Está en la página 1de 3

de la vida egriegos para la música y muchos de los

instrumentos, aparentemente utilizados por los godos, prevalecieron
en España e Italia durante toda la Edad Media, con la única
excepción de la música sacra, la cual, con mucha razón, atribuía ese
tipo de expresión musical a cantos rituales del paganismo y prefirió el
canto gregoriano. (Cabe notar que un . Esta es jónica. Y esta última
es eólica. ¿Qué le parece, acaso necesita más pruebas cuando las tiene
aquí inmejorables e irrefutables?» (El historiador Gedgaudas, por su
parte, recalcó disonante intervalo de segunda llamado en la Edad
Media «intervalo del diablo» y condenado por la Iglesia en el
medioevo, es el que aparece repetidamente en las más antiguas
«dainos» lit de los lituanos de Prusia Oriental, relató en sus apuntes
una visita que hizo a Gizevius. Glagau escuchó pacientemente las
explicaciones de Gizevius sobre las numerosas similitudes que éste
había encontrado entre la cultura báltica y la antigua Grecia:
«—Le tengo la mayor prueba de todas —dijo Gizevius—, que
es la música lituana. Los modos de sus cantos obedecen en todo al
estilo griego, porque son más recitativos y declamatorios, que
melódicos. Escuche usted.
de 400 palabras que en su opinión eran idénticas en el griego
clásico y el lituano.
Otro estudioso que vivía en Prusia Oriental, Eduard Gizevius
(1798-1880), también insistió en que había una relación directa entre
los bálticos y los antiguos griegos. Además de referir esa
de las artes, incluyendo la música.)
El compendio antiguo griego. Escribió en 1708 en latín un
análisis famoso músico y pintor, Mykalojus Ciurlionis(1875-1911).
Los modos uanas cantadas a dos voces separadas por ese
intervalo y dirigidas noción en sus escritos, la pregonaba con mucho
entusiasmo a quien quisiera oírla. El viajero alemán Otto Glagau
(1834-1892), que dejó unas pormenorizadas descripciones Ruigis con
los 400 vocablos comunes a lituanos y griegos, publicado finalmente
en 1745, tuvo mala suerte, igual que las canciones de Gizevius. Poco

El traductor de la crónica. el señor Pilypas Ruigis quiso encontrar el origen del lituano en el idioma griego. empezó a cantar. aquí tenemos una tonalidad frigia repetidamente que la mitología griega atribuye a Apolo y sus musas —en močios. Su origen abiertamente ritual y pagano pudo haber sido la razón por la que el intervalo fue atribuido al diablo. cree que se trata de una rama de la familia que posteriormente serían en Italia los Orsini Allí entrarían también los Ursinos de España. R. porque detectó 400 palabras griegas en el lituano. pero quienes le sucedieron probaron posteriormente que existe inclusive una mayor cercanía del lituano con los idiomas góticos.después aparecería la teoría alemana del idioma madre «indogermánico» y el ya mencionado Otto Glagau escribiría: «En tiempos pasados. En el Nobiliario de los reinos y . Como ejemplo. es importante mencionar que sería interesante abrir un campo de estudios sobre los míticos orígenes «griegos» de algunas familias godas arraigadas en España. pero entusiasta.) Para terminar. Es puramente dórica. »—Observe usted la tonalidad sombría de esta pieza. Esta identidad ha sido cuidadosamente estudiada en tiempos recientes en Lituania. Vea usted. «mujeres»— la introducción en Grecia a la madre tierra y al crecimiento de las siembras. a raíz de las investigaciones que hizo »Se sentó al piano y con una voz débil. Jasas. temblorosa. que regresaron de Roma al Báltico después de la derrota ostrogoda en Italia. El oso (ursus en latín) es el escudo de uno de los cuatro «patricios» descritos en la Primera Crónica de Lituania. podríamos citar a la familia de los «Ursinos». escandinavos y eslavos.» Por cierto: las melodías de las antiquísimas dainos bálticas sí corresponden a las escalas griegas. Y ésta tiene la tonalidad lidia —comentó al tiempo que se aprestaba a tocar otras más—.

señoríos de España de don Francisco Piferrer. los orígenes de esa familia son definidos como griegos. Por .