Está en la página 1de 6

LA LECTURA DEL LATÍN

Con una vida tan larga, la lengua latina, que tenía una fonética propia y
característica, sufrió alteraciones en su pronunciación a lo largo del
tiempo. Así, en la Edad Media, por ejemplo, surgieron las llamadas
“pronunciaciones nacionales”, que simplemente consistían en que cada
cual tendía a pronunciar el latín según el valor fonético de los signos en
la lengua de su territorio. La Iglesia, que hasta nuestros días tiene el latín
como lengua oficial, impuso la llamada “pronunciación eclesiástica”, que
consiste aproximadamente en pronunciar el latín con las normas
fonéticas del italiano.

Pero la fonética clásica del latín fue restaurada en toda su pureza por los
humanistas del Renacimiento siguiendo las indicaciones de los
gramáticos romanos así como también estudiando todos los juegos de
palabras transmitidos en los textos clásicos que se basaban en
identificaciones fonéticas. Esta fonética propiamente latina es la que
emplean todos los filólogos especialistas.

El alfabeto latino

Se piensa que los fenicios crearon el primer alfabeto. Éste se adaptó en
el mundo griego quizás en torno al s. IX A.C., con distintas versiones
conocidas, de las que la principal es el alfabeto griego clásico o jónico-
ático.

Al parecer, los etruscos adaptaron una versión del alfabeto muy antigua
que en nada tiene que ver con el jónico-ático, aunque sí tiene aspectos
comunes con otras adaptaciones del mundo griego, y posteriormente la
trasmitieron a los romanos.

Los romanos llamaban a su alfabeto elementum, lo que sugiere que el
orden primitivo de las letras en él pudo ser diferente (l, m, n, ...) y
cambiarse con posterioridad por influencia griega.
Además elementum pasó a significar “principio o rudimento”, como para nosotros la
expresión “el abecé”.

Letra griega
SIGNO
del
May Mi mismo
VALOR FONÉTICO EJEMPLO
. n. origen
A a / a / (larga o breve) alba Α
B b /b/ bibere Β
C c /k/ cera, ciconia Γ, Κ
D d /d/ donum Δ
E e /e / (larga o breve) terra Ε

gu) gelidus. Ϙ (koppa) quattuor R r /r/ rota. axis Ξ Y y / ü / (vocal) Cyprus Υ Z z / ds sonora/ gaza Z NOTAS:  La “z” y la “y” fueron consideradas letras extranjeras pues representan sonidos que no se dan en las propias palabras latinas. gue. (innovación sanguis latina) H h aspirada en origen. digitus. gui. clarus. en habitare Espíritu griego general muda I i /i / (vocal larga o breve/ ignis / iecur. Estas aspiradas griegas son la dental aspirada θ. Υ consonante) iuvenis X x / ks / complexus.F f /f/ familia F (digamma) G g /g/ (ga. loquor.φ < ph φιλόσοφος ➳ philosophus . triticum T V u /u/ (vocal larga o breve/ luna / vita . que daría lugar a una q en que la u siempre suena formando un grupo consonántico labiovelar (qv) y la digamma que dio lugar a la f. Iuno Ι consonante ) K k /k/ kalendae K L l /l/ luna. sino en préstamos griegos. éstas acabaron transcribiéndose así: . Ρ currere S s /s/ sol Σ T t /t/ terra. la labial aspirada φ y la gutural aspirada χ. mare.θ< th θέατρον ➳ theatrum . go. Λ bellum M m /m/ memoria M N n /n/ nota N O o / o / (larga o breve) colonus O P p /p/ potare Π Q q /ku/ (la u siempre suena) quis.  Del alfabeto en cambio habían sido desechados los signos de las aspiradas dado que el etrusco no tenía esos fonemas ni el latín tampoco.  El alfabeto latino conservó dos viejos signos que el alfabeto griego clásico desechó: la koppa. Cuando se tomaban vocablos griegos en préstamo que contenían esas aspiradas.χ< ch χορός ➳ chorus .

 La “i” y la “u” son consonantes cuando tienen contacto exclusivo con vocales. y así ph sonó como f. constituyendo sílabas distintas. En estos tres diptongos los dos elementos vocálicos suenan separados (ae y oe no se pronuncian e. ajenos del todo a la lengua y siendo además que la h latina. ū Breves: ă.  En latín clásico sólo hay tres diptongos: ae. sonaban parecido a “nawis” y “wita”. Pero en los medios populares estos sonidos. La u consonántica (escrita modernamente como v) es más parecida a una u que a una v. nunca suena como elle. excepto en el caso de ph. que se asociaba al sonido familiar de la f. sólo que al ser diptongos las dos vocales deben sonar muy juntas. aunque algo menos palatal. como en otras lenguas indoeuropeas antiguas. XVI.La h interpuesta marcaba la aspiración. en la práctica ya era muda en época clásica. aunque algo más suave.navis La i consonántica suena parecida a la y griega del castellano. Las demás agrupaciones de vocales no son diptongo en latín y por tanto sus vocales han de sonar bien separadas. que no existe en latín. porque ia no es diptongo: ve-ni-a  La ele puede ser simple o geminada (ll). solemos anotar la “u” consonántica con la grafía “v”. pues hay dos series vocálicas: Largas: ā. ĭ. ch como c que suena k)). así como una “u” situada tras una g y antes de vocal. de hecho. existe la cantidad vocálica: una vocal puede ser larga o breve. se leen siempre (quis. las vocales en realidad son diez y no cinco. como hacen los eclesíasticos. ĕ. porque oe es diptongo: poe-na Una palabra como venia tiene tres sílabas. suenan ae y oe). ō. Las vocales En Latín. en origen aspirada. Es decir que navis y vita. ch como nuestra j más o menos). que mantiene una tensión de pronunciación más larga. oe y au. luna --. ī. como por ejemplo en bellum. ŭ . Ej. en realidad en clásico sonaba de modo semejante a la w inglesa. Ej: Una palabra como poena tiene dos sílabas. ē. en dos golpes de voz. Así pues. que sólo se sabía pronunciar en círculos cultivados (th como nuestra z interdental. Por una reforma producida en el s. sanguis). ŏ. en un solo golpe de voz. pero una l geminada es una doble ele. la pronunciación se realizaba como la sorda correspondiente (th como t.  Hay que recordar que la “u” de la q.

necesariamente es llana (pues no existen las agudas) Ej. El hecho de que se trata de fonemas diferentes lo prueba el que un simple cambio en la cantidad de una vocal hace que una palabra sea diferente. lepōres = “encantos” / lepŏres = “liebres” Como se ha dicho. ae y oe. rosae 2. Esto depende de lo que llamamos “la ley de la penúltima sílaba” o Si la penúltima sílaba es larga (=contiene vocal larga o diptongo). propiamente solo existen tres: au . el acento recae sobre la anterior o antepenúltima y la palabra es esdrújula: lepŏres (“liebres”). lepōres (“encantos”). pues las palabras sólo pueden ser llanas o esdrújulas. pero es bastante fácil. sobre ella recae el acento y la palabra es llana: Ej. La cantidad de las vocales es precisamente el factor que más influye en los fenómenos de acentuación. lo mejor es saber el suficiente latín como para conocer cómo son esas vocales. Hay que insistir en que en latín clásico. 1. Ej. manus. Cuando una palabra tiene más de dos sílabas.Los romanos y antiguos hablantes del latín las distinguían muy bien sin necesidad además de anotar el trazo horizontal o el semicírculo sobre la vocal. Cuando una palabra es bisílaba. lacrĭma (“lágrima”). amor. Ej. pero . y su significado distinto. Todas las demás combinaciones de vocales no son diptongo. pastor. sagītta (“flecha”) o Si la penúltima sílaba es breve (=contiene vocal breve). Nosotros en general hemos perdido al oído esa capacidad por ser un rasgo extraño a la mayoría de nuestras lenguas. que sólo empleamos cuando tenemos interés especial en resaltar la cantidad de esa vocal. puede ser llana o esdrújula. parvŭlus (“pe queñito”) Como los signos de larga o breve no se usan habitualmente. tau-rus poe-na lae-tus La acentuación En latín no existe la tilde para marcar la acentuación. No existen las palabras agudas. las combinaciones de vocales que se pronuncian en una sola emisión de voz se llaman diptongos y constituyen una sola sílaba.

al pasar al castellano. que no existían en latín como tales. pues la posición del acento se ha conservado en general en las lenguas romances. Por ejemplo. pues la posición del acento se ha conservado bastante bien en las lenguas romances y la reconocerás. lo que sucede es que siendo llanas en latín. perdiendo así una sílaba. y a veces incluso realizaciones fonéticas puntuales en diversos lugares que muestran algunas de las tendencias en la pronunciación que a partir del Bajo Imperio arraigan desarrollándose en diversas lenguas romances. podemos suponer sin error que es esdrújula. parĭes (pa-rĭ-es). no te será muy difícil colocar bien el acento al leer. especialmente a través de la epigrafía popular. Son los siguientes:  Aunque por naturaleza fuera breve.para el no experto en ciertos casos es fácil conocer la cantidad práctica de la vocal de la penúltima sílaba para ubicar bien el acento. sin formar diptongo con ella: Ej. sagītta  Queda abreviada la vocal que va seguida de otra. . NOTA ACLARATORIA: Hay que hacer notar que esto es una breve síntesis en que nos estamos refiriendo a la fonética clásica del latín. leōn(em) > león. De todos modos. si vemos en latín la palabra lacrima. . ināūres (in. Es obvio que al expandirse la lengua latina a tan amplios territorios en un espacio de habla tan extenso y variopinto. amplēxus. amōr(em) > amor. Incluso nuestras palabras agudas. detectamos en el Imperio Romano diversas variantes y ciertos dialectalismos fonéticos del habla popular según zonas. queda alargada la vocal que va seguida de dos consonantes o de un signo consonántico doble (como la x): Ej. perdieron. sino también una –e breve que la precedía. puesto que lágrima en castellano lo es. aunque no sepamos la cantidad de la penúltima vocal. constāntes. familĭa (fa-mi-lĭ-a)  Un diptongo equivale siempre a una vocal de cantidad larga: Ej. han conservado el acento en el lugar en que lo tenían. no sólo la –m del acusativo.āū –res) Y de todos modos no es muy difícil colocar bien el acento al leer si tomamos como referencia la lengua romance resultante. Ej.