cosas por sí

solo o sin ayuda de otros, sino cuando uno consigue las ayudas cuando y como las

necesita (Reindal, 1999).

Por otra parte, cuando hablamos de personas dependientes aludimos a la

necesidad de ayuda o asistencia importante para las actividades de la vida cotidiana.

De acuerdo con la definición expuesta en la Recomendación Nº R (98)9 del Consejo

32


Universidad de Salamanca - INICO ●●

de Europa de 1998, referente en el desarrollo de iniciativas y mejoras para el abordaje

de la situación de las personas dependientes y de sus cuidadores en el marco de la

Unión Europea, de manera más concreta la dependencia se entiende como:

‚un estado en el que se encuentran las personas que por razones ligadas a la

falta o la pérdida de autonomía física, psíquica o intelectual tienen

necesidades de asistencia y/o ayudas importantes a fin de realizar los actos

corrientes de la vida diaria y, de modo particular, los referentes al cuidado

personal.‛

De esta definición cabe hacer dos comentarios. En primer lugar, el énfasis

sobre las causas de la dependencia recae, una vez más, sobre el aspecto físico o

mental de la persona. Sin poner en duda el peso que estos factores tienen en el

funcionamiento individual y su adaptación social, creemos que representa una

definición perteneciente más a un enfoque médico que social, obviando otros factores

determinantes en la dependencia, como son el contexto y sus relaciones con él. En

este sentido, nos inclinamos por adoptar y apoyar una definición socioecológica de la

dependencia, tal y como plantea el profesor Eamon O´Shea refiriéndose al colectivo

de las personas mayores:

‚Dependencia es un estado en que las personas, debido a la falta o la pérdida

de autonomía física, psicológica o mental, necesitan de algún tipo de ayuda y

asistencia para desarrollar sus actividades diarias. La dependencia podría

también estar originada o verse agravada por la ausencia de integración social,

relaciones solidarias, entornos accesibles y recursos económicos adecuados

para la vida de las personas mayores‛ (O´Shea, 2003, p. 8)

En segundo lugar y evitando entrar en una profunda discusión acerca de qué

entendemos por actividades de la vida diaria, queremos señalar la confusión que

entraña hoy este término. Si hacemos un rastreo sobre el mismo, encontramos que

existe una importante discrepancia entre autores y disciplinas que han abordado este

33

entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas‛.●●● CAPÍTULO 1. la comunidad. responsabilidad. que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía e independencia. la movilidad esencial. obedecer leyes. credulidad. conceptos de dinero. la política de protección social española expone en el ya citado Art. orientarse. gestión del dinero. los estudios realizados por la AAIDD utilizan la denominación de habilidades adaptativas para referirse a ellas. sino que debe ser entendida y valorada desde el actual modelo social y. reconocer personas y objetos. 2004). En materia de atención a la dependencia. por tanto.. etc. instrumentales y avanzadas. etc. desde el ámbito de la discapacidad. actividades instrumentales de la vida diaria -cocinar.y de enumerarlas –desde cuatro hasta más de un centenar. ingenuidad. 34 . etc…-. autoestima. la educación. Sin embargo.-. lectura y escritura. tales como: el cuidado personal. situacionales y laborales. entendiendo la dependencia como ‚la necesidad de apoyos que precisa un individuo en el desenvolvimiento corriente en las diversas áreas de habilidades adaptativas‛ (Querejeta.(Querejeta. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad tema. Desde el simple hecho de etiquetarlas -básicas. 2 de la Ley 39/2006 que las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD) son: ‚las tareas m{s elementales de la persona. cotidianas. funcionales. diarias. funcionales. habilidades sociales (interpersonal. En consecuencia. la AAIDD desarrolla su propia acepción. el ocio y otros). Esta clasificación sugiere que la dependencia no puede ser vista desde un enfoque médico. evitar las represalias). básicas y domésticas. hasta el modo de clasificarlas –básicas. y habilidades prácticas (actividades de la vida diaria –comer-. y autodirección). y las agrupa en las siguientes categorías: habilidades conceptuales (lenguaje. de cuidados básicos. seguir reglas. las actividades domésticas básicas. presente en los distintos contextos de la vida de una persona (el hogar. habilidades ocupacionales y mantenimiento de ambientes seguros). necesarias. teléfono. 2004). adaptativas. el empleo.

por lo tanto.6. la autonomía es una capacidad individual que permite a la propia persona gestionar su vida.6). p. interdependencia. desde estos modelos sociales y actuales defendemos un modelo de vida en el que se promueva y se luche por lograr una mayor independencia personal desde una interdependencia social (véase Tabla 1. como desventaja o limitación en la actividad causada por una sociedad poco accesible y hospitalaria hacia la diversidad (Reindal. Por interdependencia entendemos la capacidad y la necesidad humana de estar conectados con los que nos rodean. funcionar adecuadamente. Modelos individuales y sociales: relación entre discapacidad. Aunque puede parecer paradójico. en cuanto a que representa un conjunto de conductas –una persona ayuda a otra a realizar unas determinadas actividades-. es decir. subjetivo y. entendiendo la discapacidad dentro del individuo. aludimos a él para enfatizar la dimensión social del enfoque biopsicosocial del ser humano. En este sentido. que concebían al sujeto desde una percepción esencialista.… es un proceso individual. Universidad de Salamanca . 1999). no perceptible. En relación al segundo concepto. mientras que la dependencia constituye una situación real y observable. 365) Modelos individuales de la discapacidad Modelos sociales de la discapacidad El sujeto es “sustancia/esencia” El sujeto está inserto y embebido (Esencialismo) (Relacional) La dicotomía dependencia-independencia: Interdependencia: “la independencia es “independencia individualizada” asociación” 35 . 1999.INICO ●● ● Por último. los modelos sociales conciben la discapacidad como una forma de opresión social. vivir con libertad e independencia. Tabla 1. en contraposición a los modelos individuales de la discapacidad. sujeto e independencia (Reindal. Parte del hecho de que el hombre existe y coexiste en sociedad.

aquellas que nos harán desenvolvernos con autonomía personal e independencia. esta perspectiva además de la esencia de la relación que tratamos de presentar. De este modo. nuestro desarrollo y aprendizaje de nuevo vendrá garantizado por los vínculos sociales que mantengamos con el entorno –familiar. 36 . entendiendo las funciones superiores como fruto del desarrollo cultural y el papel que juegan los apoyos - denominados mediadores desde estas teorías-. Ahora bien.●●● CAPÍTULO 1. es posible gracias al apoyo del contexto que nos rodea. al menos las más básicas (las necesidades fisiológicas. que garantiza que nuestras necesidades. comparte el modo actual de entender la discapacidad. laboral. Así. queremos exponer el nexo de unión entre ellos basándonos en las teorías socioculturales que explican el desarrollo evolutivo humano. Si observamos cómo es el desarrollo evolutivo humano desde el inicio. primera meta a superar. La razón de elegir este enfoque frente a otros es porque concibe al hombre como una construcción más social que biológica. Ante esta situación. a) Perspectiva psicológica Desde esta perspectiva. estén cubiertas. pero perfectamente programados a nivel genético. Esto nos enlaza con la noción vygotskiana de zona de desarrollo próximo (Vygotsky. en cuanto a que aún no hemos tenido tiempo ni oportunidades para desarrollar nuestras capacidades innatas. la realidad es que nacemos inmaduros e indefensos a nivel neurológico. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad Llegados a este punto. como factores clave en el funcionamiento individual y el aprendizaje. escolar. una vez asegurada nuestra supervivencia. al nacer todos seríamos en cierta manera personas con discapacidad y dependientes. etc…-. de seguridad y de pertenencia o afecto). abordaremos su relación positiva y estrecha desde una doble perspectiva: psicológica y social. nuestra supervivencia. en el que compartimos el significado e interés de todos los conceptos que queremos vincular.

Para entender mejor esta relación bastará con utilizar el modelo de la CIF presentado (ver Figura 1. 2004): [ limitación de la actividad + contexto ambiental (incluye la ayuda personal o técnica) ] Por lo tanto. 2001). 14) y explicar la dependencia como la combinación de dos elementos (Querejeta. Universidad de Salamanca . la discapacidad se convierte en situación de dependencia en la medida en que interviene el factor contextual de ayudas de un modo permanente ante un determinado contexto vital. dada por los apoyos recibidos. a pesar de que la condición de discapacidad no representa un estado de dependencia total. sí tiende a generar algún grado de la misma. 37 . No obstante. paradójicamente. hemos experimentado en ciertos momentos de nuestras vidas. Por zona de desarrollo próximo se entiende el espacio que dista entre el nivel de desarrollo de la persona. De este modo. y el nivel de desarrollo potencial.5. determinado por su capacidad de solucionarlos bajo la intervención o ayuda de otra persona más capaz. Existen multitud de ejemplos cotidianos que nos demuestran que es posible encontrar diversos grados de discapacidad sin implicar una situación de dependencia total.INICO ●● ● 1986. ya que tanto uno como otro apelan a la necesidad de ayuda para la realización o la mejora en el rendimiento funcional. En consecuencia. no podemos caer en la tentación de utilizarlos como sinónimos. determinado por la capacidad de la persona para resolver problemas de manera independiente. situación que todos. en mayor o menor medida. Schalock. p. del mismo modo que hay personas en situación de dependencia sin tener reconocida una discapacidad. la condición que conduce a la autonomía personal y la interdependencia viene. en la medida en que siempre necesita de apoyos para funcionar bien frente a determinadas actividades cotidianas y para alcanzar una situación de mayor autonomía personal. De esta argumentación se deduce que la discapacidad y la dependencia son conceptos universales.

A pesar de que el término comunitarismo arrastra distintos sentidos –algunos de carácter peyorativo-. El propio Aristóteles insistió en el carácter esencialmente social de la especia humana. destacamos el valor del Comunitarismo en cuanto a que conlleva la superación del individualismo y el materialismo. Los clásicos defensores del Comunitarismo (John Rawls. con él nosotros hacemos referencia a la ideología opuesta al liberalismo. 1990). es lo que el liberalismo ha destruido. el fin de una sociedad caracterizada por los escasos vínculos entre sus ciudadanos. favoreciendo tendencias globalizadoras. la relación entre apoyos. Como la propia perspectiva psicológica y evolutiva sugiere. animal social. sino que su vida se circunscribe a las comunidades a las que pertenece (familia y ciudad o polis). los apoyos son los recursos y las estrategias que permiten compensar las dificultades y potenciar el desarrollo y aprendizaje humano (Vygotsky. Scharnhorst y Buchel. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad En esta línea de pensamiento aparece el concepto de apoyo como la clave para afrontar ambas situaciones de un modo real y eficaz. 1986. se reconocen los derechos y 38 . b) Perspectiva social Desde un punto de vista social. Adam Swift y Stephen Mulhall) aluden a Grecia para defender que el hombre no nace aislado. En consecuencia. los apoyos son la solución a la promoción de la autonomía personal y la atención a personas en situación de discapacidad y de dependencia. la recuperación del ser humano inserto en comunidad y sintiéndose parte de ella es necesaria en cuanto a que favorece la existencia de una apertura y una responsabilidad para con los demás. es decir. con el desarraigo y la tecnificación de nuestras vidas como resultado. Este aspecto social. considerando explícitamente al hombre ‚zoon politikon‚. conocida como Comunitarismo.●●● CAPÍTULO 1. Es decir. Dicho de otro modo. tan característico de la raza humana. autonomía personal e interdependencia viene favorecida por toda una filosofía que se iniciara en el siglo XIX.

. ¿disfrutas viviendo en tu comunidad?.. garantizando todos los derechos -como el derecho subjetivo de promoción de la autonomía personal y atención a la dependencia. resurge con fuerza el valor de la fraternidad. ¿has organizado algún comité para luchar por alguna causa social?). 2004): participación en la comunidad local (i.. reciprocidad (i. ¿te sientes parte de tu comunidad?. ● Universidad de Salamanca . desde hace unos años el contexto europeo ha comenzado a tomar conciencia de la necesidad urgente de mejorar la unión y la buena correspondencia entre sus ciudadanos. ¿puede la gente de tu comunidad estar tranquila y confiar en el otro?). que pueden mejorar la eficiencia de una sociedad por medio de acciones coordinadas. ¿has hecho o recibido algún favor de alguien que viva cerca de ti?). Tomando como referente al país francés. Desde este planteamiento todos necesitamos y somos necesitados por los demás: somos interdependientes..e. amigos o vecinos recientemente?). fortalecer la ciudadanía y promover la escucha y el respeto. ¿te consideras un miembro activo dentro de tu grupo local?). Basándonos en Coleman (1988).. A expensas de una definición precisa y consensuada sobre este término. sentimientos de confianza y seguridad (i.INICO ●● deberes individuales. debemos de potenciar el capital social y moral.. identificamos en los estudios empíricos los siguientes seis componentes como aspectos fundamentales del mismo (Bates y Davis. el capital social hace referencia a todos aquellos elementos de la estructura social.y principios –como el de inclusión social-.e. relaciones sociales (i. poder ciudadano (i.e. y se hace posible una vida en la que todos tenemos cabida. percepción comunitaria (i. ¿hay suficientes 39 . las normas y las redes sociales. ¿has hablado con tu familia. presidente de la Gran Causa Nacional de Francia 2004 bajo el epígrafe Fraternidad.e. en la que se puede convivir. que conlleva una nueva cultura comunitaria.e. Si queremos mejorar nuestro Estado del Bienestar.e. Unida a esta idea. tales como la responsabilidad. Según Jean-Lois Sánchez. el objetivo que se persigue con la unidad de las personas es triple: aumentar la solidaridad.

Y la sociedad representa la fuerza que provoca este cambio. si trasladamos ambos planteamientos -psicológico y social. conductual. Partington. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad instalaciones comunitarias y un adecuado transporte público?). 1997. Hasta finales del siglo XX no comienza su interés en los aspectos positivos del hombre: sus virtudes. la dependencia en autonomía personal y la independencia en interdependencia. especialmente de tipo social. sus fortalezas. deberemos activar y disponer de ciudadanos que compartan responsabilidades y oportunidades. para este colectivo. Los apoyos. Los apoyos. de salud o de interacción y participación pueda presentar la persona. sus capacidades. 1.5. y trabajen juntos en una comunidad participativa. son la palanca que transforma la discapacidad en capacidad. 2005). si queremos garantizar la sostenibilidad de los sistemas. Por lo tanto. como pueda ser la discapacidad intelectual. Conclusiones Durante décadas.… Surge entonces la conciencia de prevenir a la persona no sólo de lo 40 . apreciaremos de manera más acusada esta necesidad de contar con apoyos. Como cierre. la psicología ha centrado su estudio en corregir los defectos y curar las enfermedades del ser humano.a las vidas de aquellas personas que de manera congénita o en el transcurso de su desarrollo les sobreviene una discapacidad.●●● CAPÍTULO 1. impulsando el reconocimiento y el ejercicio de los derechos sociales. contextual. en definitiva. A partir de ello. la investigación ha puesto de manifiesto que el capital social juega un papel fundamental en cuanto a la mejora de las capacidades de las personas y de las comunidades para sobrellevar el estrés asociado con las desventajas económicas y las transformaciones sociales (Herbert y Smith. se vuelven imprescindibles al convertirse en elementos de ayuda ante cualquier dificultad que a nivel intelectual.

‛ (p. a partir de 1992 la discapacidad deja de ser entendida como enfermedad y se concibe como un estado de funcionamiento particular e inadecuado. a la vez que lo condiciona. en definitiva. ● Universidad de Salamanca . los medios idóneos para cubrir -bien compensando o bien potenciando. 41 . El nuevo enfoque integra la diversidad y promueve la idea de que todos tenemos algo que aportar a la sociedad. para que ella. convirtiéndose éste en el mejor modo que tenemos para funcionar y avanzar. no impone la rigidez de una estructura física a la que hay que adaptarse. derivado de la falta de capacidades y habilidades de la persona en interacción con un entorno no accesible y exigente. ofrecerle oportunidades y facilitarle la consecución de altas cotas de normalización. 315) La divulgación de importantes principios sociales contribuyó a estos nuevos planteamientos y abrió las puertas a una nueva visión y valoración de la persona con discapacidad. acompaña al individuo en su vida y se basa en sus capacidades no en sus limitaciones. realice su propio camino. con sus potencialidades y competencias. envuelve esta nueva concepción y considera los apoyos - recursos y estrategias variados y flexibles-.INICO ●● malo. Acorde con estos nuevos avances. tome sus propias decisiones. de sus debilidades. y se convierte en el ser que se interrelaciona con su entorno y se ve condicionado por éste.cuantos aspectos le impidan el acceso a una vida íntegra. a partir de sus potencialidades. querida y deseada por uno mismo. Un nuevo paradigma. el paradigma de apoyos. El «apoyo». Martorell (1994) describe y aclara muy bien la esencia de los mismos: ‚El «apoyo» ofrece solamente la ayuda que necesita cada persona. para. sino también de aquello que acaba con lo bueno. con el fin de sacar lo mejor de sí mismas. La persona con discapacidad deja de ser vista como un individuo solitario y tomado de forma singular. estrategias. da oportunidades. por si misma. El «apoyo» ofrece instrumentos.

ya no dependerá de la incapacidad de algunas personas para adaptarse a las demandas de la sociedad. El concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad Fracasar en nuestro objetivo por un mundo que incluya a todos. 42 .●●● CAPÍTULO 1. 1993). sino especialmente de la propia sociedad y del entorno creado por el ser humano para ajustarse a las necesidades y aspiraciones de cada cual (Hahn. se tenga o no una discapacidad.

Personas con discapacidad intelectual: Resultados positivos de una vida con apoyos 2 .

.

se impulsa otra que les faculta a decidir sobre sus propias vidas. España. Este segundo capítulo pretende completar la visión histórica que da sentido al estudio que hemos realizado. al igual que otras muchas otras regiones del mundo. En oposición a ella. por tanto. Introducción Hasta ahora hemos pretendido acercarnos al vínculo que mantienen la discapacidad intelectual y los apoyos. donde la discapacidad es un problema de la persona que la padece y. La filosofía de la normalización fue el motor de este cambio. donde el entorno propicia su crecimiento. desenvolvimiento y bienestar personal. y qué beneficios provoca en las vidas de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias. basada en la compasión e indefensión de las personas con discapacidad. que redirige todo viejo planteamiento hacia una dimensión social de la discapacidad.1. se considera ya inaceptable. unilateralizada hacia el déficit. Como el lector imaginará. ejes centrales de esta tesis. el cambio no está resultando nada fácil. Nos falta conocer por qué se produce el importante paso del modelo de servicios al modelo de apoyos.INICO ●● Personas con discapacidad intelectual: Resultados positivos de una vida con apoyos 2. a un modelo de apoyos. ● Universidad de Salamanca . políticas. La concepción paternalista y sobreprotectora. 45 . qué implicaciones sociales. ha recorrido un largo camino hasta poder erradicar viejos enfoques. familiares y personales tiene. Dicha filosofía permitió dar el paso de una concepción médica.

posesión demoníaca. 46 .●●● CAPÍTULO 2. en el logro del bienestar de todos los ciudadanos. También implica dar oportunidades reales a la persona con discapacidad. especialmente. El desarrollo de nuevas políticas sociales se produce.. favoreciendo importantes cambios en la sociedad. con la experiencia del doctor Güggenbühl. Lemas como nada sobre nosotros sin nosotros se alzarán y constituirán como filosofía de vida para el colectivo con discapacidad. las preferencias y la satisfacción personal- (Fantova. asegurando no sólo la calidad del servicio sino. Schalock. 2002. El concepto de calidad de vida se convierte ahora en la idea fuerza dominante. junto con los estados. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos En consecuencia. la calidad de vida de las personas con discapacidad y de sus familias.2. 2007. Braddock y Parish. eligiendo y decidiendo su propia vida. Del modelo de servicios al modelo de apoyos En la historia de la discapacidad se reconocen los trabajos de Itard y Seguin. empieza a fraguar. así habían sido tratadas: aislamiento.y colabore. Hasta ese momento. Scheerenberger. como nuevo enfoque. elegido y determinado por ellos mismos. el énfasis en la rehabilitación del individuo cede el paso a una concepción global. dos médicos franceses del siglo XVIII y XIX. abandono. haciéndola partícipe. El nuevo modelo se dirige. Una vida con apoyo. Éste se propone atender a qué es lo que necesita y desea cada persona. considerando no sólo condiciones objetivas de vida sino especialmente subjetivas –los valores. 1995. como los primeros intentos terapéuticos y educativos hacia las personas con discapacidad intelectual (Aguado. a satisfacer un plan individual de vida para sus clientes. locos<-. que aboga por la modificación de la sociedad para que sea inclusiva -no solo en la teoría.. burla. exterminio. 1983). en función de cómo habían sido percibidas las personas con discapacidad –castigo divino. bufones. 2. A partir del siglo XIX. sino también en la práctica. 2004a). por fin.

dirigidas a preservar la dignidad humana garantizando la promoción de la autonomía personal y la atención a personas en situación de dependencia. que en España se desarrolla a lo largo del siglo XVIII y primer tercio del XIX.1. Hasta mitad del siglo XX no reaparece nuevamente un optimismo social hacia la discapacidad. terminó siendo un período más bien de sombras e insensibilidad hacia las personas con discapacidad. no evitaron una masiva institucionalización. Si bien estos primeros pasos fueron en positivo. como enfermedad a tratar. La concepción de la discapacidad como déficit. quien distinguió la idiocia (terminología empleada entonces para referirse a la discapacidad intelectual) de la locura. Los estudios del psiquiatra francés Esquirol. dará comienzo la era de las instituciones asistenciales (Aguado. basadas en estrategias centradas en la persona y guiadas por un modelo biopsicosocial mucho más eficaz. la época denominada siglo de las luces o de la Ilustración. 2. pero también una vuelta atrás por las consecuencias tan negativas que las prácticas médicas provocaron.2. A todo ello se unirá el nuevo rol que adquieren los servicios sociales a través de nuevas políticas sociales. Los nuevos cambios e ideas revelan la complejidad de esta realidad.INICO ●● fundador del primer centro residencial reconocido para personas con discapacidad intelectual. la decepción por no obtener una recuperación total en ellos y su alargada permanencia como pacientes provocó que las instituciones empezaran a verse más como una forma de aislamiento social que de integración. Implicaciones sociales y políticas Paradójicamente. Se reconoce por primera vez la dimensión social que representa y comienzan así las intervenciones comunitarias. Dominaba la idea de que las 47 . ● Universidad de Salamanca . 1995). supuso el primer acercamiento al cuidado y atención de las personas con discapacidad. buscando educar a esta población de cara a integrarlas en la vida social.

el principio de normalización estableció que la primera y última meta terapéutica debía ser proporcionar experiencias y condiciones de vida que fueran tan normales como fuera posible. alarma eugenésica. Hoy en día hay quienes proponen utilizar el término inclusión en vez de integración. protección contra los peligros y demandas sociales (actitudes negativas arraigadas.●●● CAPÍTULO 2. Si recordamos. social y laboral (Aguado. pobreza derivada de las dos guerras mundiales<) y. el medio que les llevaría finalmente a su reinserción familiar. plantea la no segregación de la persona con discapacidad de la comunidad por el mero hecho de tener una discapacidad. Su salud resultó aún más deteriorada y la función dirigida hacia la reinserción se transformó y convirtió en una potente vía de segregación. la realidad resultó ser muy distinta. referida al hecho de proporcionar a la persona con discapacidad una vida lo más accesible posible. Wolfensberger (1972) distinguió entre dos tipos de integración: la integración física. Las críticas hacia la efectividad y calidad del ambiente institucional y. 1995. En los años 50 se plantea la reforma institucional y una década más tarde comenzaría el proceso de desinstitucionalización y de integración. 1969. En lo relativo a este principio. en cuanto a que éste sugiere la incorporación de un elemento a un conjunto más los cambios en éste. originaron la necesidad de cambios en política social (Edgerton. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos instituciones de custodia constituían el ambiente óptimo para este sector de la población al proporcionales. la influencia de los modelos escandinavos de normalización y desinstitucionalización. El principio de integración. reinando el abuso físico y psicológico junto con la indignidad personal. y la integración social. por otro. derivado del de normalización. Sin embargo. 1986). Los residentes se acumularon y las instituciones se deshumanizaron. especialmente. El objetivo que se busca es garantizar la universalidad de una vida en comunidad y de los servicios que ésta ofrece. Es decir. Los derechos legales en muchos de los casos se olvidaron. que sugiere básicamente calidad y riqueza de las relaciones sociales. 1969). con 48 . Pelechano. por un lado. Nirje.

2007). El fin último es lograr que cada residente viva en un lugar lo menos restrictivo y segregado. este movimiento social llega a España propiciando una evolución de los servicios sociales. 1983). Aparecerá la idea de la importancia de asignar un rol social a aquellas personas con alto riesgo de desvalorización social (Wolfensberger. Unas décadas más tarde. 2003). asumiendo el riesgo intrínseco de una vida libre y propia. organismo enfermo. Encabezado por los primeros implicados. entendiéndose como la promoción y defensa de roles valorados socialmente. No basta con aceptar a la persona tal como es y normalizar sus condiciones de vida. el principio de desinstitucionalización plantea la búsqueda y desarrollo de posibilidades y formas de vida que permitan una vida más autónoma y de desarrollo personal. las personas con discapacidad -o personas con diversidad funcional. debemos tratar de asignarle un papel reconocido por todos y evitar encasillarle en un rol de niño eterno. como el resto de los ciudadanos.INICO ●● inclusión se entiende una integración a nivel recíproco entre las personas marginadas y el sistema que las margina (Fantova. de acuerdo al derecho al libre desarrollo de la personalidad. Una vida independiente permitirá que la persona con discapacidad decida sobre su propia existencia y participe activamente en la vida de su comunidad. A partir de la formulación de estos principios comienzan a aparecer estrategias de lucha contra la discriminación y conquista de la accesibilidad universal. Vinculado a los anteriores. Con el tiempo este principio evoluciona. la autosuficiencia y los derechos de ciudadanía (García. ● Universidad de Salamanca . Se trata de reconocer la potencialidad y respetar la dignidad de toda persona. se hará llamar movimiento de vida independiente y se basará en los principios del control del consumidor frente al del profesional. expresión acuñada por sus seguidores-. marginado o ser que no produce o que ni siquiera merece vivir. Se abandonan las Leyes de Beneficencia y se 49 . El movimiento social más determinante en esta época surgirá en Berkeley (California) en la década de los 70.

van Loon. Este nuevo enfoque supone generar un amplio rango de opciones de servicio que abarque y se ajuste a todos los niveles de severidad en un contexto más integrado. hasta 1982. Knoll y Racino. Bonhman y Verdugo. 2005. Stancliffe y Keane. Emerson et al. Felce. año en que se promulga la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI) que desarrolla el artículo 49 de la Constitución Española de 1978. 2000.●●● CAPÍTULO 2. 1999. pero no en la calidad de vida de sus consumidores (De Waele. Stancliffe. 2001). Heller. 50 . La mayoría de estos servicios siguen anclados en las ideas que focalizan la atención en las limitaciones de la persona. no se producen los primeros pasos en la incorporación de los principios de normalización e integración en nuestro país. Como alternativa inmediata se produce la proliferación de nuevos servicios comunitarios de atención. 1999) y el papel del personal de atención (Balcazar et al. 1999. 2008). 1998. 2003. la aprobación de la Constitución española de 1978 supone la reafirmación de la concepción actual de los servicios sociales (Casado y Fantova.. Taylor. en vez de en sus clientes y familiares como parte activa en la planificación y dirección de los servicios (véase Tabla 2. 2007). Miller y Factor. 2001.1). Finalmente. Miller y Factor. en vez de en el contexto y en la interacción con él. Schalock y Bonhman.. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos aprueba la Ley de Bases de la Seguridad Social (1963) y la formación del Instituto Nacional de la Seguridad Social (1974). 1996. van Hove y Schalock. El resultado es que se consiguen importantes mejoras en la calidad de los servicios. su localización y estructura (Allard. 1996. 2000. y en los profesionales y las organizaciones. 1997. la cultura organizacional (Hatton et al. Para lograr este nuevo modelo de servicios se invierten muchos esfuerzos en el estudio y control de variables como el tamaño del centro (Heller. 1996). 1994). la eficacia de los servicios. Schalock. en vez de en los avances en la calidad de vida de la persona y de su familia.. Felce. Sin embargo. programas y actividades.

la importancia de entornos normalizados o típicos. coste-efectividad. trabajando de acuerdo con los principios de la planificación centrada en la persona y con un modelo de apoyo funcional dentro de la comunidad.INICO ●● ● TABLA 2.1. satisfacción del evaluación desarrollo personal la y consumidor autodeterminación Las necesidades de apoyo para atender a los casos personales. 1992. Universidad de Salamanca . y las posibilidades para mejorar el funcionamiento adaptativo y la capacitación” (Luckasson et al. cabe destacar que el modelo de apoyos plantea la necesidad de desarrollar e implementar una planificación individualizada de apoyos.2).. El énfasis se dirige. por el concepto de apoyo. el proceso de reforma continúa y desemboca en una importante redefinición de los servicios (véase Tabla 2. siendo individualizadas. Criterio típico para la largo plazo de la inclusión. El concepto de cuidado se sustituye. El nuevo enfoque organizativo incorporará el concepto de calidad de vida como principal objetivo a alcanzar. cumplen con otros cometidos y parten de enfoques y/o modelos 51 . 135). término que no debemos confundir con otra tipología de planificaciones que. la prestación de servicios apropiados a la edad cronológica. p. el planificación. Los sistemas actuales de cuidado Estructuras incluso si esto significa que las sólo necesitan una mejora estructuras alternativas se han encontrado En consecuencia.. las necesidades individuales de apoyos. En este punto. Diferencias esenciales entre los modelos: calidad de cuidados y la calidad de vida (De Waele et al. hacia “las fortalezas y capacidades. definitivamente. por fin. 2005) CALIDAD DE CUIDADOS CALIDAD DE VIDA Persona en su red de apoyos Perspectiva Proveedor natural Interés Procesos Resultados Apoyos y sus efectos en una vida Contenido Dirección de sistemas de cuidado personal Resultados basados en el valor a Eficiencia.

2. guían? seguridad socialización relaciones e inclusión ¿Qué determina la calidad? La práctica profesional La realización de La calidad de vida del y el nivel de cuidados programas y objetivos individuo 52 . Fases en el desarrollo de los servicios (adaptado de Bradley. los servicios se planifican con el objetivo fundamental de especificar programas u horas de servicio que una persona quizás necesite durante un período determinado de tiempo. los planes de servicio aluden a los tipos de servicios que una persona requiere. Por otra parte. 2009).●●● CAPÍTULO 2. sino garantizar su participación o acceso a las oportunidades que tiene para aprender (Thompson et al. siendo su meta el logro de resultados personales positivos. así como al alcance general de participación que una persona debería tener recibiendo un determinado servicio. En contraposición. Con ello nos referimos especialmente a la distinción que debe hacerse entre planes de servicio. planes de logro o éxito individual y planes de apoyo. 1994) INSTITUCIONAL DE INTEGRACIÓN EN LA COMUNIDAD ¿Quién lo recibe? Paciente Cliente Ciudadano ¿Qué se planifica? Los cuidados Las habilidades El futuro ¿Quién toma las La persona con su El especialista El equipo decisiones? círculo de apoyos ¿Qué principios Limpieza. En segundo lugar. aunque los planes de apoyo quizás incluyan el acceso de la persona a un contexto educativo. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos distintos. los planes de apoyo se dirigen a identificar los perfiles e intensidades de los apoyos que las personas con discapacidad necesitan para funcionar en las actividades y contextos que desean. De este modo. el fin principal no es mejorar su rendimiento. los planes de logro o éxito individual tienen como objetivo que la persona aprenda y/o adquiera habilidades. TABLA 2. salud y Habilidades y Autodeterminación. En primer lugar..

de personas en 2000).03/1. Ante estas condiciones.900 personas (aproximadamente un 8.INICO ●● Coincidiendo con estas nuevas demandas sociales.ej. Por una parte. el estado español se ve obligado a dar una respuesta: el desarrollo de un modelo y políticas de protección social a semejanza de países del propio entorno europeo (p. cabe destacar que el aumento de la prevalencia es continuo conforme avanza la edad y se dispara a partir de los 50 años. una dependencia para las actividades de la vida diaria o necesidades de apoyo para su autonomía personal. por lo general más avanzados en esta materia. Autonomía personal y situaciones de Dependencia-EDAD (INE.000 habitantes. la situación española se caracteriza por un incremento progresivo de la población en situación de dependencia. Respecto a la población que nos compete. debemos sumar a esta realidad la dependencia por motivos de enfermedad y otras causas de discapacidad.. Por otra parte.360 personas con discapacidad intelectual en España (cálculo obtenido aplicando la tasa de prevalencia de discapacidad intelectual - 5.6%. y de 53 . o puede llegar a causar. la Encuesta sobre Discapacidad.200. también. Como primer hito.5%). la población española que presenta alguna discapacidad o limitación que le ha causado.a la población española a 1 de enero de 2007 -45. acrecentadas en los últimos años por los cambios en las tasas de supervivencia de determinadas enfermedades crónicas y alteraciones congénitas y.6 millones -16. Austria. Por último. los cambios demográficos y sociales experimentados en los últimos tiempos han duplicado la población de más de 65 años (representados por más de 6. dato poblacional más actual registrado por el Instituto Nacional de Estadística-INE). ● Universidad de Salamanca . se estima en 227. aunque las situaciones de discapacidad generan dependencia en todos los estratos de la población.737-.847. 2008) estima en 3. 2005). Por otro lado y a expensas de la publicación de otros resultados de la EDAD. Países Escandinavos. Países Bajos. Alemania o Luxemburgo). por las consecuencias derivadas de los índices de siniestralidad vial y laboral (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

mejora de la LISMI y modo de legalizar todos los cambios sucedidos en nuestro país. de 2 de diciembre. especialmente su art. se desarrolla la Ley 51/2003. aprobada en 2006 y en vigor desde el 3 de mayo de 2008). y completando la ley española anterior. de 26 de diciembre. del Consejo de Europa (Carta Social Europea revisada adoptada en 1996 para los derechos sociales y Declaración ministerial de Málaga de 2003 sobre personas con discapacidad.26. así como la adopción de medidas de acción positiva. por la que se establece el régimen de infracciones y sanciones por incumplimiento de la LIONDAU. económica. Como complemento a esta ley surgirá la Ley 49/2007. conocida como la Ley de Igualdad de Oportunidades. cultural y social. Esta ley tiene como objeto garantizar la ausencia de cualquier tipo de discriminación que tenga su causa en una discapacidad. dirigida a elaborar principios comunes que orienten el futuro de las políticas relativas a las personas con discapacidad en el próximo decenio) y de la Unión Europea (Carta de Derechos Fundamentales. A nivel internacional podemos identificar documentos por parte de la ONU (Normas Uniformes para la Igualdad de Oportunidades y la no Discriminación [NORUN] de 1993 o la reciente Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.●●● CAPÍTULO 2. se aprueba el 30 de noviembre de 2006 y se pone en vigor el 1 de enero de 2007 la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y de Atención a las Personas en Situación de Dependencia. Finalmente. y Directiva 2000/78/CE para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación por motivos de religión o convicciones. que también han permitido regular y mejorar las condiciones de vida de todos los ciudadanos. especialmente los que presenten alguna discapacidad. de discapacidad. de edad o de orientación sexual). Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos manera específica para el colectivo de la discapacidad. 54 . No Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad (LIONDAU). destinadas a evitar o compensar las desventajas de una persona con discapacidad para participar plenamente en la vida política.

Dichos baremos están compuestos por criterios objetivos de valoración del grado de autonomía personal y la capacidad para realizar distintas actividades de la vida diaria.3).INICO ●● como máximo reconocimiento y defensa de los derechos sociales de aquellos colectivos identificados “en situación de dependencia”. Esta ley amplía y complementa la acción protectora del Estado y del Sistema de la Seguridad Social. el balance sólo resulta parcialmente positivo. tratando de garantizar el acceso a servicios (servicios de prevención de las situaciones de dependencia y los de promoción de la autonomía personal. intervalos de puntuación para cada grado y nivel de dependencia. centros de día y de noche y plazas residenciales) o a prestaciones económicas necesarias para compensar aquellas limitaciones funcionales que presenten los ciudadanos. Después de los dos primeros años de aplicación de esta ley en nuestro país. ● Universidad de Salamanca . Sin poner en duda el importante avance que supone en el ámbito de derechos de las personas en situación de dependencia y en el desarrollo de los servicios sociales. Dicha ley establece una clasificación de la dependencia en tres niveles: dependencia moderada o grado I. En función del resultado se determina el momento en el que una persona puede ser beneficiaria de la Ley. teleasistencia. A pesar de que el Sistema para la Autonomía y 55 . La determinación de la situación de cada persona viene dada por la puntuación que obtenga en uno de los siguientes baremos: la Escala de Valoración Específica de la dependencia (EVE) en el caso de personas menores de tres años y el Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia (BVD) para el resto de la población. con independencia de su etiología y edad. en función de la autonomía de la persona y la intensidad del apoyo que necesite. dependencia severa o grado II y gran dependencia o grado III (véase Tabla 2. estos grados se articulan en dos niveles. sus prestaciones dejan mucho que desear dentro del ámbito de la discapacidad. A su vez. debido a su implantación progresiva entre los años 2007 y 2015. ayuda a domicilio. además de por un protocolo para llevar a cabo todo el proceso.

comunicar las necesidades personales. mantener el bienestar emocional. Grado II. como el autocuidado. tales como hacer elecciones y tomar decisiones. 299) Grado I. Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal. pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal. Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día. utilizar habilidades sociales apropiadas. BOE núm. Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y. necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal. La discapacidad no genera dependencia sólo en aspectos básicos. 26 de la Ley 39/2006. Grado III. por su pérdida total de autonomía física. TABLA 2.3. Definición de los grados de dependencia (Art. Entre los asuntos que quedan aún por resolver y han sido debatidos en foros como el seminario: “Los servicios sociales y la atención a las personas en situación de dependencia”.●●● CAPÍTULO 2. La discapacidad está presente también en las carencias de otras capacidades. la movilidad o las tareas domésticas. su sistema de valoración no responde a estos objetivos. es preciso seguir avanzando. defenderse ante los demás. comunicarse. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos la Atención a la Dependencia (SAAD) se asienta en un modelo social que promueve la calidad de vida y la igualdad de oportunidades. interaccionar con otras personas en diferentes entornos y otras. ejercer responsabilidades legales. autodirigirse. organizado en 2008 por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y en el que participaron ponentes como Pilar 56 . intelectual o sensorial. capacidades que son las que realmente permiten a la persona vivir su propia vida. asegurar sus derechos y tener un bienestar personal (Tamarit. Sin obviar los avances producidos desde las políticas y servicios sociales. mental. participar en sociedad. 2006). ser autodeterminado.

(d) la superación de las bajas expectativas por parte aún de algunos profesionales. (b) el copago. Antes de los años 50 era toda una utopía pensar en vidas independientes. Implicaciones familiares y personales Es indiscutible que el paso de un modelo de servicios a un modelo de apoyos vino esencialmente promovido por un mejor entendimiento de la discapacidad y por expectativas más elevadas hacia estas personas (Thompson et al. 57 . para que sea sostenible el SAAD. Las descripciones médicas de la discapacidad no ofrecen resultados..INICO ●● Rodríguez. padres y sociedad en general respecto a las posibilidades de las personas con discapacidad y otras. destacamos: (a) la evaluación y mejora del sistema de valoración y baremación de la dependencia. Sin embargo. actual directora general del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO). las familias solventaron las necesidades personales de sus miembros con discapacidad con mayor o menor éxito. ante las necesidades especiales y superadas las posibilidades de apoyo familiar.2. A finales del siglo XX la situación comienza a cambiar. donde los adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo pudieran convivir y desarrollarse con normalidad dentro de la sociedad. 2004). Por el contrario. desde las más prioritarias a las menos. ● Universidad de Salamanca .3. (c) la elaboración y puesta en marcha de programas individuales de atención (PAI). 2. se proponen descripciones funcionales que proporcionen información sobre el modo en que las habilidades o competencias personales se adaptan o no a las demandas del entorno y. donde recibirían servicios especializados a cambio de una vida apartada de la sociedad. para que incluya todos los indicadores pertinentes que faciliten una verdadera calidad de vida y la plena ciudadanía de las personas con discapacidad. En algunos casos. muchos no tuvieron más remedio que ingresar en entornos institucionales. para que las ayudas vayan dirigidas a las necesidades e intereses reales de las personas.

entre otros. escritor irlandés y Premio Nobel de literatura en 1925: “hay quienes observan la realidad tal cual es y se preguntan por qué. en sus mismos entornos educativos y laborales. De acuerdo al modelo social de la discapacidad. 2001). 58 . Entre los factores que propiciaron este cambio se hallaron las familias y otros profesionales que desde distintas posiciones sociales cuestionaron la realidad en que vivían. Esta diversidad funcional favorecerá. educación ordinaria. De este modo.. integrados en su comunidad (Braddock. sino demostrar que son capaces de desempeñar roles adultos y valorados socialmente con total éxito. a su vez. 1983). las personas con discapacidad adquieren. esté o no asociada a ella una discapacidad. el derecho de recibir los apoyos individualizados necesarios para poder vivir con sus seres queridos. la eliminación progresiva de estereotipos y el reconocimiento del desarrollo de la capacidad individual. Con los apoyos adecuados. la perspectiva de la adecuación a la edad cronológica. y hay quienes imaginan la realidad como jamás ha sido y se preguntan por qué no”. imaginando nuevas situaciones aparentemente imposibles fue como se abrió paso a las que realmente eran posibles: vidas comunitarias. este nuevo enfoque consigue no sólo reducir la estigmatización y aumentar su dignidad personal. 1979. Lakin. Larson. oportunidades de ocio y otras. Por el contrario. al nuevo paradigma de apoyos y a la nueva política social. 2004. según la cual las personas con discapacidad deben tener la oportunidad de realizar actividades y tener experiencias vitales acordes con su edad cronológica. Como bien decía George Bernard Shaw. Prouty y Lakin. La idea de que las personas con discapacidad intelectual son niños eternos que sobreproteger desaparece así completamente. trabajos integrados. qué apoyos pueden requerir para lograr un mejor ajuste social. 2002. Thompson et al. Anderson y Kwak. 2001. Smith. no mental (Brown et al.. surge una nueva perspectiva.●●● CAPÍTULO 2. Wolfensberger. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos en consecuencia.

el envejecimiento de la población. cuándo y quiénes les proporcionarán apoyos. favorecía el mantenimiento de la relación varón sustentador y mujer cuidadora del hogar y la familia. se potencia el uso de apoyos naturales. dirigidas a garantizar servicios o prestaciones económicas que permitan 59 . los sistemas nacionales. En contraposición. ● Universidad de Salamanca . Todos estos cambios se traducen en: (a) un progresivo aumento de la población dependiente a la que hay que dar una respuesta social próxima a su entorno familiar y (b) la transformación radical del modelo de familia. así como las modificaciones en la estructura familiar. El aumento de la esperanza de vida. también llamados informales. la disminución de la tasa de natalidad. Cabe en este punto comentar que la situación de España respecto a los apoyos naturales. estatales y locales de prestación de servicios se vieron alterados. definen algunos de los cambios demográficos y sociales más importantes (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. por tanto. se produce también un cambio en la manera de pensar sobre quiénes deben ofrecer los apoyos y cuál es la mejor manera de prestarlos. hoy esta opción resulta limitada a la vez que poco integradora. Por el contrario. Dada esta situación. 2005). la sociedad moderna ha generado nuevas tendencias sociales. laborales y económicas. ha venido significativamente marcada por el papel que han desempeñado las mujeres. la plena incorporación de la mujer al mundo laboral. eligen y deciden los entornos y actividades en los que quieren participar y. basada en la división sexual del trabajo.INICO ●● En consecuencia. ya no son meros pacientes sino ciudadanos que demandan. Por otra parte. Las personas con discapacidad dejan de ser pasivos y adoptan un papel activo. dónde. El modelo basado en la concepción social tradicional. provocando un conjunto de necesidades derivadas de esos cambios. Mientras que el enfoque tradicional de cuidados asumía que debían ser servicios profesionales. aspectos que dificultan la existencia de un modelo basado en cuidados femeninos. se entiende mejor el porqué de las últimas políticas sociales.

Beyer. Hunter y Ridley. 2000). la situación provocada por un modelo de apoyos alienta un futuro esperanzador.M. 2001. Echeita y Verdugo. permitiéndoles participar plenamente en sociedad sin que ello conlleve hipotecar las vidas de sus familiares. 2005. 1997. al mismo tiempo que esto genera un mayor bienestar personal y social. 2003.. 2000.. En conclusión.. Jenaro. Bottomley. 2008. Mank. Riddell y Banks. Una rica red de apoyos se convierte hoy en la solución idónea. la vivienda con apoyo (Bradley. Jordán de Urríes y Verdugo. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos asegurar los apoyos que necesita la persona con discapacidad y en situación de dependencia. 2002. 2001. 2000. Jordán de Urríes. 2003. Marquis y Jackson. Jenaro. Verdugo. 2. 2003. 2004. 2002. en la medida en que cubre todas las situaciones posibles de desenvolvimiento personal y genera respiro y bienestar familiar.3. 1999). Becker. Beneficios de los apoyos en la vida de personas con discapacidad intelectual Sin duda. La nueva visión de la discapacidad ofrece posibilidades y alternativas variadas de vida para quienes la padecen. 2008.●●● CAPÍTULO 2. Gallagher y Morton. Peetsma. 2001. Arnaiz. y Mueser. 2007. Drake. Kemp. Walsh. Caballo y Crespo. 2001. Kiernan y Schalock. Jahoda. los apoyos constituyen la forma de convertir al entorno en un elemento óptimo. Lakin y Stancliffe. Gabel. McDonald y O´Bryan (1999. Mank. 2006. A continuación se pretende ilustrar los significativos beneficios de este nuevo paradigma. 60 . Doose y Tuckerman. 2005) y la educación inclusiva (Connor. Jordán de Urríes et al. 2007. Felce y Emerson. Enríquez. Evidencia de ello son prácticas como el empleo con apoyo (Bond et al. a la vez que ayudan a compensar la tradicional carga familiar. van Loon. Ortiz. L. articulando algunos de los estudios científicos en torno al vínculo de los apoyos con dos principios de referencia clave: el desarrollo de la autodeterminación y las aspiraciones por una mejor calidad de vida de las personas con discapacidad.

libre de influencias o interferencias externas innecesarias” (p. Los escasos modelos teóricos y la propia incorporación del concepto en las prácticas cotidianas se encuentran. la población con discapacidad intelectual no comienza a luchar por su derecho a ejercer la autodeterminación. inclusive las personas con discapacidades más severas. 61 . De este modo. 2005). Esto permite llegar a la esencia del autodeterminismo: ser libre para elegir y decidir desde la intención deliberada de uno mismo.INICO ●● 2. lo que implica hacer frente tanto a actividades simples como complejas y a saber utilizar procesos tanto cognitivos como metacognitivos. podamos ser más autodeterminados. A partir de esos momentos es cuando emergen los primeros grupos de autoayuda con las primeras propuestas de "hablar por sí mismos". Wehmeyer es uno de los autores más reconocidos en este campo. En 1996 expuso que la conducta autodeterminada supone “actuar como el agente causal primario de la propia vida y realizar elecciones y tomar decisiones sobre la calidad de vida de uno mismo. se evita pensar en la conducta autodeterminada como una acción de control total sobre la propia vida. la fundamentación teórica del propio concepto y sus implicaciones sobre la vida de las personas con discapacidad resulta aún algo novedoso. es decir. Michael L. o "participar en y contribuir a la comunidad" (Verdugo. podamos hacer que sucedan cosas en nuestras vidas (Wehmeyer. 124). 117). En consecuencia. De este modo. Apoyos y autodeterminación Hasta la década de los 70 y especialmente en los 80. "tomar decisiones acerca de su propia vida".3. 2001). en 2005 puntualiza que la autodeterminación “se refiere a acciones volitivas que capacitan al individuo para actuar como el agente causal primario de su propia vida y para mantener o mejorar su calidad de vida” (p. en pleno desarrollo y expansión.1. Posteriormente. ● Universidad de Salamanca . por ello. para entenderse sencillamente como una acción volitiva y causativa. se comprende mejor el que todos. definiendo y reformulando este concepto para poder clarificarlo.

ej. que presentaron la menor autodeterminación de todos. Sands y Kozleski. en un entorno colectivo con 9 o menos personas y en un entorno colectivo con 10 o más. numerosas investigaciones (p. Es algo que todos deseamos alcanzar y luchamos para mantener. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos Sin duda. 1994. con la familia. Los análisis de las puntuaciones totales de autodeterminación por cada contexto indicaron que las personas que vivían de forma independiente disfrutaban de una mayor autodeterminación. la autodeterminación representa un aspecto clave en la vida de cualquier persona.. frente a las personas en entornos más masificados. la defensa de sus derechos y la fijación de objetivos. para que las personas con discapacidad intelectual logren una mayor libertad personal. Kelchner y Richards (1995). es comprensible que se haya contemplado como una de las dimensiones fundamentales en todo modelo de calidad de vida que se precie y que sea uno de los objetivos a trabajar. su implicación en las decisiones que afectaban a sus vidas. como por ejemplo las realizadas por Tossebro 62 . Wehmeyer y Meztler. En consecuencia. queremos destacar algunos estudios que han puesto de manifiesto la importancia de una vida con apoyos como variable predictiva clave para la autodeterminación. Estos resultados han sido replicados en otras investigaciones. Como instrumento utilizaron un listado conductual acerca del grado de oportunidades de elección que tenían. como realizar elecciones) llevado a cabo por Wehmeyer. de manera real y efectiva. En primer lugar. No obstante. En su estudio utilizaron una muestra de 408 adultos con discapacidad intelectual para estudiar su autodeterminación en función del entorno donde vivían: independiente.●●● CAPÍTULO 2. dotándola de autonomía y poder. presentamos uno de los pocos estudios que han examinado el impacto del contexto en la autodeterminación global (frente a aquellos centrados en los elementos individuales de la conducta autodeterminada. En esta línea. 1995) han revelado que las personas con discapacidad intelectual hacen pocas elecciones y ejercitan menos la autodeterminación.

(2001). En este sentido y en la línea que Schalock (1996) planteó. ● Universidad de Salamanca . los contextos de vida que son más individualizados. En concreto. Duvdevany. así como las actuaciones de aquellas personas significativas para ellas en dichos contextos. Ben-Zur y Ambar (2002). Por un lado. se asociaron con una mayor elección y autodeterminación. Por último. actualmente denominada Arduin. Emerson et al.INICO ●● (1995). Conroy (1996). Para ello resultó imprescindible. consideraron que la calidad de vida se mejoraba capacitando a la persona a participar en las decisiones que afectan a su vida y aceptándola e integrándola plenamente en las comunidades a las que pertenece. trabajan y se forman. se presentan un par de experiencias europeas con resultados muy significativos. Este contacto fue fundamental para que el cliente expresara sus deseos y metas sobre su vida. formular deseos y realizar peticiones dirigidas a mejorar su funcionamiento. se ajustan más a sus necesidades y tienen menos residentes. trabajo y ocio. quien examinó con exhaustividad los resultados encontrados por otros autores en trabajos previos. Entre las conclusiones a las que llegó destacan la influencia de los entornos donde viven. plantearon que la tarea central que deben ocupar los servicios de atención a personas con discapacidad es la provisión de apoyos en actividades de la vida diaria con el fin de optimizar su calidad de vida. Stancliffe. Wehmeyer y Bolding (2001). van Loon y van Hove (2001) como responsables y actores del proceso de cambio de una organización privada holandesa. Los resultados de esta experiencia pusieron de manifiesto que es posible trabajar con un modelo de apoyos individualizados y que 63 . tal y como describen sus prácticas. y representó el modo de dotar de contenido y forma a los mismos. Abery y Smith (2000). Una confirmación de este hecho viene representada por la publicación de Stancliffe (2001). que cada cliente tuviera un asistente personal al que poder pedir apoyo de cara a dialogar con la organización. con el fin de esclarecer los factores asociados a la capacidad de elección y de autodeterminación de personas con discapacidad intelectual.

Los resultados mostraron cómo algunas de estas variables predicen mejor que otras el grado de restricción de los entornos. Nota y Soresi.2%).6% entre 36 y 45.. Los hombres se distribuyeron de un modo bastante equitativo entre los niveles de discapacidad intelectual ligero. utilizando como medidas el Instrumento de Evaluación de la Autodeterminación (ESI. moderado y severo. seguido del severo (34. Para ello un grupo de profesionales del ámbito de la salud y trabajadores sociales evaluaron durante un año estas variables. Soresi y Wehmeyer (2007) llevaron a cabo un estudio con 141 personas adultas con discapacidad intelectual en Italia. Nota. Soresi et al. 17. Respecto a las edades. la autodeterminación y las habilidades sociales eran predictoras de condiciones de vida más o menos restrictivas. de los cuales 98 eran hombres y 43 mujeres. la edad.9%) y el ligero (20. 32.. destacamos aquel que pretendía comprobar si características personales tales como la inteligencia. Las mujeres. por el contrario. De los diferentes objetivos que se plantearon. el Instrumento de Evaluación de Calidad de Vida (EQLI. Por otro lado. Nota et al.9% entre 45 y 65 años. las diferencias encontradas entre las tres opciones de residencia coincidieron con el hecho de que la autodeterminación de las personas era la mejor predictora. Entre estos cabe destacar la mayor autodeterminación e inclusión que lograron sus clientes gracias a los apoyos individualizados que recibieron. 64 . alguna restricción (centros de día) y baja restricción (casas de grupo con apoyos). 2001). Esta muestra residía en entornos que oscilaron entre un alto grado de restricción (instituciones residenciales). se situaron en mayor medida en el rango moderado (44. y 19.7% tenían entre 16 y 25 años. Ferrari. 2002) y la Escala de Evaluación de la Habilidad Social para Adultos con Retraso Mental (VAS-ARM.●●● CAPÍTULO 2.9%). in press). de tal manera que se encontraba una mayor autodeterminación entre aquellos que vivían en contextos más típicos y menos restringidos. 29. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos los resultados personales que se obtienen son muy positivos. En concreto.8% se situaron entre 26 y 35 años.

de la autodeterminación personal. se alza como el nuevo referente en la atención de las personas con discapacidad. se ha comprobado que una vida comunitaria con apoyos adecuados y ajustados a las necesidades personales potencia el desarrollo de la capacidad de expresar preferencias y controlar sus vidas del modo que ellos quieran y deseen. En conclusión. 2007). al tiempo que justifican la importancia de los apoyos y de la autodeterminación para vivir mejor y más felices. ● Universidad de Salamanca . Wehmeyer y Garner. en la que se empezó a estudiar el concepto de calidad de vida. Por un lado.INICO ●● Estos estudios hacen evidente el vínculo que existe entre una vida con apoyos y la autodeterminación. integración y desinstitucionalización. la edad. las investigaciones existentes al respecto demuestran que las personas con discapacidad intelectual pueden ser algo más autodeterminadas cuando el entorno propicia las oportunidades para ello. sino el principio clave que debe guiar cualquier diseño. el nivel de inteligencia. Y por otro. 2007). sino que el objetivo está en resaltar la importancia del papel del contexto.. que la mejor calidad de los apoyos y de la vida de estas personas depende de la identificación de las preferencias personales.2. innovación y cambio en las prácticas profesionales y en los servicios. algo olvidado durante mucho tiempo. los deseos individuales y las propias habilidades. Identificado con el movimiento de avance.e.3. 2006. muchos profesionales e investigadores han tratado de comprender 65 . Con ello no se pretende obviar ni menospreciar el papel que juegan los factores intraindividuales (i. práctica y evaluación de resultados personales en los servicios para las personas con discapacidad intelectual (Schalock y Verdugo. estrategia. 2. es decir. Apoyos y calidad de vida Calidad de vida representa hoy no sólo un constructo. el sexo o la conducta adaptativa) en el desarrollo de la autodeterminación (Wehmeyer. a semejanza de lo que en su día representaron los principios de normalización. Desde la década de los 80.

De todos ellos. p. inclusión social y derechos (Schalock. (c) tiene componentes objetivos y subjetivos. elegiremos el propuesto por Schalock y Verdugo (2002/2003). 2007. es decir. Verdugo. Desde este modelo.ej. son múltiples las definiciones y los modelos conceptuales que sobre él existen. Surge así la necesidad de contemplar la calidad de vida desde una perspectiva más amplia que la estrictamente individual.. contexto social inmediato: familia. 2005) y por su relevancia y solidez a nivel internacional hoy en día.. Jenaro et al. Por último. 1996. 2002/2003. en cuanto a que entienden que el contexto en el que vive una persona media en su calidad de vida. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos su significado y las implicaciones que tiene sobre las condiciones de vida y el bienestar de las personas con discapacidad. se defiende una perspectiva ecológica y comunitaria para su abordaje. haber sido validado en varios estudios transculturales (p. desarrollo personal. Verdugo. una perspectiva de sistemas: microsistema (i. los autores hablan de calidad de vida haciendo referencia a “un estado deseado de bienestar personal que: (a) es multidimensional.. y (d) está influenciada por factores personales y ambientales” (Schalock y Verdugo.●●● CAPÍTULO 2. 22).y émicas –ligadas a la cultura-. Stancliffe y Keith. 2005. autodeterminación. los estudios internacionales realizados les han llevado a establecer en ocho las dimensiones principales que lo sustentan: bienestar material. En relación al primer aspecto. (b) tiene propiedades éticas –universales. El tercer aspecto explica el carácter integrador del modelo. bienestar físico. 2006). aunque se acepta que cada cultura valore de un modo particular la importancia que otorga a cada uno de ellos.. Schalock y Verdugo. El segundo aspecto trata de apoyar la idea de que la calidad de vida tiene los mismos componentes para todas las personas. En consecuencia. bienestar emocional. Schalock. 2005. por ser un modelo integrador. grupo de 66 .e. relaciones interpersonales. hogar. Schalock et al. entendiendo que calidad de vida debe contemplar tanto las condiciones de vida de una persona como la satisfacción que ésta experimenta.

y otros factores relacionados con la sociedad que afectan directamente a nuestros valores. Orígenes del estudio sobre la importancia del apoyo Como primeras investigaciones que marcaron estos indudables beneficios. No sólo lo creemos. Ello generó dos planteamientos sobre los efectos del apoyo social. que se conocen como hipótesis del efecto directo e hipótesis del efecto amortiguador. La segunda afirma que el apoyo social es esencialmente un moderador de otros factores que 67 . Caplan (1974) y Cobb (1976) procedentes del ámbito de la intervención comunitaria. ● Universidad de Salamanca . los sistemas económicos. menor malestar psicológico. la importancia del estudio del apoyo social y de sus efectos sobre la salud y el bienestar social. Por lo tanto. sus investigaciones muestran cómo el apoyo social protege de las consecuencias negativas de los estresores sociales.INICO ●● iguales y lugar de trabajo). el vecindario. hay que destacar los trabajos de Cassel (1974).. sino que la literatura experimental ha demostrado la eficacia y adecuación de una vida basada en apoyos comunitarios para las personas con discapacidad -incluidos los que presentan mayores problemas de conducta– de cara a incrementar sus habilidades y su conducta adaptativa y a mejorar su calidad de vida (Spreat y Conroy. los patrones culturales.e.e. por primera vez. las agencias de servicios y las organizaciones) y macrosistema (i. 1990). Con estas bases y recordando los criterios de la provisión actual de los apoyos (flexibles. La primera hipótesis sostiene que el apoyo social fomenta la salud y el bienestar independientemente del nivel de estrés. mesosistema (i.. las tendencias socio-políticas. prestados en entornos integrados u ordinarios y preferiblemente por su red natural) es lógica la existencia de una estrecha relación entre los apoyos y la calidad de vida. 2001). En concreto. individualizados. la comunidad. En sus artículos se reconoce. 1979. Schalock y Kiernan. continuos. creencias y al significado de palabras y conceptos) (Bronfenbrenner. a mayor nivel de apoyo social.

2000). Hagner. Posteriormente. en general. por ejemplo el estrés. Verdugo y Vicent (2004) como participantes del proyecto de investigación Evaluación de la Satisfacción del Estilo de Vida en la Integración Laboral- ALSOI de índole transnacional. Un año más tarde. Con el paso del tiempo y en el momento actual. el tema del apoyo social se ha convertido en uno de los temas más estudiados desde diferentes disciplinas relacionadas con la salud. Kiernan y Schalock ya documentaron el hecho de que los ingresos en el empleo integrado superan a los del empleo segregado. sino que también se genera un sentimiento de pertenencia y de integración comunitaria con importantes implicaciones para el bienestar individual y social (Cohen. se ha comprobado cómo a partir de las relaciones sociales con los miembros y organizaciones de la comunidad no sólo se pueden obtener importantes recursos. información y ayuda de cara a un mayor ajuste individual y social (Devault y Fréchette. Kiernan y Schalock demostraron que. generando nuevas certezas sobre su importancia y los beneficios que aporta. constatando los efectos positivos de los apoyos en las distintas dimensiones de calidad de vida. algo que indudablemente repercute en un mayor bienestar material. Butterworth. Empleo con apoyo y calidad de vida En primer lugar. Gottlieb y Underwood. 2002). Hay que decir que ambas hipótesis cuentan con abundantes evidencias empíricas a su favor. Así. estudiaron a mayor escala el impacto que el empleo 68 .●●● CAPÍTULO 2. En 1996. existe toda una línea de investigación abierta respecto al uso de los apoyos individualizados en el empleo ordinario y las consecuencias positivas que ello produce en sus trabajadores. existe una mayor inclusión social de las personas con discapacidad en la comunidad al utilizar el empleo integrado. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos influyen en el bienestar. A continuación se exponen algunas investigaciones recientes que avalan estos resultados desde el ámbito de la discapacidad.

Entre las múltiples conclusiones que este estudio generó. No obstante. En esta misma línea. Verdugo y colaboradores (2009) en un estudio longitudinal (2005-2007) con 1109 adultos con discapacidad intelectual analizaron el impacto del primer programa nacional de ayudas al empleo con apoyo (ECA Caja Madrid) en la mejora de la calidad de vida y la promoción de la autodeterminación del trabajador integrado. Asimismo. la mejora de la autodeterminación mediante el empleo con apoyo. Recientemente. ● Universidad de Salamanca . destacan que gracias al trabajo con apoyo las personas con discapacidad se sentían más independientes de los lazos familiares. y. siendo los beneficios estadísticamente significativos para aquellos con altas habilidades funcionales para trabajar. su capacidad para resolver problemas y su propia percepción de independencia y autonomía. Los instrumentos que se utilizaron fueron: (a) un Formulario de datos del trabajador y del puesto de trabajo elaborado por INICO (2005). Butterworth y Boeltzig (2008) comprobaron el incremento de las elecciones personales y. su productividad. (b) la Escala de Autodeterminación versión adultos elaborada por Wehmeyer (1995) y adaptada por INICO (2005) y (c) la Escala de Calidad de Vida de Schalock y Keith (1993) adaptada y validada por INICO (2003). constataron que realizar procesos de empleo lo más típicos posible influye positivamente en la autodeterminación de las personas con discapacidad y en su calidad de vida. en general. Kober y Eggleton (2005) corroboraron la mejor calidad de vida en general que pueden experimentar aquellos trabajadores con discapacidad intelectual si comparamos una modalidad de empleo “abierta” (empleo ordinario) con otra protegida. les proporcionaba más autonomía y les brindaba la posibilidad de conocer a nuevas personas de manera espontánea. En general. para corroborar este 69 . por tanto. habían asumido un mayor control sobre sus vidas.INICO ●● con apoyo tiene en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual. De manera específica se producen mejoras en su competencia personal.

insatisfacción social.●●● CAPÍTULO 2. Stancliffe y Keane (2000) compararon casas de grupo y vidas semi-independientes en torno a las siguientes variables: calidad de vida.ej. cuidado personal. Vivienda con apoyo y calidad de vida Una segunda línea de trabajos viene representada por un amplio número de investigaciones que comparan los estilos de vida de personas que viven en entornos comunitarios frente a entornos institucionalizados. así como su independencia. Resultados similares se ilustran a continuación. manejo del dinero. red social. mayor participación en actividades de la vida diaria y relaciones sociales más estrechas con sus familias y amigos) en comparación con aquellos que se encuentran institucionalizados (Stancliffe y Lakin. una mayor libertad personal. Los resultados que obtuvieron fueron claramente más positivos para los participantes en alternativas de viviendas con apoyo. sin encontrar además ninguna diferencia en el costo de los servicios. 1998.. siendo estos los que verdaderamente mejoraron sus relaciones sociales y su participación en la comunidad. experimentan resultados personales mejores (p. examinando el estilo de vida de los participantes. sus relaciones sociales (cantidad de personas con las que se han realizado actividades y la diversidad de esas actividades) y su participación en actividades de la comunidad (cantidad de actividades distintas y la frecuencia con la que se realizaban). 2005). cuidados de salud. Horer y Newton (1998) compararon viviendas con apoyo y apoyo residencial tradicional. Dando un paso más. los resultados obtenidos establecen de un modo claro y consistente que las personas con discapacidad intelectual que viven en casas más pequeñas. Howe. manejo del hogar. con apoyos individualizados y dentro de su comunidad. En general. soledad. uso de los principales servicios 70 . seguridad. Stancliffe y Lakin. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos impacto positivo el espacio temporal de este estudio deberá ampliarse y acompañarse de otras medidas cualitativas de análisis.

INICO ●● comunitarios. afirmando que las personas que viven con apoyos y en entornos comunitarios experimentan un mayor control de sus vidas. participación doméstica. un uso mayor y con más independencia de los servicios comunitarios. en general los resultados personales de sus residentes no mostraron mejoras significativas. En general los resultados fueron invariables entre ambas opciones de vivienda. también se señala que la obtención de estos resultados positivos no siempre se produce de un modo directo al cambiar de residencia. cambio de compañero de hogar y apoyo natural. los beneficios que las distintas modalidades de vivienda suponen y las tendencias actuales. En esta misma línea de argumentación. el estudio recopila un cúmulo de evidencias a favor de las viviendas con apoyo. más participación en actividades domésticas y mayor capacitación. Es más. participación comunitaria. Entre otros aspectos que aborda. mostraban un deterioro en su salud mental y tenían más limitado el acceso a actividades diarias en comparación con el grupo que vivía en un contexto más individualizado. estabilidad del sitio de residencia. Por último. A menudo. Sin despreciar la calidad de estos servicios más numerosos. estaban sujetos a restricciones físicas para controlar sus problemas de conducta. Utilizando una muestra de 50 personas con discapacidad intelectual residentes en entornos colectivos y no colectivos llegaron a la conclusión de que los apoyos prestados en entornos no colectivos tenían costes más efectivos que los apoyos dados en residencias más numerosas. aunque sí se encontraron algunas diferencias a favor de vidas semi-independientes en cuanto a: menor insatisfacción social. No obstante. ● Universidad de Salamanca . destacamos el estudio de Robertson et al. los casos con niveles de discapacidad intelectual más graves 71 . una mayor seguridad y una mayor libertad en general. se comprobó que las personas apoyadas en este tipo de contextos tendían a recibir más medicación psicoactiva. eran lastimados por sus compañeros. mencionar la investigación realizada por Lakin y Stancliffe (2007) basada en una revisión sobre los apoyos residenciales. (2004).

la implantación del programa de integración resultó ser beneficioso para todos los alumnos. De todas las variables que estudiaron. Educación inclusiva y calidad de vida Como tercer gran ámbito de apoyo. 1990). la edad (menor) y el nivel intelectual (mayor) fueron las variables que mejor pronosticaron el nivel de progreso general. De manera más concreta. una mayoría de los alumnos encuestados se mostró satisfecha de su estancia en los centros escolares ordinarios y manifestó tener un buen concepto de sí mismos como estudiantes. Donaldson y Pezzoli. En consecuencia. el estar acogido al programa de integración se relacionó con una consecución de objetivos de socialización significativamente mayor al conseguido por alumnos con necesidades educativas especiales atendidos en otros centros ordinarios. provocando. este estudio puso de manifiesto que. En consecuencia. sino también para aquellos que no presentan una discapacidad (Peck. en consecuencia. En general. la ausencia de mejoras personales. 72 . en relación al estudio de la variable satisfacción de los alumnos integrados. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos requieren una cantidad de apoyos individualizados superior a la que pueden llegar a tener. independientemente de tener o no necesidades educativas especiales. se subraya la necesidad de un mayor capital social para que este nuevo enfoque sea verdaderamente efectivo para todos. a pesar de no encontrar resultados demasiado espectaculares en las diferentes variables analizadas. la educación inclusiva también ha atraído la atención de los investigadores al sugerirse que conlleva muchos beneficios potenciales no sólo para los estudiantes con discapacidad.●●● CAPÍTULO 2. Verdugo y Rubio (1995) desarrollaron un trabajo con el que pretendían llevar a cabo una evaluación del programa de integración desarrollado en la provincia de Valladolid desde 1985. en el área de socialización. Con respecto al nivel del progreso de los alumnos integrados en las distintas áreas del curriculum. Arias.

Vida general con apoyo y calidad de vida 73 . existen algunos estudios que ponen de manifiesto que algunos estudiantes con discapacidad intelectual incluidos en clases ordinarias se sienten aislados y rechazados por sus compañeros sin discapacidad (Hall. garantizando que recibe todos los apoyos necesarios para una participación. En contrapartida. dos resultados fundamentales pueden destacarse: (1) los alumnos con discapacidad en escuelas inclusivas obtuvieron mejores rendimientos que sus compañeros en escuelas no inclusivas y. uno de los beneficios más comunes que esta práctica educativa ofrece es que permite ampliar la red social entre iguales con y sin dicapacidad (Roeyers. Asimismo. Este estudio se acompañó del análisis sobre el rendimiento de estudiantes sin discapacidad escolarizados en centros inclusivos. 1996). ello alude a que la simple ubicación de la persona en un entorno ordinario no es suficiente para lograr los resultados personales positivos apuntados. Concretamente el estudio analizó el rendimiento académico en lectura y matemáticas de estudiantes con discapacidades ligeras que habían sido educados en centros inclusivos. interacción y desempeño del rol social adecuados.INICO ●● Unos años más tarde. De todo ello. Por último. sino que a menudo se requiere trabajar sobre las diferentes variables que pueden incidir en su mejor o peor ajuste. la investigación analizó el progreso de los estudiantes con discapacidad en comparación con el de sus iguales sin limitaciones. De nuevo. Waldron y Cole (1999) desarrollaron una investigación sobre la relación entre inclusión y resultados académicos en estudiantes con y sin discapacidad. además. 1994). ● Universidad de Salamanca . en comparación con los progresos realizados por sus iguales formados en centros específicos. frente al rendimiento de iguales escolarizados en centros no inclusivos. (2) los estudiantes sin discapacidad escolarizados en escuelas inclusivas obtuvieron mejores resultados que sus iguales sin discapacidad escolarizados en escuelas no inclusivas.

Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos Como estudios más globales. El primer grupo de autores describe las percepciones de cambio. En general. 11 con apoyos en sus hogares. Representa la experiencia llevada a cabo desde la organización holandesa Arduin. el trabajo representa todo un proceso de desinstitucionalización de sus residentes. Sutties. destacamos el de O´Brien. 1998) y británicos (Emerson y Hatton. se resalta el hecho de que Arduin presta sus servicios a 599 personas: 394 durante las 24 horas (vida diaria y trabajo o actividades diarias). por tener un buen nivel de comunicación. ventaja y calidad de vida de 54 personas con discapacidad intelectual con una vida en comunidad nueve años después de que abandonaran su larga estancia de vida en una institución. Para ello entrevistaron a los profesionales y familiares para conocer qué efectos había provocado este cambio de vida sobre las personas con discapacidad a las que atendían. a favor de un enfoque de calidad de vida y apoyos individualizados flexibles y variados. Sigafoos. en cuanto a que representan los beneficios de una vida con apoyo en cualesquiera de sus contextos. especial lo que se deba. 1996). el estudio concluyó que todos los informantes consideraron el cambio positivo. Por definir un poco más a esta organización. Para ello se consideraron tres elementos fundamentales: la inclusión. la emancipación y la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual. El segundo estudio global es el publicado en 2005 por van Loon. 27 con estancias reducidas (fines de semana o vacaciones) y 168 que acuden a la organización para las actividades diarias o el trabajo.●●● CAPÍTULO 2. cuyo lema recoge a la perfección la esencia de la misma: común lo que se pueda. Tuck y Capie (2001) y el de van Loon (2005). confirmando los resultados de otros estudios australianos (Young. destacando las mejoras producidas en habilidades de la vida diaria. Thesing. Como ya avanzamos anteriormente. También incorporaron a estos resultados las percepciones de nueve personas con discapacidad. Esta población vive 74 . Ashman y Grevell. habilidades sociales y calidad de vida.

trabajan a tiempo completo en una gran variedad de negocios y centros de día y reciben apoyos de trabajadores en función de sus necesidades. (d) mejoraran su desarrollo personal (incluso los de edad más avanzada). 2008). (c) ocupa la mejor posición para determinar las necesidades y el bienestar del hijo.INICO ●● en más de 122 casas normales en comunidad. hay que señalar que una vida con apoyos no sólo aporta beneficios para la persona con discapacidad. En particular. Turnbull. Rizzola y Braddock. Apoyos y calidad de vida familiar Para completar este apartado. (i) disminuyeran sus problemas de conducta y sus agresiones. 2006). Erwin y Soodak. ● Universidad de Salamanca . y (d) un modelo de calidad de vida familiar permite reconocer las fortalezas familiares y potenciar su control sobre los servicios. Existe un acuerdo general acerca de que: (a) la discapacidad impacta en toda la familia (A. (h) presentaran una mayor autodeterminación y fueran más participativos. La relevancia de este trabajo viene marcada por el hecho de que refleja perfectamente cómo conseguir mejorar el funcionamiento y la calidad de vida de las personas a las que atiende. (g) desarrollaran más actividades diarias. (j) aumentaran su sentimiento de seguridad y privacidad y (k) estuvieran más adaptados a su comunidad. Pomeranz. al tiempo que la dota de unidad de apoyo que trabaja en colaboración con los servicios de atención para las personas con discapacidad y con 75 . especialmente en sus habilidades sociales. (e) tuvieran más autoestima. (b) fueran más independientes. (f) la mayoría estuvieran más satisfechos con las actividades de ocio y con sus amistades. sino que también cubre e influye positivamente en las vidas de sus familiares. (c) mostraran un crecimiento personal en sus nuevos contextos y desarrollaran más su personalidad. (b) la familia es lo primero y lo que permanece constante en la vida del miembro con discapacidad (Dempsey y Keen. el estudio mostró que una vida con apoyos provocó que sus clientes: (a) mejoraran en habilidades adaptativas. así como para atenderle (Parish. diferentes a las que realizaban y de mayor calidad. 2001). Hemp. R. Turnbull.

su calidad de vida en esas dimensiones mejorará. Summers et al. Park et al. No obstante. si el estudio de la calidad de vida individual es relativamente reciente. Summers y Turnbull.. se pone de manifiesto en las investigaciones realizadas por Chou. bienestar físico/material y apoyo relativo a la discapacidad. en el que estudiaron mediante la ECVF la calidad de vida familiar en 488 familias con hijos con discapacidades.. entre otros. 2002/2003). existen algunos estudios que confirman la importancia de los apoyos en las dinámicas y bienestar familiar. Así. citaremos el estudio llevado a cabo por Hoffman et al. apoyo social familiar y de amigos. tanto informales como procedentes de servicios de cara a su bienestar. 2005). (2006). Poston et al. bienestar emocional y apoyo relativo a la discapacidad puedan conceptualizarse como recursos. A pesar de la escasez de resultados familiares basados en este reciente modelo.●●● CAPÍTULO 2. y apoyo proporcionado por servicios. Marquis. Entre las investigaciones abiertas en esta línea cabe destacar la realizada por el equipo del Beach Center on Disability de la Universidad de Kansas. 2003. Otros estudios que confirman la necesidad percibida por las familias de contar con más apoyos. Lin. la configuración de un modelo de calidad de vida familiar lo es aún más. quien propone una conceptualización de calidad de vida familiar de cinco dimensiones: interacción familiar. Entre las implicaciones que los resultados tienen sobre la política y teoría familiar destaca el hecho de que las dimensiones de bienestar físico/material. 76 . Poston. sobre calidad de vida familiar desde la perspectiva de padres mayores con hijos con discapacidad de más de 40 años de edad. crianza de los hijos. estructura confirmada a partir de los análisis realizados mediante la Escala de Calidad de Vida Familiar (ECVF) que ellos mismos han desarrollado (Hoffman. 2006. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos otras familias (Schalock y Verdugo. Chang y Schalock (2007) sobre calidad de vida familiar en una región de Taiwan y por Jokinen y Brown (2005). 2003.. Esto sugiere que en la medida en que las familias cuenten con recursos materiales suficientes. bienestar emocional.

las diferencias significativas entre la calidad de vida de este sector de la población y 77 .. Un modelo de procesos. autoeficacia) Resultados de padres e hijo Desarrollo del hijo Satisfacción de los padres con el apoyo Satisfacción parental con el desarrollo del hijo Estrés parental Capacidades parentales Fortalecimiento parental FIGURA 2. Para ello realizaron una revisión de la investigación existente en torno a este tema. p. 50) En conclusión. se presenta un estudio reciente llevado a cabo por Dempsey y Keen (2008). 2008. como representación de este modelo. resultados y variables mediadoras de las prácticas centradas en la familia. la realidad es que no nos resulta fácil adoptar definitivamente este enfoque. resultados y variables mediadoras en la Práctica centrada en la Familia de familias con un hijo con discapacidad (Adaptado de Dempsey y Keen. a pesar de la existencia de teorías e investigaciones acerca del papel de los apoyos sobre la calidad de vida individual y familiar. En la Figura 2.1.1. Universidad de Salamanca . se puede apreciar la clara influencia de los apoyos (medidos en frecuencia y satisfacción) sobre los resultados familiares.g. logrando resumir en un modelo los procesos. locus de control. con el cual tratan de comprender la compleja relación entre la provisión de servicios centrados en la familia y el logro de resultados positivos para los hijos y sus padres. Si bien hemos progresado.INICO ●● ● Por último. Procesos de prestación de servicios Prácticas de dar ayuda Variables demográficas de los padres/hijos Frecuencia del apoyo Atribuciones del control parental (e.

Debemos seguir aprendiendo y tomando como referencia las evidencias empíricas existentes porque. Dejan de ser concebidas como individuos de caridad para ser personas titulares de derechos. 1995). De tener una educación. políticas y culturales. y lograr un ambiente accesible para cualquiera. valorar e incluir a las personas con discapacidad en una sociedad que se hace llamar abierta y global. como modo más eficaz para garantizar su plena inclusión en la comunidad y para alcanzar resultados personales deseados. Para ello. representan el modo que tenemos para cambiar y seguir avanzando. una vida segregada. crear normas sociales. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos la población global siguen siendo notables (Sheppard-Jones. De ser tratadas como meros recipientes a poder tomar decisiones y tener responsabilidades sobre los temas que les afectan. un empleo y. Thompson y Harold. a tener una vida tan corriente como el resto de la sociedad. a estar integradas. 2. Conclusiones Los años sesenta y setenta se han dado a conocer como las décadas prodigiosas de la historia de la discapacidad (Aguado. nuestros pasos de futuro deben enfocarse a demostrar tanto la validez social como el impacto positivo que el modelo de calidad de vida provoca en las vidas de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias. 2005). sin duda. El énfasis ya no está sobre la calidad de los servicios sino en la calidad de vidas humanas. Debemos apoyarlas para que sea posible una vida cerca de sus seres 78 . De acuerdo con Schalock (2004). es necesario que promovamos la prestación de apoyos para este colectivo.●●● CAPÍTULO 2.4. A partir de esos momentos es cuando se producen las verdaderas transformaciones encaminadas a respetar. De ser monopolio médico a ser un problema social que conlleva eliminar barreras. De llamarse pacientes a convertirse en consumidores que guían a sus proveedores en sus evaluaciones e intervenciones. en general.

donde la igualdad. ha generado la identificación de los servicios sociales como el cuarto pilar del Estado de Bienestar y. el Sistema para la Promoción de la Autonomía y la Atención de la Dependencia aparece como uno de los instrumentos fundamentales para mejorar la situación de los servicios sociales en nuestro país.INICO ●● queridos. No cabe duda que ha habido una progresiva mejora en distintos ámbitos – social. aún existe cierta desatención hacia los colectivos con plurideficiencias. Por una parte. está provocando la recuperación de una cultura comunitaria. para desarrollar más programas de empleo con apoyo o de empleo competitivo y para hacer posible más experiencias de vida con apoyo. No obstante. la sociedad aún mantiene ciertas inercias del pasado. por otra. Además. Es cierto que todo cambio requiere un tiempo de adaptación. en sociedad. Si queremos un sistema sostenible no podemos dejar toda la responsabilidad en manos del Estado. Modificar la realidad a nivel social y profesional hacia lo que la investigación ha demostrado empíricamente positivo resulta complejo y requiere del compromiso y la participación activa de muchos agentes. político. actuando como agentes causales de su propia vida. la fraternidad y la libertad cobren total sentido.favorecida por una nueva filosofía orientada hacia la capacitación y autodefensa de la persona. En relación a España. ● Universidad de Salamanca . En estos momentos. familiar y personal. para lograr alcanzar las máximas cotas de bienestar general. Somos poco eficaces para conseguir una verdadera inclusión educativa. no sucede lo mismo con la práctica. para lograr que existan 79 . por ello urge rescatar la responsabilidad personal y la colaboración del ciudadano. De este modo. estando todos muy de acuerdo con la teoría actual en materia de discapacidad. discapacidad intelectual de nivel profundo o con graves problemas de salud mental. La Ley 39/2006 de servicios sociales ha supuesto un punto de inflexión en nuestra historia. y para que logren una independencia y autonomía personal y familiar.

debemos asumir las responsabilidades que. la nueva situación nos plantea. debemos ser valientes para promover y realizar cambios. las organizaciones deben asumir la responsabilidad de defender unos sistemas de valores (p. Y por otro lado. para poder llevar a cabo este nuevo rol social que nos exige la discapacidad. Senge. porque estos serán las verdaderas oportunidades que tendremos para mejorar nuestras vidas. 80 . innovemos para el presente.●●● CAPÍTULO 2. La investigación debe aportar el conocimiento y las herramientas necesarias para ayudar a poner en práctica nuestros modelos. algo característico de organizaciones que algunos han calificado como “organizaciones de aprendizaje” (Schalock y Verdugo. 2006). desde nuestro papel. Adultos con DI: Resultados positivos de una vida con apoyos transformaciones los investigadores. Siguiendo a Peter Drucker. la calidad de vida) y saber recibir bien e incorporar fácilmente en sus estructuras y plantilla las innovaciones que van apareciendo. 2007.ej. experto en administración de empresas.. En definitiva. no tratemos de innovar para el futuro. por un lado.

La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual 3 .

.

Esta penúltima definición de la AAIDD..definido mediante manifestaciones comportamentales –más que orgánicas. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual 3.(Luckasson et al. derivado de éste. A partir de 1961. Luckasson et al. ● Universidad de Salamanca . el diagnóstico se complementó con medidas de deficiencia en uno o más aspectos de conducta adaptativa y se añadió una función clasificatoria que ayudaría a asignar a cada persona un determinado tratamiento. Hasta entonces se consideraba algo incurable y. por tanto.1. describir las necesidades de apoyo personales será uno de los objetivos principales y. comúnmente llamado CI. dependiendo de su nivel de CI y/o de su conducta adaptativa. En consecuencia. convierte el paradigma médico rehabilitador en el paradigma de apoyos. sobre la que se reflexiona y matiza en 2002. (1992) plantearían que la discapacidad intelectual representa un estado del funcionamiento presente. Posteriormente.INICO ●● 3. Introducción Del mismo modo que a lo largo de la historia la concepción existente sobre discapacidad marcó el modo en que éstas fueron tratadas. 2002/2004). desarrollar un perfil de apoyos que dirigir y coordinar eficazmente 83 . Hasta mitad del siglo XX no se describe la discapacidad intelectual como un síntoma –en vez de una condición fundamental. la evaluación cumplía una mera función diagnóstica basada en tests estandarizados que medían el cociente intelectual. su evaluación y la función que ésta ha cumplido también ha dependido de este componente conceptual. inadecuado para desenvolverse con normalidad e independencia y no permanente.

una nueva función. planteamos el desarrollo de este capítulo y nuestra investigación empírica de los siguientes. Thompson et al. (2004) al contexto español. a partir de ello. en primer lugar. A partir de la filosofía actual sobre la discapacidad. evaluar y planificar apoyos La sociedad contemporánea ha planteado un nuevo reto de trabajo al profesional del ámbito de la discapacidad: definir. Y en segundo lugar. una vez más. 3. La evaluación asume. en este caso orientada a dar respuesta a lo que la persona realmente requiere. que como venimos repitiendo subraya el importante rol que los apoyos juegan para esta población. Desde estas premisas iniciales.2. Definir. 84 . evaluar y planificar los apoyos que cubran las necesidades individuales de la población a la que atienden. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual con el fin de mejorar su funcionamiento.R. y dada la demanda de instrumentos de evaluación adecuados y orientados a conocer estas nuevas necesidades. desea y espera que le proporcione el servicio para garantizar su bienestar personal. Dicho análisis nos permitirá conocer los puntos fuertes y débiles de cada uno de ellos y. Aclarar este objetivo será el cometido de este apartado. este tercer capítulo pretende dar. Al mismo tiempo avanzaremos una descripción detallada del mismo. tratará de ofrecer una descripción y análisis de los principales instrumentos de evaluación existentes en la esfera nacional e internacional para medir las necesidades de apoyo de las personas con discapacidad intelectual. justificar nuestra elección de adaptar y validar la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS de J.●●● CAPÍTULO 3. una visión sobre el nuevo sistema de evaluación y planificación de apoyos desde 2002.

representan ámbitos donde a menudo se utiliza la evaluación de necesidades con el fin de 85 . Para ser más exactos. universidades. 1994). La generalización del propio concepto a múltiples situaciones reales constituye la principal razón para que ésta se haya convertido en una modalidad de investigación social aplicada tan extendida. ● Universidad de Salamanca . Para abordar su estudio. el modelo de marketing y el modelo de toma de decisiones. sistemas escolares. La evaluación de necesidades Para comprender mejor la tercera función evaluativa que asume el modelo actual de la discapacidad intelectual. rescatando únicamente las ideas más relevantes de cara al tema que nos ocupa.2.1. adelantamos que nuestra línea pretende ser parsimoniosa. 1990. Pozo y Alonso.INICO ●● 3. La evaluación de necesidades representa una modalidad de investigación social aplicada que permite acercarnos al estudio de las carencias o problemas de un ámbito determinado. comunidades. empresas de negocio. Witkin. entre otros. Dicho modelo fue ampliamente descrito por Witkin (1977) y parte de entender la necesidad como una situación de divergencia entre la situación deseable u óptima y la situación real. con el objetivo de poder priorizar aquellas más significativas y planificar nuestra intervención (Hernández. 4). existen principalmente tres modelos teóricos: el modelo de discrepancia. 2000. Altschuld y Witkin. por ser el más utilizado en nuestro campo de actuación. partiremos de una breve referencia al concepto evaluación de necesidades y a los planteamientos metodológicos que guían su abordaje más idóneo. Tejedor. Asumiendo la extensa literatura que podemos encontrar en torno a esta temática. Nosotros nos basaremos en el modelo de discrepancia. en 1995 Witkin y Altschuld definen la evaluación de necesidades como “un conjunto de procedimientos sistemáticos llevado a cabo con el propósito de establecer prioridades y tomar decisiones acerca de cómo mejorar un programa o una organización y de la distribución de los recursos” (p. hospitales. sistemas de servicios sociales. 2004. Agencias gubernamentales.

cabe destacar. grupo nominal. Witkin. encuesta. ahorrando tiempo y dedicación a la planificación. a día de hoy. extraída aparte por merecer un comentario adicional. Éste hecho ha motivado nuestro interés por conocer la orientación metodológica que. que éste incide en las expectativas normativas.●●● CAPÍTULO 3.. 3. la realidad es que un alto porcentaje de investigaciones que emplean esta modalidad de estudio son objeto de crítica por el reduccionismo de técnicas con el que realizan la recogida de datos (Hernández. Pozo y Alonso. entrevista. 2. organizada y sistemática. ej. hace referencia al hecho de que la evaluación de necesidades acoge múltiples enfoques metodológicos para su puesta en marcha (p. se considera más idónea para afrontar una evaluación de necesidades. aquellas que los responsables del cambio definen como esperables. Otra de las ventajas de esta modalidad. Establecimiento de fines y objetivos: Definir lo que debería ser. Evaluación del nivel de funcionamiento actual: Determinar lo que es. contribuyendo a alcanzar los logros deseados (Pérez-Campanero. grupo de discusión. y (d) ayuda a identificar los recursos disponibles y a adecuarlos correctamente. Y en segundo lugar. técnica Delphi y otros). 1994). Ello nos permitirá tener criterios de referencia para 86 . La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual afrontar las necesidades primarias de un modo eficaz y eficiente. A pesar de ello. Identificación de las discrepancias entre lo que es y lo que debería ser. (b) genera una información útil. adecuadas o normales dentro del área objeto de análisis. indicadores sociales. 2004. (c) orienta los esfuerzos a las prioridades. en primer lugar. es decir. Profundizando un poco más en dicho modelo. desde un nivel de microsistema a un nivel de macrosistema. plantea la evaluación de necesidades en torno a tres fases: 1. 1991). Entre las ventajas que esta modalidad de investigación nos ofrece destacamos las siguientes: (a) promueve el compromiso de todos los implicados.

Además. Desde nuestro punto de vista. paralela. el uso compuesto de ellas proporciona una mayor y más detallada información. Altschuld y Witkin. asumiendo tanto los puntos fuertes como débiles intrínsecos de cada una. 2000).ej. secuencial. Esto es. 87 . será necesario que las investigaciones futuras permitan conocer qué combinaciones metodológicas son las más idóneas en relación a beneficios y coste de las mismas y según el objeto de estudio.. para entender que debemos acercarnos a ellas desde una diversidad de herramientas metodológicas. ● Universidad de Salamanca . Pozo y Alonso. En este sentido. Por otra parte. debemos partir de la complejidad que encierran las propias necesidades y problemas sociales. Debido a la habitual escasa disponibilidad de financiación y tiempo. lo que justifica que en la actualidad se plantee una aproximación multimétodo para llevar a cabo una evaluación de necesidades (Hernández. así como las herramientas que de una u otra deberemos utilizar de modo particular. 2004). 2004. en esencia. aporta desde distintas miradas la realidad examinada. reduce las debilidades de cada opción por separado e incrementa la fiabilidad de los resultados al tiempo que da libertad de acción en cuanto a selección de técnicas (Hernández. los objetivos específicos de la evaluación dictarán qué combinación metodológica elegir (p. de estatus equivalente o de dominancia variable). debemos superar. de una vez por todas. y tender al eclecticismo de ambas como opciones perfectamente válidas. la eterna discusión entre la elección de metodologías cualitativas y cuantitativas.INICO ●● valorar la adecuación del sistema de evaluación de necesidades de apoyo que desde el ámbito de la discapacidad intelectual exponemos a continuación. dinámicos en el tiempo y dependientes del contexto. Pozo y Alonso. fiables y complementarias.

●●● CAPÍTULO 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual

3.2.2. Describir y definir las necesidades de apoyo

Una vez descrita la esencia de la evaluación de necesidades, es fácil entender el

énfasis que desde el ámbito de la discapacidad se pone en ella. Partiendo del

concepto actual de discapacidad intelectual, esta modalidad de estudio nos permite

detectar las discrepancias entre el funcionamiento de una persona con discapacidad

intelectual (i.e., la situación real) y el funcionamiento humano normativo (i.e., la

situación deseable u óptima) ante las mismas circunstancias contextuales, con el fin

de planificar y poner en marcha recursos y estrategias que solventen estas

diferencias. El fin es mejorar el funcionamiento individual de la persona para lograr

su buena adaptación en sociedad. Y las acciones van dirigidas a convertir al entorno

que nos envuelve en un medio accesible y óptimo, proporcionando los apoyos que,

por orden de prioridad, puedan requerir. Se pretende superar cualquier dificultad

que la persona pueda tener en el desempeño de las actividades (i.e., la discapacidad)

y cualquier problema que pueda experimentar al involucrarse en situaciones vitales

(i.e., la minusvalía) (OMS, 2001).

A pesar de que el concepto de necesidad ha generado multitud de acepciones

en función de las distintas disciplinas que lo han abordado, aludiremos sólo a su

concepción psicológica para aclararlo. Así, en algunos diccionarios de Psicología se

define la necesidad como “aquello que es necesario para la salud y bienestar de un

organismo” (The Encyclopedic dictionary of psychology de Harré y Lamb, 1988, p.

409, citado por Thompson et al., 2009, p.136) o un estado motivado a consecuencia de

“un sentimiento de insatisfacción o deprivación en el sistema biológico…

manifestado por un impulso para saciar dicha ausencia” (Dictionary of psychology

de Colman, 2001, p. 631, citado por Thompson et al., 2009, p. 136).

A partir de estos planteamientos iniciales, desde el ámbito de la discapacidad

se ha desarrollado una definición específica acerca de las necesidades de apoyo,

88


Universidad de Salamanca - INICO ●●

entendiendo por ellas “un constructo psicológico referido al perfil y la intensidad del

apoyo que requiere una persona para participar en actividades relativas a un

funcionamiento humano normativo” (Thompson et al., 2009). Conviene puntualizar

que desde el enfoque actual de la discapacidad intelectual se entiende que las

necesidades de apoyo no son exclusivamente una consecuencia de las limitaciones en

la capacidad humana, sino que pueden derivarse también del contexto en el que la

persona se encuentra, siendo detectadas a partir de la información aportada por la

propia persona o por aquellos que conocen bien a dicha persona (Thompson, 2002,

2004).

De manera genérica, algunos autores han planteado cuatro modos de entender

las necesidades de apoyo (Thompson et al., 2009):

- Necesidad normativa o necesidad objetiva: aquella necesidad que un profesional,

experto o científico social define ante una determinada situación basándose en una

evaluación individualizada; es decir, aquella que resulta cuando se compara un

criterio profesional con una situación individual real.

- Necesidad sentida: aquello que la persona quiere o percibe como necesidad. Este tipo

de necesidad de apoyo puede conocerse preguntando directamente a la persona qué

necesita.

- Necesidad expresada o demandada: aquella necesidad sentida que se ha convertido en

acción. Según esto, una necesidad expresada puede traducirse en una persona que

solicita unos servicios.

- Necesidad comparativa: aquella obtenida de estudiar las características de una

población que recibe un servicio específico. De este modo, si hay personas con las

mismas características que no están recibiendo el servicio que precisan, se

considerará que tienen necesidad de dicho servicio.

89

●●● CAPÍTULO 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual

En nuestro ámbito de trabajo, abordar las necesidades de apoyo que pueda

requerir una persona con discapacidad intelectual, sin duda, requiere describir y

definir muy bien cada unas de las actividades y contextos donde las personas nos

desenvolvemos a diario, tarea que ha realizado durante años con especial esmero y

dedicación la AAIDD (véase Tabla 3.1).

Como cualquier otra función, la identificación de necesidades individuales y

posterior planificación de apoyos debe enmarcarse desde el modelo de calidad de

vida de ocho dimensiones propuesto y ampliamente estudiado por Schalock y

Verdugo (Schalock et al., 2005; Schalock y Verdugo, 2002/2003; Verdugo et al., 2006;

Verdugo et al., 2005). Ellos mismos describen seis estándares de programas de

calidad de vida, entre los que destaca el que hace referencia a “la vinculación entre

las necesidades de apoyo evaluadas y las dimensiones de calidad de vida” (Schalock

y Verdugo, 2007, p. 23). En este sentido, será conveniente conocer el nivel de calidad

de vida de la persona en las distintas dimensiones y combinar esta información con

la evaluación de necesidades de apoyo. La información resultante será la que permita

dirigir nuestros esfuerzos hacia intervenciones que potencien las actividades de la

vida diaria de aquellas dimensiones de calidad de vida más deficitarias y que la

persona valore como primarias en su vida. Algunos ejemplos de la relación entre las

dimensiones de calidad de vida y los apoyos individualizados se pueden apreciar en

la Tabla 3.2.

3.2.3. El Sistema de Evaluación y Planificación de Apoyos Individualizados

Como planteábamos en la introducción, el manual de la AAIDD de 1992

recoge por primera vez la necesidad de evaluar y planificar apoyos. Sin embargo,

hasta el 2002 no se expone con más detalle el proceso para llevarlo a cabo.

Estableciendo una comparativa entre ambos manuales, encontramos tres diferencias

significativas que marcan esta evolución:

90

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

TABLA 3.1. Áreas y actividades de apoyo (Luckasson et al., 2002/2004, p. 348)

ACTIVIDADES DE DESARROLLO HUMANO
 Proporcionar oportunidades de desarrollo físico,  Variaciones en responsabilidades laborales.
incluyendo coordinación ojo-mano, habilidades motoras  Acceso y obtención de ayuda para intervenciones ante
finas y habilidades motoras gruesas. crisis.
 Proporcionar oportunidades de desarrollo cognitivo  Acceso a servicios de ayuda al empleado.
relacionadas con la coordinación de experiencias
sensoriales, la representación del mundo co palabras e ACTIVIDADES DE SALUD Y SEGURIDAD
imágenes, el razonamiento lógico sobre eventos  Acceso y obtención de servicios terapéuticos.
concretos, y el razonamiento en modos más idealistas y  Toma de medicaciones.
lógicos.  Evitación de riesgos para la salud y seguridad.
 Proporcionar actividades de desarrollo socio-emocional  Recepción de atención médica domiciliaria.
relacionados con la confianza, autonomía, iniciativa,  Deambulación y desplazamientos.
competencia e identidad.  Comunicación con proveedores de servicios de salud.
 Acceso a servicios de urgencia.
ACTIVIDADES DE ENSEÑANZA Y EDUCACIÓN
 Mantenimiento de dieta saludable.
 Interacción con preparadores / maestros y con
 Mantenimiento de salud física.
compañeros entrenados / estudiantes.
 Mantenimiento de salud mental / bienestar emocional.
 Participación en decisiones relativas al entrenamiento /
 Seguimiento de reglas y leyes.
educación.
 Recepción de servicios de respiración asistida,
 Aprendizaje y empleo de estrategias de solución de
alimentación, cuidado de la piel (prevención de escaras),
problemas.
control de crisis epilépticas, cuidado de ostomizaciones,
 Manejo de tecnología para el aprendizaje.
y atención de otras necesidades médicas de carácter
 Acceso a contextos formativos / educativos.
excepcional)
 Aprendizaje y uso de habilidades académicas
funcionales (lectura de señales, recuento del cambio ACTIVIDADES CONDUCTUALES
monetario, etc.)  Aprendizaje de conductas o destrezas específicas.
 Aprendizaje y uso de destrezas de salud y educación  Aprendizaje / toma de decisiones adecuadas.
física.  Acceso y obtención de tratamientos contra el abuso de
 Aprendizaje y uso de habilidades de autodeterminación. sustancias.
 Recepción de servicios de transición.  Realización de elecciones y toma de iniciativas.
 Incorporación de preferencias personales en actividades
ACTIVIDADES DE VIDA EN EL HOGAR
de la vida diaria.
 Empleo del baño / aseo.
 Mantenimiento de conductas socialmente apropiadas en
 Colada y cuidado de la ropa.
público.
 Preparación y consumo de alimentos.
 Aprendizaje / uso de estrategias de autorregulación.
 Mantenimiento y limpieza del hogar.
 Control del enfado y conducta agresiva.
 Vestido.
 Incremento de habilidades y conductas adaptativas.
 Aseo y cuidado de higiene personal y de la apariencia
física. ACTIVIDADES SOCIALES
 Empleo de tecnología y electrodomésticos.  Socialización dentro de la familia.
 Participación en actividades de ocio en el hogar.  Participación en actividades recreativas / de ocio.
 Toma de decisiones apropiadas relacionadas con la
ACTIVIDADES DE VIDA EN LA COMUNIDAD
sexualidad.
 Empleo del transporte.
 Socialización fuera de la familia.
 Participación en actividades recreativas / de ocio en la
 Iniciación y mantenimiento de amistades.
comunidad.
 Comunicación a otros de sus necesidades personales.
 Empleo de servicios en la comunidad.
 Empleo de habilidades sociales apropiadas.
 Visitas a amigos y a la familia.
 Implicaciones en relaciones amorosas e íntimas.
 Participación en actividades comunitarias de su elección
 Ofrecimiento de ayuda y ayudas a otros.
(iglesia, voluntariado, etc.)
 Compra y adquisición de bienes. ACTIVIDADES DE PROTECCIÓN Y DEFENSA
 Interacción con miembros de la comunidad.  Defensa de uno mismo y de los demás.
 Empleo de edificios y lugares públicos.  Manejo del dinero y economía personal.
 Proteger de la explotación.
ACTIVIDADES DE EMPLEO
 Ejercitación de derechos y responsabilidades legales.
 Acceso / recepción de adaptaciones en el empleo / tarea.
 Pertenencia y participación en organizaciones de auto-
 Aprendizaje y uso de habilidades laborales específicas.
ayuda / apoyo.
 Interacción con compañeros de trabajo.
 Obtención de servicios legales.
 Interacción con supervisores / preparadores.
 Toma de decisiones y realización de elecciones.
 Finalización de tareas laborales con una velocidad y
 Empleo de servicios y cheques bancarios.
calidad aceptables.

91

●●● CAPÍTULO 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual

TABLA 3.2. Dimensiones de calidad de vida y ejemplos de apoyos individualizados
(Schalock y Verdugo, 2007, p. 23)

DIMENSIÓN EJEMPLOS DE APOYOS INDIVIDUALIZADOS

Desarrollo personal Entrenamiento en habilidades funcionales, tecnología asistida,
sistemas de comunicación.
Autodeterminación Elecciones, control personal, decisiones, metas personales.
Relaciones interpersonales Fomento de amistades, protección de la intimidad, apoyo a las familias
y relaciones/interacciones comunitarias.
Inclusión social Roles comunitarios, actividades comunitarias, voluntariado, apoyos
sociales.
Derechos Privacidad, procesos adecuados, responsabilidades cívicas, respeto y
dignidad.
Bienestar emocional Aumento de la seguridad, ambientes estables, feedback positivo,
previsibilidad, mecanismos de autoidentificación (i.e. espejos,
etiquetas con el nombre).
Bienestar físico Atención médica, movilidad, bienestar, ejercicio, nutrición.
Bienestar material Propiedad, posesiones, empleo.

1º. La articulación de la evaluación por pasos se modifica por otra basada en

funciones (diagnóstico, clasificación y/o planificación de apoyos), al considerar que

las distintas evaluaciones pueden ser llevadas a cabo de manera independiente o en

paralelo, sin que ello elimine su complementariedad (véase Tabla 3.3).

2º. En la propuesta de 2002 la triple función de la evaluación –diagnóstico,

clasificación o planificación de apoyos- se sistematiza y relaciona con propósitos

concretos y con medidas e instrumentos apropiados a uno u otro fin (véase Tabla

3.4).

3º. El papel de los apoyos se enfatiza, valorando de máxima importancia detectar las

necesidades de apoyo de la población con discapacidad intelectual a través de un

modelo de cuatro pasos (véase Tabla 3.5).

92

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

TABLA 3.3. El proceso de tres funciones del Sistema de 2002 (Adaptado de Verdugo, 2003, p. 15-16)

Función 1. Diagnostico de Discapacidad Intelectual (Retraso Mental)

Determina la elegibilidad.
Hay diagnostico de retraso mental si:
1. Hay limitaciones significativas del funcionamiento intelectual.
2. Hay limitaciones significativas de la conducta adaptativa.
3. La edad de aparición es antes de los 18 años

Función 2. Clasificación y Descripción

Identifica los puntos fuertes y débiles en cinco dimensiones, y las necesidades de apoyos.
Describe los puntos fuertes y limitaciones del individuo en cada una de las cinco
dimensiones:
1. Capacidades Intelectuales
2. Conducta Adaptativa
3. Participación, Interacción y Roles Sociales
4. Salud (física, mental y etiología)

Contexto (ambiental y cultural)

Función 3. Perfil de Necesidades de Apoyo

Identifica los apoyos necesarios para mejorar el funcionamiento.
Identifica el tipo de apoyos necesario, la intensidad de apoyos necesaria, y la persona
responsable de proporcionar el apoyo en cada una de las nueve áreas de apoyo:
1. Desarrollo humano 6. Salud y seguridad
2. Enseñanza y educación 7. Conductual
3. Vida en el hogar 8. Social
4. Vida en la comunidad 9. Protección y defensa
5. Empleo

93

●●● CAPÍTULO 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual

TABLA 3.4. Estructura de evaluación de la discapacidad intelectual (Luckasson et al., 2002)

Función Propósitos Medidas y Consideraciones de
herramientas evaluación

Diagnóstico Establecer la elegibilidad: ª Tests de CI Correspondencia entre medidas y
Servicios ª Escala de conducta propósito
Prestaciones adaptativa Características psicométricas de
Protección legal ª Edad de aparición las medidas elegidas
documentada Adecuación para la persona (grupo
de edad, cultural, lengua
materna, medio de
Clasificación Agrupamiento para: Escalas de Intensidad de comunicación, género,
Reembolso o Apoyos limitaciones sensorio-motoras)
financiación de Rangos o niveles de CI Cualificación del examinador
servicios Categorías de educación Características del examinador y
Investigación especial sesgo potencial
Servicios Evaluaciones Consistencia con estándares y
Comunicación ambientales prácticas profesionales
sobre las Sistemas de factores Selección de los informadores
características riesgo-etiología Contexto y ambientes relevantes
seleccionadas Niveles de conducta Roles sociales, participación e
adaptativa interacciones
Medidas de salud mental Oportunidades / experiencias
Niveles de financiación Historia clínica y social
Categorías de Factores físicos y mentales
prestaciones Conducta en situación de
evaluación
Metas personales
Input del equipo

Planificación Mejora de los resultados Herramientas de
de Apoyos personales: planificación centrada
Independencia en la persona
Relaciones Apreciación personal
Contribuciones (propia)
Participación Medida de evaluación de
escolar y las condiciones
comunitaria objetivas de vida
Bienestar Escalas de intensidad de
personal apoyos
Elementos del plan
individual requerido
(PISF, PEI, PIT, PPI,
PIH)

Nota: PISF = Plan Individual de Servicio Familiar; PEI = Programa Educativo Individual; PIT = Plan Individual de
Transición; PPI = Plan de Programa Individualizado; PIH = Plan Individualizado de Habilitación.
ª Evaluaciones requeridas para establecer el diagnóstico de retraso mental.

94

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

TABLA 3.5. Proceso de evaluación y planificación de apoyos de la AAIDD (Verdugo, 2003, p. 17)

Paso 1. Identificar las áreas relevantes de apoyo. Recordemos que existen nueve posibles áreas
de apoyo: desarrollo humano; enseñanza y educación; vida en el hogar; vida en la
comunidad; empleo; salud y seguridad; conductual; social; y protección y defensa.
Paso 2. Identificar las actividades de apoyo relevantes para cada una de las áreas. Esto debe
hacerse de acuerdo a los intereses y preferencias de la persona, y con la probabilidad de
participar en ellas.
Paso 3. Valorar el nivel o intensidad de las necesidades de apoyo. Los parámetros recomendados
son: la frecuencia, la duración y el tipo de apoyo.
Paso 4. Escribir el Plan Individualizado de Apoyos que refleje al individuo:
(a) los intereses y preferencias de la persona,
(b) áreas y actividades de apoyo necesitadas,
(c) contextos y actividades en los cuales la persona probablemente participará,
(d) funciones específicas de apoyo dirigidas a las necesidades de apoyo identificadas,
(e) énfasis en los apoyos naturales,
(f) personas responsables de proporcionar las funciones de apoyo,
(g) resultados personales
(h) un plan para controlar la provisión y resultados personales de los apoyos provistos.

Thompson, Hughes, et al. (2002b) y recientemente Thompson et al. (2009),

partiendo de la propuesta de la AAIDD de 2002 (Tabla 3.5), desarrollaron e

incorporaron algunas novedades a la misma. Ellos plantean un proceso basado en

cinco pasos o componentes (véase Figura 3.1).

Componente 1. Identificar metas y experiencias vitales deseadas. En este primer

componente se trata de determinar si las experiencias reales de vida de una persona

se ajustan o difieren de sus experiencias y metas vitales deseadas. Ello implica, en

primer lugar, considerar la necesidad de mantener o cambiar las experiencias de vida

personales y, en segundo lugar, lograr priorizar los resultados deseados por la

persona.

95

●●● CAPÍTULO 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual

Como mejor medio para afrontar este primer componente se considera la

entrevista, guiada por los principios y técnicas de la planificación centrada en la

persona. Sin entrar en las distintas variantes que adopta la planificación centrada en

la persona, daremos una definición acerca de lo que se entiende por ella, así como

enumeraremos los principios que subyacen a la misma. De un modo muy claro y

sencillo, Leach (2002) entiende por ella:

“un proceso que incluye a un individuo y quienes se preocupan por él,

explora las experiencias personales, comprende las creencias internas de una

persona, descubre los dones y capacidades de una persona, facilita escuchar y

valorar los sueños y aspiraciones futuras de las personas, y representa un

conjunto de resultados en un plan de acción para hacer realidad esos sueños.”

(p. 14)

Este enfoque apareció a mediados de los años 80, derivado del movimiento de

inclusión social de las personas con discapacidad intelectual y planteó unos

principios y/o fines muy marcados, contribuyendo a la evolución y mejora de la

calidad de vida de las personas con discapacidad. Estos principios son: reducir el

aislamiento y segregación social, establecer amistades, aumentar las oportunidades

de implicarse en actividades deseadas, desarrollar competencia y promover el

respeto (Holburn, 2003). A diferencia de otros planteamientos teóricos, como el de

normalización o la valoración de los roles sociales, la planificación centrada en la

persona ofrece métodos específicos para producir cambios en las vidas de las

personas con discapacidad. Esto ha provocado que haya ido ganando importancia en

las prácticas y políticas sociales, hasta el punto de que hoy muchos Estados tienen la

planificación centrada en la persona como ley (Schwartz, Jacobson y Holburn, 2000).

Componente 2. Determinar la intensidad de las necesidades de apoyo. Como su nombre

indica, se trata de determinar mediante un proceso de evaluación formal la

intensidad de las necesidades de apoyo de una persona en una amplia gama de

96

2004). desarrollada por los propios autores de este proceso. en base a recursos y servicios disponibles y útiles. ● Universidad de Salamanca . Desarrollar el Plan de Apoyo Individualizado (PAI). comprobando si los resultados obtenidos se asemejan a los que se esperaban.INICO ●● entornos y actividades.. Evaluación. la SIS se diseñó exclusivamente para este fin y permite evaluar de una manera pormenorizada. Esta evaluación puede realizarse en paralelo o inmediatamente después del primer componente. Monitorizar el progreso. R. En este punto. Thompson et al. El instrumento que se propone es la Escala de Intensidad de Apoyos (Supports Intensity Scale –SIS. se plantea hacer un seguimiento que supervise la calidad de vida de la persona y la efectividad del plan. de J. cuándo. dónde. se evalúa en qué medida las experiencias de vida deseadas. A pesar de que pudieran existir otros instrumentos o técnicas también útiles. El perfil de necesidades de apoyo obtenido (componente 2) junto con la información derivada de la entrevista centrada en la persona (componente 1) guiarán a los equipos de profesionales a desarrollar e implementar un PAI que especifique qué. así como de trazar las estrategias para mejorarlos. incluyendo los que no se habían anticipado. Componente 5. mediante los parámetros que propone la AAIDD (frecuencia. Componente 4. tiempo de apoyo diario y tipo de apoyo). cada una de las nueve áreas de apoyo identificadas en la literatura actual. Se tratará de identificar obstáculos y/o barreras al logro de resultados. cómo y por quién se proporcionarán los apoyos. 97 . las metas y los resultados personales se están alcanzando. Componente 3. Finalmente.

1.. Proceso de evaluación. planificación y supervisión de las necesidades de apoyo de cuatro componentes (Adaptado de Thompson et al. 2002b) 98 . La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual FIGURA 3.●●● CAPÍTULO 3.

● Universidad de Salamanca . Como ya comentamos en el capítulo anterior. Destacamos el trabajo desarrollado por Jos van Loon en Arduin (Schalock. Arduin constituye una organización holandesa nueva y actual. algo que viene a definir una mejor evaluación de necesidades. el modelo de calidad de vida. no debemos pasar por alto que todo proceso de evaluación y planificación de apoyos debe abordase desde un modelo más amplio. (2002b). de ahí la importancia de revisar regularmente cada plan de apoyos individualizado que se ponga en marcha. describen un modelo de programa de tres componentes muy completo. Por último. Durante tres años. de nuevo. Debemos tener en cuenta que las preferencias y prioridades de una persona pueden cambiar con el tiempo.INICO ●● Presentadas las dos propuestas de planificación y evaluación de apoyos. en cuanto a que: (1) articulan el proceso en base a componentes. Es por ello que algunos autores han desarrollado una propuesta global. favoreciendo que la recogida de información pueda suceder en paralelo o de un modo simultáneo y no necesariamente continuo. Hughes et al. A continuación se resume dicho proceso: 99 . (3) desarrollan un proceso completo. 2008b). en Arduin se aplicó la propuesta de Thompson. hasta el componente 1 ó 2. En consecuencia. así como su propio crecimiento puede generar nuevas necesidades. Thompson y Tassé. frente a las realizadas por la AAIDD. en combinación con la medición y evaluación de resultados relativos a la calidad de vida desde el modelo sugerido por Schalock y Verdugo (2002/2003). y (4) hacen un planteamiento dinámico y cíclico –en vez de estático y lineal-. (2) definen y combinan metodologías distintas. en la medida en que la evaluación de resultados puede conducirnos. según se requiera. (2002b) de cuatro componentes. una de tipo cualitativo representada por la entrevista que requiere la PCP y otra cuantitativa mediante la SIS. valoramos positivamente las aportaciones de Thompson. al considerar la necesidad de realizar una supervisión y un seguimiento del plan de apoyos. que resurge de un proceso completo de transformación y reforma bajo el paradigma de apoyos y el concepto de calidad de vida. Hughes et al.

Proceso (throughput).. El segundo componente equivale al componente 3 de la propuesta anterior. La novedad recae en que presentan un PAI sistematizado e informatizado. hacer amigos. (2002b) y los combinan con el nivel de calidad de vida presente de la persona. que constituyen las bases de la planificación centrada en la persona. 2007): la capacitación personal. Este primer componente engloba toda la información relativa a las metas y perspectivas de la persona. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual Entrada (input). engloba los componentes 1 y 2 de la propuesta de Thompson et al. La implementación de apoyos individualizados se plantea que debe desarrollarse a través de una o más de las siguientes estrategias de apoyo (Schalock y Verdugo.●●● CAPÍTULO 3. Los resultados de esta primera fase se introducen en un programa de ordenador creado para tal fin. puesto que representa el desarrollo del PAI. y en la provisión de aspectos legales). en el transporte. De este modo se puede trabajar sobre las áreas de actividades y necesidades excepcionales de SIS. sobre uno o más de los indicadores asociados a una de las ocho dimensiones de calidad de vida. la tecnología de apoyo (i.6). 100 . de tal modo que él mismo genera un informe. la autodefensa.e. el entrenamiento en habilidades. ayuda a domicilio. sus necesidades de apoyo obtenidas mediante la SIS y los resultados de una evaluación presente de su nivel de calidad de vida. donde aparecen relacionadas las dimensiones e indicadores de calidad de vida con las actividades vitales que necesitan de apoyos y son prioritarias (Tabla 3. Como se deduce.e. ayuda de compañeros de trabajo. ayudas técnicas) y/o el apoyo personal (i. las adaptaciones del entorno.. aportando una visión general de las aspiraciones de la persona y los apoyos que necesitaría para alcanzarlas y contribuir así a una mejor calidad de vida individual. o sobre ambas opciones.

. . . . . . . . . . . . Desarrollo 10. determinación Control personal y defensa 17. 11) Componentes claves de un proceso de Planificación de Apoyos Individualizado (Arduin) Metas en indicadores de Calidad Indicadores de de Vida y/o Dominios de Dominios de Calidad áreas de Apoyos Calidad de Vida de Vida Áreas de SIS SIS Prioridades Individualizados* I. . . . . . . . . p. . . . . . . 6. . . ayuda en la vida en el hogar. . . . . . Auto. . . . . . . . Satisfacción • Salud y seguridad 1. . Humanos (res. Metas 18. . . . . . . . . . . . ayuda en el empleo. . . . . . . Bienestar 1. . . 9. . . . . . Hogar IV. . . . Personal • Aprendizaje a lo 12. . De la vida diaria 15. . . . Empleo 9. dignidad. . Legales *Estos apoyos pueden ser actividades en las áreas de capacitación personal. . . Apoyos 6. . . . . entrenamiento de habilidades. 20. . Emocional 2. . . . . . . Integración • Actividades de 19. . . . Ausencia de estrés defensa 3. . . . Universidad de Salamanca . . Elecciones VII. . . . . . peto. . Educación • Actividades 10. . . . Amistades 5. III. . . 3. . . . . . . . . . .INICO ●● ● TABLA 3. . . . Autoconcepto • Protección y 2. . . . . . . 8. • Protección y 22. . . Salud y • Salud y seguridad 13. . Relaciones 4. . . . . . Igualdad) • Salud y seguridad 23. . Bienestar 7. . . . Autonomía/ • Protección 16. . . .e. . . . . . . . . modificaciones/adaptaciones ambientales. Personal 11.6. . . . . Competencia de vida en el hogar 11. . .. . . . Actividades apoyo médico 15. . . . . . . largo de la vida 12. . . Defensa 23. . . . excepcionales de 14. . . . . . . Desempeño V. . . . . . Apoyos VIII. . . Derechos 22. . . . . . . . Situación • Actividades 7. . 17. Inclusión 19. . . participación • Actividades sociales 21. . . . . en el transporte y en la provisión de asesoramiento legal. . . . . . . . . . . Social comunitaria y vida en comunidad 20. . . Físico sus cuidados • Necesidades 14. . . . . Bienestar 13. defensa. . . . . . . . . . . tecnología asistida (i. . . . . . . . y la ayuda personal tal como hacer amigos. . . ortopedias que reducen el desequilibrio entre las capacidades de la persona y las demandas del entorno). Componentes claves de un proceso de Planificación de Apoyos Individualizados (Arduin) (Schalock. 16. . . . . . . . Interacciones • Actividades sociales 4. . . . . . . . . . . Thompson y Tassé. . . . . . . . . 2008b. Material Económica de empleo 8. . . • Necesidades de apoyo conductual excepcionales II. . . . . . . . Ocio VI. 101 . . . . . . . Interpersonales 5. Roles 21. . . . . . . . personales 18. .

Thompson y Tassé.2. p. planificación y supervisión de las necesidades de apoyo de cuatro componentes (Arduin) (Schalock. Proceso de evaluación. 13) 102 . 2008b. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual FIGURA 3.●●● CAPÍTULO 3.

No obstante.1). Finalmente. Loftus.INICO ●● Resultado. Clifford. 3. Thornicroft. Hughes et al. quedan descartados de esta lista algunos instrumentos de características similares pero dirigidos a poblaciones relativamente diferentes. Slade. esperando encontrar resultados personales deseados relacionados con una mayor calidad de vida. tanto a nivel nacional como internacional que. evaluar e intervenir a personas con discapacidad intelectual. La Figura 3. Thornicroft y Bouras (2003) y Health of the Nation Outcome Scales for people with Learning Disabilities (HoNOS-LD) de Roy. el desarrollo de instrumentos de evaluación de las necesidades de apoyo se produce con posterioridad. cumplen o han tratado de cumplir con este objetivo y se dirigen exclusivamente a población con discapacidad intelectual (DI). por ejemplo: Camberwell Assessment of Need (CAN) de Slade. ● Universidad de Salamanca . Camberwell Assessment of Need for Adults with Developmental and Intellectual Disabillities (CANDID) de Xeniditis. En este apartado recogemos los principales instrumentos existentes hasta el 2008. en mayor o menor medida.3. Revisión de los instrumentos de medida de las necesidades de apoyo La propuesta de 1992 supuso un cambio revolucionario en cuanto al modo de entender. destinado a población de salud mental. se evalúan los resultados del PAI. (Figura 3. así como una mejora en el funcionamiento individual. Fowler y Martin (2002).2 representa una adaptación del proceso de planificación y evaluación de apoyos de cuatro componentes de Thompson. describiendo este nuevo modelo integrador. ambos destinados 103 . Dichos resultados deberían evaluarse regularmente y como parte de un proceso continuo de mejora de la calidad. De este modo. Matthews. Phelan y Wykes (1999).

Hill. Chan. Para cada uno de ellos plantearemos una breve descripción del mismo. destinado para cualquier tipo de discapacidad. Myers.  DD-SNAP: Developmental Disabilities Support Needs Assessment Profile de Hennike. 3. Hill.  DDP: Developmental Disabilities Profile de OMRDD (1990). (Aprobado por el Real Decreto 504/2007. Weatherman y Woodcock (1986) [Adaptación española por Montero: Inventario para la Planificación de Servicios y Programación Individual (1993/1999)].3.1. o SNAP: Service Need Assessment Profile (SNAP) de Gould (1998). La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual a población con diagnóstico dual.●●● CAPÍTULO 3. Weatherman y Woodcock (1986) [Adaptación española por Montero (1993/1999): Inventario para la Planificación de Servicios y Programación Individual] a) Breve descripción del instrumento El Inventario para la planificación de servicios y la programación individual [ICAP] es un instrumento de origen norteamericano que derivó de las Escalas de 104 . Parmenter.  I-CAN: Instrument to Classify Support Needs for people with disability de Llewellyn. Realon y Thompson (2002). ICAP: Inventory for Client and Agency Planning de Bruininks.  SIS: Supports Intensity Scale de Thompson et al. así como una valoración personal sobre su idoneidad como instrumento de evaluación de necesidades de apoyo en personas con discapacidad intelectual. Riches y Hindmarsh (2005). (2004).  BVD: Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia de la Ley 39/2006. Por orden de antigüedad describiremos los siguientes:  ICAP: Inventory for Client and Agency Planning de Bruininks. de 20 de abril en España).

. este instrumento fue tipificado en la Comunidad Autónoma del País Vasco utilizando una amplia muestra (N=900). Su objetivo se centra en valorar un conjunto de áreas del funcionamiento adaptativo y de las necesidades de servicio de una persona con discapacidad intelectual o de la tercera edad (Bruininks et al. ● Universidad de Salamanca . la prueba de problemas de conducta se analiza en base a ocho áreas: comportamiento autolesivo. conducta disruptiva. conducta social ofensiva. En relación a las propiedades psicométricas y aludiendo a su adaptación española. que combina las puntuaciones de conducta adaptativa en un 70% y de problemas de conducta en un 30% para ofrecer una estimación de la intensidad de atención. Como resultado final el ICAP ofrece un índice. supervisión o enseñanza que requiere la persona. Se compone de un registro sistemático de datos relevantes sobre la persona que es atendida por un servicio y de dos instrumentos normativos de medida. que puede completarse de manera autoadministrada cualquier profesional que tenga práctica en aplicar cuestionarios y que conozca bien a la persona evaluada. hábitos atípicos o repetitivos. Por otro lado. Además. llamado Nivel de Servicio. Destrezas de la Vida Personal. la investigación 105 .INICO ●● Conducta Independiente-SIB (Bruininks et al. así como generar informes y bases de datos. Destrezas de Vida en la Comunidad y Destrezas Motoras.. 1985). En lo relativo a su fiabilidad. retraimiento o falta de atención y conductas no colaboradoras. facilitando la planificación de servicios. 1986). posee un programa de ordenador que permite el tratamiento informático de los datos obtenidos. destrucción de objetos. Representa una prueba relativamente sencilla y rápida. heteroagresividad. El instrumento de conducta adaptativa mide el nivel de la personas en relación a destrezas básicas para desenvolverse con independencia en su entorno. uno de conducta adaptativa y otro de problemas de conducta. agrupadas en cuatro escalas: Destrezas Sociales y Comunicativas.

aunque de manera indirecta. aspectos cruciales 106 . a pesar de todos los aspectos positivos que se han comentado sobre el ICAP. 1996). el instrumento no contempla estas necesidades bajo parámetros precisos. se ha utilizado el ICAP para inferir las necesidades de apoyo de la persona. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual mostró que posee una adecuada consistencia interna. Los estudios dirigidos a comprobar su validez pusieron de manifiesto su sólida validez de contenido. en contraposición al actual modelo que contempla y realza las fortalezas de la persona y sus posibilidades de desenvolvimiento en una amplia variedad de actividades y contextos. la razón de contemplarlo y valorar su adecuación como instrumento para evaluar las necesidades de apoyo viene derivada de su amplia difusión y utilización con dicho fin. En segundo lugar.●●● CAPÍTULO 3. En primer lugar. b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI Comentadas sus características principales uno puede cuestionar su presencia en este apartado. tales como qué tipo de apoyos necesita. Así. en cuanto a que representa un instrumento de conducta adaptativa con unos fines determinados: diagnóstico. Sin embargo. aunque es un instrumento que nos orienta con respecto a las necesidades de servicios que pueda tener la persona. observamos importantes debilidades de cara a nuestro objetivo. Sin embargo. no hay que olvidar que se trata de un instrumento que fue desarrollado a partir de una concepción de la discapacidad entendida como déficit. gestión de servicios y/o metas de formación. una satisfactoria fiabilidad test- retest y que las estimaciones realizadas por evaluadores independientes son consistentes entre sí. durante cuánto tiempo o con qué frecuencia deben darse. a partir de las conductas que uno no domina y de la información que este instrumento también recoge sobre los servicios y apoyos de los que disfruta la persona en el momento de su evaluación. de constructo y de criterio (Montero.

INICO ●● de cara a la planificación y actuación de los apoyos. Por todo ello. otro sobre necesidades de salud. DDP: Developmental Disabilities Profile de OMRDD (1990) a) Breve descripción del instrumento Developmental Disabilities Profile (DDP) fue desarrollado por la Oficina de Retraso Mental y Discapacidades del Desarrollo (OMRDD) del estado de New York a finales de 1980. En tercer lugar.2. Por el contrario. la medicación que toma. otro sobre problemas conductuales y. como es el área de empleo. Por último. pero con importantes debilidades de cara a hacer una correcta evaluación de las necesidades individuales de apoyo y ayudarnos en la toma de decisiones sobre la planificación e intervención con apoyos. sus condiciones y cambios conductuales. sus condiciones médicas. con el fin de tomar decisiones de planificación estratégicas. el auto-cuidado y su vida diaria. Este instrumento consta de cuatro páginas que recogen información sobre la discapacidad de la persona. ● Universidad de Salamanca . consideramos que es un instrumento muy útil para evaluar la conducta adaptativa. no consta de los elementos suficientes que deben tenerse en cuenta para estimar las necesidades de apoyo de la persona en dicho área. su nivel de movilidad. Se considera un sistema diseñado principalmente para reunir información estandarizada sobre los servicios que individualmente recibe y espera recibir una persona con discapacidad intelectual y del desarrollo. publicándose en 1990. siendo una variable que sin duda afecta al correcto funcionamiento individual. consideramos que una de las nueve áreas de apoyo. aporta tres índices: uno sobre funcionamiento adaptativo. infiere dichas necesidades de apoyo a partir de los problemas conductuales y de las conductas adaptativas presentes o ausentes en la persona. Finalmente. 3. por último.3. la información que aporta sobre el estado de salud de la persona no se tiene en cuenta de cara a la puntuación final. Debido a que los índices no son equivalentes desde un punto de vista numérico 107 .

3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual (carecen del mismo número de preguntas entre ellos).3. Las propiedades psicométricas de DDP no están bien documentadas en la literatura. pertenece a una orientación centrada en el déficit. oscilando entre 50 y 300. Por otra parte. además de ser más adecuado que otros instrumentos sobre necesidades de la salud.3. Myers.ej.●●● CAPÍTULO 3. Por el contrario. a semejanza del ICAP. no en las fortalezas de la persona. DDP se considera un instrumento relativamente consistente y objetivo. igual que sucede con otros instrumentos que se focalizan en los servicios que la persona recibe. 2006). Por otra parte. aunque sus autores afirman que tiene una fiabilidad y validez razonablemente altas (Smith y Fortune. En este sentido. no deja de ser un instrumento que. siendo su administración sencilla. considerados importantes a la hora de determinar las necesidades de apoyo (p. todos ellos investigadores pertenecientes a la OMRDD. DD-SNAP: Developmental Disabilities Support Needs Assessment Profile de Hennike. correspondiendo puntuaciones altas con mayores necesidades de apoyo. no contempla algunos factores relativos a la prestación de apoyos y al contexto. También tiene la ventaja de que puede ser aplicado tanto en niños como en adultos. tienen un prestigio reconocido.. se reconoce que sus autores. Realon y Thompson (2002) a) Breve descripción del instrumento 108 . parámetros de medida útiles y representatividad de todos los contextos en la evaluación). las puntuaciones son transformadas. b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI En general. comentarios similares a los realizados con el instrumento anterior podrían hacerse.

Con respecto a “Apoyos para la salud” utiliza la intensidad de los servicios médicos. se carece de estudios publicados sobre las mismas.INICO ●● Developmental Disabilities Support Needs Assessment Profile (DD-SNAP) fue desarrollado en Carolina del Norte por un grupo de profesionales del ámbito de la discapacidad y los servicios sociales con el fin de proporcionar un instrumento que evaluara de un modo preciso el nivel de necesidades de personas con discapacidades del desarrollo. ayuda en relación a la edad y grado de estructuración del apoyo proporcionado por otros. Y por último. tratando de asegurar la fiabilidad entre evaluadores independientes (Hennike. la dimensión “Apoyos Conductuales” se evalúa en base a la intensidad de los servicios de salud mental. puntuar e interpretar una vez que uno se familiariza con él. se puede considerar un instrumento relativamente sencillo. Lo único que se conoce es que están trabajando sobre su fiabilidad. 2002). A partir de las puntuaciones obtenidas en estas tres dimensiones se genera un índice general de nivel de necesidades. En relación a la dimensión de “Apoyos para la vida diaria” emplea: tiempo de supervisión. Su implementación plantea como requisito que los profesionales realicen un entrenamiento estructurado y basado en competencias. la severidad del problema y la intervención directa que puede llegar a precisar. de los servicios de enfermería. La evaluación con DD-SNAP proporciona mediante una escala con cinco niveles de respuesta índices de necesidad respecto a tres dimensiones: Apoyos para la vida diaria. Respecto a sus propiedades psicométricas. que oscila entre bajas necesidades (nivel 1) y muy altas necesidades (nivel 5). ● Universidad de Salamanca . No obstante. fácil de usar. de los profesionales de salud afines y de equipamiento. 109 . tipo de ayuda. Como parámetros de medida utiliza diferentes tipos en función de la dimensión a evaluar. Apoyos para las condiciones de salud y Apoyos Conductuales.

Como resultado se obtiene una puntuación 110 . La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI DD-SNAP representa un instrumento publicado de un modo paralelo a la actual concepción sobre discapacidad intelectual. Thompson y publicada en 2004 por la AAIDD.3. Representa un instrumento diseñado exclusivamente para evaluar las necesidades de apoyos de las personas con discapacidad intelectual y ayudar a los equipos de planificación a desarrollar planes de apoyos individualizados. No obstante. (2004) a) Breve descripción del instrumento La Escala de Intensidad de Apoyos-SIS fue desarrollada por un grupo de investigadores norteamericanos encabezados por el Dr. el tiempo diario de apoyo y el tipo o naturaleza de apoyo que precisa para desempeñar con éxito una actividad. 3. su escasa difusión junto con sus desconocidas propiedades psicométricas constituyen las razones más importantes para considerar su falta de idoneidad o elección por nuestra parte. posee un enfoque coherente con los nuevos planteamientos.●●● CAPÍTULO 3. SIS: Supports Intensity Scale de Thompson et al. donde cobra una gran importancia la medición objetiva de las necesidades de apoyo. Como parámetros de medida utiliza la frecuencia o regularidad con la que se debe prestar el apoyo. La SIS evalúa los apoyos requeridos por una persona a lo largo de 57 actividades de la vida diaria y 28 aspectos relativos a problemas médicos y conductuales comúnmente relacionados con la discapacidad intelectual. En consecuencia. En este sentido y a diferencia de los instrumentos anteriores. su estructura y características permiten conocer y describir la intensidad y el tipo de las necesidades que una persona con discapacidad intelectual puede requerir.4.

sus propiedades psicométricas son potentes y. 2007. (Pat) Craig. La muestra seleccionada para estandarizar el instrumento estuvo constituida por 1306 adultos con discapacidad intelectual de múltiples estados de Norteamérica y dos provincias de Canadá.M. Tassé y McLaughlin. así como un gráfico a partir del cual interpretar de un modo más sencillo las áreas que precisan más y menos apoyo. frecuencia. 2004).P.A. obteniendo mejoras importantes (Thompson. Campbell. D. E. Sus propiedades psicométricas resultaron robustas. Este instrumento abarca toda la variedad de áreas de apoyo que la literatura actual plantea como claves para una evaluación y planificación de apoyos. las puntuaciones resultantes de las áreas de apoyo médico y conductual excepcional también aportan información útil.R. R. Actualmente se han realizado nuevos estudios sobre los resultados en fiabilidad. A estas razones cabe añadir el hecho de que es un instrumento elaborado por autores de reconocido prestigio en este ámbito. así como los métodos empleados para su desarrollo (Verdugo. tiempo diario de apoyo y tipo de apoyo). Rotholz. Hughes. el hecho de recomendar múltiples informantes a la hora de su aplicación aporta una visión más real y ajustada de la persona. Schalock. además. la SIS permite conocer la intensidad de las necesidades de apoyo de una persona con discapacidad intelectual de un modo exhaustivo y utilizando parámetros aceptados a nivel internacional (i. Por otra parte.. 111 . Thompson et al. 2008).L. b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI Como instrumento desarrollado a partir de los planteamientos actuales sobre discapacidad intelectual. C. B.M. W. Arias e Ibáñez. como son J. Además. Bryant. E.M. en cuanto a que pueden explicar índices de necesidades de apoyo más elevados que lo que cabría esperar para sus habilidades y/o capacidades. Thompson.e.. en concreto la fiabilidad inter-evaluadores.INICO ●● global o Índice de Necesidades de Apoyo.R. ● Universidad de Salamanca .

Como inconvenientes podemos encontrar fundamentalmente dos: (a) actualmente sólo existe la versión para población adulta (mayor de 16 años). 3. I-CAN: Instrument to Classify Support Needs for people with disability de Llewellyn.L. islandés. a través de la Clasificación Internacional del Funcionamiento. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual Silverman. portugués. hebreo. la Discapacidad y la Salud (CIF) (OMS. adaptándose a multitud de idiomas (holandés. Tassé y M. the Royal Rehabilitation Centre Sydney (RRCS) y el Centre for Developmental Disability Studies (CDDS). 2001) como por la AAIDD (2002). japonés. La escala se articula en torno a dos áreas: Salud y Bienestar y Actividades y Participación. Wehmeyer. se requiere buenas habilidades y conocer bien los criterios que guían la evaluación para obtener un fiel perfil de las necesidades de apoyo de la persona. Este proyecto tenía como finalidad desarrollar un riguroso. Salud Emocional y Mental. taiwanés. croata.4. y otros). Riches y Hindmarsh (2005) a) Breve descripción del instrumento I-CAN es el resultado de un proyecto desarrollado entre 2002 y 2004 por parte de la Universidad de Sydney.●●● CAPÍTULO 3. la Industria Partners. M. coreano. Además. Para ello se basaron en el marco conceptual propuesto tanto por la Organización Mundial de la Salud. catalán. La primera área contiene cuatro subescalas: Salud Física.6 de capítulo siguiente). obteniendo excelentes resultados de fiabilidad y validez en cada una de ellas (véase Tabla 4.3. La segunda área engloba seis 112 . y (b) respecto a los evaluadores. innovador y robusto sistema para identificar y clasificar las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual pertenecientes a entornos residenciales y de respiro.J. aunque está en desarrollo la versión infantil. francés. Chan. ha sido uno de los instrumentos más citados en las publicaciones de los últimos años y está ganando adeptos en todo el mundo. Conductual y Servicios de Salud. italiano. Parmenter.

fiabilidad interevaluadores) y validez (mediante estudios sobre la validez de constructo y de criterio) (Llewellyn. Relaciones e interacciones interpersonales. I-CAN es un instrumento desarrollado y adecuado desde un punto de vista psicométrico para evaluar las necesidades de apoyo de personas con discapacidad. su estructura final en torno a los dominios principales de la CIF y no en torno a áreas. Riches y Hindmarsh. Movilidad. 113 . test-retest. Comunicación. BVD: Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia de la Ley 39/2006. Cada ítem se evalúa de acuerdo a parámetros de frecuencia y nivel de apoyo requerido. lo que facilita su comprensión y directa traducción de cara a la intervención. Parmenter. ha hecho que su repercusión y expansión a nivel internacional haya quedado relegada a un segundo plano. ● Universidad de Salamanca . 2005). y Vida comunitaria. Chan. su familia. de 20 de abril en España). en contraposición a la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. 3. sus amigos y profesionales. en general se puede afirmar que I-CAN ha demostrado buena fiabilidad (mediante estudios de consistencia interna. Auto- cuidado y Vida Doméstica. Además entiende y defiende la importancia de incorporar en el proceso de evaluación a la persona. Su diseño parte de los dominios conceptuales de la CIF. b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI De un modo semejante a la SIS. de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia (Aprobado por el Real Decreto 504/2007. No obstante. así como su publicación posterior.3. social y cívica. de 14 de diciembre. Con respecto a sus propiedades psicométricas.5.INICO ●● subescalas: Tareas generales y de conocimiento.

Los parámetros de medida que utiliza son tres: el nivel de desempeño de tareas. dependencia grave y de gran dependencia. cuando la persona valorada es capaz de realizar la tarea sin el apoyo de otra persona. el nivel de desempeño. incorporando la participación de otras personas que conozcan debidamente la situación del solicitante. La muestra de ítems que lo componen hacen referencia a las actividades de autocuidado. tres grados de dependencia: dependencia moderada. se valora como SÍ. movilidad y tareas domésticas. cuando la persona valorada necesita el apoyo de otra persona. así como en aquellas otras situaciones en que esté afectada la capacidad perceptivo-cognitiva de la persona. se recomienda que el cuestionario se aplique en forma de entrevista. el tipo de problemas en el desempeño y el grado de apoyo de otras personas en la tarea. 2001). La valoración se realiza en base a un cuestionario y a la observación directa de la persona a valorar y exige ser llevada a cabo por parte de un profesional cualificado y con formación en el BVD. En el caso de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental. 114 . así como la actividad de tomar decisiones en el caso de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental u otras situaciones en que las personas puedan tener afectada su capacidad perceptivo-cognitiva. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual a) Breve descripción del instrumento El Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia (BVD) representa un instrumento desarrollado recientemente en nuestro contexto a partir de la aprobación y puesta en marcha de la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia. El primer parámetro. NO. conceptualizadas de acuerdo con la Clasificación Internacional del Funcionamiento. ante cualquier situación de discapacidad que supere los 3 años. la Discapacidad y la Salud (OMS. y NO APLICABLE.●●● CAPÍTULO 3. El BVD tiene como objetivo poder identificar.

el tipo de problemas en el desempeño que recoge son: F (no ejecuta físicamente la tarea). y debido a que es posterior a la emergencia de algunos instrumentos en esta línea de evaluación. 2007). Sin embargo. el grado de apoyo de otras personas en la tarea se gradúa en: supervisión/preparación (SP). ● Universidad de Salamanca . asistencia física parcial (FP). por tanto. aunque se plantea que la valoración debe hacerse teniendo en cuenta los informes sobre la salud de la persona y sobre el entorno en el que vive. El baremo se ha construido a partir del análisis de la Ley 39/2006. Finalmente. asistencia física máxima (FM) y asistencia especial (ES). encontramos importantes similitudes en formato. así como de experiencias nacionales e internacionales similares y de las opiniones de un grupo grande de expertos mediante un estudio Delphi y de diversos grupos presenciales de trabajo. debemos tener presente algunas características del mismo que lo convierten en un instrumento inadecuado de cara a nuestro principal objetivo: conocer las fortalezas y debilidades de la persona para poder desarrollar un plan de apoyos deseado y ajustado a sus necesidades. e I (no muestra iniciativa para la realización de la tarea). b) Idoneidad para evaluar necesidades de apoyos en personas con DI El BVD es el único instrumento desarrollado exclusivamente en el contexto español para identificar las necesidades de apoyo de personas (a partir de 3 años de edad) que precisan promocionar su autonomía y están en una situación de dependencia. Las propiedades psicométricas de validez de constructo y su fiabilidad interna han sido adecuadas (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.INICO ●● cuando esa actividad no es propia para la edad del sujeto y. parámetros de medida y contenido de los ítems. En primer lugar. los ítems que recoge hacen referencia a su 115 . no se debe valorar. Por otro lado. C (no comprende la tarea y/o la ejecuta sin coherencia y/o con desorientación). como es el caso de las personas con discapacidad intelectual. En este sentido.

no cuantifica en tiempo diario y frecuencia dicho apoyo. en primer lugar. En cuarto y último lugar. la SIS es el único instrumento que tiene en cuenta el hecho de que las necesidades de apoyo están determinadas por múltiples aspectos (véase Figura 3. contratación o concierto en entidades privadas. del estudio previo sobre los principales instrumentos existentes en la esfera nacional e internacional que cumplían o trataban de cumplir con esta finalidad. En segundo lugar. aunque identifica las necesidades de apoyo en cuanto al tipo de apoyo. educativo u otros.4.7 para un análisis comparativo de los dominios que evalúan cada uno de los instrumentos estudiados). sin considerar otros entornos: comunitario.●●● CAPÍTULO 3. aspectos fundamentales para la planificación e intervención. no para ayudar a los equipos de planificación en el desarrollo de planes individuales de apoyo. donde también vive y en los que puede presentar algún grado de dependencia si aspira a una buena adaptación. Este estudio constató que. La Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. social. Justificación de su elección. La elección de la SIS como instrumento idóneo para evaluar las necesidades de apoyo en población española con discapacidad intelectual vino dada. En tercer lugar. 116 . 3. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual vida en el hogar fundamentalmente. no pudiendo ser objeto de delegación. se desarrolló únicamente con la finalidad de gestionar servicios y prestaciones económicas. laboral.3) y que una correcta evaluación de apoyos debe contemplar una variedad y complejidad de entornos y actividades (véase Tabla 3. los servicios de valoración de la situación de dependencia se deben llevar a cabo directamente por las Administraciones Públicas Autonómicas correspondientes a la residencia del solicitante. en general.

De este modo. 117 . sino también de su intensidad.. ● Universidad de Salamanca . tenemos que tener presente que un instrumento adecuado requiere de parámetros de medida que evalúen no sólo la necesidad de los apoyos.. Las cinco influencias más importantes de las necesidades de apoyo (Thompson et al. no se pueden considerar ciertas medidas adecuadas y válidas para evaluar las necesidades de apoyo. p.INICO ●● FIGURA 3. a pesar de que se estén utilizando para ello (p. el tiempo diario de apoyo y la frecuencia. 2004.3. y esto lo hace bien únicamente la SIS a través de las medidas del tipo de apoyo.ej. 10) En segundo lugar. ICAP o DDP).

social y cívica Nota. ICAP=Profile Inventory for Client and Agency Planning /Inventario para la Planificación de Servicios y Programación Individual.7. SIS=Supports Intensity Scale. salud de la vida cuidado de la Salud Personal conductuales  Conductual  Transferencias  Empleo  Apoyos Conductuales  Destrezas de Vida en  Servicios de Salud corporales  Salud y Seguridad la Comunidad  Tareas generales y de  Desplazarse dentro  Social  Destrezas Motoras conocimiento del hogar  Protección y Defensa  Índice general de  Comunicación  Desplazarse fuera del  Médico excepcional problemas de  Movilidad hogar  Conductual conducta  Auto-cuidado y Vida  Realizar tareas excepcional Doméstica domésticas  Relaciones e  Tomar decisiones interacciones interpersonales  Vida comunitaria. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual TABLA 3. I-CAN=Instrument to Classify Support Needs for people with disability.●●● CAPÍTULO 3.  Vestirse  Vida en la Comunidad diaria Comunicativas  Conducta adaptativa  Salud Emocional y  Mantenimiento de la  Aprendizaje a lo largo  Apoyos para el  Destrezas de la Vida  Problemas Mental. Dimensiones de los instrumentos de evaluación analizados SIS DD-SNAP ICAP DDP I-CAN BVD  Vida en el hogar  Apoyos para la vida  Destrezas Sociales y  Salud  Salud Física. SNAP=Developmental Disabilities Support Needs Assessment. BVD= Baremo de Valoración de la Dependencia 118 . DD-SNAP=Develpmental Disability Profile for people with Developmental Disabilities.

perfil de necesidades de apoyo) y en relevantes que puedan ser relación a otros con discapacidades del enumeradas en planes desarrollo.8.. En consecuencia. la SIS presenta robustas propiedades psicométricas. Diferencias entre los Instrumentos de Medida de Conducta Adaptativa y la SIS (Verdugo. además de otras razones ya comentadas con anterioridad. valorando positivamente las informaciones aportadas por unos y otros instrumentos. TABLA 3. p. 119 . desarrollar planes de apoyo individualizados de individualizados educación/capacitación Contenido de Una selección de conductas Una selección de actividades vitales en las los ítems adaptativas o habilidades que una persona se involucra cuando necesarias para funcionar con éxito participa en la sociedad en la sociedad Respuesta a los Un nivel personal de dominio o La intensidad y el perfil de apoyo Ítems competencia en relación a extraordinario que una persona necesita habilidades adaptativas para participar en actividades de vida identificadas Ítems Algunas escalas incluyen (a) conductas problema y condiciones adicionales indicadores de conductas problema médicas excepcionales que influyen en necesidades de apoyo extraordinarias.e. Universidad de Salamanca . Por último. 33) Escalas de Conducta Adaptativa Escala de Intensidad de Apoyos Constructo Las habilidades adaptativas que El apoyo extraordinario que una persona medido una persona ha aprendido -es una necesita para participar en actividades de la medida de logro o desempeño vida diaria Foco El perfil de conductas adaptativas El perfil y la intensidad de apoyo necesario que manifiesta la persona para mejorar su participación en la vida en el hogar y la comunidad Usos Diagnosticar discapacidad Determinar las necesidades de apoyo de intelectual e identificar metas una persona en diferentes áreas de vida educativas y de capacitación (i. existen demasiadas diferencias entre los instrumentos o escalas de conducta adaptativa y una escala de intensidad de apoyos como la SIS. deberemos conocer dichas características para utilizarlas adecuadamente conforme a nuestros propósitos. (b) actividades de protección y defensa que requieren apoyo. 2007. Arias e Ibáñez.INICO ●● ● Como podemos ver en la Tabla 3.8.

valorando las múltiples ventajas que este proceso ofrece: .  Permite aprovechar la experiencia de los autores originales y de otros usuarios. Esta tendencia está provocando que las comunicaciones entre personas de distintos lugares del mundo sean cada vez más rápidas y sencillas. 1991). la creación de este tipo de instrumentos desde su inicio tiene un coste elevado y requiere mucho tiempo. Si tenemos en cuenta que existe un interés creciente en todo lo relacionado con los estudios interculturales. . En contrapartida. la elección de la SIS se justifica también a partir de la tendencia globalizadora existente en el mundo actual.  Ofrece una medida estándar para estudios internacionales. frente al desarrollo y uso de instrumentos originales. 120 .●●● CAPÍTULO 3. potenciado la divulgación de instrumentos de medida entre unos y otros países. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual Por otro lado. como afirman Van de Vijver y Lonner (1995). En primer lugar. y comprender las semejanzas y diferencias existentes (Hambleton y Bollwark. la adaptación transcultural de instrumentos existentes:  Abarata el coste de la investigación. En segundo lugar. permitiendo obtener medidas que pueden ser tan fiables y validas como las del instrumento originario. En consecuencia. se plantea la posibilidad de adaptar transculturalmente instrumentos pertenecientes a otros contextos. este hecho posibilitará la participación en proyectos internacionales para llevar a cabo comparaciones entre varios grupos culturales e idiomáticos. la adaptación transcultural permite la homologación de nuestros instrumentos de trabajo dentro del ámbito internacional.

basado en el CI (ligero. la importancia de financiar apoyos individualizados frente a paquetes de tratamiento o servicios grupales permite que la propia persona con discapacidad y su familia reciban los verdaderos apoyos requeridos y deseados. Además. sino que se inserta dentro de un planteamiento 121 . todos aquellos que trabajamos en organizaciones de distinta índole deberíamos de estar de acuerdo en que para llevar a cabo iniciativas dirigidas a mejorar el funcionamiento del colectivo con el que trabajamos debemos comenzar por determinar las necesidades existentes. considerando el estudio de las mismas una fase previa fundamental para dirigir eficaz y eficientemente todos nuestros esfuerzos. En respuesta a este cambio se desarrolló la SIS. hay que valorar positivamente que el desarrollo de la SIS no surja como un instrumento más. Sin duda. Sus características coherentes con los nuevos planteamientos teóricos y sus excelentes propiedades psicométricas han sido razones suficientes para alcanzar la gran difusión y aceptación internacional con la que cuenta hoy en día.5. ● Universidad de Salamanca . Conclusiones En este tercer capítulo hemos comprobado cómo la evolución en el enfoque de planificación de servicios ha generado la necesidad de instrumentos que proporcionen información útil y precisa para poder desarrollar un plan de apoyos individualizado. resulta problemático para determinar la posibilidad de recibir unos u otros servicios ya que. las necesidades de la persona no se corresponden unívocamente con sus niveles de CI. con el fin último de lograr mejores resultados. severo y profundo). a menudo. medio.INICO ●● 3. un método cuantitativo idóneo para aproximarse a la evaluación de las necesidades de una persona con discapacidad intelectual. En palabras de R. Además. Kaufman (1994) este nuevo sistema de evaluación nos permite reflexionar sobre “lo que cuesta satisfacer la necesidad frente a lo que cuesta pasarla por alto”. El sistema de clasificación previo.

●●● CAPÍTULO 3. Ello nos permitirá tener un sistema sencillo. Thompson et al.. de cuatro componentes. Por todo ello. consideramos que es necesario realizar una investigación dirigida a incorporar los últimos avances científicos en nuestro país. La evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual más amplio.. en este caso un instrumento de evaluación actual y único. útil e interdisciplinario para el trabajo cotidiano en diferentes contextos y con personas con discapacidad intelectual de diferentes edades y con muy diferentes necesidades de apoyo. que permite abordar con absoluto rigor y cientificidad la evaluación y planificación de apoyos (Thompson et al. 122 . 2009). 2002b.

PARTE EMPÍRICA .II.

.

Adaptación y validación de SIS al contexto español 4 .

.

Vandevelde. se alza a nivel internacional como el instrumento más idóneo y con mejores propiedades psicométricas para este fin (Claes. ● Universidad de Salamanca . dirigidas a reducir la necesidad de apoyos y a mejorar los indicadores de calidad de vida más relevantes para la persona (Schalock y Verdugo. Como hemos comprobado en el capítulo anterior.R. A partir de estas ideas principales desarrollamos los próximos tres capítulos. Keith. que garanticen resultados útiles y válidos enfocados a estos nuevos objetivos. de carácter más empírico. Verdugo y Gómez. Adaptación y validación de la SIS al contexto español 4. Introducción El paradigma de apoyos y el modelo centrado en la mejora de la calidad de vida de la persona con discapacidad intelectual (Schalock y Verdugo.. En consecuencia. Con ellos se pretende abordar una investigación dirigida a dar respuesta a una demanda social de nuestro país: la existencia de un instrumento en lengua española que permita identificar las necesidades de apoyo de una persona con discapacidad intelectual. 2002/2003) tienden a converger en la medida en que proporcionan los elementos necesarios y complementarios para desarrollar estrategias de planificación centrada en la persona. con el propósito de poder avanzar en la línea de los nuevos planteamientos teóricos y modelos de intervención. Thompson et al. 2009).1. la Escala de Intensidad de Apoyos–SIS. y Schalock. Schalock.INICO ●● 4. 2007. Van Hove. desarrollada en 2004 en EE. 127 . Van Loon. por J.UU. el profesional del ámbito de la discapacidad intelectual ha comenzado a demandar instrumentos de evaluación estandarizados y con buenas propiedades psicométricas.

así como de los pasos posteriores dados para su puesta en funcionamiento. Thompson y Tassé. Herdman et al. 2007) y valorando positivamente las ventajas que ofrece el proceso de adaptar culturalmente un instrumento frente al desarrollo de uno nuevo. 2008c. 2004. 2005) y que debe aportar garantías de diversas equivalencias. Ibáñez. 2005.. asumiendo que el uso de los tests es dependiente del contexto (Hambleton. 1996. que requiere del control de una gran cantidad de fuentes de error (Hambleton. De acuerdo con los estándares científicos existentes. 2008b. Thompson y Tassé. El propio título del capítulo. 2009). 1994. Arias e Ibáñez. Patsula y Hambleton. 2007a. Además. Schalock. 1997). Schalock. nos aseguramos de conocer el trabajo que respalda 128 . entendemos que el proceso de adaptación cultural de un instrumento es un proceso complejo. que utiliza el término de adaptación en lugar de traducción de un test. Este cuarto capítulo pretende exponer el proceso de adaptación y validación de la SIS al contexto español. entre ambas versiones (Geisinger. Peña. 2000. Tassé y Schalock. 2008a. Hoy en día existe consenso acerca de que esta herramienta resulta ser útil para: (a) proporcionar una medida estandarizada de las necesidades de apoyo de una persona y (b) realizar juicios respecto la intensidad relativa de las necesidades de apoyo de una persona en comparación con otros (Clay-Adkins. Verdugo. nos comprometimos con este fin. Wehmeyer et al. entre las que destacan: (a) ayudar a los equipos de planificación en la toma de decisiones y (b) ayudar en la asignación de recursos (Schalock. d.●●● CAPÍTULO 4. Thompson. En consecuencia y en paralelo con otros países. De este modo. Thompson y Tassé. Adaptación y validación de SIS al contexto español 2009. 2005. 2009). se reconocen importantes implicaciones prácticas en la SIS. Muñiz. 1996. 2008. Sireci. Wehmeyer et al. incluida la lingüística. 2006... sugiere que el objetivo de este primer estudio no se redujo a la libre traducción del cuestionario original a lengua española. van de Vijver y Poortinga. Sartori y Pasini. b). 2007.

como nuevas aportaciones al concepto de apoyo y su medida. la Escala de Intensidad de Apoyos de J. asegurando su equivalencia transcultural: lingüística. se plantearon las siguientes hipótesis: H1. operacional y funcional. publicada por la AAIDD en 2004. 2. Objetivos e hipótesis Objetivos generales: 1. el error típico de medida.2. Validar la versión española de la SIS utilizando una muestra representativa de adultos españoles con discapacidad intelectual. 4. la validez referida al criterio y la validez de constructo. 4. Thompson et al. 5. Thompson et al. 2. En relación a los objetivos expuestos.. de acuerdo con las directrices para la traducción- adaptación de los tests planteadas por la Comisión Internacional de Tests [International Test Commission (ITC)]. Adaptar la SIS al español.R. Objetivos específicos: 1. 129 . No se esperan diferencias significativas entre la SIS original elaborada por J. conceptual. como son: la consistencia interna. (2004) y su adaptación a lengua española en cuanto a su equivalencia lingüística. Estudiar la validez de la versión española de la SIS proporcionando tres tipos de evidencia: la validez de contenido. de ítem. semántica. Universidad de Salamanca . Estudiar la fiabilidad de la versión española de la SIS utilizando distintos métodos de análisis. Adaptar rigurosamente al español. Publicar la versión española de la SIS y obtener feedback de los usuarios. la fiabilidad test- retest y la fiabilidad entre evaluadores. semántica. 3. de métodos de medida y de objetivo. de ítems.INICO ●● ● e impulsa la realización de los siguientes dos estudios.R. Baremar la versión española de la SIS.

Para la obtención de la misma contamos con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS). Método 4. Adaptación y validación de SIS al contexto español H2. Cáceres. en general. Albacete. Ciudad Real. Como podemos apreciar en la Tabla 4. 4. Salamanca. La selección de los participantes fue a través de un muestreo no probabilístico o accidental. La Coruña. Madrid.1).77 años. La Rioja. Almería. Asturias. No se esperan diferencias significativas entre la versión española de la SIS y otras versiones de la misma en cuanto a sus propiedades psicométricas.3. la muestra de tipificación ha sido agrupada en función de diversas variables sociodemográficas. Sevilla. 130 . abundaron más los varones que las mujeres y.5%) mujeres. Islas Baleares.1. Málaga. Si observamos la pirámide de población (véase Figura 4. El rango de edad se situó entre 15 y 76 años. la muestra se concentró en el rango de edad de 21 a 40 años.5%) fueron varones y 337 (38. Del total de participantes válidos. recogida entre diciembre de 2004 y mayo de 2006. Guipúzcoa. así como con algunas asociaciones provinciales.●●● CAPÍTULO 4. con una media de 34.60 y una desviación típica de 11. como son la fiabilidad y la validez. Valladolid y Zamora. Castellón.3. Toledo. Los centros colaboradores pertenecen a veinte provincias de diferentes comunidades españolas: Álava. 538 (61. Badajoz. Córdoba. Esta información se obtuvo a partir de los informes personales que poseía cada centro participante. Participantes La muestra de este estudio estuvo compuesta por un total de 885 personas con discapacidad intelectual.1.

9 conducta adaptativa Discapacidad intelectual 868 99.1 Nivel de Inteligencia Discapacidad psiquiátrica 90 10.4 Autismo 32 3.3 Ligero 219 25 Enfermedad crónica 59 6.2 Ligero 164 18.9 Total 875 100 Alteraciones del 131 15 lenguaje/habla Nivel de Dificultades de aprendizaje 95 10.2 Situación laboral Desconocido 334 38.3 < 20 63 7. Características demográficas de la muestra española (N=875) Variables N % Variables N % Sexo Tipo de residencia Mujer 337 38.5 Desconocido 27 3.9 50-59 81 9.9 Centro de cuidados grande 73 8. 0 0 30-39 262 29. con apoyo 16 2. ● Universidad de Salamanca .9 Total 875 100 Casa familiar con padres 613 70.7 Desconocido 7 0.7 Desconocido 106 12.7 Otros 17 1.5 Casa propia con apoyos 17 1.9 Profundo 28 3.1.3 40-49 155 17.2 Empleo ordinario 6 1 Total 875 100 Empleo ord.2 Piso de grupo mediano 55 6.5 Profundo 56 6.5 Casa propia sin apoyos 5 0.6 Hombre 538 61.4 Centro especial de empleo 42 5 Lugar de residencia Centro ocupacional 523 59 Urbano 653 74.3 20-29 261 29.1 Daño neurológico/cerebral 78 8. física: movilidad 92 10.3 Severo 186 21.1 Tipo de discapacidad Total 875 100 Discapacidad vidual 78 8.9 Discapacidad auditiva 27 3.3 Disc.3 Desempleado: jubilado 3 0.5 Total 875 100 >69 4 0.7 Moderado 308 35.1 Edad Piso de grupo pequeño 90 10.6 Total 875 100 Otras 47 5 Total 875 100 131 .2 Disc.1 Apartamento con personal 1 0.5 60-69 22 2.INICO ●● TABLA 4.7 Desempleado: estudiante 238 27 Rural 221 25.8 Centro de cuidados peq. física: manos/brazos 64 7.8 Moderado 210 24 Total 875 100 Severo 139 15.3 Desconocido 4 0.

Número de discapacidades de los participantes 132 . Adaptación y validación de SIS al contexto español Más de 60 51 a 60 41 a 50 31 a 40 21 a 30 Menos de 20 180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 Mujeres Varones FIGURA 4. los participantes del estudio presentan.●●● CAPÍTULO 4.2. el 13% presenta tres discapacidades.1 para un análisis detallado). Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del sexo de los participantes Además de la discapacidad intelectual. Casi una tercera parte (30%) presenta dos discapacidades de forma simultánea. Una 48% Dos 30% Tres 13% Cuatro 5% Cinco 3% Seis 1% Siete 1% 0 50 100 150 200 250 300 350 400 450 Frecuencia FIGURA 4.2).1. Aproximadamente la mitad de los participantes presenta únicamente discapacidad intelectual (véase Figura 4. otras discapacidades asociadas (véase Tabla 4. menor es la proporción de los que presentan cuatro (5%) o cinco (3%) discapacidades. y excepcionales resultan los casos en que las discapacidades simultáneas son seis o siete (1% en cada caso). en mayor o menor número.

Estos datos procedieron de los resultados de pruebas tales como: los Cubos de Kohs. un 25% se sitúa entre 50 y 70 (ligero). la Escala Brunet-Lezine. ● Universidad de Salamanca . empleo ordinario con apoyo y empleo ordinario) están poco representadas.3% se sitúa entre 20 y 35 (severo). proporcionados a partir de los informes archivados por los profesionales de los centros participantes.6). la opción de Centro Ocupacional aglutina la mayor parte de la muestra (59%). prueba que se les había aplicado a la gran mayoría entre los años 2003-2005. las Escalas McCarthy de aptitudes y psicomotricidad o las Escalas de inteligencia de Wechsler.4). El resto de categorías laborales (centros especiales de empleo.INICO ●● En relación al nivel de discapacidad intelectual de la muestra (véase Figura 4. La información sobre el lugar de residencia (véase Figura 4. Frecuencias significativamente menores ocupan el resto de categorías. en el 24% el nivel es moderado y en el 19% de los casos es severo o profundo. “centro residencial grande” o “piso pequeño”. 133 . alrededor del 20% de los casos válidos presentan un nivel ligero.3) el 35. Aludiendo a la situación laboral (Figura 4. En torno al 10% se encuentran en las categorías “piso grande”.4% tienen un CI<20 (profundo). Respecto a los niveles de conducta adaptativa (véase Figura 4. Finalmente.2% de los participantes tienen un CI entre 35 y 50 (moderado). las tres cuartas partes de los participantes viven en zona urbana (653) frente al 25% que vive en zona rural. y tan sólo el 6.5) revela que la mayor parte de los participantes (70%) viven en la casa familiar con los padres. el 21. 1999). Esta variable se registró tomando como referencia la puntuación directa de conducta adaptativa obtenida por cada una de las personas con discapacidad en el Inventario para la planificación de servicios y la programación individual-ICAP (1993. Alrededor de un 30% estaban desempleados o en otras opciones no contempladas como empleo. con valores iguales o inferiores al 5%.

Residencia de las personas entrevistadas 134 .3% severo 15. Adaptación y validación de SIS al contexto español profundo 3.5.4.6.7% 0 50 100 150 200 250 300 350 0 50 100 150 200 250 Frecuencia Frecuencia FIGURA 4. con apoyo 2. provisto personal 0% 0 100 200 300 400 500 600 0 100 200 300 400 500 600 700 Frecuencia Frecuencia FIGURA FIGURA 4.2% profundo 6. Situación de empleo 4.9% moderado 35.4% Casa propia con apoyos 2% Empleo ordinario 1% Casa propia sin apoyos 1% Desempleado: jubilado 0.6% Apartam. Distribución por nivel de conducta adaptativa Casa familiar con padres 70% Centro ocupacional 59% Piso (<7 residentes) 10% Desempleado: estudiante 27% Centro cuidados grande 8% Otras 5% Piso (7-15 residentes) 6% Centro especial de empleo 5% Otros centros residenciales 2% Empleo ord.●●● CAPÍTULO 4.3.2% moderado 24% ligero 25% ligero 18. Distribución por nivel de discapacidad intelectual FIGURA 4.4% severo 21.

al que se le incorporó dos secciones sobre necesidades de apoyo médico y conductual excepcionales por considerarse críticas en la determinación final de la intensidad de los apoyos.INICO ●● 4. adaptada y conocida en español como la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS) (véase Anexo 1). El instrumento de evaluación 135 . Como ya explicamos en el apartado 3. e informes gubernamentales no publicados sobre la provisión de servicios) identificó 130 indicadores potenciales de necesidades de apoyo y 12 áreas de apoyo. 2002).3 del capítulo anterior. et al.. textos relevantes y artículos de revista recientes. Hughes. 2002). (2004). R. ● Universidad de Salamanca .. instrumentos de conducta adaptativa publicados. el uso de la metodología Q para seleccionar los indicadores de apoyo más apropiados y representativos. De acuerdo a los criterios de retención adoptados. esta escala es una medida multidimensional diseñada para determinar el perfil y la intensidad de las necesidades de apoyo de un adulto con discapacidad intelectual.3. de acuerdo con los objetivos de investigación. La literatura revisada de aproximadamente 1. el resultado que se obtuvo fue de siete áreas de apoyo con sus correspondientes indicadores (Thompson. término que utilizó Stephenson (1975) para referirse a un procedimiento de ordenación o clasificación de acuerdo con criterios específicos. que incluyó: una revisión de la literatura. un grupo de 74 profesionales pertenecientes al ámbito de estudio de las discapacidades intelectuales y del desarrollo categorizaron los indicadores con respecto a las 12 áreas de apoyos. fue la escala denominada Supports Intensity Scale (SIS) de J.500 fuentes (principales bases electrónicas.2. Thompson et al. A partir de ello se desarrolló el instrumento de evaluación de necesidades de apoyo. Este instrumento de evaluación se desarrolló en Norteamérica utilizando un proceso de varias fases. Mediante la metodología Q. et al. y un extenso trabajo de campo utilizando las versiones piloto de la SIS (Thompson. Instrumentos El instrumento principal que se utilizó. Hughes.

empleo. y protección y defensa. Finalmente SIS fue publicada en 2004 por la AAIDD. Este instrumento presenta un formato de entrevista semiestructurada y requiere de un entrevistador cualificado que la aplique a una o más personas que conocen bien a la persona objeto de estudio. aprendizaje a lo largo de la vida. incluida ella misma. la regularidad con la que se necesita el apoyo en cada actividad).e. para comprobar la validez referida al criterio.●●● CAPÍTULO 4. Su aplicación dura 45 minutos aproximadamente. nada. que como se expuso en el capítulo anterior estaban referidas a las áreas de: vida en el hogar. vida en la comunidad. la escala también contempla 16 necesidades de apoyo médico y 13 necesidades de apoyo conductual excepcionales.. evaluadas en función de la cantidad de apoyo (i. Hughes et al. La SIS consta de tres secciones: Escala de Necesidades de Apoyo (sección 1). algo o extenso). medimos los apoyos que un individuo necesita en 57 actividades de su vida. Junto a este instrumento se administraron otros dos que consideramos necesarios de cara a los análisis de validez de la escala. y (b) tener oportunidades recientes para observarla un mínimo de dos horas en distintos contextos. Por último.. aunque puede variar en función del caso. Cada actividad se evalúa de acuerdo a los parámetros de frecuencia (i. Adaptación y validación de SIS al contexto español desarrollado fue refinado y estandarizado tras cuatro trabajos de campo (Thompson.e. se creó un instrumento subjetivo para evaluar las necesidades de apoyo..e. salud y seguridad.e. Por un lado. social. A través de las escalas y subescalas correspondientes.. la cantidad de tiempo que al cabo de un día se invierte en la provisión de apoyos cuando estos se requieren) y tipo de apoyo (i. la naturaleza del apoyo) que puede requerir una persona para realizar la actividad en cuestión.. 2002b). Escala de Protección y Defensa Suplementaria (sección 2) y Necesidades de Apoyo Médico y Conductual Excepcional (sección 3). La tarea consistía en clasificar las necesidades de apoyo de 136 . Los criterios que determinan este último aspecto son dos: (a) conocer a la persona desde hace al menos 3 meses. tiempo diario de apoyo (i.

para el proceso de traducción-adaptación). 2.3. La razón principal de utilizar este instrumento es porque representa en estos momentos el instrumento más utilizado para valorar el funcionamiento adaptativo y las necesidades de servicio de una persona en nuestro contexto. 137 .INICO ●● cada una de las dimensiones o áreas evaluadas de acuerdo con las siguientes cuatro categorías: “bajas”. 4.3. 5. 3. Para la articulación global de los mismos nos hemos basado en la guía general para adaptar un instrumento de evaluación a una nueva cultura e idioma que elaboró K. Geisinger (1994). hemos agrupado algunos de ellos bajo un epígrafe más general ya que para su desarrollo particular hemos tomado otras guías de referencia más específicas (p. “medias” o “altas” (véase Anexo 2). 8. 4. Por otro lado. se solicitaron las puntuaciones obtenidas en el Inventario para la planificación de servicios y la programación individual-ICAP (1993. podemos agrupar en ocho pasos las distintas fases en las que se desarrolló el trabajo (véase Tabla 4. 6. Retroalimentación por parte de los usuarios. Procedimiento Desde el punto de vista de la estructuración del proceso de la investigación. Traducción y desarrollo del “Manual de usuario” y otros documentos de interés. Construcción de baremos para la población española. Aunque Geisinger contempla 10 pasos. Publicación de la versión española de la SIS. Traducción y adaptación de la SIS. Pasos para la adaptación de la SIS al idioma y contexto español 1. “moderadas”. Estudio piloto de la adaptación de la SIS.. Validación de la SIS.ej. TABLA 4.2. 7. Talleres de formación para usuarios. A continuación se describe cada uno de ellos.2). 1999) de todos los participantes de cara a analizar la validez de constructo (véase Anexo 3). ● Universidad de Salamanca . F.

conciben los mismos dominios y las mismas relaciones entre ellos. La equivalencia viene asegurada cuando estos elementos no afectan a los resultados. etc…). Para lograr este objetivo..3 se resumen los principales tipos de equivalencia y una mejor definición de las mismas. Esto significa tener en cuenta diferentes tipos de significado (referencial. métodos de medida (equivalencia operacional). En la Tabla 4. 1998) Equivalencia conceptual: aquella que garantiza que diferentes culturas conceptualizan igual un mismo constructo. Equivalencia de ítem: aquella que asegura que cada uno de los ítems que compone el cuestionario es relevante para el objeto a medir. y en segundo lugar.●●● CAPÍTULO 4. Adaptación y validación de SIS al contexto español 1. Equivalencia semántica: aquella relativa con la transferencia del significado entre idiomas y con la obtención de efectos similares sobre los informantes en diferentes lenguas. connotativo. fue necesario realizar con absoluto rigor una traducción del cuestionario original al español. afectivo.3. ítems (equivalencia de ítem). (2004) al idioma y contexto español. instrucciones. sino que también fuera equivalente en cuanto a concepción de constructo (equivalencia conceptual). Viene determinada por el logro de cada una de las equivalencias anteriormente descritas. Equivalencia funcional: aquella que nos dice hasta qué punto un instrumento hace lo que se espera que haga. Equivalencia operacional: aquella referida a la posibilidad de utilizar similar formato de cuestionario. propiedades psicométricas (equivalencia de medida) y objetivo (equivalencia funcional). este primer paso de la investigación estuvo relacionado con el primer objetivo propuesto: la adaptación de la escala norteamericana Supports Intensity Scale de J. Tipos y definición de equivalencias (Herdman et al. contenidos (equivalencia semántica). Thompson et al. 138 . modo de administración y métodos de medida. TRADUCCIÓN Y ADAPTACIÓN DE LA SIS Como su nombre indica. TABLA 4. en primer lugar. R. es decir. garantizar que la traducción resultante no fuera sólo equivalente palabra a palabra (equivalencia lingüística) con la original. social.

Guillemin y Ferraz (2000) y el Modelo de equivalencia en la adaptación de instrumentos de calidad de vida relacionados con la salud (CVRS) de Herdman. la elección de un 139 . Traducción Inicial. En este sentido. la aplicación y la documentación o interpretación de las puntuaciones (véase Anexo 4). ● Universidad de Salamanca .INICO ●● El proceso completo se articuló en varias fases diferenciadas (véase Figura 4.7). Según Hambleton (1996) los traductores tienen que estar capacitados y/o tener experiencia previa. 2001. Por otra parte. Hambleton. 1996). agrupados en cuatro categorías referidas al contexto. utilizando como referentes para su desarrollo la Guía para el proceso de adaptación transcultural de medidas de autoinforme de Beaton. la construcción y adaptación del test. ITC]. Ambos documentos fueron de gran ayuda para evitar las posibles fuentes de error y mejorar la calidad de la adaptación del test. Hambleton (1994) describe y resume dichas recomendaciones en 22 puntos. hay que tener en cuenta que la experiencia y profesionalidad de los traductores es seguramente el aspecto más importante de todo el proceso de adaptación. sino que también deben ser expertos en la materia. Fox-Rushby y Badía (1998). por poseer una larga trayectoria en la formulación y elaboración de guías para traducir y adaptar tests educativos y psicológicos (Hambleton. A continuación se explica cada una de estas fases y sus resultados más relevantes. Tanzer y Sim. 1999). El primer paso en el proceso de adaptación transcultural de un instrumento es la traducción del instrumento original. 1991. no basta con que los traductores conozcan bien el idioma. han de conocer los objetivos específicos y deben tener unos conocimientos básicos sobre construcción de tests y elaboración de los ítems. 1999. Para ello. Hambleton y Patsula. 1994. dado que puede afectar significativamente a la fiabilidad y validez del test (Bracken y Barona. Además se tuvieron muy en cuenta las recomendaciones para la adaptación de tests propuestas por la Comisión Internacional de Tests [Internacional Tests Commission. FASE I. Bombardier. y Van de Vijver y Hambleton.

●●● CAPÍTULO 4. De este modo se procedió con un diseño de adaptación inversa. Nuevamente. el inglés. Una de las medidas que se puso en práctica para asegurar la adecuación de la traducción de la escala al español. se tradujo el cuestionario al idioma de origen. Para ello contactamos con el Servicio Central de Idiomas de la Universidad de Salamanca y solicitamos la colaboración de una profesora bilingüe. Síntesis de las traducciones. los dos traductores se reunieron para llegar a un acuerdo respecto a las posibles discrepancias como resultado de sus traducciones independientes. Seguidamente. tanto en lo referente a su forma (equivalencia de 140 . Las decisiones tomadas a raíz de las aportaciones de estos expertos aseguraron cuatro tipos de equivalencia: lingüística. emitiendo un informe que documentaba las conclusiones del proceso. semántica. FASE III. Concordancia y síntesis por un comité de expertos. ajena al proceso de traducción anterior. El comité de expertos estuvo formado por ocho profesionales del ámbito de la discapacidad. de ítem y operacional. Adaptación y validación de SIS al contexto español adecuado diseño de traducción y la realización de las correcciones necesarias en la primera adaptación lingüística del test constituyen otros dos aspectos claves para lograr una buena adaptación del test. con el fin de validar que el contendido de los ítems traducidos reflejara exactamente el contenido de la escala original. Desde estas consideraciones. El producto resultante fue una primera versión de SIS al idioma español. Retrotraducción. se realizaron dos traducciones independientes inglés- español por parte de dos profesionales de la psicología con buen dominio del inglés y el español. En esta parte del proceso fue esencial que existiera un comité de expertos con el fin de analizar todas las versiones del cuestionario y poder elaborar la versión piloto del cuestionario. familiarizados con las dos culturas e instruidos en los aspectos psicométricos básicos relacionados con la construcción y adaptación de tests. FASE II. FASE IV.

683 0. entre .40 y . de acuerdo con la propuesta de Landis y Koch (1977): valores entre 0 y . Recopilación de documentación por parte del comité de coordinación para apreciar el proceso de adaptación. El resultado de los múltiples índices que se calcularon (el porcentaje de acuerdo.4 se resumen algunos de estos resultados.20 representan un acuerdo insignificante.20 y . el coeficiente S de Bennett.60 es un acuerdo moderado. En la Tabla 4.80 es un acuerdo bueno.80 y 1 es un acuerdo muy bueno. entre .4. 141 . los coeficientes BN y BwN de Bangdiwala. TABLA 4. y entre .INICO ●● ● ítem) como a su contenido (equivalencia semántica). el coeficiente κ de Cohen y el α de Krippendorff) permitieron afirmar que existía un buen grado de acuerdo entre ellos. Finalmente. se realizó un análisis de la concordancia entre las valoraciones realizadas por los jueces expertos acerca de la asignación de los ítems a cada una de las áreas de apoyo. el coeficiente π de Scott. Test de la versión previa. Resultados promedio de la concordancia entre jueces % de acuerdo/ Holsti π de Scott κ de Cohen α de Krippendorff 0. se realizó una aplicación del instrumento en una muestra de 40 personas pertenecientes a la provincia de Salamanca.60 y . En esta fase se pretendió probar la versión consensuada por el comité de expertos con el fin de identificar posibles problemas potenciales derivados de la adaptación del instrumento.721 0. Para ello. fue el de determinar la estabilidad de los juicios de los expertos sobre los ítems.684 0. Universidad de Salamanca . el coeficiente de fiabilidad de Holsti. FASE VI.684 FASE V. entre . se obtuvo la síntesis de todos los datos e informes sobre el instrumento y así crear la versión adaptada definitiva.40 es un acuerdo bajo. Para ello.

de Ítem y Operacional Síntesis de las versiones FASE 5 VERSIÓN PROVISIONAL Administración Recopilación de informes y realización de modificaciones pertinentes FASE 6 VERSIÓN FINAL: Escala de Intensidad de Apoyos Administración Comprobación propiedades psicométricas: Fiabilidad y Validez Garantías sobre equivalencias: Conceptual y Funcional FIGURA 4.●●● CAPÍTULO 4. Adaptación y validación de SIS al contexto español Capítulo 3.7. Semántica. Adaptación y tipificación de la EIA FASE 1 VERSION ORIGINAL: Supports Intensity Scale Traducción A Traducción B FASE 2 Revisión sistemática de ítems y síntesis de traducciones Traducción ingles-español consensuada FASE 3 RETROTRADUCCION AL IDIOMA ORIGINAL Revisión sistemática de ítems Traducción español-ingles consensuada FASE 4 Comparación con la versión original COMITÉ DE EXPERTOS: Garantías sobre equivalencias: Lingüística. 142 . Fases de la metodología de adaptación transcultural del instrumento de medida “Supports Intensity Scale” al contexto español.

Análisis de los datos y estudios de la fiabilidad y validez. los resultados obtenidos fueron positivos.INICO ●● 2. La aplicación empírica del test a una amplia muestra de la población objetivo constituye uno de los pasos más importantes del proceso de adaptación. El hecho de adaptar el instrumento puede afectar a su fiabilidad y validez. en cuanto a que permite validar la versión adaptada del instrumento. De acuerdo con Hambleton y Patsula (1999). también de acuerdo a las posibilidades que ésta ofrece: validez de contenido. para confirmar dichas propiedades y obtener baremos representativos de la población española fue imprescindible replicar este estudio en una muestra más amplia de la población de interés. Sin embargo. Verdugo. sugiriendo que la adaptación española de la SIS es un instrumento válido y fiable (Verdugo. en este estudio se 143 . ESTUDIO PILOTO DE LA ADAPTACIÓN DE SIS. 2006. ● Universidad de Salamanca . Por ello. 3. 3. Dicho estudio constó de una muestra de 104 personas pertenecientes a la comunidad de Castilla y León. de acuerdo a sus distintas variantes: consistencia interna. se realizó un estudio piloto con el fin de obtener datos empíricos respecto al funcionamiento de la versión española de la SIS. Aplicación de la escala. Esta última fase incluyó el análisis de la fiabilidad. error típico de medida. Arias. Su desarrollo siguió una estructura de tres fases: 1. Ibáñez y Arias. VALIDACIÓN DE LA SIS. Ibáñez y Gómez. 2007). 2. Contacto inicial y solicitud de colaboración de los participantes de nuestra muestra. En general. y de la validez del instrumento. estabilidad test-retest y fiabilidad interevaluadores. validez de criterio y validez de constructo.

ej. Además. la descripción de los ítems). Dada su relevancia. CONSTRUCCIÓN DE BAREMOS PARA LA POBLACIÓN ESPAÑOLA. para poder interpretar la puntuación directa en una prueba estandarizada es fundamental poder determinar la posición ordinal de un sujeto en función del nivel de grupo en el que se halla integrado. Estos datos permitieron calcular la fiabilidad test-retest e interevaluadores. los cuales habían sido previamente entrenados para administrar la SIS con rigor. en algunos casos solicitamos al profesional que realizara dos aplicaciones de la SIS sobre una misma persona. También se les entregó un cuadernillo de instrucciones – extraídas del Manual de la SIS. Entre las múltiples 144 .●●● CAPÍTULO 4.(véase Anexo 5) donde se detallaban aspectos claves para la aplicación (p. La aplicación de la SIS fue realizada por profesionales cualificados de diferentes centros colaboradores. Esta información fue utilizada para analizar la validez de constructo y de criterio de la versión española de la SIS. En consecuencia fue necesario obtener los baremos de la población adulta con discapacidad intelectual española de cara a conocer el nivel de necesidades de apoyo de una persona en comparación con su grupo de referencia. incorporando nuevos análisis y técnicas gráficas. se les pidió además que completaran el formulario basado en la evaluación subjetiva de las necesidades de apoyo y que recogieran los resultados más recientes obtenidos por los participantes en el ICAP en los dos últimos años. distanciando ambas evaluaciones tres semanas.4 de este capítulo para exponer los resultados más significativos. se ha dedicado un apartado especial en el punto 4.. y en otros. Además ofrecíamos nuestra absoluta disponibilidad para resolver cualquier duda que pudieran tener a lo largo del proceso. De acuerdo con el enfoque psicométrico. 4. Aparte de esta tarea. que dos profesionales evaluaran de forma independiente a una misma persona. Adaptación y validación de SIS al contexto español utilizaron 885 participantes para realizar un análisis exhaustivo de sus propiedades psicométricas.

PUBLICACIÓN DE LA VERSIÓN ESPAÑOLA DE LA SIS. se procedió a la traducción de la “Guía para entrevistar a personas con discapacidad intelectual”. De cara a la puesta en práctica de un test. TEA Ediciones valoró positivamente el trabajo 145 . 1985. puntuación e interpretación del instrumento en el nuevo idioma. a semejanza de los baremos originales del instrumento. Arias e Ibáñez (2007). Una vez desarrollados todos los pasos anteriores. TRADUCCIÓN Y DESARROLLO DEL “MANUAL DE USUARIO” Y OTROS DOCUMENTOS DE INTERÉS. 5. 1999). 6. ● Universidad de Salamanca . como documento de interés para la aplicación de la SIS. una responsabilidad más de aquellos que adaptamos pruebas psicológicas viene dada por la necesidad de traducir el manual de referencia con el fin de dar a conocer las normas de aplicación. así como con un manual de aplicación y unos baremos que permitan guiar su adecuada interpretación (American Educational Research Association et al. En consecuencia. Dichos baremos se encuentran como Anexos 2 y 3 en el Manual de la adaptación española de la SIS de Verdugo. se contactó con una editorial española para su publicación. es fundamental que aquellos que lo van a utilizar cuenten con evidencias suficientes sobre su fiabilidad y validez. además de presentar el propio proceso de adaptación y validación. Por otra parte.. los resultados que confirman las garantías técnicas de la escala adaptada y los baremos adecuados a la nueva población de estudio. todos aquellos documentos que avalen el uso del instrumento adaptado y/o resulten de utilidad para la aplicación del mismo constituyen también una parte fundamental del proceso de adaptación del mismo si pretendemos lograr un uso profesional y riguroso del instrumento. así como de incorporar las modificaciones posteriores que hayan aparecido del mismo. De este modo.INICO ●● formas de baremar un test utilizamos los percentiles y las puntuaciones típicas estándares.

Adaptación y validación de SIS al contexto español realizado y procedió en septiembre de 2007 a su difusión y venta. defendemos el hecho de que la responsabilidad para el buen uso del test debe ser asumida por aquellos individuos que tengan la formación y experiencia necesaria para manejar el mismo de un modo profesional y técnicamente adecuado (American Educational Research Association et al. Para lograr esto. y ofrece la posibilidad de software de evaluación y evaluación por Internet (aspecto a tener en cuenta si se valora la posibilidad de que exista una versión informatizada de la escala). Si bien la SIS representa un instrumento aparentemente sencillo de usar y para el que existe un Manual de usuario donde se detallan las instrucciones o normas sobre su adecuada aplicación. en el propio manual se especifica que el entrevistador de la SIS debe tener varios años de 146 . Desde su creación y adaptación a otros idiomas. posee una extensa red de distribuidores autorizados no sólo en España. En este sentido. 7. la SIS ha despertado un gran interés entre los profesionales del ámbito de la discapacidad intelectual. sino también en la mayor parte de los países de lengua española. del European Tests Publishers Group. la probabilidad de utilizarlo de un modo incorrecto se ver{ notablemente reducida” (p. Por otra parte. 1999). (2001) creemos que “si los profesionales est{n suficientemente familiarizados con la práctica del test. Cabe destacar que TEA Ediciones forma parte. 202). un grupo que congrega a los editores de tests más importantes de Europa. puntuación e interpretación. puntuación e interpretación.●●● CAPÍTULO 4. TALLERES DE FORMACIÓN PARA USUARIOS. en representación de España. En nuestro país y desde otros países de lengua española han sido muchos los que han solicitado formación específica sobre el mismo. con el fin de adquirir el conocimiento y habilidades necesarios para su aplicación. hemos podido comprobar que su aplicación conlleva cierta complejidad. de acuerdo con los Estándares para la medición psicológica y educativa. además de incorporar algunos casos resueltos y dar a conocer sus propiedades técnicas.. 1985. de acuerdo con Muñiz et al.

. Por todo ello. su puesta en práctica ha mostrado que es necesario también partir de un conocimiento sobre el nuevo paradigma en el que se circunscribe. ● Universidad de Salamanca . se dotó de un control de calidad al proceso de aplicación de un novedoso instrumento en nuestro país. es decir. Además. los autores originales han reconocido que quizás sea conveniente reconsiderar los requisitos del entrevistador y especificar que los entrevistadores deben hacer un curso de formación antes de administrar la escala (Thompson. especialmente. Así. mediante un programa de formación en competencias y/o conocimientos. garantizando 10 horas de participación por parte de los formadores. Sin embargo. en la herramienta. estas actividades formativas permitieron también incorporar y aclarar algunas cuestiones sobre su administración o sus propiedades técnicas que han sido tratadas con posteridad a la publicación original y adaptada del mismo (véase Anexo 6 sobre preguntas frecuentes de los profesionales españoles acerca de la SIS). Alguna característica más de estos talleres es que fueron desarrollados a través de una modalidad de impartición mixta. Arias e Ibáñez. como expertos profesionales en la materia y. la ayuda 147 . así como de dominar algunas competencias si queremos alcanzar resultados fiables y válidos con ella. el tipo de profesional que es adecuado para su aplicación y el campo especialista en el que debe usarse. 2008). 2007). de una forma directa. consideramos conveniente la realización de algunos talleres de formación que abordaran todos estos aspectos. para la puesta en práctica de los mismos se contemplaron tres aspectos fundamentales: la especialización profesional que se precisa. Cabe señalar que estos talleres fueron realizados por los propios adaptadores de la prueba.INICO ●● experiencia directa en el campo de los servicios sociales (Thompson et al. Verdugo. Del mismo modo. 2004. Tassé y McLaughlin. se realizaba una parte presencial de 15 horas y una parte on-line de dos semanas de duración desde la plataforma virtual moodle. Por otro lado. La parte on-line permitió a los participantes poner en práctica el instrumento en su respectivos lugares de trabajo al mismo tiempo que obtenían.

aquellos otros que representan aspectos que incumben a la adaptación per se una vez que ha sido publicada en España y utilizada por numerosos profesionales del campo. viene dado por la recogida de información de aquellos que lo están utilizando. En el Anexo 7 se presenta el programa de estos talleres de formación sobre la SIS. 4. se presentan los resultados derivados del proceso de validación y. En primer lugar.4. A partir de ellos reflexionaremos sobre las modificaciones y nuevas investigaciones que deben realizarse sobre este instrumento. un aspecto que permite conocer en qué medida el instrumento de evaluación adaptado está siendo administrado e interpretado correctamente. especialmente aquellos que tienen un soporte normativo. aprovechamos la parte on-line de los talleres de formación como medio para crear esta vía de discusión. a. la información obtenida de los mismos nos ha aportado un mayor conocimiento sobre los puntos fuertes y débiles del instrumento. Sin duda.●●● CAPÍTULO 4. los cuales se detallarán a continuación. Desde un punto de vista didáctico. de acuerdo con el segundo 148 . 8. Resultados del proceso de validación de la SIS Ningún test. 1985). debiera ser empleado sin demostrar de una manera empírica la precisión de sus puntuaciones y las inferencias que de ellas pueden extraerse (American Psychological Association. Adaptación y validación de SIS al contexto español necesaria para resolver sus dudas. Por último. En consecuencia. Resultados En este apartado se resumen todos aquellos resultados que el propio proceso de adaptación transcultural ha generado en esta primera investigación. RETROALIMENTACIÓN POR PARTE DE LOS USUARIOS. en segundo lugar. así como plantear futuras modificaciones para su mejora y guiar nuevas líneas de investigación. Para ello. hemos articulado en dos epígrafes todo el contenido.

Este tipo de fiabilidad se identifica con el grado de precisión o estabilidad en que las medidas están libres de error aleatorio. Es recomendable que para una profundidad de los mismos el lector acuda al capítulo 7 del Manual de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. mayor garantía tendrá el evaluador acerca de la medición correcta de la variable evaluada (en nuestro caso. Arias e Ibáñez (2007). pudiéndose determinar a partir de una sola aplicación y de una única forma de un test. que designa la precisión y constancia de los resultados que ellos proporcionan. la fiabilidad test- retest. el acuerdo entre evaluadores y la concordancia entre calificadores. ● Universidad de Salamanca . Adaptación española de Verdugo. Análisis de fiabilidad Fortín (1999) define la fiabilidad como la propiedad esencial de los instrumentos de medida. A continuación presentamos los resultados de algunos de estos análisis. características esenciales para determinar la calidad de todo instrumento de medida (Fortín. Para conocer si el instrumento era confiable a este nivel procedimos a 149 . Las pruebas con alta fiabilidad darán puntuaciones comparables a través de períodos de tiempo y entre examinadores diferentes. a) Consistencia interna La consistencia interna es el método más habitual para estimar la fiabilidad de un instrumento de evaluación. Cuanto más elevada sea la consistencia interna. 1999).INICO ●● objetivo general de nuestro estudio analizamos la fiabilidad y validez de la adaptación española de la SIS. el error típico de medida. Para estudiar la fiabilidad de la versión española de SIS se realizaron los siguientes análisis: la consistencia interna (mediante el coeficiente  de Cronbach y el procedimiento de división en mitades). En esta sección se presenta un resumen de los principales resultados obtenidos de cara a calibrar la fiabilidad y validez de la adaptación española de la SIS. la intensidad de los apoyos).

Los resultados de los distintos análisis superaron en todos los casos el valor absoluto . Estos excelentes resultados confirmaron de nuevo la fiabilidad del instrumento. Así. de tal manera que con una sola aplicación logramos obtener dos puntuaciones de una misma persona.●●● CAPÍTULO 4. se puede afirmar que la adaptación española de SIS cumple el criterio de consistencia interna en esta modalidad de estudio (véase Anexo 8 para un análisis más detallado). cada una de las subescalas se dividió aleatoriamente en dos mitades. la subdivisión de la propia escala nos proporcionó medidas de equivalencia o adecuación de las muestras de elementos a través del cálculo de distintos índices de fiabilidad. el coeficiente de correlación corregido para aminorar la atenuación. el coeficiente de correlación producto-momento de Pearson entre la primera y la segunda mitad. b) Fiabilidad test-retest La estabilidad del instrumento de medida también viene determinada por la constancia de los resultados obtenidos al realizar la medición de forma repetida.90. Adaptación y validación de SIS al contexto español calcular el coeficiente Alfa de Cronbach y el método de correlación entre dos mitades (split-half). como medidas más habituales y para ítems no dicotómicos. Por lo tanto. La técnica que se utiliza es la de test-retest y asume que el fenómeno que se mide es relativamente estable. Fiabilidad mediante el coeficiente  de Cronbach Se calcularon los coeficientes de Cronbach atendiendo a los distintos tramos de edad y tanto para la escala global como para cada subescala. En todos los análisis obtuvimos coeficientes de fiabilidad por subescala mayores a .90. los coeficientes globales de fiabilidad (split-half y Guttman) y la correlación promedio entre los ítems. 150 .84 y coeficientes globales de fiabilidad por encima de 0. como son: el coeficiente de Cronbach de cada una de las mitades. Fiabilidad mediante división de mitades Para llevar a cabo este segundo tipo de análisis.

De acuerdo con los criterios propuestos por Cicchetti y Sparrow (1981) para valorar los coeficientes de fiabilidad (“pobre” si es inferior a . El 58% eran varones (n = 83) y el 42% mujeres (n = 60). La fiabilidad total ha de calificarse de «excelente». “bueno” si está entre . los evaluadores son tratados como instrumentos de medida propiamente dichos ya que son ellos los que proporcionan las puntuaciones.62 y .84 (.86 en las correlaciones corregidas). Los resultados de los estudios de fiabilidad test-retest se encuentran en la Tabla 4.5. podemos afirmar que nuestros datos proporcionan apoyo a la fiabilidad de la SIS ya que los siete coeficientes de fiabilidad estuvieron en el rango de “excelente”.24 años. c) Fiabilidad interevaluadores Este tipo de fiabilidad indica en qué grado diferentes evaluadores puntuarán de un modo semejante la ejecución de una actividad.59 y una desviación típica de 10. los coeficientes cubren un rango entre . 151 . la SIS fue completada por el mismo evaluador dos veces en un total de 143 personas con discapacidad intelectual. ● Universidad de Salamanca . la fiabilidad interevaluadores se sitúa en la categoría de «buena» según la taxonomía antes citada de Cicchetti y Sparrow (1981).40 y . En el resto de las subescalas. con una media de 34.59.5 se muestran los resultados obtenidos (correlación producto- momento de Pearson y correlación corregida). y “excelente” si es superior a . “aceptable” si est{ entre . El rango de edad fue de 19 a 71 años.74.40. Este análisis se llevó a cabo sobre 114 protocolos (dos por participante) evaluados por dos profesionales independientes a lo largo de dos semanas. En la Tabla 4. En este caso. distanciadas ambas aplicaciones por un intervalo temporal de tres semanas.60 y .60 y .74). En este caso.INICO ●● Para establecer la fiabilidad test-retest.

a) Validez de contenido La validez de contenido trata de garantizar que el contenido de la escala constituye una muestra adecuada y representativa de los elementos del constructo que ésta pretende evaluar (Taylor.981 0.84 0. Adaptación y validación de SIS al contexto español TABLA 4. Actualmente.93 0.91 0.86 0.710 AS 0. Aiken. Taylor..90 0. un gran número de autores de libros que tratan con la medida educativa y psicológica (p.858 AV 0.80 0. se dice que los instrumentos dan resultados válidos si miden el constructo subyacente que intentan medir. Coeficientes de fiabilidad test-retest e interevaluadores Fiabilidad test-retest Fiabilidad interevaluadores r Pearson r Pearson corregida r Pearson r Pearson corregida VH 0.803 Nota. Nunnally y Bernstein (1994) proponen que para evaluar este tipo de validez se haga una revisión exhaustiva de la literatura relevante y se base el nivel de validez en el juicio de expertos.901 0.5.●●● CAPÍTULO 4. AS = Actividades sociales. VC= Actividades de la vida en comunidad.957 0. Linn y Grondlund.619 SS 0. De este modo.92 0. la validez hace referencia a la relación entre concepto e indicador.941 0. 2002) sugieren que aquellos que desarrollan tests deben proporcionar evidencia de al menos tres tipos de validez: validez de contenido. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. AE = Actividades de empleo. Cada una de ellas fue examinada respecto a la SIS. VH = Actividades de la vida en el hogar.928 0. Análisis de validez Mientras que la fiabilidad se centra en una propiedad particular de los indicadores empíricos (proporcionar resultados consistentes a lo largo de repetidas mediciones).91 0.89 0.89 0. que se supone que 152 .939 0.861 VC 0. SS = Actividades de salud y seguridad.ej.664 Total 0.976 0. 2002). 2000. 1994.91 0.92 0.90 0.89 0. validez relativa al criterio y validez de constructo.709 AE 0.

es decir. 1987. ya que esto es lo que genera un importante grado de interpretación por parte de la persona evaluada. donde n es el tamaño total de la muestra. Escala de Necesidades de Apoyo. las seis dimensiones o áreas de apoyo. y (b) el nivel de acuerdo parcial (distancia entre observadores —o jueces— en la categorización de los eventos). Los rectángulos mayores (cuya área viene determinada por ni+ × n+i. por parte de 10 jueces expertos.7868. El diagrama de acuerdo de Bangdiwala (Bangdiwala. muestran el acuerdo máximo posible en cada categoría evaluada. que fue de 0. Los cuadrados sombreados.INICO ●● pueden considerar todas las posibles condiciones del concepto. replicamos uno de los procedimientos cuantitativos realizados con la versión original: la utilización de jueces expertos en el tema para determinar la congruencia entre el contenido de los ítems y las subescalas a las que pertenecen. consideramos que un aspecto importante a realizar con la versión española era analizar la forma en que habían sido formulados los ítems. teniendo en cuenta los totales marginales). Este análisis se basó en la valoración de los 49 ítems que configuran la sección 1. Para estudiar esto.6797 y cuya representación gráfica se observa en la Figura 4. cada uno de un tamaño de nii × nii. 2001) suministra información acerca de dos aspectos: (a) el nivel de acuerdo (magnitud global de acuerdo en la tabla de contingencia). Para el análisis se calcularon tres índices: el coeficiente de concordancia  de Krippendorff para datos nominales. obteniendo un valor de 0. donde se inscriben dichos cuadrados.8.7873. 153 . ● Universidad de Salamanca . El mapa de acuerdo está construido como un cuadrado «n × n». muestran el acuerdo observado. cuyo resultado fue 0. fenómeno o comportamiento bajo análisis. el coeficiente de Cohen. Friendly. Basándonos en la asunción de que lo que se valida no es un instrumento de medida sino una interpretación sobre la información solicitada. y el coeficiente de concordancia de Bangdiwala.

Comentarios similares podrían hacerse con el resto de ítems recogidos en la Tabla 4. VH = Actividades de la vida en el hogar. se apunta a la necesidad de detallar aún más la redacción de los mismos si queremos dotar de validez de contenido al instrumento. así como las mayores discrepancias obtenidas en Actividades de salud y seguridad (81% de acuerdo global).6.●●● CAPÍTULO 4. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. son causadas al considerar que el contenido del ítem no es exclusivo de una única dimensión. Analizando las mayores discrepancias hemos observado que. AE = Actividades de empleo. FIGURA 4. Actividades de la vida en la comunidad (76% de acuerdo global) y Actividades sociales (71%). AS = Actividades sociales. ha sido clasificado por algunos jueces en la subescala de Actividades en la comunidad. con frecuencia. el ítem “Utilizar el servicio” incluido en la escala original de Actividades de vida en el hogar. VC= Actividades de la vida en comunidad. entendiendo que su uso abarca otros contextos comunitarios además del hogar. 154 . Acuerdos de los jueces en las seis dimensiones de la escala Si observamos la Figura 4. SS = Actividades de salud y seguridad. De este modo. Adaptación y validación de SIS al contexto español Nota. hay que resaltar el acuerdo unánime respecto a la subescala de Empleo (probablemente porque en el contenido de estos ítems aparecen explícitamente las palabras trabajo o empresa).8. En consecuencia.8.

Para comprobar la validez criterial pedimos a un grupo de profesionales de la muestra que. Ítems clasificados en más de una subescala Ítem Contenido VH VC AV AE SS AS A1 Utilizar el servicio (baño) x x A4 Comer x x A8 Manejar aparatos de casa x x B5 Participar en actividades comunitarias x x B7 Interactuar con miembros de la comunidad x x C1 Interactuar con otros en actividades de aprendizaje x x E5 Aprender cómo acceder a los servicios de emergencia x x E8 Mantener el bienestar emocional x x F8 Dedicarse al trabajo de voluntariado x x A7 Cuidar la higiene personal x x x E4 Andar y moverse x x x F6 Utilizar las habilidades sociales apropiadas x x x Nota. Universidad de Salamanca . 155 . completaran una escala de estimaciones sumatorias de 4 puntos a través de la cual valoraran a los sujetos en función de que sus necesidades de apoyo fueran “bajas”.64 y . este tipo de validez es un elemento clave en el proceso de construcción de cualquier test. resultado muy significativo y aceptable en este tipo de análisis. En general los coeficientes de validez para cada subescala oscilaron entre . A continuación se correlacionaron las puntuaciones de la SIS con las estimaciones de los calificadores (criterio de comparación). VH = Actividades de la vida en el hogar. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. La correlación entre la puntuación total de la escala y la puntuación total estimada por los evaluadores arrojó un coeficiente de . Desde un punto de vista práctico. “moderadas”. VC= Actividades de la vida en comunidad.INICO ●● ● TABLA 4. AS = Actividades sociales. ya que indica qué tipo de inferencias pueden establecerse a partir de sus puntuaciones. 2002). “medias” o “altas”. AE = Actividades de empleo.93. b) Validez de criterio La validez de criterio nos dice hasta qué punto las puntuaciones en una escala se relacionan con las de otra medida o variable que sirve de criterio (Taylor.6.78. en un paso previo a la aplicación de la SIS. SS = Actividades de salud y seguridad.

estas subescalas deberían correlacionar significativamente entre sí.●●● CAPÍTULO 4. como en nuestro caso. sus resultados deberían establecer diferencias entre personas que perciben tener pocas necesidades de apoyo y aquellos que consideran que tienen muchas necesidades de apoyo. H5. Linn y Gronlund (2000) plantean un procedimiento de tres pasos para demostrar este tipo de validez: seleccionar varios constructos que respondan a la realización de una prueba. De acuerdo con estos autores y conforme a los planteamientos de los autores originales de la SIS. la SIS debería correlacionar con índices de inteligencia. hacer una hipótesis para cada constructo seleccionado y examinar cada hipótesis lógica o empíricamente. Si las personas con problemas de conducta tienen con frecuencia mayores necesidades de apoyo. Si las subescalas de la SIS miden varios aspectos de la provisión de apoyos. H2. Constructos como el de necesidades de apoyo forman parte de teorías psicológicas y precisan de indicadores observables para su estudio. H4. Si la SIS mide necesidades de apoyo. En muchas ocasiones. Si las personas con discapacidad intelectual más severa tienden a presentar mayores necesidades de apoyo. 156 . Adaptación y validación de SIS al contexto español c) Validez de constructo La validez de constructo determina hasta qué punto un test mide algún tipo de característica teórica o concepto (Taylor. analizamos seis hipótesis: H1. la SIS debería correlacionar con otras medidas de conducta adaptativa. estos indicadores son los ítems de un test y debe comprobarse empíricamente que resultan adecuados para reflejar el constructo de referencia. H3. la puntuación de la SIS no debería mantener una relación significativa con la edad cronológica. Si las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual no deben variar significativamente en función de su edad. 2002).

En la Tabla 4. de .90 a . y (f) las correlaciones entre los ítems de cada subescala y la puntuación total de la SIS. Para comprobar esta hipótesis se han correlacionado las puntuaciones de las subescalas y la puntuación estándar 157 . A continuación se describen algunos de estos análisis. (d) la relación inversa entre el nivel de conducta adaptativa y la intensidad de las necesidades de apoyo. (b) la existencia de intercorrelación entre las distintas subescalas. estos ítems deberían mantener una correlación significativa con la puntuación total de la subescala a la que pertenecen. todos los coeficientes de la tabla son suficientemente elevados como para evidenciar la validez de constructo de la SIS. ● Universidad de Salamanca . es decir.78 a . Los resultados apuntaron positivamente hacia la confirmación de cada una de ellas. (c) la relación directa entre el nivel de discapacidad intelectual y la intensidad de las necesidades de apoyo. (e) la relación entre las necesidades de apoyo evaluadas con la SIS y estimadas por los profesionales.88 y el de las subescalas con la puntuación estándar compuesta. se esperan correlaciones positivas entre ellas.INICO ●● H6.7 se recoge la matriz de correlaciones de las puntuaciones estándar de las subescalas y la puntuación estándar compuesta. Relación con la discapacidad intelectual Puesto que el nivel de discapacidad intelectual está previsiblemente relacionado con unas mayores necesidades de apoyo. El rango de coeficientes entre subescalas va de . Si los ítems de cada subescala miden rasgos similares.95. se comprobó: (a) la ausencia de relación entre las puntuaciones de la SIS y la edad. En consecuencia. es esperable encontrar relaciones significativas entre ambas variables. Intercorrelaciones de las puntuaciones de la SIS Debido a que tanto las subescalas de la SIS como la puntuación estándar compuesta evalúan aspectos relacionados con las necesidades de apoyo.

efectivamente. existe una relación inversa entre ambas variables. No obstante.86 AE .83 . 158 .78 ..95 .78 . Kirby.92 .81 .82 AV . tal como vimos en el capítulo 3. Como se puede apreciar. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.●●● CAPÍTULO 4. Los resultados (véase Tabla 4. De hecho. Leland y Lambert.84 .8 también se muestran los coeficientes de correlación alcanzados entre las puntuaciones en las subescalas y el nivel de conducta adaptativa de los 152 casos válidos que tomaron parte en este estudio (evaluados con el Inventario para la Planificación de Servicios y la Programación Individual ICAP.7.85 .90 . Intercorrelaciones entre las subescalas de la SIS VH VC AV AE SS AS VH VC . Adaptación y validación de SIS al contexto español compuesta con el nivel de discapacidad intelectual de los participantes. menores son las necesidades de apoyo. Relación con medidas de conducta adaptativa Resulta lógico deducir una relación significativa entre las necesidades de apoyo y las habilidades de conducta adaptativa. Guscia.93 . VH = Actividades de la vida en el hogar. AE = Actividades de empleo.80 .84 Total .83 SS .86 . aunque son constructos que tienen una estrecha relación.8) manifiestan que. SS = Actividades de salud y seguridad. se confirma la hipótesis de que a niveles mejores de conducta adaptativa.84 . Montero.88 . VC = Actividades de la vida en comunidad.ej. TABLA 4. AS = Actividades sociales. 1993). 1996).94 . Nettelbeck y Taplin (2005) sugirió que quizás la SIS no esté midiendo un constructo distinto que aquello que evalúan las escalas adaptativas de conducta más populares (p. creemos que son sustancialmente distintos en cuanto a las finalidades y usos que cumplen. la investigación de Harries. En la Tabla 4.83 AS .. 1986 o Adaptive Behavior Scale–Residential & Community-ABS-RC: 2 de Nihira. el ICAP de Bruininks et al.93 Nota.

450 0. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. los resultados avalan la validez de constructo de la SIS. Tras eliminar los sujetos con valores perdidos en alguna de las variables. medio.000 748 -0.000 749 -0.498 0. constatado por los correspondientes análisis unifactoriales de la varianza. Correlaciones con el nivel de discapacidad intelectual y el nivel de conducta adaptativa Nivel de discapacidad intelectual  Nivel de conducta adaptativa       P N válido   P N válido VH -0.524 0.516 0. se procedió al análisis con una muestra válida de 865 sujetos. VC = Actividades de la vida en comunidad.564 0.000 150 AS -0. En la Tabla 4.417 0.000 152 VC -0.518 0.589 0.000 749 -0. VH = Actividades de la vida en el hogar.000 147 AE -0. bajo) en que quedó situado cada participante atendiendo a las estimaciones externas globales de sus necesidades de apoyo. AE = Actividades de empleo.000 151 SS -0.464 0. Universidad de Salamanca .549 0.000 750 -0. tomando como variables predictoras las puntuaciones directas de los sujetos en las seis subescalas de la SIS y como variable de agrupación el grupo (alto. AS = Actividades sociales. Como puede observarse. 159 .575 0. SS = Actividades de salud y seguridad.8. con prueba post-hoc de comparaciones múltiples de Scheffés (p<0.000 748 -0. Las puntuaciones medias obtenidas por aquellos con menor necesidad de apoyo son significativamente menores que las obtenidas por aquellos con alta necesidad.000 750 -0.000 147 Nota.000 152 Total -0.493 0.INICO ●● ● TABLA 4.512 0.9 se ofrecen los estadísticos descriptivos (medias y desviaciones de las puntuaciones estándar de cada subescala).000 749 -0.000 150 AV -0.05).522 0. Total = Puntuación estándar compuesta. Diferenciación por estimación de necesidades de apoyo Para contrastar esta hipótesis se realizó un análisis discriminante.

81 F7 .82 A7 .81 B7 .13 Nota.78 de la vida A4 . Coeficientes de homogeneidad corregida Factor Punt.88 empleo B4 .87 D1 .64 0. SS = Actividades de salud y seguridad.73 C3 .35 1. SIS r con total Factor Punt.86 D8 . Puntuaciones estándar de acuerdo con estimaciones bajas.83 F4 .87 F2 .77 C5 .32 1. TABLA 4.51 1.87 E7 . AS = Actividades sociales.88 D3 .56 9.●●● CAPÍTULO 4.96 12.10 pueden consultarse los coeficientes de homogeneidad corregida de los 49 ítems que componen las seis subescalas de la SIS.83 C7 .77 Actividades de salud Actividades de vida aprendizaje a lo largo A2 .74 B8 .87 E3 . VC = Actividades de la vida en comunidad.83 F3 .79 C1 .78 2.73 C9 .84 D6 .83 C6 .81 2.90 D2 .10.58 10.39 1. SIS r con total Factor Punt.87 F6 . AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.69 160 .57 A5 .83 E6 .83 y seguridad Actividades de en el hogar A3 .09 12.74 Actividades sociales Actividades de vida B2 .43 1.88 12.95 SS 7.75 C8 .13 12.00 AE 7.85 F5 .65 9. Correlaciones de los ítems de cada subescala con el total En la Tabla 4.11 AS 7.72 F8 .8 A6 . AE = Actividades de empleo.90 D4 .82 E2 .82 E5 .83 D7 .87 A8 .43 1.80 E4 .38 12.53 1.89 2.87 B5 .97 1.35 12.42 10.04 1.83 1.73 E1 .23 VC 7.15 1.44 9. Adaptación y validación de SIS al contexto español TABLA 4.89 D5 .87 9.84 B6 . medias y altas de las necesidades de apoyo Estimación Baja Media Alta M DT M DT M DT VH 7.88 E8 .87 B1 .75 C4 .80 F1 .83 Actividades de en comunidad B3 . SIS r con total A1 .86 0.9.79 C2 . VH = Actividades de la vida en el hogar.72 AV 7.84 1.87 2.

Thompson et al.11).3%) serían «buenas» y 41 (83. 7 (14. de acuerdo con nuestros resultados se confirman las dos hipótesis principales de este estudio empírico: No se encuentran diferencias significativas entre la SIS original elaborada por J. italiana. Resultados del proceso de adaptación de la SIS Tras un complejo y riguroso proceso de adaptación transcultural.R. 2004) (véase Tabla 4. 2009. Como hemos podido comprobar en esta sección de resultados. semántica. (2004) y su adaptación a lengua española en cuanto a su equivalencia lingüística. b. catalana y holandesa de la SIS (Claes et al. francesa. Los coeficientes de homogeneidad corregida abarcan un rango desde 0. se ha proporcionado suficiente evidencia sobre las propiedades psicométricas de la versión española de la SIS. Todas estas evidencias permiten garantizar la validez de constructo del instrumento. Lamoureux-Hébert and Morin. Thompson et al. solo una de las correlaciones caería dentro de la categoría de «aceptable».11). de ítems. Sin embargo. Schalock. En conjunto. ello no basta para dar por 161 ..01) con el total correspondiente.904 (ítem «Ir a visitar a amigos y familiares»).567 (ítem «Andar y moverse») a 0.. Thompson y Tassé.INICO ●● ● Todos los ítems de cada subescala han alcanzado una correlación significativa (p<0. Universidad de Salamanca . de métodos de medida y de objetivo. 2008cd. No se encuentran diferencias significativas entre la versión española de la SIS y otras versiones de la misma en cuanto a sus propiedades psicométricas (véase Tabla 4. 2009. los resultados previamente expuestos permiten confirmar las excelentes propiedades técnicas de la versión española de la SIS.7%) «excelentes». Por lo tanto. en consonancia con los resultados encontrados en las versiones inglesa.

Error típico de medida: entre necesidades de apoyo ≥0.64.R.L. total (resultados del estudio de 2008).76.M. Bryant. R.R.82 en relaciones entre SIS y nivel de M. en puntuación total.88 en puntuación grupos de necesidades de apoyos. 35% moderado. Edad: 16 a 79 0. Cronbach): α≥0.92 en puntuación total (resultados del estudio de 2008). Intercorrelaciones de las puntaciones 22% ligero Fiabilidad interevaluadores: 0. Tassé y severo y 13% puntuación total. discapacidad intelectual. N=15.99 de la necesidades de apoyo ≥0.A.L. W.35. Wehmeyer entre 0.●●● CAPÍTULO 4. D.P.E. 12% todas las subescalas y 0. Nivel de DI: total. discapacidad intelectual.90 en todas las discriminativo de las subescalas. B. así como M.91 en todas las subescalas y 0.M.88. Hughes. N=1306 Consistencia interna (Alfa de Validez de contenido: elevado poder (2004) (SIS) Thompson. (Pat) Varones: 44% puntuación total.99 en la Validez de criterio: intercorrelaciones E. Propiedades psicométricas de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS en sus distintas versiones ADAPTACIÓN NOMBRE AUTORES MUESTRA FIABILIDAD VALIDEZ (AÑO) Original: inglés americano Supports Intensity Scale J.46 y 0.11. Fiabilidad intercalificadores: entre 0. 162 .47 y 0. moderado. Holandesa Schaal Intensiteit van W.90 de la SIS entre 0.H. de la SIS entre 0.74 y 0.94 en Coeficientes significativos en las Silverman.42 y 1.87 en puntuación total.J.224 Consistencia interna (Alfa de Validez de criterio: intercorrelaciones (2006) Ordersteuningsbehoeften Buntinx Cronbach): α≥0.50 en puntuación Intercorrelaciones de las puntaciones Schalock. Coeficientes significativos en las 28% severo Fiabilidad intercalificadores: relaciones entre SIS y nivel de 15% profundo 0. Mujeres: 56% subescalas y α=0. Adaptación y validación de SIS al contexto español TABLA 4.85 y 0. SIS y estimaciones subjetivas de Craig.10 en todas las Validez de constructo: Rotholz.74 y 0.93 en todas las SIS y estimaciones subjetivas de (SIS-D) Edad: 20 y 80 subescalas y α=0. 35% ligero. subescalas y 1. puntuación total. 21% Test-retest: entre 0.96 en todas las Capacidad para discriminar por subescalas y 0. profundo Fiabilidad interevaluadores: SIS y nivel de conducta adaptativa. Capacidad para discriminar por grupos de necesidades de apoyos. Validez de constructo: Nivel de DI: Test-retest: datos no disponibles. C.

10 y 3.92 en todas las 20% profundo subescalas y 0.50). subescalas. puntuación total.89 en todas las Coeficientes significativos en las Lamoureux. 36% subescalas y 0. 42% ligero. Italiana Scala dell´intensità dei M. N=1052 Consistencia interna (Alfa de Validez de constructo: (2008) sostegni (SIS) Croce Cronbach): α≥0. Garcin. Cronbach): α≥0. Fiabilidad intercalificadores: entre 0.84 en No existe relación entre las Y.50). la SIS y el nivel de discapacidad M. Leoni y L.92 en puntuación total. Tremblay. la SIS y el nivel de discapacidad Error típico de medida: entre intelectual (r≥0.85 en (r≤0. Edad: 16 y 75 todas las subescalas y 0. Fiabilidad interevaluadores: (r≤0.91 en todas las subescalas y 0. Test-retest: entre 0. Morin. Nivel de DI: entre 0. Piédalue y severo 11% Fiabilidad intercalificadores: C.85 y 0. N.99 de la relaciones entre las puntuaciones de Varones: 56% puntuación total.91 en todas las subescalas y 0. Lachapelle. Girouard. 32% moderado Fiabilidad interevaluadores: 33% severo entre 0. M.85 en intelectual (r≥0.75 y 0.92 en todas las Coeficientes significativos en las Mujeres: 44% subescalas y α=0. puntuaciones de SIS y la edad Test-retest: entre 0. C.10).98 de la relaciones entre las puntuaciones de Hébert.91 en puntuación N.INICO ●● ● ADAPTACIÓN NOMBRE AUTORES MUESTRA FIABILIDAD VALIDEZ (AÑO) Francesa Échelle d´intensité du D.91 en puntuación total.85 y 0.84 en 16% ligero puntuación total. (M=38. Varones: 55% puntuación total.82 y 0. moderado 11% total. Nivel de DI: todas las subescalas y 0.36 en todas las No existe relación entre las (M=42. Edad: 16 a 81 1.92 en todas las Chartrandand. Mujeres: 45% subescalas y α=0. Universidad de Salamanca .75 y 0. N=245 Consistencia interna (Alfa de Validez de constructo: (2007) soutien (SIS-F) M.82 y 0.DT=14). puntuaciones de SIS y la edad G. DT=13). Aunos.92 en puntuación total.10). 163 . Vandoni profundo entre 0.

97 de la puntuación y 0. Nota. así 24% moderado las subescalas y 2. Giné y N=352 Consistencia interna (Alfa Validez de constructo: de Supports (EIS) F. Coeficientes significativos en las Nivel de DI: Error típico de medida: relaciones entre SIS y nivel de 19% ligero entre 0. total. No se presentan los datos de otras adaptaciones de la SIS por estar en proceso de adaptación y/o no disponer de datos publicados al respecto. Adaptación y validación de SIS al contexto español ADAPTACIÓN NOMBRE AUTORES MUESTRA FIABILIDAD VALIDEZ (AÑO) Catalana L´Escala d´Intensitat C. Salvador de Cronbach): α≥0.77 en todas discapacidad intelectual. 164 .64 en como SIS y nivel de conducta 12% severo puntuación total.●●● CAPÍTULO 4.56 y 0. adaptativa.92 en Intercorrelaciones de las Mujeres:44% todas las subescalas y puntaciones de la SIS entre 0. 12% profundo Capacidad para discriminar por grupos de necesidades de apoyos. así como la obtención de baremos catalanes. En proceso de realización y/o publicación otros estudios de fiabilidad y validez.74.48 Varones: 56% α=0.

se puede afirmar que los profesionales españoles del ámbito de la discapacidad intelectual valoran positivamente la utilidad de un instrumento como la Escala de Intensidad de Apoyos de cara a implantar una nueva metodología de trabajo. basada en apoyos y en la búsqueda de una mejor calidad de vida. “<ya nos hemos puesto en marcha con esto de la experiencia en la SIS. “SIS es la herramienta que est{bamos esperando. Esta mañana la hemos pasado a un usuario del centro de día. A menudo. Quería decirte que nos ha gustado. Universidad de Salamanca . lo hemos seleccionado porque teníamos en marcha un proceso de PCP.INICO ●●● finalizada nuestra tarea. Puntos fuertes En general. Necesitamos cuantificar la intensidad del apoyo que necesita una persona para poder planificar y organizar nuestros servicios en la dirección que nuestros clientes desean”. Transcribiendo las palabras de algunos profesionales de atención directa: “La SIS es un instrumento que nos ayuda a abrir nuestras mentes a un mundo lleno de posibilidades para las personas con discapacidad intelectual”. así que hemos convocado a su grupo de apoyo y entre todos hemos contestado el cuestionario. En consecuencia. sus propiedades técnicas utilizando otras teorías o procedimientos estadísticos. la construcción de un instrumento requiere de supervisiones. así como de nuevos estudios sobre sus usos potenciales. creo que en la primera fase (elaboración del perfil personal) es muy útil porque ayuda a la persona a 165 . En esta sección se pretende recoger aquella información derivada de una supervisión del instrumento una vez publicado y aplicado por distintos profesionales de España. Lo he corregido y ahora me pondré en marcha con la elaboración del informe. ello genera posibles modificaciones y/o nuevas informaciones que incorporar al mismo. Con ella pretendemos reflejar los puntos fuertes y débiles derivados de una reflexión madura y con mayor experiencia sobre el uso del instrumento. o sus relaciones con otros constructos de interés.

. no sólo respecto al contexto del servicio al que acude sino en relación a todos los contextos de su vida diaria. . incluida la propia persona con discapacidad intelectual. al aportar una medida cuantitativa y estandarizada de la intensidad de los apoyos que precisa y ser un instrumento adaptado a más de 13 idiomas. ofrece abiertamente la oportunidad de participar en el proceso de evaluación y planificación de apoyos a todos aquellos que conozcan bien a la persona con discapacidad. .●●● CAPÍTULO 4. Las personas con discapacidad y 166 . expresan los beneficios y potencialidades de la SIS. A continuación se resumen algunos más que con frecuencia se comentan: La SIS< . aquellos que comprenden y comparten una filosofía de vida basada en la igualdad de oportunidades y el logro de un proyecto personal. con sus necesidades de apoyo.” Como vemos. contempla el funcionamiento del individuo en su globalidad y lo aborda asumiendo que pueden existir problemas conductuales y médicos de carácter excepcional que pueden afectar a dicho rendimiento.. Adaptación y validación de SIS al contexto español conocerse más así misma desde sus necesidades de apoyo (también al grupo de apoyo) y puede orientar la planificación de futuro personal porque permite conjugar sus sueños. a considerar actividades que pudieran no haberse tenido en cuenta hasta ese momento. obliga a todos los implicados en la evaluación y planificación de apoyos. contribuye a comprender mejor a la persona para la que se trabaja. permite unificar un lenguaje y criterios de trabajo con personas con discapacidad intelectual en un mundo globalizado. anhelos. . .

Estos ítems corresponden a aquellos cuyo contenido se evalúa respecto a diferentes contextos y/o actividades (p. aportando información muy valiosa para el desarrollo de planes de apoyo individualizados. se plantea la posibilidad de eliminar el adjetivo “físico” de los dos últimos tipos de apoyo que acabamos de mencionar. frente a lo que aportan otros instrumentos de evaluación existentes. puede llegar a convertirse en un instrumento más adecuado que los utilizados hasta el momento de cara a financiar recursos económicos. . ayuda física parcial y ayuda física total. obviando el elemento cognitivo que también contempla. con el fin de evitar la posible variabilidad de respuesta. es decir. incitación verbal/gestual.  La necesidad de una mayor precisión respecto al contenido de algunos ítems. . considerando que sesga su comprensión hacia lo físico. Puntos débiles En contrapartida.ej. B4: “Ir a visitar a amigos y familiares”. los ítems B1: “Moverse de un sitio a otro por la comunidad”. . 167 . Entre ellos cabe destacar:  La necesidad de incluir en el manual una descripción detallada sobre los distintos tipos de apoyo que se evalúan.INICO ●● sus familias dejan de ser meras marionetas para asumir un rol activo en todo el proceso. se han detectado algunos aspectos que requieren su revisión y posible modificación futura. ● Universidad de Salamanca . genera una descripción funcional de la persona fácil de comprender y muy útil de cara a intervenir. está estrechamente relacionado con la filosofía de la Planificación Centrada en la Persona. a qué nos referimos cuando hablamos de supervisión. Además. aspectos que se habían omitido..

Por otra parte. puesto que no es realista esperar que una persona necesite apoyos para contactar con un abogado.ej. se entiende que representa un área que debe formar parte del Índice General de Necesidades de Apoyo ya que incluye actividades de vital importancia si queremos promover la autonomía persona (p. comentarios similares podrían aplicarse al ítem 5A “Cuidar y limpiar la casa” y A2 “Encargarse de la ropa”). Por todo ello. tanto en su versión original como en la adaptación española (Thompson. o A1: “Utilizar el servicio” requiere una aclaración respecto a que no se circunscribe sólo al contexto del hogar.●●● CAPÍTULO 4. 2008. 2007). Verdugo. sino también al resto de contextos en los que la persona participa a lo largo del día). tanto a 168 . solicitar su consejo legal y contratar sus servicios a cada hora del día. G4: “Ejercer responsabilidades legales” o G7: ”Hacer elecciones y tomar decisiones”). respecto a la propia aplicación del instrumento. se considera que debe plantearse su vuelta a la primera sección: Escala de Necesidades de Apoyo. la Escala Suplementaria de Protección y Defensa.  En relación a la sección 2. quedando de este modo eliminada la razón que llevó a extraerla de la sección 1. G2: “Manejar dinero y finanzas personales”. que como en otros casos se consideran imposibles o muy improbables (p. recientemente se ha confirmado su buena fiabilidad entre evaluadores independientes.ej. Adaptación y validación de SIS al contexto español E4: “Andar y moverse” requieren una mayor especificación de contenido..  La posibilidad de anular algunas opciones de respuesta. Además. Tassé y McLaughlin. a semejanza de la estructura de la SIS para niños que se está desarrollando. anular el “4” en el ítem G4: “Obtener servicios legales “.. Ibáñez y Arias. cabe señalar que en repetidas ocasiones se ha puesto de manifiesto la necesidad de formación específica en habilidades para entrevistar de un modo eficaz.

En consecuencia. como futuros pasos creemos esencial abordar todos aquellos puntos débiles encontrados. cuyo comienzo data de 2004. a personas con discapacidad intelectual. El largo proceso de investigación desarrollado. nos planteamos como primera investigación y posible contribución científica adaptar este instrumento de evaluación al contexto español. En este punto. su difusión y aplicación está sirviendo para identificar algunos aspectos problemáticos en la misma. Así. garantizando la fiabilidad y validez de sus resultados. especialmente. tal y como está ocurriendo con el instrumento original. No obstante. 4. entendiendo que con ello contribuiremos a dotar al instrumento de criterios comunes y uniformes para todos. en Enero de 2009 se publicó en la 169 . el idioma y cultura en la que se desarrolló no permite su uso directo en otros países. Sin embargo. Conclusiones La Escala de Intensidad de Apoyos-SIS representa un instrumento idóneo para evaluar las necesidades de apoyo de población con discapacidad intelectual. Para ello nos propusimos abordar dos objetivos generales: adaptar la escala SIS al contexto español y conocer las garantías que ofrece respecto a su precisión (fiabilidad) y al contenido auténtico que estamos evaluando (validez). La “Guía para entrevistar a personas con discapacidad intelectual” que se publicó con el Manual resulta insuficiente para una adecuada formación.INICO ●● personas sin discapacidad como.5. ● Universidad de Salamanca . como es el caso de España. viene a reflejar que la adaptación española de la SIS ofrece garantías técnicas suficientes como para ser ampliamente utilizada en España. En consecuencia. así como para plantear futuras investigaciones a nivel internacional que aporten nuevos resultados y evidencias respecto a su suficiencia técnica. ello no la exime de nuevas revisiones y estudios que contribuyan a su posible mejora.

Adaptación y validación de SIS al contexto español página oficial de la SIS (www. Por último.siswebsite.. Este segundo estudio se abordará a continuación. Un avance de esta investigación se expondrá en el capítulo sexto. a pesar de los excelentes resultados en nuestros análisis de fiabilidad y validez. consideramos que puede resultar conveniente llevar a cabo un análisis factorial que confirme. el interés despertado a raíz de la publicación de esta adaptación por otros profesionales pertenecientes a países de habla española ha generado una nueva línea de investigación. Superar algunas de estas dificultades. la revisión de la literatura existente y el grado de acuerdo entre jueces expertos). aportándose así nuevas evidencias sobre su equivalencia conceptual y de ítem. la estructura original del instrumento. 170 . una mejor descripción y precisión en el contenido de cada ítem. como en nuestro caso. la estructura multidimensional del instrumento viene justificada desde un acercamiento de tipo cualitativo (i. a nivel estadístico.. No cabe duda que ésta debe ser la línea que debemos seguir para poder desarrollar un instrumento aún más potente y útil. Por otro lado.●●● CAPÍTULO 4. Entendemos que estos argumentos no legitiman desde un punto de vista psicométrico el hecho de obtener puntuaciones independientes por áreas.e. así como de sus parámetros de medida). dirigida a conocer el funcionamiento de la adaptación española de la SIS en aquellos contextos con los que compartimos el idioma pero no las características culturales. trata de abordar algunos de los aspectos comentados (p.ej.org) un documento que. si no todas. Por ello. representa nuestro reto presente y futuro.

Análisis de la estructura factorial de la SIS 5 .

.

En este sentido.●●● CAPÍTULO 5. validez de criterio y validez de constructo. Introducción A menudo. En este nuevo estudio se pretenden conseguir nuevas pruebas sobre su validez. para lo cual se precisa la implementación de procedimientos de validación. así como 173 . De este modo. pero a la hora de realizar una definición precisa nos encontraríamos con importantes discrepancias. Por ello. por tanto.1. según Martínez Arias (1995) “la validez de constructo subsume la relevancia y representatividad de los contenidos. un tipo de validez al que algunos autores atribuyen un papel central e integrador del resto. Este quinto capítulo supone la continuación del proceso de validación de la adaptación española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. Así. este tipo de conceptos requieren del consenso sobre su significado. En este sentido. donde se aportaban evidencias acerca de tres tipos de validez: validez de contenido. 1989). es útil y válido desde un punto de vista científico. en el campo de la psicología y otras disciplinas afines nos encontramos con el inconveniente de que los conceptos que queremos evaluar no son directamente observables y. en nuestro caso necesidades de apoyo. nos proponemos corroborar la validez de constructo de la SIS. superando una importante limitación: la confirmación de la estructura factorial de la escala. al hablar de necesidades de apoyo podemos tener una idea aproximada de lo que queremos decir con ello. Análisis de la estructura factorial de la SIS 5. requieren de medidas indirectas o indicadores de los mismos para su medición (Thorndike y Hagen. es posible llegar a afirmar que un concepto. Análisis de la estructura factorial de la SIS 5.

el uso de la metodología Q para seleccionar los indicadores de apoyo más apropiados y representativos. Por el contrario. El fin es obtener un modelo teórico parsimonioso e interpretable desde un punto de vista científico. El AFE se caracteriza porque desconoce a priori el número de factores. 335). el Análisis Factorial representa la técnica por excelencia utilizada para la evaluación de constructo (Thompson. ya que ambas dan significado a las puntuaciones de los tests” (p. A pesar de la cantidad de evidencias sobre la validez de constructo del instrumento original. 2004). basada en la contrastación de varias hipótesis sobre los constructos básicos que subyacen a la SIS. Dentro de la investigación psicológica. Si recordamos el capítulo anterior. el AFC fija los factores desde el primer momento y utiliza contrastes de hipótesis para su confirmación.●●● CAPÍTULO 5. Análisis de la estructura factorial de la SIS las relaciones con los criterios. la cual se completaría con información relativa a las necesidades de apoyo para las Actividades de protección y defensa (sección 2) y sobre las Necesidades excepcionales de apoyo médico y conductual (sección 3). y un extenso trabajo de campo) los autores de la SIS determinaron en seis las dimensiones (subescalas) que compondrían la Escala de Necesidades de Apoyo. En líneas generales cabe distinguir dos grandes tipos de Análisis Factorial: el Análisis Factorial Exploratorio (AFE) y el Análisis Factorial Confirmatorio (AFC). dedicamos las próximas páginas a exponer el procedimiento que 174 . existe una carencia a nivel internacional respecto a la confirmación de dicha estructura mediante un Análisis Factorial Confirmatorio de los datos. de tal manera que es en la aplicación empírica donde se determina este número. El Análisis Factorial representa un grupo de técnicas de análisis de datos que pretenden identificar factores o dimensiones inobservables empíricamente (constructos) y que pueden explicar las relaciones entre un grupo de variables observadas (indicadores). En consecuencia. utilizando un proceso de varias fases (una revisión de la literatura.

Entendemos que actualmente la metodología SEM constituye una herramienta muy útil para el estudio de relaciones causales de tipo lineal entre constructos y que. Structural Equation Modeling) mediante el programa LISREL. podremos determinar mediante pruebas cuantitativas el grado en que nuestros datos muestrales apoyan un modelo teórico multidimensional. 1993). 2. Demostrar mediante un Análisis Factorial Confirmatorio si la adaptación española de la SIS proporciona la misma estructura factorial previamente obtenida con el Análisis Factorial Exploratorio. Para su estudio ha sido preciso utilizar los Modelos de Ecuaciones Estructurales (SEM. 5. así como con el modelo que proponen Thompson et al. (2002) sobre la existencia de seis dimensiones o factores de Necesidades de Apoyo (sección 1).INICO ●● seguimos para ejecutar dicho análisis y la estructura subyacente resultante de la matriz de datos españoles. 2007). (2004). Objetivos El objetivo general de este segundo estudio es proporcionar apoyo adicional sobre la validez de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS (Verdugo. a partir de ella. ● Universidad de Salamanca . Las necesidades de apoyo de las personas adultas con discapacidad intelectual representan un concepto unidimensional compuesto por 49 actividades de la vida diaria. versión 8. En relación a los objetivos expuestos. Arias e Ibáñez. el cual se propone a contrastar. H1. Comprobar mediante un Análisis Factorial Exploratorio la hipótesis de Thompson et al. Para ello se han desarrollado los siguientes objetivos específicos: 1. se plantea someter a prueba las siguientes hipótesis.8 (Jöreskog & Sörbom.2. 175 .

●●● CAPÍTULO 5. Este 176 . 5. 5. Método 5. Las necesidades de apoyo de las personas adultas con discapacidad intelectual (NA) conforman una estructura factorial de segundo orden compuesta por seis factores de primer orden: actividades de vida en el hogar (VH). Para una descripción detallada de las características de la muestra se recomienda volver al apartado 4. actividades de salud y seguridad (SS) y actividades sociales (AS). Instrumento El instrumento que se utilizó fue la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. actividades de empleo (AE). H4. 875 participantes con discapacidad intelectual (538 varones y 337 mujeres). actividades de aprendizaje a lo largo de la vida (AV). Actividades sociales (AS) y Actividades de protección y defensa (PD). actividades de vida en la comunidad (VC). Actividades de salud y seguridad (SS).2. H3.1. actividades de vida en la comunidad (VC).3. Las necesidades de apoyo de las personas adultas con discapacidad intelectual representan un concepto multidimensional compuesto por siete factores: Actividades de la vida en el hogar (VH). adaptada por Verdugo. es decir. con edades comprendidas entre 15 y 76 años (M = 34.1 del capítulo 4.60. Actividades de empleo (AE). DT = 11. Análisis de la estructura factorial de la SIS H2.3.77). Las necesidades de apoyo de las personas adultas con discapacidad intelectual representan un concepto multidimensional compuesto por seis factores: actividades de vida en el hogar (VH). actividades de salud y seguridad (SS) y actividades sociales (AS). Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida (AV). Arias e Ibáñez (2007). actividades de aprendizaje a lo largo de la vida (AV).3. Actividades de la vida en la comunidad (VC). Participantes En este segundo estudio se utilizó la misma muestra que para el estudio anterior. actividades de empleo (AE).3.

5. la administraran con rigor. Además 177 . posteriormente. así como a enviarles los informes finales terminada la investigación. versión 8. la específica y la debida a errores de observación. versión 7. ya que permite explorar toda la varianza de cada variable: la común. 1993. por lo tanto remitimos al lector al apartado 4. se procedía a entrenarles en el uso de la SIS para. ● Universidad de Salamanca . Resultados a. Con el consentimiento de los profesionales. Este proceso partió de un primer contacto con los directores o responsables técnicos de cada centro.3.8 (Jöreskog & Sörbom. 2006). Recogidas las escalas.3. 2006). Para ello se utilizó el algoritmo FACTOR. se realizó un Análisis Factorial Exploratorio con método de extracción de Componentes Principales. momento en el que se explicaban las características del estudio y se solicitaba su colaboración. Al mismo tiempo se aseguraba nuestro compromiso a mantener la confidencialidad de los datos. se llevó a cabo un AFC utilizando Máxima Verosimilitud (ML) mediante el programa LISREL. para validar la estructura factorial de los pesos obtenidos como solución plausible con AFE. se aplicó AFE utilizando Componentes Principales como procedimiento de extracción de los factores y eligiendo OBLIMIN como procedimiento de rotación.4. En segundo lugar.INICO ●● instrumento posee las mismas características que su versión original. Análisis Factorial Exploratorio de la SIS En primer lugar. Scientific Software International. el procedimiento seguido supuso analizar la muestra de acuerdo a lo siguiente: a) en primer lugar. 5. Procedimiento Los datos que se utilizaron para los análisis factoriales procedieron de las 875 aplicaciones de la SIS obtenidas en el estudio previo.2 del capítulo 4.2 (Lorenzo-Seva y Ferrando.3.

y el índice Kaiser-Meyer-Olkin fue de 0. señalando la existencia de una elevada proporción de varianza común –explicada por los factores–.●●● CAPÍTULO 5. El análisis de datos se llevó a cabo utilizando los programas SPSS. y (f) la prueba de esfericidad de Barlett fue significativa ( χ2 = 51173. Varimax) viene dada por los datos que hemos obtenido en los análisis de validez previos.l. obteniendo los siguientes resultados: (a) no existen ítems con distribuciones extremas (el rango de asimetrías va de –.2 (Lorenzo-Seva y Ferrando. que sugieren la intercorrelación entre los factores.01). se procedió al análisis factorial utilizando una rotación Oblimin sobre la estructura factorial con extracción de Componentes Principales. con un error típico de 0. La razón de utilizar una rotación factorial es porque permite obtener una solución más sencilla e interpretable. se comprobó el cumplimiento de una serie de supuestos imprescindibles para ejecutar dicho análisis. Análisis de la estructura factorial de la SIS se recomienda el uso de este método cuando existen conjuntos con varianza común elevada. y FACTOR. (c) todos los factores teóricos cuentan con más de 4 ítems.807 a 1. lo que supone rechazar la hipótesis nula de que las variables incluidas no están correlacionadas. (b) todos los ítems cuentan con coeficientes de homogeneidad corregida elevados (véase Anexo 9). (e) la mayor parte de los elementos de la matriz anti-imagen tienden a cero. 2006). versión 7.083 sobre 839 casos válidos).00. (d) la muestra es suficientemente extensa como para contrarrestar las posibles fluctuaciones muestrales de las correlaciones.ej. 1989). Por último.266 y solo en tres casos se supera el valor absoluto de 1. 119 del capítulo 4). La selección de la rotación oblicua frente a una ortogonal (p. 1176 g. como es nuestro caso (véase los resultados de la p. versión 15. se seleccionó la rotación Oblimin por ser la más utilizada y recomendada entre las rotaciones oblicuas (Bisquerra. A continuación. y p<0. Una vez confirmada la adecuación del análisis factorial con los datos.027.984.. ya que este último 178 .0.

85 0.66 a 0.990 C6 0.89 0. Comunalidades y MSA Ítem Com.70 0. MSA A1 0.982 B3 0.988 A6 0.90 0.87 0.991.979 B1 0. MSA Ítem Com. TABLA 5.87 0. superando ampliamente el valor de 0. Universidad de Salamanca .95).991 A4 0.987 D3 0.983 C2 0.988 E8 0.978 B4 0.981 D1 0.988 C7 0.975 C9 0.972 E6 0.88 0.5 que se utiliza como criterio para desechar una variable del análisis.88 0.93 0.976 En relación a las comunalidades obtenidas.980 F3 0.92 0.75 0.72 0.987 E1 0. En ambos casos se espera que los valores sean cuanto más altos mejor.61 0.983 D4 0.985 D2 0.91 0.984 B7 0.991 B8 0.91 0.991 F1 0. MSA Ítem Com.60 (rango de 0.984 A5 0. Las comunalidades muestran qué porcentaje de cada variable es explicado por la nueva estructura factorial.978 F6 0.91 0.984 C1 0.1 se muestran las comunalidades e índices MSA.72 0.986 A7 0.90 0.990 F2 0. En consecuencia.983 E2 0.976 D8 0.90 0.82 0.89 0.84 0.74 0.91 0.982 F4 0.85 0.74 0.73 0.88 0. las medidas de adecuación muestral de las variables se ajustan en todos los casos a la estructura del resto.985 A2 0.990 C8 0.90 0. se han obtenido índices con valores entre 0.989 D6 0.95 0.970 E4 0.85 0.970 y 0.982 B2 0.983 F5 0.983 B5 0.70 0.990 F8 0.973 E5 0.79 0.75 0.984 D5 0.86 0.985 C4 0.971 E3 0.981 F7 0.93 0.981 B6 0. Esto sugiere que todas las variables están bien representadas en el espacio de los factores.91 0.80 0. todas ellas superan el valor de 0.83 0.82 0.91 0.986 A8 0.1.990 D7 0.93 0.66 0. que comúnmente se considera el umbral para asegurar el ajuste de la variable a la solución factorial.93 0. Los índices MSA representan las medidas de adecuación de la muestra para su tratamiento en el análisis factorial con el resto de las variables. 179 .988 E7 0.88 0.986 C3 0.73 0. Con respecto a los índices MSA.984 C5 0.79 0.89 0. En la Tabla 5.75 0.990 A3 0.INICO ●●● ofrece la posibilidad de llevar a cabo el análisis utilizando matrices de correlación policóricas.

7.0.-0.78 2 9.81 74.2) [0.2.4) [0.-0.78 29.-0.6) [-0.5) [0.0.8. Análisis de la estructura factorial de la SIS Si observamos el histograma de frecuencias de las correlaciones obtenidas entre las 49 variables (véase Figura 5.4.96 20.2).6.66 180 .5.0.5) [-0.6.0.3) [0.0.8. la naturaleza de la distribución sugiere una estructura multifactorial de la escala.1) Valores de r FIGURA 5.4) [-0.59 3.0.8 [-0.9.0) [0.-0.1.3) [-0.3.●●● CAPÍTULO 5. Según el método de Kaiser.42 6 1. Histograma de la matriz de correlaciones Esta apreciación se refrenda con los resultados obtenidos del análisis (véase Tabla 5.-0.8) [0.10 3 8.6) [0.83 7.2. Autovalores y varianza explicada Factor Autovalor % % acumulado 1 14.3.59 29.7) [0.7.54 66.66% de la varianza común.-0.10 16. TABLA 5.32 50.0.0.1).4.45 5 2.2.1.7) [-0.2) [-0.1. se han identificado 6 factores que explicarían en conjunto el 83.9) [0.1) [-0.1) [0.24 83.5. que determina tantos factores como autovalores superan la unidad.-0.63 4 3. 120 100 80 Frecuencia 60 40 20 0 >=1 <-0.93 5.0.97 80.

el factor 2 (autovalor de 9.54% de la varianza común y está compuesto por los ítems C2 a C9. ● Universidad de Salamanca . lo que queda reflejado en la matriz factorial representada en la Tabla 5.10) explica el 16.78% de la varianza y está compuesto por los ítems F1 a F6. cada una de las variables puede ser expresada como combinación lineal de los mismos. representan actividades de y con las que aprendemos en el transcurso de nuestra vida. En consecuencia.INICO ●● Una vez obtenidos los factores. Como se puede observar. derivada de la redacción de los mismos. Una posible interpretación. que corresponden con indicadores de la subescala Actividades sociales de la escala original.59) explica el 29.3. En segundo lugar.51 y 0. En tercer lugar. el factor 3 (autovalor de 8.96) explica el 20.32% de la varianza común y está formado por los ítems B1 a B8. incluidos en la subescala de 181 . que indican el peso que cada variable asigna a cada factor. todos ellos pertenecientes originalmente a la subescala Actividades de vida en la comunidad.54 respectivamente) en el factor 3. las filas son las variables (ítems del test en nuestro caso) y las intersecciones de las filas y columnas las cargas o saturaciones factoriales. el análisis factorial adquiere relevancia cuando todas las variables saturan alto en alguno de los factores y bajo en el resto. en cierta medida. Con la matriz factorial simplificada (eliminando todos aquellos pesos menores de 0. Se encontraron disonancias en los resultados obtenidos para los ítems F7 («Implicarse en relaciones de amor e íntimas») y F8 («Dedicarse al trabajo de voluntariado»). el factor 1 (autovalor de 14. entendemos que implicarse en relaciones de amor e íntimas y dedicarse al trabajo de voluntariado suponen dos tipos de conductas sociales claras.30) procedemos a interpretar nuestros resultados. consiste en que su inclusión en el factor 3 se deba a que. correspondiente con las Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. los cuales presentan saturaciones mayores (0. En primer lugar. cada columna es un factor (factores previamente identificados). En contrapartida.

no lo es menos que se deba incluir en la subescala de Actividades de Aprendizaje a lo largo de la vida en cuanto a que engloba actividades relacionadas con un funcionamiento correcto en este contexto.68 F4 0.54 C9 0.87 A3 0.31 Componente: AV Componente: AS Ítem 1 2 3 4 5 6 Ítem 1 2 3 4 5 6 C1 0.57 0.39 0.●●● CAPÍTULO 5. SS = Actividades de salud y seguridad.54 A5 0. AS = Actividades sociales.83 A8 0.83 A6 0. VC = Actividades de la vida en la comunidad.78 B8 0. Si bien es lógica su consideración de actividad social en cuanto a su referencia a “interactuar con otros”.38 B4 0. VH = Actividades de la vida en el hogar.48 B2 0. Matriz de saturaciones Componente: VH Componente: AE Ítem 1 2 3 4 5 6 Ítem 1 2 3 4 5 6 A1 0. para lo cual es preciso saber interactuar con los compañeros.82 0.87 C5 0.88 E3 0.80 E2 0.29 B6 0. 182 .57 D8 0. TABLA 5.82) en el factor 1. correspondiente a las Actividades sociales en la escala original. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.64 D1 0.72 B3 0.78 A2 0.87 D2 0.71 F2 0.51 C8 0.54 F5 0.86 E1 0.72 F7 0.83 C7 0.65 D3 0.90 C4 0. Análisis de la estructura factorial de la SIS Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.80 E6 0. AE = Actividades de empleo.90 E5 0.89 E4 0.89 E8 0.51 A4 0.87 D5 0.66 F6 0.87 F8 0.63 D4 0.68 D6 0.81 A7 0.85 C2 0.76 F3 0.42 F1 0.87 C6 0.88 Nota.51 E7 0.79 B7 0. El ítem C1 («Interactuar con otros en actividades de aprendizaje») representa la excepción al tener una saturación mucho más elevada (0.66 C3 0.35 0.79 D7 0.22 B5 0.37 Componente: VC Componente: SS Ítem 1 2 3 4 5 6 Ítem 1 2 3 4 5 6 B1 0.3.

05.225) [-0.0.15) [-0.025) [-0.1.075.-0.025.2.59) explica el 3. En sexto y último lugar.-0.025.-0. correspondientes al factor original de Actividades de la vida en el hogar. el factor 5 (autovalor de 2.0.175. Una evidencia más de ello viene representada por el histograma de residuos (véase Figura 183 .05) [-0.2.075) [0.075) [-0.1) [0.-0.175) [-0.0.175) [0.2) [0.05) [0.125) [0.INICO ●● En cuarto lugar.81% de la varianza común y está formado.075.0.15.225.-0. con excepción de E3 («Obtener servicios de cuidado para la salud») que satura algo más en el factor correspondiente a las Actividades de la vida en la comunidad.0.24% de la varianza común y está formado por los ítems originalmente incluidos en el factor Actividades de salud y seguridad.0.-0. Histograma de residuos En conclusión.83) explica el 7. 350 300 250 Frecuencias 200 150 100 50 0 [0. La interpretación que nos sugiere es que se pudiera entender que el obtener servicios sanitarios representa más una actividad de vida en la comunidad que una actividad de salud y seguridad en sí misma. correspondiéndose en su totalidad con el factor original Actividades de empleo.0) [0. por los ítems A1 a A8. los resultados expuestos señalan la posible adecuación de la versión española de la SIS a una estructura multifactorial de 6 factores.025) Valor de los residuos FIGURA 5.2.15.05.125.0.15) [0. el factor 6 (autovalor de 1.97% de la varianza común y está formado por los ítems D1 a D8.125.0.2) [-0.175. el factor 4 (autovalor de 3.-0. ● Universidad de Salamanca . sin excepción alguna.125) [-0.-0. En quinto lugar.1.93) explica el 5.1) [-0.0.

Omitimos los datos que confirman el cumplimiento de estas condiciones debido a que la mayoría de ellos se expusieron en el apartado relativo al AFE y otros simplemente sugieren el cumplimiento de las 184 . Antes de llevar a cabo el AFC resultó esencial preparar adecuadamente los datos a analizar debido a dos razones fundamentales: (a) la mayor parte de estimación en SEM imponen ciertas asunciones sobre la distribución de los datos y (b) algunos problemas relativos a los datos puede llevarnos a fracasar en la búsqueda de una solución plausible en nuestro AFC (Arias.2). b. dedicamos nuestros esfuerzos iniciales. 2008). a pesar de las evidencias a favor de la estructura factorial extraída. a realizar una serie de comprobaciones para evitar problemas de cara a su ejecución e interpretación. Sus saturaciones superiores a 0. F8. C1 y E3). Del total de residuos.0030 y la varianza es de 0. sólo el 2. no debemos olvidarnos de los resultados controvertidos encontrados en cuatro ítems (F7.●●● CAPÍTULO 5. utilizando Máxima Verosimilitud (ML) de acuerdo con la naturaleza y comportamiento de los datos.89% superó el valor de 0. Por estos motivos. No obstante. Análisis Factorial Confirmatorio La solución obtenida fue sometida a Análisis Factorial Confirmatorio (AFC).00167. cuya media es -0. Análisis de la estructura factorial de la SIS 5.05. una vez más. El resultado fue que nuestros datos corroboraron cada una de las condiciones necesarias para realizar un AFC (véase Tabla 5.30 en varios factores simultáneos o significativamente superior en otro factor distinto del original plantean la necesidad de una revisión futura de los mismos con el fin de aclarar a los evaluadores su significado y naturaleza. estos datos refrendan la solución factorial obtenida y apoyan la validez de constructo de la versión española de la SIS.10 y el 16% el de 0.4). En consecuencia.

Número de indicadores 30 13. Varianzas relativas Ausencia de matrices ill-scaled En primer lugar. La razón es que los análisis de datos han de hacerse sobre matrices de covarianzas asintóticas y con un número elevado de ítems alcanzan tamaños que son virtualmente imposibles de analizar con los métodos comunes de cálculo. 2005. Tipo de relaciones Relaciones lineales y aditivas 7. ordinal). un modelo eficaz no debiera superar los 30 indicadores. Número mínimo de Al menos 150 observaciones. el número mínimo de observaciones debe ser 150 y el número de indicadores por variable latente debe ser de más de 2). Valores por indicador Los indicadores deberían tener un mínimo de 4 valores. En todo momento se garantizó la unidimensionalidad de los mismos.4. Little. o 5 observaciones por cada observaciones parámetro a estimar 11. ● Universidad de Salamanca . Shahar & Widaman. TABLA 5. se optó por la formación de subgrupos de ítems o parcels (Bandalos. Homocedasticidad Corrección mediante normalización o transformaciones. Datos perdidos Tratamiento adecuado de los datos perdidos 6. Condiciones necesarias para realizar un AFC (Arias. 2001. se revisaron los ítems con el fin de comprobar que todos ellos se agrupaban en torno a alguna de las dimensiones o subescalas de la SIS. Para ello.4. 5. Normalidad y outliers Distribución normal de los datos. Cunningham. Nivel de medida (excepcionalmente. control de outliers. p. Indicadores por variable Preferible disponer de más de 2 (lo ideal es disponer de al latente menos 4 o 5) El número máximo de indicadores no debería exceder de 20- 12. Multicolinealidad Ausencia de multicolinealidad 8. Variables relevantes Inclusión dentro del modelo de todas las variables relevantes. Como podemos comprobar en la Tabla 5. 2002)..ej. 2008. 2002. 10. 9. 4. 3. fue preciso realizar una serie de comprobaciones expuestas a continuación. 2. 78) Condición Observaciones Indicadores en nivel de intervalo o de razón 1. Esto se 185 .INICO ●● mismas (p. Bandalos & Finney. En consecuencia. Identificación del modelo Modelo supraidentificado. Kline.

Análisis de la estructura factorial de la SIS realizó con el AFE previo. La combinación de cada uno de los grupos de ítems se llevó a cabo utilizando como procedimiento la media.5. esperando encontrar saturaciones altas en cada uno de ellos y apoyar así la unidimensionalidad de los mismos. entendemos que el problema fue más bien debido a la falta de claridad en sus descripciones que a su adecuación a los correspondientes factores.748 y 0. razón por la que no se contempló su exclusión para la configuración de los distintos parcels. donde se pudo confirmar la adscripción de cada uno de los ítems al factor o subescala original que configura el instrumento.959.01) y los índices de Kaiser-Meyer-Olkin adecuados (al aproximarse más a la unidad que al valor 0). De nuevo. este análisis se comprobó mediante los resultados del AFE. C1 y E3 no saturaron como cabría esperar.●●● CAPÍTULO 5. Para ello. A continuación sometimos a análisis factorial exploratorio los diferentes clusters de ítems. 186 . en todos los casos la prueba de esfericidad de Barlett fue significativa (p<0. Los resultados más relevantes se encuentran en la Tabla 5. A pesar de que los ítems F8. cada uno de ellos compuesto por dos o tres ítems. oscilando entre valores de 0. un porcentaje de varianza superior o muy próxima al 80% y saturaciones elevadas en el factor. se elaboraron tres grupos de ítems por subescalas. F9. se revisaron los ítems de cada dimensión con el fin de descartar aquellos con saturaciones bajas o que saturaban en un segundo factor. se procedió a la creación de los parcels. En segundo lugar. En tercer lugar. Como se puede apreciar. Los datos sugieren la unidimensionalidad de cada uno de los parcels en cuanto a que todos ellos obtuvieron autovalores superiores a 1.

000 2.724 0.955 D7 0.920 8 C5 0.000 2.875 E7 0.748 0.476 82.881 2 A5 0.813 A6 0.482 82.875 11 D5 0.878 16 F2 0.936 B6 0.959 C9 0.750 0.000 2.000 2.657 82.919 C3 0.709 0.735 0.000 1.766 0.924 E1 0.INICO ●● ● TABLA 5.676 0.420 80.894 13 E2 0.520 0.753 0.610 0.000 2.925 9 C8 0.325 0.000 2.945 D1 0.906 10 D2 0.859 E4 0.932 187 . Universidad de Salamanca .680 0.920 A7 0.621 0.736 0.000 2.897 C4 0.000 1.110 70.910 B1 0.877 7 C2 0.942 B3 0.5.500 0.750 87.885 E6 0.268 75.000 2.000 2.500 0.932 B4 0.729 0.706 85.910 B7 0.909 E3 0.043 0.508 B8 0.667 88.291 0.910 3 0.925 15 0. Resultados del AFE para comprobrar la unidimensionalidad de cada parcel (N=875) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett A1 0.712 85.915 F3 0.937 5 B5 0.642 88.923 A3 0.000 2.132 0.935 6 0.579 E8 0.887 D4 0.318 D8 0.935 C1 0.927 D3 0.944 D6 0.925 F1 0.732 0.662 0.000 2.885 A4 0.469 82.855 A8 0.898 C7 0.284 76.748 14 E5 0.924 12 0.068 0.658 0.000 2.500 0.776 0.893 0.500 0.569 85.942 4 B2 0.363 78.000 1.581 86.796 1 A2 0.910 C6 0.000 1.

935 5 B5 0. Resultados del AFE para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel (N=300) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett A1 0.500 0.769 1 A2 0.213 73.930 20 G5 0.889 B7 0.000 2.941 B6 0.896 F7 0.923 G4 0. Análisis de la estructura factorial de la SIS TABLA 5.929 G7 0.998 0.65). a excepción de los ítems A1 (0.920 A3 0.747 0.000 2.000 2. los resultados obtenidos fueron semejantes a los anteriores.873 2 A5 0. las saturaciones de los ítems a cada uno de los factores fueron elevadas.922 21 0.819 A6 0.77) y E4 (0.6).480 0.937 B3 0.922 En cuarto lugar.000 1.754 87.904 G6 0.●●● CAPÍTULO 5.936 6 0. superando el valor de 0.912 A7 0.923 18 0.6.720 0.794 0.506 83. No obstante.000 2.706 85.916 3 0.691 B8 0. se replicó el AFE con una submuestra aleatoria de 300 casos extraídos de la muestra original (véase Tabla 5.550 84.929 F6 0.000 2.917 17 F5 0.783 0. TABLA 5.500 0.394 79.) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett F4 0.000 2.646 0.917 B4 0. con excepción del parcel 14 cuyo porcentaje de varianza descendió al valor de 65%.500 0.279 F8 0.546 0.879 G3 0.546 84.000 2.264 75.954 G8 0. En general.500 0.80 en todos los casos.699 84.000 1.993 A8 0.000 1.953 4 B2 0.686 0.751 0.877 19 G2 0.5.000 1. Resultados del AFE para comprobar la unidimensionalidad de cada parcel (N=875) (cont.881 A4 0.626 87.923 G1 0.536 0.936 188 .852 0.745 0.734 0.680 83.916 B1 0.

000 2.891 C4 0.) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett C1 0.933 D1 0.885 0.894 13 E2 0.879 0.889 C6 0.843 G3 0.924 0.122 0.921 E1 0.000 1.000 1.883 C7 0.917 G8 0.000 2.382 79.606 0.910 G6 0.681 84.852 D8 0.956 C9 0.924 C3 0.872 F7 0.931 D3 0.000 2.886 17 F5 0.887 16 F2 0.247 0.924 F1 0.000 1.636 87.898 E3 0.500 0.6.753 0.921 12 0.922 21 0.924 15 0.915 F6 0.711 0.893 11 D5 0.649 14 E5 0.922 189 .412 0. Universidad de Salamanca .833 E4 0.709 85.917 18 0.897 F3 0. Resultados del AFE para demostrar la unidimensionalidad de cada parcel (N=300) (cont.578 85.763 0.698 84.868 E6 0.875 19 G2 0.893 8 C5 0.500 0.000 1.697 84.960 D7 0.727 0.918 F4 0.500 0.888 7 C2 0.434 81.881 E7 0.500 0.041 F8 0.000 2.437 81.000 2.336 77.000 1.917 G1 0.INICO ●● ● TABLA 5.025 0.870 0.725 0.950 D6 0.931 G7 0.000 2.621 87.746 0.000 2.367 78.453 81.300 76.683 0.888 D4 0.892 10 D2 0.660 0.732 0.923 9 C8 0.000 2.000 2.739 0.435 E8 0.000 2.951 65.368 0.928 G4 0.719 0.739 0.939 20 G5 0.

381 G1 0.559 0.071 P13 E2 0.237 P5 B5 0.862 0.864 0. Saturaciones factoriales no rotadas.257 C6 0.751 0.355 D4 0.887 0. se sometió cada conjunto de ítems a un AFC con un único factor latente.206 G4 0.327 B7 rb7b8=0.01 (bilateral).095 E6 0.275 P10 D2 0.253 A6 0.951 0.821 0.851 0. con la única excepción del ítem A3: Preparar comidas.803 0.712** P3 P15 A8 E8 B1 0.257 P20 G5 0.928 0.171 B6 0.256 G7 P21 r g7g8=0. *En los casos de parcels con dos ítems las interacciones no convergieron en un factor el modelo. en consecuencia se presenta la correlación entre ellos.916 0.393 P4 B2 0.829 0.076 G8 C9 0.178 P19 G2 0.910 0.874 0.840 0.787 0.168 P17 F5 0. **La correlación es significativa al nivel 0.660 0.322 P7 C2 0.338 C3 0. no se cuestionó la adscripción del ítem A3 a uno de los parcels de la 190 .750** F7 r f7f8=0.604 E1 0.938 0. AFC mediante el método de Máxima Verosimilitud.862 0.160 P16 F2 0.889 0.349 0.929 0.762 0. Como se puede observar.801 0.326 A7 ra7a8=0.915 0.210 A3 0.823 0.964 0.168 P8 C5 0.7.162 F1 0.7. Por último.161 D1 0. Los resultados se muestran en la Tabla 5.872 0.699** P9 C8 0.779 0.297 P1 A2 0.158 D3 0.435 A4 0.137 D6 0.630 0.657** E7 r e7e8=0.918 0.420 P11 D5 0.971 0.358 E4 0.839 0.214 F3 0.687 P2 A5 0.058 D7 rd7d8=0.294 F6 0.189 C7 0. Función de Ajuste Mínimo Ji-cuadrado con 0 grados de libertad = 0.140 B4 0.564 P14 E5 0.300 G3 0.912 0.961 0.900 0.906 0.706** P12 D8 Nota.912 0.706** P6 P18 B8 F8 C1 0.916 0.814 0.162 F4 0.891 0.312 G6 0. los diferentes ítems que configuran cada parcel presentan elevadas saturaciones en el factor y varianzas únicas bajas.836 0.820 0. Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de los parcels (N=875) Factor 1 Varianza Única Factor 1 Varianza Única A1 0.807 E3 0.00.239 B3 0. No obstante.120 C4 0.916 0.862 0.●●● CAPÍTULO 5. Análisis de la estructura factorial de la SIS TABLA 5.

Además. (2) de seis factores correlacionados (VH.983) del grupo de 21 parcels fue satisfactoria. SS. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida (AV).e. para cada uno de los modelos.ej. Para ello fue necesario asegurarnos de cumplir de nuevo dos condiciones: (a) el número de parámetros a estimar debe ser igual o inferior al número de observaciones. a partir de los análisis previos podemos afirmar que los parcels son unidimensionales. AS). 191 . valores de t superiores a 2. en las siguientes: (a) las respuestas observadas pueden explicarse por los factores que se plantean. factores y errores de medida) tienen una escala (p. (3) de siete factores correlacionados. AE. AE. Actividades de vida en la comunidad (VC)... la consistencia interna (α de Cronbach = 0. (b) cada uno de los indicadores tiene una saturación distinta a cero y estadísticamente significativa (i. Las hipótesis sometidas a prueba se resumen. VC.e. Actividades de salud y seguridad (SS) y Actividades sociales (AS). VC. Comprobada la adecuación de los datos.INICO ●● subescala Actividades de la vida en el hogar porque se consideró que su contenido no dejaba margen de duda. y (b) todas las variables latentes (i. (c) los factores están correlacionados y (d) los errores de medida asociados con los indicadores no están correlacionados entre sí. se procedió con la segunda fase: la identificación del modelo. Unit Loading Identification). AV. agrupando en una única variable latente (Necesidades de Apoyo o NA) los 18 parcels correspondientes a Actividades de vida en el hogar (VH). y (4) de un factor de segundo orden (NA) y seis factores de primer orden (VH.58 en el factor hipotetizado y de cero en el resto). incluyendo en este caso la subescala Actividades de protección y defensa (perteneciente a la sección 2). Actividades de empleo (AE). SS y AS). ● Universidad de Salamanca . ULI. AV.. incluyendo en cada uno de ellos los tres parcels con saturaciones mayores. En conclusión. Esto nos permite continuar con el AFC manejando un número más adecuado de variables de estudio. Los modelos sometidos a prueba fueron cuatro: (1) de un factor.

El modelo es. 1996).3). La bondad de ajuste ha sido comprobada a partir de diversos índices de ajuste. en la última columna de la misma tabla. En la Tabla 5.09 con 135 g. 1995). Marsh. Análisis de la estructura factorial de la SIS Modelo 1. toma un valor de 0. un modelo de un solo factor con el fin de comprobar si los resultados aprobaban el mismo. estos índices comparan la matriz de covarianzas observas con la matriz de covarianzas predicha por el modelo. había un total de 171 observaciones para estimar un total de 36 parámetros (1varianza del factor. En tercer lugar. Puesto que se partió de 18 indicadores. Cuanto menor sea su 192 . dato que nos informa hasta qué punto los errores entre las matrices observadas y estimadas son significativos. el valor de ji-cuadrado (χ2 = 4063.l. Si tenemos en cuenta que valores por encima de 0.8 se muestran los valores obtenidos y.●●● CAPÍTULO 5. En segundo lugar. tal y como recomiendan algunos autores (Hu y Bentler. 18 varianzas del error y 17 saturaciones factoriales).058. & Hau. En primer lugar. 1995. sobreidentificado con 135 grados de libertad. el error de aproximación cuadrático medio (RMSEA) mide la discrepancia por grado de libertad en términos de la población. 2000. en primer lugar.) es muy elevado y tiene un nivel de significación estadística de 0. nuestro resultado indica un buen ajuste.08 se consideran altos. Balla. En general.00 que indica que existen diferencias significativas entre la matriz de datos y la matriz estimada. Kaplan. el residuo cuadrático medio estandarizado (SRMR). en consecuencia. Modelo Unidimensional Construimos. los índices de ajuste que sugieren un ajuste razonable según distintos autores (Hu y Bentler. evitando así plantear otros modelos más complejos e innecesarios (véase Figura 5.

08 RMSEA 0.8. PGFI = Índice de calidad de ajuste de parsimonia. RMSR = Residuo cuadrático medio.82 0. NFI = Índice de ajuste normal.72 0. AIC = Criterio de información de Akaike.90 PNFI 0. 193 .79 0.90 (>0.90 CFI 0.52 0.49 <0.89 0.047 0.15 0.89 0.42 >0.86 0.63 4.08 ECVI 7.23 0.34 12.46 >0.08.95) SRMR 0.46 3044. Comparación de los índices parciales de ajuste de los cuatro modelos Modelo 1 Modelo 2 Modelo 3 Modelo 4 Valor Valor Valor Valor Valor recomendado Modelo 3 Índices de Ajuste Absoluto GL 135 120 168 130 χ2 4063.54 >0.56 0.16 Nota.00 342.54 >0.76 10773.09 2433 2835 9910.89 0.89 0.89 0.29 3. GL = grados de libertad.50 0.047 0. En nuestro caso obtuvimos un valor de 0. mejor es el ajuste del modelo. CN = N crítico.44 No significativo (p) (p = 0.16 24966.INICO ●● ● valor.56 21534. X2 (p) = valor de la ji-cuadrado y nivel de significación.66 AIC Saturado 342.54 >0. PNFI = Índice de ajuste normado de parsimonia.0) GFI 0.00 342.0) (p = 0.16 21534.71 0. RFI = Índice de ajuste relativo.17 0.87 3633.82 0. superando el mínimo recomendable de 0. RMSEA = Error de aproximación cuadrático medio.0) (p = 0. CFI = Índice de ajuste comparado.00 Independencia 21534.89 0.058 0. IFI = Índice de ajuste incremental.90 IFI 0.0) (p = 0. Entre paréntesis: valores al nivel de confianza del 90%.72 0.32 >0.90 Modelo 6109.46 >0. ECVI = Índice de validación cruzada esperada.23.44 0. TABLA 5.00 462.70 0.90 RFI 0.90 Índices de Ajuste de Parsimonia PGFI 0. GFI = Índice de bondad de ajuste.86 Índices de Ajuste Incremental NFI 0.31 <0.81 0.86 0. Universidad de Salamanca .71 0.

Análisis de la estructura factorial de la SIS Solución no estandarizada Solución estandarizada FIGURA 5.●●● CAPÍTULO 5. Modelo Unidimensional 194 .3.

Para considerar que un modelo ajusta bien. muy por debajo de lo que cabría esperar. existe una falta de ajuste del modelo unidimensional a los datos. El valor que obtuvimos fue de 0. Su valor oscila entre 0 y 1. En la misma línea. lo que indica que es un modelo poco parsimonioso. de lo contrario nos encontraríamos con un modelo que sobreestima (residuos negativos grandes) o subestima (residuos positivos grandes) la covarianza entre las variables manifiestas. se analizó el gráfico de tallos y hojas (steam-and-leaf) de los residuos ajustados (véase Figura 5.82.81. se espera que exista simetría y que los residuos se distribuyan en torno a cero. existe cierta asimetría negativa. aquellas que evalúan en qué medida nuestro modelo es mejor que otros.INICO ●● En cuarto lugar. Por otra parte.79). Como pudimos comprobar. todas las medidas del ajuste incremental. obtuvo un valor elevado (6109. Haciendo balance de los índices de ajuste examinados hasta el momento podemos decir que.44. muy por debajo del umbral de buen ajuste (0. el índice de bondad del ajuste GFI representa el grado de ajuste conjunto entre los residuos al cuadrado y los datos empíricos. IFI = 0. el criterio de información de Akaike (AIC) utilizado para comparar modelos con diferente número de constructos.82.4). en general. Por último. indicando un insuficiente ajuste del modelo comparado con el modelo de independencia. En quinto lugar. especialmente el modelo de independencia. es decir. respecto a los índices de ajuste de parsimonia.90 (NFI = 0.90). ● Universidad de Salamanca .56. lo que sugiere que el modelo unidimensional que proponemos sobreestima la covarianza entre las variables manifiestas.46) mayor que el modelo saturado. CFI = 0. obtuvieron valores < 0. el índice de calidad de ajuste de parsimonia (PGFI) resultante fue de 0. 195 . pero de acuerdo con la complejidad del modelo. RFI = 0.

6|301 . CFI = 0. RMSEA = 0.17.2|4007655442111 .72.●●● CAPÍTULO 5. en términos generales. GFI = 0.4.00. partimos de un total de 171 observaciones para estimar un total de 51 parámetros (15 covarianzas entre los factores.8.l. p4 al factor Actividades de vida en la comunidad. más satisfactorio que el modelo anterior (χ2 = 2433 y g. p10 al factor Actividades de Empleo. De modo idéntico al modelo anterior. el modelo de seis factores correlacionados presenta un ajuste.4|170 . En este caso.89). p = 0. p7 al factor Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 1) En relación a los residuos estandarizados se encontró que la gran mayoría de ellos superaba el valor |2. 18 varianzas de error y 12 saturaciones factoriales).047. El modelo es sobreidentificado con 120 grados de libertad. = 120. SRMR = 0. Modelo de Seis Factores Correlacionados El segundo modelo que se sometió a prueba fue un modelo de seis factores correlacionados. 6 varianzas de los seis factores.58|. el cual representa la estructura que conforma actualmente la SIS (Figura 5.8|03 .0|9984322211009999998888888777665555555555555444443333332222222110000000000000000000000 0|11123344444566666677789999901112222344667799 2|113456882445 4|14568159 6| 8| 10| 12| 14| 16| 18| 20|7 FIGURA 5. Análisis de la estructura factorial de la SIS . como se puede apreciar en la Tabla 5. se fijó a 1 las saturaciones no estandarizadas de p1 al factor Actividades de Vida en el Hogar. 196 . Para escalar los factores. Modelo 2. umbral para considerarlos grandes.5). p13 al factor Actividades de Salud y Seguridad y p16 al factor Actividades sociales.

Universidad de Salamanca .5.INICO ●● ● Solución no estandarizada Solución estandarizada FIGURA 5. Modelo de seis factores correlacionados 197 .

p4 al factor Actividades de la vida en la comunidad. -10|3 .6) es bastante simétrico. concentrándose la mayor parte de los valores en torno a cero.6|64 . El modelo es sobreidentificado con 168 grados de libertad. se quiso comprobar si la inclusión de la subescala Actividades de protección y defensa en el modelo podría mejorar su ajuste (Figura 5.4|042 . p7 al factor Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. el gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (véase Figura 5. se fijó a 1 las saturaciones no estandarizadas de p1 al factor Actividades de la vida en el hogar. Para escalar los factores.7). Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 2) Sin embargo. partimos de un total de 231 observaciones para estimar un total de 63 parámetros (21 covarianzas entre los factores. sugiriendo índices de modificación.2|74322943 -0|98877654432110009999877777666654444333333222222111111000000000000000000000000 0|1111112222223333333333444455555556667777888889000001111235666789 2|003567712248 4|688 6| 8| 10| 12| 14|0 FIGURA 5.●●● CAPÍTULO 5. Por lo tanto. 21 varianzas de error y 14 saturaciones factoriales). p10 al factor Actividades de empleo. sugiriendo un buen ajuste. 198 .8| . Modelo de Siete Factores Correlacionados En tercer lugar.6. Análisis de la estructura factorial de la SIS Por otra parte. 7 varianzas de los siete factores.58|. Modelo 3. en relación a los residuos estandarizados se comprobó que la gran mayoría de ellos superaba el valor |2. p13 al factor Actividades de salud y seguridad y p16 al factor Actividades sociales y p19 al factor Actividades de protección y defensa.

7. Universidad de Salamanca .INICO ●● ● Solución no estandarizada Solución no estandarizada FIGURA 5. Modelo de siete factores correlacionados 199 .

CFI = 0.8. los residuos estandarizados fueron muy elevados y numerosos. de nuevo se fijó a 1 las saturaciones no estandarizadas de p1 al factor de primer orden Actividades de la vida en el hogar. p4 al factor de primer orden Actividades de la vida en la comunidad. hipotetizando un constructo aglutinador de todos ellos. Modelo jerárquico Por último. SRMR = 0. Para escalar los factores.00).047. Modelo 4. sugiriendo un buen ajuste. RMSEA = 0. con valores en torno a cero.8) volvemos a encontrar bastante simetría. p10 al factor de primer orden Actividades de empleo.l.8. se sometió a prueba un modelo de seis factores de primer orden y un factor de segundo orden. GFI = 0. Con respecto al gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (véase Figura 5. = 168 (p = 0. partimos de un total de 171 observaciones para estimar un total de 41 parámetros (1 varianza del factor de segundo orden.15. este nuevo modelo presenta un ajuste en ciertos aspectos bastante similar al modelo anterior ( χ2 = 2835 y g.89).2|766430877432210 -0|998777665443333332222111199998877777766665555444433333333333222222221111111000000000000000000000000000 0|11112222222333333333333333334445555555666677777788888889990000111112255566677899 2|0011466778112344 4|22373577 6|3 8| 10| 12| 14|1 FIGURA 5. así como al factor de primer orden Actividades de la vida en el hogar del factor de segundo orden Necesidades de Apoyos. una vez más.●●● CAPÍTULO 5. -10|2 .6|66 . Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 3) No obstante.71. Análisis de la estructura factorial de la SIS Si acudimos a la Tabla 5.4|29854 . p7 al factor de primer orden Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. p13 al factor de primer orden Actividades de salud y seguridad y p16 al factor de primer orden Actividades sociales.8| . De modo idéntico al modelo anterior. 5 varianzas de los seis factores 200 .

10) como los resultados obtenidos de los residuos estandarizados mostraron enormes discrepancias entre lo estimado y lo predicho por el modelo.INICO ●● de primer orden. tanto el gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (véase Figura 5. = 130. en bastantes casos los valores no se adecuaron a los criterios mínimos exigibles ( χ2 = 9910.54).2|2 . los análisis de contrastes de ji-cuadrado (véase Tablas 5.00). En relación a los índices de ajuste. CFI = 0.9 a 5. este modelo es el que presenta los índices de ajuste más adecuados.9. El modelo es sobreidentificado con 130 grados de libertad. 18 varianzas de error y 17 saturaciones factoriales). RMSEA = 0.1|77430 .11) confirman que las diferencias entre el modelo de seis factores correlacionados con el resto son estadísticamente significativas. Gráfico de tallos y hojas de los residuos ajustados (modelo 3) Analizados los distintos modelos propuestos.l. Por otra parte. así como una distribución de residuos estandarizados más satisfactoria. ● Universidad de Salamanca . .42. El resultado fue que el modelo no converge. 201 . Frente a los tres restantes. (p = 0.49.44 y g. Por otro lado. todo parece indicar que el modelo de seis factores correlacionados (modelo 2) es el que presenta un mejor ajuste a los datos. GFI = 0.31.0|99877655544444333222222222222211111111111111111100000000000000000000000000 0|111111111122223444556779 1|0111122344444445566666789 2|01124455789 3|22345777778899 4|113447799 5|19 6| 7| 8| 9|7 10|2 11|3 12|0 13|3 14| 15| 16|3 FIGURA 5. SRMR = 0.

En consecuencia. se realizó este segundo estudio.l. derivada de los estudios de validación tanto de la escala original como de sus adaptaciones.10. que sugiere que un test “nunca está validado” en la medida en que siempre es posible realizar estudios complementarios sobre el significado de sus puntuaciones.000 TABLA 5. Contraste entre los modelos 1 y 2 χ2 g.44 10 0. En este sentido. p Modelo 4 (jerárquico) 9910.44 130 Modelo 2 (seis factores correlacionados) 2433 120 7477.●●● CAPÍTULO 5.000 TABLA 5.l. Con él se ha pretendido proporcionar información adicional y diferente a la existente.9. los índices obtenidos con el modelo 2 no son lo suficientemente buenos como se hubiera deseado. p Modelo 3 (siete factores correlacionados) 2835 168 Modelo 2 (seis factores correlacionados) 2433 120 402 48 0. Conclusiones Partiendo de la idea de validez de Messick (1989). Análisis de la estructura factorial de la SIS No obstante. p Modelo 1 (unidimensional) 4063. Contraste entre los modelos 2 y 3 χ2 g.09 15 0. el objetivo de este estudio ha sido conocer la adecuación de la estructura factorial de la SIS utilizando los Modelos de Ecuaciones Estructurales 202 .09 135 Modelo 2 (seis factores correlacionados) 2433 120 1630.11.l.000 5. se sugiere la necesidad de seguir investigando acerca de una estructura factorial más idónea para la SIS.6. Contraste entre los modelos 2 y 4 χ2 g. TABLA 5.

tratando de extraer mediante criterios estadísticos una estructura factorial fácil de interpretar y parsimoniosa. incluyendo los siguientes seis factores: Actividades de vida en el hogar. Actividades de empleo. Actividades de salud y seguridad y Actividades sociales. de acuerdo con la hipótesis de Thompson et al. sometimos posteriormente cuatro modelos a un Análisis Factorial Confirmatorio.INICO ●● como herramientas más potentes para el estudio de las relaciones entre grandes conjuntos de variables medidas con error (Coenders. Sin embargo. En consecuencia. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. Actividades de salud y seguridad y Actividades sociales. se consideró como modelo más aceptable. En primer lugar. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. utilizando el método de estimación de Máxima Verosimilitud (ML). frente a otras posibles. en consecuencia. Actividades de vida en la comunidad. rechazando. Con el fin de averiguar si esta solución era la más satisfactoria. los residuos estandarizados fueron muy elevados en el modelo de siete factores. Por último. De los cuatro modelos. El Análisis Factorial Exploratorio realizado generó una estructura multifactorial que explicaba el 83. (2002) sobre la existencia de seis dimensiones para evaluar las necesidades de apoyo en adultos con discapacidad intelectual. Por lo tanto. los modelos de seis y siete factores correlacionados obtuvieron mejores índices de ajuste. se procedió desde una perspectiva inductiva o exploratoria de los datos. las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual parecen estructurarse en seis factores principales: Actividades de vida en el hogar. En contrapartida. 2005). Estos 203 . ● Universidad de Salamanca . los contrastes realizados entre los distintos modelos pusieron de manifiesto que existían diferencias estadísticamente significativas entre ellos. Actividades de vida en la comunidad. aunque no demasiado satisfactorio. el de seis factores correlacionados. la adecuación de este último.66% de la varianza común. el modelo unidimensional y el modelo jerárquico fueron los que peores índices de ajuste presentaron. Actividades de empleo.

No obstante.. 204 . la validez factorial de un instrumento de medida requiere ser demostrada con muestras que presenten diferencias tanto poblacionales como culturales. Arias e Ibáñez. Leoni y Croce. 2008). 2007. Análisis de la estructura factorial de la SIS resultados van en la línea de la estructura multidimensional del instrumento publicado en la actualidad (Thompson et al. consideramos conveniente la realización de más estudios para corroborar o refutar los datos que han sido obtenidos.●●● CAPÍTULO 5. Verdugo. 2004. Por ello.

Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual españoles y argentinos 6 .

.

Introducción La conceptualización y medición de las necesidades de apoyo ha permitido disponer de una información sobre el funcionamiento individual de las personas con discapacidad intelectual útil y coherente con los planteamientos actuales que subyacen al paradigma de apoyos y al modelo de calidad de vida. Los dos estudios que se han expuesto en los capítulos precedentes representan el trabajo de adaptación transcultural de la SIS a nuestro contexto. lo que redunda en una mayor madurez y perfección del mismo. ya que existe la posibilidad de seleccionar la adaptación del test que mejor se ajusta con la lengua materna del evaluado y d) el ahorro de tiempo y dinero para su desarrollo. Entre las razones que los investigadores valoramos respecto al proceso de adaptación transcultural.INICO ●● 6. La adaptación y validación de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS a trece idiomas constata el reconocimiento a nivel internacional de la idoneidad del instrumento para medir las necesidades de apoyo. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual españoles y argentinos 6. De acuerdo con las directrices prácticas que recomienda la Comisión Internacional de Tests 207 . b) la mayor experiencia acumulada sobre el instrumento. entre otras (Hambleton. 1996). así como de las importantes ventajas y beneficios que el proceso de adaptación transcultural ofrece. en oposición al desarrollo de instrumentos originales.1. destacan: a) la posibilidad de realizar estudios comparativos entre países con idiomas y culturas diferentes. ● Universidad de Salamanca . c) la imparcialidad de la evaluación.

Sin embargo. Alonso y Haramburu. ITC] (Balluerka. la suposición de que los instrumentos desarrollados en una cultura son igualmente válidos en otra es absolutamente falsa. algunos países con los que compartimos el idioma (p. 2007. A partir de estos resultados. la edad. Cabe advertir que dicho estudio no representa un nuevo y riguroso proceso de adaptación transcultural del instrumento.. el inglés y la cultura norteamericana de la SIS) a otro distinto (el español y la cultura española).ej.ej. aproximarnos a las propiedades psicométricas de la versión española de SIS en otro contexto de lengua española: Argentina. 1994. y Van de Vijver y Hambleton. como bien es sabido. En consecuencia. por un lado. Los resultados de los análisis psicométricos confirmaron. La importancia de los aspectos culturales en la adaptación de tests es fundamental ya que puede afectar a su fiabilidad y validez (Peña. Venezuela. el sexo o la nacionalidad) en los resultados obtenidos. 208 . 2007). Argentina..●●● CAPÍTULO 6. Gorostiaga. las buenas propiedades de fiabilidad y validez de la versión española del instrumento y. Y por otro lado. en general. sino un acercamiento al funcionamiento de la versión española de la SIS en una población de lengua española pero con características culturales particulares y diferentes a la nuestra. México. argentina y española. a partir de la información obtenida de ambas muestras. 1996) se procedió a adaptar un instrumento de medida de un idioma y una cultura determinada (en nuestro caso. 1999. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos [International Test Commision. por tanto. pretendemos conocer si existen diferencias significativas en las necesidades de apoyo entre ambos grupos y en qué medida influyen determinadas variables (p. Hambleton. tiene las garantías técnicas suficientes para ser utilizada. este tercer y último estudio pretende. Chile y otros) han mostrado especial interés en la adaptación y estandarización de este valioso instrumento a lengua española. Tanzer y Sim.

que puedan dar lugar a diferencias en la intensidad de las necesidades de apoyo. Evaluar la intensidad de las necesidades de apoyo de una muestra de adultos con discapacidad intelectual de España y Argentina utilizando la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. Estudiar y comparar la validez de la versión española de la SIS entre una muestra argentina y otra española.INICO ●●● 6. Objetivos e hipótesis Los objetivos generales que guiaron este tercer estudio fueron los siguientes: 1. o de diagnóstico. de Verdugo. Estos objetivos se concretaron en las siguientes hipótesis a contrastar: 209 . Contrastar algunas hipótesis sobre la existencia de diferencias en las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual en función de variables sociodemográficas y de diagnóstico. proporcionando como evidencia la validez de constructo. Comprobar si la adaptación de la Escala de Intensidad de Apoyos al contexto español funciona de un modo semejante en una muestra de población que comparte la lengua española pero no el contexto. 5. el sexo o el lugar de residencia. como es el caso de Argentina. tales como el nivel de discapacidad intelectual o el nivel de conducta adaptativa. tales como la edad. 4. 2. Comprobar si existen variables sociodemográficas. Comprobar si existen diferencias en las necesidades de apoyos presentadas por el grupo de adultos españoles y el grupo de adultos argentinos. Universidad de Salamanca . 2. 3. utilizando como métodos: la consistencia interna y el error típico de medida. Estudiar y comparar la fiabilidad de la versión española de la SIS entre una muestra argentina y otra española. Para ello se han desarrollado los siguientes objetivos específicos: 1.2. Arias e Ibáñez (2007).

“Actividades de la vida en la comunidad”. . Existen diferencias estadísticamente significativas en las subescalas de la sección 1 en función del nivel de discapacidad intelectual. “Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida” y “Actividades sociales” en función del sexo.●●● CAPÍTULO 6.Existen diferencias estadísticamente significativas en la subescala “Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida” en función de la edad. 210 .Existen diferencias estadísticamente significativas en las subescala “Actividades de empleo” en función del tipo de empleo. H4. En concreto.Existen diferencias estadísticamente significativas en las subescala “Actividades de la vida en el hogar” en función del tipo de residencia. presumimos que: . “Actividades de empleo”. “Actividades de salud y seguridad” y “Actividades sociales”.Existen diferencias estadísticamente significativas en las subescalas en general y en algunos ítems en particular en “Actividades de la vida en el hogar”. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos H1. . H3. tanto en la muestra española como en la argentina. No existen diferencias estadísticamente significativas en las subescalas de la sección 1 (Escala de Necesidades de Apoyo). No existen diferencias significativas entre las propiedades psicométricas de fiabilidad y validez de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS aplicada en una muestra argentina y las obtenidas con una muestra española. “Actividades de la vida en la comunidad”. el nivel de conducta adaptativa y el número de discapacidades. tanto en la muestra española como en la argentina. “Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida”. en las subescalas “Actividades de la vida en el hogar”. . entre los grupos de España y Argentina. es decir. H2. Existen diferencias estadísticamente significativas en algunas subescalas y/o ítems de la sección 1 en función del sexo. el tipo de residencia y el tipo de empleo. la edad.

2 se resumen las características demográficas de las nuevas muestras. Método 6.02 años. Participantes La muestra de este tercer estudio estuvo compuesta por una muestra de 300 adultos con discapacidad intelectual de nacionalidad española y 160 de procedencia Argentina. el lugar de residencia. el nivel de inteligencia.1 a 6. facilitando su comparación.1. Las muestras de tipificación han sido agrupadas en función de: la edad. recogida entre enero de 2005 y abril de 2006. 90) y dos provincias argentinas (Santa Fe y Buenos Aires). En las Tablas 6. la muestra argentina estuvo compuesta por 92 hombres (57.14 representan estos datos. Predominan los participantes situados en el rango de edad de 21 a 40 años. El rango de edad se situó de forma muy similar entre 16 y 72 años.15 y una desviación típica de 10. ● Universidad de Salamanca . 211 .1 y 6.3. Abundan los participantes con edades comprendidas entre los 20 y 50 años. el tipo de residencia.7%). con una media de 30. el nivel de conducta adaptativa. la muestra española estuvo compuesta por 172 hombres (57. En relación al sexo.3%) y 128 mujeres (42.5%) y 68 mujeres (42. con una media de 36. p. la coexistencia de otras discapacidades con la discapacidad intelectual y la situación laboral.5%). las Figuras 6. Los centros colaboradores pertenecen a 20 provincias españolas (véase capítulo 4.3. Del mismo modo. La selección de los participantes fue a través de un muestreo no probabilístico o accidental. El rango de edad se situó entre 16 y 67 años. el sexo.75 años.58 y una desviación típica de 12.INICO ●● 6. Por otro lado.

4 Desconocido 1 0.2 Lugar de residencia Desempleado: estudiante 89 55.6 Centro ocupacional 69 43.1 Severo 24 15.●●● CAPÍTULO 6. física: movilidad 9 6.7 Enfermedad crónica 10 6.6 Urbano 100 100 Desempleado: jubilado 0 0 Rural 0 0 Total 160 100 Total 160 100 212 . Características demográficas de la muestra argentina Variables N % Variables N % Sexo Tipo de residencia Mujer 68 42.1 Total 160 100 Casa familiar con padres 152 95.3 Moderado 23 14.3 Centro de cuidados grande 2 1. con apoyo 1 0.3 40-49 17 10.9 Autismo 2 1.6 Total 160 100 Centro especial de empleo 1 0.0 Apartamento con personal 0 0 Edad Piso de grupo pequeño 0 0 < 20 29 18.1.1 Severo 3 1.4 Disc.5 Total 160 100 Alteraciones del 13 8.4 Discapacidad auditiva 2 1.1 Piso de grupo mediano 0 0 20-29 58 36.5 Casa propia con apoyos 5 3.6 Empleo ordinario 0 0 Desconocido 15 5.3 Total 160 100 >69 0 0 Desconocido 13 8 Tipo de discapacidad Total 160 100 Discapacidad vidual 7 4.0 Ligero 110 68.1 lenguaje/habla Nivel de Dificultades de aprendizaje 16 10.6 Otros 0 0 50-59 7 4.9 Disc. física: manos/brazos 13 8.6 60-69 2 1.1 Daño neurológico/cerebral 4 2.3 Centro de cuidados peq.3 Otras 8 5.5 Casa propia sin apoyos 0 0 Hombre 92 57.0 Empleo ord.3 Nivel de Inteligencia Discapacidad psiquiátrica 8 5. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos TABLA 6.1 conducta adaptativa Discapacidad intelectual 160 100 Ligero 66 41. 0 0 30-39 34 21.0 Moderado 61 38.3 Desconocido 5 3.0 Profundo 19 11.0 Situación laboral Profundo 1 0.

3 Centro de cuidados grande 22 7.3 40-49 57 19. 0 0 30-39 94 31.0 Rural 90 30 Total 300 100 Total 300 100 213 .0 >69 1 0.0 Urbano 210 70 Desempleado: jubilado 30 10.0 Centro de cuidados peq.7 Severo 88 29.7 lenguaje/habla Nivel de Dificultades de aprendizaje 21 7 conducta adaptativa Discapacidad intelectual 300 100 Ligero 66 22.7 Casa propia sin apoyos 10 3.3 Casa propia con apoyos 8 2.3 Total 300 100 60-69 12 4.3 Moderado 122 40.0 Nivel de Inteligencia Discapacidad psiquiátrica 27 9.3 Situación laboral Profundo 20 6.7 Empleo ordinario 2 0.0 Enfermedad crónica 22 7.7 Desconocido 19 6.3 Edad Piso de grupo pequeño 18 6.3 Hombre 172 57. Características demográficas de la muestra española Variables N % Variables N % Sexo Tipo de residencia Mujer 128 42.3 Total 300 100 Centro especial de empleo 16 5.0 Piso de grupo mediano 36 12.3 Total 300 100 Alteraciones del 47 15.0 Ligero 69 23. con apoyo 4 1.0 Profundo 17 5.3 Centro ocupacional 218 72.INICO ●● TABLA 6.7 Autismo 15 5.7 Disc.0 Otros 6 2.0 < 20 12 4.0 Otras 9 3.2.7 Total 300 100 Casa familiar con padres 199 66.3 Tipo de discapacidad Total 300 100 Discapacidad vidual 28 9.0 20-29 96 32.3 Disc.7 Lugar de residencia Desempleado: estudiante 30 10. física: manos/brazos 17 5.3 Apartamento con personal 1 0. ● Universidad de Salamanca .0 50-59 28 9.7 Severo 82 27.3 Discapacidad auditiva 12 4. física: movilidad 30 10.3 Daño neurológico/cerebral 28 9.0 Desconocido 10 3.0 Moderado 107 35.3 Empleo ord.

Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del sexo de los participantes sexo de los participantes 214 . Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Datos demográficos argentinos (n=160) Datos demográficos españoles (n=300) Más de 60 años Más de 60 años 51 a 60 años 51 a 60 años 41 a 50 años 41 a 50 años 31 a 40 años 31 a 40 años 21 a 30 años 21 a 30 años Menos de 20 años Menos de 20 años 40 30 20 10 0 10 20 30 40 60 50 40 30 20 10 0 10 20 30 40 50 60 Varones Mujeres Varones Mujeres Mujeres FIGURA 6.1. Pirámide de frecuencias por tramos de edad en función del FIGURA 6.2.●●● CAPÍTULO 6.

6% Severo 29.3. Distribución por nivel de discapacidad intelectual FIGURA 6.3% Moderado 14.9% Severo 27.7% Profundo 0.7% Ligero 68. Distribución por nivel de conducta adaptativa 215 .3% Severo 15% Moderado 35.3% 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6.INICO ●● ● Datos demográficos argentinos (n=160) Datos demográficos españoles (n=300) Profundo 11.7% Severo 1.6.4.1% Ligero 22% Ligero 41.5.9% Profundo 5. Distribución por nivel de conducta adaptativa FIGURA 6.4% Moderado 40. Universidad de Salamanca . Distribución por nivel de discapacidad intelectual Profundo 6.7% Ligero 23% 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 130 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6.7% Moderado 38.

8.7% Piso de grupo pequeño Otros 2% Apartamento con personal Apartamento con personal 0.1% Piso de grupo mediano 12% Centro de cuidados grande 1.3% Casa propia con apoyos 3.●●● CAPÍTULO 6.3% Centro de cuidados pequeño Piso de grupo mediano Casa propia con apoyos 2.3% Casa propia sin apoyos Centro de cuidados peq. Ubicación geográfica de la residencia FIGURA 6. 0% 0 20 40 60 80 100 120 140 160 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200 220 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6. Ubicación geográfica de la residencia Casa familiar con padres 95% Casa familiar con padres 66.10. Tipo de residencia FIGURA 6.9.3% Centro de cuidados grande 7. Tipo de residencia 216 . Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Datos demográficos argentinos (n=160) Datos demográficos españoles (n=300) Urbano 100% Urbano 70% Rural Rural 30% 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200 220 240 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6.7.6% Piso de grupo pequeño 6% Otros Casa propia sin apoyos 3.3% Desconocido 0.

3% Desempleado: jubilado Empleo ord.11.3% Empleo ordinario Empleo ordinario 0. Número de discapacidades de los participantes Desempleado: estudiante 55.2% Seis 0.7% Cinco 1.13.12.6% Centro ocupacional 72.3% 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 0 20 40 60 80 100 120 140 160 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6. Número de discapacidades de los participantes FIGURA 6.2% Una 45.INICO ●● ● Datos demográficos argentinos (n=160) Datos demográficos españoles (n=300) Una 41. Universidad de Salamanca .4% Siete 0. Situación de empleo 217 .7% Centro ocupacional 43.3% Seis 0.7% 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 0 40 80 120 160 200 240 Frecuencia Frecuencia FIGURA 6.6% Centro especial de empleo 5.3% Dos 14% Tres 16% Tres 5. Situación de empleo FIGURA 6.6% Desempleado: estudiante 10% Ordinario con apoyo 0. con apoyo 1.6% Cinco 1.2% Desempleado: jubilado 10% Centro especial de empleo 0.3% Dos 33.14.6% Cuatro 3% Cuatro 1.

Con relación a la muestra argentina. Finalmente.7% de los participantes argentinos y 45. en torno al 8-10% se presentan casos con daño neurológico. las personas tienen únicamente discapacidad intelectual (65. aproximadamente el 40% de la muestra española presentan un CI entre 35 y 50. 218 . en el 12% de los casos es inferior a 20. Como se puede observar. un 6% de los casos presenta un CI inferior a 20. aunque un porcentaje significativo presenta dos discapacidades (21.3% de los españoles). En general.3% de españoles). enfermedad crónica y dificultades de aprendizaje. y en el 12% restante el CI se sitúa entre 20 y 35.3 en el caso argentino y 6. La distribución de la muestra en función de su nivel de discapacidad intelectual se refleja en las figuras 6. autismo y discapacidad auditiva. problemas de movilidad. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Además de la discapacidad intelectual. en torno al 8% se sitúa el porcentaje de participantes que tienen alteraciones del lenguaje y discapacidad física al nivel de los brazos.4 en el caso español. problemas de movilidad. por último. menos frecuentes (en torno al 5-6%) son los casos con enfermedad crónica. En el 14. casi el 69% de los participantes argentinos presentan un CI superior a 50. Por otro lado.5% de argentinos y 33.4% de los casos el CI se sitúa entre 35 y 50. en torno al 1-2% se sitúan las personas con daño neurológico. autismo y discapacidad auditiva. Respecto a la muestra española. discapacidad psiquiátrica. En menor proporción encontramos participantes con tres discapacidades (8% de argentinos y 16% de españoles) o más de tres (aproximadamente el 6% en ambos casos). discapacidad psiquiátrica y discapacidad visual. en el 10% de los casos se constatan dificultades de aprendizaje.●●● CAPÍTULO 6. los participantes del estudio presentan otras discapacidades asociadas. casi un 16% de los casos presenta alteraciones del lenguaje. discapacidad visual. Alrededor de un 25% de participantes se agrupan en las categorías representadas por un CI superior a 50 y CI entre 20 y 35. menos probables (alrededor de un 5%) son los casos con discapacidad física a nivel de los brazos.

● Universidad de Salamanca . seguida de severo (29%) y ligero (22%). 6. una vez más. sin manipular deliberadamente ninguna variable y tomando datos de un único momento temporal (Balluerca y Vergara. casi en el 40% el nivel es moderado y en el 17% de los casos el nivel de conducta adaptativa es severo o más grave.3.5 y 6.2. Para una descripción del mismo véase el apartado 4.3. Por otra parte. realizada como máximo en los dos últimos años. Instrumentos De acuerdo a los objetivos de este tercer estudio.6). Estas puntuaciones las utilizamos de cara al segundo objetivo del estudio. Alrededor de un 6% encontramos españoles con un nivel de conducta adaptativa profundo. en torno al 43% de los casos válidos argentinos presentan un nivel ligero. Diseño El estudio realizado posee un diseño no experimental transversal. dos tercios de la muestra española tenían residencia en zona urbana y un tercio en zona rural. el 100% de los participantes argentinos viven en zona urbana. la adaptación a lengua española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. Nuestro objetivo fue describir y analizar las propiedades de las muestras objeto de estudio. el instrumento que se utilizó para la recogida de datos fue. 1996). Fernández y Baptista.INICO ●● Respecto a los niveles de conducta adaptativa (véase Figuras 6. En contraposición. Hernández. 6. Finalmente.2 del capítulo 4. También se solicitaron las puntuaciones obtenidas en la última evaluación de conducta adaptativa realizada mediante el ICAP (Montero.3. 2002. donde tratamos de contrastar algunas hipótesis.3. 219 . en la muestra española encontramos la mayor concentración de casos en la categoría moderado (36%). resultado del primer estudio.

Procedimiento Los pasos que seguimos para aproximarnos al estudio de las propiedades psicométricas de la SIS aplicada en una muestra argentina. aplicación de la escala y análisis de los datos (véase apartado 5. 1993.. 6. utilizamos un diseño intergrupo ya que comparamos las medias obtenidas en las variables dependientes por diferentes grupos (i. Se empleó como método de recogida de datos el diseño de encuesta mediante la aplicación de la versión española de la SIS de Verdugo. 220 .0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos 2003).3.●●● CAPÍTULO 6. españoles y argentinos.3. (2007). Además representa un estudio multivariado puesto que registramos cada una de las dimensiones o subescalas de necesidades de apoyo como una variable dependiente. este tipo de investigación no experimental a menudo se la denomina investigación correlacional ex post facto debido a que el investigador se basa en condiciones ya existentes u ocurridas y.4.3 del capítulo 5 para una descripción más detallada). fue semejante al de estudios previos. y otros). no ejerce control directo sobre las variables independientes (Kerlinger. versión 15. constó de tres fases: contacto inicial con los centros participantes. es decir. Para los análisis se utilizaron los paquetes estadísticos SPSS.e. Scientific Software International. varones y mujeres.8 (Jöreskog & Sörbom. Con respecto al tercer objetivo general de nuestro estudio. y LISREL. versión 8. 2006). Por último. Arias e Ibáñez. así como del posible funcionamiento diferencial de los ítems o subescalas de la SIS entre grupos. por tanto. 1983).

221 . podemos afirmar que los ítems están midiendo lo mismo que la escala en su conjunto. Las razones son idénticas a las que se consideraron para los análisis ejecutados en el capítulo 4. De manera similar. desde un punto de vista psicométrico. los datos españoles se situaron entre .3 y 6.908. Resultados a. Actividades de salud y seguridad y Actividades sociales.519 y . en primer lugar. que más que dos subescalas propiamente dichas son dos listas de problemas médicos y conductuales que pudiera o no presentar la persona evaluada. debido a su importancia.903. Escala de Necesidades de Apoyo. En el caso de la muestra argentina los valores oscilaron entre . la sección 1 es la única que puede ser considerada una verdadera escala. Por lo tanto. En este punto conviene aclarar que todos los análisis están ejecutados exclusivamente sobre la sección 1.497 y . Actividades de empleo.INICO ●● 6. Fiabilidad a) Consistencia interna Los resultados de los análisis (véase Tablas 6. se ha mantenido en el formato de la SIS aportando una información de tipo cualitativo.4) muestran. una moderada-alta homogeneidad de los ítems por subescalas tanto en la muestra argentina como en la española. La sección 2 presentó problemas de fiabilidad en su desarrollo original y. Propiedades psicométricas de la SIS aplicada en Argentina En este apartado ofreceremos los resultados de los estudios destinados a calcular la fiabilidad y validez de la SIS utilizando una muestra argentina. Actividades de la vida en la comunidad.4. ● Universidad de Salamanca . el Índice General de Necesidades de Apoyo se obtiene exclusivamente a partir de las puntuaciones en las seis subescalas de la sección 1: Actividades de la vida en el hogar. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. Algo similar sucede con la sección 3. Por un lado. Por otro lado.

04.316 .863 .727 .496 0.759 .5163 289.921 D2 35.222 .547 .28.608 .0506 188.2956 228.161 .4810 216.●●● CAPÍTULO 6.769 .8302 222.6835 194.0943 222.1195 234.986 0.930.8516 285.5226 284. DT = 17.819 .9810 189.2387 290.954 .790 .9430 181.162 0.106 .771 .939.946 B5 35.7935 276.2418 256.948 B6 34. DT = 18.5556 279.2484 272.8065 303.954 Alfa = 0.939 C2 43.930 Alfa = 0.859 .920 D8 35.244 .890 A3 en el hogar 25.4304 200.883 A8 26. DT = 16.920 D5 35.836 .810 .1699 266.3. DT = 19.301 .631 .000 0.903 .922 empleo D4 37.956 B8 34.5032 283.885 A7 27.795 .791 0.935 C5 43.0850 270.844 .781 .937 Alfa = 0.718 0.716 .933 aprendizaje vida Actividades de C3 43.851 .932 C4 42.356 0.917 D7 36.0903 280. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por subescalas de la muestra argentina Media de la escala Varianza de la escala Correlación ítem-total Alfa de Cronbach Ítem eliminado el ítem eliminado el ítem corregida eliminado el ítem A1 29.519 .586 .247 0.927 C7 43.9673 275.748 .888 A6 28.866 .933 C8 44.904.862 .917 D6 36.569 0.814 .952 Actividades de la vida B2 35.6471 283.5871 300.690 0.884 .765 .53.949 B7 36.909 .895 Actividades de la vida A2 25.4052 281.927 C9 43. N = 159 B1 35.678 .7107 229.946 en la comunidad B3 34.142 .827 .150 0.646 0.897 Alfa = 0.256 0.2405 191.789 .317 0. N = 153 D1 36.761 .680 .752 .956.915 Actividades de D3 37.780 .698 0.9245 202.827 .951 B4 35.500 0.892 A4 30.663 .899 .88.6667 207.173 . Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos TABLA 6.6604 222. N = 155 C1 45.705 .117 0.7975 185.904 A5 26. N = 158 222 .731 .935 C6 43.

222 0. N = 298 B1 32.926 E5 30.408 0.831 0. DT = 22.0604 311.931 F8 26.0705 300. DT = 18.2548 282.1739 426.89.939 Actividades sociales F2 27.897 Actividades de salud E2 31.22.193 0.1338 269.819 0.759 0.7613 220.300 0.4548 398.1074 299.979 0.9742 245.760 0.766 0.825 0.847 0.4.923 A3 en el hogar 28.081 0.753 0.919 A7 31.183 0.958 B5 32.748 0.964 B7 32.450 0.698 0.918 A8 30.3758 296.4258 219.9295 308.981 0.675 0. DT = 18.4713 262. N = 157 TABLA 6.919 F6 27.932.2752 315.782 .718 .867 0.5084 400.761 0.6129 220.7993 414.749 0.4395 267.8129 237.813 . N = 155 F1 29.140 0. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por subescalas de la muestra española Media de la escala Varianza de la escala Correlación ítem-total Alfa de Cronbach Ítem eliminado el ítem eliminado el ítem corregida eliminado el ítem A1 32.79.823 .924 A6 32.875 .928 A4 33.389 0. N = 299 223 .4262 326.805 0.786 .687 0.700 0.923 Alfa = 0.838 .958 B6 31.7659 403.892 0.894 E6 31.964 B8 32. Universidad de Salamanca .923 F3 27.764 0.930 Alfa = 0.737 .9161 222.386 0.1806 387.829 0.935.2803 282.7290 221.914.4564 340.316 0.862 .544 .918 F5 27.924 A5 29.INICO ●● ● TABLA 6.3935 223.958 Actividades de la vida B2 32.796 .614 0.79.332 0.3.965.543 .575 .016 0.780 0.546 0.832 0.901 0.961 B4 32.923 Actividades de la vida A2 29.959 en la comunidad B3 31.801 0.6154 402.7291 393.4713 271.303 0.9427 261.6711 328.925 F7 27.895 y seguridad E3 30.908 0. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por subescalas de la muestra argentina (continuación) Media de la escala Varianza de la escala Correlación ítem-total Alfa de Cronbach Ítem eliminado el ítem eliminado el ítem corregida eliminado el ítem E1 31.842 . DT = 20.466 0.921 F4 28.960 Alfa = 0.896 E7 31.916 Alfa = 0.900 0.902 E4 33.695 .799 .848 0.222 0.166 0.892 E8 31.

7867 325.534 0.7067 338.923 Actividades sociales F2 29.7625 353.8733 334.587 0.934 0.943 aprendizaje vida Actividades de C3 45.1267 272. superando en todos los casos el valor absoluto de . N = 299 En segundo lugar.4. N = 297 E1 33.3266 331. DT = 18.3569 332.944 empleo D4 36.953.647 0.914 0.944 C6 45.6933 265.3813 336.017 0.2267 274.7826 367.950.027 0.669 0.474 0.480 0. DT = 21.257 0.9867 323.932 E5 32.0101 345.144 0.865 0.419 0.1900 262.942 Alfa = 0.920.837 0.497 0.320 0.904 y seguridad E3 32.003 0.7533 257.952 Alfa = 0.152 0.4533 281.579 0.726 0.90 en ambas muestras. 224 .788 0.241 0.1717 367.945 C7 45.22.782 0.910 E4 35.943 D6 35.915 F3 29.8467 335.664 0.941 C9 45. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones por subescalas de la muestra española (continuación) Media de la escala Varianza de la escala Correlación ítem-total Alfa de Cronbach Ítem eliminado el ítem eliminado el ítem corregida eliminado el ítem C1 47.946 D5 35.●●● CAPÍTULO 6.5219 337.19.4381 351.904 E7 32.223 0.868 0.942 D7 35.495 0.821 0.910 E6 31.628 0.9267 331.799 0.348 0.929 Alfa = 0.929 F8 28.440 0.717 0.952 C2 46.875 0. los coeficientes α obtenidos por subescalas son muy elevados.727 0.914 F4 29.843 0.68. DT = 21.930.3401 331.966 0.987 0.1500 263.782 0.783 0.730 0.774 0.6128 369.944 Actividades de D3 36.2833 327.919 F7 28.851 0.910 Alfa = 0.089 0.822 0.866 0.6033 327. DT = 20.38.857 0.0368 341.801 0.2308 350. N = 300 F1 30.110 0.4983 333.882 0.2107 342.1616 360.941 C8 45.029 0.037 0.737 0.900 E8 32.949 D2 35.835 0.914 F5 29.486 0.733 0.948 C5 46.804 0. N = 300 D1 35.861 0.759 0.4400 283.790 0.949 D8 35.850 0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos TABLA 6.690 0.918 F6 28.862 0.745 0.848 0.942 C4 45.906 Actividades de salud E2 32.2400 329.

61 Nota. información relativa a la confianza con la que puede interpretarse una determinada puntuación. más confianza puede tenerse en las puntuaciones.38 4. se calcularon los errores típicos de medida (ETM) en las diferentes subescalas. El ETM de un instrumento de evaluación constituye una expresión de la influencia de la variabilidad y señala la franja de error que rodea a las puntuaciones directas.28 AS 158 8 18.04 299 8 22. TABLA 6.6.60 SS 156 8 17.68 5.INICO ●● ● Respecto al α global de la escala (véase Tabla 6.5.986 b) Error típico de medida Como complemento a los coeficientes de consistencia interna.58 300 9 20.28 4. en definitiva.53 4. VC = Actividades de la vida en la comunidad.22 4.28 AV 154 9 18.19 297 8 21. que la SIS cumple por completo el criterio de consistencia interna de manera global y en todas las subescalas que la conforman. tanto en población española como argentina.27 VC 156 8 19. VH = Actividades de la vida en el hogar.5) los resultados obtenidos son excelentes.19 5.985 ESPAÑA 293 0. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.79 299 8 21.23 298 8 20.82 4.04 4. 225 . AE = Actividades de empleo. SS = Actividades de salud y seguridad.89 4. Se puede afirmar. proporcionando.88 5. Cuanto menor sea el error. TABLA 6.79 4.56 AE 158 8 15.22 5. Coeficientes de fiabilidad (consistencia interna) de las puntuaciones en la escala global en función de la nacionalidad N válidos Alfa de Cronbach ARGENTINA 151 0. en consecuencia. AS = Actividades sociales. Universidad de Salamanca . Errores típicos de medida para las puntuaciones de las subescalas de la SIS en función de la nacionalidad ARGENTINA ESPAÑA Subescalas N Nº Ítems DT ETM N Nº Ítems DT ETM VH 159 8 16.99 300 8 18.

01).3). (b) todos los ítems cuentan con coeficientes de homogeneidad corregida elevados (véase Tabla 6. que sólo se contrastó el modelo que resultó ser más adecuado (véase Tabla 5.3 y 6.8 del capítulo anterior). (e) la mayor parte de los elementos de la matriz anti-imagen tienden a cero.●●● CAPÍTULO 6. y p<0. quisimos comprobar la validez de constructo de la SIS previamente analizada. se realizó una serie de comprobaciones con el fin de conocer la adecuación de nuestros datos al análisis a realizar.05. las estimaciones son relativamente pequeñas y sugieren que los rangos de error asociados con la SIS son aceptables en ambas muestras de población. 1176 g. El procedimiento seguido fue similar al desarrollado en el estudio anterior para llevar a cabo el análisis factorial confirmatorio. Como podemos observar.192 sobre 151 casos válidos. En primer lugar.l. lo que 226 . el modelo de seis factores correlacionados. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos El ETM está basado en la fórmula ETM = DT√1-f (DT=desviación típica.4 fueron utilizados para calcular los ETMs mostrados en la Tabla 6. es decir. En consecuencia. Los estadísticos de consistencia interna mostrados en las Tablas 6. (c) todos los factores teóricos cuentan con más de 4 ítems. 1999).00. con la diferencia de que ahora se pretende contrastar los datos españoles con los argentinos. f=fiabilidad).818 a 1. con un error típico de 0. como es lógico. Validez de constructo Si recordamos.6. y (f) la prueba de esfericidad de Barlett fue significativa ( χ2 = 8848.315 y solo en tres casos se supera el valor absoluto de 1. la validez representa otra característica esencial para determinar la calidad de un instrumento de medida (Fortín. Los resultados obtenidos de analizar las características de la muestra argentina fueron los siguientes: (a) no existen ítems con distribuciones extremas (el rango de asimetrías va de –0. (d) la muestra tiene un tamaño suficiente (n=160) como para contrarrestar las posibles fluctuaciones muestrales de las correlaciones. La única diferencia fue.

00 en tres casos con un error típico de 0. (d) la muestra tiene un tamaño suficiente (n=300) como para contrarrestar las posibles fluctuaciones muestrales de las correlaciones. (d) en el AFC (véase Tablas 6.01) y los índices de Kaiser-Meyer-Olkin adecuados. En segundo lugar.4). La unidimensionalidad de los distintos parcels quedó confirmada al comprobar que: (a) todos ellos se agrupaban en torno a alguna de las dimensiones o subescalas de la SIS. ● Universidad de Salamanca .9) los diferentes ítems que configuraban cada parcel presentaron elevadas saturaciones en el factor y varianzas únicas bajas (a excepción del ítem A1 en el caso argentino).956.7 perteneciente a la muestra argentina y Tabla 5. (e) la mayor parte de los elementos de la matriz anti- imagen tienden a cero.973. se disminuyó el número de indicadores o ítems mediante la formación de parcels de acuerdo con las directrices expuestas en el capítulo anterior. en todos los casos la prueba de esfericidad de Barlett fue significativa (p<0. 1176 g. además de que todos los autovalores superaron la unidad y el porcentaje de varianza fue superior o muy próximo al 80%.141 sobre 293 casos válidos. 227 . (c) en el AFE realizado por cada grupo de ítems se obtuvieron saturaciones altas en el factor (véase Tabla 6.482.8 y 6.6 del capítulo anterior de la muestra española). (b) todos los ítems cuentan con coeficientes de homogeneidad corregida elevados (véase Tabla 6.l. y p<0. y el índice Kaiser-Meyer-Olkin fue de 0. y (f) la prueba de esfericidad de Barlett fue significativa ( χ2 = 17272. (c) todos los factores teóricos cuentan con más de 4 ítems.01) y el índice Kaiser-Meyer-Olkin fue de 0.906 a 1.INICO ●● supone rechazar la hipótesis nula de que las variables incluidas no están correlacionadas. superándose el valor absoluto de 1. señalando la existencia de una elevada proporción de varianza común.476. (b) no se excluyó ningún ítem por tener saturaciones bajas en el factor al que representaba o saturar en un segundo factor. Con respecto a la muestra española los resultados fueron muy semejantes. como se puede comprobar a continuación: (a) no existen ítems con distribuciones extremas (el rango de asimetrías va de –0.

889 C1 0.754 0.000 2.484 82.000 2. TABLA 6.962 65.517 83. Resultados del AFE para demostrar la unidimensionalidad de cada parcel (n=160) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett A1 0.708 0.865 D4 0.238 0.060 68.920 B6 0.000 1.889 6 0.398 0.865 B1 0.000 2.895 0.915 D6 0.000 1.865 3 0.347 78.674 0.424 80.000 1.931 C9 0.579 85.911 B7 0.707 D8 0.892 D3 0.359 78.628 0.580 79.898 A8 0.923 A3 0.737 0.913 D1 0.898 12 0.735 0.614 80.908 B4 0.622 1 A2 0.721 0.209 73.000 1.730 0.790 0.903 10 D2 0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos En conclusión. en concreto 18.000 2.885 C3 0.885 9 C8 0.500 0.922 D7 0.910 C7 0.841 7 C2 0.877 A7 0.950 5 B5 0.920 B3 0. los análisis previos nos permiten corroborar la unidimensionalidad de los parcels.803 0. De este modo podemos proceder con el AFC manejando un número más adecuado de variables de estudio.●●● CAPÍTULO 6.581 0.006 B8 0.920 4 B2 0.000 2.898 228 .847 C4 0.800 A6 0.622 0.500 0.886 8 C5 0.498 74.7.000 2.744 2 A5 0.000 2.906 A4 0.857 C6 0.632 0.500 0.720 0.980 0.858 11 D5 0.000 2.

876 18 0.190 72.959 0.867 0.058 P10 D2 0.889 E6 0.368 F7 C8 0.278 E3 0.315 B3 0.630 0.000 1.867 13 E2 0.596 E8 0.222 E1 0.465 F1 0.631 0.701 P5 B5 0.339 C7 0.349 B7 rb7b8=0.986 0.289 E6 0.240 C3 0.000 2.000 2.828 0.519 0.929 0.418 B4 0.876 TABLA 6.895 F7 0.860 0.137 D6 0.924 0.601 P11 D5 0.100 70.807 0.909 0.742 0.222 B6 0.864 F1 0.580** E7 r e7e8=0.841 D1 0.219 A6 0.119 C4 0.096 C6 0.147 P18 r f7f8=0.865 0.880 E3 0.970 0.261 P16 F2 0.259 75.740 14 E5 0.547 0.001 0.081 E4 0.498** D7 rd7d8=0.500 0.375 P4 B2 0.330 F4 0.939 0.411 A4 0.224 P13 E2 0.492 74.542 0.198 F6 0.311 0.795 0.864 15 0.722 16 F2 0.850 0.881 0.837 0.763 0.907 F3 0.500 0.843 0. Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de los parcels (n=160) Factor 1 Varianza Única Factor 1 Varianza Única A1 0.819 0.731 0.913 17 F5 0.614** P3 P12 A8 D8 B1 0.652 0.534** P9 F8 C9 0.942 F6 0.248 229 .000 2.730 0.448 F3 0.857 0.920 F4 0.299 A3 0. Resultados del AFE para demostrar la unidimensionalidad de cada parcel (n=160) (continuación) Prueba de Parcels Ítems KMO Autovalor % Varianza Saturación Barlett E1 0.244 P1 A2 0.000 2.872 0.872 E7 0.882 0.266 P8 C5 0.882 0.251 P14 E5 0.750 0.870 0.724 0.840 0.450 P2 A5 0.492** P6 P15 B8 E8 C1 0.706 D4 0.884 0.7.730 P7 C2 0.174 A7 ra7a8=0.856 E4 0.896 0.438 P17 F5 0. Universidad de Salamanca .000 1.524 84.534 76.696 F8 0.951 0.132 0.295 D3 0.813 0.INICO ●● ● TABLA 6.767 0.398 0.743 0.8.791 0.

311 D3 0.302 C7 0.960 0.681** P9 C8 0.069 F8 C9 0.876 0.280 P17 F5 0.928 0.473 D1 0.16).841 0.260 E6 0.830 0.●●● CAPÍTULO 6.726 0.057 E1 0.924 0.874 0.143 C6 0.296 F3 0.273 A4 0.860 0.353 B6 0.437 P11 D5 0.892 0.174 B7 rb7b8=0.987 0. Función de Ajute Mínimo de Ji-Cuadrado con 0 grados de libertad = 0.955 0.025 A7 ra7a8=0.078 A3 0. se procedió con la segunda fase: la contrastación del modelo argentino con el español.853 0.891 0.459 B4 0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos TABLA 6.252 C3 0. Comprobada la adecuación de los datos.279 F6 0.712 P5 B5 0.853 0.849 0.114 E4 0.873 0.147 P13 E2 0. * En los casos de parcels de dos ítems las interacciones no convergieron en un factor el modelo.836 0.926 0.10) y los diagramas de senderos o path diagrams que ofreció el LISREL (véase Figuras 6.138 P16 F2 0.273 P8 C5 0. Por otra parte.983 0.921 0.00.736 0.853 0.294 P1 A2 0.033 P10 D2 0.900 0.865 0.971 0. en consecuencia se presenta la correlación entre ellos.237 P7 C2 0.804 0.068 D6 0.236 F1 0.9.941 0. .207 B3 0.751 0.980.839 0.680** D7 rd7d8=0.958 0.979).01 (bilateral).205 E3 0.233 P4 B2 0.15 y 6.088 P14 E5 0.965 0.754** E7 r e7e8=0. 230 .152 C4 0. Saturaciones factoriales no rotadas. A continuación se resumen los resultados de los diferentes índices de ajuste obtenidos (véase Tabla 6.190 Nota.697** P3 P12 A8 D8 B1 0.537 0.901 0.189 F7 P18 r f7f8=0.302 P2 A5 0.083 A6 0. la consistencia interna (α de Cronbach) del grupo de 18 parcels fue muy satisfactoria (α Argentina = 0. α España = 0.965 0.909 0.272 F4 0. AFC mediante el método de Máxima Verosimilitud.873 0.238 D4 0. **La correlación es significativa al nivel 0.709** P6 P15 B8 E8 C1 0. Resultados del AFC para comprobar la unidimensionalidad de los parcels (n=300) Factor 1 Varianza Única Factor 1 Varianza Única A1 0.849 0.835 0.

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

TABLA 6.10. Comparación de los índices parciales de ajuste de los modelos español y argentino

Modelo Argentino Modelo Español

Valor Valor Valor recomendado

Índices de Ajuste Absoluto

GL 120 120
χ2 572.46 1122.40 No significativo
(p) (p=0.0) (p=0.0)
GFI 0.68 0.69 >0.90 (>0.95)
SRMR 0.085 0.048 <0.08
RMSEA 0.17 0.18 <0.08
ECVI 4.95 4.47

Índices de Ajuste Incremental

NFI 0.81 0.85 >0.90
CFI 0.84 0.86 >0.90
IFI 0.84 0.87 >0.90
RFI 0.75 0.81 >0.90

Índices de Ajuste de Parsimonia

PGFI 0.47 0.48 >0.90
PNFI 0.63 0.67 >0.90
Modelo 787.34 1336.58
AIC Saturado 342.00 342.00
Independencia 3005.44 7581.35

Nota. GL = grados de libertad; X2 (p) = valor de la chi-cuadrado y nivel de significación; GFI = Índice de bondad
de ajuste; RMSR = Residuo cuadrático medio; RMSEA = Error de aproximación cuadrático medio; ECVI = Índice
de validación cruzada esperada; NFI = Índice de ajuste normal; CFI = Índice de ajuste comparado; IFI = Índice de
ajuste incremental; RFI = Índice de ajuste relativo; PGFI = Índice de calidad de ajuste de parsimonia; PNFI =
Índice de ajuste normado de parsimonia; AIC = Criterio de información de Akaike; CN = N crítico. Entre
paréntesis: valores al nivel de confianza del 90%.

231

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos
Solución no estandarizada Solución estandarizada
FIGURA 6.15. Modelo de seis factores correlacionados (n=160 argentinos)
232

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

Solución no estandarizada Solución estandarizada

FIGURA 6.16. Modelo de seis factores correlacionados (n=300 españoles)

233

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

El ajuste del modelo de medición con los datos empíricos se evaluó con

diferentes tipos de índices de ajuste (Hu y Bentler, 1999). En general, como se puede

observar en la Tabla 6.10, el análisis factorial para la muestra argentina proporcionó

unos índices de ajuste no suficientemente adecuados.

En primer lugar, el valor de ji-cuadrado, que indica el parecido entre las

covarianzas observadas y aquellas que se encuentran en el modelo hipotético, fue

significativo (χ2=572.46, g.l.=120, p=0.00), aludiendo a una falta de ajuste.

En segundo lugar, el residuo cuadrático medio estandarizado (SRMR), dato

que nos informa hasta qué punto los errores entre las matrices observadas y

estimadas son significativos, tomó un valor de 0.085. En consecuencia, indica un

ajuste inadecuado al exceder el mínimo recomendado (0.08), aunque las

discrepancias no fueron demasiado significativas.

En tercer lugar, el error de aproximación cuadrático medio (RMSEA), que

permite comprobar el grado de desajuste de los residuos de las matrices de

covarianza del modelo teórico y empírico, fue 0.17. Si recordamos, valores por debajo

de 0.08 son considerados como aceptables y alrededor de 0.6 indican muy buen

ajuste entre el modelo y los datos. De nuevo, este índice fue inadecuado.

En cuarto lugar, el índice de bondad del ajuste GFI, que representa el grado de

ajuste conjunto entre los residuos al cuadrado y los datos empíricos, fue de 0.68, muy

por debajo del umbral de buen ajuste (0.90). En la misma línea, pero de acuerdo con

la complejidad del modelo, el índice de calidad de ajuste de parsimonia (PGFI)

resultante fue de 0.47, muy por debajo de lo que cabría esperar.

En quinto lugar, todas las medidas del ajuste incremental, que si recordamos

son aquellas que evalúan en qué medida nuestro modelo es mejor que otros,

obtuvieron valores <0.90 (NFI=0.81; CFI=0.84; IFI=0.84; RFI=0.75), indicando un

insuficiente ajuste del modelo comparado con el modelo de independencia.

234


Universidad de Salamanca - INICO ●●

Por último, respecto a los índices de ajuste de parsimonia, el criterio de

información de Akaike (AIC) utilizado para comparar modelos con diferente número

de constructos obtuvo un valor elevado (787.34) y mayor que el modelo saturado

(342.00), lo que indica que es un modelo poco parsimonioso.

En conclusión, a partir de los índices de ajuste examinados hasta el momento

podemos decir que, en general, existe una falta de ajuste del modelo de seis factores

correlacionados a los datos argentinos. Del mismo modo, los resultados obtenidos

con la muestra de 300 españoles tampoco fueron satisfactorios (χ2 = 1122.40 y g.l. =

120 (p = 0.00); SRMR = 0.048; RMSEA = 0.18; GFI = 0.69; CFI = 0.86).

Por lo tanto, de acuerdo con el primer objetivo general y la primera hipótesis

que nos planteamos podemos afirmar que no existen diferencias significativas entre las

propiedades psicométricas de fiabilidad y validez de la versión española de la Escala de

Intensidad de Apoyos aplicada en una muestra argentina y las obtenidas con una muestra

española. En ambos casos se demuestra las buenas propiedades de fiabilidad y se

constata la necesidad de seguir profundizando en el estudio de la estructura factorial

de la SIS.

b. Contraste de hipótesis

El segundo objetivo que nos marcamos en este estudio fue contrastar algunas

hipótesis sobre la existencia de diferencias en las necesidades de apoyo de adultos

con discapacidad intelectual en función de variables sociodemográficas y de

diagnóstico. Para ello, analizamos el cumplimiento de los supuestos de normalidad

de la distribución y homogeneidad de las varianzas de la muestra, realizamos los

contrastes pertinentes describiendo estadísticamente los grupos sometidos a

comparación en cada caso y, finalmente, analizamos e interpretamos la diferencia

entre las medias de estos grupos. A lo largo de cada apartado se indica el número del

Anexo en el que se puede consultar pormenorizadamente cada uno de los contrastes

235

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

realizados. En la Tabla 6.11 se presenta la información descriptiva referida al total de

la muestra que participó en el estudio y a los distintos subgrupos que la

conformaron.

A la hora de realizar un contraste de hipótesis es fundamental comprobar los

supuestos de normalidad de la distribución y homogeneidad de las varianzas. El

resultado de estos análisis iniciales determinará la utilización de pruebas

paramétricas o no paramétricas de contraste. Para ello se realizó una exploración de

los datos utilizando la prueba de bondad de ajuste Kolmogorov-Smirnov para

determinar la normalidad de la distribución y el estadístico de Levene como test de

homogeneidad de las varianzas.

Como podemos ver en la Tabla 6.12, sólo en las subescala de Actividades de

salud y seguridad se obtiene una distribución normal. Por otra parte, existe

homocedasticidad en las subescalas Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida,

Actividades de salud y seguridad y Actividades sociales. En consecuencia, debido a que en

la mayor parte de los casos no se cumplen ambos supuestos y que la selección de la

muestra no fue aleatoria (tercer supuesto a cumplir para poder utilizar pruebas de

contraste paramétricas), se procedió a utilizar pruebas no paramétricas para analizar

las diferencias entre ambos grupos.

236

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

TABLA 6.11. Composición de la muestra y medias y desviaciones típicas obtenidas por los distintos subgrupos
en las subescalas de la sección 1de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS (Verdugo, Arias e Ibáñez, 2007).

VH VC AV AE SS AS
N % X DT X DT M DT M DT M DT M DT

TODOS 460 100 33.94 19.18 37.99 21.80 50.95 19.80 40.93 19.48 37.02 18.12 32.72 20.36

SEXO Mujer 196 42.6 35.96 19.10 42.01 20.24 53.24 18.60 44.11 18.71 40.08 17.78 36.44 19.30
Varón 264 57.4 32.45 19.14 35.05 22.46 49.25 20.50 38.59 19.74 34.75 18.08 29.96 20.73

EDAD <20 años 41 8.9 26.35 17.90 36.21 20.58 48.62 19.14 40.28 18.34 33.73 18.52 29.80 19.98
20-29 años 153 33.3 36.23 19.91 41.18 21.72 52.03 19.98 44.29 18.78 39.08 19.58 34.49 19.03
30-39 años 128 27.8 36.47 19.17 38.97 22.20 53.04 19.12 41.94 19.50 38.21 16.66 36.38 21.49
40-49 años 74 16.1 32.15 19.19 34.36 22.11 48.31 19.80 35.77 20.73 35.62 18.02 28.58 20.41
50-59 años 35 7.6 28.11 14.00 29.60 19.29 46.46 18.66 34.40 17.94 31.43 14.61 25.94 15.96
>60 años 15 3.2 42.60 18.24 46.87 23.77 61.27 24.72 48.40 22.19 45.53 19.72 40.00 25.99

NIVEL DE DI Ligero 116 25.2 22.06 15.37 24.20 20.05 38.96 18.49 29.78 16.98 26.73 16.08 22.07 16.38
Moderado 185 40.2 33.30 15.86 36.98 19.96 50.14 16.37 39.49 16.64 36.50 15.05 32.01 18.76
Severo 105 22.8 46.55 17.90 52.10 16.56 63.20 17.26 51.02 18.47 46.77 17.15 43.69 17.86
Profundo 39 4.3 58.85 16.53 60.7 14.50 72.3 17.81 64.05 13.85 56.8 14.33 61.35 15.44

NIVEL DE CA Ligero 132 28.7 20.46 13.50 23.33 19.58 37.59 16.93 28.37 15.75 25.68 15.76 20.61 17.16
Moderado 168 36.5 31.88 15.58 35.61 18.68 49.74 16.52 38.57 16.50 35.23 14.73 30.17 17.21
Severo 112 24.3 47.08 17.27 51.81 16.87 62.58 17.93 51.29 17.46 47.29 16.58 42.63 17.91
Profundo 22 4.6 56.64 18.94 58.23 13.62 65.59 18.74 60.82 16.40 54.05 14.59 57.32 16.14

RESIDENCIA Casa SA 10 2.2 29.80 16.38 24.80 23.15 46.70 23.22 31.10 28.18 37.70 19.89 21.90 17.67
Casa CA 13 2.8 28.31 13.57 33.00 22.35 48.15 20.90 31.08 19.29 36.00 17.06 28.85 22.20
Casa FCP 351 76.3 33.79 19.30 38.98 21.36 50.56 18.92 41.25 18.06 36.90 17.80 33.34 19.79
Apart. CP 1 0.2 62.00 . 56.00 . 104.00 . 87.00 . 71.00 . 62.00 .
Piso GP 18 3.9 32.28 21.10 27.78 21.48 46.44 19.63 36.83 21.53 33.61 19.81 29.50 20.71
Piso GM 36 7.8 40.64 19.37 40.58 23.91 61.08 22.18 48.61 22.13 43.44 19.58 36.72 22.01
Centro CP 23 5.0 31.17 19.05 35.78 23.00 45.39 21.51 33.65 23.80 30.57 17.13 23.43 23.17
Centro CG 6 1.3 34.17 17.52 37.00 21.73 57.83 8.77 47.50 20.87 40.17 16.62 42.17 20.17

237

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos
TABLA 6.11. Composición de la muestra y medias y desviaciones típicas obtenidas por los distintos subgrupos
en las subescalas de la sección 1 de la versión española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS (Verdugo, Arias e Ibáñez, 2007). (continuación)
VH VC AV AE SS AS
N % M DT M DT M DT M DT M DT M DT
SIT. LABORAL Ordinario 2 0.4 4.50 6.36 4.50 6.36 14.00 11.31 7.50 2.12 10.50 2.12 9.00 8.49
Ordinario CA 5 1.1 18.20 18.83 17.40 19.42 29.60 27.18 22.40 18.31 16.80 13.75 23.40 21.61
CEE 17 3.7 16.88 9.20 12.53 11.76 34.59 11.98 25.53 10.89 23.06 8.22 22.06 16.65
CO 287 62.4 35.43 18.81 38.82 22.00 52.31 18.68 39.86 19.27 37.14 16.74 33.29 20.53
D: Estudiante 119 25.9 29.64 17.90 37.94 20.18 47.24 19.17 42.38 17.79 36.18 20.06 29.74 19.24
D: Jubilado 30 6.5 50.87 16.23 50.40 15.93 67.13 20.06 59.60 16.85 52.17 16.44 48.03 16.63
Nº DISCAP. Una 240 52.1 28.96 17.02 33.34 20.78 46.31 18.12 36.51 16.89 31.53 16.18 27.88 18.69
Dos 135 29.3 34.39 18.87 39.91 21.98 52.69 20.58 41.93 21.18 39.56 18.24 34.13 20.37
Tres 61 13.3 44.07 19.59 46.82 21.24 61.47 19.39 50.30 20.12 47.61 17.75 44.33 20.63
Cuatro 13 2.8 51.46 18.16 46.62 20.63 60.85 17.30 53.54 17.60 47.62 16.05 41.85 21.77
Cinco 8 1.7 60.00 13.20 59.63 17.69 64.13 16.63 58.13 17.97 57.00 12.00 47.38 17.94
Seis 2 0.4 61.00 9.90 56.00 1.41 64.00 12.73 61.50 16.26 52.50 7.78 48.00 14.14
Siete 1 0.2 60.00 . 51.00 . 51.00 . 53.00 . 44.00 . 50.00 .
NACIONALIDAD Española 300 65.2 35.25 20.20 36.78 22.94 51.91 20.38 40.55 21.17 37.43 18.68 33.33 21.15
Argentina 160 34.8 31.47 16.88 40.32 19.28 49.08 18.53 41.66 15.82 36.22 17.04 31.56 18.79
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en la comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de
salud y seguridad; AS = Actividades sociales; Nivel de DI = Nivel de Discapacidad Intelectual; Nivel de CA = Nivel de Conduct a Adaptativa; Sit. Laboral = Situación laboral; Casa SA = Casa sin
apoyos; Casa CA = Casa con apoyos; Casa FCP = Casa familiar con padres; Apart. CP = Apartamento con personal; Piso GP = Piso de grupo pequeño; Piso GM = Piso de grupo mediano; Centro
CP = Centro de cuidados pequeño; Centro CG = Centro de cuidados grande; Ordinario CA = Ordinario con apoyo; CEE = Centro Especial de Empleo; CO = Centro Ocupacional; D = Desempleado.
238

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

TABLA 6.12. Resultados del análisis de normalidad de la distribución y homogeneidad de las
varianzas en las subescalas de la sección 1 de la SIS.

Subescala N Media DT K-S Z a p LEVENE p

VH 459 33.94 19.18 1.696 0.006 10.580 0.001

VC 456 37.99 21.80 1.897 0.001 12.952 0.000
AV 454 50.95 19.80 1.426 0.034 2.657 0.104

AE 458 40.93 19.48 1.255 0.086 20.381 0.000

SS 456 37.02 18.12 0.845 0.473 3.455 0.064

AS 458 32.72 20.36 1.600 0.012 3.945 0.048

Nota. VH = Actividades de vida en el hogar; VC = Actividades de la vida en la comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.
a. Corrección de la significación de Lilliefors.

Distribución normal si p > 0.01; Varianzas homogéneas si p > 0.01

Análisis de las diferencias en función de la nacionalidad

La segunda hipótesis a contrastar en este tercer estudio consistió en conocer si

existían diferencias estadísticamente significativas entre adultos con discapacidad

intelectual españoles y argentinos en las distintas subescalas de la sección 1 de la

versión española de la SIS.

Una vez conocidos los resultados obtenidos por ambos grupos en cada una de

las subescalas (número de adultos que compone cada grupo y puntuación media

obtenida en cada una de las subescalas de la sección 1 de la SIS, datos que

presentamos previamente en la Tabla 6.11), procedimos a comprobar dicha hipótesis

utilizando la prueba U de Mann-Whitney (también denominada Wilcoxon-Mann-

Whitney), como alternativa no paramétrica a la prueba t para grupos independientes

cuando no se cumplen los supuestos de normalidad, homocedasticidad y/o nivel

intervalar de los datos.

Los resultados obtenidos, expuestos en la Tabla 6.13, indican que no existe una

diferencia estadísticamente significativa (en todos los casos p>0.01) entre adultos con

discapacidad intelectual españoles y argentinos respecto a las puntuaciones

239

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

obtenidas en las distintas subescalas de la sección 1 de la versión española de la SIS

(consultar Anexo 9 para un análisis pormenorizado de los resultados).

TABLA 6.13. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS en
función de la variable nacionalidad
U de Mann-Whitney W de Wilcoxon Z p
VH 21929.0 34649.0 -1.421 0.155
VC 21369.0 66519.0 -1.522 0.128
AV 22228.5 34163.5 -0.659 0.510
AE 22345.0 67495.0 -1.006 0.314
SS 23152.0 35398.0 -0.186 0.853
AS 22784.5 35345.5 -0.680 0.496

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

A continuación comprobamos si la ausencia de diferencias observadas

también se producía al dividir ambos grupos en función del sexo. En la Tabla 6.14

presentamos los estadísticos descriptivos de los dos grupos y seguidamente los

resultados obtenidos.

TABLA 6.14. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la sección 1
de la SIS por adultos con DI agrupados por la nacionalidad y el sexo

MUJERES (N=196) VARONES (N=264)
ESPAÑOLAS ARGENTINAS ESPAÑOLES ARGENTINOS
(N=128) (N=68) (N=172) (N=92)
M DT M DT M DT M DT
VH 36.23 20.04 35.46 17.28 34.52 20.34 28.57 16.07
VC 40.51 21.67 44.95 16.83 34.01 23.52 37.01 20.30
AV 53.52 19.44 52.71 16.96 50.71 21.03 46.43 19.26
AE 44.23 19.86 43.88 16.39 37.80 21.75 40.07 15.29
SS 40.05 18.99 40.14 15.28 35.48 18.25 33.36 17.76
AS 36.80 19.86 35.75 18.31 30.75 21.76 28.47 18.65
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

En la Tabla 6.15 observamos, una vez más, que no existen diferencias

estadísticamente significativas (p>0.01) entre adultos con discapacidad intelectual

240

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

españoles y argentinos cuando dividimos ambos grupos en función de la variable

sexo (consultar Anexo 10 para un análisis pormenorizado de los resultados).

TABLA 6.15. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS
en función de las variables nacionalidad y sexo.

MUJERES VARONES
U W p U W p
VH 4270.0 6548.0 0.962 6816.0 11094.0 0.064
VC 3745.5 12001.5 0.258 7157.5 22035.5 0.255
AV 4053.5 6198.5 0.771 7227.0 11232.0 0.460
AE 4223.5 6434.5 0.999 7046.5 21924.5 0.143
SS 4178.0 12434.0 0.901 7430.5 11525.5 0.595
AS 4202.0 6480.0 0.818 7469.0 11655.0 0.543
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

Por último, realizamos comparaciones en función de la edad entre los adultos

con discapacidad intelectual españoles y argentinos (véase Anexo 11 para un análisis

pormenorizado). La variable edad fue categorizada en tres grupos para facilitar los

análisis. El primer grupo estuvo compuesto por adultos de edades comprendidas

entre 16 y 29 años, el segundo grupo por adultos con edades entre 30 y 49 años, y el

tercer grupo por adultos con 50 años o más.

En la Tabla 6.16 se muestran los estadísticos descriptivos de cada uno de ellos.

TABLA 6.16. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la sección 1
de la SIS por los adultos con DI españoles y argentinos agrupados por edad
GRUPO 1: <20 a 29 años GRUPO 2: 30 a 49 años GRUPO 3: ≥ 50 años
ESP (N=107) ARG (N=87) ESP (N=151) ARG (N=51) ESP (N=41) ARG (N=9)
M DT M DT M DT M DT M DT M DT
VH 39.11 20.98 28.05 16.57 33.74 20.16 38.29 15.94 30.71 17.00 40.44 12.53
VC 41.99 21.64 37.86 21.31 34.61 23.59 45.20 15.16 31.02 21.92 51.89 12.57
AV 55.00 18.92 46.54 20.07 50.41 20.85 53.96 14.42 49.17 21.99 58.78 18.29
AE 46.06 20.19 40.18 16.18 37.74 21.41 45.41 14.45 36.46 20.57 48.33 15.53
SS 41.17 19.66 33.81 18.45 36.00 18.10 41.00 13.54 33.10 17.02 47.33 14.64
AS 38.36 18.78 27.40 18.22 31.43 22.54 39.71 16.15 26.93 19.41 44.89 18.51
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

241

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

En la Tabla 6.17 puede verse cómo entre los adultos con discapacidad

intelectual españoles y argentinos de edades comprendidas entre los 16 y 29 años

(grupo 1) se obtienen puntuaciones significativamente diferentes (p<0.01) en las

subescalas Actividades de la vida en el hogar y Actividades sociales. En concreto, los

adultos con discapacidad intelectual argentinos puntúan menos que los españoles en

estas escalas, requiriendo, por lo tanto, una menor intensidad de apoyos.

TABLA 6.17. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS entre
los adultos con DI españoles y argentinos agrupados por edad

GRUPO 1: <20 a 29 años GRUPO 2: 30 a 49 años GRUPO 3: ≥ 50 años

U W p U W p U W p
VH 3221.5 6962.5 0.000 3185.5 14661.5 0.065 111.0 972.0 0.063
VC 3998.5 7484.5 0.240 2876.0 14352.0 0.007 80.5 941.5 0.009
AV 3375.5 6696.5 0.010 3242.5 14718.5 0.092 126.0 987.0 0.139
AE 3728.0 7383.0 0.032 2860.5 14336.5 0.006 103.5 964.5 0.041
SS 3532.0 7018.0 0.016 3046.5 14522.5 0.026 91.0 952.0 0.018
AS 3115.0 6770.0 0.000 2885.5 14361.5 0.007 85.5 946.5 0.012

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

Por otra parte, también se encuentran diferencias estadísticamente

significativas entre ambas muestras en el segundo grupo (edades entre 30 y 49 años)

respecto a las subescalas Actividades de la vida en la comunidad, Actividades de Empleo y

Actividades Sociales. De nuevo encontramos puntuaciones inferiores en la muestra

argentina frente a la española. Finalmente, comparando los grupos con edades

iguales o superiores a los 50 años encontramos diferencias estadísticamente

significativas en la subescala Actividades de la vida en la comunidad, siendo el grupo de

argentinos los que obtienen una media significativamente mayor en las necesidades

de apoyos para esta área en comparación con los españoles.

Además, se comprobó si existían diferencias significativas entre los tres

grupos en cada una de las dos muestras por separado. En relación al grupo español

242

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

(véase Tabla 6.18), se observan diferencias estadísticamente significativas entre los

grupos 1 (de entre 16 y 29 años) y 3 (de igual o más de 50 años) en las subescalas

Actividades de la vida en la comunidad, Actividades de empleo y Actividades sociales. En

concreto, se obtuvieron puntuaciones de intensidad de apoyo mayores en cada una

de estas tres subescalas en el grupo de menor edad, frente al de mayor edad.

También encontramos diferencias estadísticamente significativas entre los

grupos 1 (de entre 16 y 29 años) y 2 (entre 30 y 49 años) en las subescalas Actividades

de empleo y Actividades sociales, siendo las necesidades de apoyo mayores para el

grupo más joven. Una posible explicación a estos resultados la encontramos al

controlar la variable nivel de conducta adaptativa (véase Anexo 11). El hecho de que los

participantes del grupo 1, los de menor edad, presentaran niveles de conducta

adaptativa mayores que los del grupo 2 y 3 fue probablemente la causa que generó

mayores necesidades de apoyo ante dichas actividades.

TABLA 6.18. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS de los
adultos con DI españoles agrupados por edades

GRUPO 1-3 GRUPO 1-2 GRUPO 2-3

U W p U W p U W p
VH 1670.5 2531.5 0.025 6838.5 18314.5 0.036 2889.5 3750.5 0.514
VC 1554.0 2415.0 0.006 6637.5 18113.5 0.015 2841.0 3702.0 0.420
AV 1737.0 2598.0 0.050 6892.5 18368.5 0.045 2906.0 3767.0 0.548
AE 1534.5 2395.5 0.005 6168.0 17644.0 0.001 2989.5 3850.5 0.737
SS 1641.0 2502.0 0.018 6815.0 18291.0 0.032 2800.0 3661.0 0.349
AS 1416.0 2277.0 0.001 6421.5 17897.5 0.005 2780.0 3641.0 0.317

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

Con respecto al grupo argentino (véase Tabla 6.19), sólo encontramos

diferencias estadísticamente significativas al comparar los grupos 1 y 2 en las

subescalas Actividades de la vida en el hogar y Actividades sociales. El grupo más joven

presentaba menores necesidades de apoyo para estas actividades. Una vez más, la

243

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

variable nivel de conducta adaptativa influyó en los resultados obtenidos, en este

caso afectando negativamente al grupo de entre 30 y 49 años (véase Anexo 11).

TABLA 6.19. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS de los
adultos con DI argentinos agrupados por edades

GRUPO 1-3 GRUPO 1-2 GRUPO 2-3

U W p U W p U W p
VH 206.0 3947.0 0.021 1402.0 5143.0 0.000 216.0 1542.0 0.780
VC 244.0 3730.0 0.089 1768.0 5254.0 0.110 178.5 1504.5 0.291
AV 269.0 3590.0 0.199 1667.0 4988.0 0.062 221.0 1547.0 0.860
AE 292.0 3947.0 0.245 1752.0 5407.0 0.062 209.0 1535.0 0.671
SS 234.0 3720.0 0.067 1666.0 5152.0 0.039 182.5 1508.5 0.330
AS 207.5 3862.5 0.024 1322.5 4977.5 0.000 209.0 1535.0 0.671

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

Análisis de las diferencias en función del nivel de discapacidad intelectual

Como tercera hipótesis nos planteamos estudiar las posibles diferencias

presentadas tanto por la muestra argentina como por la española en función de

algunas variables de diagnóstico, como por ejemplo el nivel de discapacidad

intelectual.

TABLA 6.20. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias observadas en adultos con DI y
agrupados en función del nivel de discapacidad intelectual (muestra argentina)

LIGERO MODERADO SEVERO PROFUNDO
(N=46) (N=63) (N=23) (N=3)
M DT M DT M DT M DT χ2 p
VH 24.39 17.08 37.57 12.34 42.83 15.18 42.00 20.66 26.399 0.000
VC 31.26 21.57 46.16 12.78 53.43 12.16 65.67 18.15 25.792 0.000
AV 41.07 20.65 52.57 11.00 63.87 13.04 80.00 24.76 32.287 0.000
AE 36.39 16.85 44.52 10.82 52.70 14.61 63.33 22.59 20.615 0.000
SS 29.28 18.12 41.02 12.36 48.09 13.24 59.00 17.69 24.977 0.000
AS 26.17 18.27 35.97 14.32 45.65 15.49 66.33 23.54 23.654 0.000
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

244

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

TABLA 6.21. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias observadas en adultos con DI y
agrupados en función del nivel de discapacidad intelectual (muestra argentina)

LIGERO MODERADO SEVERO PROFUNDO
(N=69) (N=122) (N=82) (N=17)
M DT M DT M DT M DT χ2 p
VH 20.80 13.97 31.10 17.03 47.60 18.55 61.82 14.44 95.492 0.000
VC 19.81 17.64 32.24 21.35 51.72 17.64 59.82 14.24 93.057 0.000
AV 37.99 16.70 48.89 18.46 63.01 18.33 70.94 16.94 68.525 0.000
AE 25.65 15.71 36.89 18.47 50.55 19.47 64.18 12.81 77.183 0.000
SS 25.32 14.41 34.17 15.81 46.40 18.15 56.41 14.27 68.655 0.000
AS 19.54 14.57 29.96 20.44 43.13 18.52 60.47 14.44 73.757 0.000

En las Tablas 6.20 y 6.21 aparece información descriptiva de cada uno de los

grupos en función de la nacionalidad y nivel de inteligencia, así como de los

resultados del análisis de significación de las diferencias, realizados mediante la

prueba de Kruskal-Wallis. Esta prueba representa una extensión de la U de Mann-

Whitney para 3 o más grupos. De manera práctica es un método idéntico al ANOVA

pero que admite la violación de supuestos como el de normalidad en los datos.

14 120
Puntuación estándar por subescala

(Índice de Necesidades de Apoyo)
Puntuación estándar compuesta

12
INA
110
10 VH

8 VC
100
AV
6
AE
4
90 SS
2
AS
0 80
<20 20 a 35 35 a 50 51 a 59
Nivel de discapacidad intelectual

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC = Actividades de la vida en comunidad;
AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS =
Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

FIGURA 6.17. Puntuaciones de las subescalas en función del nivel de discapacidad intelectual

245

●●● CAPÍTULO 6. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos

Los resultados de la muestra global (españoles y argentinos) se representan

gráficamente en la Figura 6.17. En conclusión, podemos confirmar que existen

diferencias estadísticamente significativas (p<0.01) en las necesidades de apoyo de

adultos con discapacidad intelectual en función del nivel de cociente intelectual (CI),

siendo éstas mayores cuanto menor es el CI.

Análisis de las diferencias en función del nivel de conducta adaptativa

También quisimos analizar las diferencias en necesidades de apoyo

dependiendo de que los participantes presentaran un nivel de conducta adaptativa

ligero, moderado, severo o profundo (datos obtenidos de los resultados en el ICAP).

TABLA 6.22. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupadas en función del nivel
de conducta adaptativa (muestra argentina)
LIGERO MODERADO SEVERO PROFUNDO
(N=66) (N=61) (N=24) (N=1)
M DT M DT M DT M DT χ2 p
VH 21.15 14.71 35.30 12.88 47.17 12.39 65.00 . 53.199 0.000
VC 29.19 21.07 44.07 12.38 56.21 10.62 79.00 . 41.039 0.000
AV 38.45 18.50 52.47 12.14 66.13 12.96 99.00 . 48.814 0.000
AE 32.89 15.66 43.92 11.44 55.42 10.81 87.00 . 41.447 0.000
SS 27.31 18.14 38.15 10.98 52.46 8.20 78.00 . 49.184 0.000
AS 21.77 18.09 33.62 13.67 49.04 13.25 89.00 . 40.249 0.000

TABLA 6.23. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupadas en función del nivel
de conducta adaptativa (muestra española)

LIGERO MODERADO SEVERO PROFUNDO
(N=66) (N=107) (N=88) (N=20)
M DT M DT M DT M DT χ2 p
VH 19.77 12.24 29.93 16.67 47.06 18.44 57.30 19.18 93.802 0.000
VC 17.74 16.33 30.79 19.96 50.61 18.07 57.70 13.29 102.465 0.000
AV 36.77 15.42 48.21 18.41 61.61 19.01 64.80 17.68 67.183 0.000
AE 23.91 14.63 35.52 18.14 50.16 18.77 60.30 15.74 84.096 0.000
SS 24.08 12.94 33.60 16.29 45.89 17.99 53.25 14.18 72.913 0.000
AS 19.44 16.23 28.20 18.70 40.88 18.66 56.05 15.21 69.836 0.000
Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC= Actividades de la vida en comunidad; AV = Actividades de aprendizaje a lo
largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS = Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

246

Universidad de Salamanca - INICO ●● ●

En las Tablas 6.22 y 6.23 aparece información descriptiva de cada uno de los

grupos en función de la nacionalidad y el nivel de conducta adaptativa, así como los

resultados del análisis de significación de las diferencias, realizado mediante la

prueba de Kruskal-Wallis.

Los resultados de la muestra global (españoles y argentinos) se representan

gráficamente en la Figura 6.18. Una vez más, se confirma que existen diferencias

estadísticamente significativas (p<0.01) en las necesidades de apoyo de adultos con

discapacidad intelectual en función del nivel de conducta adaptativa, siendo éstas

mayores cuanto peor es el nivel de conducta adaptativa, tanto en población argentina

como española.

14 120
Puntuación estándar por subescala)

12
(Índice de Necesidades de Apoyo)
Puntuación estándar compuesta

INA
110
10 VH
VC
8
100 AV
6 AE

4 SS
90
AS
2

0 80
LIGERO MODERADO SEVERO PROFUNDO
Nivel de conducta adaptativa

Nota. VH = Actividades de la vida en el hogar; VC = Actividades de la vida en comunidad;
AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida; AE = Actividades de empleo; SS =
Actividades de salud y seguridad; AS = Actividades sociales.

FIGURA 6.18. Puntuaciones de las subescalas en función del nivel de conducta adaptativa

247

529 0.71 50.24.971 0.11 44. TABLA 6.70 47. 248 . SS = Actividades de salud y seguridad.27 61. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.36 18.01) en las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual en función del número de discapacidades que presenten.5.37 47. VC= Actividades de la vida en comunidad.000 VC 35. realizado mediante la prueba de Kruskal-Wallis. A partir de estos resultados podemos afirmar que existen diferencias estadísticamente significativas (p<0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Análisis de las diferencias en función del número de discapacidades En esta ocasión.27 16.428 0.86 19. Los resultados se representan gráficamente en la Figura 6.18 11.78 20.14 19.99 58.044 0.44 60. VH = Actividades de la vida en el hogar.52 43.000 AE 38.●●● CAPÍTULO 6. Estadísticos descriptivos y significación de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la sección 1 de la SIS por los adultos españoles y argentinos en función del nº de discapacidades GRUPO 1 GRUPO 2 GRUPO 3 1ó2 3ó4 5. 6 ó 7 discapacidades discapacidades discapacidades (N=373) (N=74) (N=11) M DT M DT M DT χ2 p VH 30.71 21. siendo éstas mayores cuanto más discapacidades asociadas a la discapacidad intelectual tengan.24 aparece información descriptiva de cada uno de los grupos y los resultados del análisis de significación de las diferencias.91 15.000 AV 48.63 19.88 45.92 62.36 19.68 34. AE = Actividades de empleo.02 30.387 0.36 55.43 46.89 20.18 15.00 11.07 27.000 AS 30.73 15. En la Tabla 6.04 33.61 17. AS = Actividades sociales.49 49.92 17.46 18. se comprobó la existencia de diferencias significativas en las distintas subescalas del instrumento en función exclusivamente del número de discapacidades presentadas por los participantes.63 58.44 17.000 SS 34.426 0.000 Nota.

AS = Actividades sociales.0 0.19 y corroboramos con un análisis por pares (véase Tabla 6.000 294. AS = Actividades sociales.000 351. desapareciendo estas discrepancias cuando los grupos a comparar presentan todos plurideficiencias (consultar Anexo 12 para un análisis pormenorizado de los resultados).5 0.5 77873. estas diferencias son estadísticamente significativas al comparar grupos donde existen personas con 1 o 2 discapacidades frente a otros que superan las 3 discapacidades.25.0 2997.5 78183. VH = Actividades de la vida en el hogar.19.000 222. 6 ó 7 Número de discapacidades Nota.INICO ●● ● 14 115 Puntuación estándar por subescala (Índice de necesidades de Apoyo) Puntuación estándar compuesta 12 110 INA 10 105 VH 8 VC 100 6 AV 95 AE 4 SS 2 90 AS 0 85 1ó2 3ó 4 5.000 9410.0 0.014 8391.087 AV 1144.5 3080. TABLA 6.244 SS 634.0 0.5 2973.5 76621.5 0.0 0.0 0.0 69409. VC= Actividades de la vida en comunidad. SS = Actividades de salud y seguridad. Universidad de Salamanca . AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. como se puede apreciar en la Figura 6.5 0.0 0.25).0 70155.000 7986. Puntuaciones de las subescalas en función del número de discapacidades Además.0 0.0 69269.0 0. VH = Actividades de la vida en el hogar.002 8375.000 318.0 0.503 Nota.5 0.770 AE 777. VC = Actividades de la vida en comunidad.000 379.5 78416.0 70150.0 0. AE = Actividades de empleo. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS de los adultos con DI agrupados por número de discapacidades.0 70689. 249 .000 272.5 76656.000 8805.0 3069.0 69777.000 8122. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. AE = Actividades de empleo.5 0. FIGURA 6. SS = Actividades de salud y seguridad.0 3052.0 3093.5 0.5 0.0 0.015 VC 771.139 AS 938.0 78126. GRUPO 1-3 GRUPO 1-2 GRUPO 2-3 U W p U W p U W p VH 399.

lo que supone tener buenas habilidades de orientación espacial. provocando a menudo que las mujeres aprendan y desempeñen prioritariamente las tareas de cuidados (del hogar. de la familia. En este sentido. Las razones son. realizamos un análisis pormenorizado en base a los ítems que componían cada subescala. En primer lugar. por un lado.01) entre adultos con discapacidad intelectual varones y mujeres respecto a las puntuaciones obtenidas en las subescalas Actividades de la vida en el hogar y Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida (consultar Anexo 13 para un análisis pormenorizado de los resultados). Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Análisis de las diferencias en las subescalas e ítems en función del sexo Por otra parte. quisimos analizar en la muestra total el comportamiento de algunas subescalas e ítems dependiendo de si la evaluación se realizó a mujeres o varones. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida y Actividades sociales.●●● CAPÍTULO 6. Iosue y Brandimonte.26) indican que existe una diferencia estadísticamente significativa (en todos los casos p>0. los estereotipos que aún se mantienen en torno al sexo.…). 2007). sometimos a prueba las subescalas: Actividades de la vida en el hogar. 250 . las mujeres son las que requieren más apoyos. Y por otro. que la subescala Actividades de la vida en la comunidad se compone de muchos ítems que requieren saber moverse por la comunidad. siendo estas diferencias a favor de los hombres (Coluccia. Para comprobar esta hipótesis se utilizó la prueba U de Mann-Whitney.27). con el fin de esclarecer estos resultados (véase Tabla 6. En consecuencia. La hipótesis a contrastar era que las mujeres precisan una menor intensidad de apoyos en todas ellas excepto en Actividades de la vida en la comunidad. En concreto y en contraposición a lo que esperábamos. Actividades de la vida en la comunidad. diversos estudios científicos han encontrado que el género es una variable que afecta a las habilidades de orientación espacial. Los resultados obtenidos (véase Tabla 6. de las relaciones sociales.

se constata que no existen diferencias significativas en función del sexo para desempeñar actividades como cocinar. En primer lugar. Y por otra. En este sentido. Universidad de Salamanca . siendo las mujeres las que mayores necesidades de apoyo requieren.01) entre mujeres y varones en los ítems 6 («Vestirse») y 7 («Bañarse y cuidar la higiene personal»). VH = Actividades de la vida en el hogar.564 0.223 0. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS en función del sexo U de Mann-Whitney W de Wilcoxon Z p VH 22618.5 55713.0 -2.0 -2. ya que parece razonable que las mujeres necesiten más apoyos en esta área si tenemos en cuenta la diversidad del tipo y complejidad de prendas de vestir femeninas. así como las mayores necesidades de cuidado de la higiene personal que requiere una mujer (p. 4 («Ir a visitar amigos y familiares») 6 («Ir 251 .002 AV 21643. entre otros).000 Nota.500 0. que la sobreprotección de las personas con discapacidad intelectual en el hogar sea un factor que provoque que el desempeño de mujeres y varones ante estas tareas sea similar. los cuidados de la menstruación o la depilación. que se ha eliminado el estereotipo sexual referido a que las tareas del hogar son funciones a desarrollar por la mujer.026 VC 20997. 2 («Participar en actividades recreativas o de ocio en los entornos de la comunidad»).5 -3.010 AS 20741. AS = Actividades sociales. el resultado general previamente obtenido para esta subescala deja de parecer en cierta medida ilógico. Por otro lado. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. en la subescala Actividades de la vida en el hogar se encontraron diferencias estadísticamente significativas (p<0.152 0.0 57598.INICO ●● ● TABLA 6. en la subescala Actividades de la vida en la comunidad se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los ítems 1 («Moverse de un sitio a otro por toda la comunidad»).26.0 55834. Esto sugiere dos posibles interpretaciones. En segundo lugar. Por una parte. VC= Actividades de la vida en comunidad.5 55457.. cuidar y limpiar la casa o encargarse de la ropa.ej.5 -3.

70 22655.61 25581.645 0.0 -1.35 20462.33 2.5 56925.5 56374.0 -0.5 -3.0 -2.08 21658.5 58105.406 0.853 0.216 0.0 -2.0 -0.0 58108.718 0.377 0.0 -1.0 -0.77 3.76 21753.5 -2.0 60644.0 59279. Con excepción del ítem 7.89 3.0 -3.0 -1.159 0.0 -2.0 55798.020 f8 458 4. Significación de las diferencias observadas en los ítems de las subescalas de la sección 1 de la SIS en función de la variable sexo N X DT U de Mann-Whitney W de Wilcoxon Z p VH a1 458 2.000 a7 459 3.0 56846.001 a8 458 4.351 AS f1 457 2.005 b3 456 5.48 24069.008 c8 454 5.0 -0.650 0.956 a3 459 6.23 20193.62 2.001 b5 456 4.000 b8 455 4.18 22819.5 -0.973 a4 459 1.0 -3.001 252 .85 2.655 0.47 2.08 21413.5 57535.5 -3.354 c3 454 5.0 44691.064 c9 454 5.0 57732.37 23914.22 21082.0 -3.05 3.789 0.5 44803. siendo los varones los que menores necesidades de apoyo presentaron.01 22071.608 0.93 22407.074 c7 454 5.36 21567.330 0.008 b7 456 4.0 54909.661 0.71 22830.0 -3.5 56083.5 -2.5 -2.086 c6 454 6.80 2.33 21103.85 22734.634 0.53 2.68 3.748 0.5 -1.5 -2.72 2.146 0.006 f5 458 3.334 0. TABLA 6.57 3.0 58067.5 56787.5 56536.5 55766.98 23016.34 20670.59 21575.●●● CAPÍTULO 6.67 25664.09 24299.92 2.0 55178.94 3. en el resto de ítems se confirmaron los resultados científicos a favor de mejores habilidades de orientación espacial en los varones.042 a2 459 5. donde cabría esperar un resultado contrario al suponer mejores habilidades sociales en las mujeres que en los hombres.798 0. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos de compras y adquirir bienes y servicios») y 7 («Interactuar con miembros de la comunidad»).0 -2.052 0.29 3.09 2.0 -2.5 -2.16 21750.927 0.108 b4 457 4.60 2.15 2.114 0.0 57021.42 3.0 57123.65 2.099 VC b1 457 4.909 a6 459 3.5 -0.0 57999.0 55758.0 57906.73 2.0 -1.756 0.79 2.000 b2 457 4.932 0.020 AV c1 454 4.0 55604.0 -3.5 57648.839 0.03 22083.766 0.80 3.034 0.93 23351.5 55813.86 3.22 21097.93 2.0 55650.17 23190.0 -3.0 55989.98 3.08 21386.10 3.002 f3 458 3.283 0.0 55839.92 3.5 55505.75 23195.5 -2.5 56469.537 0.5 -1.27 20789.234 0.897 0.97 3.42 25693.32 2.27.46 3.032 0.055 0.794 0.455 c5 454 5.217 a5 459 5.000 f4 457 3.47 23917.006 c2 454 5.0 56466.002 f2 458 4.11 3.008 c4 453 6.36 3.040 f6 458 4.016 b6 456 5.058 f7 458 4.0 -1.5 -3.10 21273.

dirigidos a comprender mejor e indagar en el porqué de las diferencias encontradas en función del sexo en algunas actividades de la vida diaria. En conclusión. quisimos analizar a partir de la muestra global su influencia en cada una de las subescalas. a pesar de que tradicionalmente la investigación sobre personas con discapacidad ha tendido a considerar el género una variable irrelevante.INICO ●● En tercer lugar. 3 («Aprender y usar estrategias de solución de problemas») y 7 («Aprender habilidades de salud y educación física»). siendo los hombres los que menores necesidades de apoyo presentan. comprobamos que la edad no sea una variable que por sí misma determine las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual. creemos que esto no es así. al considerar que a mayor edad. una vez más a favor de los varones. ● Universidad de Salamanca . Por último. De estos resultados se desprende la necesidad de realizar estudios cualitativos en esta población. deteniéndonos a examinar la subescala Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. En este punto. “negar que las mujeres y los hombres con discapacidades frecuentemente tienen problemas y necesidades diferentes es negar las diferencias reales que existen entre hombres y mujeres en general” (p. más esfuerzo supone aprender debido al declive de algunos procesos 253 . 7). no obstante. en la subescala Actividades sociales se hallaron diferencias estadísticamente significativas en los ítems 1 («Relacionarse con personas de la vivienda»). Análisis de las diferencias en las subescalas e ítems en función de la edad En uno de los contrastes precedentes. De acuerdo con Danek (1992). en la subescala Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los ítems 1 («Interactuar con otros en actividades de aprendizaje»). 2 («Participar en actividades recreativas o de ocio con otros») 3 («Relacionarse con personas fuera de la vivienda») 4 («Hacer y conservar amistades») y 8 («Dedicarse al trabajo de voluntariado»).

VH = Actividades de la vida en el hogar.90 21. realizado mediante la prueba de Kruskal-Wallis (consultar Anexo 14 para un análisis pormenorizado de los resultados).87 34. la variable edad fue categorizada en tres grupos para facilitar los análisis.27 33. 254 .026 0. medias y bajas necesidades de apoyo.68 20.45 18.783 VC 40.18 21.832 0. AE = Actividades de empleo. incluso estudiamos por pares las diferencias.61 0.89 19. Estudiamos estos resultando aislando algunas variables que pudieran influir (p. TABLA 6.46 16. AV = Actividades de apr endizaje a lo largo de la vida.53 37.71 39. El primer grupo estuvo compuesto por adultos de edades comprendidas entre 16 y 29 años.44 37.399 0.26 17.013 0.15 5.45 50. VC= Actividades de la vida en comunidad. pero en todos los casos obtuvimos la misma conclusión. el segundo grupo por adultos con edades entre 30 y 49 años.38 1.53 1.31 19. SS = Actividades de salud y seguridad.24 32.99 3.490 0. De nuevo.602 AS 33. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos cognitivos. Este resultado apoya el hecho de que los baremos de la SIS no se articulen en torno a rangos de edad.95 19.28.ej.183 AV 51.18 19. Por lo tanto. nivel de discapacidad intelectual).60 20. y el tercer grupo por adultos con 50 años o más. es decir. a cualquier edad podemos encontrarnos con altas.51 19.054 SS 37.599 AE 43. AS = Actividades sociales.52 21..38 30.17 35.36 19.455 Nota.78 21.28 aparece información descriptiva de cada uno de los grupos y los resultados del análisis de significación de las diferencias. A partir de estos resultados constatamos que no existen diferencias estadísticamente significativas (p<0.22 34.13 38.01) en ninguna de las subescalas de la sección 1 de la SIS en función de la edad.●●● CAPÍTULO 6.66 17. En la Tabla 6.28 22.30 1.16 20. Estadísticos descriptivos y significación de las diferencias agrupados en función de la edad GRUPO 1: GRUPO 2: GRUPO 3: <20 a 29 años 30 a 49 años ≥ 50 años N=184 N=202 N=50 M DT M DT M DT χ2 p VH 34.575 0.82 51. la edad no es una variable determinante en la detección de las necesidades de apoyo de la población adulta con discapacidad intelectual.

ej. el grado de continuidad de las personas que prestan los apoyos. este resultado puede aludir al hecho de que el tipo de entorno no es suficiente para producir beneficios directos en la persona. seguido de las opciones piso de grupo mediano. la amplitud de la red de apoyos. por tanto. realizado mediante la prueba de Kruskal-Wallis. como cabría de esperar. entendiendo que condiciones de vida lo más individualizadas posible aporta beneficios para las personas. entre otras). la experiencia y/o la motivación del personal de apoyos. En la Tabla 6. consideramos la posibilidad de estudiar la influencia del tipo de residencia sobre las necesidades de apoyo de la población con discapacidad intelectual. en su calidad de vida 255 . la interdisciplinariedad de la intervención. encontramos diferencias estadísticamente significativas (p<0. Existe toda una serie de variables (p. Como podemos observar. ● Universidad de Salamanca .29 los resultados del análisis de significación de las diferencias. A expensas de un estudio cualitativo que pudiera arrojar luz a nuestros datos. sino el apartamento provisto de personal..11 aparece información descriptiva de cada uno de los grupos y en la Tabla 6. Por otra parte. entre otras) que influyen significativamente en el funcionamiento de las personas con discapacidad y. casa familiar con apoyos y piso de grupo pequeño. traducidos en un mayor desarrollo de habilidades y capacidades (véase algunos de los estudios expuestos en el capítulo 2 sobre las habilidades de autodeterminación.INICO ●● Análisis de las diferencias de las subescalas e ítems en función del tipo de residencia Por otra parte. el ajuste de la planificación de apoyos con las necesidades de la persona.01) sólo en las puntuaciones de necesidades de apoyo de la subescala Actividades de empleo. analizando con más detalle los resultados obtenidos en esta área (consultar Anexo 15 para un análisis pormenorizado de los resultados) cabe señalar que el tipo de residencia al que se asociaron mayores necesidades de apoyo no fue el centro de cuidados grande.

11 aparece información descriptiva de cada uno de los grupos y en la Tabla 6.464 6 0. Análisis de las diferencias en las subescalas e ítems en función del tipo de empleo Por último. Maes y Vlaskamp. en concreto. VC= Actividades de la vida en comunidad.30 los resultados del análisis de significación de las diferencias. 256 . AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. En la Tabla 6. AE = Actividades de empleo.130 5 0.469 5 0. quisimos comprobar la influencia de la variable tipo de empleo para las necesidades de apoyo en las distintas subescalas y.000 AS 28.244 VC 10.016 AE 18.29.000 VC 42.l. Test et al. 2007. Significación de las diferencias en las subescalas de la sección 1 de la SIS agrupadas en función del tipo de empleo χ2 gl p VH 51. VH = Actividades de la vida en el hogar.111 AV 15. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos (Hewitt y Larson. Kendrick. Significación de las diferencias en las subescalas de la sección 1 de la SIS agrupadas en función del tipo de residencia χ2 g. AS = Actividades sociales.149 AS 12. VH = Actividades de la vida en el hogar.30.000 Nota.005 SS 9. AE = Actividades de empleo. Petry. realizado mediante la prueba de Kruskal-Wallis. SS = Actividades de salud y seguridad.000 SS 41. p VH 7.700 5 0.919 6 0. SS = Actividades de salud y seguridad. TABLA 6.000 AV 39. 2007.992 5 0. 2003).046 Nota.873 5 0.000 AE 47.756 6 0.134 5 0. VC= Actividades de la vida en comunidad..566 6 0. TABLA 6.343 6 0. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. AS = Actividades sociales. sobre la propia subescala de Actividades de Empleo.●●● CAPÍTULO 6. 2001.813 6 0.

31 aparece información descriptiva de cada uno de los grupos y en la Tabla 6.29 20.0 1834.14 16. VC= Actividades de la vida en comunidad.0 0.0 0.000 AE 36.20 18.5 0.60 27.5 0.455 248.43 18.012 1141.0 0.31.000 AS 42.026 779.82 22.5 0.5 391.0 932.01) en las necesidades de apoyo para las distintas actividades de la vida diaria en función del tipo de empleo que desempeñe la persona.27 SS 16.20 35.0 0.31 18.0 0. Indagando más en este aspecto.32.784 300.5 1122.5 409. centro especial de empleo (CEE) y empleo con apoyo (ECA).83 16.068 969. realizado mediante la prueba U de Mann-Whitney.0 0.084 1034.68 AE 22.0 192.06 16.59 11.40 19.INICO ●● ● Los resultados de este último análisis indicaron que existen diferencias estadísticamente significativas (p<0.53 10.5 51.98 52.81 VC 17.5 263.40 21.875 376. VH = Actividades de la vida en el hogar.969 522. 257 .53 11.00 AV 29.0 1187.0 537. SS = Actividades de salud y seguridad. AS = Actividades sociales.0 48.5 0. En la Tabla 6. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones obtenidas en las subescalas de la sección 1 de la SIS en la muestra total agrupados por tipo de empleo ECA CEE CO N=5 N=17 N=287 M DT M DT M DT VH 18.53 TABLA 6.0 195.296 1681.5 0. TABLA 6.06 8.86 19.638 352.002 SS 33.40 18.65 33.88 9.76 38.22 37.32 los resultados del análisis de significación de las diferencias.5 0.000 VC 39.5 315. Significación de las diferencias observadas en las subescalas de la sección 1 de la SIS de los adultos con DI agrupados por el tipo de empleo.5 0.5 0. Universidad de Salamanca .18 34.5 1495.5 0.000 AV 34.031 Nota. AV = Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida.74 AS 23.5 55.5 0.505 394.0 0.80 13.0 0.0 49. AE = Actividades de empleo.CEE ECA .CO U W p U W p U W p VH 40.31 25.61 22.5 367.051 1342.CO CEE .42 12. se realizó un estudio comparativo por pares entre las modalidades de empleo siguientes: centro ocupacional (CO).75 23.5 1294.89 39. ECA .

También se aludía a la necesidad de contemplar la idiosincrasia de cada país. precisan de instrumentos adecuados para seguir avanzando en el ámbito de la discapacidad intelectual. el primer objetivo que nos propusimos fue aproximarnos a estudiar el funcionamiento de la adaptación española en una muestra de adultos argentinos. con los que compartimos el idioma pero no la cultura.01) entre las modalidades centro especial de empleo y centro ocupacional. La ausencia de diferencias significativas al comparar la modalidad de empleo con apoyo y centro ocupacional puede deberse a la escasa representación del primer grupo (n = 5) (véase Anexo 16 para un análisis más profundo). 1996). centro ocupacional). En consecuencia. Como cabría esperar.●●● CAPÍTULO 6. Conclusiones Iniciábamos el capítulo planteando el interés que ha despertado la adaptación española de la SIS entre aquellos países de habla española que.e. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos Los resultados obtenidos de los contrastes entre pares permiten afirmar que existen diferencias estadísticamente significativas (p<0. Sin pretender realizar una nueva adaptación transcultural al contexto argentino. las propiedades de fiabilidad y validez de la SIS en la muestra argentina (n=160). de cara a realizar los análisis comparativos entre ambas poblaciones comprobamos. en primer lugar. evitando prácticas de evaluación con instrumentos no adecuados a las características culturales propias o sin garantías de fiabilidad y validez para un determinado grupo poblacional. 258 .5. opciones de empleo más integradas llevan asociadas menores necesidades de apoyo para las actividades de la vida diaria que aquellas más segregadas (i.. 6. las comparamos con las obtenidas en una muestra española (n=300). convencidos y comprometidos con el nuevo paradigma de apoyos y el modelo de calidad de vida. ya que ello requiere de un conocimiento profundo de su cultura y costumbres (Muñiz y Hambleton. A continuación.

Un estudio más profundo y a mayor escala permitirá confirmar si hay ajuste del modelo a los datos y hará posible la generalización de sus resultados a toda la población. Estos resultados sugieren que la SIS es fiable con población argentina. se realizó un Análisis Factorial dirigido a confirmar el modelo obtenido en la investigación previa (véase el capítulo 5). los errores típicos de medida fueron aceptables. como así ha sucedido al comprobar el modelo en una muestra española menor. evaluada mediante el método de consistencia interna y el error típico de medida. a alcanzar mejores resultados personales. Cabe advertir que el tamaño de la muestra argentina pudiera estar influyendo. la confirmación de las hipótesis que sugieren una relación inversa entre las necesidades de apoyo y el coeficiente intelectual (CI). Además. aspectos que se trataron en la segunda parte del estudio. fueron satisfactorios en ambas muestras. así como asegurar todo tipo de equivalencias entre las diferentes adaptaciones.90.INICO ●● Los resultados de la fiabilidad. también apoyaron la validez de constructo de la SIS en población argentina. y una relación directa entre las necesidades de apoyo y el nivel de conducta adaptativa. Creemos que este conocimiento ayudará a una mejor planificación de los servicios y. incremental y de parsimonia sugirió una falta de ajuste del modelo a los datos. El segundo objetivo de esta investigación fue estudiar la influencia de determinadas variables sociodemográficas y de diagnóstico en las necesidades de apoyo individuales. Los coeficientes α para la escala total y para las distintas subescalas superaron en todos los casos el valor de . la validez del instrumento se abordó desde la validez de constructo. En este caso. la información dada por la mayoría de los índices de ajuste global. En primer lugar. ● Universidad de Salamanca . pero que su validez requiere de nuevas evidencias. en la cual se aceptó que el modelo con mejor ajuste era el modelo de seis factores correlacionados. En segundo lugar. A continuación se resumen los resultados encontrados: 259 . Por otro lado. por tanto.

siendo éstas significativas cuando se compara entre 1 ó 2 discapacidades y más de 3. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos 1. De nuevo se constató la influencia de esta variable en ambas poblaciones por separado y en conjunto. y viceversa. 3. A partir de 3 discapacidades no se encontraron tales diferencias. El nivel de conducta adaptativa también es una variable que determina las necesidades de apoyo. De nuevo y como 260 . cuanto más leve es el nivel de conducta adaptativa. 2. Tampoco se encontraron diferencias cuando dividimos ambos grupos en función del sexo. 4. correlacione con la intensidad de las necesidades de apoyo. En concreto se observó que existía una relación directa entre ambos constructos. La edad no es una variable que. El nivel de discapacidad intelectual es una variable que influye en las necesidades de apoyo de las personas. por tanto. por sí sola. cuando se dividieron por grupos de edad sí se encontraron algunas discrepancias por subescalas. menor el CI. se encontraron diferentes intensidades de apoyo en todas las edades. Sin embargo. que cuanto mayor es el nivel de discapacidad intelectual y. tanto por separado como en conjunto. En general. menores necesidades de apoyo se requieren. El número de discapacidades influye en la determinación de las necesidades de apoyo.●●● CAPÍTULO 6. éstas desaparecieron al controlar el nivel de conducta adaptativa de los participantes. y viceversa. generando diferencias significativas entre grupos con distintos niveles. es decir. En nuestro estudio se comprobó en ambas poblaciones. Aunque aparentemente algunos de los resultados encontrados sugerían diferencias significativas en función de la edad. mayores necesidades de apoyo requiere la persona. 3. los adultos españoles y argentinos con discapacidad intelectual que participaron en nuestro estudio no se diferenciaron en cuanto a sus necesidades de apoyo. aludiendo todas ellas a las menores necesidades de apoyo por parte de los argentinos. En este sentido.

al comprobar que existen algunas diferencias significativas en las puntuaciones entre ambos grupos. En nuestro estudio se comprobó que es una variable determinante en la aparición de mayores necesidades de apoyo. 6. 5. por sí mismo. Además.INICO ●● cabría de esperar. En conclusión. es decir. y émicas (ligadas a la cultura). en esta área tampoco se confirmó la hipótesis que trataba de relacionar modalidades de residencia menos masificadas con menores necesidades de apoyo para las actividades de la vida diaria. cuantas más discapacidades presente una persona. los varones presentaron menores necesidades de apoyo que las mujeres en las Actividades de la vida en el hogar y en las Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. 7. No obstante. será necesario estudiar con más detenimiento y esmero la “distancia cultural” que existe entre España y Argentina. precisaban menos apoyos que las mujeres. encontramos que o bien no existían diferencias entre sexos o que éstas eran a favor de los hombres. se ponen de manifiesto las propiedades éticas (universales). El tipo de empleo correlaciona con las necesidades de apoyo. demostradas ante la existencia de perfiles de respuesta similares entre España y Argentina. mayores necesidades de apoyo tendrá. ● Universidad de Salamanca . En general. Analizando los ítems que componían estas subescalas. en el sentido de que fue la modalidad de empleo segregado (centro ocupacional) la que generó mayores necesidades de apoyo. esta variable sólo provocó diferencias significativas en la subescala de Actividades de empleo. De hecho. para explicar o predecir la intensidad de las necesidades de apoyo. El tipo de residencia no es suficiente. para las cuales se presuponían diferencias por sexo. la cual deberá contemplar aspectos como: las diferencias 261 . así como las subescalas de Actividades de la vida en la comunidad y Actividades sociales.

1997). la religión. la estructura familiar. van de Vijver y Leung. Evaluación de las necesidades de apoyo de adultos con DI españoles y argentinos en el lenguaje.●●● CAPÍTULO 6. 1991. el estilo de vida y los valores (Hambleton. 262 .

Discusión general y futuras líneas de investigación 7 .

.

Se podría decir que hasta entonces estábamos en la situación del pez en la metáfora de Albert Einstein: ¿qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?. entendiendo que este trabajo representa un punto y seguido en el estudio sobre la evaluación de las necesidades de apoyo en población con discapacidad intelectual.INICO ●● 7. (b) las limitaciones encontradas para el buen desarrollo del mismo y (c) las futuras líneas de investigación. a. por tanto. y no sólo por la calidad de los cuidados que recibe. donde se pretenden abordar: (a) las conclusiones generales del estudio realizado. Llegados a este punto es ineludible hacer una mirada reflexiva y concluyente del trabajo expuesto. sin tener 265 . Este último capítulo. y no sólo por lo negativo (limitaciones y debilidades). Ello nos ayudará a dar el sentido global y cierre a esta tesis doctoral. por el contexto que le rodea (lo social). Arias e Ibáñez (2007). Conclusiones generales Hasta hace relativamente poco tiempo no ha sido cuando la Psicología de la Discapacidad ha comenzado a interesarse por los aspectos positivos del hombre (capacidades y fortalezas). tendrá un carácter discursivo. ● Universidad de Salamanca . por su calidad de vida. y no sólo por la persona (lo biológico y lo psicológico). Discusión general y futuras líneas de investigación A lo largo de los capítulos precedentes se ha expuesto la fundamentación teórica y la investigación empírica dirigida a aportar evidencias sobre la adecuación psicométrica y la estructura factorial de la adaptación española de la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS de Verdugo.

se precisa de instrumentos adecuados para la evaluación e intervención (Barr. p. Además de un marco de trabajo que guíe nuestras prácticas y de actitudes positivas hacia la discapacidad intelectual. comprendemos nuestra propia tradición. el punto del camino en el que estamos y lo que aún nos queda por recorrer en comparación con otros contextos. La década de los 80 constituye un antes y un después en esta evolución. en los últimos años han proliferado los acercamientos teórico-prácticos realizados en torno al concepto de apoyos desde el ámbito de la 266 . 2008). La emergencia de un nuevo paradigma. 2002. 2007). Sin embargo. el paradigma de apoyos. 2009. tenemos oportunidad de conocer la propia evolución y los cambios sucedidos en la manera de entender y atender a las personas con discapacidad intelectual. se convierte en un interrogante clave al convertirse los apoyos individualizados en piezas esenciales para mejorar la adaptación social de la persona y su calidad de vida (Schalock. Van Loon. el conocimiento de la realidad y de lo que se debe hacer no es suficiente para lograr avances y mejoras en los servicios. cómo estructurar nuestro trabajo y cómo interpretar estos resultados para llevar a cabo buenas prácticas profesionales. Como hace todo paradigma. Discusión general y futuras líneas de investigación conciencia del contexto que lo envuelve y lo determina porque no conoce otras formas de vida. 85). En consecuencia. nos orienta sobre lo que debemos observar y analizar. Hoy. las personas con discapacidad son vistas como “personas que tienen una vida y necesitan apoyo” para participar en la sociedad (Butterworth. tema que ha ocupado esta tesis doctoral. redefine la discapacidad intelectual como un desajuste entre las demandas del entorno y lo que una persona es capaz de hacer.●●● CAPÍTULO 7. Desde este enfoque. De este modo. gracias al conocimiento acumulado por profesionales e investigadores de diferentes países y culturas. el tipo de interrogantes al que debemos dar respuesta. conocer las necesidades de apoyo de las personas con discapacidad intelectual. De este modo.

se ha tendido a utilizar instrumentos de conducta adaptativa como medidas indirectas de las necesidades de apoyo. Por un lado. los instrumentos de evaluación de apoyos miden el apoyo extraordinario 267 . A partir de ahora los apoyos pasarán a entenderse desde el contexto de un proceso individualizado que comprende cinco componentes: la evaluación de necesidades de apoyo. permitiéndonos con ello avanzar en la consecución y logro de resultados personales deseados. las funciones que cumplen. por lo tanto. la supervisión del mismo y la evaluación de resultados. un grupo norteamericano encabezado por el Dr. la naturaleza y la intensidad de los mismos. La revisión de la literatura. por tanto. Sin embargo. la implementación del plan. ● Universidad de Salamanca . Por un lado.INICO ●● discapacidad. mientras que los instrumentos de conducta adaptativa se dirigen a evaluar las habilidades requeridas para funcionar con éxito en la sociedad y. son de gran utilidad para el diagnóstico de la discapacidad intelectual. convirtiéndose en el primer y mejor instrumento estandarizado dirigido a evaluar de un modo directo la intensidad de las necesidades de apoyo de la población con discapacidad intelectual. Dos años más tarde. metas y experiencias de vida deseadas por una persona. En 2002. la Asociación Americana sobre Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo publica la 10ª definición sobre discapacidad intelectual aportando una mayor concreción en la conceptualización y cuantificación de los apoyos. escasos. Por otro. perfilando las áreas que abarcan. se ha buscado el modo más fiable y válido para evaluarlos y planificarlos. Sus buenas propiedades psicométricas junto con su gran difusión e impacto social atraen su interés a nivel internacional. Thompson publican la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. nos permite afirmar que los acercamientos a la medida de las necesidades de apoyo en este grupo de población han sido muy recientes y. la planificación de apoyos en función de las necesidades detectadas y de los deseos. tal y como se expuso en el capítulo 3. se ha tratado de comprender mejor su alcance y significado.

el desarrollo de otros instrumentos de necesidades de apoyo distintos a la SIS ha presentado. En consecuencia. nos planteamos la adaptación del instrumento a nuestro contexto. De este modo. a su vez. en algunos casos. contribuir al conocimiento sobre las propiedades éticas (universales) y émicas (culturales) del concepto de necesidades de apoyo. aproximándonos además a las propiedades psicométricas de la adaptación española en otro país. Argentina. En tercer y último lugar. punto de partida y base de los estudios posteriores. al cómo las evalúa y/o a las propiedades técnicas obtenidas. en paralelo con otros países. 2009). confirmar la estructura factorial del instrumento con el fin de aportar nuevas e importantes evidencias sobre su validez de constructo y. 2004. pero en función de las características y cultura de la nueva población. Claes et al. En primer lugar. en España valoramos positivamente las potencialidades y beneficios de una evaluación utilizando la SIS y. con el que compartimos el idioma pero con el cual también hay diferencias culturales importantes. del enfoque multidimensional del mismo. Por otro lado. Como señalábamos en el capítulo 4. El trabajo empírico desarrollado en esta tesis doctoral ha abordado varios objetivos. En otros casos.. la adaptación de un test no representa una mera traducción de sus ítems. En segundo lugar. limitaciones respecto a las dimensiones que evalúa. Discusión general y futuras líneas de investigación que una persona necesita para participar en las actividades de la vida diaria. estos instrumentos simplemente no han tenido el reconocimiento e impacto suficiente. exponer el estudio iniciado en 2004 sobre la adaptación transcultural de la SIS al contexto español. procedimos de acuerdo con las directrices generales 268 .. ayudando con esta información en la toma de decisiones para la planificación individualizada de apoyos y para la asignación de recursos (Thompson et al. sino un proceso complejo a través del cual pretendemos que el test adaptado mida el mismo constructo y de manera equivalente que el original.●●● CAPÍTULO 7.

INICO ●● para la adaptación de tests de unas culturas a otras elaboradas por la Comisión Internacional de Test [International Test Commission. se analizaron tres tipos de validez: la validez de contenido. Tassé y McLaughlin. a semejanza de los resultados encontrados en las versiones inglesa.. el método de traducción-retrotraducción. 2008c. italiana. Morin y Cobigo. utilizando uno de los métodos más comunes para este fin.. 2004). corroborando la adecuada fiabilidad de la sección 2 confirmada recientemente por los autores originales (Thompson. Schalock. Lamoureux-Hébert y Morin. francesa. Los resultados interevaluadores fueron también buenos. 2008). 2009. 2000). 2009.. El grado de acuerdo fue bueno en todos los casos. d. ● Universidad de Salamanca . la validez de criterio fue analizada mediante la correlación entre las subescalas de la SIS y las estimaciones subjetivas de los evaluadores sobre las necesidades de apoyo de la persona evaluada. seguido de una revisión y valoración de la versión española por parte de un comité de jueces expertos. de acuerdo con el procedimiento seguido por los autores originales del instrumento. Thompson y Tassé. Además. una prueba piloto y una síntesis y elaboración final del instrumento adaptado. se realizó una traducción del instrumento del idioma inglés al español. catalana y holandesa de la SIS (Claes et al. En segundo lugar. todos los índices de homogeneidad corregida de las subescalas fueron altos. Por otra parte. En primer lugar. 2009. En primer lugar. 2006. 269 . la validez de criterio y la validez de constructo. Los estudios posteriores sobre su fiabilidad y validez proporcionaron evidencia suficiente sobre las propiedades psicométricas de la versión española de la SIS. El proceso completo constó de varias fases. Los análisis de fiabilidad demostraron una excelente consistencia interna y fiabilidad test-retest de la escala. la validez de contenido se estudió a través del acuerdo entre jueces expertos sobre la adecuada correspondencia entre los ítems y las subescalas a las que representan. ITC] (ITC. Thompson et al. Giné et al.

Claes et al. 2008. a pesar del acuerdo por parte de algunos expertos sobre la delimitación de este constructo en seis 270 .) y la intensidad de las necesidades de apoyo. Actualmente.. como resultado de su puesta en práctica a gran escala. identificamos que un aspecto de la validez de constructo que no había sido abordado con rigor por ningún equipo de investigación era la confirmación de la estructura multidimensional del instrumento de evaluación y. el constructo psicológico de necesidades de apoyo alude al perfil y la intensidad del apoyo que una persona requiere para poder tener éxito en las actividades de la vida diaria.I. La expansión y emergencia de nuevas adaptaciones de la SIS en los tres últimos años ha generado un conocimiento más maduro sobre este instrumento. 2009). en comparación con un nivel de funcionamiento humano normativo (Thompson et al. 2009) y la amplia discusión que todo ello ha provocado. Por último. permitiendo su publicación y difusión en España. En este sentido. se sometieron a análisis distintas hipótesis desarrolladas para demostrar la validez de constructo. Thompson. (d) la relación directa entre el nivel de conducta adaptativa y la intensidad de las necesidades de apoyo. Tassé y McLaughlin. Lunsky. confirmándose: (a) la ausencia de relación entre las puntuaciones de la SIS y la edad..●●● CAPÍTULO 7... Weiss. (b) la existencia de intercorrelación entre las distintas subescalas. Discusión general y futuras líneas de investigación Los resultados fueron positivos y significativos para este tipo de validez. por tanto. (e) la relación entre las necesidades de apoyo evaluadas con la SIS y estimadas por los profesionales. la variedad de estudios realizados (p. Todos estos resultados garantizaron la suficiencia técnica del instrumento. 2009. En este sentido. del propio concepto de necesidades de apoyo. de criterio y de constructo de la escala. 2009. Tassé y Durbin. Thompson et al. y (f) las correlaciones entre los ítems de cada subescala y la puntuación total de la SIS. (c) la relación inversa entre el nivel de discapacidad intelectual (C.ej. aunque los resultados obtenidos por las distintas versiones de la escala apoyan la validez de contenido.

consideramos conveniente la realización de más estudios para corroborar o refutar los datos que han sido obtenidos. De hecho. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. el Análisis Factorial Confirmatorio realizado sobre cuatro modelos a contrastar (unidimensional. De un modo especial. Por lo tanto. creemos que la Escala Suplementaria de Protección y Defensa (sección 2). Greenspan y Granfield. nos propusimos como segundo estudio empírico confirmar la estructura factorial asumida para esta población. Amstrong. hay muchos estudios que manifiestan importantes carencias a este nivel por parte de esta población (Goodley. 2003. ● Universidad de Salamanca .INICO ●● dimensiones o subescalas (tal como se contempla en la sección 1 de la SIS: Escala de Necesidades de Apoyo). aunque no perfecto. En consecuencia. utilizando más muestras de diferentes poblacionales y culturas. de siete factores correlacionados y jerárquico) determinó que los modelos de seis y siete factores correlacionados eran los que mejores índices de ajuste presentaban. Actividades de empleo. Sutherland y Laurie. De esta manera. siendo el de seis factores el que presentaba un ajuste superior. Actividades de la vida en la comunidad. de tal modo que nos permita replantear su vuelta a la Escala de Necesidades de Apoyo (sección 1). incluida en el análisis factorial como séptimo factor a correlacionar. el Análisis Factorial Exploratorio apoyó la estructura multidimensional de la escala al obtener seis factores (Actividades de la vida en el hogar. En primer lugar. 2003). nuestros resultaron apuntan en la dirección de un enfoque multidimensional del constructo y de la estructura factorial actual que presenta la SIS en las distintas adaptaciones. Por su parte. creemos que esta subescala merece un estudio más profundo. de seis factores correlacionados. 1992. Coleman y Shellow.66% de la varianza común. No obstante. creemos que es fundamental su confirmación desde un punto de vista estadístico. Actividades de salud y seguridad y Actividades sociales) con autovalores superiores a la unidad y que explicaban el 83. es de vital importancia para un buen desenvolvimiento en la sociedad. dotándola del 271 .

e.●●● CAPÍTULO 7. como último estudio presentado en esta tesis doctoral se analizó.ej. En esta misma línea de investigación. este tipo de validez fue apoyada a partir de algunos de los análisis pertenecientes al segundo objetivo del estudio. Por ello. se sometieron a prueba algunas hipótesis con el fin de conocer si existía un funcionamiento diferencial de los ítems de acuerdo a algunas variables sociodemográficas y de diagnóstico. Los resultados reflejaron lo siguiente: 272 . Discusión general y futuras líneas de investigación peso que se merece. Venezuela y otros) ha abierto una nueva vía de investigación sobre su adecuación psicométrica en estos países y sobre las diferencias interculturales de las necesidades de apoyo de los adultos con discapacidad intelectual. Por otro lado. en primer lugar. ahora bien. a semejanza de la SIS para población infantil que se está desarrollando. Chile. Por otra parte.. la holadensa y la inglesa). se compararon las necesidades de apoyo obtenidas entre dicha población y la española. los análisis de la validez de constructo mediante el Análisis Factorial Confirmatorio del modelo de seis factores correlacionados sugirieron una falta de ajuste del modelo a los datos. a través de la confirmación de las hipótesis que relacionaron las necesidades de apoyo con el nivel de inteligencia y el nivel de conducta adaptativa. Respecto a las propiedades psicométricas. No obstante. la aplicación de la adaptación española de la SIS en una muestra argentina (n=160) ofreció una excelente consistencia interna y unos rangos de error asociados a la SIS aceptables. (2009) y Harries et al. México. tanto en muestra argentina como española. la adecuación psicométrica de la adaptación española de la SIS en población argentina y. el interés que la adaptación española de la Escala de Intensidad de Apoyos está generando entre aquellos países con los que compartimos el idioma (i. Por último. Claes et al. (2005) constatan la consistencia en los resultados de fiabilidad y validez entre distintas adaptaciones de la SIS (p. en segundo lugar. en ausencia de un análisis factorial de los datos.

siendo éstas más propias de varones que de mujeres. 2007). siendo éstas mayores cuanto menor era el C. Iosue y Brandimonte.I. Actividades de la vida en la comunidad y Actividades sociales.En relación a las diferencias por sexo.El nivel de discapacidad intelectual y el nivel de conducta adaptativa. Coluccia. Actividades de aprendizaje a lo largo de la vida. Sólo cuando se dividieron por grupos de edad se encontraron algunas discrepancias por subescalas. . como variables que determinan el diagnóstico de la discapacidad intelectual. . 273 . influyeron en la intensidad de las necesidades de apoyo. Como avanzamos. estos datos apoyaron la validez de constructo de la versión española de la SIS con población argentina. especialmente cuando éstas presentaban tres o más discapacidades.Por otra parte. se comprobó que no existían diferencias en las necesidades de apoyo en función de la nacionalidad española o argentina de los participantes. . en ambas muestras los varones precisaron menores necesidades de apoyo que las mujeres en determinados ítems de las subescalas Actividades de la vida en el hogar. el incremento de la edad no influyó a la hora de detectar mayores necesidades de apoyo. No obstante.ej.El número de discapacidades asociadas a la discapacidad intelectual incrementó las necesidades de apoyo de las personas. en contraposición con los resultados del AFC.INICO ●● .En general. se hace conveniente el desarrollo de estudios cualitativos que esclarezcan nuestros resultados. aludiendo todas ellas a las menores necesidades de apoyo por parte de los argentinos. y peor el nivel de conducta adaptativa. ● Universidad de Salamanca .. como así ha confirmado algún estudio científico (p. Algunos de estos resultados pueden explicarse por el tipo de habilidades que requiere una determinada actividad. .

de acuerdo con la investigación desarrollada por Stancliffe (2001). La SIS nos impulsa a pensar en las oportunidades reales que puede tener cualquier persona si se le prestan los apoyos que realmente necesita. En primer lugar. 2007) posee propiedades éticas. En este sentido.●●● CAPÍTULO 7. pero quizás lo sean más las actuaciones de aquellas personas significativas para ellas en dichos contextos. sino derivados de la reflexión personal y compartida con otros profesionales del ámbito de la discapacidad. la filosofía que envuelve la SIS no demora la participación de la población con discapacidad en las actividades de la vida diaria porque se necesite formación o capacitación en algunas habilidades. A la luz de estos resultados podemos confirmar que el constructo de necesidades de apoyo evaluado mediante la adaptación española de la Escala de Intensidad de Apoyos (Verdugo. y émicas. se planteó la hipótesis de que los tipos de vivienda y de empleo más individualizados y normalizados generarían menores necesidades de apoyo. trabaja y se forma. demostradas ante la existencia de perfiles de respuesta similares entre áreas geográficas diferentes (España y Argentina). creemos que el verdadero valor de la Escala de Intensidad de Apoyos es que promueve una visión positiva. normalizadora y de máxima inclusión hacia las personas con discapacidad intelectual. al comprobar que existen algunas diferencias significativas en las puntuaciones entre ambos grupos. Discusión general y futuras líneas de investigación . El resultado fue positivo y confirmatorio exclusivamente para la variable tipo de empleo. Sin una implementación de apoyos suficientes y adecuados. probablemente las mejoras en el funcionamiento individual no se produzcan. ajustando nuestra intervención tanto a sus limitaciones como a sus potencialidades.Por último. Tampoco se pospone porque se confíe en la pronta aparición de nuevos hallazgos médicos que 274 . consideramos conveniente poner de relieve algunos aspectos que de un modo no estadístico. Por último. En este sentido. Arias e Ibáñez. es importante el entorno donde una persona vive. nos ha sugerido esta investigación.

2004).. Por ello. sino fundamentalmente sobre las relaciones entre ciudadanos y comunidad que les envuelve (Bates y Davis. En tercer lugar. entendemos que adoptar un enfoque comunitario no alude a una simple recolocación de camas.INICO ●● esclarezcan las causas o el tratamiento de determinadas alteraciones. 2007). ayuda y reciprocidad) al mismo nivel que se hace con respecto al capital material o físico (i. conocimientos y habilidades). especialmente a aquellos con niveles de discapacidad intelectual severo o profundo y/o con problemas de conducta. La variable lugar de residencia por sí misma no asegura beneficios personales. Además. tecnología o servicios) y humano (i. será de vital importancia formar adecuadamente tanto a los profesionales como a todos aquellos apoyos naturales disponibles para la persona si queremos tener éxito en aquello que hacemos y promovemos. distintos de aquellas que necesitamos la mayoría (Thompson et al. redes sociales y normas de respeto. todos tenemos nuestras propias limitaciones y necesitamos de apoyos variados para funcionar de un modo adecuado en nuestras vidas.. requieren de un conocimiento y dominio de habilidades específicas (Borbasi et al.e. en cierta medida.. de ahí su interés e importancia de reconocerlas. Por otro lado. debemos ser conscientes de que nuestra realidad organizacional es diversa.e. Convivimos sistemas tradicionales con sistemas más 275 . En segundo lugar. si fuera necesario con el máximo apoyo en cuanto a tipo. el énfasis no recae sobre las relaciones entre trabajadores y clientes. edificios. ● Universidad de Salamanca . no debemos olvidar que los apoyos que en algunos casos debemos prestar.. Partimos de que toda persona necesita tener la oportunidad de participar en una actividad. como se puso de manifiesto en nuestra investigación. El éxito de una verdadera inclusión social y de una mejor calidad de vida requiere de potenciar el capital social (i. 2009).e. La única diferencia está en que el tipo y la intensidad de las necesidades de apoyo de las personas con discapacidad intelectual son. tiempo diario de apoyo y/o frecuencia.. Desde este nuevo enfoque.

de cara a la utilización correcta de la SIS y. adoptar nuevas ideas y maneras de actuar resulta. pero sólo eso. el derecho a la promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia requiere no sólo su reconocimiento por parte de nuestra sociedad. sino especialmente su cumplimiento. Los profesionales junto con la persona con discapacidad intelectual son quienes deberán tomar las decisiones que consideren oportunas en virtud de toda la información que se tenga. No podemos pensar que ella por sí misma va a solucionar cualquier problema que tengamos.●●● CAPÍTULO 7.. Por otro lado. un instrumento más. Dependiendo del punto de desarrollo que caracterice a nuestro servicio u organización. En este sentido. en relación a la práctica y el uso de los tests en Europa hay que decir que están lejos de ser perfectos (Muñiz et al. Discusión general y futuras líneas de investigación emprendedores y modernos de trabajo. Además. el cambio que el nuevo paradigma nos pide no se circunscribe a la simple incorporación de un instrumento novedoso y potente. más efectivo que para aquellos que deben abordar otras transformaciones previas para poder trabajar prestando apoyos individualizados y deseados por la persona. además de necesario. Así pues. la SIS es una herramienta de trabajo de gran utilidad. el cual subrayamos que requiere de personas formadas y competentes en el campo de la evaluación psicológica. se hace imprescindible una adecuada regulación de su uso. En cuarto lugar. conocer qué cambios deben ser los próximos en la dirección que la realidad nos marca. por tanto. incorporar un instrumento como la SIS les resultará. 2001). más difícil y complejo para unos que para otros. habrá que planificar muy bien cómo seguir avanzando. De este modo. En quinto lugar. Garantizar este derecho a aquellos que presentan una discapacidad intelectual supone partir de un conocimiento base sobre las necesidades reales de apoyo de esta 276 . sin duda. Deberemos pararnos a analizar nuestra situación particular. para aquellos que estén más cerca del modelo de calidad al que aspiramos. para obtener resultados fiables y válidos con este instrumento.

la adaptación española de la SIS nos permitirá conocer mejor el funcionamiento real de las personas con discapacidad intelectual. ni por las prestaciones que la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia prevé. No cabe duda de que estos esclarecedores resultados sugieren una reivindicación de apoyos ante los poderes públicos si queremos seguir mejorando. con este estudio se pone de manifiesto que aunque la legislación no se considere un apoyo individualizado. Este informe recaba los resultados de un estudio pionero en España y en nuestro ámbito en particular. organizacional y del sistema más general. presentado recientemente por la Confederación Española de Asociaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS. poniendo de manifiesto el importante desgaste económico y personal que supone la materialización de una vida autónoma tanto a las familias como a la propia persona con discapacidad intelectual. inclusión y calidad de vida. En sexto lugar. ● Universidad de Salamanca . perfilando 277 . A nivel internacional ya han comenzado los esfuerzos dirigidos a esta línea de trabajo. tiene una tremenda influencia en la vida de las personas (Wile. es decir. En España cabe destacar el informe titulado “Estudio del sobreesfuerzo económico que la discapacidad intelectual ocasiona en la familia en España-2008”. en un futuro creemos que la información que proporciona la SIS puede llegar a ser útil a tres niveles: individual. y en ello la SIS cumple un papel fundamental e idóneo. 1996). A nivel individual. Además. A partir de ello. estamos convencidos de que la planificación y puesta en marcha de servicios y/o prestaciones económicas serán más ajustadas y adecuadas a las demandas. este coste adicional de atención no se ve compensado ni por las ayudas de las Comunidades Autónomas. Además.INICO ●● población. 2008a). Thompson y Tassé. alcanzando nuestros objetivos principales: mayor autodeterminación. donde se trata de ajustar la asignación de prestaciones y servicios a los nuevos criterios y planteamientos. las necesidades de apoyo (Schalock. 2009).

en vez de planificar desde la perspectiva global de los servicios en los que está siendo atendida. A nivel organizacional.●●● CAPÍTULO 7. puede ayudarnos a conocer su grado de aceptación o no. si es demasiado complejo u otras) y/o extrínsecos (p. si implica poco o mucho esfuerzo personal. si es consistente con los valores y necesidades de los usuarios. tomando como referencia los resultados positivos de algunas experiencias que están trabajando con esta filosofía y esta herramienta (p. Limitaciones del estudio Una primera limitación encontrada en nuestro estudio y que pudiera afectar a la generalización de los resultados hace referencia a la selección de las muestras española y argentina. ello contribuirá a desarrollar planes de apoyos individualizados y estrategias centradas en cada persona con discapacidad. b. En este último caso. pudiendo ser estos del propio instrumento o intrínsecos (p. Por último. a un nivel del sistema más extenso. y así poder solventarlos.ej. ello nos plantearía un análisis de los factores que pudieran estar influyendo y obstaculizando los avances. A pesar de que el tamaño de la muestra española ha superado los 278 .ej. Discusión general y futuras líneas de investigación los contextos y/o actividades de su vida diaria para las que requiere una mayor o menor intensidad de apoyos.. Por último. esta herramienta podría ayudar a distribuir y asignar mejor los recursos y a guiarnos en la implementación del paradigma de apoyos. la experiencia de Arduin). algo que Rogers (1995) denominó tasa de adopción.. si existen buenos canales de comunicación para difundirla u otras) (Luckasson et al... estudiar la velocidad relativa con la que se adopta esta escala por parte de los profesionales españoles del ámbito de la discapacidad intelectual.ej. 2002/2004). en la medida en que los servicios implementen la SIS como una parte fundamental dentro de la carpeta de evaluación de cada cliente. si tiene ventajas sobre lo existente. si la movilización y coordinación de un conjunto de personas es demasiado difícil.

Sin embargo. algo que deberá estudiarse en el futuro. sólo contamos con la información dada por una persona. no es generalizable y. En nuestro caso. p.INICO ●● requisitos exigibles para analizar las propiedades psicométricas de un test. Keith y Stancliffe. Romer y Swank.. 35). 1999). no es menos cierto y está comprobado 279 . Verdugo. adoptamos como criterio de selección la disponibilidad e interés que mostraron distintos centros que trabajan con personas con discapacidad intelectual. Por último. Richardson.. Arias e Ibáñez. por tanto. somos conscientes de que la recolección no probabilística de las personas no es adecuada de cara a representar fielmente a una población. Burton-Smith y Davidson. McVilly. En segundo lugar. no puede ser asumido como tal (Froese.ej. los planteamientos de la SIS son claros respecto a que para obtener una información precisa de las necesidades de apoyo de una persona “el entrevistador debería de consultar a tantos informantes como fuera necesario (dos. En consecuencia. 2000. una recomendación de cara a una adecuada aplicación de la SIS consiste en incluir a las personas con discapacidad intelectual en el proceso de evaluación como informantes. La habitual dificultad para lograr que los profesionales colaboren en investigación al mismo tiempo que responden a las obligaciones y demandas diarias de sus trabajos representa un importante obstáculo. habitualmente un profesional. 1999. 23. como mínimo)” (Thompson et al. 2005). Verdugo. siendo precisa la confirmación de los resultados obtenidos en una muestra más amplia y representativa de este país. es más notable la limitación del tamaño muestral. ● Universidad de Salamanca . En el caso Argentino. Aunque algunos estudios han encontrado un acuerdo satisfactorio entre la información dada por las personas con discapacidad intelectual y personas cercanas y que les conocen bien (p. el empleo de múltiples informantes podría afectar los excelentes resultados de fiabilidad obtenidos. En consecuencia. Schalock. 2004. Cabe destacar que la mayoría de los centros colaboradores poseen culturas organizacionales o sistemas de valores impregnados por un modelo de calidad de vida. p. de gestión y de ética. Stancliffe. 2007.

Estos inconvenientes junto con las limitaciones de tiempo para realizar el estudio constituyen las razones por las cuales se prescindió de las propias personas con discapacidad intelectual como informantes. Thompson et al. Discusión general y futuras líneas de investigación que cuando las preguntas implican juicios cuantitativos de respuesta (p. ¿qué apoyos necesita para aprender habilidades de autodeterminación o estrategias de autodirección?). 2001. ¿qué apoyo necesitaría para realizar con éxito una actividad de voluntariado aunque en el momento actual no está realizando alguna?). especialmente si presenta una discapacidad intelectual (Finlay y Lyons. o inferencias (p. 2004).. En base al conocimiento que ha generado esta tesis planteamos necesaria la continuidad de la investigación en este campo en las siguientes direcciones: 1. esta investigación representa un punto y seguido en el proceso de evaluar las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual. estimaciones de frecuencia como: ¿con qué regularidad necesita el apoyo?.. se generan importantes dificultades para la persona que es evaluada.. ¿qué tipo de apoyo necesita para realizar la actividad en comparación con el funcionamiento típico de un adulto sin discapacidad?). o estimaciones de tiempo como: ¿cuánto tiempo requiere el apoyo para esa actividad a lo largo del día?).. 2001). conceptos abstractos (p. comparaciones (p.. c.ej. entre los que destacamos: 280 .Superar los actuales puntos débiles de la SIS. Futuras líneas de investigación Como se señaló al principio de este capítulo. utilizar una escala tipo Likert con cinco opciones de respuesta para cada uno de los tres parámetros de medida de los que consta la SIS supone tener buenas habilidades de memoria para responder adecuadamente.ej. Por otra parte.●●● CAPÍTULO 7.ej. lo que deriva en muchos casos en el fenómeno de aquiescencia (Finlay y Lyons.ej.

la Escala de Necesidades de Apoyo. Ello permitirá agilizar su aplicación y obtención de resultados.ej. determinando significativamente sus necesidades de apoyo.ej. además de favorecer la accesibilidad y comunicación de la información 281 . (2) sustituir las escalas tipo Likert por preguntas con respuestas sí o no. (3) elaborar orientaciones que contribuyan a facilitar la estimación del tiempo (p.. 2008. 1988). gráficos de barra) que faciliten la retención de las claves de puntuación.. puesto que con el tiempo se ha demostrado. Lindsay y Michie. consideramos esta área de vital importancia para el desenvolvimiento adecuado de muchas personas con discapacidad intelectual en la sociedad. 2007). 2001). utilizar eventos significativos en la vida de las persona como puntos de referencia) o que faciliten las comparaciones (p. Sin duda. algo que se ha comprobado que favorece el incremento de la fiabilidad de un instrumento (p. de tal modo que se pueda integrar como parte de una herramienta de gestión avanzada en el campo de las tecnologías de la información.. Tassé y McLaughlin. que esta subescala posee unas adecuadas propiedades psicométricas de fiabilidad (Thompson. (d) Desarrollar la versión informatizada de la herramienta. (c) Adaptar el contenido y formato de la SIS a la población con discapacidad intelectual para que la aplicación sea posible tanto en niveles altos como en niveles bajos de comprensión y expresión. Ibáñez y Arias. Además. (b) Valorar la incorporación de la sección 2 “Escala Suplementaria de Protección y Defensa” en la sección 1. ● Universidad de Salamanca . tanto en la versión original como en la española.ej. preguntar sobre un elemento primero y luego sobre el otro) (Finlay y Lyons.ej.INICO ●● (a) Incorporar en el manual de la SIS una serie de aclaraciones sobre el contenido de determinados ítems con el fin de unificar los criterios de evaluación y eliminar así la variabilidad que ello pudiera generar. Verdugo.. creemos que se debe seguir estudiando la estructura factorial más idónea para el instrumento. Algunas de estas adaptaciones podrían ir en la línea de investigar la eficacia real de: (1) incorporar ayudas visuales (p.

. que sea válido y común para los distintos tipos de discapacidades.. 23). lo único que sabemos dentro de la población española es que la prueba presenta adecuadas propiedades psicométricas. (2002). contribuyendo a que otros colectivos de diferentes edades (p. 2. dentro del contexto español. garantizando la identificación de la intensidad de las necesidades de apoyo.. A pesar de que a día de hoy existe un Baremo de Valoración de los grados y niveles de Dependencia (BVD) que juega un papel similar a la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS). Hasta el momento. personas con discapacidad y familiares/tutores. aspectos que deberán analizarse. 4. Cabría también plantearnos. la SIS fue diseñada para “(a) evaluar necesidades de apoyo. (c) supervisar el progreso y (d) evaluar los resultados obtenidos en adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo” (p.Estudiar las relaciones entre la variable necesidades de apoyo y otras a las que comúnmente se asocia. edad infantil y adolescencia) y con diferentes discapacidades puedan también disponer de una herramienta que les ayude a identificar sus necesidades de apoyo y a que les sean cubiertas. 2005) la posibilidad de desarrollar un instrumento más flexible o de mayor cobertura. En palabras de Thompson et al. recordemos que es un instrumento de alcance limitado en cuanto a la prestación de apoyos y sólo aplicable desde determinadas competencias y/o profesionales. 3. como algunos autores han sugerido (p... por ejemplo calidad de vida.Desarrollar otras variantes de la escala. Discusión general y futuras líneas de investigación entre todos los agentes implicados en el proceso (profesionales del centro.●●● CAPÍTULO 7. niveles de gravedad y edades.ej.ej. Hoy en día la calidad de vida se entiende como un constructo medible que puede 282 . Sin embargo. desconocemos su aplicabilidad práctica tanto para supervisar como para evaluar los progresos o retrocesos del funcionamiento individual. Kirby. entre otros). Harries y Guscia. (b) determinar la intensidad de las necesidades de apoyo.Demostrar todos los usos otorgados a la SIS por parte de sus creadores.

Un comentario final. 232). 283 ..INICO ●● aportar información acerca del grado de éxito obtenido de la provisión de servicios y apoyos para personas con discapacidad intelectual (Schalock y Verdugo. en la medida en que logremos conocer las relaciones positivas entre distintos apoyos individualizados y los indicadores centrales de cada una de las dimensiones de calidad de vida. En este sentido. Esperamos que la investigación que ha girado en torno a la adaptación de la SIS al contexto español y las reflexiones que de ella se han derivado ayuden en dicha planificación y en hacer real el cambio en la intervención con personas con discapacidad intelectual. 2007). ● Universidad de Salamanca . 2002/2004. podremos asegurar la alineación necesaria entre ellos de cara a alcanzar resultados personales positivos. Adoptar un enfoque basado en el paradigma de apoyos requiere de “un compromiso explícito de planificación y un cambio en el modo de hacerlo” (Luckasson et al. p.

.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .

.

19-21). Intelligence as a quality of behaviour. 97-116).L. DC: American Psychological Association. London: Chapman Hall. Mansell. American Psychological Association y National Council on Measurement in Education (1999).W. Historia de las deficiencias. Psychological testing and assessment (8th ed. Washington. Washington. Altschuld. y K. American Educational Research Association. NJ: Ablex.uclm.). A.J. L. y Witkin. What is intelligence? Contemporary viewpoints on its nature and definition (pp. Standards for educational and psychological testing. MA: Allyn y Bacon. and the USA (pp. Detterman (Eds. 287 . En R. Ericsson (Eds.es/bits/sumario/20. DC: American Psychological Association. B. Calidad y participación ciudadana. Aiken. American Educational Research Association. Standards for educational and psychological testing. (1986). American Psychological Association (1999). Supported living policies and programs in the USA.). Sternberg y D.R. Deinstitutionalization and community living: Intellectual disability services in Britain. Scandinavia. Rescatado el 20 de noviembre de 2007 de http://www. From needs assessment to action: Transforming needs into solution strategies.K. Anastasi. American Psychological Association y National Council on Measurement in Education (1985).). J. (1995). Norwood. (2005).R. (1996). A. M. En J.asp Allard. Needham Heights. (2000). Washington. Standards for educational and psychological testing. Madrid: Escuela libre Editorial. Alguacil. Referencias bibliográficas ●●● Referencias Bibliográficas Aguado. London: SAGE. J. (1994). DC: American Psychological Association.

Proceedings of the SAS User's Group International Conference. Evaluación de la actividad modelo local de Valladolid (Programa HELIOS).). 269-296). (2007).E. The effects of item parceling on goodness-of-fit and parameter estimate bias in structural equation modeling. (2008). (2001). Madrid: Prentice-Hall.L. 124-133. 451-463. NJ: Lawrence Erlbaum. F.●●● Referencias Bibliográficas Arias. N.. (1998). y Rubio. y Vergara.A. (1995). 102(5). Balluerca.. I. Diseños de investigación experimental en Psicología. C. Málaga: Aljibe. (2003). B. 61-73. 29(1). Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia. D. y Bryant. Verdugo. Journal of Philosophy of Education. (2002). M. A. Autonomy and commitment: compatible ideals. Balcazar. Balluerca. Using SAS software graphical procedures for the observer agreement chart. A. S. AMOS y SAS. M.I.E... (2002). Keys. Badía y B.I. Psicothema. Aviram.J. Arias. 1083-1088. 19(4). K. B. P. Adaptación de instrumentos de medida de unas culturas a otras: una perspectiva práctica. Arias (Coord. Item parceling issues in structural equation modeling. M. A. Introducción al uso de ecuaciones estructurales (p. Salamanca: Instituto Universitario de Integración en la Comunidad. 78-102.A. Bangdiwala. Mahwah. Crespo. New development and techniques in structural equation modeling (pp. Verdugo.D. Metodología en la investigación sobre discapacidad. MacKay-Murphy. En M.. Bandalos. En G. Assessing perceived agency adherence to the values of community inclusion: Implications for staff satisfaction. Marcoulides y R.L. F.). M. Structural Equation Modeling: A Multidisciplinary Journal. D. Arnaiz. 75-120). y Finney. Bandalos. C. V. M. N. A. (1995). Educación inclusiva: una escuela para todos. 9(1). Desarrollo de un ejemplo de análisis factorial confirmatorio con LISREL. 12. (1987).. 288 . Alonso-Arbiol. American Journal of Mental Retardation. Schumacker (Eds. y Haranburu. Henry. D. Gorostiaga.

El impacto de la organización y de los apoyos naturales sobre los resultados de empleo con apoyo. En M. M. R. (2001). F.. (2006). A. 11(4). Social capital. 173-186.). P. 17(3). (2000). 37. (1989). Bisquerra. Hutchinson. Journal of Intellectual Disabilities. Bellver. Siglo Cero. Drake. Mansell. y Ferraz. Métodos de Investigación Educativa. Investigación realizada en centros de atención a las personas con discapacidad. F. D. Los servicios sociales y la calidad integrada. 385-394. autodeterminación y calidad de vida (pp. D. la planificación centrada en la persona y las redes de apoyo. Bartram. El principio de Normalización. R. Meisler. 289 . y Serra.. 313-322. S.. M. 3186-3191.. D. y Felce. (2007). R. Barr. C. Disability and Society.. G. N. E. (2004). Too far to go: Out-of-area placements for people with intellectual disabilities. D. C. Mental Retardation. y Skidmore. Beaton.. 5-17. El empleo con apoyo.. P. F. Rapp. A. C. 123-126. (2000). ● Referencias bibliográficas ●● Bank-Mikkelsen. Siglo Cero. Becker.. Whelton. 11(2). A. 195-207. Bombardier. Guidelines for test users: A review of national and international initiatives. Guidelines for the process of cross-cultural adaptation of self-report measures.. Lehman. Kilsby. 24-43. B. Guillemin. O. et al. 38(5). 35(3). y Sea. Psychiatric Services. N. Barranco. Houser.. Beyer. E. 25(24). 16-21. S. B. (2003). Verdugo y F. Bond. 147-160). Beadle-Brown.. Implementing supported employment as an evidence-based practice. J. How organizacional factors contribute to innovations in service delivery. Siglo Cero. 5-14. Becker. Bates.. A. y Davis. It is not enough to know what to do. 52(3). R. 19(3). (2004). European Journal of Psychological Assessment. H. B. J. Tizard Learning Disability Review. F. 33(1). Jordán de Urríes (Eds. A. C. Salamanca: Amarú. (2002). Barcelona: CEAC. Dumas. (1975).. F. Spine.. Apoyos. social inclusión and services for people with learning disabilities. (2001).

H. 81-90. N. S.. 837- 847. I. Cambridge. Changes in services and supports for people with developmental disabilities: New challenges to established practice. S. Bradley. (2007). (Ed. L. (1979). B. Hemp. V. DC: American Association on Mental Retardation. Jones. Disability and Rehabilitation. Pumpian. 1987). Creating individual supports for people with developmental disabilities (pp. Evolution of a new service paradigm. R. (2002). A strategy for developing chronological-age- appropriate and functional curricular content for severely handicapped adolescents and young adults. 24(4).. Brown. J. Ashbaugh y B. Validating. En D. S. School Psychology International.●●● Referencias Bibliográficas Borbasi. V. Certo. D. Bottroff. Braddock (Ed.P. 299-308. V. 30(11). D. 12. y Douglas. [Trad. Barcelona. Brookes. Blaney (Eds.. 290 . 25(3). 191-200. 119-132. Washington. Washington. (1994). (1991). An institutional history of disability. (1999). Branston. Bradley. Journal of Health and Social Work. Braddock.. DC: American Association on Mental Retardation. M. Embracing quality of life in times of spending restraint. D. Parish. (2002). R. L. Journal of Intellectual and Developmental Disability. y Parish. En V.). Bracken.). The ecology of Human Development. The state of the states in developmental disabilities (5th Ed. y Westrich. (1979). J. Disability at the dawn of the 21st century and the state of the states. Brown.. Bradley. DC: American Association on Mental Retardation. Cast. U. y Barona. Journal of Special Education.. Washington. y Greenewald. Braddock. State-of-the-art Procedures for Translating. J.. Harvard University Press. A. Baltimore : Paul H.: La ecología del desarrollo humano. (1998). “No going back” to institutional care for people with severe disability: Reflections on practice through an interpretive study. S.A. Hamre-Neitupski. 11-32). 13(1). Williams. Braddock. L. Disability at the dawn of the 21st century and the state of the states (pp. Ediciones Paidós. 1-62). (2000). B. I.. Bronfenbrenner. and Using Psychoeducational Tests for Cross-Cultural Assessment.).)..

R. (1986). G. Croser (Eds. (2000). 88-96. Australian Occupational Therapy Journal. R. B. Schalock. Supporting employment and personal choices: A response to Weikle. Weatherman. H. ICAP: Inventory for Client and Agency Planning... D.W. Journal of the Association for Persons with Severe Disabilities. 44(6). y Whelley. J. Developmental and standardization of the Scales of Independent Behavior. S. En R. 37-43. Woodcock.H. J. Caldwell.L. Carnaby. and social outcomes for families. Hill. Consumer-directed supports: Economic. Hill.. Kiernan. Mental Retardation. DC: American Association on Mental Retardation. B.H.K.L. Embarking on a new century: Mental retardation at the end of the 20th century (pp. (2002). y Hill. health.A. Carlson. R.T. 61-63. Bruininks.. R. P. Scales of Independent Behavior-Revised. 405-417. y Schalock.F. Natural supports in the workplace: Defining an agenda for research and practice.83-100). Supporting the health and well-being of people with intellectual disability and high support needs through networking and resource development. (2006). (1996). W.K. R.. J. Itasca. Caplan. R. Hagner. R. 103-113. ● Referencias bibliográficas ●● Bruininks. TX: DLM Teaching Resources. Weatherman. 4(2).. D..W. E. and supports for transition-age young adults. R. Washington. (1996). New York: Basic Books. J. Support systems and community mental health. Butterworth.W. Developing good practice in the clinical assessment of people with profound intellectual disabilities and multiple impairment. Allen. T. Bruininks. Hagner. 46(1). y Woodcock. 49(1). social interactions. 291 . Intellectual and Developmental Disabilities. (2002). G. J.F. Butterworth.F.. Butterworth. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities. 21(3). B. (2008). 38(4). D. Baker y M.D.H. From programs to supports. IL: Riverside. R..C. (2007). 342-353. (1985). Workplace culture. Chicago: Riverside.). y Weatherman. R. (1974). Butterworth.H.. Helm. Woodcock. y Boeltzig. Mental Retardation.

(Coord. Journal of Intellectual Disability Research.. Cicchetti. 127-137. (2007). Psychological Assessment. D. Madrid: La Muralla.. Social support as a moderator of life stress. Temas avanzados en modelos de ecuaciones estructurales. 6(4). Social Support Measurement and Interventions: A Handbook for Health and Social Scientists. III. Guidelines. y Sparrow. The reliability and validity of the AAMR Supports Intensity Scale. R.E. Claes.. Normal. The quality of life of family caregivers of adults with intellectual disabilities in Taiwan. Evaluating the inter-respondent (consumer vs. New York: Oxford University Press. 329-338. Van Hove. Vandevelde. V. (2007). 200-210. 32(3). G.A.. D. Cimera. (1974). Utilizing natural supports to lower the cost of supported employment. y Gottlieb. J.: Illinois State University.L.) (2000). (2009). (2004). (1994). Coenders. F. Perfeccionamiento de los servicios sociales en España: informe con ocasión de la ley sobre autonomía y dependencia. R. G. 184– 189. (2005). L. D. Clay-Adkins. R. 284-290. A. S. C. (1976).. Van Loon. Y. Cobb. 4(3).L. 20(3). Chang. Madrid: Cáritas Española. Chou. B. J. Developing criteria for establishing interrater reliability of specific items: Applications to assessment of adaptive behavior. 38(5). L. y Schalock. (Eds. S. criteria. Underwood. International Journal of Health Services. S. Lin. 300-314. Cohen. S. (1981). y Schalock. 53(4).) (2007). American Journal of Mental Deficiency. 292 . staff) reliability and construct validity (SIS vs. 471-482. Vineland) of the Supports Intensity Scale on Dutch sample. S. 86(2). Research & Practice for Persons with Severe Disabilities. and rules of thumb for evaluating normed and standarized assessment instruments in psychology. Psychosomatic Medicine. Cicchetti. Psychosocial processes and stress: theorical formulations.V.●●● Referencias Bibliográficas Casado.. Cassel. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. y Fantova.

Stock.A. (2001). Social capital in the creation of human capital. S.A. J. 209-218. M. The small ICF/MR program: Dimensions of quality of life and costs. Educational and Training in Mental Retardation and Developmental Disabilitie. M. (1992). 34(11). Journal of Intellectual Disability Research. S. Davies.M. G. Coluccia..W. y Wehmeyer. D. M. ● Referencias bibliográficas ●● Coleman. (2001). (2003). D..s.K. y Morton. 12(5).E.A.. Connor. Coles. M. 95-120. 441-457. International Journal of Inclusive Education. Moving from the quality of life concept to a theory.L. Disability studies and inclusive education –implications for theory. Education and Training in Mental Retardation and Developmental Disabilities.K. 7-13. D. D. American Journal of Sociology. Journal of Environmental Psychology. Toward a uniform standard for mental retardation in death penalty cases. 13-26. 23(4). 27(2). and practice. 135-144.L. Iosue. E. Mental Retardation. The relationship between map drawing and spatial orientation abilities: A study of gender differences.J. Gallagher. M. 501- 510. 41(3). Mental Retardation. Journal of Applied Rehabilitation Counseling. J. (2007). 293 . Enhancing independent internet access for individuals with mental retardation through the use of a specialized web browser: A pilot study. Coleman. J. Gabel.L.J. y Brandimonte. y Shellow. The social model of disability: what does it mean for practice in services for people with learning difficulties? Disability and Society. R. (1996). P. 107-113. 37(2). (2002).. 699-706. 36(1). R. Conroy. (2008). (2005). 94(1). Enhancing independent task performance for individuals with mental retardation through use of a handheld self-directed visual ad audio prompting system. S. Stock. y Wehmeyer. 203-204.. 49(10). Cummins. (1988). Danek.E. The status of women with disabilities revisited. 16(4). research. Davies.

H. y Hatton. K.. G.K... Plog y R. 40(5). A. American Journal on Mental Retardation.R. Ben-Zur. Self-determination and mental retardation: is there an association with living arrangement and lifestyle satisfaction? Mental Retardation. R. C. de https://depot. 229-239. (2001). Duvdevany. P. (1969). New York: Holt. G. A.. Le soutien social et l´intervention de nature psychosociale ou communautaire.. On the “recognition” of mental illness.). A. (2008). Deinstitutionalization in the U. A review of processes and outcomes in family- centered services for children with a disability. y Fréchette. Recuperado el 1 de mayo de 2009. 18(1). A. I. (2005). Declaración de Salamanca sobre necesidades educativas especiales 10 años después.E. En S. 294 . 28(1). Dempsey. I. (2003).. (2002). D.L. 51-58. Inclusive education: What makes it a good education for students with moderate to severe disabilities? Research and Practice for Persons with Severe Disabilities. van Hove. M.. (2002).T. Robertson. L.. Jarbrink.doc Downing. Emerson. A process analysis of integrated and non-integrated approaches to supported employment. y Keen. Rinehart and Winston. Devault. Emerson. y Verdugo. y Peckham-Hardin. A. 17-37. C. y Ambar. K. 21(1). E.●●● Referencias Bibliográficas De Waele.. J. R. and Ireland: Outcomes for service users. 32(1). Topics in Early Childhood Special Education. 2(3/4).C. Journal of Intellectual and Developmental Disability. Hatton. Becker. 42-52. Drake. N. Valoración y prospectiva. 106(5). Inc. Salamanca: INICO. Kessissoglou. Changing Perspectives in Mental Illness (pp.D. Edgerton (Eds. Quality of Life versus Quality of Care: Implications for People and Programs. I. Edgerton. M.E. (1996). J.B.. E.org/retrieve/2315/GR. Quality and costs of supported living residences and group homes in the United Kingdom. Hallam. y Mueser. Netten.. K. van Loon. y Schalock... Walsh.. 379-389. J. D. 49-72).19. S. 16-30. Journal of Vocational Rehabilitation. (2004). R. (2007). Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities. Gregory.erudit. 401-415. Echeita.B. Knapp.

Fortin.skinfaxe. Ericsson (Eds... Robertson. El proceso de investigación: de la conceptualización a la realización. D. Autodeterminación y Calidad de Vida (p.. B. K. (2000). de http://www. A. N. 7(2).. (2001). Verdugo y F. (1999). Scandinavia. A. S. Siglo Cero. W. Hallam. Recuperado el 17 de marzo de 2008. L. B. Jarbrink. En M.. México: McGraw-Hill Interamericana. Finlay. The origin and consequences of the normalization principle. 319-335.). 13(3). (2007). Living with support in a home in the community: Predictors of behavioral development and household and community activity. 73-106. F.se/ebok/delhi. 75-83. En J.L. D.. M. Friendly. Knapp. Felce. Cary. 81-96). M. S. New Delhi. Journal of Intellectual and Developmental Disability. Gregory. The quality and costs of community-based residential supports and residencial campuses for people with severe and complex disabilities. (1996). Apoyos. Jordán de Urries (Coords. Quality of support for ordinary living.). (2001). Política pública de servicios sociales y movimiento asociativo de la discapacidad intellectual.. y Lyons. K. 263-279. ● Referencias bibliográficas ●● Emerson. F. M. 193-204). 25(4). Felce. Deinstitutionalisation and community living: Intellectual disability services in Britain. 823). E. Hatton. Calidad de vida y calidad de servicios. Salamanca: Amarú. Mansell. (1985). Enríquez. Servicio de vivienda alternativa al marco residencial ordinario. C. Salamanca: Amarú. (2001). Verdugo y F. Fernández.M. C. K. 38(4). 295 . Netten. autodeterminación y calidad de vida (pp. NC: The SAS Institute. Ericsson. Kessissoglou. y Emerson. Apoyos.). London: Chapman Hall.pdf Fantova. Visualizing categorical data. (2001). Psychological Assessment. E. A. Mental Retardation and Developmental Disabilities Research Reviews. IASSMD Congress. J. E. M. A. (2001). y Linehan. Jordán de Urríes (Eds. Methodological issues in interviewing and using self-report questionnaires with people with mental retardation. En M. and the USA (pp..

L´Escala d´Intensitat de Suports (EIS): un instrument per promoure el benestar de les persones amb discapacitat intellectual. Disability and Society. Self-advocacy.. X. 304-312. Greenspan. Mas. J. Mental Retardation. Benjamin.. El movimiento de vida independiente: experiencias internacionales. Sutherland. “learning difficulties”.. Salvador. y Laurie. L. 14(6).●●● Referencias Bibliográficas Friendly. A theoretical framework.pdf Geisinger. (2003). New South Wales: ATG & Associates Pty Ltd. 6(4).ca/SCS/Courses/grcat/grcat. A.. J. Carbó. Recuperado el 13 de enero de 2005.. C. Balcells. L. Madrid: Fundación Luis Vives. SCS short course. 41(3). Everyday intelligence and adaptive behaviour. García. 832-843. S.0) [Computer software and manual]. Comparing opinions of people with developmental disabilities and significant person in their lives using the individual supports identifications system (ISIS). González. Review of the 1992 AAMR Definition. (1994). Switzky. Cross-cultural normative assessment: translation and adaptation issues influencing the normative interpretation of assessment instruments.W. Greenspan. y Granfield.. (1999). The Service Need Assessment Profile (version 1.C. Rueda. J. M.. American Journal on Mental Retardation. Greene. (2003). H. Gould. P. Armstrong. The merits of mixing methods in evaluation.yorku. (2003). L. y Swank. S. M. 544-549.F. 66-72. Classification. Alomar. y Vidal. D. (2001).. Psychological Assessment. Romer. and Systems of Supports. Richardson.pdf Froese. Revista Catalana d´Educació Especial i Atenció a la Diversitat. K. Mulick 296 . E. Giné.A.. P. E..org/docs/mvi_exper_internac. Borràs. L. Recuperado el día 1 de febrero de 2008. Font.N. J. J. 7(1). y Goodyear. (1994). En J.math. Gordillo.. Sydney. García. 10(2).. M. Evaluation. (1998)..M. 98.M.. 149-160. (coord). M.. F. Categorical data analysis with graphics.. M.asoc-ies. D. A. K. Jacobson y J. (1996). (2006). de http://www. Goodley. 25-44. de http://www.. V. C. and the social model of disability. M.

Madrid: Universitas. Reliability for the Service Need Assessment Profile (SNAP): A measure of support for people with disabilities. ● Referencias bibliográficas ●● (Eds.S. 127- 135). 3-38). Journal of Intellectual and Developmental Disability. Journal of Disability Policy Studies. Washington. Rater bias and the measurement of support needs... Harries. 11(3). Hambleton. Kirby. (1994). R. Nettelbeck. Construct and criterion validities of the Service Need Assessment Profile. Guthrie. Guscia.K. Journal of Intellectual and Developmental Disability. Adaptación de tests para su uso en diferentes idiomas y culturas: fuentes de error. 30(1). Nettelbeck. 297 .. 207-238).. Hambleton. J. 10(3). posibles soluciones y directrices practicas. DC: American Psychological Association.. Guidelines for adapting educational and psychological tests: A progress report. designs and technical guidelines for adaptating tests into multiple languages and cultures. Hambleton. En R. 302-313. Guscia. (2006).D. R. 24-30.F. Journal of Intellectual and Developmental Disability. A descriptive assessment of social relationships in integrated classrooms. 31(3). Defining and measuring rapport: implications for supporting people with complex needs. R. (2005). J. J. Merenda y S. y Taplin. R. Hambleton. 41-52.).K. Spielberger (Eds. K. T. Hall..K. N.. 21-30. 19(4). R. T. Journal of the Association for Persons with Severe Handicaps. (2005). (1994). J. Adapting educational and psychological tests for cross-cultural assessment (pp..). y Taplin. En J. y Taplin. European Journal of Psychological Assessment.. H. (1993).J.. N. Guscia. Hahn. J. T. y Nettelbeck. The Political Implications of Disability Definitions and Data. Kirby. P. Muñiz (Coord. N. Tizard Learning Disability Review.K. Harries.). (2006). R. 148-155. 4(2). 156-160. Kirby. J. Manual of diagnosis and professional practice in mental retardation (pp. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates. (2006). J. (1996). 31(3). y Beadle-Brown. Psicometría (pp. Issues. Harries. L.. 229-244.

L.M. y Thompson. 1-12. 1(1). y Thompson. 393-404. Miller. Rives.. y Factor. (2001).K. European Journal of Psychological Assessment.●●● Referencias Bibliográficas Hambleton. (2000). T. Myers. Autonomy in residential facilities and community functioning of adults with mental retardation. 110(5). C. Improving living standards through social capital. 164- 172. Herbert. (2002). y Taplin. G.M. Kierman. N. Miller. H. R. Butner. T. (2005). R. Later life planning: Promoting knowledge of options and choice-making.. Mental Retardation. J.. B. (1999). Bulletin of the International Test Commission.M. H. y Bollwark. y Smith.K. Social Security Journal. R. J. (2006). A.. Journal of Intellectual Disability Research. Realon. 56-58. Hsieh. Hambleton. Mason. Development and validation of a needs-assessment instrument for Persons with developmental disabilities. (1997). J.. T. Increasing the validity of adapted tests: Myths to be avoided and guidelines for improving test adaptation practices. 298 . Hambleton. Organizational culture and staff outcomes in services for people with intellectual disabilities.. 206-218. Exceptional Parent. 32(9). 18(2). J. Hennike... (1999)... Reeves... 18. J. D.K. DD-SNAP. M. Heller.M. Support Needs and Adaptive Behaviour. Heller. American Journal on Mental Retardation. 395-406. Myers. E. y Alborz. NC: Murdoch Centre Foundation. 449-457. 43(3).. (2002). Adapting tests for use in different cultures: technical issues and methods.. Emerson. K. T. Kirby. Journal of Applied Testing Technology. R.. Mental Retardation. A. A. Developmental Disabilities Support Needs Assessment Profile. A. Hatton. (1999). Hennike. Realon.J. 38(5). y Sterns. R. Mason. (1991). y Patsula. J. Guscia. A. 33-60. 17(3). The next generation of the ITC Test Translation and Adaptation Guidelines. Nettelbeck. 201-217. J. R. 37(6).E. 32. Journal of Developmental and Physical Disabilities... Hennike. Harries. T. A. L.

. 36(1). Journal of Marriage and Family. Holburn. Hoffman. C.). 48-64. and promising practices. (2006). 34(4).P. Summers. The direct support workforce in community supports to individuals with developmental disabilities: issues. Quality of Life Research. Apuntes de Psicología. Howe. Thousand Oaks. ● Referencias bibliográficas ●● Herdman. 530-531. 38(6). y Bentler. A.R. y Badía. (1998). New paradigm for some. y Alonso. México: McGraw Hill. y Turnbull. Hunter. S. (2007). J. “Equivalence” and the translation and adaptation of health-related quality of life questionnaires. CA: Sage. implications. Marquis. D. Mental Retardation. C. (1998). issues. X. L. S. 1-11. E. 68(4). Horer.. y Larson. Fox-Rushby. 3-13. A. Holburn. Hernández. Mental Retardation. Siglo Cero. and applications (pp. H. A. Cómo puede la ciencia evaluar y mejorar la planificación centrada en la persona.. (2000). Hewitt. (2003). Pozo. 13. J. Hu. J. (2007). Poston. y Baptista. Metodología de la investigación (3ªed..H. (1995). Hernández. 22(3). 293-308. S. S. Tizard Learning Disability Review. 299 . En R. J.. Supported employment in Scotland: Some issues from research and implications for development.C.). Fernández. 237-247.. L. Comparison of supported living and traditional residential services in the state of Oregon. 1069-1083. S. J. S.. Structural equation modelling: Concepts. R. 76-99).T.. Evaluating model fit. S. Aproximación multimétodo en evaluación de necesidades. 12(2). y Newton. 6(3). P M. old paradigm for others. 178- 187. Assessing family outcomes: Psychometric evaluation of the Beach Center Family Quality of Life Scale. Mental Retardation and Developmental Disabilities. y Ridley. M. Hoyle (Ed. L. (2004). (2003). J.

Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities.. W. Jenaro. 307-323. (2002). Journal of Intellectual Disability Research. C..A. Riddell. Balboni. 30. J. y Arias. Jenaro.ine. 49(10). D. Journal of School Psychology. C. Encuesta sobre Discapacidad. Journal of Disability Policy Studies. (1992).. de http://www. Bottomley.. McGrew. Caballo.. 230-237. Feelings about work: A review of the socio-emotional impact of supported employment on people with intellectual disabilities. Y. Otbrebsky. K. (2005). Deficiencias y Estado de Salud (EDDS). Mank. Autonomía personal y Situaciones de Dependencia (EDAD). de http://www. y Schalock. (2007). J.A. Avance de resultados (Nota de Prensa).. Instituto Nacional de Estadística (1999). Journal of Intellectual Disability Research. y Tuckerman. 10(26). Evaluación de las necesidades de apoyo de personas con discapacidad intelectual: Escala de Intensidad de Apoyos (SIS).es/jaxi/menu. R. (2005). Integra. 789-793.. B. R. y Bruininks.. Verdugo. P. A function-based Framework for emergency management and planning. P. Encuesta sobre Discapacidades. R. Jahoda. y Banks. A. (2007).I.S. A.S. A confirmatory factor analysis of early childhood ability measures within a model of personal competence. y Brown. 734-739. Spiegel. 5-21. 4-5.pdf Isaacson. A. Supported employment in the international context: An analysis of processes and outcomes. N. Moving beyond “Special Needs”.do?type=pcaxis&path=/t15/p418&file=inebase&L =0 Instituto Nacional de Estadística (2008). C. 17(1). Cross-cultural study of person-centered quality of life domains and indicators: A replication. S. A.es/prensa/np524. Doose. R.●●● Referencias Bibliográficas Ibáñez. Journal of Vocational Rehabilitation. 300 .ine. Family quality of life from the perspective of older parents. 49(10).. Jokinen. 1-18. Ittenbach.. G. 21(1).N. M. S.H.. y Enders. J. 17(4). Recuperado el 15 de marzo de 2009.L. Recuperado el 15 de marzo de 2009. Lachapele. . Kemp.. M. (2008). Verdugo.F.

. A. Análisis de variables que determinan la obtención y mejora de resultados en el desarrollo de servicios. (2003). (2000). y Sörbom. F. LISREL 8: Users´ reference guide. M. y F.).E.Washington. Kaufman. Work-A Journal of Prevention. New York: American Management Association. M. (1994). Assessment and Rehabilitation. Kaplan. Apoyos. 13-16. M. Chicago: Scientific Software International. B. R.A. CA: Sage Pub. DC: American Association on Mental Retardation. The limits and vulnerabilities of individualized support options: Some dimensions of quality that must be monitored carefully in individualized options. Jöreskog. DF: Nueva Editorial Interamericana. Interaction. R. El Empleo con apoyo en España. (2005). 3-5. C. México. Salamanca: Amarú. Verdugo. y Verdugo. Intellectual Disability Australasia. 1160-1175). Integrated employment: Current status and future directions. En W. Jordán de Urríes. 521-536). (2nd ed. 221- 229. (2002). Human Resources Management & Development Handbook. Jordán de Urríes (Coords. y Caballo.B. D.L. 58(4). En M. Support needs assessment: Measures and critical issues. (1997). Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad. Técnicas y Metodología. J.A.N.. F. M.. Thousand Oaks. Harries. Structural equation modeling: Foundations and extensions. El empleo con apoyo en España.G. M. W. Kirby. Typicalness and other related variables. 25(3). y Juster. y Schalock. 627-644. Kahn. 301 . y Verdugo. 26(2). R.R. Kendrick. R. Crespo. F. Jenaro. N. Kerlinger. Kiernan..A. Investigación del Comportamiento. Una realidad consolidada. pp. ● Referencias bibliográficas ●● Jordán de Urríes. T.. D. Journal of Social Issues.B. F. Verdugo. Supported employment and job outcomes. (2005). y Guscia. Tracey. (1983). Jordán de Urríes.B.L.. (1993). 15(2). K. Well-being: Concepts and measures. C. autodeterminación y calidad de vida (pp. (2001). Needs Assessment and Analysis. (2001).

).J. M. Bradley.). Leach. Valutazione dell´intensità dei bisogni di sostegno.. K. G. Rotholz. y Eggleton. E. Principles and practice of structural equation modeling (2nd ed. American Journal on Intellectual and Developmental Disabilities. M. Craig. y Racino. y Morin. 299-323). Jordán de Urríes (Eds. E. En V.●●● Referencias Bibliográficas Kline. R. 159-174. y Wehmeyer. y Koch. N. Hacia la integración plena mediante el empleo. Empleo con apoyo: buenas prácticas basadas en principios claros. Steen. Brescia: Vannini. M. Minneapolis: Institute on Community Integration. 756-760..G. W. R.).B. (1994). Journal of Intellectual Disability Research. Campbell. 49(10). B.R. I. D. [Instrumento en su versión original: Thompson.. Brookes. 33(1). 629-651. 13-34). A. Characteristics of and service use by persons with MR/DD living in their own homes or with family members: NHIS-D Analysis [MR/DD Data Brief. Biometrics. Leoni. 1(1). J.. 61-66. C. y Stancliffe. L. S. En M. Manuel. Ashbaugh y B. 114(1). R. Larson. (1977).. Salamanca: INICO. y Kwak. Lee Duckworth. (2004). R.C. 13(2). (2002). (2005). Actas VI Simposio Internacional de Empleo con Apoyo (pp. Silverman. J. (2005). The measurement of observer agreement for categorical data. M. Tassé.A. J. (2008). University of Minnesota.. M. (2005). Lakin. Hugues. Lamoureux-Hébert... Aderson. (2007). S. Schalock. Knoll. Residential supports for persons with intellectual and developmental disabilities. 151-159. Kober. Translation and Cultural Adaptation of the Supports Intensity Scale in French. y Croce. L. D. Positive psychology in clinical practice. Blaney (Eds.. Bryant. Creating individual supports for people with developmental disabilities: A mandate for change at many levels (pp. T. Landis.R. Supports Intensity Scale. The effect of different types of employment on quality of life. y Seligman. 3(1)].B. J. Field in search of a home: The need for support personnel to develop a distinct identity. Baltimore: Paul H. Annual Review of Clinical Psychology. J. Mental Retardation and Developmental Disabilities. Lakin. Verdugo y F. New York: The Guilford Press.P. (2009).. C. (2001). 302 .

9(2). Linn.C. Jenaro (2004). G.J. Upper Saddle River. J. (2006). R. Ashbaugh y B. W. Bradley.H. Brookes. Chan.. Lobato.. V. Definition. R. Little.A.E.M. y Gronlund. Schalock. I-CAN: Instrument to classify support needs for people with disability. University of Sydney. (1992). G.. Structural Equation Modeling. Washington. Classification and System of Supports (10th ed..E. X. U. ● Referencias bibliográficas ●● Supports Intensity Scale user´s manual..E. Luckasson. 32(2).81-96).. 151-173. Craig.M. (1994). Apoyos naturales y cultura escolar. Luckasson. Instruments and Computers. R. (2002). Behavioral Research Methods. Creating individual supports for people with developmental disabilities: A mandate for change at many levels (pp. Sydney: The Faculty of Health Sciences. Reiss. Borthwick-Duffy. Siglo Cero. S. Parmenter. Jenaro (1997). E. (2000).. Spitalnik. Political and programmatic shifts of the 1992 AAMR definition of mental retardation. Coulter..A. (2001).L.A. R. Classification and System of Supports (9th ed.).). T. T. G.). y Hindmarsh.. Cunningham. Definition. 38(1).). Baltimore: Paul H. D. Riches. y Stark. [Traducción al castellano de M... Washington. Mental retardation. (2002).D. p. D. M... Verdugo y C. Madrid: Alianza Editorial]. W.. J. In V. y Ferrando. D. Reeve. K. Buntix. Mental retardation. Madrid: Alianza Editorial]. Verdugo y C. S. y Spitalnick. Polloway. (2005). Llewellyn. 303 . Blaney (Eds.L.C. Coulter. J. [Traducción al castellano de M. Luckasson. R..L.L. N. Shahar. Lorenzo-Seva. A. D. y Widaman.F.. NJ: Prentice-Hall. Snell.W.A. DC: American Association on Mental Retardation. R. FACTOR: A computer program to fit the exploratory factor analysis model.A. et al. weighing the merits.M. DC: American Association on Mental Retardation. Washington: American Association on Mental Retardation]. P. E. 88-91.39-43.. Measurement and assessment in teaching (8th ed. To parcel or not to parcel: Exploring the questions.

D. Journal of Intellectual and Developmental Disability. problems and priorities. NJ: Erlbaum. R.nz/publications/NHC_SupptDailyLiving. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2005). 209-223. 31(2). 185-197. Mansell. Educational Measurement (3rd ed..T. American Journal on Mental Retardation. y Hau..).. Quality of life and quality of service relationships. J.R. (2003). 100(5).L. En G. Confirmatory factor analytic investigation of Greenspan´s model of personal competence. Mental Retardation. Disability and Society. S. McCarthy.. Síntesis. (2003). 46(4). R. Mahwah. P. E. The disability rights movement: Experiences and perspectives of selected leaders in the disability community. K. 411-425. Wellington: National Advisory Committee on Health and Disability. Libro Blanco “Atención a las personas en situación de dependencia en España”. Analysis of the typicalness of supported employment jobs. J. 65-76. New York: MacMillan. (1996). Marsh. (1995). Advanced structural equation modelling: Issues and techniques (pp. Psicometría: Teoría de los tests psicológicos y educativos. A. R. H. 15(3). R. 315-353). Marquis.W. Marcoulides y R. J. 13-104). An evaluation of incremental fit indices: A clarification of mathematical and empirical properties. Cioffi.H.S. natural supports. y Yovanoff. K. (1996).). Support of daily living for adults with an intellectual disability. Validity. de http://www. (2006). McGrew. experiences of people with disabilities. 35(3). 304 . y Jackson. Linn (Ed. Rehabilitation Counseling Bulletin.) (pp. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.donaldbeasley. Schumacker (Eds. Martínez. (2000). H. A. Recuperado el 10 de julio de 2006. Bruininks. 535-545. and wage and integration outcomes. (1997). D. En R.pdf Mank. Balla. Messick. y Johnson. Madrid.●●● Referencias Bibliográficas MacArthur.R. (1989). Deinstitutionalisation and community living: Progress.org.

201-211. El sistema valoración-enseñanza-evaluación de destrezas adaptativas: ICAP. Bartram. Nihira. 8(1). 63-70. National Council on Intellectual Disability (1994). Glabeke. y Hambleton. B. D. (1993). 66. 435-446). V. Montero. The normalization principle and its human management implications. (1996). & Lambert. (1969). Papeles del Psicólogo... European Journal of Psychological Assessment. J. Evaluación de la conducta adaptativa en personas con discapacidades. J. B. J. Reliability of the Supports Intensity Scale (French Version). A. Manual de uso para el empleo del baremo de valoración de la dependencia (BVD). Hacia una nueva concepción de la discapacidad (pp. Adaptación y validación del ICAP.).. Directrices para la traducción y adaptación de los tests.). 1999]. Fernández- Hermida. Matesic. 47(1).. A.N. Montero. R. 504/2007. Evaluación de la conducta adaptativa en personas con discapacidades. K. Changing patterns in 305 . 24-30. Interaction. (1999). (2000).. Nirje. Austin. y Cobigo. 17(3). CALS y ALSC. Bilbao: Mensajero. (2009). Teoría Clásica de los Test. D. En R. y Zaal. Supported accommodation: A community membership paradigm challenges continuum of care concept. [Tercera edición en Bilbao: Ediciones Mensajero. D.. K. Leland. Madrid: Pirámide. (1993). D.R. Universidad de Deusto. Salamanca: Amarú. Boben. Jordán de Urríes (Eds. En M. (2001). Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Bilbao: Instituto de Ciencias de la Educación. J. Adaptación y validación del ICAP. Verdugo y F. D. Muñiz.. Montero. (1996).K. Wolfensberger (Eds. Muñiz. J. una vez incorporadas al texto del R. 15-17. H. D. AAMR Adaptive Behavior Scales. K. TX: Pro-Ed. Muñiz. Morin. ● Referencias bibliográficas ●● Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2007). Evers. Residential and Community Edition (2nd ed). N.D.. Kugel y W. Intellectual and Developmental Disabilities. 1197/2007. de 20 de abril las modificaciones incluidas en el R.D.

Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. O´Brien. Hemp. hoy y mañana. M. O’Brien.M. Tuck.S. Hacia una educación inclusiva.. 6. O´Shea. Journal of Intellectual and Developmental Disability. Thesing.C. A.. Ginebra: OMS [Traducción al castellano del IMSERSO (1983). (2000). Boletín sobre el envejecimiento: Perfiles y Tendencias.: President´s Committee on Mental Retardation. Soresi. (2004). Siglo Cero. 5-11. y O ’Brien. New York: McGraw-Hill. J. D. D. de http://soeweb. 850-865. A Manual of Classification Relating to the Consequences of Disease.. Washington. Parish.). International Classification of Impairements. J. Nota. I. (2001).. E. y Wehmeyer.C. 17(1). (1994). (2000). 31(1). Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. (1980). Perception of change. Psychometric theory (3rd ed. Madrid: Instituto Nacional de Mayores y Servicios Sociales]. La mejora de la calidad de vida de las personas mayores dependientes.L. advantage and quality of life for people with intellectual disability who left and long stay institution to live in the community. If Person-Centred Planning did not Exist. 67-82. H. IMSERSO. social habilities and the quality of life of people with intellectual disability. Pomeranz.. O'Brien.. O. y Capie. (2001). Valuing People Would Require Its Invention. 11-15. Ferrari.syr... Self-determination.pdf. Ortiz. 1-21. (2007).M. La educación especial ayer. 181-194). Recuperado el 17 de febrero de 2003. C. Family Support for persons with developmental disabilities in the US: Status and 306 . Clasificación internacional del Funcionamiento. Disabilities and Handicaps. L. L. Nunnally. A. Rizzola. O. M. R. The Origins of Person Centered Planning: A Community of Practice Perspective. S. S. B. (2001). de la Discapacidad y de la Salud-CIF.S.●●● Referencias Bibliográficas residential services for the mentally retarded (pp. P. L. 26(1). M.C. S. 51(2). J. y Braddock. Journal of Intellectual Disability Research. (2003). y Bernstein. A.edu/thechp/PCP_History.

78(4). C. Instituto de Migraciones y Servicios Sociales: Madrid. (1986). ● Referencias bibliográficas ●● trends (Policy Research Brief). K. 9(3). L. 241-251. Siglo Cero. Journal of Intellectual Disability Research. J. A. Inclusión en educación: Una comparación del desarrollo de los alumnos de educación especial y ordinaria.. Análisis y Modificación de Conducta. M.A. Discapacidad/Dependencia: unificación de criterios de valoración y clasificación. Support characteristics associated with the quality of life of people with profound intellectual and multiple disabilities: The perspective of parents and direct support staff. J. H. (2004). 47(4/5). H. Salud mental. Some benefits nonhandicapped adolescents perceive for themselves from their social relationships with peers who have severe handicaps. (2005). Park. Partington. (2003). University of Minnesota... Cómo detectar las necesidades de intervención socioeducativa. (2007). C. Marquis. Recuperado el 20 de junio de 2008. Child Development. 313-328. Marquis. Donaldson. 4(2).P.. E. 241-249.. Madrid: Narcea. (2007). 41(5). Poston. prevención e innovación social. Pelechano.. Peetsma. (2003).. M. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities. Petry. Querejeta. (1990). y Vlaskamp. Family Quality of Life: A qualitative inquiry. Peck. A. Hoffman. D. J. 485-505. Mental Retardation. Maes. Lost in translation: Methodological considerations in Cross- Cultural Research. y Wang. y Nelson. Peña. 23-30. B. What do we mean by our community? Journal of Intellectual Disabilities. p. Journal of the Association for Persons with Severe Handicaps.P. y Pezzoli. M. 12(34). L. Turnbull. Toward assessing family outcomes of service delivery: validation of a family quality of life survey. 367-384. V. Wang. Institute on Community Integration: Minneapolis. (1991). 15(4). Poston.L.. T. Turnbull. (2002). Park. M. Mannan.. de: 307 . 104-110. Mannan. K..D. MN. J. 33(4). Pérez-Campanero.. D. M.. J. 1255-1264.

Disability and Society.. (2002). (1996).. Clifford.B. J. (1995). Robertson. Meek. M. 266-284. y Kozleski. Siglo Cero.. Health of the nation outcome scales for people with learning disabilities (HoNOS-LD). V. 303-330. Schalock. S. (2004). (1994). 308 .. British Journal of Psychiatry. 29. P. 353-367. (1996). M... M.. Knapp. and quality of life in an ordinary housing network. M. Quality and costs of community-based residential supports for people with mental retardation and challenging behavior. Richardson. Quality and Quantity in Test Validity: How can we be sured that Psychological Tests Measure what they have to? Quality & Quantity. Journal of Intellectual and Developmental Disabilitiy. y Martin.htm Rapley. Lowe. D. Education and Training in Mental Retardation and Developmental Disabilities. 9(1). 26(3). M. Journal of Autism and Developmental Disorders. J. 47-60. 359-374. y Pasini.. Sands. D. (2002).. L. 61-66. Matthews. Journal of Learning Disabilities.S.es/Discapnet/Castellano/Documentos/Tecnica/valoracio n_clasificacion_discapacidad. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. A. Caesar. V. D. y Beyer. interdependence: Some reflections on the subject and personal autonomy. Independence. (2003).M. A. 14(3). K. Reindal. Roeyers.L. Daily activity. E.. (2007). Pinkney. Classification of support needs in a residential setting. 180. H. Riches. 332-244. A. 323-341. community participation. American Journal on Mental Retardation. Emerson. clasificación y sistemas de apoyos de la AAMR de 1992.C. Implicaciones para la investigación de la definición. Carr. Roy. 26(1).discapnet. 28(4). 6(1). Quality of life differences between adults with and without disabilities. 41(3). 109(4). E. The influence of nondisabled peers on the social interactions of children with a pervasive developmental disorder. Sartori. dependence. Felce.. 31-39. H. R. Involving people in the analysis. R. y Hallam. D. Fowler.●●● Referencias Bibliográficas http://www. 5-13. (1999). E..

Jordán de Urríes (Eds. G. 79-109). R. 123-139). (2006). Schalock (Ed. R.L. R. 204-215. Schalock. Conducta adaptativa.L. Jordán de Urríes (Eds.L. Schalock. W. 48(3). R. Salamanca: Amarú.L. R. 229-235. (2003). Schalock. Conceptualization and measurement (pp. (2001). 309 . 76-77. ● Referencias bibliográficas ●● Schalock. A. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities. The concept of quality of life: what we know and do not know. R.L. Hacia una nueva concepción de la discapacidad (pp. (2004a).L.L.E. y Luckasson.L. Schalock. y Kiernan. 136-146. y Bonhman. DC: American Association on Mental Retardation. 32(2). Quality of Life. 17-27. Journal of Intellectual Disability Research. 203-216. The emerging disability paradigm and its implications for policy and practice. 26(3). Schalock. Schalock. competencia personal y calidad de vida. Investigación.L. (2004).L. Hacia una nueva concepción de la discapacidad. (2003). 14(4).L. Verdugo y F. American Association on Mental Retardation's Definition. Reconsidering the conceptualization and measurement of quality of life. Measuring outcomes and managing for results.). Siglo Cero. innovación y cambio (pp. El paradigma emergente de la discapacidad y sus retos en este campo. En M. 1(3/4).). Costs and outcomes of community services for people with intellectual disabilities. (1990). Evaluation and Program Planning.). Washington. R. (2004b). and System of Supports and Its Relation to International Trends and Issues in the Field of Intellectual Disabilities. Verdugo y F. Habilitation planning for adults with disabilities. En R. Salamanca: Amarú. (1996). R. 193-217). 3(1). Schalock. Schalock. Journal of Disability Policy Studies. R. Schalock. Vol. R. New York: Springer-Verlag. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities. Classification.S. A. 1. R. En M. B. B. Book review. p. (1999).

The renaming of Mental Retardation: Understanding the change to the term Intellectual Disability.org/galleries/default- file/SISWPResourceAllocation. G..pdf Schalock. El concepto de calidad de vida en los servicios y apoyos para personas con discapacidad intelectual. 21-36. J. Thompson. (2007). Madrid: Alianza Editorial] Schalock. Handbook on quality of life for human services practitioners. K.. K..R. 45(2).R. et al. R. Quality of life for people with intellectual disability. y Tassé. J.E. Verdugo y C. Schalock. y Tassé.J. (2007). Thompson. AAIDD SIS White Paper Series. Relating Supports Instensity ScaleTM Information to Individual Service Plans. 5-20. R.. R. AAIDD SIS White Paper Series recuperado el 8 julio de 2008. Quality of Life Model Development in the Field of Intellectual Disability. (2002). Jenaro (2003). SISTM Resource Allocation: Four papers on Issues and Approaches.) (2008c). Siglo Cero. R. de http://www. Recuperado el 8 julio de 2008. R.A. Keith. Intellectual and Developmental Disabilities. Psychometric Properties of the Supports Intensity ScaleTM . M. Washington. y Verdugo. R. R. AAIDD SIS White Paper Series.L. (Ed.. (2009).siswebsite.A. M. Luckasson. y Shogren.L. En R.) (2008a). y Gomez. M. (Ed.. Shogren.●●● Referencias Bibliográficas Schalock. Siglo Cero.A. 38(4).pdf 310 . (2008). M.S. Schalock. y Verdugo. DC: American Association on Mental Retardation.A.). El nuevo concepto de retraso mental: comprendiendo el cambio al término discapacidad intelectual. y Tassé.org/galleries/default- file/SISWPPsychometric. Schalock. Verdugo. 38(4).L. Kober (Ed. M. Schalock.. de http://www. y Verdugo.siswebsite.L. L. K.. R.L.J. The conceptualization and measurement of quality of life: Implications for program planning and evaluation in the field of intellectual disabilities. Thompson.R. Bonhman. R.J. R.A.. 181-190.D. (2007). J. Schalock.L. M.A. 31(2). 116-124. [Traducción de M. R.pdf Schalock.A. Recuperado el 8 julio de 2008. New York: Springer.A.siswebsite.org/galleries/default-file/SISWPISPs.L. (Ed.) (2008b).L.. M.A. Luckasson. de http://www. Evaluation and Program Planning.L.

311 . Cognitive and metacognitive components of learning: Search for the locus of retarded performance. Fantova.org/galleries/default-file/SISWPInternational. 207-230. K. 281-291. Scharnhorst. Wang. et al. T. M. Shakespeare.. MD: Paul H. M. Referencias bibliográficas ●●● Schalock. European Journal of Psychology of Education. J. (2005). J.. American Journal on Mental Retardation. Senge.A. IL: Scientific Sowtware Internacional. Cross-cultural study of quality of life indicators. A. F. (2008). P. Quality of life dimensions for adults with developmental disabilities: A comparative study. 43(4).8. Jenaro. Thompson. Wehmeyer. 55(1). (Ed. Brookes. Seligman. Guidelines. M. y Tassé.L. Positive psychology: An Introduction. K. Sheppard-Jones.8 [Programa Informático]. U.R. N.. M. Bonham. 110(4). Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities.L. Scheerenberger.W. American Psychologist. (1990). y Holburn. Baltimore. 5(4). Verdugo. Thompson. 5-14. 276-285.P. y Watson. (2006). R. F. y Harold. 293-300.M. M. R.. LISREL. New York: Doubleday.E. 5(2). (1997). A. y Buchel.. M. AAIDD SIS White Paper Series recuperado el 8 julio de 2008.) (2008d). M. (2000). v.. 235-258. J..H. Mental Retardation.. Defining person-centeredness: Results of two consensus methods. Schalock.A. Jacobson. The fifth discipline: The art and practice of the learning organization. Education and Training in Mental Retardation and Developmental Disabilities.. R.S. A history of mental retardation. S.siswebsite.. P. 298–311. Enhancing Personal Outcomes: Organizational Strategies. and Examples.L. de http://www. Lincolnwood. (2000).. (2005). R. C. Disability and Society.P. y van Loon. 35.pdf Schalock.J. G. (1983). International implementation of the Supports Intensity Scale. Defending the social model. J. Verdugo. Xu. y Csikszentmihalyi. Schwartz. Scientific Software International (2006). 12(2).

.K. Stancliffe. Community living-unit size. (2005).C.W. (2006). (1996).. Utrecht: NIZW. 488-491. y Lakin.C. this is now. L.D.ddrcco. 26(2). (1997). Recuperado el 5 de junio de 2007. Stancliffe. Hambleton.L.C. R. Individual budgets and freedom from staff control. J. Abery. Community placement for persons with significant cognitive challenges: an outcome analysis. Assessment instruments and community services rate determination: Review and analysis. A. Mental Retardation. Analysis of expenditures and outcomes of residential alternatives for persons with developmental disabilities. Stancliffe y K. K. En R. SPSS (2006). R. 552-568. Chicago. (2005). Prouty. Personal control and the ecology of community living settings: Beyond living-unit size and type. S. R. MD: Brookes. Supported living.F. (2001).A.●●● Referencias Bibliográficas Sireci. Patsula. B.com/pdfs/HSRI_Colorado_Report_6-30-2006. R. J. IL: SPSS. y Fortune. Costs and outcomes of community services for people with intellectual disabilities (pp. 106-113. Een handreiking voor begeleiders. staff presence and residents choice making. 1-9. Mental Retardation.C. Spielberger (Eds.0) [Programa informático]. Stancliffe. 7(2). 39. S. J. R. y Smith. Spreat. 93-115). Journal of the Association for Persons with Severe Handicaps (JASH). y Conroy. y Lakin. G. y van Gennep. 91-98. Stancliffe. (2001). Trends and milestones: Medicate long- term services for people with developmental disabilities-that was then. Statistical methods for identifying flaws in the test adaptation process. (eds). 431-454. P. Baltimore. (2001). G. 203-218). Steman. Mental Retardation. (1998). y Hambleton..J. (2000). Living with support in the community: Predictors of choice and self-determination. C.K. K. Smith. 105(6).J.J.pdf Smith. de http://www. Mental Retardation and Developmental Disabilities. R.). American Journal on Mental Retardation. R. 35(1). En R. SPSS (Versión 14.J. Stancliffe. Adapting educational and psychological tests for cross-cultural assessment (pp. Inc. y Lakin. 312 .G. K. 102. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates. Merenda y S.

Turnbull. 40(1). Tamarit. Statewide study of the direct support staff workforce. Acerca de la valoración de la dependencia. 4(3).J. Recuperado el 30 de junio de 2008. NC: The SAS Institute. y Ezel.. Conceptualizing and measuring family quality of life. J. European Journal of Psychological Assessment. Test. F. J. Exploratory and Confirmatory Factor Analysis. A. Marquis. 15(3). Taylor.. Thompson. (Trabajo original publicado en 1953). J. Journal of Intellectual Disability Research. Hewitt. Poston.: American Psychological Association. 15-38.J. The study of behavior: Q-technique and its methodology. J. H. Taylor. (2006). Understanding concepts and applications.Revista de Psicología. 15-33. INFOCOPONLINE . 777-783. 313 .A. The continuum and current controversies in the USA. Boston: Allyn & Bacon. The SAS Institute (2005). K.). y Sim. (2002). A. C. Refining and classifying the condition (formerly?) known as mental retardation. Mental Retardation. y Certo.K. Natural supports to increasing integration in the workplace for people with disabilities: a review of the literature and guidelines for implementation. 5-23. SAS (Versión 8. D. Cary. N. Thompson. 258-269. y Solow. 41(4). ● Referencias bibliográficas ●● Stephenson. N. (1975).P. (1999).R. 62-66. (1996). Journal of Social Work in Disability and Rehabilitation.Q. Storey. Washington. J. S. (2003). de http://www. 26(1).asp?id=1144 Tanzer. Summers. D. 16(8). (2001). (2005). L. 276-285. 49(10).. (2005). Assessment of exceptional students (6th ed. W. R. D.J. Rehabilitation Counseling Bulletin. Tejedor.C.infocop. y Wang. Chicago: University of Chicago Press. B.E.0) [Programa informático].L. D. Flowers. Mannan. Revista de Investigación Educativa..W. (2004). C. Journal of Intellectual and Developmental Disability. Adapting instruments for use in multiple languages and cultures: A review of the ITC guidelines for test adaptations. H. J.. (1990). Naming.es/view_article. Hoffman.. Perspectivas metodológicas del diagnóstico y evaluación de necesidades..

. 113(3).).. Bryant. W. Measurement and evaluation in Psychology and Education (2nd ed... y Hagen. E. Silverman..●●● Referencias Bibliográficas Thompson. Thompson.J. C. Hughes.. C. et al.L.R.H. 59-67. y Rotholtz. J. Supports Intensity Scale user´s manual.A.R.. Thompson. M. J. R. Integrating supports in assessment and planning. J. W.L. 40(5). B. B. DC: American Association on Intellectual and Developmental Disabilities.. 390-405.R. D. Tassé. C. American Journal on Mental Retardation. Hughes. Hughes. Thompson... Rotholz.H. J.L. Thompson.L. E. J. E. M. Interrater Reliability of the Supports Intensity Scale (SIS). et al.M. R. Shogren. Wehmeyer. J....R.M. Bradley. Campbell.. C. (1995). W. J.. et al. M. K. (2008). D. Supports Intensity Scale: Supplemental Administration and Scoring Procedures. 231-237. Silverman. Washington. 40(5). P. Schalock. y McLaughlin. Craig.. K. R. 47(2)..P.L.R. Tassé. (2004).. McGrew. R. (2009).A.S. 21-37. 100. (2002b).. Bryant.A.. 390-405. (2002). Impact of size revisited: Relation of number of residents to self- determination and deprivatization. American Journal on Mental Retardation. Intellectual and Developmental Disabilities. Bryant. Mental Retardation. Washington. M. B. Thompson.R. Thompson.E. Tassé. Tassé. DC: American Association on Mental Retardation.J. Schalock. E. J. 135-146. M. (2002a). Snell.E.. Campbell. Mental Retardation. Peabody Journal of Education.. Pieces of the puzzle: Measuring the personal competence and support needs of persons with mental retardation and related developmental disabilities. Schalock. Responding to the opportunities and challenges of the emerging supports paradigm: A suggested approach to planning. Thorndike.J. Conceptualizing supports and the support needs of people with intellectual disability. Craig.. R. 77(2). Buntinx. assessment and evaluation.R. M.. V. New York: Wiley. R.. 314 . (1989). Tossebro. (2008).. y Bruininks. y Schalock.

y Poortinga. Los apoyos en Arduin. y Soodak. 315 .H.J. Tasse. Adapting educational and psychological tests for cross-cultural assessment (pp. van Loon. 18(2). DC: AAIDD. Sobre las diversas facetas de los apoyos y la implementación de la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS) en una organización de servicios. J. 17-33. van Loon. F. P. From institutional to community support: Consequences for medical care. Thousand Oaks. and exceptionality: Positive Outcomes through partnerships and trust (5th ed. J. (2008).L. Supports intensity scale companion guide: A resource for SIS users. van de Vijver. 80–87. y Leung. (2005). 233-254. professionals. UNESCO y MEC (1995).J. (2007).).D. Upper Saddle River. 1. y Hambleton. Spielberger (Eds.R. R. Y. van de Vijver.K. J...). J. Emancipation and self-determination of people with learning disabilities and down-sizing institutional care. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates. Knibbe. 39- 63). (1996). ● Referencias bibliográficas ●● Turnbull. Editors. 37(4). NJ: Pearson. En R.R. (2005). (1997). J. van de Vijver. Informe final de la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad.. 16(2). y van Hove. van Loon. Hambleton. Leavan-Apeldoorn: Garant.R. (2006). Arduin. J.R.J.K. Disability and Society. y van Hove. pp. Siglo Cero. L. Emancipation and self-determination of people with intellectual disabilities: Dismantling institutional care. CA: Sage. En R. Families. Madrid: MEC.. G. 89-99. Schalock. Turnbull. F. European Psychologist. Translating tests: Some practical guidelines. Washington.J. A. 175-180. R. F. Methods and data analysis for cross-cultural research.F. Thompson y M. Erwin. Merenda y S. Conceptual and methodological issues in adapting tests. G. van Loon. E. van Loon. K. (2001). Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. Aligning quality of life domains and indicators to support intensity scale data. (2007). J.

Verdugo. La concepción de discapacidad en los modelos sociales. M. (2003b). A. Aportaciones de la nueva definición de retraso mental de la AAMR (1992). (2001). (2006). Salamanca: Amarú.usal.A. (Dir. Verdugo. B..P. Verdugo y F. A. y Wehmeyer.) (2006). Análisis de la definición de discapacidad intelectual de la Asociación Americana sobre retraso mental de 2002. E.).. e Ibáñez. 45. Verdugo. (1999). Instrumentos y estrategias de evaluación. Verdugo. Verdugo (Ed. de http://campus. Instrumentos y estrategias de evaluación (pp.A. Escala de Intensidad de Apoyos-SIS. Siglo Cero. Arias. Verdugo. Verdugo.A.pdf Verdugo. Campbell. M. Arias. Bryant. Aula de Innovación Educativa. (2003a).A. B. M. Investigación. Relación entre las necesidades y niveles de apoyo en la planificación de programas. Verdugo y F.. M.A. (2004). M. Hugues. Tassé. M. W.). M.A. 5-19.es/~inico/actividades/actasuruguay2001/14. innovación y cambio (pp.R. Verdugo. C. Calidad de Vida y educación especial. J. (2004). 316 . Verdugo. Salamanca: Amarú. 475- 494). Recuperado el 10 de mayo de 2006. Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Salamanca: Amarú. Craig. Schalock.. D. Proyecto ALSOI. E. Silverman..A. Evaluación de la calidad de vida en empleo con apoyo. e Ibáñez.A. (2000).). PVD. B. Manual de la adaptación española. M. La Escala de Intensidad de Apoyos: un instrumento para evaluar y planificar las necesidades de apoyo de adultos con discapacidad intelectual. R. 145-176). Jordán de Urríes (Eds. R. En M. Educación y calidad de vida: La autodeterminación de alumnos con necesidades especiales. 236-247). En M. (2007). Hacia una nueva concepción de la discapacidad (pp. Salamanca: Amarú. Madrid: TEA. Salamanca: Amarú. 11-14. Jordán de Urríes (Eds. Rotholz. M. 34(1). M.A. B.. Salamanca: Amarú.. y Vicent.A.●●● Referencias Bibliográficas Vennemann. B. M. [Instrumento en su versión original: Thompson. En M. L. Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Programa de habilidades de la vida diaria (Programas conductuales alternativos).. (1995).A. A..

Verdugo. Arias. M.. Verdugo. A. 309-316. M. Canadá.A.. Jenaro. (2006b)..A. 5-16. Arias. Verdugo. y Crespo. Poster presentado en las VI Jornadas Científicas de Investigación sobre Personas con Discapacidad. Jordán de Urríes.A. C. L.. Actas de las VI Jornadas Científicas de Investigación sobre Personas con Discapacidad (pp. (2008).. Verdugo. Ibáñez. Caballo. y Gómez.. L..A.B.. B. Ibáñez. 274. Washington. La Escala de Intensidad de Apoyos (SIS): Adaptación inicial al contexto español y análisis de sus propiedades psicométricas. M. Adaptación y Validación al contexto español de la «Escala de Intensidad de Apoyos». Validation of the Spanish versión of the Supports Intensity Scale. M. Necesidades de Apoyo y Conducta Adaptativa. B. A. Salamanca: Amarú. Ibáñez. L. L. 317 . Arias. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities.). M. A.A. Quality of life of workers with an intellectual disability in supported employment. Adaptation of the «Supports Intensity Scale» to the Spanish Context. Verdugo. M.. y Gómez. M.A. EE. M. VI Simposio Científico SAID. y Arias.. C.A. Adaptation and Validation Process. Montreal.. The Spanish Version of the Supports Intensity Scale-SIS. Jordán de Urríes (Coord. Crespo. Siglo Cero. A. A. Ibáñez. Verdugo.. Póster presentado en Alliance for Full Participation Summit. M. Salamanca: INICO.A. Verdugo y F. M. M. Arias. (2007). y Arias. L. Arias. Verdugo. En M. Rompiendo inercias. 19(4). B.. (2006a). B. Salamanca.. Badía. Introducción al uso de las ecuaciones estructurales. B. A. España.A. Verdugo. (2006). Metodología en la investigación sobre discapacidad. (2006c). Claves para avanzar. y Gómez. 197-207).B. (2006d). y Gómez. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. B. 19(3). Washington: American Association on Mental Retardation].. y Gómez. Ibáñez. F. (2005). B. ● Referencias bibliográficas ●● Supports Intensity Scale user´s manual. Poster presentado en International Alliance for Social Inclusion Summit. Ibáñez. 38(2).UU.

J. (1996). Baltimore: Paul H. (1986). (1999). Martín. 179-194).●●● Referencias Bibliográficas Verdugo. 38(3).html.. Recuperado el 11 de noviembre de 2004. Sands y M. Schalock.. 49(10). K. de http://web. Quality of life and its measurement: Important principles and guidelines. T. Walsh.A.B. R.D. Wehmeyer.S. Mejorando resultados personales para una vida de calidad (pp. S. y Stancliffe. (1999)..J. P. The academic progress of students in inclusive and traditional settings. 707-717. R. L. Defining Mental Retardation and ensuring access to the general curriculum.L. 318 . Jordán de Urríes. Nieto.. Journal of Vocational Rehabilitation. (2003). Wehmeyer. (2005). y O´Bryan. Influencia del empleo con apoyo en la calidad de vida y autodeterminación. 171-175. Ruiz. Journal of Intellectual Disability Research. R. 30(3). M. Continuous quality improvement in supported employment: a European perspective. Waldron. 165-175. Siglo Cero. F.L. N. Crespo (Eds. Wehmeyer (Eds. 113-120.K. y Cole.L. 271-282. Journal of Intellectual and Developmental Disability. 37(4). R. N.). Keith. A. McDonald..). Vine.L. Research and practice for persons with severe disabilities.A.indstate.L. Self-determination across the life span: Independence and choice for people with disabilities (pp. (2006). Jordán de Urríes y M. Individual characteristics associated with community integration of adults with intellectual disability. B. y Hamilton. 17-36). M.I. Beyer.L. (2005). D.. Verdugo. Mank.N. Self-determination as an educational outcome: How does it relate to the educational needs of our children and youth? En D. y Santamaría. MA: MIT Press. M. (2009). X. M. 47-56. 30(3). Salamanca: Amarú. Wehmeyer. C.A. En M. M. Education and Training in Developmental Disabilities.. M. 12(3). Self-determination and individuals with severe disabilities: Re-examining meanings and misinterpretations. Factores intraindividuales y medioambientales que afectan a la autodeterminación. Wehmeyer. Verdugo. Brookes.edu/soe/iseas/html/Apr02Ca.. Cambridge. (2005).L. D. Thought and language. Vigotsky. M.

. y Tassé. R. 15(1). M. Intellectual and Developmental Disabilities. Chapman. S. Sands.. Baltimore: Paul H.L.. y Garner. M. (2009).J. 1-13.R.. R.. K.L. Knowlton.L. Journal of Intellectual Disability Research. 16(4). y Burns.L. y Kozleski. D. 5. M. Performance & Instruction.D. 45(5). A. M. Individual and environmental factors related to the self-determination of adults with mental retardation.L.H. 35(1). Health of the Nation Outcomes Scales (HoNOS)..H. The efficacy of the Supports Intensity Scale (SIS) to predict extraordinary support needs. Wehmeyer. (1996). T. Mental Retardation..R. 46(4). Hadden. 17-27. S.. 319 .K. J. W. Thompson. 311-318. T. 114(1). 30-35.. Park. Kelchner.. Wehmeyer. 111-119. Needs assessment since 1981: The state of the practice. Curtis. 255-265.. (2003).L.. M. British Journal of Psychiatry.E. ● Referencias bibliográficas ●● Wehmeyer. Enhanced self-determination of adults with mental retardation as an outcome of moving to community-based work or living environments. (2008). et al. Brookes. D. (1994). Why doers do. Beevor. Witkin. Luckasson. Wehmeyer.L. The impact of personal characteristics of people with intellectual and developmental disability on self-determination and autonomous functioning. S.A. Wing.A. E.. J. E. N.. Lachapelle. Verdugo. Schalock. (1995). Buntix. 172(1). A. R.G. M.A.. B. Y.L. C. M. (2002). M. The Intellectual Disability construct and its relation to human functioning.B. (2001). y Metzler. Wile. Wehmeyer. (1998). y Richards. The Journal of Vocational Rehabilitation. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities. Teaching students with mental retardation: Providing access to the general curriculum.E. W.S. Wehmeyer. Wehmeyer. y Bolding. How self-determined are people with mental retardation? The national consumer survey. R. M.. 3-14. N. Little.B. Evaluation Practice. 33(2).J.. 11-18. 291-305. (1995).L. American Journal on Intellectual and Developmental Disabilities. Schalock.

A practical guide. M.org/Newsletter/ Boletín electrónico AAIDD F. J.●●● Referencias Bibliográficas Witkin. Toronto: National Institute on Mental Retardation.org Boletín electrónico SIS Vantage: http://www. Educational technology.R. and tools.R. (2004).W. 48(6).. (1998). Journal of Intellectual Disability Research.siswebsite. y Altschuld. Deinstitutionalization of persons with intellectual disabilities: a review of Australian studies. Mental Retardation.I: http://www. 17. The principle of normalization in human services. W. Thornicroft. Sutties. Witkin. P. y Bouras..siswebsite. Xenitidis. Thousand Oaks: Sage. The Camberwell assessment of need for adults with developmental and intellectual disabilities (CANDID). y Grevell. G. 4-18. Wolfensberger. Young. 23(2). L. 623-625.. (1972). models. Wolfensberger. (1995). Planning and conducting needs assessments.aaidd. Slade. B. Journal of Intellectual and Developmental Disability. J.. 21(6). K. N. Social role valorization: A proposed new term for the principle of normalization. 155- 170. Needs assessment kits... (1977). 234-239.Y. Webs sobre la Escala de Intensidad de Apoyos-SIS: Información sobre la Escala de Intensidad de Apoyos original: www. B.org/FYI/ 320 . Ashman. W. (1983). Sigafoos. A. J.

ANEXOS .

.

________________________________ Fecha de Nacimiento ___/___/___ Teléfono __________ Lengua hablada en Casa ______________ Edad ___________ Sexo: Hombre Mujer Proveedores de Apoyos Esenciales (Individuos u Organizaciones): Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Otra Información Pertinente ___________________________________________________________ __________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________ Nombre de los Encuestados Relación con la Persona Idioma 1. Dicha traducción ha sido realizada por Miguel Ángel Verdugo Alonso y Alba Ibáñez García (INICO). Thompson y cols.______________________________ _________________________ _____________________ 2.P.______________________________ _________________________ _____________________ 3.: +34 923 294695 Fax: +34 923 294685 http://www3.. haga un uso confidencial de la misma preservando los derechos de los autores.es/inico/inico. publicada por la Asociación Americana de Retraso Mental (AAMR) en el 2002.usal. de la Merced.INICO Avda.html Esta escala es la traducción al contexto español de la escala norteamericana “Support Intensity Scale” (SIS) de J. 37005 Salamanca – España Tlfno. POR FAVOR. Anexo 1 ●● ● Escala de Intensidad de Apoyos Formulario de Entrevista y Perfil Versión para Adultos (16 años y más) NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN Nombre y Apellidos__________________________________________________________________ __________________________________________________________ Fecha de Aplicación de SIS Dirección___________________________________________________ ___/___/___ Localidad. C. R. 109-131.______________________________ _________________________ _____________________ Entrevistador __________________________________________ Puesto de trabajo_____________ Agencia / Filiación _______________________________________ Teléfono ___________________ Dirección ______________________________________________ Correo electrónico ____________ Solicitud de Información: Miguel Ángel Verdugo Alonso Alba Ibáñez García Facultad de Psicología . Provincia. 323 .

cuánto tiempo provisto? debería estar dedicado? 0 = nunca o menos que un mes 0 = nada 0 = ninguno 1 = al menos una vez al mes. Parte A: Actividades de la Vida en el Hogar Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas 1. ¿cuándo se necesita ¿Qué tipo de apoyo debería ser apoyo para esta actividad? apoyo en este área. Completar TODOS los ítems. Sección 1A. Frecuencia. Tipo de Apoyo). 3 = 2 horas o menos de 4 horas 3 = ayuda física parcial pero no una vez a la hora 4 = cada hora o con 4 = 4 horas o más 4 = ayuda física total más frecuencia 324 . 1 = menos de 30 minutos 1 = supervisar pero no una vez a la semana 2 = al menos una vez a la semana. el Tiempo de Apoyo Diario y el Tipo de Apoyo que se indica necesario para que la persona tenga éxito en las seis dimensiones de actividad (Partes A-F). Las puntuaciones deberían reflejar los apoyos que serían necesarios para que esta persona tuviera éxito en cada actividad. Si un individuo utiliza tecnología asistiva. la persona debería ser puntuada con dicha tecnología en el lugar. Cuidar y limpiar la casa 0 1 2 3 4 0 1 2 X X 0 1 2 3 4 6. incluso si la persona no está realizando actualmente una actividad de la lista. 1. Escala de Necesidades de Apoyo INSTRUCCIONES: Identificar la Frecuencia.=92) en el Perfil de la SIS. Vestirse 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 7. Manejar los aparatos de casa 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Puntuación Bruta TOTAL Actividades de Vida en el Hogar Introducir la Puntación Bruta (máx. Bañarse y cuidar la higiene personal 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 8. (Ver clave de puntuación de debajo). Sumar las Puntuaciones Brutas de la columna para obtener la Puntuación Bruta Total para cada Parte.●●● Anexo 1 Sección 1. 2 = 30 minutos o menos de 2 horas 2 = incitación verbal / gestual pero no una vez al día 3 = al menos una vez al día. Sumar cada ítem de la línea para obtener las Puntuaciones Brutas. Actividades de la Vida en el Hogar CLAVE DE PUNTUACIÓN FREQUENCIA: TIEMPO DE APOYO DIARIO: TIPO DE APOYO: ¿Con qué frecuencia se necesita En un día típico. Tiempo Diario de Apoyo. 2. Utilizar el servicio (baño) 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 2. Rodea el número apropiado (0-4) para cada medida (es decir. 3. Preparar comidas 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 4. Comer 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. Esta escala debería ser completada sin tener en cuenta los servicios o apoyos prestados o disponibles actualmente. Encargarse de la ropa (incluyendo lavar) 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 3. Parte A. de la página 9. 4.

de la página 9. Acceder a edificios y entornos públicos 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Puntuación Bruta TOTAL Actividades de Vida en Comunidad Introducir la Puntación Bruta (máx. Aprender y usar estrategias de solución 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 de problemas 4. Actividades de Vida en Comunidad Parte C: Actividades de Aprendizaje a lo Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas largo de la Vida 1. Aprender estrategias de autodirección 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Puntuación Bruta TOTAL Actividades de Aprendizaje a lo largo de la Vida Introducir la Puntación Bruta (máx. Participar en actividades recreativas/de 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 ocio en los entornos de la comunidad 3. Escala de Necesidades de Apoyo . Parte B: Actividades de Vida en Comunidad Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas 1. Interactuar con miembros de la 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 comunidad 8. Sección 1A. Aprender habilidades de 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 autodeterminación 9. Aprender habilidades académicas 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 funcionales (leer señales. Ir a visitar a amigos y familia 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. de la página 9. Parte C. contar el cambio. Parte B. incluso si la persona no está llevando a cabo actualmente una actividad enumerada.=91) en el Perfil de la SIS. Actividades de Aprendizaje para toda la Vida 325 . voluntariado. Sección 1A.=104) en el Perfil de la SIS. Usar la tecnología para aprender 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. Usar los servicios públicos de la 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 comunidad 4. (Ver clave de puntuación). Completa TODOS los ítems.) 7. Sumar las puntuaciones brutas de la columna para obtener una Puntuación Bruta Total. Acceder a los contextos educativos/de 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 formación 6. Participar en las decisiones 0 1 2 3 X 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 educativas/de formación 3. Aprender habilidades de salud y 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 educación física 8. Participar en actividades comunitarias 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 preferidas (parroquia. Interactuar con otros en actividades de 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 aprendizaje 2. continuación Rodea el número apropiado (0-4) para cada medida. Sumar las puntuaciones de cada fila para conseguir una Puntuación Bruta.…) 6. Moverse de un sitio a otro por la 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 comunidad (transporte) 2. etc. Ir de compras y adquirir bienes y 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 servicios 7. Anexo 1 ●● ● Sección 1.

Evitar riesgos para la salud y la 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 seguridad 3. Sumar las puntuaciones de cada fila para conseguir una Puntuación Bruta. Tomar los medicamentos 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 2. ¿cuándo se necesita ¿Qué tipo de apoyo debería ser apoyo para esta actividad? apoyo en esta área. ●●● Anexo 1 Sección 1.=94) en el Perfil de la SIS. Mantener la salud física y la buena forma 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 8. 1 = menos de 30 minutos 1 = monitorizar pero no una vez a la semana 2 = al menos una vez a la semana. Parte D. (Ver clave de puntuación). Sección 1A. Escala de Necesidades de Apoyo. Interactuar con 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 supervisores/preparadores 5. Acceder/recibir adaptaciones en el 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 trabajo o tarea 2. Ambular y moverse 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. Sumar las puntuaciones brutas de la columna para obtener una Puntuación Bruta Total. de la página 9. continuación Rodea el número apropiado (0-4) para cada medida. Completar tareas relativas al trabajo con 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 una velocidad aceptable 6. Sección 1A. Obtener servicios de atención sanitaria 0 1 2 3 4 0 1 2 X X 0 1 2 3 4 4. de la página 9. Mantener el bienestar emocional 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Puntuación Bruta TOTAL Actividades de Salud y Seguridad Introducir la Puntación Bruta (máx. Interactuar con compañeros de trabajo 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 4. Completa TODOS los ítems. Parte D: Actividades de Empleo Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas 1. Aprender y usar habilidades específicas 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 de trabajo 3. Mantener una dieta nutritiva 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 7. Completar tareas relativas al trabajo con 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 una calidad aceptable 7. Actividades de Empleo Parte E: Actividades de Salud y Seguridad Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas 1. incluso si la persona no está llevando a cabo actualmente una actividad enumerada. Cambiar tareas de trabajo 0 1 2 X X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 8. 3 = 2 horas o menos de 4 horas 3 = ayuda física parcial pero no una vez a la hora 4 = cada hora o con 4 = 4 horas o más 4 = ayuda física total más frecuencia 326 . cuánto tiempo provisto? debería estar dedicado? 0 = nunca o menos que un mes 0 = nada 0 = ninguno 1 = al menos una vez al mes. Aprender cómo acceder a los servicios 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 de emergencia 6. Buscar información y ayuda de la 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 empresa Puntuación Bruta TOTAL Actividades de Empleo Introducir la Puntación Bruta (máx. 2 = 30 minutos o menos de 2 horas 2 = ayuda verbal / gestual pero no una vez al día 3 = al menos una vez al día. Actividades de Salud y Seguridad CLAVE DE PUNTUACIÓN FREQUENCIA: TIEMPO DE APOYO DIARIO: TIPO DE APOYO: ¿Con qué frecuencia se necesita En un día típico.=87) en el Perfil de la SIS. Parte E.

Obtener servicios legales 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 7. puntuaciones Defensa Apoyo Diario Brutas brutas de más alta a más baja 1. continuación Rodea el número apropiado (0-4) para cada medida. Completa TODOS los ítems.=93) en el Perfil de la SIS. (Ver clave de puntuación). Sección 1A. incluso si la persona no está realizando actualmente una actividad enumerada. Parte F. Sección 2. Comunicarse con otros acerca de las 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 necesidades personales 6. Hacer elecciones y tomar 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 decisiones 8. Protegerse a sí mismo de la 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 explotación 4. Parte F: Actividades Sociales Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Puntuaciones Apoyo Diario Brutas 1. Utilizar las habilidades sociales 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 apropiadas 7. Actividades Sociales Sección 2. Socializarse fuera de la vivienda 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 4. Manejar dinero y finanzas 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 personales 3. Implicarse en relaciones de amor e 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 íntimas 8. Completa TODOS los ítems. Pertenecer a y participar en 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 organizaciones de autodefensa/autoayuda 6. Ejercer responsabilidades legales 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. Hacer y mantener amistades 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 5. de la página 9. Introducir las cuatro actividades más altas (1-4) y sus puntuaciones en el Perfil de la SIS. Socializarse dentro de la vivienda 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 2. Defender a otros 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Enumera las cuatro Actividades de Protección y Defensa con la puntuación bruta más alta (de más alta a más baja) en el Perfil de la SIS. Sumar las puntuaciones de cada fila para conseguir una Puntuación Bruta. Rango de Actividades de Protección y Frecuencia Tiempo de Tipo de Apoyo Punt. Dedicarse al trabajo de voluntariado 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Puntuación Bruta TOTAL Actividades Sociales Introducir la Puntación Bruta (máx. Defenderse ante los demás 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 2. Escala de Necesidades de Apoyo. Participar en actividades recreativas/de 0 1 2 3 X 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 ocio con otros 3. 327 . Ordenar las Puntuaciones Brutas de más alta a más baja (1=la más alta). Sumar las puntuaciones brutas de la columna para obtener una Puntuación Bruta Total. Escala Suplementaria de Protección y Defensa Rodea el número apropiado (0-4) para cada medida. (Ver clave de puntuación). de la página 9. incluso si la persona no está llevando a cabo actualmente una actividad enumerada. Anexo 1 ●● ● Sección 1. Sumar las puntuaciones de cada fila para conseguir una Puntuación Bruta.

pág. Otro(s). Sección 3A: Consideraciones de Apoyo basadas en Necesidades de Apoyo Médicas y Conductuales Excepcionales. Levantarse o transferirse 0 1 2 15. Servicios de terapia 0 1 2 16. Completa TODOS los ítems. Diálisis 0 1 2 13. Cambios posturales y movilizaciones 0 1 2 9. Calcula el total de los subtotales (Ver clave de puntuación). Cuidados de ostomías 0 1 2 14. Inhalación o aspiración de oxígeno 0 1 2 2. Sección 3A: No necesita Necesita Necesita Necesidades de Apoyo Médicas apoyo algún extenso apoyo apoyo Cuidado Respiratorio 1.ej. Necesidades de Apoyo Médicas y Conductuales Excepcionales Rodea el número apropiado para indicar cuánto apoyo se necesita para cada uno de los ítems de debajo.. Protección de enfermedades infecciosas debidas a alteraciones 0 1 2 del sistema inmunológico 11. Estimulación oral o movilización de las mandíbulas 0 1 2 6. Alimentación por sonda 0 1 2 7. Calcula el subtotal de unos (1) y doses (2) rodeados. Aspiración de secreciones 0 1 2 Ayuda en Alimentación 5. Fisioterapia de torax 0 1 2 4. ●●● Anexo 1 Sección 3. Drenaje postural 0 1 2 3. Alimentación parenteral 0 1 2 Cuidados de la Piel 8. 9. Tratamiento de crisis epilépticas (o convulsivas) 0 1 2 12. Cuidados de las heridas (p. escaras) 0 1 2 Otro Cuidado Médico Excepcional 10. Especificar:____________________________________ 0 1 2 _________________________________________________________ Subtotal de 1s y 2s Total (Sumar el subtotal de 1s y 2s) Introduce el Total en el Perfil de la SIS. Médicas 328 .

dar monitorización y/o asistencia ocasional) 2=Necesita extenso apoyo (es decir. romper mobiliario) 3.ej. Prevención del vagabundeo 0 1 2 11. Prevención de asaltos o heridas a otros 0 1 2 2. contactos o gestos inadecuados) Otros 9. Conductual CLAVE DE PUNTUACIÓN 0=No necesita apoyo 1=Necesita algún apoyo (es decir. pág. Anexo 1 ●● ● Sección 3. Prevención de intentos de suicidio 0 1 2 Sexual 7. 9. Prevención de la pica (ingesta de sustancias no comestibles) 0 1 2 6.ej. Necesidades de Apoyo Médicas y Conductuales Excepcionales.. continuación Rodea el número apropiado para indicar cuánto apoyo se necesita para cada uno de los ítems de debajo. Mantenimiento de los tratamientos de salud mental 0 1 2 13. Prevención de otros problemas de conducta serios. 0 1 2 exposiciones de sí mismo en público. proveer ayuda regular para manejar la condición médica o la conducta) 329 . Especificar: 0 1 2 _________________________________________________________ _________________________________________________________ Subtotal de 1s y 2s Total ( Sumar el subtotal de 1s y 2s) Introducir el Total en el Perfil de la SIS. exhibicionismo. Completa TODOS los ítems. Prevención de robos 0 1 2 Destructividad auto-dirigida 4. Prevención de auto-lesiones 0 1 2 5. Prevención de conductas no agresivas pero inadecuadas (p. incendiar 0 1 2 lugares.. Sección 3B: No necesita Necesita Necesita Necesidades de Apoyo Conductuales apoyo algún extenso apoyo apoyo Destructividad dirigida al exterior 1. Prevención de rabietas o estallidos emocionales 0 1 2 10. Prevención de la destrucción de la propiedad (p. Prevención del abuso de estupefacientes 0 1 2 12. Prevención de agresión sexual 0 1 2 8. Sección 3B: Consideraciones de las Necesidades de Apoyo Conductuales y Médicas Excepcionales.

●●● Anexo 1 Formulario de Puntuaciones y Perfil de la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS) NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN Nombre y Apellidos ______________________________________________________________________________________ Fecha de Aplicación de SIS _______ / ________ / ________ Nombre y Apellidos del Entrevistador ______________________________________________________________________________________ Sección 1A: Clasificación de las Necesidades de Apoyo 1. Introducir la s Puntuaciones Típicas y los Percentiles usando el Apéndice 6.3.2. Vida en la Comunidad C. 2. Salud y Seguridad F.3. Social TOTAL de las Puntuaciones Estándar (suma) ÍNDICE DE LAS NECESIDADES DE APOYO DE LA SIS (Puntuación Estándar Compuesta) (Ver apéndice 6. Aprendizaje a lo largo de la vida D. Subescalas de Puntuaciones Brutas Puntuaciones Percentiles de las Actividad Totales Típicas Subescalas (de las páginas 2-5) (Ver Apéndice 6. Vida en el Hogar B.) 330 .) Percentil del Índice de las Necesidades de Apoyo (ver Apéndice 6.3) A. Introducir las Puntuaciones Brutas para las partes A-F de las páginas 2-5.3. 3.2) (Ver Apéndice 6. Empleo E. Introducir el Índice de Necesidades de Apoyo usando el Apéndice 6.

Introduce el número de puntos totales de la página 7 2. ¿Hay al menos un “2” rodeado para las Necesidades de Apoyo Conductuales de la página 7? Si No Si ha si rodeado el “si” en alguna de las preguntas anteriores. ¿Es el total mayor que 5? Si No 3. Actividad Puntuación Bruta 1. ______________________________________________________________________________ ______________ 4. Introduce el número de puntos totales de la página 6 2. COMPORTAMENTAL 1. Vida en C. Índice de A.Empleo E. ______________________________________________________________________________ ______________ 2. ______________________________________________________________________________ ______________ Sección 3: Consideraciones del Apoyo basadas en las Necesidades de Apoyo Médicas y Conductuales Excepcionales A. ______________________________________________________________________________ ______________ 3.Aprendizaje D. Anexo 1 ●● ● Sección 1B. ¿Hay al menos un “2” rodeado para las Necesidades de Apoyo Médicas en la página 6? Si No B. es muy probable que este individuo tenga necesidades de apoyos mayores que otros con un Índice de Necesidades de Apoyo de la SIS similar. Perfil de Necesidades de Apoyo Rodea la Puntuación Estándar para cada Subescala de Actividades y el Índice de Necesidades de Apoyo de la SIS. MÉDICA 1. ¿Es el total mayor que 5? Si No 3. Después conecta los círculos de las subescalas para formar un gráfico. Salud y F. Vida en B. Social Necesidades Percentiles el Hogar Comunidad a lo largo de Seguridad de Apoyo de Percentiles la Vida la SIS 99 17-20 17-20 17-20 17-20 17-20 17-20 >131 99 15-16 15-16 15-16 15-16 15-16 15-16 124-131 90 14 14 14 14 14 14 120-123 90 13 13 13 13 13 13 116-119 80 113-115 80 12 12 12 12 12 12 110-112 70 108-109 70 106-107 60 11 11 11 11 11 11 105 60 102-104 50 10 10 10 10 10 10 100-101 50 98-99 40 9 9 9 9 9 9 97 40 94-96 30 92-93 30 8 8 8 8 8 8 90-91 20 88-89 20 7 7 7 7 7 7 85-87 10 6 6 6 6 6 6 82-84 10 5 5 5 5 5 5 75-81 1 1-4 1-4 1-4 1-4 1-4 1-4 <74 1 Sección 2: Consideraciones del Apoyo basadas en las Puntuaciones de Protección y Defensa Enumera las 4 Actividades de Protección y Defensa clasificadas como las más altas de la página 5. 331 .

especifique qué está estudiando: ________________________________________ Proveedores de Apoyos Esenciales (Individuos u Organizaciones): Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Nombre ___________________________ Relación con la persona ___________ Teléfono _________ Otra Información Pertinente ____________________________________________________________ __________________________________________________________________________________ Nombre del Encuestado _____________________________________________________________ Relación con la persona _____________________________________________________________ 332 .●●● Anexo 1 Escala de Intensidad de Apoyos Formulario de Entrevista y Perfil Versión para Adultos (16 años y más) NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN / NOMBRE Fecha de Aplicación de SIS _____/_____/_______ Sexo: Hombre Mujer Localidad y Provincia_________________________________________________________________ Fecha de Nacimiento ____/____/_______ Edad ___________ Nivel de Inteligencia: < 20 20-35 36-50 51-69 > 69 desconocido Prueba de Inteligencia Aplicada: __________________________ Fecha de Aplicación: __________ Nivel de Conducta Adaptativa: medio moderado severo profundo desconocido Prueba de Conducta Adaptativa Aplicada: ____________________ Fecha de Aplicación: _________ Presencia de Otras Discapacidades incluida la Discapacidad Intelectual: discapacidad visual discapacidad auditiva discapacidad psiquiátrica enfermedad crónica discapacidad física: limitaciones en brazos/manos discapacidad física: limitaciones en movilidad autismo daño neurológico/cerebral alteración del lenguaje/habla dificultad de aprendizaje discapacidad intelectual otras Residencia: en casa propia sin apoyos piso de grupo pequeño (<7residentes) en casa propia con apoyos piso de grupo mediano (7-15 residentes) en casa familiar con padres centro de cuidados pequeño apartamento provisto de personal centro de cuidados grande (>15 residentes) otros centros residenciales Situación laboral: Empleo Ordinario Centro Especial de Empleo Desempleado* Ordinario con Apoyo Centro Ocupacional (*Si es estudiante.

.

.

edad. Actividades Sociales 7. Necesidades de Apoyo Médicas Excepcionales 9. Actividades de Protección y Defensa 8.. Actividades de Empleo 5. Para ello utilice la siguiente escala de cinco puntos: CLAVE DE PUNTUACIÓN 1 = “Necesidades bajas” 2 = “Necesidades moderadas” 3 = “Necesidades medias” 4 = “Necesidades altas” Intensidad de las Áreas de Apoyo Necesidades Observaciones de Apoyo ( “1” a “4”) 1. Actividades de Salud y Seguridad 6. Necesidades de Apoyo Conductuales Excepcionales 335 . Basándose en el conocimiento que tiene de la persona con discapacidad. Actividades de Vida en Comunidad 3.. Actividades de Aprendizaje para toda la Vida 4. sexo) EVALUACIÓN SUBJETIVA DE LAS NECESIDADES DE APOYO DE LA PERSONA CON DISCAPACIDAD ¡Permítame pedirle un pequeño esfuerzo más!. Anexo 2 ●●● CLAVE DE IDENTIFICACIÓN (Iniciales nombre y apellidos. estime la intensidad general de las necesidades de apoyo para cada una de las áreas o dimensiones de apoyo que constituyen la Escala de Intensidad de Apoyos. Actividades de Vida en el Hogar 2.

.

.

.

16) PUNTUACIÓN DE SERVICIO (pág. pág 13]) INDEPENDENCIA GENERAL [casilla a. pág 13] PUNTUACIÓN DIRECTA TOTAL DE CONDUCTA ADAPTATIVA (pág.16) ÍNDICE DESADAPTATIVO EXTERNO (pág. pág 13]) DESTREZAS DE VIDA EN LA COMUNIDAD (Puntuación de Escala [casilla a. 339 .16) NOTA 1: Si al completar la hoja de variables sociodemográficas (última hoja de la Escala de Intensidad de Apoyos).16) NIVEL DE SERVICIO (pág. pág 13]) DESTREZAS SOCIALES Y COMUNITARIAS (Puntuación de Escala [casilla a. 1. el apartado de Presencia de Otras Discapacidades incluido el Retraso Mental no supiese completarlo. ayúdese de la información del Apartado B del ICAP: Categoría Diagnóstica. pág 13]) DESTREZAS DE VIDA PERSONAL (Puntuación de Escala [casilla a.16) ÍNDICE DESADAPTATIVO ASOCIAL (pág. 3) Severo Profundo Desconocido SUBESCALAS DEL ICAP PUNTUACIÓN DESTREZAS MOTORAS (Puntuación de Escala [casilla a. centro) NIVEL DE RETRASO MENTAL No tiene Leve (Ver apartado C. ● Anexo 3 ●● PUNTUACIONES DEL ICAP CLAVE DE IDENTIFICACIÓN (Iniciales del nombre y los apellidos. Nivel de Retraso Mental.16) ÍNDICE DESADAPTATIVO GENERAL (pág. página 2. edad. Limitaciones Funcionales y Asistencia Necesaria.16) ÍNDICE DESADAPTATIVO INTERNO (pág. Moderado pág.

.

2. C. así como reunir datos acerca de la equivalencia de todas las versiones en los distintos idiomas. y los procedimientos son familiares a todas las poblaciones a las que van dirigidos. Los constructores/editores de tests deberían de facilitar evidencia de que el contenido de los ítems y los materiales de los estímulos son familiares para todas las poblaciones a las que van dirigidos. las reglas de los tests. Los constructores/editores de tests deberían de aportar una justificación racional sistemática. D.5. Anexo 4 ●● ● Directrices para la Traducción-Adaptación de los Tests Adaptadas de la International Test Commission (ITC) Contexto C. los formatos de los ítems. para mejorar la precisión del proceso de adaptación. Adaptación del test D. Debería de evaluarse la cuantía del solapamiento de los constructos en las poblaciones de interés.2.1. D. en los propios ítems y en el manual del test. Los constructores/editores de los tests deberían de proporcionar datos que garanticen que el lenguaje utilizado en las instrucciones. Los constructores/editores de tests deberían de asegurar que el proceso de adaptación tiene en cuenta las diferencias lingüísticas y culturales entre las poblaciones a las que se dirigen las versiones adaptadas del test.4. D. Los efectos de las diferencias culturales que no sean relevantes para los objetivos centrales del estudio deberían de minimizarse en la medida de lo posible. Los constructores/editores de tests deberían de aportar evidencia de que las técnicas de evaluación elegidas.1. son apropiados para todas las poblaciones culturales e idiomáticas a las que va dirigido el test. tanto lingüística como psicológica.3. 343 . D.

Los constructores y los aplicadores de los tests deberían tratar de prever los tipos de problemas que cabe esperar. D. Los constructores/editores de tests deberían aplicar técnicas estadísticas apropiadas para 1) establecer la equivalencia entre las diferentes versiones de un test. 344 . Quienes aplican los tests deberían de ser sensibles a cierto número de factores relacionados con los materiales utilizados para los estímulos. o cuando se comparan estas poblaciones. A.1.10.●●● Anexo 4 D. y 2) identificar componentes problemáticos o aspectos del test que puedan ser inadecuados para alguna de las poblaciones a las que va destinado el test. Sin embargo.7.6. Los constructores/editores de tests deberían de aportar datos estadísticos sobre la equivalencia de los tests para todas las poblaciones a las que van dirigidos. pueden ser útiles para reforzar la validez de contenido de las puntuaciones de cada población por separado. Aplicación A. D.8. y tomar las medidas oportunas para evitarlos mediante la preparación de materiales e instrucciones adecuados. que pueden reducir la validez de las inferencias extraídas de las puntuaciones.2. Los constructores/editores de tests deberían de proporcionar información sobre la evaluación de la validez en todas las poblaciones objetivo a las que va dirigido el test adaptado. y las formas de respuesta. los procedimientos de aplicación.9. Los constructores/editores de tests deberían de asegurar que el diseño de recogida de datos permite el uso de técnicas estadísticas apropiadas para establecer la equivalencia entre los ítems correspondientes a las diferentes versiones idiomáticas del test D. No deben utilizarse preguntas no equivalentes en todas las versiones dirigidas a diferentes poblaciones cuando se prepara una escala común. D.

I. A. Las instrucciones para la aplicación del test en el idioma fuente y en el objetivo deben minimizar la influencia de fuentes de variación no deseadas. Las comparaciones entre poblaciones sólo pueden hacerse al nivel de la invarianza que se haya establecido para la escala en la que se expresan las puntuaciones. debe de facilitarse la documentación sobre los cambios. Las diferencias entre las puntuaciones obtenidas por las muestras a las que se aplicó el test no deben de tomarse sin más directamente. I. y debería sugerir procedimientos para tener en cuenta estos efectos en la interpretación de los resultados. I. ● Anexo 4 ●● A. así como los datos acerca de la equivalencia entre las versiones.2.1. 345 . Documentación/Interpretación de las puntuaciones I. A. El constructor del test debería de proporcionar información específica acerca de las distintas formas en las que los contextos socioculturales y ecológicos de las poblaciones pueden afectar al rendimiento en el test. El aplicador no debe de interferir.4.3.5. Aquellos aspectos del entorno que influyen en la aplicación del test deberían de mantenerse lo más parecidos posible para todas las poblaciones a las que va dirigido el test. El investigador tiene la responsabilidad de sustanciar las diferencias con otros datos empíricos. El manual del test debería de especificar todos los aspectos del test y de su aplicación que han de revisarse al utilizarlo en un nuevo contexto cultural.6. debiendo minimizarse su influencia sobre los examinados. Cuando se adapta un test para utilizarlo en otra población. A.4.3. Deben de seguirse al pie de la letra las reglas explícitas descritas en el manual del test.

.

.

.

37005 Salamanca – España Tlfno. ● Anexo 5 ●● AAMR American Association on Mental Retardation CUADERNILLO DE INSTRUCCIONES PARA ADMINISTRAR LA “ESCALA DE INTENSIDAD DE APOYOS” Solicitud de Información: Miguel Ángel Verdugo Alonso Alba Ibáñez García [aibanez@usal.usal. POR FAVOR. Universidad de Salamanca. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO). 349 .es/inico/inico. haga un uso confidencial del mismo preservando los derechos de los autores.es] Facultad de Psicología .html Este cuadernillo de instrucciones se creó únicamente con fines de investigación.: +34 923 294695 Fax: +34 923 294685 http://www3. de la Merced.INICO Avda. 109-131.

el ítem B5 se refiere a las necesidades de apoyo que necesita un individuo para participar en las actividades comunitarias. Las respuestas deberían reflejar el tipo de apoyo que debería estar disponible para permitir al individuo completar esa actividad tan satisfactoriamente como la persona hubiera deseado. los dos ítems tienen algunos contenidos en común. es fundamental que las necesidades de apoyo de todos los individuos sean contrastadas con relación al mismo número y tipos de actividades de la vida. · Completar los ítems basados en los apoyos que el individuo necesitaría si éste tuviera que llevar a cabo satisfactoriamente cada actividad en el contexto prescrito. La EIA fue diseñada para (a) evaluar las necesidades de apoyo. tiempo y tipo de apoyo. pero cada uno proporciona algo de información añadida con relación a las necesidades de apoyo. pueden no ser prestados. 350 . se requerirá dar una mejor estimación de la frecuencia. los ítems B5 (“Actividades de Vida Comunitaria: Participar en las actividades comunitarias preferidas”) y F8 (“Actividades Sociales: Colaborar en trabajos voluntarios”) ambos referidos a actividades en la comunidad. (c) monitorizar los progresos y (d) evaluar los resultados de los adultos con retraso mental y con discapacidades del desarrollo relacionadas. Cada ítem debe verse dentro del contexto de su correspondiente subescala o dimensión de actividad vital (por ejemplo. Por tanto. · Todos los ítems deberían puntuarse incluso si aparecen de forma redundante a través de las subescalas. (b) determinar la intensidad de los apoyos necesarios. Algunos apoyos necesarios. · Puede no quererse continuar con los apoyos recibidos actualmente. Como esta escala está diseñada para proveer una medida válida de las necesidades de apoyo de cada individuo con relación a las necesidades de otra gente.●●● Anexo 5 INSTRUCCIONES: La Escala de Intensidad de Apoyos (EIA) es una escala multidimensional diseñada para determinar el modelo y la intensidad de las necesidades de apoyo de un individuo. De todos modos. el tiempo de apoyo diario y el tipo de apoyo al individuo. mientras el ítem F8 se refiere a aquellos que un individuo necesita para colaborar en la actividad social del voluntariado. · Cada ítem asume que la persona tiene la oportunidad de participar en niveles que potencialmente requieren un máximo de frecuencia. Por tanto. los informantes deberían considerar a la persona reflejando el nivel máximo de actividad potencial. de hecho. Si la participación de la persona en cierta actividad de la vida es totalmente hipotética. dadas las elecciones de la escala. · Las respuestas deberían indicar los apoyos necesarios–tanto si los apoyos necesitados se prestan en el momento como si no o si están disponibles. Es realmente importante que los entrevistadores tengan en cuenta la siguiente información cuando completen la escala: · Completar todos los ítems incluso cuando la persona no tiene intención de participar en alguna actividad concreta de la vida o si dicha actividad no es aplicable al individuo. las actividades de Vida en el Hogar) y del propósito de la actividad-ítem que se puntúa. Por ejemplo.

En cambio. agrupadas en seis subescalas de apoyo: Actividades de Vida en el Hogar (Parte A). El entrevistador y los informantes no deberían tener en cuenta los servicios de apoyo que están siendo prestados en el momento. Cada actividad debería ser puntuada según qué dimensiones de apoyo (es decir. tiempo de apoyo diario y tipo de apoyo necesario para que la persona lleve a cabo cada actividad con éxito. Las habilidades. incluso si la persona no realiza actualmente una actividad de la lista. la persona debería ser puntuada con dicha tecnología en el lugar. F. El entrevistador y los informantes deberían usar sus mejores juicios para estimar la frecuencia. Actividades de Empleo (Parte D). y Tipo de Apoyo [TA]) son necesarias para dar la mejor respuesta a las necesidades de apoyo de la persona que está siendo evaluada. tiempo de apoyo diario y tipo de apoyo. Esta escala debería ser completada sin tener en cuenta los servicios o apoyos prestados o disponibles actualmente. describen 49 actividades de la vida. 4. 2. Las tres dimensiones de las necesidades de apoyo: Frecuencia. los comportamientos. Anexo 5 ●● ● Cómo Administrar la Sección 1: Escala de Necesidades de Apoyo Visión general Los ítems de la Sección 1 de la EIA. cada actividad debería ser puntuada en función de qué dimensiones de apoyo (es decir. 351 . 3. Si un individuo utiliza tecnología asistiva. El entrevistador y los otros informantes pueden necesitar tener una hipótesis configurada de los apoyos que serían necesarios si la persona que está siendo evaluada fuera a realizar la actividad en cuestión. Al puntuar estas actividades de vida. prestar atención a las cuatro instrucciones relevantes siguientes: 1. la Escala de Necesidades de Apoyo. él o ella deberían ser evaluados cuando utilicen ese sistema en la respectiva actividad vital. Frecuencia [F]. Los entrevistadores deberían rodear el número apropiado (0-4) para cada dimensión descrita a continuación. Tiempo de Apoyo Diario [TAD]. Por ejemplo. Actividades de Salud y Seguridad (Parte E) y Actividades Sociales (Parte F). Los puntuadores deberían completar TODOS los ítems. las condiciones médicas y todos los demás factores del individuo que influyen en su comportamiento deberían tenerse en cuenta cuando se complete esta sección. Las puntuaciones deberían reflejar los apoyos que serían necesarios para que la persona tuviera éxito en la actividad. Tiempo y Tipo Cuando se complete la Sección 1. Actividades de Aprendizaje para toda la Vida (Parte C). TAD y TA) se necesitan para promover la participación total de la persona en la consecución satisfactoria de todos los aspectos de la actividad. Actividades de Vida Comunitaria (Parte B). se examinan las necesidades de apoyo para cada actividad de la lista con relación a tres medidas: frecuencia. si una persona conversa utilizando un sistema de comunicación aumentativo.

y un “4” que el tipo de apoyo es más intenso: ayuda física total. 2 y 3. Se rodea el “1” si se proporcionan menos de 30 minutos de apoyo en un día normal en el que se preste el apoyo. un “3” que la persona necesita ayuda física parcial para realizar la actividad. no es posible una respuesta. el evaluador debe identificar y puntuar basándose en que lo que se pide es el tipo de apoyo que mejor caracteriza o domina en la ayuda que se le debe prestar para que esa persona tenga éxito al realizar esa actividad. un “2” significa que la persona necesita ayuda verbal o gestual (p. En este caso las únicas opciones posibles son 0.●●● Anexo 5 Frecuencia La Frecuencia (F) examina con qué regularidad (es decir. Tiempo de Apoyo Diario El Tiempo de Apoyo Diario (TAD) solicita información sobre la cantidad de tiempo a lo largo de un día que debería dedicarse a prestar el apoyo extraordinario que necesita la persona para tener éxito en la actividad.e. Tipo de Apoyo El Tipo de Apoyo (TA) examina la naturaleza del apoyo que necesitaría una persona para realizar la actividad en cuestión.ej. supervisión). Un “2” rodeado significa que se requiere entre 30 minutos y menos de 2 horas de tiempo. en el ítem A3 no es realista esperar que una persona necesite apoyos para preparar comidas cada hora. Por ejemplo. un “3” que se necesita diariamente o menos. Una puntuación de un “1” significa que la persona que está siendo considerada necesita sólo monitorización (i. si una respuesta está tachada. si es un “2” significa que el apoyo se necesita semanalmente. 352 . Una puntuación de cero (0) significa que no se necesita apoyo de ningún tipo. ayuda verbal y ayuda física parcial pueden estar involucrados en una misma actividad). Se utiliza una escala de 0 a 4. ésta está tachada (por ejemplo.e.. no es una elección razonable. A pesar de que diferentes tipos de apoyo puedan necesitarse a la vez en algunas actividades (p.. Y se rodea un “4” si la persona necesita apoyo durante 4 horas o más en un día normal en que se da el apoyo. el “4” está tachado en la opción para el ítem A3 “preparar comidas”).. Si se rodea el cero (0) esto indica que el apoyo es necesario menos de una vez al mes. recordárselo para que lo haga o mostrarle cómo se hace). con qué frecuencia) se necesita el apoyo para cada actividad establecida. y un “4” que el apoyo es necesario cada hora o quizás más frecuentemente. 1. Refleja sólo durante cuánto tiempo debería prestarse el apoyo en los días en que se presta. El cero (0) se debería rodear si no se necesita apoyarle nada de tiempo. si se rodea el “1” significa que el apoyo se necesita mensualmente. que es lo mismo que decir que en este área específica no se necesitan apoyos. la persona es autosuficiente. Se rodea un “3” cuando los apoyos se necesitan durante al menos 2 horas pero menos de 4. (“Apoyo extraordinario” hace referencia al tipo de ayuda que en relación a su funcionamiento más común un adulto necesitaría). Un cuadrado tachado indica que no es realista esta opción. Hay que tener en cuenta que en algunos casos. De nuevo. Es importante subrayar que esta estimación no considera la frecuencia o la regularidad con la que se presta el apoyo.

Anexo 5 ●● ● Descripciones de los Ítems de la Escala de Necesidades de Apoyo Al completar la EIA. NO el hecho de abrir una lata o paquete. no incluye comidas sofisticadas). tiempo diario de apoyo y tipo de apoyo. (c) guardar la ropa y reunir la ropa que debe ser lavada. desabrocharse la ropa. Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. Por contra. medir la cantidad de jabón que debe echarse y otras acciones que están directamente asociadas con lavar la ropa. (d) cocinar usando el fogón o el microondas.. NO INCLUYE: (a) el transporte hacia y desde la lavandería o la limpiadora (ítem B1). NO INCLUYE: (a) comprar los alimentos (B6). y (f) realizar acciones requeridas para formas especiales de alimentación tales como introducir una sonda nasogástrica. y (b) el tiempo de espera mientras que la máquina está funcionando. Actividades de Vida en el Hogar Las personas deben ejecutar un número de habilidades y tareas relacionadas con su cuidado personal y el mantenimiento y limpieza de su casa.e. Por ejemplo. (e) hacer café. Incluye necesidades de apoyo para: (a) preparar comidas sencillas que entran dentro del presupuesto de esa persona (i.. y (d) mientras está en una lavandería o cuando tiene que llevar la ropa a una secadora. Algunas de estas habilidades y tareas pueden requerir un apoyo considerable y otras menos. “¿Qué apoyo necesita la persona para dedicarse con éxito a esta actividad de la vida diaria?”. Las descripciones de cada subescala y de los ítems correspondientes proporcionados en las siguientes páginas deberían ser de ayuda al hacer juicios sobre las necesidades de apoyo de un individuo. 353 . (b) utilizar la lavadora y la secadora. comunicar las necesidades de utilizar el baño. saber manejar la puerta del baño... Preparar comidas: Cocinar. volverse a abrochar. cambiarse la ropa interior. (d) utilizar un catéter u otras alternativas para evacuar. Es importante evaluar cuánto apoyo requeriría una persona para ejecutar una actividad. cortar. colgar la ropa en los armarios y/o doblar/colocar la ropa en los cajones del armario/cómoda? Lavar la ropa incluye necesidades de apoyo para: (a) clasificar la ropa.. poder llegar al baño. cena y tentempiés? Este ítem se centra en la “preparación” de comidas o tentempiés que requieren más de un paso. picar y mezclar la comida. manejar dispositivos mecánicos de ayuda a la alimentación. una persona que está aprendiendo a usar el cuarto de baño puede necesitar apoyo a cada hora o más frecuentemente y tener un empleado o una persona de apoyo dedicado a la persona un total de 4 horas o más por día proporcionándole ayudas verbales o gestuales. planchar.e. comida. y (e) llevar a cabo todas las actividades necesarias para que la persona pueda evacuar de una manera que es socialmente aceptable. Los apoyos que promueven la dignidad y privacidad deberían ser incluidos también. ponerse y quitarse del váter. (b) preparar un menú diario. limpiarse y lavarse las manos). teniendo en cuenta que pueden existir diferencias significativas entre frecuencia.. quitarse la ropa. la movilidad en general. 1. con ayuda física parcial. 2. 3. ni limpiar después de preparar los alimentos o comidas (A5). preparar un plato a una persona con discapacidad visual utilizando algún método. los entrevistadores siempre deberían preguntarse. poner la ropa en la lavadora y tenderla. (c) lavar. coser. etc. incluyendo desayuno. una persona que está aprendiendo cómo vestirse puede necesitar apoyo diario de menos de 30 minutos. Encargarse de la ropa (incluyendo lavar): Mantener la ropa –incluyendo lavar.subirse la ropa. conseguir utensilios de alimentación especializados. Utilizar el servicio: Usar el cuarto de baño a lo largo del día? Incluye necesidades de apoyo para: (a) acceder al cuarto de baño (i. (b) llevar a cabo todos los pasos requeridos en el cuarto de baño (i.. (c) salir del cuarto de baño y volver a la actividad previa..e. arreglos menores.

(d) guardar los objetos del hogar (otros que no sean ropa que está incluido en el ítem A2). (b) ayudarle con los utensilios y enseñar a usarlos. y (d) cambiarse los protectores de ropa. (d) el robot de cocina y el microondas. la cafetera. cierres automáticos. (f) tirar a la basura comida en mal estado. tragar? Incluye necesidades de apoyo para: (a) facilitar la ingesta de comida a través de la boca. (b) ponerse la ropa. fregar.. (b) el tiempo que el aparato está funcionando (p. tirando el tubo con agua. y (f) regular la entrada de comida (i. el calefactor. Manejar los aparatos de casa: Manejar los dispositivos comunes de la casa usados regularmente. lavarse las manos. comprobando residuos. (b) tomar una ducha o baño. Este ítem se centra en la operación funcional de los aparatos corrientes del hogar que son utilizados con regularidad..e. incluyendo cremalleras. 5. (b) arreglar la casa. cuidar las necesidades menstruales. cuidarse el pelo. etc. prevenir que se atragante o coma demasiado rápido). el ventilador. (j) aclarar y limpiar después de las comidas. (c) cortar la comida en el plato. (d) ayudar a la persona con el posicionamiento para facilitarle masticar y la digestión (donde es pertinente). NO INCLUYE: (a) comprar los productos/artículos de limpieza (esto se incluye en B6) ni (b) cuidar las plantas. 8. (g) sanear el cuarto de baño. la tostadora. masticar. afeitarse. Bañarse y cuidar la higiene personal: Mantenerse limpio y cuidado de forma adecuada – incluye actividades tales como tomar una ducha o baño.. y (c) elegir la ropa apropiada al tiempo.? Esto no se refiere a características más avanzadas o dispositivos como programar un grabador de video para grabar programas.e. incluyendo barrer. mantenerse limpio a lo largo del día. Vestirse: Vestirse para el día. etc..). masticar y tragar. (m) limpiar la cocina y el microondas. Cuidar y limpiar la casa: Mantener una vivienda limpia y presentable. Comer: Ingerir comida a través de la boca. NO INCLUYE: (a) los aparatos utilizados para limpiar tales como la aspiradora (incluido en A5). (k) lavar los platos a mano o meterlos/sacarlos del lavavajillas. 7. 6. (e) guardar las sobras. hebillas y cordones. etc? Incluye necesidades de apoyo para: (a) garantizar la seguridad al entrar y salir de la ducha. (c) cambiar las sábanas. el mantenimiento del césped o el mantenimiento de la casa/arreglos del hogar. y cambiarse la ropa durante el día cuando sea necesario? Incluye necesidades de apoyo para: (a) seleccionar la ropa apropiada para las actividades de cada día. el horno-microondas. lavarse el pelo. quitar el polvo? Este ítem hace referencia a todo el hogar y a la limpieza necesaria de una casa común de cara a un entorno habitable presentable y saludable. (h) echar la basura al cubo de la basura. 354 . (c) la plancha (incluido en A2). como la televisión.●●● Anexo 5 4. Incluye necesidades de apoyo para: (a) utilizar objetos tales como el aire acondicionado. (l) poner el jabón en el lavavajillas. (c) cepillarse los dientes. y (e) la lavadora y la secadora (incluido en A2). los sistemas de entretenimiento del hogar. el tiempo que el TV está encendido). Incluye necesidades de apoyo para: (a) pasar la aspiradora. arreglarse las uñas y cuidarse la piel. etc. cortarse el pelo. (e) ayudar a la persona durante la alimentación nasogástrica (esperando.

. (c) ir a actividades recreativas (p. podrían requerir apoyo cada vez que participaran en una actividad comunitaria. puede requerir también apoyo frecuente (por ejemplo. bancos. Por tanto. ni (c) vacaciones (porque no se consideran días o semanas normales). amigos o de personal contratado para transportarles. no de acceder. (b) meter y sacar una silla de ruedas de un vehículo. pero que tenga reparos en salir sola. En tales casos la frecuencia de apoyo necesario sería extraordinaria (por ejemplo. centros comerciales. p. F=4). Una persona que utilizara transporte público regularente y sólo necesitara ser supervisado. un pasajero que necesitara ser llevado en coche a localidades diferentes. cuando se completa esta sección. 2-4 horas: TDA=3) y el tipo de apoyo puede ser bastante intensivo (por ejemplo. Puntuando las Actividades de Vida en Comunidad. una persona con menos limitaciones físicas. “ayuda física total” se aplicaría a aquellos individuos que necesitaran ayuda física para entrar o salir de un vehículo o requiriesen que alguien se asegurara que físicamente él o ella permanecía en el asiento. pero utilizara un transporte colectivo.. el tiempo de apoyo requerido sería alto (por ejemplo. Participar en actividades recreativas/de ocio en los entornos de la comunidad: Participar en actividades recreativas/de ocio en lugares de la comunidad tales como jugar a los bolos en un equipo. aprender la ruta del autobús). recibiría un Tipo de Apoyo “1=monitorizar”. En contraste.. comer fuera). ayuda física total: TA=4). Para este ítem. Incluye necesidades de apoyo para: (a) caminar o utilizar una silla de ruedas para ir o moverse dentro de los entornos sociales. y (d) utilizar el transporte (coger un taxi es similar a montar en un autobús. Algunas personas con discapacidades del desarrollo quizás no puedan conducir ni tengan acceso al transporte público. 355 . pero necesitar solamente un poco de estimulación (por ejemplo.? No confunda este ítem con determinar cuánto apoyo necesita una persona para manejar un vehículo motorizado. TDA y TA). Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. jugar a los bolos. es importante ser sensible al potencial de las diferencias significativas entre las tres dimensiones o medidas de necesidades de apoyo (por ejemplo. Una valoración en Tipo de Apoyo de “4-ayuda física total” se aplicaría a una persona que no pudiera conducir ni acceder al transporte público de manera independiente. es probable que dependan de su familia. Por consiguiente. F.e.ej. Anexo 5 ●● ● Actividades de Vida en Comunidad Las oportunidades que tienen las personas para participar en las actividades de vida en comunidad serán un factor clave para determinar la intensidad del apoyo necesario. etc. F=4). participar en clases de aeróbic o ir al cine? Este ítem se basa en la acción de participar. Moverse de un sitio a otro por la comunidad (transporte): Moverse de unos sitios a otros en la comunidad. ir a ver una película. TA=1). por ejemplo. 3. (b) escuela o trabajo.. es particularmente importante asumir que puede haber oportunidades máximas para una persona de participar en las actividades de la comunidad que se enumeran (incluso si en realidad la persona permanece en casa buena parte del tiempo real). NO INCLUYE: (a) transporte. Usar los servicios públicos de la comunidad: Completar tareas de recados típicos tales como ingresar dinero y acceder a los servicios comunitarios (p. tales como supermercados.. ir a un centro de salud una clínica de salud para vacunarse contra la gripe)? Este ítem se centra en el “uso de los servicios” no en acceder a ellos. probablemente necesitaría solo “ayuda verbal/gestual” ya fuera si estuviera una persona de apoyo conduciendo el coche o un conductor de bus manejando un bus de línea. Algunas personas requerirán más apoyo que otras en la obtención y provisión de actividades de vida en comunidad. 2. 30 minutos o menos: TDA=3) y monitorización (por ejemplo. clases de aerobic. Ciertas personas con limitaciones físicas. 1.ej.

6. NO INCLUYE: (a) comprar comida ni (b) transporte. voluntariado. Incluye necesidades de apoyo para: (a) hacer listas de compra. Interactuar con miembros de la comunidad: Interactuar con miembros de la comunidad tales como vecinos. las horas en las que un parque está abierto. etc. y (e) cuidar los servicios públicos. un fontanero o un electricista. 8. al utilizar los servicios públicos o cualquier otra actividad). (b) contar el cambio. dependientes. NO INCLUYE: transporte (incluido en B1).e.e. NO INCLUYE: navegar por Internet ni mirar ocasionalmente bienes anunciados. 5. 356 . tales como participar en una celebración religiosa o ser voluntario en una organización de la comunidad? El énfasis está en el “apoyo para participar” e incluye alguna actividad comunitaria constructiva no dirigida por otros objetivos. (c) solicitar vales del comedor. seleccionar artículos para adquirir y hacer una compra? El ítem se centra en acciones que forman parte de comprar. (b) seguir las normas para entrar y utilizar las instalaciones (p. oficiales de policía y otros de una manera apropiada socialmente? Este ítem se centra en interacciones positivas con miembros de la comunidad en cualquiera de los contextos en que esto ocurra (p. (c) rellenar un cheque. puesto que si no sigue las reglas pierde el acceso). (d) hacer reembolsos. disponer de mecanismos o ayudas técnicas. parques o tiendas. NO INCLUYE: El transporte debido a que se centra en las interacciones. Ir a visitar a amigos y familia: Acceder e interactuar con otros individuos a quienes él o ella considera amigos o familia cercana (sin incluir el personal pagado)? El énfasis de este ítem está en “ir” y “visitar” más que en acceder.. Acceder a edificios y entornos públicos: Hacer uso de lugares públicos tales como parques. 4. Ir de compras y adquirir bienes y servicios: Ir al supermercado o a un centro comercial. (f) comprar a través de catálogos e internet determinados artículos. apoyos conductuales y suministro médico tal como provisiones para la enfermedad de la diabetes o catéter. NO INCLUYE: El transporte (incluido en B1). intérpretes. en eventos recreativos. seleccionar o elegir bienes.. gestores de caso).. al comprar. Incluye necesidades de apoyo para: (a) utilizar el transporte local (generalmente dentro de una hora de conducción). (b) trabajar con los coordinadores de apoyo (p.): Participar en actividades que el individuo valora de verdad. al comer fuera.●●● Anexo 5 Algunos ejemplos serían aquellos que incluyen necesidades de apoyo para: (a) conocer las fuentes de información de la comunidad. estar en silencio en una biblioteca. Incluye necesidades de apoyo para: (a) comunicarse afectivamente y usar las convenciones sociales tales como pedir por favor y dar las gracias. un fotógrafo. Participar en actividades comunitarias preferidas (parroquia. y (b) organizar y planear visitas incluyendo la necesidad de apoyo para la visita (p. un servicio de boda. (e) entrevistar de cara elegir un servicio tal como una limpiadora..e.e. (d) utilizar la oficina de correos. oficinas de correo y tiendas? Incluye necesidades de apoyo para: (a) entrar físicamente a los edificios públicos. 7..

<30 minutos. y (b) participar en la Educación Individual/Programas o en el desarrollo de un plan individualizado (incluido el tiempo dedicado en tales reunión planificadas). pero con poco tiempo real del personal involucrado (por ejemplo. cómo hablar a tu compañero de piso acerca de repartirse los quehaceres del hogar. aprender qué hacer cuando pierdes el autobús para asegurar la seguridad personal así como para permitirte alcanzar tu destino finalmente)? Incluye necesidades de apoyo para aprender y aplicar estrategias de solución de problemas a situaciones de la vida real. dispositivos telefónicos para sordos. aparatos para llevar notas tales como una grabadora. (d) seguir instrucciones. qué hace si no puedes entrar en tu casa... pero en una base diaria (F=3). cómo informar de los problemas del trabajo o el hogar. otras “utilización”.) cuando se determina la frecuencia. qué hacer para parar de sangrar cuando uno se ha cortado. calculadoras. Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. con un tipo de apoyo necesitado de solamente un “2” (ayuda verbal/gestual). La pauta general cuando se completan estos ítems es centrarse en la naturaleza de la actividad específica (utilizar.ej. Aprender y usar estrategias de solución de problemas: Aplicar estrategias de solución de problemas a situaciones reales de la vida (p. mecanismos de comunicación aumentativa. El “aprendizaje” de habilidades particulares puede ser abordado a través de programas de entrenamiento formalizados que requieren 10 minutos para dirigir (TDA = <30 minutos. Incluye necesidades de apoyo para: (a) comprender y expresar elecciones relacionadas con metas y elecciones de aprendizaje. Participar en las decisiones educativas/de formación: Expresar elecciones y participar en el proceso de planificación con respecto al ejercicio de metas de formación y eductivas? Este ítem se centra en los apoyos para participar y elegir un curso o taller de formación. Ejemplos de situaciones de solución de problemas comprenderían situaciones tales como: qué hacer si pierdes el autobús. 4. Interactuar con otros en actividades de aprendizaje: Participar en contextos educativos con compañeros de clase y profesores? Incluye necesidades de apoyo para: (a) interactuar en contextos de educación formal con los compañeros de clase y profesores (p.e. 2. empleando sólo monitorización (TA=1). 3. Estos son verbos importantes en los que centrarnos al determinar la intensidad del apoyo en esta dimensión. Algunas acciones incluyen “interacciones”. pero también esta situación puede ocurrir sólo ocasionalmente y durar un total de 1 hora al día (TDA=2) cuando se produzca. otras “aprendizaje” y otras “acceso”.. Usar la tecnología para aprender: Manejar ordenadores u otra tecnología que una persona necesita para participar en programas de enseñanza? Incluye necesidades de apoyo para utilizar los ordenadores. máquina Perkins y otros aparatos necesarios para ver materiales educativos. para las personas que están “interaccionando”. otras “participación”. la frecuencia de apoyo puede ser diaria (F=3). 357 . Anexo 5 ●● ● Actividades de Aprendizaje para toda la vida Se requieren diferentes acciones para que las personas tengan éxito en las actividades de aprendizaje para toda la vida. (e) comunicar que necesita ayuda. Por ejemplo. etc. tiempo directo de apoyo y el tipo de apoyo que la persona necesita. qué hacer si ha un fuego o alguien está herido. La utilización de la tecnología puede requerir un apoyo a cada hora o incluso más. (f) llevarse bien con otros en un entorno de aprendizaje estructurado. y cómo priorizar metas. qué hacer para viajar seguro a través de la ciudad. TDA=1) y solo monitorización (TA=1). planificar un programa de formación. (c) entender a otros. interaccionar. 1. en la clase de un centro integrado). valorado como 1). (b) expresarse. asistir a la formación e interactuar con los co- participantes y profesores.

(c) identificar y expresar preferencias individuales. contar el cambio. Incluye necesidades de apoyo para: (a) aprender funciones intelectuales básicas tales como escribir o mecanografiar. colegio de la comunidad. (b) obtener recursos para pagarse las clases. (c) aprender a aplicarse tratamientos especiales.ej.e. (d) comprender los derechos. 7. aprender cómo saber la hora con un reloj digital y usar el reloj para mantener un horario diario. (e) comprender las consecuencias y responsabilidades asociadas con las elecciones y decisiones. (h) aprender habilidades de seguridad para la comunidad y el hogar.e. (c) encontrar los números de teléfono. identificar una meta personal y hacer un plan para lograr la meta)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) ganar oportunidades para aprender a autodirigirse en actividades de la vida diaria. tomar decisiones). dirigir apoyos personales. programa de educación comunitario: centro para la independencia... venenos en la casa. (b) identificar el día de la semana y la fecha en un calendario. (d) seguir y mantener una dieta adecuada. Aprender habilidades de autodeterminación: Aplicar habilidades de autodeterminación a situaciones de la vida real (p. moverse a y desde la escuela)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) localizar cursos o talleres ofrecidos por medio de una variedad de fuentes de información de la comunidad (p. contar dinero para comprar)? La intención de este ítem es la generalización de funciones intelectuales básicas a entornos comunitarios. Aprender funciones intelectuales básicas (leer señales. (b) utilizar habilidades de autodeterminación (p.e. personas con enfermedad contagiosa. hacer ejercicio).●●● Anexo 5 5. Aprender estrategias de autodirección: Aplicar estrategias de autodirección a situaciones de la vida real (p. etc. Acceder a los contextos educativos /de formación: Completar tareas basadas en acceder a oportunidades educativas de adultos (p. el distrito del parque. 8. (e) completar formularios y solicitudes. (g) evitar peligros tales como el tráfico. (i) aprender a manejar protocolos de tratamiento médicos y rutinas de estilo saludable (p. (b) aprender a resolver conflictos. y (f) presupuestar y mantener en equilibrio un talonario. Aprender habilidades de salud y educación física: Aplicar habilidades de salud y educación física a situaciones de la vida real (p. matricularse para las clases. (b) aprender sobre medicamentos y cómo tomarlos. vida). y (d) aprender a gastar dinero dentro del presupuesto de uno.ej.. 6. (c) aprender a mantener rutinas que son deseadas y eficaces en casa y en la comunidad. defender a alguien (hablar a favor de alguien). (f) curarse cortes y heridas leves.ej.ej.): Aplicar funciones intelectuales básicas a situaciones de la vida real (p.ej. cuerpo del parque. aprender habilidades de autoevaluación del pecho e identificar cuándo debería ser consultado un profesional de la salud)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) pedir citas al médico y dentista. 9.. y (c) conseguir el transporte y/o conseguir llegar a y desde los entornos educativos/de formación). (e) reconocer necesidades de cuidado para la salud. 358 . (d) leer y seguir instrucciones sencillas.. premiarse a uno mismo con un tentempié después de completar una tarea importante)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) aprender a recompensar a alguien por hacer una tarea o un logro..

ir a sitios y hacer cosas. ejecución y mantenimiento de una habilidad. artes. programa prevocacional.e. con un mínimo tiempo de apoyo diario necesario en una ocasión relevante. · El criterio para decidir la cantidad de necesidades de apoyo debería basarse en las necesidades de apoyo que la persona requiere para alcanzar un salario competitivo/digno o llegar hasta sus metas de trabajo en su propio empleo/micro-empresa. Nota general: En esta sección de la EIA el entrevistador deberá utilizar una amplia definición de trabajo y ser sensible a cómo las personas responden a las preguntas sobre el trabajo. entonces debería considerarse un trabajo.. Las dos actividades implicadas en las tareas relacionadas con el “desempeño del trabajo” pueden requerir bien un apoyo diario (F=3) para todo el período de trabajo (TDA=4). pero solo monitorización (TA=1) o ayuda verbal/gestual. o ver las preguntas ofensivas debido a las amplias limitaciones de la persona que está siendo entrevistada (p. una falta de ganas por trabajar. En ese aspecto: · Hay muchas actividades que una persona quizás elija y que le pueden hacer ganar dinero en potencia (hacer y vender objetos. La norma general para completar los ítems en esta sección es distinguir claramente entre las actividades y la cantidad de apoyo real necesario para completar la actividad con éxito. Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: 359 . etc. siempre que los apoyos adecuados están disponibles.). falta de conciencia del entorno que le rodea.e. Esto quizá se deba a fracasos pasados. etc). pero con ayuda física total (TA=4) requerida para que se produzca la adaptación. poner un micro-negocio. etc. · Algunas personas con discapacidades o miembros de familia quizás sean susceptibles a los temas de trabajo. trabajos no pagados. la Parte D se focaliza en: Empleo entendido como empleo remunerado. F=0). considerar las preguntas como presión para trabajar. Anexo 5 ●● ● Actividades de Empleo Los programas de empleo con apoyo han demostrado que existen oportunidades reales de empleo para las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo relacionadas. en una persona con parálisis. Si la persona cree que hay ganancias potenciales. Esto quizá incluya explicar lo relevante que es cada sección respecto a las puntuaciones de apoyo totales generadas por la EIA. Algunas de las habilidades y conductas relacionadas con el trabajo requeridas suponen la adquisición. parálisis cerebral severa.). formación de habilidades vocacionales. compras por Internet. trabajo de voluntariado. · Aunque muchas actividades son valiosas y significativas (p. Algunas actividades relativas al trabajo se relacionan con eventos poco frecuentes como “acceder / recibir adaptaciones en el trabajo / tarea” que pueden realizarse con bastante rapidez (por ejemplo. · El entrevistador quizás necesita explicar que esta sección debe tratarse en relación a la producción de resultados significativos. necesidades de conducta o médicas intensivas.

360 . Interactuar con supervisores/preparadores: Comunicarse con supervisores y preparadores sobre problemas relativos al trabajo y socializarse con ellos de manera informal? Este ítem se centra en las interacciones positivas que son aceptables y productivas en el lugar de trabajo. la tendencia de la persona a la frustración o agitación en el tiempo. y (c) adquirir inicialmente habilidades de trabajo y generalizarlas (que pueden suponer la desaparición de apoyos). Cambiar tareas de trabajo: Incorporar diferentes encargos a un trabajo para satisfacer las necesidades de cambio del empresario o ajustarse a una nueva tarea del trabajo? Este ítem tiene en cuenta el caso individual o la dificultad de adaptación a los cambios en las tareas de trabajo y/o programas de trabajo y los apoyos necesarios para promover una transición exitosa. (c) utilizar un lenguaje educado. utilizando un lenguaje educado. y (b) recomendar adaptaciones. Completar tareas relativas al trabajo con una calidad aceptable: Realizar un trabajo a un al nivel de calidad consistente con la realización de otros trabajadores con su mismo trabajo? Este ítem se centra en lograr realizar un trabajo cuyas tareas se hagan con la misma calidad que lo hace un trabajador cualquiera. resolver problemas relacionados con la adaptación y conseguir recursos para llevar a cabo la adaptación. 3. NO INCLUYE: El transporte. Incluye necesidades de apoyo para discriminar cuál es la calidad aceptable del trabajo (p.. (b) comprender las reglas respecto a socializarse y rupturas. y (d) pedir ayuda o apoyo a los compañeros de trabajo.e. etc. utilizar una lista de control de calidad). (b) pedir formación cuando se necesita. etc. la correcta altura de la superficie de trabajo. (b) comunicar necesidades para completar una tarea.●●● Anexo 5 ¿Qué apoyo necesita el individuo para. Acceder / recibir adaptaciones en el trabajo / tarea: Identificar y organizar adaptaciones razonables en un trabajo? Incluye necesidades de apoyo para: (a) identificar. estrategias de trabajo modificadas.).e. (c) evitar discusiones o disputas con los compañeros de trabajo. programar los tiempos de trabajo y el trabajo dividido. Incluye necesidades de apoyo para: (a) alcanzar todos los aspectos de la realización aceptable de un trabajo y no simplemente manipulaciones de tareas (p. la accesibilidad de la silla de ruedas. juntar partes de una máquina. seguir las normas y política de la compañía. etc. utilizar las máquinas de limpiar. espacio de atención. 2. 5. 6. colocar coca-colas en la máquina de coca- colas. limpiar áreas de trabajo. Completar tareas relativas al trabajo con una velocidad aceptable: Realizar un trabajo a un ritmo consistente con la productividad de otros trabajadores con el mismo trabajo? Este ítem se centra en lograr realizar un trabajo cuyas tareas se hagan a la misma velocidad que lo hace un trabajador cualquiera. El entrevistador debería considerar apoyos respecto a: distracción.. el número de pasos que la tarea requiere. Interactuar con compañeros de trabajo: Comunicarse con compañeros de trabajo sobre problemas relativos al trabajo y socializarse de manera informal con los compañeros de trabajo? Incluye necesidades de apoyo para: (a) entender la cantidad de tiempo apropiado para socializarse durante el trabajo. Incluye necesidades de apoyo para: (a) comunicar problemas. 1. 4. comunicar.. Ejemplos de una adaptación de trabajo serían: un lugar de trabajo silencioso. Aprender y usar habilidades específicas de trabajo: Desarrollar habilidades de trabajo específicas y aplicar esas habilidades en su el trabajo? Este ítem se focaliza en las interacciones positivas con los compañeros de trabajo cuando están en el trabajo. etc. (d) evitar discusiones. 7.. desarrollar y llevar a cabo adaptaciones en el trabajo (los evaluadores deberían reflejar las necesidades de apoyo para obtener la adaptación –la ayuda con la tarea de trabajo se trata por separado).

y (b) cómo la persona responde/se adapta a los cambios del programa o a algo atípico sucedido durante el día. días acumulados de vacaciones o la disponibilidad de programas de ayuda a los trabajadores)? Las puntuaciones deberían reflejar las necesidades de apoyo para: (a) conseguir información.ej. (b) identificar la información que es importante conocer. Buscar información y ayuda de la empresa: Contactar y conseguir información de la empresa con respecto a las derechos de uno (p. Anexo 5 ●● ● Deberían considerarse: (a) la posibilidad de que la persona pueda ser requerida para asumir un trabajo de mayor dificultad y cómo la persona responde en tales situaciones. y (c) comunicar la necesidad de información o de ayuda para obtener información. 8. 361 . Este ítem difiere del D4 en que el foco está en “buscar ayuda sobre habilidades de trabajo” en vez de buscar “información sobre el trabajo” aparte de habilidades o funciones de desempeño..

para: (a) hacer transferencias tan relevantes para la movilidad (p. y cerrar con cerraduras las puertas por la noche. tiempo de apoyo diario y tipo de apoyo. almacenar en lugares seguros los productos químicos. y con monitorización o ayuda gestual o verbal. alarmas de fuego.? Incluye necesidades de apoyo para: (a) comunicar las necesidades de cuidado de la salud a los cuidadores. (b) ponerse prótesis pertinentes para la movilidad.●●● Anexo 5 Actividades de Salud y Seguridad Muchas de las actividades en esta sección son situacionales y dependen del uso de la tecnología y sistemas de indicaciones o avisos. alfombras antideslizantes. concertar una cita para ver a un médico. cambiar baterías de alarmas/detectores. practicar sexo inseguro. silla de ruedas). (c) pasar tiempo en las terapias para mejorar habilidades para andar y moverse. pero en la mayoría de los casos el apoyo puede darse en menos de 2 horas. (b) pedir citas a dentistas y terapeutas. Por ejemplo. marcar el 911. Obtener servicios de atención sanitaria: Obtener ayuda cuando se pone enfermo tal como comunicarse con profesionales de la salud.. (d) reponer medicaciones/prescripciones. (h) tomar la medicación como es prescrita o recomendada. La pauta general para puntuar estos ítems es comprender claramente las situaciones implicadas en cada actividad y la clara distinción entre frecuencia. Las actividades de mantenimiento (Items E6-E8) pueden requerir una frecuencia diaria y semanal. Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. informar al distribuidor de la información clave tal como la dirección y el tipo de crisis)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) aprender y usar Sistemas de Respuesta de Emergencia Personal cuando lo necesite. poner los números de emergencia en la puerta de la nevera). Obtener servicios de cuidado de salud puede requerir ayuda física total (TA=4. la cantidad de apoyo humano requerido por el Ítem E1. Andar y moverse: Moverse físicamente alrededor del entorno? Incluye necesidades de apoyo. y (e) asistir a y participar de una visita en la oficina. incluidas las señales de seguridad y peligro respecto a riesgos y venenos. puede ser reducido de manera eficaz y segura a través de los dispensadores de medicación y apuntadores electrónicos o basados en el teléfono. (b) reconocer situaciones de peligro y la vulnerabilidad personal (en casa y en la comunidad). detectores de humo.. silla. Tomar los medicamentos: Tomar el medicamento a la hora correcta y en los niveles recetados? Incluye necesidades de apoyo para: (a) tomarse una caja de pastillas. (c) obtener servicios médicos o medicación. “tomar los medicamentos”. etc. llevar una receta rellena de un farmacéutico. detectores de monóxido de carbono. Aprender cómo acceder a los servicios de emergencia: Aplicar habilidades de emergencia a situaciones de la vida real (p..)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) utilizar barandillas de seguridad. siempre que la persona necesite obtener el servicio). (g) reconocer e informar de los efectos colaterales a los cuidadores o médicos. (c) reconocer etiquetas. pero para muchos individuos esto puede ser una actividad de baja frecuencia (F es < a mensualmente=0). 3.ej. 5. solicitar los tipos de ayuda correctos. hacia/desde la cama. 2. 362 . 1. (b) aprender sobre los medicamentos que se toman. 4. (c) programar y practicar respuestas para prepararse para las emergencias. (e) utilizar avisos u horarios para tomar la medicación.e. (d) coordinar los servicios de salud. (f) preparar los medicamentos para tomar cuando las pastillas no pueden ser tragadas. envenenarse a sí mismo accidentalmente.e. (b) programar el acceso a servicios de emergencia (p. etc. Evitar riesgos para la salud y la seguridad: Evitar a diario riesgos para la salud y la seguridad tales como cruzarse ante un coche. andador. utilizar prácticas seguras en el vecindario. tanto en casa como en la comunidad.

Mantener el bienestar emocional: Mantener un estilo de vida propicio para evitar problemas de salud mental serios tales como depresión. y (c) programar dietas (incluyendo una planificación de las comidas). NO INCLUYE: Comprar. (b) participar en ejercicios terapéuticos y planes de apoyo conductual positivo. usar estrategias de afrontamiento para controlar la ira. Mantener la salud física y la buena forma: Hacer suficiente ejercicio para evitar problemas médicos asociados con una mala salud física o estado físico u obesidad? Incluye necesidades de apoyo para: (a) seleccionar y planificar actividades para la salud física y la buena forma. usar técnicas de relajación para manejar la ansiedad. y (c) localizar un gimnasio o una actividad y tener acceso a las facilidades y lugares para mantener la buena forma. (b) seleccionar los alimentos saludables. Anexo 5 ●● ● 6. (c) planificar un día estructurado como forma de mantener un buen estado de salud mental. (b) seleccionar opciones para el buen estado físico. Mantener una dieta nutritiva: Comer una dieta suficientemente nutritiva para evitar problemas médicos asociados con una pobre nutrición? Incluye necesidades de apoyo para: (a) aprender sobre lo que es una buena nutrición y comprender las consecuencias de una mala nutrición. acceder a servicios de terapia clínica apropiados? Incluye necesidades de apoyo para: (a) acceder a recursos de salud mental. 7. 363 . 8.

no se requiere la necesidad de monitorización. Por ejemplo.). iniciar saludos y despedidas sociales. Socializarse dentro del hogar: Interactuar socialmente con otros (por ejemplo. las estimaciones de los apoyos deberían focalizarse en los intereses y las actividades favoritas/deseadas de la persona. vecinos. 5. pero..e. utilizar el lenguaje de signos. el compañero/a de habitación. etc. etc.e. Utilizar las habilidades sociales apropiadas: Demostrar habilidades sociales como buenas modales. Hacer y mantener amigos puede requerir solo ocasionalmente (< mensualmente) aconsejar (<30 minutos) para ayudar a la persona en el trabajo a través de situaciones particulares. pero una vez allí. cambiar el turno. y (b) las actividades de recreo/ocio pueden ocurrir con mayor o menor frecuencia de lo que una persona desea. (b) aprender habilidades sociales para entablar relaciones de amistad. compañeros de trabajo) fuera de casa? Éste ítem es equivalente a F1. (e) utilizar el teléfono y otros medios de comunicación para mantener relaciones de amistad. aceptar las limitaciones. Incluye necesidades de apoyo para instalar mecanismos o tecnología de ayuda.. Hacer y mantener amistades: Iniciar y mantener relaciones de amistad? Incluye necesidades de apoyo para: (a) comunicarse con los iguales. 4. miembros de la familia) en una casa? El foco de este ítem está en las comunicaciones positivas utilizadas para compartir intereses o tareas de forma cooperativa en casa así como para aprender respecto a la privacidad de otros. el apoyo podría ser ninguno o monitorización. Muchas de estas actividades requerirán apoyo extraordinario para acceder al entorno social. confiar en otros. NO INCLUYE: El transporte (incluido en B4). Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. NO INCLUYE: actividades de recreo/ocio incluidas en F2.? 364 .. por tanto. La norma general es ser sensible al apoyo requerido para acceder a la actividad social.●●● Anexo 5 Actividades Sociales Las oportunidades y los amigos son importantes para participar en actividades sociales. (d) encontrar programas/actividades dirigidas a promover relaciones de amistad. mantener el espacio personal. jugar a las cartas o a juegos de mesa u organizar una fiesta? Aspectos importantes: (a) la participación hace referencia a la cooperación con otros y se entiende por apoyos aquellos que ayudan en la interacción social y en las normas de cooperación tales como aquellas asociadas a los juegos (p. una vez allí. socializarse fuera del hogar puede involucrar bien el transporte semanal para un evento social o una casa de un amigo (TA=4). (c) organizar encuentros con otros y hacer actividades con amigos. NO INCLUYE: Transporte a y desde. (b) conseguir una interacción social tal como el tiempo de los mecanismos de comunicación establecidos. Comunicarse con otros acerca de las necesidades personales: Informar a otros de problemas personales o deseos? Este ítem incluye necesidades de apoyo para comunicaciones verbales y no verbales así como cualquier comunicación a través del uso de tecnología asistiva. gestos que otros entienden. 3. Socializarse fuera del hogar: Interactuar socialmente con otros (por ejemplo. no en el tasa actual de participación actual en la actividad. en general. Participar en actividades recreativas/de ocio con otros: Formar parte en actividades recreativas/de ocio con otros como participar en un equipo de deporte. Incluye necesidades de apoyo para: (a) facilitar o promover interacciones sociales verbales o no verbales que son significativas tanto para la persona como para otros (p. amigos. escribir o utilizar la comunicación aumentativa para interactuar con otros). 1. 2. 6.

día de limpieza del parque. 365 . y (c) aprender actividades relativas a relaciones íntimas tales como habilidades para ligar. refugio). comprender las limitaciones personales o el respecto al compañero. se refiere a temas de calidad de vida y estado de bienestar de una persona. etc. abrazar con amor a conocidos. trabajar en un hospital. (b) mantener relaciones íntimas. 7. 8. etc.? Nota: Este ítem NO debería vincularse con el empleo. contactando con un grupo de la comunidad que busque voluntarios y aprender cómo aplicar las propias habilidades al esfuerzo. y (b) aprender conductas esperadas en diferentes situaciones y practicar el conocimiento adquirido (p.). Implicarse en relaciones de amor e íntimas: Iniciar y mantener una relación especial. Dedicarse al trabajo de voluntariado: Formar parte en proyectos de voluntariado como participar con otros en proyectos organizados (por ejemplo. íntima/romántica? Incluye necesidades de apoyo para: (a) planificar actividades de encuentro íntimas con otros (incluidas pero no limitadas a las interacciones sexuales). gritar en un partido de fútbol. Por el contrario. no a extraños. Anexo 5 ●● ● Incluye necesidades de apoyo para: (a) reconocer cómo otros sienten y expresan el afecto que es congruente con la situación. no en bibliotecas. Tampoco incluye el transporte.e.

366 . 3. y justificar las demandas? Incluye necesidades de apoyo para: (a) defenderse en todos los aspectos de la vida. falsificación de firmas y otras medidas identificadas como acuerdos mutuos). apoyo para vivir dentro de nuestras posibilidades. cuentas y ahorros). Al entrevistar tenga en cuenta las siguientes formulaciones y explicaciones de los ítems: ¿Qué apoyo necesita el individuo para. coger comida que no le han ofrecido. supervisar las relaciones ingresos-gastos. manejar dinero y las finanzas personales pueden requerir aprender habilidades específicas (programa diario. hay cuatro instrucciones importantes para completar esta sección: (a) la subescala deberá ser completada sin tener en cuenta los servicios o apoyos disponibles o proporcionados actualmente. Por contra. y (d) expresar preferencias. Manejar dinero y finanzas personales: Presupuestar dinero. (c) un individuo que utilice tecnología asistiva deberá ser evaluado con dicha tecnología en el lugar. coger objetos personales. 30 minutos de duración.●●● Anexo 5 Cómo Administrar la Sección 2: Escala Suplementaria de Protección y Defensa Esta subescala de la EIA es suplementaria a la Escala de Necesidades de Apoyo (Sección 1). pero quizá no tenga dificultades en el trabajo o en la escuela). una persona quizás necesite apoyo para defenderse ante cierta relación personal debido a una baja autoestima y a su necesidad de aceptación. mantener las cuentas bancarias (por ejemplo. (b) planificar medidas contra la explotación. mantener y revisar los documentos del banco y los gastos. 1. o a ayudar con la adquisición y expresión de habilidades (“manejar dinero” y “protegerse a sí mismo de la explotación”). pero requeriría una visita (TDA=2) y transporte (TA=4). controles para proteger a la persona de deber dinero al banco. y (d) los evaluadores deberán completar todos los items. a “ejercer responsabilidades legales”. incluyendo deseos y necesidades. y luego actuar para prohibir al explotador ganarla? Incluye necesidades de apoyo para: (a) aprender y practicar habilidades relevantes para reconocer y evitar la explotación. La pauta es ser sensible tanto al tipo de actividad como a las diferentes maneras potenciales a través de las cuales pueden prestarse los apoyos. a la oportunidad y el acceso (“pertenecer y participar en organizaciones de auto-defensa/auto-apoyo”). Algunos ejemplos incluyen: pedir con frecuencia que le presten dinero. Los apoyos en esta dimensión oscilan desde la estimulación y la aceptación (por ejemplo.. “defenderse a sí mismo”). prestar dinero. Defenderse ante los demás: Expresar preferencias personales. Protegerse a sí mismo de la explotación: Identificar cuándo un explotador está intentando obtener una ganancia injusta (es decir. promover sus propios intereses a expensas de los de uno mismo). ayuda gestual/verbal) o emplear un asistente personal que pase 1 hora al mes trabajando con las finanzas de la persona (TA=4). y pagar facturas? Incluye necesidades de apoyo para: (a) dar aquellas protecciones que una persona pueda necesitar en un sito para asegurar el manejo responsable del dinero (p. Como con la Sección 1. (b) aprender a defenderse de un modo respetuoso. incluyendo defenderse (o comunicarse) para ejercer control sobre la vida de uno..e. incluso si la persona no está realizando actualmente una actividad enumerada. (c) apoyar el aprendizaje y aplicación de decisiones positivas y estrategias de protección. (b) reducir la posibilidad de explotación (medir la comprensión del dinero. manejar adecuadamente las tarjetas de crédito y los procesos de identificación personales. 2.e. Obtener servicios legales puede ser infrecuente (F=0). necesidades y deseos personales y explicar por qué las cosas importantes para ti pueden ser fáciles en algunos aspectos de la vida o en algunas situaciones pero no en otras (p. (b) las puntuaciones deberán reflejar los apoyos que serían necesarios para que la persona tenga éxito en la actividad. (c) reconocer y entender que las elecciones y decisiones implican responsabilidades y consecuencias (buenas o malas).

ayuda legal). y (b) ejercer responsabilidades tales como votar. (c) evaluar las oportunidades de hacer elecciones y decisiones y el tipo/nivel de importancia (p. Anexo 5 ●● ● utilizar excesivamente el teléfono. 7. Hacer elecciones y tomar decisiones: Actuar según las elecciones personales y llevar a cabo las decisiones personales? Incluye necesidades de apoyo para: (a) entender que las elecciones y las decisiones están relacionadas con consecuencias y responsabilidades. etc. tomar prestadas pertenencias y no devolverlas.e. y eventos especiales tales como manifestaciones. cometer imprudencias al cruzar la calle. tales como saber moverse por la comunidad (p.e. 8. y otras situaciones en las que un estraño promete darle cosas buenas a cambio de dinero. (d) hacer buenas decisiones y comprender las consecuencias de diversas decisiones. Ejercer responsabilidades legales: Cumplir las leyes de la comunidad y ejercer las responsabilidades cívicas (por ejemplo. 5. Este ítem también incluye comprender las leyes que la mayoría de las personas entiende. 6. NO INCLUYE: El transporte.. (c) ayudar a otros cuando ellos no pueden hablar por sí mismos o expresar sus preferencias personales. Pertenecer a y participar en organizaciones de autodefensa / auto-apoyo: Participar en las actividades de las organizaciones de auto-defensa y auto-apoyo? Incluye necesidades de apoyo para: (a) identificar grupos de apoyo para una situación vital particular tal como de dolor y de recuperación. 367 . 4. (b) conseguir involucrarse en organizaciones de auto-defensa. responsabilidades legales y derechos que tiene un miembro de la comunidad o ciudadano. (b) identificar personas o cosas que influyen en las elecciones y/o decisiones. etc. votar en las elecciones)? Incluye necesidades de apoyo para: (a) comprender leyes básicas. Obtener servicios legales: Ponerse en contacto con un abogado para tener consejo legal y contratar a un abogado para los servicios legales? Incluye necesidades de apoyo para: (a) acceder al apoyo legal (i. abuso de sustancias. (b) identificar ayuda legal cuando lo necesita. Defender a otros: Ayudar a defenderse? Incluye necesidades de apoyo para: (a) identificar oportunidades y situaciones.e. no ensuciar la comunidad).. si puede elegir qué llevar puesto). (b) participar en organizaciones de auto-defensa así como ser miembro de un consejo asesor. actividades cívicas. víctima de violencia.

Vida en Comunidad y demás. entonces valore el ítem con un “2” por necesitar apoyo extenso. 3A. Las necesidades de apoyo oscilarán a lo largo de un continuo. los apoyos específicos y el tiempo diario de apoyo dependen de las condiciones médicas específicas. quizás 1 hora al día se dedica a monitorizar o además de eso a controlar la condición. 30 minutos a <2 horas). Si el individuo tiene la condición y se requiere algún apoyo extra (por ejemplo. <30 minutos el día). Usando los 3 puntos de la escala de clasificación tipo Likert (0=no necesita apoyo. Esto es inherente en la cuantificación (es decir. menor amplitud o intensidad de las necesidades de apoyo. siempre que sea posible. Es importante completar todos los ítems y recordar que a menor puntuación.●●● Anexo 5 Cómo Administrar la Sección 3: Necesidades de Apoyo Médicas y Conductuales Excepcionales En esta sección de la EIA se identifican problemas médicos y conductuales especiales. los individuos que tienen necesidades de apoyo significativas debidas a cuidados de ostomización es probable que necesiten niveles significativos de apoyo en su vida diaria. mientras que alimentarse por tubo sería hecho en un horario diferente (es decir. Por ejemplo. a pesar de sus necesidades en las dimensiones de Vida en el Hogar. La Tabla 2. Necesidades de Apoyo Médicas Excepcionales Los individuos con necesidades médicas excepcionales requieren un apoyo considerable para mantener y mejorar su funcionamiento. debería obtenerse una segunda evaluación independiente. aunque esto suponga de 2-4 horas de una cobertura de 24 horas de apoyo del personal. De igual forma. esto es. para succionar puede necesitarse una base episódica (es decir. Por ejemplo. En casos que parecen encontrarse entre “necesita algún apoyo” y “necesita apoyo extenso”.8 proporciona una descripción de cada ítem en la sección de Necesidades de Apoyo Médicas Excepcionales. el entrevistador valora la intensidad de la necesidad de apoyo del individuo para cada ítem conductual y médico. aplicación de un número específico) de un constructo como necesidades de apoyo. sin importar la intensidad relativa de sus necesidades de apoyo en otras dimensiones de actividad vital evaluadas en la Sección 1 de la EIA. Definitivamente hay una área gris entre el “algunos” apoyos y apoyos “extensos” necesarios. quizás se dedican 4 o más horas al día a controlarla. los giros o cambios de posición pueden hacerse a cada hora. hay en realidad una gradación fina en las intensidades de las necesidades para diferentes individuos. y las personas que apoyan al individuo deben ser continuamente conscientes de la condición para asegurar la salud y seguridad del individuo). pero requieren solamente entre 30 minutos y 2 horas de tiempo del personal por día. Una asunción subyacente en la EIA es que ciertas condiciones médicas y conductas desafiantes pueden dictar que un individuo requerirá niveles sustanciales de apoyo. 1=necesita algún apoyo. Sin embargo. 2=necesita amplio apoyo). se anima a los informantes a usar su mejor juicio y. 368 . Si el individuo tiene la condición y se requiere apoyo significativo extra (por ejemplo. entonces puntúe el ítem “1” por ser necesario cierto apoyo. y ésta supone un peligro importante para la salud y la seguridad del individuo). La pregunta crítica a responder cuando se completan los ítems médicos es ésta: ¿Cuál es la significancia de las siguientes condiciones médicas para este individuo con respecto al apoyo extra requerido? Si el individuo no tiene esa condición. puntúe el ítem cero (0) si no es necesario ningún apoyo.

etc. Anexo 5 ●● ● Tabla 2. Servicios de terapia Necesita terapia ocupacional. Utiliza un tubo nasogástrico o de gastrostomía para nasogástrica) alimentarse Alimentación parenteral (p. terapia psicológica. Descripciones de las Necesidades de Apoyo Médicas Excepcionales Item Descripción Cuidado respiratorio Inhalación o terapia de Usa un nebulizador u oxígeno oxígeno Drenaje postural Necesidades de posicionamiento para ayudarle a agotar las secreciones/mocos en los pulmones Drenaje bronquial Necesita terapia física de pecho para ayudarle con el drenaje de secreciones Succionar Necesita succionado de secreciones Ayuda Alimentación Estimulación oral o Necesita ayuda física o estimulación oral para ayudarle posicionamiento de la con la alimentación mandíbula Alimentación por tubo (p. Especificar: 369 . Otro(s).8. psicoterapia individual o de grupo 16.ej. la cama.ej. terapia del lenguaje. Utiliza un tubo intravenoso para alimentarse intravenosa) Cuidados de la Piel Girar o cambiar de posición Necesita ayuda para cambiar de posición o girar en una silla o una cama para prevenir escaras Vendar una(s) herida(s) Necesita ayuda con la limpieza y vendaje de heridas abierta(s) abiertas Otros cuidados médicos excepcionales Protección de enfermedades Requiere precauciones universales para prevenir infecciosas debidas a infecciones debidas al sistema inmunitario debilitado o deficiencias del sistema a enfermedades infecciosas inmunológico Manejo de ataque (tipo Necesita medicación y precaución y manejo de ataques epiléptico) Diálisis Utiliza diálisis peritoneal y hemodiálisis Cuidados de ostomizados Necesita cuidados de colostomizados Levantarse y/o transferirse Necesita ayuda para levantarse y transferirse a y desde la silla.

la prevención de la destructividad dirigida al exterior puede ser un problema mayor en algunos entornos que en otros (por ejemplo. Cuando se intenta determinar si un ítem se puntuaría con un “1” o un “2” para casos límite. salud en peligro. las necesidades de apoyo del individuo pueden ser más intensas durante el tiempo que la persona está en un entorno particular. quizás se dedica 1 hora al día para monitorizar o controlar la conducta e implica que aquellos que interactúan con el individuo sean continuamente conscientes de la condición para asegurar la salud y seguridad del individuo así como de otros en la presencia del individuo). Si el individuo manifiesta la conducta y se requiere algo de apoyo extra (por ejemplo. un grado de ambigüedad es intrínseco a cuantificar (es decir. entonces considerar el ítem “1” por cierto apoyo necesitado. la destrucción de la propiedad de una tienda de conveniencia en el vecindario frente la casa de un individuo donde el medio ambiente ha estado protegiéndola). Un individuo que se ha dedicado a destruir una habitación entera (por ejemplo. la prevención de la destructividad autodirigida puede ser necesaria solamente cuando la persona está sola. Necesidades de Apoyo Conductuales Excepcionales Evaluar la intensidad de las necesidades de apoyo para individuos con cambios de conducta requiere una observación cuidadosa de la persona y una identificación clara de las conductas específicas para las que se requiere apoyo. sería mejor considerar el ítem “1”.●●● Anexo 5 3B. si la conducta (en un caso extremo) parece tener consecuencias menos intensas. rompe el mobiliario. destroza una televisión) plantearía un peligro más serio que alguien a quien le gustara destruir solamente objetos como platos. La pregunta crítica a responder cuando se completa la sección Necesidades de Apoyo Conductuales Excepcionales es esta: ¿cuál es la significancia de los siguientes cambios de conducta para este individuo con respecto al apoyo extra requerido? Si la conducta no es un problema y el individuo no manifiesta la conducta. Como con las necesidades médicas excepcionales. si “la destrucción de la propiedad” es un problema. Se consideraría más peligroso si el individuo se dedica normalmente a romper ventanas con su puño frente a picar los cojines de los asientos de un sofá. y la conducta supone un peligro importante para la salud y/o seguridad del individuo u otros en el entorno). Por ejemplo. en tal caso la provisión de la intensidad del apoyo abarcaría solo ese período. entonces considerar el ítem cero (0) por ningún apoyo necesitado. sería importante considerar cuánto daño podría hacer la persona en la actualidad si la conducta ocurriera en el escenario del peor de los casos y cómo podría amenazar dicha destrucción de la propiedad a su vida. entonces considerar el ítem “2” por necesitar apoyo extenso. Sin embargo. Debido a que hay intensidades de apoyo ilimitadas. De forma similar. aplicar un número a) un constructo como necesidades de apoyo. el entrevistador puede tener en cuenta la severidad de las consecuencias de la conducta. distinguir entre “algún” apoyo y apoyo “extenso” puede ser difícil. quizás se dedican 4 o más horas al día para monitorizar o controlar la conducta. Sería mejor considerar el ítem “2” si hay un peligro real de que la conducta pudiera tener consecuencias muy significativas (por ejemplo. Si el individuo muestra la conducta y se requiere apoyo extra significativo (por ejemplo. 370 . Por ejemplo. Como se mencionó anteriormente. violación de la ley).9 proporciona una descripción de cada ítem en la sección de Necesidades de Apoyo Conductuales Excepcionales. las necesidades del individuo no se traducen perfectamente a unidades discretas. Así. La Tabla 2.

papel sustancias no comestibles) u otros objetos Prevención de intentos de suicidio Intenta hacerse daño con la intención de suicidio Sexual Prevención de agresión sexual Se dedica a la pedofilia. hurta (en las tiendas).riesgo de perderse o herirse potencialmente Prevención del abuso de estupefacientes Se dedica al consumo excesivo de alcohol. asiste a salud mental las citas. Descripciones de las Necesidades de Apoyo Conductuales Excepcionales Ítem Descripción Destructividad dirigida al exterior Prevención de asaltos o heridas a otros Golpea. cumple con el tratamiento Prevención de otros problemas de conducta serios .) Mantenimiento de los tratamientos de Toma medicación psicotrópica. etc. pero inadecuadas (p. acosando sexualmente mismo en público. esnifar pegamento. maldice.9. quitarse la piel. etc. exhibicionismo. hace un mal uso de la medicación prescrita. provoca propiedad fuegos. amenaza con emocionales violencia Prevención del vagabundeo Se fuga. tira objetos. muerde o daña intencionadamente a otros Prevención de la destrucción de la Rompe ventanas. Prevención de la pica (ingesta de Se come las colillas de los cigarros. destroza la propiedad.. pega puñetazos.ej.Especificar: 371 . pintura. Anexo 5 ●● ● Tabla 2. asaltos sexuales. da patadas. etc.etc. Prevención de robos Roba / se lleva la propiedad de otras personas. Prevención de conductas no agresivas Se masturba en lugares públicos.ej. cortarse. arrancarse los ojos. contactos o gestos inadecuados) Otros Prevención de rabietas o estallidos Chilla. hace uso de drogas ilegales u otras sustancias tóxicas (p. Destructividad auto-dirigida Prevención de auto-lesiones Se dedica a golpearse la cabeza. exposiciones de sí exhibicionismo. daña muebles. se extravía . etc.

.

.

.

¿qué valoración es la que debe de primar? . ¿Por qué hay que puntuar todos los ítems de la SIS si hay casos en los que la persona nunca ha realizado. ¿Cómo se debería hacer un plan de apoyos cuando la persona con discapacidad acude a varios servicios: un plan de apoyos por servicio o un plan global? 375 . ¿cómo puntuar un ítem cuando éste engloba aspectos que requieren distinto tipo. Cuando utilizamos varios informantes y encontramos discrepancias entre sus informaciones. ¿qué criterios de selección se deben tomar respecto a los 4 ítems que necesitan más apoyo cuando todos los ítems de esta sección han obtenido la misma puntuación? . la frecuencia y el tiempo diario de apoyo debe ser también valorado como el máximo? . ¿esto implica que si el tipo de apoyo es el máximo (i. Anexo 6 ●● ● Preguntas frecuentes . hay que rodear el 4). En la sección 2. ¿Cómo puntuar un ítem cuando éste no se ha sido nunca realizado por la persona con discapacidad intelectual y tampoco tiene la intención de realizarse? .. no realiza ni realizará esa actividad? . Cuando una persona con una discapacidad intelectual severa no realiza una actividad y tenemos que valorarla pensando en el apoyo que necesitaría para desarrollarla con éxito.e. frecuencia y/o tiempo diario de apoyo? .

El ítem B7 recoge las habilidades comunicativas y sociales a la hora de interactuar con miembros de LA COMUNIDAD. en general. Cuando valoramos el item B6 "ir de compras" se nos plantea la duda del subítem B "contar el cambio" ¿hace referencia al manejo del dinero? ¿Se valora hacer una lista de la compra. ¿Ese es el matiz que lo diferencia del ítem F6 "utilizar habilidades sociales apropiadas? ¿entendemos estas últimas como habilidades sociales en general ("buenas maneras") en cualquier contexto? . sin tener en cuenta si maneja el dinero y los cambios? (típica situación en que damos dinero a la persona.●●● Anexo 6 . comprar. En relación al ítem F8: "Dedicarse al trabajo de voluntariado" no se le da demasiada importancia a un elemento que quizá tenga su relevancia en la sociedad americana pero no en la española? . deja de trabajar para jubilarse? . Cuando evaluamos a una persona con discapacidad intelectual que supera los 65 años. Al valorar un ítem. ¿No es cierto que la SIS parece discriminar poco en los casos gravemente afectados? . hace genial la compra -con devoluciones y reclamaciones incluidas. etc. ¿tiene sentido evaluar la subescala de empleo (entendiendo por empleo el empleo ordinario) en un contexto en el que a partir de los 65 años la gente. hacer devoluciones. aquella persona que no desarrolla esta actividad pero que sería capaz de hacerla si se le enseñara a ello. o bien con un 2 si se considera que mediante un entrenamiento puede llevarlo a cabo en un corto período de tiempo? 376 .pero no maneja el dinero) ¿esto no quedaría recogido en el C6 "aprender funciones intelectuales básicas? ¿Se incluye en los dos? . ¿debería puntuar con un 4 porque a día de hoy no sabría hacerlo sin una ayuda física total.

.

.

Conocer la herramienta SIS e identificar sus posibilidades de uso respecto a otros instrumentos de evaluación. d. Conocer e identificar las características de un entrevistador calificado y adquirir habilidades y competencias para adoptar un papel de entrevistador eficaz. MÓDULO 2.Necesidad de cambio: Resistencias individuales y organizacionales . El paradigma de apoyos y el modelo de Calidad de Vida Contenidos Teóricos: . dónde estamos y hacia dónde vamos) con el fin de programar los cambios que precisa el nuevo paradigma de apoyos. su importancia y el paradigma al que da nombre. Los apoyos y las personas con discapacidad Contenidos Teóricos: . c. e. -Reflexionar sobre la situación actual de nuestros servicios (de dónde venimos. Adquirir competencias y habilidades para la interpretación eficaz de la SIS. 379 .Un mismo objetivo: mejores resultados personales . fuentes e importancia de los apoyos . puntuación e interpretación de la SIS. Conocer el concepto apoyos. estructura y características de aplicación. Adquirir competencias y habilidades para el empleo de medidas de puntuación y para realizar descripciones de los ítem de forma idónea. utilidad. Módulos MÓDULO 1.Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos: -Reflexión sobre el concepto de apoyos. Conocer los componentes principales de un plan de apoyo individualizado y adquirir competencias para su diseño y puesta en marcha. Objetivos Específicos a. Anexo 7 ●● ● PROGRAMA: ESCALA DE INTENSIDAD DE APOYOS-SIS Objetivos Generales -Conocer la importancia. f.Tipos.El origen y el concepto de apoyos en el ámbito de la discapacidad . -Adquirir las competencias y habilidades para su adecuada implementación.Reflexión sobre la sinergia de ambos enfoques e identificación de las propias resistencias al cambio.Apoyos y su relación con la actual definición de discapacidad intelectual .Relaciones entre las necesidades de apoyo y la calidad de vida . b.Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos: . Debate en el aula sobre sus características y posibilidades.

Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos .Visión general de los principales componentes de la SIS .Exposición por grupos de la interpretación de la SIS como resultado del caso práctico real implementado en el módulo 4. Interpretación de la SIS Contenidos Teóricos .Como se puntúa la SIS y uso de los baremos .Estructura de la SIS: las tres secciones . Introducción a la SIS. Estructura.Diferencias de la SIS y otros instrumentos de evaluación . tiempo y tipo de apoyo . MÓDULO 4.Empleos múltiples de la SIS .Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos .Origen e importancia de la SIS en España. .Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos . administración y puntuación de la SIS Contenidos Teóricos .Exposición de las diferencias y posibilidades de la SIS respeto a otros instrumentos de evaluación.Pautas básicas .Reflexión sobre el guión de una entrevista.●●● Anexo 7 MÓDULO 3.Qué hacer y qué evitar: 10 consejos útiles .Criterios de partida y descripciones de los ítem .Beneficios de entrevistar a las personas con discapacidad intelectual .Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos . Al menos un miembro del equipo hará de informante y el resto serán evaluadores.Respuesta a preguntas frecuentes cuando entrevistamos . MÓDULO 5. Contenidos Teóricos . 380 .Las medidas de puntuación: frecuencia.En grupos de 4-5 personas se desarrollara la implementación y puntuación de un caso práctico real utilizando la SIS. El entrevistador: guía de consejos útiles Contenidos Teóricos . MÓDULO 6.Resumen de puntuaciones y perfil .

Nota. El calendario de esta acción formativa se distribuirá de un modo flexible.Navegar por estas webs.Websites de interés . MÓDULO 8. 381 .Introducción básica al moodle: ¿qué es? ¿cómo acceder? y ¿cómo trabajar desde esta plataforma virtual? Contenidos Prácticos .Ejercicio e informe de un equipo de planificación . Anexo 7 ●● ● MÓDULO 7. en función del tiempo que ocupe el desarrollo de los contenidos teóricos y prácticos. donde continuará la actividad formativa. Planes de apoyo individualizados Contenidos Teóricos .A partir de los datos obtenidos en los casos prácticos realizados. ajustándose siempre a las 25 horas de duración del taller.Evaluación y planificación de apoyos: un proceso cíclico de 4 componentes .Introducción . los grupos diseñarán un plan de apoyo individualizado identificando todos los componentes.Darse de alta en el moodle y en el curso virtual “Escala de Intensidad de Apoyos-SIS”. Recursos on-line de SIS Contenidos Teóricos . .Conclusiones y preguntas Contenidos Prácticos (4 horas) .

.

.

.

959 AE 0.8160 0.8800 0.932 0.9320 0.7213 389.952 SS 0.7312 433.8575 0.967.8677 0.5306 347.986 0.966 0.933 0.6736 385.936 0.930 AS 0.938 0.936.968 AV 0.7486 0.1194 438.7259 0.8625 0.9626 B4 34.5182 0.8291 0. Comunidad B3 33.8084 387.3859 441.8907 0. Anexo 8 ●● ● COEFICIENTES DE FIABILIDAD (CONSITENCIA INTERNA) DE LAS PUNTUACIONES POR EDAD