Está en la página 1de 6

CITIGROUP CENTER

El Citigroup Center (antiguamente Citicorp Center y actualmente denominado 601 Lexington Avenue)
es un rascacielos de oficinas situado en la Calle 53, entre Lexington Avenue y la Tercera Avenida,
en Midtown Manhattan, Nueva York. Se construyó en 1977 para albergar la sede del Citibank. Tiene
279 metros de altura (que le hacen el duodécimo edificio más altos de Nueva York), 59 plantas y
120 000 m² de oficinas.
Es uno de los rascacielos más característicos del skyline de Nueva York, gracias a su cima, inclinada
45º, y su única base "sobre zancos." Fue diseñado por el arquitecto Hugh Stubbins y el ingeniero
estructural William LeMessurier. Actualmente, es propiedad de Boston Properties, y en 2009, se
renombró 601 Lexington Avenue.

En 1905, la Iglesia Evangélica Luterana de San Pedro se trasladó a la esquina de la Calle 54 y Lexington
Avenue en Manhattan ocupando la esquina noroeste de la manzana.

Setenta años después, el banco Citibank quiso establecer su sede en la manzana donde se ubicaba la
mencionada Iglesia de San Pedro con un rascacielos. Pudieron comprar toda la manzana salvo el
terreno perteneciente a los religiosos. Lo que, si consiguieron en cambio, fue la posibilidad de
construir sobre la iglesia. A cambio, eso sí, de que le reconstruyeran la ya deteriorada
iglesia, manteniendo el mismo emplazamiento del santuario y sin conexión estructural con el
rascacielos.

Lo habitual en aquella época era poner, en las cuatro esquinas de los rascacielos, cuatro grandes
columnas para recoger las cargas de este. Sin embargo, la situación de la iglesia imposibilitaba dicha

solución. Así pues. . de 35 metros de altura. Sin embargo. para conseguir esto. colocó esta torre de 59 plantas sobre cuatro grandes columnas. William LeMessurier. Cada diagonal lo que hacía era reconducir las grandes cargas que iban por los vértices de la torre hacia las columnas que estaban en medio de los laterales y posteriormente hacia el terreno. el ingeniero estructural responsable del proyecto. situadas en el centro de cada uno de los cuatro lados de la torre. Este diseño permitió que el lado noroeste del edificio sobresalga en voladizo 22 metros sobre la nueva iglesia. LeMessurier tuvo que ingeniar un sistema de refuerzos estructurales apilados con forma de diagonales invertidos.

sistema más que común en las actuales generaciones de rascacielos. la simplificación de suponer el viento perpendicular a las caras seguía estando del lado de la seguridad. Una mole de 400 toneladas suspendida en aceite presurizado. A medida que LeMessurier explicaba a Hartley sus dudas se percató de una cosa: él había calculado los efectos del viento considerando este perpendicular a cada una de las caras de la torre. que estaba enfrascada en el estudio de la estructura de LeMessurier para su tesis. Al otro lado del teléfono estaba Diane Hartley. La tragedia pudo evitarse debido a dos casualidades. una estudiante de Ingeniería de la Universidad de Princeton. Sin embargo. tuvo que ver con una llamada telefónica que recibió LeMessurier en junio de 1978 (un año después de la puesta en servicio de la torre). gracias a las preguntas de Hartley sobre el tema. Este rascacielos fue uno de los primeros en el mundo en incorporar un amortiguador de masa. LeMessurier. por tanto. con columnas situadas en medio de las caras de la torre en lugar de las esquinas. tal y como especificaba la normativa del viento para rascacielos hasta entonces.El sistema estructural concebido era mas flexible de lo que cabría esperar para un rascacielos de su altura y. se preocupó de darle una charla magistral sobre el sistema estructural y cómo este era idóneo para soportar vientos perpendiculares a las caras de la torre. Una de ellas. Hartley se aventuró a llamar a LeMessurier para preguntarle sobre algunos aspectos estructurales que no comprendía de su edificio y sobre ciertas dudas sobre su comportamiento frente al viento. . se le planteó la duda de si para su sistema estructural mediante diagonales. la más importante. que compensa gran parte de la acción del viento. lejos de mandarla a tomar viento. se tuvo que diseñar un amortiguador de masa en la cabeza de la torre.

dada la singular forma estructural del edificio. compensar en cierta medida ese incremento de tensión.Cabía la posibilidad de que. un sistema que ofrecía resistencias mayores a las necesarias y podrían. pero más débiles que las iniciales). Y esta vez estudió el caso de que el viento impactara con direcciones oblicuas a la torre. con suerte. Esto. los esfuerzos fueran mayores. LeMessurier estaba tranquilo puesto que las uniones que proyectó eran uniones soldadas. como él había temido. un sistema que confería más seguridad que la realmente requerida. no debería generar problemas de importancia. se enteró que la constructora del edificio Citicorp Center había decidido cambiar el sistema de uniones de la torre. Así que LeMessurier. no debería ser preocupante pues estos incrementos deberían ser pequeños. En dicha reunión. En principio. lo cual podía llegar a originar un incremento de las tensiones en las uniones de las diagonales hasta el 160%. se puso a recalcular la estructura. propuestos inicialmente por él con soldadura. Resulta que unos meses atrás. la segunda casualidad. de forma accidental. Lo que ocurrió le sorprendió bastante: encontró que con vientos oblicuos las cargas se incrementaban un 40% respecto a vientos perpendiculares. ¿La constructora habría tenido en cuenta los vientos en diagonal a la hora de recalcular las uniones con tornillos? ¿Habrían dejado las uniones al menos con la misma holgura en seguridad que con las que contaban estando soldadas? Así que el ingeniero empezó a mover cielo y tierra para poder estudiar lo que habían hecho con las uniones de su edificio y lo que encontró no le gustó nada. Pero entonces. por un sistema de uniones atornilladas (más económicas tanto en material como en plazo de ejecución. LeMessurier había asistido a una reunión sobre la construcción de un nuevo edificio en Pittsburgh donde propuso su ingenioso sistema estructural como parte del diseño. si el viento golpeara a la torre de forma diagonal. unido a que las uniones de las diagonales en el edificio las había proyectado con soldaduras. Se despidió de la estudiante comentando que en el supuesto de que el viento creara más esfuerzos de los previstos. Los contratistas no solo no habían tenido en cuenta los efectos de vientos diagonales cuando hicieron la sustitución. si no que habían interpretado el código de construcción de edificios de tal manera que habían . Cuando LeMessurier se acordó de esta reunión es cuando realmente se preocupó. LeMessurier se acordó de una conversación que había mantenido unos meses atrás. dando a dos caras a la vez.

para así asegurar el funcionamiento en todo momento. era informar a la prensa. Sin embargo. Se creó un plan de emergencia para evacuar el edificio y diez manzanas alrededor de este. contra todo pronóstico. El huracán Ella. Ella giró hacia el este adentrándose en el océano y alejando el peligro. En dichas reuniones LeMessurier explicó cuál era el problema con la estructura de la torre y como se podrían realizar las reparaciones de las juntas sin causar molestias a los usuarios de la misma ejecutándolas en horario nocturno. Terminado el peligro y reiniciadas las obras.considerado innecesario incluir varios cálculos importantes en las uniones. Como resultado. Esto. Al final. De acuerdo con la propuesta final. El 31 de Julio de 1978 concertó una reunión con el abogado de la firma de arquitectos para la cual él había servido como consultor de asuntos estructurales para la torre de Citicorp y luego con la compañía de seguros de dicha firma. la última tarea que le quedaba a LeMessurier. la reunión resultó ser un éxito. en base a los datos meteorológicos de la zona. el edificio se podría desplomar por el efecto de una gran tormenta de las que ocurren cada 55 años. con vientos de 220 Km/h. a horas de empezar la evacuación de emergencia. Descubierto el pastel. Por suerte. Era primeros de septiembre y tan solo se llevaba un par de semanas de obras de reparación. Y posteriormente otra reunión con el vicepresidente ejecutivo de Citicorp. el plan envolvería 2000 trabajadores de emergencia proporcionados por la Cruz Roja. hizo que el problema se ocultara al público casi veinte años. Llegó a la conclusión de que. Pero con las obras de reparación a medio empezar. se empleó un número de tornillos mucho menor que el que se necesitaba. Se expidió un comunicado inicial en el que se informaba que el edificio iba a ser reacondicionado para soportar “vientos ligeramente más fuertes”. unido a que no sucedió nada a causa del error de cálculo. LeMessurier hizo lo que éticamente tenía que hacer y por lo que se le recordará positivamente en esta historia. se alertó de la llegada a Nueva York de un huracán. se dio a conocer en un largo artículo del The New Yorker del 29 de mayo de 1995 titulado “La crisis de Cincuenta y Nueve Pisos de Altura”. . La dirección de Citicorp entendió la gravedad del problema y estuvo de acuerdo con LeMessurier y con su propuesta para la reparación (realizar uniones soldadas a todos los tornillos existentes de la estructura). Incluso se aprobó un plan para instalar generadores eléctricos de emergencia en el amortiguador de masa.

La manera en que LeMessurier manejó la situación de Citcorp aumentó su reputación como ingeniero estructural de excepcional competencia y rectitud. actuado de manera apropiada. . descubriendo un problema inesperado. A menudo se pone de ejemplo en las clases de ingeniería como modelo ético a seguir: lejos de haber mostrado incompetencia o mala fe. oportuna y eficiente. LeMessurier había tenido un comportamiento ejemplar.

Intereses relacionados