Está en la página 1de 1

2012

EDITORIAL

Apóstoles
y profetas de hoy

L
a Iglesia Evangélica de habla his- co”, y establecer un Gobierno, es decir, do se menciona acerca de ser edifica-
pana enfrenta grandes desafíos una jerarquía, que más bien nos recuer- dos sobre el fundamento de los após-
en los tiempos actuales. Muchos da el proceder de la Iglesia Católica. toles y profetas, no se está hablando de
de orden externo, como el creciente autoridad jerárquica eclesiástica, sino
aumento de la secularización, la pérdi- Lo curioso es que la mayoría de ellos que se está refiriendo al crecimiento
da de influencia de la Iglesia a nivel so- publican libros o tienen sus propias o madurez que el creyente obtiene
cial y la destrucción o sustitución de reliquias que vender, algunos hacen a cuando es edificado en la doctrina de
valores de transfondo cristiano por todo: desde la masonería hasta la gue- los apóstoles y profetas; es decir en la
nuevos valores antibíblicos. Pero más rra espiritual ¡¡¡debajo del agua!!!, que doctrina de aquellos hombres que re-
allá de esas preocupaciones exterio- eso si es novedoso y vende más. No cibieron la inspiración, la revelación de
res que amenazan a la iglesia de este inician nuevas iglesias, ese es un trabajo la Palabra que es la Biblia, la Palabra de
siglo, está la amenaza interna cada vez duro para estos apóstoles modernos, Dios. Aquel ministerio fue irrepetible,
más presente y que aparentemente eso ya lo hizo Pablo, yendo a los luga- porque el canon bíblico está cerrado.
silenciamos. Nos referimos a la cre- res donde Cristo no había sido todavía
ciente “ola” de apóstoles, profetas predicado (Tito 1: 5), para no edificar No obstante, el entendimiento de esos
y demás personajes que se nos han en fundamento ajeno (Ro. 15: 20, 21), “modernos apóstoles y profetas” es
colado anunciando un falso evangelio sino que su “ministerio” está dirigido a muy distinto al escritural. Ellos, torci-
totalmente alejado de las Escrituras. las iglesias y ministerios ya existentes. damente de hecho, sí aseguran que la
porción de la Escritura que hemos leído
Su presencia es cada vez más numero- Se anuncian en grandes carteles con tiene que ver con un supuesto gobierno
sa en España y no paran de anunciarse fotos bien llamativas, el nombre de autócrata de la Iglesia de Jesucristo.
eventos con la participación de após- Cristo muchas veces ni aparece, no
toles y profetas venidos desde el otro sabemos si le anuncian a Él o a ellos. Cristo dijo: ”Mirad que nadie os en-
lado del charco para traernos el aviva- Esta nueva ola además presenta un gañe. Porque vendrán muchos en mi
miento que necesitamos, como si el Es- alto porcentaje de matrimonios don- nombre, diciendo: Yo soy el cristo (un-
píritu Santo nos hubiera abandonado a de él es apostol y ella profeta, parece gido); y a muchos engañarán…Porque
nuestra suerte o por nuestra tierra no que Dios los cría y ellos se juntan. se levantarán falsos cristos (ungidos), y
estuviera presente. La mayoría de estos falsos profetas, y harán grandes señales
se autodenominan apóstoles y profetas. Efesios 2.20-22 dice: “Así que ya no sois y prodigios, de tal manera que engaña-
Muchos de ellos eran pastores, y otros extranjeros ni advenedizos, sino conciu- rán, si fuere posible, aun a los escogidos”
no tenían ningún ministerio conocido dadanos de los santos, y miembros de la (Mt. 24: 4, 5; 24).
o reconocido. No obstante, ahora re- familia de Dios, edificados sobre el funda-
claman tener autoridad; una autoridad mento de los apóstoles y profetas, siendo Avísados estamos y es nuestro deber
jerárquica en muchos casos, que no po- la principal piedra del ángulo Jesucristo proclamar la supremacía de Cristo y
demos encontrarla en el Nuevo Testa- mismo…”. El énfasis de este pasaje está de las Escrituras por encima de los
mento, y con ella, pretenden ser cabeza en la nueva naturaleza que los creyen- nuevos “mercaderes” de la fe. Tene-
en barrios, ciudades, regiones, incluso en tes hemos obtenido al pasar de muerte mos un cáncer que extirpar en en
países y continentes, con la intención de a vida, de ser ciudadanos de esta tierra nuestras comunidades: la teología de
derribar toda barrera denominacional al que desaparecerá con todas sus obras la prosperidad y todo este mundo
estar todas esas iglesias o congregacio- un día (2 Pr. 3: 10, 11) a ser ciudadanos asociado y una labor que realizar: di-
nes bajo su “manto apostólico y proféti- de la Nueva Jerusalén (Fil. 3: 20). Cuan- fundir la sana palabra de Dios.

Marzo-Abril 2012 Nº 253 • 3