Está en la página 1de 1

CASTILLA-LA MANCHA / FILOSOFÍA / JUNIO 05 / LA FILOSOFÍA ANTIGUA

RESPUESTAS:

OPCIÓN A

TEXTO:

Es decir, que, por naturaleza, la ciudad es anterior a la casa y a cada uno de nosotros. Ya que el
conjunto es necesariamente anterior a la parte. Pues si se destruye el conjunto ya no habrá ni pie ni
mano, a no ser con nombre equívoco, como se puede llamar mano a una de piedra. Eso será como una
mano sin vida. Todas las cosas se definen por su actividad y su capacidad funcional, de modo que
cuando estas dejan de existir no se puede decir que sean las mismas cosas, sino homónimas. Así que
está claro que la ciudad es por naturaleza y es anterior a cada uno.

ARISTÓTELES: Política, Libro 1, Capítulo 2

1. ¿Cuál es el tema del texto? Señala sus ideas principales, explícalas y relaciónalas con algunas de las
ideas del autor.

El tema central del texto es el origen natural de la ciudad. Para Aristóteles ese origen natural se puede poner
en la casa, pero entendiendo por casa la comunidad primitiva, que es la que cubre las necesidades básicas,
cotidianas, del hombre. Esta casa es lo que nosotros entendemos por familia en sentido amplio, es decir, la
constituyen todos aquellos que viven juntos y forman una unidad económica básica.

Para Aristóteles la ciudad, el Estado, es un todo en el que el individuo, la familia, la aldea, son solo una
parte. Por ello, para Aristóteles la ciudad es una forma natural de vida humana, es la forma ideal de vida
social y de Estado. La ciudad es una entidad dinámica que tiende a conseguir un fin determinado, concreto,
y este es la felicidad. Es el bien del hombre y el bien de la ciudad, porque solo en la comunidad política
encuentra el hombre el bien, la felicidad, que es su plena realización. Por este motivo, Aristóteles entiende
que el Estado, la ciudad, tiene como fin la felicidad de los ciudadanos, porque los hombres no se han
asociado para vivir, sino para vivir bien. Por bien vivir no hay que entender la abundancia de bienes
materiales, sino llevar una vida conforme a la virtud, una vida conforme a las exigencias de la virtud, es
decir, regida por la razón en todos los comportamientos humanos. Aquí se aprecia claramente el contenido
ético de la política aristotélica. La tarea, el fin del Estado, es el de crear las condiciones para que se de una
vida perfecta y autosuficiente: tiene que satisfacer no solo las necesidades primarias y materiales de los
ciudadanos, sino permitir una vida conforme a la virtud. Solo la polis (forma comunitaria de vivir) consigue
la autosuficiencia. Por ello, el fin de las comunidades inferiores, como las casas y las familias, es llegar a
formar parte de una polis que es la comunidad superior, en la que se alcanza la felicidad. De este modo
Aristóteles plantea que la ciudad es una comunidad política que pertenece a la naturaleza del hombre
porque este es un animal político y tiene una tendencia innata a lograr su perfección en la polis. El Estado lo
es todo; el individuo, la familia, la aldea solo son partes. El origen del Estado es el resultado de un proceso
de evolución genética: primero es la familia y la casa; después la tribu y la aldea; por último el Estado y la
Polis.

El estudio también lo realiza desde un punto de vista metafísico: la naturaleza ha forjado al hombre para
vivir en sociedad y por ello lo ha dotado del “logos”, la capacidad para el diálogo.

Ediciones SM